Podcasts de historia

Gyula Keleman

Gyula Keleman

Gyula Keleman nació en Hungría en 1897. Mecánico se involucró en la política y se afilió al Partido Socialdemócrata. Después de la Segunda Guerra Mundial se desempeñó como secretario de Estado de Industria (1945-48). Fue arrestado en 1948 después de que Matyas Rakosi ganara el poder.

El levantamiento húngaro comenzó el 23 de octubre con una manifestación pacífica de estudiantes en Budapest. Los estudiantes exigieron el fin de la ocupación soviética y la implementación del "verdadero socialismo". Al día siguiente, oficiales y soldados se unieron a los estudiantes en las calles de Budapest. La estatua de Stalin fue derribada y los manifestantes corearon "Los rusos se van a casa", "Fuera con Gero" y "Larga vida a Nagy".

El 25 de octubre, los tanques soviéticos abrieron fuego contra los manifestantes en la Plaza del Parlamento. Un periodista en el lugar vio 12 cadáveres y calculó que 170 habían resultado heridos. Conmocionado por estos eventos, el Comité Central del Partido Comunista obligó a Erno Gero a renunciar a su cargo y lo reemplazó por Janos Kadar.

Imre Nagy pasó ahora a Radio Kossuth y prometió "la democratización de largo alcance de la vida pública húngara, la realización de un camino húngaro hacia el socialismo de acuerdo con nuestras propias características nacionales, y la realización de nuestro noble objetivo nacional: la mejora radical de las condiciones de vida de los trabajadores ".

El 3 de noviembre, Nagy anunció los detalles de su gobierno de coalición. Incluía a Kelemen, Janos Kadar, George Lukacs, Anna Kethly, Zolton Tildy, Bela Kovacs, Geza Lodonczy, Istvan Szabo, Joseph Fischer, Istvan Bibo y Ferenc Farkas. El 4 de noviembre de 1956, Nikita Khrushchev envió al Ejército Rojo a Hungría y el gobierno de Nagy fue derrocado.

Gyula Keleman murió en 1973.


Gyula Feldmann

Gyula Feldmann (Húngaro: Feldmann Gyula 16 de noviembre de 1880, [3] Szeged - 31 de octubre de 1955) fue un jugador y entrenador de fútbol húngaro.

Gyula Feldmann
Informacion personal
Fecha de cumpleaños (11/16/1880) 16 de noviembre de 1880
Lugar de nacimiento Szeged, Hungría
Fecha de muerte 31 de octubre de 1955 (31/10/1955) (74 años de edad) [1]
Puesto (s) Defensor
Carrera senior *
Años Equipo Aplicaciones (Gls)
1910–1912 Nemzeti SC 24 (0)
Ferencváros
1917–1922 MTK Budapest 29 (0)
Makkabi Brno
selección nacional
1910–1920 Hungría [2] 10 (0)
Equipos gestionados
1924–1926 Bremer SV
1927–1928 MTK Budapest
1928–1929 Juventus București
1928–1931 Fiorentina
1931–1934 Palermo
1934–1936 Ambrosiana-Inter
1936–1938 Torino
1938–1939 Jugoslavija Belgrado
1939–1940 MTK Budapest
* Las apariciones y los goles de clubes senior se cuentan solo para la liga nacional

Durante su carrera como jugador jugó con Nemzeti SC y MTK Budapest en el Nemzeti Bajnokság I. [4]

Después de una carrera como jugador con varios equipos húngaros, se convirtió en entrenador y entrenó al MTK Budapest de 1927 a 1928. En 1928 se convirtió en el jefe de la Fiorentina, y en 1931 reemplazó a Tony Cargnelli al frente del Palermo, al frente del rosanero a una promoción de la Serie A. En 1934-1935 obtuvo un puesto de subcampeón de la Serie A con Ambrosiana-Inter. Fue despedido durante la temporada 1935-1936 y más tarde se convirtió en entrenador en jefe de Torino. [5]

En 1938 se hizo cargo del SK Jugoslavija en la Primera Liga Yugoslava. [6] Se hizo cargo de SK Jugoslavia en julio de ese año reemplazando a Károly Nemes, quien se hizo cargo de SK Bata Borovo después de la salida de Bilek. [7]

  1. ^RSSSF.com
  2. ^Judíos en el deporte
  3. ^Archivo Maccabi VAC [enlace muerto permanente]
  4. ^Gyula Feldmann en nela.hu
  5. ^Jugadores y entrenadores húngaros en Italia en RSSSF
  6. ^ Milorad Sijić: "Fútbol en el Reino de Yugoslavia" pag. 154 (en serbio)
  7. ^Subotički Športski list n141, 18 de julio de 1938, p. 3 (en serbio)

Este artículo biográfico húngaro es un fragmento. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


Contenido

Tras la ocupación de Hungría por el Ejército Rojo, se produjo la ocupación militar soviética. Después de apoderarse de la mayoría de los bienes materiales de manos alemanas, los soviéticos intentaron, y hasta cierto punto lograron, controlar los asuntos políticos húngaros. [6] Utilizando la coacción a través de la fuerza, el Ejército Rojo estableció órganos policiales para perseguir a la oposición, asumiendo que esto permitiría a la Unión Soviética tomar las próximas elecciones, junto con una intensa propaganda comunista para intentar legitimar su gobierno. [7] El Partido Comunista Húngaro, a pesar de todos los esfuerzos, fue derrotado, recibiendo solo el 17% de los votos, por una coalición liderada por pequeños agricultores bajo el primer ministro Zoltán Tildy, frustrando así las expectativas del Kremlin de gobernar a través de un gobierno elegido democráticamente. [8]

Sin embargo, la Unión Soviética intervino por la fuerza una vez más, lo que resultó en un gobierno títere que desatendió a Tildy, colocó a los comunistas en importantes puestos ministeriales e impuso varias medidas restrictivas, como prohibir al gobierno de coalición victorioso y obligarlo a ceder el Ministerio del Interior a una nominado del Partido Comunista Húngaro.

El ministro del Interior comunista, László Rajk, estableció la policía secreta de ÁVH, en un esfuerzo por reprimir la oposición política mediante intimidación, acusaciones falsas, encarcelamiento y tortura. [9] A principios de 1947, la Unión Soviética presionó al líder de los comunistas húngaros, Mátyás Rákosi, para que adoptara una "línea de lucha de clases más pronunciada". Rákosi obedeció presionando a los otros partidos para que expulsaran a aquellos miembros que no estaban dispuestos a hacer las órdenes de los comunistas, aparentemente porque eran "fascistas". Más tarde, después de que los comunistas obtuvieron todo el poder, se refirió a esta práctica como "tácticas salami". [10] El primer ministro Ferenc Nagy se vio obligado a dimitir como primer ministro en favor de un minifundista más dócil, Lajos Dinnyés. En las elecciones celebradas ese año, los comunistas se convirtieron en el partido más numeroso, pero no alcanzaron la mayoría. La coalición se mantuvo con Dinnyés como primer ministro. Sin embargo, en ese momento la mayoría de los miembros más valientes de las otras partes habían sido expulsados, dejándolos en manos de compañeros de viaje. [11]

Habiendo castrado a la mayoría de los demás partidos, los comunistas pasaron el año y medio siguiente consolidando su control del poder. Esto culminó en la segunda mitad de 1948. En junio, los comunistas obligaron a los socialdemócratas a fusionarse con ellos para formar el Partido del Pueblo Trabajador de Hungría. Rákosi luego obligó a Tildy a entregar la presidencia al socialdemócrata convertido en comunista Árpád Szakasits. En diciembre, Dinnyés fue reemplazado por el líder del ala izquierda de los pequeños propietarios, el abiertamente procomunista István Dobi. El proceso se completó más o menos con las elecciones de mayo de 1949. Se presentó a los votantes una lista única de todos los partidos, siguiendo un programa común. El 18 de agosto, la Asamblea Nacional recién elegida aprobó una nueva constitución, una copia casi al carbón de la Constitución soviética. Cuando se promulgó oficialmente el 20 de agosto, el país pasó a llamarse República Popular de Hungría.

La misma dinámica política continuó a lo largo de los años, con la Unión Soviética presionando y maniobrando la política húngara a través del Partido Comunista Húngaro, interviniendo cuando era necesario, mediante coerción militar y operaciones encubiertas. Rajk (que más tarde fue ejecutado) lo llamó "una dictadura del proletariado sin la forma soviética" llamada "democracia popular". [12] Hungría permaneció así hasta finales de la década de 1980, cuando estalló la agitación en el Bloque del Este, que culminó con la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética.


Contenido

Croce nació en Pescasseroli en la región de Abruzzo de Italia. Su familia era influyente y rica, y se crió en un ambiente católico muy estricto. Alrededor de los 16 años abandonó el catolicismo y desarrolló una filosofía personal de vida espiritual, en la que la religión no puede ser más que una institución histórica donde se puede expresar la fuerza creativa de la humanidad. Mantuvo esta filosofía por el resto de su vida.

En 1883, se produjo un terremoto en el pueblo de Casamicciola en la isla de Ischia, cerca de Nápoles, donde estaba de vacaciones con su familia, destruyendo la casa en la que vivían. Su madre, su padre y su única hermana murieron, mientras él estaba enterrado durante mucho tiempo y apenas sobrevivió. Después del terremoto heredó la fortuna de su familia y, al igual que Schopenhauer, pudo vivir el resto de su vida en un relativo ocio, dedicando una gran cantidad de tiempo a la filosofía como intelectual independiente escribiendo desde su palazzo en Nápoles (Ryn, 2000: xi [8]).

Estudió derecho, pero nunca se graduó, en la Universidad de Nápoles, mientras leía extensamente sobre materialismo histórico. Sus ideas fueron publicadas en la Universidad de Roma a finales de la década de 1890 por el profesor Antonio Labriola. Croce conocía bien y simpatizaba con los desarrollos de la filosofía socialista europea ejemplificados por August Bebel, Friedrich Engels, Karl Kautsky, Paul Lafargue, Wilhelm Liebknecht y Filippo Turati.

Influenciado por los pensamientos de Gianbattista Vico, nacido en Napolitano, sobre el arte y la historia, [9] comenzó a estudiar filosofía en 1893. Croce también compró la casa en la que había vivido Vico. Su amigo, el filósofo Giovanni Gentile, lo animó a leer a Hegel. El famoso comentario de Croce sobre Hegel, Lo vivo y lo muerto de la filosofía de Hegel, fue publicado en 1907.

Participación política Editar

A medida que aumentaba su fama, Croce fue persuadido, en contra de sus deseos iniciales, [ verificación necesaria ] para involucrarse en política. En 1910, fue designado para el Senado italiano, un cargo de por vida (Ryn, 2000: xi). [8] Fue un crítico abierto de la participación de Italia en la Primera Guerra Mundial, sintiendo que era una guerra comercial suicida. Aunque esto lo hizo inicialmente impopular, su reputación se recuperó después de la guerra. En 1919 apoyó al gobierno de Francesco Saverio Nitti y expresó su admiración por la naciente República de Weimar y los socialdemócratas alemanes. [10] Fue ministro de Educación Pública entre 1920 y 1921 para el quinto y último gobierno encabezado por Giovanni Giolitti. Benito Mussolini asumió el poder poco más de un año después de la salida de Croce del gobierno. El primer ministro de Educación Pública de Mussolini fue Giovanni Gentile, un independiente que luego se convirtió en fascista y con quien Croce había cooperado anteriormente en una polémica filosófica contra el positivismo. Gentile permaneció como ministro durante solo un año, pero logró comenzar una reforma integral de la educación italiana que se basó en parte en las sugerencias anteriores de Croce. La reforma de Gentile permaneció en vigor mucho más allá del régimen fascista y solo fue abolida en parte en 1962.

Croce jugó un papel decisivo en el traslado de la Biblioteca Nazionale Vittorio Emanuele III al Palazzo Reale de Nápoles en 1923.

Relaciones con el fascismo Editar

Croce inicialmente apoyó al gobierno fascista de Mussolini que tomó el poder en 1922. [11] Sin embargo, el asesinato por fascistas del político socialista Giacomo Matteotti en junio de 1924 sacudió el apoyo de Croce a Mussolini. En mayo de 1925, Croce fue uno de los signatarios del Manifiesto de los intelectuales antifascistas que había sido escrito por el propio Croce, sin embargo, en junio del año anterior, había votado en el Senado a favor del gobierno de Mussolini. Más tarde explicó que había esperado que el apoyo a Mussolini en el parlamento debilitara a los fascistas más extremistas que, en su opinión, eran responsables del asesinato de Matteotti. [ cita necesaria ] Croce se convirtió más tarde en uno de los más firmes oponentes del fascismo. [12]

En 1928, Croce votó en contra de la ley que abolió efectivamente las elecciones libres en Italia al requerir que los electores votaran por una lista de candidatos aprobada por el Gran Consejo del Fascismo. [13] Se sintió cada vez más consternado por la cantidad de ex demócratas que habían abandonado sus principios anteriores. [13] Croce solía brindar asistencia financiera a escritores y disidentes antifascistas como Giorgio Amendola, Ivanoe Bonomi y Meuccio Ruini, así como a aquellos que querían mantener la independencia intelectual y política del régimen, y los ayudó de manera encubierta a ser publicados. [13] La casa de Croce en Turín se convirtió en un destino popular para los antifascistas, y después de la guerra, Amendola junto con comunistas como Eugenio Reale reflexionaron que Croce ofreció ayuda y aliento a los miembros de la resistencia tanto liberales como marxistas durante los años cruciales. [13]

Croce fue seriamente amenazado por el régimen de Mussolini, aunque el único acto de violencia física que sufrió a manos de los fascistas fue el saqueo de su casa y biblioteca en Nápoles en noviembre de 1926. [14] Aunque logró permanecer fuera de prisión gracias a su reputación, permaneció sujeto a vigilancia, y su trabajo académico fue mantenido en la oscuridad por el gobierno, hasta el punto de que ningún periódico o publicación académica convencional se refirió a él. Croce acuñó más tarde el término onagrocrazia (literalmente "gobierno por asnos") para enfatizar las tendencias antiintelectuales y groseras de partes del régimen fascista. [15] Sin embargo, al describir el fascismo como antiintelectual, Croce ignoró a los muchos intelectuales italianos que en ese momento apoyaban activamente al régimen de Mussolini, incluido el antiguo amigo y colega de Croce, Gentile. Croce también describió el fascismo como moral malacia (literalmente "enfermedad moral"). Cuando el gobierno de Mussolini adoptó políticas antisemitas en 1938, Croce fue el único intelectual no judío que se negó a completar un cuestionario gubernamental diseñado para recopilar información sobre los llamados "antecedentes raciales" de los intelectuales italianos. [16] [17] [18] [19] Además de escribir en su periódico, Croce utilizó otros medios para expresar su antirracismo y hacer declaraciones públicas contra la persecución de los judíos. [20]

La nueva república editar

En 1944, cuando se restableció la democracia en el sur de Italia, Croce, como "icono del antifascismo liberal", se convirtió en ministro sin cartera en los gobiernos encabezados por Pietro Badoglio e Ivanoe Bonomi (Ryn, 2000: xi – xii [8]). . [21] Dejó el gobierno en julio de 1944 pero siguió siendo presidente del Partido Liberal hasta 1947 (Ryn, 2000: xii [8]).

Croce votó por la Monarquía en el referéndum constitucional de junio de 1946, después de haber persuadido a su Partido Liberal para que adoptara una postura neutral. Fue elegido miembro de la Asamblea Constituyente que existió en Italia entre junio de 1946 y enero de 1948. Habló en la Asamblea contra el tratado de paz (firmado en febrero de 1947), que consideró humillante para Italia. Declinó presentarse como presidente provisional de Italia.

Obras filosóficas Editar

Las ideas filosóficas más interesantes de Croce se exponen en tres obras: Estético (1902), Lógica (1908) y Filosofía de lo práctico (1908), pero su obra completa se distribuye en 80 libros y 40 años de publicaciones en su propia revista literaria bimensual, La Critica (Ryn, 2000: xi [8]) Croce era filosóficamente panteísta, pero, desde un punto de vista religioso, un agnóstico [22] sin embargo, publicó un ensayo titulado "Por qué no podemos evitar llamarnos cristianos". Este ensayo muestra las raíces cristianas de la cultura europea, pero Croce considera que la religión es un mero estudio propedéutico de la filosofía, que es la única ciencia verdadera: la filosofía es, de hecho, la ciencia del espíritu (la "Filosofía del espíritu").

Fuertemente influenciado por Hegel y otros idealistas alemanes como Schelling, Croce produjo lo que él llamó la Filosofía del Espíritu. Sus designaciones preferidas eran "idealismo absoluto" o "historicismo absoluto". La obra de Croce puede verse como un segundo intento (contra Kant) de resolver los problemas y conflictos entre empirismo y racionalismo (o sensacionalismo y trascendentalismo, respectivamente). El llama a su manera inmanentismo, y se concentra en la experiencia humana vivida, como ocurre en lugares y momentos específicos. Dado que la raíz de la realidad es esta existencia inmanente en la experiencia concreta, Croce sitúa la estética en la base de su filosofía.

Dominios de la mente Editar

El acercamiento metodológico de Croce a la filosofía se expresa en sus divisiones del espíritu o mente. Divide la actividad mental primero en teórica y luego en práctica. La división teórica se divide entre estética y lógica. Esta estética teórica incluye lo más importante: intuiciones e historia. La lógica incluye conceptos y relaciones. El espíritu práctico se ocupa de la economía y la ética. La economía debe entenderse aquí como un término exhaustivo para todos los asuntos utilitarios.

Cada una de estas divisiones tiene una estructura subyacente que colorea, o dicta, el tipo de pensamiento que se desarrolla dentro de ellas. Mientras que la estética es impulsada por la belleza, la lógica está sujeta a la verdad, la economía se preocupa por lo que es útil y la moral, o la ética, está sujeta a lo bueno. Este esquema es descriptivo en el sentido de que intenta dilucidar la lógica del pensamiento humano, sin embargo, también es prescriptivo, en el sentido de que estas ideas forman la base de las afirmaciones y la confianza epistemológicas.

Croce también tenía una gran estima por Vico y compartía su opinión de que la historia debería ser escrita por filósofos. Croce's Sobre la historia establece la visión de la historia como "filosofía en movimiento", que no existe un "diseño cósmico" o un plan último en la historia, y que la "ciencia de la historia" fue una farsa.

El trabajo de Croce Breviario di estetica (La esencia de la estética) aparece en forma de cuatro lecciones (quattro lezioni) en estética que se le pidió que escribiera y entregara en la inauguración de la Universidad Rice en 1912. Rechazó una invitación para asistir al evento, pero escribió las lecciones y las envió para su traducción para que pudieran leerse en su ausencia.

En esta obra breve, pero densa, Croce expone su teoría del arte. Creía que el arte es más importante que la ciencia o la metafísica ya que solo el arte nos edifica. Afirmó que todo lo que sabemos se puede reducir al conocimiento imaginativo. El arte brota de este último, convirtiéndolo en su corazón, pura imaginería. Todo pensamiento se basa en parte en esto y precede a todos los demás pensamientos. La tarea de un artista es entonces inventar la imagen perfecta que puede producir para su espectador, ya que esto es lo que es fundamentalmente la belleza: la formación de imágenes mentales internas en su estado ideal. Nuestra intuición es la base para formar estos conceptos dentro de nosotros.

Croce fue el primero en desarrollar un puesto conocido más tarde como expresivismo estético, [23] la idea de que el arte expresa emociones, no ideas. [24] (R. G. Collingwood más tarde desarrolló una tesis similar.) [23]

La teoría de Croce fue luego debatida por filósofos italianos contemporáneos como Umberto Eco, quien ubica la estética dentro de una construcción semiótica. [25]

El liberalismo de Croce difiere de las teorías defendidas por la mayoría de los defensores del pensamiento político liberal, incluidos los de Gran Bretaña y Estados Unidos. Mientras Croce teoriza que el individuo es la base de la sociedad, rechaza el atomismo social. Si bien Croce acepta un gobierno limitado, cuestiona la idea de que el gobierno debería tener poderes legítimos fijos.

Croce no estaba de acuerdo con John Locke sobre la naturaleza de la libertad.Croce creía que la libertad no es un derecho natural, sino un derecho ganado que surge de la continua lucha histórica por su mantenimiento.

Croce definió la civilización como la "vigilancia continua" contra la barbarie, y la libertad se ajustaba a su ideal de civilización, ya que le permite a uno experimentar todo el potencial de la vida.

Croce también rechaza el igualitarismo por absurdo. En resumen, su variedad de liberalismo es aristocrática, ya que considera que la sociedad está dirigida por unos pocos que pueden crear la bondad de la verdad, la civilización y la belleza, con la gran masa de ciudadanos, simplemente beneficiándose de ellos pero incapaces de comprender plenamente sus creaciones. (Ryn, 2000: xii). [8]

En Etica e politica (1931), Croce define el liberalismo como una concepción ética de la vida que rechaza el dogmatismo y favorece la diversidad, y en nombre de la libertad y la libre elección del individuo, es hostil al autoritarismo del fascismo, el comunismo y la Iglesia católica. [13] Si bien Croce se da cuenta de que la democracia a veces puede amenazar la libertad individual, considera que el liberalismo y la democracia se basan en los mismos ideales de igualdad moral y oposición a la autoridad. [13] Además, reconoció el papel histórico positivo desempeñado por los partidos socialistas en Italia en sus luchas para mejorar las condiciones de la clase trabajadora, e instó a los socialistas modernos a renunciar a las soluciones dictatoriales. [13] En contraste con los socialistas, a quienes Croce veía como parte de la modernidad junto con los liberales, su condena de los reaccionarios es incesantemente dura. [13]

Croce también establece una distinción entre liberalismo y capitalismo o laissez-faire doctrinas económicas. [13] Para Croce, el capitalismo solo surgió para satisfacer ciertas necesidades económicas de la sociedad, y podría cambiarse o incluso reemplazarse si se encontraban mejores soluciones a esas necesidades, si no promovía la libertad o si los valores económicos chocaban con valores superiores. [13] Así, el liberalismo podría acoger las propuestas socialistas siempre que promovieran la libertad. [13] Las ideas de Croce sobre la separación entre el liberalismo como principio ético y el contingente laissez-faire Las doctrinas económicas que lo acompañaron en determinados contextos influirían en socialdemócratas italianos como Leo Valiani y Giuseppe Saragat, así como en la síntesis socialista liberal de Carlo Rosselli. [13]


1526-1718: tiempos modernos tempranos

Después de unos 150 años de guerras con el Imperio Otomano en el sur, los turcos conquistaron partes de Hungría y continuaron su expansión hasta 1556. Los otomanos obtuvieron su primera victoria decisiva sobre el ejército húngaro en la batalla de Mohács en 1526. Las siguientes décadas se caracterizaron por el caos político: la nobleza húngara dividida eligió a dos reyes simultáneamente, 'Szapolyai János' (1526-1540) y Ferdinand Habsburg (1527-1540), cuyos conflictos armados debilitaron aún más al país. Con la conquista de Buda en 1541 por los turcos, Hungría se dividió en tres partes. La parte noroeste (la actual Eslovaquia, el oeste de Transdanubia, la actual Burgenland, el oeste de Croacia y partes del noreste de la actual Hungría) permaneció bajo el dominio de los Habsburgo y, aunque formalmente fue independiente, posteriormente se convirtió en una provincia. de su imperio bajo el nombre informal de Royal Hungary. Los emperadores Habsburgo fueron coronados reyes de Hungría. La parte oriental del reino (Partium y Transilvania), a su vez, se convirtió en un Principado independiente y en un estado vasallo turco. El área central restante (en su mayoría actual Hungría), incluida la capital de Buda, se convirtió en una provincia del Imperio Otomano. Una gran parte del área quedó devastada por la guerra permanente. La mayoría de los asentamientos más pequeños desaparecieron. La población rural sólo podía sobrevivir en asentamientos más grandes de propiedad directa y protegida por el sultán, en las llamadas ciudades de Khaz.

Los turcos eran indiferentes al tipo de religión cristiana de sus súbditos y las medidas de contrarreforma de los Habsburgo no pudieron llegar a esta zona. Como resultado, la mayoría de la población del área se volvió protestante (calvinista). En 1686, las fuerzas cristianas dirigidas por Austria reconquistaron Buda y, en los años siguientes, todo el país excepto las áreas cercanas a Timisoara (Temesvár). En el Tratado de Karlowitz de 1699, estos cambios fueron reconocidos oficialmente, y en 1718, todo el Reino de Hungría fue restaurado de los otomanos.

Pozsony (Pressburg, hoy: Bratislava) se convirtió en la nueva capital (1536-1784), ciudad de la coronación (1563-1830) y sede de la Dieta (1536-1848) de Hungría. Trnava, a su vez, se convirtió en el centro religioso en 1541.

Entre 1604 y 1711, hubo una serie de levantamientos anti-Habsburgo (es decir, anti-austriacos) y anti-católicos (que exigían igualdad de derechos y libertad para todas las religiones cristianas), que, con la excepción del último, tuvieron lugar en Royal Hungría, más exactamente en el territorio de la actual Eslovaquia. Los levantamientos se organizaban generalmente desde Transilvania. El último fue un levantamiento liderado por 'II Rákóczi Ferenc', quien fue elegido por el pueblo para ser el futuro rey. Cuando los austriacos aplastaron la rebelión en 1711, Rákóczi estaba en Polonia. Más tarde huyó a Francia, finalmente a Turquía, y vivió en las cercanías de Rodosto hasta que murió en 1735. Posteriormente, para hacer imposible una mayor resistencia armada, los austriacos volaron algunos castillos (la mayoría de los castillos en la frontera entre los territorios ocupados ahora reclamados antes por los otomanos y la Hungría real), y permitió a los campesinos utilizar las piedras de la mayoría de los demás como material de construcción (entre ellos, los và © gvárs).


Contenido

Presencia paleolítica media de Homo heidelbergensis se evidencia por el descubrimiento del fósil "Samu", que data de c. Hace 300.000 años, con rastros de habitación de hace 500.000 años. La presencia de humanos anatómicamente modernos se remonta a c. Hace 33.000 años (Auriñaciense). La neolitización comenzó con la cultura Starčevo-Kőrös-Criș, c. 6000 aC. La Edad del Bronce comenzó con la cultura Vučedol (cultura Makó), c. 3.000 ANTES DE CRISTO.

La Edad del Hierro comenzó alrededor del 800 a. C., asociada con los tipos de artefactos "traco-cimerios", que representan la superposición de las esferas culturales preescita (cultura Novocherkassk) y precelta (cultura Hallstatt). La ocupación de Hallstatt en el oeste de Transdanubia es evidente desde aproximadamente el 750 a. C. La etnografía griega temprana ubica a los Agathyrsi y Sigynnae en la región. En el siglo IV a. C., la cuenca de Panonia fue ocupada por panonios (se supone que es una confederación tribal iliria) y por celtas (taurisci). Después del 279 a. C., los celtas Scordisci, después de su derrota en Delfos, se establecieron en el sur de Transdanubia. La parte noreste de la cuenca de los Cárpatos fue alcanzada por los Boii en el siglo II a. C.

El Imperio Romano conquistó el territorio al oeste del río Danubio entre el 35 y el 9 a. C. Desde el 9 a. C. hasta el final del siglo IV d. C., Panonia, la parte occidental de la cuenca de los Cárpatos, fue parte del Imperio Romano. En las etapas finales de la expansión del imperio romano en los primeros siglos del primer milenio d.C., la cuenca de los Cárpatos cayó bajo la influencia mediterránea de la civilización grecorromana durante un breve período: los centros de las ciudades, las carreteras pavimentadas y las fuentes escritas fueron todas parte de los avances que puso fin a la "migración de pueblos" que caracterizó la Alta Edad Media en Europa. Los godos se establecieron en Dacia en el siglo IV.

Después del colapso del Imperio Romano Occidental en el siglo V d. C. bajo el estrés de la migración de las tribus germánicas y la presión de los carpianos, el Período de migración continuó trayendo muchos invasores a Europa central, comenzando con el Imperio huno (c. 370–469). Después de la desintegración del dominio huno, los ostrogodos, que habían sido vasallados por los hunos, establecieron su propio reino ostrogótico. Otros grupos que llegaron a la cuenca de los Cárpatos en el período de migración fueron los gépidos, lombardos y eslavos. En la década de 560, los ávaros fundaron el Avar Khaganate, [1] un estado que mantuvo la supremacía en la región durante más de dos siglos y tenía el poder militar para lanzar ataques contra sus imperios vecinos. El Avar Khaganate se vio debilitado por las guerras constantes y la presión externa, y los francos bajo el mando de Carlomagno derrotaron a los ávaros en una serie de campañas durante la década de 790. A mediados del siglo IX, el Principado de Balaton, también conocido como Baja Panonia, se estableció como una marcha franca.

En 803 Krum se convirtió en Khan de Bulgaria. El nuevo gobernante enérgico apuntó su atención al noroeste donde los antiguos enemigos de Bulgaria, los ávaros, experimentaron dificultades y reveses contra los francos bajo Carlomagno. Entre 804 y 806, los ejércitos búlgaros aniquilaron militarmente a los ávaros y destruyeron su estado. Krum tomó las partes orientales del antiguo Avar Khaganate y se hizo cargo del gobierno de las tribus eslavas locales. El territorio de Bulgaria se extendió dos veces desde el Danubio medio hasta el norte de Budapest hasta el Dnester, aunque la posesión de Transilvania es discutible. En 813, Khan Krum se apoderó de Odrin y saqueó todo el este de Tracia. Tomó 50.000 cautiverios que se establecieron en Bulgaria al otro lado del Danubio.

Conquista y principado temprano (895–1000) Editar

La conquista de los magiares comienza a finales del siglo IX, en una serie de incursiones durante 892–895. Un conflicto armado entre Bulgaria y los nómadas húngaros obligó a estos últimos a partir de las estepas pónticas y comenzó la conquista de la cuenca de los Cárpatos hacia el año 895. Los magiares (húngaros) habían destruido la Gran Moravia y se habían establecido firmemente en la cuenca de Panonia en el año 907. El nombre Hungría deriva de la designación Οὔγγροι para los magiares, registrada por primera vez en fuentes bizantinas del siglo IX (en el siglo X como latín Ungarii). La inicial H- es una adición no fonémica hecha en latín medio, utilizada por primera vez a finales del siglo XII. Se cree que el nombre refleja en última instancia un préstamo bizantino del antiguo búlgaro. ąsonrisaŭ, a sí mismo del nombre turco antiguo de la On-Oğur ("diez tribus") confederación. [2] Durante la Edad Media, las fuentes bizantinas también se refirieron al estado Magyar como Tourkía (Griego: Τουρκία). [3]

Árpád fue el líder que unificó a las tribus magiares a través del Pacto de Sangre (en húngaro: Vérszerződés), forjando lo que a partir de entonces se conoció como la nación húngara. [4] Condujo a la nueva nación a la Cuenca de los Cárpatos en el siglo IX. [4] Entre 895 y 902 toda el área de la cuenca de los Cárpatos fue conquistada por los húngaros. [5]

Un primer estado húngaro se formó en este territorio en 895. El poder militar de la nación permitió a los húngaros llevar a cabo con éxito feroces campañas e incursiones hasta los territorios de la España moderna. [6] Una derrota en la Batalla de Lechfeld en 955 marcó el fin de las incursiones en los territorios occidentales, aunque continuaron en tierras controladas por el Imperio Bizantino hasta 970, y los vínculos entre las tribus se debilitaron. Príncipe (fejedelem) Géza de la dinastía Árpád, que gobernaba solo una parte del territorio unido, era el señor nominal de las siete tribus magiares. Su objetivo era integrar a Hungría en la Europa occidental cristiana mediante la reconstrucción del estado de acuerdo con los modelos políticos y sociales occidentales. [ cita necesaria ]

Géza estableció una dinastía al nombrar a su hijo Vajk (más tarde rey Esteban I de Hungría) como su sucesor. Esta decisión fue contraria a la tradición dominante de la época de que el miembro superviviente mayor de la familia gobernante sucediera al titular. (Ver: antigüedad agnática) Por derecho ancestral, el príncipe Koppány, el miembro más antiguo de la dinastía, debería haber reclamado el trono, pero Géza eligió a su hijo primogénito para que fuera su sucesor. [7] Koppány no renunció a sus derechos ancestrales sin luchar. Después de la muerte de Géza en 997, Koppány tomó las armas y muchos súbditos de Transdanubia se unieron a él. Los rebeldes afirmaron representar el antiguo orden político, los antiguos derechos humanos, la independencia tribal y las creencias paganas. No prevalecieron. Stephen obtuvo una victoria decisiva sobre su tío Koppány y lo hizo ejecutar.

El Reino Patrimonial (1000-1301) Editar

Hungría fue reconocida como Reino Apostólico bajo San Esteban I. Esteban era hijo de Géza [8] y, por tanto, descendiente de Árpád.

Según la tradición húngara posterior, Esteban fue coronado con la Santa Corona de Hungría el primer día del segundo milenio en la ciudad capital de Esztergom. El Papa Silvestre II le confirió el derecho a que se llevara la cruz ante él, con plena autoridad administrativa sobre los obispados y las iglesias. En 1006, Stephen había solidificado su poder al eliminar a todos los rivales que querían seguir las antiguas tradiciones paganas o querían una alianza con el Imperio Bizantino Cristiano de Oriente. Luego inició reformas radicales para convertir Hungría en un estado feudal occidental, con la cristianización forzada. [ cita necesaria ] Stephen estableció una red de 10 sedes episcopales y 2 arzobispales, y ordenó la construcción de monasterios, iglesias y catedrales. En los primeros tiempos, la lengua húngara, que forma parte de la familia de las lenguas urálicas, se escribía en una escritura rúnica. El país cambió al alfabeto latino bajo Stephen, y el latín fue el idioma oficial del país entre 1000 y 1844. Stephen siguió el modelo administrativo franco. Toda esta tierra se dividió en condados (megyék), cada uno bajo un oficial real llamado ispán (equivalente al recuento de títulos, latín: proviene), más tarde főispán (Latín: viene supremus). Este funcionario representaba la autoridad del rey, administraba a sus súbditos y recaudaba los impuestos que formaban la renta nacional. Cada ispán mantuvo una fuerza armada de hombres libres en su cuartel general fortificado ("castrum" o "vár").

Después de que el Gran Cisma entre el cristianismo católico romano occidental y el cristianismo ortodoxo oriental se formalizara en 1054, Hungría se veía a sí misma como el bastión más oriental de la civilización occidental, un juicio afirmado en el siglo XV por el Papa Pío II, quien se expresó al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico III en estos términos: "Hungría es el escudo del cristianismo y el protector de la civilización occidental". [9]

La dinastía Árpád produjo monarcas a lo largo de los siglos XII y XIII. El rey Béla III (r. 1172-1192) fue el miembro más rico y poderoso de la dinastía, con un equivalente anual de 23.000 kg de plata pura a su disposición. Esto superó los recursos del rey francés (estimados en unos 17.000 kilogramos) y fue el doble de la cantidad disponible para la Corona inglesa. [10] En 1195, Béla expandió el reino húngaro hacia el sur y el oeste hasta Bosnia y Dalmacia y extendió la soberanía sobre Serbia, un proceso que ayudó a dividir el Imperio Bizantino y disminuir su influencia en la región de los Balcanes. [11]

El comienzo del siglo XIII en Hungría se distinguió por el reinado del rey Andrés II, que accedió al trono en 1205 y murió en 1235. En 1211, otorgó el Burzenland (en Transilvania) a los Caballeros Teutónicos, pero en 1225 los expulsó de Transilvania, por lo que la Orden Teutónica tuvo que trasladarse al mar Báltico. Andrés estableció el ejército real más grande en la historia de las Cruzadas (20.000 caballeros y 12.000 guarniciones de castillo) cuando dirigió la Quinta Cruzada a Tierra Santa en 1217. En 1224, emitió el Diploma Andreanum, que unificó y aseguró los privilegios especiales. de los sajones de Transilvania.

La Bula de Oro de 1222 fue la primera constitución en Europa Continental [ cita necesaria ]. El equivalente húngaro de la Carta Magna de Inglaterra, a la que todos los reyes húngaros tenían que jurar a partir de entonces, la Bula de Oro tenía un doble propósito que limitaba el poder real. Por un lado, reafirmó los derechos de los nobles más pequeños de las antiguas y nuevas clases de servidores reales (servientes regis) contra la corona y los magnates. Por otro lado, defendió los derechos de toda la nación frente a la corona restringiendo los poderes de esta última en ciertos campos y negándose a obedecer sus mandatos ilícitos / inconstitucionales (la ius resistendi) legal. Los nobles menores también comenzaron a presentarle agravios a Andrew, una práctica que evolucionó hasta convertirse en la institución del parlamento o Dieta. Hungría se convirtió en el primer país en el que un parlamento tenía supremacía sobre la realeza [ cita necesaria ]. La ideología jurídica más importante fue la Doctrina de la Santa Corona. El principio más importante de la Doctrina era la creencia de que la soberanía pertenecía a la nación noble (representada por la Santa Corona). Los miembros de la Santa Corona eran los ciudadanos de las tierras de la Corona, y ningún ciudadano podía alcanzar el poder absoluto sobre los demás. La nación compartiría solo algo de poder político con el gobernante.

Invasiones mongolas Editar

En 1241-1242, el reino de Hungría sufrió un gran golpe a raíz de la invasión mongola de Europa. Después de que Hungría fuera invadida por los mongoles en 1241, el ejército húngaro fue derrotado desastrosamente en la batalla de Mohi. El rey Béla IV primero huyó del campo de batalla y luego del país después de que los mongoles lo persiguieron hasta sus fronteras. Antes de que los mongoles se retiraran, una gran parte de la población murió, los historiadores estiman las pérdidas entre el 20 y el 50 por ciento. [12] [13] [14] En las llanuras, entre el 50 y el 80% de los asentamientos fueron destruidos. [15] Solo los castillos, las ciudades fuertemente fortificadas y las abadías pudieron resistir el asalto, ya que los mongoles no tenían tiempo para largos asedios: su objetivo era moverse hacia el oeste lo antes posible. Las máquinas de asedio y los ingenieros chinos y persas que las operaban para los mongoles habían quedado en Rusia. [16] La devastación causada por las invasiones mongolas llevó más tarde a la invitación de colonos de otras partes de Europa, especialmente de Alemania.

Durante la campaña rusa de los mongoles, unos 40.000 cumanos, miembros de una tribu nómada de kipchaks paganos, fueron expulsados ​​al oeste de los Cárpatos. [17] Allí, los cumanos pidieron protección al rey Béla IV de Hungría. [18] El pueblo jassic iraní llegó a Hungría junto con los cumanos después de que fueran derrotados por los mongoles. Los cumanos constituían quizás hasta el 7-8% de la población de Hungría en la segunda mitad del siglo XIII. [19] A lo largo de los siglos fueron asimilados por completo a la población húngara y su lengua desapareció, pero conservaron su identidad y su autonomía regional hasta 1876. [20]

Como consecuencia de las invasiones mongolas, el rey Béla ordenó la construcción de cientos de castillos y fortificaciones de piedra para ayudar a defenderse de una posible segunda invasión mongola. De hecho, los mongoles regresaron a Hungría en 1286, pero los sistemas de castillos de piedra recién construidos y las nuevas tácticas militares que involucraban una mayor proporción de caballeros fuertemente armados los detuvieron. La fuerza invasora mongola fue derrotada cerca de Pest por el ejército real del rey Ladislao IV. Las invasiones posteriores también fueron fácilmente repelidas.

Los castillos construidos por Béla IV demostraron ser muy útiles en un momento posterior de la larga lucha contra el Imperio Otomano. Sin embargo, el costo de construirlos endeudó al rey húngaro con los principales terratenientes feudales, por lo que el poder real reclamado por Béla IV después de que su padre Andrew II lo debilitara significativamente se dispersó una vez más entre la nobleza menor.

Período medieval tardío (1301-1526) Editar

Árpád sucesión Editar

Después de un período destructivo de interregno (1301-1308), el primer rey angevino de Hungría, Carlos I ("Carlos el Grande") restauró con éxito el poder real y derrotó a rivales oligárquicos conocidos como los "pequeños reyes". Descendiente de la dinastía Árpád en la línea femenina, reinó entre 1308 y 1342. Su nueva política fiscal, aduanera y monetaria resultó exitosa.

Una de las principales fuentes del poder del nuevo rey fue la riqueza derivada de las minas de oro del este y norte de Hungría. La producción finalmente alcanzó la notable cifra de 3000 libras (1350 kg) de oro al año, un tercio de la producción total del mundo como se conocía entonces, y cinco veces más que la de cualquier otro estado europeo. [21] [22] Carlos también selló una alianza con el rey polaco Casimiro el Grande. Después de Italia, Hungría fue el primer país europeo en el que apareció el Renacimiento. [23] Un signo de su progresividad fue el establecimiento de una imprenta en Buda en 1472 por András Hess, uno de los primeros fuera de las tierras alemanas.

El segundo rey húngaro del linaje angevino, Luis el Grande (r. 1342-1382) extendió su dominio hasta el mar Adriático y ocupó el Reino de Nápoles varias veces. En 1351, la Bula de Oro de 1222 se completó con una ley de vinculación. Este estipulaba que las tierras hereditarias de los nobles no podían ser arrebatadas y debían permanecer en posesión de sus familias. También se convirtió en rey de Polonia (r. 1370-1382). El héroe épico de la literatura y la guerra húngaras, el campeón del rey Miklós Toldi, vivió durante su reinado. Luis se había hecho popular en Polonia debido a su campaña contra los tártaros y los lituanos paganos. En dos guerras exitosas contra Venecia (1357-1358 y 1378-1381), pudo anexar Dalmacia, Ragusa y otros territorios en el mar Adriático. Venecia también tuvo que izar la bandera angevina en la Plaza de San Marcos en los días santos. Conservó su fuerte influencia en la vida política de la península italiana por el resto de su vida.

Algunos estados balcánicos (como Valaquia, Moldavia, Serbia y Bosnia) se convirtieron en sus vasallos, mientras que los turcos otomanos se enfrentaron a ellos cada vez con más frecuencia. En 1366 y 1377, Luis dirigió campañas exitosas contra los otomanos (como la batalla de Nicapoli en 1366). Desde el momento de la muerte de Casimiro el Grande en 1370, también fue rey de Polonia. En asuntos culturales, se destaca por establecer una universidad en Pécs en 1367.

El rey Luis murió sin un heredero varón, y después de años de guerra civil, el futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Segismundo (r. 1387-1437), un príncipe de la línea de Luxemburgo, le sucedió en el trono al casarse con la hija de Luis el Grande, María. de Hungría, convirtiéndose en un co-gobernante oficial y consolidando su poder. No fue por razones completamente desinteresadas que una de las ligas de barones lo ayudó a llegar al poder: Segismundo tuvo que pagar el apoyo de los señores transfiriendo una parte considerable de las propiedades reales. Durante algunos años, el consejo del barón gobernó el país en nombre de la Santa Corona, el rey incluso fue encarcelado por un corto tiempo. La restauración de la autoridad de la administración central llevó décadas.

En 1404, Segismundo introdujo el Placetum Regnum. Según este decreto, las bulas y los mensajes papales no podían pronunciarse en Hungría sin el consentimiento del rey. Segismundo convocó el Concilio de Constanza que se reunió entre 1414 y 1418 para abolir el papado de Aviñón y poner fin al Cisma Occidental de la Iglesia Católica, que se resolvió con la elección del Papa Martín V.Durante su largo reinado, el castillo real de Buda se convirtió probablemente en el palacio gótico más grande de finales de la Edad Media.

Después de la muerte de Segismundo en 1437, su yerno, Alberto II de Alemania, asumió el título de Rey de Hungría. Sin embargo, murió en 1439. La primera traducción de la Biblia en húngaro se completó en 1439 justo antes. Durante medio año en 1437, hubo una revuelta campesina antifeudal y anticlerical en Transilvania que estuvo fuertemente influenciada por las ideas husitas. (Ver: Rebelión de Budai Nagy Antal)

De una pequeña familia noble en Transilvania, John Hunyadi creció hasta convertirse en uno de los señores más poderosos del país, gracias a sus destacadas capacidades como comandante mercenario. En 1446, el parlamento lo eligió gobernador (1446-1453) y luego regente (1453-1456). Fue un exitoso cruzado contra los turcos otomanos, una de sus mayores victorias el Asedio de Belgrado en 1456. Hunyadi defendió la ciudad contra el ataque del sultán otomano Mehmed II. Durante el asedio, el Papa Calixto III ordenó que las campanas de todas las iglesias europeas se tocaran todos los días al mediodía como un llamado a los creyentes a orar por los defensores de la ciudad. Sin embargo, en muchos países (como Inglaterra y los reinos de España), la noticia de la victoria llegó antes que la orden, y el repique de las campanas de la iglesia al mediodía se transformó en una conmemoración de la victoria. Los Papas no retiraron la orden, y las iglesias católicas (y las protestantes más antiguas) todavía tocan la campana del mediodía en el mundo cristiano hasta el día de hoy. [24]

Matthias Corvinus Modificar

El último rey húngaro fuerte fue Matthias Corvinus (r. 1458-1490), hijo de John Hunyadi. Su acceso representó la primera vez en la historia del reino medieval húngaro que un miembro de la nobleza sin ascendencia dinástica subió al trono real. Aunque muy prominente en el gobierno del reino de Hungría, el padre de Matías, John Hunyadi, nunca fue coronado rey ni contrajo matrimonio dinástico. Matthias fue un verdadero príncipe del Renacimiento: un exitoso líder y administrador militar, un lingüista sobresaliente, un astrólogo erudito y un mecenas ilustrado de las artes y el aprendizaje. [25] Aunque convocó regularmente la Dieta y amplió los poderes de los nobles menores en los condados, ejerció el dominio absoluto sobre Hungría por medio de una enorme burocracia secular. [26]

Matthias se propuso construir un reino que se expandiría hacia el sur y el noroeste, mientras también implementaba reformas internas. Los siervos consideraban a Matías un gobernante justo, porque los protegía de las demandas excesivas y otros abusos de los magnates. [26] Al igual que su padre, Matthias deseaba fortalecer el reino de Hungría hasta el punto en que pudiera convertirse en la principal potencia regional, de hecho lo suficientemente fuerte como para hacer retroceder al Imperio Otomano hacia ese fin que consideró necesario para conquistar gran parte del Santo Imperio Romano. [27] El ejército mercenario permanente de Matías se llamaba Ejército Negro de Hungría (en húngaro: Fekete Sereg). Era un ejército inusualmente grande para su época [ cita necesaria ], y aseguró una serie de victorias en la Guerra Austriaco-Húngara (1477-1488) al capturar partes de Austria (incluida Viena) en 1485, así como partes de Bohemia en la Guerra de Bohemia de 1477-1488. En 1467, Mathias y su Ejército Negro lucharon contra Moldavia. En este caso, el intento de expandir los territorios húngaros no tuvo éxito cuando Matthias perdió la Batalla de Baia. [28] En 1479, sin embargo, el ejército húngaro destruyó las tropas otomanas y valacas en la batalla de Breadfield bajo el liderazgo del general Pál Kinizsi. La biblioteca de Matthias, la Bibliotheca Corviniana, fue la mayor colección de crónicas históricas y obras de filosofía y ciencia de Europa en el siglo XV, y la segunda en tamaño solo después de la Biblioteca del Vaticano en Roma, que contenía principalmente materiales religiosos. La biblioteca, que fue destruida en 1526 después de que las fuerzas húngaras en Mohács fueran derrotadas por los otomanos, está registrada como un sitio de la Memoria del Mundo de la UNESCO. [29]

Mattias murió sin sucesor legal, circunstancia que generó una grave crisis política en el reino húngaro.

Rechazar y particionar Editar

Los acontecimientos del período 1490-1526 en la historia de Hungría crearon condiciones que conducirían a una pérdida de independencia imprevista por los observadores y los responsables políticos contemporáneos. Además de los conflictos internos, el estado húngaro se vio gravemente amenazado por la expansión del Imperio Otomano. A principios del siglo XVI, el Imperio Otomano, directamente al sur de Hungría, se había convertido en el segundo estado político más poblado del mundo, lo que facilitó la formación de los ejércitos más grandes de la época. Sin embargo, los responsables políticos húngaros en ese momento no eran tan conscientes de esta amenaza como deberían haberlo sido.

En lugar de prepararse para la defensa del país contra las potencias extranjeras, los magnates húngaros estaban mucho más centrados en la amenaza a sus privilegios de una potencia real fuerte. No queriendo otro rey asertivo después de la muerte del sin hijos Matthias Corvinus, los magnates organizaron el ascenso del rey Vladislaus II de Bohemia precisamente debido a su notoria debilidad, de hecho, era conocido como el rey Dobzse (del checo Dobře, que significa "bueno"). o, en términos generales, "OK") por su hábito de aceptar con esa palabra cada papel que se le presenta. [25] Durante su reinado (1490-1516), el poder central comenzó a experimentar graves dificultades financieras, en gran parte debido a la ampliación de las tierras feudales a sus expensas. Los magnates también desmantelaron los sistemas administrativos del país que habían funcionado con tanto éxito para Matthias.

Las defensas del país disminuyeron debido a que los guardias fronterizos y las guarniciones del castillo no se pagaron, las fortalezas se deterioraron y las iniciativas para aumentar los impuestos para reforzar las defensas fueron sofocadas. [30] El papel internacional de Hungría se neutralizó, su estabilidad política se sacudió y el progreso social quedó estancado.

En 1514, Vladislaus, debilitado y envejecido, se enfrentó a una importante rebelión campesina dirigida por György Dózsa. Fue aplastado sin piedad por los nobles húngaros dirigidos por János Szapolyai. La degradación del orden resultante allanó el camino para las ambiciones otomanas de adquirir territorio húngaro. En 1521, la fortaleza húngara más fuerte del sur, Nándorfehérvár (actual Belgrado), cayó en manos de los turcos, y en 1526, el ejército húngaro fue aplastado en la batalla de Mohács. El joven rey Luis II de Hungría y Bohemia murió en la batalla junto con el líder del ejército húngaro, Pál Tomori. La temprana aparición del protestantismo empeoró aún más la unidad interna en el país anárquico.

Guerras otomanas Editar

Después de que los otomanos lograran su primera victoria decisiva sobre el ejército húngaro en la batalla de Mohács en 1526, sus fuerzas conquistaron gran parte del reino de Hungría y continuaron su expansión hasta 1556. Este período se caracterizó por el caos político. Una nobleza húngara dividida eligió a dos reyes simultáneamente, János Szapolyai (r. 1526-1540, de origen húngaro-alemán) y el austriaco Fernando de Habsburgo (r. 1527-1540). Los conflictos armados entre los nuevos monarcas rivales debilitaron aún más al país. Con la conquista turca de Buda en 1541, Hungría se dividió en tres partes.

La parte noroeste del antiguo reino de Hungría (lo que hoy es Eslovaquia, el oeste de Transdanubia y Burgenland, más el oeste de Croacia y partes del actual noreste de Hungría) permaneció bajo el dominio de los Habsburgo como el reino del rey Fernando. Aunque inicialmente independiente, más tarde se convertiría en parte de la Monarquía de los Habsburgo bajo el nombre informal de Real Hungría. Los emperadores Habsburgo serían a partir de entonces coronados también como reyes de Hungría. Los turcos no pudieron conquistar el norte y el oeste de Hungría.

La parte oriental del reino (Partium y Transilvania) al principio se convirtió en un principado independiente, pero gradualmente fue sometida al dominio turco como un estado vasallo del Imperio Otomano. El área central restante (la mayor parte de la actual Hungría), incluida la capital de Buda, se convirtió en una provincia del Imperio Otomano. Gran parte de la tierra fue devastada por guerras recurrentes. La mayoría de los pequeños asentamientos húngaros desaparecieron. La población rural que vivía en las nuevas provincias otomanas solo podía sobrevivir en asentamientos más grandes conocidos como ciudades Khaz, que eran propiedad del sultán y estaban protegidas directamente por él. Los turcos eran indiferentes a las denominaciones cristianas practicadas por sus súbditos húngaros.

Por esta razón, la mayoría de los húngaros que vivían bajo el dominio otomano se volvieron protestantes (en gran parte calvinistas), ya que los esfuerzos de contrarreforma de los Habsburgo no pudieron penetrar las tierras otomanas. En gran parte durante este tiempo, Pozsony (en alemán, Pressburg, hoy Bratislava) actuó como la capital del reino de Hungría (1536-1784), la ciudad en la que fueron coronados los reyes húngaros (1563-1830) y la sede de la Dieta. de Hungría (1536-1848). Nagyszombat (Trnava moderno) actuó a su vez como el centro religioso a partir de 1541. La gran mayoría de los soldados en servicio en las fortalezas otomanas en el territorio de Hungría eran eslavos balcánicos ortodoxos y musulmanes, en lugar de personas de etnia turca. [31] Los eslavos del sur también sirvieron como akıncıs y otras tropas ligeras destinadas al saqueo en el territorio de la actual Hungría. [32]

En 1558, la Dieta de Turda de Transilvania declaró la práctica libre de las religiones católica y luterana, pero prohibió el calvinismo. En 1568, la Dieta amplió esta libertad, declarando que "No está permitido a nadie intimidar a nadie con cautiverio o expulsión por su religión". Se declararon aceptadas cuatro religiones (recepta), mientras que el cristianismo ortodoxo fue "tolerado" (aunque se prohibió la construcción de iglesias ortodoxas de piedra). Cuando Hungría entró en la Guerra de los Treinta Años de 1618-1648, la Hungría Real (Habsburgo) se unió al bando católico, luego Transilvania se unió al bando protestante.

En 1686, dos años después de la fallida Batalla de Buda, se inició una renovada campaña europea para reconquistar la capital húngara. Esta vez, el ejército de la Liga Santa era dos veces más grande, con más de 74.000 hombres, incluidos soldados alemanes, croatas, holandeses, húngaros, ingleses, españoles, checos, italianos, franceses, borgoñones, daneses y suecos, junto con otros europeos como voluntarios, artilleros y oficiales, y las fuerzas cristianas reconquistaron Buda en la segunda batalla de Buda. La segunda batalla de Mohács (1687) fue una aplastante derrota para los turcos. En los años siguientes, todas las antiguas tierras húngaras, excepto las áreas cercanas a Timișoara (Temesvár), fueron recuperadas de los turcos. A finales del siglo XVII, Transilvania también volvió a formar parte de Hungría. [33] En el Tratado de Karlowitz de 1699, estos cambios territoriales fueron reconocidos oficialmente, y en 1718, todo el reino de Hungría fue retirado del dominio otomano.

Como consecuencia de la guerra constante entre húngaros y turcos otomanos, el crecimiento de la población se atrofió y la red de asentamientos medievales con sus habitantes burgueses urbanizados pereció. Los 150 años de guerras turcas cambiaron fundamentalmente la composición étnica de Hungría. Como resultado de las pérdidas demográficas, incluidas las deportaciones y masacres, el número de personas de etnia húngara al final del período turco se redujo sustancialmente. [34]

Levantamientos anti-Habsburgo Editar

Hubo una serie de levantamientos anti-Habsburgo entre 1604 y 1711, que se rebelaron contra el dominio austriaco y las restricciones a las denominaciones cristianas no católicas. Con la excepción del último, todos tuvieron lugar dentro de los territorios de la Hungría Real, pero generalmente se organizaron desde Transilvania. El último levantamiento fue encabezado por Francisco II Rákóczi, quien asumió el poder como "Príncipe gobernante" de Hungría después del destronamiento declarado de los Habsburgo en 1707 en la Dieta de Ónod.

A pesar de algunos éxitos del ejército Kuruc anti-Habsburgo, como la casi captura del emperador austríaco José I por Ádám Balogh, los rebeldes perdieron la batalla decisiva de Trencin en 1708. Cuando los austriacos derrotaron el levantamiento de Kuruc en 1711, Rákóczi estaba en Polonia. Más tarde huyó a Francia, luego a Turquía, y murió en 1735 en Tekirdağ (Rodosto). Posteriormente, para hacer inviable una mayor resistencia armada, los austriacos demolieron la mayoría de los castillos en la frontera entre los territorios ahora reclamados ocupados anteriormente por los otomanos y la Hungría Real.

El período de las reformas (1825-1848) Editar

El nacionalismo húngaro surgió entre intelectuales influenciados por la Ilustración y el Romanticismo. Creció rápidamente y sentó las bases para la revolución de 1848-1849. Se hizo especial hincapié en el idioma Magyar, que reemplazó al latín como idioma del estado y de las escuelas. [35]

En la década de 1820, el emperador Francisco I se vio obligado a convocar la Dieta húngara, que inauguró un período de reforma. Sin embargo, el progreso se vio frenado por los nobles que se aferraron a sus privilegios (exención de impuestos, derechos exclusivos de voto, etc.). Por lo tanto, los logros fueron en su mayoría de carácter simbólico, como el progreso de la lengua Magyar.

El conde István Széchenyi, el estadista más destacado de la nación, reconoció la urgente necesidad de modernización y otros líderes políticos húngaros tomaron en serio su mensaje. El Parlamento húngaro se volvió a convocar en 1825 para manejar las necesidades financieras. Surgió un partido liberal centrado en el campesinado y proclamando una comprensión de las necesidades de los trabajadores. Lajos Kossuth emergió como líder de la baja nobleza en el Parlamento.

Los monarcas de los Habsburgo, que deseaban una Hungría tradicional y agraria, intentaron obstaculizar la industrialización del país. Un notable repunte comenzó cuando la nación se concentró en la modernización a pesar de la obstrucción de los Habsburgo de todas las leyes liberales importantes relativas a los derechos civiles y políticos y las reformas económicas. Muchos reformadores (como Lajos Kossuth y Mihály Táncsics) fueron encarcelados por las autoridades.

Revolución y Guerra de Independencia Editar

El 15 de marzo de 1848, las manifestaciones masivas en Pest y Buda permitieron a los reformistas húngaros aprobar una lista de Doce Demandas. La Dieta húngara aprovechó las revoluciones de 1848 en las áreas de Habsburgo para promulgar las leyes de abril, un programa legislativo integral de docenas de reformas de derechos civiles. Ante la revolución tanto en casa como en Hungría, el emperador austríaco Fernando I tuvo que aceptar al principio las demandas húngaras. Después de que se reprimió el levantamiento de Austria, un nuevo emperador, Franz Joseph, reemplazó a su tío epiléptico Fernando. Franz Joseph rechazó todas las reformas y comenzó a armarse contra Hungría. Un año después, en abril de 1849, se estableció un gobierno independiente de Hungría. [36]

El nuevo gobierno se separó del Imperio austríaco. [37] La ​​Casa de Habsburgo fue destronada en la parte húngara del Imperio austríaco y se proclamó la primera República de Hungría, con Lajos Kossuth como gobernador y presidente. El primer primer ministro fue Lajos Batthyány.El emperador Franz Joseph y sus asesores manipularon hábilmente a las minorías étnicas de la nueva nación, los campesinos croatas, serbios y rumanos, dirigidos por sacerdotes y oficiales firmemente leales a los Habsburgo, y los indujeron a rebelarse contra el nuevo gobierno. Los húngaros fueron apoyados por la gran mayoría de los eslovacos, alemanes y rusos del país, y casi todos los judíos, así como por un gran número de voluntarios polacos, austriacos e italianos. [38]

Muchos miembros de nacionalidades no húngaras obtuvieron altos cargos en el ejército húngaro, por ejemplo, el general János Damjanich, un serbio étnico que se convirtió en un héroe nacional húngaro a través de su mando del 3er Cuerpo de Ejército húngaro. Inicialmente, las fuerzas húngaras (Honvédség) logró mantenerse firme. En julio de 1849, el Parlamento húngaro proclamó y promulgó los derechos étnicos y minoritarios más progresistas del mundo, pero ya era demasiado tarde. Para someter la revolución húngara, Franz Joseph preparó sus tropas contra Hungría y obtuvo la ayuda del "Gendarme de Europa", el zar ruso Nicolás I. En junio, los ejércitos rusos invadieron Transilvania en concierto con los ejércitos austríacos que marchaban sobre Hungría desde frentes occidentales en los que habían salido victoriosos (Italia, Galicia y Bohemia).

Las fuerzas rusas y austriacas abrumaron al ejército húngaro y el general Artúr Görgey se rindió en agosto de 1849. El mariscal austríaco Julius Freiherr von Haynau se convirtió en gobernador de Hungría durante unos meses y el 6 de octubre ordenó la ejecución de 13 líderes del ejército húngaro. (Los 13 mártires de Arad) y el primer ministro Batthyány. Lajos Kossuth escapó al exilio.

Después de la guerra de 1848-1849, el país se hundió en la "resistencia pasiva". El archiduque Albrecht von Habsburg fue nombrado gobernador del Reino de Hungría, y esta vez fue recordado por la germanización perseguida con la ayuda de oficiales checos.

Austria-Hungría (1867-1918) Editar

Viena se dio cuenta de que la reforma política era inevitable para asegurar la integridad del Imperio Habsburgo. Grandes derrotas militares, como la batalla de Königgrätz en 1866, obligaron al emperador Franz Joseph a aceptar reformas internas. Para apaciguar a los separatistas húngaros, el emperador hizo un trato equitativo con Hungría, el Compromiso Austro-Húngaro de 1867 negociado por Ferenc Deák, por el cual nació la doble monarquía de Austria-Hungría. Los dos reinos fueron gobernados por separado por dos parlamentos de dos capitales, con un monarca común y políticas exteriores y militares comunes. Económicamente, el imperio era una unión aduanera. El primer Primer Ministro de Hungría después del Compromiso fue el Conde Gyula Andrássy. Se restauró la antigua Constitución húngara y Franz Joseph fue coronado rey de Hungría.

En 1868, las asambleas de Hungría y Croacia celebraron el Acuerdo entre Croacia y Hungría por el que Croacia fue reconocida como región autónoma.

La nueva nación de Austria-Hungría fue geográficamente el segundo país más grande de Europa después de Rusia. [ cita necesaria ] Sus territorios se estimaron en 621.540 kilómetros cuadrados (239.977 millas cuadradas) en 1905. [39] Después de Rusia y el Imperio Alemán, fue el tercer país más poblado de Europa. [ cita necesaria ]

Los nacionalistas húngaros exigían educación en el idioma magiares, una posición que unía a católicos y protestantes que se oponían a la instrucción en latín como deseaban los obispos católicos. En la Dieta húngara de 1832-1836, el conflicto entre los laicos católicos y el clero se agudizó considerablemente y se estableció una comisión mixta. Ofreció a los protestantes ciertas concesiones limitadas. La cuestión básica de esta lucha religiosa y educativa fue cómo promover el idioma magiares y el nacionalismo magiares y lograr una mayor independencia de la Austria alemana. [40]

La nobleza terrateniente controlaba las aldeas y monopolizaba los roles políticos. [41] En el Parlamento, los magnates tenían membresías vitalicias en la Cámara Alta, pero la nobleza dominaba la Cámara Baja y, después de 1830, la vida parlamentaria. La tensión entre la "corona" (los Habsburgo de habla alemana en Viena) y el "país" siguió siendo un elemento político constante ya que el Compromiso de 1867 permitió a la nobleza magiar gobernar el país, pero dejó al emperador con el control de la política exterior y militar. Sin embargo, después de que Andrássy sirviera como primer ministro de Hungría (1867–1871) se convirtió en ministro de Relaciones Exteriores de Austria-Hungría (1871–1879) y estableció políticas exteriores con miras a los intereses húngaros. Andrássy era un conservador, su política exterior buscaba expandir el Imperio hacia el sudeste de Europa, preferiblemente con el apoyo británico y alemán, y sin alienar a Turquía. Vio a Rusia como el principal adversario, debido a sus propias políticas expansionistas hacia las áreas eslavas y ortodoxas. Desconfiaba de los movimientos nacionalistas eslavos como una amenaza para su imperio multiétnico. Mientras tanto, aparecieron conflictos entre magnates y la nobleza con respecto a la protección contra las importaciones de alimentos baratos (en la década de 1870), el problema Iglesia-Estado (en la década de 1890) y la "crisis constitucional" (en la década de 1900). La nobleza perdió gradualmente su poder a nivel local y reconstruyó su base política más en la tenencia de cargos que en la propiedad de la tierra. Dependían cada vez más del aparato estatal y se mostraban reacios a desafiarlo. [42]

Economía Editar

La época fue testigo de un importante desarrollo económico en las zonas rurales. La antiguamente atrasada economía húngara se volvió relativamente moderna e industrializada a principios del siglo XX, aunque la agricultura siguió siendo dominante en el PIB hasta 1880. En 1873, la antigua capital Buda y Óbuda (la antigua Buda) se fusionaron oficialmente con la tercera ciudad, Pest , creando así la nueva metrópoli de Budapest. La dinámica Pest se convirtió en el centro administrativo, político, económico, comercial y cultural del país.

El avance tecnológico aceleró la industrialización y la urbanización. El producto nacional bruto per cápita creció aproximadamente un 1,45% por año entre 1870 y 1913. Ese nivel de crecimiento se comparó muy favorablemente con el de otras naciones europeas como Gran Bretaña (1,00%), Francia (1,06%) y Alemania (1,51%). . Las industrias líderes en esta expansión económica fueron la electricidad y la electrotecnología, las telecomunicaciones y el transporte (especialmente la construcción de locomotoras, tranvías y barcos). Los símbolos clave del progreso industrial fueron la preocupación de Ganz y Tungsram Works. Muchas de las instituciones estatales y los sistemas administrativos modernos de Hungría se establecieron durante este período.

El censo del estado húngaro de 1910 (excluida Croacia) registró la siguiente distribución de la población: húngara 54,5%, rumana 16,1%, eslovaca 10,7% y alemana 10,4%. [43] [44] La denominación religiosa con el mayor número de adherentes fue el catolicismo romano (49,3%), seguida del calvinismo (14,3%), la ortodoxia griega (12,8%), el catolicismo griego (11,0%), el luteranismo (7,1%). ) y judaísmo (5,0%)

Primera Guerra Mundial Editar

Tras el asesinato del archiduque austriaco Franz Ferdinand en Sarajevo el 28 de junio de 1914, el primer ministro húngaro István Tisza intentó evitar el estallido de la guerra en Europa, pero sus intentos diplomáticos no tuvieron éxito. Una guerra general comenzó el 28 de julio con una declaración de guerra a Serbia por parte de Austria-Hungría. [45]

Austria-Hungría reclutó a 9 millones de soldados en la Primera Guerra Mundial, de los cuales 4 millones eran del reino de Hungría. Durante la Primera Guerra Mundial, Austria-Hungría luchó del lado de Alemania, Bulgaria y el Imperio Otomano, las denominadas Potencias Centrales. Conquistaron Serbia fácilmente y Rumanía declaró la guerra. Las potencias centrales conquistaron el sur de Rumanía y la capital rumana de Bucarest. En noviembre de 1916, el emperador Francisco José murió el nuevo monarca, el emperador Carlos I de Austria (IV. Károly), simpatizaba con los pacifistas de su reino.

En el este, las potencias centrales repelieron los ataques del Imperio Ruso. El frente oriental de las denominadas potencias de la Entente aliadas con Rusia colapsó por completo. Austria-Hungría se retiró de los países derrotados. [ cita necesaria ] En el frente italiano, el ejército austro-húngaro no pudo lograr un progreso más exitoso contra Italia después de enero de 1918. A pesar de los éxitos en el frente oriental, Alemania sufrió un estancamiento y una eventual derrota en el frente occidental más determinante.

En 1918, la situación económica se había deteriorado de manera alarmante en Austria-Hungría, las huelgas en las fábricas fueron organizadas por movimientos izquierdistas y pacifistas, y los levantamientos en el ejército se habían convertido en algo común. En las capitales de Viena y Budapest, los movimientos liberales de izquierda de Austria y Hungría y sus líderes apoyaron el separatismo de las minorías étnicas. Austria-Hungría firmó el Armisticio de Villa Giusti en Padua el 3 de noviembre de 1918. En octubre de 1918, se disolvió la unión personal entre Austria y Hungría.

Período de entreguerras (1918-1939) Editar

Después del colapso de un régimen comunista de corta duración, según el historiador István Deák:

Entre 1919 y 1944 Hungría fue un país de derecha. Forjados a partir de una herencia contrarrevolucionaria, sus gobiernos defendieron una política "nacionalista cristiana", ensalzaron el heroísmo, la fe y la unidad, despreciaron la Revolución Francesa y despreciaron las ideologías liberales y socialistas del siglo XIX. Los gobiernos vieron a Hungría como un baluarte contra el bolchevismo y los instrumentos del bolchevismo: socialismo, cosmopolitismo y masonería. Perpetraron el gobierno de una pequeña camarilla de aristócratas, funcionarios y oficiales del ejército, y rodearon con adulación al jefe de Estado, el almirante contrarrevolucionario Horthy. [46]

República Popular de Hungría Editar

A raíz de la Primera Guerra Mundial, mientras que Alemania aliada fue derrotada en 1918 en el frente occidental, la monarquía austrohúngara colapsó políticamente.

El ex primer ministro István Tisza fue asesinado en Budapest durante la Revolución Aster de octubre de 1918. El 31 de octubre de 1918, el éxito de esta revolución llevó al poder como primer ministro al liberal izquierdista Conde Mihály Károlyi. [47] Károlyi era un devoto de los poderes de la Entente desde el comienzo de la guerra. El 13 de noviembre de 1918, Carlos IV (IV. Károly) entregó sus poderes como rey de Hungría, sin embargo, no abdicó, un tecnicismo que hizo posible un regreso al trono. [48]

Las tropas de la Entente francesa desembarcaron en Grecia para rearmar a los países derrotados de Rumania y Serbia y brindar asistencia militar al país recién formado de Checoslovaquia. A pesar de un acuerdo de armisticio general, el ejército francés de los Balcanes organizó nuevas campañas contra Hungría con la ayuda de los gobiernos checoslovaco, rumano y serbio.

Una primera república húngara, la República Democrática Húngara, fue proclamada el 16 de noviembre de 1918 con Károlyi nombrado presidente. Károlyi intentó construir la nueva república como la "Suiza Oriental" y persuadir a las minorías no húngaras (en particular, eslovacos, rumanos y rutenos) para que permanecieran leales al país, ofreciéndoles autonomía. Sin embargo, estos esfuerzos llegaron demasiado tarde. En respuesta a la concepción del pacifismo de Woodrow Wilson, Károlyi ordenó el desarme total del ejército húngaro, por lo que la nueva república se quedó sin una defensa nacional en un momento de especial vulnerabilidad. Los estados circundantes emergentes no dudaron en armarse y ocupar gran parte del país con la ayuda de la Entente, mientras que aún no había acuerdo sobre sus fronteras.

El 5 de noviembre de 1918, las fuerzas armadas del Estado provisional de eslovenos, croatas y serbios, con apoyo francés, atacaron las zonas meridionales del Reino de Hungría. El 8 de noviembre, las fuerzas armadas de la República de Checoslovaquia, proclamadas el 28 de octubre, atacaron partes del norte del Reino de Hungría. El Tratado de Bucarest, que se firmó en mayo de 1918, fue denunciado en octubre de 1918 por el gobierno rumano, que luego volvió a entrar en guerra en el lado aliado y avanzó hasta el río Maros (Mureș) en Transilvania.

Un movimiento separatista inspirado en los 14 puntos de Woodrow Wilson proclamó la unificación de Transilvania con Rumania. En noviembre, el Consejo Central Nacional Rumano que representa a todos los rumanos en Transilvania notificó al gobierno de Budapest que tomaría el control de veintitrés condados de Transilvania (y partes de otros tres) y solicitó una respuesta húngara antes del 2 de noviembre. El gobierno húngaro (después de negociaciones con el consejo) rechazó la propuesta, alegando que no aseguraba los derechos de la población de etnia húngara y la minoría alemana. [49]

El 2 de diciembre, el ejército rumano comenzó a atacar las partes orientales (Transilvania) del Reino de Hungría. A pesar de la marcha de las fuerzas armadas extranjeras, el gobierno de Károlyi había ilegalizado todas las asociaciones armadas espontáneas y había presentado propuestas para mantener la integridad del territorio del antiguo reino, pero se negó a reorganizar las fuerzas armadas húngaras. Estas medidas no lograron contener el descontento popular, especialmente cuando las potencias de la Entente comenzaron a otorgar partes de los territorios tradicionales de Hungría a Rumania y los estados recién formados Yugoslavia y Checoslovaquia, dando prioridad a los criterios etnolingüísticos sobre los históricos. Las fuerzas francesas y serbias ocuparon la parte sur de la antigua monarquía.

En febrero de 1919, el nuevo gobierno pacifista húngaro había perdido todo apoyo popular en vista de sus fracasos tanto en el frente doméstico como en el militar. El 21 de marzo de 1919, después de que el representante militar de la Entente exigiera cada vez más concesiones territoriales a Hungría, Károlyi firmó todas las concesiones que se le presentaron y dimitió.

República Soviética de Hungría ("República de los Consejos") Editar

El Partido Comunista de Hungría, dirigido por Béla Kun, se alió con el Partido Socialdemócrata Húngaro, llegó al poder y proclamó la República Soviética de Hungría. El socialdemócrata Sándor Garbai era el jefe oficial de gobierno, pero la República Soviética estaba dominada de facto por Béla Kun, que estaba a cargo de los asuntos exteriores. Los comunistas - "los rojos" - llegaron al poder en gran parte gracias a su fuerza de combate organizada (ninguna otra entidad política importante tenía una propia), y prometieron que Hungría defendería su territorio sin servicio militar obligatorio, posiblemente con la ayuda de la Unión Soviética. Ejército Rojo.

El Ejército Rojo de Hungría era un pequeño ejército voluntario de 53.000 hombres, y la mayoría de sus soldados eran obreros armados de Budapest. Inicialmente, el régimen de Kun logró algunos éxitos militares: bajo el mando de su genio estratega, el coronel Aurél Stromfeld, el Ejército Rojo húngaro expulsó a las tropas checoslovacas del norte y planeó marchar contra el ejército rumano en el este. En términos de política interna, el gobierno comunista nacionalizó las empresas industriales y comerciales, socializó la vivienda, el transporte, la banca, la medicina, las instituciones culturales y todas las propiedades de más de 400.000 metros cuadrados.

El apoyo de los comunistas resultó ser efímero en Budapest, sin embargo, y nunca habían sido populares en las ciudades rurales y en el campo. A raíz de un intento de golpe, el gobierno tomó una serie de acciones conocidas como el Terror Rojo, asesinando a varios cientos de personas (en su mayoría científicos e intelectuales). El Ejército Rojo soviético nunca pudo ayudar a la nueva república húngara. A pesar de los grandes éxitos militares contra el ejército checoslovaco, los líderes comunistas devolvieron todas las tierras recuperadas. Esa actitud desmoralizó al ejército voluntario. El Ejército Rojo húngaro se disolvió antes de que pudiera completar con éxito sus campañas. Ante la reacción violenta interna y el avance de la fuerza rumana en la guerra húngaro-rumana de 1919, Béla Kun y la mayoría de sus camaradas huyeron a Austria, y Budapest fue ocupada el 6 de agosto. Kun y sus seguidores se llevaron numerosos tesoros artísticos y las existencias de oro del Banco Nacional. [50] Todos estos eventos, y en particular la derrota militar final, llevaron a un profundo sentimiento de disgusto entre la población en general contra la Unión Soviética (que no ofreció ayuda militar) y los judíos húngaros (ya que la mayoría de los miembros del gobierno de Kun eran Judío, lo que facilita culpar a los judíos por los crímenes del gobierno).

Contrarrevolución editar

La nueva fuerza de combate en Hungría eran los contrarrevolucionarios conservadores realistas: los "blancos". Estos, que se habían estado organizando en Viena y establecieron un contragobierno en Szeged, asumieron el poder, encabezados por István Bethlen, un aristócrata de Transilvania, y Miklós Horthy, el ex comandante en jefe de la Armada Austro-Húngara. Los conservadores determinaron al gobierno de Károlyi y a los comunistas como traición capital. [51]

En ausencia de una fuerza policial nacional fuerte o fuerzas militares regulares, un Terror Blanco comenzó en el oeste de Hungría por destacamentos mitad regulares y mitad militaristas que se extendieron por todo el país. Muchos comunistas y otros izquierdistas acérrimos fueron torturados y ejecutados sin juicio. Los blancos radicales lanzaron pogromos contra los judíos, mostrados como la causa de todas las pérdidas territoriales de Hungría. El comandante más notorio de los blancos fue Pál Prónay. El ejército rumano evacuado saqueó el país: el ganado, la maquinaria y los productos agrícolas fueron transportados a Rumania en cientos de vagones de carga. [52] [53]

El 16 de noviembre de 1919, con el consentimiento de las fuerzas rumanas, el ejército del ex almirante de derecha Miklós Horthy marchó hacia Budapest. Su gobierno restauró gradualmente el orden y detuvo el terror, pero miles de simpatizantes de los regímenes de Károlyi y Kun fueron encarcelados. Los movimientos políticos radicales fueron reprimidos. En marzo de 1920, el parlamento restauró la monarquía húngara como regencia, pero pospuso la elección de un rey hasta que el desorden civil hubiera remitido. En cambio, Horthy fue elegido regente y se le otorgó poder, entre otras cosas, para nombrar al primer ministro de Hungría, vetar la legislación, convocar o disolver el parlamento y comandar las fuerzas armadas.

Trianon Hungría y la Regencia Editar

El asentimiento de Hungría al Tratado de Trianon el 4 de junio de 1920 ratificó la decisión de las potencias victoriosas de la Entente de volver a trazar las fronteras del país. El tratado requería que Hungría entregara más de dos tercios de sus territorios de antes de la guerra. El objetivo de esta medida era permitir que las poblaciones minoritarias de la antigua Austria-Hungría residieran en estados dominados por su propia etnia, pero muchos húngaros todavía vivían en esos territorios. Como resultado, casi un tercio de los 10 millones de personas de etnia húngara se encontraron residiendo fuera de su patria disminuida. Se convirtieron en minorías resentidas en unidades políticas hostiles.

Nuevas fronteras internacionales separaron la base industrial de Hungría de sus antiguas fuentes de materias primas y sus antiguos mercados de productos agrícolas e industriales. Hungría perdió el 84% de sus recursos madereros, el 43% de su tierra cultivable y el 83% de su mineral de hierro.Aunque la Hungría posterior a Trianon retuvo el 90% de la industria de la ingeniería y la impresión del antiguo Reino de Hungría, solo se retuvo el 11% de la madera y el 16% del hierro. Además, el 61% de la tierra cultivable, el 74% de la vía pública, el 65% de los canales, el 62% de los ferrocarriles, el 64% de las carreteras de superficie dura, el 83% de la producción de arrabio, el 55% de las plantas industriales, el 100% de oro, minas de plata, cobre, mercurio y sal y, sobre todo, el 67% de las instituciones crediticias y bancarias del antiguo Reino de Hungría se encuentran dentro del territorio de los vecinos de Hungría. [56] [57] [58]

El irredentismo, la demanda de devolución de territorios perdidos, se convirtió en un tema central de la “Hungría mutilada” en la política nacional. [59]

La Regencia Editar

Horthy nombró al Conde Pál Teleki como primer ministro en julio de 1920. Su gobierno emitió una ley numerus clausus que limitaba la admisión de "elementos políticos inseguros" (a menudo eran judíos) en las universidades y dio los primeros pasos para cumplir la promesa de una importante reforma agraria mediante dividiendo unos 3.850 km 2 de las fincas más grandes en pequeñas propiedades para calmar el descontento rural. Sin embargo, el gobierno de Teleki dimitió después de que Carlos I de Austria, ex emperador de Austria y rey ​​de Hungría, intentara sin éxito recuperar el trono de Hungría en marzo de 1921. El intento dividió a los políticos conservadores que favorecían una restauración de los Habsburgo y a los radicales nacionalistas de derecha que apoyaban la elección de un rey húngaro nativo. El conde István Bethlen, un miembro del parlamento de derecha no afiliado, aprovechó esta brecha para formar un nuevo Partido de la Unidad bajo su liderazgo. Horthy luego nombró a Bethlen primera ministra. Carlos murió poco después de no poder reclamar el trono por segunda vez en octubre de 1921 y Hungría siguió siendo un reino sin rey. (Para obtener más detalles sobre los intentos de Carlos de retomar el trono, consulte El conflicto de Carlos IV de Hungría con Miklós Horthy.)

Como primer ministro, Bethlen dominó la política húngara entre 1921 y 1931. Formó una máquina política modificando la ley electoral, proporcionando puestos de trabajo en la burocracia en expansión a sus partidarios y manipulando las elecciones en las zonas rurales. Bethlen restauró el orden en el país dando a los contrarrevolucionarios radicales recompensas y puestos de trabajo en el gobierno a cambio de que cesaran su campaña de terror contra judíos e izquierdistas.

En 1921, Bethlen hizo un trato con los socialdemócratas y los sindicatos (llamado Pacto Bethlen-Peyer) para legalizar sus actividades y liberar a los presos políticos a cambio de su promesa de abstenerse de difundir propaganda antihúngara, convocar huelgas políticas e intentar para organizar el campesinado. Bethlen incorporó a Hungría a la Sociedad de Naciones en 1922 y salió del aislamiento internacional al firmar un tratado de amistad con Italia en 1927. En general, Bethlen buscó seguir una estrategia para fortalecer la economía y construir relaciones con naciones más fuertes. Irredentismo, la revisión del Tratado de Trianon se elevó a la cima de la agenda política de Hungría. [59] La revisión del tratado tuvo un respaldo tan amplio en Hungría que Bethlen la utilizó, al menos en parte, para desviar las críticas a sus políticas económicas, sociales y políticas.

La Gran Depresión mundial que comenzó en 1929 provocó una caída en el nivel de vida y el estado de ánimo político del país se desplazó aún más hacia la derecha. En 1932, Horthy nombró a un nuevo primer ministro, Gyula Gömbös, quien cambió el curso de la política húngara hacia una cooperación más estrecha con Alemania y comenzó un esfuerzo para magiarizar las pocas minorías étnicas que quedaban en Hungría.

Gömbös firmó un acuerdo comercial con Alemania que ayudó a la economía de Hungría a salir de la depresión, pero hizo que Hungría dependiera de la economía alemana tanto para las materias primas como para los mercados. Adolf Hitler apeló a los deseos húngaros de revisionismo territorial, mientras que organizaciones de extrema derecha como el Partido Arrow Cross adoptaron cada vez más políticas nazis extremas. [60] Buscaron la represión y victimización de los judíos. El gobierno aprobó la Primera Ley Judía en 1938. La ley estableció un sistema de cuotas para limitar la participación judía en la economía húngara. [61]

En 1938, Béla Imrédy se convirtió en primer ministro. Los intentos de Imrédy de mejorar las relaciones diplomáticas de Hungría con el Reino Unido inicialmente lo hicieron muy impopular en Alemania e Italia. A la luz del Anschluss de Alemania con Austria en marzo, se dio cuenta de que no podía permitirse alienar a Alemania e Italia por mucho tiempo. En el otoño de 1938, su política exterior se volvió muy proalemana y pro italiana. [62]

Con la intención de acumular una base de poder en la política de derecha húngara, Imrédy comenzó a reprimir a sus rivales políticos. El cada vez más influyente Partido Arrow Cross fue acosado y finalmente prohibido por la administración de Imrédy. A medida que Imrédy se desplazaba más hacia la derecha, propuso que el gobierno se reorganizara según líneas totalitarias y redactó una Segunda Ley Judía más severa. El Parlamento, bajo el nuevo gobierno de Pál Teleki, aprobó la Segunda Ley Judía en 1939, que restringió en gran medida la participación judía en la economía, la cultura y la sociedad y, significativamente, definió a los judíos por raza en lugar de religión. Esta definición alteró significativa y negativamente el estatus de aquellos que anteriormente se habían convertido del judaísmo al cristianismo.

Segunda Guerra Mundial Editar

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Reino de Hungría fue miembro de las potencias del eje. La Alemania nazi y la Italia fascista buscaron hacer cumplir los reclamos de los húngaros que vivían en territorios que Hungría perdió en 1920 con la firma del Tratado de Trianon en la Conferencia de Paz de París, y los dos Premios de Viena devolvieron partes de Checoslovaquia y Rumania a Hungría. Durante la década de 1930, el Reino de Hungría se basó en un mayor comercio con la Italia fascista porque había sufrido una caída durante la Gran Depresión. Esto fue tan importante en ese momento porque la deuda externa de Hungría aumentó a medida que Bethlen expandió la burocracia para absorber a los graduados universitarios que, si se dejaban inactivos, podrían haber amenazado el orden civil. La anexión de 1939 del resto o Rutenia de los Cárpatos fue una acción propia iniciada por Hungría después de la desintegración de Checoslovaquia.

El 1 de septiembre de 1939, la Alemania nazi invadió Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial. Anteriormente, el 24 de julio de 1939, Pál Teleki le escribió a Adolf Hitler que Hungría no participaría en la guerra contra Polonia como una cuestión de honor nacional. Hungría no participó de inmediato en la invasión de la Unión Soviética. La invasión comenzó el 22 de junio de 1941, pero Hitler no solicitó directamente la ayuda de Hungría. Además, la participación húngara en la Operación Barbarroja durante 1941 fue limitada en parte porque el país no tenía un ejército realmente grande antes de 1939, y el tiempo para preparar, entrenar y equipar a las tropas era corto. No obstante, muchos funcionarios húngaros abogaron por la participación en la guerra para alentar a Hitler a no favorecer a Rumania en caso de revisiones fronterizas en Transilvania. En el pasado, los rumanos habían luchado contra los húngaros durante la revolución de 1848, lo que provocó muchas luchas entre ambos países. Actualmente, la mayoría de los húngaros todavía ve a Rumanía negativamente. Más tarde ese año, el ejército húngaro participó en la invasión de Yugoslavia y la invasión de la Unión Soviética. Polonia colapsó rápidamente y Hungría permitió la entrada de 70.000 refugiados polacos, para gran disgusto de Hitler. La era se caracterizó por un creciente antisemitismo, que también fue apoyado a nivel de la política estatal, lo que provocó la muerte violenta de más de 400.000 judíos entre 1941 y 1945. De 1944 a 1945, los soviéticos fueron expulsados ​​y los alemanes Hungría ocupada. La guerra se cobró muchas vidas entre la población, la más devastadora fue el asedio de Budapest. Hubo alrededor de medio millón de víctimas civiles y militares de la Segunda Guerra Mundial en Hungría, además de los cientos de miles que murieron en los campos de exterminio debido a sus orígenes. La infraestructura del país resultó gravemente dañada y los alemanes y los soviéticos se llevaron la mayor parte de la riqueza nacional. Todos los territorios recuperados también se perdieron, y la población civil húngara perdió aún más personas, que sufrieron el regreso de los ataques en los países vecinos en Eslovaquia, Transcarpatia y especialmente en Vojvodina por deportaciones y masacres. Hungría terminó la Segunda Guerra Mundial como un perdedor. Tras el Tratado de Paz de París de 1947, Hungría puso fin a la guerra con un área más pequeña que las fronteras de Trianon, y la delegación checoslovaca logró eliminar la cabeza de puente de Bratislava (62 km 2) del país. El país, plagado de saqueos e inflación, recibió la orden de pagar 300 millones de dólares en daños.

El 20 de noviembre de 1940, bajo presión de Alemania, Pál Teleki afilió a Hungría al Pacto Tripartito. En diciembre de 1940, también firmó un efímero "Tratado de eterna amistad" con Yugoslavia. Unos meses más tarde, después de que un golpe yugoslavo amenazara el éxito de la planeada invasión alemana de la Unión Soviética (Operación Barbarroja), Hitler pidió a los húngaros que apoyaran su invasión de Yugoslavia. Prometió devolver algunos antiguos territorios húngaros perdidos después de la Primera Guerra Mundial a cambio de cooperación. [48] ​​Incapaz de evitar la participación de Hungría en la guerra junto a Alemania, Teleki se suicidó. El radical de derecha László Bárdossy lo sucedió como primer ministro. Tras la invasión de Yugoslavia y la proclamación del Estado Independiente de Croacia, Hungría anexó Bácska, el resto de Baranya, Muravidék y Muraköz.

Después de que estalló la guerra contra Rusia en el frente oriental en 1941, muchos funcionarios húngaros abogaron por la participación en la guerra del lado alemán para no alentar a Hitler a favorecer a Rumania en caso de revisiones fronterizas en Transilvania. Hungría entró en la guerra y el 1 de julio de 1941, bajo la dirección de los alemanes, el Grupo Karpat húngaro avanzó hacia el sur de Rusia. En la Batalla de Uman, el Gyorshadtest participó en el cerco del 6º Ejército Soviético y el 12º Ejército Soviético. Veinte divisiones soviéticas fueron capturadas o destruidas.

Preocupado por la creciente dependencia de Hungría de Alemania, el almirante Horthy obligó a Bárdossy a renunciar y lo reemplazó por Miklós Kállay, un veterano conservador del gobierno de Bethlen. Kállay continuó la política de Bárdossy de apoyar a Alemania contra el Ejército Rojo, mientras que también entró subrepticiamente en negociaciones con las potencias occidentales.

Durante la Batalla de Stalingrado, el Segundo Ejército húngaro sufrió pérdidas terribles. Poco después de la caída de Stalingrado en enero de 1943, el Segundo Ejército húngaro dejó de existir como unidad militar en funcionamiento.

Continuaron las negociaciones secretas con británicos y estadounidenses. [63] Consciente del engaño de Kállay y temiendo que Hungría pudiera concluir una paz separada, Hitler ordenó a las tropas nazis que lanzaran la Operación Margarethe y ocuparan Hungría en marzo de 1944. Döme Sztójay, un ávido partidario de los nazis, se convirtió en el nuevo primer ministro con la ayuda. de un gobernador militar nazi, Edmund Veesenmayer.

El coronel de las SS Adolf Eichmann fue a Hungría para supervisar las deportaciones a gran escala de judíos a los campos de exterminio alemanes en la Polonia ocupada. Entre el 15 de mayo y el 9 de julio de 1944, los húngaros deportaron a 437.402 judíos al campo de concentración de Auschwitz. [64] [65]

En agosto de 1944, Horthy reemplazó a Sztójay con el general antifascista Géza Lakatos. Bajo el régimen de Lakatos, el ministro del Interior en funciones, Béla Horváth, ordenó a los gendarmes húngaros que impidieran la deportación de ciudadanos húngaros.

En septiembre de 1944, las fuerzas soviéticas cruzaron la frontera con Hungría. El 15 de octubre de 1944, Horthy anunció que Hungría había firmado un armisticio con la Unión Soviética. El ejército húngaro ignoró el armisticio. Los alemanes lanzaron la Operación Panzerfaust y, al secuestrar a su hijo (Miklós Horthy, Jr.), obligaron a Horthy a derogar el armisticio, deponer al gobierno de Lakatos y nombrar primer ministro al líder del Partido Arrow Cross, Ferenc Szálasi. Szálasi se convirtió en primer ministro de un nuevo gobierno fascista de Unidad Nacional y Horthy abdicó.

En cooperación con los nazis, Szálasi reinició las deportaciones de judíos, particularmente en Budapest. Miles de judíos más fueron asesinados por miembros de la Cruz Flecha húngara. El ejército alemán en retirada demolió el ferrocarril, la carretera y los sistemas de comunicaciones.

El 28 de diciembre de 1944, se formó un gobierno provisional en Hungría bajo el mandato del primer ministro interino Béla Miklós. Los gobiernos rivales de Miklós y Szálasi reclamaron legitimidad cada uno: los alemanes y los húngaros pro-alemanes leales a Szálasi lucharon, mientras el territorio efectivamente controlado por el régimen de Arrow Cross se reducía gradualmente. El Ejército Rojo completó el cerco de Budapest el 29 de diciembre de 1944 y la Batalla de Budapest comenzó y continuó hasta febrero de 1945. La mayor parte de lo que quedaba del Primer Ejército húngaro fue destruido a unos 320 km (200 millas) al norte de Budapest entre el 1 de enero y el 16. Febrero de 1945. Budapest se rindió incondicionalmente al Ejército Rojo soviético el 13 de febrero de 1945.

El 20 de enero de 1945, los representantes del gobierno provisional húngaro firmaron un armisticio en Moscú. El gobierno de Szálasi abandonó el país a fines de marzo. Oficialmente, las operaciones soviéticas en Hungría finalizaron el 4 de abril de 1945, cuando las últimas tropas alemanas fueron expulsadas. El 7 de mayo de 1945, el general Alfred Jodl, jefe del Estado Mayor alemán, firmó la rendición incondicional de todas las fuerzas alemanas.

En cuanto a las bajas de Hungría en la Segunda Guerra Mundial, Tamás Stark, de la Academia de Ciencias de Hungría, ha proporcionado una evaluación detallada de las pérdidas de 1941 a 1945 en Hungría. Calculó pérdidas militares en 300.000-310.000, incluidos 110-120.000 muertos en batalla y 200.000 desaparecidos en acción y prisioneros de guerra en la Unión Soviética. Las pérdidas militares húngaras incluyen 110.000 hombres que fueron reclutados de los territorios anexados de la Gran Hungría en Eslovaquia, Rumania y Yugoslavia y la muerte de 20.000 a 25.000 judíos reclutados para las unidades de trabajo del Ejército. Las pérdidas civiles de alrededor de 80.000 incluyen 45.500 muertos en la campaña militar de 1944-1945 y en ataques aéreos, [66] y el genocidio del pueblo romaní de 28.000 personas. [67] Las víctimas judías del Holocausto totalizaron 600.000 (300.000 en los territorios anexados entre 1938 y 1941, 200.000 en el campo anterior a 1938 y 100.000 en Budapest). [68] Ver bajas de la Segunda Guerra Mundial.

Período comunista de posguerra

Transición al comunismo (1944-1949) Editar

El ejército soviético ocupó Hungría desde septiembre de 1944 hasta abril de 1945. El asedio de Budapest duró casi 2 meses, desde diciembre de 1944 hasta febrero de 1945 (el asedio exitoso más largo de cualquier ciudad en toda la guerra, incluida Berlín), y la ciudad sufrió una destrucción generalizada. , incluida la demolición de todos los puentes del Danubio, que fueron volados por los alemanes en un esfuerzo desesperado por frenar el avance soviético. En Moscú, en noviembre de 1944, los funcionarios húngaros dirigidos por Béla Miklós se reunieron con comunistas exiliados y acordaron un gobierno de posguerra. Miklós sería primer ministro y el Partido Comunista se legalizaría y se uniría al gobierno. El nuevo Gobierno Nacional Provisional se formó el 22 de diciembre de 1944 en Debrecen, en el este de Hungría, que ahora estaba bajo control soviético. Reorganizó el sector público, inició la reforma agraria, modernizó la educación primaria y convocó elecciones. [69]

Con la firma del Tratado de Paz de París de 1947, Hungría volvió a perder todos los territorios que había ganado entre 1938 y 1941. Ni los aliados occidentales ni la Unión Soviética apoyaron ningún cambio en las fronteras de Hungría anteriores a 1938, que fue el motivo principal detrás de la Participación húngara en la guerra, excepto tres pueblos más que se trasladarán a la Checoslovaquia recreada (Horvátjárfalu, Oroszvár y Dunacsúny). [70]). La propia Unión Soviética anexó Subcarpatia (antes de 1938, el límite oriental de Checoslovaquia), que hoy forma parte de Ucrania.

El Tratado de Paz con Hungría firmado el 10 de febrero de 1947 declaró que "las decisiones del Laudo de Viena del 2 de noviembre de 1938 se declaran nulas y sin valor", y las fronteras húngaras se fijaron a lo largo de las antiguas fronteras tal como existían el 1 de enero de 1938. excepto por una pequeña pérdida de territorio en la frontera checoslovaca. Muchos de los líderes comunistas de 1919 regresaron de Moscú. La primera gran violación de los derechos civiles fue sufrida por la minoría étnica alemana, la mitad de la cual (240.000 personas) fueron deportadas a Alemania en 1946-1948, aunque la gran mayoría de ellos no había apoyado a Alemania durante la guerra y no eran miembros de ningún movimiento pro-nazi. Hubo un "intercambio de población" forzado entre Hungría y Checoslovaquia, en el que participaron unos 70.000 húngaros que vivían en Eslovaquia y un número algo menor de eslovacos étnicos que vivían en el territorio de Hungría. A diferencia de los alemanes, a estas personas se les permitió llevar algunas de sus propiedades con ellos.

Los soviéticos originalmente planearon una introducción gradual del régimen comunista en Hungría, por lo tanto, cuando establecieron un gobierno provisional en Debrecen el 21 de diciembre de 1944, tuvieron cuidado de incluir representantes de varios partidos moderados. Siguiendo las demandas de los aliados occidentales de una elección democrática, los soviéticos autorizaron la única elección esencialmente libre celebrada en la Europa oriental de la posguerra en Hungría en noviembre de 1945. Esta fue también la primera elección celebrada en Hungría sobre la base del sufragio universal. [71]

La gente votó por listas de partidos, no por candidatos individuales. En las elecciones, el Partido de los Pequeños Propietarios Independientes, un partido campesino de centro derecha, obtuvo el 57% de los votos. A pesar de las esperanzas de los comunistas y los soviéticos de que la distribución de las propiedades aristocráticas entre los campesinos pobres aumentaría su popularidad, el Partido Comunista Húngaro recibió solo el 17% de los votos. El comandante soviético en Hungría, el mariscal Voroshilov, se negó a permitir que el Partido de los Pequeños Propietarios formara un gobierno por su cuenta. Bajo la presión de Voroshilov, los pequeños propietarios organizaron un gobierno de coalición que incluía a los comunistas, los socialdemócratas y el Partido Nacional Campesino (un partido campesino de izquierda), en el que los comunistas ocupaban algunos de los puestos clave. El 1 de febrero de 1946, Hungría fue declarada República y el líder de los minifundistas, Zoltán Tildy, asumió la presidencia. Entregó el cargo de primer ministro a Ferenc Nagy. Mátyás Rákosi, líder del Partido Comunista, se convirtió en viceprimer ministro. Otro importante comunista, László Rajk, se convirtió en ministro del Interior responsable del control de la aplicación de la ley, y en este puesto estableció la policía de seguridad húngara (ÁVH). Los comunistas ejercieron una presión constante sobre los minifundistas tanto dentro como fuera del gobierno. Nacionalizaron empresas industriales, prohibieron las organizaciones civiles religiosas y ocuparon puestos clave en la administración pública local.En febrero de 1947, la policía comenzó a arrestar a líderes del Partido de los Pequeños Propietarios, acusándolos de "conspiración contra la República". Varias figuras destacadas decidieron emigrar o se vieron obligadas a escapar al extranjero, entre ellas el primer ministro Ferenc Nagy en mayo de 1947. Más tarde, Mátyás Rákosi se jactó de haber tratado con sus socios en el gobierno, uno a uno, cortándolos como rebanadas de salami. [72]

En las próximas elecciones parlamentarias de agosto de 1947, los comunistas cometieron un fraude electoral generalizado con votos ausentes (los llamados "recibos azules"), pero aun así, solo lograron aumentar su participación del 17% al 24% en el Parlamento. Los socialdemócratas (para entonces serviles aliados de los comunistas) recibieron el 15% en contraste con el 17% de 1945. El Partido de los Pequeños Propietarios perdió gran parte de su popularidad y terminó con el 15%, pero sus antiguos votantes se volvieron hacia tres nuevos centros. -partidos de derecha que parecían más decididos a resistir el ataque comunista: su participación combinada del total de votos fue del 35%.

Ante su segundo fracaso en las urnas, los comunistas cambiaron de táctica y, bajo nuevas órdenes de Moscú, decidieron evitar las fachadas democráticas y acelerar la toma del poder comunista. En junio de 1948, el Partido Socialdemócrata se vio obligado a "fusionarse" con el Partido Comunista para crear el Partido del Pueblo Trabajador de Hungría, que estaba dominado por los comunistas. Los líderes anticomunistas de los socialdemócratas, como Károly Peyer y Anna Kéthly, fueron obligados a exiliarse o excluidos del partido. Poco después, el presidente Zoltán Tildy también fue destituido de su cargo y reemplazado por un socialdemócrata plenamente cooperativo, Árpád Szakasits.

En última instancia, todos los partidos "democráticos" se organizaron en el llamado Frente Popular en febrero de 1949, perdiendo así incluso los vestigios de su autonomía. El líder del Frente Popular era el propio Rákosi. Los partidos de oposición simplemente fueron declarados ilegales y sus líderes arrestados o forzados al exilio.

El 18 de agosto de 1949, el parlamento aprobó la Constitución húngara de 1949, que se inspiró en la constitución de la Unión Soviética de 1936. El nombre del país cambió a República Popular de Hungría, "el país de los trabajadores y campesinos" donde "toda autoridad está en manos de los trabajadores". Se declaró que el socialismo era el principal objetivo de la nación. Se adoptó un nuevo escudo de armas con símbolos comunistas como la estrella roja, la hoz y el martillo.

Era estalinista (1949-1956) Editar

Mátyás Rákosi, quien como secretario en jefe del Partido del Pueblo Trabajador de Hungría era de facto el líder de Hungría, poseía un poder prácticamente ilimitado y exigía la obediencia total de sus compañeros del Partido, incluidos sus dos colegas de mayor confianza, Ernő Gerő y Mihály Farkas. Los tres regresaron a Hungría desde Moscú, donde habían pasado muchos años y tenían estrechos vínculos con líderes soviéticos de alto rango. Sus principales rivales en el partido eran los comunistas "húngaros" que dirigieron el partido ilegal durante la guerra y eran considerablemente más populares dentro de las filas del partido.

Su líder más influyente, László Rajk, quien era ministro de Relaciones Exteriores en ese momento, fue arrestado en mayo de 1949. Fue acusado de delitos bastante surrealistas, como espiar para las potencias imperialistas occidentales y para Yugoslavia (que también era un país comunista, pero en muy malas relaciones con la Unión Soviética en ese momento). En su juicio en septiembre de 1949, hizo una confesión forzada de ser un agente de Miklós Horthy, Leon Trotsky, Josip Broz Tito y el imperialismo occidental. También admitió que había participado en un complot de asesinato contra Mátyás Rákosi y Ernő Gerő. Rajk fue declarado culpable y ejecutado. En los siguientes tres años, otros líderes del partido considerados poco confiables, como ex socialdemócratas u otros comunistas ilegales húngaros como János Kádár, también fueron arrestados y encarcelados por cargos falsos.

El juicio de exhibición de Rajk se considera el comienzo del peor período de la dictadura de Rákosi. Rákosi intentó ahora imponer un régimen totalitario en Hungría. El culto a la personalidad orquestado centralmente se centró en él y en Joseph Stalin pronto alcanzó proporciones sin precedentes. Las imágenes y los bustos de Rákosi estaban por todas partes, y todos los oradores públicos debían glorificar su sabiduría y liderazgo. Mientras tanto, la policía secreta, dirigida a través de Gábor Péter por el propio Rákosi, persiguió sin piedad a todos los "enemigos de clase" y "enemigos del pueblo".

Se estima que 2.000 personas fueron ejecutadas y más de 100.000 fueron encarceladas. Unos 44.000 terminaron en campos de trabajos forzados, donde muchos murieron debido a las horribles condiciones de trabajo, la mala alimentación y prácticamente sin atención médica. Otras 15.000 personas, en su mayoría ex aristócratas, industriales, generales militares y otras personas de la clase alta, fueron deportadas de la capital y otras ciudades a aldeas rurales donde se vieron obligadas a realizar trabajos agrícolas duros. Algunos miembros del Partido de los Trabajadores Húngaros se opusieron a estas políticas y Rákosi expulsó a unos 200.000 de la organización.

Nacionalización de la economía Editar

Para 1950, el estado controlaba la mayor parte de la economía, ya que todas las empresas industriales grandes y medianas, plantas, minas, bancos de todo tipo así como todas las empresas de comercio minorista y exterior fueron nacionalizadas sin compensación alguna. Siguiendo servilmente las políticas económicas soviéticas, Rákosi declaró que Hungría se convertiría en un "país de hierro y acero" a pesar de que Hungría carecía por completo de mineral de hierro. El desarrollo forzoso de la industria pesada sirvió para propósitos militares, fue concebido como preparación para la inminente Tercera Guerra Mundial contra el "imperialismo occidental". Una cantidad desproporcionada de los recursos del país se gastó en la construcción de nuevas ciudades industriales y plantas desde cero, mientras que gran parte del país seguía en ruinas desde la guerra. Se descuidaron las fortalezas tradicionales de Hungría, como las industrias agrícola y textil.

Los grandes latifundios agrícolas estaban divididos y distribuidos entre los campesinos pobres ya en 1945. En la agricultura, el gobierno trató de obligar a los campesinos independientes a entrar en cooperativas en las que se convertirían simplemente en trabajadores asalariados, pero muchos de ellos resistieron obstinadamente. El gobierno tomó represalias con requisitos cada vez más altos de cuotas alimentarias obligatorias impuestas a los productos de los campesinos. Los campesinos ricos, llamados 'kulaks' en ruso, fueron declarados "enemigos de clase" y sufrieron todo tipo de discriminación, incluido el encarcelamiento y la pérdida de propiedades. Con ellos, algunos de los agricultores más capaces fueron retirados de la producción. La disminución de la producción agrícola provocó una constante escasez de alimentos, especialmente de carne.

Rákosi expandió rápidamente el sistema educativo en Hungría. Este fue un intento de reemplazar la clase educada del pasado por lo que Rákosi llamó una nueva "intelectualidad trabajadora". Además de efectos como una mejor educación para los pobres, más oportunidades para los niños de la clase trabajadora y una mayor alfabetización en general, esta medida también incluyó la difusión de la ideología comunista en las escuelas y universidades. Además, como parte de los esfuerzos por separar la iglesia y el estado, prácticamente todas las escuelas religiosas pasaron a ser propiedad del estado, y la instrucción religiosa fue denunciada como propaganda retrógrada y gradualmente eliminada de las escuelas.

Las iglesias húngaras fueron intimidadas sistemáticamente. El cardenal József Mindszenty, que se había opuesto valientemente a los nazis alemanes y a los fascistas húngaros durante la Segunda Guerra Mundial, fue arrestado en diciembre de 1948 y acusado de traición. Después de cinco semanas de arresto (que incluyó torturas), confesó los cargos en su contra y fue condenado a cadena perpetua. Las iglesias protestantes también fueron depuradas y sus líderes fueron reemplazados por quienes estaban dispuestos a permanecer leales al gobierno de Rákosi.

El nuevo ejército húngaro organizó apresuradamente juicios públicos preestablecidos para purgar a los "restos nazis y saboteadores imperialistas". Varios oficiales fueron condenados a muerte y ejecutados en 1951, incluido Lajos Toth, un distinguido as de combate de la Real Fuerza Aérea Húngara de la Segunda Guerra Mundial, que había regresado voluntariamente del cautiverio estadounidense para ayudar a revivir la aviación húngara. Las víctimas fueron absueltas póstumamente tras el derrocamiento del comunismo.

Los preparativos para un juicio ficticio comenzaron en Budapest en 1953 [73] para demostrar que Raoul Wallenberg no había sido arrastrado en 1945 a la Unión Soviética, sino que fue víctima de "sionistas cosmopolitas". A los efectos de este juicio ficticio, tres líderes judíos y dos posibles "testigos presenciales" fueron arrestados e interrogados mediante tortura. El juicio espectáculo se inició en Moscú, tras la campaña antisionista de Stalin. Tras la muerte de Stalin y Lavrentiy Beria, se detuvieron los preparativos para el juicio y se puso en libertad a las personas detenidas.

Rivalidad entre líderes comunistas Editar

Las prioridades de Rákosi para la economía eran desarrollar la industria militar y la industria pesada y proporcionar a la Unión Soviética una compensación de guerra. Mejorar el nivel de vida no era una prioridad y, por esta razón, el pueblo de Hungría vio caer el nivel de vida. Aunque su gobierno se volvió cada vez más impopular, mantuvo un firme control del poder hasta que Stalin murió el 5 de marzo de 1953 y comenzó una confusa lucha por el poder en Moscú. Algunos de los líderes soviéticos percibieron la impopularidad del régimen húngaro y ordenaron a Rákosi que renunciara a su puesto de primer ministro en favor de otro ex comunista en el exilio en Moscú, Imre Nagy, que era el principal oponente de Rákosi en el partido. Rákosi, sin embargo, mantuvo su puesto como secretario general del Partido del Pueblo Trabajador de Hungría y durante los siguientes tres años los dos hombres se vieron envueltos en una amarga lucha por el poder.

Como nuevo primer ministro de Hungría, Imre Nagy relajó ligeramente el control estatal sobre la economía y los medios de comunicación y alentó la discusión pública sobre la reforma política y económica. Para mejorar el nivel de vida general, aumentó la producción y distribución de bienes de consumo y redujo las cargas impositivas y de cuotas de los campesinos. Nagy también cerró los campos de trabajos forzados, liberó a la mayoría de los presos políticos (a los comunistas se les permitió regresar a las filas del partido) y detuvo a la policía secreta, cuyo odiado jefe, Gábor Péter, fue condenado y encarcelado en 1954. Todas estas reformas bastante moderadas le valió una gran popularidad en el país, especialmente entre el campesinado y los intelectuales de izquierda.

Tras un giro en Moscú, donde Malenkov, el principal patrocinador de Nagy, perdió la lucha por el poder contra Khrushchev, Mátyás Rákosi inició un contraataque contra Nagy. El 9 de marzo de 1955, el Comité Central del Partido del Pueblo Trabajador de Hungría condenó a Nagy por "desviación de la derecha". Los periódicos húngaros se unieron a los ataques y Nagy fue acusada de ser responsable de los problemas económicos del país. El 18 de abril, fue destituido de su cargo por voto unánime de la Asamblea Nacional. Poco después, Nagy incluso fue excluido del partido y se retiró temporalmente de la política. Rákosi se convirtió una vez más en el líder indiscutible de Hungría.

El segundo reinado de Rákosi, sin embargo, no duró mucho. Su poder fue socavado por un discurso pronunciado por Nikita Khrushchev en febrero de 1956, en el que denunció las políticas de Joseph Stalin y sus seguidores en Europa del Este, especialmente los ataques a Yugoslavia y la propagación de cultos a la personalidad. El 18 de julio de 1956, los líderes soviéticos visitantes sacaron a Rákosi de todas sus posiciones y él abordó un avión con destino a la Unión Soviética, para no regresar nunca a Hungría. Pero los soviéticos cometieron un gran error al nombrar a su amigo íntimo y aliado, Ernő Gerő, como su sucesor, quien fue igualmente impopular y compartió la responsabilidad de la mayoría de los crímenes de Rákosi.

La caída de Rákosi fue seguida por una oleada de agitación reformista tanto dentro como fuera del partido. László Rajk y sus compañeros víctimas del juicio de exhibición de 1949 fueron absueltos de todos los cargos, y el 6 de octubre de 1956, el Partido autorizó un nuevo entierro, al que asistieron decenas de miles de personas y se convirtió en una manifestación silenciosa contra los crímenes del régimen. . El 13 de octubre, se anunció que Imre Nagy había sido reinstalado como miembro del partido.

Revolución de 1956 Editar

El 23 de octubre de 1956, una manifestación estudiantil pacífica en Budapest produjo una lista de 16 demandas de los revolucionarios húngaros de reforma y mayor libertad política. Mientras los estudiantes intentaban transmitir estas demandas, la Autoridad de Protección del Estado realizó algunos arrestos y trató de dispersar a la multitud con gases lacrimógenos. Cuando los estudiantes intentaron liberar a los arrestados, la policía abrió fuego contra la multitud, desencadenando una serie de eventos que llevaron a la Revolución Húngara de 1956.

Esa noche, oficiales y soldados se unieron a los estudiantes en las calles de Budapest. La estatua de Stalin fue derribada y los manifestantes corearon "Los rusos se van a casa", "Fuera Gerő" y "Larga vida a Nagy". El Comité Central del Partido del Pueblo Trabajador de Hungría respondió a estos acontecimientos solicitando la intervención militar soviética y decidiendo que Imre Nagy debería convertirse en jefe de un nuevo gobierno. Los tanques soviéticos entraron en Budapest a las 2 a.m. del 24 de octubre.

El 25 de octubre, los tanques soviéticos abrieron fuego contra los manifestantes en la Plaza del Parlamento. Un periodista en el lugar vio 12 cadáveres y calculó que 170 habían resultado heridos. Conmocionado por estos acontecimientos, el Comité Central del Partido del Pueblo Trabajador de Hungría obligó a Ernő Gerő a dimitir de su cargo y lo sustituyó por János Kádár.

Imre Nagy fue ahora a Radio Kossuth y anunció que había asumido el liderazgo del gobierno como presidente del Consejo de Ministros. También prometió "la democratización de largo alcance de la vida pública húngara, la realización de un camino húngaro hacia el socialismo de acuerdo con nuestras propias características nacionales y la realización de nuestro elevado objetivo nacional: la mejora radical de las condiciones de vida de los trabajadores".

El 28 de octubre, Nagy y un grupo de sus partidarios, incluidos János Kádár, Géza Losonczy, Antal Apró, Károly Kiss, Ferenc Münnich y Zoltán Szabó, lograron tomar el control del Partido del Pueblo Trabajador húngaro. Al mismo tiempo, se formaron consejos de trabajadores revolucionarios y comités nacionales locales en toda Hungría.

El cambio de dirección en el partido se reflejó en los artículos del diario gubernamental Szabad Nép ("Gente libre"). El 29 de octubre, el periódico dio la bienvenida al nuevo gobierno y criticó abiertamente los intentos soviéticos de influir en la situación política en Hungría. Esta opinión fue apoyada por Radio Miskolc, que pidió la retirada inmediata de las tropas soviéticas del país.

El 30 de octubre, Imre Nagy anunció que liberaba al cardenal József Mindszenty y a otros presos políticos. También informó a la gente que su gobierno tenía la intención de abolir el estado de partido único. A esto le siguieron declaraciones de Zoltán Tildy, Anna Kéthly y Ferenc Farkas sobre la restitución del Partido de los Pequeños Propietarios, el Partido Socialdemócrata y el Partido Petőfi (ex Campesinos).

La decisión más controvertida de Nagy tuvo lugar el 1 de noviembre, cuando anunció que Hungría tenía la intención de retirarse del Pacto de Varsovia y proclamó la neutralidad húngara. Pidió a las Naciones Unidas que se involucraran en la disputa del país con la Unión Soviética.

El 3 de noviembre, Nagy anunció detalles de su gobierno de coalición. Incluía comunistas (János Kádár, Georg Lukács, Géza Losonczy), tres miembros del Partido de los Pequeños Propietarios (Zoltán Tildy, Béla Kovács e István Szabó), tres socialdemócratas (Anna Kéthly, Gyula Keleman, Joseph Fischer) y dos campesinos de Petőfi. (István Bibó y Ferenc Farkas). Pál Maléter fue nombrado ministro de Defensa.

Nikita Khrushchev, el líder de la Unión Soviética, se preocupó cada vez más por estos acontecimientos y el 4 de noviembre de 1956 envió al Ejército Rojo a Hungría. Los tanques soviéticos capturaron inmediatamente los aeródromos, los cruces de carreteras y los puentes de Hungría. Los combates se llevaron a cabo en todo el país, pero las fuerzas húngaras fueron rápidamente derrotadas.

Durante el levantamiento húngaro, se estima que murieron 20.000 personas, casi todas durante la intervención soviética. Imre Nagy fue arrestado y reemplazado por el leal soviético János Kádár. Nagy fue encarcelado hasta su ejecución en 1958. Otros ministros del gobierno o simpatizantes que fueron ejecutados o murieron en cautiverio fueron Pál Maléter, Géza Losonczy, Attila Szigethy y Miklós Gimes.

Era de la posrevolución (o Kádár) (1956-1989) Editar

Una vez en el poder, János Kádár lideró un ataque contra los revolucionarios. 21.600 inconformistas (demócratas, liberales, comunistas reformistas por igual) fueron encarcelados, 13.000 internados y 400 asesinados. Pero a principios de la década de 1960, Kádár anunció una nueva política bajo el lema "El que no está contra nosotros, está con nosotros", una modificación de la declaración de Rákosi, "El que no está con nosotros, está contra nosotros". Declaró una amnistía general, frenó gradualmente algunos de los excesos de la policía secreta e introdujo un curso cultural y económico relativamente liberal destinado a superar la hostilidad posterior a 1956 hacia él y su régimen.

En 1966, el Comité Central aprobó el "Nuevo Mecanismo Económico", a través del cual buscaba reconstruir la economía, aumentar la productividad, hacer a Hungría más competitiva en los mercados mundiales y crear prosperidad para asegurar la estabilidad política. Durante las siguientes dos décadas de relativa tranquilidad interna, el gobierno de Kádár respondió alternativamente a las presiones por reformas políticas y económicas menores, así como a las contrapresiones de los opositores a la reforma. A principios de la década de 1980, había logrado algunas reformas económicas duraderas y una liberalización política limitada y había seguido una política exterior que fomentaba un mayor comercio con Occidente. Sin embargo, el Nuevo Mecanismo Económico llevó a una creciente deuda externa que se contrajo para apuntalar industrias no rentables.

La transición de Hungría a una democracia de estilo occidental fue una de las más fluidas del antiguo bloque soviético. A finales de 1988, los activistas del partido y la burocracia y los intelectuales con sede en Budapest aumentaban la presión por el cambio. Algunos de ellos se convirtieron en socialistas reformistas, mientras que otros iniciaron movimientos que se convertirían en partidos. Los jóvenes liberales formaron la Federación de Jóvenes Demócratas (Fidesz), un núcleo de la llamada Oposición Democrática formó la Alianza de Demócratas Libres (SZDSZ), y la oposición nacional estableció el Foro Democrático Húngaro (MDF). El activismo cívico se intensificó a un nivel no visto desde la revolución de 1956.

Fin del comunismo editar

En 1988, Kádár fue reemplazado como secretario general del Partido Comunista y el líder comunista reformista Imre Pozsgay fue admitido en el Politburó.En 1989, el Parlamento adoptó un "paquete democrático" que incluía el pluralismo sindical, la libertad de asociación, reunión y prensa, una nueva ley electoral y en octubre de 1989 una revisión radical de la constitución, entre otros. Desde entonces, Hungría ha reformado su economía y aumentado sus conexiones con Europa occidental. Se convirtió en miembro de la Unión Europea en 2004.

Un pleno del Comité Central en febrero de 1989 respaldó en principio el sistema político multipartidista y la caracterización de la revolución de octubre de 1956 como un "levantamiento popular", en palabras de Pozsgay, cuyo movimiento de reforma había ido ganando fuerza a medida que la afiliación al Partido Comunista disminuía drásticamente. Los principales rivales políticos de Kádár cooperaron para llevar el país gradualmente a la democracia. La Unión Soviética redujo su participación al firmar un acuerdo en abril de 1989 para retirar las fuerzas soviéticas en junio de 1991.

La unidad nacional culminó en junio de 1989 cuando el país volvió a enterrar a Imre Nagy, a sus asociados y, simbólicamente, a todas las demás víctimas de la revolución de 1956. Una Mesa Redonda Nacional Húngara, compuesta por representantes de los nuevos partidos y algunos viejos partidos recreados (como los pequeños propietarios y los socialdemócratas), el Partido Comunista y diferentes grupos sociales, se reunió a fines del verano de 1989 para discutir cambios importantes en la constitución húngara en preparación para elecciones libres y la transición a un sistema político completamente libre y democrático.

En octubre de 1989, el Partido Comunista convocó su último congreso y se restableció como Partido Socialista Húngaro (MSZP). En una sesión histórica del 16 al 20 de octubre de 1989, el Parlamento aprobó una legislación que preveía elecciones parlamentarias multipartidistas y elecciones presidenciales directas. La legislación transformó Hungría de una República Popular a la República de Hungría, garantizó los derechos humanos y civiles y creó una estructura institucional que asegura la separación de poderes entre los poderes judicial, ejecutivo y legislativo del gobierno. En el aniversario de la Revolución de 1956, el 23 de octubre, la República de Hungría fue declarada oficialmente por el presidente provisional de la República Mátyás Szűrös como reemplazo de la República Popular de Hungría. La constitución revisada también defendió los "valores de la democracia burguesa y el socialismo democrático" y otorgó el mismo estatus a la propiedad pública y privada.

Tercera República (desde 1989) Editar

Fundación Editar

La primera elección parlamentaria libre, celebrada en mayo de 1990, fue efectivamente un plebiscito sobre el comunismo. Los comunistas reformados y revitalizados se desempeñaron mal a pesar de tener más ventajas que las habituales de un partido "en el poder". Los partidos populistas, de centro derecha y liberales obtuvieron mejores resultados, con el Foro Democrático Húngaro (MDF) ganando el 43% de los votos y la Alianza de Demócratas Libres (SZDSZ) con el 24%. Bajo el primer ministro József Antall, el MDF formó un gobierno de coalición de centro derecha con el Partido Independiente de Pequeños Propietarios (FKGP) y el Partido Popular Demócrata Cristiano (KDNP) para obtener una mayoría del 60% en el parlamento. Los partidos parlamentarios de oposición incluían al SZDSZ, el Partido Socialista Húngaro (MSZP) y la Alianza de Jóvenes Demócratas (Fidesz). [74]

Entre el 12 de marzo de 1990 y el 19 de junio de 1991, las tropas soviéticas ("Grupo de Ejércitos del Sur") abandonaron Hungría. El número total de personal militar y civil soviético estacionado en Hungría fue de alrededor de 100.000, teniendo a su disposición aproximadamente 27.000 equipos militares. La retirada se realizó con 35.000 vagones de ferrocarril. Las últimas unidades al mando del general Viktor Silov cruzaron la frontera entre Hungría y Ucrania en Záhony-Chop.

Péter Boross triunfó como Primer Ministro después de la muerte de Antall en diciembre de 1993. Los gobiernos de la coalición Antall / Boross lucharon por crear una democracia parlamentaria que funcionara razonablemente bien en una economía de mercado y por gestionar las crisis políticas, sociales y económicas relacionadas que resultaron del colapso. del antiguo sistema comunista. El descenso masivo de los niveles de vida provocó una pérdida masiva de apoyo político.

En las elecciones de mayo de 1994, los socialistas obtuvieron una pluralidad de votos y el 54% de los escaños (con el nuevo primer ministro, Gyula Horn) después de una campaña centrada principalmente en cuestiones económicas y la disminución sustancial de los niveles de vida desde 1990. desea volver a la relativa seguridad y estabilidad de la era socialista, pero los votantes rechazaron las soluciones de los extremistas de derecha y de izquierda: ningún partido de ese tipo obtuvo escaños en el parlamento. Después de su decepcionante resultado en las elecciones, la dirección del partido Fidesz optó por un cambio ideológico de un partido liberal a uno conservador. Esto provocó una severa división en la membresía y muchos miembros se fueron al otro partido liberal, el SZDSZ, que formó una coalición con los socialistas, lo que llevó a una mayoría de más de dos tercios. [75] [76]

Reforma económica Editar

La coalición fue influenciada por el socialismo del primer ministro Gyula Horn, por el enfoque económico de sus tecnócratas (que habían sido educados en Occidente en las décadas de 1970 y 1980) y ex-cuadros emprendedores partidarios, y por su socio de coalición liberal, el SZDSZ. Ante la amenaza de la quiebra estatal, Horn inició reformas económicas y privatizaciones agresivas de empresas estatales a empresas multinacionales a cambio de expectativas de inversión (en forma de reconstrucción, expansión y modernización). El gobierno socialista-liberal adoptó un programa de austeridad fiscal, el paquete Bokros en 1995, que tuvo consecuencias dramáticas para la estabilidad social y la calidad de vida. El gobierno introdujo tasas de matrícula postsecundaria, privatizó parcialmente los servicios estatales, pero apoyó la ciencia tanto directa como indirectamente, a través del sector privado. El gobierno siguió una política exterior de integración con las instituciones euroatlánticas y de reconciliación con los países vecinos. Los críticos argumentaron que las políticas de la coalición gobernante eran más derechistas que las del anterior gobierno de derecha.

El paquete de Bokros y los esfuerzos de privatización fueron impopulares entre los votantes, al igual que el aumento de las tasas de criminalidad, las acusaciones de corrupción del gobierno y un intento de reiniciar el impopular programa de construcción de una presa en el Danubio. Esta insatisfacción entre los votantes resultó en un cambio de gobierno luego de las elecciones parlamentarias de 1998.

Después de un resultado decepcionante en las elecciones de 1994, Fidesz bajo la presidencia de Viktor Orbán había cambiado su posición política de liberal a conservadora nacional [77], agregando "Partido Cívico Húngaro" (Magyar Polgári Párt) a su nombre abreviado. El giro conservador provocó una severa división en la membresía. Péter Molnár abandonó el partido, al igual que Gábor Fodor y Klára Ungár, que se unieron a la liberal Alianza de Demócratas Libres. Fidesz de Orbán ganó la pluralidad de escaños parlamentarios en las elecciones de 1998 y forjó una coalición con los Pequeños Propietarios y el Foro Democrático.

Primer gobierno de Orbán: 1998-2002 Editar

El nuevo gobierno encabezado por Viktor Orbán prometió estimular un crecimiento más rápido, frenar la inflación y bajar los impuestos. Heredó una economía con indicadores económicos positivos, incluido un creciente superávit de exportaciones. El gobierno abolió las tasas de matrícula y tuvo como objetivo crear buenas condiciones de mercado para las pequeñas empresas y fomentar la producción local con recursos nacionales. En términos de política exterior, el gobierno de Orbán continuó buscando la integración euroatlántica como su primera prioridad, pero fue un defensor más vocal de los derechos de las minorías para los húngaros en el extranjero que el gobierno anterior. Como resultado de un referéndum de 1997, Hungría se unió a la OTAN en 1999. En 2002, la Unión Europea acordó admitir a Hungría, junto con otros nueve países, como miembros el 1 de enero de 2004.

Fidesz fue criticado por sus adversarios por la presentación de la historia del partido, particularmente la caída del comunismo en 1989. Si bien Fidesz había sugerido que el partido socialista es el sucesor moral y legal del odiado partido estatal del pasado comunista, los socialistas afirmarían que ellos habían sido los que habían impulsado el cambio desde dentro, ridiculizando a los miembros de Fidesz por acreditarse a sí mismos como los únicos creadores y herederos de la caída del comunismo.

En las elecciones de 2002, la coalición de izquierda MSZP / SZDSZ venció por poco a la coalición de derecha Fidesz / MDF en una feroz lucha política, con una participación electoral récord del 73%. Péter Medgyessy se convirtió en el nuevo primer ministro.

MSZP: 2002–2010 Editar

Bajo el gobierno socialista-liberal, el equilibrio económico de la economía húngara comenzó una caída libre, mientras que la calidad de vida, la infraestructura y la tecnología mejoraron. El 12 de abril de 2003, los húngaros votaron para unirse a la Unión Europea (UE), con el 83% de los votos a favor. Dado que la UE ya había aceptado a Hungría como posible miembro, los cuatro principales partidos políticos (MSZP, Fidesz, SZDSZ y MDF) acordaron establecer los requisitos previos y las políticas requeridos y trabajar juntos para preparar al país para la adhesión con el menor daño posible. a la economía y las personas, maximizando los efectos positivos en el país. El 1 de mayo de 2004, Hungría se convirtió en miembro de la UE.

En las elecciones de abril de 2006, Hungría decidió reelegir su gobierno por primera vez desde 1989, aunque con un nuevo primer ministro, Ferenc Gyurcsány. La izquierda fortaleció su posición, con la coalición de los socialdemócratas (MSZP) y los liberales (SZDSZ) alcanzando el 54 por ciento de los votos y ganando 210 escaños frente a los 198 anteriores. Los partidos de la legislatura anterior (Fidesz, MDF, SZDSZ, MSZP) volvió a ganar escaños parlamentarios. El nuevo parlamento se reunió a finales de mayo de 2006 y el nuevo gobierno se formó en junio de 2006.

El nuevo gobierno presentó planes para alcanzar el equilibrio y el crecimiento económico sostenible mediante la eliminación de los subsidios al crecimiento del nivel de vida, que no había mencionado durante su campaña electoral. Un discurso filtrado fue seguido por protestas masivas contra el gobierno de Gyurcsány entre el 17 de septiembre y el 23 de octubre de 2006. Fue la primera protesta sostenida en Hungría desde 1989. Desde 2007, cuando el aumento de la inflación causado por los aumentos de impuestos redujo el nivel de vida, se produjo una reestructuración completa de la administración estatal, sector energético, relaciones con la empresa privada, sector salud y bienestar social. Los miembros de los sindicatos profesionales afectados describen las medidas como carentes de discusión y sin concesiones. El país se incorporó al Espacio Schengen a finales de 2007.

En 2008, la coalición se disolvió por el desacuerdo sobre si el sector de los seguros del sector de la salud debería ser de propiedad estatal y sus políticas decididas por el estado (como prefieren los socialistas) o por empresas privadas (como prefieren los liberales). Este conflicto fue seguido por un exitoso referéndum público, iniciado por Fidesz, que pidió la abolición de las tasas de matrícula universitaria, los pagos directos de los pacientes asegurados al recibir atención médica y las tarifas diarias en el hospital por parte de los pacientes asegurados. Esto detuvo efectivamente la reestructuración de la atención médica, mientras seguía siendo de propiedad completamente pública. Por eso los liberales abandonaron la coalición y desde entonces los socialistas gobernaron como minoría.

La crisis financiera de 2008 provocó nuevas limitaciones presupuestarias. Después de la renuncia de Gyurcsány, los socialistas propusieron un "gobierno de expertos" bajo Gordon Bajnai en marzo de 2009, que solo tomaría decisiones macroeconómicas esenciales.

Segundo a cuarto gobiernos de Orbán: 2010-presente Editar

Fidesz recuperó el poder en las elecciones generales de 2010 de forma aplastante, ganando dos tercios de los escaños en el Parlamento. En las elecciones municipales de otoño, Fidesz logró la mayoría en casi todas las elecciones locales y de alcaldía, ganando los tradicionales baluartes de los partidos liberales.

El Segundo Gobierno de Orbán promulgó la nueva Constitución de Hungría, adoptada en 2011 y en vigor desde el 1 de enero de 2012. El objetivo principal del gobierno era reactivar el crecimiento económico. Introdujo un sistema de impuesto único para el impuesto sobre la renta, el 16% para todos. [78]

Orbán descartó la idea del estado de bienestar, afirmando que la economía húngara debe ser una economía basada en el trabajo. [79] En 2014 se realizaron mejoras significativas en la disminución del desempleo (del 11,4% en 2010 [80] al 7,1% en 2014 [81]) y la generación de crecimiento económico (alcanzando el 3,5% en 2014, el valor más alto entre los Estados miembros de la UE [82] ]). Pero el crecimiento ha sido muy desigual: la riqueza del 20% más rico de la sociedad creció significativamente, mientras que la proporción de personas que viven por debajo del umbral de pobreza aumentó del 33% en 2010 al 40% en 2014. El gobierno centralizó el sistema educativo y inició un programa de varios años para aumentar los salarios de los maestros y profesionales de la salud.

En las elecciones parlamentarias de la primavera de 2014, Fidesz volvió a ganar una supermayoría, pero solo por un margen de un diputado. En febrero de 2015, se llevaron a cabo elecciones parciales en la ciudad de Veszprém, donde se eligió a un diputado nominado por la oposición, por lo que Fidesz perdió su supermayoría. [83]

Bajo el Tercer Gobierno de Orbán, la crisis migratoria europea de 2015 afectó a Hungría como uno de los países con frontera exterior sur de la Unión Europea. El gobierno erigió una barrera fronteriza a lo largo de la frontera de Hungría con Serbia y Croacia en el verano de 2015. Los intentos de los migrantes de cruzar la barrera usando la fuerza se encontraron con la policía antidisturbios en septiembre de 2015. [84] [85] y la barrera se reforzó en 2016. [ 86] [87] El Consejo de Justicia y Asuntos de Interior de la UE aprobó un plan de cuotas de inmigrantes. [88] Tras la decisión, Hungría y Eslovaquia emprendieron acciones legales sobre las cuotas de inmigrantes obligatorias de la UE en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en Luxemburgo. [89] El gobierno húngaro también convocó un referéndum sobre la cuestión en octubre de 2016. Si bien una abrumadora mayoría (98%) de los votantes rechazó las cuotas de inmigrantes de la UE, la participación de votantes en 44% estuvo por debajo del 50% que se habría requerido para el referéndum para ser considerado válido. [90]

En las elecciones de 2018, Fidesz-KDNP volvió a ganar una supermayoría, sin cambios en el número de escaños ocupados. [91] El Cuarto Gobierno de Orbán se formó el 18 de mayo de 2018. [92]

En octubre de 2019, la oposición ganó las elecciones a la alcaldía en la capital Budapest, lo que significa que el primer ministro Orbán y la coalición gobernante Fidesz-KDNP recibieron el primer gran golpe electoral desde 2006. [93] [94]

En la década de 1920, los historiadores con un sentido de misión nacional reescribieron urgentemente la historia de Hungría para enfatizar el nacionalismo y restar importancia a las influencias austriacas. [95] En la década de 1930, la historia política estaba en declive y se hizo un esfuerzo por introducir la historia social al estilo de la escuela francesa de los Annales. Después de la guerra, solo se permitieron interpretaciones marxistas. [96] [97]

Con el fin del comunismo en Hungría en 1989, la historiografía marxista se derrumbó y la historia social se impuso, especialmente el estudio de los patrones demográficos del período moderno temprano. Las prioridades de investigación se han desplazado hacia la historia urbana y las condiciones de la vida cotidiana. [98]


Granja de Keleman Point

Keleman Point Farm es una granja histórica y sostenible en el corazón del Parque Nacional Cuyahoga Valley. La granja, establecida en 1875 por Nathaniel Point, es un ejemplo típico de una granja al estilo de Pensilvania / Nueva York con el granero del banco y la granja en lados opuestos de Akron Peninsula Road. Conduzca lentamente por el centro de esta granja en funcionamiento.

La granja histórica producía patatas, cereales y leche. La granja actual tiene Tennessee Fainting Goats para el ganado de raza, y pavos con herencia de fibra de cachemira para el Día de Acción de Gracias y reservas de cosecha para carne de res y cerdo. Los huevos están a la venta en el establo con otros artículos de temporada. Tenemos la intención de producir jarabe de saúco, con las plantas de saúco que cultivaremos. Además de la miel que produciremos de nuestras colmenas.

Todo el ganado se cría naturalmente en pastos de pastoreo rotatorio. El pastoreo rotacional mantiene el ganado y el suelo sanos e invierte la desertificación del planeta. Salve el planeta: ¡coma carne de pastoreo! Consulte la conferencia de Allan Savory en http://youtu.be/vpTHi7O66pI para obtener más información sobre la desertificación. Varias de las razas criadas en Keleman Point Farm son razas patrimoniales reconocidas por American Livestock Breeds Conservancy, ALBC cattleconservancy.org. Se promueven las razas patrimoniales para evitar su desaparición. Las razas patrimoniales son muy adecuadas para los pastos y, aunque tardan más en crecer, ¡el sabor es fabuloso!

Las carnes criadas naturalmente de Keleman Point Farm se venden directamente de la granja. Reserve un pavo tradicional para el Día de Acción de Gracias, o un lado de carne o un paquete.
Contáctanos por teléfono 216-375-8782 o envíe un correo electrónico a kelemanpointfarm[email protected] para conocer la disponibilidad.

Keleman Point Farm y la mayoría del ganado son visibles desde Akron Peninsula Road y Bridle Path. Tome un paseo dominical pasando por la granja o camine por el sendero de herradura y visítenos en Facebook e Instagram.


El reino hasta 1526

En 892, el emperador carolingio, Arnulf, tratando de hacer valer su autoridad sobre el duque de Moravia Svatopluk, pidió la ayuda de los magiares, cuyas primeras casas habían estado en las aguas superiores de los ríos Volga y Kama. Fueron conducidos, en una fecha incierta y por causas no registradas, hacia el sur, hacia las estepas, donde adoptaron la vida de pastores itinerantes. En el siglo IX se basaron en el bajo Don, extendiéndose sobre las estepas al oeste de ese río. Luego formaron una federación de hordas o tribus, cada una bajo un jefe hereditario y cada una compuesta por un número variable de clanes, cuyos miembros compartían un parentesco de sangre real o imaginario. Todos los miembros del clan eran libres, pero la comunidad incluía esclavos capturados en batalla o en redadas. Había siete tribus magiares, pero otros elementos formaban parte de la federación, incluidas tres tribus de jázaros turcos (los kavar). Ya sea por este hecho o quizás por un recuerdo de condiciones anteriores, esta federación era conocida por sus vecinos como On-Ogur (literalmente "Diez Flechas" o "Diez Tribus"). De la pronunciación eslava de este término, se deriva el nombre húngaro, con la inicial H agregada porque algunos eruditos pensaban que eran descendientes de los hunos.

En 889, los ataques de un pueblo turco recién llegado llamado Pechenegs habían llevado a los magiares y sus aliados a los extremos occidentales de las estepas, donde vivían cuando llegó la invitación de Arnulf. La banda enviada a Arnulf informó que las llanuras a través de los Cárpatos formarían una nueva patria adecuada que podría ser fácilmente conquistada y defendida desde la retaguardia. Habiendo elegido como su jefe a Árpád, el líder de su tribu más poderosa, los magiares cruzaron los Cárpatos en masa, probablemente en la primavera de 895, y fácilmente subyugaron a los pueblos de la llanura central escasamente habitada. Antes de la conquista, los magiares vivían bajo un reinado dual que incluía un gobernante sagrado con poderes mínimos llamado el Kende y un líder de facto llamado el Gyula. En el momento de la conquista, Árpád ocupaba la última posición y, tras la muerte del último Kende en 904, unió las dos posiciones en el cargo de duque o príncipe.

Los magiares destruyeron el estado de Moravia en 906 y al año siguiente ocuparon Panonia, después de haber derrotado a una fuerza alemana enviada contra ellos. Luego se establecieron firmemente en todo el centro de la cuenca, sobre la cual se distribuyeron sus tribus y sus asociados. Árpád tomó el área central al oeste del Danubio para su propia tribu, en su camino hacia el establecimiento de una dinastía. La periferia estaba custodiada por puestos de avanzada, que fueron empujados gradualmente hacia adelante, principalmente hacia el norte y el este.


Contenido

Keleman nació en Brooklyn en 1931, hijo de inmigrantes judíos de Hungría y Rumania. [3] Se graduó del Instituto Quiropráctico de Nueva York en 1954.

Carrera temprana y mentores Editar

Durante sus primeros años como clínico quiropráctico, a partir de 1955 se centró en la reducción del estrés y comenzó a observar la relación entre el conflicto emocional, el movimiento orgánico y las distorsiones de la postura corporal. [4] [5] [6]

En 1957, se convirtió en miembro del Instituto de Análisis Bioenergético de Alexander Lowen y fue, hasta la década de 1970, un capacitador senior allí. Asistió al Instituto Alfred Adler y su pensamiento se vio profundamente afectado por las ideas de Adler sobre la relación del estado físico del organismo con su funcionamiento y el papel de la sociedad en el desarrollo de la personalidad. Esta educación equilibró los enfoques caracterológicos de Lowen, Freud y Reich. También comenzó a impartir clases de expresión emocional en este momento para explorar la relación entre los patrones de movimiento y la expresión psicológica. [4] [5]

Al mismo tiempo, comenzó una tutoría personal con Nina Bull, de la Universidad de Columbia, y autora de La teoría de la actitud de la emoción. [7] Se unió a ella en un proyecto de investigación que resultó en su libro, El cuerpo y su mente. [8] El estudio de Bull de la relación de la actitud corporal con la expresión instintiva y emocional estableció la base del modelo somático cortical-muscular de Keleman para influir en la conducta orientada a objetivos. Este trabajo se convirtió en la fuerza impulsora que transformó la orientación quiropráctica de Keleman de la distorsión postural a la reorganización postural e influyó profundamente en la dirección de su trabajo. Al trabajar con ella en su investigación, llegó a ver cómo las acciones físicas están en la base de la organización emocional de una persona y no al revés. La acción precede a la emoción y es su creadora, la acción no es el resultado de la emoción. [4]

A principios de la década de 1960, estudió Análisis Daisen en Zurich con Dori Gutscher, en la escuela de Medard Boss, y en Alemania con el profesor Karlfried Graf Durckheim, en el Centro de Estudios de Iniciación. Durckheim ofreció un enfoque que utilizó la forma humana para revelar la relación del hombre con su propia naturaleza y con la naturaleza en general. A partir de estas experiencias, Keleman evolucionó a partir de un énfasis instintivo y social, agregando una orientación fenomenológica y existencial que, en su opinión, era una perspectiva filosófica perdida. Estos estudios cimentaron el concepto de Keleman del cuerpo como el centro de uno mismo y como la fuente del autoconocimiento. Ellos dieron semilla a las experiencias que eventualmente lo llevaron a desarrollar el enfoque de la Psicología Formativa y la metodología somático-emocional particular de Keleman. [4] [5] [9]

Más tarde se mudó a California, donde realizó una pasantía en el Instituto Esalen en dinámica de grupo y nuevamente estuvo expuesto a la psicología humanista, la vanguardia de la psicología en ese momento. Allí, estableció su forma única de trabajar corporalmente, con el importante concepto de evolución que proporciona el contexto subyacente para su trabajo y su visión del mundo. [9] La interacción con muchos líderes del movimiento humanista, incluidos Carl Rogers, Fritz Perls, Virginia Satir, Alan Watts y otros, proporcionó un foro para sus ideas. Conoció a Joseph Campbell, el mitólogo, y comenzó una asociación de quince años, enseñando un programa anual en el que desarrollaron conexiones entre el mito y el cuerpo. Estos talleres evolucionaron hacia los programas anuales impartidos por Keleman en Berkeley y Solingen, Alemania, que conectan los sueños, el cuerpo y el proceso formativo. [5] [10]

Carrera posterior Editar

Desde 1971, Keleman ha sido el director del Centro de Estudios Energéticos en Berkeley, California, donde mantiene una práctica privada y grupal y una agenda activa de programas educativos y profesionales nacionales e internacionales. [11] La educación somático-emocional en el Centro utiliza la experiencia individual, las emociones, los patrones de acción, las percepciones y las imágenes para descubrir cómo se ha formado la vida y qué busca emerger. El foco está en aprender a usar la corteza y los músculos para generar voluntariamente experiencias para crecer y crear una habilidad personal para manejar la propia vida, a su manera. [11]

A principios de la década de 1990, Keleman desarrolló su trabajo con énfasis en la educación más que en la terapia. Ha aplicado ideas de la teoría de la evolución de Darwin y la teoría de la masa y la energía de Einstein para comprender cómo cambian las formas con el tiempo y cómo el individuo puede aprender a influir en el cuerpo que nos ha dado la naturaleza. Junto con su visión y filosofía de la Psicología Formativa, ha desarrollado una metodología original para enseñar a las personas cómo participar en su propio proceso formativo. Su enfoque está en cómo el cuerpo se moldea a sí mismo con el tiempo, a través de todas las etapas de la vida, como parte de un proceso continuo de formación voluntaria de un futuro y un yo personal.

Keleman ha impartido seminarios públicos sobre psicología formativa en Spectrum Therapy en Londres, Inglaterra. Spectrum es miembro de la comunidad internacional de psicología formativa y su programa de estudios y supervisión profesional. [12] Los centros adicionales donde el enfoque de Psicología Formativa de Keleman proporciona la base tanto del trabajo clínico como de la educación son la Práctica para la Educación y Terapia Somática en Groningen, Países Bajos [13] y el Instituto para el Manejo del Estrés en Mainz, Alemania. [14]

Premios y distinciones Editar

Recibió los premios Lifetime Achievement Awards de la Asociación Estadounidense de Psicoterapia Corporal en junio de 2005 [15] y la Asociación Europea de Psicoterapia Corporal en Berlín en septiembre de 2007. Recibió un doctorado honorario. de la Universidad de Saybrook en San Francisco en junio de 2007 por sus contribuciones al campo de la Psicoterapia Corporal y la Psicología Humanística.

Keleman es el presidente honorario y director de investigación de la Escuela de Forma y Movimiento de Zurich en Zurich, Suiza, [16] el Centro Brasileño de Psicología Formativa en Río de Janeiro, Brasil, [17] y en el Instituto de Psicología Formativa en Solingen. , Alemania [18] donde también enseña.


Gyula Gömbös

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Gyula Gömbös, (nacido el 26 de diciembre de 1886 en Murga, Hungría, Austria-Hungría [ahora en Hungría]; fallecido el 6 de octubre de 1936 en Munich, Alemania), primer ministro húngaro (1932-1936), conocido por su reacción reaccionaria y puntos de vista antisemitas y que fue en gran parte responsable de la tendencia al fascismo en Hungría en el período de entreguerras.

Gömbös comenzó su carrera como oficial profesional y pronto se destacó por sus puntos de vista nacionalistas y anti-Habsburgo. En 1919, cuando un gobierno comunista gobernaba Hungría, Gömbös organizó una red de sociedades contrarrevolucionarias, algunas secretas, otras públicas sirvió como ministro de defensa en el gobierno emigrado de Szeged y formó una estrecha conexión con el almirante Miklós Horthy, quien se convirtió en regente de Hungría (1920 –44). Gömbös también organizó la oposición militar a un intento del rey Carlos IV (el emperador austríaco Carlos I) de recuperar su trono en 1921.

Aunque Gömbös se unió a la oposición durante el mandato del conservador István Bethlen (1921-1931), se convirtió en ministro de Defensa el 10 de octubre de 1929. El 1 de octubre de 1932, Gömbös se convirtió en primer ministro, arrastrado por la ola de "derechos El malestar radical ”que prevalecía entonces en Hungría. Esperaba aliar a Hungría con Alemania e Italia y remodelar el país internamente en líneas dictatoriales. Sin embargo, la oposición demostró ser demasiado fuerte y murió en el cargo con apenas un punto de su programa logrado.


Ver el vídeo: Gyula (Octubre 2021).