Podcasts de historia

Fuerzas de Sudáfrica

Fuerzas de Sudáfrica

El ejército sudafricano se formó en 1912. Tenía cinco regimientos montados regulares y una pequeña sección de artillería. La conscripción también se introdujo en 1912 y la mitad de los hombres europeos de entre 16 y 25 años fueron reclutados por sorteo en la Fuerza Ciudadana Activa (ACF).

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el general Luis Botha, presidente de Sudáfrica, se ofreció de inmediato a enviar tropas para invadir el África sudoccidental alemana. La oposición afrikaner a este movimiento provocó una gran revuelta de los bóers. Este fue derrotado a mediados de 1915, pero en las elecciones de ese año, el Partido Nacional de Botha se mantuvo en el poder por poco.

Dirigidos por el general Jan Smuts, más de 146.000 hombres sirvieron en unidades sudafricanas durante la guerra. Esto incluyó 43.000 en el África sudoccidental alemana y 30.000 en el frente occidental. Se estima que unos 3.000 sudafricanos se unieron al Royal Flying Corps. El total de bajas sudafricanas durante la guerra llegó a 18.600 y más de 6.600 murieron.


Ejército sudafricano

los Ejército sudafricano es la rama de guerra terrestre de la Fuerza de Defensa Nacional de Sudáfrica. Sus raíces se remontan a su formación después de la creación de la Unión Sudafricana en 1910. El ejército sudafricano evolucionó dentro de la tradición de la guerra fronteriza librada por las fuerzas del Comando Boer (milicia), reforzada por la desconfianza histórica de los afrikaners hacia los grandes ejércitos permanentes. . [2] Luego luchó como parte del esfuerzo británico más amplio tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda Guerra Mundial, pero luego se cortó de sus lazos de larga data con la Commonwealth con la ascensión al poder del Partido Nacional en Sudáfrica en 1948. El ejército estuvo involucrado en una larga y encarnizada campaña de contrainsurgencia en Namibia de 1966 a 1990. También jugó un papel clave en el control de la violencia política sectaria dentro de Sudáfrica a finales de los 80 y principios de los 90.

El papel del Ejército cambió fundamentalmente por los trastornos de principios de la década de 1990 y, después de 1994, el Ejército pasó a formar parte de la nueva SANDF. Ahora participa cada vez más en los esfuerzos de mantenimiento de la paz en África meridional, a menudo como parte de operaciones más amplias de la Unión Africana. El Ejército está compuesto por aproximadamente 40.100 efectivos uniformados regulares, más 12.300 efectivos de la fuerza de reserva. La estructura de rango / edad del ejército, que se deterioró desesperadamente durante la década de 1990, está mejorando enormemente a través del sistema de servicio nacional voluntario de Desarrollo de Habilidades Militares (MSDS). A través de este sistema, todos los años se incorporan miembros jóvenes sanos a las fuerzas regulares y de reserva.


La historia de las fuerzas sudafricanas en Francia [Edición ilustrada]

Incluye 22 mapas y 18 ilustraciones
Decenas de miles de hombres vinieron de todo el Imperio para ayudar al esfuerzo bélico británico en la Primera Guerra Mundial hombres de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, India y Sudáfrica lucharon y murieron en campos de batalla lejos de sus hogares. Aunque estos soldados lucharon en muchos países diferentes por la causa aliada, cada una de las naciones está vinculada con una sola batalla o campaña en la que su sacrificio se destacó incluso en el horrible derramamiento de sangre de la Primera Guerra Mundial. Para los sudafricanos fue la heroica y sangrienta lucha por el bosque de Delville durante la batalla del Somme durante la cual se mantuvieron firmes bajo un furioso contraataque de los alemanes, la 1.a Brigada sudafricana sufrió un 80% de bajas en esa acción solamente. Basil Liddell Hart llamó a este compromiso "... el infierno de batalla más sangriento de 1916".
Sin embargo, como el estimado autor y soldado, el coronel John Buchan señala en su introducción a esta historia oficial clásica, los sudafricanos lucharon con igual valentía y distinción donde y cuando salieron al campo. Como él dice en su libro "... es una historia de la que estar orgulloso, porque entre las muchas brigadas en ese campo se puede decir, sin jactancia, que la Brigada de Infantería Sudafricana no tuvo superiores ni muchos iguales".
Un tributo apropiado a los muchos valientes soldados sudafricanos que lucharon y conquistaron durante la Primera Guerra Mundial escrito por un autor aclamado.


La batalla más grande librada por el nuevo ejército sudafricano: la batalla de Bangui

[Encontré esto de interés. Esta es la batalla más grande librada en los últimos tiempos por el "Nuevo" ejército sudafricano. Sin embargo, el comandante a cargo era blanco. También parecen haber sido fuerzas especiales. Luchaban contra la fuerza militar negra en una guerra en la República Centroafricana (RCA). Los sudafricanos estaban bastante bien equipados con armas modernas y los sudafricanos también eran fuerzas especiales. Esto da una idea básica de su capacidad de combate. Ganaron la batalla, pero en Sudáfrica la pérdida de algunas tropas fue políticamente negativa. Mi interés en esto es puramente militar para ver qué puede hacer el ejército actual. El artículo sobre esto fue escrito por un alemán que es una especie de especialista militar en Sudáfrica. Esta batalla tuvo lugar en 2013. Jan]

Desde el 22 de marzo hasta aproximadamente las 21:00 horas del 24 de marzo, 200 soldados sudafricanos libraron una serie de batallas en las afueras de Bangui en la República Centroafricana (RCA) contra 3000 o más oponentes bien armados. Y lo hicieron mientras el Ejército de la CAR (Faca) se evaporaba y las fuerzas de paz de la Brigada de Reserva Centroafricana desaparecían del lugar.

Esa serie de batallas en curso cobró 13 soldados y otros 27 resultaron heridos, pero la fuerza conservó su cohesión y pudo retroceder desde dos áreas de enfrentamiento separadas hasta su base y mantenerla hasta que sus atacantes dejaron de intentar invadirlos y propusieron un ataque. alto el fuego y desconexión. Para entonces, los rebeldes habían sufrido hasta 500 bajas, según estimaciones de oficiales con considerable experiencia operativa y estimadas por varias ONG del país. En el proceso, los soldados dispararon más de 12 000 rondas de municiones de ametralladora de 12,7 mm, 288 cohetes de lanzacohetes de 107 mm y 800 bombas de morteros de 81 mm, y miles de rondas de ametralladoras de 7,62 mm y rifles de 5,56 mm.

Esta fue una de las acciones más duras que ha experimentado el Ejército de las SA, y los soldados lucharon bien, incluso de manera sobresaliente. Eso no solo se refleja en el hecho de que esta pequeña unidad conservó la cohesión hasta el final de la acción, sino también en las bajas que infligió a sus oponentes: tantas bajas que fueron los rebeldes Seleka quienes propusieron un alto el fuego y una retirada.

Su valor fue subrayado por la fuerza francesa en el aeropuerto de Bangui cuando realizó un desfile formal para despedirse de los fallecidos.

Desde entonces, Sudáfrica ha retirado la mayor parte de su pequeña fuerza en la República Centroafricana tras la caída del gobierno de la República Centroafricana.

El gobierno de Sudáfrica había querido relevar a las tropas y desplegar una fuerza más fuerte para estabilizar la situación en espera de una decisión de la UA, pero el gobierno francés, cuyas tropas controlan el único aeropuerto viable, no permitiría el despliegue de nuevas fuerzas de combate por temor a atraer un ataque al aeropuerto o a ciudadanos franceses en Bangui.

La información de Uganda sugiere que Sudáfrica está, en cambio, desplegando algunos elementos de la fuerza allí y quizás también en la República Democrática del Congo, para proporcionar capacidad de acción temprana en caso de que Seleka ponga en peligro a las tropas sudafricanas restantes en el país, o si la UA decide sobre un Intervención militar.

La pequeña fuerza sudafricana fue enviada a la República Centroafricana el 1/2 de enero para proteger a los dos equipos de entrenamiento que ya estaban allí bajo un Memorando de Entendimiento de 2007, y para ayudar a estabilizar la situación de seguridad después de un avance rebelde sorprendentemente rápido desde el este del país. cerca de Bangui. La aeronave tuvo que ser fletada para tal fin, ya que la Fuerza Aérea de Sudáfrica no tiene la capacidad de transporte aéreo estratégico ni siquiera para una empresa tan pequeña.

Esta fuerza de protección estaba compuesta por un equipo de combate en paracaídas (una compañía de paracaidistas y un pelotón de apoyo con ametralladoras pesadas de 12,7 mm y morteros de 81 mm), equipos de las Fuerzas Especiales con cuatro vehículos 4 & # 2154 armados con ametralladoras y dos vehículos Hornet armados con ametralladoras y cohetes múltiples de 107 mm. lanzadores, equipos de inteligencia táctica y electrónica, señalizadores e ingenieros, para un total de 265 incluyendo los equipos de entrenamiento.

La decisión de desplegar una fuerza pequeña con armas ligeras se basó en la inteligencia de que la fuerza rebelde comprendía entre 1 000 y 1 200 hombres, con armas ligeras y mal adiestrados y dirigidos. Según la fuerza francesa en la República Centroafricana, esa inteligencia probablemente era correcta en ese momento.

La fuerza se desplegó en un centro en las afueras del norte de la ciudad y patrulló el área alrededor de la base, al oeste hacia Bouar y al norte hacia Damara, donde las fuerzas de Faca y Fomac habían tomado posiciones defensivas para evitar un ataque rebelde desde el norte. En la propia Bangui había unos 2.000 efectivos de la Faca, considerados los más leales, con un batallón en la carretera de Bossembele, que protegía el único puente de la zona. Se desplegó una fuerza francesa, de 650 a 250, para proteger el aeropuerto y a los ciudadanos franceses.

La situación permaneció tranquila y las negociaciones en Libreville produjeron lo que parecía ser una solución viable a los problemas políticos. El gobierno sudafricano decidió dejar el equipo de entrenamiento y la fuerza de protección en la República Centroafricana.

El 22 de marzo, la compañía del Ejército de Chad se desplegó 10 km al norte de Damara como parte del contingente Fomac, informó que había sido "invadida", aunque sin víctimas, un informe que despertó algunas sospechas en la mente del comandante de la fuerza sudafricana. La fuerza de Faca en Damara informó poco después de haber sido atacada.

El comandante de la fuerza encargó al equipo de fuerzas especiales que realizara un reconocimiento hacia Damara para establecer la situación real. A más de 20 kilómetros al norte de Bangui, la patrulla se encontró en medio de una emboscada en L de 300 metros de largo, provocando fuego desde el arbusto a solo 10 metros de la carretera.

Llevaron a cabo sus practicados ejercicios de contra-emboscada, usando las armas de sus vehículos para reprimir la emboscada y abrirse camino, sufriendo tres heridos.

Mientras la patrulla llevaba a los heridos al aeropuerto desde donde fueron evacuados a Pretoria, el comandante de la fuerza trasladó a la compañía de paracaidistas a una posición defensiva reconocida a 15 km al norte de la base.

La mañana del 23 de marzo trajo algunos disparos al norte de las posiciones de la compañía antes de ser atacados con morteros alrededor de las 9:30 a.m., que rápidamente se convirtieron en fuego pesado de morteros, ametralladoras pesadas, juegos de rol y armas ligeras. Habiéndose evaporado las fuerzas de Faca y Fomac hacia el norte, esto se convirtió rápidamente en un enfrentamiento importante.

Envuelta por el enemigo, la compañía retrocedió a otra posición previamente reconocida antes de retomar su posición original, que mantuvo hasta las 12 pm. Obligado a regresar a la siguiente línea, fue nuevamente envuelto pero usó lanzacohetes de 107 mm para despejar el terreno elevado en su flanco y atacó para expulsar a las fuerzas enemigas.

A las 2 de la tarde, el comandante de la fuerza se enteró de que el batallón de Faca en el puente del acceso occidental se había retirado y envió a las fuerzas especiales para confirmar la situación. Inmediatamente se encontraron en un fuerte contacto con varios cientos de rebeldes apoyados por al menos 15 "técnicos" armados con ametralladoras pesadas y quizás cañones de 23 mm. Otro equipo de fuerzas especiales con seis Hornets, que acababan de volar a Bangui, fue a apoyarlos.

Sin embargo, la fuerza combinada era demasiado pequeña para aguantar, a pesar de disparar ondas de cohetes de 107 mm directamente al enemigo que avanzaba, y fue envuelta repetidamente. Aproximadamente a las 6.30 de la tarde, los combates se habían trasladado a los suburbios y se les ordenó regresar a la base. Para entonces habían sufrido varios heridos, y muchos de los Hornets estaban corriendo con llantas, sus neumáticos hace mucho tiempo que se pincharon.

A las 7 de la tarde, la propia base estaba siendo atacada por unos 1 500 rebeldes con morteros, ametralladoras pesadas y juegos de rol, que duró hasta aproximadamente las 9 de la noche, y se habían utilizado todas las municiones de armas pesadas.

Mientras tanto, la compañía de paracaidistas se vio atacada por la espalda y también se le ordenó retroceder a la base.

Aproximadamente a las 10 de la noche, se informó al comandante de la fuerza que el comandante de Seleka quería discutir la posibilidad de detener los combates. Mientras tanto, el gobierno había entregado armas a los civiles de la ciudad y había disparos y combates al azar en la ciudad.

Después de una noche tranquila, la base fue atacada nuevamente alrededor de las 6.30 am, pero después de unos 30 minutos, el comandante de Seleka telefoneó para pedir una reunión, diciendo que tenía 2000 soldados con los que atacar la base pero que preferiría no hacerlo. Se acercó a la base sosteniendo un pañuelo blanco para identificarse y se reunió con el comandante de la fuerza en la puerta. Dijo que no tenía órdenes de luchar contra los sudafricanos y que estaba feliz de romper el compromiso si no disparaban contra sus tropas.

Después de algunas discusiones, mientras que quizás 2 000 rebeldes pasaron por la base hacia la ciudad, el comandante rebelde demostró su buena voluntad al traer de regreso a un paracaidista que había sido herido y capturado. El paracaidista que regresó informó que mientras lo llevaban a Damara y luego lo regresaban, había visto a varios miles de tropas rebeldes avanzar hacia la ciudad. Más tarde, los rebeldes también trajeron los cuerpos de varios muertos.

A estas alturas, estaba claro que la fuerza de ataque era muy diferente de la fuerza rebelde de "trapo" informada originalmente: la mayoría de ellos con uniformes estandarizados con las correas adecuadas y con chalecos antibalas, nuevos AK47 y armas pesadas con cañones de hasta 23 mm.

También quedó claro que muchos no eran de la República Centroafricana, algunos hablaban con acento chad y otros tenían rasgos claramente árabes.

Casi sin municiones y con Faca que se había evaporado o cambiado de bando y Fomac no se veía por ningún lado, el comandante de la fuerza decidió que no había ningún propósito para seguir combatiendo, y los dos bandos se desvincularon.

Una de las empresas del Fomac hizo acto de presencia y se ofreció a proporcionar camiones para trasladar a los heridos al aeropuerto, de donde fueron evacuados. El comandante de la fuerza ahora también decidió trasladar su fuerza al aeropuerto. A las 9 de la noche del domingo las tropas se encontraban en el aeropuerto descansando y limpiando equipos, mientras que en la ciudad varios elementos rebeldes habían comenzado a dispararse entre sí.


Historia de la Armada de Sudáfrica presentada hace 40 años por Su Excelencia John Oxley, Embajador de Sudáfrica

Esta presentación de Su Excelencia John Oxley es informada y entretenida, pero es un ejemplo de estas charlas de la NHSA, grabadas hace décadas. Sudáfrica y sus servicios armados han cambiado sustancialmente desde 1979. En la actualidad, la Armada de Sudáfrica es una de las fuerzas navales más capaces de la región africana, y opera una fuerza mixta de sofisticados buques de guerra, submarinos, patrulleras y embarcaciones auxiliares, con más de 7.000 personal, incluida una fuerza marina. Con profundas conexiones históricas y políticas con el Reino Unido, el primer surgimiento de una organización naval fue la creación de la División Sudafricana de la Reserva de Voluntarios Navales Real Británica en 1913, antes de convertirse en un servicio naval nominalmente independiente para la Unión de Sudáfrica en 1922. En su historia, los buques y el personal de la armada sudafricana han participado en la Primera y Segunda Guerra Mundial, así como en la Guerra Fronteriza de Sudáfrica. En la era de la posguerra del apartheid, la Armada de Sudáfrica estaba ampliamente alineada con la OTAN y otras naciones occidentales contra el bloque soviético. Después del apartheid, las lealtades se han modificado.


Códigos de identificación del escuadrón de la Fuerza Aérea de Sudáfrica

La Fuerza Aérea Sudafricana adoptó los códigos de identificación del escuadrón de la Royal Air Force durante la Segunda Guerra Mundial y continuó usando estos códigos después de la guerra. El último uso del sistema de códigos en tiempos de guerra fue en un 22 Escuadrón PV-1 Ventura en 1960. [1]

Los aviones desplegados para la Campaña de África Oriental no llevaban ningún código de escuadrón, y estos se introdujeron por primera vez cuando la SAAF se desplegó en el norte de África en 1942. La RAF asignó los códigos de escuadrón desde un anexo de teatro al SD110. Las aeronaves utilizadas en Sudáfrica no llevaban códigos de escuadrón, excepto las aeronaves de las 11 OTU que llevaban los códigos de escuadrón de sus escuadrones parentales (1 y 2 Escuadrón SAAF). [2]

Históricamente, los códigos solían ser dos caracteres alfabéticos, pintados en la parte trasera del fuselaje junto al roundel. Estos formaban un sufijo o prefijo para el distintivo de llamada de cada avión (en el otro lado de la ronda) que generalmente era una sola letra (por ejemplo, "G de George"). En general, cuando una aeronave se pierde o se retira de su uso, su distintivo de llamada se aplica a su reemplazo oa otra aeronave. [3]


Batalla de Cuito Cuanavale 1988

La batalla de Cuito Cuanavale y la intervención cubana en Angola es uno de los puntos de inflexión en la historia de África Austral. Condujo al movimiento de poderosas fuerzas armadas cubanas, hacia el oeste, hacia la frontera con Namibia. Los enfrentamientos en el suroeste de Angola llevaron a la retirada de la presencia sudafricana, del ANC y de Cuba en Angola, y a la independencia de Namibia.

La batalla de Cuito Cuanavale es, sin embargo, un tema polémico, ampliamente discutido y debatido por gente común, participantes e historiadores. Dependiendo de dónde se encuentre, Cuito Cuanavale se describe como una derrota de las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica (SADF), una retirada táctica de las SADF o un punto muerto.

La batalla, o mejor denominada asedio, de Cuito Cuanavale se libró a orillas del río Lomba en las cercanías de Cuito Cuanavale, en el sureste de Angola, entre UNITA (con la ayuda de la SADF) y el ejército angoleño (FAPLA). con la ayuda de Cuba, la Unión Soviética y, en menor medida, Alemania del Este. Había mucho en juego para ambos lados y la batalla involucró las mayores operaciones convencionales de las fuerzas sudafricanas desde la Segunda Guerra Mundial.

Raíces del conflicto

Las líneas de batalla se trazaron a lo largo de la convicción ideológica. Tras la independencia de Angola en 1975, el partido de orientación marxista Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), bajo el liderazgo de José Eduardo dos Santos, ascendió al poder y estableció un gobierno.

Sin embargo, el triunfo del MPLA no fue celebrado por todos los angoleños. Estalló la guerra civil entre el MPLA y la Unión por la Independencia Total de Angola (UNITA). El gobierno angoleño recibió el apoyo de la Unión Soviética, Cuba y otros movimientos de liberación del continente africano. También contó con el respaldo del Congreso Nacional Africano (ANC) y las fuerzas de la Organización del Pueblo de África Sudoccidental (SWAPO) con base en Angola. El movimiento rebelde angoleño UNITA, dirigido por Jonas Savimbi, recibió apoyo militar y de otro tipo de países anticomunistas como Estados Unidos y el régimen sudafricano. Debido a la interferencia internacional, Angola se convirtió en un campo de batalla de la guerra fría.

El preludio de la batalla comenzó en julio de 1987 cuando las fuerzas del gobierno angoleño (FAPLA) intentaron avanzar sobre el bastión UNITA de Jonas Savimbi en Mavinga, la clave estratégica de su base en Jamba, cerca de Caprivi Strip. Al principio, la ofensiva avanzó bien, con las FAPLA ganando terreno, infligiendo numerosas bajas a la UNITA y conduciéndola hacia el sur, hacia Mavinga. Catorce brigadas angoleñas y cubanas bajo el mando de un comandante ruso iniciaron un ataque a gran escala contra la UNITA el 14 de agosto de 1987. Se apresuraron las tropas de las SADF para apoyar a la UNITA. Al gobierno sudafricano le interesaba que UNITA no sucumbiera ante los cubanos y las FAPLA; opinaban que perturbaría la paz en Namibia y permitiría a uMkhonto weSizwe (MK), el ala militar del ANC, establecer bases. en Angola, creando rutas de entrada a Sudáfrica desde Zambia, Botswana y Zimbabwe.

La batalla de Cuito Cuanavale

En octubre, la 47ª Brigada de las FAPLA que avanzaba en el río Lomba, a 40 kilómetros al sudeste de Cuito, quedó prácticamente destruida en un ataque de las fuerzas de las SADF que se apresuraron a rescatar a la UNITA.

Una escena de la batalla. imagen: cuba.cu

Varias otras brigadas de las FAPLA se debilitaron bajo los fuertes bombardeos, pero lograron retirarse a Cuito, una pequeña ciudad cerca de la confluencia de dos ríos que constituyen su nombre, ubicada en la remota extensión del sureste de Angola, una región a la que los portugueses se refirieron como la Tierra en el fin de la tierra.

Cuito podría haber sido invadido en ese momento por la SADF, cambiando la situación estratégica de la noche a la mañana. El interior del país se habría abierto a la dominación de la UNITA con Angola dividida por la mitad. Pero, por alguna razón, la SADF no tomó la iniciativa. Esto permitió que un contingente inicial de 120 efectivos cubanos acudiera a la ciudad desde Menongue, 150 kilómetros al noroeste, y ayudara a organizar las defensas.

Es a partir de este punto de la batalla que las opiniones y las interpretaciones de los hechos difieren. Cómo se ve la batalla, depende de cómo se perciba la intención del régimen sudafricano. Sin embargo, los eventos que siguen a la retirada de FAPLA a Cuito son bastante claros. Después de las batallas en el río Lomba en noviembre de 1987, siguieron las batallas el 13 de enero y el 14 y 15 de febrero. El 23 de marzo de 1988, la SADF lanzó su último gran ataque contra Cuito Cuanavale.

Las fuerzas cubanas: escuela de pensamiento sobre las intenciones y los resultados de la batalla

Una escuela de pensamiento (apoyada por el ANC, Cuba, otros movimientos de liberación y varios historiadores) es que la decisión de Sudáfrica de lanzar el ataque estuvo influenciada por su intención de rescatar a UNITA y su deseo de apoderarse de la ciudad de Cuito Cuanavale mediante la captura de la base de la fuerza aérea. Se argumenta que las acciones de la SADF antes del 23 de marzo de 1988 son una prueba clara de su determinación de irrumpir en la ciudad. Las fuerzas de la SADF atacaron Cuito con los enormes cañones G-5 de 155 mm y organizaron un ataque tras otro liderado por el 61º batallón mecanizado, el 32 batallón Buffalo y más tarde el 4º grupo de infantería SA.

El 23 de marzo la batalla se detuvo. En palabras del comandante del 32 batallón, coronel Jan Breytenbach. El escribe: 'los soldados de Unita murieron mucho ese día' y 'todo el peso del fuego defensivo de las FAPLA cayó sobre las cabezas del presidente del regimiento [SADF] Steyn y la ya sangrante Unita.’

Según esta opinión, la SADF fracasó en su intención y fue frustrada con éxito por las fuerzas angoleñas combinadas. Esta opinión es apoyada por Horace Campbell, Hasu Patel, P Gleijeses, Ronnie Kasrils y otros.

Lea el artículo de Ronnie Kasrils sobre Cuito Cuanavale.

Las fuerzas de la SADF: escuela de pensamiento sobre las intenciones y los resultados de la batalla

La segunda escuela de pensamiento sostiene que la SADF tenía solo objetivos limitados, a saber, detener al enemigo en Cuito, evitar que se usara su pista de aterrizaje y luego retirarse. Más acciones habrían socavado las negociaciones entre Cuba, Angola y Sudáfrica, que comenzaron en Londres a principios de 1988 y continuaron en mayo en Brazzaville, Congo, y El Cairo, Egipto. Para entonces, el gobierno sudafricano ya había reconocido el cambio político en Rusia y el fin de la guerra fría. La general Jannie Geldenhuys, jefa de la SADF, afirmó que la batalla más importante de la campaña fue cuando los cubanos fueron derrotados en el río Lomba y Cuito Cuanavale fue simplemente parte de una operación de limpieza después de esta batalla. Esta opinión también es apoyada por el general Magnus Malan, ministro de Defensa de Sudáfrica en ese momento. Después de esto, la intención de la SADF era evitar la captura de Mavinga y, a través de eso, evitar los asaltos a Jamba. Esto se logró con éxito. Esta opinión es apoyada por la SADF y varios historiadores como Fred Bridgeland, W.M. James y otros.

Además, se mencionan estadísticas de los analistas militares y de la SADF que contradicen las afirmaciones de una victoria. La general Jannie Geldenhuys, jefa de la SADF, citó lo siguiente en apoyo de este argumento:

CUBA / FAPLA SADF
Tanques destruidos: 94 3
Transportes de tropas destruidos: 100 5
Vehículos logísticos destruidos: 389 1
Soldados muertos: 4 785 31

La idea de una retirada de la SADF podría explicar las observaciones de Fidel Castro y Ronnie Kasrils de que "la SADF fue demasiado cautelosa, perdió una oportunidad notable y no tomó la iniciativa (en Cuito)". Aunque esta observación contradice en parte los objetivos de la SADF, enfatiza las limitaciones de sus órdenes de simplemente detener al enemigo.

Ya sea una retirada táctica de la SADF o una victoria de las fuerzas angoleñas, no se puede negar que la batalla de Cuito Cuanavale fue un punto de inflexión que puso fin a la guerra fronteriza y condujo a las negociaciones de paz que vieron la retirada de la SADF, MK. y las fuerzas cubanas de Angola y Namibia y condujo a la independencia de Namibia.

Este año se conmemoró el vigésimo aniversario de la batalla de Cuito Cuanavale. Nelson Mandela se refirió a la batalla como "un punto de inflexión para la liberación de nuestro continente y mi pueblo". Es apropiado que en Freedom Park, en las afueras de Pretoria, estén inscritos los 2.070 nombres de los soldados cubanos que cayeron en Angola entre 1975 y 1988, junto con los nombres de los sudafricanos que murieron durante nuestra lucha por la liberación.

Jacob Zuma, presidente del ANC, encabezó a los delegados del partido en Angola. Durante su visita se acordó identificar las tumbas de los cuadros de la MK que murieron durante esta batalla y erigir un monumento en su honor. Se propuso además que sus restos fueran llevados a Sudáfrica para ser enterrados nuevamente.


Los dos primeros años de guerra: El desarrollo de las Fuerzas de Defensa de la Unión (UDF) Septiembre de 1939 a septiembre de 1941

Debido a una insuficiencia casi total en los preparativos para la guerra, además de la escasez de armas y otros equipos, Sudáfrica no pudo defenderse adecuadamente, y mucho menos hacer una contribución al esfuerzo de guerra de los Aliados, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. (1) Desde 1934, cuando se anunció un elaborado plan de expansión quinquenal para las Fuerzas de Defensa de la Unión (UDF), se habían realizado varios esfuerzos para mejorar el estado de preparación de la UDF. (2) Sin embargo, las consecuencias de la grave depresión de De 1929 a 1933 había plagado la UDF. Por ejemplo, se disolvieron cuarenta y nueve unidades de la Fuerza Ciudadana Activa y se desmantelaron los tres buques del Servicio Naval de Sudáfrica, (3) y el poco dinero disponible se gastó con justicia en el desarrollo no militar. Además, algunos políticos no se dieron cuenta de la importancia de la defensa del país. Incluso el Cuartel General de Defensa no tenía un plan adecuadamente concebido para la futura defensa del país, la Unión estaba ubicada lejos de los tradicionales teatros de conflicto europeos y la presencia de la Royal Navy en Simon's Town hizo que muchos sudafricanos fueran demasiado cautelosos cuando se trataba de asuntos de defensa. Muchos de los planes que se pusieron en papel eran demasiado ambiciosos y lo que se hizo no siempre fue muy práctico. (4) Sin embargo, la mayoría de los demás países aliados también fueron sorprendidos sin estar preparados para la guerra, y la planificación y reorganización que se había hecho en Sudáfrica, aunque el a pequeña escala, permitió al general JC Smuts, el nuevo primer ministro, poner al país en pie de guerra muy rápidamente. (5)

Este artículo tiene un doble propósito. En primer lugar, se analiza el desarrollo de las UDF durante los dos primeros años de guerra en un esfuerzo por determinar en qué medida este período puede considerarse decisivo, no solo para las UDF, sino también para el esfuerzo bélico sudafricano en general. . En segundo lugar, se analiza el despliegue de las UDF durante los dos primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

La construcción del Ejército y la Fuerza Aérea de Sudáfrica, septiembre de 1939 a septiembre de 1941

Cuando Sudáfrica declaró la guerra a Alemania el 6 de septiembre de 1939, aparentemente había 352 oficiales y 5 033 rangos más en la Fuerza Permanente (PF) de la UDF, y 918 oficiales y 12 572 rangos más en la Fuerza Ciudadana Activa (ACF). (6 ) Las unidades de comando tenían una fuerza, en el papel, de alrededor de 122 000, pero solo unos 18 000 hombres estaban debidamente armados. Sin embargo, muchos de estos últimos no estaban debidamente capacitados. (7) Además, hay que tener en cuenta que no todos los miembros de PF, ACF o comandos estaban a favor de la participación de la Unión en la guerra. (8)

Durante la mayor parte de la guerra, la UDF sufrió una escasez de mano de obra blanca. Un cálculo de la mano de obra disponible en octubre de 1940 mostró que, de una población blanca de poco más de dos millones, había alrededor de 251519 hombres en el grupo de edad militar, de 18 a 44 años. (9) En el mismo grupo de edad, había aproximadamente un millón de sudafricanos negros, además de indios y de color, pero en vísperas de la guerra no había "no blancos" (10) en uniforme. Debido a consideraciones políticas, pasaría algún tiempo antes de que los 'no blancos' se involucraran en el esfuerzo de guerra militar de la Unión, y luego, en su mayoría, solo como no combatientes. Esto contrastaba con la situación durante la Primera Guerra Mundial, cuando los `` no blancos '' participaron activamente no solo como tropas auxiliares, sino también como soldados en el África sudoccidental alemana (Namibia), África Oriental Alemana (Tanzania), Palestina. y Francia. (11)

Otro problema al que se enfrentó el gobierno fue que la Ley de Defensa de Sudáfrica (Ley No 13 de 1912) era vaga en su descripción de dónde podían desplegarse los miembros de las UDF. La ley fue redactada en gran medida por Smuts, aceptada por el parlamento el 13 de junio de 1912 y condujo a la formación de la UDF el 1 de julio de 1912. Todos los ciudadanos blancos de entre diecisiete y sesenta años (ambos inclusive) estaban sujetos a licitación. servicio personal en la defensa de su país en tiempos de guerra. (12) Smuts anticipó la entrada de Italia en el conflicto, consideró a Kenia y Uganda como los límites estratégicos de Sudáfrica, y estaba decidido a desplegar unidades UDF 'hacia el norte'. Sin embargo, a la luz del tenso clima político imperante, y debido a que la ley podría interpretarse en el sentido de que no prevé el servicio activo de las unidades de la UDF más allá de las fronteras de la Unión, Smuts anunció que no presionaría a un solo hombre para ir más allá de los límites geográficos del país. fronteras, y crearía una fuerza de lucha de voluntarios. En consecuencia, estos voluntarios fueron contratados para firmar un documento conocido como el 'Juramento de África', en el que declaraban que estarían preparados para luchar en cualquier lugar de África. Los miembros de la UDF que se ofrecieron como voluntarios se distinguieron de los demás por las lengüetas de color naranja-escarlata en los hombros de sus uniformes, comúnmente conocidas como "lengüetas rojas". El uso de estas pestañas causó mucho resentimiento, al estigmatizar tanto a los que estaban dispuestos a luchar como a los que se oponían a la participación activa (según la perspectiva política de cada uno), y fue una forma de presionar a los miembros de la UDF para que se ofrecieran como voluntarios para el servicio activo. (13)

General J C Smuts, comandante en jefe de Sudáfrica
fuerzas y Primer Ministro de la Unión, inspecciona sus tropas
durante una visita a África Oriental.
(Foto: SANMMH)

Cuando estalló la guerra, el ejército sudafricano tenía un total de 3548 PF y 13 490 miembros de la ACF, con 609 miembros de la PF en la artillería y 1 722 miembros de la PF en el Batallón de Servicios Especiales. (14) El inventario del ejército comprendía sólo dos obsoletos tanques medianos, dos carros blindados obsoletos (15) y dos trenes blindados. (16) Había dieciséis baterías de artillería, pero solo 87 cañones móviles en servicio, más 23 morteros de 3 pulgadas. (17) Con solo ocho de 3 pulgadas de 20 cwt anti- cañones de aviones en el país, la defensa aérea estaba en peligro. (18) Además, las municiones eran muy escasas para toda la artillería. Solo se disponía de 28.941 rondas de munición de artillería. (15) En septiembre de 1941 todo esto había cambiado: la industria de armamentos del país suministraba a las UDF una variedad de armas y municiones, otros materiales militares adquiridos en el extranjero y unas 200.000 personas de todos los rangos. , razas y sexos que sirven en el ejército. (20)

En 1939, Sudáfrica estaba mal preparada para una guerra prolongada a gran escala.
En dos años pudo suministrar armamento y otros suministros de guerra a
sus propias tropas en el campo, así como a las fuerzas armadas de otros países aliados.

(Foto: cortesía del Museo Nacional de Historia Militar de SA

A pesar de todos los esfuerzos para modernizar la Fuerza Aérea Sudafricana (SAAF), cuando estalló la guerra, solo contaba con 173 oficiales y otros 1664 rangos, un escuadrón operativo y dos de entrenamiento, así como cinco escuadrones en la sombra que existían solo en el papel, y 104 aviones en su mayoría obsoletos. El 6 de septiembre de 1939, el avión operativo de primera línea de la SAAF consistía en cuatro Hurricanes Mkl (un quinto se estrelló el día anterior), un bombardero Blenheim bimotor y un bombardero Fairey Battle monomotor, mientras que también poseía 63 Hawker Hartbeeste obsoletos. , seis Furias obsoletas, tres Hércules DH 66, un Gloster AS 31 y algunos Avro Tutors, Westland Wapitis, Hawker Harts, Envoys y Audaxes igualmente obsoletos. También había alrededor de 230 aviones de entrenamiento en el país, muchos pertenecientes a clubes de aviones privados y muchos sin repuestos. (21) Para septiembre de 1941, todo esto había cambiado drásticamente, con la SAAF floreciente y floreciente que tenía una dotación de personal de 31 204, de 956 eran pilotos, 715 observadores y artilleros aéreos, 2943 aprendices básicos y 4321 miembros de la Fuerza Aérea Auxiliar de Mujeres, (22) y el número total de aviones militares en la Unión no menos de 1709, (23) más y por encima de la aeronave desplegada en las diferentes áreas operativas. Después de dos años de guerra, Sudáfrica también se había establecido como uno de los importantes centros de formación de personal de la fuerza aérea aliada. Desde el inicio de las hostilidades, se hizo hincapié en la formación, con el establecimiento de nuevas escuelas de vuelo e incluso el uso de aviones privados (24) con fines de formación.

Lejos de las bases de la fuerza aérea enemiga, el espacio aéreo de Sudáfrica era ideal para fines de entrenamiento. El 11 de abril de 1940, Smuts anunció que el gobierno británico había aceptado su oferta de instalaciones para entrenar a aviadores británicos, un plan con consecuencias de gran alcance tanto para la RAF como para la SAAF. (25) El Plan Conjunto de Entrenamiento Aéreo (JATS) prácticamente comenzó su existencia el 1 de junio de 1940, cuando Sir Pierre van Ryneveld, Jefe del Estado Mayor de la Unión, y el Mariscal Jefe del Aire, Sir Robert Brooke-Popham, firmaron el `` Memorando sobre la ampliación de las instalaciones de formación en Sudáfrica '', en nombre de la Fuerza Aérea. Ministerio. (26) El JATS en la Unión fue una de las grandes historias de éxito de la participación del país en la Segunda Guerra Mundial, (27) y jugó un papel importante en el rápido desarrollo y la eficiencia del SAAF. Hasta el 31 de diciembre de 1945, el JATS distribuyó 33 347 tripulaciones en 57 escuelas de vuelo y depósitos: 20 800 para la RAF (incluidos unos 15 000 pilotos y navegantes), 12 221 para la SAAF y 326 para otras fuerzas aéreas aliadas. En una etapa, estaban en funcionamiento al menos 36 escuelas de vuelo y se construyeron varios aeropuertos y pistas de aterrizaje nuevos. (Después de la guerra, algunas de ellas fueron tomadas por las SAAF, mientras que otras fueron destinadas a uso civil). Al final de la guerra, más de 50 000 personas habían servido en la SAAF, y tuvo en su servicio en una etapa u otra alrededor de 2500 aviones. (28)

Seaward Defense, septiembre de 1939 a septiembre de 1941

Cuando estalló la guerra, la Unión, con una costa de 4 828 km (29) para defender, no tenía buques de guerra. (30) El Servicio Naval de Sudáfrica todavía existía, pero con solo tres oficiales y tres marineros. (31) El único las actividades navales locales reales se limitaron a la división sudafricana de la Reserva Real de Voluntarios Navales (RNVR [SA]). En septiembre de 1939, la RNVR (SA) tenía al menos 600 miembros, y aunque no se movilizaron, el gobierno de Smuts les dio permiso para unirse a la Royal Navy de forma voluntaria para ayudar a defender las costas de Sudáfrica. Los miembros de la RNVR (SA) también tripulaban estaciones portuarias de señales de guerra y buques de examen. (32) En lo que respecta a la artillería costera, había algunos cañones de 9,2 y 6 pulgadas en Ciudad del Cabo, Simon's Town, East London y Durban, (33) pero las defensas no eran adecuadas.

La primera prioridad del gobierno y de la UDF era garantizar la seguridad del país, sus habitantes, sus aguas costeras y la ruta marítima del Cabo, de importancia estratégica. La SAAF se hizo cargo de los 29 aviones de pasajeros sudafricanos Aiiways (irónicamente, todos los aviones construidos en Alemania): dieciocho Junkers JU-86Z-l bimotores, ahora utilizados como aviones de patrulla marítima, y ​​once Junkers JU-52l3M trimotores, utilizados como transportes. De todos los dominios, Sudáfrica fue el único que suspendió todos los vuelos civiles. (34) Junto con la Royal Navy, la SAAF comenzó a patrullar las costas, interceptando buques mercantes enemigos que intentaban regresar a sus puertos de origen a través del mar del Cabo. ruta, rescatando a los supervivientes de los barcos hundidos por los submarinos enemigos y atacando a los submarinos siempre que sea posible. En 1940, los JU-86 fueron reemplazados por aviones de patrulla británicos Anson. Al final de la guerra, los aviones SAAF, junto con aviones británicos y holandeses estacionados en Sudáfrica, habían interceptado diecisiete barcos enemigos, ayudaron en el rescate de 437 supervivientes de barcos hundidos y atacaron a 26 (72,2%) de los 36 enemigos. submarinos que operaban dentro de los 1852 km (1000 millas marinas) de las costas de Sudáfrica (es decir, desde la desembocadura del río Kunene en el norte de lo que hoy es Namibia, hasta Ponta do Ouro en el este, en la frontera con Mozambique) . En agosto de 1945, la SAAF había realizado alrededor de 15 000 salidas de patrulla costera. (35)

La Segunda Guerra Mundial demostró una vez más que el Cabo de Buena Esperanza ofrece un ejemplo clásico de un área focal que exige una zona de control, tanto más porque las operaciones navales en los dos océanos que se encuentran allí siempre tendieron a cristalizar alrededor de este punto (36). ) En un esfuerzo por mantener el control sobre esta zona, las fuerzas navales y aéreas de Sudáfrica trabajaron en estrecho enlace con la Royal Navy, que utilizó Simon's Town como base operativa. (37) La vulnerabilidad de la ruta marítima del Cabo fue ilustrada por el crucero del acorazado de bolsillo alemán Almirante Graf Spee que navegó sin oposición desde el Atlántico hasta el Océano Índico y viceversa, hundiendo nueve barcos aliados. Este fue el primer buque de guerra enemigo en visitar la zona. (38) Mientras tanto, los balleneros y arrastreros se convirtieron en dragaminas y buques antisubmarinos y, a fines de 1939, quince buques estaban en servicio, tripulados por voluntarios de la RNVR. (SA). El 15 de enero de 940 se constituyó formalmente la nueva Fuerza de Defensa Marítima (SDF), con como primer director, el contraalmirante C W Hallifax, un oficial británico retirado que se había establecido en Sudáfrica. (39)

Un Hawker-Hartbees entrenando frente a la costa de Natal (Foto: SANMMH)

Una de las primeras tareas de las SDF fue barrer las minas colocadas por el asaltante mercante armado alemán. Atlantis, una misión que se completó con éxito. (40) El 10 de junio de 1940 - con Europa occidental estremeciéndose por los alemanes Guerra relámpago - Italia declaró la guerra a Gran Bretaña y Francia, y al día siguiente Sudáfrica declaró la guerra a Italia. La entrada de Italia en el conflicto significó que el Mediterráneo estaba, a todos los efectos prácticos, en lo sucesivo cerrado al tráfico aliado. La importancia estratégica de la ruta marítima del Cabo aumentó y la guerra llegó a África. Las colonias italianas de Libia, Somalia y Abisinia fueron vistas como posibles trampolines para ataques contra las colonias británicas y francesas fronterizas, y el peligro de ataque se acercó un poco más a Sudáfrica. Lo que Smuts había previsto, había sucedido y la mano de su gobierno se fortaleció. Sin embargo, mientras que la Armada italiana era fuerte, (41) nada resultó de su amenaza potencial para la ruta marítima del Cabo.

Las SDF crecieron constantemente y en agosto de 1940 tenía 183 oficiales, 1049 otras filas, veinte dragaminas y cuatro buques antisubmarinos. A petición del Almirantazgo británico, las SDF enviaron cuatro de sus grandes balleneros antisubmarinos al Mediterráneo. Llegaron a Alejandría el 11 de enero de 1941 y casi de inmediato se pusieron a trabajar a lo largo de la ruta marítima expuesta a Tobruk. Allí, el 11 de febrero de 1941, las SDF sufrieron su primera pérdida de guerra cuando HMSAS Témpano del sur se hundió después de chocar contra una mina. Aunque estaba previsto que los barcos sudafricanos regresaran a casa en mayo de 1941, su tiempo de servicio se renovó una y otra vez. Otros nueve barcos sudafricanos fueron enviados al Mediterráneo. Tres fueron hundidos después de septiembre de 1941, pero los barcos y tripulaciones sudafricanos hicieron un excelente trabajo. Dos de los barcos hundieron una estibmarina italiana. Algunos de los barcos no regresaron a casa hasta diciembre de 1945. (42)

HMSAS Sirvienta del sur sale de Alejandría, Egipto para la Unión.
En primer plano está la Protea, su sucesora en el Mediterráneo.

(Foto: cortesía de SANMMH)

En septiembre de 1941, las SDF estaban compuestas por 216 oficiales, 1427 otros marineros, 35 dragaminas y quince buques antisubmarinos. (43) En ese momento, la ofensiva submarina alemana contra la navegación en el teatro marítimo de Sudáfrica aún no se había lanzado ( 44) dando tiempo a las SDF y SAAF para mejorar su capacidad antisubmarina. Durante los siguientes cuatro años, el barrido de minas continuó con gran éxito, (45) y varios barcos de Vichy fueron interceptados. (46) Se mejoraron las defensas costeras (47) y, aunque nunca se disparó un tiro con ira desde estas defensas, bien podrían haberlo hecho. El 28 de marzo de 1941, el contraalmirante Hallifax murió en un accidente aéreo civil y fue sucedido como director de las SDF por el comandante (más tarde comodoro) J Dalgleish, OBE. El 1 de agosto de 1942, las SDF y la RNVR (SA) se fusionaron para formar las nuevas Fuerzas Navales de Sudáfrica. (49) Al final de la guerra, más de 10000 personas habían servido en las fuerzas navales de la Unión y 89 buques de varios formas y tamaños habían sido encargados. (50)

El ejército y la fuerza aérea sudafricanos en acción, junio de 1940 - septiembre de 1941

Cuando Italia entró en la guerra el 10 de junio de 1940, ese país tenía alrededor de 95000 soldados blancos y 160000 soldados `` no blancos '' en África Oriental, (51) más 35226 efectivos navales, de las fuerzas aéreas y de otro tipo, apoyados por unas 400 tropas. artillería, algunos tanques y 383 aviones modernos. (52) Los italianos conquistaron la Somalilandia británica sin encontrar mucha oposición y penetraron el norte de Kenia, en algunos lugares a una profundidad de hasta 100 km. Tres escuadrones de la SAAF habían sido enviados a Kenia durante los primeros meses de 1940 y cuando Sudáfrica declaró la guerra contra Italia el 11 de junio, estas unidades atacaron inmediatamente posiciones italianas, fuerzas aéreas y terrestres, depósitos de gasolina y municiones y líneas de comunicación en un esfuerzo. para compensar el Regia Aeronáutica superioridad numérica en el aire y para evitar que las fuerzas terrestres italianas ganen más terreno. (53)

Mientras tanto, la 1ª Brigada de Infantería SA se movilizó el 20 de mayo de 1940 y abandonó la Unión el 16 de julio bajo el mando del Brig DH (Dan) Pienaar. (54) A su debido tiempo, las otras brigadas de la 1ª División SA, más artillería, le siguieron el Cuerpo de Ingenieros, el Cuerpo Médico y otras unidades. Antes de finales de 1940, alrededor de 30 000 sudafricanos se desplegaron en África Oriental bajo el mando general del teniente general Alan Cunningham. El 16 de diciembre de 1940, (55) el ejército sudafricano participó en su primera acción notable de la guerra cuando ayudó a capturar un puesto italiano en El Wak. Fue uno de los primeros éxitos terrestres aliados de la guerra, aunque no mucho más que un ejercicio de entrenamiento operativo

e, pero muy exagerado con fines propagandísticos. (56)

Un vehículo blindado sudafricano, Mk II, en El Gumu,
donde los sudafricanos capturaron un puesto de avanzada enemigo.

(Foto: SANMMH)

Con el apoyo de las SAAF, las unidades del ejército sudafricano expulsaron a los italianos de Kenia en enero de 1941. Posteriormente, la 5ª Brigada de las SA fue enviada a Egipto, mientras que la 2ª Brigada de las SA invadió la Somalilandia italiana y ayudó a capturar Mogadiscio el 25 de febrero, antes de ser enviada a Egipto. en mayo de 1941. (57) Mientras tanto, la 1ª Brigada de las SA participó en el triunfante avance aliado hacia Addis Abeba, que fue capturada el 6 de abril de 1941. Tras nuevas operaciones en las proximidades de la capital, el duque de Aosta, virrey italiano del África Oriental Italiana, capituló con unos 5 000 soldados el 19 de mayo. Después de una campaña prolongada de baja intensidad en la región de los lagos al sur de la capital y en las regiones de Gondar, en la que participaron unidades sudafricanas, las últimas fuerzas italianas en África Oriental se rindieron en noviembre de 1941. (58)

En medio de reveses en otras áreas operativas, la Campaña de África Oriental fue el primer gran éxito aliado de la guerra. Para Smuts y la UDF, también fue un triunfo notable, con la UDF jugando el papel más importante en la victoria de los Aliados. Los italianos perdieron alrededor de 170 000 soldados y grandes cantidades de material militar, el ejército sudafricano perdió solo 73 miembros muertos y tuvo otras 197 bajas en batalla, mientras que la SAAF realizó 6 517 incursiones, destruyó 71 aviones italianos en el aire y muchos más en el tierra, y perdió sólo 79 miembros muertos y cinco reportados como desaparecidos. (59)

Aunque las unidades de combate de las UDF se desempeñaron admirablemente a lo largo de la Campaña de África Oriental, las diversas unidades de apoyo de las UDF quizás contribuyeron aún más a la victoria final. Los principales problemas de esta campaña fueron más de carácter administrativo, técnico y logístico que puramente militar. Se requería improvisación y el entusiasmo y la iniciativa individual superaron todas las desventajas. La Campaña de África Oriental bien podría describirse como el ensayo general de la UDF para la lucha que siguió más al norte. (60)

Mientras los soldados sudafricanos marchaban sobre Addis Abeba, el mariscal de campo Erwin Rommel llegó a Trípoli el 12 de febrero de 1941 y convirtió su Afrika Korps en una formidable máquina de combate. A mediados de 1941, la UDF trasladó su atención al norte de África. Una vez más, fueron las unidades de las SAAF las que entraron en acción por primera vez, prestando apoyo durante la retirada aliada de Creta y ayudando a relevar a la guarnición de Tobruk durante el primer asedio de esa ciudad. En el transcurso de 1941, la SAAF realizó 5 727 salidas, derribó 102 aviones enemigos y jugó un papel importante en la obtención de la superioridad aérea de los Aliados. (61) El 10 de junio de 1941, la 2 División de las SA partió de las costas sudafricanas hacia Egipto. donde se unieron a las unidades de la 1ª División SA ya desplegadas allí y se sometieron a un intenso entrenamiento en la guerra del desierto. Antes de finales de 1941, se desplegaron más de 100 000 efectivos de UDF en Egipto y Cirenaica. (62)

En septiembre de 1941, ninguna fuerza terrestre sudafricana había entrado todavía en acción en el norte de África. Habiendo capeado la Campaña de África Oriental con pérdidas casi insignificantes, el UDF, así como la gente hackea a casa, estaban psicológicamente mal preparados para las inevitables conmociones que experimentarían una vez que se uniera la batalla contra los Estados Unidos. Afrika Korps(63) El más notable de estos choques fue probablemente la batalla de Sidi Rezegh en noviembre de 1941, durante la cual la 5a Brigada de las SA fue prácticamente aniquilada, y la caída de Tobruk el 21 de junio de 1942, que vio la capitulación del Maj-Gen HB Klopper con una fuerza de alrededor de 33 000 soldados, incluidos 10 722 sudafricanos (casi la totalidad de la 2 División SA). (64) Los sudafricanos participaron en la captura de Bardia, Sollum y Halfaya, y lucharon con distinción durante la primera y la segunda batallas en El Alamein. (65) Después de septiembre de 1941, la UDF también participó en otras dos campañas, a saber, la captura de Madagascar (junio-noviembre de 1942) (66) y la Campaña italiana (abril de 1944-mayo de 1945). (67) Aunque la Unión pronto estuvo lista para contrarrestar una amenaza japonesa, la UDF solo planeó involucrarse activamente en el Lejano Oriente después de que se ganara la guerra contra Alemania e Italia, pero Japón fue derrotado antes de que pudieran enviarse soldados y aviadores. (68 )

En total, 211 193 blancos (incluidas 24 075 mujeres) y al menos 123 131 sudafricanos negros, de color e indios participaron en la guerra como voluntarios a tiempo completo, y 63 341 personas de todas las razas como voluntarios a tiempo parcial. Más de uno de cada diez de la población blanca (hombres, mujeres y niños) participó uno de cada tres de la población blanca en el grupo de edad de 20 a 60 años y aproximadamente el 62% de la población masculina blanca en el grupo de edad militar. , 18 - 44, participó. Con el paso del tiempo, muchos afrikaners respondieron al llamado a las armas, no porque necesariamente estuvieran de acuerdo con la política de guerra, sino en muchos casos por consideraciones económicas (69).

El total de bajas ascendió a 12 046 muertos (incluidos 4 347 muertos en combate o muertos por heridas), 14 363 heridos y 16 430 capturados o desaparecidos. (70) Más de 7 000 sudafricanos fueron condecorados o mencionados en despachos. (71 ) Lejos de las bases enemigas, la Unión no sufrió bajas civiles ni daños físicos.

Las mujeres de todas las razas jugaron un papel importante durante la guerra, tanto en los servicios como en el hogar, liberando a los hombres de la industria y otros sectores para luchar. Trabajaron, entre otros, en el Servicio Auxiliar de Mujeres de Sudáfrica, la Fuerza Aérea Auxiliar de Mujeres, los Servicios del Ejército Auxiliar de Mujeres, el Servicio Naval Auxiliar de Mujeres y el Servicio de Enfermería de Sudáfrica. (72)

Aunque, debido a consideraciones políticas, los `` no blancos '' no fueron utilizados como combatientes durante la guerra, (73) muchos desempeñaron un papel no combatiente muy importante, por ejemplo, como conductores, camilleros, enfermeros de hospitales, batman y sirvientes. . El Cape Corps (de color) se volvió a formar como una unidad voluntaria no combatiente de la ACF en mayo de 1940, y al mes siguiente se estableció el Native Labor Corps. Esta unidad se conoció más tarde como la Brigada de Guardias Militares Nativos y aún más tarde como el Cuerpo Militar Nativo. También había un cuerpo de indios y malayos. Independientemente de su lealtad y devoción a su país, sin embargo, estos hombres permanecieron subordinados a los blancos junto a quienes estaban llamados a servir. El nivel de formación en los diversos servicios "no blancos" era deficiente y la paga baja. En 1940, por ejemplo, un sargento mayor negro (si existía alguno) podía esperar un pago de 2 chelines y 6 peniques por día, mientras que el rango de blancos peor pagado comenzaba en 3 chelines y 6 peniques por día. (74) Los militares negros, de color e indios también a menudo se encontraban bajo el mando de blancos que no siempre eran muy comprensivos con ellos y había muchas frustraciones y problemas disciplinarios como resultado de esto. (75)

A lo largo de la guerra, varios sudafricanos también sirvieron en la Royal Air Force, (76) y alrededor de 4000 sirvieron en la Royal Navy. (77)

Todo esto apunta a una metamorfosis en la fuerza de la UDF y en el papel que jugó Sudáfrica durante la Segunda Guerra Mundial. Sudáfrica estaba mal preparada para la guerra en septiembre de 1939. La UDF estaba en un estado lamentable y los sudafricanos no solo estaban divididos por motivos raciales, étnicos y lingüísticos, sino que también estaban en un estado de transición, con una proporción cada vez mayor de población que se desplaza de las zonas rurales a las urbanas. El país aún no se había recuperado por completo de la devastadora depresión de 1929 a 1933, y era una pregunta abierta si la economía sería capaz de sostener un esfuerzo bélico. Políticamente, la Unión probablemente también estaba más dividida que nunca en su turbulenta historia. El nacionalismo afrikaner, que reinó supremo en estos años, dio lugar a la fundación de varias organizaciones y complicó así el escenario político. Mientras tanto, la conciencia negra también creció, poniendo la política racial del gobierno bajo más presión. Sin embargo, se puede concluir que los dos primeros años de guerra fueron, de hecho, decisivos en el desarrollo de la UDF y en la participación continua de Sudáfrica en el esfuerzo bélico aliado. En septiembre de 1941, la UDF se había transformado en una eficiente fuerza de combate entrenada en batalla, preparada para desempeñar un papel importante durante el resto de la guerra. En el espacio de dos años, la economía sudafricana se había transformado en una economía de guerra con una industria de armamentos vibrante, que no solo podía satisfacer la mayoría de las necesidades de la UDF, sino también exportar material militar a otros países aliados. (78)

Después de dos años de guerra, Sudáfrica estaba plenamente comprometida e involucrada en la lucha contra las potencias del Eje. Smuts no solo había sentado las sólidas bases económicas y militares para el éxito que seguiría durante el resto de la guerra, sino que también había consolidado su posición política en el país y se había convertido en una figura destacada entre los estadistas y comandantes aliados.

1. H J Martin y N D Orpen, Sudáfrica en guerra: organización y operaciones militares e industriales en relación con la conducción de la guerra, 1939-1945 (Ciudad del Cabo, 1979), p. 36 H Potgieter y W Steenkamp, Aeronaves de la Fuerza Aérea Sudafricana (Ciudad del Cabo, 1980), p. 21 J van Wyk, 'Die Unieverdedigingsmag op die vooraand van die Tweede W & ecircreldoorlog, 1939-1945', Militaria, 6 (4), 1976, p. 32 J S M Simpson, Sudáfrica peleas (Londres, 1941), p. 56 'El papel de Sudáfrica en dos guerras mundiales', Militaria 17 (1), 1987, pág. 28.
2. W A Dorning, 'A concise history of the South African Defense Force, 1912-1987', Militaria 17 (2), 1987, p. 9 H R Heitman, Fuerzas armadas sudafricanas (Ciudad del Cabo, 1990), p. 53.
3. L Barnard y D Kriek, Sir De Villiers Graaff (Pretoria, 1990), p31 J C Goosen (ed), La marina de Sudáfrica: los primeros cincuenta años (Ciudad del Cabo, 1973), págs. 17, 19.
4. Martin y Orpen, SA en guerra, p. 26 Simpson, SA lucha, pág.57.
5. Diccionario de biografía sudafricana (en adelante abreviado como DSAB), 5 (Pretoria, 1987), p. 595.

6. Dorning, 'A concise history', p. 9 Van Wyk, 'Die Unieverdedigingsmag', p 32 Martin y Orpen, SA en guerra, p. 27. Cuando se trata de estadísticas, las fuentes a menudo difieren.
7. R J Bouch (ed.), Infantry in South Africa (Pretoria, 1977), pág. 137 Fuerzas armadas de Heitman, SA, pág. 23.
8. Bouch (ed), Infantería en SA, pág.137 Simpson, SA lucha, pág.101.
9. Martin y Orpen, SA en guerra, pág. 70.
10. Cuando el término "no blanco" se usa a veces por necesidad, no se implica ninguna connotación negativa.

11. C J N & oumlthling y L Steyn, 'The role of non-white in the South African Defence Force', Militaria 16 (2), 1986, p47 A Grundlingh, Luchando su propia guerra: los negros sudafricanos y la Primera Guerra Mundial (Johannesburgo, 1987), pássim.
12. Estatutos de la Unión de Sudáfrica 1912 (Ciudad del Cabo, 1912), págs.190-290 Hansard(1912), columnas 619-56 659-702 741-83 2178-215 2227-45 2329-31. Véase también C L Grimbeek, Die totstandkoming van die Unieverdedigingsmag met spesifieke verwysing na die Verdedigingswette van 1912 en 1922 (Tesis doctoral, Universidad de Pretoria, 1985), págs. 80-138.
13. Los opositores a la participación de la Unión en la guerra se refirieron burlonamente al juramento como el "juramento rojo". Ver, por ejemplo, Simpson, SA luchas>, págs. 69, 98. Después de que las potencias del Eje fueron derrotadas en el norte de África, el parlamento aprobó una moción el 27 de enero de 1943 para permitir que las personas que firmaron el Juramento de Servicio General, también conocido como el "Juramento Azul", lucharan fuera de África. Ver Hansard, columnas 505-17, 519-71, 646-733, 820-1003.
14. "Fuerzas de las SA en la Segunda Guerra Mundial", Militaria 19 (3), 1989, pág. 22.
15. Martin y Orpen, SA en guerra, p32 G H Nicholls Papers, File No 23 (Defence Force): Memorando sobre la posición de las Fuerzas de Defensa de la Unión (KCM3575a), Biblioteca Killie Campbell Africana (Durban).

16. Simpson, SA lucha, pág.56.
17. Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 30-2.
18. C J N & oumlthling (ed), Ultima ratio regum (El último argumento de los reyes): Historia de la artillería de Sudáfrica (Pretoria, 1987), p. 359.
19. Smuts Papers, Vol. 132, Documento 69: "Declaración de la posición militar local el 7 de septiembre de 1939 y medidas tomadas posteriormente", p. 9, Archivos Nacionales de Sudáfrica (Pretoria). Dependiendo de la naturaleza y el alcance de la acción militar, ¡las municiones podrían haber sido suficientes para apenas un día de servicio activo!
20. Martin y Orpen, SA en guerra, p. 147. Al final de la guerra, más de 250 000 personas habían servido en el ejército. Ver también Militaria 19 (3), 1989, p47.

21.Andr & eacute Wessels Private Document Collection, SAAF (archivo): A Wessels, 'Die Suid-Afrikaanse Lugmag: Verlede, hede en toekoms -' n kort ktitiese evaluering '(en lo sucesivo, Wessels, manuscrito SAAF), p 10 Militaria 19 (3), 1989, p22 Smuts Papers, Vol 132, Documento 69: 'Declaración de posición militar local el 7 de septiembre de 1939 y medidas tomadas a partir de entonces', pp 1-2 J A Brown, Una reunión de águilas: las campañas de la Fuerza Aérea Sudafricana en el África Oriental Italiana, junio de 1940 a noviembre de 1941, con una introducción 1912-1939 (Ciudad del Cabo, 1970), págs. 23-4.
22. Potgieter y Steenkamp, Aeronaves de la SAAF, p. 22. Cifras para finales de 1941.
23. En septiembre de 1940, había 219 aviones operativos y de entrenamiento en el país y, a fines de 1940, 394 aviones. Potgieter y Steenkamp, Aeronaves de la SAAF, p 22 Martin y Orpen, SA en guerra, p 78 Dorning, 'A concise history', p 14.
24. Dorning, 'A concise history', p. 14 Potgieter y Steenkamp, Aeronaves de la SAAF, p21.
25. Martin y Orpen, SA en guerra, pág.51.

26. Posteriormente, el plan adoptó la forma incorporada en el Memorando de acuerdo, que entró en vigor el 1º de agosto de 1940. Militaria 19 (3), pág.44.
27. Dorning, 'A concise history', p. 14 Militaria 19 (3), 1989, p 44 Martin y Orpen, SA en guerra, págs.126, 348 Potgieter y Steenkamp, ​​pág.22.
28. Wessels, manuscrito SAAF, p. 22 Martin y Orpen, SA en guerra, pág. 354.
29. Esto incluía la línea costera de África sudoccidental (Namibia) de unos 1 800 km.
30. El arrastrero Crassula y ballenero Kommetjie referido en Los barcos de combate de Jane 1939 (Londres, 1939), p. 113, fueron, de hecho, autorizados por el Ministerio de Defensa en junio de 1939 para recibir entrenamiento en el barrido de minas y luego devueltos a sus propietarios. Andr & eacute Wessels Private Document Collection, SA Navy (archivo): H R Gordon-Cumming, Historia oficial inédita de las SA Naval Forces, 1939-1945 (fotocopia proporcionada por WM Bisset), p19.

31. Goosen (ed), Armada de SA, pág.37.
32. Goosen (ed), Armada de SA, p. 37 I C Little, 'La armada que alteró el rumbo' en Militaria 15 (1), 1985, p 23 Martin y Orpen, SA en guerra, p30 Simpson, SA lucha, p 100 S H C Payne, SAS Inkonkoni 1885-1985 (s.l.s.a.), págs. 121-4.
33. N & oumlthling (ed.), Ultima ratio regum, págs. 343, 345.
34. Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 28-9,137.
35. Militaria 19 (3), 1989, p 39 Dorning, 'A concise history', p 14 Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 28-9, 137 L C F Turner et al Guerra en los océanos del sur (Ciudad del Cabo, 1961), págs. 15-16 Potgieter y Steenkamp, Aeronaves de la SAAF, págs. 21-3.

36. Turner et al, Guerra en los océanos del sur, p 1.
37. A du Plessis, Maritieme ooreenkomste tussen Suid-Afrika en Groot-Brittanje, 1910-1975 (Tesis de maestría, Universidad de Pretoria, 1978), p 93.
38. Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 7-14 R Humilde, Flota de alta mar de Hitler (Londres, 1972), págs. 37-44.
39. Goosen (ed), Armada de SA, págs. 37-8 Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 17-19, 263-6 Martin y Orpen, SA en guerra, p. 56. En lo que respecta al papel de las fuerzas navales de Sudáfrica durante la guerra, ver también SA National Defense Force Archives Depot (Pretoria), Union War Histories (UWH), Vol 14, HR Gordon-Cumming, 'Brief naval history ', y Vol 340, HR Gordon-Cumming,' Long naval history '.
40. Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs.25-8 Martin y Orpen, SA en guerra, pp 56-7 Dorning, 'A concise history', p 15. Otros asaltantes, como el Pinguin, Thor y Komet, también operaba en los océanos de Sudáfrica. Ver, por ejemplo, Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 20-34, 37-85, 100-107, 144-151 AG Muggenthaler, Asaltantes alemanes de la Segunda Guerra Mundial (Londres, 1978), pássim.

41. Los barcos de combate de Jane 1940 (s.l.s.a.), págs. xxiv, 247-292.
42. Goosen (ed), Armada de SA, págs. 5-70 Dorning, 'Una historia concisa', pág.15 A Wessels, 'Die Suid-Afrikaanse Vloot: Verlede, hede en toekoms -' n kort kritiese evaluering 'in Militaria 11 (3), 1981, págs. 10-11 C J Harris, Guerra en el mar: operaciones marítimas sudafricanas en la Segunda Guerra Mundial (Rivonia, 1991), págs. 34-66, 251-273.
43. Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 89, 262-8.
44. La primera víctima submarina se hundió el 28 de octubre de 1941. Finalmente, se hundieron un total de 132 barcos a 1 852 km (1 000 millas marinas) de las costas del sur de África, mientras que tres submarinos enemigos se hundieron. Tornero et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 157-188, 202-215, 219-240, 242, 245.
45. Sólo dos barcos aliados fueron hundidos y uno dañado por minas a 1 852 km de las costas del sur de África. Goosen (ed), Armada de SA, págs. 85-90 Turner et al, Guerra en los océanos del sur, último mapa desplegable.

46. ​​Goosen (ed.), SA's Navy, págs. 71-9 Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 89-95.
47. Gordon-Cumming, 'History of the SA Naval Forces', págs. 19-23 N & oumlthling (ed), Ultima ratio regum, págs. 343-354.
48. Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 238-9.
49. Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 114, 116.
50. Goosen (ed), Armada de SA, págs. 200-207.

51. En otras palabras, Abisinia y Somalilandia italiana. A los efectos de este artículo, la Campaña de África Oriental se refiere a las operaciones en las colonias italianas mencionadas anteriormente y las áreas adyacentes.
52. Wessels, manuscrito SAAF, p. 14.
53. Marrón, Una reunión de águilas, págs. 37-8 N Orpen, Campañas de África Oriental y Abisinio (Ciudad del Cabo, 1968), págs. 5-15, 342-3.
54. En lo que respecta al papel de este extravagante y controvertido oficial durante la Segunda Guerra Mundial, véase, por ejemplo, A M Pollock, Pienaar de Alamein: la historia de vida de un gran soldado sudafricano (Ciudad del Cabo, 1944), pássim DSAB 3, págs. 686-8.
55. Entonces todavía conocido como el Día de la Alianza, que conmemora la victoria de Voortrekker sobre los Zulus en Blood River el 16 de diciembre de 1838.

56. Marrón, Una reunión de águilas, págs. 38-104 Orpen, Campañas de África Oriental y Abisinio, págs. 15-80 C Birkby, Es un largo camino hasta Addis (Londres, 1943), págs. 1-127 Militaria 19 (3), 1989, págs.23,39 DSAB 3, pág 687.
57. Dorning, 'A concise history', p. 10 Bouch (ed.) Infantería en SA, págs. 140-43 Orpen, Campañas de África Oriental y Abisinio, págs. 224-328 Birkby, Es un largo camino, págs. 128-297.
58. Marrón, Una reunión de águilas, págs. 105-112, 116-286 Orpen, Campañas de África Oriental y Abisinio, págs. 224-328 Birkby, Es un largo camino, págs. 128-297.
59. Orpen, Campañas de África Oriental y Abisinio, págs. 328-9 H Klein, Springboks con armadura: vehículos blindados sudafricanos en la Segunda Guerra Mundial (Ciudad del Cabo, s.a.), págs.21-141 Militaria 19 (3), 1989, págs. 26, 40 Dorning, 'A concise history', págs. 11,14.
60. Militaria 19 (3), 1989, p 23 Dorning, 'A concise history', p 11 Enciclopedia estándar de África austral (en adelante abreviado como SESA), 11 (Ciudad del Cabo, 1975), p. 515.

61. Brown, Una reunión de águilas, págs. 113-5 J A Brown, Huelga de águilas: las campañas de la Fuerza Aérea Sudafricana en Egipto, Cirenaica, Libia, Túnez, Tripolitania y Madagascar, 1941-1943 (Ciudad del Cabo, 1974), págs. 12-79 Militaria 19 (3), 1989, pág. 40.
62. Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 68,103, 131 Militaria 19 (3), 1989, págs. 26-7.
63. Martin y Orpen, SA en guerra, p. 124. A este respecto, véase, por ejemplo, Operación Crusader, durante la cual en Sidi Rezegh (18-23 de noviembre de 1941) la 5ª Brigada SA perdió 3 394 bajas de una brigada de aproximadamente 5700, es decir, más bajas que las UDF. sufrió durante toda la Campaña de África Oriental. J A I Agar-Hamilton y L C P Turner, Las batallas de Sidi Rezegh, 1941 (Ciudad del Cabo, 1957), pássim R. Parkinson, El Auk: Auchinleck, vencedor en Alamein (Londres, 1977), págs. 112-133 Churchill, 3 (Londres, 1953), págs. 435-452 N Orpen, Guerra en el desierto (Ciudad del Cabo, s.a.), págs. 1-74 Klein, Springboks en armadura, págs. 152-186.
64. A J Groenewald, 'n Kritiese ontleding van die faktore wat gelei het tot die oorgawe van die Suid-Afrikaanse magte por die slag van Tobruk (Tesis de Doctorado en Filosofía, Universidad del Estado Libre de Orange, 1991), pássim Orpen, Guerra en el desierto, págs. 75-325.
65. Véase, por ejemplo, Orpen, Guerra en el desierto, págs. 326-453. En el norte de África, el Ejército de las SA sufrió 23 625 bajas, incluidos 2104 muertos, 3928 heridos y 14 247 capturados. El SAAF realizó un total de 33 991 salidas y destruyó 342 aviones enemigos. Brown, Eagles strike, pp 12-382 Dorning, 'A concise history', p 12 Militaria 19 (3), 1989, pág 32.

66. Véase, por ejemplo, Brown, Huelga de águilas, págs. 383-391, 396-400 Turner et al, Guerra en los océanos del sur, págs. 131-143 J E H Grobler, 'Die Geallieerde sitting van Madagaskar in 1942 met spesiale verwysing na die rol van die Unieverdedigingsmag in operasies' en Militaria 7 (4), 1977, págs. 1-8 Militaria 8 (1), 1978, págs. 39-54 Militaria 8 (2), 1978, págs.15-40 Militaria 8 (3), 1978, págs. 52-72 y Militaria 8 (4), 1978, págs. 69-76 Klein, Springboks con armadura, págs. 280-296.
67. Véase, por ejemplo, N Orpen, Victoria en Italia (Ciudad del Cabo, 1975) W L Fielding, Con la 6.a División: un relato de las actividades de la 6.a División Blindada de Sudáfrica en la Segunda Guerra Mundial (Pietermaritzburg, 1946) H J Martin y N D Orpen, Águilas victoriosas: Las operaciones de las fuerzas sudafricanas sobre el Mediterráneo y Europa, en Italia, los Balcanes y el Egeo, y desde Gibraltar y África Occidental. (Ciudad del Cabo, 1977)
68. Dos buques de guerra sudafricanos se unieron a las flotas aliadas en el este. A Wessels, 'Sudáfrica y la guerra contra Japón, 1941-1945' en Diario de historia militar, Vol 10, No 3, 1986, págs. 81-90, 120.
69. Militaria 19 (3), 1989, pág. SESA 11, pág.526.
70. Dorning, 'A concise history', p. 16 Depósito de archivos de la Fuerza de Defensa Nacional de Sudáfrica (Pretoria): Cuadro de honor, Guerra Mundial, 1939-1945.

71. Martin y Orpen, SA en guerra, p. 347 SESA 11, pág.526.
72. Véase, por ejemplo, Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 54, 63-4, 285, 288-9 EM Meyers, 'Die Suid-Afrikaanse vrou in landsverdediging: Agtergrond en perspektief in Militaria 16 (2), 1986, p. 36 M P H Laver et al, Sailor-women, sea-woman, SWANS: A history of the South African Women's Auxiliary Naval Service, 1943-1949 (Pueblo de Simon, 1982), pássim G Hewitt, La feminidad en guerra: la historia de los SAWAS (s.l.s.a.), passim.
73. Las excepciones fueron los artilleros de color estacionados en Fort Wynyard en Cape Towis, los artilleros zulúes en Durban y algunos artilleros antiaéreos "no blancos" en el norte de África, y los que sirven en los "pequeños barcos" de Sudáfrica. Gordon-Cumming, 'Historia de las Fuerzas Navales de Sudáfrica', págs. 13-15 Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 79, 120, 190, 289 N & oumlthling (ed), Ultima ratio regum, pág. 345 N & oumlthling y Steyn, 'El papel de los no blancos en el SADF', pág. 47.
74. Martin y Orpen, SA en guerra, pág.74.
75. Martin y Orpen, SA en guerra, pp 59, 60, 72, 74, 122, 211, 245-6 A Grundlingh, 'Kleurlinge in milit & ecircre verband: Die funksie van gefabriseerde tradisie, 1912-1985' en Kleio, 18, 1986, pág.37

76. D Becker, 'Sudafricanos en la batalla de Gran Bretaña' en Diario de historia militar, Vol 8 No 4, diciembre de 1990, p 134 Simpson, SA lucha, págs. 232-47.
77. Andr & eacute Wessels Private Document Collections, SA Navy (archivo): W M Bisset a A Wessels, 6 de mayo de 1992 (carta) W M Bisset, 'Personal naval SA adscrito a la Royal Navy durante la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945' en Boletín de la Sociedad Histórica de Simon's Town, 12 (2), julio de 1982, págs. 55-64.
78. En lo que respecta al desarrollo de la industria de armamentos de Sudáfrica durante los años de guerra, véase, por ejemplo, R Cornwall, "South African blindados car production in World War II" en Militaria 7 (3), 1977, págs.30-41, y Martin y Orpen, SA en guerra, págs. 89, 91, 142, 177, 214, 353-54.


Una historia de los UAV sudafricanos

África se ha convertido en la próxima frontera para las operaciones de vehículos aéreos no tripulados (UAV) en los años posteriores a las guerras en Irak y Afganistán, con ejércitos de los EE. UU. Y Francia, así como los de países africanos desplegándolos en mayor número y en misiones más amplias que nunca. antes de.

De particular interés es que varios países africanos han comenzado a producir sus propios diseños de UAV autóctonos, impulsando industrias aeroespaciales incipientes y aumentando la posibilidad de un conjunto completamente nuevo de diseños especializados optimizados para casos de uso más específicos que los UAV de exportación estándar.

A mediados de la década de 1970, el Consejo de Investigación Científica e Industrial (CSIR) de Pretoria comenzó a trabajar con Kentron en un pequeño UAV de vigilancia liviano llamado Champion, que voló por primera vez en 1977. Se construyeron cuatro, un modelo de preproducción y tres Los modelos de producción que numeran 101-103 y algunos o todos se desplegaron en lo que entonces era Rhodesia en 1978 para pruebas operativas mientras brindaban asistencia de vigilancia en la guerra civil de ese país. Posteriormente, la aeronave fue adquirida por la Fuerza Aérea Sudafricana y en algún momento se volvió a numerar como serie en el rango 0XX. Al menos dos, el 018 y el 019, sirvieron a la Fuerza Aérea Sudafricana (SAAF) hasta finales de la década de 1980 como aviones de entrenamiento, una vida útil notable para un diseño tan temprano. Hoy en día 019 permanece conservado en el Museo SAAF en Pretoria como el primer UAV de estilo moderno de producción indígena en África.

Recién llegado de la experiencia de operar el Champion y enfrentar una guerra creciente en Angola, la Fuerza Aérea Sudafricana adquirió los primeros cinco de lo que eventualmente se convertiría en una flota de alrededor de una docena de UAVs Scout de Israel Aircraft Industries de varias marcas y diferentes opciones de motor en 1980. Todos los aviones recibieron designaciones RPV en servicio SAAF, que van desde RPV-1B para los primeros cinco aviones hasta RPV-2B para los IAI Scout 800 entregados en 1984 y los nombres de los proyectos incluidos. Gharra, Cobalto y Leghorn. En 1986, la SAAF había reformado el 10 Escuadrón en AFB Potchefstroom para operar la aeronave, reemplazando a la ad hoc arreglo que se había utilizado hasta entonces. Todas las variantes parecen haber sido administradas como el Sistema de Vigilancia de Campo de Batalla de Medio Alcance RC-2/4.

Estos vehículos aéreos no tripulados tuvieron un servicio de combate extenso en todo el teatro del sur de África entre 1980 y 1987, operando desde Mozambique hasta Angola, y realizando un trabajo vital de vigilancia y detección de artillería sobre un espacio aéreo hostil demasiado bien defendido como para arriesgarse a sobrevuelos frecuentes del Mirage equipado con cámara SAAF & # 8217. Jets IIIRZ y amp IIIR2Z. De hecho, tres se perdieron por misiles tierra-aire, uno de los primeros cinco RPV-1B Scouts el 30 de marzo de 1983 sobre Maputo y los RPV-1C 005 y 006 el 8 de octubre de 1987 y el 26 de septiembre de 1987 respectivamente. Aunque perder el avión fue financieramente doloroso, la SAAF estaba extasiada porque había demostrado que los UAV de vigilancia livianos y lentos todavía eran notablemente resistentes al fuego de misiles tierra-aire enemigos y que, cuando finalmente fueron derribados, no tuvo ningún costo en vida humana.

Mientras esto sucedía, el CSIR y Kentron continuaron investigando y refinando los diseños de UAV como sucesores del Champion original, culminando con el lanzamiento operativo del sistema Seeker I en 1987. De manera confusa, el UAV real en el sistema (que incluía un Ground Control Station) fue el Seeker 2B, que no debe confundirse con el posterior sistema Seeker II introducido en la década de 1990.

El SAAF & # 8217s 10 Squadron entró en combate durante las Operaciones Modular y Hooper en 1987 y Packer en 1988. Se sabe que los Seekers han sido utilizados tanto para misiones de vigilancia táctica como de avistamiento de artillería, operando desde Mavinga. Se dice que One Seeker 2B sobrevivió a 16 o 17 misiles SA-8 antes de ser finalmente derribado durante una misión el 21 de septiembre de 1987 cuando sobrevolaba una gran concentración de fuerzas angoleñas.

Una tripulación de vuelo de Seeker & # 8217 estaba formada por el siguiente personal:

  • Piloto externo & # 8211 Control de vuelo solo durante el despegue y el aterrizaje
  • Piloto interno & # 8211 Control de vuelo durante toda la misión a excepción del despegue y aterrizaje.
  • Comandante de la misión & # 8211 Planificación, coordinación y control de la misión y comunicación y seguimiento del RPV durante la misión.
  • Observador / Operador de carga útil de la misión & # 8211 Control de carga útil, adquisición de objetivos, vigilancia y registro de datos

Todos excepto el piloto externo estaban en el camión de comando / estación de control de tierra para el vuelo. El piloto externo se pararía en el borde de la pista y el # 8217s y realizaría un despegue visual del Seeker 2 y luego entregaría el control al piloto interno. Al aterrizar, el piloto externo se posicionaría nuevamente en el borde de la pista y asumiría el control del UAV entrante y aterrizaría una vez que se hubiera establecido el contacto visual. El techo operativo típico estaba entre 15 000 y 18 000 pies con misiones de corto alcance con una duración de 9 a 10 horas y misiones de largo alcance de alrededor de 200 km (el rango máximo de línea de visión desde la estación terrestre) con un resistencia de 4-5 horas. Un equipo de tierra de mantenimiento de 4-6 personas apoyó cada sistema.

Todo el sistema fue diseñado para ser fácilmente implementado por un C-130B Hercules y configurado en 4 horas. Esto incluyó la estación terrestre, el plato de control, contenedores de despliegue rápido especialmente diseñados para los vehículos aéreos, paquetes de inicio y tiendas de mantenimiento y preparación de vuelo.

Entre 1987 y 1991 el 10 Squadron operó cinco variantes diferentes del Seeker, que iban desde el Seeker 2B original hasta el Seeker 2C, 2CL, 2D y el Seeker 2E final, con opciones de motor cambiantes que proporcionan un mejor rendimiento y grandes mejoras en la calidad del cámaras a bordo.

En 1991, con el final de la Guerra de Angola, el Escuadrón 10 se disolvió y los buscadores restantes de la SAAF y # 8217 fueron transferidos a Kentron, que comenzó a operar el sistema y sus sucesores bajo contrato con la SAAF.

Aunque la SAAF dejó de poseer y operar vehículos aéreos no tripulados con la disolución del Escuadrón 10 y # 8217, el desarrollo privado continuó. Los últimos años de la década de 1980 y principios de la de 1990 fueron una época dorada para la industria local con un desarrollo que se produjo a un ritmo vertiginoso.

Uno de los desarrollos más interesantes durante este período fue la incursión en el sigilo, como respuesta al programa de demostración de tecnología de drones de reconocimiento de alta velocidad (HRD) de SAAF & # 8217. Los primeros experimentos fueron con la serie Flowchart de demostradores de tecnología (un Flowchart 2 está en exhibición en el Museo SAAF, AFB Swartkop) antes de que se finalizara el diseño de Seraph entre 1996 y 1998.Las estadísticas del sistema fueron impresionantes para la época, capaz de volar 1300 km a una velocidad de Mach 0,83 a 40000 pies, con una carga útil de 80 kg de cámaras ópticas, un radar de apertura sintética o sensores de vigilancia electrónicos. El desarrollo estaba muy avanzado en 1997, pero los severos recortes presupuestarios de defensa sudafricanos acabaron con el programa de DRH de la SAAF y, con él, las perspectivas de desarrollo final de Seraph. El interés extranjero no se tradujo en ventas.

El concepto resucitó brevemente a mediados de la década de 2000 como el diseño del vehículo aéreo de combate no tripulado (UCAV) Seraph II armado con misiles Mokopa, pero nunca pasó de la etapa de estudio de diseño inicial.

El sistema Seeker I fue más exitoso, evolucionando hacia el Seeker II con una estación de control terrestre de alta tecnología muy mejorada y una configuración de antena, lo que hace que el despliegue sea más simple que antes y permite estaciones terrestres móviles adicionales que podrían ubicarse más cerca del área de patrulla y recibir el control entregado desde la estación terrestre principal para extender el alcance efectivo más allá de la línea de visión. Se integraron cargas útiles adicionales, como el conjunto de sensores montados en la nariz del paquete de vigilancia electrónica (E.S.P.) Avitronics (ahora parte de Saab) capaz de identificar y categorizar un amplio espectro de emisiones de radio y radar en un área amplia. El sistema Seeker II resultó ser un éxito para Kentron (para entonces parte de Denel) con ventas a Argelia y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros.

En la década de 1990 apareció en escena una nueva empresa, Tecnologías e Ingeniería Avanzadas (ATE). Si bien los UAV no eran su enfoque principal, pronto desarrollaron una capacidad impresionante en su producción y diseño y finalmente ganó la licitación del Ejército de Sudáfrica para proporcionar un sistema de observación de artillería no tripulada con su sistema Vulture. Lo que hizo que el Vulture fuera tan atractivo fueron sus innovadores sistemas de lanzamiento y recuperación de longitud cero que utilizaban un lanzador de tubo de vacío y un aterrizador de red grande para permitir que los UAV se operaran en lo profundo de la maleza sin necesidad de una pista de aterrizaje. Desde entonces, ATE se ha convertido en Paramount Advanced Technologies, parte del Paramount Group, y continúa ofreciendo una amplia gama de UAV a la venta desde micro-UAV como el Kiwit de 3,5 kg (vendido a un país asiático sin nombre para su uso por sus fuerzas especiales) hasta el Centinela más grande y Mwari.

Para no quedarse quieto, Denel presentó un UAV de altitud media y larga resistencia (MALE) en la exposición Africa Aerospace and Defense en 2004, que ofrece alcance y rendimiento a tal nivel que en una etapa incluso se propuso como una opción para la SAAF. para patrullar hasta los confines de su zona económica ampliada (ZEE). Pero al igual que con Seraph, la financiación estatal sudafricana no llegó y ningún socio extranjero estaba dispuesto a unirse a la empresa en su desarrollo, por lo que el proyecto nació muerto.

Utilizando el dinero de la empresa, Denel examinó detenidamente el Seeker II y mejoró casi todos los aspectos para crear el nuevo Seeker 200 y una versión un 30% más grande llamada Seeker 400.

Este último es el más interesante, extendiendo la resistencia a 16 horas para permitir más de 10 horas de holgazanería, presenta operaciones de vuelo automatizadas que incluyen despegue y aterrizaje, tiene una capacidad de carga útil de 100 kg y & # 8211 un Denel primero & # 8211 está equipado con puntos duros debajo de las alas para misiles aire-tierra como el Denel Dynamics Mokopa o Denel Dynamics Impi. La variante armada se denomina Snyper, para diferenciarla del Seeker 400 desarmado para aquellos clientes asustados por la asociación.

El Seeker 400 también puede generar otro capítulo en la larga asociación de la Fuerza Aérea Sudafricana con los UAV, ya que ha habido informes de que la SAAF ha aprobado la adquisición de varios sistemas Seeker 400 y el restablecimiento del 10 Escuadrón para operarlos.

La adquisición está suspendida por el momento como resultado de problemas contractuales, pero existe la posibilidad real de que, por primera vez en 24 años, la SAAF vuelva a operar sus propios UAV.

Cabe esperar que la industria de defensa sudafricana pueda seguir siendo un fuerte competidor en los sistemas UAV y UCAV, a pesar del gran aumento de la competencia en todos los rincones del mundo. Existe la oportunidad de entrar en la planta baja de lo que puede resultar una explosión en el uso de vehículos aéreos no tripulados por las fuerzas armadas de África.


El sendero largo, largo

En 1902, solo doce años antes de que Gran Bretaña declarara la guerra, los ejércitos de Gran Bretaña y las Repúblicas Boer (Transvaal y Orange Free State) habían estado luchando entre sí en la Segunda Guerra Boer. Se había producido una transformación extraordinaria en las relaciones entre los países en el período intermedio y la Unión de Sudáfrica iba a resultar un aliado acérrimo y luchador. Aquí hay un resumen de su historia:

Sudáfrica entra en guerra del lado británico algunos conservadores bóers se rebelan

En agosto de 1914, Louis Botha y Jan Smuts llevaron a la Unión de Sudáfrica a la guerra en apoyo de Gran Bretaña. Louis Botha, ex miembro del Transvaal Volksraad y consumado líder de las fuerzas bóers contra los británicos en 1899-1902, había sido elegido primer presidente de la Unión de Sudáfrica en 1910. Jan Christian Smuts, otro ex líder militar bóer, fue su Ministro de Defensa.

Ambos hombres habían trabajado por una mayor armonía entre Sudáfrica y Gran Bretaña desde el final de la guerra en 1902. Ahora consideraban que Sudáfrica, como dominio británico, debía apoyar al bando británico. Rápidamente ordenaron tropas en el protectorado alemán del suroeste de África.

Muchos afrikaners se opusieron a ir a la guerra con Alemania, que les había ayudado durante la guerra contra Gran Bretaña (y continuó una guerra de propaganda silenciosa desde entonces). Un intento de golpe de Estado de los bóers contra el gobierno de Botha fracasó en septiembre de 1914 cuando Christiaan Beyer, un héroe afrikaner de la guerra anterior, fue asesinado por la policía, y un gran levantamiento armado en el Estado Libre de Orange y el Transvaal más tarde en el También se llevó a cabo el año. La continua revuelta fue finalmente derrotada a mediados de 1915, un año en el que el Partido Nacional de Botha se mantuvo en el poder por muy poco en unas elecciones generales.

La contribución militar sudafricana al esfuerzo de guerra

Las Fuerzas de Defensa de la Unión (UDF) se formaron después de la aprobación de la Ley de Defensa de Sudáfrica en junio de 1912. La Fuerza Permanente se estableció al año siguiente. Se organizaron cinco regimientos del ejército, conocidos como los rifles montados de Sudáfrica (SAMR), y se les asignaron funciones policiales y militares. La expansión del Ejército dio un paso más con la creación de la Fuerza Ciudadana Activa (ACF), la Fuerza de Guarnición Costera y las Asociaciones de Fusileros en julio de 1913.

Más de 146.000 hombres sirvieron en unidades sudafricanas durante la guerra, luchando en tres frentes principales. El primer compromiso fue entrar y capturar el África sudoccidental alemana, una empresa que requirió el levantamiento de una fuerza expedicionaria de 67.000 hombres. Una brigada de infantería y varias otras unidades se trasladaron a Francia (ver más abajo), y el amplio conflicto en África Oriental mantuvo a muchos más hombres ocupados durante la guerra. Además, se estima que unos 3.000 sudafricanos se unieron al Royal Flying Corps. El total de bajas sudafricanas durante la guerra llegó a 18.600 y más de 6.600 perdieron la vida.

Además de estas fuerzas de combate, vino el Cuerpo de Trabajo Nativo Sudafricano no combatiente.

La Brigada de Infantería de Sudáfrica y otras unidades

Sudáfrica levantó una brigada de cuatro batallones de infantería para el frente occidental, además de 5 baterías de artillería pesada, una ambulancia de campaña, una compañía de señales de ingenieros reales y un hospital general. Se trataba de una empresa sustancial, dadas las otras demandas de la Unión, y el hecho de que estas unidades, una vez en servicio activo, requerirían un 15% de reemplazos por mes.

Los batallones de infantería se formaron con hombres de las cuatro provincias de la Unión: las tropas del 1er Regimiento eran del Cabo, el 2º Regimiento de Natal y el Estado Libre de Orange, el 3º Regimiento era de Transvaal y Rhodesia. El 4º Regimiento era bastante diferente: era el escocés sudafricano, criado entre los escoceses de Transvaal y los montañeses de Ciudad del Cabo, y vestía el tartán Atholl Murray. Se estableció un depósito de infantería en Potchefstroom.

La artillería pesada se reclutó en julio de 1915. La 1ª batería vino del Cabo Occidental, la 2ª del Cabo Oriental, la 3ª del Transvaal, la 4ª de Kimberley y la 5ª de Natal. La Oficina de Guerra en Londres decretó que debería ser una Brigada Howitzer de 6 pulgadas. Más tarde, las baterías se volvieron a numerar. La primera se convirtió en la 73a batería de asedio, la segunda se convirtió en la 74a, la tercera 71a, la cuarta y la 72a, y la quinta batería se convirtió en la 75a batería de asedio.

La ambulancia de campo sudafricana se movilizó en Potchefstroom en agosto de 1915, adjunta a la brigada de infantería (lo cual era inusual, ya que las FA se consideraban normalmente tropas de división).

El Hospital General, con personal de instalaciones militares en Wynberg y Maitland, eventualmente proporcionó el personal tanto para el Hospital Militar Sudafricano en Richmond cerca de Londres, como para el Hospital General Sudafricano No 1 en Francia. Además, se formó un pequeño destacamento en Cannes en 1914, proporcionando instalaciones médicas para las fuerzas francesas.

La mayoría de los reclutas ya tenían entrenamiento o experiencia militar. Eran, en general, hombres de clase media, bien educados y bien educados. Todas las unidades estaban dirigidas por oficiales en servicio de la UDF, y toda la Brigada estaba bajo el mando del general de brigada Henry Lukin DSO, que hasta ese momento había sido inspector general de la UDF.

Mudanza de corta duración a Inglaterra

La nueva fuerza se embarcó en Ciudad del Cabo entre el 28 de agosto y el 17 de octubre de 1915, y todas las unidades estaban en Inglaterra en noviembre. La infantería se trasladó al campamento en Bordon, la ambulancia a la flota y la artillería a Bexhill.

Algunos de los oficiales se trasladaron a Francia durante 3 días el 21 de noviembre, donde al principio fueron asignados a la 16ª División (irlandesa) para familiarizarse.

Pero hubo un cambio de plan a alto nivel, y el 30 de diciembre los sudafricanos estaban de regreso a su propio continente.

En Egipto y la frontera occidental n. ° 8217

La Brigada desembarcó en Alejandría entre el 10 y el 13 de enero de 1916 y se trasladó a Mex Camp. El primer 2º Regimiento, y luego el resto, se trasladaron para unirse a la Fuerza de la Frontera Occidental.

En las trincheras de Francia

La Brigada zarpó de Alejandría entre el 13 y el 15 de abril de 1916 y desembarcó en Marsella. El 23 de abril, las unidades principales se habían desentrenado y estaban llegando a Steenwerck en Flandes. Toda la Brigada quedó bajo las órdenes de la 9ª División (escocesa), en la que sustituyó a la 28ª Brigada.

Primer enfrentamiento importante durante la Batalla del Somme. El 2 de julio de 1916, se trasladó de Grovetown a Billon Valley, aliviando a la 27ª Brigada que había sido ordenada para la batalla. Subido para relevar a la 89.a Brigada de la 30.a División en el sector Glatz (Reducto Glatz / Fosa de la chimenea) de la línea del frente cerca de Montauban. Llegó bajo un intenso fuego de artillería. 4th Bn involucrado en la lucha por Trones Wood. Toda la brigada atacó en Longueval (Delville Wood) en la tarde del 14 de julio de 1916. Combates del tipo más severo en el bosque, en los que el soldado William Faulds del 1.er Regimiento ganó la Victoria Cross. Sólo unos 750 de los 3153 oficiales y hombres que entraron en el bosque se reunieron cuando la Brigada finalmente fue relevada el 20 de julio. Las bajas incluyeron a todos los oficiales del 2º y 3º Regimientos y de la Compañía de Ametralladoras adjunta a la brigada.


Parte de & # 8220The Sixth Day & # 8221, un panel en el memorial de Delville Wood que muestra los restos de la Brigada Sudafricana que salen del bosque después de ser relevados.

La División fue reconstruida con nuevos borradores y pasó la mayor parte del verano de 1916 en las áreas de Arras y Vimy. Volvió a entrar en la zona del Cuarto Ejército en el Somme a principios de octubre. La Brigada de las SA regresó a la línea del frente allí en High Wood el 9 de octubre. Tres días después, se realizó un ataque contra Snag and Tail Trincheras, justo antes de Butte de Warlencourt, en condiciones y clima espantosos. Nuevamente, hubo intensos combates que continuaron con un nuevo ataque en la misma zona el 18 de octubre. El costo para los sudafricanos en este lúgubre asunto fue de 1150 bajas.

El comandante de la brigada, el general de brigada Lukin, fue designado al mando de la 9.a División (escocesa) el 2 de diciembre de 1916.

En 1917 la brigada participó en la Batalla de Arras y en la Tercera Batalla de Ypres. En la última batalla, en un avance exitoso en el Reducto de Bremen cerca de Zonnebeke, el soldado William Hewitt del 2.º Regimiento ganó el VC.

Posiblemente la hazaña de armas más impresionante de las fuerzas sudafricanas en la guerra tuvo lugar en marzo de 1918, cuando los alemanes atacaron en la Operación Michael. La brigada luchó en una defensa firme en la primera mañana del ataque & # 8211 21 de marzo de 1918 & # 8211 en Gauche Wood, cerca de Villers Guislain. El 24 de marzo habían llevado a cabo una retirada combativa al bosque de Marrieres, cerca de Bouchavesnes, y allí resistieron sin ningún apoyo. Lucharon hasta que solo quedaron unos 100 hombres, pero solo cuando se acabaron las municiones los remanentes, muchos de ellos heridos, se rindieron.

Hombres del escocés sudafricano descansando al costado de la carretera durante la marcha de la Brigada Sudafricana fuera de combate en Dernancourt para descansar en Condas, 31 de marzo de 1918. Imagen de IWM Q10843

Cuando el enemigo lanzó su segunda gran ofensiva de 1918, en el Lys, la brigada sudafricana, ahora en Flandes, recibió la orden de contraatacar en Messines. Lo hizo, con cierto éxito, pero el ataque enemigo fue abrumador y durante los días siguientes la lucha continuó con los sudafricanos siendo rechazados desde la cresta Messines y subiendo la suave pendiente hacia Vierstraat.

La vieja brigada fue efectivamente destruida. Los Regimientos 1º, 2º y 4º se fusionaron temporalmente, mientras que otras unidades británicas se unieron para continuar la lucha. El batallón compuesto participó en nuevos combates defensivos en el monte Kemmel. Más tarde en el verano, participó en la captura de Meteren, ya que el ejército británico ejecutó un avance exitoso en Flandes.

El 11 de septiembre de 1918, la brigada finalmente se separó de la 9ª División (escocesa) y se trasladó para unirse a la 66ª División (2ª West Lancashire). El evento más conocido mientras estuvo con esta División fue la reconquista de Le Cateau entre el 17 y el 18 de octubre de 1918.

Por el armisticio, los sudafricanos habían sufrido unas 15.000 bajas en Francia, de las cuales un tercio había muerto.

Víctimas de oficiales superiores

Teniente Coronel. Frank A. Jones, muerto en acción en Trones Wood el 11 de julio de 1916.
Teniente Coronel. Frank H. Heal, muerto en acción en Marrieres Wood el 24 de marzo de 1918.

Sitios para ver

En Francia: Delville Wood, cerca de Longueval, es el sitio del monumento y museo nacional sudafricano más impresionante. A & # 8220must & # 8221 incluso en los viajes más cortos al Somme.

¿Sabías?

Las unidades de habla afrikaans tenían sus títulos de unidad y rangos inscritos en su idioma & # 8211 en lugar de inglés & # 8211 en medallas y lápidas militares.

Otras lecturas

La historia oficial es & # 8220La historia de las fuerzas sudafricanas en Francia & # 8221, escrita por John Buchan. Trabajó durante la guerra para la Oficina de Propaganda de Guerra Británica y como corresponsal de guerra para & # 8220The Times & # 8221, y finalmente se unió al Cuerpo de Inteligencia. Fue durante los primeros meses de la guerra que, mientras estaba confinado en una cama y recuperándose de una enfermedad, Buchan escribió su novela más famosa, & # 8220 The Thirty-Nine Steps & # 8221, que se publicó posteriormente en 1915. La historia, originalmente publicado en 1920, fue reimpreso por el Imperial War Museum en asociación con The Battery Press en los últimos años.


Ver el vídeo: Así Eran Las Fuerzas de Sudáfrica vs Cuba y el Comunismo Angolano (Octubre 2021).