Podcasts de historia

'Die Hard' debuta, convierte a Bruce Willis en una estrella de cine

'Die Hard' debuta, convierte a Bruce Willis en una estrella de cine

El 15 de julio de 1988, Morir duro, una película de acción protagonizada por Bruce Willis como el bromista policía de Nueva York John McClane, se estrena en los cines de Estados Unidos. Un gran éxito de taquilla, la película estableció a Willis como una estrella de cine y generó tres secuelas. Morir duro también se convirtió en la abreviatura de Hollywood para describir la trama de otras películas de acción, como en "Velocidad es Morir duro en un bus."

Basado en la novela de Roderick Thorp Nada dura para siempre,Morir duro sigue a McClane mientras va a encontrarse con su ex esposa Holly (Bonnie Bedelia) en la fiesta navideña de su empresa en un edificio de oficinas de Los Ángeles. Cuando el edificio es tomado por una banda de terroristas liderada por Hans Gruber (Alan Rickman), McClane debe luchar por sí solo contra los malos. Interpretado por Willis, McClane se destacó como un nuevo tipo de héroe de acción: divertido y defectuoso. La película, que fue dirigida por John McTiernan (La caza del octubre rojo, último héroe de acción), recibió cuatro nominaciones al Oscar, a Mejor Sonido, Mejor Edición de Película, Mejores Efectos Visuales y Mejor Edición de Efectos de Sonido.

Willis, quien nació el 19 de marzo de 1955 y creció en Nueva Jersey, saltó a la fama por primera vez con la serie de televisión de comedia romántica / drama de detectives. Pluriempleo (1985-1989), en la que interpretó al sabelotodo detective privado David Addison, quien dirigía una agencia de detectives con la ex modelo Maddie Hayes, interpretada por Cybill Shepherd. Después del éxito de Morir duro, Willis, emergió como uno de los principales protagonistas de Hollywood. Además de protagonizar tres Morir duro secuelas: Morir duro 2 (1990), Muere duro con una venganza (1995) y Vive libre o muere duro (2007), Willis acumuló una larga lista de créditos cinematográficos, incluidos papeles en Pulp Fiction (1994), Doce monos (1995) y Armagedón (1998). En 1999, coprotagonizó El sexto sentido (1999), una película de terror nominada al Oscar escrita y dirigida por M. Night Shyamalan. La película fue un gran éxito comercial y de crítica y se hizo famosa por la frase "Veo gente muerta". Willis también protagonizó la película de 2000 de Shyamalan. Irrompible.

De 1987 a 2000, Willis estuvo casado con Demi Moore, quien también emergió como una estrella de primera en las décadas de 1980 y 1990, apareciendo en películas de alto perfil como Fuego de San Telmo (1985), Fantasma (1990), Unos pocos hombres buenos (1992), Propuesta indecente (1993), Estriptís (1996) y SOLDADO AMERICANO. Jane (1997).


Morir duro (serie de películas)

Morir duro es una serie de películas de acción estadounidense que se originó con la novela de Roderick Thorp Nada dura para siempre. Las cinco películas giran en torno al personaje principal de John McClane, un detective de la policía de Nueva York / Los Ángeles que se encuentra continuamente en medio de una crisis en la que es la única esperanza contra el desastre. [3] Las películas han recaudado en total 1.400 millones de dólares en todo el mundo.

  • Morir duro (1988)
  • Morir duro 2 (1990)
  • Muere duro con una venganza (1995)
  • Vive libre o muere duro (2007)
  • Un buen día para morir (2013)

Morir duro humanizó (y perfeccionó) la película de acción

Durante la era dorada de los 80 de las películas de acción estadounidenses, estas películas se veían de cierta manera: acero bruñido, sudor reluciente, músculos abultados que no podrían existir sin una mejora química. Las películas que estaban haciendo personas como Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone no se parecían en nada a la vida real. Parecían el sueño febril de un culturista, el tipo de cosas que podría imaginar después de hacer una montaña de golpes y ver nada más que los primeros MTV durante 48 horas. Algo fascinante de la década de 1988 Morir duro , posiblemente la mejor película de acción jamás realizada, es que no parece algo así.

Schwarzenegger y Stallone, entre muchos otros, en realidad ambos rechazaron Morir duro, y hubiera sido una película muy diferente si cualquiera de ellos hubiera interpretado a John McClane. (Quizás como venganza, el guión encontró espacio para presionarlos a ambos). En cambio, interpretado por Bruce Willis, McClane era algo más que un superhombre esteroideo. Era un ser humano corriente y una especie de idiota. A medida que comienza la película, vemos a McClane resoplando malhumorado a su compañero de asiento en el avión, a su afable conductor de limusina, personaje de dibujos animados, Argyle, y finalmente a su esposa separada. Es un policía de Nueva York que quiere seguir siendo un policía de Nueva York, y no puede aceptar que la carrera comercial de su esposa haya despegado en Los Ángeles o que esté usando su apellido de soltera. Al verla por primera vez en meses, se asusta e inmediatamente se da cuenta de que está siendo un idiota cuando es demasiado tarde para hacer algo al respecto. Pero afortunadamente para McClane, antes de que tenga la oportunidad de hacer más de sí mismo, aparecen algunos terroristas. Y, de repente, es su mejor yo.

Según la mayoría de los estándares humanos, la versión de 1988 de Bruce Willis era un ser humano bien elaborado. Pero para los estándares de los héroes de acción de los 80, era un motociclista escuálido. Hizo el mismo tipo de frases ingeniosas que cualquier otro héroe de acción, pero para él, eran más una corriente constante: un tic nervioso proveniente de alguien que inmediatamente supo que estaba en el camino, muy por encima de su cabeza. Molestaba a todo el mundo, a los villanos, claro, pero también a su esposa, que sabía que estaba vivo porque "Sólo John puede volver loco a alguien". Sacar a la banda de secuestradores y sobrevivir hasta el final de la película, requirió fuerza mental, inventiva, pensamiento rápido, suerte y coraje berserker autodestructivo. McClane tenía que estar dispuesto a lanzarse por el costado de un edificio con una manguera de incendios envuelta alrededor de su cintura, dejar caer un ladrillo de C4 por el hueco de un ascensor y arrojar un cadáver desde una ventana al capó de un coche de policía inconsciente. . Nada de eso parecía fácil. Todo eso requirió compromiso.

Morir duro El director John McTiernan sabía cómo se suponía que debían verse las películas de acción de los 80. El año antes de hacer Morir duro, había dirigido a Schwarzenegger en Depredador , una película que podría representar la cima de la inhumanidad del héroe cinematográfico del hombre. Depredador termina con el personaje de Schwarzenegger sobreviviendo a una explosión termonuclear, una hazaña que logra al huir y luego saltar. Si un enorme alienígena con rastas hubiera hecho estallar una ADM justo al lado de John McClane, John McClane estaría muerto. Pero con la más mínima luz del día, encontraría una manera de escabullirse. (Curiosamente, tanto Schwarzenegger como McClane se arrastran a través de cascadas en sus películas. Pero Schwarzenegger está en lo profundo de la jungla, mientras que McClane está 30 pisos por encima de Los Ángeles, en una elegante oficina donde alguien ha recreado con precisión Fallingwater de Frank Lloyd Wright. ¡Qué jodida carrera! McTiernan estuvo allí un rato).

El atractivo de Willis para todo el mundo es clave para el éxito de Morir duro. Antes de asumir el papel de McClane, Willis había sido conocido principalmente como un detective de televisión bromista, uno que a veces cantaba viejas, en Pluriempleo . En la película, mantuvo ese encanto de imbécil natural completamente intacto, y también se transformó en un rudo creíble al lanzarse físicamente al papel, hacer algunas de sus propias acrobacias y siempre pareciendo convincente como alguien que sabía que podía morir en cualquier momento. momento. Al final de la película, Willis parece una mierda. Le dispararon, estrangularon, golpearon, arañaron y, en el momento más doloroso de la película, lo obligaron a sacar fragmentos de vidrio roto de las plantas de sus pies descalzos. Pero todavía es capaz de pensar lo suficientemente rápido como para pegar un arma a su espalda y usar sus dos últimas balas para disparar a los dos últimos malos.

El último de esos malos, por supuesto, es Hans Gruber, quizás el villano más icónico en la historia del género. Increíblemente, Alan Rickman nunca había estado en una película antes de interpretar a Gruber McTiernan y el productor Joel Silver lo eligió después de verlo en una producción teatral de Las amistades peligrosas. Como Gruber, Rickman se divierte y lo hace de manera que parece que el propio Gruber también se lo está pasando en grande. Gruber hace todo tipo de cosas cobardes en Morir duro, pero aún es posible ver la película y apoyarlo. Desde cierta perspectiva, la película es Once del océano con un policía entrometido que viene y lo arruina todo. Es divertido ver a las personas que son buenas en lo que hacen, y Gruber y su equipo se dedican al secuestro con una eficiencia nítida y brutal que no deja de tener su encanto.

Por supuesto, la mayoría de esos secuestradores son personajes comunes. El secuaz principal Karl, con su imponente físico y cabello rubio, se parece más a un personaje de película de acción de los 80 que a cualquier otra persona en la película. Pero Gruber, como McClane, parece que podría ser un ser humano real. Con su barba demasiado bien recortada y su costoso traje de sastre, parece casi quisquilloso. Se pavonea, gruñe y susurra amenazas con verdadero deleite, como si no pudiera creer que se está saliendo con la suya con su intrincada travesura. Al admirar un modelo en una oficina de Nakatomi Plaza, Gruber dice: "La exactitud, la atención a cada detalle concebible, es hermoso". Se nota que él siente lo mismo por su propio plan.

La película también tiene una gran variedad de personajes secundarios, todos los cuales obtienen sus propios pequeños arcos de historias satisfactorios. Está De’voreaux White como Argyle, el conductor de limusina antes mencionado que anima a McClane, sin ser visto, desde el estacionamiento y tiene su propio momento de heroísmo al final. Está Reginald VelJohnson, antes de tener demasiados Urkels en su equipo, como el amigo de McClane en el suelo que tiene que encontrar dentro de sí mismo para sacar un arma una vez más. (De alguna manera, el aspecto más anticuado de la película es el remordimiento de Al Powell por haberle disparado a un niño con una pistola de rayos de juguete). Está Hart Bochner como Ellis, el sonriente y engañado adicto a la coca que negocia acuerdos de un millón de dólares durante el desayuno y se convence tumba. Y hay dos gilipollas del salón de la fama de las películas de los 80, William Atherton (Walter Peck de Cazafantasmas) y Paul Gleeson (subdirector Vernon de El club del desayuno), burlándose desde el banquillo y haciéndole las cosas más difíciles a McClane.

Al limitar toda la acción a un solo edificio, en una sola noche, Morir duro construye apuestas reales, utilizando todas las peculiaridades de la arquitectura disponibles para crear más trampas para que McClane escape. Y aunque la película tarda más de dos horas en desarrollarse, tiene una economía realmente austera en su construcción. McTiernan entendía el ritmo, la geografía y la lógica, y es inmensamente satisfactorio ver a McClane acabar con sus torturadores uno por uno. Hay una pureza casi similar a la de un videojuego en la forma en que se desarrolla la historia. Y a diferencia de muchas de las otras grandes películas de acción de los 80, Morir duro no se trata de Vietnam, ni siquiera de forma indirecta. Incluso se burla de la idea, ya que los dos condenados agentes Johnson del FBI se acercan a Nakatomi Plaza en su helicóptero. El mayor de los dos aúlla de alegría: "Como el puto Saigón, ¿eh, astuto?" Su contraparte más joven simplemente pone los ojos en blanco: "Estaba en la secundaria, idiota".

Esa estructura simplificada, por supuesto, haría Morir duro enormemente influyente. Engendró cuatro secuelas y contando, todas las cuales son al menos observables y una de las cuales es un clásico de buena fe. (Eso sería de 1995 Morir duro con una venganza, la única secuela que dirigió McTiernan, que trasladó la acción al territorio natal de McClane en Nueva York y que, dicho sea de paso, incluye bromas sobre Hillary Clinton y Donald Trump. El chiste de Clinton trata sobre cómo va a ser presidenta). También transformaría a Willis en una auténtica estrella de acción al nivel de Stallone y Schwarzenegger.

Sin embargo, más que eso, cambió la gramática de las películas de acción. Las grandes, hábiles, brutales películas de acción posthumanas de los ochenta vivirían unos años más, y el estilo produciría algunos clásicos más. Pero el género, en el futuro, tendió a reducir las cosas, enfocándose en escenarios aislados, villanos carismáticos con planes elaborados y héroes de todo el mundo arrojados repentinamente a circunstancias extremas. Morir duro-en-a-lo que sea que proliferaron las películas, hasta el punto en que finalmente tuvieron lugar en lugares ridículos como un juego siete de la final de la Copa Stanley (La muerte súbita) o Air Force One ( Air Force One ). Morir duro, entonces, tiene un rico legado. Es un ejemplo casi perfecto de su forma, un ideal platónico de la película de acción. Y también es la película que trajo el cine de acción a la tierra.

Otras películas de acción notables de 1988: En un año muy ajetreado, el segundo lugar tiene que ir a Deporte sangriento, la película que le dio a Jean-Claude Van Damme, el jugador belga de kickboxing y veterano actor, su primer y quizás el mejor papel protagonista. Deporte sangriento es una película de deportes y una película de acción al mismo tiempo, y aunque antes había películas sobre torneos de lucha clandestinos ... Entra el dragón , al menos nominalmente, era eso: el Kumite en Deporte sangriento fue el primero en tomárselo en serio, en mostrar estilos enfrentados y rondas de clasificación. Cuando el UFC nació unos años más tarde, casi parecía un intento de hacer que el Kumite fuera real. Y ese escenario lo convierte en un gran escaparate para Van Damme, un hombre que se ve mejor lanzando patadas giratorias que cualquier otra estrella de cine en la historia del cine. Su idealismo rígido y de rostro fresco, y su disposición a hacer divisiones siempre que fuera posible, hicieron evidente que estábamos mirando una estrella. Los años siguientes lo confirmarían.

El compañero más cercano de Van Damme también haría su debut en 1988. En Sobre la ley, Steven Seagal intentó contar la historia de su vida, o al menos la versión que le encanta contar a quien quiera escuchar: dominar el aikido en Japón, hacer trabajos clandestinos para la CIA, regresar a Estados Unidos como un vengador. Pero la versión cinematográfica del personaje de Seagal no se convirtió en una estrella duradera de la serie B. En cambio, se convirtió en un policía de Chicago que lucha contra mafiosos y compañeros veteranos de Vietnam en nombre de inmigrantes sin un centavo. La personalidad de Seagal en la pantalla no estaba completamente formada en Sobre la ley la cola de caballo, entre otras cosas, vendría después. Pero su técnica de lucha, rápida y brutal, pesada para romper las extremidades de los oponentes, se sintió como algo nuevo y emocionante.

En otros lugares, el exceso de la película de acción principal de los 80 estaba vivo y saludable. En Acción Jackson, el ex especialista Craig Baxley dirigió a Carl Weathers en una hermosa y loca aventura de policías rudos que se detuvo justo antes de la autoparodia. Es el tipo de película que comienza con asesinos disparando a un tipo, prendiéndole fuego y luego enviándolo a través de una ventana de gran altura, a través de una mesa de patio al aire libre donde alguien está almorzando. Es impresionante. El mismo año, Clint Eastwood terminó su carrera como Dirty Harry Callahan con El estanque de los muertos, una película maravillosamente absurda en la que la estrella de rock Jim Carrey sincroniza los labios con "Bienvenido a la jungla". Y en Rambo III, Stallone se basó en el absurdo caricaturesco de Rambo: Primera sangre Parte II entrando furiosamente en Afganistán para luchar contra las fuerzas rusas junto a los heroicos luchadores por la libertad que, poco después, se convertirían en los talibanes. Es extraño verlo hoy.

Mientras tanto, Walter Hill dirigió a Schwarzenegger y (desafortunadamente) a Jim Belushi en calor rojo, una comedia de amigos-policías común y corriente que fue al menos lo suficientemente inteligente como para explicar el acento de Schwarzenegger haciéndolo ruso. (La mejor comedia de policías y amigos del año resultó ser Carrera nocturna, que era más una comedia que una película de acción). Y en Policía, James Woods dio una versión sudorosa única del arquetipo del detective del cañón suelto.

Sin embargo, por muy divertidas que sean todas esas películas, las películas de bajo presupuesto de 1988 son aún mejores. Considere, si lo desea, Ellos viven, La obra maestra de ciencia ficción paranoica de John Carpenter sobre los señores supremos del espacio del uno por ciento que explotan el trabajo de todos los demás. La película incluye una de las peleas a puñetazos brutales más largas y divertidas jamás filmadas, y brevemente convirtió en estrella de cine al gran Rowdy Roddy Piper de la lucha libre profesional, quien también tuvo la oportunidad de flexionarse en la profunda subestimación del mismo año. El infierno llega a Frogtown. En ese, él es el último hombre fértil que queda con vida en un paisaje post-apocalíptico, y está decidido a salvar a un grupo de mujeres de una sociedad de mutantes con máscaras de goma. (En serio, mira esta película si no lo has hecho). O considera, Policía maníaco, un híbrido de acción y terror de grado Z, irónico, con algunas de las secuencias de acrobacias más locas que jamás hayas visto en una película estadounidense.

Hablando de secuencias locas: Jackie Chan continuó su increíble carrera en 1988, con un par de clásicos, Historia policial 2 y Dragones para siempre. Continuaba perfeccionando su estilo, ambientando sus películas en la actualidad y encontrando mejores formas de integrar su tonta comedia slapstick en sus asombrosas escenas de lucha. Muy pronto, serían lo mismo.


Yippee Ki No: Los bajos de Bruce Willis

Sylvester Stallone llamó a Bruce Willis codicioso y perezoso cuando reemplazó al actor en el set de Los mercenarios 3. Willis aparentemente quería $ 1 millón al día por su trabajo en la secuela, y Stallone dijo con razón que no. Otra disputa con el director Kevin Smith tampoco le hizo ningún favor, y Smith citó su experiencia de trabajar con el actor como "aplastante". Debido a la opinión negativa de sus compañeros, Willis se ha ganado la reputación de ser uno de esos actores con los que nadie quiere trabajar, y esta podría ser la razón por la que sus papeles cinematográficos más recientes han sido con directores que, seamos sinceros, no lo son. t exactamente en la cima del campo de juego de Hollywood.

Steven C. Miller y Matt Eskandari son solo dos de los directores de películas B con los que Willis se ha involucrado, y es probable que su afiliación sea el resultado de su deseo de un cheque de pago rápido y fácil. Algunos de sus papeles cinematográficos equivalen a meros minutos de tiempo en pantalla, por lo que está claro que su reputación de 'vago y codicioso' todavía no ha quedado atrás. Sus actuaciones han sido en su mayoría horribles, como ya sabrá si se ha sintonizado para ver los giros cortadores de galletas de Willis en situaciones tan bajas como Centro de trauma, Sobrevivir a la noche, y Primer asesinato. Algunos sugerirían que Willis está siguiendo la ruta tomada por Nicolas Cage, pero al menos ese actor tiene la excusa de las facturas de impuestos impagas para justificar sus elecciones cinematográficas curiosamente malas.

Por supuesto, muchos actores toman papeles en películas que no les interesan. Después de todo, todavía necesitan alimentar a sus familias, ¡y esas hipotecas sobre sus caras mansiones no se van a pagar por sí solas! Pero al menos estos actores dividen sus papeles en películas basura para protagonizar películas que genuinamente despiertan sus pasiones, pero este no parece ser el caso de Willis. Un rápido vistazo a su página de IMDB lo atestigua, ya que en los últimos 5 años (con solo dos excepciones), cada una de sus películas ha sido un montón de gangas.


Morir duro con una venganza (1995)

Igual que Morir duro y Morir duro 2, La tercera película de la serie comenzó originalmente como una propiedad completamente diferente y, de hecho, se consideraron y rechazaron varios guiones antes de que sus productores se decidieran por el filmado por un John McTiernan que regresaba en 1995.

El primer guión considerado se llamó Bombero, y originalmente escrito en especificación por un tal James Haggin. Esto habría visto a McClane luchar contra terroristas en un crucero por el Caribe, pero la idea se abandonó cuando los productores se enteraron de que una película llamada Bajo asedio, entonces todavía en producción, tenía una trama similar. En un caso notable de reciclaje de Hollywood, BomberoLa historia fue revivida más tarde por la bastante espantosa Velocidad 2: Control de crucero.

Más tarde, escritores como John Milius, Doug Richardson y John Fasano tuvieron la oportunidad de escribir un Morir duro 3 historia o guión, pero ninguno pasó la prueba con Bruce Willis. El problema, al parecer, era encontrar un escenario en el que aún no se había pensado, a raíz de Morir duroPopularidad, películas como Momento culminantey Decisión ejecutiva fueron facturados respectivamente como Morir duroen una montaña o Morir duro en un avión, por ejemplo. Tenemos un catálogo completo de películas que son & # 8220Morir duro en un & # 8230 & # 8221 aquí mismo.

El contenido del anuncio & # 8211 continúa a continuación

Finalmente, se encontró un guión, escrito por Jonathan Hensleigh, quien ya se había preparado en la serie de televisión. Las crónicas del joven Indiana Jones antes de trabajar en un script de especificaciones llamado Simón dice. Escrito con la joven estrella de acción Brandon Lee en mente, el guión fue elegido por Warner como un posible cuarto Arma letal película, que presumiblemente habría visto a Murtaugh y Riggs dirigirse a Nueva York para detener las payasadas de Simon, el terrorista, que desencadenó la bomba.

En cambio, la historia se modificó como otra aventura de McClane, lo que explicaría por qué la película se siente algo diferente de las dos películas anteriores. La sociedad rebelde y de conversación rápida de McClane con Zeus Carver de Samuel L. elaborado por McTiernan) la violencia que se extiende por la ciudad es un mundo lejos de la claustrofobia imponente de Morir duro.


"Die Hard": cómo Bruce Willis cambió las películas

En un extracto de "Die Hard: An Oral History" de Brian Abrams, la gente detrás de la mejor película de acción de la historia, "Die Hard", habla sobre cómo encontraron a su John McClane.

Brian Abrams

Twentieth Century Fox Film Corporation / Photofest

DAN MAZURAnalista de guiones, Lawrence Gordon Productions (1986-1988) Director de asuntos creativos, Lawrence Gordon Productions (1988-1989) Vicepresidente de asuntos creativos, Largo Productions (1989-1991)

Larry [Gordon] realmente tenía un enfoque de sistema de estudio en el que preparas el guión para comenzar, obtienes luz verde para la película, contratas al director y luego la emites. Impide que entren demasiados centros de poder en competencia ... Una vez que el director estuviera en su lugar, los papeles estelares solo se ofrecerían a los actores. Larry no quería que una estrella dictara la elección de su director, que sentía que era la prerrogativa del productor ... Estuve presente en algunas de las reuniones de casting y, según recuerdo, el papel se le ofreció a Al Pacino y Richard Gere.

JOHN MCTIERNANDirector, Morir duro (1988)

Cuando empecé a trabajar en él, hablaban de Richard Gere. La parte estaba muy abotonada. Lleva una chaqueta deportiva y es muy suave y sofisticado y todo eso. Era una especie de héroe de Ian Fleming, el caballero hombre de acción.

MARCAS DE BELLEZAJefe de producción, Morir duro (1988)

Toda esa gente era demasiado buena para hacer una película de acción. Las películas de acción eran lo que hacían las estrellas B, no las estrellas A. Pero se estaban convirtiendo en las películas A, y eran las que estaban empezando a ganar todo el dinero.

STEVEN E. DE SOUZAEscritor, Morir duro (1988)

Fueron a Arnold [Schwarzenegger]. Fueron a Sly, quien lo rechazó. Fueron a Richard Gere, lo rechazaron. Fueron a James Caan, lo rechazaron. Fueron a Burt Reynolds, y todas estas personas lo rechazaron porque, recuerden, estamos en 1987. Tenías todas estas películas de Rambo. Hemos tenido Comando, Depredador, y como consecuencia de todo esto, el héroe, dijeron, era como un gatito. ¿La reacción? "Este tipo no es un héroe". ¿Derecha? Desesperados, acudieron a Bruce Willis.

JEB STUARTEscritor, Morir duro (1988)

Para mucha gente era como, "¿Estás bromeando?"

ARNOLD RIFKINSocio cofundador de Triad Artists (1984-1992)

Bruce estaba en el cielo filmando películas. Su segunda película fue Puesta de sol. Blake [Edwards] se había acercado a él a mis espaldas después de [su primera película] Cita a ciegas [estrenada en marzo de 1987] y le dio un guión, y Bruce abrazó esta película, la historia de Tom Mix. Estaba aterrorizado de no tener una carrera cinematográfica. Eso era lo que estaba sentado sobre mis hombros como agente.


Bruce Willis protagoniza comercial para & # 8216Die Hard & # 8217 Car Batteries

Twitter comenzó a vibrar el domingo cuando un adelanto de Bruce Willis como el protagonista de & # 8220Die Hard & # 8221, John McClane, surgió de varias cuentas, entre ellas Willis & # 8217 hija, Rumer Willis, la reportera de la NFL Erin Andrews y el grupo de comedia The Lonely Island. Todos tuitearon el clip en el que se burlaban de que se avecinaba algo importante durante el partido de la NFL entre los Rams de Los Ángeles y los 49ers de San Francisco, con los hashtags #DieHardIsBack y #Ad.

En el clip de 15 segundos, Willis como McClane silba mientras camina hacia un grupo de personas de aspecto amenazador que lo esperan. Se desabrocha la chaqueta y comienza a quitársela mientras se vuelve negra. El metraje de video entremezclado es el mensaje: & # 8220Cuando una historia termina, comienza una nueva. & # 8221 Muchos fanáticos en Twitter postularon que una sexta película & # 8220Die Hard & # 8221 podría estar en el horizonte, pero por desgracia, eso no fue el caso.

Resulta que la franquicia simplemente promocionaba las baterías de automóvil de la marca DieHard. En el anuncio de dos minutos, Willis regresa al personaje de McClane y se embarca en una peligrosa misión para conseguir una batería nueva para su auto muerto. Salta a través del cristal de una tienda de Advance Auto Parts & # 8212 que es donde se pueden comprar las baterías & # 8212 y debe abrirse paso a través de un respiradero y esquivar muchas balas para arrancar su coche de nuevo.

Popular en variedad

Por supuesto, el clip incluía algunos huevos de Pascua de la franquicia, incluida una aparición del conductor de limusina de McClane, Argyle, y una escena en la que McClane golpea a un enemigo en la cabeza con su propia marca de batería de automóvil. El anuncio termina con Argyle diciendo & # 8220Yippee ki yay, & # 8221 a lo que McClane responde, & # 8220 ¡Oye, esa & # 8217 es mi línea! & # 8221


& # 8216Die Hard & # 8217 es una película navideña en lo que respecta a estos estados

'Die Hard' es una de las películas navideñas más populares para cuatro estados en cuanto a búsqueda de transmisión, según un estudio de StreamingObserver, mientras que 'Home Alone' y 'Gremlins' son las mejores películas en seis estados cada una.

Ryan Parker

  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo sobre correo electrónico
  • Mostrar opciones de acciones adicionales
  • Comparte este artículo sobre impresión
  • Comparte este artículo en Comentar
  • Comparte este artículo en Whatsapp
  • Comparte este artículo en Linkedin
  • Comparte este artículo en Reddit
  • Comparte este artículo en Pinit
  • Comparte este artículo en Tumblr
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo sobre correo electrónico
  • Mostrar opciones de acciones adicionales
  • Comparte este artículo sobre impresión
  • Comparte este artículo en Comentar
  • Comparte este artículo en Whatsapp
  • Comparte este artículo en Linkedin
  • Comparte este artículo en Reddit
  • Comparte este artículo en Pinit
  • Comparte este artículo en Tumblr

Es esa época del año una vez más para podar el árbol, hacer galletas, cantar villancicos y discutir si Morir duro es una película navideña.

La estrella Bruce Willis hace unos meses hizo mella en el argumento de los partidarios de que la película de acción de 1988 se considerara en consonancia con clásicos como Vacaciones de Navidad y Es una vida maravillosa cuando dijo que no era una película navideña. Pero en varios estados, Morir duro es en realidad la película más popular de la temporada navideña en lo que respecta a la búsqueda por streaming, según un estudio reciente de StreamingObserver.

El sitio & mdash, que cubre noticias, reseñas y otros temas relacionados con el entretenimiento en streaming, creó un mapa utilizando datos de Rotten Tomatoes (las 50 mejores películas navideñas) y Google Trends (frecuencias de búsqueda en todo el estado) y trabajó con los socios Mindnet Analytics para determinar el favorito de cada estado. Película navideña (no necesariamente la imagen buscó más que todas las demás, pero la que buscó más en relación con otros estados), según Chris Brantner, editor en jefe de StreamingObserver.

Y bienvenido a la fiesta, amigo, porque Morir duro es la mejor película de estos cuatro estados: Washington, Missouri, Wisconsin y Virginia.

La película de 20th Century Fox tiene lugar en la víspera de Navidad en Los Ángeles cuando un policía solitario y descalzo tiene que luchar contra una banda de terroristas. Pero la película se estrenó en el verano de 1988 y de ahí el debate.

Por esta época, todos los años, los fanáticos tienen una conversación enérgica, en su mayoría irónica, sobre por qué la película de Willis es o no un clásico navideño. Morir duro es una película de acción, ante todo, argumenta un lado, mientras que el otro señala que la Navidad juega un papel importante en la historia. Incluso estrellas y personalidades de la televisión, como CNN y Jake Tapper, se han unido al debate.

El propio Willis asestó un duro golpe a la discusión en julio durante su Comedy Central Roast cuando cerró la velada declarando que Morir duro no es una película navideña: & # 8220 ¡Es & # 8217 una maldita película de Bruce Willis! & # 8221

Preguntado después por El reportero de Hollywood cómo pensaba que los fanáticos tomarían la noticia, respondió el actor, & # 8220 & # 8217 veremos. & # 8221

En cuanto a las películas navideñas más populares con transmisión de búsqueda según el mapa StreamingObserver, ese honor es compartido por Solo en casa y Gremlins, que son las mejores opciones en seis estados cada una. Otros favoritos incluyen Batman Regresa, Scrooged y Amor en realidad.


DieHard vive en el nuevo anuncio de Bruce Willis

DieHard, la antigua marca Sears, está de regreso en las tiendas Advance Auto en todo el país. Un comercial de DieHard se publicó en el reciente juego de los Packers / Tampa Bay, tomando personajes del original. Morir duro película, y repitiéndolos en un anuncio con estrellas originales, incluido Bruce Willis. La trama comienza con John McClane (Willis) lamentando la batería de su automóvil muerta. Puedes verlo debajo.

Advance Auto Parts Inc. adquirió la marca DieHard de Transform Holdco LLC (la antigua Sears) por $ 200 millones en efectivo en diciembre de 2019. La adquisición le dio a Advance el derecho a vender baterías DieHard y permitió que la compañía extendiera la marca DieHard a otros vehículos y automóviles. categorías. El acuerdo también permitió a Transformco, básicamente las piezas de los viejos Sears, vender baterías de la marca DieHard. Advance también otorgó a Transformco una licencia perpetua libre de regalías para desarrollar, comercializar y vender productos de la marca DieHard en categorías no automotrices.

& # 8220DieHard tiene el mayor reconocimiento de marca y respeto de cualquier marca de baterías automotrices en América del Norte y permitirá a Advance construir una posición de liderazgo dentro de la categoría de baterías críticas ”, dijo Tom Greco, presidente y director ejecutivo de Advance Auto Parts, en una prensa de diciembre. liberación.

Sears vendió su marca Craftsman en 2017 por $ 900 millones a Stanley Black & amp Decker que la venta no fue bien como en marzo de 2019, Stanley demandó porque Sears lanzó su propia nueva línea de herramientas para mecánicos de grado profesional bajo la submarca Craftsman Colección Ultimate.

La marca DieHard data de 1967 y se convirtió, con Kenmore y Craftsman, en uno de los productos más conocidos de Sears. En los últimos años, Sears también había creado una extensión de marca DieHard Auto Center, un cambio de marca de la tienda Sears Auto. Hoy en día, hay menos de 100 tiendas Sears, aunque la marca vive en Sears.com en línea y en tiendas independientes Sears Hometown.

Advance Auto Parts Inc. adquirió la marca DieHard de Transform Holdco LLC por $ 200 millones en diciembre de 2019, utilizando efectivo disponible.

La adquisición le dio a Advance el derecho de vender baterías DieHard y permitió que la compañía extendiera la marca DieHard a otras categorías automotrices y vehiculares. El acuerdo también permitió a Transformco, básicamente las piezas de los viejos Sears, vender baterías de la marca DieHard. Advance también otorgó a Transformco una licencia perpetua y exclusiva libre de regalías para desarrollar, comercializar y vender productos de la marca DieHard en categorías no automotrices.

& # 8220DieHard tiene el mayor reconocimiento de marca y respeto de cualquier marca de baterías automotrices en América del Norte y permitirá a Advance construir una posición de liderazgo dentro de la categoría de baterías críticas ”, dijo Tom Greco, presidente y director ejecutivo de Advance Auto Parts, en una prensa de diciembre. liberación.

Sears sold its Craftsman brand in 2017 for $900 million to Stanley Black & Decker that sale did not go well as in March of 2019, Stanley sued because Sears was launched its own new line of professional-grade mechanics’ tools under the sub-brand Craftsman Ultimate Collection.


‘Yippee-Ki-Yay, Motherfucker’: How ‘Die Hard’ Made John McClane a Modern-Day Cowboy

“Yippee-ki-yay, motherfucker” doesn’t appear anywhere inNothing Lasts Forever, the 1979 Roderick Thorp novel that inspired Die Hard, the classic 1988 action film that made Bruce Willis a movie star. (Amusingly, however, Joe Leland, the book’s sexagenarian cop who would be turned into the film’s wisecracking John McClane, does, at one point, hurl a body off a roof, bidding it farewell with a “Geronimo, motherfucker.”) But like much that helped make Die Hard iconic, the line was conceived by the movie’s screenwriters, who saw McClane not just as an everyman cop but a newfangled Western hero.

“The cowboy thing was just always a sub-theme running through the whole piece,” Jeb Stuart explained in 2018, during a Q&A that commemorated Die Hard’s 30th anniversary, as he sat alongside co-writer Steven E. de Souza. The two men had worked on the film separately: Stuart (who later co-wrote The Fugitive) had come on initially, figuring out how to turn the book into a movie, while de Souza (a screenwriter on 48 Hrs. y Commando) took over after the basic narrative spine was put into place and the project had been green-lit.

You probably remember the scene where the line is first uttered. As McClane makes contact via walkie-talkie with Hans Gruber (Alan Rickman), a master criminal who’s led a team of thieves to seize L.A.’s Nakatomi Plaza, the villain questions this cop’s motivations — and his identity. “You know my name,” Gruber says, “but who are you? Just another American who saw too many movies as a child? Another orphan of a bankrupt culture who thinks he’s John Wayne? Rambo? Marshall Dillon [from Gunsmoke]?”

“I was always kinda partial to Roy Rogers, actually,” McClane sasses back. “I really like those sequined shirts.”

Unimpressed, Gruber asks snidely, “Do you De Verdad think you have a chance against us, Mr. Cowboy? " McClane knows he’s outnumbered and outgunned. It’s going to take a miracle to save the hostages, including his estranged wife, Holly (Bonnie Bedelia), and himself. But he’s a cocky son-of-a-bitch, and there’s just something so incredibly patronizing about how Gruber refers to him as “Mr. Cowboy.” So it’s right then that McClane unveils what would become his trademark quip, and one of the great retorts in blockbuster history: “Yippee-ki-yay, motherfucker.”

It was de Souza who came up with the line while bonding with Willis in his trailer over their shared love of old TV westerns. “Roy Rogers used to say, ‘Yippee-ki-yay, kids,’” de Souza said in 2015. “So it had to become ‘yippee-ki-yay, motherfucker’ in the movie.” (“We had a really adult conversation about what was the proper way to say it,” Willis once recalled. “Was it ‘yippee-ki-yay,’ or ‘yippee-ti-yay’? I’m glad that I held on to ‘yippee-ki-yay.’”)

The 1980s were rampant with pithy action-movie catchphrases it was usually something the protagonist would say while doing something cool. (Think Al Pacino bellowing “Say hello to my li’l friend!” in Scarface, or Arnold Schwarzenegger declaring “I’ll be back” in The Terminator.) Before there were memes, we had ubiquitous little expressions like “Hasta la vista, baby” floating through the culture, and screenwriters were desperate to come up with new zingers. Not that those attempts always succeeded. “Whenever you think you’re writing a line that’s going to catch on, it never does,” de Souza said in that same 2015 interview. “A lot of people — cough, Sylvester Stallone, cough — think they can invent them. But the line you think is going to catch on never catches on and the audience decides what is the takeaway line.”

Clearly, “Yippee-ki-yay” became that line from Die Hard. And so, in the next four sequels, the producers kept figuring out ways to incorporate it. The line became part of our association with the series and its unlikely, sarcastic hero — a shorthand for his irreverent, kick-ass manner. In fact, when 2007’s Live Free or Die Hard was coming out — the first Die Hard movie in 12 years — Fox plastered buses with ads that simply read “Yippee Ki Yay Mo—.” The studio knew that potential moviegoers could complete the phrase on their own — and understand what it meant. Oh yeah, John McClane was back, motherfucker.

Mark Bomback, who wrote the Live Free or Die Hard screenplay, tells me, “I knew I needed to find a home for that line at some point.” But the trick was deciding where. Initially, the “Yippee-ki-yay” appeared earlier in the script, but around the second or third draft, Bomback decided it would be better to have McClane yell the line while shooting himself through his own shoulder so as to kill Timothy Olyphant’s bad guy behind him. Asked why the catchphrase has endured, Bomback replies, “I suspect it has to do with punctuating a familiar, even corny, cowboy phrase with what’s arguably among the coolest of expletives.”

The phrase has transcended the franchise, being parodied and celebrated in other mediums. In a 2012 episode of 30 Roca, Alec Baldwin’s Jack Donaghy writes a woefully bad action movie, convinced that the McClane-like hero needs to tell his beloved, “Our love is off-the-charts, Kemosabe.” On their 2008 album Six Shooter, the Edinburgh hard-rock outfit the Tyrant Lizard Kings opened with “Yippee-Ki-Yay Motherfucker,” a head-banging blast of fury that has seemingly nothing to do with John McClane except for the euphoric holler of the title during the chorus. The band broke up about eight years ago, but former bassist Chris Smith says the group always loved Die Hard and how “badass” McClane’s catchphrase was. “When they showed the film on terrestrial British TV in the 1990s, the ‘motherfucker’ was changed to ‘kemosabe,’ which, let’s face it, really doesn’t sound the same.”

A couple years earlier, a joke rock group called Guyz Nite created a YouTube video for their song “Die Hard,” which paid homage to the franchise, including its indelible catchphrase, but ran afoul of Fox, which requested it be taken down. Pero cuando Live Free or Die Hard was about to be released, the studio paid the band to put the song back up on the site — with new lyrics that mentioned the forthcoming sequel. “It’s a guy’s guy’s movie,” Guyz Nite frontman Jim Marsh raved to the New York Times in 2007 about Die Hard. “It’s one of our favorite movies.”

And as Die Hard has risen up the ranks of Hollywood’s best action movies — as well as becoming a certified Christmas staple — new ways to capitalize on its popularity have cropped up, including the recent A Die Hard Christmas, which is meant to look like a kid’s yuletide retelling of the R-rated action film. Written by author and stand-up comic Doogie Horner, the illustrated book features “Yippee-ki-yay,” although Horner (a massive Die Hard fan) opposed tacking on the “motherfucker.” “[The book] is for adults, but I wanted it to be appropriate for children also,” he told me in 2017. But his editors pushed back: “[They] said, ‘No, it should [end with] “Yippee-ki-yay, motherfucker.”’ And I said, ‘Well, first of all, he doesn’t say it at the end. And, also, it’s the only curse word in the book, and it’s a big one.’ … But everybody was like, ‘You gotta do it — we love the word “motherfucker.”’ And I was like, ‘Fine, here’s your curse word. Are you happy now?’”

Beyond its coarseness, though, the catchphrase also invisibly bridged the gap between two eras of action cinema. Como Action Speaks Louder: Violence, Spectacle and the American Action Movie author Eric Lichtenfeld put it, “‘Yippee-ki-yay’ summons America’s mythic, gunfighter past, while ‘motherfucker’ belongs to the modern action movie. Seen in this light, the line also recalls the macho cinema of the 1970s, when Clint Eastwood, Charles Bronson and Don Siegel helped create the action genre while continuing to trade in Westerns.”

To be sure, the ethos of the Western is all over Die Hard, particularly in its depiction of McClane. Speaking to me recently, Horner notes, “Western stars were less indestructible than action heroes, and when John gets hit, it hurts.” This was part of Stuart’s initial design for McClane, wanting to make a normal-guy action hero that he could relate to — not a Schwarzenegger-esque god. (Interestingly, Eastwood, the king of Westerns, was approached about maybe playing McClane, but he declined. “I’ll never forget,” Stuart recalled in 2018, “he said, ‘I don’t get the humor.’”) In fact, in the early script stages, the character’s name was actually John Ford, a tip of the (cowboy) hat to perhaps the greatest Western director of all time.

But just as profoundly, McClane embodies the quintessential stoic, solitary man who must take out the bad guys all on his own — a trope that draws directly from the Western. Die Hard acknowledges this connection during its finale. Convinced he’s defeated McClane at last, Gruber smugly informs him, “This time, John Wayne does no walk off into the sunset with Grace Kelly.” He’s referencing the finale of High Noon, which follows a somewhat similar trajectory as Die Hard, pitting one guy against a seemingly unbeatable team of villains in a confined space. But Gruber’s putdown is also a continuation of an attitude he’s had about McClane all along. Not taking this lone cop seriously, Gruber views McClane as just some dumb American who thinks he can play action-movie cowboy.

Not only does Gruber underestimate his nemesis, though, he gets the lead actor of High Noon incorrecto. “That was Gary Cooper, asshole,” McClane fires back, practically offended. Soon after, McClane kills Gruber and rescues his wife. En Die Hard, McClane doesn’t just save the day — he reaffirms the myth of the American cowboy who, against long odds, will restore law and order.

As for Roy Rogers, he inspired “Yippee-ki-yay, motherfucker,” but he also helped spark a less-famous, but no-less-crucial Die Hard cowboy moment. After McClane shoots Gruber, our hero sneers, “Happy trails, Hans,” as the bad guy is about to go out the window. “Happy Trails” was the song that used to play at the end of Rogers’ radio and TV shows. McClane, who always had a fondness for ol’ Roy, ultimately becomes him. Suddenly, the cowboy isn’t a relic of the past: He just looks like Bruce Willis now, trading a ride into the sunset on top of a horse for a kiss with his beloved in the back of a limo.

Tim Grierson

Tim Grierson is a contributing editor at MEL. He writes about film and pop culture for Screen International, Rolling Stone and Vulture.


‘Die Hard’ Is a Christmas Movie as Far as These States Are Concerned

'Die Hard' is one of the most popular Christmas films for four states as far as streaming search, according to a study by StreamingObserver, while 'Home Alone' and 'Gremlins' are the top movies in six states apiece.

Ryan Parker

  • Share this article on Facebook
  • Share this article on Twitter
  • Share this article on Email
  • Show additional share options
  • Share this article on Print
  • Share this article on Comment
  • Share this article on Whatsapp
  • Share this article on Linkedin
  • Share this article on Reddit
  • Share this article on Pinit
  • Share this article on Tumblr
  • Share this article on Facebook
  • Share this article on Twitter
  • Share this article on Email
  • Show additional share options
  • Share this article on Print
  • Share this article on Comment
  • Share this article on Whatsapp
  • Share this article on Linkedin
  • Share this article on Reddit
  • Share this article on Pinit
  • Share this article on Tumblr

It’s that time of year once again to trim the tree, make cookies, sing carols &mdash and argue whether Die Hard is a Christmas movie.

Star Bruce Willis a few months back put a major dent in the argument for those in favor of the 1988 action film being considered in line with such classics as Christmas Vacation y It’s a Wonderful Life when he said it wasn’t a Christmas movie. But in a number of states, Die Hard is actually the most popular film of the holiday season as far as streaming search goes, according to a recent study by StreamingObserver.

The site &mdashwhich covers news, reviews and other topics related to streaming entertainment &mdash created a map using data from Rotten Tomatoes (top 50 Christmas movies) and Google Trends (statewide search frequencies) and worked with partners Mindnet Analytics to determine each state’s favorite Christmas film (not necessarily the pic searched for more than all others, but the one searched for more relative to other states), according to Chris Brantner, editor in chief of StreamingObserver.

And welcome to the party, pal, because Die Hard is the top film for these four states: Washington, Missouri, Wisconsin and Virginia.

The 20th Century Fox pic takes place on Christmas Eve in Los Angeles when a lone, shoeless cop has to battle a gang of terrorists. But the movie was released in the summer of 1988 &mdash hence the debate.

Around this time every year, fans have a spirited, mostly tongue-in-cheek back-and-forth as to why the Willis film is or is not a Christmas classic. Die Hard is an action movie first and foremost, one side argues, while the other points out Christmas plays a major role in the story. Even stars and TV personalities, such as CNN’s Jake Tapper, have joined the debate.

Willis himself dealt a massive blow to the argument in July during his Comedy Central Roast when he closed the evening declaring that Die Hard is not a Christmas movie: “It’s a fucking Bruce Willis movie!”

Asked afterward by The Hollywood Reporter how he thought fans would take the news, the actor responded, “We’ll see.”

As far as the most popular search-streamed Christmas films according to the StreamingObserver map, that honor is shared by Home Alone y Gremlins, which are the top picks in six states apiece. Other favorites include Batman Returns, Scrooged y Love Actually.


Ver el vídeo: Die Hard 5: Un buen Dia para morir Trailer Subtitulado Español (Octubre 2021).