Podcasts de historia

Impuestos egipcios antiguos y recuento de ganado

Impuestos egipcios antiguos y recuento de ganado

Los dioses del antiguo Egipto dieron libremente su generosidad a las personas que trabajaban la tierra, pero esto no eximía a esos agricultores de pagar impuestos sobre esa generosidad al gobierno. Egipto era una sociedad sin dinero en efectivo hasta el período persa (c. 525 a. C.), y la economía dependía de la agricultura y el trueque. La unidad monetaria era la deben, aproximadamente 90 gramos de cobre, y el comercio se basó en un 'imaginario' deben: si cincuenta deben compró un par de sandalias, luego un par de sandalias podrían cambiarse por cincuenta deben de trigo o cerveza.

Este era el sistema que operaba el gobierno central para recaudar impuestos. El académico Andre Dollinger escribe:

En una economía de trueque, la forma más sencilla de cobrar impuestos es incautando parte del producto, la mercancía o la propiedad. El sector agrícola de tal economía es el más fácil de gravar. Un agricultor no puede negar la posesión de un campo sin perder sus derechos. Se puede medir el campo, evaluar el rendimiento y el producto es difícil de ocultar debido a su gran volumen. No es de extrañar que los campesinos fueran la parte más alta y con los impuestos más consistentes de la población. (1)

El recuento de ganado

La mejor manera que tenía un rey de evaluar lo que se le debía de las regiones de su país era salir y verlo por sí mismo. Ya en el reinado de Hor-Aha (c. 3100-3050 a. C.), institucionalizado durante la Segunda Dinastía (c. 2890 - c. 2670 a. C.), y continuando hasta la época del Antiguo Reino de Egipto (c. 2613- 2181 a. C.), se instituyó un evento anual conocido como el Shemsu Hor (Seguimiento de Horus), más conocido como el Conde de Ganado Egipcio, durante el cual el rey y su séquito viajaban por la tierra, evaluaban el valor de las cosechas de los agricultores y recaudaban una cierta cantidad en impuestos. El académico Toby Wilkinson comenta sobre esto, escribiendo:

los Shemsu Hor habría servido para varios propósitos a la vez. Permitió que el monarca fuera una presencia visible en la vida de sus súbditos, permitió a sus funcionarios vigilar de cerca todo lo que sucedía en el país en general, implementando políticas, resolviendo disputas y administrando justicia; sufragó los costos de mantenimiento de la corte y eliminó la carga de mantenerla durante todo el año en un solo lugar; y, por último, pero no menos importante, facilitó la evaluación y la recaudación sistemáticas de impuestos. Un poco más tarde, en la Segunda Dinastía, la corte reconoció explícitamente el potencial actuarial del Seguimiento de Horus. A partir de entonces, el evento se combinó con un censo formal de la riqueza agrícola del país. (44-45)

Egipto se dividió en distritos, y los campos y productos de cada distrito se tasaron para impuestos. Cada distrito (nombre) se dividió en provincias con una nomarca administrar el funcionamiento general del nombrey luego los funcionarios provinciales menores y los alcaldes de las ciudades que operan en esferas de autoridad cada vez menores. En lugar de confiar en un nomarca para informar con precisión de su riqueza al gobierno, el rey visitaría personalmente a cada nombre y recaudar los impuestos él mismo. los Shemsu Hor así se convirtió en un importante evento anual (más tarde bianual) en la vida de los egipcios. El aceite, la cerveza, la cerámica, el ganado y cualquier otro tipo de mercancía serían gravados, pero el más importante era el impuesto sobre los cereales.

Impuesto sobre cereales y redistribución

El grano no solo alimentaba a la población de Egipto, sino que era esencial para el comercio con otros países. Cualesquiera que sean los recursos de los que carecía Egipto, podían comprarse mediante la venta de cereales, y dado que Egipto tenía campos fértiles que normalmente producían cosechas abundantes, los cereales eran lo más importante para el funcionamiento del gobierno. No solo utilizaron el grano en el comercio, sino que lo almacenaron en excedente para alimentar a la gente en años de mala cosecha y para distribuir a las comunidades que pudieran sufrir alguna desgracia. El académico Edward Bleiberg explica cómo funcionó el proceso:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

El antiguo gobierno egipcio satisfizo sus necesidades de alimentos, materias primas, productos manufacturados y mano de obra mediante impuestos y servicio militar obligatorio. La economía egipcia previa al mercado, esencialmente sin dinero, se estructuró de modo que los residentes del valle del Nilo brindaran apoyo al rey y a otras instituciones gubernamentales, mientras que al mismo tiempo el rey redistribuía estos productos esenciales a cada clase sobre la base de su rango y rango. estatus en la sociedad. (citado en Bard, 761-762)

Impuestos y el Reino Antiguo

Los impuestos del Conde de ganado egipcio y el lucrativo comercio que permitió proporcionaron al gobierno central del Reino Antiguo la gran riqueza necesaria para construir las pirámides de Giza. En la actualidad, solo la Gran Pirámide de Khufu y las de Khafre y Menkaure se elevan desde la meseta de Giza junto con la Gran Esfinge y varios monumentos menores, pero en su día, cada pirámide en Giza tenía su propio complejo de pirámides, allí fue vivienda para los trabajadores, mercados, templos separados, talleres; y todos estos cuestan mucho dinero. Además, una vez que se completaron las pirámides, los complejos y los templos, se tuvo que contratar personal para mantenerlos y presidir los rituales que garantizarían la vida eterna del rey en el mundo venidero.

Los impuestos del recuento de ganado egipcio y el lucrativo comercio que permitió proporcionaron al gobierno central del Reino Antiguo la gran riqueza necesaria para construir las pirámides de Giza.

Todos estos proyectos de construcción y rituales concomitantes fueron muy costosos y eventualmente contribuyeron a lo que se conoce como el colapso del Reino Antiguo durante el reinado de Pepi II (2278-2184 a. C.). La tensión en la tesorería del gobierno central, que pagaba no solo la mano de obra, los materiales y el transporte de esos materiales al sitio, sino también el clero y su personal para mantener los templos, fue finalmente una carga demasiado grande. Además, a cambio de sus servicios, los gobernantes del Reino Antiguo habían eximido al sacerdocio de impuestos a perpetuidad. Dado que los sacerdotes ya habían acumulado una gran cantidad de tierra, la pérdida de impuestos fue significativa.

Aunque el gobierno central finalmente fracasó en la Sexta Dinastía, el gobierno ya estaba en problemas hacia el final de la Cuarta Dinastía (durante la cual se construyeron las pirámides de Giza) en el reinado del sucesor de Menkaure, Shepsekaf (2503-2498 a. C.). Shepsekaf tenía suficiente dinero y recursos para completar la pirámide y el templo de Menkaure, pero él mismo fue enterrado en una modesta tumba en Saqqara.

Impuestos durante el primer período intermedio

El declive del Reino Antiguo condujo al Primer Período Intermedio de Egipto (2181-2040 a. C.) durante el cual el individuo nomarcas tenía más poder que el gobierno central. Se suspendió la práctica del conteo anual de ganado; los impuestos, sin embargo, no lo eran. El rey ya no podía ordenar la recaudación de impuestos, pero el individuo nomarcas fueron y lo hicieron. La erudita Rosalie David escribe:

En teoría, el rey poseía todas las tierras y posesiones. En realidad, aunque era el terrateniente más grande y poseía áreas dentro de cada nomo, los templos e incluso los particulares poseían bienes raíces sustanciales. (95)

Se pensaba que el rey era dueño de toda la tierra porque los dioses le habían otorgado su posición, quienes habían creado el mundo y se lo habían dado al pueblo, pero a lo largo de la historia de Egipto, el rey lucharía con el sacerdocio, especialmente con los sacerdotes de Amón. por el poder porque los templos y sus fértiles tierras y campos habían sido declarados exentos de impuestos. Esta situación permitió al clero amasar una gran cantidad de riqueza y poder concomitante a expensas del gobierno central.

los nomarcas ahora se quedaba con la mayor parte de los impuestos recaudados, aunque una parte seguía enviándose a la capital como antes. Esta es la razón por la que no se encuentran grandes monumentos como las pirámides de Giza construidas durante el Primer Período Intermedio, pero sí se encuentran elaboradas tumbas personales de nomarcas y otra nobleza. Este período terminó cuando el príncipe Mentuhotep II de Tebas (c. 2061-2010 a. C.) unió el país bajo su gobierno e inició la era del Reino Medio de Egipto (2040-1782 a. C.). Una vez más, un gobierno central fuerte gobernó Egipto y los impuestos permitieron a los gobernantes costear grandes proyectos de construcción. El imponente templo de Karnak cerca de Tebas se comenzó durante este tiempo en el reinado de Senusret I (c. 1971-1926 a. C.).

Cálculos de impuestos a través del Reino Nuevo

Los impuestos ahora eran evaluados y recaudados por funcionarios encargados de ese deber. Esta práctica de enviar a los recaudadores de impuestos en realidad había comenzado hacia el final del Reino Antiguo cuando la práctica del Conteo de Ganado había comenzado a declinar. Los recaudadores de impuestos que retuvieron el monto total adeudado al gobierno fueron severamente castigados. El Reino Medio, considerado una época clásica en la historia de Egipto, declinó durante la XIII Dinastía, lo que permitió a los hicsos, un pueblo extranjero, afianzarse en la región del Delta del Bajo Egipto. La época de los hicsos se conoce como el segundo período intermedio de Egipto (c. 1782 - c. 1570 a. C.) durante el cual, de nuevo, el individuo nomarcas se beneficiaron más de los impuestos y reclutaron a aquellos que no podían pagar por el trabajo.

El Segundo Período Intermedio dio paso a la época del Nuevo Reino (1570-1069 a. C.) cuando Ahmose I (c. 1570-1544 a. C.) expulsó a los hicsos de Egipto y fundó la XVIII Dinastía. El Nuevo Reino es el período del imperio de Egipto y un ejército profesional para difundirlo y mantenerlo. También es la época más conocida por sus gobernantes y los monumentos que levantaron. Hatshepsut, Thutmosis III, Amenhotep III, Akhenaton, Nefertiti, Tutankhamon, Horemheb, Seti I, Ramsés el Grande, Merenptah, Ramsés III, todos gobernaron durante el Nuevo Reino y todos contribuyeron con sus propios monumentos impresionantes a la cultura pagados, en gran parte, a través de impuestos. Rosalie David escribe:

Hay más información sobre impuestos en el Reino Nuevo que en períodos anteriores; por ejemplo, en el reinado de Thutmosis III se sabe que los impuestos se recaudaban en forma de cereales, ganado, frutas y provisiones, así como anillos y joyas de oro y plata. Los gobernadores evaluaron anualmente el cereal pagadero para ese año, basando sus cálculos en la superficie de cada nomo y la altura de la subida del Nilo. Los niveles de inundación se registraron en nilómetros; construidos a la orilla del río, se diseñaron nilómetros para medir la altura anual de la inundación. Si había un Nilo bajo cuando el agua no alcanzaba el nivel habitual, el impuesto a pagar ese año se reducía en consecuencia. (95)

El tercer período intermedio y tardío

El Imperio Nuevo fue seguido por el Tercer Período Intermedio de Egipto (c. 1069-525 a. C.) durante el cual el gobierno del país se dividió inicialmente entre las ciudades de Tanis y Tebas. Individual nomarcas nuevamente pudieron obtener un poder sustancial y se les dio tierra a soldados profesionales que sirvieron bien y pudieron quedarse con una cantidad significativa de sus productos sin pagar impuestos. Los sacerdotes de Amón, especialmente en Tebas, poseían una enorme superficie de tierra libre de impuestos, mientras que los agricultores que la trabajaban seguían pagándoles lo que equivalía a un impuesto que luego utilizaban para los fines que deseaban.

Los impuestos eran tan pesados ​​que muchas personas se endeudaron, y durante el Período Tardío del Antiguo Egipto (c. 525-332 a. C.), la gente se vendía al servicio, ofreciendo su tiempo y trabajo para pagar sus impuestos. La imposibilidad de pagar estos impuestos, o los préstamos otorgados a una persona que luego se vencen, dio como resultado que las personas se vendieran a sí mismas para ser reconocidas oficialmente como el hijo de otra persona. El adoptante luego pagaría la deuda y el 'hijo' trabajaría con lo adeudado. En muchos casos, este arreglo funcionó bien para todos los involucrados, ya que una pareja sin hijos podría adoptar a alguien que luego se aseguraría de que se les diera un entierro adecuado con todos los ritos y el hijo adoptivo heredaría su tierra una vez que fallecieran.

La vieja tradición del Conde de Ganado, cuando el rey viajaba entre su gente para cobrar un impuesto justo a la tierra, había sido olvidada por este tiempo. El conteo de ganado resultaría importante para los historiadores posteriores, ya que los registros del mismo marcaron claramente las fechas en las que se llevó a cabo y proporcionaron un registro anual (más tarde semestral) de la historia de la época. A principios del siglo XX, el recuento de ganado se convirtió en uno de los medios más o menos precisos para fechar la historia de Egipto.

Para la gente de la época, sin embargo, el ritual temprano del conteo de ganado se habría considerado de la misma manera que la época de impuestos en muchos países del mundo actual. A nadie le gustaba más que ahora pagar impuestos en el antiguo Egipto, pero el Recuento de Ganado al menos proporcionaba una apariencia de participación en el gobierno de uno. El rey y su corte visitaron personalmente los distritos y evaluaron la tierra, y aunque se desconocen los detalles precisos de esta práctica, lo más probable es que el esfuerzo se aprecie mucho más que las visitas posteriores de los recaudadores de impuestos.


Agricultura egipcia antigua

La civilización del antiguo Egipto estaba en deuda con el río Nilo y sus confiables inundaciones estacionales. La previsibilidad del río y el suelo fértil permitieron a los egipcios construir un imperio sobre la base de una gran riqueza agrícola. A los egipcios se les atribuye ser uno de los primeros grupos de personas en practicar la agricultura a gran escala. Esto fue posible gracias al ingenio de los egipcios cuando desarrollaron el riego por cuenca. [1] Sus prácticas agrícolas les permitieron cultivar alimentos básicos, especialmente cereales como el trigo y la cebada, y cultivos industriales, como el lino y el papiro. [2]


Los impuestos del Antiguo Egipto y el recuento de ganado - Historia

Impuestos en el mundo antiguo

"En este mundo nada es seguro sino la muerte y los impuestos".
--Benjamin Franklin, en una carta a M. Leroy, 1789.

Los académicos y curadores del Museo de la Universidad de Pennsylvania han desenterrado algunos ejemplos de cómo las civilizaciones antiguas se han ocupado de los impuestos. Estos destellos del pasado son parte de E-Musings, el nuevo boletín electrónico del Museo. Visite la página de inicio del Museo para suscribirse. Para aquellos que todavía están tratando de lidiar con la próxima fecha límite de impuestos y quieren descifrar su formulario W-2, consulte Almanaque del 29 de enero, en línea.

Impuestos en la antigua Mesopotamia


Tablilla sumeria que registra el pago del impuesto llamado & quot; carga & quot, alrededor del 2500 a.C.

& # 9En comparación con la antigua Mesopotamia, quizás sufrimos menos que nuestros antiguos homólogos. Como no tenían moneda, los hogares antiguos tenían que pagar impuestos en especie y pagaban diferentes impuestos a lo largo del año. Los impuestos electorales exigían que cada hombre entregara una vaca u oveja a las autoridades. Los comerciantes que transportaban mercancías de una región a otra estaban sujetos a peajes, aranceles y otros impuestos. Para evitar tantos de estos como fuera posible, con frecuencia recurrieron al contrabando. Una carta de aproximadamente 1900 a.C. relata las consecuencias de estas medidas evasivas, cuando un comerciante de la casa matriz instruyó a su empleado:

& # 9 & quot; El hijo de Irra envió mercancías de contrabando a Pushuken, pero sus mercancías de contrabando fueron interceptadas. ¡El Palacio luego arrojó a Pushuken a la cárcel! Los guardias son fuertes. ¡Por favor, no contrabandees nada más! & quot

& # 9 Casi todo estaba sujeto a impuestos: ganado, comercio de barcos, pesca, incluso funerales, pero probablemente la obligación más onerosa que enfrentaba un hogar era su obligación laboral. Esto se llamaba "ir" o "carga" en los idiomas babilónicos. Un hombre libre, cabeza de familia, le debía al gobierno muchos meses de servicio laboral. Si tenía suerte, su servicio podría implicar la recolección de los campos de cebada del gobierno o la excavación del cieno de los canales. Si no tenía suerte, tenía que hacer el servicio militar, dejando la seguridad de su hogar para librar guerras en el extranjero, quizás para no volver jamás. Naturalmente, los hombres que podían permitírselo evitaban este servicio de trabajo: o enviaban un esclavo o contrataban a alguien en su nombre. Técnicamente, la sustitución era ilegal, pero sabemos que se practicaba de forma generalizada. Aquellos que no podían pagar un sustituto tomaron medidas más drásticas. La Ley No. 30 del Código Legal de Hammurabi comienza, "Si un soldado o marinero abandona su campo, huerto u hogar debido a la obligación laboral y se escapa", la consecuencia fue la pérdida de la tierra y el sustento de su familia.

& # 9Las casi un millón de tabletas cuneiformes que sobreviven actualmente en las colecciones de museos de todo el mundo, unas 30.000 de ellas en el Museo de la Universidad de Pensilvania, brindan información sobre temas como los impuestos. Le animamos a que vuelva a visitar las galerías mesopotámicas; después de todo, ¡es mejor que hacer sus impuestos!

* * *

La Dra. Tonia Sharlach, Asistente de Investigación en la Sección Babilónica del Museo, es parte del equipo de académicos que trabajan en el Proyecto del Diccionario Sumerio, el primer diccionario de la lengua escrita más antigua conocida del mundo.
La Dra. Sharlach recibió su Ph.D. en 1999
de Harvard. Su disertación se centró en los impuestos babilónicos. La versión revisada de la tesis, Fiscalidad Provincial y Estado Ur III, será publicado en 2003 por Brill.

Impuestos en el Antiguo Egipto

Los faraones, como el que se muestra aquí en la jamba de la puerta del Palacio de Merenptah (1236-1223 a. C.), eran gobernantes poderosos que podían, y lo hicieron, recaudar impuestos como les pareciera conveniente.

Los impuestos, según el Dr. David Silverman, curador de la sección egipcia del museo, eran una realidad para todos los súbditos del faraón a lo largo de la época del antiguo Egipto. Los textos administrativos, los textos literarios, las cartas y las escenas de las tumbas han proporcionado a los arqueólogos e historiadores evidencia definitiva pero fragmentaria de impuestos, recaudadores de impuestos, quejas (desaconsejables) de impuestos y, oh sí, incluso refugios fiscales, para los pocos afortunados.

& # 9 Ya en la primera dinastía del Imperio Antiguo (3000-2800 a.C.) hay evidencia documentada de un evento bienal, el & quot; Seguimiento de Horus & quot; nada menos que una gira real cuando el faraón apareció ante su pueblo - y recogió impuestos. Estos ingresos se le debían en su doble e indiscutible papel, como jefe de estado y encarnación del dios Horus.

& # 9 Si bien no hay evidencia de que el 15 de abril fuera el día del ajuste de cuentas, los antiguos egipcios tuvieron que lidiar con fuertes impuestos que eran al menos un asunto anual, e incluían gravámenes sobre el ganado, los granos y el pago de varios tipos de trabajo humano. Agregue a eso los impuestos ad hoc que podrían imponerse en cualquier momento que el faraón considere oportuno (una campaña militar o el trabajo en tumbas reales podría requerir ingresos adicionales).

& # 9Con todos los impuestos que se impusieron, no es de extrañar que haya un poco de, bueno, quejas sobre los impuestos. Han sobrevivido ejemplos de antiguas quejas sobre impuestos, aunque no sabemos qué pasó con quienes se quejaron. En una carta del Imperio Nuevo, un sacerdote protestó por lo que veía como impuestos excesivos, diciendo: "¡No es mi impuesto en absoluto!" (Sally L.D. Kadary, "Impuestos", en D. Redford [ed.] Enciclopedia de Oxford del Antiguo Egipto, vol. III [Nueva York, 2001], págs. 351-356).

& # 9Los refugios fiscales - cartas reales de inmunidad fiscal - están documentados desde la cuarta dinastía en el Reino Antiguo (2625-2500 a.C.). El personal y la propiedad de los templos y fundaciones, a menudo ellos mismos financiados con ingresos fiscales, buscaban y parecían haber recibido tal inmunidad fiscal, incluida la inmunidad frente al trabajo obligatorio.

* * *

El Dr. David Silverman, profesor y curador de egiptología de Eckley Brinton Coxe, Jr., es el curador a cargo de la sección egipcia y el presidente del Departamento de Estudios de Asia y Oriente Medio.
Un prolífico escritor, el Dr. Silverman ha publicado muchos libros, artículos y reseñas y ha presentado sus trabajos en todo el mundo. Ha completado un extenso trabajo de campo en Egipto y se ha desempeñado como curador de muchas exhibiciones de Egipto y el Mundo Antiguo para los principales museos de los EE. UU.

Impuestos en el Antiguo Imperio Romano

Moneda de bronce con la cabeza del emperador romano Diocleciano (284-305 d.C.) quien, como muchos emperadores, planeó revisar la estructura tributaria.

& # 9El hecho de que pagar sus impuestos en la época romana fuera tan desagradable como se percibe universalmente hoy depende de quién era usted y cuándo vivía. Hacia el 167 a. C. el gobierno romano se había enriquecido con tanto éxito a expensas de sus provincias recientemente capturadas y con los ingresos de sus minas de plata españolas que ya no necesitaba cobrar un impuesto a las tierras propiedad de sus ciudadanos en Italia.

& # 9Fue una historia diferente en las provincias, que estaban sujetas a todos los esquemas no autorizados de generación de ingresos conocidos por el hombre. Los infames publicani eran recaudadores de impuestos privados contratados por los gobernadores provinciales para recaudar todos los impuestos que pudieran por encima de la tasa oficial. Embolsándose la diferencia, se confabularon con otros capitalistas romanos para comprar grano a bajo precio en la época de la cosecha y luego venderlo a precios inflados en tiempos de escasez. También prestaron dinero a provinciales en apuros a una tasa usura del 4% o más por mes. No es de extrañar que en el Nuevo Testamento se agrupen tan persistentemente con los & quotsinners. & Quot


Una lucha por la independencia

En el período medieval temprano, Frisia comienza a adquirir una identidad distinta por primera vez. Varias fuentes medievales mencionan un antiguo Reino de Frisia que fue gobernado por Grandes Reyes. No hay muchos materiales históricos para ofrecer más detalles sobre este reino, pero existe una cierta posibilidad de que los frisones obtuvieran un cierto grado de independencia en la región, especialmente en el período medieval en desarrollo. Los nombres de tres reyes frisones sobreviven hasta el día de hoy: Radbod, Bubo y Aldgisl.

Bordado que representa la leyenda en la que el rey frisón Radbod está listo para ser bautizado por Wulfram (en este bordado reemplazado por Willibrord), pero en el último momento se niega. ( CC0)

La pérdida de la independencia de los frisones, que nunca se recuperó por completo, comenzó con su conflicto con los francos. Esta serie de conflictos se conoce como la guerra frisona-franca y se llevó a cabo entre los siglos VII y VIII. El rey Radbod (a menudo llamado Redbad) fue el sucesor del difunto rey Aldgisl y fue un feroz defensor del Imperio franco.

En ese momento, los frisones todavía eran paganos y adoraban a sus dioses: Wêda (Woden), Thuner (Thor), Tiwes (Tiwaz, Tyr), Frîja (Frigg) y otros. Para explotar estas guerras, los misioneros cristianos angloirlandeses se infiltraron en Frisia para convertir a la población pagana, lo que finalmente lograron. Después de una serie de enfrentamientos y conflictos, el Imperio franco ganó la partida tras la muerte del rey Radbod.

Finalmente, el rey de Frisia Bubo (Peppo) fue derrotado y asesinado con su ejército en la Batalla del Jabalí, después de lo cual Frisia fue rápidamente conquistada por los francos. Los últimos vestigios del paganismo también se extinguieron lentamente.

San Willibrord, misionero anglosajón de Northumberland, apóstol de los frisones, primer obispo de Utrecht. ( Dominio publico )

Después de la muerte de Carlomagno, los condes de Holanda intentaron dominar Frisia, y lo hicieron durante algún tiempo, pero sin éxito continuo. Esto nos muestra la fuerte lucha por la independencia que siempre tuvieron los frisones. Alrededor de 993, el conde holandés Arnulf no pudo hacer valer su poder e influencia sobre Frisia, y el período que siguió a este se llama hoy "Libertad Frisia".

Es un período en el que Frisia se convirtió en una confederación autónoma de facto dentro del Sacro Imperio Romano Germánico, en el que no existía ni la servidumbre ni el feudalismo, ni ninguna administración central. Su única lealtad era al Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Esta independencia duró varios siglos, hasta 1256. En este punto, los Condes de Holanda eran una potencia regional prominente y querían volver a ser dueños de Frisia. De 1256 a 1422, se libraron una serie de guerras entre Frisia y Holanda.

De 1256 a 1289 fue la Guerra de Frisia Occidental. El período de lucha entre 1345 y 1422 se conoce como la Guerra Friso-Holandesa, con la Gran Guerra Frisia de 1413 a 1422. En general, este largo período fue testigo de un período de luchas, hasta la conquista de Frisia Occidental en 1422, cuando perdió su independencia y pasó a formar parte de las provincias holandesas.


La gente del antiguo Egipto pagaba impuestos en forma de mano de obra o grano que el faraón almacenaba en grandes almacenes. En algunos años, a un agricultor se le podría cobrar hasta el 60 por ciento de su cosecha anual. El faraón confiaba en los cereales gravados como fuente de suplementación durante los años de sequía y mala cosecha. El trabajo manual también era un requisito fiscal que apoyaba al ejército egipcio, así como a grandes proyectos de cosecha y construcción durante todo el año.

La documentación que data de la primera dinastía en Egipto, entre el 3000 y el 2800 a.C., muestra evidencia de que los faraones se presentaron ante el pueblo para recaudar impuestos. Las giras reales, llamadas "Seguimiento de Horus" dejaron en claro que los ingresos fiscales se debían al faraón como jefe del estado. Incapaces de manejar el proceso ellos mismos, los faraones también nombraron ministros llamados visires que actuaron como supervisores fiscales. El visir llevaba registros de los impuestos recaudados y se aseguraba de que se cubrieran las necesidades de mano de obra y cereales.


Contenido

Padres Editar

Pepi era hijo del faraón Teti e Iput. [16] Su ascendencia está directamente atestiguada por un relieve en un decreto descubierto en Coptos que menciona a Iput como la madre de Pepi, [17] por inscripciones en su templo mortuorio que mencionan sus títulos como madre de un rey y como madre de Pepi, [18 ] [nota 2] por la arquitectura de su tumba que había sido cambiada de una forma de mastaba original a una pirámide en el acceso de su hijo al trono, [18] y por su mención como madre de Pepi en los anales reales de la Sexta Dinastía . [19] Iput pudo haber sido hija de Unas, el último faraón de la Quinta Dinastía, [3] aunque esto sigue siendo incierto y debatido. [20] Parece haber muerto antes de que Pepi subiera al trono. [21] La observación de que Teti era probablemente el padre de Pepi se deriva de la ubicación de la tumba de Iput, junto a la pirámide de Teti, como era habitual en una reina consorte. [19]

Consortes Editar

Los egiptólogos han identificado seis consortes de Pepi I con casi certeza. [22] Las consortes mejor atestiguadas de Pepi fueron Ankhesenpepi I y Ankhesenpepi II, [23] [nota 3] quienes engendraron futuros faraones y eran hijas del nomarca de Abydos Khui y su esposa Nebet. [23] [25] Otras consortes son Nubwenet, [26] [27] Inenek-Inti, [28] que se convirtió en uno de los visires de Pepi, [22] y Mehaa (también llamada Haaheru). Todos fueron enterrados en pirámides adyacentes a la de Pepi. [29] Los fragmentos de relieve de la necrópolis que rodea la pirámide de Pepi mencionan a otra consorte, Sebwetet. [30]

Se han propuesto dos consortes más para Pepi I sobre la base de pruebas parciales. El primero es Nedjeftet, [25] [31] cuyo nombre está registrado en bloques excavados en la necrópolis adyacente a la pirámide de Pepi. La identificación de Nedjeftet como consorte de Pepi sigue siendo incierta debido a la falta de inscripciones que nombren explícitamente a su marido. [32] Dada la ubicación de los bloques de Nedjeftet en la necrópolis, es posible que ella sea la dueña de una pirámide al oeste de la de Pepi. [33] [34] La segunda es otra consorte, llamada Behenu, que fue enterrada en la segunda pirámide reina más grande de la necrópolis de Pepi, al norte de la suya. Ella podría ser una de sus consortes o una consorte de Pepi II. [35]

Una consorte final sin nombre, a la que solo se hace referencia por su título "Weret-Yamtes" [36], que significa "gran afecto", [37] es conocida por las inscripciones descubiertas en la tumba de Weni, un funcionario que servía a Pepi. Este consorte, cuyo nombre no menciona intencionalmente Weni, [38] conspiró contra Pepi y fue procesado cuando se descubrió la conspiración. [36]

Niños Editar

Pepi tuvo al menos cuatro hijos. Ankhesenpepi I probablemente le dio a luz al futuro faraón Merenre Nemtyemsaf I. [nota 4] Ankhesenpepi II era la madre de Pepi II Neferkare, [40] quien probablemente nació al final del reinado de Pepi I dado que solo tenía seis años al ascender al trono después del gobierno de Merenre. [39] Si bien la mayoría de los egiptólogos favorecen esta hipótesis, [41] una alternativa sostiene que Pepi II podría ser un hijo de Merenre. [35] Otro de los hijos de Pepi I fue Teti-ankh, que significa "Teti vive", cuya madre aún no se ha identificado. [40] Teti-ankh sólo se conoce por una inscripción en tinta que lleva su nombre descubierta en la pirámide de Pepi. [17] Enterrado cerca está el príncipe Hornetjerkhet, un hijo de Pepi con Mehaa. [40]

Al menos tres de las hijas de Pepi I han sido identificadas tentativamente, todas las futuras consortes de Pepi II. [42] La primera, Meritites IV, [nota 5] era la hija mayor del rey y fue enterrada en la necrópolis que rodeaba la pirámide de su padre. [44] El segundo es Neith, [45] [nota 6] a quien engendró con Ankhesenpepi I. [47] Ella pudo haber sido la madre del sucesor de Pepi II, Merenre Nemtyemsaf II. [45] El tercero es Iput II, [48] cuya identidad como hija de Pepi sigue siendo incierta porque su título de "hija del rey" sólo puede ser honorario. [42]

Cronología relativa Editar

La cronología relativa del reinado de Pepi I está bien establecida por registros históricos, artefactos contemporáneos y evidencia arqueológica, que coinciden en que sucedió a Userkare y fue sucedido por Merenre I Nemtyemsaf. [50] Por ejemplo, la casi contemporánea Piedra de Saqqara del Sur, un annal real inscrito durante el reinado de Pepi II, da la sucesión "Teti → Userkare → Pepi I → Merenre I", convirtiendo a Pepi en el tercer rey de la Sexta Dinastía. Dos fuentes históricas más coinciden con esta cronología: la lista de reyes de Abydos, escrita bajo Seti I, que coloca el cartucho de Pepi I como la entrada número 36 entre las de Userkare y Merenre, [49] y el canon de Turín, una lista de reyes en papiro que data de el reinado de Ramsés II que registra a Pepi I en la cuarta columna, tercera fila. [51]

Las fuentes históricas contra este orden de sucesión incluyen el Aegyptiaca (Αἰγυπτιακά), una historia de Egipto escrita en el siglo III a. C. durante el reinado de Ptolomeo II (283 - 246 a. C.) por Manetón. No hay copias del Aegyptiaca han sobrevivido, y ahora se conoce sólo a través de escritos posteriores de Sexto Julio Africano y Eusebio. Según el erudito bizantino George Syncellus, Africanus escribió que el Aegyptiaca mencionó la sucesión "Othoês → Phius → Methusuphis" al comienzo de la Sexta Dinastía. Se entiende que Othoês, Phius (en griego, φιός) y Methusuphis son las formas helenizadas de Teti, Pepi I y Merenre, respectivamente, [52] [nota 7] lo que significa que el Aegyptiaca omite Userkare. La reconstrucción de Manetón de principios de la Sexta Dinastía concuerda con la lista de reyes de Karnak escrita bajo Thutmosis III. Esta lista coloca el nombre de nacimiento de Pepi inmediatamente después del de Teti en la séptima entrada de la segunda fila. [54] A diferencia de otras fuentes como el canon de Turín, el propósito de la lista de reyes de Karnak no era ser exhaustivo, sino más bien enumerar una selección de antepasados ​​reales a los que honrar. De manera similar, la Tabla de Saqqara, escrita bajo Ramsés II, [55] omite Userkare, con el nombre de Pepi dado como la entrada número 25 después del de Teti. [49]

Duración del reinado Editar

La duración del reinado de Pepi I sigue siendo algo incierta, aunque a partir de 2021, el consenso es que gobernó Egipto durante más de 40 años, posiblemente 49 o 50 años [57] y posiblemente más. [58]

Durante el período del Reino Antiguo, los egipcios contaron los años desde el comienzo del reinado del rey actual. Estos años fueron referidos por el número de recuentos de ganado que se habían realizado desde el inicio del reinado. [59] El conteo de ganado fue un evento importante destinado a evaluar el monto de los impuestos a gravar a la población. Esto implicó contar ganado, bueyes y ganado menor. [60] Durante los inicios de la Sexta Dinastía, este recuento fue probablemente bienal, [nota 8] ocurriendo cada dos años. [59] [64]

La Piedra de Saqqara del Sur y una inscripción en Hatnub registran el conteo de ganado número 25 bajo Pepi I, su fecha más alta conocida. [65] [66] Aceptando un recuento bienal, esto indica que Pepi reinó durante 49 años. Sin embargo, no se puede descartar que un 50 ° año de reinado también se haya registrado en el annal real, debido al estado dañado de la Piedra de Saqqara del Sur. [67] Otra fuente histórica que apoya un reinado tan largo es el epítome de Africanus de Manetho Aegyptiaca, que acredita a Pepi I con un reinado de 53 años. [14] [52] [nota 9]

La evidencia arqueológica a favor de un largo reinado de Pepi I incluye sus numerosos proyectos de construcción y muchos objetos sobrevivientes hechos en celebración de su primer festival Sed, que estaba destinado a rejuvenecer al rey y se celebró por primera vez en el año 30 del gobierno de un rey. Por ejemplo, se han descubierto numerosos recipientes de ungüento de alabastro que celebran el primer festival Sed de Pepi. Llevan una inscripción estándar que dice: "El rey del Alto y Bajo Egipto Meryre, que se le dé vida para siempre. La primera ocasión del festival Sed". [69] Ahora se pueden encontrar ejemplos en museos de todo el mundo: [5] [70] [71]

El festival Sed tuvo una importancia considerable para los reyes del Imperio Antiguo. [63] Su representación formaba parte de la decoración típica de los templos asociados con el gobernante durante el Reino Antiguo, tanto si el rey lo había celebrado como si no. [72] Como prueba más de la importancia de este hecho en el caso de Pepi, la administración estatal parece haber tenido una tendencia a mencionar su primer jubileo en repetidas ocasiones en los años posteriores a su celebración hasta el final de su mandato en relación con las actividades de construcción. Por ejemplo, el último conteo de ganado número 25 de Pepi informado en los anales reales de la Sexta Dinastía está asociado con su primer festival Sed a pesar de que probablemente había tenido lugar unos 19 años antes. [63]

Ascendiendo al trono Editar

El acceso de Pepi al trono puede haber ocurrido en tiempos de discordia. Manetho, escribiendo casi 2000 años después del reinado de Pepi, afirma que el padre de Pepi, Teti, fue asesinado por sus propios guardaespaldas. [8] [52] El egiptólogo Naguib Kanawati ha argumentado en apoyo de la afirmación de Manetho, señalando, por ejemplo, que el reinado de Teti vio un aumento significativo en el número de guardias en la corte egipcia, que se hicieron responsables del cuidado diario del rey. [74] Al mismo tiempo, las figuras y los nombres de varios funcionarios de palacio contemporáneos representados en sus tumbas se han borrado a propósito. [75] Esto parece ser un intento de damnatio memoriae [76] apuntando a tres hombres en particular: el visir Hezi, [nota 11] el supervisor de armas Mereri y el médico jefe Seankhuiptah. Por tanto, estos hombres podrían estar detrás del regicidio. [78]

Pepi pudo haber sido demasiado joven para ser rey. En cualquier caso, no sucedió inmediatamente a su padre. En cambio, el rey Userkare lo sucedió, pero la identidad y la relación de Userkare con la familia real siguen siendo inciertas. Es posible que Userkare sirviera solo como regente con la madre de Pepi, Iput, cuando Pepi alcanzó la edad adulta, [79] ocupando el trono en el interregno hasta la mayoría de edad de Pepi. [80] La aparente falta de resistencia a la eventual adhesión de Pepi apoya tales hipótesis. [79]

Sin embargo, en contra de este punto de vista, Kanawati ha argumentado que el breve reinado de Userkare, que duró quizás solo un año, no puede ser una regencia, ya que un regente no habría asumido un título real completo como lo hizo Userkare, ni estaría incluido en las listas de reyes. [74] Más bien, Userkare podría haber sido un usurpador [nota 12] y un descendiente de una rama lateral de la familia real de la Quinta Dinastía que tomó el poder brevemente en un golpe, [81] posiblemente con el apoyo del sacerdocio del dios sol. Real academia de bellas artes. [74] Esta hipótesis encuentra evidencia indirecta en el nombre teofórico de Userkare que incorpora el nombre de Ra, una forma de denominación común durante la V Dinastía anterior que había caído en desuso desde el reinado de Unas. Otra evidencia arqueológica de la ilegitimidad de Userkare a los ojos de su sucesor es la ausencia de cualquier mención de él en las tumbas y biografías de los muchos funcionarios egipcios que sirvieron tanto en Teti como en Pepi I. [14] [82] Por ejemplo, los visires Inumin y Khentika, quienes sirvieron tanto a Teti como a Pepi I, están completamente en silencio sobre Userkare y ninguna de sus actividades durante su tiempo en el trono se informa en su tumba. [83] La tumba de Mehi, un guardia que vivió bajo Teti, Userkare y Pepi, arrojó una inscripción que mostraba que el nombre de Teti se borró primero para ser reemplazado por el de otro rey, cuyo nombre fue borrado y reemplazado nuevamente por ese de Teti. [84] Kanawati argumenta que el nombre que intervino fue el de Userkare a quien Mehi pudo haber transferido su lealtad. [85] El intento de Mehi de volver a Teti aparentemente no tuvo éxito, ya que hay evidencia de que el trabajo en su tumba se detuvo abruptamente y que nunca fue enterrado allí. [86]

Para el egiptólogo Miroslav Bárta (cs), podrían haber surgido más problemas directamente entre Pepi y los familiares de su padre Teti. [76] Bárta y Baud señalan la aparente decisión de Pepi de desmantelar el complejo funerario de su abuela paterna [87] Sesheshet, como atestiguan los bloques del complejo de esta reina que se encontraron reutilizados como material de construcción en el propio templo mortuorio de Pepi. [76] [88] Por otro lado, Wilfried Seipel no está de acuerdo con esta interpretación de que los bloques están siendo reutilizados por Pepi, en cambio, cree que los bloques dan testimonio de la fundación de Pepi de un piadoso monumento a su abuela. [89] Al mismo tiempo que aparentemente se distanció de la línea de su padre, Pepi transformó la tumba de su madre en una pirámide y póstumamente le otorgó un nuevo título, "Hija del Rey del Alto y Bajo Egipto", enfatizando así su real linaje como descendiente de Unas, último gobernante de la Quinta Dinastía. [76]

Pepi eligió el nombre de Horus de Mery-tawy, que significa "Aquel que es amado por las dos tierras" o "Amado de las Dos Tierras", que Nicolas Grimal ve como una clara indicación de que deseaba el apaciguamiento político en tiempos de problemas. [90] De manera similar, Pepi eligió el nombre del trono Nefersahor, que significa "Perfecto es el proteccion de Horus ". [9] Bárta agrega que la escritura de Pepi de su propio nombre" Mery-tawy "también es muy inusual: eligió invertir el orden de los signos jeroglíficos que lo componen, colocando el signo de" Amado "antes que de" Two Lands ". Para Bárta y Yannis Gourdon, esta elección deliberada muestra la deferencia de Pepi hacia la poderosa nobleza del país, del que dependía. [76] Aunque parece no haber una relación directa entre el breve reinado de Userkare y uno o más posteriores conspiraciones en su contra, esta evidencia sugiere alguna forma de inestabilidad política en ese momento. [90]

Administración provincial Editar

En una larga tendencia que comenzó a principios de la Quinta Dinastía, el estado egipcio del Imperio Antiguo fue objeto de una creciente descentralización y regionalización. [92] Las familias provinciales desempeñaron un papel cada vez más importante, casándose con miembros de la familia real, accediendo a los más altos cargos de la administración estatal y teniendo una fuerte influencia en la corte, al tiempo que consolidaban su control sobre las bases de poder regionales mediante la creación de dinastías locales.[93] Estos procesos, muy avanzados durante el reinado de Pepi I, debilitaron progresivamente la primacía y el predominio del rey sobre su propia administración y, en última instancia, darían lugar a los principados del Primer Período Intermedio. [94] Teti y Pepi I parecen haber desarrollado varias políticas para contrarrestar esto. Ambos cambiaron la organización de la administración territorial durante sus reinados: muchos gobernadores provinciales fueron nominados, especialmente en el Alto Egipto, [95] mientras que el Bajo Egipto posiblemente estaba bajo administración real directa. [96] Además, Pepi instigó la construcción de capillas reales Ka [nota 13] en todo Egipto [94] [98] para fortalecer la presencia real en las provincias. [99] Estas costosas políticas sugieren que Egipto fue próspero durante el reinado de Pepi. [51] Los pequeños centros provinciales en áreas históricamente asociadas con la corona se volvieron más importantes, lo que sugiere que los faraones de la Sexta Dinastía intentaron disminuir el poder de las dinastías regionales reclutando altos funcionarios que no les pertenecían y eran leales al faraón. [100] Algunos de estos nuevos funcionarios no tienen antecedentes conocidos, lo que indica que no eran de origen noble. La circulación de altos funcionarios, que fueron trasladados de puestos clave del poder a otras funciones, se produjo a un ritmo "asombroso" bajo Teti y Pepi I, según el egiptólogo Juan Carlos Moreno García, [93] en lo que pudo haber sido un intento deliberado. reducir la concentración de poder en manos de unos pocos funcionarios. [95]

Los anales reales de la Sexta Dinastía, de los cuales sólo una pequeña parte todavía es legible, registran más actividades durante el reinado de Pepi, incluida la ofrenda de leche y vacas jóvenes para una fiesta de Ra, la construcción de una "capilla sur" con motivo de la año nuevo y llegada de mensajeros a la corte. [101] Se mencionan otras ofrendas de lapislázuli, [66] ganado, pan y cerveza, [102] para dioses como Horus [103] y la Enéada. [104]

Conspiración Editar

En algún momento de su reinado, [nota 15] Pepi enfrentó una conspiración tramada por una de sus consortes del harén, sólo conocida por su título "Weret-Yamtes". Aunque Weni, quien se desempeñó como juez durante el juicio posterior, no informa la naturaleza precisa de su crimen, esto al menos muestra que la persona del rey no era intocable. [107] Si la conspiración ocurrió a principios del reinado de Pepi como lo propusieron Wilfried Seipel y Vivienne Callender, la reina en cuestión podría haber sido la madre de Userkare y la consorte de Teti en lugar de la de Pepi. [108] La mayoría de los estudiosos, sin embargo, están de acuerdo con la tesis de Hans Goedicke de que la conspiración ocurrió después de más de dos décadas del reinado de Pepi. Para Goedicke, la reina podría haber sido la madre de Merenre. [39] Nicolas Grimal [nota 16] y Baud ven esto como muy improbable y descabellado, respectivamente, [109] ya que el hijo de esta reina habría sido castigado junto con ella. [36] Más bien, la reina podría haber intentado sin éxito asegurar el trono para su hijo, cuyo nombre ahora se ha perdido. [108]

Quizás en respuesta a estos eventos, Pepi cambió su prenomen Nefersahor a Meryre, que significa "Amado de Ra", incluso actualizando las inscripciones dentro de su pirámide. [nota 17] Este cambio tardío con Pepi incorporando el nombre del dios sol Ra en el suyo puede reflejar algún acuerdo con el influyente sacerdocio de Ra. [110] Alrededor de este tiempo, Pepi se casó con dos hijas de Khui, el gobernador provincial de Abydos. [111] Esto también puede haber servido para contrarrestar el debilitamiento de la autoridad del rey sobre el Medio y Alto Egipto al asegurar la lealtad de una familia poderosa. [112] Para Baud y Christopher Eyre, esto también demuestra que en la época de la Sexta Dinastía, el gobierno y el poder todavía estaban determinados en gran medida por las relaciones familiares más que por la burocracia. [113] [114]

La importancia política de estos matrimonios [114] se ve reforzada por el hecho de que por primera y última vez hasta la dinastía XXVI, unos 1800 años después, una mujer, la esposa de Jui, Nebet, llevaba el título de visir del Alto Egipto. Los egiptólogos debaten si este título era puramente honorífico [115] o si realmente asumió los deberes de un visir. [75] Más tarde, el hijo de Khui y Nebet, Djau, también fue nombrado visir. Los matrimonios de Pepi podrían estar en el origen [116] de una tendencia que continuó durante las dinastías VI y VIII posteriores, en las que el templo de Min en Coptos —la sede del poder de Jui— fue el centro de gran parte del patrocinio real. [39] Los Decretos Coptos, que registran sucesivos faraones que otorgan exenciones de impuestos al templo, así como los honores oficiales otorgados por los reyes a la familia gobernante local mientras la sociedad del Imperio Antiguo estaba colapsando, manifiestan esto. [117]

Fin del reinado: corregencia Editar

Es posible que el final del gobierno de Pepi no haya sido menos problemático que su reinado inicial, ya que Kanawati conjetura que Pepi se enfrentó a otra conspiración en su contra, en la que su visir Rawer pudo haber estado involucrado. Para apoyar su teoría, Kanawati observa que la imagen de Rawer en su tumba ha sido profanada, con su nombre, manos y pies cincelados, mientras que esta misma tumba data de la segunda mitad del reinado de Pepi por motivos estilísticos. [118] Kanawati postula además que la conspiración pudo haber tenido como objetivo designar a otra persona como heredera al trono a expensas de Merenre. Debido a esta conspiración fallida, Pepi I pudo haber dado el paso drástico [nota 18] de coronar a Merenre durante su propio reinado, [58] creando así la corregencia documentada más antigua en la historia de Egipto. [118] Étienne Drioton propuso por primera vez que se llevara a cabo tal corregencia. Un colgante de oro que lleva los nombres tanto de Pepi I como de Merenre I como reyes vivientes, [122] [123] y las estatuas de cobre de Hierakonpolis, discutidas a continuación, apoyan indirectamente esto. [112] Goedicke ha sugerido además que una inscripción que menciona el décimo año de reinado del rey Merenre en Hatnub, que contradice la cifra de siete años de Manetón, es evidencia de que Merenre fechó el inicio de su reinado antes del final del reinado de su padre, como lo permitiría una corregencia. . [124]

La corregencia sigue siendo incierta. Los anales reales de la Sexta Dinastía no tienen rastro ni a favor ni en contra, pero la forma y el tamaño de la piedra en la que están inscritos los anales hacen más probable que Merenre no comenzara a contar sus años de reinado hasta poco después de la muerte de su hijo. padre. [125] [nota 19] Además, William J. Murnane escribe que se desconoce el contexto del colgante de oro, lo que hace que su significado con respecto a la corregencia sea difícil de evaluar. Las estatuas de cobre son igualmente concluyentes ya que la identidad de la más pequeña, y si originalmente formaron un grupo, sigue siendo incierto. [127]

Campañas militares Editar

Militarmente, la expansión agresiva en Nubia marcó el reinado de Pepi I. [129] [130] Las paredes de las tumbas de los nomarcas contemporáneos de Elefantina, [129] vasijas de alabastro con el cartucho de Pepi encontradas en Kerma [131] e inscripciones en Tumas informan de esto. [80] Los anales reales de la Sexta Dinastía también relatan al menos una campaña en Nubia. Aunque la narrativa de la campaña es ahora en gran parte ilegible, según los egiptólogos Baud y Dobrev, constaba de tres fases: primero, se enviaban mensajeros a Nubia con fines de negociación y vigilancia, luego se llevó a cabo la campaña militar y finalmente se trajo un botín de hombres y bienes. Regreso a Egipto para presentarlo al faraón. [132]

Al noreste de Egipto, Pepi lanzó al menos cinco expediciones militares contra los "habitantes de la arena" [nota 21] del Sinaí y el sur de Canaán. [112] [134] Estas campañas se relatan en las paredes de la tumba de Weni, entonces oficialmente superintendente de palacio, pero con tareas propias de un general. [135] Weni afirma que ordenó a los nomarcas en el Alto Egipto y la región del Delta del Nilo que "solicitaran los impuestos de sus propios subordinados, y estos a su vez convocaron a sus subordinados a través de todos los niveles de la administración local". [136] Mientras tanto, los mercenarios nubios también fueron reclutados y dotados con el poder de alistar hombres y confiscar bienes, [112] [137] [nota 22] de modo que en total decenas de miles de hombres estaban a disposición de Weni. [135] Este es el único texto que relata el levantamiento de un ejército egipcio durante el Reino Antiguo, [136] e indirectamente revela la ausencia de un ejército permanente y permanente en ese momento. [139] El objetivo de este ejército era rechazar al pueblo semítico rebelde [140] [nota 23] o apoderarse de sus propiedades y conquistar su tierra en el sur de Canaán, [nota 24] una acción posiblemente motivada por las intensas actividades comerciales entre Egipto y esta región. [145] Los egipcios hicieron campaña hasta lo que probablemente era el Monte Carmelo [142] o Ras Kouroun, [146] desembarcando tropas en la costa utilizando barcos de transporte. [112] [147] Weni informa que las ciudades amuralladas fueron destruidas, las higueras y las vides fueron taladas y los santuarios locales fueron quemados. [148]

El reinado de Pepi I marca el apogeo de la política exterior de la Sexta Dinastía, con un comercio floreciente, varias expediciones mineras y canteras e importantes campañas militares. [149]

Comercio exterior y minería Editar

El comercio con los asentamientos a lo largo de la costa levantina, que había existido durante la Quinta Dinastía, parece haber alcanzado su punto máximo [150] bajo Pepi I y Pepi II. Su principal socio comercial allí podría haber sido Biblos, donde se han encontrado docenas de inscripciones en vasijas de piedra que muestran los cartuchos de Pepi, [151] [152] y una gran vasija de alabastro con el título de Pepi y que conmemora su jubileo desde el Templo de Baalat Gebal. [153] [nota 25] El alto funcionario, Iny, sirvió a Pepi durante varias expediciones exitosas a Biblos por las que el rey lo recompensó con el nombre "Inydjefaw", que significa "El que trae provisiones". [154] A través de Biblos, Egipto, tuvo contactos indirectos [155] con la ciudad de Ebla en la actual Siria. [10] [156] [nota 26] El contacto con Ebla se establece mediante vasijas de alabastro [157] con el nombre de Pepi que se encuentran cerca de su palacio real G, [158] [nota 27] destruidas en el siglo 23 a. C., posiblemente por los acadios Imperio bajo Sargón. [160] Partidos comerciales partieron de Egipto hacia el Levante desde un puerto del Nilo Dela llamado Ra-Hat, "la primera boca [del Nilo]". Este comercio benefició a la cercana ciudad de Mendes, de donde probablemente se originó uno de los visires de Pepi. [161] Otros contactos con Canaán pueden inferirse de una estatua de Pepi, que se dice que fue desenterrada en Gezer pero que desde entonces se ha perdido. [162]

Las expediciones y actividades mineras que ya estaban teniendo lugar en la Quinta y principios de la Sexta Dinastía continuaron sin cesar. Estos incluyen al menos una expedición de trabajadores y su escolta militar [163] a las minas de turquesa y cobre en Wadi Maghareh, Sinaí, [156] alrededor del 36º año de Pepi en el trono. [80] [nota 28] Con toda probabilidad, esta expedición partió de Egipto desde el puerto costero de Ayn Soukhna, en el Mar Rojo, que estuvo activo durante el reinado de Pepi. [165] El mismo puerto también puede haber sido el origen de una expedición al sur del Mar Rojo, posiblemente a Punt, como lo atestigua la obsidiana etíope descubierta en el sitio. [166] También hubo una o más expediciones a Hatnub, donde se extrajo alabastro [156] al menos una vez en el año 49 de reinado de Pepi, [80] así como visitas a Gebel el-Silsila [167] y la isla Sehel. [168] Una expedición comercial en busca de lapislázuli y plomo o estaño también pudo haber pasado más al sur a través de Mirgissa. [169] [nota 29] Grauvaca y limolita para proyectos de construcción se originaron en las canteras de Wadi Hammamat, [156] donde unos ochenta grafitis mencionan a Pepi I. [171] Al mismo tiempo, una extensa red de rutas de caravanas atravesó el desierto occidental de Egipto. , por ejemplo, de Abydos al oasis de Kharga y de allí a los oasis de Dakhla y Selima. [156]

Políticas nacionales Editar

Las fincas agrícolas afiliadas a la corona en las provincias durante la dinastía anterior fueron reemplazadas por nuevas entidades administrativas, la ḥwt, que eran centros agrícolas que controlaban extensiones de tierra, ganado y trabajadores. Junto con los templos y los dominios reales, estos numerosos ḥwt representaba una red de almacenes accesibles a los enviados reales y de los que se podían recaudar fácilmente impuestos y mano de obra. [172] [173] Este modo de organización territorial desapareció casi 300 años después del reinado de Pepi I, en los albores del período del Reino Medio. [172]

Pepi decretó exenciones de impuestos a varias instituciones. Dio una exención a una capilla dedicada al culto de su madre ubicada en Coptos. [174] [nota 30] Otro decreto ha sobrevivido en una estela descubierta cerca de la Pirámide Doblada en Dashur, por el cual en su año 21 de reinado, Pepi otorga exenciones a las personas que sirven en las dos ciudades de las pirámides [nota 31] de Sneferu: [ 175]

Mi majestad ha ordenado que estas dos ciudades piramidales estén exentas para él durante el transcurso de la eternidad de realizar cualquier trabajo en el palacio, de realizar cualquier trabajo forzoso en cualquier parte de la residencia real durante el transcurso de la eternidad, o de realizar cualquier trabajo forzoso. a la palabra de nadie en el transcurso de la eternidad. [176]

El egiptólogo David Warburton ve esas exenciones fiscales perpetuas como capitulaciones de un rey enfrentado a una corrupción desenfrenada. Ya fueran el resultado de motivos religiosos o políticos, las exenciones crearon precedentes que alentaron a otras instituciones a solicitar un trato similar, debilitando el poder del estado a medida que se acumulaban en el tiempo. [177]

Otras actividades domésticas relacionadas con la agricultura y la economía pueden inferirse de las inscripciones encontradas en la tumba de Nekhebu, un alto funcionario perteneciente a la familia de Senedjemib Inti, un visir de finales de la Quinta Dinastía. Nekhebu informa que supervisó las excavaciones de canales en el Bajo Egipto y en Cusae en el Medio Egipto. [178] [179]

Pepi construí extensamente en todo Egipto, [181] tanto que en 1900 el egiptólogo Flinders Petrie declaró que "este rey ha dejado más monumentos, grandes y pequeños, que cualquier otro gobernante antes de la XII Dinastía". [51] El egiptólogo Jean Leclant llegó a una conclusión similar en 1999. Considera que el gobierno de Pepi marca el apogeo del Reino Antiguo debido a la oleada de actividades de construcción, reformas administrativas, comercio y campañas militares en ese momento. [14] Pepi dedicó la mayor parte de sus esfuerzos de construcción a cultos locales [147] y capillas reales Ka, [182] aparentemente con el objetivo de afirmar la estatura y presencia del rey en las provincias. [183]

Capillas Ka Editar

Las capillas Ka eran pequeños edificios de culto que comprendían una o más cámaras para albergar ofrendas dedicadas al culto del Ka de un difunto o, en este caso, del rey. [184] Estas capillas dedicadas a Pepi I fueron descubiertas o se sabe por fuentes contemporáneas que se encontraban en Hierakonpolis, [185] [186] en Abydos, [187] [188] [nota 32] y en la región central del Delta del Nilo, [178] en Memphis, Zawyet el-Meytin, Assiut, Qus [182] y más allá del valle del Nilo en Balat, un asentamiento del Oasis de Dakhla. [191] Además, se construyeron dos [192] capillas en Bubastis [180] y probablemente más de una en Dendera. [nota 33] Finalmente, se cree que existió otra capilla en Elkab, donde las inscripciones en roca se refieren a su culto funerario. [194] Todos estos edificios eran probablemente periféricos o dentro de [189] templos más grandes que albergaban extensas actividades de culto. [195] [196] Por ejemplo, la capilla de Abydos estaba al lado del templo de Khenti-Amentiu. [197] Para el egiptólogo Juan Moreno García, esta proximidad demuestra el poder directo que aún tenía el rey sobre las actividades económicas y los asuntos internos de los templos durante la Sexta Dinastía. [189]

En una tienda subterránea debajo del piso de la capilla Ka de Pepi en Hierocónpolis, el egiptólogo James Quibell descubrió una estatua del rey Khasekhemwy de la Segunda Dinastía, un cachorro de león de terracota hecho durante la era Thinite, [198] una máscara de oro que representa a Horus y dos estatuas de cobre. [199] Originalmente formadas mediante el martillado de placas de cobre sobre una base de madera, [199] [200] estas estatuas habían sido desmontadas, colocadas una dentro de la otra y luego selladas con una fina capa de cobre grabado con los títulos y nombres de Pepi I " el primer día de la fiesta "Heb Sed". [198] Las dos estatuas simbólicamente "pisoteaban los Nueve arcos", los enemigos de Egipto, una representación estilizada de los súbditos extranjeros conquistados por Egipto. [201] Si bien la inscripción revela la identidad de la figura adulta más grande como Pepi I, la identidad de la estatua más pequeña que muestra a una persona más joven sigue sin resolverse. [198] La hipótesis más común entre los egiptólogos es que el joven que se muestra es Merenre. [186] Como escriben Alessandro Bongioanni y Maria Croce: "[Merenre] fue asociado públicamente como el sucesor de su padre con motivo del Jubileo [la fiesta Heb Sed]. La colocación de su efigie de cobre dentro de la de su padre reflejaría, por tanto, la la continuidad de la sucesión real y el paso del cetro real de padre a hijo antes de la muerte del faraón podría causar una división dinástica ". [202] Alternativamente, Bongioanni y Croce también han propuesto que la estatua más pequeña puede representar "un Pepy I más joven, revitalizado por la celebración de las ceremonias del Jubileo". [203]

Templos Editar

La estrecha asociación entre las capillas Ka y los templos a las deidades podría haber estimulado las actividades de construcción para estos últimos. Por ejemplo, el conjunto de Bubastis de Pepi I comprendía un muro de cerramiento de 95 m × 60 m (312 pies × 197 pies) con una pequeña capilla rectangular Ka que albergaba ocho pilares cerca de su esquina norte. [204] Este conjunto era periférico al templo principal del Imperio Antiguo dedicado a la diosa Bastet. [186] En Dendera, donde se descubrió una estatua fragmentaria de un Pepi I sentado, [205] Pepi restauró el complejo del templo a la diosa Hathor. [206] Parece haber deseado particularmente estar asociado con ella, usando el epíteto "hijo de Hathor de Dendera" en numerosos vasos encontrados en todo Egipto y en el extranjero. [5] [159] [188] [207] En Abydos, [208] construyó una pequeña capilla excavada en la roca dedicada al dios local Khenti-Amentiu, [209] donde nuevamente se lo conoce como "Pepi, hijo de Hathor de Dendera ". [210] Pepi también se refirió a sí mismo como el hijo de Atum de Heliópolis, evidencia directa del fortalecimiento de los cultos heliopolitas en ese momento. [211]

En la frontera sur de Egipto, en Elefantina, se han descubierto en el templo de Satet varias placas de loza con el cartucho de Pepi [212]. Estos pueden sugerir un interés real en el culto local. [116] En el mismo lugar se descubrió una estatua de alabastro de un simio con su descendencia con el cartucho de Pepi I [213], pero probablemente fue un regalo del rey a un alto funcionario que luego se la dedicó a Satet. [99] En este templo, Pepi construyó una naos de granito rojo, [99] destinada a albergar la estatua de la diosa, [214] o una estatua del propio Pepi I, lo que significaría que la naos era otra capilla Ka. [215] El cartucho de Pepi I y el epíteto "amado de Satet" están inscritos en el naos, que mide 1,32 m (4,3 pies) de altura. [99] Pepi parece haber emprendido obras más amplias en el templo, posiblemente reorganizando su diseño agregando muros y un altar. [216] En este contexto, las tablillas de loza que llevan su cartucho pueden ser ofrendas de cimentación hechas al inicio de las obras, [217] aunque esto ha sido impugnado.[218] Para el egiptólogo David Warburton, los reinados de Pepi I y II marcan el primer período durante el cual se construyeron pequeños templos de piedra dedicados a las deidades locales en Egipto. [211]

Complejo piramidal Editar

Pepi I mandó construir un complejo piramidal para él en Saqqara del Sur, [220] al que llamó Hombres-nefer-Pepi traducido de diversas maneras como "el esplendor de Pepi perdura", [221] "Se establece la perfección de Pepi", [222] "La belleza de Pepi perdura", [3] o "La perfección de Pepi perdura". [223] El nombre abreviado Mennefer porque el complejo piramidal se convirtió progresivamente en el nombre de la cercana capital de Egipto, que originalmente se había llamado Ineb-hedj. En particular, el egipcio Mennefer finalmente le dio a Memphis en griego, un nombre que todavía se usa para esta antigua ciudad. [3] [201] [223] [nota 34] El complejo mortuorio de Pepi I está vecino en su esquina suroeste por una necrópolis construida durante su propio reinado y los reinados de Merenre y Pepi II. La necrópolis albergaba las pirámides de las consortes de Pepi I y sus templos funerarios dedicados. [22] [nota 35]

Pirámide principal Editar

La pirámide principal de Pepi se construyó de la misma manera que las pirámides reales desde el reinado de Djedkare Isesi unos 80 años antes: [225] un núcleo construido a seis escalones de altura a partir de pequeños bloques de piedra caliza toscamente revestidos unidos con mortero de arcilla revestido con finos bloques de piedra caliza. [226] La pirámide, ahora destruida, tenía una longitud de base de 78,75 m (258 pies 150 pies cúbicos) convergiendo al vértice en

53 ° y una vez tuvo 52,5 m (172 pies 100 pies cúbicos) de altura. [222] Sus restos ahora forman un montículo magro de 12 m (39 pies 23 pies cúbicos), [220] [221] que contiene un pozo en su centro cavado por ladrones de piedra. [227]

A la subestructura de la pirámide se accede desde la capilla norte que desde entonces ha desaparecido. Desde la entrada, un corredor descendente da paso a un vestíbulo que conduce al pasaje horizontal. A mitad del pasillo, tres rastrillos de granito custodian las cámaras. Como en las pirámides anteriores, la subestructura contiene tres cámaras: una antecámara en el eje vertical de las pirámides, un serdab con tres huecos al este y una cámara funeraria que contiene el sarcófago del rey al oeste. [228] Extraordinariamente, el cofre canópico de granito rosa que está hundido en el suelo al pie del sarcófago se ha mantenido intacto. [222] [229] Junto a él se descubrió un paquete de vísceras que se presume pertenecía al faraón. [229] Se desconoce la procedencia de un fragmento de momia y las envolturas de lino fino descubiertas en la cámara funeraria, pero se supone que pertenecen a Pepi I. [230]

Las paredes de la antecámara de Pepi I, la cámara funeraria y gran parte del corredor [nota 36] están cubiertas con columnas verticales de texto jeroglífico inscrito. [222] [230] [234] Los jeroglíficos están pintados de verde con malaquita molida y goma arábiga, un color que simboliza la renovación. [235] Su sarcófago también está inscrito en su lado este con los títulos y nombres del rey, como parte de un conjunto más amplio de hechizos que incluye textos en la parte inferior de las paredes norte y sur frente al sarcófago, y en una línea que atraviesa el parte superior de las paredes norte, oeste y sur de la cámara. [236] La escritura comprende 2263 columnas y líneas de texto de 651 hechizos, de los cuales 82 son exclusivos de la pirámide de Pepi. [237] Este es el corpus más extenso de Textos de las Pirámides del Reino Antiguo. [238] La tradición de inscribir textos dentro de la pirámide fue iniciada por Unas al final de la Quinta Dinastía, [3] [239] [240] pero originalmente descubierta en la pirámide de Pepi I en 1880. [222] [241] Su función , como el de toda la literatura funeraria, fue para permitir la reunin del gobernante licenciado en Letras y Ka, lo que lleva a la transformación en un akh, [242] [243] y asegurar la vida eterna entre los dioses del cielo. [244] [245] [246]

Templo funerario Editar

La pirámide de Pepi formaba parte de un complejo funerario más amplio que comprendía una pequeña pirámide de culto y un templo mortuorio rodeado por un muro de recinto. El propósito de la pirámide de culto sigue sin estar claro. Si bien tenía una cámara funeraria, nunca se usó como tal y debe haber sido una estructura puramente simbólica. [249] Puede haber albergado el Ka del faraón, [250] o una estatua en miniatura del rey, [251] y podría haber sido utilizado para representaciones rituales centradas en el entierro y resurrección del espíritu Ka durante el festival Sed. [251] Las excavaciones de la pequeña pirámide de culto arrojaron fragmentos de estatuas, piezas de estelas y tablas de ofrendas que indican la continuación del culto funerario de Pepi en el Reino Medio. [222]

Un templo del valle junto al Nilo y una calzada que conduce desde este templo hasta la pirámide en la meseta del desierto completaron la construcción general. [222] El templo alto, junto a la pirámide, se dispuso de acuerdo con un plan estándar, [252] haciéndolo casi igual que los templos de Djedkare Isesi, Unas y Teti. [229] El templo tenía un vestíbulo de entrada de unos 6,29 m (20,6 pies) de altura, ahora casi completamente destruido, que conducía a un patio abierto con columnas. Los almacenes al norte y al sur flanqueaban el pasillo. El templo interior contenía una capilla con cinco nichos de estatuas, una sala de ofrendas y otras cámaras centrales. [253] O el templo mortuorio o la calzada podrían haber estado alineados con estatuas de cautivos atados arrodillados [254] que representan a los enemigos tradicionales de Egipto. [222] Tanto el templo como la calzada están ahora muy dañados debido a la actividad de los fabricantes de cal, que extrajeron y quemaron las piedras de construcción para convertirlas en mortero y blanquearlas en épocas posteriores. En particular, la ubicación original de las estatuas sigue siendo incierta, ya que habían sido desplazadas, listas para ser arrojadas a un horno de cal. [222] [253]

Necrópolis de Pepi I Editar

El complejo mortuorio de Pepi era el centro de una necrópolis más amplia que comprendía las tumbas de la familia real y más lejos las de los altos funcionarios de la administración estatal, incluida una tumba para Weni. [255] Pepi hizo construir pirámides para sus consortes al sur y suroeste de su pirámide. Todos ellos estaban ubicados fuera del muro del recinto del complejo pero dentro de un área delimitada por una calle hacia el oeste. Tres de las principales pirámides de las reinas se construyeron en una fila en un eje este-oeste, cada una con una dimensión del lado de la base de unos 20 m (66 pies). [33] Los antiguos egipcios se refirieron a los propietarios de estas pirámides como la "Reina de Oriente", "Reina del Centro" y "Reina de Occidente". [33]

Pirámide de Nebwenet Editar

La pirámide de la reina del este perteneció a Nebwenet, cuyo nombre, imagen y títulos se conservan en una jamba caída descubierta en el templo mortuorio adjunto. [33] La pirámide tenía una base de 26,2 m (86 pies), lo que la hacía similar en tamaño a las otras pirámides de la necrópolis. En su cara norte había una pequeña capilla de adobe, que albergaba un altar de piedra caliza, ahora roto. Se accede a las subestructuras de la pirámide desde un pasadizo descendente que conduce primero a una antecámara y, desde allí, a la cámara funeraria ligeramente al sur del vértice de la pirámide. Esta cámara arrojó fragmentos de sarcófago de granito rosa y piezas de alabastro inscrito. Hacia el este había un serdab y los escasos restos de equipo funerario. [22]

Pirámide de Inenek-Inti Editar

Inmediatamente al oeste de la pirámide de la reina del este estaba la pirámide de la reina del centro, Inenek-Inti. El nombre, la imagen y los títulos de esta reina están inscritos en jambas y dos obeliscos pintados de rojo de 2,2 m (7,2 pies) de altura a cada lado de la puerta de entrada al templo mortuorio, lo que establece que Inenek-Inti fue enterrado allí. [256] Con una base de 22,53 m (73,9 pies), el tamaño y la disposición de la pirámide son similares a los de Nebwenet, excepto que la cámara funeraria está ubicada precisamente debajo del vértice de la pirámide. Allí se descubrieron fragmentos de un sarcófago de grauvaca y piezas de vasijas de piedra. A diferencia de la cámara funeraria de Ankhesenpepi II, la de Inenek-Inti no tenía inscripciones en sus paredes. El templo mortuorio de Inenek era mucho más grande que el de Nebwenet y rodeaba su pirámide en sus lados este, norte y sur. El complejo de Inenek también comprendía una pequeña pirámide de culto, de 6,3 m (21 pies) en la base, en la esquina sureste del templo mortuorio. [257]

Reina del Oeste Editar

Al oeste de la pirámide de Inenek está la de la reina del oeste. La identidad del dueño de esta pirámide se conserva en un obelisco frente a su pirámide solo como "la hija mayor del rey". [258] La pirámide tenía una longitud de base de unos 20 m (66 pies), [33] similar a las de Inenek y Nebwenet, y ahora mide 3 m (9,8 pies) de altura. [259] Se accede a la subestructura por la cara norte. [260] La cámara funeraria se encuentra debajo del eje vertical de la pirámide. [259] La ubicación del serdab es inusual, ya que está al sur de la cámara funeraria en lugar de al este. [259] [260] [261] En el interior se encontraron restos sustanciales de equipo funerario, incluidos pesos de madera, plumas de avestruz, anzuelos de cobre y vasijas de barro cocido, [259] pero ninguno llevaba el nombre de su propietario. [262] Tiene un templo mortuorio construido apresuradamente, con una sala de ofrendas y una sala con dos nichos para estatuas. Los fragmentos de relieve descubiertos representan escenas de procesiones y fincas, junto con una cartela incompleta del nombre de Pepi I. [259]

Pirámide de Ankhesenpepi II Editar

La pirámide de Ankhesenpepi II ocupa el extremo suroeste de la necrópolis de Pepi I. [263] Con una base de 31,4 m (103 pies), la pirámide alcanzó una vez 30 m (98 pies) de altura, por lo que es la más grande de las pirámides de las reinas. [264] El complejo funerario de Ankhesenpepi II también era el más grande de la necrópolis, excepto el del propio Pepi, que cubría un área de 3500 m 2 (38 000 pies cuadrados). [264] Constaba de un templo mortuorio al norte de la pirámide y 20 almacenes de ofrendas. El complejo funerario de la reina tenía una entrada monumental con un marco de granito, su dintel con el nombre y los títulos de la reina tenía más de 3,6 m (12 pies) de ancho y pesaba más de 17 toneladas. [265] En la cara norte de la pirámide, a la entrada de las subestructuras, se alzaba una pequeña capilla. Relieves pintados de los que solo se han encontrado escasos restos, incluida una pequeña escena que representa a la reina y una princesa en un barco entre plantas de papiro, que adornaba el templo funerario adjunto. [264] Las paredes de la cámara funeraria estaban inscritas con hechizos de los textos de las pirámides, un privilegio que había sido coto de los reyes. En el lugar se descubrieron fragmentos de un sarcófago de basalto negro. [41]

Pirámide de Behenu Editar

Con una base de 26,2 m (86 pies), la pirámide de la reina Behenu tenía un tamaño y un diseño similares a las pirámides de la necrópolis de las otras reinas. Ubicado en el extremo occidental de la necrópolis, inmediatamente al noroeste de la tumba de Mehaa en la que se entromete, el templo mortuorio de Behenu estaba en la cara sur de la pirámide con una pirámide de culto en su esquina sureste. La entrada del templo, flanqueada por dos obeliscos de granito, conducía a varias salas, que alguna vez albergaron estatuas y altares de ofrendas, mientras que otras 10 habitaciones sirvieron de almacenamiento. [22] La cámara funeraria medía 6,24 m × 2,88 m (20,5 pies × 9,4 pies), [266] y sus paredes estaban inscritas con numerosos hechizos de los textos de las pirámides. Allí se desenterraron la cabeza de una estatua de madera de la reina y su sarcófago de basalto abierto. [267]

Pirámide de Mehaa Editar

La consorte de Pepi, Mehaa, fue enterrada en una pirámide en la esquina suroeste del muro del recinto de Pepi. [260] [261] Justo al lado de la cara oriental de la pirámide de Mehaa estaba su templo mortuorio, donde se descubrió un relieve con el nombre y la imagen del príncipe Hornetjerykhet, su hijo. [261] La pirámide de Mehaa está invadida por la pirámide de Behenu, lo que establece que Mehaa era consorte de Pepi I a principios de su reinado, mientras que Behenu vivió en la última parte de su reinado. [268]

Reino Antiguo Editar

Pepi I fue objeto de un culto funerario después de su muerte, con actividades rituales que tuvieron lugar en su complejo funerario hasta el Reino Medio. Esto significa que el culto de Pepi continuó celebrándose durante el Primer Período Intermedio, [270] un período durante el cual el estado egipcio parece haberse derrumbado, con sólo breves interrupciones de las actividades del culto en momentos de importante inestabilidad política. [271]

Como miembros de la familia real y altos funcionarios habían continuado siendo enterrados en la necrópolis junto a la pirámide de Pepi durante los reinados de Merenre y Pepi II, incluidos Ankhesenpepi II y III y la hija de Pepi, Meritites, [272] la necrópolis de Pepi había crecido y había atraído entierros de los más altos funcionarios como el visir Weni. [271] A partir del reinado de Pepi II, la necrópolis también atrajo entierros de particulares [273], así como la devoción popular hacia él y sus consortes. [274] El depósito de numerosas mesas de ofrendas en todo el sitio lo confirma. [273]

Reino Medio Editar

La conquista de Egipto bajo Mentuhotep II parece haber interrumpido todas las actividades en la necrópolis. [275] Estos se reanudaron hacia el final de la XI Dinastía, cuando se renovó el culto funerario de Pepi patrocinado por el estado, [276] aunque en una forma más limitada que antes. [277] En este momento, las actividades de culto privado parecen cesar en la necrópolis más amplia de Pepi, más bien concentrándose en el propio templo mortuorio de Pepi, principalmente alrededor de sus estatuas, entonces accesible a los funcionarios importantes que participan en el culto del faraón. [278] [279] Mientras tanto, el abandono de ciertas partes del templo mortuorio y la necrópolis de las reinas llevó a la instalación de nuevas tumbas. [278] El más destacado de ellos fue el del alto funcionario Reheryshefnakht, que mandó construir un pequeño complejo piramidal en medio de las tumbas de la familia real de la Sexta Dinastía. [272] El culto real de Pepi I parece haber terminado con el inicio del Segundo Período Intermedio. [278]

Nuevo Reino Editar

El período del Imperio Nuevo presenció nuevos entierros privados en la necrópolis de Pepi, incluso en varias salas de su templo mortuorio que se usaban como catacumba en ese momento, [280] aunque no se encontró tal tumba en la sala principal que alberga el culto funerario real. , lo que sugiere un uso continuado. [280] Los individuos enterrados en la necrópolis pertenecían a los rangos más bajos de la sociedad egipcia, como lo demuestra la simplicidad, si no la ausencia, del equipo funerario, [281] mientras que los que usaban las catacumbas eran más ricos. [280]

Las consecuencias de los cultos duraderos de los faraones del Imperio Antiguo durante el Imperio Nuevo son evidentes en la lista de reyes de Karnak. Fue compuesto durante el reinado de Thutmosis III para honrar a una selección de antepasados ​​reales. Varios faraones de la Quinta y Sexta Dinastía, incluidos Nyuserre Ini, Djedkare Isesi, Teti y Pepi I, se mencionan en la lista por su nombre de nacimiento, en lugar del nombre del trono. El egiptólogo Antonio Morales cree que esto se debe a que los cultos populares a estos reyes, que existieron hasta bien entrado el Imperio Nuevo, se referían a estos reyes usando su nombre de nacimiento. [282]

Más tarde, durante el reinado de Ramsés II, se llevaron a cabo trabajos de restauración limitados en los monumentos del Imperio Antiguo en el área de Memphite bajo la dirección del Príncipe Khaemweset. El complejo piramidal de Pepi se encontraba entre los restaurados, como muestran las inscripciones que Khaemweset dejó en el lugar, [283] a pesar de que se estaba utilizando activamente para entierros privados. [280] La necrópolis de Pepi I estaba, por lo tanto, probablemente en un estado de ruinas en este punto, con el área con las pirámides de las reinas sirviendo como una cantera de piedra. [281] Khaemweset declaró que había encontrado la pirámide "abandonada" y "llamó a su propietario para la posteridad". [284] La acumulación progresiva de entierros en los pasajes que conducían a las salas de culto del templo bloqueó todo acceso a él, lo que demuestra que el culto funerario de Pepi había cesado. [280]

Periodo tardío editar

Las actividades de extracción de piedra, que se limitaron a la necrópolis de Pepi durante el Reino Nuevo y habían salvado su templo mortuorio, se generalizaron durante el Período Tardío de Egipto, y no obstante continuaron entierros intermitentes. [285] Tanto el robo de piedras como las actividades funerarias se detuvieron en algún momento durante el período, y la necrópolis fue abandonada hasta el período mameluco, cuando se reanudó la intensa extracción de piedra. [286]

  1. ^ Fechas propuestas para el reinado de Pepi I: 2390-2361 a. C., [2] 2354-2310 a. C., [3] [4] 2338-2298 a. C., [5] 2335-2285 a. C., [6] 2332-2283 a. C., [7] 2321-2287 aC, [8] [9] [10] 2289-2255 aC, [11] 2285-2235 aC, [6] 2276-2228 aC. [12]
  2. ^ Entre sus títulos, Iput llevaba los títulos de madre del rey (mwt-niswt), madre del rey del Alto y Bajo Egipto (mwt-niswt-biti) y la madre del rey de la pirámide Mennefer-Pepy (mwt-niswt-mn-nfr-ppy). [18]
  3. ^ Sus nombres también se representan como Ankhnespepy I y II. Además, los antiguos egipcios también utilizaron las variantes Ankhesenmeryre I y II. [23] [24]
  4. ^ En una hipótesis alternativa, Hans Goedicke ha propuesto que la madre de Merenre era la consorte conocida solo por su título "Weret-Yamtes", responsable de la conspiración del harén contra Pepi I. En esta hipótesis ampliamente rechazada, los antiguos egipcios afirmaron falsamente que Ankhesenpepi I ser la madre de Merenre para salvaguardar su derecho al trono. [39]
  5. ^ También se ha propuesto que Meritites sea una de las consortes de Pepi I en lugar de una hija, [43] o una reina de la Octava Dinastía enterrada aquí para indicar su filiación a Pepi I. [43] Se demostró que ambos puntos de vista eran erróneos después de las excavaciones en Saqqara que indicaban que era de Pepi. hija. [44]
  6. ^ Vivienne Callendar la propuso como la hija mayor de Pepi, [46] pero las excavaciones ahora han establecido que Meritites era la hija mayor del rey. [44]
  7. ^ En el caso de Pepi I, se entiende que la evolución del nombre del Antiguo Egipcio al Antiguo Griego es la siguiente: "Pjpj

* Păyắpăyă & gt * Păyắpyă & gt * Pyŏ́ pyĕ & gt * Pyŏ́ p

Entre la mención del recuento 18 [aquí] y la siguiente fórmula conmemorativa que pertenece al recuento 19, final del registro D, el espacio disponible para el recuento 18+ es la mitad esperada del tamaño medio de un compartimento teórico [recuento de años]. Cuesta creer que un espacio tan estrecho corresponda a la celebración del jubileo, que obviamente tuvo una importancia considerable para este (y para todos) los reyes "[63].

Por lo tanto, las referencias a la celebración del primer jubileo de Pepi I en su decimoctavo recuento de ganado son probablemente solo parte de esta tendencia real de enfatizar el primer jubileo del rey años después de que se celebró por primera vez y Baud señala que aparece el compartimento del año más largo en la Piedra del Sur de Saqqara. "al inicio del registro D. Afortunadamente o no, este compartimento [año] corresponde perfectamente al año 30/31, si se presume un sistema de numeración estrictamente bienal" para el reinado de Pepi I. (es decir, su decimoquinto recuento) Por lo tanto, el recuento fue probablemente bienal durante el reinado de Pepi I y la referencia a su último año, el recuento 25, implica que reinó durante 49 años completos. [63]

  1. ^ aBTiradritti & amp de Luca 1999, pág. 89.
  2. ^Wright y Pardee 1988, pág. 144.
  3. ^ aBCDmiVerner 2001b, pág. 590.
  4. ^Altenmüller 2001, pág. 602.
  5. ^ aBCDMuseo de Brooklyn 2020a.
  6. ^ aBvon Beckerath 1997, pág. 188.
  7. ^ aBCClayton 1994, pág. 64.
  8. ^ aBRice 1999, pág. 150.
  9. ^ aBMálek 2000, pág. 104.
  10. ^ aBCDSowada 2009, pág. 4.
  11. ^Cilindro MET 2020.
  12. ^Hornung, 2012, pág. 491.
  13. ^ aBCDmiFLeprohon 2013, pág. 42.
  14. ^ aBCDAllen et al. 1999, pág. 10.
  15. ^Leprohon 2013, pág. 236.
  16. ^Dodson y Hilton 2004, págs. 64–65 y 76.
  17. ^ aBDodson y Hilton 2004, pág. 78.
  18. ^ aBCJánosi 1992, pág. 54.
  19. ^ aBBaud & amp Dobrev 1995, pág. 28.
  20. ^Baud 1999b, pág. 411.
  21. ^Baud 1999b, pág. 410.
  22. ^ aBCDmiFgramoMisión Archéologique Franco-Suisse de Saqqâra 2020a.
  23. ^ aBCBaud 1999b, págs. 426–429.
  24. ^Callender 1994, págs. 153 y 160.
  25. ^ aBDodson y Hilton 2004, pág. 73.
  26. ^Baud 1999b, pág. 483.
  27. ^Callender 1994, pág. 152.
  28. ^Baud 1999b, pág. 415.
  29. ^Leclant 1999, pág. 866.
  30. ^Leclant & amp Labrousse 2006, pág. 112.
  31. ^Dobrev y Leclant 1997, págs. 154-156.
  32. ^Dobrev y Leclant 1997, pág. 153.
  33. ^ aBCDmiLehner 1997, pág. 159.
  34. ^Baud 1999b, págs. 625–626.
  35. ^ aBCollombert 2011, pág. 938.
  36. ^ aBCDGrimal 1992, págs. 82–83.
  37. ^Strudwick 2005, págs. 353 y nota al pie de página 25, pág. 377.
  38. ^Strudwick 2005, nota al pie 25 p. 377.
  39. ^ aBCDmiGoedicke, 1955, pág. 183.
  40. ^ aBCDodson y Hilton 2004, pág. 76.
  41. ^ aBCollombert 2018, pág. 70.
  42. ^ aBBaud 1999b, pág. 413.
  43. ^ aBBaud 1999b, pág. 471.
  44. ^ aBCLeclant & amp Labrousse 2006, pág. 107.
  45. ^ aBBaud 1999b, págs. 506–507.
  46. ^Callender 1994, pág. 169.
  47. ^Callender 1994, pág. 185.
  48. ^Baud 1999b, pág. 412.
  49. ^ aBCvon Beckerath 1997, pág. 27.
  50. ^von Beckerath 1999, págs. 62–63, rey número 3.
  51. ^ aBCDBaker 2008, pág. 293.
  52. ^ aBCWaddell 1971, pág. 53.
  53. ^Gundacker 2018, pág. 139, nota a pie de página 66.
  54. ^Morales 2006, pág. 320, nota al pie 30.
  55. ^Daressy 1912, pág. 205.
  56. ^Museo de Brooklyn 2020c.
  57. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 49.
  58. ^ aBBárta 2017, pág. 11.
  59. ^ aBGardiner 1945, págs. 11-28.
  60. ^Katary 2001, pág. 352.
  61. ^Spalinger 1994, pág. 303.
  62. ^Baud 2006, pág. 148.
  63. ^ aBCDBaud 2006, pág. 150.
  64. ^Verner 2001a, pág. 364.
  65. ^Anthes 1928, pág. 234, Inschrift III.
  66. ^ aBBaud & amp Dobrev 1995, pág. 38.
  67. ^Baud & amp Dobrev 1995, págs. 46–49.
  68. ^Ryholt 1997, págs. 13-14.
  69. ^Strudwick 2005, págs. 130-131.
  70. ^Allen et al. 1999, págs. 446–449.
  71. ^Museo de Arte Walters 2020.
  72. ^Verner 2001a, pág. 404.
  73. ^ aBMuseo de Brooklyn 2020b.
  74. ^ aBCDKanawati 2003, pág. 184.
  75. ^ aBKanawati 2003, pág. 173.
  76. ^ aBCDmiFBárta 2017, pág. 10.
  77. ^Hubschmann 2011.
  78. ^Hubschmann 2011, pág. 2.
  79. ^ aBGrimal 1992, pág. 81.
  80. ^ aBCDSmith, 1971, pág. 191.
  81. ^Baker 2008, pág. 487.
  82. ^Kanawati 2003, pág. 95.
  83. ^Kanawati 2003, pág. 89.
  84. ^Kanawati 2003, págs. 94–95.
  85. ^Kanawati 2003, pág. 163.
  86. ^Kanawati 2003, pág. 164.
  87. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 27.
  88. ^Baud 1999b, págs. 558 y 562–563.
  89. ^Callender 1994, pág. 137.
  90. ^ aBGrimal 1992, pág. 82.
  91. ^Cilindro MET 2020, número de catálogo 17.5.
  92. ^Tyldesley 2019, pág. 57.
  93. ^ aBMoreno García 2013, pág. 122.
  94. ^ aBBussmann 2007, pág. dieciséis.
  95. ^ aBMoreno García 2013, pág. 124.
  96. ^Moreno García 2013, págs. 125 y 132.
  97. ^Bolshakov 2001, págs. 217-219.
  98. ^Fischer 1958, págs. 330–333.
  99. ^ aBCDBussmann 2007, pág. 17.
  100. ^Moreno García 2013, pág. 123.
  101. ^Baud & amp Dobrev 1995, págs. 32–33.
  102. ^Baud & amp Dobrev 1995, págs. 35–36.
  103. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 36.
  104. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 37.
  105. ^ aBMuseo Egipcio Rosacruz 2020.
  106. ^Goedicke 1954, pág. 89.
  107. ^Málek 2000, pág. 105.
  108. ^ aBCallender 1994, pág. 151.
  109. ^ aBBaud 1999b, pág. 626.
  110. ^Kanawati 2003, pág. 185.
  111. ^Málek 2000, págs. 104-105.
  112. ^ aBCDmiSmith, 1971, pág. 192.
  113. ^Eyre 1994, pág. 117-118.
  114. ^ aBBaud 1999a, pág. 379.
  115. ^Baud 1999b, pág. 630.
  116. ^ aBYurco 1999, pág. 240.
  117. ^Hayes 1946, págs. 3–23.
  118. ^ aBKanawati 2003, pág. 177.
  119. ^Baines y Yoffee 1998, pág. 205.
  120. ^ aBBárta 2013, pág. 259.
  121. ^Kurth 1992, pág. 30.
  122. ^Drioton 1947, pág. 55.
  123. ^Allen et al. 1999, pág. 11.
  124. ^Goedicke 1988, págs. 119–120.
  125. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 50.
  126. ^Baud & amp Dobrev 1995, págs.50 y 54.
  127. ^Murnane 1977, págs. 111-112.
  128. ^ aBRichards 2002, pág. 76.
  129. ^ aBHayes 1978, pág. 122.
  130. ^Encyclopædia Britannica 2020, Pepi I, rey de Egipto.
  131. ^Smith, 1971, pág. 194.
  132. ^Baud & amp Dobrev 1995, pág. 34.
  133. ^Goedicke 1963, pág. 188.
  134. ^Hayes 1978, pág. 125.
  135. ^ aBRedford 1992, pág. 54.
  136. ^ aBSchulman 1999, pág. 166.
  137. ^ aBMoreno García 2010, pág. 25.
  138. ^Spalinger 2013, pág. 448.
  139. ^Kanawati 2003, pág. 1.
  140. ^Redford 1992, pág. 55.
  141. ^Goedicke 1963, pág. 189.
  142. ^ aBWright y Pardee 1988, pág. 154.
  143. ^Sowada 2009, pág. 11.
  144. ^Goedicke 1963, págs. 189-197.
  145. ^Sowada 2009, pág. 175.
  146. ^Helck 1971, pág. 18.
  147. ^ aBHayes 1978, pág. 126.
  148. ^Goedicke 1963, pág. 190.
  149. ^Sowada 2009, pág. 5.
  150. ^Wright y Pardee 1988, pág. 294.
  151. ^Baker 2008, pág. 294.
  152. ^Sowada 2009, pág. 129.
  153. ^Wright y Pardee 1988, pág. 149.
  154. ^Collombert 2015b, pág. 41.
  155. ^Matthiae 1978, págs. 230-231.
  156. ^ aBCDmiMálek 2000, pág. 106.
  157. ^Redford 1992, pág. 41.
  158. ^Matthiae 1978, págs. 230-231, fig. 20.
  159. ^ aBCMatthiae 1978, págs. 230-232.
  160. ^Astour 2002, pág. 60.
  161. ^Moreno García 2013, págs. 132-133.
  162. ^Sowada 2009, pág. 119.
  163. ^Sowada 2009, pág. 92.
  164. ^Tallet 2015, pág. 58.
  165. ^Tallet 2015, págs.41 y 60.
  166. ^Tallet 2015, pág. 64.
  167. ^Smith 1999, pág. 394.
  168. ^Petrie 1897, pág. 89.
  169. ^Marcolin 2006, pág. 295.
  170. ^Marcolin 2006, pág. 296.
  171. ^Meyer 1999, pág. 1063.
  172. ^ aBMoreno García 2013, pág. 129.
  173. ^Moreno García 2008, pág. 4.
  174. ^ aBHayes 1946, pág. 4.
  175. ^Edwards 1999, pág. 253.
  176. ^Redford 1992, pág. 61.
  177. ^Warburton 2012, pág. 79.
  178. ^ aBMoreno García 2013, pág. 134.
  179. ^Strudwick 2005, págs. 265–266.
  180. ^ aBLange 2016, pág. 121.
  181. ^Breasted & amp Brunton 1924, pág. 27.
  182. ^ aBBussmann 2007, págs. 16-17.
  183. ^Bussmann 2007, pág. 20.
  184. ^Bolshakov 2001, pág. 217.
  185. ^O'Connor 1992, págs. 91–92, fig. 5A.
  186. ^ aBCBrovarski 1994, pág. 18.
  187. ^Brovarski 1994, pág. 17.
  188. ^ aBCKraemer 2017, pág. 20.
  189. ^ aBCMoreno García 2008, pág. 2.
  190. ^Strudwick 2005, pág. 360.
  191. ^Pantalacci 2013, pág. 201.
  192. ^ aBStrudwick 2005, pág. 36.
  193. ^Sowada 2009, pág. 144, objeto [186].
  194. ^Hendrickx 1999, pág. 344.
  195. ^O'Connor 1992, págs. 84, 87, 96.
  196. ^Moreno García 2013, pág. 127.
  197. ^Brovarski 1994, pág. 19.
  198. ^ aBCBongioanni y Amp Croce 2001, pág. 84.
  199. ^ aBMuhly 1999, pág. 630.
  200. ^Peck 1999, pág. 875.
  201. ^ aBGrimal 1992, pág. 84.
  202. ^Bongioanni y Croce 2001, págs. 84–85.
  203. ^Bongioanni y Amp Croce 2001, pág. 85.
  204. ^Warburton 2012, pág. 127.
  205. ^Daumas 1952, págs. 163-172.
  206. ^Cauville 1999, pág. 298.
  207. ^Sowada 2009, pág. 144.
  208. ^O'Connor 1999, pág. 110.
  209. ^Kraemer 2017, pág. 13.
  210. ^Kraemer 2017, pág. 1.
  211. ^ aBWarburton 2012, pág. 69.
  212. ^Dreyer 1986, no. 428–447.
  213. ^Dreyer 1986, no. 455.
  214. ^Kaiser 1999, pág. 337.
  215. ^Franke 1994, pág. 121.
  216. ^Bussmann 2007, págs. 17-18.
  217. ^Dreyer 1986, pág. 94.
  218. ^Bussmann 2007, pág. 18.
  219. ^Amin 2020.
  220. ^ aBLehner 1997, pág. 157.
  221. ^ aBVerner 2001c, pág. 351.
  222. ^ aBCDmiFgramohILehner 1997, pág. 158.
  223. ^ aBAltenmüller 2001, pág. 603.
  224. ^Gundacker 2018, págs.159 y 160, véanse también las notas al pie 198 y 199.
  225. ^Verner 2001c, pág. 352.
  226. ^Verner 2001c, págs. 325 y 352–353.
  227. ^Lehner 1997, págs. 157-158.
  228. ^Verner 2001c, págs. 353–354.
  229. ^ aBCHellum 2007, pág. 107.
  230. ^ aBVerner 2001c, pág. 354.
  231. ^ aBCAllen 2005, pág. 12.
  232. ^Hays 2012, pág. 111.
  233. ^Lehner 1997, pág. 154.
  234. ^Hayes 1978, pág. 82.
  235. ^Leclant 1999, pág. 867.
  236. ^Allen 2005, pág. 97 y 100.
  237. ^Misión Archéologique Franco-Suisse de Saqqâra 2020b.
  238. ^Allen 2005, pág. 97.
  239. ^Málek 2000, pág. 102.
  240. ^Allen 2001, pág. 95.
  241. ^Verner 2001c, págs. 39–40.
  242. ^Allen 2005, págs. 7-8.
  243. ^Lehner 1997, pág. 24.
  244. ^Verner 1994, pág. 57.
  245. ^Grimal 1992, pág. 126.
  246. ^Hays 2012, pág. 10.
  247. ^ aBMuseo Petrie 2020.
  248. ^ aBStevenson 2015, pág. 49.
  249. ^Verner 2001c, pág. 53.
  250. ^Lehner 1997, pág. 18.
  251. ^ aBArnold 2005, pág. 70.
  252. ^Verner 2001c, págs. 344 y 355.
  253. ^ aBWilkinson 2000, pág. 129.
  254. ^Verner 2001c, pág. 355.
  255. ^Collombert 2015b, pág. 37.
  256. ^Lehner 1997, pág. 160.
  257. ^Leclant & amp Labrousse 1998, pág. 485.
  258. ^Lehner 1997, págs. 159-160.
  259. ^ aBCDmiVerner 2001c, pág. 358.
  260. ^ aBCLegros 2017, pág. 212 fig. 1.
  261. ^ aBCLeclant & amp Labrousse 1998, pág. 486.
  262. ^Leclant & amp Labrousse 1998, págs. 486–488.
  263. ^Collombert 2018, pág. 67.
  264. ^ aBCCollombert 2018, pág. 71.
  265. ^Collombert 2018, págs.68 y 69.
  266. ^Collombert 2011, pág. 933.
  267. ^Tumba de Behenu 2010.
  268. ^Collombert 2015a, pág. 18.
  269. ^Junta de cilindro de Pepi I, MET 2020.
  270. ^Moreno García 2015, pág. 5-6.
  271. ^ aBLegros 2017, pág. 211.
  272. ^ aBCollombert 2015b, pág. 36.
  273. ^ aBLegros 2017, pág. 212.
  274. ^Legros 2016, págs. 235–253.
  275. ^Leclant 1983, pág. 483.
  276. ^Berger-El Naggar 1990, págs. 90-93.
  277. ^Leclant & amp Clerc 1986, págs. 258-259.
  278. ^ aBCLegros 2017, pág. 213.
  279. ^Leclant & amp Berger-El Naggar 1996, págs. 499–506.
  280. ^ aBCDmiLegros 2017, pág. 215.
  281. ^ aBLegros 2017, pág. 214.
  282. ^Morales 2006, pág. 320.
  283. ^Leclant & amp Clerc 1994, pág. 385, figs. 22 y 23.
  284. ^Lehner 1997, págs. 158-159.
  285. ^Legros 2017, pág. 216.
  286. ^Legros 2017, pág. 217.
  • Allen, James Allen, Susan Anderson, Julie Arnold, Dieter Arnold, Dorothea Cherpion, Nadine David, Élisabeth Grimal, Nicolas Grzymski, Krzysztof Hawass, Zahi Hill, Marsha Jánosi, Peter Labée-Toutée, Sophie Labrousse, Audran Lauer, Jean-Phillippe Leclant , Jean Der Manuelian, Peter Millet, NB Oppenheim, Adela Craig Patch, Diana Pischikova, Elena Rigault, Patricia Roehrig, Catharine H. Wildung, Dietrich Ziegler, Christiane (1999). Arte egipcio en la era de las pirámides. Nueva York: Museo Metropolitano de Arte. OCLC41431623.
  • Allen, James (2001). "Textos piramidales". En Redford, Donald B. (ed.). The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt, Volumen 3. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 95–98. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Allen, James (2005). Der Manuelian, Peter (ed.). Los textos de las pirámides egipcias antiguas. Escritos del mundo antiguo, número 23. Atlanta: Sociedad de Literatura Bíblica. ISBN978-1-58983-182-7.
  • Altenmüller, Hartwig (2001). "Antiguo Reino: Quinta Dinastía". En Redford, Donald B. (ed.). The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt, Volumen 2. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 597–601. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Amin, Osama Shukir Muhammed (2020). "Tarro de Pepi I". Enciclopedia de historia mundial.
  • Anthes, Rudolf (1928). "Die Felseninschriften von Hatnub nach den Aufnahmen Georg Möllers". Untersuchungen zur Geschichte und Altertumskunde Ägyptens (en alemán). Leipzig: J. C. Hinrichs. 9.
  • Arnold, Dieter (2005). "Complejos de culto real de los Reinos Antiguo y Medio". En Schafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Londres, Nueva York: I. B. Tauris. págs. 31–86. ISBN978-1-85043-945-5.
  • Astour, Michael C. (2002). "Una reconstrucción de la historia de Ebla (Parte 2)". En Gordon, Cyrus H. Rendsburg, Gary A. (eds.). Eblaitica: Ensayos sobre los archivos de Ebla y el lenguaje Eblaite. 4. Lago Winona: Eisenbrauns. Prensa de la Universidad Estatal de Pensilvania. ISBN978-1-57506-060-6.
  • Baines, John Yoffee, Norman (1998). "Orden, legitimidad y riqueza en el Antiguo Egipto y Mesopotamia". En Feinman, G.M. Marcus, J. (eds.). Estados arcaicos. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense. págs. 199–260. OCLC1119736998.
  • Baker, Darrell (2008). La Enciclopedia de los Faraones: Volumen I - Predinástico a la Dinastía XX 3300-1069 a. C.. Londres: Stacey International. ISBN978-1-905299-37-9.
  • Bárta, Miroslav (2013). "Reinado egipcio durante el Reino Antiguo". En Hill, Jane A. Jones, Philip Morales, Antonio J. (eds.). Experimentar el poder, generar autoridad. Cosmos, política e ideología de la realeza en el Antiguo Egipto y Mesopotamia. Filadelfia: Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania. págs. 257-283. ISBN978-1-934536-64-3.
  • Bárta, Miroslav (2017). "Radjedef a la octava dinastía". Enciclopedia de Egiptología de UCLA. CS1 maint: ref duplica el valor predeterminado (enlace)
  • Baud, Michel Dobrev, Vassil (1995). "De nouvelles annales de l'Ancien Empire égyptien. Une" Pierre de Palerme "pour la VIe dynastie". Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (en francés). 95: 23–92. ISSN0255-0962.
  • Baud, Michel (1999a). Famille Royale et pouvoir sous l'Ancien Empire égyptien. Tomo 1 (PDF). Bibliothèque d'étude 126/1 (en francés). El Cairo: Institut français d'archéologie orientale. ISBN978-2-7247-0250-7.
  • Baud, Michel (1999b). Famille Royale et pouvoir sous l'Ancien Empire égyptien. Tomo 2 (PDF). Bibliothèque d'étude 126/2 (en francés). El Cairo: Institut français d'archéologie orientale. ISBN978-2-7247-0250-7. Archivado desde el original (PDF) el 2 de abril de 2015.
  • Baud, Michel (2006). "La cronología relativa de las dinastías 6 y 8". En Hornung, Erik Krauss, Rolf Warburton, David (eds.). Cronología del Antiguo Egipto. Manual de estudios orientales. Brill Publishers.
  • Berger-El Naggar, Catherine (1990). "Le temple de Pépy Ier au Moyen Empire". Saqqara Aux Origines de l'Égypte Pharaonique, Dossiers d'Archéologie (en francés). Dijon: Éditions Faton. 146: 90–93.
  • Bolshakov, Andrey (2001). "Ka-Capilla". En Redford, Donald B. (ed.). The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt, Volumen 2. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 217–219. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Bongioanni, Alessandro Croce, Maria, eds. (2001). Los tesoros del antiguo Egipto: del Museo Egipcio de El Cairo. Universe Publishing, una división de Ruzzoli Publications Inc.
  • Breasted, James Henry Brunton, Winifred (1924). Reyes y reinas del antiguo Egipto. Londres: Hodder & amp Stoughton. OCLC251195519.
  • Museo de Brooklyn (2020a). "Jarrón de Pepi I". Museo de Brooklyn.
  • Museo de Brooklyn (2020b). "Estatuilla arrodillada de Pepy I". Museo de Brooklyn.
  • Museo de Brooklyn (2020c). "Estatuilla sentada de Pepy I con Horus Falcon". Museo de Brooklyn.
  • Brovarski, Edward (1994). "Abydos en el Reino Antiguo y Primer Período Intermedio, Parte II". En Silverman, David P. (ed.). For His Ka: Ensayos ofrecidos en memoria de Klaus Baer. Estudios en la civilización oriental antigua. 55. Chicago: el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago. págs. 15–45. ISBN0-918986-93-1.
  • Bussmann, Richard (2007). "Pepi I y el templo de Satet en Elefantina". En Mairs, Rachel Stevenson, Alice (eds.). Current Research in Egyptology 2005. Actas del sexto simposio anual, Universidad de Cambridge, 6-8 de enero de 2005 (PDF). Oxford: Oxbow Books. págs. 16-21. JSTORj.ctt1cd0npx.
  • Callender, Vivienne Gae (1994). "Parte III. Un registro prosopográfico de las esposas de los reyes egipcios (Dinastías I-XVII)". Las esposas de los reyes egipcios: dinastías I-XVII. Universidad Macquarie. Facultad de Historia, Filosofía y Política. OCLC862671624.
  • Cauville, Sylvie (1999). "Dendera". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 298-301. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Clayton, Peter A. (1994). Crónica de los faraones. Londres: Thames & amp Hudson. ISBN978-0-500-05074-3.
  • Collombert, Philippe (2011). "Découvertes récentes de la mission archéologique française à Saqqâra (campagnes 2007-2011)". Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres Année 2011 (en francés). persée. 155 (2): 921–938. doi: 10.3406 / crai.2011.93230.
  • Collombert, Philippe (2015a). "Découvertes récentes dans la nécropole de Pépy Ier à Saqqâra" (PDF). Revista Pharaon (en francés). Brétigny sur Orge: Nefer-IT. 21: 10–18.
  • Collombert, Philippe (2015b). "Le mystérieux vizir Nefer-oun-Méryrê et la nécropole des hauts dignitaires de Pépy Ier à Saqqâra, Egypte" (PDF). África y Oriente (en francés). 77: 35–44.
  • Collombert, Philippe (2018). "Descubrimientos recientes de la Misión archéologique franco-suisse de Saqqâra en el complejo funerario de la reina Ankhnespepy II". Boletín de Saqqara. Leiden: Fundación Amigos de Saqqara. 16: 66–75.
  • "Sello de cilindro con el nombre de Pepi I ca. 2289-2255 a. C."Museo Metropolitano de Arte. 19 de agosto de 2020.
  • Daressy, Georges (1912). "La Pierre de Palerme et la chronologie de l'Ancien Empire". Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (en francés). 12: 161–214. ISSN0255-0962. Consultado el 11 de agosto de 2018.
  • Daumas, François (1952). "Le trône d'une estatuilla de Pépi Ier trouvé à Dendara [avec 3 planches]". Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (en francés). 52: 163–172.
  • "Découverte de la chambre funéraire de la reine Béhénou". La France en Égypte. Ambassade de France au Caire (en francés) . Consultado el 18 de agosto de 2020.
  • Dobrev, Vassil Leclant, Jean (1997). "Nedjeftet. Une nouvelle reine identifiée à Saqqara-Sud". Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (en francés). Le Caire: Institut français d’archéologie orientale. 97: 149–156.
  • Dodson, Aidan Hilton, Dyan (2004). Las familias reales completas del antiguo Egipto. Londres: Thames & amp Hudson. ISBN978-0-500-05128-3.
  • Dreyer, Günter (1986). Elefantina, 8: Der Tempel der Satet. Die Funde der Frühzeit und des Alten Reiches. Archäologische Veröffentlichungen (en alemán). 39. Maguncia: Philipp von Zabern. ISBN3-80-530501-X.
  • Drioton, Étienne (1947). "Notas divergentes. 2, Une corégence de Pépi Ier et de Mérenrê (?)". Annales du service des antiquités de l'Égypte (en francés). El Cairo: Conseil suprême des Antiquités égyptiennes. 45: 53–92.
  • Edwards, Iorwerth Eiddon Stephen (1999). "Dahshur, la pirámide de piedra del norte". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 252-254. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Eyre, Christopher (1994). "La carrera de Weni y la historiografía del Reino Antiguo". En Shore, A. F. Eyre, C. Leahy, A. L. M., Leahy (eds.). La caña inquebrantable: estudios sobre la cultura y el patrimonio del Antiguo Egipto en honor a A. F. Shore. Londres: Sociedad de Exploración de Egipto. págs. 107-124. ISBN0856981249.
  • Fischer, H. G. (1958). "Revisión de L.Habachi Tell Basta". Revista estadounidense de arqueología. El Cairo: Institut Français d’Archeologie Orientale du Caire. 62: 330–333. doi: 10.2307 / 501964. JSTOR501964.
  • Franke, Detlef (1994). Das Heiligtum des Heqaib auf Elephantine. Geschichte eines Provinzheiligtums im Mittleren Reich. Studien zur Archäologie und Geschichte Altägyptens (en alemán). 9. Heidelberg: Heidelberger Orientverlag. ISBN3-92-755217-8.
  • Gardiner, Alan (1945). "Años de reinado y calendario civil en el Egipto faraónico". El diario de arqueología egipcia. 31: 11–28. doi: 10.1177 / 030751334503100103. JSTOR3855380. S2CID192251888.
  • Goedicke, Hans (1954). "Una fecha aproximada para la investigación del harén bajo Pepy I". Revista de la Sociedad Oriental Americana. Sociedad Oriental Americana. 74 (2): 88–89. doi: 10.2307 / 596209. JSTOR596209.
  • Goedicke, Hans (1955). "El matrimonio Abydene de Pepi I". Revista de la Sociedad Oriental Americana. Ann Arbor: Sociedad Oriental Americana. 75 (3): 180–183. doi: 10.2307 / 595170. JSTOR595170.
  • Goedicke, Hans (1963). "La supuesta campaña militar en el sur de Palestina durante el reinado de Pepi I (VI Dinastía)". Rivista degli studi orientali. Roma: Sapienza Universita di Roma. 38 (3): 187-197. JSTOR41879487.
  • Goedicke, Hans (1988). "La muerte de Pepi II-Neferkare". Studien zur Altägyptischen Kultur. Hamburgo: Helmut Buske Verlag GmbH. 15: 111–121. JSTOR44324580.
  • Grimal, Nicolás (1992). Una historia del antiguo Egipto. Traducido por Ian Shaw. Oxford: Blackwell Publishing. ISBN978-0-631-19396-8.
  • Gundacker, Roman (2018). "Los nombres de los reyes de la Quinta Dinastía según Aegyptiaca de Manetón". En Kuraszkiewicz, Kamil O. Kopp, Edyta Takács, Dániel (eds.). 'La perfección que perdura. 'Estudios sobre arte y arqueología del Imperio Antiguo. Varsovia: Departamento de Egiptología - Facultad de Estudios Orientales, Universidad de Varsovia. ISBN978-83-947612-0-2.
  • Hays, Harold M. (2012). La organización de los textos de las pirámides: tipología y disposición (Volumen 1). Probleme der Ägyptologie. 31. Leiden, Boston: brillante. ISBN978-90-04-22749-1. ISSN0169-9601.
  • Hayes, William C. (1946). "Decretos reales del templo de Min en Coptus". Revista de arqueología egipcia. 32: 3–23. doi: 10.1177 / 030751334603200102. JSTOR3855410. S2CID192279269.
  • Hayes, William (1978). El cetro de Egipto: antecedentes para el estudio de las antigüedades egipcias en el Museo Metropolitano de Arte. Vol. 1, desde los primeros tiempos hasta el final del Reino Medio. Nueva York: Museo Metropolitano de Arte. OCLC7427345.
  • Helck, Wolfgang (1971). Die Beziehungen Ägyptens zu Vorderasien im 3. und 2. Jahrtausend v. Chr. Ägyptologische Abhandlungen (en alemán). 5 (2ª ed.). Wiesbaden: O. Harrassowitz. ISBN3-44-701298-6.
  • Hellum, Jennifer (2007). Las pirámides. Westport, CT: Greenwood Press. ISBN9780313325809.
  • Hendrickx, Stan (1999). "Elkab". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 342–346. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Hornung, Erik Krauss, Rolf Warburton, David, eds. (2012). Cronología del Antiguo Egipto. Manual de estudios orientales. Leiden, Boston: brillante. ISBN978-90-04-11385-5. ISSN0169-9423.
  • Hubschmann, Caroline (2011). "Naguib Kanawati, conspiraciones en el palacio egipcio: Unis a Pepy I" (PDF). Eras. Melbourne: Universidad de Monash.
  • Jánosi, Peter (1992). "Las Reinas del Reino Antiguo y sus Tumbas". El Bullentin del Centro Australiano de Egiptología. 3: 51–57.
  • Kaiser, Werner (1999). "Elefantino". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 335–342. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Kanawati, Naguib (2003). Conspiraciones en el Palacio Egipcio: Unis a Pepy I. Oxford y Nueva York: Routledge. ISBN0-415-61937-8.
  • Katary, Sally (2001). "Impuestos". En Redford, Donald B. (ed.). The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt, Volumen 3. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 351–356. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Kraemer, Bryan (2017). "Un santuario de Pepi I en South Abydos". Revista de arqueología egipcia. 103 (1): 13–34. doi: 10.1177 / 0307513317722450. S2CID191624758.
  • Kurth, Angela (1992). "Usurpación, conquista y ceremonial: de Babilonia a Persia". En Cannadine, David Price, Simon (eds.). Rituales de realeza: poder y ceremonial en las sociedades tradicionales. Cambridge: Cambridge University Press. págs. 20–55. ISBN9780521428910.
  • "La nécropole de Pépy Ier". MAFS, Misión Archéologique Franco-Suisse de Saqqâra (en francés). 18 de agosto de 2020.
  • Lange, Eva (2016). "Die Ka-Anlage Pepis I. en Bubastis im Kontext königlicher Ka-Anlagen des Alten Reiches". Zeitschrift für Ägyptische Sprache und Altertumskunde (en alemán). 133 (2): 121–140.
  • Leclant, Jean (1983). "Fouilles et travaux en Égypte et au Soudan, 1981-1982". Orientalia. Serie Nova (en francés). Roma: GBP-Prensa bíblica gregoriana. 52 (4): 461–542. JSTOR43075253.
  • Leclant, Jean Clerc, Gisèle (1986). "Fouilles et travaux en Égypte et au Soudan, 1984-1985". Orientalia. Serie Nova (en francés). Roma: GBP-Prensa bíblica gregoriana. 55 (3): 236–319. JSTOR43075409.
  • Leclant, Jean Clerc, Gisèle (1994). "Fouilles et travaux en Égypte et au Soudan, 1992-1993". Orientalia. Serie Nova (en francés). Roma: GBPress- Prensa bíblica gregoriana. 63 (4): 345–473. JSTOR43076189.
  • Leclant, Jean Berger-El Naggar, Catherine (1996). "Des confréries religieuses à Saqqara, à la fin de la XIIe dynastie?". En Der Manuelian, Peter Freed, R. E. (eds.). Estudios en honor a William Kelly Simpson (PDF) (en francés). 2. Boston: Museo de Bellas Artes. págs. 499–506. ISBN0-87846-390-9.
  • Leclant, Jean Labrousse, Audran (1998). "La nécropole des reines de Pépy Ier à Saqqâra (1988-1998)". Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, 142e année (en francés) (2): 481–491. doi: 10.3406 / crai.1998.15882.
  • Leclant, Jean (1999). "Saqqara, pirámides de las dinastías V y VI". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 865–868. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Leclant, Jean Labrousse, Audran (2006). "Découvertes récentes de la Mission archéologique française à Saqqâra (campagnes 2001-2005)". Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, 150ᵉ année (en francés). persée. 1: 103–120. doi: 10.3406 / crai.2006.86916.
  • Legros, Rémi (2016). Stratégies mémorielles. Les cultes funéraires privés en Égypte ancienne de la VIe à la XIIe dynastie. 70. Lyon: Maison de l'Orient et de la Méditerranée - Jean Pouilloux. ISBN978-2-35668-058-7.
  • Legros, Rémi (2017). "Inhumations privées dans la nécropole de Pépy Ier". En Bárta, Miroslav Coppens, Filip Krejčí, Jaromír (eds.). Abusir y Saqqara en el año 2015 (en francés). Praga: Facultad de Artes, Universidad Charles. págs. 211–218. ISBN978-80-7308-758-6.
  • Lehner, Mark (1997). Las pirámides completas. Nueva York: Thames & amp Hudson. ISBN978-0-500-28547-3.
  • Leprohon, Ronald J. (2013). El gran nombre: Título real egipcio antiguo. Escritos del mundo antiguo. 33. Atlanta: Sociedad de Literatura Bíblica. ISBN978-1-589-83736-2.
  • Málek, Jaromir (2000). "El Reino Antiguo (c. 2686 - 2160 a. C.)". En Shaw, Ian (ed.). La historia de Oxford del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 104. ISBN978-0-19-815034-3.
  • Marcolin, Michele (2006). "Iny, un funcionario muy viajado de la Sexta Dinastía: relieves inéditos en Japón ". En Bárta, Miroslav Coppens, Filip Krejčí, Jaromír (eds.). Abusir y Saqqara en el año 2005, Actas de la Conferencia celebrada en Praga (27 de junio - 5 de julio de 2005). Praga: Academia de Ciencias de la República Checa, Instituto Oriental. págs. 282–310. ISBN978-80-7308-116-4.
  • Matthiae, Paolo (1978). "Recherches archéologiques à Ébla, 1977: le quartier administratif du palais royal G". Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres (en francés). 122 (2): 204–236.
  • Museo Metropolitano de Arte (2020). "Sello de cilindro con el nombre de Pepi I ca. 2289-2255 a. C."Museo Metropolitano de Arte.
  • Meyer, Carol (1999). "Wadi Hammamat". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 1062–1065. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Morales, Antonio J. (2006). "Huellas de veneración oficial y popular a Nyuserra Iny en Abusir. Finales de la Quinta Dinastía al Reino Medio". En Bárta, Miroslav Coppens, Filip Krejčí, Jaromír (eds.). Abusir y Saqqara en el año 2005, Actas de la Conferencia celebrada en Praga (27 de junio a 5 de julio de 2005). Praga: Academia de Ciencias de la República Checa, Instituto Oriental. págs. 311–341. ISBN978-80-7308-116-4.
  • Moreno García, Juan Carlos (2008). "Fincas (Reino Antiguo)" (PDF). Enciclopedia de Egiptología de UCLA.
  • Moreno García, Juan Carlos (2010). "Guerra en el Antiguo Reino de Egipto (2686-2125 a. C.)". En Vidal, Jordi (ed.). Estudios sobre la guerra en el Antiguo Cercano Oriente. Ensayos recopilados sobre historia militar. 372. Münster: Ugarit Verlag. págs. 5-41. ISBN978-3868350357.
  • Moreno García, Juan Carlos (2013). "La Administración Territorial del Reino en el 3er Milenio". En Moreno García, Juan Carlos (ed.). Administración del Antiguo Egipto. Leiden, Boston: brillante. págs. 85-152. ISBN978-90-04-24952-3.
  • Moreno García, Juan Carlos (2015). "¿Cambio climático o transformación sociopolítica? Reevaluación de finales del tercer milenio antes de Cristo en Egipto". 2200 aC: ein Klimasturz als Ursache für den Zerfall der Alten Welt? 7. Mitteldeutscher Archäologentag, vom 23. bis 26. Oktober 2014 en Halle (Saale) 2200 aC: ¿un colapso climático como causa del colapso del viejo mundo? 7a Conferencia Arqueológica de Alemania Central, 23-26 de octubre de 2014 en Halle (Saale). Tagungen des Landesmuseums für Vorgeschichte Halle (Saale). 13. Halle (Saale): Landesamt für Denkmalpflege und Archäologie Sachsen-Anhalt, Landesmuseum für Vorgeschichte. págs. 1-16. ISBN978-8-44-905585-0.
  • Muhly, James (1999). "Metalurgia". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 628–634. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Murnane, William J. (1977). "Coregencias del Antiguo Egipto". Estudios en la civilización oriental antigua. Chicago: el Instituto Oriental. 40.
  • O'Connor, David (1992). "El estado de los templos egipcios tempranos: una teoría alternativa". En Friedman, Renée Adams, Barbara (eds.). Los seguidores de Horus: estudios dedicados a Michael Allen Hoffman (1944-1990). Publicación de la Asociación de Estudios Egipcios de Oxbow Monograph. 20. Oxford: Oxbow Books. págs. 83–98. OCLC647981227.
  • O'Connor, David (1999). "Abydos, Norte, capillas ka y cenotafios". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 110-113. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Pantalacci, Laure (2013). "Balat, una ciudad fronteriza y su archivo". En Moreno García, Juan Carlos (ed.). Administración del Antiguo Egipto. Leiden, Boston: brillante. págs. 197–214. ISBN978-90-04-24952-3.
  • Peck, William H. (1999). "Escultura, técnicas de producción". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 874–876. ISBN978-0-203-98283-9.
  • "Pepi I rey de Egipto". Encyclopædia Britannica. 20 de julio de 1998. Consultado el 4 de mayo de 2020.
  • Petrie, Flinders (1897). Una historia de Egipto. Volumen I: Desde los primeros tiempos hasta la XVI dinastía (Tercera ed.). Londres: Methuen & amp Co. OCLC265478912.
  • Museo Petrie (2020). "Fragmentos arquitectónicos, UC14540". Museos y colecciones de amplificadores de la UCL. Catálogo del Museo Petrie.
  • Redford, Donald (1992). Egipto, Canaán e Israel en la antigüedad. Princeton: Prensa de la Universidad de Princeton. ISBN978-0-691-03606-9.
  • Rice, Michael (1999). Quién es quién en el antiguo Egipto. Routledge London y Nueva York. ISBN978-0-203-44328-6.
  • Richards, Janet (2002). "Texto y contexto a finales del Imperio Antiguo de Egipto: la arqueología y la historiografía de Weni el Viejo". Revista del Centro de Investigación Estadounidense en Egipto. Centro de Investigaciones Americanas en Egipto. 39: 75–102. doi: 10.2307 / 40001150. JSTOR40001150.
  • Ryholt, Kim (1997). La situación política en Egipto durante el segundo período intermedio c. 1800-1550 a. C.. Publicaciones CNI. 20. Copenhague: Instituto Carsten Niebuhr de Estudios del Cercano Oriente: Museum Tusculam Press. ISBN87-7289-421-0.
  • Schulman, Alan (1999). "Ejército". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 165-167. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Smith, William Stevenson (1971). "El Antiguo Reino de Egipto y el comienzo del primer período intermedio". En Edwards, I. E. S. Gadd, C. J. Hammond, N. G. L. (eds.). The Cambridge Ancient History, Volumen 1, Parte 2. Historia temprana de Oriente Medio (3ª ed.). Londres, Nueva York: Cambridge University Press. págs. 145–207. ISBN9780521077910. OCLC33234410.
  • Smith, Mark (1999). "Gebel el-Silsila". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 394–397. ISBN978-0-203-98283-9.
  • Sowada, Karin N. (2009). Egipto en el Mediterráneo oriental durante el Reino Antiguo: una perspectiva arqueológica (PDF). Orbis Biblicus et Orientalis. 237. Friburgo, Gotinga: Academic Press, Vandenhoeck & amp Ruprecht. ISBN978-3525534557.
  • Spalinger, Anthony (1994). "Textos fechados del Reino Antiguo". Studien zur Altägyptischen Kultur. Hamburgo: Helmut Buske Verlag GmbH. 21: 275–319. JSTOR25152700.
  • Spalinger, Anthony (2013). "La organización del ejército faraónico (reino antiguo al nuevo)". En Moreno García, Juan Carlos (ed.). Administración del Antiguo Egipto. Leiden, Boston: brillante. págs. 393–478. ISBN978-90-04-24952-3.
  • Stevenson, Alice (2015). "Pirámides en el Petrie". En Stevenson, Alice (ed.). Museo Petrie de Arqueología Egipcia: personajes y colecciones. Londres: UCL Press. págs. 48–51. ISBN9781910634356. JSTORj.ctt1g69z2n.
  • Strudwick, Nigel C. (2005). Textos de la era de las pirámides. Escritos del mundo antiguo (libro 16). Atlanta: Sociedad de Literatura Bíblica. ISBN978-1-58983-680-8.
  • Tallet, Pierre (2015). Argémi, Bruno Tallet, Pierre (eds.). "Les" ports intermittents "de la mer Rouge à l'époque pharaonique: caractéristiques et chronologie". Nehet, revista numérique d'égyptologie (en francés). Paris-Sorbonne - Université Libre de Bruxelles. 3: 31–72.
  • "Textes des Pyramides". MAFS, Misión Archéologique Franco-Suisse de Saqqâra (en francés). 18 de agosto de 2020.
  • Tiradritti, Francesco de Luca, Araldo (1999). Tesoros egipcios del Museo Egipcio de El Cairo. Nueva York: Harry Abrams. ISBN978-0810932760.
  • Tyldesley, Joyce (2019). Los faraones. Londres: Quercus. ISBN978-1-52-940451-7.
  • Verner, Miroslav (1994). Faraones olvidados, pirámides perdidas: Abusir (PDF). Praga: Academia Škodaexport. ISBN978-80-200-0022-4. Archivado desde el original (PDF) el 2011-02-01.
  • Verner, Miroslav (2001a). "Observaciones arqueológicas sobre la cronología de las dinastías IV y V" (PDF). Archiv Orientální. 69 (3): 363–418.
  • Verner, Miroslav (2001b). "Reino Antiguo". En Redford, Donald B. (ed.). The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt, Volumen 2. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 585–591. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Verner, Miroslav (2001c). Las pirámides: el misterio, la cultura y la ciencia de los grandes monumentos de Egipto. Nueva York: Grove Press. ISBN978-0-8021-1703-8.
  • von Beckerath, Jürgen (1997). Chronologie des pharaonischen Ägypten: die Zeitbestimmung der ägyptischen Geschichte von der Vorzeit bis 332 v. Chr. Münchner ägyptologische Studien (en alemán). 46. Mainz am Rhein: Philipp von Zabern. ISBN978-3-8053-2310-9.
  • von Beckerath, Jürgen (1999). Handbuch der ägyptischen Königsnamen. Münchner ägyptologische Studien (en alemán). Maguncia: Philip von Zabern. ISBN978-3-8053-2591-2.
  • Waddell, William Gillan (1971). Manetón. Biblioteca Clásica Loeb, 350. Cambridge, Massachusetts Londres: Harvard University Press W. Heinemann. OCLC6246102.
  • Museo de Arte Walters (2020). "Vasija jubilar de Pepi I".
  • Warburton, David (2012). Arquitectura, poder y religión: Hatshepsut, Amun y amp Karnak en contexto. Beiträge zur Archäologie. 7. Münster: Lit Verlag GmbH. ISBN978-3-64-390235-1.
  • "Fragmento de Weny". Museo Egipcio Rosacruz. 2020.
  • Wilkinson, Richard H. (2000). Los templos completos del antiguo Egipto. Nueva York: Thames & amp Hudson. ISBN978-0-500-05100-9.
  • Wright, Mary Pardee, Dennis (1988). "Fuentes literarias para la historia de Palestina y Siria: contactos entre Egipto y Siria-Palestina durante el Reino Antiguo". El arqueólogo bíblico. Chicago: The University of Chicago Press en nombre de las Escuelas Estadounidenses de Investigación Oriental. 51 (3): 143-161. doi: 10.2307 / 3210065. JSTOR3210065. S2CID163985913.
  • Yurco, Frank J. (1999). "Templos de culto anteriores al Imperio Nuevo". En Bard, Kathryn A. Blake Shubert, Steven (eds.). Enciclopedia de la arqueología del antiguo Egipto. Nueva York: Routledge. págs. 239–242. ISBN978-0-203-98283-9.

240 ms 8,8% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getExpandedArgument 200 ms 7,3% Scribunto_LuaSandboxCallback :: anchorEncode 100 ms 3,6% dataWrapper 100 ms 3,6% 80 ms 2,9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: gsub 80 ms 2,9% Scribunto_LuaSandbox 80 ms 2,9% Scribunto_LuaSandbox 80% tipo de llamada 60istsCallback 2,9% [otros] 620 ms 22,6% Número de entidades de Wikibase cargadas: 1/400 ->


Los faraones conocidos de la Sexta Dinastía se enumeran en la tabla a continuación. [1] Manetón concede a la dinastía 203 años de reinado desde Teti a Nitocris, mientras que el Canon de Turín asigna 181 años de reinado, pero con tres reyes adicionales que concluyen con Aba, descontando los reinados de los reyes de la Octava Dinastía, esto se reduce a 155 años de reinado. . [2] Esta estimación varía entre el académico y la fuente. [a]

Faraones de la dinastía VI
Nombre del rey Trono o nombre de Horus [10] Imagen Fechas propuestas Duración estimada del reinado Pirámide Reina (s)
Teti (Horus) Seheteptawy 2345-2333 a. C. Manetho: 30 a 33 años
Royal Turin Canon (RCT): & lt 7 meses
Número de bovinos: 6º = 12-13 años [2] [11]
Pirámide de Teti en Saqqara Khentkaus III
Puse yo
Khuit
Userkare (desconocido) 2333-2331 a. C. Manetón: Sin testificar, [12] posiblemente involucrado en el asesinato de Teti [13]
ECA: Posiblemente perdido en la laguna [14]
Recuento de bovinos: Desconocido, perdido en la laguna (?) [15]
Pepi yo Nefersahor (originalmente)
Merenre (más tarde)
2331-2287 a. C. Manetho: 52 años [2]
ECA: 20 o 44 años [16]
Número de bovinos: 25 = 49-50 años [17]
Pirámide de Pepi I en el sur de Saqqara Ankhesenpepi I
Ankhesenpepi II
Nubwenet
Méritos IV
Inenek-Inti
Mehaa
Nedjeftet
Merenre yo Merenre 2287-2278 a. C. Manetho: 7 años
RCT: 6 años
Recuento de bovinos: 5º + 1 año = 10 años [18]
Pirámide de Merenre en el sur de Saqqara Ankhesenpepi II
Pepi II Neferkare 2278-2184 a. C. Manetho: 94 años
RCT: & gt 90 años
Recuento de bovinos: 33 ° = 64-66 años [19] [20]
Pirámide de Pepi II en el sur de Saqqara Neith
Iput II
Ankhesenpepi III
Ankhesenpepi IV
Udjebten
Merenre II Merenre [Nemty?] Emsaf 2184 a. C. Manetón: 1 año [21] [20]
ECA: 1 año, 1 mes [22]
Netjerkare Siptah
o
Nitocris
(desconocido) 2184-2181 a. C. Manetho: Nitocris durante 12 años [21]
RCT: Originalmente pensado para identificar a Nitocris, [23] un estudio reciente del papiro ha alterado esta evaluación a favor de Netjerkare, quien también está atestiguado en la lista de reyes de Abydos. [24]

La Sexta Dinastía es considerada por muchas autoridades como la última dinastía del Reino Antiguo, aunque La historia de Oxford del Antiguo Egipto [25] incluye las Dinastías VII y VIII como parte del Reino Antiguo. Manetho escribe que estos reyes gobernaron desde Memphis, ya que sus pirámides fueron construidas en Saqqara, muy cerca unas de otras. [26]

En la Quinta Dinastía, la institución religiosa se había establecido como la fuerza dominante en la sociedad [27], una tendencia de crecimiento en la burocracia y el sacerdocio, y se había establecido una disminución en el poder del faraón durante el reinado de Neferirkare Kakai. [28] Durante el gobierno de Djedkare Isesi, los funcionarios fueron dotados de mayor autoridad, como lo demuestran las opulentas tumbas privadas que construyeron, lo que finalmente condujo a la creación de un sistema feudal. [29] Estas tendencias establecidas, la descentralización de la autoridad, junto con el crecimiento de la burocracia, se intensificaron durante las tres décadas del gobierno de Unas, que también fue testigo de un declive económico. [30] Esto continuó hasta la Sexta Dinastía, conduciendo al Primer Período Intermedio. [31]

Teti Editar

Teti es identificado como el primer rey de la Sexta Dinastía [32] [13] por Manetón, después de la conclusión del reinado de Unas. [32] Accedió al trono en el siglo 23 a. C. [33]

A Teti se le asigna una duración de reinado de 30 o 33 años por Manetón [34] - improbablemente siempre que la celebración de un festival Sed no esté atestiguada, y la última fecha registrada corresponde al sexto recuento de ganado, 12 o 13 años después de su reinado. . El Canon Real de Turín (RCT) da otra estimación poco probable de siete meses. [11] El arqueólogo Hartwig Altenmüller media entre Manetho y el registro del recuento de ganado para ofrecer una duración de reinado de alrededor de 23 años. [34] Los egiptólogos Peter Clayton y William Smith conceden 12 años a su reinado. [35] [36] [b]

La relación entre Teti y sus predecesores sigue sin estar clara, pero se cree que su esposa Iput es hija de Unas. [32] [36] Esto significaría que Teti ascendió al trono como yerno de Unas. [34] Su toma de posesión resolvió una posible crisis de sucesión, Unas había muerto sin un heredero varón. [31] Teti adoptó el nombre de Horus Seheteptawy (que significa "El que pacifica las Dos Tierras") para establecer su reinado como uno de renovada unidad política. [35] La transición parece haber ocurrido sin problemas, [36] [13] y Teti retuvo a funcionarios de sus predecesores de la Quinta Dinastía, como los visires Mehu y Kagemni que habían comenzado sus carreras bajo Djedkare Isesi. [34] A pesar de esto, el RCT también inserta una ruptura entre Unas y Teti, que según el egiptólogo Jaromìr Malek se relaciona con un "cambio de ubicación de la capital y la residencia real". [32] La capital emigró de "White Wall" a los populosos suburbios más al sur hasta "Djed-isut", derivado del nombre de la pirámide y ciudad piramidal de Teti, y se encuentra al este del monumento. La residencia real podría haber estado aún más al sur, en el valle y al otro lado de un lago de la ciudad, al este de Saqqara del Sur, donde se construyeron las pirámides de Djedkare Isesi y Pepi I. [39]

Teti tenía a su hija, Sesheshet, casada con uno de sus visires y más tarde sumo sacerdote, Mereruka, una clara señal de su interés en cooperar con la clase noble. [40] Mereruka fue enterrado cerca de la pirámide de Teti, en una lujosa tumba en el norte de Saqqara. [11] [35] Como parte de su política de pacificación, Teti emitió un decreto que eximía de impuestos al templo de Abydos. Fue el primer gobernante en estar estrechamente asociado con el culto de Hathor en Dendera. [11] En el extranjero, Teti mantuvo relaciones comerciales con Biblos y Nubia. [35]

Teti encargó la construcción de una pirámide en el norte de Saqqara. Su pirámide sigue el estándar establecido por Djedkare Isesi, con una longitud de base de 78,5 m (258 pies 150 pies cúbicos) convergiendo al vértice en

53 ° alcanzando una altura máxima de 52,5 m (172 pies 100 pies cúbicos). [41] La subestructura de la pirámide era muy similar a la de Unas y Djedkare Isesi, tenía un corredor descendente y un pasaje horizontal custodiado aproximadamente en el medio por tres rastrillos de granito, que conducían a una antecámara flanqueada al este por el serdab con sus tres nichos y al oeste por la cámara funeraria que contiene el sarcófago. [42] Las paredes de las cámaras y una sección del pasaje horizontal estaban inscritas con Textos de las Pirámides, como en la pirámide de Unas. [43] El templo mortuorio, con la excepción de su entrada, se ajusta a los mismos planos básicos que sus predecesores. [43] [44] El complejo contenía una pirámide de culto al sureste de la pirámide con una longitud de base de 15,7 m (52 ​​pies 30 pies cúbicos). [45] La calzada que conecta con el templo mortuorio aún no se ha excavado, [44] mientras que el templo del valle y la ciudad piramidal han desaparecido por completo. [43] La pirámide de Teti se convirtió en el sitio de una gran necrópolis, e incluyó las pirámides de sus esposas Neith e Iput, madre de Pepi I. [46] [47] El esqueleto de Iput fue descubierto enterrado en su pirámide en un ataúd de madera. [46]

Manetho afirma que Teti fue asesinado por un guardaespaldas, pero ninguna fuente contemporánea lo confirma. [35] [48] La historia, si es cierta, podría explicar las referencias al gobernante efímero Userkare, propuesto para haber reinado brevemente entre Teti y Pepi I. [35] Userkare está atestiguado en el Canon Real de Turín y la lista de reyes de Abydos. , y se menciona en varios documentos contemporáneos. [11]

Pepi I Editar

Durante esta dinastía, se enviaron expediciones a Wadi Maghara en la península del Sinaí para extraer turquesas y cobre, así como a las minas de Hatnub y Wadi Hammamat. El faraón Djedkara envió expediciones comerciales al sur a Punt y al norte a Biblos, y Pepi I envió expediciones no solo a estos lugares, sino también hasta Ebla en la actual Siria.

Pepi II Editar

El miembro más notable de esta dinastía fue Pepi II, a quien se le atribuye un reinado de 94 años. [49]

Nitiqret Modificar

También conocida por el nombre griego Nitocris, algunas autoridades creen que esta mujer no solo fue la primera faraona sino la primera reina del mundo, aunque actualmente se acepta que su nombre es en realidad una traducción errónea del rey Neitiqerty Siptah.

Con el creciente número de inscripciones biográficas en tumbas no reales, [50] nuestro conocimiento de la historia contemporánea se amplía. [51] Por ejemplo, nos enteramos de un complot fallido contra Pepi I. [52] También leemos una carta escrita por el joven rey Pepi II, emocionados de que una de sus expediciones regresará con un pigmeo danzante de la tierra de Yam, ubicado al sur de Nubia. [53]

Estas inscripciones de tumbas no reales son solo un ejemplo del creciente poder de la nobleza, que debilitó aún más el gobierno absoluto del rey. Como resultado, se cree que a la muerte del longevo Pepi II, sus vasallos estaban lo suficientemente atrincherados como para resistir la autoridad de sus muchos sucesores, lo que puede haber contribuido al rápido declive del Reino Antiguo.


Pirámides

Las pirámides egipcias antiguas son estructuras de mampostería de piedra con forma. Son las estructuras piramidales más conocidas y algunos de los edificios más grandes de la historia. Se han descubierto más de 130 pirámides en Egipto. La mayoría se construyó en el lado occidental del río Nilo en áreas desérticas. Las pirámides egipcias suelen contener cámaras y pasajes. Las pirámides fueron construidas como lugares de enterramiento de los reyes egipcios antes del comienzo del antiguo reino hasta el final del reino medio. Debido a que los egipcios llevaban registros escritos, sabemos sobre la construcción de algunas pirámides.

La Gran Pirámide de Giza es la pirámide más grande y famosa. Fue construido para el faraón Keops. Tiene más de 140 metros de altura y su construcción tardó 20 años. Está catalogado como una de las siete maravillas del mundo. La pirámide escalonada de Saqqara es la pirámide más antigua que aún se conserva en la actualidad. Este fue construido en 2630 a. C. Fue un lugar de enterramiento del faraón Djoser. El arquitecto de la pirámide escalonada fue Imhotep.


Guerra del Antiguo Egipto

El botín de las guerras también fue una gran fuente de ingresos mientras Egipto saliera victorioso.

Valentía en batallas como la batalla de Kadesh o la batalla de Meguido fueron recompensados ​​con riquezas en forma de collares de oro, brazaletes y tierras a medida que se imponían tributos a las naciones derrotadas y un signo de paz se llevaría a cabo un intercambio de obsequios entre los faraones y los reyes extranjeros que siempre aterrizarían en Egipto & # 8217s favor .

los civilización egipcia antigua es una de las culturas más ricas de la historia en todos los sentidos del mundo. No pierda la oportunidad de explorar la verdadera definición de maravilla dentro de las puertas de El Cairo, Luxor, y Asuán con las vistas más encantadoras que jamás haya abordado un Crucero por el Nilo a través de nuestro Paquetes turísticos de Egipto.


Los impuestos del Antiguo Egipto y el recuento de ganado - Historia


Enciclopedia Bíblica Estándar Internacional

hag'-rits (haghri'im): Una tribu árabe, o confederación de tribus (1 Cr 5: 10,19,20 la Versión King James "Hagarites" 1 Cr 27:31 la Versión King James "Hagerite" Sal 83: 6 "Hagarenes"), contra el cual lucharon los rubenitas en los días de Saúl. En Génesis 25: 12-18 se registran los descendientes, "generaciones" de Ismael, "a quien Agar, la esclava egipcia Sara, dio a luz a Abraham". Dos, y posiblemente tres, de estas tribus, Jetur, Nafish y Kedemah (25:15), parecen ser idénticas a las 3 tribus que los rubenitas y las otras tribus israelitas al este del Jordán conquistaron y despojaron (1 Cap. 5). La correspondencia de los nombres en Gen y 1 Ch deja pocas dudas de que "Hagrite" es un término genérico aproximadamente sinónimo de "Ismaelita", que designa la línea irregular y cambiante de tribus del desierto que se extienden a lo largo del este y sur de Israel. Los "al este de Galaad", "Jetur, Nafis y Noda", fueron vencidos por Rubén: "Los agarenos fueron entregados en sus manos, y todos los que estaban con ellos.. Y se llevaron su ganado. Habitaron en su lugar hasta que el cautiverio "(1 Cr. 5: 20-22).
Estos, junto con otras tribus árabes, se mencionan en las inscripciones de Tiglat-pileser III (745-727 a. C.). Jetur dio su nombre a los itureanos de la época romana, que eran afamados soldados que vivían en Anti-Libanus. Compárese con Curtis, Commentary on Chronicles Skinner, "Gen", ICC, en el lugar citado.
Edward Mack Información bibliográfica
Orr, James, M.A., D.D. Editor general. "Definición de 'hagrites'". "Enciclopedia bíblica estándar internacional". bible-history.com - ISBE 1915.

informacion registrada
& copiar International Standard Bible Encyclopedia (ISBE)


Ver el vídeo: El Nuevo Hallazgo En Egipto Que Tiene Aterrados A Los Científicos (Octubre 2021).