Podcasts de historia

Mapa del Creciente Fértil

Mapa del Creciente Fértil


Herencia del Creciente Fértil

Explore las raíces de los logros humanos en Mesopotamia.

Geografía, Geografía humana, Geografía física, Estudios sociales, Civilizaciones antiguas

Imagen clave del mapa de la media luna fértil

El Creciente Fértil es una gran región geográfica en la actual Turquía, Irán, Irak, Siria, Israel, Jordania y la parte más al noreste de Egipto, alimentada por los ríos Éufrates y Tigris, que han apoyado a numerosas civilizaciones antiguas.

Mapa de National Geographic Kids

Idea para usar en el aula

Comience pidiendo a los estudiantes que busquen los siguientes elementos tanto en el mapa insertado como en el mapa más grande: el río Éufrates, el río Tigris y el golfo Pérsico. Haga que los estudiantes formulen una hipótesis sobre cómo estos cuerpos de agua podrían haber contribuido al crecimiento de la civilización y luego presente a Mesopotamia como el lugar de nacimiento de la civilización. Luego, pida a los voluntarios que lean en voz alta el texto en el recuadro y la descripción debajo del título del mapa, y luego hagan una lluvia de ideas de una lista de las características clave de las civilizaciones, como la irrigación y el lenguaje escrito. Con base en esta información, pregúnteles qué esperan que muestre el mapa.

Haga que los estudiantes identifiquen los nueve sitios arqueológicos representados por flechas. Pida a los alumnos que compartan todo lo que ya sepan sobre estos sitios (es más probable que reconozcan a Babilonia, Ur y, quizás, Nínive). Haga que los voluntarios lean cada bloque de texto. Luego, asigne grupos pequeños a cada ciudad para investigar otras contribuciones importantes que su ciudad hizo al patrimonio cultural mundial y rsquos. Haga que cada grupo presente sus hallazgos.

Utilice el mapa y la investigación para discutir cómo en cada ciudad se unieron personas de diferentes partes del mundo, o cómo cada ciudad contribuyó de otra manera al patrimonio cultural mundial. Finalmente, haga que los estudiantes emitan votos secretos por la ciudad que creen que hizo la mayor contribución al patrimonio mundial y luego compartan su razonamiento después de que se cuenten las papeletas.


Mapa y # 8211 filisteos y tribus israelitas (1200 y # 8211 1020 a. C.)

& # 8220Después de que los Pueblos del Mar irrumpieran en el Levante alrededor del año 1200 a.C., una catástrofe que aún no está clara en muchos de sus detalles, todas las tradiciones se extinguieron durante mucho tiempo. Para Palestina nos echamos atrás casi exclusivamente en los libros históricos del Antiguo Testamento, que proporcionan solo información incompleta sobre las tribus israelitas recién inmigradas y sus oponentes más cultos en la tierra. & # 8221

Wolfram von Soden, El Antiguo Oriente: Introducción al estudio del Antiguo Cercano Oriente, pag. 55, William B. Eardmans Publishing Co, 1994

& # 8220Con el colapso del sistema sociopolítico durante las convulsiones al final del período del Bronce Tardío [c. 1200 a. C.], incluida la caída del imperio egipcio con su control sobre Palestina y las rutas comerciales, varios clanes nómadas cambiaron su estilo de vida y se establecieron en las colinas. & # 8221

Gosta W. Ahlstrom, La historia de la antigua Palestina, pag. 350, Sheffield Academic Press, 1993

& # 8220 El asentamiento de Shasu en las tierras altas palestinas, o el naciente Israel como indudablemente deberíamos llamarlo, y cualquier grupo relacionado que había comenzado a fusionarse en las colinas de Judea al sur, llevó una vida de tan rústica sencillez al principio que apenas ha dejó una huella en el registro arqueológico & # 8230 Después del cierre del siglo XIII a. C. comenzaron a desarrollar la vida de la aldea & # 8230 Los artefactos de los conjuntos culturales muestran un continuo a lo largo de los siglos XIII y XII. & # 8221

Donald B. Redford, Egipto, Canaán e Israel en la antigüedad, pag. 298, Princeton University Press, 1992

& # 8220 Allí & # 8230 surge una delimitación de los límites y la extensión del asentamiento israelita. Su principal fortaleza estaba en las regiones montañosas escasamente pobladas. Las partes que los israelitas no pudieron someter & # 8230 abarcaron la mayoría de los valles fértiles y aún dejaron una serie de enclaves en territorio israelita & # 8230 La división territorial del país en este período tenía cuatro centros principales de asentamiento israelita, separados entre sí por áreas habitadas por poblaciones hostiles. Estos fueron: Galilea, la región montañosa central, las colinas de Judea y el Negev, y Transjordania. & # 8221

Hanóch Reviv, & # 8220 Los períodos cananeo e israelita (3200-332 a. C.), & # 8221 Una historia de Israel y Tierra Santa, pag. 56, G.G. The Jerusalem Publishing House Ltd., 2001

& # 8220 La amenaza filistea puso en constante peligro la supervivencia de los israelitas en la época de los jueces. Los filisteos eran uno de los & # 8216People of the Sea & # 8217 que habían invadido el Creciente Fértil desde el norte, a lo largo de la costa de Anatolia, y descendieron a través de Siria y Canaán hasta Egipto & # 8230 Además de ellos, un pueblo llamado los Tjeker o Tjekel, pero pertenecientes al mismo & # 8216People of the Sea & # 8217, se establecieron a lo largo de la costa de Dor en el norte de Sharon. & # 8221

Hanóch Reviv, & # 8220 Los períodos cananeo e israelita (3200-332 a. C.), & # 8221 Una historia de Israel y Tierra Santa, pag. 67, G.G. The Jerusalem Publishing House Ltd., 2001

& # 8220 A lo largo de la costa sur, desde Gaza hasta el Monte Carmelo, los enclaves de los filisteos y teukrianos (ahora parcialmente semitizados) mantuvieron un firme control de las amplias llanuras costeras y, como los egipcios habían hecho antes que ellos, ejercieron una influencia tentativa pero preventiva sobre las montañas del interior. En respuesta a la presencia filistea, Israel y Judá en las tierras altas se estaban moviendo hacia la creación de un estado. & # 8221

Donald B. Redford, Egipto, Canaán e Israel en la antigüedad, pag. 298, Princeton University Press, 1992


& # x2018Fertile Crescent & # x2019, & # x2018Orient & # x2019, & # x2018Middle East & # x2019: Los mapas mentales cambiantes del suroeste de Asia

Este artículo analiza tres tipos de mapas mentales proyectados en el suroeste de Asia durante el siglo XX y examina cómo fueron asimilados, reformulados o rechazados por los actores políticos de la propia región. (1) El concepto de "Creciente Fértil" estaba relacionado con la exploración arqueológica de antiguos paisajes conmemorativos que daban testimonio de la antigua superioridad de la región y, por lo tanto, podían integrarse en los esfuerzos locales de construcción territorial de la nación. (2) Por el contrario, la invención del "Medio Oriente" no se basó en consideraciones históricas, sino que correspondió a las necesidades estratégicas de la geopolítica occidental. Respaldado por el poder militar, las instituciones y los incentivos económicos, el concepto se convirtió, sin embargo, en una realidad impuesta y en ocasiones aceptada por los actores políticos de la región. (3) Las ideas de 'Oriente' tienen una historia mucho más larga: correspondiente al papel a largo plazo del suroeste de Asia en la configuración del mundo mediterráneo antiguo, medieval y moderno, el 'Oriente' es un palimpsesto de connotaciones en conflicto, que incluye recordatorios de su antiguo fertilidad y centralidad (ex oriente lux), así como de su declive, estereotipos románticos / imperialistas sobre la correspondencia entre el Islam y el desierto, así como visiones de un Levante revivido como parte de una región mediterránea ampliada.


Archivo: Mapa de fertile crescent.svg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual11:06, 22 de mayo de 20111.987 × 2.441 (729 KB) Nafsadh (charla | contribuciones) carga anterior gurbled
11:04, 22 de mayo de 20111.987 × 2.441 (729 KB) Nafsadh (charla | contribuciones) Fuentes agrandadas
10:53 22 de mayo de 20111.987 × 2.441 (727 KB) Nafsadh (charla | contribuciones) Fuentes incrustadas
10:45 22 de mayo de 20111.987 × 2.441 (449 KB) Nafsadh (charla | contribuciones) fronteras de región agregadas
10:37 22 de mayo de 20111.987 × 2.441 (182 KB) Nafsadh (charla | contribuciones) <> | Fuente = Map_of_fertile_cresent.png | Autor = Nafsa

No puede sobrescribir este archivo.


Contenido

Los cazadores-recolectores tenían necesidades de subsistencia y estilos de vida diferentes a los de los agricultores. Vivían en refugios temporales y tenían una gran movilidad, se movían en pequeños grupos y tenían un contacto limitado con los forasteros. Su dieta estaba bien equilibrada y dependía de lo que proporcionaba el medio ambiente en cada temporada. Debido a que el advenimiento de la agricultura hizo posible apoyar a grupos más grandes, los agricultores vivían en viviendas más permanentes en áreas que estaban más densamente pobladas de lo que podía soportar el estilo de vida de cazadores-recolectores. El desarrollo de redes comerciales y sociedades complejas los puso en contacto con grupos externos. [9]

Sin embargo, el aumento de la población no se correlacionó necesariamente con una mejor salud. La dependencia de un solo cultivo puede afectar negativamente a la salud incluso al tiempo que permite mantener a un mayor número de personas. El maíz es deficiente en ciertos aminoácidos esenciales (lisina y triptófano) y es una fuente pobre de hierro. El ácido fítico que contiene puede inhibir la absorción de nutrientes. Otros factores que probablemente afectaron la salud de los primeros agricultores y su ganado domesticado habrían sido un mayor número de parásitos y plagas portadoras de enfermedades asociadas con los desechos humanos y los suministros de agua y alimentos contaminados. Los fertilizantes y el riego pueden haber aumentado el rendimiento de los cultivos, pero también habrían promovido la proliferación de insectos y bacterias en el medio ambiente local, mientras que el almacenamiento de granos atrajo más insectos y roedores. [9]

El término 'revolución neolítica' fue acuñado por V. Gordon Childe en su libro de 1936 El hombre se hace a sí mismo. [12] [13] Childe lo presentó como la primera de una serie de revoluciones agrícolas en la historia de Oriente Medio, [ cita necesaria ] llamándola una "revolución" para denotar su importancia, el grado de cambio en las comunidades que adoptan y refinan prácticas agrícolas. [ cita necesaria ]

El comienzo de este proceso en diferentes regiones se ha fechado entre 10.000 y 8.000 a. C. en el Creciente Fértil, [14] [15] y quizás 8000 a. C. en el sitio agrícola temprano de Kuk de Papua Nueva Guinea en Melanesia. [16] [17] En todas partes, esta transición se asocia con un cambio de una forma de vida de cazadores-recolectores en gran parte nómada a una más asentada, agraria, con la domesticación de varias especies de plantas y animales, dependiendo de las especies disponibles localmente, y probablemente influenciado por la cultura local. Investigaciones arqueológicas recientes sugieren que en algunas regiones, como la península del sudeste asiático, la transición de cazador-recolector a agricultor no fue lineal, sino específica de la región. [18]

Hay varias teorías (no excluyentes entre sí) sobre los factores que llevaron a las poblaciones a dedicarse a la agricultura. Los más destacados son:

  • La teoría del oasis, propuesta originalmente por Raphael Pumpelly en 1908, popularizada por V. Gordon Childe en 1928 y resumida en el libro de Childe El hombre se hace a sí mismo. [12] Esta teoría sostiene que a medida que el clima se volvió más seco debido a que las depresiones del Atlántico se desplazaban hacia el norte, las comunidades se contrajeron a oasis donde se vieron obligadas a asociarse estrechamente con los animales, que luego fueron domesticados junto con la siembra de semillas. Sin embargo, hoy en día esta teoría tiene poco apoyo entre los arqueólogos porque los datos climáticos posteriores sugieren que la región se estaba volviendo más húmeda en lugar de más seca. [19]
  • La hipótesis de los flancos montañosos, propuesta por Robert Braidwood en 1948, sugiere que la agricultura comenzó en los flancos montañosos de las montañas Tauro y Zagros, donde el clima no era más seco como había creído Childe, y la tierra fértil sustentaba una variedad de plantas y animales susceptibles de ser cultivados. domesticación. [20]
  • El modelo de banquetes de Brian Hayden [21] sugiere que la agricultura fue impulsada por ostentosas demostraciones de poder, como dar banquetes, para ejercer dominio. Esto requirió reunir grandes cantidades de alimentos, lo que impulsó la tecnología agrícola.
  • Las teorías demográficas propuestas por Carl Sauer [22] y adaptadas por Lewis Binford [23] y Kent Flannery postulan una población cada vez más sedentaria que se expandió hasta la capacidad de carga del entorno local y requirió más alimentos de los que podían recolectarse. Varios factores sociales y económicos ayudaron a impulsar la necesidad de alimentos.
  • La teoría evolutiva / intencional, desarrollada por David Rindos [24] y otros, ve la agricultura como una adaptación evolutiva de plantas y humanos. Comenzando con la domesticación mediante la protección de plantas silvestres, condujo a la especialización de la ubicación y luego a la domesticación en toda regla. , Robert Boyd y Robert Bettinger [25] defienden el desarrollo de la agricultura coincidiendo con un clima cada vez más estable al comienzo del Holoceno. El libro de Ronald Wright y la serie de conferencias de Massey Una breve historia de progreso[26] popularizó esta hipótesis.
  • El evento de impacto postulado de Younger Dryas, que se dice que es en parte responsable de la extinción de la megafauna y que puso fin al último período glacial, podría haber proporcionado circunstancias que requirieron la evolución de las sociedades agrícolas para que la humanidad sobreviviera. [27] La ​​revolución agraria en sí misma es un reflejo de la sobrepoblación típica de ciertas especies después de los eventos iniciales durante las eras de extinción. Esta superpoblación en sí misma finalmente propaga el evento de extinción. sostiene que, independientemente de las plantas que se cultivaron, la invención independiente de la agricultura siempre tuvo lugar en entornos naturales especiales (por ejemplo, el sudeste asiático). Se supone que el cultivo de cereales comenzó en algún lugar del Cercano Oriente: en las colinas de Israel o Egipto. Así que Grinin fecha el comienzo de la revolución agrícola dentro del intervalo de 12.000 a 9.000 AP, aunque en algunos casos las primeras plantas cultivadas o huesos de animales domesticados son incluso de una edad más antigua, hace 14-15 mil años. [28] sugirió que la Revolución Neolítica se originó durante largos períodos de desarrollo en el Levante, posiblemente comenzando durante el Epipaleolítico. En "Una reevaluación de la revolución neolítica", Frank Hole amplió aún más la relación entre la domesticación de plantas y animales. Sugirió que los eventos podrían haber ocurrido de forma independiente durante diferentes períodos de tiempo, en lugares aún inexplorados. Señaló que no se había encontrado ningún sitio de transición que documente el cambio de lo que él denominó sistemas sociales de retorno inmediato y retrasado. Señaló que la gama completa de animales domésticos (cabras, ovejas, vacas y cerdos) no se encontró hasta el sexto milenio en Tell Ramad. Hole concluyó que "Se debe prestar mucha atención en futuras investigaciones a los márgenes occidentales de la cuenca del Éufrates, quizás tan al sur como la Península Arábiga, especialmente donde fluyeron los wadis que transportaban la escorrentía de las lluvias del Pleistoceno".[29]

El análisis de uso y desgaste de cinco hojas de pedernal brillosas encontradas en Ohalo II, un campamento de pescadores, cazadores y recolectores de 23.000 años de antigüedad en la costa del Mar de Galilea, en el norte de Israel, proporciona la evidencia más temprana del uso de la cosecha de cereales compuestos. instrumentos. [30] El sitio de Ohalo se encuentra en la unión del Paleolítico superior y el Epipaleolítico temprano, y se ha atribuido a ambos períodos. [31]

Los rastros de desgaste indican que se utilizaron herramientas para cosechar cereales silvestres semi-verdes casi maduros, poco antes de que los granos estén maduros y se dispersen naturalmente. [30] Las herramientas estudiadas no se utilizaron de forma intensiva y reflejan dos modos de recolección: cuchillos de pedernal sostenidos a mano e insertos con mango. [30] Los hallazgos arrojan nueva luz sobre las técnicas de recolección de cereales unos 8.000 años antes de Natufian y 12.000 años antes del establecimiento de comunidades agrícolas sedentarias en el Cercano Oriente. [30] Además, los nuevos hallazgos concuerdan bien con la evidencia del primer cultivo de cereales en el sitio y el uso de implementos de molienda hechos de piedra. [30]

Una vez que la agricultura comenzó a ganar impulso, alrededor del año 9000 AP, la actividad humana dio como resultado la cría selectiva de gramíneas de cereales (comenzando con emmer, einkorn y cebada), y no simplemente de aquellas que favorecían mayores rendimientos calóricos a través de semillas más grandes. Las plantas con rasgos como semillas pequeñas o sabor amargo se consideraron indeseables. Las plantas que arrojan rápidamente sus semillas en la madurez tienden a no ser recolectadas en la cosecha, por lo tanto, no se almacenan y no se siembran en la siguiente temporada, años sucesivos de recolección, seleccionados espontáneamente para cepas que retuvieron sus semillas comestibles por más tiempo.

Daniel Zohary identificó varias especies de plantas como "cultivos pioneros" o cultivos fundadores del Neolítico. Destacó la importancia del trigo, la cebada y el centeno, y sugirió que la domesticación del lino, los guisantes, los garbanzos, la arveja amarga y las lentejas llegaría un poco más tarde. Basado en el análisis de los genes de las plantas domesticadas, prefirió las teorías de un solo, o como mucho un número muy pequeño de eventos de domesticación para cada taxón que se extendió en un arco desde el corredor levantino alrededor del Creciente Fértil y luego en Europa. [32] [33] Gordon Hillman y Stuart Davies llevaron a cabo experimentos con variedades de trigo silvestre para demostrar que el proceso de domesticación se habría producido en un período relativamente corto de entre 20 y 200 años. [34] Algunos de los intentos pioneros fracasaron al principio y los cultivos se abandonaron, a veces para ser retomados y domesticados con éxito miles de años después: el centeno, probado y abandonado en la Anatolia neolítica, llegó a Europa como semillas de malas hierbas y fue exitoso. domesticado en Europa, miles de años después de la primera agricultura. [35] Las lentejas silvestres presentaron un problema diferente: la mayoría de las semillas silvestres no germinan en el primer año; la primera evidencia de domesticación de lentejas, rompiendo la latencia en su primer año, aparece en el Neolítico temprano en Jerf el Ahmar (en la Siria moderna) , y las lentejas se extendieron rápidamente hacia el sur hasta el sitio de Netiv HaGdud en el Valle del Jordán. [35] El proceso de domesticación permitió que los cultivos fundadores se adaptaran y eventualmente se volvieran más grandes, más fáciles de cosechar, más confiables [ aclaración necesaria ] en almacenamiento y más útil para la población humana.

Se cultivaron higos, cebada silvestre y avena silvestre de propagación selectiva en el yacimiento neolítico temprano de Gilgal I, donde en 2006 [36] los arqueólogos encontraron escondites de semillas de cada uno en cantidades demasiado grandes para ser contabilizadas incluso por recolección intensiva, en estratos datables para C. Hace 11.000 años. Algunas de las plantas probadas y luego abandonadas durante el período neolítico en el Antiguo Cercano Oriente, en sitios como Gilgal, fueron luego domesticadas con éxito en otras partes del mundo.

Una vez que los primeros agricultores perfeccionaron sus técnicas agrícolas como el riego (que se remonta al sexto milenio a. C. en Juzistán [37] [38]), sus cultivos produjeron excedentes que necesitaban almacenamiento. La mayoría de los cazadores-recolectores no podían almacenar fácilmente alimentos durante mucho tiempo debido a su estilo de vida migratorio, mientras que aquellos con una vivienda sedentaria podían almacenar su excedente de grano. Finalmente, se desarrollaron graneros que permitieron a las aldeas almacenar sus semillas por más tiempo. Entonces, con más alimentos, la población se expandió y las comunidades desarrollaron trabajadores especializados y herramientas más avanzadas.

El proceso no fue tan lineal como se pensó alguna vez, sino un esfuerzo más complicado, que fue llevado a cabo por diferentes poblaciones humanas en diferentes regiones de muchas formas diferentes.

Propagación de cultivos: el caso de la cebada Editar

Uno de los cultivos más importantes del mundo, la cebada, fue domesticado en el Cercano Oriente hace unos 11.000 años (c. 9.000 a. C.). [39] La cebada es un cultivo muy resistente, capaz de crecer en entornos variados y marginales, como en regiones de gran altitud y latitud. [39] La evidencia arqueobotánica muestra que la cebada se había extendido por Eurasia en el año 2000 a. C. [39] Para dilucidar aún más las rutas por las que el cultivo de cebada se extendió a través de Eurasia, se utilizó el análisis genético para determinar la diversidad genética y la estructura de la población en los taxones de cebada existentes. [39] El análisis genético muestra que la cebada cultivada se extendió a través de Eurasia a través de varias rutas diferentes, que probablemente estaban separadas tanto en el tiempo como en el espacio. [39]

Inicios en el Levante Editar

La agricultura apareció por primera vez en el suroeste de Asia unos 2.000 años después, hace unos 10.000-9.000 años. La región fue el centro de domesticación de tres cereales (trigo einkorn, trigo emmer y cebada), cuatro legumbres (lentejas, guisantes, arvejas amargas y garbanzos) y lino. La domesticación fue un proceso lento que se desarrolló en múltiples regiones y fue precedido por siglos, si no milenios, de cultivo previo a la domesticación. [40]

Los hallazgos de grandes cantidades de semillas y una piedra de moler en el sitio epipaleolítico de Ohalo II, que data de alrededor de 19.400 a. C., han mostrado algunas de las primeras pruebas de planificación avanzada de plantas para el consumo de alimentos y sugieren que los humanos en Ohalo II procesaron el grano antes. consumo. [41] [42] Tell Aswad es el sitio de agricultura más antiguo, con trigo emmer domesticado que data del 10.800 AP. [43] [44] Poco después vino la cebada descascarada de dos hileras, que se encontró domesticada más temprano en Jericó en el valle del Jordán y en Irak ed-Dubb en Jordania. [45] Otros sitios en el corredor levantino que muestran evidencia temprana de agricultura incluyen Wadi Faynan 16 y Netiv Hagdud. [14] Jacques Cauvin señaló que los colonos de Aswad no domesticaron en el sitio, pero "Llegó, quizás del vecino Anti-Líbano, ya equipado con la semilla para plantar". [46] En el Creciente Fértil Oriental, se ha encontrado evidencia de cultivo de plantas silvestres en Choga Gholan en Irán que data de 12.000 AP, lo que sugiere que había múltiples regiones en el Creciente Fértil donde la domesticación evolucionó aproximadamente al mismo tiempo. [47] La ​​cultura Qaraoun del Neolítico Pesado se ha identificado en alrededor de cincuenta sitios en el Líbano alrededor de los manantiales del río Jordán, pero nunca se ha fechado de manera confiable. [48] ​​[49]

Europa Editar

Los arqueólogos rastrean el surgimiento de sociedades productoras de alimentos en la región levantina del suroeste de Asia al final del último período glacial alrededor del año 12.000 a. C., y se desarrollaron en una serie de culturas regionales distintivas en el octavo milenio a. C. Los restos de sociedades productoras de alimentos en el Egeo han sido datados por carbono alrededor de 6500 a. C. en Knossos, la cueva Franchthi y varios sitios del continente en Tesalia. Los grupos neolíticos aparecen poco después en los Balcanes y el centro-sur de Europa. Las culturas neolíticas del sureste de Europa (los Balcanes y el Egeo) muestran cierta continuidad con grupos en el suroeste de Asia y Anatolia (por ejemplo, Çatalhöyük).

La evidencia actual sugiere que la cultura material neolítica se introdujo en Europa a través de Anatolia occidental. Todos los sitios neolíticos en Europa contienen cerámica y contienen las plantas y animales domesticados en el suroeste de Asia: einkorn, emmer, cebada, lentejas, cerdos, cabras, ovejas y ganado. Los datos genéticos sugieren que no tuvo lugar una domesticación independiente de animales en la Europa neolítica, y que todos los animales domesticados fueron originalmente domesticados en el suroeste de Asia. [50] El único domesticado que no provenía del suroeste de Asia fue el mijo de escoba, domesticado en el este de Asia. [51] La evidencia más antigua de la elaboración de queso se remonta al 5500 a. C. en Kujawy, Polonia. [52]

La difusión a través de Europa, desde el Egeo hasta Gran Bretaña, tomó alrededor de 2.500 años (6500-4000 AP). La región del Báltico fue penetrada un poco más tarde, alrededor del 3500 AP, y también hubo un retraso en el asentamiento de la llanura de Panonia. En general, la colonización muestra un patrón "saltatorio", ya que el Neolítico avanzó de un parche de suelo aluvial fértil a otro, sin pasar por zonas montañosas. El análisis de las fechas de radiocarbono muestra claramente que las poblaciones del Mesolítico y el Neolítico vivieron una al lado de la otra durante tanto como un milenio en muchas partes de Europa, especialmente en la península Ibérica y a lo largo de la costa atlántica. [53]

Evidencia de carbono 14 Editar

La propagación del Neolítico desde el Neolítico del Cercano Oriente a Europa se estudió por primera vez cuantitativamente en la década de 1970, cuando se disponía de un número suficiente de determinaciones de la edad del carbono 14 para los sitios del Neolítico temprano. [55] Ammerman y Cavalli-Sforza descubrieron una relación lineal entre la edad de un sitio del Neolítico temprano y su distancia de la fuente convencional en el Cercano Oriente (Jericó), lo que demuestra que el Neolítico se extendió a una velocidad promedio de aproximadamente 1 km / año. . [55] Estudios más recientes confirman estos resultados y arrojan una velocidad de 0,6 a 1,3 km / año (con un nivel de confianza del 95%). [55]

Análisis del ADN mitocondrial Editar

Desde las expansiones humanas originales fuera de África hace 200.000 años, han tenido lugar en Europa diferentes eventos migratorios prehistóricos e históricos. [56] Considerando que el movimiento de las personas implica un consiguiente movimiento de sus genes, es posible estimar el impacto de estas migraciones a través del análisis genético de poblaciones humanas. [56] Las prácticas agrícolas y ganaderas se originaron hace 10.000 años en una región del Cercano Oriente conocida como Creciente Fértil. [56] Según el registro arqueológico este fenómeno, conocido como “Neolítico”, se expandió rápidamente desde estos territorios hacia Europa. [56] Sin embargo, es muy debatido si esta difusión fue acompañada o no por migraciones humanas. [56] El ADN mitocondrial, un tipo de ADN heredado por la madre ubicado en el citoplasma celular, se recuperó de los restos de agricultores del Neolítico B anterior a la alfarería (PPNB) en el Cercano Oriente y luego se comparó con los datos disponibles de otras poblaciones neolíticas en Europa y también a las poblaciones modernas del sudeste de Europa y el Cercano Oriente. [56] Los resultados obtenidos muestran que importantes migraciones humanas estuvieron involucradas en la propagación neolítica y sugieren que los primeros agricultores neolíticos entraron en Europa siguiendo una ruta marítima a través de Chipre y las islas del Egeo. [56]

Mapa de la difusión de las culturas agrícolas neolíticas desde el Cercano Oriente a Europa, con fechas.

Distribución moderna de los haplotipos de agricultores de PPNB

Distancia genética entre los agricultores de PPNB y las poblaciones modernas

Asia meridional Editar

Los primeros sitios neolíticos en el sur de Asia son Bhirrana en Haryana, que data de 7570-6200 a. C., [57] y Mehrgarh, que data de entre 6500 y 5500 a. C., en la llanura de Kachi de Baluchistán, Pakistán. El sitio tiene evidencia de agricultura (trigo y cebada ) y pastoreo (bovinos, ovinos y caprinos).

Existe una fuerte evidencia de conexiones causales entre el Neolítico del Cercano Oriente y el más al este, hasta el Valle del Indo. [58] Hay varias líneas de evidencia que apoyan la idea de conexión entre el Neolítico en el Cercano Oriente y en el subcontinente indio. [58] El sitio prehistórico de Mehrgarh en Baluchistán (Pakistán moderno) es el sitio neolítico más antiguo en el subcontinente del noroeste de la India, que data del año 8500 a. C. [58] Los cultivos domesticados neolíticos en Mehrgarh incluyen más que cebada y una pequeña cantidad de trigo. Hay buena evidencia de la domesticación local de la cebada y el ganado cebú en Mehrgarh, pero se sugiere que las variedades de trigo son de origen del Cercano Oriente, ya que la distribución moderna de las variedades silvestres de trigo se limita al norte de Levante y al sur de Turquía. [58] Un estudio detallado de mapas satelitales de algunos sitios arqueológicos en las regiones de Baluchistán y Khybar Pakhtunkhwa también sugiere similitudes en las primeras fases de la agricultura con sitios en Asia occidental. [58] La alfarería preparada mediante la construcción secuencial de losas, pozos de fuego circulares llenos de guijarros quemados y grandes graneros son comunes tanto en Mehrgarh como en muchos sitios de Mesopotamia. [58] Las posturas de los restos óseos en las tumbas de Mehrgarh se parecen mucho a las de Ali Kosh en las montañas Zagros del sur de Irán. [58] A pesar de su escasez, las determinaciones de la edad arqueológica y del s. XIV para los sitios neolíticos tempranos en el sur de Asia exhiben una continuidad notable en la vasta región desde el Cercano Oriente hasta el subcontinente indio, consistente con una expansión sistemática hacia el este a una velocidad de aproximadamente 0,65 km / año [58]

En Asia Oriental Editar

La agricultura en la China neolítica se puede dividir en dos amplias regiones, el norte de China y el sur de China. [59] [60]

Se cree que el primer centro agrícola en el norte de China fue la tierra natal de los primeros hablantes de chino-tibetano, asociados con las culturas Houli, Peiligang, Cishan y Xinglongwa, agrupados alrededor de la cuenca del río Amarillo. [59] [60] Fue el centro de domesticación del mijo cola de zorra (Setaria italica) y mijo de escoba (Panicum miliaceum) con evidencia de domesticación de estas especies hace aproximadamente 8.000 años. [61] Estas especies fueron posteriormente cultivadas ampliamente en la cuenca del río Amarillo (hace 7.500 años). [61] La soja también fue domesticada en el norte de China hace 4.500 años. [62] La naranja y el melocotón también son originarios de China. Se cultivaron alrededor del 2500 a. C. [63] [64]

El segundo centro agrícola en el sur de China se agrupa alrededor de la cuenca del río Yangtze. El arroz fue domesticado en esta región, junto con el desarrollo del cultivo de arrozales, hace entre 13.500 y 8.200 años. [59] [65] [66]

Hay dos posibles centros de domesticación del arroz. El primero, y más probable, se encuentra en la parte baja del río Yangtze, que se cree que es la tierra natal de los primeros hablantes de austronesio y está asociado con las culturas Kauhuqiao, Hemudu, Majiabang y Songze. Se caracteriza por características típicas pre-austronesias, que incluyen palafitos, tallas de jade y tecnologías de botes. Su dieta también se complementaba con bellotas, castañas de agua, nueces de zorro y domesticación de cerdos. El segundo está en el medio del río Yangtze, que se cree que es la tierra natal de los primeros hablantes de Hmong-Mien y está asociado con las culturas Pengtoushan y Daxi. Ambas regiones estaban densamente pobladas y tenían contactos comerciales regulares entre sí, así como con los primeros hablantes de Austroasiatic en el oeste y los primeros hablantes de Kra-Dai en el sur, lo que facilitó la expansión del cultivo de arroz en el sur de China. [66] [59] [60]

Las culturas de cultivo de mijo y arroz también entraron en contacto por primera vez entre 9.000 y 7.000 AP, lo que resultó en un corredor entre los centros de cultivo de mijo y arroz donde se cultivaban tanto arroz como mijo. [59] Alrededor de 5.500 a 4.000 AP, hubo una creciente migración a Taiwán desde la temprana cultura austronesia Dapenkeng, trayendo consigo tecnología de cultivo de arroz y mijo. Durante este período, hay evidencia de grandes asentamientos y cultivo intensivo de arroz en Taiwán y las islas Penghu, lo que puede haber resultado en sobreexplotación. Bellwood (2011) propone que este puede haber sido el ímpetu de la expansión austronesia que comenzó con la migración de hablantes de austronesio de Taiwán a Filipinas alrededor de 5.000 años AP. [60]

Los austronesios llevaron la tecnología de cultivo de arroz a la isla del sudeste asiático junto con otras especies domesticadas. Los nuevos entornos de las islas tropicales también tenían nuevas plantas alimenticias que explotaban. Llevaban plantas y animales útiles durante cada viaje de colonización, lo que resultó en la rápida introducción de especies domesticadas y semi-domesticadas en toda Oceanía. También entraron en contacto con los primeros centros agrícolas de las poblaciones de habla papú de Nueva Guinea, así como con las regiones de habla dravidiana del sur de la India y Sri Lanka alrededor del 3500 a. C. Adquirieron más plantas alimenticias cultivadas como plátanos y pimienta y, a su vez, introdujeron tecnologías austronesias como el cultivo de humedales y canoas estabilizadoras. [60] [67] [68] [69] Durante el primer milenio EC, también colonizaron Madagascar y las Comoras, trayendo plantas alimenticias del sudeste asiático, incluido el arroz, al este de África. [70] [71]

En África Editar

On the African continent, three areas have been identified as independently developing agriculture: the Ethiopian highlands, the Sahel and West Africa. [72] By contrast, Agriculture in the Nile River Valley is thought to have developed from the original Neolithic Revolution in the Fertile Crescent. Many grinding stones are found with the early Egyptian Sebilian and Mechian cultures and evidence has been found of a neolithic domesticated crop-based economy dating around 7,000 BP. [73] [74] Unlike the Middle East, this evidence appears as a "false dawn" to agriculture, as the sites were later abandoned, and permanent farming then was delayed until 6,500 BP with the Tasian culture and Badarian culture and the arrival of crops and animals from the Near East.

Bananas and plantains, which were first domesticated in Southeast Asia, most likely Papua New Guinea, were re-domesticated in Africa possibly as early as 5,000 years ago. Asian yams and taro were also cultivated in Africa. [72]

The most famous crop domesticated in the Ethiopian highlands is coffee. In addition, khat, ensete, noog, teff and finger millet were also domesticated in the Ethiopian highlands. Crops domesticated in the Sahel region include sorghum and pearl millet. The kola nut was first domesticated in West Africa. Other crops domesticated in West Africa include African rice, yams and the oil palm. [72]

Agriculture spread to Central and Southern Africa in the Bantu expansion during the 1st millennium BCE to 1st millennium CE.

In the Americas Edit

Maize (corn), beans and squash were among the earliest crops domesticated in Mesoamerica, with maize beginning about 4000 BCE, [75] squash as early as 6000 BCE, and beans by no later than 4000 BCE. Potatoes and manioc were domesticated in South America. In what is now the eastern United States, Native Americans domesticated sunflower, sumpweed and goosefoot around 2500 BCE. Sedentary village life based on farming did not develop until the second millennium BCE, referred to as the formative period. [76]

In New Guinea Edit

Evidence of drainage ditches at Kuk Swamp on the borders of the Western and Southern Highlands of Papua New Guinea indicates cultivation of taro and a variety of other crops, dating back to 11,000 BP. Two potentially significant economic species, taro (Colocasia esculenta) and yam (Dioscorea sp.), have been identified dating at least to 10,200 calibrated years before present (cal BP). Further evidence of bananas and sugarcane dates to 6,950 to 6,440 BCE. This was at the altitudinal limits of these crops, and it has been suggested that cultivation in more favourable ranges in the lowlands may have been even earlier. CSIRO has found evidence that taro was introduced into the Solomon Islands for human use, from 28,000 years ago, making taro cultivation the earliest crop in the world. [77] [78] It seems to have resulted in the spread of the Trans–New Guinea languages from New Guinea east into the Solomon Islands and west into Timor and adjacent areas of Indonesia. This seems to confirm the theories of Carl Sauer who, in "Agricultural Origins and Dispersals", suggested as early as 1952 that this region was a centre of early agriculture.

When hunter-gathering began to be replaced by sedentary food production it became more efficient to keep animals close at hand. Therefore, it became necessary to bring animals permanently to their settlements, although in many cases there was a distinction between relatively sedentary farmers and nomadic herders. [79] [ original research? ] The animals' size, temperament, diet, mating patterns, and life span were factors in the desire and success in domesticating animals. Animals that provided milk, such as cows and goats, offered a source of protein that was renewable and therefore quite valuable. The animal's ability as a worker (for example ploughing or towing), as well as a food source, also had to be taken into account. Besides being a direct source of food, certain animals could provide leather, wool, hides, and fertilizer. Some of the earliest domesticated animals included dogs (East Asia, about 15,000 years ago), [80] sheep, goats, cows, and pigs.

Domestication of animals in the Middle East Edit

The Middle East served as the source for many animals that could be domesticated, such as sheep, goats and pigs. This area was also the first region to domesticate the dromedary. Henri Fleisch discovered and termed the Shepherd Neolithic flint industry from the Bekaa Valley in Lebanon and suggested that it could have been used by the earliest nomadic shepherds. He dated this industry to the Epipaleolithic or Pre-Pottery Neolithic as it is evidently not Paleolithic, Mesolithic or even Pottery Neolithic. [49] [81] The presence of these animals gave the region a large advantage in cultural and economic development. As the climate in the Middle East changed and became drier, many of the farmers were forced to leave, taking their domesticated animals with them. It was this massive emigration from the Middle East that later helped distribute these animals to the rest of Afroeurasia. This emigration was mainly on an east–west axis of similar climates, as crops usually have a narrow optimal climatic range outside of which they cannot grow for reasons of light or rain changes. For instance, wheat does not normally grow in tropical climates, just like tropical crops such as bananas do not grow in colder climates. Some authors, like Jared Diamond, have postulated that this east–west axis is the main reason why plant and animal domestication spread so quickly from the Fertile Crescent to the rest of Eurasia and North Africa, while it did not reach through the north–south axis of Africa to reach the Mediterranean climates of South Africa, where temperate crops were successfully imported by ships in the last 500 years. [82] Similarly, the African Zebu of central Africa and the domesticated bovines of the fertile-crescent – separated by the dry sahara desert – were not introduced into each other's region.

Social change Edit

Despite the significant technological advance, the Neolithic revolution did not lead immediately to a rapid growth of population. Its benefits appear to have been offset by various adverse effects, mostly diseases and warfare. [83]

The introduction of agriculture has not necessarily led to unequivocal progress. The nutritional standards of the growing Neolithic populations were inferior to that of hunter-gatherers. Several ethnological and archaeological studies conclude that the transition to cereal-based diets caused a reduction in life expectancy and stature, an increase in infant mortality and infectious diseases, the development of chronic, inflammatory or degenerative diseases (such as obesity, type 2 diabetes and cardiovascular diseases) and multiple nutritional deficiencies, including vitamin deficiencies, iron deficiency anemia and mineral disorders affecting bones (such as osteoporosis and rickets) and teeth. [84] [85] [86] Average height went down from 5'10" (178 cm) for men and 5'6" (168 cm) for women to 5'5" (165 cm) and 5'1" (155 cm), respectively, and it took until the twentieth century for average human height to come back to the pre-Neolithic Revolution levels. [87]

The traditional view is that agricultural food production supported a denser population, which in turn supported larger sedentary communities, the accumulation of goods and tools, and specialization in diverse forms of new labor. The development of larger societies led to the development of different means of decision making and to governmental organization. Food surpluses made possible the development of a social elite who were not otherwise engaged in agriculture, industry or commerce, but dominated their communities by other means and monopolized decision-making. [88] Jared Diamond (in The World Until Yesterday) identifies the availability of milk and cereal grains as permitting mothers to raise both an older (e.g. 3 or 4 year old) and a younger child concurrently. The result is that a population can increase more rapidly. Diamond, in agreement with feminist scholars such as V. Spike Peterson, points out that agriculture brought about deep social divisions and encouraged gender inequality. [89] [90] This social reshuffle is traced by historical theorists, like Veronica Strang, through developments in theological depictions. [91] Strang supports her theory through a comparison of aquatic deities before and after the Neolithic Agricultural Revolution, most notably the Venus of Lespugue and the Greco-Roman deities such as Circe or Charybdis: the former venerated and respected, the latter dominated and conquered. The theory, supplemented by the widely accepted assumption from Parsons that “society is always the object of religious veneration”, [92] argues that with the centralization of government and the dawn of the Anthropocene, roles within society became more restrictive and were rationalized through the conditioning effect of religion a process that is crystallized in the progression from polytheism to monotheism.

Subsequent revolutions Edit

Andrew Sherratt has argued that following upon the Neolithic Revolution was a second phase of discovery that he refers to as the secondary products revolution. Animals, it appears, were first domesticated purely as a source of meat. [93] The Secondary Products Revolution occurred when it was recognised that animals also provided a number of other useful products. These included:

Sherratt argued that this phase in agricultural development enabled humans to make use of the energy possibilities of their animals in new ways, and permitted permanent intensive subsistence farming and crop production, and the opening up of heavier soils for farming. It also made possible nomadic pastoralism in semi arid areas, along the margins of deserts, and eventually led to the domestication of both the dromedary and Bactrian camel. [93] Overgrazing of these areas, particularly by herds of goats, greatly extended the areal extent of deserts.

Living in one spot permitted the accrual of personal possessions and an attachment to certain areas of land. From such a position, it is argued [ by whom? ] , prehistoric people were able to stockpile food to survive lean times and trade unwanted surpluses with others. Once trade and a secure food supply were established, populations could grow, and society could diversify into food producers and artisans, who could afford to develop their trade by virtue of the free time they enjoyed because of a surplus of food. The artisans, in turn, were able to develop technology such as metal weapons. Such relative complexity would have required some form of social organisation to work efficiently, so it is likely that populations that had such organisation, perhaps such as that provided by religion, were better prepared and more successful. In addition, the denser populations could form and support legions of professional soldiers. Also, during this time property ownership became increasingly important to all people. Ultimately, Childe argued that this growing social complexity, all rooted in the original decision to settle, led to a second Urban Revolution in which the first cities were built. [ cita necesaria ]

Diet and health Edit

Compared to foragers, Neolithic farmers' diets were higher in carbohydrates but lower in fibre, micronutrients, and protein. This led to an increase in the frequency of carious teeth [94] and slower growth in childhood and increased body fat, and studies have consistently found that populations around the world became shorter after the transition to agriculture. This trend may have been exacerbated by the greater seasonality of farming diets and with it the increased risk of famine due to crop failure. [95]

Throughout the development of sedentary societies, disease spread more rapidly than it had during the time in which hunter-gatherer societies existed. Inadequate sanitary practices and the domestication of animals may explain the rise in deaths and sickness following the Neolithic Revolution, as diseases jumped from the animal to the human population. Some examples of infectious diseases spread from animals to humans are influenza, smallpox, and measles. [96] Ancient microbial genomics has shown that progenitors to human-adapted strains of Salmonella enterica infected up to 5,500 year old agro-pastoralists throughout Western Eurasia, providing molecular evidence for the hypothesis that the Neolithization process facilitated the emergence of human-disease. [97] In concordance with a process of natural selection, the humans who first domesticated the big mammals quickly built up immunities to the diseases as within each generation the individuals with better immunities had better chances of survival. In their approximately 10,000 years of shared proximity with animals, such as cows, Eurasians and Africans became more resistant to those diseases compared with the indigenous populations encountered outside Eurasia and Africa. [98] For instance, the population of most Caribbean and several Pacific Islands have been completely wiped out by diseases. 90% or more of many populations of the Americas were wiped out by European and African diseases before recorded contact with European explorers or colonists. Some cultures like the Inca Empire did have a large domestic mammal, the llama, but llama milk was not drunk, nor did llamas live in a closed space with humans, so the risk of contagion was limited. According to bioarchaeological research, the effects of agriculture on physical and dental health in Southeast Asian rice farming societies from 4000 to 1500 BP was not detrimental to the same extent as in other world regions. [99]

Jonathan C. K. Wells and Jay T. Stock have argued that the dietary changes and increased pathogen exposure associated with agriculture profoundly altered human biology and life history, creating conditions where natural selection favoured the allocation of resources towards reproduction over somatic effort. [95]

Technology Edit

In his book Guns, Germs, and Steel, Jared Diamond argues that Europeans and East Asians benefited from an advantageous geographical location that afforded them a head start in the Neolithic Revolution. Both shared the temperate climate ideal for the first agricultural settings, both were near a number of easily domesticable plant and animal species, and both were safer from attacks of other people than civilizations in the middle part of the Eurasian continent. Being among the first to adopt agriculture and sedentary lifestyles, and neighboring other early agricultural societies with whom they could compete and trade, both Europeans and East Asians were also among the first to benefit from technologies such as firearms and steel swords. [100]

The dispersal of Neolithic culture from the Middle East has recently been associated with the distribution of human genetic markers. In Europe, the spread of the Neolithic culture has been associated with distribution of the E1b1b lineages and Haplogroup J that are thought to have arrived in Europe from North Africa and the Near East respectively. [101] [102] In Africa, the spread of farming, and notably the Bantu expansion, is associated with the dispersal of Y-chromosome haplogroup E1b1a from West Africa. [101] [unrelated Link]


Contenido

In the geologic time scale, the first stratigraphic stage of the Holocene epoch is the "Greenlandian" from about 9700 BC to the fixed date 6236 BC and so including the whole of the 8th millennium. The Greenlandian followed the Younger Dryas and essentially featured a climate shift from near-glacial to interglacial, causing glaciers to retreat and sea levels to rise. [1] [2] Towards the end of the 8th millennium, the Holocene Climate Optimum (HCO) – also called the Holocene Thermal Maximum (HTM) – began as a warm period lasting roughly 4,000 years until about 3000 BC. Insolation during summers in the northern hemisphere was unusually strong with pronounced warming in the higher latitudes such as Greenland, northern Canada and northern Europe with a resultant reduction in Arctic sea ice. [3]

During the 8th millennium, there were four known volcanic eruptions which registered magnitude 5 or 6 on the Volcanic Explosivity Index (VEI). These were at Rotoma Caldera in New Zealand's Taupo Volcanic Zone about 7560 BC Lvinaya Past in the Kuril Islands about 7480 BC Pinatubo on the island of Luzon in the Philippines about 7460 BC and Fisher Caldera, on Unimak Island in the Aleutians about 7420 BC. [4] The biggest eruption was at Fisher Caldera, VEI 6, producing more than 50 km 3 (12 cu mi) of tephra. [5]

The date of c. 7640 BC has been theorised for the impact of Tollmann's hypothetical bolide with Earth. The hypothesis holds that there was a resultant global cataclysm such as early Holocene extinctions or possibly the legendary Universal Deluge. Bolides are asteroids or comets. [6]

Outside the Near East, most people around the world still lived in scattered hunter-gatherer communities which remained firmly in the Palaeolithic. [7] Within the Near East, Neolithic culture and technology had become established throughout much of the Fertile Crescent by 8000 BC and was gradually spreading westward, though it is not believed to have reached Europe till about the end of this millennium. Planting and harvesting techniques were transferred through Asia Minor and across the Aegean Sea to Greece and the Balkans. The techniques were, in the main, cultivation of wheats and barleys and domestication of sheep, goats and cattle. [7]

The world population was probably stable and slowly increasing. It has been estimated that there were some five million people c. 10,000 BC growing to forty million by 5000 BC and 100 million by 1600 BC. That is an average growth rate of 0.027% p.a. from the beginning of the Neolithic to the Middle Bronze Age. [8]

By c. 7500 BC (see map above right), important sites in or near the Fertile Crescent included Jericho (Tell es-Sultan), 'Ain Ghazal, Huleh, Tell Aswad, Tell Abu Hureyra, Tell Qaramel, Tell Mureibit, Jerf el Ahmar, Göbekli Tepe, Nevalı Çori, Hacilar, Çatalhöyük, Hallan Çemi Tepesi, Çayönü Tepesi, Shanidar, Jarmo, Zrebar, Ganj Dareh and Ali Kosh. Jericho in the Jordan Valley continued to be the world's most significant site through this millennium. [9] Çatalhöyük (see image) was a very large Neolithic and Chalcolithic proto-city settlement in southern Anatolia which flourished from c. 7500 BC until it was abandoned c. 5700 BC. [10]

There was no pottery per se in the Near East at this time as the potter's wheel had not yet been invented. Rudimentary clay vessels were hand-built, often by means of coiling, and pit fired. [11] Dame Kathleen Kenyon was the principal archaeologist at Tell es-Sultan (ancient Jericho) and she discovered that there was no pottery there. [12] [13] The vessels she found were made from stone and she reasonably surmised that others made from wood or vegetable fibres would have long since decayed. [12] [13] The first chronological pottery system had been devised by Sir Arthur Evans for his Bronze Age findings at Knossos and Kenyon used this as a benchmark for the Near East Neolithic. She divided the period into phases called Pre-Pottery Neolithic A (PPNA), from c. 10,000 BC to c. 8800 BC Pre-Pottery Neolithic B (PPNB), which includes the entire 8th millennium, from c. 8800 BC to c. 6500 BC and then Pottery Neolithic (PN), which had varied start-points from c. 6500 BC until the beginnings of the Bronze Age towards the end of the 4th millennium (c. 3000 BC). [11] [12]

It was from c. 8000 BC that agriculture developed throughout the Americas, especially in modern Mexico. There were numerous New World crops, as they are now termed, and domestication began with the potato and the cucurbita (squash) about this time. [14] [15] Other crops began to be harvested over the next 7,500 years including chili peppers, maize, peanut, avocado, beans, cotton, sunflower, cocoa and tomato. [16] [17]

The Mount Sandel Mesolithic site in Ireland is dated to c. 7900–7600 BC. This was long thought to be the earliest human activity on the island, until the discovery of the Alice and Gwendoline Cave pushed the date back to 10,000 BC. [18]

The date for construction of a round-house near Howick, Northumberland is calculated c. 7600 BC by radiocarbon dating. The site is believed to have been occupied for about 100 years. [19]

los Homo sapiens fossil from Combe-Capelle in southern France, discovered in 1909, is estimated to be 9,500 years old (c. 7500 BC). [20]


Egypt And The Fertile Crescent 15161922 A Political History


Fertile Crescent Ancient History Encyclopedia

Egypt and the Fertile Crescent, 1516 1922: A Political History P. M. Holts Egypt and the Fertile Crescent is one of the first works to acknowledge the concept of Arab exceptionalism in monograph form. Simply put, Arab exceptionalism is the rejection of the idea that the Ottoman Arab provinces were indistinct enough from the rest of the empire that they do not merit specific historiography attention. The Middle East and Military Modernization - *1.P. M. Holt . To send this article to your Kindle, first ensure [email protected] is added to your Approved Personal Document E-mail List under your Personal Document Settings on the Manage Your Content and Devices page of your Amazon account. Egypt and the Fertile Crescent, 15161922: A Political . Egypt and the Fertile Crescent, 1516-1922: A Political History [P.M. Holt] on Amazon.com. *FREE* shipping on qualifying offers. Book by Holt, P.M.



World History Map Of Mesopotamia Image Collections Word



Persian Empire Map Google Search Maps Of Ancient

Map of the Fertile Crescent - History

The newest edition of the Oxford Bible Atlas teems with 27 stunning maps, 81 vibrant full-color illustrations, color photos, and a revised text that reflects the newest developments in biblical scholarship.

Full-page maps show the geography of the Bible's accounts in vivid detail. Sumptuous full-color illustrations and photographs bring entire regions and their peoples to life.

Editor Adrian Curtis' incisive and enthusiastic commentary takes into account interpretations by the best biblical scholars in the world. The text describes the land of Palestine, the ancient Near Eastern and east Mediterranean. Historical periods are clearly outlined, and the major civilizations with which the Jews and early Christians came into contact are described in vivid historical context. The Atlas also includes a fully illustrated survey of archaeology and its importance for bible study.

The Oxford Bible Atlas is an outstanding guide to the geography, history and archaeology of the Holy Land throughout biblical history, from Exodus to the New Testament. Lavishly printed in full-color on fine, sturdy paper and uniquely affordable, the Oxford Bible Atlas Fourth Edition is a perfect guide for history buffs and students of the Bible.


Natural Boundaries

The Tigris and the Euphrates are natural boundaries. This is because the borders of the region were formed by nature instead of being drawn by people. Examples of natural boundaries include rivers, mountain ranges or deserts.

Straight lines on a map generally signify borders made by people, while natural borders can follow many different paths. This is easy to demonstrate on a map of the United States. Most of the boundaries of the western states are straight lines Colorado and Wyoming and rectangles. Many eastern states have jagged shapes because their borders are formed by rivers.


Ver el vídeo: Media luna fértil. Marco Geográfico. (Octubre 2021).