Podcasts de historia

La magnate inmobiliaria Leona Helmsley condenada a prisión

La magnate inmobiliaria Leona Helmsley condenada a prisión

Leona Helmsley, apodada la "Reina del mal" por la prensa, recibe una sentencia de cuatro años de prisión, 750 horas de servicio comunitario y una multa de $ 7.1 millones por fraude fiscal en Nueva York. Para muchos, Helmsley se convirtió en objeto de repugnancia y disgusto cuando bromeó diciendo que "solo la gente pequeña paga impuestos".

El esposo de Leona, Harry, era uno de los magnates inmobiliarios más ricos del mundo, con un estimado de $ 5 mil millones a $ 10 mil millones en propiedades. La pareja vivía en un deslumbrante ático con vistas a Central Park y también mantenía una impresionante mansión en Greenwich, Connecticut. Leona, que operaba el Helmsley Palace en Madison Avenue, no le agradaba mucho a sus empleados.

Aunque amueblaban lujosamente sus casas y hotel, los Helmsley fueron curiosamente diligentes a la hora de evadir los pagos e impuestos requeridos para sus compras. Gran parte de su mobiliario personal se canceló como un gasto comercial, y hubo reclamos de que los Helmsley extorsionaban a sus proveedores con muebles gratuitos. A los contratistas casi nunca se les pagaba a tiempo, si es que se les pagaba, y muchos presentaron demandas para recuperar incluso solo una parte de lo que se les debía. Según los informes, Leona también compró cientos de miles de dólares en joyas en la ciudad de Nueva York, pero insistió en que se enviaran cajas vacías a Connecticut para poder evitar el impuesto a las ventas.

Dada su personalidad ofensiva, muchos estaban bastante complacidos con los problemas legales de Leona. Incluso el famoso abogado Alan Dershowitz no pudo obtener su inmunidad ante la ley. Tras su condena, el juez federal John Walker la reprendió públicamente, diciendo: "Su conducta fue producto de la codicia [y] la arrogante creencia de que estaba por encima de la ley". Leona Helmsley fue enviada a la cárcel en 1992 y fue liberada en 1994. En 2002, Helmsley, cuyo esposo Harry murió en 1997, se encontró nuevamente en la corte luego de ser demandada por Charles Bell, un ex empleado que acusó a Leona de despedirlo solo porque él era homosexual. Un jurado ordenó a Helmsley que le pagara más de $ 11 millones en daños.

Helmsley murió en agosto de 2007 a los 87 años. Es famoso que dejó $ 12 millones a su perro, Trouble.


Crime History, 12 de diciembre de 1989: & # 8216Queen of Mean & # 8217 condenada por fraude fiscal masivo

En este día, 12 de diciembre de 1989, Leona Helmsley, la hotelera de Nueva York y la llamada & # 8220Queen of Mean & # 8221 por la forma en que trató a su personal, recibió una sentencia de cuatro años de prisión y una multa de $ 7.1 millones por fraude fiscal. .

La despiadada magnate inmobiliaria se convirtió en un símbolo de la codicia de la década de 1980 después de que contratistas no remunerados la acusaran de intentar que su propia empresa pagara más de $ 3 millones en muebles para Dunnellen Hall, su familia y la propiedad de 26 acres en Greenwich, Connecticut.

En el juicio, su destino quedó sellado cuando un empleado la citó diciendo: "No pagamos impuestos". Solo la gente pequeña paga impuestos. & # 8221

Helmsley murió en Dunnellen Hall en 2007 a los 87 años. En su testamento, otorgó $ 12 millones a su perro, un maltés blanco y esponjoso llamado Trouble, y ordenó que el perro fuera enterrado junto a ella en un mausoleo.


La magnate inmobiliaria Leona Helmsley condenada a prisión - HISTORIA

En este día, 12 de diciembre de 1989, Leona Helmsley, la hotelera de Nueva York y la llamada & # 8220Queen of Mean & # 8221 por la forma en que trató a su personal, recibió una sentencia de cuatro años de prisión y una multa de $ 7.1 millones por fraude fiscal. .

La despiadada magnate inmobiliaria se convirtió en un símbolo de la codicia de la década de 1980 después de que contratistas no remunerados la acusaran de intentar que su propia empresa pagara más de $ 3 millones en muebles para Dunnellen Hall, su familia y la propiedad de 26 acres en Greenwich, Connecticut.

En el juicio, su destino quedó sellado cuando un empleado la citó diciendo: "No pagamos impuestos". Solo la gente pequeña paga impuestos. & # 8221

Helmsley murió en Dunnellen Hall en 2007 a los 87 años. En su testamento, otorgó $ 12 millones a su perro, un maltés blanco y esponjoso llamado Trouble, y ordenó que el perro fuera enterrado junto a ella en un mausoleo.


& # x27Queen of mean & # x27 Muere Leona Helmsley

Leona Helmsley, la despiadada magnate hotelera cuyo título de "reina de la maldad" fue sellado durante un caso de evasión fiscal en el que fue citada diciendo que "sólo la gente pequeña paga impuestos", murió el lunes a los 87 años.

Helmsley murió de insuficiencia cardíaca en su casa de verano en Greenwich, Connecticut, dijo su publicista, Howard Rubenstein.

Helmsley, que ya tenía experiencia en bienes raíces antes de casarse, ayudó a su esposo Harry a administrar un imperio de $ 5 mil millones que incluía la administración del Empire State Building. Se convirtió en un nombre familiar en 1989 cuando fue juzgada por evasión de impuestos. El sensacional juicio incluyó el testimonio de empleados descontentos que dijeron que ella aterrorizaba tanto al servil como al ejecutivo que ayudaba en sus hogares y hoteles.

Esa imagen de Helmsley como la "reina de la maldad" quedó sellada cuando una ex ama de llaves testificó que escuchó a Helmsley decir: "No pagamos impuestos. Solo la gente pequeña paga impuestos ”.

Ella negó haberlo dicho, pero las palabras la siguieron por el resto de su vida.

Helmsley disfrutó claramente del lujo de la fortuna privada de la pareja, volando alrededor del mundo en su jet de 100 asientos con un dormitorio en suite. Las residencias de la pareja incluían un penthouse de nueve habitaciones con una piscina con vista a Central Park en lo alto de su propio hotel Park Lane, una propiedad de $ 8 millones en Connecticut, un condominio en Palm Beach y un escondite en la cima de una montaña cerca de Phoenix.

Su dinero apoyó a organizaciones benéficas, incluido el NewYork-Presbyterian Hospital y su Weill Cornell Medical College afiliado, que recibió decenas de millones de dólares, incluida una donación de $ 25 millones en 2006 para mejorar su tratamiento de enfermedades digestivas.

Sin embargo, Helmsley vendió a comerciantes de níquel y moneda de diez centavos en sus compras personales, contratistas rígidos que trabajaban en su casa de Connecticut y aterrorizaban tanto a la ayuda doméstica como a la ejecutiva en sus casas y hoteles, dicen los detractores.

Cuando su esposo murió en 1997 a los 87 años, Helmsley dijo en un comunicado: “Mi cuento de hadas terminó. Viví una vida mágica con Harry ".

A principios de este año, la revista Forbes la clasificó como la 369ª persona más rica del mundo, con un patrimonio neto estimado de 2.500 millones de dólares.

Tenía 51 años, el atractivo de una ex modelo y ya era una vendedora exitosa de bienes raíces residenciales en un mercado de Nueva York cuando se casó con Harry Helmsley en 1972.

Tenía 63 años y era uno de los hombres más ricos de Estados Unidos.

En 1980 la nombró presidenta de Helmsley Hotels, una subsidiaria que en ese momento operaba más de dos docenas de hoteles en 10 estados, incluidos Park Lane, St. Moritz y Palace en Nueva York y Harley Hotels. Harley era una contracción de Harry y Leona.

Durante la mayor parte de una década, una glamorosa Leona Helmsley sonrió en los anuncios de revistas vestida con lujosos vestidos y una tiara, anunciando que el Palace era el único hotel en el mundo "donde la Reina hace guardia".

La prensa los retrató como una pareja adoradora, y Leona llamó a Harry "el precioso" y "minino". Amigos y conocidos la describieron como generosa, encantadora, juguetona y con buen sentido del humor.

Ella organizaba fiestas en sus cumpleaños en las que los invitados usaban botones que decían "Estoy loco por Harry" y él usaba un botón que decía "Soy Harry". La pareja bailaría hasta el amanecer.

El 4 de julio de 1976, Harry Helmsley iluminó el Empire State Building en rojo, blanco y azul, un tributo no al Bicentenario, sino al cumpleaños de su esposa. Cuesta $ 100,000 - "menos que un collar", dijo.

Pero la encantadora vida de los Helmsley terminó en 1988 cuando fueron acusados ​​de evasión de impuestos.

La salud y la memoria de Harry eran tan malas que se le consideró incompetente para ser juzgado. Su esposa, después de un juicio de ocho semanas, fue declarada culpable de evadir $ 1.2 millones en impuestos federales al facturar a las empresas de Helmsley por gastos personales que van desde su ropa interior hasta $ 3 millones en renovaciones en la propiedad de Dunellen Hall en Connecticut.

Condenada a cuatro años de prisión, trató de evitar la cárcel alegando que Harry podría morir sin ella a su lado. Su médico dijo que la prisión podría matarla debido a la presión arterial alta y otros problemas. (En una audiencia de marzo de 1992, el juez rechazó ese argumento e incluso le ordenó que se rindiera el 15 de abril, día de impuestos).

Helmsley cumplió un total de 21 meses y fue liberada en enero de 1994. Se le agregaron 150 horas a sus 750 horas de servicio comunitario porque los empleados habían hecho algunas de las tareas del hogar por ella.

Varios altos ejecutivos de las empresas de Helmsley dijeron que sus despidos coincidieron con su liberación. Sostuvo que no podría haberlos despedido porque había renunciado a su puesto de gerencia; como delincuente condenada, se le prohibió administrar empresas con licencias de licor, como hoteles. La Autoridad Estatal de Licores dijo que no tenía evidencia de que ella todavía estuviera a cargo.

En 1996, dos socios de Harry Helmsley desde hace mucho tiempo acusaron a su esposa de conspirar para saquear la corporación principal, Helmsley-Spear Inc. Dijeron que estaba despojando de los activos de la compañía para evitar pagar $ 11.4 millones que les debían y hacer que la compañía no tuviera valor, porque Harry Helmsley les había dado la opción de comprar Helmsley-Spear a precio de ganga tras su muerte.

Después de su muerte, unos meses más tarde, la disputa con los socios finalmente se resolvió y el control de Helmsley-Spear les fue entregado. El acuerdo liberó a Leona Helmsley para vender otros activos.

Los obsequios caritativos de los Helmsley pueden haber llegado a decenas de millones, pero las personas que se ocuparon de ellos hablaron amargamente de estar rígidos.

Uno de ellos, un contratista de pintura, dijo que Leona Helmsley no pagaría una factura de $ 88,000 por el trabajo en Dunellen Hall porque tenía derecho a una "comisión" por los $ 800,000 de otros trabajos que consiguió en los edificios de Helmsley.

Después de hacer que una empleada de ventas reescribiera una factura de aretes para ahorrar $ 4 en impuestos sobre las ventas, supuestamente dijo: "Así es como los ricos se hacen más ricos". Sus abogados sugirieron que el gobierno la persiguió para hacer un ejemplo de alguien con alta visibilidad.

Helmsley nació Leona Mindy Rosenthal el 4 de julio de 1920, hija de un fabricante de sombreros de Manhattan. Dejó la universidad después de dos años para convertirse en modelo.

Se casó con un abogado, Leo Panzirer, de quien se divorció en 1959. Su único hijo, Jay Panzirer, más tarde dirigió una empresa de suministros de construcción con sede en Florida que hizo negocios extensos con propiedades de Helmsley. Más tarde estuvo brevemente casada con un ejecutivo de la industria de la confección, Joe Lubin.

Antes de la muerte de su hijo de un ataque cardíaco en 1982, dijo a los entrevistadores que no hablaría de él "porque a la gente le pueden pasar cosas terribles en estos días".

Evidentemente, se refería a que unos ladrones la apuñalaron en su casa de Palm Beach en 1973. La apuñalaron en el pecho y sufrió un colapso pulmonar, y Harry resultó herido en el brazo.

Después de la muerte de su hijo, demandó al patrimonio por dinero y propiedades que, según dijo, su hijo había pedido prestado, y se le entregó una notificación de desalojo a la viuda de su hijo, Mimi.

Mimi Panzirer dijo después que los costos legales la aniquilaron y "hasta el día de hoy no sé por qué lo hicieron".

A Helmsley le sobreviven su hermano y su esposa, cuatro nietos y 12 bisnietos. Los arreglos funerarios aún no se han anunciado.


15 de mayo: & # 8220Queen of Mean & # 8221 Leona Helmsley ingresa en la prisión de Danbury

Leona Helmsley fue una de las celebridades multimillonarias más infames de la Nueva York de fines del siglo XX, una magnate hotelera y de bienes raíces que ganó notoriedad nacional por su trato tiránico a su personal. Leona, esposa del hotelero Harry Helmsley, se convirtió en el rostro de una campaña de marketing que la presentó como una & # 8220queen & # 8221 que solo toleraría los estándares más altos y exigentes para las propiedades hoteleras propiedad de Helmsley. Los tabloides de Nueva York, sin embargo, estaban llenos de historias de la Sra. Helmsley lanzando abusos contra el personal del hotel, los colegas y los contratistas de la construcción y la etiquetaron como & # 8220 la Reina de la maldad & # 8221 & # 8212, un apodo que la seguiría por el resto de su vida. vida.

Un anuncio con & # 8220Queen & # 8221 Leona Helmsley, alrededor de 1986.

A lo largo de la década de 1980, los Helmsley se encontraron con una ola tras otra de investigaciones muy publicitadas y juicios federales relacionados con la evasión de impuestos, el fraude fiscal y la extorsión, pero no fue hasta 1989 que uno de ellos resultó en una condena. Rudy Giuluani, que entonces se desempeñaba como fiscal de los Estados Unidos, acusó a los Helmsley de evasión de impuestos con respecto a renovaciones lujosas y multimillonarias en su mansión de Greenwich, Connecticut. Durante el juicio, una ex ama de llaves de Helmsley testificó que Leona una vez le dijo: "No pagamos impuestos". Solo la gente pequeña paga impuestos. & # 8221

Leona finalmente fue declarada culpable de múltiples cargos de evasión fiscal, fraude fiscal y fraude postal. Dado que el anciano Harry Helmsley tenía problemas de salud y se declaró que no era apto para ser juzgado, solo Leona fue declarada culpable y sentenciada a prisión. Luego de una apelación, su sentencia fue acortada a cuatro años de prisión, y el 15 de mayo de 1992, Helmsley, de 71 años, llegó a la Institución Correccional Federal de baja seguridad en Danbury, Connecticut, donde cumplió 18 meses antes de regresar a su casa de Greenwich, donde & # 8220the Queen of Mean & # 8221 murió en 2007 a la edad de 87 años.


Evasión de impuestos

los HelmsleyLos s tenían un valor neto de más de mil millones de dólares, pero eran conocidos por la falta de pago y los pagos en disputa a contratistas y otros proveedores.

En 1983, el Helmsleys compró una mansión por $ 11 millones y gastó otros $ 8 millones para renovarla y restaurarla.

No querían pagar los $ 8 millones y los contratistas los demandaron por falta de pago. Aunque pagaron la mayor parte del dinero, el daño ya estaba hecho. Los contratistas enviaron copias de sus facturas falsificadas al New York Post, quien hizo una historia sobre los Helmsley tratando de evitar pagar impuestos.

Estaban infringiendo la ley al hacer que las facturas se extendieran a nombre de su empresa como gastos comerciales. Finalmente, fueron acusados ​​de cargos relacionados con impuestos. La salud de Harry se deterioró rápidamente y fue declarado no apto para ser juzgado. Leona Helmsley enfrentaría los cargos por sí misma.

Leona Helmsley fue condenado por varios cargos. Estos incluyeron tres cargos de evasión de impuestos, tres de presentar declaraciones de impuestos personales falsas y 16 cargos de ayudar en la presentación de declaraciones de impuestos corporativas y de sociedades falsas. También hubo diez cargos de fraude postal.

Fue sentenciada a 16 años de prisión, pero finalmente, todos los cargos, excepto ocho, fueron retirados, lo que resultó en una reducción significativa de la pena de prisión. Al final, solo cumplió 19 meses.


Historia del edificio Helmsley (edificio central original de Nueva York)

El primer problema que uno encuentra al escribir la historia de muchos de los edificios famosos de la ciudad de Nueva York es qué nombre aplicar al título del artículo. El problema es que muchos de estos edificios famosos se han traído y vendido con el tiempo, lo que ha dado lugar a varios cambios de nombre. Los neoyorquinos tienden a ceñirse a un nombre para un edificio. Sin embargo, ese nombre tiende a aplicarse al período de tiempo en el que crecieron. Edificio Helmsley es un gran ejemplo de un edificio llamado con diferentes nombres por los neoyorquinos que provienen de varias generaciones. El edificio fue originalmente llamado Edificio Central de Nueva York cuando se erigió por primera vez en la década de 1920. En la década de 1950, el edificio pasó a llamarse Edificio General de Nueva York. Veinte años después, pasó por otro cambio de nombre en la década de 1970 cuando se convirtió en The Edificio Helmsley. Es seguro decir que la mayoría de los neoyorquinos menores de 60 años se refieren al edificio como Helmsley Building.

El transporte ha estado a la vanguardia de todas las ciudades florecientes desde el nacimiento de los Estados Unidos. Liderando el camino fue el desarrollo de los ferrocarriles. En la ciudad de Nueva York, el ferrocarril central de Nueva York conectaba la ciudad de Nueva York con el norte del estado de Nueva York, así como con Boston, y otras ciudades del noreste, así como algunas en el Medio Oeste. Fue una conexión vital que contribuyó en gran medida al crecimiento de la ciudad de Nueva York. Originalmente, las líneas de tren estaban dirigidas por grandes locomotoras de vapor. Sin embargo, estas locomotoras que utilizaban carbón eventualmente causaron problemas en los túneles por los que pasaron hasta la ciudad de Nueva York. A principios de la década de 1900, se prohibió la entrada de locomotoras a vapor en los túneles. Luego, la ciudad de Nueva York desarrolló líneas eléctricas que conducían al centro de Manhattan y se construyó una nueva terminal llamada Grand Central Terminal. Al igual que en el viejo oeste, la vida brota con fuerza alrededor de las estaciones de tren. El área alrededor de Grand Central Terminal fue marcada para un gran desarrollo.

El área que rodea a Grand Central Terminal se denominó Terminal City. Esto fue en la ubicación de Park Avenue entre las calles 41 y 46. Se propusieron edificios y se mejoraron las carreteras. De este desarrollo de Terminal City surgieron los planos para un gran edificio en Park Avenue con los planos de la vía del viaducto que se había construido durante la construcción de Grand Central Terminal para pasar debajo del nuevo edificio que conecta los lados norte y sur de Park Avenue. . El proyecto utilizó recursos tanto de los propietarios privados de Grand Central Terminal como del gobierno de la ciudad.

El estudio de arquitectura de la ciudad de Nueva York Warren y Wetmore fue contratado para diseñar el nuevo edificio. Warren y Wetmore ya había sido responsable de diseñar muchos edificios conocidos y centros de transporte público en la costa este de los Estados Unidos, así como muchos edificios en Canadá. La firma jugaría un papel importante en el desarrollo de edificios en Manhattan en las décadas de 1920 y 1930. Comenzó la construcción de lo que se convertiría en el Edificio Central de Nueva York en diciembre de 1926. Tomó mucho tiempo completar el Edificio Central de Nueva York, ya que no fue hasta septiembre de 1929 cuando finalmente se completó el edificio. El edificio central de Nueva York fue impresionante cuando se completó por primera vez. Con 540 pies de altura, era un símbolo del poder del Ferrocarril Central de Nueva York. El Ferrocarril se jactó de que su edificio era más alto que el Monumento a Washington. (1)

Cuando el Ferrocarril Central de Nueva York quebró en la década de 1950, Edificio Central de Nueva York fue vendido y renombrado el Edificio General de Nueva York. La historia que a todo el mundo le encanta contar es cómo los nuevos propietarios del edificio ahorraron dinero al tener que reemplazar la G y la E en Central por una C y T para ahorrar dinero en la fachada del nombre del edificio. La propiedad de la Edificio General de Nueva York sería transferido a Harry Helmsley cuando la empresa de Helmsley, Helmsley-Spear Management, compró el edificio en 1977. Harry Helmsley era un poderoso magnate inmobiliario de Nueva York. En 1954, Helmsley había comprado el edificio Lincoln en la ciudad de Nueva York. Siete años después, Harry Helmsley compraría el edificio más famoso de la ciudad de Nueva York que todos conocemos como Empire State Building.

Después de comprar el Edificio General de Nueva York, Harry Helmsley invirtió dinero en el edificio de cincuenta años para remodelar por completo las estructuras interiores y exteriores. El techo verde original del Edificio General de Nueva York estaba completamente dorado como pared como muchas de las otras estructuras del edificio. La segunda esposa de Harry Helmsley, Leona, convenció a Harry Helmsley de cambiar el nombre del edificio. El edificio Helmsley. Leona Helmsley eventualmente se ganaría el apodo de "Reina de la maldad", por la forma en que trataba al personal. Juntos, con su esposo Harry Helmsley, los dos tendrían un gran impacto en el negocio hotelero de Nueva York comprando y administrando hoteles en Nueva York y también en Florida. Entre sus hoteles en Nueva York se encuentran el Park Lane Hotel, el Helmsley Palace Hotel y el New York Helmsley Hotel.

Si bien la pareja celebró el éxito en el sector inmobiliario, a fines de la década de 1980 se encontraron en grandes problemas con el gobierno por cargos de evasión de impuestos. Leona fue declarada culpable y pasaría solo diecinueve meses en prisión. En 1997, Harry Helmsley falleció. Un año después, Leona Helmsley vendió el Edificio Helmsley a Max Capital Management. La venta de doscientos veinticinco millones de dólares incluyó un acuerdo de que los nuevos propietarios no podían cambiar el nombre del edificio. Max Capital Management gastaría cincuenta millones de dólares en renovaciones del Edificio Helmsley a lo largo de los años fue dueño de la propiedad. Uno de los cambios más importantes que hicieron los nuevos propietarios fue quitar el dorado que Harry Helmsley había instalado en la azotea y otras secciones exteriores de la Edificio Helmsley.

En 2005, siete años después de que Max Capital Management comprara el edificio a The Helmsleys por 225 millones de dólares, Max Capital Management lo vendió por casi 500 millones de dólares más a un precio de venta de 705 millones de dólares. Se vendió a una empresa de inversión extranjera de propiedad estatal llamada Mundo Istithmar del gobierno de Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Dos años después, en 2007, Goldman Sachs compró el edificio por poco más de mil millones de dólares. Goldman Sachs no celebraría las enormes ganancias que habían recibido los propietarios anteriores. La recesión que comenzó en 2008 pasaría factura al mercado inmobiliario de Nueva York. Goldman Sachs conservó el edificio durante 8 años y lo vendieron en 2015 por 1.200 millones de dólares a la inmobiliaria RXR Realty.

Si bien el edificio Helmsley se ha mantenido firme desde 1928, la construcción del Edificio Pan Am en 1963 ha proyectado una gran sombra, literalmente, sobre el edificio Helmsley desde el sur. La mayoría de las personas que conducen debajo del edificio Helmsley desde Park Ave North o quienes simplemente cruzan las calles o caminan por las aceras frente al edificio Helmsley a menudo se sienten atraídas por el tamaño del edificio. Edificio Pan Am que se llama Edificio MetLife desde 1981. Cuanto más se va hacia el norte y se mira hacia el Edificio Helmsley, más pequeño se vuelve a medida que el Edificio MetLife se eleva por encima de él. Esa es la historia de los edificios de la ciudad de Nueva York. Lo que una vez fue uno de los edificios más grandes de la ciudad se verá empequeñecido por uno nuevo que se levantará a su alrededor.


6 jefes tiránicos mucho peores que el tuyo

Todos hemos tenido esos días (semanas "¦ meses" ¦) en el trabajo. Nada parece salir bien. Todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. Cosas que ni siquiera sabías que podían salir mal, salen mal. Pero antes de tirar la toalla, fíjate en estos jefes tiránicos y piensa para ti mismo: "Al menos no me han decapitado" ... todavía "¦".

1. Faye y amp Ray Copeland

Cuando me jubile, espero viajar, pasar mucho tiempo como voluntario en un refugio de animales donde no se matan, escribiendo "... las cosas habituales. Faye y Ray Copeland, sin embargo, decidieron que cuando se jubilaran se convertirían en asesinos en serie". De 1986 a 1989, la pareja de ancianos contrató trabajadores para que los ayudaran en su granja en Missouri. Después de que un ex vecino le avisara, la policía registró la granja y encontró cinco cuerpos enterrados. Faye insistió en que era inocente, pero las pruebas en su contra incluían una lista en su letra de peones contratados "" 12 de ellos tenían una X garabateada junto a sus nombres. De esos 12, cinco de ellos fueron encontrados muertos. La policía también encontró una acogedora colcha dentro de la casa hecha con la ropa de los hombres que los Copeland habían matado. Ray y Faye fueron la pareja de mayor edad jamás sentenciada a muerte en los Estados Unidos a la edad de 75 y 69 años respectivamente.

2. Elizabeth Báthory

Por muy buena que fuera la paga en los castillos de Elizabeth Bathory, no valía la pena: la condesa húngara mató a cientos de niñas y mujeres, muchas de las cuales trabajaban como sirvientas y sirvientas en su propiedad. Ella no solo mató a sus víctimas, oh no. Ella los torturó primero. Durante sus juicios, se descubrió que los métodos que usaba para matar incluían morir de hambre, congelar, golpear, quemar y morder. Curiosamente, sin embargo, nunca fue condenada a muerte. Sus cómplices lo fueron, pero Elizabeth simplemente estuvo tapiada dentro de una habitación en su casa por el resto de su vida. Se dejó abierta una pequeña rendija para que pudiera recibir comida. Fue puesta bajo arresto domiciliario a fines de 1610 y murió en agosto de 1614.

3. Rolandas Milinavicius

Después de leer esto, podría pensarlo dos veces antes de pedir un aumento este año. En julio de 2007, el dueño de un negocio de Georgia disparó y mató a sus dos únicos empleados cuando pidieron un poco más de compensación en sus cheques de pago. Rolandas Milinavicius le dijo a la policía que estaba estresado porque el negocio estaba acumulando muchas deudas y las conversaciones sobre aumentos lo llevaron al límite. Asumiría que los honorarios legales y no tener ningún ingreso debido a estar en prisión probablemente obstaculizarían sus finanzas más que cualquier otra cosa que pudiera haber hecho. Podría estar equivocado aunque nunca he tenido un negocio.

4. Henry Clay Frick

En 1892, Henry Clay Frick no era un jefe con el que quisiera cruzar. Frick y su socio de negocios Andrew Carnegie terminaron su relación laboral cuando Frick reaccionó un poco "... precipitadamente" ... al Homestead Steel Strike. En 1892, una huelga laboral afectó a Homestead Works de Carnegie Steel Company. Frick estaba firmemente en contra de los sindicatos y pensó que frustraría a los trabajadores de los piquetes al hacer que los agentes de Pinkerton accedan a los terrenos a través del río. Cuando los agentes se acercaron lo suficiente, dispararon contra la multitud, lo que fue suficiente para iniciar un motín en toda regla. Cuando la milicia estatal rompió el caos, varios hombres murieron y muchos resultaron heridos. Gracias jefe.

5. Enrique VIII

Es de conocimiento común que Enrique VIII no tuvo reparos en que personas cercanas a él mataran "" esposas, empleados, amigos, contemporáneos, lo que sea. Hizo decapitar a Sir Thomas More cuando More se atrevió a estar en desacuerdo con las ideas religiosas del rey Enrique. Antes de su muerte, More había trabajado como Lord Canciller de Enrique. Otro empleado era el ministro del rey, Thomas Cromwell. Apoyó a Enrique cuando estaba cansado de Ana Bolena y quería casarse con Jane Seymour. Jane murió poco después del parto y Cromwell rápidamente instó a Enrique a que se casara con Ana de Cleves. . El matrimonio fue un desastre. Cromwell se divorció de ellos, pero como no estaba más acostumbrado a Henry, fue condenado a muerte por traición. El joven verdugo cortó la cabeza de Cromwell tres veces antes de que finalmente lograra decapitarlo. Después de eso, la cabeza de Cromwell fue hervida y colocada en una espiga en el Puente de Londres.

6. Leona Helmsley

Obviamente, la magnate de bienes raíces Leona Helmsley habría sido bastante horrible para trabajar "". No se la llamaba la reina de la maldad por nada. Las historias sobre su crueldad abundan. El abogado Alan Dershowitz dijo que una vez desayunó con Leona en uno de los hoteles de Helmsley y el camarero le trajo una taza de té con un poquito de agua derramada sobre el platillo. Alan dice que Leona le quitó la taza y la rompió en el suelo, luego exigió que el camarero se pusiera de rodillas y suplicara por Su trabajo. Algunas historias decían que despediría a las criadas en el acto si encontraba una pantalla de lámpara torcida en una habitación de hotel. Una criada, cuando estaba trabajando durante el almuerzo, tomó una manzana de la cocina para calmar su hambre. Por supuesto, Leona la despidió.

Mira, tu trabajo no es tan malo. ¿O es eso? ¿Cuáles son las historias de terror de tus malos jefes?


En la cultura popular

  • Su apellido fue adoptado por el luchador de la WWE Triple H (Hunter Hearst Helmsley).
  • Helmsley fue satirizado por Nora Dunn en varios episodios de Sábado noche en directo a finales de la década de 1980.
  • Helmsley fue un blanco frecuente de las bromas de Kevin Nealon durante su período como presentador de la actualización de fin de semana de SNL.
  • Helmsley fue un personaje recurrente en la tira cómica Zippy la cabeza de alfiler.
  • Su 'perro' apareció en una serie de 2007 de Mamá Oca y Grimm historietas.
  • Desde entonces, el apodo de "Queen Of Mean" ha sido adoptado por la comediante de insultos Lisa Lampanelli.
  • Dos El lado lejano los cómics la presentaban como sujeto.
  • A finales de los ochenta, Espectáculo de Howard Stern El miembro del elenco y actor de voz Billy West tuvo un papel recurrente en el programa personificando a Helmsley, pintándola como racista y homófoba.
  • Ella fue satirizada como la villana del juego de aventuras por computadora de 1991, Las aventuras de Willy Beamish, producido por Dynamix.
  • En el popular programa Frasier, ella y Zsa Zsa Gabor son referidas en broma como víctimas de un sistema legal sesgado contra las mujeres blancas ricas.
  • El director Tim Burton declaró que la actuación de Helena Bonham Carter como la Reina Roja en la película de 2010 Alicia en el país de las Maravillas se basó en parte en ella.
  • En el 30 Roca episodio SucesiónDon Geiss comenta que Liz tiene "el encanto y la chispa de una joven Leona Helmsley".
  • Uno de Espiar Las imágenes pictóricas más famosas de la revista "Separated at Birth" mostraban a Helmsley lado a lado con El Joker interpretado por Jack Nicholson.
  • Helmsley fue mencionado en el álbum Edutainment de KRS-One en la pista titulada Exhibit D.
  • Hay un agradecimiento a "Leona" en el álbum The Martyr de Immortal Technique al comienzo de la pista titulada Rich Man's World (1%).

En película

La historia de su vida adulta fue dramatizada en la película para televisión de 1990. Leona Helmsley: la reina de la maldad, protagonizada por Suzanne Pleshette como Leona y Lloyd Bridges como Harry. Pleshette fue nominada para un premio Emmy y un Globo de Oro por su interpretación.


Leona Helmsley

Leona Helmsley, quien murió ayer a los 87 años, era conocida popularmente como la "Reina de la maldad" y famosa por su dicho de que "sólo la gente pequeña paga impuestos".

Hija de un sombrerero de Brooklyn, en 1972 se convirtió en la segunda esposa de Harry Helmsley, el "King Kong de la Gran Manzana" que había pasado de ser un oficinista de 12 dólares a la semana a multimillonario a raíz de la Depresión.

En la década de 1970, tenía el control de maravillas arquitectónicas como el Empire State Building, el Lincoln Building, 1 Penn Plaza y seis de los mejores hoteles de Nueva York. En su apogeo, su imperio tenía activos de $ 50 mil millones.

Helmsley probablemente habría sido recordado como un hombre de negocios bastante incoloro si no hubiera dejado a Eve, su esposa durante 38 años, para casarse con una joven agente inmobiliaria ambiciosa y cubierta de rímel llamada Leona Roberts.

Aunque los Helmsley iban a dar millones a la caridad, Leona también quería hacer alarde de su dinero.

Después de su matrimonio, la pareja se mudó a un dúplex de 10 habitaciones con piscina cubierta en lo alto del hotel Park Lane, al que pronto agregó una mansión en Connecticut, un condominio en Palm Beach y un jet privado. Tenía un mínimo de 12 fotografías de ella misma en cada habitación.

Durante la década de 1980 se hizo famosa por las fastuosas fiestas de cumpleaños que organizaba para su anciano esposo ("mi gatito, mi presumido, atontado, tonto") con el tema "Estoy loca por Harry".

Un "bar de Harry" estaba lleno de caviar y los invitados recibieron una serenata de una orquesta de 16 músicos. En el propio cumpleaños de Leona, el Empire State Building estaba iluminado con sus colores favoritos de amarillo, blanco y azul.

Los Helmsley se permitieron todos los lujos imaginables. Un sirviente con librea que llevaba una bandeja de plata con camarones recién cocidos debía asistir a las sesiones matutinas de Leona en la piscina al final de cada vuelta, el sirviente le entregaba un camarón para que se lo tragara ("Alimenta a mamá", gritaba, como si fuera un mamífero marino actuando).

En la década de 1980, cuando su esposo quedó cada vez más lisiado por una serie de accidentes cerebrovasculares, ella fue puesta a cargo del negocio hotelero de Helmsley.

Hizo gran parte de su fetiche por las toallas enormes y esponjosas. Los anuncios la hacían decir: "No me conformaré con toallas pequeñas, ¿por qué debería hacerlo usted?". Ganó más clientes al alfombrar públicamente al personal que pensaba que era descuidado.

At lunch with one reporter she threw a tantrum when a waiter brought the bill without its customary embossed-leather case. "Find that," she barked, "or you'll be looking for another job." Another writer was amazed at her reaction when she uncovered a wrinkled bedspread. "The maid's a slob! Get her out of here. Out! Out!" she screamed.

In corporate advertisements Leona Helmsley posed in a tiara outside the Palace hotel, the only such establishment where "the Queen stands guard".

A series of facelifts which had stiffened her features into a cross between a smile and a snarl were a gift to cartoonists, who competed to portray Leona's "you're fired" face.

In the 1980s she was as much of a celebrity as Donald Trump. However, stories about her private life began to surface.

She was cast as a spiteful woman who, after her only son died intestate in 1982, sued to claim most of his estate, leaving her four grandchildren with just $432 apiece.

Harry Helmsley even sued for the money it had cost to have the body flown from Florida to New York.

In 1985 a journalist with the New York Post was tipped off that "something was going on" at the $8 million, 28-room, Jacobean-style mansion the couple had bought at Greenwich, Connecticut.

A year later the details were splashed across the paper's front page: "Helmsley Scam Bared". In 1989 the Helmsleys were charged on 235 counts of evading more than $4 million in taxes.

They were accused of buying personal items ranging from a $210,000 mahogany table down to a $8 girdle - and charging them as business expenses - at a time when they were worth $5 billion.

As the details unravelled, former employees queued up to vent their rage. Their stories revealed a woman who, convinced that people were trying to cheat her, treated her staff with vindictiveness.

A People magazine story was headlined: "Greedy, Greedy, Greedy", and another carried the line "rhymes with rich" next to her picture.

In 1989 a federal judge in Manhattan ruled that Harry Helmsley, who was then 80 and in poor health, was unfit to stand trial.

Leona, though, did stand trial, and had to listen to testimony about her petty cruelties. One story had her refusing to pay a contractor struggling to bring up six children.

"Why didn't he keep his pants on?" she demanded. A former housekeeper testified that her employer had once told her:

"We don't pay taxes. Only little people pay taxes." Leona denied saying it, but after a nine-week trial she was found guilty of evading more than $1 million in taxes.

She insisted she had done nothing wrong, raging that she had been made a scapegoat because she was a woman.

There was more than a whiff of the Salem witch trials about the whole affair. Donald Trump felt moved to write to Harry Helmsley to tell him that his wife was "a disgrace to the human race" the former mayor of New York Ed Koch called her "a wicked witch", adding, "for a billionairess to be so chintzy distresses people".

But even Leona's own lawyer called her a "tough bitch", and was reduced to relying on the novel argument that staff so feared her wrath that they resorted to faking invoices to minimise the time they had to spend in her company.

Leona Helmsley was sentenced to four years in jail, and to mark her first night as a prisoner her husband ordered the lights of the Empire State Building to be turned off. After 18 months, however, she was ordered to complete her sentence with 750 hours of community service.

Unrepentant, she complained that ordinary people "gawked" at her while she wrapped presents for hospital patients and argued, successfully, that she should be allowed to take the work home.

There, she handed it over to the servants to complete - leading to her being given a further 150 hours' community service.

The daughter of a poor, Jewish-born immigrant hatter, Leona Mindy Rosenthal was born on July 4 1920 and brought up in Brooklyn, New York. Although intelligent, she dropped out of high school. She later said she had attended Hunter College, but no record of this could be found.

She claimed to have worked as a model advertising Chesterfield cigarettes under the name Leona Roberts - though her biographer, Michael Moss, was unable to turn up any advertisements in which she featured. She also married and divorced twice: first a lawyer called Leo Panzirer, with whom she had a son then a businessman, Joe Lubin. In the 1960s she became a secretary in an estate agency and by 1970 had become one of the leading estate agents in New York.

When she met the 61- year-old Harry Helmsley it was love at first sight. "I knew we were meant for each other the first minute we danced together," she recalled. "I fit right into his arms."

In 1971 he hired her as a vice-president of Brown, Harris, Stevens, a subsidiary of his fast-growing property empire, Helmsley-Spear, on a salary of $500,000. A year later they were married.

Even before her final release from prison in 1994, Leona Helmsley was busy re-establishing control of her empire and its terrorised employees. She transferred the management of key properties to a company she owned outright and moved to sell the family's interest in others.

In 1996 Irving Schneider and Alvin Schwartz, Helmsley's long-time partners and lieutenants, mounted a private law suit, accusing Leona of stripping Helmsley's property company of its choicest assets and selling them to the highest bidders. Leona emerged victorious.

On her husband's death in 1997 she inherited $1.7 billion and a property empire that still controlled much of the Manhattan skyline.

Though she appeared devastated at his death, the gossip columns were soon speculating about her love life.

In 2000, at the age of 80, she was reported to be planning a fourth canter down the aisle with Roger Watkins, a 50-year-old engineer who had worked for her husband. A few weeks later she was said to have found a new escort in Patrick Ward, who ran her empire.

The plot thickened when, in 2003, it was reported that both men were thinking of suing her for wrongful dismissal.

Watkins claimed he had been fired after rejecting her advances and Ward alleged that she had fired him after discovering that he was homosexual. "Who's next?" her lawyer, Steve Eckhaus, asked. "Michael Jackson and Bubbles the chimp?"


Hotel queen Leona Helmsley took out a full-page ad.

NEW YORK -- Hotel queen Leona Helmsley took out a full-page ad in The New York Times to berate Iraqi leader Saddam Hussein for calling his hostages 'guests' and appealing to him to let them go.

'I know something about how one is supposed to treat guests, Mr. Hussein,' said Helmsley, who is fighting a four-year sentence to federal prison for tax fraud.

'In your bizarre world where detention centers have become hotels and hostages have become guests, I can make one recommendation that I have never made in all the years I have been welcoming people: Mr. Hussein, it is time to check out,' the ad said Monday.

'In the name of humanity, and on behalf of families who fear for the lives of their loved ones, I ask that you release these hostages at once and confront this conflict of your making with the human shields you now cower behind.'

Helmsley, wife of real estate mogul Harry Helmsley, was convicted in federal court Aug. 30, 1989, on charges of cheating on millions of dollars in income taxes. She was sentenced to four years in prison and fined $7.1 million. Her lawyers are appealing.NEWLN: ------ Oregon hunters become the hunted

LA GRANDE, Ore. (UPI) -- Scientists have used radio tracking devices on wild animals for years, but now Oregon officials are using the transmitters to keep tabs on another kind of animal: human hunters.

Officials at a joint state-federal game reserve in northeastern Oregon ran a pilot program last month in which they used electronic devices to track the movements of 10 elk hunters.

Although details are still being worked out, officials hope to use the devices again in the future, perhaps even establishing a formal program to study how hunters hunt and how animals respond.

Experts hope the new information might eventually lead to better wildlife management practices.NEWLN: ------ Moose on the loose in Spokane

SPOKANE, Wash. (UPI) -- A 700-pound bull moose wandered into a Spokane neighborhood over the weekend, entertaining residents before it was tranquilized and hauled back to the mountains.

'This is the 15th moose we've had in the city this year. Two of them died,' said Washington Wildlife Department spokesman Mike Whorten. 'It's a result of habitat loss.'

One moose died after being hit by a car and the second died after being chased by dogs, he said.

The moose captured Sunday night was first spotted in the Shadle Park neighborhood about 7 p.m.

'We tried to cut it off and head him back to the river,' said resident Jeff Shoemaker. 'Then we got in the pickup to chase him away from traffic. He almost got hit a bunch of times.'

Residents eventually corralled the beast in the backyard of a home, where it stepped over a 3-foot picket fence and then dined on tomato plants and green beans for four hours before it was captured and taken to Mount Spokane.

More than 100 people eating popcorn and drinking beer gathered at the home to see the animal.

'We never had anything like this happen, and I've lived here all my life,' said Chad Vega.NEWLN: ------ Arabs confiscate Australian sailor videos

SYDNEY, Australia (UPI) -- The Australian navy is looking for a more reliable way of delivering mail to the Persian Gulf because of complaints from sailors who never received pornographic videotapes sent to them.

Defense Support Minister Gordon Bilney told Parliament Monday that the parcels appeared to have been opened by customs officials because of strict regulations concerning pornographic material.

'The House needs to understand that those Middle East countries have very strict regulations as regards the importation of pornographic material and as a consequence some parcels in the mail dispatched to our ships appear to have been opened for inspection,' Bilney said.

Australia has two frigates and a supply ship on active duty in the gulf.

Personal mail for the Australian sailors is currently being dispatched by commercial air services.

A spokesman for a Canberra adult video supermarket and mail order firm, Fantasy Lane, said Tuesday naval bases were 'some of our best clients.'


Ver el vídeo: Felicity Huffman ingresa en prisión tras ser condenada por los sobornos a universidades (Octubre 2021).