Podcasts de historia

Comprensión de los dioses de Egipto: al unísono con la naturaleza

Comprensión de los dioses de Egipto: al unísono con la naturaleza

El antiguo Egipto es una fuente inagotable de inspiración para muchos de nosotros: sus mitos, su historia y su arte son tan maravillosos y enigmáticos que han intrigado a los investigadores durante décadas. Pero quizás la parte más asombrosa de los antiguos egipcios es su religión. Su panteón tiene numerosos dioses que están asociados con muchas partes de la vida cotidiana en el antiguo Egipto y explorarlo es una tarea fascinante.

Es por eso que hoy nos adentraremos en el rico y mítico mundo de los dioses y diosas egipcios, acercándote a las deidades más importantes de este vasto e interminable panteón. Leer y aprender sobre ellos es una emoción absoluta y nos da un vistazo importante a las mentes y creencias de una de las civilizaciones más grandes del mundo.

Una breve introducción a los dioses de Egipto

La sociedad del Antiguo Egipto puso gran énfasis en la creencia politeísta y altamente compleja en muchas deidades y los mitos asociados con ellas. Muchos de estos dioses y diosas tenían forma animal, ya que estos animales desempeñaban un papel crucial en la vida cotidiana de los egipcios.

De hecho, este panteón era tan complejo que contenía más de 1400 deidades, y algunos eruditos afirman que este número es aún mayor. Este hecho significa que no podríamos nombrarlos a todos, pero intentaremos acercarte a algunas de las deidades más importantes que estuvieron presentes a lo largo de la línea de tiempo del antiguo Egipto.

Los egipcios creían que estas deidades estaban presentes en cada parte de su vida e influirían tanto en la naturaleza como en la vida de los humanos. La adoración de estos dioses era una parte integral de la vida cotidiana y se llevaría a cabo tanto en los templos como en los santuarios domésticos.

Los rituales complejos y las invocaciones sobrevivieron en la escritura jeroglífica y nos dan una idea de las creencias muy fluidas de los egipcios con respecto a casi todos los aspectos del mundo que los rodea. Los animales a menudo se momificaron como una forma de sacrificio y adoración, y se puso gran énfasis en la muerte, el más allá y el renacimiento.

Los animales tenían un papel complejo en la religión de los egipcios. Los ibis, babuinos, cocodrilos, escarabajos, peces, musarañas y gatos se consideraban sagrados, pero sacrificados, no obstante. Los gatos especialmente eran considerados divinos pero aún estrangulados en masa para la momificación. Cientos de miles de momias de gatos fueron excavadas en muchas tumbas.

Momias de gatos en el Museo del Louvre en París. (Zubro / CC BY-SA 3.0 )

Los babuinos eran sagrados, pero aún se crían en cautiverio con el propósito de sacrificarlos. Muchos sufrieron desnutrición, fracturas, deficiencia de vitaminas y osteomielitis. Aún así, esto proporciona una visión importante de la religión y la forma bestial de los dioses de Egipto.

Como se mencionó, el panteón egipcio constaba de más de 1400 deidades atestiguadas, y algunas de ellas estaban relacionadas con cosas aparentemente menores o sin importancia. Los ejemplos son muchos, como Ảmi-kar el dios mono cantante, Ảri-em-ăua - dios de la sexta hora de la noche, Maa-en-Rā - un dios mono portero, Neb ảrit-tcheṭflu - diosa que creó reptiles, Esna el perca divina, Shentayet, la diosa de las viudas, etc. Hay numerosos ejemplos que proporcionan una visión importante de las mentes de los antiguos egipcios.

Pero también estaban esas deidades menores, pero aún importantes, como Ta-Bitjet, Wepwawet, Babi, Bes, Khnum, Apophis, Nut, Isis, Hathor, Nefertem y muchas más. En la siguiente lista se encuentran solo algunas de las deidades más importantes y sus asombrosos atributos e historias.

Amón - Padre de los Dioses

Amón era uno de los dioses más importantes del panteón egipcio: “El Señor de la Verdad, Padre de los Dioses, Creador de los hombres, Creador de todos los animales, Señor de las cosas que existen, Creador del bastón de la vida”. Traducido como "El Oculto", Amón fue uno de los Ogdoad, las ocho deidades primordiales de Hermópolis, y en un momento el principal dios tebano.

Alivio del dios Amun-Min, Museo de Luxor, Egipto. (Elías Rovielo / CC BY-SA 2.0 )

A medida que la importancia de Amun creció y su culto se extendió, ganó la forma de Amun-Ra, en el Reino Nuevo. Esto lo combinó con Ra, el dios del sol, y se convirtió en la deidad principal, el rey de los dioses y el creador del mundo y sus habitantes. En un período durante el Reino Nuevo, Amón se enfatizó tanto que eclipsó a los otros dioses. Su representación habitual está en forma humana.

Anubis - Señor de la Tierra Sagrada

Otro dios egipcio muy importante, Anubis, era considerado una deidad canina, "Dios del embalsamamiento, Dios de la muerte, Dios del más allá y Dios de los cementerios". Es famoso por su forma canina: un cuerpo humano con cabeza de perro del desierto con un hocico largo y orejas altas y puntiagudas. Se creía que Anubis era el protector de las tumbas y castigaría a quienes las profanaran.

Su forma canina probablemente esté relacionada con los chacales del desierto, que en su mayoría eran carroñeros, una clara referencia al proceso de momificación y muerte. Fue conocido como el "Neb-ta-Djeser o el Señor de la Tierra Sagrada, o el Perro que Traga Millones". Las estatuas de chacal se usaban a menudo como guardianes de las tumbas, sobre todo en la tumba de Tutankamón.

Bastet - la diosa gato

Hija de Ra, Bastet era la diosa felina, con su representación más popular en forma de gato doméstico. Ella era una deidad importante y la patrona de la antigua ciudad egipcia de Bubastis.

Se le atribuyen muchos roles femeninos y como "Diosa del embarazo, Diosa de la maternidad, Diosa del hogar, Diosa del sexo y la fertilidad, Diosa de los cosméticos y Diosa de las mujeres". Su nombre se traduce como "Ella del tarro de ungüento", y también se la llama la "Gobernante del campo divino". Los gatos momificados eran sagrados para Bastet.

Horus - Dios de la realeza

Uno de los dioses egipcios más antiguos e importantes, Horus es considerado el tutelar, "Deidad patrona de todo Egipto, y el Dios del cielo y la realeza". Compartió las características con Ra, la deidad del sol, y se presenta en forma de un humano con cabeza de halcón, vistiendo el pschent, la corona que simboliza la realeza sobre todo Egipto.

  • Serapis: Dios de la fertilidad y el más allá que unió a griegos y egipcios
  • Cráneos alargados y lenguaje indescifrable: ¿qué significa la misteriosa hambruna de la escultura de Saqqara?
  • Maat: antigua diosa egipcia de la verdad, la justicia y la moralidad

Dios horus como un halcón que sostiene el disco solar en nombre de Tutankhamon. (Sirena-Com / CC BY-SA 4.0 )

Su nombre a menudo se traduce como "El que está en lo alto" o "El distante". El símbolo del Ojo de Horus era el símbolo de protección y poder real, y los gobernantes eran conocidos como Shemsu-Hor, los seguidores de Horus.

Osiris - el Dios del renacimiento

Una de las deidades más prominentes, Osiris es el "Dios de la fertilidad, Dios del renacimiento y la vida futura, Dios de la vida y la vegetación". Está asociado con el inframundo y la vida eterna, y su poder permitió que la vegetación creciera y los muertos renacieran.

Los antiguos egipcios conectaban las semillas con Osiris, muerta, y cuando las semillas brotan, Osiris vuelve a la vida. Las semillas de maíz se mezclaron con arcilla y se momificaron en forma de Osiris. Tales momias eran numerosas, e incluso excavadas para revelar semillas de cebada y trigo que sobrevivieron hasta nuestros días.

Ptah: el creador del mundo

El "Dios de los artesanos, Dios de los arquitectos y Dios de los artesanos, y el Dios creador de Memphis y todas las cosas", Ptah era una deidad muy importante. Fue considerado el que pensó que el mundo existía y el que existió antes que todos los demás dioses.

Ptah, el dios que existió antes que todos los demás dioses. (Rawpixel Ltd / CC BY-SA 2.0 )

Él era el “Señor de la Eternidad”, el “Maestro de la Justicia” y el “Aquel que escucha las oraciones”. Fue considerado el creador de la ciudad de Memphis, una ciudad importante que los egipcios conocían como Hikuptah, palabra que evolucionó hasta convertirse en la palabra moderna para Egipto.

Ptah fue presentado como un hombre parcialmente momificado, de piel verde y cabeza lisa, sosteniendo el cetro combinado de ankh-djed-was. Sus templos estaban presentes en todo Egipto.

Set - Señor de las tormentas

El "Dios del fuego, Dios del caos, Dios de la violencia, Dios del desierto y Dios del engaño", Set también era conocido como Seth o Setesh. Se le presenta en forma del misterioso animal Set, una bestia canina que se asemeja a un chacal o un zorro.

Él era el "Señor de las Tormentas" y "El Desierto Rojo". En la extensa mitología egipcia, Set jugó papeles importantes: repelió a la serpiente Apep, la encarnación del Caos, y también mató a su propio hermano Osiris, quien sería vengado por Horus. "Poderoso es su brazo" como un epíteto popular asociado con Set.

La diosa guerrera Sekhmet

Feroz, feroz, pero sensual, Sekhmet era la "Diosa Guerrera de la Curación". Fue representada como una mujer con cabeza de leona, uno de los animales más feroces que conocían los egipcios. Sekhmet era conocida como "Señora de los mensajeros de la muerte" y "Heridora de los nubios", "La que era antes de que los dioses fueran" y "La dama del lugar del principio de los tiempos".

  • Think Egypt Think Magic: Esencia de hechizos, encantamientos, amuletos y fe absoluta - Parte II
  • Mapas estelares y los secretos de Senenmut: techos astronómicos y la visión hopi de la Tierra
  • Cuentos espeluznantes de animales paranormales que poseen humanos, ven la muerte y actúan como mensajeros de los dioses

Primer plano de la figura sentada de la diosa Sekhmet. (Mary Harrsch / CC BY-SA 2.0 )

Es una de las deidades más antiguas e importantes y, aunque femenina y hermosa, era una deidad iracunda y feroz. Sus atributos eran aparentemente contradictorios, pero en realidad eran dos aspectos complementarios: muerte y destrucción, y protección y curación.

El dios cocodrilo Sobek

Otra deidad muy importante, Sobek, el "Señor del Agua Oscura", jugó un gran papel en la vida cotidiana de los antiguos egipcios. Con el Nilo como el corazón vivo de todo el reino, y también lleno de cocodrilos mortales, Sobek se formó como una deidad cocodrilo, una forma de apaciguar a las bestias del Nilo y garantizar un paso seguro.

Fue invocado para protección en el río, pero su naturaleza también estaba relacionada con la guerra, la masculinidad y la destreza militar. Fue presentado como un hombre con cabeza de cocodrilo, y fue ampliamente atestiguado a lo largo de la historia de Egipto. Los cocodrilos fueron momificados en su honor.

Taweret - Diosa de la fertilidad y el parto

Esta diosa está ampliamente atestiguada como una de las deidades más importantes y fue importante durante más de 2000 años. Taweret, cuyo nombre significa "La que es grande", tenía la forma de un hipopótamo hembra, una representación temible de una enorme bestia con elementos de un hipopótamo, un león y un cocodrilo del Nilo.

Taweret era una benéfica "Diosa de la fertilidad y el parto", así como una protectora de las fuerzas del mal. Se creía que su forma protegía a las mujeres en trabajo de parto. A menudo se colocaban pequeñas estatuillas de hipopótamos en las tumbas de los difuntos, para ayudar con el renacimiento exitoso después de la muerte.

Estatuilla de la Diosa Taweret. (Pharos / )

Los amuletos Taweret también eran muy populares y los usaban las mujeres embarazadas. Ella era muy popular entre la gente común y también era conocida como "Señora del Horizonte", "Señora del Agua Pura" y "Señora de la Casa de Nacimiento".

Thoth - Dios del conocimiento

Djehuty, más conocido popularmente como Thoth, era el dios con cabeza de Ibis, el "Guardián del Tiempo" y "El Señor de la Escritura". Su forma habitual es la de un hombre con cabeza de ibis o cabeza de babuino. Ambos animales eran sagrados para los egipcios.

Tuvo muchas asociaciones a lo largo de la historia, pero fue principalmente la "Deidad del conocimiento, el Escriba de los dioses, el autor de toda la ciencia y la filosofía, el Dios de la sabiduría". Su forma en el inframundo era Aani, el dios babuino del equilibrio.

Se momificaron mandriles e ibis como ofrendas a Thoth. Se estima que hay 500.000 ibis momificados solo en el cementerio de Saqqara. Y en las catacumbas de Tune el-Gebel, se descubrieron aproximadamente cuatro millones de enterramientos de ibis.

Heqet - Diosa del parto

La "Diosa de la fertilidad y el parto" con cabeza de rana, Heqet era la contraparte femenina de Khnum, el dios creador. Se creía que Heqet dio vida al cuerpo y el alma de un infante real, que se formó con arcilla en el torno de alfarero de Khnum.

Representación antropomórfica de la diosa Heqet en el relieve del templo de Ramsés II en Abydos. (Oltau / CC BY-SA 3.0 )

Ella era la deidad asociada con los últimos momentos del nacimiento, así como con la inundación anual del Nilo y las ranas que quedaron en el suelo fértil después de que el agua retrocedió. Heqet fue representada como una mujer con cabeza de rana o como una rana sentada sobre un loto, y las mujeres usaban amuletos de rana durante el parto. La conocían como "La que acelera el nacimiento".

Dioses egipcios: al unísono con la naturaleza

Desde este vistazo a la religión muy colorida y altamente imaginativa de los egipcios, podemos darnos cuenta de que vivían al unísono con la naturaleza que los rodeaba. Dependían del río Nilo, que les daba vida, cultivos y agua, pero también muerte y peligro. Los dioses de Egipto son en gran parte rostros de la naturaleza, y los egipcios buscaron apaciguarlos y dominar la naturaleza que los rodeaba.

Y además, creían en la otra vida y en el renacimiento, poniendo mucho énfasis en la fertilidad y la protección al nacer. Todas estas creencias están atestiguadas en datos arqueológicos y escritos y muestran una relación compleja entre la vida y la muerte en la sociedad del antiguo Egipto. Y tendrás que estar de acuerdo: ¡descender a este maravilloso mundo de dioses y diosas es un viaje inspirador y cautivador!


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Mitos y leyendas del folclore Pirámides Egipto Roma. Para comenzar a encontrar Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Folklore Mitos y leyendas Pirámides Egipto Roma, tiene razón en encontrar nuestro sitio web que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por todos estos Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Mitos y leyendas del folclore Pirámides Egipto Roma ¡Puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué pasa con este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto. Para comenzar a encontrar la mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por toda esta mitología egipcia. ¡Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto que puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué pasa con este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Naturaleza y significado

Las creencias y prácticas religiosas egipcias estaban estrechamente integradas en la sociedad egipcia del período histórico (desde C. 3000 aC). Aunque probablemente hubo muchas supervivencias de la prehistoria, estas pueden ser relativamente poco importantes para la comprensión de épocas posteriores, porque la transformación que estableció el estado egipcio creó un nuevo contexto para la religión.

Los fenómenos religiosos fueron omnipresentes, tanto que no tiene sentido ver la religión como una entidad única que se cohesiona como un sistema. Sin embargo, la religión debe considerarse en un contexto de actividades y valores humanos potencialmente no religiosos. Durante sus más de 3.000 años de desarrollo, la religión egipcia experimentó cambios significativos de énfasis y práctica, pero en todos los períodos la religión tuvo una clara consistencia en carácter y estilo.

No es apropiado definir la religión de manera restringida, como que consiste únicamente en el culto a los dioses y en la piedad humana. El comportamiento religioso abarcaba el contacto con los muertos, prácticas como la adivinación y los oráculos, y la magia, que en su mayoría explotaba los instrumentos y asociaciones divinos.

Había dos focos esenciales de la religión pública: el rey y los dioses. Ambos se encuentran entre los rasgos más característicos de la civilización egipcia. El rey tenía un estatus único entre la humanidad y los dioses, participó en el mundo de los dioses y construyó grandes monumentos funerarios con motivos religiosos para su otra vida. Los dioses egipcios son famosos por su amplia variedad de formas, incluidas formas animales y formas mixtas con una cabeza de animal en un cuerpo humano. Las deidades más importantes eran el dios del sol, que tenía varios nombres y aspectos y estaba asociado con muchos seres sobrenaturales en un ciclo solar modelado en la alternancia del día y la noche, y Osiris, el dios de los muertos y gobernante del inframundo. Con su consorte, Isis, Osiris se convirtió en dominante en muchos contextos durante el primer milenio a. C., cuando el culto solar estaba en relativo declive.

Los egipcios concibieron el cosmos como si incluyera a los dioses y al mundo actual —cuyo centro era, por supuesto, Egipto— y como si estuviera rodeado por el reino del desorden, del que había surgido el orden y al que finalmente volvería. Había que mantener a raya el desorden.La tarea del rey como protagonista de la sociedad humana era retener la benevolencia de los dioses para mantener el orden contra el desorden. Esta visión en última instancia pesimista del cosmos se asoció principalmente con el dios sol y el ciclo solar. Formó una poderosa legitimación del rey y la élite en su tarea de preservar el orden.

A pesar de este pesimismo, la presentación oficial del cosmos en los monumentos fue positiva y optimista, mostrando al rey y los dioses en perpetua reciprocidad y armonía. Este contraste implícito reafirmó el frágil orden. El carácter restringido de los monumentos también era fundamental para un sistema de decoro que definía lo que se podía mostrar, de qué manera se podía mostrar y en qué contexto. El decoro y la afirmación del orden se refuerzan mutuamente.

Estas creencias se conocen a partir de monumentos y documentos creados por y para el rey y la pequeña élite. Las creencias y prácticas del resto de la gente son poco conocidas. Si bien no hay razón para creer que hubo una oposición radical entre las creencias de la élite y las de los demás, esta posibilidad no puede descartarse.


4. Existencia del todo: el devenir uno

La creación es la clasificación (dar definición a / poner orden en) todo el caos (la energía / materia indiferenciada y la conciencia) del estado primigenio. Todos los relatos de la creación del Antiguo Egipto exhibieron esto con etapas bien definidas y claramente delimitadas.

La semilla de la creación de la que se originó todo es Atam. Y, así como la planta está contenida dentro de la semilla, todo lo que se crea en el universo también es Atam.

Atam, el Único que es el Todo, como el Maestro del Universo, declara, en el papiro del Antiguo Egipto comúnmente conocido como el Papiro Bremner-Rhind:

& # 8220Cuando me manifesté en la existencia, existía la existencia.
Vine a la existencia en la forma del Existente, que llegó a existir en el Primer Tiempo.
Llegando a la existencia de acuerdo con el modo de existencia del Existente, por lo tanto, existí.
Y fue así como nació el Existente & # 8221.

En otras palabras, cuando el Maestro del Universo llegó a existir, la creación entera llegó a existir, porque el Completo Uno contiene el todo.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto. Para comenzar a encontrar la mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por toda esta mitología egipcia. ¡Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto que puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué pasa con este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Mitos y leyendas del folclore Pirámides Egipto Roma. Para comenzar a encontrar Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Folklore Mitos y leyendas Pirámides Egipto Roma, tiene razón en encontrar nuestro sitio web que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por todos estos Egipto Mitología egipcia y los secretos de los dioses Historia egipcia Mitos y leyendas del folclore Pirámides Egipto Roma ¡Puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué pasa con este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Contenido

Los seres de la antigua tradición egipcia que podrían ser etiquetados como deidades son difíciles de contar. Los textos egipcios enumeran los nombres de muchas deidades cuya naturaleza se desconoce y hacen referencias vagas e indirectas a otros dioses que ni siquiera son nombrados. [2] El egiptólogo James P. Allen estima que en los textos egipcios se nombran más de 1.400 deidades, [3] mientras que su colega Christian Leitz dice que hay "miles y miles" de dioses. [4]

Los términos del idioma egipcio para estos seres eran nṯr, "dios", y su forma femenina nṯrt, "diosa". [5] Los eruditos han tratado de discernir la naturaleza original de los dioses proponiendo etimologías para estas palabras, pero ninguna de estas sugerencias ha ganado aceptación y el origen de los términos permanece oscuro. Los jeroglíficos que se usaron como ideogramas y determinativos al escribir estas palabras muestran algunos de los rasgos que los egipcios conectaron con la divinidad. [6] El más común de estos signos es una bandera que ondea desde un poste. Se colocaron objetos similares en las entradas de los templos, que representan la presencia de una deidad, a lo largo de la historia del antiguo Egipto. Otros jeroglíficos similares incluyen un halcón, que recuerda a varios dioses antiguos que fueron representados como halcones, y una deidad masculina o femenina sentada. [7] La ​​forma femenina también podría escribirse con un huevo como determinante, que conecta a las diosas con la creación y el nacimiento, o con una cobra, lo que refleja el uso de la cobra para representar muchas deidades femeninas. [6]

Los egipcios distinguieron nuevo, "dioses", de rmṯ, "pueblo", pero los significados de los términos egipcio e inglés no coinciden perfectamente. El término nṯr puede haberse aplicado a cualquier ser que de alguna manera estuviera fuera de la esfera de la vida cotidiana. [8] Los humanos fallecidos fueron llamados nṯr porque se consideraba que eran como los dioses, [9] mientras que el término rara vez se aplicaba a muchos de los seres sobrenaturales menores de Egipto, que los eruditos modernos a menudo llaman "demonios". [4] El arte religioso egipcio también representa lugares, objetos y conceptos en forma humana. Estas ideas personificadas van desde deidades que eran importantes en los mitos y rituales hasta seres oscuros, mencionados solo una o dos veces, que pueden ser poco más que metáforas. [10]

Frente a estas difusas distinciones entre dioses y otros seres, los estudiosos han propuesto varias definiciones de una "deidad". Una definición ampliamente aceptada, [4] sugerida por Jan Assmann, dice que una deidad tiene un culto, está involucrada en algún aspecto del universo y se describe en la mitología u otras formas de tradición escrita. [11] Según una definición diferente, de Dimitri Meeks, nṯr aplicado a cualquier ser que fuera el foco del ritual. Desde esta perspectiva, los "dioses" incluían al rey, que fue llamado dios después de sus ritos de coronación, y las almas fallecidas, que ingresaron al reino divino a través de ceremonias fúnebres. Asimismo, la preeminencia de los grandes dioses se mantuvo gracias a la devoción ritual que se les realizó en todo Egipto. [12]

La primera evidencia escrita de deidades en Egipto proviene del Período Dinástico Temprano (c. 3100-2686 aC). [13] Las deidades deben haber surgido en algún momento del Período Predinástico anterior (antes del 3100 a. C.) y surgido de creencias religiosas prehistóricas. Las ilustraciones predinásticas representan una variedad de figuras animales y humanas. Algunas de estas imágenes, como las estrellas y el ganado, recuerdan características importantes de la religión egipcia en épocas posteriores, pero en la mayoría de los casos no hay suficiente evidencia para decir si las imágenes están conectadas con deidades. A medida que la sociedad egipcia se hizo más sofisticada, aparecieron signos más claros de actividad religiosa. [14] Los templos más antiguos conocidos aparecieron en los últimos siglos de la era predinástica, [15] junto con imágenes que se asemejan a las iconografías de deidades conocidas: el halcón que representa a Horus y varios otros dioses, las flechas cruzadas que representan a Neith, [ 16] y el enigmático "Animal Set" que representa a Set. [17]

Muchos egiptólogos y antropólogos han sugerido teorías sobre cómo se desarrollaron los dioses en estos primeros tiempos. [18] Gustave Jéquier, por ejemplo, pensaba que los egipcios primero veneraban a los fetiches primitivos, luego a las deidades en forma animal y finalmente a las deidades en forma humana, mientras que Henri Frankfort argumentó que los dioses debían haber sido concebidos en forma humana desde el principio. [16] Algunas de estas teorías ahora se consideran demasiado simplistas, [19] y las más actuales, como la hipótesis de Siegfried Morenz de que las deidades surgieron cuando los humanos comenzaron a distinguirse y personificar su entorno, son difíciles de probar. [dieciséis]

El Egipto predinástico originalmente consistía en pequeñas aldeas independientes. [20] Debido a que muchas deidades en épocas posteriores estaban fuertemente ligadas a ciudades y regiones particulares, muchos estudiosos han sugerido que el panteón se formó cuando comunidades dispares se fusionaron en estados más grandes, extendiendo y mezclando la adoración de las antiguas deidades locales. Otros han argumentado que los dioses predinásticos más importantes estaban, como otros elementos de la cultura egipcia, presentes en todo el país a pesar de sus divisiones políticas. [21]

El paso final en la formación de la religión egipcia fue la unificación de Egipto, en la que los gobernantes del Alto Egipto se hicieron faraones de todo el país. [14] Estos reyes sagrados y sus subordinados asumieron el derecho a interactuar con los dioses, [22] y la realeza se convirtió en el foco unificador de la religión. [14]

Continuaron surgiendo nuevas deidades después de esta transformación. No se sabe que aparecieron algunas deidades importantes como Isis y Amón hasta el Reino Antiguo (c. 2686-2181 a. C.). [23] Los lugares y conceptos podrían inspirar la creación de una deidad para representarlos, [24] y las deidades a veces fueron creadas para servir como contrapartes del sexo opuesto a dioses o diosas establecidos. [25] Se decía que los reyes eran divinos, aunque solo unos pocos continuaron siendo adorados mucho después de su muerte. Se decía que algunos humanos no pertenecientes a la realeza tenían el favor de los dioses y eran venerados en consecuencia. [26] Esta veneración fue generalmente de corta duración, pero los arquitectos de la corte Imhotep y Amenhotep hijo de Hapu fueron considerados dioses siglos después de sus vidas, [27] al igual que algunos otros funcionarios. [28]

A través del contacto con civilizaciones vecinas, los egipcios también adoptaron deidades extranjeras. Dedun, a quien se menciona por primera vez en el Reino Antiguo, puede haber venido de Nubia, y Baal, Anat y Astarté, entre otros, fueron adoptados de la religión cananea durante el Imperio Nuevo (c. 1550-1070 aC). [29] En la época griega y romana, desde el 332 a. C. hasta los primeros siglos d. C., las deidades de todo el mundo mediterráneo fueron veneradas en Egipto, pero los dioses nativos permanecieron y, a menudo, absorbieron los cultos de estos recién llegados en su propio culto. [30]

El conocimiento moderno de las creencias egipcias sobre los dioses se extrae principalmente de los escritos religiosos producidos por los escribas y sacerdotes de la nación. Estas personas eran la élite de la sociedad egipcia y eran muy distintas de la población en general, la mayoría de los cuales eran analfabetos. Poco se sabe acerca de qué tan bien esta población en general conocía o comprendía las ideas sofisticadas que desarrolló la élite. [31] Las percepciones de los plebeyos sobre lo divino pueden haber diferido de las de los sacerdotes. La población puede, por ejemplo, haber confundido las declaraciones simbólicas de la religión sobre los dioses y sus acciones con la verdad literal. [32] Pero en general, lo poco que se sabe sobre las creencias religiosas populares es coherente con la tradición de la élite. Las dos tradiciones forman una visión en gran parte cohesiva de los dioses y su naturaleza. [33]

Roles Editar

La mayoría de las deidades egipcias representan fenómenos naturales o sociales. Generalmente se decía que los dioses eran inmanentes a estos fenómenos, que estaban presentes en la naturaleza. [34] Los tipos de fenómenos que representaban incluyen lugares y objetos físicos, así como conceptos y fuerzas abstractos. [35] El dios Shu era la deificación de todo el aire del mundo, la diosa Meretseger supervisaba una región limitada de la tierra, la necrópolis tebana y el dios Sia personificaba la noción abstracta de percepción. [36] Los dioses principales a menudo estaban involucrados en varios tipos de fenómenos. Por ejemplo, Khnum era el dios de la isla Elefantina en medio del Nilo, el río que era esencial para la civilización egipcia. Se le atribuyó la producción de la inundación anual del Nilo que fertilizó las tierras agrícolas del país. Quizás como una consecuencia de esta función de dar vida, se dijo que él creó todos los seres vivos, modelando sus cuerpos en un torno de alfarero. [37] Los dioses podían compartir el mismo papel en la naturaleza. Ra, Atum, Khepri, Horus y otras deidades actuaban como dioses del sol. [38] A pesar de sus diversas funciones, la mayoría de los dioses tenían un papel primordial en común: mantener maat, el orden universal que era un principio central de la religión egipcia y que en sí mismo estaba personificado como una diosa. [39] Sin embargo, algunas deidades representaron la interrupción de maat. De manera más prominente, Apep era la fuerza del caos, que amenazaba constantemente con aniquilar el orden del universo, y Set era un miembro ambivalente de la sociedad divina que podía luchar contra el desorden y fomentarlo. [40]

No todos los aspectos de la existencia fueron vistos como deidades. Aunque muchas deidades estaban conectadas con el Nilo, ningún dios lo personificó de la forma en que Ra personificó al sol. [41] Los fenómenos de corta duración, como los arcoíris o los eclipses, no fueron representados por dioses [42] ni tampoco el fuego, el agua o muchos otros componentes del mundo. [43]

Los roles de cada deidad eran fluidos y cada dios podía expandir su naturaleza para adquirir nuevas características. Como resultado, los roles de los dioses son difíciles de categorizar o definir. A pesar de esta flexibilidad, los dioses tenían habilidades y esferas de influencia limitadas. Ni siquiera el dios creador pudo traspasar los límites del cosmos que él creó, e incluso Isis, aunque se decía que era la más inteligente de los dioses, no era omnisciente. [44] Richard H. Wilkinson, sin embargo, sostiene que algunos textos de finales del Imperio Nuevo sugieren que a medida que evolucionaron las creencias sobre el dios Amón, se pensaba que se acercaba a la omnisciencia y la omnipresencia, y que trascendía los límites del mundo de una manera que otros las deidades no lo hicieron. [45]

Las deidades con los dominios más limitados y especializados a menudo se denominan "divinidades menores" o "demonios" en la escritura moderna, aunque no existe una definición firme para estos términos. [46] Algunos demonios eran guardianes de lugares particulares, especialmente en la Duat, el reino de los muertos. Otros deambularon por el mundo humano y la Duat, ya sea como sirvientes y mensajeros de los dioses mayores o como espíritus errantes que causaban enfermedades u otras desgracias entre los humanos. [47] La ​​posición de los demonios en la jerarquía divina no fue fija. Las deidades protectoras Bes y Taweret originalmente tenían roles menores, parecidos a los de un demonio, pero con el tiempo se les atribuyó una gran influencia. [46] Los seres más temidos de la Duat eran considerados repugnantes y peligrosos para los humanos. [48] ​​A lo largo de la historia de Egipto, llegaron a ser considerados como miembros fundamentalmente inferiores de la sociedad divina [49] y a representar lo opuesto a los dioses mayores benéficos y vivificantes. [48] ​​Sin embargo, incluso las deidades más veneradas podían a veces vengarse de los humanos o entre sí, mostrando un lado demoníaco de su carácter y difuminando los límites entre demonios y dioses. [50]

Comportamiento Editar

Se creía que el comportamiento divino gobernaba toda la naturaleza. [51] Excepto por las pocas deidades que interrumpieron el orden divino, [40] las acciones de los dioses mantuvieron maat y creó y sostuvo a todos los seres vivos. [39] Hicieron este trabajo usando una fuerza que los egipcios llamaban heka, término que se suele traducir como "mágico". Heka fue un poder fundamental que el dios creador usó para formar el mundo y los propios dioses. [52]

Las acciones de los dioses en el presente se describen y elogian en himnos y textos funerarios. [53] En contraste, la mitología se refiere principalmente a las acciones de los dioses durante un pasado vagamente imaginado en el que los dioses estaban presentes en la tierra e interactuaban directamente con los humanos. Los eventos de este tiempo pasado establecen el patrón para los eventos del presente. Los sucesos periódicos estaban vinculados a eventos en el pasado mítico: la sucesión de cada nuevo faraón, por ejemplo, recreaba el ascenso de Horus al trono de su padre Osiris. [54]

Los mitos son metáforas de las acciones de los dioses, que los humanos no pueden comprender por completo. Contienen ideas aparentemente contradictorias, cada una de las cuales expresa una perspectiva particular sobre los eventos divinos. Las contradicciones en el mito son parte del enfoque polifacético de los egipcios hacia las creencias religiosas, lo que Henri Frankfort llamó una "multiplicidad de enfoques" para comprender a los dioses. [55] En el mito, los dioses se comportan de forma muy parecida a los humanos. Sienten emociones que pueden comer, beber, luchar, llorar, enfermarse y morir. [56] Algunos tienen rasgos de carácter únicos. [57] Set es agresivo e impulsivo, y Thoth, mecenas de la escritura y el conocimiento, es propenso a los discursos prolijos. Sin embargo, en general, los dioses son más arquetipos que personajes bien dibujados. [58] Diferentes versiones de un mito podrían representar diferentes deidades jugando el mismo papel arquetípico, como en los mitos del Ojo de Ra, un aspecto femenino del dios sol que estaba representado por muchas diosas. [59] El comportamiento mítico de las deidades es inconsistente y sus pensamientos y motivaciones rara vez se expresan. [60] La mayoría de los mitos carecen de personajes y tramas muy desarrollados, porque su significado simbólico era más importante que la narración elaborada. [61]

El primer acto divino es la creación del cosmos, descrito en varios mitos de la creación. Se enfocan en diferentes dioses, cada uno de los cuales puede actuar como deidades creadoras.[62] Los ocho dioses de la Ogdóada, que representan el caos que precede a la creación, dan a luz al dios sol, que establece el orden en el mundo recién formado. Ptah, que encarna el pensamiento y la creatividad, da forma a todas las cosas imaginando y nombrando ellos [63] Atum produce todas las cosas como emanaciones de sí mismo [3] y Amón, según la teología promovida por su sacerdocio, precedió y creó a los demás dioses creadores. [64] Estas y otras versiones de los eventos de la creación no se consideraron contradictorias. Cada uno ofrece una perspectiva diferente sobre el complejo proceso por el cual el universo organizado y sus muchas deidades emergieron del caos indiferenciado. [65] El período posterior a la creación, en el que una serie de dioses gobiernan como reyes sobre la sociedad divina, es el escenario de la mayoría de los mitos. Los dioses luchan contra las fuerzas del caos y entre ellos antes de retirarse del mundo humano e instalar a los reyes históricos de Egipto para gobernar en su lugar. [66]

Un tema recurrente en estos mitos es el esfuerzo de los dioses por mantener maat contra las fuerzas del desorden. Luchan feroces batallas con las fuerzas del caos al comienzo de la creación. Ra y Apep, luchando entre sí cada noche, continúan esta lucha hasta el presente. [67] Otro tema destacado es la muerte y el avivamiento de los dioses. El ejemplo más claro en el que muere un dios es el mito del asesinato de Osiris, en el que ese dios resucita como gobernante de la Duat. [68] [Nota 1] También se dice que el dios del sol envejece durante su viaje diario por el cielo, se hunde en la Duat por la noche y emerge como un niño al amanecer. En el proceso, entra en contacto con el agua rejuvenecedora de Nun, el caos primordial. Los textos funerarios que describen el viaje de Ra a través de la Duat también muestran los cadáveres de dioses que se animan junto con él. En lugar de ser inmutablemente inmortales, los dioses morían periódicamente y renacían al repetir los eventos de la creación, renovando así el mundo entero. [69] No obstante, siempre fue posible que este ciclo se interrumpiera y que regresara el caos. Algunos textos egipcios mal entendidos incluso sugieren que esta calamidad está destinada a suceder, que el dios creador algún día disolverá el orden del mundo, dejando solo a él ya Osiris en medio del caos primordial. [70]

Ubicaciones Editar

Los dioses estaban vinculados a regiones específicas del universo. En la tradición egipcia, el mundo incluye la tierra, el cielo y el inframundo. A su alrededor está la oscuridad sin forma que existía antes de la creación. [71] Se decía que los dioses en general habitaban en el cielo, aunque se decía que los dioses cuyos roles estaban vinculados con otras partes del universo vivían en esos lugares. La mayoría de los eventos de la mitología, que se desarrollan en una época anterior a la retirada de los dioses del reino humano, tienen lugar en un escenario terrenal. Las deidades allí a veces interactúan con las del cielo. El inframundo, por el contrario, se trata como un lugar remoto e inaccesible, y los dioses que habitan allí tienen dificultades para comunicarse con los del mundo de los vivos. [72] También se dice que el espacio fuera del cosmos es muy distante. También está habitada por deidades, algunas hostiles y otras beneficiosas para los demás dioses y su ordenado mundo. [73]

En el tiempo posterior al mito, se decía que la mayoría de los dioses estaban en el cielo o invisiblemente presentes en el mundo. Los templos fueron su principal medio de contacto con la humanidad. Cada día, se creía, los dioses se trasladaban del reino divino a sus templos, sus hogares en el mundo humano. Allí habitaban las imágenes de culto, las estatuas que representaban a las deidades y permitían a los humanos interactuar con ellas en los rituales del templo. Este movimiento entre reinos a veces se describió como un viaje entre el cielo y la tierra. Como los templos eran los puntos focales de las ciudades egipcias, el dios en el templo principal de una ciudad era la deidad patrona de la ciudad y la región circundante. [74] Las esferas de influencia de las deidades en la tierra se centraban en las ciudades y regiones que presidían. [71] Muchos dioses tenían más de un centro de culto y sus lazos locales cambiaron con el tiempo. Podrían establecerse en nuevas ciudades o su rango de influencia podría contraerse. Por lo tanto, el principal centro de culto de una deidad determinada en tiempos históricos no es necesariamente su lugar de origen. [75] La influencia política de una ciudad podría afectar la importancia de su deidad patrona. Cuando los reyes de Tebas tomaron el control del país al comienzo del Reino Medio (c. 2055-1650 a. C.), elevaron a los dioses patronos de Tebas, primero el dios de la guerra Montu y luego Amón, a la prominencia nacional. [76]

Nombres y epítetos Editar

En la creencia egipcia, los nombres expresan la naturaleza fundamental de las cosas a las que se refieren. De acuerdo con esta creencia, los nombres de las deidades a menudo se relacionan con sus roles u orígenes. El nombre de la diosa depredadora Sekhmet significa "el poderoso", el nombre del dios misterioso Amón significa "el escondido", y el nombre de Nekhbet, que fue adorada en la ciudad de Nekheb, significa "ella de Nekheb". Muchos otros nombres no tienen un significado seguro, incluso cuando los dioses que los llevan están estrechamente vinculados a un solo rol. Los nombres de la diosa del cielo Nut y el dios de la tierra Geb no se parecen a los términos egipcios para cielo y tierra. [77]

Los egipcios también idearon etimologías falsas dando más significados a los nombres divinos. [77] Un pasaje en los Textos del ataúd traduce el nombre del dios funerario Sokar como sk r, que significa "limpieza de la boca", para vincular su nombre con su papel en el ritual de Apertura de la Boca, [78] mientras que uno en los Textos de las Pirámides dice que el nombre se basa en palabras gritadas por Osiris en un momento de angustia, conectando Sokar con la deidad funeraria más importante. [79]

Se creía que los dioses tenían muchos nombres. Entre ellos había nombres secretos que transmitían su verdadera naturaleza más profundamente que otros. Saber el verdadero nombre de una deidad era tener poder sobre ella. La importancia de los nombres queda demostrada por un mito en el que Isis envenena al dios superior Ra y se niega a curarlo a menos que él le revele su nombre secreto. Al aprender el nombre, se lo dice a su hijo, Horus, y al aprenderlo obtienen mayor conocimiento y poder. [80]

Además de sus nombres, a los dioses se les dieron epítetos, como "poseedor de esplendor", "gobernante de Abydos" o "señor del cielo", que describen algún aspecto de sus roles o su culto. Debido a los roles múltiples y superpuestos de los dioses, las deidades pueden tener muchos epítetos, y los dioses más importantes acumulan más títulos, y el mismo epíteto puede aplicarse a muchas deidades. [81] Algunos epítetos eventualmente se convirtieron en deidades separadas, [82] como con Werethekau, un epíteto aplicado a varias diosas que significa "gran hechicera", que llegó a ser tratada como una diosa independiente. [83] La multitud de nombres y títulos divinos expresa la naturaleza multiforme de los dioses. [84]

Género y sexualidad Editar

Los egipcios consideraban que la división entre hombre y mujer era fundamental para todos los seres, incluidas las deidades. [85] Los dioses masculinos tendían a tener un estatus más alto que las diosas y estaban más estrechamente relacionados con la creación y la realeza, mientras que se pensaba que las diosas ayudaban y proveían a los humanos. [86] [87] Algunas deidades eran andróginas, pero la mayoría de los ejemplos se encuentran en el contexto de los mitos de la creación, en los que la deidad andrógina representa el estado indiferenciado que existía antes de que se creara el mundo. [85] Atum era principalmente masculino pero tenía un aspecto femenino dentro de sí mismo, [88] que a veces era visto como una diosa, conocida como Iusaaset o Nebethetepet. [89] La creación comenzó cuando Atum produjo un par de deidades sexualmente diferenciadas: Shu y su consorte Tefnut. [85] De manera similar, se decía que Neith, que a veces se consideraba una diosa creadora, poseía rasgos masculinos, pero se la veía principalmente como femenina. [88]

El sexo y el género estaban estrechamente ligados a la creación y, por tanto, al renacimiento. [90] Se creía que los dioses masculinos tenían un papel activo en la concepción de los hijos. Las deidades femeninas a menudo fueron relegadas a un papel secundario, estimulando la virilidad de sus consortes masculinos y alimentando a sus hijos, aunque a las diosas se les dio un papel más importante en la procreación al final de la historia egipcia. [91] Las diosas actuaron como madres mitológicas y esposas de reyes y, por lo tanto, como prototipos de la realeza humana. [92] Hathor, que fue la madre o consorte de Horus y la diosa más importante durante gran parte de la historia de Egipto, [93] ejemplificó esta relación entre la divinidad y el rey. [92]

Las deidades femeninas también tenían un aspecto violento que se podía ver de forma positiva, como las diosas Wadjet y Nekhbet, que protegían al rey, o de forma negativa. [94] El mito del Ojo de Ra contrasta la agresión femenina con la sexualidad y la crianza, ya que la diosa hace estragos en la forma de Sekhmet u otra deidad peligrosa hasta que los otros dioses la apaciguan, momento en el que se convierte en una diosa benigna como Hathor, quien , en algunas versiones, luego se convierte en la consorte de un dios masculino. [95] [96]

La concepción egipcia de la sexualidad se centró en gran medida en la reproducción heterosexual, y los actos homosexuales generalmente se veían con desaprobación. No obstante, algunos textos se refieren a comportamientos homosexuales entre deidades masculinas. [97] En algunos casos, sobre todo cuando Set agredió sexualmente a Horus, estos actos sirvieron para afirmar el dominio de la pareja activa y humillar a la sumisa. Otros acoplamientos entre deidades masculinas podrían verse positivamente e incluso producir descendencia, como en un texto en el que Khnum nace de la unión de Ra y Shu. [98]

Relaciones Editar

Las deidades egipcias están conectadas en una compleja y cambiante variedad de relaciones. Las conexiones e interacciones de un dios con otras deidades ayudaron a definir su carácter. Por lo tanto, Isis, como madre y protectora de Horus, fue una gran sanadora y la patrona de los reyes. [99] Tales relaciones fueron de hecho más importantes que los mitos para expresar la cosmovisión religiosa de los egipcios, [100] aunque también fueron el material base a partir del cual se formaron los mitos. [60]

Las relaciones familiares son un tipo común de conexión entre dioses. Las deidades a menudo forman parejas masculinas y femeninas. Las familias de tres deidades, con un padre, una madre y un hijo, representan la creación de una nueva vida y la sucesión del padre por el hijo, un patrón que conecta a las familias divinas con la sucesión real. [102] Osiris, Isis y Horus formaron la familia por excelencia de este tipo. El patrón que establecieron se extendió más con el tiempo, por lo que muchas deidades en los centros de culto locales, como Ptah, Sekhmet y su hijo Nefertum en Memphis y la Tríada tebana en Tebas, se reunieron en tríadas familiares. [103] [104] Las conexiones genealógicas como estas varían según las circunstancias. Hathor podía actuar como madre, consorte o hija del dios sol, y la forma infantil de Horus actuaba como el tercer miembro de muchas tríadas familiares locales. [105]

Otros grupos divinos estaban compuestos por deidades con roles interrelacionados, o que juntos representaban una región del cosmos mitológico egipcio. Había conjuntos de dioses para las horas del día y de la noche y para cada nomo (provincia) de Egipto. Algunos de estos grupos contienen un número específico de deidades simbólicamente importante. [106] Los dioses emparejados a veces tienen roles similares, al igual que Isis y su hermana Neftis en su protección y apoyo a Osiris. [107] Otros pares representan conceptos opuestos pero interrelacionados que forman parte de una unidad mayor. Ra, que es dinámico y productor de luz, y Osiris, que está estático y envuelto en la oscuridad, se funden en un solo dios cada noche. [108] Los grupos de tres están vinculados con la pluralidad en el pensamiento del antiguo Egipto, y los grupos de cuatro connotan integridad. [106] Los gobernantes de finales del Imperio Nuevo promovieron un grupo particularmente importante de tres dioses por encima de todos los demás: Amón, Ra y Ptah. Estas deidades representaban la pluralidad de todos los dioses, así como sus propios centros de culto (las principales ciudades de Tebas, Heliópolis y Menfis) y muchos conjuntos triples de conceptos en el pensamiento religioso egipcio. [109] A veces, Set, el dios patrón de los reyes de la XIX Dinastía [110] y la encarnación del desorden en el mundo, se agregó a este grupo, lo que enfatizó una visión única y coherente del panteón. [111]

Nueve, el producto de tres y tres, representa una multitud, por lo que los egipcios llamaron a varios grupos grandes "Enéadas", o conjuntos de nueve, incluso si tenían más de nueve miembros. [Nota 2] La Enéada más prominente fue la Enéada de Heliópolis, una extensa familia de deidades descendientes de Atum, que incorpora muchos dioses importantes. [106] El término "enéada" se extendió a menudo para incluir a todas las deidades de Egipto. [112]

Esta asamblea divina tenía una jerarquía vaga y cambiante. Los dioses con amplia influencia en el cosmos o que eran mitológicamente más antiguos que otros tenían posiciones más altas en la sociedad divina. En la cúspide de esta sociedad estaba el rey de los dioses, que generalmente se identificaba con la deidad creadora. [112] En diferentes períodos de la historia egipcia, se decía con mayor frecuencia que diferentes dioses ocupaban esta posición exaltada. Horus fue el dios más importante en el Período Dinástico Temprano, Ra se elevó a la preeminencia en el Reino Antiguo, Amón fue supremo en el Nuevo, y en los períodos ptolemaico y romano, Isis fue la reina divina y la diosa creadora. [113] Los dioses recientemente prominentes tendían a adoptar características de sus predecesores. [114] Isis absorbió los rasgos de muchas otras diosas durante su ascenso, y cuando Amun se convirtió en el gobernante del panteón, se unió a Ra para convertirse en una deidad solar. [115]

Manifestaciones y combinaciones Editar

Se creía que los dioses se manifestaban de muchas formas. [118] Los egipcios tenían una concepción compleja del alma humana, que constaba de varias partes. Los espíritus de los dioses estaban compuestos por muchos de estos mismos elementos. [119] El licenciado en Letras era el componente del alma humana o divina que afectaba al mundo que lo rodeaba. Cualquier manifestación visible del poder de un dios podría llamarse su licenciado en Letras así, el sol fue llamado el licenciado en Letras de Ra. [120] Una representación de una deidad se consideró un ka, otro componente de su ser, que actuó como un recipiente para la deidad licenciado en Letras habitar. Se creía que las imágenes de culto de los dioses que eran el foco de los rituales del templo, así como los animales sagrados que representaban a ciertas deidades, albergaban a dioses divinos. licenciado en Letrass de esta manera. [121] A los dioses se les pueden atribuir muchos licenciado en Letrasarena kas, a los que a veces se les daba nombres que representaban diferentes aspectos de la naturaleza del dios. [122] Se decía que todo lo que existía era uno de los kas de Atum el dios creador, que originalmente contenía todas las cosas dentro de sí mismo, [123] y una deidad podría llamarse el licenciado en Letras de otro, lo que significa que el primer dios es una manifestación del poder del otro. [124] Las partes del cuerpo divino podían actuar como deidades separadas, como el Ojo de Ra y la Mano de Atum, ambas personificadas como diosas. [125] Los dioses estaban tan llenos de poder vivificante que incluso sus fluidos corporales podían transformarse en otros seres vivos. [126] Se decía que la humanidad había surgido de las lágrimas del dios creador y las otras deidades de su sudor. [127]

Las deidades de importancia nacional dieron lugar a manifestaciones locales, que a veces absorbieron las características de dioses regionales más antiguos. [128] Horus tenía muchas formas vinculadas a lugares particulares, incluidos Horus de Nekhen, Horus de Buhen y Horus de Edfu. [129] Tales manifestaciones locales podrían tratarse casi como seres separados. Durante el Reino Nuevo, un hombre fue acusado de robar ropa por un oráculo que supuestamente comunicaba mensajes de Amón de Pe-Khenty. Consultó otros dos oráculos locales de Amón esperando un juicio diferente. [130] Las manifestaciones de los dioses también diferían según sus roles. Horus podría ser un poderoso dios del cielo o un niño vulnerable, y estas formas a veces se contaban como deidades independientes. [131]

Los dioses se combinaron entre sí tan fácilmente como se dividieron. Un dios podría llamarse el licenciado en Letras de otro, o dos o más deidades podrían unirse en un dios con un nombre e iconografía combinados. [132] Los dioses locales se vincularon con otros más grandes y se combinaron deidades con funciones similares. Ra estaba conectado con la deidad local Sobek para formar Sobek-Ra con su compañero dios gobernante, Amun, para formar Amun-Ra con la forma solar de Horus para formar Ra-Horakhty y con varias deidades solares como Horemakhet-Khepri-Ra-Atum. . [133] En raras ocasiones, deidades de diferentes sexos podrían unirse de esta manera, produciendo combinaciones como Osiris-Neith. [134] Esta vinculación de deidades se llama sincretismo. A diferencia de otras situaciones para las que se usa este término, la práctica egipcia no tenía la intención de fusionar sistemas de creencias en competencia, aunque las deidades extranjeras podrían sincretizarse con las nativas. [133] En cambio, el sincretismo reconoció la superposición entre los roles de las deidades y extendió la esfera de influencia para cada uno de ellos. Las combinaciones sincréticas no eran permanentes, un dios que estaba involucrado en una combinación continuaba apareciendo por separado y formando nuevas combinaciones con otras deidades. [134] Las deidades estrechamente conectadas a veces se fusionaban. Horus absorbió a varios dioses halcón de varias regiones, como Khenti-irty y Khenti-kheti, que se convirtieron en poco más que manifestaciones locales de él. Hathor incluyó a una diosa vaca similar, Bat y un dios funerario temprano, Khenti-Amentiu, fue suplantado por Osiris. y Anubis. [135]

Aten y el posible monoteísmo Editar

En el reinado de Akhenaton (c. 1353-1336 a. C.) a mediados del Imperio Nuevo, una sola deidad solar, Atón, se convirtió en el único foco de la religión estatal. Akhenaton dejó de financiar los templos de otras deidades y borró los nombres y las imágenes de los dioses en los monumentos, apuntando a Amón en particular. Este nuevo sistema religioso, a veces llamado atenismo, difería dramáticamente del culto politeísta de muchos dioses en todos los demás períodos. Atón no tenía mitología, y fue retratado y descrito en términos más abstractos que las deidades tradicionales. Mientras que, en épocas anteriores, los nuevos dioses importantes se integraron en las creencias religiosas existentes, el atenismo insistió en una comprensión única de lo divino que excluía la multiplicidad tradicional de perspectivas. [136] Sin embargo, el atenismo puede no haber sido un monoteísmo total, lo que excluye totalmente la creencia en otras deidades. Existe evidencia que sugiere que la población en general continuó adorando a otros dioses en privado. [137] La ​​imagen se complica aún más por la aparente tolerancia del atenismo hacia algunas otras deidades, como Maat, Shu y Tefnut. Por estas razones, los egiptólogos Dominic Montserrat y John Baines han sugerido que Akhenaton pudo haber sido monolatro, adorando a una sola deidad y reconociendo la existencia de otras. [138] [139] En cualquier caso, la aberrante teología del atenismo no echó raíces entre la población egipcia, y los sucesores de Akhenaton volvieron a las creencias tradicionales. [140]

Unidad de lo divino en la religión tradicional Editar

Los eruditos han debatido durante mucho tiempo si la religión tradicional egipcia alguna vez afirmó que los múltiples dioses estaban, en un nivel más profundo, unificados. Las razones de este debate incluyen la práctica del sincretismo, que podría sugerir que todos los dioses separados podrían finalmente fusionarse en uno, y la tendencia de los textos egipcios a atribuir a un dios en particular un poder que sobrepasa a todas las demás deidades. Otro punto de discordia es la aparición de la palabra "dios" en la literatura sapiencial, donde el término no se refiere a una deidad específica o grupo de deidades. [142] A principios del siglo XX, por ejemplo, E. A. Wallis Budge creía que los plebeyos egipcios eran politeístas, pero el conocimiento de la verdadera naturaleza monoteísta de la religión estaba reservado para la élite, que escribía la literatura sapiencial. [143] Su contemporáneo James Henry Breasted pensó que la religión egipcia era en cambio panteísta, con el poder del dios sol presente en todos los demás dioses, mientras que Hermann Junker argumentó que la civilización egipcia había sido originalmente monoteísta y se volvió politeísta en el curso de su historia. [144]

En 1971, Erik Hornung publicó un estudio [Nota 3] refutando tales puntos de vista. Señala que en un período determinado muchas deidades, incluso las menores, fueron descritas como superiores a todas las demás. También sostiene que el "dios" no especificado en los textos de sabiduría es un término genérico para cualquier deidad que sea relevante para el lector en la situación en cuestión. [145] Aunque las combinaciones, manifestaciones e iconografías de cada dios cambiaban constantemente, siempre estaban restringidas a un número finito de formas, sin llegar a ser completamente intercambiables de una manera monoteísta o panteísta. El henoteísmo, dice Hornung, describe la religión egipcia mejor que otras etiquetas. Un egipcio podría adorar a cualquier deidad en un momento particular y atribuirle el poder supremo en ese momento, sin negar a los otros dioses o fusionarlos a todos con el dios en el que se centró. Hornung llega a la conclusión de que los dioses estaban completamente unificados solo en el mito, en el momento anterior a la creación, después de lo cual la multitud de dioses emergió de una inexistencia uniforme. [146]

Los argumentos de Hornung han influido mucho en otros estudiosos de la religión egipcia, pero algunos todavía creen que a veces los dioses estaban más unificados de lo que él permite. [55] Jan Assmann sostiene que la noción de una sola deidad se desarrolló lentamente a lo largo del Imperio Nuevo, comenzando con un enfoque en Amun-Ra como el dios del sol más importante. [147] En su opinión, el atenismo fue una consecuencia extrema de esta tendencia. Igualaba a la única deidad con el sol y descartaba a todos los demás dioses. Luego, en la reacción violenta contra el atenismo, los teólogos sacerdotales describieron al dios universal de una manera diferente, una que coexistía con el politeísmo tradicional. Se creía que el único dios trascendía el mundo y todas las demás deidades, mientras que al mismo tiempo, los múltiples dioses eran aspectos de uno. Según Assmann, este dios se equiparó especialmente con Amón, el dios dominante a finales del Imperio Nuevo, mientras que durante el resto de la historia egipcia la deidad universal podría identificarse con muchos otros dioses. [148] James P. Allen dice que las nociones coexistentes de un dios y muchos dioses encajarían bien con la "multiplicidad de enfoques" en el pensamiento egipcio, así como con la práctica henoteísta de los adoradores ordinarios. Dice que los egipcios pueden haber reconocido la unidad de lo divino al "identificar su noción uniforme de 'dios' con un dios en particular, dependiendo de la situación particular". [3]

Los escritos egipcios describen en detalle los cuerpos de los dioses. Están hechos de materiales preciosos, su carne es de oro, sus huesos son de plata y su cabello es de lapislázuli. Emiten un olor que los egipcios compararon con el incienso utilizado en los rituales. Algunos textos dan descripciones precisas de deidades particulares, incluida su altura y color de ojos. Sin embargo, estas características no están fijadas en los mitos, los dioses cambian su apariencia para adaptarse a sus propios propósitos. [149] Los textos egipcios a menudo se refieren a las verdaderas formas subyacentes de las deidades como "misteriosas". Las representaciones visuales de los egipcios de sus dioses, por lo tanto, no son literales. Simbolizan aspectos específicos del carácter de cada deidad y funcionan de manera muy similar a los ideogramas de la escritura jeroglífica. [150] Por esta razón, el dios funerario Anubis se muestra comúnmente en el arte egipcio como un perro o un chacal, una criatura cuyos hábitos de búsqueda amenazan la preservación de momias enterradas, en un esfuerzo por contrarrestar esta amenaza y emplearla para protección. Su coloración negra alude al color de la carne momificada y al fértil suelo negro que los egipcios veían como símbolo de la resurrección. [151]

La mayoría de las deidades fueron representadas de varias formas. Hathor podría ser una vaca, una cobra, una leona o una mujer con cuernos u orejas de bovino. Al representar un dios dado de diferentes maneras, los egipcios expresaron diferentes aspectos de su naturaleza esencial. [150] Los dioses se representan en un número finito de estas formas simbólicas, por lo que a menudo se pueden distinguir entre sí por sus iconografías. Estas formas incluyen hombres y mujeres (antropomorfismo), animales (zoomorfismo) y, más raramente, objetos inanimados. Las combinaciones de formas, como deidades con cuerpos humanos y cabezas de animales, son comunes. [7] Nuevas formas y combinaciones cada vez más complejas surgieron en el curso de la historia, [141] con las formas más surrealistas que se encuentran a menudo entre los demonios del inframundo. [152] Algunos dioses solo pueden distinguirse de otros si están etiquetados por escrito, como Isis y Hathor. [153] Debido a la estrecha conexión entre estas diosas, ambas podían usar el tocado de cuerno de vaca que originalmente era solo de Hathor. [154]

Ciertas características de las imágenes divinas son más útiles que otras para determinar la identidad de un dios. La cabeza de una imagen divina dada es particularmente significativa. [156] En una imagen híbrida, la cabeza representa la forma original del ser representado, de modo que, como dijo el egiptólogo Henry Fischer, "una diosa con cabeza de león es una diosa-león en forma humana, mientras que una esfinge real, a la inversa, es un hombre que ha asumido la forma de un león ". [157] Los tocados divinos, que van desde los mismos tipos de coronas que usan los reyes humanos hasta grandes jeroglíficos que se usan en la cabeza de los dioses, son otro indicador importante. Por el contrario, los objetos que están en manos de los dioses tienden a ser genéricos. [156] Las deidades masculinas sostienen era bastones, las diosas sostienen tallos de papiro, y ambos sexos llevan ankh signos, que representan la palabra egipcia para "vida", para simbolizar su poder vivificante. [158]

Las formas en las que se muestran los dioses, aunque diversas, están limitadas en muchos sentidos. Muchas criaturas que están muy extendidas en Egipto nunca se usaron en la iconografía divina. Otros podían representar muchas deidades, a menudo porque estas deidades tenían características importantes en común. [159] Los toros y los carneros se asociaron con la virilidad, las vacas y los halcones con el cielo, los hipopótamos con la protección materna, los felinos con el dios del sol y las serpientes con el peligro y la renovación. [160] [161] Los animales que estaban ausentes de Egipto en las primeras etapas de su historia no se utilizaron como imágenes divinas. Por ejemplo, el caballo, que solo se introdujo en el Segundo Período Intermedio (c. 1650-1550 a. C.), nunca representó a un dios. De manera similar, la ropa que usaban las deidades antropomórficas en la mayoría de los períodos cambiaba poco de los estilos usados ​​en el Reino Antiguo: una falda escocesa, una barba postiza y, a menudo, una camisa para los dioses masculinos y un vestido largo y ajustado para las diosas. [159] [Nota 4]

La forma antropomórfica básica varía. Los dioses infantiles se representan desnudos, al igual que algunos dioses adultos cuando se enfatizan sus poderes procreadores. [163] Ciertas deidades masculinas reciben vientres y pechos pesados, lo que significa androginia o prosperidad y abundancia. [164] Mientras que la mayoría de los dioses masculinos tienen la piel roja y la mayoría de las diosas son amarillas, los mismos colores que se usan para representar a los hombres y mujeres egipcios, a algunas se les dan colores de piel inusuales y simbólicos. [165] Así, la piel azul y la barrigada figura del dios Hapi aluden a la inundación del Nilo que él representa y la nutritiva fertilidad que trajo. [166] Algunas deidades, como Osiris, Ptah y Min, tienen una apariencia "momiforme", con las extremidades envueltas en tela. [167] Aunque estos dioses se asemejan a momias, los primeros ejemplos son anteriores al estilo de momificación envuelto en tela, y esta forma puede, en cambio, remontarse a las primeras representaciones de deidades sin miembros. [168]

Algunos objetos inanimados que representan deidades se extraen de la naturaleza, como los árboles o los emblemas en forma de disco del sol y la luna. [169] Algunos objetos asociados con un dios específico, como los arcos cruzados que representan a Neith

simbolizaba los cultos de esas deidades en tiempos predinásticos. [170] En muchos de estos casos, la naturaleza del objeto original es misteriosa. [171] En los períodos predinástico y dinástico temprano, los dioses a menudo estaban representados por estándares divinos: postes coronados por emblemas de deidades, que incluían tanto formas animales como objetos inanimados. [172]

Relación con el faraón Editar

En los escritos oficiales, se dice que los faraones son divinos y se los representa constantemente en compañía de las deidades del panteón. Cada faraón y sus predecesores fueron considerados los sucesores de los dioses que habían gobernado Egipto en la prehistoria mítica. [173] Los reyes vivos fueron equiparados con Horus y llamados "hijos" de muchas deidades masculinas, particularmente Osiris y Ra, los reyes fallecidos fueron equiparados con estos dioses mayores. [174] Las esposas y madres de los reyes fueron comparadas con muchas diosas. Las pocas mujeres que se hicieron faraones, como Hatshepsut, se conectaron con estas mismas diosas al tiempo que adoptaron gran parte de las imágenes masculinas de la realeza. [175] Los faraones tenían sus propios templos mortuorios donde se realizaban rituales para ellos durante su vida y después de su muerte. [176] Pero pocos faraones fueron adorados como dioses mucho después de su vida, y los textos no oficiales describen a los reyes bajo una luz humana. Por estas razones, los eruditos no están de acuerdo acerca de cuán genuinamente la mayoría de los egipcios creían que el rey era un dios. Es posible que solo se lo considerara divino cuando realizaba ceremonias. [177]

Por mucho que se creyera, el estatus divino del rey fue la razón fundamental de su papel como representante de Egipto ante los dioses, ya que formó un vínculo entre los reinos divino y humano. [178] Los egipcios creían que los dioses necesitaban templos donde morar, así como la realización periódica de rituales y la presentación de ofrendas para nutrirlos. Estas cosas fueron provistas por los cultos que supervisaba el rey, con sus sacerdotes y obreros. [179] Sin embargo, según la ideología real, la construcción de templos era exclusivamente obra del faraón, al igual que los rituales que los sacerdotes solían realizar en su lugar. [180] Estos actos formaban parte del papel fundamental del rey: mantener maat. [181] El rey y la nación que representaba proporcionaron a los dioses maat para que pudieran continuar desempeñando sus funciones, lo que mantuvo maat en el cosmos para que los humanos pudieran seguir viviendo. [182]

Presencia en el mundo humano Editar

Aunque los egipcios creían que sus dioses estaban presentes en el mundo que los rodeaba, el contacto entre los reinos humano y divino se limitaba principalmente a circunstancias específicas. [183] ​​En la literatura, los dioses pueden aparecer a los humanos en una forma física, pero en la vida real los egipcios estaban limitados a medios de comunicación más indirectos. [184]

los licenciado en Letras Se decía que de un dios dejaba periódicamente el reino divino para morar en las imágenes de ese dios. [185] Habitando estas imágenes, los dioses dejaron su estado oculto y tomaron una forma física. [74] Para los egipcios, un lugar u objeto que era ḏsr- "sagrado" - estaba aislado y ritualmente puro, y por lo tanto apto para que lo habitara un dios. [186] Estatuas y relieves del templo, así como animales sagrados particulares, como el toro Apis, sirvieron como intermediarios divinos de esta manera. [187] Los sueños y los trances proporcionaron un lugar muy diferente para la interacción. En estos estados, se creía, la gente podía acercarse a los dioses y, a veces, recibir mensajes de ellos. [188] Finalmente, según las creencias egipcias sobre la vida después de la muerte, las almas humanas pasan al reino divino después de la muerte. Por lo tanto, los egipcios creían que en la muerte existirían al mismo nivel que los dioses y comprenderían su naturaleza misteriosa. [189]

Los templos, donde se llevaban a cabo los rituales estatales, se llenaron de imágenes de los dioses. La imagen del templo más importante fue la estatua de culto en el santuario interior. Estas estatuas eran generalmente de tamaño inferior al natural y estaban hechas de los mismos materiales preciosos que se decía que formaban los cuerpos de los dioses. [Nota 5] Muchos templos tenían varios santuarios, cada uno con una estatua de culto que representaba a uno de los dioses en un grupo, como una tríada familiar. [191] Se imaginó al dios principal de la ciudad como su señor, empleando a muchos de los residentes como sirvientes en la casa divina que representaba el templo. Los dioses que residían en los templos de Egipto representaban colectivamente todo el panteón. [192] Pero muchas deidades, incluidos algunos dioses importantes, así como los que eran menores u hostiles, nunca recibieron templos propios, aunque algunos estaban representados en los templos de otros dioses. [193]

Para aislar el poder sagrado en el santuario de las impurezas del mundo exterior, los egipcios encerraron los santuarios del templo y restringieron enormemente el acceso a ellos. Por tanto, a personas distintas de los reyes y los sumos sacerdotes se les negó el contacto con las estatuas de culto. [194] La excepción fue durante las procesiones festivas, cuando la estatua se sacaba del templo encerrada en un santuario portátil, [195] que generalmente la ocultaba de la vista del público. [196] La gente tenía medios de interacción menos directos. Las partes más públicas de los templos a menudo incorporan pequeños lugares para la oración, desde puertas hasta capillas independientes cerca de la parte trasera del edificio del templo. [197] Las comunidades también construyeron y administraron pequeñas capillas para su propio uso, y algunas familias tenían santuarios dentro de sus casas. [198]

Intervención en vidas humanas Editar

Los dioses egipcios estaban involucrados tanto en la vida humana como en el orden general de la naturaleza. Esta influencia divina se aplicó principalmente a Egipto, ya que tradicionalmente se creía que los pueblos extranjeros estaban fuera del orden divino. En el Imperio Nuevo, cuando otras naciones estaban bajo control egipcio, se decía que los extranjeros estaban bajo el benigno gobierno del dios sol de la misma manera que los egipcios. [199]

Se decía que Thoth, como supervisor del tiempo, asignaba períodos de vida fijos tanto a los humanos como a los dioses. [200] También se decía que otros dioses gobernaban la duración de la vida humana, incluidos Meskhenet y Renenutet, quienes presidían el nacimiento, y Shai, la personificación del destino. [201] Por lo tanto, el momento y la forma de la muerte fue el significado principal del concepto egipcio del destino, aunque hasta cierto punto estas deidades también gobernaron otros eventos en la vida. Varios textos se refieren a dioses que influyen o inspiran decisiones humanas, actuando a través del "corazón" de una persona, el asiento de la emoción y el intelecto en la creencia egipcia. También se creía que las deidades daban órdenes, instruían al rey en el gobierno de su reino y regulaban la administración de sus templos. Los textos egipcios rara vez mencionan mandatos directos dados a personas privadas, y estos mandatos nunca evolucionaron hacia un conjunto de códigos morales impuestos divinamente. [202] La moralidad en el antiguo Egipto se basaba en el concepto de maat, lo cual, aplicado a la sociedad humana, significaba que todos debían vivir de una manera ordenada que no interfiriera con el bienestar de otras personas. Porque las deidades eran los defensores de maat, la moralidad estaba relacionada con ellos. Por ejemplo, los dioses juzgaron la rectitud moral de los humanos después de la muerte y, según el Reino Nuevo, se creía que era necesario un veredicto de inocencia en este juicio para ser admitidos en la otra vida. En general, sin embargo, la moralidad se basaba en formas prácticas de defender maat en la vida diaria, en lugar de en las reglas estrictas que establecieron los dioses. [203]

Los humanos tenían libre albedrío para ignorar la guía divina y el comportamiento requerido por maat, pero al hacerlo, podrían traer el castigo divino sobre sí mismos. [204] Una deidad llevó a cabo este castigo utilizando su licenciado en Letras, la fuerza que manifestó el poder del dios en el mundo humano. Los desastres naturales y las dolencias humanas se consideraban obra de la ira divina. licenciado en Letrass. [205] Por el contrario, los dioses podrían curar a los justos de enfermedades o incluso extender su esperanza de vida. [206] Ambos tipos de intervención fueron finalmente representados por deidades: Shed, que surgió en el Nuevo Reino para representar el rescate divino del daño, [207] y Petbe, un dios apotropaico de las últimas épocas de la historia egipcia que se creía vengar marcha mala. [208]

Los textos egipcios adoptan diferentes puntos de vista sobre si los dioses son responsables cuando los humanos sufren injustamente. La desgracia a menudo se veía como un producto de isfet, el desorden cósmico que era lo opuesto a maat, y por lo tanto los dioses no fueron culpables de causar eventos malvados. Algunas deidades que estaban estrechamente relacionadas con isfet, como Set, podría ser culpado por el desorden en el mundo sin culpar a los otros dioses. Algunos escritos acusan a las deidades de causar la miseria humana, mientras que otros dan teodicías en defensa de los dioses. [209] A partir del Reino Medio, varios textos conectaron el problema del mal en el mundo con un mito en el que el dios creador lucha contra una rebelión humana contra su gobierno y luego se retira de la tierra. Debido a esta mala conducta humana, el creador está distante de su creación, permitiendo que exista el sufrimiento. Los escritos del Imperio Nuevo no cuestionan la naturaleza justa de los dioses con tanta fuerza como los del Imperio Medio. Enfatizan las relaciones personales directas de los humanos con las deidades y el poder de los dioses para intervenir en los eventos humanos. Las personas de esta época tenían fe en dioses específicos que esperaban que los ayudaran y protegieran a lo largo de sus vidas. Como resultado, la defensa de los ideales de maat se volvió menos importante que ganarse el favor de los dioses como una forma de garantizar una buena vida. [210] Incluso se consideraba que los faraones dependían de la ayuda divina, y después de que el Imperio Nuevo llegó a su fin, el gobierno fue influenciado cada vez más por oráculos que comunicaban la voluntad de los dioses. [211]

Adoración Editar

Prácticas religiosas oficiales, que mantenían maat para beneficio de todo Egipto, estaban relacionados con las prácticas religiosas de la gente corriente, pero distintas de ellas, [212] que buscaban la ayuda de los dioses para sus problemas personales. [213] La religión oficial incluía una variedad de rituales, basados ​​en templos. Algunos ritos se realizaban todos los días, mientras que otros eran festivales, que se llevaban a cabo a intervalos más largos y, a menudo, se limitaban a un templo o deidad en particular. [198] Los dioses recibían sus ofrendas en ceremonias diarias, en las que sus estatuas eran vestidas, ungidas y presentadas con comida mientras se recitaban himnos en su honor. [214] Estas ofertas, además de mantener maat para los dioses, celebró la generosidad vivificante de las deidades y las animó a permanecer más benévolas que vengativas. [215]

Los festivales a menudo implicaban una procesión ceremonial en la que se sacaba una imagen de culto del templo en un santuario en forma de barca. Estas procesiones sirvieron para varios propósitos. [217] En la época romana, cuando se creía que las deidades locales de todo tipo tenían poder sobre la inundación del Nilo, las procesiones en muchas comunidades llevaban imágenes del templo a las orillas del río para que los dioses pudieran invocar una gran y fructífera inundación. [218] Las procesiones también viajaban entre templos, como cuando la imagen de Hathor del Templo de Dendera visitó a su consorte Horus en el Templo de Edfu. [217] Los rituales para un dios a menudo se basaban en la mitología de esa deidad. Tales rituales estaban destinados a ser repeticiones de los eventos del pasado mítico, renovando los efectos beneficiosos de los eventos originales. [219] En el festival Khoiak en honor a Osiris, su muerte y resurrección fueron recreadas ritualmente en un momento en que las cosechas comenzaban a brotar. La vegetación que regresaba simbolizaba la renovación de la propia vida del dios. [220]

La interacción personal con los dioses tomó muchas formas. Las personas que querían información o consejos consultaban oráculos, dirigidos por templos, que se suponía que transmitían las respuestas de los dioses a las preguntas. [221] Se utilizaron amuletos y otras imágenes de deidades protectoras para alejar a los demonios que podrían amenazar el bienestar humano [222] o para impartir las características positivas del dios al portador. [223] Los rituales privados invocaban el poder de los dioses para lograr objetivos personales, desde curar enfermedades hasta maldecir a los enemigos. [221] Estas prácticas utilizaron heka, la misma fuerza de magia que usaban los dioses, que se dice que el creador le dio a los humanos para que pudieran defenderse de la desgracia. El ejecutante de un rito privado a menudo asumía el papel de un dios en un mito, o incluso amenazaba a una deidad, para involucrar a los dioses en el logro de la meta. [224] Tales rituales coexistían con ofrendas y oraciones privadas, y los tres eran medios aceptados para obtener ayuda divina. [225]

La oración y las ofrendas privadas se denominan generalmente "piedad personal": actos que reflejan una relación cercana entre un individuo y un dios. La evidencia de piedad personal es escasa antes del Reino Nuevo. Las ofrendas votivas y los nombres personales, muchos de los cuales son teofóricos, sugieren que los plebeyos sentían alguna conexión entre ellos y sus dioses, pero la evidencia firme de devoción a las deidades se hizo visible solo en el Imperio Nuevo, alcanzando un pico a fines de esa era. [226] Los eruditos no están de acuerdo sobre el significado de este cambio, si la interacción directa con los dioses fue un nuevo desarrollo o una consecuencia de tradiciones más antiguas. [227] Los egipcios ahora expresaron su devoción a través de una nueva variedad de actividades dentro y alrededor de los templos. [228] Registraron sus oraciones y su agradecimiento por la ayuda divina en las estelas. Dieron ofrendas de estatuillas que representaban a los dioses a los que estaban rezando, o que simbolizaban el resultado que deseaban, por lo tanto, una imagen en relieve de Hathor y una estatuilla de una mujer podrían representar una oración por la fertilidad. De vez en cuando, una persona toma a un dios en particular como patrón, dedicando su propiedad o trabajo al culto del dios. Estas prácticas continuaron en los últimos períodos de la historia egipcia. [229] Estas últimas épocas vieron más innovaciones religiosas, incluida la práctica de dar momias de animales como ofrendas a deidades representadas en forma animal, como las momias de gatos entregadas a la diosa felina Bastet. [230] Algunas de las principales deidades del mito y la religión oficial rara vez se invocaban en el culto popular, pero muchos de los grandes dioses estatales eran importantes en la tradición popular. [33]

La adoración de algunos dioses egipcios se extendió a las tierras vecinas, especialmente a Canaán y Nubia durante el Imperio Nuevo, cuando esas regiones estaban bajo control faraónico. En Canaán, las deidades exportadas, incluidas Hathor, Amun y Set, a menudo se sincretizaron con dioses nativos, que a su vez se extendieron a Egipto. [231] Es posible que las deidades egipcias no tuvieran templos permanentes en Canaán, [232] y su importancia allí disminuyó después de que Egipto perdió el control de la región. [231] En cambio, en Nubia se construyeron muchos templos dedicados a los principales dioses egipcios y faraones deificados. [233] Después del fin del dominio egipcio allí, los dioses importados, en particular Amón e Isis, se sincretizaron con las deidades locales y siguieron formando parte de la religión del independiente Reino de Kush de Nubia. [234] Estos dioses se incorporaron a la ideología nubia de la realeza tanto como lo fueron en Egipto, por lo que Amón fue considerado el padre divino del rey e Isis y otras diosas estaban vinculadas con la reina nubia, la kandake. [235] Algunas deidades llegaron más lejos. Taweret se convirtió en una diosa en la Creta minoica, [236] y la gente de toda la región mediterránea conocía y consultaba el oráculo de Amón en el oasis de Siwa. [237]

Bajo la dinastía griega ptolemaica y luego el dominio romano, los griegos y romanos introdujeron sus propias deidades en Egipto. Estos recién llegados equipararon a los dioses egipcios con los suyos propios, como parte de la tradición grecorromana de interpretatio graeca. [238] La adoración de los dioses nativos no fue absorbida por la de los extranjeros. En cambio, los dioses griegos y romanos fueron adoptados como manifestaciones de los egipcios. Los cultos egipcios a veces incorporaron el idioma griego, la filosofía, la iconografía, [239] e incluso la arquitectura de los templos. [240] Mientras tanto, los cultos de varias deidades egipcias, en particular Isis, Osiris, Anubis, la forma de Horus llamada Harpócrates y el dios fusionado greco-egipcio Serapis, fueron adoptados en la religión romana y se extendieron por todo el Imperio Romano. [241] Los emperadores romanos, como los reyes ptolemaicos antes que ellos, invocaron a Isis y Serapis para respaldar su autoridad, dentro y fuera de Egipto. [242] En la compleja mezcla de tradiciones religiosas del imperio, Thoth se transmutó en el legendario maestro esotérico Hermes Trismegistus, [243] e Isis, quien fue venerada desde Gran Bretaña hasta Mesopotamia, [244] se convirtió en el foco de un culto misterioso de estilo griego. . [245] Isis y Hermes Trismegistus fueron ambos prominentes en la tradición esotérica occidental que surgió del mundo religioso romano. [246]

Los templos y cultos en el propio Egipto declinaron a medida que la economía romana se deterioró en el siglo III d.C. y, a partir del siglo IV, los cristianos suprimieron la veneración de las deidades egipcias. [239] Los últimos cultos formales, en Filae, se extinguieron en el siglo V o VI. [247] [Nota 6] La mayoría de las creencias que rodeaban a los dioses mismos desaparecieron en unos pocos cientos de años, permaneciendo en los textos mágicos hasta los siglos VII y VIII. En contraste, muchas de las prácticas involucradas en su adoración, como procesiones y oráculos, fueron adaptadas para encajar en la ideología cristiana y persistieron como parte de la Iglesia copta. [239] Dados los grandes cambios y las diversas influencias en la cultura egipcia desde entonces, los eruditos no están de acuerdo sobre si alguna de las prácticas coptas modernas desciende de las de la religión faraónica. Pero muchos festivales y otras tradiciones de los egipcios modernos, tanto cristianos como musulmanes, se asemejan a la adoración de los dioses de sus antepasados. [248]


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto Geraldine Pinch. Para comenzar a encontrar la mitología egipcia Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto Geraldine Pinch, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por toda esta mitología egipcia. ¡Una guía de los dioses, diosas y tradiciones del antiguo Egipto, Geraldine Pinch, puedo obtenerla ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué pasa con este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Jeroglíficos egipcios 2018

Esta es una nueva versión que ahora funciona en Windows 10, MAC, iPad, Android y todos los teléfonos móviles.

Hay más de 1100 ilustraciones jeroglíficas que incluyen 450 ejemplos de palabras egipcias y más de 650 jeroglíficos de la lista Gardiner.

Los jeroglíficos egipcios incluyen información detallada sobre la historia de la escritura y las matemáticas egipcias, el uso de los diferentes tipos de símbolos, cómo escribir su nombre, cómo reconocer los nombres de los reyes y la historia del escriba con un video que muestra cómo se hace el papiro.


Ver el vídeo: Dioses De Egipto Escena De pelea contra las serpientes (Diciembre 2021).