Podcasts de historia

El Coliseo en la antigüedad - Vista 3D

El Coliseo en la antigüedad - Vista 3D

Imagen 3D

El Coliseo (Amphitheatrum Flavium) es el anfiteatro elíptico más grande que se haya construido en la antigüedad. Con capacidad para 73.000 espectadores en el corazón de Roma, la construcción se completó en el año 80 d.C. Realizó eventos públicos y combates de gladiadores durante los primeros siglos de nuestra era. Fíjate en la escala masiva de la estructura y las telas de sombra (vellarium) que se extendían para proteger del sol a los espectadores. Toda la estructura estaba totalmente orientada al entretenimiento público. Un vasto sistema de túneles subterráneos y habitaciones almacenaba a los cientos de bestias salvajes y gladiadores que lucharían por sus vidas en las arenas de la arena para el disfrute de la multitud. La maquinaria escénica oculta que llevó a los animales y humanos al centro del escenario estaba compuesta por un sofisticado sistema de cuerdas, poleas y trampillas. Los asientos del Coliseo eran estrictamente jerárquicos, con los niveles superiores reservados para las clases bajas. El emperador recibió una caja especial, que es donde estás ahora. La importancia del Coliseo se extendió más allá del simple entretenimiento: también reforzó las divisiones de clases en la sociedad romana.

Apoya a nuestroOrganización sin ánimo de lucro

Nuestro sitio es una organización sin fines de lucro. Por solo $ 5 por mes, puede convertirse en miembro y apoyar nuestra misión de involucrar a las personas con el patrimonio cultural y mejorar la educación histórica en todo el mundo.


Descubra la historia del Coliseo en Roma, Italia

El Coliseo de Roma: fue el anfiteatro más grande del mundo antiguo y sigue siendo un hito destacado en la capital italiana.

Se dice que la construcción del Coliseo comenzó alrededor del año 70 d.C. En ese momento, los anfiteatros se construyeron contra las laderas para garantizar la estabilidad. En Roma, se dispusieron a construir el primer anfiteatro independiente. El complejo de casi 50 metros de altura y más de 180 metros de largo tenía capacidad para alrededor de 50.000 espectadores.

Los mejores asientos estaban reservados para senadores e invitados de honor. No obstante, todos los ciudadanos romanos podían asistir a los eventos aquí de forma gratuita, ya que el Coliseo también tenía una función política. Debajo de la arena había escuelas de gladiadores, jaulas de animales y cámaras de almacenamiento, todas conectadas por una red de pasillos, pasadizos secretos y trampillas. El público podía ingresar al Coliseo a través de 80 entradas, lo que hacía que las caminatas hacia los asientos fueran breves. El programa incluía de todo, desde venationes matutinos, o caza de animales, hasta peleas de gladiadores. Pero también hay registros de ejecuciones realizadas aquí. Durante más de 400 años, las peleas, los baños de sangre y la muerte fueron normales aquí. El número de personas que murieron aquí es todavía una cuestión de conjeturas. Todo lo que sabemos es que no fue un número pequeño.


Plano del Coliseo

El Coliseo no tiene una forma original, es ovoide, es decir casi ovalado, y consta solo de una arena central y escalones en el anfiteatro, todo rodeado por una impresionante fachada pero lamentablemente desaparecido en gran parte. Sin embargo, esta descripción tan simple enmascara una cierta complejidad en la planta de este monumento, genio del saber hacer romano en lo que respecta a la arquitectura.

Para entender esto, aquí hay una infografía 3D del Coliseo:

Diagrama del Coliseo

Reconstitución del Coliseo por computadora

Diagrama del Coliseo

Reconstitución del Coliseo por computadora

Diagrama del Coliseo

Reconstitución del Coliseo por computadora


Tour en vivo del Coliseo con Tour de realidad virtual en 3D

Coliseo Excursiones son los más demandados por los turistas. Conocido en la historia como " El anfiteatro Flavio”, Fue el anfiteatro más grande e importante para la celebración de espectáculos y luchas de gladiadores.
Reservar ahora los Tour del Coliseo y descubrirá más sobre su historia, visite la gloriosa arena, el tercer nivel de asientos y el hipogeo (el subterráneo).
Use nuestro Oculus VR en un Tour del Coliseo y volver a la historia de Roma antigua ! Con Realidad virtual tendrás una inmersión completa en los tres Tour del Coliseo áreas en el apogeo de su esplendor. Explora la plaza llena de gente por romano espectadores y caminar entre los magníficos dorados Coloso de Nerón , los Templo de venus y Roma y el Fuente Meta Sudans. Vive la lucha del gladiadores en el Arena y decidir el destino del oponente lesionado. Camina dentro del Subterráneo entre esclavos, montacargas, animales y gladiadores Listo para pelear. Únase a nuestro “Live Tour de la antigua Roma con Coliseo en realidad virtual“!

Puedes reservar nuestro Visitas al Coliseo con VR y visitar el monumento usted mismo, o con la ayuda de un guía experto que le explicará en detalle la historia y las características del Anfiteatro Flavio. Con los muchos recorridos que ofrecemos, puede acceder a la arena desde la entrada de gladiadores o puede visitar la tercera capa de asientos, la sección más alta del monumento. Además, puedes echar un vistazo de cerca al metro y, si quieres, continuar la visita al foro Romano y el Colina Palatina, profundizando en la historia de antigua roma.
Elige el perfecto Tour del Coliseo que más le convenga a usted y a su familia!


Explora la antigua

C) Explora lo antiguo. Roma es realmente una ciudad eterna. Con una historia que abarca más de 2500 años y regímenes desde el reino temprano, pasando por la república, el imperio y más tarde como el corazón de la fe católica en la ciudad del Vaticano, cada uno ha dejado su huella en el paisaje arquitectónico urbano actual de Roma. Ahora, con el lanzamiento de miles de nuevos edificios en 3D para la ciudad, puedes explorar la combinación de las edades en la construcción en capas de Roma desde Google Earth.

https://www.youtube-nocookie.com/embed/gwuHiu3wmUA?rel=0&controls=0&showinfo=0 D) Explora lo antiguo. Comencemos nuestra exploración en las ruinas del antiguo foro romano, hogar de la república romana original. Desde aquí podemos viajar fácilmente a algunos de los edificios imperiales posteriores, como el Coliseo (también conocido como el Anfiteatro Flavio) y el Mercado y la Columna de Trajano.

A continuación, nos dirigiremos hacia el noroeste, hacia el Panteón y Piazza Navona. El Panteón es un gran ejemplo de la reutilización en capas de edificios en Roma originalmente construidos en el período republicano, el Panteón se reformó con el pórtico frontal en el período imperial y luego se convirtió en una iglesia. La forma de Piazza Navona también muestra su base histórica, ya que el sitio fue originalmente el Estadio de Domiciano en la época imperial.

Por último, vayamos a la Ciudad del Vaticano, donde podemos ver grandes ejemplos del Renacimiento. Y la arquitectura barroca de la ciudad en la Basílica de San Pedro y la columnata de Bernini alrededor de la plaza de San Pedro.

Publicado por Mason Thrall, director de programas, Geo 3D

Hay mucho más para explorar en la moderna capital de Italia, ¡así que eche un vistazo a esta hermosa ciudad! Y no lo olvide. Hace unos años también lanzamos la antigua Roma en 3D que te permite ver Roma como era en el 320 d.C. Para ver Roma en Google Earth por ti mismo. Usa Google Maps con la vista Earth o activa la capa "Edificios 3D" de Google Earth y busca "Roma, Italia". Alternativamente, puede descargar este recorrido en KML de la Galería de Google Earth. Para realizar un recorrido virtual por los puntos de referencia en 3D por sí mismo. Como siempre, siéntete libre de usarlo. Google Building Maker o Google SketchUp para realizar mejoras o adiciones a la ciudad o para modelar su propia ciudad.

¡Feliz gira!
Publicado por Mason Thrall, director de programas de Geo 3D. Vayamos a la Ciudad del Vaticano. Donde podemos ver grandes ejemplos de la arquitectura renacentista y barroca de la ciudad en la Basílica de San Pedro. Y la columnata de Bernini alrededor de la plaza de San Pedro.

Desde aquí podemos viajar fácilmente a algunos de los edificios imperiales posteriores, como el Coliseo. (También conocido como el Anfiteatro Flavio) y el Mercado y la Columna de Trajano. earthtopomaps Hay mucho más para explorar en la moderna capital de Italia, ¡así que echa un vistazo a esta hermosa ciudad !. J) Hay mucho más para explorar en la moderna capital de Italia, ¡así que eche un vistazo a esta hermosa ciudad !. K) Hay mucho más para explorar en la moderna capital de Italia, ¡así que eche un vistazo a esta hermosa ciudad !. L)


El distrito del Coliseo

Rome Reborn ® combina el turismo virtual con el viaje en el tiempo virtual.

En esta aplicación, el equipo de Rome Reborn ® te lleva atrás en el tiempo al Anfiteatro Flavio (“Coliseo”) y monumentos cercanos. Teletransportarse de un sitio a otro para visitar los arcos de Constantino y Tito, el Coliseo, los Meta Sudanes, el Templo de Venus y Roma, el Ludus Magnus y el icónico Coloso del Sol. Como todas las aplicaciones de Rome Reborn, esta ofrece comentarios de expertos, así como reconstrucciones de las estructuras tal como se veían en la antigüedad. Time Warps te permite alternar entre las vistas antiguas y modernas de los monumentos.

En el camino, aprenderá sobre los líderes responsables de la puesta en servicio de los monumentos. Puede ingresar al Templo de Venus y Roma (el santuario religioso más grande de Roma) para ver las impresionantes estatuas de culto, y puede acercarse a los relieves individuales en los arcos de Constantino y Tito, cuyos colores han sido restaurados con amor. El contenido de cada relieve se explica brevemente en la tableta virtual que sirve como ayuda de navegación en el recorrido. También puede visitar áreas de las ruinas que no son fácilmente accesibles para los visitantes de Roma, incluido el interior de la cella de Venus del Templo de Venus y Roma y hasta las cámaras subterráneas del Coliseo.

Rome Reborn ® es adecuado tanto para estudiantes que estudian historia antigua como para el público en general interesado en aprender más sobre La Ciudad Eterna.


Edad Moderna

A partir del siglo XVI, la iglesia tuvo una gran influencia en el Coliseo. El Papa Sixto V había planeado construir una planta de procesamiento de lana en el territorio del antiguo sitio. En el siglo XVII, el anfiteatro tenía un nuevo entretenimiento: toreo.

A mediados del siglo XVIII, el Papa Benedicto XIV declaró el Coliseo un lugar sagrado para la Iglesia Católica, el santuario paleocristiano.

Posteriormente, el pontificado había realizado numerosos intentos de restaurar un lugar histórico. A lo largo del siglo XIX se realizaron amplios trabajos de excavación de la arena del anfiteatro y refuerzo de la fachada dañada. La construcción adquirió su forma moderna durante el reinado de Benito Mussolini, conocido como Il Duce (& # 8220 el líder & # 8221).


Coliseo

Como un área que se transformó fundamentalmente dos veces en dos décadas, el Valle del Coliseo proporciona un estudio de caso útil para comprender la complejidad de la ideología y la arquitectura imperial en la Roma del siglo I d.C. Esta tesis estudia la interrelación e interdependencia de la arquitectura monumental, la ideología, el poder imperial y la experiencia urbana en el Valle del Coliseo durante el período Flavio. Se han realizado estudios similares antes, pero todos sin tener plenamente en cuenta el papel de la experiencia urbana basada en el movimiento y los sentidos. Aquí, se tomará un enfoque sensorial y cinético y se implementarán teorías del diseño urbano para mostrar la interacción entre la ideología imperial y el espacio urbano en la Roma Flavia y la conciencia de los Flavios de esta interacción. El Valle del Coliseo, por lo tanto, cumplió un papel fundamental en la planificación urbana de los tres emperadores flavios, ya que el distrito proporcionó a la dinastía la legitimación necesaria para gobernar y una conexión con el destino manifiesto de Roma y el pasado de Augusto.


3D da sabor a la vida y el combate en la antigua Roma

ROMA (Reuters) - Para los turistas que luchan por encontrarle sentido a las ruinas alrededor del Foro Romano, un nuevo espectáculo de alta tecnología brinda una sensación en 3D de cómo era la vida de los plebeyos y gladiadores en la antigua Roma.

Combinando la animación de Hollywood y la tecnología de videojuegos con las versiones de los técnicos del estudio Cinecitta de antiguos frescos y ladrillos, además de la investigación académica, "3D Rewind Rome" transporta al visitante al año 310 d.C., el reinado del emperador Majencio.

En un teatro reformado junto al Coliseo, el centro de visitantes que se abre al público el 20 de noviembre intenta dar vida a la experiencia de los turistas de los artefactos antiguos de Roma, que a pesar de su majestuosidad carecen de orientación.

"Ahora toda Roma está a tus pies", dice Sapientus, la guía 3D rechoncha, calva y vestida de toga para un modelo virtual detallado de la ciudad, desarrollado por arqueólogos de la Universidad de Virginia.

El humo, la mugre, los grafitis y las escenas callejeras que involucran a 60.000 personajes virtuales brindan a los visitantes una muestra de 30 minutos de cómo era probablemente la vida en la antigua Roma.

Obtienes una vista de mirón de las Vírgenes Vestales, ves un debate ruidoso en el Senado y ves el distrito plebeyo de Suburra. Incluso hay una crisis financiera que puede sonar una campana entre los espectadores modernos.

"¡Oh no! ¡Los ahorros de mi vida! ¡Podría haber ganado más manteniendo mi dinero debajo del colchón! " gime Sapientus.

Pero los efectos son más dramáticos en las escenas de gladiadores en el Coliseo. Una audiencia de vista previa equipada con lentes tridimensionales saltó hacia atrás cuando el malvado gladiador Bestia les empujó con su espada.

Los combatientes cobraron vida con tecnología de "captura de movimiento", utilizando sensores corporales en personas reales en una escuela de gladiadores moderna en Roma dirigida por una sociedad histórica local.

Los comentaristas y las trompetas lo llevan a un clímax cuando la audiencia grita pidiendo un pulgar hacia arriba o hacia abajo de Maxentius con gritos de "¡Mitte!" (¡piedad!) o "¡Iugula!" (¡Mátalo!).

Los sitios arqueológicos en Roma a menudo se desenterran excavando en busca de obras viales o líneas de metro y Rewind Rome comienza con un paseo por un sitio en construcción y un túnel con frescos hasta el "descubrimiento" de las viviendas de los gladiadores cerca del Coliseo.

Luego, los visitantes abordan una versión de alta tecnología de los elevadores con sistema de poleas que existían debajo del piso de la arena y vislumbran un tigre y un cazador enzarzados en combate en lo alto.

"Cuando el público ve el programa, tiene una sensación realmente inmersiva de cómo era estar en la antigua Roma como si fueras un actor en el escenario de la historia", dijo Joel Myers, director gerente de la firma de entretenimiento de alta tecnología. Virtualidad.

La sensación se prolongó en las calles de la Roma actual después, cuando este visitante, parpadeando a la luz del sol, se topó con dos gladiadores de carne y hueso en la esquina, descansando un cigarrillo después de posar para los turistas en el Coliseo.


El Coliseo en la antigüedad - Vista 3D - Historia

El Coliseo o Coliseo, originalmente el Anfiteatro Flavio (en latín: Amphitheatrum Flavium, italiano Anfiteatro Flavio o Colosseo), es un anfiteatro elíptico en el centro de la ciudad de Roma, Italia, el más grande jamás construido en el Imperio Romano. Es una de las mayores obras de arquitectura e ingeniería romanas.

Ocupando un sitio al este del Foro Romano, su construcción comenzó entre el 70 y el 72 d.C. bajo el emperador Vespasiano y se completó en el 80 d.C. bajo Tito, con más modificaciones durante el reinado de Domiciano (81-96). El nombre "Amphitheatrum Flavium" deriva del apellido de Vespasiano y Titus (Flavius, de la gens Flavia).

Originalmente con capacidad para unos 50.000 espectadores, el Coliseo se utilizó para competencias de gladiadores y espectáculos públicos. Permaneció en uso durante casi 500 años y los últimos juegos registrados se llevaron a cabo allí hasta el siglo VI. Además de los tradicionales juegos de gladiadores, allí se celebraban muchos otros espectáculos públicos, como simulacros de batallas navales, cacerías de animales, ejecuciones, recreaciones de batallas famosas y dramas basados ​​en la mitología clásica. El edificio finalmente dejó de ser utilizado para el entretenimiento a principios de la era medieval. Posteriormente se reutilizó para fines tan variados como vivienda, talleres, cuarteles de una orden religiosa, fortaleza, cantera y santuario cristiano. <> Aunque ahora está en ruinas debido a los daños causados ​​por los terremotos y los ladrones de piedras, el Coliseo ha sido visto durante mucho tiempo como un símbolo icónico de la Roma Imperial. Hoy en día es una de las atracciones turísticas más populares de la Roma moderna y todavía tiene estrechas conexiones con la Iglesia Católica Romana, ya que cada Viernes Santo el Papa conduce una procesión del "Vía Crucis" iluminada por antorchas hasta el anfiteatro.

El Coliseo también está representado en la versión italiana de la moneda de cinco céntimos de euro.


El nombre latino original del Coliseo era Amphitheatrum Flavium, a menudo anglicizado como Anfiteatro Flavio. El edificio fue construido por emperadores de la dinastía Flavia, de ahí su nombre original. Este nombre todavía se usa con frecuencia en el inglés moderno, pero generalmente se desconoce. En la antigüedad, los romanos pueden haberse referido al Coliseo con el nombre no oficial Amphitheatrum Caesareum, este nombre podría haber sido estrictamente poético. Este nombre no era exclusivo del Coliseo Vespasiano y Titus, constructores del Coliseo, también construyeron un anfiteatro del mismo nombre en Puteoli (actual Pozzuoli).

Se ha creído durante mucho tiempo que el nombre Coliseo se deriva de una colosal estatua de Nerón cercana. Esta estatua fue posteriormente remodelada por los sucesores de Nerón a semejanza de Helios (Sol) o Apolo, el dios del sol, agregando la corona solar apropiada. La cabeza de Nerón también fue reemplazada varias veces y sustituida por las cabezas de los emperadores sucesivos. A pesar de sus vínculos paganos, la estatua permaneció en pie hasta bien entrada la era medieval y se le atribuyó poderes mágicos. Llegó a ser visto como un símbolo icónico de la permanencia de Roma.

En el siglo VIII, el Venerable Beda (c. 672-735) escribió un famoso epigrama que celebra el significado simbólico de la estatua: Quandiu stabit coliseus, stabit et Roma quando cadit coliseus, cadet et Roma quando cadet Roma, cadet et mundus (" mientras el Coloso permanezca, también lo hará Roma cuando caiga el Coloso, cuando caiga Roma caerá Roma, así caerá el mundo "). Esto a menudo se traduce erróneamente para referirse al Coliseo en lugar del Coloso (como en, por ejemplo, el poema de Byron Childe Harold's Pilgrimage). Sin embargo, en el momento en que Beda escribió, el sustantivo masculino coliseus se aplicó a la estatua en lugar de a lo que todavía se conocía como el anfiteatro Flavio.

El Coloso finalmente cayó, probablemente siendo derribado para reutilizar su bronce. Hacia el año 1000 se había acuñado el nombre "Coliseo" (un sustantivo neutro) para referirse al anfiteatro. La estatua en sí fue en gran parte olvidada y solo sobrevive su base, situada entre el Coliseo y el cercano Templo de Venus y Roma.

El nombre se corrompió aún más a Coliseo durante la Edad Media. En Italia, el anfiteatro todavía se conoce como il Colosseo, y otras lenguas romances han llegado a utilizar formas similares como le Colisé (francés), el Coliseo (español) y o Coliseu (portugués).


La construcción del Coliseo comenzó bajo el gobierno del emperador Vespasiano alrededor de 70-72. El lugar elegido fue un terreno llano en el suelo de un valle bajo entre los cerros Celiano, Esquilino y Palatino, por el que discurría un arroyo canalizado. En el siglo II a. C., la zona estaba densamente habitada. Fue devastada por el Gran Incendio de Roma en el 64 d.C., tras lo cual Nerón se apoderó de gran parte del área para agregarla a su dominio personal. Construyó la grandiosa Domus Aurea en el sitio, frente a la cual creó un lago artificial rodeado de pabellones, jardines y pórticos. El acueducto de Aqua Claudia existente se amplió para suministrar agua a la zona y el gigantesco Coloso de Nero de bronce se instaló cerca de la entrada de la Domus Aurea.

El área se transformó bajo Vespasiano y sus sucesores. Aunque se conservó el Coloso, gran parte de la Domus Aurea fue derribada. El lago se rellenó y la tierra se reutilizó como la ubicación del nuevo Anfiteatro Flavio. Cerca de los terrenos de la Domus Aurea se construyeron escuelas de gladiadores y otros edificios de apoyo. Según una inscripción reconstruida que se encuentra en el sitio, "el emperador Vespasiano ordenó que se erigiera este nuevo anfiteatro con la parte del botín de su general". Se cree que esto se refiere a la gran cantidad de tesoros incautados por los romanos después de su victoria en la Gran Revuelta Judía en el 70.

El Coliseo se puede interpretar así como un gran monumento triunfal construido en la tradición romana de celebrar grandes victorias. La decisión de Vespasiano de construir el Coliseo en el sitio del lago de Nerón también puede verse como un gesto populista de devolver a la gente un área de la ciudad que Nerón se había apropiado para su propio uso. A diferencia de muchos otros anfiteatros, que estaban ubicados en las afueras de una ciudad, el Coliseo se construyó en el centro de la ciudad, colocándolo literal y simbólicamente en el corazón de Roma.

El Coliseo se había completado hasta el tercer piso en el momento de la muerte de Vespasiano en 79. El nivel superior fue terminado y el edificio inaugurado por su hijo, Titus, en 80. Dio Cassius relata que más de 9.000 animales salvajes fueron asesinados durante la inauguración. juegos del anfiteatro. El edificio fue remodelado aún más bajo el hijo menor de Vespasiano, el recién designado emperador Domiciano, quien construyó el hipogeo, una serie de túneles subterráneos utilizados para albergar animales y esclavos. También agregó una galería en la parte superior del Coliseo para aumentar su capacidad de asientos.

En 217, el Coliseo sufrió graves daños por un gran incendio (causado por un rayo, según Dio Cassius) que destruyó los niveles superiores de madera del interior del anfiteatro. No se reparó por completo hasta alrededor de 240 y se sometió a nuevas reparaciones en 250 o 252 y nuevamente en 320. Una inscripción registra la restauración de varias partes del Coliseo bajo Teodosio II y Valentiniano III (reinó 425-450), posiblemente para reparar los daños causados por un gran terremoto en 443, siguieron más trabajos en 484 y 508. La arena continuó siendo utilizada para concursos hasta bien entrado el siglo VI, con las peleas de gladiadores mencionadas por última vez alrededor de 435. La caza de animales continuó hasta al menos 523.


l Coliseo sufrió varios cambios radicales de uso durante la época medieval. A finales del siglo VI se había construido una pequeña iglesia en la estructura del anfiteatro, aunque aparentemente esto no confería ningún significado religioso particular al edificio en su conjunto. La arena se convirtió en cementerio. Los numerosos espacios abovedados en las arcadas debajo de los asientos se convirtieron en viviendas y talleres, y se registra que aún se alquilan hasta el siglo XII. Hacia 1200, la familia Frangipani se apoderó del Coliseo y lo fortificó, aparentemente usándolo como castillo.

El gran terremoto de 1349 infligió graves daños al Coliseo, lo que provocó el colapso del lado sur exterior. Gran parte de la piedra caída se reutilizó para construir palacios, iglesias, hospitales y otros edificios en otros lugares de Roma. Una orden religiosa se trasladó al tercio norte del Coliseo a mediados del siglo XIV y continuó habitando hasta principios del siglo XIX. El interior del anfiteatro fue despojado extensamente de piedra, que se reutilizó en otros lugares, o (en el caso de la fachada de mármol) se quemó para hacer cal viva. Las abrazaderas de bronce que mantenían unida la mampostería fueron arrancadas o arrancadas de las paredes, dejando numerosas marcas de viruela que aún hoy marcan el edificio.


Durante los siglos XVI y XVII, los funcionarios de la Iglesia buscaron un papel productivo para el enorme casco abandonado del Coliseo. El Papa Sixto V (1585-1590) planeó convertir el edificio en una fábrica de lana para dar empleo a las prostitutas de Roma, aunque esta propuesta fracasó con su muerte prematura. En 1671 el cardenal Altieri autorizó su uso para las corridas de toros un clamor público provocó que la idea fuera abandonada apresuradamente.

En 1749, el Papa Benedicto XIV aprobó como política oficial de la Iglesia la opinión de que el Coliseo era un lugar sagrado donde los primeros cristianos habían sido martirizados. Prohibió el uso del Coliseo como cantera y consagró el edificio a la Pasión de Cristo e instaló el Vía Crucis, declarándolo santificado por la sangre de los mártires cristianos que perecieron allí (ver Cristianos y el Coliseo). Los papas posteriores iniciaron varios proyectos de estabilización y restauración, eliminando la extensa vegetación que había cubierto la estructura y amenazaba con dañarla aún más. La fachada fue reforzada con cuñas triangulares de ladrillo en 1807 y 1827, y el interior fue reparado en 1831, 1846 y en la década de 1930. La subestructura de la arena fue excavada en parte en 1810-1814 y 1874 y quedó completamente expuesta bajo Mussolini en la década de 1930.

El Coliseo es hoy una de las atracciones turísticas más populares de Roma, y ​​recibe millones de visitantes anualmente. Los efectos de la contaminación y el deterioro general a lo largo del tiempo provocaron un importante programa de restauración llevado a cabo entre 1993 y 2000, a un costo de 40 mil millones de liras italianas ($ 19,3 millones / 20,6 millones a precios de 2000). En los últimos años se ha convertido en un símbolo de la campaña internacional contra la pena capital, que fue abolida en Italia en 1948. Varias manifestaciones contra la pena de muerte tuvieron lugar frente al Coliseo en 2000. Desde entonces, como gesto contra la muerte pena de muerte, las autoridades locales de Roma cambian el color de la iluminación nocturna del Coliseo de blanco a dorado cada vez que una persona condenada a la pena de muerte en cualquier parte del mundo obtiene la conmutación de su sentencia o es liberada, [9], o si una jurisdicción deroga la pena de muerte. Más recientemente, el Coliseo se iluminó con oro cuando se abolió la pena capital en el estado estadounidense de Nueva Jersey en diciembre de 2007.

Hoy en día, el Coliseo es un trasfondo común en la bulliciosa metrópolis que es la Roma moderna. Debido al estado en ruinas del interior, no es práctico utilizar el Coliseo para albergar grandes eventos, solo se pueden acomodar unos pocos cientos de espectadores en asientos temporales. Sin embargo, se han realizado conciertos mucho más grandes en las afueras, utilizando el Coliseo como telón de fondo. Los artistas que han tocado en el Coliseo en los últimos años incluyen a Ray Charles (mayo de 2002), Paul McCartney (mayo de 2003) y Elton John (septiembre de 2005). El 7 de julio de 2007, el Coliseo fue votado como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo de New Open World Corporation.


A diferencia de los anfiteatros anteriores que se construyeron en las laderas, el Coliseo es una estructura completamente independiente. Es de planta elíptica y mide 189 metros (615 pies / 640 pies romanos) de largo y 156 metros (510 pies / 528 pies romanos) de ancho, con un área base de 6 acres. La altura del muro exterior es de 48 metros (157 pies / 165 pies romanos). El perímetro originalmente medía 545 metros (1,788 pies / 1,835 pies romanos). La arena central es un óvalo (287 pies) de largo y (180 pies) de ancho, rodeado por una pared (15 pies) de alto, por encima del cual se levantan gradas de asientos.

Se estima que la pared exterior requirió más de 100,000 metros cúbicos (131,000 pies cúbicos) de piedra de travertino que se colocaron sin mortero y se unieron con 300 toneladas de abrazaderas de hierro. Sin embargo, ha sufrido grandes daños a lo largo de los siglos, y grandes segmentos se han derrumbado tras los terremotos. El lado norte del muro perimetral todavía está en pie, las distintivas cuñas triangulares de ladrillo en cada extremo son adiciones modernas, que se construyeron a principios del siglo XIX para apuntalar el muro. El resto del exterior actual del Coliseo es de hecho la pared interior original.

La parte superviviente de la fachada monumental de la pared exterior comprende tres pisos de arcadas superpuestas coronadas por un podio en el que se encuentra un ático alto, ambos perforados por ventanas intercaladas a intervalos regulares. Las arcadas están enmarcadas por medias columnas de los órdenes dórico, jónico y corintio, mientras que el ático está decorado con pilastras corintias. Cada uno de los arcos de las arcadas del segundo y tercer piso enmarcaba estatuas, probablemente en honor a divinidades y otras figuras de la mitología clásica.

Se colocaron doscientas cuarenta ménsulas de mástil alrededor de la parte superior del ático. Originalmente sostenían un toldo retráctil, conocido como velarium, que mantenía el sol y la lluvia alejados de los espectadores. Consistía en una estructura en forma de red cubierta de lona hecha de cuerdas, con un agujero en el centro. Cubría dos tercios de la arena y se inclinaba hacia el centro para atrapar el viento y proporcionar una brisa para la audiencia. Los marineros, especialmente alistados en el cuartel general naval romano en Misenum y alojados en la cercana Castra Misenatium, se utilizaron para trabajar el velarium.

La enorme capacidad de público del Coliseo hizo que fuera esencial que el lugar pudiera llenarse o evacuarse rápidamente. Sus arquitectos adoptaron soluciones muy similares a las que se utilizan en los estadios modernos para hacer frente al mismo problema. El anfiteatro estaba rodeado por ochenta entradas a nivel del suelo, 76 de las cuales eran utilizadas por espectadores ordinarios. Cada entrada y salida estaba numerada, al igual que cada escalera. La entrada principal norte estaba reservada para el emperador romano y sus ayudantes, mientras que las otras tres entradas axiales probablemente fueron utilizadas por la élite. Las cuatro entradas axiales estaban ricamente decoradas con relieves de estuco pintado, de los cuales se conservan fragmentos. Muchas de las entradas exteriores originales han desaparecido con el colapso del muro perimetral, pero las entradas XXIII a LIV aún sobreviven.

Los espectadores recibieron boletos en forma de fragmentos de cerámica numerados, que los dirigieron a la sección y fila correspondientes. Accedieron a sus asientos a través de vomitoria (singular vomitorium), pasillos que se abrían a una hilera de asientos desde abajo o desde atrás. Estos rápidamente dispersaron a las personas en sus asientos y, al concluir el evento o en una evacuación de emergencia, pudieron permitir su salida en solo unos minutos. El nombre vomitoria deriva de la palabra latina para una descarga rápida, de la cual el inglés deriva la palabra vomit.


Según el Codex-Calendar de 354, el Coliseo podría albergar a 87.000 personas, aunque las estimaciones modernas sitúan la cifra en alrededor de 50.000. Estaban sentados en una disposición escalonada que reflejaba la naturaleza rígidamente estratificada de la sociedad romana. Se proporcionaron cajas especiales en los extremos norte y sur respectivamente para el Emperador y las Vírgenes Vestales, proporcionando las mejores vistas de la arena. Flanqueándolos en el mismo nivel había una amplia plataforma o podio para la clase senatorial, a quienes se les permitió traer sus propias sillas. Los nombres de algunos senadores del siglo V aún se pueden ver tallados en la mampostería, presumiblemente reservando áreas para su uso.

El nivel por encima de los senadores, conocido como maenianum primum, estaba ocupado por la clase noble no senatorial o los caballeros (equites). El siguiente nivel, el maenianum secundum, estaba originalmente reservado para ciudadanos romanos comunes (plebeyos) y estaba dividido en dos secciones. La parte inferior (el immum) era para los ciudadanos ricos, mientras que la parte superior (el summum) era para los ciudadanos pobres. Se proporcionaron sectores específicos para otros grupos sociales: por ejemplo, niños con sus tutores, soldados en licencia, dignatarios extranjeros, escribas, heraldos, sacerdotes, etc. Se proporcionaron asientos de piedra (y más tarde de mármol) para los ciudadanos y los nobles, quienes presumiblemente habrían traído sus propios cojines con ellos. Las inscripciones identificaron las áreas reservadas para grupos específicos.

Otro nivel, el maenianum secundum in legneis, se agregó en la parte superior del edificio durante el reinado de Domiciano. Esto comprendía una galería para los pobres comunes, esclavos y mujeres. It would have been either standing room only, or would have had very steep wooden benches. Some groups were banned altogether from the Colosseum, notably gravediggers, actors and former gladiators.

Each tier was divided into sections (maeniana) by curved passages and low walls (praecinctiones or baltei), and were subdivided into cunei, or wedges, by the steps and aisles from the vomitoria. Each row (gradus) of seats was numbered, permitting each individual seat to be exactly designated by its gradus, cuneus, and number.


The arena itself was 83 metres by 48 metres (272 ft by 157 ft / 280 by 163 Roman feet). It comprised a wooden floor covered by sand (the Latin word for sand is harena or arena), covering an elaborate underground structure called the hypogeum (literally meaning "underground"). Little now remains of the original arena floor, but the hypogeum is still clearly visible. It consisted of a two-level subterranean network of tunnels and cages beneath the arena where gladiators and animals were held before contests began. Eighty vertical shafts provided instant access to the arena for caged animals and scenery pieces concealed underneath larger hinged platforms, called hegmata, provided access for elephants and the like. It was restructured on numerous occasions at least twelve different phases of construction can be seen.

The hypogeum was connected by underground tunnels to a number of points outside the Colosseum. Animals and performers were brought through the tunnel from nearby stables, with the gladiators' barracks at the Ludus Magnus to the east also being connected by tunnels. Separate tunnels were provided for the Emperor and the Vestal Virgins to permit them to enter and exit the Colosseum without needing to pass through the crowds.

Substantial quantities of machinery also existed in the hypogeum. Elevators and pulleys raised and lowered scenery and props, as well as lifting caged animals to the surface for release. There is evidence for the existence of major hydraulic mechanisms and according to ancient accounts, it was possible to flood the arena rapidly, presumably via a connection to a nearby aqueduct.


The Colosseum and its activities supported a substantial industry in the area. In addition to the amphitheatre itself, many other buildings nearby were linked to the games. Immediately to the east is the remains of the Ludus Magnus, a training school for gladiators. This was connected to the Colosseum by an underground passage, to allow easy access for the gladiators. The Ludus Magnus had its own miniature training arena, which was itself a popular attraction for Roman spectators. Other training schools were in the same area, including the Ludus Matutinus (Morning School), where fighters of animals were trained, plus the Dacian and Gallic Schools.

Also nearby were the Armamentarium, comprising an armory to store weapons the Summum Choragium, where machinery was stored the Sanitarium, which had facilities to treat wounded gladiators and the Spoliarium, where bodies of dead gladiators were stripped of their armor and disposed of.

Around the perimeter of the Colosseum, at a distance of 18 m (59 ft) from the perimeter, was a series of tall stone posts, with five remaining on the eastern side. Various explanations have been advanced for their presence they may have been a religious boundary, or an outer boundary for ticket checks, or an anchor for the velarium or awning.

Right next to the Colosseum is also the Arch of Constantine.


The Colosseum was used to host gladiatorial shows as well as a variety of other events. The shows, called munera, were always given by individuals rather than the state. They had a strong religious element but were also demonstration of power and family prestige, and were immensely popular with the population. Another popular type of show was the animal hunt, or venatio. This utilised a great variety of wild beasts, mainly imported from Africa, and included creatures such as rhinoceros, hippos, elephants, giraffes, lions, panthers, leopards, crocodiles and ostriches. Battles and hunts were often staged amid elaborate sets with movable trees and buildings. Such events were occasionally on a huge scale Trajan is said to have celebrated his victories in Dacia in 107 with contests involving 11,000 animals and 10,000 gladiators over the course of 123 days.

During the early days of the Colosseum, ancient writers recorded that the building was used for naumachiae (more properly known as navalia proelia) or simulated sea battles. Accounts of the inaugural games held by Titus in AD 80 describe it being filled with water for a display of specially trained swimming horses and bulls. There is also an account of a re-enactment of a famous sea battle between the Corcyrean (Corfiot) Greeks and the Corinthians. This has been the subject of some debate among historians although providing the water would not have been a problem, it is unclear how the arena could have been waterproofed, nor would there have been enough space in the arena for the warships to move around. It has been suggested that the reports either have the location wrong, or that the Colosseum originally featured a wide floodable channel down its central axis (which would later have been replaced by the hypogeum).

Sylvae or recreations of natural scenes were also held in the arena. Painters, technicians and architects would construct a simulation of a forest with real trees and bushes planted in the arena's floor. Animals would be introduced to populate the scene for the delight of the crowd. Such scenes might be used simply to display a natural environment for the urban population, or could otherwise be used as the backdrop for hunts or dramas depicting episodes from mythology. They were also occasionally used for executions in which the hero of the story - played by a condemned person - was killed in one of various gruesome but mythologically authentic ways, such as being mauled by beasts or burned to death


The Colosseum today is now a major tourist attraction in Rome with thousands of tourists each year paying to view the interior arena, though entrance for EU citizens is partially subsidized, and under-18 and over-65 EU citizens' entrances are free. There is now a museum dedicated to Eros located in the upper floor of the outer wall of the building. Part of the arena floor has been re-floored.

The Colosseum is also the site of Roman Catholic ceremonies in the 20th and 21st centuries. For instance, Pope John Paul II would perform his new form of the Stations of the Cross called the Scriptural Way of the Cross (which calls for more meditation) at the Colloseum on Good Fridays.

Christians and the Colosseum


The Colosseum has long been regarded as having been the scene of numerous martyrdoms of early Christians. However, this belief appears to have arisen only around the 16th century. Roman and early medieval accounts refer to Christians being martyred in various vaguely described locations in Rome (in the amphitheatre, in the arena etc) but without specifying which there were, in fact, numerous stadia, amphitheatres and circuses in Rome. Saint Telemachus, for instance, is often said to have died in the Colosseum, but Theodoret's account of his death merely states that it happened "in the stadium" (eis to stadio). Similarly, the death of Saint Ignatius of Antioch is recorded as having been in "the arena", without specifying which arena.

In the Middle Ages, the Colosseum was clearly not regarded as a sacred site. Its use as a fortress and then a quarry demonstrates how little spiritual importance was attached to it, at a time when sites associated with martyrs were highly venerated. It was not included in the itineraries compiled for the use of pilgrims nor in works such as the 12th century Mirabilia Urbis Romae ("Marvels of the City of Rome"), which claims the Circus Flaminius - but not the Colosseum - as the site of martyrdoms. Part of the structure was inhabited by a Christian order, but apparently not for any particular religious reason.

It appears to have been only in the 16th and 17th centuries that the Colosseum came to be regarded as a Christian site. Pope Pius V (1566-1572) is said to have recommended that pilgrims gather sand from the arena of the Colosseum to serve as a relic, on the grounds that it was impregnated with the blood of martyrs. This seems to have been a minority view until it was popularized nearly a century later by Fioravante Martinelli, who listed the Colosseum at the head of a list of places sacred to the martyrs in his 1653 book Roma ex ethnica sacra. Martinelli's book evidently had an effect on public opinion in response to Cardinal Altieri's proposal some years later to turn the Colosseum into a bullring, Carlo Tomassi published a pamphlet in protest against what he regarded as an act of desecration. The ensuing controversy persuaded Pope Clement X to close the Colosseum's external arcades and declare it a sanctuary, though quarrying continued for some time to come.

At the instance of St. Leonard of Port Maurice, Pope Benedict XIV (1740-1758) forbade the quarrying of the Colosseum and erected Stations of the Cross around the arena, which remained until February 1874. St. Benedict Joseph Labre spent the later years of his life within the walls of the Colosseum, living on alms, prior to his death in 1783. Several 19th century popes funded repair and restoration work on the Colosseum, and it still retains a Christian connection today. Crosses stand in several points around the arena and every Good Friday the Pope leads a Via Crucis procession to the amphitheatre.


The Colosseum has a wide and well-documented history of flora ever since Domenico Panaroli made the first catalogue of its plants in 1643. Since then, 684 species have been identified there. The peak was in 1855 (420 species). Attempts were made in 1871 to eradicate the vegetation, due to concerns over the damage that was being caused to the masonry, but much of it has returned. 242 species have been counted today and of the species first identified by Panaroli, 200 remain.

The variation of plants can be explained by the change of climate in Rome through the centuries. Additionally, bird migration, flower blooming, and the growth of Rome that caused the Colosseum to become embedded within the modern city centre rather than on the outskirts of the ancient city, as well as deliberate transport of species, are also contributing causes. One other romantic reason often given is their seeds being unwittingly transported on the animals brought there from all corners of the empire.