Podcasts de historia

Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, Laurie R. Cohen

Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, Laurie R. Cohen

Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, Laurie R. Cohen

Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, Laurie R. Cohen

El libro se basa en una serie de entrevistadores con cinco supervivientes de la ocupación alemana de Smolensk realizada por el autor. El material de estos cinco testigos oculares está respaldado por pruebas de otras entrevistas, incluidas algunas grabadas a finales de los años cuarenta y cincuenta.

Smolensk es una buena opción de ubicación. La ciudad fue disputada dos veces y permaneció en manos alemanas el tiempo suficiente para que surgieran patrones y evolucionara la naturaleza de la ocupación. Estaba cerca del bosque de Katyn, sitio de una fosa común de polacos asesinados de la era soviética, descubierta más tarde por los alemanes y utilizada con fines de propaganda. Nuestros testigos estaban al tanto del descubrimiento de las tumbas, y algunos estaban al tanto de las primeras actividades soviéticas en el bosque. Smolensk también tenía un gueto judío y su propio holocausto, al que sobrevivió uno de nuestros entrevistados.

Uno de los aspectos más valiosos de este trabajo es que no solo analiza las atrocidades y la brutalidad de la ocupación alemana, sino también lo que queda de la vida cotidiana normal. Una pregunta clave a lo largo del libro es ¿cómo sobrevivió la gente bajo un régimen que no tenía un interés real en su destino? Otra buena decisión fue comenzar con la vida de los entrevistados antes de la guerra, establecer lo que habían visto como normal antes de la llegada de los alemanes y rastrear su destino después del regreso de los soviéticos.

La clave para emerger es que realmente no hubo normalidad. Todo, desde encontrar un lugar sin daños para vivir y encontrar trabajo y comida hasta evitar verse atrapados en el programa de trabajo forzoso o en una de las atrocidades alemanas, dificultaba la vida y la gente se refugiaba en sí misma, evitando salir tanto como fuera posible. Ambas partes pusieron un gran esfuerzo en la propaganda, pero no parece haber tenido mucho impacto, y los problemas de la supervivencia diaria lo abrumaron. La opinión de los entrevistados sobre los alemanes es interesante: después de un período inicial de temor, quedó claro que la mayoría de los alemanes eran simplemente personas normales y se los juzgaba como individuos más que como grupo.

Este es un estudio serio de un tema muy serio. Probablemente no sea para el lector casual, pero cualquiera que tenga un interés más profundo en el impacto de la guerra y en particular de la ocupación alemana de gran parte de la Unión Soviética lo encontrará absolutamente invaluable.

Parte 1: Metodologías
1 - Historias orales, de género y de la vida cotidiana en un contexto de guerra germano-soviética

Parte 2: Un historial de guerra y ocupación
2 - Entre invasión y liberación: vida cotidiana y lealtades antes de la guerra germano-soviética
3 - Defensa y rendición de Smolensk
4 - 'Normalidad'
5 - Atrocidades de ocupación y crímenes de guerra

Parte 3: Actitudes populares, propaganda e imágenes enemigas
6 - Entre estalinistas y nazis: los objetivos a largo plazo y los efectos duraderos de la ocupación
7 - Propaganda y persuasión
8 - Percepciones grupales, narrativas orales
9 - Relaciones de sexo / género y experiencias de la juventud

Parte 4: Restauración y reconstrucción
10 - Liberación y avivamiento
11 - Interrogatorios, juicios por crímenes de guerra y la historia de la guerra

Autor: Laurie R. Cohen
Edición: tapa dura
Páginas: 378
Editorial: University of Rochester Press
Año 2013



Batalla de Smolensk (1941)

El primero Batalla de Smolensk (Alemán: Kesselschlacht bei Smolensk "Batalla de caldero en Smolensk" Ruso: Смоленская стратегическая оборонительная операция, Smolenskaya Strategicheskaya oboronitelnaya operatsiya, "Operación defensiva estratégica de Smolensk") fue una batalla durante la segunda fase de la Operación Barbarroja, la invasión del Eje a la Unión Soviética, en la Segunda Guerra Mundial. Se libró alrededor de la ciudad de Smolensk entre el 10 de julio y el 10 de septiembre de 1941, a unos 400 km (250 millas) al oeste de Moscú. El Ostheer había avanzado 500 km (310 millas) hacia la URSS en los 18 días posteriores a la invasión el 22 de junio de 1941.

115.500 (KIA, WIA, MIA) (10 de julio a 10 de septiembre) [8]
Otros datos:
135.659 hombres (21 de julio a 10 de septiembre): [9]

Los ejércitos 16, 19 y 20 soviéticos fueron rodeados y destruidos justo al este de Smolensk, aunque muchos de los hombres de los ejércitos 19 y 20 lograron escapar del bolsillo. Algunos historiadores han afirmado que el costo para los alemanes durante esta prolongada batalla y el retraso en el avance hacia Moscú llevaron a la victoria del Ejército Rojo en la Batalla de Moscú de diciembre de 1941.


Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada (10) Tapa dura - 1 de diciembre de 2013

Un relato fascinante de la vida cotidiana soviética bajo el dominio alemán en Rusia que se suma sustancialmente a nuestro conocimiento del período. Merece ser leído por académicos y otras personas interesadas en la Gran Guerra Patriótica en general y la vida cotidiana bajo la ocupación en particular.

Un trabajo pionero que retrata la vida cotidiana de la gente 'común' en el contexto de las condiciones extraordinarias bajo el dominio alemán entre julio de 1941 y septiembre de 1943.

Un estudio serio de un tema muy serio. Cualquiera que tenga un interés más profundo en el impacto de la guerra y, en particular, de la ocupación alemana de gran parte de la Unión Soviética, lo encontrará absolutamente invaluable.--HISTORYORWAR.ORG

Una valiosa contribución a la creciente literatura académica sobre las políticas de ocupación alemana en Europa del Este durante la Segunda Guerra Mundial. Muy recomendable .-- ELECCIÓN

Un libro muy útil .-- GUERRA EN HISTORIA

En Smolensk bajo los nazis, Laurie Cohen ofrece una visión atractiva e integrada de lo que significó para una ciudad soviética estar bajo la ocupación nazi. Una contribución significativa a la historia de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial .-- Catherine Epstein, Amherst College

Entretejiendo muchos campos de estudio y dando un relato detallado de la ocupación de Smolensk que muestra las conexiones entre el pasado y el presente, Cohen agrega un texto importante al estudio de la Segunda Guerra Mundial y la Unión Soviética .-- H-NET

Smolensk bajo los nazis hace una contribución importante y vital a nuestra comprensión de las realidades materiales y los significados sociales de la vida cotidiana en los territorios ocupados .-- REVISTA DE HISTORIA MODERNA


Smolensk bajo los nazis: Revisión de la vida cotidiana en la Rusia ocupada

Post por Desgaste & raquo 10 de febrero de 2015, 02:09

Laurie R. Cohen. Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada. Estudios de Rochester en Europa Central y del Este. Rochester: University of Rochestser Press, 2013. xiii + 364 págs. $ 99.00 (tela), ISBN 978-1-58046-469-7.

Revisado por Anika Walke (Universidad de Washington)
Publicado en H-Urban (febrero de 2015)
Encargado por Alexander Vari

Violencia cotidiana y supervivencia en Smolensk ocupada por los alemanes

Kerch, Leningrado, Stalingrado, Smolensk: estas son cuatro ciudades de la antigua Unión Soviética que se conocen como goroda geroi (ciudades heroicas). El título honorífico se asignó a un total de doce ciudades para conmemorar su historia de ocupación bajo el régimen alemán, 1941-44. Junto con Murmansk, Smolensk fue la última ciudad en recibir el título en mayo de 1985, uniéndose así a las filas de los sitios centrales para la memoria oficial de la guerra soviética que se centró en la victoria y el heroísmo del pueblo soviético contra el terror y la explotación por parte del régimen nazi. Sin embargo, la experiencia de los ciudadanos soviéticos que fueron atrapados en condiciones de ocupación sigue siendo esquiva, incluso después de varias publicaciones sobre el asedio de Leningrado, el asesinato en masa de judíos soviéticos y las batallas de los soldados soviéticos contra el fascismo y las pésimas condiciones de combate. [ 1] El relato de Laurie R. Cohen es, por tanto, una adición bienvenida al estudio de la vida soviética durante la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas.

Smolensk ocupa un lugar central en la historiografía y la imaginación cultural rusas y soviéticas. El lugar de una de las batallas más grandes durante la campaña rusa de Napoleón durante la cual cayeron más de treinta mil soldados, la ciudad y su población fueron inmortalizadas en La guerra y la paz de León Tolstoi (1869), una lectura esperada para los rusos que de muchas maneras se identifican con la ciudad y su historia de invasión, resistencia y resurrección. La Segunda Guerra Mundial continuó esta historia, cuando las tropas alemanas capturaron la ciudad en julio de 1941 y lucharon contra las contraofensivas soviéticas hasta la liberación de la ciudad en septiembre de 1943. Sin embargo, las continuas batallas entre las tropas soviéticas y las fuerzas de ocupación alemanas alrededor de Smolensk permitieron la defensa de Moscú. la capital soviética, frenando el ejército invasor. Históricamente, la captura de Smolensk a menudo precedió a la captura de la capital, por lo que el sitio fue de crucial importancia militar, tanto para los ejércitos alemanes como para los invasores anteriores. El trabajo de Cohen nos ayuda a comprender cómo tal importancia militar estratégica impacta la vida de una población urbana.

Smolensk bajo los nazis proporciona lo que el autor llama una "microhistoria" de la ocupación, que ilumina principalmente la experiencia de los civiles en una ciudad ocupada. Situando su trabajo en el campo de la historia cotidiana (un concepto desarrollado por académicos alemanes, que lo llamaron "Alltagsgeschichte"), Cohen intenta explicar cómo vivían las personas bajo un dominio extranjero, cómo se adaptaban a las nuevas estructuras de gobierno, cómo vivían, comían, o trabajaban y cómo se relacionaban entre sí. El libro está estructurado en cuatro partes: "Metodologías", "Registro de la guerra y la ocupación", "Actitudes populares, propaganda e imágenes enemigas" y "Restauración y reconstrucción", cada una de las cuales, sugiere la introducción, se puede leer. por separado y fuera de servicio. Pero con un alcance de uno a cuatro capítulos, las partes son algo desiguales y, como indican las frecuentes referencias cruzadas a los capítulos anteriores o posteriores, hay cierta repetición y discontinuidad que algunos lectores pueden encontrar desafiantes.

Cohen utiliza una impresionante variedad de fuentes, incluidas entrevistas de historia oral que realizó en 2000, entrevistas grabadas realizadas dentro del Proyecto de Entrevistas para Refugiados de Harvard en la década de 1950, periódicos, diarios y memorias, así como materiales seleccionados de alemanes, soviéticos, estadounidenses, Archivos franceses y austriacos. Basándose en las perspectivas de los civiles, junto con el personal militar y administrativo, el libro ofrece una rica visión de cómo una población urbana de originalmente 150.000 respondió al bombardeo, la invasión militar y la destrucción en curso. Más del 90 por ciento de la ciudad quedó destruida. Miles de residentes fueron deportados para realizar trabajos forzados en Alemania propiamente dicha o en campos de trabajo, mientras que muchos otros fueron violados como un acto de guerra. Más de dos mil judíos y una pequeña población de romaníes fueron segregados y asesinados. Las fuentes de entrevistas utilizadas en el libro muestran cómo varios ciudadanos soviéticos lidiaron con la regla recién establecida. El lector comprende que la memoria oficial de la guerra soviética a menudo descuidaba comportamientos que contradecían las expectativas hacia los ciudadanos soviéticos ideales. Por ejemplo, tanto los ocupantes alemanes como algunos ciudadanos soviéticos tomaron posesión de las propiedades dejadas por los judíos cuando se mudaron al gueto o fueron asesinados. La invasión militar, incluidos los ataques aéreos y los bombardeos de artillería, destruyó, por supuesto, muchos edificios y lugares de la ciudad. Los historiadores urbanos que buscan más detalles sobre cómo Smolensk como ciudad o paisaje se vio afectado por la ocupación pueden sentirse decepcionados, ya que el volumen no proporciona esa perspectiva.

En línea con su discusión inicial sobre las especificidades metodológicas de la escritura de la historia cotidiana, Cohen detalla el potencial y los desafíos de trabajar con relatos personales. En particular, su discusión sobre el "trabajo" durante la ocupación destaca el cuidado que los eruditos deben aportar a las fuentes históricas. Cuando los narradores afirman que "nadie trabajó" bajo el régimen de ocupación alemana, pueden tratar de ajustarse a las reglas de comunicación de la era soviética donde la admisión del hablante de haber trabajado durante la ocupación puede haber producido un cargo de traición (p. 78).

En este sentido, el capítulo 8 es más interesante ya que Cohen ofrece una lectura detallada de relatos orales para extrapolar cómo se percibieron y se percibieron entre sí distintos grupos durante la guerra. Ofreciendo un ejemplo estimulante de trabajo en profundidad con la historia oral, Cohen detecta el funcionamiento del discurso oficial sancionado por el estado, así como las interpretaciones personales de la pertenencia a un grupo. La interacción entre los dos, muestra, produce relatos que minimizan el sufrimiento judío. Por ejemplo, utilizando cinco fuentes, observa cómo la mayoría de los relatos limitan una discusión sobre el sufrimiento judío para alinearse con un relato soviético propagado, mientras que profundiza muestra que, de hecho, los judíos fueron el blanco particular de la ocupación. Por supuesto, además de la exposición limitada entre los entrevistados y las restricciones a la discusión pública sobre el Holocausto durante la época soviética, uno debe considerar el hecho de que el asesinato de judíos soviéticos estuvo profundamente arraigado en un asalto a toda la población soviética y, por lo tanto, por muchos, no parece tener un significado especial.

Los estudiosos de la historia cotidiana se enfrentan regularmente al peligro de reunir tantas fuentes como sea posible y, por lo tanto, pierden de vista la naturaleza potencialmente problemática de algunos relatos o del contexto general de la experiencia individual. El cuidado y el uso crítico de la historia oral debe continuar en todas estas fuentes, de lo contrario los lectores desconocen la perspectiva y el análisis del propio autor. Cohen, por ejemplo, cita un retrato alemán de la batalla por Smolensk que está plagado de propaganda de la Guerra Fría contra los “comunistas fanáticos” y afirma que, “por primera vez. se eliminó la diferencia entre combatientes y no combatientes, entre soldados y civiles ”(p. 56). El libro de 1964 de Wolf van Aaken citado aquí (Hexenkessel Ostfront: Von Smolensk nach Breslau) fue lanzado en la notoria editorial Pabel, que ganó gran parte de su dinero publicando y vendiendo los llamados Landser-Hefte, folletos de producción barata que romantizaban Combates militares alemanes y sentimientos antirrusos continuamente propagados. Un comentario crítico desafiando la descripción unilateral (que también elude la brutalidad de las tropas alemanas contra los civiles soviéticos) en lugar del atributo "emocionante" hubiera estado en orden. De manera similar, la ayuda de los campesinos soviéticos a los judíos de Smolensk en forma de entregas de alimentos por los que cobraron precios exorbitantes merece un escrutinio. Después de todo, momentos como estos iluminan cómo el asesinato de judíos soviéticos no solo fue recibido con compasión sino que también benefició a sus compatriotas no judíos.

La elección de la autora de reproducir el discurso ruso original al citar entrevistas de historia oral que realizó ella misma permite un compromiso cuidadoso con las fuentes de la historia oral. Todo trabajo con fuentes en lenguas extranjeras podría beneficiarse de tal atención. Los editores se mostrarán reacios a asignar el espacio necesario, pero un tratamiento igualmente completo de las fuentes de archivo ayudaría a superar la brecha en la evaluación de las fuentes orales y escritas. Limitar tal escrutinio especial a las entrevistas de historia oral continúa marcándolas como fuentes problemáticas, mientras que los registros oficiales o las memorias supuestamente no lo son.

En general, Smolensk bajo los nazis ofrece una visión vívida de la vida soviética bajo la ocupación mediante la recopilación de fuentes y estudios recientes sobre la difícil situación del sufrimiento civil durante la Segunda Guerra Mundial, destacando el trabajo forzoso, el asesinato masivo de judíos y romaníes soviéticos, la violencia sexual y de género en tiempo de guerra y el trato de los prisioneros de guerra soviéticos. Al reunir estos diferentes campos para centrarse en un solo lugar, el libro ofrece un recordatorio de que la guerra y la ocupación tienen efectos duraderos en las relaciones personales y sociales, así como en la infraestructura de una ciudad. Además, Cohen ofrece una nueva perspectiva sobre un lugar que la mayoría de los norteamericanos asocian con el asesinato de treinta mil oficiales polacos por las fuerzas soviéticas en Khatyn, un bosque fuera de la ciudad, y el reciente accidente aéreo en 2012 que mató a varios polacos. políticos que vinieron a conmemorar esta ejecución masiva. Tejiendo muchos campos de estudio y dando un relato detallado de la ocupación de Smolensk que muestra las conexiones entre el pasado y el presente, Cohen agrega un texto importante al estudio de la Segunda Guerra Mundial y la Unión Soviética.

[1]. Entre otros, ver Karel Berkhoff, Harvest of Despair: Life and Death in Ukraine under Nazi Rule (Cambridge: Belknap Press, 2004) Catherine Merridale, Ivan's War: Life and Death in the Red Army, 1939-1945 (Nueva York: Picador, 2006) Lisa Kirschenbaum, The Legacy of the Siege of Leningrad, 1941-1995: Myth, Memories, and Monuments (Cambridge: Cambridge University Press, 2009) y Yitzhak Arad, The Holocaust in the Soviet Union (Lincoln: University of Nebraska Press, 2009).


Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, por Laurie Cohen

Evan Mawdsley, Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada, por Laurie Cohen, The English Historical Review, Volumen 130, Número 546, octubre de 2015, páginas 1277–1278, https://doi.org/10.1093/ehr/cev212

Uno de los primeros intentos extranjeros de la historia local de la URSS fue la monografía Smolensk bajo el dominio soviético, escrito por Merle Fainsod en 1958, se basó en un archivo regional capturado por la Wehrmacht en 1941 y posteriormente trasladado a los Estados Unidos. Laurie Cohen ha escrito lo que podría verse como una continuación, un relato de Smolensk bajo el dominio alemán. Su libro se basa muy sólidamente en los archivos y fuentes publicadas alemanas y rusas, e incluso en periódicos locales raros (Novyi puso " para las autoridades de ocupación y Maliutka para los partisanos soviéticos). También hace un uso impresionante de las entrevistas realizadas por ella y otros.

Después de una introducción útil que describe su metodología de historia oral y su enfoque Alltagsgeschichte, Cohen divide el libro en tres partes distintas. El primero describe la naturaleza del sistema impuesto.


SMOLENSK BAJO LOS NAZIS: LA VIDA COTIDIANA EN LA RUSIA OCUPADA

Buen estado. Un relato fascinante y detallado de la vida cotidiana de los soviéticos, judíos, romaníes y alemanes en la ciudad de Smolensk durante sus veintiséis meses bajo el dominio nazi. Tablas mate.

ISBN: 9781580464697
Stock no. 1818634

Stock similar

y libras 20,00

COSECHA DE DESESPERACIÓN
Escrito por Karel C. Berkhoff. Código RS 2132853. Publicado por Belknap Press. 1º CANADIENSE. 2004.

& libra12,00

RESISTENCIA: MEMORIAS DE LA FRANCIA OCUPADA
Escrito por Agnes Humbert. Stock no 1818456. Publicado por Bloomsbury. 1er. 2008.

y libra 30,00

'SOLUCIÓN FINAL': LA POLÍTICA DE POBLACIÓN NAZI Y EL ASESINATO DE LOS JUDÍOS EUROPEOS
Escrito por Gotz Aly. Código RS 1818627. Publicado por Arnold. 1er. 1999.

& libra12,00

LA DECISIÓN DE HITLER DE INVADIR RUSIA 1941
Escrito por Robert Cecil. Código RS 2133424. Publicado por Davis-Poynter. 1er. 1975.

& libras18.00

EL CAMINO TORCIDO A AUSCHWITZ
Escrito por Karl A. Schleunes. Código RS 2133309. Publicado por Andre Deutsch. 1er. 1972.

y libras 20,00

EL LIBRO NEGRO DESCONOCIDO: EL HOLOCAUSTO EN LOS TERRITORIOS SOVIÉTICOS OCUPADOS POR ALEMANES
Escrito por Joshua Rubenstein e Ilya Altman. No. de stock 1816043. Publicado por Indiana University Press ..

y libra 70,00

HITLER, LOS ALIADOS Y LOS JUDÍOS
Escrito por Shlomo Aronson. Stock no 1818599. Publicado por Cambridge University Press. 1er. 2004.

& libra170,00

ODESSA, 1941-1944: UN ESTUDIO DE CASO DEL TERRITORIO SOVIÉTICO BAJO EL REGLAMENTO EXTRANJERO
Escrito por Alexander Dallin. Código de stock 1818890. Publicado por el Centro de Estudios Rumanos. 1er. 1998.

& libra45,00

POLÍTICA NAZI, TRABAJADORES JUDÍOS, ASESINOS ALEMANES
Escrito por Christopher R. Browning. Stock no 1818903. Publicado por Cambridge University Press. 1er. 2000.

& libra25,00

EL TERCER REICH
Escrito por K. Hildebrand. Código de stock 1819406. Publicado por George Allen & amp Unwin. Primero así. 1984.

& libra12,00

CAMINANDO CON LOS MALDITOS
Escrito por Ted Schwarz. Código de stock 1318391. Publicado por Paragon House. 1er. 1992.

y libra 60,00

EL TERCER REICH ENTRE VISIÓN Y REALIDAD: NUEVAS PERSPECTIVAS DE LA HISTORIA ALEMANA 1918-1945
Escrito por Hans Mommsen. Código de stock 1818770. Publicado por Berg. 1er. 2001.


Smolensk bajo los nazis: la vida cotidiana en la Rusia ocupada

Basándose en entrevistas de historia oral y otras fuentes, este trabajo proporciona relatos fascinantes de cómo les fue a los soviéticos, judíos y romaníes en la ciudad rusa de Smolensk bajo la ocupación nazi de 26 meses. La invasión alemana de la Unión Soviética en 1941 ("Operación Barbarroja") alteró significativamente las vidas de los civiles en los territorios rusos ocupados, sin embargo, las historias de estas personas son pasadas por alto por la mayoría de los estudios académicos del ataque y sus consecuencias. Este estudio, basado en entrevistas de historia oral y una amplia gama de fuentes de archivo, proporciona un relato fascinante y detallado de la vida cotidiana de los soviéticos, judíos, romaníes y alemanes en la ciudad de Smolensk durante sus veintiséis meses bajo el dominio nazi. .
Smolensk bajo los nazis registra los efectos profundos y dolorosos de la invasión y ocupación en los 30.000 residentes civiles (de una población de aproximadamente 155.000 antes de la guerra) que permanecieron en esta ciudad fronteriza. También compara los esfuerzos de propaganda local nazi y estalinista, además de examinar la postura de los civiles rusos, investigando así lo que significó apoyar, u obstaculizar, a las nuevas autoridades nazi-alemanas y colaboradoras rusas. Al subrayar las dimensiones humanas de la guerra y sus efectos a largo plazo, a menudo descuidados, Laurie Cohen promueve una comprensión más compleja de la vida bajo ocupación. Smolensk bajo los nazis complementa así trabajos recientes sobre la vida cotidiana en la Ucrania ocupada, Bielorrusia y los Estados bálticos, así como sobre el sitio de Leningrado.

Laurie R. Cohen es profesora adjunta en las universidades de Innsbruck y Klagenfurt.

Introducción
Historias orales, de género y de la vida cotidiana en un contexto de guerra germano-soviética
Entre invasión y liberación: vida cotidiana y lealtades antes de la guerra germano-soviética
Defensa y rendición de Smolensk
"Normalidad"
Atrocidades de ocupación y crímenes de guerra
Entre estalinistas y nazis: los objetivos a largo plazo y los efectos duraderos de la ocupación
Propaganda y persuasión
Percepciones grupales, narrativas orales
Relaciones de sexo / género y experiencias de la juventud
Liberación y avivamiento
Los interrogatorios, los juicios por crímenes de guerra y la historia de la guerra
Conclusión
Notas
Bibliografía
Índice


Proyectos

Este artículo explora los esfuerzos estatales para salvaguardar la historia y la identidad nacionales en la Rusia de Putin. Se argumenta que se ha estado llevando a cabo un proceso de titulización selectiva, mediante el cual los actores de élite han definido ciertos (pero no todos) aspectos de la historia e identidad de Rusia como intereses vitales y existencialmente amenazados que necesitan ser defendidos con fuerza. Esto ha allanado el camino para una política estatal de amplio alcance sobre la Gran Guerra Patriótica y ha dado a los actores de seguridad un papel importante en su formulación. Si bien la narrativa de la victoria y la unidad en torno a la Gran Guerra Patria se ha vuelto sujeta a titulización, la política estatal sobre el tema más polémico de la dictadura de Stalin ha sido mucho más ambigua. Cuando se trata de Stalin, el estado no ha buscado unificar a la población detrás de una narrativa común, sino más bien acomodar el valor del pluralismo presente entre las élites rusas y en la sociedad en general.

Este artículo introduce el caso del terrorismo de derecha y la violencia en la Rusia de Putin en el ámbito de los estudios sobre terrorismo. El artículo explora el modus operandi de los militantes de derecha rusos mediante el análisis de un nuevo conjunto de datos, RTV-RUSSIA, que incluye casi 500 eventos violentos que cubren el período 2000-2017. En comparación con sus homólogos de Europa occidental, los militantes de derecha rusos han actuado de forma más violenta (siendo los ataques más frecuentes) y con más determinación (con una mayor proporción de ataques premeditados). El artículo ofrece una explicación histórica y comparativa. El primero responde a la pregunta de por qué se produjo una ola de violencia de derecha en la década de 2000, enfatizando la turbulencia socioeconómica de la década de 1990, el aumento de la inmigración, la radicalización ideológica en medio de oportunidades políticas restrictivas y un entorno discursivo permisivo, y el auge de Internet. como escenario para la difusión de propaganda violenta. La explicación comparativa aborda la cuestión de por qué Rusia ha visto mucha más violencia de derecha que los países occidentales, destacando la combinación de un tipo de régimen anocrático, altos niveles de violencia, alta inmigración y baja estigmatización social de las opiniones de extrema derecha.

Este artículo explora las dimensiones sociales, culturales y políticas del resurgimiento religioso en el noroeste de Rusia ocupado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Liderando el avivamiento fue la Misión Ortodoxa de Pskov, establecida para brindar servicios religiosos y de socorro a la población. Los sacerdotes se veían a sí mismos como patriotas rusos, trabajando en interés de la nación rusa, pero en oposición al régimen bolchevique. Si bien los llamamientos del clero a los fieles ayudaron a apuntalar el apoyo al régimen de ocupación, su mensaje patriótico también encendió un sentido popular de identidad nacional rusa que fácilmente podría alimentar actitudes anti-alemanas en las mentes del creciente número de personas que acudieron a ve a la Alemania nazi como el mayor mal.

  • Enstad, Johannes Due (2018). Los rusos soviéticos bajo la ocupación nazi: lealtades frágiles en la Segunda Guerra Mundial. Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 9781108421263. 272 ​​s. Mostrar resumen

En este convincente relato de la vida y la muerte en una provincia rusa bajo ocupación nazi, los desafíos de Johannes Due Enstad recibieron sabiduría sobre el patriotismo ruso durante la Segunda Guerra Mundial. Con el beneficio de la retrospectiva, sabemos cuán desesperadamente destructiva fue la guerra de Alemania contra la Unión Soviética. Sin embargo, los rusos comunes y corrientes que presenciaron el avance de las fuerzas alemanas vieron las cosas de manera diferente. Para muchos de ellos, después de haber vivido la colectivización y el terror estalinista en la década de 1930, la invasión creó esperanzas de una vida mejor sin los bolcheviques. Las políticas alemanas sobre la tierra y la iglesia ayudaron a mantener esas esperanzas en parte de la población. Basándose en fuentes de archivo soviéticas y alemanas, así como en relatos de testigos presenciales, memorias y diarios, Enstad demuestra el impacto del gobierno nazi en la población mayoritariamente campesina del noroeste de Rusia y ofrece una reconsideración de la relación entre el régimen soviético y su núcleo de población rusa en este momento crucial de su historia.

  • Enstad, Johannes Due (2017). Violencia antisemita en Europa, 2005-2015. Exposición y agresores en Francia, Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca y Rusia. Texto completo en Archivo de investigación. Mostrar resumen

¿Con qué frecuencia ocurren incidentes de violencia antisemita en la Europa contemporánea y qué tendencias se están mostrando? ¿Qué tan expuestas están las poblaciones judías en diferentes países? ¿Quién comete estos crímenes? Necesitamos responder estas preguntas con la mayor precisión posible para combatir y prevenir eficazmente el antisemitismo en general y el antisemitismo violento en particular, pero carecemos del conocimiento para hacerlo porque los estudios sistemáticos sobre el tema son pocos y distantes entre sí. Como un paso para llenar este vacío de investigación, el informe actual presenta algunos hallazgos tentativos sobre el antisemitismo violento en una muestra de países europeos y propone direcciones para futuras investigaciones. Combinando datos de incidentes basados ​​en informes policiales con una encuesta de 2012 sobre antisemitismo realizada por la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la Unión Europea, este informe compara tentativamente los niveles de violencia antisemita en diferentes países. La muestra de siete países contiene datos comparables de Francia, Reino Unido, Alemania y Suecia únicamente. Entre estos países, la exposición de los judíos a la violencia antisemita parece haber sido más alta en Francia, más baja en Suecia y Alemania y más baja en el Reino Unido. Las cifras de Noruega, Dinamarca y Rusia no son directamente comparables debido a las diferentes fuentes de datos. Sin embargo, Rusia se destaca claramente con un número muy bajo de incidentes considerando la población judía relativamente grande de Rusia. Rusia es también el único caso en el que hay pocos indicios de que los judíos eviten mostrar su identidad en público. Los datos disponibles sobre los perpetradores sugieren que las personas de origen musulmán se destacan entre los perpetradores de violencia antisemita en Europa occidental, pero no en Rusia, donde dominan los delincuentes de extrema derecha. Las encuestas de actitudes corroboran esta imagen en la medida en que las actitudes antisemitas están mucho más extendidas entre los musulmanes que entre la población general de Europa occidental. Los hallazgos presentados aquí son provisionales. Se necesitan más y mejores datos, así como más investigaciones, a fin de formar una imagen más precisa de la naturaleza y las causas de la violencia antisemita, un requisito previo para determinar las contramedidas pertinentes.

  • Enstad, Johannes Due (2021). Kari Aga Myklebost, Jens Petter Nielsen og Andrei Rogatchevski (rojo): Las revoluciones rusas de 1917. El impacto del norte y más allá. Histórico Tidsskrift (Norge).
  • Enstad, Johannes Due (2020). ¿Qué es el antisemitismo? & # 44 En Anders Ravik Jupskås & amp Eviane Leidig (ed.), Saber qué es (extremo) correcto. Un compendio. Centro C-REX de Investigación sobre Extremismo, UiO. Parte I. s 27 - 29
  • Enstad, Johannes Due (2019). Russland som trusselaktør.
  • Enstad, Johannes Due (2018 & # 44 01. agosto). - Jødetesten er irrelevant på muslimer. Vårt Land.
  • Enstad, Johannes Due (2018). Nacionalsocialistas librescos. Mostrar resumen

Si va a ser un activista serio en el movimiento neonazi de la Rusia contemporánea, no bebe, no fuma y no consume drogas. Haces ejercicio para desarrollar la fuerza física y, no menos importante, lees para entrenar la mente y desarrollar tu intelecto.

Un artículo reciente en Rossiiskaia Gazeta, el periódico oficial del gobierno ruso y uno de los más grandes de Rusia, retrata a Noruega como un país que, aunque agradable en muchos sentidos, desafortunadamente está a punto de ser hundido por una ola de tolerancia multicultural puesta en marcha por Breivik, el terrorista de derecha. Esta acusación bastante ridícula no es nueva, pero se hace eco de comentarios anteriores y igualmente extraños sobre los ataques Breivik en la prensa rusa convencional.

Como muestran el estudioso del yihadismo Thomas Hegghammer y una selección de otros excelentes estudiosos en el libro Jihadi Culture (Cambridge University Press, 2016), los yihadistas no solo luchan, matan y mueren por su causa. En su tiempo libre también leen poesía, interpretan sueños, escuchan música, rezan, lloran y bordan. Tales actividades son formas de generar significado, lo cual, por supuesto, es un esfuerzo muy humano, y los yihadistas también son humanos. También lo son los militantes de derecha.

Alemania Oriental, ese antiguo estado antifascista de trabajadores y campesinos, parece haber dejado un legado perdurable de violencia de derecha.

Desde que Rusia anexó Crimea y envió tropas para reforzar las "Repúblicas Populares" de Donetsk y Lugansk (DNR y LNR) en el este de Ucrania, miles de voluntarios rusos han viajado al Donbass para participar en los combates. Si bien algunos de ellos se han asociado con la parte ucraniana, la gran mayoría se unió a las fuerzas irregulares DNR / LNR. Un estudio ruso reciente pregunta qué motivó a estos voluntarios. La motivación principal, afirma el estudio, fue el deseo de defender a la propia gente. Como era de esperar dado el clima interno actual, los hallazgos ciertamente se ajustan a la historia oficial sobre el conflicto. But that doesn’t mean they are wrong.

On 18 January 1918, a hundred years ago today, Russia’s first democratic experiment was strangled at birth by Lenin and the Bolsheviks as they forcibly shut down the democratically elected Constituent Assembly and opened fire on unarmed protesters.

It will surprise no one that attacks on Jews occur in Russia. After all, this is the country that gave us the word pogrom. Yet it might surprise you to hear that the level of antisemitic violence in Russia, by all accounts, is quite low compared to Western Europe. Given the political climate in later years, shouldn’t we expect otherwise? Patriotic rallying, attacks against “foreign agents” and internal “fifth columnists”, rampant and officially sanctioned homophobia, a fortress mentality in which one in four say the country is “surrounded by enemies on all sides” — isn’t this fertile soil for a reinvigorated antisemitism?

Etter Sovjetunionens kollaps ble Russland vitne til fremveksten av Europas uten sammenlikning mest voldelige høyreekstreme bevegelse. Med terrorangrep, henrettelser av advokater og ekspertvitner og jihad-inspirerte halshugginger har russiske høyreekstreme drept mer enn 600 mennesker de siste ti år. Hvordan kan det ha seg at en slik bevegelse vokste seg så voldelig nettopp i Russland, et av de landene som ofret mest i kampen mot Nazi-Tyskland under annen verdenskrig?


BOOK REVIEWS

Steffen, James. The Cinema of Sergei Parajanov.

Ewington, Amanda, ed. y trans. Russian Women Poets of the Eighteenth and Early Nineteenth Centuries: A Bilingual Edition.

Edmond, Jacob. A Common Strangeness: Contemporary Poetry, Cross-Cultural Encounter, Comparative Literature.

Mantovan, Daniela, ed. Yiddish Poets and the Soviet Union, 1917–1948.

Lotman, Juri M. The Unpredictable Workings of Culture. Translated by Brian James Baer. Edited by Igor Pilschchikov and Silvi Salupere.

Leving, Yuri and Frederick H. White. Marketing Literature and Posthumous Legacies: The Symbolic Capital of Leonid Andreev and Vladimir Nabokov.

Garrard, John and Carol. The Life and Fate of Vasily Grossman.

Blake, Elizabeth A. Dostoevsky and the Catholic Underground.

Shapiro, Gavriel. The Tender Friendship and the Charm of Perfect Accord: Nabokov and His Father.

Senelick, Laurence, ed. Stanislavsky: A Life in Letters.

Morson, Gary Saul. Prosaics and Other Provocations: Empathy, Open Time, and the Novel.

Wortman, Richard. Russian Monarchy: Representation and Rule.

Zayarnyuk, Andriy. Framing the Ukrainian Peasantry in Habsburg Galicia, 1846–1914.

Malysheva, Svetlana. "Professionalki,” “Arfistki,” “Liubitel'nitsy”: Publichnye doma i prostitutki v Kazani vo vtoroi polovine XIX–nachala XX veka.

Hillis, Faith. Children of Rus': Right-Bank Ukraine and the Invention of a Russian Nation.

Lohr, Eric. Russian Citizenship: From Empire to Soviet Union.

Mücke, Lukas. Die allgemeine Altersrentenversorgung in der UdSSR, 1956–1972.

Podehl, Markus. Architektura Kaliningrada, 1917–1991: Wie aus Königsberg Kaliningrad wurde.

Cohen, Laurie R. Smolensk under the Nazis: Everyday Life in Occupied Russia.

Bren, Paulina, and Mary Neuburger, eds. Communism Unwrapped: Consumption in Cold War Eastern Europe.

Harris, James, ed. The Anatomy of Terror: Political Violence under Stalin.

Jersild, Austin. The Sino-Soviet Alliance: An International History.

Kozlov, Denis, and Eleonory Gilburd, eds. The Thaw: Soviet Society and Culture during the 1950s and 1960s.

Chernyshova, Natalya. Soviet Consumer Culture in the Brezhnev Era.

Ershova, E. B. Skvoz'cheredu vremen (Rossiiskaia sem'ia v XVIII–XXI vv.).

Borisova, Tatiana, and William Simons, eds. The Legal Dimension in Cold-War Interactions: Some Notes from the Field.

Kappeler, Andreas. Die Kosaken: Geschichte und Legenden.

Smith, Jeremy. Red Nations: The Nationalities Experience in and after the USSR.

S ocial S ciences , C ontemporary R ussia, and O ther

Judah, Ben. Fragile Empire: How Russia Fell In and Out of Love with Vladimir Putin.

Shlapentokh, Vladimir, and Anna Arutunyan. Freedom, Repression, and Private Property in Russia.

Godzimirski, Jakub M., ed. Russian Energy in a Changing World: What is the Outlook for the Hydrocarbons Superpower?

Yefremova, Maria, Svetlana Yakovleva, and Jane Henderson. Contract Law in Russia.

Nosenko-Stein, Elena. Peredaite ob etom detiam vashim, a ikh deti sleduiushchemu rodu: Kul'turnaia pamiat'u rossiiskikh evreev v nashi dni.


Book Review: Rowe-McCulloch on Enstad, ’Soviet Russians under Nazi Occupation: Fragile Loyalties in World War II’

Johannes D. Enstad. Soviet Russians under Nazi Occupation: Fragile Loyalties in World War II. Cambridge: Cambridge University Press, 2018. 272 pp. $99.99 (cloth), ISBN 978-1-108-42126-3 $32.99 (paper), ISBN 978-1-108-43166-8.

Reviewed by Maris Rowe-McCulloch (University of Regina)
Published on H-Russia (July, 2020)
Commissioned by Oleksa Drachewych (Western University)

Johannes Enstad’s Soviet Russians under Nazi Occupation: Fragile Loyalties in World War II is a history of the territories of northern Russia that were occupied by Germany’s Army Group North during the Second World War. He argues that the long-held view that the Soviet war effort was fueled by a Russian patriotism emanating primarily from ethnic Russians is a vast oversimplification. Instead of discovering evidence of pervasive patriotic resistance in his region of study, Enstad found that “a substantial part of the population in northwest Russia actively supported or passively acquiesced in German rule” (p. 5). Although initial pro-German feelings lessened with time due to deadly occupation policies and German “colonial condescension” (p. 6), the local population tended to support the Germans up to their retreat in late 1943 due to a series of interconnected factors Enstad identified: material interests, political and patriotic passions, and “calculated pragmatism”—a “strategy of heeding the stronger power, shifting one’s loyalties when needed, and working the prevailing system to one’s least disadvantage” (p. 6).

The book’s findings offer valuable insight into life within the wartime USSR, and demonstrate the Stalinist system’s prewar failure to create meaningful bonds of loyalty between the regime and the majority of the Soviet population. Enstad’s work helps to fill a gap in existing Soviet historiography, which has long overlooked the experiences of Soviet citizens who fell under German occupation during World War II. It does so by focusing on a particular region of occupied Russia, expanding on the insights generated by the few existing studies of occupied Russian territories (the RSFSR), particularly Laurie Cohen’s Smolensk under the Nazis: Everyday Life in Occupied Russia (2013), which examines an urban area. The book is also a welcome complement to studies of occupied Ukraine, Belarus, and the Baltic states that have been published over the past twenty years.[1]

Soviet Russians under Nazi Occupation contains eight chapters, which are based on a combination of documentation from local Russian archives, Soviet partisan materials, and wartime sources created by the German occupiers. Chapter 1 addresses local life under Soviet rule in the 1930s, prior to the occupation. Chapter 2 examines popular responses to the 1941 German invasion, and chapter 3 focuses on mass killing and German campaigns of genocide. Enstad’s integration of different types of primary sources works especially well in this chapter, where regional Soviet sources make it possible to understand Jewish experiences and those of mentally and physically disabled residents, German military sources are key for understanding the targeting of local Roma (so-called gypsies), and both source types come together in the discussion of Soviet prisoners of war. Looking at these groups targeted for violence together—without suggesting their experiences were identical—the chapter highlights how the Holocaust was embedded within an extensive German program of mass killing and starvation in the occupied USSR. This serves as a much-appreciated contribution to the developing trend of integrating the fields of Soviet and Holocaust histories.

Chapter 4 looks at the local effects of mass hunger, particularly in the extremely difficult winter of 1941-42. Chapter 5 investigates everyday life in rural areas, which involved villages spontaneously decollectivizing. Chapter 6 looks at religious revival, focusing on the traveling Pskov Orthodox Mission that moved through the territory of Army Group North. This chapter documents the extent of church cooperation with the occupiers as well as the generally receptive attitude of the population to restoring some form of worship in uncertain times. Chapters 5 and 6 both draw on a host of new primary materials, allowing for nuanced discussions of why German rule was not wholly unpopular and offering valuable new insights into the Soviet experience of occupation from a local perspective. Chapter 7 outlines the various ways that inhabitants related to representatives of German and Soviet power (in the Soviet case, primarily the partisans), nuancing the loaded concepts of collaboration and resistance. The final chapter looks at occupation’s end and life in the immediate aftermath of the Soviet return to power. The book as a whole offers an excellent overview of events in wartime northern Russia.

Alongside its many strengths, there are two issues with this work that seem worth raising. The first, more minor one involves the author’s decision to place a subsection called “Working to Survive,” about so-called Hiwis (Hilfswilliger, or volunteers) and people working for the Germans in the chapter on hunger. Locating it there implies that these workers were largely motivated to serve the Germans by their need for food. Yet Enstad himself points out that some workers exploited labor shortages, traveling around seeking higher pay and shorter hours, and later concludes that “there is little to indicate that … the starvation induced by German food policy had a decisive impact on popular attitudes and behavior ” (p. 223). Instead, this section on collaborator-workers might have functioned better in the later chapter about relating to Soviet and German power, which would have allowed the author to more explicitly connect worker motivations to his valuable concept of calculated pragmatism.

The second, larger issue is that after pointing out in the introduction how gender-imbalanced northern Russia was while under German occupation—with a male-to-female ratio of 1:2—the book fails to take up women’s or men’s particular, gendered experiences throughout the vast majority of the text. Outside of a few isolated mentions, the existence of sexual violence is not discussed, not even in the short section acknowledging the creation of Wehrmacht-run brothels and relationships between local women and German soldiers. This leaves readers without necessary context for understanding women’s choices within these relationships. What evidence is there that local women had the ability to safely say no if approached by a German soldier interested in sex or intimacy? Although it is admittedly often difficult to find direct references to sexual violence in Soviet sources, oblique references or witness accounts do sometimes exist, and a commitment to recovering this aspect of history is an essential first step in locating whatever sources survive.

Elsewhere, in the few places gender differences do come up, they sometimes seem reductionist. In the chapter on religion, Enstad notes that society in northwest Russia had become more pious because the most atheist groups—“party and state functionaries and young men in general”—were largely absent (p. 156). Of course, young Soviet women could also be enthusiastic Communists, as well as atheists, particularly in urban centers, leaving it a little unclear why all women are assumed to default to piety. In my own research on wartime Rostov-on-Don, the German occupiers noted almost no uptick in interest in religious services among city residents, who were also disproportionately female.[2] This suggests that the urban-rural divide was more salient than gender. In any case, more specific evidence from the region to support this finding would have been welcome.

Overall, wrestling with the impact of gender more openly and directly would have served to further deepen and nuance an already strong and detailed study. One of the book’s clearest contributions is its emphasis on the peasantry. Some of Enstad’s findings differ from the few existing histories of occupied Soviet Russia, particularly Cohen’s study of Smolensk, hinting that the rural nature of his region of focus may be an important explanatory factor. The value of the book’s insights will become even clearer over time, as more local histories of different occupied Soviet regions emerge to reveal the “tangled web of deeply ambiguous experiences, a mosaic of individual and collective histories,” and it becomes possible to synthesize them together into a larger picture of “how Soviet society lived through its Great Patriotic War” (p. 221). As it stands, this book will be much appreciated by anyone interested in Soviet experiences of World War II as well as anyone interested in better understanding how tens of millions of Soviet citizens—particularly rural residents and collective farmers—felt about the Soviet state in the 1940s.

[1]. Karel Berkhoff, Harvest of Despair: Life and Death in Ukraine under Nazi Rule (Cambridge, MA: Belknap Press of Harvard, 2004) Tanja Penter, Köhle für Stalin und Hitler: Arbeiten und Leben im Donbass 1929 bis 1953 (Essen: Klartext, 2010) Bernhard Chiari, Alltag hinter der Front: Besatzung, Kollaboration und Widerstand in Weissrussland (Düsseldorf: Droste, 1998) and Geoffrey Swain, Between Stalin and Hitler: Class War and Race War on the Dvina, 1940-46, (New York: Routledge-Curzon, 2004).

[2]. Maris Rowe-McCulloch, “The Holocaust and Mass Violence in the German-Occupied City of Rostov-on-Don, 1941-1943” (PhD diss., University of Toronto, 2020).

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License.