Podcasts de historia

¿El monopolio ruso del alcohol en el 1700 cubría todo el territorio ruso?

¿El monopolio ruso del alcohol en el 1700 cubría todo el territorio ruso?

La introducción de Crownhart-Vaughan a su traducción de Exploraciones de Kamchatka de Krasheninnikov menciona un monopolio imperial sobre el licor y la dificultad del estado para hacer cumplir en Kamchatka de 1750. Un principio fundamental del negocio del alcohol en Siberia era no servir a los pueblos originarios.

Un libro llamado "El monopolio ruso del vodka" describe otro plan similar, pero uno creado en 1894.

¿El monopolio del alcohol de la época de Krasheninnikov cubría todo el territorio ruso? ¿Se estandarizaron las medidas y los precios?


¿El monopolio del alcohol de la época de Krasheninnikov cubría todo el territorio ruso? ¿Se estandarizaron las medidas y los precios?

La palabra "monopolio" puede inducir a error. Por ejemplo, el comercio minorista de alcohol era un negocio agrícola. Sin embargo, el estado le había impuesto regulaciones muy estrictas, por lo que tanto las medidas como los precios estaban totalmente estandarizados.

Bueno, de hecho, estaban estandarizados en la mayor parte del territorio del Imperio Ruso, pero hubo, al menos, una excepción: el Hetmanate (y la gobernación de Malorossian más tarde; tenga en cuenta que la palabra Ucrania no se usaba oficialmente en ese momento). tenía bastantes privilegios, incluidas las ventas de alcohol no gravadas. Esa situación solo cambió en el siglo XIX.


El Imperio Ruso (1721-1917)

El Imperio Ruso, que duró desde 1721 hasta 1917, se extendió por un enorme territorio de casi 14 millones de millas cuadradas (36 millones de kilómetros cuadrados) en la parte oriental de Europa y el continente asiático. Gobernado por un gobierno autocrático, con su capital en San Petersburgo, sus 170 millones de personas tenían más de 100 orígenes étnicos diferentes, compuestos principalmente por cristianos, musulmanes y judíos. El Imperio se estableció durante el reinado de Pedro el Grande (r. 1694-1725) después de que Rusia salió victoriosa de la Gran Guerra del Norte (1700-21) luchó contra los imperios sueco y polaco. Con la mayoría de la población atada a la servidumbre, los gobernantes rusos intentaron modernizarse siguiendo las líneas occidentales, una política que condujo a la liberación de los siervos en 1861 durante el reinado de Alejandro II (r. 1855-1881). La emancipación no resultó en mejores condiciones para la población campesina y la disensión interna continuó encontrándose hasta que el último zar ruso, Nicolás II (r. 1894-1917), se vio obligado a abdicar el 15 de marzo de 1917, durante la Primera Guerra Mundial. hecho para formar varios gobiernos de estilo occidental, pero estos fracasaron. En octubre de 1917, la Revolución Bolchevique, dirigida por Vladimir Lenin, logró arrebatar el poder a sus oponentes políticos y estableció el Imperio Soviético.

El Imperio Ruso fue la culminación del dominio de la Rusia moscovita sobre sus vecinos en Europa y Asia, donde, a fines del siglo XIX, solo el Imperio Británico era su rival en términos de tamaño. En el apogeo de su expansión, el Imperio Ruso se extendía por las porciones del norte de Europa y Asia y comprendía casi una sexta parte de la masa de tierra que ocupaba Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Finlandia, el Cáucaso (Armenia, Azerbaiyán, Georgia). ), Asia Central (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán), las Repúblicas Bálticas (Lituania, Letonia, Estonia) y partes importantes de Polonia y Turquía. Las vastas llanuras con pocos obstáculos naturales afectaron la expansión del Imperio Ruso hacia Europa del Este y, más allá de los Montes Urales, hacia el Océano Pacífico e incluso hacia Alaska y California en América del Norte. Sin embargo, con solo una costa al norte del Océano Ártico, el Imperio Ruso buscó continuamente una salida de agua caliente.

Pedro el Grande (r. 1694-1725) proclamó formalmente el Imperio Ruso en 1721, que duró casi dos siglos hasta que Rusia se declaró república el 15 de marzo de 1917. En la práctica, el Imperio comenzó cuando Pedro el Grande se convirtió en el único gobernante de Rusia moscovita en 1694 (su estúpido medio hermano, Iván V, siguió siendo co-zar pero no desempeñó ningún papel en el gobierno y murió en 1696). Peter promulgó una serie de reformas para modernizar a Rusia en todos los aspectos de la vida rusa a lo largo de las líneas europeas, incluso trasladar la capital de Moscú a una nueva ciudad que lleva su nombre, San Petersburgo.

Peter viajó a Europa para buscar aliados contra el Imperio Otomano y para reclutar especialistas técnicos europeos en su Imperio. Aunque no logró formar una alianza europea, Peter vio la oportunidad de obtener un puerto naval en el Mar Báltico. El resultado fue la Gran Guerra del Norte (1700-21) entre Rusia y Suecia con Peter emergiendo victorioso y obteniendo los territorios bálticos para su Imperio. Además de asegurar un puerto con un vínculo directo con Europa, Peter también reorganizó el ejército, la educación, el gobierno e incluso los gustos, la ropa y las costumbres de la nobleza rusa después de Europa. Al final de su reinado, Peter había transformado el estado moscovita en un imperio europeo.

Después de la muerte de Pedro en 1725, una serie de gobernantes no distinguidos: Catalina I (r. 1725-27), Pedro II (r. 1727-30), Ana (r. 1730-40), Isabel (r. 1741-62), Pedro III (r. 1762) - continuó la "occidentalización" cultural y la expansión del Imperio Ruso en una serie de guerras: la Guerra de Sucesión Polaca (1733-35), la Guerra con el Imperio Otomano (1734-39) y la Guerra de los Siete Años (1756-63). Catalina la Grande (r. 1762-96) continuó la expansión sur del Imperio Ruso hasta el Mar Negro y Crimea en la Guerra Ruso-Turca (1768-74, 1787-91) y hacia el oeste en las particiones polacas (1772- 95), que Rusia adquirió porciones significativas de Bielorrusia, Ucrania y Polonia.

Catalina la Grande (r. 1762-96) promovió las ideas de la Ilustración en el Imperio ruso hasta el levantamiento de Pugachev (1768-74) y la publicación de Alexander Radishchev Viaje de San Petersburgo a Moscú (1790), donde atacó la servidumbre y la autocracia. Al final del reinado de Catalina, el Imperio Ruso, con su vasta población, recursos y militares, era uno de los actores más poderosos del escenario mundial. Sin embargo, el Imperio tenía problemas fundamentales: un ejército que dependía de la coerción, una economía primitiva basada en la servidumbre, la incapacidad de asimilar nuevas nacionalidades minoritarias y una división cultural entre una élite europeizada y una población no occidental.

El hijo de Catalina, Paul (r. 1796-1801), la sucedió, pero más tarde fue derrocado en un golpe de estado debido a su corrupción desenfrenada y su respuesta reaccionaria a la Revolución Francesa. La ascensión del hijo de Pablo, Alejandro I, inauguró un nuevo siglo y la historia de la Rusia imperial. Una vez asegurado en el poder, Alejandro I (1801-25) fue derrotado por Napoleón en Austerlitz (1805) y Friedland (1807). Sin embargo, en la Guerra de 1812, el ejército de Alejandro repelió la invasión de Napoleón a Rusia y avanzó al ejército ruso hacia París. Después de la derrota de Napoleón, el Imperio Ruso se convirtió en una de las potencias dominantes de Europa, y Alejandro desempeñó un papel de liderazgo en el rediseño de Europa en el Congreso de Viena en 1815. Este acuerdo entre las principales potencias europeas otorgó Polonia y Finlandia al Imperio Ruso. , mientras continuaba expandiéndose hacia el Cáucaso, Turquía y Alaska.

La inesperada muerte de Alejandro en diciembre de 1825 condujo a una crisis dinástica, que brindó una oportunidad para que un cuadro de revolucionarios tomara el poder con el objetivo de transformar el Imperio en un estado constitucional. El 26 de diciembre de 1825, los decembristas, como se les llamaba, protagonizaron una rebelión que el gobierno fácilmente derrotó. Aunque los decembristas fracasaron, se convirtieron en una inspiración para los revolucionarios posteriores y afectaron gravemente el reinado de Nicolás I (r. 1825-55). Como nuevo emperador, Nicolás I condujo la disidencia a la clandestinidad con su policía secreta, la censura de la prensa y un nuevo programa educativo de autocracia, ortodoxia y nacionalidad.

Esta política de rusificación no solo fue un intento de asimilar a los súbditos no rusos recién adquiridos en el Imperio ruso, sino que también provocó un debate entre la intelectualidad rusa sobre el papel y el lugar de Rusia en el mundo. Hubo dos grupos de pensadores que abordaron estas preguntas: los occidentales y los eslavófilos. Los occidentales eran ateos, interpretaron a Pedro el Grande como un agente de cambio radical y deseaban destruir todo el sistema político y reemplazarlo por uno nuevo inspirado en Europa. Oponiéndose a ellos estaban los eslavófilos, que eran cristianos ortodoxos, buscaban un regreso a un pasado ruso prepetrino y querían mantener la estructura política básica pero reformar y reemplazar ciertos aspectos de la misma. Aunque este debate fue principalmente entre las élites, influyó en todo el pensamiento filosófico, social y político posterior en el Imperio.

Además de estos debates polémicos, el siglo XIX y principios del XX vieron un florecimiento de la cultura rusa, especialmente en la ciencia, la literatura y la música. La Academia de Ciencias y otras instituciones de educación superior desarrollaron la ciencia y la erudición en Rusia, con logros sobresalientes en matemáticas, química, física, biología y psicología. Poetas como Alexander Pushkin (1799-1837), Alexander Blok (1880-1921) y Anna Akhmatova (1889-1966) reflejaron un nuevo refinamiento y madurez en la cultura rusa y escritores como Nikolai Gogol (1809-52), Ivan Turgenev ( 1818-83), Fyodor Dostoevsky (1821-81), Leo Tolstoy (1828-1910), Anton Chekhov (1860-1904), Maksim Gorky (1868-1936) y Boris Pasternak (1890-1960) dejaron una marca indeleble en tanto la cultura rusa como la occidental. Los compositores rusos también tuvieron un tremendo impacto en la música occidental: Modest Petrovich Mussorgsky (1839-81), Nicholas Rimsky-Korsakov (1844-1908), Alexander Borodin (1833-87), Peter Tchaikovsky (1840-93), Alexander Scriabin (1872). -1915) e Igor Stravinsky (1882-1971), así como en el ballet ruso, finalmente establecieron el estándar para la danza clásica en el mundo occidental.

Debido a su papel crucial en la derrota de la Francia napoleónica en 1815, el Imperio Ruso fue el actor dominante en la Europa continental e hizo retroceder las reformas políticas y las revoluciones. En reacción a las revoluciones de 1848 que recorrieron Europa exigiendo constitucionalismo, Nicolás I (r. 1825-1855) reprimió los levantamientos en Hungría, instó a Prusia a no aceptar una constitución liberal y redujo Polonia a un estado de provincia rusa. Nicolás I parecía dominar Europa, pero esta ilusión se hizo añicos con la derrota de Rusia en la Guerra de Crimea (1854-55). El Imperio Ruso había librado una serie de guerras exitosas contra el Imperio Otomano en 1828 y 1829 y volvió a declarar la guerra en 1853. Temiendo que Rusia pudiera asegurar el acceso naval a través del Bósforo y los estrechos de los Dardanelos, Gran Bretaña y Francia se unieron a los otomanos en su defensa y aterrizó en Crimea para sitiar la base rusa en Sebastopol. La caída de la base rusa al año siguiente expuso la incapacidad del Imperio ruso para defender una importante fortificación en su propio suelo. Aunque Nicolás murió antes de la caída de Sebastopol, él, al igual que el resto de la élite rusa, reconoció que Rusia tenía que iniciar reformas importantes o perdería su condición de gran potencia europea.

El atraso económico del Imperio Ruso llevó a Alejandro II (r. 1855-81) a instituir las Grandes Reformas en el ejército, el poder judicial, las finanzas, la educación, el gobierno y, lo más importante de todo, la abolición de la servidumbre en 1861. La emancipación de aproximadamente 20 millones de siervos, aproximadamente el 40% de la población, era pacífica pero no logró integrarlos en una economía basada en el dinero y los mercados competitivos. La emancipación de los siervos fue representativa de las Grandes Reformas de Alejandro II: el estado había transformado la estructura social y económica de la sociedad, pero el Imperio Ruso seguía siendo una autocracia.

Cuando Alejandro II no pudo controlar el ritmo del cambio, buscó la contrarreforma hasta que los revolucionarios ("anarquistas") asesinaron al Emperador el 13 de marzo de 1881. El asesinato de Alejandro II aceleró el proceso de contrarreformas de sus sucesores, Alejandro III ( r. 1881-94) y Nicolás II (r. 1894-1917). Estas contrarreformas incluyeron vigilancia policial, censura, persecución de poblaciones no rusas y fomento del antisemitismo.

Los movimientos populistas y revolucionarios, liderados por Nicholas Chernyshevsky, Mikhail Bakunin y Sergey Nechayev, florecieron durante este período que culminó con las revoluciones de 1905 y 1917. Estos movimientos formaron organizaciones propagandistas, como Voluntad de la gente (Narodnaya Volya), y partidos políticos como el Partido Laborista Socialdemócrata Ruso, que finalmente se dividió en sus facciones bolchevique y menchevique. Los revolucionarios continuaron ganando apoyo del proletariado a medida que, con sus horribles condiciones de vida, crecían y se aceleraban en número bajo el programa de industrialización dirigida por el estado (1892-1903) del ministro de Finanzas Sergy Witte.

A medida que el Imperio Ruso intentó modernizar su economía, continuó expandiendo su territorio hacia las regiones del Cáucaso y Asia Central y casi provocó una guerra con Gran Bretaña. El Imperio también se expandió a China, lo que llevó a la construcción del ferrocarril Transiberiano y derrotó al Imperio Otomano para tener influencia en los Balcanes (1875-77). La controversia sobre si Rusia o Japón ocuparían Manchuria condujo a la Guerra Ruso-Japonesa (1904-05), con Japón derrotando al Imperio Ruso, la primera vez que un país asiático derrotó a uno europeo. Enfrentado a los disturbios y la revolución en casa, Nicolás II aceptó la mediación del presidente estadounidense Theodore Roosevelt y acordó reconocer la supremacía de Japón en Manchuria y Corea.

La derrota de los japoneses expuso la debilidad del Imperio Ruso y contribuyó a la Revolución de 1905. El evento que desencadenó la Revolución de 1905 fue la represión violenta por parte del gobierno de una procesión masiva de trabajadores encabezada por el sacerdote Gregory Gapon. Conocido como Domingo Sangriento (22 de enero de 1905), este evento sacó a la superficie el descontento social y económico del proletariado, el campesinado, la clase media, los militares, las minorías étnicas y la nobleza liberal: huelgas nacionales, asesinatos de funcionarios del gobierno, y rápidamente siguieron motines militares. Nicolás II aceptó el Manifiesto de Octubre, un documento que prometía una monarquía constitucional con libertades civiles básicas y una legislatura elegida. A pesar de su acuerdo con estas condiciones, Nicolás II pudo dominar el gobierno, debido a su capaz primer ministro, Peter Stolypin (Primer Ministro, 1906-11), y porque los reformadores políticos no pudieron unirse, dividiéndose entre los octubristas (conservadores moderados) y kadets (liberales moderados).

Después de la Revolución de 1905, el Imperio Ruso se enredó en una serie de alianzas en constante cambio en Europa, y finalmente entró en la Triple Entente de Gran Bretaña y Francia contra Alemania, Austria-Hungría y el Imperio Otomano. Las guerras de los Balcanes en 1912 y 1913 llevaron al Imperio ruso a estos conflictos con el apoyo de sus compañeros eslavos en Serbia. Cuando un terrorista serbio asesinó al archiduque Franz Ferdinand, heredero del trono austro-húngaro, el Imperio austro-húngaro declaró la guerra, a pesar del acuerdo de Serbia con las demandas de Austria-Hungría. El sistema de alianzas, junto con las malas decisiones de los líderes europeos, condujo a la Primera Guerra Mundial (1914-18), con Francia apoyando a Rusia y Alemania apoyando a Austria-Hungría. Cuando Alemania invadió Francia, el conflicto se convirtió en una guerra mundial.

La ofensiva rusa en Prusia Oriental y Austria-Hungría fue para desviar las tropas alemanas de su frente occidental contra los británicos y franceses. Aunque tuvo éxito, el ejército ruso sufrió derrotas desastrosas en 1914-15, exponiendo la ineptitud e incompetencia del gobierno y creó dificultades sociales y económicas en el país. La tensión de la guerra creó disturbios populares, particularmente entre el proletariado, el campesinado y los soldados, lo que resultó en huelgas a nivel nacional en 1916. La legislatura, la Duma, continuó discutiendo con la burocracia gubernamental sobre la conducción de la guerra y formó el Bloque Progresista. para crear un gobierno constitucional genuino. Con su insistencia en que el Imperio Ruso todavía era una autocracia, Nicolás II no aprobó el Bloque Progresista. Independientemente de la insistencia de Nicolás II, los manifestantes en la capital pidieron el fin de la autocracia en marzo de 1917. Cuando las tropas cosacas se negaron a disparar contra la multitud y entregaron sus armas, Nicolás II abdicó el 15 de marzo, poniendo fin al Imperio Ruso. Siete meses después comenzó la Revolución Bolchevique y pronto estableció el Imperio Soviético.

Agricultura y estilo de vida nómada

El Imperio Ruso desde principios del siglo XVIII hasta principios del siglo XX fue predominantemente un sistema agrícola primitivo, con un pequeño porcentaje de su tierra cultivable para la agricultura. En la Rusia europea, las tierras agrícolas eran de menos del 1 por ciento en el norte a más del 65 por ciento en el sur, mientras que en el este, menos de una décima parte de Siberia occidental era apta para la agricultura, una quinta parte en Siberia oriental y una -Désimo en el Lejano Oriente. En general, las tierras agrícolas constituían menos de una sexta parte de su territorio, de las cuales tres quintas partes podían producir cultivos y el resto se dedicaba a pastos y praderas. Los principales cultivos fueron cereales, trigo, cebada, centeno, avena, trébol y, en las zonas del sur, maíz.

Además de la escasez de tierras agrícolas adecuadas, la negligencia del gobierno y la comuna campesina explicaron el estado primitivo de la agricultura rusa. La comuna campesina podía redistribuir las propiedades según las necesidades de la familia y exigir la rotación de cultivos, desalentando la productividad y fomentando la ineficiencia. Aunque había propiedad campesina individual, era pequeña y se concentraba en Polonia y Ucrania. Por ejemplo, en 1898, alrededor de 198 millones de acres (80 millones de ha) de tierra eran comunas campesinas, mientras que aproximadamente 54 millones de acres (22 millones de ha) eran de propiedad individual. En segundo lugar, la política económica del Imperio se centró en desarrollar el poder nacional y militar en lugar de comercializar la agricultura. La agricultura era una fuente de ingresos para pagar la industria y el ejército, con la exportación de cereales para pagar las importaciones y los impuestos a los campesinos para la tesorería del Imperio. Como resultado, las técnicas y herramientas agrícolas siguieron siendo primitivas, los rendimientos de los cultivos permanecieron bajos y el estado no hizo nada para ayudar a los campesinos a aprender métodos agrícolas modernos.

Animales, vida silvestre y domesticación

El Imperio Ruso desde principios del siglo XVIII hasta principios del siglo XX tuvo una población animal diversa que reflejaba el vasto tamaño de sus territorios. En sus regiones más septentrionales habitaban el zorro ártico, el almizcle, el buey, el castor, el lemming y el búho nival.Mientras que en las zonas boscosas vivían animales con pieles como el sable, la ardilla, la marta, el zorro y el armiño, al igual que el alce, el oso, la rata almizclera, el corzo y el lobo. En la región de la estepa residían zorrillos, zorros, lobos, antílopes, águilas, cernícalos y alondras. Debido a su acceso a los océanos Atlántico y Pacífico y a una gran cantidad de ríos y lagos, la industria pesquera jugó un papel vital en la economía del Imperio Ruso. Pero de todos los animales, los caballos eran los más importantes, sobre todo para los campesinos, que los utilizaban para cumplir con obligaciones laborales, como transportar mercancías. El número de caballos que poseía un campesino era un indicador de su estatus socioeconómico, ya que la familia campesina promedio de cuatro poseía dos caballos.

Arquitectura

Antes del Imperio Ruso, que comenzó en 1721, la arquitectura bizantina dominaba el paisaje de la Rusia de Kiev y la Rusia moscovita con sus iglesias, monasterios y el Kremlin. Aunque surgieron variaciones locales, la arquitectura rusa anterior al Imperio continuó a lo largo de las distintivas líneas de desarrollo bizantinas con algunas excepciones, como la Catedral de San Basilio en Moscú. La arquitectura rusa cambió bajo el reinado de Pedro el Grande: los europeos occidentales trajeron los estilos barroco, clásico e imperial al Imperio ruso.

El estilo barroco petrino representó una ruptura dramática con el estilo arquitectónico bizantino y dominó San Petersburgo. Domenico Trezzini (1630-1734), Andreas Schlüter (1660-1714) y Mikhail Zemtsov (1688-1743) fueron los principales practicantes de este estilo que se inspiró en la arquitectura holandesa, danesa y sueca. Algunos ejemplos de este estilo en San Petersburgo fueron la Catedral de Pedro y Pablo, la Kunstkamera, la Torre Menshikov y el Palacio Menshikov. Por el contrario, el estilo barroco de Naryshkin dominaba Moscú: una fusión de los estilos arquitectónicos de Europa Central y Rusia, como se muestra en edificios como el Convento Novodevichy, el Monasterio Donskoy y la Torre Sukharev.

Bajo las emperatrices Anna (r. 1730-40) e Isabel (r. 1741-62), el estilo barroco y rococó dominó el Imperio ruso. Los edificios de Francesco Rastrelli (1700-71) eran representativos de este estilo: el Palacio de Invierno, el Palacio de Catalina y la Catedral de Smolny. El Palacio de Invierno, construido entre 1742 y 1762, fue la residencia de invierno de los emperadores y fue diseñado en estilo rococó en verde y blanco con 1.786 puertas y 1.945 ventanas. El Palacio de Catalina fue la residencia de verano de los emperadores y se encuentra al este de San Petersburgo en la ciudad Tsarskoye Selo. El palacio se sometió a renovaciones en estilo rococó en 1750-1756 y tenía más de 200 millas de largo (325 km). Su Gran Salón tiene aproximadamente 620 millas cuadradas (1,000 kilómetros cuadrados) e incluye numerosas habitaciones distintivas, incluida la Sala de Ámbar.

Catalina la Grande (r. 1762-96) despidió a Rastrelli y patrocinó a Giacomo Quarenghi (1744-1817), Ivan Starov (1745-1808) y otros arquitectos neoclásicos similares. Los edificios representativos de este estilo fueron el Palacio de Alejandro, que también se encontraba en Tsarskoye Selo, y la Catedral de la Trinidad de Alexander Nevsky Lavra. Alejandro I (r. 1801-25) apoyó el Estilo Imperio, un estilo neoclásico pero inspirado en la Grecia y Roma clásicas, como se muestra en la Catedral de Kazán, el Almirantazgo y la Catedral de San Isaac.

En Moscú, hubo un estilo neogótico dirigido por Vasily Bazhenov (1738-1799), quien diseñó la Casa Pashkov, y Matvei Kazakov (1738-1812), quien completó la Universidad Estatal de Moscú y el Senado del Kremlin. En el siglo XIX, el estilo neobizantino se puso de moda, como se evidencia en los edificios de Konstantin Ton (1794-1881): el Gran Palacio del Kremlin, la Armería del Kremlin y la Catedral de Cristo el Savoir. Este estilo continuaría en Moscú hasta la Revolución de 1917.

El arte evolucionó a lo largo de líneas paralelas y divergentes en el Imperio ruso de principios del siglo XVIII a principios del siglo XX. Entre las clases bajas y el clero, la producción tradicional de iconos continuó sin cesar, mientras que, entre las élites, hubo una sustitución de la influencia occidental por el arte bizantino. Durante el reinado de Pedro el Grande (r. 1694-1725), pintores extranjeros llegaron a Rusia y jóvenes artistas rusos fueron a Italia, Francia, Holanda e Inglaterra para aprender pintura occidental. Como resultado, el arte entre la élite no mostró casi ningún rastro de influencia bizantina con temas y personas seculares como sujetos. La occidentalización continuó bajo Isabel (r. 1741-62), quien enfatizó la pintura francesa e italiana. La Academia de Ciencias estableció la Academia de Bellas Artes independiente en 1757 e invitó a artistas extranjeros a dirigir la nueva escuela. Artistas como Dmitry Levitsky (1735-1822), Ivan Argunov (1727-1802), Anton Losenko (1737-73) y Fyodor Rokotov (1736-1809) pintaron temas y tópicos seculares y mostraron la influencia occidental en sus obras.

A medida que cambiaban los gustos y estilos europeos, también lo hacía el Imperio Ruso. El movimiento romántico - el énfasis en el derecho de los artistas a establecer sus propios criterios de belleza que a menudo conducen a obras que conmocionan o emocionan a la audiencia - afectó a los pintores rusos, con Karl Bryullov (1799-1852) "Los últimos días de Pompeya" (1830 -33) como el mejor ejemplo de arte de este período. Otros artistas destacados de la primera mitad del siglo XIX fueron Aleksey Venetsianov (1780-1847) y Pavel Fedotov (1815-52), precursores del Movimiento Realista, y Alexander Ivanov (1806-58), el primer pintor ruso en expresar emoción religiosa a la manera europea.

La segunda mitad del siglo XIX vio el surgimiento del realismo en Rusia. La disertación de Nicholas Chernyshevsky, "Las relaciones estéticas del arte con la realidad" (1855), influyó en los pintores y esculturas rusos, argumentando que el arte no solo debe reflejar la realidad, sino que debe explicarla y evaluarla. El arte pronto se vio envuelto en el debate social e intelectual de los occidentales y eslavófilos, representado por la sociedad pro-occidental Peredvizhniki y la conservadora Academia de Bellas Artes. Catorce jóvenes pintores, que constituían toda la promoción de la Academia de las Artes, se negaron a pintar su tarea de examen en 1863. Formaron la Sociedad Peredvizhniki en 1870 y crearon una exposición circulante que buscaba educar a las masas y defender sus intereses. Los más destacados de estos artistas realistas fueron Ivan Kramskoy (1837-87), Ilya Repin (1844-1930), Vasily Ivanovich Surikov (1848-1916), Vasily Perov (1834-82) y Vasily Vereshchagin (1842-1904).

Las dos principales ciudades del Imperio Ruso eran Moscú y San Petersburgo, esta última era la nueva capital del Imperio y fue fundada en 1703. Aunque Moscú quedó económicamente detrás de su rival, San Petersburgo, continuó conservando su papel principal en el la vida cultural de Rusia durante el siglo XVIII. La guerra de 1812 destruyó la mayor parte de Moscú. A lo largo del siglo XIX, Moscú fue reconstruida e incluyó edificios como los palacios del Kremlin Grande y la Armería, la Universidad de Moscú y el Teatro Bolshoi. La industria también se recuperó con la bolsa de valores de Moscú establecida en 1837. Con la emancipación de los siervos y el desarrollo del sistema ferroviario, la población de Moscú creció a casi dos millones en 1917.

San Petersburgo, que lleva el nombre de Pedro el Grande, se convirtió oficialmente en la nueva capital de Rusia en 1712, y siguió siéndolo durante el Imperio de 1721 a 1917, aunque no fue hasta 1721 que Suecia en el Tratado de Nystad cedió la soberanía del área a Rusia. . Con su salida de agua hacia el oeste, Peter obligó a la nobleza y los comerciantes a trasladarse a San Petersburgo. Rápidamente comenzó la construcción de edificios gubernamentales y comerciales, junto con más de 370 puentes. Ya en 1726, el 90 por ciento del comercio exterior de Rusia pasaba por San Petersburgo. El resto del siglo XVIII vio el auge del esplendor arquitectónico, junto con un florecimiento de la vida cultural. A finales del siglo XVIII, la población de la ciudad superaba las 220.000 personas.

Durante el siglo XIX, las mejoras en las comunicaciones y el comercio aceleraron el crecimiento industrial y demográfico. En 1917, la población de San Petersburgo alcanzó los 2,5 millones de personas. La metalurgia y la ingeniería eran las industrias primarias de la ciudad y crearon un proletariado de un cuarto de millón en 1914. La concentración de obreros fabriles facilitó a los revolucionarios la difusión de sus ideas y la organización del proletariado, especialmente dada la falta de eficiencia y fondos por parte del gobierno. Gobierno de la Ciudad. Los servicios públicos, desde el transporte hasta el suministro de agua, eran inadecuados en el mejor de los casos, con brotes comunes de epidemias graves.

Dadas estas condiciones, no es sorprendente que San Petersburgo fuera el centro de actividades revolucionarias desde la Revuelta Decembrista del 26 de diciembre de 1825 hasta las revoluciones de 1905 y 1917. La huelga de enero de 1905 incluyó a 150.000 trabajadores y las huelgas de febrero de 1917 llevaron a la abdicación de Nicolás II y a la formación del Soviet de Diputados de Trabajadores y Soldados de Petrogrado (Petrogrado había reemplazado el nombre de San Petersburgo en 1914 para rusificar el nombre germánico ). El posterior gobierno provisional, la guerra civil y la victoria de los bolcheviques se centraron en el control de San Petersburgo, que controlaba el resto del Imperio.

Sistema de clases, lujos y estatus

Además de la geografía, la clase social fue el factor más importante que definió y dio forma a la sociedad política, económica y cultural rusa en el Imperio ruso desde principios del siglo XVIII hasta principios del siglo XX. Los emperadores fueron la cúspide del Imperio Ruso con miles de sirvientes y consejeros, enorme riqueza y lujo, y varios palacios donde podían residir: el Palacio de Invierno, el Palacio de Catalina, el Palacio de Alejandro. Los emperadores poseían la mayor parte de la tierra y estaban por encima de la ley. Como Luis XVI, el gobierno de los emperadores rusos fue ilimitado.

Con la apertura del Imperio a Occidente por Pedro el Grande y la europeización de la élite rusa por parte de Catalina la Grande, se desarrolló un conflicto de clases fundamental que permaneció hasta el fin del Imperio: una élite educada en Europa que hablaba en francés y gobernaba una población de Rusia. siervos. Esta élite se dividió no solo en el tema de la servidumbre, sino también en el papel del gobernante: ¿debe el gobernante seguir siendo un autócrata o convertirse en un monarca constitucional? Finalmente, la continua expansión del Imperio Ruso incluyó a cientos de nuevas minorías étnicas y religiosas en el Imperio y planteó la cuestión de cómo integrarlas en el estado.

En el siglo XVIII, el Imperio Ruso vio el ascenso de la nobleza, el declive del clero y el estatus inalterado de los campesinos. Aunque surgió una clase comercial e industrial, no jugó un papel relevante durante este período. Menos del 1 por ciento de la población, la nobleza dominó el Imperio y se sometió a la "occidentalización" para desarrollar una cultura rusa moderna. Se les exigía que sirvieran al estado en el gobierno militar o civil, este último definido por la Tabla de rangos de Pedro el Grande (1722), incluida la jerarquía y los rangos de la burocracia imperial. Cuando Alejandro II (r. 1855-1881) proclamó sus Grandes Reformas, particularmente la emancipación de los siervos en 1861, la nobleza comenzó a declinar pero continuó dominando el Imperio en puestos de corte, gobierno, burocracia y militares.

El estilo de vida de la nobleza rusa era similar al de sus homólogos europeos con riqueza, privilegios y propiedades en el país y en el extranjero. Sin embargo, entre ellos, se dividieron en occidentales y eslavófilos, y este polémico argumento sobre el papel de Rusia y su emperador autócrata se extendió a los movimientos sociales y políticos de masas. Los occidentales buscaron establecer una monarquía constitucional sobre el emperador, mientras que los eslavófilos defendieron el papel autócrata del emperador. El papel principal de la nobleza en la revuelta decembrista también los convirtió en una clase sospechosa y sus roles en las revoluciones de 1905 y 1917 confirmaron más tarde esa sospecha.

El clero, alrededor del 1 por ciento de la población, disminuyó en importancia después de que Pedro el Grande (r. 1694-1725) reemplazó el patriarcado con el ministerio del gobierno, el Santo Sínodo. Los gobernantes posteriores continuaron una política de secularización y apropiación estatal de la propiedad clerical. En el país, el clero, cuyo sustento dependía de las cuotas y las donaciones de los feligreses empobrecidos, era tan pobre como el campesinado. Como la mayoría de los súbditos del Imperio Ruso, el clero llevaba una vida rural, pobre y dura.

Había dos tipos de siervos, estatales y privados, que constituían la mayor parte del Imperio ruso. Los campesinos practicaban la agricultura de subsistencia y la mayoría de ellos vivían en comunas aldeanas. La emancipación de los siervos impulsó el desarrollo capitalista y agrícola, pero a un ritmo mucho más lento de lo que esperaba el estado. Tanto los occidentales como los eslavófilos utilizaron a los campesinos para justificar sus posiciones ideológicas, pero ninguna de las partes ayudó realmente a los campesinos a mejorar sus niveles de vida. Con la esperanza de desarrollar la agricultura comercial, el primer ministro de Nicolás II, Peter Stolypin (1906-11), introdujo la propiedad individual para el campesinado en una serie de leyes en 1906, 1910 y 1911, que aproximadamente el 24 por ciento del campesinado aceptó y se mudó de las comunas del pueblo.

El proletariado creció a unos 3 millones en 1914 (de una población estimada de 170 millones). Como el campesinado, la vida era sumamente dura y difícil para el proletariado. Ante el hacinamiento de las viviendas y las deplorables condiciones sanitarias tanto en el hogar como en el trabajo, el proletariado típico trabajaba 11 horas y media al día, seis días a la semana, con un riesgo constante de lesiones y muerte por las malas condiciones de trabajo y los salarios inadecuados. Aunque los trabajadores adquirieron un sentido de autoestima y dignidad con sus nuevas habilidades industriales, también desearon y esperaban más de la vida. Sin embargo, las condiciones en las que vivían y trabajaban les impedían darse cuenta.

Finalmente, la expansión del Imperio Ruso creó un imperio multilingüe, multirreligioso y multiétnico, con solo la mitad de la población que hablaba ruso y era de religión ortodoxa. El Imperio otorgó a los cristianos ortodoxos un estatus preeminente seguido, en orden de importancia, por otros cristianos, musulmanes y judíos. Tradicionalmente, la base de la legitimidad era la obediencia al gobernante independientemente de la nacionalidad o religión, pero el programa de ortodoxia, autocracia y nacionalidad de Nicolás I (r. 1825-55) y las políticas de rusificación de Alejandro II (r. 1855-81) cambiaron esta condición. Los no rusos debían hablar el idioma ruso y aprender sobre su cultura, y las conversiones a la ortodoxia rusa eran bienvenidas. El Imperio impuso un plan de estudios educativo obligatorio del idioma ruso a polacos, ucranianos, alemanes bálticos, finlandeses luteranos, tártaros musulmanes y, junto con políticas antisemitas, a los judíos.

Clima y geografía

Las principales características del Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX fueron su inmenso tamaño, ubicado en dos continentes, y su falta de una salida libre al mar abierto, excepto por las costas cubiertas de hielo del Océano Ártico. Los Montes Urales no constituían una barrera eficaz entre Europa y Asia, lo que convertía al Imperio Ruso en la llanura sin obstáculos más grande del mundo. Los ríos fluían lentamente a través de la llanura en un eje norte-sur y desembocaban en el Océano Ártico y los mares Báltico, Negro y Caspio. Los más notables de estos ríos fueron el Dnieper, el Don y el Volga. Si bien el Imperio Ruso tenía una gran cantidad de ríos y lagos, su única costa era el Océano Ártico, lo que hacía que el Imperio fuera esencialmente sin salida al mar.

Con su latitud norte, el clima del Imperio Ruso era fríamente continental. Con la ausencia de una cadena montañosa de este a oeste, los vientos del Océano Ártico barrieron el Imperio sin interferencias hasta que llegaron al Mar Negro. Los inviernos fueron particularmente brutales, siendo Siberia una de las regiones más frías del mundo con una temperatura registrada de –94 ° F (–70 ° C). La media de enero y julio difirió en un rango de 52 ° F en Moscú (29 ° C) y 115 ° F (64 ° C) en Yakutsk. Las precipitaciones fueron de modestas a bajas durante el verano, mientras que la nieve cubrió la mayor parte del Imperio durante el invierno.

La tundra, la taiga, la pradera y el desierto caracterizaron el suelo y la vegetación del Imperio ruso. Casi el 10 por ciento del Imperio era tundra, un desierto congelado deshabitado. Al sur de esto estaba la taiga, una zona de bosque de coníferas, que representaba la mitad del territorio del Imperio y la convertía en una de las reservas de madera más grandes del mundo, pero con un suelo de podzol que dificultaba el cultivo de la tierra para la agricultura. Debajo de esto había bosques mixtos, la mayoría de los cuales habían sido talados para uso agrícola y aún más al sur estaban las estepas y los desiertos de Asia Central.

Quizás de todas las regiones del Imperio Ruso, Siberia ha atraído la mayor atención por su clima brutal, lugar de exilio y ferrocarril. Situada al este de los Montes Urales hasta el Océano Pacífico y al sur del Océano Ártico hasta las fronteras de Mongolia y China, Siberia era conocida por sus inviernos severos y largos sin nieve donde el estado exiliaba a criminales y presos políticos. Siberia también tenía enormes recursos minerales, siendo la extracción de plata y otros metales las principales actividades económicas de la región. Para transportar estos minerales, el Imperio completó el Ferrocarril Transiberiano en 1904, que trajo personas y métodos agrícolas modernos a Siberia.

El clima y la geografía del Imperio Ruso influyeron mucho en su sociedad, economía y política. La falta de tierras agrícolas de primer nivel hizo que la innovación agrícola fuera difícil, si no imposible, con su economía basada en la servidumbre y la falta de barreras naturales contra los extranjeros hicieron que el Imperio fuera vulnerable tanto a los ataques como a la expansión. Su posición sin salida al mar obligó al Imperio ruso a buscar un puerto naval de aguas cálidas, una preocupación que esencialmente dominaba sus cálculos políticos y militares. Finalmente, su ubicación en dos continentes planteó la cuestión de si el Imperio ruso era europeo, asiático o algo completamente diferente.

Al llevar la civilización europea al Imperio ruso, Pedro el Grande (r. 1694-1725) exigió la vestimenta occidental de la nobleza, a la que la mayoría se opuso. El afeitado de la barba fue particularmente controvertido, ya que los conservadores creían que la posesión de una barba era a imagen de Dios. Al final del reinado de Pedro en 1725, la clase alta, la burocracia imperial, los militares e incluso la mayoría de la clase media habían adoptado el atuendo occidental, mientras que el campesinado y el clero conservaban sus ropas tradicionales. La vestimenta típica de los campesinos era una camisa de lona, ​​una chaqueta larga de lino y zapatos durante el invierno.

El número de colonias y protectorados del Imperio Ruso aumentó continuamente con el tiempo a medida que el Imperio se expandía. A fines del siglo XIX, el tamaño del Imperio era de 35.970 millones de kilómetros cuadrados (13.888 millones de millas cuadradas), casi una sexta parte de la superficie terrestre.Más de cien grupos étnicos y religiosos diferentes vivían en el Imperio Ruso, y la mayoría de los rusos constituían el 45 por ciento de la población.

En el Este, la expansión más lejana del Imperio Ruso se extendió a través del Océano Pacífico hasta Alaska e incluso partes de California con la Compañía Ruso-Americana del Zar Paul (r. 1796-1801) administrando el territorio desde 1799 hasta 1867. El Imperio Ruso vendió su colonia a Estados Unidos para pagar la defensa de las regiones de Amur-Ussuri, que había adquirido de China en la Segunda Guerra del Opio (1856-60). Con respecto a China, Rusia siguió una política como su protectorado y obtuvo los territorios de la península de Liaotung, Sakhalin, Vladivostok y Manchuria. La adquisición de Manchuria por parte del Imperio provocó un conflicto con Japón y, por lo tanto, inició la Guerra Ruso-Japonesa de 1904-05.

Si Japón era el rival del Imperio Ruso en el Lejano Oriente, Gran Bretaña era su rival en Asia Central. La conquista sistemática de Turkestán durante las décadas de 1860-1880 llevó a los británicos a temer la interferencia rusa en Afganistán, lo que resultó en la guerra anglo-afgana (1878-1880). La continua conquista de Asia Central por parte del Imperio Ruso a los turcomanos exacerbó las tensiones entre los dos imperios, pero ambos lados evitaron la guerra con un acuerdo en 1885 sobre delimitaciones de fronteras. Asia Central, por lo tanto, conservó cierto grado de autonomía para evitar conflictos entre estas dos potencias hasta 1917.

En la Rusia europea, los diversos reinos del Cáucaso (Georgia, Azerbaiyán, Armenia) acordaron unirse al Imperio ruso, con la excepción de los chechenos que fueron conquistados en 1866. Dependiendo del equilibrio de poder europeo, el Imperio ruso a veces actuó como protectorado para Bulgaria y apoyó a Serbia, lo que llevó al conflicto entre los imperios ruso, otomano y austrohúngaro y, finalmente, a la Primera Guerra Mundial. El Imperio Ruso también adquirió Moldavia, Bielorrusia, Ucrania y los estados bálticos. Finlandia era un Gran Ducado bajo el control del Imperio Ruso, y Polonia siguió siendo un Reino hasta la Tercera Partición (1795) cuando desapareció del mapa de Europa.

Comunicación y transporte

El vasto tamaño del Imperio Ruso creó una carga terrible para su sistema de transporte. Por un lado, la gran cantidad de ríos y lagos en el Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX formaron un excelente sistema de transporte y comunicación por agua, por otro lado, las carreteras eran malas y difíciles de transitar, lo que hacía que la tierra el transporte y la comunicación son infrecuentes y poco fiables. El Imperio Ruso recurrió al ferrocarril como solución a este problema. Con un sistema ferroviario confiable y eficiente, el Imperio Ruso adquirió un método de transporte más fácil para materias primas, alimentos y soldados armados en todo el Imperio.

Para 1890, el Imperio Ruso tenía alrededor de 19,840 millas (32,000 km) de vías férreas y, a principios del siglo XX, tenía la mayor cantidad de vías férreas del mundo, excepto Estados Unidos. El Imperio Ruso completó el ferrocarril Transiberiano de 5.778 millas (9.198 km) en 1904, que unía Moscú con Vladivostok en el Océano Pacífico. Aunque el sistema ferroviario hizo que el transporte de mercancías y soldados armados fuera más eficiente, no abordó los problemas fundamentales que plagaban al Imperio ruso: una economía basada en los campesinos, una pequeña base industrial y la incompetencia gubernamental.

Cultura (Calendario Costumbres Muerte y Entierro Costumbres Festivales Música)

Antes de Pedro el Grande (r. 1694-1725), el cristianismo ortodoxo con sus festivales, costumbres y música dominaba Rusia, con algunas excepciones de creencias paganas y heréticas practicadas por minorías marginadas. Después de Pedro el Grande, la cultura del Imperio Ruso se dividió entre el campesinado, que se aferraba al cristianismo ortodoxo, y las clases altas, que adoptaron las actitudes, los modales y las costumbres europeas. Mientras que el campesinado practicaba el cristianismo y vivía en la comuna del pueblo, la élite adoptó actitudes secularistas y vivió en San Petersburgo, Moscú o en el extranjero en Europa.

Como reflejo de la fragmentación de la sociedad del Imperio, los campesinos tocaban música folclórica, la música de la iglesia del clero y la música europea de las clases altas. En el siglo XIX, hubo un amplio interés por la música entre la élite, y el compositor y educador ruso Anton Rubinstein (1829-94) estableció un conservatorio en San Petersburgo en 1862. El interés de la clase alta por la música clásica apoyó a algunos de los grandes compositores e intérpretes del Imperio Ruso - y, de hecho, de toda Europa - con nombres como Mikhail Glinka, Modest Mussorgsky, Nicholas Rimsky-Korsakov, Alexander Borodin, Peter Tchaikovsky, Alexander Scriabin e Igor Stravinsky.

Dado que la mayoría de los rusos eran cristianos ortodoxos, las prácticas funerarias rusas seguían los ritos y prácticas de la Iglesia Ortodoxa Rusa. En la Iglesia, el ataúd generalmente se abría con un icono o un Cristo o un santo patrón colocado en manos de los difuntos. Un sacerdote bendijo el lugar del entierro. Después del entierro del cuerpo, hubo servicios religiosos especiales llamados parastas en el noveno, cuadragésimo y anual aniversario para recordar a los muertos.

El calendario ruso también cambió bajo Pedro el Grande. Antes de su reinado, los años se contaban según la Biblia, comenzando desde la creación del mundo, y el Año Nuevo comenzaba el primero de septiembre. Pedro adoptó el calendario juliano en lugar del gregoriano: el Imperio ruso adoptó un sistema de datación solar de 365 ¼ días, lo que provocó que las fechas del calendario de las estaciones retrocedieran casi un día por siglo. Por lo tanto, la Revolución de febrero de 1917 fue en marzo y no en febrero. No fue hasta bajo la Unión Soviética después de octubre de 1917 que Rusia adoptó el calendario gregoriano, que era más preciso que el calendario juliano y el resto de Occidente ya lo había adoptado.

Enfermedades y plagas

El Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX no experimentó ningún brote masivo de enfermedades o plagas. Como imperio terrestre, la población ya había desarrollado inmunidad contra cualquier enfermedad que los rusos trajeron consigo, la única excepción es la viruela en Siberia. Hubo brotes ocasionales de enfermedades y plagas como la tuberculosis que se localizaron entre las clases bajas y pobres.

Economía y Comercio

El problema social y económico fundamental del Imperio Ruso de principios del siglo XVIII y principios del XX fue industrializarse a la par con los imperios europeo y japonés con una economía agrícola primitiva, evitando al mismo tiempo la agitación interna. Entre 1850 y 1900, la población del Imperio Ruso se duplicó pero permaneció rural con tecnología agrícola subdesarrollada. Los campesinos representaban las cuatro quintas partes de la población rural y las grandes propiedades de más de 31 millas cuadradas (50 kilómetros cuadrados), que representaban el 20 por ciento de todas las tierras agrícolas, eran ineficientes. Existía la agricultura a pequeña escala, pero los campesinos usaban esta tierra para huertos en lugar de cultivar alimentos.

El crecimiento industrial fue significativo, desigual y dirigido por el gobierno. Las industrias textiles, el procesamiento de metales y las plantas químicas estaban ubicadas en San Petersburgo, Moscú, y partes de la producción de carbón, hierro y mineral de Polonia estaban en Ucrania. El hierro, los metales y los minerales provenían de la zona de los Urales y el petróleo de Bakú. En 1890, el Imperio Ruso tenía una producción anual de carbón de 6,6 millones de toneladas y una producción de hierro y acero de 2 millones de toneladas por año. El presupuesto estatal se había duplicado, pero los gastos de deuda se habían cuadriplicado, representando el 28 por ciento de los gastos oficiales. En consecuencia, el Imperio Ruso tuvo dificultades para financiar el comercio con Europa porque sus excedentes no cubrían sus gastos de deuda.

Para abordar este problema, Sergy Witte (1849-1915), el ministro de Finanzas de 1892 a 1903, adoptó un ambicioso programa económico: préstamos externos, conversión al patrón oro, fuertes impuestos a las clases bajas y desarrollo acelerado de industrias pesadas. . Sus políticas tuvieron resultados mixtos. Por un lado, las políticas de Witte triplicaron la producción de carbón, hierro, acero y petróleo de 1890 a 1900 y el presupuesto estatal volvió a duplicarse. Por otro lado, ciertos gastos, como el del ferrocarril Transiberiano, fueron pérdidas económicas y aumento de la deuda estatal. Además, la depresión económica de 1900, que duró hasta la Revolución de 1905, también frenó el progreso económico y llevó al despido de Witte en 1903.

Una vez que se restableció el orden después de la Revolución de 1905, el Imperio Ruso continuó industrializándose, aunque no tan rápidamente como en la década de 1890, y permaneció rezagado respecto a sus homólogos europeos. Se desarrolló una clase comercial a medida que se beneficiaban de los elevados aranceles protectores, y comenzó a surgir un capitalismo privado. Esta forma de capitalismo se diferenciaba del capitalismo británico o estadounidense en que la clase media rusa aceptaba el principio de autocracia y los objetivos políticos y militares del Imperio en lugar de los de consumo. No obstante, el comienzo y el crecimiento progresivo de la industria privada, el comercio y las finanzas comenzaron a tener lugar al final del Imperio Ruso.

Al importar el sistema educativo europeo al Imperio ruso, Pedro el Grande (r. 1694-1725) cambió radicalmente la estructura y el propósito de la educación. Antes de Peter, la Iglesia Ortodoxa Rusa controlaba la educación, que enseñaba a leer y escribir a unos pocos, con lecciones de naturaleza religiosa y moral. Pedro el Grande vio la educación como una forma de ayudar al estado a lograr sus objetivos militares y estableció la Escuela de Matemáticas y Navegación (1701), la Academia Naval (1715) y la Academia de Ciencias (1725). Los estudiantes de medicina establecieron escuelas en Moscú (1706) y San Petersburgo (1709) y el estado creó su primera universidad, la Universidad de Moscú, en 1755. Para la clase alta, la educación en el hogar por parte de tutores extranjeros se desarrolló con énfasis en idiomas extranjeros, esgrima, bailes y modales europeos. Las escuelas eclesiásticas continuaron existiendo, pero solo servían a las necesidades eclesiásticas, dejando la educación de las clases altas a estas nuevas instituciones.

El Imperio Ruso creó el Ministerio de Educación en 1802 y dividió el Imperio en seis regiones educativas, cada una dirigida por un curador. El gobierno quería una universidad en cada región, una escuela secundaria en cada centro provincial y una escuela primaria en cada distrito. A mediados del siglo XIX, existían 6 universidades, 48 ​​escuelas secundarias estatales y 337 escuelas primarias. Las universidades gozaron de relativa autonomía y la iniciativa privada creó instituciones de educación superior. Estas instituciones contribuyeron a la creación de una masa crítica de personas con educación secular y, por lo tanto, representaron una amenaza potencial para el gobierno autócrata ruso. La censura del gobierno suprimió la crítica política dirigida al régimen.

Bajo Nicolás I (r. 1825-55), el gobierno impuso la doctrina de la Nacionalidad Oficial en el sistema educativo y no toleró la disidencia. Aunque el gobierno aumentó el gasto estatal en edificios y los salarios de los maestros, el Imperio buscó controlar el contenido de la educación, incluso obligando a los tutores privados a convertirse en empleados estatales. A pesar de su nacionalismo ruso, el sistema educativo del Imperio era de gran calidad y rigurosidad. La clase alta tendía a enviar a sus hijos a las escuelas aledañas, los niños de la clase media a las escuelas estatales y los campesinos y las clases bajas a las escuelas de la iglesia.

los zemstva - autogobierno local limitado - las reformas educativas de Alejandro II (r. 1855-81) tuvieron resultados mixtos: el gobierno estableció nuevas escuelas en el campo, pero el contenido fue controlado y el número de estas escuelas disminuyó durante el período de reformas. El gobierno también categorizó rígidamente a las escuelas para que los estudiantes no pudieran pasar a otro sistema educativo. En otras palabras, el Estado intentó que el sistema educativo solidificara la estructura social y de clases. No obstante, la educación siguió creciendo en el Imperio: en 1880, había 22.770 escuelas primarias con 1,1 millones de estudiantes, de los cuales el 68,5% zemstva Se habían establecido reformas y para 1915, había más de 8 millones de estudiantes en el Imperio. A pesar de estos impresionantes logros, los sujetos del Imperio todavía requerían todo tipo de entrenamiento, siendo la alfabetización la más básica. En 1917, en vísperas de la revolución bolchevique, casi la mitad de la población era analfabeta.

La clase alta de la vida familiar del Imperio Ruso desde principios del siglo XVIII hasta principios del siglo XX era similar a su contraparte europea: el padre trabajaba en el gobierno, el comercio o en su propiedad, la madre participaba en actividades sociales que los niños estudiaban en la frontera. las escuelas y una multitud de sirvientes, tutores y campesinos sostenían la casa. Para el campesinado, todos los miembros de la familia trabajaban para su noble amo. Antes de 1861, los campesinos no tenían derechos, y sus propietarios los transfirieron sin tener en cuenta la propia familia del campesino o los lazos de la aldea. Después de la emancipación en 1861, los terratenientes no pudieron vender a los campesinos, pero la estructura básica de su vida familiar siguió siendo la misma. Finalmente, en ambas familias, era común que los abuelos, padres y nietos vivieran en el mismo hogar o aldea, que el matrimonio ocurriera a los doce años de edad y que los esposos golpearan a sus esposas.

Alimentos y Dieta

La principal diferencia en la dieta entre las clases altas y bajas en el Imperio Ruso de principios del siglo XVIII y principios del XX fue la cantidad, con algunas variaciones en el tipo de alimento consumido. La dieta rusa típica consistía en una variedad de platos de sopas elaborados con pescado, cereales, alimentos, carne, verduras, frutas, bayas, miel y champiñones. Las bebidas típicas fueron cerveza, vino importado, té y licores. La nobleza importó queso, vino, licores, azúcar para reemplazar la miel y el té, que se utilizó para crear una nueva comida: el té de la tarde. Por el contrario, los campesinos solían comer pan de centeno negro, huevos blancos, pescado, tocino, champiñones, pepinos, cebollas, ajo, nueces y miel. También comían patatas, que Pedro el Grande (r. 1694-1725) importaba al Imperio Ruso.

El Imperio Ruso fue la culminación de la dinastía Romanov que gobernó Rusia desde que Michael Romanov (r. 1613-45) fue coronado zar en 1613. El primer zar en la historia de Rusia fue Iván el Terrible (Iván IV) (r. 1553-84). de la dinastía Rurik. El término zar en sí se refería al gobernante supremo, en particular al emperador bizantino, que gobernaba el mundo cristiano ortodoxo. Después de la caída del Imperio Byznatine en 1453, los gobernantes rusos reclamaron el liderazgo del mundo cristiano ortodoxo llamándose a sí mismos zares hasta que Pedro el Grande descartó el título de zar por emperador en 1721. Emperador era el título oficial de los gobernantes del Imperio Ruso, aunque ellos a veces eran conocidos popularmente como zares.

El Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX fue una autocracia dirigida por un emperador todopoderoso hasta la Revolución de 1905, cuando se convirtió en una monarquía semiconstitucional. La Revolución de 1917 abolió la monarquía por completo, cuando Nicolás II (r. 1894-1917) abdicó al trono el 15 de marzo de 1917, poniendo fin al imperio. Los Romanov, que gobernaron el Imperio, generalmente pasaron el trono al hijo mayor del zar o, si no tenía ningún hijo, a su pariente masculino más cercano hasta 1722, cuando Pedro el Grande le dio al monarca el derecho de elegir a su sucesor. A lo largo de su historia, el Imperio Ruso persiguió objetivos contradictorios: la modernización social y económica de su sociedad siguiendo el modelo de Europa y la retención del principio político autócrata. La incapacidad del gobierno para reconciliar estos dos objetivos resultó en la desaparición del Imperio.

Pedro el Grande (r. 1694-1725) reformó el gobierno estableciendo colegios (ministerios) para gobernar ciertas áreas con un Senado para coordinar la política general del gobierno. Catalina la Grande (r. 1762-1796) continuó siguiendo estos principios racionales de organización dividiendo el Imperio en provincias y distritos con un aparato administrativo, policial y judicial para cada provincia. Alejandro I (r. 1801-25) reemplazó las universidades de Pedro con ministerios, pero sin un organismo coordinador. Su principal asesor, Michael Speransky (1772-1839), propuso una amplia reforma constitucional, pero Alejandro I lo destituyó en 1812.

El gobierno del Imperio Ruso permaneció sin cambios hasta las Grandes Reformas de Alejandro II (r. 1855-81). El Imperio reorganizó los gobiernos locales en provinciales y distritales. zemstva, organismos que representaban a todas las clases locales y que eran responsables de la educación, la salud, la seguridad y la alimentación locales. El gobierno central también estableció consejos municipales electos (dumas) y un sistema judicial de estilo occidental inspirado en las leyes francesa y alemana. Sin embargo, Alejandro II y sus sucesores comenzaron a frenar estas reformas una vez que fracasaron en producir los resultados económicos que esperaban y comenzaron a representar una amenaza política para el Imperio.

La Revolución de 1905 cambió el Imperio Ruso de una autocracia a una monarquía constitucional, aunque en la práctica siguió siendo una autocracia porque la legislatura electa (Duma) estaba polarizada entre conservadores (octubristas) y liberales (kadets). Además, Nicolás II en 1906 nombró a Peter Stolypin, un conservador, como primer ministro que trabajó efectivamente con los conservadores para aislar a los liberales en la Duma. En 1907, Nicolás II (r. 1894-1917) promulgó una nueva ley electoral, que aumentó el peso de la nobleza, favoreciendo así a los conservadores en las elecciones a la Duma. Después del asesinato de Stolypin en 1911, Nicolás II nombró a Vladimir Kokovtsov para reemplazarlo. Sin embargo, Kokovtsov no pudo controlar al gobierno, ya que la corte de Nicolás II, dominada por el místico ruso Grigory Rasputin (1872-1916), emitió decretos contrarios a los de Kokovtsov. Fueron necesarios los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial para impulsar a todos los sectores de la sociedad contra el zar y obligar a Nicolás II a abdicar de su trono.

Trabajo y esclavitud

La mayor parte de la población del Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX eran siervos. A diferencia del feudalismo europeo, los siervos dependían por completo económicamente de la nobleza y eran esencialmente esclavos. La derrota del Imperio Ruso en la Guerra de Crimea (1854-55) expuso la debilidad económica fundamental de una economía campesina para apoyar a las fuerzas armadas del Imperio. El deseo de pasar a un mercado competitivo y una economía basada en el dinero, así como el miedo a los levantamientos campesinos y los sentimientos morales, llevaron a Alejandro II (r. 1855-1881) a proclamar el fin de la servidumbre en 1861.

Aunque eran libres, los siervos tenían que hacer pagos de redención al gobierno durante un período de cincuenta años, y el gobierno compensaba a la nobleza con bonos. Aunque algunos campesinos mejoraron sus posiciones, la gran mayoría de ellos se retrasó en sus pagos porque la tierra era pobre y sus métodos agrícolas quedaron atrasados.El gobierno hizo un intento más de reformar al campesinado antes de la Revolución de 1917 cuando el primer ministro ruso Pyotr Stolypin impulsó una legislación en 1906, 1910 y 1911 que intentó transformar la comuna campesina en propietarios individuales. Sin embargo, para 1917, solo el 24 por ciento de los hogares que antes eran comunales habían completado su retiro legal de la comuna.

Aunque la clase trabajadora era significativamente más pequeña que el campesinado, sus vidas eran igualmente difíciles con largas jornadas, bajos salarios y condiciones inseguras tanto en el hogar como en el trabajo. La clase trabajadora también jugó un papel crucial en las revoluciones de 1905 y 1917. El proletariado era de unos 3 millones en 1914, aproximadamente menos del 1 por ciento de la población total, pero vivía en áreas concentradas que facilitaban la difusión de las ideas revolucionarias.

Lengua, Literatura y Escritura

El Imperio Ruso usó el alfabeto cirílico que se basó en la escritura griega del siglo IX. Pedro el Grande (r.1694-1725) modificó este alfabeto, cuando simplificó ciertas letras e introdujo las latinas. En 1710, este alfabeto modificado se convirtió en obligatorio para todas las publicaciones excepto las religiosas.

Peter también estableció imprentas y periódicos durante su reinado, con otras formas de publicaciones (diarios, obras de teatro, cuentos, novelas e historias) que siguieron y florecieron durante los siguientes 200 años de existencia del imperio. A medida que crecía la alfabetización entre las clases media y alta, surgió una cultura alfabetizada que se centró en los debates intelectuales, filosóficos y religiosos de la época. Sin embargo, el estado supervisó y censuró esta cultura alfabetizada al suprimir las publicaciones antigubernamentales.

De los escritores de la escuela clásica de principios del siglo XVIII, el poeta y gramático ruso Michael Lomonosov (1711-65) fue el más conocido por su poesía y su defensa de la lengua rusa como igual a sus homólogos europeos. Otros escritores clásicos notables fueron Denis Fonvizin, Nicholas Novikov y Fyodor Emin, cuyas novelas, obras de teatro y fábulas reflejaban el poder y la majestad del Imperio en ese momento. A finales del siglo XVIII, se produjo una transición del clasicalismo al sentimentalismo: el énfasis de la razón, la armonía y el equilibrio a los sentimientos, la belleza y la naturaleza. Los poetas Gavrila Derzhavin y Nicholas Karamzin son los mejores representantes de esta escuela del sentimentalismo.

El mayor poeta ruso del Imperio Ruso fue Alexander Pushkin (1799-1837), cuyo dominio técnico y versatilidad de temas fueron evidentes en obras como Yevgeny Onegin (1823-31) y El jinete de bronce (1833). Michael Lermontov, el otro gran poeta de principios del siglo XIX, se hizo más conocido por su novela, Un héroe de nuestro tiempo (1840) que refleja la influencia del romanticismo en la literatura rusa. El realismo reemplazó al romanticismo, la representación de la vida por así decirlo y no de la vida imaginada, por las obras de Nicholas Gogol, cuya devastadora sátira de la sociedad rusa tuvo un impacto extraordinario en la clase alta rusa: El inspector del gobierno (1836), Almas muertas (1842) y El abrigo (1842).

Fyodor Dostoievski continuó en el realismo con sus grandes novelas, Crimen y castigo (1866), El idiota (1868-69), Los demonios (1871-72) y Los hermanos Karamazov (1879-80). Tomó la posición de eslavófilo y apoyó las características conservadoras, religiosas y nacionalistas de la sociedad rusa. En el otro lado estaba Ivan Turgenev, quien apoyó a los occidentales, como está escrito en sus novelas, Bocetos de un deportista (1852) y Padres e hijos (1862). En lo alto de estos debates ideológicos estaba León Tolstoi, quien escribió sus dos grandes novelas, Guerra y paz (1865-69) y Anna Karenina (1875-77), Ivan Goncharov, quien escribió Oblomov (1859) y Antón Chéjov, cuyos cuentos y, en particular, sus obras de teatro: La gaviota (1896), Tío Vanya (1897), Tres hermanas (1901) y El huerto de los cerezos (1903-04) - dio a conocer la literatura rusa a nivel internacional. Las novelas de estos autores, especialmente Dostoievski y Tolstoi, se encuentran entre las más importantes jamás escritas, y la literatura rusa de este período es quizás el legado más perdurable del imperio.

A principios del siglo XX, la poesía rusa volvió a ocupar un lugar destacado, aunque novelistas como Maxim Gorky y Boris Pasternak también hicieron importantes contribuciones a la literatura rusa. Alexander Blok fue el mejor representante de la Escuela Simbolista - el mundo era un sistema de símbolos que expresaban realidades metafísicas - mientras que el lirismo y la claridad de Anna Akhmatova actuaban como contrapunto en un movimiento conocido como Acemismo. Pero el movimiento poético más revolucionario de la época fue el futurismo, que Velimir Khlebnikov fundó en 1910: el lenguaje del hombre común o de las calles debería reemplazar las formas artificiales y complejas de la poesía anterior.

Leyes, ética y derechos humanos

El Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX era una autocracia: los súbditos del Imperio obedecían absolutamente a su gobernante. Las ideas de los derechos humanos o el trato ético no existían en el Imperio ruso, y la persecución de las minorías, especialmente los judíos, se produjo sin objeciones oficiales y, a veces, con estímulo. Por ejemplo, el Imperio Ruso adoptó oficialmente una política antisemita de 1881 a 1917 y toleró los pogromos, un ataque de turbas contra los judíos tolerado por el estado, como el pogromo de 1903 en Moldavia, donde en dos días 45 judíos fueron asesinados, casi 600 heridos. y se habían saqueado 1.500 hogares judíos. Los responsables de incitar a los atropellos no fueron sancionados.

Los dos gobernantes que tuvieron mayor influencia en la ley rusa fueron Pedro el Grande y Catalina la Grande. Pedro el Grande (r. 1694-1725) se coronó emperador en 1721 siguiendo el modelo de los autócratas europeos: el emperador era el jefe del estado y no el propietario patrimonial de la tierra y padre de sus súbditos, como lo había sido con los zares moscovitas. Peter también introdujo la primogenitura, aumentó los impuestos sobre el campesinado e implementó su Tabla de rangos (1722), que estableció un sistema similar a una casta para los miembros de la sociedad en su posición, estatus y obligaciones con el estado. Por su parte, Catalina la Grande (r. 1762-1796) creó una comisión en 1767 que se basó en la mayoría de las clases para codificar las leyes del Imperio siguiendo el modelo del pensamiento y las prácticas legales europeas. Aunque el Imperio no implementó sus recomendaciones, la influencia de la Comisión estimuló la modernización del sistema legal del Imperio Ruso.

El político y asesor ruso Michael Speransky encabezó otro intento de reforma constitucional y legal, pero Alejandro I (r. 1801-25) lo destituyó en 1812. Otro asesor político del emperador, Nicolás Novosiltsev, también propuso una reforma constitucional en 1819, pero Alejandro I También desestimó sus ideas. La derrota del Imperio en la Guerra de Crimea en 1855 llevó a Alejandro II (r. 1855-81) a implementar sus Grandes Reformas en la emancipación de los siervos y la reorganización del gobierno, la educación y el ejército, con el sistema judicial inspirado en el modelo francés y alemán. ley. Aún así, el Ministerio del Interior tenía el poder de desterrar a cualquiera a quien considerara políticamente subversivo, independientemente de lo que dictaran los tribunales. A nivel local, el gobierno central creó órganos legislativos (dumas) responsables de la educación, la salud, la seguridad y la alimentación, aunque más tarde el gobierno central restringió los poderes de estas dumas, que finalmente cumplieron principalmente un papel consultivo en el funcionamiento del gobierno.

La Revolución de 1905 cambió las leyes fundamentales del Imperio para incluir una Duma nacional y libertades civiles básicas para la mayoría de los ciudadanos. El Imperio Ruso todavía era una autocracia, pero se eliminó la palabra "ilimitado" y no se pudo implementar ninguna ley sin el consentimiento de la Duma. Sin embargo, el Emperador conservó el poder de nombrar a su gobierno y destituir a la Duma en cualquier momento y de aprobar decretos de emergencia cuando no estaban en sesión. En la práctica, la naturaleza dividida de la Duma permitió a Nicolás II (r. 1894-1917) gobernar como deseaba hasta que la Revolución de 1917 obligó a abdicación y puso fin al imperio.

Catalina la Grande (r. 1762-1796) promulgó la Reforma Provincial en 1775, que puso la salud de los no siervos en manos de la Comisión de Salud. Esta burocracia imperial dirigió la salud y la medicina en los hospitales, instituciones mentales y escuelas. Los hospitales a menudo carecían de un saneamiento adecuado, tenían escasez de equipo y proporcionaban bajos salarios a los médicos. Si podían, la gente evitaba la hospitalización y solicitaba el cuidado de médicos privados. En el campo, fue peor, con la población rural que recibía poco apoyo médico, excepto aquellos que vivían allí y podían haber sabido un poco de medicina.

Poco antes del inicio del Imperio Ruso en 1721, los estudiantes de medicina establecieron escuelas en Moscú (1706) y San Petersburgo (1709) siguiendo el modelo de las escuelas en Europa, pero los graduados a veces estaban desempleados porque los médicos mayores se negaban a jubilarse. La asignación de médicos a partes del Imperio a menudo era un desperdicio de recursos, con demasiados médicos en una provincia y no suficientes en otra. Con las Grandes Reformas de Alejandro II (r. 1855-81), los médicos comenzaron a trabajar en el campo para el gobierno local (zemstva) donde el salario y las condiciones eran ligeramente mejores. Aún así, a fines de 1914, solo el 30 por ciento de los médicos ejercía en áreas rurales, mientras que el 80 por ciento de la población vivía allí.

Debido a la naturaleza rígida de su estructura social, el Imperio ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX no experimentó migraciones masivas dentro de sus fronteras, sino que los rusos emigraron hacia el exterior a medida que el Imperio continuaba expandiéndose, especialmente hacia países no rusos y no rusos. -Territorios eslavos. Algunas excepciones, como la afluencia masiva de alemanes en el siglo XVIII a la región del Volga y, después de 1861, el movimiento de siervos recién liberados a las zonas urbanas en busca de trabajo. Esta migración hizo que el número del proletariado aumentara exponencialmente y se convirtiera en un terreno fértil para las ideas y la organización revolucionarias. También hubo una migración de 40.000 judíos rusos a Palestina a finales del siglo XIX, con los primeros asentamientos judíos de Rusia en 1882.

Religión, filosofía y movimientos intelectuales

El Imperio ruso abrazó la filosofía y las ideas de la Ilustración europea, pero la dirigió hacia sus propias preocupaciones actuales sobre la historia, la naturaleza y el papel de Rusia en el mundo. Específicamente, las ideas y obras del filósofo francés Voltaire (1694-1778) y los filósofos alemanes Friedrich Schelling (1775-1854), Georg Hegel (1770-1831), Karl Marx (1818-83) y el socialismo francés influyeron en el socialismo superior ruso. clase. El primer gran debate que surgió de esta cultura europeizada fue en el siglo XIX entre occidentales y eslavófilos, que fue provocado por las “Cartas filosóficas” de Peter Chaadayev (1836). Los occidentales incluyeron a Alexander Herzen, Vissarion Belinsky, Michael Bakunin, mientras que los eslavófilos fueron Aleksey S. Khomyakov, Ivan y Pyotr Kireyevsky, Konstantin e Ivan Aksakov y Yury Samarin.

Si los occidentales fueron los "padres" en las décadas de 1840 y 1850, los nihilistas fueron sus "hijos" en la década de 1860. Influenciados por el utilitarismo más que por el romanticismo germánico, los nihilistas eran materialistas y pedían un cambio revolucionario en el Imperio, como exigía la obra de Nicholas Chernyshevsky. ¿Lo que se debe hacer? (1863). Los populistas reemplazaron a los nihilistas en las décadas de 1870 y 1880 y buscaron educar a la gente para prepararla para la revolución social. Este movimiento ideológico finalmente se dividió en los "lavoristas", que buscaban una reforma gradual, y los "bakuninistas", que abogaban por la revolución inmediata. Varias organizaciones terroristas revolucionarias también aparecieron en este momento: Land and Liberty (Zemlya I volya), Repartición negra (Peredel chyorny), Voluntad de la gente (Narodnaya volya) - y los futuros marxistas se asociaron con estas sociedades, como George Plekhanov, P. B. Axelrod y Vladimir Lenin.

Desde la década de 1890 hasta la Revolución de 1917, los campesinos y los trabajadores establecieron partidos políticos, que a su vez impulsaron a los conservadores y liberales de clase media a formar los suyos propios. Las minorías religiosas y étnicas también formaron partidos políticos, la mayoría de ellos de naturaleza revolucionaria. El partido político más importante fue el Partido Laborista Socialdemócrata Ruso, que en su Segundo Congreso del Partido en 1903 se dividió entre los mencheviques y los bolcheviques, este último dirigido por Vladimir Lenin. En su ¿Lo que se debe hacer? (1902), Lenin desarrolló el concepto de un partido revolucionario fuertemente organizado y muy disciplinado que podría formar una alianza obrera-campesina para derrocar a un gobierno autócrata. Lenin se dio cuenta de su idea del "partido de vanguardia" en la Revolución de Octubre de 1917 cuando los comunistas tomaron el poder.

Los oponentes de los revolucionarios eran intelectuales conservadores como Fyodor Dostoevsky, Nicholas Strakhov, Constantine Leontyev y Vasily Rozanov. Al igual que sus predecesores eslavófilos, creían en la superioridad de la civilización pan-eslava sobre las instituciones e ideas occidentales, y los rusos regresaban a su "suelo natal" (pochvenniki) para renovar su civilización. Estos pensadores vieron a la Iglesia Ortodoxa Rusa como el fundamento espiritual de la sociedad rusa y entendieron la personalidad humana como un todo orgánico en lugar de racional y científico. Influenciados por los eslavófilos, estos conservadores influyeron a su vez en filósofos religiosos como Nicholas Fyodorov, Vladimir Solovyov, Serge y Eugene Trubetskoy, Nicholas Lossky, Nicholas Berdyaev, Simon Frank e I. I. Lapshin.

Aunque fue una inspiración para los conservadores, la Iglesia Ortodoxa Rusa estaba bajo control estatal, con el patriarcado abolido y reemplazado por el Santo Sínodo desde la época de Pedro el Grande (r. 1694-1725). El procurador en jefe del Imperio gobernó la Iglesia para el fin del estado, como en la política de Nacionalidad Oficial de Nicolás I (r. 1825-55). La Iglesia no pudo reformarse a sí misma bajo Alejandro II (r. 1855-81), porque el estado agotó los recursos de la Iglesia, además de la amarga división entre el "clero blanco" (clérigos casados ​​que podían ser sacerdotes) y los "negros". clero ”(clérigos célibes que fueron asignados a los monasterios). Debido a sus condiciones de pobreza, un movimiento radical de protesta contra el estado conocido como liberalismo clerical surgió a principios del siglo XX y contribuyó a la Revolución de 1905. La monarquía constitucional abordó algunas de las preocupaciones de la Iglesia después de la Revolución de 1905, incluida la posibilidad de que la Iglesia eligiera un patriarca. En vísperas de la Revolución de 1917, la Iglesia Ortodoxa Rusa eligió a un patriarca, el primero desde la época de Pedro el Grande.

La Iglesia Ortodoxa Rusa era la religión predominante del Imperio Ruso, aunque existían comunidades minoritarias de musulmanes, judíos y otras sectas cristianas. Los católicos residían en Polonia, los luteranos en su mayoría estaban en Finlandia y las Repúblicas Bálticas, y los musulmanes vivían en Asia Central. El Imperio Ruso obligó a los judíos a vivir en la parte occidental del Imperio Ruso, donde continuamente sufrieron pogromos, como en Ucrania después del asesinato de Alejandro II en 1881 y en Moldavia en 1903.

Resistencia y disensión

El miedo del Imperio ruso a la resistencia y la disensión, especialmente entre el campesinado y las minorías nacionales, contribuyó principalmente al carácter conservador y represivo de su régimen. Debido a que el Imperio era una sociedad cerrada que prohibía la libertad de prensa y poseía una extensa red nacional de espías e informadores, la rebelión violenta era la única forma de que afloraran la resistencia y la disidencia. Aunque la censura era común en el Imperio, las ideas liberales ocasionalmente se publicaban en periódicos y revistas si los censores no las entendían o eran liberales ellos mismos.

Uno de los problemas de persistencia que asolaron al Imperio Ruso fue la resistencia de los Viejos Creyentes y las rebeliones de los polacos. Los Viejos Creyentes eran una secta herética del siglo XVII de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la mayoría de los cuales el estado desterró a Siberia y continuó practicando sus creencias heréticas. Esto no solo representaba una amenaza para la Iglesia Ortodoxa Rusa, sino también para la ideología de autocracia, ortodoxia y nacionalidad del Imperio ruso. La necesidad de una creencia uniforme en la ortodoxia fue crucial para apoyar el nacionalismo y la identidad nacional rusos.

La desaparición de Polonia en la Tercera Partición (1795) colocó a los polacos católicos bajo el Imperio ruso. A lo largo del siglo XIX, los polacos se habían rebelado contra el Imperio ruso con la esperanza de asegurar la independencia. Aunque no tuvieron éxito, los polacos, como los viejos creyentes, fueron un problema persistente que el Imperio ruso tuvo que enfrentar hasta la Primera Guerra Mundial (1914-18).

Aunque el número de rebeliones de siervos aumentó hasta su emancipación, fueron localizadas y, por lo tanto, no amenazaron al gobierno central. Una excepción fue el levantamiento de Pugachev (1768-74), cuando Yemelyan Ivanovich Pugachov afirmó ser el emperador Pedro III (quien fue depuesto y asesinado por su esposa, Catalina II). Pugachov declaró el fin de la servidumbre y obtuvo el apoyo de los cosacos, los campesinos y los trabajadores industriales en las estepas al este del río Volga. Pugachov logró capturar Kazán, Saratov y sitió Tsaritsyn antes de que el general A. V. Suvorov derrotara a Pugachov en 1774.

Otro golpe fallido fue la revuelta decembrista en 1825. Cuando Alejandro I (r. 1801-25) murió inesperadamente, condujo a una crisis dinástica, que brindó una oportunidad para que un cuadro de revolucionarios tomara el poder con el objetivo de transformar el Imperio en un estado constitucional. El 26 de diciembre de 1825, el decembrista protagonizó una rebelión que el gobierno derrotó fácilmente. A pesar de su derrota, el decembrista se convirtió en una inspiración para todos los revolucionarios posteriores, como Nicholas Chernyshevsky, Mikhail Bakunin, Sergey Nechayev, Vladimir Lenin, para derrocar al Imperio ruso.

El asesinato de Alejandro II por los revolucionarios (r. 1855-1881) no condujo al derrocamiento del régimen, pero se reveló como una seria amenaza para la autoridad del gobierno. Estos movimientos revolucionarios formaron organizaciones propagandistas, como Voluntad de la gente (Narodnaya Volya), y partidos políticos como el Partido Laborista Socialdemócrata Ruso, que finalmente se dividió en sus facciones bolchevique y menchevique. Desempeñaron un papel importante en las revoluciones de 1905 y 1917.

La victoria japonesa sobre el Imperio Ruso en la Guerra de 1904-05 puso de manifiesto la debilidad del Imperio Ruso. Cuando el gobierno reprimió violentamente una procesión masiva de trabajadores encabezada por el sacerdote Gregory Gapon el 22 de enero de 1905, más tarde conocida como Domingo Sangriento, el descontento masivo con el régimen salió a la superficie.Rápidamente siguieron huelgas en todo el país, asesinatos de funcionarios gubernamentales y motines militares. Para poner fin a la revolución, Nicolás II (r.1894-1917) acordó una monarquía constitucional con libertades civiles básicas y una legislatura elegida.

Sin embargo, la concesión de Nicolás II proporcionó solo una paz temporal. Cuando los militares rusos sufrieron derrotas desastrosas en la Primera Guerra Mundial, exponiendo así la ineptitud e incompetencia del gobierno, la gente ya no quiere soportar las penurias de la guerra. En Moscú y San Petersburgo se establecieron huelgas a nivel nacional, llamados al fin de la autocracia y consejos revolucionarios locales (soviets). Cuando las tropas cosacas se negaron a disparar contra la multitud y, en cambio, entregaron sus armas, Nicolás II abdicó el 15 de marzo, poniendo fin al Imperio Ruso.

Ciencia y Tecnología

Pedro el Grande fundó la Academia de Ciencias en 1724 en San Petersburgo. Los invitados a trabajar allí inicialmente incluían matemáticos y científicos famosos: Leonhard Euler (1707-83), Christian Goldbach (1690-1764), Nicholas Bernuoulli (1695-

1726), Johann Georg Gmelin (1709-55) y Gerhard Friedrich Müller (1705-83). Leonhard Euler fue el matemático preeminente del siglo XVIII y uno de los más grandes de todos los tiempos con sus descubrimientos en cálculo, topología, mecánica, óptica y astronomía. Christian Goldbach y Nicholas Bernoulli también fueron matemáticos famosos que también hicieron importantes avances en curvas, ecuaciones diferenciales y probabilidad.

Johann Georg Gmelin y Gerhard Friedrich Müller fueron exploradores: ambos hicieron viajes a Siberia para estudiar el clima, la cultura y la vegetación. Mientras Gmelin se centró en la vegetación de Siberia, lo que lo llevó a su obra principal, Flora SibiricaMüller estudió la gente y la cultura de la región, lo que lo convirtió en el padre de la disciplina de la etnografía. Müller probablemente fue más famoso por su “teoría normanista”: el importante papel de escandinavos y alemanes en la configuración de la historia rusa. Esta teoría todavía es motivo de controversia entre los estudiosos de hoy. La exploración de Siberia y el Pacífico Norte se conoció en el siglo XVIII como la Gran Expedición del Norte. Además de Gmelin y Müller, Vitus Bering (1681-74) y Peter Simon Pallas (1741-1811) también realizaron importantes estudios sobre Siberia y el estrecho de Bering.

Michael Lomonosov (1711-65), quien también fue poeta, publicó el primer libro de texto sobre química en 1752 e hizo varios descubrimientos en física, óptica y astronomía. Consideró el calor como una forma de movimiento y sugirió ideas sobre la teoría ondulatoria de la luz, la teoría cinética de los gases y la conservación de la materia. Lomonosov también fue la primera persona en registrar el congelamiento de la misericordia y planteó la hipótesis de que la naturaleza estaba sujeta a una evolución regular y continua.

Durante el siglo XIX, los logros rusos en ciencias y matemáticas ganaron reconocimiento internacional. Nicholas Lobachevsky (1792-1856) inventó la geometría no euclidiana que finalmente por los matemáticos europeos y revolucionó el campo. Pafnuty Chebyshev (1821-94) y Sophia Kovalevskaia (1850-91) también hicieron contribuciones significativas a la probabilidad, las ecuaciones diferenciales y la teoría de números.

Además de los logros en matemáticas, los científicos rusos lo hicieron excepcionalmente bien en astronomía, con el observatorio Pulkov construido en 1839. Dirigido por Frederick William Jacob Struve (1793-1864), el observatorio Pulkov tenía el telescopio más grande del mundo y el equipo más avanzado en ese momento. tiempo. Pulkov se convirtió en el gran centro de astronomía del mundo, permitiendo la formación de astrónomos europeos y estadounidenses.

Nicholas Zinin (1812-90), químico y físico notables, fue pionero en la producción de tintes de anilina. Dmitry Mendeleev (1834-1907) categorizó los elementos en la tabla periódica e hizo pronósticos precisos de descubrimientos posteriores. Alexander Stoletov (1839-96) hizo descubrimientos en magnetismo y electricidad y Peter Lebedev (1866-1912) estudió las propiedades de la luz y el magnetismo, mostrando las diminutas presiones que la luz ejerce sobre los cuerpos. De los inventos técnicos, quizás Paul Yablochkov (1847-94) y Alexander Popov (1859-1906) fueron los más famosos. Yablochkov desarrolló la luz eléctrica antes de que Edison y Alexander Popov (1859-1906) inventaran la radio antes que Marconi.

A pesar de estos logros, los científicos rusos con frecuencia recibieron menos reconocimiento en comparación con sus homólogos occidentales debido a la ignorancia general del idioma ruso, así como al atraso general del Imperio ruso. Los europeos, y en menor medida los estadounidenses, fueron líderes en los avances científicos y técnicos durante los siglos XVIII y XIX. Aunque hizo un progreso constante en ciencia y tecnología, el Imperio Ruso siempre estuvo un paso por detrás de sus homólogos europeos y estadounidenses.

Deportes y Recreación

Los pasatiempos comunes para todas las clases del Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX eran el patinaje, el trineo, el deslizamiento y, entre los miembros masculinos de la sociedad, el ajedrez. También fueron populares las ferias al aire libre en San Petersburgo y Moscú, así como los festivales religiosos, los cumpleaños imperiales y las celebraciones de victorias militares y navales. La clase alta rusa disfrutó de una variedad de diversiones culturales (conciertos, ópera, ballet, teatro y literatura), además de viajar a Europa, donde podrían tener un segundo hogar. También eran frecuentes las reuniones sociales como fiestas y bailes. La equitación, la esgrima y los duelos, aunque quizás no sea un deporte, eran otras actividades de la nobleza. Para el campesinado, el baile, el canto y los juegos que implicaban predicciones sobre el matrimonio estaban generalizados y eran recurrentes.

Impuestos, impuestos y aranceles

Comenzando con la Tabla de Rangos de Pedro el Grande (1722), el Imperio Ruso organizó la estructura de su sociedad según la capacidad de un miembro para pagar impuestos. El Imperio aplicaba un impuesto de capitación a todos los varones excepto al clero y la nobleza, este último que tenía que servir en la burocracia imperial o en el ejército. El estado también impuso una gran cantidad de impuestos indirectos sobre el alcohol, la sal, el pan y otros artículos similares. Finalmente, los gobiernos locales gravaban a sus súbditos para pagar la educación y la policía. El Imperio Ruso gravó especialmente a los campesinos y al proletariado.

El Imperio Ruso trató de fomentar el desarrollo de industrias nacionales con altos aranceles contra los productos extranjeros en 1724 y abolió los aranceles internos en 1753. Moscú era el centro más importante de comercio interno, mientras que San Petersburgo era el centro más importante de comercio exterior. El Imperio Ruso exportaba materias primas, especialmente cereales, e importaba manufacturas y artículos de lujo. Las manufacturas rusas generalmente no pudieron competir con los europeos por los mercados, por lo que exportaron sus productos al Imperio Otomano, Asia Central y China.

Guerra, armas, ejército y diplomacia

La preocupación por la guerra y el ejército fue una constante en el Imperio Ruso de principios del siglo XVIII a principios del XX para defenderse de la invasión extranjera y expandir sus fronteras. Pedro el Grande (r. 1694-1725) estableció el Imperio Ruso después de haber derrotado a los Imperios Sueco y Polaco en la Gran Guerra del Norte (1700-21). Además de fundar San Petersburgo, la nueva capital del Imperio ruso, con un vínculo directo con Europa, Peter estableció las fuerzas navales de Rusia, reorganizó el ejército de acuerdo con los estándares europeos e instituyó un reclutamiento vitalicio para los soldados, con la nobleza sirviendo en el ejército. como oficiales o en el servicio civil como burócratas imperiales.

El Imperio Ruso continuó expandiéndose en la Guerra de Sucesión Polaca (1733-35), la Guerra con el Imperio Otomano (1734-39) y la Guerra de los Siete Años (1756-63). Bajo Catalina la Grande (r. 1762-96), el Imperio Ruso continuó su expansión hacia el sur hasta el Mar Negro y Crimea con su victoria sobre Turquía en las Guerras Ruso-Turcas (1768-74, 1787-91) y hacia el oeste. en las particiones polacas (1772-95), que Rusia adquirió porciones significativas de Bielorrusia, Ucrania y Polonia.

Como potencia europea importante, el Imperio ruso se vio envuelto en las guerras napoleónicas. Napoleón derrotó al Imperio Ruso en Austerlitz en 1805 y Friedland en 1807. Sin embargo, bajo el liderazgo del General Michael Kutuzov (1745-1813), el Imperio Ruso derrotó a Napoleón en la Guerra de 1812 y se convirtió en la fuerza militar más poderosa del mundo.

Sin embargo, esta reputación del Imperio Ruso se hizo añicos con su derrota en la Guerra de Crimea (1854-55). El Imperio Ruso había derrotado al Imperio Otomano en 1828 y 1829 y volvió a declarar la guerra en 1853. Sin embargo, los temores británicos y franceses de que Rusia pudiera asegurar el acceso naval a través del Bósforo y los estrechos de los Dardanelos los llevaron a apoyar al Imperio Otomano y derrotaron a Rusia al apoderarse del Base rusa en Sebastopol.

La próxima gran guerra para el Imperio Ruso también fue una derrota. Japón salió victorioso sobre el Imperio Ruso en la Guerra Ruso-Japonesa (1904-05). La guerra había terminado si Rusia o Japón ocuparían Manchuria. Al enfrentarse a los disturbios internos y la revolución, Nicolás II (r. 1894-1917) aceptó la meditación del presidente estadounidense Theodore Roosevelt y reconoció la supremacía de Japón en Manchuria y Corea.

La derrota final del Imperio Ruso fue en la Primera Guerra Mundial (1914-18). El apoyo continuo del Imperio Ruso a sus compañeros eslavos en Serbia llevó al Imperio a una serie de conflictos con el Imperio Otomano en 1875-77 y el Imperio Austriaco-Húngaro en 1912 y 1913. El asesinato del Archiduque Franz Ferdinand, heredero del Austro-Húngaro trono, inició una serie de decisiones que condujeron a la Primera Guerra Mundial, con Rusia, Gran Bretaña y Francia por un lado y Alemania, Austria-Hungría y el Imperio Otomano por el otro.

La ofensiva rusa en Prusia Oriental y Austria-Hungría logró desviar a las tropas alemanas del frente occidental, pero el ejército ruso sufrió derrotas desastrosas en 1914-1915. Las luchas políticas internas y la incapacidad de los oficiales militares para adaptarse a los modos modernos de guerra fue la causa principal de las pérdidas del Imperio Ruso. La tensión de la guerra sobre el pueblo provocó huelgas en todo el país en 1916, que culminaron con la Revolución de febrero de 1917, cuando Nicolás II abdicó de su trono. Poco después de que comenzara la Revolución Bolchevique y se estableciera el Imperio Soviético.

Suministro de agua

El Imperio Ruso tenía cinco cuencas de drenaje principales: el Ártico, el Pacífico, el Báltico, el Mar Negro y el Caspio. La más extensa de ellas fue la cuenca del Ártico, que estaba al norte de Siberia y fue drenada por tres ríos: el Ob (2268 millas, 3649 km), el Irtysh (3360 millas, 5,406 km) y el Lena (2734 millas, 4399 km). Otros ríos notables de la región de Siberia fueron el Dvina del Norte, Pechora, Indigirka y Kolyma. El resto de Siberia desemboca en el Océano Pacífico, y la parte sureste es drenada por el afluente Amur que formaba la frontera entre Rusia y China.

La Rusia europea tenía tres cuencas de drenaje: los ríos Dnieper y Don y el drenaje noroeste del mar Báltico. El río más grande de esta región era el Volga (2193 millas 3528 km), que iba desde el noroeste de Moscú hasta el Mar Caspio. Además del Mar Caspio, los lagos Ladoga, Onega, Peipus y Baikal eran los cuerpos de agua más grandes del Imperio.

El gran proyecto de irrigación del Imperio Ruso fue la fundación de su nueva capital, San Petersburgo, en la desembocadura del río Neva en 1703. La tierra pantanosa, propensa a las inundaciones y el clima inhóspito crearon un desafío de ingeniería para el gobierno, que respondió: el estado había construido más de 370 puentes y canales fluviales y, a mediados del siglo XVIII, San Petersburgo se convirtió en la principal salida comercial con Europa. Sin embargo, a medida que la ciudad siguió creciendo, las condiciones sanitarias, en particular el agua potable, se volvieron inadecuadas y, a menudo, inadecuadas para el consumo humano.

Lecturas adicionales

Ewans, Martin, ed. El Gran Juego: Gran Bretaña y Rusia en Asia Central. Nueva York: Routledge, 2004.

Greenleaf, Monika y Stephen Moeller-Sally, eds. Temas rusos: imperio, nación y cultura de la Edad de Oro. Evanson, Ill .: Northwestern University Press, 1998.

Hartley, Janet M. Una historia social del Imperio ruso, 1650-1825. Nueva York: Addison Wesley Longman, 1998.

LeDonne, John P. La gran estrategia del Imperio ruso, 1650-1831. Oxford: Oxford University Press, 2003.

Lieven, Dominic C. Empire: el imperio ruso y sus rivales. New Haven, CT: Yale University Press, 2001.

Lohr, Eric y Marshall Poe, eds. El ejército y la sociedad en Rusia: 1450-1917. Boston: Brill, 2002.

Pipes, Richard. Rusia Bajo el Antiguo Régimen. Nueva York: Charles Scribner, 1974.

Seton-Watson, Hugh. El Imperio Ruso, 1801-1917. Oxford: Oxford University Press, 1990.

Lee Trepanier

Lee Trepanier es profesor de ciencia política en la Universidad de Samford en Birmingham, Alabama. Es autor y editor de varios libros y también es editor de VoegelinView (2016-presente) y editor de la serie de Lexington Books Politics, Literature, and Film (2013-presente).


Introducción

El control del consumo de alcohol es un tema multifacético, complicado por la situación legal del alcohol y el peligro de su consumo excesivo. La mayoría de los gobiernos tienen una variedad de políticas dirigidas a controlar el comportamiento de los consumidores, administrar los impuestos a las bebidas alcohólicas y monitorear su calidad.

A nivel mundial, las políticas de control del alcohol han experimentado una serie de cambios sustanciales desde principios del siglo XX, que van desde la prohibición total a principios del siglo XX (es decir, EE. UU., Suecia), hasta una absoluta falta de control tras el colapso de la Unión Soviética en 1991. (es decir, Rusia y otros ex Estados soviéticos) (Moore y Gerstein, 1981 Partanen, 1993). El último grupo de países, específicamente Rusia, es el tema central de este documento.

A lo largo de los siglos, Rusia dependió de los ingresos derivados del alcohol, y el gobierno subestimó u ocultó la mortalidad relacionada con el consumo de alcohol. Sin embargo, los análisis de las causas subyacentes de los cambios demográficos en Rusia desde principios de la década de 1990, en particular, la creciente mortalidad relacionada con el alcohol entre los hombres de mediana edad, sugieren que Rusia está sufriendo un impacto extremo del consumo de alcohol (Chenet et al. , 1998 Bobak y Marmot, 1999).

Tras el colapso de la Unión Soviética, la mortalidad en Rusia aumentó considerablemente, en comparación con sus estados hermanos, con una disminución anual general de la población de alrededor de 800 000 personas (Nelson, 1996 Notzon et al. , 2003). Muchas de estas pérdidas se debieron a la severa división demográfica que siguió a las reformas económicas de la "terapia de choque" que dejaron a la mayoría de la población por debajo del nivel de pobreza, mientras que el desintegrado sistema de salud pública no pudo hacer frente a sus amplias necesidades sociales, sanitarias y económicas.

El aumento del consumo de alcohol fue uno de los muchos resultados de este colapso, con un consumo estimado de adultos per cápita en Rusia que oscila entre 14 y 18 litros de alcohol puro al año, lo que equivale aproximadamente a 38 litros de vodka de 100 grados, o alrededor de una botella de 750 ml de alcohol. vodka cada dos días (Simpura et al. , 1997 Treml, 1997 MacKellar et al. , 2003 Nemtsov, 2003).

Se ha considerado que el aumento del consumo de alcohol es en gran parte responsable de la caída más significativa de la esperanza de vida en la historia de Rusia, con aproximadamente 40000 muertes anuales solo por intoxicaciones relacionadas con el alcohol, en comparación con unas 400 en los Estados Unidos (León et al. , 1997 Hombres et al. , Informe de la OMS sobre la situación mundial de los perfiles de alcohol por países, 2003, Federación de Rusia, 2004). Por ejemplo, en el primer trimestre de 2005, aproximadamente 13 000 personas murieron por intoxicación accidental por alcohol en Rusia (Servicio Federal de Estadística de la Federación de Rusia, 2004 Bebidas producidas con más frecuencia que otras falsificaciones – Encuesta, 2005). En general, la mortalidad relacionada con el alcohol se estima en 500 000 a 750 000 personas al año (Nemtsov 2002 MacKellar et al. , 2003 ).

A pesar del impacto sustancial del consumo de alcohol en la morbilidad y mortalidad en Rusia, su contribución a la crisis demográfica general ha sido pasada por alto y sin prioridad por el gobierno ruso (Levintova y Novotny, 2004 Osborn, 2004 Nemtsov, 2005). Sin embargo, desde 2004, el gobierno ruso comenzó a repensar las políticas de control del alcohol.

Este documento se centra en dichos esfuerzos, analizando específicamente la implementación de la ley que regula la producción de alcohol etílico.


Puesto de avanzada de un imperio

En los siglos que siguieron al descubrimiento de América, la expansión europea en el hemisferio occidental alcanzó una escala que cambió el mundo. Los viajes al Nuevo Mundo emprendidos por las potencias atlánticas de Europa en los siglos XVI y XVII son en general bien conocidos, al igual que las exploraciones y el asentamiento de los europeos en América del Norte durante los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, menos conocida es la penetración de los rusos en la costa noroeste de Estados Unidos, la culminación del antiguo esfuerzo de Rusia por asentarse y desarrollar su frontera oriental.

La expansión de Rusia hacia el este adquirió una nueva dimensión en los siglos XVII y XVIII, como contrapartida de la expansión europea y estadounidense hacia el oeste. Aproximadamente al mismo tiempo que los colonos ingleses se establecieron por primera vez a lo largo de la costa atlántica, los exploradores, cazadores y colonos rusos avanzaron hacia el este en Siberia y en 1639 llegaron al Océano Pacífico. A mediados del siglo XVII, la frontera promyshlenniki —empleados por cuenta propia y empresarios por contrato— había navegado a través del estrecho que separa Asia de América del Norte, descubriendo inadvertidamente una ruta marítima desde el Ártico hasta el Pacífico.

Pero no fue hasta casi 75 años después, cuando el zar Pedro el Grande se decidió a definir la geografía del Pacífico Norte, que se hizo evidente el valor potencial de los descubrimientos en esta región. En dos arduos viajes, Vitus Bering y Alexei Chirikov, bajo la comisión de la Corona rusa, navegaron a través del área ahora llamada Estrecho de Bering en 1728, y en 1741 descubrieron las Islas Aleutianas y el continente de Alaska, que reclamaron para Rusia. . Estos resultados despertaron un gran interés entre los cazadores y comerciantes rusos; el comercio de pieles había sido durante mucho tiempo el motor de la expansión hacia el este de Rusia, y ahora estos empresarios fronterizos se sintieron atraídos por las manadas de lobos finos y nutrias marinas que vivían en el Pacífico norte.

Desde la década de 1740 hasta finales de siglo, más de cuarenta comerciantes y compañías rusos patrocinaron viajes a las Aleutianas y al continente de Alaska. A principios del siglo XIX, los empresarios rusos exportaban un promedio de 62.000 pieles de piel de América del Norte cada año, por un valor aproximado de dos tercios de un millón de rublos de papel (unos 133.200 dólares), una gran suma en aquellos días. A pesar de que más del ochenta por ciento de las pieles eran de lobos marinos, casi el cinco por ciento que eran pieles de nutria marina eran las más valiosas.

Lectura recomendada

El rápido crecimiento del comercio de pieles requirió puestos rusos permanentes en Alaska, así como bases para expediciones de caza y almacenamiento de pieles.Una presencia rusa en las Aleutianas y en la isla de Unalaska comenzó a aparecer en la década de 1770, pero el primer asentamiento permanente conocido fue fundado en la isla de Kodiak en 1784 por el comerciante emprendedor Grigory Ivanovich Shelikhov. El valiente, ambicioso e ingenioso Shelikhov, que tal vez fue el comerciante siberiano más visionario de su época, se convirtió en uno de los primeros defensores de la expansión de la empresa rusa hasta el sur de California.

El punto de apoyo ruso en Alaska permaneció inalterado por otros europeos durante varias décadas. En la mente de los colonos europeos y estadounidenses del siglo XVIII, Alaska apenas era conocida; a lo sumo, era poco más que el nombre de un lugar para una tierra remota y prohibida. Sin embargo, desde finales de la década de 1760 en adelante, los gobiernos de España y Gran Bretaña, ambos con reclamos sobre el continente norteamericano, se preocuparon por la presencia de Rusia en el Pacífico Norte y, más tarde, por su monopolio del comercio de pieles. España avanzó en sus reclamos territoriales enviando expediciones navales tan al norte como Unalaska y estableciendo una cadena de misiones en la Alta California entre 1769 y 1776, desde San Diego al norte hasta la Bahía de San Francisco. Gran Bretaña promovió su causa enviando al Capitán James Cook a buscar un Pasaje del Noroeste. La expedición de Cook visitó la costa norte del Pacífico y Unalaska, donde se encontraron con los rusos en 1778. Los Estados Unidos recién formados establecieron un reclamo en la costa noroeste, en parte como resultado de los viajes mercantes desde Boston hasta el río Columbia de Oregon en 1787-88.

A pesar de las crecientes ganancias del comercio de pieles en el Pacífico Norte, el número de empresas comerciales rusas en funcionamiento a fines del siglo XVIII disminuyó. La disminución de las poblaciones de animales en las aguas del norte, las pérdidas de veleros en las tormentas de Alaska y el aumento de los costos de los viajes largos desde la costa siberiana para mantener abastecidos los asentamientos estadounidenses, todo combinado para reducir el número de empresas comerciales y dejar el campo solo a los más fuerte. A la muerte de Grigory Shelikhov en 1795, su empresa dominaba el comercio. En un movimiento de importancia para toda la América rusa, la viuda de Shelikhov, Mme. Natalia Shelikhova, y una socia comercial se combinaron con otro competidor en 1797 para formar la United American Company, que dos años más tarde se reorganizó para convertirse en la Russian-American Company, constituida por el zar Paul I.

La Russian-American Company, al igual que otras sociedades anónimas europeas (Dutch East India Company, Hudson's Bay Company, Northwest Fur Company, British East and West India Companies), recibió tareas que realizar que iban más allá del ámbito comercial. Se autorizó el uso de las áreas costeras de América del Norte al sur hasta los 55 ° de latitud norte (cerca del límite sur actual de Alaska) y para explorar y colonizar tierras desocupadas. También se le otorgó el derecho a explotar los recursos minerales y de superficie en las áreas colonizadas por los rusos. De hecho, se convirtió en el & # 8220 brazo derecho & # 8221 del gobierno ruso en el hemisferio americano. Los miembros de la familia del Zar, la nobleza de la corte y los altos funcionarios tenían acciones en la Compañía, y se entendió que la Compañía controlaría de ahora en adelante toda la exploración, el comercio y los asentamientos rusos en América del Norte. El sueño de Shelikhov de convertir el Pacífico Norte en un & # 8220 mar interior & # 8221 del Imperio Ruso estaba ahora en marcha.

El siguiente paso en la expansión continua a lo largo de la costa noroeste de América fue el establecimiento de la sede permanente de la Compañía en la isla de Sitka en 1808, un asentamiento que los rusos llamaron Novo-Arkhangel'sk. Desde aquí, durante los siguientes años, los rusos establecieron relaciones con los españoles en California, establecieron una base para explorar la costa de California y luego fundaron una colonia al norte de San Francisco como un puesto de suministro de pieles y agricultura.

En 1791, Shelikhov envió a Alexandr Andreyevich Baranov a Alaska como su asistente de confianza para administrar los asuntos de su empresa comercial. El éxito de Baranov le valió el papel de primer gerente en jefe de la Compañía Ruso-Americana en su fundación en 1799, cargo que ocupó hasta unos meses antes de su muerte en 1818. Desde su sede en Novo-Arkhangel'sk, Baranov , con la ayuda de su hábil asistente, Ivan Alexandrovich Kuskov, supervisó las empresas en crecimiento de la Compañía en Alaska, y aquellas tan lejanas como California e incluso Hawai. Hombre de enorme talento, coraje y resistencia, admirado y temido por rusos, nativos y extranjeros por igual, Baranov fue el principal artífice de la expansión de Rusia hacia el sur.

Preocupado por la disminución de la captura de nutrias en las aguas de Alaska, Baranov envió una expedición de caza exploratoria a California en 1803 en una empresa conjunta con un capitán de barco estadounidense, Joseph O'Cain. Navegando tan al sur como San Diego y Baja California, los viajeros encontraron que la nutria era abundante, lo que aseguró que la nutria marina seguiría siendo el artículo comercial más rentable de la Compañía, incluso si la calidad de la piel no era tan alta como la del Nutria de Alaska.

El otro problema persistente que empujó a los rusos hacia el sur fue la persistente dificultad para mantener abastecidos los nuevos asentamientos en el Pacífico Norte con provisiones adecuadas para alimentar a sus colonos. El duro entorno físico de Alaska y la falta de familiaridad con la cría de cultivos y ganado entre los isleños de Kodiak y las Aleutianas, en quienes los rusos dependían para la mano de obra, obraron en contra de sus escasos intentos de agricultura. Incluso los esfuerzos de los colonos rusos por cultivar hortalizas y obtener semillas fueron decepcionantes. El invierno de 1805-06 fue culminante. El clima fue inusualmente severo y no llegaron barcos de suministros de Siberia durante muchos meses. Los pocos alimentos básicos disponibles en Sitka estaban racionados, pero pronto se agotaron, y la dieta magra y mal nutritiva con la que los colonos tenían que vivir condujo a la desnutrición, el escorbuto y la muerte. A esta lúgubre escena llegó un alto funcionario de la compañía de San Petersburgo para inspeccionar la colonia. Nikolai Petrovich Rezanov, chambelán imperial y yerno de Grigory Shelikhov, estaba consternado por lo que vio e informó que los territorios coloniales se encontraban en una & # 8220 situación desastrosa & # 8221.

Rezanov estaba tan conmovido por la miseria de los colonos que compró un barco a los estadounidenses en Alaska y navegó a la bahía de San Francisco a principios de 1806 para comprar grano y, si era posible, establecer relaciones comerciales con los españoles en la Alta California de forma continua. . A su llegada, Rezanov ignoró audazmente el hecho de que todos los puertos de California estaban oficialmente cerrados al comercio con extranjeros. Inmediatamente se le ordenó anclar. El comandante del presidio español, Don José Darío Argüello, estaba ausente, por lo que Rezanov fue recibido por su hijo, Don Luís Antonio Argüello, y por varios misioneros católicos, todos los cuales quedaron gratamente impresionados por las credenciales, armas y buenos modales de Rezanov. Pronto Rezanov fue recibido cordialmente en el Presidio por la familia del comandante español.

Durante las próximas semanas, el persuasivo Rezanov llevó a cabo con éxito su objetivo de intercambiar utensilios y herramientas de fabricación rusa por trigo. Con el regreso del comandante Argüello al Presidio, Rezanov pudo obtener apoyo para obtener permiso para comerciar con la California española, que fue remitida a Madrid para su aprobación. La causa de Rezanov fue impulsada aún más por su romance con la hija del comandante, doña Concepción Argüello, que llevó a una propuesta de matrimonio, y su aceptación, en vísperas de su partida.

Al regresar a Sitka con provisiones y noticias de un posible acuerdo comercial con la California española, Rezanov instó a Baranov a hacer uso de & # 8220 el único tramo desocupado & # 8221 de la costa de California como base agrícola y de caza para los asentamientos en la Alaska rusa. Luego emprendió su viaje de regreso a San Petersburgo, viajando a través de Kamchatka y Siberia, para informar al zar y a la oficina central de la Compañía. En el camino, debilitado por la fiebre, Rezanov se cayó de su caballo y murió a causa de las heridas unos días después, el 1 de marzo de 1807. Pasaron uno o dos años antes de que doña Concepción supiera de su suerte. Pero, en Alaska, Baranov y los funcionarios de la Compañía Ruso-Estadounidense se apresuraron a seguir el consejo de Rezanov.

En 1803, 1806 y 1808, Baranov había designado a Timofei Tarakanov, un talentoso promyshlennik, para dirigir grandes partidas de caza de nativos de Alaska a California. Entre 1808 y 1811, Baranov envió a su adjunto Kuskov en una serie de expediciones para reconocer posibles asentamientos en & # 8220New Albion & # 8221, un nombre usado por los rusos después de la designación de Sir Francis Drake de California. En Bodega Bay, llamada Rumiantsev Bay por los rusos, en la costa de Sonoma al norte de la bahía de San Francisco, Kuskov estableció una base temporal y se dedicó a explorar el territorio circundante. Examinó varios sitios y en 1811 seleccionó una ensenada y un promontorio en la costa de Bodega Bay como la mejor ubicación para la colonia. Aunque carecía del anclaje en aguas profundas que los rusos disfrutaban en la bahía exterior de Bodega, el sitio propuesto tenía ventajas generales en suelo, madera, suministro de agua y pastos. Además, su relativa inaccesibilidad desde el territorio ocupado por los españoles le dio una ventaja en términos de defensa. Kuskov presentó sus recomendaciones a Baranov y comenzaron los preparativos para fundar un asentamiento.

En marzo de 1812, con órdenes de construir y administrar el asentamiento, Kuskov regresó a la costa de Sonoma. Con él llegaron veinticinco rusos, muchos de ellos artesanos, y ochenta aleutianos. Estos nativos de Alaska trajeron cuarenta baidarkas, los rápidos y maniobrables kayaks de piel que se usaban para la caza, y algunos botes de piel más grandes, baidaras, para el transporte. La tarea de Kuskov no era desconocida. Anteriormente había administrado asentamientos en Alaska y había construido Novo-Arkhangel'sk en la isla Sitka después de que los indios locales destruyeran la fortaleza de la Compañía en 1802. La construcción en el sitio de California comenzó de inmediato. Es posible que algunos de los artesanos de Kuskov hayan trabajado en la reconstrucción del asentamiento de Sitka. Las estructuras que se levantaron en el acantilado de la nueva colonia adoptaron líneas similares a las de Novo-Arkhangel'sk, ya que los obreros siguieron modelos de empalizadas, blocaos y edificios de troncos tradicionales que se encuentran en Siberia y Sitka.

El 30 de agosto de 1812 (en el antiguo calendario ruso), el onomástico del zar Alejandro I, los rusos celebraron un servicio religioso especial en la colonia, marcando la finalización de la empalizada. La empalizada se construyó con madera de secuoya, con la misma configuración que se ve hoy. Se construyeron dos fortines con puertos de cañón en las esquinas noroeste y sureste de la empalizada. El fortín noroeste tenía siete lados y el sureste tenía ocho, cada estructura tenía dos pisos de altura. Entre doce y cuarenta cañones se colocaron dentro de la empalizada y los blocaos, el número varió en las diferentes cuentas del sitio escritas a lo largo de los años. Centinelas con mosquetes de chispa montaban guardia en cada fortín, pero aunque estaba fortificado, el asentamiento servía como un puesto comercial, no militar. Las astas de bandera se erigieron primero en el centro de la empalizada y fuera de ella en el acantilado, cada una con la bandera de la Compañía Ruso-Americana, con el águila bicéfala imperial como insignia. Al asentamiento se le dio el nombre & # 8220Ross & # 8221 muy probablemente para resaltar poéticamente su conexión con la Rusia Imperial (Rossiia). Ross también tenía otros nombres tempranos: los rusos a menudo describían el puesto de avanzada como & # 8220Ross Colony, & # 8221 & # 8220Ross Settlement, & # 8221 y & # 8220Ross Fortress, & # 8221 y los funcionarios de la compañía lo llamaban & # 8220Ross Office. . & # 8221 Su nombre actual, & # 8220Fort Ross, & # 8221 ha sido utilizado por los estadounidenses desde mediados del siglo XIX.

En 1820, el interior de la empalizada contenía la casa del gerente (ahora llamada Casa Kuskov), las dependencias de otros funcionarios, los cuarteles para los empleados rusos y varios almacenes y estructuras menores. Algunos edificios tenían dos pisos. La casa del gerente tenía ventanas de vidrio y estaba cómodamente amueblada. La capilla se agregó alrededor de 1825, reemplazando un pequeño campanario en el mismo sitio. Un pozo dentro de la empalizada proporcionaba a los colonos agua fresca en caso de emergencia. En 1832, un bostoniano anónimo que visitó a Ross registró su descripción de la empalizada y la residencia del administrador: El Presidio está formado por las casas que dan al interior, formando una gran plaza, rodeada por una valla alta. En la cabecera se encuentra la casa del Gobernador, y el resto de la plaza está formado por la capilla, la revista y las viviendas. Los edificios tienen entre 15 y 20 pies de altura, están construidos con grandes vigas y tienen una apariencia curtida por la intemperie.

Fuera de la empalizada, un molino de viento, un patio de ganado, una panadería, una era y un cementerio, junto con edificios agrícolas y casas de baños, aparecieron en cinco años. Había huertos y un huerto. En años posteriores hubo dos molinos de viento, dos pisos de trilla, varias casas de baños y otras estructuras variadas descritas en el Inventario ruso de Sutter de 1841. A lo largo de la cala, en la desembocadura del arroyo debajo de la empalizada, se ubicaron un astillero, una fragua, una curtiduría, un cobertizo para botes y un cobertizo para baidaras y baidarkas.

Después de 1820, muchos rusos optaron por vivir fuera de la empalizada. También estaban las viviendas de los indios Kashaya locales, en cuya tierra ancestral se construyó el puesto de avanzada, y que trabajaban para los rusos. Los nativos de Alaska que habían venido con Kuskov, generalmente designados por los rusos como aleutianos, también vivían fuera del fuerte. Auguste Bernard Duhaut-Cilly, de visita desde Francia en 1828, observó una población de unos sesenta rusos, ochenta "Kodiaks" y unos ochenta indios, todos viviendo en relativa armonía.

Los registros muestran que después de 1812 había de veinticinco a cien rusos y de cincuenta a ciento veinticinco nativos de Alaska en el asentamiento en un momento dado. El número de Kashaya, que llegó a trabajar como jornaleros, varió con las estaciones. Los registros indican la presencia de solo unas pocas mujeres rusas en la colonia (la más prominente de las cuales era la esposa del último gerente) & # 8220creole & # 8221 y las mujeres de Alaska eran algo más numerosas. Sin embargo, durante la vida de la colonia, varios rusos y nativos de Alaska se casaron con mujeres indias de California (Kashaya, Coast Miwok y Southern Pomo) con el consentimiento de las autoridades tribales y de la Compañía. Los niños del asentamiento, que constituían alrededor de un tercio de los residentes a mediados de la década de 1830, fueron considerados casi todos como & # 8220Creoles & # 8221 nacidos de estas uniones étnicamente mixtas.

Todos en las cercanías de Fort Ross trabajaban para la Compañía Ruso-Americana. La organización y el funcionamiento de la colonia siguieron el mismo patrón general que en los asentamientos de la Compañía en Alaska. La colonia Ross, como en Alaska, estaba dirigida por un gerente. Le pagaban un salario y le daban alojamiento, y, aunque también tenía sirvientes, trabajaba tan duro como cualquiera de los colonos, incluso encontrando tiempo para cuidar un jardín para aumentar el suministro de alimentos. Kuskov, el primer gerente, era un jardinero particularmente ávido, que cultivaba repollo y remolacha para encurtir, con suficientes productos cosechados para enviar los envíos a Sitka para su distribución en Alaska. El asentamiento de Ross tuvo cinco administradores durante su existencia: Kuskov sirvió de 1812 a 1821, Karl Ivanovich Schmidt de 1821 a 1824, Pavel [Paul] Ivanovich Shelikhov de 1825 a 1830, Peter Stepanovich Kostromitinov de 1830 a 1838 y Alexander Gavrilovich Rotchev de 1838 hasta 1841.

El resto de los colonos rusos procedían de varias partes del Imperio Ruso. Además de los prikashchiki, que eran los asistentes administrativos y los supervisores del trabajo, algunos de los colonos eran artesanos: carpinteros, herreros, toneleros y expertos en un oficio. Muchos de los rusos eran promyshlenniki (Kuskov utilizó el término promyshlennye en su censo de 1821): manitas, jornaleros, cazadores y marineros ocasionales en el servicio de la Compañía. Antes de 1820, estos trabajadores fueron contratados para trabajar sobre la base de la parte de las capturas después de ese tiempo se les pagó un salario, firmaron un contrato por un período de siete años y aceptaron servir a su gerente, para resistir el comercio con los nativos o extranjeros para beneficio personal y para evitar el vicio, especialmente la embriaguez. Su salario se pagaba en vales de la Compañía, y con esto tenían que comprar ropa y comida, una porción de carne y harina les era asignada de forma regular. En 1832, los 72 empleados asalariados de Fort Ross tenían un ingreso anual promedio de 360 ​​rublos cada uno, no un salario de subsistencia. A los aleutianos, con su & # 8220pasión & # 8221 por cazar nutrias marinas, se les pagaba según el número de nutrias que capturaban. Se les proporcionaron parkas y botas impermeables para la caza y pieles de lobos marinos para reparar sus baidarkas, que podían soportar los golpes del mar solo unos tres meses antes de necesitar ser reparadas.

Gran parte del desgaste de las baidarkas tuvo lugar en las aguas de las islas Farallón, a unas 30 millas al oeste de San Francisco, donde los rusos, hasta aproximadamente 1830, mantuvieron su principal base de caza. Aquí, en su grupo de caza, o artel, hasta diez aleutianos e indios bajo un capataz ruso vivían en toscas chozas de tierra en las laderas rocosas y se embarcaban regularmente en incursiones de arponeo en la costa y el mar. Procesaron sus capturas en este campamento base para su envío periódico al continente: paquetes de pieles de focas y nutrias marinas, carne de aves, huevos y plumas, piel y tendones resistentes de lobos marinos, carne de lobos marinos salada y seca y grasa almacenada en pequeños barriles , utilizado tanto para alimentos como como aceite para lámparas. Los miembros del artel y sus familias se rotaron entre Fort Ross y los Farallones, dependiendo del tamaño de las manadas de mamíferos marinos durante la temporada de caza.

Cuando Kuskov seleccionó el lugar de asentamiento de Ross en el territorio de Kashaya en 1811, no estaba seguro de las relaciones con los indios. Tales preocupaciones resultaron infundadas. A diferencia de las relaciones entre los indios y otros extranjeros en California, las relaciones entre los rusos y los kashaya estaban notablemente libres de tensiones y conflictos. En general, los rusos parecen haber tratado a los Kashaya de manera justa. A los indios empleados en el asentamiento se les pagaba con harina, carne y ropa (diaria o mensual), se les proporcionaba alojamiento y su trabajo era al principio voluntario, aunque las relaciones se deterioraron más tarde. Los indios costeros consideraban a los rusos como vecinos mucho más deseables que los españoles, y veían la presencia rusa como una salvaguarda contra los españoles (o mexicanos) y contra otros indios que entraban en su territorio.

Los kashaya llamaban a los extranjeros asociados con la colonia rusa el & # 8220 pueblo submarino & # 8221, mientras que ellos se referían a sí mismos como el & # 8220 pueblo de la cima de la tierra & # 8221. Originalmente, la tierra puesta a disposición de los rusos por el Los indios se acompañaron de un intercambio de obsequios, principalmente herramientas y baratijas, y profesiones de amistad. A medida que crecía el asentamiento, los rusos, que conocían ampliamente las reclamaciones españolas sobre todo el territorio al norte de San Francisco, decidieron prudentemente formalizar su título.En consecuencia, el director general Baranov envió al capitán Leontii Andreianovich Hagemeister a la costa de Sonoma para documentar la transferencia. En 1817, los jefes indios locales (Chu-gu-an, Amat-tan y Gem-le-le) redactaron y acordaron una escritura de cesión de tierras a la Compañía Los rusos presentes: Hagemeister y otros seis funcionarios. Afirmó que & # 8220los jefes están muy satisfechos con la ocupación de este lugar por parte de los rusos & # 8221 y que & # 8220 ahora viven a salvo de otros indios que solían atacarlos & # 8221 Una copia del acuerdo, la única uno que se sabe había sido ejecutado entre indios y europeos en California, fue enviado a Rusia. El jefe Chu-gu-an recibió una medalla de plata con la inscripción & # 8220Allies of Russia & # 8221.

La cultura de tres vías de nativos californianos, nativos de Alaska y rusos en Fort Ross fue principalmente una de cooperación genuina, que algunos atribuyen a los valores religiosos que habían sido inculcados anteriormente en los rusos y aleutianos por los clérigos en la América rusa de Alaska. En Fort Ross, muchos de los kashaya adquirieron un buen conocimiento del idioma ruso, y varias palabras rusas se abrieron paso en el vocabulario de kashaya. También se sabe que algunas esposas e hijos de Kashaya acompañaron a sus esposos y padres promyshlennik al norte de Alaska e incluso a Rusia después de la venta de la colonia en 1841.

Aunque nadie dejó un relato detallado de la vida diaria en la colonia, las observaciones tanto de los residentes como de los visitantes apuntan a una existencia ajetreada aunque simple. Además de la caza de aves y mamíferos marinos, los grupos pescaban salmón, perca y lubina, y pescaban mariscos locales para la despensa del asentamiento. Los esturiones fueron capturados en el río Ruso. La agricultura y la ganadería consumieron muchas horas del tiempo de los colonos, e incluso algunos de los aleutianos y los indios se unieron para encargarse de las tareas de plantación, cultivo, pastoreo, tala y construcción. En los galpones a lo largo de la cala, los artesanos se pusieron manos a la obra en la fabricación de muebles, toneles, arados y otros herrajes, y más tarde incluso barcos y botes. El yunque del herrero resonó con el martilleo del metal, ya que los trabajadores calificados confeccionaron innumerables artículos necesarios para el comercio y para el funcionamiento de la colonia. Sin embargo, no todo fue trabajo duro para los empleados, ya que en Ross, como en Alaska y en la patria, se observaron varios días festivos. Estas ocasiones fueron motivo de celebraciones, que a veces incluían prácticas de armas y rifles, seguidas de un festín de carne fresca obtenida al sacrificar un toro del rebaño de ganado del asentamiento. Con todo, la vida cotidiana fue activa y pacífica.

Ni una sola vez el asentamiento fue amenazado por un ataque externo. El clima era templado pero estimulante, y la belleza del entorno impartía una sensación de bienestar registrada por muchos de los que estaban allí. El gerente Rotchev debía mirar hacia atrás con nostalgia al tiempo pasado en esta & # 8220 tierra encantadora & # 8221 como los & # 8220 mejores años & # 8221 de su vida.

Estrechamente ligada a la vida de los colonos estaba su religión. Los rusos trajeron consigo su cristianismo ortodoxo oriental como lo hicieron en Siberia y Alaska. A principios de la década de 1820, según informó el director en jefe de la empresa, & # 8220 los empleados rusos, criollos y aleutianos en el asentamiento de Ross expresaron su intención de construir a sus expensas una capilla dedicada a San Nicolás. & # 8221 El objetivo fue ayudado en 1823-24 cuando los oficiales y tripulaciones de tres barcos de la Armada rusa, en visita a la Bahía de San Francisco, donaron una & # 8220 suma considerable & # 8221 a la capilla propuesta y, poco después, la oficina central de la Compañía ordenó cuatro iconos para Se enviará desde Rusia para su colocación en el edificio.

Presumiblemente, Paul Shelikhov, el administrador del asentamiento en ese momento, merece crédito por supervisar la construcción de la capilla, por la primera referencia conocida a la capilla & # 8220 recién construida & # 8221, la primera estructura ortodoxa establecida en el Nuevo Mundo al sur de Alaska, entró 1828 de un visitante francés, Duhaut-Cilly. Sin embargo, la capilla nunca fue consagrada como iglesia debido a la tenue legalidad de la colonia y al hecho de que nunca se asignó un clérigo de manera permanente. Sin embargo, los colonos llevaron a cabo reuniones de oración en la capilla y designaron un sacristán para su mantenimiento. En años posteriores recibieron al menos a dos sacerdotes que visitaron Ross y su capilla.

En el verano de 1836, el padre Ioann Veniaminov pasó unas cinco semanas en el asentamiento. Mientras estuvo allí predicó, instruyó y dirigió bodas, confesiones, servicios de comunión, bautismos, entierros y servicios de oración. También celebró servicios para los aleutianos (en traducción), consagró las aguas de Fort Ross Creek y encabezó una procesión festiva alrededor del exterior de la empalizada. Según el diario detallado del padre Veniaminov, alrededor del 15 por ciento de la población del asentamiento, que entonces ascendía a doscientos sesenta, estaba formado por indios bautizados en la fe ortodoxa oriental, entre los residentes también había unos pocos luteranos y católicos. El sacerdote también describió su visita a las misiones del área de la Bahía de San Francisco y las cordiales relaciones que pudo establecer con los mexicanos. En años posteriores, el padre Veniaminov se convirtió en obispo de Alaska y, posteriormente, metropolitano de Moscú, obispo principal del Imperio ruso en 1980, fue canonizado como San Inocencia de Alaska.

Ya en 1816, la captura de nutria marina mostró signos de declive y, aproximadamente en 1820, se prestó cada vez más atención a la agricultura y la ganadería. Pero la intención inicial de los funcionarios de la Compañía de que el asentamiento de Ross se convirtiera en una importante base de alimentos para Alaska y para la costa siberiana (Kamchatka y Okhotsk) no se cumplió. Las razones fueron muchas. La tierra cultivable alrededor del asentamiento era limitada y relativamente infértil. Las nieblas costeras y la avena silvestre invasora a menudo causaron una mala cosecha de trigo. Topos, ratones y mirlos dañaron los campos labrados y afectaron negativamente las cosechas. A pesar de algunos intentos de mecanización y agricultura científica, introducidos por el agrónomo capacitado en Moscú Yegor Leontievich Chernykh, los colonos tenían un conocimiento inadecuado de la rotación de cultivos, la fertilización y otras técnicas agrícolas, y en su mayor parte no pudieron cosechar ni siquiera rendimientos marginales de grano. A menudo se obtenían mejores resultados de las parcelas a pequeña escala de trigo y cebada bajo cultivo privado e individual. Las cosechas de las propiedades privadas en realidad superaron a las de los campos de la Compañía durante el mandato del sucesor de Kuskov, Karl Schmidt, a principios de la década de 1820. El más duradero de los primeros esfuerzos hortícolas en Ross fueron los experimentos rusos con árboles frutales. El primer melocotonero, traído de San Francisco, se plantó en 1814, y en 1817-18, el Capitán Hagemeister introdujo cepas de uva traídas de Perú y más melocotoneros de Monterrey. Finalmente, el huerto ruso, ubicado en la ladera de la colina a menos de una milla de Ross, incluyó manzanas, melocotones, uvas, cerezas y varios tipos de peras. Este huerto, que aún hoy se conserva, contiene varios árboles frutales que posiblemente fueron plantados hace más de siglo y medio.

La agricultura en Fort Ross alcanzó su punto máximo a principios de la década de 1830, pero estuvo muy por debajo de las expectativas. Esta decepción llevó gradualmente a los funcionarios de la Compañía a experimentar con la agricultura en el interior y el sur. Razonaron que establecer granjas en áreas más protegidas podría no solo aumentar la productividad general de la colonia, sino que serviría como un amortiguador entre las propiedades costeras rusas y los colonos mexicanos y estadounidenses que avanzan desde el sur. Entre 1833 y 1841, los rusos mantuvieron tres de esos ranchos. El rancho más lejano de Ross fue el fundado por el agrónomo Yegor Chernykh. Chernykh había sido enviado por la Compañía a California para mejorar la producción de cultivos en la costa de Sonoma.

y poco después de su llegada en 1836, recomendó extender las actividades agrícolas de la colonia hacia el interior. Estableció su rancho a unas diez millas de la costa, en un pequeño valle regado por un arroyo boscoso (Purrington Creek, entre Occidental y Graton). Allí erigió barracones y otras cinco estructuras, y cultivó verduras, frutas, trigo y otros cereales. Chernykh también desarrolló un gran viñedo, introduciendo lo que desde entonces se ha convertido en un cultivo importante en el área.

Otro rancho estaba ubicado en el lado sur del río Russian cerca de su desembocadura, al este del actual puente State Highway One sobre el río. El presunto fundador fue Peter Kostromitinov. En 1841, esta granja constaba de cien acres y producía principalmente trigo. Además de una casa de campo, la propiedad contenía un cuartel, un granero, pisos de trilla y aventado, y una casa para trabajadores indígenas. También tenía una cocina, una casa de baños, corrales y un embarcadero para cruzar los ríos. El rancho de Vasily Khlebnikov, un empleado de la Compañía, estaba ubicado a varias millas tierra adentro, al este de Bodega Bay en el valle superior de Salmon Creek. El más grande de los tres ranchos, tenía el mismo tipo de edificios que el rancho Kostromitinov, así como una panadería, una forja y un cobertizo de tabaco. Aquí los rusos usaron ladrillos de adobe para construir la casa principal. Se asignó una cantidad considerable de tierra al trigo, maíz, frijoles y tabaco. En 1841, el sitio del rancho fue elegido para albergar una celebración de cumpleaños de dos días para Yelena (Helena) Pavlovna Rotcheva, la esposa del último gerente. Al evento asistieron invitados de la comunidad mexicana en Sonoma, visitantes extranjeros y rusos de Fort Ross. Las festividades contaron con música y baile que continuaron durante casi cuarenta y ocho horas.

Aunque los rusos nunca la convirtieron en su principal empresa, la cría de ganado tuvo un éxito más constante que la producción de cultivos y, con el tiempo, se convirtió en una parte integral de la economía. El ganado reproductor, obtenido por primera vez de los españoles, produjo varios miles de cabezas de ganado, caballos, mulas y ovejas, y permitió que se enviaran cargamentos sustanciales de lana, sebo, cueros, carne salada y mantequilla a Alaska, así como a otros destinos. , para marketing. Además, las ovejas y el ganado proporcionaban materias primas para la confección y una variedad de artículos para el hogar, muchos de los cuales se utilizaban en el comercio. A principios de la década de 1820, se producían anualmente alrededor de 1.800 libras de lana, más que suficiente para cubrir las necesidades de la colonia y exportar a las misiones de California y otros lugares. Aunque en Fort Ross se tejían mantas de lana y manteles, los esfuerzos para expandir la fabricación de lana no tuvieron éxito debido a la falta de trabajadores calificados. A partir del sebo, los rusos hacían velas, con mechas de lino o junco, y también usaban grasa animal combinada con cenizas de roble, cal de concha y agua para hacer jabón. Se hicieron faroles, peines y cuernos de pólvora con cuernos de buey. Las suelas de los zapatos y la parte superior de las botas estaban hechas de pieles. En los últimos años de la colonia, 1.700 cabezas de ganado, 940 caballos y mulas y 900 ovejas estaban en manos rusas, y fueron descritas por el observador francés Eugène Duflot de Mofras como & # 8220 en excelentes condiciones y sin duda las mejores de California. . & # 8221

Los bosques que rodean el asentamiento ruso suministraron las materias primas para la vivienda, la construcción naval y otros productos de madera. Los colonos fabricaron barriles de secuoya en la tonelería y equipo de navegación con la madera más dura de los laureles. Hirvieron brea de abetos y pinos, y procesaron ácido tánico de la corteza del roble tostado. Cortaron vigas de secuoya, de 21 pies de largo y en varios anchos, e incluso secciones prefabricadas de viviendas, todas las cuales se vendieron bien en el mercado de California.

Debido a la abundancia de madera, los funcionarios de la Compañía tenían grandes esperanzas en el desarrollo de la construcción naval en Ross, principalmente como un medio para mejorar el comercio y las comunicaciones transpacíficas. Baranov, en particular, alentó la empresa y en 1817 envió a un carpintero de Sitka, Vasily Grudinin, para supervisar el proyecto. En ocho años, se construyeron tres bergantines y una goleta en la cala, con un tamaño de 160 a 200 toneladas y un costo de 20.000 a 60.000 rublos cada uno (de 4.000 a 12.000 dólares). Al final, sin embargo, se abandonó la construcción naval, como informó el agente de la compañía Kiril Timofeyevich Khlebnikov, porque el roble utilizado en la construcción era & # 8221. . recién cortada y la madera usada aún sin curar, y cuando el barco fue botado, la podredumbre había comenzado. Después de tres o cuatro años, los cambios en el clima hicieron que la podredumbre aumentara en todas las partes principales del barco, y había no hay forma de repararlo. & # 8221 Como consecuencia, los barcos más grandes solo podían usarse para el comercio costero desde Monterey a Alaska, y ocasionalmente para un viaje a Hawai u Okhotsk. Sin embargo, el astillero de Ross fue el primero de cualquier tamaño en operar en California, y muchos de los barcos más pequeños construidos allí encontraron un mercado listo entre los Californios, como se llamaba a los colonos hispano-mexicanos, del área de la Bahía de San Francisco.

Otras actividades comerciales tuvieron un éxito más constante, en particular los trabajos de curtido, fresado, fabricación de ladrillos, herrería y fundición. En la curtiduría en la desembocadura de Fort Ross Creek, trabajando con seis tinas de secuoya, un maestro curtidor aleutiano vistió, curtió y transformó cueros y pieles en zapatos, botas y otros artículos de cuero. A finales de la década de 1820, cada año se enviaban a Sitka entre 70 y 90 pieles curtidas. En 1814, en una loma al norte de la empalizada se construyó el primer molino de harina de energía eólica conocido en California. Otro molino de viento, agregado algún tiempo después, podía moler más de 30 bushels de grano por día. Un tercer molino funcionaba a mano y con animales. Una vez que la harina se molió, se almacenó, exportó o se usó para hornear en una de las cocinas del fuerte. Se utilizaron dos máquinas accionadas por molinos para triturar la corteza de roble tostado para la curtiduría. En las cercanías se encontró una arcilla de buena calidad, lo que motivó la fabricación de ladrillos que su producción y almacenamiento fueron trasladados a Bodega en 1832.

Mucho se ha escrito sobre la enemistad y sospecha que existía entre las autoridades rusas y hispano-mexicanas en California, pero sus desacuerdos han sido exagerados. El gobierno español prohibió oficialmente a sus súbditos comerciar con extranjeros. Sin embargo, los intercambios comerciales tuvieron lugar entre los españoles y los rusos a partir de la visita de Rezanov y, en los primeros días de Ross, los californios suministraron a los rusos su primer trigo, árboles frutales, ganado y caballos. Debido a que los californios casi no se dedicaban a la fabricación por su cuenta, tenían una demanda considerable de implementos agrícolas y artículos para el hogar. A medida que la colonia rusa creció, pronto pudo satisfacer parte de esta demanda. Apenas había un artículo útil de madera, metal o cuero que los promyshlenniki y los artesanos no produjeran, y pronto los rusos vendieron arados, hachas, clavos, ruedas, utensilios de cocina de metal y lanchas a sus vecinos a cambio de grano, sal y otras materias primas.

Después de que México obtuvo su independencia de España en 1821, el comercio exterior ya no estaba en contra de la ley. El comercio entre los californios y los rusos continuó, pero ahora había más competencia de los estadounidenses y británicos. La competencia bajó el precio de los productos rusos y aumentó el precio de los productos de California. Las relaciones comerciales se vieron obstaculizadas aún más por la imposición mexicana de nuevas tarifas de fondeo a todos los barcos extranjeros que ingresaban a los puertos de California. Sin embargo, una compensación para los rusos fue su control de Bodega Bay, su principal puerto de envío. Aquí habían establecido instalaciones de almacenamiento y suministro, así como derechos de desembarco, todos puestos a disposición de los buques extranjeros. Aquí se almacenaban algunos suministros y otros se llevaban a Fort Ross por baidara y baidarka oa caballo. El viaje entre las instalaciones portuarias de Bodega Bay y Fort Ross usualmente tomaba cinco horas, ya sea por tierra o por mar. Con este puerto de entrada y con su variedad de mercancías a la venta, los rusos pudieron seguir comerciando con los californios, como lo demuestran, por ejemplo, los registros de venta de pólvora y uniformes, adquiridos o producidos por los rusos, para General Mariano Guadalupe Vallejo, en la cercana frontera mexicana.

EL CONTACTO RUSO EN CALIFORNIA NO SE LIMITÓ A LOS COLONIOS ESPAÑOLES Y MEXICANOS. LA OFICINA DE ROSS TAMBIÉN COMERCIÓ CON BARCOS AMERICANOS Y EUROPEOS QUE VISITAN LA COSTA DE CALIFORNIA. TAMBIÉN DE INTERÉS FUE CONTACTO EN 1833 CON LA BRIGADA BONA VENTURA, LIDERADA POR JOHN WORK Y MICHEL LAFRAMBOISE DE LA HUDSON’S BAY COMPANY. A LA BRIGADA, QUE CONSTA DE 163 PERSONAS, EL GERENTE KOSTROMITINOV LE OTORGÓ PERMISO PARA PASAR POR FORT ROSS. EL GRUPO CAMPONÓ CINCO MILLAS POR LA COSTA MÁS ALLÁ DE FORT ROSS.

Varios exploradores, científicos, artistas y hombres de letras de la Rusia Imperial utilizaron a Ross como base de operaciones mientras realizaban sus investigaciones y registraban sus hallazgos. Otros utilizaron barcos rusos en la bahía de San Francisco como trampolines para la exploración, los viajes y la investigación científica. Algunos de estos hombres estaban en expediciones patrocinadas por el gobierno ruso o por iniciativa privada, otros eran empleados de la Compañía con una inclinación por la observación, que registraban lo que veían a su alrededor. En conjunto, su trabajo pionero en geografía, botánica, zoología, entomología, geología, meteorología y etnología de la región aportó información y conocimientos valiosos hasta el día de hoy.

El primero de estos observadores, el médico y biólogo Georg Heinrich von Langsdorff, acompañó a Rezanov a California en 1806. Langsdorff era miembro corresponsal de la Academia Imperial de Ciencias, y las memorias de su estancia presentan un relato clásico de la California española temprana. Sus bocetos de los indios de California y sus artefactos se encuentran entre los primeros retratos de la vida nativa que han sobrevivido.

En 1808, Ivan Kuskov y su tripulación exploraron Bodega Bay poco después, Kuskov viajó 45 millas río arriba por el río Ruso (al que llamó Slavianka) en busca de un sitio adecuado para asentarse. Más tarde envió grupos de nativos de Alaska en expediciones por la costa hasta el norte hasta las bahías de Humboldt y Trinidad. Fue el Gerente en Jefe Baranov quien decidió cambiar el nombre de Bodega Bay Rumiantsev Bay en honor al Conde Nikolai Petrovich Rumiantsev, Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia y un adinerado mecenas de la Compañía Ruso-Estadounidense. Para 1818, el promyshlenniki de Kuskov había viajado casi 70 millas por el río Sacramento y luego ascendieron por el río American sobre lo que ahora es el fuerte de Sutter.

En 1816, el capitán Otto von Kotzebue encabezó un viaje alrededor del mundo. El barco, fletado de forma privada por el Conde Rumiantsev, trajo al naturalista Adelbert von Chamisso, al artista Louis Andreyevich Choris y al entomólogo y zoólogo Johann Friedrich Eschscholtz a California. Durante su estancia en la zona de San Francisco, Chamisso recogió la amapola de California y le dio el nombre botánico Eschscholzia californica, en honor a su amigo y la tierra que estaban investigando.En un viaje de regreso a California con Kotzebue en 1824, Eschscholtz hizo una gran colección de insectos, registró la geología del área y describió cuidadosamente mamíferos como osos, zorrillos, ciervos y & # 8220 cabras de montaña & # 8221 con & # 8220 de largo pelo colgando de sus piernas, y cuernos cortos, bastante rectos. & # 8221 Kotzebue dejó memorias detalladas de sus viajes a California en ambas ocasiones proporciona, por ejemplo, la primera mención de los géiseres del condado de Sonoma, confundiéndolos con el humo de la India fogatas.

En 1818, el capitán Vasily Nikolaevich Golovnin, de la Armada rusa, visitó el norte de California e incluyó paradas en Fort Ross y Bodega Bay. Sus memorias describen la cálida bienvenida que le brindaron los jefes Miwok en Bodega Bay, así como muchas observaciones de la vida y las costumbres de los indios, incluidos los fuegos de pasto otoñal que se establecieron intencionalmente para estimular el crecimiento de semillas y granos. Golovnin hizo un mapa útil para navegantes del área de Bodega Bay, con profundidades de agua precisas y características topográficas incluidas. A bordo de su barco estaba el joven artista Mikhail Tikhonovich Tikhanov, quien hizo una serie de bocetos en cinco colores de los indios de California mientras estaba en tierra en Bodega Bay. A mediados de la década de 1820, otro oficial naval ruso, el teniente Dmitry Irinarkhovich Zavalishin, visitó la bahía de San Francisco. En un extenso retrato literario de la población española y la geografía local, escribió que viajó por tierra a Fort Ross, Santa Cruz y al este hasta el área de Calaveras-Mariposa.

A principios de la década de 1830, el barón Ferdinand Petrovich von Wrangell, mientras era gerente en jefe de la Compañía Ruso-Estadounidense, alentó firmemente el estudio científico de la vida silvestre y la geografía de América del Norte. En 1833, en un viaje para evaluar las posibilidades de extender el asentamiento ruso más hacia el interior, realizó personalmente el primer estudio antropológico de la población indígena del área del río Ruso y la llanura de Santa Rosa. Junto con sus propias observaciones escritas sobre el hábitat natural y las costumbres indígenas, Wrangell dispuso que la Academia Imperial de Ciencias publicara un informe antropológico completo de los indios de California escrito por el gerente Peter Kostromitinov. También son invaluables hoy en día los primeros registros meteorológicos sistemáticos mantenidos en California, compilados por Yegor Chernykh entre 1837 y 1840. Estos documentaron la temperatura, la cobertura del cielo, la presión del aire, las precipitaciones y las condiciones del viento en Ross y en su rancho diez millas tierra adentro.

Entre los visitantes posteriores a Ross se encontraba el naturalista y artista Ilya Gavrilovich Voznesenskii. Un científico capacitado y un artista gráfico competente, Voznesenskii fue enviado por la Academia Imperial de Ciencias para explorar e investigar la América rusa. Muchos bocetos importantes del asentamiento de Ross y sus alrededores provienen de la mano de Voznesenskii, el resultado de una visita de un año al norte de California. Su ávido interés por la flora y la fauna de California, así como por la vida indígena, lo llevó muy lejos a pie, en bote y a caballo.

En mayo de 1841, Chernykh y Voznesenskii unieron fuerzas para mapear y nombrar los afluentes del río Ruso tan al norte como el área de Healdsburg. Poco después hicieron el primer ascenso registrado del monte Santa Elena. Se hizo con anticipación una placa de metal, en ruso y español, y los exploradores la instalaron en la cima norte para marcar su hazaña. En la década de 1850 se quitó la placa, pero se hizo un facsímil para el centenario de Fort Ross en 1912 para reemplazarlo. Este marcador permanece en la cima del monte St. Helena. Voznesenskii también viajó por el río Sacramento para visitar al emigrado suizo, el capitán Johann (John) Augustus Sutter, en su rancho y fuerte, Nueva Helvetia. Cabalgó por el valle central de California para explorar el volcán Sutter Buttes con su anfitrión, quien pronto desempeñaría un papel importante en el destino de Fort Ross.

En estas y otras expediciones, Voznesenskii pudo reunir una colección etnográficamente invaluable de artefactos indios de California. Estos incluyen adornos, armas, prendas y cestas que se pueden ver hoy en el Museo de Etnografía, San Petersburgo, Rusia. Muchos de estos objetos son los únicos supervivientes de su tipo. Las notas de viaje de Voznesenskii hablan de sus numerosas excursiones locales, desde las islas de la bahía de San Francisco hasta los bosques de la costa de Mendocino. Contienen observaciones de la vida de los californianos, desde los niños de Fort Ross hasta los comerciantes extranjeros de Yerba Buena (San Francisco).

Para 1839, a pesar de toda la diversidad de actividades en Fort Ross, los funcionarios de la Compañía Ruso-Americana habían decidido abandonar la colonia. La población de nutrias marinas de California se había agotado en gran medida a mediados de la década de 1830, y el cambio de énfasis ruso de la caza a la agricultura y la ganadería, para producir grandes cantidades de cereales, carne de res y productos lácteos, no cumplió con las expectativas. Además, el experimento de construcción naval, aunque impresionante a corto plazo, resultó defectuoso con el tiempo y el comercio de productos manufacturados no arrojó suficientes ganancias para compensar los déficits.

Al mismo tiempo, el fomento activo del gobierno mexicano de nuevos colonos en el área, así como la creciente afluencia de estadounidenses, planteó un desafío inminente a los reclamos rusos sobre el territorio, que ni el gobierno imperial en el lejano San Petersburgo ni el ruso- American Company pudo reunirse. Un último esfuerzo para evitar una retirada rusa se produjo en 1836 cuando el barón von Wrangell viajó desde Sitka a la ciudad de México para buscar una mejora en las relaciones con la nueva República Mexicana. También buscó el reconocimiento formal de México de la legalidad del reclamo de Rusia sobre Fort Ross, previamente negado tanto por España como por México. Los mexicanos estaban dispuestos a ceder en este tema, pero solo a cambio del reconocimiento diplomático de Rusia de su propia independencia nacional como república. Sin embargo, el zar Nicolás I, defensor inquebrantable de la monarquía absoluta y enemigo del cambio revolucionario, rechazó la condición y puso fin a cualquier posibilidad de una resolución favorable del controvertido tema de la & # 8220legitimidad & # 8221 de la colonia rusa. En abril de 1839, el zar aprobó el plan de la Compañía para liquidar el asentamiento y poco después la Compañía puso a la venta todas sus propiedades en California.

El hombre encargado de vender la colonia y sus activos era Alexander Rotchev, que había llegado a Fort Ross a mediados de 1836, con una asignación temporal. Más tarde se unieron a él su esposa, Helena, la princesa Gagarina y sus tres hijos. Un destacado escritor y traductor literario versado en varios idiomas, el enérgico y talentoso Rotchev, junto con su atractiva esposa, pronto dio un nuevo tono a la vida en la comunidad fronteriza, dándole vigor, intensidad y sofisticación en sus últimos años. Nombrado para suceder a Kostromitinov como gerente de la colonia a fines de 1838, Rotchev se apresuró a comprender los problemas que enfrentaba el lejano puesto colonial y demostró ser un administrador y diplomático ingenioso. Aunque personalmente se opuso a la decisión de vender la colonia, cumplió fielmente sus órdenes, conduciendo hábilmente las intrincadas negociaciones que llevaron a la venta de los activos de la Compañía en California.

Rotchev primero se acercó a la Compañía de la Bahía de Hudson con respecto a la compra, pero los británicos rechazaron la oferta en 1840. Luego hizo propuestas a Francia a través del agregado militar francés en la Ciudad de México, Eugène Duflot de Mofras. Duflot hizo una extensa visita a Ross para investigar el área de primera mano, pero él también se negó a presentar una oferta, alegando que carecía de autoridad en tales asuntos. La Compañía Ruso-Americana ordenó entonces a Rotchev que ofreciera el puesto de avanzada a México. Tanto el gobierno mexicano como el general Vallejo de Sonoma rechazaron los términos rusos, en parte porque México ya consideraba que Fort Ross era legalmente suyo y posiblemente porque esperaban que los rusos simplemente abandonaran el puesto de avanzada.

Rotchev luego se acercó al Capitán Sutter en su rancho en el Valle de Sacramento, y a fines de 1841 Sutter acordó comprar los activos de la Compañía Ruso-Estadounidense. Esto incluía todos los edificios, el ganado y los implementos, pero no la tierra en sí, que aún reclamaba México. El contrato estipulaba que Sutter pagaría a la Compañía el equivalente a $ 30,000 en cuotas, tanto en efectivo como en productos. Sin embargo, una escritura no oficial, separada, firmada por Rotchev un día antes del día en que Sutter, un ciudadano mexicano, firmó el contrato oficial, transfirió al nuevo propietario un tramo de tierra que se extiende desde Cabo Mendocino hasta Point Reyes y tierra adentro durante 12 millas. (Este hecho no salió a la luz públicamente hasta 1857 y luego provocó una considerable controversia legal).

El 1 de enero de 1842, Rotchev y unos cien colonos zarparon de Bodega Bay en el último barco ruso con destino a Sitka. Después de 30 años, la bandera de la Compañía Ruso-Americana fue izada en Fort Ross y la época rusa en la historia de California llegó a su fin.

La aventura de la Compañía Ruso-Americana en California duró poco. Sin embargo, el recuerdo ha perdurado durante mucho tiempo, conservado en los edificios y la empalizada de Fort Ross, tanto originales como restaurados, en los topónimos de arroyos y calas dispersas a lo largo de la costa norte y del río más grande del condado de Sonoma, y ​​en los vestigios de la influencia rusa y nativa de Alaska en la lengua y cultura Kashaya Pomo. Los rusos fueron los primeros en explorar y cartografiar partes del norte de California, y también fueron los primeros europeos conocidos en escalar el monte St. Helena.

El abandono de Fort Ross fue un presagio de la retirada total de Rusia de América del Norte. Las ganancias de la Compañía Ruso-Estadounidense continuaron disminuyendo y, cuando el estatuto de la Compañía expiró en 1862, se extendió a partir de entonces solo de manera provisional. Mientras tanto, la preocupación de Rusia por desarrollar sus territorios del Pacífico recién adquiridos al norte de China estaba aumentando, y los costos prospectivos de continuar manteniendo los puestos de avanzada en Estados Unidos, especialmente frente a una creciente presencia británica, llevaron a Rusia a vender sus posesiones de Alaska a los Estados Unidos. Gobierno de los Estados en 1867, poniendo así fin a una presencia territorial de un siglo en América. En retrospectiva, la retirada de Fort Ross, el puesto de avanzada más oriental de Rusia, marcó un punto de inflexión en la expansión del Imperio Ruso. Como el imperio contiguo más grande del mundo, la Rusia Imperial decidió redirigir sus energías y consolidarse en solo dos continentes en lugar de tres.

DESPUÉS DE 1842 Y CONTINUÓ EL ABANDONO DE LA COLONIA ROSS ELEMENTOS DE INTERÉS RUSO EN CALIFORNIA. ALEXANDER ROTCHEV, EL ÚLTIMO ADMINISTRADOR DE ROSS, REGRESÓ DURANTE LA FIEBRE DEL ORO EN 1851-1852. OBTUVO UNA PATENTE PARA LA PRIMERA LAVADORA DE ORO DE CALIFORNIA QUE INSTALÓ EN EL RÍO YUBA. PETER KOSTROMITINOV, ADMINISTRADOR DE ROSS DE 1830 A 1838, REGRESÓ A SAN FRANCISCO EN 1851 COMO AGENTE DE LA COMPAÑÍA RUSO-AMERICANA, Y EN 1852 SE CONVIERTE EN VICECÓNSUL DE RUSIA, CARGO QUE OCURRIÓ HASTA 1862. LOS INTERESES COMERCIALES TAMBIÉN CONTINUARON EN CALIFORNO. LA OFICINA KODIAK DE LA COMPAÑÍA DE HIELO SE FUE FORMADA EN 1851 PARA CORTAR Y ALMACENAR EL HIELO CERCA DE KODIAK Y SUMINISTRARLO A SAN FRANCISCO.

Fort Ross Conservancy, una asociación cooperante 501 (c) (3) y el Parque Estatal de California, conecta a las personas con la historia y la belleza de los Parques Estatales de Fort Ross y Salt Point.

& copia Fort Ross Conservancy, 19005 Coast Highway One, Jenner, CA 95450, 707-847-3437


¿El monopolio ruso del alcohol en el 1700 cubría todo el territorio ruso? - Historia

De 1400 a 1700, el crecimiento del ingreso per cápita holandés fue el más rápido de Europa, y de 1600 a 1820 su nivel fue el más alto. Antes de 1600, este desempeño se debió a la captura de oportunidades comerciales en el norte de Europa y al éxito en la transformación de la agricultura mediante la ingeniería hidráulica. A partir de entonces, la prosperidad se vio aumentada por su papel en el comercio mundial.

La República Holandesa se independizó en 1579 al separarse de una “Holanda” más grande gobernada por España28. La lucha por lograr y mantener la independencia duró casi 80 años. Los holandeses derrotaron un imperio español que incluía Castilla, Aragón, Portugal (de 1580 a 1640), Nápoles, Sicilia, el Ducado de Milán, Franco Condado, México, Perú, Filipinas, Antillas, Túnez, Flandes, Brabante, Luxemburgo, Lille, Artois y Hainault.

Es útil considerar el contexto económico y político del que surgió la economía holandesa. Desde el siglo XII en adelante, Flandes y Brabante fueron la parte más próspera del norte de Europa. Las principales ciudades de Flandes (Brujas, Gante e Ypres) fueron el principal centro de la industria textil de la lana europea, fabricando cortinas, tapices y materiales de decoración de muy alta calidad, que se vendían en toda Europa. Las materias primas procedían en gran medida de las importaciones: lana de Inglaterra y alumbre (un agente limpiador indispensable en la industria textil) que los comerciantes genoveses traían de Quíos. El guata y otros colorantes, la tierra de batán y otros artículos eran principalmente productos locales. A mediados del siglo XIV (véase Postan, 1987, pág. 180), las exportaciones inglesas de lana ascendían a casi 7 000 toneladas al año, la mayoría con destino a Flandes a través del puerto inglés de Calais. A mediados del siglo XV, las exportaciones de lana inglesas se habían reducido en cuatro quintas partes y las importaciones de lana de Flandes procedían de España, siendo enviadas desde Bilbao y otros puertos atlánticos españoles. Inglaterra se había convertido en un exportador más que en un importador de tejidos de lana, pero una parte sustancial de sus exportaciones de telas no estaban teñidas y se enviaban a Flandes para su acabado. McNeill (1974) págs. 53-4 indica la magnitud de los envíos masivos de alumbre genovesa a Flandes entre mediados del siglo XIV y mediados del siglo XVI: “Habiendo capturado Quíos en 1346, utilizaron la isla como entrepôt, recolectando el rendimiento de todas las minas de Asia Menor allí. Esto aseguró un suministro constante de cantidades adecuadas de alumbre para llenar las bodegas de vastos barcos especializados: unos veinte de estos, de un tamaño mayor que cualquier barco de madera alcanzado antes o después, navegaban regularmente entre Quíos y Brujas, en invierno y en verano, deteniéndose en ruta sólo en Cádiz para abastecimiento de agua y otros suministros ”. Postan sugiere que la producción anual de tela de lana flamenca en los siglos XIV y XV fue de más de 150 000 piezas de 28 yardas (25,8 metros) de longitud. Además, Flandes producía ropa de cama para la exportación, utilizando suministros locales de lino.

Flandes estaba muy urbanizada y gran parte de su comida era importada. Hubo importantes importaciones de cereales (trigo y cebada de Francia e Inglaterra, centeno del Báltico), pescado del Báltico y Holanda y vino de Francia. Postan sugiere que las exportaciones de vino de Burdeos ascendían a 25 millones de galones al año a principios del siglo XIV. Una gran proporción de esto fue a Inglaterra, algo al Báltico y una cantidad sustancial a Flandes y Brabante.

A mediados del siglo XIV, las ciudades de Brabante (Amberes, Lovaina y Bruselas) obtuvieron una ventaja económica sobre Flandes, debido a la obstrucción de las rutas fluviales a Brujas, la mayor empresa de Amberes y la competencia británica con la industria de la lana flamenca. En Flandes, las prácticas de producción, comercialización y producción tendían a estar fuertemente reguladas por los gremios. El comercio exterior se realizaba a través de ferias periódicas o acuerdos "básicos" que limitaban las transacciones internacionales a determinadas ciudades y proporcionaban acceso privilegiado al consorcio de comerciantes alemanes de la Liga Hanseática. Amberes tenía un puerto magnífico en la desembocadura del Escalda y un enfoque más comercial y menos regulatorio. Fue el principal centro de banca internacional del norte de Europa y préstamos a gobernantes extranjeros, p. Ej. Enrique VIII de Inglaterra. La bolsa de Amberes proporcionó un modelo para la Bolsa de Londres.

Tanto Flandes como Brabante realizaron una cantidad sustancial de negocios internacionales en sus exportaciones de alto valor por tierra, pero para las mercancías pesadas importadas, el transporte marítimo era mucho más barato. Una gran parte de estas importaciones llegó por vía marítima y fluvial en barcos y embarcaciones desde Holanda, Zelanda y las Provincias del Norte.

Las siete provincias del norte que se unieron para crear la República Holandesa (Holanda, Zelanda, Utrecht, Gelderland, Overijssel, Frisia y Groningen sucesivamente en 1579-1580) eran muy diferentes de Flandes y Brabante29. Ocuparon un terreno anfibio llano donde la relación entre tierra y agua era muy estrecha. Había importantes vías fluviales naturales. El Rin proporcionó transporte a las profundidades de Alemania, a Colonia y Fráncfort del Meno. Su delta estaba lleno de islas y puertos naturales. El Ijssel conducía al Zuider Zee, el Ems proporcionaba una ruta excelente a la costa del norte de Alemania. En tal escenario, las industrias líderes eran la pesca, el transporte marítimo y fluvial y la construcción naval. La agricultura también estuvo profundamente marcada por las posibilidades de manejo hidráulico y riego.

En el siglo XIV, la marina mercante de las Provincias del Norte había establecido una posición importante en el Mar del Norte y el Báltico, transportando centeno y madera de Alemania Oriental y Polonia que se enviaba a través de pieles de Danzig, cera, miel, brea, alquitrán y madera de Rusia vía Narva y Riga cobre, mineral de hierro, armas y arenque salado de Suecia, bacalao salado y madera de Bergen en Noruega. A cambio, llevaban reexportaciones de tejidos de lana ingleses, sal (para conservar pescado y carne) y reexportaciones de vino de Francia. Aparte de estas actividades comerciales, actuaron como transportistas, p. Ej. entre Danzig y Riga, cuando surgieron oportunidades.

El transporte marítimo y el comercio en el Báltico habían estado monopolizados anteriormente por un consorcio de comerciantes alemanes (la Liga Hanseática) con sede en Lübeck y bases comerciales en Londres, Brujas, etc. El comercio hanseático del Báltico se había basado en gran medida en el vía terrestre de Lübeck a Hamburgo. Los holandeses fueron pioneros en la ruta marítima a través del sonido danés, que aunque más largo, era más barato. En 1437-1441, la Liga Hanseática entabló hostilidades para tratar de expulsar a los barcos holandeses del Báltico, pero, con el apoyo de Danzig, los holandeses mantuvieron el derecho a comerciar. Este comercio estaba bien documentado, porque Dinamarca, cuyo territorio entonces incluía el sur de Suecia, controlaba la entrada al Báltico y cobraba peajes. En 1500, entre 300 y 400 barcos holandeses al año entraron en el Báltico, y en la década de 1560, más de 1 300. Los envíos de cereales ascendieron a unas 100 000 toneladas al año en este último período.

Los barcos holandeses involucrados en este comercio operaban desde las costas de Zelanda, Holanda y Frisia. Dordrecht era el puerto principal para el tráfico en el Rin con Alemania y con Lieja a través del Mosa. Middelburg (en la isla de Walcheren), frente a la desembocadura del Escalda, importó tejidos de lana ingleses, vino francés, cereales y sal, y en el siglo XVI, especias y azúcar de Portugal. La flota comercial holandesa era, con mucho, la más grande de Europa. En la década de 1560, en vísperas de la independencia, solo la provincia de Holanda contaba con 1 800 barcos (Israel, 1995, p. 117).La capacidad de carga del transporte marítimo mercante holandés en 1570 era aproximadamente la misma que la de las flotas combinadas de Francia, Alemania e Inglaterra (véase el cuadro 2-15). Por habitante, la capacidad naviera holandesa era 25 veces mayor que la de estos tres países del norte.

La pesca de arenque fue una parte importante de la actividad naviera holandesa. Los arenques se vendían frescos o ligeramente salados cerca de los puertos o se procesaban y embutían para el comercio internacional. Antes de 1400, los bancos de arenque más adecuados para la salazón estaban frente a la costa sueca, pero en el siglo XV emigraron al Mar del Norte, por lo que la mayor parte de la captura fue capturada por barcos holandeses. Un avance tecnológico aumentó sustancialmente la productividad. Los astilleros holandeses desarrollaron un nuevo tipo de buque factoría (un “autobús” de arenque), con redes, aparejos e instalaciones de procesamiento que permitían a tripulaciones de 18 a 30 hombres destripar, limpiar, salar y barricar el arenque mientras estaban en el mar. Buques de este tipo podrían realizar tres viajes al año de cinco a ocho semanas durante la temporada abierta de junio a diciembre. En la década de 1560 había 400 buques holandeses de este tipo operando desde la provincia de Holanda, con la propiedad concentrada en inversores urbanos. En ese momento, los holandeses exportaban arenque al Báltico en lugar de importarlos (véase de Vries y van der Woude, 1997, págs. 243–54). En el siglo XVII, los barcos holandeses se embarcaron en la pesca de ballenas frente a Spitzbergen en el Ártico.

El control del agua jugó un papel importante en el desarrollo agrícola holandés. Las marismas, las ciénagas y las tierras bajas sujetas a frecuentes inundaciones no resultaban atractivas en su estado natural. Los colonos agrícolas en la Edad Media ocuparon montículos y los convirtieron en pólderes construyendo diques para evitar las inundaciones. Con el tiempo, mejoraron las habilidades en la gestión hidráulica y se recuperaron grandes extensiones de tierra nueva. A principios del siglo XVI, la gestión e ingeniería del agua se confió a profesionales responsables del desarrollo y mantenimiento. Las comunidades de agricultores aumentaron los impuestos y proporcionaron fondos para los waterboards. Los molinos de viento se utilizaron como fuente de energía para bombas que controlaban el flujo de agua en los canales. Como de Vries (1974) p. 27 señaló: “Gran parte de la Holanda del siglo XIV era, de hecho, un país nuevo. Sólo en el este de la Alemania del Elba se puede encontrar una recuperación que se lleva a cabo de una manera tan sistemática y en extensiones tan grandes.

Esta conquista de la naturaleza tuvo importantes implicaciones sociales. Solo una pequeña parte de la población holandesa estaba limitada por restricciones feudales. Los campesinos eran más libres que en cualquier otro lugar de Europa. Algunos eran terratenientes, muchos más pagaban rentas monetarias o trabajaban por un salario. La dependencia del control del agua generó actitudes solidarias que aún se pueden observar en la sociedad holandesa.

La agricultura holandesa desarrolló un alto grado de especialización. Gran parte del suministro de cereales procedía de las importaciones y la producción nacional se concentró en gran medida en la carne, la leche, la mantequilla y el queso. Dos características estaban más desarrolladas que en otras partes de Europa: a) la alimentación del ganado en los establos durante los meses de invierno, yb) una gran producción de vegetales. Con el tiempo, se hizo un mayor énfasis en los cultivos industriales: lúpulo para la industria cervecera, lino, cáñamo y madder para textiles, y más tarde, bulbos de tabaco y tulipanes. Hubo una transformación gradual de la agricultura en horticultura.

En grandes áreas del norte de los Países Bajos había capas de turba de varios metros de profundidad que eran una fuente potencial de energía barata para muchos propósitos. Después de 1600, se desmontaron unas 275 000 hectáreas de estas turberas. Las habilidades de ingeniería en recuperación de tierras, drenaje y bombeo eran fácilmente transferibles a la extracción de turba. En la zona de Groningen, los inversores urbanos crearon empresas para explotar este recurso a gran escala en tierras monásticas confiscadas.

El transporte de turba, heno, trigo, ganado, madera, materiales de construcción y otras cargas pesadas se abarataron mucho a mediados del siglo XVII, debido a la creación de una red de canales equipados con caminos de remolque. Tiradas por caballos, las barcazas del canal transportaban carga, correo y pasajeros en horarios regulares, a siete kilómetros por hora, día y noche, a intervalos frecuentes entre prácticamente todas las áreas del país. “En la década de 1660, cerca de 300 000 pasajeros viajaban anualmente en la ruta Ámsterdam-Haarlem, 140 000 se deslizaban entre Haarlem y Leiden, y unos 200 000 entre Leiden y los destinos conjuntos de La Haya y Delft” (de Vries y van der Woude, 1997, pág.187). Ningún otro país tenía una red de transporte tan barata y densa. El transporte por carretera en carros era más lento y mucho más caro. Como Sir William Temple (1693), pág. 152 expresó: “Un Caballo arrastrará en un Barco más de cincuenta latas por Carro - Y con esta forma fácil de Viajar, un Hombre trabajador no pierde tiempo en sus Negocios, porque escribe, o come, o duerme, mientras va . "

Las industrias más importantes de las provincias holandesas en el momento de la independencia eran la construcción naval, la tela para velas, las redes de pesca, las cuerdas, los barriles y artículos asociados, la refinación de sal, las fábricas de cerveza, las fábricas de ladrillos y la madera para la construcción, y una importante industria textil de lana y lino.

Las circunstancias en las que se produjo la partición de los Países Bajos tuvieron un enorme impacto positivo en el potencial económico de la nueva república. También fueron perjudiciales para los intereses económicos de Portugal, España y los Países Bajos españoles.

La lucha contra el régimen español había implicado represión y resistencia tanto en el sur de los Países Bajos como en el norte. La inquisición comenzó en 1523 con la quema de dos clérigos disidentes en la hoguera en Bruselas. En los siguientes 50 años, más de 2000 habían corrido la misma suerte y una gran proporción eran del Sur. El conde de Egmont, gobernador de Flandes, católico que había sido un general distinguido en los ejércitos españoles, fue ejecutado en 1567 porque había protestado contra las demandas fiscales españolas y la restricción de los derechos políticos anteriores de la nobleza del sur. Malinas (Malinas) fue saqueada por las tropas españolas y parte de su población fue masacrada en 1572. Amberes sufrió muertes y graves daños materiales por las depredaciones de los rebeldes soldados españoles en 1576. Sus pérdidas fueron aún mayores durante el asedio español de 1583-1585.

Como resultado, hubo una migración a gran escala de Flandes y Brabante a la nueva república. Entre 1583 y 1589, la población de Amberes se redujo de 84 000 a 42 000. En Brujas y Gante, el éxodo de refugiados alcanzó las mismas proporciones. En Malinas, la población se redujo en dos tercios. En la República, la población de Middelburg se triplicó, en Leiden se duplicó, 30 000 llegaron a Amsterdam (véase Israel, 1995, págs. 307-12). En total, la afluencia fue de alrededor de 150 000, más del 10 por ciento de la población del sur y una mayor proporción proporcional en el norte. Como el norte tenía grandes importaciones de cereales y pescado que ya no iban al sur, no hubo problemas para alimentar a la nueva población. La confiscación norteña de propiedades monásticas ayudó a acomodar la afluencia.

Los refugiados incluían una gran proporción de la clase comerciante y banqueros del sur de Holanda (aunque algunos de estos últimos fueron a Alemania). Trajeron capital, habilidades y contactos internacionales. Prácticamente toda la población judía se trasladó al norte. La migración de trabajadores calificados fortaleció la industria textil de Leiden. Los inmigrantes también trajeron habilidades para otras industrias, como la impresión, la publicación y el refinado de azúcar. Antes de la partición, la única universidad había estado en Lovaina (fundada en 1425). Este fue uno de los más grandes y distinguidos de Europa, pero su libertad fue restringida por la inquisición. La universidad de Leiden fue fundada en el norte en 1575 seguida de Franeker (1585), Harderwijk (1600), Groningen (1614) y Utrecht (1634). Leiden era el más grande con una gama completa de facultades y ofrecía una educación humanista en la tradición de Erasmo. Pronto comenzó a atraer a un gran número de estudiantes internacionales de Alemania, Gran Bretaña y Escandinavia, así como a los refugiados del sur.

El cambio político abrió posibilidades para una expansión mundial de la actividad naviera holandesa en detrimento de Portugal y España. En la década de 1590, se inauguró el comercio con Asia con viajes de prueba alrededor del Cabo hacia el Océano Índico hasta las islas de las especias, y al oeste a través del Estrecho de Magallanes hasta Japón. Barents, 1596-1597, hizo un intento fallido de un pasaje por el noreste a través de Arcángel y Nueva Zemlaya. Hudson descubrió Nueva York en 1609 mientras buscaba un pasaje al noroeste. En 30 años, los holandeses desplazaron a los portugueses como los comerciantes europeos dominantes con Asia. Se apoderaron de las bases portuguesas en África occidental, adquiriendo una parte sustancial del comercio de oro y esclavos. Atacaron el imperio español en las Américas, ocupando el noreste de Brasil y su rentable industria azucarera de 1630 a 1654 (en ese momento Portugal estaba gobernado por España), luego trasladaron su base al Caribe (Curazao y Surinam). También hubo una importante actividad pirata. El mayor golpe fue la captura por Piet Heijn de toda la flota de plata española frente a Cuba en 1628.

De 1585 a 1795, por razones de seguridad militar y naval y ventaja comercial, los holandeses bloquearon con éxito la desembocadura del Escalda, consolidaron la ruina de Amberes e impusieron una restricción muy seria al progreso económico de los Países Bajos españoles. En el transcurso del siglo XVII, el potencial militar español se debilitó enormemente, pero los holandeses no tenían ningún interés en conquistar el sur de los Países Bajos, que era un amortiguador útil contra las ambiciones territoriales francesas.

A lo largo del siglo XVII y durante la mayor parte del siglo XVIII, los economistas británicos reconocieron la superioridad del desempeño y la política holandeses. El trabajo pionero de William Petty sobre Arithmetick político, escrito en 1676 y publicado en 1690, fue quizás la evaluación más astuta. Demostró que "un país pequeño y pocas personas pueden ser equivalentes en riqueza y fuerza a un pueblo y territorio mucho más grande". Brindó un anticipo del tipo de razonamiento utilizado más tarde por Adam Smith y Douglass North cuando comparó el desempeño de Francia y Holanda. La población de Francia era más de diez veces mayor que la de las Provincias Unidas, pero estimó que la flota mercante holandesa era nueve veces mayor que la francesa, su comercio exterior cuatro veces mayor, su tasa de interés aproximadamente la mitad del nivel francés, su los activos extranjeros son grandes, los de Francia insignificantes. La economía holandesa estaba altamente especializada, importaba gran parte de sus alimentos, contrataba mercenarios para librar sus guerras y concentraba su fuerza laboral en sectores de alta productividad. Su terreno llano permitió un uso sustancial de la energía eólica. La alta densidad de asentamientos urbanos, buenos puertos y vías navegables internas redujeron los costos de transporte e infraestructura, abarataron los servicios gubernamentales y redujeron la necesidad de inventarios. Las instituciones holandesas favorecieron el crecimiento económico. La tolerancia religiosa alentó la inmigración calificada. Los derechos de propiedad eran claros y las transferencias facilitadas por el mantenimiento de registros catastrales. Un sistema legal eficiente y una banca sólida favorecieron la empresa económica. Los impuestos eran elevados pero se aplicaban a los gastos más que a los ingresos. Esto fomentó el ahorro, la frugalidad y el trabajo duro. Así, los holandeses fueron un modelo de eficiencia económica con lecciones obvias para la política británica.

En una línea similar, Gregory King (1696) hizo una evaluación comparativa de la movilización de recursos de Inglaterra, Francia y los Países Bajos en la guerra de la Liga de Augsburgo. Para los nueve años de conflicto, Guillermo III, el dirigente holandés que se había convertido en rey de Inglaterra, organizó una coalición del Reino Unido, los Países Bajos, los estados protestantes alemanes, España y Saboya contra Francia, que había desafiado la legitimidad de su sucesión a la Trono inglés y molestó a sus vecinos al intentar ampliar sus fronteras. King estimó que los ingresos fiscales per cápita franceses e ingleses en 1695 eran similares, pero en los Países Bajos el nivel era más de dos veces y media mayor.

El costo de mantener la independencia holandesa fue alto, lo que implicó la creación de una cadena de fortalezas en el sur y el este (donde el país era vulnerable a los ataques de los estados católicos en Alemania, particularmente el obispado de Munster). Sus gastos militares y navales eran costosos. Tenía que construir una industria de armamentos. Estuvo envuelto en una serie de guerras en las que Inglaterra y Francia se convirtieron en los principales enemigos en los siglos XVII y XVIII. Hacia fines del siglo XVII, la expansión económica holandesa flaqueó. Holanda se convirtió en la víctima más que en el beneficiario de las políticas de mendigar al vecino de la era del capitalismo mercantil. El transporte marítimo, el comercio y la industria británicos y franceses crecieron mucho más rápido que los de los Países Bajos. Ambos países adoptaron políticas proteccionistas que dañaron los intereses holandeses. Las más importantes fueron las leyes de navegación británica y disposiciones francesas similares. Desde 1651 en adelante, el transporte marítimo holandés y las exportaciones de barcos holandeses tuvieron acceso restringido a los puertos del Reino Unido y se les prohibió el comercio con las colonias inglesas y francesas. Cuando estos países hicieron la guerra con los Países Bajos, lo hicieron con la energía concentrada de los estados nacionales modernos, muy diferente de la forma en que España había disipado su energía.

La principal razón de la pérdida de dinamismo en el siglo XVIII fue la destrucción de los privilegios comerciales monopolísticos en los conflictos con Francia y el Reino Unido, que empujó a los holandeses al margen.

El crecimiento de la población se desaceleró cuando la economía dejó de atraer a los migrantes. Hubo un estancamiento en los Países Bajos occidentales industrializados y un crecimiento sustancial en la provincia agrícola de Overijssel. La producción agrícola aumentó, con una caída de las importaciones y un crecimiento de las exportaciones agrícolas. Hubo una disminución en la producción y las exportaciones de textiles (en particular, la industria de la lana de Leiden), la pesca y la construcción naval. El volumen del comercio exterior se redujo un 20 por ciento entre 1720 y 1820. Durante este período, las exportaciones del Reino Unido aumentaron más de siete veces en volumen y las francesas en dos y tres cuartas partes.

Las industrias de servicios holandesas continuaron desempeñando un papel importante en la economía y hubo un gran aumento de la inversión extranjera. En 1790, la inversión extranjera total probablemente ascendió a 800 millones de florines en un momento en que la renta nacional rondaba los 440 millones. Si la tasa de rendimiento de la inversión extranjera fuera de alrededor del 4 por ciento, entonces los ingresos extranjeros habrían sido de alrededor de 30 millones de florines, dando un ingreso nacional alrededor del 8 por ciento más alto que el producto interno. La combinación del aumento de los ingresos de los rentistas, junto con el pauperismo y el desempleo en las antiguas áreas industriales, aumentó la desigualdad.

Actividad económica holandesa fuera de Europa

Los objetivos holandeses en África eran obtener acceso al oro de la costa de Guinea, ingresar al comercio de esclavos en las Américas y adquirir una base para empresas en Asia.

Lograron capturar Elmina en 1637 y varias otras bases portuguesas en África occidental para el comercio de oro y esclavos. Durante un tiempo capturaron un punto de apoyo en Angola (la principal base de esclavos de los portugueses) pero no pudieron mantenerlo. Tampoco pudieron tomar Mozambique (en África Oriental). Establecieron una nueva base en el Cabo en Sudáfrica, introduciendo colonos europeos para proporcionar un puesto de preparación y suministro para sus viajes a Asia.

La mayor ganancia económica provino de la participación en el comercio de esclavos. Los esclavos fueron enviados al noreste de Brasil y a Surinam para las plantaciones de azúcar holandesas, y a Curazao para venderlos a los plantadores de azúcar británicos y franceses. Sin embargo, el papel holandés en el comercio fue mucho menor que el de Portugal, Inglaterra y Francia (véase el cuadro 2-5).

En las Américas, la primera gran empresa fue la captura de la región productora de azúcar del noreste de Brasil (alrededor de Recife) entre 1630 y 1654. El azúcar se transportó a los Países Bajos, donde había 40 refinerías en 1650.

La empresa en Brasil contó con un importante apoyo militar y naval, pero las plantaciones de azúcar estaban dirigidas por empresas privadas. La mayoría eran propiedad de judíos sefardíes de Amsterdam, muchos de origen portugués. Durante el período en que Portugal fue gobernado por España, los holandeses fueron razonablemente bien recibidos en Brasil, pero después de que Portugal recuperó su independencia, fueron expulsados. Luego, muchos propietarios de plantaciones se mudaron al Caribe, donde introdujeron las mismas técnicas de producción y patrones de comercialización. Su llegada transformó la economía de Barbados que los británicos habían ocupado en 1627 y cultivaron tabaco con colonos blancos. En poco tiempo, la isla tenía 30 000 esclavos y estaba totalmente dedicada al azúcar (véase Eltis, 1995, para una evaluación indirecta del PIB de Barbados en 1644-1701). Los propietarios de plantaciones emigrantes de Brasil tuvieron un impacto similar en Guadalupe y Martinica, que habían sido francesas desde 1635 (ver Verlinden, 1972, p. 642-4). En las décadas de 1660 y 1670, los británicos y franceses habían expulsado a los holandeses, que trasladaron sus actividades azucareras a Surinam.

A principios del siglo XVII, la producción de azúcar en las Américas se había concentrado en Brasil. Pero desde mediados de siglo, la producción brasileña se estancó y Francia y Gran Bretaña dominaron un mercado enormemente expandido. La producción holandesa en Surinam fue en una escala mucho menor (ver Tabla 2-4).

Otra aventura holandesa en las Américas fue el descubrimiento inadvertido de un magnífico puerto y un enorme río por parte de Henry Hudson. Estaba en una misión de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales para tratar de descubrir un pasaje del noroeste a Asia en 1609 y desesperadamente fuera de curso. En 1614 se fundó la New Netherlands Company para asentar una colonia con su capital en Nueva Amsterdam en 1623. En 1664 fue adquirida por los británicos y en 1674 cedida formalmente (como Nueva York) a cambio de una mano libre por el azúcar holandés. intereses en Surinam (de Vries y van de Woude, 1997, págs. 397 y 467).

El área más exitosa de participación holandesa fuera de Europa fue Asia.

Los holandeses estaban muy bien informados sobre las perspectivas comerciales de Asia, ya que muchos habían trabajado en barcos portugueses. Uno de ellos, Jan Huygen van Linschoten, produjo dos diarios de viaje en 1595 y 1596 con mapas detallados, información sobre mercados, vientos y rutas potenciales. En 1602, bajo presión oficial, todos los comerciantes holandeses en este comercio se vieron obligados a unirse a la Compañía de las Indias Orientales Unidas (VOC), a la que se le otorgaron derechos comerciales monopolísticos y autoridad para establecer puestos militares y negociar con gobernantes extranjeros. La Compañía poseía y construía todos sus propios barcos. El volumen comparativo de la actividad comercial holandesa en Asia se puede ver en el cuadro 2-6. En el siglo XVII enviaron casi cinco veces más barcos que los portugueses, y en el XVIII, 15 veces más. El tamaño medio de sus barcos era más pequeño que el de los portugueses, que entonces utilizaban enormes carracas de 1000 toneladas, frente a las 600 toneladas del barco holandés medio. La Compañía Inglesa de las Indias Orientales (EIC) era un competidor más importante que la portuguesa.Entraron en el comercio asiático al mismo tiempo que los holandeses. Sus bases principales estaban en dos ciudades que crearon en la India (Madrás en 1639 y Calcuta en la década de 1690) y Bombay, que fue un regalo de bodas de Portugal a Carlos II en 1661. Las operaciones de EIC en el siglo XVII eran aproximadamente la mitad del tamaño de las de el VOC, y alrededor de dos tercios en el décimo octavo. Los franceses entraron en el comercio asiático con la Compagnie des Indes Orientales que Colbert creó en 1664. Establecieron una base en Pondicherry (en la costa de Coromandel) en 1673. En el siglo XVIII, una nueva empresa francesa, creada en 1719, se había convertido en un presencia muy significativa. Los participantes posteriores fueron empresas danesas y suecas y, de 1715 a 1732, la empresa de Ostende que operaba desde el nuevo puerto que la administración austriaca había creado en el sur de los Países Bajos.

El volumen total del transporte marítimo europeo en Asia en el siglo XVIII era aproximadamente nueve veces mayor que en el siglo XVI, pero el alcance de las exportaciones tradicionales de pimienta y especias era limitado. Esto significó que los holandeses, que estaban más involucrados en este comercio que los ingleses y franceses y otros recién llegados, tenían que tener cuidado de controlar la oferta para mantener los precios. Las oportunidades para nuevas exportaciones a Europa (una amplia variedad de textiles de algodón, café y té) eran mucho más prometedoras y su participación en el comercio aumentó rápidamente para todos los participantes del mercado (véase el cuadro 2-20).

El impulso inicial del VOC fue evitar a los portugueses, utilizando una nueva ruta a través del Cabo y navegando directamente a Indonesia. Esto los llevó directamente a las islas Molucas donde se podían encontrar las especias más valiosas (clavo, nuez moscada y macis). También pudieron obtener pimienta en Indonesia, en lugar de India. Los gobernantes indígenas en las islas de Indonesia eran mucho más débiles que los de India, Persia, China y Japón, y más susceptibles a la presión holandesa para hacer cumplir los derechos de monopolio y los bajos precios. La VOC estableció su sede en 1621 en la costa de Java en Batavia (actual Yakarta). Expulsaron a los portugueses de Ternate en 1603 y destruyeron su base en Malaca en 1641. También expulsaron a los comerciantes musulmanes que anteriormente habían comerciado en la costa de Java.

La población de las islas de las especias se rebeló en 1621. Todos fueron asesinados o deportados y reemplazados por plantadores holandeses que trabajaban con mano de obra esclava.

Para ayudar a financiar sus operaciones en Indonesia, la VOC estableció una base en Masulipatnam en la costa este (Coromandel) de la India. Aquí obtuvo el acuerdo del Rey de Golconda, quien otorgó condiciones comerciales preferenciales. El principal interés de la empresa eran los textiles de algodón, en particular el chintz pintado, que tenían demanda en Indonesia. Más tarde, la VOC se trasladó hacia la costa y trasladó su base a Negapatam en 1690, donde los textiles eran más baratos.

En 1617, la VOC obtuvo permiso del imperio Moghul para establecer una base en Surat en Gujarat en el noroeste de la India, desalojando las operaciones portuguesas en esta área. Aquí podían intercambiar pimienta y especias por tejidos de algodón grueso para usarlos como artículo de trueque en el comercio de esclavos africanos.

Más tarde, en el siglo XVII, la VOC intentó expulsar a los portugueses de sus bases en Goa y Ceilán. Bloqueó pero no capturó Goa, pero tomó Jaffna en Ceilán, reemplazó a los portugueses en el comercio de la canela y como gobernantes de la isla. El comercio portugués en la costa de Malabar fue acosado, pero esa zona no tenía un interés comercial sustancial para los holandeses.

Hubo un movimiento temprano para establecer vínculos comerciales con China y Japón que habían sido tan lucrativos para Portugal. A diferencia de los portugueses, los holandeses no sentían ninguna vocación por la evangelización religiosa y fueron los únicos europeos autorizados a comerciar en Japón entre 1639 y 1853. Desde 1641 fueron confinados en una isla muy pequeña (Deshima) en el puerto de Nagasaki. La rentabilidad de este comercio se desvaneció después de algunas décadas debido a la prohibición japonesa de exportar metales preciosos y la insistencia japonesa en fijar los precios a los que los holandeses podrían vender sus productos. En este comercio no se trataba de explotación holandesa. De hecho, fueron utilizados como conducto por los japoneses ansiosos por conocer la tecnología occidental (consulte el Apéndice B).

La VOC no logró desalojar a los portugueses de Macao. En la década de 1620 consiguieron una base en Pescadores y desde 1624 se les permitió trasladarse a Taiwán. En 1662 se vieron obligados a irse y nunca adquirieron otra base china. Desde la década de 1640 hasta la de 1660, la dinastía Ming estuvo en un estado de colapso. La gran ciudad de porcelana y alfarería de Ching-te-Chen fue devastada y las exportaciones de porcelana china se interrumpieron hasta la década de 1680. Esto animó a los holandeses a desarrollar su propia industria cerámica en Delft para producir copias baratas de cerámica azul y blanca china. Al mismo tiempo, los japoneses desarrollaron su propia industria de cerámica y porcelana para sustituir las importaciones chinas, y los holandeses también copiaron copias japonesas de cerámica china. La producción europea de porcelana en Sèvres y Meissen comenzó más tarde.

El VOC operó desde la década de 1630 en Bengala debido a su rica variedad de textiles de alta calidad (algodón y seda). Aquí se pusieron en la piel de los portugueses que habían sido expulsados ​​de Hugli por las autoridades mogol en 1632.

Al principio, la VOC se concentró en exportar seda cruda bengalí y tejidos mixtos de algodón y seda a Japón y opio a Indonesia. A cambio vendían cobre, plata y oro japoneses en Bengala. El mercado japonés se redujo considerablemente después de 1680, pero la demanda europea de textiles bengalíes aumentó muy rápidamente. Entre 1680 y 1740, los textiles de Bengala fueron el componente más importante de las exportaciones de COV a los Países Bajos (véase Prakash, 1998, págs. 198 y 218). Los algodones finos, las muselinas, las sedas y los artículos mixtos atrajeron los nuevos gustos europeos y los ingresos crecientes, aunque era más difícil saber cuál podría ser el mercado para estos artículos de moda que para la seda cruda o el opio.

Los textiles bengalíes también fueron de gran interés para las empresas británicas y francesas desde el último cuarto del siglo XVII, y sus exportaciones textiles fueron incluso mayores que las de los holandeses. Sin embargo, tanto los franceses (1686) como los británicos (1700) prohibieron la importación de algodones impresos y pintados para proteger a sus productores textiles nacionales. Ambos países continuaron importando estos bienes para su reexportación (aunque una gran parte de estos fueron introducidos de contrabando en Inglaterra). Los holandeses no protegieron su propia industria textil y terminaron comercializando una gran parte de las reexportaciones francesas y algo menos de las británicas de textiles indios dentro de Europa (véase el cuadro 2-19). Los británicos aumentaron considerablemente las importaciones de telas blanqueadas blancas de Bengala para su procesamiento en Inglaterra (véase Rothermund, 1999).

Hacia la segunda mitad del siglo XVII, la demanda europea de café creció muy rápidamente. El primer café de Londres se abrió en 1652. La bebida se hizo popular en Francia en la década de 1660 y en los Países Bajos en la década de 1670. La VOC comenzó a comprar café en Mokka en Yemen a principios del siglo XVIII, pasando de 300 toneladas en 1711 a 875 toneladas en 1720. Se tomaron arbustos para plantar en Java y, a finales de la década de 1720, la producción javanesa era de unas 2000 toneladas por año. año. La VOC impuso cuotas de cultivo a los pequeños gobernantes javaneses que obligaron a sus súbditos a cultivar café. Desde la década de 1730 hubo competencia de Surinam, donde la producción y las exportaciones aumentaron mucho más rápido (ver Bulbeck and Associates, 1998).

Unos años más tarde, hubo un gran aumento en la demanda europea de té, particularmente en Inglaterra y los Países Bajos. Los chinos habían abierto Cantón a los comerciantes extranjeros en 1685. Las importaciones británicas de té aumentaron de unos 100 kilos en 1669 a 28 000 toneladas en 1760 (véase Chaudhuri, 1978, pág. 539). Los holandeses compraron la mayor parte de su té de juncos chinos que comerciaban con Batavia, aunque hubo un envío directo de Cantón a Ámsterdam en 1729. La compañía inglesa pudo financiar sus compras de té en Cantón vendiendo opio bengalí y algodón crudo, pero los holandeses estaban obligados a pagar en lingotes (véase Glamann, 1981, págs. 212–43).

El nuevo gusto europeo por el café y el té fue complementario al aumento del consumo de azúcar. El crecimiento de estos rubros desplazó una parte significativa de la demanda de cerveza y ginebra, tanto en Inglaterra como en Holanda.

En la segunda mitad del siglo XVIII, la VOC dejó de ser una organización rentable. Se derrumbó en bancarrota en 1795, después de varias décadas de distribuir dividendos más grandes que sus ganancias.

Una de las causas fue la desintegración del Imperio Moghul en India y la toma británica del gobierno de Bengala en 1757. Después de eso, la discriminación contra las operaciones holandesas debilitó considerablemente la VOC. Las hostilidades anglo-holandesas en 1781-1784 (cuando los dos países tomaron bandos opuestos en la Guerra de Independencia de Estados Unidos) tuvieron graves repercusiones en Asia. El estallido de las guerras napoleónicas condujo a una toma total británica de los intereses holandeses en India, Malaca, Ceilán, Sudáfrica y temporalmente en Indonesia. También puso fin a cualquier conexión francesa significativa con la India.

Los factores que contribuyeron a la disminución de las ganancias fueron los muy altos gastos generales de la empresa para contratar personal militar y naval para dirigir lo que se había convertido en un imperio territorial en Java y Ceilán. Los oficiales de la VOC no estaban bien pagados y realizaban un comercio privado cada vez más importante en los barcos de la compañía. También hubo mucha corrupción en la administración de Java y Ceilán, lo que benefició a los sirvientes pero no a los accionistas de la empresa. Dada la estructura cambiante del comercio de productos básicos y el lugar de las operaciones, Batavia ya no era una sede ideal.

Después de 1815, Indonesia se convirtió en una colonia del nuevo reino holandés. Hubo un desarrollo intensivo de la producción de cultivos tropicales para la exportación. Durante el período de guerra del dominio británico, hubo una política de occidentalización de la administración, los derechos de propiedad y los impuestos sobre la tierra. La revuelta de Diponegoro de 1825-1830 puso fin a este enfoque. A partir de entonces, los holandeses se apegaron constantemente a una política de administración dual, conservando a los gobernantes tradicionales, la ley y las costumbres como un instrumento importante de su gobierno. También mantuvieron su monopolio comercial, ya que la mayoría de las ganancias se habrían destinado a poderosos comerciantes británicos y estadounidenses bajo un régimen de comercio abierto.

En la década de 1830 se introdujo el llamado "Sistema de cultivo". Los Países Bajos ejercieron sus reclamos sobre los ingresos indígenas aumentando su demanda de tributos: entregas forzosas de cultivos o servicios laborales en lugar de impuestos sobre la tierra. De 1816 a 1914, el movimiento y la residencia de las poblaciones indígenas y chinas fueron controlados por un sistema de aprobaciones: leyes diseñadas para mantener la disciplina laboral y hacer cumplir las normas étnicas. segregación racial.

Desde la década de 1830, los holandeses tuvieron un éxito notable en aumentar el flujo de ingresos de Indonesia. En el período 1830-1870, la mitad fue directamente al gobierno holandés como tributo fiscal del sistema de cultivo. Además, había ingresos de monopolio del transporte de cultivos de exportación por la compañía naviera NHM, propiedad del rey holandés, e ingresos de las ventas de franquicias de monopolio a comerciantes de opio. El gobierno dominaba la producción de azúcar y café, pero la mayor parte de la cosecha de tabaco estaba en manos privadas. Se subvencionó a personas favorecidas para que crearan fábricas de procesamiento de azúcar. Hubo amplias oportunidades para la corrupción en la administración holandesa, entre los 76 regentes locales y los jefes de las 34 000 aldeas de Java. En 1844 se asignó a Indonesia una deuda ficticia de 236 millones de florines para cubrir los costos de liquidación de las deudas de la VOC y las incurridas en la represión de la revuelta de 1825-1830.

Los precios de exportación del azúcar y el café aumentaron después de la abolición del comercio de esclavos africanos en la década de 1830. Esto arruinó a los competidores en el Caribe y elevó los costos en Brasil.

A partir de 1848, cuando los Países Bajos adquirieron un sistema político más democrático, hubo una creciente crítica de las prácticas de explotación y el amiguismo burocrático en Indonesia. Estas presiones, más la apertura del Canal de Suez y el desarrollo del transporte marítimo de vapor, llevaron a las autoridades holandesas a abrir la colonia a la empresa y la inversión privadas. En la década de 1890, la participación del gobierno en las exportaciones se redujo a cero.

El cuadro 2-21a proporciona una medida burda de la carga del dominio colonial y la ganancia colonialista para los Países Bajos durante el período de 1700 a 1930. El volumen de exportaciones creció mucho más rápido después de la desaparición de la VOC y se convirtió en una proporción mucho mayor de PIB de Indonesia. Las ganancias proporcionales a los Países Bajos también aumentaron considerablemente. El cuadro 2-21b proporciona estimaciones similares para la India, donde la carga colonial y la ganancia fueron relativamente mucho menores.

El cuadro 2-21c proporciona una estimación aproximada de la población y los niveles de ingresos por grupo étnico en Indonesia desde 1700 hasta 1929.


Granja de animales Breve historia de la Unión Soviética, 1917-1944

Antes de la revolución de 1917, Rusia había sido una autocracia imperial desde el reinado de Pedro el Grande en el 1700. Rusia se había convertido en una gran potencia mundial después de la derrota del ejército de Napoleón en el siglo XIX. Durante la década de 1800, el deseo de cambio social y político en Rusia comenzó a crecer, con revueltas y la formación de organizaciones políticas. A principios de la década de 1900, Rusia se había dividido políticamente en dos facciones: los bolcheviques, liderados por Vladimir Lenin, y los mencheviques. En 1917, Rusia se encontraba en medio de la Primera Guerra Mundial, desmoralizada y enfrentando escasez y otras dificultades.

En la Revolución de febrero de 1917, el zar Nicolás II abdicó de su posición como líder de Rusia, poniendo fin al dominio imperial de la nación bajo la dinastía Romanov. Durante más de medio año después de la abdicación del zar, un gobierno provisional ineficaz dirigió el vasto imperio. Durante ese tiempo, Lenin regresó del exilio y reagrupó su fuerza y ​​apoyo. Lenin vio en el descontento del ejército con el gobierno provisional una oportunidad para hacerse con el control. Guió a los soviéticos, sus compañeros comunistas, a establecer buenas relaciones con las tropas rusas. Para ayudar a Lenin estaban Leon Trotsky, otro exiliado, y Joseph Stalin. El 24 de octubre de 1917, Lenin y sus colaboradores lanzaron un exitoso golpe de estado a gran escala contra el gobierno provisional, que llegó a conocerse como la Revolución de Octubre. Establecieron un nuevo gobierno basado en los principios del comunismo, que incluían la distribución equitativa de la riqueza y la promoción del ateísmo y la igualdad de género.

El ascenso de Lenin al poder no aseguró un mayor éxito o satisfacción popular de inmediato, aunque su Nueva Política Económica (NEP) aumentó la producción agrícola. Rusia se reunió con las potencias centrales en el Tratado de Brest-Litovsk en 1918, perdiendo una parte significativa de su territorio frente a otras naciones. Mientras tanto, la antigua élite de Rusia, así como su clase trabajadora y agrícola, estaban cada vez más insatisfechas con el nuevo gobierno y estaban obteniendo apoyo extranjero para su causa. En respuesta a la disidencia del público, los líderes formaron el Ejército Rojo, dirigido por Trotsky. El Ejército Rojo lanzó una campaña interna de terror llamada Terror Rojo, en la que pretendía erradicar y matar al "enemigo interno" del anticomunismo. Miles de personas, muchas de las cuales sólo se sospechaba que eran anticomunistas, fueron masacradas de formas increíblemente crueles. Ese conflicto se convirtió en la Guerra Civil Rusa, que duró hasta 1921 y aterrorizó a la ciudadanía rusa. Lenin vio pasar la Guerra Civil, incluida la creación de la Unión Soviética en 1922, pero murió en 1924. (Su cuerpo embalsamado todavía se conserva en un mausoleo en la Plaza Roja, y es una atracción turística popular). Trotsky y Stalin, ambos políticos ávidos de poder, para luchar por el liderazgo de Rusia.

En ausencia de Lenin, la perspicacia oratoria de Trotsky no fue rival para Stalin, quien lo derrotó fácilmente con la ayuda de importantes alianzas internas. Stalin lo expatrió, junto con muchos otros líderes, en la Gran Purga y finalmente hizo que Trotsky fuera asesinado en el exilio. Durante el siguiente cuarto de siglo, Stalin fue el líder de la Unión Soviética. Decidido a sacar a Rusia de su deficiencia económica de larga data, incluida la crisis de los cereales, y recuperar las pérdidas sufridas en la Primera Guerra Mundial, abandonó la NEP y lanzó varios "Planes de cinco años", campañas agresivas para aumentar la productividad del país al tiempo que traía la economía completamente bajo el control del gobierno. Los planes tuvieron éxito pero resultaron en descontento entre los ciudadanos de la Unión Soviética. Para evitar que se rebelaran, Stalin utilizó las tácticas del engaño y el terror. Inició una serie de "purgas" en las que ejecutaba a cualquier sospechoso de albergar sentimientos contrarios a sus ideas. Decidido a protegerse a sí mismo y a su gobierno de la traición, Stalin no solo aumentó el espionaje interno del gobierno, llevado a cabo por la NKVD y su subsidiaria, la KGB, sino que puso a los ciudadanos soviéticos unos contra otros. Aterrorizados por el encarcelamiento, la tortura, el trabajo en los Gulags (campos de trabajo) y la ejecución, la gente espiaba y entregaba a sus compañeros de trabajo, vecinos e incluso familiares. En total, decenas de millones de personas experimentaron el terror de Stalin de primera mano, y aquellos que no conocieron a alguien que sí lo hizo.

Con los asuntos internos de la Unión Soviética bajo un estricto (y violento) control, Stalin centró su atención en los asuntos internacionales. Él y su gobierno se tomaron muy en serio la ascensión de Hitler, especialmente considerando las pérdidas que sufrió Rusia en la Primera Guerra Mundial. Por esta razón, en la década de 1930 Stalin prestó apoyo soviético a España en la Guerra Civil española, en la que el país estaba tratando de defenderse. las fuerzas alemanas y japonesas del fascismo. (Esta es la guerra en la que George Orwell luchó, contra el fascismo pero también contra los soviéticos). A pesar de la desconfianza de Stalin hacia Adolf Hitler, la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con Alemania en 1939 y continuó comerciando con la nación de Hitler. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939 y en 1941, Alemania rompió el pacto de no agresión e invadió la Unión Soviética. La Segunda Guerra Mundial tuvo un costo terrible en las partes occidentales de la Unión Soviética. Esto incluyó el asedio de Leningrado de novecientos días, en el que 1,5 millones de ciudadanos de la ciudad murieron de frío, hambre o bombardeos de los alemanes. A pesar de las duras batallas y la pérdida de más de veinte millones de ciudadanos, la Unión Soviética logró expulsar a los nazis y continuó marchando hacia el oeste, tomando el control de Berlín en mayo de 1945. Unos meses más tarde, Animal Farm llegó a las estanterías de Inglaterra y relató: alegóricamente, gran parte de esta historia. Stalin mantuvo el control de la Unión Soviética hasta su muerte en 1953.


Cómo ganó China y perdió Rusia

En una oscura noche de noviembre de 1978, 18 campesinos chinos de la aldea de Xiaogang en la provincia de Anhui dividieron en secreto tierras comunales para ser cultivadas por familias individuales, que se quedarían con lo que quedaba después de cumplir con las cuotas estatales.Tal división era ilegal y sumamente peligrosa, pero los campesinos sintieron que los riesgos valían la pena. El momento es importante para nuestra historia. Los campesinos actuaron un mes antes de que se anunciara el congreso “reformador” del partido. Así, sin fanfarrias, comenzó la reforma económica, ya que la división espontánea de la tierra se extendió a otras aldeas. Un granjero dijo: “Cuando el pollo de una familia contrae la plaga, todo el pueblo la atrapa. Cuando una aldea la tenga, todo el condado quedará infectado ".

Diez años más tarde, en agosto de 1988, Mikhail Gorbachev levantó la prohibición de 50 años de su nación contra la agricultura privada, ofreciendo arrendamientos de 50 años a familias de agricultores que posteriormente trabajarían con contratos con el estado. Pocos aceptaron la oferta. Los agricultores rusos estaban demasiado acostumbrados a la vida triste pero estable en la granja estatal o colectiva. Así comenzó la reforma de la agricultura en la Rusia soviética.

Los resultados en cada país no podrían haber sido más diferentes. La agricultura china crónicamente deprimida comenzó a florecer, no solo para los cereales sino para todos los cultivos. A medida que los agricultores llevaban sus cultivos a la ciudad en bicicleta o autobús, las largas filas de alimentos comenzaron a disminuir y luego a desaparecer. El monopolio estatal de comestibles terminó en menos de un año. La agricultura rusa soviética siguió estancada a pesar de los enormes subsidios estatales. Los ciudadanos de una superpotencia nuevamente tuvieron que soportar la indignidad de las raciones de azúcar.

Estos dos ejemplos apuntan a la narrativa adecuada de la reforma en la Rusia de Gorbachov y la China de Deng Xiaoping. Nuestra narrativa contradice una doctrina muy aceptada. El relato estándar es que China tuvo éxito porque un liderazgo sabio del partido eligió deliberadamente el gradualismo, retuvo el monopolio del Partido Comunista después de rechazar la democracia en la Plaza de Tiananmen y guió cuidadosamente el proceso a lo largo de los años. La narrativa dice que Rusia fracasó porque el tempestuoso Gorbachov ignoró el modelo de reforma chino, se movió demasiado rápido y permitió que el monopolio del partido se derrumbara. Esta cuenta estándar es incorrecta. Deng Xiaoping y sus partidarios, contrariamente a la leyenda popular, no estuvieron de acuerdo con un programa de reforma en el Tercer Pleno del Octavo Congreso del Partido en 1978, que lo instaló en el poder. Un funcionario de reforma chino llamado Bao Tong lo admitió más tarde: “De hecho, no se discutió la reforma. La reforma no se incluyó en la agenda, ni se mencionó en los informes de trabajo ". 1

A lo largo del proceso de reforma, el Partido Comunista de China simplemente reaccionó (y sabiamente no se opuso) a las iniciativas de reforma de abajo hacia arriba que emanaban en gran parte de la población rural. La famosa descripción de Deng Xiaoping de la reforma china como "vadear el río palpando las piedras" no es incorrecta, pero fueron los chinos quienes colocaron las piedras bajo sus pies.

Mikhail Gorbachev se convirtió en secretario general de su partido en marzo de 1985. En ese momento, sabía que las reformas chinas habían tenido éxito. Sus reformas, contrariamente a la narrativa popular, imitaron de cerca las de China. Propuso arrendar tierras a los campesinos, establecer zonas de libre comercio, promover pequeñas empresas cooperativas y establecer empresas conjuntas. La diferencia fue que Gorbachov impuso estos cambios desde arriba, en una economía urbana en la que prácticamente todos los ciudadanos trabajaban para el estado. Las reformas de Gorbachov fueron ignoradas o fueron promulgadas con consecuencias perversas. Las reformas de abajo hacia arriba funcionaron en China. Las reformas de arriba hacia abajo fracasaron en Rusia.

Ambos países iniciaron reformas serias después del fallecimiento de un líder (o liderazgo) que aborrecía la reforma. Deng Xiaoping y sus aliados sucedieron a Mao en 1978 después de una breve lucha por el poder con la línea dura. Gorbachov sucedió a los beneficiarios iniciales de las purgas de Stalin de la década de 1930, que se levantaron rápidamente como jóvenes para reemplazar a los ejecutados. El olvidable Konstantin Chernenko fue el último en la fila, no tuvo más remedio que recurrir a un relativamente nuevo cuando murió. Para Gorbachov, los horrores de la era de Stalin estaban en el pasado distante. Para Deng Xiaoping y sus seguidores, los excesos de Mao - la hambruna del Gran Salto y las “reeducaciones” de la Revolución Cultural - fueron experiencias recientes y personales. Mientras que Stalin había aniquilado físicamente a los funcionarios del partido de mentalidad independiente, Mao les permitió sobrevivir y, posteriormente, tomar el poder después de su partida. Gorbachov se abrió camino en la escalera del partido como un típico apparatchik, aunque promocionado como un reformador, tenía pocas ideas de reforma. Sus camaradas del Politburó y del Comité Central no tenían un estómago real para la reforma. Deng Xiaoping tampoco había elaborado un programa de reforma, pero sabía lo suficiente como para no oponerse a reformas que funcionen ("No me importa si es un gato negro o amarillo siempre que cace ratones").

Las reformas reales, ya sean dictadas desde arriba o desde abajo, requieren un electorado reformador. En el caso chino, un gran porcentaje de la población se estaba recuperando de las catástrofes de los años de Mao. Los habitantes de las zonas rurales, en particular, habían presenciado el caos del Gran Salto y habían visto morir de hambre a sus padres e hijos durante la hambruna de 1958-1961. Aprendieron que tenían que cuidarse a sí mismos. La élite urbana había sido arrancada de las ciudades para llevar una vida de trabajo y reeducación en el campo durante la Revolución Cultural, y toda una generación se había visto privada de la escolarización. En el caso ruso, la última hambruna se remonta a tres décadas atrás. Después de la guerra, pocas personas fueron ejecutadas por delitos políticos (la disidencia política se convirtió en cambio en un trastorno mental). El Gulag se había desmantelado gradualmente después del discurso secreto de Nikita Khrushchev de 1956. Todos vivieron bajo el lema “Pretendemos trabajar y tú finges pagar”. 2 Las encuestas muestran que los rusos estaban básicamente contentos con el sistema, cómodos en el seno de su empresa estatal o granja estatal. 3 China tenía una circunscripción reformista que Rusia no tenía. Gorbachov tenía pocos ayudantes reformistas. Escuchó los malos consejos de sus economistas. Se le opuso una burocracia arraigada, pero lo apoyaron gerentes de empresas deseosos de sacar provecho de una reforma mal concebida.

Tanto la agricultura china como la rusa soviética fueron colectivizadas por la fuerza. En Rusia, las campañas de colectivización y deskulakización forzadas de 1929-1931 desencadenaron una guerra civil en el campo que fue brutalmente reprimida. Las familias campesinas más prósperas fueron encarceladas o exiliadas, dejando atrás a campesinos desanimados apiñados en granjas colectivas estrictamente controladas por oficinas políticas rurales y estaciones de tractores mecánicos. La agricultura tuvo que bailar al son de Moscú. En China, la tierra fue arrebatada por primera vez a los propietarios entre 1950 y 1953 luego de purgas rurales que costaron entre 2 y 5 millones de vidas. La reforma agraria distribuyó las parcelas a los agricultores para que las usaran pero no las poseyeran, a pesar de la resistencia del campesinado. Solo entre 1950 y 1951, 712.000 personas fueron ejecutadas, 1.290.000 encarceladas y 1.200.000 enviadas a campos de trabajo. 4

A pesar de observar la catástrofe de la colectivización rusa, Mao obligó a sus campesinos a entrar en grandes comunas a partir de 1958. Toda la propiedad, a veces incluidos los muebles e incluso los cuchillos y tenedores, se volvió comunal. En ambos casos, las granjas colectivas tuvieron que entregar productos agrícolas al estado a los precios muy bajos que dictaba. Tuvieron que obedecer directivas descabelladas de Moscú o Pekín, como el cambio masivo al maíz, la siembra de cereales en tierras aptas para la producción de frutas o la interrupción de la producción de té "decadente". Aunque se hicieron esfuerzos intermitentes para suprimir las parcelas privadas en ambos países, las parcelas privadas mantuvieron vivas a las familias campesinas y proporcionaron carne y productos lácteos, frutas y verduras a las ciudades, que los campesinos vendían en las esquinas.

Tanto Deng Xiaoping como Gorbachov heredaron agriculturas colectivas improductivas. El sector agrícola de la Rusia soviética se había hundido hasta tal punto que un exportador tradicional de cereales ahora importaba cereales de Australia y Estados Unidos. Para la época de Gorbachov, la población agrícola se había reducido a una cuarta parte de su tamaño anterior, solo quedaban los trabajadores mayores, que trabajaban de manera superficial en tierras estatales o atendían sus parcelas privadas. Durante mucho tiempo se habían convertido en trabajadores asalariados y recibían pensiones y atención médica socializada, aunque de baja calidad. En China, los habitantes de las zonas rurales representaban el 80 por ciento de la población en comparación con los agricultores rusos, eran jóvenes y vibrantes. Vivían sin las garantías sociales de los agricultores rusos. En China, solo los jóvenes no habían experimentado la agricultura privada. Las pequeñas parcelas privadas habían existido en China durante 2000 años. Un agricultor anciano de la aldea de Jingshan capturó de manera sucinta esta memoria histórica: “La agricultura familiar es tan natural como el deseo humano de comer, tener relaciones sexuales y amar a los nietos. Nos encantaba la agricultura familiar porque nos daba algo de libertad. Los líderes pensaron que sabían mejor cómo vivir nuestras vidas. Pero son nuestras vidas, ¿no es así? " 5 En Rusia, pocos habitantes de las granjas podían recordar siquiera el último experimento con la agricultura privada en la década de 1920.

El trato que Gorbachov ofreció a sus agricultores en 1988 fue que podrían tener sus propias parcelas de tierra con arrendamientos del estado por 50 años. Su oferta era un "sistema de contratación" mediante el cual los arrendatarios de tierras entregarían cuotas al estado pero podrían quedarse con lo que quedaba. Prácticamente no tenía interesados. Los agricultores rusos estaban integrados en la agricultura estatal, de la cual podían "tomar" semillas, fertilizantes y herramientas bajo el principio "pertenecen a todos y, por lo tanto, a nadie". A los agricultores chinos no se les hizo una oferta tan generosa. En cambio, comenzaron a distribuir la tierra en silencio, con cada familia entregando producción para la cuota estatal. Gorbachov pidió la descolectivización desde arriba. Los agricultores de China se descolectivizaron espontáneamente desde abajo. Crearon su propio "sistema de responsabilidad contractual", inicialmente con riesgo de un castigo severo. No hubo líderes, no hubo enfrentamientos cara a cara. Acaba de suceder. A medida que la producción agrícola se disparó, Deng Xiaoping y su partido se dieron cuenta de que no podían resistir y podían aprovechar algo que estaba funcionando. En 1982, más del 90 por ciento de los habitantes de las zonas rurales participaban en el sistema de producción familiar. Incluso después de que Deng Xiaoping apoyó oficialmente la reforma rural de base, no dio a los agricultores compromisos a largo plazo, como hizo Gorbachov. Los agricultores recibieron contratos de uno a tres años en 1982. Recién en 2003 el estado otorgó arrendamientos a largo plazo en su Ley de Contratación de Tierras Rurales.

L a creación espontánea de un sistema de contratos agrícolas significó nuevos suministros de productos agrícolas que debían abrirse camino hacia un mercado que aún debía crearse. Nuevamente, los caminos de Rusia y China divergieron en la reforma del comercio.

Cuando Deng Xiaoping y Gorbachov llegaron al poder, el comercio interno estaba dominado por las redes comerciales estatales. Rusia había superado en gran medida el racionamiento, aunque los rusos tuvieron que hacer cola para productos específicos, en particular el alcohol. Existía una pequeña red comercial "no estatal". Se permitió a los agricultores vender productos de sus parcelas privadas, y una "segunda economía" próspera proporcionó bienes y servicios que la economía planificada no ofrecía. Debido a que operaron en las sombras, es difícil comparar las respectivas magnitudes, pero sabemos que la economía sumergida de Rusia estaba bien desarrollada. Si los ciudadanos rusos querían un médico experimentado, un coche reparado o una televisión en color, acudían al mercado negro. China carecía aún más de mercados. Los consumidores recibieron cupones para diferentes tipos de productos y formaron largas filas para cada producto racionado. En Wuhan, provincia de Hubei (donde uno de nosotros vivió durante 30 años), había más de 80 tipos de cupones de raciones para artículos como jabón, aceite de cocina, carne, huevos, pescado, tofu, cereales, relojes, bicicletas, muebles y partidos. Al menos en Rusia, los consumidores podían comprar sin cupones, el precio estaba haciendo cola o obteniendo bienes escasos a través de "conexiones".

Gorbachov, descontento con el status quo, inició reformas para expandir los mercados y el comercio privado. Su reforma fracasó. Los comerciantes chinos le presentaron a Deng Xiaoping un mercado no autorizado como un hecho consumado. Todo lo que tenía que hacer era legalizarlo después de que su éxito fuera evidente. Con millones de agricultores vendiendo, la competencia redujo los precios a niveles razonables para los consumidores urbanos.

Gorbachov vio la economía sumergida de Rusia como un activo que podía aprovechar. Su Ley de Cooperativas de mayo de 1987 fue diseñada para legalizar muchas actividades que habían sido ilegales. Las nuevas cooperativas podían utilizar propiedades y equipo propio, y podían vender a precios de mercado. La principal restricción era que no podían emplear mano de obra contratada. La primera riqueza de la “nueva Rusia” fue, de hecho, producto de las cooperativas.

Gorbachov esperaba que las cooperativas fueran la fuente del espíritu empresarial. Tras el decreto de mayo de 1987, se formaron cooperativas de derecha e izquierda, muchas dentro de empresas estatales, otras bajo los auspicios de organizaciones sociales. De hecho, la ley de cooperativas sacó a la luz la economía sumergida. Sin embargo, su consecuencia inesperada fue que los cooperantes aportaron poco al bienestar del consumidor. En cambio, aprovecharon las lagunas que ofrecía la economía planificada para redistribuir las ganancias del sector estatal en sus propios bolsillos. Las cooperativas se formaron dentro de las empresas estatales bajo la apariencia de "pequeñas empresas", se apoderaron de los materiales de las empresas estatales a precios bajos y luego vendieron la producción a precios "cooperativos" elevados. Utilizaron su influencia para comprar y luego revender bienes extranjeros escasos sobornando a los funcionarios comerciales. Un cooperador típico era un ex oficial de la kgb (conocido por uno de nosotros), que usaba sus conexiones para comprar computadoras personales a precios bajos en una empresa comercial estatal y luego las revende a los consumidores, todo bajo el "techo" de la Academia de Ciencias. . Luego se convirtió en un diputado respetado en el parlamento. Al igual que este ex oficial de la kgb, los nuevos rusos, engendrados por las leyes cooperativas, proporcionaron a los rusos su primer sabor amargo de "capitalismo", que los rusos posteriormente asociaron con ganancias ilícitas (y lo siguen haciendo hasta el día de hoy).

Cabe destacar otro marcado contraste: los "empresarios" rusos del movimiento cooperativo eran principalmente habitantes de las ciudades. Los agricultores rusos, que rechazaron las reformas agrícolas de Gorbachov, no participaron. No producían bienes que debían transportarse y comercializarse. Los primeros empresarios de China procedían principalmente del campo y empezaron comercializando productos agrícolas en las ciudades.

El comercio privado se desarrolló en China a nivel de base, emergiendo de las regiones rurales y prosperando porque cubría una necesidad vital. El sistema de responsabilidad contractual rural generó enormes excedentes agrícolas que tuvieron que comercializarse fuera del sistema estatal. Los productos agrícolas tuvieron que trasladarse a largas distancias, ya sea directamente o a través de intermediarios, en violación de las leyes y sin contratos que pudieran hacerse cumplir en los tribunales. Una tarea hercúlea. Pero lo hicieron decenas y luego cientos de miles de empresarios empujando la frontera de lo permitido. En efecto, los agricultores, comerciantes y empresarios chinos tuvieron que crear instituciones completamente nuevas para transportar y vender productos agrícolas. Una vez en su lugar, podrían utilizarse para hacer lo mismo con otros bienes y servicios. Estos empresarios iniciales no fueron beneficiarios de la reforma estatal. En cambio, tuvieron que encontrar formas de destruir las barreras institucionales socialistas y crear mercados. El empresario chino tuvo que hacer malabarismos con las ganancias y la seguridad. Para la mayoría, un error significaba confiscación, una sentencia de cárcel o algo peor. 6 El empresario, que operaba en la zona gris de la legalidad, no tenía acceso al capital estatal. Los bancos estatales se negaron a atender negocios privados hasta junio de 1988 e incluso entonces con fuertes restricciones.

Los primeros comerciantes-empresarios de China tuvieron que superar primero el problema de la distancia entre productores y consumidores. Desde finales de la década de 1940, el estado consideró el comercio a larga distancia como una actividad capitalista especulativa y calificó a los involucrados como criminales. A principios de la década de 1960, estos comerciantes fueron etiquetados como "elementos malos". Algunos perdieron sus trabajos o fueron enviados a campos de trabajo, mientras que otros fueron incluidos en listas de vigilancia del vecindario para ser supervisados ​​de cerca. Incluso a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, era común ver a los policías persiguiendo y confiscando los bienes de un vendedor ambulante rural. 7 Un emprendedor chino comparó sus primeros proyectos comerciales con un acróbata inexperto que caminaba por la cuerda floja: “Estaba emocionado por las enormes oportunidades de mercado mientras me asustaba la muerte de regresar a una celda de la prisión. Viví una vida de sudor constante, noches de insomnio y latidos cardíacos fuertes ". 8 A principios de la década de 1980, los agricultores del norte de Jiangsu empacaron sus bicicletas con pollos, patos y otras aves, cruzaron el río Yangzi y enviaron sus productos por ferrocarril a los centros urbanos de la cuenca del Yangzi. “Un millón de gallos cruzan el poderoso Yangzi” fue la expresión del día. 9 En 1983, la mayoría de los consumidores de las principales ciudades compraban sus productos en el mercado libre en lugar de en las tiendas del gobierno. En el plazo de un año (entre 1979 y 1980), la mayoría de los mercados estatales de hortalizas, excepto los mercados de Beijing y Shanghái, altamente subsidiados, estaban fuera de servicio.

La creación de un vasto mercado de productos agrícolas fue solo el comienzo. Una vez que se creó una institución, otras tuvieron que seguirla. Los comerciantes privados operaban sin permiso para viajar y no podían alojarse en hoteles estatales. Así, los empresarios desarrollaron una red de hoteles privados. Abundan las historias notables de emprendedores resistentes que proporcionan bienes y servicios que no están disponibles en la economía estatal: una mujer de una minoría rural de Hunan comenzó su negocio comprando zapatos en las principales ciudades y vendiéndolos en su ciudad natal, Baojing. Tuvo que dejar atrás a sus tres hijos durante sus viajes de uno o dos meses. Vivió frugalmente e invirtió en la construcción de nuevas casas. Al regresar de sus viajes de ventas a la montaña, compró hierbas, hongos y otros productos locales y los revende en los mercados del condado. Después de una década de arduo trabajo y de ayudar a sus hijos a obtener títulos universitarios, se estableció y cobró el alquiler todos los meses de las seis casas que había construido a lo largo de los años. Ella es una de las nuevas ricas de su ciudad natal.

La mayoría de los primeros empresarios de China tenían antecedentes agrícolas o, como mínimo, provenían de familias agrícolas. El ciudadano chino más rico en 2007 era la hija de un agricultor pobre de la provincia sureña de Guangdong, cuya familia se hizo rica después de adquirir grandes extensiones de tierra y activos en dificultades en el campo, donde no había negocios inmobiliarios, a principios de la década de 1990. . A mediados de la década de 1990, su padre desarrolló casas adosadas y casas de vacaciones asequibles para la creciente clase media de China. 10 Otros empresarios rurales no se abrieron camino en la lista de los diez primeros, pero sus historias de éxito son igualmente sorprendentes. Después de su liberación de las comunas a principios de la década de 1980, los empresarios rurales abandonaron sus aldeas para establecer restaurantes, lavanderías y pequeñas empresas manufactureras en las principales ciudades.Le siguieron amigos y parientes, como explicó un empresario de Wenzhou: “Mi vecino instaló una pequeña lavandería en Shanghai y ganó algo de dinero. Mis hermanos y yo pedimos prestados 80.000 yuanes a familiares y amigos, más nuestros 21.000 yuanes en ahorros familiares. Cuando fuimos a Shanghai en 1995, descubrimos que ya había demasiadas tiendas de este tipo. Por eso recurrimos a la limpieza en seco ". Al igual que los empresarios de otros lugares, los empresarios privados chinos establecieron sus negocios a través de las tres F (amigos, familiares y tontos).

La corrupción sirvió como un arma inesperada para los empresarios, sin la cual no podrían haber navegado por el estrecho canal que separa el éxito de la prisión. Los emprendedores tenían que "usar un sombrero rojo" (registrar una empresa familiar como parte de una organización legal formal), establecer sus negocios como empresas colectivas falsas o encontrar "peces gordos" o "suegras" para servir como patrocinadores para darles protección. Sin dicha cobertura, no podrían emitir recibos, llevar libros, pagar impuestos, suscribir contratos o abrir cuentas bancarias. Muchas empresas privadas rurales no podrían haber sobrevivido a la carga fiscal de las empresas privadas sin estos dispositivos. Dos agricultores de una aldea de la provincia de Fujian establecieron una fábrica de envases. Todos en el pueblo sabían que la fábrica les pertenecía, pero la fábrica era oficialmente un colectivo del pueblo. Al usar el nombre del colectivo, la fábrica de la aldea privada pagó impuestos más bajos e incluso recibió préstamos a bajo interés. Después de pagar 5.000 yuanes en "honorarios de gestión" al jefe de la aldea y otros 1.000 al gobierno del municipio, la fábrica de la aldea siguió adelante sin obstáculos.

El éxito de los empresarios de China en la creación de las instituciones de los mercados privados se refleja en algunas estadísticas notables. En 1978, las empresas estatales generaron alrededor del 80 por ciento del pib de China, mientras que la comuna rural produjo el 20 por ciento restante. 11 No había negocios privados. En 1997, había 961.000 empresas privadas y 28,5 millones de pequeñas empresas privadas familiares. En 2002, la participación del sector no estatal excedía las dos terceras partes del pib, y la participación producida por empresas verdaderamente privadas comprendía más de la mitad. En 2004, había más de tres millones de empresas privadas que empleaban a más de 47 millones de trabajadores. 12 Antes de 1980, la actividad empresarial en China era ilegal. Hoy en día, hay más de 40 millones de empresarios, cuyas empresas emplean a más de 200 millones y generan dos tercios de la producción industrial. El estado no tuvo más remedio que aceptar la realidad de los florecientes mercados de agricultores y el comercio privado. La mejora en la calidad del producto y la desaparición de las largas colas de alimentos convencieron a los residentes urbanos, así como a los líderes gubernamentales, del poder de las actividades empresariales de base. El estado no podía restringir tales actividades sin enardecer a toda la población, aunque lo intentaba periódicamente. En 1988, el gobierno legalizó teóricamente la propiedad de empresas privadas, pero en la práctica impuso controles estrictos sobre los mercados urbanos privados, incluidas tarifas elevadas para regularlos.

El negocio privado se originó en la agricultura, se extendió a las ciudades y luego regresó al campo como industria basada en el campo. Muchas grandes empresas manufactureras privadas se desarrollaron en provincias predominantemente agrícolas (Zhejiang, Shandong, Guangdong, Hunan y Sichuan). La agroindustria más grande de China, Hoep Group, fue fundada por los hermanos Liu, que dejaron la ciudad para fundar su empresa en una zona rural de la provincia de Sichuan. Wang Guoduan, un empresario rural del sur de la provincia de Guangdong, construyó el mayor fabricante de refrigeradores, Kelon Group Huanyuan, el mayor fabricante de aire acondicionado de China, tiene su sede en la provincia agrícola de Hunan. Las primeras exportaciones de automóviles de China probablemente vendrán "del interior agrícola de la provincia de Anhui, donde se encuentra Chery". 13 Los empresarios rurales de Wenzhou proporcionan bienes de consumo y capital a las ciudades, y su capital privado financió sus aeropuertos y carreteras.

Pasemos ahora a las experiencias bastante diferentes de los dos países con respecto al comercio internacional. Tanto China como Rusia partieron del mismo punto de partida. Cada uno tenía un sistema estricto de controles centralizados ejercido por un monopolio de comercio exterior. Tanto Mao como Stalin creían en la autosuficiencia y eran reacios a depender de otros países. La Rusia soviética había creado un bloque comercial de estados comunistas en Europa del Este, que limitaba la dependencia de Occidente. Ambos países se perdieron la enorme expansión comercial de posguerra a medida que se volvían hacia adentro.

El éxito de China en atraer capital y conocimientos técnicos extranjeros y vender productos manufacturados en mercados extranjeros está bien documentado, y no se puede negar la mano firme de Deng Xiaoping y sus sucesores en la promoción de la globalización china. Abrir una economía a los mercados mundiales no es algo que se pueda hacer desde abajo. Los líderes de China no carecían de modelo. No pudieron dejar de notar las notables transformaciones de los cercanos Cuatro Tigres del Sudeste Asiático. La entrada de China en el mercado mundial se remonta a 1980, cuando se establecieron las primeras zonas de libre comercio, en la frontera con el territorio de Hong Kong. El resto es historia. En 1978, el comercio de China representaba menos del 1 por ciento de la economía mundial. China es ahora la tercera nación comercial más grande del mundo con el 6 por ciento del comercio mundial. La economía de China depende más del comercio que incluso la de Japón y Corea del Sur.

Gorbachov no pudo evitar sentirse impresionado por los éxitos de China en los mercados internacionales. La globalización de la economía rusa iba a servir como pieza central de su programa de reformas. La ley de empresas conjuntas de Gorbachov de enero de 1987 (acompañada de propuestas para zonas de libre comercio) imitó las leyes chinas de unos años antes y por una buena razón. Cuando asumió el cargo, China atraía la mayor cantidad de inversión extranjera directa de cualquier país de mercado emergente. Gorbachov esperaba que la apertura de Rusia hiciera que la reforma fuera indolora. En sus primeros años en el cargo, anticipó una "aceleración" de la producción basada en la utilización de nuevas tecnologías adquiridas en gran parte de socios occidentales. 14

Tanto China como Rusia tenían un pasado comunista común y ambos tenían abundantes recursos humanos. Rusia estaba inicialmente mejor gracias a sus científicos e ingenieros capacitados. Gorbachov abrió de par en par las puertas de Rusia pero nadie vino, contrariamente a la experiencia china. Este acertijo se explica fácilmente, pero hace que el éxito chino sea aún más intrigante.

¿Por qué Rusia no logró atraer inversión extranjera directa? Los inversores occidentales tuvieron que mirar con recelo las inversiones en Rusia. Solo unos pocos rusos tenían experiencia en los mercados mundiales y todos habían trabajado para el monopolio del comercio exterior. No había nadie que pudiera explicar de manera creíble a las empresas extranjeras qué sucedería si se violaban los contratos, cómo se podrían asegurar las inversiones en ausencia de leyes de propiedad privada o cómo estas inversiones debían integrarse en lo que todavía era una economía planificada. Se estaba pidiendo a las preocupaciones occidentales que hicieran enormes inversiones en infraestructura en energía en ausencia de una ley sobre los recursos del subsuelo. Simplemente no había un intermediario creíble que se interpusiera entre el deseo de Rusia de inversión extranjera y la voluntad de Occidente de arriesgar su capital en Rusia.

Rusia carecía de una diáspora rusa. Algunos rusos habían emigrado a Estados Unidos e Israel. Pero China tenía una "Gran China" que contaba con millones de chinos en Hong Kong, Taiwán, Macao, el sudeste de Asia y América del Norte. Estos "Gran China", especialmente en Hong Kong y Taiwán, todavía tenían raíces en el continente. Habían demostrado su perspicacia para los negocios y comprendían el potencial de un país de bajos salarios con abundantes recursos humanos estratégicamente situado en el corazón del floreciente sudeste asiático. Estos intermediarios de la Gran China podrían explicar a los inversores cómo invertir y con quién. ¿En quién se podía confiar? ¿Quién no podría? ¿Qué funcionarios gubernamentales son confiables? Igualmente importante, estos intermediarios tuvieron éxito y tenían negocios y propiedades fuera de China que podían usarse como garantía para dudar de los inversores extranjeros.

El mayor número de chinos de ultramar, la mayoría de los cuales eran refugiados de China, residía en Hong Kong y Taiwán, y la primera lección de China en el intercambio global fue la cercana Hong Kong. Antes del régimen comunista, los habitantes de la capital de Guangdong (adyacente a Hong Kong) eran considerados urbanitas, mientras que Hong Kong estaba llena de campesinos. A medida que Hong Kong surgió, varios millones de Guangdongese escaparon a Hong Kong, donde participaron en su milagro económico. Amigos y familias formaron largas colas en Guangzhou para recibir herencias de sus amigos y parientes de Hong Kong. Las jóvenes urbanas solo querían casarse con hombres con parientes familiares en el extranjero. 15 Cuando el gobierno chino estableció por primera vez Zonas Económicas Especiales en Shenzhen (cerca de Hong Kong), Zhuhai (cerca de Macao), Shantou (la ciudad natal de los refugiados de Hong Kong) y Xiemen (cerca de Taiwán), los chinos tomaron prestadas sus nuevas reglas y regulaciones directamente desde Hong Kong. Los empresarios de Guangdong copiaron el modelo de Hong Kong de “Front Shop, Back Factory”, mientras que otros establecieron fábricas conjuntas junto con propietarios de pequeñas empresas de Hong Kong. Utilizando lazos familiares y culturales, los primos de Hong Kong pudieron superar la burocracia. El magnate de los negocios de Hong Kong Gordon Wu (un graduado de Princeton) construyó la primera autopista de peaje que unía Guangzhou con Hong Kong prometiendo cederla al gobierno chino después de 15 años. Hong Kong, con el puerto de contenedores más grande de Asia, proporcionó infraestructura tanto física como blanda para China. Fue a través de Hong Kong que los productos chinos llegaron por primera vez a los mercados mundiales. Los inversores taiwaneses comenzaron a llegar a China a principios de la década de 1990, eludiendo la prohibición de hacer negocios con China pasando por Hong Kong. Utilizaron a China como bases de fabricación para hacer frente a la creciente competencia mundial. En 2004, la inversión taiwanesa representaba cerca del tres por ciento del pib de China. En 2001, el propio Estado chino dio un paso de gigante hacia una mayor globalización al convertirse en miembro de la Organización Mundial del Comercio (omc). La membresía de la omc dio a China incentivos para ser un socio comercial global responsable. dieciséis

G orbachov heredó una economía en la que prácticamente toda la ciudadanía trabajaba para el estado. Las empresas de propiedad estatal (EPE) dominaban la industria, el comercio e incluso la agricultura. Las famosas granjas colectivas se habían convertido de facto en granjas estatales. En China, la mayoría de los ciudadanos no trabajaba para el estado cuando Deng Xiaoping asumió el cargo. En cambio, trabajaron para granjas colectivas, que tenían que cumplir con las cuotas de entrega. Si las cosas iban mal, no había rescate estatal. Estaban solos. En la Rusia soviética, se habían presentado propuestas para reformar las sociedades estatales desde principios de la década de 1960. En la China de Mao, la "palabra 'reforma' ni siquiera estaba en el vocabulario de los líderes estatales". 17 A pesar de estos antecedentes diferentes, Gorbachov y Deng Xiaoping idearon reformas de empresas públicas muy similares con resultados igualmente pobres. Gorbachov incorporó ideas de reforma anteriores en su Ley de Empresas de julio de 1987. Deng Xiaoping y Zhao Ziyang iniciaron una responsabilidad de contrato urbano en 1984 sobre la base del éxito de la reforma rural, ya que Deng Xiaoping decidió "aplicar la experiencia rural a las reformas del sistema económico urbano". 18

En ambos países, los soe s formaron el núcleo de las “alturas dominantes” planificadas de la industria pesada, la defensa, el transporte y las finanzas. No podían entregarse a propietarios privados sin destruir tanto el sistema de planificación como la base socialista de la sociedad. En la medida en que la producción de este tipo se integre en un plan nacional, no se puede permitir que fracasen. En cambio, operaron bajo “presupuestos blandos” bajo los cuales sus pérdidas fueron cubiertas automáticamente. Fueron administrados por poderosos ministerios, funcionarios regionales y líderes de partidos; emplearon a millones de trabajadores relativamente mimados que dependían de ellos para obtener salarios y beneficios. Todos ellos formaron un poderoso grupo de interés en contra de una reforma significativa, o para convertir la reforma perversamente a su favor. Gorbachov no tuvo más remedio que abordar el problema de los soe s desde el primer día de sus reformas. Los líderes de China podrían permitirse posponer el tratamiento de sus negocios.

En ambos casos, el remedio aplicado fue reducir la tutela de las empresas, darles más autoridad para tomar decisiones y brindar incentivos para operar sus empresas de manera más eficiente. A pesar de sus diferentes entornos y antecedentes, ambas reformas hicieron lo mismo: todavía se requería que las empresas entregaran los productos planificados al sistema de planificación, pero podían mantener los productos por encima del plan, que podían vender a precios más altos. Los gerentes y empleados podrían retener más ganancias por bonificaciones e inversiones. Cada vez más, podrían comprar insumos y vender productos a través de "vínculos directos" con otras empresas. En ambos casos, los planificadores fijaron los precios de los bienes que pasaron por el sistema de planificación, que se intercambiaron entre empresas. Por lo tanto, el mismo producto (digamos, acero) podría comprarse y venderse a dos o más precios, siendo el más bajo el precio oficial del estado.

Sin saberlo, las reformas de las EPE tanto de Rusia como de China crearon una "máquina generadora de rentas perfecta". 19 En ambos países, los gerentes establecieron pequeñas empresas y cooperativas dentro de sus fábricas, que utilizaron para despojar a los activos estatales. Desviaron la producción del sector planificado al cooperativo, donde podían vender a precios más altos. Se obtenían beneficios fáciles comprando insumos (a menudo de uno mismo) a precios estatales fijos, desviándolos hacia la producción cooperativa y vendiéndolos a precios mucho más altos.

El remedio a tan descarada búsqueda de rentas y corrupción en ambos países fue una dura ley de quiebras. La ley de empresas de Gorbachov de 1987 en realidad requería que las empresas cubrieran sus costos; supuestamente no habría rescates. Pero no hubo quiebras. Las empresas estatales no rentables argumentaron que cerrarlas pondría a los trabajadores inquietos en las calles y privaría al estado de la producción esencial. Los rescates continuaron sin cesar. En 1986, el gobierno chino de Zhao Zhiyang y Deng Xiaoping introdujo una ley de quiebras, que movilizó intereses creados para destituir a líderes reformistas como Hu Yaobang y Zhao Zhiyang (ambos secretarios del partido). Cuando el estado comenzó nuevamente a forzar las quiebras en 1998 y 1999, los funcionarios del gobierno local vendieron activos (principalmente para bienes raíces) a exfuncionarios rapaces y compañías privadas vinculadas políticamente para su propio uso.

El fracaso de la ley de empresas produjo resultados catastróficos en Rusia. La producción planificada colapsó, las empresas se negaron a abastecerse entre sí y la economía planificada dejó de funcionar a todos los efectos prácticos. 20 A diferencia de China, donde la línea dura todavía tenía el poder de socavar la reforma, Gorbachov retuvo el poder para impulsar su reforma. Incluso llegó a romper las oficinas del partido que supervisaban la economía, lo que provocó un golpe fallido por parte de la línea dura. En diciembre de 1991, la urss se dividió en 15 repúblicas separadas que iniciaron sus propias reformas independientes.

Las empresas de China continuaron operando de manera ineficiente y corrupta, pero no provocaron el colapso de la economía de China como lo hizo la de Rusia. Se siguen rescatando empresas técnicamente insolventes. Aunque el sector estatal representa actualmente un tercio del pib, más del 70 por ciento de los préstamos de los bancos estatales se destinan a empresas estatales. A pesar de su participación decreciente en la economía, las sociedades estatales continúan controlando la mayoría de los recursos naturales, incluida la tierra, los depósitos minerales, los bosques y los recursos hídricos. Son una fuente importante de corrupción. Según una estimación, la búsqueda de rentas y la especulación oficial se llevan entre el 20 y el 30 por ciento del pib de China. 21

¿Cómo puede prosperar China con países tan ineficientes y corruptos? El legendario crecimiento de China es la combinación del alto crecimiento de la agricultura, los negocios privados y las empresas internacionales con el crecimiento más lento del sector estatal. Además, las empresas públicas de China probablemente no sean tan ineficientes. En Rusia, no hubo puntos de referencia para las empresas. En China, las SOE coexisten con empresas conjuntas y bancos extranjeros, y se enfrentan a la competencia de empresas privadas que invaden sus mercados. Las empresas conjuntas proporcionan criterios para medir el desempeño de las empresas. En 2006, la productividad laboral en las empresas con inversión extranjera fue nueve veces mayor que la de otras empresas (principalmente empresas con inversión extranjera). 22

La solidez del resto de la economía ha dado a los líderes de China un respiro para experimentar con soluciones, como la reestructuración de las empresas estatales en conglomerados (algo que Gorbachov intentó sin éxito), la creación de sociedades accionarias y la creación de mercados de valores en Shenzhen y Shanghai para reunir capital para fábricas estatales clave. El problema de la SOE también se resuelve a sí mismo mediante el desgaste. El número de empresas estatales se redujo de 118.000 en 1995 a 27.477 en 2005. 23 Desde 1996, el empleo en las EPE se redujo en 44 millones de puestos de trabajo, más de la mitad de los cuales correspondían a la industria manufacturera. Parte de este desgaste se debe simplemente a la corrupción, ya que los gerentes “privatizaron espontáneamente” las sociedades al desviar sus activos hacia sus propios bolsillos.

China y Rusia en la década de 1980 ofrecen un estudio de caso único sobre por qué algunas reformas funcionan y otras no. El contraste refuta la noción de que se requiere un estado fuerte, tal vez totalitario, para una reforma exitosa. En el caso ruso, un estado de partido único intentó imponer reformas desde arriba y fracasó. En China, un estado de partido único abrió la economía pero se resistió a las reformas de base, que aceptó a regañadientes después de que su éxito ya no pudiera ser negado. Durante décadas, un pequeño grupo de liberales rusos presionó en vano por reformas. Finalmente tuvieron su oportunidad cuando se eligió a un líder de partido con mentalidad reformista, pero no había un electorado real para la reforma. En China, había un electorado masivo de base que comprendía claramente los beneficios potenciales de la reforma. Actuaron en silencio por su cuenta, según el dicho chino, "Haz más pero di menos haz todo pero no digas nada". La población rural china, como forastera, no tenía nada que perder. Con más del 80 por ciento de los chinos presionando por el cambio, la reforma no pudo evitar penetrar en la psicología social y económica de la mente china.

La reforma de abajo hacia arriba no se puede resistir porque no requiere negociaciones, evita enfrentamientos y se propaga como una plaga imparable. La reforma de arriba hacia abajo se puede matar fácilmente librando a los líderes de los reformadores o mediante un sabotaje de alto nivel. La reforma al estilo chino fue posible gracias a circunstancias especiales: la tradición de la pequeña agricultura y el comercio privados, las recientes catástrofes y purgas, y el atraso de China como economía agrícola. Si los líderes chinos se hubieran enfrentado a las mismas circunstancias que Gorbachov, habrían fracasado tan miserablemente. Gorbachov tuvo que enfrentar los problemas insolubles de las grandes empresas industriales estatales que los chinos podían permitirse esperar y ver cómo se reducían en tamaño relativo.

El presente de cada país se ve afectado por su pasado.En ambos casos, sus reformas iniciales comenzaron hace más de un cuarto de siglo. Posteriormente, los líderes de China no cambiaron de rumbo: cada nuevo líder de partido honró las políticas de su predecesor. En Rusia, el Partido Comunista Soviético se disolvió. Hubo un estallido de democracia y economía de mercado bajo Yeltsin, seguido de un retroceso en ambos frentes bajo Putin. Rusia ahora está gobernada por un duumvirato, uno de los cuales tiene antecedentes de la kgb y que restableció una forma de gobierno totalitario.

Los caminos de China y Rusia continúan divergiendo: los líderes comunistas de China ven cómo se reducen las alturas dominantes controladas por el estado. Los empresarios de China han construido, contra todo pronóstico, la fabricación privada. Las grandes empresas estatales no pueden competir con empresas privadas nacionales o extranjeras. Se mantienen vivas gracias a las preferencias y los subsidios estatales, pero puede llegar el día en que este ya no sea el caso. Los gigantes corporativos de Rusia son descendientes directos de empresas soviéticas, ninguna ha sido construida desde cero. Fueron privatizados para personas urbanas con conexiones políticas dentro de Yeltsin. La mayoría de los activos despojados, pero algunos comenzaron a crear valor para los accionistas después de que el entonces presidente Vladimir Putin les prometiera derechos de propiedad seguros. En un cambio fatídico, Putin concluyó que las alturas dominantes pertenecían al estado y las grandes empresas de Rusia fueron renacionalizadas. Los que permanecen en manos privadas lo hacen en el entendido de que sirven a los intereses del Estado, no a los de los accionistas.

Cada país parece haber aprendido la lección equivocada del otro: China, que la reforma política destruirá al Partido Comunista y Rusia, que solo un líder autoritario fuerte puede hacer que la reforma tenga éxito. El partido gobernante de China sigue resistiendo el cambio político. Putin y Medvedev continúan fortaleciendo el control autoritario.

Tanto la historia de Rusia como la de China revelan que las empresas estatales y las operadas políticamente no pueden competir. Los líderes actuales de Rusia están agravando sus problemas a medida que toman el control de una mayor parte de la economía industrial. Estos nuevos socios rusos se enfrentan a poca o ninguna competencia. Los nuevos líderes de Rusia han expulsado empresas extranjeras y los empresarios privados se enfrentarían a un peligro físico si invadieran sus mercados. Es probable que los gigantes de Rusia, Gazprom, Lukoil, Rosneft y similares, se vuelvan aún más ineficientes y operen con fines políticos más que económicos.

Los líderes de China enfrentan un dilema interesante, cuya resolución afectará su futuro. A partir de 2001, el Partido Comunista comenzó a incorporar a los líderes empresariales en la red del partido-estado. Como miembros de la élite del partido-estado, los empresarios de China obtuvieron la oportunidad de obtener ganancias mediante el uso de conexiones en lugar de la iniciativa empresarial. En 2007, el partido y el estado aprobaron la primera ley de propiedad de China, que legalizó la propiedad privada. Queda por ver cómo se hará cumplir esta ley, pero representa un paso clave hacia la creación de un estado de derecho en lugar de la arbitrariedad política. Los empresarios de China se enfrentan a una elección: ¿competirán como empresarios en el campo de juego equitativo de un estado de derecho, o se convertirán en aparatos de partido, utilizando su condición de partido para obtener beneficios "no ganados"? Si eligen lo último, matarán a la gallina competitiva que pone los huevos de oro. El resultado podría ser una China que caiga en una oligarquía estancada como la de Rusia. Napoleón dijo una vez: "Deja que China duerma, porque cuando despierte, sacudirá al mundo". Depende de lo que despierte China: una nación de empresarios u oficiales oligárquicos del partido.

Paul Gregory es Profesor Distinguido de Economía Cullen en la Universidad de Houston e investigador en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Kate Zhou es profesora de economía política china y política comparada en la Universidad de Hawái. Ella es la autora de Cómo los agricultores cambiaron China (Westview, 1996) y La larga marcha de China hacia la libertad, la modernización de base (Transacción, 2009).

1 Bao Tong, "A Pivotal Moment for China", Radio Free America's Mandarin Service (12 de diciembre de 2008), disponible en http://newsblaze.com/story/20090106100021zzzz.nb/topstory.html.

2 Mikhail Gorbachev, Perestroika: New Thinking for Our Country and the World (Harper y Row, 1987), 19.

3 Michael Ellman y Vladimir Kontorovich, The Destruction of the Soviet Economic System: An Insiders 'History (M.E. Sharpe, 1998), xxi – xxiv.

4 Xinwen wubao, "La campaña de opresión de la nueva China contra los contrarreaccionarios", China.com (2006).

5 Kate Zhou, entrevista con Chu Bo, agricultor de la aldea de Tongxi (febrero de 1986).

6 Keming Yang, "El doble espíritu empresarial en la reforma económica de China: un marco analítico", Journal of Political and Military Sociology (verano de 2002) Douglas North, Institutions, Institutional Change, and Economic Performance (Cambridge University Press, 1990).

7 La lucha entre la policía urbana y los vendedores ambulantes era común en las principales ciudades. En muchas ocasiones, uno de los autores presenció personalmente a la policía perseguir y luego golpear a los vendedores ambulantes a principios de la década de 1980 en Wuhan y Beijing (1983 a 1984).

8 Kate Zhou, entrevista con Mu en Beijing (julio de 1997).

9 Kate Zhou, Cómo los agricultores cambiaron China: el poder del pueblo (Westview Press, 1996).

10 Robin Kwong, "Los multimillonarios de China comienzan a sumarse", Financial Times (22 de octubre de 2007).

11 Guojia Tongjiju. Zhongguo tongji nianjian 1987 [Anuario estadístico de China] (Zhongguo tongji chubanshe, 1988).

12 "Las empresas privadas se expanden rápidamente", People's Daily Online (4 de febrero de 2005).

13 Yasheng Huang, Capitalism with Chinese Characteristics (Cambridge University Press, julio de 2008).

14 Gorbachov, Perestroika, 19.

15 Kate Zhou, entrevista con el profesor Ouyang en Guangzhou, (5 de agosto de 1986).

16 Nicolas Lardy, “China entra en la Organización Mundial del Comercio”, Integrating China into the Global Economy (2002), 2.

17 Bao Tong, "Un momento crucial para China".

18 Deng Xiaoping, "To Speed ​​up Reforms", Obras seleccionadas de Deng Xiaoping (People's Press, 1988), 1444.

19 Anders Aslund, Russia’s Capitalist Revolution: Why Market Reform Succeeded and Democracy Failed (Instituto Peterson de Asuntos Internacionales, 2007), 58.

20 Paul Gregory, “Burócratas, gerentes y perestroika: los primeros cinco años. Results of Surveys of Soviet Managers and Officials ”, en The Soviet Economy Under Gorbachev (otan, 1991), 188–202.

21 Wu Jinglian, “shichanghua congnanlai? ¿Daonanqu? [“¿Adónde está la reforma del mercado?”] (12 de septiembre de 2008).

22 John Whalley y Xian Xin, "China’s IED and Non-IED Economies and the Sustainability of Future High Chinese Growth" (Oficina Nacional de Economía, mayo de 2006) Matt Nesvisky, "Will Super-High Chinese Growth Continuar?" NBER Digest (14 de noviembre de 2006).

23 Wayne M. Morrison, "China’s Economic Condition", Informe del Servicio de Investigación del Congreso al Congreso (13 de mayo de 2008).


Agricultura y condición de los campesinos

  • (1) propiedad privada (274,685,426 acres)
  • (2) tierras otorgadas por el gobierno a los campesinos o nadiel'nyja zemli (374,672,484 acres)
  • (3) tierras pertenecientes a la tesorería, las iglesias, los monasterios, las ciudades y las instituciones (417,661,685).

Una comparación de estas estadísticas con las de 1877 muestra que en 1905 las tierras propiedad de los nobles habían disminuido en área en 53,851,008 acres, y las de los súbditos extranjeros en 341,679 acres. Por otro lado, la propiedad de la tierra de los campesinos había aumentado en 20.051.428 acres y la de las otras clases sociales había aumentado proporcionalmente. En Siberia, toda la tierra, excepto la parte sur del gobierno de Tomsk, que pertenece a la familia imperial, es propiedad del gobierno, ya que hasta ahora sólo una pequeña parte se ha concedido a instituciones públicas y privadas.

Las tierras estatales de la Rusia europea se distribuyen de forma muy irregular. En los gobiernos de Arcángel, Olonetz y Vologda, el Estado posee del 83 al 90 por ciento de la tierra en la región de Tchernozom, el 5 por ciento, y en los gobiernos de Pultowa, Besarabia y en Estonia menos del 1 por ciento. . Las tierras otorgadas a los campesinos ocupan más de la mitad de los gobiernos de Orenburg, Vyatka, Ufa, Kazan, Penza, Voronezh, Samara, la provincia del Don, Vladimir, Ryazan, Kursk, Moscú, Kaluga, Kharkoff, Tchernigoff y Pultowa. . De las tierras que son de propiedad privada, el 52% pertenece a la nobleza, el 24% a los campesinos, el 16% a los comerciantes y el resto se divide entre otras clases. Las posesiones de la nobleza se encuentran principalmente en la región del Báltico, Lituania y los gobiernos de Minsk, Perm, Podolia y Kieff. En el período comprendido entre 1860 y 1905, la propiedad rural de la nobleza, que había alcanzado los 213,300,000 acres, se redujo a 143,100,000 acres. Los grandes terratenientes, que poseen más de 2700 acres cada uno, están principalmente en los gobiernos orientales y en los del Báltico. Las tierras cultivables del Reino de Polonia ocupan una superficie de 30.312.168 acres de los cuales el 44,56% pertenecen a propietarios privados, el 45,58% a los campesinos a través de concesiones gubernamentales, el 4,02% a las ciudades y el 5,84% a las iglesias y otros Instituciones. La tierra perteneciente a las iglesias y monasterios en toda la Rusia europea, incluida Polonia, se estima en el 0,6% de toda la tierra cultivable de esa división del imperio.

Hay 591.788 pueblos rurales en la Rusia europea, con una población total de 81.050.300, de los cuales el 84,5% son campesinos. Según las estadísticas, el 38,8% de la superficie total es bosque, el 26,2% es tierra árabe, el 19,1% es tierra no disponible para el cultivo y el 15,9% es praderas y pastizales. Las tierras no disponibles para el cultivo son las estepas saladas, las marismas y las tundras. En Finlandia, estas tierras ocupan el 35,6% del país, y la proporción es aún mayor en Siberia y Turkestán, donde la tierra cultivable es sólo del 2%.

Los sistemas de cultivo "extensivo" e "intensivo" se aplican de diversas maneras en Rusia, según la región. En los gobiernos del norte de Rusia (Arcángel, Olonetz, Vologda, Novgorod y en partes de Yaroslaff, Kostroma, Vyatka y Perm) el sistema llamado podsietchnaja logra, consistente en desbrozar y arrancar los bosques, sembrar trigo en sus sitios por intervalos de tres a nueve años, y luego dejar que los bosques vuelvan a crecer cuando se agote la fertilidad del suelo. En los gobiernos de Kherson, Ekaterinoslaff, Taurida, Stavropol, Orenburg, la provincia de los Urales y la provincia de los cosacos del Don se practica el método llamado zalezhnaia (P. jach y egravere). Consiste en cultivar la tierra mientras perdura su poder productivo luego se transforma en pasto, y no se reanuda su cultivo por el intervalo de diez, doce o quince años, según lo requiera la ocasión. El método intensivo de agricultura se obtiene en los gobiernos centrales de Rusia, en la zona de Tchernozom y en otros gobiernos. Un campo se divide en tres secciones en la primera, se siembra grano de invierno (centeno, maíz) en la segunda, se coloca una cosecha de grano de verano (trigo, cebada, avena) y en la tercera, se deja que la hierba para pasto Cada año, la cosecha de cada sección se cambia por una de las otras dos, lo que permite que cada sección descanse una vez cada tres años. En las regiones del Vístula y el Báltico y en la parte suroeste de Finlandia el sistema intensivo de agricultura obtiene ninguna parte de la tierra sin labrar, pero los campesinos siembran semillas y siembran hortalizas en años alternos, para no agotar la tierra. productividad del suelo. En varias regiones, especialmente en el Cáucaso, en Daguestán, Transcaucasia y Turquestán, se encuentra un remedio para la aridez del suelo en el riego por medio de canales. En otras regiones de carácter pantanoso, la labor de drenaje de los pantanos la realiza, a veces, el Gobierno y, a veces, particulares. Solo en Podlachia, de 1874 a 1892, se recuperaron 6.210.000 acres de tierras pantanosas. El mismo tipo de trabajo se realizó en Siberia.

Rusia es un gran país productor de cereales. Según las estadísticas de 1908, en 73 gobiernos (63 en la Europa rusa, 1 en Transcaucasia, 4 en Siberia y 5 en Asia Central), de 327,642,983 acres de tierra, el 56.2 por ciento se dedicó al cultivo de cereales, 3.2 por ciento al cultivo de papa, 13,9 por ciento a avena y 26,7 por ciento a praderas artificiales. En 1908 la cosecha de cereales ascendió a 48.000.000 de toneladas, la cosecha de patatas produjo 29.000.000 de toneladas de avena, 13.000.000 de toneladas y heno de prados artificiales, 47.000.000 de toneladas. Los gobiernos que son los más productivos de cereales son los de Besarabia, Kherson, Taurida, Yekaterinoslaff y la provincia de los cosacos del Don. Como país productor de cereales, Rusia es el segundo del mundo, siendo Estados Unidos el primero. Es notable el desarrollo del cultivo de la papa, que se introdujo en Rusia en 1767. El grano que produce Rusia no solo es suficiente para abastecer el mercado interno, sino que también constituye una de las principales exportaciones. La cantidad que se exporta asciende en promedio a 15.000.000 de toneladas al año. Sin embargo, debe notarse que, en proporción al área del imperio, la producción de granos de Rusia no es alta: Alemania, Francia y Austria, el área combinada de los cuales países es solo un tercio de la de la Rusia europea, producen juntos más grano del que se produce en toda Rusia.

Hay abundantes cosechas de otros productos básicos, además, que Rusia produce estos son el cultivo de lino, que rinde 500.000 toneladas al año, producido en varios de los gobiernos del noreste, noroeste y sur cáñamo, 400.000 toneladas de algodón, criado en Transcaucasia y Turkestán, especialmente en la provincia de Ferghana, rinden más de 170.000 toneladas anuales. El tabaco se introdujo en Rusia en el siglo XVII su uso estaba prohibido por leyes severas pero estaba permitido desde la época de Pedro el Grande se cultiva en los gobiernos de Tchernigoff, Pultowa, Samara, Saratoff, Taurida, Bessarabia, Kuban, etc. Su el rendimiento anual es de unas 100.000 toneladas, mientras que las tierras que se dedican a su cultivo cubren una superficie de 1.755.000 acres. Las principales fábricas de tabaco se encuentran en San Petersburgo, Moscú, Riga, Kieff y Odessa. La cultura de la remolacha, introducida en Rusia a principios del siglo XIX, se ha desarrollado mucho durante los últimos treinta años, y ahora se le dedica una superficie total de 1.485.000 acres, la mayor parte de los cuales se encuentra en los gobiernos de Kieff. y Podolia, la cosecha anual que asciende a 10.000 toneladas. El vino no se produce extensamente en Rusia y es de calidad inferior. Los mejores viñedos se encuentran en Crimea, en Kakhetia y en la provincia de los cosacos del Don. Hay 729,000 acres dedicados al cultivo de la vid, y el producto anual asciende a no más de 88 millones de galones. El Gobierno busca fomentar la producción nacional de vino mediante aranceles muy elevados sobre los vinos extranjeros. El cultivo de hortalizas y frutas no está muy desarrollado Los huertos comerciales prosperan en los alrededores de las grandes ciudades, especialmente en el Distrito de Rostoff, y en los Gobiernos de Saratoff y Samara. La producción de frutos es abundante en Transcaucasia y Crimea.

Según las estadísticas de 1908, había en Rusia 140,656,000 cabezas de ganado, a saber, 28,723,000 caballos, 42,031,000 bovinos con cuernos, 57,466,000 ovejas y cabras y 12,436,000 cerdos. El ganado con cuernos está esparcido por toda la Rusia europea: el ganado de Siberia es de una clase mejor, debido a la abundancia de bosques. Existen numerosas razas de caballos en Rusia, y se dedican establecimientos especiales a la mejora de estas razas en la provincia de los cosacos del Don y los gobiernos de Voronezh, Kherson, Tamboff, Pultowa y Kharkoff. El producto anual de la oveja se calcula en 120.000.000 de rublos (1 rublo = 52 centavos de dólar EE.UU.). La mejor lana es producida por los rebaños de los gobiernos de Novgorod y Voronezh, del Volga, el Vístula, el Báltico, el Cáucaso y el Turquestán. La cría de cerdos se persigue especialmente en los gobiernos de Minsk y Volhynia. La industria del pollo prospera en Rusia occidental y central. Las aves y los huevos se exportan y producen un ingreso anual de más de 70.000.000 de rublos, de los cuales 61.000.000 son para huevos. La producción anual de miel es de casi 26.000 toneladas y de cera de 5.000 toneladas, lo que arroja un ingreso total de 15.000.000 a 20.000.000 de rublos. Se está desarrollando el cultivo del gusano de seda, principalmente en los gobiernos de Besarabia, Kherson y Taurida, y en Turkestán y el Cáucaso. La producción anual de seda asciende a unas 1000 toneladas.

La situación de los campesinos, aunque ha mejorado mucho, está lejos de ser próspera, y la cuestión agraria es una de las más graves con las que tienen que lidiar los estadistas rusos. Antes de 1861, o desde 1592 según algunas autoridades, 1649 según otras, los campesinos estaban legalmente reducidos a la servidumbre (kriepostnoe pravo). Estaban bajo la servidumbre de los terratenientes, estaban apegados a la tierra y no se les permitía cambiar de lugar de residencia ni disponer libremente de sus propiedades, estaban obligados a cultivar las tierras de sus empleadores y pagar un impuesto al Estado. los pomieshshiki, o terratenientes, se convirtieron en tantos pequeños zares, y los campesinos quedaron reducidos a la condición de esclavos. Como consecuencia, se produjeron las revueltas de los campesinos, en el siglo XVII, bajo Stenko Razin, y en el siglo XVIII, bajo Pugatcheff. Durante el reinado de Catalina II, un autor ruso, Radishsheff, en su "Viaje de San Petersburgo a Moscú", sugirió la necesidad de liberar a los campesinos de su servidumbre. Se consideró que el libro era peligroso y su autor fue exiliado a Siberia. Pablo I en 1797 mejoró la condición de los campesinos al decretar que debían trabajar sólo tres días en las tierras de sus patrones. Alejandro I intentó en vano liberarlos: sus esfuerzos humanitarios se vieron frustrados por la oposición de los nobles. Nicolás I tenía el mismo propósito, pero a pesar de su absolutismo no pudo realizarlo, promulgó varias leyes sin embargo (1826, 1835, 1839, 1845, 1846, 1847 y 1848), por las cuales el derecho de los campesinos y de sus comunidades (mir) para adquirir bienes raíces fue reconocido pero estas leyes no fueron ejecutadas, y la pomieshshiki fingió estar desinformado de ellos.

La revolución europea de 1848 y la guerra de Crimea trajeron un despertar de las ideas liberales en Rusia, y Alejandro II, como una de las primeras medidas de su reinado, abolió la servidumbre. Las medidas preparatorias para esta consumación fueron estudiadas por un comité secreto en 1857. En 1859 los comités de la nobleza y de la pomieshshiki en las distintas provincias se discutió esta cuestión de la abolición de la servidumbre, y la prensa la abordó de manera activa, mostrando la necesidad moral y política de Rusia de resolverla. Una comisión imperial, establecida en 1859, elaboró ​​una ley que, tras largas deliberaciones y frecuentes modificaciones, recibió la firma del zar el 12 de febrero de 1861 y fue promulgada el 5 de marzo del mismo año. Los términos de esta ley liberaban a todos los campesinos y les aseguraban, mediante el pago de un impuesto establecido por ley, el uso de sus viviendas (dvor) y una concesión de tierras, de las que podrían convertirse en propietarios a título oneroso mediante redención pecuniaria. Además, el pomieshshiki estaban obligados a conceder a los campesinos o al mir los terrenos ocupados por ellos, conforme a un máximo o mínimo que establezca la ley. Por otro lado, el dvorovie, o sirvientes, que sumaban 1.500.000, en 1861 recuperaron su libertad, sin embargo con la obligación de servir a sus amos por un período adicional de dos años.

Las tierras estaban tan distribuidas que cada campesino que tenía derecho a compartirlas recibía, en promedio, catorce acres en promedio, porque la calidad de las tierras se tomaba en cuenta en la distribución en la zona del Tchernozom, las concesiones fueron de ocho acres. Además, la distribución de las tierras fue muy desigual, y el 42,6 por ciento de los campesinos que participaron en ella recibieron concesiones insuficientes para sus necesidades a lo que se puede agregar que muchos millones de campesinos no fueron beneficiados por la ley, y que la El impuesto que debían pagar al Gobierno quienes recibían porciones de tierra se convirtió en una carga. Por tanto, el Gobierno siguió promulgando leyes para resolver la cuestión agraria. Los impuestos se redujeron en 1881, y en 1882 se estableció el Banco Agrario, que ayudó a los campesinos a adquirir la posesión de 19.000.000 de acres en pocos años. En 1885 el per cápita Se abolió el impuesto pagado por los campesinos, por lo que el Gobierno perdió 50.000.000 de rublos. Otras leyes, algunas de ellas promulgadas hasta 1900, están dirigidas a la protección de los derechos de los campesinos. Sin embargo, estas medidas son insuficientes. El aumento de la población ha reducido en gran medida la tenencia media de tierra, que en 1893 ascendía a 6,5 ​​acres por cada campesino. La falta de previsión de los campesinos, la bebida, los métodos atrasados ​​en la agricultura y las malas cosechas han provocado en más de una ocasión que se sintiera la hambruna en las regiones agrícolas. La cuestión agraria, por tanto, yace como un íncubo sobre Rusia, mientras los distintos partidos de la Duma proponen distintas soluciones para ella. Los partidos moderados aconsejan dirigir la emigración campesina hacia Siberia, dispersar a los campesinos en gobiernos menos poblados e impartirles instrucción agrícola, mientras que los partidos más avanzados exigen que las tierras de la corona y las tierras de las iglesias y los monasterios se dividan entre los campesinos. o también que los grandes terratenientes se vean privados de sus posesiones rurales (socialización de tierras). Sin embargo, hasta ahora los debates que han tenido lugar en las distintas dumas sobre este tema no han arrojado resultados prácticos.


MIRAR: El papel de Kentucky en la guerra de 1812

Publicado el 17 de mayo de 2021 03:48:00

La Guerra de 1812 fue un conflicto entre británicos y estadounidenses. Estados Unidos no estaba muy contento con que los británicos restringieran su comercio en Europa, así que fuimos a la guerra. Lo que podría sorprenderte al saber es el papel que jugó Kentucky en este conflicto. ¿La razón? Bueno, en primer lugar, Kentucky era el estado más grande de Occidente. Además, la población era alta y el estado fabricaba pólvora.

Sin embargo, en su mayoría, los habitantes de Kentucky fueron una fuerza a tener en cuenta durante la Guerra de 1812 porque ya estaban enojados con los británicos. En ese momento, muchos estadounidenses creían que los británicos estaban instigando ataques de nativos americanos en estados fronterizos como Kentucky.


Siberia

un territorio que ocupa la mayor parte del norte de Asia y se extiende desde los Urales en el oeste hasta las cadenas montañosas de la División del Pacífico en el este y desde la costa ártica en el norte hasta las estepas montañosas de la República Socialista Soviética de Kazajstán y las fronteras de Mongolia y China en el Sur. Tiene una superficie de unos 10 millones de kilómetros cuadrados. Dentro de Siberia se encuentran las ASSR & rsquos de Buriat, Tuva y Yakut, las krais de Altai y Krasnoiarsk, y las oblasts de Tiumen & rsquo, Kurgan, Omsk, Novosibirsk, Tomsk, Kemerovo, Irkutsk y Chita de la RSFSR. Como región histórica, Siberia también incluye el Lejano Oriente.

Características naturales. Siberia tiene un entorno natural muy diverso. Las principales regiones naturales son las tierras bajas de Siberia occidental (con una elevación media de 120 m), la meseta de Siberia central, las montañas del sur de Siberia y el sistema montañoso del noreste de Siberia. Las montañas del sur de Siberia incluyen Altai, Zapadnyi Saian, Vostochnyi Saian y las montañas de Tuva ASSR, la región de Baikal y Transbaikalia. Las montañas del noreste de Siberia están limitadas por la cordillera Verkhoiansk y las tierras altas de Kolyma, que forman un gran arco que encierra cadenas de cordilleras, mesetas elevadas y extensas tierras bajas a lo largo de los ríos lana, Indigirka y Kolyma.

Situada en las latitudes medias y altas del hemisferio norte, en las zonas climáticas templadas y frías, Siberia tiene un clima continental duro y marcadamente continental en la mayor parte de su territorio. La diferencia entre la temperatura media del mes más frío (enero) y el mes más cálido (julio) varía de & ndash 68 & deg a 35 & degC. La continentalidad del clima aumenta de oeste a este, a medida que aumenta la distancia de la influencia atenuante de las masas de aire del Atlántico. Casi en todas partes, la temperatura media anual del aire está por debajo de 0 ° C en el noreste y desciende a 18 ° C. Los inviernos son largos y fríos. La temperatura media de enero varía de & ndash 16 & deg a & ndash20 & degC en la parte sur de las tierras bajas de Siberia occidental y de & ndash40 & deg a & ndash48 & degC en el Yakut ASSR oriental, donde la temperatura puede descender a & ndash 70 & degC. Los veranos son relativamente cálidos. La temperatura media de julio varía de 5 ° C en la costa norte de Siberia a 23 ° C en las estepas de Siberia occidental. La mayor parte de la precipitación proviene del oeste. La precipitación anual total, 100 & ndash250 mm en el extremo norte, aumenta a 500 & ndash600 mm en la zona de taiga occidental y a 1.000 & ndash2.000 mm en las montañas de Altai. Hasta el 75% del 80% de la precipitación anual cae durante la estación cálida, por lo que la capa de nieve invernal generalmente no es gruesa, con un promedio de 30% 40 cm. El clima severo de Siberia & rsquos hace que el suelo se congele a una profundidad considerable y contribuye a la formación de permafrost, que se extiende sobre más de 6 millones de kilómetros cuadrados. La capa de permafrost tiene hasta 200 y 500 m de espesor en el norte, aumentando a 1500 m en la cuenca del río Markha.

La mayoría de los ríos siberianos, incluidos los más grandes & mdashOb & rsquo, Ir-tysh, Enisei y Lena & mdash, desembocan en las cuencas de los mares árticos. La descarga anual de los ríos siberianos supera los 2.500 km3. Los ríos se alimentan principalmente de lluvia y nieve, y la descarga durante el período cálido es del 80% al 90% del total anual. La marea alta se produce en la primavera y principios del verano. Los ríos se congelan cinco meses al año en el sur y ocho meses en el norte. Más de 100.000 km son aptos para navegación o madera flotante. Los ríos más importantes para el transporte son el Ob & rsquo, Irtysh, Enisei, Lena, Angara y Aldan. Los principales ríos de Siberia representan más del 50 por ciento del potencial hidroeléctrico de la URSS y rsquos. Los lagos más grandes de Siberia y rsquos son Baikal, Taimyr, Chany y Telet-skoe.

El suelo y la cubierta vegetal de Siberia cambia predominantemente de norte a sur, formando zonas distintas: desierto ártico, tundra, tundra forestal, bosque (taiga) y, en la parte sur de Siberia occidental, estepa forestal y estepa. En las zonas de tundra y bosque-tundra, los musgos, líquenes, arbustos pequeños o raquíticos y hierbas perennes crecen en suelos pantanosos y gley-podzólicos. Los paisajes siberianos más típicos son los de la zona de la taiga, hasta 2.000 km de ancho en algunos lugares. En el oeste, los bosques de taiga de coníferas oscuras de abetos, abetos y cedros siberianos ocupan áreas con suelos podzólicos o soddy-podzólicos: al este del Enisei, una taiga de coníferas claras de alerce dahuriano florece en suelos de taiga-permafrost.

Al sur de la zona de la taiga, dentro de Siberia occidental, se encuentran zonas de estepa forestal y estepa con suelos grises podzolizados, de pradera, lixiviados y típicos de chernozem al este de las cabeceras del río Ob & rsquo; estos suelos se encuentran solo en pequeñas bolsas aisladas. La cubierta vegetal de las estepas y estepas forestales en las regiones más densamente pobladas se ha visto muy alterada por la actividad económica del hombre. Se han arado las estepas. los prados pantanosos se han convertido en campos de heno y los bosques se han talado parcialmente.

Particularmente variados son los suelos y la vegetación de las partes montañosas de Siberia, donde la zonificación altitudinal es claramente discernible. Las estribaciones de las cadenas montañosas del sur de Siberia están generalmente cubiertas de vegetación esteparia. En elevaciones más altas es reemplazado por taiga de montaña en suelos de montaña-pod-zolic o (en el este) taiga-permafrost taiga de montaña ocupa hasta el 60 y 70 por ciento del área montañosa de Siberia y rsquos. En las cordilleras más altas, por encima de la línea forestal, se encuentran paisajes alpinos sin árboles con matorrales de arbustos, prados alpinos y subalpinos, tundra alpina y arroyos rocosos.

En la zona norte de la tundra hay numerosos roedores, principalmente lemmings. De los mamíferos más grandes, los más importantes son el reno y el zorro ártico. Aves acuáticas como gansos, patos, lavanderas y somormujos veran en Siberia. La fauna más rica y diversa de la zona de la taiga incluye ardillas, sables. Comadrejas siberianas, lobos, zorros, alces, osos pardos, marales y ciervos almizcleros. Aproximadamente 200 especies de aves, predominantemente especies de taiga, habitan la zona forestal, entre ellas urogallos, gallinas avellanas, pájaros carpinteros y piquitos cruzados. En el verano, muchas aves acuáticas se encuentran alrededor de los lagos y pantanos.

En las zonas de bosque-estepa y estepa viven numerosos pequeños roedores (topillos, hámsteres, jerbos y susliks), así como tejones, lobos y zorros corsacos. En el este de Siberia, además de estos animales, están las comadrejas Mustela altaica, la liebre del cabo y la marmota de Mongolia. La rata almizclera y el visón se han aclimatado. Los ríos y lagos siberianos abundan en peces comerciales tan valiosos como el nelma, muksun (Coregonus muksun), peces blancos, cisco ártico, taimen (Hucho taimen), esturión, cucaracha siberiana (Rutilus rutilus lacustris), ide, perca euroasiática (Perca fluviatilis) y lucioperca.

REFERENCIAS

Población. Hasta finales del siglo XVI, Siberia estuvo escasamente poblada. Fue solo después de que Siberia se convirtió en parte de Rusia en los siglos XVI y XVII que los rusos comenzaron a asentarse en el sur de Siberia a gran escala. los zemleprokhodtsy (servidores militares, comerciantes, cazadores), que exploraron grandes partes de Siberia, abrieron el camino para la colonización de la región. La afluencia de colonos aumentó después de la reforma de 1861 y particularmente durante la construcción del Ferrocarril Transiberiano de 1891 a 1905. Después de la Revolución de Octubre de 1917, la explotación intensiva de los recursos naturales de la región y el desarrollo de su economía estimuló a grandes migración de escala. La población de Siberia y rsquos se ha triplicado en el período posrevolucionario, totalizando 25,353,500 personas en 1970 (censo).

Desde la Segunda Guerra Mundial, tanto el tamaño como la composición social de la población siberiana han cambiado. La población urbana aumentó casi tres veces entre 1939 y 1973, cuando los habitantes de las ciudades constituían el 65 por ciento de la población de Siberia y los rsquos y el 73 por ciento de la del Lejano Oriente. Siberia tiene 182 ciudades, incluidas 32 con más de 100.000 habitantes. En 1939, los trabajadores industriales representaban el 40 por ciento de la población, el personal administrativo el 19,2 por ciento, los miembros del koljós el 38,8 por ciento y otros el 2 por ciento en 1970 la proporción era del 67,3 por ciento, 23,3 por ciento, 9,3 por ciento y 0,1 por ciento, respectivamente.

Según el censo de 1970, el 89,2 por ciento de la población está formada por rusos (21.470.500 personas) y ucranianos (943.700). y bielorrusos (193.500). Estas nacionalidades constituyen el grueso de la población de las ciudades y del centro y sur de Siberia, particularmente las áreas a lo largo del Ferrocarril Transiberiano, aunque también se encuentran en todas las áreas del norte.

Los habitantes indígenas de Siberia, que constituyen alrededor del 4 por ciento de la población, se encuentran dispersos por las enormes extensiones de la taiga y la tundra. En términos de su cultura y economía, pueden dividirse en dos grupos básicos: los pueblos ganaderos y cultivadores de tierras (la mayoría de los pueblos de los Yakuts y Buriats y todos los pueblos del sur de Siberia) y los pueblos minoritarios del norte (clasificados en el censo de 1970 como las nacionalidades del Norte, Siberia y el Lejano Oriente), que se dedican principalmente a la cría, caza y pesca de renos. Entre algunos pueblos, en particular los Nentsi y Chukchi, la ocupación principal es la cría de renos, entre otros, la caza (la mayoría de los pueblos taiga) o la pesca (Nivkh).

Los pueblos de Siberia también se pueden dividir en siete grupos lingüísticos: el finlandés-ugrio, el samoyedo, el turco, el mongol, el tunguso-manchú, el esquimal-aleut y el paleoasiático. El grupo Finno-Ugriano incluye a los Khanty (21.000 personas) y los Mansi (7.600), que viven entre los Ob & rsquo y los Enisei. El grupo Samoyedo comprende los Nentsi (28.500), los Nganasani (800) y los Selkups (4.200), todos los cuales habitan en la tundra al oeste del río Khatanga y el área de taiga entre Ob & rsquo y Enisei. Los pueblos de habla turca de Siberia son los Yakuts (295.200) y Dolgan (4.700) en Yakut ASSR y los Khakas (65.400), Altais (54.600), Shors (15.900), Tofs (Tofalar, 600). y Tuvans (139.000) en las montañas del sur de Siberia. Los buriats (312.800), que se encuentran en toda la ASSR de Buriat y en partes de los oblasts de Irkutsk y Chita, son un pueblo de habla mongol.

Al grupo tunguso-manchú pertenecen los Evenki (25,100), los Evens (11,800), los Negidal (500). los Nanai (9,900), los Ul & rsquochi (2,400), los Orochi (1,100) y los Udegei (1,400). Habitan las vastas extensiones desde el Enisei hasta el Pacífico y desde la costa ártica hasta la frontera sur de Siberia. Los idiomas de los esquimales (1300) y los aleutianos (400) que viven en la costa de la península de Chukchi y en las islas Komandorskie están relacionados con la familia esquimal-aleutiana. Los chukchi (13.500), los koriaks (7.400), los itel & rsquomeny (1.300) y los iukagir (Yu-kaghir 600) hablan varias lenguas paleoasiáticas que se encuentran en el extremo noreste del Lejano Oriente. Los Nivkh (4.400), que viven a lo largo de los tramos bajos del Amur y en la isla de Sakhalin, y los Ket (1.200), que habitan la cuenca del Enisei medio, también hablan lenguas paleoasiáticas.

Varias otras nacionalidades están representadas: tártaros (448.000), en el centro y sur de Siberia, alemanes (458.500), en el suroeste, y kazajos (99.000), a lo largo de la frontera de la República Socialista Soviética de Kazajstán. Los coreanos (65.000) viven en partes del Lejano Oriente. Los chuvasos (130.000) y los mordovianos (110.900) se encuentran en pequeñas cantidades en todos los krais y oblasts de Siberia.

REFERENCIA

Relevamiento histórico. Los primeros rastros de los antepasados ​​del hombre y los rsquos en Siberia se han descubierto en el sur de Siberia, desde el Gor-nyi Altai hasta la cuenca del río Amur. Se han encontrado restos del Paleolítico superior en las cuencas de los principales ríos siberianos (cueva Diuktaiskaia en el río Aldan), así como en las penínsulas de Kamchatka y Chukchi. Se han descubierto viviendas antiguas y objetos artísticos en la región de Baikal, en Mal & rsquota y Buret & rsquo. La expansión de la metalurgia durante el Eneolítico provocó cambios importantes en la cultura y la estructura social de los pueblos siberianos. Las primeras culturas, como Afanasiev y Okuniev, dan testimonio de un desarrollo más intensivo en el sur de Siberia y del surgimiento gradual del cultivo de cultivos y la cría de ganado. El desarrollo de áreas agrícolas en la cuenca de Minusinsk y en otros lugares ocurrió simultáneamente con la formación de tribus nómadas, que deambulaban por gran parte de Siberia al comienzo de la Era Común. Al final del primer milenio ANTES DE CRISTO., Hsiung-nu formó una confederación tribal en el sur de Siberia. Los pueblos de habla turca se retiraron de la confederación en la primera mitad del primer milenio.ANUNCIO. y los pueblos de habla mongol en los siglos VII y VIII. Surgieron grandes estados, en particular el turco Kaganate y Bokhai. A principios del siglo XIII, el sur de Siberia pasó a formar parte del Imperio feudal mongol. Con la desintegración de la Horda de Oro a principios del siglo XV, se formó el Kanato de Siberia en la parte occidental del imperio. La parte norte de Siberia occidental era conocida por los novgorodianos desde el siglo XI como Iugra Land, donde el ushkuiniki (Destacamentos novgorodianos organizados por los boyardos para apoderarse de tierras en el norte) fueron a cazar animales peleteros, comerciar y recolectar los animales. iasak (impuesto en pieles).

En el siglo XV, los príncipes de Moscú enviaron expediciones a Siberia y, a finales de siglo, habían establecido relaciones diplomáticas con el Tiumen y rsquo Khanate. Varias confederaciones tribales de Ugr a lo largo de la parte baja de Ob & rsquo rindieron tributo a los rusos. El desarrollo de las relaciones entre bienes y dinero estimuló el comercio ruso con Siberia. A finales del siglo XVI, el Estado ruso centralizado tenía la capacidad militar y económica de anexar el enorme e inhóspito territorio de Siberia, habitado por varios pueblos.

Las posesiones de Perm y rsquo de los Stroganov sirvieron como punto de partida para la anexión de Siberia. Una banda de mercenarios cosacos organizada por los Stroganov y dirigida por Ermak cruzó los Urales en 1581 (según algunas fuentes, 1579). Esta campaña militar debilitó el kanato siberiano y abrió el valle del río Irtysh a los rusos. Se reforzaron las rutas a través de los Urales y el nuevo territorio de Siberia occidental y se fundaron ciudades (Tiumen y rsquo en 1586, Tobol y rsquosk en 1587). La derrota de Khan Kuchum en 1598 condujo a la desintegración del kanato siberiano, aunque los descendientes de Kuchum & rsquos continuaron hostigando los asentamientos rusos adyacentes a las regiones esteparias en el siglo XVII.

En general, los rusos avanzaron hacia el norte y el este. La ciudad de Mangazeia fue fundada en 1601 y Tomskin 1604. Fort Eniseisk se estableció en 1619 y Fort Krasnoiarsk en 1628. Desde Enisei, los rusos se trasladaron hacia el este a lo largo del Angara, fundando Fort Ilim en 1630 y Fort Bratsk en 1631. Después de Fort Yakutsk fue fundada en el río Lena en 1632, la mayoría de los Yakuts se convirtieron en ciudadanos rusos. Al mismo tiempo, hubo un mayor avance hacia el este y el norte desde Mangazeia.En 1639, los rusos llegaron al mar de Okhotsk. Western Buriatia, Transbaikalia y la región de Amur se anexaron sucesivamente a mediados del siglo XVII. Fundado en 1661, Fort Irkutsk se convirtió en el centro de un gran distrito militar. A principios del siglo XVIII, la población rusa de Siberia ascendía a más de 300.000, superando significativamente el número de habitantes indígenas.

A raíz de la sluzhilye liudi (servidores militares), comerciantes y cazadores llegaron colonos campesinos. Los colonos rusos trajeron a Siberia un nivel relativamente alto de agricultura. Los pueblos siberianos adoptaron las prácticas agrícolas rusas y rsquo, así como algunas de sus técnicas de cría de ganado y caza. El estado feudal ruso explotó a la población indígena mediante la recolección de iasak. A finales del siglo XVI y principios del XVII, la demanda de artículos manufacturados se satisfacía esencialmente con las importaciones de la Rusia europea, las industrias nacionales de la población rusa e indígena suministraban solo una pequeña parte de los productos manufacturados. Poco a poco se fueron estableciendo talleres de marroquinería, carpintería y metalurgia. En este momento, Siberia exportaba casi exclusivamente pieles a la Rusia europea. La mayoría de las ciudades siberianas se fundaron como centros militares y administrativos, aunque algunas de ellas, en particular Tobol & rsquosk y Eniseisk, se estaban convirtiendo en centros artesanales y comerciales ya en el siglo XVII.

En el siglo XVIII, gran parte de la población rusa de Siberia emigró hacia el sur hacia las zonas de estepa forestal y estepa. A finales de 1720 & rsquos y principios de 1730 & rsquos se construyeron las primeras empresas metalúrgicas del tipo de manufactura en las estribaciones del Altai: las plantas de Kolyvan & rsquo y Barnaul y la mina Zmeinogorsk. El establecimiento de tierras del gabinete (propiedad de la familia imperial) en Altai en 1747 estimuló el desarrollo de la minería y la metalurgia en el área. La minería también se volvió importante en el este de Transbaikalia. La agricultura se desarrolló con éxito y la superficie sembrada se expandió, particularmente en las zonas de estepa y bosque-estepa. Aunque casi en todas partes los campesinos se transformaron en campesinos estatales, tenían una independencia económica significativa y controlaban la tierra (podían arrendar, hipotecar y vender tierras). De gran importancia para la apertura de Siberia fueron las expediciones encabezadas por V. Bering, D. Laptev, Kh. Laptev, I. G. Gmelin, G. F. Miller, S. P. Krash-eninnikov y P. S. Pallas, todos ellos patrocinados por la Academia de Ciencias.

A finales del siglo XVIII y la primera mitad del XIX siguieron llegando a Siberia colonos, entre ellos un número considerable de exiliados. En Siberia occidental, la agricultura se desarrolló con éxito en los okrugs de Ialutorovsk, Kurgan y Omsk. En el este de Siberia, la producción de cereales se concentró en la parte sur de la provincia de Eniseisk, también se cultivó en el noreste de Siberia. La principal rama de la cría de ganado en las regiones esteparias era la cría de caballos para el transporte (la ruta Moscú-Siberia requería hasta 50.000 caballos) y para la fuerza de tiro en la industria y la agricultura.

Debido a la disponibilidad de tierra, las comunidades campesinas de Siberia no adoptaron la reasignación obligatoria de tierras ni la rotación de cultivos. El campesino de nivel medio era el pilar de la Siberia rural. En áreas como la estepa de Altai, la producción del mercado alcanzó un alto nivel en las granjas campesinas, pero la estrechez del mercado y la escasez de mano de obra contratada impidieron el desarrollo de las relaciones capitalistas. En la primera mitad del siglo XIX se estableció una nueva industria, la minería de oro. Las minas más grandes estaban en la taiga de Mariinsk en la provincia de Tomsk y en la provincia de Eniseisk, que por sí sola produjo el 60 por ciento de la producción de oro de Siberia & rsquos entre 1838 y 1860. Predominó la empresa privada de tipo capitalista.

Siberia fue administrada por el Posol & rsquoskii Prikaz (Ministerio de Relaciones Exteriores) hasta 1599, cuando quedó bajo la jurisdicción del Prikaz Kazanskogo Dvortsa (Palacio Prikaz de Kazan). El Prikaz siberiano se formó en 1637. En el siglo XVII, el poder local fue ejercido por voevodas (gobernadores militares), quienes preservaron la organización interna de los pueblos indígenas y se apoyaron en los caciques. La provincia de Siberia fue creada en 1708 con Tobol & rsquosk como su centro administrativo. En 1764, Siberia se dividió en las provincias de Tobol & rsquosk e Irkutsk, y en 1782 & ndash83, en las vicegencias de Tobol & rsquosk, Kolyvan & rsquo e Irkutsk, subdivididas en oblasts. En 1796 se restablecieron las provincias de Tobol & rsquosk e Irkutsk. El Óblast de Yakutsk se formó en 1805.

El gobernador general de Siberia se formó en 1803. De 1819 a 1822 estuvo encabezado por M. M. Speranskii, quien en 1822 llevó a cabo una reforma de la administración siberiana bajo la cual se crearon dos gobernadores generales, uno occidental y otro oriental. El gobierno general de Siberia Occidental (con Tobol & rsquosk y, desde 1839, Omsk como su centro administrativo) incluía las provincias de Tobol & rsquosk y Tomsk y el Óblast de Omsk. La gobernación general de Siberia Occidental, administrada desde Irkutsk, comprendía las provincias de Irkutsk y Eniseisk, el Óblast de Yakutsk y las unidades administrativas de Okhotsk, Kam-chatka-Primor & rsquoe y Troitsko-Savsk. El Comité Siberiano se formó en San Petersburgo. La Carta sobre el Gobierno de los Extranjeros, promulgada en 1822, sancionó legalmente las políticas zaristas hacia la población no rusa de Siberia.

La hueste cosaca siberiana jugó un papel importante en el desarrollo de Siberia y el Lejano Oriente y en la defensa de los territorios orientales del estado ruso. El Transbaikal Cossack Host se formó en 1851, y el Amur Cossack Host posteriormente se separó de él. La región del Bajo Amur, Ussuri Krai y la isla de Sakhalin se incorporaron a Rusia en la década de 1850. Se crearon las provincias de Kamchatka (1849 & ndash56), Transbaikal (1851), Pri-mor & rsquoe (1856) y Amur (1858). N. N. Mu-rav y rsquoev-Amurskii, el gobernador general de Siberia oriental, alentó la exploración del Lejano Oriente. El río Amur, la región de Amur, Sakhalin y Ussuri Krai fueron explorados por G. I. Nevel & rsquoskoi. Vladivostok se fundó en 1860. La Flotilla Naval de Siberia, organizada en el siglo XVIII, se encargó de defender la costa del Lejano Oriente.

Se compilaron crónicas siberianas del siglo XVI. La primera escuela secular en Siberia se abrió en Tobol & rsquosk en 1701 & ndash02. La escuela eclesiástica que se fundó en la ciudad en 1702 & ndash03 se convirtió en seminario en el 1740 & rsquos. Muchos monasterios establecieron escuelas en la primera mitad del siglo XVIII, y en los años 1720 y rsquos y 1730 y rsquos se abrieron escuelas primarias estatales especializadas en matemáticas. La Escuela Asiática se fundó en Omsk en 1789 para formar traductores en tártaro, kalmyk, mongol y manchú. Las escuelas vocacionales de navegación, agrimensura y minería se establecieron a mediados del siglo XVIII, y se abrió una escuela de minas en Barnaul en la década de 1780. Las primeras escuelas públicas se fundaron en 1788 y ndash90. La Escuela Tobol & rsquosk publicó la primera revista siberiana, llamada Irtysh, prevrashchaiushchiisia y nu Ipokrenu (Irtysh transformado en Ipokrena, 1789 y ndash91). En la primera mitad del siglo XIX Gimnasios se abrieron en Tobol & rsquosk e Irkutsk, así como escuelas de distrito y escuelas parroquiales urbanas y rurales. El historiador siberiano P. A. Slovtsov publicó su Estudio histórico de Siberia entre 1838 y 1844. Los decembristas exiliados hicieron una importante contribución al desarrollo de la cultura siberiana. G. I. Spasskii, S. I. Guliaev y otros eruditos siberianos comenzaron a recopilar material etnográfico y folclórico.

En la segunda mitad del siglo XIX, las relaciones capitalistas se extendieron por un área más amplia en el curso de la colonización a gran escala de tierras desocupadas. Entre 1861 y 1895, unas 750.000 personas emigraron aquí, la mayoría de ellas asentadas en Siberia occidental. La agricultura comercial se introdujo en Altai (excluyendo Gornyi Altai) y a lo largo de la carretera de Siberia y los principales ríos navegables. Estos desarrollos tuvieron un efecto adverso en la vida campesina. Bajo el sistema expansionista de propiedad de la tierra, regulado por el estado y la comuna campesina, los antiguos colonos prósperos utilizaron cada vez más la mano de obra contratada de nuevos inmigrantes y exiliados. La agricultura se combinó con la industria artesanal y diversos oficios.

La última parte del siglo XIX vio el declive de la industria controlada por el estado (de la corona) y el crecimiento de la producción capitalista privada. La industria del oro se expandió en el noreste, representando el 75 y 80 por ciento de la producción de oro de Rusia y Rusia. Entre otras industrias en desarrollo estaban la destilación, la molienda de harina y el procesamiento de cueros y pieles de oveja. En el Lejano Oriente, las principales industrias eran la pesca y la caza de animales marinos.

En Siberia, la revolución industrial se inició en 1870 y rsquos y 1880 y duró hasta 1917. Surgió un proletariado siberiano, que ascendía a unas 250.000 personas a finales de siglo. Aunque los indígenas estaban oprimidos, su contacto más cercano con los trabajadores rusos tuvo un efecto positivo en su desarrollo económico, cultura y vida cotidiana. Debido a la ausencia de terratenientes en Siberia, el movimiento campesino se dirigió contra el gobierno y la administración local. El movimiento obrero, cuyos objetivos eran económicos, se fortaleció y, a partir de 1890, las huelgas fueron su arma principal. El movimiento del siberiano oblastniki (regionalistas) cobraron impulso.

Siberia era el principal lugar de exilio y trabajos forzados del Imperio ruso. En el siglo XIX, más de un millón de exiliados y sus familias llegaron a Siberia. En 1900 eran 287.200 personas, excluidas las condenadas a trabajos forzados. El sistema de exilio político dio impulso al movimiento revolucionario y social en Siberia. Los exiliados también participaron en el estudio de Siberia y contribuyeron al desarrollo de la vida científica y cultural. La División de Siberia de la Sociedad Geográfica Rusa se fundó en 1851 y el Museo Minusinsk en 1877. La primera universidad de Siberia & rsquos se fundó en Tomsk en 1880 en 1894 y comenzó a publicar el periódico. Sibirskaia zhizn (Vida siberiana).

A finales del siglo XIX y principios del XX, el Lejano Oriente se convirtió en un escenario de lucha entre los estados imperialistas, incluida Rusia, por el control de la costa del Pacífico. La construcción del Ferrocarril Transiberiano entre 1891 y 1904 estimuló el desarrollo económico de Siberia. Aparecieron los monopolios, aumentó el flujo de capital extranjero a la economía y se aceleró la formación de un proletariado industrial. Según algunas fuentes, el proletariado contaba con más de 500.000 personas en 1917. En general, sin embargo, Siberia era una parte subdesarrollada del Imperio ruso, que producía alrededor del 2 por ciento de la producción industrial del país.

La migración a Siberia aumentó drásticamente a principios del siglo XX, particularmente durante la Reforma Agraria de Stolypin. Entre 1896 y 1914 llegaron aquí más de 4 millones de colonos. La superficie sembrada y el número de cabezas de ganado aumentaron y Siberia se convirtió en una de las principales regiones productoras de mantequilla. Las granjas campesinas pobres representaron el 45% y el 50% de todas las granjas, y las granjas kulak, el 15% y el 20%. Las relaciones capitalistas se desarrollaron con más fuerza entre los buriats, yakuts, altais y khakas que entre los demás pueblos indígenas, pero incluso aquí predominaron las relaciones feudales-patriarcales.

El marxismo se extendió a Siberia en la década de 1890 y rsquos. V. I. Lenin estuvo exiliado en Siberia desde 1897 hasta 1900. La Unión Siberiana del RSDLP se organizó en 1901, y el movimiento obrero y rsquo pasó a la lucha política. Durante la Guerra Ruso-Japonesa de 1904 & ndash05, se enviaron suministros militares a través de Siberia. Por el Tratado de Portsmouth (1905), el sur de Sakhalin fue cedido a Japón. La clase trabajadora de Siberia participó activamente en la Revolución de 1905 & ndash07. En enero de 1905 se llevaron a cabo reuniones masivas, manifestaciones y huelgas, y casi todas las ciudades, estaciones de ferrocarril y asentamientos de trabajadores de Siberia participaron en la huelga nacional de octubre. Los primeros soviets se organizaron en esta época. A fines de 1905, el movimiento revolucionario se convirtió en una insurrección armada que culminó con la formación de las efímeras repúblicas de Krasnoiarsk y Chita. Bajo la influencia de los trabajadores, el movimiento campesino se extendió y se hizo más fuerte en Altai y Transbaikalia. La masacre de Lena en 1912 intensificó el resurgimiento revolucionario no solo en Siberia sino en todo el Imperio ruso.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914 & ndash18), Siberia se vio afectada por la crisis económica nacional y las condiciones de vida de los trabajadores se deterioraron. El crecimiento del movimiento revolucionario permitió a los socialdemócratas rusos revivir las viejas organizaciones proletarias (sindicatos, fondos de ayuda mutua) y establecer otras nuevas. Los bolcheviques exiliados la. M. Sverdlov, G. K. Ordzhonikidze, V. V. Kuibyshev y E. D. Stasova hicieron una importante contribución al movimiento revolucionario.

Después de la Revolución de febrero de 1917, se estableció el poder dual en Siberia. Los órganos del poder burgués y los comités de seguridad pública y los comités de orden público y de orden público coexistían con los soviets de diputados obreros y rsquo y soldados. Más tarde, se formó la Duma Regional Siberiana contrarrevolucionaria. En Siberia, la lucha por el poder soviético fue larga y difícil. El poder soviético se estableció en Krasnoiarsk el 28 de octubre (10 de noviembre), 1917 en Vladivostok, el 18 de noviembre (1 de diciembre), 1917 en Omsk, el 30 de noviembre (13 de diciembre), 1917 en Tomsk, Barnaul, y Khabarovsk, el 6 (19) de diciembre de 1917 y en Irkutsk, el 22 de diciembre de 1917 (4 de enero de 1918). La victoria del poder soviético en Siberia fue reforzada por el Segundo Congreso de los Soviets de toda Siberia, celebrado en Irkutsk en febrero de 1918. El Congreso formó el cuerpo directivo de los soviets siberianos, Tsentrosibir & rsquo, presidido primero por BZ Shu-miatskii y más tarde por NN Iakovlev.

Los cambios revolucionarios en Siberia fueron interrumpidos por la intervención de las potencias imperialistas y el estallido de la Guerra Civil (1918 & ndash20). El motín del Cuerpo Checoslovaco y las acciones de los contrarrevolucionarios siberianos provocaron la caída temporal del poder soviético en el verano de 1918. En noviembre de 1918 se estableció un régimen de la Guardia Blanca, el gobierno de Kolchak. Dirigido por la clase trabajadora y dirigido por los comunistas. Partido, el pueblo trabajador de Siberia luchó por restaurar el poder soviético. La aceptación del campesinado medio y rsquos del poder soviético en 1919 fortaleció la lucha nacional contra la Guardia Blanca y los intervencionistas. Los ejércitos partisanos bajo el mando de I. V. Gromov, E. M. Mamontov y P. E. Shchetinkin liberaron vastas áreas de Siberia.

El Ejército Rojo, que inició la liberación de Siberia en el otoño de 1919, jugó un papel decisivo en la derrota de las fuerzas del almirante A. V. Kolchak y de los intervencionistas. En la primavera de 1920, el Ejército Rojo se acercaba a las zonas orientales de Siberia, ocupadas por tropas japonesas. Para evitar la guerra con Japón en circunstancias militares e internacionales difíciles, se formó la República del Lejano Oriente (FER). En octubre de 1922, el ejército revolucionario del pueblo y rsquos de la FER derrotó por completo a la Guardia Blanca, liberando Vladivostok el 25 de octubre. Durante la Guerra Civil, las organizaciones del partido siberiano fueron dirigidas por S. G. Lazo y P. P. Postyshev. Entre los comandantes destacados del Ejército Rojo se encontraban V. K. Bliukher e I. P. Uborevich.

La reconstrucción económica comenzó inmediatamente después de la Guerra Civil. Se introdujeron cambios administrativo-territoriales, sustituyéndose las provincias por dos krais, el Krai de Siberia (1925) y el Krai del Lejano Oriente (1926). En 1930, el Krai de Siberia se subdividió en los krais de Siberia Oriental y Occidental. En 1937 & ndash38 se formaron varios oblasts, así como dos krais, Primor & rsquoe y Khabarovsk. En el curso de la construcción socialista, se abolió la antigua desigualdad de facto de los pueblos siberianos y los pueblos indígenas adquirieron la condición de Estado nacional. Se establecieron repúblicas autónomas: Yakut ASSR en 1922 y Buriat-Mongol ASSR en 1923, rebautizada como Buriat ASSR en 1958. El Oirot Autonomous Oblast se estableció en 1922, convirtiéndose en Gorno-Altai AO en 1948. Las drogas y raiones nacionales fueron también creado.

En el curso de la industrialización, se estableció la segunda base carbonífera y metalúrgica de la URSS, la Ural-Kuznetsk Combine. Comenzó la explotación de las minas de oro de Aldan recién descubiertas y surgieron nuevos sectores industriales, como la ingeniería energética, la construcción de maquinaria y la producción de productos químicos y materiales de construcción. Al final del segundo plan quinquenal, la producción bruta de la industria a gran escala en Siberia occidental era 20 veces mayor que la de 1913; en Siberia oriental, la producción había aumentado 11 veces y en el Lejano Oriente, 8,9 veces. El ferrocarril transiberiano estaba equipado con vías dobles. Se desarrollaron la Ruta del Mar del Norte y las regiones siberianas del Extremo Norte. Como resultado de la colectivización completa, los kulaks fueron eliminados como clase. En 1937, los koljoses incluían el 93 por ciento de las granjas campesinas y el 99,6 por ciento de la superficie sembrada. A finales de la década de 1930 y rsquos, Siberia se había convertido en una de las regiones industriales y agrícolas desarrolladas de la URSS y rsquos.

Durante la Gran Guerra Patria (1941 & ndash45), Siberia, junto con los Urales y la región del Volga, se convirtió en un arsenal nacional. De las 1.523 empresas industriales que se trasladaron fuera de la URSS europea entre julio y noviembre de 1941, 322 se trasladaron a Siberia. Durante los años de guerra, Siberia fabricó aviones, tanques y tractores y amplió su producción de rodamientos de bolas, nuevos tipos de equipos, herramientas e instrumentos de máquinas-herramienta. La producción industrial bruta casi se duplicó. En 1945, Siberia fundió alrededor del 21 por ciento del acero nacional y el 18 por ciento de su hierro; también produjo el 32 por ciento del carbón nacional y una gran parte de su armamento. Entre 1941 y 1944, Siberia & rsquos kokhozes produjeron 700 millones de libras de cereales (1 libra = 16,38 kg) o el 16 por ciento de la producción total de la URSS. En 1946, la economía siberiana fue restaurada en su mayor parte a una base en tiempos de paz.

Siberia se ha convertido en una región cultural y científicamente avanzada. Durante los planes quinquenales anteriores a la guerra se eliminó básicamente el analfabetismo y se introdujo la educación primaria universal (siete años de escolaridad en las ciudades). El número de escuelas e instituciones de educación cultural se ha multiplicado por varias desde la guerra. En 1973, Siberia tenía alrededor de 19.000 escuelas de educación general, más de 13.000 bibliotecas, que contenían 150 millones de libros, 16.300 clubes y 21.500 unidades de proyección de películas. Con la formación de la División de Siberia de la Academia de Ciencias de la URSS en 1957, Siberia adquirió muchas nuevas instituciones científicas. En 1974 había 68 institutos (con 23.000 investigadores) afiliados a la Academia de Ciencias. Siberia tiene más de 100 escuelas superiores y alrededor de 500 escuelas secundarias especializadas, así como cientos de institutos de investigación en diversos campos.Muchos de los pueblos minoritarios han adquirido sistemas de escritura. Han surgido cuadros nacionales y la literatura y el arte de los diversos pueblos siberianos están floreciendo. Los lazos económicos y culturales entre las regiones nacionales de Siberia y otras partes del país se están expandiendo.

REFERENCIAS

M. M. GROMYKO (hasta 1861), L. M. GORIUSHKIN (de 1861 a 1917) y N. IA. GRAMOUSHCHIN (desde octubre de 1917)

Encuesta económica. En los años 50 y rsquos y 1960 y rsquos hubo cambios importantes en el desarrollo y distribución de las fuerzas productivas de Siberia y rsquos (los datos para las regiones económicas de Siberia Occidental y Oriental se dan a continuación). Se emprendieron proyectos para aprovechar los recursos hidroeléctricos de los ríos Angara, Enisei y Ob & rsquo. Las nuevas centrales hidroeléctricas de Novosibirsk, Irkutsk, Bratsk y Krasnoiarsk permitieron la construcción de grandes complejos industriales de uso intensivo de energía que producen aluminio, productos químicos y pulpa y papel. Se construyeron varios ferrocarriles, entre ellos el Abakan-Taishet, Tiu-man & rsquo-Surgut, Ivdel & rsquo-Sergino, Tavda-Sotnik, Asino-Belyi lar, Achinsk-Abalakovo, Khrebtovaia-Ust & rsquo-Ilimsk y Taishet-Lena. Se instaló un oleoducto de Tuimaza a Angarsk, que se convirtió en un importante centro petroquímico y de refinación de petróleo, así como de Surgut a Omsk y Anzhero-Sudzhensk. Se construyó un gasoducto que une la parte norte de Siberia occidental con el centro del país. Se estableció una industria de extracción de diamantes en Yakutia sobre la base de los depósitos de diamantes descubiertos allí.

Después de que se descubrieron enormes reservas de petróleo y gas natural en la parte norte de Siberia occidental, se desarrolló una industria de petróleo y gas en el área en un período de tiempo notablemente corto en la década de 1960 y rsquos. En 1974, Siberia contribuyó con el 25,4 por ciento de la producción de petróleo de la URSS y rsquos, incluido el gas condensado, y el 10,2 por ciento de su producción de gas. La industria del carbón de la cuenca de Kuznetsk, las cuencas de Kansk-Achinsk e Irkutsk y Transbaikalia produjo 225 millones de toneladas en 1974, o un tercio de la producción nacional de combustible sólido.

El abundante carbón de Siberia & rsquos se utiliza para operar las grandes centrales eléctricas de vapor de Nazarovo, Tom & rsquo-Usa y South Kuzbas. Las plantas de energía hidroeléctrica y de vapor juntas produjeron 179 mil millones de kilovatios-hora en 1974, o el 18 por ciento de la producción nacional de energía eléctrica. En la parte sur de Siberia, las centrales eléctricas se han integrado para formar la Red Eléctrica Unificada, que en un futuro próximo se conectará con las redes eléctricas de los Urales y el Lejano Oriente. La expansión constante de la producción de petróleo y gas en Siberia occidental y de la minería del carbón en la cuenca de Kansk-Achinsk, así como la construcción de nuevas centrales hidroeléctricas en el río Angara (Ust & rsquo-Ilimsk y Bogucha-ny) y el río Enisei (Saian -Shushenskoe), está transformando Siberia en una de las principales bases de combustible y energía del país, abasteciendo una parte significativa de la demanda de la URSS europea y permitiendo el desarrollo de grandes centros locales de industria intensiva en energía.

La tercera base de la metalurgia ferrosa de la URSS y rsquos se ha establecido en Siberia. Incluye la cosechadora metalúrgica Kuznetsk de ciclo completo y las obras metalúrgicas de Siberia occidental. Estas empresas se complementan con plantas de conversión con laminadores en Novosibirsk, Krasnoiarsk y Petrovsk-Za-baikal & rsquoskii. La existencia de importantes reservas de mineral de hierro y carbón coquizable y la creciente demanda de metal apuntan hacia la construcción de otras bases de metalurgia ferrosa en el este de Siberia. La construcción de maquinaria se ha expandido en ciudades como Novosibirsk, Irkutsk y Krasnoiarsk. En 1974, Siberia producía el 26 por ciento de las cosechadoras de cereales del país y rsquos, el 34 por ciento de sus arados tirados por tractor, el 7,4 por ciento de sus tractores, el 14,8 por ciento de sus radios y radiofonógrafos, el 13,1 por ciento de sus refrigeradores y el 12 por ciento de sus lavadoras.

La industria de la metalurgia no ferrosa de Siberia & rsquos, con sede en Noril & rsquosk, Bratsk, Krasnoiarsk, Novokuznetsk, Shelekhov y Belovo, es de importancia nacional. Los principales productos son metales no ferrosos y raros, asbesto, mica, grafito y espato flúor.

En 1974, Siberia suministró el 26 por ciento de la madera del país, el 22 por ciento de su madera aserrada y el 15 por ciento de su pulpa. El Complejo de la Industria de la Madera de Bratsk es la mayor empresa de este tipo en la URSS. Se están estableciendo complejos de procesamiento de madera en Ust & rsquo-Ilimsk y Lesosibirsk, y se ha puesto en funcionamiento una planta de celulosa en Baikal & rsquosk.

Basada en la refinación de petróleo, la gran industria química de Siberia & rsquos está produciendo fertilizantes nitrogenados, alcohol sintético y caucho sintético. Los principales centros son Kemerovo, Omsk y Barnaul. Se está construyendo una gran cosechadora petroquímica en Tomsk.

El gran volumen de construcción de capital ha hecho necesario el desarrollo de grandes centros de la industria de la construcción, así como de la industria de materiales de construcción. En 1974, Siberia produjo el 10 por ciento del cemento del país y rsquos y el 11 por ciento del vidrio de sus ventanas.

La producción industrial de las regiones de Siberia ha aumentado a un ritmo rápido. En comparación con 1940, su producción industrial fue 12 veces mayor en 1965 y 27 veces mayor en 1974, constituyendo el 9 por ciento de la producción industrial de la URSS.

También ha habido logros importantes en la agricultura. La mayor parte del área sembrada se encuentra en la parte sur de Siberia. Entre 1954 y 1960 se desarrollaron vastas extensiones de tierra virgen (en Siberia occidental alrededor de 7 millones de hectáreas). En 1974, la superficie sembrada era cuatro veces mayor que la de 1913, totalizando 26,7 millones de hectáreas, o el 12,3 por ciento de la superficie sembrada de la URSS. Siberia produce el 3,8 por ciento del grano comercial del país (principalmente trigo de primavera), el 16 por ciento de su carne y el 10 por ciento de su mantequilla. Su población ganadera incluye alrededor de 11 millones de cabezas de ganado y más de 16 millones de ovejas y cabras (11 por ciento del total nacional).

Desde la guerra, se ha prestado mucha atención al desarrollo de todos los tipos de transporte. La longitud de los ferrocarriles de Siberia & rsquos se ha duplicado en el período posrevolucionario, totalizando ahora más de 14.000 km de vías, la mitad de las cuales están electrificadas. El Ferrocarril Transiberiano se ha electrificado desde Moscú hasta Pe-trovsk-Zabaikal & rsquoskii. En 1974 se inició la construcción de la línea principal Baikal-Amur (BAM) de 3.145 km, que proporcionará una segunda salida a la costa del Pacífico y permitirá el desarrollo de las riquezas naturales del este de Siberia. Se han construido oleoductos y puertos marítimos importantes (Dikson, Dudinka, Igarka).

Las perspectivas de una mayor expansión de las fuerzas productivas de Siberia & rsquos están vinculadas al desarrollo de complejos productivos territoriales de importancia nacional: los complejos Middle Ob & rsquo, Bratsk-Ust & rsquo-Ilimsk y Saian, así como nuevos complejos en Transbaikalia y la región de Amur, que son dependiente de la construcción del BAM.


Ver el vídeo: MOSKAU - DSCHINGUIS KHAN -1979 Sub Español Activar subtítulos (Octubre 2021).