Podcasts de historia

Jimmy Carter habla sobre una "crisis de confianza" nacional

Jimmy Carter habla sobre una

El 15 de julio de 1979, el presidente Jimmy Carter se dirige a la nación a través de televisión en vivo para discutir la crisis energética de la nación y la recesión que la acompaña.

Carter precedió a su charla sobre política energética con una explicación de por qué creía que la economía estadounidense seguía en crisis. Relató una reunión que había organizado en el retiro presidencial en Camp David, Maryland, con líderes en los campos de negocios, trabajo, educación, política y religión. Aunque la crisis energética y la recesión fueron los principales temas de conversación, Carter escuchó de los asistentes que los estadounidenses también estaban sufriendo una crisis moral y espiritual más profunda. Esta falta de "confianza moral y espiritual", concluyó, estaba en el centro de la incapacidad de Estados Unidos para salir de sus problemas económicos. También admitió que parte del problema era su incapacidad para proporcionar un liderazgo sólido en muchos temas, en particular el consumo de energía y petróleo.

En 1979, Estados Unidos todavía podía sentir los efectos de los recortes de 1973 de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) en la producción de petróleo. Carter citó a uno de los participantes de la reunión de Camp David diciendo que el cuello de Estados Unidos está estirado sobre la cerca y la OPEP tiene un cuchillo. Además, la inflación había alcanzado un máximo histórico durante el mandato de Carter. Los estadounidenses veían al gobierno federal como una burocracia hinchada que se había estancado y no estaba al servicio del pueblo. La política, dijo Carter, estaba llena de corrupción, ineficiencia y evasión; Afirmó que estos problemas surgieron de una "amenaza fundamental más profunda para la democracia estadounidense". Sin embargo, no se refería a los desafíos a las libertades civiles o la estructura política del país o la destreza militar, sino a lo que llamó una "crisis de confianza" que condujo a disturbios internos y "la pérdida de la unidad de propósito para nuestra nación".

En un momento en que los europeos y los japoneses comenzaron a producir más que los EE. UU. En automóviles energéticamente eficientes y algunas otras tecnologías avanzadas, Carter dijo que los estadounidenses habían perdido la fe en ser el líder mundial en "progreso". Afirmó que la obsesión de los estadounidenses por la autocomplacencia y los bienes materiales había triunfado sobre el espiritualismo y los valores comunitarios. Carter, quien después de la presidencia enseñaría la Escuela Dominical, trató de animar al público a tener fe en el futuro de Estados Unidos. Después de restaurar la fe en sí misma, la nación podría marchar hacia "el campo de batalla de la energía [donde] podemos ganar para nuestra nación una nueva confianza y podemos tomar el control nuevamente de nuestro destino común".

Carter luego se lanzó a sus planes de política energética, que incluían la implementación de esfuerzos de conservación obligatorios para individuos y empresas y recortes profundos en la dependencia de la nación del petróleo extranjero a través de cuotas de importación. También prometió un “compromiso masivo de fondos y recursos” para desarrollar fuentes de combustibles alternativas que incluyen carbón, productos vegetales y energía solar. Esbozó la creación de un "banco solar" que, según dijo, eventualmente suministraría el 20 por ciento de la energía del país. Para impulsar este programa, Carter pidió al Congreso que formara una “junta de movilización de energía” inspirada en la Junta de Producción de Guerra de la Segunda Guerra Mundial, y pidió a la legislatura que promulgara un “impuesto a las ganancias inesperadas” de inmediato para combatir la inflación y el desempleo.

Carter terminó pidiendo información a los ciudadanos promedio para que lo ayudaran a diseñar una agenda energética para los años ochenta. Carter, un presidente liberal, se dirigía a una campaña presidencial justo cuando aumentaba una marea de conservadurismo, encabezada por el candidato presidencial Ronald Reagan, quien ganó la campaña de 1980.

LEER MÁS: Jimmy Carter: su vida y legado


Jimmy Carter taler om en national & quotkrise i tillid & quot

P & # 229 denne dag i 1979 taler pr & # 230sident Jimmy Carter nationen vía live-tv para discutere nationens energikrise og den ledsagende recesión.

Carter forud por sin tale om energipolitik med en forklaring p & # 229, hvorfor han mente, en den amerikanske & # 248konomi forblev i krise. Han fortalte om et m & # 248de, som han havde v & # 230ret v & # 230rt ved pr & # 230sidentbehandlingen i Camp David, Maryland, med ledere inden for erhverv, arbejdskraft, uddannelse, politik og religion. Selvom energikrisen og recessionen var de vigtigste samtaleemner, h & # 248rte Carter fra de deltagende, en amerikanerne ogs & # 229 led af en dybere moralsk og & # 229ndelig krise. Denne mangel p & # 229 & quotmoralsk og & # 229ndelig tillid & quot, konkluderede han, var kernen i Amerikas manglende evne hasta heise sig ud af dens & # 248konomiske problemer. Han indr & # 248mmede ogs & # 229, en del af problemet var hans manglende ledelse i mange sp & # 248rgsm & # 229l, is & # 230r energi- og olieforbrug.

I 1979 kunne Amerika stadig f & # 248le virkningen af ​​OPEP & # 39s (Organización de Países Exportadores de Petróleo) 1973-nedsk & # 230ringer i olieproduktionen. Carter citerede en af ​​deltagerne i Camp David-m & # 248det som at sige, at Amerikas "hals er strakt over hegnet og OPEP har en kniv". Derudover var inflacion n & # 229et et h & # 248jdepunkt p & # 229 alle tidspunkter i Carter & # 39s periode. Amerikanere s & # 229 den f & # 248derale regering som et oppustet bureaukrati, der var blevet stillest & # 229ende og ikke kunne tjene folket. Carter sagde, en politik var fuld af korruption, ineffektivitet og unddragelse han h & # 230vdede, en diss problemer voksede ud af en dybere, & quotgrundl & # 230ggende trussel mod amerikansk demokrati. & Quot; Han henviste imidlertidlertid frdeuri elijerti. milit & # 230re dygtighed, men til det, han kaldte en & quottillidskrise & quot, som f & # 248rte til hjemlig uro og & quottabet af enhed om form & # 229l para vores nation & quot.

P & # 229 et tidspunkt, hvor europ & # 230ere og japanere begyndte en producere USA i energieffektive biler og nogle andre avancerede teknologier, sagde Carter, en amerikanere havde mistet troen p & # 229 en v & # 230re verdens f & quot & # 248 hridt. # 230vdede, en amerikanerne var besat af selv- overb & # 230renhed og materielle goder havde trukket espiritualismen og samfundets v & # 230rdier. Carter, der efter formandskabet ville supervisa s & # 248ndagsskolen, fors & # 248gte en samle offentligheden para tener tro p & # 229 Amerikas fremtid. Después de have genoprettet troen p & # 229 sig selv, ville nationen v & # 230re i stand til at marchere videre til ”slagmarken for energi, som vi kan vinde for vores nation en ny tillid, og vi kan igen gribe kontrollen over vores f & # 230lles sk & # 230bne ”.

Carter lancerede derefter i sine energipolitiske planer, som omfattede implementando af obligatorisk bevarelsesindsats for enkeltpersoner og virksomheder og dybe nedsk & # 230ringer i landets afh & # 230ngighed af udenlandsk olie gennem importkvoter. Han lovede ogs & # 229 et & quotmassivt engagement med midler og ressourcer & quot hasta udvikle Alternative br & # 230ndstofkilder, herunder kul, planteprodukter og solenergi. Han skitserede oprettelsen af ​​en & quotsolbank & quot, som han sagde til sidst ville levere 20 procent af landets energi. For at starte dette program bad Carter Kongressen om at oprette et & quotenergimobiliseringsudvalg & quot, der blev modelleret efter krigsproduktionsr & # 229det for Anden verdenskrig, og bad lovgiveren om omg & # 229ende at indf & # 248re en & quotoverskat & # 249js inflation.

Carter sluttede med en bede om input fra gennemsnitlige borgere for at hj & # 230lpe ham med at udt & # 230nke en energidagsorden for 1980 & # 39erne. Carter, en liberal pr & # 230sident, var p & # 229 vej ind i en pr & # 230sidentskampagne, ligesom en tidevand af konservatisme steg, ledet af pr & # 230sidentens h & # 229befulde Ronald Reagan, der fortsatte med en vinde kampagnen i 1980.


Más comentarios:

Paul Denhup - 15/7/2009

Su interpretación revisionista está muy lejos del discurso de malestar de Jimmy Carter, típico de la multitud liberal "Blame America". Sus intentos de llamar peligroso a Reagan son ridículos y no menciona los humillantes 444 días en que los iraníes tomaron el control de la embajada de los Estados Unidos y retuvieron ilegalmente a los rehenes estadounidenses.

También estaba el hecho de que Carter nunca conoció a un dictador que no le gustaba, así como la interpretación correcta de la Unión Soviética de que Carter era un presidente débil, lo que influyó en su pensamiento cuando invadieron Afganistán mientras aumentaba la cantidad de misiles nucleares que apuntaban a la USA y nuestros aliados en Europa.

A nivel nacional, Carter fue un completo fracaso con inflación de dos dígitos, tasas de interés de dos dígitos, colas en las estaciones de servicio y desempleo de dos dígitos.

Randll Reese Besch - 6/7/2009

Incluso ahora Carter es vilipendiado por los mismos tipos que quieren a Reagan en el monte Rushmore. Seguimos siendo & quot; excepcionales & quot; lo que significa superiores a sus ojos, incluso cuando Estados Unidos habla con dos bocas como lo hará un Janus. La democracia en el exterior significa guerra, subyugación y muerte masiva para quienes la imponen con el cañón de un arma. Obama es un Reagan en la posición de Clinton para continuar con las políticas desastrosas implementadas por los presidentes anteriores a partir de 1980. Un estado de cosas malo y triste en verdad. Que irónico.


Experiencia americana

Buenas noches. Esta es una noche especial para mi. Hace exactamente tres años, el 15 de julio de 1976, acepté la nominación de mi partido para postularme a la presidencia de Estados Unidos.

Te prometí un presidente que no esté aislado del pueblo, que sienta tu dolor, que comparta tus sueños y que extraiga su fuerza y ​​su sabiduría de ti.

Durante los últimos tres años les he hablado en muchas ocasiones sobre las preocupaciones nacionales, la crisis energética, la reorganización del gobierno, la economía de nuestra nación y los problemas de la guerra y especialmente la paz. Pero a lo largo de esos años los temas de los discursos, las charlas y las conferencias de prensa se han vuelto cada vez más estrechos, centrados cada vez más en lo que el mundo aislado de Washington cree que es importante. Gradualmente, ha escuchado más y más sobre lo que piensa el gobierno o lo que debería hacer el gobierno y cada vez menos sobre las esperanzas de nuestra nación, nuestros sueños y nuestra visión del futuro.

Hace diez días tenía planeado volver a hablar contigo sobre un tema muy importante: la energía. Por quinta vez habría descrito la urgencia del problema y presentado una serie de recomendaciones legislativas al Congreso. Pero mientras me preparaba para hablar, comencé a hacerme la misma pregunta que ahora sé que ha preocupado a muchos de ustedes. ¿Por qué no hemos podido unirnos como nación para resolver nuestro grave problema energético?

Está claro que los verdaderos problemas de nuestra Nación son mucho más profundos, más profundos que las líneas de gasolina o la escasez de energía, más profundos incluso que la inflación o la recesión. Y me doy cuenta más que nunca de que como presidente necesito su ayuda. Así que decidí acercarme y escuchar las voces de Estados Unidos.

Invité a Camp David a personas de casi todos los segmentos de nuestra sociedad: empresas y trabajadores, maestros y predicadores, gobernadores, alcaldes y ciudadanos privados. Y luego dejé Camp David para escuchar a otros estadounidenses, hombres y mujeres como tú.

Han sido diez días extraordinarios y quiero compartir con ustedes lo que he escuchado. En primer lugar, recibí muchos consejos personales. Permítanme citar algunos de los comentarios típicos que escribí.

Esto de un gobernador del sur: "Señor presidente, usted no está dirigiendo a esta nación, sólo está dirigiendo el gobierno".

"Ya no ves lo suficiente a la gente".

"Algunos de los miembros de su gabinete no parecen leales. No hay suficiente disciplina entre sus discípulos".

"No nos hables de política o de la mecánica del gobierno, sino de la comprensión de nuestro bien común".

"Señor presidente, estamos en problemas. Háblenos de sangre, sudor y lágrimas".

"Si usted lidera, señor presidente, lo seguiremos".

Mucha gente habló sobre sí mismos y sobre la condición de nuestra nación.

Esto de una mujer joven en Pensilvania: "Me siento tan lejos del gobierno. Siento que la gente común está excluida del poder político".

Y esto de un joven chicano: "Algunos de nosotros hemos sufrido la recesión toda nuestra vida".

"Algunas personas han desperdiciado energía, pero otras no han tenido nada que desperdiciar".

Y esto de un líder religioso: "Ninguna escasez material puede tocar las cosas importantes como el amor de Dios por nosotros o nuestro amor por los demás".

Y me gusta este en particular de una mujer negra que resulta ser la alcaldesa de una pequeña ciudad de Mississippi: "Los peces gordos no son los únicos que son importantes. Recuerde, no se puede vender nada en Wall Street a menos que alguien cava primero en otro lugar ".

Este tipo de resumió muchas otras declaraciones: "Señor presidente, nos enfrentamos a una crisis moral y espiritual".

Varias de nuestras discusiones fueron sobre energía y tengo un cuaderno lleno de comentarios y consejos. Leeré solo algunos.

"No podemos seguir consumiendo un 40 por ciento más de energía de la que producimos. Cuando importamos petróleo, también estamos importando inflación más desempleo".

"Tenemos que usar lo que tenemos. El Medio Oriente tiene sólo el cinco por ciento de la energía del mundo, pero Estados Unidos tiene el 24 por ciento".

Y esta es una de las declaraciones más vívidas: "Nuestro cuello está estirado sobre la valla y la OPEP tiene un cuchillo".

"Habrá otros carteles y otras escaseces. La sabiduría y el coraje estadounidenses en este momento pueden establecer un camino a seguir en el futuro".

Este fue uno bueno: "Sea valiente, señor presidente. Podemos cometer errores, pero estamos listos para experimentar".

Y este de un líder sindical llegó al meollo de la cuestión: "El problema real es la libertad. Debemos enfrentar el problema energético en pie de guerra".

Y lo último que leeré: "Cuando entremos en el equivalente moral de la guerra, señor presidente, no nos entregue pistolas de aire comprimido".

Estos diez días confirmaron mi creencia en la decencia, la fuerza y ​​la sabiduría del pueblo estadounidense, pero también confirmaron algunas de mis preocupaciones de larga data sobre los problemas subyacentes de nuestra nación.

Sé, por supuesto, siendo presidente, que las acciones y la legislación del gobierno pueden ser muy importantes. Es por eso que he trabajado duro para convertir mis promesas de campaña en ley, y tengo que admitirlo, con un éxito desigual. Pero después de escuchar al pueblo estadounidense, se me recordó una vez más que toda la legislación del mundo no puede arreglar lo que está mal en Estados Unidos. Entonces, quiero hablarles primero esta noche sobre un tema aún más serio que la energía o la inflación. Quiero hablarles ahora mismo sobre una amenaza fundamental para la democracia estadounidense.

No me refiero a nuestras libertades políticas y civiles. Durarán. Y no me refiero a la fuerza exterior de Estados Unidos, una nación que está en paz esta noche en todo el mundo, con un poder económico y un poder militar incomparables.

La amenaza es casi invisible de forma habitual. Es una crisis de confianza. Es una crisis que golpea el corazón, el alma y el espíritu de nuestra voluntad nacional. Podemos ver esta crisis en la creciente duda sobre el significado de nuestras propias vidas y en la pérdida de la unidad de propósito de nuestra nación.

La erosión de nuestra confianza en el futuro amenaza con destruir el tejido social y político de Estados Unidos.

La confianza que siempre hemos tenido como pueblo no es simplemente un sueño romántico o un proverbio en un libro polvoriento que leemos el 4 de julio.

Es la idea que fundó nuestra nación y ha guiado nuestro desarrollo como pueblo. La confianza en el futuro ha apoyado todo lo demás: las instituciones públicas y la empresa privada, nuestras propias familias y la propia Constitución de los Estados Unidos. La confianza ha definido nuestro rumbo y ha servido de vínculo entre generaciones. Siempre hemos creído en algo llamado progreso. Siempre hemos tenido fe en que los días de nuestros hijos serían mejores que los nuestros.

Nuestra gente está perdiendo esa fe, no solo en el gobierno mismo, sino en la capacidad de los ciudadanos para servir como los gobernantes y moldeadores definitivos de nuestra democracia. Como pueblo, conocemos nuestro pasado y estamos orgullosos de él. Nuestro progreso ha sido parte de la historia viva de América, incluso del mundo. Siempre creímos que éramos parte de un gran movimiento de la humanidad en sí mismo llamado democracia, involucrado en la búsqueda de la libertad, y esa creencia siempre nos ha fortalecido en nuestro propósito. Pero así como estamos perdiendo la confianza en el futuro, también estamos comenzando a cerrar la puerta a nuestro pasado.

En una nación que estaba orgullosa del trabajo duro, las familias fuertes, las comunidades unidas y nuestra fe en Dios, muchos de nosotros ahora tendemos a adorar la autocomplacencia y el consumo. La identidad humana ya no se define por lo que uno hace, sino por lo que posee. Pero hemos descubierto que poseer cosas y consumir cosas no satisface nuestro anhelo de significado. Hemos aprendido que acumular bienes materiales no puede llenar el vacío de vidas que no tienen confianza ni propósito.

Los síntomas de esta crisis del espíritu estadounidense nos rodean. Por primera vez en la historia de nuestro país, la mayoría de nuestro pueblo cree que los próximos cinco años serán peores que los últimos cinco años. Dos tercios de nuestra gente ni siquiera vota. La productividad de los trabajadores estadounidenses en realidad está cayendo, y la disposición de los estadounidenses a ahorrar para el futuro ha caído por debajo de la de todas las demás personas del mundo occidental.

Como saben, existe una creciente falta de respeto por el gobierno, las iglesias, las escuelas, los medios de comunicación y otras instituciones. Este no es un mensaje de felicidad o tranquilidad, pero es la verdad y es una advertencia.

Estos cambios no ocurrieron de la noche a la mañana. Han venido sobre nosotros gradualmente durante la última generación, años que estuvieron llenos de conmociones y tragedias.

Estábamos seguros de que la nuestra era una nación de votación, no de bala, hasta los asesinatos de John Kennedy y Robert Kennedy y Martin Luther King Jr. Nos enseñaron que nuestros ejércitos siempre fueron invencibles y nuestras causas siempre fueron justas, solo para sufrir. la agonía de Vietnam. Respetamos la presidencia como un lugar de honor hasta el impacto de Watergate.

Recordamos cuando la frase "suena como un dólar" era una expresión de absoluta confiabilidad, hasta que diez años de inflación comenzaron a encoger nuestro dólar y nuestros ahorros. Creíamos que los recursos de nuestra nación eran ilimitados hasta 1973, cuando tuvimos que enfrentar una creciente dependencia del petróleo extranjero.

Estas heridas aún son muy profundas. Nunca han sido sanados. Buscando una salida a esta crisis, nuestra gente se ha dirigido al gobierno federal y lo ha encontrado aislado de la corriente principal de la vida de nuestra nación. Washington, D.C., se ha convertido en una isla. La brecha entre nuestros ciudadanos y nuestro gobierno nunca ha sido tan grande.La gente busca respuestas honestas, no respuestas fáciles, liderazgo claro, no afirmaciones falsas y evasivas y políticas como de costumbre.

Lo que se ve con demasiada frecuencia en Washington y en otras partes del país es un sistema de gobierno que parece incapaz de actuar. Ves un Congreso retorcido y empujado en todas direcciones por cientos de intereses especiales poderosos y bien financiados. Ves cada posición extrema defendida hasta el último voto, casi hasta el último suspiro por un grupo inflexible u otro. A menudo se ve un enfoque equilibrado y justo que exige sacrificio, un pequeño sacrificio de todos, abandonado como un huérfano sin apoyo y sin amigos.

A menudo ves parálisis, estancamiento y deriva. No te gusta ni a mí tampoco. ¿Qué podemos hacer?

Primero que nada, debemos enfrentar la verdad, y luego podemos cambiar nuestro rumbo. Simplemente debemos tener fe el uno en el otro, fe en nuestra capacidad para gobernarnos a nosotros mismos y fe en el futuro de esta nación. Restaurar esa fe y esa confianza en Estados Unidos es ahora la tarea más importante que enfrentamos. Es un verdadero desafío de esta generación de estadounidenses.

Uno de los visitantes de Camp David lo expresó la semana pasada de esta manera: "Tenemos que dejar de llorar y empezar a sudar, dejar de hablar y empezar a caminar, dejar de maldecir y empezar a orar. La fuerza que necesitamos no vendrá de la Casa Blanca, sino de todas las casas de América ".

Conocemos la fuerza de Estados Unidos. Somos fuertes. Podemos recuperar nuestra unidad. Podemos recuperar nuestra confianza. Somos los herederos de generaciones que sobrevivieron a amenazas mucho más poderosas y asombrosas que las que nos desafían ahora. Nuestros padres y madres fueron hombres y mujeres fuertes que dieron forma a una nueva sociedad durante la Gran Depresión, que lucharon en guerras mundiales y forjaron una nueva carta de paz para el mundo.

Nosotros mismos somos los mismos estadounidenses que hace apenas diez años pusieron un hombre en la Luna. Somos la generación que dedicó nuestra sociedad a la búsqueda de los derechos humanos y la igualdad. Y somos la generación que ganará la guerra contra el problema energético y en ese proceso reconstruiremos la unidad y la confianza de Estados Unidos.

Estamos en un punto de inflexión en nuestra historia. Hay dos caminos para elegir. Uno es un camino sobre el que he advertido esta noche, el camino que conduce a la fragmentación y al interés propio. En ese camino se encuentra una idea equivocada de libertad, el derecho a aprovechar para nosotros alguna ventaja sobre los demás. Ese camino sería uno de conflicto constante entre intereses estrechos que terminan en el caos y la inmovilidad. Es una cierta ruta hacia el fracaso.

Todas las tradiciones de nuestro pasado, todas las lecciones de nuestra herencia, todas las promesas de nuestro futuro apuntan a otro camino, el camino del propósito común y la restauración de los valores estadounidenses. Ese camino conduce a la verdadera libertad para nuestra nación y para nosotros mismos. Podemos dar los primeros pasos en ese camino mientras comenzamos a resolver nuestro problema energético.

La energía será la prueba inmediata de nuestra capacidad para unir a esta nación, y también puede ser el estándar alrededor del cual nos unimos. En el campo de batalla de la energía podemos ganar para nuestra nación una nueva confianza y podemos tomar nuevamente el control de nuestro destino común.

En poco más de dos décadas hemos pasado de una posición de independencia energética a una en la que casi la mitad del petróleo que utilizamos proviene de países extranjeros, a precios que se están disparando. Nuestra dependencia excesiva de la OPEP ya ha afectado enormemente a nuestra economía y a nuestra gente. Ésta es la causa directa de las largas colas que han hecho que millones de ustedes pasen horas agravantes esperando la gasolina. Es una de las causas del aumento de la inflación y el desempleo que enfrentamos ahora. Esta intolerable dependencia del petróleo extranjero amenaza nuestra independencia económica y la seguridad misma de nuestra nación. La crisis energética es real. Es mundial. Es un peligro claro y presente para nuestra nación. Estos son hechos y simplemente debemos enfrentarlos.

Lo que tengo que decirles ahora sobre la energía es simple y de vital importancia.

Punto uno: esta noche estoy estableciendo un objetivo claro para la política energética de los Estados Unidos. A partir de este momento, esta nación nunca utilizará más petróleo extranjero que en 1977, nunca. A partir de ahora, cada nueva incorporación a nuestra demanda de energía se cubrirá con nuestra propia producción y nuestra propia conservación. El crecimiento a lo largo de una generación de nuestra dependencia del petróleo extranjero se detendrá en seco en este momento y luego se revertirá a medida que avancemos en la década de 1980, porque esta noche estoy estableciendo el objetivo adicional de reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero a la mitad para el final de la próxima década: un ahorro de más de 4-1 / 2 millones de barriles de petróleo importado por día.

Punto dos: para asegurar que cumplamos con estos objetivos, usaré mi autoridad presidencial para establecer cuotas de importación. Esta noche anuncio que para 1979 y 1980 prohibiré la entrada a este país de una gota de petróleo extranjero más de lo que permiten estas metas. Estas cuotas garantizarán una reducción de las importaciones incluso por debajo de los ambiciosos niveles que establecimos en la reciente cumbre de Tokio.

Punto tres: Para brindarnos seguridad energética, solicito el compromiso de fondos y recursos en tiempo de paz más masivo en la historia de nuestra nación para desarrollar las propias fuentes alternativas de combustible de Estados Unidos: desde el carbón, desde el esquisto bituminoso, desde los productos vegetales para el gasohol, desde gas no convencional, del sol.

Propongo la creación de una corporación de seguridad energética para liderar este esfuerzo para reemplazar 2-1 / 2 millones de barriles de petróleo importado por día para 1990. La corporación emitirá hasta $ 5 mil millones en bonos de energía, y quiero especialmente que sean en denominaciones pequeñas para que los estadounidenses promedio puedan invertir directamente en la seguridad energética de Estados Unidos.

Así como una corporación similar de caucho sintético nos ayudó a ganar la Segunda Guerra Mundial, también movilizaremos la determinación y la capacidad estadounidenses para ganar la guerra energética. Además, pronto presentaré una legislación al Congreso pidiendo la creación del primer banco solar de esta nación, que nos ayudará a lograr la meta crucial de que el 20 por ciento de nuestra energía provenga de la energía solar para el año 2000.

Estos esfuerzos costarán dinero, mucho dinero, y es por eso que el Congreso debe promulgar el impuesto a las ganancias inesperadas sin demora. Será dinero bien gastado. A diferencia de los miles de millones de dólares que enviamos a países extranjeros para pagar el petróleo extranjero, los estadounidenses pagarán estos fondos a los estadounidenses. Estos fondos se destinarán a combatir, no a aumentar, la inflación y el desempleo.

Punto cuatro: Le pido al Congreso que ordene, que exija como cuestión de ley, que las empresas de servicios públicos de nuestra nación reduzcan su uso masivo de petróleo en un 50 por ciento en la próxima década y cambien a otros combustibles, especialmente al carbón, nuestra energía más abundante. fuente.

Punto cinco: Para estar absolutamente seguro de que nada se interponga en el camino de lograr estos objetivos, instaré al Congreso a crear una junta de movilización de energía que, como la Junta de Producción de Guerra en la Segunda Guerra Mundial, tendrá la responsabilidad y la autoridad de atravesar el la burocracia, las demoras y los interminables obstáculos para completar proyectos energéticos clave.

Protegeremos nuestro medio ambiente. Pero cuando esta nación necesite críticamente una refinería o un oleoducto, lo construiremos.

Punto seis: propongo un programa de conservación audaz para involucrar a todos los estados, condados y ciudades y a todos los estadounidenses promedio en nuestra batalla por la energía. Este esfuerzo le permitirá incorporar la conservación en sus hogares y sus vidas a un costo que puede pagar.

Le pido al Congreso que me dé autoridad para la conservación obligatoria y para el racionamiento de gasolina en espera. Para conservar aún más la energía, propongo esta noche $ 10 mil millones adicionales durante la próxima década para fortalecer nuestros sistemas de transporte público. Y le pido por su bien y por la seguridad de su nación que no realice viajes innecesarios, que use los vehículos compartidos o el transporte público siempre que pueda, que estacione su automóvil un día más a la semana, que obedezca el límite de velocidad y que establezca su termostatos para ahorrar combustible. Cada acto de conservación de energía como este es más que sentido común, les digo que es un acto de patriotismo.

Nuestra nación debe ser justa con los más pobres entre nosotros, por lo que aumentaremos la ayuda a los estadounidenses necesitados para hacer frente al aumento de los precios de la energía. A menudo pensamos en la conservación solo en términos de sacrificio. De hecho, es la forma más indolora e inmediata de reconstruir la fuerza de nuestra nación. Cada galón de aceite que cada uno de nosotros ahorra es una nueva forma de producción. Nos da más libertad, más confianza, mucho más control sobre nuestras propias vidas.

Entonces, la solución de nuestra crisis energética también puede ayudarnos a vencer la crisis del espíritu en nuestro país. Puede reavivar nuestro sentido de unidad, nuestra confianza en el futuro y dar a nuestra nación y a todos nosotros individualmente un nuevo sentido de propósito.

Sabes que podemos hacerlo. Tenemos los recursos naturales. Tenemos más petróleo solo en nuestro esquisto que en varias Arabia Saudita. Tenemos más carbón que cualquier nación de la Tierra. Contamos con el nivel de tecnología más alto del mundo. Tenemos la fuerza laboral más capacitada, con genio innovador, y creo firmemente que tenemos la voluntad nacional para ganar esta guerra.

No les prometo que esta lucha por la libertad será fácil. No prometo una salida rápida a los problemas de nuestra nación, cuando la verdad es que la única salida es un esfuerzo total. Lo que les prometo es que lideraré nuestra lucha, haré cumplir la justicia en nuestra lucha y aseguraré la honestidad. Y sobre todo actuaré. Podemos gestionar la escasez a corto plazo de manera más eficaz y lo haremos, pero no hay soluciones a corto plazo para nuestros problemas a largo plazo. Simplemente no hay forma de evitar el sacrificio.

Dentro de doce horas volveré a hablar en Kansas City, para ampliar y explicar más nuestro programa de energía. Así como la búsqueda de soluciones a nuestra escasez de energía ahora nos ha llevado a una nueva conciencia de los problemas más profundos de nuestra Nación, nuestra voluntad de trabajar por esas soluciones en energía puede fortalecernos para atacar esos problemas más profundos.

Continuaré viajando por este país para escuchar a la gente de Estados Unidos. Puede ayudarme a desarrollar una agenda nacional para la década de 1980. Escucharé y actuaré. Actuaremos juntos. Estas fueron las promesas que hice hace tres años y tengo la intención de cumplirlas.

Poco a poco podemos y debemos reconstruir nuestra confianza. Podemos gastar hasta vaciar nuestros tesoros y podemos convocar todas las maravillas de la ciencia. Pero solo podemos tener éxito si aprovechamos nuestros mayores recursos: el pueblo de Estados Unidos, los valores de Estados Unidos y la confianza de Estados Unidos.

He visto la fuerza de Estados Unidos en los recursos inagotables de nuestro pueblo. En los próximos días, renovemos esa fuerza en la lucha por una nación con seguridad energética.

Para terminar, déjeme decir esto: haré lo mejor que pueda, pero no lo haré solo. Deja que se escuche tu voz. Siempre que tenga la oportunidad, diga algo bueno sobre nuestro país. Con la ayuda de Dios y por el bien de nuestra nación, es hora de que unamos nuestras manos en Estados Unidos. Comprometámonos juntos a un renacimiento del espíritu estadounidense. Trabajando juntos con nuestra fe común no podemos fallar.


Jimmy Carter, "Crisis de confianza" (1979)

El 15 de julio de 1979, en medio del estancamiento del crecimiento económico, la alta inflación y una crisis energética, Jimmy Carter pronunció un discurso televisado al pueblo estadounidense. En él, Carter destacó una "crisis de confianza" generalizada que impedía al pueblo estadounidense hacer avanzar al país. Un año después, Ronald Reagan enmarcaría su campaña política optimista en marcado contraste con el tono del discurso de Carter, que sería recordado, especialmente por los críticos, como el "discurso de malestar".

… Hace exactamente tres años, el 15 de julio de 1976, acepté la nominación de mi partido para postularme a la presidencia de los Estados Unidos.

Te prometí un presidente que no esté aislado del pueblo, que sienta tu dolor, que comparta tus sueños y que extraiga su fuerza y ​​su sabiduría de ti.

… Hace diez días tenía planeado volver a hablar contigo sobre un tema muy importante & # 8212 energía. Por quinta vez habría descrito la urgencia del problema y presentado una serie de recomendaciones legislativas al Congreso. Pero mientras me preparaba para hablar, comencé a hacerme la misma pregunta que ahora sé que ha preocupado a muchos de ustedes. ¿Por qué no hemos podido unirnos como nación para resolver nuestro grave problema energético?

Sé, por supuesto, siendo presidente, que las acciones y la legislación del gobierno pueden ser muy importantes. Esa es la razón por la que he trabajado duro para convertir mis promesas de campaña en ley y tengo que admitirlo, con un éxito desigual. Pero después de escuchar al pueblo estadounidense, se me ha recordado una vez más que toda la legislación del mundo no puede arreglar lo que está mal en Estados Unidos. Entonces, quiero hablarles primero esta noche sobre un tema aún más serio que la energía o la inflación. Quiero hablarles ahora mismo sobre una amenaza fundamental para la democracia estadounidense.

No me refiero a nuestras libertades políticas y civiles. Durarán. Y no me refiero a la fuerza exterior de Estados Unidos, una nación que está en paz esta noche en todo el mundo, con un poder económico y un poder militar incomparables.

La amenaza es casi invisible de forma habitual. Es una crisis de confianza. Es una crisis que golpea el corazón, el alma y el espíritu de nuestra voluntad nacional. Podemos ver esta crisis en la creciente duda sobre el significado de nuestras propias vidas y en la pérdida de la unidad de propósito de nuestra nación.

La erosión de nuestra confianza en el futuro amenaza con destruir el tejido social y político de Estados Unidos.

La confianza que siempre hemos tenido como pueblo no es simplemente un sueño romántico o un proverbio en un libro polvoriento que leemos el 4 de julio.

Es la idea que fundó nuestra nación y ha guiado nuestro desarrollo como pueblo. La confianza en el futuro ha apoyado todo lo demás: las instituciones públicas y la empresa privada, nuestras propias familias y la propia Constitución de los Estados Unidos. La confianza ha definido nuestro rumbo y ha servido de vínculo entre generaciones. Siempre hemos creído en algo llamado progreso. Siempre hemos tenido la fe de que los días de nuestros hijos serían mejores que los nuestros.

Nuestra gente está perdiendo esa fe, no solo en el gobierno mismo, sino en la capacidad de los ciudadanos para servir como los gobernantes y moldeadores definitivos de nuestra democracia. Como pueblo, conocemos nuestro pasado y estamos orgullosos de él. Nuestro progreso ha sido parte de la historia viva de América, incluso del mundo. Siempre creímos que éramos parte de un gran movimiento de la humanidad en sí mismo llamado democracia, involucrado en la búsqueda de la libertad, y esa creencia siempre nos ha fortalecido en nuestro propósito. Pero así como estamos perdiendo la confianza en el futuro, también estamos comenzando a cerrar la puerta a nuestro pasado.

En una nación que estaba orgullosa del trabajo duro, las familias fuertes, las comunidades unidas y nuestra fe en Dios, muchos de nosotros ahora tendemos a adorar la autocomplacencia y el consumo. La identidad humana ya no se define por lo que uno hace, sino por lo que posee. Pero hemos descubierto que poseer cosas y consumir cosas no satisface nuestro anhelo de significado. Hemos aprendido que acumular bienes materiales no puede llenar el vacío de vidas que no tienen confianza ni propósito.

Los síntomas de esta crisis del espíritu estadounidense nos rodean. Por primera vez en la historia de nuestro país, la mayoría de nuestro pueblo cree que los próximos cinco años serán peores que los últimos cinco años. Dos tercios de nuestra gente ni siquiera vota. La productividad de los trabajadores estadounidenses en realidad está cayendo, y la disposición de los estadounidenses a ahorrar para el futuro ha caído por debajo de la de todas las demás personas del mundo occidental.

Como saben, existe una creciente falta de respeto por el gobierno, las iglesias, las escuelas, los medios de comunicación y otras instituciones. Este no es un mensaje de felicidad o tranquilidad, pero es la verdad y es una advertencia.

Estos cambios no ocurrieron de la noche a la mañana. Han venido sobre nosotros gradualmente durante la última generación, años que estuvieron llenos de conmociones y tragedias.

Estas heridas aún son muy profundas. Nunca han sido sanados. Buscando una salida a esta crisis, nuestra gente ha recurrido al gobierno federal y lo ha encontrado aislado de la corriente principal de la vida de nuestra nación. Washington, D.C., se ha convertido en una isla. La brecha entre nuestros ciudadanos y nuestro gobierno nunca ha sido tan grande. La gente busca respuestas honestas, no respuestas fáciles, liderazgo claro, no afirmaciones falsas y evasivas y políticas como siempre.

Lo que se ve con demasiada frecuencia en Washington y en otras partes del país es un sistema de gobierno que parece incapaz de actuar. Ves un Congreso retorcido y empujado en todas direcciones por cientos de intereses especiales poderosos y bien financiados. Ves cada posición extrema defendida hasta el último voto, casi hasta el último aliento por un grupo inflexible u otro. A menudo se ve un enfoque equilibrado y justo que exige sacrificio, un pequeño sacrificio de todos, abandonado como un huérfano sin apoyo y sin amigos.

A menudo ves parálisis, estancamiento y deriva. No te gusta, y yo tampoco. ¿Qué podemos hacer?

Estamos en un punto de inflexión en nuestra historia. Hay dos caminos para elegir. Uno es un camino del que he advertido esta noche, el camino que conduce a la fragmentación y al interés propio. En ese camino se encuentra una idea equivocada de libertad, el derecho a aprovechar para nosotros alguna ventaja sobre los demás. Ese camino sería uno de conflicto constante entre intereses estrechos que terminan en el caos y la inmovilidad. Es una cierta ruta hacia el fracaso.

Todas las tradiciones de nuestro pasado, todas las lecciones de nuestra herencia, todas las promesas de nuestro futuro apuntan a otro camino, el camino del propósito común y la restauración de los valores estadounidenses. Ese camino conduce a la verdadera libertad para nuestra nación y para nosotros mismos. Podemos dar los primeros pasos en ese camino mientras comenzamos a resolver nuestro problema energético.


Contenido

James Earl Carter Jr. nació el 1 de octubre de 1924 en el Sanatorio Wise (ahora el Centro de Enfermería Lillian G. Carter) en Plains, Georgia, un hospital donde su madre trabajaba como enfermera titulada. Carter fue el primer presidente de Estados Unidos en nacer en un hospital. [2] Era el hijo mayor de Bessie Lillian (de soltera Gordy) y James Earl Carter. El Sr. Carter es descendiente del inmigrante inglés Thomas Carter, que se estableció en Virginia en 1635. Numerosas generaciones de Carter vivieron como agricultores de algodón en Georgia. Carter también es descendiente de Thomas Cornell, un antepasado del fundador de la Universidad de Cornell, y es pariente lejano de Richard Nixon y Bill Gates. [3]

Plains era una ciudad en auge de 600 personas en el momento del nacimiento de Carter. El padre de Carter era un exitoso hombre de negocios local, que dirigía una tienda general y era un inversor en tierras de cultivo. [4] El padre de Carter había servido previamente como segundo teniente de reserva en el Cuerpo de Intendencia del Ejército de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. [4]

La familia se mudó varias veces durante la infancia de Carter Jr.[2] Los Carter se asentaron en un camino de tierra en la cercana Archery, que estaba casi en su totalidad poblada por familias afroamericanas empobrecidas. Finalmente tuvieron tres hijos más: Gloria, Ruth y Billy. Carter se llevaba bien con sus padres, aunque su madre trabajaba muchas horas y a menudo estaba ausente en su infancia. Aunque Earl estaba firmemente a favor de la segregación, permitió que su hijo se hiciera amigo de los hijos de los granjeros negros. Carter era un adolescente emprendedor al que le dieron su propio acre de la tierra de cultivo de Earl, donde cultivaba, empaquetaba y vendía maní. También alquiló una sección de vivienda para inquilinos que había comprado. [2]

Educación

Carter asistió a Plains High School de 1937 a 1941. Para entonces, Archery and Plains se había empobrecido por la Gran Depresión, pero la familia se benefició de los subsidios agrícolas del New Deal y Earl asumió una posición como líder comunitario. El joven Jimmy era un estudiante diligente con afición por la lectura. Una anécdota popular sostiene que lo pasaron por alto como el mejor estudiante después de que él y sus amigos faltaron a la escuela para aventurarse en el centro de la ciudad en un hot rod. El absentismo escolar de Carter se mencionó en un periódico local, aunque no está claro que de otro modo hubiera sido el mejor alumno. [5] La maestra de Carter, Julia Coleman, fue una influencia especialmente fuerte. Cuando era adolescente, Carter jugó en el equipo de baloncesto de Plains High School, también se unió a Future Farmers of America y desarrolló un interés de por vida en la carpintería. [5]

Carter había soñado durante mucho tiempo con asistir a la Academia Naval de Estados Unidos. En 1941, comenzó un curso de licenciatura en ingeniería en Georgia Southwestern College en la cercana Americus, Georgia. Al año siguiente, se transfirió al Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta, y obtuvo la admisión a la Academia Naval en 1943. Era un buen estudiante, pero se lo consideraba reservado y tranquilo, en contraste con la cultura de la academia de novatadas agresivas de los estudiantes de primer año. . Mientras estaba en la academia, Carter se enamoró de Rosalynn Smith, amiga de su hermana Ruth. Los dos se casaron poco después de su graduación en 1946. [6] Era un jugador de fútbol americano veloz para los Guardiamarinas de la Marina. [7] Carter se graduó en el puesto 60 de 820 guardiamarinas en la clase de 1946 con una licenciatura en ciencias y fue comisionado como alférez. [8] De 1946 a 1953, Carter y Rosalynn vivieron en Virginia, Hawai, Connecticut, Nueva York y California, durante sus despliegues en las flotas del Atlántico y el Pacífico. [9] En 1948, comenzó el entrenamiento de oficiales para el servicio submarino y sirvió a bordo del USS Japuta. Fue ascendido a teniente junior en 1949. En 1951 se incorporó al USS diesel / eléctrico. K-1, (también conocido como USS Barracuda), calificado para el mando y desempeñado en varias funciones, incluido el de oficial ejecutivo. [10]

En 1952, Carter comenzó una asociación con el incipiente programa de submarinos nucleares de la Marina, entonces dirigido por el Capitán Hyman G. Rickover. Las demandas de Rickover sobre sus hombres y máquinas eran legendarias, y Carter dijo más tarde que, junto a sus padres, Rickover fue la mayor influencia en su vida. [11] Fue enviado a la Rama de Reactores Navales de la Comisión de Energía Atómica en Washington, DC para un servicio temporal de tres meses, mientras Rosalynn se mudó con sus hijos a Schenectady, Nueva York. El 12 de diciembre de 1952, un accidente con el reactor NRX experimental en Atomic Energy of Chalk River Laboratories de Canadá provocó una fusión parcial que provocó que millones de litros de agua radiactiva inundaran el sótano del edificio del reactor. Esto dejó el núcleo del reactor arruinado. [12] Carter recibió la orden de ir a Chalk River para liderar un equipo de mantenimiento estadounidense que se unió a otro personal de servicio estadounidense y canadiense para ayudar en el cierre del reactor. [13] El minucioso proceso requirió que cada miembro del equipo se pusiera equipo de protección y se bajara individualmente al reactor durante unos minutos a la vez, lo que limitaba su exposición a la radiactividad mientras desmontaban el reactor averiado. Durante y después de su presidencia, Carter dijo que su experiencia en Chalk River había moldeado sus puntos de vista sobre la energía atómica y lo había llevado a detener el desarrollo de una bomba de neutrones. [14]

En marzo de 1953, Carter comenzó la escuela de energía nuclear, un curso sin créditos de seis meses que cubría la operación de plantas de energía nuclear en Union College en Schenectady. [9] Su intención era eventualmente trabajar a bordo del USS Lobo marino, que estaba previsto que fuera el segundo submarino nuclear estadounidense. Sin embargo, nunca tuvo la oportunidad de servir a bordo de un submarino nuclear. El padre de Carter murió dos meses antes de la construcción de Lobo marino comenzó, y Carter buscó y obtuvo una exención del servicio activo para permitirle hacerse cargo del negocio familiar de maní. Basado en ese entrenamiento limitado, en años posteriores Carter se referiría a sí mismo como un "físico nuclear". [15] [16] Decidir dejar Schenectady resultó difícil. Asentándose después de tanto moverse, Rosalynn se había sentido cómoda con su vida. Volver a la vida de un pueblo pequeño en Plains parecía "un paso atrás monumental", dijo más tarde. Por otro lado, Carter se sentía restringido por la rigidez de los militares y anhelaba asumir un camino más parecido al de su padre. Carter dejó el servicio activo el 9 de octubre de 1953. [17] [18] Sirvió en la reserva naval inactiva hasta 1961, y dejó el servicio con el rango de teniente. [19] Sus premios incluyeron la Medalla de la Campaña Estadounidense, la Medalla de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial, la Medalla al Servicio de China y la Medalla al Servicio de Defensa Nacional. [20] Como oficial de submarinos, también ganó la insignia de "delfín". [21]

Earl Carter murió siendo un hombre relativamente rico, después de haber sido elegido recientemente a la Cámara de Representantes de Georgia. Sin embargo, entre su perdón de deudas y la división de su riqueza entre los herederos, su hijo Jimmy heredó comparativamente poco. Durante un año, Jimmy, Rosalynn y sus tres hijos vivieron en viviendas públicas en Plains Carter es el único presidente de Estados Unidos que ha vivido en viviendas subsidiadas antes de asumir el cargo. Carter tenía conocimientos en materias científicas y tecnológicas, y se propuso expandir el negocio de cultivo de maní de la familia. La transición de la Marina a la agroindustria fue difícil porque su cosecha del primer año falló debido a una sequía, Carter se vio obligado a abrir varias líneas de crédito bancarias para mantener la granja a flote. Mientras tanto, también tomó clases y leyó sobre agricultura mientras Rosalynn aprendía contabilidad para administrar los libros del negocio. Aunque apenas alcanzaron el punto de equilibrio el primer año, los Carter hicieron crecer el negocio y tuvieron bastante éxito. [22] [23]

Senador del estado de Georgia (1963-1967)

La tensión racial se avivó en Plains por el fallo antisegregación de la Corte Suprema de los EE. UU. De 1954 en Brown contra la Junta de Educación. [24] Carter estaba a favor de la tolerancia y la integración racial; en un momento, el Consejo de Ciudadanos Blancos local boicoteó su almacén de maní cuando se negó a unirse a ellos, pero a menudo se guardaba esos sentimientos para evitar hacerse enemigos. En 1961 era un miembro destacado de la comunidad y de la Iglesia Bautista, así como presidente de la junta escolar del condado de Sumter, donde comenzó a hablar más alto a favor de la integración escolar. [25] [26] La disolución del Sistema de Unidades del Condado de Georgia abrió un escaño en el Senado estatal en 1962. Carter anunció su candidatura al escaño 15 días antes de las elecciones. Rosalynn, que tenía instinto para la política y la organización, fue fundamental para su campaña. Los resultados iniciales mostraron que Carter perdió, pero esto fue el resultado de una votación fraudulenta orquestada por Joe Hurst, el presidente del Partido Demócrata en el condado de Quitman, con la ayuda del sheriff del condado de Quitman. [27] Carter desafió los resultados cuando se confirmó el fraude, se llevó a cabo una nueva elección, que ganó. [28]

El movimiento de derechos civiles estaba en marcha cuando Carter asumió el cargo. Él y su familia se habían convertido en partidarios acérrimos de John F. Kennedy. A partir de 1962, la ciudad de Americus fue escenario de palizas masivas y encarcelamientos de manifestantes negros, [29] haciéndose eco de disturbios similares en todo el país. Carter permaneció relativamente callado sobre el tema al principio, incluso cuando polarizó gran parte del condado, para evitar alienar a sus colegas segregacionistas. Se pronunció sobre algunas cuestiones divisorias, pronunciando discursos en contra de las pruebas de alfabetización y en contra de un cambio a la Constitución de Georgia que, en su opinión, implicaba una obligación de practicar la religión. [30] En el momento del asesinato del presidente Kennedy, Carter fue informado por un cliente de su negocio de maní del asesinato, lo que provocó que Carter se retirara del trabajo y se sentara solo. Carter luego calificó el asesinato como "el golpe más grande que había sufrido desde que murió mi padre". [31]

Carter fue un legislador diligente que tomó cursos de lectura rápida para mantenerse al día con la carga de trabajo. En dos años, sus conexiones lo llevaron al Comité Ejecutivo Demócrata del estado, donde ayudó a reescribir las reglas del partido estatal. Se convirtió en presidente de la Comisión de Planificación y Desarrollo de West Central Georgia, que supervisó el desembolso de subvenciones federales y estatales para proyectos como la restauración de sitios históricos. [32]

Cuando Bo Callaway fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en noviembre de 1964, Carter inmediatamente comenzó a planear su destitución. Los dos se habían enfrentado previamente sobre qué universidad de dos años se ampliaría a un programa universitario de cuatro años por parte del estado. Carter quería que fuera a su alma mater, Georgia Southwestern College, pero Callaway quería que los fondos fueran para el centro de Columbus. Carter veía a Callaway, un demócrata que recientemente se había pasado al Partido Republicano, como un rival que representaba la riqueza heredada y el egoísmo que despreciaba en la política. [33]

Carter fue reelegido en 1964 para cumplir un segundo mandato de dos años. [34] Durante un tiempo en el Senado estatal, presidió su Comité de Educación y también se sentó en el Comité de Asignaciones hacia el final de su segundo mandato. Antes de que terminara su mandato, contribuyó a un proyecto de ley que amplía los fondos para la educación en todo el estado y consigue que Georgia Southwestern tenga un programa de cuatro años. Aprovechó su trabajo de planificación regional, dando discursos en todo el distrito para hacerse más visible para los votantes potenciales. El último día de la legislatura anunció su candidatura al Congreso. [35]

Campañas de 1966 y 1970 para gobernador

La carrera por el tercer distrito del Congreso de Georgia en 1966 se sacudió a mediados de mayo cuando el titular, Bo Callaway, se retiró y decidió postularse para gobernador de Georgia. Callaway acababa de pasar del Partido Demócrata al Partido Republicano en 1964, y era un candidato muy fuerte, a pesar de ser el primer republicano en postularse para gobernador de Georgia desde 1876. Los demócratas estatales entraron en pánico ante la perspectiva de perder la gobernación que habían ocupado desde entonces. Reconstrucción. Carter decidió postularse para gobernador él mismo. En las primarias demócratas se postuló contra el ex gobernador liberal Ellis Arnall y el segregacionista conservador Lester Maddox. En una conferencia de prensa describió su ideología como "conservadora, moderada, liberal y de medio camino. Creo que soy una persona más complicada que eso". [36] Perdió las primarias demócratas, pero obtuvo suficientes votos como candidato en tercer lugar para forzar a Arnall a una segunda vuelta con Maddox. Maddox ganó por estrecho margen la segunda vuelta sobre Arnall para la nominación a gobernador del Partido Demócrata. En las elecciones generales, Callaway ganó una pluralidad de votos, pero por debajo de una mayoría del 50 por ciento, las reglas estatales facultaron a la Cámara de Representantes de Georgia, que tenía una mayoría del Partido Demócrata, para elegir a Maddox como gobernador. [37] El resultado fue un duro golpe para Carter, que quedó profundamente endeudado. Su intento de arrebatarle la carrera a Callaway había resultado en la improbable elección del segregacionista Maddox, que consideró un resultado aún peor. [37]

Carter regresó a su negocio agrícola y, durante los siguientes cuatro años, planeó cuidadosamente su próxima campaña para gobernador en 1970. Este período fue un punto de inflexión espiritual para Carter. Se volvió cada vez más evangélico, emprendiendo varias misiones religiosas en otros estados. Inspirado por su hermana Ruth y teólogos liberales como Reinhold Niebuhr, se declaró a sí mismo Nacido de nuevo, un movimiento creciente en los Estados Unidos de la década de 1960. Su último hijo, Amy, nació durante este tiempo, el 19 de octubre de 1967. [38] [39]

El gobernador Maddox tenía prohibido constitucionalmente buscar un segundo mandato consecutivo como gobernador y, por lo tanto, el ex gobernador liberal, Carl Sanders, se convirtió en el principal oponente de Carter en las primarias demócratas de 1970. Carter realizó una campaña más moderna esta vez, empleando gráficos impresos y análisis estadístico. Respondiendo a los datos de la encuesta, Carter se inclinó de manera más conservadora que antes. Se posicionó como un populista, rápidamente se volvió negativo contra Sanders por su riqueza (etiquetándolo como "Gemelos Carl") y asociándolo con el Partido Demócrata nacional. Acusó a Sanders de corrupción, pero cuando los medios lo presionaron, no pudo presentar pruebas. [40] [41] A lo largo de la campaña, Carter buscó tanto el voto negro como el "voto de Wallace", después del prominente segregacionista George Wallace de Alabama. Si bien se reunió con figuras negras como Martin Luther King Sr. y Andrew Young, y visitó muchos negocios propiedad de negros, también elogió a Wallace y prometió invitarlo a dar un discurso en Georgia. Insinuó apoyo o disgusto por las escuelas privadas, dependiendo de la audiencia. El llamado al racismo se hizo más evidente con el tiempo, los asesores de campaña de Carter entregaron una fotografía de su oponente Sanders celebrando con jugadores de baloncesto negros. [40] [41]

Ese septiembre, Carter superó a Sanders en la primera votación por 49 a 38 por ciento, lo que llevó a una segunda vuelta. La campaña posterior se hizo aún más amarga a pesar de su apoyo inicial a los derechos civiles, la campaña de Carter criticó a Sanders por apoyar a Martin Luther King Jr. Carter ganó la segunda vuelta con el 60 por ciento de los votos, ganando el 7 por ciento del voto negro, y continuó ganar las elecciones generales fácilmente sobre el republicano Hal Suit, un presentador de noticias locales. Una vez que fue elegido, Carter cambió de tono y comenzó a hablar en contra de la política racista de Georgia. Leroy Johnson, un senador estatal negro, expresó su apoyo a Carter y dijo: "Entiendo por qué llevó a cabo ese tipo de campaña ultraconservadora ... No creo que se pueda ganar este estado sin ser racista". [40]

Carter prestó juramento como 76º Gobernador de Georgia el 12 de enero de 1971. En su discurso inaugural declaró que "la época de la discriminación racial ha terminado ... Ninguna persona pobre, rural, débil o negra debería tener que soportar la la carga de ser privado de la oportunidad de una educación, un trabajo o la simple justicia ". [42] Según los informes, la multitud se sorprendió por este mensaje, que contrasta marcadamente con la cultura política de Georgia y, en particular, con la campaña de Carter. Los muchos segregacionistas que habían apoyado a Carter durante la carrera se sintieron traicionados. Tiempo publicó una historia sobre los gobernadores progresistas del "Nuevo Sur" elegidos ese año en un número de mayo de 1971, con una ilustración de portada de Carter. [43] [44] [45]

Lester Maddox, el predecesor de Carter como gobernador, se convirtió en vicegobernador. Carter había respaldado a Maddox, aunque los dos no hicieron campaña como boleto. Los dos encontraron pocos puntos en común durante sus cuatro años de servicio, a menudo peleando públicamente. [46] Richard Russell Jr., entonces presidente pro tempore del Senado de los Estados Unidos, murió en el cargo durante la segunda semana en el cargo de Carter. El gobernador recién inaugurado nombró a David H. Gambrell, presidente del Partido Demócrata del estado, para llenar el mandato pendiente de Russell en el Senado. [47] una semana después de la muerte de Russell el 1 de febrero. [48]

Carter era reacio a participar en favores políticos y palmadas en la espalda, y la legislatura encontró frustrante trabajar con él. [49] [50] Buscó expandir agresivamente la autoridad del gobernador mientras reducía la complejidad del gobierno estatal. Por lo tanto, negoció un proyecto de ley que le permitía proponer una reestructuración ejecutiva y forzar su votación. Implementó un presupuesto de base cero dentro de los departamentos estatales y agregó una Comisión de Selección Judicial para verificar las credenciales de los jueces nombrados por el gobernador. [49] El plan de reorganización se presentó en enero de 1972, pero tuvo una recepción fría en la legislatura. Pero después de dos semanas de negociaciones, se aprobó a la medianoche del último día de la sesión. [51] Al final, fusionó unas 300 agencias estatales en 22 — un hecho que enfatizaría en su carrera presidencial — aunque se discute que hubo algún ahorro general de costos al hacerlo. [52]

En una aparición televisada el 3 de abril de 1971, se le preguntó a Carter si estaba a favor del requisito de que los candidatos a gobernador y vicegobernador de Georgia tuvieran que postularse con la misma candidatura. Él respondió: "Nunca pensé realmente que necesitáramos un vicegobernador en Georgia. El vicegobernador es parte de la rama ejecutiva del gobierno y siempre he sentido, desde que estaba en el Senado estatal, que las ramas ejecutivas deberían estar separados ". Carter aclaró más tarde que no introduciría una enmienda para establecer tal restricción. [53]

El 8 de julio de 1971, durante una aparición en Columbus, Georgia, Carter declaró su intención de establecer un Consejo de Derechos Humanos de Georgia que trabajaría para resolver los problemas dentro del estado antes de cualquier posible violencia. [54]

En una conferencia de prensa del 13 de julio de 1971, Carter anunció que ordenó a los jefes de departamento que redujeran el gasto para ayudar a prevenir un déficit de $ 57 millones para fines del año fiscal de 1972, especificando que cada departamento de estado se vería afectado y estimando que 5 Se perdería un% más de los ingresos obtenidos por el gobierno si los departamentos estatales continuaran utilizando los fondos asignados. [55]

El 13 de enero de 1972, Carter solicitó a la legislatura estatal que proporcionara fondos para un Programa de Desarrollo Infantil Temprano junto con programas de reforma penitenciaria y 48 millones en impuestos pagados para casi todos los empleados estatales. [56]

El 1 de marzo de 1972, Carter declaró que un posible uso de una sesión especial de la Asamblea General podría tener lugar en caso de que el Departamento de Justicia optara por rechazar cualquier plan de redistribución por parte de la Cámara o el Senado. [57] El 20 de abril, Carter emitió la convocatoria de una sesión especial para considerar el asesoramiento para el uso de un panel federal de jueces de tres personas para el desempeño de cuatro medidas de reforma judicial. [58]

En abril de 1972, Carter viajó a América Latina y América del Sur para un posible acuerdo comercial con Georgia. Carter afirmó que se había reunido con el presidente de Brasil, Emílio Garrastazu Médici, y que algunos lo habían comparado con el fallecido presidente Kennedy. [59]

Los derechos civiles eran una prioridad sincera para Carter. Amplió el número de empleados estatales negros, jueces y miembros de la junta. Contrató a Rita Jackson Samuels, una mujer negra, para que lo asesorara sobre posibles citas. [60] Colocó retratos de Martin Luther King Jr.y otros dos prominentes georgianos negros en el edificio del capitolio, incluso cuando el Ku Klux Klan formó un piquete en la ceremonia de inauguración. [61] Aún así, Carter trató de mantener cómodos a sus aliados conservadores. Durante una aparición conjunta televisada con el gobernador de Florida, Reubin Askew, el 31 de enero de 1973, Carter declaró que estaba a favor de una enmienda constitucional para prohibir los autobuses con el propósito de acelerar la integración en las escuelas. [62] Co-patrocinó una resolución anti-busing con George Wallace en la Conferencia Nacional de Gobernadores de 1971, [60] que Carter también organizó. [63] Después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos derogó el estatuto de pena de muerte de Georgia en Furman contra Georgia (1972), Carter firmó un estatuto revisado de pena de muerte que abordó las objeciones de la corte, reintroduciendo así la práctica en el estado. Más tarde, Carter lamentó haber respaldado la pena de muerte y dijo: "No veía la injusticia como la veo ahora". [64]

Carter impulsó reformas a través de la legislatura que proporcionaron la misma ayuda estatal a las escuelas en las áreas ricas y pobres de Georgia, estableció centros comunitarios para niños con discapacidades mentales y aumentó los programas educativos para los convictos. Se enorgullecía de su programa para el nombramiento de jueces y funcionarios del gobierno estatal. Bajo este programa, todos esos nombramientos se basaron en el mérito, más que en la influencia política. [65] [66]

En una de sus decisiones más controvertidas, [67] vetó un plan para construir una presa en el río Flint de Georgia. Después de examinar el río y la literatura él mismo, argumentó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Estaba subestimando tanto el costo del proyecto como su impacto en la región. El veto ganó la atención de los ambientalistas de todo el país. [61]

Cuando el teniente William Calley fue declarado culpable en un juicio militar y sentenciado a cadena perpetua por su papel en la masacre de My Lai en Vietnam del Sur, un tema de polarización política, Carter evitó rendir homenaje directo a Calley. En cambio, instituyó el "Día del Hombre Americano Luchador" y pidió a los georgianos que conduzcan durante una semana con las luces encendidas en apoyo de las fuerzas armadas. [68]

Ambición nacional

Según la constitución de Georgia, Carter no podía postularse para la reelección. Mirando hacia una posible carrera presidencial, Carter se involucró en la política nacional y apariciones públicas. Fue nombrado miembro de varias comisiones de planificación del sur y fue delegado de la Convención Nacional Demócrata de 1972, donde el senador liberal estadounidense George McGovern era el probable candidato presidencial. Carter trató de congraciarse con los votantes conservadores y anti-McGovern, para que la convención lo considerara como compañero de fórmula de McGovern en una boleta de compromiso. Respaldó al senador Henry "Scoop" Jackson, en parte para distanciarse de George Wallace. Carter todavía era bastante oscuro en ese momento, y su intento de triangulación falló en la boleta demócrata de 1972 fue McGovern y el senador Thomas Eagleton. [69] [nota 1] El 3 de agosto, Carter se reunió con Wallace en Birmingham, Alabama, para discutir cómo evitar que el Partido Demócrata perdiera por completo durante las elecciones de noviembre. [70]

Después de la pérdida de McGovern en noviembre de 1972, Carter comenzó a reunirse regularmente con su incipiente personal de campaña. En silencio, había decidido comenzar a preparar una candidatura presidencial para 1976. Intentó sin éxito convertirse en presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores para aumentar su visibilidad. Con el respaldo de David Rockefeller, fue nombrado miembro de la Comisión Trilateral en abril de 1973. Al año siguiente, fue nombrado presidente de las campañas del Congreso y de gobernador del Comité Nacional Demócrata. [71] En 1973 apareció en el programa de juegos. Cuál es mi línea, donde un grupo de panelistas famosos intentaría adivinar su ocupación. Ninguno lo reconoció y se necesitaron varias rondas de preguntas y respuestas antes de que el crítico de cine Gene Shalit adivinara correctamente que era un gobernador. [72] En mayo de 1973, Carter advirtió al Partido Demócrata contra la politización del escándalo de Watergate, [73] cuya ocurrencia atribuyó a que el presidente Richard Nixon ejercía el aislamiento de los estadounidenses y el secreto en su toma de decisiones. [74]

Primaria democrática

La Constitución del Estado de Georgia le prohibió postularse para un segundo mandato como gobernador, Carter anunció su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos el 12 de diciembre de 1974, en el National Press Club en Washington, DC Su discurso contenía temas de desigualdad doméstica, optimismo, y cambio. [75] [76]

Cuando Carter ingresó a las primarias presidenciales del Partido Demócrata, se consideró que tenía pocas posibilidades contra los políticos más conocidos a nivel nacional, el reconocimiento de su nombre era del dos por ciento. Tan tarde como el 26 de enero de 1976 [ dudoso - discutir ], Carter fue la primera opción de sólo el cuatro por ciento de los votantes demócratas, según una encuesta de Gallup. [ cita necesaria ] Sin embargo, "a mediados de marzo de 1976, Carter no sólo estaba muy por delante de los contendientes activos por la nominación presidencial demócrata, sino que también lideraba al presidente Ford por unos pocos puntos porcentuales", según Shoup. [77] Como el escándalo Watergate del presidente Nixon aún estaba fresco en la mente de los votantes, la posición de Carter como un forastero, distante de Washington, DC, se convirtió en una ventaja. Promovió la reorganización del gobierno. Carter publicó ¿Por qué no el mejor? en junio de 1976 para ayudar a presentarse al público estadounidense. [78]

Carter se convirtió en el favorito desde el principio al ganar los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire. Usó una estrategia de dos puntas: en el sur, que la mayoría había cedido tácitamente a George Wallace de Alabama, Carter se postuló como un hijo favorito moderado. Cuando Wallace demostró ser una fuerza agotada, Carter barrió la región. En el norte, Carter apeló en gran medida a los votantes rurales y cristianos conservadores; tenía pocas posibilidades de ganar la mayoría en la mayoría de los estados. Ganó varios estados del norte construyendo el bloque individual más grande. La estrategia de Carter consistía en llegar a una región antes de que otro candidato pudiera extender su influencia allí. Había viajado más de 50.000 millas (80.000 kilómetros), visitó 37 estados y pronunció más de 200 discursos antes de que cualquier otro candidato entrara en la carrera. [79] Inicialmente descartado como candidato regional, [80] Carter demostró ser el demócrata con la estrategia nacional más eficaz, y consiguió la nominación. [ cita necesaria ]

Los medios de comunicación nacionales descubrieron y promovieron a Carter, como señaló Lawrence Shoup en su libro de 1980 La presidencia de Carter y más allá:

Lo que Carter tuvo que sus oponentes no fue la aceptación y el apoyo de sectores de élite de los medios de comunicación masiva. Fue su cobertura favorable de Carter y su campaña lo que le dio una ventaja, impulsándolo como un cohete a la cima de las encuestas de opinión. Esto ayudó a Carter a obtener victorias clave en las elecciones primarias, lo que le permitió ascender de una oscura figura pública a presidente electo en el corto espacio de 9 meses. [81]

Durante su campaña presidencial en abril de 1976, Carter respondió a un entrevistador y dijo: "No tengo nada en contra de una comunidad que está tratando de mantener la pureza étnica de sus vecindarios". [82] Su comentario tenía la intención de apoyar las leyes de vivienda abierta, pero especificaba la oposición a los esfuerzos del gobierno para "inyectar familias negras en un vecindario blanco sólo para crear algún tipo de integración". [82]

Las posiciones declaradas de Carter durante su campaña incluyen el financiamiento público de las campañas del Congreso, [83] su apoyo a la creación de una agencia federal de protección al consumidor, [84] creando un departamento separado para la educación, [85] firmando un tratado de paz con la Unión Soviética contra el uso de armas nucleares, [86] reduciendo el presupuesto de defensa, [87] una propuesta tributaria que implementa "un aumento sustancial hacia aquellos que tienen los ingresos más altos" junto con una reducción de impuestos a los contribuyentes con ingresos bajos y medios, [88] haciendo múltiples enmiendas a la Ley de Seguridad Social [89], y tener un presupuesto equilibrado al final de su mandato. [90]

Elecciones generales de 1976

El 15 de julio de 1976, Carter eligió al senador de Minnesota Walter F. Mondale como su compañero de fórmula. [91] Atacó a Washington en sus discursos y ofreció un ungüento religioso para las heridas de la nación. [92]

Carter y Gerald Ford se enfrentaron en tres debates televisados ​​durante las elecciones de 1976. [93] Los debates fueron los primeros debates presidenciales desde 1960. [93] [94]

Carter fue entrevistado por Robert Scheer de Playboy para el número de noviembre de 1976, que llegó a los quioscos un par de semanas antes de las elecciones. Mientras hablaba del punto de vista de su religión sobre el orgullo, Carter dijo: "He mirado a muchas mujeres con lujuria. He cometido adulterio en mi corazón muchas veces". [95] [96] Esto y su admisión en otra entrevista de que no le importaba si la gente pronunciaba la palabra "joder" provocó un frenesí en los medios y los críticos lamentaron la erosión de la frontera entre los políticos y sus vidas íntimas privadas. [97]

Carter comenzó la carrera con una ventaja considerable sobre Ford, quien redujo la brecha durante la campaña, pero perdió ante Carter en una estrecha derrota el 2 de noviembre de 1976. [98] Carter ganó el voto popular por 50.1 por ciento contra 48.0 por ciento para Ford. y recibió 297 votos electorales frente a los 240 de Ford. Carter ganó menos estados que Ford —23 estados frente a los 27 del Ford derrotado— pero Carter ganó con el mayor porcentaje del voto popular (50,1 por ciento) de cualquier no titular desde Dwight Eisenhower.

El mandato de Carter fue una época de inflación y recesión continuas, así como una crisis energética. Entre sus primeros actos estuvo el cumplimiento de una promesa de campaña al emitir una orden ejecutiva que declara la amnistía incondicional para los evasores del reclutamiento de la era de la guerra de Vietnam, Proclamación 4483. [99] [100] El 7 de enero de 1980, Carter firmó la Ley HR 5860, también conocida como Ley Pública. 96-185 conocido como La Ley de Garantía de Préstamos de Chrysler Corporation de 1979, rescatando a Chrysler Corporation con $ 3.5 mil millones (equivalente a $ 10.99 mil millones en 2020) en ayuda. [101]

Carter intentó calmar varios conflictos alrededor del mundo, más visiblemente en el Medio Oriente con la firma de los Acuerdos de Camp David [102] devolviendo el Canal de Panamá a Panamá y firmando el tratado de reducción de armas nucleares SALT II con el líder soviético Leonid Brezhnev. Su último año se vio empañado por la crisis de los rehenes en Irán, que contribuyó a que perdiera las elecciones de 1980 ante Ronald Reagan. [103]

Transición

La planificación preliminar para la transición presidencial de Carter ya había estado en marcha durante meses antes de su elección. [104] [105] Carter había sido el primer candidato presidencial en asignar fondos significativos y una cantidad significativa de personal a un esfuerzo de planificación de transición preelectoral, que posteriormente se convertiría en una práctica estándar. [106] Carter establecería un molde con su transición presidencial que influiría en todas las transiciones presidenciales posteriores, adoptando un enfoque metódico para su transición y teniendo una operación más grande y más formal que las pasadas transiciones presidenciales. [106] [105]

El 22 de noviembre de 1976, Carter realizó su primera visita a Washington después de ser elegido, reuniéndose con el director de la Oficina de Administración James Lynn y el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, en Blair House, y manteniendo una reunión por la tarde con el presidente Ford en la Casa Blanca. [107] Al día siguiente, Carter se reunió con los líderes del Congreso, expresando que sus reuniones con los miembros del gabinete habían sido "muy útiles" y diciendo que Ford le había pedido que buscara su ayuda si necesitaba algo. [108] Las relaciones entre Ford y Carter, sin embargo, serían relativamente frías durante la transición. [109]

Durante su transición, Carter anunció la selección de numerosos designados para puestos en su administración. [110]

El 4 de enero de 1977, Carter dijo a los periodistas que se libraría de posibles conflictos de intereses al dejar su negocio de maní en manos de los administradores. [111]

Política doméstica

Crisis energética de EE. UU.

El 18 de abril de 1977, Carter pronunció un discurso televisado en el que declaró que la crisis energética de Estados Unidos durante la década de 1970 era el equivalente moral de la guerra. Fomentó la conservación de energía por parte de todos los ciudadanos estadounidenses e instaló paneles solares para calentar agua en la Casa Blanca. [112] [113] Llevaba suéteres para compensar la bajada de la calefacción en la Casa Blanca. [114] El 4 de agosto de 1977, Carter firmó la Ley de Organización del Departamento de Energía de 1977, formando el Departamento de Energía, la primera nueva posición en el gabinete en once años. [115] Durante la ceremonia de firma, Carter citó la "inminente crisis de escasez de energía" como la causa de la necesidad de la legislación. [116] Al comienzo de una conferencia de prensa el 29 de septiembre de 1977, bajo la impresión de que no había dado buenos resultados al abordar la energía durante su sesión de prensa anterior, Carter declaró que la Cámara de Representantes había "adoptado casi toda" la energía propuesta que había hecho cinco meses antes y calificó el compromiso como "un punto de inflexión en el establecimiento de un programa energético integral". [117] El mes siguiente, el 13 de octubre, Carter declaró que creía en la capacidad del Senado para aprobar el proyecto de ley de reforma energética e identificó la energía como "el problema interno más importante que enfrentaremos mientras esté en el cargo". [118]

El 12 de enero de 1978, durante una conferencia de prensa, Carter dijo que las continuas discusiones sobre su propuesta de reforma energética habían sido "largas, divisivas y arduas", además de obstaculizar los problemas nacionales que debían abordarse con la implementación de la ley. [119] En una conferencia de prensa el 11 de abril de 1978, Carter dijo que su mayor sorpresa "en la naturaleza de una decepción" desde que se convirtió en presidente fue la dificultad que tuvo el Congreso para aprobar la legislación, citando el proyecto de ley de reforma energética en particular: "Nunca soñé Hace un año en abril cuando propuse este asunto al Congreso que un año después aún no se resolvería ". [120] La legislación de energía Carter fue aprobada por el Congreso después de muchas deliberaciones y modificaciones el 15 de octubre de 1978. La medida desreguló la venta de gas natural, eliminó una disparidad de precios de larga data entre el gas intra e interestatal y creó créditos fiscales para fomentar la energía. conservación y uso de combustibles no fósiles. [121]

El 1 de marzo de 1979, Carter presentó un plan de reserva de racionamiento de gasolina por solicitud del Congreso. [122] El 5 de abril pronunció un discurso en el que destacó la urgencia de la conservación de la energía. [123] Durante una conferencia de prensa el 30 de abril, Carter dijo que era "imperativo" que el comité de comercio de la Cámara aprobara el plan de racionamiento de gasolina en espera y pidió al Congreso que aprobara los otros planes de conservación de energía en espera que había propuesto. [124] El 15 de julio de 1979, Carter pronunció un discurso televisado a nivel nacional en el que identificó lo que creía que era una "crisis de confianza" entre el pueblo estadounidense, [125] bajo el consejo de la encuestadora Pat Caddell, quien creía que los estadounidenses enfrentaban una crisis de confianza de los acontecimientos de los años sesenta y setenta antes de la toma de posesión de Carter. [126] La dirección se citaría como el discurso de "malestar" de Carter, [125] memorable por reacciones encontradas [127] [128] y su uso de la retórica. [129] La recepción negativa del discurso provino de la opinión de que Carter no manifestó esfuerzos por su parte para abordar la crisis energética y era demasiado dependiente de los estadounidenses. [130]

Superfondo de EPA Love Canal

En 1978, Carter declaró una emergencia federal en el barrio de Love Canal en la ciudad de Niagara Falls, Nueva York. Más de 800 familias fueron evacuadas del vecindario, que había sido construido sobre un vertedero de desechos tóxicos. La ley Superfund se creó en respuesta a la situación. [131] Se asignó dinero federal por desastre para demoler las aproximadamente 500 casas, la escuela de la calle 99 y la escuela de la calle 93, que se habían construido sobre el vertedero y para reparar el vertedero y construir un área de contención para los desechos peligrosos. Esta fue la primera vez que se llevó a cabo un proceso de este tipo. Carter reconoció que existían varios "canales del amor" más en todo el país, y que el descubrimiento de vertederos tan peligrosos fue "uno de los descubrimientos más nefastos de nuestra era moderna". [132]

Relaciones con el Congreso

Carter se negó a seguir las reglas de Washington. [133] Perdió y nunca devolvió las llamadas telefónicas de su parte. Utilizó insultos verbales y no estaba dispuesto a devolver favores políticos, lo que contribuyó a su falta de capacidad para aprobar leyes en el Congreso. [134] Durante una conferencia de prensa el 23 de febrero de 1977, Carter declaró que era "inevitable" que entrara en conflicto con el Congreso y agregó que había encontrado "un creciente sentido de cooperación" con el Congreso y se había reunido en el pasado con miembros del Congreso de ambos partidos. [135] Carter desarrolló un sentimiento amargo luego de un intento fallido de que el Congreso promulgara el desguace de varios proyectos de agua, [136] que había solicitado durante sus primeros 100 días en el cargo y recibió la oposición de miembros de su partido. [137] [ página necesaria ] A medida que se produjo una ruptura entre la Casa Blanca y el Congreso, Carter notó que el ala liberal del Partido Demócrata era el más ferviente en contra de sus políticas, atribuyendo esto a que Ted Kennedy quería la presidencia. [138] Carter, pensando que tenía el apoyo de 74 congresistas, emitió una "lista de resultados" de 19 proyectos que, según él, eran gastos de "barril de cerdo" que, según él, resultarían en un veto de su parte si se incluían en cualquier legislación. [139] Se encontró en desacuerdo con los demócratas del Congreso una vez más, el presidente de la Cámara de Representantes, Tip O'Neill, consideró inapropiado que un presidente siguiera lo que tradicionalmente había sido el papel del Congreso. Carter también se vio debilitado por la firma de un proyecto de ley que contenía muchos de los proyectos de la "lista de resultados". [140] En un discurso del 23 de junio de 1977 en una cena de recaudación de fondos para el Comité Nacional Demócrata, Carter dijo: "Creo que es bueno señalar esta noche, también, que hemos desarrollado una buena relación de trabajo con el Congreso. Durante ocho años teníamos gobierno por partidismo. Ahora tenemos gobierno por asociación ". [141] En una conferencia de prensa el 28 de julio, evaluando los primeros seis meses de su presidencia, Carter habló de su mejor comprensión del Congreso: "He aprendido a respetar más al Congreso de manera individual. Me ha impresionado favorablemente la alto grado de experiencia y conocimiento concentrados que los miembros individuales del Congreso pueden aportar sobre un tema específico, donde han sido el presidente de un subcomité o comité durante muchos años y han centrado su atención en este aspecto particular de la vida del gobierno que nunca haré ser capaz de hacer." [142]

El 10 de mayo de 1979, la Cámara votó en contra de otorgarle a Carter la autoridad para producir un plan de reserva de racionamiento de gas.Al día siguiente, Carter pronunció comentarios en la Oficina Oval, describiéndose a sí mismo como conmocionado y avergonzado para el gobierno estadounidense por la votación y concluyendo que "la mayoría de los miembros de la Cámara no están dispuestos a asumir la responsabilidad, la responsabilidad política de tratar con un potencial, serio amenaza a nuestra Nación ". Añadió que la mayoría de los miembros de la Cámara estaban dando mayor importancia a los "intereses locales o parroquiales" y desafió a la cámara baja del Congreso a redactar su propio plan de racionamiento en los próximos 90 días. [143] Los comentarios de Carter fueron recibidos con críticas por los republicanos de la Cámara de Representantes, quienes acusaron sus comentarios de no coincidir con la formalidad que un presidente debería tener en sus comentarios públicos. Otros señalaron que 106 demócratas votaron en contra de su propuesta y que las críticas bipartidistas podrían volver a perseguirlo. [144] Al comienzo de una conferencia de prensa del 25 de julio de 1979, Carter llamó a los creyentes en el futuro de los EE. UU. Y su programa de energía propuesto para hablar con el Congreso, ya que tenía la responsabilidad de imponer sus propuestas. [145] En medio de la oposición a la propuesta energética, Los New York Times Comentó que "como ilustran los comentarios que vuelan arriba y abajo de Pennsylvania Avenue, también hay una crisis de confianza entre el Congreso y el presidente, una sensación de duda y desconfianza que amenaza con socavar el programa legislativo del presidente y convertirse en un tema importante en la campaña del próximo año. " [146]

Economía

La presidencia de Carter tuvo una historia económica de dos períodos aproximadamente iguales, los primeros dos años fueron un período de recuperación continua de la severa recesión de 1973-1975, que había dejado la inversión fija en su nivel más bajo desde la recesión de 1970 y el desempleo en el 9%, [ 147] y los dos últimos años marcados por una inflación de dos dígitos, junto con tipos de interés muy elevados, [148] escasez de petróleo y un lento crecimiento económico. [149] Los años de 1977 y 1978 vieron la creación de millones de nuevos puestos de trabajo, [150] en parte como resultado de la legislación de estímulo económico de $ 30 mil millones, como la Ley de Empleo en Obras Públicas de 1977, que propuso y aprobó el Congreso. y el crecimiento real del ingreso familiar medio en un 5%. [151] Sin embargo, la crisis energética de 1979 puso fin a este período de crecimiento y, a medida que aumentaron tanto la inflación como las tasas de interés, el crecimiento económico, la creación de empleo y la confianza del consumidor disminuyeron drásticamente. [148] La política monetaria relativamente laxa adoptada por el presidente de la Junta de la Reserva Federal, G. William Miller, ya había contribuido a una inflación algo mayor, [152] pasando del 5,8% en 1976 al 7,7% en 1978. La repentina duplicación de los precios del petróleo crudo por La OPEP, el principal cartel exportador de petróleo del mundo, [153] forzó la inflación a niveles de dos dígitos, con un promedio del 11,3% en 1979 y del 13,5% en 1980. [147] La ​​repentina escasez de gasolina cuando comenzó la temporada de vacaciones de verano de 1979 exacerbó el problema. y llegaría a simbolizar la crisis de la ciudadanía en general [148] la aguda escasez, originada en el cierre de las instalaciones de refino de Amerada Hess, motivó un proceso judicial contra la empresa ese año por parte del Gobierno Federal. [154]

Desregulación

En 1977, Carter nombró a Alfred E. Kahn para dirigir la Junta de Aeronáutica Civil (CAB). Formó parte de un impulso para la desregulación de la industria, apoyado por destacados economistas, líderes de 'think tanks' en Washington, una coalición de la sociedad civil que aboga por la reforma (siguiendo el modelo de una coalición desarrollada anteriormente para los esfuerzos de reforma de camiones y ferrocarriles) , el jefe de la agencia reguladora, el liderazgo del Senado, la administración Carter e incluso algunos en la industria de las aerolíneas. Esta coalición obtuvo rápidamente resultados legislativos en 1978. [155]

Carter firmó la Ley de Desregulación de Aerolíneas el 24 de octubre de 1978. El propósito principal de la ley era eliminar el control gubernamental sobre tarifas, rutas y entrada al mercado (de nuevas aerolíneas) de la aviación comercial. Las facultades de regulación de la Junta de Aeronáutica Civil se eliminarían gradualmente, lo que eventualmente permitiría que las fuerzas del mercado determinaran rutas y tarifas. La Ley no eliminó ni disminuyó los poderes regulatorios de la FAA sobre todos los aspectos de la seguridad de las aerolíneas. [156]

En 1979, Carter desreguló la industria cervecera estadounidense al legalizar la venta de malta, lúpulo y levadura a los cerveceros caseros estadounidenses por primera vez desde el comienzo efectivo de la Prohibición en los Estados Unidos en 1920. [157] Esta desregulación de Carter condujo a un aumento en la elaboración de cerveza casera durante las décadas de 1980 y 1990 que en la década de 2000 se había convertido en una fuerte cultura artesanal de cerveza artesanal en los Estados Unidos, con 6.266 microcervecerías, cervecerías y cervecerías artesanales regionales en los Estados Unidos. a finales de 2017. [158]

Cuidado de la salud

Durante su campaña presidencial, Carter adoptó una reforma de salud similar al seguro médico nacional universal bipartidista patrocinado por Ted Kennedy. [159]

Las propuestas de Carter sobre la atención médica mientras estuvo en el cargo incluyeron una propuesta de costo de atención médica obligatoria de abril de 1977, [160] y una propuesta de junio de 1979 que proporcionaba cobertura de seguro médico privado. [161] Carter vio la propuesta de junio de 1979 como una continuación del progreso en la cobertura de salud estadounidense realizado por el presidente Harry Truman en el acceso propuesto por este último a una atención médica de calidad como un derecho básico para los estadounidenses y Medicare y Medicaid se introdujeron bajo el presidente Lyndon B. Johnson . [162] [163] La propuesta de costo de atención médica obligatoria de abril de 1977 fue aprobada en el Senado, [164] y luego rechazada en la Cámara. [165]

Durante 1978, Carter también llevó a cabo reuniones con Kennedy para una ley de salud de compromiso que resultó infructuosa. [166] Carter más tarde citaría los desacuerdos de Kennedy como haber frustrado los esfuerzos de Carter para proporcionar un sistema de atención médica integral para el país. [167]

Educación

Al principio de su mandato, Carter colaboró ​​con el Congreso para ayudar a cumplir una promesa de campaña de crear un departamento de educación a nivel de gabinete. En un discurso pronunciado en la Casa Blanca el 28 de febrero de 1978, Carter argumentó que "la educación es un asunto demasiado importante para distribuirlo poco a poco entre varios departamentos y agencias gubernamentales, que a menudo están ocupados con preocupaciones a veces dominantes". [168] El 8 de febrero de 1979, la administración de Carter publicó un esbozo de su plan para establecer un departamento de educación y afirmó el apoyo suficiente para que la promulgación ocurriera en junio. [169] El 17 de octubre de 1979, Carter promulgó la Ley de Organización del Departamento de Educación, [170] estableciendo el Departamento de Educación de los Estados Unidos. [171]

Carter expandió el programa Head Start con la incorporación de 43,000 niños y familias, [172] mientras que el porcentaje de dólares no defensores gastados en educación se duplicó. [173] Carter se felicitó de la presidencia de Lyndon B. Johnson y del 89º Congreso de los Estados Unidos por haber iniciado Head Start. [174] En un discurso del 1 de noviembre de 1980, Carter declaró que su administración había extendido Head Start a los niños migrantes y que estaba "trabajando duro en este momento con el senador Bentsen y con Kika de la Garza para conseguir hasta $ 45 millones disponibles en dinero federal. en los distritos fronterizos para ayudar con el aumento de la construcción de escuelas para el número de escolares mexicanos que residen legalmente aquí ”. [175]

La política exterior

Israel y Egipto

El historiador Jørgen Jensehaugen sostiene que cuando Carter dejó el cargo en enero de 1981, él:

estaba en una posición extraña: había intentado romper con la política tradicional de Estados Unidos, pero terminó cumpliendo los objetivos de esa tradición, que habían sido romper la alianza árabe, marginar a los palestinos, construir una alianza con Egipto, debilitar a la Unión Soviética. Unión y seguridad a Israel. [176]

África

En un discurso del 4 de octubre de 1977 a funcionarios africanos en las Naciones Unidas, Carter manifestó el interés de Estados Unidos de "ver una África fuerte, vigorosa, libre y próspera con el mayor control posible del gobierno en manos de los Estados Unidos. residentes de sus países "y señalaron sus esfuerzos unificados sobre" el problema de cómo resolver la cuestión de Rhodesia y Zimbabwe ". [177] En una conferencia de prensa a finales de ese mes, Carter describió el deseo de Estados Unidos "trabajar en armonía con Sudáfrica para hacer frente a las amenazas a la paz en Namibia y en Zimbabwe en particular" y acabar con los problemas raciales como el apartheid y igualdad de oportunidades en otras facetas de la sociedad de la región. [178]

Carter visitó Nigeria del 31 de marzo al 3 de abril de 1978, siendo el viaje un intento de la administración Carter de mejorar las relaciones con el país. [179] Fue el primer presidente de Estados Unidos en visitar Nigeria. [180] Carter reiteró su interés en convocar una conferencia de paz sobre el tema de Rhodesia que involucraría a todas las partes e informó que Estados Unidos se estaba moviendo como podía. [181]

Las elecciones de Margaret Thatcher como Primera Ministra del Reino Unido [182] y Abel Muzorewa para el Primer Ministro de Zimbabwe Rhodesia, [183] ​​Sudáfrica rechazando un plan para la independencia de África del Sudoeste y la oposición interna en el Congreso se consideraron paralizantes para la política de la administración Carter hacia Sudáfrica. [184] El 16 de mayo de 1979, el Senado votó a favor de que el presidente Carter levantara las sanciones económicas contra Rhodesia, la votación fue vista tanto por Rhodesia como por Sudáfrica "como un golpe potencialmente fatal para la diplomacia conjunta que Estados Unidos y Gran Bretaña tienen perseguido en la región durante tres años y al esfuerzo por llegar a un compromiso entre los líderes de Salisbury y la guerrilla ". [185] El 3 de diciembre, el secretario de Estado Vance prometió al senador Jesse Helms que cuando "el gobernador británico llegue a Salisbury para implementar un acuerdo de Lancaster House y comience el proceso electoral, el presidente tomará medidas inmediatas para levantar las sanciones" contra Zimbabwe Rhodesia. . [186]

Indonesia y Timor Oriental

Durante la presidencia de Carter, Estados Unidos siguió apoyando a Indonesia como aliado de la guerra fría a pesar de las violaciones de derechos humanos en Timor Oriental. Las violaciones se produjeron tras la invasión y ocupación de Timor Oriental por Indonesia en diciembre de 1975. [187] Lo hizo a pesar de que era contrario a la política declarada de Carter "de no vender armas si exacerbaba un conflicto potencial en una región del mundo". [188] [189]

El 15 de noviembre de 1977, Carter prometió que su administración continuaría las relaciones positivas entre Estados Unidos e Irán, calificando su estado actual de "fuerte, estable y progresista". [190]

Crisis de rehenes en Irán

El 4 de noviembre de 1979, un grupo de estudiantes iraníes se hizo cargo de la Embajada de Estados Unidos en Teherán. Los estudiantes pertenecían a los Estudiantes Musulmanes Seguidores de la Línea del Imán y apoyaban la Revolución Iraní. [191] Cincuenta y dos diplomáticos y ciudadanos estadounidenses fueron retenidos como rehenes durante los siguientes 444 días hasta que finalmente fueron liberados inmediatamente después de que Ronald Reagan sucediera a Carter como presidente el 20 de enero de 1981. Durante la crisis, Carter permaneció aislado en la Casa Blanca durante más de 100 días, hasta que partió para participar en el encendido de la Menorah Nacional en la Elipse. [192] Un mes después de iniciado el asunto, Carter manifestó su compromiso de resolver la disputa sin "ninguna acción militar que cause derramamiento de sangre o despierte a los inestables captores de nuestros rehenes para atacarlos o castigarlos". [193] El 7 de abril de 1980, Carter emitió la Orden Ejecutiva 12205, imponiendo sanciones económicas contra Irán [194] y anunció que miembros de su gabinete y el gobierno estadounidense estaban tomando nuevas medidas que él consideró necesarias para garantizar una liberación segura. [195] [196] El 24 de abril de 1980, Carter ordenó la Operación Garra de Águila para intentar liberar a los rehenes. La misión falló, dejando ocho militares estadounidenses muertos y provocando la destrucción de dos aviones. [197] [198] El fallido intento de rescate llevó a la renuncia autoimpuesta del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Cyrus Vance, quien se había opuesto a la misión desde el principio.

Unión Soviética

El 8 de febrero de 1977, Carter declaró que había instado a la Unión Soviética a alinearse con los Estados Unidos en la formación de "una prohibición completa de las pruebas para detener todas las pruebas nucleares durante al menos un período prolongado de tiempo" y que estaba a favor de la Unión Soviética. cesar el despliegue del RSD-10 Pioneer. [199] Durante una conferencia del 13 de junio, Carter informó que Estados Unidos "comenzaría esta semana para trabajar en estrecha colaboración con la Unión Soviética en un tratado de prohibición completa de las pruebas para prohibir todas las pruebas de dispositivos nucleares bajo tierra o en la atmósfera" y Paul Warnke negociaría desmilitarización del Océano Índico con la Unión Soviética a partir de la semana siguiente. [200] En una conferencia de prensa el 30 de diciembre, Carter dijo que durante el período de "los últimos meses, Estados Unidos y la Unión Soviética han logrado grandes avances en el tratamiento de una larga lista de temas importantes, el más importante de los cuales es para controlar el despliegue de armas nucleares estratégicas "y que los dos países buscaban concluir las conversaciones SALT II para la primavera del año siguiente. [201] La conversación sobre un tratado de prohibición completa de los ensayos se materializó con la firma del Tratado de Limitación de Armas Estratégicas II por Carter y Leonid Brezhnev el 18 de junio de 1979. [202] [203]

En el discurso del estado de la Unión de 1980, Carter enfatizó la importancia de las relaciones entre las dos regiones: "Ahora, como durante las últimas tres décadas y media, la relación entre nuestro país, los Estados Unidos de América y la Unión Soviética es el factor más crítico para determinar si el mundo vivirá en paz o se verá envuelto en un conflicto global ". [204]

Invasión soviética de Afganistán

Los comunistas bajo el liderazgo de Nur Muhammad Taraki tomaron el poder en Afganistán el 27 de abril de 1978. [205] El nuevo régimen, que estaba dividido entre la facción extremista Khalq de Taraki y el más moderado Parcham, firmó un tratado de amistad con la Unión Soviética en diciembre. de ese año. [205] [206] Los esfuerzos de Taraki para mejorar la educación secular y redistribuir la tierra fueron acompañados por ejecuciones masivas (incluidas de muchos líderes religiosos conservadores) y opresión política sin precedentes en la historia afgana, lo que provocó una revuelta de rebeldes muyahidines. [205] Tras un levantamiento general en abril de 1979, Taraki fue depuesto por Hafizullah Amin, rival de Khalq, en septiembre. [205] [206] Amin fue considerado un "psicópata brutal" por los observadores extranjeros, incluso los soviéticos estaban alarmados por la brutalidad de los comunistas afganos, y sospechaban que Amin era un agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), aunque eso era no es el caso. [205] [206] [207] Para diciembre, el gobierno de Amin había perdido el control de gran parte del país, lo que llevó a la Unión Soviética a invadir Afganistán, ejecutar a Amin e instalar al líder de Parcham, Babrak Karmal, como presidente. [205] [206]

Carter se sorprendió por la invasión, ya que el consenso de la comunidad de inteligencia estadounidense durante 1978 y 1979, reiterado hasta el 29 de septiembre de 1979, era que "Moscú no intervendría con fuerza incluso si parecía probable que el gobierno de Khalq estuviera a punto de hacerlo. colapso." De hecho, las entradas del diario de Carter desde noviembre de 1979 hasta la invasión soviética a finales de diciembre contienen sólo dos breves referencias a Afganistán y, en cambio, están preocupadas por la actual crisis de rehenes en Irán. [208] En Occidente, la invasión soviética de Afganistán se consideró una amenaza para la seguridad global y los suministros de petróleo del Golfo Pérsico. [206] Además, el hecho de no predecir con precisión las intenciones soviéticas hizo que los funcionarios estadounidenses reconsideraran la amenaza soviética tanto a Irán como a Pakistán, aunque ahora se sabe que esos temores eran exagerados. Por ejemplo, la inteligencia estadounidense siguió de cerca los ejercicios soviéticos para una invasión de Irán a lo largo de 1980, mientras que una advertencia anterior del asesor de seguridad nacional de Carter, Zbigniew Brzezinski, de que "si los soviéticos llegaran a dominar Afganistán, podrían promover un Baluchistán separado [así] desmembrando Pakistán". e Irán "adquirió una nueva urgencia. [207] [208] Estas preocupaciones fueron un factor importante en los esfuerzos no correspondidos de las administraciones de Carter y Reagan para mejorar las relaciones con Irán, y resultaron en una ayuda masiva para Muhammad Zia-ul-Haq de Pakistán. Los lazos de Zia con los Estados Unidos se habían tensado durante la presidencia de Carter debido al programa nuclear de Pakistán y la ejecución de Ali Bhutto en abril de 1979, pero Carter le dijo a Brzezinski y al secretario de Estado Cyrus Vance ya en enero de 1979 que era vital "reparar nuestras relaciones con Pakistán "a la luz de los disturbios en Irán. [208] Una iniciativa que Carter autorizó para lograr este objetivo fue una colaboración entre la CIA y la Inteligencia Interservicios de Pakistán (ISI) a través del ISI, la CIA comenzó a proporcionar unos $ 500,000 en asistencia no letal a los muyahidines el 3 de julio de 1979. —Varios meses antes de la invasión soviética. El modesto alcance de esta primera colaboración probablemente estuvo influenciado por el entendimiento, relatado más tarde por el funcionario de la CIA, Robert Gates, "de que un programa sustancial de ayuda encubierta de Estados Unidos" podría haber "aumentado [d] las apuestas", lo que provocó que "los soviéticos intervinieran más directamente y enérgicamente de lo que se pretendía ". [208] [209]

Después de la invasión, Carter estaba decidido a responder enérgicamente a lo que consideraba una provocación peligrosa. En un discurso televisado, anunció sanciones a la Unión Soviética, prometió renovar la ayuda a Pakistán, inició un registro renovado para el Sistema de Servicio Selectivo y comprometió a Estados Unidos en la defensa del Golfo Pérsico. [208] [209] [210] [211] Impuso un embargo sobre los envíos de cereales a la URSS, presentó la consideración de SALT II y solicitó un aumento anual del 5% en los gastos de defensa. [212] [213] Carter también pidió un boicot de los Juegos Olímpicos de Verano de 1980 en Moscú. [214] La primera ministra británica Margaret Thatcher respaldó con entusiasmo la dura postura de Carter, aunque la inteligencia británica creía que "la CIA estaba siendo demasiado alarmista acerca de la amenaza soviética a Pakistán". [208] El impulso de la política estadounidense durante la guerra fue determinado por Carter a principios de 1980: Carter inició un programa para armar a los muyahidines a través del ISI de Pakistán y aseguró un compromiso de Arabia Saudita para igualar los fondos estadounidenses para este propósito. El apoyo de Estados Unidos a los muyahidines se aceleró bajo el sucesor de Carter, Ronald Reagan, a un costo final para los contribuyentes estadounidenses de unos $ 3 mil millones. Los soviéticos no pudieron sofocar la insurgencia y se retiraron de Afganistán en 1989, precipitando la disolución de la propia Unión Soviética. [208] Sin embargo, la decisión de enviar la ayuda estadounidense a través de Pakistán condujo a un fraude masivo, ya que las armas enviadas a Karachi se vendían con frecuencia en el mercado local en lugar de entregarse a los rebeldes afganos Karachi pronto "se convirtió en una de las ciudades más violentas del mundo. . " Pakistán también controló qué rebeldes recibieron ayuda: de los siete grupos muyahidines apoyados por el gobierno de Zia, cuatro defendían creencias fundamentalistas islámicas, y estos fundamentalistas recibieron la mayor parte de la financiación.[206] A pesar de esto, Carter no ha expresado ningún arrepentimiento por su decisión de apoyar a los que todavía considera los "luchadores por la libertad" en Afganistán. [208]

Corea del Sur

Durante una conferencia de prensa del 9 de marzo de 1977, Carter reafirmó su interés en una retirada gradual de las tropas estadounidenses de Corea del Sur y afirmó que quería que Corea del Sur finalmente tuviera "fuerzas terrestres adecuadas propiedad y controladas por el gobierno de Corea del Sur para protegerse contra cualquier intrusión de Corea del Norte ". [215] El 19 de mayo El Washington Post citó al Jefe de Estado Mayor de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur, John K. Singlaub, quien criticó la retirada de las tropas de Carter de la península de Corea. Más tarde ese día, el secretario de prensa Rex Granum anunció que Singlaub había sido convocado a la Casa Blanca por Carter, quien también confirmó que había visto el artículo en El Washington Post. [216] Carter relevó a Singlaub de sus deberes dos días después, el 21 de mayo, tras una reunión entre los dos. [217] [218] El 26 de mayo, durante una conferencia de prensa, Carter dijo que creía que Corea del Sur podría defenderse a pesar de la reducción de las tropas estadounidenses en caso de conflicto. [219] Del 30 de junio al 1 de julio de 1979, Carter se reunió con el presidente de Corea del Sur, Park Chung-hee, en la Casa Azul para discutir sobre las relaciones entre Estados Unidos y Corea, así como el interés de Carter en preservar su política de tensión mundial. reducción. [220]

El 21 de abril de 1978, Carter anunció una reducción de las tropas estadounidenses en Corea del Sur programada para ser liberada a finales de año en dos tercios, citando la falta de acción del Congreso con respecto a un paquete de ayuda compensatoria para el gobierno de Seúl. [221]

Viajes internacionales

Carter realizó doce viajes internacionales a veinticinco países durante su presidencia. [222] Carter fue el primer presidente en hacer una visita de estado al África subsahariana cuando fue a Nigeria en 1978. Sus viajes también incluyeron viajes a Europa, Asia y América Latina. Hizo varios viajes al Medio Oriente para mediar en negociaciones de paz. Su visita a Irán del 31 de diciembre de 1977 al 1 de enero de 1978 tuvo lugar menos de un año antes del derrocamiento de Shah Mohammad Reza Pahlavi. [223]

Denuncias e investigaciones

La renuncia el 21 de septiembre de 1977 de Bert Lance, quien se desempeñó como Director de la Oficina de Administración y Presupuesto en la administración de Carter, se produjo en medio de acusaciones de actividades bancarias inapropiadas antes de su mandato y fue una vergüenza para Carter. [224]

Carter se convirtió en el primer presidente en funciones en testificar bajo juramento como parte de una investigación sobre ese presidente, [225] [226] como resultado de que el fiscal general de los Estados Unidos, Griffin Bell, nombrara a Paul J. Curran como abogado especial para investigar los préstamos otorgados a la negocio de maní propiedad de Carter por un banco controlado por Bert Lance y la posición de Curran como abogado especial no le permite presentar cargos por su cuenta. [227] Curran anunció en octubre de 1979 que no se habían encontrado pruebas que respaldaran las acusaciones de que los fondos prestados por el Banco Nacional de Georgia se habían desviado a la campaña presidencial de Carter de 1976, poniendo fin a la investigación. [228]

Campaña presidencial de 1980

Carter escribió más tarde que la oposición más intensa y creciente a sus políticas provenía del ala liberal del Partido Demócrata, lo que atribuyó a la ambición de Ted Kennedy de reemplazarlo como presidente. [229] Después de que Kennedy anunció su candidatura en noviembre de 1979, [230] las preguntas sobre sus actividades durante su candidatura presidencial fueron un tema frecuente de las conferencias de prensa de Carter celebradas durante las primarias presidenciales demócratas. [231] [232] Kennedy sorprendió a sus partidarios con una campaña débil, y Carter ganó la mayoría de las primarias y consiguió el renombrado. Sin embargo, Kennedy había movilizado al ala liberal del Partido Demócrata, que le dio a Carter un apoyo débil en las elecciones de otoño. [233] Carter y el vicepresidente Mondale fueron nominados formalmente en la Convención Nacional Demócrata en la ciudad de Nueva York. [234] Carter pronunció un discurso notable por su tributo al fallecido Hubert Humphrey, a quien inicialmente llamó "Hubert Horatio Hornblower". [235]

La campaña de Carter para la reelección en 1980 fue una de las más difíciles y menos exitosas de la historia. Se enfrentó a fuertes desafíos de la derecha (el republicano Ronald Reagan), el centro (el independiente John B. Anderson) y la izquierda (el demócrata Ted Kennedy). Tuvo que enfrentarse a su propia economía dominada por la "estanflación", mientras que la crisis de los rehenes en Irán dominaba las noticias todas las semanas. Alejó a los estudiantes universitarios liberales, que se esperaba que fueran su base, al restablecer el registro para el reclutamiento militar. Su director de campaña y exsecretario de nombramientos, Timothy Kraft, dimitió unas cinco semanas antes de las elecciones generales en medio de lo que resultó ser una acusación no corroborada de consumo de cocaína. [236] El 28 de octubre, Carter y Reagan participaron en el único debate presidencial del ciclo electoral. [237] Aunque inicialmente estaba detrás de Carter por varios puntos, [238] Reagan experimentó un aumento en las encuestas después del debate. [239] Carter fue derrotado por Ronald Reagan en un deslizamiento de tierra, y el Senado se volvió republicano por primera vez desde 1952. [240] En su discurso de concesión, Carter admitió que estaba herido por el resultado de las elecciones, pero prometió "una muy buen período de transición "con el presidente electo Reagan. [241]

Poco después de perder su candidatura a la reelección, Carter le dijo al cuerpo de prensa de la Casa Blanca su intención de emular el retiro de Harry S. Truman y no usar su vida pública posterior para enriquecerse. [242]

El Centro Carter

En 1982, Carter fundó The Carter Center, [243] una organización no gubernamental y sin fines de lucro con el propósito de promover los derechos humanos y aliviar el sufrimiento humano, [244] que incluye ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas en más de 80 países. . [245]

Diplomacia

En 1994, el presidente Bill Clinton buscó la ayuda de Carter en una misión de paz de Corea del Norte, [246] [247] durante la cual Carter negoció un entendimiento con Kim Il-sung, con quien pasó a esbozar un tratado que anunció a CNN sin el consentimiento de la administración Clinton para estimular la acción estadounidense. [248] Carter viajó a Corea del Norte para asegurar la liberación de Aijalon Gomes en agosto de 2010, negociando con éxito su liberación. [249] [250] A lo largo de la última parte de 2017, mientras persistían las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte, Carter recomendó un tratado de paz entre las dos naciones, [251] y confirmó que se había ofrecido a la administración Trump como un candidato dispuesto. para servir como enviado diplomático a Corea del Norte. [252]

En octubre de 1984, Carter fue nombrado ciudadano honorario del Perú por el alcalde de Cusco Daniel Estrada después de viajar a Machu Picchu, [253] Carter respaldando las elecciones del país en 2001, [254] y ofreciendo apoyo al gobierno peruano luego de una reunión con el presidente. del Perú Alan García en el Palacio de Gobierno de Lima en abril de 2009 [255].

En sus conversaciones de febrero de 1986 con Tomás Borge, Carter logró la liberación del periodista Luis Mora y del líder sindical José Altamirano, [256] mientras realizaba una gira por Nicaragua durante tres días. [257]

Carter realizó una gira por Cuba en mayo de 2002 que incluyó reunirse con Fidel Castro [258] y encontrarse con disidentes políticos como el sanatorio del SIDA, una escuela de medicina, una instalación de biotecnología, una cooperativa de producción agrícola y una escuela para niños discapacitados. [259] Carter volvió a realizar una gira por Cuba durante tres días en marzo de 2011. [260]

Los esfuerzos diplomáticos de Carter en el Medio Oriente incluyeron una reunión en septiembre de 1981 con el primer ministro de Israel, Menachem Begin, [261] una gira de marzo de 1983 por Egipto que incluyó una reunión con miembros de la Organización de Liberación de Palestina, [262] una reunión en diciembre de 2008 con el presidente sirio. Bashar al-Assad, [263] [264] y una llamada de junio de 2012 con Jeffery Brown en la que Carter destacó que los generales militares egipcios podrían recibir plenos poderes ejecutiva y legislativa además de poder formar una nueva constitución a su favor en el evento que sus intenciones anunciadas pasaron. [265] En 2006, Carter declaró sus desacuerdos con las políticas internas y externas de Israel mientras decía que estaba a favor del país, [266] [267] extendiendo sus críticas a las políticas de Israel en el Líbano, Cisjordania y Gaza. [268] Carter viajó a Siria en abril de 2008, [269] colocando una ofrenda floral en la tumba de Yasser Arafat en Ramallah [270] y negando que la administración Bush se hubiera puesto en contacto con él en relación con una reunión con los líderes de Hamas. [271]

En julio de 2007, Carter se unió a Nelson Mandela en Johannesburgo, Sudáfrica, para anunciar su participación en The Elders, un grupo de líderes globales independientes que trabajan juntos en temas de paz y derechos humanos. [272] [273] Tras el anuncio, Carter participó en visitas a Darfur, [274] Sudán, [275] [276] Chipre, la península de Corea y Oriente Medio, entre otros. [277] Carter intentó viajar a Zimbabwe en noviembre de 2008, pero fue detenido por el gobierno del presidente Robert Mugabe. [278]

Carter celebró cumbres en Egipto y Túnez en 1995-1996 para abordar la violencia en la región de los Grandes Lagos de África, [279] y desempeñó un papel clave en la negociación del Acuerdo de Nairobi en 1999 entre Sudán y Uganda. [280]

Críticas a la política estadounidense

Carter comenzó su primer año fuera del cargo con la promesa de no criticar a la nueva administración Reagan. [281] Habló después del intento de asesinato de Reagan, [282] y expresó su acuerdo con Reagan sobre la construcción de armas de neutrones a raíz de la invasión soviética de Afganistán. [283] Más tarde estuvo en desacuerdo con el manejo de Reagan del Medio Oriente. [284] Al año siguiente, Carter pidió el bipartidismo para solucionar los problemas económicos estadounidenses, [285] y criticó el manejo de la administración Reagan de la masacre de Sabra y Chatila. [286] Carter respondió favorablemente a la decisión de Reagan de permanecer dentro del acuerdo de Camp David, [287] con disgusto hacia lo que sentía que Reagan culpaba a su mandato por las continuas dificultades políticas. [288] [289] En 1983, Carter juzgó la campaña de Reagan por haber falsificado la simplicidad en la resolución de problemas, [290] y criticó a Reagan por la falta de atención a las violaciones de derechos humanos. [291] En 1984, Carter declaró que Reagan lo había presentado erróneamente como débil debido a un compromiso con los derechos humanos durante las elecciones presidenciales anteriores, [292] y condenó a Reagan por no hacer esfuerzos de rescate para rescatar a cuatro empresarios estadounidenses de West Beirut. [293] En 1985, Carter reprendió a Reagan por su manejo de la paz en el Medio Oriente, [294] su apoyo a la Iniciativa de Defensa Estratégica, [295] y la afirmación de Reagan de una conspiración internacional contra el terrorismo. [296] La insistencia de Carter de que Reagan no estaba preservando la paz en el Medio Oriente continuó en 1987, [297] durante ese año también criticó a Reagan por adherirse a las demandas terroristas, [298] el nombramiento de Robert Bork para la Corte Suprema, [299 ] y su manejo del Golfo Pérsico. [300]

Durante la presidencia de George W. Bush, Carter manifestó su oposición a la guerra de Irak, [301] y lo que consideró un intento por parte de Bush y Tony Blair de derrocar a Saddam Hussein mediante el uso de "mentiras y malas interpretaciones". [302] En mayo de 2007, Carter declaró que la administración Bush "ha sido la peor de la historia" en términos de su impacto en los asuntos exteriores, [303] y luego afirmó que solo estaba comparando el mandato de Bush con el de Richard Nixon. [304] Los comentarios de Carter recibieron una respuesta de la administración Bush en la forma de Tony Fratto diciendo que Carter estaba aumentando su irrelevancia con sus comentarios. [305] Al final del segundo mandato de Bush, Carter consideró decepcionante el mandato de Bush, lo que reveló en comentarios a Revista Adelante de Siria. [306]

Aunque elogió al presidente Obama en la primera parte de su mandato, [307] Carter manifestó sus desacuerdos con el uso de ataques con drones contra presuntos terroristas, la decisión de Obama de mantener abierto el campo de detención de Guantánamo [308] y los actuales programas de vigilancia federal como revelado por Edward Snowden indicando que "Estados Unidos no tiene una democracia en funcionamiento en este momento". [309] [310]

Durante la presidencia de Trump, Carter habló favorablemente de la posibilidad de una reforma migratoria a través del Congreso, [311] y criticó a Trump por su manejo de las protestas del himno nacional de Estados Unidos. [312] En 2019, Carter recibió una llamada telefónica de Trump en la que Trump expresó su preocupación de que China se estuviera "adelantando" a Estados Unidos. Carter estuvo de acuerdo y dijo: "¿Y sabes por qué? Normalicé las relaciones diplomáticas con China en 1979. Desde 1979, ¿sabes cuántas veces China ha estado en guerra con alguien? Ninguna. Y nos hemos mantenido en guerra". [313] Carter declaró que Estados Unidos ha estado en guerra todos menos 16 años de sus 242 años de historia y llamó a Estados Unidos "la nación más belicosa en la historia del mundo", debido a una tendencia a tratar de obligar a otros a "adoptar nuestros principios estadounidenses". [313] Carter dijo sobre el gasto militar estadounidense: "Creo que hemos desperdiciado $ 3 billones ... Es más de lo que puedes imaginar. China no ha desperdiciado un solo centavo en la guerra y por eso están por delante de nosotros. En casi todos los sentidos . " [313]

Política presidencial

Carter fue considerado un candidato potencial en las elecciones presidenciales de 1984, [314] [315] pero no se postuló y en su lugar respaldó a Walter Mondale para la nominación demócrata. [316] [317] Después de que Mondale consiguiera la nominación, Carter criticó la campaña de Reagan, [318] habló en la Convención Nacional Demócrata de 1984 y asesoró a Mondale. [319] Después de las elecciones, en las que el presidente Reagan derrotó a Mondale, Carter declaró que la pérdida era predecible debido a la plataforma de este último que incluía el aumento de impuestos. [320]

En el ciclo de elecciones presidenciales de 1988, Carter se descartó a sí mismo como candidato una vez más y predijo al vicepresidente George H. W. Bush como el candidato republicano en las elecciones generales. [321] Carter previó la unidad en la Convención Nacional Demócrata de 1988, [322] donde pronunció un discurso. [323] Tras las elecciones, un intento fallido de los demócratas de recuperar la Casa Blanca, Carter dijo que Bush tendría una presidencia más difícil que Reagan porque no era tan popular. [324]

Durante las elecciones presidenciales de 1992, Carter se reunió con el senador de Massachusetts Paul Tsongas, quien buscó su consejo. [325] Carter habló favorablemente del ex gobernador de Arkansas Bill Clinton, [326] y criticó a Ross Perot. [327] Al concluir las primarias, Carter habló de la necesidad de que la Convención Nacional Demócrata de 1992 aborde ciertos temas en los que no se habían centrado en el pasado, [328] e hizo campaña a favor de Clinton después de convertirse en el candidato demócrata en las elecciones generales [329]. ] manifestando públicamente su expectativa de ser consultado durante la presidencia de este último. [330]

Carter respaldó al vicepresidente Al Gore días antes de las elecciones presidenciales de 2000, [331] y en los años siguientes expresó su opinión de que la elección fue ganada por Gore, [332] a pesar de que la Corte Suprema entregó la elección a Bush en la controvertida Bush contra Gore decisión. [333]

En el ciclo electoral de 2004, Carter respaldó a John Kerry y habló en la Convención Nacional Demócrata de 2004. [334] Carter también expresó su preocupación por otro percance electoral en el estado de Florida. [335]

En medio de las primarias presidenciales demócratas en 2008, se especuló que Carter respaldaría al senador Barack Obama sobre su principal rival primaria, Hillary Clinton, en medio de su discurso favorable del candidato, así como los comentarios de la familia Carter que mostraban su apoyo a Obama. [336] [337] Carter también comentó que Clinton puso fin a su candidatura cuando los superdelegados votaron después de las primarias del 3 de junio. [338] Antes de las elecciones generales, Carter criticó a John McCain, [339] [340] quien respondió a los comentarios de Carter, [341] y advirtió a Obama contra la elección de Clinton como su compañera de fórmula. [342]

Carter respaldó al republicano Mitt Romney para la nominación republicana durante la temporada de primarias del ciclo electoral de 2012, [343] aunque aclaró que su respaldo a Romney se debía a que consideraba al ex gobernador de Massachusetts como el candidato que mejor podía asegurar la victoria del presidente Obama. . [344] Carter pronunció un discurso en video en la Convención Nacional Demócrata de 2012. [345]

Opiniones sobre la administración Trump

Carter criticó al candidato presidencial republicano Donald Trump poco después de que éste ingresara a las primarias, y Carter predijo que perdería, [346] y señaló las diferentes circunstancias del clima político de cuando todavía era un político activo. [347] Mientras continuaban las primarias, Carter declaró que preferiría a Trump sobre su principal rival Ted Cruz, [348] aunque reprendió la campaña de Trump en declaraciones durante las primarias, [349] y en su discurso ante la Convención Nacional Demócrata de 2016. [350] En las primarias demócratas, Carter votó por el senador Bernie Sanders, [351] y más tarde respaldó a la candidata del partido, Hillary Clinton, durante la Convención Nacional Demócrata. [352]

En octubre de 2017, sin embargo, Carter defendió al presidente Trump en una entrevista con Los New York Times, criticando la cobertura de los medios sobre él. "Creo que los medios de comunicación han sido más duros con Trump que con cualquier otro presidente que yo conozca", dijo Carter. "Creo que se sienten libres de afirmar que Trump está mentalmente trastornado y todo lo demás sin dudarlo". [353] [354] También elogió a Trump por acercarse a Arabia Saudita y afirmó que el presidente ha estado bajo un foco de atención más estricto que sus predecesores. Después de la entrevista, el propio Trump elogió los comentarios de Carter y le agradeció por Twitter, escribiendo "Solo lea los agradables comentarios del presidente Jimmy Carter sobre mí y lo mal que me trata la prensa (noticias falsas). ¡Gracias, señor presidente!" [355] Ha criticado duramente al departamento de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos bajo Trump y la respuesta de la administración al asesinato de Jamal Khashoggi. [356]

Carter cree que Trump no habría sido elegido sin la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, [357] y cree que "Trump en realidad no ganó las elecciones en 2016. Perdió las elecciones y fue puesto en el cargo porque los rusos interfirió en su nombre ". Cuando se le preguntó, estuvo de acuerdo en que Trump es un "presidente ilegítimo". [358] [359] Carter no cree que los rusos hayan cambiado ningún voto durante las elecciones presidenciales o las primarias. [355]

El 6 de enero de 2021, luego del asalto al Capitolio de los Estados Unidos en 2021, junto con los otros tres ex presidentes que aún viven, Barack Obama, George W.Bush, Bill Clinton, [360] Jimmy Carter denunciaron el asalto al Capitolio, emitiendo un comunicado que dice que él y su esposa estaban "preocupados" por los hechos, y también que lo que había ocurrido era "una tragedia nacional y no es lo que nosotros somos como nación ", y agregó que" Habiendo observado elecciones en democracias en problemas en todo el mundo, sé que nosotros, el pueblo, podemos unirnos para caminar de regreso desde este precipicio para defender pacíficamente las leyes de nuestra nación ". [361]

Alivio de huracanes

Carter criticó el manejo del huracán Katrina por parte de la administración Bush, [362] construyó casas después del huracán Sandy, [363] y se asoció con ex presidentes para trabajar con One America Appeal para ayudar a las víctimas del huracán Harvey y el huracán Irma en la costa del Golfo. y comunidades de Texas, [364] además de escribir artículos de opinión sobre las bondades que se ven en los estadounidenses que se ayudan entre sí durante los desastres naturales. [365]

Otras actividades

Carter asistió a la dedicación de su biblioteca presidencial [366] y las de los presidentes Ronald Reagan, [367] George H. W. Bush, [368] Bill Clinton, [369] [370] y George W. Bush. [371] Pronunció elogios en los funerales de Coretta Scott King, [372] Gerald Ford, [373] [374] y Theodore Hesburgh. [375]

A partir de agosto de 2019 [actualización], Carter se desempeña como Presidente Honorario del Proyecto de Justicia Mundial [376] y anteriormente se desempeñó como miembro de la Comisión de Continuidad del Gobierno. [377] Continúa enseñando ocasionalmente en la escuela dominical en la Iglesia Bautista Maranatha. [378] Carter también enseña en la Universidad de Emory en Atlanta, y en junio de 2019 se le otorgó la titularidad por 37 años de servicio. [379]

Aborto

Aunque Carter se "oponía personalmente" al aborto, apoyó el aborto legalizado después de la histórica decisión de la Corte Suprema de EE. UU. Roe contra Wade410 US 113 (1973). [ cita necesaria ] Como presidente, no apoyó el aumento de la financiación federal para los servicios de aborto. Fue criticado por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles por no hacer lo suficiente para encontrar alternativas. [380]

En una entrevista del 29 de marzo de 2012 con Laura Ingraham, Carter expresó su visión actual del aborto y su deseo de que el Partido Demócrata se vuelva más pro-vida: [381]

Nunca creí que Jesucristo aprobaría los abortos y ese fue uno de los problemas que tuve cuando fui presidente teniendo que defender Roe contra Wade e hice todo lo que pude para minimizar la necesidad de abortos. Facilité la adopción de niños, por ejemplo, que no eran deseados y también inicié el programa llamado Women and Infant Children o el programa WIC que todavía existe. Pero excepto en los momentos en que la vida de una madre está en peligro o cuando un embarazo es causado por una violación o un incesto, ciertamente no aprobaría o nunca aprobaría ningún aborto. He firmado una carta pública pidiendo que el Partido Demócrata en la próxima convención defienda mi posición sobre el aborto, que es minimizar la necesidad, el requisito del aborto y limitarlo solo a las mujeres cuya vida [sic] están en peligro o están embarazadas como resultado de una violación o incesto. Creo que si el Partido Demócrata adoptara esa política, sería aceptable para muchas personas que ahora están alejadas de nuestro partido por el tema del aborto.

Pena de muerte

Carter es conocido por su firme oposición a la pena de muerte, que expresó durante sus campañas presidenciales. En su discurso del Premio Nobel, Carter instó a "la prohibición de la pena de muerte". [382] Ha seguido hablando en contra de la pena de muerte en los Estados Unidos y en el extranjero. [383]

En una carta al gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, Carter instó al gobernador a firmar un proyecto de ley para eliminar la pena de muerte e instituir la cadena perpetua sin libertad condicional. Nuevo México abolió la pena de muerte en 2009. Carter escribió: "Como usted sabe, Estados Unidos es uno de los pocos países, junto con naciones como Arabia Saudita, China y Cuba, que aún aplica la pena de muerte a pesar de la tragedia de condenas injustas y graves disparidades raciales y de clase que hacen imposible la implementación justa de este castigo máximo ". [384] En 2012, Carter escribió un artículo de opinión en LA Times apoyando la aprobación de un referéndum estatal que habría terminado con la pena de muerte. Abrió el artículo: "El proceso para administrar la pena de muerte en los Estados Unidos está roto sin remedio, y es hora de elegir una alternativa más efectiva y moral. Los votantes de California tendrán la oportunidad de hacerlo el día de las elecciones". [385]

Carter también ha pedido la conmutación de la pena de muerte para muchos condenados a muerte, incluidos Brian K. Baldwin (ejecutado en 1999 en Alabama), [386] Kenneth Foster (condena en Texas conmutada en 2007) [387] [388] y Troy Davis (ejecutado en Georgia en 2011). [389]

Igualdad para las mujeres

En octubre de 2000, Carter, una bautista del sur de tercera generación, rompió conexiones con la Convención Bautista del Sur por su oposición a las mujeres como pastoras. Lo que llevó a Carter a tomar esta acción fue una declaración doctrinal de la Convención, adoptada en junio de 2000, que abogaba por una interpretación literal de la Biblia. Esta declaración siguió una posición de la Convención dos años antes que abogaba por la sumisión de las esposas a sus maridos. Carter describió la razón de su decisión como debida a: "una creciente inclinación por parte de los líderes de la Convención Bautista del Sur a ser más rígidos sobre lo que es un Bautista del Sur y excluir a los que difieren de ellos". Los New York Times llamó a la acción de Carter "la deserción de más alto perfil de la Convención Bautista del Sur". [390]

El 15 de julio de 2009, Carter escribió un artículo de opinión sobre la igualdad de las mujeres en el que afirmó que elige la igualdad de las mujeres sobre los dictados del liderazgo de lo que ha sido un compromiso religioso de por vida. Dijo que la opinión de que las mujeres son inferiores no se limita a una sola fe, "ni, trágicamente, su influencia se detiene en las paredes de la iglesia, mezquita, sinagoga o templo". Carter declaró:

La verdad es que los líderes religiosos masculinos han tenido, y todavía tienen, la opción de interpretar las santas enseñanzas para exaltar o subyugar a las mujeres. Para sus propios fines egoístas, han elegido abrumadoramente lo último. Su elección continua proporciona la base o la justificación de gran parte de la persecución y el abuso generalizados de las mujeres en todo el mundo. Esto es una clara violación no solo de la Declaración Universal de Derechos Humanos, sino también de las enseñanzas de Jesucristo, el apóstol Pablo, Moisés y los profetas, Mahoma y los fundadores de otras grandes religiones, todos los cuales han pedido una justicia adecuada y equitativa. trato de todos los hijos de Dios. Es hora de que tengamos el valor de desafiar estos puntos de vista. [391]

En 2014, publicó Un llamado a la acción: mujeres, religión, violencia y poder. [392]

Control de armas

Carter ha expresado públicamente su apoyo tanto a la prohibición de las armas de asalto como a la verificación de antecedentes de los compradores de armas. [393] En mayo de 1994, Carter y los ex presidentes Gerald Ford y Ronald Reagan escribieron a la Cámara de Representantes de Estados Unidos en apoyo de la prohibición de las "armas de asalto semiautomáticas". [394] En una aparición en febrero de 2013 en Piers Morgan esta nocheCarter estuvo de acuerdo en que si no se aprueba la prohibición de las armas de asalto, se debe principalmente al cabildeo de la Asociación Nacional del Rifle y su presión sobre los políticos "débiles". [395]

El matrimonio del mismo sexo

Carter ha declarado que apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo en ceremonias civiles. [396] También ha declarado que cree que Jesús también lo apoyaría, diciendo: "Creo que Jesús lo haría. No tengo ningún versículo en las Escrituras ... Creo que Jesús aprobaría el matrimonio homosexual, pero esa es solo mi creencia personal". Creo que Jesús alentaría cualquier relación amorosa si fuera honesta y sincera y no dañara a nadie más, y no veo que el matrimonio homosexual dañe a nadie más ". [397] [396] El evangelista Franklin Graham criticó la afirmación como "absolutamente incorrecta". [398] [399] En octubre de 2014, Carter argumentó antes de un fallo de la Corte Suprema que la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo debería dejarse en manos de los estados y no ser un mandato de la ley federal. [400]

Raza en política

Carter encendió el debate en septiembre de 2009 cuando declaró: "Creo que una parte abrumadora de la animosidad intensamente demostrada hacia el presidente Barack Obama se basa en el hecho de que es un hombre negro, que es afroamericano". [401] Obama no estuvo de acuerdo con la evaluación de Carter. En CNN, Obama dijo: "¿Hay personas a las que no les agrado por motivos de raza? Estoy seguro de que las hay. Ese no es el problema primordial aquí". [402]

Tortura

En una entrevista de 2008 con Amnistía Internacional, Carter criticó el uso de la tortura en la bahía de Guantánamo y dijo que "contraviene los principios básicos sobre los que se fundó esta nación". [403] Afirmó que el próximo presidente debe hacer la promesa de que Estados Unidos "nunca más torturará a un prisionero". [404]

Cuidado de la salud

En una entrevista de octubre de 2013, Carter calificó la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio como el mayor logro del presidente Obama y dijo que "su implementación ahora es, en el mejor de los casos, cuestionable". [405] En julio de 2017, Carter concluyó que Estados Unidos eventualmente vería la implementación de un sistema de salud de pagador único. [406] [407]

Leyes de financiación de campañas

Carter se opuso enérgicamente a la decisión de la Corte Suprema en Ciudadanos Unidos contra FEC que eliminó los límites al gasto de campaña por parte de corporaciones y sindicatos, llegando incluso a decir que Estados Unidos "ya no es una democracia en funcionamiento" y ahora tiene un sistema de "soborno político ilimitado". [408]

A la edad de 18 años, se convirtió en diácono y enseña la escuela dominical en la Iglesia Bautista Maranatha en Plains, Georgia. [409]

Carter y su esposa Rosalynn son bien conocidos por su trabajo como voluntarios con Habitat for Humanity, una organización filantrópica con sede en Georgia que ayuda a los trabajadores de bajos ingresos de todo el mundo a construir y comprar sus propias casas y acceder a agua potable. [411]

Los pasatiempos de Carter incluyen pintar, [412] pesca con mosca, carpintería, ciclismo, tenis y esquí. [413] También le interesa la poesía, en particular las obras de Dylan Thomas. [414] Durante una visita de estado al Reino Unido en 1977, Carter sugirió que Thomas debería tener un monumento en Poets 'Corner en la Abadía de Westminster. Esta fue una idea que se materializó en 1982. [414] [415] [416]

Carter también era amigo personal de Elvis Presley, a quien él y Rosalynn conocieron el 30 de junio de 1973, antes de que Presley actuara en el escenario de Atlanta. [417] Permanecieron en contacto por teléfono dos meses antes de la repentina muerte de Presley en agosto de 1977. Carter recordó más tarde una abrupta llamada telefónica recibida en junio de 1977 de Presley, quien solicitó un indulto presidencial de Carter, con el fin de ayudar en el caso criminal de George Klein en el tiempo Klein había sido acusado sólo de fraude. [418] [419] Según Carter, Presley fue casi incoherente y citó el abuso de barbitúricos como la causa de esto, aunque llamó a la Casa Blanca varias veces, esta sería la última vez que Carter hablaría con Elvis Presley. [420] El día después de la muerte de Presley, Carter emitió una declaración y explicó cómo había "cambiado el rostro de la cultura popular estadounidense". [421]

Religión

Desde muy joven, Carter mostró un profundo compromiso con el cristianismo. [422] En un servicio de adoración de inauguración privado, el predicador fue Nelson Price, el "compañero de oración" del sujeto y pastor de la Iglesia Bautista Roswell Street de Marietta, Georgia. [423] Como presidente, Carter oraba varias veces al día y profesaba que Jesús era la fuerza impulsora de su vida. Carter había sido muy influenciado por un sermón que había escuchado cuando era joven. Preguntó: "Si lo arrestaran por ser cristiano, ¿habría pruebas suficientes para condenarlo?" [424]

En 2000, Carter cortó su membresía en la Convención Bautista del Sur, diciendo que las doctrinas del grupo no se alineaban con sus creencias cristianas, mientras todavía era miembro de la Confraternidad Bautista Cooperativa. [422]

Familia

Carter tuvo tres hermanos menores, todos los cuales murieron de cáncer de páncreas: las hermanas Gloria Spann (1926-1990) y Ruth Stapleton (1929-1983), y el hermano Billy Carter (1937-1988). [425] Era primo hermano del político Hugh Carter y primo lejano de la familia de músicos Carter. [426]

Carter se casó con Rosalynn Smith el 7 de julio de 1946 en la Iglesia Metodista de Plains, la iglesia de la familia de Rosalynn. [427] Tienen tres hijos, Jack, James III y Donnel una hija, Amy nueve nietos (uno de los cuales ha fallecido), tres nietas, cinco bisnietos y ocho bisnietas. [428] Mary Prince (una mujer afroamericana condenada injustamente por asesinato y luego indultada) fue la niñera de su hija Amy durante la mayor parte del período desde 1971 hasta que terminó la presidencia de Jimmy Carter. [429] [430] Carter había pedido que la designaran como su oficial de libertad condicional, lo que le permitió trabajar en la Casa Blanca. [429] [nota 2] Los Carter celebraron su 70 aniversario de bodas en julio de 2016. Son la pareja presidencial de más tiempo que ha superado a George y Barbara Bush. Su hijo mayor, Jack Carter, fue el candidato demócrata al Senado de los Estados Unidos en Nevada en 2006 antes de perder ante el titular republicano, John Ensign. El hijo de Jack, Jason Carter, es un ex senador del estado de Georgia [432] y en 2014 fue el candidato demócrata a gobernador de Georgia, perdiendo ante el titular republicano, Nathan Deal. El 20 de diciembre de 2015, mientras daba una clase de escuela dominical, Carter anunció que su nieto de 28 años, Jeremy Carter, había muerto de una enfermedad no especificada. [433]

Problemas de salud

El 3 de agosto de 2015, Carter se sometió a una cirugía electiva para extirpar "una pequeña masa" en su hígado, e inicialmente se dijo que su pronóstico para una recuperación completa era "excelente". El 12 de agosto, sin embargo, Carter anunció que le habían diagnosticado un cáncer que había hecho metástasis, sin especificar dónde se había originado. [434] El 20 de agosto, reveló que se había encontrado melanoma en su cerebro e hígado, y que había comenzado el tratamiento con el fármaco de inmunoterapia pembrolizumab y estaba a punto de comenzar la radioterapia. Su atención médica está a cargo de Emory Healthcare of Atlanta. El ex presidente tiene una extensa historia familiar de cáncer, incluidos sus padres y sus tres hermanos. [435] El 6 de diciembre de 2015, Carter emitió una declaración de que sus exploraciones médicas ya no mostraban ningún cáncer. [436]

El 13 de mayo de 2019, Carter se fracturó la cadera en su casa de Plains y se sometió a una cirugía el mismo día en el Centro Médico Phoebe Sumter en Americus, Georgia. [437] El 6 de octubre de 2019, una lesión en la frente por encima de la ceja izquierda recibida durante otra caída en casa requirió 14 puntos de sutura. [438] Una aparición pública posterior reveló que el ex presidente tenía un ojo morado por la lesión. [439] El 21 de octubre de 2019, Carter fue ingresado en el Centro Médico Phoebe Sumter luego de sufrir una fractura pélvica menor que obtuvo luego de caer nuevamente en su casa por tercera vez en 2019 [440] Posteriormente pudo reanudar la enseñanza de la escuela dominical. en la Iglesia Bautista Maranatha el 3 de noviembre de 2019. [441] [442] El 11 de noviembre de 2019, Carter fue hospitalizado en el Hospital de la Universidad de Emory en Atlanta [443] para un procedimiento para aliviar la presión en su cerebro, causada por sangrado conectado a sus caídas. [444] La cirugía fue exitosa y Carter fue dado de alta del hospital el 27 de noviembre. [445] [443] El 2 de diciembre de 2019, Carter fue readmitido en el hospital por una infección del tracto urinario, pero fue dado de alta el 4 de diciembre. [ 446] [447]

Longevidad

Carter, el primer expresidente vivo en servicio desde la muerte de Gerald Ford en 2006, se convirtió en el más anciano en asistir a una inauguración presidencial, en 2017 a los 92 años, y el primero en vivir hasta el 40 aniversario del suyo. [448] [449] Dos años después, el 22 de marzo de 2019, ganó la distinción de ser el presidente más longevo de la nación, cuando superó la esperanza de vida de George HW Bush, que tenía 94 años y 171 días cuando murió en noviembre de 2018, ambos hombres nacieron en 1924. [450] El 1 de octubre de 2019, Carter se convirtió en el primer presidente de EE. UU. en vivir hasta la edad de 95 años, [451] y el 1 de octubre de 2020, se convirtió en el primer presidente en vive hasta los 96 años. [452] El 20 de enero de 2021, se convirtió en el primer presidente en vivir 40 años desde que dejó la Casa Blanca. [453]

Planes de funeral y entierro

Carter ha hecho arreglos para ser enterrado frente a su casa en Plains, Georgia. Carter señaló en 2006 que también se planeó un funeral en Washington, D.C., con visitas en el Centro Carter. [454]

Opinión pública

Carter y Gerald Ford fueron comparados en las encuestas a boca de urna de las elecciones presidenciales de 1976, que ganó Carter. Muchos votantes todavía tenían en su contra el perdón de Nixon por parte de Gerald Ford. [455] En comparación, Carter era visto como un sureño sincero, honesto y bien intencionado. [456] Carter comenzó su mandato con un índice de aprobación del 66 por ciento, [457] que había caído al 34 por ciento de aprobación cuando dejó el cargo, con un 55 por ciento de desaprobación. [458]

En la campaña de 1980, el ex gobernador de California, Ronald Reagan, proyectó una fácil confianza en sí mismo, en contraste con el temperamento serio e introspectivo de Carter. Lo que mucha gente creía que era la atención personal de Carter a los detalles, su actitud pesimista, su aparente indecisión y debilidad con la gente se acentuaba en contraste con lo que muchos veían como el encanto carismático de Reagan y la delegación de tareas a sus subordinados. [459] [460] Reagan utilizó los problemas económicos, la crisis de rehenes de Irán y la falta de cooperación de Washington para presentar a Carter como un líder débil e ineficaz. Como su predecesor inmediato, Gerald Ford, Carter no cumplió un segundo mandato como presidente. Entre los que fueron elegidos presidente, Carter fue el primero desde Hoover en 1932 en perder una candidatura a la reelección. [461]

Las actividades posteriores a la presidencia de Carter han sido bien recibidas. El independiente escribió, "Carter es ampliamente considerado un mejor hombre que presidente". [456] Su índice de aprobación presidencial era sólo del 31 por ciento inmediatamente antes de las elecciones de 1980, pero el 64 por ciento aprobó su desempeño como presidente en una encuesta de 2009. [462]

Legado

La presidencia de Carter fue inicialmente vista por algunos como un fracaso. [463] [464] [465] En las clasificaciones históricas de los presidentes de Estados Unidos, la presidencia de Carter ha oscilado entre el puesto 18 y el 34. Aunque su presidencia recibió una recepción mixta, sus esfuerzos humanitarios y de mantenimiento de la paz desde que dejó el cargo han hecho que Carter sea reconocido como uno de los ex presidentes más exitosos de la historia de Estados Unidos. [466] [467]

El documental Canales de puerta trasera: el precio de la paz (2009) acredita los esfuerzos de Carter en Camp David, que trajeron la paz entre Israel y Egipto, por traer la única paz significativa al Medio Oriente.La película inauguró el Festival de Televisión de Montecarlo de 2009 en una proyección real sólo por invitación [468] el 7 de junio de 2009, en el Foro Grimaldi en presencia de Alberto II, Príncipe de Mónaco. [469]

En la cultura popular

Se han lanzado más de 60 canciones sobre Jimmy Carter o que hacen referencia a ellas, algunas en relación con la Crisis energética de los años 70 y la Crisis de los rehenes iraníes de 1979. [470] El epónimo "Jimmy Carter", incluido en el álbum de The Chairman Dances Tiempo sin medida (2016), describe la vida de fe del presidente, específicamente, su comprensión de que la duda es una parte integral de la fe. [471] [472]

Honores y premios

Carter ha recibido numerosos premios y reconocimientos desde su presidencia, y varias instituciones y lugares han sido nombrados en su honor. Su biblioteca presidencial, Jimmy Carter Library and Museum se inauguró en 1986. [473] En 1998, la Marina de los Estados Unidos nombró la tercera y última Lobo marino-submarino de clase en honor al ex presidente Carter y su servicio como oficial de submarinistas. Se convirtió en uno de los pocos buques de la Armada que recibió el nombre de una persona que vivía en el momento del nombramiento. [474] Ese año también recibió el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, otorgado en honor a los logros en materia de derechos humanos, [475] y la Medalla Hoover, que reconoce a los ingenieros que han contribuido a causas globales. [476] Ganó el Premio Nobel de la Paz en 2002, [477] que fue en parte una respuesta a las amenazas de guerra del presidente George W. Bush contra Irak y las críticas de Carter a la administración Bush. [478]

Carter ha sido nominado nueve veces para el premio Grammy al Mejor Álbum de Palabras Habladas por las grabaciones de audio de sus libros, y ha ganado tres veces, por Nuestros valores en peligro: la crisis moral de Estados Unidos (2007), Una vida plena: reflexiones a los 90 (2016) y Fe: un viaje para todos (2019). [479] [480] [481] [482]

Carter recibió el premio Golden Plate de la Academia Estadounidense de Logros en 1984. [102]

En 1991, fue nombrado miembro honorario de Phi Beta Kappa en Kansas State University. [484]

Carter (derecha), camina con, desde la izquierda, George H. W. Bush, George W. Bush y Bill Clinton durante la inauguración del Centro y Parque Presidencial William J. Clinton en Little Rock, Arkansas el 18 de noviembre de 2004

Carter durante una sesión de Google Hangout celebrada durante la Cumbre de Derechos Civiles de la Biblioteca Presidencial LBJ en 2014

Carter (derecha) con el presidente Barack Obama (centro) y Bill Clinton (izquierda) el 28 de agosto de 2013, el 50 aniversario de la Marcha en Washington.

Carter (izquierda) con una réplica del USS Jimmy Carter con el Secretario de Marina John H. Dalton (derecha) en una ceremonia de nombramiento, 28 de abril de 1998


Jimmy Carter habla sobre una "crisis de confianza" nacional - HISTORIA

El 15 de julio de 1979, en medio del estancamiento del crecimiento económico, la alta inflación y una crisis energética, Jimmy Carter pronunció un discurso televisado al pueblo estadounidense. En él, Carter destacó una "crisis de confianza" generalizada que impedía al pueblo estadounidense hacer avanzar al país. Un año después, Ronald Reagan enmarcaría su campaña política optimista en marcado contraste con el tono del discurso de Carter, que sería recordado, especialmente por los críticos, como el "discurso de malestar".

… Hace exactamente tres años, el 15 de julio de 1976, acepté la nominación de mi partido para postularme a la presidencia de los Estados Unidos.

Te prometí un presidente que no esté aislado del pueblo, que sienta tu dolor, que comparta tus sueños y que extraiga su fuerza y ​​su sabiduría de ti.

… Hace diez días tenía planeado volver a hablar contigo sobre un tema muy importante: la energía. Por quinta vez habría descrito la urgencia del problema y presentado una serie de recomendaciones legislativas al Congreso. Pero mientras me preparaba para hablar, comencé a hacerme la misma pregunta que ahora sé que ha preocupado a muchos de ustedes. ¿Por qué no hemos podido unirnos como nación para resolver nuestro grave problema energético?

Sé, por supuesto, siendo presidente, que las acciones y la legislación del gobierno pueden ser muy importantes. Por eso he trabajado duro para convertir mis promesas de campaña en ley, y tengo que admitirlo, con un éxito desigual. Pero después de escuchar al pueblo estadounidense, se me recordó una vez más que toda la legislación del mundo no puede arreglar lo que está mal en Estados Unidos. Entonces, quiero hablarles primero esta noche sobre un tema aún más serio que la energía o la inflación. Quiero hablarles ahora mismo sobre una amenaza fundamental para la democracia estadounidense.

No me refiero a nuestras libertades políticas y civiles. Durarán. Y no me refiero a la fuerza exterior de Estados Unidos, una nación que está en paz esta noche en todo el mundo, con un poder económico y un poder militar incomparables.

La amenaza es casi invisible de forma habitual. Es una crisis de confianza. Es una crisis que golpea el corazón, el alma y el espíritu de nuestra voluntad nacional. Podemos ver esta crisis en la creciente duda sobre el significado de nuestras propias vidas y en la pérdida de la unidad de propósito de nuestra nación.

La erosión de nuestra confianza en el futuro amenaza con destruir el tejido social y político de Estados Unidos.

La confianza que siempre hemos tenido como pueblo no es simplemente un sueño romántico o un proverbio en un libro polvoriento que leemos el 4 de julio.

Es la idea que fundó nuestra nación y ha guiado nuestro desarrollo como pueblo. La confianza en el futuro ha apoyado todo lo demás: las instituciones públicas y la empresa privada, nuestras propias familias y la propia Constitución de los Estados Unidos. La confianza ha definido nuestro rumbo y ha servido de vínculo entre generaciones. Siempre hemos creído en algo llamado progreso. Siempre hemos tenido fe en que los días de nuestros hijos serían mejores que los nuestros.

Nuestra gente está perdiendo esa fe, no solo en el gobierno mismo, sino en la capacidad de los ciudadanos para servir como los gobernantes y moldeadores definitivos de nuestra democracia. Como pueblo, conocemos nuestro pasado y estamos orgullosos de él. Nuestro progreso ha sido parte de la historia viva de América, incluso del mundo. Siempre creímos que éramos parte de un gran movimiento de la humanidad en sí mismo llamado democracia, involucrado en la búsqueda de la libertad, y esa creencia siempre nos ha fortalecido en nuestro propósito. Pero así como estamos perdiendo la confianza en el futuro, también estamos comenzando a cerrar la puerta a nuestro pasado.

En una nación que estaba orgullosa del trabajo duro, las familias fuertes, las comunidades unidas y nuestra fe en Dios, muchos de nosotros ahora tendemos a adorar la autocomplacencia y el consumo. La identidad humana ya no se define por lo que uno hace, sino por lo que posee. Pero hemos descubierto que poseer cosas y consumirlas no satisface nuestro anhelo de significado. Hemos aprendido que acumular bienes materiales no puede llenar el vacío de vidas que no tienen confianza ni propósito.

Los síntomas de esta crisis del espíritu estadounidense nos rodean. Por primera vez en la historia de nuestro país, la mayoría de nuestro pueblo cree que los próximos cinco años serán peores que los últimos cinco años. Dos tercios de nuestra gente ni siquiera vota. La productividad de los trabajadores estadounidenses en realidad está cayendo, y la disposición de los estadounidenses a ahorrar para el futuro ha caído por debajo de la de todas las demás personas del mundo occidental.

Como saben, existe una creciente falta de respeto por el gobierno, las iglesias, las escuelas, los medios de comunicación y otras instituciones. Este no es un mensaje de felicidad o tranquilidad, pero es la verdad y es una advertencia.

Estos cambios no ocurrieron de la noche a la mañana. Han venido sobre nosotros gradualmente durante la última generación, años que estuvieron llenos de conmociones y tragedias.

Estas heridas aún son muy profundas. Nunca han sido sanados. Buscando una salida a esta crisis, nuestra gente se ha dirigido al gobierno federal y lo encontró aislado de la corriente principal de la vida de nuestra nación. Washington, D.C., se ha convertido en una isla. La brecha entre nuestros ciudadanos y nuestro gobierno nunca ha sido tan grande. La gente busca respuestas honestas, no respuestas fáciles, liderazgo claro, no afirmaciones falsas y evasivas y políticas como siempre.

Lo que se ve con demasiada frecuencia en Washington y en otras partes del país es un sistema de gobierno que parece incapaz de actuar. Ves un Congreso retorcido y empujado en todas direcciones por cientos de intereses especiales poderosos y bien financiados. Ves cada posición extrema defendida hasta el último voto, casi hasta el último aliento por un grupo inflexible u otro. A menudo se ve un enfoque equilibrado y justo que exige sacrificio, un pequeño sacrificio de todos, abandonado como un huérfano sin apoyo y sin amigos.

A menudo ves parálisis, estancamiento y deriva. No te gusta, y yo tampoco. ¿Qué podemos hacer?

Estamos en un punto de inflexión en nuestra historia. Hay dos caminos para elegir. Uno es un camino del que he advertido esta noche, el camino que conduce a la fragmentación y al interés propio. En ese camino se encuentra una idea equivocada de libertad, el derecho a aprovechar para nosotros alguna ventaja sobre los demás. Ese camino sería uno de conflicto constante entre intereses estrechos que terminan en el caos y la inmovilidad. Es una cierta ruta hacia el fracaso.

Todas las tradiciones de nuestro pasado, todas las lecciones de nuestra herencia, todas las promesas de nuestro futuro apuntan a otro camino, el camino del propósito común y la restauración de los valores estadounidenses. Ese camino conduce a la verdadera libertad para nuestra nación y para nosotros mismos. Podemos dar los primeros pasos en ese camino mientras comenzamos a resolver nuestro problema energético.


El presidente Donald Trump pareció romper el protocolo real varias veces mientras visitaba el Castillo de Windsor en 2018.

No es necesario hacer una reverencia o una reverencia al saludar a un miembro de la realeza, pero el sitio web oficial de la familia real dice que "muchas personas desean observar las formas tradicionales". Trump rompió con la tradición al optar por un apretón de manos en lugar de una reverencia.

Trump también caminó frente a la reina y pareció interrumpirla, lo que se considera una violación del protocolo real, según The New York Times.


Preste atención a Jimmy Carter sobre el peligro de votar por correo

Los trabajadores electorales preparan las boletas para una máquina clasificadora de correo en Renton, Washington, el 10 de marzo.

"Las papeletas de voto en ausencia siguen siendo la mayor fuente de posible fraude electoral". Esa cita no es del presidente Trump, quien criticó la votación por correo esta semana después de que los demócratas de Wisconsin intentaron y fracasaron en cambiar una elección en el último minuto en un asunto exclusivamente por correo. Es la conclusión del informe bipartidista de 2005 de la Comisión de Reforma de las Elecciones Federales, presidida por el ex presidente Jimmy Carter y el ex secretario de Estado James Baker III.

Las preocupaciones sobre la compra de votos tienen una larga historia en los EE. UU. Ayudaron a impulsar el movimiento hacia la boleta secreta, que los estados de EE. UU. Adoptaron entre 1888 y 1950. Las boletas secretas hicieron más difícil para los compradores de votos monitorear por qué candidatos votaron realmente los vendedores. La compra de votos había sido omnipresente. Mi investigación con Larry Kenny en la Universidad de Florida descubrió que la participación de los votantes cayó entre un 8% y un 12% después de que los estados adoptaron la boleta secreta.

No sabría nada de esto escuchando la protesta de los medios por los comentarios de Trump. “Hay mucha deshonestidad con la votación por correo”, dijo el presidente el martes. En respuesta, una "verificación de hechos" de CNN declara que Trump "abrió un nuevo frente en su campaña de mentiras sobre el fraude electoral". Un titular del New York Times afirma: "Trump está presentando un argumento falso sobre el fraude de voto por correo". Ambos afirman que el fraude electoral es esencialmente inexistente. El informe Carter-Baker encontró lo contrario.

La intimidación y la compra de votos fueron preocupaciones clave de la comisión: “Los ciudadanos que votan en casa, en hogares de ancianos, en el lugar de trabajo o en la iglesia son más susceptibles a la presión, abierta y sutil, oa la intimidación. Los esquemas de compra de votos son mucho más difíciles de detectar cuando los ciudadanos votan por correo ". El informe proporciona ejemplos, como la elección de la alcaldía de Miami de 1997 que resultó en 36 arrestos por fraude en el voto ausente. La elección tuvo que repetirse y el resultado se revirtió.

También hay casos más recientes. En 2017, una investigación de una elección del Concejo Municipal de Dallas encontró unas 700 boletas fraudulentas por correo firmadas por el mismo testigo con un nombre falso. El descubrimiento dejó dos carreras del consejo en el limbo, y el fraude fue mucho mayor que el diferencial de votos en una de esas carreras. El caso resultó en una condena penal.

Continúe leyendo su artículo con una membresía WSJ


Guardando rencor durante 30 años: Jimmy Carter contra Ted Kennedy

El ex presidente Jimmy Carter (izq.) Conversa con su antiguo rival político, el senador Edward Kennedy, demócrata de Mass, en 1988.

Con su relación hecha jirones, Carter disfrutaba con la idea de que Kennedy se enfrentara a él en 1980. ocultar leyenda

En la historia política de Estados Unidos, no faltan los rencores en lo que respecta a las relaciones entre nuestros líderes. Un a punto de ser juramentado Dwight D. Eisenhower famoso se negó a salir de su limusina cuando llegó a la Casa Blanca para recoger Presidente Harry Truman camino a la investidura de Ike. FDR y su predecesor, Herbert Hoover, hizo ese mismo viaje en completo silencio.

Está bien, no tenemos que retroceder tanto. Lyndon Johnson nunca perdoné Robert Kennedy por la forma en que fue tratado mientras se desempeñaba como vicepresidente bajo su hermano, y Bobby nunca se enfrentó al hecho de que Johnson realmente se convirtió en presidente después del asesinato de su hermano. Spiro Agnew se negó a ir a Richard Nixon funeral por la forma en que dice que fue tratado por Nixon durante su propio escándalo que lo obligó a renunciar a la vicepresidencia. * Bob Dole famoso arremetió contra George Bush, diciéndole a un reportero de televisión en 1988 que el vicepresidente debería "dejar de mentir sobre mi historial". A Dole siempre le molestó lo que consideraba la riqueza y el privilegio de Bush. Y el Senado es famoso por tener dos miembros del mismo estado y el mismo partido que se disgustan entre sí. John Glenn y Howard Metzenbaum, Demócratas de Ohio, como solo un ejemplo.

El historial de rencores y resentimientos se remonta al principio de los tiempos. Pero fue fascinante, al menos para mí, escuchar Jimmy Carter sigue y sigue sobre la tarde Ted Kennedy y cómo lo responsabilizó por la falta de aprobación de la atención médica durante su administración. (Vea la publicación de Frank la semana pasada sobre la entrevista de Carter en 60 minutos.)

Había algo incómodo en el hecho de que Carter se remontara más de 30 años a escucharlo culpar a Kennedy por el fracaso de su propia administración. Por supuesto, para ser justos, Kennedy, aunque ahora venerado como un santo, no era la figura más simpática y querida en su día. Dejando a un lado a Chappaquiddick, era visto como un hombre con muchos placeres, la mayoría de los cuales tenía que ver más con él mismo que con el Senado. Desde el momento en que Carter asumió el cargo en 1977, siempre se lo consideró conspirando contra él, al menos esa era la opinión de muchos en la Casa Blanca de Carter. No fue hasta que su desafío a la nominación de Carter en 1980 fracasó y después de que se dio cuenta de que la presidencia no estaba en sus cartas se convirtió en un verdadero gigante del Senado.

Pero Carter siempre ha sido alguien que no olvida los desaires. Y aunque siempre es peligroso incursionar en el psico-balbuceo, estoy seguro de que tuvo que resentir la opinión generalizada entre muchos en el partido de que solo ganó la nominación en 1976 porque Kennedy se mantuvo fuera de la carrera, y que la nominación en 1980 Kennedy para preguntar si el senador de Massachusetts se postularía; muchos en el Congreso lo habían dicho en voz alta, incluido el presidente de la Cámara de Representantes Tip O'Neill. Eso tuvo que agradecerle al presidente. Carter, de hecho, le dijo a un grupo de congresistas en 1979 que si Kennedy lo desafiaba, "le azotaré el trasero".

No soy un fanático de hablar mal de los muertos, pero al mismo tiempo, la historia no debe doblegarse dependiendo de si el tema está vivo o muerto. Kennedy pasó la mayor parte de sus últimos años como un ícono estadounidense, y merecidamente, muy alejado de la broma y el playboy y el diletante que fue retratado durante gran parte de su primera etapa en el Senado. No se puede escribir honestamente sobre Edward Moore Kennedy sin ambos relatos.

Habiendo dicho eso, la entrevista con Carter nos recuerda que siempre ha tenido la habilidad de culpar a otros por sus fracasos. Y eso nunca lo olvida. Incluso después de 30 años.

ACTUALIZACIÓN: Agnew efectivamente asistió al funeral de Nixon, pero hasta entonces se negó a tener contacto con él después de su renuncia como vicepresidente, sintió que Nixon lo había "arrojado a los lobos" para salvar su propio pellejo. Pero asistió al funeral de Nixon en 1994, como señalan Richard Cross y Edward Sweeney en comentarios a esta publicación. Mi error y gracias por la captura.


Declaración del Carter Center sobre la votación por correo para las elecciones estadounidenses de 2020

ATLANTA (6 de mayo de 2020) & # 8212 Los Estados Unidos enfrentan una serie de desafíos críticos debido a la pandemia de COVID-19, incluidos serios impedimentos para celebrar elecciones seguras e inclusivas en noviembre. & # 160 Muchos votantes en los EE. UU. Es probable que se encuentren en áreas donde la pandemia no ha disminuido y donde los riesgos para la salud involucrados en ir a los lugares de votación serán inaceptablemente altos. & # 160

Para hacer frente a esta amenaza, el Centro Carter insta a los gobiernos federal y estatal a ampliar el acceso a las opciones de voto por correo y a proporcionar la financiación adecuada lo antes posible para permitir la planificación, preparación, equipo y mensajería pública adicionales que serán necesarios. .

La Comisión para la Reforma de las Elecciones Federales de 2005, no partidista, copresidida por el ex presidente de EE. UU. Jimmy Carter y el ex secretario de Estado James A. Baker III, destacó entre sus muchos hallazgos y recomendaciones que debido a que se lleva a cabo fuera del entorno regulado de los lugares de votación locales , votar por correo crea mayores desafíos logísticos y el potencial de fraude electoral, especialmente si faltan salvaguardas o cuando los candidatos o activistas de partidos políticos pueden manejar boletas por correo o en ausencia. & # 160

Sin embargo, la Comisión Carter-Baker descubrió que donde existen salvaguardas para la integridad de la boleta electoral & # 8211 por ejemplo en Oregon, donde todo el estado ha votado por correo desde 1998 & # 8211, había poca evidencia de fraude electoral. Las principales recomendaciones de la comisión sobre el voto por correo y el voto ausente fueron aumentar la investigación sobre el voto por correo (y la votación anticipada) y eliminar la práctica de permitir que los candidatos o los trabajadores del partido recojan y entreguen las papeletas de voto ausente. & # 160 Afortunadamente, desde 2005, muchos estados han adquirido una experiencia sustancial en la votación por correo y han demostrado cómo las preocupaciones clave se pueden abordar de manera eficaz mediante la planificación, los recursos, la capacitación y la mensajería adecuados.

& # 8220 Insto a los líderes políticos de todo el país a tomar medidas inmediatas para expandir el voto por correo y otras medidas que pueden ayudar a proteger el núcleo de la democracia estadounidense & # 8211 el derecho de nuestros ciudadanos a votar & # 8221 & # 160, dijo ex presidente Carter.

Entre las áreas clave a abordar se encuentran:

  • Ampliar el acceso fácil a los formularios de solicitud de boletas para votantes ausentes en línea y garantizar que las boletas solicitadas se reciban con tiempo suficiente para votar y devolver la boleta para su recuento.
  • Proporcionar opciones para devolver una boleta, incluido el franqueo prepago y el uso de un matasellos de USPS u otros datos oficiales para verificar que las boletas se emitieron a tiempo y cajas de entrega accesibles.
  • Establecer disposiciones de seguridad adecuadas para todas las boletas, incluidas las boletas recibidas por los funcionarios electorales antes del día de las elecciones.
  • Proporcionar fondos adicionales para administradores electorales para impresión, franqueo, seguimiento y procesamiento de boletas, capacitación del personal, etc.
  • Difundir mensajes públicos claros sobre las fechas límite para las solicitudes de boletas, las presentaciones, los pasos necesarios para garantizar que las boletas sean válidas (por ejemplo, firmar sobres) y sobre el tiempo que lleva contar las boletas ausentes y finalizar los resultados oficiales. & # 160
  • Además de dar a todos los votantes la opción de votar por correo, establecer lugares de votación sensibles a COVID-19 el día de las elecciones y para la votación anticipada para que los votantes que necesiten ayuda o que prefieran votar en persona puedan emitir un voto secreto, de forma privada y libre de influencias externas.

Contacto: En Atlanta, Soyia Ellison, [email protected]

Haciendo la paz. Lucha contra la enfermedad. Construyendo esperanza.

El Centro Carter, una organización no gubernamental sin fines de lucro, ha ayudado a mejorar la vida de las personas en más de 80 países al resolver conflictos, promover la democracia, los derechos humanos y las oportunidades económicas, prevenir enfermedades y mejorar la atención de la salud mental. & # 160 El Centro Carter fue fundada en 1982 por el ex presidente estadounidense Jimmy Carter y la ex primera dama Rosalynn Carter, en asociación con la Universidad Emory, para promover la paz y la salud en todo el mundo.


Ver el vídeo: Jimmy Carter - Crisis of Confidence (Octubre 2021).