Podcasts de historia

Antíoco I de Comagene un apretón de manos con Hércules

Antíoco I de Comagene un apretón de manos con Hércules


Las cabezas de piedra megalíticas del monte Nemrut y la puerta del cielo

Como participante en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, este sitio puede ganar con compras que califiquen. También podemos ganar comisiones por compras en otros sitios web minoristas.

Ubicadas en el sureste de Turquía, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar en el monte Nemrut, se encuentran las antiguas ruinas del perdido Reino de Commagene.

Hace miles de años, para ser más precisos en el 62 a. C., Kling Antiochus erigió un misterioso santuario real allí y se aseguró de que fuera recordado para siempre.

Se construyeron imponentemente estatuas supermasivas de leones, águilas, dioses persas y griegos, así como esculturas del propio rey.

Tres terrazas, al norte, este y oeste, rodean el montículo de 50 metros de altura (145 metros de diámetro) formado por pequeñas calizas:

En la terraza este, encontramos dos hileras de estelas de piedra con esculturas en relieve: una de ellas con los antepasados ​​macedonios de Antíoco I y otra con sus antepasados ​​persas.

En la terraza oeste, también hay una hilera de estelas, donde se muestra el horóscopo de Leo y el propio Antíoco I estrechando la mano de una deidad.

En la terraza norte, las estelas existentes no tienen relieves ni inscripciones.

Antíoco I de Comagene hizo construir un túmulo funerario en la cima de la montaña flanqueado por enormes estatuas (de 8 a 9 metros de altura) de él mismo. Además, de enormes estatuas que representan al Rey como uno con los dioses, dos leones, dos águilas y diferentes dioses armenios, griegos y persas, como Hércules, Zeus, Oromasdes (asociado con el dios persa Ahura Mazda), Tique y Apolo. Mitra también se construyó en el sitio.

Los arqueólogos han encontrado evidencia de que las estatuas alguna vez estuvieron sentadas, con los nombres de cada dios inscrito en ellas.

Ahora, las cabezas de las estatuas están esparcidas por el suelo y el daño en las cabezas (especialmente en las narices) sugiere que fueron producidas deliberadamente por iconoclastas.

También hay losas de piedra con figuras en bajorrelieve que se cree que formaron parte de un gran friso.

Estatuas que representan al rey Antíoco dándole la mano a los & # 8216Dioses & # 8217 como si los dioses lo reconocieran como uno de los suyos, dándole la bienvenida a las estrellas.

Este santuario real, así como el reino, fueron extrañamente abandonados en el siglo I d.C.

Hasta ahora, los expertos no han descubierto la legendaria cámara funeraria del rey.

Sin embargo, los investigadores encontraron un pozo que el rey Antíoco había construido en la montaña, que según los expertos, muestra un conocimiento excepcional de la astronomía avanzada.

El pozo desemboca en la ladera de la montaña en un ángulo de 35 grados con la horizontal, y se cree que tiene unos 150 metros de largo. Curiosamente, no hay & # 8217s nada en la parte inferior.

El análisis por computadora ha revelado que en dos días del año, los rayos del sol iluminarían la parte inferior del eje una vez cuando estuvieran alineados con la constelación de Leo y una vez cuando estuvieran alineados con Orión.

Esta es un área particularmente emocionante en el cielo nocturno, ya que es el camino donde el sol cruza la galaxia Vía Láctea.

Curiosamente, esto para el mundo antiguo se conocía como la Puerta del Cielo.

Aún más interesante es el hecho de que había Puertas al Cielo, una donde cruzan por el norte y la otra por donde cruzan por el sur.

Mas de Gran gran historia:


Caso 1: & # 8220 Prisma triangular & # 8221 forma

Primero, debemos entender que la corona cilíndrica europea clásica con la que estamos tan familiarizados hoy no era un hecho en el mundo antiguo. En la antigüedad clásica, la realeza usaba muchos tipos de tocados, generalmente una corona, una corona o una cinta llamada diadema. El precursor de la corona fue una diadema de cenefa, que había sido usada por los reyes armenios y persas, fue adoptada por Constantino I y fue usada por todos los gobernantes posteriores del Imperio Romano posterior. Si bien algunos tocados reales de la antigüedad tenían rayos solares que emanaban de ellos, no era una práctica tan común. La corona radiata, la & # 8220 corona radiante & # 8221, fue usada por los emperadores romanos solo como parte del culto de Sol Invictus antes de la conversión del Imperio Romano al cristianismo. La tiara armenia también puede considerarse uno de los precursores de la corona europea moderna. Entonces, si consideramos que el tipo clásico europeo de corona real no era el modelo de tocado real de los antiguos, entendemos que el tocado real podría haber tenido muchas formas diferentes en diferentes momentos en diferentes regiones. Ahora examinemos la evidencia.


Reino de Commagene

los Reino de Commagene (Griego antiguo: Βασίλειον τῆς Kομμαγηνῆς) fue un antiguo reino greco-iraní gobernado por una rama helenizada de la dinastía Orontid iraní. [4] El reino estaba ubicado en y alrededor de la antigua ciudad de Samosata, que servía como su capital. El nombre de la Edad de Hierro de Samosata, Kummuh, probablemente da su nombre a Commagene. [5]

Commagene se ha caracterizado como un "estado tampón" entre Armenia, Partia, Siria y Roma [6] culturalmente, en consecuencia se mezcló. [7] [8] [9] Los reyes del Reino de Comagene afirmaron descender de Orontes con Darío I de Persia como su antepasado, por su matrimonio con Rhodogune, hija de Artajerjes II que tenía un descendiente familiar del rey Darío I. [ 10] [11] El territorio de Comagene correspondía aproximadamente a las modernas provincias turcas de Adyaman y el norte de Antep. [12]

Poco se sabe de la región de Commagene antes de principios del siglo II a. C. Sin embargo, parece que, por la poca evidencia que queda, Commagene formó parte de un estado más grande que también incluía el Reino de Sophene. Esta situación duró hasta c. 163 a. C., cuando el sátrapa local, Ptolomeo de Comagene, se estableció como gobernante independiente tras la muerte del rey seléucida, Antíoco IV Epífanes. [13]

El Reino de Comagene mantuvo su independencia hasta el 17 d. C., cuando el emperador Tiberio la convirtió en provincia romana. Resurgió como un reino independiente cuando Antíoco IV de Comagene fue reinstalado en el trono por orden de Calígula, luego despojado de él por el mismo emperador y luego restituido un par de años más tarde por su sucesor, Claudio. El estado reemergente duró hasta el año 72 d.C., cuando el emperador Vespasiano lo hizo finalmente y definitivamente parte del Imperio Romano. [14]

Uno de los restos visibles más duraderos del reino es el sitio arqueológico en el monte Nemrut, un santuario dedicado por el rey Antíoco Theos a varias deidades sincréticas greco-iraníes, así como a él mismo y a la tierra deificada de Comagene. [15] Ahora es Patrimonio de la Humanidad. [dieciséis]

Identidad cultural

La identidad cultural del Reino de Commagene se ha caracterizado de diversas formas. Pierre Merlat sugiere que la ciudad commageniana de Doliche, como otras en sus proximidades, estaba "mitad iranianizada y mitad helenizada". [9] David M. Lang describe Commagene como "un antiguo reino satélite armenio", [8] mientras que Blömer e Winter lo llaman un "reino helenístico". [17] Frank McLynn lo describe como "un pequeño reino armenio helenizado en el sur de Anatolia". [7] Aunque sugiere que allí podría haberse hablado un dialecto local del arameo, [18] Fergus Millar considera que, "en algunas partes de la región del Éufrates, como Commagene, no es posible nada que se acerque a una respuesta a preguntas sobre la cultura local. " [19]

Si bien el idioma utilizado en los monumentos públicos era típicamente griego, los gobernantes de Comagene no ocultaban sus afinidades persas. Los reyes de Commagene afirmaron descender de la dinastía Orontid y, por lo tanto, habrían estado relacionados con la familia que fundó el Reino de Armenia; sin embargo, la exactitud de estas afirmaciones es incierta. [13] En el santuario de Antíoco Theos en el monte Nemrut, el rey erigió estatuas monumentales de deidades con nombres mixtos griegos e iraníes, como Zeus-Oromasdes, mientras celebraba su propia ascendencia de las familias reales de Persia y Armenia en un idioma griego. inscripción. [8] En el transcurso de los primeros siglos a. C. y d. C., los nombres dados en una tumba en Sofraz Köy muestran una mezcla de "nombres dinásticos helenísticos típicos con una introducción temprana de nombres personales latinos". [20] Lang destaca la vitalidad de la cultura grecorromana en Commagene. [6]

Si bien pocas cosas sobre sus orígenes se conocen con certeza, el poeta griego ático del siglo II Luciano de Samosata afirmó haber nacido en Samosata en el antiguo reino de Comagene, y se describió a sí mismo en una obra satírica como "un asirio". [18] A pesar de escribir mucho después de la conquista romana de Comagene, Lucian afirmó ser "todavía bárbaro en el habla y casi vistiendo una chaqueta (kandys) al estilo asirio ". Esto se ha tomado como una alusión posible, pero no definitiva, a la posibilidad de que su lengua materna fuera un dialecto arameo. [21]

Historia

Commagene fue originalmente un pequeño reino sirio-hitita, [22] ubicado en la moderna Turquía centro-sur, con su capital en Samosata (la actual Samsat, cerca del Éufrates). Fue mencionado por primera vez en los textos asirios como Kummuhu, que normalmente era un aliado de Asiria, pero finalmente se anexó como provincia en el 708 a. C. bajo Sargón II. El Imperio aqueménida conquistó Comagene en el siglo VI a. C. y Alejandro Magno conquistó el territorio en el siglo IV a. C. Después de la desintegración del Imperio de Alejandro Magno, la región pasó a formar parte de los seléucidas helenísticos, y Commagene surgió aproximadamente en el año 163 a. C. como un estado y una provincia del Imperio seléucida greco-sirio. Quizás Comagene fue parte del reino de Armenia en el período helenístico temprano, y posiblemente fue anexado al reino seléucida poco después de la conquista de Armenia [23]

El reino helenístico de Comagene, delimitado por Cilicia al oeste y Capadocia al norte, surgió en 162 a. C. cuando su gobernador, Ptolomeo, un sátrapa del imperio seléucida en desintegración, se declaró independiente. La dinastía de Ptolomeo estaba relacionada con los reyes partos, pero su descendiente Mitrídates I Callinicus (109 a. C.-70 a. C.) abrazó la cultura helenística y se casó con la princesa griega siria Laodice VII Thea. Su dinastía podría así reclamar lazos tanto con Alejandro el Grande como con los reyes persas. Este matrimonio también pudo haber sido parte de un tratado de paz entre Commagene y el Imperio seléucida. A partir de ese momento, el reino de Comagene pasó a ser más griego que persa. Con Sophene, iba a servir como un importante centro de transmisión de la cultura helenística y romana en la región. [6] Los detalles son vagos, pero se cree que Mithridates Callinicus aceptó la soberanía armenia durante el reinado de Tigranes II el Grande. [24]

El hijo de Mitrídates y Laodice fue el rey Antíoco I Theos de Comagene (reinó del 70 al 38 a. C.). Antíoco fue un aliado del general romano Pompeyo durante las campañas de este último contra Mitrídates VI del Ponto en el 64 a. C. Gracias a sus habilidades diplomáticas, Antíoco pudo mantener a Comagene independiente de los romanos. En 17, cuando murió Antíoco III de Comagene, el emperador Tiberio anexó Comagene a la provincia de Siria. Según Josefo, este movimiento fue apoyado por la nobleza local pero opuesto por la masa de la gente común, que prefirió permanecer bajo sus reyes como antes. [19] Tácito, por otro lado, afirma que "la mayoría prefirió a los romanos, pero regla real ". [25]

En el 38 d. C., Calígula reinstaló al hijo de Antíoco III, Antíoco IV [25] y también le dio las áreas salvajes de Cilicia para gobernar. [26] Antíoco IV fue el único rey cliente de Comagene bajo el Imperio Romano. Depuesto por Calígula y restaurado de nuevo tras la adhesión de Claudio en 41, Antíoco reinó hasta el 72, cuando el emperador Vespasiano depuso la dinastía y volvió a anexar definitivamente el territorio a Siria, actuando sobre las acusaciones "de que Antíoco estaba a punto de rebelarse contra los romanos. el gobernador Caesennius Paetus ". [27] La ​​Legio VI Ferrata, que Paetus condujo a Comagene, no fue resistida por la población. Una batalla de un día con los hijos de Antiochus Epiphanes y Callinicus terminó en empate, y Antiochus se rindió. [28] La Legio III Gallica ocuparía el área en el 73 d. C. [28] Una carta del siglo I en siríaco de Mara Bar Serapion describe a los refugiados que huyen de los romanos a través del Éufrates y lamenta la negativa de los romanos a dejar que los refugiados regresen. [29] Esto podría describir la toma de posesión romana de 18 o 72. [30] ] Los descendientes de Antíoco IV vivieron próspera y distinguidamente en Anatolia, Grecia, Italia y Oriente Medio. Como testimonio de los descendientes de Antiochus IV, los ciudadanos de Atenas erigieron un monumento funerario en honor a su nieto Philopappos, quien fue un benefactor de la ciudad, a su muerte en 116. Otro descendiente de Antiochus IV fue el historiador Cayo Asinius Quadratus , que vivió en el siglo III.

Geografía

Comagene se extendía desde la margen derecha del Éufrates hasta las montañas Tauro [31] y Amanus. Estrabón, que cuenta Comagene como parte de Siria, [32] observa la fertilidad del reino. [33] Su capital y ciudad principal era Samosata (ahora sumergida bajo la presa de Atatürk).

Los límites de Commagene fluctuaron con el tiempo. Bajo Antiochus Theos, el Reino de Comagene controlaba un área particularmente grande. [17] Doliche estuvo bajo el dominio de Commagen "durante unos 35 años" [17], después de ser gobernado por Antíoco Theos, podría haber sido incorporado a la provincia romana de Siria ya en el 31 a. C. [20] Germanicea se declaró una ciudad commageniana en la época romana, aunque originalmente no lo era. [17] Por otro lado, Zeugma, aunque gobernado durante un tiempo por Comagene, se consideraba popular y tradicionalmente que pertenecía a la región de Cyrrhestica [17] Estrabón dice que Pompeyo lo había asignado a Comagene. [34]

Restos arqueológicos

Cuando los romanos conquistaron Comagene, el gran santuario real en el monte Nemrut fue abandonado. Los romanos saquearon los túmulos funerarios de sus bienes y la Legio XVI Flavia Firma construyó y dedicó un puente. Los densos bosques circundantes fueron talados y talados por los romanos para obtener madera, madera y carbón vegetal, lo que provocó mucha erosión en el área. [ cita necesaria ]

Otro sitio arqueológico importante que data del Reino de Comagene es el santuario de Zeus Soter en Damlıca, dedicado en la época de Mitrídates II. [35]

En Commagene, hay una columna coronada por un águila, que le ha valido al montículo el nombre de Karakuş, o Black Bird. Una inscripción allí indica la presencia de una tumba real [36] que albergaba a tres mujeres. La bóveda de esa tumba, sin embargo, también ha sido saqueada. Las principales excavaciones en el sitio fueron realizadas por Friedrich Karl Dörner de la Universidad de Münster. Otro sitio de entierro real está en Arsameia, que también sirvió como residencia de los reyes de Commagene. [37]

Muchos de los artefactos antiguos del Reino de Commagene se exhiben en el Museo Adıyaman. [38]


Mitra y el apretón de manos de los dioses con la mano derecha (parte 1)

(Este es un extracto de 'Seething Cauldron: Essays on Zoroastrianism, Sufism, Freemasonry, Wicca, Druidry, and Thelema'. Por Nabarz. ISBN: 978-0-9556858-4-2. Disponible en Amazon y http: // www .lulu.com / spotlight / webofwyrd):

El debate sobre los orígenes del Mitra romano continúa y, aunque está claro que el culto romano de Mitra era una religión sincrética que utilizaba elementos de las culturas griega, romana y persa, no está tan claro cuán influyentes fueron los diferentes elementos en la producción de el último culto romano. Un aspecto que vale la pena considerar en el debate es el paralelismo entre el acto del apretón de manos, como se ve tanto en la mitra persa como en la mitra romana. En los tiempos modernos, dar la mano con la mano derecha generalmente se ve como un signo de confianza, ya que muestra que no se sostiene ningún arma en la mano que porta el arma.

Las formas más antiguas de apretones de manos fueron practicadas por los reyes de Babilonia c. 1800 a. C., quien tuvo que "tomar las manos de Marduk" antes de asumir el trono. Según Sir J. Frazer en The Golden Bough: “En Babilonia, dentro de los tiempos históricos, el mandato del cargo real era en la práctica de por vida, aunque en teoría parecería haber sido meramente anual. Porque cada año en la fiesta de Zagmuk, el rey tenía que renovar su poder tomando las manos de la imagen de Marduk en su gran templo de Esagil en Babilonia. Incluso cuando Babilonia pasó bajo el poder de Asiria, se esperaba que los monarcas de ese país legalizaran su reclamo al trono todos los años al ir a Babilonia y realizar la antigua ceremonia en el festival de Año Nuevo ". [1]

La primera mención de Mitra se encuentra en una tablilla de arcilla del siglo XIV a. C., donde es el garante de un acuerdo entre los hititas y Mitanni. Mithra es el dios de los contratos y acuerdos, su nombre en Avestan significa Tratado o Contrato.

Antíoco I de Comagene, c. 69 a c. 31 a. C., en el Nemrud Dagh se muestra agitando su mano derecha con la mano derecha de Mitra. Mitra tiene su corona radiante y su gorra y capa de aspecto frigio sobre los hombros. Mithra en su mano izquierda sostiene el Barsom las ramitas sagradas, como se describe en el Avesta zoroastriano. Este apretón de manos con la mano derecha entre el rey y Mithra allá por el 50 a. C. puede parecer trivial al principio, después de todo, Antíoco I también estrecha la mano de otras deidades en Nemrud Dagh, incluidos Ahura Mazda y Mithra. Sin embargo, Mithra significa "contrato", es el dios de los acuerdos y juramentos, un punto también mencionado por el profesor Clauss: "Mithra era el dios del juramento, protector de los juramentos. Era dios de la buena fe, de los acuerdos, de la lealtad. Plutarco tiene una anécdota de cómo el Gran Rey le recordó a uno de sus sirvientes que se había comprometido a la lealtad estrechándole la mano y jurando por Mitra: Dime (la verdad), manteniendo la fe con la luz de Mitra y la mano derecha del Rey ' (Vit Alex 30,8). [3]

Este relieve de Taq-e Bostan cerca de Kermanshah, Irán, muestra la escena de la investidura de Ardashir II (379–383 EC) del Imperio Sasánida. En el medio, el rey recibe el derecho de gobernar, la realeza divina de Ahura Mazda, quien entrega la diadema con su mano derecha a la mano derecha del rey. Los dos se paran sobre un enemigo postrado. A la izquierda está Mitra, con una corona de rayos de sol, sosteniendo ramitas sagradas de barranco y de pie sobre una flor de loto sagrada, también está dando sus bendiciones a su gobierno. Uno de los deberes de Mithra era proteger la Fortuna Real o la Gloria Divina (khvarnah o Farr). El himno a Mithra (Yasht 10) habla de la divinidad como la otorgadora de khvarnah.

Los ejemplos anteriores muestran cómo en los antiguos imperios del Medio Oriente, el apretón de manos con los dioses permitió que el derecho divino de la realeza fuera otorgado a los reyes mediante el contacto físico con una representación de la deidad. Este es un contrato divino que se forma cuando se produce el apretón de manos, ya sea un tratado de paz o la concesión del derecho a gobernar. El acto transforma a la persona para alinearse con los dioses.

El apretón de manos divino se toma del Mithra persa al Mitra romano, sin embargo, antes de examinar esto, hay varios otros ejemplos de apretones de manos diestros que deben examinarse en la parte 2.

rklein / images / shalthe3 & # 8230 reproducido aquí con el amable permiso del Prof. Ralph W. Klein.

[3] Manfred Clauss, El culto romano de Mitra: El Dios y sus misterios (Edimburgo, Escocia: Edinburgh University Press, 2000), p4.


Estatuas del Monte Nemrut y # 8211 West Terrace

En primer lugar, cuando estaba de visita al atardecer, la terraza oeste fue la estrella del espectáculo. Por supuesto, el sol se pone en el oeste e ilumina espléndidamente las estatuas del monte Nemrut de la terraza oeste con su poca luz.

Apolo

Apolo se encuentra junto a su padre Zeus en esta antigua tumba. La estatua de Apolo fue encontrada enterrada y está severamente dañada. Él era el dios de la curación y la medicina.

Por supuesto, Zeus es el dios de mayor rango y, por lo tanto, su estatua es más grande y tiene una ubicación central.

Heracles

¿Quién fue Heracles? Era hijo de Zeus y Alkmene. Representa el poder violento y la resistencia del hombre ante la naturaleza. Sin embargo, todas sus acciones son positivas, ya que puede destruir desastres naturales y tragedias. Esta filosofía no suena cierta cuando la luz del sol baja brilla sobre su estatua agrietada. En su estatua del Monte Nemrut Turquía, Heracles es retratado como su equivalente persa, Artagnes.

Antiochus

Para mí, Antíoco es la estatua más pintoresca del monte Nemrut Turquía. Además, está en la mejor imagen para fotografiar con los colores del atardecer. Pero, ¿quién es Antíoco? De hecho, es el rey Antíoco, el hombre que creó esta enorme tumba. ¡Ahora esto tiene sentido! Él lo diseñó, por lo que se convirtió en la estatua más atractiva en la mejor ubicación.

Commagene

Junto a la estatua del rey Antíoco se encuentra la estatua de Comagene. Pero, ¿quién es Commagene? Commagene era la diosa de la fertilidad en el antiguo Reino de Commagene.


LOS SPLENDOURS DE LA ANTIGUA TURQUÍA Y ANATOLIA

Explore los misterios de Turquía y Anatolia en un tour exclusivo de 12 días y 11 noches en mayo de 2022 organizado por Micki Pistorius de Ancient Origins y el invitado especial Jim Willis, autor de doce libros con una experiencia de por vida de espiritualidad, religión antigua y civilizaciones perdidas.

Jim Willis es autor de doce libros sobre religión y espiritualidad, entre ellos Civilizaciones perdidas (Visible Ink Press, 2019) y El campo cuántico akáshico (Findhorn / Inner Traditions, 2019). Se ha desempeñado como profesor universitario adjunto en los campos de las religiones del mundo y la música instrumental mientras trabajaba como carpintero a tiempo parcial, así como el presentador de su propio programa de radio en tiempo de conducción, director del consejo de artes y conferencista invitado. sobre temas que van desde los estudios históricos hasta la espiritualidad contemporánea.

Micki Pistorius ' Se inició la carrera de periodista en medios impresos y televisivos. Obtuvo un doctorado en Psicología, describió a criminales empedernidos y fue autora de varios libros sobre el tema. Completó BA Hons en Arqueología Bíblica y tiene afinidad por la Edad del Bronce. Siguió a Odiseo desde Micenas en la Grecia continental hasta Troya en Turquía, siguió los pasos de Alejandro el Grande hasta Taxila en Pakistán y rastreó su linaje ancestral de cruzado Tancredo hasta Hauteville en Francia. Vive y escribe en una isla tropical.

Experimente Estambul: Mezquita Azul, Mezquita de Santa Sofía (si el tiempo de oración lo permite) y Cisterna Basílica - Museo de Ankara - Alaca Höyük - Hattusa - Capadocia: Ciudad subterránea de Derinkuyu - Iglesias rupestres de Goreme - Asikli Höyük - Catal Höyük - Derviches giratorios de Konya - Göbekli Tepe ( dos veces) - Harran - Şanlıurfa - Nemrut Dag, y mucho más.

Conozca los sitios que se visitarán, así como las últimas noticias y teorías sobre la antigua Anatolia y Göbekli Tepe, así como sobre los orígenes de la civilización con charlas y orientación de Jim Willis y Micki Pistorius.

AHORRO TEMPRANO DE AVES

¡Ancient Origins ofrece a sus lectores un PRECIO ESPECIAL ANTICIPADO de US $ 4025 por persona en las reservas realizadas antes de FINALES DE DICIEMBRE DE 2019!

¡Esto es un ahorro de $ 200 por persona (o $ 400 por pareja)!

Registre sus datos para mantener su lugar en este tour exclusivo. Para asegurar su lugar, se requiere un pago de depósito de US $ 800 por persona dentro de las 48 horas posteriores a completar el formulario. Los detalles de pago se indican al final del formulario.

ORÍGENES ANTIGUOS TOUR DE TURQUÍA DEL 15 AL 26 DE MAYO DE 2022

12 DÍAS / 11 NOCHES

LUGAR DE ENCUENTRO AEROPUERTO INTERNACIONAL DE ESTAMBUL

El punto de recogida para el inicio del tour es la sala de llegadas del aeropuerto internacional de Estambul y rsquos. A su llegada, todos los clientes recibirán traslados al hotel en Estambul independientemente de la hora o fecha de llegada. Al final del recorrido, todos los clientes serán llevados al aeropuerto de Adiyaman en el mismo traslado compartido.


Mis alegrías de viajar

¿No es la historia simplemente asombrosa aquí? Y simplemente toparse con ese fabuloso relieve de piedra que ha imaginado. Siempre recuerdo lo joven que es Estados Unidos. Perspectiva interesante.

otra publicación agradable y un recordatorio para volver al área de Nemrut.

@Jessica, ¡sí lo es! Turquía sigue asombrándome. Estén atentos para más ruinas alrededor del área.

@ Alan, ¡gracias! Más por venir esta semana.

Joy, te envidio mucho. estás viviendo mis sueños. Turquía está llena de historia y todavía no está repleta de turistas.

Qué sitio tan fascinante, ha pasado tanto tiempo desde que estuve allí, ¡gracias por traer muchos recuerdos felices!

@Dolce Fooda, Bueno, ¡ven a visitarnos! Turquía está tan llena de historia. y ahora hay vuelos directos desde Washington DC. :-)

@Ozlem, ¡Me alegra haberte recordado algunos recuerdos felices! Conocemos a tantos turcos de Estambul que no se han aventurado a esta parte del país. ¡Los colegas de mi esposo están impresionados y agotados por el tipo de viajes que hacemos aquí en Turquía!

Quiero viajar a turquía cada vez más con cada una de tus publicaciones. ¡Todo es tan encantador!

@ Joyce, ¡feliz de escuchar! ¡Supongo que soy un buen embajador de Turquía, después de todo! -)


Horóscopo del León de Antíoco de Comagene

Permítanme presentarles al antiguo rey mitad griego y mitad armenio, Antíoco I de Comagene. Vivió en el siglo I a. C. en Asia Menor (hoy en día y Turquía) y aparentemente tenía un gran interés en la astrología y el hermetismo. Nacido el 16 del mes greco-macedonio & # 8220Audynaios & # 8221 que corresponde aproximadamente a nuestro mes de diciembre, Antíoco de Comagene era muy probablemente un Sagitario.


Este antiguo rey está de alguna manera de moda ahora. Estoy escribiendo este artículo en diciembre de 2015 en medio de tres temas de actualidad relacionados de alguna manera con él: la sangrienta guerra de Siria, el festival judío de las luces de Hanukkah y la astrología helenística.

El mismo Antíoco podría haber sido una figura más grande que la vida, pero su reino & # 8211 Commagene & # 8212 era uno minúsculo que era más pequeño que el Israel moderno. En su época (siglo I a. C.), su reino estaba rodeado por imperios amenazantes como el parto, el romano en constante expansión y el ptolemaico-egipcio.

Geográficamente, Commagene está situada a unas 25 millas al norte de las fronteras sirias modernas, donde actualmente están teniendo lugar algunos conflictos sangrientos y donde innumerables refugiados están llegando en un intento desesperado por escapar del caos. Este es el primer elemento que conecta a nuestro protagonista real con el presente.

El segundo vínculo tiene que ver con un rey griego & # 8220Seleucid & # 8221 que fue sucesor de Alejandro Magno y cuyo ejército superior había sido derrotado por los judíos macabeos en 165 a. C., el evento que los judíos modernos conmemoran en su festival de Hanukkah.

Casualmente, ese rey, también llamado Antíoco, era un antepasado de la madre del rey Antíoco de Comagene. Aquí, entonces, está el segundo elemento que conecta a Antíoco de Comagene con el período actual.

Y el tercer vínculo con Antíoco es la astrología helenística revivida recientemente, que aparentemente había mantenido el interés de Antíoco de Comagene en un nivel esotérico muy profundo. En su tiempo, la Astrología Helenística estaba comenzando a tomar forma y forma a través de sus raíces mesopotámicas, especialmente dentro del área geográfica de Commagene muy cerca de Mesopotamia.

Antíoco, que llevaba el título & # 8220 Manifiesto de Dios & # 8221 - Epífanes Theos en griego & # 8212, era un megalómano o un político astuto. Muy consciente de que su reino era pequeño y eventualmente sería devorado por imperios gigantes, Antíoco intentó artificialmente & # 8220 inflar & # 8221 su reino, para engrandecer y establecer a su manera una ilustre dinastía & # 8220Commagene & # 8221. Este objetivo llevó a Antíoco encargar un proyecto bastante faraónico & # 8212 la construcción de un enorme mausoleo en la cima del monte Nemrut, la montaña más alta de Commagene & # 8212 donde dijo, & # 8220 mi alma morará eternamente con los dioses & # 8221.

¡Utilizando miles de toneladas de piedras y grava, sus trabajadores remodelaron toda la cima de la montaña para que pareciera una pirámide perfecta! Crearon dos terrazas separadas en las esquinas este y oeste y agregaron una variedad similar de dioses y estatuas # 8217 que incluyen, notablemente, Antíoco y la estatua # 8217. Los bajorrelieves debajo de estas gigantescas estatuas relatan a Antíoco y una saga en su mayoría ficticia. Dentro de la pirámide, supuestamente colocaron su tumba.

El bajorrelieve de león en la terraza oeste es lo más interesante para nosotros y quizás para toda la historia de la astrología. Sabemos que el león desde la antigüedad remota ha sido un símbolo de la realeza. Pero aunque hay muchas estatuas de leones en este santuario / mausoleo, esta losa de león específica es diferente: ¡representa claramente varias estrellas en su superficie! De hecho, hay 19 estrellas de ocho puntas repartidas por todo el cuerpo de & # 8212 y algunas alrededor & # 8212 del león. No de la misma magnitud, algunas de estas 19 estrellas son más grandes y otras más pequeñas. Tal detalle no puede ser una coincidencia.

El artista que esculpió este bajorrelieve fue bueno con sus manos, y la disposición de estas 19 estrellas sobre y alrededor del cuerpo del león plantea otra pregunta: ¿esta disposición es casual y puramente decorativa, o hay algo más profundo que ver? Incluso un astrónomo aficionado puede decir que este arreglo no es casual en absoluto.

Han pasado más de dos milenios desde la era de Antíoco de Comagene, pero las constelaciones en los cielos han mantenido prácticamente la misma configuración. Solo después de decenas de miles de años cambian significativamente. Por lo general, los astrónomos griegos observaron comúnmente la constelación de Leo con 19 estrellas. Sabiendo esto, todo comienza a encajar y tiene sentido que algunas estrellas en esta losa de león sean más grandes y otras más pequeñas: ¡coinciden casi perfectamente con sus verdaderas magnitudes correspondientes!

Entonces entendemos que este bajorrelieve es una representación astronómica que muy bien podría ser una especie de deificación de la constelación de Leo. Pero mientras me arriesgo a una suposición, me viene a la mente otra pregunta: ¿cómo podemos estar seguros de que el relieve de la escultura del león en el monte Nemrut es en realidad un horóscopo? Seguramente, no se parece a uno, o al menos no se parece a los horóscopos circulares con el zodíaco en la circunferencia y los planetas dispuestos a su alrededor.

Si se trata de un horóscopo, ¿dónde están los elementos horoscópicos típicos: los planetas, el Ascendente, las casas, etc.? Nuestras suposiciones modernas de un horóscopo no coinciden con lo que vemos aquí. Sin embargo, la evidencia de apoyo sobre este bajorrelieve apunta al escenario del horóscopo. Se necesita un ojo perspicaz, ¡y la noción de un griego!

Anteriormente mencionamos la presencia de 19 estrellas en esta losa de león. En realidad, hay 22, pero tres de ellos, los que se ciernen sobre el lomo del león, se destacan de los demás por tres razones:

1) Son mucho más grandes que el resto.
2) Están compuestos por rayos de dieciséis puntas, no ocho como las otras 19 estrellas.
3) Llevan nombres sobre ellos, en griego. ¡En realidad, sus nombres griegos son la clave de su naturaleza misteriosa!

La frase griega & # 8212ΠΥΡΟΕΙC ΗΡΑΚΛ (ΕΟΥC) & # 8211 sobre la izquierda de dieciséis puntas & # 8220star & # 8221 significa el ardiente de Hércules. Por supuesto, esta frase no tiene mucho sentido sin el conocimiento de alguna astronomía o literatura griega antigua. En la Grecia clásica, & # 8220 the Fiery one & # 8221 se refería al planeta Marte, que en los textos griegos antiguos a menudo encontramos simplemente como ΠΥΡΟΕΙC & # 8212the & # 8220Fiery. & # 8221 Veremos a continuación por qué el título completo & # 8220the ardiente de Hercules & # 8221 se muestra aquí.

The Greek phrase—CΤΙΛΒΩΝ ΑΠΟΛΛΩΝΟC—over the central sixteen-pointed “star” means the glittering one of Apollo. But without someone’s knowledge about Greek astronomy or literature, again this sentence will not make much astrological sense. In classical Greece, the name of the planet Mercury was known as “the Glittering one.” We often encounter it in ancient Greek texts simply as CΤΙΛΒΩΝ—the Glittering.

And the Greek phrase–ΦΑΕΘΩΝ ΔΙΟC—over the right sixteen-pointed “star” means: the radiant one of Jupiter. This is the easiest item to identify on the Lion slab because indeed it refers to planet Jupiter. In classical Greece, “the Radiant one” was the name of planet Jupiter. We often encounter it in ancient Greek texts simply as ΦΑΕΘΩΝ – the “Radiant”.


When planets and gods commune

At this point, the Lion slab takes a whole new meaning and becomes apparent that this is not a mere representation of the constellation of Leo, but there is still more to it. It most probably has astrological connotations. Otherwise the three fully named planets over the Lion’s back would make no sense. Why would they inscribe and depict just the planets of Mars, Mercury and Jupiter on the slab? Why not Venus and Saturn too? The latter are conspicuously absent!

The sequence of planets over the lions back might be another important clue. They do not follow the classic sequence—Mercury, Mars, Jupiter—but they are enumerated in this rather erratic manner: Mars, Mercury, Jupiter. Did the sculptor commit an error in the sequence of the planets? Or is the famous scholar Otto Neugebauer correct in claiming the sequence of these planets is either accidental or manneristically repeats the late Babylonian enumeration of the planets—Jupiter, Venus, Mercury, Saturn, Mars? If we omit Venus and Saturn, we get Jupiter, Mercury, Mars, the exact sequence of the planets on the lion slab although mirrored in reverse. I personally think Neugebauer’s assumption does not hold much water. In contrast to what we know today, he lacked some crucial archaeological findings.

I believe the lion slab is “semiotically” connected to the gigantic statues of the deities at the pyramid’s base. At both the eastern and western terraces, the same array of deities is replicated in exactly the same order: the deified Antiochus on the very left, the all=important Greek goddess Tyche—Fortune, Jupiter at the center, Mercury and, finally, Mars on the very right. If we start enumerating these statues from right to left we get Mars, Mercury, Jupiter. That’s exactly the sequence of the three planets on the lion slab!

Of course there are a couple of objections here:

Why should we enumerate the gods/planets at the base of the pyramid from right to left when, on the lion slab, we enumerate the three planets from left to right?

Why are the two major statues/deities—Apollo and Mars—located on the left, the “lesser” side of Jupiter, while a mortal like Antiochus stands on Jupiter’s right, “good” side?

The answer to the second question is simple: The Mesopotamians always took the observers’–the pilgrims in this case—point of view into account, so actually Antiochus stands on the lesser, left side of Jupiter. In the first question, it was a matter of “staging.” Since Jupiter as the king of the gods had to be at the very center of the statues’ array, the only viable option left was to enumerate the Mars-Mercury-Jupiter sequence on the reverse, ending with Mars on the far right. Even so, the lion slab and the array of the statues are intrinsically attuned! The full planetary denomination over the lion’s back—for example, “the glittering one of Apollo” for Mercury—enabled the pilgrims to correlate the lion’s esoteric symbolism to that of the gods’ gigantic statues.


A lunar "necklace" - Signs vs Constellations

There is a last decisive clue on the lion slab we haven’t touched so far. A clearly visible type of sickle-shaped ornament is shown on the lion’s chest. In the long Mesopotamian, and probably global, tradition, a sickle-shape symbolizes the Moon. Here, we can see the message that the lion slab shows the Moon in the constellation of Leo.

This isn’t an astronomical slab but an astrological one commemorating some major event either for Antiochus or the kingdom of Commagene, taking place under the auspices of the constellation of Leo!

Did you notice I’ve been writing “constellation of Leo” instead of “zodiacal sign of Leo?” Although both the constellations and the zodiac are divided into 12 sections bearing the same names, constellations and zodiacal signs are two radically different things. The constellations remain (relatively) fixed on the celestial vault while the zodiacal signs are slowly shifting. Today, for example, the constellation of Leo largely corresponds to that section of the sky where the zodiacal sign of Virgo is. In some 2500 years the constellation of Leo will be corresponding to the zodiacal sign of Libra. That’s why I am cautious with the use of the terms “constellation” and sign”. But by a remarkable coincidence in Antiochus’ times, the tropical and sidereal zodiacs were almost coinciding and were off by just 4 degrees. So astrologically speaking, the “constellation of Leo” and the “zodiacal sign of Leo” were almost the same back then.

To what extent Commagene astrologers were aware of conceptual differences between constellations and the zodiac, we are not sure. Within the realm of the Hellenistic world, Hipparchus had discovered precession of the equinoxes in 130 BCE. From that point on, astrologers had to take a gigantic leap in consciousness to comprehend and assimilate that there was a new “entity” called “zodiacal sign,” which was quite different and independent from its namesake constellation! Generations would definitely pass before astrologers began to adjust to this new idea.

But let’s turn back to the lion slab which obviously depicts a horoscope! To our modern eyes, we may not see it because we instinctively compare it with the modern horoscopic blueprints with which we are familiar—the ones with the zodiacal circle, the planetary symbols, the houses, the Ascendant and so on. But we shouldn’t apply modern preconceptions to artifacts that are more than 2000 years old. At that time, for instance, the Ascendant was a concept not yet developed. There were no astrological houses at least not in the modern sense. Apparently the zodiac had already been invented, but it was handled as a theoretical concept without much usefulness. The astrologers of that era were following old traditions and verbally wrote down planetary positions in the signs, writing the words instead of the symbols.

Those were times of a major transition in astrology. The “omen lore” era where horoscopes consisted of simple planetary omens inscribed on mud-bricks was coming to an end, and the gigantic wave of the new, revolutionary Hellenistic astrology was emerging on the horizon. If we could see Mount Nemrut’s lion slab through the eyes of an educated person in that culture, we would immediately see a very advanced horoscope!

Apparently, this lion slab horoscope serves two major purposes: On one hand, it astronomically marks as a short calendar, the date of some important event. On the other hand, this short “certificate” gives testimony to the event’s having taken place during some extraordinary cosmic occurrence that vibrationally “sealed” it for ever!

But what was that important event and when did it occur?


Determining the date of the "event"

Thanks to the lion horoscope and modern computers, it’s rather easy to establish the date of this unknown event. We are looking for when the Moon and the planets of Mars, Mercury and Jupiter were all in the constellation or zodiacal sign of Leo. We will not get many such dates. And thanks to information provided by the inscriptions at the site, we know this important event was related either to Antiochus or to his father Mithridates who ascended to the throne in 109 BCE. We can further narrow the time frame to the period between 140 BCE and 38 BCE, when Antiochus died. We then can obtain the results you see in the next table:

I immediately dismiss case 2 because Antiochus wasn’t even born in 98 BCE and it doesn’t correspond to any major event in the lives of Antiochus or of Mithridates. It also doesn’t obey the Mars-Mercury-Jupiter sequence we see depicted on the lion slab. I also dismiss case 4 because Antiochus was rather old by then and his Mount Nemrut statue portrays him as a young man. This case also fails to obey the crucial Mars-Mercury-Jupiter sequence.

We are left then with cases 1 and 3. Case 1—July 14th, 109—corresponds to the coronation year of King Mithridates, Antiochus’ father. Some scholars claim the lion horoscope is “cast” for the Mithridates coronation. Estoy en desacuerdo. Why would they elect a coronation horoscope, leaving the Sun, the most regal of the “planets” out of the sign/constellation of Leo and in Cancer instead?

Case 3 is the most satisfactory of them all. It not only meets the requirements, the Sun is in the sign/constellation of Leo, the ultimate “certificate” of royalty! But then, very reasonably, you will say to me, “There is no sun depicted on the lion horoscope.” I don’t think that’s true. The entire lion slab depicts the Sun in Leo so there was no need to inscribe the Sun symbol on it.

Such an absolutely rare and unique accumulation of planets in the regal sign of Leo could not have gone unnoticed by an erudite man, well-versed in astrology and hermeticism—our man Antiochus I Theos! Those years were extraordinary from another point of view as well: the regal star Regulus, lying at the “heart” of the Leo constellation a few inches above the lunar “sickle” we identified on the lion slab, had just entered the zodiacal sign of Leo.

Antiochus took full advantage of this extraordinary cosmic occurrence to deify himself and to establish an illustrious dynasty that included the construction of his enormous sanctuary/mausoleum on the summit of Mount Nemrut. He most likely performed a sort of “Theurgy” there on August 3rd, 62 BCE and equaled himself and his dynasty to the gods. This was probably when he gave himself the title of “Epiphanes Theos” —“Manifest God” and propitiated his kingdom. He wasn’t very successful however. A few decades after his death, the Romans annexed Commagene to their huge empire. Nevertheless, the Antiochus monument and the lion horoscope have survived more than 2000 years, still creating fascination in people all over the world. In that sense, the legacy of Antiochus I of Commagene has indeed been immortalized while horoscope of the lion has been a perfect election after all.


Mount Nemrut

Antiochus is famous for building the impressive religious sanctuary of Nemrud Dagi or Mount Nemrut. When Antiochus reigned as king he was creating a royal cult for himself and was preparing to be worshipped after his death. Antiochus was inspired to create his own cult in the Greek form of the religion Zoroastrianism. Antiochus left many Greek inscriptions revealing many aspects of his religion and explaining his purpose of action. In one inscription, Antiochus wrote erecting his tomb in a high and holy place should be remote from people and should be close to the gods and be in rank with them. Antiochus wanted his body to be preserved for eternity. The gods he worshipped were a syncretism of Greek, Armenian, and Iranian gods, such as Hercules-Vahagn, Zeus-Aramazd or Oromasdes (associated with the Iranic god Ahura Mazda), Tyche, and Apollo-Mithras. The monumental effigies of the site show both Persian and Greek icnonographic influences. Persian influences can be seen in the clothes, headgear and the colossal size of the images, while the depiction of their physical features derives from Greek artistic style.

Antiochus practised astrology of a very esoteric kind, and laid the basis for a calendrical reform, by linking the Commagene year, which till then had been based on the movements of the Sun and Moon, to the Sothic-Anahit (Star of Sirius) and Hayk (Star of Orion) cycle used by the Egyptians as the basis of their calendar. This would suggest that Antiochus was knowledgeable about, if not fully initiated into Hermeticism.

Antiochus’ tomb complex was constructed in a way that religious festivities could occur. Each month Antiochus had two festivities: his birthday which was celebrated on the 16th of each month and his coronation which was celebrated on the 10th of each month. He allocated funds for these events from properties legally bound to the site. He also appointed families of priests and hierodules, whose descendants were intended to, continue the ritual service in perpetuity. Priests wore traditional Persian robes and adorned with crowns of gold the images of the gods and Antiochus' ancestors. The priests offered incense, herbs, and other unspecified "splendid sacrifices" on altars set before each image. All the citizens and military garrison were invited to the banquets in honor of the illustrious deceased. During feasts, grudging attitudes were forbidden and Antiochus decreed that the people should enjoy themselves, eat and drink wine, and listen to the sacred music performed by the temple musicians.

Antiochus’ tomb was forgotten for centuries, until 1883 when archaeologists from Germany excavated it. According to the inscriptions found, Antiochus appears to have been a pious person and had a generous spirit. In another city of the kingdom Arsameia, ruins have found of the royal palace. This palace is known as Eski Vale o Old Castle. In Arsameia, Antiochus has left many inscriptions in Greek of his public works program and how he glorified the city.


Ver el vídeo: Qué sucedió en el AÑO 70 y por qué es tan importante para el judaísmo y el cristianismo? BITE (Enero 2022).