Podcasts de historia

Minnie Lansbury

Minnie Lansbury


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Minnie Glassman, hija del comerciante de carbón judío Isaac Glassman, nació en Stepney en 1889. Se convirtió en maestra de escuela y participó activamente en la campaña por el sufragio femenino.

En 1913, Sylvia Pankhurst, con la ayuda de Millie Glassman, Julia Scurr, Keir Hardie y George Lansbury, estableció la Federación de Sufragistas del Este de Londres (ELF). Una organización que combinó el socialismo con la reivindicación del sufragio femenino, trabajó en estrecha colaboración con el Partido Laborista Independiente.

Como ha señalado June Hannam: "La Federación de Sufragistas del Este de Londres logró obtener el apoyo de las mujeres trabajadoras y también de los trabajadores portuarios. El ELF organizó manifestaciones por el sufragio y sus miembros llevaron a cabo actos de militancia".

En 1914, Millie se casó con Edgar Lansbury, hijo de George Lansbury, diputado del Partido Laborista por Bow & Bromley. Millie era pacifista y se opuso a la Primera Guerra Mundial. En marzo de 1916, Sylvia Pankhurst cambió el nombre de Federación de sufragistas del este de Londres, Federación de sufragio de los trabajadores (FSM). El periódico pasó a llamarse Acorazado de los trabajadores y continuó haciendo campaña contra la guerra y brindó un fuerte apoyo a organizaciones como Non-Conscription Fellowship. En 1918 Millie fue elegida subsecretaria de la Federación Socialista de Trabajadores.

En noviembre de 1919, Millie Lansbury fue elegida miembro del Poplar Council. El Partido Laborista había ganado 39 de los 42 escaños del consejo. En 1921, Poplar tenía un valor imponible de 4 millones de libras esterlinas y 86.500 desempleados que mantener. Mientras que otros consejos más prósperos podrían solicitar un valor imponible de £ 15 para apoyar sólo 4.800 desempleados. George Lansbury propuso que el Consejo dejara de cobrar las tarifas para los cuerpos de fuera de Londres. Esto se acordó y el 31 de marzo de 1921, el Consejo del Álamo estableció una tasa de 4 peniques 4 peniques en lugar de 6 peniques 10 peniques. El día 29 se convocó a los Consejeros a los tribunales. Les dijeron que tenían que pagar las tarifas o ir a la cárcel. En una reunión, Millie dijo: "Deseo que el Gobierno disfrute de sus esfuerzos por obtener este dinero de la gente de Poplar. Poplar pagará su parte de las tarifas de Londres cuando Westminster, Kensington y la City hagan lo mismo".

El 28 de agosto, más de 4.000 personas realizaron una manifestación en Tower Hill. La pancarta al frente de la marcha declaraba que "los concejales populares todavía están decididos a ir a prisión para asegurar la igualación de tarifas para los distritos pobres". Los concejales fueron detenidos el 1 de septiembre. Cinco consejeras, entre ellas Millie Lansbury, Julia Scurr y Susan Lawrence, fueron enviadas a la prisión de Holloway. Veinticinco hombres, incluidos George Lansbury y John Scurr, fueron a la prisión de Brixton. El 21 de septiembre, la presión pública llevó al gobierno a liberar a Nellie Cressall, que estaba embarazada de seis meses. Julia Scurr informó que "la comida no era apta para ningún ser humano ... el viernes se dio pescado, nos dijeron, que no era comestible, de hecho, estaba en un avanzado estado de descomposición".

En lugar de actuar como un disuasivo para otros consejos de mentalidad, varios Consejos de Municipios Metropolitanos anunciaron su atención para seguir el ejemplo de Poplar. El gobierno liderado por Stanley Baldwin y el Ayuntamiento de Londres se vio obligado a dar marcha atrás y el 12 de octubre, los concejales fueron puestos en libertad. Los concejales emitieron un comunicado que decía: "Salimos de la cárcel como hombres y mujeres libres, comprometidos únicamente a asistir a una conferencia con todas las partes involucradas en la disputa con nosotros sobre tarifas ... Sentimos que nuestro encarcelamiento ha valido la pena, y ninguno de nosotros lo habríamos hecho de otra manera. Hemos llamado la atención del público sobre la cuestión de las tarifas de Londres y hemos ayudado materialmente a obligar al Gobierno a llamar al Parlamento para que se ocupe del desempleo ".

Mientras estaba en la prisión de Holloway, Minnie Lansbury desarrolló neumonía y murió el 1 de enero de 1922. Según Janine Booth, les había dicho a sus amigos "que el encarcelamiento la había debilitado físicamente, dejando su cuerpo incapaz de combatir la enfermedad que la mató". Su suegro, George Lansbury, dijo: "Minnie, en sus 32 años, acumuló el doble de ese número de años de trabajo en comparación con lo que muchos de nosotros podemos lograr. Su gloria reside en el hecho de que, con todos sus dones y Los talentos, un pensamiento, dominaban todo su ser día y noche: ¿Cómo ayudaremos a los pobres, a los débiles, a los caídos, cansados ​​y cargados, a ayudarse a sí mismos? Cuando un soldado como Minnie fallece, solo significa que su presencia se retira. , su vida y obra siguen siendo una inspiración y un llamado a cada uno de nosotros para cerrar filas y continuar nuestra marcha hacia adelante ".

Minnie, en sus 32 años, acumuló el doble de ese número de años de trabajo en comparación con lo que muchos de nosotros somos capaces de lograr. Su gloria radica en el hecho de que con todos sus dones y talentos un pensamiento dominó todo su ser día y noche: ¿Cómo ayudaremos a los pobres, los débiles, los caídos, los cansados ​​y cargados, a ayudarse a sí mismos?

Cuando un soldado como Minnie fallece, solo significa que su presencia se retira, su vida y su trabajo siguen siendo una inspiración y una llamada para que cada uno cierre filas y continuemos nuestra marcha hacia adelante.

El primer día de 1922, el movimiento sindical de Poplar sufrió una tragedia personal y política con la muerte de Minnie Lansbury por influenza y neumonía. Esa noche, Charlie Sumner anunció la muerte de Minnie en una reunión de mil personas en Bow Baths: "La audiencia por un momento se quedó en silencio ... Luego, del silencio surgió un grito de dolor de mujer, seguido por el llanto de muchas mujeres. " Después de unos minutos de homenaje de pie, se abandonó la reunión.

Minnie, de 32 años, era la más joven de los concejales encarcelados. El concejal Joe Banks escribió que "el movimiento ha perdido a un miembro valioso cuyo lugar será difícil de cubrir", el concejal Thomas Blacketer que "nuestra pérdida es insustituible". Minnie, dijo, había "muerto por la causa", argumentando que el encarcelamiento la había debilitado físicamente, dejando su cuerpo incapaz de combatir la enfermedad que la mató.

El 4 de enero, una multitud de miles, principalmente mujeres, se reunió frente a la casa de Minnie para marchar hacia su funeral en homenaje, la misma casa en la que había tenido una cirugía diaria a las 9 a.m. durante sus años de participación en el consejo y la comunidad. Cuatro de sus compañeros concejales llevaban su ataúd sobre sus hombros, precedidos por la Shenfield Boys 'Band y seguidos por 500 desempleados locales al frente de una gran procesión y autos llenos de tributos florales del Partido Laborista, el Partido Comunista y las ramas sindicales. En el crematorio, el reverendo Kitcat habló de las tres grandes cualidades de Minnie Lansbury: "su poder intelectual ... su extraordinaria mente liberal y generosidad de disposición ... y su amor por la justicia, y la profundidad de su simpatía, por el sufrimiento y el dolor. Los dolientes con flores rojas e insignias cantaron La bandera roja. Un periódico local escribió: "Aislada en medio de sus actividades sociales y municipales, con solo unos días de advertencia, la trágica repentina de la muerte de la concejala Sra. Lansbury ha dejado una profunda impresión en sus muchos amigos en Poplar".


Minnie Lansbury - Historia

Hoy es el 86 aniversario de la muerte de uno de mis héroes de todos los tiempos: Minnie Lansbury.

Sin embargo, otra mujer a quien la historia ha ignorado a favor de sus camaradas masculinos y miembros de la familia (Minnie era la nuera de George Lansbury), merece ser mucho más conocida entre los socialistas, feministas y aquellos con algún interés en la historia del movimiento obrero.

Nacida en 1889 de padres judíos en Stepney, Minnie Glassman se convirtió en maestra de escuela antes de casarse con Edgar Lansbury en 1914. Fue miembro del comité de la Federación de Sufragistas del Este de Londres de Sylvia Pankhurst, que movilizó e involucró a mujeres (y hombres) de la clase trabajadora que ' Las campañas de Votos a favor de las damas en otros lugares se desprecian. En 1916, se convirtió en subsecretaria, y cuando ELFS se convirtió en la Federación Socialista de Trabajadores en 1918, Minnie fue elegida subsecretaria.

Minnie sirvió en el Comité de Pensiones de Guerra de Poplar de 1914 a 18. Se unió al Partido Comunista tan pronto como se formó en 1920.

Cuando el laborismo llegó al poder en el Poplar Borough Council en 1919, nombró a Minnie Lansbury como uno de sus concejales. En este papel, jugó un papel importante en la disputa de tarifas de 1921 (sobre la cual estoy escribiendo un libro, que se publicará a finales de este año). Minnie y 29 de sus compañeros consejeros fueron encarcelados después de que se negaron a recolectar preceptos para los cuerpos de Londres, prefiriendo recaudar dinero solo para apoyar a la población del distrito portuario de Poplar, desesperadamente pobre y devastado por la recesión. La militancia, la terquedad y el apoyo masivo de la clase trabajadora de los Consejeros del Álamo les trajo la victoria, lo que obligó al gobierno a ajustar masivamente el sistema de financiación del gobierno local a favor de los barrios más pobres.

Pero le costó la vida a Minnie Lansbury. El 1 de enero de 1922 murió de neumonía, casi con certeza agravada por los efectos de seis semanas de prisión en septiembre y octubre anteriores.

Tengo algunas fotos fantásticas (aún no listas para su reproducción) de Minnie yendo a la prisión de Holloway, animada por miles de hombres y mujeres locales, y la multitud se remonta hasta donde alcanza la vista. A medida que avanzaba, dio una cita al Daily Herald: "Le deseo al Gobierno alegría en su esfuerzo por obtener este dinero de la gente de Poplar. Poplar pagará su parte de las tarifas de Londres cuando Westminster, Kensington y la City hagan lo mismo ".


Minnie Lansbury

innie Lansbury (1889 - 1 de enero de 1922) fue una importante sufragista y concejal en el primer consejo liderado por los laboristas en el distrito metropolitano de Poplar.

Minnie era hija del comerciante de carbón judío Isaac Glassman y la primera esposa (casada en 1914) de Edgar Lansbury, hijo de George Lansbury, alcalde de Poplar y más tarde líder del Partido Laborista. (Después de la muerte de Minnie, Edgar se casó con la actriz Moyna Macgill y se convirtió en el padre de Angela Lansbury).

En 1921, fue una de las cinco mujeres del Poplar Council que, junto con sus colegas masculinos, fueron encarceladas durante seis semanas por negarse a cobrar tarifas completas en la zona afectada por la pobreza. Debido a su encarcelamiento, desarrolló neumonía y murió en 1922. Fue enterrada en el cementerio judío de East Ham.

Hay un reloj conmemorativo de Minnie Lansbury en Electric House en Bow Road, Tower Hamlets que se erigió en la década de 1930. El Memorial Clock fue restaurado en 2008 y reinstalado en Electric House. El reloj fue restaurado a través de un llamamiento público organizado por la Jewish East End Celebration Society y el Heritage of London Trust. De la apelación, Heritage of London Trust recaudó más de £ 13,000, que se entregaron al Tower Hamlets Council para completar la restauración. Angela Lansbury estuvo entre los que hicieron una donación para la restauración del reloj. El reloj restaurado, ahora pintado de verde y dorado, fue presentado oficialmente en presencia de familiares de Minnie Lansbury y la gente local el jueves 16 de octubre de 2008.


CONSEJEROS DEL ÁLAMO DE 1920

Minnie Lansbury se convirtió en maestra y se unió a la Federación de Sufragistas del Este de Londres en 1915. También fue presidenta del Comité de Pensiones de Guerra, luchando por los derechos de las viudas, los huérfanos y los heridos de la Primera Guerra Mundial. Fue elegida concejal en el primer consejo laboral de Poplar en 1919, antes de que las mujeres recibieran el sufragio parlamentario. Ella y Susan Lawrence eran parte del grupo laborista que desafió al gobierno central y se negó a fijar una tarifa, argumentando que la pobreza en el área significaba que a los pobres se les pedía que pagaran por los pobres. Lawrence fue encarcelada durante cinco semanas en la prisión de Holloway en 1921, pero finalmente ella y la campaña de sus compañeros consejeros tuvieron éxito, ya que el gobierno aprobó una ley para igualar las tasas de la ley de pobres. Se notificaron órdenes judiciales a 30 concejales populares, que fueron encarcelados en septiembre de 1921. Veinticuatro concejales varones fueron a la prisión de Brixton, mientras que seis mujeres fueron detenidas en Holloway. Los arrestos se llevaron a cabo durante varios días y atrajeron una gran atención, y se hizo una película de ellos. Quince mil personas marcharon a Holloway para apoyar a las concejalas encarceladas con pancartas sindicales muy evidentes. La lucha también se informó en el Daily Herald, la edición del periódico del 5 de septiembre de 1921 tenía el titular "Nuestro editor en prisión por la justicia", del que George Lansbury era editor. La pelea de los concejales atrajo la atención nacional y la zona se hizo conocida como los partidarios del 'Álamo Rojo' cantando la Bandera Roja y un gran número de visitantes hostigaba continuamente a las autoridades penitenciarias. La presión de la campaña obligó al Ministerio del Interior a permitir que los 34 concejales celebraran reuniones del consejo de Poplar en la prisión de Brixton. Las mujeres fueron llevadas en taxi a Brixton, donde se llevaron a cabo las reuniones del consejo. Susan Lawrence aprovechó el tiempo para leer a Tolstoi y preparar un folleto sobre impuestos. Sin embargo, las condiciones en prisión no eran agradables. Varios consejeros se enfermaron y pocas semanas después de su liberación, Minnie Lansbury, una de las hermanas de George Lansbury, murió, en parte como resultado de su tratamiento en Holloway, donde contrajo una neumonía y nunca recuperó completamente su salud.

El reloj de Minnie Lansbury muestra la inscripción de la placa "El reloj de arriba fue erigido por suscripción pública en memoria de Minnie Lansbury, quien después de una vida dedicada al servicio de los pobres de este distrito, murió el día de Año Nuevo de 1922, a la edad de 32 años". En 2008, el reloj fue restaurado a través de un llamamiento público organizado por la Jewish East End Celebration Society y el Heritage of London Trust e incluyó la contribución de la actriz Angela Lansbury, cuyo padre Edgar Lansbury había estado casado con Minnie antes de su temprana muerte.


Historias de heroínas olvidadas que luchan por la igualdad contadas en el Día Internacional de la Mujer

Es una triste acusación para nuestra sociedad que la historia omita a tantas mujeres notables e inspiradoras.

Ejemplos de grandes historias no contadas incluyen al valiente periodista encubierto que expuso la pobreza a principios de la década de 1900 y al boxeador adolescente que entrenó a muchos de los grandes luchadores de la década de 1920.

Pero el cambio está en el aire cuando celebramos el Día Internacional de la Mujer.

Los que se unieron para hablar sobre la igualdad de género incluyen a la descendiente sufragista Helen Pankhurst, la estrella de Hollywood Helena Bonham Carter, la estrella de Doctor Who David Tennant y la activista del cambio climático Hilda Nakabuye.

¿Sabías sobre estas heroínas olvidadas? Danos tu opinión en la sección de comentarios.

Todos respaldan la campaña Dejemos de contar la mitad de la historia de March4Women, organizada por CARE International, que quiere más mujeres en puestos de liderazgo.

Helena, de 54 años, dijo: "Si queremos un mundo más justo y equitativo, necesitamos que las mujeres estén representadas en toda su diversidad en la mesa de toma de decisiones, en puestos de poder".

Y dos amigas están impulsando la representación al garantizar que las grandes mujeres del pasado sean reconocidas. Sara Huws y Sarah Jackson comenzaron a recaudar fondos en 2015 para establecer un museo de mujeres en Londres después de estar disgustadas de que se diera el visto bueno a un museo de Jack el Destripador.

Ahora, Sara y sus compañeros fideicomisarios están pidiendo a las mujeres que cuenten sus historias antes de que se inaugure el Museo de la Mujer del East End a finales de este año.

Ella dijo: “Las mujeres hacen historia todos los días, siempre lo han hecho. Todos conocemos a una mujer que marcó la diferencia este año. Hay mucha historia por descubrir, historias de coraje, compasión, genio, resiliencia y humor ".

Entonces, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, aquí están algunos de los pioneros que el museo honrará ...

Annie Newton, boxeadora y entrenadora

La formidable londinense Annie perdió a dos maridos en la Primera Guerra Mundial. Una madre soltera, se dedicó a dar lecciones de boxeo a los hombres.

Ella había boxeado en carpas de feria desde los 10 años y a los 32, podía golpear un saco 900 veces sin fallar.

Suscríbase a nuestro boletín para recibir el día y las noticias más importantes directamente en su bandeja de entrada

El boletín de Mirror & aposs le ofrece las últimas noticias, emocionantes historias del mundo del espectáculo y de televisión, actualizaciones deportivas e información política esencial.

El boletín se envía por correo electrónico a primera hora de la mañana, a las 12 del mediodía y todas las noches.

No te pierdas ni un momento suscribiéndote a nuestro boletín aquí.

Sin embargo, en 1926, cuando organizó un partido para ella, provocó un escándalo.

El alcalde de Hackney afirmó que la lucha de mujeres "gratificaría los ideales sensuales de una multitud de hombres vulgares".

Annie declaró: "¿El boxeo es más degradante o es la mitad de un trabajo duro que fregar pisos?"

A las mujeres finalmente se les otorgó una licencia para pelear por parte de la Junta de Boxeo Británica, pero no apareció en los Juegos Olímpicos hasta 2012, unos 57 años después de la muerte de Annie en 1955.

Con bombas gritando a su alrededor y un tobillo roto, la médica continuó atendiendo con calma a los heridos durante un ataque aéreo en un muelle del este de Londres.

Era el año 1941 y era inusual encontrar doctoras jóvenes, mucho menos nacidas de inmigrantes judíos pobres. Pero no había nada ordinario en Hannah.

Se graduó como médica en 1925, cuando había pocas mujeres médicas, y estableció una pequeña práctica en Cable Street que brindaba atención médica gratuita a los pobres.

Su valentía durante la guerra le valió la medalla George y el apodo entre los lugareños como "El ángel de la calle Cable". En 1945, fue nombrada MBE, pero le pidió al Palacio de Buckingham que lo publicara porque estaba "demasiado ocupada" en recogerlo.


Minnie Lansbury - Historia

Antes de la Primera Guerra Mundial, la mayoría de los concejales de Poplar provenían de la pequeña clase media de Poplar, eran conservadores o independientes, o incluso estaban patrocinados abiertamente por grandes empresas locales. No era inusual que los concejales tuvieran una dirección comercial registrada en Poplar, pero vivieran en otro lugar de Londres.

Históricamente, esta fue la naturaleza de las autoridades locales desde las Juntas de Guardianes de principios del siglo XIX, pasando por las Juntas de Trabajos de Distrito, hasta los Consejos de Municipios Metropolitanos creados en 1900. Estos eran administradores patriarcales y acomodados en lugar de representantes genuinos de la comunidad local. gente. A pesar de que Poplar era uno de los distritos más pobres del país, no se confiaba en que el Partido Laborista y otros reformadores pudieran administrar adecuadamente el consejo o eran vistos con frecuencia como alborotadores que amenazaban el orden establecido.

Entonces, cuando el Partido Laborista Poplar & # 8211 liderado por George Lansbury & # 8211 ganó el control del Ayuntamiento de Poplar en 1919, se sorprendieron tanto como todos los demás. Cuando George Lansbury fue elegido alcalde Poplar durante la primera reunión del consejo, dijo:

Pensé que siempre debería estar en la oposición y luchando contra una esperanza desesperada. Pero ha ocurrido algo parecido a un milagro, ¡y aquí estoy!

George Lansbury visitando viviendas de tugurios de Poplar

En los dos años siguientes, el ayuntamiento realizó una serie de reformas sociales importantes, destinadas a aliviar el desempleo, el hambre y la pobreza. Sin embargo, la Ley de Pobres de 1834, aún vigente, exigía que los consejos municipales financiaran su propio alivio local para los pobres; no había apoyo financiero del gobierno nacional. Esto significaba que las prestaciones por desempleo y similares tenían que pagarse con cargo a las tarifas, y cualquier plan para aumentar el alivio significaba aumentar las tarifas.

Las tarifas municipales en ese momento se basaban en un & # 8216 valor tarifario & # 8217 derivado de los alquileres. Debido a que Poplar era un municipio tan pobre, los alquileres de propiedades & # 8211 y, por lo tanto, los ingresos por tarifas & # 8211 eran bajos. Incluso mucho antes de la elección de un consejo administrado por los laboristas, Poplar tuvo que cobrar tarifas más altas que otros distritos. En 1906, por ejemplo, las tarifas combinadas del Poplar Borough Council eran 11 chelines y 8 peniques por libra, la más alta en Londres y el doble que en Kensington. Claramente, el sistema era injusto y penalizaba a los distritos más pobres dos veces: porque tenían la tasa de ingresos más baja y la factura de ayuda a los pobres más alta.

Y, además de la recaudación de tarifas locales, se esperaba que los ayuntamientos recaudaran un llamado & # 8216precept & # 8217 para la financiación de cuatro autoridades de todo Londres: London County Council, Metropolitan Police, Metropolitan Asylums Board y Metropolitan Water Board.

Fue este precepto que el ayuntamiento decidió no pagar, como palanca para forzar un sistema tarifario más justo que no penalizara a los barrios más pobres. En su reunión del 22 de marzo de 1921, el Consejo del Álamo resolvió no pagar sus preceptos y aplicar estos ingresos a los costos de ayuda a los pobres locales.

Julia Scurr hablando en un mitin

Esta acción ilegal causó sensación y dio lugar a procesos judiciales contra el ayuntamiento. El 29 de julio, los treinta concejales implicados marcharon en procesión desde Bow hasta el Tribunal Superior, encabezados por una banda de música.

Marchando hacia el tribunal superior.

Informados por el juez de que debían aplicar los preceptos, los concejales no se moverían a principios de septiembre, Lansbury y 29 concejales fueron declarados culpables de desacato al tribunal y condenados a prisión. Entre los sentenciados estaban su hijo Edgar, la esposa de Edgar, Minnie y una Nellie Cressall embarazada.

Reunión final de las oficinas del Consejo del Álamo, septiembre de 1921

El día en que debían ser arrestados y encarcelados, las cinco concejalas (Julia Scurr, Nellie Cressall, Minnie Lansbury, Jenny Mackay y Susan Lawrence) se reunieron frente al Ayuntamiento de Poplar en Newby Place. Una gran multitud de simpatizantes intentó evitar su encarcelamiento. Pero Susan Lawrence se dirigió a la multitud diciendo: “Estamos aquí representando un principio que tenemos derecho a defender al igual que los hombres. Si impides que vayamos, nos haces lo peor que puedas ". Las mujeres recibieron flores y luego condujeron lentamente por East India Dock Road rodeadas por 10,000 partidarios antes de ser llevadas a la prisión de Holloway (los hombres fueron llevados a la prisión de Brixton).

Minnie Lansbury camino a ser arrestada.

Concejalas saliendo con destino a prisión. Millie Lansbury (en la ventana),
Jeannie MacKay, Susan Lawrence y Nellie Cressall.

The Daily Herald imprimió los mensajes de despedida de algunos de los concejales:

Sam March & # 8211 Estamos tan decididos como siempre a llevar el asunto a cabo. Los trabajadores deben ceñirse a la lucha. Deben hacer un seguimiento mientras el Consejo esté fuera.

Sra. Cressall & # 8211 Esperamos que las trabajadoras que se quedan atrás nos respalden negándose a pagar si se cobran las tarifas.

Miss Susan Lawrence & # 8211 Vamos alegremente decididos a llevar esto a cabo. Espero que nuestro ejemplo no se pierda en todas las autoridades locales de todo el país.

Concejal Minnie Lansbury & # 8211 Le deseo al gobierno alegría en su esfuerzo por obtener este dinero de la gente de Poplar. Poplar pagará su parte de las tarifas de Londres & # 8217 cuando Westminster, Kensington y la City hagan lo mismo.

Sra. Julia Scurr & # 8211 Estamos felices de ir a prisión por un principio. Esperamos que todas las mujeres trabajadoras sigan luchando por la igualación de tarifas mientras estemos allí.

Sra. Jennie Mackay & # 8211 Queremos que nuestras hermanas nos apoyen, incluso si se trata de una huelga de & # 8220no alquiler & # 8221.

George Lansbury & # 8211 Vamos a estar juntos y esperamos que el movimiento haga lo mismo.

H.W. Sloman & # 8211 Estoy bastante preparado para cualquier cosa que se presente, siempre y cuando podamos hacer algo bueno a la gente decidida a ganar.

J.J. Rugless & # 8211 Todas las cárceles del país no alterarán nuestra determinación de ganar.

B. Fleming & # 8211 Luchando hasta el final. Solo puede haber un final y # 8211 una victoria para Poplar. Pero la gente debe respaldarnos.

J.T. O & # 8217Callaghan & # 8211 Es criminal esperar que un municipio de trabajadores ocasionales pague tarifas elevadas. Todos están dispuestos a permanecer en prisión hasta que se logre nuestro objetivo.

E.C. Williams & # 8211 Debería ser un traidor para los que quedan en los campos de batalla si no me opongo al intento de sobrecargar a los soldados & # 8217 viudas con tarifas elevadas.

George Cresswell & # 8211 Esta posición es para lograr la igualación de las tasas de las que los políticos han estado hablando durante 30 años.

T.J. Goodway & # 8211 No queremos dejarle, ¡pero creemos que deberíamos irnos!

T.E. Kelly & # 8211 Estamos decididos a mantener nuestro principio sin importar cuánto tiempo estemos en la cárcel.

R.J. Hopwood & # 8211 ¡Es un objetivo a través de la cárcel que queremos!

Edgar Lansbury & # 8211 La libertad personal es algo importante. También lo es la justicia. Sacrificaremos la libertad hasta que se haga justicia.

Concejal John Scurr & # 8211 Me alegro de estar en esta pelea. Poplar lidera el camino y vamos a ganar. Nuestro lema es & # 8220 ¡No te rindas! & # 8221

J. Heales & # 8211 Cuando Mayfair haga su parte, la gente de Poplar podrá hacer la suya.

J H. Bancos & # 8211 Nuestra lucha será la precursora de un cambio completo en las condiciones sociales de la gente.

J H. Jones & # 8211 Estoy orgulloso de pertenecer a un Consejo que está haciendo una verdadera acción cristiana.

W.H. Verde & # 8211 Estamos decididos a seguir adelante.

Charlie Sumner & # 8211 Los departamentos gubernamentales no han cumplido sus promesas. Por tanto, el nuestro es el único método para mantener a los pobres.

A. Baker & # 8211 Como comencé, continuaré luchando por los derechos de los pobres de Poplar.

La revuelta recibió un amplio apoyo público. Lansbury se dirigió a las multitudes que se reunían regularmente afuera, a través de los barrotes de la prisión. Los ayuntamientos vecinos amenazaron con emprender acciones similares. Los sindicatos aprobaron resoluciones de apoyo y recaudaron fondos para los concejales y las familias. & # 8220Poplarismo & # 8221 se convirtió en un término político asociado con el alivio municipal a gran escala para los pobres y necesitados, y también con el desafío local al gobierno central. Finalmente, luego de seis semanas de prisión, la Corte respondió a la opinión pública y ordenó la liberación de los Concejales, lo que ocasionó grandes celebraciones en Álamo. Mientras tanto, un proyecto de ley, la Ley de Autoridades Locales (Disposiciones Financieras) de 1921, se apresuró a aprobar el Parlamento más o menos igualando las cargas fiscales entre los distritos ricos y pobres. Pero sería en 1929 antes de que se abolieran por completo los sindicatos de pobres y se eliminara la carga de ayuda a los pobres de los ayuntamientos.

Concejal Susan Lawrence, Concejal Julia Scurr y Concejal Jennie Mackay. Foto: Island History Trust

El Partido Laborista mantuvo el control del consejo durante muchas décadas más, y los nombres de algunos de los concejales encarcelados se conmemoran en todo Poplar, incluso en Isle of Dogs.

Letrero de Lansbury Estate

Casa Cressall, Tiller Rd (llamado así por George)

Escuela Susan Lawrence, Cordelia St.

Casa de John Scurr, Branch Rd

Minnie Lansbury Memorial Clock, al lado de Electric House, Bow Rd. Recientemente restaurado gracias a los esfuerzos de la Jewish East End Celebration Society


Puedes leer más artículo este mes.

Minnie Lansbury: sufragista, socialista, consejera rebeldepor Janine Booth(Publicaciones de Five Leaves, £ 12.99)

Un recorrido FASCINANTE por la historia de la clase trabajadora del East End de Londres, este pequeño volumen es más que una mera biografía de Minnie Lansbury.

Destacando el papel de los inmigrantes, las luchas del movimiento obrero militante y las batallas por los derechos de las mujeres, su relevancia para nuestros tiempos es asombrosa.

Lansbury, nacido en 1889 en una familia judía secular de Europa del Este, fue un estudiante brillante en la escuela, ganó becas y luego se capacitó para convertirse en maestro. A través de su activismo en las luchas locales, conoció a Edgar, hijo del futuro líder del Partido Laborista, George Lansbury, y los dos se casaron en 1914.

Se convirtió en una figura significativa en los movimientos obreros y comunistas de la época y, si bien hay pocos registros escritos de su vida, Booth ha realizado una investigación excelente para desenterrar casi todo lo que se puede descubrir y unir las pequeñas piezas del mosaico en un formato coherente y altamente legible. narrativa.

Lansbury se convirtió en concejal del consejo local de Poplar a la edad de solo 30 años en 1919 y fue fundamental para ayudar a mejorar los servicios en todos los frentes, desde la salud de los niños hasta la vivienda y los derechos de la mujer.

En 1921, el consejo se enfrentó a una crisis de financiación debido al colapso financiero. Entonces, como ahora, el gobierno central privó de fondos a los distritos más pobres debido al injusto sistema de calificación y financiamiento y Lansbury y sus compañeros consejeros laboristas desafiaron esto y fueron a prisión por sus principios, una posición directamente relevante para las luchas de hoy. El consejo era famoso por su militancia y a menudo se lo llamaba el Soviet del Álamo.

Al año siguiente, se convirtió en miembro fundador del Partido Comunista y lo siguió siendo hasta el día de su muerte. Pero se quedó en el Partido Laborista porque en ese momento no había ningún impedimento para que los comunistas fueran miembros.

Hizo una enérgica campaña a favor del sufragio femenino y, junto a Sylvia Pankhurst, ayudó a establecer la Federación de Sufragistas del Este de Londres y su periódico militante, el Dreadnought.

La organización se separó de la Unión Social y Política de Mujeres de Emmeline y Christabel Pankhurst, que parecía más preocupada por luchar por el derecho al voto de las mujeres de clase media propietarias que por aliar el movimiento con las aspiraciones de sus contrapartes de la clase trabajadora.

Lansbury y su esposo se opusieron con vehemencia a la guerra en 1914 e hicieron campaña para un mayor apoyo a las mujeres durante la matanza, estableciendo la Liga de Derechos para las Esposas y Familiares de Soldados y Marineros.

Entonces, como ahora, el Jewish Chronicle y el establishment religioso judío eran extremadamente conservadores y atacaban con vehemencia a las organizaciones socialistas judías, se oponían a una mayor inmigración judía de Europa del Este y estaban entusiasmados con la guerra.

En 1915, Lansbury dejó la docencia para convertirse en secretaria honoraria adjunta, junto a Sylvia Pankhurst, de la East London Federation of Suffragettes, que pronto se transformó en la Workers 'Suffrage Federation.

Ella y su esposo dieron la bienvenida a la revolución bolchevique en 1917 y él fue un delegado en la gran conferencia en Leeds en 1917 en apoyo de ella, en la que se tomó la decisión de establecer consejos de trabajadores y soldados británicos.

Cuando la epidemia de gripe española arrasó el país al final de la guerra, ella se convirtió en una de sus víctimas. Ya estaba físicamente debilitada por las seis semanas que había pasado en la cárcel y sucumbió en enero de 1922 a la edad de solo 32 años.

Hay que felicitar a Janine Booth y Five Leaves por producir otra importante biografía de clase trabajadora de alguien que merece ser recordado y celebrado mejor.


Los activistas por el sufragio olvidados por la historia

Si bien los principales activistas por el sufragio como Millicent Fawcett, Emmeline Pankhurst y Emily Wilding Davison son aclamados y recordados con razón por su devoción a la causa, muchos otros han sido olvidados por la historia y en gran parte faltan en los archivos. Aquí celebramos las contribuciones de solo algunos de esos hombres y mujeres menos conocidos, reinventado por la ilustradora Charlotte Trounce.

"Dora Montefiore" (автор - Charlotte Trounce)Первоисточник: Alcalde de Londres.

Retrato de Dora Montefiore, miembro de la Sociedad de Gobierno Local de Mujeres que hizo campaña en Sussex. Más tarde se unió a la WSPU y la Liga de Resistencia Fiscal de Mujeres.

"Agnes Pochin" (автор - Charlotte Trounce)Первоисточник: Alcalde de Londres.

Retrato de Agnes Pochin, la primera mujer que habló sobre el sufragio en una plataforma pública, en la primera reunión pública de la Sociedad Nacional de Manchester para el Sufragio de la Mujer. Anteriormente, en 1855, había escrito El derecho de las mujeres a ejercer el derecho al voto electivo, pidiendo que las mujeres tengan los mismos derechos en el voto, la educación, el divorcio y la ambición. Agnes murió en 1908, diez años antes de la Ley de Representación del Pueblo.

"Hanna Sheehy-Skeffington" (автор – Charlotte Trounce)Первоисточник: Mayor of London.

Hanna Sheehy-Skeffington

Hanna Sheehy-Skeffington, a suffragist and Irish nationalist, born in County Cork and raised in Dublin. She founded the Irish Women's Franchise League (IWFL). The IWFL used militant tactics, smashing the windows of Dublin's General Post Office, the Custom House, and Dublin Castle. Hanna and her fellow suffragettes were all arrested and imprisoned for 1-6 months.

"Helen Blackburn" (автор – Charlotte Trounce)Первоисточник: Mayor of London.

Here's Helen Blackburn, an early campaigner for working women's rights, and secretary of the Bristol and West of England Suffrage Society. In 1891, Helen co-founded the Women's Employment Defence League. She edited the Englishwoman's Review from 1889-1902 and, in 1896, co-edited The Conditions of Working Women and the Factory Acts.

"Margaret Haig" (автор – Charlotte Trounce)Первоисточник: Mayor of London.

Margaret Haig (known as Mrs Humphrey Mackworth during the suffrage years), who was secretary of the Newport branch of the WSPU. From 1911 she was president of the Cymric Suffrage Union, and later vice-president of the London Society for Women’s Suffrage. On the death of her father in 1918, Margaret succeeded his title as Viscountess Rhondda. She launched Time and Tide magazine in 1920 and the Six Point Group, a gender equality campaigning group, the following year.

"Rev. Claude Hinscliff" (автор – Charlotte Trounce)Первоисточник: Mayor of London.


Minnie Lansbury - History

Issue #1854 January 30, 2019

Book Review by John Green

Minnie Lansbury:
Suffragette, Socialist, Rebel Councillor

A fascinating tour of London’s East End working-class history, this small volume is more than a mere biography of Minnie Lansbury. Highlighting the role of immigrants, militant labour movement struggles and battles for women’s rights, its relevance to our own times is astonishing.

Lansbury, born in 1889 into a secular Jewish family from eastern Europe, was a bright student at school, winning scholarships and then training to become a teacher. Through her activism in local struggles she met Edgar, son of the Labour Party’s future leader George Lansbury, and the two married in 1914.

She became a significant figure in the labour and communist movements of the time and, while there are few written records of her life, Booth has done superb research in digging out almost everything discoverable and fitting the small mosaic pieces together into a coherent and highly readable narrative.

Lansbury became an alderman on Poplar local council at the age of only 30 in 1919 and was instrumental in helping to improve services on all fronts, from children’s health to housing and women’s rights.

In 1921, the council was faced with a funding crisis due to the financial crash. Then, as now, central government starved poorer boroughs of funds due to the unfair rating and financing system and Lansbury and her fellow Labour councillors challenged this and went to prison for their principles – a stand directly relevant to struggles today.

The following year, she became a founder member of the Communist Party and remained one until the day she died. But she stayed in the Labour Party because at that time there was no bar on communists being members.

She campaigned vigorously for women’s suffrage and, alongside Sylvia Pankhurst, helped establish the East London Federation of Suffragettes and its militant paper, the Dreadnought .

The organisation split away from Emmeline and Christabel Pankhurst’s Women’s Social and Political Union, which seemed more concerned about fighting for the right to vote for propertied middle-class women than allying the movement with the aspirations of their working-class counterparts.

Lansbury and her husband vehemently opposed the war in 1914 and campaigned for increased support for women during the slaughter, setting up the League of Rights for Soldiers’ and Sailors’ Wives and Relatives. Then, as now, the Jewish Chronicle and the religious Jewish establishment were exceedingly conservative and vehemently attacked Jewish socialist organisations, opposed further Jewish immigration from eastern Europe and were gung-ho on the war.

In 1915, Lansbury left teaching to become assistant honorary secretary, alongside Sylvia Pankhurst, of the East London Federation of Suffragettes, which soon morphed into the Workers’ Suffrage Federation.

She and her husband welcomed the Bolshevik Revolution in 1917 and he was a delegate to the huge conference in Leeds in 1917 in support of it, at which a decision was taken to set up British workers’ and soldiers’ councils.

When the Spanish flu epidemic swept the country at the end of the war, she became one of its victims. She was already physically weakened by the six weeks she had spent in jail and succumbed in January 1922 at the age of only 32.

Janine Booth and the publishers of the book, Five Leaves, are to be congratulated on producing another important working-class biography of someone who deserves to be better remembered and celebrated.


Leading by example: The life and struggles of Minnie Lansbury

MINNIE Lansbury was born in 1889 in Stepney in the East End of London. Her parents, Annie and Isaac Glassman, were Jewish refugees from Poland, who had escaped the pogroms fomented by the Russian Tsarist police. Her tragically short life amongst the slums of the area where she was born was filled with struggle alongside the poor and the oppressed.

In 1911, Minnie became a teacher in a primary school in Whitechapel, where she became active in the National Union of Teachers (NUT). She also became a socialist and suffragette. These were the years of the “Great Unrest”, a huge wave of strikes by dockers, rail and road transport workers and miners. In Ireland it saw the Dublin Lockout struggle led by Jim Larkin and James Connolly.

The East End saw strikes on the London docks in the summer of 1911 and again in 1912. Thanks to their syndicalist and socialist leadership, these strikes helped overcome the racism that had recently divided Irish and Jewish workers from each other. The families of Whitechapel Jewish tailoring workers took in some 300 dockers’ children during the latter three-month dispute. During the docks and transport strikes, schoolchildren marched in support of the strikers.

Only a decade earlier, a virulently anti-immigrant and anti-Semitic organisation called the British Brothers League had been established in the East End. Its poisonous agitation claimed the credit for Britain’s first modern racist controls on immigration, the 1905 Aliens Act. Building bridges of solidarity during strikes was thus a vital weapon against this early precursor of fascism.

Suffragettes and socialists

Another component of the “Great Unrest” was the campaign of direct action by the Women’s Social and Political Union (WSPU), the “suffragettes”, led by Emmeline, Christabel and Sylvia Pankhurst. Minnie became a militant in Sylvia Pankhurst’s East London Federation of the WSPU, which focused on mass working class women’s action for universal suffrage, adopting militant tactics and welcoming support from men. For these tactics, Sylvia was imprisoned and went on hunger strike several times.

Minnie Glassman married Edgar Lansbury in 1914. Edgar’s father George Lansbury (1859-1940) was already a prominent socialist in the East End. He became Labour MP for Bow and Bromley in December 1910, and started publishing the Daily Herald.

Originally a strike paper, the Daily Herald became the paper of the militant wing of the labour movement in 1912, giving unstinting support to the suffragettes. In the same year, George Lansbury even resigned his seat to stand on a platform of universal suffrage both for men (whose right to vote was still restricted by a property qualification) and women (who did not have the vote at all), but lost the ensuing by-election.

In 1913 Christabel and Emmeline expelled their far more radical sister Sylvia from the WSPU, for sharing a platform at the Albert Hall with George Lansbury and Jim Larkin, in support of locked out Dublin workers. Sylvia’s grouping renamed itself the East London Federation of Suffragettes (ELFS), and began to develop a more broadly socialist politics.

When the First World War started in the summer of 1914, the ELFS threw itself into campaigning and providing for the welfare of women suffering on the “home front”. It organised milk distribution and ran a day nursery, cost-price restaurants and a toy factory to provide employment. It also fought for higher and more regular allowances for soldiers’ wives, price controls and higher wages for women workers.

Minnie gave up her teaching job in 1915 to become Assistant Secretary of ELFS, where she brought suffragette-style direct action to these new causes. Sylvia Pankhurst recounted one example of this as follows:

“Minnie Lansbury burst in, exultantly announcing ‘a riot in the Roman!’ A crowd of women had threatened to storm a fish and chip shop for potatoes. A policeman attempting to stop them had been swept aside and ‘they tore off all his buttons!’, her black eyes twinkled with merriment. To save further disturbance the policeman had compelled the fishmonger to bring out his store of potatoes and sell them at three halfpence a pound from a table outside his door.”

War, elections and revolution

As the war was coming to an end in 1918, another wave of class struggle broke out. Bus, tram and underground workers went on strike against their union officials’ advice, demanding equal pay for women workers.

However, five days after the war ended on 11 November 1918, Prime Minister David Lloyd George called a snap election. This was the first to be held under nearly universal male suffrage, and with women over 30 voting for the first time. Lloyd George went to the country in alliance with the Tories, devastating Herbert Henry Asquith’s wing of Lloyd George’s own Liberal party, which had not endorsed this alliance.

Labour won only a limited number of seats, 57 compared to its 42 seats in 1910. However, it polled 2,385,472 votes, compared to 309,963 in 1910. And only a year later in 1919, Labour swept the board in many borough councils across London, and did well in elections to the London County Council and to the Boards of Guardians, which administered benefits to unemployed workers whose insurance had run out.

In Poplar, Labour had 39 out of 42 of councillors. Amongst them were seven dockers, seven railworkers, four labourers, two postmen, a toolmaker, a boilermaker and a lead worker.

Four of the councillors were women (Jeannie MacKay, Jane March, Nellie Cressall and Julia Scurr), as also were two aldermen (sic), Susan Lawrence and Minnie Lansbury. George and Edgar Lansbury were also elected. Minnie opened her house to constituents every morning, and delivered significant improvements in maternity and child welfare provision. Poplar’s Labour Council radically improved services for the working class residents who had elected it.

In the meantime, the Russian revolution in November 1917 had aroused considerable enthusiasm in the British labour movement. The ELFS, which had renamed itself the Workers’ Socialist Federation (WSF) in May 2018, took part in the unity discussions with Russia’s Bolsheviks and other British revolutionary socialists that eventually led to the formation of the Communist Party of Great Britain (CPGB) in 1920.

Minnie and Edgar remained in the WSF during these discussions, while also remaining members of the Labour Party. A key sticking point in these discussions, however, was the Bolshevik leader Vladimir Lenin’s advice that communists should stand for elections and seek affiliation to the Labour Party, remaining inside it where they were already members.

This was something to which Sylvia Pankhurst was completely opposed, and which left her and her supporters outside of the CPGB’s ranks after the conclusion of all the various “unity congresses” in 1921. Here Sylvia and Minnie parted ways. Minnie agreed that socialism would come through a revolution, but understood that working class representation in parliament and councils could provide a tribune for those waging the class struggle outside of it. Minnie was soon proved right.

The Poplar Rates Rebellion

In January 1920 a major depression broke out in the USA, hitting Britain in April. Unemployment soared to 17 per cent by 1921. And unemployment insurance only lasted a short time, following which the jobless were forced to undergo a savage “means test” under the 1834 Poor Law, to verify that claimants had practically no other resources.

Moreover, each borough (however rich or poor) had to provide for its own “paupers”. Thus Poplar council faced a choice: to cut services, to raise rates or to defy an unjust funding system. It chose the third, and refused to collect the precepts for cross-London bodies (like London County Council, the Water Board and the Metropolitan Police), until measures were taken so that richer boroughs in the West End paid a bigger share.

The law was soon invoked against the Poplar councillors. Thousands demonstrated in their support when the councillors marched to court, with Minnie in the front ranks. After a High Court ruling, Minnie was imprisoned at the start of September 1921, along with 30 of her fellow councillors. The six women went to Holloway prison, and the men to Brixton.

Minnie waged a ceaseless struggle inside demanding better conditions, especially for Nellie Cressall who was heavily pregnant. They both also exposed the terrible conditions suffered by “ordinary” prisoners.

On 21 September, Nellie was forcibly released, having previously refused release unless all her fellow councillors were released with her. Demonstrations outside the prisons kept up the pressure on the government. The remaining councillors were released on 12 October, six weeks after their arrest, without having yet “purged their contempt” of court.

The government backed down and rushed through the Local Authorities (Financial Provisions) Act 1921, which provided for pooling of local government funding. This benefitted Poplar council by £250,000 per year, as well as other poor London boroughs. It was a magnificent victory for both militant defiance and mass mobilisation.

But over Christmas 1921, Minnie developed influenza, which rapidly turned into pneumonia. Under normal circumstances, a healthy 32-year-old woman’s body would have fought this off. Minnie’s body was weakened by her six-week spell in prison. She died on 2 January 1922.

Thousands of East End workers – men as well as women – turned out for her funeral, many wearing red flowers. The Red Flag was sung, appropriately enough since, metaphorically speaking, she was one of those whose “hearts’ blood dyed its every fold”.

Minnie, in her 32 years, crammed double that number of years’ work compared with what many of us are able to accomplish. Her glory lies in the fact that with all her gifts and talents one thought dominated her whole being night and day: How shall we help the poor, the weak, the fallen, weary and heavy-laden, to help themselves? When a soldier like Minnie passes on, it only means their presence is withdrawn, their life and work remaining an inspiration and a call to us each to close the ranks and continue our march breast forward.”


Ver el vídeo: Minnie Lansbury. A different sort of Labour councillor. Workers Liberty (Mayo 2022).