Podcasts de historia

Sitio histórico estatal Cahokia Mounds (UNESCO / NHK)

Sitio histórico estatal Cahokia Mounds (UNESCO / NHK)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

>

Cahokia Mounds, a unos 13 km al noreste de St Louis, Missouri, es el asentamiento precolombino más grande al norte de México. Fue ocupado principalmente durante el período del Misisipio (800-1400), cuando cubría casi 1.600 ha e incluía unos 120 montículos. Es un ejemplo sorprendente de una sociedad de jefatura compleja, con muchos centros de montículos satélites y numerosas aldeas y aldeas periféricas.

Fuente: UNESCO TV / © NHK Nippon Hoso Kyokai
URL: http://whc.unesco.org/en/list/198/


Sitio histórico estatal Cahokia Mounds

Conozca uno de los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO ubicado aquí en Illinois.

por Ámbar holst en Al aire libre, Diversión familiar, Ocupaciones
06 de junio de 2018

Inicio Estás en & hellip Inspírate & raquo Cahokia Mounds State Historic Site

Compartir 'Sitio histórico estatal Cahokia Mounds'

Por Amber Holst de Concierge Preferred Imagine un antiguo asentamiento nativo americano donde la gente construyó pirámides, construyó observatorios solares y, sí, incluso practicó sacrificios humanos. Tendrías que viajar a México para ver eso, ¿verdad? No.

Imagínese un antiguo asentamiento de nativos americanos donde la gente construyó pirámides, construyó observatorios solares y, sí, incluso practicó sacrificios humanos. Tendrías que viajar a México para ver eso, ¿verdad? No. Está justo aquí, en el sur de Illinois, y los enormes restos de la antigua civilización se erigen como uno de los secretos arqueológicos mejor guardados del país.

Mucho más que montículos de tierra

El sitio histórico estatal de Cahokia Mounds en Collinsville ilustra de manera única el pasado de Estados Unidos, tanto precolombino como posterior al "descubrimiento". El sitio, uno de los 24 sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en los Estados Unidos, conserva la historia de una ciudad que existió mucho antes de que Colón llegara a nuestro continente.

Esta ciudad planificada cubría seis millas cuadradas salpicadas de 120 movimientos de tierra, 70 de los cuales permanecen en los 2.200 acres del sitio en la actualidad. La comunidad comenzó alrededor del 700 d.C. como un grupo de pequeños asentamientos de personas de la tradición cultural de Mississippian y para 1150 la población se había disparado a cualquier lugar desde 20,000 en la mayoría de las estimaciones hasta 50,000 en otras. Para poner esto en perspectiva, la población de Londres fue de alrededor de 20.000 durante ese mismo período.


La antigua megaciudad perdida de los Estados Unidos

El Sitio Histórico Estatal de Cahokia Mounds es el sitio de una ciudad nativa americana precolombina (que existió c. 1050-1350 EC) directamente al otro lado del río Mississippi desde la actual St. Louis, Missouri. Este parque histórico se encuentra en el suroeste de Illinois entre East St. Louis y Collinsville.

Las cosas están más tranquilas estos días en Cahokia, ahora un lugar tranquilo de la Unesco. Pero los montículos de tierra imponentes insinúan el legado de la ciudad precolombina más grande al norte de México.

Setenta de los montículos originales de Cahokia están protegidos dentro del sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Un zumbido cosmopolita de lenguaje, arte y fermento espiritual, la población de Cahokia puede haber aumentado a 30.000 personas en su pico de 1050 d.C., haciéndola más grande, en ese momento, que París.

Es lo que Cahokia no tenía lo que es sorprendente, escribe Annalee Newitz en su reciente libro Cuatro ciudades perdidas: una historia secreta de la era urbana. La enorme ciudad carecía de un mercado permanente, confundiendo los viejos supuestos de que el comercio es el principio organizador detrás de toda urbanización.

“Cahokia era realmente un centro cultural más que un centro comercial. Todavía me aturde la mente. Me sigo preguntando "¿Dónde estaban comerciando? ¿Quién estaba ganando dinero? '”, Dijo Newitz. “La respuesta es que no lo fueron. No fue por eso que construyeron el espacio ".

Newitz no está solo en su sorpresa. Las suposiciones de que el comercio es la clave de la vida urbana dieron forma a una visión occidental del pasado, explica el arqueólogo Timothy Pauketat, que ha estudiado Cahokia durante décadas.

"Definitivamente es un sesgo que influyó en los arqueólogos anteriores", dijo. Al excavar ciudades en Mesopotamia, los investigadores encontraron evidencia de que el comercio era el principio organizador detrás de su desarrollo, y luego dirigieron la misma lente a las ciudades antiguas de todo el mundo. “La gente pensaba que esta debe ser la base de todas las ciudades primitivas. Ha llevado a generaciones a buscar ese tipo de cosas en todas partes ", dijo Pauketat.

Construida sobre la cúspide del agua y la tierra, Cahokia pudo haber sido una encrucijada espiritual

No lo encontraron en Cahokia, que Pauketat cree que puede haber sido concebido como un lugar para tender un puente entre los mundos de los vivos y los muertos. Para muchas culturas con raíces en la antigua Cahokia, "el agua es esta barrera entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos", dijo Pauketat. Extendiéndose a lo largo de un paisaje que combina tierra sólida con parches del pantano, Cahokia puede haber servido como una especie de encrucijada espiritual.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR: Pueblo bíblico maldito por Jesús inundado por el aumento del mar de Galilea

"Es una ciudad construida a caballo entre el agua y la tierra seca", dijo Pauketat. Los residentes vivos se asentaron en los lugares más secos, mientras que los túmulos funerarios se levantaron en los lugares más húmedos. Los escaneos Lidar del sitio han revelado calzadas elevadas que unen los "vecindarios" de los vivos y los muertos, pasarelas físicas que literalmente se unían a los reinos.

Y si vivir en la cúspide de los dos mundos suena bastante sombrío, los cahokianos parecen haber visto su ciudad natal como un lugar festivo. En Cuatro ciudades perdidas, Newitz escribe que los planificadores de Cahokia crearon estructuras y espacios públicos dedicados por completo a reuniones masivas, lugares donde las personas se dejarían llevar por la alegría de las experiencias colectivas. La más espectacular de todas fue la Gran Plaza de 50 acres, donde 10,000 o más personas podían reunirse para celebraciones en un espacio monumental flanqueado por pirámides de tierra.

"Es difícil capturar la intensidad, la grandeza, la multidimensionalidad de un evento como ese", dijo Pauketat. Durante días, la comida y la bebida se llevaban a la ciudad, donde una falange de cocineros alimentaba a las personas que llegaban para las festividades. Las reservas de caza silvestre, bayas, frutas y verduras se convirtieron en fiestas compartidas. Los visitantes dormían en viviendas temporales o en casas de amigos, y se dirigían a la plaza para bailes, bendiciones y otros eventos.

El trabajo arqueológico está en curso en el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds

En la plaza, la vibrante energía de la multitud se convirtió en un rugido colectivo cuando los espectadores apostaban por episodios de chunkey. El juego comenzó cuando un jugador hizo rodar un disco de piedra por la superficie lisa del suelo. Tensos y concentrados, cientos de atletas arrojaron sus lanzas incluso cuando la piedra aún rebotaba y rodaba. El ganador fue aquel cuya lanza se clavó más cerca del trozo de piedra, como un enorme juego de bochas jugado con proyectiles mortales. Postes altísimos que bordean la Gran Plaza pueden haber proporcionado otro espectáculo de gracia atlética, dijo Pauketat. Él imagina que los hombres pueden haber trepado a los postes o atados para realizar danzas en el aire, un ritual que todavía se practica en algunas partes mayas de Mesoamérica. “En la ceremonia mesoamericana, se colocan estos postes de ciprés grandes y altos, y cuatro tipos que se disfrazan de hombres pájaro y vuelan alrededor de esos postes”, dijo. "Tenemos esos postes en Cahokia".

Cuentas de concha, plumas y cuero fino capturaron la luz del sol mientras todos se ponían sus disfraces más elaborados para tales eventos, explicó Pauketat. A los cahokianos les encantaba una paleta de personas rojas, blancas y negras que peinaban su cabello en elaborados moños, mohawks y plumas. Los tatuajes adornaban algunos cuerpos y rostros. Cuando terminaron las fiestas, los cahokianos arrojaron desechos a pozos que ahora sirven como relatos de lo que los ciudadanos comieron y bebieron juntos. Hace una década, el análisis de vasos de precipitados de cerámica que los arqueólogos encontraron en Cahokia reveló biomarcadores para una especie de acebo, conocida como yaupon, que es la única planta con cafeína nativa de América del Norte. Los cahokianos, al parecer, mantuvieron las festividades en parte atrayendo el rumor. Y dado que el área de distribución nativa de yaupon se encuentra a cientos de millas del sitio de la ciudad, sabemos que hicieron un esfuerzo significativo para obtenerlo.

Cahokia, la ciudad precolombina más grande del norte de México, mezcló arte, espiritualidad y celebración.

Eso, a su vez, pudo haber cimentado el lugar de las plantas en la vida ritual. “Parte de su valor está en la dificultad de adquirirlos”, dijo la antropóloga Patricia Crown, quien dirigió el análisis de los vasos. “Tenías que tener las redes para poder obtener la sustancia si era realmente importante para tu sistema religioso. Hoy en día, el sitio de la antigua Cahokia se conserva como Sitio Histórico Estatal de Cahokia Mounds, un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco donde se están realizando trabajos arqueológicos. Setenta de los montículos originales están protegidos allí, y una larga escalera conduce a la cima de Monks Mound, con vistas a la Gran Plaza. Con audioguías, los visitantes recorren un sendero de 10 km que serpentea a través de pastizales, bosques y humedales.

Las antiguas ruinas de Cahokia están cerca de la ciudad estadounidense de St Louis, Missouri.

Una vez más, como en la antigüedad, una constelación de polos altos se alinea con el sol naciente para medir el paso de las estaciones. El centro de interpretación del lugar presenta escenas de la vida recreadas aquí, junto con exhibiciones de herramientas de piedra y cerámica moldeada por hábiles manos cahokianas.

Encajan perfectamente en la historia de Estados Unidos

La vida moderna no está muy lejos: Cahokia está enmarcada por una expansión de carreteras interestatales y suburbios en los Estados Unidos. Pero no fue el desarrollo moderno lo que puso fin a la emocionante historia de Cahokia.

Finalmente, los habitantes de Cahok simplemente optaron por dejar atrás su ciudad, aparentemente impulsados ​​por una combinación de factores ambientales y humanos, como un clima cambiante que paralizó la agricultura, la violencia o las inundaciones desastrosas. Hacia 1400, las plazas y los montículos yacían en silencio.

Postes altos alineados con las estaciones medidas del sol naciente en el apogeo de Cahokia

Cuando los europeos se encontraron por primera vez con los notables montículos de Cahokia, vieron una civilización perdida, explica Newitz en Cuatro ciudades perdidas. Se preguntaban si algunas personas lejanas habían construido Cahokia y luego desaparecieron, llevándose consigo la brillante cultura y la sofisticación que una vez prosperaron en el suelo de las tierras bajas del Mississippi, donde la tierra se enriquece con las inundaciones fluviales. Pero la gente de Cahokia, por supuesto, no desapareció. Simplemente se fueron, y con ellos, la influencia de Cahokia se trasladó a lugares remotos, donde algunos de sus pasatiempos más queridos son apreciados hasta el día de hoy.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR: Martillo de 400 millones de años descubierto en Texas The London

El yaupon que les encantaba beber está regresando a la corriente principal como un té local sostenible que se puede cosechar del bosque. Chunkey, el juego favorito de Cahokia, tampoco se fue nunca. En algunas comunidades nativas, ha atraído a una nueva generación de atletas jóvenes y está en la lista con stickball y cerbatanas en los juegos de la comunidad Cherokee.

Pero es más que eso. A los cahokianos les encantaba relajarse con una buena barbacoa y eventos deportivos, una combinación que, señaló Newitz, es notoriamente familiar para casi todos los estadounidenses de hoy en día. “Festejamos de esa manera en todo Estados Unidos”, dijeron. “Encajan perfectamente en la historia de Estados Unidos.


Visita al sitio histórico estatal de Cahokia Mounds

El sitio histórico estatal de Cahokia Mounds está ubicado al este de St. Louis, MO, en Collinsville, IL, junto a las carreteras interestatales 55-70 y 255, e Illinois 111.

  • Dirección: 30 Ramey Dr, Collinsville, IL 62234
  • Sitio web: cahokiamounds.org
  • Horario: Los terrenos están abiertos todos los días desde el amanecer hasta el anochecer y el Museo y Centro de Interpretación de Cahokia Mounds está abierto de miércoles a domingo de 9 am a 5 pm.
  • Admisión: La entrada es gratuita, pero se sugiere una donación de $ 7 para adultos, $ 5 para personas mayores, $ 2 para niños y $ 15 para familias.

Encontrar un hotel cerca de Cahokia Mounds Illinois: Booking.com | Hoteles combinados | Leer reseñas en TripAdvisor

¿Quieres visitar los montículos de Cahokia? Pin esto para más tarde!


Sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Mississippi River Country

Estos sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO cuentan la historia de la región del río Mississippi, su tierra y su gente. Planifique su visita hoy.

Desde vestigios de civilizaciones nativas americanas que alguna vez fueron masivas hasta maravillas naturales que muestran la belleza salvaje de los Estados Unidos, los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO ayudan a contar la historia de la región, su tierra y su gente. A continuación, presentamos un vistazo más de cerca a los sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Mississippi River Country.

Sitio histórico estatal Cahokia Mounds, Illinois

Este sitio, que una vez cubrió casi 16 kilómetros cuadrados y contenía 120 montículos de tierra, fue el asentamiento precolombino más grande al norte de México. El área estuvo ocupada principalmente entre el 800 y el 1200 d.C. y puede haber tenido una población de hasta 20,000 personas. Lo más destacado del sitio es Monks Mound, el movimiento de tierras prehistórico más grande de América del Norte o del Sur, que se eleva 30 metros sobre el suelo. Los visitantes del sitio pueden realizar un recorrido autoguiado por los montículos y aprender sobre la historia de la región en el Centro de Interpretación, que cuenta con exhibiciones educativas y programas públicos.

Llegar allí: El sitio histórico estatal de Cahokia Mounds se encuentra a 25 minutos (35 km) en coche de Aeropuerto Internacional St. Louis Lambert en St. Louis, Missouri.

Parque Nacional Mammoth Cave, Kentucky

Mammoth Cave, ubicada en el centro de Kentucky, es el sistema de cuevas más extenso del mundo, con más de 450 km de pasajes inspeccionados dentro de los límites del parque y 125 km más fuera del parque. El sistema de cuevas alberga casi todos los tipos de formación de cuevas y más de 130 especies de plantas y animales. Además de los recorridos en cuevas de varias longitudes y niveles de dificultad, el parque es un lugar popular para acampar, hacer caminatas, andar en bicicleta de montaña, montar a caballo, pescar, nadar y practicar piragüismo y kayak.

Llegar allí: Mammoth Cave se encuentra a 1 hora y 20 minutos (145 km) en coche de Aeropuerto internacional de Louisville en Louisville, Kentucky, y a 1 hora y 30 minutos en coche (160 km) de Aeropuerto internacional de Nashville en Nashville, Tennessee.

Sitios de Frank Lloyd Wright, Wisconsin e Illinois

Una colección de edificios diseñados por el icónico arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright han sido incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Hay ocho edificios en la lista y cuatro de ellos están en Mississippi River Country. Los edificios incluyen el Templo de la Unidad en Oak Park, Illinois, el Frederick C. Robie Casa en Chicago, Illinois Taliesin en Spring Green, Wisconsin y Herbert and Katherine Jacobs House en Madison, Wisconsin. Si bien algunos sitios no están abiertos para visitas públicas, Taliesin da la bienvenida a los visitantes. Era la casa, el estudio, la escuela y la finca agrícola de Wright de 325 hectáreas.

Llegar allí: Los sitios están a una distancia en automóvil de Aeropuerto Internacional Chicago O & # 8217Hare. Taliesin es el más alejado del aeropuerto: está a unas 2 horas y 35 minutos. Madison está a unas 2 horas de Chicago-O’Hare. Otra opción: volar al Aeropuerto Regional del Condado de Dane en Madison.

Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes, Tennessee

La UNESCO nombró al Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes, que se extiende a ambos lados de la frontera de Tennessee y Carolina del Norte, como Patrimonio de la Humanidad en 1983 como un ejemplo de un paisaje ecológicamente rico y diverso, que refleja cómo se veía el área antes del contacto humano. El Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes es el parque nacional más visitado de los Estados Unidos y alberga más de 3500 especies de plantas, incluidas casi tantas especies de árboles (130) como en toda Europa. Las Montañas Humeantes también albergan muchas especies de animales en peligro de extinción, incluida la mayor variedad de salamandras del mundo. El parque es un destino popular para acampar, hacer caminatas (incluida parte del sendero de los Apalaches) y recorridos en automóvil.

Llegar allí: Hay tres entradas principales al parque: Gatlinburg y Townsend en Tennessee y Cherokee en Carolina del Norte. Townsend se encuentra a 45 minutos en coche y Gatlinburg está a 1 hora en coche de la cercana Knoxville, Tennessee, hogar de Aeropuerto McGhee Tyson las ciudades están cada una a unas 3 horas de Aeropuerto internacional de Nashville. El aeropuerto más cercano a Cherokee es el Aeropuerto Regional de Asheville, aproximadamente a una hora de distancia. Aeropuerto internacional de Charlotte Douglas en Charlotte está a unas 3 horas de distancia (ambos ubicados en Carolina del Norte)

Sitio del Patrimonio Mundial de Poverty Point, Luisiana

Ubicado en el noreste de Louisiana, a poca distancia en automóvil del río Mississippi, Poverty Point alberga una colección de monumentos de tierra que fueron construidos hace más de 3.000 años por los cazadores-recolectores nativos que vivían en el área. El montículo central en el sitio es uno de los montículos de tierra construidos más grandes de América del Norte, y la escala de la construcción no se superó durante más de 2000 años, a pesar de que los colonos del área no tenían herramientas modernas ni animales domésticos. Hoy en día, los visitantes pueden realizar visitas guiadas al sitio, ver demostraciones y visitar el museo. Poverty Point también alberga áreas de pícnic y más de 6,5 kilómetros de senderos para caminatas.

Llegar allí: Poverty Point está a 1 hora y 45 minutos en coche (170 km) de Aeropuerto internacional Jackson-Medgar Wiley Evers en Jackson, Mississippi, y aproximadamente a 4 horas (400 km) de Aeropuerto internacional Louis Armstrong de Nueva Orleans en Luisiana.


Montículos de Cahokia

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Montículos de Cahokia, sitio arqueológico que ocupa unas 5 millas cuadradas (13 km cuadrados) en la llanura aluvial del río Mississippi frente a St. Louis, Missouri, cerca de Cahokia y Collinsville, suroeste de Illinois, EE. UU. km), pero algunos de los montículos y otras características antiguas han sido destruidas. Unos 70 montículos se conservan en el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds. Establecido en 1979 y que abarca 3,4 millas cuadradas (8,9 kilómetros cuadrados), fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982.

Cahokia fue ocupada por primera vez en el año 700 d.C. y floreció durante aproximadamente cuatro siglos (C. 950-1350). Alcanzó una población máxima de hasta 20.000 individuos y fue el centro urbano más extenso de la América prehistórica al norte de México y el centro principal de la cultura del Misisipio Medio. Más tarde, el área fue nombrada Cahokia (que significa "gansos salvajes") por un grupo de personas de Illinois que habitó el área en el siglo XVIII.

Se necesitaban administradores calificados y una gran fuerza laboral para planificar, construir y mantener el sitio. Se diseñó con zonas claramente definidas para funciones administrativas y ceremoniales, complejos de élite, vecindarios residenciales e incluso suburbios, todos con una orientación similar en las direcciones cardinales. Entre las características más grandes se encuentran una enorme plaza central que abarca casi 40 acres (16 hectáreas) y numerosos inmensos movimientos de tierra, incluido el montículo piramidal de los monjes (construido entre 900 y 1200), la estructura de tierra prehistórica más grande del hemisferio occidental, que se eleva a 100 pies. (30 metros), cubre más de 14 acres (6 hectáreas) y contiene más de 25 millones de pies cúbicos (700.000 metros cúbicos) de tierra. Se cree que Monks Mound, sede del gobierno de Cahokia, albergaba un edificio de unos 100 pies de largo, casi 50 pies (15 metros) de ancho y 50 pies de alto. Los materiales excavados en el sitio indican que la ciudad comerciaba con pueblos tan lejanos como el Golfo de México, los Apalaches, los Grandes Lagos y las Montañas Rocosas.

Aunque había algunos especialistas dentro de la sociedad de Cahokia, la mayoría de los miembros se dedicaban a la agricultura, con el maíz (maíz) como foco central. La ciudad estaba ubicada favorablemente en un importante afluente local del río Mississippi. Cerca se encontraban diversos hábitats, incluidas extensiones de aguas abiertas y pantanos que proporcionaban peces, la fuente de proteínas más importante para la población. Más importante aún, la zona más grande de suelos de alta calidad en la región local estaba ubicada inmediatamente al este. Allí, en la llanura aluvial y a lo largo de sus abanicos aluviales limítrofes, se ubicaron grandes campos de maíz. Dentro de la ciudad misma, los campos de cultivo múltiples y los jardines de las casas estaban situados en suelos que habían sido enriquecidos por la ocupación humana anterior. Aunque esta estrategia agrícola mixta tuvo éxito para las poblaciones dispersas de la región, finalmente resultó inadecuada para la población mucho más densa de Cahokia.

El sitio y su interior declinaron y finalmente fueron abandonados, probablemente debido a la degradación ambiental, aunque se ha sugerido que las enfermedades, el cambio climático, el estrés social y la guerra pueden haber sido factores contribuyentes. La población impuso una demanda sustancial de recursos madereros para combustible y construcción y, durante los primeros siglos de ocupación de la ciudad, limpió los bosques río arriba del sitio. La cuenca hidrográfica despojada produjo un gran aumento de las tasas de escorrentía, erosión e inundaciones de verano fuera de temporada en los campos de Cahokia, lo que provocó la pérdida de las cosechas y la disminución de la producción general. Las consecuencias económicas y sociales fueron desastrosas, probablemente conduciendo a la inanición, la pérdida de la fe en el liderazgo, el aumento de la competencia por la tierra y la guerra regional. Durante ese período, los habitantes construyeron una serie de fortificaciones de madera empalizadas con un enorme esfuerzo, una clara evidencia de amenazas externas que antes no existían. La ciudad fue abandonada lentamente y sus ocupantes se trasladaron al este, sur y oeste, donde probablemente fueron asimilados por otros grupos de nativos americanos.


Se reintroduce la legislación sobre el estatuto del parque nacional Cahokia Mounds

Cahokia, cerca de la actual San Luis, fue la ciudad prehistórica más grande de América del Norte en su apogeo en 1150 d.C. Es bien conocida por sus montículos, incluido el prominente Monks Mound. Se ha introducido legislación a nivel federal para que el sitio forme parte del Sistema de Parques Nacionales.

William R. Iseminger | Hearst Illinois Mostrar más Mostrar menos

El representante estadounidense Mike Bost, republicano por Murphysboro, habla durante una conferencia de prensa de 2019 en el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds en Collinsville anunciando la introducción de una legislación para que los montículos formen parte del Sistema de Parques Nacionales. La legislación no avanzó durante el último Congreso, y el lunes Bost y el senador estadounidense Dick Durbin, demócrata por Illinois, anunciaron que se volvería a presentar. Bost estaba de pie frente a un mural que representaba la antigua ciudad de Cahokia en su cenit alrededor del año 1200 E.C.

El representante estadounidense Mike Bost, republicano por Murphysboro, habla durante una conferencia de prensa de 2019 en el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds en Collinsville anunciando la introducción de una legislación para que los montículos formen parte del Sistema de Parques Nacionales. La legislación no avanzó durante el último Congreso, y el lunes Bost y el senador estadounidense Dick Durbin, demócrata por Illinois, anunciaron que se volvería a presentar. El mural muestra a los residentes de la ciudad y # 8217 jugando un juego llamado Chunkey.

Scott Cousins ​​| Hearst Illinois Mostrar más Mostrar menos

Un esfuerzo para establecer el estatus de parque nacional para el Sitio Histórico Estatal de Cahokia Mounds y áreas relacionadas ha comenzado nuevamente con la reintroducción de proyectos de ley complementarios en la Cámara y el Senado de los EE. UU.

El representante estatal Mike Bost, republicano por Murphysboro, y el senador Dick Durbin, demócrata por Illinois, presentaron una legislación para establecer el estatus de parque nacional para el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds. El Parque Histórico Nacional Cahokia Mounds y Mississippian Culture incluiría montículos en los condados de Madison, St. Clair y Monroe, así como Sugarloaf Mound en St. Louis. El parque sería administrado conjuntamente entre el servicio del parque y las partes interesadas locales.

Los grupos locales han estado trabajando desde 2016 para avanzar en esto, y en 2019 Bost introdujo una legislación para establecer el parque histórico nacional.

Sin embargo, el proyecto de ley nunca fue sometido a votación.

El lunes Bost y Durbin anunciaron la reintroducción de los proyectos de ley en la nueva sesión del Congreso.

"El sur de Illinois es el hogar de una de las civilizaciones más grandes de la historia de Estados Unidos", dijo Bost en una declaración escrita. & ldquoCahokia era la ciudad más grande y el centro del antiguo pueblo del Misisipio. Cahokia y los sitios de montículos asociados en la región son una parte fundamental de nuestra historia e incorporarlos a nuestro sistema de parques nacionales nos ayudará a preservar esta historia para las generaciones venideras. & Rdquo

& ldquoCahokia Mounds es un importante hito natural, arqueológico y cultural que representa a los pueblos y paisajes indígenas que alguna vez formaron las primeras ciudades de América y Rusia en el hemisferio occidental, & rdquo Durbin dijo en una declaración escrita. & ldquoCon este proyecto de ley para actualizar la designación histórica del sitio y rsquos, podemos dar un paso más en el reconocimiento de Cahokia Mounds como el bien cultural que es y ofrecer las protecciones necesarias para garantizar que el sitio esté protegido para las generaciones venideras. & rdquo

Cahokia Mounds fue el centro de la cultura norteamericana de construcción de montículos, alcanzando su apogeo alrededor del año 1200 d.C. Sin embargo, dentro de 200 años, la ciudad y las aldeas circundantes fueron abandonadas en gran parte por razones desconocidas.

Hoy en día, alrededor de 70 montículos, que van desde Monk & rsquos Mound, o Temple Mound, hasta muchos montículos más pequeños sobre el parque de 2,200 acres.

A lo largo de los años, muchos de los montículos de la región de St. Louis han desaparecido. En St. Louis, históricamente conocida como & ldquoMound City, & rdquo solo queda el Sugar Loaf Mound.

Otras áreas incluyen Mitchell, East St. Louis y Fairmont City, donde el trabajo en el puente Stan Musial provocó excavaciones arqueológicas en los antiguos corrales de ganado de National City. El trabajo resultó en hallazgos importantes y durante varios años fue la excavación arqueológica más grande de los Estados Unidos.

Según los arqueólogos, la importancia del área es que la mayoría de los nativos americanos a lo largo del río Mississippi nunca habrían visto más de 50 a 100 personas, una pequeña comunidad agrícola o aldea, al mismo tiempo. Viajando a lo largo del río, habrían llegado al área entre la actual St. Louis y East St. Louis, y habrían descubierto una ciudad de aproximadamente 3,000 en el lado oeste del río y una ciudad de aproximadamente 5,000 en el este. Hacia el este habrían entrado en Cahokia, con unas 15.000 personas.

Cahokia Mounds está a cargo del Departamento de Recursos Naturales de Illinois. Si se aprueba la designación de parque histórico, todo el parque sería administrado conjuntamente por agencias estatales, locales y federales.

Heartlands Conservancy, con sede en Belleville, comenzó a presionar por la designación en 2016 a través de su iniciativa & ldquoThe Mounds: America & rsquos First Cities & rdquo.

"Aprecio la dedicación de HeartLands Conservancy y todos nuestros líderes estatales y locales que han estado trabajando incansablemente para hacer realidad este esfuerzo", dijo Bost.

Estos proyectos de ley complementarios son casi idénticos a los proyectos de ley de 2019 y buscan elevar el sitio histórico estatal de Cahokia Mounds, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, y varios sitios de montículos circundantes como una unidad del sistema de parques nacionales utilizando un modelo de asociación, & rdquo dijo Mary Vandevord, presidente y director ejecutivo de Heartlands Conservancy. & ldquoLos ​​proyectos de ley buscan además proporcionar acceso a los pueblos indígenas para prácticas y expresiones espirituales.

"Nos gustaría agradecer al senador y al representante por su liderazgo y perseverancia en asegurar que Cahokia Mounds y la Cultura de Mississippian reciban el reconocimiento nacional que este paisaje sagrado merece", agregó.

En 2019, los condados de Madison y St. Clair aprobaron resoluciones en apoyo de la designación.

Además de su estado de sitio histórico estatal, Cahokia Mounds es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, un Monumento Histórico Nacional y está en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Según algunos arqueólogos, toda esta región desde el sitio de Koster cerca de Kampsville hasta los montículos de Cahokia se considera tan importante desde el punto de vista arqueológico como el valle del Nilo en Egipto.


El misterioso asentamiento precolombino de Cahokia

Cahokia fue el asentamiento precolombino más grande al norte de México. Se derrumbó siglos antes de que los europeos llegaran a la región. ¿Qué sucedió?

¿Has oído hablar de Cahokia? Los montículos de Cahokia en Collinsville, Illinois, son los restos del asentamiento precolombino más grande al norte de México. Según algunas estimaciones, Cahokia era más poblada que Londres en el siglo XII. Hoy en día es un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO y un sitio histórico estatal. Hay 120 montículos; el más grande, Monks Mound, cubre 17 acres. Otros ejemplos de estas construcciones monumentales se solían encontrar en las cercanías de East St. Louis y al otro lado del Mississippi en St. Louis (una vez apodada la Ciudad de los Montículos), estas fueron destruidas en gran parte en el siglo XIX.

La Cultura del Mississippi, como la llamamos ahora, se fusionó en la región del Fondo Americano desde aproximadamente 600-1400 EC. Y luego la cultura colapsó, mucho antes de que los europeos se encontraran con las ruinas. Mucho se desconoce sobre Cahokia y los pueblos que vivieron y trabajaron allí.

La historiadora Julie Zimmermann Holt ofrece esta teoría: & # 8220 El registro arqueológico de Cahokia indica algo más que un cacicazgo y más que un centro ceremonial. Era un & # 8216theater of power. & # 8216 & # 8221 & # 8220theater state & # 8221 es una formulación del antropólogo Clifford Geertz: en tal estado, la religión y el ritual unen una política multiétnica. En particular, Cahokia & # 8217s Mound 72 tiene los restos de 250 personas, en su mayoría mujeres jóvenes, que fueron sacrificadas y luego enterradas allí.

& # 8220Los rituales se convirtieron en la esencia del Estado Ramey & # 8221, escribe Holt, usando el nombre que algunos arqueólogos le dieron a esta entidad política. & # 8220Los partidarios de este estado no lo hicieron porque fueron coaccionados, sino porque querían participar en el drama, un gran experimento cultural diferente a todo lo visto antes o después en su mundo. & # 8221

¿Pero luego que pasó? Larry V. Benson, Timothy R. Pauketat y Edward R. Cook ofrecen una tesis sobre el cambio climático para explicar el repentino auge de Cahokia y su caída igualmente repentina. El registro climático, tal como se conserva en los anillos de los árboles y el registro arqueológico, sugiere que Cahokia explotó en crecimiento y organización entre 1050-1100 en el & # 8220 uno de los períodos de 50 años más húmedos durante el último milenio & # 8221. migrantes a la zona, en particular a las tierras altas cercanas. Se estima que la población de & # 8220downtown Cahokia & # 8221 fue de 10,000-15,000 en este período. La agricultura y la pesca florecieron.

Entonces todo se secó. Benson y col. escribe, & # 8220 La sequía persistente [de 1100 a 1245] parece haber llevado a la caída de la agricultura de montaña, si no también a la desaparición de Cahokia. & # 8221 Además, hay menos restos de peces encontrados para este período de sequía, lo que sugiere que la la falta de lluvia afectó al fondo estadounidense & # 8217s, una vez ricas pesquerías de agua dulce.

Benson y compañía también dicen que alrededor del año 1150, se construyó el primero de varios muros de empalizada de 3 km de largo alrededor de Monks Mound y la Gran Plaza de Cahokia. Consideran que esta evidencia de malestar social y conflicto, provocados por el cambio climático, concluye, & # 8220 La sequía persistente parece haber llevado a la caída de la agricultura de las tierras altas, si no también a la desaparición de Cahokia. & # 8221


La antigua megaciudad perdida de los Estados Unidos

El sitio histórico estatal de Cahokia Mounds es el sitio de una ciudad nativa americana precolombina (que existió c. 1050-1350 EC) directamente al otro lado del río Mississippi desde la actual St. Louis, Missouri. Este parque histórico se encuentra en el suroeste de Illinois entre East St. Louis y Collinsville.

Las cosas están más tranquilas estos días en Cahokia, ahora un lugar tranquilo de la Unesco. But towering, earthen mounds there hint at the legacy of the largest pre-Columbian city north of Mexico.

A cosmopolitan whir of language, art and spiritual ferment, Cahokia’s population may have swelled to 30,000 people at its 1050 AD peak, making it larger, at the time, than Paris.

Seventy of Cahokia’s original mounds are protected within the Unesco World Heritage Site

It’s what Cahokia didn’t have that’s startling, writes Annalee Newitz in their recent book Four Lost Cities: A Secret History of the Urban Age. The massive city lacked a permanent marketplace, confounding old assumptions that trade is the organising principle behind all urbanisation.

“Cahokia was really a cultural centre rather than a trade centre. It still boggles my mind. I keep wondering ‘Where were they trading? Who was making money?’,” Newitz said. “The answer is they weren’t. That wasn’t why they built the space.”

Newitz isn’t alone in their surprise. Assumptions that commerce is the key to urban life long shaped a Western view of the past, explains archaeologist Timothy Pauketat, who has studied Cahokia for decades.

“It’s definitely a bias that influenced earlier archaeologists,” he said. When excavating cities in Mesopotamia, researchers found evidence that trade was the organising principle behind their development, then turned the same lens on ancient cities across the globe. “People thought that this must be the basis for all early cities. It’s led to generations of looking for that kind of thing everywhere,” Pauketat said.

Built on the cusp of water and land, Cahokia may have been a spiritual crossroads

They didn’t find it in Cahokia, which Pauketat believes may instead have been conceived as a place to bridge the worlds of the living and the dead. For many cultures with roots in ancient Cahokia, “water is this barrier between the world of the living and the world of the dead,” Pauketat said. Sprawling across a landscape that combines solid earth with patches of the swamp, Cahokia may have served as a kind of spiritual crossroads.

“It’s a city built to straddle water and dry land,” Pauketat said. Living residents settled in the driest spots, while burial mounds rose up in wetter places. Lidar scans of the site have revealed elevated causeways linking the “neighbourhoods” of the living and the dead, physical walkways that literally joined the realms.

And if living at the cusp of the two worlds sounds rather sombre, Cahokians seem to have seen their hometown as a festive place. In Four Lost Cities, Newitz writes that Cahokia’s planners crafted structures and public spaces devoted entirely to mass gatherings, places where individuals would be swept up by the joy of collective experiences. The most spectacular of all was the 50-acre Grand Plaza, where 10,000 or more people could come together for celebrations in a monumental space flanked by earthen pyramids.

The ancient ruins of Cahokia are close to the US city of St Louis, Missouri

“It’s hard to capture the intensity, the grandeur, the multi-dimensionality of an event like that,” Pauketat said. For days, food and drink would be carried into the city, where a phalanx of cooks fed people arriving for the festivities. Stockpiles of wild game, berries, fruits and vegetables became shared feasts. Visitors would sleep in temporary housing or the homes of friends, heading to the plaza for dances, blessings and other events.

On the plaza, the crowd’s buzzing energy turned to a collective roar when spectators bet on bouts of chunkey. The game kicked off when a player rolled a stone disk across the smooth surface of the ground. Taut with focus, hundreds of athletes hurled their spears even as the stone still bounced and rolled. The winner was the one whose spear stuck nearest to the chunkey stone, like a massive game of bocce played with deadly projectiles. Towering poles lining the Grand Plaza may have provided another spectacle of athletic grace, Pauketat said. He imagines men may have climbed the poles or tied themselves in for soaring, airborne dances, a ritual still practised in some Maya parts of Mesoamerica. “In the Mesoamerican ceremony, you have these big, tall cypress poles put in, and four guys who dress up as bird men and fly around those poles,” he said. “We’ve got those poles at Cahokia.”

The largest pre-Columbian city north of Mexico, Cahokia mingled art, spirituality and celebration

Shell beads, feathers and fine leather caught the sunlight as everyone donned their most elaborate costumes for such events, Pauketat explained. Cahokians loved a palette of red, white and black people styled their hair into elaborate buns, mohawks and plumes. Tattoos adorned some bodies and faces. When the parties ended, Cahokians swept waste into pits that now serve as accounts of what the citizens ate and drank together. A decade ago, analysis of pottery beakers archaeologists found at Cahokia revealed biomarkers for a species of holly, known as yaupon, that’s the only caffeinated plant native to North America. Cahokians, it seems, kept the festivities going in part by catching a buzz. And since the native range of yaupon is hundreds of miles from the city site, we know they put significant effort into obtaining it.

Archaeological work is ongoing at Cahokia Mounds State Historic Site

That, in turn, may have cemented the plants’ place in ritual life. “Part of their value is in the difficulty of acquiring them,” said anthropologist Patricia Crown, who led the analysis of the beakers. “You had to have the networks to be able to get the substance if it was really important to your religious system. Today, the site of ancient Cahokia is preserved as Cahokia Mounds State Historic Site, a Unesco World Heritage Site where archaeological work is ongoing. Seventy of the original mounds are protected there, and a long staircase leads to the summit of Monks Mound, with views across the Grand Plaza. Toting audio guides, visitors walk a 10km path winding through grassland, forest and wetlands.

Tall poles aligned with the rising sun measured seasons in Cahokia’s heyday

Once again, as in ancient times, a constellation of tall poles aligns with the rising sun to measure passing seasons. The onsite interpretive centre features recreated scenes of life here, along with displays of stone tools and pottery shaped by skilled Cahokian hands.

They fit right into American history

Modern life is not far away: Cahokia is framed by a middle-American sprawl of interstate highways and suburbia. But it wasn’t modern development that ended Cahokia’s thrilling story.

Eventually, Cahokians simply chose to leave their city behind, seemingly impelled by a mix of environmental and human factors such as a changing climate that crippled agriculture, roiling violence or disastrous flooding. By 1400, the plazas and mounds lay quiet.

When Europeans first encountered the remarkable mounds at Cahokia, they saw a lost civilisation, explains Newitz in Four Lost Cities. They wondered if some faraway people had built Cahokia, then disappeared, taking with them the brilliant culture and sophistication that had once thrived in the soil of the Mississippi bottomland, where the earth is enriched by riverine floods. But the people of Cahokia, of course, didn’t disappear. They simply left, and with them, Cahokia’s influence wove outward to far-flung places, where some of their most beloved pastimes are cherished to this day.

In 1050 AD, the Native American cosmopolis of Cahokia was bigger than Paris

The yaupon they loved to drink is making a mainstream comeback as a sustainable, local tea that can be harvested from the forest. Chunkey – Cahokia’s favourited game – never went away either. In some Native communities, it has attracted a new generation of young athletes and is on the roster with stickball and blowguns at Cherokee community games.

But it’s more than that. Cahokians loved to kick back over good barbecue and sporting events, a combination that, Newitz noted, is conspicuously familiar to nearly all modern-day Americans. “We party that way all across the United States,” they said. “They fit right into American history.


5 Reasons To Visit The Astonishing Cahokia Mounds State Historic Site!

If you’re planning a trip on the Great River Road, a tourist gem resides just outside the city of Collinsville, Illinois. Here you’ll find the remains of the most civilized prehistoric civilization north of Mexico. Dating back to 700 AD, the Cahokia Mounds Historic Site is a preservation of the archaeological remnants of the great civilization of Cahokia, home to the early Mississippians and Native Americans. Here they built over 100 astonishingly large man-made mounds for ceremonial and burial grounds, and 70 of these mounds still exist today for visitors to explore and learn about the history and culture.

Covering over 2,200 acres, a visit to Cahokia Mounds includes walking the grounds and exploring the remaining mounds, which are a sight to see in and of themselves. Visitors also can stop by the Interpretive Center to learn more about the history and the people who inhabited this great civilization.

Here are five reasons to put Cahokia Mounds on the top of the list for your next trip on the Great River Road.

Covering over 2,200 acres, a visit to Cahokia Mounds includes walking the grounds and exploring the remaining mounds, which are a sight to see in and of themselves. Visitors also can stop by the Interpretive Center to learn more about the history and the people who inhabited this great civilization.

Here are five reasons to put Cahokia Mounds on the top of the list for your next trip on the Great River Road.

1. You Can Hike Up To The Top Of Monk’s Mound

Of all the mounds at Cahokia, Monks Mound is the largest, towering over 100 feet, and is the centerpiece of the historic site. Built between 900 and 1200 AD, Monk Mound took 300 years to build to produce the pyramid-shaped earthen structure that covers over 14 acres. In the ancient times of the Cahokia civilization, a massive structure was built on top of the mound, which is speculated to have been the living quarters of the tribe chief and a ceremonial and government building.

Though the structure is no longer atop Monk Mound today, if you’re up for a short trek you can climb the two terraces that lead up either end of the mound. Visitors and locals alike use the area as a good place to walk and jog, so keep in mind bringing a comfortable pair of walking shoes. Once you’ve reached the top you can take in the spectacular and breathtaking views of the area, including the nearby skyline of St. Louis.

2. You’ll Love Stopping By The Interpretive Center

Being a World Heritage UNESCO site and a historical U.S. Landmark, the Interpretive Center at Cahokia Mounds is a world-class facility that provides an interactive look into the early Mississippian culture and its origins. The center promotes the uniqueness of this ancient world by highlighting it as an urban center for religious, political, economic, and culture.

As you step into the center, you are stepping back into the world of the Cahokia civilization. Check out the displays of Mississippian Native American culture with the life-sized dioramas of natives hunting, cooking, playing, and trading. You can also learn about the different types of ancient architecture by exploring the life-sized replica homes.

3. The Mysterious Woodhenges Are Astonishing To Observe

For an exciting sight head west from Monks Mound to another preserved landmark from the Cahokia civilization. Here you will find the Cahokia people’s own sun calendars, which they called Woodhenges. Much like the famous Stonehenge, these Woodhenges helped determine the changing seasons and ceremonial dates.

As you explore the Woodhenges, you can see the science and engineering that went behind building each one. While you can visit them at any time, the site occasionally holds special sunrise observances during the spring and fall equinoxes and the winter and summer solstices that you don’t want to miss.

4. You Can Enjoy The Simplicity Of A Guided Tour

Out of the 2,200 acres that Cahokia Mounds sits on, 800 acres are available to the public to explore and experience. If you’re feeling overwhelmed by the sheer amount of things to do at the site, there are many guided tours offered to visitors to help you have the best possible experience.

If you’d like to interact with a tour guide and other visitors, you can take the public tour of either Monks Mound or the Grand Plaza-Twin Mounds mound. During the summer months of June, July, and August, tours are conducted Wednesday through Sunday, and during April, May, September, and October these tours are only available on the weekends. If you would rather explore the site solo or with a group of friends and family, there are plenty of options for self-guided tours. These options include iPod Tours, Nature/Culture Hike Guidebook, Tape Tours, or a Tour Guidebook.


Ver el vídeo: Cahokia Mounds. The Wonder of Illinois. (Mayo 2022).