Podcasts de historia

¿Dónde puedo encontrar información sobre los orfanatos para niños mixtos en la Alemania nazi?

¿Dónde puedo encontrar información sobre los orfanatos para niños mixtos en la Alemania nazi?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

No puedo recordar cómo se llamaron y, como resultado, no puedo encontrar información básica sobre ellos. Por lo que recuerdo, trajeron a un grupo de mujeres de territorios ocupados por la Alemania nazi para realizar trabajos económicos, a menudo domésticos. Varias de ellas quedaron embarazadas y casi todos sus hijos fueron colocados en orfanatos muy negligentes por parte del estado. Quiero decir que hubo decenas de miles de esos niños.

¿Alguien tiene más información sobre esos orfanatos?

Gracias por adelantado.


Está preguntando sobre "Ausländerkinder-Pflegestätte", aunque se han utilizado muchos otros términos. Las Pflegestätten se establecieron después de un decreto de Heinrich Himmler en 1943.

Los niños fueron separados, poco después del nacimiento, de sus madres para que las madres pudieran regresar a su trabajo forzoso. Los bebés se mantendrían en pésimas condiciones con desnutrición sistemática (solo un cuarto de litro de leche al día) y abandono. Se estima que entre 100.000 y 200.000 niños murieron en los llamados Pflegestätten.

Los Pflegestätten se mantuvieron en un caos organizativo con responsabilidades poco claras. De esta manera cumplieron el rol de asesinar sistemáticamente a niños, sin que nadie tuviera que dar órdenes explícitas al efecto. Los llamados Pflegestätten no eran secretos, los vecinos, etc. debían saber lo que estaba sucediendo.

Todo esto se basa en la página de wikipedia alemana anterior. Este documento tiene un capítulo en inglés sobre hijos de trabajadores forzosos.


Descubriendo la verdad

La historia se encuentra con el horror: Allen M. Hornblum, que escribió Against Their Will con dos coautores, se encuentra frente al Hogar de Huérfanos de San Vicente en Tacony. En 1907, se utilizaron más de 100 niños para las pruebas de diagnóstico en la instalación. MARIA POUCHNIKOVA / TIMES FOTOS

En 1947, el mundo vio cómo 23 médicos alemanes fueron juzgados por monstruosos experimentos médicos en seres humanos durante la Segunda Guerra Mundial. Fueron declarados culpables de torturar a los prisioneros de los campos de concentración sumergiéndolos en agua helada, inyectándolos con peste, colocándolos en cámaras de vacío y obligándolos a tragar agua de mar.

Siete de los médicos fueron condenados a la horca, otros recibieron largas penas de prisión y los estadounidenses estaban horrorizados por sus crímenes.

Simplemente no sabían, o tal vez simplemente no les importaba, que los médicos aquí mismo en los Estados Unidos también estaban usando "voluntarios" involuntarios en sus búsquedas de medicamentos maravillosos y curas milagrosas, inyectándolos con enfermedades, contaminando su comida y exponiendo ellos a las enfermedades.

Sus sujetos de prueba eran niños. Los médicos habían estado experimentando con ellos durante décadas, no tanto en secreto, sino fuera de la vista del público.

Esa es la afirmación en Against Their Will: The Secret History of Medical Experimentation on Children in Cold War America, un nuevo libro del residente del noreste de Filadelfia Allen M. Hornblum y dos coautores, la profesora de Penn State Judith L.Newman y el escritor de temas médicos Gregory J. Dober. Vimos el mal en el extranjero, pero no en casa, escribieron.

"Pocos, si es que alguno, contemplarían por qué vimos tan claramente una multitud de vicios que ocurrieron en el establecimiento médico de la Alemania nazi durante la década de 1940, pero hicimos la vista gorda ante nuestros propios pecados en el uso de poblaciones vulnerables como sujetos de prueba", informaron.

Against Their Will, publicado el 25 de junio por Palgrave Macmillan, es parte historia y parte historia de terror. Es una historia bien contada, pero de ninguna manera agradable.

“Me indigna”, dijo Hornblum durante una entrevista telefónica el 22 de agosto.

Es impactante descubrir cuán bajos estarían los médicos. Incluso algunos de los santos de la medicina moderna utilizaron a los niños como sujetos de prueba, escribieron los autores. Y utilizaron niños aislados en instituciones debido a discapacidades físicas o mentales.

Simplemente porque estaban aislados de la sociedad. Eran convenientes, disponibles y baratos. Y, lo que es más importante, no parece que mucha gente se preocupe por ellos.

"Los médicos habían descubierto un uso para los que estaban encerrados en instituciones estatales", escribieron los autores. "Los niños, mudos, inconscientes y desesperados por afecto, se convertirían cada vez más en las tropas de primera línea en la búsqueda de la comunidad médica para mejorar el mundo".

Against Their Will contiene capítulo tras capítulo de relatos de experimentación con niños.

Por ejemplo, en el Hogar de Huérfanos St. Vincent, administrado por católicos, en Tacony, se utilizó a más de 100 niños menores de 8 años en 1907 para una serie de pruebas de diagnóstico en las que se les colocó una fórmula de tuberculina en los ojos. Walter Reed, el médico famoso por rastrear la fiebre amarilla hasta los mosquitos, utilizó a niños de orfanatos de Nueva York para estudiar las vacunas contra la viruela.

Y Jonas Salk utilizó a niños de instituciones de Pensilvania para probar la vacuna contra la polio.

"Salk estuvo trabajando durante años para prevenir la polio", dijo Hornblum el 22 de agosto. "Necesitaba una población de prueba".

Lo encontró en “instituciones que se consideraba que albergan humanos dañados y defectuosos”, dijo Hornblum. "Si iba a hacer algo que era riesgoso ... lo haría con personas que se cree que tienen menos valor ... para que usted, el investigador, tenga menos probabilidades de enfrentar comentarios negativos ... y menos probabilidades de enfrentar una demanda".

Además, dijo Hornblum, "los niños en los orfanatos no tienen derechos".

Dichas prácticas se llevaron a cabo en todo el país y eran bien conocidas en la comunidad médica, afirmaron los autores. Pocos médicos se pronunciaron en contra de la práctica.

Esta no es la primera exposición de Hornblum sobre los excesos de la investigación médica. En Acres of Skin, el residente de Oxford Circle examinó cómo se utilizaba en experimentos a los presos de la prisión de Holmesburg.

Hornblum dijo que encontró "asombrosa" la indignación del público por el juicio de Jerry Sandusky, en el que el ex entrenador asistente de fútbol de Penn State fue condenado por abusar sexualmente de niños, "mientras escribía un libro sobre la mayor parte del siglo XX en el que se usado y abusado."

Se les consideraba restos flotantes y desechos de la sociedad y "a nadie le importaban un carajo".

La experimentación con niños se mencionó en artículos de revistas médicas, dijo Hornblum. “Los médicos lo leyeron y no les molestó ni les molestó. … Fue la cultura de la investigación ”.

A principios del siglo XX, dijo Hornblum, la aceptación de la experimentación médica en niños institucionalizados fue el resultado de una combinación de glorificación pública de los médicos y su investigación, sobre la mejora de la humanidad y la creencia de que las personas con discapacidades mentales eran una carga que la sociedad no debería tener que soportar. .

"Abrí el libro con esta tormenta perfecta que se desarrolló", dijo Hornblum.

A principios del siglo pasado, los libros estaban alabando a los médicos por sus éxitos contra las enfermedades, dijo. Luego estaba la eugenesia, una teoría desarrollada a fines del siglo XIX según la cual la humanidad podría moldearse científicamente controlando la reproducción y eliminando los malos rasgos, como las discapacidades mentales y físicas.

"Por un lado, estábamos glorificando a los médicos que necesitaban sujetos de prueba y les estaban haciendo cosas muy desagradables a las personas", dijo Hornblum.

Por otro lado, aquellos con esas discapacidades fueron devaluados y deshumanizados, dijo Hornblum. Eran personas que no tenían conexión con sus comunidades y se les consideraba una responsabilidad.

Ponerlos juntos "fue un arreglo que resultó útil para la investigación", dijo.

La ironía es que los médicos nazis practicaban la eugenesia, una teoría desarrollada por médicos estadounidenses, dijo Hornblum. "La eugenesia encaja bien con los nazis", dijo Hornblum. "Acabaron con millones de personas".

El miedo también influyó. A medida que amanecía la Era Atómica, el temor a la guerra nuclear y sus consecuencias provocaron experimentos médicos en los que los sujetos fueron expuestos o inyectados con material radiactivo.

El primer ejemplo que citan los autores es el de un niño institucionalizado llamado Charlie Dyer al que se le ofreció la oportunidad de unirse al "Club de Ciencias" en la Escuela Estatal Fernald en Massachusetts. En la década de 1950, a Dyer y otros niños se les ofrecieron incentivos como salidas especiales para unirse. Pero las ventajas resultaron pocas y distantes entre sí, y Dyer se enteró más tarde de que él y los demás eran parte de experimentos secretos de radiación. Sus desayunos de avena estaban teñidos de leche mezclada con radioisótopos.

Durante los últimos 25 años del siglo XX, los experimentos estuvieron sujetos a comités institucionales de supervisión y revisión. A medida que los médicos, las instituciones y las compañías farmacéuticas se volvieron más conscientes de las limitaciones éticas y los códigos restrictivos, escribieron los autores, los abusos se redujeron, pero no se eliminaron en los Estados Unidos.

Hornblum dijo que no llamaría malvadas a las compañías farmacéuticas, "pero están motivadas principalmente por las ganancias. ... Es importante desde una perspectiva corporativa desarrollar nuevos medicamentos ... No voy a argumentar que es un proceso económico ... [las compañías farmacéuticas] buscan las formas más rápidas, baratas y fáciles de desarrollar sus líneas de productos ".

Por lo tanto, todavía se necesitan sujetos experimentales, y el incentivo de ganancias de encontrar sujetos baratos trasladó las pruebas al extranjero. Los autores dijeron que el 80 por ciento de todas las aprobaciones de medicamentos se basan en parte en datos de investigación acumulados fuera de Estados Unidos.

"Es más barato investigar en el extranjero", escribieron, "donde es más fácil reclutar sujetos de prueba, muchos de ellos creen incorrectamente que están siendo tratados, y donde hay menos probabilidades de que las personas afectadas negativamente busquen asesoría legal".

Y así, continúa la experimentación en sujetos humanos vulnerables.

"El progreso científico y los avances médicos que fomenta es un proceso que todos podemos celebrar", escribieron Hornblum, Newman y Dober, "pero el logro de tales triunfos a espaldas de los niños y otros grupos impotentes hace que su realización sea menos impresionante y digna de elogio . " ••

Las cosas de escribir

Allen M. Hornblum y Judith Newman, dos de los coautores de Against Their Will, hablarán sobre la ética de la investigación médica a las 7 p.m. el miércoles 25 de septiembre en el campus de Abington de Lubert Commons Penn State, 1600 Woodland Ave. Entre los invitados de los autores se encuentran Jonathan Marks, bioético y ex director del Rock Ethics Institute Gordon Shattuck, un ex sujeto de prueba infantil y Karen Alves, hermana de un sujeto de prueba. Para más información visite www.hornblum.com

La historia se encuentra con el horror: Allen M. Hornblum, que escribió Against Their Will con dos coautores, se encuentra frente al Hogar de Huérfanos de San Vicente en Tacony. En 1907, se utilizaron más de 100 niños para las pruebas de diagnóstico en la instalación. MARIA POUCHNIKOVA / TIMES FOTOS


Alemania nazi y Juventud Hitleriana # 8211

A principios de la década de 1920, el partido nazi había establecido un movimiento juvenil dirigido por Kurt Gruber, con el objetivo de atraer a jóvenes que pudieran ser entrenados para convertirse en miembros de las SA (Stormtroopers). El 4 de julio de 1926, el grupo pasó a llamarse Juventudes Hitlerianas, Liga de la Juventud Obrera Alemana y se unió a las SA y lo dirigió.

Las Juventudes Hitlerianas (Hitler Jugend) vestían uniformes y asistieron a reuniones y mítines donde fueron adoctrinados con las opiniones nazis.

Adolf Hitler creía que el apoyo de la juventud era vital para el futuro del tercer Reich y tenía como objetivo, a través del programa de las Juventudes Hitlerianas, producir una generación de fieles partidarios de las opiniones nazis.

Se utilizaron carteles para atraer a más miembros y la membresía aumentó de 5.000 en 1925 a 25.000 en 1930.

Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, otros grupos de jóvenes se fusionaron por la fuerza en las Juventudes Hitlerianas y, a fines de 1933, la membresía era de poco más de 2 millones.

En diciembre de 1936, la membresía de las Juventudes Hitlerianas se volvió virtualmente obligatoria para todos los niños y niñas mayores de 10 años & # 8211 la membresía sólo podía evitarse no pagando cuotas de suscripción, pero este & # 8216loophole & # 8217 se relajó en 1939 y la membresía aumentó a 8 millones de miembros en 1940.

Había grupos separados de las Juventudes Hitlerianas para niños y niñas:

Los niños de 6 y # 8211 de 10 años se unieron a los Little Fellows (Pimpf). Hacían principalmente actividades de tipo deportes al aire libre como caminatas, caminatas y campamentos.

Los niños de 10 y # 8211 13 años se unieron a los jóvenes alemanes (Deutsche Jungvolk). Todavía hacían actividades deportivas, pero tenían un énfasis más militar, como desfilar y marchar, así como leer mapas. También aprendieron sobre las opiniones nazis sobre la pureza racial y el antisemitismo.

Los niños de 14 y 18 años se unieron a las Juventudes Hitlerianas (Hitler Jugend). Estaban preparados para ser soldados realizando actividades militares.

Las niñas de 10 y 14 años se unieron a las Jóvenes Doncellas (Jungmadel), donde se les enseñó buenas prácticas de salud y cómo convertirse en buenas madres y amas de casa. También aprendieron sobre las opiniones nazis sobre la pureza racial y el antisemitismo.

Las niñas de 14 años y 21 se unieron a la Liga de Doncellas Alemanas (Deutscher Madel), donde se prepararon aún más para sus roles como madres de los futuros alemanes.


MLS, MS y MCU de Romani y otros niños jugando en un patio bajo la supervisión de una monja (vestida con el hábito completo) en el orfanato Josefspflege en Mulfingen, Alemania.

Chicas de LS en círculo, jugando un juego ordenado con la monja. Los chicos también. Algunos miran a la cámara. Chicas con coletas trenzadas, moños, batas. Hacinamiento alrededor de la cámara (VQ: un poco más suave). Hora del almuerzo al aire libre. Niños con uniformes azules (mejora el color). CU de caras bonitas, inocentes, felices. Hacen payasadas y compiten por la cámara. Los niños juegan en el patio, llevan zapatos. MCU jugando con mármol a bordo. Recogiendo manzanas de un árbol.


Una guía sobre compensación y elegibilidad para sobrevivientes del Holocausto

Por Sharon Gelbach

A medida que el mundo conmemora el Día Mundial de la Conmemoración del Holocausto, de unos 200.000 supervivientes del Holocausto en Israel y otros 200.000 en todo el mundo, decenas de miles viven en la pobreza, según Aviva Silberman, fundadora de la Asociación Aviv para los Supervivientes del Holocausto.

Silberman dice que esta situación podría aliviarse simplemente ayudándoles a acceder a lo que les llega por ley. & # 8220Los sobrevivientes del Holocausto tienen derecho a varios beneficios y asignaciones de diferentes organizaciones mundiales; sin embargo, a muchos les resulta difícil hacer realidad esos derechos, ya sea por falta de conciencia sobre lo que se les debe o por la incapacidad de navegar por el complejo papeleo, & # 8221 ella dijo.

Los derechos y beneficios que se otorgan a los sobrevivientes se actualizan periódicamente, pero la información relevante no es de libre acceso para todos.

La siguiente es una guía de los principales derechos y beneficios que pueden solicitar los sobrevivientes de todo el mundo.

Beneficios de la conferencia de reclamos

Artículo 2 Fondo: Destinado a los sobrevivientes que pasaron tiempo en los campamentos, guetos, escondidos o que vivían con una identidad falsa y que no reciben un subsidio de salud mensual (& # 8220renta& # 8220) de fondos que se originan en Alemania. Los sobrevivientes reconocidos por la Conferencia de Reclamaciones para este fondo reciben una asignación de € 1539 ($ 1700), una vez cada tres meses.

Nota: en los últimos años, muchas ciudades de Bulgaria y Rumanía han sido reconocidas como guetos. Por lo tanto, muchos sobrevivientes de esas ciudades que no recibieron una asignación en el pasado, ahora son elegibles (Para solicitar este programa (Descargue el formulario).

Fondo de Dificultades: Una subvención única por € 2556 ($ 2800). Este fondo está destinado a sobrevivientes que cumplan los siguientes criterios: 1. No reciben una asignación médica mensual de fondos que se originan en Alemania 2. No recibieron en el pasado una subvención única por verse obligados a llevar la insignia amarilla, la interrupción de sus estudios o la revocación de su libertad y 3. No recibieron pago del Fondo de Compensación para Víctimas del Holocausto (HVCF) y siempre que hayan experimentado al menos una de las siguientes persecuciones: huyeron de la ocupación nazi o vistieron la insignia amarilla, o vivían bajo toque de queda o estaban sujetos a libertades limitadas. Incluso alguien que todavía estaba en el útero en el momento en que su madre sufrió alguna de las persecuciones mencionadas anteriormente, puede ser elegible para la subvención.

Nota: También son elegibles para la subvención los ex ciudadanos de Túnez que sufrieron varias limitaciones bajo el gobierno de Vichy, y que posteriormente sufrieron persecución bajo la ocupación nazi entre octubre de 1940 y mayo de 1943 y los ex ciudadanos de Marruecos y Argelia que sufrieron varias limitaciones bajo el gobierno de Vichy entre julio de 1940 y noviembre de 1942, incluyendo a cualquier persona que estuvo en el útero durante el período mencionado. (Para solicitar este programa, descargue el formulario).

Fondo de niños sobrevivientes: Una subvención única de 2.500 € (2.780 dólares) para los supervivientes nacidos desde el 1 de enero de 1928 hasta el final de las persecuciones en su ubicación, y que fueron perseguidos por ser judíos en los campos o guetos, o que vivían en escondidos, o que asumieron una identidad falsa, durante al menos cuatro meses en áreas bajo ocupación nazi, o 12 meses en países que estaban bajo la influencia alemana.

Nota: Aquellos que vivieron en ciudades recientemente reconocidas como guetos también son elegibles para esta subvención. (Para solicitar este programa, descargue el formulario).

Fondo Kindertransport: una subvención única de € 2.500 ($ 2780), otorgada a partir de enero de 2019, a los sobrevivientes que entre el 9 de noviembre de 1938 y el 1 de septiembre de 1939 eran menores de 21 años y fueron enviados o autorizados para ser enviados, sin su padres, de Alemania o países que fueron ocupados o anexados a Alemania (Austria y partes de Checoslovaquia), a Inglaterra para ser rescatados de la persecución nazi (Para solicitar este programa, descargue el formulario).

Nota: La Conferencia de Reclamaciones opera varios servicios para sobrevivientes del Holocausto en diferentes países del mundo. Para obtener más información sobre los servicios disponibles en su área, comuníquese con la Conferencia de Reclamaciones en P.O. Box 1215, Nueva York, NY 10113. Tel: (646) 536-9100. Correo electrónico: [email & # 160protected]

Beneficios disponibles desde Alemania:

Subsidio de salud (BEG): Hoy en día, ya no es posible enviar solicitudes para este subsidio. Quienes sí lo reciben tienen derecho a una convalecencia anual subvencionada, a excepción de quienes en el pasado hayan firmado una renuncia a este beneficio o aquellos cuya condición médica no les permita la convalecencia según los criterios decididos por Alemania.

Fondo de Compensación Alemán para el Trabajo en el Ghetto (BADV): una subvención única de 2000 € (2780 dólares) del gobierno alemán. Destinado a aquellos que se mantuvieron en un gueto abierto o cerrado (de la lista de guetos reconocidos por Alemania), que estaba bajo el dominio alemán o en un área anexada por Alemania o en un área bajo influencia alemana, y que realizaron no forzado labor. Recomendamos que los sobrevivientes que hayan recibido esta subvención única pero que no hayan solicitado la asignación social mensual ZRBG por trabajo no forzado realizado en el gueto, presenten una reclamación por esta asignación. Para obtener la lista de guetos reconocidos a los efectos de esta asignación, presione Descargar. (Para solicitar este programa, descargue el formulario).

Para obtener más información o enviar formularios, comuníquese con:

Bundesamt für zentrale Dienste und offene Vermögensfragen
Anillo DGZ 12
13086 Berlín

Bundesamt für zentrale Dienste und offene Vermögensfragen

Tel: +49 30 187030-0

Fax: +49 30 187030-1140

Asignación social por trabajo realizado en gueto (ZRBG): Esta es una asignación social de Alemania basada en (entre otras cosas) la edad y el tiempo pasado en un gueto. Los sobrevivientes del Holocausto pueden ser elegibles para este subsidio con la condición de que fueron mantenidos en un gueto cerrado o abierto bajo el dominio alemán o la anexión alemana, o en un área bajo influencia alemana, de la lista de guetos reconocidos por Alemania y que realizaron trabajo no forzado en el gueto y recibió una compensación por este trabajo (incluso una compensación simbólica, e incluso si esos fondos se transfirieron al Judenrat). En otras palabras, si hubiera algún grado de elección con respecto al & # 8220if & # 8221 y & # 8220 cómo & # 8221 de la mano de obra, esto equivale a no forzado trabajo, hecho por elección. Ejemplos de este tipo de trabajo: trabajos de cocina, trabajos de limpieza, trabajos administrativos, trabajos de fábrica, entrega de paquetes, cuidado de niños o ancianos, etc. Se considera que quienes trabajaron bajo amenaza de violencia o a punta de pistola forzado mano de obra y, por lo tanto, no son elegibles para este subsidio.

Nota: La lista de guetos se actualiza periódicamente. En 2019, por ejemplo, muchas ciudades rumanas fueron reconocidas como guetos y se agregaron a la lista. Por lo tanto, muchos sobrevivientes que anteriormente no eran elegibles para esta asignación ahora puede ser elegible nuevamente para ello, así como para la subvención única para trabajar en el gueto (BADV). Para obtener la lista de guetos reconocidos, presione Descargar.

Dado que este pago es en realidad una forma de seguro nacional alemán, una condición previa para ser elegible es cumplir con los criterios del período mínimo de calificación para este seguro. Este período puede basarse en los criterios establecidos por el seguro nacional alemán, el seguro alternativo o el seguro nacional en países que tienen un tratado firmado con Alemania.

Recomendamos que quienes presenten solicitudes para este subsidio incluyan documentos adicionales, como la confirmación del recibo de cualquier otro subsidio compensatorio relacionado con el Holocausto, documentos que certifiquen el tiempo pasado en un gueto, etc. Además del formulario de solicitud para este subsidio (Descargar ) otros documentos necesarios incluyen un formulario de Certificado de Vida (Descargar), así como un documento con el solicitante y los datos bancarios # 8217s (Descargar)

Para obtener más información o enviar formularios, comuníquese con:

DRV DUSSELDORF

Königsallee 71
40215 Düsseldorf

Ruhrstraße 2, 10709 Berlín

Tel: +49 30 8650

Fax: +49 30 865 27240

Compensación de Francia

Compensación para los huérfanos de Francia: una subvención única del gobierno francés por alrededor de € 31,000 ($ 34,500) o un estipendio mensual de por vida por alrededor de € 600 ($ 670). Para ser elegible para estos fondos: uno de los padres sobrevivientes y # 8217 debe haber sido expulsado de Francia como resultado de la persecución antisemita durante la ocupación nazi, y ese padre debe haber muerto en el curso de la expulsión o muerto dentro de Francia como un consecuencia de la persecución. El sobreviviente debe haber tenido 21 años o menos en el momento en que expulsaron a su padre. Para enviar solicitudes de compensación de Francia, solicítelo en la Embajada de Francia local.

Compensación de Holanda

Una subvención única de la compañía ferroviaria holandesa. La compañía ferroviaria holandesa proporciona a los sobrevivientes / familiares del Holocausto que fueron transportados en trenes holandeses a un campo de concentración con una subvención única de 15.000 € (16.685 dólares) por superviviente, y entre 5.000 € (5.560 dólares) y 7.500 € (8300 dólares) en el evento. que el sobreviviente ya falleció, y el pago se transferirá a la viuda o huérfanos.

Nota: Las solicitudes para esta compensación solo se pueden presentar hasta el 5 de julio de 2020.

Consulte el sitio web para obtener toda la información relacionada con los planes de compensación, incluido cómo enviar solicitudes en línea: https://commissietegemoetkomingns.nl/en/faq

Para consultas telefónicas sobre el proceso de solicitud: 887926250 (0) 31+

Para obtener ayuda con las solicitudes en línea, llame a las siguientes organizaciones:

Stichting Pelita: +31 (0) 883305111

Para obtener información adicional, envíe un correo electrónico a:

prensa aquí para descargar formularios de solicitud del comité que se ocupa de estos reclamos.

La información actualizada y confiable para este programa de compensación se toma del sitio web del comité que se ocupa de estos reclamos.

Nueva elegibilidad para sobrevivientes rumanos

Pocos son conscientes de que en julio de 2019, los sobrevivientes del Holocausto de Rumania pasaron a ser elegibles para una compensación después de que Alemania reconoció 20 ciudades rumanas como guetos (ver la lista a continuación). En consecuencia, miles de sobrevivientes que pasaron un tiempo en guetos en Rumania y que ahora viven en varios países de todo el mundo se volvieron elegibles para recibir beneficios que cambian la vida.

La abogada Aviva Silverman, fundadora de Aviv for Holocaust Survivors, dijo que su organización ayudó a 3.013 sobrevivientes rumanos que vivían en Israel, asesorándolos sobre derechos y beneficios por valor de 17,6 millones de dólares. & # 8220Es & # 8217 vital que los sobrevivientes de todo el mundo sean alertados sobre sus derechos y que se dirijan a las agencias relevantes que pueden investigar su elegibilidad para una compensación adicional. El dinero involucrado a menudo puede cambiar la vida de estos sobrevivientes. & # 8221

Ciudades rumanas reconocidas como guetos: Jassi, Botosani, Targu Mures, Galati, Focasni, Teccuci, Roman, Piatra Neamt, Barlad, Vaslui, Alba Iulia, Constanta, Targu Neamt, Harlau, Buzau, Ramnicu Sarat, Stefanesti, Craiova, Pascani, Bacau

Para obtener más información, visite www.avivshoa.co.il.

Sharon Gelbach es una escritora, traductora y editora que ha trabajado para publicaciones judías internacionales durante 20 años. Vive con su familia en Jerusalén.


¿Cómo utilizaron la propaganda los nazis?

Los nazis utilizaron la propaganda para promover sus ideas y creencias. A partir de marzo de 1933, el régimen intentó centralizar sus esfuerzos de propaganda en un nuevo ministerio dirigido por Joseph Goebbels. Este ministerio se llamó Ministerio de Ilustración y Propaganda del Reich.

Los nazis utilizaron una variedad de herramientas de propaganda para difundir las ideas nazis. Ejemplos de propaganda bajo los nazis incluyeron:

  • Glorificar a Adolf Hitler usando su imagen en postales, carteles y en la prensa
  • Difundir imágenes e ideas negativas sobre los judíos en revistas, películas, dibujos animados y otros medios
  • Hacer que las radios sean más asequibles para que más alemanes puedan escuchar las ideas y noticias nazis
  • Difusión de discursos nazis por radio y altavoces públicos
  • Organizar manifestaciones del Partido Nazi grandes y de celebración
  • Creación de grupos, como las Juventudes Hitlerianas y la Liga de Chicas Alemanas, que fomentaron los ideales nazis.

"No entres en negociaciones con los alemanes"

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos israelíes y judíos sobrevivientes del Holocausto se opusieron virulentamente a la idea de reparaciones por parte de Alemania. Lo consideraron dinero ensangrentado y sintieron que blanquearía los crímenes de Alemania. En 1952, el líder de la oposición nacionalista y futuro primer ministro israelí, Menachem Begin, le rogó al primer ministro David ben Gurion, que estaba luchando por reparaciones, que no "entablara negociaciones con los alemanes". Él dijo:

“En esta generación nuestra que llamamos la última de la servidumbre y la primera de la redención, en esta generación en la que hemos tenido el privilegio de recuperar nuestra dignidad, en la que emergimos de la esclavitud a la libertad, ustedes están listos, para unos pocos millones de personas contaminadas. dólares y por bienes impuros, para privarnos de la dignidad que nos hemos ganado ”.

Ben Gurion no superó esta resistencia sino que siguió adelante a pesar de ella. Creía que la única forma en que sobreviviría su incipiente estado era a través del apoyo financiero alemán, y logró asegurar el respaldo político para este punto de vista dentro del parlamento israelí. De Alemania Occidental mea cuplas por los crímenes nazis (pdf), que comenzó en 1951, seguido de la disculpa de Alemania del Este en 1990, también tuvo un fuerte impacto. El tiempo y el apoyo incondicional de Israel desde la Alemania moderna ayudaron a cambiar la mentalidad de los israelíes. En 2014, la Fundación Konrad Adenauer encuestó a 1.000 israelíes sobre sus opiniones sobre Alemania. Casi el 70% de los encuestados tenía una opinión buena o excelente del país, lo que convierte a Alemania en su nación europea favorita.

Tanto en el caso de Alemania como en el de Estados Unidos, las reparaciones exigen que una nación dividida, compuesta por ciudadanos que en su mayoría no participaron directamente en el crimen, se disculpe y pague por él. En 1985, el presidente alemán Richard von Weizsäcker defendió la responsabilidad y la solidaridad intergeneracionales en un poderoso discurso. "La gran mayoría de la población actual eran niños entonces o no habían nacido", dijo. “Pero sus antepasados ​​les han dejado un legado grave. Todos nosotros, culpables o no, viejos o jóvenes, debemos aceptar el pasado. Todos estamos afectados por sus consecuencias y somos responsables de ello ".

El año pasado, una encuesta de Associated Press encontró que solo el 29% de los estadounidenses apoyaba la idea de las reparaciones en efectivo. Pero la resistencia inicial no es necesariamente predictiva. En 1951, solo el 29% de los alemanes occidentales creían que debían a los judíos una restitución por el Holocausto.

Tanto para el Holocausto como para la esclavitud, las reparaciones nunca podrían estar a la altura del crimen cometido. En su nota diplomática de 1951 a los gobiernos aliados exigiendo una compensación de Alemania, Israel lo reconoció. "No puede haber expiación o compensación material por un crimen de tan inmensa y espantosa magnitud", decía. Pero según el propio pensamiento religioso y filosófico del judaísmo, "las reparaciones no son punitivas", escribe el rabino estadounidense Shmuly Yanklowitz, quien defiende las reparaciones por esclavitud en la revista Yes. "Son reconstituyentes".

Si bien el programa de reparaciones de Alemania estaba motivado por la moral, también era pragmático. Alemania estaba bajo una inmensa presión por parte de los gobiernos aliados occidentales para pagar reparaciones y reunirse con lo que los políticos después de la Primera Guerra Mundial comenzaron a llamar "la familia de naciones". De manera similar, los activistas argumentan que si Estados Unidos quiere mantener su posición en el mundo, debe dar cuenta del épico déficit moral de su historia. En su influyente atlántico En el artículo de portada “El caso de las reparaciones”, Ta-Nehisi Coates escribió que “las reparaciones no pueden compensar el asesinato perpetrado por los nazis. Pero sí lanzaron el ajuste de cuentas de Alemania a sí misma, y ​​tal vez proporcionaron una hoja de ruta sobre cómo una gran civilización podría hacerse digna de ese nombre ".


Ansiedad y depresión en los niños: conozca los hechos

Muchos niños tienen miedos y preocupaciones, y pueden sentirse tristes y desesperanzados de vez en cuando. Los miedos fuertes pueden aparecer en diferentes momentos durante el desarrollo. Por ejemplo, los niños pequeños a menudo se sienten muy angustiados por estar lejos de sus padres, incluso si están seguros y cuidados. Aunque algunos miedos y preocupaciones son típicos de los niños, las formas persistentes o extremas de miedo y tristeza pueden deberse a la ansiedad o la depresión. Aprenda sobre la ansiedad y la depresión en los niños.

Hechos

  • La ansiedad y la depresión afectan a muchos niños1
    • El 7,1% de los niños de 3 a 17 años (aproximadamente 4,4 millones) han diagnosticado ansiedad.
    • El 3,2% de los niños de 3 a 17 años (aproximadamente 1,9 millones) han diagnosticado depresión.
    • & ldquoSiempre haber sido diagnosticado con ansiedad o depresión & rdquo entre los niños de 6 a 17 años aumentó de 5.4% en 2003 a 8% en 2007 y a 8.4% en 2011 & ndash2012.
    • & ldquoEstar diagnosticado con ansiedad & rdquo entre los niños de 6 a 17 años aumentó del 5,5% en 2007 al 6,4% en 2011 & ndash2012.
    • & ldquoEstar diagnosticado con depresión & rdquo entre los niños de 6 a 17 años no cambió entre 2007 (4,7%) y 2011 & ndash2012 (4,9%).

    Ansiedad

    Cuando los niños no superan los miedos y preocupaciones típicos de los niños pequeños, o cuando hay tantos miedos y preocupaciones que interfieren con las actividades escolares, del hogar o de juego, es posible que se le diagnostique un trastorno de ansiedad. Ejemplos de diferentes tipos de trastornos de ansiedad incluyen

    • Tener mucho miedo cuando está lejos de los padres (ansiedad por separación)
    • Tener miedo extremo por una cosa o situación específica, como perros, insectos o ir al médico (fobias)
    • Tener mucho miedo a la escuela y otros lugares donde hay gente (ansiedad social)
    • Estar muy preocupado por el futuro y por que sucedan cosas malas (ansiedad generalizada)
    • Having repeated episodes of sudden, unexpected, intense fear that come with symptoms like heart pounding, having trouble breathing, or feeling dizzy, shaky, or sweaty (panic disorder)

    Anxiety may present as fear or worry, but can also make children irritable and angry. Anxiety symptoms can also include trouble sleeping, as well as physical symptoms like fatigue, headaches, or stomachaches. Some anxious children keep their worries to themselves and, thus, the symptoms can be missed.

    Depresión

    Occasionally being sad or feeling hopeless is a part of every child&rsquos life. However, some children feel sad or uninterested in things that they used to enjoy, or feel helpless or hopeless in situations they are able to change. When children feel persistent sadness and hopelessness, they may be diagnosed with depression.

    Examples of behaviors often seen in children with depression include

    • Feeling sad, hopeless, or irritable a lot of the time
    • Not wanting to do, or enjoy doing, fun things
    • Showing changes in eating patterns &ndash eating a lot more or a lot less than usual
    • Showing changes in sleep patterns &ndash sleeping a lot more or a lot less than normal
    • Showing changes in energy &ndash being tired and sluggish or tense and restless a lot of the time
    • Having a hard time paying attention
    • Feeling worthless, useless, or guilty
    • Showing self-injury and self-destructive behavior

    Extreme depression can lead a child to think about suicide or plan for suicide. For youth ages 10-24 years, suicide is among the leading causes of death 1 . Read about youth suicide prevention external icon

    Some children may not talk about their helpless and hopeless thoughts, and may not appear sad. Depression might also cause a child to make trouble or act unmotivated, causing others not to notice that the child is depressed, or to incorrectly label the child as a trouble-maker or lazy.

    Treatment for Anxiety and Depression

    The first step to treatment is to talk with a healthcare provider, such as your child&rsquos primary care provider or a mental health specialist, about getting an evaluation. Some of the signs and symptoms of anxiety or depression in children could be caused by other conditions, such as trauma. A mental health professional can develop a therapy plan that works best for the child and family. Behavior therapy includes child therapy, family therapy, or a combination of both. For very young children, involving parents in treatment is key the school can also be included in the treatment plan. Consultation with a healthcare provider can help determine if medication should be part of the treatment.

    Managing Symptoms: Staying Healthy

    Being healthy is important for all children, and can be especially important for children with depression or anxiety. In addition to getting the right treatment, leading a healthy lifestyle can play a role in managing symptoms of depression or anxiety. Here are some healthy behaviors that may help:


    Martin Bormann


    FAMOUS FOR: Hitler’s private secretary and head of the Nazis’ home office. Died, most likely of suicide, in May 1945 (identity of his body not confirmed until 1972).

    SON: Martin Adolf Bormann Jr., born to Gerda Bormann on April 14, 1930.

    Martin Adolf Bormann Jr. was Adolf Hitler’s first godson. His father, as Hitler’s secretary, controlled all communication with the Nazi leader, making him extraordinarily powerful in Nazi circles.

    The elder Bormann was “extremely severe” with his son, and Crasnianski writes that there was “no connection or human warmth” between them.

    “Once, when Martin Adolf saluted the Fuehrer with a ‘Heil Hitler,’ his father slapped him the custom when addressing Hitler directly was to say, ‘Heil, mein Fuehrer.’ ”

    Martin Adolf was 15 and at boarding school when the war ended. His family having already fled, he went on the run and was taken in by an Austrian farmer who raised him as a Christian. As revelations about Nazi actions during the war came to light, they contrasted with his new Christian teachings. He realized that everything he’d learned about humanity and morality had been wrong.

    Martin Adolf never publicly condemned his father, believing only God can judge, and entered a Jesuit seminary in 1948. He was ordained a priest in 1958.

    He was injured in a car accident in 1971. When he awoke in the hospital, he immediately fell in love with his nurse. They were married later that year, and both became religious instructors. Martin Adolf retired in 1992 and died on March 11, 2013.


    'Brown babies' long search for family, identity

    Cardwell was a “brown baby” - one of thousands of children born to African-American GIs and white German women in the years after World War II. Inter-racial relationships still weren't common or accepted among most in the United States or Germany, and they weren't supported by the military brass, either.

    Couples were often split apart by disapproving military officers. Their children were deemed "mischlingskinder" - a derogatory term for mixed race children. With fathers forced to move way, the single mothers of the African-American babies struggled to find support in a mostly white Germany and were encouraged to give their kids up.

    Thousands of the children born from the inter-racial relationships were put up for adoption and placed in homes with African-American military families in the United States or Germany. Images of black, German-speaking toddlers with their adoptive American families were splashed across the pages of Jet and Ebony magazines and African-American newspapers.

    Their long-forgotten stories have recently been shared in new films, "Brown Babies: The Mischlingskinder Story," which was released last summer and "Brown Babies: Germany's Lost Children," which aired on German television this fall.

    The hunt for his biological parents - and his own sense of identity - has dominated the second half of his life. He has traveled the country in search of aging documents, tried hypnotism therapy, built relationships with distant family members and visited Germany several times.

    “Would I do it all again? Yes,” Cardwell said. “If only so others wouldn’t have to go through what I went through."

    Between 2 and 3 million African-American civilian personnel, military members and their families lived in Germany from 1945 until the end of the Cold War, according to the digital archive "The Civil Rights Struggle, African American GI's, and Germany."

    Many German women perceived the black soldiers to be kinder than their white counterparts, even admiring - a rarity after the brutal war. After so many years of scarcity, a gift of stockings or canned milk might as well have been a diamond ring.

    The soldiers wanted to seize the advantages of being away from Jim Crow America. In Germany, they could go to a biergarten, dance with a German woman at a bar and - if they ignored rules against fraternization - develop a relationship with her.

    The total number of children born from those relationships is unclear. Some 5,000 "brown babies" were born between 1945 and 1955, according to the book “Race After Hitler: Black Occupation Children in Postwar Germany and America," and by 1968, Americans had adopted about 7,000 of these German children, the book's author, historian Heide Fehrenbach, wrote. Still more of those kids remained in Germany.

    But after the babies were born and the soldiers' superiors discovered the romances, they often transferred the black soldiers to other bases. The U.S. military's policy at the time was to reject any claims of paternity made by German mothers. Black soldiers who wanted to marry their white girlfriends were often forbidden from doing so.

    Life wasn't simple for the mothers, either - they were sometimes judged unfit by child welfare officials based solely on the fact that they had a relationship with an African-American man. Some Germans condemned the mothers as "negerhueren" - Negro whores.

    German authorities doubted the children would thrive in the country, where national identity was strongly tied to white German heritage. It became common for the babies to be adopted to couples living in the United States, where the children’s roots were hidden, often for years. Many didn’t know of they had been adopted until they were adults.

    Cardwell remembers his adoptive parents as cold and distant. He spent years at boarding schools, then later returned to their home, where he worked on their farmland. He can't remember being hugged, or told that they loved him.

    It wasn't until he began trying to find his biological parents that he discovered his mother was actually a half-German refugee from Poland. She thought she was leaving him at an orphanage temporarily, and had searched for him for years. He learned, too, that his father was described as “colored” in official papers, and was a mixture of Portuguese, native Hawaiian, Japanese and Puerto Rican ancestry.

    Regina Griffin, a Washington-area journalist, was inspired to make "Brown Babies: The Mischlingskinder Story,"after a "brown baby" and family friend wrote a book about her search for her parents. Griffin realized most people had never heard the adoptees' remarkable stories, so she interviewed "brown babies," German mothers, historians, and the African-American fathers.

    “It’s a part of our history,” Griffin said. “It’s not just African-American history, it’s not just American history, it’s world history. There were a lot of people who were caught between two countries, two warring nations. And we allowed those children to be abandoned, and people should know that.”

    For the thousands of children who are now adults and seeking their biological families, time is running out. Henriette Cain, a "brown baby," from Rockford, Illinois, knows this all too well.

    “People’s mothers are passing away, their fathers are passing away, and people are starting to wonder who they are,” Cain said from her home. “Now even we are passing away, and it’s a story that needs to be told.”

    Since beginning her search in the 1970s, the 59-year-old retiree has been fortunate - she located and met her biological sister, who was living in Darmstadt, Germany, and her biological mother, who had married a white U.S. soldier and moved to Virginia. The family now enjoys a close relationship. She tracked down her biological father, as well, but he died before they could meet.

    Cain discovered that her mother had never really wanted to give her up. Her biological father had been reassigned to another military base, and promised to return to bring his family to the United States, but they never heard from him again.

    Her mother found herself alone and impoverished in post-war Germany, with two young daughters, an unsupportive family and a choice to make: Keep the children and face poverty and scorn, or put them up for adoption in hopes of giving them a better life.

    Cain’s older sister was adopted by the family with whom they had been living while Cain was sent to a local orphanage. When she was 2, she was adopted by an African-American couple living at a U.S. base nearby.

    Her adoptive parents doted on her, and she was happy, but she always sensed she was different. Her adoptive parents were much darker in skin tone. They didn't reveal that she was adopted until she was 12. Children she grew up with taunted her and called her “Little Nazi.”

    Soon after reuniting with her birth family, Cain began helping other adoptees. She now runs Sunco Public Records Research, a firm that helps black German adoptees, American fathers and German mothers find each other.

    Cain said about 25 of her last 40 searches ended with a reunion or positive identification. She has about seven cases that remain open.

    “Since I’ve been in their position, I understand how they feel and I know it’s important to get the answers for them,” Cain said.

    Cardwell is still looking for answers.

    After years without all the information he's looking for, he now sees America and Germany’s obsession with skin color as a destructive force in his life.

    “My mother couldn’t marry my father because of color. I couldn’t stay in Germany because of color. Here in America they couldn’t figure out my color,” Cardwell said. “Maybe I should just be an American and just let it be with that. They won’t let me be German.”

    Nevertheless, he continues to search for more clues about his father’s identity. Because he’s officially an illegitimate child, he can’t view his biological father’s military records and other papers until they become available to the general public. He's working on a book about his life. He helps other adoptees in their searches.

    “My whole objective in this thing is to minimize the pain that I felt for so long,” Cardwell said. “I have come to know that there were a number of mothers that did love their children, and a number of fathers who did want those children, but because of color they weren’t allowed to have them.”


    Ver el vídeo: NECB eLibrary Quick Tutorial: Where can I find information on an important current issue? (Mayo 2022).