Podcasts de historia

El Código Navajo

El Código Navajo

A principios de 1942, Philip Johnson se reunió con el general de división Clayton B. Vogel, el comandante general del Cuerpo Anfibio de la Flota del Pacífico, y sugirió que los marines estadounidenses usaran el idioma navajo como código secreto. Johnson, que había crecido en una reserva navajo, argumentó que debido a su compleja sintaxis, cualidades tonales y dialecto, a los criptógrafos japoneses les resultaría imposible de descifrar. También señaló que el navajo no era un idioma escrito y menos de 30 no navajos lo entendían. Johnson agregó que era un lenguaje extremadamente complicado. El significado en el idioma no solo depende de una pronunciación precisa, el énfasis tonal puede cambiar totalmente el sentido de una palabra.

Vogel quedó convencido por los argumentos de Johnson y se decidió establecer un programa de código navajo en Camp Pendleton en Oceanside, California. En mayo de 1942 se reclutó a los primeros 29 emisores de códigos navajos. Durante los meses siguientes, más de 450 términos militares de uso frecuente recibieron equivalentes navajos. Por ejemplo, dah-he-tih-hi era la palabra navajo para colibrí. En el código dah-he-tih-hi ahora se convirtió en la palabra para avión de combate. Mientras que toh-at (entre aguas) significaba Gran Bretaña.

Se estima que 400 agentes navajos fueron entrenados para usar el código y alrededor de 300 vieron acción en el campo. Hablando navajo y usando un código adicional dentro de eso, pudieron transmitir información y órdenes entre las unidades de la Marina y los buques y aviones de la Armada. Los Code Talkers sirvieron en las seis divisiones de la Infantería de Marina, los batallones de Marine Raider y las unidades de paracaídas de la Marina. Los Code Talkers fueron parte de todos los grandes asaltos de los marines durante la Segunda Guerra Mundial y entraron en acción por primera vez el 7 de agosto de 1942 cuando los marines desembarcaron en Guadalcanal.

Merril Sandoval y varios otros navajos que fueron enviados con los infantes de marina que invadieron los japoneses retuvieron Iwo Jima el 19 de febrero de 1945. Los Navajo Code Talkers se distribuyeron entre las divisiones 3ª, 4ª y 5ª de la Infantería de Marina. El trabajo de Sandoval era permanecer detrás de la línea del frente y traducir los informes de los equipos de codificadores de dos personas en otras partes de la isla. Sandoval luego envió estos mensajes a los comandantes militares basados ​​en Hawái. Sandoval también fue responsable de transmitir las órdenes a los marines estadounidenses en la línea del frente.

Algunos oficiales superiores creen que la contribución del código Navajo jugó un papel importante en el éxito de la operación, ya que los japoneses ya habían roto los códigos del Ejército de los Estados Unidos y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. El mayor Howard Connor, oficial de señales de la 5ª División de Infantería de Marina, argumentó más tarde: "Si no fuera por los navajos, los marines nunca habrían tomado Iwo Jima".

Ser un hablador de códigos navajo era una ocupación peligrosa. Según Merril Sandoval, los soldados navajos corrían un gran riesgo de ser fusilados en la batalla por su propio bando: "Esos chicos de la ciudad no tenían idea. En la línea del frente, algunos de ellos nos confundieron con japoneses".

Sandoval y su equipo de codificadores lucharon durante toda la campaña del Pacífico y estaban con los marines estadounidenses cuando llegaron a Japón en septiembre de 1945.

El papel de los descifradores de códigos navajos se mantuvo en secreto hasta 1968. Se afirmó que la razón principal de esto era que los militares podrían querer usar el código nuevamente después de la guerra. Otro factor podría haber sido porque el gobierno había estado involucrado durante muchos años en tratar de destruir el idioma navajo. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, mientras los Code Talkers arriesgaban sus vidas en el frente, en casa, los niños navajos eran castigados en las escuelas de la reserva por hablar su idioma nativo.

En diciembre de 1981, el presidente Ronald Reagan otorgó a los Navajo Code Talkers un Certificado de reconocimiento. Una campaña dirigida por el senador Jeff Bingaman llevó a que los primeros 29 descifradores de códigos recibieran medallas de oro del Congreso en 2001 y el resto recibió medallas de plata. Una película de Hollywood basada en el papel de los codificadores navajos, Windtalkers, apareció en 2002.

Los 29 Navajo Code Talkers originales fueron reclutados a principios de 1942 en respuesta al creciente problema de la interceptación japonesa de transmisiones de radio, lo que significaba que los códigos se volvían cada vez más elaborados y tardaban más en descifrar. Esta no fue la primera vez que se utilizó a los nativos americanos para transmitir información militar en la batalla: un grupo de ocho choctaw fueron utilizados para transmitir mensajes durante las etapas finales de la primera guerra mundial. Pero era la primera vez que se utilizaba un lenguaje de este tipo para crear un código. El resultado fue tan desconcertante que, después de tres años de intentarlo, los japoneses nunca lo rompieron.

La idea perteneció a Philip Johnston, hijo de un misionero, que se había criado en una reserva navajo y hablaba el idioma, llamado Diné, con fluidez. Diné tenía las ventajas de ser naturalmente complejo y prácticamente no escrito: el primer alfabeto Diné incompleto se desarrolló a principios del siglo XX. El significado en el idioma no solo depende de una pronunciación precisa: el énfasis tonal puede cambiar totalmente el sentido de una palabra - "doc", por ejemplo, es "y" o "no" dependiendo de su tono. Pero el desafío final derrotador deben ser las consonantes "eyectivas", expresadas con un suspiro.

Los jóvenes navajos que ya estaban entrenados como Code Talkers vinieron a la escuela y hablaron con todos los chicos de 18 años. Querían niños que estuvieran en buenas condiciones físicas, que pudieran hablar y escribir inglés y hablar navajo con fluidez. Nos llevó unos dos meses aprender el código. Luego nos enviaron a Nueva Zelanda, y de allí a Guadalcanal, después de que estuvo asegurado, donde fuimos entrenados para la jungla.

Al principio había bastantes generales y comandantes que no pensaban que iba a funcionar. Así que establecieron dos centros de comunicaciones, uno dirigido por señalizadores blancos. Nos dieron 10 mensajes para enviar y descifrar. Los suyos tardaron casi cinco minutos en cifrar y decodificar, los nuestros tardaron de uno a dos minutos.

A veces trabajábamos fuera de la playa; luego nos enviaron de ida y vuelta desde la nave de mando al frente. Trabajábamos casi día y noche.

Mirando hacia atrás, no creo que estuviera asustado. Cuando eres joven no piensas mucho en lo que va a pasar. "Matar o morir", eso es lo que nos había inculcado el entrenamiento. Estaba pensando que era como una película.

El aterrizaje fue terrible. El oleaje era muy duro y la playa era empinada, así que cuando la lancha de desembarco no golpeó directamente, se volcaron. Al final tuvimos que deshacernos de todo nuestro equipo, incluidas las radios, y nadar hasta la orilla o nos hubiéramos ahogado.

Recuerdo claramente un incidente en particular. Nos encontramos con una fuerza que era superior en mano de obra y potencia de fuego, por lo que estuvimos inmovilizados durante al menos un par de días. Ese fue el momento en que se disparó la antena de mi radio.

Nos capacitaron en varias áreas de comunicación, y una de ellas era el cable de campo, por lo que siempre teníamos algún cable de campo con nosotros y las herramientas para trabajar con él, como alicates y cortadores y cosas así. Así que tuve la suerte de volver a armar eso. Al menos para una solución temporal para enviar un mensaje. Entonces recibimos un mensaje para un ataque aéreo. Y aparecieron en poco tiempo y salvaron el día. Eso fue en Okinawa.

Cuando crucé ese Valle de la Muerte, me encontré con un montón de marines que fueron derribados tratando de cruzar ese valle. Algunos todavía estaban vivos y se acercaron a nosotros para pedirnos ayuda. Pero el sargento estaba justo detrás de nosotros y dijo: "Se supone que no debes hacer ese tipo de deber, se supone que debes localizar los nidos de ametralladoras e informar. Esa es tu misión". Así que no tuvimos tiempo de ayudar a nadie, simplemente seguimos y localizamos un par de ellos (posiciones enemigas).

Solo para mantener las ametralladoras en silencio, arrojamos algunas granadas de mano cerca del nido de ametralladoras. Y descubrimos que no es un nido abierto, es un nido cerrado, y solo hay una rendija por donde disparaban. A pesar de que golpeamos el nido cerrado, la granada de mano rebotó y explotó afuera. Pero entonces eso fue solo para mantener la cabeza baja hasta que cruzamos de regreso a través del valle e informamos, y sí informamos, y fue entonces cuando uno de los Habladores de Código Navajo envió un mensaje y ordenó fuego de artillería, fuego de mortero y cohetes.

Mientras él enviaba hacia allá, y yo estaba del otro lado, el sargento me reprendió. Oh, realmente persiguió a dos de nosotros que nos detuvimos y trataron de ayudar a esos marines heridos. Y cuando terminaron de enviar el mensaje, en unos cinco minutos, comenzaron a bombardear y (lanzar) todo ese bombardeo en esa área de ametralladoras, literalmente volaron todo. No sé cuántos minutos les tomó.

Cuando dejaron de disparar, ordenaron a los marines que lo cruzaran, y los marines simplemente cruzaron ese valle. Así que todas esas ametralladoras fueron eliminadas. Eso fue hacia el final de la operación de Iwo Jima ".

Levanté la mano y juré proteger la bandera, la constitución y mi país. Pero después de la guerra, después de haber luchado y haber resultado herido, regresé y descubrí que los navajos seguían siendo empujados. Trabajé siete años en una fábrica de uranio. Fue el único trabajo que pude conseguir.


Historia Navajo

La larga caminata de los navajos es una historia prominente en la vida de los navajos porque estableció oficialmente a Navajoland tras la liberación de los navajos de Bosque Redondo, Nuevo México, donde fueron encarcelados en enero de 1864. Los navajos fueron sacados a la fuerza de su tierra debido al conflicto continuo con colonos que avanzan y rodean sus tierras. El mapa de la derecha muestra la base terrestre original con la adición a la base terrestre mediante Orden Ejecutiva.

Para obtener más información sobre la caminata larga, comuníquese con el Museo de la Nación Navajo al (928) 871-7941 para obtener información sobre la exhibición Hwéeldi Baa Hane & # 8217.

También se puede encontrar información aquí: Año de Naaltsoos Sání 2018

RESERVA NAVAJO

Diné Bikéyah (pronunciado como Din & # 8217eh Bi & # 8217KAY & # 8217ah), o Navajoland es único porque la gente aquí ha logrado algo bastante raro: la capacidad de un pueblo indígena para combinar formas de vida tradicionales y modernas. La Nación Navajo es verdaderamente una nación dentro de otra nación. En años pasados, Navajoland a menudo parecía ser poco más que una sección desolada del suroeste, pero aún es una mezcla de desiertos áridos y bosques alpinos con altas mesetas, mesetas y montañas. El descubrimiento de petróleo en Navajoland a principios de la década de 1920 y # 8217 promovió la necesidad de una forma de gobierno más sistemática, cuando la Nación Navajo se hizo conocida como una nación rica en un mundo propio. En 1923, se estableció un gobierno tribal para ayudar a satisfacer los crecientes deseos de las compañías petroleras estadounidenses de arrendar Navajoland para la exploración. El gobierno navajo se ha convertido en la forma más grande y sofisticada de gobierno indígena americano.

El mapa actual de la base terrestre de los navajos se extiende a Arizona, Nuevo México y partes de Utah se indican a la derecha. El área amarilla es la tierra Hopi original, pero se hizo una adición, resaltada en rosa. Los navajos perdieron una base de tierra, lo que provocó que los navajos que vivían en el área fueran reubicados fuera de la tierra Hopi.

GOBIERNO DE LA NACIÓN NAVAJO

El origen del Gobierno Navajo se remonta a 1923, cuando se estableció el primer Consejo Tribal Navajo. Sin embargo, no fue hasta 1938 cuando tuvo lugar la primera elección. Desde entonces hasta 1989, el gobierno de la Nación Navajo consistió en el consejo tribal encabezado por el presidente del consejo. En diciembre de 1989, se aprobó la Enmienda del Título 2, que estableció un sistema de gobierno de tres poderes, comparable a las principales democracias del mundo: el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Poder Legislativo.

El Poder Ejecutivo está encabezado por el Presidente y el Vicepresidente. Son elegidos por voto popular del pueblo navajo por un período de cuatro años. El poder judicial está encabezado por el presidente del Tribunal Supremo, quien es designado por el presidente y luego confirmado por el Consejo de la Nación Navajo. El Consejo de la Nación Navajo comprende el Poder Legislativo de la Nación Navajo. Consta de veinticuatro (24) miembros denominados Delegados del Consejo. Estos delegados son elegidos por un período de cuatro años por los votantes registrados de los 110 Capítulos, que son las unidades administrativas más pequeñas de la Nación Navajo.

A principios de la década de 1930, Window Rock, AZ fue elegida como la capital de la Nación Navajo por John Collier, el Comisionado de Asuntos Indígenas en ese momento. Window Rock no solo fue una formación de arenisca única y hermosa, sino que también fue solo un día y un paseo a caballo hasta el ferrocarril más cercano a 30 millas al sureste en Gallup, NM.

Oficina del Presidente / Vicepresidente de la Nación Navajo Cámaras del Consejo de la Nación Navajo

GRAN SELLO DE LA NACION NAVAJO

El Gran Sello de la Nación Navajo fue diseñado por el Sr. John C. Claw Jr. de Many Farms, AZ. Esto fue adoptado oficialmente por el Consejo Tribal Navajo el 18 de enero de 1952.

Dos tallos de maíz con polen simbolizan al sustentador de la vida navajo. Un caballo, vaca y oveja, ubicado en el centro, simboliza el ganado Navajo.

LA BANDERA DE LA NACIÓN NAVAJO

La Bandera de la Nación Navajo fue diseñada por Jay R. DeGroat de Mariano Lake, NM y adoptada por el Consejo Tribal Navajo el 21 de mayo de 1968. La bandera incorpora varios elementos del Sello de la Nación Navajo.

La bandera de la Nación Navajo tiene un fondo de color beige pálido, con un mapa de la Nación Navajo en el centro. El área original de la reserva de 1868 es de color marrón oscuro, mientras que las fronteras actuales mucho más grandes son de cobre.

Alrededor del mapa están las cuatro montañas sagradas en cada dirección cardinal: negro (que representa el norte), turquesa (que representa el sur), blanco (que representa el este) y amarillo (que representa el oeste). Estos cuatro colores forman un tema recurrente en las leyendas de los navajos, comenzando con la historia de la creación navajo. En él, el mundo comenzó como una isla negra flotando en la niebla. Encima había cuatro nubes: negra, blanca, azul (que significa turquesa) y amarilla. La historia describe las nubes de colores como mundos sucesivos y narra los temas del nacimiento, la propagación, la inundación, el escape y la continuación de la vida. Arqueándose sobre las montañas y el mapa está el arco iris de rojo, amarillo y azul, con el rojo más externo en secuencia inversa del sello de la Nación Navajo. El arco iris simboliza la soberanía navajo.

En el centro del mapa hay un disco blanco con los tallos de maíz y tres animales domésticos del sello de la Nación Navajo que representan la economía ganadera Navajo. Junto con símbolos de otros aspectos de la economía Navajo: un hogan tradicional (hooghan), hogar moderno, torre de perforación de petróleo, silvicultura, minería (que simboliza el potencial de recursos de la Nación Navajo) y recreación con pesca y caza. Todos, menos, los tallos de maíz verde y amarillo aparecen en contorno negro. En la parte superior, cerca del sol, el moderno aserradero simboliza el progreso y la industria característicos del desarrollo económico de la Nación Navajo.

La orientación de las montañas sagradas en la bandera difiere del sello. Los navajos consideran que el este (há & # 8217á & # 8217aah) es donde todo comienza y significa todas las cosas buenas y hermosas, es la ubicación de la montaña blanca. En el sello de la Nación Navajo, el este y la montaña blanca están en la parte superior de la bandera de la Nación Navajo, están a la derecha.

LOS HABLADORES DEL CÓDIGO NAVAJO

Los Navajo Code Talker & # 8217 sirvieron en las seis divisiones de la Infantería de Marina desde 1942 hasta 1945 y se les atribuye haber salvado innumerables vidas.

El trabajo principal del Navajo Code Talker & # 8217 era transmitir información sobre tácticas, órdenes y otra información vital del campo de batalla a través de telégrafos y radios en el idioma diné.

El método de usar el código Morse a menudo tomaba horas, mientras que los navajos manejaban un mensaje en minutos. Se ha dicho que si no fuera por los Navajo Code Talker & # 8217s, los Marines nunca se habrían llevado Iwo Jima.

El lenguaje no escrito de los navajos fue entendido por menos de 30 no navajos en el momento de la Segunda Guerra Mundial. El tamaño y la complejidad del lenguaje hicieron que el código fuera extremadamente difícil de comprender, mucho menos de descifrar. No fue hasta 1968 que el gobierno de los Estados Unidos desclasificó el código.


¿Cuáles son los eventos clave de la historia de los navajos? (con imagenes)

La historia del pueblo navajo suele verse como una mezcla sólida de compromiso tribal temprano, conflicto con los europeos e integración en los Estados Unidos modernos. Navajo Nation es la tribu de nativos americanos más grande de los Estados Unidos, y su reserva de hogar, Navajoland, se extiende por más tierra que cualquier otra. Cubriendo 24,000 millas cuadradas de Arizona, Nuevo México y Utah, las tierras áridas y dispersas tienen poca semejanza con las tierras de origen de la tribu. La inmigración de la tribu desde el norte de Canadá en 1400 d.C. es uno de los primeros eventos conocidos en la historia de los navajos. Otros eventos clave incluyen la migración a la parte suroeste de lo que ahora es Estados Unidos, luchando con colonos y milicias, adoptando las tradiciones de sus vecinos, y una marcha forzada de 400 millas conocida como Long Walk, que se cobró muchas vidas. En tiempos más modernos, el lenguaje tribal resultó invaluable cuando se convirtió al código militar, y a los hombres navajos se les atribuye muchas de las victorias de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Estos hombres se conocen hoy como "Code Talkers". Las reservas navajo ofrecen una gran apreciación histórica tanto para los residentes como para los visitantes, y la estructura gubernamental de la nación ha demostrado ser muy exitosa y eficaz.

Vida nómada temprana

Cuando los navajos hicieron su viaje a las tierras desérticas de América del Norte en 1400 d.C., vivían un estilo de vida nómada. La tribu cazaba, recolectaba y migraba. Sus vidas tenían poco en común con las tradiciones tribales de hoy. Por supuesto, esta historia a veces encuentra resistencia por parte de aquellos que creen en las leyendas que relacionan la historia temprana de los navajos con puntos de referencia sagrados en el área en la que habitan en los tiempos modernos.

Incursiones y guerra

Con el tiempo, los navajos comenzaron a adaptarse a las costumbres de sus tribus vecinas. En el siglo XVI, cultivaban maíz y frijoles, al igual que los indios Pueblo. Los navajos cambiaron de nuevo con la llegada de los colonos extranjeros y comenzaron a criar ovejas y a elaborar joyas de plata, al igual que los españoles. Los navajos también continuaron su tradición de asaltar tribus vecinas. La introducción española del caballo en el 1700 llevó esta práctica a un punto crítico.

En 1804, con la ayuda de las tribus Pueblo, Ute y Blackfoot, el gobierno español atacó a los navajos en represalia. Los hombres murieron en ambos lados y los problemas entre las tribus se calmaron. No fue hasta que EE. UU. Se expandió a Nuevo México y los nuevos colonos se mudaron al territorio navajo que los asaltos comenzaron una vez más.

Intentos de tratado del gobierno de EE. UU.

En 1849, el gobierno de Estados Unidos intentó forjar un tratado con los líderes tribales, pero la reunión terminó en conflicto y tragedia. Al final, siete navajos fueron asesinados, incluido un influyente guerrero llamado Narbona. Las conversaciones se tensaron entre los indios y los Estados Unidos, que tenían formas muy diferentes de llegar a acuerdos, y los malentendidos se convirtieron en un caldo de cultivo para los problemas.

Una serie de tratados fallidos y ataques motivaron al gobierno de los Estados Unidos a formar un programa de reubicación para las tribus indias Navajo y Apache. En 1863, el general Kit Carson llegó con planes de trasladar a todos los miembros de la tribu a Fort Sumner en el sureste de Nuevo México. El arresto de las tribus indias fue un asunto violento y desordenado.

La larga caminata

En 1864, se obligó a los navajos, hombres, mujeres y niños de todas las edades, a caminar 400 millas hasta un campamento llamado Bosque Redondo. Esta caminata se conoce como la caminata larga y muchas personas murieron durante el viaje de 18 días. También hubo sufrimiento en Bosque Redondo, y en 1868 se redactó un tratado que permitió el regreso de la tribu indígena a su tierra natal. El Tratado de Bosque Redondo exigía numerosas disposiciones, incluido el fin de las redadas que habían asolado el suroeste durante siglos.

The Long Walk fue el punto más oscuro de la historia de los navajos, pero también unió a la gente de una manera que nunca habían experimentado. Para 1923, establecieron un organismo gubernamental formal y estaban trabajando en acuerdos de arrendamiento de tierras con empresas sedientas de petróleo de Nuevo México. Para 1924, se los contaba como ciudadanos estadounidenses y se les aseguraba el derecho al voto.

Papel en la codificación en tiempos de guerra

En 1942, poco después del ataque a Pearl Harbor, se reclutó a un grupo de voluntarios navajos para crear un código secreto utilizando su idioma nativo. El código resultó irrompible y se usó durante los esfuerzos de la Segunda Guerra Mundial para transmitir mensajes sin temor a que el enemigo los interceptara. Se les atribuye la victoria en Iwo Jima, entre otros. Casi 60 años después de sus esfuerzos, en 2001, los llamados Habladores del Código Navajo recibieron la Medalla de Honor del Congreso.


El Código Navajo - Historia

¿Qué es la historia de los navajos? Navajo es una de las tribus más antiguas del mundo. Mucho antes de la teoría del puente terrestre de Asia a América del Norte a través del Estrecho de Bering, los ancianos de la tribu Navajo ya contaban su historia sobre la historia Navajo. La historia de los navajos se considera una de las historias más coloridas e interesantes de la historia de Estados Unidos.

El surgimiento del primer hombre y mujer

El Navajo relata que el surgimiento del primer hombre mujer y el primer mundo al cuarto mundo o el mundo actual que vivimos hoy. El primer hombre según la historia navajo trajo las montañas significativas como la Montaña Amarilla o el Monte Humphreys, la Montaña Turquesa o el Monte Taylor, la Montaña Blanca o la Montaña Blanca y el Pico Hesperus de la Montaña Negra. Estas montañas son muy sagradas para los navajos. Muchos antropólogos creían que los navajos se separaron del sur de Athabaskans al suroeste durante los años 200-1300 d.C.

Desarrollo cultural

Durante el período de 900 y 1525 d.C., la tribu ha desarrollado una cultura compleja y rica en la ubicación del actual Nuevo México. Este es también el período que según la historia de los navajos comienza a desarrollar la red comercial con los pueblos históricos Pueblo y Anasazi, que también trae nuevas tecnologías como mocasines y puntas de pedernal a través del suroeste. Además, algunos navajos también se trasladaron al suroeste de Utah en 1620. Los primeros años del siglo dieciocho, el pueblo navajo se extendió al sureste de Utah y al noreste de Arizona.

Encuentro con los exploradores españoles

Los navajos entraron en contacto con los exploradores españoles en el siglo 1600. En 1680, el grupo Apache y Navajo ayudó a los indios Pueblo durante la revuelta Pueblo. Esta es la guerra de independencia de los españoles que han esclavizado y brutalizado a los pueblos durante varias décadas. La rebelión provocó que los españoles regresaran a México. Por otro lado, en 1893, los españoles reconquistaron el Valle del Río Grande. Aquí es donde algunos Pueblo buscan refugio a los Navajos. Esto ha resultado de la mezcla de la tradición y la cultura de dos tribus. La relación de ambos grupos ha florecido e incluso les ha hecho darse cuenta de la importancia de trabajar juntos como un solo grupo que lucha contra los colonizadores españoles para protegerlos a ellos ya sus hijos.

A finales del siglo XVIII, los navajos experimentaron un problema directo con los colonizadores españoles que pretendían conquistar el suroeste. Para debilitar a la tribu Navajo, los españoles se han aliado con Utes y Comanches y desde este período muchas personas se convirtieron en víctimas de la esclavitud española.

Los navajos son de hecho algunas de las tribus más interesantes de la historia de los nativos norteamericanos. Se sabe que tienen una rica cultura y tradición. Además, también han conocido por sus mitos y leyendas como los coyotes y los skinwalkers, que son bastante espeluznantes. Sin embargo, estos son solo mitos y no son pruebas sólidas, aunque muchas personas, especialmente los ancianos, creían que eran reales.


Tipos de código

Una de las razones por las que los lectores de códigos tuvieron tanto éxito fue porque su lenguaje es generalmente incomprensible y se han comparado muchos sonidos que no suenan como un lenguaje en sí mismos. Cuando se empezó a transcribir el código, no existía un alfabeto navajo ni estaba disponible en forma escrita.

Cuando a los navajos se les asignó la tarea de crear palabras en código que debían ser breves, fáciles de aprender y recordar, los hombres desarrollaron un código de dos partes. El primero era un alfabeto fonético de 26 letras que usaba nombres para 18 animales o pájaros, además de las palabras "hielo" (la letra I), "nuez" (N), "carcaj" (Q), "Ute" (U ), “Vencedor” (V), “cruz” (X), “yuca” (Y) y “zinc” (Z). La segunda parte fue un vocabulario en inglés de 211 palabras con sinónimos navajos.

Museo Nacional del Indio Americano

Código Tipo 1

A los veintinueve emisores de códigos navajos originales se les ocurrió por primera vez el primer tipo de código que finalmente se denominó código Tipo 1. Consistía en 26 términos navajos que representaban letras individuales en inglés que podían usarse para deletrear una palabra. Como tenían que memorizar todas las palabras, usaban cosas que les eran familiares, como tipos de animales. Luego, tradujeron esas palabras al navajo. Por ejemplo, la palabra navajo para "hormiga", wo-la-chee, se usó para representar la letra "a" en inglés.

Código Tipo 2

El código de tipo 2 contenía palabras que podían traducirse directamente del inglés al navajo, y los codificadores también desarrollaron un diccionario de 211 términos (luego ampliado a 411) para palabras y nombres militares que no existían originalmente en el idioma navajo. Por ejemplo, dado que no existía una palabra navajo para "submarino", los codificadores acordaron utilizar el término besh-lo, que se traduce como "pez de hierro". Muchos hablantes de códigos indígenas estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial usaron sus lenguajes tribales cotidianos para transmitir mensajes. Un mensaje como “envíe más municiones al frente” se acaba de traducir al idioma nativo y se envía por radio. Estos se conocieron como códigos de tipo dos.


Philip Johnston & # 39s Idea

Hijo de un misionero protestante, Philip Johnston pasó gran parte de su infancia en la reserva Navajo. Creció con niños navajos, aprendiendo su idioma y sus costumbres. De adulto, Johnston se convirtió en ingeniero de la ciudad de Los Ángeles, pero también pasó una cantidad considerable de su tiempo dando conferencias sobre los navajos.

Entonces, un día, Johnston estaba leyendo el periódico cuando notó una historia sobre una división blindada en Luisiana que intentaba encontrar una forma de codificar las comunicaciones militares utilizando personal nativo americano. Esta historia provocó una idea. Al día siguiente, Johnston se dirigió al campamento Elliot (cerca de San Diego) y presentó su idea de un código al teniente coronel James E. Jones, el oficial de señales del área.

El teniente coronel Jones se mostró escéptico. Los intentos anteriores de códigos similares fracasaron porque los nativos americanos no tenían palabras en su idioma para los términos militares. No era necesario que los navajos añadieran una palabra en su idioma para "tanque" o "ametralladora", así como no hay razón en inglés para tener términos diferentes para el hermano de tu madre y el hermano de tu padre, como lo hacen algunos idiomas, ellos ' Ambos son llamados "tío". Y a menudo, cuando se crean nuevos inventos, otros idiomas simplemente absorben la misma palabra. Por ejemplo, en alemán una radio se llama "Radio" y una computadora es "Computadora". Por lo tanto, al teniente coronel Jones le preocupaba que si usaban algún idioma nativo americano como códigos, la palabra "ametralladora" se convertiría en la palabra inglesa "ametralladora", lo que haría que el código fuera fácilmente descifrable.

Sin embargo, Johnston tuvo otra idea. En lugar de agregar el término directo "ametralladora" al idioma navajo, designarían una palabra o dos que ya están en el idioma navajo para el término militar. Por ejemplo, el término para "ametralladora" se convirtió en "arma de fuego rápido", el término para "acorazado" se convirtió en "ballena" y el término para "avión de combate" se convirtió en "colibrí".

El teniente coronel Jones recomendó una demostración para el mayor general Clayton B. Vogel. La demostración fue un éxito y el Mayor General Vogel envió una carta al Comandante de la Infantería de Marina de los Estados Unidos recomendando que reclutaran a 200 navajos para esta asignación. En respuesta a la solicitud, solo se les dio permiso para comenzar un "proyecto piloto" con 30 navajos.


El código navajo de la Segunda Guerra Mundial: ¿era irrompible?

El Código Navajo, que se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial, se ha convertido en uno de los códigos militares más famosos de todos los tiempos. El código fue desarrollado en 1942 para su uso por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Este código era complejo y sofisticado, lo que lo hacía perfecto para uso militar. La complejidad del Código Navajo lo hizo diferente de otros códigos militares nativos americanos utilizados en ese momento o en la Primera Guerra Mundial. El código nunca se rompió, pero hubo una llamada cercana durante la Segunda Guerra Mundial. Logró algunos éxitos importantes durante el conflicto, se volvió invaluable para los Marines de los EE. UU. Y ayudó a desconcertar al ejército japonés.

Habladores de código navajo. Saipan, Islas Marianas del Norte, junio de 1944.

El ejército japonés había descifrado todos los códigos que Estados Unidos había utilizado hasta 1942 (1). Los marines a cargo de las comunicaciones se estaban poniendo nerviosos ([1]). ¡Había una necesidad inminente de un código irrompible! Al ingeniero civil Philip Johnston, que había pasado un tiempo en la Reserva Navajo, se le ocurrió la idea de usar el idioma navajo (que no estaba escrito y solo lo entendían quienes vivían con los navajos) como base para un código irrompible ([2]) . Philip Johnston presentó la idea a los "altos mandos" de la Infantería de Marina de los EE. UU. Y decidieron implementar la idea de inmediato (2). El oficial de comunicaciones, mayor James E. Jones, el mayor general Clayton B. Vogel (comandante del Cuerpo Anfibio de la Flota del Pacífico) y el comandante Thomas Holcomb fueron responsables de lanzar y reclutar a los hombres que se convirtieron en codificadores (3). Estos hombres coincidieron en la necesidad de mantener el máximo secreto del programa ([3]).

En febrero de 1942 en Camp Elliot, Vogel y Jones presenciaron y realizaron un experimento de prueba con hombres navajos (3). Este experimento de prueba involucró a los hombres navajo dando palabras navajo a términos militares en el período de una hora (3). Jones y Vogel también fueron testigos de que los comunicadores navajos y marinos transmitían varios mensajes que se asemejaban en estilo y contenido a los mensajes militares que se usarían en la batalla (3). En ese momento, el código estándar utilizado era el código “Shackle”, que se escribía en inglés, se codificaba mediante una máquina de codificación y se enviaba (3). Luego, el extremo receptor decodificó el mensaje, nuevamente a través de la máquina, y lo escribió en inglés (3). Se tardó una hora en transmitir y recibir los mensajes de prueba utilizando el "Código de grillete" (3). En contraste, cuando los mismos mensajes fueron transmitidos y recibidos en Navajo - con los hombres Navajo actuando como máquinas codificadoras humanas - tomó solo cuarenta segundos para que la información se transmitiera con precisión (3). El experimento de prueba fue un éxito y Vogel acordó lanzar un piloto, pero debido al secreto del programa, se decidió limitar el programa de prueba a 29 hombres navajos (3). Desde julio de 1942 hasta septiembre de 1942, 29 hombres navajos del Pelotón 382 ayudaron a inventar y desarrollar el Código Navajo ([4]). Los 29 hombres navajos del Pelotón 382 pidieron a tres militares que hablaban navajo llamados Felix Yazzie, Ross Haskie y Wilson Price que los ayudaran a trabajar en el Código Navajo ([5]). El emisor de códigos navajo Chester Nez dijo sobre la adición de estos tres hombres: “No sé por qué los historiadores insisten en separarlos de los veintinueve originales. Para mí, fueron los treinta y dos originales. Merecían el crédito por el código tanto como cualquiera de nosotros ”(5).

Un código único

El Código Navajo se diferenciaba de otros Códigos Nativos Americanos usados ​​en el pasado, en que los Navajo se resistieron a adoptar palabras en inglés y doblarlas en el idioma Navajo como teléfono y radio ([6]). En cambio, los navajos inventaron sus propias palabras para inventos como el teléfono y la radio, y así mantuvieron su idioma libre de influencias externas ([7]). A una persona que no es navajo le resulta difícil escuchar correctamente las palabras navajo, virtualmente imposible para él reproducir las palabras y casi imposible pronunciar siquiera una palabra de navajo si no está acostumbrado a escuchar los sonidos (6). Además, como dijo el futuro Hablador de Códigos Navajo, Sam Tso, “Mi idioma, mi idioma Navajo, no tiene un alfabeto. no podemos escribir nuestro idioma y no podemos leerlo. Entonces, cuando inventaron este código, usaron el alfabeto inglés y le dieron una palabra determinada, al ABC allí y luego, cuando lo miré y descubrí que habían dividido todos esos ABC según los animales que vivían en el agua, viajar. sobre el agua, que volaba por el aire, y los animales que viven en la tierra. Entonces, se dividieron en tres partes ”([8]).

Había dos tipos de código navajo desarrollados por los hablantes de código navajo originales (9). El primero fue el código Tipo 1, que constaba de 26 términos navajos que representaban letras individuales en inglés que podían usarse para deletrear una palabra (9). Por ejemplo, la palabra navajo para "hormiga", en navajo wo-la-chee, se usó para representar la letra "a" en inglés ([9]). Además, los hablantes de código navajo originales desarrollaron el código navajo tipo 2 que contenía palabras que podían traducirse del inglés al navajo e incluía un diccionario (9). Por ejemplo, en el Código Navajo Tipo 2 no existía una palabra para "submarino", por lo que los Habladores del Código Navajo acordaron usar el término besh-lo, que se traduce como "pez de hierro" (9).

Por el contrario, durante la Primera Guerra Mundial, los soldados Choctaw y Comanche transmitieron mensajes en su complejo lenguaje para bloquear a los alemanes, que de ninguna manera era un código (6). Los Choctaw y Comanche se utilizaron de forma limitada durante la Primera Guerra Mundial (6). ). Fue después de que terminó la Primera Guerra Mundial cuando los alemanes descubrieron qué idiomas nativos habían sido empleados enviando “turistas”, “eruditos” y “antropólogos” para aprender los idiomas de varias tribus nativas americanas (6). Afortunadamente, los navajos no fueron visitados por estos espías alemanes (6). Esto impidió que los secretos del idioma navajo se transmitieran al aliado de la Alemania nazi, el Japón imperial. Esto permitió que el entonces lenguaje secreto de Navajo se usara para desarrollar un código irrompible (6). Además, el Código Navajo contenía 642 palabras o términos en su diccionario ([10]). En comparación, los Comanche Code Talkers de la era de la Segunda Guerra Mundial solo tenían 250 términos o 250 palabras y la era primitiva de la Primera Guerra Mundial: el experimento de habla Choctaw solo tenía 20 términos o 20 palabras ([11]). Los Comanche Code Talkers sirvieron en Europa contra el Tercer Reich ([12]).

Esfuerzos de descifrado de código japonés

Un interrogador japonés llamado Goon, interrogó a un prisionero navajo capturado llamado Joe Kieyoomia (que había sobrevivido a la Marcha de la Muerte de Bataan de 1942) y llegó a la conclusión de que el Código tenía algo que ver con el idioma navajo ([13]). Joe Kieyoomia, a pesar de haber sido brutalmente abusado por sus captores japoneses, nunca reveló ninguno de los secretos del Código Navajo (13). El jefe de inteligencia japonés. El teniente general Seizo Arisue, dijo que si bien pudo descifrar el código utilizado por el Ejército de los Estados Unidos y el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos, nunca pudo descifrar el Código Navajo ([14]). A raíz de la Segunda Guerra Mundial, el Noche de Fuji, un periódico de Tokio, declaró: “Si el Equipo de Inteligencia Imperial Japonés hubiera podido decodificar los mensajes navajos ... la historia de la Guerra del Pacífico podría haber resultado completamente diferente” ([15]). Esto muestra la efectividad en el secreto que rodea al Código Navajo.

El Código Navajo también tuvo algunos éxitos importantes en los campos de batalla del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Durante la campaña de Guadalcanal, el Code Talker Navajo Chester Nez y su amigo Roy destruyeron una posición de ametralladora japonesa usando el poder del Código Navajo para ordenar un ataque de artillería para destruirla ([16]). En la Batalla de Iwo Jima, de febrero de 1945 a marzo de 1945, el oficial de señales mayor Howard Connor de la 5ª División de Infantería de Marina dijo: “Si no fuera por los navajos, los infantes de marina nunca habrían tomado Iwo Jima” (14). El oficial de señales Howard Conner tenía seis Code Talkers Navajo con él y durante los dos primeros días de la batalla de Iwo Jima a partir de febrero de 1945 enviaron más de 800 mensajes, todos sin error (14). Una de las últimas transmisiones de la Segunda Guerra Mundial fueron las observaciones de los científicos estadounidenses del bombardeo atómico de Nagasaki el 9 de agosto de 1945 y fue enviada de regreso a través del Código Navajo (15).

En retrospectiva

El Código Navajo tuvo fama eterna como código militar. Este código que fue desarrollado para la Infantería de Marina sirvió con éxito desde 1942 hasta 1945. La naturaleza compleja y detallada del Código Navajo lo hizo perfecto para uso militar y era diferente de otros códigos nativos americanos. Excepto por una llamada cercana, el Código nunca se rompió. ¡El Código Navajo era realmente irrompible!

Ahora, lea el artículo de Daniel sobre "¿Los ataques kamikaze japoneses de la Segunda Guerra Mundial tuvieron más impacto que los cohetes V-2 nazis?" aquí .

[1] Ávila, Judith y Nez, Chester. Prólogo de Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial. Nueva York, Nueva York. Dutton Calibre. 2011. 93.

[2] Ávila, Judith y Nez, Chester. Reenvío de Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial. Nueva York, Nueva York. Dutton Calibre. 2011. 90.

[3] Ávila, Judith y Nez, Chester. Adelante por Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial. Nueva York, Nueva York. Dutton Calibre. 2011. 92.

[4] Ávila, Judith y Nez, Chester. Reenvío de Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial. Nueva York, Nueva York. Dutton Calibre. 2011. 101-102.

[5] Ávila, Judith y Nez, Chester. Reenvío de Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial. Nueva York, Nueva York. Dutton Calibre. 2011. 109.

[6] Ávila, Judith y Nez, Chester. Reenvío de Bingaman, Jeff Senador de los Estados Unidos de Nuevo México. Code Talker: el primer y único libro de memorias de uno de los hablantes de código navajo originales de la Segunda Guerra Mundial . New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 91.

[7] Avila, Judith Schiess and Nez, Chester. Forward by Bingaman, Jeff United States Senator from New Mexico. Code Talker: The first and only memoir by one of the original Navajo code talkers of WWII . New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 91-92.

[8] Navajo code talkers of World War II: Journey of Remembrance. Dreamscape-Contemporary Learning Systems. Starbright Media Corporation production. 2018.

[9] “American Indian Code Talkers, The National WWII Museum-New Orleans”. December 12th, 2020. https://www.nationalww2museum.org/war/articles/american-indian-code-talkers .

[10] Avila, Judith Schiess and Nez, Chester. Forward by Bingaman, Jeff, United States Senator from New Mexico. Code Talker: The first and only memoir by one of the original Navajo code talkers . New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 273-291.

[11] Greenspan, Jesse. “How Native American Code Talkers Pioneered a Type of Military Intelligence”. Updated: November 11th, 2020. History Channel. Accessed January 1st, 2021. https://www.history/com/news/world-war-is-native-american-code-talkers .

[12] McIntyre, Cindy. “Comanche language helped win World War II”. Last Modified November 14th, 2017. Armada de Estados Unidos. Accessed on January 3rd, 2021. https://www.army.mil/article/178195/comanche_language_helped_win_world_war_ii .

[13] Avila, Judith Schiess and Nez, Chester. Forward by Bingaman, Jeff, United States Senator from New Mexico. Code Talker: The first and only memoir by one of the original Navajo code talkers. New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 207-208.

[15] Avila, Judith Schiess and Nez, Chester. Foreword by Bingaman, Jeff, United States Senator from New Mexico. Code Talker: The first and only memoir by one of the of the original code talkers . New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 215.

[16] Avila, Judith Schiess, and Nez, Chester. Forward by Bingaman, Jeff, United States Senator from New Mexico. Code Talker: The first and only memoir by one of the original Navajo code talkers. New York: New York. Dutton Caliber. 2011. 133.

“American Indian Code Talkers, The National WWII Museum-New Orleans” December 12th, 2020. https://www.nationalww2museum.org/war/articles/american-indian-code-talkers .

Avila, Judith, and Nez, Chester. Foreword by Bingaman, Jeff, United States Senator from New Mexico. Code Talker: The First and only memoir by one of the original Navajo code talkers of WWII . New York: New York. Dutton Caliber. 2011.

Greenspan, Jesse. “How Native American Code Talkers Pioneered a New Type of Military Intelligence”. Canal Historia. Updated: November 11th, 2020. Accessed on January 1st, 2021. https://www.history/com/news/world-war-is-native-american-code-talkers .

McIntyre, Cindy. “Comanche language helped win World War II”. Last Modified November 14th, 2017. Armada de Estados Unidos.Accessed January 3rd, 2021. https://www/army.mil/article/178195/comache_language_helped_win_world_war_ii

Navajo Code talkers of World War II: Journey of Remembrance. Dreamscape-Contemporary Learning Systems. Starbright Media Corporation. 2018.


Native American Soldiers

There were more than 500 people that joined the Navajo code talkers, coming from many different Native American tribes. Cherokee, Comanche, Navajo, Sioux tribes, and others gave soldiers that were trained to speak the language of code.

The very first time Navajo code talkers showed how useful this way of communication can be was in 1918. Eight members of the Choctaw tribe served in World War I in France, where they played a huge role when the Meuse-Argonne offensive took place. The Germans had no idea what they were hearing in the comms.


Navajo Code Talkers: Key to U.S. Victory in the Pacific during World War II

Navajo Code Talkers Marine Corps Cpl. Henry Bake, Jr. and Pfc. George H. Kirk use a portable radio near enemy lines to communicate with fellow Marines in December 1943. The Navajo language proved to be an unbreakable military code that assisted Navy and Marine operations in the Pacific during World War II. The secret of the Navajo Code Talkers and the use of the Navajo language would not be revealed until the late 1960s. National Archives and Records Administration photo.


Contenido

Assiniboine Edit

Native speakers of the Assiniboine language served as code talkers during World War II to encrypt communications. [9] One of these code talkers was Gilbert Horn Sr., who grew up in the Fort Belknap Indian Reservation of Montana and became a tribal judge and politician. [9]

Basque Edit

In November 1952, Euzko Deya magazine [10] reported that in May of that year, upon meeting a large number of US Marines of Basque ancestry in a San Francisco camp, Captain Frank D. Carranza had thought of using the Basque language for codes. [11] [12] [13] His superiors were circumspect as there were known settlements of Basque people in the Pacific region, including: 35 Basque Jesuits in Hiroshima, led by Pedro Arrupe a colony of Basque jai alai players in China and the Philippines and Basque supporters of Falange in Asia. Consequently, the US Basque code talkers were not deployed in these theaters, instead being used initially in tests and in transmitting logistics information for Hawaii and Australia.

De acuerdo a Euzko Deya, on August 1, 1942, Lieutenants Nemesio Aguirre, Fernández Bakaicoa, and Juanana received a Basque-coded message from San Diego for Admiral Chester Nimitz. The message warned Nimitz of Operation Apple to remove the Japanese from the Solomon Islands. They also translated the start date, August 7, for the attack on Guadalcanal. As the war extended over the Pacific, there was a shortage of Basque speakers and the US military came to prefer the parallel program based on the use of Navajo speakers.

In 2017, Pedro Oiarzabal and Guillermo Tabernilla published a paper refuting Euzko Deya ' s article. [14] According to Oiarzabal and Tabernilla, they could not find Carranza, Aguirre, Fernández Bakaicoa, or Juanana in the National Archives and Records Administration or US Army archives. They did find a small number of US Marines with Basque surnames, but none of them worked in transmissions. They suggest that Carranza's story was an Office of Strategic Services operation to raise sympathy for US intelligence among Basque nationalists.

Cherokee Edit

The first known use of code talkers in the US military was during World War I. Cherokee soldiers of the US 30th Infantry Division fluent in the Cherokee language were assigned to transmit messages while under fire during the Second Battle of the Somme. According to the Division Signal Officer, this took place in September 1918 when their unit was under British command. [15] [16]

Choctaw Edit

During World War I, company commander Captain Lawrence of the US Army overheard Solomon Louis and Mitchell Bobb having a conversation in the Choctaw language. Upon further investigation, he found that eight Choctaw men served in the battalion. The Choctaw men in the Army's 36th Infantry Division trained to use their language in code and helped the American Expeditionary Forces in several battles of the Meuse-Argonne Offensive. On October 26, 1918, the code talkers were pressed into service and the "tide of battle turned within 24 hours . and within 72 hours the Allies were on full attack." [17] [18]

Comanche Edit

German authorities knew about the use of code talkers during World War I, which led Josef Goebbels to declare Native Americans to be fellow Aryans. [19] In addition, the Germans sent a team of thirty anthropologists to the United States to learn Native American languages before the outbreak of World War II. [20] However, the task proved too difficult because of the large array of native languages and dialects. Nonetheless, after learning of the Nazi effort, the US Army opted not to implement a large-scale code talker program in the European theater.

Initially, 17 code talkers were enlisted but three were unable to make the trip across the Atlantic when the unit was finally deployed. [21] A total of 14 code talkers using the Comanche language took part in the Invasion of Normandy and served in the 4th Infantry Division in Europe. [22] Comanche soldiers of the 4th Signal Company compiled a vocabulary of 250 code terms using words and phrases in their own language. [23] Using a substitution method similar to the Navajo, the code talkers used descriptive words from the Comanche language for things that did not have translations. For example, the Comanche language code term for tanque era turtle, bomber era pregnant bird, machine gun era sewing machine, y Adolf Hitler era crazy white man. [24] [25]

Two Comanche code talkers were assigned to each regiment and the remainder were assigned to the 4th Infantry Division headquarters. Shortly after landing on Utah Beach on June 6, 1944, the Comanche began transmitting messages. Some were wounded but none killed. [24]

In 1989, the French government awarded the Comanche code talkers the Caballero of the National Order of Merit. On November 30, 1999, the United States Department of Defense presented Charles Chibitty with the Knowlton Award, in recognition of his outstanding intelligence work. [24] [26]

Cree Edit

In World War II, the Canadian Armed Forces employed First Nations soldiers who spoke the Cree language as code talkers. Owing to oaths of secrecy and official classification through 1963, the role of Cree code talkers were less known than their US counterparts and went unacknowledged by the Canadian government. [27] A 2016 documentary, Cree Code Talkers, tells the story of one such Métis individual, Charles "Checker" Tomkins. Tomkins, who died in 2003, was interviewed shortly before his death by the Smithsonian National Museum of the American Indian. While he identified some other Cree code talkers, "Tomkins may have been the last of his comrades to know anything of this secret operation." [28] [29]

Meskwaki Edit

A group of 27 Meskwaki enlisted in the US Army together in January 1941 they were 16 percent of Iowa's Meskwaki population. During World War II, the US Army trained eight Meskwaki men to use their native Fox language as code talkers. They were assigned to North Africa. The eight were awarded the Congressional Gold Medal in 2013 unfortunately all were deceased. The award was accepted by members of the Meskwaki community. [30] [31]

Mohawk Edit

Mohawk language code talkers were employed during World War II by the United States Army in the Pacific theater. Levi Oakes, a Mohawk code talker born in Canada, was deployed to protect messages being sent by Allied Forces using Kanien'kéha, a Mohawk sub-set language. Oakes died in May 2019 leaving no surviving Mohawk code talkers. [32]

Muscogee (Seminole and Creek) Edit

The Muscogee language was used as type two code (informal) during World War II by enlisted Seminole and Creek people. [33] Tony Palmer, Leslie Richard, Edmund Harjo, and Thomas MacIntosh from the Seminole Nation of Oklahoma and Muscogee (Creek) Nation were recognized under the Code Talkers Recognition Act of 2008. [34] The last surviving of these code talkers, Edmond Harjo of the Seminole Nation of Oklahoma, died on March 31, 2014, at the age of 96. His biography was recounted at the Congressional Gold Medal ceremony honoring Harjo and other code talkers at the US Capitol on November 20, 2013. [35] [36] [37]

Navajo Edit

Philip Johnston, a civil engineer for the city of Los Angeles, [38] proposed the use of the Navajo language to the United States Marine Corps at the beginning of World War II. Johnston, a World War I veteran, was raised on the Navajo reservation as the son of a missionary to the Navajo and was one of the small number of non-Navajo who spoke the language fluently. Many Navajo enlisted shortly after Pearl Harbor and eagerly contributed to the war effort.

Because Navajo has a complex grammar, it is not mutually intelligible enough with even its closest relatives within the Na-Dene family to provide meaningful information. At the time, it was still an unwritten language, and Johnston believed Navajo could satisfy the military requirement for an undecipherable code. Its complex syntax and phonology, not to mention its numerous dialects, made it unintelligible to anyone without extensive exposure and training. One estimate indicates that at the outbreak of World War II, fewer than 30 non-Navajo could understand the language. [39]

In early 1942, Phillip Johnston met with the commanding general of the Amphibious Corps, Major General Clayton B. Vogel, and his staff. Johnston staged simulated combat conditions which demonstrated that Navajo men could transmit and decode a three-line message in 20 seconds, compared to the 30 minutes it took the machines of the time. [40] The idea was accepted and Vogel recommended that the Marines recruit 200 Navajo. The first 29 Navajo recruits attended boot camp in May 1942. This first group created the Navajo code at Camp Pendleton. [41]

The Navajo code was formally developed and modeled on the Joint Army/Navy Phonetic Alphabet that uses agreed-upon English words to represent letters. Since it was determined that phonetically spelling out all military terms letter by letter into words while in combat would be too time-consuming, some terms, concepts, tactics, and instruments of modern warfare were given uniquely formal descriptive nomenclatures in Navajo. For example, the word for tiburón referred to a destroyer, while silver oak leaf indicated the rank of lieutenant colonel. [42]

A codebook was developed to teach the many relevant words and concepts to new initiates. The text was for classroom purposes only and was never to be taken into the field. The code talkers memorized all these variations and practiced their rapid use under stressful conditions during training. Uninitiated Navajo speakers would have no idea what the code talkers' messages meant they would hear only truncated and disjointed strings of individual, unrelated nouns and verbs. [43] [44]

The Navajo code talkers were commended for the skill, speed, and accuracy they demonstrated throughout the war. At the Battle of Iwo Jima, Major Howard Connor, 5th Marine Division signal officer, had six Navajo code talkers working around the clock during the first two days of the battle. Estos seis enviaron y recibieron más de 800 mensajes, todos sin error. Más tarde, Connor declaró: "Si no fuera por los navajos, los marines nunca hubieran tomado Iwo Jima". [41]

After incidents when Navajo code talkers mistaken for ethnic Japanese being captured by other American soldiers, several were assigned a personal bodyguard whose principal duty was to protect them from their own side. According to Bill Toledo, one of the second group after the original 29, they had a secret secondary duty: if their charge was at risk of being captured, they were to shoot him to protect the code. Fortunately, none was ever called upon to do so. [45] [46]

To ensure a consistent use of code terminologies throughout the Pacific theater, representative code talkers of each of the US Marine divisions met in Hawaii to discuss shortcomings in the code, incorporate new terms into the system, and update their codebooks. These representatives, in turn, trained other code talkers who could not attend the meeting. As the war progressed, additional code words were added and incorporated program-wide. In other instances, informal shortcut code words were devised for a particular campaign and not disseminated beyond the area of operation. Examples of code words include the Navajo word for buzzard, jeeshóóʼ , which was used for bomber, while the code word used for submarino, béésh łóóʼ , meant iron fish in Navajo. [47] The last of the original 29 Navajo code talkers who developed the code, Chester Nez, died on June 4, 2014. [48]

Four of the last nine Navajo code talkers used in the military died in 2019: Alfred K. Newman died on January 13, 2019, at the age of 94. [49] On May 10, 2019, Fleming Begaye Sr. died at the age of 97. [50] New Mexico State Senator John Pinto, elected in 1977, died in office on May 24, 2019. [51] William Tully Brown died in June 2019 aged 96. [52] Joe Vandever Sr. died at 96 on January 31, 2020. [53]

The deployment of the Navajo code talkers continued through the Korean War and after, until it was ended early in the Vietnam War. The Navajo code is the only spoken military code never to have been deciphered. [42]

Nubian Edit

Tlingit Edit

During World War Two, American soldiers used their native Tlingit as a code against Japanese forces. Their actions remained unknown, even after the declassification of code talkers and the publication of the Navajo code talkers. The memory of five deceased Tlingit code talkers was honored by the Alaska legislature in March 2019. [59] [60]

Welsh Edit

A system employing the Welsh language was used by British forces during World War II, but not to any great extent. In 1942, the Royal Air Force developed a plan to use Welsh for secret communications, but it was never implemented. [61] Welsh was used more recently in the Yugoslav Wars for non-vital messages. [62]

Wenzhounese Edit

China used Wenzhounese-speaking people as code talkers during the 1979 Sino-Vietnamese War. [63] [64]

The Navajo code talkers received no recognition until 1968 when their operation was declassified. [65] In 1982, the code talkers were given a Certificate of Recognition by US President Ronald Reagan, who also named August 14, 1982 as Navajo Code Talkers Day. [66] [67] [68]

On December 21, 2000, President Bill Clinton signed Public Law 106-554, 114 Statute 2763, which awarded the Congressional Gold Medal to the original 29 World War II Navajo code talkers and Silver Medals to each person who qualified as a Navajo code talker (approximately 300). In July 2001, President George W. Bush honored the code talkers by presenting the medals to four surviving original code talkers (the fifth living original code talker was unable to attend) at a ceremony held in the Capitol Rotunda in Washington, DC. Gold medals were presented to the families of the deceased 24 original code talkers. [69] [70]

Journalist Patty Talahongva directed and produced a documentary, The Power of Words: Native Languages as Weapons of War, for the Smithsonian National Museum of the American Indian in 2006, bringing to light the story of Hopi code talkers. In 2011, Arizona established April 23, as an annual recognition day for the Hopi code talkers. [7] The Texas Medal of Valor was awarded posthumously to 18 Choctaw code talkers for their World War II service on September 17, 2007, by the Adjutant General of the State of Texas. [71]

The Code Talkers Recognition Act of 2008 (Public Law 110-420) was signed into law by President George W. Bush on November 15, 2008. The act recognized every Native American code talker who served in the United States military during WWI or WWII (with the exception of the already-awarded Navajo) with a Congressional Gold Medal. The act was designed to be distinct for each tribe, with silver duplicates awarded to the individual code talkers or their next-of-kin. [72] As of 2013, 33 tribes have been identified and been honored at a ceremony at Emancipation Hall at the US Capitol Visitor Center. One surviving code talker was present, Edmond Harjo. [73]

On November 27, 2017, three Navajo code talkers, joined by the President of the Navajo Nation, Russell Begaye, appeared with President Donald Trump in the Oval Office in an official White House ceremony. They were there to "pay tribute to the contributions of the young Native Americans recruited by the United States military to create top-secret coded messages used to communicate during World War II battles." [74] The executive director of the National Congress of American Indians, Jacqueline Pata, noted that Native Americans have "a very high level of participation in the military and veterans' service." A statement by a Navajo Nation Council Delegate and comments by Pata and Begaye, among others, objected to Trump's remarks during the event, including his use "once again . [of] the word Pocahontas in a negative way towards a political adversary Elizabeth Warren who claims 'Native American heritage'." [74] [75] [76] The National Congress of American Indians objected to Trump's use of the name Pocahontas, a historical Native American figure, as a derogatory term. [77]


Ver el vídeo: Navajo Code Talkers. Short Documentary. EXPLORE MODE (Octubre 2021).