Podcasts de historia

Kurt Zeitzler: la Alemania nazi

Kurt Zeitzler: la Alemania nazi

Kurt Zeitzler, hijo de un pastor, nació en Cossmar-Luckau, Alemania, el 9 de junio de 1895. Se incorporó al ejército alemán y durante la Primera Guerra Mundial comandó un batallón de infantería.

Zeitzler permaneció en el ejército y se convirtió en uno de los primeros partidarios de Adolf Hitler y el Partido Nazi. En 1934 se unió a las primeras fuerzas blindadas y en 1938 había alcanzado el grado de teniente coronel.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Zeitzler estaba en el XIV Ejército y sirvió bajo el mando del general Siegmund List durante la invasión de Polonia. En 1940 fue nombrado jefe de gabinete del general Paul von Kleist y entró en acción en Francia en 1940. Ocupó este puesto en Kleist en Grecia y en la Unión Soviética.

En enero de 1942, Zeitzler se convirtió en jefe de personal del general Gerd von Rundstedt y desempeñó un papel importante en la derrota de los aliados en Dieppe el 19 de agosto. Adolf Hitler escuchó buenos informes sobre Zeitzler y consideró nombrarlo para un puesto de alto nivel en el Cuartel General. A pesar de las objeciones de Wilhelm Keitel y Alfred Jodl, Hitler decidió en septiembre de 1942 que Zeitzler debería reemplazar al general Franz Halder como Jefe de Estado Mayor.

Al principio, Zeitzler estuvo de acuerdo con la decisión militar de Hitler, pero los dos se enfrentaron por su política de "no retirada" en la Unión Soviética. Zeitzler intentó dimitir tras el desastre de Stalingrado, pero Hitler se negó a aceptarlo. Después de más desacuerdos, Zeitzler afirmó que estaba enfermo y el 20 de julio de 1944 dejó el cargo. Hitler estaba furioso y lo destituyó del ejército alemán. Kurt Zeitzler murió el 25 de septiembre de 1963.

El objetivo ruso era obvio para cualquiera que mirara un mapa y especialmente obvio para Zeitzler quien, por inteligencia del Ejército, sabía que el enemigo había concentrado trece ejércitos, con miles de tanques, en el sur para lograrlo. Los rusos claramente se dirigían con gran fuerza desde el norte y el sur para aislar Stalingrado y forzar allí al VI ejército alemán a batirse en una rápida retirada hacia el oeste o verse rodeado. Más tarde, Zeitzler sostuvo que tan pronto como vio lo que estaba sucediendo, instó a Hitler a permitir que el Sexto Ejército se retirara de Stalingrado a la curva del Don, donde se podría restaurar el frente roto. La mera sugerencia provocó una rabieta en el Führer.

¡No dejaré el Volga! ¡No volveré del Volga! gritó, y eso fue todo. Esta decisión, tomada en un ataque de frenesí, condujo rápidamente al desastre. El Führer ordenó personalmente al Sexto Ejército que se mantuviera firme alrededor de Stalingrado.

Hitler y su personal regresaron al cuartel general el 22 de noviembre. En ese momento, el cuarto día del ataque, la noticia era catastrófica. Las dos fuerzas soviéticas del norte y del sur se habían reunido en Kalach, a sesenta kilómetros al oeste de Stalingrado en la curva del Don. Por la noche llegó un mensaje inalámbrico del general Paulus, comandante del Sexto Ejército, confirmando que sus tropas estaban ahora rodeadas. Hitler respondió rápidamente por radio, diciéndole a Paulus que trasladara su cuartel general a la ciudad y formara una defensa erizo. El Sexto Ejército se abastecería por vía aérea hasta que pudiera ser relevado.

Pero esto fue una charla inútil. Ahora había veinte divisiones alemanas y dos rumanas aisladas en Stalingrado. Paulus comunicó por radio que necesitarían un mínimo de 750 toneladas de suministros por día. Esto estaba mucho más allá de la capacidad de la Luftwaffe, que carecía del número requerido de aviones de transporte. Incluso si hubieran estado disponibles, no todos podrían haber atravesado el clima de ventisca y sobre un área donde los rusos ahora habían establecido la superioridad de los cazas. Sin embargo, Goering le aseguró a Hitler que la Fuerza Aérea podría hacer el trabajo. Nunca empezó a hacerlo.

Hitler ordenó ahora que se separaran unidades de todos los demás sectores del frente y de los territorios ocupados y que se enviaran a toda prisa al sector sur. No se disponía de reserva operativa, aunque el general Zeitzler había señalado mucho antes de la emergencia que cada una de las divisiones en el sur de Rusia tenía que defender un sector frontal de longitud inusual y no sería capaz de hacer frente a un vigoroso asalto de las tropas soviéticas.

Stalingrado estaba rodeado. Zeitzler, con el rostro enrojecido y demacrado por la falta de sueño, insistió en que el VI Ejército debía irrumpir hacia el oeste. Inundó a Hitler con datos de todo lo que le faltaba al ejército, tanto en raciones como en combustible, por lo que se había vuelto imposible proporcionar comidas calientes a los soldados expuestos al frío feroz en los campos nevados o al escaso abrigo de los rones. Hitler permaneció tranquilo, impasible y deliberado, como si quisiera demostrar que la agitación de Zeitzler era una reacción psicótica ante el peligro. El contraataque desde el sur que he ordenado pronto aliviará a Stalingrado. Eso recuperará la situación. Hemos estado en esas posiciones a menudo antes, ¿sabe? Al final, siempre volvíamos a tener el problema entre manos ". Dio órdenes de que se enviaran trenes de suministros justo detrás de las tropas que se desplegaban para la contraofensiva, de modo que tan pronto como Stalingrado fuera relevado, se pudiera hacer algo de inmediato para aliviar la difícil situación de Zeitzler no estuvo de acuerdo, y Hitler lo dejó hablar sin interrumpir. Las fuerzas previstas para el contraataque eran demasiado débiles, dijo Zeitzler. Pero si podían unirse con éxito con un Sexto Ejército que había estallado hacia el oeste, entonces podrían para establecer nuevas posiciones más al sur. Hitler ofreció argumentos en contra, pero Zeitzler mantuvo su punto de vista. Finalmente, después de que la discusión había durado más de media hora. La paciencia de Hitler se rompió: "Stalingrado simplemente debe mantenerse. Debe ser; es una posición clave. Al interrumpir el tráfico en el Volga en ese lugar, causamos a los rusos las mayores dificultades ".


La batalla de Kursk condenó a Hitler y la conquista oriental del número 039 (y la Alemania nazi)

El recuento final de las pérdidas en cada lado parece haber favorecido a los atacantes: los alemanes perdieron 343 tanques mientras que los rusos sufrieron pérdidas asombrosas: 177,847 hombres, 1,600 vehículos blindados y 460 aviones. Sin embargo, los soviéticos, con la ayuda del poderío industrial estadounidense, demostraron ser capaces de reemplazar todos los tanques y aviones en poco tiempo.

En 1939, y nuevamente en 1940, Adolf Hitler ignoró el consejo de sus cautelosos generales y ordenó con decisión planes audaces y creativos para invadir Polonia y Francia, respectivamente. Hitler se sintió reivindicado, ya que el ejército alemán conquistó ambas naciones en pocas semanas. Sin embargo, en la primavera de 1943, afectado por la aplastante derrota del ejército soviético en Stalingrado, la indecisión y la pérdida de valor de Hitler en la batalla de Kursk condenaron a Alemania a la derrota. Alemania nunca volvería a montar una ofensiva en el este.

Sin embargo, hasta el otoño de 1942, las cosas parecían sombrías para Joseph Stalin, y parecía que nada podría salvar al Ejército Rojo de la aniquilación. Alemania había invadido la URSS en junio de 1941 y, como una máquina imparable, la Wehrmacht alemana aplastó división tras división soviética.

Después de desacelerarse a fines de 1941, Hitler ordenó una ofensiva renovada de dos frentes, con nombre en código "Caso Azul", que comenzaría en junio de 1942: el Grupo de Ejércitos A se movería hacia el sur y tomaría los campos petroleros rusos del Cáucaso, y el Grupo de Ejércitos B se movería hacia Stalingrado.

Después de lograr nuevamente un gran éxito al comienzo de la ofensiva, el Grupo de Ejércitos B llegó a las afueras de Stalingrado en septiembre de 1942 y por primera vez se encontró con una resistencia efectiva de los rusos. El general Anton von Wietersheim, comandante del XIV Cuerpo Panzer, informó al comandante del Sexto Ejército, el general Friedrich Paulus, que no tenía tropas suficientes para capturar Stalingrado, y solicitó una retirada temporal al río Don para reconstruir la fuerza.

Paulus se negó, porque Hitler había prohibido estrictamente cualquier retirada y alivió a Wietersheim. La negativa de Hitler a considerar la retirada eventualmente resultaría en la pérdida de la Wehrmacht en Stalingrado, el sacrificio de casi 250.000 soldados alemanes y permitiría a los rusos lanzar una contraofensiva masiva, llamada Operación Urano.

Habiendo sido desangradas en el crudo invierno en Stalingrado, las tropas alemanas se vieron obligadas a retirarse en masa contra el nuevo ataque del Ejército Rojo.

El Grupo de Ejércitos A fue retirado de su viaje al Cáucaso para intentar detener la marea. Al principio no funcionó, ya que la avalancha de tropas de Stalin inundó a los cansados ​​alemanes, que estaban siendo rechazados en todos los puntos a lo largo de un frente de 175 millas de largo. En enero de 1942, los soviéticos capturaron Kursk y estaban a punto de capturar la ciudad de Jarkov, de importancia crítica, que habría atrapado nuevamente a cientos de miles de tropas alemanas.

Podría decirse que el comandante de campo de batalla más eficaz y de pensamiento estratégico de la Wehrmacht fue el mariscal de campo Erich von Manstein. Hitler lo había puesto al mando de las tropas alemanas en un intento de detener la marea del avance ruso. Debido a que el fuhrer todavía estaba conmocionado por la pérdida del Sexto Ejército, Manstein logró que aceptara una retirada táctica alrededor de Jarkov para atrapar a las tropas soviéticas en su lugar.

En feroces combates, Manstein se mantuvo firme sobre dos "hombros" y ordenó una retirada de la lucha por parte de las tropas alemanas en el medio. Los rusos, que habían estado persiguiendo implacablemente a los alemanes durante meses, no reconocieron el peligro y mordieron el anzuelo de Manstein, siguiendo a las tropas en retirada hacia la trampa.

El Cuarto Ejército Panzer luego cerró la brecha y mató o capturó divisiones blindadas soviéticas y un cuerpo de caballería, incluida la destrucción o captura de 615 tanques y otros mil cañones de gran calibre. La victoria alemana había infligido una herida en la ofensiva rusa, y ambos lados se establecieron en una posición estática durante varios meses.

El retraso ofreció a los alemanes la oportunidad de lanzar una gran contraofensiva propia en la que potencialmente cientos de miles de rusos podrían ser aplastados en un bolsillo enorme, casi tan grande como toda Inglaterra, alrededor de Kursk.

Los alemanes sabían que la destrucción del Ejército Rojo ya no era posible, pero ponerlos a tierra hasta el punto en que aceptarían un punto muerto podría serlo. El coronel general Kurt Zeitzler, jefe del Estado Mayor del Ejército, convenció a Hitler para que aprobara el ataque, Operación Ciudadela. Si el ataque se hubiera iniciado en abril de 1943, como prefería Zeitzler, el ataque alemán habría tenido una posibilidad real de éxito. Pero Hitler parpadeó.

Habiendo sufrido la pérdida del Sexto Ejército, dudaba en ordenar otro ataque. Además, creía que la introducción del tanque más nuevo de Alemania, el Panther, inclinaría la ventaja hacia la Wehrmacht. El general alemán F. W. von Mellenthin escribiría más tarde en Batallas Panzer que los Panthers eran demasiado nuevos y muy pocos, y que no marcarían la diferencia. Además, los rusos no tardaron en descubrir qué iban a hacer los alemanes.

"Los rusos reaccionaron a nuestros planes exactamente como se esperaba", escribió von Mellenthin. “Fortificaron sectores probables, construyeron varias líneas de resistencia y convirtieron puntos tácticos importantes en fortalezas en miniatura. El área estaba tachonada de campos minados ... Habían convertido el área en otro Verdún ”.

Sin embargo, resultó que los Panthers que llegaron a Kursk eran muy pocos para marcar la diferencia. Finalmente, Hitler estableció una fecha para comenzar el ataque: 4 de julio. "Día de la Independencia de los Estados Unidos", bromeó von Mellenthin, pero "el principio del fin para Alemania".

La decisión sería catastrófica para el ejército alemán.

Habiendo tenido tres meses completos para prepararse, los soviéticos estaban listos y esperando el ataque. Sin embargo, la Wehrmacht luchó con valentía, crueldad y profesionalismo. Sin embargo, los rusos ya no estaban asombrados por los alemanes, habían ganado una experiencia de combate crítica y tenían la capacidad física y moral para absorber enormes pérdidas mientras continuaban luchando. Hitler, sin embargo, perdió los nervios cuando la lucha se puso dura y tomó la decisión final fatal.

El 10 de julio, Gens. George S. Patton y Bernard Montgomery desembarcaron tropas aliadas en Sicilia, amenazando el flanco sur alemán en Europa. Temiendo que los aliados llevaran a Italia a Alemania, Hitler ordenó el fin de la Operación Ciudadela y el SS Panzer Corps se trasladó a Italia. Fue una orden absurda.

Ya había cientos de miles de tropas alemanas en Italia. Los aliados tardarían años en atravesar las montañas de Italia. Llevaría meses llegar allí, y un cuerpo blindado no haría una diferencia estratégica en Italia. Sin embargo, en medio de la lucha por sus vidas en la Unión Soviética, esa unidad de experiencia podría haber creado al menos el punto muerto que buscaba Zeitzler. En cambio, los alemanes fueron obligados a abandonar la batalla y empujados más hacia atrás.

El recuento final de las pérdidas en cada lado parece haber favorecido a los atacantes: los alemanes perdieron 343 tanques mientras que los rusos sufrieron pérdidas asombrosas: 177,847 hombres, 1,600 vehículos blindados y 460 aviones. Sin embargo, los soviéticos, con la ayuda del poderío industrial estadounidense, demostraron ser capaces de reemplazar todos los tanques y aviones en poco tiempo. Los alemanes, por otro lado, nunca se recuperarían de la pérdida de esos tanques y tripulaciones adiestradas insustituibles.

Si los alemanes hubieran tenido éxito en derribar a los rusos mientras conservaban su fuerza de combate, aún no habrían ganado la guerra, pero podrían haber logrado crear un punto muerto. Pero la vacilación de Hitler al ordenar el ataque dio a los rusos tiempo para prepararse, lo que hizo casi imposible que los alemanes lograran una victoria decisiva. El perder los nervios y poner fin a la batalla en curso, retirando todo un cuerpo Panzer en el proceso, selló la perdición de la batalla y la guerra.


La batalla de tanques en Kursk fue donde la Alemania nazi perdió la Segunda Guerra Mundial

Con el Sexto Ejército alemán destruido en Stalingrado, el gigante soviético se abalanzó hacia el oeste y el suroeste a través del río Donets. Los soviéticos parecían imparables, recuperando la principal ciudad de Jarkov de manos de los alemanes el 14 de febrero de 1943. Sin embargo, el mariscal de campo Erich von Manstein solo estaba esperando que los soviéticos se extendieran demasiado.

Una vez que el blindaje soviético se quedó sin combustible y sin municiones, Manstein desató la respuesta del Grupo de Ejércitos Sur. Nuevas formaciones panzer cortaron los sobresaltados flancos soviéticos, destrozando dos frentes soviéticos (grupos de ejércitos). La brillante contraofensiva de Manstein restauró el frente sur y culminó con un asalto frontal de las SS y una reconquista triunfal de Jarkov.

Mientras tanto, al norte de la campaña de Donets, el Grupo de Ejércitos Centro del mariscal de campo Günther von Kluge mantuvo a raya la ofensiva de invierno soviética ante Orel. Las operaciones en todas partes luego se estancaron hasta paralizarse cuando la primavera rusa descongeló la tierra congelada y la convirtió en barro. El grosor "rasputitsaSe aferraba a las orugas de acero de los tanques, a los neumáticos de los camiones, a los cascos de los caballos cansados ​​ya las botas de los soldados exhaustos.

El frente quedó con un gigantesco saliente soviético, de 150 millas de largo y 100 millas de ancho, abultado alrededor de la ciudad de Kursk entre los dos grupos de ejércitos alemanes. El saliente de Kursk fue, en consecuencia, el objetivo de la última gran ofensiva de verano alemana, que terminó con las legendarias batallas de tanques en los alrededores de Oboian y Prokhorovka.

Al acercarse el tercer verano de la guerra germano-soviética, la maquinaria de guerra del Ejército Rojo se había vuelto más poderosa, mientras que la de los alemanes declinaba proporcionalmente. A pesar de la reciente victoria de Von Manstein en Jarkov, solo los comandantes alemanes de alto rango más fanáticos, junto con Hitler, creían que la Unión Soviética podía ser derrotada de manera decisiva. Sin embargo, todavía estaba en juego un punto muerto, pero solo si los alemanes lograban mantener la iniciativa. Para hacerlo, el coronel general Kurt Zeitzler, jefe del estado mayor general del ejército, propuso eliminar el saliente de Kursk.

En lo que se conoció como Operación Ciudadela, el Noveno Ejército del Grupo de Ejércitos Centro de von Kluge atacaría a Kursk desde el norte mientras su Segundo Ejército defendía la cara occidental del saliente. Al mismo tiempo, el Grupo de Ejércitos Sur de von Manstein atacaría hacia Kursk desde el sur con el Cuarto Ejército Panzer del Coronel General Herman Hoth y el Destacamento de Ejército del General Werner Kempf. Una vez que los dos grupos de ejércitos alemanes se encontraran, los ejércitos soviéticos en el saliente serían rodeados y, en consecuencia, destruidos. El frente oriental se enderezaría, permitiendo que las tropas alemanas fueran transferidas al oeste junto con miles de prisioneros soviéticos para trabajar en las fábricas y granjas del Reich. Tales fueron las recompensas de la victoria, y para lograrlo Zeitzler contó con los nuevos y aclamados tanques Panther y el cazacarros Ferdinand o “Elephant”.

Hitler presentó el plan de Zeitzler a su comandante superior del ejército el 3 y 4 de mayo. VonManstein argumentó que Citadel podría haber funcionado en abril, cuando Hitler firmó por primera vez la orden operativa, pero ahora su "éxito era dudoso". El mariscal de campo Walter Model, comandante del Noveno Ejército, advirtió que el plan era dolorosamente obvio y que los soviéticos ya estaban preparando posiciones defensivas profundas y fuertes.

Von Kluge, a quien le gustaba ganarse el favor de Hitler pero era conocido como un cuidador de cercas, apoyó a Citadel pero argumentó en contra de cualquier otra demora, por lo que si fallaba no se le podía culpar. El coronel general Heinz Guderian, inspector general de tropas blindadas, calificó la idea de "inútil", que seguramente resultará en numerosas bajas de tanques. Además, dejó en claro que las Panteras y los Elefantes no estaban de ninguna manera listos para el combate.

Cuando Wilhem Keitel, el jefe del alto mando de las fuerzas armadas de Hitler, argumentó más tarde a favor del ataque por razones políticas, Guderian respondió: "¿Cuántas personas crees que saben dónde está Kursk?". Hitler admitió que la idea "le dio un vuelco el estómago", pero finalmente no solo se decidió a favor de Citadel, sino que lo retrasó dos meses hasta que los nuevos tanques estuvieran listos.

El historiador Charles Winchester ha señalado acertadamente: "La idea de que una ofensiva que involucre a millones de hombres que luchan en un campo de batalla de la mitad del tamaño de Inglaterra podría ser determinada por unos pocos cientos de nuevos tanques muestra una fe conmovedora en la tecnología".

Los retrasos de Hitler jugaron directamente en manos de los soviéticos. Stalin siguió el consejo del mariscal Georgi K. Zhukov, subcomandante del Ejército Rojo, y del mariscal Alesksandr M. Vasilevsky, jefe del Estado Mayor del Ejército, de posponer una ofensiva soviética hasta que los alemanes se desangraran en las defensas de Kursk. Y esas defensas fueron sobrecogedoras. Medio millón de vagones entraron en el saliente de Kursk, vertiéndose división tras división. Se evacuaron pueblos enteros en las áreas avanzadas. Trescientos mil civiles, en su mayoría mujeres y ancianos, ayudaron a cavar trincheras y construir fortificaciones.El hombro sur del saliente solo contaba con 2.600 millas de trincheras y densidades de mina de 5,000 por milla de frente, diseñadas para canalizar a los panzers hacia el fuego cruzado de las fortalezas antitanques.

El Jefe de Estado Mayor del 48º Cuerpo Panzer, Mayor General Friedrich W. von Mellenthin, conmovedoramente evocó el predicamento alemán: “Los rusos estaban al tanto de lo que se avecinaba y habían convertido el frente de Kursk en otro Verdún. El ejército alemán desperdició todas sus ventajas de tácticas móviles y se encontró con los rusos en un terreno de su propia elección. En lugar de buscar crear condiciones en las que la maniobra fuera posible ... el Mando Supremo Alemán no podía pensar en nada mejor que lanzar nuestras magníficas divisiones panzer contra Kursk, que se había convertido en la fortaleza más fuerte del mundo ". Si esto no fuera suficiente adversidad, los soviéticos tenían el doble de hombres, dos veces y media más armas y morteros, 900 aviones más y 750 tanques más que los alemanes.

Justo antes de la batalla, un soldado de las SS en la oscuridad negra como el carbón fuera de un búnker de comando pensó para sí mismo: “El barro podría frenarnos pero no puede detenernos. Nada lo hará." Alfred Novotny, fusilero de la élite de la División Panzergrenadier de Grossdeutschland, opinaba lo mismo: “Como soldados estábamos totalmente convencidos de que Kursk volvería a dar la vuelta a la guerra, a favor de Alemania. ¡Nosotros, los Fusileros y Granaderos, lo haríamos! " La alta moral se debió en parte al hecho de que los soldados no sabían a qué se enfrentaban. Las tropas estaban “preparadas para soportar cualquier pérdida y llevar a cabo todas las tareas que se les encomiendan”, pero “los rusos son maestros en el arte del camuflaje. Inevitablemente, su fuerza se subestimó considerablemente ”, reflexionó Mellenthin.

Más de 2 millones de hombres, 35.000 cañones, 6.250 tanques y cañones de asalto y 4.900 aviones fueron arrojados entre sí por dos regímenes totalitarios despiadados, cada uno de ellos empeñado en la aniquilación total de su enemigo. El ataque alemán en el sur se inició a las 3 de la tarde del 4 de julio de 1943, seguido 12 horas más tarde por el ataque en el norte. Advertidos del momento exacto del ataque de Model por parte de agentes de inteligencia, los comandantes soviéticos ordenaron a su artillería bombardear las líneas del frente de Model antes de que su propia artillería tuviera la oportunidad de abrirse. Los alemanes respondieron con ataques aéreos y con un breve pero intenso bombardeo.

Los tanques Tiger, los cazacarros Elephant y los batallones de artillería autopropulsada Brummbär del Noveno Ejército abrieron brechas en las defensas soviéticas y masticaron los contraataques del Frente Central Soviético. A través de los huecos se vertieron las divisiones blindadas y de infantería, solo para encontrar otro de los ocho cinturones defensivos hábilmente defendidos.

No solo las defensas soviéticas eran mucho más gruesas de lo previsto, sino que los amados 89 elefantes de Hitler, todos luchando con el Grupo de Ejércitos Centro, no estuvieron a la altura de las expectativas. Aunque sus potentes y largos cañones L / 71 de 88 mm resultaron mortales para los blindados soviéticos, los Elephants de 67 toneladas tenían poca potencia y carecían de una ametralladora para protegerse contra la infantería enemiga. Cuando fueron atacados por unidades antitanques de infantería soviética de combate cuerpo a cuerpo, algunas tripulaciones de Elefantes intentaron defenderse de los soviéticos disparando sus ametralladoras MG-42 a través del cañón principal.

A pesar de las numerosas bajas soviéticas, Zhukov procedió a lanzar una ofensiva en el sector de Orel.

Otra desagradable sorpresa fueron los 12 nuevos SU-152 del Frente Central. La unidad de cañón de asalto de 152 mm del frente eliminó a siete elefantes y 12 unidades de ataque de los Tigres de Model, lo que le valió el apodo. Zveroboyo (cazador de animales). Después de una semana de lucha las veinticuatro horas del día, el agotado Noveno Ejército de Model no estaba ni cerca de irrumpir en el campo abierto, ya que solo había penetrado nueve millas.

Las bajas soviéticas fueron numerosas, pero no impidieron que Zhukov lanzara una ofensiva en el sector Orel en el flanco norte de Model el 11 de julio. A partir de entonces, Model se vio en apuros para contener un avance soviético. Zhukov, que no había logrado destruir el Grupo de Ejércitos Centro en dos ofensivas invernales anteriores, seguía obsesionado con su destrucción. Debería haber prestado más atención al flanco sur del saliente, donde la estocada de Von Manstein logró avances peligrosos.

Alfred Novotny nunca ha olvidado el bombardeo de artillería inicial del 4º Ejército Panzer y el mal tiempo que lo acompañó: “Las primeras horas de la ofensiva de Kursk todavía causan flashbacks 50 años después. A veces creo que todavía puedo oír el increíble ruido fuerte de las armas alemanas ... antiaéreos, artillería, morteros, Stukas y Nebelwerfers. No puedo olvidar la lluvia terrible e interminable, la lluvia y más lluvia. Estábamos totalmente empapados, cargados con el equipo, hasta las rodillas en el barro a nuestro alrededor ".


¿Hay algún relato de soldados subalternos alemanes que sobrevivieron al asedio de Stalingrado y al subsiguiente cautiverio?

Cuando el Sexto Ejército Alemán fue rodeado en Stalingrado, había algo así como 330.000 soldados. Quizás 91,000 sobrevivieron al asedio para rendirse dos meses y medio después, y de estos, alrededor de 5,000 sobrevivieron a la guerra, una tasa de supervivencia de menos del 2%.

Dentro de este grupo, las posibilidades de supervivencia eran muy desiguales, por rango. No me sorprendería que la mayoría, si no todos los 24 generales sobrevivieran, recibieran raciones especiales * durante el asedio y fueran tratados relativamente bien en cautiverio. En menor medida, lo mismo sería cierto para otros oficiales, especialmente coroneles y tenientes coroneles, etc. Incluso los oficiales "no comisionados" tendrían más privilegios y, por lo tanto, más oportunidades de supervivencia que los soldados alistados jóvenes.

Leí sobre la supervivencia y el regreso a casa de un tal Emil Metzger en "Barbarians at the Gates", pero era un segundo teniente. También era un hombre pequeño, aproximadamente del tamaño mínimo para un soldado, lo que significa que sus raciones de comida iban más lejos de lo que lo harían para la mayoría de los demás.

¿Hubo relatos de los soldados alistados ("soldados") de menor rango que sobrevivieron tanto al asedio como al cautiverio, y si es así, cómo? ¿Trabajaron en algún área "estratégica" como el procesamiento de alimentos? ¿Hicieron un trato con sus captores soviéticos?

* Una excepción a la regla fue el Jefe de Estado Mayor, el general Kurt Zeitzler, en Berlín, quien se puso a sí mismo en raciones de soldado de cuatro onzas de pan y cuatro onzas de carne al día durante el asedio, hasta que Hitler notó su pérdida de peso y le ordenó para detener.


Cómo la batalla de Kursk selló la Alemania nazi y el destino # 8217s

En 1939, y nuevamente en 1940, Adolf Hitler ignoró los consejos de sus cautelosos generales y ordenó con decisión planes audaces y creativos para invadir Polonia.

En 1939, y nuevamente en 1940, Adolf Hitler ignoró el consejo de sus cautelosos generales y ordenó con decisión planes audaces y creativos para invadir Polonia y Francia, respectivamente. Hitler se sintió reivindicado, ya que el ejército alemán conquistó ambas naciones en pocas semanas. Sin embargo, en la primavera de 1943, afectado por la aplastante derrota del ejército soviético en Stalingrado, la indecisión y la pérdida de valor de Hitler en la batalla de Kursk condenaron a Alemania a la derrota. Alemania nunca volvería a montar una ofensiva en el este.

Sin embargo, hasta el otoño de 1942, las cosas parecían sombrías para Joseph Stalin, y parecía que nada podría salvar al Ejército Rojo de la aniquilación. Alemania había invadido la URSS en junio de 1941 y, como una máquina imparable, la Wehrmacht alemana aplastó división tras división soviética.

Después de desacelerarse a fines de 1941, Hitler ordenó una ofensiva renovada de dos frentes, con nombre en código "Caso Azul", que comenzaría en junio de 1942: el Grupo de Ejércitos A se movería hacia el sur y tomaría los campos petroleros rusos del Cáucaso, y el Grupo de Ejércitos B se movería hacia Stalingrado.

Después de lograr nuevamente un gran éxito al comienzo de la ofensiva, el Grupo de Ejércitos B llegó a las afueras de Stalingrado en septiembre de 1942 y por primera vez se encontró con una resistencia efectiva de los rusos. El general Anton von Wietersheim, comandante del XIV Cuerpo Panzer, informó al comandante del Sexto Ejército, el general Friedrich Paulus, que no tenía tropas suficientes para capturar Stalingrado, y solicitó una retirada temporal al río Don para reconstruir la fuerza.

Paulus se negó, porque Hitler había prohibido estrictamente cualquier retirada y alivió a Wietersheim. La negativa de Hitler a considerar la retirada eventualmente resultaría en la pérdida de la Wehrmacht en Stalingrado, el sacrificio de casi 250.000 soldados alemanes y permitiría a los rusos lanzar una contraofensiva masiva, llamada Operación Urano.

Habiendo sido desangradas en el crudo invierno en Stalingrado, las tropas alemanas se vieron obligadas a retirarse en masa contra el nuevo ataque del Ejército Rojo.

Tropas soviéticas cruzando el Donets, 1943. Foto del Ejército Rojo.

El Grupo de Ejércitos A fue retirado de su viaje al Cáucaso para intentar detener la marea. Al principio no funcionó, ya que la avalancha de tropas de Stalin inundó a los cansados ​​alemanes, que estaban siendo rechazados en todos los puntos a lo largo de un frente de 175 millas de largo. En enero de 1942, los soviéticos capturaron Kursk y estaban a punto de capturar la ciudad de Jarkov, de importancia crítica, que habría atrapado nuevamente a cientos de miles de tropas alemanas.

Podría decirse que el comandante de campo de batalla más eficaz y de pensamiento estratégico de la Wehrmacht fue el mariscal de campo Erich von Manstein. Hitler lo había puesto al mando de las tropas alemanas en un intento de detener la marea del avance ruso. Debido a que el fuhrer todavía estaba conmocionado por la pérdida del Sexto Ejército, Manstein logró que aceptara una retirada táctica alrededor de Jarkov para atrapar a las tropas soviéticas en su lugar.

En feroces combates, Manstein se mantuvo firme sobre dos "hombros" y ordenó una retirada de la lucha por parte de las tropas alemanas en el medio. Los rusos, que habían estado persiguiendo implacablemente a los alemanes durante meses, no reconocieron el peligro y mordieron el anzuelo de Manstein, siguiendo a las tropas en retirada hacia la trampa.

El Cuarto Ejército Panzer luego cerró la brecha y mató o capturó divisiones blindadas soviéticas y un cuerpo de caballería, incluida la destrucción o captura de 615 tanques y otros mil cañones de gran calibre. La victoria alemana había infligido una herida en la ofensiva rusa, y ambos lados se establecieron en una posición estática durante varios meses.

Tanques Panther alemanes. Foto del archivo federal alemán

El retraso ofreció a los alemanes la oportunidad de lanzar una gran contraofensiva propia en la que potencialmente cientos de miles de rusos podrían ser aplastados en un bolsillo enorme, casi tan grande como toda Inglaterra, alrededor de Kursk.

Los alemanes sabían que la destrucción del Ejército Rojo ya no era posible, pero ponerlos a tierra hasta el punto en que aceptarían un punto muerto podría serlo. El coronel general Kurt Zeitzler, jefe del Estado Mayor del Ejército, convenció a Hitler para que aprobara el ataque, Operación Ciudadela. Si el ataque se hubiera iniciado en abril de 1943, como prefería Zeitzler, el ataque alemán habría tenido una posibilidad real de éxito. Pero Hitler parpadeó.

Habiendo sufrido la pérdida del Sexto Ejército, dudaba en ordenar otro ataque. Además, creía que la introducción del tanque más nuevo de Alemania, el Panther, inclinaría la ventaja hacia la Wehrmacht. El general alemán F. W. von Mellenthin escribiría más tarde en Batallas Panzer que los Panthers eran demasiado nuevos y muy pocos, y que no marcarían la diferencia. Además, los rusos no tardaron en descubrir qué iban a hacer los alemanes.

"Los rusos reaccionaron a nuestros planes exactamente como se esperaba", escribió von Mellenthin. “Fortificaron sectores probables, construyeron varias líneas de resistencia y convirtieron puntos tácticos importantes en fortalezas en miniatura. El área estaba tachonada de campos minados & # 8230 Habían convertido el área en otro Verdún ".

Sin embargo, resultó que los Panthers que llegaron a Kursk eran muy pocos para marcar la diferencia. Finalmente, Hitler estableció una fecha para comenzar el ataque: 4 de julio. "Día de la Independencia de los Estados Unidos", bromeó von Mellenthin, pero "el principio del fin para Alemania".

La decisión sería catastrófica para el ejército alemán.

Habiendo tenido tres meses completos para prepararse, los soviéticos estaban listos y esperando el ataque. Sin embargo, la Wehrmacht luchó con valentía, crueldad y profesionalismo. Sin embargo, los rusos ya no estaban asombrados por los alemanes, habían ganado una experiencia de combate crítica y tenían la capacidad física y moral para absorber enormes pérdidas mientras continuaban luchando. Hitler, sin embargo, perdió los nervios cuando la lucha se puso dura y tomó la decisión final fatal.

Cañones autopropulsados ​​alemanes, 1943. Foto del Archivo Federal Alemán

El 10 de julio, Gens. George S. Patton y Bernard Montgomery desembarcaron tropas aliadas en Sicilia, amenazando el flanco sur alemán en Europa. Temiendo que los aliados llevaran a Italia a Alemania, Hitler ordenó el fin de la Operación Ciudadela y el SS Panzer Corps se trasladó a Italia. Fue una orden absurda.

Ya había cientos de miles de tropas alemanas en Italia. Los aliados tardarían años en atravesar las montañas de Italia. Llevaría meses llegar allí, y un cuerpo blindado no haría una diferencia estratégica en Italia. Sin embargo, en medio de la lucha por sus vidas en la Unión Soviética, esa unidad de experiencia podría haber creado al menos el punto muerto que buscaba Zeitzler. En cambio, los alemanes fueron obligados a abandonar la batalla y empujados más hacia atrás.

El recuento final de las pérdidas en cada lado parece haber favorecido a los atacantes: los alemanes perdieron 343 tanques mientras que los rusos sufrieron pérdidas asombrosas: 177.847 hombres, 1.600 vehículos blindados y 460 aviones. Sin embargo, los soviéticos, con la ayuda del poderío industrial estadounidense, demostraron ser capaces de reemplazar todos los tanques y aviones en poco tiempo. Los alemanes, por otro lado, nunca se recuperarían de la pérdida de esos tanques y tripulaciones adiestradas insustituibles.

Si los alemanes hubieran tenido éxito en derribar a los rusos mientras conservaban su fuerza de combate, aún no habrían ganado la guerra, pero podrían haber logrado crear un punto muerto. Pero la vacilación de Hitler al ordenar el ataque dio a los rusos tiempo para prepararse, lo que hizo casi imposible que los alemanes lograran una victoria decisiva. El perder los nervios y poner fin a la batalla en curso, retirando todo un cuerpo Panzer en el proceso, selló la perdición de la batalla y la guerra.

Nunca más la Wehrmacht montaría una gran ofensiva en el este.

Este artículo apareció originalmente en El interés nacional.


RIELPOLITIK

& # 8220 & # 8230 Las autoridades militares estadounidenses también han advertido que la costa este de Estados Unidos podría ser el área elegida para un ataque a ciegas por algún tipo de bomba voladora. Se llamaba V-3 alemán. Para ser específicos, este dispositivo se basa en el principio de la explosión de los núcleos de los átomos en el hidrógeno pesado derivado del agua pesada & # 8221:

(Fue una bomba atómica nazi utilizada en 1943 contra las tropas rusas en Kursk)
En el invierno y la primavera de 1943, después de su terrible derrota en Stalingrado, claramente superados en número y perdiendo la iniciativa en el frente oriental, Hitler y el Alto Mando alemán se preguntaban qué hacer a continuación, en el verano de 1943.

La situación era mala no solo en el frente de guerra.

Mientras que la producción de tanques rusos aumentó a niveles increíbles, la obsesión alemana por nuevas súper armas complejas, como los tanques Panther y Tiger avanzados pero inmaduros, redujo en gran medida la producción de tanques alemanes.

El general Guderian, el mejor experto en armaduras y comandante alemán, dijo:

Por interesantes que fueran estos diseños, el resultado práctico fue solo una producción reducida del Panzer 4, nuestro único tanque eficiente en ese momento, a un nivel muy modesto & # 8230

Poco antes de la batalla de Kursk, Guderian agregó, sobre el Panther y sus tripulaciones:

Simplemente, todavía no están listos para el frente.

A principios de 1943, los alemanes estaban a punto de destruir sus propias tasas de producción de tanques al terminar la producción de Panzer 4 a cambio de una producción de solo 25 nuevos Tigres por mes, pero en un momento dado, Hitler le dio el control de la producción de tanques a Guderian, quien detuvo esta idea. .

El plan alemán

El debate en el Alto Mando alemán sobre qué hacer en el verano de 1943 fue entre dos opciones, la opción realista y la opción entusiasta-optimista:
La opción realista, apoyada por Guderian y Manstein, los mejores comandantes de campo alemanes, y por otros, sugería compensar la gran ventaja numérica rusa utilizando plenamente la superioridad de los comandantes y soldados alemanes en tácticas, mando y combate, mediante un estrategia de defensa móvil dinámica que causaría grandes pérdidas a los rusos en una serie de enfrentamientos locales. El objetivo realista era detener y retrasar a los rusos, ya que ya no se podía lograr una victoria decisiva.
La opción entusiasta-optimista, propuesta por el general Zeitzler, jefe de estado mayor del ejército alemán, sugería concentrar casi todos los tanques alemanes, y otras fuerzas, en una gran batalla decisiva contra una gran parte de los blindados rusos, con el fin de destruirlos. y al hacerlo, con suerte, recuperar la iniciativa. El lugar más adecuado para tal batalla, como propuso Zeitzler, era el saliente de Kursk, una amplia región alrededor de la ciudad de Kursk, a mitad de camino entre Moscú y el mar negro, donde los alemanes rodearon a los rusos por tres lados. Era obvio que los rusos mantendrían una gran fuerza de tanques allí, y el plan era rodearlos en un movimiento de pinza al estilo Blitzkrieg clásico de tanques alemanes desde el norte y el sur y destruirlos. El plan de Zeitzler # 8217 se llamaba Operación Ciudadela.
Cuando Hitler discutió las dos opciones con sus generales el 4 de mayo, exactamente dos meses antes de que comenzara el ataque alemán, quedó claro que cada una de las dos opciones tenía un problema importante.

El principal problema con el plan de Zeitzler & # 8217 para atacar el saliente de Kursk, fue que las fotos aéreas revelaron claramente que los rusos estaban construyendo fortificaciones densas y profundas allí para contrarrestar tal ataque, y que muchos tanques rusos se movieron más profundamente detrás de la línea del frente. . En lugar de un campo de batalla abierto Blitzkrieg, iba a ser una carga directa sobre densas defensas antitanques. El general von Mellenthin advirtió que un ataque tan directo será un & # 8220Totenritt & # 8221, un viaje a la muerte, para los tanques alemanes. En respuesta a las preocupaciones de Guderian, el propio Hitler admitió que cada vez que piensa en este ataque planeado, se le revuelven las tripas.

El principal problema con la opción de Guderian era que carecía del encanto, el entusiasmo y la esperanza optimista de un cambio importante en la guerra que tenía el plan de Zeitzler. Así que el entusiasta Hitler se decidió a favor del plan de Zeitzler y calmó sus preocupaciones ordenando retrasar el ataque por un tiempo para incorporar más de los nuevos tanques y cazacarros alemanes avanzados en él. La fecha se fijó para el 4 de julio de 1943.

Una vez que se dio la orden, los alemanes se prepararon lo mejor que pudieron.Toda la región fue fotografiada desde arriba, los comandantes alemanes visitaron la línea del frente para observar sus rutas previstas, y los alemanes concentraron todas las fuerzas disponibles en dos ejércitos, al norte y al sur del saliente de Kursk, dejando fuerzas mínimas a lo largo del resto del largo camino ruso. parte delantera.
La fuerza alemana incluía un total de 50 divisiones, incluidas 17 divisiones blindadas y mecanizadas. Estos incluían las divisiones alemanas más poderosas y mejor equipadas, como la división Gross Deutschland (Gran Alemania) y las divisiones de tanques de las Waffen-SS Leibstandarte (guardaespaldas de Hitler y # 8217), Totenkopf (cráneo de la muerte) y Das Reich (El Reich). Los alemanes concentraron toda su nueva armadura, los tanques Tiger y Panther, y los nuevos y poderosos cazacarros Elefant, que tenían una armadura frontal más gruesa que la de un acorazado y la armadura # 8217. También concentraron todas las unidades aéreas y la artillería disponibles y, a pesar de los problemas del plan alemán, era una fuerza blindada móvil concentrada formidable con un gran potencial ofensivo.

Gracias a su red de espionaje & # 8220Lucy & # 8221, que operaba fuentes de alto rango en Alemania a través de Suiza, los rusos no solo esperaban el ataque alemán, lo sabían todo. Recibieron todos los detalles del plan alemán, y la inteligencia militar rusa pudo verificar la mayoría de los detalles en el frente para asegurarse de que la información fuera real, no desinformativa.

Los rusos prepararon ocho líneas de defensa una detrás de la otra, y también colocaron toda su reserva móvil estratégica al este del saliente de Kursk, en caso de que los alemanes penetraran a través de todas estas líneas de defensa, lo que de hecho sucedió.

El plan ruso era simple. Primero, dejarán que los alemanes ataquen según lo planeado directamente en su serie de líneas de defensa muy densas, y después de que los blindados alemanes sean aplastados allí, el ejército ruso comenzará su ataque estratégico al norte y al sur del saliente de Kursk y empujará a los alemanes hacia el oeste. a lo largo de una amplia parte del frente.

La defensa rusa no tenía precedentes en su densidad. Un total de 1.300.000 soldados rusos con 3600 tanques, 20.000 cañones, incluidos 6000 cañones antitanques de 76 mm, y 2400 aviones se concentraron en el saliente de Kursk y sus alrededores. Era aproximadamente una quinta parte del personal militar ruso, más de un tercio de los tanques y más de 1/4 de la aeronave. Colocaron 3400 minas por cada kilómetro de frente, la mitad de ellas minas antitanque, y más de 300.000 civiles cavaron miles de kilómetros de trincheras antitanques y otras fortificaciones. Las líneas rusas estaban llenas de numerosos cañones antitanques organizados en grupos de hasta 10, cada grupo comandado por un oficial y disparando al mismo objetivo. El camuflaje ruso era excelente, los alemanes dijeron que hasta que fueran alcanzados por ellos, no podían identificar ni los campos de minas rusos ni sus posiciones de cañones antitanques. Para evitar obligar a los alemanes a desviarse de su plan conocido, los ataques aéreos rusos se retrasaron hasta que los tanques alemanes ya se movieron hacia la trampa. Los rusos estaban tan preparados como podían.

La batalla de Kursk

El ataque alemán finalmente comenzó, en la tarde del 4 de julio de 1943, como estaba planeado. Las puntas de lanza blindadas alemanas, lideradas por los tigres y elefantes más blindados y poderosos, avanzaron en los campos de trigo hacia las líneas rusas. Luego vino una ola tras otra de ataques de aviones antitanques por ambos lados, los Stukas alemanes atacaron excavados en los tanques rusos y los Sturmoviks rusos atacaron los tanques alemanes. Los combatientes de ambos bandos se involucran en combates aéreos sobre el campo de batalla, y cada bando & # 8217s también dispara artillería pesada masiva. Los tanques alemanes que avanzaban sufrieron pérdidas cada vez mayores debido a las densas defensas antitanques rusas, pero siguieron adelante. Una vez que los tanques pesados ​​alemanes alcanzaron las líneas de defensa rusas, finalmente pudieron ser alcanzados y destruidos desde sus costados, donde no estaban tan blindados como desde el frente. A este corto alcance, también perdieron su superioridad en el disparo de largo alcance con sus poderosos cañones.

En el norte, el ataque alemán avanzó solo 10 km hacia las líneas rusas en dos días y fue detenido, después de perder unos 25.000 soldados y 200 tanques, pero los combates continuaron. En el sur, donde tenían fuerzas más fuertes, los alemanes enviaron todas sus reservas hacia adelante y siguieron adelante a pesar de las pérdidas. El 12 de julio, después de una semana de intensos combates con numerosas bajas en ambos bandos, el general Hoth, el comandante alemán en el lado sur del saliente de Kursk, decidió concentrar todos sus tanques restantes, unos 600, y seguir adelante con todos sus concentrados. fuerza más profundo, más allá de la última línea de defensa rusa restante, y en un área más adecuada para la guerra de tanques cerca de la pequeña aldea Prokhorovka.

No sabía que en este punto de la batalla, el Alto Mando ruso ya predijo este desarrollo, y dado que el avance alemán en el norte se detuvo, ahora podían enviar de forma segura su reserva de blindados para enfrentarse a los tanques alemanes que avanzaban en el sur. . Los rusos ordenaron a todo su quinto ejército de tanques de la Guardia, que hasta el momento no había participado en la batalla, que se apresurara a la máxima velocidad desde su posición al este de Kursk para encontrarse con los tanques alemanes que avanzaban cerca de Prokhorovka.

Debido a la muy mala visibilidad, con humo espeso y polvo, cuando los tanques rusos se encontraron con los alemanes a la mañana siguiente, no dejaron de avanzar hasta que estuvieron por todas partes y entre ellos, por lo que unos 1500 tanques alemanes y rusos lucharon en un feroz batalla de distancias de disparo muy cortas en la que los alemanes no pudieron explotar su superioridad tecnológica en combates de mayor alcance. Los alemanes perdieron más de la mitad de sus tanques restantes en este gran enfrentamiento que duró ocho horas, y los rusos perdieron un mayor número. La batalla estaba decidida. Al día siguiente, Hitler ordenó detener la Operación Ciudadela y los rusos comenzaron su contraataque al norte de Kursk.

Después de la batalla

El campo de batalla en Kursk estaba lleno de cientos de tanques quemados y aviones estrellados, y tantos soldados muertos. La diferencia fue que mientras los rusos sufrieron grandes pérdidas pero pudieron continuar según lo planeado y pasar de la defensa a un gran contraataque en un frente amplio, el ejército alemán en el Este simplemente perdió el núcleo de su fuerza restante.

En el verano de 1941, el ejército alemán atacó Rusia y fue detenido solo cerca de Moscú.

En el verano de 1942, el ejército alemán atacó en el sur de Rusia y alcanzó el río Volga en Stalingrado antes de que fuera detenido, y perdió la iniciativa estratégica ante el ejército ruso en recuperación.

En el verano de 1943, en la batalla de Kursk, el ejército alemán, mucho más débil, se rompió el puño y perdió sus mejores unidades restantes en su intento de recuperar la iniciativa en un último gran ataque, para el cual los rusos estaban completamente preparados.

Después de la batalla de Kursk, la guerra en el frente oriental fue un largo avance ruso, en el que el ejército ruso regresó a todo el territorio que perdió ante los alemanes, conquistó toda Europa del Este y llegó hasta Alemania y Berlín. y ganó la guerra. Los alemanes ya no pudieron atacar o detener el avance ruso, y simplemente fueron rechazados en una larga retirada.

Los contenidos en su totalidad, con las rupturas originales donde ocurrieron en el texto para su transmisión:

Esta bomba es revolucionaria en sus resultados y trastornará por completo todos los preceptos ordinarios de la guerra establecidos hasta ahora. Les envío, en un grupo, todos esos informes sobre lo que se llama la bomba desintegradora de átomos:

Es un hecho que en junio de 1943 el ejército alemán probó un tipo de arma completamente nuevo contra los rusos en un lugar a 150 kilómetros al sureste de Kursk. Aunque fue todo el 19º Regimiento de Infantería de los rusos el que fue atacado, solo unas pocas bombas (cada ronda de hasta 5 kilogramos) fueron suficientes para aniquilarlos por completo hasta el último hombre.

Lo siguiente es según una declaración del Teniente Coronel UE (?) I KENJI, asesor del agregado en Hungría y anteriormente (¿de servicio?) En este país, quien por casualidad vio la escena real inmediatamente después de que ocurriera lo anterior:

& # 8220Todos los hombres y los caballos (dentro del área de?) La explosión de los proyectiles estaban carbonizados e incluso sus municiones habían sido detonadas & # 8221

Además, es un hecho que el mismo tipo de material de guerra también se probó en Crimea. En ese momento, los rusos afirmaron que se trataba de gas venenoso y protestaron que si Alemania volviera a utilizarlo, Rusia también utilizaría gas venenoso.

También está el hecho de que recientemente en Londres & # 8211 en el período comprendido entre octubre y el 15 de noviembre & # 8211 la pérdida de vidas y el daño a edificios comerciales a través de incendios de origen desconocido fue grande. Está claro, a juzgar especialmente por los artículos sobre una nueva arma de este tipo, que han aparecido de vez en cuando recientemente en revistas británicas y estadounidenses & # 8211, que incluso nuestro enemigo ya ha comenzado a estudiar este tipo.

Para generalizar sobre la base de todos estos informes: estoy convencido de que el avance técnico más importante en la actual gran guerra está en la realización de la bomba desintegradora de átomos. Por lo tanto, las autoridades centrales están planeando, a través de la investigación de este tipo de armas, acelerar el proceso de hacerlas prácticas. Y por mi parte, estoy convencido de la necesidad de tomar medidas urgentes para lograr este fin.

Los siguientes son los hechos que he aprendido con respecto a sus datos técnicos:

Recientemente, las autoridades británicas advirtieron a su gente de la posibilidad de que pudieran sufrir ataques de bombas desintegradoras de átomos alemanas. Las autoridades militares estadounidenses también han advertido que la costa este de Estados Unidos podría ser el área elegida para un ataque a ciegas por algún tipo de bomba voladora. Se llamaba V-3 alemán. En concreto, este dispositivo se basa en el principio de la explosión de los núcleos de los átomos en el hidrógeno pesado derivado del agua pesada. (Alemania tiene una gran planta (¿para esto?) En las cercanías de Rjukan, Noruega, que de vez en cuando ha sido bombardeada por aviones ingleses).

Naturalmente, ha habido muchos ejemplos incluso antes de esto de intentos exitosos de destruir átomos individuales. Sin embargo, en lo que respecta a la demostración de resultados prácticos, parece que no pudieron dividir un gran número de átomos en un solo grupo. Es decir, requieren para la división de cada átomo una fuerza que desintegrará la órbita de los electrones.

Por otro lado, el material que están usando los alemanes tiene, aparentemente, una gravedad específica mucho mayor que cualquier cosa usada hasta ahora. En este sentido, se han hecho alusiones a SIRIUS y a las estrellas del grupo & # 8220White Dwarf & # 8221. (Su gravedad específica es (¿6?) 1 mil y el peso de una pulgada cúbica es de 1 tonelada).

En general, los átomos no se pueden comprimir en la densidad nuclear. Sin embargo, las terribles presiones y temperaturas extremas en las & # 8220White Dwarfs & # 8221 provocan la explosión de los átomos y A-GENSHI HAKAI DAN. Es decir, una bomba que deriva su fuerza de la liberación de energía atómica.

Además, hay radiaciones desde el exterior de estas estrellas compuestas por lo que queda de los átomos que son solo los núcleos, muy pequeños en volumen.

Según los informes de los periódicos ingleses, el dispositivo alemán de división de átomos es el desintegrador NEUMAN. Se dirige una enorme energía hacia la parte central del átomo y esto genera una presión atómica de varias toneladas de miles de toneladas (sic) por pulgada cuadrada. Este dispositivo puede dividir los átomos relativamente inestables de elementos como el uranio. Además, crea un depósito de energía atómica explosiva.

El final de esta increíble intercepción luego dice:

Inter 12 dic 44 (1,2) Japanese Rec & # 8217d 12 dic 44 Trans 14 dic 44 (3020-B), aparentemente referencias a cuando el mensaje fue interceptado por la inteligencia estadounidense, su idioma original (japonés), cuando se recibió el mensaje , cuándo fue traducido (12 de diciembre de 1944), y por quién (3020-B).

Edgar Mayer y Thomas Mehner, Hitler und die Bombe (Rottenburg: Kopp Verlag, 2002), citando & # 8220 Estocolmo a Tokio, No. 232.9 de diciembre de 1944 (Departamento de Guerra), Archivos Nacionales, RG 457, SRA 14628-32, desclasificado el 1 de octubre de 1978.

La fecha de este documento dos días antes del comienzo de la Batalla de las Ardenas debe haber hecho sonar las alarmas en las oficinas del personal de Inteligencia Aliada durante y después de la guerra. Si bien es evidente que el agregado japonés en Estocolmo parece estar algo confundido acerca de la naturaleza de la fisión nuclear, en el documento se destacan varias cosas sorprendentes:

(1) Los alemanes, según el informe, estaban usando armas de destrucción masiva de algún tipo en el frente oriental, pero aparentemente, por alguna razón, se abstuvieron de usarlas en los aliados occidentales.

(a) Las áreas específicamente mencionadas fueron Kursk, en la ubicación aproximada de la pinza sur de la ofensiva alemana, que tuvo lugar en julio, y no en junio, de 1943, y la península de Crimea.

(b) El tiempo mencionado fue 1943, aunque dado que la única acción importante que ocurrió en Crimea fue en 1942 con el bombardeo masivo de artillería alemana, también se debe concluir que el período de tiempo se remonta a 1942.

En esta coyuntura, vale la pena detenerse a considerar brevemente el asedio alemán de la fortaleza rusa de Sebastopol, escenario del bombardeo de artillería más colosal de la guerra, ya que incide directamente en la interpretación de esta intercepción.

El asedio fue dirigido por el coronel general (más tarde mariscal de campo) Erich von Manstein & # 8217s 11 ° ejército. Von Manstein reunió 1300 piezas de artillería - # 8211 la mayor concentración de artillería pesada y superpesada desplegada por cualquier Potencia durante la guerra & # 8211 y golpeó Sebastopol con este poderoso arsenal veinticuatro horas al día durante cinco arcillas. No se trataba de piezas de campo pesadas ordinarias.

Dos regimientos de mortero & # 8211 el 1er Regimiento de Mortero Pesado y el 70o Regimiento de Mortero & # 8211, así como el 1er y 4to Batallón de Mortero, se habían concentrado frente a la fortaleza bajo el mando especial del Coronel Nieman & # 8211 en total 21 baterías con 576 barriles, incluidas las baterías del 1er regimiento de mortero pesado con proyectiles de petróleo de 11 y 12 1/2 pulgadas de alto explosivo e incendiario & # 8230

Incluso estos monstruos no fueron las piezas más grandes desplegadas en Sebastopol. Varios de los cañones Krupp de 16 1/2 pulgadas & # 8220Big Bertha & # 8221 y sus viejos homólogos austríacos de Skoda se concentraron contra las posiciones rusas, junto con los morteros aún más colosales & # 8220Karl & # 8221 y & # 8220Thor & # 8221, gigantescos Morteros propulsados ​​de 24 pulgadas que disparaban proyectiles que pesaban más de dos toneladas.

Pero incluso & # 8220Karl & # 8221 no fue la última palabra en artillería. Esa última palabra estaba estacionada en Bakhchisary, en el & # 8220Palace of Gardens & # 8221 de la antigua residencia de los Tartar Khans, y se llamaba & # 8220Dora, & # 8221 u ocasionalmente & # 8220Heavy Gustav & # 8221. arma de la última guerra. Su calibre era de 31 1/2 pulgadas. Se necesitaron sesenta vagones de ferrocarril para transportar las partes del monstruo. Su cañón de 107 pies expulsó proyectiles de alto explosivo de 4800 kg -es decir, casi cinco toneladas- en una distancia de 29 millas. O podría lanzar misiles perforadores de blindaje aún más pesados, con un peso de siete toneladas, a objetivos a casi 24 millas de distancia. El misil junto con su cartucho medía casi veintiséis pies de largo. Erigir eso sería aproximadamente (la) altura de una casa de dos pisos & # 8230.

Estos datos son suficientes para mostrar que aquí el arma convencional se había ampliado a una escala gigantesca, casi superdimensional, de hecho, hasta un punto en el que uno podría cuestionar el rendimiento económico obtenido de tal arma. Sin embargo, una sola ronda de & # 8220Dora & # 8221 destruyó un depósito de municiones en la bahía de Severnaya en Sebastopol, aunque estaba situado a 100 pies bajo tierra.

Tan horrendo fue el bombardeo de esta artillería pesada y superpesada en masa que el Estado Mayor alemán estimó que más de 500 rondas cayeron sobre posiciones rusas por segundo durante los cinco días de artillería y bombardeo aéreo, un gasto masivo de municiones. La lluvia de acero sobre las posiciones rusas pulverizó la moral rusa y, a menudo, fue tan atronadora que los tímpanos estallaron. Al final de la batalla, la ciudad y los alrededores de Sebastopol quedaron en ruinas, dos ejércitos soviéticos completos fueron destruidos y se tomaron más de 90.000 prisioneros.

Paul Carrell, Hitler se mueve hacia el este, 1941-1943 (Libros Ballantine, 1971)
¿Por qué son importantes estos detalles? Primero, tenga en cuenta la referencia a & # 8220 proyectiles de petróleo incendiario. & # 8221 Estos proyectiles son la indicación de que los alemanes desplegaron armas inusuales en Sebastopol y se entregaron a través de piezas de artillería convencionales & # 8211 aunque bastante grandes & # 8211. El ejército alemán poseía tales proyectiles y los desplegó con frecuencia y con no poca efectividad en el frente oriental.

Pero, ¿podría haber existido un arma aún más temible? De hecho, los alemanes desarrollaron una versión temprana de una moderna bomba & # 8220fuel-air & # 8221, un explosivo convencional con el poder explosivo de un arma nuclear táctica. Dado el gran peso de tales proyectiles y la falta alemana de aviones de carga pesada suficientes para lanzarlos, es posible, si no probable, que se haya utilizado artillería súper pesada para desplegarlos. Esto también explicaría otra curiosidad en la declaración del agregado militar japonés: los alemanes aparentemente no desplegaron armas de destrucción masiva contra ciudades, sino solo contra objetivos militares que habrían estado dentro del alcance de tales armas.

Para reanudar el análisis de la declaración japonesa:

(2) Los alemanes pueden haber estado persiguiendo seriamente la bomba de hidrógeno, ya que las reacciones de los núcleos de los átomos de agua pesada -que contienen deuterio y tritio- son esenciales en las reacciones de fusión termonuclear, un punto destacado por el delegado japonés (aunque confunde estas reacciones con reacciones de fisión de bombas atómicas)

(3) Las enormes temperaturas de las bombas atómicas se utilizan como detonadores en las bombas de hidrógeno convencionales.

(4) En su desesperación, los rusos apelan a haber estado dispuestos a recurrir al uso de gas venenoso contra los alemanes si no & # 8220 cesan y desisten & # 8221

(5) Los rusos creen que las armas fueron & # 8220 gas venenoso & # 8221 de algún tipo, ya sea una historia de portada publicada por los rusos, o el resultado de informes de campo hechos por soldados rusos que ignoraban el tipo de arma. desplegado contra ellos [El detalle de & # 8220 cuerpos carbonizados & # 8221 y munición explotada ciertamente apunta a armamento no convencional. Un dispositivo de combustible-aire al menos explicaría la carbonización. El tremendo calor producido por tal bomba también podría detonar municiones.Del mismo modo, las quemaduras radiactivas con sus característicos efectos de ampollas bien podrían haber sido malinterpretadas por los soldados y oficiales de campaña rusos, que probablemente no estarían familiarizados con la energía nuclear, como los efectos del gas venenoso]

y finalmente, y de la manera más sensacionalista,

(6) Según el cable japonés, los alemanes parecían haber adquirido su conocimiento especializado a través de alguna conexión con el sistema estelar de Sirio y ese conocimiento involucraba alguna forma exótica de materia muy densa, una afirmación que pone a prueba la credulidad incluso hoy.

Es este último punto el que dirige nuestra atención a los recovecos más fantásticos y arcanos de la investigación de armas secretas alemanas en tiempos de guerra, porque si la acusación tiene incluso una base parcial en la verdad, entonces indica que, en algún nivel altamente secreto, la física y lo esotérico. , estaban siendo perseguidos por el régimen nazi de formas muy extraordinarias. [Para cualquiera que esté familiarizado con la gran cantidad de material sobre investigación alternativa en el complejo de Giza en Egipto, la referencia a Sirio evocará inmediatamente imágenes de la religión egipcia, su preocupación por la muerte, el mito de Osiris y el sistema estelar de Sirio].

En este sentido, es importante señalar que la densidad extrema del material descrito por el enviado japonés no se parece tanto a una construcción de la física teórica moderna de posguerra llamada & # 8220materia oscura & # 8221. Con toda probabilidad, su informe sobrestima en gran medida la masa de este material & # 8211 si es que existió & # 8211, pero no obstante es crucial observar que es material mucho más allá de la densidad ordinaria de la materia.


Stalingrado: desastre en el Volga

Madonna de Stalingrado: Dibujada por un capellán y médico alemán, la pieza fue sacada de la ciudad por uno de los últimos oficiales en salir. Ahora se muestra en el Kaiser Wilhelm Memorial.Iglesia en Berlín

El domingo 31 de enero marca la rendición de los restos del 6º ejército alemán a los soviéticos en Stalingrado. El tema central de este artículo es cómo los alemanes y rusos lucharon contra la campaña de Stalingrado. En particular, es un análisis de la forma en que los gobiernos y los militares de la Alemania nazi y la Unión Soviética planificaron y ejecutaron la estrategia durante el curso de la campaña ajustada a la situación y cómo terminó la campaña. También es un recordatorio del precio que pueden pagar los soldados corrientes cuando un país los obliga a la guerra. Concluyo con una posible aplicación moderna para Estados Unidos y la OTAN en Afganistán.

Stalingrado: objetivo primario o secundario

Los errores comenzaron temprano en la planificación y realización de la operación.

Tras la ofensiva de invierno soviética y el casi desastre frente a Moscú, el Alto Mando alemán se enfrentó a la decisión estratégica de qué hacer en la campaña de 1942. Se consideraron varias opciones y se decidió apoderarse de los campos petrolíferos del Cáucaso y capturar o neutralizar la ciudad de Stalingrado en el Volga. Sin embargo, el Alto Mando estaba dividido sobre el objetivo real de la campaña.

El OKH, bajo la dirección del general Halder, asumió que Stalingrado era el objetivo y que el avance hacia el Cáucaso era un esfuerzo de bloqueo. [I] Hitler y el OKW planearon capturar los campos petroleros del Cáucaso y capturar o neutralizar Stalingrado para asegurar el flanco izquierdo. [Ii] ] Tanto el OKH como el OKW consideraron que Stalingrado era significativo, pero "los comandantes alemanes inicialmente lo consideraron como una estación de pesaje en ruta a los campos petrolíferos del Cáucaso". [Iii] El conflicto se hizo eco de la ambigüedad de la Directiva núm. región petrolera del Cáucaso en el preámbulo sobre el objetivo general de la campaña, pero no se menciona esto en el plan principal de operaciones ". [iv] En la conferencia de planificación celebrada en el Grupo de Ejércitos Sur a principios de junio" Hitler apenas mencionó Stalingrado. En lo que respecta a sus generales, era poco más que un nombre en el mapa. Su obsesión eran los campos petrolíferos del Cáucaso ". [V] Manstein señaló que" los objetivos estratégicos de Hitler se regían principalmente por las necesidades de su economía de guerra ... "[vi] Anthony Beevor señala que en esta etapa de planificación" el único el interés en Stalingrado era eliminar las fábricas de armamento y asegurar una posición en el Volga. La captura de la ciudad no se consideró necesaria ”. [Vii] Los planificadores alemanes“ esperaban que los soviéticos volvieran a aceptar una batalla decisiva para defender estas regiones ”. [Viii]

En Moscú, Stalin y sus generales intentaron adivinar la dirección de la inminente ofensiva alemana. "Stalin estaba convencido de que Moscú seguía siendo el principal objetivo alemán ... La mayoría de las reservas estratégicas del Ejército Rojo ... por lo tanto, se mantenían en la región de Moscú". [Ix] Para interrumpir la ofensiva alemana e intentar recuperar Jarkov, el Ejército Rojo lanzó tres ofensivas fuerzas bajo la dirección de Stavka. El mayor de ellos en Jarkov fue derrotado entre el 12 y el 22 de mayo con la pérdida de la mayor parte de las armaduras en el sur de Rusia. Esto, junto con una derrota igualmente desastrosa de las fuerzas del Ejército Rojo en Crimea por parte del 11º Ejército de Von Manstein, significó que el Ejército Rojo enfrentaría a los alemanes en una condición severamente debilitada. [X]

Operación Blau: movimientos de apertura y objetivos divergentes

Panzers cruzan el Don

La ofensiva alemana comenzó el 28 de junio bajo el mando del mariscal de campo von Bock. El mando de Bock incluía dos grupos de ejércitos separados, el Grupo de ejércitos B al mando del general Von Weichs con el 2º Ejército, el 6º Ejército y el 4º Ejército Panzer operados en la parte norte del área operativa. El Grupo de Ejércitos A estaba al sur con el 17º Ejército y el 1º Ejército Panzer. [Xi] El Grupo de Ejércitos B proporcionó el esfuerzo principal y rápidamente aplastó a los ejércitos soviéticos defensores y para el 20º Hitler creyó que "el ruso está acabado". [xii] Una de las razones del éxito alemán en el sur fue que hasta el 7 de julio Stalin creía que Moscú seguía siendo el objetivo principal. [xiii] Hitler impidió que Bock destruyera las formaciones soviéticas dejadas atrás y Hitler lo relevó del mando. Fue reemplazado por Von Weichs, lo que creó un difícil problema de comando y control. Manstein señaló que esto creó un "grotesca cadena de mando en el ala sur de Alemania ”con el resultado de que el Grupo de Ejércitos A no tenía“ ningún comandante propio ”y el Grupo de Ejércitos B tenía“ no menos de siete ejércitos bajo mando, incluidos cuatro aliados ”. [xiv]

T-34 soviéticos destruidos

Esta decisión resultó fatídica. Hitler decidió redirigir el avance del 4º Ejército Panzer para apoyar un paso temprano por el bajo Don, desviándolo de su avance hacia Stalingrado. Además, los grupos de ejércitos se independizaron entre sí cuando Bock fue relevado del mando. Se les “asignaron objetivos independientes y divergentes” en los términos de la Directiva nº 45. [xv] Esta combinación de eventos tendría un impacto decisivo en la campaña. La decisión impidió una rápida toma de Stalingrado por el 4º Ejército Panzer seguida de una entrega al 6º Ejército para establecer el “bloque” como se describe en la Directiva No.41. Kleist señaló que no necesitaba la ayuda del 4º Ejército Panzer para lograr sus objetivos y que podría haber "tomado Stalingrado sin luchar a fines de julio ..." [xvi]

Mariscal de campo Von Paulus

El resultado fue condenatorio. El apoyo aéreo y el combustible que necesitaba el Grupo de Ejércitos A fue transferido al 6º Ejército, despojando al Grupo de Ejércitos A de los recursos que necesitaba para concluir su conquista del Cáucaso. [Xvii] Al mismo tiempo, negó al Grupo de Ejércitos B del Ejército Panzer. que podría apoderarse de Stalingrado cuando aún fuera posible. Beevor califica la decisión de Hitler de un compromiso desastroso. [Xviii] Halder creía que la decisión subestimaba al enemigo y era "a la vez ridícula y peligrosa". [Xix]

Centrarse en Stalingrado

Batallón Sturmgeschutz avanzando hacia Stalingrado

El 22 de julio, cuando la Wehrmacht se quedó sin combustible y divisiones para comprometerse con el Cáucaso, y el 6º Ejército luchó por el control de Voronezh, los soviéticos crearon el Frente de Stalingrado. Stavka movió una División de la NKVD a la ciudad, [xx] y rápidamente llenó el nuevo frente con formaciones transferidas desde el Frente de Moscú. [xxi] Stalin emitió Stavka Orden 227, más conocida como “No retroceder” el 28 de julio. La orden ordenaba que los comandantes y oficiales políticos que se retiraran serían asignados a batallones penales [xxii] y los ejércitos debían formar de tres a cinco unidades especiales de unos 200 hombres cada una como segunda línea "para disparar a cualquier hombre que huyera". [Xxiii ] La resistencia rusa al oeste del Don frenó el avance alemán. Los comandantes alemanes estaban asombrados "por el despilfarro de los comandantes rusos con la vida de sus hombres". [Xxiv] Von Kleist comparó la terquedad de los rusos en su área con los del año anterior y escribió que eran tropas locales "que lucharon más obstinadamente porque estaban luchando para defender sus hogares ". [xxv] Además, Stalin cambiaba de comandante con frecuencia con la" vana esperanza de que un nuevo líder despiadado pudiera galvanizar la resistencia y transformar la situación ". [xxvi] El general Chuikov llevó al 64º Ejército al Frente de Stalingrado a mediados de julio para mantener a los alemanes al oeste del Don. [xxvii]

Militarpfarrer alemán (capellán) líder en el servicio de campo en agosto de 1942

Debilitando aún más a los alemanes, el OKW transfirió las Divisiones Panzer SS clave y el Grossdeutschland División a Francia. Apoyando a los ejércitos aliados húngaros, italianos y rumanos que carecían de motorización, blindados modernos o unidades antitanques no pudieron llenar los vacíos que dejó la pérdida de divisiones alemanas experimentadas y las expectativas de Hitler. [Xxviii] El 6º Ejército fue prácticamente inmovilizado durante 10 días debido a la falta de suministros que permitieron a los rusos establecer una defensa en Don Bend. [xxix] Hacia el sur, los alemanes se vieron detenidos por la falta de combustible y el aumento de la resistencia soviética, incluida la introducción de una fuerza de 800 bombarderos. [xxx] Glantz y House señalan que con la caída de Rostov el 23 de julio "Hitler se enfocó abruptamente en el valor industrial y simbólico de Stalingrado". Wagner, quien garantizó que podría suministrar el empuje al Cáucaso o Stalingrado, pero no a ambos. [Xxxii] Frustrado de nuevo por el lento progreso, Hitler volvió al plan original para el 4º Ejército Panzer. o ayudar al 6º Ejército en Stalingrado, pero el costo de tiempo y combustible fue significativo para la operación y la pregunta era si "podrían compensar los cambios de plan de Hitler". [xxxiii]

Implicaciones estratégicas

General Chuikov que dirigió la defensa de Stalingrado durante la batalla.

Infantería naval soviética y oficial político

Los cambios en el plan alemán tuvieron distintas ramificaciones para ambos lados. Von Mellenthin escribió que "la desviación de esfuerzos entre el Cáucaso y Stalingrado arruinó toda nuestra campaña". [Xxxiv] Los alemanes no pudieron asegurar los campos petroleros del Cáucaso que Hitler consideraba vitales para el esfuerzo bélico alemán. Avanzaron profundamente en la región y capturaron los campos petrolíferos de Maikop, aunque fueron casi completamente destruidos por los rusos en retirada. [Xxxv] El Grupo de Ejércitos A fue detenido por los rusos a lo largo de las crestas del Cáucaso el 28 de agosto [xxxvi]. dejó a Hitler profundamente "insatisfecho con la situación del Grupo de Ejércitos A". [xxxvii] Kleist y otros atribuyeron gran parte de la falla a la falta de combustible [xxxviii] y Blumentritt señaló que las divisiones de montaña que podrían haber hecho el gran avance se emplearon a lo largo del Black Costa del mar en operaciones secundarias. [Xxxix]

JU-87 Stuka sobre Stalingrado

La escasez de combustible y suministros retrasó el avance del 6º Ejército, mientras que el 4º Ejército Panzer de Hoth fue transportado innecesariamente entre Rostov y Stalingrado. Cuando reanudó su avance, los rusos "se habían recuperado lo suficiente como para frenar su avance". [Xl] A medida que avanzaba el 6º Ejército, “la protección del flanco norte del Grupo de Ejércitos B, que se extendía constantemente, fue asumida por el 3º rumano, el 2º. nd húngaro y el 8º ejército italiano recién formado. ”[xli] Los ejércitos aliados no estaban equipados para la campaña rusa ni estaban bien motivados. [xlii] La escasez de suministros en ambos grupos de ejércitos no fue ayudada por un cuello de botella logístico. Todos los suministros llegaron a través de un solo cruce de Dnieper, que, según señaló Manstein, impidió el rápido movimiento de tropas de un área a otra. [Xliii]

Batallón de reconocimiento de la 24.a División Panzer cerca de Stalingrado

El 6º ejército de Von Paulus intentó ahora apresurar Stalingrado entre el 25 y el 29 de julio, mientras Hoth se arremolinaba en el Don inferior. Sin embargo, el compromiso fragmentado de Paulus con sus divisiones y su incapacidad para concentrarse frente a una resistencia soviética inesperadamente fuerte hicieron que los ataques fracasaran. Paulus detuvo al 6º Ejército en el Don para que pudiera concentrar sus fuerzas y construir su base logística, [xliv] y permitir que Hoth llegara desde el sur. Este retraso permitió a los rusos acumular fuerzas al oeste de Stalingrado y reforzar el frente de Stalingrado y fortalecer las defensas de la ciudad, [xlv] y, debido a las distancias involucradas, fue más fácil para los rusos reforzar el frente de Stalingrado [xlvi]. también permitió a los rusos ocupar una serie de puestos de liderazgo clave con generales que lucharían hábilmente en la batalla. [xlvii]

Infantería naval rusa durante la fase inicial de la batalla

Hitler ahora se centró en la captura de Stalingrado a pesar del hecho de que "como ciudad, Stalingrado no tenía importancia estratégica". [Xlviii] Estratégicamente, su captura cortaría las líneas de suministro soviéticas al Cáucaso, [xlix] pero esto podría lograrse sin su capturar. Los controles en el sur "empezaron a darle a Stalingrado una importancia moral, realzada por su nombre, que llegó a pesar más que su valor estratégico". [L] Para Hitler, Stalingrado ganaría "un significado místico" [li] y junto con Leningrado se convirtió en " objetivos no sólo militares sino también psicológicos ”. [lii]

Tropas blindadas del Ejército Rojo que utilizan los tanques Lend-Lease American M3 Stuart y M3 Grant

Los alemanes montaron un asalto frontal con el 6º Ejército y elementos del 4º Ejército Panzer a pesar del reconocimiento aéreo de que “los rusos están lanzando fuerzas desde todas las direcciones a Stalingrado. [Liii] Paulus, como general superior, estaba a cargo del avance, con Hoth subordinado a él, pero el ataque tuvo que esperar hasta que el ejército de Hoth pudiera abrirse camino desde el sur. [liv] Von Mellenthin comenta acertadamente que “cuando Stalingrado no fue tomado en la primera carrera, habría sido mejor enmascararlo ... . ”[Lv] Está claro que el avance alemán en realidad había alcanzado su punto culminante con el fracaso del avance hacia el Cáucaso y el retroceso inicial de Paulus en el Don, pero aún no era evidente para muchos involucrados. [Lvi] El curso de acción habría sido detener y construir el frente y crear una reserva móvil para detener cualquier ofensiva rusa a lo largo del flanco norte mientras se reforzaba el éxito en el Cáucaso. Manstein escribió que “al no tomar las medidas adecuadas después de que su ofensiva se agotó sin lograr nada definitivo, él [Hitler] allanó el camino hacia la tragedia de Stalingrado” [lvii].

Transfigurado por Stalingrado

Stug III alemán en Stalingrado

El 19 de agosto Paulus lanzó un ataque concéntrico contra los ejércitos 62º y 64º rusos en el Don. El ataque tuvo problemas, especialmente en el sector de Hoth. [Lviii] Sin embargo, el día 22, el 14 ° Cuerpo Panzer "forzó una brecha muy estrecha en el perímetro ruso en Vertyachi y se abrió camino a través de los suburbios del norte de Stalingrado", [ lix] y llegó al Volga el día 23. Ese día, la 4ª Flota Aérea lanzó 1600 incursiones contra la ciudad arrojando más de 1.000 toneladas de bombas. [Lx] El avance puso en peligro la posición soviética en la que habían concentrado sus fuerzas más poderosas contra Hoth. [Lxi] Los alemanes mantuvieron la superioridad aérea y continuaron con fuertes bombardeos. . Durante los últimos días del 6 de agosto, el Ejército "avanzó constantemente hacia los suburbios de la ciudad, preparando el escenario para la batalla". [Lxii] Cuando los soviéticos reaccionaron ante Paulus, Hoth logró un gran avance en el sur que amenazó la posición rusa. Sin embargo, el 6º Ejército no pudo desvincular sus fuerzas móviles para unirse al 4º Ejército Panzer y se había perdido otra oportunidad [lxiii].

Unidad alemana cruzando el Don

Cuando el 6º Ejército entró en la ciudad, Yeremenko ordenó ataques contra la 16ª División Panzer de Hube y la resistencia soviética aumentó a medida que llegaban más formaciones, los alemanes sufrieron una de sus tasas de bajas más elevadas ". [Lxiv] Aunque fracasaron los contraataques" lograron desviar las reservas de Paulus en el momento más crítico ”. [lxv] Los alemanes se mantuvieron confiados la primera semana de septiembre cuando el 6º Ejército y el 4º Ejército Panzer se unieron, pero Yeremenko salvó sus fuerzas al retirarse y evitar el cerco al oeste de la ciudad, retirándose a una línea improvisada. cerca de la ciudad. [lxvi] El 12 de septiembre, Chuikov fue designado para comandar el 62º ejército en Stalingrado. Chuikov entendió que “solo había una forma de aguantar. Tuvieron que pagar en vidas. 'El tiempo es sangre', como dijo Chuikov más tarde ". [Lxvii] Stalin envió a Nikita Khrushchev al frente" con órdenes de inspirar a los ejércitos y a la población civil a luchar hasta el final ". [Lxviii] Llegó la 13ª División de Fusileros de la Guardia el 14 salvó los desembarcos del Volga pero perdió un 30% de bajas en sus primeras 24 horas de combate. [lxix]

T-34 en Stalingrado

Un regimiento de la NKVD y otras unidades mantuvieron el Mamaev Kurgan estratégicamente ubicado, evitando que los cañones alemanes controlaran el Volga. [Lxx] Los defensores lucharon casa por casa y bloque por bloque, el ejército y el NKVD fueron reforzados por infantería naval. Chuikov condujo la defensa con una ferocidad brutal, relevó a los altos mandos que mostraron falta de lucha y envió a muchos oficiales a las unidades penales. Chuikov canalizó los ataques alemanes masivos en "rompeolas" donde los panzer y la infantería podían separarse unos de otros causando un gran número de bajas alemanas. [Lxxi]

Pelea callejera


Ahora la “ciudad se convirtió en un artículo de prestigio, su captura 'urgentemente necesaria por razones psicológicas', como declaró Hitler el 2 de octubre. Una semana después declaró que el comunismo debe ser 'privado de su santuario'”. [Lxxii] Los alemanes continuaron ganar terreno, aunque lentamente y a un gran costo, especialmente entre su infantería, tanto que hubo que combinar compañías.Chuikov usó su artillería para interceptar a los alemanes desde el otro lado del Volga y la lucha en la ciudad fue librada por escuadrones de asalto con increíble ferocidad y el combate cuerpo a cuerpo fue apodado "'Rattenkrieg' por los soldados alemanes". [Lxxiii] Paulus trajo más unidades a la ciudad y continuó empujando lentamente a los rusos contra el río, a principios de octubre Chuikov se preguntó si sería capaz de aguantar. pocos edificios de fábricas y unas pocas millas de la orilla del río ”. [lxxv] Paulus esperaba“ capturar toda la ciudad para el 10 de noviembre ”[lxxvi] a pesar del hecho de que muchas unidades fueron combatidas. El 6º Ejército juzgó que el 42% de los batallones del 51º Cuerpo fueron combatidos. [Lxxvii] El 9 de noviembre Hitler declaró “¡Ningún poder en la tierra nos obligará a salir de Stalingrado nuevamente!” [Lxxviii]

Contraofensiva soviética: desastre en los flancos

Ofensiva soviética en los flancos

Retirada húngara

Húngaro muerto

El 24 de septiembre, Hitler alivió a Halder por persistir en explicar "lo que sucedería cuando los nuevos ejércitos de reserva rusos atacaran el flanco extendido que se extendía hacia Stalingrado". [Lxxix] Muchos en el lado alemán reconocieron el peligro. Blumentritt dijo: "El peligro para el flanco extendido de nuestro avance se desarrolló gradualmente, pero se hizo evidente lo suficientemente pronto como para que cualquiera que no estuviera ciego intencionalmente lo percibiera". [Lxxx] El rumano Marshall Antonescu y el personal de Grupo de Ejércitos B y 6º Ejército [lxxxi] pero Hitler estaba paralizado en Stalingrado. Al hacerlo, los alemanes renunciaron a la ventaja de la incertidumbre y una vez que su "objetivo se hizo obvio ... el Comando Ruso podría comprometer sus reservas con seguridad". [Lxxxii]

Chuikov y su personal

En medio de la preocupación de Stalin por Stalingrado Stavka los planificadores nunca perdieron de vista su objetivo de reanudar las operaciones ofensivas a gran escala y destruir al menos un grupo de ejércitos alemán. [lxxxiii] A diferencia de Hitler, Stalin había comenzado a confiar en sus generales y Stavka bajo la dirección del mariscal Vasilevsky produjo un concepto en septiembre para cortar la "punta de lanza alemana en Stalingrado atacando a las débiles fuerzas rumanas en sus flancos". [lxxxiv] Al principio Stalin "mostró poco entusiasmo" por el ataque, temiendo que Stalingrado pudiera perderse, pero el 13 de septiembre dio su pleno respaldo a la propuesta [lxxxv] que Zhukov, Vasilevsky y Vatutin desarrollaron en un plan que involucraba dos operaciones, la Operación Urano, para destruir las fuerzas alemanas y aliadas en Stalingrado, la Operación Saturno para destruir todas las fuerzas alemanas en el sur y un ataque de apoyo para fijar las fuerzas alemanas en el norte, la Operación Marte apuntó al Grupo de Ejércitos Centro. [lxxxvi]

Cohetes Katusha soviéticos

Para lograr la destrucción del 6º Ejército y parte del 4º Ejército Panzer, el Ejército Rojo empleó más del 60% de la “fuerza total de tanques del Ejército Rojo”. [Lxxxvii] El rojo utilizó un estricto secreto combinado con numerosos actos de engaño. Ejército para disfrazar la operación. [Lxxxviii] El plan involucraba un ataque contra el 3º Ejército Rumano en el flanco norte por el 5º Ejército de Tanques y dos ejércitos de infantería con unidades de apoyo. [Lxxxix] En el sur contra el 4º Ejército Rumano y elemento débil del 4º Ejército Panzer se desplegó otra fuerza de más de 160.000 hombres, incluidos 430 tanques. [xc] A pesar de las advertencias de su Oficial de Inteligencia, Paulus no esperaba una ofensiva profunda en sus flancos y retaguardia y no hizo planes para prepararse para enfrentar la amenaza. [xci] Otros oficiales superiores creían que el ataque se llevaría a cabo contra el Grupo de Ejércitos Centro. [xcii] Warlimont señala que había una "confianza engañosa en el Cuartel General Supremo alemán". [xciii]

Los JU-52 de la Luftwaffe hicieron muchas carreras de reabastecimiento en el bolsillo, pero sufrieron grandes pérdidas.

La tormenta estalló el 19 de noviembre cuando las fuerzas soviéticas atacaron rápidamente aplastando a los ejércitos rumanos en ambos sectores [xciv] uniéndose el 23. [xcv] El 48.º Cuerpo Panzer que apoyaba a los rumanos era débil y tenía pocos tanques operativos. [Xcvi] Intentó un contraataque, pero fue "cortado en pedazos" en un encuentro con el 5. ° Ejército de Tanques. [xcvii] Un intento prometedor de la 29.a División Motorizada contra el flanco de la pinza del sur de Rusia fue detenido por el Grupo de Ejércitos y la división recibió la orden de ponerse a la defensiva posiciones al sur de Stalingrado. [xcviii] El poder aéreo alemán fue neutralizado por el mal tiempo. [xcix] Paulus continuó sin hacer nada ya que los ataques estaban fuera de su área de responsabilidad y esperó instrucciones. [c] Como resultado, el 16 y Las 24ª Divisiones Panzer que podrían haber ayudado a los asuntos del oeste permanecieron “empantanadas en combates callejeros en Stalingrado”. [Ci] Sin apoyo, las unidades del 6º Ejército al oeste de Stalingrado se vieron obligadas a retroceder en condiciones horribles. Para el 23º, el 6º Ejército fue cortado junto con un cuerpo del 4º Ejército Panzer y diversas unidades rumanas, más de 330.000 hombres. Esta fuerza ahora atrapada que requeriría siete ejércitos de fusileros y mucha atención del personal para eliminarla. [Cii]

La Muerte del 6 ° Ejército

Paulus se rinde

Hitler ordenó a Manstein que formara el Grupo de Ejércitos Don para relevar a Stalingrado. Hitler no toleraría una fuga y quería que Manstein se abriera paso y relevase al 6º Ejército. [Ciii] Hitler rechazó una solicitud de Paulus el 23 de noviembre de mover tropas para prepararse para un posible intento de fuga, asegurándole que sería [civ] Albert Speer señala que Zeitzler, que reemplazó a Halder, insistió en que el Sexto Ejército debía irrumpir hacia el oeste ”. [cv] Hitler le dijo a Zeitzler que“ bajo ninguna circunstancia debemos renunciar a esto. No lo recuperaremos una vez que se haya perdido ”. [Cvi] Goering prometió que la Luftwaffe podría satisfacer las necesidades de reabastecimiento del 6º Ejército por vía aérea, aunque sus generales sabían que era imposible con la cantidad de transporte aviones disponibles. [cvii] Hitler tomó la palabra de Goering y exclamó: “¡Stalingrado puede ser retenido! Es una tontería seguir hablando de una fuga del VI Ejército ... ”[cviii] y se emitió un decreto del Führer ordenando que el frente se mantuviera a toda costa. [Cix] Goerlitz afirma que“ Hitler era incapaz de concebir que el El 6º Ejército debería hacer cualquier cosa menos luchar donde esté ”. [Cx] Asimismo, Manstein tenía muy pocas tropas con las que contraatacar y tenía que proteger el flanco del Grupo de Ejércitos A en las profundidades del Cáucaso. Su grupo de ejércitos era solo fuerza de cuerpo y se extendía a lo largo de un frente de 200 millas. [Cxi] Cualquier intento de socorro tenía que esperar a que hubiera más tropas, especialmente Panzer. Manstein también creía que había pasado la mejor oportunidad para una fuga y que fue un grave error de Paulus presentar la solicitud de retirada a Hitler en lugar del Grupo de Ejércitos o actuar por su cuenta. [Cxii] Muchos soldados se mostraron optimistas de que Hitler [cxiii] Otros generales como Guderian, Reichenau o Hoeppner podrían haber actuado, pero Paulus no era un rebelde. [cxiv]

Prisioneros de guerra alemanes, solo 5000 de los 90.000 volverían a casa

Operación Saturno comenzó el 7 de diciembre destruyendo al 8º Ejército italiano y obligando a los alemanes a detener la amenaza. [cxv] Un intento de socorro del 57º Cuerpo Panzer al mando de Hoth el 12 de diciembre hizo algunos avances hasta que un contraataque soviético masivo el 24 de diciembre lo hizo retroceder. [cxvi] Este ataque se vio obstaculizado por la negativa del OKW de asignar la 17ª división Panzer y la 16ª división motorizada a Manstein, [cxvii] y por el 6º Ejército que no atacó para vincularse con la fuerza de socorro. [cxviii] El 6 de enero Paulus hizo una señal. OKW: Ejército hambriento y congelado, no tiene municiones y ya no puede mover tanques ”. [Cxix] El 10 de enero los soviéticos lanzaron Anillo de operación para eliminar el bolsillo y, a pesar de todas las probabilidades, las tropas alemanas siguieron luchando. El 16 Paulus solicitó que se permitiera la salida de unidades dignas de batalla, pero la solicitud no fue respondida. [Cxx] El 22 el último aeródromo había sido invadido y el 31 de enero Paulus se rindió. [Cxxi]

Análisis: lo que salió mal

Stalingrado había llamado extrañamente la atención de ambos lados, pero los rusos nunca perdieron de vista sus objetivos principales durante la campaña. Los alemanes, por otro lado, cometieron numerosos errores no forzados, en su mayoría causados ​​por Hitler o von Paulus. Estos errores comenzaron temprano en la planificación y después de la caída de Stalingrado cuando los soviéticos intentaron continuar su éxito intentando cortar el Grupo de Ejércitos "A", a Manstein se le permitió emprender una defensa móvil mientras Von Kleist logró retirarse con pocas pérdidas. [cxxii] La generalidad superior de Manstein y Von Kleist impidió la destrucción total de las fuerzas alemanas en el sur de Rusia y la contraofensiva de Manstein infligió una severa derrota a los soviéticos. Sin embargo, el ejército alemán había sido gravemente derrotado. Las semillas de la derrota se colocaron temprano, el fracaso en la destrucción de las formaciones soviéticas esquivadas en julio, la desviación del 4º Ejército Panzer de Stalingrado y los objetivos divergentes de intentar capturar el Cáucaso y Stalingrado al mismo tiempo. Esto diluyó ambas ofensivas asegurando que ninguna tuvo éxito. Asimismo, el hecho de no reconocer el punto culminante cuando se alcanzó y de ajustar las operaciones en consecuencia fue desastroso para los alemanes. El fracaso creó una reserva móvil para hacer frente a posibles contraofensivas rusas, y la fijación en Stalingrado quitó el enfoque alemán de los flancos críticos pero débilmente controlados. La arrogancia de Hitler y el OKW de creer que los rusos eran incapaces de realizar importantes operaciones móviles incluso cuando Stavka Las operaciones ofensivas iniciadas en esos flancos contribuyeron a la derrota. Clark observa estos hechos, pero agrega que los alemanes "simplemente estaban intentando demasiado". [Cxxiii] Los números soviéticos les permitieron desgastar a los alemanes incluso en la derrota. [Cxxiv] Al mismo tiempo, Stalin les dio a sus comandantes la oportunidad de revivir el móvil. doctrina de operaciones profundas con ejércitos mecanizados y de choque que había desacreditado en la década de 1930. [cxxv] Durante toda la campaña, Zhukov y otros comandantes mantuvieron los nervios de ambos incluso cuando parecía que Stalingrado estaba casi perdido. Nunca perdieron de vista su objetivo de destruir las principales formaciones alemanas, aunque no lograron atrapar al Grupo de Ejércitos A con el 6º Ejército.

Una aplicación moderna

Está muy bien intentar permanecer a la ofensiva. Actualmente, Estados Unidos tiene fuerzas dispersas en dos teatros de combate con posibilidades de que otras amenazas en la misma región puedan estallar. Al igual que los alemanes, Estados Unidos está operando en áreas, especialmente Afganistán, donde las líneas de suministro terrestres son vulnerables y donde el clima puede afectar y afecta las operaciones de reabastecimiento tanto por tierra como por aire. El hecho de que EE. UU. Esté operando con apenas fuerzas suficientes en áreas donde otros se han enfrentado al desastre requiere una mirada cautelosa sobre cuáles son realmente las capacidades de nuestro enemigo y no dejarnos sorprender cuando hacen cosas que les han funcionado en el pasado. contra los rusos. Si bien es poco probable que los EE. UU. Y la OTAN se enfrenten a una situación del tipo de Stalingrado en Afganistán, es posible que las fuerzas aisladas puedan ser invadidas ya que los afganos repiten las tácticas utilizadas con tanto éxito contra los soviéticos y, a medida que comienzan a operar en unidades más grandes, concéntrelas rápidamente. y con más potencia de fuego para atrapar a las fuerzas de la OTAN cuando son más vulnerables. Es cierto que no acumularán grandes cantidades de tanques y artillería como lo hicieron los soviéticos contra los alemanes, pero el principio de velocidad, concentración en el punto crítico y sorpresa puede infligir derrotas, incluso pequeñas como el ataque al puesto de avanzada estadounidense en Wanat que puede cambiar el sentimiento público en los EE. UU. Y Europa en contra de nuevos compromisos y en contra de la guerra y obligar a los gobiernos de la OTAN, así como a los EE. UU., A renunciar al esfuerzo.

[i] Clark, Alan. Barbarroja: El conflicto ruso-alemán: 1941-45. Perennial Books, An imprint of Harper Collins Publishers, Nueva York, NY 1965. p.191

[iii] Glantz, David M. y House, Jonathan. Cuando Titán chocó: cómo el Ejército Rojo detuvo a Hitler. The University Press of Kansas, Lawrence KS, 1995. p.111

[v] Beevor, Anthony. Stalingrado: El asedio fatídico: 1942-1943. Penguin Books, Nueva York NY 1998. p.69

[vi] Manstein, Erich von. Adelante por B.H. Liddle Hart, Introducción de Martin Blumenson. Victorias perdidas: las memorias de guerra del general más brillante de Hitler. Zenith Press, St Paul MN 2004. Publicado por primera vez en 1955 como Asedio Verlorene, Traducción al inglés 1958 por Methuen Company. p.291 Esta opinión no es aislada, Beevor cita a Paulus "Si no tomamos a Maikop y Gronzy ... entonces debo poner fin a la guerra". (Beevor págs. 69-70) Halder, por otro lado, creía que Hitler enfatizó que el objetivo era “el río Volga en Stalingrado. (Clark, pág. 190)

[viii] Ibíd. Glantz y House. pág.106

[x] Ibíd. Clark. p.203. La ofensiva impuso un retraso a la ofensiva alemana.

[xi] Ibíd. Clark. p.191 Cada grupo también contenía ejércitos aliados.

[xiii] Ibíd. Glantz y House. p.119

[xvii] Ibíd. Glantz y House. p.120. Hay una buena discusión sobre el impacto de esta decisión aquí, ya que se dio prioridad al avance del 6º Ejército tanto para el apoyo aéreo como para el combustible.

[xix] Warlimont, Walter. Dentro de la sede de Hitler 1939-45. Traducido por R.H. Berry, Presido Press, Novato CA, 1964. p.249

[xx] Ibíd. Beevor. p.75 Esta fue la 10ª División de la NKVD y tomó el control de toda la milicia local, la NKVD y el tráfico fluvial, y estableció trenes blindados y escuelas de entrenamiento de blindados.

[xxii] Ibíd. Glantz y House. p.121

[xxv] Liddell-Hart, B.H. Los generales alemanes hablan. Quill Publishers, Nueva York, NY 1979. Publicado originalmente por el autor en 1948. p.202

[xxix] Ibíd. Glantz y House. p.121

[xxxi] Ibíd. Glantz y House. p.120

[xxxii] Goerlitz, Walter. Historia del Estado Mayor alemán. Westview Press, Editorial Frederick A. Praeger, Boulder, CO. 1985 p.416

[xxxiv] Von Mellenthin, F.W. Batallas Panzer: un estudio del empleo de armaduras en la Segunda Guerra Mundial. Traducido de H. Betzler, editado por L.C.F. Tornero. Oklahoma University Press 1956, Ballantine Books, Nueva York, NY. 1971. p.193

[xxxv] Shirer, William L. El ascenso y la caída del Tercer Reich. Un libro Touchstone publicado por Simon y Schuster, 1981, Copyright 1959 y 1960. p.914

[xxxvi] Ibíd. Glantz y House. p.122

[xlv] Ibíd. Beevor. pp. 97-99. La movilización incluyó elementos militares, políticos, civiles e industriales.

[xlvi] Liddell-Hart, B.H. Estrategia. A Signet Book, New American Library, Nueva York, NY. 1974, publicado originalmente por Faber and Faber Ltd., Londres. 1954 y 1967. p.250

[xlvii] Ibíd. Beevor. p.99. Dos comandantes clave llegaron durante este período de tiempo, el coronel general Andrei Yeremenko, que comandaría el Frente de Stalingrado y el comandante general Chuikov del 64º Ejército, que conduciría la defensa de la ciudad.

[xlviii] Carell, Paul Hitler se mueve hacia el este: 1941-1943. Ballantine Books, Nueva York, NY 1971, edición alemana publicada en 1963. p.581

[l] Ibíd. Liddell-Hart, Estrategia. p.250

[li] Wheeler-Bennett, John W. La némesis del poder: el ejército alemán en la política 1918-1945. St. Martin's Press, Nueva York, NY 1954. p.531

[lvi] Véase Von Mellinthin págs. 193-194. Von Mellinthin cita al coronel Dinger, oficial de operaciones de la 3ª división motorizada en Stalingrado hasta unos días antes de su caída. Dingler señaló que los alemanes al llegar a Stalingrado “habían llegado al final de su poder. Su fuerza ofensiva fue inadecuada para completar la victoria, ni pudieron reemplazar las pérdidas que habían sufrido ”. (p.193) Creía que los hechos eran suficientes "no solo para justificar una retirada, sino para obligar a una retirada". (pág.194)

[lxii] Ibíd. Glantz y House. p.122

[lxxii] Fest, Joachim. Hitler. Traducido por Richard y Clara Winston, Harcourt, Brace, Jovanovich Publishers, San Diego, Nueva York, Londres. 1974. p.661

[lxxvi] Ibíd. Glantz y House. p.123

[lxxx] Ibíd. Liddell-Hart. Los generales alemanes hablan. pág.207

[lxxxii] Ibíd. Liddell-Hart. Historia de la Segunda Guerra Mundial. p.258

[lxxxiii] Ibíd. Glantz y House. p.129

[lxxxiv] Ibíd. Glantz y House. p.130

[lxxxv] Ibíd. Beevor. pp.221-222 Glantz y House dicen que Stalin dio su respaldo a mediados de octubre, pero esto parece menos probable debido a la cantidad de planificación y movimiento de tropas involucradas para comenzar la operación en noviembre.

[lxxxvi] Ibíd. Glantz y House. p.130

[lxxxviii] Ibíd. Glantz y House. p.132

[lxxxix] Ibíd. Glantz y House. p.130

[xciv] Ibid, Carell. p.627 El 3er ejército rumano perdió 75.000 hombres en tres días.

[xcvi] La condición de las pocas Divisiones Panzer alemanas en posición de apoyar los flancos era muy pobre, la 22ª había sufrido de falta de combustible y mantenimiento y muchos de sus tanques estaban inoperativos. La mayor parte de la fuerza de blindaje del 48.º Cuerpo Panzer fue proporcionada por una división blindada rumana equipada con tanques checos obsoletos de 38t proporcionados por los alemanes.

[xcvii] Ibíd. Clark. pp.251-252. La designación del 2º Ejército de Tanques de la Guardia por Clark tiene que ser incorrecta y es el 5º Ejército de Tanques, ya que el 2º Ejército de Tanques de la Guardia no estuvo involucrado en la Operación Urano. Carell, Beevor y Glantz identifican correctamente la unidad.

[cii] Ibíd. Glantz y House. p.134

[ciii] Ibíd. Glantz y House. p.134

[cv] ​​Speer, Albert. Dentro del Tercer Reich. Collier Books, una división de MacMillan Publishers, Inc. Nueva York, NY 1970. p.248

[cvi] Heiber, Helmut y Glantz, David M. Editores. Hitler y sus generales: conferencias militares 1942-1945. Enigma Books, Nueva York, NY 2002-2003. Publicado originalmente como Hitlers Lagebsprechungen: Die Protokollfragmente seiner militärischen Konferenzen 1942-1945. Deutsche Verlags-Anstalt GmbH, Stuttgart, 1962. p. 27

[cvii] Ibíd. Glantz y House. p.135 Glantz y House señalan que la cantidad de aeronaves estimada para llevar a cabo con éxito la operación de reabastecimiento en las condiciones operativas fue de más de 1.000. La cantidad necesaria diaria fue de más de 600 toneladas de las cuales la diaria alcanzó sólo 300 toneladas en una sola ocasión.

[cxv] Ibíd. Glantz y House. p.140

[cxvi] Ibíd. Glantz y House. p.140

[cxxi] De los aproximadamente 330.000 en el bolsillo, unos 91.000 se rindieron, otros 45.000 habían sido evacuados. 22 divisiones alemanas fueron destruidas.

[cxxii] Ibíd. Liddell-Hart. Los generales alemanes hablan. p.211

[cxxiv] Ibíd. Glantz y House. p.124

Bibliografía

Beevor, Anthony. Stalingrado: El asedio fatídico: 1942-1943. Penguin Books, Nueva York NY 1998

Carell, Paul Hitler se mueve hacia el este: 1941-1943. Ballantine Books, Nueva York, NY 1971, edición alemana publicada en 1963.

Clark, Alan. Barbarroja: El conflicto ruso-alemán: 1941-45. Libros perennes, una huella de Harper Collins Publishers, Nueva York, NY 1965.

Fest, Joachim. Hitler. Traducido por Richard y Clara Winston, Harcourt, Brace, Jovanovich Publishers, San Diego, Nueva York, Londres. 1974

Glantz, David M.y House, Jonathan. Cuando Titán chocó: cómo el Ejército Rojo detuvo a Hitler. Prensa de la Universidad de Kansas, Lawrence KS, 1995.

Goerlitz, Walter. Historia del Estado Mayor alemán. Westview Press, Editorial Frederick A. Praeger, Boulder, CO. 1985

Heiber, Helmut y Glantz, David M. Editores. Hitler y sus generales: conferencias militares 1942-1945. Enigma Books, Nueva York, NY 2002-2003. Publicado originalmente como Hitlers Lagebsprechungen: Die Protokollfragmente seiner militärischen Konferenzen 1942-1945. Deutsche Verlags-Anstalt GmbH, Stuttgart, 1962.

Liddell-Hart, B.H. Los generales alemanes hablan. Quill Publishers, Nueva York, NY 1979. Publicado originalmente por el autor en 1948.

Liddell-Hart, B.H. Estrategia. A Signet Book, New American Library, Nueva York, NY. 1974, publicado originalmente por Faber and Faber Ltd., Londres. 1954 y 1967

Manstein, Erich von. Adelante por B.H. Liddle Hart, Introducción de Martin Blumenson. Victorias perdidas: las memorias de guerra del general más brillante de Hitler. Zenith Press, St Paul MN 2004. Publicado por primera vez en 1955 como Asedio Verlorene, Traducción al inglés 1958 por Methuen Company

Shirer, William L. El ascenso y la caída del Tercer Reich. Un libro Touchstone publicado por Simon y Schuster, 1981, Copyright 1959 y 1960

Speer, Albert. Dentro del Tercer Reich. Collier Books, una división de MacMillan Publishers, Inc. Nueva York, NY 1970.

Von Mellenthin, F.W. Batallas Panzer: un estudio del empleo de armaduras en la Segunda Guerra Mundial. Traducido de H. Betzler, editado por L.C.F. Tornero. Oklahoma University Press 1956, Ballantine Books, Nueva York, NY. 1971.

Warlimont, Walter. Dentro de la sede de Hitler 1939-45. Traducido por R.H. Berry, Presido Press, Novato CA, 1964.

Wheeler-Bennett, John W. La némesis del poder: el ejército alemán en la política 1918-1945. St. Martin's Press, Nueva York, NY 1954

Compartir este:

Como esto:


Dieppe Raid

Esta operación, originalmente denominada Operación Rutter pero luego llamada Jubileo, se llevó a cabo para probar las defensas alemanas del puerto de Dieppe. Gran Bretaña había tenido éxito contra los alemanes con el hundimiento del Bismarck y la incursión en St Nazaire en marzo de 1942, pero Churchill estaba decidido a "incendiar Europa" y había creado el Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE) con ese propósito. Los británicos también estaban bajo presión para esforzarse en Francia y desviar a los alemanes de las operaciones en Rusia.

La incursión de Dieppe fue planificada por el cuartel general de operaciones combinadas británicas y las fuerzas nacionales del cuartel general. Los canadienses estaban ansiosos por participar y la 2ª División canadiense bajo el mando del mayor general JH Roberts fue nominada para participar. A poco menos de 5.000 canadienses se unieron 1.075 británicos y aterrizaron en Dieppe el 19 de agosto de 1942.

La fuerza partió de cinco puertos británicos diferentes divididos en 13 grupos. Los hombres contaban con el apoyo de una fuerza naval de 237 buques de guerra, y ocho destructores abrieron fuego cuando las tropas desembarcaban. Una fuerza aérea aliada combinada preparada para una batalla con el Luftwaffe.

El ataque se lanzó al amanecer y cubrió un frente de diez millas que abarcó las ciudades y pueblos de Varengeville, Pourville, Puys y Berneval. Un pequeño convoy alemán ya había intercambiado fuego con parte de la fuerza de desembarco, haciendo volar su cobertura para que desapareciera el elemento esencial de la sorpresa. Parte de la fuerza aterrizó tarde o en el lugar equivocado, ambos errores fatales. Inmediatamente fueron atacados por las tropas alemanas dirigidas por el general Kurt Zeitzler. El reconocimiento aéreo aliado no logró localizar posiciones de armas escondidas en los acantilados que rodean el puerto y fueron estos los que causaron tal devastación.

La infantería aterrizó según lo planeado, pero tuvo poco apoyo y los defensores alemanes se recuperaron rápidamente. Los tanques que desembarcaron quedaron atrapados en barricadas. Roberts ordenó que se inmovilizaran dos de sus unidades de reserva en tierra. Les Fusiliers Mont-Royal fueron inmovilizados y el Royal Marie 'A' Commando tuvo la suerte de tener un oficial al mando que hizo retroceder algunas de las lanchas de desembarco para evitar muertes.

En unas pocas horas, 3.367 hombres canadienses fueron asesinados, heridos o capturados. De los británicos, 275 murieron. Se perdieron un destructor y 33 lanchas de desembarco, con 550 marineros muertos. La batalla aérea no tuvo más éxito: 106 aviones cayeron. Solo un comando (No 4) dirigido por Lord Lovat tuvo éxito, la batería Hess en el flanco derecho fue destruida y el comando fue evacuado al mar con pocas bajas. El capitán Porteous (RA) ganó la Victoria Cross como resultado.

La redada dejó a la administración británica con la cara roja. Se admitió que en el futuro se ordenaría un bombardeo aéreo antes del aterrizaje. También se reconoció la necesidad de mejorar las capacidades anfibias. Los comandantes aliados afirmaron que se obtuvo valiosa información militar del Dieppe Raid y el almirante Lord Mountbatten comentó que "por cada soldado que murió en Dieppe, diez se salvaron el Día D". No queda ningún registro escrito de los jefes de personal que aprobaron la redada y es posible que Mountbatten procediera sin autorización. No se podía negar que la redada fue un fiasco costoso en un momento importante de la guerra.


Vaya Kurt Zeitzler

Post por Jeremy Dixon & raquo 17 de marzo de 2013, 17:46

¿Alguien sabe sus asignaciones desde 1935 hasta 1937?

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por Dieter Zinke & raquo 17 mar 2013, 20:00

01.02.1934 en das Reichswehrministerium, Berlín, versetzt
01.10.1934 im Wehrmacht-Amt
01.02.1935 Generalstabs-Offizier im Heereswaffenamt / RWMin (ab 21.05.1935 im RKr.Min.)
00.00.1937 im Wehrmachtamt, Abteilung Landesverteidigung (Themen: Wehrmacht- und Gesamtkriegsführung, Manöver-Vorbereitung 1937, Vorbereitung der Operation "Grün" gegen die Tschechoslowakei)
04.02.1938 en das neue OKW / Abteilung L (Landesverteidigung) unter Oberst i. G. Jodl, versetzt, Leiter der Gruppe I (Op.) Abt. L

fuentes:
Dr. Gerd F. Heuer,
Gerd R. Ueberschär
revista J. Scheibenreif

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por Jeremy Dixon & raquo 17 de marzo de 2013, 20:56

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por Cartaphilus & raquo 17 de septiembre de 2014, 19:41

Queridos amigos, aunque en Axis Biographical Research está registrado que Zeitzler fue galardonado por Finlandia (Orden de la Cruz de la Libertad), ¿hay algún registro de si fue condecorado por Rumania (Orden de Miguel el Valiente) o Bulgaria (Orden del Mérito Militar) ) u otro aliado alemán?

Leí en alguna parte hace mucho tiempo que fue galardonado con la Orden de Miguel el Valiente, 2da Clase, pero ahora no estoy seguro.

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por VJK & raquo 17 de septiembre de 2014, 20:02

Zeitzler fue galardonado con la Orden rumana de Miguel el Valiente de 2da y 3ra clases por el Real Decreto n. 1012/12 de abril de 1943.
Fuente: http://forum.axishistory.com/viewtopic. . 4 & ampstart = 15

También tenía la Cruz de Caballero de la Orden al Mérito Militar Búlgaro con Espadas.

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por Cartaphilus & raquo 18 de septiembre de 2014, 00:36

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por tumba & raquo 18 de septiembre de 2014, 15:45

Re: GO Kurt Zeitzler

Post por Jeremy Dixon & raquo 13 de septiembre de 2018, 19:57

Generaloberst Kurt Zeitzler (1895-1963)

Post por askropp & raquo 13 de septiembre de 2018, 22:39

* 09.06.1895 Goßmar / Brandeburgo
+25.09.1963 Hohenaschau / Oberbayern

Vater: Hermann Zeitzler, Pfarrer
Murmura: Elise Zeitzler, geb. Ullrich

24.12.1914 Leutnant mit Patent vom 23.06.1913 (W10w)
18.10.1918 Oberleutnant (K9k)
01.07.1922 neues RDA vom 20.06.1918 (142) erhalten
01.01.1928 Hauptmann (10)
01.07.1934 Mayor (2)
01.01.1937 Oberstleutnant (1)
20.03.1939 neues RDA vom 01.10.1936 (1a) erhalten
01.06.1939 Oberst (1)
xx.xx.194x neues RDA vom 01.01.1939 (7a) erhalten
01.02.1942 Generalmajor (ohne RDA)
16.03.1942 RDA vom 01.04.1942 (25) erhalten
24.09.1942 General der Infanterie
30.01.1944 Generaloberst mit RDA vom 01.02.1944 (4)

23.03.1914 eingetreten als Fahnenjunker
30.08.1915 Kompanieführer
03.10.1917 Ayudante de regimiento
06.05.1919 Abteilungsadjutant
10.04.1920 Adjutant des Reichswehr-Infanterieregiments 32
01.04.1924 Adjutant des I. / Infanterieregiment 18 (Paderborn) [laut Stellenbesetzung]
01.10.1924 in der 4. (MG) / Infanterieregiment 18 (Paderborn)
01.10.1926 im Stab der 6. Division (Münster)
01.10.1927 im Stab der 4. Division (Dresde)
01.09.1929 im Stab der 3. Division (Berlín)
01.10.1932 Chef der 4. (MG) / Infanterieregiment 9 (Potsdam)
01.02.1934 in der Landesverteidigungsabteilung des Wehrmachtsamtes (Berlín)
10.11.1938 in der Landesverteidigungsabteilung des Oberkommandos der Wehrmacht (Berlín) [laut Stellenbesetzung]
01.04.1939 Kommandeur des Infanterieregiments 60 (Lüdenscheid)
26.08.1939 Chef des Generalstabes des XXII. Armeekorps
16.11.1940 Chef des Generalstabes der Panzergruppe 1
05.10.1941 Chef des Generalstabes der 1. Panzerarmee
24.04.1942 Chef des Generalstabes des Oberbefehlshabers West und der Heeresgruppe D
24.09.1942 Chef des Generalstabes des Heeres
30.06.1944 beurlaubt (Krankmeldung)
15.08.1944 Führerreserve OKH (III)
31.01.1945 ausgeschieden

Me gustaría saber cuándo y dónde los Aliados detuvieron a Zeitzler en 1945.


El Partido Nazi: Organización Militar del Tercer Reich

El Oberkommando der Wehrmacht o OKW (Alto Mando de la Wehrmacht, Alto Mando de las Fuerzas Armadas) fue parte de la estructura de mando de las fuerzas armadas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. En teoría, sirvió como estado mayor militar para el Tercer Reich de Adolf Hitler, coordinando los esfuerzos del ejército alemán (Heer), Armada (Kriegsmarine) y la Fuerza Aérea (Luftwaffe). En teoría, el OKW era solo la oficina militar de Hitler, estaba encargado de traducir las ideas de Hitler en órdenes militares y tenía poco control real sobre el Ejército, la Armada y los Altos Mandos de la Fuerza Aérea. Sin embargo, a medida que avanzaba la guerra, el OKW se encontró ejerciendo cada vez más autoridad de mando directo sobre las unidades militares, particularmente en Occidente. Esto creó una situación tal que en 1942 el OKW era el mando de facto de las fuerzas occidentales mientras que el OKH (el Alto Mando del Ejército) ejercía el mando de facto del frente ruso.

El OKW se había formado en 1938 tras el asunto Blomberg-Fritsch que condujo al despido de Werner von Blomberg y la disolución del Reichswehrministerium (Ministerio de Guerra del Reich).

Hubo una rivalidad entre el OKW y el OKH (Alto Mando del Ejército, Oberkommando des Heeres): Debido a que la mayoría de las operaciones alemanas durante la Segunda Guerra Mundial fueron operaciones del ejército (con apoyo aéreo), el Alto Mando del Ejército exigió el control de las fuerzas militares alemanas. Hitler decidió en contra del OKH ya favor del OKW.

Durante la guerra, cada vez más influencia se trasladó del OKH al OKW. Noruega fue el primer & # 8220OKW teatro de guerra & # 8221. Cada vez más teatros quedaron bajo el control total del OKW. Finalmente, solo el Frente Ruso quedó bajo el control del Alto Mando del Ejército.

El OKW llevó a cabo operaciones militares en el frente occidental, África e Italia. En el oeste, las operaciones se dividieron aún más entre el OKW y el Oberbefehlshaber West (OBW, Comandante en Jefe Oeste), quien fue el Generalfeldmarschall Gerd von Rundstedt (más tarde el Mariscal de Campo G & uumlnther von Kluge).

Hubo incluso más fragmentación ya que las operaciones navales y aéreas tenían sus propios comandos (Oberkommando der Marine (OKM) y Oberkommando der Luftwaffe (OKL, Hermann G & oumlring)) que, aunque teóricamente subordinados, eran en gran medida independientes del OKW o del OBW.

El OKW se dirigió a toda la guerra por Wilhelm Keitel e informó directamente a Hitler, de quien la mayoría de las órdenes operativas se originaron en realidad como él mismo había hecho. Oberster Befehlshaber der Wehrmacht (Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas) y Oberbefehlshaber des Heeres (jefe del OKH).

Alfred Jodl era de Keitel. Chef des Wehrmachtf y uumlhrungsstabes (Jefe de Estado Mayor de Operaciones), mientras que Walter Warlimont era Subjefe.

El OKW fue acusado pero absuelto de los cargos durante los juicios de Nuremberg por ser una organización criminal. Sin embargo, Keitel y Jodl fueron declarados culpables y condenados a muerte en la horca.

Oberkommando des Heeres

los Oberkommando des Heeres (OKH) era el Alto Mando del Ejército de Alemania. En teoría, el Oberkommando der Wehrmacht (OKW) ordenó el OKH. Sin embargo, la situación de facto después de 1941 era que el OKW comandaba directamente las operaciones en el frente occidental mientras que el OKH comandaba el frente ruso.

El Heer alemán, o ejército, se formó en mayo de 1935. Se formó después de la aprobación de la "Ley para la Reconstrucción de las Fuerzas de Defensa Nacional". Esta ley hizo que existiera un ejército, una marina y una fuerza aérea alemanes independientes, algo que había sido esencialmente prohibido después del final de la Primera Guerra Mundial.

Con el final de la Primera Guerra Mundial y la firma del Tratado de Versalles en 1919, a la República de Weimar, sucesora de la Alemania Imperial, solo se le permitió una pequeña fuerza militar defensiva conocida como Reichswehr. Los aliados controlaban estrictamente el tamaño y la composición de la Reichswehr con la esperanza de que, al restringir su constitución, pudieran evitar una futura agresión militar alemana. La Reichswehr constaba de 100.000 hombres divididos entre un pequeño ejército permanente, el Reichsheer, y una pequeña armada defensiva, la Reichsmarine.

En 1933, el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP) llegó al poder y nació el infame Tercer Reich. Dos años más tarde, en 1935, se renunció al Tratado de Versalles y la Reichswehr se convirtió en la Wehrmacht. La Wehrmacht recién formada todavía estaría formada por un ejército y una marina, los renombrados Heer y Kriegsmarine, pero también nació una nueva fuerza aérea: la Luftwaffe.

El Heer inicialmente constaba de 21 unidades de tamaño divisional y 3 grupos de ejércitos para controlarlos, así como numerosas formaciones más pequeñas. Entre 1935 y 1945, esta fuerza creció hasta consistir en cientos de Divisiones, decenas de Grupos de Ejércitos y miles de unidades de apoyo más pequeñas. Entre 1939 y 1945 cerca de 13 millones sirvieron en el Heer. Más de 1,6 millones murieron y más de 4,1 millones resultaron heridos. De los 7361 hombres galardonados con el grado inicial del más alto honor de combate alemán de la Segunda Guerra Mundial, la Cruz de los Caballeros, 4777 eran del Heer, lo que representa el 65% del total otorgado.

Entre 1939 y 1945, el Heer soportó la mayor parte de seis años de feroces combates, algunos de los cuales fueron tan feroces, como en el frente oriental, es probable que la humanidad nunca vuelva a ver tales combates. Aunque no son inmunes a los matices de la política y el roce ocasional con acciones cuestionables, la gran mayoría de las unidades alemanas Heer sirvieron con gran distinción en muchos miles de kilómetros de campos de batalla.

El Heer fue derrotado con la capitulación alemana el 8 de mayo de 1945, aunque algunas unidades continuaron luchando durante unos días más en ataques de resistencia esporádica, principalmente contra los soviéticos en el Este. El Consejo de Control Aliado aprobó una ley que disolvió formalmente la Wehrmach el 20 de agosto de 1946, la fecha oficial de "muerte" del alemán Heer.

También existía el Oberkommando der Marine (OKM) y el Oberkommando der Luftwaffe (OKL) para la Armada y la Fuerza Aérea, respectivamente. Estos estaban teóricamente subordinados al OKW, pero en realidad actuaban de manera bastante independiente.

Los comandantes del ejército (Oberbefehlshaber des Heeres, o OBdH para abreviar) de la Wehrmacht fueron,

de 1935 a 1938, Generaloberst Werner von Fritsch

desde 1938 hasta el 19 de diciembre de 1941, Generalfeldmarschall Walther von Brauchitsch

del 19 de diciembre de 1941 al 30 de abril de 1945, F & uumlhrer y Reichskanzler Adolf Hitler

y del 30 de abril de 1945 al 8 de mayo de 1945, Generalfeldmarschall Ferdinand Sch & oumlrner.

Siguiendo la tradición alemana, la OBdH no planificó operaciones. Esta tarea se dejó al Estado Mayor, por lo que en realidad el hombre más importante en el Ejército (y la Armada, pero menos en la Luftwaffe, que estaba al mando de Hermann G & oumlring) era el jefe del Estado Mayor. Cabe señalar que el Heer (ejército) siempre ha sido el factor principal en la planificación de campañas. Por tanto, no existía la planificación combinada de los diferentes servicios. La posición de Oberkommando der Wehrmacht, que por definición era superior al OKH, no estaba destinado a eso, ni tenía los recursos para hacerlo.

Más adelante en la guerra, el OKH se hizo responsable de cada vez menos tareas. Por ejemplo, la invasión de Noruega se planeó por completo fuera del OKH.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Jefes de Estado Mayor fueron,

del 1 de septiembre de 1938 al 24 de septiembre de 1942, Generaloberst Franz Halder

del 24 de septiembre de 1942 al 10 de junio de 1944, Generaloberst Kurt Zeitzler

del 10 de junio de 1944 al 21 de julio de 1944, generalleutnant Adolf Heusinger

del 21 de julio de 1944 al 28 de marzo de 1945, Generaloberst Heinz Guderian

y del 1 de abril de 1945 al 30 de abril de 1945, General der Infanterie Hans Krebs.

Cuando Hitler tomó el mando del ejército el 19 de diciembre de 1941, la importancia de la GenStdH disminuyó y Hitler siguió siendo cada vez más responsable de la planificación operativa.

Oberkommando der Marine

los Oberkommando der Marine (o OKM para abreviar) fue el Alto Mando Naval de Alemania hasta 1945. La Kriegsmarine alemana, o armada, se formó en mayo de 1935. Se formó después de la aprobación de la "Ley para la Reconstrucción de las Fuerzas de Defensa Nacional". Esta ley hizo que existiera un ejército, una marina y una fuerza aérea alemanes independientes, algo que había sido esencialmente prohibido después del final de la Primera Guerra Mundial.

Se puede decir que la Kriegsmarine constaba de tres componentes principales entre 1935 y 1945, embarcaciones navales individuales, formaciones navales que constaban de tipos específicos de barcos y una amplia variedad de unidades terrestres. A partir de estos tres componentes principales, la Kriegsmarine desplegó miles de barcos y cientos de formaciones navales y unidades terrestres. Entre 1939 y 1945, más de 1,5 millones sirvieron en la Kriegsmarine. Más de 65.000 murieron, más de 105.000 desaparecieron y más de 21.000 resultaron heridos. De los 7361 hombres galardonados con la calificación inicial del honor de combate alemán más alto de la Segunda Guerra Mundial, la Cruz de los Caballeros, 318 eran de la Kriegsmarine, lo que representa el 4% del total otorgado.

De todas las ramas de la Wehrmacht, la Kriegsmarine fue la menos apreciada. Luchó contra números superiores en casi todos los frentes con una fuerza muy limitada por la falta de coordinación efectiva y un duro malentendido dentro del Alto Mando Alemán (OKW). Aunque el poder aéreo y naval aliado destruyó en gran medida toda la flota alemana de alta mar y la fuerza Uboot, los buques más pequeños y auxiliares de la Kriegsmarine continuaron sirviendo con eficacia hasta las últimas horas de la Segunda Guerra Mundial. Estos barcos prestaron servicio a lo largo de miles de millas de costa en todos los escenarios de guerra y proporcionaron un vínculo importante en la columna vertebral de la Wehrmacht.

Las unidades terrestres navales alemanas también proporcionaron un servicio crítico durante la Segunda Guerra Mundial, manejando cañones masivos a lo largo del Muro Atlántico en el oeste y unidades de artillería y antiaéreos navales en toda Europa occidental y oriental.También había innumerables unidades de infantería, ingenieros y comunicaciones navales. En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las unidades terrestres navales participaron directamente en combates de una forma u otra, algunas unidades navales incluso participaron en la Batalla de Berlín en 1945.

La Kriegsmarine fue oficialmente disuelta en agosto de 1946 por la Comisión de Control Aliada, aunque muchos barcos más pequeños de la Kriegsmarine sobrevivieron en servicio activo, ahora bajo control aliado, como parte del contingente alemán para limpiar los océanos y mares de minas sembradas por el Eje y los Aliados. similar.

Los comandantesOberbefehlshaber des Marine, o OBdM para abreviar) de la Kriegsmarine fueron:

24 de septiembre de 1928-30 de enero de 1943 Grossadmiral Erich Raeder

30 de enero de 1943-1 de mayo de 1945 Grossadmiral Karl D & oumlnitz

1 de mayo de 1945 - 8 de mayo de 1945 El general-almirante Hans-Georg von Friedeburg (después de que D & oumlnitz se convierta en Jefe de Estado cuando Hitler se suicida)

Los Luftwaffe

La Luftwaffe alemana, o fuerza aérea, se formó en mayo de 1935. Se formó después de la aprobación de la "Ley para la Reconstrucción de las Fuerzas de Defensa Nacional". Esta ley hizo que existiera un ejército, una marina y una fuerza aérea alemanes independientes, algo que había sido esencialmente prohibido después del final de la Primera Guerra Mundial.

Aunque oficialmente anunciada en 1935, la Luftwaffe había existido de una forma u otra prácticamente desde el día en que se firmó el tratado que la prohibía. Inicialmente hubo unidades aéreas Freikorps, luego formaciones de planeadores y aviones de vela encargadas de encontrar formas de sortear las rígidas restricciones de Versalles, una base de entrenamiento secreta en la Unión Soviética, y varias organizaciones de cobertura para la formación inicial de la nueva fuerza aérea alemana.

La Luftwaffe estaba formada por unidades aéreas que constituían la mayor parte de la fuerza aérea alemana, así como unidades Fallschrimj & Aumlger, Divisiones de campo de la Luftwaffe, las formaciones terrestres de élite Herman G & oumlring, miles de unidades pequeñas antiaéreas, de ingenieros, de comunicaciones y de seguridad, y una feria. número de embarcaciones y formaciones navales de la Luftwaffe. Entre 1939 y 1945, más de 3,4 millones sirvieron en la Luftwaffe. Más de 165.000 murieron, más de 155.000 desaparecieron y más de 192.000 resultaron heridos. De los 7361 hombres galardonados con el grado inicial del más alto honor de combate alemán de la Segunda Guerra Mundial, la Cruz de los Caballeros, 1785 eran de la Luftwaffe y representaban el 24% del total esperado.

Inicialmente, la Luftwaffe dominaba los cielos, pero a partir de entonces libró una guerra de desgaste cada vez más inútil que, cuando se combinó con errores vitales en la producción y utilización de aviones, fue su punto muerto. Frente a esto, la Luftwaffe produjo los ases aéreos más exitosos de todos los tiempos. Además, las hazañas de Fallschirmj & aumlger en las primeras operaciones aéreas de la historia son tan heroicas como trágicas. Los paracaidistas alemanes sufrieron pérdidas espantosas en Creta y, esencialmente, nunca volvieron a ver operaciones aerotransportadas a gran escala. Algunas unidades terrestres de la Luftwaffe lucharon bien durante la Segunda Guerra Mundial, como ciertas divisiones de campo de la Luftwaffe y las formaciones de élite Hermann G & oumlring, mientras que otras unidades simplemente sirvieron.

En última instancia, la estructura de la Luftwaffe fue una gran refección de su comandante, Hermann G & oumlring. Se esforzó más que cualquier otra rama para crear un ejército personal con responsabilidades de mayor alcance. Fue en parte debido a esto que la Wehrmacht fue finalmente derrotada. La presión sobre los recursos y la mano de obra que tuvo tal maniobra política fue de gran alcance.

La Luftwaffe fue oficialmente disuelta en agosto de 1946 por la Comisión de Control Aliada.

La SA

los Sturmabteilung (SA, alemán para & ldquoStorm Division & rdquo y generalmente se traduce como tropas de asalto o soldados de asalto) funcionó como una organización paramilitar del NSDAP & # 150, el partido nazi alemán. Desempeñó un papel clave en el ascenso al poder de Adolf Hitler en la década de 1930. Los hombres de las SA a menudo se conocían como camisas pardas por el color de su uniforme y para distinguirlos de los SS, que eran conocidos como camisas negras.

Las SA también fueron el primer grupo paramilitar nazi en desarrollar títulos pseudo-militares para otorgarlos a sus miembros. Los rangos de las SA serían adoptados por varios otros grupos del Partido Nazi, el principal de ellos, las SS.

Las SS

los Schutzstaffel (Escuadrón de Protección), o SS, era una gran organización paramilitar que pertenecía al partido nazi. Las SS fueron dirigidas por Heinrich Himmler desde 1929 hasta que se disolvieron en 1945 con la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Los nazis consideraban a las SS como una unidad de élite, un partido y una guardia ldquopraetoriana, con todo el personal de las SS seleccionado por motivos raciales e ideológicos. Las SS se distinguían del ejército alemán, el Partido Nazi y los funcionarios estatales alemanes por sus propios rangos de las SS, las insignias de las unidades de las SS y los uniformes de las SS.

Las ramas más reconocibles de las SS, luego acusadas de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, fueron los departamentos que comprendían el Reichssicherheitshauptamt (RSHA, Oficina Central de Seguridad del Reich), Sicherheitsdienst (SD, Servicio de Seguridad), Einsatzgruppen (Grupos de Misiones Especiales), el servicio de campo de concentración conocido como SS-Totenkopfverb & aumlnde (SS-TV, Death's Head Formations) y la Gestapo (Policía Secreta del Estado).

Las unidades de combate de las SS, llamadas Waffen-SS, evolucionarían hasta convertirse en soldados altamente capacitados y efectivos, en muchos casos superiores en estos aspectos al ejército alemán, el Heer.

De todas las organizaciones militares alemanas de la Segunda Guerra Mundial, las Waffen-SS es una de las más estudiadas. Esto se debe en parte al historial de combate de las Waffen-SS y al estatus de élite de muchas de sus unidades, y en parte a la brutalidad atribuida a algunas de sus formaciones y a los crímenes de guerra de los que algunos de sus miembros fueron responsables. Al final de la Segunda Guerra Mundial, más de 1.000.000 de soldados en 38 divisiones servirían en las Waffen-SS, incluidos más de 200.000 reclutas.

Las Waffen-SS eran parte de las Schutzstaffel o SS alemanas, que vieron su ascenso a finales de la década de 1920 y principios de la de 1930. Las SS eran la organización política más poderosa dentro del Tercer Reich y estaban formadas por Allgemeine-SS, Totenkopfverbande y Waffen-SS.

Las Waffen-SS nacieron en 1933 después de que Hitler llegara al poder cuando se formaron Politisches Bereitschaften o Destacamentos de Preparación Política bajo el control de las SS. Estas unidades se organizaron a lo largo de líneas militares y estaban destinadas a ayudar a contrarrestar las huelgas comunistas. El 1 de octubre de 1934, estas unidades se convirtieron en las SS-Verf & uumlgungstruppen o Tropas de uso especial de las SS. Inicialmente, Verf & uumlgungstruppen consistía en pequeños destacamentos ubicados en ciudades alemanas más grandes, pero en 1935 se organizaron en batallones y en 1936 en Standarten o regimientos. En 1936 existían dos SS-V Standarten principales, Deutschland y Germania. El Leibstandarte Adolf Hitler también existía en este momento y, aunque relacionado, se consideró algo fuera del ámbito de la SS-V.

En 1938, el SS-Verf & uumlgungstruppen participó en la ocupación de Austria y Checoslovaquia junto a la Wehrmacht. Después de la ocupación de Austria se formó un tercer Standart conocido como Der F & uumlhrer. En 1939, el SS-Verf & uumlgungstruppen constaba de tres Standarden, el LAH y varias unidades de servicio y apoyo más pequeñas. Para la Campaña en Polonia en 1939, todas las unidades SS-V se organizaron en la División SS-Verf y uumlgungstruppe y se colocaron bajo el mando operativo de la Wehrmacht. La SS-Verf & uumlgungstruppe-Division también luchó en la Campaña Occidental de 1940. Después de la conclusión de la Campaña Occidental, la SS-Verf & uumlgungstruppen pasó a llamarse y se convirtió en Waffen-SS.

Aunque las Waffen-SS se consideran con frecuencia una organización de élite, no todas sus unidades eran realmente de élite. Algunas unidades de las Waffen-SS formadas después de 1943 tenían registros de combate menos que ideales. Esto se debió en parte al hecho de que el número de voluntarios elegibles para el servicio en las Waffen-SS se redujo a medida que la guerra continuaba mientras aumentaba la necesidad de reemplazos. El número de reclutas llevados a las Waffen-SS de menor calidad o capacidad cuestionable tuvo un impacto directo en la efectividad del combate.

Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, las Waffen-SS fueron condenadas en los Juicios de Nurnberg como organización criminal. Esto se debió en parte a una serie de atrocidades de alto perfil y debido a su conexión con las SS y NSDAP. Solo aquellos que fueron reclutados en las Waffen-SS estaban exentos de la declaración de Nurnberg. Como resultado, a los veteranos de las Waffen-SS generalmente se les negaban los derechos y beneficios otorgados a otros veteranos alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Los prisioneros de guerra de las Waffen-SS eran a menudo recluidos en estricto confinamiento y los soviéticos los trataban con dureza. Muchos voluntarios extranjeros que sirvieron en las Waffen-SS también fueron tratados con severidad por sus gobiernos nacionales. En los años transcurridos desde la Segunda Guerra Mundial ha habido intentos de rehabilitar la imagen y la legalidad de los veteranos de las Waffen-SS, tanto a través de la legislación como en trabajos publicados por ex oficiales como Paul Hausser (Soldaten wie andere auch - Soldiers Like Any Other). Hasta el día de hoy permanece el estigma de los veteranos de las Waffen-SS.

Después de la guerra, los jueces de los Juicios de Nuremberg declararon a la totalidad de las SS como una organización criminal, entre otros por su implementación de políticas raciales de genocidio.

La Volkssturm

los Volkssturm, traducido literalmente como People's Storm en el sentido de National Storm, fue una milicia nacional alemana de los últimos meses del régimen nazi. Fue fundada por orden de Adolf Hitler el 18 de octubre de 1944 y efectivamente reclutó a todos los hombres entre las edades de 16 a 60 años (que aún no habían servido en alguna unidad militar) como parte de la Guardia Nacional alemana.

Cuerpo de motor nacionalsocialista

The National Socialist Motor Corps (alemán: Nationalsozialistisches Kraftfahrerkorps NSKK), también conocido como el Cuerpo de Conductores Nacionalsocialistas, fue una organización paramilitar del Partido Nazi que existió desde 1931 hasta 1945. El grupo fue una organización sucesora del antiguo Cuerpo Nacional Socialista de Automóviles, que existía desde principios de 1930 .

El Cuerpo Motorizado Nacionalsocialista era la más pequeña de las organizaciones del Partido Nazi y originalmente se había formado como un cuerpo motorizado de la Sturmabteilung (SA). En 1934, el grupo tenía una membresía de aproximadamente diez mil y se separó de las SA para convertirse en una organización independiente. Esta acción pudo haber salvado al NSKK de la extinción, ya que poco después las SA sufrieron una gran purga durante la Noche de los Cuchillos Largos.

El objetivo principal de NSKK era educar a sus miembros en habilidades de conducción. Fueron capacitados principalmente en la operación y mantenimiento de motocicletas y automóviles de alto rendimiento. A mediados de la década de 1930, la NSKK también sirvió como un grupo de asistencia en carretera, comparable a la Asociación Estadounidense del Automóvil de hoy en día o la Asociación Británica del Automóvil.

La membresía en NSKK no requería ningún conocimiento de automóviles y se sabía que el grupo aceptaba personas sin licencia de conducir. Se pensó que la formación en NSKK compensaría cualquier falta de conocimiento anterior. Sin embargo, la NSKK se adhirió a la doctrina racial y examinó a sus miembros en busca de cualidades arias. La NSKK también era una organización paramilitar con su propio sistema de filas paramilitares.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939, el Cuerpo de Motor Nacionalsocialista se convirtió en un objetivo de reclutamiento de la Wehrmacht, ya que los miembros de NSKK poseían conocimientos de transporte motorizado, mientras que la mayor parte de la Wehrmacht dependía de los caballos. La mayoría de los miembros de NSKK se unieron a partir de entonces al ejército regular, sirviendo en el cuerpo de transporte de las diversas ramas del servicio.

En 1945, la NSKK se disolvió y el grupo fue declarado "organización condenada" en los juicios de Nuremberg (aunque no criminal). Esto se debió en parte a los orígenes de NSKK & # 146 en las SA y su doctrina de superioridad racial exigida a sus miembros.

Cuerpo de Voladores Nacionalsocialistas

El Cuerpo de Voladores Nacionalsocialistas era una organización paramilitar del Partido Nazi que se fundó a principios de la década de 1930 durante los años en que el Tratado de Versalles prohibía una Fuerza Aérea Alemana. La organización se basó estrechamente en la organización de la Sturmabteilung (SA) y mantuvo un sistema de filas paramilitares estrechamente asociado con las SA.

Durante los primeros años de su existencia, la NSFK realizó entrenamiento de aviación militar en planeadores y aviones privados. Cuando la Alemania nazi formó la Luftwaffe, muchos miembros de NSFK se trasladaron. Como todos los miembros anteriores de NSFK también eran miembros del Partido Nazi, esto le dio a la nueva Luftwaffe una fuerte base ideológica nazi en contraposición a las otras ramas del ejército alemán, que estaban compuestas por oficiales de la & ldquoOld Guard & # 8221 de la aristocracia alemana.

El Cuerpo de Voladores Nacionalsocialistas continuó existiendo después de la fundación de la Luftwaffe, pero en un grado mucho menor. Durante la Segunda Guerra Mundial, la NSFK realizó principalmente tareas de defensa aérea, como el servicio antiaéreo de reserva.


Ver el vídeo: Adolf Hitler Edit - Dark Child of Europe - Hitler Rise Of Evil (Octubre 2021).