Podcasts de historia

Jarra de invaluables monedas romanas antiguas descubiertas en una ciudad especial de Turquía

Jarra de invaluables monedas romanas antiguas descubiertas en una ciudad especial de Turquía

Se ha desenterrado una "colección muy especial y única" de antiguas monedas romanas en un sitio arqueológico igualmente especial de 5.000 años de antigüedad en Turquía. Se encontraron más de 650 monedas invaluables en Aizanoi, que se encuentra en la provincia de Kutahya y ha sido comparada con la famosa ciudad antigua de Éfeso.

Una jarra de monedas romanas antiguas raras

"Estas 651 monedas de plata, de la era del emperador Augusto, constituyen una colección muy especial y única", dijo a la Agencia Anadolu Elif Özer, profesor de la Universidad de Pamukkale y arqueólogo a cargo de la excavación en Aizanoi.

Una de las antiguas monedas romanas descubiertas en la antigua ciudad de Aizanoi, provincia de Kütahya, Turquía. ( Agencia Andalou )

La colección de monedas antiguas se compone de 439 denarios de plata romanos y 212 monedas de cistóforo que provienen de la antigua ciudad griega de Pérgamo. El equipo arqueológico cree que las monedas pueden haber pertenecido a un soldado de alto rango. “Estas monedas de plata son un 'álbum de monedas' del último siglo del período de la República Romana. Constituye una colección muy especial y única ”, dijo Özer. El profesor también ha calificado este descubrimiento como “la colección de monedas de plata más destacada encontrada en los últimos tiempos.

Preciosas monedas romanas que fueron descubiertas en la antigua ciudad de Aizanoi, provincia de Kütahya, en el oeste de Turquía. ( Noticias diarias de Hürriyet )

Özer dijo que las antiguas monedas romanas se encontraron en una jarra que estaba protegida por placas de terracota. Fue descubierto y desenterrado cuidadosamente en una vía fluvial que atraviesa el sitio de 5.000 años de antigüedad. Los excavadores encontraron la jarra mientras trabajaban en un proyecto de barco fluvial. Según Daily Sabah, el objetivo del proyecto es brindar a los visitantes la oportunidad de explorar las ruinas del sitio en veleros que atravesarán las vías fluviales "tal como lo hicieron los romanos hace siglos".

Las antiguas monedas romanas se encontraron en una jarra protegida por placas de terracota. (Dirección de Excavación de Aizanoi / Agencia Anadolu )

Aizanoi, una ciudad arqueológica especial

La antigua ciudad de Aizanoi se encuentra a 57 kilómetros (35 millas) del centro de la ciudad de Kütahya en el oeste de Turquía. Se le conoce con cariño como "el segundo Éfeso de Turquía" y se agregó a la Lista indicativa del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2012.

  • Haciendo dinero divino: las monedas imperiales romanas tenían un valor único en las culturas escandinavas
  • El tesoro de monedas romanas conduce al descubrimiento de un sitio importante en Inglaterra
  • Teatro del tesoro: monedas de oro romanas encontradas en el norte de Italia "podrían valer millones"

Un equipo arqueológico turco dirigido por el Departamento de Arqueología de la Universidad de Pamukkale ha estado trabajando en el sitio desde 2011 y comenzaron los trabajos de restauración allí en junio de 2020 después de años de daños por deslizamientos de tierra y terremotos. Antes de eso, arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán trabajaron en el sitio desde 1970 hasta 2011.

La característica más famosa del sitio es el Templo de Zeus, que se dice que es el templo mejor conservado que honra al dios griego en toda la antigua Anatolia. También alberga las ruinas de un impresionante teatro y estadio antiguo, un gimnasio, cinco puentes, un edificio comercial, cementerios, dos baños públicos y una cueva sagrada llamada Meter Steune, que se utilizó antes del siglo I a.C.

La característica más famosa en el arqueológico de Aizanoi El sitio es el Templo de Zeus, el templo mejor conservado que honra al dios griego en toda la antigua Anatolia. ( ErdalIslak / Adobe Stock)

Las excavaciones en el Templo de Zeus sugieren que ha habido un asentamiento en el sitio desde 3000 a. C. El Imperio Romano capturó la ciudad en el 133 a. C. y el sitio web del Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía dice que la ciudad "experimentó su edad de oro en los siglos II y III d. C. y se convirtió en el centro del episcopado en la era bizantina". El sitio fue redescubierto en 1824 por viajeros europeos.

Las monedas ahora se exhiben en el Museo de Civilizaciones de Anatolia en Ankara. Özer le dijo a la Agencia Anadolu que el equipo arqueológico está preparando artículos de revistas y libros en turco e inglés para promover el descubrimiento de las monedas romanas antiguas, raras e invaluables.

Las antiguas monedas romanas ahora se exhiben en el Museo de Civilizaciones de Anatolia en Ankara. ( Agencia Andalou )


Colección de monedas romanas de valor incalculable desenterradas en Turquía

/> Servicio de noticias 14:15 27 de enero de 2021 AA

Colección de monedas romanas de valor incalculable desenterradas en Turquía

Más de 650 monedas invaluables de la era romana han sido desenterradas en una antigua ciudad en el oeste de Turquía, dijeron investigadores el miércoles.

"Estas 651 monedas de plata, de la era del emperador Augusto, constituyen una colección muy especial y única", dijo a la Agencia Anadolu Elif Ozer, arqueólogo senior que supervisó la excavación en la antigua ciudad de Aizanoi.

Las monedas fueron encontradas en una jarra antigua, dijo Ozer, profesor de la Universidad de Pamukkale.

Un equipo turco se hizo cargo de las excavaciones en 2011 en Aizanoi, ubicada en la provincia de Kutahya, un asentamiento que se compara con la famosa ciudad antigua de Éfeso, agregó.

Aizanoi también cuenta con el templo del dios griego Zeus mejor conservado en Anatolia, y en 2012 se agregó a la lista provisional de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

De las monedas, 439 son monedas de denario de plata romanas estándar y 212 son monedas de cistóforo de la antigua ciudad griega de Pérgamo, agregó.

Ozer también dijo que su equipo se está preparando para promover la colección mediante la publicación de artículos de revistas y libros tanto en turco como en inglés.

La colección se exhibe ahora en el Museo de Civilizaciones de Anatolia en la capital turca, Ankara.


Un tesoro de monedas de plata romanas antiguas fue descubierto dentro de una jarra en Turquía

Los arqueólogos se han topado con una colección de monedas romanas antiguas en el oeste de Turquía. Aunque el tesoro escondido se encontró en 2019, no fue hasta este año que los investigadores se dieron cuenta de la importancia de su descubrimiento.

El botín de 651 monedas de plata se descubrió dentro de una jarra que fue desenterrada en una excavación en la antigua ciudad de Aizanoi, dirigida por investigadores de la Universidad de Pamukkale, informa. Revista Smithsonian. Escondido por tres placas de terracota, probablemente fue enterrado durante el período del primer emperador romano, Augusto, que gobernó desde el 27 a. C. hasta el 14 d. C.

Más de Robb Report

Las propias monedas parecen remontarse hasta el año 75 a. C. La colección probablemente perteneció a un soldado romano de alto rango e incluye 439 denarios, un tipo de moneda de plata introducida por primera vez en el siglo III a.C., y 212 cistophori, monedas de plata de la antigua ciudad griega de Pérgamo, según un comunicado de prensa de la universidad. . La mayoría de las monedas, que se acuñaron en el sur de Italia, tienen el rostro de Augusto, pero otras tienen la imagen de Julio César, su tío abuelo y padre adoptivo, y Marco Junio ​​Bruto, uno de los cabecillas del asesinato de César.

En el comunicado, el arqueólogo principal Elif Özer se refirió al alijo de monedas como una "colección muy especial y única", antes de continuar diciendo que podría ser "el hallazgo de monedas de plata más especial de los últimos tiempos".

La jarra que contiene las monedas fue descubierta como parte de un esfuerzo de restauración más amplio que comenzó en 2011, según la revista. No está claro qué pasará con la colección, pero por ahora se exhibirá en el Museo de las Civilizaciones de Anatolia en la ciudad capital de Ankara.

Esta no es la primera vez que las monedas romanas aparecen en las noticias en los últimos meses. En octubre pasado, una moneda de oro que fue una "celebración desnuda y desvergonzada" del asesinato de César se vendió en una subasta por la asombrosa cantidad de 3,5 millones de dólares. Esa moneda, como algunas de la colección descubierta en Aizanoi, presentaba la imagen de Brutus.

Informe Lo mejor de Robb

Suscríbase al boletín informativo de Robb Report. Para conocer las últimas noticias, síganos en Facebook, Twitter e Instagram.


En enero de 2021, los arqueólogos dirigidos por el Dr. Elif Özer de la Universidad de Pamukkale anunciaron que habían descubierto un escondite que contenía 651 monedas romanas fechadas hace unos 2.100 años en una jarra enterrada cerca de un arroyo en Aizanoi. Los investigadores revelaron una jarra por primera vez en 2019. 439 monedas eran denarios (antiguas monedas romanas acuñadas en plata) y 212 eran cistophori, monedas de plata de Pérgamo. Caesar, Brutus, Mark Antony y Augustus Young están grabados en las monedas en su mayoría bien conservadas. Find se exhibirá en el Museo de Civilizaciones de Anatolia. [4] [5] [6] [7]

  1. ^"Área de regiones (incluidos lagos), km²". Base de datos de estadísticas regionales. Instituto de Estadística de Turquía. 2002. Consultado el 5 de marzo de 2013.
  2. ^
  3. "Población de centros provinciales / distritales y pueblos / aldeas por distritos - 2012". Base de datos del Sistema de registro de población basado en direcciones (ABPRS). Instituto de Estadística de Turquía. Consultado el 27 de febrero de 2013.
  4. ^
  5. Instituto de Estadística de Turquía. "Censo 2000, Estadísticas clave para las áreas urbanas de Turquía" (XLS) (en turco). Consultado el 31 de octubre de 2008.
  6. ^
  7. "Colección de invaluables monedas romanas desenterradas en Turquía". www.aa.com.tr . Consultado el 17 de febrero de 2021.
  8. ^
  9. Agencia, Anadolu (28/01/2021). "Rara colección de monedas romanas encontradas en la antigua Aizanoi de Turquía". Sabah diario . Consultado el 17 de febrero de 2021.
  10. ^
  11. Jack Guy (9 de febrero de 2021). "Más de 650 monedas romanas de plata encontradas en una jarra en Turquía". Estilo CNN . Consultado el 17 de febrero de 2021.
  12. ^
  13. "Alijo de más de 600 monedas de plata de la época romana descubiertas en Turquía | Ciencia viva". www.livescience.com . Consultado el 17 de febrero de 2021.

Este artículo sobre una ubicación en la región del Egeo de Turquía es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


Enorme tesoro de monedas de plata romanas desenterrado en Turquía

Las monedas de plata de 2.100 años de antigüedad encontradas en la antigua ciudad de Aizanoi, Turquía. Crédito de la imagen: Universidad de Pamukkale.

Se encontraron un total de 651 monedas de plata en una jarra en la antigua ciudad de Aizanoi, que se encuentra en la actual ciudad de Çavdarhisar en la provincia de Kütahya, en el oeste de Turquía.

Fueron encontrados en 2019 durante las excavaciones arqueológicas dirigidas por el profesor Elif Özer, arqueólogo del Departamento de Arqueología Clásica de la Universidad de Pamukkale.

“La mayoría de estas monedas son extremadamente raras. Se sabe que existen uno o dos ejemplos en colecciones de todo el mundo ”, dijo el profesor Özer.

“La mayoría de ellos fueron acuñados en el sur de Italia. Es el hallazgo de monedas de plata más especial de los últimos tiempos ".

Las monedas de plata de 2.100 años encontradas en Aizanoi, Turquía. Crédito de la imagen: Universidad de Pamukkale.

El profesor Özer y sus colegas identificaron 439 monedas del tesoro como denarios y 212 como cistophori.

Creen que las monedas pueden haber sido traídas a Aizanoi por un soldado romano de alto rango.

Muchas de las monedas representan al emperador romano Augusto, mientras que otras muestran a Marco Antonio, Julio César y Marco Bruto.

“Entre estas monedas de plata que cubren el siglo del período de la República Romana, hay una moneda falsa de ese período”, dijo el profesor Özer.

"Las monedas pertenecientes a Julio César y Bruto hacen que la colección sea más especial".

"Un tipo muestra una escena con Eneas & # 8212 el antepasado mitológico de Remo y Rómulo, los fundadores de Roma & # 8212 entrando en Italia".


Un tesoro de monedas de plata romanas antiguas fue descubierto dentro de una jarra en Turquía

Bryan Hood

Bryan Hood & # 039s Historias más recientes

Universidad de Pamukkale

Los arqueólogos se han topado con una colección de monedas romanas antiguas en el oeste de Turquía. Aunque el tesoro escondido se encontró en 2019, no fue hasta este año que los investigadores se enteraron de la importancia de su descubrimiento.

El botín de 651 monedas de plata se descubrió dentro de una jarra que fue desenterrada en una excavación en la antigua ciudad de Aizanoi, dirigida por investigadores de la Universidad de Pamukkale, informa Revista Smithsonian. Escondido por tres placas de terracota, probablemente fue enterrado durante el período del primer emperador romano, Augusto, que gobernó desde el 27 a. C. hasta el 14 d. C.

Historias relacionadas

Algunas de las monedas de plata romanas descubiertas por arqueólogos en la Universidad de Pamukkale Universidad de Pamukkale

Las propias monedas parecen remontarse al año 75 a. C. La colección probablemente perteneció a un soldado romano de alto rango e incluye 439 denarios, un tipo de moneda de plata introducida por primera vez en el siglo III a.C., y 212 cistophori, monedas de plata de la antigua ciudad griega de Pérgamo, según un comunicado de prensa de la universidad. . La mayoría de las monedas, que se acuñaron en el sur de Italia, tienen el rostro de Augusto, pero otras tienen la imagen de Julio César, su tío abuelo y padre adoptivo, y Marco Junio ​​Bruto, uno de los cabecillas del asesinato de César y rsquos.

En el comunicado, el arqueólogo principal Elif & Oumlzer se refirió al alijo de monedas como una "colección muy especial y única" antes de continuar diciendo que podría ser "el hallazgo de monedas de plata más especial de los últimos tiempos".

La jarra que contiene las monedas fue descubierta como parte de un esfuerzo de restauración más amplio que comenzó en 2011, según la revista. No está claro qué pasará con la colección, pero por ahora se exhibirá en el Museo de Civilizaciones de Anatolia en la ciudad capital de Ankara.

Esta no es la primera vez que las monedas romanas aparecen en las noticias en los últimos meses. En octubre pasado, una moneda de oro que fue una "celebración desvergonzada y desvergonzada" del asesinato de César se vendió por la asombrosa cantidad de 3,5 millones de dólares en una subasta. Esa moneda, como algunas de la colección descubierta en Aizanoi, presentaba la imagen de Brutus.


Contenido

La fabricación de monedas en la cultura romana, que data aproximadamente del siglo IV a. C., influyó significativamente en el desarrollo posterior de la acuñación de monedas en Europa. El origen de la palabra "menta" se atribuye a la fabricación de monedas de plata en Roma en el 269 a. C. cerca del templo de Juno Moneta. Esta diosa se convirtió en la personificación del dinero, y su nombre se aplicó tanto al dinero como a su lugar de fabricación. Las casas de moneda romanas se extendieron ampliamente por todo el Imperio y, a veces, se utilizaron con fines propagandísticos. La población a menudo se enteró de un nuevo emperador romano cuando aparecieron monedas con el retrato del nuevo emperador. Algunos de los emperadores que gobernaron por poco tiempo se aseguraron de que una moneda llevara su imagen [ cita necesaria ] Quietus, por ejemplo, gobernó sólo una parte del Imperio Romano desde el 260 al 261 d. C. y, sin embargo, emitió trece monedas con su imagen de tres cecas. [2] Los romanos arrojaban sus monedas de cobre más grandes en moldes de arcilla con marcas distintivas, no porque no supieran cómo golpear, sino porque no era adecuado para masas de metal tan grandes.

La adopción romana del dinero mercantil metálico fue un desarrollo tardío en la historia monetaria. Las barras de lingotes y los lingotes se utilizaron como dinero en Mesopotamia desde el séptimo milenio antes de Cristo y los griegos en Asia Menor habían sido pioneros en el uso de la moneda (que empleaban además de otros medios de cambio monetarios más primitivos) ya en el siglo VII a. C. [3] La acuñación propiamente dicha sólo fue introducida por el gobierno republicano romano c. 300 AC. La ciudad más grande de la región de Magna Graecia en el sur de Italia, y varias otras ciudades italianas, ya tenían una larga tradición en el uso de monedas en este momento y las produjeron en grandes cantidades durante el siglo IV a.C. para pagar sus guerras contra los grupos italianos del interior. invadiendo su territorio. Por estas razones, los romanos ciertamente habrían sabido acerca de los sistemas de acuñación mucho antes de que su gobierno los introdujera.

La razón detrás de la adopción de la moneda por parte de Roma fue probablemente cultural. Los romanos no tenían una necesidad económica urgente, pero querían emular la cultura griega y consideraban que la institución del dinero acuñado era una característica importante de esa cultura. Sin embargo, la acuñación romana inicialmente tuvo un uso muy limitado. [4]

El tipo de dinero introducido por Roma era diferente al que se encontraba en otras partes del Mediterráneo antiguo. Combinó una serie de elementos poco comunes. Un ejemplo es el gran lingote de bronce, el aes signatum (Latín para bronce firmado). Medía alrededor de 160 por 90 milímetros (6,3 por 3,5 pulgadas) y pesaba alrededor de 1.500 a 1.600 gramos (53 a 56 oz), y estaba hecho de un bronce de estaño con alto contenido de plomo. Aunque se habían producido barras de cambio de metal similares en Italia y en las zonas etruscas del norte, éstas se habían fabricado con Tumba de Aes, un metal sin refinar con un alto contenido de hierro. [5]

Junto con aes signatum, el estado romano también emitió una serie de monedas de bronce y plata que emulaban los estilos de las producidas en las ciudades griegas. [6] Producidos utilizando la forma de fabricación utilizada entonces en la Nápoles griega, los diseños de estas primeras monedas también fueron fuertemente influenciados por diseños griegos. [7]

Los diseños sobre la acuñación del período republicano mostraban un "conservadurismo sólido", generalmente ilustrando escenas míticas o personificaciones de varios dioses y diosas. [8]

Iconografía Editar

Las imágenes de las monedas dieron un paso importante cuando Julio César emitió monedas con su propio retrato. Si bien los monetarios habían emitido anteriormente monedas con retratos de antepasados, la de César fue la primera moneda romana en presentar el retrato de un individuo vivo. La tradición continuó después del asesinato de César, aunque los imperadores de vez en cuando también produjeron monedas con las deidades y personificaciones tradicionales que se encuentran en monedas anteriores. La imagen del emperador romano adquirió una importancia especial en los siglos que siguieron, porque durante el imperio, el emperador encarnó el estado y sus políticas. Los nombres de los monetarios continuaron apareciendo en las monedas hasta mediados del reinado de Augusto. Aunque se desconoce el deber de los monetarios durante el Imperio, dado que el cargo no fue abolido, se cree que aún tenían cierta influencia sobre la imaginería de las monedas.

El foco principal de las imágenes durante el imperio estaba en el retrato del emperador. Las monedas fueron un medio importante para difundir esta imagen en todo el imperio. Las monedas a menudo intentaban hacer que el emperador pareciera un dios al asociar al emperador con atributos que normalmente se ven en las divinidades, o enfatizar la relación especial entre el emperador y una deidad en particular al producir una preponderancia de monedas que representan a esa deidad. Durante su campaña contra Pompeyo, César emitió una variedad de tipos que presentaban imágenes de Venus o Eneas, intentando asociarse con sus ancestros divinos. Un ejemplo de un emperador que llegó a un extremo al proclamar el estatus divino fue Cómodo. En el año 192 d.C., emitió una serie de monedas que representaban su busto vestido con una piel de león (la representación habitual de Hércules) en el anverso, y una inscripción que proclamaba que él era la encarnación romana de Hércules en el reverso. Aunque Cómodo fue excesivo en la descripción de su imagen, este caso extremo es indicativo del objetivo de muchos emperadores en la explotación de sus retratos. Si bien el emperador es, con mucho, el retrato más frecuente en el anverso de las monedas, también se presentaron herederos aparentes, predecesores y otros miembros de la familia, como emperatrices. Para ayudar en la sucesión, se afirmó la legitimidad de un heredero produciendo monedas para ese sucesor. Esto se hizo desde la época de Augusto hasta el final del imperio.

Presentar el retrato de un individuo en una moneda, que se legalizó en el 44 a. C., hizo que se considerara que la moneda representaba los atributos del individuo retratado. Dio escribió que tras la muerte de Calígula, el Senado desmonetizó sus monedas y ordenó que se fundieran. Independientemente de si esto realmente ocurrió o no, demuestra la importancia y el significado que se le dio a las imágenes en una moneda. El filósofo Epicteto escribió en broma: "¿De quién es la imagen de este sestercio? ¿La de Trajano? Dámela. ¿La de Nerón? Tírala, es inaceptable, está podrida". Aunque el escritor no esperaba seriamente que la gente se deshaga de sus monedas, esta cita demuestra que los romanos atribuían un valor moral a las imágenes de sus monedas. A diferencia del anverso, que durante el período imperial casi siempre presentaba un retrato, el reverso era mucho más variado en su representación. Durante el final de la República, a menudo había mensajes políticos en las imágenes, especialmente durante los períodos de guerra civil. Sin embargo, a mediados del Imperio, aunque había tipos que hacían declaraciones importantes, y algunos que eran de naturaleza abiertamente política o propagandística, la mayoría de los tipos eran imágenes de archivo de personificaciones o deidades. Si bien algunas imágenes pueden estar relacionadas con la política o las acciones de un emperador en particular, muchas de las opciones parecen arbitrarias y las personificaciones y deidades eran tan prosaicas que a menudo se omitían sus nombres, ya que eran fácilmente reconocibles solo por su apariencia y atributos.

Se puede argumentar que dentro de este telón de fondo de tipos en su mayoría indistinguibles, las excepciones serían mucho más pronunciadas. Los reveses atípicos generalmente se observan durante y después de los períodos de guerra, momento en el que los emperadores hacen varias afirmaciones de liberación, subyugación y pacificación. Algunas de estas imágenes inversas pueden clasificarse claramente como propaganda. Un ejemplo dado por el emperador Felipe en 244 presenta una leyenda que proclama el establecimiento de la paz con Persia en verdad, Roma se había visto obligada a pagar grandes sumas en homenaje a los persas.

Aunque es difícil hacer generalizaciones precisas sobre las imágenes inversas, ya que esto era algo que variaba según el emperador, existen algunas tendencias. Un ejemplo son los tipos inversos de los emperadores militares durante la segunda mitad del siglo III, donde prácticamente todos los tipos eran las personificaciones y deidades comunes y estándar. Una posible explicación de la falta de originalidad es que estos emperadores intentaban presentar imágenes conservadoras para establecer su legitimidad, algo de lo que muchos de estos emperadores carecían. Aunque estos emperadores se basaron en los tipos tradicionales al revés, sus retratos a menudo enfatizaban su autoridad a través de miradas severas, [9] [ cita necesaria ] e incluso presentaba el busto del emperador vestido con armadura. [10]

A diferencia de la mayoría de las monedas modernas, las monedas romanas tenían (al menos en los primeros siglos) un valor intrínseco significativo. Sin embargo, si bien las emisiones de oro y plata contenían metales preciosos, el valor de una moneda podría ser ligeramente superior a su contenido de metales preciosos, por lo que no eran, estrictamente hablando, equivalentes a lingotes. Además, con el paso del tiempo se redujo la pureza y el peso de las monedas de plata. Las estimaciones del valor del denario oscilan entre 1,6 y 2,85 veces su contenido de metal, [ cita necesaria ] se cree que iguala el poder adquisitivo de 10 libras esterlinas británicas modernas al comienzo del Imperio Romano a alrededor de 18 libras esterlinas al final (comparando los precios del pan, el vino y la carne) y, durante el mismo período, alrededor de uno a tres días ' pagar por un legionario. [11]

El sistema de acuñación que existió en Egipto hasta la época de la reforma monetaria de Diocleciano era un sistema cerrado basado en el tetradracma muy degradado. Aunque el valor de estos tetradracmas puede considerarse equivalente al del denario, su contenido de metales preciosos fue siempre mucho menor. También en otros lugares, no todas las monedas que circulaban contenían metales preciosos, ya que el valor de estas monedas era demasiado grande para ser conveniente para las compras diarias. Existía una dicotomía entre las monedas de valor intrínseco y las de valor simbólico. Esto se refleja en la producción infrecuente e inadecuada de monedas de bronce durante la República, donde desde la época de Sila hasta la época de Augusto no se acuñaron monedas de bronce en absoluto, incluso durante los períodos en que se produjeron las monedas de bronce, su mano de obra era a veces muy tosca. y de baja calidad.

Sótano Editar

El tipo de monedas emitidas cambió bajo la reforma de la acuñación de Diocleciano, el antoniniano (doble denario), muy degradado, fue reemplazado por una variedad de nuevas denominaciones, y se introdujo una nueva gama de imágenes que intentaron transmitir diferentes ideas. El nuevo gobierno establecido por Diocleciano era una tetrarquía, o gobernar por cuatro, y cada emperador recibía un territorio separado para gobernar.

Las nuevas imágenes incluyen un retrato grande y severo que es representativo del emperador. Esta imagen no tenía la intención de mostrar el retrato real de un emperador en particular, sino que era un personaje que encarnaba el poder que poseía el emperador. El tipo inverso era igualmente universal, presentando el espíritu (o genio) de los romanos. La introducción de un nuevo tipo de gobierno y un nuevo sistema de acuñación representa un intento de Diocleciano de devolver la paz y la seguridad a Roma, después del siglo anterior de constante guerra e incertidumbre.

Diocleciano caracteriza al emperador como una figura de autoridad intercambiable al representarlo con una imagen generalizada. Intenta enfatizar la unidad entre los romanos presentando el espíritu de los romanos (Sutherland 254). Los tipos inversos de monedas de finales del Imperio enfatizaron temas generales y descontinuaron las personificaciones más específicas descritas anteriormente. Los tipos inversos presentaban leyendas que proclamaban la gloria de Roma, la gloria del ejército, la victoria contra los "bárbaros", la restauración de tiempos felices y la grandeza del emperador.

Estos tipos generales persistieron incluso después de la adopción del cristianismo como religión estatal del Imperio Romano. Se introdujeron imágenes cristianas silenciadas, como los estándares que presentaban cristogramas (el monograma chi-rho para el nombre de Jesucristo en griego), pero con algunas raras excepciones, no había temas explícitamente cristianos. Desde la época de Constantino hasta el "fin" del Imperio Romano, las monedas presentaban retratos idealizados casi indistinguibles y proclamaciones generales de grandeza.

Aunque el denario siguió siendo la columna vertebral de la economía romana desde su introducción en el 211 a. C. hasta que dejó de ser acuñado normalmente a mediados del siglo III, la pureza y el peso de la moneda disminuyeron lenta pero inexorablemente. El problema de la degradación de la economía romana parece ser omnipresente, aunque la gravedad de la degradación a menudo fue paralela a la fuerza o la debilidad del Imperio. Si bien no está claro por qué la degradación se convirtió en una ocurrencia tan común para los romanos, se cree que fue causada por varios factores, incluida la falta de metales preciosos y las deficiencias en las finanzas estatales. Cuando se introdujo, el denario contenía plata casi pura con un peso teórico de aproximadamente 4,5 gramos, pero desde la época de Nerón en adelante, la tendencia fue casi siempre a disminuir su pureza.

El estándar teórico, aunque no se cumplió habitualmente en la práctica, se mantuvo bastante estable en toda la República, con la notable excepción de los tiempos de guerra. La gran cantidad de monedas necesarias para formar un ejército y pagar los suministros a menudo requería la degradación de la moneda. Un ejemplo de esto son los denarios que Mark Antony golpeó para pagar a su ejército durante sus batallas contra Octavio. Estas monedas, de un diámetro ligeramente más pequeño que un denario normal, estaban hechas de plata notablemente degradada. El anverso presenta una galera y el nombre Antony, mientras que el reverso presenta el nombre de la legión particular a la que estaba destinada cada emisión (la evidencia del tesoro muestra que estas monedas permanecieron en circulación más de 200 años después de su acuñación, debido a su menor contenido de plata ). La acuñación de los julio-claudianos se mantuvo estable en 4 gramos de plata, hasta la degradación de Nerón en el 64, cuando el contenido de plata se redujo a 3,8 gramos, quizás debido al costo de reconstruir la ciudad después de que el fuego consumiera una parte considerable de Roma. .

El denario continuó disminuyendo lentamente en pureza, con una reducción notable instituida por Septimius Severus. A esto siguió la introducción de una pieza de doble denario, diferenciada del denario por la corona radiada que llevaba el emperador. La moneda es comúnmente llamada antoniniano por los numismáticos en honor al emperador Caracalla, quien introdujo la moneda a principios de 215. Aunque nominalmente valorada en dos denarios, el antoniniano nunca contenía más de 1,6 veces la cantidad de plata del denario. El beneficio de acuñar una moneda valorada en dos denarios, pero que pesa solo alrededor de una vez y media más es obvia, la reacción del público a estas monedas es desconocida. A medida que aumentó el número de antoniniani acuñados, disminuyó el número de denarios acuñados, hasta que el denario dejó de acuñarse en cantidades significativas a mediados del siglo III. Una vez más, la acuñación experimentó su mayor degradación en tiempos de guerra e incertidumbre. La segunda mitad del siglo III estuvo plagada de esta guerra e incertidumbre, y el contenido de plata del antonianus cayó a solo el 2%, perdiendo casi cualquier apariencia de plata. Durante este tiempo, el aureus permaneció un poco más estable, antes de que también se volviera más pequeño y más básico (menor contenido de oro y mayor contenido de metal base) antes de la reforma de Diocleciano.

La disminución en el contenido de plata hasta el punto en que las monedas no contenían prácticamente nada de plata fue contrarrestada por la reforma monetaria de Aureliano en 274. El estándar para la plata en el Antonianus se fijó en veinte partes de cobre por una parte de plata, y las monedas fueron notablemente marcado como que contiene esa cantidad (XXI en latín o KA en griego). A pesar de la reforma de Aureliano, el contenido de plata siguió disminuyendo, hasta la reforma monetaria de Diocleciano. Además de establecer la tetrarquía, Diocleciano ideó el siguiente sistema de denominaciones: un aureus acuñado al estándar de 60 por libra, una nueva moneda de plata acuñada al antiguo estándar neroniano conocido como argenteus, y una nueva moneda grande de bronce que contenía dos por ciento de plata.

Diocleciano emitió un edicto sobre precios máximos en 301, que intentó establecer los precios máximos legales que se podían cobrar por bienes y servicios. El intento de establecer precios máximos fue un ejercicio inútil, ya que era imposible aplicar precios máximos. El Edicto se contabilizó en términos de denarios, aunque no se había acuñado tal moneda durante más de 50 años (se cree que el bronce follis fue valorada en 12 + 1 ⁄ 2 denarios). Al igual que las reformas anteriores, esto también se erosionó y fue reemplazado por una moneda incierta que consistía principalmente en oro y bronce. Se desconoce la relación exacta y la denominación de las emisiones de bronce de una variedad de tamaños, y se cree que han fluctuado mucho en el mercado.

Se desconoce la razón exacta por la que la moneda romana sufrió una degradación constante, pero las teorías más comunes involucran la inflación, el comercio con la India, que drenó la plata del mundo mediterráneo y las deficiencias en las finanzas estatales. De los papiros se desprende claramente que la paga del soldado romano aumentó de 900 sestercios al año bajo Augusto a 2000 sestercios al año bajo Septimio Severo y el precio del grano se triplicó con creces, lo que indica que durante este tiempo se produjo una caída de los salarios reales y una inflación moderada. . [12]

Otro motivo de degradación fue la falta de metal en bruto con el que producir monedas. La propia Italia no contiene minas grandes o fiables de metales preciosos, por lo que los metales preciosos para la acuñación tuvieron que obtenerse en otro lugar. La mayoría de los metales preciosos que Roma obtuvo durante su período de expansión llegaron en forma de botín de guerra de los territorios derrotados, y posteriores tributos e impuestos por las tierras recién conquistadas. When Rome ceased to expand, the precious metals for coinage then came from newly mined silver, such as from Greece and Spain, and from melting older coins.

Without a constant influx of precious metals from an outside source, and with the expense of continual wars, it would seem reasonable that coins might be debased to increase the amount that the government could spend. This explanation for the debasement of coinage is that it allowed the state to spend more than it had. By decreasing the amount of silver in its coins, Rome could produce more coins and "stretch" its budget. As time progressed, the trade deficit of the west, because of its buying of grain and other commodities, led to a currency drainage in Rome.

Equivalences Edit

The first rows show the values of each boldface coin in the first column in relation to the coins in the following columns:


A rare treasure of 2000-year-old Roman silver coins discovered in Turkey

A shower of 651 ancient Roman silver coins has been documented by archaeologists at Pamukkale University who helped first discover this rare trove at an excavation site near the ancient Turkish city of Aizanoi back in 2019 in a water vessel buried near a stream.

In an official statement, researchers involved in the project, which was delayed due to the ongoing global pandemic and was just recently completed, indicated that 439 of these shiny coins were denarii, a type of silver monetary first minted in the third century B.C. The other 212 coins were cistophori, money originating from the ancient Greek city of Pergamum, in the area of what is currently western Turkey.

More archaeology

“The jug was aimed to be kept [in place] by three terracotta plates covering it,” lead archaeologist Elif Özer of Pamukkale University tells the Hurriyet Daily News, including the theory that the collection of coins was most likely buried during the reign of Emperor Augustus’ which lasted from 27 B.C. to 14 A.D.

Per a statement, Özer also concluded that these coins produced in Southern Italy, were not simply “very special and unique collection,” but “the most special silver coin find of recent times.”

Engraved with dates ranging between 75 and 4 B.C., the simple coins mostly showcase the likeness of Augustus, but others display the images of Roman emperors and politicians such as Julius Caesar, Marcus Brutus and Mark Antony. While investigating the artifacts, museum researchers were surprised to see that most of the coins were amazingly well-preserved, with very little wear.

According to Live Science, Özer has further speculated that the denarii and cistophori were part of a 2,000-year-old private coin album, a compilation of money portraying rulers from the late Roman Republic, that belonged to an elite Roman soldier.

“A high-ranking soldier [likely] came to Aizanoi . and he must have buried these coins here for a reason we do not know yet,” Özer tells Live Science.

Each coin reflects a different story taken from mythology and popular lore. For example, one token portrays the Trojan hero Aeneas carrying his father, Anchises, on his back, which is a notable scene from Virgil's classic poetical work, La eneida.

For now, it's expected that this rich collection of Roman coins will be put on public display at the Museum of Anatolian Civilizations in Ankara.


Contenido

Settlement in the area is known from the Bronze Age. The city may have derived its name from Azan, one of three sons of Arcas and the nymph Erato, legendary ancestors of the Phrygians. [2] [3] During the Hellenistic period the city changed hands between the Kingdom of Pergamum and the Kingdom of Bithynia, before being bequeathed to Rome by the former in 133 BC. It continued to mint its own coins. [1] Its monumental buildings date from the early Empire to the 3rd century.

Aezani was part of the Roman province of Phrygia Pacatiana. It became a Christian bishopric at an early stage, and its bishop Pisticus (or Pistus) was a participant at the First Council of Nicaea, the first ecumenical council, in 325. Pelagius was at a synod that Patriarch John II of Constantinople hastily organized in 518 and that condemned Severus of Antioch he was also at the Second Council of Constantinople in 553. Gregory was at the Trullan Council of 692, John at the Second Council of Nicaea in 787, and Theophanes at both the Council of Constantinople (869) and the Council of Constantinople (879). [4] [5] The bishopric was at first a suffragan of Laodicea but, when Phrygia Pacatiana was divided into two provinces, it found itself a suffragan of Hierapolis, the capital of the new province of Phrygia Pacatiana II. [6] [7] No longer a residential bishopric, Aezani is today listed by the Catholic Church as a titular see. [8]

After the 7th century, Aezani fell into decline. Later, in Seljuk times, the temple hill was converted into a citadel (Turkish: hisar) by Çavdar Tatars, after which the recent settlement of Çavdarhisar is named. [1] [2] [3] The ruins of Aezani/Aizanoi were discovered by European travellers in 1824. Survey work in the 1830s and 1840s was followed by systematic excavation conducted by the German Archaeological Institute from 1926, resumed in 1970, and still ongoing. [1] [2] [3]

In January 2021, archaeologists led by Dr. Elif Özer from Pamukkale University announced that they had discovered a cache containing 651 Roman coins dated about 2,100 years ago in a jug buried near a stream. Researchers revealed a jug firstly in 2019. 439 pieces of coins were denarius (ancient Roman coins minted on silver), and 212 were cistophori, silver coins from Pergamum. Caesar, Brutus, Mark Antony and Augustus Young are engraved on the mostly well-preserved coins. Find is going to display in the Museum of Anatolian Civilizations. [9] [10] [11] [12]

Temple of Zeus Edit

The Temple of Zeus, situated upon a hill, was the city's main sanctuary. Ceramic finds indicate local habitation from the first half of the third millennium BC. According to a recent reading of the architrave inscription, construction of the temple began under Domitian. [13] Inscriptions document imperial assistance from Hadrian relating to the recovery of unpaid rents as well as the euergetism of Marcus Apuleius Eurykles. Later the Çavdar Tatars carved equestrian and battle scenes on the temple. [2] [3] [14] [15] The temple is pseudodipteral, with eight columns at the ends and fifteen along the sides (35 m × 53 m (115 ft × 174 ft)). [2] [3] It was damaged by the 1970 Gediz earthquake and has since been restored. [dieciséis]


Contenido

Antigüedad Editar

Stratonos pyrgos (Straton's Tower) was founded by Abdashtart, or Straton I, king of Sidon (r. 365-352 BC). [7] It was first established as a Phoenician colony and trading village. [1]

Hellenistic and early Roman periods Edit

In 90 BCE, Jewish ruler Alexander Jannaeus captured Straton's Tower as part of his policy of developing the shipbuilding industry and enlarging the Hasmonean kingdom. [7] Straton's Tower remained a Jewish settlement for two more generations, until the area became dominated by the Romans in 63 BCE, when they declared it an autonomous city. [7]

Herodian city of Caesarea Maritima (22 BCE – 6CE) Edit

The site, along with all of Judea, was awarded by Rome to Herod the Great in 30 BCE. [8] The pagan city underwent vast changes under Herod, who renamed it Caesarea in honour of the Roman emperor, Caesar Augustus. [7] [2] Caesarea Maritima was built in Roman-ruled Judea under the Jewish client king Herod the Great during c. 22-10/9 BCE near the ruins of the small naval station of Straton's Tower. [7]

In 22 BCE, Herod began construction of a deep-sea harbour named Sebastos (see below) and built storerooms, markets, wide roads, baths, temples to Rome and Augustus, and imposing public buildings. [9] Herod built his palace on a promontory jutting out into the sea, with a decorative pool surrounded by stoas. [2] [8] Every five years the city hosted major sports competitions, gladiator games, and theatrical productions in its theatre overlooking the Mediterranean Sea. [ cita necesaria ]

Sebastos harbour Edit

Construction years and importance Edit

King Herod built the two jetties of the harbour between 22 and 15 BCE, [10] and in 10/9 BCE he dedicated the city and harbour to Emperor Augustus (sebastos is Greek for Augusto). [11] The pace of construction was impressive considering size and complexity. [12]

At its height, Sebastos was one of the most impressive harbours of its time. It had been constructed on a coast that had no natural harbours and served as an important commercial harbour in antiquity, rivaling Cleopatra's harbour at Alexandria. Josephus wrote: "Although the location was generally unfavorable, [Herod] contended with the difficulties so well that the solidity of the construction could not be overcome by the sea, and its beauty seemed finished off without impediment." [13] It was the largest on the Eastern Mediterranean coast. [ cita necesaria ]

When it was built in the 1st century BCE, the harbour of Sebastos ranked as the largest artificial harbour built in the open sea, enclosing around 100,000 m 2 . [14] [12] [15]

Construction techniques Edit

The breakwaters were made of lime and pozzolana, a type of volcanic ash, set into an underwater concrete. Herod imported over 24,000 m 3 of pozzolana from the name-giving town of Putoli, today Puzzoli in Italy, to construct the two breakwaters: the southern one 500 meter, and the northern one 275 meter long. [12] A shipment of this size would have required at least 44 shiploads of 400 tons each. [10] Herod also had 12,000 m 3 of local kurkar stone quarried to make rubble and 12,000 m 3 of slaked lime mixed with the pozzolana.

Architects had to devise a way to lay the wooden forms for the placement of concrete underwater. One technique was to drive stakes into the ground to make a box and then fill it with pozzolana concrete bit by bit. [12] However, this method required many divers to hammer the planks to the stakes underwater and large quantities of pozzolana were necessary. Another technique was a double planking method used in the northern breakwater. On land, carpenters would construct a box with beams and frames on the inside and a watertight, double-planked wall on the outside. This double wall was built with a 23 cm (9 in) gap between the inner and outer layer. [16] Although the box had no bottom, it was buoyant enough to float out to sea because of the watertight space between the inner and outer walls. Once it was floated into position, pozzolana was poured into the gap between the walls and the box would sink into place on the seafloor and be staked down in the corners. The flooded inside area was then filled by divers bit by bit with pozzolana-lime mortar and kurkar rubble until it rose above sea level. [dieciséis]

On the southern breakwater, barge construction was used. The southern side of Sebastos was much more exposed than the northern side, requiring sturdier breakwaters. Instead of using the double planked method filled with rubble, the architects sank barges filled with layers of pozzolana concrete and lime sand mortar. The barges were similar to boxes without lids, and were constructed using mortise and tenon joints, the same technique used in ancient boats, to ensure they remained watertight. The barges were ballasted with 0.5 meters of pozzolana concrete and floated out to their position. With alternating layers, pozzolana-based and lime-based concretes were hand-placed inside the barge to sink it and fill it up to the surface. [dieciséis]

Demise Edit

However, there were underlying problems that led to its demise. Studies of the concrete cores of the moles have shown that the concrete was much weaker than similar pozzolana hydraulic concrete used in ancient Italian ports. For unknown reasons, the pozzolana mortar did not adhere as well to the kurkar rubble as it did to other rubble types used in Italian harbours. [12] Small but numerous holes in some of the cores also indicate that the lime was of poor quality and stripped out of the mixture by strong waves before it could set. [12] Also, large lumps of lime were found in all five of the cores studied at Caesarea, which shows that the mixture was not mixed thoroughly. [12] However, stability would not have been seriously affected if the harbour had not been constructed over a geological fault line that runs along the coast. Seismic action gradually took its toll on the breakwaters, causing them to tilt down and settle into the seabed. [13] Also, studies of seabed deposits at Caesarea have shown that a tsunami struck the area sometime during the 1st or 2nd century. [17] Although it is unknown if this tsunami simply damaged or completely destroyed the harbour, it is known that by the 6th century the harbour was unusable and today the jetties lie more than 5 meters underwater. [18]

Capital of Roman province Edit

When Judea became a Roman province in 6 CE, Caesarea Maritima replaced Jerusalem as its civilian and military capital and became the official residence of its governors, such as the Roman procurator Antonius Felix, and prefect Pontius Pilatus. [19] In the 3rd century, Jewish sages exempted the city from Jewish law, or Halakha, as by this time the majority of the inhabitants were non-Jewish. [20] The city was chiefly a commercial centre relying on trade.

This city is the location of the 1961 discovery of the Pilate Stone, the only archaeological item that mentions the Roman prefect Pontius Pilate, by whose order Jesus was crucified. [21] It is likely that Pilate used it as a base, and only went to Jerusalem when needed. [22]

The city was described in detail by the 1st-century Roman Jewish historian Flavius Josephus. [23] Josephus describes the harbour as being as large as the one at Piraeus, the major harbour of Athens. [14] Remains of the principal buildings erected by Herod as well as the medieval town are still visible today, including the Crusader city, the city walls, the ruined citadel surrounded by the sea, and remains of the cathedral and a second church. Herod's Caesarea grew rapidly, in time becoming the largest city in Judaea, with an estimated population of 125,000 over an urban area of 3.7 square kilometres (1.4 sq mi).

According to Josephus, Caesarea was the scene in 26 CE of a major act of civil disobedience to protest against Pilate's order to plant eagle standards on the Temple Mount of Jerusalem. [24]

Emperor Vespasian raised its status to that of a Colonia, with the name Colonia Prima Flavia Augusta Caesarea.

According to Josephus, the outbreak of the Jewish revolt of 66 CE was provoked by Greeks of a certain merchant house in Caesarea sacrificing birds in front of a local synagogue. [25] In 70 CE, after the Jewish revolt was suppressed, games were held there to celebrate the victory of Titus. Many Jewish captives were brought to Caesarea Maritima Kasher (1990) claims that 2,500 captives were "slaughtered in gladiatorial games". [26]

In 6 CE Caesarea became the provincial capital of the Judaea Province, before the change of name to Syria Palaestina in 135, in the aftermath of the Bar Kokhba revolt. [27] Caesarea was one of four Roman colonies for veterans in the Syria-Phoenicia region. [28]

Caesarea is mentioned in the 3rd-century Mosaic of Rehob, with respect to its non-Jewish population.

Early Christian centre Edit

According to the Acts of the Apostles, Caesarea was first introduced to Christianity by Philip the Deacon, [29] who later had a house there in which he gave hospitality to Paul the Apostle. [30] It was there that Peter the Apostle came and baptized Cornelius the Centurion and his household, the first time Christian baptism was conferred on Gentiles. [31] When newly converted Paul the Apostle was in danger in Jerusalem, the Christians there accompanied him to Caesarea and sent him off to his native Tarsus. [32] He visited Caesarea between his second and third missionary journeys, [33] and later, as mentioned, stayed several days there with Philip the Deacon. Later still, he was a prisoner there for two years before being sent to Rome. [34]

In the 3rd century, Origen wrote his Hexapla and other exegetical and theological works while living in Caesarea. The Nicene Creed may have originated in Caesarea.

The Apostolic Constitutions says that the first Bishop of Caesarea was Zacchaeus the Publican, followed by Cornelius (possibly Cornelius the Centurion) and Theophilus (possibly the address of the Gospel of Luke). [35] The first bishops considered historically attested are those mentioned by the early church historian Eusebius of Caesarea, himself a bishop of the see in the 4th century. He speaks of a Theophilus who was bishop in the 10th year of Commodus (c. 189), [36] of a Theoctistus (216–258), a short-lived Domnus and a Theotecnus, [37] and an Agapius (?–306). Among the participants in the Synod of Ancyra in 314 was a bishop of Caesarea named Agricolaus, who may have been the immediate predecessor of Eusebius, who does not mention him, or who may have been bishop of a different Caesarea. The immediate successors of Eusebius were Acacius (340–366) and Gelasius of Caesarea (367–372, 380–395). The latter was ousted by the semi-Arian Euzoius between 373 and 379. Le Quien gives much information about all of these and about later bishops of Caesarea. [38]

The Greek Orthodox Church of Jerusalem still has a metropolitan see in Caesarea, currently occupied by metropolitan Basilios Blatsos, since 1975.

Melkite Catholic Church [40] also consider Caesarea a titular see.

Theological library Edit

Through Origen and especially the scholarly presbyter Pamphilus of Caesarea, an avid collector of books of Scripture, the theological school of Caesarea won a reputation for having the most extensive ecclesiastical library of the time, containing more than 30,000 manuscripts: Gregory Nazianzus, Basil the Great, Jerome and others came to study there. The Caesarean text-type is recognized by scholars as one of the earliest New Testament types. The collections of the library suffered during the persecutions under the Emperor Diocletian, but were repaired subsequently by bishops of Caesarea. [41] The library was mentioned in 6th century manuscripts but it may not have survived the capture of Caesarea in 640. [42]

Byzantine period Edit

During the Byzantine period, Caesarea became the capital of the new province of Palaestina Prima in 390. As the capital of the province, Caesarea was also the metropolitan see, with ecclesiastical jurisdiction over Jerusalem, when rebuilt after the destruction in the year 70. In 451, however, the Council of Chalcedon established Jerusalem as a patriarchate, with Caesarea as the first of its three subordinate metropolitan sees.

Caesarea remained the provincial capital throughout the 5th and 6th centuries. It fell to Sassanid Persia in the Byzantine–Sasanian War of 602–628, in 614, and was re-conquered by Byzantium in 625.