Odoacro

Odoacro (433-493 EC, reinó 476-493 EC) también conocido como Odovacar, Flavius ​​Odoacer y Flavius ​​Odovacer, fue el primer rey de Italia. Su reinado marcó el final del Imperio Romano; depuso al último emperador, Romulus Augustulus, el 4 de septiembre de 476 EC. Era un soldado en el ejército romano que ascendió de rango a general y luego fue elegido para gobernar después de que el general mercenario Orestes se negó a otorgar tierras en Italia a sus soldados, y proclamaron a Odoacro como su líder. El senado romano aprobó el liderazgo de Odoacro y le otorgó el estatus honorario de patricio. Proporcionó a sus soldados la tierra que había prometido, gobernó de acuerdo con los preceptos del Imperio Romano y gobernó Italia juiciosamente hasta que fue derrotado en la batalla y luego asesinado por Teodorico el Grande de los Ostrogodos (475-526 EC). Aunque algunos historiadores han considerado su reinado sin incidentes y afirman que no introdujo innovaciones, logró mantener el orden, la cultura y los últimos vestigios de la civilización del Imperio Romano, lo cual, considerando la época en que reinó, fue un logro impresionante. .

Vida temprana y ascenso al poder

No se sabe claramente nada de los primeros años de vida de Odoacro. Su origen étnico generalmente se considera germánico, pero quiénes eran sus padres, cómo se crió o incluso dónde, es un tema de debate entre los historiadores. Sin embargo, los estudiosos están de acuerdo en que era hijo de Edico el Huno, rey de la tribu germánica Sciri y consejero de confianza de Atila. Fue Edico, que había sido enviado por Atila como embajador en Roma, quien le reveló a Atila el complot romano para asesinarlo y, por lo tanto, frustró el plan. Después de la muerte de Atila y la disolución del Imperio Hun, se cree que Odoacro luchó por su padre antes de unirse al ejército romano, ascender de rango y finalmente asumir el poder. Si bien parece bastante claro que Odoacro era el hijo de Edico, el problema que discuten los historiadores es "¿Qué Edico?" El escritor del siglo VI Jordanes afirma que el padre de Odoacro era Edica de la tribu Sciri, pero de ninguna manera lo asocia con Edico de los hunos. Sin embargo, gran parte del trabajo de Jordanes ha sido cuestionado por la erudición moderna, y la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que Edico de los hunos fue el padre de Odoacro. El historiador Hyun Jin Kim describe a Odoacer como "el hijo famoso de Edico" y señala que su habilidad militar es comparable a la de los hunos (96). El historiador Peter Heather está de acuerdo, escribiendo:

Lo que es tan emocionante de Edeco es que se convirtió en rey de los Sciri después de la muerte de Atila, aunque él mismo no lo era. Probablemente debió su derecho al trono al haberse casado con una dama esciria de alta cuna, ya que se dice que sus hijos, Odovacar y Onoulphous, tuvieron una madre esciria. Pero al propio Edeco se le llama de diversas formas huno o turingio (228).

Aún así, hay otros historiadores que disputan estas afirmaciones y sugieren que Edico el Huno no era el padre de Odoacro y que el nombre de su padre era Edica, de la tribu Sciri, que no tenía nada que ver con Edico. Sin embargo, como la mayoría de los estudiosos se ponen del lado de historiadores como Hyun y Heather, Edico ha sido identificado como el padre de Odoacro, que estaba casado con una mujer noble de los Sciri.

Odoacro aparece por primera vez en la historia en un papel menor como un soldado llamado Odovacrius, luchando contra los visigodos en 463 EC. También se le menciona en el Vida de San Severino por Eugippius (siglo V d.C.), donde se afirma que él, con un grupo de seguidores, se detuvo en la casa del santo para pedir su bendición, y Severino profetizó a Odoacro: "Ve a Italia, aunque ahora está cubierto de pieles malas, pronto harás ricos regalos para muchos ". Si bien esta profecía resultó ser cierta, no está claro si Eugippius escribió esta anécdota antes o después de que Odoacro llegara al poder. La historia puede ser una inserción posterior en la vida del santo, escrita para darle el don de profecía.

La relación de Odoacro con sus tropas continuó siendo de respeto mutuo. Aun así, su primer acto como rey fue destruir a la oposición y establecerse como un monarca a ser temido y obedecido.

Sea como fuere, en el año 470 d.C. Odoacro era un oficial del menguante ejército romano estacionado en Italia. Julio Nepos (430-480 d.C.) había sido nombrado emperador de occidente por el emperador bizantino oriental León I (401-474 d.C.). Nepos nombró a un general llamado Orestes como jefe del ejército en contra de los deseos y consejos del senado romano. El senado no confiaba en Orestes porque no era de raza patricia y había luchado por los ejércitos de Atila contra Roma. También pensaban que era demasiado popular entre las tropas que había llegado a dirigir. El historiador Gibbon escribe:

Estas tropas habían estado acostumbradas durante mucho tiempo a reverenciar el carácter y la autoridad de Orestes, quien afectaba sus modales, conversaba con ellos en su propio idioma y estaba íntimamente relacionado con sus jefes nacionales por largos hábitos de familiaridad y amistad (547).

Tan pronto como Orestes fue elevado a comandante en jefe del ejército en 475 EC, los marchó contra Nepos que huyó al exilio. Luego, las tropas alentaron a Orestes a declararse emperador, pero él se negó y en su lugar hizo que su hijo adolescente Romulus Augustulus (c. 460-500 EC) fuera declarado emperador. Por su servicio a Orestes en la destitución de Nepos, y para aumentar la paga atrasada que sentían que merecían, los soldados pidieron que se les diera un tercio de las tierras de Italia como granjas. El problema con esta solicitud era que ya había personas que vivían en esas tierras que tendrían que ser reubicadas, y muchos de ellos eran ciudadanos romanos. Gibbon escribe:

¿Historia de amor?

¡Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico!

Orestes, con un espíritu que, en otra situación, podría ser digno de nuestra estima, prefirió enfrentarse a la furia de una multitud armada que suscribir la ruina de un pueblo inocente. Rechazó la audaz demanda y su negativa fue favorable a la ambición de Odoacro, un bárbaro audaz, quien aseguró a sus compañeros de guerra que, si se atrevían a asociarse bajo su mando, pronto podrían extorsionar la justicia que se les había negado a sus diligentes peticiones. (547).

Los soldados fueron al campamento de Odoacro, y Orestes huyó a la ciudad de Pavía y montó una defensa. Odoacro marchó sobre la ciudad y, cuando parecía que iba a caer, Orestes escapó y volvió a formar un ejército en Piacenza. Odoacro lo persiguió allí, lo derrotó en la batalla y lo hizo ejecutar. Luego fue declarado rey de Italia el 23 de agosto de 476 EC. Sin embargo, los restos del ejército romano se negaron a aceptarlo, y el 2 de septiembre de 476 d.C. se libró un enfrentamiento final, conocido como la Batalla de Rávena, del que Odoacro salió victorioso. Dos días después, el 4 de septiembre de 476 d.C., Romulus Augustulus fue depuesto y el Imperio Romano en el oeste se terminó. Fue enviado a Campania bajo una especie de arresto domiciliario con una asignación anual fija y desaparece de la historia. El senado romano, que todavía era una entidad en funcionamiento, aprobó a Odoacro y escribió al emperador en el este (que, en ese momento, era Zenón) que ya no sentían que un emperador occidental era necesario en Roma, y ​​que el imperio podría fácilmente ser gobernado desde Constantinopla en el este y por un rey en el oeste. Sobre esta situación, el historiador Guy Halsall escribe:

La respuesta de Zeno fue aguda. Reprendió al senado romano por haber matado a un emperador enviado por el este (Anthemius) y exilió a otro (Julius Nepos) y los instó a aceptar a Julius de regreso. Si Julio deseaba otorgar el patriciado a Odoacro, era él quien debía decidir. Odoacro no deseaba que Julio volviera, por lo que, reprendido por la corte imperial y sin otro medio de legitimación, hizo lo que más de un comandante militar había hecho antes en esa situación: se declaró rey (281).

Aunque ya había sido declarado rey por sus tropas, y su cargo aprobado por el senado romano, la declaración personal de Odoacro fue hecha como una aceptación de este honor y, quizás también, para enviar el mensaje de que se sentía digno de ser rey en igualdad de condiciones. de pie con cualquier otro monarca. Esto puede haber estado especialmente dirigido a Zenón para dejar en claro que Odoacro tenía la intención de gobernar como quisiera de acuerdo con los preceptos del Imperio Occidental y no buscaba la aprobación explícita de Zenón. Aunque inicialmente estaba disgustado con lo que le parecía una anarquía, Zenón reconoció que tener un rey bárbaro en el oeste, en lugar de un co-emperador, aumentaría enormemente su prestigio como único gobernante del Imperio Romano y, por lo tanto, aprobó el reinado de Odoacro (sin duda con el pensamiento en mente de que siempre podría encontrar una manera de deshacerse de Odoacro más tarde). Odoacro, alrededor de los 42 años, era ahora el hombre más poderoso de Italia.

Reinado

A lo largo de su reinado, se cree que se llamó a sí mismo "Rey de Italia" sólo una vez en la correspondencia y sus súbditos se refirieron a él simplemente como Dominus Noster ("nuestro señor") y otros como rey de cualquier tribu o región en discusión en ese momento. Su relación con las tropas, que había establecido con tierras y hogares en todo el país, continuó siendo de respeto y admiración mutuos, y se destacó por su humildad. Aun así, su primer acto como rey fue destruir a quienes pudieran oponerse a él y establecerse como un monarca digno de ser temido y obedecido. En octubre de 476 d.C., adquirió Sicilia a través de un tratado con los vándalos, y a lo largo de 477 d.C. consolidó su gobierno y fortaleció las fronteras del nuevo Reino de Italia. Cuando Julius Nepos fue asesinado en su villa en Dalmacia en 480 EC, Odoacro marchó para someter a los asesinos, los mató y luego anexó Dalmacia (la actual costa oriental del Mar Adriático) a su reino.

Aunque los historiadores modernos sospechan con razón del trabajo de Edward Gibbon del siglo XVIII EC (ya que Gibbon tiende a tomar las fuentes que se adaptan a su visión de la historia al pie de la letra y rechaza otras, sin importar cuán sustanciales, que lo contradigan), su evaluación del reinado de Odoacro es preciso. Gibbon escribe cómo Odoacro recibió su puesto del senado romano y cómo disfrutó de su apoyo continuo durante su reinado. En lugar de desviarse del modelo de Roma, Odoacro lo abrazó y se condujo como un gobernante romano, adoptando incluso el prefijo "Flavio". Gibbon escribe:

Las leyes de los emperadores se aplicaban estrictamente, y la administración civil de Italia todavía la ejercían el prefecto pretoriano y sus oficiales subordinados. Odoacro delegó en los magistrados romanos la odiosa y opresiva tarea de recaudar ingresos públicos; pero se reservó para sí el mérito de la indulgencia popular y de temporada. Como el resto de los bárbaros, había sido instruido en la herejía arriana; pero veneraba a los personajes monásticos y episcopales; y el silencio de los católicos da fe de la tolerancia de que gozaban (549).

Que Odoacro, que fue criado como arriano, permita que el trinitarismo se practique en todo su reino sin problemas es un testimonio de la sabiduría y tolerancia de su reinado. La herejía arriana era la creencia de que Jesús era un ser creado, no igual a Dios y, por lo tanto, los arrianos no creían en la trinidad. Constantino el Grande había odiado tanto la herejía arriana que ordenó que se quemaran todas las obras arrianas. Los problemas entre cristianos arrianos y cristianos trinitarios (católicos) habían estallado en disturbios públicos en el pasado, como también lo harían más tarde. La tolerancia de Odoacro al trinitarismo y su continuación de otras prácticas y políticas de Roma muestran su prudencia en que, en última instancia, solo gobernó con la aprobación del Senado y por su intercesión en su nombre con Zenón en Constantinopla.

Teodorico y la muerte de Odoacro

A pesar del consentimiento del senado, en última instancia, fue Zenón quien tuvo el mayor poder sobre el gobierno y el destino de Odoacro. En 487 EC, Odoacro invadió el valle del Danubio (que estaba bajo su control) para restringir el poder de la tribu Rugii que había ido ganando cada vez más influencia allí. Derrotó a los Rugii y tomó a su rey Feletheus y a su esposa Gisa como prisioneros a Ravenna, donde fueron ejecutados. Federico, el hijo de Feletheus, levantó un ejército para recuperar el reino, pero fue derrotado en la batalla por el hermano de Odoacro, Onoulphous. Federico sobrevivió a la batalla y se refugió con el rey de los ostrogodos, Teodorico. Odoacro, sin duda, se sintió seguro en su reino después de la Guerra de Rugian, pero le proporcionaría a Zenón la justificación que estaba buscando para deponer al rey de Italia. Dado que la única razón que Odoacro podía dar para atacar a los Rugii era su creciente influencia (no una rebelión), Zeno podía decir que Odoacro estaba actuando como un tirano que necesitaba ser removido y así justificar una acción militar contra él.

Zenón había accedido a la solicitud del senado romano solo con el entendimiento de que Odoacro era más o menos un sustituto de Julio Nepos y que se haría a un lado si Nepos regresaba. Con Nepos muerto, el reinado de Odoacro fue indiscutible, y sus campañas en Dalmacia preocuparon a Zenón porque las tomó como evidencia del creciente poder e independencia de Odoacro de Roma. Más irritante a Zeno fue el apoyo de Odoacro al general Illus, quien se había rebelado contra el gobierno de Zeno y le había causado múltiples problemas. El historiador Herwig Wolfram comenta sobre esto, escribiendo: "Las precarias relaciones entre Constantinopla y el reino italiano se deterioraron aún más cuando [Odoacro] se preparó para una intervención en Oriente del lado del partido anti-Zenón" (278). Después de la guerra de Rugian, Zenón vio su oportunidad de deshacerse de Odoacro y firmó un tratado con Teodorico de los godos, que decía que "después de la derrota de Odovacar, Teodorico, a cambio de sus esfuerzos, gobernaría Italia para el emperador hasta que llegó en persona ”(Wolfram, 279). Se debate si la sugerencia inicial de invadir Italia y deponer a Odoacro provino de Zenón o de Teodorico, pero la mayoría de los estudiosos creen que fue Zenón quien lo sugirió y la evidencia sobre su relación parece confirmarlo.

Teodorico también le había estado causando problemas a Zeno. Criado y educado en la corte de Constantinopla, Teodorico entendió cómo el poder militar se traducía en poder político. Después de que Zenón lo empleó a él y a sus godos para derrotar a Illus, Teodorico quería más poder y, como relata Halsall, "los godos amenazaron a Constantinopla y devastaron los Balcanes pero no pudieron tomar la capital, mientras que Zenón, seguro detrás de la famosa línea triple de murallas de la ciudad. , era improbable que expulsara a este último completamente de sus territorios Se requería una solución, aceptable para ambas partes, y se encontró: que los ostrogodos de Teodorico se trasladaran a Italia y se deshicieran del "tirano" Odoacro "(287). Teodorico reunió sus fuerzas y marchó sobre Italia y Zenón se libró de su problema con los godos. Si Odoacro mató a Teodorico o Teodorico depuso a Odoacro no pareció importar mucho a Zenón; cualquiera que saliera de la guerra podría ser tratado más tarde.

Teodorico devastó el campo y encontró su primera resistencia de la gente de Gepid en el río Vuka en 488 EC. Se desconoce si estaban aliados con Odoacro o simplemente protegiendo sus tierras de la invasión, pero fueron rápidamente derrotados y masacrados por las fuerzas de Theodoric. Teodorico avanzó y se enfrentó a las fuerzas de Odoacro en la batalla en el Puente de Isonzo el 28 de agosto de 489 EC, donde Odoacro fue derrotado. Se retiró a Verona perseguido por Teodorico, y se enfrentaron de nuevo el 29 de septiembre de 489 EC; Odoacro fue nuevamente derrotado. Luego huyó a Rávena y preparó las defensas de la ciudad, mientras Teodorico continuaba su conquista del país. Wolfram escribe:

La marcha de Teodorico hacia Italia parecía destinada a una victoria rápida y decisiva. En Milán, que Theodorico capturó después de Verona, dignatarios laicos y eclesiásticos lo recibieron como representante del emperador. Incluso el comandante en jefe de Odovacar, Tufa, y un gran número del ejército derrotado se unieron al vencedor (281).

Confiando en el gesto de sumisión y lealtad de Tufa, Theodoric lo envió al mando de sus tropas de élite a Ravenna para capturar a Odoacro. Sin embargo, Tufa solo había estado fingiendo lealtad al conquistador y traicionó a las tropas ante los soldados de Odoacro; la fuerza de élite fue destruida y "Teodorico sufrió su primera derrota seria en suelo italiano" (Wolfram, 281). Odoacro dejó Rávena y llevó la batalla al enemigo que lo repelió repetidamente. Tufa se enfrentó a Federico de los Rugii en la batalla en agosto de 491 EC en la que ambos murieron. Las hostilidades continuaron hasta el 25 de febrero de 493 EC, momento en el que Juan, el obispo de Rávena, negoció un tratado por el cual Odoacro y Teodorico gobernarían juntos. Teodorico entró en Rávena el 5 de marzo de 493 EC y, el 15 de marzo, en una cena formal celebrada para celebrar el tratado, Odoacro fue asesinado por Teodorico, quien lo apuñaló hasta la muerte. Sus últimas palabras fueron: "¿Dónde está Dios?" a lo que Teodorico respondió: "Esto es lo que le has hecho a mi pueblo" en referencia a la supuesta tiranía de Odoacro y su destrucción de la tribu Rugii, un pueblo relacionado con los godos de Teodorico. Wolfram describe las secuelas de la muerte de Odoacro:

La naturaleza deliberada y metódica del acto de Teodorico se revela claramente por los eventos posteriores: a Odovacar no se le permitió recibir un entierro cristiano y su esposa Sunigilda murió de hambre. El hermano de Odovacar, Hunulf, buscó refugio en una iglesia y fue utilizado como objetivo por los arqueros góticos ... El día del asesinato de Odovacar, sus seguidores y sus familias fueron atacados. Dondequiera que los godos pudieran ponerles las manos encima, se encontraban con la muerte. En el curso del año 493, Teodorico se había convertido en el maestro indiscutible de Italia (284).

El reinado de Odoacro fue eclipsado en gran medida por el de Teodorico (que llegaría a ser conocido como Teodorico el Grande) y sus logros fueron olvidados. Sin embargo, bajo Odoacro, el país estuvo asegurado durante una época extremadamente caótica de su historia. Guió al país a través del hambre, lo defendió de las invasiones extranjeras y lo amplió mediante la conquista militar. Sus últimas palabras, "¿Dónde está Dios?" Los estudiosos han interpretado durante siglos que cuestionan la justicia de su asesinato después de llevar una vida tan ilustre y piadosa. El historiador Will Durant escribió una vez: "Es más fácil explicar la caída de Roma que dar cuenta de su larga supervivencia" (670). Una parte de su supervivencia, en cuanto a la cultura a la que dio origen, se debe a Odoacro y su preservación de la civilización y los valores romanos a lo largo de su reinado.


¿Emperador Odoacro WI?

Empezar con un no ciudadano no habría representado un gran problema, pero si con un rey bárbaro sí. Si hubiera querido ser emperador, habría requerido la cooperación de la aristocracia senatorial (no por los votos del Senado, sino porque todavía eran los conductores y los traficantes de la política). Los senadores tenían algunas reservas sobre personas provenientes de diferentes contextos culturales y políticos, y es muy posible que Odoacer las compartiera. De hecho, pudo haber pensado que no estaba * calificado * para ser emperador.

Sin embargo, otra cosa a tener en cuenta si se declara a sí mismo es que esas son palabras de pelea. No concierne tanto al Imperio de Oriente como a sus vecinos directos. Al declararse emperador, hace un amplio reclamo de soberanía sobre el antiguo Imperio, un reclamo que no representaba una amenaza para nadie cuando lo hacía un títere ineficaz o un segundo violín de Constantinhople, pero que ciertamente haría que los vándalos, visigodos y francos se sentaran. y tomar nota de una vez hecha por un poderoso señor de la guerra. Puede que no pareciera que hubiera sido un problema y, a la inversa, sin duda daría lugar, como mínimo, a cierta tensión.

LordKalvan

Estoy de acuerdo en que Odoacro podría no haber sentido que estaba dispuesto a tomar el morado: parece un poco extraño hoy en día, pero en el siglo V afirmar que el morado fue realmente un gran paso.

Sin embargo, de alguna manera me sorprende que no haya coronado a otro títere después de Romulus Augustolus. La razón podría haber tenido más que ver con mantener una buena relación con la mitad oriental del imperio (después de todo, envió las insignias imperiales a Constantinopla) que con el temor de enfrentarse a los otros reinos bárbaros en el oeste.

O tal vez fue solo falta de visión

Advernt

Esto podría generar un POD con muchas posibilidades: ¿Qué pasaría si el Imperio Romano Occidental existiera en papel después del 476 d.C., a través de gobernantes títeres colocados por cualquier rey bárbaro que gobernara Italia? Después de un tiempo, podríamos ver un Imperio al estilo HRE, unido por una supuesta soberanía perdida, de jure, no de facto sobre gran parte de la Europa occidental moderna.

Con el tiempo, podría convertirse en una posición para ser elegido por electores monárquicos, reyes de los reinos principales. Asumiendo que los Borgia no se alejaron, podrían ser conocidos como los infames Emperadores de la centralización, que aterrorizaron a la nobleza de Europa durante medio siglo.

MarkA

Odoacro fue proclamado rey por el ejército que era una fuerza mixta de alemanes. No se trataba de una fuerza nacional como los vándalos o los godos, sino un ejército "romano" compuesto por varias nacionalidades alemanas. No estaba en condiciones de proclamarse emperador y, de hecho, el ejército lo había proclamado rey. rex Herulorum- no Imperator.

Mi punto de vista es que políticamente no tuvo más remedio que permanecer como Maestro de Soldados para poder retener su posición de preeminente en Italia en relación con el imperio del este y llamarse rey para sus seguidores. solamente (sus monedas no llevaban la inscripción de rex).


Odoacro, Rey de los Heruli

Roma estaba al borde del colapso cuando Odoacro, un jefe de las tribus Scirii, Heruli y Rugii, surgió de la oscuridad como uno de los muchos comandantes del ejército romano. Está registrado en el cartel de la cronología bíblica con la historia mundial en el 493 d.C. Odoacro se convertiría en el último gobernante del decadente imperio romano occidental. Era el hijo de Edeco, uno de los muchos comandantes que formó parte del despiadado ejército de Atila el Huno hasta la muerte del gran señor de la guerra. Odoacro nació en la provincia romana de Panonia en 433 o 435 d.C. Su padre murió después de que los guerreros Scirii fueran derrotados. Odoacro (que no participó en la batalla) fue a Italia y se alistó en el ejército romano. Su hermano Hunoulf fue a Constantinopla y se convirtió en el Maestro de Soldados en Illyricum. En Italia, Odoacro dirigió soldados de identidades étnicas mixtas que consistían en hunos, gépidos, godos y otras tribus bárbaras.

Estos artículos están escritos por los editores de La asombrosa línea de tiempo de la Biblia
Vea rápidamente 6000 años de la Biblia y la historia mundial juntos

Formato circular único - ver más en menos espacio.
Aprenda hechos que no se puede aprender con solo leer la Biblia
Diseño atractivo ideal para su hogar, oficina, iglesia & # 8230

El emperador romano occidental Julius Nepos fue depuesto por el general Orestes en el 475 d.C. y obligado a huir a Dalmacia. Orestes instaló a su joven hijo, Romulus Agustulus, como nuevo emperador, pero era el mismo general quien dirigía el imperio. El reinado de Romulus Augustulus duró poco. Padre e hijo fueron destituidos del poder por Odoacro después de que Orestes no cumpliera su promesa de distribuir tierras a los líderes tribales que lo apoyaban. Odoacro fue declarado rey por sus tropas, que luego hicieron matar a Orestes y exiliaron a su hijo a Campania.

Esto obligó a Zenón, el emperador romano de Oriente, a elevarlo al estado de patricio. Nunca reconoció a Odoacro como un igual, pero el nuevo gobernante romano occidental se consideraba un rey legítimo e incluso firmó documentos con el título de "Rey Odoacro". Italia fue generalmente pacífica bajo este nuevo rey, y los cristianos dieron un suspiro colectivo de alivio ya que las persecuciones que los acosaron antes no sucedieron durante su reinado. Su mayor logro fue la expansión del territorio romano occidental en Dalmacia (actual Croacia).

La frágil relación entre Zeno y Odoacro estaba desgastada. El rey bizantino animó a otros reyes a atacar a Odoacro, a quien todavía consideraba un usurpador. Teodorico, el rey de los ostrogodos y aliado de Zeno, lanzó una serie de ataques que inicialmente no tuvieron éxito. Finalmente, en 493 d.C., se negoció un tratado entre los dos y acordaron ser co-gobernantes de Italia. Teodorico invitó a Odoacro a un banquete, y allí, el primer rey bárbaro de Italia fue asesinado por su rival.


Solicitud de Odoacro

Después de la declaración del nuevo emperador, Odoacro le pidió tierras y tributos a Orestes a cambio de su ayuda para ahuyentar al emperador Nepos. Odoacro solicitó que el control del tercio norte de Italia le fuera entregado a él y a sus hombres. Desafortunadamente, Orestes le negó a Odoacer su solicitud.

En respuesta, Odoacro convence a sus ejércitos de que se rebelen contra Orestes para intentar apoderarse de las tierras. Muchas de las tropas que habían ayudado a deponer a Nepos por Orestes se unieron a Odoacro en respuesta a las promesas de tierras y dinero.

En ese momento, a las tropas romanas se les había pagado poco de lo que se les debía y muchos de los comandos estaban dirigidos por mercenarios y demagogos desleales que continuaban prometiendo devolver a las tropas lo que se les debía.

Este giro de las tropas obligó a Orestes a huir del ataque. Ahora Odoacro tenía el control de las fuerzas rebeldes.


El golpe

Estando en Panonia siguiendo las instrucciones de Orestes, Odoacro reclutó a muchos mercenarios, en su mayoría inmigrantes de las tribus de los Heruls, Rugs y Skyrids (él mismo era un miembro de la tribu de estos últimos). Teniendo un ejército tan grande bajo su mando, ahora podría reclamar el poder supremo él mismo. Después de traer de su lado también a la guardia de Orestes, Odoacro comenzó a planear un golpe militar. Además, aumentó su fuerza prometiendo terrenos a otros mercenarios de las guarniciones itálicas al final de su servicio.

Cuando Orestes se enteró del inminente golpe militar, el ejército rebelde poseía fuerzas bastante importantes, por lo que Orestes huyó de Rávena a Pavía, dejando la defensa de la capital a su hermano.

Los exploradores de Odoacre le dijeron que Orestes había huido, y movió su ejército tras él, capturando y saqueando Pavía, y también ejecutando a su ex comandante el 28 de agosto de 476. Luego, con una marcha rápida, el comandante rebelde llegó a Rávena, que cayó el 4 de septiembre del mismo año. El emperador capturado Rómulo Augusto fue exiliado a la antigua finca de Lúculo en Campania cerca de Nápoles el 5 de septiembre, donde vivió hasta el final de sus días, recibiendo una pensión de por vida como prisionero importante.


La regla de Odoacro, el rey de Italia

Hay varias versiones del origen de Odoacro. El padre de Odoacro, que pertenecía al séquito de Atila, probablemente murió en una batalla en Bolia en el año 469, luchando con Theodimir, el padre de Teodorico. Este evento podría ser una de las razones de la enemistad de los dos futuros líderes del mundo bárbaro.

Según la leyenda, anhelando actividades, bajo la influencia de la profecía de una profetisa sobre su futura grandeza, dejó la costa del Danubio, donde vivía su gente, y se fue a Italia.

Alrededor del año 470, Odoacro ingresó al servicio militar en Italia, y para el año 476 se encontraba entre los guardaespaldas imperiales.

Cuando Flavius ​​Orestes, el comandante en jefe de las tropas, compuestas principalmente por mercenarios germánicos, expulsó al emperador Julio Nepos en agosto de 475 y elevó a su propio hijo Rómulo Augusto a emperador, se ordenó a Odoacro que reprimiera la insurgencia. Los mercenarios alemanes exigieron ciertas áreas de asentamiento, a saber, un tercio de la tierra propiedad de los romanos en Italia. Orestes los rechazó y, por lo tanto, la mayoría de los mercenarios se pasaron al lado de Odoacro. En agosto de 476, Odoacro fue proclamado rey por sus tropas. Ganó en Pavía y mató a Orestes el 23 de agosto, lo que obligó a Romulus Augustulus a renunciar al poder. El emperador romano oriental Zenón elevó a Odoacro a patricio y lo reconoció como gobernador romano. También exigió reconocer formalmente a Julius Nepot como emperador de la parte occidental del imperio, a lo que Odoacro estuvo de acuerdo.

Sin embargo, Odoacro actuó de forma independiente. En 477 perdió ante los visigodos.

En el año 480, después del asesinato de Julius Nepot, Odoacro envió tropas a Dalmacia, que antes había sido controlada por Nepot. Esto empeoró su relación con el emperador Zenón, a pesar de que Odoacro envió insignias imperiales a Constantinopla.

El emperador Flavio Zeno decidió no nombrar un nuevo emperador en Occidente, quedando como único gobernante del imperio.

El emperador Zenón acusó a Odoacro de apoyar al rebelde Illa en 484 y persuadió al líder ostrogótico Teodorico el Grande para que lo atacara. También persuadió a Feleteus de romper la alianza con Odoacro. No todos compartían la idea de la guerra con él: el hermano Feleteus Ferderuh, partidario de la paz con Odoacro, fue asesinado por su sobrino Friederich con el pretexto de venganza por saquear el monasterio de San Severin.

En respuesta a esto, Odoacro lanzó un ataque preventivo y en el otoño de 487 hizo una marcha hacia Norik y derrotó al ejército de los Alfombras cerca de los Bosques de Viena.

Después de otra campaña en el año 488, liderada por el hermano de Odoacer & # 8217, Gunulf, el estado de Rugov en el Danubio finalmente fue destruido. Los restos de las alfombras, liderados por Friederich, se unieron a los ostrogodos, reconociendo el poder de Teodorico el Grande sobre ellos mismos.

Pero ya en el año 488, Odoacro se vio obligado a abandonar Norik, evacuando a la población romanizada a Italia, ya que los Ostgoths ya se acercaban a las fronteras de la provincia.

En 489, Odoacro se dividió en Isonzo, luego bajo Verona, en 490 en Adde en Ravenna, logró resistir durante más de dos años. Durante la guerra, Odoacro proclamó emperador a su hijo. Teodorico el Grande se unió para la gestión conjunta con Odoacro (febrero de 493), en estas condiciones Odoacro cesó la resistencia, pero en marzo de 493 fue asesinado en Rávena junto con sus confidentes en una fiesta conciliadora.

Habiendo puesto a Odoacro en el lugar del invitado de honor, Teodorico, de un solo golpe de espada, lo cortó desde la clavícula hasta el muslo, diciendo después: & # 8220El desgraciado no tenía huesos en su cuerpo. & # 8221 Odoacro & # El hermano de 8217, Gunulf, recibió un disparo con un arco, su hijo fue ejecutado y su esposa fue encarcelada, donde murió de hambre. Teodorico justificó su acto en venganza por la ejecución de sus parientes, Feleteus y Guizot.

Bajo Odoacro, Italia existió durante trece años en las condiciones del mundo interior y exterior. En Roma, tenía un apoyo serio para el Senado y, por lo tanto, no se encontró con una oposición seria de los romanos. Fueron nombrados cónsules, se emitieron leyes al estilo de los emperadores romanos. Como resultado de sus reformas, el sistema administrativo de gobierno en Italia había experimentado una serie de cambios fundamentales, donde el más destacado es que los soldados bárbaros recibieron tierras en Italia como federados. A pesar de que Odoacro era arriano, no persiguió al cristianismo ortodoxo.


The Classical Association en Irlanda del Norte

Flavius ​​Odoacro es más famoso por ser el hombre que depuso al "último" emperador occidental Romulus Augustulus en 476, convirtiéndose en el primer gobernante no romano de Italia durante siglos. He did technically act as a viceroy for the eastern emperor Zeno, but in reality, Odoacer ruled Italy and some adjoining lands north to the Danube and across the Adriatic Sea in his own right as ‘king of Italy’.

It was in this role as rex Italiae that Odoacer was able to reward his loyal underlings with land grants. One such land grant came on 18 March 489 to a comes domesticorum called Pierius. The grant in itself was not particularly special or significant in terms of value, amounting to 40 solidi per annum worth of land top up to a much larger previous grant.

However, its importance comes in the fact that the original text of Odoacer’s land grant to Pierius survives. This makes Odoacer, despite the previous 500 years of Roman imperial history and extensive administration and bureaucracy, the first ruler of Italy for whom an original text of a legal act has survived. Pierius’ grant is also the only surviving document from the civic scriptorium of Syracuse prior to the Roman reconquest in late 535 (Tjäder (1955) I.35).

It is worth noting that while the name of the rex Italiae is listed as ‘Odovacar’ throughout the document and I have chosen to go with ‘Odoacer’ for this blog, his name appears with various other spellings in the historical sources: we would also see Odoacar, Odovacris, Odovacrius, Adovacris and the Greek versions of Οδοαχος and Οδοακρος. It is unsurprising then that there is no firm conclusion on where his name originates from…

The recipient of the donation, Pierius, is much less well known. Indeed, in similar documents from Roman history – donations, certificates, discharge papers, epitaphs, various inscriptions – it is usual that the subject of the document is otherwise unknown. However, while Pierius is hardly famous, he is known from other historical sources beyond the ‘Donation of Odoacer.’ His appearances in the pages of Eugippius’ Life of St Severinus, los Auctarium Prosperi Hauniensis y el pars posterior de El Anonymus Valesianus, while short on each occasion, show that he was prominent within the regime of Odoacer. Unfortunately, the only actions recorded for Pierius come from the period 488-490 (which, as will be seen, encompasses the last two years of his life), meaning that there is very little information about his career as a whole.

Even in these limited sources, there is a slight discrepancy in the position that he held during this period. During his service in Noricum in 488, he is recorded as a comes (Eugippius, V. Sev. 44.5). He is similarly listed as comes at the Battle of Adda in 490 (Auct. Prosp. Haun. s.a. 491), which would seem to confirm his holding of that position. Sin embargo, Anonymus Valesianus XI.53 records him as the commander of Odoacer’s household bodyguard – comes domesticorum. Such a high-ranking office would explain not only why Pierius was put in command of important actions such as the evacuation of Noricum in 488 and of Odoacer’s forces at Adda River against Theoderic in 490, but also why the rex Italiae would promise to reward him with 690 solidi worth of land.

For him to rise to comes domesticorum, Pierius must have had a career of some substance. Unfortunately, as there is no hint of his age, we can only infer where and who Pierius might have served pre-488. For Odoacer to appoint Pierius as the commander of his bodyguard suggests that he trusted this man to protect him, a trust that could have been cultivated over the course of many years of loyal service to Odoacer and perhaps some of the later western Roman emperors.

While names do not necessarily demonstrate ethnicity, ‘Pierius’ seems much more of a Roman than barbarian name (While not a particularly popular name, the volumes of the PLRE list 7 other men called Pierius – PLRE I.701, II.884-885, IIIb.1041 see below for more on the ‘Pierii’). This, combined with the trust shown in him by Odoacer, could suggest that Pierius was an early supporter of Odoacer, perhaps joining the rex Italiae as he established control of Italy.

Odoacer’s takeover of Italy and surrounding territories would have provided Pierius with opportunities to win sufficient acclaim for the rex Italiae to promote him to high office and reward him with lands and income. The question could be asked if the lands granted to Pierius in Sicily and Dalmatia were a reflection of his military service. While there was no major conflict in Sicily with the Vandals until 491 after Pierius’ death, the rex Italiae had confronted the Vandal king Geiseric over control of the island early in his reign. Perhaps Pierius had been involved in securing the Vandal cession of Sicily to Odoacer in the early autumn of 476 (Clover (1999), 237). Pierius could also have played a role in Odoacer’s conquest of Dalmatia in 481, leading to his reward of the island of Melita (Cassiodorus, Chron. sa.481 Rápido. Vind. Prior sa.482 Auct. Haun. ordo prior sa.482).

Pierius’ overseeing of the evacuation of Roman provincials from Noricum could suggest that along with Odoacer’s brother, Onoulphus, he was involved in Odoacer’s war of 486/487 with the Rugians of Feletheus (Eugippus, V. Sev. 44.4 Crawford (2019), 212-213).

While much of the conflict with Theoderic came after the land grants, Pierius’ potential service against Theoderic would also demonstrate his ability and loyalty to Odoacer. The first direct engagement between the forces of Odoacer and the Amal Goths came on 28 August 489 at the Isontius River (the modern Soča in Slovenia and Isonzo in Italy). Very little is recorded about the battle besides Theoderic’s victory (Rápido. Vind. Prior sa. 490) however, while there is no record of Pierius being present, the fact that Odoacer commanded his own forces at Isontius could suggest that his chief bodyguard was also present. If so, then Pierius likely had a role in the orderly withdrawal and the subsequent Battle of Verona on 30 September 489, where Theoderic inflicted a second, much more emphatic defeat on Odoacer (Luego. Val. XI.50 Cassiodorus, Chron. sa.489 Ennodius, Pan. 39ff).

Even if we are to posit Pierius’ presence at Isontius and then Verona (Odoacer could just as easily have charged him with command of Ravenna), the aftermath of Verona introduces many more variables. The panicked and fractured retreat of Odoacer’s defeated forces may have seen the comes domesticorum escape to Ravenna with Odoacer however, Pierius could instead have been forced to join the majority of the retreating army in reaching Milan, where it surrendered to the advancing Theoderic (Luego. Val. XI.50-51). Plenty of those who surrendered found their way back into the ranks of Odoacer’s army in the succeeding weeks and months. The most high-profile individual recorded doing so was Tufa, Odoacer’s magister militum (Luego. Val. XI.51-52 Ennodius, V. Epiph. 111 Wolfram (1990), 281). A captured Pierius could have done so too, although his surrender would surely have been recorded alongside Tufa.

The ability of many of those who surrendered at Milan to return to their Odoacer allegiance stemmed from the rex Italiae undoing much of the damage caused by his defeats of Isontius and Verona even before 489 was out through the defences of Ravenna and the financial support of the Italian aristocracy. This continuation of war with Theoderic provided plenty of opportunity for Pierius to extend his military adventures throughout 489/490 – Odoacer’s recovery of Cremona, the blockading of Theoderic at Ticinum (modern Pavia), the Burgundian raid on Liguria and a Gothic invasion by Alaric II. Ultimately though, the sources only record one other military action of Pierius beyond his involvement in the aftermath of the Rugian war of 488 – his command of Odoacer’s forces at the Battle of Adda River on 11 August 490.

The intervention of Alaric II’s forces allowed Theoderic to escape the blockade of Ticinum and gather most of his forces together. With the Goths a little more desperate for a final conclusion and Odoacer more confident in a positive result, Theoderic quickly marched to face the forces under Pierius’ command at the Adda River, “possibly near Acerrae-Pizzighettone, where the road from Lodi to Cremona crossed the river” (Wolfram (1990), 282). Again, there is little detail about the Battle of the Adda River on 11 August 490, other than the result: a decisive Gothic victory (Luego. Val. XI.53 Auct. Prosp. haun. sa.491 Cassiodorus, Chron. sa.490 Jordanes, Get. 292ff Ennodius, V. Epiph. 109-111, 127 Pan. 36-47). And one that proved fatal not just for Pierius, but in the long run to the regime of Odoacer too.

While it was ultimately fatal, Pierius had plenty of opportunity to render significant enough service to Odoacer in order to be rewarded with land, which will be seen in Part II.

The Pierii of the PLRE

PLRE I.701 – husband of Coelia Nerviana, brother-in-law of Coelia Claudiana, a late third century Chief Vestal an old friend of Libanius, accused of peculation during a stint as an officialis in the east before 359 (Libanius, Ep. 105)

PLRE II.884-885 – a late 4th/early 5th century correspondent of Symmachus, possibly an African senator (Symmachus, Ep. VIII.45) the early/mid-5th century monk, Nilus, seemingly corresponded with two separate men called Pierius (Nilus, Ep. I.316, II.167), while a certain Pierius was serving as city prefect of Ravenna on 9 June 440 (NVal 8.1)

PLRE IIIb.1041 – Pierius, primicerius singulariorum of Cassiodorus during his time as praetorian prefect of Italy in 534-535 (Cassiodorus, Var. XI.32)

Bibliografía

Clover, F.M. ‘A Game of Bluff: The Fate of Sicily after A.D. 476’, Historia 48 (1999), 235-244

Crawford, P.T. The Emperor Zeno: The Perils of Fifth Century Power Politics in Constantinople. Barnsley (2019)

Tjäder, J.-O. Die Nichtliterarischen Lateinischen Papyri Italiens aus der Zeit. Lund (1955), vol. 1 pp. 279–293


Aftermath [ edit ]

Theodoric went on to kill Odoacer's wife, brother and son. Zeno didn't live to see his revenge against Odoacer succeed. Severinius remained in his monastery until it was later destroyed. His bones eventually ended up in the corner of a chapel in Naples.

Severinus's bra disappeared. Indiana Jones is still looking for it but may require a franchise re-boot to accomplish it.


Odoacer fall and death. 25 February, 493.

In 476, the barbarian warlord Odoacro fundó el Kingdom of Italy as the first King of Italy, initiating a new era over romano tierras. Unlike most of the last emperors, he acted decisively. He took many military actions to strengthen his control over Italy and its neighboring areas. He achieved a solid diplomatic coup by inducing the Vandal king Gaiseric to cede to him Sicilia. Cuando Julius Nepos was murdered by two of his retainers in his country house near Salona (May 480), Odoacer assumed the duty of pursuing and executing the assassins, and at the same time established his own rule in Dalmacia.

As Bury points out, “It is highly important to observe that Odovacar established his political power with the co-operation of the Roman Senate, and this body seems to have given him their loyal support throughout his reign, so far as our meagre sources permit us to draw inferences.” Under Odoacer the Senado acquired “enhanced prestige and influence” in order to counter any desires for restoration of Imperial regla. As the most tangible example of this renewed prestige, for the first time since the mid-3rd century copper coins were issued with the legend S(enatus) C(onsulto). These coins were “fine big copper pieces”, which were “a great improvement on the miserable little nummihitherto current”, and not only were they copied by the Vandals in Africa, but they formed the basis of the currency reform by Anastasius en el Eastern Empire.

Although Odoacer was an Arian Christian, his relations with the Calcedonia church hierarchy were remarkably good. In response to a bishop’s petition, Odoacer granted the inhabitants of Liguria a five-year immunity from taxes, and again granted his requests for relief from abuses by the praetorian prefect.

In 487, Odoacer led his army to victory against the Rugians en Noricum, taking their king Feletheus into captivity when word that Feletheus’ son, Fredericus, had returned to his people, Odoacer sent his brother Onoulphus with an army back to Noricum against him. Onoulphus found it necessary to evacuate the remaining Romans and resettled them in Italy. The remaining Rugians fled and took refuge with the Ostrogoths the abandoned province was settled by the Lombardos by 493.

As Odoacer’s position improved, Zeno, los Eastern Emperor, increasingly saw him as a rival. De acuerdo a Juan de Antioquía, Odoacer exchanged messages with Illus, who had been in revolt against Zeno since 484.Thus Zeno sought to destroy Odoacer and promised Theoderic the Great and his Ostrogoths the Italian peninsula if they were to defeat and remove Odoacer. As both historians point out, Theoderic had his own reasons to agree to this offer: “Theoderic had enough experience to know (or at least suspect) that Zeno would not, in the long term, tolerate his independent power. When Theoderic rebelled in 485, we are told, he had in mind Zeno’s treatment of Armatus. Armatus defected from Basilicus to Zeno in 476, and was made senior imperial general for life. Within a year, Zeno had him assassinated.”

In 489, Theoderic led the Ostrogoths across the Julian Alps and into Italy. On 28 August, Odoacer met him at the Isonzo, only to be defeated. He withdrew to Verona, reaching its outskirts on 27 September, where he immediately set up a fortified camp. Theoderic followed him and three days later defeated him again. While Odoacer took refuge in Ravenna, Theoderic continued across Italy to Mediolanum, where the majority of Odoacer’s army, including his chief general Tufa, surrendered to the Ostrogothic king. Theoderic had no reason to doubt Tufa’s loyalty and dispatched his new general to Ravenna with a band of elite soldiers. But Tufa changed sides, the Gothic elite force entrusted to his command was destroyed, and Theoderic suffered his first serious defeat on Italian soil. Theoderic recoiled by seeking safety in Ticinum. Odoacer emerged from Ravenna and started to besiege his rival. While both were fully engaged, the Burgundians seized the opportunity to plunder and devastated Liguria. Many Romans were taken into captivity, and did not regain their freedom until Theoderic ransomed them three years later.

The following summer, the Visigothic king Alaric II demonstrated what Wolfram calls “one of the rare displays of Gothic solidarity” and sent military aid to help his kinsman, forcing Odoacer to raise his siege. Theoderic emerged from Ticinum, and on 11 August 490, the armies of the two kings clashed on the Adda River. Odoacer again was defeated and forced back into Ravenna, where Theoderic besieged him. Ravenna proved to be invulnerable, surrounded by marshes and estuaries and easily supplied by small boats from its hinterlands, as Procopius later pointed out in his Historia. Further, Tufa remained at large in the strategic valley of the Adige cerca Trento, and received unexpected reinforcements when dissent amongst Theoderic’s ranks led to sizable desertions. That same year, the Vandals took their turn to strike while both sides were fully engaged and invaded Sicily. While Theoderic was engaged with them, his ally Fredericus, king of the Rugians, began to oppress the inhabitants of Pavia, whom the latter’s forces had been garrisoned to protect. Once Theoderic intervened in person in late August, 491, his punitive acts drove Fredericus to desert with his followers to Tufa. Eventually the two quarreled and fought a battle which led to both being killed.

By this time, however, Odoacer had to have lost all hope of victory. A large-scale sortie out of Ravenna on the night of 9/10 July 491 ended in failure with the death of his commander-in-chief Livilia along with the best of his Herulian soldiers. On 29 August 492, the Godos were about to assemble enough ships at Rimini to set up an effective blockade of Ravenna. Despite these decisive losses, the war dragged on until 25 February 493 when John, bishop of Ravenna, was able to negotiate a treaty between Theoderic and Odoacer to occupy Ravenna together and share joint rule. After a three-year siege, Theoderic entered the city on 5 March Odoacer was dead ten days later, slain by Theoderic while they shared a meal. Theoderic had plotted to have a group of his followers kill him while the two kings were feasting together in the imperial palace of Honorius “Ad Laurentum” (“At the Laurel Grove”) when this plan went astray, Theoderic drew his sword and struck him on the collarbone. In response to Odoacer’s dying question, “Where is God?” Theoderic cried, “This is what you did to my friends.” Theoderic was said to have stood over the body of his dead rival and exclaimed, “There certainly wasn’t a bone in this wretched fellow.”

According to one account, “That same day, all of Odoacer’s army who could be found anywhere were killed by order of Theoderic, as well as all of his family.” Odoacer’s wife Sunigilda was stoned to death, and his brother Onoulphus was killed by archers while seeking refuge in a church. Theoderic exiled Odoacer’s son Thela para Gaul, but when he attempted to return to Italy Theoderic had him killed.


A Sad End

In 475, a man named Orestes drove the Emperor Julius Nepos out of the capital Ravenna and declared his 16-year-old son as Emperor Romulus Augustus. The teenager was never recognized as the ruler outside Italia, and when his father refused to grant federated status to the Heruli, its leader Odoacer launched an invasion. He chased Orestes to Pavia and then Piacenza where the Emperor&rsquos father was executed on August 28, 476.

On September 4, 476, the Senate compelled Romulus Augustus to abdicate, and it is typically on this day that the Western Roman Empire is said to have officially fallen. The unfortunate boy remained in Ravenna, but instead of executing him, Odoacer showed mercy by sending him to live in Campania. The fate of the last Emperor of the West is unknown because he disappears from the historical record.

Although 476 is used as a convenient date to mark the end of the Empire, it is a little more complicated. The deposed Julius Nepos continued to claim that he was the Emperor of the West until he was murdered in 480. In the meantime, Odoacer began negotiations with Zeno, the Emperor of the East. Although Zeno accepted Odoacer as viceroy of Italia, he insisted that the barbarian continue to recognize Julius Nepos as the Emperor in the West.

Odoacer invaded Dalmatia when he learned of Nepos&rsquo murder while in 488, Zeno authorized the Ostrogoth Theodoric the Great&rsquos invasion of Italia. After five years of indecisive fighting, Odoacer and Theodoric agreed to rule jointly, but the Ostrogoth betrayed his new &lsquoally.&rsquo At a banquet celebrating their new arrangement in 493, Theodoric&rsquos men slaughtered Odoacer&rsquos troops, and he cut his rival in half.

And so one of the greatest Empire&rsquos in history ended not with a fearsome battle, but with a sorry capitulation. Its hold on the East lasted for almost 1,000 years after that, and while the Byzantine Empire also fell apart meekly, the final battle at Constantinople was at least more befitting of a regime&rsquos downfall than the slow, painful demise of Rome.


Biography

Odoacer was born in Pannonia to the Germanic Heruli tribe in 433, and he was a commander of foederati forces under the Western Roman Empire during the 5th century AD. In 476 AD, Odoacer and his foederati rose in rebellion against the usurper emperor Romulus Augustulus after he refused to compensate the foederati for their services. Odoacer proceeded to besiege Ravenna, after which he achieved the abdication of Romulus Augustulus, ending the Rome-dominated "Classical Antiquity" period. 

After the overthrow of Augustus, Odoacer was recognized by the emperor of the Eastern Empire, Zeno. Odoacer made the mistake of supporting the rebellious Byzantine magister militum Illus in his plot to overthrow Zeno as well, leading to Zeno commissioning the Rugii of Austria to invade Italy in 484 AD. In 487, Odoacer proceeded to invade the Rugii homeland, defeating them on their own territory in 488. Zeno contacted king Theoderic of the Ostrogoths, offering him the title of Viceroy of Italy if he could conquer Odoacer's kingdom. Theoderic invaded in 489 and conquered almost the entire peninsula by August 490. He proceeded to besiege Odoacer in Ravenna for three years Theoderic invited Odoacer to a peace banquet on 15 March 493, where Theoderic had him murdered.


Ver el vídeo: ASKAM - Maicon X Odoacro (Octubre 2021).