Podcasts de historia

Lady Betty SP-661 - Historia

Lady Betty SP-661 - Historia

Señora Betty

(SP ~ 661: t. 16; 1. 48 '; b. 10'3 "; dr. 3'; s. 10 k .; cpl. 6; a.
1 .30 cal. mamá. )

Lady Betty (SP-661), una lancha a motor, fue construida como Chatana en 1913 por Mathewa Boat Co., Port CHnton, Ohio, fletada por la Marina el 28 de mayo de 1917 de su propietario, Frank S. Washburn, Jr., Rye, NY ; asumido en Newport, Rhode Island, el 11 de junio; y comisionado el 25 de junio, Boatswain F. L. Washburn, USNRF, al mando.

Asignado al 2d Distrito Naval, Newport, sirvió como barco patrullero de la sección en el puerto de Newport ya lo largo de la bahía Beast ot Narragansett. Después del Armisticio, Lady Betty dio de baja el 25 de noviembre de 1918 y, al ser devuelta a su antiguo propietario el 9 de diciembre, retomó su nombre anterior.


Roscommon & # 39s Lady Betty - ladrón, asesino y verdugo

Elizabeth Sugrue no era una figura popular en Co Roscommon. Se sabía que tenía un temperamento violento, había robado y asesinado a su hijo y, literalmente, se había salvado el cuello al ofrecerse como voluntaria para colgar a 25 personas, incluidos niños.

Elizabeth Sugrue nació en Co Kerry alrededor de 1750. Su esposo había muerto, dejándola con dos hijos pequeños. Pronto siguió el desalojo de la granja y se vio obligada a tomar la carretera.

¡Suscríbase al boletín de IrishCentral para mantenerse al día con todo lo irlandés!

Se desconoce qué la atrajo a Roscommon, pero después de una caminata épica de 300 km, finalmente llegó a Gallowstown, Co Roscommon, donde se mudó a una casucha vacía junto a la carretera y comenzó la siguiente etapa de su miserable vida. Lamentablemente, su hijo menor no sobrevivió al arduo viaje, murió de hambre y exposición, y probablemente fue enterrado en una tumba poco profunda junto a la carretera.

Padraig, el hijo sobreviviente, se acostumbró a una vida de extrema pobreza y privaciones, viviendo de las ganancias de la mendicidad, la búsqueda de basura y el posible robo.

Su madre también era extremadamente violenta, por lo que no fue una sorpresa que Padraig sucumbiera a la tentación del 'chelín del rey' y en abril de 1775, tras un asalto particularmente violento, se fue para unirse al ejército británico y se cree que sirvió en el norte. America.

Según Sir William Wilde, el padre de Oscar, quien era un nativo de Roscommon y había recopilado relatos de primera mano de su vida, 'Lady Betty' era como una "mujer de mediana edad, ojos oscuros, tez morena pero de ninguna manera prohibitiva". -mujer mirando. "

Su historia, que se publicó en "Irlanda: su ingenio, peculiaridades y supersticiones populares", afirma que un extraño alto, moreno y barbudo apareció en la puerta de la cabaña de Lady Betty solicitando alojamiento para pasar la noche.

La viuda, tomando nota del elegante atuendo del caballero y del bolso lleno, decidió que lo vestía mientras dormía. Después de que se cometió el terrible hecho, ella revisó las posesiones de la desafortunada víctima y, con el horror del horror, descubrió en los documentos que el pobre desafortunado no era otro que su hijo perdido hace mucho tiempo.

Golpeada por el dolor visceral más abyecto, la miserable viuda corrió gritando y llorando hacia el aire de la madrugada anunciando su terrible crimen a todos y cada uno.

El juicio de Lady Betty habría sido un asunto ruidoso y ruidoso y el delito más atroz de filicidio habría atraído a grandes multitudes de curiosos a la cárcel de Roscommon, donde, junto con otros 25 condenados, la llevaron encadenada a la horca.

Sus condenados estaban compuestos por presos políticos: hombres de la cinta, militantes, nacionalistas católicos, delincuentes menores, incluidos niños, algunos condenados a muerte por mera ruptura de cercas o delitos triviales politizados. Así que Sugrue habría representado un objeto más virtuosamente satisfactorio para la sed de sangre de la mafia.

Pero la multitud que aullaba se iba a decepcionar, ya que pronto se corrió la voz de que el verdugo no se encontraba por ningún lado y nadie se ofrecería voluntario para el espeluznante deber. excepto uno. Da un paso adelante, Lady Betty.

Como había que hacer justicia británica, su oferta desesperada fue aceptada, y con cruel eficiencia, por primera vez y no la última, disparó el cerrojo corredizo, que abrió la trampilla, acabando con la vida de sus compañeros. prisioneros.

La horca, "la caída más larga de Irlanda", era un elemento permanente: una estructura de madera que se elevaba hasta el tercer piso de la lúgubre elevación frontal almenada gris del edificio, lo que facilitaba el acceso directo desde el interior del edificio y ofrecía una vista sin obstáculos para los público. ¡Un modelo de eficiencia y teatro colonial!

La idoneidad de Lady Betty para el papel se materializó de inmediato y fue instalada como residente permanente en la cárcel, ocupando una habitación donde se dice que hizo un registro pictórico en carboncillo de todos los rostros de los condenados que había impulsado al más allá. .

Además de su papel de Verdugo Provincial, también ofició en los galimatías y azotes públicos, tareas que, según los informes, se llevaban a cabo con entusiasmo y entusiasmo.

Lady Betty murió en 1807 y fue enterrada en una tumba sin nombre dentro de los muros de la prisión.

Cinco años después, su sentencia fue conmutada oficialmente por cadena perpetua en reconocimiento a su servicio a la "seguridad del público en Roscommon".

* Publicado originalmente en 2019, actualizado en octubre de 2020.

¿Te encanta la historia de Irlanda? Comparta sus historias favoritas con otros aficionados a la historia en el grupo de Facebook de IrishCentral History.

Lee mas

Este artículo fue enviado a la red de colaboradores de IrishCentral por un miembro de la comunidad irlandesa global. Para convertirse en colaborador de IrishCentral, haga clic aquí.


Sinopsis

Betty consigue un pequeño trabajo para comprarle un regalo a Barney, y su trabajo es simple y desconcertante: usa billetes grandes para hacer compras pequeñas.

Betty desea ganar algo de dinero para financiar una mecedora para Barney, y como quiere sorprender a su amado hombre de las cavernas con este regalo, tiene la intención de que su trabajo de medio tiempo sea durante el día mientras Barney está en el trabajo, para poder hacerlo. sus tribulaciones pagadas sin el conocimiento de Barney o Fred. Un anuncio clasificado en la revista Bedrock solicita una anciana amable, sin experiencia necesaria, para las tareas del día, y Wilma ayuda a Betty en la transformación de la Sra. Rubble en la Sra. Ol 'Lady, con la aplicación del Halloween nunca antes usado de Wilma. la peluca gris del traje, unas gafas y un violeta, y la convincente interpretación de Betty de la voz de un sexagenario.

Betty informa para una entrevista en la casa de Greta Gravel, una mujer de edad aparentemente en silla de ruedas que se aproxima a la de Betty y los ojos ocultos por anteojos opacos. El supuesto mayordomo de Gravel es un rufián, se llama Stony Mahoney. Debido a que Gravel aparentemente inválida requiere que su "mayordomo" esté con ella en todo momento, se necesita a la "anciana Betty" para hacer recados de compras inusuales, Gravel asigna billetes de 100 dólares para que Betty los gaste en pan integral, pasta de dientes y envío de cartas 3 excursiones por el centro por separado, y devuelve los aproximadamente $ 280 de "cambio".

Betty y Wilma están desconcertadas por el extraño hábito de gastar de Gravel, pero ninguna sospecha la verdad, que Gravel es realmente una voluptuosa, pelirroja, productora de dinero falso, que Mahoney es cómplice de Gravel y que Betty está siendo utilizada por ellos para pasar. 100 y luego 500 y 1,000 dólares falsos a los negocios de Bedrock mediante compras insignificantes y devuelven la diferencia sustancial, en dinero adecuado, a sus codiciosas garras.

Sin embargo, en poco tiempo, la policía está emitiendo boletines a estaciones de radio y televisión sobre la anciana sospechosa en la distribución de moneda falsa, y tanto Wilma como Betty ven la noticia en la televisión a este efecto. Así, las dos mujeres revelan el empleo de Betty, en el infame plan de Greta Gravel, a sus cónyuges. Con Betty todavía actuando como títere involuntario de Gravel, los Picapiedra y Rubbles obtienen más "licitación ilegal" para presentar a la policía con el fin de demostrar que conocen la ubicación de los falsificadores.

Sin embargo, debido a que Gravel quería "desviar a los policías de (su) rastro", le dio dinero genuino a Betty en esta ocasión, y el sargento de escritorio de la comisaría de Bedrock desestima la afirmación de los Picapiedra y Rubbles sobre el conocimiento de la falsificación. -Dinero del paradero de los impresores. Fred roba un "motor" -bicicletas de policía para llevar a la policía a la casa de los criminales, donde Gravel y Mahoney están en el proceso de reunir su "dinero divertido" antes de su planificada fuga de Bedrock. Los agentes de la ley de Bedrock capturan y encarcelan a la tortuosa pareja, que no penaliza a Fred por el robo de bicicletas y "motores" de la policía, pero permite que Betty se apodere de la mecedora con veinte dólares de buena fe que le proporcionó Gravel.


Lady Betty, el verdugo sin piedad de Roscommon

Lady Betty fue una verdugo público notoriamente cruel y temerosa nacida alrededor de 1740, quien según Sir William Wilde (padre de Oscar Wilde) dibujó en las paredes de su vivienda con un palo quemado, 'retratos de todas las personas que ejecutó'.

Su historia comienza en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando, desesperada por huir de su difícil situación, Betty Sugrue, la viuda de un granjero indigente del condado de Kerry, Irlanda, partió con sus dos hijos en la larga caminata hacia la ciudad de Roscommon, en busca de de una vida mejor.

Lamentablemente, un niño murió de hambre a lo largo del camino, dejando solo a su hijo mayor, Padraic. Finalmente llegaron a Roscommon y se refugiaron en una choza abandonada y lograron sobrevivir buscando y mendigando a la nobleza de la ciudad. Betty se convirtió en una reclusa y solo el apoyo de su amado hijo le impidió sucumbir a la locura.

Se sabía que Betty tenía un temperamento cruel y violento, que combinado con la implacable vida de pobreza, llevó a Padraic a ir a Estados Unidos en busca de fortuna. Betty estaba desesperada y le rogó que se quedara, pero él no se desanimó y le prometió que continuaría apoyándola, enviándole dinero a casa. Ella estaba angustiada y no podía soportar que él se fuera y por primera vez creció la hostilidad entre ellos.

Una noche de abril de 1775, Padraic partió en su viaje, dejando atrás a su madre con el corazón roto. Betty se convirtió en una completa ermitaña, solo salía de noche a la posada donde había trabajado Padraic, para conseguir su comida. Incluso el dinero y las cartas que recibió de Padraic no hicieron nada para sacarla de su miseria y desesperación. A lo largo de los años, se volvió amargada y enojada y desarrolló una dureza en su carácter.

En sus cartas a su madre, Padraic le dijo que se había unido al Ejército Continental en Nueva York, lo que lo llevaría más al oeste hacia el desierto. Dijo que escribiría cuando pudiera. A medida que pasaban los años, a Betty le parecía que su hogar en Irlanda se estaba convirtiendo en un recuerdo más lejano para él y dudaba de cuándo volvería a ver a su hijo, si es que alguna vez volvería a ver a su hijo. dejándola fría, sin emociones y un poco loca.

Una noche tormentosa de noviembre, un extraño alto y barbudo que hablaba con un acento extraño llegó a la puerta de Betty pidiendo refugio para pasar la noche. Ella lo dejó entrar con cautela, percibiendo por su atuendo que parecía rico. Insistió en dormir en la choza de Betty por la noche, diciéndole que la posada cercana estaba llena. Betty no tenía comida para darle, así que él le dio una moneda de golf de su bolsa de dinero, que notó que estaba llena.

Ella le ofreció al extraño su cama para pasar la noche, lo que él aceptó, mientras ella se sentaba junto al fuego a contemplar su situación. Después de muchos años de dolor, penuria y miseria, pensó que era muy injusto que el extraño tuviera tanto dinero mientras ella no tenía, así que mientras él dormía, ella tomó un cuchillo y lo mató, luego agarró su bolsa de dinero llena de más dinero. de lo que jamás había soñado.

Su alegría de ser rica sólo duró poco tiempo, ya que buscó en los bolsillos del abrigo del extraño y descubrió para su consternación algunas cartas dirigidas a ella y luego de reconocer la letra, se dio cuenta para su horror, que había asesinado a su propio amado hijo. ! Después de haber pasado tantos años separados, no lo había reconocido. En sus escritos, Sir William Wilde sugiere que el hijo de Betty no reveló su verdadera identidad a su madre de inmediato porque quería ver si ella se había suavizado a lo largo de los años, pero desafortunadamente para él no lo hizo.

Una de sus vecinas, al escuchar sus lamentos de dolor y angustia, corrió a su casucha y vio la causa de sus gritos. Fue arrestada y encarcelada en la cárcel de Roscommon, a la espera de juicio por asesinato, cuya sentencia fue de ejecución pública.

El día de la ejecución, Betty fue llevada a la horca encadenada, junto con otros veinticinco prisioneros, recibiendo la misma sentencia, pero por delitos menos graves. La multitud se había reunido y estaba esperando ansiosamente el entretenimiento. Betty se encontró con maldiciones y silbidos, que se intensificaron hasta el borde de los disturbios. El oficial al mando disparó su pistola para calmar a la multitud.

El alguacil recibió la noticia de que el verdugo se había puesto enfermo y por eso no había nadie para realizar las ejecuciones. La noticia se extendió rápidamente entre la multitud, que se estaba impacientando y el sheriff estaba preocupado por los disturbios que estaban creciendo entre la gente. Betty llamó al sheriff y se ofreció a sustituir al verdugo. El sheriff asombrado estuvo de acuerdo, con la intención de deshacerse de ella después.

Betty se liberó de sus grilletes y, para asombro del sheriff y la multitud, llevó a cabo el trabajo del verdugo con los convictos restantes que esperaban, de una manera fría e indiferente. Luego fue escoltada de regreso a la cárcel, su expresión era sombría y sin emociones.

Mientras tanto, la salud del verdugo se deterioró y posteriormente murió. Betty fue elegida por el alguacil como reemplazo y se le permitió un alojamiento seguro en la cárcel, con empleo permanente y un salario. Por su propia seguridad, no pudo aventurarse en la ciudad, por lo que pasó sus días en sus habitaciones de la prisión, vagando por los pasadizos grises y húmedos.

Trabajó con habilidad y rapidez en sus deberes, ganando la reputación de "la mujer del infierno". Ella sugirió al alguacil que sería más seguro instalar horcas dentro de la prisión y, con su permiso, supervisó a los trabajadores para completar la nueva horca mejorada, donde el público aún podía ser espectador, pero no intervenir. Betty también tenía la tarea de azotar a los prisioneros, lo que emprendió con gran entusiasmo, inspirando miedo en su nombre.

Hubo una caída significativa en las ejecuciones en la cárcel de Roscommon, incluso durante el año del Levantamiento de 1798 y la solicitud de Betty de semi-retiro fue aceptada. Finalmente, su sentencia de muerte fue levantada en 1802, después de una visita con el alguacil al Castillo de Dublín, en reconocimiento a su servicio a la seguridad del público en Roscommon.

A Betty se le permitió retirarse y pasó los últimos años que le quedaban cuidando su pequeño jardín dentro del recinto de la cárcel. Murió en 1807 y, por orden del alguacil, fue enterrada por la noche en un lugar secreto sin marcar.


La historia de las memorias de las primeras damas

El lanzamiento esta semana de las memorias de Michelle Obama & # 8217, Convirtiéndose, en el que la ex Primera Dama comparte sus historias personales, incluidas algunas de su tiempo en la Casa Blanca, continúa una tradición de décadas. Comenzando con Betty Ford en 1978, las seis Primeras Damas que precedieron a Obama publicaron cada una sus propias versiones únicas de una autobiografía en algún momento durante sus primeros años fuera del cargo.

Estas ofertas otorgan a los ciudadanos estadounidenses un acceso incomparable a las vidas humanas dentro del cargo más alto del país, a menudo de formas más genuinas y convincentes que otras historias o biografías de sus maridos. Lo que une a los libros es que estas impresionantes mujeres revelan desafíos personales y motivaciones políticas, todo mientras escriben la historia estadounidense desde el interior de la Casa Blanca.

& # 8220Cuando las Primeras Damas son liberadas de su rol público y pueden operar mucho más como ciudadanas privadas, simplemente tienen más margen para lo que hablan y cómo pueden comportarse, & # 8221 dice Lisa Kathleen Graddy, curadora de historia política en el Smithsonian & # 8217s National Museum of American History. & # 8220Ellos & # 8217 no representan, en todo momento, a los Estados Unidos de América. & # 8221

Nellie Taft, la esposa del presidente William Howard Taft, que fuma, odia la prohibición, conduce automóviles y apoya a las sufragistas, fue la primera primera dama en publicar una memoria durante su vida. En Recuerdos de años completos, Taft compartió su orgullo por convertirse en la primera Primera Dama en viajar junto a su esposo por Pennsylvania Avenue el día de su inauguración. Ella escribió, & # 8220 quizás tuve un poco de euforia secreta al pensar que estaba haciendo algo que ninguna mujer había hecho antes. & # 8221 En total, 11 de América & # 8217s 42 Primeras Damas oficiales, sin incluir aquellas cuya correspondencia personal fue publicada. después de su muerte, han escrito memorias personales durante su vida, a menudo superando en ventas a sus maridos.

& # 8220Las primeras damas todavía tienden a ser más misteriosas que los presidentes, & # 8221 Graddy dice. & # 8220 & # 8217Siempre estamos esperando que una vez que la Primera Dama esté fuera de la oficina, ella & # 8217 nos deje entrar un poco más. & # 8221

Aquí & # 8217s una muestra de las historias más fascinantes y honestas de estas memorias:

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, con las exprimeras damas Laura Bush, Hillary Clinton, Barbara Bush y Rosalynn Carter. (Casa Blanca / Lawrence Jackson)

Convirtiéndose

Como Primera Dama de los Estados Unidos de América y # 8212 la primera afroamericana en ocupar ese cargo, # 8212 Michelle Obama ayudó a crear la Casa Blanca más acogedora e inclusiva de la historia.

Michelle Obama & # 8217s Word for Women on Fertility

En Convirtiéndose, Michelle comparte por primera vez la dificultad que ella y el presidente Obama enfrentaron para concebir a sus dos hijas, Malia y Sasha. Michelle escribe con franqueza sobre el fracaso que sintió después de un aborto espontáneo y su incomodidad con las inyecciones de FIV autoadministradas mientras Barack trabajaba como legislador estatal. Como Michelle le dijo a ABC & # 8217s Robin Roberts, & # 8220, creo que es lo peor que nos hacemos como mujeres, no compartir la verdad sobre nuestros cuerpos y cómo funcionan, y cómo no & # 8217t funcionan & # 8221.

Hablado desde el corazón

En estas memorias valientes, hermosas y profundamente personales, Laura Bush, una de nuestras primeras damas más queridas y privadas, cuenta su propia historia extraordinaria.

Laura Bush & # 8217s Confesión de accidente automovilístico

La autobiografía de 2010 Hablado desde el corazón por Laura Bush reveló más detalles sobre su participación en un trágico accidente automovilístico. El 6 de noviembre de 1963, dos días después de su cumpleaños número 17, Bush y su amiga Judy hicieron planes para ir al autocine local. Bush, que conducía el Chevy Impala de su padre # 8217, se distrajo mientras hablaba con su amiga. Pasó desapercibida una señal de alto y se estrelló contra el coche menos resistente de su compañero de clase y amigo cercano, Mike Douglas. Lo mataron y durante años Laura Bush estuvo atormentada por la culpa. En las memorias, Bush escribe sobre cómo esa tragedia desarraigó su fe de toda la vida, algo que tardó años en recuperar.

Historia viva

Hillary Rodham Clinton es conocida por cientos de millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, pocos más allá de sus amigos cercanos y familiares han escuchado alguna vez su relato de su extraordinario viaje.

Hillary Clinton y la censura china

& # 8220Si hay un mensaje que resuena en esta conferencia, sea que los derechos humanos son los derechos de las mujeres & # 8217s y los derechos de las mujeres & # 8217s son derechos humanos de una vez por todas & # 8221 Hillary Clinton dijo a una multitud agradecida en septiembre 1995 Cuarta Conferencia de Mujeres & # 8217 en Beijing. A lo largo de ese mismo discurso, Clinton lanzó un golpe tras otro contra el gobierno chino por sus políticas que discriminaban a mujeres y niñas. El gobierno chino bloqueó la transmisión.

Hasta la fecha, Clinton ha escrito tres memorias. Su primer, Historia viva, publicado en 2003, provocó un gran revuelo en China. En la edición china con licencia oficial de Historia viva, casi todas las referencias de desaprobación de Clinton al país fueron eliminadas o limpiadas de cualquier crítica mordaz. Clinton & # 8217s 2014 memorias Decisiones difíciles sobre su tiempo como secretaria de Estado incluye opiniones igualmente negativas sobre China. Como lo expresaron Hillary & # 8217s en EE. UU. Decisiones difíciles es & # 8220efectivamente prohibido & # 8221 por la República Popular & # 8217s.

Barbara Bush: una memoria

La exprimera dama Barbara Bush relata los acontecimientos emocionantes y a menudo conmovedores de su vida, desde su compromiso secreto con George Bush hasta la pérdida de su hija de tres años por leucemia y la vida cotidiana en 1600 Pennsylvania Avenue.

Barbara Bush sobre su política de salud mental y aborto

En sus memorias epónimas, Barbara Bush escribió con franqueza sobre su batalla con la salud mental y las opiniones políticas personales. Ella compartió que sus ataques de depresión en la década de 1970 la empujarían a estacionarse en la carretera y en el hombro de la carretera, aterrorizada de que se pusiera en peligro a propósito. En ese momento, no buscó medicamentos ni ayuda, además de su esposo, el presidente George H.W. Arbusto. Barbara escribió & # 8220 Casi me pregunto por qué no me dejó & # 8217t. & # 8221

En una notable desviación de las políticas de aborto de su marido, Barbara escribió: & # 8220 déjame decirlo de nuevo. Odio los abortos, pero no podría tomar esa decisión por nadie más. & # 8221

& # 8220Las primeras damas tienden a mantenerse en línea con la administración, refuerzan la administración, & # 8221 Graddy dice. & # 8220 Todo el mundo siempre se pregunta si eso & # 8217 es lo que & # 8217 están pensando realmente. Entonces, cuando eche un vistazo a algo que dice que no fue & # 8217t, es & # 8217t interesante. & # 8221

Primeras damas Lady Bird Johnson, Nancy Reagan, Pat Nixon, Barbara Bush, Rosalynn Carter y Betty Ford (& # 169 Diana Walker / regalo de Diana Walker, NMAH)

Mi turno: las memorias de Nancy Reagan

La ex primera dama Nancy Reagan habla sobre su vida, la administración Reagan, su relación inestable con sus hijos y personal clave de la Casa Blanca, la participación de su esposo en el asunto Irán-Contra y su lucha contra el cáncer.

Nancy Reagan & # 8217s Vindicación

Sally Quinn de el Washington Post escribió en 1989 que los libros de & # 8220 First Lady deberían ser principalmente antropológicos. No es necesario que sean literarios, históricos o políticos, aunque eso también estaría bien. Lo que deberían decirte es cómo es vivir en la Casa Blanca, cómo es ser Primera Dama. Si ese es el caso, Nancy Reagan ha fallado: Mi turno te dice lo que es ser Nancy Reagan. & # 8221

Y ser Nancy Reagan no siempre, ni siquiera a menudo, fue bonito.

Mi turno, Las memorias de Reagan de 1989, fueron recibidas con poca o ninguna fanfarria. Casi todos los críticos se sintieron apagados por la ira y la frustración sin complejos que Reagan expresó abiertamente. El principal de los objetivos de Nancy & # 8217 fue Donald T.Regan, su esposo & # 8217s Secretario del Tesoro. Un crítico fue tan lejos como para decir Mi turno es, & # 8220 de hecho, un libro sin nada que lo elogie. & # 8221 Además de perseguir a los críticos, en el libro Reagan defendió su afición por la astrología y abordó el intento de asesinato de su marido. Ella escribió que si bien la herida de bala casi fatal no tuvo ningún efecto en la política de armas del Sr. Reagan, la dejó & # 8220 insegura & # 8221 de estar de acuerdo con él.

Primera Dama de las Llanuras

"Lo que debería ser un legado continuo es el éxito de Carter de Rosalynn en abrir nuevos caminos como Primera Dama, sin desarraigar las tradiciones del pasado". --Minneapolis Tribune

Rosalynn Carter & # 8217s Influencia sin complejos

Como Primera Dama, Rosalynn Carter se veía a sí misma como una socia política e igual a su esposo, el presidente Jimmy Carter. Tomó más de 200 páginas de notas personales en la cumbre de Camp David, que negoció un acuerdo de paz entre Egipto e Israel y le valió al presidente el Premio Nobel de la Paz. En sus memorias de 1984, Primera Dama de las Llanuras, Rosalynn explica cómo la historia habría sido diferente si Jimmy solo hubiera escuchado sus consejos y reconsiderado el embargo de granos de 1980 contra la U.R.S.S., una política que devastó a los agricultores estadounidenses y probablemente contribuyó a la fallida oferta de Carter para el segundo mandato. El público y la prensa estadounidenses habían criticado la influencia directa de Rosalynn en la política de su marido, pero en sus memorias Rosalynn no dio ninguna indicación de que le importara.

Betty Ford los tiempos de mi vida

"The Times of My Life" son las memorias de la vida de Betty Ford, con todos sus éxitos y fracasos, alegrías y angustias.

Betty Ford sobre la adicción

Durante su mandato como Primera Dama, se sabía que Betty Ford no se disculpaba. En 1975, durante una entrevista con CBS & # 8217s Morley Safer, Ford habló abiertamente sobre su postura política a favor del aborto, su tiempo para ver a un psiquiatra y si probaría o no la marihuana. Los manifestantes salieron a las calles y la llamaron & # 8220No Lady & # 8221. Sin embargo, pronto la opinión pública cambió cuando los estadounidenses comenzaron a elogiar su honestidad, en particular en lo que respecta a la mastectomía a la que se sometió un año antes. Betty & # 8217s memorias Los tiempos de mi vida fue tan revelador, crudo y atractivo como se esperaba.

& # 8220Cuando ella estaba fuera de la oficina, Ford fue muy comunicativo sobre su batalla con los medicamentos recetados, & # 8221 Graddy dice. En Los tiempos de mi vida, La Sra. Ford detalla la intervención que su familia llevó a cabo en 1978 para ayudar a frenar su dependencia de las pastillas y el alcohol.

& # 8220 Ya no estar en ese ojo público de la misma manera, no ser oficial, & # 8221Graddy dice, & # 8220 le dio la libertad de hablar sobre cosas así. & # 8221 Los tiempos de mi vida fue recibido con estima. Betty siguió con dos memorias más.

Lady Bird Johnson, un diario de la Casa Blanca (copia autografiada)

"Un diario de la Casa Blanca" es el relato íntimo y entre bastidores de Lady Bird Johnson sobre la presidencia de Lyndon Johnson desde el 22 de noviembre de 1963 hasta el 20 de enero de 1969.

Lady Bird Johnson y JFK & # 8217s Assassination

& # 8220Todo empezó tan bien, & # 8221 dice la entrada del diario de Lady Bird Johnson & # 8217 del 22 de noviembre de 1963, el día del asesinato del presidente John F. Kennedy. Las palabras abren sus memorias Un diario de la Casa Blanca, y antes de que pudieras pasar la primera página, suenan los disparos. & # 8220 Eché una última mirada por encima del hombro y vi en el coche del presidente un manojo de rosas, como un ramo de flores, tirado en el asiento trasero. Era la Sra. Kennedy tendida sobre el cuerpo del presidente, & # 8221, escribió. Solo unas horas después, se convertiría en Primera Dama.

En la misma entrada, Johnson recuerda las famosas palabras de Jackie Kennedy, & # 8220 quiero que vean lo que le han hecho a Jack. & # 8221 En entradas posteriores, lleva al lector dentro del silencioso paseo en limusina al funeral del presidente Kennedy. , donde ella y el ahora presidente Lyndon Johnson se sentaron junto al fiscal general Bobby Kennedy, Jackie Kennedy y sus hijos. La Sra. Johnson escribió: & # 8220 persistía la sensación de que me estaba moviendo, paso a paso, a través de una tragedia griega. & # 8221

Jackie Kennedy nunca fue autor de una memoria, ni Lyndon B. Johnson o Bobby Kennedy, los diarios de Lady Bird y las consecuencias del asesinato ofrecieron al lector el recuento más antiguo y fascinante publicado en forma impresa.

Sobre Bianca Sánchez

Bianca Sánchez es becaria editorial en Smithsonian revista, así como una estudiante de último año en Northwestern University, donde estudia Periodismo, Estudios Latinos y Latinas y Ciencias Políticas.


Señora Betty

Elizabeth Sugrue no era una figura popular en Roscommon. Se sabía que tenía un temperamento violento, había robado y asesinado a su hijo y, literalmente, se había salvado el cuello al ofrecerse como voluntaria para colgar a 25 personas, incluidos niños.

Sugrue nació en Kerry alrededor de 1750, su esposo había muerto, dejándola con dos niños pequeños. Pronto siguió el desalojo de la granja y se vio obligada a tomar la carretera. Se desconoce qué la atrajo a Roscommon, pero después de una caminata épica de 300 km, finalmente llegó a la aldea de nombre inquietante de Gallowstown, condado de Roscommon, donde se mudó a una casucha vacía junto a la carretera y comenzó la siguiente etapa de su miserable vida. Lamentablemente, su hijo menor no sobrevivió al arduo viaje, murió de hambre y exposición y probablemente fue enterrado en una tumba poco profunda al lado de la carretera.

Padraig, el hijo superviviente, se acostumbró a una vida de extrema pobreza y privaciones viviendo de las ganancias de la mendicidad, la recolección y posiblemente el robo. Su madre también era extremadamente violenta, por lo que no fue una sorpresa que Padraig sucumbiera a la tentación del "chelín del rey" y, en abril de 1775, tras un asalto particularmente violento, se unió al ejército británico y se cree que sirvió en América del Norte.

Viuda cortando

Según Sir William Wilde, padre de Oscar, quien era nativo de Roscommon y había recopilado relatos de primera mano sobre la vida de Lady Betty, 'Lady Betty' era como una "mujer de mediana edad, ojos oscuros, tez morena pero de ninguna manera imponente". . 'Su historia, que fue publicada en Irlanda: su ingenio, peculiaridades y supersticiones populares afirma que un extraño alto, moreno y barbudo apareció en la puerta de la cabaña de "Lady Betty" solicitando alojamiento para pasar la noche. La Viuda, tomando nota del elegante atuendo del Caballero y del bolso lleno, decidió que lo vestiría mientras él dormía. ¡Después de que se cometió el terrible hecho, ella revolvió las posesiones de las desafortunadas víctimas y el horror del horror! ¡Descubrió a partir de documentos que el pobre y desafortunado Gent no era otro que su hijo perdido hace mucho tiempo! Golpeada por el dolor visceral más abyecto, la miserable viuda corrió gritando y llorando hacia el aire de la madrugada anunciando su terrible crimen a todos y cada uno.

Vida, colgando de la balanza

El juicio de 'Lady Betty' habría sido un asunto ruidoso y ruidoso y el delito más atroz de filicidio habría atraído a grandes multitudes de curiosos a la cárcel de Roscommon, donde junto con otros 25 condenados la llevaron encadenada a la horca. Sus co-convictos estaban compuestos por presos políticos: hombres de la cinta, nacionalistas católicos militantes, delincuentes menores, incluidos niños, algunos condenados a muerte por mera ruptura de cercas o delitos politizados triviales. Así que Sugrue habría representado un objeto más virtuosamente satisfactorio para la sed de sangre de la mafia. Pero la multitud que aullaba se iba a sentir decepcionada, ya que pronto se corrió la voz de que el Verdugo no estaba en ningún lugar y nadie se ofrecería como voluntario para el espeluznante deber & # 8211 excepto uno. & # 8211 Da un paso adelante "Lady Betty"

Como había que hacer justicia británica, su oferta desesperada fue aceptada y con cruel eficiencia, por primera vez y no la última, disparó el cerrojo corredizo, que abrió la trampilla, acabando con la vida de sus compañeros de prisión. . La horca 'La caída más larga de Irlanda' era un elemento permanente: una estructura de madera que se elevaba hasta el tercer piso de la lúgubre elevación frontal almenada gris del edificio, lo que facilitaba el acceso directo desde el interior del edificio y ofrecía una visión sin obstáculos para los espectadores y # 8211 ¡Un modelo de eficiencia y teatro colonial!

¡Colgado, dibujado en cuartos!

La idoneidad de Lady Betty para el papel se percató de inmediato y fue instalada como residente permanente en la Cárcel, ocupando una habitación donde se dice que hizo un registro pictórico, en carboncillo, de todos los rostros de los condenados a los que había impulsado. El más allá.

Aparte de su papel de Verdugo Provincial, también ofició en los galimatías y azotes públicos, tareas que, según los informes, se llevaron a cabo con entusiasmo y entusiasmo.

Lady Betty died in 1807 and was buried in an unmarked grave within the walls of the prison, Five years after her sentence had been officially commuted to life in prison in recognition of her service to the “safety of the public in Roscommon”.


Lady Betty

Elizabeth Sugrue was not a popular figure in Roscommon She was known to have a violent temper, had robbed and murdered her Son and had literally saved her own neck by volunteering to hang 25 individuals including children.

Sugrue was born in Kerry around 1750 her Husband had died, leaving her with two young children. Eviction from the farm soon followed and she was forced to take to the road. What drew her to Roscommon is unknown but after an epic 300Km walk she eventually arrived at the ominously named village of Gallowstown ,County Roscommon where she moved into an empty roadside hovel and started the next stage of her miserable life. Sadly her youngest child didn’t survive the arduous journey, dying from starvation and exposure and was probably buried in a shallow road side grave.

Padraig the surviving son became accustomed to a life of extreme poverty and deprivation living off the proceeds of begging, scavenging and possibly, robbery. His Mother was also extremely violent so it came as no surprise that Padraig succumbed to the lure of the ‘King’s shilling’ and in April 1775 following a particularly violent assault left to join the British army and it is believed, served in North America.

Widow Chopping

According to Sir William Wilde, father of Oscar who was a Roscommon native and had collected first hand accounts of Lady Betty’s life, ‘Lady Betty’ was as a “ middle aged, dark-eyed, swarthy complexioned but by no means forbidding-looking Woman.’ His story which was published in Ireland: Her wit, Peculiarities and Popular Superstitions states that a tall, dark, bearded stranger appeared at the door of ‘Lady Betty’s’ cabin requesting lodgings for the night. The Widow taking note of the Gentleman’s fine attire and full purse decided that she would do him in while he slept. After the awful deed was done she rifled the unfortunate victims possessions and horror of horror ! discovered from documents that the poor unfortunate Gent was none other than her long lost son! Struck by the most abject visceral grief the wretched widow ran screaming and weeping into the early morning air announcing her dreadful crime to all and sundry.

Life, Hanging in the balance

‘Lady Betty’s’ trial would have been a noisy, rowdy affair and the most heinous offense of filicide would have drawn huge curious crowds to the Roscommon Gaol where along with 25 other condemned she was led shackled, to the gallows. Her co-convicted were made up of political prisoners: Ribbon men militant Catholic Nationalists, Petty criminals including children, some sentenced to death for mere fence breaking or trivial politicised offences. So Sugrue would have represented a more virtuously fulfilling object for the mob’s blood lust. But the baying throng were to be disappointed, as the word soon went around that the Hangman was no where to be found and no one would volunteer for the grisly duty – Except one. – Step forward ‘Lady Betty’

As British justice had to be seen to be done her desperate offer was accepted and with callous efficiency, for the first time and not the last, she shot the sliding-bolt, which cast open the trap door, terminating the lives of her fellow prisoners. The Gallows ‘The longest drop in Ireland’ was a permanent fixture a wooden structure rising to the third floor of the grim, grey castellated front elevation of the building, facilitating direct access from the interior of the building and offering unobstructed viewing for the spectators – A model of colonial efficiency and theatre!

Hung, drawn in Quarters!

Lady Betty’s suitability for the role was immediately realised and she was installed as a permanent resident in the Gaol, occupying a room where it is said that she made a pictorial record, in charcoal, of all the faces of the condemned that she had propelled into the afterlife.

Apart from her role as Provincial Executioner She also officiated at public gibbettings and floggings, tasks that were reportedly carried out with relish and zeal.

Lady Betty died in 1807 and was buried in an unmarked grave within the walls of the prison, Five years after her sentence had been officially commuted to life in prison in recognition of her service to the “safety of the public in Roscommon”.


Final Years

In 1987, Betty published a book about her treatment entitled Betty: A Glad Awakening. In 2003, she produced another book, Healing and Hope: Six Women from the Betty Ford Center Share Their Powerful Journeys of Addiction and Recovery. In 1991, she earned the Presidential Medal of Freedom by George H.W. Bush then received the Congressional Gold Medal in 1999 and was honored with the Woodrow Wilson Award for public service.

Gerald, Betty&aposs husband of 58 years, died on December 26, 2006, at the age of 93. The couple had four children together: Michael, John, Steven and Susan. After her husband&aposs death, Betty refrained from any public appearances, but remained active as chair-emeritus of the Betty Ford Center.

On July 8, 2011, Betty died of natural causes at Eisenhower Medical Center in Rancho Mirage, California. After her death, her casket was flown to Grand Rapids, Michigan, where it lay in the Gerald Ford Museum over the night of July 13, 2011. She was buried next to her husband during a funeral service on July 14, 2011, on what would have been her husband&aposs 98th birthday.


Records of Philip L. Rhodes

Philip L. Rhodes (1895-1974) was a prolific, lifetime designer of all types of vessels from small recreational dinghies to large yachts, commercial cargo and military vessels. He designed in power and sail, for construction in wood, metals, and fiberglass. He wrote articles and published his designs in many periodicals, including Yachting, Rudder, Motor Boat, and Motor Boating. He was a 1918 graduate of MIT in naval architecture and marine engineering and during World War I he worked for the Army Corps of Engineers. He later was employed by several firms including the American Shipbuilding Co., Lorain, Ohio, and the Union Shipbuilding Company, Baltimore, Maryland. He was also self-employed in New York City by 1925. In 1934 he joined with Cox & Stevens, Inc., New York City, and in 1947 the firm became Philip L. Rhodes, Naval Architects and Marine Engineers. Mr. Rhodes was an active designer until his death at age 79.

Restrictions

Restrictions on Access

Available for use in the Manuscripts Division.

Various copying restriction apply. Guidelines are available from the Manuscripts Division.

Index Terms

This collection is indexed under the following headings in the catalog of the G. W. Blunt White Library. Researchers desiring materials about related topics, persons or places should search the catalog using these headings.

Luders Marine Construction Company

Alondra (Yawl)
Altair (Sloop)
Arrowhead class (Sloop)
Ayesha (Yawl)
Bahama class (Motorsailer)
Bantam class (Dinghy)
Barlevento (Schooner)
Barlovento II (Ketch)
Bounty (Sloop)
Bounty II (Sloop)
Carina (Yawl)
Carina (Yawl)
Chesapeake 32 class (Sloop)
Class D Dyer Dink (Dinghy)
Copperhead (Cutter)
Eastern Interclub one design (Sloop)
Escapade (Yawl)
Evergreen class (Sloop)
Idler class (Sloop)
Kirawan (Cutter)
Kirawan II (Cutter)
La Belle Sole (Motorsailer)
LCVP-MARK-5 (Military vessel)
Maruffa (Yawl)
Mother Goose (Yacht)
Narada (Cutter)
Narada II (Motorboat)
Narwhal (Cutter)
New Overniter (Sloop)
New Rhodes 27 (Sloop)
New Weekender (Sloop)
Ranger class (Sloop)
Rhodes 18 (Sloop)
Rhodes 19 (Sloop)
Hurricane class Rhodes 24 (Sloop)
Rhodes 27 (Sloop)
Rhodes 33 (Sloop)
Rhodes 77 (Ketch)
Saona (Ketch)
Suicide class (Sloop)
Swiftsure class (Sloop)
Tamaris (Ketch)
Tempest (Dinghy)
Tide Rip (Ketch)
Touche Too (Motorboat)
Trident class (Sloop)
Truant class (Sloop)
Virginia Reel (Motorsailer)
Virginia Reel (Motorsailer)
Weatherly (Sloop)
Whistler class (Sloop)
Wood-Pussy class (Catboat)

Boats and boating
Class boats
Commercial power
Naval architecture–Designs and plans
Sailboats
Ships plans
Yacht racing
Yachting
Yachts–Design and construction

Naval architects–United States
Yacht designers–United States

Administrative Information

Coll. 312, Manuscripts Collection, G. W. Blunt White Library, Mystic Seaport Museum, Inc.

Detailed Description of the Collection

The following section contains a detailed listing of the materials in the collection.


Betty Ford: Activist First Lady

I do not believe that being first lady should prevent me from expressing my views. I spoke out on this important issue, because of my deep personal convictions. Why should my husband's job or yours prevent us from being ourselves? Being ladylike does not require silence.

— Betty Ford, International Women’s Year Conference, October 25th, 1975

Betty Bloomer Ford was not a politician. She was a dancer, a model, a wife, and a mother. She never expected to be in the political limelight—in fact, after divorcing her first husband she began dating Gerald Ford, who kept his intentions of running for Congress a secret. 1 Moreover, Betty Ford certainly never anticipated becoming First Lady of the United States. Gerald Ford’s long tenure in the House of Representatives, underscored by his position as Minority Leader, was the height of her exposure to the public—or so she thought. It was not until Vice President Spiro Agnew resigned in 1973 that Gerald Ford was thrust into the spotlight as President Richard Nixon’s new Vice President. On August 9, 1974, Nixon also resigned, and Betty Ford became the first lady. Mrs. Ford then transformed into an icon in her own right—separate from the celebrity of her presidential husband.

Immediately after moving in, Betty Ford situated herself as a unique White House occupant. Betty was outspoken and unafraid to be herself, declaring “Okay, I’ll move to the White House, do the best I can, and if they don’t like it, they can kick me out, but they can’t make me somebody I’m not." 2 Even more unusual than her self-proclaimed independence, Betty Ford often disagreed with her husband’s political positions, despite being a Republican herself. Within a few weeks of Ford’s swearing-in ceremony in the East Room, the first lady hosted her own press conference in the White House State Dining Room on September 4, 1974. During the press conference, she spoke about her support of the Equal Rights Amendment and her goals as first lady: “I would like to be remembered in a very kind way also as a constructive wife of a President." 3 Thus began her journey as an active and outspoken first lady.

Betty Ford lobbying for the Equal Rights Amendment from her personal desk in the White House

Gerald R. Ford Presidential Library

Betty’s activism was often intentional, but one of her most meaningful experiences came from an unwelcome and unexpected discovery just after moving into the White House: a lump in her breast. Betty underwent a radical mastectomy at Bethesda Naval Hospital and inadvertently destigmatized breast cancer by addressing her illness publicly during a White House press conference. 4 Mrs. Ford later reasoned, “I thought that there are women all over the country like me. And if I don't make this public, then their lives will be gone… they're in jeopardy." 5 Until the first lady addressed her illness, many Americans did not speak openly about breast cancer— it was seen as too personal and inappropriate. Betty Ford changed that. Well-wishes and get-well-soon cards flooded the White House, but more importantly, women visited doctor’s offices around the country, inspired by the first lady to get their own breast exams. Breast cancer diagnoses increased 15% following Betty’s surgery, allowing for earlier detection—potentially saving thousands of women’s lives. 6

Betty Ford was also an outspoken advocate for the passage of the Equal Rights Amendment throughout her time in the White House, which demands legal equality for American citizens, regardless of gender. The ERA remains unpassed today. The 1970s saw the rise of the women’s liberation movement and the paradigm of the “liberated woman”—a traditionally domestic woman-turned-political activist. Betty fit the description perfectly, garnering nationwide support for her platforms by women’s equality activists. Although the Republican Party placed more emphasis on traditional family structure, President Gerald Ford had voted in favor of ratifying the ERA as a congressman for Michigan and he continued to support his wife in her endeavors once they were in the White House—gender equality was part of the Ford family platform.

Betty Ford speaks to a crowd about the importance of early detection of breast cancer

Gerald R. Ford Presidential Library

To rally support for the ERA, Betty called senators, traveled across the country to lobby for ratification, and participated in women’s conferences and meetings throughout her tenure as first lady. She even held informational sessions about the ERA in the White House family theater for the White House staff. 7 In keeping with her traditional Republican views, Betty Ford made it clear that she did not believe women had to abandon the home in order to be equal to men—she cited her own experience as a mother to four children and applauded mothers who made the same choices. Betty did not look down upon homemakers—she wanted them to have as much opportunity as career women and career men to follow their passions.

Meanwhile, Betty Ford continued to utilize her access to the president to her advantage. During President Ford’s tenure, she persuaded him to appoint more women to the administration that any previous president, including Secretary of Housing and Urban Development Carla Hills. Betty also (unsuccessfully) tried to convince her husband to appoint a woman to the United States Supreme Court. 8 Finally, with Betty’s encouragement, President Ford created the National Commission on the Observance of International Women’s Year by Executive Order in 1975.

The first lady praises her husband for the Executive Order issued creating the National Commission on the Observance of International Women's Year.

Gerald R. Ford Presidential Library

The first lady’s support of women’s liberation received mixed responses, as the movement was not universally popular, especially within her own political party. Women who saw Betty’s support for the ERA as detrimental to family values often picketed outside of the White House. 9 Immediately after speaking out in support of the amendment, she received extremely critical messages in the mail, but as time went on, Betty’s views, as well as her candor, became more popular. In a six-day span in February 1975, Mrs. Ford received 5,195 pro-ERA letters in the mail, and 1,161 anti-ERA letters, suggesting that she had influenced many women to support the amendment. 10 Others were inspired by her work, including Betty Friedan, author of La mística femenina and a leader in the women’s liberation movement. Friedan wrote to the first lady in August 1975: “Courage and fortitude! You come across as the very best kind of liberated woman. Your sensitivity and strength is going to be a wonderful boost for millions of mothers and daughters and American women generally.” 11

Betty Ford’s opinions on taboo political matters were somewhat controversial. In a 1975 60 minutos interview in the White House Solarium, the first lady commented to a reporter that Roe contra Wade was a “great, great decision” and that she would not be surprised or angry if their teenage daughter, Susan, had an affair or tried marijuana. 12 Her stance on abortion diverged from the platforms of her husband and their party. Few first ladies have so publicly stated their opinions—and even more rarely, those that deviate from the president’s. Though many took issue with her liberal, outspoken ideas, Betty skyrocketed in popularity after the interview—at many points, her approval rating outranked her husband’s, and reelection campaign buttons displayed mottos including “Betty’s Husband for President in’76” and “Keep Betty in the White House.” 13

Betty Ford's controversial interview on 60 minutos

Gerald R. Ford Presidential Library

Unfortunately, Betty’s popularity was not enough to keep President Ford in the White House. Upon losing to Democratic candidate, Jimmy Carter, Betty gave her husband’s concession speech, as he had lost his voice while campaigning, and her voice was heard around the world. Her impact did not end when she and her family vacated the Executive Mansion, however many of Betty Ford’s most important contributions to activism came after her tenure as first lady ended in 1977.

After leaving the White House, the Ford family moved to Rancho Mirage, California, and Betty Ford’s reliance on prescription medicine and alcohol, which began prior to her time in Washington, D.C., became apparent and life-threatening. Originally prescribed for a pinched nerve, Betty had become increasingly reliant on the medication, taking more than prescribed for her condition. The Ford family staged an intervention on April 1, 1978, and forced the former first lady to acknowledge the detrimental effects that her addiction had on her family relationships and her own health. On that day, Betty Ford agreed to detox from her medications and attend rehabilitation at Naval Regional Medical Center in Long Beach, California. Betty’s determination and strong family support helped her get sober, and in 1978, her first memoir, The Times of My Life, openly discussed her battle with addiction. Betty’s second book, Betty: A Glad Awakening, provided transparency and inspiration for recovering addicts across America. 14

Betty Ford went beyond sharing her story. In 1982, she co-founded the Betty Ford Center, a treatment center for drug and alcohol rehabilitation in Rancho Mirage, California. 15 Betty specified that the treatment center, which is now considered the premier location for rehabilitation in the country, should have gender-specific programs, after realizing through her own struggle that women often fail to seek help for addiction. After opening the Center, Betty Ford visited almost daily, meeting and encouraging patients on their road to recovery. 16

Betty Ford stands outside of the Betty Ford Center, 1990

In the final years of her life, Betty Ford continued her involvement with causes that were most important to her: addiction treatment, breast cancer awareness, and women’s equality. In the 1980s, Mrs. Ford chose to speak out on another highly stigmatized problem—the HIV/AIDS crisis. Through her work at the Betty Ford Center, she understood the link between drug abuse and AIDS, and became involved in the Los Angeles AIDS Project. In 1985, she received the Commitment to Life Award from the L.A. AIDS Project. In her acceptance speech, she described her own battle with:

…two diseases, that for a long time nobody wanted to talk about: cancer and alcoholism. With public awareness, attitudes toward these have been changed. Attitudes can be changed about AIDS too. They are changing. In my life, being part of this is important. . . . Thank you for allowing me the opportunity to help with the understanding of another disease. 17

She later wore her AIDS ribbon pin to the 1992 Republican National Convention. 18 Betty continued to support gay and lesbian rights throughout her lifetime, speaking out against military discrimination and in favor of same-sex marriage. 19

Betty Ford receives the Presidential Medal of Freedom from President George H. W. Bush in 1991 for her public service

For her work, Betty Ford received some of that nation’s highest honors, including the Presidential Medal of Freedom, induction into the National Women’s Hall of Fame, and a Congressional Gold Medal. 20 Betty Ford passed away on July 8, 2011, leaving $500,000 for the Betty Ford Center. 21 She is perhaps best described in former First Lady Rosalynn Carter’s eulogy: Betty Ford was “someone who was willing to do things a bit differently than they had been done before…someone who had the courage and grace to fight fear, stigma, and prejudice wherever she encountered it.” 22 Betty Ford’s transparency and activism saved countless American lives and inspired new generations of women to speak out about important political matters. President Ford himself admitted that “when the final tally is taken, her contributions to our country will be bigger than mine.” 23


Ver el vídeo: Beverly Hills, California. $42,500,000 (Diciembre 2021).