Podcasts de historia

Visión de Santo Tomás de Aquino

Visión de Santo Tomás de Aquino


Historia de la escuela

Mientras la escuela secundaria St. Thomas Aquinas High School celebra su 83º año, la comunidad escolar se remonta a 1936 cuando la escuela St. Anthony inscribió a 12 estudiantes de secundaria para iniciar la educación secundaria católica en el condado de Broward. Bajo la égida de las Hermanas Dominicas de Adrian, Michigan, y motivada por el lema, "No para la escuela, sino para la vida, aprendemos", la escuela creció a un cuerpo estudiantil de 42 en cuatro años, con nueve graduados que formaron parte de la promoción de 1940. .

St. Anthony High School obtuvo su afiliación inicial con la Southern Association of Colleges and Schools en 1941. Aunque el baloncesto masculino hizo su debut antes del fútbol, ​​los jóvenes Raiders abrieron su primera temporada de fútbol en 1946. La escuela publicó su primer anuario, el 110- página Veritas, Volumen 1, en 1950 y St. Anthony High School vio a su última promoción graduarse en junio de 1952.


Contenido

Vida temprana (1225-1244) Editar

Tomás de Aquino probablemente nació en el castillo de Roccasecca, cerca de Aquino, controlado en ese momento por el Reino de Sicilia (en la actual Lazio, Italia), c. 1225, [19] Según algunos autores, [ ¿Quién? ] nació en el castillo de su padre, Landulf de Aquino. Nació en la rama más poderosa de la familia, y Landulf de Aquino era un hombre de recursos. Como caballero al servicio del emperador Federico II, Landulf de Aquino ostentaba el título millas. [20] La madre de Thomas, Theodora, pertenecía a la rama Rossi de la familia napolitana Caracciolo. [21] El hermano de Landulf, Sinibald, era abad de Monte Cassino, el monasterio benedictino más antiguo. Mientras que el resto de los hijos de la familia siguieron carreras militares, [22] la familia tenía la intención de que Thomas siguiera a su tío a la abadía [23] esto habría sido una carrera normal para un hijo menor de la nobleza del sur de Italia. [24]

A la edad de cinco años, Tomás comenzó su educación temprana en Monte Cassino, pero después de que el conflicto militar entre el emperador Federico II y el Papa Gregorio IX se extendiera a la abadía a principios de 1239, Landulf y Theodora hicieron que Thomas se inscribiera en el studium generale (universidad) recientemente establecida por Frederick en Nápoles. [25] Fue aquí donde Thomas probablemente conoció a Aristóteles, Averroes y Maimónides, todos los cuales influirían en su filosofía teológica. [26] También fue durante su estudio en Nápoles que Tomás cayó bajo la influencia de Juan de San Julián, un predicador dominico en Nápoles, quien fue parte del esfuerzo activo de la orden dominicana para reclutar seguidores devotos. [27] Allí su maestro en aritmética, geometría, astronomía y música fue Petrus de Ibernia. [28]

A la edad de diecinueve años, Tomás resolvió unirse a la Orden de los Dominicos, que había sido fundada unos 30 años antes. El cambio de opinión de Thomas no agradó a su familia. [29] En un intento por evitar la interferencia de Teodora en la elección de Tomás, los dominicos acordaron trasladar a Tomás a Roma, y ​​de Roma a París. [30] Sin embargo, durante su viaje a Roma, siguiendo las instrucciones de Theodora, sus hermanos lo agarraron mientras bebía de un manantial y lo llevaron con sus padres en el castillo de Monte San Giovanni Campano. [30]

Thomas estuvo prisionero durante casi un año en los castillos familiares de Monte San Giovanni y Roccasecca en un intento de evitar que asumiera el hábito dominicano y de empujarlo a renunciar a su nueva aspiración. [26] Las preocupaciones políticas impidieron que el Papa ordenara la liberación de Thomas, lo que tuvo el efecto de extender la detención de Thomas. [31] Thomas pasó este tiempo de prueba dando clases particulares a sus hermanas y comunicándose con miembros de la Orden Dominicana. [26] Los miembros de la familia se desesperaron por disuadir a Thomas, quien seguía decidido a unirse a los dominicanos. En un momento, dos de sus hermanos recurrieron a la medida de contratar a una prostituta para seducirlo.

Como se incluye en los registros oficiales de su canonización, Thomas se la llevó empuñando un tronco ardiente con el que inscribió una cruz en la pared y cayó en un éxtasis místico y dos ángeles se le aparecieron mientras dormía y le dijeron: por mandato de Dios con el cinto de la castidad, que de ahora en adelante nunca estará en peligro. Lo que la fuerza humana no puede obtener, ahora te es otorgado como un regalo celestial ". A partir de ese momento, Cristo le dio a Tomás la gracia de la perfecta castidad y se puso el cinto hasta el final de su vida. El cinturón celestial fue entregado al antiguo monasterio de Vercelli en Piamonte. El cinturón sagrado está ahora en Chieri, cerca de Turín. [32] [33]

Para 1244, al ver que todos sus intentos de disuadir a Thomas habían fracasado, Theodora trató de salvar la dignidad de la familia, haciendo arreglos para que Thomas escapara por la noche a través de su ventana. En su opinión, una fuga secreta de la detención era menos dañina que una rendición abierta a los dominicanos. Tomás fue enviado primero a Nápoles y luego a Roma para encontrarse con Johannes von Wildeshausen, el Maestro General de la Orden Dominicana. [34]

París, Colonia, Albert Magnus y la primera regencia de París (1245-1259) Editar

En 1245, Thomas fue enviado a estudiar a la Facultad de Artes de la Universidad de París, donde probablemente conoció al erudito dominico Albertus Magnus, [35] entonces titular de la Cátedra de Teología en el Colegio St. James de París. [36] Cuando Albertus fue enviado por sus superiores para enseñar en el nuevo studium generale en Colonia en 1248, [35] Tomás lo siguió, rechazando la oferta del Papa Inocencio IV de nombrarlo abad de Monte Cassino como dominico. [23] Albertus luego nombró al reacio Thomas magister studentium. [24] Debido a que Thomas estaba callado y no hablaba mucho, algunos de sus compañeros pensaron que era lento. Pero Alberto proféticamente exclamó: "Ustedes lo llaman el buey mudo, pero en su enseñanza un día producirá tal bramido que se escuchará en todo el mundo". [23]

Thomas enseñó en Colonia como profesor aprendiz (baccalaureus biblicus), instruyendo a los estudiantes sobre los libros del Antiguo Testamento y escribiendo Expositio super Isaiam ad litteram (Comentario literal sobre Isaías), Postilla super Ieremiam (Comentario sobre Jeremías) y Postilla super Threnos (Comentario sobre lamentaciones). [37] Luego, en 1252, regresó a París para estudiar una maestría en teología. Dio conferencias sobre la Biblia como profesor aprendiz, y al convertirse en un baccalaureus sententiarum (soltero de la Frases) [38] dedicó sus últimos tres años de estudio a comentar sobre Peter Lombard Frases. En la primera de sus cuatro síntesis teológicas, Tomás compuso un comentario masivo sobre la Frases noble Scriptum super libros Sententiarium (Comentario sobre las sentencias). Aparte de los escritos de su maestro, escribió De ente et essentia (Sobre el ser y la esencia) para sus compañeros dominicanos en París. [23]

En la primavera de 1256, Tomás fue nombrado maestro regente de teología en París y una de sus primeras obras al asumir este cargo fue Contra impugnantes Dei cultum et religionem (Contra los que atentan contra la adoración de Dios y la religión), defendiendo las órdenes mendicantes, que habían sido atacadas por Guillermo de Saint-Amour. [39] Durante su mandato de 1256 a 1259, Thomas escribió numerosas obras, que incluyen: Questiones disputatae de veritate (Preguntas controvertidas sobre la verdad), una colección de veintinueve cuestiones controvertidas sobre aspectos de la fe y la condición humana [40] preparadas para los debates universitarios públicos que presidió sobre Cuaresma y Adviento [41]. Quaestiones quodlibetales (Preguntas quodlibetales), una colección de sus respuestas a las preguntas que le planteó la audiencia académica [40] y tanto Expositio super librum Boethii De trinitate (Comentario sobre el De trinitate de Boecio) y Expositio super librum Boethii De hebdomadibus (Comentario sobre el De hebdomadibus de Boecio), comentarios sobre las obras del filósofo romano del siglo VI Boecio. [42] Al final de su regencia, Thomas estaba trabajando en una de sus obras más famosas, Summa contra Gentiles. [43]

Nápoles, Orvieto, Roma (1259–1268) Editar

En 1259 Thomas completó su primera regencia en el studium generale y salió de París para que otros de su orden pudieran adquirir esta experiencia docente. Regresó a Nápoles donde fue nombrado predicador general por el capítulo provincial del 29 de septiembre de 1260. En septiembre de 1261 fue llamado a Orvieto como lector conventual, fue responsable de la formación pastoral de los frailes que no pudieron asistir a un studium generale. En Orvieto Thomas completó su Summa contra Gentiles, escribió el Catena aurea (La cadena de oro), [44] y produjo obras para el Papa Urbano IV como la liturgia de la recién creada fiesta del Corpus Christi y la Contra errores graecorum (Contra los errores de los griegos). [43] Algunos de los himnos que Tomás escribió para la fiesta del Corpus Christi todavía se cantan hoy, como el Pange lingua (cuyo penúltimo verso es el famoso Tantum ergo), y Panis angelicus. La erudición moderna ha confirmado que Thomas fue de hecho el autor de estos textos, un punto que algunos habían cuestionado. [45]

En febrero de 1265, el Papa recién elegido Clemente IV convocó a Tomás a Roma para que sirviera como teólogo papal. Este mismo año fue ordenado por el Capítulo dominico de Agnani [46] para enseñar en el studium conventuale en el convento romano de Santa Sabina, fundado algunos años antes, en 1222. [47] El studium en Santa Sabina ahora se convirtió en un experimento para los dominicanos, el primer studium provinciale, una escuela intermedia entre el studium conventuale y el studium generale. Antes de este tiempo, la provincia romana no había ofrecido educación especializada de ningún tipo, ni artes, ni filosofía, solo simples escuelas conventuales, con sus cursos básicos de teología para los frailes residentes, funcionaban en Toscana y el meridional durante las primeras décadas del siglo XX. vida de la orden. El nuevo studium provinciale en Santa Sabina iba a ser una escuela más avanzada para la provincia. [48] ​​Tolomeo da Lucca, un asociado y primer biógrafo de Thomas, nos dice que en Santa Sabina studium Thomas enseñó toda la gama de materias filosóficas, tanto morales como naturales. [49]

Mientras que en Santa Sabina studium provinciale Thomas comenzó su obra más famosa, la Summa theologiae, [44] que él concibió específicamente para los estudiantes principiantes: "Porque un médico de la verdad católica no solo debe enseñar al experto, sino que también debe instruir a los principiantes. Como dice el Apóstol en 1 Corintios 3: 1-2, En cuanto a los niños en Cristo, les di a beber leche, no carne., nuestra intención propuesta en este trabajo es transmitir aquellas cosas que pertenecen a la religión cristiana de una manera que se ajuste a la instrucción de los principiantes ". [50] Mientras estuvo allí, también escribió una variedad de otros trabajos como su inacabado Compendium Theologiae y Responsio ad fr. Ioannem Vercellensem de articulis 108 sumptis ex opere Petri de Tarentasia (Respuesta al hermano Juan de Vercelli sobre 108 artículos extraídos de la obra de Pedro de Tarentaise). [42] En su cargo de jefe de la studium Tomás llevó a cabo una serie de importantes disputas sobre el poder de Dios, que compiló en su De potentia. [51] Nicholas Brunacci [1240-1322] fue uno de los estudiantes de Thomas en Santa Sabina. studium provinciale y luego en el Paris studium generale. En noviembre de 1268 estaba con Thomas y su asociado y secretario Reginald de Piperno, cuando salían de Viterbo rumbo a París para comenzar el año académico. [52] [53] Otro estudiante de Thomas en Santa Sabina studium provinciale fue el Beato Tommasello da Perugia. [54]

Thomas permaneció en el studium en Santa Sabina desde 1265 hasta que fue llamado de regreso a París en 1268 para una segunda regencia de enseñanza. [51] Con su partida a París en 1268 y el paso del tiempo las actividades pedagógicas de la studium provinciale en Santa Sabina se dividieron en dos campus. Un nuevo convento de la Orden en la Iglesia de Santa Maria sopra Minerva tuvo un comienzo modesto en 1255 como una comunidad de mujeres conversas, pero creció rápidamente en tamaño e importancia después de ser entregado a los frailes dominicos en 1275. [47] En 1288 El componente de teología del currículo provincial para la educación de los frailes se trasladó de la Santa Sabina. studium provinciale al studium conventuale en Santa Maria sopra Minerva, que fue redesignada como un studium particularis theologiae. [55] Este studium se transformó en el siglo XVI en el Colegio de Santo Tomás (latín: Collegium Divi Thomæ). En el siglo XX el colegio se trasladó al convento de los Santos Domingo y Sixto y se transformó en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino, Angelicum.

Segunda regencia de París pendenciera (1269-1272)

En 1268 la orden dominica asignó a Tomás como maestro regente en la Universidad de París por segunda vez, cargo que ocupó hasta la primavera de 1272. Parte de la razón de esta repentina reasignación parece haber surgido del surgimiento del "averroísmo". o "aristotelismo radical" en las universidades. En respuesta a estos errores percibidos, Thomas escribió dos obras, una de ellas siendo De unitate intellectus, contra averroistas (Sobre la unidad del intelecto, contra los averroístas) en el que reprende al averroísmo por ser incompatible con la doctrina cristiana. [56] Durante su segunda regencia, terminó la segunda parte del Summa y escribio De virtutibus y De aeternitate mundi, contra murmurantes (Sobre la eternidad del mundo, contra los Grumblers), [51] el último de los cuales trató sobre controversias averroístas y aristotélicas sin comienzo del mundo. [57]

Las disputas con algunos franciscanos importantes conspiraron para hacer que su segunda regencia fuera mucho más difícil y turbulenta que la primera. Un año antes de que Tomás volviera a asumir la regencia en las disputas de París de 1266–67, el maestro franciscano William de Baglione acusó a Tomás de alentar a los averroístas, y probablemente lo consideró uno de los "líderes ciegos de los ciegos". Eleonore Stump dice: "También se ha argumentado de manera persuasiva que el libro de Tomás de Aquino De aeternitate mundi se dirigió en particular contra su colega franciscano en teología, John Pecham. "[57]

En realidad, Thomas estaba profundamente perturbado por la propagación del averroísmo y se enfureció cuando descubrió que Siger de Brabante enseñaba interpretaciones averroístas de Aristóteles a estudiantes parisinos. [58] El 10 de diciembre de 1270, el obispo de París, Étienne Tempier, emitió un edicto condenando trece proposiciones aristotélicas y averroístas como heréticas y excomulgando a cualquiera que continuara apoyándolas. [59] Muchos en la comunidad eclesiástica, los llamados agustinos, temían que esta introducción del aristotelismo y del averroísmo más extremo pudiera contaminar de alguna manera la pureza de la fe cristiana. En lo que parece ser un intento de contrarrestar el creciente temor del pensamiento aristotélico, Thomas condujo una serie de disputas entre 1270 y 1272: De virtutibus in communi (Sobre las virtudes en general), De virtutibus cardinalibus (Sobre las virtudes cardinales), De spe (En esperanza). [60]

Últimos días y "paja" (1272-1274) Editar

En 1272, Tomás se despidió de la Universidad de París cuando los dominicos de su provincia natal le pidieron que estableciera una studium generale donde quiera y personalícelo como le plazca. Eligió establecer la institución en Nápoles y se trasladó allí para ocupar su puesto de maestro regente. [51] Se tomó su tiempo en Nápoles para trabajar en la tercera parte del Summa mientras da conferencias sobre diversos temas religiosos. También predicó a la gente de Nápoles todos los días en la Cuaresma de 1273. Estos sermones sobre los Mandamientos, el Credo, el Padre Nuestro y el Ave María fueron muy populares. [61]

A Thomas se le ha atribuido tradicionalmente la capacidad de levitar. Por ejemplo, G. K. Chesterton escribió que "sus experiencias incluyeron casos bien atestiguados de levitación en éxtasis y la Santísima Virgen se le apareció, consolándolo con la grata noticia de que nunca sería obispo". [62] [ se necesita una mejor fuente ]

Tradicionalmente se sostiene que en una ocasión, en 1273 en el convento de los dominicos de Nápoles en la capilla de San Nicolás, [63] después de Matins, Tomás se demoró y fue visto por el sacristán Domenic de Caserta levitando en oración con lágrimas ante un icono del Cristo crucificado. Cristo le dijo a Tomás: "Me has escrito bien, Tomás. ¿Qué recompensa recibirías por tu trabajo?" Tomás respondió: "Nada más que tú, Señor". [64] [65] Después de este intercambio, sucedió algo, pero Thomas nunca habló de ello ni lo escribió.

El 6 de diciembre de 1273 tuvo lugar otra experiencia mística. Mientras celebraba la misa, experimentó un éxtasis inusualmente largo. [65] Debido a lo que vio, abandonó su rutina y se negó a dictarle a su socius Reginald de Piperno. Cuando Reginald le rogó que volviera al trabajo, Thomas respondió: "Reginald, no puedo, porque todo lo que he escrito me parece una paja" [66] (mihi videtur ut palea). [67] Como resultado, el Summa Theologica quedaría incompleto. [68] Los católicos creen que lo que provocó exactamente el cambio de comportamiento de Tomás fue una especie de experiencia sobrenatural de Dios. [69] Después de irse a la cama, recuperó algo de fuerza [70] pero murió tres meses después.

En 1054, se produjo el Gran Cisma entre la Iglesia latina que siguió al Papa (conocida como la Iglesia Católica Romana) en Occidente y el Patriarcado de Constantinopla en Oriente (conocida como la Iglesia Ortodoxa Oriental). Buscando encontrar una manera de reunir a la Iglesia Ortodoxa Oriental y la Iglesia Católica Romana, el Papa Gregorio X convocó el Segundo Concilio de Lyon que se celebrará el 1 de mayo de 1274 y convocó a Thomas para que asistiera. [71] En la reunión, el trabajo de Tomás para el Papa Urbano IV sobre los griegos, Contra errores graecorum, iba a ser presentado. [72]

De camino al consejo, montado en un burro por la Vía Apia, [71] se golpeó la cabeza con la rama de un árbol caído y volvió a enfermarse gravemente. Luego fue rápidamente escoltado a Monte Cassino para convalecer. [70] Después de descansar un rato, se puso en camino de nuevo, pero se detuvo en la abadía cisterciense de Fossanova después de volver a enfermarse. [73] Los monjes lo amamantaron durante varios días, [74] y mientras recibía sus últimos ritos, oró: "He escrito y enseñado mucho sobre este Santo Cuerpo, y sobre los otros sacramentos en la fe de Cristo, y sobre la Santa Iglesia Romana, a cuya corrección expongo y someto todo lo que he escrito ". [75] Murió el 7 de marzo de 1274 [73] mientras comentaba el Cantar de los Cantares. [76]

Condena de 1277 Editar

En 1277 Étienne Tempier, el mismo obispo de París que había emitido la condena de 1270, emitió otra condena más extensa. Uno de los objetivos de esta condena era aclarar que el poder absoluto de Dios trascendía cualquier principio de lógica que Aristóteles o Averroes pudieran imponerle. [77] Más específicamente, contenía una lista de 219 proposiciones que el obispo había decidido violar la omnipotencia de Dios, e incluidas en esta lista había veinte proposiciones tomistas. Su inclusión dañó gravemente la reputación de Thomas durante muchos años. [78]

En el Divina Comedia, Dante ve el alma glorificada de Tomás en el Cielo del Sol con los otros grandes ejemplos de sabiduría religiosa. [79] Dante afirma que Thomas murió por envenenamiento, por orden de Carlos de Anjou [80] Villani cita esta creencia, [81] y el Anonimo Fiorentino describe el crimen y su motivo. Pero el historiador Ludovico Antonio Muratori reproduce el relato de uno de los amigos de Thomas, y esta versión de la historia no da indicios de juego sucio. [82]

La teología de Thomas había comenzado a ganar prestigio. Dos siglos más tarde, en 1567, el Papa Pío V proclamó a Santo Tomás de Aquino Doctor de la Iglesia y clasificó su fiesta con las de los cuatro grandes padres latinos: Ambrosio, Agustín de Hipona, Jerónimo y Gregorio. [82] En el Concilio de Trento, Tomás tuvo el honor de tener su Summa theologiae colocado en el altar junto a la Biblia y las Decretales. [78] [83]

En su encíclica del 4 de agosto de 1879, Aeterni Patris, El Papa León XIII declaró que la teología de Tomás de Aquino era una exposición definitiva de la doctrina católica. Por lo tanto, ordenó al clero que tomara las enseñanzas de Tomás como base de sus posiciones teológicas. León XIII también decretó que todos los seminarios y universidades católicos deben enseñar las doctrinas de Tomás, y donde Tomás no habló sobre un tema, los maestros fueron "instados a enseñar conclusiones que fueran reconciliables con su pensamiento". En 1880, Santo Tomás de Aquino fue declarado patrón de todos los establecimientos educativos católicos. [82]


Historia

En 1962, el obispo Henry Soenneker (segundo obispo de la Diócesis de Owensboro) tuvo la visión de comenzar el proyecto y la diócesis adquirió la casa Max Nahm ubicada en 1403 College Street. La casa fue renovada para albergar una capilla, un salón, una sala de recreación, salas de estudio y una biblioteca, así como la vivienda del sacerdote.

En el obispo Soenneker envió al P. Bill Allard será el fundador del Newman Center. P. Allard formó una pequeña reunión de estudiantes en el nuevo Centro Newman.

A medida que la inscripción de WKU creció, también lo hizo el P. Congregación de Allard. La casa ya no era adecuada para las necesidades de los estudiantes. Entonces, en 1967, la casa fue demolida y reemplazada por el edificio actual, que se inauguró el 27 de octubre de 1968. El edificio ahora se conoce como el Centro del Campus Católico St. Thomas Aquinas.

Seis sacerdotes han servido en el Centro Campus Católico St. Thomas Aquinas desde 1962: el P. Bill Allard, el P. Phillip Waters, O.S.B., P. Thomas O'Connor, O.S.B., P. Raymond Goetz, P. John Little y el P. Darrell Venters. El director actual es el P. Mike Williams.

El Catholic Campus Center sirve a los estudiantes, profesores y personal de Western Kentucky University. Nuestro objetivo es brindar a las personas un lugar cómodo para orar, estudiar y construir relaciones basadas en la fe.


Santo Tomás de Aquino es la presencia católica romana en la Universidad Purdue. Somos una comunidad vibrante y diversa de estudiantes y feligreses residentes. Damos la bienvenida a todos, un faro de paz y el amor de Dios, y un modelo de Jesucristo para la comunidad local en Purdue University, el área de Greater Lafayette y el mundo. Valoramos la formación espiritual e intelectual y tomamos medidas para ser una fuente de liderazgo en la iglesia.

El Ministerio del Campus Católico de Purdue comenzó en 1906 cuando se fundó el Club Católico. Los estudiantes cruzaron el río Wabash para asistir a los servicios en la Catedral de St. Mary en Lafayette. El Club Newman se fundó en 1927. En 1928, el Reverendo Leo Pursley fue asignado como pastor asociado de la Iglesia de Santa María y para trabajar con los estudiantes de Purdue.

Hace cincuenta años, el P. Thomas Heilman tuvo la visión de establecer un centro de estudiantes en la Universidad de Purdue para atender las necesidades espirituales de los católicos que asistían a la Universidad de Purdue. Esa visión se hizo realidad cuando se dedicó la Capilla de Santo Tomás de Aquino en abril de 1951. El p. La visión de Heilman requería un espacio y unas instalaciones adecuadas para los programas, el intercambio de fe y las actividades sociales y educativas.

Para 1963, Santo Tomás de Aquino enfrentó el desafío de satisfacer las necesidades de una creciente población católica en el campus. En ese momento, la capacidad de asientos del área de adoración se amplió de 350 a 1200. Las grandes salas de reuniones en el nivel inferior proporcionaban áreas de estudio y espacio para programas religiosos.

El año 2000 vio la llegada de los Frailes Dominicos de la Provincia de San Alberto Magno en Chicago. Hoy, el Centro está bajo la dirección del P. Tom McDermott, OP, y se encuentra entre los programas de ministerios parroquiales / universitarios más grandes de la nación. St. Tom's sirve a más de 815 familias de feligreses residentes y a los casi 13,000 estudiantes católicos que asisten a Purdue. St. Tom's proporciona más de 35 ministerios y programas a sus miembros que no solo benefician a la iglesia sino también a las comunidades locales e internas. Es esta mezcla de feligreses residentes y estudiantes lo que crea una comunidad vibrante. El ambiente hogareño creado por los feligreses residentes hace de St. Tom's uno de los grandes recuerdos que los estudiantes de Purdue llevan consigo en sus vidas.


Influencias ejercidas sobre Santo Tomás

¿Cómo se formó este gran genio? Las causas que influyeron en Santo Tomás fueron de dos tipos, naturales y sobrenaturales.

Causas naturales

(1) Como fundamento, "era un niño ingenioso y había recibido un alma buena" (Sabiduría 8:19). Desde el principio manifestó un talento y una consideración precoces y extraordinarios más allá de sus años.

(2) Su educación fue tal que se podrían haber esperado grandes cosas de él. Su formación en Monte Cassino, Nápoles, París y Colonia fue la mejor que pudo dar el siglo XIII, y ese siglo fue la edad de oro de la educación. Que brindó excelentes oportunidades para formar grandes filósofos y teólogos es evidente por el carácter de los contemporáneos de Santo Tomás. Alejandro de Hales, Alberto Magno, San Buenaventura, San Raimundo de Pennafort, Roger Bacon, Hugo a S. Charo, Vicente de Beauvais, por no hablar de muchos otros, prueban más allá de toda duda que esos fueron días de grandes eruditos. (Ver Walsh, "El decimotercer, más grande de los siglos", Nueva York, 1907.) Los hombres que formaron a Santo Tomás fueron sus maestros en Monte Cassino y Nápoles, pero sobre todo Albertus Magnus, con quien estudió en París y Colonia.

(3) Los libros que ejercieron mayor influencia en su mente fueron la Biblia, los Decretos de los concilios y de los papas, las obras de los Padres, el griego y el latín, especialmente de San Agustín, las "Sentencias" de Pedro Lombard , los escritos de los filósofos, especialmente de Platón, Aristóteles y Boecio. Si de estos autores se seleccionara alguno para una mención especial, sin duda serían Aristóteles, San Agustín y Pedro Lombard. En otro sentido, los escritos de Santo Tomás fueron influenciados por Averroes, el principal oponente al que tuvo que combatir para defender y dar a conocer al verdadero Aristóteles.

(4) Hay que tener en cuenta que Santo Tomás fue bendecido con una memoria retentiva y una gran capacidad de penetración. El padre Daniel d'Agusta lo presionó una vez para que dijera lo que él consideraba la mayor gracia que había recibido, salvo la gracia santificante, por supuesto. "Creo que de haber entendido todo lo que he leído", fue la respuesta. San Antonino declaró que "recordaba todo lo que había leído, de modo que su mente era como una enorme biblioteca" (cf. Drane, op. Cit., P. 427 Vaughan, op. Cit., II, p. 567). La mera enumeración de los textos de la Escritura citados en la "Summa theologica" llena ochenta columnas de letra pequeña en la edición de Migne, y muchos suponen, razonablemente, que se aprendió los Libros Sagrados de memoria mientras estaba encarcelado en el Castillo de San Giovanni. Como Santo Domingo, tenía un amor especial por las Epístolas de San Pablo, sobre las que escribió comentarios (edición reciente en 2 vols., Turín, 1891).

(5) La profunda reverencia por la Fe, tal como la conoce la tradición, caracteriza todos sus escritos. los consuetudo ecclesiae & # 151 la práctica de la Iglesia & # 151 debe prevalecer sobre la autoridad de cualquier médico (Summa II-II: 10: 12). En la "Summa" cita 19 concilios, 41 papas y 52 Padres de la Iglesia. Un ligero conocimiento de sus escritos mostrará que entre los Padres su favorito era San Agustín (sobre los Padres griegos, véase Vaughan, op. Cit., II, cc. Iii y ss.).

(6) Con San Agustín (Sobre la doctrina cristiana II.40), Santo Tomás sostuvo que todo lo que hubiera de verdad en los escritos de los filósofos paganos debería ser tomado de ellos, como de "poseedores injustos", y adaptado a la enseñanza de la verdadera religión (Summa I: 84: 5 ). Sólo en la "Summa" cita los escritos de 46 filósofos y poetas, siendo sus autores favoritos Aristóteles, Platón y, entre los escritores cristianos, Boecio. De Aristóteles aprendió ese amor por el orden y la precisión en la expresión que son característicos de sus propias obras. De Boecio aprendió que las obras de Aristóteles podían usarse sin detrimento del cristianismo. No siguió a Boecio en su vano intento de reconciliar a Platón y Aristóteles. En general, el Estagirita fue su maestro, pero la elevación y grandeza de las concepciones de Santo Tomás y la majestuosa dignidad de sus métodos de tratamiento hablan fuertemente del sublime Platón.

Causas sobrenaturales

Incluso si no aceptamos como literalmente cierta la declaración de Juan XXII, que Santo Tomás obró tantos milagros como artículos hay en la "Summa", debemos, sin embargo, ir más allá de las causas meramente naturales para intentar explicar su extraordinaria carrera. y maravillosos escritos.

(1) La pureza de mente y cuerpo contribuye en gran medida a la claridad de la visión (ver Santo Tomás, "Comentarios sobre I Cor., C. Vii", Lección v). Por el don de la pureza, concedido milagrosamente en el momento del ceñido místico, Dios hizo angelical la vida de Tomás, la perspicacia y profundidad de su intelecto, ayudando a la gracia divina, lo convirtió en el "Doctor Angélico".

(2) El espíritu de oración, su gran piedad y devoción, atrajo bendiciones sobre sus estudios. Explicando por qué leía, todos los días, porciones de las "Conferencias" de Cassian, dijo: "En tal lectura encuentro devoción, por lo que asciendo fácilmente a la contemplación" (Prüumlmmer, op. Cit., P. 32). En las lecciones del Breviario leídas el día de su fiesta se afirma explícitamente que nunca comenzó a estudiar sin antes invocar la ayuda de Dios en la oración y cuando luchó con pasajes oscuros de las Escrituras, a la oración agregó el ayuno.

(3) Los hechos narrados por personas que conocieron a Santo Tomás en vida o escribieron en el momento de su canonización prueban que recibió ayuda del cielo. Al padre Reginald le declaró que había aprendido más en la oración y la contemplación de lo que había adquirido de los hombres o de los libros (Prüumlmmer, op. Cit., P. 36). Estos mismos autores hablan de visitantes misteriosos que vinieron a animarlo e iluminarlo. La Santísima Virgen se apareció para asegurarle que su vida y sus escritos eran agradables a Dios y que perseveraría en su santa vocación. Sts. Pedro y Pablo vinieron a ayudarlo a interpretar un pasaje oscuro de Isaías. Cuando la humildad hizo que se considerara indigno del doctorado, un venerable religioso de su orden (supuestamente santo Domingo) apareció para animarlo y sugirió el texto para su discurso de apertura (Pr & uumlmmer, op. Cit., 29, 37 Tocco en "Acta SS.", VII Mar. Vaughan, op. cit., II, 91). Se han mencionado sus éxtasis. Todos los biógrafos relatan sus abstracciones en presencia del rey Luis IX (San Luis) y de visitantes ilustres. Por lo tanto, incluso si se tiene en cuenta el gran entusiasmo de sus admiradores, debemos concluir que su extraordinario aprendizaje no puede atribuirse a causas meramente naturales. De él se puede decir verdaderamente que trabajó como si todos dependieran de sus propios esfuerzos y oró como si todos dependieran de Dios.


Nuestra historia

En 1987, la comunidad parroquial de Santo Tomás de Aquino, bajo la dirección del Pastor Reverente Fabián Gimeno, se acercó a la Diócesis de Orlando con el deseo y el plan de construir la primera escuela parroquial en el condado de Osceola. El padre Fabian presentó un plan y un estudio a la Junta de Educación Diocesana, que le consiguió la aprobación para construir una escuela en la propiedad de la iglesia en Brown Chapel Road.

En diciembre de 1987, Santo Tomás de Aquino lanzó su campaña de recaudación de fondos, recaudando rápidamente los fondos para comenzar la construcción. Built as the first school in the newly formed Diocese of Orlando, Saint Thomas Aquinas Catholic School opened on August 21, 1989 under the devoted leadership of the Ursuline Sisters of Cleveland. Presiding over the school as principal, Sister Linda Martin, along with Assistant Principal Sister Ann Whitley, welcomed the first one hundred and twenty-three pre-kindergarten to second grade students.

As years passed, Saint Thomas has steadily increased its enrollment figures. Twenty-five plus years of quality Catholic education, along with the vision of the current school community, have provided a solid foundation to children and families in the St. Cloud area. As a Catholic school, St. Thomas Aquinas School views the spirituality of its children as one of its highest priorities. The school day must crevolve around the faith, both in teaching and in living. Our Catholic identity is lived and celebrated every day at St. Thomas Aquinas School.


The Doctrine of Double Happiness

Already in his Summa Contra Gentiles, Aquinas had taken a position similar to St. Augustine’s, that perfect happiness is not possible in this lifetime. Aquinas takes seriously St. Paul’s assurance in 1 Corinthians 13:12 that “for now we see as through a glass darkly, but then we see face to face.” This world is too plagued with unsatisfied desires to achieve that ultimate good which we all seek by nature. Furthermore, God has basically created us with a desire to come to perfect knowledge of Him, but this is hidden from us while in our mortal bodies. True knowledge of God would require being able to see him directly, but this is only possible by a completely purified soul. When this occurs, we will experience the ultimate pleasure—a pure and everlasting bliss that will be the satisfaction of every human desire and the obliteration of every sadness or worry.

However, unlike St. Augustine, Aquinas goes on to maintain that we can achieve a kind of “imperfect happiness” here on earth. In this he is undoubtedly influenced by Aristotle, who argued that happiness depends on the actualization of one’s natural faculties. The highest faculty the human being possesses is Reason, from which it follows that we can achieve happiness in this life in proportion to the level of truth accessible to Reason. As he writes:

Man’s ultimate happiness consists in the contemplation of truth, for this operation is specific to man and is shared with no other animals. Also it is not directed to any other end since the contemplation of truth is sought for its own sake. In addition, in this operation man is united to higher beings (substances) since this is the only human operation that is carried out both by God and by the separate substances (angels). (Summa Contra Gentiles, book 3, chapter 37)

While the perfect realization of Truth will only occur in heaven where we will perceive God “face to face,” there is an imperfect counterpart of that vision here on earth. Thus Aquinas is lead to make a distinction between “perfect happiness” which he calls beatitudo, and “imperfect happiness” called felicitas. By making this distinction, Aquinas is able to tone down the pessimistic view of human nature expressed by St. Augustine, including the doctrine of Original Sin. As Aquinas writes, “Human Nature is not so completely corrupted by sin as to be totally lacking in natural goodness.” We have an impulse in us that seeks God and other impulses that pull us down to worldly pleasures. However, it is possible to begin the process of healing in this lifetime by exercising the natural virtues that Aristotle talks about—the virtues of wisdom, courage, moderation, justice, friendship, etc. Furthermore, God in his grace has now revealed to us three additional virtues: those of faith, love and hope. These will pull us through to the final end so long as we begin the effort.


More About Saint Thomas Aquinas

Image of St. Thomas Aquinas depicting him as a great instructor. Bishops, Cardinals, Priest and others.

Perhaps you have heard of St. Thomas Aquinas as the Patron saint of Catholic schools – or maybe you heard his name in a philosophy or theology class – or perhaps you have even heard him called “the dumb ox”! As a great saint and Doctor of the church, St. Thomas Aquinas was a very bright, virtuous, and humble man whose example and writings are still admired and studied to this day.

Saint Thomas Aquinas was born in 1226 in Roccasecca, Italy. His father, Landulph, was the Count of Aquino, and his mother, Theodora, was also part of a powerful . When he was young, his father sent him to live with the Benedictines at Monte Cassino. As a student, he was a very quick learner. He quickly surpassed the other students in both knowledge and virtue. As he grew he felt God calling him to the religious life, which disappointed and even angered his family, who prized their wealth and status. His family held him prisoner in one of their castles for a year, trying to persuade him to change his mind. They even sent a woman in, to try to convince him that he should marry rather than take a vow of celibacy. Instead of allowing her in, he took two logs out of the fire and branded a cross on his door, making his intentions very clear. His mother, in an attempt to stop the family contention, helped him to escape in the night through a window. St. Thomas Aquinas fled to meet with Johannes von Wildeshausen, the Master General of the Dominican Order in Naples, Italy. He joined the Dominican Order and became a priest.

St. Thomas Aquinas was sent to study under Albert the Great (soon to be known as St. Albert the Great) in Paris. He was a quiet, slow-moving student, which led other students to give him the nickname of the “dumb ox.” Upon hearing this. St. Albert the Great stated, “You call him the dumb ox, but in his teaching he will one day produce such a bellowing that it will be heard throughout the world.” As time passed, St. Thomas Aquinas grew into an extraordinarily gifted professor and writer of theology and philosophy. His works are still highly regarded and studied by many today. He is most famous for his writings entitled the “Summa Theologica,” often referred to simply as “the Summa.” It is said that while writing the third volume of the Summa, St. Thomas Aquinas had a vision in the chapel before an icon of Christ crucified. St. Thomas Aquinas heard Jesus say to him, “You have written well of me, Thomas. What reward would you have for your labor?” St. Thomas Aquinas answered, “Nothing but you, Lord.” After this, St. Thomas Aquinas stated that he would not continue writing, for “all I have written seems like straw to me.” It is said that his mystical experience with Christ was so great that his words would never be sufficient to describe the glory and majesty of God.

While traveling along the Appian Way to meet with Pope Gregory X at the Second Council of Lyons, St. Thomas Aquinas was struck in the head by a falling branch while riding his donkey. He fell ill and was taken to Monte Cassino to recover. After resting, he began traveling again, then stopped at the Cistercian Fossanova Abbey where the monks nursed him for several days. As he received his last rites he prayed, “I receive Thee, ransom of my soul. For love of thee have I studied and kept vigil, toiled, preached, and taught.” St. Thomas Aquinas died on March 7, 1274. His remains are entombed at the Church of the Jacobins in Toulouse, France. Fifty years after his death, Pope John XXII, while seated in Avignon, France, declared Thomas a saint. He was declared a Doctor of the Church by Pope Pius V. Because of his perfect chastity, St. Thomas Aquinas has been given the title of the “Angelic Doctor.” His feast day is celebrated on January 28, which is the date his relics were transferred to Toulouse, France.


When St. Thomas Aquinas likened his work to straw, was that a retraction of what he wrote?

In the Thurston and Attwater revision of Alban Butler’s Lives of the Saints, the episode is described this way:

On the feast of St. Nicholas [in 1273, Aquinas] was celebrating Mass when he received a revelation that so affected him that he wrote and dictated no more, leaving his great work the Summa Theologiae unfinished. To Brother Reginald’s (his secretary and friend) expostulations he replied, “The end of my labors has come. All that I have written appears to be as so much straw after the things that have been revealed to me.” When later asked by Reginald to return to writing, Aquinas said, “I can write no more. I have seen things that make my writings like straw.” (www.catholic-forum.com/saintS/stt03002.htm)

Aquinas died three months later while on his way to the ecumenical council of Lyons.

Aquinas’s vision may have been a vision of heaven, compared to which everything else, no matter how glorious, seems worthless. We can only speculate on that point. Scholars, hagiographers, and Catholics in general have never understood Aquinas’s comment to be a retraction or refutation of anything he wrote. If it had been, Pope Leo XIII would not have encouraged a renewed interest in Thomistic theology and philosophy, and Aquinas would not have been named a Doctor of the Church.


Ver el vídeo: Las 5 vías de Tomas de Aquino, explicación fácil por #explainerstv (Octubre 2021).