Podcasts de historia

Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia

Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia


> JFK> Prensa

Conferencia de prensa 23 de julio de 1962

EL PRESIDENTE. Buenas tardes.

[1.] Tengo entendido que parte de la conferencia de prensa de hoy está siendo transmitida por el satélite de comunicaciones Telstar a los espectadores del otro lado del Atlántico, y esto es otro indicio del extraordinario mundo en el que vivimos. Este satélite debe ser lo suficientemente alto para transportar mensajes de ambos lados del mundo, lo que es, por supuesto, un requisito muy esencial para la paz; y creo que esta comprensión, que inevitablemente vendrá de las comunicaciones más rápidas, aumentará el bienestar y la seguridad de todas las personas aquí y al otro lado de los océanos. Por eso nos complace participar en esta operación desarrollada por la industria privada, lanzada por el Gobierno, en admirable cooperación.

[2.] P. Señor Presidente, nuevamente hay informes de que la Unión Soviética se está preparando para firmar un tratado de paz temprano y separado con Alemania Oriental. Estos informes llegan en un momento en que la actitud soviética sobre Berlín parece endurecerse y en un momento en que las conversaciones de Rusk con Gromyko se han estancado. ¿Puede decirnos lo que sabe de las intenciones soviéticas y cómo ve las perspectivas actuales de un asentamiento en Berlín?

EL PRESIDENTE. No hemos avanzado recientemente en un acuerdo de Berlín. Rusk, por supuesto, volverá a ver al Sr. Gromyko antes de que se vaya de Ginebra y, de hecho, se quedaría en Ginebra si pudiera cumplir un propósito útil. Ha habido una fuerte diferencia de opinión con respecto a Berlín, su viabilidad y sus garantías, y no hemos podido llegar a un acuerdo sobre nuestras posiciones tan diferentes y enérgicas. De modo que no puedo informar sobre el progreso; y, por supuesto, nos preocupa a todos porque, como decía desde el principio, cuando se involucran los intereses vitales de los grandes países, en un ámbito sobre el que hay opiniones muy dispares, es motivo de preocupación y cierto peligro. a todos nosotros.

[En este punto comenzó la transmisión a Europa a través de Telstar.]

Esperamos que se pueda llegar a un acuerdo. Seguimos intentando llegar a uno. Pero no hemos avanzado recientemente.

[3.] P. Presidente, los rusos parecen insistir en ser los últimos en realizar pruebas nucleares porque fuimos los primeros. ¿Ve alguna base para la esperanza de que pueda haber un acuerdo sobre una prohibición de pruebas alcanzada después de que terminen su próxima serie de pruebas?

EL PRESIDENTE. Bueno, las pruebas que llevamos a cabo se debieron al incumplimiento de la moratoria por parte de la Unión Soviética el pasado otoño. Tendremos que hacer un análisis de sus pruebas y ver si presentan un riesgo adicional para nuestra seguridad. En esta búsqueda constante, todo el que desee ser el último, por supuesto, aumenta el peligro para la raza humana. Somos muy reacios a realizar la prueba. No volveremos a realizar pruebas a menos que nos veamos obligados a hacerlo porque nuestra seguridad está amenazada y porque, como resultado de las nuevas pruebas soviéticas, no podemos cumplir con nuestros compromisos con nuestra propia gente y con aquellos que están aliados con nosotros. Por tanto, tendremos que esperar. Lamento que la Unión Soviética esté probando. Probaron, rompieron el acuerdo y probaron el otoño pasado. Probamos en respuesta. Ahora realizan otra serie de pruebas y el mundo se hunde cada vez más en la incertidumbre.

[4.] P. Presidente, como resultado de algunas de las acciones del Congreso sobre las medidas que les ha presentado, incluida la votación sobre el plan de Medicare en el Senado, algunos republicanos de Hill han sugerido que tal vez este Congreso no podría lograr algo más, que sería mejor suspender la sesión e irse a casa. ¿Aceptaría esa vista, señor?

EL PRESIDENTE. Bueno, ese sería un curso de acción desastroso. Todavía existen las medidas más importantes, a las que reconozco que muchos republicanos se oponen, el proyecto de ley de comercio, el proyecto de ley de oportunidades y empleo juvenil, la ayuda para la educación superior, la emisión de bonos de la ONU: estos son solo algunos de los proyectos de ley que aún están en trámite. Congreso y sobre qué debería actuar el Congreso antes de volver a casa. La reforma fiscal, el proyecto de ley agrícola. El Congreso no tiene un proyecto de ley agrícola, y nos veríamos reducidos a depender de la ley de 1958 si el Congreso no actúa este año. Ahora reconozco que los congresistas que dijeron que el Congreso debería irse a casa se oponen a nuestra acción en todas estas áreas. Pero creo que este Congreso debería quedarse aquí y tomar medidas al respecto, y creo que lo hará. Pero creo que tenemos en esa declaración una indicación muy clara de cuál será el problema este otoño, los que se oponen a la acción en todos estos frentes y los que sienten que debería haber acción. La elección, por supuesto, pertenecerá al pueblo estadounidense.

[5-] P: Presidente, ¿la decisión del Comité de Medios y Arbitrios de abrir audiencias sobre el recorte de impuestos, el recorte de impuestos propuesto, se tomó por recomendación suya?

EL PRESIDENTE. No, tuve una consulta con el presidente Mills. No estoy seguro de que la descripción de los propósitos de la audiencia sean exactamente los que, según tengo entendido, están analizando la economía y recibiendo recomendaciones de varios grupos. Lo discutí con el congresista Mills y fue su decisión y la del Comité pero me pareció útil.

[6.] P. Presidente, recientemente ha expresado varias veces su preocupación por la fuga de oro. ¿Por qué Estados Unidos, de todas las naciones más importantes del mundo, permite que los tenedores extranjeros de su moneda la cambien por oro, y mientras esta práctica continúe, incluso si logramos una balanza de pagos internacionales, podríamos detener el desagüe del oro?

EL PRESIDENTE. Si Estados Unidos se negara a cambiar dólares por oro, entonces todos irían al patrón oro y Estados Unidos, que es la moneda de reserva de todo el mundo libre, todos dependeríamos de la oferta disponible de oro, que es bastante limitado.

Evidentemente, no alcanza para financiar los grandes movimientos comerciales de hoy y sería el paso más atrasado que ha dado Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Hemos mejorado sustancialmente nuestra posición este trimestre, el segundo trimestre con respecto al primer trimestre. Nuestra pérdida se ha reducido a casi un tercio de lo que fue en el primer trimestre. Nuestra pérdida, basada en el primer y segundo trimestre de este año, es aproximadamente la mitad de lo que fue el año pasado y aproximadamente un tercio de lo que fue el año anterior. Esperamos poder equilibrar nuestra balanza de pagos para fines del próximo año.

No vamos a devaluar. No hay ningún uso posible en los Estados Unidos devaluar. Todas las demás monedas, en cierto sentido, están ligadas al dólar; si devaluamos, todas las demás monedas se devaluarían y los que especulan contra el dólar van a perder. Estados Unidos no devaluará su dólar. Y el hecho es que Estados Unidos puede equilibrar su balanza de pagos cualquier día que quiera si desea retirar su apoyo a nuestros gastos de defensa en el extranjero y nuestra ayuda exterior.

[La transmisión de Telstar de la conferencia terminó en este punto.]

Ahora, se han llevado a cabo y hemos invertido más de 50.000 millones de dólares en Europa solo desde 1945. No les pedimos que hagan nada más que cumplir con sus responsabilidades para su propia defensa, ya que estamos ayudando a cumplirlas. Gastamos 1.500 millones de dólares en la defensa de Europa y los compromisos de la OTAN. Estados Unidos paga el treinta por ciento de la infraestructura de la OTAN. No nos oponemos a eso. No vamos a devaluar. Vamos a ser capaces, creemos, de equilibrar nuestra balanza de pagos para fines del próximo año, y creo que quienes tienen dólares en el exterior tienen una muy buena inversión y tenemos más de $ 16.5 mil millones aquí en los Estados Unidos. Estados; tenemos más de $ 50 mil millones en manos de ciudadanos estadounidenses en inversiones en el extranjero. Este país es un país muy solvente. De modo que creo que se requiere un esfuerzo cooperativo de todos los involucrados para mantener esta moneda libre, el dólar, sobre el que se basa gran parte de la prosperidad occidental.

Tengo confianza en él, y creo que si otros examinan la riqueza de este país y su determinación de poner en orden su balanza de pagos, lo que hará, creo que sentirán que el dólar es una buena inversión y bueno como el oro.

[7.] P. Presidente, muchas personas están dando su opinión sobre la economía nacional. ¿Podría darnos su evaluación en este momento?

EL PRESIDENTE. No. Creo que, como saben, hay algunos indicios que son muy buenos y otros que son decepcionantes. He dicho desde el principio que creo que probablemente podamos ver mejor las posibles acciones que el Congreso y el Ejecutivo deberían tomar cuando obtengamos las cifras de julio. Entonces podemos determinar mejor si estamos en una meseta o si este es un período que requeriría una acción ejecutiva más enérgica. Algunos de los informes de beneficios que se publicaron el pasado fin de semana mostraron que algunas de nuestras principales empresas están obteniendo los beneficios más altos de su historia. De hecho, como saben, General Motors, RCA y otros estuvieron mucho más allá, entre un 50 y un 75 por ciento más que el año pasado. Hay indicios alentadores: las ventas de automóviles y las compras de los consumidores se han mantenido. La inversión ha bajado. La vivienda ha caído. Han sido, como digo, una bolsa mixta, y creo que podemos ver mejor hacia dónde nos movemos cuando obtengamos las cifras de julio a principios de agosto.

[8.] P. Presidente, ha habido cierta confusión sobre lo que dijo o no dijo Arthur Dean en Ginebra hace una semana. Me pregunto si puede aclararnos si estaba sugiriendo que podría ser posible hacer cumplir una prohibición de los ensayos nucleares sin entrar en la Unión Soviética.

EL PRESIDENTE. Esa no es la posición de Estados Unidos en este momento. Como saben, se ha recopilado información adicional como resultado de nuestras pruebas subterráneas, en la capacidad de detectar una prueba subterránea en un rango y de distinguir entre una prueba subterránea y un terremoto. Este material que acaba de llegar a través del Departamento de Defensa está siendo estudiado por la Agencia de Desarme, el Departamento de Estado y la Defensa, y cualquier información que tengamos estará disponible para la conferencia de desarme en Ginebra muy pronto. Las consideraciones gubernamentales nacionales de esta información deberían estar concluidas a finales de esta semana. Es información que en cierto sentido es alentadora en cuanto a nuestra capacidad para distinguir. Pero si podemos hacerlo (el rango en el que podemos hacerlo, la nitidez de la distinción, qué tipo de instrumentos se requerirían, cuál sería el papel de los inspectores mismos), tendrán que esperar hasta nuestras conclusiones en el informe. próximos días.

[9.] P. Presidente, creo que hoy dio la bienvenida al Presidente de Ecuador a Washington, y hace un momento mencionó el gasto de este Gobierno en la defensa de Europa. Me pregunto si cree que países como Ecuador y otros están recibiendo suficiente ayuda de Europa en sus programas de desarrollo económico y social.

EL PRESIDENTE. Bueno, lo que me preocupa no es solo la cuestión de si se ha prestado suficiente ayuda. Como saben, en realidad no ha habido ayuda en el sentido en que la entendemos. Ha habido algunos préstamos a largo plazo, pero a tasas de interés razonablemente altas. Lo que más nos ha preocupado de América Latina ha sido el hecho de que casi todos estos países dependen de muy pocos productos básicos. El propio Ecuador depende realmente de la exportación de tres productos básicos; estos precios han ido bajando de la misma forma que el café. Dependen del mercado europeo, y nos preocupa que el Mercado Común esté abierto y 'no tome medidas restrictivas contra las importaciones de América Latina, lo que aumentaría enormemente sus ya gravísimos problemas. De modo que lo que más nos preocupa ahora no es la cuestión de la ayuda, sino que Europa estará abierta a los productos básicos de América Latina: el banano, el cacao, el café y los demás de los que dependen estos países. De lo contrario, sus divisas se perderán de vista y tendrás situaciones internas cada vez más desesperadas. Por eso le pedimos a Europa que haga del Mercado Común, como dije desde el principio, una institución cada vez más abierta que irradia prosperidad, y no una tienda cerrada con vínculos particulares con las antiguas posesiones coloniales de África. Pero este es, por supuesto, un asunto que debemos negociar con los europeos occidentales, y estoy seguro de que Monsieur Monnet y otros que han sido tan importantes en el desarrollo del Mercado Común, comparten esta visión de una economía mundial libre en expansión.

[10.] P. Presidente, algunos han criticado a la administración por negar la ayuda a la dictadura militar que se ha apoderado de Perú, y al mismo tiempo por pedir permiso al Congreso para dar ayuda a su discreción a dictaduras comunistas como Yugoslavia y Polonia. ¿Se siente libre de discutir con nosotros las razones de esta distinción?

EL PRESIDENTE. Bueno, en la actualidad el presidente del Perú está preso. El presidente Prado, que fue invitado de este Gobierno hace poco y que fue invitado de Franklin D. Roosevelt durante la Segunda Guerra Mundial, se encuentra en prisión. Estamos ansiosos por ver un retorno a las formas constitucionales en el Perú y, por lo tanto, hasta que sepamos lo que va a pasar en el Perú, seremos prudentes al emitir nuestros juicios sobre lo que haremos.

Creemos que es de nuestro interés nacional, y creo que la ayuda que estamos dando en las otras áreas es de nuestro interés nacional, porque sentimos que este hemisferio solo puede ser seguro y libre con gobiernos democráticos. Deseamos que eso fuera cierto detrás del Telón de Acero, y es para alentar una tendencia en esa dirección que hemos brindado algo de ayuda en el pasado y defenderla ahora.

[11.] P. Presidente, el Congo parece estar retrocediendo en lugar de progresar hacia la integración.

EL PRESIDENTE. Eso es correcto.

P. ¿Tiene alguna idea sobre esto y qué se podría hacer?

EL PRESIDENTE. Sí, hemos estado muy preocupados por el Congo porque no hemos podido llegar a un acuerdo entre Katanga y el Gobierno del Congo y no todo el tiempo corre a favor del Gobierno de Adoula. Tiene muy pocos fondos. Los grandes recursos del Congo están en Katanga. Tshombe y el Sr. Adoula no han podido reunirse. Esto es muy, muy serio. Union Miniere, la empresa que controla estos vastos recursos en Katanga, paga sus impuestos solo a Katanga, no al gobierno central. Deja al Sr. Adoula sin recursos. Ha debilitado su posición y creo que aquellos que simpatizan con el esfuerzo de Katanga pueden encontrar un caos total en el resto del Congo. De modo que apoyo el esfuerzo de las Naciones Unidas allí para alentar la integración de esas áreas de manera razonable y responsable. Estados Unidos respalda firmemente esa política y espero que bajo el liderazgo de U Thant podamos hacer que esa política sea efectiva, con el apoyo del Sr. Adoula y el Sr. Tshombe, quienes llegarán a ver que juntos este país puede ser viable, y separarlo será caótico.

[12.] P. Presidente, el Dr. Martin Luther King dijo ayer que se podía hacer más en el área de la persuasión moral hablando ocasionalmente en contra de la segregación y aconsejando a la Nación sobre los aspectos morales de este problema. ¿Podría comentar sobre esto, señor?

EL PRESIDENTE. Dejé muy claro que estoy a favor de cada ciudadano estadounidense que tenga sus derechos constitucionales, y el gobierno de los Estados Unidos bajo esta administración ha tomado una gran variedad de pasos muy efectivos para mejorar la igualdad de oportunidades para todos los estadounidenses, y continuará haciéndolo. .

[13.] P: Presidente, en ausencia de un acuerdo sobre Berlín, ¿podría discutir con nosotros cuáles serían las consecuencias si los rusos siguieran adelante y firmen un tratado de paz por separado con Alemania Oriental?

EL PRESIDENTE. Bueno, preferiría no mirar esa bola de cristal nublada porque, por supuesto, nuestros derechos sobre Berlín se basan en la Segunda Guerra Mundial y los acuerdos que surgen de la Segunda Guerra Mundial, y no están sujetos a abrogación unilateral. Pero creo que prefiero hablar sobre lo que podemos hacer para encontrar una solución equitativa en lugar de hablar sobre lo que podría suceder en estas condiciones. En el momento actual todavía estamos hablando con la Unión Soviética, todavía estamos negociando, y creo que deberíamos continuar por ese camino tanto como podamos antes de considerar hacia dónde vamos por otros caminos.

P: Presidente, ¿está haciendo algún progreso hacia una línea telefónica directa con el Sr. Khrushchev para su uso en caso de emergencia?

EL PRESIDENTE. No he hecho eso, no. Tenemos comunicaciones con la Unión Soviética. Creo que el problema no son las comunicaciones en este momento. El problema es que hay una diferencia de puntos de vista. Nos entendemos, pero diferimos.

P: En ese mismo sentido, señor, ¿podría decirnos algo sobre su conversación con el Embajador Dobrynin y si este fue o no el comienzo de quizás una serie de consultas directas entre usted y el Embajador?

EL PRESIDENTE. Si. Espero ver al Embajador Dobrynin periódicamente. Jruschov ve a nuestro embajador con bastante frecuencia. Y creo que es útil para indicar nuestro punto de vista. He dicho durante mucho tiempo que cualquier estudio de la historia, particularmente de este siglo, muestra los peligros de que los gobiernos se pierdan el contacto y se malinterpreten. Por lo tanto, quiero estar seguro de que comprendemos lo más mejor posible nuestra posición y su posición. Estas reuniones, creo, ayudan a indicar lo que creemos y también son muy útiles para mí al escuchar una exposición del punto de vista soviético. Así que seguiré viéndolo.

[14.] P. Presidente, según la última encuesta del Dr. Gallup, ha habido un fuerte aumento en el sentimiento pro-republicano en el Medio Oeste y una caída paralela o opuesta en su stock de popularidad de aproximadamente 10 puntos. ¿Tiene alguna explicación propia para este fenómeno, si es que lo es, y le molesta que la administración se enfrente ahora a unas elecciones de mitad de mandato?

EL PRESIDENTE. Bueno, creo que dijo que bajé personalmente del 79 por ciento al 69 por ciento. Creo que si todavía estuviera al 79 por ciento después de una sesión del Congreso muy intensa, sentiría que no he cumplido con mis responsabilidades. El pueblo estadounidense está dividido de manera bastante uniforme en una gran cantidad de temas y, a medida que aclaro mis puntos de vista sobre estos temas, por supuesto, algunas personas cada vez más no me van a aprobar. Así que bajé al 69 por ciento, y probablemente bajaré un poco más. No creo que haya ninguna duda al respecto.

El presidente Eisenhower, creo, en las elecciones de noviembre de 1954 se redujo al 58 por ciento. Pero sobrevivió, y supongo que lo haré.

Ahora, en cuanto a la caída del Congreso, pensé que era anormal en el invierno, antes de que comenzara el Congreso. Creo que lo que el pueblo estadounidense tiene que entender es que el Partido Republicano, en general, con muy pocas excepciones, se ha opuesto a todas las medidas que hemos propuesto, ya sea en la agricultura, en la atención médica, en las obras públicas. , ya sea en transporte público, ya sea en asuntos urbanos. Y se les han unido algunos demócratas que durante muchos años se han opuesto a muchos programas demócratas.

Ahora, esta agrupación nos ha costado: perdimos Medicare, un cambio de 2 votos lo habría ganado, y en la Cámara un cambio de 10 votos habría aprobado nuestro proyecto de ley agrícola. Y es por eso que esta elección de noviembre es muy importante. Si el pueblo estadounidense está en contra de estos programas, entonces, por supuesto, votarán por los republicanos, y tendremos un estado en el que el presidente cree una cosa y el Congreso otra durante 2 años, y tendremos inacción. Hay quienes creen que eso es lo que deberíamos tener. No. Por eso creo que esta elección es bastante importante. Creo que la elección es muy clara, en otras palabras. Noviembre de 1962 presenta al pueblo estadounidense una opción muy clara entre el Partido Republicano, que se opone a todas estas medidas, como se opuso a las grandes medidas de la década de 1930, y el Partido Demócrata, la masa del Partido Demócrata, la administración, dos tercios o tres cuartos del Partido Demócrata, que apoya estas medidas. Afortunadamente, el pueblo estadounidense tendrá una opción. Y elegirán, como he dicho, entre fondear o navegar. Así que veremos en noviembre.

P. Presidente, ¿planea tomar represalias contra los demócratas que no lo han apoyado?

EL PRESIDENTE. No, creo que la mayoría de los demócratas que no me han apoyado están en áreas donde ... están en áreas de un solo partido. Y lo que voy a hacer es intentar elegir, ayudar a elegir, demócratas, aunque nunca he exagerado lo que puede hacer un presidente en estos asuntos. Voy a ayudar a elegir demócratas que apoyen este programa. Las áreas en las que haré campaña son escaños donde habrá una elección muy clara entre los republicanos que se oponen a estas acciones y los demócratas que las apoyan. Ahí es donde voy a ir.

[15.] P. En vista del aumento de las huelgas y otros importantes conflictos laborales, ¿podría decirnos, señor, por qué todavía no ha enviado un mensaje laboral y cuándo tiene la intención de hacerlo?

EL PRESIDENTE. No creo que haya un aumento de las huelgas.

P. Creo que las cifras muestran que han aumentado este año con respecto al año pasado.

EL PRESIDENTE. Bueno, estas cifras aún son muy limitadas en la cantidad de huelgas. Hubo uno serio en California en el comercio de la construcción que se prolongó durante algún tiempo. Pero estamos intentando utilizar los poderes que nos han sido otorgados, y también en particular el Servicio de Mediación y Conciliación, y el Secretario de Trabajo, y yo mismo para intentar lograr soluciones pacíficas. Seguiremos haciéndolo. Si pensara que hay algún poder del Congreso que nos ayude, entonces lo pediría, pero no estoy al tanto de ninguna huelga que hayamos tenido este año, que se hubiera resuelto de manera más amigable y responsable por un adicional. concesión de poderes por el Congreso.

[16.] P. Presidente, hay informes de que el presidente De Gaulle está irritado por su rápido nombramiento del general Lyman Lemnitzer como comandante en jefe de las fuerzas estadounidenses en Europa tras la jubilación del general Norstad el 1 de noviembre. nosotros si ha recibido los mismos informes, y también nos da su opinión sobre si el próximo Comandante Supremo Aliado de la OTAN debe ser necesariamente un estadounidense?

EL PRESIDENTE. El general Norstad me informó en mayo, cuando estuvo aquí, que deseaba retirarse este otoño. Después de eso, durante la visita del Secretario de Estado, y por otros medios, discutimos este asunto con otros gobiernos, incluido el francés, para averiguar si deseaban, si en su opinión, era satisfactorio que se designara a un estadounidense. Ahora nos informaron que aceptaron el nombramiento de un estadounidense y lo apoyaron. Luego, cuando el general Norstad vino esta vez a verme, se acordó que su renuncia entraría en vigencia el 1 de octubre, y luego enviamos el nombre del general Lemnitzer, nuestro oficial militar superior y distinguido.

De modo que no me doy cuenta de que hubo prisa en el tema de nombrar a un estadounidense, o nominar a un estadounidense, que después de todo es responsabilidad del Consejo del Atlántico Norte. Y, obviamente, si el Consejo del Atlántico Norte nos pidiera que nomináramos a un oficial, nombraría a nuestro oficial superior, el general Lemnitzer, que está adecuadamente equipado para tratar estos asuntos.

Ahora, he visto algunas historias que podrían sugerir una opinión contraria, pero el hecho es que el general Lemnitzer podría haberse retirado en octubre y habría habido una vacante como presidente del Estado Mayor Conjunto. Por lo tanto, cuando lo nominé para ser el Comandante de las fuerzas estadounidenses en Europa y también indiqué que si el Consejo del Atlántico Norte nos invitaba a nominar a un estadounidense, ese sería nuestro nominado. Lo hice con total libertad, porque sentí que después de trabajar con el general Lemnitzer durante un año y medio, era el mejor oficial para ese puesto en este momento.

Ahora, lamento que el general Norstad se vaya. Hizo un trabajo extraordinario, y lo fue en particular. Encontré su juicio particularmente confiable durante esta última primavera, y creo que todos en Europa comparten el mismo sentimiento de confianza. Creo que desarrollarán la misma confianza en el general Lemnitzer. Así que no estoy seguro de que las historias sean del todo precisas.

[t7.] P. Presidente, en su informe económico de enero dijo que si la demanda no alcanza las expectativas actuales, se aplicará una política más expansiva. En realidad, señor, como usted sabe, la demanda ha caído sustancialmente por debajo de su objetivo durante los últimos 6 meses. Me pregunto si puede decirnos cuáles son los factores que le han llevado a posponer la adopción de medidas para estimular la economía.

EL PRESIDENTE. Creo que lo dejé bastante claro, que estamos esperando hasta finales de julio, las cifras de julio. La política expansiva de la que hemos hablado está en el terreno de la reducción de impuestos, que es un asunto, por supuesto, que debe pasar por el Congreso. Y creo que tanto el Congreso como la administración querrían estar convencidos de que este remedio, que no es fácil y que puede ser muy controvertido, es el más deseable en este momento. Y creo que mientras las cifras sean tan variadas como lo son, mientras existan diferencias de opinión tan fuertes entre las personas que están bien informadas sobre el rumbo de la economía, creo que es más prudente esperar las cifras de julio. para ver si eso nos da una imagen más clara. Porque podemos estar en una meseta que puede prolongarse durante 5 o 6 meses hasta enero del próximo año, cuando hemos propuesto una reducción de impuestos de todos modos, o podemos estar en un período diferente. Pero hay todo tipo de cifras y muchas de ellas son contradictorias.

Como dije, las cifras de ganancias del primer semestre en algunas industrias son extraordinarias. El poder adquisitivo del consumidor se mantiene alto. Lo que ha sido particularmente decepcionante ha sido la inversión, y tenemos que considerar si una reducción de impuestos, y de ser así, qué tipo de reducción de impuestos, estimularía la inversión, si esa se convierte en nuestra necesidad. Este asunto es tan complicado, debe pasar por tantos comités diferentes del Congreso y estará sujeto al escrutinio más cuidadoso, que queremos estar convencidos de que el curso de acción que estamos defendiendo es esencial antes de defenderlo.

[18.] P. Presidente, el otro día Gunnar Myrdal, el economista sueco, dijo en Estocolmo, después de regresar de una visita a Estados Unidos, que consideraba imperdonable que un país tan rico como el nuestro tuviera tantos barrios marginales, tener escuelas inadecuadas y carecer de una variedad de servicios sociales. Y describió nuestra economía como estancada y rastreó las raíces de este supuesto estancamiento hasta la administración de Eisenhower. ¿Le importaría comentar sobre esta estimación de nuestra situación?

EL PRESIDENTE. Bueno, creo que es lamentable que no hayamos podido desarrollar una fórmula económica que mantenga el crecimiento de nuestra economía. Si estuviéramos avanzando a toda máquina hoy, por supuesto, tendrías pleno empleo. Además, señaló que una economía estancada recae más sobre los negros, que, por supuesto, son los primeros en quedarse sin trabajo y los últimos en volver a trabajar. Creo que sintió que el énfasis en el presupuesto tradicional nos había servido de mal. Yo mismo he estado explorando esa cuestión.

[19.] P. Presidente, en el frente político, ¿cuál es su objetivo en noviembre, dado que a pesar de la gran mayoría demócrata actualmente, tiene muchos problemas? ¿Significa eso que su objetivo es aumentar los demócratas de la Cámara, digamos en 20, y el Senado en algún número?

EL PRESIDENTE. Bueno, como saben, perdimos 20 escaños en 1960. Como dije antes, la lucha por las reglas, que consideré muy importante en enero de 1961, ganamos por solo 5 votos, con 19 republicanos. Ahora, ya no tenemos republicanos para ninguna medida, con la excepción del proyecto de ley comercial, e incluso allí el liderazgo se opuso a nosotros, pero afortunadamente creo que muchos republicanos se dieron cuenta de que esto no era un problema de partido. pero un problema nacional. Y espero que ellos sientan lo mismo en el Senado, porque yo lo considero así, y el proyecto de ley tiene el mismo patrocinio de los lados republicano y demócrata. Afortunadamente, pusimos eso y el proyecto de ley de ayuda fuera del diálogo político.

Pero me gustaría vernos ganar incluso algunos escaños. No soy tan ambicioso como indican sus cifras, porque la historia está muy en contra nuestra. Si podemos aguantar lo nuestro, si podemos ganar 5 escaños o 10 escaños, cambiaría toda la opinión en la Cámara y en el Senado, porque perdemos por 5 votos. Realmente no hay una medida ante nosotros que no creo que no podamos aprobar con un cambio de 5. Ese fue el proyecto de ley agrícola y lo mismo es cierto en el Senado sobre Medicare, un cambio de 1 o 2 escaños en el Senado. Por lo tanto, no estamos obligados a hacer más que defendernos y ganar entre y 10 escaños. Ahora que, por supuesto, va a ser un trabajo extremadamente difícil y creo que se ha hecho desde la Guerra Civil solo dos veces; en este siglo, por supuesto, solo una vez.

[20.] P. Presidente, ahora que Telstar transmite instantáneamente la imagen de Estados Unidos al extranjero, ¿cree que las redes de Estados Unidos deberían hacer un mayor esfuerzo para hacer algo sobre el "vasto páramo"?

EL PRESIDENTE. Voy a dejar que el Sr. Minow discuta el tema de las tierras baldías.

[21.] P. Presidente, el otro día después de la votación de Medicare, dijo que un puñado de demócratas votó en su contra. Hubo 21. Esto genera dos preguntas: ¿no fue un puñado bastante grande, y esto no tenderá a inhibirlo a la hora de plantear esto como un problema?

EL PRESIDENTE. Dos tercios de los demócratas votaron a favor, un tercio de los demócratas votaron en contra. Aproximadamente seis séptimos o siete octavos de los republicanos votaron en contra. De modo que esta combinación de oposición republicana casi total con un tercio de los demócratas nos derrotó por 52 a 48.

Ahora, el tema de noviembre, cada escaño que se disputa entre republicanos y demócratas, realmente, diría, en el 80 o el 90 por ciento de los casos, sería entre los que se oponen a Medicare y los que están a favor. De modo que no hay duda de que en un partido tan grande como el Partido Demócrata hay quienes no apoyan buena parte de los programas. Las alianzas pueden cambiar pero, por supuesto, perdemos un tercio o un cuarto, y lo hemos hecho desde 1938. Pero el hecho es que esta administración es para Medicare y dos tercios de los demócratas son para Medicare y siete octavos de los republicanos están en contra. Y me parece que ese es el problema.

Reportero. Gracias, señor presidente.


Ver el vídeo: México mantiene política de amistad con todos los pueblos del mundo. Conferencia presidente AMLO (Octubre 2021).