Podcasts de historia

Tratado de Kanagawa firmado con Japón

Tratado de Kanagawa firmado con Japón

En Tokio, el comodoro Matthew Calbraith Perry, en representación del gobierno de EE. UU., Firma el Tratado de Kanagawa con el gobierno japonés, abriendo los puertos de Shimoda y Hakodate al comercio estadounidense y permitiendo el establecimiento de un consulado de EE. UU. En Japón.

En julio de 1853, el comodoro Perry navegó hacia la bahía de Tokio con un escuadrón de cuatro buques estadounidenses. Durante un tiempo, los funcionarios japoneses se negaron a hablar con Perry, pero finalmente aceptaron cartas del presidente de los Estados Unidos, Millard Fillmore, convirtiendo a Estados Unidos en la primera nación occidental en establecer relaciones con Japón desde que se declaró cerrado a los extranjeros en 1683.

Después de darle tiempo a Japón para considerar el establecimiento de relaciones externas, Perry regresó a Tokio en marzo de 1854 y el 31 de marzo firmó el Tratado de Kanagawa, que abrió a Japón al comercio con Estados Unidos y, por lo tanto, con Occidente. En abril de 1860, los primeros diplomáticos japoneses en visitar una potencia extranjera llegaron a Washington, D.C. y permanecieron en la capital estadounidense durante varias semanas discutiendo la expansión del comercio con Estados Unidos.


Tratado de Japón de Kanagawa - Bibliografías de historia - en estilo Harvard

Tu bibliografía: Alchin, L., 2016. Tratado de Kanagawa para niños. [en línea] American-historama.org. Disponible en: & lthttp: //www.american-historama.org/1850-1860-secession-era/treaty-of-kanagawa.htm> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Tratado de Kanagawa | Japón-Estados Unidos [1854]

En el texto: (Tratado de Kanagawa | Japón-Estados Unidos [1854], 2016)

Tu bibliografía: Enciclopedia Británica. 2016. Tratado de Kanagawa | Japón-Estados Unidos [1854]. [en línea] Disponible en: & lthttp: //www.britannica.com/event/Treaty-of-Kanagawa> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Goldman, L.

Diplomacia japonés-estadounidense - Tratado de Kanagawa 31 de marzo de 1854

En el texto: (Goldman, 2008)

Tu bibliografía: Goldman, L., 2008. Diplomacia japonés-estadounidense - Tratado de Kanagawa 31 de marzo de 1854. [en línea] The Avalon Project. Disponible en: & lthttp: //avalon.law.yale.edu/19th_century/japan002.asp> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Griffiths, B.

Expedición del comodoro Perry a Japón

En el texto: (Griffiths, 2005)

Tu bibliografía: Griffiths, B., 2005. Expedición del comodoro Perry a Japón. [en línea] Grifworld.com. Disponible en: & lthttp: //www.grifworld.com/perryhome.html> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Tratado de Kanagawa firmado con Japón - 31 de marzo de 1854

En el texto: (Tratado de Kanagawa firmado con Japón - 31 de marzo de 1854, 2016)

Tu bibliografía: HISTORIA.com. 2016. Tratado de Kanagawa firmado con Japón - 31 de marzo de 1854. [en línea] Disponible en: & lthttp: //www.history.com/this-day-in-history/treaty-of-kanagawa-signed-with-japan> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Estados Unidos y la apertura a Japón, 1853-1830-1860 - Hitos - Oficina del Historiador

En el texto: (Los Estados Unidos y la apertura a Japón, 1853-1830-1860 - Hitos - Oficina del Historiador, 2016)

Tu bibliografía: History.state.gov. 2016. Estados Unidos y la apertura a Japón, 1853-1830-1860 - Hitos - Oficina del Historiador. [en línea] Disponible en: & lthttps: //history.state.gov/milestones/1830-1860/opening-to-japan> [Consultado el 5 de abril de 2016].

McNamara, R.

Tratado de Kanagawa

En el texto: (McNamara, 2016)

Tu bibliografía: McNamara, R., 2016. Tratado de Kanagawa. [en línea] About.com Educación. Disponible en: & lthttp: //history1800s.about.com/od/1800sglossary/g/Treaty-Of-Kanagawa.htm> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Ran, K.

El_Knock_Knock_Quien_está_Aquí_Momento_para_Japón_La_firmación_del_Tratado_de_Kanagawa_en_1854

En el texto: (Ran, 2016)

Tu bibliografía: Ran, K., 2016. El_Knock_Knock_Quien_está_Aquí_Momento_para_Japón_La_firmación_del_Tratado_de_Kanagawa_en_1854. 1ª ed. [ebook] págs. 12, 13, 14, 15, 16, 17. Disponible en: & lthttps: //notevenpast.org/wp-content/uploads/2013/07/The_Knock_Knock_Who_is_There_Moment_for_Japan_The_Signing_of_the_Treaty_of_Kanagawa.

Study.com

Comodoro matthew perry

En el texto: (Study.com, 2016)

Tu bibliografía: Study.com, 2016. Comodoro matthew perry. [imagen] Disponible en: & lthttp: //study.com/cimages/multimages/16/commodore_matthew_perry.jpg> [Consultado el 5 de abril de 2016].

Tratado de Kanagawa en Japón: definición e historia

En el texto: (Tratado de Kanagawa en Japón: Definición e historia, 2016)


Contenido

Desde principios del siglo XVII, el shogunato Tokugawa siguió una política de aislar al país de las influencias externas. El comercio exterior se mantuvo solo con los holandeses y los chinos y se llevó a cabo exclusivamente en Nagasaki bajo un estricto monopolio gubernamental. Este período de "Pax Tokugawa" está asociado en gran medida con la paz doméstica, la estabilidad social, el desarrollo comercial y la alfabetización ampliada. [2] Esta política tenía dos objetivos principales:

  1. Reprimir la propagación del cristianismo. A principios del siglo XVII, el catolicismo se había extendido por todo el mundo. Tokugawa temía que el comercio con las potencias occidentales provocara una mayor inestabilidad en la nación. Así, la política de aislamiento expulsó a los extranjeros y no permitió los viajes internacionales. [3] [4]
  2. Los japoneses temían que el comercio exterior y la riqueza desarrollada llevaran al surgimiento de una daimyō lo suficientemente poderoso como para derrocar al clan gobernante Tokugawa, especialmente después de ver lo que sucedió en China durante las Guerras del Opio. [5] [6]

A principios del siglo XIX, esta política de aislamiento se vio cada vez más cuestionada. En 1844, el rey Guillermo II de los Países Bajos envió una carta instando a Japón a poner fin a la política de aislamiento por sí solo antes de que el cambio fuera forzado desde el exterior. En 1846, una expedición estadounidense oficial dirigida por el comodoro James Biddle llegó a Japón pidiendo que se abrieran puertos para el comercio, pero fue despedida. [7]

En 1853, el comodoro de la Armada de los Estados Unidos Matthew C. Perry fue enviado con una flota de buques de guerra por el presidente estadounidense Millard Fillmore para forzar la apertura de los puertos japoneses al comercio estadounidense, [8] mediante el uso de la diplomacia de cañoneras si fuera necesario. [9] El creciente comercio entre Estados Unidos y China, la presencia de balleneros estadounidenses en aguas frente a la costa de Japón y la creciente monopolización de potenciales estaciones de carbón por parte de británicos y franceses en Asia fueron todos factores contribuyentes. Los estadounidenses también fueron impulsados ​​por conceptos de destino manifiesto y el deseo de imponer los beneficios de la civilización occidental y la religión cristiana en lo que percibían como naciones asiáticas atrasadas. [10] Desde la perspectiva japonesa, el aumento de los contactos con buques de guerra extranjeros y la creciente disparidad entre la tecnología militar occidental y los ejércitos feudales japoneses crearon una preocupación creciente. Los japoneses se habían mantenido al tanto de los acontecimientos mundiales a través de la información recopilada de los comerciantes holandeses en Dejima y habían sido advertidos por los holandeses del viaje de Perry. [11] Hubo un considerable debate interno en Japón sobre la mejor manera de enfrentar esta amenaza potencial a la soberanía económica y política de Japón a la luz de los eventos que ocurrieron en China con las Guerras del Opio.

Perry llegó con cuatro buques de guerra a Uraga, en la desembocadura de la bahía de Edo, el 8 de julio de 1853. Rechazó descaradamente las demandas japonesas de que se dirigiera a Nagasaki, que era el puerto designado para el contacto con el extranjero. Después de amenazar con continuar directamente hacia Edo, la capital de la nación, y quemarla hasta los cimientos si fuera necesario, se le permitió aterrizar en la cercana Kurihama el 14 de julio y entregar su carta. [12] Tal negativa fue intencional, como escribió Perry en su diario: “Para mostrar a estos príncipes lo poco que consideré su orden de partir, al subir a bordo ordené inmediatamente a todo el escuadrón en marcha, que no abandonaran la bahía ... pero subir más alto ... produciría una influencia decidida sobre el orgullo y la vanidad del gobierno, y provocaría una consideración más favorable de la carta del presidente ". [13] El frente de poder de Perry no se limitó a negarse a aterrizar en Uraga, sino continuó empujando los límites de los japoneses. Ordenó al escuadrón que inspeccionara la bahía de Edo, lo que provocó un enfrentamiento entre oficiales japoneses con espadas y estadounidenses con armas. Al disparar las armas al agua, Perry demostró su poderío militar, lo que afectó en gran medida la percepción japonesa de Perry y los Estados Unidos, es decir, una percepción de miedo y falta de respeto. [14]

A pesar de años de debate sobre la política de aislamiento, la carta de Perry generó una gran controversia en los niveles más altos del shogunato Tokugawa. los shōgun él mismo, Tokugawa Ieyoshi, murió días después de la partida de Perry y fue sucedido por su enfermizo hijo, Tokugawa Iesada, dejando la administración efectiva en manos del Consejo de Ancianos (rōjū) dirigido por Abe Masahiro. Abe sintió que era imposible para Japón resistir las demandas estadounidenses por la fuerza militar y, sin embargo, se mostró reacio a tomar cualquier acción por su propia cuenta para una situación sin precedentes. Intentando legitimar cualquier decisión tomada, Abe encuestó a todos los daimyō por sus opiniones. Esta fue la primera vez que el shogunato Tokugawa permitió que su toma de decisiones fuera un tema de debate público y tuvo la consecuencia imprevista de retratar al shogunato como débil e indeciso. [15] Los resultados de la encuesta tampoco proporcionaron a Abe una respuesta de las 61 respuestas conocidas, 19 estaban a favor de aceptar las demandas estadounidenses y 19 se oponían igualmente. Del resto, 14 dieron respuestas vagas expresando preocupación por una posible guerra, 7 sugirieron hacer concesiones temporales y 2 advirtieron que simplemente aceptarían lo que se decidiera. [dieciséis]

Perry regresó nuevamente el 11 de febrero de 1854, con una fuerza aún mayor de ocho buques de guerra y dejó en claro que no se iría hasta que se firmara un tratado. Perry continuó manipulando el escenario, como mantenerse alejado de los funcionarios de menor rango, insinuar el uso de la fuerza, inspeccionar el puerto y negarse a reunirse en los lugares de negociación designados. Las negociaciones comenzaron el 8 de marzo y duraron alrededor de un mes. Cada grupo compartió una actuación cuando llegó Perry. Los estadounidenses tuvieron una demostración de tecnología y los japoneses tuvieron un espectáculo de lucha de sumo. [17] Si bien la nueva tecnología asombró al pueblo japonés, Perry no estaba impresionado por los luchadores de sumo y percibió tal actuación como tonta y degradante: “Esta repugnante exhibición no terminó hasta que los veinticinco, sucesivamente, en parejas, exhibieron su inmensos poderes y cualidades salvajes ". [18] La parte japonesa cedió a casi todas las demandas de Perry, con la excepción de un acuerdo comercial inspirado en tratados anteriores estadounidenses con China, que Perry acordó posponer para un momento posterior. La principal controversia se centró en la selección de los puertos para abrir, con Perry rechazando rotundamente Nagasaki. El tratado, escrito en inglés, holandés, chino y japonés, fue firmado el 31 de marzo de 1854, en lo que ahora es Kaikō Hiroba (Plaza de Apertura del Puerto) Yokohama. un sitio adyacente a los actuales Archivos Históricos de Yokohama. [16]

El "Tratado de Paz y Amistad Japón-Estados Unidos" tiene doce artículos:

Artículo Resumen
§ I Paz mutua entre los Estados Unidos y el Imperio de Japón
§ II Apertura de los puertos de Shimoda y amp Hakodate
§ III Asistencia que se brindará a los marineros estadounidenses náufragos
§ IV Los marineros náufragos no deben ser encarcelados ni maltratados
§ V Libertad de circulación de los residentes extranjeros temporales en los puertos del tratado (con limitaciones) [19]
§ VI Se permitirán transacciones comerciales
§ VII Cambio de moneda para facilitar cualquier transacción comercial que se permita
§ VIII El aprovisionamiento de barcos estadounidenses será un monopolio del gobierno japonés
§ IX Japón para dar a los Estados Unidos cualquier ventaja favorable que pueda ser negociada por Japón con cualquier otro gobierno extranjero en el futuro.
§ X Prohibir a los Estados Unidos el uso de otros puertos además de Shimoda y Hakodate
§ XI Apertura de un consulado estadounidense en Shimoda
§ XII Tratado que se ratificará en un plazo de 18 meses a partir de la firma

En el momento, shōgun Tokugawa Iesada era el gobernante de facto de Japón para que el emperador de Japón interactuara de cualquier manera con los extranjeros estaba fuera de discusión. Perry concluyó el tratado con representantes del shogun, encabezados por el plenipotenciario Hayashi Akira (林 韑) y el texto fue respaldado posteriormente, aunque a regañadientes, por el emperador Kōmei. [20] El tratado fue ratificado el 21 de febrero de 1855. [21]

A corto plazo, EE. UU. Estaba satisfecho con el acuerdo, ya que Perry había logrado su objetivo principal de romper la política de Japón. sakoku política y sentar las bases para la protección de los ciudadanos estadounidenses y un eventual acuerdo comercial. Por otro lado, los japoneses se vieron obligados a participar en este comercio y muchos lo vieron como un signo de debilidad. El shogunato Tokugawa podría señalar que el tratado no fue realmente firmado por el shogun, ni por ninguno de sus rōjū, y que había evitado al menos temporalmente la posibilidad de un enfrentamiento militar inmediato. [22]

Externamente, el tratado condujo al Tratado de Amistad y Comercio Estados Unidos-Japón, el "Tratado de Harris" de 1858, que permitió el establecimiento de concesiones extranjeras, extraterritorialidad para extranjeros e impuestos mínimos de importación para bienes extranjeros. Los japoneses estaban irritados por el "sistema de tratados desigual" que caracterizó las relaciones asiáticas y occidentales durante este período. [23] El tratado de Kanagawa también fue seguido por acuerdos similares con el Reino Unido (Tratado de amistad anglo-japonés, octubre de 1854), Rusia (Tratado de Shimoda, 7 de febrero de 1855) y Francia (Tratado de amistad y comercio entre Francia y Japón, 9 de octubre de 1858).

Internamente, el tratado tuvo consecuencias de gran alcance. Las decisiones de suspender las restricciones previas a las actividades militares llevaron al rearme de muchos dominios y debilitaron aún más la posición del shogun. [24] El debate sobre la política exterior y la indignación popular por el apaciguamiento percibido a las potencias extranjeras fue un catalizador para la sonnō jōi movimiento y un cambio en el poder político de Edo a la Corte Imperial en Kioto. La oposición del emperador Kōmei a los tratados prestó más apoyo a la tobaku (derrocar al shogunato), y finalmente a la Restauración Meiji, que afectó a todos los reinos de la vida japonesa. Después de este período vino un aumento en el comercio exterior, el aumento del poderío militar japonés y el posterior aumento del avance económico y tecnológico japonés. La occidentalización en ese momento era un mecanismo de defensa, pero desde entonces Japón ha encontrado un equilibrio entre la cultura popular occidental y la tradición japonesa. [25]


Estados Unidos y la apertura a Japón, 1853

El 8 de julio de 1853, el comodoro estadounidense Matthew Perry condujo sus cuatro barcos al puerto de la bahía de Tokio, buscando restablecer por primera vez en más de 200 años el comercio y el discurso regular entre Japón y el mundo occidental.

Aunque a menudo se le atribuye la apertura de Japón al mundo occidental, Perry no fue el primer occidental en visitar las islas. Los comerciantes portugueses, españoles y holandeses se dedicaron al comercio regular con Japón en los siglos XVI y XVII. Los persistentes intentos de los europeos de convertir a los japoneses al catolicismo y su tendencia a participar en prácticas comerciales injustas llevaron a Japón a expulsar a la mayoría de los extranjeros en 1639. Durante los dos siglos siguientes, Japón limitó el acceso comercial a los barcos holandeses y chinos con fletamentos especiales.

Hubo varias razones por las que Estados Unidos se interesó en revitalizar el contacto entre Japón y Occidente a mediados del siglo XIX. Primero, la combinación de la apertura de los puertos chinos al comercio regular y la anexión de California, creando un puerto estadounidense en el Pacífico, aseguró que habría un flujo constante de tráfico marítimo entre América del Norte y Asia. Luego, cuando los comerciantes estadounidenses en el Pacífico reemplazaron los barcos de vela por barcos de vapor, necesitaron asegurar estaciones de carbón, donde pudieran detenerse para cargar provisiones y combustible mientras realizaban el largo viaje desde Estados Unidos a China. La combinación de su ventajosa posición geográfica y los rumores de que Japón poseía grandes depósitos de carbón aumentó el atractivo de establecer contactos comerciales y diplomáticos con los japoneses. Además, la industria ballenera estadounidense se había adentrado en el Pacífico norte a mediados del siglo XVIII y buscaba puertos seguros, asistencia en caso de naufragios y estaciones de suministro confiables. En los años previos a la misión Perry, varios marineros estadounidenses naufragaron y quedaron varados en las costas japonesas, y las historias de su maltrato a manos de los japoneses poco acogedores se extendieron por la comunidad de comerciantes y por todo Estados Unidos.

La misma combinación de consideraciones económicas y creencia en el Destino Manifiesto que motivó la expansión de Estados Unidos en todo el continente de América del Norte también llevó a los comerciantes y misioneros estadounidenses a viajar a través del Pacífico. En ese momento, muchos estadounidenses creían que tenían la responsabilidad especial de modernizar y civilizar a los chinos y japoneses. En el caso de Japón, los misioneros sintieron que el cristianismo protestante sería aceptado donde el catolicismo generalmente había sido rechazado. Otros estadounidenses argumentaron que, incluso si los japoneses no eran receptivos a los ideales occidentales, obligarlos a interactuar y comerciar con el mundo era una necesidad que, en última instancia, beneficiaría a ambas naciones.

La misión del comodoro Perry no fue la primera propuesta estadounidense a los japoneses. En la década de 1830, el escuadrón del Lejano Oriente de la Armada de EE. UU. Envió varias misiones desde su base regional en Guangzhou (Cantón), China, pero en cada caso, los japoneses no les permitieron aterrizar y carecían de la autoridad del gobierno de EE. UU. para forzar el problema. En 1851, el presidente Millard Fillmore autorizó una expedición naval formal a Japón para devolver a los marineros japoneses náufragos y solicitar que los estadounidenses varados en Japón fueran devueltos a los Estados Unidos. Envió al comodoro John Aulick para realizar estas tareas, pero antes de que Aulick se fuera de Guangzhou a Japón, fue relevado de su puesto y reemplazado por el comodoro Matthew Perry. Perry, un oficial naval de toda la vida, se había distinguido en la guerra entre México y Estados Unidos y fue fundamental en la promoción de la conversión de la Armada de los Estados Unidos a la energía a vapor.

Perry navegó primero hacia Ryukyus y las islas Bonin al suroeste y sureste de las principales islas japonesas, reclamando territorio para los Estados Unidos y exigiendo que la gente de ambos lugares lo ayudara. Luego navegó hacia el norte hasta la bahía de Edo (Tokio), con una carta del presidente de los Estados Unidos dirigida al emperador de Japón. Al dirigir la carta al Emperador, Estados Unidos demostró su falta de conocimiento sobre el gobierno y la sociedad japoneses. En ese momento, el emperador japonés era poco más que una figura decorativa, y el verdadero liderazgo de Japón estaba en manos del Shogunato Tokugawa.

Perry llegó a aguas japonesas con un pequeño escuadrón de barcos de la Armada de los EE. UU., Porque él y otros creían que la única forma de convencer a los japoneses de que aceptaran el comercio occidental era mostrar la voluntad de usar su avanzada potencia de fuego. Al mismo tiempo, Perry trajo una variedad de obsequios para el emperador japonés, incluido un modelo funcional de una locomotora de vapor, un telescopio, un telégrafo y una variedad de vinos y licores de Occidente, todos con la intención de impresionar a los japoneses. la superioridad de la cultura occidental. Su misión era completar un acuerdo con el gobierno japonés para la protección de los estadounidenses náufragos o varados y abrir uno o más puertos para suministros y reabastecimiento de combustible. Mostrando su audacia y disposición para usar la fuerza, el acercamiento de Perry a las aguas prohibidas alrededor de Tokio convenció a las autoridades japonesas de aceptar la carta.

La primavera siguiente, Perry regresó con un escuadrón aún más grande para recibir la respuesta de Japón. Los japoneses aceptaron a regañadientes las demandas de Perry, y las dos partes firmaron el Tratado de Kanagawa el 31 de marzo de 1854. Según los términos del tratado, Japón protegería a los marineros varados y abriría dos puertos para el reabastecimiento de combustible y el aprovisionamiento de barcos estadounidenses: Shimoda y Hakodate. . Japón también otorgó a Estados Unidos el derecho de nombrar cónsules para vivir en estas ciudades portuarias, un privilegio que no se había otorgado previamente a naciones extranjeras. Este tratado no era un tratado comercial y no garantizaba el derecho a comerciar con Japón. Aún así, además de proporcionar barcos estadounidenses en peligro en aguas japonesas, contenía una cláusula de nación más favorecida, de modo que todas las concesiones futuras que Japón otorgó a otras potencias extranjeras también se otorgarían a los Estados Unidos. Como resultado, el tratado de Perry proporcionó una apertura que permitiría el futuro contacto y comercio estadounidense con Japón.

El primer cónsul estadounidense asignado a un puerto japonés fue Townsend Harris. Como muchos de los primeros cónsules de Asia, Harris era un comerciante de Nueva York que se ocupaba de las importaciones chinas. Llegó a Shimoda en 1856, pero, al carecer del escuadrón naval que fortalecía la posición negociadora de Perry, Harris tardó mucho más en convencer a los japoneses de que firmaran un tratado más extenso. Al final, los funcionarios japoneses se enteraron de cómo los británicos utilizaron la acción militar para forzar la apertura a China y decidieron que era mejor abrir sus puertas voluntariamente que verse obligados a hacerlo. Estados Unidos y Japón firmaron su primer tratado comercial verdadero, a veces llamado Tratado de Harris, en 1858. Las potencias europeas pronto siguieron el ejemplo de Estados Unidos y redactaron sus propios tratados con Japón. Japón envió su primera misión a Occidente en 1860, cuando los delegados japoneses viajaron a los Estados Unidos para canjear el Tratado de Harris ratificado.

Aunque Japón abrió sus puertos al comercio moderno solo a regañadientes, una vez que lo hizo, aprovechó el nuevo acceso a los desarrollos tecnológicos modernos. La apertura de Japón a Occidente le permitió modernizar su ejército y ascender rápidamente a la posición de la potencia asiática más formidable del Pacífico. Al mismo tiempo, el proceso mediante el cual Estados Unidos y las potencias occidentales obligaron a Japón a entablar relaciones comerciales modernas, junto con otros factores internos, debilitó la posición del shogunato Tokugawa hasta el punto de que el shogun cayó del poder. El Emperador obtuvo el control formal del país en la Restauración Meiji de 1868, con efectos a largo plazo para el gobierno y la modernización de Japón.


Este día en la historia: el comodoro Matthew Perry firmó el Tratado de Kanagawa

Este día en la historia, el 31 de marzo de 1854, el comodoro Matthew Calbraith Perry firmó el Tratado de Kanagawa, también conocido como la Convención de Kanagawa, con el gobierno japonés, abriendo los puertos de Shimoda y Hakodate al comercio estadounidense y estableciendo una posición de estadounidense. cónsul en Japón.

En 1852, el presidente Millard Fillmore envió a Perry con una flota de buques de guerra para forzar la apertura de los puertos japoneses al comercio estadounidense y utilizar la diplomacia de las cañoneras si fuera necesario.

El 8 de julio de 1853, Perry navegó hacia la bahía de Tokio con un escuadrón de cuatro buques de guerra estadounidenses. Los japoneses le exigieron que se dirigiera a Nagasaki, el puerto designado de la nación para el contacto con el extranjero. Amenazó a los japoneses con continuar hasta Edo, ahora conocido como Tokio, y quemarlo hasta los cimientos. Los japoneses le permitieron aterrizar en Kurihama y entregar sus cartas del presidente Fillmore. Esta fue la primera vez que una nación occidental estableció relaciones con Japón desde que la nación declaró que cerraría las relaciones con los extranjeros en 1683.

Después de darle tiempo a Japón para considerar el establecimiento de relaciones externas, Perry regresó a Tokio y dijo que no se iría hasta que se firmara un tratado. El 31 de marzo se firmó el Tratado de Kanagawa y Japón abrió el comercio con Estados Unidos.


Tratado de Kanagawa firmado con Japón - HISTORIA

1841
El joven pescador Nakahama Manjiro (más tarde conocido como John Manjiro) naufraga y es rescatado por un barco ballenero estadounidense y llevado a los EE. UU.

1848
Ranald McDonald se convierte en el primer estadounidense en venir a Japón después de que finge naufragar.

1853
El comodoro Matthew Perry y los "Barcos Negros" llegan a Uraga, Kanagawa.

1854
El comodoro Matthew Perry regresa a Japón y se firma el Tratado de Paz y Amistad entre Estados Unidos y Japón (Tratado de Kanagawa).

1856
El primer cónsul de Estados Unidos, Townsend Harris, llega a Shimoda.

1858
Se firma el Tratado de Amistad y Comercio entre EE. UU. Y Japón, y Townsend Harris se convierte en el primer cónsul de EE. UU. En Japón.

1860
El Shogunato envía la primera misión en el extranjero a los EE. UU. para ratificar el Tratado de Amistad y Comercio entre Estados Unidos y Japón. La misión está acompañada por el Kanrin maru, un barco japonés.

1871-73
La Misión Iwakura visita los Estados Unidos y Europa.

1872
El ex presidente Grant visita Japón y se encuentra con el emperador Meiji.

1904
Comienza la Guerra Ruso-Japonesa. El Tratado de Portsmouth, que puso fin a la guerra en 1905, está mediado por el presidente Roosevelt.

1908
1908 El Acuerdo de Caballeros entre Japón y EE. UU. Limita el número de inmigrantes japoneses a los EE. UU.

1931
El primer equipo de béisbol de las Grandes Ligas de Estados Unidos visita Japón.

1941
El ataque japonés a Pearl Harbor y comienza la Guerra del Pacífico.

Comienza el internamiento de japoneses americanos.

1945
Se lanzan bombas atómicas sobre Nagasaki e Hiroshima.
Japón acepta la Declaración de Potsdam.
Douglas MacArthur, comandante supremo de las potencias aliadas, llega a Japón y comienza la ocupación liderada por Estados Unidos.

1951
Se firman el Tratado de Paz de San Francisco y el Tratado de Seguridad Japón-Estados Unidos.

1956
A Japón se le concede la membresía en las Naciones Unidas.

1960
Se firma el Segundo Tratado de Seguridad Japón-EE. UU.
El príncipe heredero Akihito y la princesa heredera Michiko (ahora emperador y emperatriz) visitan los EE. UU.

1971
Okinawa es devuelto a Japón por EE. UU.

1974
El presidente Ford se convierte en el primer presidente de Estados Unidos en visitar Japón.

1975
La primera reunión cumbre de las democracias industriales tiene lugar en Francia.


El 31 de marzo de 1854 se firmó el primer tratado entre Japón y Estados Unidos. Logró conseguir dos puertos de carbón para los nuevos barcos de vapor de la Armada y proteger a los trabajadores petroleros estadounidenses (los balleneros). Sin embargo, no abrió Japón al comercio.

El Tratado de Kanagawa fue un acuerdo de 1854 entre los Estados Unidos de América y el gobierno de Japón. En lo que se conoció como & # 8220la apertura de Japón & # 8221, los dos países acordaron participar en un comercio limitado y acordar el regreso seguro de los marineros estadounidenses que habían naufragado en aguas japonesas.


Cronología de eventos en Japón

Los "barcos negros" del comodoro estadounidense Matthew Perry llegan a la bahía de Edo.

Perry regresa y negocia el Tratado de Kanagawa. Primer tratado firmado entre Japón y Estados Unidos. El Tratado es fundamental para desmantelar la política de aislamiento de dos siglos.

El shogunato firma el Tratado de Harris entre Estados Unidos y Japón, abriendo ocho puertos japoneses a los comerciantes estadounidenses y otorgando a Estados Unidos el estatus comercial de "nación más favorecida".

Se envía la primera misión japonesa a los Estados Unidos.

Keiki, el último shogun Tokugawa, dimite, poniendo fin al shogunato Tokugawa.

Comienza el período Meiji y se escribe el Juramento de la Carta. El shogunato reemplazado por el poder central, la vieja clase samurái eliminada, la educación primaria y el servicio militar universal para los hombres se vuelven obligatorios. Edo pasa a llamarse Tokio. Capital se trasladó de Kioto a Tokio al año siguiente.

La misión Iwakura parte hacia el oeste. El objetivo es observar y aprender sobre los modelos y métodos occidentales de gobernanza civil.

Se promulga la Constitución Meiji

Primera Dieta convocada. Se emite el Rescripto Imperial sobre Educación.

Guerra chino-japonesa. Japón sale victorioso y afirma sus primeros logros como potencia imperial. Corea es "entregada" (colonizada) a Japón y China cede Taiwán a Japón

Guerra Ruso-Japonesa. Japón sale victorioso contra la Rusia zarista.

Estados Unidos y Japón llegan a un acuerdo de caballeros que establece que Estados Unidos no impondría ni haría cumplir restricciones a la inmigración japonesa y Japón no permitiría una mayor emigración a Estados Unidos.

Muere el emperador Meiji. Su hijo mayor, Yoshihito, asciende al trono. Comienza el período Taisho

La Primera Guerra Mundial. Japón está aliado con Estados Unidos y Gran Bretaña.

Japón no logra que la cláusula de Igualdad Racial se inserte en el pacto de la Liga de Naciones.

Gran terremoto de Kantō: el más mortífero en la historia de Japón. Ciudades como Tokio se rediseñaron después de ser arrasadas.

Se firmó la Ley de Inmigración Johnson-Reed que prohíbe la entrada de japoneses a los Estados Unidos.

Se instituye el sufragio universal masculino. El electorado se quintuplica.

El nacionalismo extremo se afianza en Japón. Enfatiza la preservación de los valores tradicionales japoneses y el rechazo de la influencia "occidental".

Firma del Tratado Naval de Londres.

Manchuria está invadida y ocupada.

Japón cambia el nombre de Manchuria Manchukuo e instala un régimen títere dirigido por el emperador Puyi (El último emperador).

El primer ministro japonés es asesinado por ultranacionalistas. El ejército tiene una influencia cada vez mayor en el país.

Japón se retira de la Sociedad de Naciones después de la condena de la comunidad internacional con respecto a su ocupación de Manchuria y est. De Manchukuo.

25 de noviembre: Japón firma el Pacto Anti-Comintern con la Alemania nazi. Concluye un acuerdo similar con Italia en 1937.

7 de julio: El incidente del puente Marco Polo en China inicia la invasión de China continental. La batalla de Shanghai ocurre desde mediados de agosto a noviembre, seguida de la ocupación de Beijing y la entonces capital, Nanjing.

13 de diciembre de 1937 Ocupación de Nanjing. El apogeo de la violencia masiva dura hasta febrero de 1938. Nanjing sigue siendo una ciudad ocupada durante la Segunda Guerra Mundial en China.

Estallido de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Con la caída de Francia ante la Alemania nazi en 1940, Japón pasa a ocupar la Indochina francesa

Se forma la alianza del Eje entre Roma, Berlín y Tokio.

Ataque de Japón a la flota del Pacífico de Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawái. Estados Unidos y sus principales aliados declaran la guerra a Japón al día siguiente.

Japón ocupa Filipinas, las Indias Orientales Holandesas, Birmania y Malaya. En junio, los portaaviones estadounidenses derrotaron a los japoneses en la batalla de Midway. Estados Unidos comienza una estrategia de "salto de isla en isla", cortando las líneas de apoyo japonesas a medida que avanzan sus fuerzas.

Las fuerzas estadounidenses están lo suficientemente cerca de Japón como para iniciar bombardeos a gran escala en ciudades japonesas.

Los aviones estadounidenses arrojan dos bombas atómicas, una sobre Hiroshima (6 de agosto) y la segunda sobre Nagasaki (9 de agosto). El emperador Hirohito se rinde y renuncia a su estado divino. Japón queda bajo el gobierno militar de Estados Unidos el 15 de agosto de 1945. Todas las fuerzas militares y navales japonesas se disuelven.

Una nueva constitución con sistema parlamentario y todos los adultos con derecho a voto. Japón renuncia a la guerra, se compromete a no mantener fuerzas terrestres, marítimas o aéreas para ese propósito. Al emperador se le concede el estatus ceremonial.


Barcos negros de 'conmoción y pavor'

Independientemente de lo que Washington quiera que el mundo piense, muchas personas solo creerán que la reciente invasión estadounidense de Irak fue por petróleo. Sin embargo, la diplomacia de poder de los Estados Unidos del tipo de la administración Bush & # 8217 & # 8220 & # 8220 & # 8221 no es un fenómeno nuevo, ni se limita al Medio Oriente musulmán.

El tercer día de junio de hace 150 años (en julio en el calendario actual), los estadounidenses vinieron a Japón en busca de petróleo y para expandir su esfera de influencia alrededor del Pacífico. Commodore Matthew Calbraith Perry’s “Black Ships” that appeared belching smoke from their funnels off Uraga at the mouth of Edo Bay presented such “shock and awe” to Japanese that the country was forced to end its closed-door policy that had lasted more than two centuries. Within little more than a decade, fundamental “regime change” was to follow.

To the Unites States in those days, oil meant whales. After good whaling grounds were discovered off Japan’s coasts in the early 1800s, American whalers flocked to the western Pacific and started to monopolize the waters. By the mid-1840s, hundreds were sailing to the Far East annually, primarily hunting huge, oil-rich sperm whales.

As a result, one of Perry’s missions from U.S. President Millard Fillmore was to acquire the right from the isolationist Tokugawa Shogunate — by force or negotiation — to establish coaling stations in ports along the Japanese coast. In addition, the United States hoped to emulate its rival, Britain, by expanding its trade with China and opening Japanese ports as stepping stones for its merchant ships and liners.

With these aims uppermost, Perry’s squadron set sail from Norfolk, Va., on Nov. 24, 1852. Crossing the North and South Atlantic, it rounded the Cape of Good Hope and crossed the Indian Ocean, stopping at Singapore, Hong Kong and Shanghai.

From there, before heading to Japan, Perry had one other item of business to take care of. So, on May 26, 1853, his fleet entered the port of Naha in the Ryukyus, where he threatened to land 200 troops and occupy Shuri Castle if the Okinawan government denied his demand to open ports to U.S. vessels for coaling and trade.

Perry had thoroughly studied Japan and its relations with China, the Netherlands and the Ryukyu Kingdom. In his view, because the Ryukyu Kingdom was effectively an oppressed protectorate of the Satsuma domain (in Kyushu’s present-day Kagoshima Prefecture) “liberating the islanders from this regime and occupying the region would be the most appropriate and morally correct course of action. As far as I’m concerned, it would greatly improve the lives of the islanders. Without doubt, the Ryukyuans would welcome America.”

He wasn’t wrong. Without Perry even having to demonstrate any military might, and without any Satsuma resistance, the Ryukyu government surrendered unconditionally.

However, he was not assuming things would go as smoothly at his final destination. So, for the following two weeks in Okinawa, his men were drilled relentlessly in preparation for a military option if Japanese forces attacked. Then, after leaving Okinawa on June 9, Perry’s fleet headed for the Ogasawara Islands to secure possible sites for port construction on Chichijima Island in case his proposal to the shogunate was rebuffed.

Finally, in the late afternoon of June 3 in the sixth year of Kaei (July 8, 1853 on today’s calendar), the four Black Ships — the steamers Susquehanna and Mississippi, and the sloops Saratoga and Plymouth — anchored off the town of Uraga (now part of Yokosuka, Kanagawa Prefecture) as thousands of Japanese on shore gazed at the “smoldering” vessels in amazement.

To the eyes of both the townspeople and shogunal officials, Perry’s ships appeared awesomely massive, as the isolationist shogunate banned the construction of any vessel over 1,000 goku (about 100 tons) or with more than one mast. Here, they were confronted with one of the world’s largest vessels in the menacing shape of the 2,450-ton Susquehanna, while even the smallest of the fleet, the Saratoga, had a displacement of 882 tons.

Fishermen in Shimoda in the southern Izu Peninsula who had seen the fleet heading north had reported to authorities earlier that they were perplexed as to how the ships were able to sail into a northerly wind after furling their sails. Sure enough, Japan’s awe was not just at the ships’ size, but at their power, as steamers were unknown.

Off Uraga, some 1,500 U.S. troops aboard the ships were ordered to battle stations, ready for action with cannon loaded and weapons to hand. The domains responsible for the defense of Edo Bay — Hikone (Shiga Prefecture), Aizu (Fukushima Prefecture), Oshi and Kawagoe (both Saitama Prefecture) — immediately rushed contingents of samurai to the scene. Shogunate officials at Uraga, however, reacted relatively calmly at first. Dozens of small boats, carrying among others Nakajima Saburosuke, deputy chief of the Uraga Magistrate, and Hori Tatsunosuke, a Dutch translator, approached the Black Ships to ask their nationality and the purpose of their arrival — in Dutch.

Perry’s side demanded that top shogunate authorities receive a letter from the U.S. president — a demand the officials refused, instead telling the foreigners to go to Nagasaki. The Americans then threatened the Japanese officials they would force their way into Edo with their military might and deliver the letter to the shogun themselves if their request to land was refused.

After a short consultation, a compromise was reached, with the Americans saying they would wait just three days for the shogunate’s decision.

In fact there was a good reason why the Ugara authorities didn’t panic as the townspeople did. A year before, the shogunate had been told that Americans were coming by Dutch sources in Nagasaki’s Dejima, a man-made island where Dutch merchants were the only Westerners allowed to trade with Japan. The information was treated as top secret and was disclosed only to powerful daimyo like Shimazu Nariakira of Satsuma — although the shogunate did not map out any countermeasures.

On hearing the news of the Americans’ arrival, Chief Senior Councilor Abe Masahiro — based at Edo Castle 50 km away — was pressured by other shogunal officials who were split over whether or not to receive the U.S. letter. Since the Tokugawa Shogunate completely closed the country to the world in 1641, it had never accepted such diplomatic papers, except from Korea and the Ryukyus.

The post of chief senior councilor (roju shuza) was like that of today’s prime minister, assisted by several other senior councilors (roju), while the post of shogun was little more than symbolic by that time in the Edo Period (1603-1867). Abe had been promoted to his top position in 1845, at the unprecedentedly young age of 25. Now still only 33, Abe had to make the grave decision of whether to abandon the centuries-old sakoku (closed country) principle of the House of Tokugawa and make official contact with the West.

Abe decided to consult with Tokugawa Nariaki, the retired daimyo of Mito (Ibaraki Prefecture) — one of the three branches of the House of Tokugawa besides Kishu (Wakayama Prefecture) and Owari (Aichi Prefecture) — who was viewed as the leading antiforeigner hardliner. With the permission of the 12th shogun, Tokugawa Ieyoshi, Abe visited the Mito domain’s Edo residence in Komagome. Although he had already resolved to receive the letter, Abe thought it wise to talk with the high-ranking xenophobe before making his decision public. Unexpectedly, he found Nariaki to be cool and realistic, claiming that it was too late to act tough as Japan’s coastal defenses were far from sufficient.

Afterward, upon receiving Abe’s decision, the Uraga Magistrate notified the American delegation that a landing had been approved on Kurihama Beach, just south of Uraga, on July 14.

That day, Perry went ashore at 9 a.m., accompanied by some 300 heavily armed officers, sailors and marines, and a military band. More than 5,000 samurai had been mobilized to guard the area. At the makeshift pavilion for the ceremony, Perry handed Fillmore’s letter and his own letters to Uraga’s two magistrates, Toda Izunokami and Ido Tsushimanokami. Ido returned a letter of receipt to Perry. The event was conducted without a word.

One of Perry’s letters said he would return to Edo Bay the following spring to receive the shogunate’s answer to Fillmore’s letter, dated Nov. 13, 1852, which urged Japan to sign a bilateral trade pact, to help its shipwrecked sailors, and to provide coaling stations and open ports for U.S. vessels.

His first task completed, Perry and his fleet departed Japan three days later.

Though not as crucial as this American incursion, the shogunate had faced unwanted port calls from foreigners before, especially since the early 19th century. Tsarist Russia sent a delegation led by Nikolai Petrovich Rezanov in 1803 on the pretext of returning four Japanese castaways. The delegation arrived in Nagasaki the following year to propose a trade pact, but was perfunctorily spurned by the shogunate.

In 1808, during the Napoleonic Wars, the British battleship Phaeton had entered Nagasaki port to seize Dutch vessels anchored at Dejima and take over Dutch offices there as the Netherlands had fallen under French control. Indeed, as Britain had by then seized the Dutch East Indies, the 13 sq. km of Dejima was the only place in the world over which the Dutch flag then flew. The Phaeton’s assault failed, due to staunch resistance from both the Dutch and Nagasaki Magistrate officials. Britain, however, did not back off so easily, and kept sending missions to Nagasaki, the Ryukyus, Uraga and Hitachi (Ibaraki Prefecture) between 1813 and 1824.

In light of these incidents, in 1825 the Tokugawa Shogunate ordered every domain in the country to fire on any foreign vessels that were spotted. That order replaced a previous one providing for coaling and provisioning facilities to be given to alien ships — before they were ordered away.

However, the shogunate’s hardline stance gave it serious pause for thought when Ching-Dynasty China was half-colonized by Britain in the First Opium War, which broke out in 1840 as a result of Peking’s ban on British exports of the Indian-grown narcotic. In 1842, the same year the war ended, the shogunate scrapped the tough order and reinstated the former rule.

At the same time, it started strengthening security around Edo by building batteries along the bay and mobilizing security personnel from several domains. Still, by 1846 there were only 28 cannons deployed along the bay, mainly around Shinagawa, along with about 5,900 guards. Such defenses, both Abe and some other senior officials realized, were totally insufficient to deter Western warships. Just then, the Black Ships arrived.

Immediately after Perry left, Abe summoned an unprecedented special-inquiry commission to hear a wide range of opinions on how Japan should respond to the U.S. demand. In view of what had happened in China, few doubted that anything less than the country’s fate was at stake. More than 700 opinions were submitted from almost all strata of society, including from daimyo, magistrates, academics — and even a Yoshiwara brothel owner. These opinions were categorized into three types: The shogunal tradition should be maintained Japan should accept U.S. demands at a minimum level and the country should build up its defense capability, funded through opening up to foreign trade.

Meanwhile, Edo Castle was in a state of confusion following the death of Shogun Ieyoshi and a report from Nagasaki that a squadron of four Russian battleships had entered the port, making demands similar to Perry’s. By September 1853, Abe had resolved to lift the ban on building, owning or operating large, ocean-going vessels to pave the way for Japan to open its doors to the world.

Earlier than scheduled, Perry returned to Japan via Okinawa after wintering along the China coast. His fleet had grown to seven, with the 2,415-ton Powhattan now his flagship. The squadron appeared off the Izu Peninsula on Feb. 8, 1854, and proceeded up Edo Bay, passing right by Uraga to finally drop anchor off Haneda. Surprised by the move, the shogunate provided the village of Yokohama near the post-town of Kanagawa as the venue for negotiations — by which time two more warships had joined the fleet.

Unlike the first U.S. visit, this time the shogunate was better prepared — reluctant but ready to accept Perry’s demands at the minimum level, with Emperor Komei’s approval. After several rounds of talks, the 12-provision Treaty of Kanagawa was signed March 31. It became the first international treaty in the history of Japan.

The treaty included provisions that Japan would rescue castaways, provide coal and necessary provisions to American ships that docked in Nagasaki, allow a consulate to be established in Shimoda and, in five years, open ports at Shimoda (Shizuoka Prefecture) and Hakodate (Hokkaido). Japan, however, refused to sign an agreement on opening itself for trade, which would have to wait until the 1858 Ansei Commercial Treaty.

Later the same year, though, the shogunate had to sign similar treaties with Russia and Britain — so accelerating its modernization and the imminent collapse of the Tokugawa regime.

In a time of both misinformation and too much information, quality journalism is more crucial than ever.
By subscribing, you can help us get the story right.


What nations signed the Treaty of Kanagawa?

Treaty of Kanagawa, also called Perry Convention, (March 31, 1854), Japan's first treaty with a Western nation. Concluded by representatives of the Estados Unidos y Japón at Kanagawa (now part of Yokohama), it marked the end of Japan's period of seclusion (1639&ndash1854).

One may also ask, what happened with the Treaty of Kanagawa? Treaty of Kanagawa signed with Japan. In Tokyo, Commodore Matthew Calbraith Perry, representing the U.S. government, signs the Treaty of Kanagawa with the Japanese government, opening the ports of Shimoda and Hakodate to American trade and permitting the establishment of a U.S. consulate in Japan.

Correspondingly, what benefits did the Treaty of Kanagawa grant the US?

Granted US trading rights, opened ports, granted foreigners extraterritoriality and Japan lost all rights to place tariffs on goods.

Why was the Treaty of Kanagawa important?

los Treaty of Kanagawa was an 1854 agreement between the United States of America and the government of Japan. American political leaders believed their mission in the world was to expand American markets into Asia. los treaty was the first modern treaty Japan negotiated with a western nation.


Ver el vídeo: Chimes WHAP Final: Treaty of Kanagawa (Octubre 2021).