Podcasts de historia

Lugares históricos en Etiopía

Lugares históricos en Etiopía

1. Iglesias rupestres de Lalibela

Lalibela es famosa por sus increíbles iglesias excavadas en la roca. Esculpidas en la roca en lugar de construidas con piedra, cada una de estas once iglesias ha sido excavada en la roca, cortando hasta 40 pies y luego recortando el intrincado interior con gran cuidado.

El acceso a los edificios se realiza por una escalera rocosa. Una vez abajo, las iglesias de Lalibela están unidas por una serie de túneles y pasarelas.


Lugares históricos en Etiopía - Historia

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Estoy gordo, Estado musulmán que floreció en el centro de Etiopía desde 1285 hasta 1415 en las fértiles tierras altas del este de Shewa. Hacia finales del siglo XIII, un gobernante cuyo título dinástico era Walashma ganó un dominio sobre los reinos musulmanes de Shewa oriental. Al ganar gradualmente los estados recién formados de Fatajar, Dawaro y Bale y someter varias regiones de Shewan y Afar, incluido el estado de Adal, finalmente logró constituir el estado de Ifat.

Alternativamente sujeto al reino pagano de Damot y al reino cristiano de Etiopía ya veces independiente, Ifat se convirtió —como el más septentrional de varios estados musulmanes— en el amortiguador entre ellos y en ocasiones sufrió el avance hacia el sur de la autoridad etíope. Cuando su sultán, Hakk ad-Dīn, en guerra contra el rey etíope Amda Tseyon, fue conquistado por él en 1328, Ifat pasó a ser tributario de Etiopía. (En ese momento, el dominio de Ifat se extendía hacia el este hasta el puerto de Zeila.) A partir de entonces, Ifat estuvo continuamente en rebelión contra Etiopía. Finalmente fue destruido en 1415, cuando su último intento de independencia bajo el sultán Sʿadad-Dīn fue frustrado por Yeshaq I de Etiopía, quien posteriormente anexó Ifat a su reino.


Lugares históricos en Etiopía - Historia

La Ruta Histórica

Una de las principales atracciones de Etiopía para el visitante es su gran cantidad de sitios históricos, únicos en el África subsahariana. Si bien gran parte de su historia está impenetrablemente ligada a mitos y leyendas, gran parte de ella está bien documentada. El sendero bien transitado a través de Etiopía y los lugares históricos más famosos y fascinantes de rsquos lo lleva a través de un mundo escénicamente magnífico de nombres de cuentos de hadas, como Yeha, Axum, Lalibela, Gondar, Bahar Dar y Harer.

En general, la ruta histórica que cubre todos los atractivos históricos de Etiopía incluye:

Los sitios arqueológicos y religiosos de Axum
La antigua ciudad de los sabeos, Yeha (V a. C.)
Las iglesias rupestres de Tigray
Las iglesias excavadas en la roca del siglo XIII de Lalibela
Los castillos de Gondar del siglo XVII
El lago Tana y sus monasterios isleños cerca de Bahir Dar
La ciudad musulmana de Harer, milenaria
La cercana ciudad de Harar-Dire Dawa.


Contenido

No fue hasta 1963 que se descubrió evidencia de la presencia de homínidos antiguos en Etiopía, muchos años después de que se hicieran descubrimientos similares en las vecinas Kenia y Tanzania. El descubrimiento fue realizado por Gerrard Dekker, un hidrólogo holandés, que encontró herramientas de piedra achelenses que tenían más de un millón de años en el sitio de Kella, cerca de Awash. [5] Desde entonces, muchos hallazgos importantes han impulsado a Etiopía a la vanguardia de la paleontología. El homínido más antiguo descubierto hasta la fecha en Etiopía tiene 4,2 millones de años. Ardipithicus ramidus (Ardi) encontrado por Tim D. White en 1994. [6] El descubrimiento de homínidos más conocido es Lucy, encontrado en el valle Awash de la región de Afar de Etiopía en 1974 por Donald Johanson, y es uno de los más completos y mejor conservados, fósiles de australopitecinos adultos jamás descubiertos. El nombre taxonómico de Lucy, Australopithecus afarensis, significa 'mono del sur de Afar' y se refiere a la región etíope donde se hizo el descubrimiento. Se estima que Lucy vivió hace 3,2 millones de años. [7]

Ha habido muchos otros hallazgos fósiles notables en el país. En 1992 se descubrieron herramientas de piedra en Gona que tenían 2,52 millones de años, estas son las herramientas de este tipo más antiguas jamás descubiertas en el mundo. [8] En 2010, un equipo internacional, dirigido por Shannon McPherron, encontró huesos de animales fosilizados, que tenían 3,4 millones de años, con marcas de herramientas de piedra en el valle inferior de Awash, que es la evidencia más antigua de herramientas de piedra. uso jamás encontrado en cualquier parte del mundo. [9] En 2004, los fósiles encontrados cerca del río Omo en Kibbish por Richard Leakey en 1967 fueron redactados en 195.000 años, la fecha más antigua en África Oriental para Homo sapiens. Homo sapiens idaltu, encontrado en el Medio Inundado en Etiopía en 1997, vivió hace unos 160.000 años. [10]

Algunas de las primeras pruebas conocidas de las primeras armas de proyectiles con punta de piedra (una herramienta característica de Homo sapiens), las puntas de piedra de jabalinas o lanzas arrojadizas, fueron descubiertas en 2013 en el sitio etíope de Gademotta, y datan de hace unos 279.000 años. [11] En 2019, se encontraron más pruebas de armas de proyectiles complejas de la Edad de Piedra Media en Aduma, también en Etiopía, que datan de hace 100.000-80.000 años, en forma de puntos que se considera probable que pertenezcan a dardos lanzados por lanzadores de lanzas. [12]

Los primeros registros de Etiopía aparecen en el Antiguo Egipto, durante el período del Reino Antiguo. Los comerciantes egipcios de alrededor del 3000 a. C. se refieren a las tierras al sur de Nubia o Kush como Punt y Yam. Los antiguos egipcios poseían mirra (que se encuentra en Punt), que Richard Pankhurst interpreta para indicar que el comercio entre los dos países existía desde los inicios del Antiguo Egipto. Los registros faraónicos indican esta posesión de mirra ya en las dinastías I y II (3100-2888 a. C.), que también fue un producto preciado de las inscripciones de la región del Cuerno de África y los relieves pictóricos también indican pieles de marfil, pantera y otros animales, mirra. árboles y plumas de avestruz del cinturón costero africano y en la Cuarta Dinastía Egipcia (2789-2767 aC) se menciona que un Puntita estaba al servicio del hijo de Keops, el constructor de la Gran Pirámide. [13] J. H. Breasted postuló que esta relación comercial temprana podría haberse realizado a través del comercio terrestre por el Nilo y sus afluentes (es decir, el Nilo Azul y Atbara). El historiador y geógrafo griego Agatharchides había documentado la navegación entre los primeros egipcios: "Durante el período próspero del Reino Antiguo, entre los siglos 30 y 25 a. C., las rutas fluviales se mantuvieron en orden y los barcos egipcios navegaron por el Mar Rojo hasta como el país de la mirra ". [14]

El primer viaje conocido a Punt ocurrió en el siglo 25 a. C. bajo el reinado del faraón Sahure. La expedición más famosa a Punt, sin embargo, se produce durante el reinado de la reina Hatshepsut, probablemente alrededor de 1495 a. C., ya que la expedición se registró en relieves detallados en el templo de Deir el-Bahri en Tebas. Las inscripciones representan a un grupo comercial que trae mirra, sacos de mirra, colmillos de elefante, incienso, oro, madera fragmentada y animales exóticos. La información detallada sobre estas dos naciones es escasa y existen muchas teorías sobre su ubicación y la relación étnica de sus pueblos. Los egipcios a veces llamaban a la tierra de Punt, "la tierra de Dios", debido a las "grandes cantidades de oro, marfil y mirra que se podían obtener fácilmente". [15]

La evidencia de contactos de Naqadan incluye obsidiana de Etiopía y el Egeo. [dieciséis]

Etimología Editar

Historiadores griegos antiguos como Herodoto y Diodoro Siculus usaron la palabra Etiopía (Αἰθιοπία) para referirse a los pueblos que viven inmediatamente al sur del antiguo Egipto, específicamente el área ahora conocida como el antiguo Reino de Kush, ahora parte de la moderna -Día Nubia en Egipto y Sudán, así como en toda África Subsahariana en general. El nombre Etiopía proviene de la antigua palabra griega "Aethiops" (aspecto quemado). [17]

En la antigüedad, el nombre Etiopía se usaba principalmente para referirse a la nación actual de Sudán, que tiene su sede en el valle del Alto Nilo y se encuentra al sur de Egipto, también llamada Kush, y luego secundariamente en referencia al África subsahariana en general. [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] La referencia al Reino de Aksum designado como Etiopía se remonta a la primera mitad del siglo IV d. C. tras la invasión de Kush en Sudán del siglo IV d.C. por el imperio Aksumita. Inscripción anterior de Ezana Habashat (la fuente de "Abisinia") en Ge'ez, alfabeto de Arabia del Sur, se tradujo luego al griego como "Etiopía".

A veces se cree que el estado de Saba que se menciona en el Antiguo Testamento estuvo en Etiopía, pero con mayor frecuencia se ubica en Yemen. Según la narrativa etíope, mejor representada en el Kebra Nagast, la reina de Saba se acostó con el rey Salomón y dio a luz a un hijo llamado Ebn Melek (más tarde emperador Menelik I). Cuando cumplió la mayoría de edad, Menelik regresó a Israel para ver a su padre, quien envió con él al hijo de Sadok para que lo acompañara con una réplica del Arca de la Alianza (Etiosemita: tabot). Sin embargo, a su regreso con algunos de los sacerdotes israelitas, descubrió que el hijo de Sadoc había robado el Arca de la Alianza real. Algunos creen que el Arca aún se conserva hoy en la Iglesia de Nuestra Señora María de Sión en Axum, Etiopía. La tradición de que la reina bíblica de Saba era un gobernante de Etiopía que visitó al rey Salomón en Jerusalén en el antiguo Israel es apoyada por el historiador judío del siglo I d.C. Flavio Josefo, quien identificó al visitante de Salomón como una reina de Egipto y Etiopía.

Dʿmt Editar

El primer reino que se sabe que existió en Etiopía fue el reino de D'mt, que llegó al poder alrededor del siglo X a. C. Su capital estaba en Yeha, donde se construyó un templo de estilo Sabaean alrededor del 700 a. C. El reino D'mt fue influenciado por los Sabaeans en Yemen, sin embargo, no se sabe en qué medida. Si bien una vez se creyó que D'mt era una colonia de Sabaean, ahora se cree que la influencia de Sabaean era menor, limitada a unas pocas localidades, y desapareció después de algunas décadas o un siglo, quizás representando una colonia comercial o militar de algún tipo. de simbiosis o alianza militar con la civilización de Dʿmt o algún otro estado proto-Aksumita. [27] [28] Pocas inscripciones de este reino o sobre este reino sobreviven y se ha realizado muy poco trabajo arqueológico. Como resultado, no se sabe si Dʿmt terminó como una civilización antes de las primeras etapas de Aksum, evolucionó al estado de Aksum, o fue uno de los estados más pequeños unidos en el reino de Aksum, posiblemente a principios del siglo I. [29]

Axum Editar

El primer reino verificable de gran poder que surgió en Etiopía fue el de Axum en el siglo I d.C. Fue uno de los muchos reinos sucesores de Dʿmt y pudo unir las tierras altas del norte de Etiopía a partir del siglo I a. C. Establecieron bases en las tierras altas del norte de la meseta etíope y desde allí se expandieron hacia el sur. La figura religiosa persa Mani enumeró a Axum con Roma, Persia y China como una de las cuatro grandes potencias de su tiempo. Los orígenes del Reino Axumite no están claros, aunque los expertos han ofrecido sus especulaciones al respecto. Incluso se cuestiona quién debería ser considerado el rey más antiguo conocido: aunque Carlo Conti Rossini propuso que Zoskales de Axum, mencionado en el Periplus del mar Eritreo, debería identificarse con un Za Haqle mencionado en las listas de reyes de Etiopía (un punto de vista adoptado por historiadores posteriores de Etiopía como Yuri M. Kobishchanov [30] y Sergew Hable Sellasie), G.W.B. Huntingford argumentó que Zoskales era solo un sub-rey cuya autoridad se limitaba a Adulis, y que la identificación de Conti Rossini no se puede corroborar. [31]

Se han encontrado inscripciones en el sur de Arabia celebrando victorias sobre una GDRT, descrita como "nagashi de Habashat [es decir Abisinia] y de Axum. "Otras inscripciones fechadas se utilizan para determinar un floruit para GDRT (interpretado como la representación de un nombre Ge'ez como Gadarat, Gedur, Gadurat o Gedara) alrededor del comienzo del siglo III d.C. Se ha descubierto un cetro o varita de bronce en Atsbi Dera con una inscripción que menciona "RDA de Axum". Las monedas que muestran el retrato real comenzaron a acuñarse bajo el rey Endubis hacia fines del siglo III d.C.

Introducción al cristianismo Editar

El cristianismo fue introducido en el país por Frumentius, [32] quien fue consagrado primer obispo de Etiopía por San Atanasio de Alejandría alrededor del año 330 EC. Frumentius convirtió a Ezana, quien dejó varias inscripciones detallando su reinado tanto antes como después de su conversión.

Una inscripción encontrada en Axum dice que conquistó la nación de los Bogos y regresó gracias a su padre, el dios Marte, por su victoria. Las inscripciones posteriores muestran el creciente apego de Ezana al cristianismo, y las monedas de Ezana lo confirman, pasando de un diseño con disco y media luna a un diseño con una cruz. Las expediciones de Ezana al Reino de Kush en Meroe en Sudán pueden haber provocado su desaparición, aunque hay evidencia de que el reino estaba experimentando un período de decadencia de antemano. Como resultado de las expansiones de Ezana, Aksum limitaba con la provincia romana de Egipto. El grado de control de Ezana sobre Yemen es incierto. Aunque hay poca evidencia que apoye el control Aksumita de la región en ese momento, su título, que incluye Rey de Saba y Salhen, Himyar y Dhu-Raydan (todo en el Yemen actual), junto con monedas de oro Aksumite con las inscripciones, "Rey del Habshat"o" Habashite ", indican que Aksum podría haber conservado alguna base legal o real en la zona. [33]

Hacia fines del siglo V d.C., se cree que un grupo de monjes conocidos como los Nueve Santos se estableció en el país. Desde entonces, el monaquismo ha sido un poder entre la gente, y no sin su influencia en el curso de los acontecimientos.

El Reino Axumita se registra una vez más como parte controladora, si no todo, de Yemen en el siglo VI d.C. Alrededor de 523 EC, el rey judío Dhu Nuwas llegó al poder en Yemen y, anunciando que mataría a todos los cristianos, atacó una guarnición aksumita en Zafar, quemando las iglesias de la ciudad. Luego atacó la fortaleza cristiana de Najran, matando a los cristianos que no se convertirían.

El emperador Justino I del Imperio Romano de Oriente solicitó que su compañero cristiano, Kaleb, ayudara a luchar contra el rey yemenita. Alrededor del 525 EC, Kaleb invadió y derrotó a Dhu Nuwas, nombrando a su seguidor cristiano Sumuafa 'Ashawa' como su virrey. Sin embargo, esta datación es tentativa, ya que la base del año 525 EC para la invasión se basa en la muerte del gobernante de Yemen en ese momento, quien muy bien podría haber sido el virrey de Kaleb. Procopio registra que después de unos cinco años, Abraha depuso al virrey y se hizo rey (Historias 1,20). A pesar de varios intentos de invasión a través del Mar Rojo, Kaleb no pudo desalojar a Abreha y aceptó el cambio. Esta fue la última vez que los ejércitos etíopes abandonaron África hasta el siglo XX cuando varias unidades participaron en la Guerra de Corea. Finalmente, Kaleb abdicó a favor de su hijo Wa'zeb y se retiró a un monasterio, donde terminó sus días. Más tarde, Abraha hizo las paces con el sucesor de Kaleb y reconoció su soberanía. A pesar de este revés, bajo Ezana y Kaleb el reino estaba en su apogeo, beneficiándose de un gran comercio, que se extendía hasta la India y Ceilán, y estaba en constante comunicación con el Imperio Bizantino.

Los detalles del Reino Axumita, nunca abundantes, se vuelven aún más escasos después de este punto. El último rey conocido en acuñar monedas es Armah, cuya acuñación se refiere a la conquista persa de Jerusalén en 614 EC. Una de las primeras tradiciones musulmanas es que el Negus Sahama ofreció asilo a un grupo de musulmanes que huían de la persecución durante la vida de Mahoma (615 d.C.), pero Stuart Munro-Hay cree que Axum había sido abandonada como capital para entonces [34], aunque Kobishchanov afirma que Los asaltantes etíopes plagaron el Mar Rojo, atacando los puertos árabes al menos hasta el año 702 d.C. [35]

Algunas personas creían que el final del Reino Axumita es tan misterioso como su comienzo. Al carecer de una historia detallada, la caída del reino se ha atribuido a una sequía persistente, pastoreo excesivo, deforestación, plaga, un cambio en las rutas comerciales que redujo la importancia del Mar Rojo, o una combinación de estos factores. Munro-Hay cita al historiador musulmán Abu Ja'far al-Khwarazmi / Kharazmi (que escribió antes del 833 EC) afirmando que la capital del "reino de Habash" era Jarma. A menos que Jarma sea un apodo para Axum (hipotéticamente de Ge'ez Girma, "notable, venerado"), la capital se había trasladado de Axum a un nuevo sitio, aún sin descubrir. [36]

Dinastía Zagwe Editar

Alrededor de 1000 (presumiblemente c. 960, aunque la fecha es incierta), una princesa no cristiana, Yodit ("Gudit", un juego de Yodit que significa "malvado"), conspiró para asesinar a todos los miembros de la familia real y establecerse. como monarca. Según las leyendas, durante la ejecución de la realeza, un heredero infantil del monarca axumita fue llevado por algunos fieles seguidores y trasladado a Shewa, donde se reconoció su autoridad. Al mismo tiempo, Yodit reinó durante cuarenta años sobre el resto del reino y transmitió la corona a sus descendientes. Aunque es muy probable que partes de esta historia fueron inventadas por la dinastía salomónica para legitimar su gobierno, se sabe que una gobernante conquistó el país en esta época.

En un momento durante el siglo siguiente, el último de los sucesores de Yodit fue derrocado por un señor Agaw llamado Mara Takla Haymanot, quien fundó la dinastía Zagwe (llamada así por el pueblo Agaw que gobernó durante este tiempo) y se casó con una descendiente de los monarcas Aksumitas. ("yerno") o gobernante anterior. Se desconoce exactamente cuándo llegó al poder la nueva dinastía, al igual que el número de reyes de la dinastía. La nueva dinastía Zagwe estableció su capital en Roha (también llamada Adeffa), donde construyeron una serie de iglesias monolíticas. Estas estructuras se atribuyen tradicionalmente al rey Gebre Mesqel Lalibela, y la ciudad pasa a llamarse Lalibela en su honor, aunque en realidad algunas de ellas fueron construidas antes y después de él. La arquitectura de Zagwe muestra una continuación de las tradiciones aksumitas anteriores, como se puede ver en Lalibela y en la iglesia Yemrehana Krestos. La construcción de iglesias excavadas en la roca, que apareció por primera vez a finales de la era Aksum y continuó hasta la dinastía salomónica, alcanzó su punto máximo bajo los Zagwe.

La dinastía Zagwe controlaba un área más pequeña que los Aksumites o la dinastía Salomónica, con su núcleo en la región de Lasta. Los Zagwe parecen haber gobernado sobre un estado mayoritariamente pacífico con una cultura urbana floreciente, en contraste con las Salomónidas más belicosas con sus capitales móviles. David Buxton comentó que el Zagwe logró "un grado de estabilidad y avance técnico rara vez igualado en la historia de Abisinio".La iglesia y el estado estaban muy estrechamente vinculados, y es posible que tuvieran una sociedad más teocrática que los aksumitas o salomónides, con tres reyes Zagwe canonizados como santos y uno posiblemente siendo un sacerdote ordenado. [37]

Relaciones exteriores Editar

A diferencia de los Aksumitas, los Zagwe estaban muy aislados de las otras naciones cristianas, aunque mantuvieron cierto grado de contacto a través de Jerusalén y El Cairo. Como muchas otras naciones y denominaciones, la Iglesia etíope mantuvo una serie de pequeñas capillas e incluso un anexo en la Iglesia del Santo Sepulcro. [40] Saladino, después de retomar la Ciudad Santa en 1187, invitó expresamente a los monjes etíopes a regresar e incluso eximió a los peregrinos etíopes del impuesto al peregrino. Sus dos edictos proporcionan evidencia del contacto de Etiopía con estos Estados cruzados durante este período. [41] Fue durante este período que el rey etíope Gebre Mesqel Lalibela ordenó la construcción de las legendarias iglesias excavadas en la roca de Lalibela.

Más tarde, cuando las Cruzadas estaban desapareciendo a principios del siglo XIV, el emperador etíope Wedem Arad envió una misión de treinta hombres a Europa, donde viajaron a Roma para encontrarse con el Papa y luego, dado que el papado medieval estaba en cisma, viajaron. a Aviñón para encontrarse con el Antipapa. Durante este viaje, la misión etíope también viajó a Francia, España y Portugal con la esperanza de construir una alianza contra los estados musulmanes que entonces amenazaban la existencia de Etiopía. Incluso se trazaron planes para una invasión en dos frentes de Egipto con el rey de Francia, pero las conversaciones no salieron nunca, aunque esto hizo que Etiopía volviera a llamar la atención de Europa, lo que llevó a la expansión de la influencia europea cuando los exploradores portugueses llegaron al Océano Índico. [42]

Período salomónico temprano (1270-1529) Editar

Alrededor de 1270, se estableció una nueva dinastía en las tierras altas de Abisinio bajo Yekuno Amlak, con la ayuda de la vecina dinastía Makhzumi depuso al último de los reyes Zagwe y se casó con una de sus hijas. [43] Según las leyendas, la nueva dinastía eran descendientes masculinos de los monarcas aksumitas, ahora reconocidos como la dinastía salomónica continuada (el reino se restauró así a la casa real bíblica). Esta leyenda fue creada para legitimar la dinastía salomónica y fue escrita en el siglo XIV en el Kebra Negast, un relato de los orígenes de la dinastía salomónica.

Bajo la dinastía salomónica, las provincias principales se convirtieron en Tigray (norte), lo que ahora es Amhara (centro) y Shewa (sur). La sede del gobierno, o más bien del señorío, solía estar en Amhara o Shewa, cuyo gobernante, llamándose a sí mismo nəgusä nägäst, exigía tributos, cuando podía, de las otras provincias. El título de nəgusä nägäst se basaba en gran medida en su supuesta descendencia directa de Salomón y la reina de Saba, pero no hace falta decir que en muchos, si no en la mayoría de los casos, su éxito se debió más a la fuerza de sus armas. que a la pureza de su linaje. Bajo la temprana dinastía salomónica, Etiopía emprendió reformas militares y expansión imperial que la dejaron dominando el Cuerno de África, especialmente bajo el gobierno de Amda Seyon I. También hubo un gran avance artístico y literario en este momento, pero también un declive en la urbanización como los emperadores salomónicos no tenían capital fijo, sino que se movían por el imperio en campamentos móviles.

A principios de la dinastía salomónica, el monaquismo creció fuertemente. El abad Abba Ewostatewos creó un nuevo orden llamado Ewostathians que pidió reformas en la iglesia, incluida la observancia del sábado, pero fue perseguido por sus puntos de vista y finalmente forzado al exilio, muriendo finalmente en Armenia. Sus celosos seguidores, también perseguidos, formaron comunidades aisladas en Tigray. El movimiento se hizo lo suficientemente fuerte como para que el emperador Dawit I, después de intentar primero aplastar el movimiento, legalizó la observancia del sábado y el proselitismo de su fe. Finalmente, bajo Zara Yaqob, se hizo un compromiso entre los nuevos obispos egipcios y los ewostathianos en el Concilio de Mitmaq en 1450, restaurando la unidad de la iglesia etíope. [44]

Relaciones con Europa y "Prester John" Editar

Un efecto secundario interesante del cristianismo etíope fue la forma en que se cruzó con una creencia que había prevalecido durante mucho tiempo en Europa de la existencia de un reino cristiano en el lejano oriente, cuyo monarca era conocido como Prester John. Originalmente se pensó que había sido en Oriente, finalmente la búsqueda del reino mítico de Prester John se centró en África y, en particular, en el imperio cristiano en Etiopía. Esto se notó por primera vez cuando Zara Yaqob envió delegados al Concilio de Florencia para establecer vínculos con el papado y el cristianismo occidental. [45] Estaban confundidos cuando llegaron y los prelados del consejo insistieron en llamar a su monarca Prester John, tratando de explicar que en ninguna parte de la lista de nombres de reinado de Zara Yaqob aparecía ese título. Sin embargo, las advertencias de los delegados hicieron poco para evitar que los europeos se refirieran al monarca como su mítico rey cristiano, el Prester John. [46]

Hacia finales del siglo XV comenzaron las misiones portuguesas en Etiopía. Entre otros involucrados en esta búsqueda estaba Pêro da Covilhã, quien llegó a Etiopía en 1490 y, creyendo que había llegado por fin al famoso reino, presentó al nəgusä nägäst del país (Eskender en ese momento) una carta de su amo el rey de Portugal, dirigido al Prester John. Covilhã establecería relaciones positivas entre los dos estados y permanecería allí durante muchos años. En 1509, la emperatriz viuda Eleni, regente del emperador menor de edad, envió a un armenio llamado Mateo al rey de Portugal para solicitar su ayuda contra los musulmanes. [47] En 1520, la flota portuguesa, con Mateo a bordo, entró en el Mar Rojo en cumplimiento de esta solicitud, y una embajada de la flota visitó al emperador, Lebna Dengel, y permaneció en Etiopía durante unos seis años. Uno de esta embajada fue el padre Francisco Álvares, quien escribió uno de los primeros relatos del país. [48]

La guerra Abisinio-Adal (1529-1543) Editar

Entre 1528 y 1540, el Sultanato Adal intentó, bajo Ahmad ibn Ibrihim al-Ghazi, conquistar el Imperio Etíope. Entrando, desde las tierras bajas hacia el sureste, invadió gran parte de la meseta etíope, lo que obligó al emperador a refugiarse en las fortalezas de las montañas. En esta remota ubicación, el gobernante volvió a dirigirse a los portugueses. João Bermudes, miembro subordinado de la misión de 1520, que había permanecido en el país después de la salida de la embajada, fue enviado a Lisboa. Bermudes afirmó ser el sucesor ordenado del Abuna (arzobispo), pero sus credenciales están en disputa. [ cita necesaria ]

En respuesta al mensaje de Bermudes, una flota portuguesa bajo el mando de Estêvão da Gama, fue enviada desde la India y llegó a Massawa en febrero de 1541. Aquí recibió un embajador del Emperador que le suplicaba que enviara ayuda contra los musulmanes, y en julio Siguiendo una fuerza de 400 mosqueteros, bajo el mando de Cristóvão da Gama, hermano menor del almirante, marchó hacia el interior, y al unirse a las tropas nativas, al principio tuvieron éxito contra el enemigo, pero luego fueron derrotados en la Batalla de Wofla ( 28 de agosto de 1542), y su comandante capturado y ejecutado. Los 120 soldados portugueses supervivientes huyeron con la reina madre Seble Wongel y se reagruparon con las fuerzas etíopes dirigidas por el emperador para llevar a cabo varias derrotas en el Adal a finales de 1542 y principios de 1543. [49] El 21 de febrero de 1543, Al-Ghazi fue asesinado a tiros. en la Batalla de Wayna Daga y sus fuerzas fueron totalmente derrotadas. Después de esto, surgieron disputas entre el emperador y Bermudes, quien había regresado a Etiopía con Gama y ahora instaba al emperador a profesar públicamente su obediencia a Roma. El emperador se negó a hacer esto y, finalmente, Bermudes se vio obligado a salir del país. [48]

Movimientos Oromo Editar

los Migraciones de oromo fueron una serie de expansiones en los siglos XVI y XVII por parte del pueblo Oromo desde las áreas del sur de Etiopía a regiones más al norte. Las migraciones tuvieron un severo impacto en la dinastía salomónica de Abisinia, además de ser el golpe mortal para el recientemente derrotado Sultanato Adal. Las migraciones concluyeron alrededor de 1710, cuando los Oromo conquistaron el reino de Ennarea en la región de Gibe. [ cita necesaria ]

En el siglo XVII, el emperador etíope Susenyos I confió en el apoyo de los oromo para ganar poder y se casó con una mujer oromo. Si bien las relaciones iniciales entre los Oromo y Amhara fueron cordiales, el conflicto estalló después de que el emperador trató de convertir a los Oromo al cristianismo. [50] Muchos Oromo entraron en el dominio del emperador Susenyos en respuesta. [50]

En los siglos XVII y XVIII, gran parte de la población oromo se convirtió gradualmente al Islam, especialmente alrededor de Harar, Arsi y Bale. Los musulmanes oromo consideraban al imán de Harar como su guía espiritual, al tiempo que conservaban parte de su cultura y organización sociopolítica originales. Los eruditos creen que los Oromo se convirtieron al Islam como un medio para preservar su identidad y un baluarte contra la asimilación en Etiopía. [50]

A finales del siglo XVII, los Oromo tenían relaciones amistosas con los Amhara. Entonces, cuando el emperador Iyasu I trató de atacar a los Oromo, los gobernantes amáricos locales lo convencieron de que se echara atrás. Los Oromo también formaron coaliciones políticas con personas previamente sometidas de Etiopía, incluida la gente Sidama y los lugareños de Ennarea, Gibe y Reino de Damot. [50]

Gondar como tercera capital permanente (después Aksum y Lalibela) del Reino Cristiano fue fundada por Fasiladas en 1636. Fue el centro de comercio más importante del Reino. [51]

Período temprano de Gondar (1632-1769) Editar

Los jesuitas que acompañaron o siguieron la expedición de Gama a Etiopía y fijaron su cuartel general en Fremona (cerca de Adwa) fueron oprimidos y abandonados, pero en realidad no fueron expulsados. A principios del siglo XVII llegó a Fremona el padre Pedro Páez, un hombre de gran tacto y juicio, que pronto alcanzó gran favor en la corte y ganó al emperador para su fe. Dirigió la erección de iglesias, palacios y puentes en diferentes partes del país, y llevó a cabo muchas obras útiles. Su sucesor, Afonso Mendes, fue menos discreto y excitó los sentimientos de la gente contra él y sus compatriotas europeos. Tras la muerte del emperador Susenyos y la adhesión de su hijo Fasilides en 1633, los jesuitas fueron expulsados ​​y la religión nativa volvió a ser oficial. Fasilides hizo de Gondar su capital y construyó un castillo allí que se convertiría en el complejo del castillo conocido como Fasil Ghebbi o Recinto Real. Fasilides también construyó varias iglesias en Gondar, muchos puentes en todo el país y expandió la Iglesia de Nuestra Señora María de Sión en Aksum.

Durante esta época de luchas religiosas floreció la filosofía etíope, y fue durante este período que vivieron los filósofos Zera Yacob y Walda Heywat. Zera Yaqob es conocido por su tratado sobre religión, moralidad y razón, conocido como Hatata. [52]

Aussa Sultanate Modificar

El Sultanato de Aussa (Sultanato de Afar) sucedió al anterior Imamato de Aussa. Esta última organización política nació en 1577, cuando Muhammed Jasa trasladó su capital de Harar a Aussa con la división del Sultanato Adal en Aussa y la ciudad-estado de Harari. En algún momento después de 1672, Aussa declinó y temporalmente llegó a su fin junto con la ascensión registrada al trono del Imam Umar Din bin Adam. [53]

El Sultanato fue restablecido posteriormente por Kedafu alrededor del año 1734, y luego fue gobernado por su Dinastía Mudaito. [54] El símbolo principal del sultán era un bastón de plata, que se consideraba que tenía propiedades mágicas. [55]

Zemene Mesafint Modificar

Esta era fue, por un lado, un conflicto religioso entre los musulmanes asentados y los cristianos tradicionales, entre las nacionalidades que representaban y, por otro lado, entre los señores feudales en el poder sobre el gobierno central.

Algunos historiadores fechan el asesinato de Iyasu I, y el consiguiente declive del prestigio de la dinastía, como el comienzo de la etíope Zemene Mesafint ("Era de los príncipes"), una época de desorden en la que el poder de la monarquía fue eclipsado por el poder de los caudillos locales.

Los nobles llegaron a abusar de sus posiciones al hacer emperadores e invadieron la sucesión de la dinastía mediante candidatos entre la nobleza misma: p. A la muerte del emperador Tewoflos, los principales nobles de Etiopía temían que el ciclo de venganza que había caracterizado los reinados de Tewoflos y Tekle Haymanot I continuaría si un miembro de la dinastía salomónica era elegido para el trono, por lo que seleccionaron a uno de sus miembros. propio, Yostos para ser negusa nagast (rey de reyes) - sin embargo, su mandato fue breve.

Iyasu II ascendió al trono cuando era niño. Su madre, la emperatriz Mentewab, jugó un papel importante en el reinado de Iyasu, así como también su nieto Iyoas. Mentewab se coronó como co-gobernante, convirtiéndose en la primera mujer en ser coronada de esta manera en la historia de Etiopía.

La emperatriz Mentewab fue coronada co-gobernante tras la sucesión de su hijo (por primera vez para una mujer en Etiopía) en 1730, y mantuvo un poder sin precedentes sobre el gobierno durante su reinado. Su intento de continuar en este papel tras la muerte de su hijo en 1755 la llevó a entrar en conflicto con Wubit (Welete Bersabe), su viuda, quien creía que era su turno de presidir la corte de su propio hijo Iyoas. El conflicto entre estas dos reinas llevó a Mentewab a convocar a sus parientes Kwaran y sus fuerzas a Gondar para apoyarla. Wubit respondió convocando a sus propios parientes Oromo y sus considerables fuerzas de Yejju.

El tesoro del Imperio supuestamente sin un centavo tras la muerte de Iyasu, sufrió aún más el conflicto étnico entre las nacionalidades que habían sido parte del Imperio durante cientos de años (los Agaw, Amharans, Showans y Tigreans) y los recién llegados Oromo. El intento de Mentewab de fortalecer los lazos entre la monarquía y los Oromo arreglando el matrimonio de su hijo con la hija de un cacique Oromo fracasó a largo plazo. Iyasu II dio prioridad a su madre y le concedió todas las prerrogativas como co-gobernante coronado, mientras que su esposa Wubit sufría en la oscuridad. Wubit esperó la adhesión de su propio hijo para hacer una oferta por el poder ejercido durante tanto tiempo por Mentewab y sus parientes de Qwara. Cuando Iyoas asumió el trono tras la repentina muerte de su padre, los aristócratas de Gondar se sorprendieron al descubrir que hablaba más fácilmente en el idioma oromo que en amárico, y tendía a favorecer a los parientes yejju de su madre sobre los qwarans de la familia de su abuela. Iyoas aumentó aún más el favor otorgado al Oromo cuando era adulto. A la muerte del Ras de Amhara, intentó promover a su tío Lubo a gobernador de esa provincia, pero el clamor llevó a su consejero Wolde Leul a convencerlo de que cambiara de opinión.

Se cree que la lucha por el poder entre los Qwarans liderados por la Emperatriz Mentewab y los Yejju Oromos liderados por la madre del Emperador, Wubit, estaba a punto de estallar en un conflicto armado. Ras Mikael Sehul fue convocado para mediar entre los dos campos. Llegó y maniobró astutamente para dejar a un lado a las dos reinas y sus partidarios en una apuesta por el poder para él. Mikael se estableció pronto como líder del campo de lucha amárico-tigre (cristiano).

El reinado del reinado de Iyaos se convierte en una narrativa de la lucha entre el poderoso Ras Mikael Sehul y los parientes Oromo de Iyoas. A medida que Iyoas favorecía cada vez más a los líderes oromo como Fasil, sus relaciones con Mikael Sehul se deterioraron. Finalmente, Mikael Sehul depuso al emperador Iyoas (7 de mayo de 1769). Una semana después, Mikael Sehul hizo que lo mataran aunque los detalles de su muerte son contradictorios, el resultado fue claro: por primera vez un Emperador había perdido su trono por un medio distinto a su propia muerte natural, muerte en batalla o abdicación voluntaria. .

Mikael Sehul había comprometido el poder del Emperador y, a partir de ese momento, quedó cada vez más abiertamente en manos de los grandes nobles y comandantes militares. Este momento se ha considerado como un comienzo de la Era de los Príncipes.

Un tío príncipe imperial anciano y enfermo fue entronizado como emperador Yohannes II. Ras Mikael pronto lo hizo asesinar, y el menor de edad Tekle Haymanot II fue elevado al trono.

Este amargo conflicto religioso contribuyó a la hostilidad hacia los cristianos y europeos extranjeros, que persistió en el siglo XX y fue un factor en el aislamiento de Etiopía hasta mediados del siglo XIX, cuando la primera misión británica, enviada en 1805 para concluir una alianza con Etiopía y obtener un puerto en el Mar Rojo en caso de que Francia conquistara Egipto. El éxito de esta misión abrió Etiopía a muchos más viajeros, misioneros y comerciantes de todos los países, y la corriente de europeos continuó hasta bien entrado el reinado de Tewodros.

Este aislamiento fue traspasado por muy pocos viajeros europeos. Uno fue el médico francés C.J. Poncet, que fue allí en 1698, a través de Sennar y el Nilo Azul. Después de él, James Bruce ingresó al país en 1769, con el objetivo de descubrir las fuentes del Nilo, que estaba convencido de que se encontraban en Etiopía. En consecuencia, dejando Massawa en septiembre de 1769, viajó vía Axum a Gondar, donde fue bien recibido por el emperador Tekle Haymanot II. Acompañó al rey en una expedición bélica alrededor del lago Tana, moviéndose hacia el sur por la orilla oriental, cruzando el Nilo Azul (Abay) cerca de su punto de salida del lago y regresando por la orilla occidental. Posteriormente, Bruce regresó a Egipto a fines de 1772 a través de la parte superior de Atbara, a través del reino de Sennar, el Nilo y el desierto de Korosko. Durante el siglo XVIII, los gobernantes más destacados fueron el emperador Dawit III de Gondar (fallecido el 18 de mayo de 1721), Amha Iyasus de Shewa, quien consolidó su reino y fundó Ankober, y Tekle Giyorgis de Amhara; el último mencionado es famoso por haber sido elevado al trono en total seis veces y también depuesto seis veces. Los primeros años del siglo XIX se vieron perturbados por feroces campañas entre Ras Gugsa de Begemder y Ras Wolde Selassie de Tigray, que luchó por el control del testaferro emperador Egwale Seyon. Wolde Selassie fue finalmente el vencedor y prácticamente gobernó todo el país hasta su muerte en 1816 a la edad de ochenta años. [56] Dejazmach Sabagadis de Agame sucedió a Wolde Selassie en 1817, por la fuerza de las armas, para convertirse en el señor de la guerra de Tigre.

1855-1936 Editar

Bajo los emperadores Tewodros II (1855-1868), Yohannes IV (1872-1889) y Menelik II (1889-1913), el imperio comenzó a emerger de su aislamiento. Bajo el emperador Tewodros II, la "Era de los Príncipes" (Zemene Mesafint) se puso fin.


Lugares sagrados de Etiopía y el Arco de la Alianza

Rara vez visitado por turistas extranjeros en las últimas décadas debido a sus continuos problemas políticos, Etiopía es más conocida por ser la posible cuna de la humanidad.Los restos fósiles (la famosa Lucy) descubiertos en el noreste de Etiopía datan de aproximadamente 3,5 millones de años, lo que los convierte en el ejemplo más antiguo conocido de un homínido que camina erguido. Las herramientas de piedra más antiguas conocidas, que datan de 2,4 millones de años, también se encontraron en esta misma región. Pero Etiopía tiene muchos otros reclamos de fama, incluidos los misteriosos obeliscos de granito de Axum, las extraordinarias iglesias excavadas en la roca de Lalibela y, lo más enigmático de todo, la iglesia de Santa María de Sión, probable ubicación del Arco Sagrado de la Alianza. .

La historia temprana de Etiopía (también llamada Abisinia) comienza con el glorioso pero poco conocido reino de Axum. Los orígenes del estado axumita se remontan ahora a mediados del siglo II a. C. En el apogeo de su poder, entre los siglos IV y VII d. C., el reino axumita controlaba la mayor parte de la actual Etiopía, incluidos los territorios del sur de la Península Arábiga. Los gobernantes axumitas estaban en contacto diplomático y comercial regular con los imperios egipcio, griego, bizantino y persa. Los logros de esta gran cultura se registran hoy en las ruinas de sus ciudades, embalses, templos y, lo que es más notable, sus imponentes obeliscos de granito negro.



El campo de los obeliscos, Axum, Etiopía


Guardia armado y el más alto de los obeliscos de Axumite, derribado por una reina loca

Se sabe que estos obeliscos, también llamados estelas, son las piezas de piedra más altas jamás extraídas y erigidas en el mundo antiguo. Su edad y uso es un completo misterio. Algunos estudiosos, extrapolando las monedas antiguas encontradas en la base de los pilares gigantes, sugieren que pueden haber sido talladas y erigidas a principios del siglo IV d.C. Debido a su proximidad a las tumbas cercanas, es posible que los obeliscos se hayan utilizado como monumentos a reyes y reinas fallecidos, pero esto es solo una especulación. El más alto de los monolitos, ahora caído y roto en seis enormes pedazos, medía 33,3 metros de altura y pesaba unas cinco toneladas (el obelisco egipcio más grande es el del rey Tutmosis, de 32,16 metros de altura y ahora de pie en Roma). El obelisco más alto que todavía se encuentra en Axum hoy es de 23 metros. Precisamente talladas en sus lados (y en los lados de muchas otras estelas cercanas) están lo que parecen ser representaciones de varios pisos con pisos entre ellos. Cada piso presenta varios tallados en forma de ventana y, en la base de los obeliscos, lo que parecen ser puertas falsas con aldabas y cerraduras. ¿Son estas tallas meras ornamentaciones artísticas o tenían alguna función más profunda?

Un misterio aún mayor rodea la antigua ciudad de Axum. A unos cientos de metros del grupo de imponentes obeliscos hay un gran recinto amurallado que rodea dos iglesias. Entre estas dos iglesias, ambas dedicadas a Santa María de Sión, se encuentran los restos fundamentales de una iglesia antigua y un "tesoro" de aspecto extraño, vallado y fuertemente custodiado que se dice que contiene el verdadero Arco de la Alianza. Las leyendas cuentan que hace mucho tiempo toda esta zona era un pantano habitado por espíritus malignos. Dios ayudó a la gente local bajando a la cercana colina sagrada de Makade Egzi y arrojando un polvo milagroso desde el cielo que secó el pantano, disipó los espíritus malignos y cargó la región con un poder mágico. Durante incontables siglos se construyeron santuarios sobre la colina y donde había estado el pantano. Alrededor de este lugar sagrado crecieron las ciudades de los reinos anteriores a Axum y Axum.

En el 331 d.C., el rey axumita Ezana fue convertido al cristianismo por el monje sirio Frumentius. Sobre los cimientos de los antiguos templos paganos, se construyó una gran iglesia de Santa María en el 372 d.C. Esta iglesia, probablemente la iglesia cristiana más antigua del África subsahariana, fue visitada a principios de la década de 1520 por el explorador portugués Francisco Álvarez. Escribiendo sobre la iglesia, Álvarez dice:

“Es muy grande y tiene cinco naves de buena anchura y gran longitud, abovedada en la parte superior, y todas las bóvedas están cubiertas, y el techo y los costados están pintados, también tiene un coro a nuestra moda. Esta noble iglesia tiene un circuito muy amplio, pavimentado con losas, a modo de lápidas, y tiene un gran recinto, y está rodeado por otro gran recinto como la muralla de un gran pueblo o ciudad. "

¿Qué factores explican la notable grandeza de esta iglesia aislada tan profundamente en las remotas montañas del norte de Etiopía, tan lejos de la órbita del cristianismo? Una explicación es que un rey rico de un imperio poderoso construyó la gran iglesia. Más convincente es la idea de que fue construido para albergar la legendaria y enigmática reliquia, el Arco Sagrado de la Alianza.


Patio de Santa María de Sión, Axum, Etiopía

El Arco de la Alianza y su contenido supuestamente divino son uno de los grandes misterios de la antigüedad. Su historia comienza con Moisés. El fundador tradicional del judaísmo, Moisés nació en Egipto, hijo de un esclavo hebreo. Los hebreos habían estado esclavizados en Egipto durante cuatrocientos años, aproximadamente desde el 1650 al 1250 a. C. Cerca del final de este período, un sacerdote egipcio al servicio del Faraón hizo una profecía de que los hebreos les nacería un niño que algún día los liberaría de su esclavitud. El Faraón, al escuchar esta profecía, ordenó que todos los niños varones nacidos de los hebreos fueran asesinados por ahogamiento. Con la esperanza de evitar su muerte, los padres de Moisés lo colocaron en una pequeña canasta, que dejaron a la deriva en el Nilo. Fue encontrado por la hija del faraón y posteriormente criado como hijo adoptivo de la familia real. Durante su crianza, recibió una amplia educación en las tradiciones esotéricas y mágicas de las escuelas de misterios egipcias. A la edad de cuarenta años, Moisés descubrió que su pueblo original, los hebreos, estaban esclavizados por los egipcios. Enfurecido por este trato cruel, mató a un capataz egipcio y huyó al exilio al desierto del Sinaí.

Aproximadamente cuarenta años después, mientras pastaba sus rebaños en la ladera del monte Horeb, Moisés se topó con una zarza ardiente que, milagrosamente, no había sido consumida por sus propias llamas. Una voz que habla desde el fuegoÉxodo 3: 1-13) le ordenó sacar a su pueblo de la servidumbre en Egipto y regresar con ellos a la montaña. A su regreso, Moisés subió dos veces a la montaña para tener comunión con Dios. Con respecto al segundo ascenso, Éxodo 24: 16-18 dice: Y la gloria del Señor reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días y al séptimo día Dios llamó a Moisés de en medio de la nube. Y la apariencia de la gloria del Señor era como fuego devorador sobre la cumbre del monte a los ojos de los hijos de Israel. Y Moisés entró en medio de la nube, y subió al monte y Moisés estuvo en el monte cuarenta días y cuarenta noches. Durante este tiempo en la montaña, Moisés recibió dos tablas en las que Dios inscribió los Diez Mandamientos, además de las dimensiones precisas del Arco de la Alianza, que contendría las tablas.

Poco después, se construyó el Arco, un santuario portátil en forma de caja, y Moisés y su pueblo partieron del monte Sinaí. Según fuentes textuales arcaicas, el Arco real era un cofre de madera que medía tres pies y nueve pulgadas de largo por dos pies y tres pulgadas de alto y ancho. Estaba forrado por dentro y por fuera con oro puro y estaba coronado por dos figuras aladas de querubines que se enfrentaban entre sí a través de su pesada tapa de oro. Muchos estudiosos creen que puede haber contenido fragmentos de meteoritos o rocas radiactivas poderosas.

En los siguientes doscientos cincuenta años, desde el momento en que fue tomado del monte Sinaí hasta que finalmente se instaló en el primer gran templo judío en Jerusalén, el Arco se mantuvo durante dos siglos en Silo, fue capturado por los filisteos por siete meses, y luego, regresó a los israelitas, se mantuvo en la aldea de Quiriat-Jearim. Durante todo este tiempo se asoció con numerosos fenómenos extraordinarios, muchos de los cuales implicaron la muerte o la quema de un gran número de personas. Las fuentes bíblicas y otras fuentes arcaicas hablan del arca ardiendo con fuego y luz, causando tumores cancerosos y quemaduras graves, nivelando montañas, deteniendo ríos, destruyendo ejércitos enteros y arrasando ciudades.

Los pasajes del Antiguo Testamento dan la impresión de que estos hechos fueron acciones divinas de Yahvé, el dios de los hebreos. Los estudiosos contemporáneos, sin embargo, creen que puede haber otra explicación. Escribiendo en su libro meticulosamente investigado, El signo y el sello (en relación con su búsqueda del Arco perdido del Pacto), Graham Hancock sugiere que el Arco, y más precisamente su contenido misterioso, puede haber sido producto de la magia, la ciencia y la tecnología del antiguo Egipto. Moisés, altamente entrenado por el sacerdocio egipcio, ciertamente estaba bien informado en estos asuntos y, por lo tanto, los asombrosos poderes del Arco y sus “Tablas de la Ley” pueden haber derivado de la magia arcaica egipcia en lugar del mítico dios Yahvé.

En una fecha desconocida, este asombroso objeto desapareció de su lugar en el Lugar Santísimo en el Templo Judío. La fecha de su desaparición y su posterior paradero ha desconcertado a legiones de eruditos bíblicos, arqueólogos e historiadores. Entre las diversas explicaciones dadas para su desaparición, dos son particularmente dignas de consideración.

Las leyendas etíopes dicen que cuando la reina de Saba hizo su famoso viaje a Jerusalén, el rey Salomón la dejó embarazada y le dio un hijo, un príncipe real, que en años posteriores robó el arca. El nombre del príncipe era Menelik, que significa " el hijo del sabio ". Aunque fue concebido en Jerusalén, nació en Etiopía, donde la reina de Saba había regresado después de descubrir que estaba embarazada de Salomón. Cuando cumplió los veinte años, el propio Menelik viajó desde Etiopía a Israel y llegó a la corte de su padre. Allí fue reconocido instantáneamente y se le otorgó un gran honor. Sin embargo, después de un año, los ancianos de la tierra se pusieron celosos de él. Se quejaron de que Salomón le mostraba demasiado favor e insistieron en que debía volver a Etiopía. Esto el rey aceptó con la condición de que los primogénitos de todos los ancianos también fueran enviados para acompañarlo. Entre estos últimos estaba Azarius, hijo de Sadoc el Sumo Sacerdote de Israel, y fue Azarius, no Menelik, quien robó el Arca de la Alianza de su lugar en el Lugar Santísimo en el Templo. El grupo de jóvenes no reveló el robo al príncipe Menelik hasta que estuvieron lejos de Jerusalén. Cuando por fin le contaron lo que habían hecho, él afirmó que no podrían haber tenido éxito en una empresa tan audaz a menos que Dios hubiera querido su resultado. Por lo tanto, acordó que el Arca debería permanecer con ellos. Así, Menelik llevó el Arco a Etiopía, a la ciudad sagrada de Axum, donde ha permanecido desde entonces.


Iglesia de Santa María de Sión con el Tesoro del Arco de la Alianza en segundo plano.

En El signo y el sello, Graham Hancock presenta una explicación radicalmente diferente de la desaparición del Arc. Basado en evidencia convincente reunida durante años de investigación, sugiere que los sacerdotes judíos del templo de Salomón removieron el Arco durante el gobierno del rey apóstata Manasés (687 - 642 aC). Luego, el Arco estuvo oculto durante doscientos años en un templo judío en la isla sagrada egipcia de Elefantina en el Nilo. Luego fue llevado a Etiopía, a la isla de Tana Kirkos en el lago Tana, donde permaneció durante más de 800 años. Cuando el reino axumita se convirtió al cristianismo después del 331 d.C., el arca de la alianza fue cooptada por la jerarquía cristiana y traída de Tana Kirkos a la recién construida iglesia de Santa María de Sión en Axum.

El Arco permaneció en Axum hasta principios de la década de 1530, cuando fue trasladado a un escondite secreto para protegerlo de los ejércitos musulmanes que se acercaban. En 1535, el fanático invasor musulmán, Ahmed Gragn, atravesó el Cuerno de África desde la ciudad santa islámica de Harar (en el sur de Etiopía) y destruyó la Iglesia de Santa María de Sión. Cien años más tarde, con la paz restaurada en todo el imperio, el Arca fue devuelta a Axum. Se instaló en una nueva iglesia de Santa María construida por el rey Fasilidas (con ayuda portuguesa), inmediatamente adyacente a las ruinas de la iglesia anterior. El Arco permaneció en esta iglesia, llamada Catedral Maryam Tsion, hasta 1965 cuando Haile Selassie (se dice que es el descendiente de línea directa doscientos veinticinco de Menelik, hijo de la Reina de Saba y el Rey Salomón) lo transfirió a un Capilla más segura, la llamada tesorería, a diez metros de la esquina noreste de la antigua iglesia.


El Tesoro del Arco de la Alianza Axum, Etiopía

En siglos pasados, el Arco de la Alianza se presentó durante importantes festivales de la iglesia, para llevarlo a procesiones alrededor de la ciudad de Axum. Más recientemente, su uso en tales procesiones se limitó al festival de Timkat, la principal celebración ortodoxa etíope que tiene lugar cada enero. Desde el comienzo de los conflictos militares entre Etiopía y su vecino del norte, Eritrea, el Arco ha permanecido encerrado de forma segura dentro del tesoro. Nadie más que el sacerdote principal de la iglesia, ni siquiera el presidente de Etiopía, puede ver el Arco. (Pero a los afortunados peregrinos, como este autor, se les dará de vez en cuando agua para beber que fluyó sobre el Arco sagrado).

Escribiendo en su libro Secretos perdidos del arca sagrada, el autor Laurence Gardner no está de acuerdo con las afirmaciones de Hancock, y afirma que el Arca de Axumite “Llamada tabot manbara, es en realidad un ataúd que contiene una losa de altar venerada conocida como tabot. La realidad es que, aunque el cofre Axum podría tener algún significado cultural particular en la región, hay manbara tabotat (plural de tabot) en las iglesias de toda Etiopía. El tabotat que contienen son losas rectangulares de altar, de madera o piedra. Claramente, el preciado manbara tabot de Axum es de considerable interés sagrado y, por definición lingüística, es de hecho un arca, pero no es el Arca bíblica de la Alianza, ni nada remotamente parecido ".

Otras fuentes investigadas por Laurence Gardner indican que el Arco de la Alianza se había escondido debajo del Templo de Salomón en la época del rey Josías (597 a. C.) para no ser capturado por Nabucodonosor y los babilonios. En su Mishneh Torá de 1180, el filósofo español Moisés Maimóndes dijo que Salomón había construido un escondite especial para el Arco en túneles en las profundidades del templo. El profeta Jeremías, hijo de Hilcías, que se convirtió en el Sumo Sacerdote de Jerusalén, era el capitán de la Guardia del Templo de Hilcías. Antes de la invasión de Nabucodonosor, Hilcías instruyó a Jeremías para que sus hombres secretaran el Arco de la Alianza, junto con otros tesoros sagrados, en las bóvedas debajo del Templo. Más de 1700 años después, un grupo de nueve franceses conocidos como los Caballeros Templarios originales pasaron los años 1118 a 1127 excavando debajo de la mezquita El-Aqsa en el sitio del antiguo Templo de Jerusalén. Recuperaron, además de una gran cantidad de lingotes de oro y tesoros ocultos, el verdadero Arco del Pacto. Si bien actualmente se desconoce la existencia y ubicación exacta de este Arco, los Templarios pronto se convirtieron en una de las instituciones religiosas y políticas más poderosas de la Europa medieval.

Escribiendo en su libro, La cabeza de Dios: el tesoro perdido de los templarios, Keith Laidler dice:
“También se puede demostrar que el Arca de la Alianza es de origen egipcio. Muchos dioses (incluido el dios del estado Amun-Ra) fueron llevados en procesión en barcos estilizados o arcas. Eran, por así decirlo, hogares portátiles para los dioses. Esta fue una tradición muy antigua. Cuando Tutmosis III, el gran constructor del imperio de la dinastía XVIII, salió a la batalla, su dios lo acompañó. "Avanzando hacia el norte por mi majestad, llevando a mi padre Amun-Ra, Señor de los Tronos de las Dos Tierras ante mí". Si bien rechazó muchas de las viejas costumbres, Akhenaton retuvo el arca como un "hogar" para su dios. El hecho de que Moisés introdujera un concepto idéntico a los israelitas (que también solían llevar el arca de su dios Adon (Aten) ante ellos cuando participaban en combate) es una evidencia bastante convincente de identidad ".

La ciudad de Axum también ocupa un lugar central en las tradiciones de los musulmanes. La remota ciudad de Axum fue el primer centro histórico donde los seguidores de Mahoma ejercían libremente su religión en una atmósfera de paz sin temor a la persecución. En el quinto año de la misión de Mahoma (correspondiente al año 615 de la era cristiana), el rey axumita, Ella Saham, ofreció asilo a un pequeño grupo de seguidores de Mahoma (11 hombres y 4 mujeres, incluido Uthman ibn Affan, que iba a convertido en el tercer califa). Unos años más tarde, casi 100 musulmanes más se unieron a este primer grupo y en total se quedaron en Axum durante trece años. Los estudiosos creen que Axum fue seleccionado como lugar de asilo porque existía un estrecho vínculo comercial entre el reino de Axum y la ciudad-estado de La Meca mucho antes del surgimiento del Islam.

Las iglesias rupestres de Lalibela

Axum comenzó a declinar en las primeras décadas del siglo VII tras el ascenso y la rápida expansión de los árabes musulmanes por todo Oriente Medio. Tanto Bizancio como el Imperio persa cayeron en manos de los árabes y esto asestó un golpe mortal a los esfuerzos comerciales de los reyes axumitas. Poco se sabe de lo que sucedió con el reino axumita entre los siglos VIII y XI. A mediados del siglo XI, el estado etíope reapareció como la dinastía cristiana Zagwe con su centro en la ciudad de Roha en la región de Amhara en las tierras altas de Etiopía. La dinastía Zagwe, gobernada por once reyes, duró hasta el siglo XIII, cuando su último rey abdicó en favor de un descendiente de la antigua dinastía Axumita.

El más notable de los gobernantes de la dinastía Zagwe fue el rey Lalibela, que reinó de 1167 a 1207. Un logro brillante de su reinado fue la construcción de una docena de hermosas iglesias excavadas en la roca. Según la leyenda, una densa nube de abejas rodeó al príncipe Lalibela en el momento de su nacimiento. Su madre, alegando que las abejas representaban a los soldados que algún día servirían a su hijo, eligió para él el nombre de Lalibela, que significa "las abejas reconocen su soberanía". El hermano mayor de Lalibela, el rey Harbay, se puso celoso por estas profecías sobre su hermano y trató de envenenarlo. Mientras Lalibela estaba drogado, los ángeles lo transportaron a varios reinos del cielo donde Dios le dio instrucciones para construir una Nueva Jerusalén con iglesias en un estilo único. Lalibela también aprendió que no tenía por qué temer por su vida ni por su soberanía, porque Dios lo había ungido para que pudiera edificar las iglesias. Después de tres días de comunicación divina, Lalibela regresó a la existencia mortal y aceptó el trono de su hermano, quien también había sido visitado por Dios (y le dijo que abdicara a Lalibela). Ambos hermanos viajaron a la ciudad de Roha y comenzaron la construcción de las iglesias. Con la ayuda de ángeles y San Gabriel, construyeron doce iglesias extraordinarias durante un período de veinticinco años.La iglesia ortodoxa etíope posteriormente canonizó al rey y cambió el nombre de la ciudad de Roha a Lalibela.

Las iglesias de Lalibela se encuentran entre las creaciones arquitectónicas más extraordinarias de la civilización humana. Cada iglesia está esculpida, tanto por dentro como por fuera, directamente del lecho de roca viviente de la tierra (este tipo de arquitectura no era nuevo en el área porque hay muchos otros ejemplos alrededor de Etiopía que datan de períodos anteriores, sin embargo, las construcciones de Zagwe tomaron el arte forma a un nuevo nivel). Hay dos tipos básicos en Lalibela: iglesias rupestres excavadas en la roca que se cortan hacia adentro desde acantilados más o menos verticales e iglesias monolíticas talladas en la roca que imitan una estructura construida pero en realidad se cortan en una sola pieza de la roca circundante y se separan de ella por una zanja circundante. El método probable de construcción era que el artesano primero hundiera las zanjas directamente en la piedra y luego cincelara lentamente el exceso de piedra para revelar los espacios exteriores e interiores. Los túneles estrechos y laberínticos conectan varias de las iglesias, y las paredes de las trincheras y los patios contienen cavidades y cámaras llenas de momias de piadosos monjes y peregrinos. Las iglesias todavía se utilizan para la adoración hoy en día y muchas están llenas de murales bíblicos ricamente pintados.


La colina que contiene la iglesia excavada en la roca de Bet Giorgi, Lalibela, Etiopía


Mirando hacia abajo en la iglesia Bet Giorgis, Lalibela

La más notable de las iglesias de Lalibela, llamada Bet Giorgis, está dedicada a San Jorge, el santo patrón de Etiopía. Según la leyenda, cuando el rey Lalibela casi había completado el grupo de iglesias que Dios le había ordenado construir, apareció San Jorge (con armadura completa y montado en su caballo blanco) y reprochó al rey con dureza no haberle construido una casa. Lalibela prometió construir una iglesia más hermosa que todas las demás para el santo. La iglesia de Bet Giorgis es un cubo casi perfecto, labrado en forma de cruz, y está orientado de modo que la entrada principal esté en el oeste y el lugar santísimo en el este. Las nueve ventanas de la fila inferior son ciegas y las doce ventanas de arriba son funcionales. Uno de los detalles más sofisticados de Bet Giorgis es que el grosor de la pared aumenta paso a paso hacia abajo, pero que las bandas horizontales de moldura en las paredes exteriores ocultan hábilmente el aumento. La decoración del techo, a menudo utilizada hoy en día como símbolo de los monumentos de Lalibela, es un relieve de tres cruces griegas equiláteras una dentro de la otra. La iglesia está ubicada en un pozo profundo con paredes perpendiculares y solo se puede ingresar a través de un túnel oculto tallado en la piedra.

Lalibela fue el refugio de una de las herejías más interesantes del cristianismo, conocida como monofisismo. Esta creencia afirma que Cristo era tanto divino como humano antes de su encarnación, pero que su naturaleza divina dejó su cuerpo y sólo volvió a entrar en él después de la Resurrección. Profesó por primera vez en el 2º Concilio de Éfeso en 449 d. C. y poco después fue condenado como herejía en el Concilio de Calcedonia en 451, el monofisismo se extendió por Asia Menor hasta África y Etiopía. En diferentes formas sobrevive hoy en la iglesia ortodoxa siria, la iglesia armenia, la iglesia copta de Egipto y la ortodoxia etíope.


Sacerdote ortodoxo etíope con Biblia antigua y coronas de reyes etíopes, Santa María de Sión, Axum

Otros lugares sagrados, lugares de poder y santuarios de peregrinación en Etiopía:

  • Santuario Abreha Atsbeha cerca de Wukro
  • Antiguo templo de Yeha, a 25 kilómetros al este de Axum
  • Iglesias excavadas en la roca de la región de Gheralta, cerca de Hawzen
  • Iglesia de peregrinación de San Gabriel, cerca de la ciudad de Kulubi
  • Monasterio de Debre Libanos
  • Monasterio de Debre Damo
  • Monasterio de Gishen Maryam
  • Sitio arqueológico de Tiya
  • Lugar de peregrinación musulmana en Shek Husen
  • Iglesia en la isla de Tana Kirkos, Lago Tana

Cortometraje del festival Lalibela de Karoki Lewis.



Martin Gray es un antropólogo cultural, escritor y fotógrafo especializado en el estudio y documentación de lugares de peregrinaje alrededor del mundo. Durante un período de 38 años ha visitado más de 1500 lugares sagrados en 165 países. los Guía mundial de peregrinaciones El sitio web es la fuente de información más completa sobre este tema.

Prehistoria

Etiopía está situada en el extremo norte del gran Valle del Rift africano y ha sido el sitio de algunos hallazgos arqueológicos asombrosos en los últimos años.

En 1974, el arqueólogo Donald Johansen estaba trabajando cerca de Hadar en el noreste de Etiopía y descubrió el esqueleto humano de una mujer que data de hace 3,2 millones de años, miembro del grupo Australopithecus afarensis. Esta mujer fue nombrada "Lucy" por el equipo de excavación cuando el éxito de los Beatles "Lucy in the sky with diamonds" estaba sonando en el campamento en ese momento. Para los etíopes, sin embargo, se la conoce como "dinkenesh" o "birkenesh", que significa "maravillosa". El esqueleto está ahora a la vista en la planta baja del Museo Nacional, justo encima de Arat Kilo en Addis Abeba.

Otros hallazgos más recientes cerca de Hadar han servido para confirmar esta parte del Valle del Rift como un sitio importante del desarrollo del hombre primitivo.

Sabemos que los antiguos egipcios comerciaban en la Tierra de Punt por productos básicos como oro, mirra y marfil y se cree que se encuentra en el Cuerno de África, del que Etiopía forma parte.


Historia antigua de Etiopía

Etiopía es una región que tiene una larga historia, tiene algunas de las primeras poblaciones humanas y posiblemente la región donde la gente se expandió y evolucionó fuera de África para poblar el resto del mundo hace 1.8 años. El período comienza con el Australopithecus, los antiguos hominoides que se extienden a los primeros habitantes de los pre-Aksumitas. También es el período con la llegada de Ge'ez y el judaísmo. Se cree que los hablantes de la lengua cusítica han sido los habitantes originales de Etiopía, sin embargo, fueron expulsados ​​de la región en el segundo milenio antes de Cristo. En consecuencia, el reino de Etiopía fue fundado (siglo X a. C.) por Salomón y el primer hijo de Salomón, Menelik I. Sin embargo, está documentado que el primer reino fue Aksum (Axum), un reino que probablemente surgió en el siglo II d. C. Reino de Etiopía, Aksum fue una civilización muy avanzada, ya que fueron los primeros africanos en acuñar monedas. Sin embargo, Etiopía es el país independiente más antiguo de África y una de las naciones más antiguas del mundo.

Bajo el reinado de Ezana, Aksum fue convertido (siglo IV) al cristianismo por Frumentius de Tiro. Esto está íntimamente ligado a la Iglesia copta egipcia, que aceptó el monofisismo, posición cristológica de que Cristo tiene una sola posición, siguiendo el Concilio de Calcedonia. En el siglo VI, sin embargo, los judíos influyeron en el Aksum y algunos etíopes se convirtieron al judaísmo. El segundo Imperio Ethopiano fue El Zagwe, no reclamaron al Rey Salom ni a la Reina de Saba. Cuando Yekuno Amlak llegó al poder, la dinastía salomónica se restableció en el siglo X antes de Cristo. Luego vino la era Zamana Masafent, que estuvo marcada por el bienestar continuo. Fue un período en el que Etiopía estaba dividida sin una autoridad central efectiva. Los señores lucharon constantemente entre sí para convertirse en los guardianes de los reyes de los reyes de Gonder. Una figura notable de este período es el evangelista monástico Ewostatewos, quien fue un importante líder religioso en la iglesia etíope. Finalmente, la Etipoia moderna fue la reunificación de Etiopía, que comenzó con el gobierno del emperador Tewodros. El siguiente gobernante importante fue Haile Selassie I antes de que Derg lo reemplazara.

Sin embargo, Etiopía se compone de varias religiones, que incluyen principalmente religiones abrahámicas, cristianismo ortodoxo, islam y judaísmo. Etiopía está desarrollando un parque de tecnología de la información de $ 45 millones para impulsar la economía y promover el aspecto académico del país, ya que este parque atraerá mucha más investigación y desarrollo del país. Al establecer el parque tecnológico, el gobierno etíope busca atraer empresas globales, que incluyen centros de llamadas y hardware informático. Al hacerlo, podrán tener acceso a velocidades de Internet de hasta 40 gigabytes por segundo.

Creo que hay suficiente información sobre la historia antigua de Etiopía. Algunas de las fuentes incluyen: BBC, www.ethiopiantreasures.co.uk, libros y artículos académicos. Además, las fuentes delinean la historia de Etiopía de forma clara y suficiente, lo que facilita la comprensión del contenido y la captación de la información.


6. Las cataratas del Nilo Azul

Fuente: flickr The Blue Nile Falls

El río Nilo es el más largo de África y sus dos afluentes son el Nilo Blanco y el Nilo Azul.

El Nilo Azul comienza en Etiopía y, a lo largo de su curso, encontrará las Cataratas del Nilo Azul & # 8211 un lugar para rivalizar con el Niágara.

A unos 90 minutos de Bahar Dar, el paisaje aquí es realmente impresionante. Localmente conocidas como Tis Abbay, o "gran humo", las cataratas tienen unos 45 metros de altura durante la temporada de lluvias.

Justo aguas abajo de las cataratas encontrará el primer puente de piedra de Etiopía, construido en el siglo XVII.


Etiopía antigua

Etiopía parece un mundo aparte. Su aislamiento geográfico, encaramado en una enorme meseta de fértiles tierras altas rodeadas de inhóspitos desiertos y pantanos de tierras bajas, ha asegurado el desarrollo de una cultura única, bastante diferente de cualquier otra parte de África. Esta cultura y los notables monumentos del patrimonio mundial del país son, para los no iniciados, la mayor sorpresa de África. Esta es una tierra donde florecieron grandes civilizaciones, reinaron emperadores y se construyeron notables edificios y monumentos.

Aquí se consideran cuatro lugares muy diferentes, cada uno de los cuales es testimonio de una etapa particular de la historia de Etiopía que abarca más de 2.000 años. La más antigua es la ciudad de Aksum, en el extremo norte del país, hogar de estelas tambaleantes de 30 metros de altura, algunas de las cuales aún perforan el cielo, mientras que otras yacen rotas en enormes trozos de roca donde cayeron. Estos y otros monumentos en Aksum dan testimonio de una de las grandes civilizaciones del mundo antiguo, el Reino Aksumita, que surgió poco después del 400 a. C. en una importante encrucijada comercial entre Egipto, los yacimientos de oro de Sudán y el Mar Rojo. El cristianismo llegó a Aksum en el siglo IV d.C., y la ciudad sigue siendo un importante centro de peregrinación cristiana, ya que el Arca de la Alianza se guarda aquí (según la creencia etíope), desde que fue traída de Jerusalén por Menelik I, hijo. de la legendaria reina etíope de Saba y el rey Salomón. Aksum floreció hasta el siglo VII, cuando el surgimiento del Islam en Arabia la dejó aislada, el comercio disminuyó y toda Etiopía entró en su "edad oscura".

Pasaron otros 500 años antes de que surgiera la dinastía Zagwe alrededor de Lalibela en 1137 y se comenzara a trabajar en las increíbles iglesias excavadas en la roca. Aproximadamente al mismo tiempo, el Islam comenzaba a extenderse hacia la parte oriental del país y se estableció la ciudad musulmana fortificada de Harar. Sus murallas fueron construidas entre los siglos XIII y XVI para defender a su pueblo de los guerreros Oromo que emigran de la actual Kenia, y se convirtió en la cuarta ciudad más sagrada del Islam. A finales del siglo XV, tras la intervención de los turcos otomanos, el este musulmán declaró una jihad (guerra santa) en las tierras altas cristianas y Etiopía sufrió uno de los peores derramamientos de sangre de su historia. Los cristianos recibieron el apoyo de los jesuitas portugueses, pero el conflicto continuó intermitentemente durante casi 200 años. En 1636, sin embargo, el emperador Fasiladas fundó una nueva capital permanente en Gondar y, a finales del siglo XVII, Gondar contaba con magníficos palacios, hermosos jardines y grandes baños públicos. El Recinto Real, o Fasil Ghebbi, parece al principio ser un magnífico castillo europeo, extrañamente fuera de lugar, pero algunos de los detalles arquitectónicos revelan su inconfundible herencia etíope.

Para leer más sobre cada uno de los sitios del patrimonio mundial de la antigua Etiopía y ver una presentación de diapositivas de cada lugar, siga estos enlaces:


Richard Pankhurst

La centralidad distintiva de Etiopía y del Gran Valle del Rift africano como cuna de la humanidad y la historia temprana es quizás el tema más fascinante. Desafortunadamente, a pesar de albergar los muchos sitios únicos, la preservación no ha sido adecuada y no se ha hecho cumplir en Etiopía. El Pankhurst's Corner de esta semana analiza la urgente necesidad de museos y la preservación científica de los legados de la antigüedad.

Me han pedido que escriba algo sobre Etiopía & # 8217s Histórico Patrimonio y la Lucha por su Preservación & # 8221.

Esto, en cualquier programa, es lo que los ingleses llaman & # 8220Tall Order & # 8221. Etiopía y el Cuerno de África constituyen un área cultural única, como ha demostrado el profesor Donald Levine. Esta región es prácticamente tan grande como Europa & # 8211 y tiene una historia que se remonta a antes de la etíope Lucy, o Dinkenesh, de tres millones y cuarto de años, que ha sido descrita como la madre de la raza humana.

Por tanto, solo espero destacar algunos puntos que pueden ser dignos de consideración. Me concentraré en gran medida, pero no exclusivamente, en edificios y pinturas históricos, así como en fotografías y microfilmes, museos y bibliotecas.

Comencemos por considerar la historia del hombre primitivo antes mencionada: una parte significativa de la herencia de Etiopía. Ahora se acepta en general que la humanidad se originó en el Gran Valle del Rift Africano & # 8211, que atraviesa el centro de Etiopía. Esta herencia es importante para la comprensión de la evolución humana: por qué los monos bajaron de los árboles y caminaron sobre cuatro patas, cómo comenzaron a fabricar herramientas manuales & # 8211 y todo eso.

Este patrimonio prehistórico es importante también para el estudio de la historia temprana de los cultivos y la ganadería & # 8211 y para el estudio de los dibujos rupestres, que podrían concebirse como el Capítulo Uno de la Historia del Arte Etíope.

Tim Clarke, el Representante en Etiopía hasta hace unas semanas de la Unión Europea, ha propuesto el establecimiento en Addis Abeba de un nuevo y emocionante Museo dedicado a la Prehistoria de Etiopía y el Valle del Rift africano & # 8211 una región que parecería para formar una entidad por derecho propio.

Creo que este es un proyecto que merece todo nuestro apoyo.

Pasando de la prehistoria a la historia, creo que debemos considerar la herencia etíope y pre-aksumita y aksumita.

Recientemente se han llevado a cabo investigaciones arqueológicas en el gran templo precristiano de Yeha, dedicado al culto del sol y la luna: un edificio notable que data de medio milenio o más antes del nacimiento de Cristo. Esa gran estructura, así como otros restos arqueológicos aún sin investigar del mismo período, constituyen otra parte importante del patrimonio histórico temprano de Etiopía.

Rechazando los siglos a los Grandes Días de Aksum, podemos decir que & # 8211 a pesar del trabajo de muchos eruditos desde Enno Littmann a David Phillipson & # 8211 la investigación arqueológica en esa área notablemente rica de Etiopía & # 8217s tiene un largo camino por recorrer y allí Es necesario cruzar la frontera artificial de Eritrea para estudiar el antiguo puerto Aksumite de Adulis. Nuestro conocimiento de ese importante sitio apenas ha avanzado desde las investigaciones de Roberto Paribeni, a principios del siglo pasado.

Trabajar en la re-erección del obelisco Aksumite de 25 metros de alto saqueado por Benito Mussolini en 1937 & # 8211 y devuelto por Italia el año pasado & # 8211 un aspecto espectacular de Etiopía & # 8217s heritage & # 8211 ahora está bien en la mano, pero muchos de Creemos que una parte significativa del legado de Etiopía no será apreciada hasta que haya una respuesta favorable a la solicitud del pueblo Aksumita para la re-erección de otra estela caída.

Mientras se discute la cuestión del botín etíope tomado por la Italia fascista, se puede recordar que los archivos del Ministerio Etíope de la Pluma en Italia aún no han sido devueltos. Lo mismo ocurre con el avión etíope Tsehai, que se busca como exhibición para el nuevo aeropuerto de Addis Abeba. Los estudiosos internacionales han solicitado la repatriación tanto de los archivos como del & # 8216plane & # 8211, pero hasta ahora ha sido en vano.

Sin embargo, al regresar a Aksum es bueno informar que las antigüedades de la ciudad están siendo demarcadas para que todos las vean y que pronto se inaugurará un Museo Aksum considerablemente ampliado.

Sin embargo, el estudio de los edificios aksumitas, incluidas las iglesias excavadas en la roca, en las afueras de la ciudad aún está lejos de ser completo, aunque hemos aprendido mucho desde que Abba Tewelde Medhen entregó su artículo seminal sobre las iglesias excavadas en la roca de Tegray en la Tercera Conferencia Internacional de Estudios etíopes en Addis Abeba en 1966.

Continuando de nuevo a lo largo de los siglos llegamos a Lalibela, sitio de más iglesias rupestres & # 8211 otra parte del patrimonio de Etiopía & # 8217s. Lalibela se describe en la literatura turística etíope como una de las maravillas del mundo. Aunque es una importante atracción turística internacional, el trabajo pionero reciente de Michael Gervers, Ewa Balicka-Witakowska y otros ha demostrado lo poco que sabemos relativamente sobre la historia de Lalibela: hasta ahora no tenemos respuesta a preguntas como quién concibió las iglesias de Lalibela, ¿y cuando? ¿El trabajo se llevó a cabo durante un solo reinado & # 8211 el reinado del rey Lalibela & # 8211 o, como sugieren los estudiosos, durante mucho más tiempo, quizás por una dinastía en curso?

Lalibela, diría yo, también necesita seriamente un museo: para explicar toda la herencia etíope de las iglesias rupestres, así como para relacionar las de Lalibela con otras en todo el país & # 8211 de las cercanías de Asmara en el norte. a Goba (Bali) en el sur.

Y también es digno de mención que las pinturas murales en muchas de las iglesias de Lasta fuera de Lalibela permanecen en gran parte sin estudiar.

En este contexto, agregaría una petición específica para la preservación sistemática del patrimonio artístico de Etiopía. Muchas pinturas de iglesias actualmente se están descascarando, desvaneciéndose o deteriorándose de alguna otra manera & # 8211 o, quizás incluso peor, se están volviendo a pintar. Creo que lo que se necesita es la fotografía metódica de las pinturas de las iglesias etíopes: pared por pared, y pintura por pintura, para producir en la medida de lo posible un registro completo de la evolución artística del país.

En este punto, sugeriría, sin embargo, debemos enfrentar uno de los hechos básicos de la conservación del patrimonio de Etiopía. Es esto: el país es económicamente pobre, pero culturalmente rico: si fuera el caso contrario, no habría ningún problema, ya que un país rico podría cuidar fácilmente de un patrimonio insignificante.
Tampoco habría ningún problema si el país y su cultura fueran ricos o pobres. Sin embargo, tal como están las cosas, el país tiene una base económica débil & # 8211 y un patrimonio notablemente rico & # 8211 y extenso & # 8211, como estoy discutiendo, para preservar

Pero para volver a mi amplio estudio histórico-geográfico de la herencia de Etiopía y # 8217, llegamos al lado de las antigüedades del área del lago Tana-Gondar.

Es gratificante observar que casi todos los castillos y otros edificios históricos de Gondar, que sobrevivieron a las incursiones derviches del pasado, están conservados de manera bastante adecuada.Pero es lamentable que todavía no se haya hecho ningún esfuerzo serio para establecer un Museo Gondar.

Fuera de la ciudad, la situación patrimonial es más grave. Prácticamente no se ha hecho nada para estabilizar el enigmático castillo de Guzara, cuya datación ha sido debatida por Francis Anfray, LaVerle Berry y otros. Esta hermosa estructura antigua se está desintegrando constantemente, y los habitantes locales se llevan sus piedras. Mientras tanto, Old Gorgora y otros edificios portugueses se han derrumbado en gran medida y muchos en las últimas dos décadas.

Y el gran palacio de Danqaz, que domina el lago, también se encuentra en un lamentable estado de conservación.

Por otro lado, es digno de mención que no pocas iglesias han convertido sus eqa-bets, o almacenes tradicionales, en museos en ciernes. Muchos exhiben coronas reales o de otro tipo, íconos y manuscritos ilustrados.

También se han creado varios museos locales, sobre todo en Mekele, Jimma, Jinka y Harar.

Este desarrollo merece todos los estímulos.

La situación con respecto a la histórica ciudad amurallada de Harar es en general digna de elogio. Se ha establecido una casa de Arthur Rimbaud muy meritoria & # 8211 aunque la vivienda de un comerciante indio en lugar de la francesa de ese nombre & # 8211. La ciudad y las famosas murallas también parecen estar en condiciones razonables, pero todos esperamos que haya un pasaje para que los yenas entren y salgan.

Al llegar a Addis Abeba, nos encontramos con algunos de los problemas más serios de gestión del patrimonio de Etiopía. La ciudad fue el sitio de numerosos edificios interesantes: muchos de ellos hechos de piedra labrada con frontones y balcones de madera & # 8211 edificios erigidos durante el período Menilek-Iyasu-Zawditu. Quizás un tercio de estas estructuras (alrededor de 80) han sido demolidas en el último medio siglo más o menos & # 8211 dejando solo unas 120 restantes.

Lo más grave es que todavía no existe una legislación para proteger los edificios históricos de la capital. Se han elaborado varias listas de dichos edificios, pero no se ha tomado ninguna medida para preservar las estructuras catalogadas.

Para citar un caso reciente entre muchos: La antigua casa de Qanyazmach Belihu Degefu, popularmente conocida como Shaka, fue & # 8220listed & # 8221, y su interés histórico fue reconocido en una publicación oficial del Ayuntamiento de la ciudad. El edificio también aparece en la admirable Guía histórica de antigüedades de Addis Abeba de Milena Bastioni y Gian Paolo Chiari & # 8217. Pero el año pasado se permitió que el edificio colapsara & # 8211 según el rumor de que en realidad fue derribado. Luego fue finalmente demolido y se vendió su valiosa madera. Del edificio ya no queda nada.

Apenas menos grave es la cuestión de la notable casa antigua del asesor suizo de Menilek, Alfred Ilg. Se han erigido nuevas estructuras de viviendas de varios pisos frente a este edificio, y dentro de unos treinta metros de él, destruyendo así su vista. Se informa ahora que este edificio histórico, en ausencia de protesta popular, pronto será demolido para dejar espacio al estacionamiento requerido por el nuevo esquema habitacional.

Todo esto, quisiera enfatizar, no es una cuestión ordinaria de preservación del patrimonio. Es un problema íntimamente relacionado con Addis Abeba y la escasez de viviendas # 8217:

El gobierno anterior apiñó a las personas sin hogar en los edificios históricos. Estos inquilinos, que todavía están allí, no cuidan adecuadamente las propiedades, pero no pueden ser trasladados sin la provisión de un alojamiento alternativo & # 8211, lo cual es prácticamente imposible.

El actual gobierno está tratando de resolver el problema de la vivienda mediante la construcción de una gran cantidad de condominios de varios pisos y otras estructuras, y en el proceso tal vez esté corriendo el riesgo de olvidar los edificios históricos & # 8211 con el resultado de que el decreto de patrimonio necesario es umbral esperado.
Sin embargo, es alentador observar que la princesa Mariam Senna ha establecido una ONG: Addis Wubet, dedicada expresamente a la preservación de los edificios históricos de la capital & # 8217s & # 8211; actualmente está renovando la estructura que anteriormente ocupaba el notable de finales del siglo XIX y principios del XX. Comerciante indio Mohomedally.

Mientras tanto, se ha centrado en el patrimonio del país y se ha colocado en una de las plazas de la ciudad de una réplica del cañón Sebastapol del emperador Tewodros y # 8217 utilizado en la batalla de Maqdala en 1868.

El artículo siguiente pasará a una consideración de los manuscritos etíopes y su conservación.


Ver el vídeo: Ελληνικές αποικίες στην Αιγυπτο και Αιθιοπία - Η Βερενίκη ή Τρωγλοδυτική και Βερενίκη Πάγχρυσος (Octubre 2021).