Podcasts de historia

Ellen Gates Starr

Ellen Gates Starr

Ellen Gates Starr nació en Laona, Illinois, en 1859. Starr era estudiante en el Rockford Female Seminary (1877-78) donde conoció a Jane Addams. Starr enseñó durante diez años en Chicago antes de unirse a Addams en 1888 de una gira por Europa. Mientras estaban en Londres visitaron Toynbee Hall. Inspirados por el éxito de este proyecto, decidieron establecer un asentamiento social similar en Chicago.

Cuando Addams y Starr regresaron a Chicago en 1889, compraron una gran mansión en ruinas que anteriormente era propiedad del rico empresario Charles J. Hull. Hull House se abrió como un jardín de infancia, pero pronto se expandió para incluir una guardería, un centro de atención infantil y clases de educación superior. Más tarde, a Starr y Addams se unieron otros reformadores sociales como Edith Abbott, Grace Abbott, Florence Kelley, Julia Lathrop, Alice Hamilton, Mary McDowell, Alzina Stevens y Sophonisba Breckinridge en el asentamiento.

Además de enseñar en Hull House, Starr participó activamente en la campaña para reformar las leyes de trabajo infantil y las condiciones de trabajo industrial en Chicago. Starr, miembro de la Women's Trade Union League, ayudó a organizar a las trabajadoras de la confección en huelga en 1896, 1910 y 1915.

En 1930, Ellen Gates Starr se retiró a un convento católico en Suffern, condado de Nueva York, donde murió el 10 de febrero de 1940.

La señorita Jane Addams y la señorita Ellen Starr se cansaron de mantener su cultura, su riqueza y su capacidad social para sí mismas. Estas jóvenes creen que todo lujo está bien que se pueda compartir. Han llevado sus libros, fotografías, conocimientos, modales amables, gusto estético, a South Halsted Street.

Lunes por la tarde, un club de mujeres jóvenes se reúne y lee Romola, con la ayuda de fotografías de Florencia, arte contemporáneo y conferencias de Miss Starr sobre artistas florentinos.

Hay un establo de librea amplio y brillante en el No. 331 South Halsted Street que podría asegurarse por un alquiler moderado. Se podrían colocar tragaluces y decorar las paredes de ladrillo. Entonces podría ser una galería para exhibiciones en préstamo, un estudio para instrucción, un salón de baile.

"¿Por qué no?" dice la señorita Starr. "Lo peor de estos distritos abarrotados es el hecho de que no hay lugares privados para bailar. Los jóvenes bailarán. Estas personas no pueden hacerlo en casas privadas, por lo tanto, bailes públicos. ¿Por qué no un baile donde la diversión se pueda disfrutar inocentemente? y sin peligro? "

El artículo en el Chicago Tribune (sobre Hull House) era repugnantemente vulgar y horrible. Hubo algunos consuelos: ella no llamó al vecindario "barrios marginales". Lo peor fue lo que ella dijo al final, de la extensión de la universidad será más grande que cualquier caridad. Por qué quería abofetearlo en la cara comparándolo con una obra de caridad, no lo entiendo.

Ahora viene la gran noticia. La señorita Culver nos ha regalado la casa durante cuatro años, que asciende a $ 2800 y hemos decidido llamar a la casa Hull House.

Señorita Starr, rápidamente aprendí a amar mucho. Tenía un sentido del humor inigualable por nadie que yo hubiera conocido. En mi primera aparición en Hull House, pareció sentir mi desafío y se rió. Yo era sensible y le di una mirada fría.

Cuando me fui a vivir a Hull House traté de ignorar a la señorita Starr, pero ella vino a mí y, después de que hablamos, nos hicimos amigos. Fue un gran privilegio tenerla como amiga. Ella era como una hermana mayor. Cuando cometía errores, ella "me tomaba de la mano" y no tenía miedo de decirme lo que pensaba.


Hoy en la historia de la mujer: nace la cofundadora de Hull House, Ellen Starr

Ellen Gates Starr nació en Laona, Ill., El 19 de marzo de 1859. Fue estudiante en el Rockford Female Seminary (1877-78), donde conoció a Jane Addams, su amistad duró muchos años. Algunos historiadores han sugerido que Starr era una lesbiana que tenía una relación con Addams. Starr enseñó durante diez años en Chicago y Mount Morris, Illinois, antes de unirse a Addams en 1888 para una gira por Europa. Mientras estaban en Londres, se inspiraron en el éxito del movimiento de asentamiento inglés y se decidieron a establecer un asentamiento social similar en Chicago, donde Starr había estado enseñando.

Encontraron una vieja mansión que se había utilizado para almacenamiento, originalmente propiedad de la familia Hull & # 8211, por lo tanto, Hull House. Se instalaron el 18 de septiembre de 1889 y comenzaron a & # 8220 asentarse & # 8221 con los vecinos para experimentar cómo servir mejor a la gente de allí, en su mayoría familias pobres y de clase trabajadora.

Starr dirigió grupos de lectura y conferencias, sobre el principio de que la educación ayudaría a elevar a los pobres y a los que trabajaban con salarios bajos. Enseñó ideas de reforma laboral, pero también literatura y arte. Organizó exposiciones de arte. En 1894, fundó la Sociedad de Arte de las Escuelas Públicas de Chicago para llevar el arte a las aulas de las escuelas públicas. Viajó a Londres para aprender encuadernación, convirtiéndose en una defensora de la artesanía como fuente de orgullo y significado. Intentó abrir una encuadernación en Hull House, pero fue uno de los experimentos fallidos.

Starr también leyó a autores como Charles Dickens y John Ruskin, y comenzó a dar forma a sus propias ideas sobre el trabajo y otras reformas sociales. Se involucró más en temas laborales en la zona, involucrando a inmigrantes, trabajo infantil y seguridad en las fábricas y talleres de explotación del barrio.

En 1896, Starr se unió a la huelga de los trabajadores de la confección en apoyo de los trabajadores. Fue miembro fundadora del capítulo de Chicago de la Women & # 8217s Trade Union League (WTUL) en 1904. En esa organización, ella, como muchas otras mujeres educadas, trabajó en solidaridad con las trabajadoras de fábricas a menudo sin educación, apoyando sus huelgas. , ayudándoles a presentar quejas, recaudando fondos para alimentos y leche, escribiendo artículos y dando a conocer sus condiciones al resto del mundo.

En 1914, en una huelga contra el restaurante Henrici, Starr estaba entre los arrestados por alteración del orden público. Ella fue acusada de interferir con un oficial de policía, quien afirmó que ella había usado la violencia contra él y & # 8220 intentó asustarlo & # 8221 diciéndole que & # 8220 dejaran en paz a las chicas & # 8221. cien libras, a los que estaban en el tribunal no les pareció alguien que pudiera asustar a un policía de sus funciones, y fue absuelta.

Starr se unió al Partido Socialista en 1911 y fue candidato en el distrito 19 para el puesto de concejal en la lista socialista. Como mujer y socialista, no esperaba ganar, pero utilizó su campaña para establecer conexiones entre su cristianismo y el socialismo, y para abogar por condiciones de trabajo y un trato más justos para todos. Estuvo activa con los socialistas hasta 1928.

Addams y Starr no estaban de acuerdo sobre la religión, ya que Starr se movió de sus raíces unitarias en un viaje espiritual que la llevó a la conversión al catolicismo romano en 1920.


Starr, Ellen Gates (1859-1940)

Trabajador de la casa de asentamiento estadounidense y partidario laboral que cofundó Hull House. Nacido en Laona, Illinois, el 19 de marzo de 1859 murió en Suffern, Nueva York, el 10 de febrero de 1940 el tercero de los cuatro hijos de Caleb Allen Starr y Susan (Gates) Starr, sobrina de Eliza Allen Starr (1824-1901) asistió al Seminario de Rockford (Illinois), 1877 nunca se casó ni tuvo hijos.

Cuando uno piensa en Hull House, la casa de asentamiento estadounidense preeminente que abrió sus puertas en Chicago en 1889, uno piensa en su fundador. Jane Addams . Sin embargo, junto a Addams durante los primeros 20 años estuvo Ellen Gates Starr. Los dos se conocieron mientras asistían al Seminario de Rockford a fines de la década de 1870. A diferencia de su amigo Addams, más rico, Starr solo podía permitirse asistir al seminario durante un año antes de encontrar trabajo como maestra. A partir de 1879, enseñó durante varios años en la exclusiva Escuela para Niñas de Miss Kirkland en Chicago. Mientras tanto, Addams seguía buscando un trabajo significativo. En 1888, mientras viajaban juntos por Europa, Addams y Starr decidieron abrir una casa de asentamiento, inspirada en el Toynbee Hall de Londres. En 1889, utilizando el dinero de Addams y las donaciones de los padres de los alumnos de Starr, los dos compraron una mansión en ruinas en el West Side de Chicago.

Durante la década de 1890, Hull House fue el centro de la reforma social y laboral de Chicago. Mientras que Jane Addams se concentró en la gestión general, y organizadores laborales como Mary Kenney O'Sullivan y reformadores sociales como Florencia Kelley Vivió y trabajó fuera del asentamiento, Ellen Gates Starr se centró en llevar el arte a los inmigrantes empobrecidos del vecino. Organizó clubes de lectura y clases de historia del arte, así como clases de encuadernación como arte. Sin embargo, a medida que avanzaba la década, Starr se involucró cada vez más en la organización laboral, dándose cuenta de la inutilidad de la apreciación del arte si uno tenía hambre por falta de trabajo con salarios distintos a los de subsistencia. En 1896, participó en su primera huelga, ayudando a las trabajadoras textiles de Chicago. Starr se unió a la Women's Trade Union League en 1903 y participó en varias huelgas más, incluida una huelga de camareras de Chicago en 1914 durante la cual fue arrestada.

A lo largo de este período, Starr se consideró a sí misma una socialista cristiana y en 1916, cuando se postuló sin éxito para concejal, era miembro del Partido Socialista. Sin embargo, llevaba mucho tiempo buscando un significado espiritual más profundo para su vida. Después de que su intensa relación con Addams terminó a principios de la década de 1890, cuando Addams comenzó lo que sería una asociación de 40 años con María Rozet Smith Starr pasó años buscando un propósito mayor. En 1920, encontró ese propósito cuando se unió a la Iglesia Católica Romana. En 1929, después de que una cirugía de espalda la dejara paralizada de cintura para abajo, Starr se instaló en el Convento del Santo Niño en Suffern, Nueva York. Murió poco antes de cumplir 81 años y fue enterrada en el convento donde terminó su búsqueda espiritual.


Valor neto de Ellen Gates Starr

Valor neto estimado: $ 1-2 millones

El patrimonio neto de Ellen Gates Starr ha crecido significativamente. La mayor parte de la riqueza de Ellen Gates Starr proviene de ser una líder exitosa en derechos civiles. Hemos estimado el valor neto, el dinero, el salario, los ingresos y los activos de Ellen.

Valor neto$ 1-2 millones
SalarioBajo revisión
CarrosNo disponible
Fuente de ingresoLíder de los derechos civiles
Residencia Kielce
Negocio No disponible
Inversiones Bajo revisión
Fuente de ingresoLíder de los derechos civiles
Estado de verificaciónNo verificado

Ellen Gates Starr

¿Cómo un activista, organizador laboral, maestro y artista, especialmente uno con un nombre como Ellen Gates Starr (1859-1940), ¿logró escapar del renombre eterno en la historia de Chicago? Fue noticia en su propio día, se postuló para un cargo político, fue arrestada en el piquete, fue encuadernador y cofundó algunas de las organizaciones e instituciones más importantes de Chicago, entre ellas Casa del casco(1889) y el capítulo de Chicago de la Sociedad de Artes y Oficios (1897). Su vida ejemplifica una lucha por equilibrar la enseñanza eficaz, el activismo y la práctica del arte. Starr estaba profundamente comprometida con su comunidad y tampoco temía criticarla, y aunque sus estrategias para la justicia social cambiaron a lo largo de los años, nunca dejó de enseñar. Ellen Gates Starr conoció y se hizo amiga cercana deJane Addams durante el año 1877, en el que Starr pudo permitirse asistir Colegio de seminario de Rockford en Illinois. Enseñó Literatura e Historia del Arte en Escuela de la señorita Kirkland para niñas en Chicago durante diez años antes de acompañar a Addams en su innovador viaje a Europa en 1888. En Londres visitaron Salón Toynbee, un asentamiento social fundado como reacción a los problemas creados por la urbanización, la industrialización y las condiciones inadecuadas para los inmigrantes. Toynbee Hall fue una parte importante del movimiento Arts and Crafts en el que los miembros combatieron la separación del arte de la vida y el trabajo. Tanto Addams como Starr quedaron profundamente impresionados en su visita al asentamiento y fundaron Hull House, una de las primeras casas de asentamiento en los EE. UU., En su ejemplo.

Ellen Gates Starr continuó enseñando en Hull House, presentando conferencias y organizando grupos de lectura como parte de su trabajo para establecer sindicatos de mujeres jóvenes, como el Sindicato Federal de Trabajadores de Dorcas. Mary Jo Deegan y Ana-Maria Whal mantener en Sobre arte, trabajo y religión: Ellen Gates Starr que el capítulo de Chicago de la Arts and Crafts Society (CACS) surgió de la organización de este sindicato y de las exhibiciones de Easter Art en Hull House. Ellen Gates Starr y George Mortimer Wendel Twose fundó el CACS en 1897. Las actividades del CACS incluyeron exposiciones, conferencias y clases nocturnas para niños y adultos en carpintería, cerámica y orfebrería. Bruce Kahler escribe que la participación de Hull House (esto es confuso, ¿está hablando de la casa del casco? ¿No debería llamarlo "el asentamiento" de repente, o está hablando del asentamiento de Londres?) en noviembre de 1900, hasta el establecimiento de su exitosa Museo del Trabajo. En el museo, miembros de la población inmigrante mostraron las habilidades para trabajar con las manos que habían traído consigo a Chicago. Los niños pudieron ver a sus padres en un contexto completamente diferente al de las condiciones degradantes en las que la mayoría de ellos, incluidos los niños, trabajaban y vivían todos los días.

La formación del CACS marcó una actitud decididamente diferente hacia el papel actual de la educación artística en Hull House. Antes de esto, tanto Addams como Starr, en línea con la mayoría de los filántropos culturales de la época, creían que la exposición al gran arte por sí sola era suficiente para redimir a la clase media y elevar a las clases bajas. Starr fundó el Sociedad de Arte de las Escuelas Públicas de Chicago (CPSAS) en 1894, siguiendo el modelo de los esfuerzos de T.C. Horsfall en Gran Bretaña. El objetivo de la sociedad era promover el arte como parte de la vida y el entorno de las escuelas públicas. Esto incluyó todo, desde pintar las paredes de los salones de clases de un color agradable hasta proporcionar a estos mismos salones buenos grabados y obras de arte originales. En 1886, escribe Starr, una "investigación reveló que un porcentaje increíble de niños en las escuelas de una de nuestras ciudades nunca había visto una vaca y no sabía qué eran los árboles". Se pregunta cómo los niños pueden aprender y comprender realmente la literatura o la ciencia, o incluso convertirse en humanos (¿De verdad dijo esto? Suena un poco elitista), cuando sus vidas carecían de color, naturaleza, gran arquitectura y arte público. Los miembros de la CPSAS, explica, esperaban "que así se forme un vínculo estrecho entre estas vidas y lo bello, y que pueda llevar a unos pocos, tal vez a muchos, a intentar fortalecerlo".

Ellen Gates Starr continuó llevando el arte a la vida de los demás al convertirse ella misma en artista. En 1898, poco después de la formación del CACS, viajó a Inglaterra y estudió encuadernación con T.J. Cobden-Sanderson a Encuadernación de palomas. Ella explica que ya no podía disfrutar interpretando el arte del pasado cuando las condiciones para la creación del arte en el presente estaban disponibles solo para las clases altas y medias. el arte no puede seguir ". Starr creyó, al igual que John Ruskin y William Morris, que el arte es el subproducto del trabajo realizado con libertad y placer, "Todo hombre que trabaja con el gozo de su corazón es, en cierta medida, un artista". Starr siguió el ejemplo más radical de Arts and Crafts al dedicarse a la artesanía, mientras trabajaba por un cambio político en el que todos en la sociedad disfrutarían de su trabajo. Starr enseñó a aprendices en Hull House y usó su encuadernación para apoyar el trabajo que hizo como organizadora y patrocinadora laboral. Ella fue una parte integral de las huelgas de los trabajadores de la confección de 1910 que comenzaron en Hart, Schaffner y la tienda de Marx 5 en 1922 S. Halsted Street. También fue parte integral de la huelga de los trabajadores de la confección de 1915 y fue arrestada varias veces fuera de Henricirestaurante apoyando la huelga de camareras de 1913. Este sitio sigue siendo un destino para los manifestantes, ya que elDaley Center ahora se encuentra donde solía estar el restaurante.

Starr a menudo luchaba con su doble papel como artesana y activista y tenía una visión crítica de las diversas instituciones de las que era una parte tan integral. Criticó a los sindicatos por ser demasiado limitados, demasiado satisfechos con las pequeñas ganancias para muy pocas personas "En el mejor de los casos, el sindicato es inadecuado". Ella vio el trabajo de asentamiento como un trabajo para un cambio duradero en el que “enviar pequeños grupos de niños a excursiones por el campo, o enseñarles a acumular monedas de un centavo, o moldear arcilla, admirables como son estos objetos… no tendrá por qué preocuparnos…. El arte debe volver a la vida a través del canal de la ocupación diaria. Toda la vida debe ser redimida ".


Mirando hacia atrás: Ellen Gates Starr, una funcionaria pública pasada por alto

Aunque Jane Addams y su amiga, Ellen Gates Starr, podrían considerarse un caso de "atracción de opuestos", juntos lograron fundar uno de los primeros asentamientos del país, Hull-House, en Chicago. Pero uno alcanzó la fama mundial, y el otro, no tanto.

Ambas mujeres se criaron en pequeños pueblos de Illinois, Jane, por supuesto, en Cedarville, y Starr, en Durand. Es sorprendente que estos dos juntos hayan podido aunar sus recursos y sumergirse en ese enorme proyecto en un lugar como Chicago en el año 1889. Era dinero de Addams, pero tomó la energía y el ingenio de ambos. El padre de Jane, John Addams, era dueño de un rentable molino en el pueblo de Cedarville y se convirtió en legislador estatal y una persona destacada en el condado de Stephenson.

Durante varias semanas hemos estado descubriendo qué hizo funcionar a Jane Addams. Esta semana exploraremos quién era realmente Starr y cuáles fueron sus contribuciones sociales. Nuestra fuente es un libro titulado "Ellen Gates Starr, Her Later Years", de Suellen Hoy, publicado en 2010 por el Museo de Historia de Chicago. La autora señala que "la reputación internacional de Addams y el legado no reconocido de Starr sugieren las diferencias entre estas mujeres, incluso durante los años en que estuvieron estrechamente unidas por intereses y afectos mutuos".

Ambas mujeres crecieron en comunidades rurales en el norte de Illinois y sus familias valoraban la educación.

Starr era el tercero de los cuatro hijos de Caleb Allen Starr y Susan Gates Childs Starr, quienes habían llegado al norte de Illinois en 1855 desde Massachusetts. Ellen Starr asistió a una escuela de campo de una habitación para sus grados de primaria y luego se graduó de la escuela secundaria en la cercana Durand. Addams y Starr se conocieron y se hicieron amigos cuando ambos eran estudiantes en el Rockford Female Seminary. "Debido a las presiones financieras, Starr dejó la escuela después de un año y tomó un trabajo como profesor en Mount Morris". Poco después, dice el texto, "los padres de Starr vendieron la granja familiar y se mudaron a Durand, donde su padre compró una farmacia y comenzó a trabajar como boticario".

Al igual que Addams, Starr "era en gran medida la hija de su padre y de niña disfrutó de su relación. Más adelante en la vida reconoció la profunda influencia de su espíritu público, principios socialistas y creencias reformadoras".

En 1879, Starr dejó los pueblos agrícolas del norte de Illinois para comenzar una carrera docente en Chicago. Pronto consiguió un puesto de tiempo completo en la prestigiosa Escuela para Niñas de Miss Kirkland en el lado norte de la ciudad, dice la biografía. Enseñó una variedad de materias "que incluyen sus propias especialidades de historia del arte, apreciación del arte y dibujo".

Durante este tiempo, Starr y Addams mantuvieron su amistad a través de cartas y visitas. Addams, mientras tanto terminó la universidad en Rockford y en 1885 hizo un viaje a Europa, financiado por sus padres.

"Dos años después", nos dijeron, "Addams invitó a Starr a un segundo viaje por Europa y se ofreció a ayudar a pagar sus gastos. La gira de siete meses resultó fundamental en la vida de ambas mujeres". Regresaron con la idea de abrir un asentamiento para los pobres de la ciudad. El autor reconoce que Addams fue la fuerza principal detrás del plan, pero afirma que "sin la insistencia persistente y el aliento vivo de Starr, es dudoso que Addams hubiera hecho lo necesario para realizar su sueño. Los muchos contactos de Starr, en gran parte los padres prominentes de los estudiantes de Kirkland, resultaron útiles. Por lo tanto, aunque ella pudo haber cedido a Addams incluso cuando lanzaron su proyecto, Starr no fue un socio silencioso ".

Interesante es el siguiente párrafo: "Un ávido participante en el floreciente movimiento Arts and Crafts, la mente de Starr fue influenciada por los escritos de los críticos y artesanos ingleses. El movimiento no fue completamente estético y romántico, intentando restaurar un mundo simple de artesanía y celebrando las celebraciones artísticas y religiosas de la Edad Media. También fue una protesta contra el materialismo, contra la aparente crueldad e indiferencia hacia cualquier valor que no fuera la eficiencia y la producción de dinero, que caracterizaba a los héroes del nuevo mundo industrial ".

"Sin embargo, Starr no era una rebelde romántica", afirma el autor, "una artista bohemia que se preocupaba sólo por la salud de su alma, ni era de las que rehuía el trabajo duro o la controversia". La autora tenía el testimonio de algunos de los trabajadores profesionales de Hull-House de que Starr expresaba sus opiniones libremente, a menudo apareciendo brusca e intimidante o difícil, pero la consideraban "hilarantemente ingeniosa con un sentido del humor sin igual para nadie" y "excepcionalmente generosa".

Sin embargo, tras años de docencia, Starr decidió dejar esa profesión y dedicarse a un oficio en el que "en lugar de hablar de arte, sería mucho mejor hacer algo yo mismo".

Amante de los libros, Starr se fue a Londres donde se formó y trabajó en encuadernación. Con la ayuda financiera de un amigo de toda la vida, Starr vivió, aprendió y trabajó en una encuadernación en Londres. Finalmente, Starr regresó a Hull-House, donde abrió una encuadernación y enseñó el oficio a clases pequeñas y selectas. Se ganó una buena parte de su vida de esa manera hasta que cerró la encuadernación en la década de 1920.

Pero encuadernar libros no era todo lo que estaba haciendo Starr. Se convirtió en una formidable activista en temas laborales. Las prácticas de contratar niños en las fábricas eran una espina clavada en su costado. Era conocida por pronunciar discursos por esas causas y marchar en piquetes. Incluso fue arrestada en 1914 por su participación en una huelga de trabajadores de restaurantes.

Starr se unió al Partido Socialista en 1916. A lo largo de esos años, junto con su asociación con Hull-House, Starr se convirtió en una activista en los asuntos laborales de la nación. Conmocionada por las condiciones de trabajo infantil, así como por varios otros problemas laborales, pronunció discursos, se unió a los piquetes y proporcionó alimentos y ropa para los piqueteros. Así que su vida, como la de su amigo Addams, estuvo llena de servir a quien pensaba que maltrataba.

Starr pudo realizar visitas ocasionales a Hull-House hasta 1928, cuando una operación para extirpar un absceso espinal la dejó paralizada de cintura para abajo. Se instaló en el convento de la Santa Cruz en Suffern, Nueva York, donde permaneció hasta su muerte en 1940. Fue enterrada en el convento. Los historiadores difieren en cuanto a si Starr se convirtió al catolicismo, pero el autor de la biografía de Starr afirma que no. Sin embargo, no hay duda de su dedicación al servicio de los desfavorecidos.

Sí, Starr, como su amigo Addams, estaba dando todo lo que tenía por las causas en las que creía, y la historia ciertamente debería reconocerlo.


Ellen Gates Starr

Ellen Gates Starr (19 de marzo de 1859, cerca de Laona, Illinois & # x2013 10 de febrero de 1940, en Suffern, Nueva York) fue una activista y reformadora social estadounidense.

Ellen Starr nació en Laona, Illinois. Fue estudiante en el Rockford Female Seminary (1877 & # x201378), donde conoció a Jane Addams, su amistad duró muchos años, aunque algunos historiadores han sugerido que Starr era una lesbiana que tenía una relación particularmente cercana con Addams. Starr enseñó durante diez años en Chicago antes de unirse a Addams en 1888 para una gira por Europa. Mientras estaban en Londres, se inspiraron en el éxito del movimiento de asentamiento inglés y se decidieron a establecer un asentamiento social similar en Chicago.

Regresaron a Chicago y cofundaron Hull House como un jardín de infantes y luego una guardería, un centro de atención infantil y un centro de educación continua para adultos. Starr también participó activamente en la campaña para reformar las leyes de trabajo infantil y las condiciones laborales industriales en Chicago. Fue miembro de la Liga de Sindicatos de Mujeres y ayudó a organizar a las trabajadoras de la confección en huelga en 1896, 1910 y 1915. Sin embargo, por creencia, estaba firmemente en contra de la industrialización, idealizando el sistema de gremios de la Edad Media y más tarde el Movimiento de Artes y Oficios. . Ella enseñó a escritores como Shakespeare, Dante y Robert Browning en los suburbios de Chicago a niños que no podían pagar la educación escolar. Practicó sus predicaciones sobre el trabajo comunitario hasta el punto de viajar a Gran Bretaña para aprender encuadernación. Fue arrestada en una huelga en un restaurante.

Aunque Starr estuvo interesada en el catolicismo romano durante muchos años, fue solo cuando creyó que la Iglesia estaba enseñando seriamente la justicia social que se convirtió en 1920. Incluso después de eso, su trabajo en las campañas contra el trabajo infantil encontró mucha oposición dentro de la Iglesia. . En 1931, gravemente enferma, Ellen Gates Starr se retiró a un convento católico en Suffern, Nueva York, donde murió el 10 de febrero de 1940. Fue atendida por las Hermanas del Santo Niño Jesús, pero no era miembro de su comunidad religiosa (o cualquier otra).

Ellen Gates Starr nació cerca de Laona, Illinois, la tercera de cuatro hijos de Caleb Allen Starr y Susan Childs Gates Starr. Asistió a escuelas locales y se inscribió en el Seminario de Rockford, Rockford, Illinois, en 1877. Pasó solo un año en Rockford porque su padre no podía pagar la matrícula. Enseñó en una escuela rural en Mount Morris, Illinois, y en 1879 aceptó un puesto en la Escuela para Niñas de Miss Kirkland en Chicago, donde enseñó una variedad de materias. Aunque la religión no fue parte de su educación temprana, pasó gran parte de su vida en busca de la verdad religiosa. Fue muy influenciada por su tía, Eliza Allen Starr, una devota católica romana, escritora y conferencista. En 1884, Ellen se unió a la Iglesia Episcopal.

Ellen Starr y una amiga de confianza, Jane Addams, se juntaron como amigas cuando Ellen era maestra. Un amor femenino de Starr se había mudado y estaba desconsolada. Le escribió a Jane: "La primera experiencia real que tuve en mi vida de un dolor real al separarme, vino con la separación de ella. No hablo de eso porque la gente no lo entiende. La gente lo entendería si fuera un hombre. '' Pronto Addams se convertiría en el objeto del afecto de Starr. No está claro si Jane le devolvió el cariño.


Análisis de negocios de la casa de asentamiento luterana

Lutheran Settlement House es realmente la única agencia de servicios sociales dentro de la comunidad. Ha estado brindando servicios a Fishtown y el área de Filadelfia desde 1902. Es posible que los servicios desde entonces hayan cambiado, pero su misión principal es “empoderar a las personas, familias y comunidades para que logren y mantengan la autosuficiencia a través de un programa integrado de servicios sociales, educativos, y servicios de defensa ”no ha (" Historia | Lutheran Settlement House | Empoderando a niños, adultos, familias y & hellip


NHD 2016: Ideas de temas de CMHEC y # 8211 Mujeres y # 038 Familia

A continuación, encontrará los recursos de la Biblioteca del Congreso seleccionados por TPS-Barat que se relacionan con las ideas de temas del Día Nacional de la Historia 2016 del Centro de Educación de Historia del Metro de Chicago. Este conjunto se centra específicamente en las mujeres y la familia, pero todas las ideas de temas están relacionadas con el tema de NHD de 2016: Exploración, Encuentro, Intercambio en la Historia. Se hará referencia a más temas de CMHEC en publicaciones posteriores. Encuentro con la masculinidad: The Armour Mission Cobertura de periódico histórico de Armor Mission Intercambiando & # x02026 [Leer más. ]


De voluntarios caritativos a arquitectos del bienestar social: una breve historia del trabajo social

El desarrollo del trabajo social en los Estados Unidos refleja una síntesis continua de ideas derivadas de muchas culturas diferentes. Si bien términos como caridad y filantropía tienen raíces griegas y se basan en principios bíblicos, los conceptos modernos de trabajo social deben mucho a la influencia del Corán y las prácticas de ayuda mutua de los nativos americanos, la comunidad afroamericana y los inmigrantes de todo el mundo. mundo.

Antes de la Revolución Americana, se habían establecido en Norteamérica sistemas formales de ayuda a los pobres, bienestar infantil e incluso servicios de salud mental. Estos sistemas cumplieron una doble función de compasión y protección. A principios del siglo XIX, los estados comenzaron a asumir la responsabilidad de distribuir ayuda de las ciudades y condados. Dado que las respuestas del gobierno demostraron ser en gran medida insuficientes o ineficaces para abordar los crecientes problemas sociales, las sociedades benéficas privadas y las organizaciones de autoayuda, predecesoras de las agencias modernas de servicios sociales, desempeñaron un papel cada vez mayor en este sentido.

Las raíces del trabajo social de Estados Unidos se remontan a este período y los esfuerzos de mujeres y hombres de clase alta en organizaciones caritativas seculares y basadas en la iglesia para abordar las consecuencias de la pobreza, la urbanización y la inmigración. Estos trabajadores proto-sociales no capacitados, conocidos como "visitantes amistosos", buscaban ayudar a los pobres mediante la persuasión moral y el ejemplo personal. Organizaciones como la Asociación para el Mejoramiento de la Condición de los Pobres y la Sociedad de Ayuda a la Infancia comenzaron a investigar las condiciones sociales en áreas como las viviendas de vecindad y el bienestar infantil.

La Guerra Civil estimuló el surgimiento de iniciativas privadas de bienestar social a gran escala, como la Comisión Sanitaria de Estados Unidos y la Cruz Roja. Después de la guerra, el Buró de Libertos de corta duración (el primer programa federal de bienestar social) brindó asistencia a los esclavos recién emancipados. Las juntas estatales de caridad surgieron para mejorar la gestión de las instituciones construidas durante la generación anterior.

La industrialización y los orígenes del trabajo social moderno

En el medio siglo posterior a la Guerra Civil, la rápida expansión industrial produjo un aumento dramático en las necesidades individuales y comunitarias. Los cambios sociales más notables de este período incluyeron una serie de depresiones económicas (conocidas entonces como "pánicos") y sus consecuencias nuevas manifestaciones de racismo tras el fin de la Reconstrucción en 1876 y un aumento dramático de la inmigración desde el sur y este de Europa.

Utilizando conceptos derivados de los negocios y la industria, los reformadores intentaron responder a algunos de estos desarrollos regulando la distribución de ayuda pública a través de la llamada "caridad científica". En 1877, se fundó en Buffalo, Nueva York, la primera American Charity Organisation Society (COS) basada en dichos principios. Sin embargo, muchos clientes de COS, particularmente judíos, católicos y afroamericanos pobres, prefirieron sistemas más personales de autoayuda y ayuda mutua establecidos por sus propias comunidades.

Las casas de asentamiento reflejaron un tipo diferente de respuesta organizativa al impacto de la industrialización y la inmigración e introdujeron un modelo alternativo de agencia de servicios sociales, una forma de misión urbana. El primer asentamiento estadounidense, el Neighborhood Guild en la ciudad de Nueva York, se estableció en 1886. Tres años más tarde, Jane Addams y Ellen Gates Starr fundaron Hull House en Chicago, que se convirtió en el asentamiento estadounidense más famoso.

Unlike the individually oriented COS, settlements focused on the environmental causes of poverty and expanding the working opportunities of the poor. They conducted research, helped establish the juvenile court system, created widows pension programs, promoted legislation prohibiting child labor, and introduced public health reforms and the concept of social insurance.

By 1910, there were more than 400 settlements, including those founded by African Americans to provide services denied by segregated agencies. Settlement activities soon expanded beyond specific neighborhoods and led to the creation of national organizations like the Women's Trade Union League, the National Consumers' League, the Urban League, and the National Association for the Advancement of Colored People (NAACP). Settlement leaders were instrumental in establishing the Federal Children's Bureau in 1912, headed by Julia Lathrop from Hull House. Settlement leaders also played key roles in the major social movements of the period, including women's suffrage, peace, labor, civil rights, and temperance.

While the settlements focused on what later became group work and community organization, social work in the COS increasingly focused on casework with individuals and families. Sub-specialties in the areas of medical, psychiatric, and school social work began to appear in the early twentieth century. The growth of casework as a distinct area of practice also stimulated the creation of a formal social work training program in 1898.

This program, created by the New York COS in partnership with Columbia University, evolved into the New York School of Philanthropy and, eventually, the Columbia University School of Social Work. Early curricula emphasized practical work rather than academic subjects.

Settlements like the Chicago Commons also developed educational programs as early as 1901. By 1908, it offered a full curriculum through the Chicago School of Civics and Philanthropy (now the University of Chicago's School of Social Service Administration).

Formal methods-oriented training programs spread through major urban areas, most of them affiliated with private charitable organizations interested in standardizing the practices of their volunteers. By 1919, there were seventeen schools of social work affiliated as the Association of Training Schools of Professional Schools of Social Work the antecedent of today's Council on Social Work Education (CSWE).

Despite these efforts, in 1915, in an invitational lecture at the National Conference of Charities and Corrections entitled "Is Social Work a Profession?" Dr. Abraham Flexner, the nation's leading authority on professional education, asserted that the field lacked specificity, technical skills, or specialized knowledge and could not be considered a profession. His lecture further stimulated efforts already underway to consolidate experiential casework knowledge into a standardized format. Consequently, by the 1920s, casework emerged as the dominant form of professional social work in the United States.

During World War I, the expansion of government agencies led to increased professionalism in public-sector departments devoted to social welfare. Through the Red Cross and the Army, the War also provided opportunities for social workers to apply casework skills to the treatment of soldiers with "shell shock." Social workers were now sought as specialists in the social adjustment of non-impoverished populations.

Although the Progressive movement declined after World War I, social work practice with individuals and families continued to flourish. By 1927, over 100 child guidance clinics appeared in which teams of psychiatrists, psychologists, and social workers provided services primarily to middle-class clients. A parallel development was the emergence of the Community Chest movement, which rationalized charitable giving at the community level and led to the creation of the United Way and its Health and Welfare Councils.

The Depression and the New Deal

In 1930, the US social welfare system was an uncoordinated mixture of local and state public relief agencies, supplemented by the modest resources of voluntary charitable organizations. Public agencies, however, did not necessarily provide the same services, or relate to one another administratively. Nor did voluntary organizations possess sufficient resources to address the growing needs which the Great Depression created.

The response to the Depression profoundly influenced social work practice and redefined the role of government as an instrument of social welfare. The public began to view poverty as the result of economic circumstances rather than personal failure. The idea that social welfare assistance was a government responsibility rather than a private charitable function gained wider acceptance. These changes led to the creation of a wide range of government programs under the Roosevelt Administration the New Deal which ultimately evolved into a complex national social welfare system. The New Deal also enhanced the status of the social work profession, particularly through the contributions of individuals like Harry Hopkins and Frances Perkins.

The centerpiece of the dozens of social welfare programs that comprised the New Deal was the Social Security Act of 1935. It expanded and improved standards of social welfare throughout the country and provided recipients with some sense of individual freedom and dignity. It helped establish a regular, unprecedented role for the federal government as a source of aid and introduced the concept of entitlement into the American political vocabulary. The scope of social welfare expanded beyond financial relief to the poor to include housing, rural problems, recreation and cultural activities, child welfare programs, and diverse forms of social insurance to Americans of all classes.

These policy developments significantly affected the social work profession by: enhancing the field's visibility in the area of public welfare and creating expanded work opportunities beyond private agency venues, introducing public welfare and public policy as integral aspects of the profession, expanding the practice of social work beyond previous urban limits to rural areas, and reintroducing an emphasis on social reform. The growth of public welfare programs also necessitated the recruitment of thousands of new social workers, whose numbers doubled from 40,000 to 80,000 within a decade and became considerably more diverse. This expansion led to recognition of the need for improved salaries and working conditions and enhanced educational requirements.

World War II and Post-War Academic Expansion

During World War II many social workers accepted war-related assignments, spurred by the establishment of a special classification for military social work and the development of services for war-impacted communities. In the decade after the War, considerable efforts were made to enhance the field's professional status. These included increased standardization of agency practices, the development of interdisciplinary doctoral training programs, and the creation of core MSW curricula. The formation of CSWE in 1952 and the establishment of the National Association of Social Workers in 1955 further strengthened the profession's status of the profession.

The post-war period was also one of significant change in US social welfare, highlighted by the establishment of the Department of Health, Education, and Welfare (HEW) in 1953. The primary beneficiaries of social policy changes between 1940 and 1960, however, were middle- income, white workers and, by the early 1960s, the United States lagged considerably behind other Western industrialized nations in the degree of social provision. At the same time, voluntary and public sector agencies shifted the focus of services from low-income to middle- and upper-income groups and reduced the role of community-based volunteers in organizational decision making and service delivery. In a hostile political environment, social activism declined and openly anti-welfare attitudes reemerged.

The "War on Poverty" and the "Great Society"

In the early 1960s, well-publicized exposes of poverty and the emergence of new "structuralist" perspectives on social problems forced Americans to rediscover the over 40 million people, approximately one third of them children, whose lives had been bypassed by modern economic and social progress. They inspired the development of new kinds of social service organization, such as Mobilization for Youth in New York, and led to President Johnson's proclamation of an "unconditional war on poverty" in January 1964.

The primary instrument of the "War on Poverty" was the Economic Opportunity Act (EOA) which included such programs as the Job Corps, Upward Bound, the Neighborhood Youth Corps, Community Action, Head Start, Legal Services, Foster Grandparents, and the Office of Economic Opportunity (OEO). In 1965, Congress enacted Medicare and Medicaid, established the Department of Housing and Urban Development (HUD), funded an array of services for the aged through the Older Americans Act, and created the Food Stamp Program under the auspices of the Department of Agriculture. The Elementary and Secondary School Education Act overturned longstanding precedents and directed federal aid to local schools in order to equalize educational opportunities for children. In 1966, the Model Cities Act targeted certain urban areas with comprehensive services and emphasized the concept of community control. Although the social work profession did not influence public policies on the scale it had in the 1930s, social workers played key roles throughout the 1960s in various anti-poverty and community-action programs and helped train individuals in new organizations like the Peace Corps and VISTA.

The 1970s

President Nixon shifted the administration of anti-poverty programs to states and localities. In 1972 and 1973, Congress passed the State and Local Fiscal Assistance Act and the Comprehensive Employment and Training Act (CETA). This legislation established the concept of revenue sharing and led ultimately to the dismantling of the Office of Economic Opportunity. The most significant social policy accomplishments of the Nixon Administration, however, were the Social Security Amendments of 1972, which centralized and standardized aid to disabled people and low-income elderly and indexed benefits to inflation. Food stamps, child nutrition, and railroad retirement programs were also linked to cost-of-living rates.

The passage of Title XX of the Social Security Act in January 1975 reinforced the popular concept of federal "revenue sharing" which provided states with maximum flexibility in planning social services while promoting fiscal accountability. During the Ford and Carter administrations, Title XX shaped the direction of both public and nonprofit social services, with a particular focus on issues of welfare dependency, child abuse and neglect, domestic violence, drug abuse, and community mental health.

While poverty continued to decline among the elderly in the 1970s, largely as a consequence of benefit indexing and Medicare, a virtual freeze on Aid for Families with Dependent Children (AFDC) benefits after 1973 and a decline in the purchasing power of wages produced a steady increase in poverty among children, particularly children of color. In the late 1970s, the Carter Administration's creation of block grants that combined formerly categorical programs into broad programmatic areas and established a ceiling on total state expenditures in return for increasing state control of spending patterns was a particularly significant development that had major implications in the 1980s.

Although most social reforms stagnated by the mid-1970s, there were considerable changes in the social work profession throughout the decade, including the beginnings of multicultural and gender awareness, which led to the development of new course content and efforts to expand minority recruitment the growth of multidisciplinary joint degree programs with Schools of Urban Planning, Public Health, Public Policy, Education, and Law the recognition of the BSW as the entry-level professional degree and the growth of private practice among social workers.

The "Reagan Revolution"

The policy changes that were inspired by the so-called "Reagan Revolution" of the 1980s compelled social workers to rely increasingly, if not exclusively, on private-sector solutions for social welfare problems. Entire programs were reduced, frozen, or eliminated. Additional block grants were created in such areas as child welfare and community development. A looming crisis in the funding of Social Security and Medicare was forestalled in 1983 through modest tax increases and benefit reductions. At the same time, ballooning federal deficits precluded any major new social welfare initiatives. Consequently, during times of overall prosperity poverty rates soared, particularly among children, young families, and persons of color. By the early 1990s, the number of people officially listed as "poor" had risen to 36 million.

Major cutbacks in government funding of social welfare created new challenges for social workers and social service agencies, as they confronted new and more complex social problems such as the crack cocaine epidemic, the spread of HIV/AIDS, domestic violence, and homelessness. Social workers focused increased attention on developing effective management skills and increased their advocacy activities.

The Clinton Years

From the outset, President Clinton's policy options were severely constrained by the budget deficits his administration inherited. Stymied in the development of an ambitious social welfare agenda, such as a comprehensive national health insurance program, he focused instead on budgetary restraint and the promotion of economic growth. After considerable debate, he signed a controversial welfare reform bill in 1996 which replaced AFDC with block grants to states that included time limits and conditions on the receipt of cash assistance (now called Temporary Assistance for Needy Families [TANF]). The legislation also devolved responsibility for welfare program development to states and increased the roles of private-sector and faith-based organizations in program implementation.

President Clinton left office in January 2001 with several major social welfare issues unresolved. While some progress was made in providing health care for children in low-income families, over 43 million Americans still lacked coverage. The soaring cost of prescription drugs threatened the economic well-being of elderly Americans. Proposals to provide this benefit through Medicare and prevent a future crisis in funding for the Social Security system when the "baby boomer" generation retired made little progress in the 1990s because of political gridlock. Nor was any substantial progress made in addressing the growing HIV/AIDS epidemic, particularly within the African-American community, or the persistent problems of homelessness and drug abuse. Finally, looming on the horizon were the potentially catastrophic consequences of enforcing the five-year lifetime cap on TANF recipients as the nation's economy cooled.

Policy developments in the 1990s had serious consequences for the social work profession. Welfare reform led to the restructuring of public welfare departments and to greater pressure on nonprofit organizations to fill gaps in service provision. The advent of managed care in the health and mental health fields dramatically altered the practice of many social workers, as did changes in child welfare policies. Although political opposition to Affirmative Action programs grew during these years, social workers, particularly in university settings, increasingly emphasized racial, gender, and ethnic diversity in their curricula and recruitment policies. NASW revised its Code of Ethics to make the pursuit of social justice an ethical imperative, and CSWE required all programs to teach students how to work for economic and social justice.

At the same time, organizations such as Americorps were established in 1994 to promote greater involvement of young people in communities. With the support of the NIMH Center for Social Work Research and the Society for Social Work and Research, schools of social work significantly increased their funded research and evaluation activities in such areas as mental health, aging, domestic violence, and child welfare.

Conclusion: US Social Welfare in the 21st Century

For over a century the profession of social work has grown and reinvented itself in response to rapid economic and social changes while maintaining its focus on advocating for the needs of the most vulnerable segments of society and improving their well-being. Today, social workers comprise the largest percentage of professionals working in the fields of mental health and family services. It is estimated that by 2005, there will be about 650,000 social workers, more than a thirty-percent increase over ten years. Despite recent changes in society and its commitment to social welfare, the primary mission of social work, as articulated in the NASW Code of Ethics, remains "to enhance human well-being and help meet the basic human needs of all people, with particular attention to the needs and empowerment of people who are vulnerable, oppressed, and living in poverty." In the future, this mission may inspire development of a new social welfare synthesis in which the state largely finances the provision of services but delegates their delivery to other sectors. New forms of practice and new venues for social workers are also likely to appear. In an increasingly multicultural society, community-based organizations could play an important role in enhancing client participation in the design and delivery of social services while expanding and revitalizing the nature of social work itself.

For Further Reading

Abramovitz, M. (1998). Regulating the Lives of Women: Social Welfare Policy from Colonial Times to the Present, 2nd edition, Boston: South End Press

Axinn, J. and Stern, M. (2001). Social Welfare: A History of the American Response to Need, 5th edition Boston, Allyn and Bacon.

Carlton-Laney, I.B., Ed. (2001). African American Leadership: An Empowerment Tradition in Social Welfare History, Washington D.C: NASW Press

Jansson, B.S. (2001). The Reluctant Welfare State, 4th edition, Belmont, CA:Brooks/Cole.

Katz, M.B. (1986). In the Shadow of the Poorhouse: A Social History of Welfare America, New York: Basic Books

Leiby, J.(1979). A History of Social Welfare and Social Work in the United States, New York: Columbia University Press

Lubove, R. (1965). The Professional Altruist: The Emergence of Social Work as a Career, 1890-1930, Cambridge, MA: Harvard University Press.

Patterson, J. (2000). America's Struggle Against Poverty in the 20th Century,Cambridge, MA: Harvard University Press.

Piven, F.F. and Cloward, R.A. (1995). Regulating the Poor: The Functions of Public Welfare, revised edition, New York: Vintage Press.

Reisch, M. and Andrews, J.L. (2001). The Road Not Taken: A History of Radical Social Work in the United States, Philadelphia: Brunner-Routledge.

Reisch, M. and Gambrill, E., eds., Social Work in the 21st Century, Thousand Oaks, CA: Pine Forge Press.

Simon, B.L. (1994). The Empowerment Tradition in American Social Work: A History, New York: Columbia University Press.

Specht, H. and Courtney, M. (1994). Unfaithful Angels: How Social Work Has Abandoned its Mission, New York: Free Press.

Wenocurm S. and Reisch, M. (1989). From Charity to Enterprise: The Development of American Social Work in a Market Economy, Urbana, IL:University of Illinois Press.

* This article was originally printed in the Fall 2001 issue of Ongoing Magazine


Ver el vídeo: Ellen Gates Starr by Suzanne Crandall (Octubre 2021).