Podcasts de historia

Piedra del Destino, Colina de Tara

Piedra del Destino, Colina de Tara


Piedra del Destino, Colina de Tara - Historia

EN OTRA PARTE, se ha mencionado el Lia Fail irlandés, Piedra del Destino, Piedra Fatal o Piedra del Destino, que generalmente se cree que fue la Piedra de Inauguración de los Reyes Irlandeses, que luego se usó para los reyes pictos y escoceses en Scone, convirtiéndose finalmente en la Coronación. Piedra en la Abadía de Westminster.

Como otros temas relacionados con la historia de Irlanda, este punto se ha discutido considerablemente. Como el presente trabajo está destinado principalmente a dar a los lectores ordinarios una cita de opiniones sobre temas religiosos antiguos irlandeses, no es necesario hacer más aquí que presentar varias autoridades sobre esta misteriosa piedra.

Hay dos competidores por el honor de la autenticidad, y ambos se ven ahora uno, una docena de pies de largo, erguido, medio fuera del suelo, en la colina de Tara, en Irlanda, el otro, veintiséis pulgadas de largo, en la silla de coronación en la Abadía de Westminster.

Una leyenda de la Scalacronica, fechada en 1355, declaraba que fue Simon Brec (nombre de la asociación solar) "quien trajo consigo una piedra en la que solían ocupar los reyes de España.

para ser coronado, y lo colocó en el lugar más hermoso y soberano de Irlanda, llamado hasta el día de hoy el Royal Place y Fergus, hijo de Ferchar, trajo la Piedra Real antes de recibirla y la colocó donde está ahora, la Abadía de Scone. "The Royal Place era Themor de Fordun, y Canmor o Teamor de Blind Harry, es decir, Tara.

Baldred Bisset, a principios del siglo XIV, tenía otra versión que decía: "La hija del faraón, rey de Egipto, con una banda armada y una gran flota, va a Irlanda, y allí se une un grupo de irlandeses y navega. a Escocia, llevándose consigo el trono real, que él, el Rey de Inglaterra, con otras insignias del Reino de Escocia, llevó consigo, por violencia, a Inglaterra ". Este Bisset buscó ganarse los buenos oficios del Papa para su restauración a Scone por nuestro Edward I.

La historia irlandesa en el Leabhar Gabhala, o Libro de las Conquistas, menciona la traída a Irlanda, desde Falias en Escocia, del Lia Fail, por los Tuath de Danaans.

Sobre esto, WF Skene ha declarado: "Las dos leyendas en todos los eventos son bastante antagónicas entre sí, y hay un hecho histórico cierto en cada una. Primero, el Lia Fail, o Irish Stone, no dejó a Tara, pero todavía estaba allí en el siglo XI y, en segundo lugar, el escocés no estuvo en Argyle durante la existencia de la colonia irlandesa de los Dalriada, ni se utilizó en la inauguración de sus reyes ".

Wintownis Chironikel, escrito en el monasterio de San Serf, de Inch, Loch Leven, alrededor de 1420, tiene este relato:

"Un gran Stane este Kynge que había
Que para este Kynge's Sete fue hecho
Y haldyne fue una gran Jowale
Wytht en el kynryk de Spayne hale.
Este rey mal este Simon (Brec) ta
Ese Stane, e in-tyl Yrland ga,
Y wyn esa tierra y ocupar
Y hallar ese Stane perpetuamente,
Y conviértelo en su Sege thare
Como lo hicieron los tailandeses de Spayne, p. 315
Broucht this Stane wytht en Escocia
Primero g cuando vino y menguó esa tierra,
Y primero nos establecimos en Ikkolmkil,
Y Scune pare estyr es broucht tyl
Y ahí estaba Syne Mony Day,
¿Por qué Edward Gert se lo quitó?
Ni tampoco los werd rehars
Mientras descubro de ese Stane en wers
Ne fallat fatum, Scoti quocung locatum,
Lapidem inventivo, regnare tenentur ibidem
Pero gyf werdys faly hand be,
Qwhare euer that Stane yhe segyt se
Thare sall the Scottis be renand,
Y Lorddys hale toda esa Tierra ".

La inscripción en latín que se dice que estaba en la piedra ha sido traducida así por otro:

"Excepto que los viejos videntes fingen,
Y el ingenio de los magos sea ciego
Los escoceses en su lugar deben reinar,
Dónde encontrarán esta piedra ".

Esto lo ha cumplido, dicen algunos, Jacobo VI. de Escocia, pero de ascendencia irlandesa, convirtiéndose en James I. de Inglaterra o, por tantos irlandeses y escoceses que ocupan puestos oficiales en Inglaterra y las colonias.

Pero James Mason no creyó la historia, cuando llamó a la piedra de Westminster "una reliquia falsa y absolutamente inútil" como "no la piedra de la coronación antigua de Escocia en absoluto", sino una imitación vil que se le hizo a Eduardo I. Los escoceses en su retirada deberían abandonar la piedra real, es para él "la más monstruosa de las suposiciones". Escondido por un tiempo, puede haberse perdido de vista en las guerras posteriores, o perdido por la muerte del custodio, como muchos otros tesoros lo han estado.

Geikie, el geólogo, que encontró que se parecía perfectamente a las areniscas del distrito de Scone, dice: "A mis ojos, la piedra parece como si hubiera sido preparada originalmente para la construcción, pero nunca se había usado". Incluso Shakespeare en Ricardo III. llámalo

"Una piedra vil, vil, preciosa por el papel de aluminio
De la silla de Inglaterra ".

Es curioso, también, que mientras que la piedra Holy Rood, que contiene una porción de la verdadera cruz, fue entregada por Edward a solicitud de Escocia, no se usó ninguna presión para la devolución de la Piedra de la Coronación, ni siquiera después de la aplastante batalla de Bannockburn.

Tal vez se pretendía devolver la piedra a Escocia, y una orden para la remoción estaba fechada el 1 de julio de 1328, según la decisión de un consejo en Northampton. Dalrymple afirma que se determinó aún más en una conferencia entre David I. y Edward III. en 1363. Los londinenses, sin embargo, que aceptaron la creencia de que la piedra era un paladio nacional, se opusieron firmemente a que abandonara Westminster.

Irlandeses, escoceses, culdees y anglo-israelitas han honrado la piedra por la fantasía de que era la almohada de piedra de San Columba, después de haber sido la almohada de piedra de Jacob en Betel, luego transferida a Scone. El material, sin embargo, es diferente de la formación geológica de Judá o Iona, como tampoco de la propia Irlanda. Pero es como el de Scone. Western Isles de McCulloch tiene este aviso: "La piedra en cuestión es una piedra arenisca calcárea y se parece exactamente a la que forma la entrada del castillo de Dunstaffnage".

¿Cómo llegó Columba a tener esta Piedra del Destino como almohada nocturna? Se dice, sin embargo, que cuando Fergus lo llevó desde Irlanda, fue colocado en Iona, antes de ser trasladado al monasterio de Dunstaffnage. Si hubiera sido la almohada de Jacob, la visita de los ángeles por la noche a Columba se explica fácilmente.

En la época de Camden, se recibió la teoría de Jacob. Pero el reformador e historiador escocés, Buchanan, dejó este testimonio hace trescientos y pico años: "La conexión de esta piedra con el nombre del patriarca Jacob fue muy probablemente una invención monacal, y no es improbable que tuviera origen

en esta abadía, ya que el documento más antiguo en el que así se describe parece haber sido una tablilla que anteriormente estaba suspendida sobre la silla, pero que hace mucho tiempo ha corrido la misma suerte que todos los demás monumentos escritos que se encontraban en esta capilla. . "

En cuanto a la naturaleza de aquél en nuestra Abadía, Neale, en su Abadía de Westminster, lo describe como "principalmente cuarzo, con feldespato claro y rojo, mica clara y oscura, con probablemente algo de hornblenda verde, entremezclados algunos fragmentos de un rojizo -en su composición también se incluyen pizarra de arcilla gris o esquisto y, en la parte superior, también hay un guijarro oscuro, pardusco, de color rojo, sílex. " Dean Stanley pensó que la piedra ciertamente era de Escocia. Scone es de formación de arenisca roja vieja. El decano hizo analizar una parte en el laboratorio de Percy, cuando se descubrió que era ligeramente calcárea. Examinados al microscopio, se detectaron granos de cuarzo y pequeñas escamas de mica. El profesor Ramsay, 1865, tenía la misma opinión de su geología.

La Monumenta Westmonasteriensia de Keepe, en 1681, nos dice: "Aquí también está en el lado oeste el Feretory (santuario) de San Eduardo, junto al grito que separa el Altar Mayor de la Capilla, la silla o asiento donde están nuestros Reyes. acostumbrado a ser inaugurado y coronado. Aparece sumamente antiguo tanto en su forma como en sus materiales, siendo de madera maciza, dura, firme, con respaldo y aros de la misma, bajo cuyo asiento, sostenidos por cuatro leones curiosamente tallados, en lugar de pies, yace esa Piedra tan famosa, sobre la que se dice que reposó el patriarca Jacob. Las ruinas de esta silla muestran que hasta ahora ha sido bellamente pintada y dorada con oro ". El costo de las labores de carpinteros, pintores y doradores sobre el mismo, hace casi setecientos años, fue de & # 1631 19 s. 7 d.

La silla en sí mide 6 pies 9 pulgadas por 3 pies 2 pulgadas. El asiento está a 2 pies 3 pulgadas del suelo. Aparece un surco en

la piedra. Las asas circulares de hierro, para levantarlo, se fijan a una grapa. Puede observarse una grieta. La piedra mide 26 pulgadas de largo, 16 & # 190 de ancho, 10 & # 189 de alto.

Volviendo a su historia escocesa, Skene no descubre ni un solo ejemplo de un soberano picto que haya sido coronado sobre él y, suponiendo que se conociera un caso, se pregunta por qué los escoceses, como enemigos raciales de los pictos, deberían haberlo utilizado con ese propósito. Robertson, el historiador, rastreó las reliquias de Columba hasta Dundalk, no Scone.

Un trabajo publicado alrededor de 1686 describe la piedra como 22 pulgadas de largo, 13 de ancho y 11 de profundidad y dice, "de lo cual la historia relata que es la piedra sobre la que se dice que Jacob reclinó su cabeza en la llanura de Luga y que fue llevado a Brigantia (La Coruña) en el Reino de España, lugar en el que Gathol, rey de Escocia, se sentó en él como su trono. De allí fue traído a Irlanda por Simon Brec, primer rey de Escocia, unos 700 años antes de la época de Cristo, y de allí a Escocia unos 300 años antes de Cristo, y en el 850 dC fue colocado en la Abadía de Scone ". Voluntad. Rishanger menciona a Milo, rey de los escoceses españoles, dárselo a su hijo Simon Brek.

El Dr. O'Connor cita una EM irlandesa. que registra el traslado de Lia Fail de Tara a los Reyes de Connaught en Cruachan, por lo que perdió su propiedad sonora hasta los días de Con, en el siglo II, cuando Murtagh Mac Earca la envió a su hermano Fergus Mac Earca de Dalriada en Argyle. O'Flaherty, confundiendo su supuesto traslado de Iona a Scone en el siglo IX, afirmó que fue enviado entonces por Aodh Finliath a su suegro, Kenneth Mac Alpin. Otra versión es que Simon Brek (sol moteado) lo trajo con su ancla frente a la costa oeste de Irlanda.

Pennant narra: "La piedra que primero había servido a Jacob como almohada, fue luego transportada a España,

donde fue utilizado como sede de la justicia por Gathalus, contemporáneo de Moisés ". Boece declara que Gathalus era el hijo de Cecrops de Atenas, y que se casó con Scota, hija del Faraón. El Diccionario de Fechas de Haydn relata que" el Lia Fail, en el que fueron coronados los reyes de Munster, se colocó en la Catedral de Cashel ".

La Royal Irish Academy tenía la historia completa de Tara de la pluma del Dr. Petrie. Refiriéndose a lo que él consideraba el Lia Fail, el autor mencionó su posición junto al Montículo de Rehenes, aunque trasladado al Forradh Rath en 1798, sobre algunas tumbas después de la pelea de Tara. "Pero el montículo", dijo, "todavía se llama popularmente Bed Thearghais, es decir, Penis Fergusii, una denominación derivada de la forma de esta piedra". Otros MSS. "Identifica el Lia Fail con la piedra en el Montículo de los Rehenes". En otra parte dijo: "Entre los relatos irlandeses y escoceses de la historia de esta piedra hay una falta total de acuerdo, lo que muestra que los escritores escoceses, cuando registraron su tradición, no conocían, o ignoraban, los relatos de fue preservado por los irlandeses. Los relatos irlandeses afirman uniformemente que el Lia Fail fue traído a Irlanda desde el norte de Alemania por la colonia Tuatha de Danaan ".

La conclusión del Dr. Petrie es la siguiente: "Es un hecho interesante, que un gran pilar obeliscal, en una posición postrada, ocupó, hasta un período reciente, la misma situación, en la colina de Tara, señalada como el lugar del Lia Fail por los escritores irlandeses de los siglos X, XI y XII y que se trataba de un monumento de la antigüedad pagana, una piedra de ídolo, como la llaman los escritores irlandeses, parece evidente por su forma y carácter ".

De hecho, es el remanente de un antiguo objeto de culto, el honor del símbolo de producción o fuente de vida.

Uno puede sonreír a un clérigo, el reverendo Glover, diciendo de la piedra de Jacob, que fue reverenciada por los judíos durante mucho tiempo, y "estar perdido en la destrucción de su santuario, 588 a. C., ha aparecido en Irlanda como el el precioso Liag Phail traído allí por hombres hebreos en un barco de guerra, alrededor de 584 ", el Sr. Hine, en Guiar a las naciones a la gloria, considera esa piedra como" un testimonio de los pactos de Dios en el futuro ".

También se puede sonreír ante el entusiasmo de Dean Stanley por la piedra rival en Westminster, como un "vínculo que une el trono de Inglaterra con las tradiciones de Tara e Ions".

Skene determina que el Lia Fail "nunca estuvo en ningún otro lugar excepto en Tara", mientras que la otra piedra "nunca estuvo en ningún otro lugar excepto en Scone". El Sr. G. Hudson exclama con razón: "Es sorprendente que el Consejo de la Real Academia Irlandesa, si cree que esto (en Tara) es el Lia Fail, no haya hecho ningún esfuerzo por salvar tal reliquia". Pero la conclusión de Skene sobre esta controvertida cuestión de la autenticidad es la siguiente:

"No había conexión entre la piedra de Scone y Lia Fail en Tara, y las leyendas de sus vagabundeos, como las de las tribus con las que estaban asociados, no son más que mitos y fábulas".

Es incómodo que se perturben los agradables romances de uno y la Piedra del Destino ha tenido que encontrar la luz penetrante de la investigación moderna, para la destrucción de muchas bonitas fantasías. Es bueno ser feliz, es mejor ser verdad.


La conexión entre Irlanda y Egipto

Una de las teorías más controvertidas cuando se trata de los orígenes del pueblo irlandés es una conexión con el antiguo Egipto. Aunque hay muchas leyendas irlandesas que conectan a Tara con la realeza egipcia, han sido imposibles de probar.

Uno de los ejemplos más intrigantes de estas propuestas fue el descubrimiento del esqueleto de un niño de 15 años en The Mound of the Hostages, cerca de Tara, por el Dr. Sean O Riordan del Trinity College. La datación por carbono mostró que los restos tenían aproximadamente 3.800 años. Un collar encontrado con el esqueleto estaba hecho de cuentas de loza y combinaba con una fabricación y un diseño egipcios similares.

La colina de Tara es un complejo arqueológico con muchos monumentos antiguos, como el "Montículo de rehenes", que se ve arriba. En la tradición, Hill of Tara se conoce como la sede de los Altos Reyes de Irlanda. (CC BY-SA 4.0 )


El descubrimiento

El vigilante nocturno de la abadía descubrió la silla dañada y la piedra que faltaba poco después y llamó a la policía. Se establecieron barricadas en todas las carreteras que salían de Londres y se cerraron las fronteras de Escocia y Gales. Habiéndose ido antes que los hombres, junto con ser una mujer sola en un automóvil, Matheson pudo navegar con éxito a través de los obstáculos.

Hamilton, Stuart y Vernon decidieron que sería una mejor decisión ocultar su pieza en lugar de correr el riesgo de ser atrapados con ella mientras atraviesan un obstáculo. Enterraron la piedra en un campo vacío en Kent donde volverían a buscarla más tarde una vez que el calor se hubiera calmado.

Finalmente regresaron al sitio para recuperar la segunda sección de piedra y la llevaron de regreso a Escocia. Tan pronto como cruzaron la frontera, los cuatro amigos rociaron la piedra con whisky como un ritual de regreso a casa y poco después repararon la piedra a su estado original.


Vandalismo y controversia

Desafortunadamente, la piedra ha sido objeto de actos de vandalismo en dos ocasiones. En 2012, fue golpeado repetidamente con un martillo, dejando once áreas de daño. En 2014 se vertió pintura roja y verde sobre la piedra, cubriendo el 50% de la superficie. A pesar de este daño, el simbolismo del Lia Fáil dentro de la cultura irlandesa permanece.

Pero no todos están convencidos de que el Lia Fáil que se ve hoy sea la verdadera piedra de coronación de la tradición. Algunos afirman que la piedra real fue introducida de contrabando en Escocia, donde se convirtió en otra famosa piedra de coronación, la piedra de Scone, una roca utilizada para coronar a los monarcas escoceses e ingleses.

Otros creen que el Lia Fáil que ves hoy es solo un impostor porque el real ha sido escondido hasta que Irlanda esté lista para ser gobernada por otro Gran Rey.

Imagen superior: los Lia Fáil en el cerro de Tara. También se la conoce como la Piedra de la Coronación de los antiguos Altos Reyes de Irlanda. Fuente: JohnJDuncan / CC BY SA 4.0


Facebook

Se pensaba que el Lia Fáil (Piedra del Destino) era mágico. Cuando el legítimo Gran Rey de Irlanda puso sus pies sobre ella, se dijo que la piedra rugió. A la piedra también se le atribuye el poder de rejuvenecer al rey y también de dotarlo de un largo reinado. Servicio de Monumentos Nacionales de Irlanda del Patrimonio - Arqueología Descubra Boyne Valley

Cerro de Tara - OPW

Colina de Tara - OPW

Hacha de batalla de la Edad del Bronce Antiguo (c.1800 aC). Desde el Montículo de los Rehenes, Colina de Tara. El hacha de batalla hecha de piedra, fue encontrada con huesos humanos cremados debajo de una urna volcada y ha sido vitrificada por el calor. Lea más aquí https://www.ucd.ie/news/mar06/030306_mound_of_the_hostages.htm Heritage Ireland Descubra la Escuela de Arqueología de Boyne Valley UCD

Cerro de Tara - OPW

Felicitaciones a todos los involucrados en este proyecto. Estamos muy orgullosos de la asociación de Colmcille & # 039 con Meath.

Descubrir Boyne Valley

Mañana se celebra la fiesta de uno de los santos patronos de Irlanda, Colmcille. Para celebrar junto con la conmemoración continua del 1500 aniversario de su nacimiento y conexión con Kells, esta noche se lanzará una gira autoguiada de "iluminación" muy especial. El recorrido, que se llevará a cabo durante todo el año, invita a los lugareños y visitantes en un sendero de la ciudad, a ver edificios icónicos iluminados con diseños extraordinarios, apaciguando la vista bajo el cielo oscuro de la noche.
No olvide revisar su propia página de Kells - Colmcille 1500 donde habrá una actuación musical especial a las 8 pm.
Para obtener más información sobre las iluminaciones, consulte:
https://www.discoverboynevalley.ie/whats-on/colmcille1500-kells-illuminations
.
Descubra Boyne Valley Headfort Arms Irlanda y # 039s Ancient East Descubra Irlanda
Tankardstown House Causey Farm Boyne Boats The Glyde Inn Annagassan Tayto Park Scholars Townhouse Hotel Listoke Distillery & amp Gin School Brú na Bóinne - Newgrange y Knowth
OPW - Oficina de Obras Públicas Slane Whisky
StockHouse Restaurant The Rock Farm, Slane Boyne Valley Camino
Visite Louth Heritage Irlanda

#BoyneValley #DescubreIrlanda #IrelandsAncientEast #KeepDiscovering #kells


La historia del Cerro de Tara

De los colonos que vinieron para quedarse en la tierra, los Firbolg fueron los primeros y los bardos nos dicen que Slainge, el primer gran rey de esa raza, eligió Tara Hill como el sitio de su palacio real, [1] y lo llamó Druim. Caein o la hermosa colina. Si podemos confiar en la cronología de los Cuatro Maestros, Slainge fue contemporáneo de Abraham en la Tierra de Canaán, por lo que debemos remontarnos unos mil novecientos años antes de la era cristiana para el primer pardo que coronó la colina de Tara. No les pido que crean esto. Simplemente cito la declaración y probablemente esté tan bien fundada como buena parte de lo que se establece como historia antigua. Sin embargo, la cronología de O & rsquoFlaherty & rsquos fija el advenimiento de los Firbolg hacia el año 1250 a. C. es mucho más probable.

Sin embargo, es a la segunda colonia que ocupó Irlanda y mdashthe Tuatha de Danaanmdasht que el origen de la ciudad real de Tara se rastrea más comúnmente. Se dice que nueve reyes de los firbolg gobernaron la tierra, pero como reinaron en total solo treinta y siete años, no pudieron haber hecho mucho por Tara. Fue la nueva colonia & mdasha gente más civilizada y poderosa & mdash quien trajo la tradición de Ogham a Erin y la Lia Fail a Tara, que hicieron & mdash así que la historia del bardo nos cuenta & mdashtheir Cathair, o ciudad capital. Los edificios de piedra ciertamente no abundaban en Tara, pero aun así, como el poeta Kineth O & rsquoHartigan lo llamó Cathair en el siglo X, no necesitamos dudar en adoptar el término.

Tara se llamaba Cathair Crofinn incluso antes de que se llamara Tara y se dice que Crofinn fue una reina de los Tuatha de Danaan, notable tanto por su talento como por su belleza. Sin duda fue enterrada en el recinto del Royal Rath, al que dio su nombre, es decir, si no lo hizo, como muchos otros de su pueblo, instaló su morada en la Tierra de la Juventud, ya sea bajo las laderas cubiertas de hierba de Tara. , o alguna otra de las hermosas colinas encantadas de Erin.

Eran un pueblo extraño, estos Tuatha de Danaan, de ojos oscuros y cabello castaño, de origen desconocido, pero de mucha cultura, ingenio y un extraño poder misterioso, que no dejaron sobrevivientes en la tierra de Erin, al menos, entre los hijos de hombres mortales. Ojalá no se hubieran desvanecido tan completamente, porque la historia de bardo que cuenta su advenimiento y partida está llena de un interés sutil y extraño que toma y mantiene la mente por una influencia secreta y silenciosa que no puede medirse ni analizarse. Impregna tanto nuestra historia como nuestro romance, los cuentos de nuestra infancia y los vagabundeos de nuestra fantasía más madura en los reinos místicos de un país de las hadas que no es todo una fábula.

Fue el Tuatha de Danaan quien trajo a Tara esa maravillosa Lia Fail, la Piedra del Destino, de la que todos habéis oído algo. Algunos dicen que todavía está en Tara, otros que está bajo la silla de la coronación en la Abadía de Westminster. Hablaré de ello ahora, pero es bastante natural que la piedra encantada sea el regalo de la gente encantada y su historia y mdash, en parte un hecho y en parte una fábula, es tan extraña y misteriosa como la suya propia.


Lia Fail o la piedra del destino

EN OTRA PARTE, se ha mencionado a los irlandeses Lia Fail, Piedra del Destino, Piedra Fatal o Piedra del Destino, generalmente se cree que fue la Piedra de Inauguración de los Reyes Irlandeses, que luego se usó para los reyes pictos y escoceses en Scone, convirtiéndose finalmente en la Piedra de la Coronación en la Abadía de Westminster.

Como otros temas relacionados con la historia de Irlanda, este punto se ha discutido considerablemente. Como el presente trabajo está destinado principalmente a dar a los lectores ordinarios una cita de opiniones sobre temas religiosos antiguos irlandeses, no es necesario hacer más aquí que presentar varias autoridades sobre esta misteriosa piedra.

Hay dos competidores por el honor de la autenticidad, y ambos se ven ahora uno, una docena de pies de largo, erguido, medio fuera del suelo, en la colina de Tara, en Irlanda, el otro, veintiséis pulgadas de largo, en la silla de coronación en la Abadía de Westminster.

Una leyenda en el Scalacronica, fechado en 1355, declaró que fue Simon Brec (un nombre de asociación solar) "quien trajo consigo una piedra en la que los reyes de España solían ser coronados, y lo colocó en el lugar más hermoso y soberano de Irlanda, llamado hasta el día de hoy el Lugar Real y Fergus, hijo de Ferchar, trajo la Piedra Real antes de recibirla y la colocó donde está ahora, la Abadía de Scone. "The Royal Place era Fordun's Themory Harry el ciego Canmor o Teamor I. mi. Tara.

Baldred Bisset, a principios del siglo XIV, tenía otra versión que decía: "La hija del faraón, rey de Egipto, con una banda armada y una gran flota, va a Irlanda, y allí se une un grupo de irlandeses y navega. a Escocia, tomando con ella el trono real, que él, el Rey de Inglaterra, con otras insignias del Reino de Escocia, llevó consigo, por violencia, a Inglaterra ". Este Bisset buscó ganarse los buenos oficios del Papa para su restauración a Scone por nuestro Edward I.

La historia irlandesa en el Leabhar Gabhala, o Libro de las Conquistas, menciona la traída a Irlanda, desde Falias en Escocia, del Lia Fail, por los Tuath de Danaans.

Sobre esto, W. F. Skene ha declarado & mdash "Las dos leyendas en todos los eventos son bastante antagónicas entre sí, y hay un hecho histórico cierto en cada una. Primero, el Lia Fail, o Irish Stone, no salió de Tara, pero todavía estaba allí en el siglo XI y, en segundo lugar, el escocés no estuvo en Argyle durante la existencia de la colonia irlandesa de los Dalriada, ni fue utilizado en la inauguración de sus reyes ".

Wintownis Chronikel, escrito en el monasterio de San Serf, de Inch, Loch Leven, alrededor de 1420, tiene este relato & mdash

"Un gran Stane este Kynge que había
Que para este Kynge's Sete fue hecho
Y haldyne fue una gran Jowale
Wytht en el kynryk de Spayne hale.
Este rey mal este Simon (Brec) ta
Ese Stane, e in-tyl Yrland ga,
Y wyn esa tierra y ocupar
Y hallar ese Stane perpetuamente,
Y conviértelo en su Sege thare
Como lo hicieron los tailandeses de Spayne,
Broucht this Stane wytht en Escocia
Primero g cuando vino y menguó esa tierra,
Y primero nos establecimos en Ikkolmkil,
Y Scune pare estyr es broucht tyl
Y ahí estaba Syne Mony Day,
¿Por qué Edward Gert se lo quitó?
Ni tampoco los werd rehars
Mientras descubro de ese Stane en wers
Ne fallat fatum, Scoti quocung locatum,
Lapidem inventivo, regnare tenentur ibidem
Pero gyf werdys faly hand be,
Qwhare euer that Stane yhe segyt se
Thare sall the Scottis be renand,
Y Lorddys hale toda esa Tierra ".

La inscripción latina que se dice que estaba en la piedra ha sido así traducida por otro & mdash

"Excepto que los viejos videntes fingen,
Y el ingenio de los magos sea ciego
Los escoceses en su lugar deben reinar,
Dónde encontrarán esta piedra ".

Esto lo ha cumplido, dicen algunos, Jacobo VI. de Escocia, pero de ascendencia irlandesa, convirtiéndose en James I. de Inglaterra o, por tantos irlandeses y escoceses que ocupan puestos oficiales en Inglaterra y las colonias.

Pero James Mason no creyó la historia, cuando llamó a la piedra de Westminster "una reliquia falsa y absolutamente inútil" como "no la antigua piedra de coronación de Escocia en absoluto", sino una imitación vil que se le hizo a Eduardo I. Los escoceses en su retirada deberían abandonar la piedra real, es para él "la más monstruosa de las suposiciones". Escondido por un tiempo, es posible que se haya perdido de vista en las guerras posteriores, o que se haya perdido por la muerte del custodio, como muchos otros tesoros.

Geikie, el geólogo, que encontró que se parecía perfectamente a las areniscas del distrito de Scone, dice: "A mis ojos, la piedra parece como si hubiera sido preparada originalmente para la construcción, pero nunca se había usado". Incluso Shakespeare en Ricardo III. llámalo

"Una piedra vil, vil, preciosa por el papel de aluminio
De la silla de Inglaterra ".

Es curioso, también, que mientras que la piedra Holy Rood, que contiene una porción de la cruz verdadera, fue entregada por Edward a solicitud de Escocia, no se utilizó ninguna presión para la devolución de la Piedra de la Coronación, ni siquiera después de la aplastante batalla de Bannockburn.

Tal vez se pretendía devolver la piedra a Escocia, y una orden judicial para la remoción estaba fechada el 1 de julio de 1328, según la decisión de un consejo en Northampton. Dalrymple afirma que se determinó aún más en una conferencia entre David I. y Edward III. en 1363. Los londinenses, sin embargo, que aceptaron la creencia de que la piedra era un paladio nacional, se opusieron firmemente a que abandonara Westminster.

Irlandeses, escoceses, culdees y anglo-israelitas han honrado la piedra por la fantasía de que era la almohada de piedra de San Columba, después de haber sido la almohada de piedra de Jacob en Betel, luego transferida a Scone. El material, sin embargo, es diferente de la formación geológica de Judá o Iona, como tampoco de la propia Irlanda. Pero es como el de Scone. McCulloch's Islas occidentales tiene este aviso & mdash "La piedra en cuestión es una piedra arenisca calcárea, y se parece exactamente a la que forma la entrada del castillo de Dunstaffnage".

¿Cómo llegó Columba a tener esta Piedra del Destino como almohada nocturna? Se dice, sin embargo, que cuando Fergus lo llevó desde Irlanda, fue colocado en Iona, antes de ser trasladado al monasterio de Dunstaffnage. Si hubiera sido la almohada de Jacob, la visita de los ángeles por la noche a Columba se explica fácilmente.

En la época de Camden, se recibió la teoría de Jacob. Pero el reformador e historiador escocés, Buchanan, dejó este testimonio hace trescientos y pico años & mdash "La conexión de esta piedra con el nombre del patriarca Jacob fue muy probablemente una invención monacal, y no es improbable que tuviera su origen en esta abadía, ya que el documento más antiguo en el que así se describe parece haber sido una tablilla que anteriormente estaba suspendida sobre la silla, pero que hace mucho tiempo ha corrido la misma suerte que todos los demás memoriales escritos que se encontraban en esta capilla ".

En cuanto a la naturaleza de ese en nuestra abadía, Neale, en su Abadía de Westminster, lo describe como "principalmente cuarzo, con feldespato claro y rojo, mica clara y oscura, probablemente con algo de hornblenda verde, entremezclados algunos fragmentos de una pizarra o esquisto de arcilla gris rojizo también se incluyen en su composición y, en la parte superior lado, también hay un guijarro de pedernal oscuro, pardusco, de color rojo. " Dean Stanley pensó que la piedra ciertamente era de Escocia. Scone es de formación de arenisca roja vieja. El decano hizo analizar una pieza en el laboratorio de Percy, cuando se descubrió que era ligeramente calcárea. Examinados al microscopio, se detectaron granos de cuarzo y pequeñas escamas de mica. El profesor Ramsay, 1865, tenía la misma opinión de su geología.

De Keepe Monumenta Westmonasteriensia, en 1681, nos dice & mdash "Aquí también está en el lado oeste el Feretory (santuario) de San Eduardo, junto al grito que separa el Altar Mayor de la Capilla, la silla o asiento en el que nuestros Reyes acostumbran a ser inaugurados y Tiene un aspecto extremadamente antiguo tanto en su forma como en sus materiales, siendo de madera maciza, dura y firme, con un respaldo y lados de la misma, bajo cuyo asiento, sostenidos por cuatro leones curiosamente tallados, en lugar de pies, se encuentra que tan Piedra muy famosa, en la que se dice que reposó el patriarca Jacob. & mdashLas ruinas de esta silla misma muestran que hasta ahora ha sido bellamente pintada y dorada con oro ". El costo de las labores de carpinteros, pintores y doradores sobre el mismo, hace casi setecientos años, fue de & pound1 19s. 7d.

La silla en sí mide 6 pies 9 pulgadas por 3 pies 2 pulgadas. El asiento está a 2 pies 3 pulgadas del suelo. Aparece un surco en la piedra. Las asas circulares de hierro, para levantarlo, se fijan a una grapa. Puede observarse una grieta. La piedra mide 26 pulgadas de largo, 16 y frac34 de ancho, 10 y frac12 de alto.

Volviendo a su historia escocesa, Skene no descubre ni un solo ejemplo de un soberano picto que haya sido coronado sobre él y, suponiendo que se conociera un caso, se pregunta por qué los escoceses, como enemigos raciales de los pictos, deberían haberlo utilizado con ese propósito. Robertson, el historiador, rastreó las reliquias de Columba hasta Dundalk, no Scone.

Una obra publicada alrededor de 1686 describe la piedra como 22 pulgadas de largo, 13 de ancho y 11 de profundidad y dice, "de lo cual la historia relata que es la piedra sobre la que se dice que Jacob reclinó la cabeza en la llanura de Luga y que fue llevado a Brigantia (La Coruña) en el Reino de España, lugar en el que Gathol, rey de Escocia, se sentó en él como su trono. De allí fue traído a Irlanda por Simon Brec, primer rey de Escocia, unos 700 años antes de la época de Cristo, y de allí a Escocia unos 300 años antes de Cristo, y en el 850 dC fue colocado en la Abadía de Scone ". Voluntad. Rishanger menciona a Milo, rey de los escoceses españoles, dándoselo a su hijo Simon Brek.

El Dr. O'Connor cita una EM irlandesa. que registra la eliminación de Lia Fail from Tara to the Connaught Kings at Cruachan, and so it lost its sounding property till Con's day, second century that it was sent by Murtagh Mac Earca to his brother Fergus Mac Earca of Dalriada in Argyle. O'Flaherty, confounding its asserted removal from Iona to Scone in the ninth century, affirmed it was sent then by Aodh Finliath to his father-in-law, Kenneth Mac Alpin. Another version is, that Simon Brek (speckled sun) brought it up with his anchor off the west coast of Ireland.

Pennant narrates&mdash"The stone which had first served Jacob for his pillow, was afterwards transported into Spain, where it was used as a seat of justice by Gathalus, contemporary with Moses." Boece declares this Gathalus was the son of Cecrops of Athens, and that he married Scota, daughter of Pharaoh. Haydn's Dictionary of Dates relates that "the Lia Fail, on which the Kings of Munster were crowned, was laid in the Cathedral of Cashel."

The Royal Irish Academy had the full Tara story from Dr. Petrie's pen. Referring to what he considered the Lia Fail, the author mentioned its position by the Mound of Hostages, though removed to the Forradh Rath in 1798, over some graves after the Tara fight. "But the mound," said he, "is still popularly called Bod Thearghais that is, Penis Fergusii, an appellation derived from the form of this stone." Other MSS. "identify the Lia Fail with the stone on the Mound of the Hostages." Elsewhere he said&mdash"Between the Irish and Scottish accounts of the history of this stone there is a total want of agreement, which shows that the Scottish writers, when they recorded their tradition, were not acquainted with, or disregarded, the accounts of it preserved by the Irish. The Irish accounts uniformly state that the Lia Fail was brought into Ireland from the north of Germany by the Tuatha de Danaan colony."

The conclusion of Dr. Petrie is as follows&mdash"It is an interesting fact, that a large obeliscal pillar stone, in a prostrate position, occupied, till a recent period, the very situation, on the Hill of Tara, pointed out as the place of the Lia Fail by the Irish writers of the tenth, eleventh, and twelfth centuries and that this was a monument of pagan antiquity, an idol stone, as the Irish writers call it, seems evident from its form and character."

It is, in fact, the remnant of an ancient object of worship, the honouring of the symbol of production, or source of life.

One may smile at a clergyman, the Rev. Mr. Glover, saying of the stone of Jacob, that it was reverenced long by the Jews, and "being lost in the destruction of their sanctuary, 588 B.C., has appeared in Ireland as the precious Liag Phail, brought thither by Hebrew men in a ship of war, cir. 584." Mr. Hine, in Leading the Nations to Glory, regards that stone as "a witness to God's covenants in the future."

One may, also, smile at Dean Stanley's enthusiasm over the rival stone at Westminster, as a "link which unites the throne of England with the traditions of Tara and Iona."

Skene determines that the Lia Fail "never was anywhere but at Tara," while the other stone " never was anywhere but at Scone." Mr. G. Hudson rightly exclaims&mdash"It is a matter of surprise that the Council of the Royal Irish Academy, if they believe this (at Tara) to be the Lia Fail, have made no effort to save such a relic." But Skene's conclusion upon this vexed question of, authenticity is as follows&mdash

"There was no connection between the stone at Scone and the Lia Fail at Tara, and the legends of their wanderings, like those of the tribes with whom they were associated, are nothing but myth and fable."

It is uncomfortable to have one's pleasing romances disturbed and the Stone of Destiny has had to encounter the searching light of modern inquiry, to the destruction of many pretty fancies. It is good to be happy it is better to be cierto.


Tag Archives: Hill of Tara

I have wandered the hills and valleys of Ireland, driven along its rocky coasts and roamed the quiet midlands. In my travels, I have stopped to explore every monument of stone and ruined churchyard to be found along my path, often altering that path considerably in the hope of encountering some new mystery to explore.

Along the way, I have taken several thousands of pictures.

While I am careful that the photography not intrude upon my more visceral experience of a place, I strive to document each location to the best of my ability. The photos are touchstones, reminders of places I fear I may never see again. And in that spirit I try to be as thorough and faithful to the place and time as possible.

I was therefore, quite surprised to learn, as I went scanning through my photos just the other day, that my collection suffered from a curious absence of saints.

Saint Patrick, in particular, was nowhere to be found.

I only went looking because I noticed that my next blog post, the one you are reading now, was due to publish on March 17th, and it occurred to me that I really should write something about St. Patrick’s Day.

Not feeling particularly motivated, I thought I would dig up some of the photos I’d taken of his various statues in Ireland, and use those for inspiration.

I sat back from my screen, perplexed. That couldn’t be right. I mean, I know for a fact that there is a statue of St. Patrick standing near the entrance to the Hill of Tara. I’d photographed every inch of that ancient seat of kings, as well as the little churchyard that sits next to it, during my first visit in 2005. I remembered walking past that stark white statue with the little metal fence around it, not once, but twice!

And so I checked again: hills, grass, tower, graves, passage tomb, sheep, standing stone, circling ravens…, no statue.

Okay, so then where else? I searched my memory for other encounters with Ireland’s patron saint…, a-ha! there was Saint Patrick’s Cross which stands among the mighty ruins on the Rock of Cashel in County Tipperary. Surely I had a photo of that, and even if it’s not really a statue, it would give me something to work with…,

“How,” I wondered aloud to myself, “can this be.”

I tried to think back to all the other cathedrals, graveyards and ruins that I have visited. Surely there had to be…, I know that one had a statue…, Maybe there was a plaque…,

There are no monuments to Saint Patrick, no statues or shrines, recorded anywhere in my camera-rolls. And I think the reason for this must be because I just don’t see him.

I’ve heard his story again and again, since childhood, but it has never really made any lasting impression upon me.

I was taught that I should like St. Patrick because he was ‘the’ Irish saint.

There is nothing in the mythology surrounding Pádraig that touches me or even rings true to my ears.

I have tried to see the young man, captured, bound and sold into slavery, only to give himself over to Christianity and escape his captors, led across the wilds of Ireland and back to the sea by a mysterious voice. Yet it seems as if I have heard that story before, attached to other names and places.

And then there is the great teacher, who is said to have stood upon the Hill of Tara among both the greatest kings and wisest Druids of that land, and explained to them the mystery of the Christian Trinity through the example of the wild shamrock which grew unnoticed underfoot. Strange, that they should be so easily won over, these wise men, when triplicate gods and goddesses were already known throughout the land, and the shamrock already known for both its symbolic and medicinal qualities.

Then, of course, there is the mighty “warrior for god” who appears in the later tales. No meek teacher this Patrick, he duels his enemies with holy magic, tossing them into the air like some midichlorian pumped Jedi Knight.

Let’s not even mention the thing with the snakes.

Over the years I have seen him first as a saint, then as a villain, and now he hardly seems important at all. From what little we truly do know of him, it seems clear that almost nothing which has been believed about him is true.

So why then, should we celebrate the anniversary of his death (if indeed we even have that detail correct)?

More than once, I have been told that celebrating Patrick’s Holy Day is an important part of my Irish heritage, and that, as a grandchild of the diaspora, I should do whatever I can to maintain those cultural links with my distant kin.

How much honor do I bring to my ancestors by pretending to celebrate a Catholic feast day? None, I think.

The truth is, I don’t need Saint Patrick, whoever he was, to help me celebrate my Irish heritage. I do that every day.

I think I’ll get by just fine without the silly parades and the mass inebriation, which have become the American standard in holiday celebrations.

Yeah, I’ll wear the green – but I do that once a week (at least) anyway. I like green.

And you can be sure that I’ll raise a glass, to you and to yours, and to bridging the miles that lie between myself and the one place I’ve ever known that truly feels like home.


Ver el vídeo: Lia Fail -piedra del destino Irlanda -Hill of Tara-Viaje Red Cutural Travelite Irlanda 2018 (Octubre 2021).