Podcasts de historia

Jesus hernandez

Jesus hernandez

Jesús Hernández nació en España en 1906. Tuvo opiniones políticas de izquierda y en su juventud se afilió al Partido Comunista (PCE). Hernández admitiría más tarde que participó en un fallido atentado contra la vida de Indalecio Prieto, uno de los dirigentes del Partido Socialista (PSOE).

Al estallar la Guerra Civil Española, Hernández era director del periódico comunista, Mundo Obrero. En septiembre de 1936, el presidente Manuel Azaña nombró primer ministro al socialista de izquierda Francisco Largo Caballero. Largo Caballero incorporó a su gobierno a dos comunistas, Hernández (Educación) y Vicente Uribe (Agricultura).

Hernández, un fuerte oponente de los anarquistas, pasó los siguientes meses tratando de persuadir a Largo Caballero para que pusiera las Brigadas Anarquistas bajo el control del Ejército Nacionalista. Durante los disturbios de mayo en Barcelona, ​​Hernández argumentó que el Partido de los Trabajadores (POUM) debería ser ilegalizado. Cuando Largo Caballero se negó, ayudó a obligar al primer ministro a dimitir.

Como ministro de Educación, jugó un papel importante en la promoción de la campaña de alfabetización del gobierno. En abril de 1938 Hernández se convirtió en jefe de los comisarios de guerra de la zona central. Según Edward P. Gazur, autor de Alexander Orlov: el general de la KGB del FBI (2001): "Al igual que con los satélites soviéticos centroeuropeos, habría sido sólo una cuestión de poco tiempo antes de que los comunistas se hicieran cargo del gobierno español. El candidato lógico para dirigir el nuevo satélite soviético habría sido Jesús Hernández, el Ministro de Educación en el gabinete republicano durante la guerra. Hernández era miembro del Partido Comunista de España y un miembro destacado del Komintern y, por lo tanto, se esperaba que cumpliera las órdenes de los soviéticos como su títere en el poder ".

En 1939 Hernández huyó a la Unión Soviética y se convirtió en miembro ejecutivo del Komintern. Pronto se desilusionó con el gobierno de Joseph Stalin y se fue a vivir a México. En sus memorias publicadas en 1953, Hernández admitió que estaba siguiendo las órdenes de Stalin de derrocar a Francisco Largo Caballero y reemplazarlo por Juan Negrín. También afirmó que a Stalin realmente no le importaba que los republicanos ganaran la Guerra Civil española y estaba más preocupado por bloquear la influencia alemana en el país.

Hernández también prestó testimonio contra Alexander Orlov, a quien acusó de ser responsable de la muerte de Andreu Nin, líder del Partido de los Trabajadores (POUM). Nin fue torturado durante varios días: "Nin no se rindió. Se resistió hasta que se desmayó. Sus inquisidores se impacientaron. Decidieron abandonar el método 'seco'. Entonces la sangre fluyó, la piel se despegó, los músculos se desgarraron, el sufrimiento físico llevado al límite de la resistencia humana. Nin resistió el dolor cruel de las torturas más refinadas. En pocos días su rostro era una masa informe de carne ".

Jesús Hernández murió en 1966.

Nin no cedía. A los pocos días su rostro era una masa informe de carne.

Cuando él (Alexander Orlov) fue enviado a España en 1936, tenía órdenes de no socavar ni interferir en las actividades políticas del Gobierno socialista de los republicanos y, si era necesario, ceder a sus demandas. Aunque el gobierno republicano estaba dominado por miembros del Partido Socialista, había un pequeño contingente vociferante de miembros del Partido Comunista en él. Las órdenes de Orlov eran claras de que no debía mostrar parcialidad hacia los miembros del Partido Comunista. La primera prioridad era ganar la guerra en España con todo enfocado hacia este fin, con la razón de ser que el resto de cuestiones encajarían después de la guerra. Hitler y Mussolini se las ingeniaron para tener una Europa unida de gobiernos y colonias fascistas, mientras que Stalin, el más megalómano de todos, concibió su plan en una escala más grandiosa, para extender el comunismo por todo el mundo. Cuando Stalin murió en 1953, estaba en camino de lograr su objetivo y su plan maestro fue perpetuado por sus sucesores en el Kremlin. Los soviéticos ya tenían un punto de apoyo en España durante la Guerra Civil española y una victoria republicana habría asegurado su presencia continuada por parte de un gobierno que habría debido mucho a los soviéticos por su ayuda durante la guerra. A Orlov se le hizo creer que, tras las hostilidades, ya no tendría que aplacar al Partido Socialista Español y todos los esfuerzos se dirigirían a colocar gradualmente al Partido Comunista Español en el poder con una eventual toma del gobierno español por los comunistas. Durante la Guerra Civil Española, los soviéticos ya estaban preparando a los ciudadanos españoles en el Komintern (el aparato internacional soviético para los partidos comunistas en todo el mundo) para la tarea. Orlov admitió que cuando fue por primera vez a España en 1936, apoyó incondicionalmente el plan, pero con el tiempo se dio cuenta de que los republicanos no podían ganar la guerra.

Con estos antecedentes en mente, Orlov conjeturó que España habría seguido el camino de Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Alemania del Este y los otros satélites soviéticos detrás del Telón de Acero, solo en un momento mucho antes. Al igual que con los satélites soviéticos centroeuropeos, habría sido cuestión de poco tiempo antes de que los comunistas se hicieran cargo del gobierno español. Hernández era miembro del Partido Comunista de España, así como un miembro destacado del Komintern y, por lo tanto, se esperaba que hiciera las órdenes de los soviéticos como su títere en el poder. También fue un antagonista de Orlov.

Orlov también proyectó que si los soviéticos se apoderaran de España, la historia podría haber tomado una ruta completamente diferente. La ubicación estratégica de España aseguró el control del mar Mediterráneo desde donde el comunismo se habría extendido fácilmente a lo largo de la cuenca mediterránea. Hitler habría tenido que repensar sus agresiones en Europa con los soviéticos en ambos flancos, y sin duda habría habido innumerables escenarios posibles y alianzas entre las Grandes Potencias que provocarían la imaginación. El potencial para cambiar el curso de la historia era tan complejo que Orlov no estaba dispuesto a especular más.


Jesus hernandez

Copyright y copia 2000-2021 Sports Reference LLC. Reservados todos los derechos.

Gran parte de la información jugada por jugada, los resultados del juego y la información de transacciones que se muestran y se utilizan para crear ciertos conjuntos de datos se obtuvieron de forma gratuita y están protegidos por derechos de autor de RetroSheet.

Cálculos de Expectativa de victoria, Expectativa de carrera e Índice de apalancamiento proporcionados por Tom Tango de InsideTheBook.com, y coautor de The Book: Playing the Percentages in Baseball.

Calificación total de la zona y marco inicial para las ganancias por encima de los cálculos de reemplazo proporcionados por Sean Smith.

Estadísticas históricas de Grandes Ligas de todo el año proporcionadas por Pete Palmer y Gary Gillette de Hidden Game Sports.

Algunas estadísticas defensivas Copyright & copy Baseball Info Solutions, 2010-2021.

Algunos datos de la escuela secundaria son cortesía de David McWater.

Muchos tiros a la cabeza de jugadores históricos cortesía de David Davis. Muchas gracias a el. Todas las imágenes son propiedad del titular de los derechos de autor y se muestran aquí solo con fines informativos.


Las 50 Grandes Masacres de la Historia

Historiador y periodista, se está confirmando como uno de los máximos exponentes de la divulgación histórica en España. Licenciado en Historia Contemporánea y en Ciencias de la información.

El estilo ameno y entretenido de su escritura, a la rigurosidad que le proporciona su amplia formación académica y su conocimiento de primera mano de los escenarios en donde se desarrolló la Segunda Guerra Historiador y periodista, se está confirmando como uno de los máximos exponentes de la divulgación histórica en España. Licenciado en Historia Contemporánea y en Ciencias de la información.

El estilo ameno y entretenido de su escritura, a la rigurosidad que le proporciona su amplia formación académica y su conocimiento de primera mano de los escenarios en donde se desarrolló la Segunda Guerra Mundial, ha hecho que este autor se haya convertido ya en una referencia ineludible para todos los apasionados de la historia militar. . más


Jesus hernandez

Jesús Hernández ' (nacido el 1 de abril de 1981) es un piloto de desarrollo de Earnhardt Ganassi Racing de Fresno, California, quien está comenzando su transición a la serie de giras de NASCAR. Hernández comenzó su contrato de desarrollo con Ginn Racing la temporada pasada mientras conducía un stock car de último modelo en varios lugares a lo largo de la temporada.

Hernández hizo su debut en NASCAR en el Phoenix International Raceway conduciendo el Chevy Monte Carlo SS No. 4 Waste Management en la NASCAR Grand National Division, el evento de 150 millas de la Serie Oeste. Hernández terminó quinto en la primera largada de su carrera y el equipo planea ingresar a Hernández en un evento de la Gran División Nacional de NASCAR en Greenville-Pickens Speedway.

Hernández fue trasladado a Dale Earnhardt Incorporated, cuando Ginn Racing se fusionó con DEI en 2007. Hernández actualmente está compitiendo en la NASCAR Camping World East Series, que es la misma serie en la que compiten sus compañeros de equipo Jeffrey Earnhardt y Trevor Bayne. Earnhardt y Hernandez competirán compite a tiempo completo en esta serie. Bayne, sin embargo, correrá en la Serie USAR Hooters Pro Cup y correrá en la Serie Camping World East. Hernández terminó 18 ° en la carrera inaugural de la temporada en Greenville Pickens Speedway. Hernández y su compañero de equipo Earnhardt estuvieron involucrados en un accidente a mitad de carrera.

Hernández competirá por Andy Santarre Motorsports en 2008, ya que DEI tiene un contrato con ellos para proporcionar inscripciones para los equipos en esta serie.


JESÚS HERNÁNDEZ contra COMMONWEALTH OF KENTUCKY

Jesús Hernández apela de una sentencia del Tribunal de Circuito de Fayette luego de su declaración de culpabilidad condicional por posesión criminal en segundo grado de un instrumento falsificado y operar un vehículo motorizado sin una licencia de operador. Concluyendo que los derechos constitucionales de Hernández no fueron violados, afirmamos.

El 20 de abril de 2008, el detective de la policía de Lexington Keith Ford conducía a casa desde una tienda de comestibles cuando observó a un conductor errático. Aunque estaba fuera de servicio en ese momento, el detective Ford colocó su camioneta pickup sin marcar detrás del vehículo sospechoso y comenzó a pedir ayuda a los oficiales de servicio. Sin éxito en obtener ayuda, el detective Ford continuó siguiendo al sospechoso.

Luego, el sospechoso hizo un “giro rápido” hacia el estacionamiento del Campbell House Hotel. El sospechoso salió y se alejó de su vehículo. El detective Ford colocó su vehículo desde un punto de vista desde donde podía observar al sospechoso. Observó al sospechoso dando vueltas por el lote, mirando por encima del hombro y mirando alrededor de las esquinas del edificio. Basado en la conducta del sospechoso, el detective Ford creyó que el hombre se dio cuenta de que lo estaban siguiendo.

El detective Ford luego solicitó que se enviara una unidad canina a la escena. El sospechoso luego notó que el detective Ford lo observaba y rápidamente comenzó a alejarse. El detective Ford tocó la bocina al sospechoso y gritó: "¡Policía!" Después de llegar al sospechoso y mostrar su placa, el detective Ford solicitó la licencia de conducir del sospechoso. El sospechoso se encogió de hombros y quedó claro que no entendía inglés. El detective Ford luego repitió su solicitud en español. El sospechoso respondió: "No". Luego, el sospechoso fue arrestado por no estar en posesión de una licencia de operador.

Durante la búsqueda posterior al arresto, el detective Ford descubrió documentos de inmigración fraudulentos y una tarjeta de seguro social en la billetera del sospechoso. El detective Ford también descubrió que la calcomanía de registro del vehículo del sospechoso había sido alterada al cambiar la fecha de vencimiento de 2007 a 2008 con un marcador.

El 11 de junio de 2008, Hernández fue acusado formalmente por un gran jurado del condado de Fayette por (1) dos cargos de posesión criminal en segundo grado de un instrumento falsificado (2) operar un vehículo motorizado sin una licencia de operador y (3) operar un vehículo motorizado sin ambos faros. Hernández luego presentó una moción para reprimir argumentando que la policía no tenía sospechas razonables para detenerlo. Así, argumentó que las pruebas en su contra deben ser suprimidas debido a un registro no válido. Luego de una audiencia de supresión, el tribunal de primera instancia negó la moción y dictaminó que la parada era válida debido a la falta de dos faros del vehículo.

El 24 de octubre de 2008, Hernández se declaró culpable condicional de un cargo de posesión criminal en segundo grado de un instrumento falsificado y de operar un vehículo motorizado sin licencia de operador, pero se reservó el derecho de apelar. Los cargos restantes en su contra fueron desestimados. Posteriormente, el tribunal de primera instancia condenó a Hernández a un año de prisión por posesión criminal en segundo grado de un instrumento falsificado y noventa días de reclusión por operar sin licencia de operador. Su condena fue cumplida condicionalmente durante tres años. Este llamamiento sigue.

Hernández sostiene que el tribunal de primera instancia se equivocó al denegar su moción para suprimir las pruebas obtenidas en su contra en violación de sus derechos constitucionales. Si bien admitió que la policía tenía sospechas razonables para detenerlo cuando solo observó un faro en funcionamiento en su vehículo, Hernández sostiene que la sospecha razonable se volvió obsoleta cuando no fue detenido de inmediato por la infracción. También sostiene que el detective Ford, un oficial de narcóticos encubierto, tuvo un motivo oculto para detenerlo, constituyendo una "mera corazonada" de que encontraría drogas ilegales. Por lo tanto, Hernández sostiene que la búsqueda fue constitucionalmente defectuosa.

Nuestra revisión de la resolución de supresión de un tribunal de primera instancia es una determinación de dos pasos mediante la cual revisamos sus hallazgos fácticos bajo un estándar claramente erróneo y su aplicación de la ley bajo revisión de novo. Henry contra Commonwealth, 275 S.W.3d 194, 197 (julio de 2008). Las conclusiones de hecho no son claramente erróneas si están respaldadas por pruebas sustanciales. Hallum contra Commonwealth, 219 S.W.3d 216, 220 (Ky.App.2007). La evidencia sustancial constituye hechos que una mente razonable aceptaría como suficiente para respaldar una conclusión. Moore contra Asente, 110 S.W.3d 336, 354 (Ky. 2003). En la revisión de novo, no ofrecemos deferencia alguna a la aplicación de la ley por parte del tribunal de primera instancia a los hechos. Morton contra Commonwealth, 232 S.W.3d 566, 569 (Ky.App.2007).

La Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y la Sección Diez de la Constitución de Kentucky prohíben registros e incautaciones injustificados e irrazonables por parte de las fuerzas del orden público contra ciudadanos. Commonwealth contra Hatcher, 199 S.W.3d 124, 126 (julio de 2006). La policía puede detener un automóvil y realizar una breve parada de investigación de su conductor cuando tenga una sospecha razonable y articulada de que puede estar ocurriendo una actividad delictiva. Strange contra Commonwealth, 269 S.W.3d 847, 850 (julio de 2008). "Para determinar si existe la sospecha razonable y articulable requerida, el tribunal de revisión debe examinar la totalidad de las circunstancias para ver si el oficial tenía una base particular y objetiva para la sospecha". Commonwealth contra Marr, 250 S.W.3d 624, 627 (julio de 2008).

Aquí, el detective Ford observó a Hernández operando un vehículo motorizado sin dos faros en contravención de KRS Double 189.040 (1). Como resultado, la policía tuvo sospechas razonables para detener a Hernández por cometer la violación. Extraño, 269 S.W.3d en 850. Aunque Hernández sostiene que esta sospecha razonable expiró cuando el detective Ford decidió no detenerlo de inmediato, creemos que la policía siempre mantiene el derecho de detener a cualquier persona que infrinja la ley.

Además, la afirmación de Hernández de que el detective Ford tenía un motivo oculto para descubrir drogas ilegales en el vehículo de Hernández está fuera de lugar. Incluso si el motivo del detective Ford para detener a Hernández fue por una investigación de drogas, su motivación no invalida la detención porque se realizó de conformidad con la violación de Hernández de KRS 189.040 (1). Wilson contra Commonwealth, 37 S.W.3d 745, 749 (Ky. 2001). A pesar de la irrelevancia del motivo de un oficial, observamos que las paradas de investigación "están limitadas en tiempo y alcance a lo que parece razonable bajo las circunstancias en cualquier caso individual y la investigación realizada por el oficial durante dicha parada no puede exceder los límites prescritos por la ley. " Deberry contra Commonwealth, 500 S.W.2d 64, 66 (Ky. 1973).

Con base en los hechos de este caso, concluimos que la policía no excedió el alcance de la sospecha razonable proporcionada por la conducta de Hernández. Cuando se detuvo, Hernández no tenía una licencia de operador en violación de KRS 186.410 (1). Este es un delito menor de Clase B según lo dispuesto en KRS 186.990 (3). Hernández fue arrestado y el incidente de búsqueda a su arresto arrojó la documentación falsificada. McCloud v. Commonwealth, 286 S.W.3d 780, 785 (Ky. 2009) (el incidente de búsqueda para la excepción de arresto permite registrar a un arrestado y el área dentro de su control inmediato). En consecuencia, llegamos a la conclusión de que la orden de supresión del tribunal de primera instancia fue adecuada.

Por las razones anteriores, se confirma la sentencia del Tribunal de Circuito de Fayette.


Jesús Hernández

Lugar de nacimiento: Cumaná, Sucre

Ciudadanía: Venezuela

Ex Internacional: Venezuela U20

Deportivo Lara
/> Primera División
Nivel de liga: /> Primer nivel
Unido: 1 de julio de 2015
Contrato Hasta: -

Esta estadística muestra qué números de equipo ya han sido asignados en su historial y a qué jugadores.

Esta estadística muestra qué números de uniforme usó el jugador durante los partidos internacionales.


La diáspora que construyó el barrio de Clark & ​​rsquos

Con los nuevos sistemas de financiamiento eludiendo la oposición populista a la reurbanización de West End y el dinero federal fluyendo hacia el proyecto de carreteras, el área y la ruina fueron sellados. Había comenzado un éxodo forzoso de residentes del West End.

Las familias que alguna vez habían sido empujadas a esa plaza de 800 metros de aislamiento racial y financiero, ahora fueron expulsadas de allí apresuradamente.

Sus búsquedas de nuevas casas los llevaron a un puñado de áreas suburbanas que habían sido construidas sin las restricciones raciales que Carly introdujo en vecindarios anteriores. Las dos décadas posteriores a Truman & rsquos & ldquo Fair Deal & rdquo vieron cambios demográficos drásticos en vecindarios que habían sido tan blancos como cualquier otro lugar fuera del West End.

Oak Park, por ejemplo, tenía un 93,5 por ciento de blancos en 1950. Dos décadas después, el 48 por ciento de los residentes de Oak Park no eran blancos. Hoy en día, el vecindario & mdash, que era casi el más cercano a Sacramento & rsquos núcleo de cualquiera de las áreas donde aterrizaron los exiliados de la remodelación del West End & mdash es el lugar de la gentrificación a medida que las empresas de tecnología traen profesionales con dinero nuevo que desdeñan el estilo de vida suburbano.

La mayoría de las familias negras, latinas, japonesas y chinas que necesitaban construir nuevas casas después de que las antiguas fueran demolidas terminaron mucho más lejos que Oak Park. Sus legados se extienden a una docena de millas a ambos lados del centro de la ciudad, eliminando ese sociólogo y rsquos X que Hernández ve reflejado en todo, desde las tasas de graduación de la escuela hasta los préstamos de alto riesgo.

Puede ver el mismo cambio 30 minutos al sur en Meadowview, una vez que pasa por un Walmart y una biblioteca que lleva el nombre de Martin Luther King Jr. y una escuela que lleva el nombre del tipo que invitó a una papa a prueba de plagas para curar la hambruna en Irlanda.

Con el zoom más cercano posible a partir de los datos del censo, el vecindario donde murió Stephon Clark era aproximadamente un 47 por ciento de blancos en 1980. Para 2010, esa proporción se había reducido a la mitad. Ese tramo del censo era entonces un 45 por ciento asiático-americano y un 23 por ciento negro, según cifras de la base de datos IPUMS NHGIS de la Universidad de Minnesota y rsquos.

"Debido a que no existían convenios raciales, este era un lugar al que las familias minoritarias podían mudarse", dijo Hernández. & ldquoMeadowview fue primero un espacio en blanco suburbano, pero luego fue uno de los pocos lugares donde las minorías podían comprar una vivienda digna a partir de la década de 1960. & rdquo Las personas de color fueron empujadas hacia el sur lejos de los distritos censales centrales donde el desarrollo todavía estaba limitado por la carrera convenios de la era de JC Carly & rsquos.

Es difícil capturar una comparación precisa con el tiempo antes de que Sacramento explotara el West End, porque los límites del censo han cambiado drásticamente con el crecimiento de la población desde entonces. Pero en 1950, el área del sur de Sacramento que incluye Meadowview tenía alrededor de 5.300 personas viviendo en ella y alrededor de 4.700 de ellas eran blancas.

Ese cambio y mdash del 90 por ciento de blancos antes de los esquemas de renovación urbana vivisecaron el crisol étnico del centro de Sacramento y rsquos, a menos de una cuarta parte de blancos en 2010 y mdash es evidencia de cómo un siglo de formulación de políticas de desarrollo racista produjo el entorno que impulsa a la policía de Sacramento a estar en su punto más nervioso. y más temible en lugares como Meadowview, donde el crimen es relativamente alto y las oportunidades son relativamente bajas.

Las inversiones públicas en escuelas, infraestructura, nuevas actividades comerciales se aferran al eje este-oeste más blanco de la X, donde Hernández dice que van la mayoría de las inversiones de la ciudad y los rsquos en el futuro.

& ldquoMost? Maldita sea, "dijo Berry Accius, un activista comunitario que ayudó a liderar las protestas que siguieron al asesinato de Clark". "Diga esto, ellos no invierten en la comunidad negra". En cuanto a la comunidad afroamericana, todo lo que tienes son licorerías, desiertos de comida e iglesias. Y si no se gentrifica ahora, se gentrificará más tarde.

Las arenas movedizas de la segregación, la diáspora y la gentrificación que han barajado a la población minoritaria de Sacramento y los rsquos en torno a ellos no son magia o casualidad. Hernández enfatizó que suceden por diseño deliberado.

& ldquoEsta es una historia de intervenciones raciales en el mercado. Todas las cosas que se necesitan para que un mercado funcione, intervenimos. Creamos reglas raciales para un mercado. Es por eso que tiene pobreza, por qué no tiene trabajo allí, por qué tiene autopistas que cortan estos vecindarios ”, dijo Hernández. & ldquoEsa es la historia de Sacramento, y no es una historia de diversidad. & rdquo


Hernández contra Mesa, 582 Estados Unidos ___ (2017)

En 2010, un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que estaba en suelo estadounidense disparó y mató a Hernández, un ciudadano mexicano de 15 años desarmado, que estaba en suelo mexicano. Hernández había estado jugando un juego que involucraba correr por el terraplén en el lado estadounidense de la frontera. Después de que el Departamento de Justicia cerró una investigación y se negó a presentar cargos, los padres de Hernández entablaron una demanda, que incluía un reclamo de "Bivens" por daños y perjuicios contra el agente. El Quinto Circuito afirmó el despido. La Corte Suprema dejó vacante y ordenó la prisión preventiva. Un derecho implícito de acción "Bivens" por daños y perjuicios contra los funcionarios federales que presuntamente han violado los derechos constitucionales de un ciudadano no está disponible cuando existen factores especiales que aconsejan la duda en ausencia de una acción afirmativa por parte del Congreso. A la luz del precedente reciente de la Corte Suprema (Abbasi), el Quinto Circuito debe considerar "si el Poder Judicial está bien capacitado, en ausencia de una acción o instrucción del Congreso, para considerar y sopesar los costos y beneficios de permitir que proceda una acción por daños". El Tribunal señaló que la cuestión de la Cuarta Enmienda es delicada y puede tener consecuencias de gran alcance. La inmunidad calificada protege a los funcionarios de la responsabilidad civil si su conducta no viola los derechos constitucionales claramente establecidos que una persona razonable habría conocido. El tribunal de primera instancia concluyó que la prohibición de la fuerza excesiva no se aplicaba a Hernández, como ciudadano extranjero en suelo extranjero, pero la Corte señaló que la nacionalidad de Hernández y el alcance de sus vínculos con los Estados Unidos eran desconocidos para el agente en el momento del juicio. tiroteo.

AVISO: & enspEsta opinión está sujeta a revisión formal antes de su publicación en la impresión preliminar de los Informes de los Estados Unidos. & EmspReaders deben notificar al Reporter of Decisions, Supreme Court of the United States, Washington, DC 20543, de cualquier error tipográfico u otro tipo de error formal. , para que se puedan hacer correcciones antes de que la impresión preliminar salga a imprenta.

TRIBUNAL SUPREMO DE LOS ESTADOS UNIDOS

JESUS ​​C. HERNANDEZ, et al., PETICIONARIOS v. JESUS ​​MESA, Jr., et al.

en auto de certiorari ante el tribunal de apelaciones de los estados unidos para el quinto circuito

Este caso involucra un trágico incidente transfronterizo en el que un agente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos que estaba en suelo estadounidense disparó y mató a un ciudadano mexicano que estaba en suelo mexicano. Las tres preguntas planteadas se refieren a si los padres de la víctima de ese tiroteo pueden hacer valer reclamaciones por daños y perjuicios contra el agente en virtud de Bivens v. Six Unknown Fed. Agentes narcóticos, 403 U. S. 388 (1971) si el tiroteo violó los derechos de la víctima y los rsquos de la Cuarta Enmienda y si el agente tiene derecho a inmunidad calificada en un reclamo de que el tiroteo violó los derechos de la víctima y los rsquos de la Quinta Enmienda.

Debido a que este caso se resolvió mediante una moción de desestimación, la Corte acepta las alegaciones de la denuncia como verdaderas a los efectos de esta opinión. Ver Madera v. Musgo, 572 U. S. ___, ___ (2014) (slip op., En 12). El 7 de junio de 2010, Sergio Adri & aacuten Hern & aacutendez G & uumlereca, un ciudadano mexicano de 15 años, estaba con un grupo de amigos en la alcantarilla de cemento que separa El Paso, Texas, de Ciudad Juárez, México. Ahora casi seco, la alcantarilla alguna vez contuvo las aguas del Río Grande. El límite internacional corre por el medio de la alcantarilla y en la parte superior del terraplén del lado de los Estados Unidos hay una cerca. Según la denuncia, Hern & aacutendez y sus amigos estaban jugando un juego en el que subieron corriendo por el terraplén del lado estadounidense, tocaron la cerca y luego bajaron corriendo. En algún momento, el agente de la Patrulla Fronteriza Jesús Mesa, Jr., llegó al lugar en bicicleta y detuvo a uno de los amigos de Hern & aacutendez & rsquos en territorio de los Estados Unidos mientras el amigo corría por el terraplén. Hern & aacutendez cruzó la frontera internacional hacia territorio mexicano y se paró junto a un pilar que sostiene un puente de ferrocarril que cruza la alcantarilla. Mientras estaba en territorio de los Estados Unidos, Mesa luego disparó al menos dos tiros a través de la frontera hacia Hern & aacutendez. Un disparo le dio a Hern & aacutendez en la cara y lo mató. Según la denuncia, Hern & aacutendez estaba desarmado y sin amenazas en ese momento.

El Departamento de Justicia investigó el incidente. El Departamento llegó a la conclusión de que el tiroteo ocurrió mientras los contrabandistas que intentaban cruzar ilegalmente la frontera arrojaron piedras desde cerca a un agente [de Aduanas y Patrulla Fronteriza] que intentaba detener a un sospechoso. & Rdquo Departamento de Justicia, Oficina de Asuntos Públicos, Funcionarios Federales Cerrar Investigación sobre la muerte de Sergio Hernandez-Guereca (27 de abril de 2012), en línea en última visita el 23 de junio de 2017). & ldquo [O] n estos hechos particulares, & rdquo determinó el Departamento, & ldquot el agente no actuó de manera inconsistente con la política o capacitación de [Aduanas y Patrulla Fronteriza] con respecto al uso de la fuerza. & rdquo Ibídem. El Departamento también se negó a presentar cargos federales de derechos civiles contra Mesa. Desde el punto de vista del Departamento, no había pruebas suficientes de que Mesa & ldquoactó intencionalmente y con la intención deliberada y específica de hacer algo que la ley prohíbe, & rdquo y, en cualquier caso, Hern & aacutendez & ldquowas ni dentro de las fronteras de los Estados Unidos ni presente en propiedades estadounidenses, según se requiera para que exista jurisdicción según el estatuto federal de derechos civiles aplicable. & rdquo Ibídem. El Departamento expresó su pesar por la pérdida de vidas en el incidente y se comprometió a trabajar con el gobierno mexicano dentro de los mecanismos y acuerdos existentes para prevenir incidentes futuros. Ibídem.

Peticionarios & mdashHern & aacutendez & rsquos Parents & mdashbrought suit. Entre otros reclamos, los peticionarios presentaron reclamos contra Mesa por daños y perjuicios bajo Bivens, alegando que Mesa violó los derechos de Hern & aacutendez & rsquos bajo la Cuarta y Quinta Enmiendas. El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Texas concedió la moción de Mesa & rsquos para desestimarla. Un panel de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito afirmó en parte y revocó en parte. El panel sostuvo que Hern & aacutendez carecía de los derechos de la Cuarta Enmienda dadas las circunstancias, pero que el tiroteo violó sus derechos de la Quinta Enmienda. Hernandez v. Estados Unidos, 757 F. 3d 249, 267, 272 (2014) identificación., en 280 & ndash281 (Dennis, J., concurriendo en parte y concurriendo en el juicio) identificación., en 281 (DeMoss, J., concurre en parte y disiente en parte). El panel también encontró & ldquono razones para dudar en extender Bivens a este nuevo contexto. & rdquo Identificación., en 275. Y el panel sostuvo que Mesa no tenía derecho a inmunidad calificada, y concluyó que "ningún oficial razonable habría entendido que la supuesta conducta del Agente Mesa era lícita". Identificación., en 279. El juez DeMoss discrepó en parte, argumentando que Hern & aacutendez carecía de los derechos de la Quinta Enmienda dadas las circunstancias. Identificación., en 281 & ndash282.

En la nueva audiencia en banc, el Tribunal de Apelaciones afirmó unánimemente que el Tribunal de Distrito y rsquos desestimaron los peticionarios y rsquoclaims contra Mesa. La Corte de Apelaciones en banc primero sostuvo que los peticionarios no habían presentado un reclamo por una violación de la Cuarta Enmienda porque Hern & aacutendez era un ciudadano mexicano que no tenía una conexión voluntaria insignificante con los Estados Unidos y que estaba en suelo mexicano en el momento en que le dispararon. . & rdquo Hernandez v. Estados Unidos, 785 F. 3d 117, 119 (CA5 2015) (por curiam) (citando Estados Unidos v. Verdugo-Urquidez, 494 U. S. 259, 271 (1990)). En cuanto a la reclamación de los peticionarios bajo la Quinta Enmienda, la Corte de Apelaciones en pleno estaba & ldquos algo dividida sobre la cuestión de si la conducta del Agente Mesa violaba la Quinta Enmienda, y rdquo, pero fue & ldquounánime & rdquo al concluir que Mesa tenía derecho a inmunidad calificada. 785 F. 3d, en 120. La Corte de Apelaciones en banc explicó que & ldquo [n] o jurisprudencia en 2010, cuando ocurrió este episodio, advirtió razonablemente al Agente Mesa & rdquo que & ldquot la prohibición general de la fuerza excesiva se aplica cuando la persona lesionada por un EE.UU. oficial en suelo estadounidense es un extraterrestre que no tenía una conexión voluntaria significativa con los Estados Unidos cuando ocurrió el incidente y que no estaba en los Estados Unidos. & rdquo Ibídem. Debido a que el Tribunal de Apelaciones en pleno resolvió los reclamos de los peticionarios por otros motivos, no consideró si, incluso si se hubiera formulado un reclamo constitucional, un recurso de responsabilidad extracontractual debería elaborarse bajo Bivens. & rdquo Identificación., en 121, n. 1 (Jones, J., concurrente). Diez jueces presentaron o se unieron a cinco opiniones concurrentes separadas. Identificación., en 121 y ndash143.

Este Tribunal otorgó certiorari. 580 Estados Unidos ___ (2016). El Tribunal ahora anula la sentencia del Tribunal de Apelaciones y la remite para futuros procedimientos.

La Corte se dirige primero a la Bivens pregunta, que es & ldquo antecedente & rdquo a las otras preguntas presentadas. Madera, 572 EE. UU., En ___ (deslizamiento op., En 11). En Bivens, este Tribunal reconoció por primera vez un derecho implícito de acción por daños y perjuicios contra funcionarios federales que presuntamente habían violado los derechos constitucionales de un ciudadano. Corporación de Servicios Correccionales. v. Malesko534 U. S. 61, 66 (2001). A Bivens Sin embargo, el remedio no está disponible cuando hay & ldquo & lsquos factores especiales que aconsejan la duda en ausencia de una acción afirmativa por parte del Congreso. & rsquo & rdquo Carlson v. Verde, 446 U. S. 14, 18 (1980) (citando Bivens, 403 U. S., en 396). En la decisión anunciada recientemente en Ziglar v. Abbasi, apuesta inicial, pag. ___, esta Corte ha aclarado lo que constituye un & ldquospecial facto [r] vacilación en consejería. & rdquo Ver apuesta inicial, a las 12 y ndash14, 17 y ndash23. & ldquo [L] a investigación & rdquo, explica el Tribunal, & ldquom debe concentrarse en si el Poder Judicial está bien adaptado, en ausencia de una acción o instrucción del Congreso, para considerar y sopesar los costos y beneficios de permitir que proceda una acción por daños y perjuicios. & rdquo Apuesta inicial, a las 12.

El Tribunal de Apelaciones aquí, por supuesto, no ha tenido la oportunidad de considerar cómo el razonamiento y el análisis en Abbasi puede influir en este caso. Y las partes no han tenido la oportunidad de informar y argumentar su importancia. In these circumstances, it is appropriate for the Court of Appeals, rather than this Court, to address the Bivens question in the first instance. This Court, after all, is one &ldquo &lsquoof review, not of first view.&rsquo &rdquo Expressions Hair Design v. Schneiderman, 581 U. S. ___, ___ (2017) (slip op., at 10) (quoting Nautilus, Inc. v. Biosig Instruments, Inc., 572 U. S. ___, ___ (2014) (slip op., at 14)).

With respect to petitioners&rsquo Fourth Amendment claim, the en banc Court of Appeals found it unnecessary to address the Bivens question because it concluded that Hernández lacked any Fourth Amendment rights under the circumstances. This approach&mdashdisposing of a Bivens claim by resolving the constitutional question, while assuming the existence of a Bivens remedy&mdashis appropriate in many cases. This Court has taken that approach on occasion. Ver, p.ej., Madera, supra, at ___ (slip op., at 11). The Fourth Amendment question in this case, however, is sensitive and may have consequences that are far reaching. It would be imprudent for this Court to resolve that issue when, in light of the intervening guidance provided in Abbasi, doing so may be unnecessary to resolve this particular case.

With respect to petitioners&rsquo Fifth Amendment claim, the en banc Court of Appeals found it unnecessary to address the Bivens question because it held that Mesa was entitled to qualified immunity. In reaching that conclusion, the en banc Court of Appeals relied on the fact that Hernández was &ldquoan alien who had no significant voluntary connection to . . . the United States.&rdquo 785 F. 3d, at 120. It is undisputed, however, that Hernández&rsquos nationality and the extent of his ties to the United States were unknown to Mesa at the time of the shooting. The en banc Court of Appeals therefore erred in granting qualified immunity based on those facts.

&ldquoThe doctrine of qualified immunity shields officials from civil liability so long as their conduct &lsquodoes not violate clearly established . . . constitutional rights of which a reasonable person would have known.&rsquo &rdquo Mullenix v. Luna, 577 U. S. ___, ___ (2015) (per curiam) (slip op., at 4&ndash5) (quoting Pearson v. Callahan, 555 U. S. 223, 231 (2009) ). The &ldquodispositive inquiry in determining whether a right is clearly established is whether it would be clear to a reasonable officer that his conduct was unlawful in the situation he confronted.&rdquo Saucier v. Katz, 533 U. S. 194, 202 (2001) . The qualified immunity analysis thus is limited to &ldquothe facts that were knowable to the defendant officers&rdquo at the time they engaged in the conduct in question. blanco v. Pauly, 580 U. S. ___, ___ (2017) (per curiam) (slip op., at 3). Facts an officer learns after the incident ends&mdashwhether those facts would support granting immunity or denying it&mdashare not relevant.

Mesa and the Government contend that Mesa is entitled to qualified immunity even if Mesa was uncertain about Hernández&rsquos nationality and his ties to the United States at the time of the shooting. The Government also argues that, in any event, petitioners&rsquo claim is cognizable only under the Fourth Amendment, and not under the Fifth Amendment. This Court declines to address these arguments in the first instance. The Court of Appeals may address them, if necessary, on remand.

The facts alleged in the complaint depict a disturbing incident resulting in a heartbreaking loss of life. Whether petitioners may recover damages for that loss in this suit depends on questions that are best answered by the Court of Appeals in the first instance.

The judgment of the Court of Appeals is vacated, and the case is remanded for further proceedings consistent with this opinion.

Justice Gorsuch took no part in the consideration or decision of this case.

SUPREME COURT OF THE UNITED STATES

JESUS C. HERNANDEZ, et al., PETITIONERS v. JESUS MESA, Jr., et al.

on writ of certiorari to the united states court of appeals for the fifth circuit

Juez Thomas, disidente.

When we granted certiorari in this case, we directed the parties to address, in addition to the questions presented by petitioners, &ldquo[w]hether the claim in this case may be asserted under Bivens v. Six Unknown Fed. Narcotics Agents, 403 U. S. 388 (1971) .&rdquo 580 U. S. ___ (2016). I would answer that question, rather than remand for the Court of Appeals to do so. I continue to adhere to the view that &ldquoBivens and its progeny&rdquo should be limited &ldquoto the precise circumstances that they involved.&rdquo Ziglar v. Abbasi, ante, at 2 (Thomas, J., concurring in part and concurring in judgment) (internal quotation marks omitted). This case arises in circumstances that are meaningfully different from those at issue in Bivens and its progeny. Most notably, this case involves cross-border conduct, and those cases did not. I would decline to extend Bivens and would affirm the judgment of the Court of Appeals on that basis.

SUPREME COURT OF THE UNITED STATES

JESUS C. HERNANDEZ, et al., PETITIONERS v. JESUS MESA, Jr., et al.

on writ of certiorari to the united states court of appeals for the fifth circuit

Justice Breyer, with whom Justice Ginsburg joins, dissenting.

The parents of Sergio Adrián Hernández Güereca brought this constitutional tort action against a United States Border Patrol agent, Jesus Mesa, Jr. They claim that Mesa violated their son&rsquos constitutional rights when Mesa shot and killed him on June 7, 2010. Hernández and some of his friends had been running back and forth across a Rio Grande River culvert that straddles the border between the United States and Mexico. When Mesa shot him, Hernández had returned to, and was on, the Mexican side of the culvert.

The Court of Appeals, affirming the District Court, held (among other things) that Hernández had no Fourth Amendment rights because he was not a citizen of the United States, he was &ldquoon Mexican soil at the time he was shot,&rdquo and he &ldquohad no &lsquosignificant voluntary connection&rsquo to the United States. & rdquo Hernandez v. Estados Unidos, 785 F. 3d 117, 119 (2015) (per curiam) (quoting Estados Unidos v. Verdugo-Urquidez, 494 U. S. 259, 271 (1990) ). I would reverse the Court of Appeals&rsquo Fourth Amendment holding. And, in my view, that reversal would ordinarily bring with it the right to bring an action for damages under Bivens v. Six Unknown Fed. Narcotics Agents, 403 U. S. 388 (1971) . Ver Madera v. Moss, 572 U. S. ___, ___ (2014) (slip op., at 11) (Bivens actions lie for Fourth Amendment violations) Tennesse v. Garner, 471 U. S. 1, 11 (1985) (officer&rsquos application of lethal force when there is no immediate threat to self or others violates the Fourth Amendment). Ver también Ziglar v. Abbasi, ante, pag. 1 (Breyer, J., dissenting).

I recognize that Hernández was on the Mexican side of the culvert when he was shot. But, we have written in a case involving the suspension of habeas corpus that &ldquode jure sovereignty&rdquo is not and never has been &ldquothe only relevant consideration in determining the geographic reach of the Constitution.&rdquo Boumediene v. Bush, 553 U. S. 723, 764 (2008) . We have added that our precedents make clear that &ldquoquestions of extraterritoriality turn on objective factors and practical concerns, not formalism.&rdquo Ibídem. ver también id., at 759&ndash762. Those factors and concerns here convince me that Hernández was protected by the Fourth Amendment.

First, the defendant is a federal officer. He knowingly shot from United States territory into the culvert. He did not know at the time whether he was shooting at a citizen of the United States or Mexico, nor has he asserted that he knew on which side of the boundary line the bullet would land.

Second, the culvert itself has special border-related physical features. It does not itself contain any physical features of a border. Rather, fences and border crossing posts are not in the culvert itself but lie on either side. Those of Mexico are on the southern side of the culvert those of the United States are on the northern side. The culvert (where the shooting took place) lies between the two fences, and consists of a concrete-lined empty space that is typically 270 feet wide.

Third, history makes clear that nontechnically speaking, the culvert is the border and more technically speaking, it is at the least a special border-related area (sometimes known as a &ldquolimitrophe&rdquo area, see infra, at 4). Originally, the 1848 Treaty of Guadalupe Hidalgo provided that the boundary should run &ldquoup the middle&rdquo of the Rio Grande River &ldquofollowing the deepest channel.&rdquo See Art. V, July 4, 1848, 9Stat. 926. It also provided that &ldquonavigation . . . shall be free . . . to the vessels and citizens of both countries.&rdquo Art. VII, id., at 928. Subsequently the river jumped its banks, setting a new course, and provoking serious disputes about the border&rsquos location. See S. Liss, A Century of Disagreement: The Chamizal Conflict 1864&ndash1964, p. 15 (1965) (the river&rsquos &ldquoravages . . . irreparably destroyed any semblance of a discernable United States boundary line in the Ciudad Juarez-El Paso area&rdquo). In the 1960&rsquos, however, the United States and Mexico negotiated a new boundary. The two nations working together would &ldquorelocat[e]&rdquo the river channel. Convention for the Solution of the Problem of the Chamizal, Art. 2, Aug. 29, 1963, 15 U. S. T. 23, T. I. A. S. No. 5515 (Chamizal Convention). They would jointly bear the costs of doing so and they would charge a bilateral commission with &ldquorelocation of the river channel . . . and the maintenance, preservation and improvement of the new channel.&rdquo Art. 9, id., at 26. When final construction of the new channel concluded, President Johnson visited the site to celebrate the &ldquochannels between men, bridges between cultures&rdquo created by the countries&rsquo joint effort. Kramer, A Border Crosses, The New Yorker, Sept. 20, 2014, online at http://www.newyorker.com / news / news - desk / moving-mexican - border (all internet materials as last visited June 23, 2017) see also Appendix, fig. 2, infra (photograph of President and Mrs. Johnson touring the culvert). That &ldquochannel&rdquo is the culvert now before us.

Fourth, a jointly organized international boundary commission built, and now administers, the culvert. Once created, the Commission arranged for surveys, acquired rights of way, and built and paved the massive culvert structure. See Appendix, fig. 1, infra (typical cross-section of the proposed concrete &ldquoculvert&rdquo) see also International Boundary and Water Commission, United States and Mexico, Preliminary Plan (July 25, 1963), Annex to Chamizal Convention, 15 U. S. T., following p. 36. The United States contributed approximately $45 million of the total cost. See Compliance With Convention on the Chamizal, S. Rep. No. 868, 88th Cong., 2d Sess., 2 (1963) Act To Facilitate Compliance With the Convention Between United States and United Mexican States, §8, 78Stat. 186. The United States and Mexico have jointly agreed to maintain the Rio Grande and jointly to maintain the &ldquolimitrophe&rdquo areas. Treaty To Resolve Pending Boundary Differences and Maintain the Rio Grande and Colorado River as the International Boundary, Art. IV, Nov. 23, 1970, 23 U. S. T. 390, T. I. A. S. No. 7313 (Rio Grande and Colorado River Treaty). Today an International Boundary and Water Commission, with representatives of both nations, exercises its &ldquojurisdiction&rdquo over &ldquolimitrophe parts of the Rio Grande.&rdquo Treaty of Feb. 3, 1944, Art. 2, 59Stat. 1224.

Fifth, international law recognizes special duties and obligations that nations may have in respect to &ldquolimitrophe&rdquo areas. Traditionally, boundaries consisted of rivers, mountain ranges, and other areas that themselves had depth as well as length. Lord Curzon of Kedleston, Frontiers 12&ndash13 (2d ed. 1908). It was not until the late 19th century that effective national boundaries came to consist of an engineer&rsquos &ldquoimaginary line,&rdquo perhaps thousands of miles long, but having &ldquono width.&rdquo Reeves, International Boundaries, 38 Am. J. Int&rsquol L. 533, 544 (1944) see also 1 Oppenheim&rsquos International Law 661, n. 1 (R. Jennings & A. Watts eds., 9th ed. 1992). Modern precision may help avoid conflicts among nations, see, p.ej., Rio Grande and Colorado River Treaty, preamble, 23 U. S. T., at 373, but it has also produced boundary areas&mdashof the sort we have described&mdashwhich are &ldquo &lsquosubject to a special legal, political and economic regime of internal and international law,&rsquo &rdquo Andrassy, Les Relations Internationales de Voisinage, in The Hague Academy of Int&rsquol Law, 1951 Recuiel des Cours 131 (quoting Paul de Lapradelle, La Frontiere 14 (1928)). Those areas are subject to a special obligation of co-operation and good neighborliness, V. Lowe, International Law 151 (2007) (describing the &ldquoregime of voisinage,&rdquo which includes &ldquojointly administered infrastructure facilities . . . co-operation between neighboring police forces . . . bilingual road signs, . . . shared access to common resources,&rdquo and the like) cf. United Nations Convention on the Law of the Sea, Art. 111(8), Dec. 10, 1982, 1833 U. N. T. S. 396 (requiring compensation for loss arising from the erroneous exercise of a sovereign&rsquos right of hot pursuit), as well as express duties of joint administration that adjoining states undertake by treaty.

Sixth, no to apply the Fourth Amendment to the culvert would produce serious anomalies. Cf. Verdugo-Urquidez, 494 U. S., at 278 (Kennedy, J., concurring). The Court of Appeals&rsquo approach creates a protective difference depending upon whether Hernández had been hit just before or just after he crossed an imaginary mathematical borderline running through the culvert&rsquos middle. But nothing else would have changed. The behavior of the United States Border Patrol agent, along with every other relevant feature of this case, would have remained the same. Given the near irrelevance of that midculvert line (as compared with the rest of the culvert) for most border-related purposes, as well as almost any other purpose, that result would seem anomalous.

Moreover, the anomalies would multiply. Numerous bridges span the culvert, linking El Paso and Ciudad Juarez. See Chamizal Convention, Arts. 8&ndash10, 15 U. S. T., at 25&ndash26. &ldquoAcross this boundary thousands of Americans and Mexicans pass daily, as casually as one living inland crosses a county line.&rdquo Liss, supra, at 4 Semuels, Crossing the Mexican-American Border, Every Day, The Atlantic, Jan. 25, 2016, online at https://www.theatlantic.com/ business/archive/2016 / 01 /crossing-the-mexican-american-border-every-day/426678/ Brief for Border Scholars as Amici Curiae 21&ndash22 (Fifty-five percent of households in the sister cities cross the border to comparison shop for everyday goods and Mexican shoppers spend $445 million each year in El Paso businesses). It does not make much sense to distinguish for Fourth Amendment purposes among these many thousands of individuals on the basis of an invisible line of which none of them is aware.

These six sets of considerations taken together provide more than enough reason for treating the entire culvert as having sufficient involvement with, and connection to, the United States to subject the culvert to Fourth Amendment protections. I would consequently conclude that the Fourth Amendment applies.

Finally, I note that neither court below reached the question whether Bivens applies to this case, likely because Mesa did not move to dismiss on that basis. I would decide the Fourth Amendment question before us and remand the case for consideration of the Bivens and qualified immunity questions. Ver Ziglar v. Abbasi, ante, pag. 1 but see ante, pag. 1 (Breyer, J., dissenting).

For these reasons, with respect, I dissent.

Figure 1. International Boundary and Water Commis-sion, United States and Mexico, Relocation of Rio Grande, El Paso, Texas&ndashCiudad Juarez, Chihuahua, Preliminary Plan (July 25, 1963), Annex to Chamizal Convention, 15 U. S. T., following p. 36, T. I. A. S. No. 5515.

Figura 2. President Lyndon Johnson and Mrs. Lady Bird Johnson view the new channel. Associated Press, Dec. 13, 1968.


The End of History Illusion

When we recordar who we were in the past, we recall how diferente we were and tend to focus on how much we’ve changed. It seems easy to describe how we’ve changed over the years. When we Mira en el futuro, however, we imagine that we’ll be no different from who we are today. We tend to predict that our values, interests, and preferences will be the mismo.

The researchers called this phenomenon, “the end of history illusion”, where we imagine that the person we are today is the person we’ll be until we die. Pero ese no es el caso.

People tend to underestimate how much they will cambio in the future. Middle-aged people often look back on our teenage selves with some mixture of amusement and chagrin. What we never seem to realize is that our future selves will look back and think the very same thing about us. At every age we think we’re having the last laugh, and at every age we’re wrong.

Believing that we just reached the peak of our personal evolution makes us feel good. The ‘I wish that I knew then what I know now’ experience might give us a sense of satisfaction and meaning, whereas realizing how transient our preferences and values are might lead us to doubt every decision and generate anxiety.

Or maybe the explanation has more to do with mental energy: predicting the future requires more work than simply recordando the past. Most of us can remember who we were 10 years ago, but we find it hard to imagine who we’re going to be, and then we mistakenly think that because it’s hard to imagine, it’s not likely to happen. Sorry, when people say “I can’t imagine that,” they’re usually talking about their own lack of imagination, and not about the unlikelihood of the event that they’re describing.

Tiempo is a powerful force. It transforms our preferences. It reshapes our values. It alters our personalities. We seem to appreciate this fact, but only in retrospect. Only when we look backwards do we realize how much change happens in a decade.

Summing-up: For most of us, the present is a magic time. Human beings are works in progress that mistakenly think they’re finished. The person you are right now is as transient, as fleeting and as temporary as all the people you’ve ever been. The one constant in our life is change.


The Three Biological Lessons of History

Humano history is a fragment of biológico historia. Therefore the laws of biology are the fundamental lessons of history. We are subject to the processes and trials of evolution, to the struggle for existence and the survival of the fittest to survive.

If some of us seem to escape the strife or the trials it is because our group protect us but that group itself must meet the tests of supervivencia.

There are three biological lessons of history:

Life is Competition: Competition is not only the life of trade, it is the trade of life— peaceful when food abounds, violent when the mouths outrun the food. Co-operation is real, and increases with social development, but mostly because it is a tool and form of competition we co-operate in our group— our family, community, club, church, party, “race,” or nation— in order to strengthen our group in its competition with other groups.

Life is Selection: In the competition for food or mates or power some organisms succeed and some fail. In the struggle for existence some individuals are mejor equipped than others to meet the tests of survival. … Nature loves diferencia as the necessary material of selection and evolution identical twins differ in a hundred ways, and no two peas are alike. Inequality is not only natural and inborn, it grows with the complexity of civilization.

Life must Breed: Nature has no use for organisms, variations, or groups that cannot reproducir abundantly. She has a passion for quantity as prerequisite to the selection of calidad she likes large litters, and relishes the struggle that picks the surviving few doubtless she looks on approvingly at the upstream race of a thousand sperms to fertilize one ovum. If the human brood is too numerous for the food supply, Nature has three agents for restoring the balance: famine, pestilence, and war.

Summing-up: The three biological lessons of history are Competition, Selection, and Reproduction. Our instincts have not changed for as long as there has been recorded history.


Ver el vídeo: Making of a katana (Enero 2022).