Podcasts de historia

Bomba atómica lanzada sobre Nagasaki

Bomba atómica lanzada sobre Nagasaki

El 9 de agosto de 1945, Estados Unidos arrojó una segunda bomba atómica sobre Japón, en Nagasaki, lo que resultó finalmente en la rendición incondicional de Japón.

La devastación causada en Hiroshima no fue suficiente para convencer al Consejo de Guerra japonés de que aceptara la demanda de la Conferencia de Potsdam de rendición incondicional. Estados Unidos ya había planeado lanzar su segunda bomba atómica, apodada "Fat Man", el 11 de agosto en caso de tal obstinación, pero el mal tiempo esperado para ese día retrasó la fecha hasta el 9 de agosto. Así que a la 1:56 a.m., un bombardero B-29 especialmente adaptado, llamado "Bockscar", en honor a su comandante habitual, Frederick Bock, despegó de la isla Tinian bajo el mando del mayor Charles W. Sweeney.









El bombardeo de Hiroshima y Nagasaki

Nagasaki era un centro de construcción naval, la misma industria destinada a la destrucción. La bomba fue lanzada a las 11:02 a.m., a 500 metros sobre la ciudad. La explosión desató la fuerza equivalente a 22.000 toneladas de TNT. Las colinas que rodeaban la ciudad hicieron un mejor trabajo al contener la fuerza destructiva, pero el número de muertos se estima entre 60.000 y 80.000 (las cifras exactas son imposibles, ya que la explosión destruyó cuerpos y desintegraron los registros).

LEER MÁS: El bombardeo de Hiroshima no solo terminó la Segunda Guerra Mundial, sino que inició la Guerra Fría

El general Leslie R. Groves, el hombre responsable de la organización del Proyecto Manhattan, que resolvió el problema de producir y lanzar la explosión nuclear, estimó que otra bomba atómica estaría lista para usarse contra Japón el 17 o 18 de agosto, pero no era necesario. . Aunque el Consejo de Guerra seguía dividido ("Es demasiado pronto para decir que la guerra está perdida", opinó el Ministro de Guerra), el emperador Hirohito, a petición de dos miembros del Consejo de Guerra deseosos de poner fin a la guerra, se reunió con el Consejo y declaró que "continuar la guerra sólo puede resultar en la aniquilación del pueblo japonés ..." El Emperador de Japón dio su permiso para la rendición incondicional.

LEER MÁS SOBRE LOS BOMBARDEROS DE HIROSHIMA Y NAGASAKI:

La historia interna de Harry Truman e Hiroshima
Hiroshima, luego Nagasaki: por qué Estados Unidos desplegó la segunda bomba atómica
El hombre que sobrevivió a dos bombas atómicas


El cristianismo y la bomba de Nagasaki

Aunque el cristianismo comenzó como una religión de paz, pronto se convirtió en un manto para la violencia genocida, como la incineración de civiles indefensos en Nagasaki, incluidos muchos cristianos japoneses, hace 71 años, escribe Gary G. Kohls.

Las ruinas de la iglesia cristiana Urakami en Nagasaki, Japón, como se muestra en una fotografía fechada el 7 de enero de 1946.

Hace setenta y un años, el 9 de agosto de 1945, una tripulación de bombarderos totalmente cristiana arrojó una bomba de plutonio en la ciudad de Nagasaki, Japón, vaporizando, incinerando, irradiando y aniquilando instantáneamente a decenas de miles de civiles inocentes, hombres, mujeres y niños. . Muy pocos soldados japoneses se vieron afectados.

En una nación cuyos ciudadanos históricamente no son cristianos (el sintoísmo o el budismo son las principales religiones), un número desproporcionadamente grande de las víctimas de Nagasaki eran cristianas (ver más abajo la historia de esa realidad). La bomba hirió de muerte a incontables miles de otras víctimas que sucumbieron al trauma de la explosión, al trauma por calor y / o al trauma por radiación.

En 1945, Estados Unidos fue considerado como la nación más cristiana del mundo. La tripulación del bombardero, al igual que los dos capellanes militares cristianos de las tripulaciones de Hiroshima y Nagasaki, eran productos del tipo de cristianismo que no logró enseñar lo que Jesús enseñó sobre la violencia (que estaba prohibida a sus seguidores), que ha sido el caso de la gran mayoría de cristianos, tanto clérigos como laicos, durante los últimos 1.700 años. Durante los primeros tres siglos de su existencia, el cristianismo fue una religión pacifista.

Irónicamente, antes de que la bomba explotara directamente sobre la catedral de Urakami, Nagasaki era la ciudad más cristiana de Japón, y la enorme catedral había sido el edificio de la iglesia cristiana más grande de Oriente.

Esos aviadores cristianos, siguiendo al pie de la letra sus órdenes de guerra, hicieron su trabajo y cumplieron la misión con orgullo militar. La mayoría de los cristianos estadounidenses habrían hecho lo que hicieron si hubieran estado en la piel de la tripulación.

Y, si esos cristianos nunca hubieran visto, oído u olido el sufrimiento de la humanidad que la bomba causó en el suelo, la mayoría de ellos no habría sentido ningún remordimiento por su participación en la atrocidad, especialmente si hubieran sido tratados ciegamente como héroes en la guerra. secuelas.

Algunos miembros de la tripulación admitieron que habían tenido algunas dudas sobre en qué habían participado después. Pero ninguno de ellos fue testigo de cerca y en persona del horrible sufrimiento de las decenas de miles de víctimas.

“Las órdenes son órdenes” y deben ser obedecidas, y se sabía que la desobediencia en tiempos de guerra era severamente punible, incluso con ejecución sumaria. Así que la tripulación del bombardero no tuvo más alternativa que obedecer las órdenes. Incluso los dos capellanes no tuvieron dudas antes de que finalmente entendieran en qué habían participado.


Escuela Tradicionalista

La “escuela tradicionalista” acepta la explicación dada por el presidente Truman, el secretario de Guerra Henry L. Stimson y otros en el gobierno después de la guerra. La concepción tradicionalista es que las bombas atómicas fueron cruciales para obligar a Japón a aceptar la rendición y que los bombardeos impidieron una invasión planificada de Japón que podría haber costado más vidas. La cita del emperador Hirohito de la "nueva y más cruel bomba" en su discurso de rendición refuerza la credibilidad de esta teoría.

Los historiadores han criticado varias partes de esta justificación de los bombardeos, incluidas las estimaciones de víctimas de la invasión planificada. Las estimaciones retrospectivas varían enormemente y, a menudo, son más bajas que las cifras declaradas por Truman y Stimson. Pero también hay una considerable literatura que no está de acuerdo con la premisa central: que las bombas llevaron a la rendición.


Nagasaki: la bomba olvidada

La mayoría de las veces pensamos en Hiroshima como la bomba atómica que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. No fue & # 8217t. No fue hasta que se lanzó una segunda bomba atómica tres días después que el ejército japonés se vio obligado a aceptar una rendición. La misión de Nagasaki, sin embargo, está mayormente olvidada, perdida en la sombra histórica del bombardeo de Hiroshima, algo bueno, quizás, ya que fue una serie de errores, dificultades y meteduras de pata.

A fines de julio de 1945, después de la exitosa prueba de Trinity de una bomba atómica en Nuevo México, Estados Unidos comenzó a planificar el uso de combate de sus nuevas armas. Ya estaban disponibles dos bombas completas, dos más estarían listas en unas semanas, y después de eso se produciría aproximadamente una bomba al mes.

Cuando se elaboró ​​la lista inicial de posibles objetivos de las bombas atómicas, la ciudad de Nagasaki no estaba en ella. (La lista original era Yokohama, Kyoto, Hiroshima y Kokura, con Niigata como alternativa). Durante la ola de bombas incendiarias nocturnas que arrasaron Japón en 1945, Nagasaki se salvó en su mayoría y solo se enviaron cuatro incursiones a pequeña escala contra la ciudad. Esto no se debió a que la ciudad careciera de importancia: Nagasaki era un puerto y un centro de construcción naval, y también tenía una gran acería, un arsenal y una fábrica de torpedos. Pero la ciudad presentaba un objetivo difícil para los bombardeos aéreos. A diferencia de la mayoría de las ciudades japonesas, que se construyeron en llanuras planas, Nagasaki estaba en una depresión en forma de cuenco, rodeada de colinas y separada en secciones por lenguas de agua, todo lo cual dificultaba bombardear por la noche con radar, y también limitaría cualquier daño producido por bombas incendiarias. Además, no había un área industrial definida que pudiera ser atacada fácilmente: en su lugar, pequeñas fábricas estaban esparcidas al azar por toda la ciudad. También se sabía que Nagasaki tenía un campo de prisioneros de guerra aliados cerca, al que nadie quería atacar por accidente.

Sin embargo, en cuestión de días, se modificó la lista inicial de objetivos atómicos. La antigua capital de Kioto, aunque la segunda ciudad más grande de Japón, era un centro cultural, religioso e histórico con poca importancia militar, y las consecuencias políticas que Estados Unidos recibiría al destruirla no valieron la pena. Así que Kioto se colocó en la lista & # 8220reserved & # 8221: no se designaría como objetivo para bombardeos atómicos o convencionales.

Yokohama era un importante centro industrial, pero ya había sido el objetivo de varios bombardeos incendiarios B-29, y el ejército de los EE. UU. Quería una ciudad intacta sin tocar como objetivo de las bombas atómicas, para poder juzgar mejor los niveles de daño que produjo la bomba. . Yokohama también fue eliminado de la lista de objetivos atómicos.

Eso dejó a Hiroshima, Kokura y Niigata, y el 24 de julio de 1945, estas ciudades fueron colocadas con Kioto en la lista & # 8220reservada & # 8221 de ciudades que no serían golpeadas por los bombardeos incendiarios. Serían los objetivos atómicos, & # 8220 en la prioridad enumerada & # 8221.

Pero poco después de eso, se decidió que Niigata estaba demasiado lejos de Tinian para una entrega segura de la pesada bomba atómica, y Niigata fue eliminada de la lista de objetivos. Aparentemente, fue en este momento cuando se agregó Nagasaki, probablemente porque era la ciudad más grande todavía disponible. Los objetivos para las dos primeras misiones atómicas estaban ahora establecidos: para la primera misión, el objetivo principal sería Hiroshima con Kokura como secundario, y para la segunda misión, el objetivo principal sería Kokura con Nagasaki como secundario.

El 6 de agosto se llevó a cabo la primera misión de bombardeo atómico. Era perfecto como un libro de texto. La bomba de uranio & # 8220Little Boy & # 8221 destruyó la ciudad de Hiroshima.

La segunda misión atómica, a Kokura, no iría tan bien.

Originalmente, la misión estaba prevista para el 11 de agosto. Pero cuando las previsiones meteorológicas indicaban malas condiciones, el calendario se adelantó dos días hasta el 9 de agosto. La bomba de plutonio & # 8220Fat Man & # 8221 sería transportada por el B-29 & # 8220Bockscar & # 8221, pilotado en esta misión por el mayor Charles Sweeney, quien había volado un avión de observación durante la misión de Hiroshima. & # 8220Bockscar & # 8217s & # 8221 piloto regular, Capitán Frederick Bock, volaría Sweeney & # 8217s B-29, llamado & # 8220The Great Artiste & # 8221, que llevaría instrumentos científicos para medir la explosión de la bomba. Un B-29 llamado & # 8220Big Stink & # 8221 llevaría equipo fotográfico y cinematográfico. El & # 8220Enola Gay & # 8221, ahora pilotado por el capitán George Marquardt, serviría como un avión meteorológico avanzado sobre Kokura, mientras que otro B-29, & # 8220Laggin Dragon & # 8221, volaría de reconocimiento meteorológico sobre Nagasaki.

Las dificultades empezaron desde el principio. El 8 de agosto, durante las redadas rutinarias de bombas incendiarias, cuatro B-29 seguidos se estrellaron en las pistas de Tinian durante el despegue. Los accidentes habían reforzado un hecho incómodo: las pistas de Tinian eran apenas lo suficientemente grandes para que un B-29 completamente cargado despegara. Cuando el & # 8220Enola Gay & # 8221 despegó hacia Hiroshima, la bomba Little Boy había sido & # 8220safed & # 8221 eléctricamente y la carga interna de cordita que detonó la bomba había sido removida, para evitar una explosión nuclear accidental si el B- 29 se había estrellado en el despegue. La bomba Fat Man a bordo & # 8220Bockscar & # 8221 también sería & # 8220safed & # 8221 eléctricamente, pero el sistema de implosión utilizado para detonar la bomba contenía 2,5 toneladas de explosivos. Si el avión se estrellara al despegar, no habría explosión nuclear, pero la detonación convencional sería suficiente para causar una destrucción masiva.

Esa noche, los técnicos de Los Alamos comenzaron a preparar la bomba. Fat Man tenía la forma de un huevo, de cinco pies de diámetro y once pies de largo, con una gran aleta de caja en la cola. Estaba pintado de color amarillo anaranjado brillante, con pintura de goma negra que sellaba todas las costuras. En la nariz estaban las iniciales estarcidas JANCFU, una broma de alguien de la tripulación: significaba & # 8220Joint Army Navy Civilian Fuck Up & # 8221.

& # 8220Bockscar & # 8221 estaba programado para un despegue a las 3:30 am el 9 de agosto, pero apareció un problema: una de las bombas de combustible en un tanque de reserva no funcionaba. Era demasiado tarde para arreglar la bomba o drenar el tanque, por lo que 640 galones de combustible ahora se convirtieron en un peso muerto inutilizable. & # 8220Bockscar & # 8221 despegó 17 minutos tarde, a las 3:47 a.m.

El plan de la misión requería que & # 8220Bockscar & # 8221 hiciera el vuelo de seis horas a Japón solo, luego se encontrara con los aviones de instrumentos & # 8220The Great Artiste & # 8221 y & # 8220Big Stink & # 8221 sobre la pequeña isla de Yakushima. Cuando Sweeney llegó allí, & # 8220The Great Artiste & # 8221 lo estaba esperando, pero & # 8220Big Stink & # 8221 no estaba a la vista. Los dos B-29 volaron en círculos sobre Yakushima durante 45 minutos, pero & # 8220Big Stink & # 8221 nunca aparecieron. (Resultó que su piloto había estado volando a la altitud y el rumbo equivocados). Ya con una hora de retraso, & # 8220Bockscar & # 8221 y & # 8220The Great Artiste & # 8221 volaron a Kokura, a media hora de distancia.

El retraso fue crucial. & # 8220Enola Gay & # 8221, dando vueltas sobre Kokura, había informado que el tiempo estaba despejado. Pero durante la siguiente hora, mientras & # 8220Bockscar & # 8221 esperaba sin éxito su encuentro, las nubes habían comenzado a espesarse y el humo comenzó a soplar desde la cercana ciudad de Yahata, que había sido bombardeada la noche anterior y todavía estaba ardiendo. Para cuando & # 8220Bockscar & # 8221 y & # 8220The Great Artiste & # 8221 llegaron a Kokura, la ciudad estaba atrapada. Sweeney había recibido órdenes estrictas de que solo debía lanzar la bomba visualmente y no realizar una aproximación por radar. . Durante casi una hora, los dos B-29 & # 8217 rodearon la ciudad, pero no pudieron ver nada.

Ahora Sweeney y su armador, el comandante de la Armada Frederick Ashworth (que estaba al mando de la misión) tenían que tomar una decisión crucial. Eran las 10:45 a.m. y & # 8220Bockscar & # 8221 ya había estado en el aire durante siete horas. El combustible comenzaba a agotarse (y los 640 galones en el tanque de reserva seguían sin estar disponibles debido a la bomba rota). Las ráfagas antiaéreas comenzaron a aparecer cerca de ellos, y no pudieron ver lo suficiente de la ciudad para una bomba visual. Se tomó la decisión de dejar Kokura y dirigirse al objetivo secundario, Nagasaki, a 15 minutos de distancia.

Ahora sus problemas empeoraron. Los cálculos realizados en el camino indicaron que ya no tenían suficiente combustible para llegar al campo de aterrizaje de emergencia designado en Iwo Jima, y ​​tendrían que aterrizar en Okinawa en su lugar. Cuando llegaron a Nagasaki, descubrieron que también estaba cubierta por nubes. Mientras daban vueltas, Sweeney y Ashworth primero decidieron que limpiarían la misión y regresarían a Okinawa, arrojando al Fat Man al Pacífico. Entonces Ashworth decidió hacer pasar una sola bomba sobre Nagasaki y, a pesar de sus órdenes, apuntar la bomba por radar si no podían realizar una caída visual. En el último segundo, el bombardero divisó la ciudad a través de una brecha en las nubes y lanzó la bomba a las 11:02 a.m. Fat Man explotó a una milla del objetivo. Las estimaciones de las muertes oscilaron entre 35.000 y 87.000. Se sabe que al menos ocho prisioneros de guerra aliados murieron en la explosión.

Los B-29 no pudieron quedarse a mirar. A & # 8220Bockscar & # 8221 le quedaban menos de dos horas de combustible y se dirigió a Okinawa. Cuando el avión llegó al aeródromo a la 1:20 p.m., Sweeney descubrió que su radio no funcionaba y no pudo comunicarse con la torre de control para recibir instrucciones de aterrizaje, justo cuando uno de sus cuatro motores se apagó por falta de combustible. Mientras su tripulación disparaba bengalas de emergencia como advertencia, Sweeney llegó para aterrizar de todos modos. Girando con fuerza para pasar por alto un grupo de B-24 estacionados al final de la pista, & # 8220Bockscar & # 8221 patinó hasta detenerse justo cuando un segundo motor se quedó sin gasolina. Sweeney y su tripulación, exhaustos, salieron del avión. Cuando finalmente regresaron a Tinian a las 10 pm de esa noche, en contraste con el vuelo de & # 8220Enola Gay & # 8217s & # 8221 tres días antes, no hubo equipos de filmación ni celebración. En los Estados Unidos, la noticia principal ese día fue la declaración de guerra de la Unión Soviética contra Japón.

Sin embargo, el error final de la segunda misión atómica aún estaba por llegar. Después del bombardeo de Hiroshima, la Fuerza Aérea del Ejército decidió librar una guerra psicológica contra los civiles japoneses lanzando folletos en varias ciudades japonesas, incluidas Kokura y Nagasaki, advirtiéndoles que su ciudad era un objetivo potencial de una bomba atómica. Pero en la confusión que acompañó a la reprogramación de la segunda misión atómica del 11 al 9 de agosto, nadie había informado a los oficiales de PsyOps del cambio. Los folletos que advertían de un posible ataque atómico, por lo tanto, se lanzaron diligentemente sobre Nagasaki el 10 de agosto, el día después de que Fat Man destruyera la ciudad.

Después de que terminó la guerra, & # 8220Bockscar & # 8221 sufrió otra indignidad. En algunos de los relatos de prensa de la misión, la confusión sobre qué piloto volaba qué avión llevó a informes erróneos de que fue & # 8220The Great Artiste & # 8221 el que llevó a Fat Man a Nagasaki, un error que se repetiría en las historias publicadas durante años. después.

Hoy, el B-29 & # 8220Bockscar & # 8221 está en exhibición en el Museo de la Fuerza Aérea de EE. UU. En Dayton OH.


La tripulación A-2 no realizó ninguna misión de combate debido a su llegada tardía a Tinian (2 de agosto de 1945). Dragón Laggin fue volado por Crew B-8 en la misión de bombardeo de Nagasaki.

Tripulación C-14 no realizó ninguna misión de combate debido a su llegada tardía a Tinian (2 de agosto de 1945). Después Luke el fantasma fue trasladado de regreso a los EE. UU. el 9 de agosto, a la tripulación C-12 se le asignó el B-29 Gran hedor. Luke el fantasma recibió su nombre después de su regreso a los EE. UU.


El cristianismo y la bomba de Nagasaki

Aunque el cristianismo comenzó como una religión de paz, pronto se convirtió en un manto para la violencia genocida, como la incineración de civiles indefensos en Nagasaki, incluidos muchos cristianos japoneses, hace 71 años, escribe Gary G. Kohls.

Hace setenta y un años, el 9 de agosto de 1945, una tripulación de bombarderos totalmente cristiana arrojó una bomba de plutonio en la ciudad de Nagasaki, Japón, vaporizando, incinerando, irradiando y aniquilando instantáneamente a decenas de miles de civiles inocentes, hombres, mujeres y niños. . Muy pocos soldados japoneses se vieron afectados.

En una nación cuyos ciudadanos históricamente no son cristianos (el sintoísmo o el budismo son las principales religiones), un número desproporcionadamente grande de las víctimas de Nagasaki eran cristianas (ver más abajo la historia de esa realidad). La bomba hirió de muerte a incontables miles de otras víctimas que sucumbieron al trauma de la explosión, al trauma por calor y / o al trauma por radiación.

Las ruinas de la iglesia cristiana Urakami en Nagasaki, Japón, como se muestra en una fotografía fechada el 7 de enero de 1946.

En 1945, Estados Unidos fue considerado como la nación más cristiana del mundo.La tripulación del bombardero, al igual que los dos capellanes militares cristianos de las tripulaciones de Hiroshima y Nagasaki, eran productos del tipo de cristianismo que no logró enseñar lo que Jesús enseñó sobre la violencia (que estaba prohibida a sus seguidores) & # 8211 que ha sido el caso de la gran mayoría de los cristianos, tanto clérigos como laicos, durante los últimos 1.700 años. Durante los primeros tres siglos de su existencia, el cristianismo fue una religión pacifista.

Irónicamente, antes de que la bomba explotara directamente sobre la catedral de Urakami, Nagasaki era la ciudad más cristiana de Japón, y la enorme catedral había sido el edificio de la iglesia cristiana más grande de Oriente.

Aquellos aviadores cristianos, siguiendo al pie de la letra sus órdenes de guerra, hicieron su trabajo y cumplieron la misión con orgullo militar. La mayoría de los cristianos estadounidenses habrían hecho lo que hicieron si hubieran estado en la piel de la tripulación.

Y, si esos cristianos nunca hubieran visto, oído u olido el sufrimiento de la humanidad que la bomba causó en el suelo, la mayoría de ellos no habría sentido ningún remordimiento por su participación en la atrocidad & # 8211 especialmente si hubieran sido tratados ciegamente como héroes. como resultado.

Algunos miembros de la tripulación admitieron que habían tenido algunas dudas sobre en qué habían participado después. Pero ninguno de ellos presenció de cerca y en persona el terrible sufrimiento de las decenas de miles de víctimas.

“Las órdenes son órdenes” y deben ser obedecidas, y se sabía que la desobediencia en tiempos de guerra era severamente punible, incluso con ejecución sumaria. Así que la tripulación del bombardero no tuvo más alternativa que obedecer las órdenes. Incluso los dos capellanes no tuvieron dudas antes de que finalmente entendieran en qué habían participado.

Es difícil para Japón rendirse

Habían pasado solo tres días desde que la bomba del 6 de agosto incineró Hiroshima. La bomba de Nagasaki fue lanzada en medio de un caos masivo y confusión en Tokio, donde el comando militar fascista se reunía con el emperador Hirohito para discutir cómo rendirse con honor. El liderazgo militar de ambas naciones sabía desde hacía meses que Japón ya había perdido la guerra.

La nube en forma de hongo de la bomba atómica cayó sobre Hiroshima, Japón, el 6 de agosto de 1945.

El único obstáculo para poner fin a la guerra había sido la insistencia de las potencias aliadas en la rendición incondicional (lo que significaba que Hirohito habría sido destituido de su posición de testaferro en Japón y quizás incluso sometido a juicios por crímenes de guerra). Esa demanda era intolerable para los japoneses, que consideraban al Emperador como una deidad.

La URSS había declarado la guerra a Japón el día anterior (8 de agosto), con la esperanza de recuperar territorios perdidos ante Japón en la humillante (para Rusia) Guerra Ruso-Japonesa 40 años antes, y el ejército de Stalin avanzaba a través de Manchuria. La entrada de Rusia en la guerra había sido alentada por el presidente Harry Truman antes de conocer el éxito de la prueba de la bomba atómica en Nuevo México el 16 de julio.

Pero ahora, Truman y sus estrategas sabían que la bomba podría provocar la rendición de Japón sin la ayuda de Stalin. Entonces, no queriendo dividir ninguno de los botines de guerra con la URSS, y debido a que EE. UU. Quería enviar un mensaje temprano de la Guerra Fría a Rusia (que EE. UU. Era la nueva superpotencia planetaria), Truman ordenó al comando de bombarderos que procediera a usar el bombas atómicas contra un puñado de objetivos, según lo permitiera el clima y cuando las bombas atómicas estuvieran disponibles (aunque no había más material fisionable disponible para fabricar otra bomba después de Nagasaki).

Decisión de apuntar a Nagasaki

El 1 de agosto de 1945 fue la fecha de despliegue más temprana para las misiones japonesas de bombardeo atómico, y el Comité de Objetivos en Washington, DC ya había desarrollado una breve lista de ciudades japonesas relativamente ilesas que iban a ser excluidas de la USAAF convencional (EE. UU. Army Air Force) campañas de bombardeo de fuego (que, durante la primera mitad de 1945, habían utilizado napalm, aumentado con explosivos de alta potencia, para incendiar más de 60 ciudades japonesas esencialmente indefensas).

La lista de ciudades protegidas incluyó a Hiroshima, Niigata, Kokura, Kyoto y Nagasaki. Esas cinco ciudades quedarían fuera de los límites de los bombardeos terroristas a los que estaban siendo sometidas las otras ciudades. Debían conservarse como objetivos potenciales para la nueva arma "trucada" que se había investigado y desarrollado en laboratorios y plantas de fabricación en todo Estados Unidos durante los varios años desde que comenzó el Proyecto Manhattan.

Irónicamente, antes del 6 y 9 de agosto, los residentes de esas cinco ciudades se habían considerado afortunados por no haber sido bombardeados como las otras grandes ciudades. Poco sabían los residentes de Hiroshima y Nagasaki que solo estaban siendo perdonados temporalmente por una carnicería aún peor de un arma experimental revolucionaria que podría causar la aniquilación masiva de ciudades enteras y sus habitantes humanos conejillos de indias.

La bomba de plutonio que se había probado sobre el terreno en Alamogordo, Nuevo México, era idéntica a la que se lanzó en Nagasaki. Había recibido un nombre en código blasfemo "Trinidad" (un término claramente cristiano) y había sido detonado en secreto tres semanas antes, el 16 de julio de 1945. Los resultados fueron impresionantes, pero la explosión acababa de matar a unos pocos coyotes, conejos y serpientes. y algunas otras alimañas del desierto.

Trinity había producido grandes cantidades de un tipo de roca completamente nuevo que luego se llamó "Trinitite". La trinitita era una roca de lava fundida radiactiva "hecha por el hombre" que se había creado a partir del intenso calor que era el doble de la temperatura del sol. Todavía existen muestras en el desierto de Alamogordo.

A las 3 a.m. de la mañana del 9 de agosto de 1945, un bombardero B-29 Superfortress (que había sido "bautizado" Bock's Car) despegó de la isla Tinian en el Pacífico Sur, con las oraciones y bendiciones de los dos capellanes de la tripulación. Apenas saliendo de la pista a pocos metros antes de que el avión con una carga pesada pudiera haber entrado en el océano (la bomba pesaba 10,000 libras), se dirigió al norte hacia Kokura, el objetivo principal.

La bomba de Bock’s Car tenía el nombre en código de "Fat Man", en parte por su forma y en parte para honrar al rotundo Winston Churchill. “Little Boy”, primero llamado “Thin Man” (en honor al presidente Franklin Roosevelt), era el nombre en clave de la bomba de uranio que había sido lanzada sobre Hiroshima tres días antes.

El Consejo Supremo de Guerra de Japón en Tokio, programado para convocar su próxima reunión a las 11 a.m. del 9 de agosto, no tenía absolutamente ninguna comprensión de lo que realmente había sucedido en Hiroshima. De modo que los miembros no tenían un mayor sentido de urgencia. El consejo estaba más preocupado por la declaración de guerra de Rusia.

Pero ya era demasiado tarde, porque cuando los miembros del Consejo de Guerra se levantaban y se dirigían a la reunión con el emperador, no había posibilidad de alterar el curso de la historia. El coche de Bock, que volaba bajo el silencio de la radio, ya se estaba acercando a las islas del sur de Japón, en dirección a Kokura, el objetivo principal. La tripulación esperaba vencer un tifón anticipado y las nubes que se acercaban y que hubieran retrasado la misión.

La tripulación del Bock's Car tenía instrucciones de lanzar la bomba solo en vista visual. Pero Kokura estaba nublado. Después de hacer tres atropellos fallidos con bombas sobre la ciudad nublada y luego experimentar problemas en el motor de uno de los cuatro motores (consumiendo combustible valioso todo el tiempo), el avión se dirigió a su objetivo secundario, Nagasaki.

Historia del cristianismo de Nagasaki

Nagasaki es famosa en la historia del cristianismo japonés. La ciudad tenía la mayor concentración de cristianos de todo Japón. La catedral de St. Mary en Urakami fue la megaiglesia de su tiempo, con 12.000 miembros bautizados.

La explosión estadounidense de una bomba nuclear sobre Nagasaki, Japón, el 9 de agosto de 1945.

Nagasaki fue la comunidad donde el legendario misionero jesuita Francis Xavier plantó una iglesia misionera en 1549. La comunidad católica en Nagasaki creció y eventualmente prosperó durante las siguientes generaciones. Sin embargo, finalmente quedó claro para los japoneses que los intereses comerciales (católicos) portugueses y españoles estaban explotando Japón. No pasó mucho tiempo antes de que todos los europeos, y su religión muy extranjera, fueran expulsados ​​del país.

Desde 1600 hasta 1850, ser cristiano en Japón fue un crimen capital (castigado con la muerte). A principios del siglo XVII, los cristianos japoneses que se negaban a retractarse de su nueva fe fueron sometidos a torturas indescriptibles, incluida la crucifixión. Después de que se orquestó una crucifixión masiva bien publicitada, el reinado del terror se detuvo y todos los observadores tuvieron la impresión de que el cristianismo japonés estaba extinto.

Sin embargo, 250 años después, después de que la diplomacia de la cañonera del comodoro estadounidense Matthew Perry forzó la apertura de una isla en alta mar con fines comerciales estadounidenses, se descubrió que había miles de cristianos bautizados en Nagasaki, viviendo su fe en secreto en una existencia similar a una catacumba. completamente desconocido para el gobierno.

Con esta revelación, el gobierno japonés inició otra purga, pero debido a la presión internacional, las persecuciones cesaron y el cristianismo de Nagasaki surgió de la clandestinidad. Para 1917, sin ayuda financiera del gobierno, la comunidad cristiana revitalizada había construido su enorme catedral en el distrito del río Urakami en Nagasaki.

Así que fue el colmo de la ironía que la enorme Catedral & # 8211 uno de los dos únicos puntos de referencia de Nagasaki que podrían identificarse positivamente desde 31.000 pies de altura & # 8211 se convirtiera en la Zona Cero. (El otro punto de referencia identificable era el complejo de la fábrica de armamentos de Mitsubishi & # 8211 que se había quedado sin materias primas debido al exitoso bloqueo naval de los Aliados).

A las 11:02 a.m., durante las confesiones del jueves por la mañana, un número desconocido de cristianos de Nagasaki fueron hervidos, evaporados, carbonizados o desaparecieron en una bola de fuego abrasadora y radioactiva que explotó a 500 metros sobre la catedral.

La “lluvia negra” que pronto descendió de la nube en forma de hongo también contenía los restos celulares mezclados de muchos cristianos de Nagasaki, así como de muchos más sintoístas y budistas. Las implicaciones teológicas de la lluvia negra de Nagasaki seguramente deberían asombrar a los teólogos de todas las denominaciones.

Conteo de cadáveres cristianos de Nagasaki

La mayoría de los cristianos de Nagasaki no sobrevivieron a la explosión. Seis mil de ellos murieron instantáneamente, incluidos todos los que estaban en confesión esa mañana. De los 12.000 miembros de la iglesia, 8.500 de ellos finalmente murieron como resultado de la bomba. Muchos de los demás estaban gravemente enfermos de una enfermedad totalmente nueva y sumamente letal: la enfermedad por radiación.

Cerca de la catedral había tres órdenes de monjas y una escuela de niñas cristianas. Todos desaparecieron en humo negro o se convirtieron en trozos de carbón. Decenas de miles de otros inocentes no cristianos no combatientes también murieron instantáneamente, y muchos más resultaron heridos de muerte o incurables. Algunas de las víctimas originales (y su progenie) todavía padecen las neoplasias malignas transgeneracionales y las deficiencias inmunes causadas por el plutonio mortal y otros isótopos radiactivos producidos por la bomba.

Y aquí está una de las ironías más importantes: Lo que el gobierno imperial japonés no pudo hacer en 250 años de persecución (i.mi., para destruir el cristianismo japonés) los cristianos estadounidenses lo hicieron en cuestión de segundos.

Incluso después de un lento renacimiento del cristianismo después de la Segunda Guerra Mundial, la membresía en las iglesias cristianas japonesas todavía representa una pequeña fracción del 1 por ciento de la población en general, y se informa que la asistencia promedio a los servicios de adoración cristiana en todo el país es de solo 30 por domingo. La aniquilación de Nagasaki paralizó lo que en un tiempo fue una iglesia vibrante.

El padre George Zabelka era el capellán católico del 509º Grupo Compuesto (el grupo de la USAAF de 1.500 hombres cuya única misión era lanzar bombas atómicas a objetivos civiles japoneses). Zabelka fue uno de los pocos líderes del clero de la Segunda Guerra Mundial que finalmente llegó a reconocer las serias contradicciones entre lo que su iglesia moderna le había enseñado y lo que la iglesia pacifista primitiva creía con respecto a la violencia homicida.

Varias décadas después de que Zabelka fuera dado de baja de la capellanía militar, finalmente concluyó que tanto él como su iglesia habían cometido graves errores éticos y teológicos al legitimar religiosamente la masacre masiva organizada que es la guerra moderna. Eventualmente llegó a entender que (como lo expresó) “el enemigo mío y el enemigo de mi nación no es un enemigo de Dios. Más bien, mi enemigo y el enemigo de mi nación son hijos de Dios que son amados por Dios y que, por lo tanto, deben ser amados (y no asesinados) por mí como un seguidor de ese Dios amoroso ".

La repentina conversión del padre Zabelka lejos del cristianismo estandarizado tolerante a la guerra cambió su ministerio en Detroit, Michigan, alrededor de 180 grados. Su compromiso absoluto con la verdad de la no violencia del evangelio, al igual que el compromiso de Martin Luther King, lo inspiró a dedicar las décadas restantes de su vida a hablar en contra de la violencia en todas sus formas, incluida la violencia del militarismo, el racismo y la explotación económica.

Zabelka viajó a Nagasaki en el 50 aniversario del atentado, arrepintiéndose entre lágrimas y pidiendo perdón por el papel que había desempeñado en el crimen.

Del mismo modo, el capellán luterano de la 509, el pastor William Downey (antes de la Iglesia Evangélica Luterana Hope en Minneapolis, Minnesota), en su asesoramiento a los soldados que se habían preocupado por su participación en la realización de asesinatos para el estado, luego denunció todos los asesinatos, ya sea por una sola bala o por armas de destrucción masiva.

¿Guerras que arruinaron sus almas?

En el importante libro de Daniel Hallock & # 8217, Infierno, curación y resistencia, el autor describió un retiro budista de 1997 dirigido por el monje budista Thich Nhat Hanh. El retiro involucró a varios veteranos de la Guerra de Vietnam traumatizados por el combate que habían abandonado el cristianismo de su nacimiento.

Los veteranos habían respondido positivamente a los ministerios de Nhat Hanh. Hallock escribió: “Claramente, el budismo ofrece algo que no se puede encontrar en el cristianismo institucional. Pero entonces, ¿por qué los veteranos deberían abrazar una religión que ha bendecido las guerras que arruinaron sus almas? No es de extrañar que se dirijan a un amable monje budista para escuchar cuáles son, en gran parte, las verdades de Cristo ".

Jesús pronuncia su Sermón de la Montaña como se muestra en una pintura del artista del siglo XIX Carl Heinrich Bloch.

El comentario de Hallock debería ser una llamada de atención para los líderes cristianos que parecen considerar importante tanto el reclutamiento de nuevos miembros como la retención de los antiguos. El hecho de que EE. UU. Sea una nación altamente militarizada hace que las verdades de la no violencia del evangelio sean difíciles de enseñar y predicar, especialmente a los veteranos militares (particularmente a los sin hogar, atormentados psicológicamente, agotados espiritualmente, desnutridos, sobre diagnosticados, sobremedicados, sobrecargados). vacunados, homicidas y suicidas) que pueden haber perdido la fe a causa de los horrores vividos en el campo de batalla.

Soy un médico jubilado que ha tratado a cientos de pacientes psicológicamente traumatizados (incluidos los veteranos de guerra traumatizados por el combate) y sé que la violencia, en todas sus formas, puede dañar irremediablemente la mente, el cuerpo, el cerebro y el espíritu. Pero el hecho de que el tipo traumatizado por el combate sea totalmente prevenible, y muchas veces imposible de curar, hace que el trabajo de prevención sea realmente importante.

De hecho, una onza de prevención vale una libra de cura cuando se trata de TEPT inducido por el combate. Y donde las iglesias cristianas deberían y podrían ser fundamentales en la prevención del trastorno de estrés postraumático de tipo combate que destruye el alma es aconsejando a sus miembros que no participen en él (lo cual debería ser obvio cuando se considera el mensaje ético del Jesús no violento, un mensaje que guió a sus miembros). la iglesia pacifista en los primeros tres siglos de su existencia)

Experimentar violencia, ya sea como victimario o víctima, puede ser mortal y puede afectar a las familias como un contagio. He visto violencia, negligencia, abuso y las enfermedades traumáticas psicológicas y neurológicas resultantes que se propagan a través de familias militares y no militares, incluso involucrando a la tercera y cuarta generación después de las victimizaciones iniciales.

Y esa ha sido la experiencia de los hibakusha (los sufridos supervivientes de la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki), cuya progenie sigue sufriendo enfermedades, lo que también ha sido la experiencia de muchos de los descendientes de los guerreros perpetradores que participaron en la acto de matar en cada guerra.

Hace años vi un estudio inédito de la Administración de Veteranos que mostraba que, mientras que la mayoría de los soldados de la era de la guerra de Vietnam eran miembros activos de iglesias cristianas antes de irse a la guerra, si regresaban a casa con PTSD, el porcentaje que regresaba a su comunidad de fe se acercaba a cero. El mensaje aleccionador de Daniel Hallock anterior ayuda a explicar por qué es así.

Por lo tanto, la iglesia & # 8211 al menos por su silencio sobre los temas críticos de la guerra y la preparación para la guerra & # 8211 parece estar realmente promoviendo (en lugar de prohibir) la violencia homicida, contrariamente a las enseñanzas éticas de Jesús, al no enseñar lo que el La iglesia primitiva entendida fue una de las enseñanzas centrales de Jesús, quien predicó, en efecto, que "la violencia está prohibida para aquellos que deseen seguirme".

Por lo tanto, al abstenerse de advertir a sus miembros adolescentes sobre las realidades de la guerra que destruyen la fe y el alma, la iglesia está socavando directamente las estrategias de "retención" en las que todas las iglesias se involucran. Por tanto, la historia oculta de Nagasaki tiene valiosas lecciones para el cristianismo estadounidense.

Equipo de coches de Bock y cadena de mando

Los miembros de la tripulación de los bombarderos de coches de Bock, al igual que los hombres reclutados o alistados en cualquier guerra, estaban en la parte inferior de una cadena de mando larga, compleja y muy anónima cuyos superiores exigen obediencia incondicional de los que están debajo de ellos en la cadena.

La tripulación de Bock's Car había recibido la orden de "apretar el gatillo" del arma letal que había sido conceptualizada, diseñada, financiada, fabricada y armada por cualquier número de otras entidades, ninguna de las cuales se sentiría moralmente responsable de cometer el acto sucio porque no tenían sangre literal en sus manos.

Como ocurre en todas las guerras, los soldados que disparan el gatillo son a menudo los que se señalan injustamente y se les culpa por el asesinato en la zona de combate, y por lo tanto, a menudo tienen la peor culpa y vergüenza de la posguerra, que a menudo es la parte más letal del combate. - PTSD inducido (además de los aspectos que inducen al suicidio y la violencia de muchas drogas psiquiátricas y los aspectos estimulantes de enfermedades crónicas de los programas de vacunación excesiva a los que están sujetos todos los reclutas militares).

Sin embargo, los capellanes religiosos que son responsables de la vida espiritual de sus soldados, también están al final de la cadena de mando y pueden compartir sus sentimientos de culpa. Por lo general, ninguno de los grupos conoce las verdaderas razones por las que sus comandantes les ordenan matar o participar en las operaciones de matanza.

Los líderes de la iglesia primitiva, que conocían mejor las enseñanzas y acciones de Jesús, rechazaron las agendas nacionalistas, racistas y militaristas de todo lo que pasó por nacionalismo hace 2.000 años.

Y al seguir el Sermón de la Montaña, los verdaderos cristianos de hoy rechazan de manera similar las agendas homicidas del estado de seguridad nacional, el complejo militar-industrial-congresional, las corporaciones lucrativas de la guerra, los fascinantes medios de comunicación y el ojo por un Ojo las doctrinas de la iglesia de represalia que, durante los últimos 1.700 años, han permitido a los cristianos bautizados y confirmados, si se les ordena, matar voluntariamente a otros seres humanos en el nombre de Cristo.


Contenido

Guerra pacífica

En 1945, la Guerra del Pacífico entre el Imperio de Japón y los Aliados entró en su cuarto año. La mayoría de las unidades militares japonesas lucharon ferozmente, asegurando que la victoria aliada tuviera un costo enorme. Los 1,25 millones de bajas en batalla sufridas en total por Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial incluyeron tanto al personal militar muerto en acción como herido en acción. Casi un millón de las bajas ocurrieron durante el último año de la guerra, de junio de 1944 a junio de 1945. En diciembre de 1944, las bajas estadounidenses en batalla alcanzaron un máximo histórico de 88.000 como resultado de la ofensiva alemana de las Ardenas. Las reservas de mano de obra de Estados Unidos se estaban agotando. Se hicieron más estrictos los aplazamientos para grupos como los trabajadores agrícolas y se consideró la posibilidad de reclutar mujeres. Al mismo tiempo, el público se estaba cansando de la guerra y exigía que se enviara a casa a los militares que habían servido durante mucho tiempo. [1]

En el Pacífico, los aliados regresaron a Filipinas, [2] recapturaron Birmania, [3] e invadieron Borneo. [4] Se llevaron a cabo ofensivas para reducir las fuerzas japonesas que quedaban en Bougainville, Nueva Guinea y Filipinas. [5] En abril de 1945, las fuerzas estadounidenses desembarcaron en Okinawa, donde continuaron los intensos combates hasta junio. En el camino, la proporción de víctimas japonesas con respecto a estadounidenses se redujo de cinco a uno en Filipinas a dos a uno en Okinawa. [1] Aunque algunos soldados japoneses fueron hechos prisioneros, la mayoría luchó hasta que murieron o se suicidaron. Casi el 99 por ciento de los 21.000 defensores de Iwo Jima fueron asesinados. De los 117.000 soldados de Okinawa y japoneses que defendieron Okinawa entre abril y junio de 1945, el 94 por ciento murieron [6] Se rindieron 7.401 soldados japoneses, un número sin precedentes. [7]

A medida que los aliados avanzaban hacia Japón, las condiciones empeoraban cada vez más para el pueblo japonés. La flota mercante japonesa disminuyó de 5.250.000 toneladas brutas en 1941 a 1.560.000 toneladas en marzo de 1945 y a 557.000 toneladas en agosto de 1945. La falta de materias primas obligó a la economía de guerra japonesa a sufrir un fuerte declive después de mediados de 1944. La economía civil, que había disminuido lentamente se deterioró durante la guerra, alcanzó niveles desastrosos a mediados de 1945. La pérdida del transporte marítimo también afectó a la flota pesquera, y la captura de 1945 fue sólo el 22 por ciento de la de 1941. La cosecha de arroz de 1945 fue la peor desde 1909, y el hambre y la desnutrición se generalizó. La producción industrial de Estados Unidos fue abrumadoramente superior a la de Japón. En 1943, Estados Unidos produjo casi 100.000 aviones al año, en comparación con la producción japonesa de 70.000 durante toda la guerra. En febrero de 1945, el príncipe Fumimaro Konoe advirtió al emperador Hirohito que la derrota era inevitable y lo instó a abdicar. [8]

Preparativos para invadir Japón

Incluso antes de la rendición de la Alemania nazi el 8 de mayo de 1945, estaban en marcha planes para la mayor operación de la Guerra del Pacífico, la Operación Caída, la invasión aliada de Japón. [9] La operación tenía dos partes: Operación Olímpica y Operación Coronet. Programado para comenzar en octubre de 1945, Olympic involucró una serie de desembarcos del Sexto Ejército de los Estados Unidos con la intención de capturar el tercio sur de la isla principal más al sur de Japón, Kyūshū. [10] La Operación Olympic iba a ser seguida en marzo de 1946 por la Operación Coronet, la captura de la llanura de Kantō, cerca de Tokio en la principal isla japonesa de Honshū por el Primer, Octavo y Décimo Ejércitos de EE. UU., Así como un Cuerpo de la Commonwealth formado de las divisiones de Australia, Gran Bretaña y Canadá. La fecha prevista se eligió para permitir que Olympic completara sus objetivos, que las tropas fueran redistribuidas desde Europa y que pasara el invierno japonés. [11]

La geografía de Japón hizo que este plan de invasión fuera obvio para los japoneses, ellos pudieron predecir los planes de invasión aliados con precisión y así ajustar su plan defensivo, la Operación Ketsugō, en consecuencia. Los japoneses planearon una defensa total de Kyūshū, dejando poco en reserva para cualquier operación de defensa posterior. [12] Cuatro divisiones veteranas fueron retiradas del Ejército de Kwantung en Manchuria en marzo de 1945 para fortalecer las fuerzas en Japón, [13] y se activaron 45 nuevas divisiones entre febrero y mayo de 1945. La mayoría eran formaciones inmóviles para la defensa costera, pero 16 fueron Divisiones móviles de alta calidad. [14] En total, había 2,3 millones de tropas del ejército japonés preparadas para defender las islas de origen, respaldadas por una milicia civil de 28 millones de hombres y mujeres. Las predicciones de víctimas variaron ampliamente, pero fueron extremadamente altas. El vicejefe del Estado Mayor de la Armada Imperial Japonesa, el vicealmirante Takijirō Ōnishi, predijo hasta 20 millones de muertes japonesas. [15]

El 15 de junio de 1945, un estudio del Comité de Planes Conjuntos de Guerra, [16] que proporcionó información de planificación al Estado Mayor Conjunto, estimó que Olympic resultaría en 130.000 a 220.000 bajas estadounidenses, con muertos estadounidenses en el rango de 25.000 a 46.000 . Entregado el 15 de junio de 1945, después de la información obtenida de la Batalla de Okinawa, el estudio señaló las inadecuadas defensas de Japón debido al bloqueo marítimo muy efectivo y la campaña estadounidense de bombardeos incendiarios. El Jefe de Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos, General del Ejército George Marshall, y el Comandante en Jefe del Ejército en el Pacífico, General del Ejército Douglas MacArthur, firmaron documentos de acuerdo con la estimación del Comité de Planes de Guerra Conjuntos. [17]

Los estadounidenses estaban alarmados por la acumulación japonesa, que fue rastreada con precisión a través de la inteligencia Ultra. [18] El secretario de Guerra Henry L. Stimson estaba lo suficientemente preocupado por las altas estimaciones estadounidenses de bajas probables como para encargar su propio estudio a Quincy Wright y William Shockley. Wright y Shockley hablaron con los coroneles James McCormack y Dean Rusk, y examinaron los pronósticos de víctimas de Michael E. DeBakey y Gilbert Beebe. Wright y Shockley estimaron que los aliados invasores sufrirían entre 1,7 y 4 millones de bajas en tal escenario, de los cuales entre 400.000 y 800.000 estarían muertos, mientras que las muertes japonesas habrían sido de alrededor de 5 a 10 millones. [19] [20]

Marshall comenzó a contemplar el uso de un arma que estaba "fácilmente disponible y que seguramente puede reducir el costo de vidas estadounidenses": [21] gas venenoso. Cantidades de fosgeno, gas mostaza, gas lacrimógeno y cloruro de cianógeno se trasladaron a Luzón desde reservas en Australia y Nueva Guinea en preparación para la Operación Olímpica, y MacArthur se aseguró de que las unidades del Servicio de Guerra Química estuvieran capacitadas en su uso. [21] También se consideró el uso de armas biológicas contra Japón. [22]

Ataques aéreos en Japón

Si bien Estados Unidos había desarrollado planes para una campaña aérea contra Japón antes de la Guerra del Pacífico, la captura de bases aliadas en el Pacífico occidental en las primeras semanas del conflicto significó que esta ofensiva no comenzó hasta mediados de 1944 cuando la larga El Boeing B-29 Superfortress a distancia quedó listo para su uso en combate. [23] La Operación Matterhorn involucró a B-29 con base en la India que atravesaron bases alrededor de Chengdu en China para realizar una serie de incursiones en objetivos estratégicos en Japón. [24] Este esfuerzo fracasó en lograr los objetivos estratégicos que sus planificadores habían planeado, en gran parte debido a problemas logísticos, las dificultades mecánicas del bombardero, la vulnerabilidad de las bases de operaciones chinas y el alcance extremo requerido para llegar a las principales ciudades japonesas. [25]

El general de brigada Haywood S. Hansell determinó que Guam, Tinian y Saipan en las Islas Marianas servirían mejor como bases B-29, pero estaban en manos japonesas. [26] Las estrategias se cambiaron para adaptarse a la guerra aérea, [27] y las islas fueron capturadas entre junio y agosto de 1944. Se desarrollaron bases aéreas, [28] y las operaciones B-29 comenzaron en las Marianas en octubre de 1944. [29] Estas bases fueron reabastecidas fácilmente por buques de carga. [30] El XXI Comando de Bombarderos comenzó misiones contra Japón el 18 de noviembre de 1944. [31] Los primeros intentos de bombardear Japón desde las Marianas resultaron tan ineficaces como lo habían sido los B-29 con base en China. Hansell continuó la práctica de realizar los llamados bombardeos de precisión a gran altitud, dirigidos a industrias clave y redes de transporte, incluso después de que estas tácticas no hubieran producido resultados aceptables. [32] Estos esfuerzos resultaron infructuosos debido a las dificultades logísticas con la ubicación remota, los problemas técnicos con los aviones nuevos y avanzados, las condiciones climáticas desfavorables y la acción del enemigo. [33] [34]

El sucesor de Hansell, el general de división Curtis LeMay, asumió el mando en enero de 1945 e inicialmente continuó utilizando las mismas tácticas de bombardeo de precisión, con resultados igualmente insatisfactorios. Los ataques inicialmente tuvieron como objetivo instalaciones industriales clave, pero gran parte del proceso de fabricación japonés se llevó a cabo en pequeños talleres y hogares privados. [38] Bajo la presión de la sede de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos (USAAF) en Washington, LeMay cambió de táctica y decidió que las incursiones incendiarias de bajo nivel contra ciudades japonesas eran la única forma de destruir sus capacidades de producción, pasando del bombardeo de precisión al bombardeo de área con incendiarios. [39] Como la mayoría de los bombardeos estratégicos durante la Segunda Guerra Mundial, el objetivo de la ofensiva aérea contra Japón era destruir las industrias bélicas del enemigo, matar o inhabilitar a los empleados civiles de estas industrias y socavar la moral civil. [40] [41]

Durante los siguientes seis meses, el XXI Comando de Bombarderos bajo LeMay bombardeó 67 ciudades japonesas. El bombardeo incendiario de Tokio, nombre en código Operation Meetinghouse, del 9 al 10 de marzo mató a unas 100.000 personas y destruyó 16 millas cuadradas (41 km 2) de la ciudad y 267.000 edificios en una sola noche. Fue el bombardeo más mortífero de la guerra, con un costo de 20 B-29 derribados por antiaéreos y cazas. [42] En mayo, el 75 por ciento de las bombas lanzadas eran bombas incendiarias diseñadas para incendiar las "ciudades de papel" de Japón. A mediados de junio, las seis ciudades más grandes de Japón habían sido devastadas. [43] El final de los combates en Okinawa ese mes proporcionó aeródromos aún más cercanos al continente japonés, lo que permitió que la campaña de bombardeos se intensificara aún más. Los aviones que volaban desde portaaviones aliados y las islas Ryukyu también atacaron regularmente objetivos en Japón durante 1945 en preparación para la Operación Caída. [44] Los bombardeos incendiarios cambiaron a ciudades más pequeñas, con poblaciones que oscilan entre 60.000 y 350.000. Según Yuki Tanaka, Estados Unidos bombardeó más de un centenar de pueblos y ciudades japoneses. [45] Estas redadas fueron devastadoras. [46]

El ejército japonés no pudo detener los ataques aliados y los preparativos de defensa civil del país resultaron inadecuados. Los cazas y cañones antiaéreos japoneses tenían dificultades para atacar a los bombarderos que volaban a gran altura. [47] A partir de abril de 1945, los interceptores japoneses también tuvieron que enfrentarse a las escoltas de caza estadounidenses basadas en Iwo Jima y Okinawa. [48] ​​Ese mes, el Servicio Aéreo del Ejército Imperial Japonés y el Servicio Aéreo de la Armada Imperial Japonesa dejaron de intentar interceptar los ataques aéreos para preservar los aviones de combate y contrarrestar la invasión esperada. [49] A mediados de 1945, los japoneses solo ocasionalmente codificaban aviones para interceptar B-29 individuales que realizaban salidas de reconocimiento sobre el país, para conservar el suministro de combustible. [50] En julio de 1945, los japoneses tenían 1.156.000 barriles estadounidenses (137.800.000 l) de gas avgas almacenados para la invasión de Japón. Aproximadamente 604.000 barriles estadounidenses (72.000.000 l) se habían consumido en el área de las islas de origen en abril, mayo y junio de 1945. [51] Si bien el ejército japonés decidió reanudar los ataques contra los bombarderos aliados a finales de junio, en ese momento había muy pocos operativos. combatientes disponibles para este cambio de táctica para obstaculizar los ataques aéreos aliados. [52]

Desarrollo de la bomba atómica

El descubrimiento de la fisión nuclear por los químicos alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann en 1938, y su explicación teórica por Lise Meitner y Otto Frisch, hicieron del desarrollo de una bomba atómica una posibilidad teórica. [53] Los temores de que un proyecto de bomba atómica alemán desarrollaría primero armas atómicas, especialmente entre los científicos que eran refugiados de la Alemania nazi y otros países fascistas, se expresaron en la carta de Einstein-Szilard. Esto provocó una investigación preliminar en los Estados Unidos a fines de 1939. [54] El progreso fue lento hasta la llegada del informe del Comité MAUD británico a fines de 1941, que indicaba que solo se necesitaban de 5 a 10 kilogramos de uranio 235 enriquecido isotópicamente para una bomba. en lugar de toneladas de uranio natural y un moderador de neutrones como el agua pesada. [55]

El Acuerdo de Quebec de 1943 fusionó los proyectos de armas nucleares del Reino Unido y Canadá, Tube Alloys y el Laboratorio de Montreal, con el Proyecto Manhattan, [56] [57] bajo la dirección del Mayor General Leslie R. Groves, Jr., de la Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. [58] Groves nombró a J. Robert Oppenheimer para organizar y dirigir el Laboratorio de Los Alamos del proyecto en Nuevo México, donde se llevó a cabo el trabajo de diseño de bombas. [59] Finalmente se desarrollaron dos tipos de bombas, ambas nombradas por Robert Serber. Little Boy era un arma de fisión tipo pistola que usaba uranio-235, un isótopo raro de uranio separado en Clinton Engineer Works en Oak Ridge, Tennessee. [60] El otro, conocido como dispositivo Fat Man, era un arma nuclear de tipo implosión más poderosa y eficiente, pero más complicada, que usaba plutonio creado en reactores nucleares en Hanford, Washington. [61]

Había un programa de armas nucleares japonés, pero carecía de los recursos humanos, minerales y financieros del Proyecto Manhattan, y nunca avanzó mucho hacia el desarrollo de una bomba atómica. [62]

Organización y formación

El Grupo Compuesto 509 se constituyó el 9 de diciembre de 1944 y se activó el 17 de diciembre de 1944 en el campo aéreo del ejército de Wendover, Utah, al mando del coronel Paul Tibbets. [63] Tibbets fue asignado para organizar y comandar un grupo de combate para desarrollar los medios de lanzar un arma atómica contra objetivos en Alemania y Japón. Debido a que los escuadrones voladores del grupo estaban compuestos por aviones bombarderos y de transporte, el grupo fue designado como una unidad "compuesta" en lugar de una unidad de "bombardeo". [64] Trabajando con el Proyecto Manhattan en Los Alamos, Tibbets seleccionó a Wendover para su base de entrenamiento en Great Bend, Kansas, y Mountain Home, Idaho, debido a su lejanía. [65] Cada bombardero completó al menos 50 gotas de práctica de bombas de calabaza explosivas inertes o convencionales y Tibbets declaró a su grupo listo para el combate. [66] El 5 de abril de 1945, se asignó el nombre en clave Operation Centerboard. El oficial responsable de su asignación en la División de Operaciones del Departamento de Guerra no fue autorizado a conocer ningún detalle al respecto. El primer bombardeo recibió más tarde el nombre en código Operation Centerboard I, y el segundo, Operation Centerboard II. [67]

El Grupo Compuesto 509 tenía una fuerza autorizada de 225 oficiales y 1.542 hombres alistados, casi todos los cuales finalmente se desplegaron en Tinian. Además de su fuerza autorizada, el 509º se había unido a él en Tinian 51 personal civil y militar del Proyecto Alberta, [68] conocido como el 1er Destacamento Técnico. [69] El 393º Escuadrón de Bombardeo del 509º Grupo Compuesto estaba equipado con 15 B-29 Plateados. Estos aviones estaban especialmente adaptados para transportar armas nucleares y estaban equipados con motores de inyección de combustible, hélices de paso reversible Curtiss Electric, actuadores neumáticos para abrir y cerrar rápidamente las puertas de la bahía de bombas y otras mejoras. [70]

El escalón de apoyo en tierra del 509º Grupo Compuesto se trasladó por ferrocarril el 26 de abril de 1945 a su puerto de embarque en Seattle, Washington. El 6 de mayo los elementos de apoyo zarparon en el SS Victoria del cabo para las Marianas, mientras que el material del grupo se envió en el SS Emile Berliner. los Victoria del cabo Hizo breves escalas en los puertos de Honolulu y Eniwetok, pero no se permitió a los pasajeros abandonar el área del muelle. Un grupo de avanzada del escalón aéreo, que constaba de 29 oficiales y 61 hombres alistados, voló en C-54 a North Field en Tinian, entre el 15 y el 22 de mayo. [71] También hubo dos representantes de Washington, DC, el general de brigada Thomas Farrell, el comandante adjunto del Proyecto Manhattan, y el contralmirante William R. Purnell del Comité de Política Militar, [72] que estuvieron presentes para decidir una política superior asuntos sobre el terreno. Junto con el Capitán William S. Parsons, el comandante del Proyecto Alberta, se les conoció como los "Jefes Conjuntos de Tinian". [73]

Elección de objetivos

En abril de 1945, Marshall le pidió a Groves que nominara objetivos específicos para el bombardeo para la aprobación final de él y Stimson. Groves formó un Comité de Objetivos, presidido por él mismo, que incluía a Farrell, el Mayor John A. Derry, el Coronel William P. Fisher, Joyce C. Stearns y David M. Dennison de la USAAF y los científicos John von Neumann, Robert R. Wilson y William. Penney del Proyecto Manhattan. El Comité de Objetivos se reunió en Washington el 27 de abril en Los Alamos el 10 de mayo, donde pudo hablar con los científicos y técnicos allí y finalmente en Washington el 28 de mayo, donde fue informado por Tibbets y el Comandante Frederick Ashworth del Proyecto Alberta, y el asesor científico del Proyecto Manhattan, Richard C. Tolman. [74]

El Comité de Objetivos nombró cinco objetivos: Kokura (ahora Kitakyushu), el sitio de una de las plantas de municiones más grandes de Japón, Hiroshima, un puerto de embarque y un centro industrial que fue el sitio de un importante cuartel general militar Yokohama, un centro urbano para la fabricación de aviones, máquinas herramienta , muelles, equipos eléctricos y refinerías de petróleo Niigata, un puerto con instalaciones industriales que incluyen plantas de acero y aluminio y una refinería de petróleo y Kioto, un importante centro industrial. La selección de destino estuvo sujeta a los siguientes criterios:

  • El objetivo tenía más de 4,8 km de diámetro y era un objetivo importante en una gran ciudad.
  • La explosión crearía un daño efectivo.
  • Era poco probable que el objetivo fuera atacado en agosto de 1945. [75]

Estas ciudades quedaron prácticamente intactas durante los bombardeos nocturnos, y las Fuerzas Aéreas del Ejército acordaron dejarlas fuera de la lista de objetivos para poder realizar una evaluación precisa de los daños causados ​​por las bombas atómicas. Hiroshima fue descrita como "un importante depósito del ejército y puerto de embarque en medio de una zona industrial urbana. Es un buen objetivo de radar y es de tal tamaño que una gran parte de la ciudad podría sufrir grandes daños.Hay colinas adyacentes que probablemente producirán un efecto de enfoque que aumentaría considerablemente el daño de la explosión. Debido a los ríos, no es un buen objetivo incendiario ". [75]

El Comité de Destinatarios declaró que "se acordó que los factores psicológicos en la selección de blancos eran de gran importancia. Dos aspectos de esto son (1) obtener el mayor efecto psicológico contra Japón y (2) hacer que el uso inicial sea lo suficientemente espectacular para la importancia de el arma será reconocida internacionalmente cuando se publique publicidad sobre ella. Kioto tiene la ventaja de que la gente es más inteligente y, por lo tanto, más capaz de apreciar la importancia del arma. Hiroshima tiene la ventaja de ser de tal tamaño y con la posibilidad de enfocarse de las montañas cercanas que una gran parte de la ciudad puede ser destruida. El palacio del Emperador en Tokio tiene una fama mayor que cualquier otro objetivo, pero es de menor valor estratégico ". [75]

Se dijo incorrectamente que Edwin O. Reischauer, un experto en Japón del Servicio de Inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, había evitado el bombardeo de Kioto. [75] En su autobiografía, Reischauer refutó específicamente esta afirmación:

. la única persona que merece crédito por salvar a Kioto de la destrucción es Henry L. Stimson, el entonces Secretario de Guerra, que conocía y admiraba a Kioto desde su luna de miel allí varias décadas antes. [76] [77]

El 30 de mayo, Stimson le pidió a Groves que eliminara a Kioto de la lista de objetivos debido a su importancia histórica, religiosa y cultural, pero Groves señaló su importancia militar e industrial. [78] Stimson luego se acercó al presidente Harry S. Truman sobre el asunto. Truman estuvo de acuerdo con Stimson y Kyoto fue temporalmente eliminado de la lista de objetivos. [79] Groves intentó restaurar Kioto a la lista de objetivos en julio, pero Stimson se mantuvo firme. [80] [81] El 25 de julio, Nagasaki fue incluida en la lista de objetivos en lugar de Kioto. Era un importante puerto militar, uno de los centros de reparación y construcción naval más grandes de Japón y un importante productor de artillería naval. [81]

Demostración propuesta

A principios de mayo de 1945, Stimson creó el Comité Interino a instancias de los líderes del Proyecto Manhattan y con la aprobación de Truman para asesorar sobre asuntos relacionados con la energía nuclear. [82] Durante las reuniones del 31 de mayo y el 1 de junio, el científico Ernest Lawrence sugirió darles a los japoneses una demostración sin combate. [83] Arthur Compton recordó más tarde que:

Era evidente que todo el mundo sospecharía de un engaño. Si una bomba explotara en Japón con aviso previo, el poder aéreo japonés todavía era adecuado para causar una interferencia seria. Una bomba atómica era un dispositivo intrincado, todavía en la etapa de desarrollo. Su funcionamiento estaría lejos de ser rutinario. Si durante los ajustes finales de la bomba los defensores japoneses atacaran, un movimiento defectuoso podría fácilmente resultar en algún tipo de falla. Ese fin de una demostración de poder anunciada sería mucho peor que si no se hubiera hecho el intento. Ahora era evidente que cuando llegara el momento de utilizar las bombas, sólo deberíamos tener una disponible, seguida de otras a intervalos demasiado largos. No podíamos permitirnos la posibilidad de que uno de ellos fuera un fiasco. Si la prueba se hiciera en algún territorio neutral, sería difícil creer que los militares decididos y fanáticos de Japón quedarían impresionados. Si una prueba tan abierta se hiciera primero y no lograra rendirse, la posibilidad de dar el impacto de sorpresa que resultó ser tan efectivo desaparecería. Por el contrario, prepararía a los japoneses para interferir con un ataque atómico si pudieran. Aunque la posibilidad de una demostración que no destruyera vidas humanas era atractiva, nadie podía sugerir una forma de hacerla tan convincente que pudiera detener la guerra. [84]

La posibilidad de una demostración se planteó nuevamente en el Informe Franck emitido por el físico James Franck el 11 de junio y el Panel Asesor Científico rechazó su informe el 16 de junio, diciendo que "no podemos proponer ninguna demostración técnica que pueda poner fin a la guerra. no veo ninguna alternativa aceptable al uso militar directo ". Luego, Franck llevó el informe a Washington, D.C., donde el Comité Interino se reunió el 21 de junio para reexaminar sus conclusiones anteriores, pero reafirmó que no había alternativa al uso de la bomba en un objetivo militar. [85]

Al igual que Compton, muchos funcionarios y científicos estadounidenses argumentaron que una demostración sacrificaría el valor de impacto del ataque atómico, y los japoneses podrían negar que la bomba atómica era letal, lo que hacía menos probable que la misión produjera una rendición. Los prisioneros de guerra aliados podrían ser trasladados al lugar de la demostración y morir a causa de la bomba. También les preocupaba que la bomba pudiera ser un fracaso ya que la prueba Trinity era de un dispositivo estacionario, no una bomba lanzada desde el aire. Además, aunque se estaban produciendo más bombas, solo dos estarían disponibles a principios de agosto y costarían miles de millones de dólares, por lo que usar una para una demostración sería costoso. [86] [87]

Folletos

Durante varios meses, Estados Unidos advirtió a los civiles sobre posibles ataques aéreos lanzando más de 63 millones de folletos en todo Japón. Muchas ciudades japonesas sufrieron daños terribles por los bombardeos aéreos, algunas quedaron destruidas en un 97 por ciento. LeMay pensó que los folletos aumentarían el impacto psicológico de los bombardeos y reducirían el estigma internacional de las ciudades bombardeadas por zonas. Incluso con las advertencias, la oposición japonesa a la guerra siguió siendo ineficaz. En general, los japoneses consideraron los mensajes de los folletos como veraces, y muchos japoneses optaron por abandonar las principales ciudades. Los folletos causaron tal preocupación que el gobierno ordenó el arresto de cualquier persona sorprendida en posesión de un folleto. [88] [89] Los textos de los folletos fueron preparados por prisioneros de guerra japoneses recientes porque se pensaba que eran la mejor opción "para atraer a sus compatriotas". [90]

En preparación para lanzar una bomba atómica sobre Hiroshima, el Panel Científico del Comité Interino dirigido por Oppenheimer decidió no utilizar una bomba de demostración y no enviar una advertencia especial en un folleto. Esas decisiones se implementaron debido a la incertidumbre de una detonación exitosa y también por el deseo de maximizar el impacto en el liderazgo. [91] No se le dio ninguna advertencia a Hiroshima de que se iba a lanzar una bomba nueva y mucho más destructiva. [92] Varias fuentes dieron información contradictoria sobre cuándo se lanzaron los últimos folletos sobre Hiroshima antes de la bomba atómica. Robert Jay Lifton escribió que era el 27 de julio, [92] y Theodore H. McNelly escribió que era el 30 de julio. [91] La historia de la USAAF señaló que once ciudades fueron atacadas con panfletos el 27 de julio, pero Hiroshima no fue una de ellas, y no hubo salidas de panfletos el 30 de julio. [89] Se llevaron a cabo salidas de folletos los días 1 y 4 de agosto. Es posible que Hiroshima haya sido distribuido a finales de julio o principios de agosto, ya que los relatos de los supervivientes hablan de la entrega de folletos unos días antes de que se lanzara la bomba atómica. [92] Se imprimieron tres versiones de un folleto que enumeraba 11 o 12 ciudades seleccionadas para bombardear un total de 33 ciudades enumeradas. Con el texto de este folleto en japonés ". No podemos prometer que sólo estas ciudades estarán entre las atacadas". [88] Hiroshima no figuraba en la lista. [93] [94]

Consulta con Gran Bretaña y Canadá

En 1943, Estados Unidos y el Reino Unido firmaron el Acuerdo de Quebec, que estipulaba que no se utilizarían armas nucleares contra otro país sin el consentimiento mutuo. Por tanto, Stimson tuvo que obtener el permiso británico. Una reunión del Comité de Política Combinada, que incluyó a un representante canadiense, se celebró en el Pentágono el 4 de julio de 1945. [95] El mariscal de campo Sir Henry Maitland Wilson anunció que el gobierno británico estaba de acuerdo con el uso de armas nucleares contra Japón, lo que ser registrado oficialmente como una decisión del Comité de Política Combinada. [95] [96] [97] Como la divulgación de información a terceros también estaba controlada por el Acuerdo de Quebec, la discusión se centró en los detalles científicos que se revelarían en el anuncio de prensa del atentado. La reunión también consideró lo que Truman podría revelar a Joseph Stalin, el líder de la Unión Soviética, en la próxima Conferencia de Potsdam, ya que esto también requería la concurrencia británica. [95]

Las órdenes para el ataque se emitieron al general Carl Spaatz el 25 de julio bajo la firma del general Thomas T. Handy, el Jefe de Estado Mayor en funciones, ya que Marshall estaba en la Conferencia de Potsdam con Truman. [98] Decía:

  1. El 509th Composite Group, 20th Air Force lanzará su primera bomba especial tan pronto como el clima permita el bombardeo visual después del 3 de agosto de 1945 sobre uno de los objetivos: Hiroshima, Kokura, Niigata y Nagasaki. Para llevar personal científico militar y civil del Departamento de Guerra para observar y registrar los efectos de la explosión de la bomba, aviones adicionales acompañarán al avión que transporta la bomba. Los aviones de observación permanecerán a varias millas de distancia del punto de impacto de la bomba.
  2. Se lanzarán bombas adicionales sobre los objetivos anteriores tan pronto como el personal del proyecto las prepare. Se emitirán más instrucciones con respecto a objetivos distintos de los enumerados anteriormente. [99]

Ese día, Truman anotó en su diario que:

Esta arma se utilizará contra Japón desde ahora hasta el 10 de agosto. Le he dicho al Sec. of War, Sr. Stimson, para usarlo de manera que los objetivos militares y los soldados y marineros sean el objetivo y no las mujeres y los niños. Incluso si los japoneses son salvajes, despiadados, despiadados y fanáticos, nosotros, como líderes del mundo por el bienestar común, no podemos lanzar esa terrible bomba sobre la antigua capital [Kioto] o la nueva [Tokio]. Él y yo estamos de acuerdo. El objetivo será puramente militar. [100]

Declaración de Potsdam

El éxito del 16 de julio de la prueba Trinity en el desierto de Nuevo México superó las expectativas. [101] El 26 de julio, los líderes aliados emitieron la Declaración de Potsdam, que describía los términos de la rendición de Japón. La declaración fue presentada como un ultimátum y declaró que sin una rendición, los Aliados atacarían Japón, resultando en "la inevitable y completa destrucción de las fuerzas armadas japonesas e igualmente inevitablemente la total devastación de la patria japonesa". La bomba atómica no fue mencionada en el comunicado. [102]

El 28 de julio, los periódicos japoneses informaron que el gobierno japonés había rechazado la declaración. Esa tarde, el primer ministro Suzuki Kantarō declaró en una conferencia de prensa que la Declaración de Potsdam no era más que un refrito (yakinaoshi) de la Declaración de El Cairo y que el gobierno tenía la intención de ignorarla (mokusatsu, "matar por el silencio"). [103] La declaración fue tomada por periódicos japoneses y extranjeros como un claro rechazo de la declaración. El emperador Hirohito, que estaba esperando una respuesta soviética a los no comprometidos sondeos de paz japoneses, no hizo ningún movimiento para cambiar la posición del gobierno. [104] La voluntad de Japón de rendirse seguía estando condicionada a la preservación de la kokutai (Institución imperial y gobierno nacional), asunción por parte del Cuartel General Imperial de la responsabilidad del desarme y la desmovilización, no ocupación de las islas de origen japonés, Corea o Formosa, y delegación del castigo de los criminales de guerra al gobierno japonés. [105]

En Potsdam, Truman aceptó una solicitud de Winston Churchill de que Gran Bretaña estuviera representada cuando se lanzara la bomba atómica. William Penney y el capitán del grupo Leonard Cheshire fueron enviados a Tinian, pero descubrieron que LeMay no les permitiría acompañar la misión. Todo lo que pudieron hacer fue enviar una señal enérgica a Wilson. [106]

Bombas

La bomba Little Boy, a excepción de la carga útil de uranio, estaba lista a principios de mayo de 1945. [107] Había dos componentes de uranio-235, un proyectil cilíndrico hueco y un inserto de objetivo cilíndrico. El proyectil se completó el 15 de junio y el objetivo se insertó el 24 de julio. [108] El proyectil y ocho premontajes de bomba (bombas parcialmente ensambladas sin la carga de pólvora y componentes fisibles) salieron del Astillero Naval de Hunters Point, California, el 16 de julio a bordo del crucero USS Indianápolis, y llegó a Tinian el 26 de julio. [109] El objetivo se inserta seguido por aire el 30 de julio, acompañado por el comandante Francis Birch del Proyecto Alberta. [108] Respondiendo a las preocupaciones expresadas por el Grupo Compuesto 509 sobre la posibilidad de que un B-29 se estrellara en el despegue, Birch había modificado el diseño de Little Boy para incorporar un tapón de cierre extraíble que permitiría armar la bomba en vuelo. [107]

El primer núcleo de plutonio, junto con su iniciador de erizo de polonio-berilio, fue transportado bajo la custodia del mensajero del Proyecto Alberta, Raemer Schreiber, en un maletín de transporte de campo de magnesio diseñado para tal fin por Philip Morrison. Se eligió magnesio porque no actúa como un sabotaje. [110] El núcleo partió del Campo Aéreo del Ejército de Kirtland en un avión de transporte C-54 del 320º Escuadrón de Transporte de Tropas del 509º Grupo Compuesto el 26 de julio, y llegó al Campo Norte el 28 de julio. Tres premontajes de alto explosivo Fat Man, designados F31, F32 y F33, fueron recogidos en Kirtland el 28 de julio por tres B-29, dos del 393 ° Escuadrón de Bombardeo más uno de la 216 ° Unidad de Base de la Fuerza Aérea del Ejército, y transportado a North Field, llegando el 2 de agosto. [111]

Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial

En el momento de su bombardeo, Hiroshima era una ciudad de importancia industrial y militar. Varias unidades militares estaban ubicadas cerca, la más importante de las cuales era el cuartel general del Segundo Ejército General del Mariscal de Campo Shunroku Hata, que comandaba la defensa de todo el sur de Japón, [112] y estaba ubicado en el Castillo de Hiroshima. El mando de Hata estaba formado por unos 400.000 hombres, la mayoría de los cuales estaban en Kyushu, donde se anticipó correctamente una invasión aliada. [113] También estaban presentes en Hiroshima el cuartel general del 59º Ejército, la 5ª División y la 224ª División, una unidad móvil de reciente formación. [114] La ciudad fue defendida por cinco baterías de cañones antiaéreos de 70 mm y 80 mm (2,8 y 3,1 pulgadas) de la 3ª División Antiaérea, incluidas unidades de los Regimientos Antiaéreos 121 y 122 y del 22º y 45º. Batallones antiaéreos separados. En total, se estima que 40.000 efectivos militares japoneses estaban estacionados en la ciudad. [115]

Hiroshima era una base de suministro y logística para el ejército japonés. [116] La ciudad era un centro de comunicaciones, un puerto clave para el transporte marítimo y un área de reunión para las tropas. [78] Apoyó una gran industria bélica, fabricando piezas para aviones y barcos, bombas, rifles y pistolas. [117] El centro de la ciudad contenía varios edificios de hormigón armado y estructuras más ligeras. Fuera del centro, el área estaba congestionada por una densa colección de pequeños talleres de madera ubicados entre casas japonesas. Algunas plantas industriales más grandes se encontraban cerca de las afueras de la ciudad. Las casas se construyeron de madera con techos de tejas, y muchos de los edificios industriales también se construyeron alrededor de marcos de madera. La ciudad en su conjunto era muy susceptible a daños por incendios. [118] Fue la segunda ciudad más grande de Japón después de Kioto que todavía no sufrió daños por ataques aéreos, [119] principalmente porque carecía de la industria de fabricación de aviones que era el objetivo prioritario del XXI Comando de Bombarderos. El 3 de julio, el Estado Mayor Conjunto puso fuera del alcance de los bombarderos, junto con Kokura, Niigata y Kyoto. [120]

La población de Hiroshima había alcanzado un pico de más de 381.000 a principios de la guerra, pero antes del bombardeo atómico, la población había disminuido constantemente debido a una evacuación sistemática ordenada por el gobierno japonés. En el momento del ataque, la población era de aproximadamente 340.000 a 350.000 habitantes. [121] Los residentes se preguntaban por qué Hiroshima se había salvado de la destrucción por los bombardeos incendiarios. [122] Algunos especularon que la ciudad iba a ser reservada para la sede de la ocupación estadounidense, otros pensaron que quizás sus parientes en Hawai y California habían solicitado al gobierno de los Estados Unidos que evitara bombardear Hiroshima. [123] Funcionarios de la ciudad más realistas habían ordenado derribar edificios para crear cortafuegos largos y rectos. [124] Estos continuaron ampliándose y extendiéndose hasta la mañana del 6 de agosto de 1945. [125]

Bombardeo de Hiroshima

Hiroshima fue el objetivo principal de la primera misión de bombardeo atómico el 6 de agosto, con Kokura y Nagasaki como objetivos alternativos. El 393d Escuadrón de Bombardeo B-29 Enola Gay, llamado así por la madre de Tibbets y pilotado por Tibbets, despegó de North Field, Tinian, a unas seis horas de vuelo desde Japón. Enola Gay estuvo acompañado por otros dos B-29: El gran artista, comandado por el mayor Charles Sweeney, que llevaba instrumentación, y un avión entonces sin nombre llamado más tarde Maldad necesaria, comandado por el Capitán George Marquardt. Maldad necesaria fue el avión de fotografía. [126]

Misión especial 13, objetivo principal Hiroshima, 6 de agosto de 1945 [126] [127]
Aeronave Piloto Señal de llamada Rol de misión
Escalera de color Mayor Claude R. Eatherly Hoyuelos 85 Reconocimiento meteorológico (Hiroshima)
Jabit III Mayor John A. Wilson Hoyuelos 71 Reconocimiento meteorológico (Kokura)
Casa llena Mayor Ralph R. Taylor Hoyuelos 83 Reconocimiento meteorológico (Nagasaki)
Enola Gay Coronel Paul W. Tibbets Hoyuelos 82 Entrega de armas
El gran artista Mayor Charles W. Sweeney Hoyuelos 89 Instrumentación de medición de voladuras
Maldad necesaria Capitán George W. Marquardt Hoyuelos 91 Observación y fotografía de huelgas
Ultra secreto Capitán Charles F. McKnight Hoyuelos 72 Huelga de repuesto: no completó la misión

Después de dejar Tinian, la aeronave se dirigió por separado a Iwo Jima para reunirse con Sweeney y Marquardt a las 05:55 a 9.200 pies (2.800 m), [128] y puso rumbo a Japón. El avión llegó sobre el objetivo con una visibilidad clara a 31.060 pies (9.470 m). [129] Parsons, que estaba al mando de la misión, armó la bomba en vuelo para minimizar los riesgos durante el despegue. Había sido testigo de cómo cuatro B-29 se estrellaban y se quemaban en el despegue, y temía que ocurriera una explosión nuclear si un B-29 chocaba con un Little Boy armado a bordo. [130] Su asistente, el segundo teniente Morris R. Jeppson, retiró los dispositivos de seguridad 30 minutos antes de llegar al área objetivo. [131]

Durante la noche del 5 al 6 de agosto, el radar de alerta temprana japonés detectó la aproximación de numerosos aviones estadounidenses que se dirigían a la parte sur de Japón. El radar detectó 65 bombarderos que se dirigían a Saga, 102 a Maebashi, 261 a Nishinomiya, 111 a Ube y 66 a Imabari. Se dio una alerta y se detuvo la transmisión de radio en muchas ciudades, entre ellas Hiroshima. Se dio el visto bueno en Hiroshima a las 00:05. [133] Aproximadamente una hora antes del bombardeo, la alerta de ataque aéreo volvió a sonar, como Escalera de color sobrevoló la ciudad.Transmitió un mensaje corto que fue recogido por Enola Gay. Decía: "Cobertura de nubes menos de 3/10 en todas las altitudes. Consejo: bomba primaria". [134] El todo despejado se volvió a sonar sobre Hiroshima a las 07:09. [135]

A las 08:09, Tibbets comenzó su carrera de bombas y entregó el control a su bombardero, el comandante Thomas Ferebee. [136] El lanzamiento a las 08:15 (hora de Hiroshima) fue según lo planeado, y el Little Boy que contenía aproximadamente 64 kg (141 lb) de uranio 235 tardó 44,4 segundos en caer del avión que volaba a unos 31.000 pies (9.400 m) a una altura de detonación de aproximadamente 1.900 pies (580 m) sobre la ciudad. [137] [138] Enola Gay viajó 11,5 millas (18,5 km) antes de sentir las ondas de choque de la explosión. [139]

Debido al viento cruzado, la bomba no alcanzó el punto de mira, el Puente Aioi, por aproximadamente 800 pies (240 m) y detonó directamente sobre la Clínica Quirúrgica Shima. [140] Liberó la energía equivalente de 16 ± 2 kilotones de TNT (66,9 ± 8,4 TJ). [137] El arma se consideró muy ineficiente, con sólo el 1,7 por ciento de su material fisionándose. [141] El radio de destrucción total fue de aproximadamente 1 milla (1,6 km), con incendios resultantes en 4,4 millas cuadradas (11 km 2). [142]

Enola Gay permaneció sobre el área objetivo durante dos minutos y estaba a diez millas de distancia cuando detonó la bomba. Solo Tibbets, Parsons y Ferebee sabían de la naturaleza del arma, a los otros en el bombardero solo se les dijo que esperaran un destello cegador y se les dieron gafas negras. "Fue difícil de creer lo que vimos", dijo Tibbets a los periodistas, mientras que Parsons dijo que "todo fue tremendo e inspirador. Los hombres a bordo conmigo gritaron 'Dios mío'". Él y Tibbets compararon la onda de choque con "una ráfaga cercana de fuego de ack-ack". [143]

Eventos sobre el terreno

La gente en el terreno informó pika (ピ カ) —un destello de luz brillante — seguido de un don (ド ン): un fuerte sonido retumbante. [144] Unas 70.000-80.000 personas, alrededor del 30 por ciento de la población de Hiroshima en ese momento, murieron por la explosión y la tormenta de fuego resultante, [145] [146] y otras 70.000 resultaron heridas. [147] Se estima que murieron hasta 20.000 militares japoneses. [148] Los estudios estadounidenses estimaron que se destruyeron 4,7 millas cuadradas (12 km 2) de la ciudad. Los funcionarios japoneses determinaron que el 69 por ciento de los edificios de Hiroshima fueron destruidos y entre el 6 y el 7 por ciento dañados. [149]

Algunos de los edificios de hormigón armado en Hiroshima habían sido construidos con mucha fuerza debido al peligro de terremoto en Japón, y su estructura no colapsó a pesar de que estaban bastante cerca del centro de la explosión. Dado que la bomba detonó en el aire, la explosión se dirigió más hacia abajo que hacia los lados, lo que fue en gran parte responsable de la supervivencia del Salón de Promoción Industrial de la Prefectura, ahora comúnmente conocido como el Genbaku (Bomba atómica), que estaba a solo 150 m (490 pies) de la zona cero (el hipocentro). La ruina fue nombrada Monumento a la paz de Hiroshima y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996 a pesar de las objeciones de los Estados Unidos y China, que expresaron reservas sobre la base de que otras naciones asiáticas fueron las que sufrieron la mayor pérdida de vidas y propiedades, y un enfoque en Japón carecía de antecedentes históricos. perspectiva. [150] El bombardeo provocó incendios intensos que se extendieron rápidamente a través de casas de madera y papel, quemando todo en un radio de 2 kilómetros (1,2 millas). [151] Como en otras ciudades japonesas, los cortafuegos resultaron ineficaces. [152]

Hiroshima tras el bombardeo

Víctimas de civiles heridos

El patrón de la ropa, en las áreas ajustadas de este sobreviviente, se quemó en la piel.

Toyoko Kugata, víctima de 22 años, en tratamiento en el Hospital de la Cruz Roja de Hiroshima (6 de octubre de 1945)

Una fotografía de las secuelas del bombardeo de Hiroshima

Monumento en Andersonville NHS para los aviadores estadounidenses que murieron en la explosión.

La advertencia de ataque aéreo se había cancelado a las 07:31 y muchas personas estaban afuera, realizando sus actividades. [153] Eizō Nomura fue el superviviente conocido más cercano, ya que se encontraba en el sótano de un edificio de hormigón armado (permaneció como el Casa de descanso después de la guerra) a solo 170 metros (560 pies) de la zona cero en el momento del ataque. [154] [155] Murió en 1982, a los 84 años. [156] Akiko Takakura fue uno de los supervivientes más cercanos al hipocentro de la explosión. Estaba en el banco de Hiroshima, de construcción sólida, a solo 300 metros (980 pies) de la zona cero en el momento del ataque. [157]

Más del 90 por ciento de los médicos y el 93 por ciento de las enfermeras en Hiroshima murieron o resultaron heridos; la mayoría había estado en el centro de la ciudad, que recibió los mayores daños. [161] Los hospitales fueron destruidos o gravemente dañados. Solo un médico, Terufumi Sasaki, permaneció de servicio en el Hospital de la Cruz Roja. [152] No obstante, a primera hora de la tarde, la policía y los voluntarios habían establecido centros de evacuación en hospitales, escuelas y estaciones de tranvía, y se estableció una morgue en la biblioteca de Asano. [162]

La mayoría de los elementos del cuartel general del Segundo Ejército General de Japón estaban recibiendo entrenamiento físico en los terrenos del Castillo de Hiroshima, a apenas 900 yardas (820 m) del hipocentro. El ataque mató a 3.243 soldados en el patio de armas. [163] La sala de comunicaciones del Cuartel General del Distrito Militar de Chugoku que era responsable de emitir y levantar las advertencias de ataque aéreo estaba ubicada en un semisótano en el castillo. Yoshie Oka, una estudiante de secundaria de Hijiyama Girls que había sido movilizada para servir como oficial de comunicaciones, acababa de enviar un mensaje de que se había emitido la alarma para Hiroshima y la vecina Yamaguchi, cuando explotó la bomba. Usó un teléfono especial para informar al cuartel general de Fukuyama (a unos 100 kilómetros (62 millas) de distancia) que "Hiroshima ha sido atacada por un nuevo tipo de bomba. La ciudad está en un estado de destrucción casi total". [164]

Dado que el alcalde Senkichi Awaya había sido asesinado mientras desayunaba con su hijo y su nieta en la residencia de la alcaldía, el mariscal de campo Shunroku Hata, que resultó levemente herido, se hizo cargo de la administración de la ciudad y coordinó los esfuerzos de socorro. Muchos miembros de su personal habían muerto o heridos de muerte, incluido un príncipe coreano como miembro de la familia imperial de Corea, Yi U, que se desempeñaba como teniente coronel en el ejército japonés. [165] [166] El oficial de estado mayor superviviente de Hata fue el coronel herido Kumao Imoto, quien actuó como su jefe de personal. Los soldados del puerto intacto de Hiroshima Ujina utilizaron lanchas suicidas clase Shinyo, destinadas a repeler la invasión estadounidense, para recoger a los heridos y llevarlos río abajo hasta el hospital militar de Ujina. [165] Camiones y trenes trajeron suministros de socorro y evacuaron a los sobrevivientes de la ciudad. [167]

Doce aviadores estadounidenses fueron encarcelados en el Cuartel General de la Policía Militar de Chugoku, a unos 400 metros del hipocentro de la explosión. [168] La mayoría murió instantáneamente, aunque se informó que dos fueron ejecutados por sus captores, y dos prisioneros gravemente heridos por el bombardeo quedaron junto al puente Aioi junto al puente de Aioi. Kempei Tai, donde fueron apedreados hasta la muerte. [169] [170] Las autoridades japonesas informaron falsamente que ocho prisioneros de guerra estadounidenses muertos como parte del programa de experimentos médicos en la Universidad de Kyushu habían muerto en la explosión atómica como parte de un intento de encubrimiento. [171]

Realización japonesa del bombardeo

El operador de control de Tokio de la Japan Broadcasting Corporation notó que la estación de Hiroshima había dejado de emitirse. Intentó restablecer su programa utilizando otra línea telefónica, pero también falló. [172] Aproximadamente 20 minutos después, el centro de telégrafos del ferrocarril de Tokio se dio cuenta de que el telégrafo de la línea principal había dejado de funcionar justo al norte de Hiroshima. Desde algunas pequeñas paradas de ferrocarril dentro de los 16 km (10 millas) de la ciudad llegaron informes confusos y extraoficiales de una terrible explosión en Hiroshima. Todos estos informes fueron transmitidos al cuartel general del Estado Mayor del Ejército Imperial Japonés. [173]

Las bases militares intentaron repetidamente llamar a la Estación de Control del Ejército en Hiroshima. El completo silencio de esa ciudad desconcertó al Estado Mayor, ya que sabían que no se había producido una gran incursión enemiga y que en ese momento no había ningún depósito considerable de explosivos en Hiroshima. Un joven oficial recibió instrucciones de volar de inmediato a Hiroshima, aterrizar, inspeccionar los daños y regresar a Tokio con información confiable para el personal. Se consideró que no había ocurrido nada grave y que la explosión era solo un rumor. [173]

El oficial de estado mayor fue al aeropuerto y despegó hacia el suroeste. Después de volar durante aproximadamente tres horas, mientras todavía estaba a casi 160 km (100 millas) de Hiroshima, él y su piloto vieron una gran nube de humo de la tormenta de fuego creada por la bomba. Después de rodear la ciudad para inspeccionar los daños, aterrizaron al sur de la ciudad, donde el oficial de estado mayor, después de informar a Tokio, comenzó a organizar medidas de socorro. La primera indicación de Tokio de que la ciudad había sido destruida por un nuevo tipo de bomba provino del anuncio del ataque del presidente Truman, dieciséis horas después. [173]

Después del atentado de Hiroshima, Truman emitió un comunicado anunciando el uso de la nueva arma. Afirmó: "Podemos estar agradecidos con la Providencia" porque el proyecto de la bomba atómica alemana había fracasado y que Estados Unidos y sus aliados "gastaron dos mil millones de dólares en la mayor apuesta científica de la historia, y ganaron". Truman advirtió entonces a Japón: "Si ahora no aceptan nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruinas desde el aire, como nunca se ha visto en esta tierra. Detrás de este ataque aéreo seguirán las fuerzas marinas y terrestres en tal números y poder como aún no han visto y con la habilidad de lucha de la que ya son muy conscientes ". [174] Este fue un discurso ampliamente difundido recogido por las agencias de noticias japonesas. [175]

La estación de onda estándar de 50.000 vatios en Saipan, la estación de radio OWI, transmitió un mensaje similar a Japón cada 15 minutos sobre Hiroshima, indicando que más ciudades japonesas enfrentarían un destino similar en ausencia de una aceptación inmediata de los términos de la Declaración de Potsdam. e instó enfáticamente a la población civil a evacuar las principales ciudades. Radio Japón, que seguía ensalzando la victoria de Japón sin rendirse nunca, [88] había informado a los japoneses de la destrucción de Hiroshima por una sola bomba. [178] El primer ministro Suzuki se sintió obligado a reunirse con la prensa japonesa, a quien reiteró el compromiso de su gobierno de ignorar las demandas de los aliados y seguir luchando. [179]

El ministro de Relaciones Exteriores soviético, Vyacheslav Molotov, había informado a Tokio de la derogación unilateral por parte de la Unión Soviética del Pacto de Neutralidad Soviético-Japonés el 5 de abril. [180] Dos minutos después de la medianoche del 9 de agosto, hora de Tokio, la infantería, los blindados y las fuerzas aéreas soviéticas habían lanzado la Operación Ofensiva Estratégica de Manchuria. [181] Cuatro horas después, llegó a Tokio la noticia de la declaración oficial de guerra de la Unión Soviética. La alta dirección del ejército japonés comenzó los preparativos para imponer la ley marcial en la nación, con el apoyo de la ministra de Guerra Korechika Anami, para detener a cualquiera que intente hacer la paz. [182]

El 7 de agosto, un día después de la destrucción de Hiroshima, el Dr. Yoshio Nishina y otros físicos atómicos llegaron a la ciudad y examinaron cuidadosamente los daños. Luego regresaron a Tokio y le dijeron al gabinete que Hiroshima fue efectivamente destruida por un arma nuclear. El almirante Soemu Toyoda, Jefe del Estado Mayor Naval, estimó que no se podrían preparar más de una o dos bombas adicionales, por lo que decidieron soportar los ataques restantes, reconociendo que "habría más destrucción pero la guerra continuaría". [183] ​​Los descifradores de códigos de American Magic interceptaron los mensajes del gabinete. [184]

Purnell, Parsons, Tibbets, Spaatz y LeMay se reunieron en Guam ese mismo día para discutir lo que debería hacerse a continuación. [185] Dado que no había indicios de que Japón se rindiera, [184] decidieron continuar con el lanzamiento de otra bomba. Parsons dijo que el Proyecto Alberta lo tendría listo para el 11 de agosto, pero Tibbets señaló los informes meteorológicos que indicaban malas condiciones de vuelo ese día debido a una tormenta, y preguntó si la bomba podría prepararse antes del 9 de agosto. Parsons accedió a intentarlo. [186] [185]

Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial

La ciudad de Nagasaki había sido uno de los puertos marítimos más grandes del sur de Japón y fue de gran importancia durante la guerra debido a su amplia actividad industrial, incluida la producción de artillería, barcos, equipo militar y otros materiales de guerra. Las cuatro empresas más grandes de la ciudad eran Astilleros Mitsubishi, Astilleros Eléctricos, Planta de Armas y Steel and Arms Works, que emplearon alrededor del 90 por ciento de la fuerza laboral de la ciudad y representaron el 90 por ciento de la industria de la ciudad. [187] Aunque era una importante ciudad industrial, Nagasaki se había salvado de los bombardeos incendiarios porque su geografía dificultaba su localización por la noche con el radar AN / APQ-13. [120]

A diferencia de las otras ciudades objetivo, Nagasaki no había sido puesta fuera del alcance de los bombarderos por la directiva del 3 de julio del Estado Mayor Conjunto, [120] [188] y fue bombardeada a pequeña escala cinco veces. Durante una de estas redadas el 1 de agosto, se lanzaron sobre la ciudad varias bombas convencionales de alto explosivo. Algunos atacaron los astilleros y las áreas de los muelles en la parte suroeste de la ciudad, y varios atacaron Mitsubishi Steel and Arms Works. [187] A principios de agosto, la ciudad fue defendida por el 134º Regimiento Antiaéreo de la 4ª División Antiaérea con cuatro baterías de cañones antiaéreos de 7 cm (2,8 pulgadas) y dos baterías de reflectores. [115]

A diferencia de Hiroshima, casi todos los edificios eran de construcción japonesa anticuada, que consistían en edificios de madera o con entramado de madera con paredes de madera (con o sin yeso) y techos de tejas. Muchas de las industrias y establecimientos comerciales más pequeños también estaban ubicados en edificios de madera u otros materiales no diseñados para resistir explosiones. A Nagasaki se le había permitido crecer durante muchos años sin ajustarse a ningún plan de zonificación definido de la ciudad. Las residencias se erigieron junto a los edificios de la fábrica y entre sí casi lo más cerca posible a lo largo de todo el valle industrial. El día del bombardeo, se estimaba que 263.000 personas estaban en Nagasaki, incluidos 240.000 residentes japoneses, 10.000 residentes coreanos, 2.500 trabajadores coreanos reclutados, 9.000 soldados japoneses, 600 trabajadores chinos reclutados y 400 prisioneros de guerra aliados en un campo al norte. de Nagasaki. [189]

Bombardeo de Nagasaki

La responsabilidad del momento del segundo bombardeo se delegó en Tibbets. Programada para el 11 de agosto contra Kokura, la incursión se adelantó dos días para evitar un período de cinco días de mal tiempo que comenzaría el 10 de agosto. [190] Tres premontajes de bombas habían sido transportados a Tinian, etiquetados como F-31, F-32 y F-33 en sus exteriores. El 8 de agosto, Sweeney realizó un ensayo general frente a Tinian usando El carro de Bock como el avión de caída. El ensamblaje F-33 se gastó probando los componentes y el F-31 fue designado para la misión del 9 de agosto. [191]

Misión especial 16, objetivo secundario Nagasaki, 9 de agosto de 1945 [192]
Aeronave Piloto Señal de llamada Rol de misión
Enola Gay Capitán George W. Marquardt Hoyuelos 82 Reconocimiento meteorológico (Kokura)
Dragón Laggin Capitán Charles F. McKnight Hoyuelos 95 Reconocimiento meteorológico (Nagasaki)
El carro de Bock Mayor Charles W. Sweeney Hoyuelos 77 Entrega de armas
El gran artista Capitán Frederick C. Bock Hoyuelos 89 Instrumentación de medición de voladuras
Gran hedor Mayor James I. Hopkins, Jr. Hoyuelos 90 Observación y fotografía de huelgas
Casa llena Mayor Ralph R. Taylor Hoyuelos 83 Huelga de repuesto: no completó la misión

A las 03:47 hora de Tinian (GMT + 10), 02:47 hora japonesa [193] de la mañana del 9 de agosto de 1945, El carro de Bock, pilotado por la tripulación de Sweeney, despegó de la isla de Tinian con Fat Man, con Kokura como objetivo principal y Nagasaki como objetivo secundario. El plan de la misión para el segundo ataque era casi idéntico al de la misión de Hiroshima, con dos B-29 volando una hora antes como exploradores meteorológicos y dos B-29 adicionales en el vuelo de Sweeney para la instrumentación y el apoyo fotográfico de la misión. Sweeney despegó con su arma ya armada pero con los enchufes eléctricos de seguridad todavía conectados. [194]

Durante la inspección previa al vuelo de El carro de Bock, el ingeniero de vuelo notificó a Sweeney que una bomba de transferencia de combustible que no funcionaba hacía imposible el uso de 640 galones estadounidenses (2,400 l 530 imp gal) de combustible transportado en un tanque de reserva. Este combustible aún tendría que ser transportado hasta Japón y de regreso, consumiendo aún más combustible. Reemplazar la bomba llevaría horas mover el Fat Man a otro avión podría llevar el mismo tiempo y también era peligroso, ya que la bomba estaba viva. Tibbets y Sweeney, por lo tanto, eligieron tener El carro de Bock continuar la misión. [195] [196]

Esta vez se permitió a Penney y Cheshire acompañar a la misión, volando como observadores en el tercer avión, Gran hedor, pilotado por el oficial de operaciones del grupo, el mayor James I. Hopkins, Jr. Los observadores a bordo de los aviones meteorológicos informaron que ambos objetivos estaban despejados. Cuando el avión de Sweeney llegó al punto de reunión para su vuelo frente a las costas de Japón, Gran hedor no pudo hacer la cita. [194] Según Cheshire, Hopkins se encontraba a diferentes alturas, incluyendo 9.000 pies (2.700 m) más alto de lo que debería haber estado, y no volaba en círculos cerrados sobre Yakushima como se acordó previamente con Sweeney y el capitán Frederick C. Bock, que estaba pilotando el apoyo B-29 El gran artista. En cambio, Hopkins volaba en patrones de curvas de 40 millas (64 km). [197] Aunque se le ordenó no circular más de quince minutos, Sweeney continuó esperando Gran hedor durante cuarenta minutos. Antes de abandonar el punto de encuentro, Sweeney consultó a Ashworth, que estaba a cargo de la bomba. Como comandante de la aeronave, Sweeney tomó la decisión de proceder a la primaria, la ciudad de Kokura. [198]

Después de exceder el límite de tiempo de salida original en casi media hora, El carro de Bock, acompañado por El gran artista, procedió a Kokura, a treinta minutos de distancia. La demora en el encuentro había provocado nubes y humo a la deriva sobre Kokura debido a los incendios iniciados por una importante incursión con bombas incendiarias de 224 B-29 en la cercana Yahata el día anterior. [199] Además, Yahata Steel Works quemó intencionalmente alquitrán de hulla para producir humo negro. [200] Las nubes y el humo dieron como resultado que el 70 por ciento del área sobre Kokura estuviera cubierta, oscureciendo el punto de mira. Se realizaron tres corridas de bombas durante los siguientes 50 minutos, quemando combustible y exponiendo la aeronave repetidamente a las pesadas defensas alrededor de Kokura, pero el bombardero no pudo caer visualmente.En el momento de la ejecución de la tercera bomba, el fuego antiaéreo japonés se acercaba, y el segundo teniente Jacob Beser, que estaba monitoreando las comunicaciones japonesas, informó actividad en las bandas de radio de dirección de los cazas japoneses. [201]

Cuando el combustible se está agotando debido a la falla de la bomba de combustible, El carro de Bock y El gran artista se dirigió a su objetivo secundario, Nagasaki. [194] Los cálculos del consumo de combustible realizados en ruta indicaron que El carro de Bock tenía combustible insuficiente para llegar a Iwo Jima y se vería obligado a desviarse a Okinawa, que se había convertido en territorio totalmente ocupado por los Aliados solo seis semanas antes. Después de decidir inicialmente que si Nagasaki quedaba oculto a su llegada, la tripulación llevaría la bomba a Okinawa y la desecharía en el océano si fuera necesario, Ashworth estuvo de acuerdo con la sugerencia de Sweeney de que se utilizaría una aproximación por radar si el objetivo estaba oculto. [202] [203] Aproximadamente a las 07:50 hora japonesa, sonó una alerta de ataque aéreo en Nagasaki, pero la señal de "todo despejado" se dio a las 08:30. Cuando solo se avistaron dos Superfortalezas B-29 a las 10:53 hora japonesa (GMT + 9), los japoneses aparentemente supusieron que los aviones solo estaban en reconocimiento y no se dio más alarma. [204]

Unos minutos más tarde a las 11:00, hora japonesa, El gran artista instrumentos caídos unidos a tres paracaídas. Estos instrumentos también contenían una carta sin firmar al profesor Ryokichi Sagane, un físico de la Universidad de Tokio que estudió con tres de los científicos responsables de la bomba atómica en la Universidad de California, Berkeley, instándolo a informar al público sobre el peligro involucrado con estas armas de destrucción masiva. Los mensajes fueron encontrados por las autoridades militares, pero no se los entregaron a Sagane hasta un mes después. [205] En 1949, uno de los autores de la carta, Luis Álvarez, se reunió con Sagane y firmó la carta. [206]

A las 11:01 hora japonesa, se permitió un descanso de último minuto en las nubes sobre Nagasaki. El carro de Bock El bombardero, el capitán Kermit Beahan, para avistar visualmente el objetivo según lo ordenado. El arma Fat Man, que contenía un núcleo de aproximadamente 5 kg (11 lb) de plutonio, cayó sobre el valle industrial de la ciudad. Explotó 47 segundos más tarde a las 11:02 hora japonesa [193] a 1,650 ± 33 pies (503 ± 10 m), sobre una cancha de tenis, [207] a medio camino entre Mitsubishi Steel and Arms Works en el sur y el Arsenal de Nagasaki en el norte. Esto estaba a casi 3 km (1,9 millas) al noroeste del hipocentro planificado, la explosión se limitó al valle de Urakami y una parte importante de la ciudad estaba protegida por las colinas intermedias. [208] La explosión resultante liberó la energía equivalente de 21 ± 2 kt (87,9 ± 8,4 TJ). [137] Gran hedor vio la explosión a cien millas de distancia y voló para observar. [209]

El carro de Bock voló a Okinawa y llegó con solo combustible suficiente para una única aproximación. Sweeney intentó repetidamente comunicarse con la torre de control para obtener autorización para el aterrizaje, pero no recibió respuesta. Podía ver el tráfico aéreo pesado aterrizando y despegando del aeródromo de Yontan. Disparando cada bengala a bordo para alertar al campo de su aterrizaje de emergencia, el El carro de Bock llegó rápido, aterrizando a 140 millas por hora (230 km / h) en lugar de las 120 millas por hora (190 km / h) normales. El motor número dos murió por falta de combustible cuando comenzó la aproximación final. Aterrizando en solo tres motores a mitad de camino de la pista de aterrizaje, El carro de Bock rebotó en el aire de nuevo durante unos 7,6 m (25 pies) antes de volver a caer con fuerza. El pesado B-29 giró hacia la izquierda y hacia una fila de bombarderos B-24 estacionados antes de que los pilotos lograran recuperar el control. Sus hélices reversibles eran insuficientes para reducir la velocidad de la aeronave adecuadamente, y con ambos pilotos parados sobre los frenos, El carro de Bock hizo un viraje de 90 grados al final de la pista para evitar salir corriendo. Un segundo motor murió por agotamiento de combustible antes de que el avión se detuviera. [210]

Después de la misión, hubo confusión sobre la identificación del avión. El primer relato de un testigo presencial del corresponsal de guerra William L. Los New York Times, quien acompañó a la misión a bordo de la aeronave pilotada por Bock, informó que Sweeney estaba liderando la misión en El gran artista. También señaló su número de "Víctor" como 77, que era el de El carro de Bock. [211] Laurence había entrevistado a Sweeney y su tripulación, y sabía que se referían a su avión como El gran artista. Excepto por Enola Gay, ninguno de los B-29 del 393d tenía todavía nombres pintados en las narices, un hecho que el propio Laurence anotó en su relato. Sin darse cuenta del cambio en el avión, Laurence asumió que Victor 77 estaba El gran artista, [212] que de hecho era Victor 89. [213]

Eventos sobre el terreno

Aunque la bomba era más poderosa que la utilizada en Hiroshima, sus efectos se limitaron a las laderas del estrecho valle de Urakami. [215] De los 7.500 empleados japoneses que trabajaban dentro de la planta de municiones de Mitsubishi, incluidos los estudiantes "movilizados" y los trabajadores regulares, 6.200 murieron. También murieron entre 17.000 y 22.000 personas que trabajaban en otras plantas de guerra y fábricas de la ciudad. [216] Las estimaciones de víctimas para las muertes inmediatas varían ampliamente, desde 22.000 a 75.000. [216] Al menos entre 35.000 y 40.000 personas murieron y otras 60.000 resultaron heridas. [217] [218] En los días y meses posteriores a la explosión, más personas murieron a causa de las heridas. Debido a la presencia de trabajadores extranjeros indocumentados y una cantidad de personal militar en tránsito, existen grandes discrepancias en las estimaciones del total de muertes para fines de 1945, un rango de 39.000 a 80.000 se puede encontrar en varios estudios. [121]

A diferencia del número de muertos militares de Hiroshima, solo 150 soldados japoneses murieron instantáneamente, incluidos 36 del 134º Regimiento AAA de la 4ª División AAA. [115] Al menos ocho prisioneros de guerra aliados (prisioneros de guerra) murieron a causa del bombardeo, y hasta trece pueden haber muerto. Las ocho muertes confirmadas incluyeron un prisionero de guerra británico, el cabo de la Royal Air Force Ronald Shaw, [219] y siete prisioneros de guerra holandeses. [220] Un prisionero de guerra estadounidense, Joe Kieyoomia, se encontraba en Nagasaki en el momento del bombardeo, pero sobrevivió, al parecer, protegido de los efectos de la bomba por las paredes de hormigón de su celda. [221] Había 24 prisioneros de guerra australianos en Nagasaki, todos los cuales sobrevivieron. [222]

El radio de destrucción total fue de aproximadamente 1 mi (1,6 km), seguido de incendios en la parte norte de la ciudad hasta 2 mi (3,2 km) al sur de la bomba. [142] [225] Aproximadamente el 58 por ciento de la Planta de Armas de Mitsubishi resultó dañada y aproximadamente el 78 por ciento de la Fábrica de Acero de Mitsubishi. Mitsubishi Electric Works sufrió solo un 10 por ciento de daños estructurales, ya que estaba en el límite de la principal zona de destrucción. El Arsenal de Nagasaki quedó destruido por la explosión. [226] Aunque muchos incendios también se quemaron después del bombardeo, a diferencia de Hiroshima, donde se disponía de suficiente densidad de combustible, no se desarrolló ninguna tormenta de fuego en Nagasaki ya que las áreas dañadas no proporcionaron suficiente combustible para generar el fenómeno. En cambio, el viento ambiental en ese momento hizo que el fuego se extendiera a lo largo del valle. [227]

Al igual que en Hiroshima, el bombardeo dislocó gravemente las instalaciones médicas de la ciudad. Se estableció un hospital improvisado en la escuela primaria Shinkozen, que servía como centro médico principal. Los trenes seguían funcionando y evacuaron a muchas víctimas a hospitales en pueblos cercanos. Un equipo médico de un hospital naval llegó a la ciudad por la tarde y brigadas de bomberos de las localidades vecinas ayudaron a combatir los incendios. [228] Takashi Nagai era un médico que trabajaba en el departamento de radiología del Hospital del Colegio Médico de Nagasaki. Recibió una lesión grave que le cortó la arteria temporal derecha, pero se unió al resto del personal médico sobreviviente para tratar a las víctimas del bombardeo. [229]

Groves esperaba tener otra bomba atómica "Fat Man" lista para su uso el 19 de agosto, con tres más en septiembre y otras tres en octubre [87]. Una segunda bomba Little Boy (usando U-235) no estaría disponible hasta diciembre de 1945. [230] [231] El 10 de agosto, envió un memorando a Marshall en el que escribía que "la próxima bomba debería estar lista para ser entregada en el primer tiempo adecuado después del 17 o 18 de agosto". Marshall respaldó el memorando con el comentario escrito a mano: "No se publicará en Japón sin la autorización expresa del presidente", [87] algo que Truman había solicitado ese día. Esto modificó la orden anterior de que las ciudades objetivo debían ser atacadas con bombas atómicas "cuando estuvieran listas". [232] Ya había una discusión en el Departamento de Guerra sobre la conservación de las bombas que estaban en producción para la Operación Caída, y Marshall sugirió a Stimson que las ciudades restantes en la lista de objetivos no fueran atacadas con bombas atómicas. [233]

Se prepararon dos asambleas más de Fat Man, y se programaron para partir de Kirtland Field hacia Tinian el 11 y 14 de agosto, [234] y LeMay ordenó a Tibbets que regresara a Albuquerque, Nuevo México, para recogerlas. [235] En Los Alamos, los técnicos trabajaron 24 horas seguidas para moldear otro núcleo de plutonio. [236] Aunque fundido, todavía necesitaba ser prensado y recubierto, lo que llevaría hasta el 16 de agosto. [237] Por lo tanto, podría haber estado listo para su uso el 19 de agosto. Incapaz de comunicarse con Marshall, Groves ordenó bajo su propia autoridad el 13 de agosto que no se enviara el núcleo. [232]

Hasta el 9 de agosto, el consejo de guerra de Japón todavía insistía en sus cuatro condiciones para la rendición. El gabinete en pleno se reunió a las 14:30 el 9 de agosto y pasó la mayor parte del día debatiendo la rendición. Anami admitió que la victoria era poco probable, pero argumentó a favor de continuar la guerra de todos modos. La reunión finalizó a las 17:30 horas, sin que se hubiera llegado a ninguna decisión. Suzuki fue al palacio para informar sobre el resultado de la reunión, donde se reunió con Kōichi Kido, el Lord Guardián del Sello Privado de Japón. Kido le informó que el emperador había acordado celebrar una conferencia imperial, y dio una fuerte indicación de que el emperador consentiría en rendirse con la condición de que kokutai ser preservado. Se celebró una segunda reunión de gabinete a las 18:00 horas. Solo cuatro ministros apoyaron la posición de Anami de adherirse a las cuatro condiciones, pero dado que las decisiones del gabinete debían ser unánimes, no se llegó a ninguna decisión antes de que terminara a las 22:00. [238]

La convocatoria de una conferencia imperial requería las firmas del primer ministro y los dos jefes de servicio, pero el secretario en jefe del gabinete, Hisatsune Sakomizu, ya había obtenido las firmas de Toyoda y del general Yoshijirō Umezu por adelantado, y renegó de su promesa de informarles si se celebraba una reunión. ser agarrado. La reunión comenzó a las 23:50. No había consenso a las 02:00 del 10 de agosto, pero el emperador dio su "decisión sagrada", [239] autorizando al Ministro de Relaciones Exteriores, Shigenori Tōgō, a notificar a los Aliados que Japón aceptaría sus términos con una condición, que la declaración "No comprende ninguna demanda que perjudique las prerrogativas de Su Majestad como gobernante soberano". [240]

El 12 de agosto, el emperador informó a la familia imperial de su decisión de rendirse. Uno de sus tíos, el príncipe Asaka, preguntó entonces si la guerra continuaría si el kokutai no se pudo conservar. Hirohito simplemente respondió: "Por supuesto". [241] Como los términos aliados parecían dejar intacto el principio de preservación del Trono, Hirohito grabó el 14 de agosto su anuncio de capitulación que fue transmitido a la nación japonesa al día siguiente a pesar de una breve rebelión de militaristas opuestos a la rendición. [242]

En su declaración, Hirohito se refirió a los bombardeos atómicos y no mencionó explícitamente a los soviéticos como factor de rendición:

A pesar de lo mejor que han hecho todos: la valiente lucha de las fuerzas militares y navales, la diligencia y asiduidad de Nuestros servidores del Estado y el servicio devoto de Nuestros cien millones de habitantes, la situación de guerra no se ha desarrollado necesariamente como la de Japón. ventaja, mientras que las tendencias generales del mundo se han vuelto todas en contra de su interés. Además, el enemigo ahora posee una nueva y terrible arma con el poder de destruir muchas vidas inocentes y causar un daño incalculable. Si continuamos luchando, no solo resultaría en un colapso final y la destrucción de la nación japonesa, sino que también conduciría a la extinción total de la civilización humana. Siendo ese el caso, ¿cómo vamos a salvar a los millones de nuestros súbditos, o expiarnos ante los espíritus sagrados de nuestros antepasados ​​imperiales? Esta es la razón por la que hemos ordenado la aceptación de lo dispuesto en la declaración conjunta de poderes. [243]

Sin embargo, en su "Rescripto a los soldados y marineros", entregado el 17 de agosto, destacó el impacto de la invasión soviética en su decisión de rendirse. [244]

El 10 de agosto de 1945, el día después del bombardeo de Nagasaki, Yōsuke Yamahata, el corresponsal Higashi y el artista Yamada llegaron a la ciudad con órdenes de registrar la destrucción con fines de máxima propaganda, Yamahata tomó decenas de fotografías y el 21 de agosto aparecieron en Mainichi Shimbun, un popular periódico japonés. [245] Leslie Nakashima presentó el primer relato personal de la escena que apareció en los periódicos estadounidenses. Una versión de su artículo de la UPI del 27 de agosto apareció en Los New York Times el 31 de agosto. [246]

Wilfred Burchett fue el primer periodista occidental en visitar Hiroshima después del bombardeo, y llegó solo en tren desde Tokio el 2 de septiembre. Su despacho en código Morse, "La plaga atómica", fue impreso por el Expreso diario periódico en Londres el 5 de septiembre de 1945. Los informes de Nakashima y Burchett fueron los primeros informes públicos en mencionar los efectos de la radiación y la lluvia radiactiva: quemaduras por radiación y envenenamiento por radiación. [247] [248] Los informes de Burchett fueron impopulares entre el ejército de los Estados Unidos, que acusó a Burchett de estar bajo el dominio de la propaganda japonesa y suprimió una historia de apoyo presentada por George Weller de la Noticias diarias de Chicago. William Laurence descartó los informes sobre la enfermedad por radiación como esfuerzos japoneses para socavar la moral estadounidense, ignorando su propio relato publicado una semana antes. [249]

Un miembro de la Encuesta de Bombardeos Estratégicos de EE. UU., El teniente Daniel McGovern, utilizó un equipo de filmación para documentar los efectos de los bombardeos a principios de 1946. El equipo de filmación filmó 90.000 pies (27.000 m) de película, lo que resultó en un documental de tres horas titulado Los efectos de las bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki. El documental incluía imágenes de hospitales que mostraban los efectos humanos de la bomba que mostraba edificios y automóviles quemados, e hileras de cráneos y huesos en el suelo. Fue clasificado como "secreto" durante los siguientes 22 años. [250] [251] Compañía cinematográfica Nippon Eigasha comenzó a enviar camarógrafos a Nagasaki e Hiroshima en septiembre de 1945. El 24 de octubre de 1945, un policía militar estadounidense impidió que un camarógrafo de Nippon Eigasha continuara filmando en Nagasaki. Todos los carretes de Nippon Eigasha fueron confiscados por las autoridades estadounidenses, pero fueron solicitados por el gobierno japonés y desclasificados. [251] El lanzamiento público de imágenes de la ciudad después del ataque, y algunas investigaciones sobre los efectos del ataque, se restringieron durante la ocupación de Japón, [252] pero la revista con sede en Hiroshima, Chugoku Bunka, en su primer número publicado el 10 de marzo de 1946, se dedicó a detallar los daños del bombardeo. [253]

El libro Hiroshima, escrito por el ganador del Premio Pulitzer John Hersey, que se publicó originalmente en forma de artículo en la popular revista El neoyorquino, [254] el 31 de agosto de 1946, se informa que llegó a Tokio en inglés en enero de 1947, y la versión traducida se publicó en Japón en 1949. [255] [256] [257] Narraba las historias de las vidas de seis sobrevivientes de bombas de inmediatamente antes y meses después del lanzamiento de la bomba de Little Boy. [254] A partir de 1974, se empezó a compilar una recopilación de dibujos y obras de arte de los supervivientes de los bombardeos, que se completó en 1977, y en formato de libro y exposición se tituló El fuego inolvidable. [258]

El bombardeo asombró a Otto Hahn y a otros científicos atómicos alemanes, a quienes los británicos retuvieron en Farm Hall en la Operación Epsilon. Hahn declaró que no había creído que un arma atómica "sería posible durante otros veinte años". Werner Heisenberg no creyó la noticia al principio. Carl Friedrich von Weizsäcker dijo: "Creo que es terrible que los estadounidenses lo hayan hecho. Creo que es una locura de su parte", pero Heisenberg respondió: "Se podría decir igualmente: 'Ésa es la forma más rápida de poner fin a la guerra'". Hahn estaba agradecido de que el proyecto alemán no hubiera tenido éxito en el desarrollo de "un arma tan inhumana". Karl Wirtz observó que, incluso si lo hubiera hecho, "habríamos destruido Londres, pero aún no habríamos conquistado el mundo, y luego los hubieran dejado caer en nosotros". [259]

Hahn les dijo a los demás: "Una vez quise sugerir que todo el uranio se hundiera en el fondo del océano". [259] El Vaticano estuvo de acuerdo L'Osservatore Romano Lamentó que los inventores de la bomba no destruyeran el arma en beneficio de la humanidad. [260] El reverendo Cuthbert Thicknesse, decano de St Albans, prohibió el uso de la abadía de St Albans para un servicio de acción de gracias por el fin de la guerra, y calificó el uso de armas atómicas como "un acto de masacre indiscriminada y al por mayor". [261] No obstante, la noticia del bombardeo atómico fue recibida con entusiasmo en los EE. UU. Una encuesta en Fortuna La revista de finales de 1945 mostraba que una minoría significativa de estadounidenses (23 por ciento) deseaba que se hubieran lanzado más bombas atómicas sobre Japón. [262] [263] La respuesta positiva inicial fue apoyada por las imágenes presentadas al público (principalmente las poderosas imágenes de la nube en forma de hongo). [262] Durante este tiempo en Estados Unidos, era una práctica común para los editores mantener imágenes gráficas de la muerte fuera de películas, revistas y periódicos. [264]

Se estima que de 90.000 a 140.000 personas en Hiroshima (hasta el 39 por ciento de la población) y de 60.000 a 80.000 personas en Nagasaki (hasta el 32 por ciento de la población) murieron en 1945, [121] aunque el número que murió inmediatamente como resultado de Se desconoce la exposición a la explosión, al calor o debido a la radiación. Un informe de la Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica analiza 6.882 personas examinadas en Hiroshima y 6.621 personas examinadas en Nagasaki, que se encontraban en gran parte dentro de los 2.000 metros (6.600 pies) del hipocentro, que sufrieron lesiones por la explosión y el calor, pero murieron por complicaciones frecuentemente agravadas por problemas agudos. síndrome de radiación (ARS), todo dentro de aproximadamente 20 a 30 días. [265] [266] El más conocido de ellos fue Midori Naka, a unos 650 metros (2130 pies) del hipocentro de Hiroshima, que viajaría a Tokio y luego, con su muerte el 24 de agosto de 1945, sería la primera muerte oficialmente. certificado como resultado del envenenamiento por radiación, o como muchos lo llaman, "enfermedad de la bomba atómica".No se apreció en ese momento, pero la dosis de radiación promedio que matará aproximadamente al 50 por ciento de los adultos, la LD50, se redujo aproximadamente a la mitad, es decir, las dosis más pequeñas se hicieron más letales cuando el individuo experimentó lesiones politraumáticas simultáneas por explosión o quemadura. [267] Las lesiones cutáneas convencionales que cubren un área grande con frecuencia dan como resultado una infección bacteriana. El riesgo de sepsis y muerte aumenta cuando una dosis de radiación generalmente no letal suprime moderadamente el recuento de glóbulos blancos. [268]

En la primavera de 1948, se estableció la Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica (ABCC) de acuerdo con una directiva presidencial de Truman a la Academia Nacional de Ciencias-Consejo Nacional de Investigación para realizar investigaciones de los efectos tardíos de la radiación entre los sobrevivientes en Hiroshima y Nagasaki. . [269] En 1956, la ABCC publicó El efecto de la exposición a las bombas atómicas sobre la interrupción del embarazo en Hiroshima y Nagasaki. [270] La ABCC se convirtió en la Fundación para la Investigación de los Efectos de las Radiaciones (RERF), el 1 de abril de 1975. Una organización binacional dirigida tanto por los Estados Unidos como por Japón, la RERF todavía está en funcionamiento en la actualidad. [271]

El cáncer aumenta

Los cánceres no surgen inmediatamente después de la exposición a la radiación, en cambio, el cáncer inducido por radiación tiene un período de latencia mínimo de unos cinco años y más, y la leucemia unos dos años y más, alcanzando un pico entre seis y ocho años después. [272] El Dr. Jarrett Foley publicó los primeros informes importantes sobre el aumento significativo de la incidencia de este último entre los supervivientes. Casi todos los casos de leucemia durante los siguientes 50 años fueron en personas expuestas a más de 1 Gy. [273] De manera estrictamente dependiente dependiendo de su distancia del hipocentro, en 1987 Estudio de duración de vida, realizado por la Radiation Effects Research Foundation, se observó un exceso estadístico de 507 cánceres, de letalidad indefinida, en 79.972 hibakusha que aún vivían entre 1958 y 1987 y que participaron en el estudio. [274] A medida que el estudio epidemiológico continúa con el tiempo, el RERF estima que, de 1950 a 2000, el 46 por ciento de las muertes por leucemia, que pueden incluir a Sadako Sasaki y el 11 por ciento de los cánceres sólidos de letalidad no especificada, probablemente se debieron a la radiación de las bombas o algunos otros efectos de la ciudad posteriores al ataque, con un exceso estadístico de 200 muertes por leucemia y 1.700 cánceres sólidos de letalidad no declarada. Ambas estadísticas se derivan de la observación de aproximadamente la mitad del total de supervivientes, estrictamente los que participaron en el estudio. [275]

Investigaciones de defectos de nacimiento

Mientras que durante el período de preimplantación, que es de uno a diez días después de la concepción, la exposición a la radiación intrauterina de "al menos 0,2 Gy" puede causar complicaciones de implantación y muerte del embrión humano. [276] Se desconoce el número de abortos espontáneos causados ​​por la radiación de los bombardeos durante este período de sensibilidad a la radiación.

Uno de los primeros estudios realizados por la ABCC fue sobre el resultado de los embarazos ocurridos en Hiroshima y Nagasaki, y en una ciudad de control, Kure, ubicada a 29 km al sur de Hiroshima, para discernir las condiciones y los resultados relacionados con la exposición a la radiación. . [277] James V. Neel dirigió el estudio que encontró que el número total de defectos de nacimiento no fue significativamente mayor entre los hijos de sobrevivientes que estaban embarazadas en el momento de los atentados. [278] También estudió la longevidad de los niños que sobrevivieron a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, informando que entre el 90 y el 95 por ciento todavía vivían 50 años después. [279]

Mientras que la Academia Nacional de Ciencias planteó la posibilidad de que el procedimiento de Neel no filtró a la población de Kure por una posible exposición a la radiación, lo que podría sesgar los resultados. [280] En general, un aumento estadísticamente insignificante en los defectos de nacimiento ocurrió directamente después de los bombardeos de Nagasaki e Hiroshima cuando las ciudades fueron tomadas como un todo, en términos de distancia de los hipocentros, sin embargo, Neel y otros notaron que en aproximadamente 50 humanos que eran de una edad gestacional temprana en el momento del bombardeo y que estaban todos dentro de aproximadamente 1 kilómetro (0,62 millas) del hipocentro, se observó un aumento en la microencefalia y anencefalia al nacer, con la incidencia de estas dos malformaciones particulares siendo casi 3 veces mayor que Era de esperar, en comparación con el grupo de control en Kure, donde se observaron aproximadamente 20 casos en un tamaño de muestra similar. [281]

En 1985, el genetista de la Universidad Johns Hopkins James F. Crow examinó la investigación de Neel y confirmó que el número de defectos de nacimiento no era significativamente mayor en Hiroshima y Nagasaki. [282] Muchos miembros de la ABCC y su sucesora Radiation Effects Research Foundation (RERF) todavía estaban buscando posibles defectos de nacimiento entre los sobrevivientes décadas más tarde, pero no encontraron evidencia de que fueran significativamente comunes entre los sobrevivientes, o heredados en los hijos de supervivientes. [279] [283]

Investigaciones sobre el desarrollo del cerebro

A pesar del pequeño tamaño de la muestra de 1.600 a 1.800 personas que se presentaron como expuestas prenatalmente en el momento de los bombardeos, que estaban muy cerca de los dos hipocentros, para sobrevivir a la en el útero absorción de una dosis sustancial de radiación y luego el ambiente después del ataque desnutrido, los datos de esta cohorte apoyan el aumento del riesgo de retraso mental severo (SMR), que se observó en unas 30 personas, siendo SMR un resultado común de los problemas antes mencionados. microencefalia. Si bien la falta de datos estadísticos, con solo 30 personas de 1.800, impide una determinación definitiva de un punto de umbral, los datos recopilados sugieren un umbral intrauterino o fetal dosis para SMR, en el período más radiosensible del desarrollo cognitivo, cuando hay la mayor cantidad de células neurales indiferenciadas (8 a 15 semanas después de la concepción) para comenzar con una dosis umbral de aproximadamente "0.09" a "0.15" Gy, con el riesgo luego aumenta linealmente a una tasa del 43 por ciento de SMR cuando se expone a una dosis fetal de 1 Gy en cualquier momento durante estas semanas de neurogénesis rápida. [284] [285]

Sin embargo, ninguno de los lados de esta era radiosensible, ninguno de los expuestos prenatalmente a los bombardeos a una edad menos que 8 semanas, es decir antes de la sinaptogénesis o en la edad gestacional mas que 26 semanas "se observó que tenían retraso mental", por lo que la afección se aisló únicamente a los que tenían entre 8 y 26 semanas de edad y que absorbieron más de aproximadamente "0,09" a "0,15" Gy de inmediato energía de radiación. [284] [286]

El examen de las personas expuestas prenatalmente en términos de rendimiento de CI y registros escolares, determinó el comienzo de una reducción estadísticamente significativa en ambos, cuando se expusieron a más de 0,1 a 0,5 grises, durante el mismo período gestacional de 8 a 25 semanas. Sin embargo, fuera de este período, menos de 8 semanas y más de 26 después de la concepción, "no hay evidencia de un efecto relacionado con la radiación en el rendimiento escolar". [284]

Es típico el informe de dosis en términos de energía absorbida en unidades de grises y rads, en lugar del uso del sievert biológicamente significativo y ponderado biológicamente en los datos de rendimiento cognitivo y SMR. [286] Se sugiere que la variación de la dosis umbral informada entre las dos ciudades es una manifestación de la diferencia entre los rayos X y la absorción de neutrones, con Little Boy emitiendo sustancialmente más flujo de neutrones, mientras que el Baratol que rodeaba el núcleo de Fat Man, filtraron o cambiaron el perfil de radiación de neutrones absorbidos, de modo que la dosis de energía de radiación recibida en Nagasaki, es principalmente la de la exposición a rayos X / rayos gamma, en contraste con el ambiente dentro de los 1500 metros del hipocentro en Hiroshima, en cambio la dosis intrauterina dependía más de la absorción de neutrones, que tienen un mayor efecto biológico por unidad de energía absorbida. [287] A partir del trabajo de reconstrucción de la dosis de radiación, que también fueron informados por el análogo de la ciudad japonesa BREN Tower de 1962, la dosimetría estimada en Hiroshima todavía tiene la mayor incertidumbre ya que el diseño de la bomba Little Boy nunca se probó antes del despliegue o después, por lo tanto, el estimado El perfil de radiación absorbido por los individuos en Hiroshima había requerido una mayor dependencia de los cálculos que las mediciones japonesas de suelo, hormigón y tejas, que comenzaron a alcanzar niveles precisos y, por lo tanto, informaron a los investigadores, en la década de 1990. [288] [289] [290]

Muchas otras investigaciones sobre los resultados cognitivos, como la esquizofrenia como resultado de la exposición prenatal, se han realizado sin "ninguna relación lineal estadísticamente significativa observada", hay una sugerencia de que en los más extremadamente expuestos, aquellos que sobrevivieron dentro de un kilómetro aproximadamente de en los hipocentros, surge una tendencia similar a la observada en SMR, aunque el tamaño de la muestra es demasiado pequeño para determinarlo con alguna significación. [291]

Los supervivientes de los bombardeos se llaman hibakusha (被 爆 者, Pronunciación japonesa: [çibakɯ̥ɕa]), una palabra japonesa que se traduce literalmente como "personas afectadas por explosiones". El gobierno japonés ha reconocido a unas 650.000 personas como hibakusha. Al 31 de marzo de 2020 [actualización], 136.682 seguían vivos, principalmente en Japón (una disminución anual de alrededor de 9.200). [292] [293] El gobierno de Japón reconoce que alrededor del uno por ciento de estos tienen enfermedades [ ambiguo ] causado por la radiación. [294] [ se necesita una mejor fuente ] Los monumentos en Hiroshima y Nagasaki contienen listas de los nombres de los hibakusha que se sabe que han muerto desde los atentados. Actualizados anualmente en los aniversarios de los atentados, a partir de agosto de 2020 [actualización], los memoriales registran los nombres de más de 510.000 hibakusha 324.129 en Hiroshima y 185.982 en Nagasaki, un aumento de 4.943 [295] y 3.406 [296] respectivamente con respecto a las cifras del año anterior de 319.186 [297] y 182.601. [298]

Si discuten sus antecedentes, Hibakusha y sus hijos fueron (y siguen siendo) víctimas de discriminación y exclusión basadas en el miedo en lo que respecta a las perspectivas de matrimonio o trabajo [299] debido a la ignorancia pública sobre las consecuencias de la enfermedad por radiación o al hecho de que las dosis bajas que recibía la mayoría eran inferiores a una radiografía de diagnóstico de rutina, sin embargo, gran parte del público persiste en la creencia de que los Hibakusha son portadores de alguna enfermedad hereditaria o incluso contagiosa. [300] Esto es a pesar del hecho de que no se encontró un aumento estadísticamente demostrable de defectos de nacimiento / malformaciones congénitas entre los posteriormente concebido niños nacidos de sobrevivientes de las armas nucleares utilizadas en Hiroshima y Nagasaki, o de hecho se ha encontrado en los hijos posteriormente concebidos de sobrevivientes de cáncer que habían recibido previamente radioterapia. [301] [302] [303] Las mujeres sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki, que pudieron concebir, que estuvieron expuestas a cantidades sustanciales de radiación, continuaron y tuvieron hijos sin una incidencia mayor de anomalías / defectos de nacimiento que la tasa observada en la media japonesa. [304] [305] [306] Un estudio de los efectos psicológicos a largo plazo de los bombardeos en los supervivientes encontró que incluso 17-20 años después de que ocurrieron los bombardeos, los supervivientes mostraron una mayor prevalencia de síntomas de ansiedad y somatización. [307]

Supervivientes dobles

Quizás hasta 200 personas de Hiroshima buscaron refugio en Nagasaki. El documental de 2006 Dos veces sobrevivido: el doblemente atómico bombardeado de Hiroshima y Nagasaki documentado 165 nijū hibakusha (iluminado. personas afectadas por doble explosión), nueve de los cuales afirmaron estar en la zona de explosión en ambas ciudades. [308] El 24 de marzo de 2009, el gobierno japonés reconoció oficialmente a Tsutomu Yamaguchi como doble hibakusha. Se confirmó que estaba a 3 km (1,9 millas) de la zona cero en Hiroshima en un viaje de negocios cuando detonó la bomba. Sufrió quemaduras graves en el costado izquierdo y pasó la noche en Hiroshima. Llegó a su ciudad natal de Nagasaki el 8 de agosto, el día antes del bombardeo, y estuvo expuesto a radiación residual mientras buscaba a sus familiares. Fue el primer superviviente reconocido oficialmente de ambos atentados. [309] Murió el 4 de enero de 2010, a la edad de 93 años, tras una batalla contra el cáncer de estómago. [310]

Supervivientes coreanos

Durante la guerra, Japón trajo hasta 670.000 reclutas coreanos a Japón para trabajar como mano de obra forzada. [311] Aproximadamente 5.000–8.000 coreanos murieron en Hiroshima y otros 1.500–2.000 murieron en Nagasaki. [312] Durante muchos años, los sobrevivientes coreanos tuvieron dificultades para luchar por el mismo reconocimiento que Hibakusha como se les concedió a todos los supervivientes japoneses, situación que resultó en la negación de los beneficios sanitarios gratuitos para ellos en Japón. La mayoría de los problemas finalmente se abordaron en 2008 a través de demandas. [313]

Hiroshima

Posteriormente, Hiroshima fue azotada por el tifón Ida el 17 de septiembre de 1945. Más de la mitad de los puentes fueron destruidos y las carreteras y ferrocarriles sufrieron daños, devastando aún más la ciudad. [314] La población aumentó de 83.000 poco después del bombardeo a 146.000 en febrero de 1946. [315] La ciudad fue reconstruida después de la guerra, con la ayuda del gobierno nacional a través de la Ley de Construcción de la Ciudad Conmemorativa de la Paz de Hiroshima aprobada en 1949. asistencia para la reconstrucción, junto con tierras donadas que anteriormente eran propiedad del gobierno nacional y se utilizaban con fines militares. [316] En 1949, se seleccionó un diseño para el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima. El Salón de Promoción Industrial de la Prefectura de Hiroshima, el edificio superviviente más cercano al lugar de la detonación de la bomba, fue designado Monumento de la Paz de Hiroshima. El Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima se inauguró en 1955 en el Parque de la Paz. [317] Hiroshima también contiene una Pagoda de la Paz, construida en 1966 por Nipponzan-Myōhōji. [318]

Nagasaki

Nagasaki también fue reconstruida después de la guerra, pero cambió drásticamente en el proceso. El ritmo de la reconstrucción fue inicialmente lento, y las primeras viviendas simples de emergencia no se proporcionaron hasta 1946. El enfoque en la remodelación fue la sustitución de las industrias de guerra por el comercio exterior, la construcción naval y la pesca. Esto se declaró formalmente cuando se aprobó la Ley de reconstrucción de la ciudad cultural internacional de Nagasaki en mayo de 1949. [315] Se construyeron nuevos templos, así como nuevas iglesias debido al aumento de la presencia del cristianismo. Algunos de los escombros se dejaron como un monumento, como un torii en el Santuario Sannō, y un arco cerca de la zona cero. También se levantaron nuevas estructuras como monumentos, como el Museo de la Bomba Atómica de Nagasaki, que se inauguró a mediados de la década de 1990. [319]

El papel de los bombardeos en la rendición de Japón y las controversias éticas, legales y militares que rodean la justificación de los Estados Unidos para ellos han sido objeto de un debate académico y popular. [320] Por un lado, se ha argumentado que los bombardeos provocaron la rendición japonesa, evitando así las bajas que habría implicado una invasión de Japón. [6] [321] Stimson habló de salvar un millón de bajas. [322] El bloqueo naval podría haber hecho que los japoneses se sometieran de hambre sin una invasión, pero esto también habría resultado en muchas más muertes japonesas. [323]

El historiador japonés Tsuyoshi Hasegawa argumentó que la entrada de la Unión Soviética en la guerra contra Japón "jugó un papel mucho más importante que las bombas atómicas en inducir a Japón a rendirse porque frustraba cualquier esperanza de que Japón pudiera terminar la guerra a través de la mediación de Moscú". [324] Una opinión entre los críticos de los bombardeos, que fue popularizada por el historiador estadounidense Gar Alperovitz en 1965, es la idea de la diplomacia atómica: que Estados Unidos utilizó armas nucleares para intimidar a la Unión Soviética en las primeras etapas de la Guerra Fría. Aunque no fue aceptado por los historiadores de la corriente principal, esta se convirtió en la posición en los libros de texto de historia de las escuelas japonesas. [325]

Quienes se oponen a los bombardeos dan otras razones para su opinión, entre ellas: la creencia de que el bombardeo atómico es fundamentalmente inmoral, que los bombardeos cuentan como crímenes de guerra y que constituyen terrorismo de Estado. [326]

Al igual que la forma en que comenzó, la forma en que terminó la Segunda Guerra Mundial arrojó una larga sombra sobre las relaciones internacionales durante las próximas décadas. Para el 30 de junio de 1946, había componentes para nueve bombas atómicas en el arsenal de Estados Unidos, todos los dispositivos Fat Man idénticos al utilizado en el bombardeo de Nagasaki. [327] Las armas nucleares eran dispositivos hechos a mano, y quedaba mucho trabajo por hacer para mejorar su facilidad de montaje, seguridad, fiabilidad y almacenamiento antes de que estuvieran listas para la producción. También se habían sugerido o recomendado muchas mejoras en su desempeño, pero que no habían sido posibles bajo la presión del desarrollo en tiempos de guerra. [328] El presidente del Estado Mayor Conjunto, el almirante de la flota William D. Leahy había denunciado el uso de bombas atómicas por adoptar "un estándar ético común a los bárbaros de la Edad Media", [329] pero en octubre de 1947, informó de un requerimiento militar de 400 bombas. [330]

El monopolio estadounidense de las armas nucleares duró cuatro años antes de que la Unión Soviética detonase una bomba atómica en septiembre de 1949. [330] Estados Unidos respondió con el desarrollo de la bomba de hidrógeno, un arma nuclear mil veces más poderosa que las bombas que devastaron Hiroshima. y Nagasaki. [331] Estas bombas de fisión ordinarias se considerarían en lo sucesivo como pequeñas armas nucleares tácticas. Para 1986, Estados Unidos tenía 23,317 armas nucleares, mientras que la Unión Soviética tenía 40,159. A principios de 2019, más del 90% de las 13.865 armas nucleares del mundo eran propiedad de Rusia y Estados Unidos. [332] [333]

Para 2020, nueve naciones tenían armas nucleares, [334] pero Japón no era una de ellas. [335] Japón firmó a regañadientes el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares en febrero de 1970, [336] pero todavía está protegido bajo el paraguas nuclear estadounidense. Las armas nucleares estadounidenses se almacenaron en Okinawa y, a veces, en el propio Japón, aunque en contravención de los acuerdos entre las dos naciones. [337] Al carecer de los recursos para luchar contra la Unión Soviética utilizando fuerzas convencionales, la Alianza Occidental pasó a depender del uso de armas nucleares para defenderse durante la Guerra Fría, una política que se conoció en la década de 1950 como la Nueva Mirada. [338] En las décadas posteriores a Hiroshima y Nagasaki, Estados Unidos amenazaría con usar sus armas nucleares muchas veces. [339]

El 7 de julio de 2017, más de 120 países votaron para adoptar el Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Elayne Whyte Gómez, presidenta de las negociaciones de la ONU sobre el tratado de prohibición nuclear, dijo que "el mundo ha estado esperando esta norma legal durante 70 años", desde los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. [340] A partir de 2020 [ actualización], Japón no ha firmado el tratado. [341] [342]


Reacción de Japón

A pesar del horror de Hiroshima, hubo muchos en el gobierno japonés que no creyeron que Estados Unidos tuviera la capacidad técnica para desarrollar, pero solo transportar y lanzar, una bomba atómica.

Los hechos del 9 de agosto cambiaron todo eso.

Catedral de Urakami, cerca de la entrada del muro sur. El pilar de una entrada tiene grietas y el pedestal se ha movido. La parte trasera central es la pared norte.

El ministro de Relaciones Exteriores japonés, Shigenori Togo, calificó el nueve de agosto como un mal día para las cuotas. ”La Unión Soviética declaró la guerra a Japón, invadiendo al ejército de Kwantung en Manchuria. Sumihisa Ikeda, directora de la Junta de Planificación del Gabinete Imperial, describió al ejército una vez invencible como "nada más que un caparazón hueco".

Cuando la noticia del bombardeo de Nagasaki llegó a Tokio, Togo propuso la aceptación de la Declaración de Potsdam que establecía los términos de rendición de Japón y fue firmada por Estados Unidos, Gran Bretaña y China (el gobernante de la URSS, Joseph Stalin, fue un participante principal en Potsdam, pero no lo hizo). no firmar la declaración). El Consejo Supremo de Dirección de Guerra de Japón estaba estancado en una decisión.

El debate continuó durante ese día y esa noche. Finalmente, a las 2 a.m. El 10 de agosto de 1945, el primer ministro, el almirante barón Kantaro Suzuki, le suplicó respetuosamente a Su Majestad Imperial Hirohito que tomara una decisión. Hirohito no lo dudó & quot. No deseo más destrucción de culturas, ni más desgracias para los pueblos del mundo. En esta ocasión, tenemos que soportar lo insoportable. '' El emperador había hablado.

Desafortunadamente, el sentimiento contra la entrega y las objeciones de gran parte del ejército japonés fue generalizado. El vicealmirante Takijiro Onishi, fundador de los kamikazes, argumentó que los japoneses "nunca serían derrotados si estuviéramos dispuestos a sacrificar 20.000.000 de vidas japonesas en un esfuerzo de" ataque especial ". Más tarde se suicidó en lugar de rendirse.

Hirohito estaba decidido. Contra todo precedente, el propio emperador convocó una Conferencia Imperial y al mediodía del 15 de agosto de 1945 anunció la rendición de Japón. La guerra había terminado.


Una mirada a la historia del bombardeo de Nagasaki, 75 años después

Hace 75 años este fin de semana, Estados Unidos mató a decenas de miles cuando lanzó una bomba atómica sobre Nagasaki, Japón. Fue una misión marcada por decisiones arbitrarias, problemas técnicos y mal tiempo.

Mañana es el 75 aniversario del bombardeo de Nagasaki. Fue la segunda vez que se utilizaron armas nucleares en la guerra y también la última. Geoff Brumfiel de NPR tiene la historia del bombardeo y por qué las decisiones que se toman después siguen siendo un problema en la actualidad.

GEOFF BRUMFIEL, BYLINE: Menos de 72 horas después de que una bomba atómica aplastara Hiroshima, otro avión despegó de una pequeña isla del Pacífico. Su misión era lanzar la segunda arma nuclear de Estados Unidos.

ALEX WELLERSTEIN: Su objetivo inicial era la ciudad de Kokura, que era un arsenal, tenía un gran arsenal militar construido rodeado de viviendas de trabajadores.

BRUMFIEL: Alex Wellerstein es historiador en el Instituto de Tecnología Stevens. Casi tan pronto como el bombardero abandonó el suelo, tuvo problemas. Un cielo tormentoso lo separaba de uno de sus aviones de escolta.

WELLERSTEIN: También tuvieron problemas con el avión. Así que resultó que había algunos problemas con las válvulas de combustible de este avión, y eso significaba que tenían mucho menos combustible del previsto. Así que realmente estuvieron en tiempo prestado.

BRUMFIEL: El bombardero se dirigió a Kokura y descubrió que la ciudad estaba completamente oscurecida por las nubes. No pudieron hacer la caída.

WELLERSTEIN: Entonces vuelan a Nagasaki, que era el objetivo secundario. Quiero decir, no está tan lejos. Cuando llegan a Nagasaki, todavía hay nubes en Nagasaki.

BRUMFIEL: El combustible estaba ahora tan bajo que no podían llegar a casa con la bomba. Tuvieron que dejarlo caer aquí o en el océano. Wellerstein dice que el bombardero, el capitán Kermit Beahan, tenía que tomar una decisión y resultó ser su cumpleaños.

WELLERSTEIN: ¿Qué vas a ser en tu cumpleaños? ¿El tipo que de alguna manera descubre cómo usar la bomba atómica o el tipo que tuvo que arrojarla al océano?

TSUYOSHI HASEGAWA: Hay un debate entre el piloto y el bombardero. Y decidieron lanzar la bomba sobre Nagasaki.

BRUMFIEL: Tsuyoshi Hasegawa es profesor emérito en la Universidad de California, Santa Bárbara. Más tarde, la tripulación afirmó que había un espacio en las nubes, pero Hasegawa y otros piensan que probablemente lo dejaron a ciegas. La bomba cayó sobre un valle lleno de escuelas, casas, iglesias. Mató de 40 a 70.000 personas, incluidos trabajadores forzados coreanos y decenas de prisioneros de guerra chinos y aliados.

HASEGAWA: La bomba atómica fue internacional. Las víctimas eran internacionales.

BRUMFIEL: El avión, ahora casi sin gasolina, llegó cojeando a un aeródromo en Okinawa e hizo un aterrizaje de emergencia. Cuando el presidente Harry Truman se enteró de que habían bombardeado una segunda ciudad japonesa, se sorprendió.

WELLERSTEIN: No estoy seguro de que Truman realmente entendiera que iban a haber dos bombas listas para funcionar casi exactamente al mismo tiempo.

BRUMFIEL: Y cuando autorizó el bombardeo de Hiroshima, también dio luz verde a los militares para usar más armas a medida que estuvieran disponibles. El día después de Nagasaki.

WELLERSTEIN: Le dice explícitamente a los militares que no pueden lanzar más bombas atómicas sin su permiso expreso. Retira ese cheque en blanco que originalmente había autorizado.

BRUMFIEL: Desde entonces hasta hoy, la política de Estados Unidos es que las armas nucleares solo se pueden usar si hay una orden explícita del presidente. Elaine Scarry de la Universidad de Harvard dice que esa no es realmente la respuesta. Las armas nucleares son tan poderosas que ningún individuo, ya sea un bombardero en su cumpleaños o el presidente de los Estados Unidos, debería tomar la decisión de usarlas.

ELAINE SCARRY: La idea de que una persona puede, ya sabes, iniciar un lanzamiento que mataría, ya sabes, a decenas de millones de personas es todo lo contrario de todo lo que podría entenderse por gobernanza.

BRUMFIEL: Hay alternativas que involucran al Congreso, por ejemplo, y requieren una declaración de guerra. Pero ahora mismo, las armas están listas para ser lanzadas por orden del presidente Donald Trump. Geoff Brumfiel, NPR News, Washington.

Copyright y copia 2020 NPR. Reservados todos los derechos. Visite las páginas de términos de uso y permisos de nuestro sitio web en www.npr.org para obtener más información.

Verb8tm, Inc., un contratista de NPR, crea las transcripciones de NPR en una fecha límite urgente, y se producen mediante un proceso de transcripción patentado desarrollado con NPR. Este texto puede no estar en su forma final y puede ser actualizado o revisado en el futuro. La precisión y la disponibilidad pueden variar. El registro autorizado de la programación de NPR & rsquos es el registro de audio.


Secuelas

J. Robert Oppenheimer cablea al general Leslie Groves con el siguiente calendario de envío para más bombas atómicas: 11 de agosto unidad HE de primera calidad 12 de agosto siguiente núcleo de plutonio 14 de agosto otra unidad HE de primera calidad.

El equipo de investigación del Ejército Imperial informa sobre el bombardeo de Hiroshima. Los líderes civiles y militares japoneses aún no pueden ponerse de acuerdo sobre la aceptación de los términos de rendición de la Declaración de Potsdam. En cambio, Hirohito rompe la tradición de la no intervención imperial en el gobierno y toma su "decisión sagrada" de aceptar la Declaración de Potsdam, pero con la condición de que el Emperador siga siendo soberano. El gabinete permanece dividido.

Desafiando los deseos de los oficiales militares, la agencia de noticias Domei envía un mensaje a los aliados usando el código Morse: "Japón acepta la proclamación de Potsdam". Estados Unidos comienza a transmitir información de que Japón se había rendido.

El secretario de Estado de Estados Unidos, James Byrnes, rechaza la rendición condicional de Japón. Su mensaje dice: "Desde el momento de la rendición, la autoridad del emperador y del gobierno japonés para gobernar el estado estará sujeta al Comandante Supremo de las Potencias Aliadas", mientras que "la última forma de gobierno de Japón será establecida libremente por voluntad expresada del pueblo japonés ". La posición de Hirohito en la posguerra es ambigua.

El general Groves decide retrasar el envío del segundo núcleo de plutonio y se pone en contacto con Robert Bacher justo después de haber firmado el recibo de envío del núcleo a la isla de Tinian. El núcleo se recupera del automóvil antes de que salga de Los Alamos, NM.

El general Carl Spaatz ordena detener los bombardeos incendiarios del área, pero continúan otros ataques.

Hirohito decide aceptar la nota de Byrnes y la rendición incondicional. Informa a la familia imperial de su decisión.

El Consejo Supremo de Guerra se reúne para discutir una respuesta a la Nota de Byrnes.

Hirohito ordena la suspensión de toda actividad militar.

Un pequeño grupo de oficiales militares japoneses traman un golpe de estado contra Hirohito.

El secretario de Guerra Henry Stimson recomienda enviar el segundo núcleo de plutonio a la isla de Tinian, pero no se toma ninguna decisión.

El presidente Truman ordena que se reanuden los bombardeos incendiarios en el área. El general Henry Arnold, de la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos, lanza una redada con más de 1000 B-29 y otros aviones, que transportan 6000 toneladas de bombas. Miles de japoneses mueren el 14 de agosto.

Con los rumores de un golpe y sus generales aún divididos, Hirohito convoca al Consejo Supremo de Guerra y a su gabinete para anunciar su decisión de rendición incondicional.

El mayor Kenji Hatanaka y el teniente coronel Jiro Shiizaki lideran un grupo de oficiales subalternos que intentan apoderarse del Palacio Imperial e imponer la ley marcial, pero no logran obtener el apoyo de los oficiales superiores.

El golpe fracasa. Hatanaka, Shiizaki y otros cometen suicidio ritual en los terrenos del Palacio Imperial.

Hirohito anuncia la decisión de rendirse por radio. Para muchos japoneses, es la primera vez que escuchan la voz del Emperador.

2 de septiembre:

Los funcionarios japoneses firman el Instrumento japonés de rendición formal a bordo del USS Missouri.


Ver el vídeo: Por qué se escogió a Hiroshima y Nagasaki? (Octubre 2021).