Podcasts de historia

Mariscal Gouvion-Saint-Cyr

Mariscal Gouvion-Saint-Cyr

Mariscal Gouvion-Saint-Cyr

Esta vista nocturna atmosférica muestra al mariscal Gouvion-Saint-Cyr, trabajando mientras su ejército duerme a su alrededor.

Toma de Histoire du Consulat et de l'Empire, faisant suite à l'Histoire de la Révolution Française de Louis Adolphe Thiers

¿Quién fue quién en las guerras napoleónicas? Philip J. Haythornthwaite Abarca más de mil de las figuras políticas, militares, civiles y artísticas más importantes del período revolucionario y napoleónico, de todas las potencias combatientes. Un libro de referencia muy útil que muestra cuán ampliamente difundió su influencia esta primera 'Gran Guerra'. Cada biografía es corta, con tres por página, pero esto le permite al autor incluir tantos personajes diferentes.


Gouvion-Saint-Cyr, Laurent, marqués de

Laurent Gouvion-Saint-Cyr, marqués de (l & # 333r & # 228N & # 180 m & # 228rk & # 275 & # 180 d & # 601 g & # 333 & # 333vy & # 244N & # 180-s & # 259N-s & # 275r), 1764 & # 82111830, mariscal de Francia. Sirvió en las guerras revolucionaria francesa y napoleónica y fue nombrado mariscal tras su victoria en Polotsk (1812). Después de la restauración borbónica sirvió dos veces (1815, 1817 & # 821119) como ministro de guerra y fue fundamental en la aprobación de una ley para organizar el reclutamiento militar mediante promesas voluntarias y lotería y limitar la arbitrariedad de los ascensos. Debido a estos intentos de limitar la influencia de la nobleza & # 233migr & # 233 en el cuerpo de oficiales, los ultrarrealistas lo obligaron a dejar el cargo. Escribió sobre las guerras napoleónicas y dejó memorias personales.

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Contenido

La palabra francesa Maréchal remonta sus orígenes a los carolingios, de la palabra alemana antigua marascahl, un supervisor de establos que se ocupaba de los caballos del rey. Con la creciente importancia del caballo de batalla a principios de la Edad Media, el papel llegó a adquirir cierto prestigio y comenzó a ser conocido como Mariscal de Francia. Albéric Clément, quien lideró la vanguardia del rey Philippe-Auguste durante la victoria sobre los ingleses en Bouvines en 1214, fue el primer titular registrado. Al principio, el papel se le otorgó a una sola persona, pero tres décadas después de Bouvines, Luis IX de Francia zarpó hacia la Cruzada de 1248 con dos mariscales. Ya en el siglo XV, los mariscales ya no se preocupaban por los caballos y los establos del rey, y eran simplemente líderes militares, un papel que conservarían hasta los tiempos modernos. Aunque el puesto siguió siendo muy prestigioso, su número creció a lo largo de los siglos, y Luis XIV nombró hasta 51 mariscales durante su reinado de 72 años. En los años previos a la Revolución Francesa, había constantemente entre 15 y 16 mariscales, pero una ley del 4 de marzo de 1791 redujo su número a seis y un decreto del 21 de febrero de 1793 abolió la dignidad por completo. [1]

Once años después, Napoleón Bonaparte se convirtió en emperador de los franceses y quiso instituir una élite militar para el nuevo Imperio francés. El artículo 48 del Título del sénatus-consulte del 19 de mayo de 1804 constituía los grandes oficiales del Imperio, entre los que destacaban los mariscales. [2] En la jerarquía de la Corte Imperial, estaban en el quinto rango, detrás del Emperador y la Emperatriz, la familia Imperial, los grandes dignatarios y los ministros. [3] Tenían derecho a una etiqueta especial: cada vez que el Emperador les escribía, los llamaba Mon primo ("Primo"), cuando un tercero les escribiera, se llamarían Monsieur le Maréchal y cuando se les habla, se les llama Monseñor ("Mi señor"). Fueron recibidos con 13 disparos de cañón cuando estaban en su cuartel general y 11 cuando estaban fuera. También tenían derecho a su propio escudo de armas personal. [4]

Aunque era una dignidad puramente civil reservada a generales distinguidos y no a un rango militar, un mariscal mostraba cuatro estrellas, mientras que el rango militar superior de la época, el general de división, mostraba tres. Contrariamente a una idea bien establecida y a la representación de la mayoría de las pinturas de la época, las cuatro estrellas del mariscal eran plateadas, no doradas. Se requería que un mariscal usara un uniforme estándar, que se estableció mediante decreto el 18 de julio de 1804 y fue diseñado por el pintor Jean-Baptiste Isabey y el diseñador Charles Percier. Sin embargo, los mariscales a menudo optaban por usar variantes del uniforme oficial o trajes de diseño totalmente diferente. El último signo distintivo de un mariscal era su batuta. Era cilíndrico, de 50 centímetros de largo y 4 centímetros y medio de diámetro, fabricado en madera y cubierto de terciopelo azul oscuro, decorado con águilas reales o abejas melíferas, ambos símbolos imperiales. [5]

La creación de la nueva dignidad civil permitió a Napoleón fortalecer su régimen recién creado recompensando al más valioso de los generales que habían servido bajo su mando durante sus campañas en Italia y Egipto o soldados que habían tenido importantes mandos durante las Guerras Revolucionarias Francesas. Posteriormente, otros generales de alto rango fueron promovidos en seis ocasiones, principalmente después de importantes victorias en el campo de batalla. En retrospectiva, las elecciones de Napoleón para el Marshalate no siempre estuvieron bien inspiradas. [6]

Primera promoción (1804) Editar

La primera promoción creó dieciocho nuevos mariscales del Imperio y coincidió con la proclamación del Primer Imperio Francés y fue utilizada como una oportunidad para que el nuevo Emperador fortaleciera el nuevo régimen. La lista incluía 14 nombres de generales que habían servido en los ejércitos de la República durante las guerras revolucionarias francesas: siete de ellos eran generales que habían servido directamente bajo las órdenes de Napoleón durante sus campañas en Italia y Egipto. Además, también tuvo cuidado de recompensar a varios oficiales generales que habían adquirido considerable fama e influencia política mientras comandaban los ejércitos de la República, así como a varios generales muy prometedores que habían ocupado importantes comandos divisionales en el Ejército del Rin. Estos últimos eran bien conocidos por sus sentimientos mayoritariamente republicanos y nunca habían servido bajo el mando de Napoleón. Al recompensarlos por sus logros militares, Napoleón buscó ganarse su lealtad y asegurarse de que serían partidarios, en lugar de oponentes, del nuevo régimen imperial. [3] [6]

En general, la primera promoción incluyó 14 nombres de generales. El secretario de Estado Henri Jacques Guillaume Clarke redactó una lista inicial y luego el emperador la modificó. Napoleón añadió con su propia letra el nombre de Murat, que estaba notoriamente ausente en el borrador de Clarke. Posiblemente se trate de una omisión, pero no parece haber pruebas al respecto. La lista final incluía los siguientes nombres, en un orden que hasta el día de hoy no está claro:

    , un soldado experimentado de la Antiguo régimen, una parte del Cuerpo Expedicionario Francés durante la Guerra Revolucionaria Estadounidense, que se había convertido en el jefe de personal `` indispensable '' de Napoleón, creando un complejo sistema de personal compuesto principalmente por tres grupos que demostraron ser altamente efectivos [7], que se había casado con la hermana de Napoleón, Caroline , y posteriormente se hizo un nombre bajo el mando de su cuñado como un elegante comandante de caballería. Posteriormente fue nombrado rey de Nápoles. , un soldado competente aunque poco excepcional, que había sido el comandante en jefe del ejército francés que derrotó a España y la expulsó de la Primera Coalición, el héroe de Fleurus, un republicano acérrimo, que había ocupado importantes mandos y había hecho campaña en el Rhine, un soldado tenaz y obstinado, uno de los antiguos comandantes divisionales superiores de Napoleón de la Primera Campaña Italiana y que posteriormente adquirió una reputación considerable como comandante independiente de ejércitos, un hábil táctico, otro de los comandantes divisionales superiores de Napoleón de la Primera Campaña italiana, sirvió como ministro de Guerra y embajador en Austria bajo el Directorio, fue uno de los comandantes de división de Jourdan en el Ejército del Rin y él mismo republicano, que también luchó con Napoleón en Italia como comandante de división y comandante del Ejército de Occidente. durante el Consulado, un republicano feroz, había sido amigo del periodista Jean-Paul Marat y se convirtió en un soldado influyente y d diplomático que fue el héroe de la batalla de Castricum. , un comandante y organizador confiable, que había servido bajo Jourdan y Jean Victor Marie Moreau y se convirtió en la mano derecha de Masséna durante las campañas de 1799-1800, un soldado distinguido que demostró ser valiente en Italia y Egipto, llegando a convertirse en General de División y comandante de la guardia consular, un comandante capaz que sirvió con gran distinción durante la Guerra de la Segunda Coalición en Zurich y Hannover, un excelente oficial de caballería que se distinguió en la Guerra de la Primera Coalición, quizás el mejor general de Napoleón, un republicano y un comandante en la guardia consular y ya tenía un historial impresionante, también sirviendo en la Expedición Egipcia, aunque había rumores de que Davout en realidad había ascendido al rango de Mariscal debido a la muerte de dos de sus patrocinadores (el General Desaix en Marengo y Charles Leclerc murió de fiebre amarilla en Haití), un excelente comandante de caballería y uno de los amigos más cercanos de Napoleón.

En la lista se mencionaron cuatro nombres adicionales: se trataba de ex generales de alto rango que habían ocupado el mando de ejércitos y habían sido elegidos senadores de la República. Su estatus era honorario debido a su edad y no estaban configurados para recibir comandos de campo.

    , el mariscal más antiguo elegido por Napoleón, supuestamente honorario, pero de hecho, Kellermann demostró ser uno de los Napoleones más eficaces en el manejo de las fuerzas de la clase de reserva. , que continuó sirviendo como comandante de campo, que luchó en la frontera de los Pirineos contra España, obteniendo varias victorias clave, pero después de convertirse en mariscal, nunca volvió a ocupar el mando militar activo, un amigo cercano y partidario de Georges Danton, lo que lo hizo políticamente útil para Napoleón

Segunda promoción (1807) Editar

    , un hábil comandante, que había servido bajo el mando de Napoleón en el Asedio de Toulon, en el que personalmente hizo retroceder a los británicos al mar, sin mencionar su valor durante la Campaña italiana. Hecho marshall por su actuación en la batalla de Friedland

Tercera promoción (1809) Editar

Se crearon tres nuevos mariscales a raíz de la Batalla de Wagram.

    , el único mariscal del Imperio en ser promovido en un campo de batalla, y fue la elección de Napoleón para "Francia", la elección de Napoleón para el "Ejército", fue la elección de "amistad", probablemente para Napoleón

Cuarta promoción (1811) Editar

    , uno de los mariscales más destacados y exitosos de las Guerras Napoleónicas y el único mariscal que obtuvo su batuta en las Guerras Peninsulares después de su Victoria en Taragona. [8]

Quinta promoción (1812) Editar

    fue nombrado mariscal después de derrotar a un ejército ruso en Polotsk, defendiendo la punta de lanza francesa que se dirigía hacia Moscú. Esto, en reconocimiento, lo convirtió en un mariscal

Sexta promoción (1813) Editar

    Fue un firme partidario de Napoleón y participó en la Invasión de Rusia. Estuvo en la retaguardia en la desastrosa Batalla de Leipzig y se ahogó, habiendo servido solo como Mariscal del Imperio durante tres días. Fue el primer y único mariscal de Napoleón de origen polaco-lituano.

Séptima promoción (1815) Editar

    fue nombrado mariscal en las últimas etapas de la carrera militar de Napoleón. Un general de caballería capaz durante las guerras napoleónicas, Grouchy fue nombrado mariscal antes de los 100 días. Fue ampliamente acusado de no unirse a Napoleón para la Batalla de Waterloo, metiéndose en batallas innecesarias con el comandante de campo prusiano, Von Blücker.

Controversias Editar

Entre los hombres a los que se les ofreció el Marshalate, había una mezcla de generales famosos, que habían comandado los ejércitos de la República (Brune, Jourdan, Kellermann, Lefebvre, Masséna, Moncey), así como generales más jóvenes, cuyo mando nunca excedió fuerzas del tamaño de una división (Mortier, Ney, Soult). Incluso incluía generales relativamente desconocidos de las expediciones italianas o egipcias de Napoleón, que recientemente habían asegurado su ascenso al rango militar superior de General de División, pero nunca habían tenido mandos importantes (Bessières, Davout, Lannes). Como era de esperar, esto creó un cierto grado de descontento entre los comandantes de mayor rango. André Masséna se destacó por su comentario sarcástico, "Somos catorce"., que murmuró cuando sus amigos vinieron a felicitarlo por su nominación. Auguste Frédéric Louis Viesse de Marmont, entonces un joven general, posiblemente amargado por no haber sido nombrado, también observó que: "Si Bessières es un mariscal, cualquiera puede serlo". Irónicamente, el propio Marmont fue nombrado Mariscal del Imperio en 1809, aunque se dijo que recibió la distinción por su estrecha amistad con Napoleón en contraposición a cualquier gran general.

Mariscal Títulos Nacimiento Muerte Promovido Registro de batalla Retrato Comandos retenidos
Pierre Augereau Duque de castiglione 21 de octubre de 1757 en París 12 de junio de 1816 en La Houssaye-en-Brie 1804 Batalla de Loano, Batalla de Castiglione, Batalla de Arcole, Batalla de Ulm, Batalla de Jena-Auerstedt, Batalla de Eylau, Asedio de Girona, Batalla de Leipzig Comandante de División en los Pirineos, Comandante de División en el ejército de Italia, VII Cuerpo (Grande Armée) (1803-1811), parte de la retaguardia en la campaña rusa, IX Cuerpo (Grande Armée) (1813-1814), Ejército de Lyon (1814)
Jean-Baptiste Bernadotte Príncipe de Pontecorvo más tarde Rey de Suecia 26 de enero de 1763 en Pau 8 de marzo de 1844 en Estocolmo 1804 Asedio de Culladore, Batalla de Fleurus, Batalla de Theiningen, Batalla de Ulm, Batalla de Austerlitz, Batalla de Auerstedt, Batalla de Wagram, Batalla de Großbeeren, Batalla de Dennewitz, Batalla de Leipzig 71a Demi Brigada, Comando de División en el ejército de Sambre-et-Meuse, 4.a División en el Ejército de Italia, Embajador de Francia en Viena, Ministro de Guerra (1798), Comandante del Ejército de Occidente, Gobernador de Luisiana (Nunca tomó el puesto cuando Luisiana fue vendida a los Estados Unidos), Gobernador de Hannover (1804-1805), Ejército del Norte de Alemania (1805), I Cuerpo (Grande Armée) (1805-1807), Gobernador de los Puertos Hanseáticos (1808) 9 ° Cuerpo (Sajonia) (1809), Ejército de Defensa de Walchren (finales de 1809), Rey de Suecia: Ejército del Norte en la Guerra de la Sexta Coalición
Louis-Alexandre Berthier Príncipe de Wagram, príncipe soberano de Neuchâtel 20 de noviembre de 1753 en Versalles 1 de junio de 1815 en Bamberg 1804 Batalla de Rhode Island, Asedio de Yorktown, Batalla de Rivoli, Batalla de Ulm, Batalla de Austerlitz, Batalla de Jena-Auerstedt, Batalla de Eylau, Batalla de Friedland, Batalla de Coruña, Batalla de Regensburg, Batalla de Eckmühl, Batalla de Aspern -Essling, Batalla de Wagram, Batalla de Znaim, Batalla de Smolensk, Batalla de Borodino, Batalla de Berezina, Batalla de Lützen, Batalla de Bautzen, Batalla de Dresde, Batalla de Leipzig, Batalla de Hanau, Batalla de Brienne, Batalla de Champaubert, Batalla de Montmirail, Batalla de Château-Thierry, Batalla de Vauchamps Comando Temporal del Ejército de Italia, (1797-1798) Jefe de Estado Mayor de Napoleón (1792-1814), Comando Temprano del Ejército contra Austria (1809)
Jean-Baptiste Bessières Duque de istria 6 de agosto de 1768 en Prayssac 1 de mayo de 1813 cerca de Lützen 1804 Batalla de Boulou, Batalla de Abukir, Batalla de Marengo, Batalla de Austerlitz, Batalla de Eylau, Batalla de Medina del Rioseco, Batalla de Aspern-Essling, Batalla de Wagram, Batalla de Fuentes de Oñoro, Batalla de Lützen Guardia Imperial (Napoleón I), Comando de Caballería en la Grande Armée a principios de 1813
Guillaume Brune Conde del Imperio 13 de marzo de 1763 en Brive-la-Gaillarde 2 de agosto de 1815 en Aviñón 1804 Batalla de Valmy, Batalla de Hondschoote, Batalla de Fleurus, Batalla de Neerwinden, Revuelta federalista, 13 Vendémiaire,

(Bajo Rin), Estado Mayor del Ejército de Moselle, Ayudante General Jefe de Brigada, Activo en el Ejército del Rin, General de Brigada, Diputado y Mando de la Derecha en el Ejército de Italia, Defensa de Génova, Coronel General del Consular Guardia, gobernador general de Camp Boulogne, Corp en Austria y Prusia,

II Cuerpo en España, Jefe de Fuerzas en España, IV Cuerpo (1813), Comando de las Fuerzas Francesas en la Frontera de los Pirineos, Jefe de Estado Mayor de la Campaña de Waterloo


Últimos años [editar | editar fuente]

En la Restauración borbónica fue nombrado Par de Francia, y en julio de 1815 fue nombrado Ministro de Guerra, pero renunció a su cargo en noviembre siguiente. Durante este nombramiento, trató de ayudar a su amigo y compañero mariscal Ney proporcionándole un jurado de otros cuatro mariscales napoleónicos, pero fue deshonrado cuando el mariscal Moncey se negó siquiera a sentarse en él. En junio de 1817 fue nombrado ministro de Marina como pretexto para volver a ocupar el cargo de ministro de Guerra, lo que hizo en septiembre y continuó desempeñando hasta noviembre de 1819. Durante este tiempo inició muchas reformas, particularmente en lo que respecta a las medidas tendientes a hacer que la ejército una fuerza nacional más que dinástica. Hizo esfuerzos para salvaguardar los derechos de los soldados veteranos del Imperio, organizó el Estado Mayor y revisó el código de la ley militar y el reglamento de pensiones. Fue nombrado marqués en 1817. Laurent de Gouvion-Saint-Cyr murió el 17 de marzo de 1830 en Hyères, una ciudad en el sureste de Francia. Con todo, sus sugerencias contundentes pero correctas, su aversión por la grandeza, su incorruptibilidad, su rectitud atrajeron la aversión de muchos de sus contemporáneos menos escrupulosos, y fueron agraviados.


Chateaubriand sobre la vida en una sociedad que se disuelve

François-René de Chateaubriand (1768–1848) fue un historiador, diplomático y escritor francés. Reconocido durante mucho tiempo como uno de los primeros románticos franceses, durante su vida fue célebre por sus novelas. Hoy, sin embargo, es mejor recordado por su publicación póstuma memoria, Mémoires d & # 8217Outre-Tombe, que será reeditado por Libros de revisión de Nueva York Clásicos como Memorias de Beyond the Grave en febrero. En el En la siguiente selección, Chateaubriand observa a la sociedad parisina disolverse y recomponerse tras la Revolución Francesa.

SOCIEDAD — PARÍS

Cuando, antes de la Revolución, leí la historia de los disturbios públicos entre las diferentes naciones, no podía concebir cómo había vivido la gente en esos tiempos. Me asombró que Montaigne pudiera escribir con tanta alegría en un castillo que ni siquiera podía pasear sin correr el riesgo de ser secuestrado por bandas de miembros de la Liga o protestantes.

La Revolución me hizo comprender lo posible que es vivir en tales condiciones. Los momentos de crisis redoblan la vida del hombre. En una sociedad que se está disolviendo y recomponiéndose, la lucha de dos espíritus, el choque del pasado y el futuro, el entremezclado de viejas costumbres y nuevas, conforma un brebaje transitorio que no deja tiempo para el aburrimiento. Las pasiones y los personajes puestos en libertad se muestran con una energía inimaginable en una ciudad bien regulada. Las infracciones de la ley, la ausencia de deberes, costumbres y buenas costumbres, incluso los peligros, intensifican el atractivo de este desorden. El género humano de vacaciones pasea por la calle, se deshace de sus amos y restaura por un momento a su estado natural; no siente necesidad de una brida cívica hasta que cargue con el yugo de los nuevos tiranos, que engendra la licencia.

No se me ocurre mejor manera de describir la sociedad de 1789 y 1790 que compararla con la arquitectura de los días de Luis XII y Francisco I, cuando las órdenes griegas comenzaron a combinarse con el estilo gótico, o mejor dicho, comparando a la colección de ruinas y tumbas de todos los siglos, amontonadas desordenadamente después del Terror en los claustros de los Petits-Augustins, excepto que las ruinas de las que hablo estaban vivas y en constante cambio. En todos los rincones de París, hubo tertulias literarias, mítines políticos y espectáculos de teatro. Las futuras celebridades deambulaban entre la multitud desconocida, como almas en las orillas del Leteo antes de disfrutar de la luz. Vi al mariscal Gouvion-Saint-Cyr interpretar un papel en Beaumarchais La Mère acoplable en el Théâtre du Marais. La gente iba del Club des Feuillants al Club des Jacobins, de los bailes y casas de juego a las multitudes en el Palais-Royal, de la galería de la Asamblea Nacional a la galería al aire libre. Delegaciones populares, piquetes de caballería y patrullas de infantería marcharon en todas direcciones por las calles. Junto a un hombre vestido a la francesa, con el pelo empolvado, una espada al costado, un sombrero bajo el brazo, zapatos de cuero y medias de seda, caminaba un hombre con el pelo sin empolvar muy corto hasta el cráneo, vestido con una levita inglesa y un Corbata americana. En los cines, los actores anunciaron las últimas noticias y el foso estalló en una canción patriótica. Las obras de teatro de actualidad atraían a la multitud: un sacerdote aparecía en el escenario y la gente gritaba: Calotin! Calotin! y el sacerdote respondía, ¡Señores, Vive la Nation! Todos se apresuraron a escuchar a Mandini y su esposa, Viganoni, cantar con Rovedino en la Opéra-Buffa, solo minutos después de escuchar el grito de “Ça ira” en la calle fueron a admirar a Madame Dugazon, Madame Saint-Aubin, Carline, el pequeño Olivier, Mademoiselle Contat, Molé, Fleury y la joven sensación Talma, recién llegados de ver a Favras colgado.

Los paseos del boulevard du Temple y el boulevard des Italiens, apodado “el Coblentz”, y todos los senderos del Jardín de las Tullerías estaban inundados de mujeres elegantes. Allí brillaban las tres hijas de Grétry, tan blancas y rosadas como sus vestidos. Los tres pronto estarían muertos. "Se quedó dormida para siempre", dijo Grétry sobre la mayor, "sentada en mi regazo, tan hermosa como lo fue en vida". Una multitud de carruajes surcaban la encrucijada fangosa donde chapoteaban los sansculottes, y se podía ver a la bella Madame de Buffon sentada sola en un faetón del duque de Orleans, estacionado frente a la puerta de algún club.

Todo lo elegante y de buen gusto en la sociedad aristocrática reunida en el Hôtel de La Rochefoucauld, en las veladas de Mesdames de Poix, d'Hénin, de Simiane y de Vaudreuil, o en esos pocos salones de la alta magistratura que aún permanecían abiertos. En las casas de M. Necker, M. le Comte de Montmorin y los otros ministros se reunieron (junto con Madame de Staël, la Duchesse d'Aiguillon, Mesdames de Beaumont y de Sérilly) todos los iconos de la nueva Francia y todos las libertades de los nuevos modales. Un zapatero con atuendo de la Guardia Nacional se arrodilló para medirse el pie un monje, que el viernes arrastró una túnica blanca o negra por el suelo, el domingo vestía un sombrero redondo y un abrigo de laico un capuchino bien afeitado leyó el periódico en una taberna y en un círculo de mujeres frívolas se sentaba una monja de aspecto grave, una tía o una hermana abandonadas de su convento. Las multitudes ahora visitaban estos monasterios abiertos al mundo mientras los viajeros en Granada caminan por los pasillos abandonados de la Alhambra, o mientras se demoran, en Tivoli, bajo las columnas del Templo de la Sibila.

Por lo demás, hubo muchos duelos y amores, relaciones carcelarias y misteriosas citas entre las ruinas, bajo un cielo tranquilo, en la paz y la poesía de la naturaleza muchos paseos lejanos, silenciosos, solitarios salpicados de juramentos eternos y afectos indecibles. , al tumulto sordo de un mundo en fuga, al ruido lejano de una sociedad que se desmorona, que amenaza con caer y aplastar toda posibilidad de felicidad puesta al pie de los acontecimientos. Cuando una persona se perdió de vista durante veinticuatro horas, nadie estaba seguro de volver a verlo. Algunos siguieron la ruta revolucionaria, otros contemplaron la guerra civil, otros se fueron a Ohio, enviando planes para construir castillos entre los salvajes, otros fueron a unirse a los príncipes: todos ellos alegremente, a menudo sin una moneda en el bolsillo, los realistas alegaron que uno De estas mañanas, un acto del parlamento pondría fin a todo, y los patriotas, igualmente descuidados en sus esperanzas, declararían un reino de paz, felicidad y libertad. Ellos cantaron:

La sainte chandelle d’Arras,
Le flambeau de la Provence,
S ’ils ne nous éclairent pas,
Mettent le feu dans la France
En ne peut pas les toucher,
Más sobre espère les moucher.

¡Y así pensaban en Robespierre y Mirabeau! "Es tan poco dentro del poder de cualquier facultad terrenal evitar que los franceses hablen", dice L'Estoile, "como enterrar el sol en la tierra o ahogarlo en un pozo".

El Palacio de las Tullerías, transformado en una gran cárcel repleta de prisioneros, dominaba estas fiestas de destrucción. Incluso los condenados se divirtieron mientras esperaban el carro, las tijeras y la camisa roja que habían colgado para secar. Desde las ventanas podían contemplar las deslumbrantes iluminaciones del círculo de la reina.

Los panfletos y periódicos proliferaron por miles. Sátiras, poemas y canciones del Actes des Apôtres respondió a la Ami du peuple o la Modérateur, editado por el club realista y editado por Fontanes. En la sección política de la Mercure de France, Escribió Mallet-Dupan en oposición a La Harpe y Chamfort, quienes contribuyeron a la sección literaria de ese mismo periódico. Champcenetz, el marqués de Bonnay, Rivarol, Boniface Mirabeau el Joven (un Holbein de la espada que, en Renania, levantó una legión llamada los Húsares de la Muerte) y Honoré Mirabeau el Viejo, todos estos hombres se divirtieron dibujando caricaturas durante la cena. y componiendo un Pequeño Almanaque de Grandes Hombres. Después de la cena, Honoré iría y declararía la ley marcial o se apoderaría de las propiedades del clero. Pasaría la noche con Madame le Jay después de haber anunciado que no dejaría la Asamblea Nacional excepto bajo el pinchazo de bayonetas. La igualdad consultó con el diablo en las canteras de Montrouge y luego volvió al Jardin de Monceau para presidir las orgías organizadas por Laclos. El futuro regicidio no había degenerado en absoluto de sus antepasados: dos veces prostituido, el libertinaje agotado y entregado en manos de la ambición. Lauzun, ya arrugado y marchito, cenó en su casita de la Barrière du Maine con bailarines de la ópera, que se sentaron descuidadamente entrelazados con los señores de Noailles, de Dillon, de Choiseul, de Narbonne, de Talleyrand y algunos otros hombres elegantes. del día, de los cuales aún quedan dos o tres momias.

La mayoría de los cortesanos famosos por su inmoralidad al final del reinado de Luis XV y durante el reinado de Luis XVI se habían inscrito bajo la bandera tricolor: casi todos habían luchado en la guerra de Estados Unidos y se habían embadurnado las cintas con los colores republicanos. La Revolución se sirvió de ellos mientras sólo era de mediana estatura, e incluso se convirtieron en los primeros generales de sus ejércitos. El duque de Lauzun, el amante romántico de la princesa Czartoryska, una mujer perseguidora de las carreteras principales, un Lovelace que había tenía este y tenía aquel, según la jerga casta y noble de la corte, este duque de Lauzun se convirtió en el duque de Biron, que comandó las fuerzas de la convención en las guerras de Vendée. ¡Qué pena! El barón de Besenval, el mendaz y cínico revelador de la corrupción en la alta sociedad, una mosca zumbando alrededor de las puerilidades de la vieja monarquía moribunda, este tedioso barón, comprometido por los negocios de la Bastilla, fue salvado por M. Necker y Mirabeau sólo porque él era suizo. ¡Qué cosa miserable! ¿Por qué esos hombres se habían involucrado en tales eventos? A medida que la Revolución crecía, abandonó con desdén a estos frívolos apóstatas del trono. Había necesitado sus vicios y ahora necesitaba sus cabezas. Ninguna sangre estaba por encima del desprecio, ni siquiera la sangre de Madame du Barry.

De Memorias de Beyond the Grave: 1768–1800, de François-René de Chateaubriand, traducido por Alex Andriesse. Publicado con permiso de NYRB Classics.

François-René de Chateaubriand (1768-1848) fue un escritor, historiador y diplomático, y es considerado uno de los primeros autores románticos de Francia.

Alex Andriesse es escritor y traductor. Vive en Holanda.


1911 Encyclopædia Britannica / Gouvion Saint-Cyr, Laurent, Marqués de

GOUVION SAINT-CYR, LAURENT, Marqués de (1764-1830), mariscal francés, nació en Toul el 13 de abril de 1764. A los dieciocho años se trasladó a Roma con el fin de proseguir el estudio de la pintura, pero aunque continuó sus estudios artísticos después A su regreso a París en 1784, nunca adoptó definitivamente la profesión de pintor. En 1792 fue elegido capitán en un batallón de voluntarios y sirvió en el estado mayor del general Custine. La promoción siguió rápidamente, y en el transcurso de dos años se había convertido en general de división. En 1796 comandó la división central del ejército de Moreau en la campaña del Rin, y con frialdad y sagacidad lo ayudó enormemente en la célebre retirada de Baviera al Rin. En 1798 sucedió a Masséna al mando del "ejército de Italia". Al año siguiente comandó el ala izquierda del ejército de Jourdan en Alemania, pero cuando a Jourdan lo sucedió Masséna, se unió al ejército de Moreau en Italia, donde se distinguió frente a las grandes dificultades que siguieron a la derrota de Novi. Cuando Moreau, en 1800, fue nombrado al mando del ejército del Rin, Gouvion St-Cyr fue nombrado su principal lugarteniente, y el 9 de mayo obtuvo una victoria sobre el general Kray en Biberach. Sin embargo, no estaba en buenos términos con su comandante y se retiró a Francia después de las primeras operaciones de la campaña. En 1801 fue enviado a España para comandar el ejército destinado a la invasión de Portugal, y fue nombrado gran oficial de la Legión de Honor. Cuando poco después se concluyó un tratado de paz con Portugal, sucedió a Lucien Bonaparte como embajador en Madrid. En 1803 fue designado al mando de un cuerpo de ejército en Italia, en 1805 sirvió con distinción bajo Masséna y en 1806 participó en la campaña en el sur de Italia. Participó en las campañas prusianas y polacas de 1807, y en 1808, año en el que fue hecho conde, comandó un cuerpo de ejército en Cataluña pero, no queriendo cumplir con ciertas órdenes que recibió de París (para lo cual ver Omán , Guerra peninsular, vol. iii.), renunció a su mando y permaneció en desgracia hasta 1811. Todavía era un general de división, habiendo sido excluido de la primera lista de mariscales debido a su acción al negarse a influir en las tropas a favor del establecimiento del Imperio. . En la apertura de la campaña rusa recibió el mando de un cuerpo de ejército, y el 18 de agosto de 1812 obtuvo una victoria sobre los rusos en Polotsk, en reconocimiento de lo cual fue nombrado mariscal de Francia. Recibió una herida severa en una de las acciones durante la retirada general. St-Cyr se distinguió en la batalla de Dresde (26-27 de agosto de 1813), y en la defensa de ese lugar contra los aliados después de la batalla de Leipzig, capitulando solo el 11 de noviembre, cuando Napoleón se había retirado al Rin. . Con la restauración de los Borbones fue creado par de Francia y en julio de 1815 fue nombrado ministro de Guerra, pero renunció a su cargo en noviembre siguiente. En junio de 1817 fue nombrado ministro de Marina, y en septiembre siguiente reasumió nuevamente las funciones de ministro de Guerra, que continuó desempeñando hasta noviembre de 1819. Durante este tiempo llevó a cabo muchas reformas, particularmente en lo que respecta a las medidas tendientes a convertir al ejército en un fuerza nacional en lugar de dinástica. He exerted himself also to safeguard the rights of the old soldiers of the Empire, organized the general staff and revised the code of military law and the pension regulations. He was made a marquess in 1817. He died at Hyéres (Var) on the 17th of March 1830: Gouvion St-Cyr would doubtless have obtained better opportunities of acquiring distinction had he shown himself more blindly devoted to the interests of Napoleon, but, Napoleon paid him the high compliment of referring to his "military genius," and entrusted him with independent commands in secondary theatres of war. It is doubtful, however, if he possessed energy commensurate with his skill, and in Napoleon's modern conception of war, as three parts moral to one technical, there was more need for the services of a bold leader of troops whose “doctrine”-to use the modern phrase-predisposed him to self-sacrificing and vigorous action, than for a savanl in the art of war of the type of St-Cyr. Contemporary opinion, as reflected by Marbot, did justice to his "commanding talents," but remarked the indolence which was the outward sign of the vague complexity of a mind that had passed beyond the simplicity of mediocrity without attaining the simplicity of genius.

He was the author of the following works, all of the highest value: Journal des operations de l'armée de Catalogne en 1808 et 1809 (Paris, 1821) Mémoires sur les champagnes des armées de Rhin et de Rhin-et-Moselle de 1794 à 1797 (Paris, 1829) and Mémoires pour servir d l'histoire militaire sous le Directoire, le Consulat, et l'Empire (1831).


Census records can tell you a lot of little known facts about your Gouvion Saint Cyr ancestors, such as occupation. La ocupación puede informarle sobre el estado social y económico de su antepasado.

There are 3,000 census records available for the last name Gouvion Saint Cyr. Like a window into their day-to-day life, Gouvion Saint Cyr census records can tell you where and how your ancestors worked, their level of education, veteran status, and more.

There are 642 immigration records available for the last name Gouvion Saint Cyr. Passenger lists are your ticket to knowing when your ancestors arrived in the USA, and how they made the journey - from the ship name to ports of arrival and departure.

There are 1,000 military records available for the last name Gouvion Saint Cyr. For the veterans among your Gouvion Saint Cyr ancestors, military collections provide insights into where and when they served, and even physical descriptions.

There are 3,000 census records available for the last name Gouvion Saint Cyr. Like a window into their day-to-day life, Gouvion Saint Cyr census records can tell you where and how your ancestors worked, their level of education, veteran status, and more.

There are 642 immigration records available for the last name Gouvion Saint Cyr. Passenger lists are your ticket to knowing when your ancestors arrived in the USA, and how they made the journey - from the ship name to ports of arrival and departure.

There are 1,000 military records available for the last name Gouvion Saint Cyr. For the veterans among your Gouvion Saint Cyr ancestors, military collections provide insights into where and when they served, and even physical descriptions.


The northern flank, Polotzk &mdash the finale

Since the first battle at Polotzk on 18 August, action had been limited to patrolling and skirmishing. The town itself was mainly constructed of wood, which was used to build huts, feed the fires and to build defence works to the north of the town. By October, much of the place had simply disappeared. Abraham Rosselet, 1 recorded that:

General Prince Ludwig Adolph Peter von Wittgenstein, commander of the 1st Russian Independent Corps, which operated against the II and VI Corps of the Grande Armée around Polotzk. He was from a Westphalian family. In 1813 he commanded the allies at the battle of Bautzen on 20&mdash21 May, where he was defeated he then resigned and reverted to commanding a corps. At his throat is the Austrian Order of Maria Theresia. Author&rsquos collection.

Le camp était assis dans la plaine en avant de cette place. Le camp était plutot un village on s&lsquoy était établi dans de fortes et bonnes baraques, construi de manière a se garantir du froid, car on comptait y passer l&rsquohiver.[The camp was on the plain in front of the place. The camp was a real town, made up of fine, strong huts, constructed as to be warm because we expected to overwinter there.]

The deadly fever and typhus continued to rage. In the four &lsquohospitals&rsquo, 2 which the allies had built on the banks of the Dwina, there died about 100-150 men each day. As there were not enough men to bury the corpses, they were just thrown out of the windows into the river. As the river provided the drinking, cooking and washing water, the high mortality rate is scarcely to be wondered at.

Due to the absence of regular food supplies, the men were reduced to eating anything that they could find. Cowskins were cut into narrow strips and boiled, toads and frogs were fried, old fish, cats and dogs, herbs and mushrooms, animal entrails, offal and blood - it all went into the pot. Each corps was allocated an area from which to obtain its rations and fodder that of the VI Corps lay between Uschatz and the village of Plissa. By this means, regular supplies of bread - even if only at half-ration level &mdash were enjoyed for the next two months. By early September there was no more grain or bread to be found. The total absence of cavalry much reduced the effectiveness of these operations.

On 3 September a courier arrived from Imperial headquarters bearing promotion for Gouvion Saint-Cyr to marshal. General von Deroy was created a count of the Empire, and eighty crosses of the Legion of Honour were distributed to officers and forty to NCOs and men.

The musicians of the 2nd, 3rd and 4th Swiss Regiments all fell ill and were sent back to the &lsquohospitals&rsquo in Kowno. As it was impossible to give them any money for this journey, few reached Kowno, and those who did, died there.

The VI Corps melted rapidly away. On 15 June 1812 it had 25,105 men by 15 September this had shrunk to 7,814 and by 15 October it was down to 2,607. Indeed, Saint-Cyr gives the figure of 1,823 Bavarians present and fit for duty at the start of the second battle of Polotzk. The four Swiss regiments fared little better in mid-September, the 1st Regiment had 864 men, the 2nd 983, the 3rd 314 and the 4th 664 a total of 3,025. These figures are without the foraging detachments.

There is a major question to be asked about Napoleon&rsquos management of his assets here. We are told repeatedly that he was able to reel off the parade states of his corps at will, with no reference to any documents. He knew how many men were available, where and when. If the men at Polotzk were dying at the steady rate of 100 each day, any fool could calculate that the 22,000 men of the II Corps and the 20,000 of the VI Corps, left after the first battle of Polotzk, would dwindle away to nothing within a finite time. So what went wrong in the fabled French high command? Was Saint-Cyr not rendering true parade states to the Emperor? Was Berthier falsifying the figures? Si es así, ¿por qué? Why did Napoleon let two corps just sit in a poisonous trap and waste away? Why did Saint-Cyr just sit there and watch his command vanish? Why did he not pull back some miles and leave the miasma to the Russians?

Karl Philipp Wrede, Commander, 20th Division, then of the VI (Bavarian) Corps

Born on 29 April 1767 in Heidelberg, son of the Regierungsrat of Heidelberg, Ferdinand Joseph Reichsfreiherr von Wrede and his wife Katharina, Wrede studied law and in 1792 became the Commissar of the Palatinate with the Austrian Corps of FZM Fuerst Hohenlohe at Schwetzingen. In 1793 he was Oberlandeskommissar (Senior Commissar) with the Austrian army under Wurmser on the Upper Rhine.

On 18 June 1794 he was appointed titular colonel in the Bavarian General Staff in this capacity he took part in all campaigns on the Rhine and was sent on special mission to the Duke of Brunswick with the Prussian army. He was then appointed Senior War Commissar in Rheinland Palatinate, before becoming colonel in the general staff with seniority from June 1794. He commanded a battalion in the campaign against France and was distinguished on several occasions. In December 1799 he was awarded the Military Medal.

Between 1800 and 1806 Wrede was involved in numerous actions, and he was awarded the Grand Cross of the Order of Maximilian Joseph for his services, along with the Grand Cross of the Legion d&rsquoHonneur. In 1809, after further distinguished military efforts, Napoleon created Wrede a count.

Como General der Kavallerie, Wrede commanded the 2nd Bavarian Division in the VI (Bavarian) Corps in Russia in 1812. They fought at Polotzk after Deroy&rsquos death, Wrede took command of his division as well. On 25 June 1813 Wrede was awarded the Grand Cross of the Military Medal. In July 1813 he commanded a 20,000 strong corps after the signature of the Treaty of Ried Bavaria joined the allies against Napoleon. He fought Napoleon at Hanau and was wounded on the second day. He was defeated in this battle, largely due to the fact that his dispositions were tactically stupid and he had &lsquoforgotten&rsquo his artillery park. Despite this, on 9 November he was showered with further honours.

In 1817, after further commands in the army, and following the fall of Graf Monteglas from the Bavarian government, Wrede took his place and did much work on the constitution of 1818. At the opening of the Chamber in that year, he was appointed to be its President. On 26 September 1822 he was appointed Minister for the Army. In 1826, while in St Petersburg on a diplomatic mission, he was presented with the Order of St Andrew in diamonds. On 29 April 1831 he was appointed colonel-in-chief of the 9th Line Infantry Regiment. He died on 12 December 1838 in Ellingen.

The final scene (without the enemy doing anything to hasten things along) would see Saint-Cyr and his ADCs, well provided with food and drink, sitting alone on the banks of the Dwina, surrounded by the 50,000 corpses that had once been their army.

But the enemy were not content to let nature take its course.

French communications from Moscow to Polotzk had broken down due to partisan activity Saint-Cyr received his news from Maret in Wilna. The Russian General Count F.F. Steinheil now advanced south from Riga with his Finland Corps of 12,000 infantry, 1,250 cavalry and fifty-two guns to reinforce Wittgenstein. Together with local militia formations and this new corps, the latter could concentrate some 40,000 men. To oppose them, Saint-Cyr had only just over 20,000 weak, sickly, starving and demoralised men.

The stage was set for a showdown. Preliminary action opened on 14 October, when Wittgenstein attacked the II Corps right wing at Sirotino.

The 2nd Battle of Polotzk, 18&mdash20 October. A drawn battle between Oudinot and Gouvion Saint-Cyr (II and VI Corps), and Wittgenstein&rsquos I Corps and Steinhiel&rsquos Finland Corps. The Franco-Bavarians could bring 23,000 men and 140 guns into line for this battle Wittgenstein had 31,000 regulars, 9,000 militia and 136 guns.

This action coincided with the Russian surprise attack on Murat at Tarutino and was obviously well coordinated. Since the first battle in August, the wooden buildings in the town had been dismantled to provide materials for the bivouac huts of the troops and the various fortifications on the periphery of Polotzk.

There had been little action by either side in the intervening weeks. But now General Steinheil&rsquos Corps of Finland (6th, 21st and 25th Divisions and the 27th Cavalry Brigade) had come south to reinforce Wittgenstein and the combined force mounted an assault on the right wing of II Corps at Sirotino on 14 October. The advanced French and Bavarians withdrew on Polotzk with only slight loss.

Some of the VI Corps had been detached to occupy a bridgehead at Strunja, two hours march upstream from the town. On 18 October the assault began all along the line the 2nd Swiss Regiment particularly distinguished themselves this day, losing their commander and twenty-three other officers in combat. General von Wrede, commanding in Redoubt Nr 2, had the guns moved out into the open ground so that they could rake an advancing Russian column with canister the attack was beaten off. The combat was broken off at six o&rsquoclock that evening.

Next day, the Russians commenced a great bombardment of the defences of the town and also attacked the Strunja bridgehead. Outflanking moves began to wrap around Polotzk. That night, Marshal St-Cyr evacuated that part of the town on the right bank of the river, broke the bridges and began his withdrawal to the south west to Arekowka.

Laurent Gouvion Saint-Cyr, Commander, VI Corps

Born in 1764 as the son of a butcher in Toul, Saint-Cyr adopted the surname Gouvion after his mother deserted her family while he was a baby. He studied art and tried to become an actor before entering French military service in 1792. He was defeated in the clash at La Grisuelle near Maubourg that year, but within two years he had risen to the rank of General de Division. In the 1796 campaign, he was initially commander of the two divisions of the left wing of Moreau&rsquos Armée de Rhin et Moselle. Later, he commanded the centre. Due to his cold, introverted, unsociable manner, he was quickly dubbed &lsquole hibou&rsquo &mdash the owl. He was an honest, principled man who despised his looting comrades, particularly the rapacious Massena, whom he had succeeded in 1798 as commander of the Armée de Naples. In 1799 he served initially in Italy in Joubert&rsquos army, which was defeated by the Austro-Russians at Novi on 15 August. He was then transferred to Holland, where he commanded the 1st Division of the French corps fighting the Anglo-Russian invasion. He then moved to southern Germany to serve under Moreau again in the Armée du Danube.

Laurent Gouvion Saint-Cyr, commander of the VI (Bavarian) Corps in 1812. He was to receive his marshal&rsquos baton for the first battle of Polotzk. He was wounded in the second battle there on 18 October. In 1813 he commanded the XIV Corps and capitulated in Dresden.

He then fell out with Moreau and was relieved of his command. From 1801-1803 Gouvion Saint-Cyr was ambassador to Madrid, and then to the court at Naples until 1805. He was apolitical and thus mistrusted by Napoleon, particularly as he refused to sign the proclamation supporting the latter&rsquos elevation to emperor. Not surprisingly, he was excluded from the first marshalate. In August 1808 he was appointed commander of the French troops in Catalonia. He was recalled for failing to capture Girona in August of that year. In 1812 he was given command of the VI (Bavarian) Corps in the invasion of Russia and rendered excellent service on Napoleon&rsquos northern flank.

Gouvion Saint-Cyr was wounded on 18 August in the 1st battle of Polotzk. For this, he at last received his marshal&rsquos baton, nine days later. He was badly wounded in the foot at the second battle of Polotzk on 18 October and had to give up command of his corps.

In 1813 he was appointed commander of XIV Corps, fought at Dresden on 26 and 27 August, and was commander in that city during the siege. He was captured when Dresden fell on 11 November 1813. After the Bourbon restoration, he continued to serve and refused to support Napoleon during the Hundred Days. In July 1815 he was appointed Minister for War, but was forced out of office by ultra-royalist intrigues the following September. His attempts to gain clemency for Ney were unsuccessful.

In June 1817 he was appointed Minister for the Marine, and two months later he was reinstated as Minister for War. By this point, he had been ennobled as a marquis. His reforms were very beneficial for the French army, but he resigned in 1819 to devote his time to his family, agriculture and writing. His military talents were recognised, even by his enemies, and his control of troops on the battlefield was thought to be exceptional.

The last allied troops to leave Polotzk were Swiss, and they had to cross the river in barges. The wounded and sick in the Jesuit Monastery were abandoned to the Russians. Losses in the three day battle were 9,000 for the allies (including 2,000 captured) and 12,000 for the Russians, whose infantry had suffered terribly from close range artillery as they repeatedly assaulted the town.

But while Russian losses could be replaced with increasing ease, the allies just dwindled away. On 23 October, Saint-Cyr (who had been wounded in the foot on 18 October) felt himself &lsquono longer able to exercise command of the army&rsquo and handed over to General Count Claude-Juste-Alexandre Legrand, previously commander of the 6th Division. His chief of staff, Colonel Laurencez, sent a message to inform General von Wrede:

As Marshal Saint-Cyr can no longer exercise active command, he has delegated this to General Legrand. I already had the honour to inform Your Excellency of this, but it seems that the despatch did not arrive. The marshal requests you to consider yourself as reporting to General Legrand in all service respects, and to send the 7e Cuirassier-Regiment back to him tomorrow.

This must have been the last straw for Wrede. To be asked to place himself (and what little remained of the once-proud Bavarian army) under the command of a junior general was a calculated insult. He ignored the letter and took his own route out of Russia.

The subsequent retreat of VI Corps went through Kublitschi to Puichna, then westwards to Dogschitzi, which was reached on 27 October. Wittgenstein now abandoned the chase of the Bavarians to follow the remnants of Legrand&rsquos II Corps south east through Lepel and Tscheria, towards the Beresina.

There was to be one more misfortune to befall the hapless Bavarians. As the battalions were now so weak, all twenty-two regimental colours were packed into a treasury wagon and sent back to Uschatz with the artillery convoy. Unhappily, this convoy fell into Russian hands on 25 October.

So the conflicts on the northern flank ended.

Wrede led the VI Corps to join up with Marshal Ney on the River Niemen in mid-December.

Swiss Lieutenant-Colonel in 9th Division, II Corps.

There were no medical staff, no medicines, no bandages.

Malojaroslawetz, 24 October. Eugen&rsquos IV Corps spearheaded Napoleon&rsquos attempt to break through to the unspoiled country of the Ukraine in which to retreat to the west. His opponent was Dochtorov&rsquos VI Corps. French losses were 6,000 the Russians lost 8,000, but Napoleon gave up his thrust to the south and turned back onto his ruined advance route through Smolensk. This is a Blackwood map.


Encyclopædia Britannica, Ninth Edition/Laurent, Marquis de Gouvion Saint Cyr

​ GOUVION SAINT CYR, Laurent, Marquis de (1764- 1830), a French marshal, was born at Toul, 13th April 1764. At the age of eighteen he went to Rome with the view of prosecuting the study of painting, but, although he continued his artistic studies after his return to Paris in 1784, he never definitely adopted the profession of a painter. In 1792 he was chosen a captain in the chasseurs repiilli- cains, and served on the staff of General Custine. His pro motion rapidly followed, and in the course of two years he had become a general of division. In 1796 he commanded the centre division of Moreau s army in the campaign of the Rhine, and by coolness and sagacity greatly aided him in his brilliant defence against superior numbers, and in his subsequent celebrated retreat. In 1798 he was appointed to the command of the army of Italy, the officers of which had revolted against their general Massena, and he was speedily successful in obtaining the complete re- establishment of discipline. In the following year he com manded the left wing of Jourdan s army in Germany but when Jourdan was succeeded by Massena, he joined the army of Moreau in Italy, where, in face of great difficulties, he was not only completely successful in his defensive tactics, but gained, on the 13th December, an important victory at Albano. When Moreau, in 1800, was appointed to the command of the army of the Rhine, Gouvion St Cyr was named his first lieutenant, and on the 9th May gained a victory over General Krayat Biberach. In 1801 he was sent to Spain to command the army intended for the inva sion of Portugal, and was named grand officer of the legion of honour. When a treaty of peace was shortly afterwards concluded with Portugal, he succeeded Lucien Bonaparte as ambassador at Madrid. In 1803 he was appointed to the command of an army corps in Italy, and he gained in 1805 a victory over the Austrians at Castel Franco. He took | part in the Prussian and Polish campaigns of 1807, and in 1808 he commanded an army corps with some success in Catalonia but, not wishing to comply with certain orders he received from Paris, he resigned his command, and remained in disgrace till 1811. On the opening of the Russian campaign he received command of the 6th army corps, and on the 7th August 1812 obtained a victory over the Russians at Polosk, in recognition of which he was created a marshal of France. He distinguished himself at the battle of Dresden, 26th and 27th August 1813, but, after a stubborn resistance, capitulated there to the allies on the llth November following, and remained for some time a prisoner in Hungary. On the restoration of the Bourbons he was created a peer of France, and in July 1815 was appointed war minister, but resigned his office in the November following. In June 1817 he was appointed minister of marine, and in September following again re ​ sumed the duties of war minister, which he continued to discharge till November 1819. He died 17th March 1830. Gouviou St Cyr was a prudent and cautious rather than a brilliant general, but he would doubtless have obtained better opportunities of acquiring distinction had he shown himself more blindly devoted to the interests of Napoleon.

He is the author of the following works : Journal dcs operations de I armee do Catalogue en 1808 e^ 1809, Paris, 1821 Memoircs stir les Campagnes dcs annees de lihin et de JKhin-et-Mosclle de 1794 a 1797, Paris, 1829 and Memoircs pour servir a I histoiie militaire sous le Dircdoire, le Consnlat, et V Empire, 1831. See Gay de Vernon s Vic de Gotivion Saint-Cyr, 1857.


Ver el vídeo: Napoleons Marshals: Pérignon, Brune, Sérurier, Kellermann, Grouchy, Moncey, Poniatowski, Jourdan. (Octubre 2021).