Podcasts de historia

Cómo los abuelos de Trump se volvieron estadounidenses reacios

Cómo los abuelos de Trump se volvieron estadounidenses reacios

The Past in Color presenta el trabajo de la colorista Marina Amaral, dando vida a fotografías en blanco y negro con color aplicado digitalmente.

El barbero alemán, propietario de un restaurante y especulador inmobiliario Friedrich Trump y su joven esposa Elisabeth no tenían la intención de pasar su vida de casados ​​en los Estados Unidos. Ambos habían nacido en la pequeña ciudad de Kallstadt, en la región de Pfalz (o Palatinado) en el suroeste de Alemania, no lejos de la frontera francesa.

Cuando era joven, en la década de 1880, Friedrich había dejado Europa para buscar fortuna en Estados Unidos durante la Fiebre del oro, y se dirigió al estado de Washington y al Yukón para abrir hoteles-restaurantes para los buscadores de oro. Después de casarse con Elisabeth en 1901, la pareja se mudó a Nueva York. Pero en 1904 ella se había sentido nostálgica y regresaron para ganarse la vida en su tierra natal.

Sin embargo, su patria los rechazó, porque Friedrich Trump había violado la ley. Al ir a Estados Unidos, se saltó el servicio militar obligatorio de Alemania. Como castigo, se le revocó la ciudadanía alemana. Trump se humilló y suplicó a las autoridades, escribiendo a un príncipe local para preguntarle “¿Por qué deberíamos ser deportados? Esto es muy, muy difícil para una familia ".

Pero no sirvió de nada. Expulsados ​​de la tierra de su nacimiento, el 30 de junio de 1905 los Trump siguieron a tantos otros de las masas pobres y apiñadas del mundo, que anhelaban ser libres, y viajaron una vez más a los Estados Unidos.

La fotografía
Esta fotografía parece mostrar a Friedrich y Elisabeth en un momento temprano de su matrimonio. A veces se fecha en 1918, el año de la muerte de Friedrich. Pero dado que la pareja aparece sin ninguno de sus tres hijos, es más probable que haya sido tomada entre finales de 1902 y 1904, cuando vivían por primera vez en Nueva York. La reconstrucción de los colores en la fotografía requirió tanto una investigación histórica como un análisis técnico de los datos dentro del original en blanco y negro.

Incluso en escala de grises podemos decir que los ojos de Friedrich estaban brillantes; Las imágenes en color de sus descendientes, incluido el actual presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, sugieren con casi un 100 por ciento de certeza que Friedrich tenía una combinación distintivamente germánica de ojos azul grisáceo pálido y cabello rubio arena.

La vida en américa
Un funcionario de inmigración estadounidense que se encontró con Friedrich Trump a fines del siglo XIX registró su apellido como "Trumpf". Es posible que el funcionario haya escuchado mal el acento alemán de Trump y haya agregado la "f" final por error. Ciertamente, la consonante se escuchó poco de nuevo.

Friedrich evitó problemas durante la Primera Guerra Mundial, americanizando su nombre a Frederick mientras el sentimiento anti-alemán en Nueva York era alto. Pero en 1918 murió con tan solo 49 años: víctima de la pandemia de influenza que azotó a Estados Unidos ese año. Elisabeth, sin embargo, vivió hasta los 86 años. Se interesó mucho en los bienes raíces y fundó una empresa inmobiliaria llamada Elizabeth Trump & Son (su nombre ahora también sutilmente americanizado). Dirigió este negocio con su hijo mayor Fred C. Trump hasta su muerte en 1966.

El descendiente
En 1971, la compañía de bienes raíces fue entregada al segundo hijo de Fred, Donald J. Trump, quien le cambió el nombre y luego aprovechó los millones de bienes raíces de su abuela y su padre para adquirir más propiedades y una carrera como personalidad televisiva.

El 20 de enero de 2017, casi un siglo después de la muerte de su abuelo, Donald J. Trump fue investido como el 45 ° presidente de los Estados Unidos. Una elección presidencial reñida se había convertido en parte en la vigorosa retórica nacionalista de Trump, en la que culpaba a los inmigrantes de muchos de los problemas de Estados Unidos.


Aquai / Aquine, un sitio para responder preguntas de nuestro sitio web principal

Creció para construir y administrar viviendas unifamiliares en Queens, cuarteles y apartamentos con jardín para el personal de la Marina de los EE. UU. Cerca de los principales astilleros de la costa este y más de 27.000 apartamentos en la ciudad de Nueva York.

Trump fue investigado por un Senado de Estados Unidos comité para mercantilismo en 1954, y nuevamente por Estado de Nueva York en 1966.

¿Suena un poco familiar?

Donald se convirtió en presidente del negocio inmobiliario de su padre en 1971., y fueron demandados por el División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de EE. UU. por violar el Ley de Equidad de Vivienda en 1973.

¿Suena un poco familiar?

En años posteriores, Fred dirigió

en beneficio de Donald,

¿Suena un poco familiar?

sufrio de

¿Suena un poco familiar?

En 1997, cuando su valor excedió los mil millones de dólares, transfirió la mayoría de sus edificios a sus hijos sobrevivientes, que los vendió en 2004 por más de 16 veces su valor declarado anteriormente, efectivamente regate cientos de millones de dólares en impuestos .

¿Suena un poco familiar?

Fred Trump, que tenía ofuscado su ascendencia alemana para evitar molestar a los amigos y clientes judíos.

¿Suena un poco familiar?

¿Suena un poco familiar?

Miembros del Ku Klux Klan enfrentados por la policía en Queens el Día de los Caídos en 1927

Sobre El Día de los Caídos en 1927, más de mil miembros del Ku Klux Klan marcharon en un desfile de Queens para protestar contra los "estadounidenses protestantes nativos" siendo "agredidos por la policía católica romana de la ciudad de Nueva York". [20]

Trump, de 21 años, y otros seis hombres fueron arrestados.

Los siete fueron referidos como "manifestantes berobed" en el Long Island Daily Press

Trump, detenido "acusado de negarse a dispersarse de un desfile cuando se le ordenó hacerlo", fue despedido.

Otro de los hombres, arrestado por el mismo cargo, era un transeúnte que había sido atropellado por un coche de la policía. Según la policía, los cinco hombres restantes eran sin duda miembros del Klan.

Varios artículos de periódicos sobre el incidente enumeran la dirección de Trump (en Jamaica, Queens), que se registra como compartiendo con su madre en el censo de 1930 y un anuncio de boda de 1936.

En septiembre de 2015, Boing Boing reprodujo el artículo,

y el hijo de Fred, Donald Trump, entonces candidato a presidente de los Estados Unidos, dijo a The New York Times: "Ahí es donde vivían mi abuela y mi padre, desde el principio".

Luego, cuando se le preguntó sobre la historia de 1927, negó que su padre hubiera vivido alguna vez en esa dirección, y dijo que el arresto "nunca sucedió" y que "no se acusó a nadie".

Pero durante décadas, Trump negó por completo esta herencia alemana y, en cambio, afirmó que las raíces de su abuelo se encontraban más al norte, en Escandinavia. & # 8220 [Él] vino aquí desde Suecia cuando era niño, & # 8221 Trump afirmó en su libro coescrito El arte del trato. De hecho, su primo e historiador familiar John Walter le dijo a The New York Times:


'Me enferma de dolor': la presidencia de Trump dividió a las familias. ¿Qué les pasa ahora?

Las hijas de S tacey Pavesi Debr & eacute & rsquos tenían un hábito cuando vieron al presidente Donald Trump en la televisión en su apartamento de París. Ellos & rsquod se taparon la nariz y abuchearon. Es decir, hasta que la madre de Stacey & rsquos, Lonnie Pavesi, vino a visitarla durante una semana para ayudar a cuidar a sus nietos. Después de que ella se fue, la niña mayor de Debr & eacute; ecute, que tenía alrededor de 7 años, tuvo algunas palabras fuertes para su madre. "Mamá, me mentiste", dijo. & ldquoMe dijiste que Trump era malo. En realidad no lo es. Ama me dijo que él & rsquos está mejorando Estados Unidos. & Rdquo

Resultó que Lonnie había mezclado algún discurso político con sus deberes de abuela. "Ella le había lavado el cerebro a nuestras hijas a nuestras espaldas", dice el padre de las niñas, Guillaume Debréacute, divertido. Se trata de un periodista francés que ha escrito un libro sobre Trump, pero sostiene que no tiene sentimientos tan intensos por él como su esposa estadounidense. "Yo estaba como, esto se está yendo de las manos". La madre y la abuela luchan por el alma de su nieta. Esto es Loco. Incluso los franceses no hacen esto. & Rdquo

Los desacuerdos sobre política han sido el fantasma de todas las reuniones familiares desde que se inventó la cena. Pero después de una de las administraciones presidenciales más divisivas en la historia de EE. UU. Seguida de una elección, el líder saliente afirma que fue fraudulenta (sin ninguna evidencia que se haya presentado en la corte) y un ataque al Capitolio, esas divisiones son tan amplias como cualquiera puede recordar. Una encuesta posterior a la elección del Pew Research Center encontró que menos del 2% de los votantes sentían que quienes votaron por el otro partido los entendían muy bien, y solo el 13% de los votantes de Joe Biden & rsquos y el 5% de los votantes de Donald Trump & rsquos expresaron algún deseo de unidad futura.

El presidente Biden ganó las elecciones en parte con la promesa de que curaría las fisuras entre quienes votaron por él y quienes votaron por Trump. "Ahora es el momento de pasar página", dijo en un discurso después de que el Colegio Electoral afirmara su victoria. & ldquoPara unir. Para curar. & Rdquo

Para algunas familias, eso va a ser un trabajo muy pesado.

Un estudio de octubre de la Universidad de Missouri encontró que desde 2016, las interacciones familiares han tenido más probabilidades de separar a los parientes muy partidistas que de unirlos. Uno de los autores, el profesor asociado de comunicación Ben Warner, dice que inicialmente pensó que tener un miembro de la familia que estaba en el lado opuesto del pasillo podría llevar a menos estereotipos o menosprecio de esa persona y sus puntos de vista. El estudio demostró que estaba equivocado. "Para las personas que están muy polarizadas, tener un padre o un hijo que sea miembro de la otra parte no mejoró las cosas", dice. & ldquoY parecía que probablemente empeoró las cosas, tal vez porque era un punto de tensión en la dinámica familiar. & rdquo

Así que no es sorprendente que la mayoría de las docenas de personas con las que habló TIME para esta historia no quisieran que se usaran sus nombres. Una mujer dijo que le ha resultado difícil mantener la comunicación con su hermana gemela amante de Trump, otra dijo que se ha encontrado tratando de ser el puente entre sus hijos afroamericanos y su padre blanco. Una madre de cinco comenzó a sentirse cada vez más aislada de sus hijos y seis hermanos debido a su apoyo a Trump. Una mujer negra lloró al recordar haber ayudado a su madre blanca a registrarse para votar por primera vez, sabiendo que votaría para reelegir al entonces presidente.

Todos los padres hablaron de cuánto aprecian a sus hijos, a pesar de sus diferencias. La mayoría de la descendencia, a su vez, habló sobre cómo creían que sus padres eran buenas personas. Pero muchas personas han bloqueado silenciosamente a miembros de la familia en las redes sociales, o hablan con tristeza de hermanos o abuelos con los que tratan subrepticiamente de evitar pasar tiempo, y les preocupa que hablar de ello inflame aún más la disputa. Sin embargo, varias familias intentaron valientemente explicar sus diferentes puntos de vista y cómo estaban tratando de navegarlos.

En octubre, Gary y Mary Bliefnick de Missouri les envió un mensaje de texto a su hijo Soren y su hermana Amy diciendo que querían visitar a sus hijos a principios de noviembre en lugar de para el Día de Acción de Gracias. Se preguntaban si todos podrían "comprometerse a ignorar la política". Soren respondió: "Si crees que Trump debería poder ser reelegido, entonces tendremos un problema independientemente de la época del año". Su padre preguntó qué tipo de problema. "Dije" Un problema moral ", dice Soren. & ldquoY todo fue desde allí. & rdquo

Soren, que vive en Los Ángeles, encuentra incomprensible que los mismos padres que le enseñaron la importancia de la cortesía, la cortesía y la decencia pudieran haber apoyado al presidente Trump. Está desconcertado de por qué no pudieron ver el mismo comportamiento e instintos homofóbicos y racistas que él vio, y por qué no reconocieron que un voto por Trump era un voto en contra de la justicia. "Votaron por él para un segundo mandato por razones vagas que son más importantes para ellos que socavar mis derechos", dice. & ldquoFue tan increíblemente doloroso que ellos hicieran algo así y parecieran estar tan inconscientes o indiferentes. & rdquo Y una vez que su padre se convenció de que la elección era fraudulenta, él deseó & ldquot; ellos pudieran ver lo que yo veo, porque entonces sabrían por qué. me enferma de dolor. & rdquo

Mientras tanto, sus padres están igualmente desconcertados sobre por qué su hijo no puede permitirles votar por quién quieren votar. "Para mí", dice Mary, "fue muy doloroso que ninguno de nuestros hijos pudiera apreciar nuestra decisión de tomar nuestra propia decisión en función de las cosas que pensamos que eran importantes", que para ella eran en gran parte alrededor de la ley y el orden. Su padre lo ve simplemente como una política de identidad. & ldquoBásicamente piensa que Trump es anti-gay & rdquo, dice Gary Bliefnick, quien dice que no votó en 2016, pero que le gustó lo que Trump había hecho con la economía y los niveles de empleo y en hacer frente a los medios de comunicación, por lo que votó por él en 2020. No tiene ningún problema con el hecho de que su hijo sea gay, pero siente que el presidente no representa una amenaza real para los derechos LGBTQ.

Los expertos dicen que los desacuerdos políticos familiares pueden irritar más que los desacuerdos entre amigos o colegas, debido a cuán profundamente los humanos se identifican con sus familiares, cuánto sienten que provienen del mismo lugar. En 2016, Bill Doherty, profesor de ciencias sociales y terapeuta familiar de la Universidad de Minnesota, cofundó Braver Angels, una organización que organiza talleres para ayudar a personas de diferentes puntos de vista políticos a hablar entre sí. & ldquoLas dos razones más importantes que da la gente para asistir a los talleres son que están muy preocupados por la polarización en el país, & rdquo, dice, & rdquo, y están muy preocupados por sus familias. & rdquo Tantas familias se acercaron al grupo en busca de ayuda en 2020 que comenzó a ofrecer políticas familiares en línea. sesiones, en las que los moderadores voluntarios llevan a las personas a través de una serie de ejercicios para ayudarles a interactuar con miembros de la familia que tienen opiniones políticas muy diferentes. Doherty también agregó una conferencia sobre las divisiones políticas a los cursos de posgrado en terapia familiar que imparte.

Gary y Mary Bliefnick atribuyen sus diferencias, al menos en parte, a la geografía. Sienten que su hijo cambió cuando fue a la universidad, y aquí Gary ajusta su tono ligeramente, en Bostón. & ldquoCreo que mi hijo y mi hija eran & mdashbueno, mi elección de palabras sería deformado"Estoy en la dirección equivocada acerca de lo horrible que es Estados Unidos", dice. & ldquoEllos & rsquore enseñándoles una historia diferente a la que yo aprendí. & rdquo

La experiencia de Bliefnicks & rsquo refleja un estudio de 2018 que mostró que las familias en las que los anfitriones e invitados vivían en áreas diferentes y altamente partidistas gastaron hasta 50 minutos menos durante la cena de Acción de Gracias de 2016 que las familias que no lo hicieron. Los investigadores estimaron que esto condujo a una pérdida acumulada de casi 34 millones de horas de tiempo familiar.

Otro problema que hace que estos cismas sean más difíciles de abordar es que la preferencia política es un conjunto de creencias más abarcador de lo que solía ser, lo que los académicos llaman una "identidad". gasto robusto en defensa. Es más probable que usted sea blanco, evangélico y de un entorno rural o de pueblo pequeño. Y si eres gay, afroamericano o latino, y vives en una ciudad, tienes más probabilidades de votar por los demócratas. No se trata solo de políticas.

De muchas formas, el clan Pavesi encarna estas diferencias de identidad. Los Pavesis mayores, que viven en un pequeño puesto de avanzada rojo en el norte de California, son cristianos devotos y han estado en misiones y viajes de misericordia por todo el mundo. El padre de Stacey & rsquos, Dave Pavesi, estaba en el ejército. Stacey ha pasado la mayor parte de su carrera en medios y planificación de eventos, y los Debr & eacutes son más seculares. El padre de Guillaume & rsquos es un político francés, y Guillaume era corresponsal de la televisión francesa en D.C. Pero para el padre Pavesis, la política pasa a un segundo plano frente a la fe. & ldquoAl final del día, cuando todos se van a casa, realmente no cambia nuestra vida en absoluto & rdquo, dice Dave. "No creo que ninguno de nosotros esté persuadido por nuestros argumentos individuales". Es por eso que tiendo a evitarlo más de lo que no. & Rdquo

Stacey, para quien la política es más importante, describe la situación de manera diferente. Para ella, se sintió como si la elección de Trump y sus padres alteraran el comportamiento de sus padres. & ldquoHay & rsquos una especie de burbujeo, esta necesidad de expresarse políticamente. Es algo completamente ajeno a mí ”, dice. Y ella está angustiada por lo que oye. Su padre sostiene que la elección fue robada y que el ataque al Capitolio fue & ldqu una ligera reacción exagerada & rdquo, el resultado de la frustración por & ldquoproblemas con la elección que están siendo ignorados en lugar de legalmente investigados & rdquo. Cuando Stacey trató de disuadir a sus padres de esa opinión , dice que su madre anunció que ya no quería hablar de política.

Sin embargo, esta forma tradicional de manejar estos problemas y no hablar de ello, no es una opción viable para muchas familias, porque la gente tiende a expresar sus puntos de vista en las redes sociales de todos modos y también porque pone distancia entre las personas que están acostumbradas a discutir las cosas. abiertamente. El Dr. Paul Groen y su hijo, también llamado Paul, se toman muy en serio su fe cristiana y hablan de ella con regularidad, pero descubren que sus creencias los llevan a conclusiones diferentes. El anciano Groen, de 84 años, quien durante la mitad de su carrera de 50 años como médico estuvo fundando hospitales en África y ahora pasa sus días visitando a aquellos en su comunidad de jubilados que están aislados debido a las restricciones de COVID-19, se niega a decir por quién votó. en 2020, pero dice que no es difícil de adivinar porque cree en un gobierno pequeño. "No apruebo muchas de sus payasadas", dice sobre el 45. ° presidente, "pero creo que muchas de las cosas que ha hecho han sido buenas". Echa la culpa de las divisiones actuales más a los pies del Congreso y su presión para acusar la primera vez, y duda que Biden pueda ofrecer mucho en cuanto a unidad.

Su hijo, un cantante de ópera que vive en Londres, dice que le resulta difícil pasar por alto los recortes de Trump en el número de refugiados, el menosprecio de las mujeres, el mal manejo del virus y el uso de "hechos alternativos". Para familias como los Groen, el nuevo panorama Es difícil navegar & mdashit & rsquos como ellos & rsquore leyendo diferentes mapas. "No sé cómo tener una conversación con la familia cuando no puedes estar de acuerdo con los hechos", dice el joven Groen. El Dr. Groen no sigue realmente las noticias, mientras que su hijo considera importante comprender la actualidad. "Como cristiano", continúa, "lo que encuentro fundamentalmente perturbador es el abandono de la idea de que existe una verdad objetiva".

El fin de la presidencia de Trump No significa el final de la era Trump ni hace que las barreras entre quienes no están de acuerdo se estén disolviendo. A pesar de las disputas, la mayoría de estas familias siguen intactas y encuentran formas de aferrarse a sus relaciones. Sin embargo, hay muchos votantes para quienes los puentes parecen estar irrevocablemente quemados. Este es el grupo en el que ha aterrizado Lynette Villano.

Recientemente, en abril de 2016, la hermana mayor de Villano & rsquos, Susan Paraventi, la llevó a ella y a tres familiares en un viaje de niñas y rsquo a los Cayos de Florida para el cumpleaños número 70 de Villano & rsquos. Varios años antes, Paraventi había corrido al lado de su hermana y rsquos para ayudar cuando Villano y su hijo se sometieron a un procedimiento médico. Ahora las hermanas nunca hablan. Villano, del este de Pensilvania, también está separada de dos de sus hijos. Ella dice que fue invitada al Día de Acción de Gracias en 2018 y luego no la invitaron cuando otros miembros de la familia protestaron.

Villano siempre ha sido una entusiasta de la política y republicana, rasgos que compartió con su madre ahora fallecida. Cuando corrió para ser la delegada local, dice, el resto de su familia la animó. Pero las cosas cambiaron, dicen algunos miembros de su familia, tan pronto como Trump bajó las escaleras mecánicas de la Torre Trump en 2015 y anunció su candidatura. "Es solo todo Trump todo el tiempo con ella", dice Paraventi, que vive en Massachusetts. Villano & rsquos fervor en las redes sociales y mdashher constante celebración del comportamiento, familia, opiniones y denigración de Trump & rsquos a sus enemigos y mdashó a otros parientes, quienes sintieron que ella lo estaba promocionando para avanzar en su propia carrera política.

En un momento, compartió textos seleccionados de miembros de su familia con un periodista, quien los incluyó en un libro en un capítulo titulado & ldquoTrump & rsquos Biggest Fan & rdquo. Estas misivas, que sus familiares dicen que fueron editadas para hacerlas quedar mal y se usaron sin permiso, les llevó a recibir mensajes amenazantes. (Solicitaron que TIME no usara sus nombres, citando preocupaciones de seguridad). Pero Villano dice que ella también ha sufrido. "No creo que la gente se dé cuenta del odio que sienten los partidarios de Trump", dice.

Durante un tiempo, Paraventi bloqueó a su hermana en las redes sociales, pero siguió hablando con ella. Las cosas llegaron a su punto más bajo justo antes de la Navidad de 2019, cuando Villano, dos veces sobreviviente de cáncer, estaba en la ciudad de Nueva York por razones médicas y Paraventi estuvo allí para un concierto de Bob Dylan (ha estado en conciertos de Dylan en 48 estados y varios países). . Las hermanas planearon juntas un viaje al museo. Sus historias difieren en algunos detalles, pero están de acuerdo en que justo antes de reunirse, Paraventi le pidió a Villano que se quitara el alfiler grande con la bandera de Trump que siempre usó y, a cambio, no usaría ningún atuendo político. Villano, quien considera que el alfiler es su firma, declinó. La excursión fue cancelada. El esposo de Paraventi & rsquos fue a ver a su cuñada y trató de engatusarlos a los dos, pero fue en vano. "Mi madre está revolcándose en su tumba", dice Paraventi. & ldquoLo único que siempre decía era que solo quería que sus hijos se llevaran bien. Éramos una familia muy unida. & Rdquo

En lo que respecta a Villano, sus familiares son los que no son razonables. "Si fui una buena madre, hermana y tía todos estos años, y ellos me amaron, ¿qué cambió?", pregunta. & ldquoNada cambió en mí. Este es quien soy. Apoyo a un candidato por su posición sobre los temas. & Rdquo Su hermana no está de acuerdo. Ella tiene otros parientes que apoyan a Trump, pero no hablan mucho de eso, o eligen promover al presidente si tiene un efecto negativo en el resto de la familia. "Creo que la cambió", dice Paraventi. & ldquoY la forma en que ella lo apoyó cambió mis sentimientos hacia ella. No puedo ver cómo ella no entiende algo del daño que él le hizo a este país.

En algunas formas, Los desacuerdos dentro de las familias han surgido por las mismas razones por las que han retumbado en los EE. UU. e incluso en el planeta. Trump es una figura divisiva. Las diferentes generaciones tienen diferentes valores. La gente tiende a asumir la cultura de la región en la que vive y trabaja. El declive de la confianza en instituciones como los medios de comunicación, la iglesia y los tribunales ha dejado a las dos partes sin un conjunto de premisas acordadas desde donde partir. Las redes sociales alientan a las personas a vivir en una cámara de resonancia y siguen amplificando las vistas que alguna vez pudieron mantenerse en silencio por el bien de la armonía. La pandemia ha ensanchado el abismo, ya que las personas no pueden hacer cosas juntas. (Una mujer comentó que si veía a su prima separada, estaba bastante segura de que la memoria muscular la llevaría a abrazarla). Y, quizás con menos éxitos de taquilla, juegos deportivos y eventos sociales para discutir, y un líder sin filtros que tuitea regularmente hasta hace poco, la política se ha convertido en la fuente más tentadora de forraje conversacional.

Pero aún más que eso, en la era Trump, muchos estadounidenses no ven la votación como una decisión sobre un conjunto de políticas, lo ven como un imperativo moral, un acto que hará o arruinará el país, en cierto modo un voto por George. W. Bush o Bill Clinton no lo fueron. Villano, Gary Bliefnick y Dave Pavesi están firmemente convencidos de que el país ha sido víctima de un fraude electoral. (Dave Pavesi insiste en que Biden es un títere, cuyos controladores pronto serán revelados). Sus parientes de izquierda están igualmente seguros de que los miembros de su familia están en el lado equivocado de la historia. "Mis padres profesaban amar a Estados Unidos y la Constitución y todas estas cosas, y es como si quisieran socavar eso directamente", dice Soren Bliefnick.

Tanto los Groen como los Pavesis y Debr & eacutes se encuentran en diferentes países, sus interacciones son en su mayoría virtuales y, por lo tanto, están más controladas. Groens Zoom todas las semanas durante al menos una hora. "Yo diría que tenemos una buena relación, pero no sé lo que diría [mi hijo] porque probablemente nunca estemos de acuerdo políticamente", dice el Dr. Groen. & ldquoPara nosotros ha sido difícil tener una discusión discreta, por lo general se vuelven bastante enérgicos. & rdquo Algunas de las conversaciones más difíciles se eliminan entre el clan Pavesi a través de mensajes de texto. Dave Pavesi dice que la partida de Trump y rsquos probablemente ganó y rsquot cambiará su dinámica familiar, que él no cree que sea tan malo. Le gustaría que se investigara la elección, pero dice: "No voy a dejar que eso lastime a mi familia". Villano no está segura de poder reconciliarse con su hermana u otros parientes. Paraventi dice que ha dejado de extrañarla: "No sé que las cosas mejorarán pronto porque nunca admitirá que nada de lo que ha hecho fue exagerado". Soren Bliefnick dice que pensó en sacar a sus padres de su vida, pero decidió no hacerlo. eso, en parte porque su madre señaló que nunca le haría eso. & ldquoA partir de ahora, me siento separado de ellos más de
Lo tengo por esto ”, dice. "Es difícil querer hablar con ellos con ese tipo de sombra sobre mí". Su madre Mary, "muy enferma de todo el lío", no está segura de que las elecciones fueran justas, pero estaba disgustada por el comportamiento de Trump después de noviembre, cuando debería haberlo hecho. centrado en COVID-19. "Simplemente me niego a permitir que la política rompa a mi familia", dice.

Doherty, el terapeuta familiar, espera que esta fractura relacional pase. "La gente subestima el tremendo dolor y el dolor que implica un corte familiar", dice. & ldquoTodos necesitamos un descanso a veces de la intensidad familiar, pero eso es algo completamente diferente & rdquo En una era dominada por una enfermedad altamente infecciosa, incluso una interrupción temporal en las comunicaciones, señala, podría ser definitiva: & ldquoAlguien contrae COVID & mdash, qué, no puedes llamar ? & rdquo

Villano escuchó en Navidad que uno de sus familiares estaba enfermo. Envió un mensaje de texto para que se recupere. Ella no ha recibido respuesta.
"No creo que quieran tener nada que ver conmigo", dice. Se supone que el tema de la inauguración de Joe Biden es la unidad, pero no veo nada que suceda de él o del Congreso que vaya a unificar al país. No veo a nadie trabajando para tratar de unirnos a ambos lados. ¿Cómo vamos a reunirnos para resolver todos los problemas que tenemos? & Rdquo


6 datos interesantes sobre la fe cristiana de Donald Trump

Muchos expertos políticos no tomarán en serio la búsqueda de Donald Trump de la nominación presidencial republicana, posiblemente por una buena razón. Trump, más notable por su vasto imperio inmobiliario, riqueza, quiebras, reality shows, divorcios de alto perfil y, últimamente, sus descaradas declaraciones políticas, profesa ser cristiano. Como informó The Christian Post el martes, incluso afirma que sería "el presidente de puestos más grande que Dios haya creado".

Si bien Trump puede no ser popular entre un gran segmento del Partido Republicano, muchos votantes ya no se sienten conectados con Washington o con lo que ven como una clase política profesional y arraigada. Con su racha populista, Trump puede atraer a estos votantes. A continuación se muestran seis datos sobre Donald Trump y su profesa fe cristiana.

1. Hablando con CBN News en mayo, Donald Trump declaró: "Seré el mayor representante de los cristianos que han tenido en mucho tiempo".

Específicamente, Trump estaba hablando de que los cristianos fueron masacrados en el Medio Oriente, especialmente en Siria, y según él, los cristianos de todo el mundo no tienen a nadie que los represente. Trump también afirmó que era más fácil para los musulmanes venir a Estados Unidos que para los cristianos perseguidos.

2. Trump dice que es presbiteriano y que anteriormente asistió a servicios con la denominación de la Iglesia Reformada de América.

Trump dijo a Human Events y otros medios de comunicación que es "un creyente". En 2011, le dijo a CBN que asistió a la Primera Iglesia Presbiteriana en Jamaica Queens, que es parte de la denominación Presbiteriana de EE. UU. Algunos artículos y entrevistas anteriores han incluido a Trump como miembro de la Iglesia Reformada de América, pero más recientemente ha dicho que es presbiteriano. Dice que va a la iglesia los domingos cuando puede y siempre en Navidad, Pascua y en ocasiones especiales.

3. Después de hacer declaraciones favorables al derecho al aborto, Trump ahora afirma ser provida.

Si bien Trump tiene un largo historial de hacer declaraciones y apoyar a candidatos que estaban a favor del aborto, atribuye a la experiencia de un amigo el no querer un bebé y luego adorar a ese bebé como una de las principales razones de su cambio hacia el aborto. En enero, Trump explicó su posición sobre el aborto, donde permitió excepciones limitadas para interrumpir un embarazo y habló sobre sus puntos de vista tradicionales sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, que dijo que en este momento "es un problema de derechos del estado". En el pasado, Trump ha dicho que "recibió muchas críticas" por oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo.

4. Cuando Bill O'Reilly le preguntó si había un "problema musulmán en el mundo", Trump respondió "sí".

En una entrevista de 2011, Trump agregó, "absolutamente, absolutamente, no noto que los suecos derriben el World Trade Center". Trump respaldó su declaración diciendo más tarde: "Tenemos que decir la verdad, este país es tan políticamente correcto y se está desmoronando".

5. Donald Trump ha llamado a la Biblia "El Libro, es la cosa".

De hecho, colecciona Biblias porque afirma que mucha gente le envía Biblias. Trump dice que los guarda y los almacena porque "no hay forma de que le haga algo negativo a una Biblia".

6. Trump ha elogiado a los líderes evangélicos Tony Perkins y Ralph Reed, diciendo que "tienen una gran reputación".

En 2011, Trump declaró: "Recientemente hablé con Ralph Reed y Tony Perkins y quedé realmente impresionado, tienen una gran reputación y he oído hablar de ellos durante años". Añadió que eran "personas inteligentes".


La historia de la familia Trump con el KKK

4 de enero de 2018

Un globo inflable de Donald Trump sosteniendo una túnica del KKK durante la convención "Politicon" en Pasadena, California, el 25 de junio de 2016. (Reuters / Patrick T. Fallon)

Suscribirse a La Nación

Obtener La NaciónBoletín semanal

Al registrarse, confirma que es mayor de 16 años y acepta recibir ofertas promocionales ocasionales para programas que apoyan La NaciónPeriodismo. Puedes leer nuestro Política de privacidad aquí.

Únase al boletín de libros y artes

Al registrarse, confirma que es mayor de 16 años y acepta recibir ofertas promocionales ocasionales para programas que apoyan La NaciónPeriodismo. Puedes leer nuestro Política de privacidad aquí.

Suscribirse a La Nación

Apoya el periodismo progresista

Regístrese en nuestro Wine Club hoy.

El KKK de la década de 1920 tenía millones de miembros fuera del Sur. Apuntó a católicos y judíos, así como a negros, y tuvo un éxito impresionante en la elección de gobernadores y congresistas. Pasó restricciones antiinmigrantes que permanecieron vigentes hasta 1965. Y Fred Trump, el padre del presidente, fue arrestado cuando era joven en una marcha del Klan en la ciudad de Nueva York. La historiadora Linda Gordon explica: su nuevo libro es The Second Coming of the KKK: The Ku Klux Klan and the American Political Tradition.

Plus: Nancy MacLean uncovered the deep history of the radical right’s stealth plan for America: the historical connection between the Koch brothers’ anti-government politics, the white South’s massive resistance to desegregation, and a Nobel Prize–winning Virginia economist. Nancy is an award-winning historian and the William H. Chafe professor of history and public policy at Duke University. Ella Democracy in Chains was named “most valuable book” of 2017 by John Nichols on La Nación‘s Progressive Honor Roll.

Nancy MacLean on the Radical Right

Start Making Sense Twitter Start Making Sense es The Nation’s podcast, hosted by Jon Wiener and co-produced by the Los Angeles Review of Books. Subscribe on Apple Podcasts or wherever you get your podcasts for new episodes each Thursday.

Jon Wiener Twitter Jon Wiener is a contributing editor of La Nación and co-author (with Mike Davis) of Set the Night on Fire: L.A. in the Sixties.

To submit a correction for our consideration, click here.

For Reprints and Permissions, click here.

Leave a Comment

In order to comment, you must be logged in as a paid subscriber. Click here to log in or subscribe.


Echoes of history: Trump's "movement" now has a uniform and membership cards

By Chauncey DeVega
Published April 12, 2019 7:00AM (EDT)

(Getty/Twitter/realDonaldTrump)

Shares

Donald Trump is not the president of all Americans. He only cares about himself, his voters and other sycophants. Public service is anathema to him. Patriotism is inconceivable to him as well. Democracy and the common good are antithetical to his personal values, morals and beliefs. In total, Donald Trump believes he is above the rule of law and, like a king or queen, is the literal embodiment of the state.

Donald Trump does not represent a political party so much as a social and cultural movement which seeks to destroy America's multiracial democracy and fully reinstate American apartheid.

Given his politics it is no coincidence then that Donald Trump refers to his "movement" rather than the Republican Party when speaking to his supporters: this emphasis on "movement" above party was used by the Nazis and the Third Reich to mobilize their base and its destructive energies.

Like other right-wing populist movements Trumpism has a uniform and a slogan. This is the red and white MAGA hat, the tan khaki pants worn by the white supremacist hooligans in Charlottesville and elsewhere, and the words "Make America Great Again." Trump's movement also has membership cards, which function both as a loyalty oath and marker of belonging.

The "Trump Make America Great Again Committee" sent this fundraising email on Wednesday:

Friend,

Let me be clear. Since the day I took my famous escalator ride in 2015 to announce my presidential campaign, the Democrat harassment, fake news attacks, and blatant lies have never been about me.

Their target has always been you.

The liberal swamp hates the idea of people like YOU being in charge of America, and there is no line they won’t cross to prevent that from happening. Just look at the Phony Witch Hunt -- NO COLLUSION.

In 2016, I was simply your voice, but YOU were the one that took our country back and made the liberal swamp and political insiders FURIOUS.

Now headed into 2020, we have to remind them that this is your country, not theirs.

Since you’ve been such an important part of our movement, I wanted to give you this exclusive opportunity to become an Official 2019 Trump Executive Member and receive your PERSONALIZED membership card. Please contribute to activate your Official 2019 Trump Executive Membership by 11:59 PM TONIGHT and we’ll send you this beautiful PERSONALIZED card.

The one thing that keeps our movement alive is our members. I need you on my side to fight back against the lies and attacks.

This fundraising email is a distillation of the core themes and strategies Donald Trump is using to mobilize and control his followers.

There are the blatant and obvious lies about "fake news attacks," "Democratic harassment" and a "Phony Witch Hunt," along with Trump's personal favorite, "No Collusion."

Trump's political cult is nurtured and reinforced by creating a sense of personal identification and intimate connection between leader and followers, as with "YOU were the one that took our country back and made the liberal swamp and political insiders FURIOUS."

Scripted violence and stochastic terrorism are encouraged by Trump with "their target has always been you. The liberal swamp hates the idea of people like YOU being in charge of America, and there is no line they won’t cross to prevent that from happening."

A literal type of white nationalism is channeled by Donald Trump and his racial authoritarianism here: "Now headed into 2020, we have to remind them that this is your country, not theirs." This parallels the messaging of "Make America Great Again" where Trump and his regime's policies and goals really mean "Make America White Again."

When viewed in isolation Trump's messaging is dangerous enough: these are clear threats to America's democratic norms, an encouragement to political violence against liberals, nonwhites, LGBT people and other "enemies," and reinforcing a cult of personality led by a man who has contempt for American democracy and the Constitution, is clearly a pathological liar and is likely a malignant narcissist who is unmoored from reality.

When viewed in total, however, this fundraising email is something far worse. Trump is promising an authoritarian "national renewal" to his white supporters through a fake populism that nurtures feelings of grievance and victimhood -- feelings that can only be remedied through loyalty to the Great Leader and Dear Father. Political violence will be necessary -- and is already taking place across the country -- because TrumpWorld and its members believe that they are in an existential battle for survival.

Trump's "executive membership card" is actually a loyalty card meant to confer a feeling of emotional superiority over those outside of the movement. Like the MAGA hats and other Trump regalia the executive membership card is a form of permission to commit violence and other disreputable acts.

Some would object to such conclusions and claim that these membership cards are just another example of Trump's naked greed and how he is taking advantage of the rubes once again. Eso es correcto. But it is also true and more important that authoritarian leaders -- especially in failing or failed democracies -- use the state as a way of enriching themselves and their inner circle at the expense of the public. In that way Donald Trump is part of a much larger global right-wing authoritarian kleptocracy.

In the near future, children and grandchildren will find their parents and grandparents' MAGA hats, T-shirts, and other paraphernalia. Such a moment of discovery will be akin to finding Nazi dinner plates or Ku Klux Klan robes hidden away in the closet. The moment of discovery will be shocking and embarrassing for many families. Now Donald Trump's "executive membership cards" will also be added to that cardboard box of shame.

Chauncey DeVega

Chauncey DeVega is a politics staff writer for Salon. His essays can also be found at Chaunceydevega.com. He also hosts a weekly podcast, The Chauncey DeVega Show. Chauncey can be followed on Twitter and Facebook.

MORE FROM Chauncey DeVegaFOLLOW chaunceydevegaLIKE Chauncey DeVega


Árbol de familia

First Generation (Conjugal Family)

1. Donald John Trump was born on June 14, 1946, in New York City.

Donald John Trump and Ivana Zelnickova Winklmayr were married on April 7, 1977, in New York City. They divorced on March 22, 1992. They had the following children:

I. Donald Trump Jr.: Born December 31, 1977, in New York City. He was married to Vanessa Kay Haydon from 2005 to 2018. Their five children are Chloe Sophia Trump, Kai Madison Trump, Tristan Milos Trump, Donald Trump III, and Spencer Frederick Trump.

ii. Ivanka Trump: Born October 30, 1981, in New York City. She is married to Jared Corey Kushner. Their three children are Arabella Rose Kushner, Joseph Frederick Kushner, and Theodore James Kushner.

iii. Eric Trump: Born January 6, 1984, in New York City. He is married to Lara Lea Yunaska.

Donald Trump and Marla Maples married on December 20, 1993, in New York City. They divorced on June 8, 1999. Their only child was:

I. Tiffany Trump: Born October 13, 1993, in West Palm Beach, Florida.

Donald Trump married Melania Knauss (born Melanija Knavs) on January 22, 2005, in Palm Beach, Florida. They have one child:

I. Barron William Trump: Born March 20, 2006, in New York City.

Second Generation (Parents)

2. Frederick Christ (Fred) Trump was born on October 11, 1905, in New York City. He died on June 25, 1999, in New Hyde Park, New York.

3. Mary Anne MacLeod was born on May 10, 1912, in Isle of Lewis, Scotland. She died on August 7, 2000, in New Hyde Park, New York.

Fred Trump and Mary MacLeod were married in January 1936 in New York City. They had the following children:

I. Maryanne Trump: Born April 5, 1937, in New York City.

ii. Fred Trump Jr.: Born in 1938 in New York City and died in 1981.

iii. Elizabeth Trump: Born in 1942 in New York City.

1. iv. Donald John Trump.

v. Robert Trump: Born in August 1948 in New York City.

Third Generation (Grandparents)

4. Friederich (Fred) Trump was born on March 14, 1869, in Kallstadt, Germany. He immigrated to the United States in 1885 from Hamburg, Germany aboard the ship "Eider" and acquired United States citizenship in 1892 in Seattle. He died on March 30, 1918, in New York City.

5. Elizabeth Christ was born on October 10, 1880, in Kallstadt and died on June 6, 1966, in New York City.

Fred Trump and Elizabeth Christ were married on August 26, 1902, in Kallstadt. Fred and Elizabeth had the following children:

I. Elizabeth (Betty) Trump: Born April 30, 1904, in New York City and died on December 3, 1961, in New York City.

2. ii. Frederick Christ (Fred) Trump.

iii. John George Trump: Born August 21, 1907, in New York City and died on February 21, 1985, in Boston, Massachusetts.

6. Malcolm MacLeod was born on December 27, 1866, in Stornoway, Scotland to Alexander and Anne MacLeod. He was a fisherman and crofter and also served as the compulsory officer in charge of enforcing attendance at a local school beginning in 1919 (end date unknown). He died on June 22, 1954, in Tong, Scotland.

7. Mary Smith was born on July 11, 1867, in Tong, Scotland to Donald Smith and Henrietta McSwane. Her father died when she was just over one year old, and she and her three siblings were raised by their mother. Mary died on December 27, 1963.

Malcolm MacLeod and Mary Smith were married in the Back Free Church of Scotland a few miles from Stornoway, the only town on the Isle of Lewis in Scotland. Their marriage was witnessed by Murdo MacLeod and Peter Smith. Malcolm and Mary had the following children:

I. Malcolm M. MacLeod Jr.: Born September 23, 1891, in Tong, Scotland and died Jan. 20, 1983, on Lopez Island, Washington.

ii. Donald MacLeod: Born in 1894.

iii. Christina MacLeod: Born in 1896.

iv. Katie Ann MacLeod: Born in 1898.

v. William MacLeod: Born in 1898.

vi. Annie MacLeod: Born in 1900.

vii. Catherine MacLeod: Born in 1901.

viii. Mary Johann MacLeod: Born in 1905.

ix. Alexander MacLeod: Born in 1909.

3. x. Mary Anne MacLeod.

Fourth Generation (Great-Grandparents)

8. Christian Johannes Trump was born in June 1829 in Kallstadt, Germany and died July 6, 1877, in Kallstadt.

9. Katherina Kober was born in 1836 in Kallstadt, Germany and died in November 1922 in Kallstadt.

Christian Johannes Trump and Katherina Kober were married on September 29, 1859, in Kallstadt. They had one child:

4. i. Friederich (Fred) Trump.

10. Christian Christ, birth date unknown.

11. Anna Maria Rathon, birth date unknown.

Christian Christ and Anna Maria Rathon were married. They had the following child:

5. i. Elizabeth Christ.

12. Alexander MacLeod, a crofter and fisherman, was born on May 10, 1830, in Stornoway, Scotland to William MacLeod and Catherine/Christian MacLeod. He died in Tong, Scotland on January 12, 1900.

13. Anne MacLeod was born in 1833 in Tong, Scotland.

Alexander MacLeod and Anne MacLeod were married in Tong on December 3, 1853. They had the following children:

I. Catherine MacLeod: Born in 1856.

ii. Jessie MacLeod: Born in 1857.

iii. Alexander MacLeod: Born in 1859.

iv. Ann MacLeod: Born in 1865.

6. v. Malcolm MacLeod.

vi. Donald MacLeod. Born June 11, 1869.

vii. William MacLeod: Born January 21, 1874.

14. Donald Smith was born on January 1, 1835, to Duncan Smith and Henrietta MacSwane and was the second of their nine children. He was a woolen weaver and cottar (peasant farmer). Donald died on October 26, 1868, off the coast Broadbay, Scotland when a squall of wind overturned his boat.

15. Mary Macauley was born in 1841 in Barvas, Scotland.

Donald Smith and Mary Macauley were married on December 16, 1858, in Garrabost on the Isle of Lewis, Scotland. They had the following children:

I. Ann Smith: Born November 8, 1859, in Stornoway, Scotland.

ii. John Smith: Born December 31, 1861, in Stornoway.

iii. Duncan Smith: Born September 2, 1864, in Stornoway and died October 29, 1937, in Seattle.


Donald Trump, Jr. (Oldest Son)

Donald Sr. had three children with his first wife Ivana. Donald Jr., the eldest, has been managing Trump Organization assets with his brother Eric during their father's presidency. He is officially the company's executive vice president. Donald Jr. played a significant role in the 2016 campaign, and as his speech on the opening night of this week's Republican National Convention indicates, he will do the same for 2020 as well. He was married to model Vanessa Haydon for 13 years (and with whom he has five children) before their 2018 divorce. Since then he has been dating former Fox News host Kimberly Guilfoyle.


Relationship with Russia even more complicated

During the US election campaign, Mr Trump praised Russian President Vladimir Putin as a strong leader, with whom he would love to have a good relationship.

That was before US intelligence agencies determined Russia was responsible for hacking Democratic Party emails during the campaign - a conclusion that Mr Trump eventually conceded he agreed with.

The explosive publication of an unverified dossier alleging that Russia holds compromising material on Mr Trump has also raised prickly questions for him. He has batted them away, dismissing the allegations as "fake news".

But concerns over his administration's ties with Russia continue to dog his presidency, with his national security adviser Michael Flynn abruptly resigning over conversations with Russia's ambassador in the weeks before inauguration.

Mr Trump said he wanted to start off trusting President Putin but warned "it might not last long at all& quot.

And it seems it didn't. The relationship appeared to take a sharp downward turn following a chemical attack in Syria, which was blamed on the Syrian government, and Russia's continued support for President Bashar al-Assad.

President Trump went on to say the US "may be at an all-time low in terms with our relationship with Russia". He said it would be a "fantastic thing" if the nations improved ties, but warned "it might be just the opposite".