Podcasts de historia

Templo de Medinet Madi

Templo de Medinet Madi

El templo de Medinet Madi es un antiguo templo egipcio dedicado a la feroz deidad cocodrilo, Sobek y su esposa, Renenutet. En su apogeo, este templo habría sido un lugar para la cría y la crianza de cocodrilos sagrados en preparación para que fueran momificados para su venta a los peregrinos.

Algunos dicen que es el único templo existente en Egipto desde la época del Reino Medio, Medinet Madi fue obra de Amenemhat III y Amenemhat IV, ambos faraones de la XII Dinastía de mediados a finales del siglo XIX a. C. Más tarde se agregaría en el siglo IV a. C. durante el período ptolemaico.

Hoy, el templo de Medinet Madi está abierto al público. Los visitantes pueden ver sus hileras de esfinges, leones y estanques de cocodrilos, así como representaciones de Sobek con su cabeza de cocodrilo y cuerpo de hombre.


Templo de Medinet Madi - Historia

La SCA celebró una conferencia titulada "Medinet Madi: el pasado, el presente y el futuro". Esta conferencia se centró en los esfuerzos del proyecto en el sitio de Medinet Madi en el Oasis de Fayoum. El evento fue organizado por el Consejo Supremo de Antigüedades, la Embajada de Italia y la Oficina de UTL en El Cairo. El Dr. Zahi Hawass, Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades y Viceministro de Cultura, y SE Claudio Pacifico, Embajador de Italia.


El proyecto ISSEMM comenzó en 2005 y se amplió para incluir cursos de capacitación y administración in situ en enero de 2009. Actúa en el marco de la Fase II del Programa de Cooperación Ambiental Egipcio-Italiana, que es uno de los canales internacionales a través de los cuales el Gobierno de Egipto implementa políticas y acciones para apoyar y mejorar el patrimonio nacional cultural y ambiental.

El proyecto ISSEMM está financiado íntegramente por la Dirección General de Cooperación al Desarrollo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, que ha destinado 3.500.000 € al presupuesto. El Proyecto está dirigido por Su Excelencia, Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades, Dr. Zahi Hawass, y el Comité Científico está presidido por la Prof. Edda Bresciani, Accademica dei Lincei y el Prof. Ali Radwan. El Comité Científico cuenta con el apoyo de un Director Técnico, así como de un equipo de directores técnicos egipcio-italiano. La Universidad de Pisa, Dipartimento di Scienze Storiche del Mondo Antico, ha sido designada con la tarea de asistencia técnica y científica al Consejo Supremo de Antigüedades, que es la agencia ejecutora del proyecto.

Las ruinas de Medinet Madi contienen un número considerable de monumentos, incluido el único templo del Reino Medio, con textos y escenas grabadas, que aún permanece en Egipto. Achille Vogliano descubrió este templo (Templo A) y las adiciones grecorromanas, que datan de los siglos IV-V, en 1935.

Medinet Madi se fundó en el Reino Medio como un pueblo agrícola llamado Dja. El templo fue construido durante los reinados de Amenemaht III y Amenemaht IV, y estaba dedicado a la diosa cobra, Renenutet, y al dios cocodrilo “Sobek de Scedet”, patrón de toda la región y la capital, Scedet. Durante el período ptolemaico, Dja se hizo conocido como Narmouthis, un nombre griego que significa "la ciudad de Renenutet-Hermouthis". Su templo floreció y se construyeron más monumentos al norte y al sur del templo de la XII Dinastía.

Medinet Madi vio un intenso asentamiento durante el período copto y la vida continuó en el sitio hasta el siglo IX. Los árabes la llamaron Medinet Madi “la ciudad del pasado” y este es el nombre que aún identifica al sitio arqueológico en la actualidad.

La Universidad de Pisa ha llevado a cabo la exploración de Medinet Madi desde 1978. Han centrado su trabajo en el área sur o copta y hasta la fecha han identificado diez iglesias que datan de los siglos V-VII. Estos hallazgos han sido extremadamente importantes para comprender la historia de la arquitectura eclesiástica de Fayoum. Gracias a una contribución del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano en 2004, la misión de Pisa pudo rescatar bloques que contenían cuatro himnos griegos a Isis. Fueron completamente restaurados y ahora se exhiben en el Museo de Karanis.

Las expediciones arqueológicas realizadas entre 1997 y 2004, en colaboración con la Universidad de Messina, descubrieron un nuevo templo ptolemaico (Templo C) dedicado al culto de dos cocodrilos. Una característica única del templo es una estructura con bóveda de cañón contigua al templo, que se utilizó para la incubación de huevos de cocodrilo.

En los últimos años, el estudio topográfico metódico, la fotointerpretación del sitio y la exploración geofísica han contribuido a comprender el tejido urbano de la antigua aldea. Estos estudios también crearon una estratificación cronológica del sitio desde el Reino Medio hasta el Período Bizantino Tardío.


Monumentos egipcios

Medinet Madi, uno de los sitios arqueológicos más importantes de la región de Faiyum, se encuentra a 30 km al suroeste de Medinet el-Faiyum. Su nombre moderno significa & # 8216ciudad del pasado & # 8217 y en la época grecorromana se conocía como & # 8216Narmouthis & # 8217. Los excavadores han descubierto dos ciudades separadas en el sitio, pero hoy el monumento principal en Medinet Madi es un pequeño templo dedicado a Sobek, Horus y la diosa serpiente Renenutet, fundado durante los reinados de Amenemhet III y IV durante la Dinastía XII.

Los restos del templo se encuentran en buenas condiciones, probablemente debido a su ubicación aislada, pero siempre están amenazados por las arenas invasoras del desierto. Las cámaras interiores son la parte más antigua de la estructura, que es uno de los pocos monumentos supervivientes del Reino Medio, un raro ejemplo de arquitectura de este período. Una pequeña sala con columnas conduce a tres santuarios que contenían estatuas de deidades y los dos reyes. Los relieves de la Dinastía XII están muy gastados, pero es posible distinguir representaciones de los faraones Amenemhet III y su hijo y corregente Amenemhet IV ofreciendo a las deidades en los santuarios, así como representaciones raras de la diosa Renenutet con cabeza de cobra.


El templo fue restaurado durante la dinastía XIX y se amplió enormemente durante el período grecorromano. Espalda con espalda con el templo del Reino Medio es una adición ptolemaica que contiene un altar y algunas inscripciones griegas. ¡En esta parte también hay un gran relieve desgastado del dios cocodrilo Sobek con una maravillosa sonrisa dentuda! Las áreas ptolemaicas también comprenden un camino procesional pavimentado hacia el sur, con una avenida de esfinges (tanto de estilo egipcio como griego) y estatuas de leones que protegen la ruta. En la ruta procesional se construyó un quiosco de ocho columnas, que conducía al pórtico de dos columnas y al vestíbulo transversal frente a los santuarios. Los muros del templo de hoy tienen solo unos pocos metros de altura, pero todavía muestran algunos de los textos y escenas jeroglíficos inscritos. Hay una importante inscripción griega del templo del museo de Alejandría. Al este del templo hay restos de almacenes de adobe.

Equipos italianos de arqueólogos han estado trabajando en Medinet Madi desde la década de 1960, descubriendo una gran ciudad romana y varias iglesias cristianas primitivas. En 1995 se encontró una puerta ptolemaica al este del templo y en una investigación más profunda se descubrió otro templo dedicado a Sobek debajo de los escombros. Este segundo templo fue construido con adobe con puertas y dinteles de piedra, con su eje en ángulo recto con el templo más antiguo. También se encontraron tabletas y papiros en los escombros, incluido un importante documento oracular escrito en escritura demótica. Las excavaciones recientes están permitiendo a la misión italiana construir un modelo tridimensional, una reconstrucción de los monumentos que destaca el importante desarrollo cronológico del sitio desde el Reino Medio hasta los períodos ptolemaico y romano.

El equipo de las universidades de Pisa y Messina ha excavado recientemente una estructura abovedada en el lado norte del nuevo templo, pero los restos están mal conservados. En el lado norte del patio del templo, se descubrió un vivero de cocodrilos con decenas de huevos en diferentes etapas de maduración.

El templo de Medinet Madi es uno de los sitios más aislados y románticos de la región de Faiyum, ubicado en un largo hueco en el desierto. Las paredes, construidas con una piedra caliza de color dorado pálido, tienen solo unos pocos metros de altura y las estatuas y esfinges aparecen y desaparecen regularmente con las suaves arenas del desierto arrastradas por el viento. Aunque el sitio es uno de los más difíciles de alcanzar en Faiyum, las ruinas son muy interesantes y bien vale la pena el esfuerzo de llegar allí.

Cómo llegar allá

A unos 30 km al suroeste de Medinet el-Faiyum, una carretera conduce al pueblo de Abu Gandir, el acceso más cercano al sitio, que está a unos 2 km de distancia. Se puede llegar al sitio, que está situado en una pequeña colina, a pie o en un vehículo adecuado a través del desierto intermedio, pero se recomienda un guía ya que no hay pistas marcadas a través de la arena. En la parte superior de la subida hay una cabaña donde deberías encontrar el gafir.


Contenido

Religioso Editar

Los templos egipcios antiguos estaban pensados ​​como lugares para que los dioses residieran en la tierra. De hecho, el término que los egipcios usaban más comúnmente para describir la construcción del templo, ḥwt-nṯr, significa "mansión (o recinto) de un dios". [2] [3] Una presencia divina en el templo unió los reinos divino y humano y permitió a los humanos interactuar con el dios a través del ritual. Se creía que estos rituales sostenían al dios y le permitían seguir desempeñando el papel que le correspondía en la naturaleza. Por lo tanto, fueron una parte clave del mantenimiento de maat, el orden ideal de la naturaleza y de la sociedad humana en la creencia egipcia. [4] Mantenimiento maat era todo el propósito de la religión egipcia, [5] y también era el propósito de un templo. [6]

Debido a que a él mismo se le atribuía el poder divino, [Nota 1] el faraón, como rey sagrado, era considerado el representante de Egipto ante los dioses y su defensor más importante de maat. [8] Por lo tanto, era teóricamente su deber realizar los ritos del templo. Si bien no se sabe con qué frecuencia participaba en las ceremonias, la existencia de templos en todo Egipto le impedía hacerlo en todos los casos, y la mayoría de las veces estos deberes se delegaban en sacerdotes. Sin embargo, el faraón estaba obligado a mantener, proveer y expandir los templos en todo su reino. [9]

Aunque el faraón delegó su autoridad, la realización de los rituales del templo seguía siendo un deber oficial, restringido a sacerdotes de alto rango. Se prohibió la participación de la población en general en la mayoría de las ceremonias. Gran parte de la actividad religiosa laica en Egipto tuvo lugar en santuarios privados y comunitarios, separados de los templos oficiales. Como el vínculo principal entre los reinos humano y divino, los templos atrajeron una veneración considerable por parte de los egipcios comunes. [10]

Cada templo tenía una deidad principal y la mayoría también estaban dedicados a otros dioses. [11] No todas las deidades tenían templos dedicados a ellos. Muchos demonios y dioses domésticos estaban involucrados principalmente en prácticas religiosas mágicas o privadas, con poca o ninguna presencia en las ceremonias del templo. También había otros dioses que tenían papeles importantes en el cosmos pero, por razones poco claras, no fueron honrados con templos propios. [12] De esos dioses que tenían templos propios, muchos eran venerados principalmente en ciertas áreas de Egipto, aunque muchos dioses con un fuerte vínculo local también eran importantes en todo el país. [13] Incluso las deidades cuyo culto se extendía por todo el país estaban fuertemente asociadas con las ciudades donde estaban ubicados sus principales templos. En los mitos de la creación egipcios, el primer templo se originó como un refugio para un dios, cuyo dios variaba según la ciudad, que se encontraba en el montículo de tierra donde comenzó el proceso de creación. Cada templo en Egipto, por lo tanto, fue equiparado con este templo original y con el sitio de la creación en sí. [14] Como el hogar primordial del dios y la ubicación mitológica de la fundación de la ciudad, el templo fue visto como el centro de la región, desde el cual el dios patrón de la ciudad lo gobernaba. [15]

Los faraones también construyeron templos donde se hacían ofrendas para sostener sus espíritus en el más allá, a menudo vinculados o ubicados cerca de sus tumbas. Estos templos se denominan tradicionalmente "templos mortuorios" y se consideran esencialmente diferentes de los templos divinos. En los últimos años, algunos egiptólogos, como Gerhard Haeny, han argumentado que no existe una división clara entre los dos. Los egipcios no se refirieron a los templos mortuorios con ningún nombre distinto. [16] [Nota 2] Tampoco los rituales para los muertos y los rituales para los dioses eran mutuamente excluyentes, el simbolismo que rodea a la muerte estaba presente en todos los templos egipcios. [18] El culto a los dioses estuvo presente hasta cierto punto en los templos mortuorios, y el egiptólogo Stephen Quirke ha dicho que "en todos los períodos el culto real implica a los dioses, pero igualmente. Todo culto a los dioses implica al rey". [19] Aun así, ciertos templos se usaron claramente para conmemorar a los reyes fallecidos y para dar ofrendas a sus espíritus. Su propósito no se comprende del todo, es posible que tuvieran la intención de unir al rey con los dioses, elevándolo a un estado divino mayor que el de la realeza ordinaria. [20] En cualquier caso, la dificultad de separar los templos divino y mortuorio refleja el estrecho entrelazamiento de la divinidad y la realeza en la creencia egipcia. [21]

Económico y administrativo Editar

Los templos eran centros clave de actividad económica. El más grande requería recursos prodigiosos y empleaba a decenas de miles de sacerdotes, artesanos y obreros. [22] El funcionamiento económico del templo era análogo al de una gran casa egipcia, con sirvientes dedicados a servir al dios del templo como podrían servir al dueño de una propiedad. Esta similitud se refleja en el término egipcio para las tierras del templo y su administración, pr, que significa "casa" o "finca". [23]

Algunos de los suministros del templo provienen de donaciones directas del rey. En el Imperio Nuevo, cuando Egipto era una potencia imperial, estas donaciones a menudo provenían del botín de las campañas militares del rey o del tributo otorgado por sus estados clientes. [24] El rey también podía cobrar varios impuestos que iban directamente a sostener un templo. [25] Otros ingresos provenían de particulares, que ofrecían tierras, esclavos o bienes a los templos a cambio de un suministro de ofrendas y servicios sacerdotales para sustentar sus espíritus en el más allá. [26]

Gran parte del apoyo económico de un templo provino de sus propios recursos. Estos incluían grandes extensiones de tierra más allá del recinto del templo, a veces en una región completamente diferente a la del templo en sí. El tipo de propiedad más importante era la tierra de cultivo, que producía cereales, frutas o vino, o mantenía rebaños de ganado. El templo administraba estas tierras directamente, las alquilaba a los agricultores por una parte del producto o las administraba conjuntamente con la administración real. Los templos también lanzaron expediciones al desierto para recolectar recursos como sal, miel o caza silvestre, o para extraer minerales preciosos. [28] Algunos poseían flotas de barcos con los que realizar su propio comercio en todo el país o incluso más allá de las fronteras de Egipto. Así, como dice Richard H. Wilkinson, la finca del templo "a menudo representaba nada menos que una porción del propio Egipto". [29] Como importante centro económico y empleador de una gran parte de la población local, el recinto del templo era una parte clave de la ciudad en la que se encontraba. Por el contrario, cuando se fundó un templo en un terreno vacío, se construyó una nueva ciudad para apoyarlo. [30]

Todo este poder económico estaba en última instancia bajo el control del faraón, y los productos del templo y la propiedad a menudo estaban sujetos a impuestos. Sus empleados, incluso los sacerdotes, estaban sujetos al sistema estatal de corvée, que reclutaba mano de obra para proyectos reales. [31] También se les podría ordenar que proporcionen suministros para algunos fines específicos. A una expedición comercial dirigida por Harkhuf en la Sexta Dinastía (c. 2255-2246 a. C.) se le permitió obtener suministros de cualquier templo que deseara, [31] y los templos mortuorios de la necrópolis tebana en el Imperio Nuevo supervisaron la provisión de la realeza. empleó a trabajadores de tumbas en Deir el-Medina. [32] Los reyes también podrían eximir a los templos o clases de personal de impuestos y reclutamiento. [31]

La administración real también podría ordenar que un templo desvíe sus recursos a otro templo cuya influencia desea expandir. Por lo tanto, un rey podría aumentar los ingresos de los templos de un dios que favorecía, y los templos mortuorios de los gobernantes recientes tendían a desviar recursos de los templos a faraones muertos hacía mucho tiempo. [33] El medio más drástico de controlar las propiedades de los templos fue revisar completamente la distribución de sus propiedades en todo el país, lo que podría extenderse al cierre de ciertos templos. Tales cambios podrían alterar significativamente el panorama económico de Egipto. [34] Los templos eran, pues, importantes instrumentos con los que el rey gestionaba los recursos de la nación y su gente. [35] Como supervisores directos de su propia esfera económica, las administraciones de grandes templos ejercieron una influencia considerable y pueden haber planteado un desafío a la autoridad de un faraón débil, [36] aunque no está claro cuán independientes eran. [37]

Una vez que Egipto se convirtió en una provincia romana, una de las primeras medidas de los gobernantes romanos fue implementar una reforma sobre la posesión de la tierra y los impuestos. Los templos egipcios, como importantes terratenientes, debían pagar una renta al gobierno por la tierra que poseían o entregar esa tierra al estado a cambio de un estipendio del gobierno. [38] Sin embargo, los templos y sacerdotes continuaron disfrutando de privilegios bajo el dominio romano, por ejemplo, exención de impuestos y servicios obligatorios. A nivel oficial, los principales funcionarios de los templos se convirtieron en parte del aparato gobernante romano, por ejemplo, recaudando impuestos y examinando cargos contra sacerdotes por violar la ley sacra. [39]

Desarrollo temprano Editar

Los primeros santuarios conocidos aparecieron en el Egipto prehistórico a finales del cuarto milenio antes de Cristo, en sitios como Saïs y Buto en el Bajo Egipto y Nekhen y Coptos en el Alto Egipto. La mayoría de estos santuarios estaban hechos de materiales perecederos como madera, esteras de caña y adobe. [40] A pesar de la impermanencia de estos primeros edificios, el arte egipcio posterior reutilizó y adaptó continuamente elementos de ellos, evocando los santuarios antiguos para sugerir la naturaleza eterna de los dioses y sus lugares de residencia. [41]

En el Período Dinástico Temprano (c.3100-2686 aC), los primeros faraones construyeron complejos funerarios en el centro religioso de Abydos siguiendo un patrón general único, con un recinto rectangular de adobe. [42] En el Reino Antiguo (c. 2686-2181 a. C.) que siguió al Período Dinástico Temprano, los monumentos funerarios reales se expandieron enormemente, mientras que la mayoría de los templos divinos permanecieron comparativamente pequeños, lo que sugiere que la religión oficial en este período enfatizaba más el culto al rey. que el culto directo a las deidades. [43] Las deidades estrechamente relacionadas con el rey, como el dios sol Ra, recibieron más contribuciones reales que otras deidades. [44] El templo de Ra en Heliópolis era un importante centro religioso, y varios faraones del Imperio Antiguo construyeron grandes templos solares en su honor cerca de sus pirámides. [45] Mientras tanto, los pequeños templos provinciales conservaron una variedad de estilos locales de la época predinástica, que no se vieron afectados por los sitios de culto real. [46]

La expansión de los monumentos funerarios comenzó en el reinado de Djoser, quien construyó su complejo completamente de piedra y colocó en el recinto una pirámide escalonada bajo la cual fue enterrado: la Pirámide de Djoser. Durante el resto del Reino Antiguo, la tumba y el templo se unieron en elaborados complejos piramidales de piedra. [47] Cerca de cada complejo de pirámides había una ciudad que satisfacía sus necesidades, ya que las ciudades albergarían templos a lo largo de la historia de Egipto. Otros cambios se produjeron durante el reinado de Sneferu, quien, comenzando con su primera pirámide en Meidum, construyó complejos piramidales simétricamente a lo largo de un eje este-oeste, con un templo en el valle en las orillas del Nilo vinculado a un templo piramidal al pie de la pirámide. . Los sucesores inmediatos de Sneferu siguieron este patrón, pero a partir de finales del Imperio Antiguo, los complejos piramidales combinaron diferentes elementos del plano axial y del plano rectangular de Djoser. [48] ​​Para abastecer los complejos piramidales, los reyes fundaron nuevas ciudades y fincas agrícolas en tierras no desarrolladas de todo Egipto. El flujo de bienes de estas tierras al gobierno central y sus templos ayudó a unificar el reino. [49]

Los gobernantes del Reino Medio (c. 2055-1650 a. C.) continuaron construyendo pirámides y sus complejos asociados. [50] Los raros restos de los templos del Reino Medio, como el de Medinet Madi, muestran que los planos de los templos se volvieron más simétricos durante ese período, y los templos divinos hicieron un uso cada vez mayor de la piedra. El patrón de un santuario que se encuentra detrás de una sala con pilares aparece con frecuencia en los templos del Reino Medio y, a veces, estos dos elementos están al frente de patios abiertos, presagiando el diseño estándar del templo utilizado en tiempos posteriores. [51]

Nuevo Reino Editar

Con mayor poder y riqueza durante el Imperio Nuevo (c. 1550-1070 a. C.), Egipto dedicó aún más recursos a sus templos, que se hicieron más grandes y elaborados. [53] Los roles sacerdotales de rango superior se convirtieron en posiciones permanentes en lugar de rotativas, y controlaban una gran parte de la riqueza de Egipto. Anthony Spalinger sugiere que, a medida que se expandía la influencia de los templos, las celebraciones religiosas que alguna vez habían sido completamente públicas se absorbieron en los rituales festivos cada vez más importantes de los templos. [54] El dios más importante de la época era Amón, cuyo principal centro de culto, el Recinto de Amón-Ra en Karnak en Tebas, eventualmente se convirtió en el más grande de todos los templos, y cuyos sumos sacerdotes pudieron haber ejercido una considerable influencia política. [55]

Muchos templos ahora se construyeron completamente de piedra, y su plan general quedó fijo, con el santuario, los pasillos, los patios y las entradas de pilones orientados a lo largo del camino utilizado para las procesiones festivas. Los faraones del Imperio Nuevo dejaron de usar las pirámides como monumentos funerarios y colocaron sus tumbas a gran distancia de sus templos mortuorios. Sin pirámides alrededor de las cuales construir, los templos mortuorios comenzaron a usar el mismo plan que los dedicados a los dioses. [56]

En medio del Imperio Nuevo, el faraón Akhenaton promovió al dios Aten sobre todos los demás y finalmente abolió la adoración oficial de la mayoría de los demás dioses. Los templos tradicionales fueron descuidados mientras se erigieron nuevos templos de Aten, que diferían marcadamente en diseño y construcción. Pero la revolución de Akhenaton se revirtió poco después de su muerte, con el restablecimiento de los cultos tradicionales y el desmantelamiento de los nuevos templos. Los faraones posteriores dedicaron aún más recursos a los templos, en particular Ramsés II, el constructor de monumentos más prolífico de la historia egipcia. [53] A medida que la riqueza del sacerdocio continuaba creciendo, también lo hacía su influencia religiosa: los oráculos del templo, controlados por los sacerdotes, eran un método cada vez más popular para tomar decisiones. [57] El poder faraónico se desvaneció, y en el siglo XI aC un líder militar Herihor se hizo a sí mismo Sumo Sacerdote de Amón y el de facto gobernante del Alto Egipto, comenzando la fragmentación política del Tercer Período Intermedio (c. 1070–664 a. C.). [58]

A medida que el Reino Nuevo se derrumbó, la construcción de templos mortuorios cesó y nunca fue revivida. [59] Algunos gobernantes del Tercer Período Intermedio, como los de Tanis, [60] fueron enterrados dentro de los recintos de los templos divinos, continuando así el estrecho vínculo entre el templo y la tumba. [61]

Desarrollo posterior Editar

En el Tercer Período Intermedio y el siguiente Período Tardío (664–323 a. C.), el debilitado estado egipcio cayó ante una serie de poderes externos, experimentando sólo períodos ocasionales de independencia. Muchos de estos gobernantes extranjeros financiaron y expandieron templos para fortalecer su derecho a la realeza de Egipto. [62] Uno de esos grupos, los faraones kushitas de los siglos VIII y VII a. C., adoptaron la arquitectura de templos de estilo egipcio para usar en su tierra natal de Nubia, comenzando una larga tradición de sofisticada construcción de templos nubios. [63] En medio de esta confusión, la suerte de varios templos y clérigos cambió y la independencia del sacerdocio de Amón se rompió, pero el poder del sacerdocio en general permaneció. [62]

A pesar de la agitación política, el estilo del templo egipcio continuó evolucionando sin absorber mucha influencia extranjera. [65] Mientras que la construcción de templos anteriores se enfocaba principalmente en dioses masculinos, las diosas y las deidades infantiles se hicieron cada vez más prominentes. Los templos se enfocaron más en actividades religiosas populares como oráculos, cultos a los animales y oración. [66] Continuaron desarrollándose nuevas formas arquitectónicas, como quioscos cubiertos frente a las puertas de enlace, estilos de columnas más elaborados y mammisi, un edificio que celebra el mítico nacimiento de un dios. [67] Aunque las características del estilo tardío del templo se habían desarrollado en el último período de dominio nativo, la mayoría de los ejemplos datan de la era de los Ptolomeos, reyes griegos que gobernaron como faraones durante casi 300 años. [68]

Después de que Roma conquistó el reino ptolemaico en el 30 a. C., los emperadores romanos asumieron el papel de gobernantes y mecenas del templo. [69] Muchos templos en el Egipto romano continuaron construyéndose en estilo egipcio. [70] Otros, incluidos algunos que estaban dedicados a los dioses egipcios, como el templo de Isis en Ras el-Soda, se construyeron en un estilo derivado de la arquitectura romana. [71]

La construcción del templo continuó hasta el siglo III d.C. [72] A medida que el imperio se debilitó en la crisis del siglo III, las donaciones imperiales a los cultos de los templos se agotaron y cesaron casi todas las construcciones y decoraciones. [73] Las actividades de culto en algunos sitios continuaron, dependiendo cada vez más del apoyo financiero y el trabajo voluntario de las comunidades circundantes. [74] En los siglos siguientes, los emperadores cristianos emitieron decretos que eran cada vez más hostiles a los cultos y templos paganos. [75] Algunos cristianos atacaron y destruyeron templos, como en el saqueo del Serapeum y otros templos en Alejandría en el 391 o 392 d. C. [76] [77] A través de alguna combinación de coerción cristiana y pérdida de fondos, los templos dejaron de funcionar en varias veces. Los últimos cultos del templo se extinguieron entre los siglos IV y VI d.C., aunque los lugareños pueden haber venerado algunos sitios mucho después de que cesaron las ceremonias regulares allí. [78] [Nota 3]

Se construyeron templos en todo el Alto y Bajo Egipto, así como en oasis controlados por Egipto en el desierto de Libia hasta el oeste de Siwa, y en puestos de avanzada en la península del Sinaí como Timna. En los períodos en que Egipto dominaba Nubia, los gobernantes egipcios también construyeron templos allí, tan al sur como Jebel Barkal. [82] La mayoría de las ciudades egipcias tenían un templo, [83] pero en algunos casos, como en los templos mortuorios o los templos de Nubia, el templo era una nueva base en un terreno previamente vacío. [30] El lugar exacto de un templo se eligió a menudo por razones religiosas; podría ser, por ejemplo, el lugar de nacimiento mítico o el lugar de enterramiento de un dios. El eje del templo también podría diseñarse para alinearse con lugares de importancia religiosa, como el sitio de un templo vecino o el lugar de salida del sol o estrellas particulares. El Gran Templo de Abu Simbel, por ejemplo, está alineado de modo que dos veces al año el sol naciente ilumina las estatuas de los dioses en su habitación más íntima. La mayoría de los templos estaban alineados hacia el Nilo con un eje que corría aproximadamente de este a oeste. [84] [Nota 4]

Una elaborada serie de rituales de cimentación precedió a la construcción. Un nuevo conjunto de rituales siguió a la finalización del templo, dedicándolo a su dios patrón. Estos ritos fueron llevados a cabo, al menos en teoría, por el rey como parte de sus deberes religiosos, de hecho, en la creencia egipcia, toda la construcción de templos era simbólicamente obra suya. [85] En realidad, fue el trabajo de cientos de sus súbditos, reclutados en el sistema corvée. [86] El proceso de construcción de un templo nuevo, o una adición importante a uno existente, podría durar años o décadas. [87]

El uso de la piedra en los templos egipcios enfatizó su propósito como casas eternas para los dioses y los separó de los edificios para el uso de los mortales, que fueron construidos con adobe. [88] Los primeros templos se construyeron con ladrillos y otros materiales perecederos, y la mayoría de los edificios periféricos en los recintos del templo permanecieron construidos con ladrillos a lo largo de la historia egipcia. [89] Las principales piedras utilizadas en la construcción de templos eran la piedra caliza y la arenisca, que son comunes en Egipto. Las piedras que son más duras y difíciles de tallar, como el granito, se utilizaron en cantidades más pequeñas para elementos individuales como obeliscos. [90] La piedra podría extraerse de las inmediaciones o enviarse por el Nilo desde canteras de otros lugares. [91]

Las estructuras del templo se construyeron sobre cimientos de losas de piedra colocadas en trincheras llenas de arena. [92] En la mayoría de los períodos, las paredes y otras estructuras se construyeron con grandes bloques de diferentes formas. [93] [Nota 5] Los bloques se colocaron en hileras, generalmente sin mortero. Cada piedra fue vestida para encajar con sus vecinas, produciendo bloques cuboides cuyas formas desiguales se entrelazaban. [95] Los interiores de las paredes a menudo se construyeron con menos cuidado, utilizando piedras más ásperas y de peor calidad. [96] Para construir estructuras por encima del nivel del suelo, los trabajadores utilizaron rampas de construcción construidas con diversos materiales como barro, ladrillo o piedra en bruto. [97] Al cortar cámaras en roca viva, los trabajadores excavaban de arriba hacia abajo, esculpiendo un espacio de acceso cerca del techo y cortando hasta el piso. [98] Una vez que se completó la estructura del templo, se revistieron las caras rugosas de las piedras para crear una superficie lisa. Al decorar estas superficies, se grabaron relieves en la piedra o, si la piedra era de muy mala calidad para tallar, una capa de yeso que cubría la superficie de la piedra. [99] Luego, los relieves se decoraron con dorado, incrustaciones o pintura. [100] Las pinturas eran generalmente mezclas de pigmentos minerales con algún tipo de adhesivo, posiblemente goma natural. [99]

La construcción del templo no terminó una vez que se completó el plan original; los faraones a menudo reconstruían o reemplazaban las estructuras deterioradas del templo o añadían a las que aún estaban en pie. En el curso de estas adiciones, con frecuencia desmantelaron los edificios de templos antiguos para usarlos como relleno para los interiores de nuevas estructuras. En raras ocasiones, esto puede deberse a que las estructuras antiguas o sus constructores se habían convertido en anatema, como con los templos de Akhenaton, pero en la mayoría de los casos, la razón parece haber sido la conveniencia. Tal expansión y desmantelamiento podría distorsionar considerablemente el plano original del templo, como sucedió en el enorme Recinto de Amun-Re en Karnak, que desarrolló dos ejes que se cruzan y varios templos satélites. [101]

Como toda la arquitectura del antiguo Egipto, los diseños de los templos egipcios enfatizaban el orden, la simetría y la monumentalidad y combinaban formas geométricas con motivos orgánicos estilizados. [102] Los elementos del diseño del templo también aludían a la forma de los primeros edificios egipcios. Las cornisas de cavetto en la parte superior de las paredes, por ejemplo, se hicieron para imitar filas de hojas de palma colocadas sobre paredes arcaicas, mientras que las molduras de toro a lo largo de los bordes de las paredes pueden haberse basado en postes de madera utilizados en tales edificios. La masa de las paredes exteriores, aunque en parte estaba destinada a garantizar la estabilidad, también era un vestigio de los métodos de construcción arcaicos. [103] Los planos del templo generalmente se centran en un eje que corre en una ligera pendiente desde el santuario hasta la entrada del templo. En el patrón completamente desarrollado utilizado en el Reino Nuevo y más tarde, el camino utilizado para las procesiones festivas, una amplia avenida salpicada de grandes puertas, servía como eje central. El camino estaba destinado principalmente al uso del dios cuando viajaba fuera del santuario; en la mayoría de las ocasiones, la gente usaba puertas laterales más pequeñas. [104] Las partes típicas de un templo, como salas hipóstilas llenas de columnas, patios de peristilo abiertos y torres de torres de entrada, se organizaron a lo largo de este camino en un orden tradicional pero flexible. Más allá del edificio del templo propiamente dicho, los muros exteriores encerraban numerosos edificios satélites. Toda el área encerrada por estos muros a veces se llama temenos, el recinto sagrado dedicado al dios. [105]

El patrón de la sien podría variar considerablemente, aparte del efecto distorsionador de la construcción adicional. Muchos templos, conocidos como hipogeos, fueron excavados enteramente en roca viva, como en Abu Simbel, o tenían cámaras interiores excavadas en la roca con patios de mampostería y pilones, como en Wadi es-Sebua. Usaron el mismo diseño que los templos independientes, pero usaron cámaras excavadas en lugar de edificios como habitaciones interiores. En algunos templos, como los templos mortuorios de Deir el-Bahari, el camino procesional subía por una serie de terrazas en lugar de sentarse en un solo nivel. El Templo Ptolemaico de Kom Ombo fue construido con dos santuarios principales, produciendo dos ejes paralelos que corren a lo largo del edificio. El estilo de templo más idiosincrásico fue el de los templos de Atón construidos por Akhenaton en Akhetaten, en los que el eje pasaba por una serie de patios completamente abiertos llenos de altares. [106]

El diseño tradicional era una variedad muy simbólica de arquitectura sagrada. [107] Era una variante muy elaborada del diseño de una casa egipcia, que reflejaba su papel como hogar del dios. [23] Además, el templo representaba una parte del reino divino en la tierra. El santuario elevado y cerrado se equiparó con la colina sagrada donde se creó el mundo en el mito egipcio y con la cámara funeraria de una tumba, donde el dios licenciado en Letras, o espíritu, llegó a habitar su imagen de culto como un ser humano licenciado en Letras vino a habitar su momia. [108] Este lugar crucial, creían los egipcios, tenía que estar aislado del mundo exterior impuro. [104] Por lo tanto, a medida que uno avanzaba hacia el santuario, la cantidad de luz exterior disminuía y aumentaban las restricciones sobre quién podía entrar. Sin embargo, el templo también podría representar al mundo mismo. El camino procesional podría, por lo tanto, representar el camino del sol que viaja por el cielo, y el santuario de la Duat donde se creía que se ponía y renacía por la noche. El espacio exterior del edificio se equiparó así con las aguas del caos que se encontraban fuera del mundo, mientras que el templo representaba el orden del cosmos y el lugar donde ese orden se renovaba continuamente. [109]

Cámaras interiores Editar

Las cámaras interiores del templo se centraban en el santuario del dios principal del templo, que normalmente se encontraba a lo largo del eje cerca de la parte posterior del edificio del templo, y en los templos piramidales directamente contra la base de la pirámide. El santuario era el centro del ritual del templo, el lugar donde la presencia divina se manifestaba con más fuerza. La forma en que se manifestó varió. En los templos de Aten y los santuarios solares tradicionales, el objeto del ritual era el sol mismo o una piedra Benben que representaba al sol, adorada en un patio abierto al cielo. [111] En muchos templos mortuorios, las áreas interiores contenían estatuas del faraón fallecido, o una puerta falsa donde su licenciado en Letras Se creía que ("personalidad") aparecía recibir ofrendas. [112]

En la mayoría de los templos, el foco era la imagen de culto: una estatua del dios del templo que ese dios licenciado en Letras se creía que habitaba mientras interactuaba con los humanos. [Nota 6] El santuario en estos templos contenía una naos, un santuario similar a un gabinete que albergaba la imagen divina, o una barca modelo que contenía la imagen dentro de su cabaña, que se usaba para transportar la imagen durante las procesiones del festival. [114] En algunos casos, el santuario puede haber albergado varias estatuas de culto. [115] Para enfatizar la naturaleza sagrada del santuario, se mantuvo en total oscuridad. [116] Mientras que en épocas anteriores el santuario se encontraba en la parte trasera del edificio, en los períodos tardío y ptolemaico se convirtió en un edificio independiente dentro del templo, más aislado del mundo exterior por los pasillos y habitaciones circundantes. [104]

Capillas subsidiarias, dedicadas a las deidades asociadas con el dios principal, se encuentran a los lados de la principal. Cuando el dios principal del templo era varón, las capillas secundarias solían estar dedicadas a la consorte mitológica y al hijo de ese dios. Las capillas secundarias de los templos mortuorios estaban dedicadas a los dioses asociados con la realeza. [117]

Varias otras habitaciones vecinas al santuario. Muchas de estas habitaciones se usaban para almacenar equipo ceremonial, textos rituales o objetos de valor del templo, otros tenían funciones rituales específicas. La sala donde se daban las ofrendas a la deidad a menudo estaba separada del santuario mismo, y en los templos sin barca en el santuario, había un santuario separado para almacenar la barca. [118] En los templos tardíos, las áreas rituales podían extenderse a capillas en el techo y criptas debajo del piso. [105] Finalmente, en la pared exterior en la parte posterior del templo, a menudo había nichos para que los laicos oraran al dios del templo, tan cerca como pudieran llegar a su lugar de residencia. [119]

Salas y patios Editar

Las salas hipóstilas, salas cubiertas llenas de columnas, aparecen en los templos a lo largo de la historia egipcia.En el Reino Nuevo, por lo general, se encuentran directamente frente al área del santuario. [121] Estas salas estaban menos restringidas que las habitaciones interiores, y estaban abiertas a los laicos al menos en algunos casos. [119] A menudo también eran menos oscuros: las salas del Imperio Nuevo se elevaban hacia pasillos centrales altos sobre el camino procesional, lo que permitía que un triforio proporcionara una luz tenue. El epítome de este estilo es el Gran Salón Hipóstilo en Karnak, cuyas columnas más grandes tienen 69 pies (21 m) de altura. En períodos posteriores, los egipcios favorecieron un estilo diferente de sala, donde una pared de pantalla baja en el frente dejaba entrar la luz. [121] Las salas en sombras, cuyas columnas a menudo tenían la forma de imitar plantas como el loto o el papiro, eran un símbolo del pantano mitológico que rodeaba el montículo primitivo en el momento de la creación. Las columnas también podrían equipararse con los pilares que sostenían el cielo en la cosmología egipcia. [122]

Más allá de la sala hipóstila había uno o más patios de peristilo abiertos al cielo. Estos patios abiertos, que habían sido parte del diseño del templo egipcio desde el Reino Antiguo, se convirtieron en áreas de transición en el plan estándar del Reino Nuevo, ubicadas entre el espacio público fuera del templo y las áreas más restringidas dentro. Aquí el público se reunió con los sacerdotes y se reunió durante las fiestas. En la parte delantera de cada patio solía haber un pilón, un par de torres trapezoidales que flanqueaban la entrada principal. El pilón se conoce solo por ejemplos dispersos en los Reinos Antiguo y Medio, pero en el Reino Nuevo rápidamente se convirtió en la fachada distintiva e imponente común a la mayoría de los templos egipcios. El pilón sirvió simbólicamente como una torre de guardia contra las fuerzas del desorden y también pudo haber sido destinado a parecerse a Akhet, el jeroglífico para "horizonte", subrayando el simbolismo solar del templo. [123]

El frente de cada pilón tenía nichos para que los pares de mástiles de bandera estuvieran de pie. A diferencia de las torres de alta tensión, esas banderas se habían colocado en las entradas de los templos desde los primeros santuarios predinásticos. Estaban tan estrechamente asociados con la presencia de una deidad que el jeroglífico para ellos llegó a representar la palabra egipcia para "dios". [123]

Recinto Editar

Fuera del edificio del templo, el propio recinto del templo estaba rodeado por una pared rectangular de ladrillos que protegía simbólicamente el espacio sagrado del desorden exterior. [124] En ocasiones, esta función fue más que simbólica, especialmente durante las últimas dinastías nativas en el siglo IV a. C., cuando las murallas estaban completamente fortificadas en caso de invasión del Imperio aqueménida. [125] En los templos tardíos, estos muros con frecuencia tenían hileras de ladrillos alternantes cóncavas y convexas, de modo que la parte superior del muro ondulaba verticalmente. Este patrón puede haber estado destinado a evocar las aguas mitológicas del caos. [126]

Los muros encerraban muchos edificios relacionados con la función del templo. Algunos recintos contienen capillas satélites dedicadas a las deidades asociadas con el dios del templo, incluida la mammisis que celebra el nacimiento del niño mitológico del dios. Los lagos sagrados que se encuentran en muchos recintos de templos servían como depósitos para el agua utilizada en los rituales, como lugares para que los sacerdotes se limpiaran ritualmente y como representaciones del agua de la que emergió el mundo. [105]

Los templos mortuorios a veces contienen un palacio para el espíritu del rey a quien estaba dedicado el templo, construido contra el edificio del templo propiamente dicho. [127] El templo mortuorio de Seti I en Abydos incorpora una estructura subterránea inusual, el Osireion, que puede haber servido como una tumba simbólica para el rey. [128] Los sanatorios en algunos templos proporcionaban un lugar para que los enfermos esperaran los sueños curativos enviados por el dios. Otros edificios del templo incluían cocinas, talleres y almacenes para suplir las necesidades del templo. [129]

Especialmente importante fue el pr ꜥnḫ "casa de la vida", donde el templo editaba, copiaba y almacenaba sus textos religiosos, incluidos los utilizados para los rituales del templo. La casa de la vida también funcionaba como un centro general de aprendizaje, que contenía obras sobre temas no religiosos como historia, geografía, astronomía y medicina. [130] Aunque estos edificios periféricos estaban dedicados a propósitos más mundanos que el templo mismo, todavía tenían un significado religioso, incluso los graneros podrían usarse para ceremonias específicas. [129]

A través del recinto corría el camino procesional, que conducía desde la entrada del templo a través de la puerta principal en el muro del recinto. El camino estaba frecuentemente decorado con estatuas de esfinges y marcado por estaciones de barca, donde los sacerdotes que llevaban la barca del festival podían dejarla para descansar durante la procesión. El camino procesional generalmente terminaba en un muelle en el Nilo, que servía como punto de entrada para los visitantes fluviales y punto de salida para la procesión del festival cuando viajaba por agua. [131] En los templos piramidales del Imperio Antiguo, el muelle colindaba con un templo completo (el templo del valle), que estaba unido al templo piramidal por la calzada procesional. [132]

Decoración Editar

El edificio del templo estaba decorado de forma elaborada con relieves y esculturas independientes, todas con significado religioso. Al igual que con la estatua de culto, se creía que los dioses estaban presentes en estas imágenes, impregnando el templo de un poder sagrado. [133] Los símbolos de lugares en Egipto o partes del cosmos realzaban la geografía mítica ya presente en la arquitectura del templo. Las imágenes de los rituales sirvieron para reforzar el efecto mágico de los rituales y para perpetuar ese efecto incluso si los rituales dejaban de realizarse. Debido a su naturaleza religiosa, estas decoraciones mostraban una versión idealizada de la realidad, emblemática del propósito del templo más que eventos reales. [134] Por ejemplo, se mostraba al rey realizando la mayoría de los rituales, mientras que los sacerdotes, si se representaban, eran secundarios. No era importante que rara vez estuviera presente en estas ceremonias, era su papel como intermediario con los dioses lo que importaba. [135]

La forma más importante de decoración fue el relieve. [136] El relieve se hizo más extenso con el tiempo, y en los templos tardíos, las paredes, los techos, las columnas y las vigas estaban decoradas, [137] al igual que las estelas independientes erigidas dentro del recinto. [138] Los artistas egipcios utilizaron tanto el bajorrelieve como el relieve hundido. El bajo relieve permitía un arte más sutil pero implicaba más tallado que relieve hundido. Por lo tanto, el relieve hundido se utilizó en piedra más dura y difícil y cuando los constructores querían terminar rápidamente. [99] También era apropiado para superficies exteriores, donde las sombras que creaba hacía que las figuras resaltaran a la luz del sol. [87] Los relieves terminados se pintaron usando los colores básicos negro, blanco, rojo, amarillo, verde y azul, aunque los artistas a menudo mezclaban pigmentos para crear otros colores, [99] y los templos ptolemaicos eran especialmente variados, usando colores inusuales como púrpura como acentos. [139] En algunos templos, las piezas de vidrio o loza de colores con incrustaciones o dorados sustituían a la pintura. [100]

La decoración del templo es una de las fuentes de información más importantes sobre el antiguo Egipto. Incluye calendarios de festivales, relatos de mitos, representaciones de rituales y textos de himnos. Los faraones registraron sus actividades de construcción de templos y sus campañas contra los enemigos de Egipto. [136] Los templos ptolemaicos van más allá para incluir información de todo tipo tomada de las bibliotecas del templo. [140] La decoración en una habitación determinada representa las acciones realizadas allí o tiene algún vínculo simbólico con el propósito de la habitación, proporcionando una gran cantidad de información sobre las actividades del templo. [141] Las paredes interiores se dividieron en varios registros. Los registros más bajos estaban decorados con plantas que representaban el pantano primitivo, mientras que los techos y la parte superior de las paredes estaban decorados con estrellas y pájaros voladores para representar el cielo. [109] Las ilustraciones de los rituales, rodeadas de texto relacionado con los rituales, a menudo llenaban los registros medio y superior. [142] Los tribunales y las paredes exteriores a menudo registraban las hazañas militares del rey. El pilón mostraba la "escena del golpe", un motivo en el que el rey derriba a sus enemigos, simbolizando la derrota de las fuerzas del caos. [143]

El texto de las paredes era la escritura jeroglífica formal. Algunos textos se escribieron en forma "criptográfica", utilizando símbolos de una manera diferente a las convenciones normales de la escritura jeroglífica. El texto criptográfico se volvió más extenso y complejo en la época ptolemaica. Las paredes de los templos también suelen tener grafitis escritos o dibujados, tanto en idiomas modernos como en idiomas antiguos como el griego, el latín y el demótico, la forma del egipcio que se usaba comúnmente en la época grecorromana. Aunque no forma parte de la decoración formal del templo, el grafiti puede ser una importante fuente de información sobre su historia, tanto cuando sus cultos estaban funcionando como después de su abandono. Los grafitis antiguos, por ejemplo, a menudo mencionan los nombres y títulos de los sacerdotes que trabajaban en el templo, y los viajeros modernos a menudo inscribían sus nombres en los templos que visitaban. [144] Los grafitis dejados por sacerdotes y peregrinos en Filae incluyen el último texto jeroglífico antiguo, inscrito en el 394 d. C., y el último en escritura demótica, del 452 d. C. [145]

La escultura grande e independiente incluía obeliscos, pilares altos y puntiagudos que simbolizaban el sol. El más grande, el obelisco de Letrán, tenía más de 36 m (118 pies) de altura. [146] A menudo se colocaban en parejas frente a las torres de alta tensión o en cualquier otro lugar a lo largo del eje del templo. Las estatuas del rey, que se colocaron de manera similar, también alcanzaron un tamaño colosal: los Colosos de Memnon en el templo mortuorio de Amenhotep III y la estatua de Ramsés II en el Ramesseum son las estatuas independientes más grandes hechas en el antiguo Egipto. [147] También había figuras de dioses, a menudo en forma de esfinge, que servían como guardianes simbólicos del templo. Las estatuas más numerosas eran figuras votivas donadas al templo por reyes, particulares o incluso pueblos para ganar el favor divino. Podían representar al dios al que estaban dedicados, las personas que donaron la estatua o ambos. [148] Las estatuas del templo más esenciales eran las imágenes de culto, que generalmente estaban hechas o decoradas con materiales preciosos como oro y lapislázuli. [149]

Relieve pintado en marcos de puertas y techos en Medinet Habu. Siglo XII antes de Cristo.

Friso de uraei esculpidos, o cobras en crecimiento, encima de una pared en el complejo piramidal de Djoser. Siglo veintiocho antes de Cristo.

Relieve en un biombo entre columnas en Dendera, con imágenes de plantas de marisma en la base, molduras de toro enmarcando el relieve y una cornisa cavetto con un emblema de sol alado rematado por un friso de uraei. Del siglo primero al segundo d.C. [64]

Obelisco de Senusret I en Heliópolis. Siglo XX antes de Cristo.

Estatua de Pinedjem I, el Sumo Sacerdote de Amón en Karnak, como faraón. Siglo XI antes de Cristo.

Un templo necesitaba mucha gente para realizar sus rituales y deberes de apoyo. Los sacerdotes realizaban las funciones rituales esenciales del templo, pero en la ideología religiosa egipcia eran mucho menos importantes que el rey. Todas las ceremonias eran, en teoría, actos del rey, y los sacerdotes simplemente ocupaban su lugar. Por lo tanto, los sacerdotes estaban sujetos a la autoridad del rey, y él tenía derecho a nombrar al sacerdocio a quien quisiera. De hecho, en los Reinos Antiguo y Medio, la mayoría de los sacerdotes eran funcionarios del gobierno que dejaban sus deberes seculares durante parte del año para servir en el templo por turnos. [150] Una vez que el sacerdocio se volvió más profesional, el rey parece haber usado su poder sobre los nombramientos principalmente para los puestos de más alto rango, generalmente para recompensar a un funcionario favorito con un trabajo o para intervenir por razones políticas en los asuntos de un culto importante. . Delegó nombramientos menores en su visir o en los mismos sacerdotes. En el último caso, el titular de un cargo nombró a su propio hijo como su sucesor, o el clero del templo se reunió para decidir quién debía ocupar un puesto vacío. [151] Los cargos sacerdotales eran extremadamente lucrativos y solían ser ocupados por los miembros más ricos e influyentes de la sociedad egipcia. [152] En el período grecorromano, los oficios sacerdotales continuaron siendo ventajosos. Especialmente en las zonas rurales, los sacerdotes egipcios se distinguían de otros habitantes por los ingresos y los privilegios asociados a los oficios sacerdotales, pero también por su educación en lectura y escritura. Los cargos de alto rango seguían siendo tan lucrativos que algunos sacerdotes lucharon por su ocupación en largos casos judiciales. Sin embargo, eso puede haber cambiado en el período romano posterior, cuando Egipto estuvo sujeto a procesos a gran escala de cambio económico, social, cultural y religioso. [153]

Los requisitos para el sacerdocio variaron con el tiempo y entre los cultos de diferentes dioses. Aunque en los oficios sacerdotales se incluía un conocimiento detallado, se sabe poco acerca del conocimiento o capacitación que se pudo haber requerido de los funcionarios. Los sacerdotes debían observar estrictas normas de pureza ritual antes de ingresar a las áreas más sagradas. Se afeitaban la cabeza y el cuerpo, se lavaban varias veces al día y solo vestían ropa limpia de lino. No se les exigía que fueran célibes, pero las relaciones sexuales los dejaban inmundos hasta que se sometían a una mayor purificación. Los cultos de dioses específicos pueden imponer restricciones adicionales relacionadas con la mitología de ese dios, como reglas que prohíben comer la carne de un animal que representa al dios. [154] La aceptación de mujeres en el sacerdocio fue variable. En el Reino Antiguo, muchas mujeres sirvieron como sacerdotes, pero su presencia en el clero disminuyó drásticamente en el Reino Medio antes de aumentar en el Tercer Período Intermedio. Los puestos menores, como el de músico en las ceremonias, permanecieron abiertos a las mujeres incluso en los períodos más restrictivos, al igual que el papel especial de una consorte ceremonial del dios. Este último papel fue muy influyente, y la más importante de estas consortes, la Esposa de Amón de Dios, incluso suplantó al Sumo Sacerdote de Amón durante el Período Tardío. [155]

A la cabeza de la jerarquía del templo estaba el sumo sacerdote, que supervisaba todas las funciones religiosas y económicas del templo y en los cultos más importantes era una figura política importante. Debajo de él podría haber hasta tres grados de sacerdotes subordinados que podrían sustituirlo en las ceremonias. [156] Si bien estos rangos superiores eran puestos de tiempo completo desde el Reino Nuevo en adelante, los grados inferiores del sacerdocio todavía trabajaban en turnos durante el transcurso del año. [157] Mientras que muchos sacerdotes realizaban una variedad de tareas domésticas, el clero también contaba con varios especialistas en rituales. [158] Destacado entre estos roles especializados era el del sacerdote lector que recitaba himnos y hechizos durante los rituales del templo, y que alquilaba sus servicios mágicos a laicos. [159] Además de sus sacerdotes, un gran templo empleaba cantantes, músicos y bailarines para actuar durante los rituales, además de los agricultores, panaderos, artesanos, constructores y administradores que suplían y gestionaban sus necesidades prácticas. [160] En la era ptolemaica, los templos también podían albergar a personas que habían buscado asilo dentro del recinto, o reclusos que se dedicaban voluntariamente a servir al dios y vivir en su casa. [161] Un culto importante, por lo tanto, podría tener más de 150 sacerdotes a tiempo completo o parcial, [162] con decenas de miles de empleados no sacerdotales trabajando en sus tierras en todo el país. [163] Estos números contrastan con los templos de tamaño medio, que pueden haber tenido de 10 a 25 sacerdotes, y con los templos provinciales más pequeños, que pueden tener solo uno. [164]

Los deberes de algunos sacerdotes los llevaron más allá del recinto del templo. Formaban parte del séquito en festivales que viajaban de un templo a otro, y clérigos de todo el país enviaban representantes al festival nacional Sed que reforzaba el poder divino del rey. Algunos templos, como los de las ciudades vecinas de Menfis y Letopolis, eran supervisados ​​por el mismo sumo sacerdote. [165]

En ciertos momentos había una oficina administrativa que presidía todos los templos y clérigos. En el Reino Antiguo, los reyes dieron esta autoridad primero a sus parientes y luego a sus visires. En el reinado de Thutmosis III, el cargo pasó de los visires a los sumos sacerdotes de Amón, que lo ocuparon durante gran parte del Reino Nuevo. [166] Los romanos establecieron una oficina similar, la del sumo sacerdote para todo Egipto, que supervisó los cultos del templo hasta su extinción. [167]

Rituales diarios Editar

Los rituales diarios en la mayoría de los templos incluían dos secuencias de ritos de ofrenda: uno para limpiar y vestir al dios para el día, y otro para presentarlo con una comida. El orden exacto de los eventos en estos rituales es incierto y puede haber variado algo cada vez que se realizaron. Además, las dos secuencias probablemente se superponen entre sí. [168] Al amanecer, el sacerdote oficiante entró en el santuario, llevando una vela para iluminar la habitación. Abrió las puertas del santuario y se postró ante la imagen del dios, recitando himnos en su alabanza. Sacó al dios del santuario, lo vistió (reemplazando la ropa del día anterior) y lo ungió con óleo y pintura. [169] En algún momento, el sacerdote presentó la comida del dios, que incluía una variedad de carnes, frutas, verduras y pan. [170]

Se creía que el dios consumía solo la esencia espiritual de esta comida. Esta creencia permitió que la comida se distribuyera a otros, un acto que los egipcios llamaron la "reversión de las ofrendas". La comida pasó primero a las otras estatuas en todo el templo, luego a las capillas funerarias locales para el sustento de los muertos, y finalmente a los sacerdotes que la comieron. [171] Las cantidades, incluso para la comida diaria, eran tan grandes que sólo una pequeña parte se podía colocar en las mesas de ofrendas. La mayor parte debe haber ido directamente a estos usos secundarios. [172]

Las obras de arte del templo a menudo muestran al rey presentando una imagen de la diosa Maat a la deidad del templo, un acto que representaba el propósito de todas las demás ofrendas. [169] El rey puede haber presentado una figura real de Maat a la deidad, o los relieves del templo que representan el acto pueden haber sido puramente simbólicos. [173]

Otros rituales de ofrenda se llevaron a cabo al mediodía y al atardecer, aunque el santuario no fue reabierto. [169] Algunas ceremonias distintas de las ofrendas también se llevaban a cabo a diario, incluidos los rituales específicos de un dios en particular. En el culto al dios del sol Ra, por ejemplo, se cantaban himnos día y noche durante cada hora del viaje del dios a través del cielo.[174] Muchas de las ceremonias representaban en el ritual la batalla contra las fuerzas del caos. Podrían, por ejemplo, implicar la destrucción de modelos de dioses enemigos como Apep o Set, actos que se creía que tenían un efecto real a través del principio de ḥkꜣ (Pronunciación egiptológica heka) "magia". [170]

De hecho, los egipcios creían que todas las acciones rituales lograban su efecto a través de ḥkꜣ. [175] Era una fuerza fundamental que los rituales debían manipular. El uso de magia, las personas, los objetos y las acciones se equipararon con sus contrapartes en el reino divino y, por lo tanto, se creía que afectaban los eventos entre los dioses. [176] En la ofrenda diaria, por ejemplo, la estatua de culto, independientemente de la deidad que representaba, estaba asociada con Osiris, el dios de los muertos. El sacerdote que realizaba el ritual se identificó con Horus, el hijo vivo de Osiris, quien en la mitología sostuvo a su padre después de la muerte a través de ofrendas. [177] Al equipararse mágicamente a sí mismo con un dios en un mito, el sacerdote pudo interactuar con la deidad del templo. [176]

Festivales Editar

En días de particular importancia religiosa, los rituales diarios fueron reemplazados por celebraciones festivas. Diferentes festivales ocurrieron en diferentes intervalos, aunque la mayoría eran anuales. [178] Su cronología se basó en el calendario civil egipcio, que la mayor parte del tiempo estaba muy alejado del año astronómico. Por lo tanto, si bien muchos festivales tenían un origen estacional, su sincronización perdió su conexión con las estaciones. [179] La mayoría de los festivales se llevaban a cabo en un solo templo, pero otros podían involucrar dos o más templos o una región entera de Egipto, algunos se celebraban en todo el país. En el Reino Nuevo y más tarde, el calendario de festividades en un solo templo podría incluir docenas de eventos, por lo que es probable que la mayoría de estos eventos solo fueran observados por los sacerdotes. [180] En aquellas fiestas que implicaban una procesión fuera del templo, la población local también se reunía para mirar y celebrar. Estas fueron las ceremonias del templo más elaboradas, acompañadas de la recitación de himnos y la actuación de músicos. [181]

Las ceremonias del festival implicaban la recreación de eventos mitológicos o la realización de otros actos simbólicos, como el corte de una gavilla de trigo durante el festival relacionado con la cosecha dedicado al dios Min. [182] Muchas de estas ceremonias se llevaron a cabo solo dentro del edificio del templo, como el festival de la "unión con el disco solar" que se practicaba en el Período Tardío y posteriormente, cuando las estatuas de culto se llevaban al techo del templo al comienzo del Año Nuevo. ser animado por los rayos del sol. En las fiestas que involucraban una procesión, los sacerdotes sacaban la imagen divina del santuario, generalmente en su modelo de barca, para visitar otro sitio. La barca puede viajar completamente por tierra o cargarse en un barco real para viajar por el río. [183]

El propósito de la visita del dios varió. Algunos estaban vinculados a la ideología de la realeza. En el Festival Opet, una ceremonia extremadamente importante durante el Reino Nuevo, la imagen de Amón de Karnak visitó la forma de Amón adorada en el Templo de Luxor, y ambos actuaron para reafirmar el gobierno divino del rey. [184] Otras celebraciones tuvieron un carácter funerario, como en el Festival Hermoso del Valle, cuando Amón de Karnak visitó los templos mortuorios de la necrópolis tebana para visitar a los reyes allí conmemorados, mientras que la gente común visitó las capillas funerarias de sus propios difuntos. parientes. [185] Algunos pueden haberse centrado en matrimonios rituales entre deidades, o entre deidades y sus consortes humanos, aunque la evidencia de que el matrimonio ritual era su propósito es ambigua. Un ejemplo destacado es un festival en el que se traía anualmente una imagen de Hathor del complejo del templo de Dendera para visitar el templo de Edfu, el templo de su consorte mitológico Horus. [186] Estas variadas ceremonias estaban unidas por el amplio propósito de renovar la vida entre los dioses y en el cosmos. [187]

Los dioses que participaban en un festival también recibían ofrendas en cantidades mucho mayores que en las ceremonias diarias. Es poco probable que las enormes cantidades de comida enumeradas en los textos festivos se hayan dividido solo entre los sacerdotes, por lo que es probable que los plebeyos celebrantes también participaran en la reversión de estas ofrendas. [188]

Animales sagrados Editar

Algunos templos guardaban animales sagrados, que se creía que eran manifestaciones del dios del templo. licenciado en Letras de la misma forma que las imágenes de culto. Cada uno de estos animales sagrados se guardaba en el templo y se adoraba durante un cierto período de tiempo, que iba desde un año hasta la vida del animal. Al final de ese tiempo, fue reemplazado por un nuevo animal de la misma especie, que fue seleccionado por un oráculo divino o basado en marcas específicas que se suponía que indicaban su naturaleza sagrada. Entre los animales más destacados se encontraban los Apis, un toro sagrado adorado como una manifestación del dios de Menfita, Ptah, y el halcón de Edfu, que representaba al dios halcón Horus. [189]

Durante el Período Tardío, se desarrolló una forma diferente de adoración que involucraba a los animales. En este caso, los laicos pagaban a los sacerdotes para que mataran, momificaran y enterraran un animal de una especie en particular como ofrenda a un dios. Estos animales no se consideraban especialmente sagrados, pero como especie, estaban asociados con el dios porque estaba representado en la forma de ese animal. El dios Thoth, por ejemplo, podría representarse como un ibis y como un babuino, y le fueron regalados tanto ibis como babuinos. [190] Aunque esta práctica era distinta de la adoración de representantes divinos individuales, algunos templos tenían reservas de animales que podían seleccionarse para cualquier propósito. [191] Estas prácticas produjeron grandes cementerios de animales momificados, como las catacumbas alrededor del Serapeum de Saqqara, donde los toros Apis fueron enterrados junto con millones de ofrendas de animales. [192]

Oráculos Editar

Al comienzo del Reino Nuevo, y posiblemente antes, la procesión del festival se había convertido en una oportunidad para que la gente buscara oráculos del dios. Sus preguntas trataban de temas que iban desde la ubicación de un objeto perdido hasta la mejor opción para un nombramiento gubernamental. Se tomaron los movimientos de la barca mientras la llevaban sobre los hombros de los porteadores —haciendo gestos simples para indicar "sí" o "no", inclinándose hacia las tablillas en las que estaban escritas las posibles respuestas o moviéndose hacia una persona en particular en la multitud—. para indicar la respuesta del dios. [193] En el período grecorromano, y posiblemente mucho antes, los oráculos se usaban fuera del festival, lo que permitía a la gente consultarlos con frecuencia. Los sacerdotes interpretaban los movimientos de los animales sagrados o, al hacerles preguntas directamente, escribían o pronunciaban las respuestas que supuestamente habían recibido del dios en cuestión. [194] La afirmación de los sacerdotes de hablar en nombre de los dioses o interpretar sus mensajes les dio una gran influencia política y proporcionó los medios para que los sumos sacerdotes de Amón dominaran el Alto Egipto durante el Tercer Período Intermedio. [193]

Adoración popular Editar

Aunque fueron excluidos de los rituales formales del templo, los laicos todavía buscaban interactuar con los dioses. Hay poca evidencia de las prácticas religiosas de personas individuales de la historia egipcia temprana, por lo que la comprensión del tema por parte de los egiptólogos se deriva principalmente del Imperio Nuevo o períodos posteriores. [195] La evidencia de esos tiempos indica que mientras los egipcios comunes usaban muchos lugares para interactuar con lo divino, como santuarios domésticos o capillas comunitarias, los templos oficiales con sus dioses secuestrados eran un foco importante de veneración popular. [196]

Incapaces de abordar la imagen de culto directamente, los laicos aún intentaron transmitirle sus oraciones. En ocasiones, relataban mensajes a los sacerdotes para que los entregaran a la deidad del templo, en otras ocasiones expresaban su piedad en las partes del templo a las que podían acceder. Los tribunales, las puertas y las salas hipóstilas pueden tener espacios designados para la oración pública. [119] A veces, la gente dirigía sus llamamientos a los colosos reales, que se creía que actuaban como intermediarios divinos. [197] Más áreas privadas para la devoción se ubicaron en la pared exterior del edificio, donde grandes nichos servían como "capillas del oído que oía" para que las personas hablaran con el dios. [119]

Los egipcios también interactuaron con las deidades a través de la donación de ofrendas, que iban desde simples piezas de joyería hasta estatuas y estelas grandes y finamente talladas. [196] Entre sus contribuciones se encontraban estatuas que se sentaban en los patios del templo, que servían como monumentos a los donantes después de su muerte y recibían porciones de las ofrendas del templo para sostener el espíritu de los donantes. Otras estatuas sirvieron como obsequios al dios del templo, y las estelas con inscripciones transmitieron a la deidad residente las oraciones y los mensajes de agradecimiento de los donantes. A lo largo de los siglos, muchas de estas estatuas se acumularon dentro del edificio de un templo que los sacerdotes a veces las apartaron del camino enterrándolas en escondites debajo del piso. [198] Los plebeyos ofrecieron modelos sencillos de madera o arcilla como votivas. La forma de estos modelos puede indicar el motivo de su donación. Las figuras de mujeres se encuentran entre los tipos más comunes de figuras votivas, y algunas están inscritas con una oración para que una mujer tenga un hijo. [199]

Las procesiones del festival ofrecían a los laicos la oportunidad de acercarse y tal vez incluso vislumbrar la imagen de culto en su barca, y de recibir porciones de la comida del dios. [200] Debido a que los rituales clave de cualquier festival aún se llevaban a cabo dentro del templo, fuera de la vista del público, el egiptólogo Anthony Spalinger ha cuestionado si las procesiones inspiraron "sentimientos religiosos" genuinos o simplemente fueron vistas como ocasiones para la juerga. [201] En cualquier caso, los eventos oraculares durante los festivales brindaron una oportunidad para que las personas recibieran respuestas de las deidades normalmente aisladas, al igual que las otras variedades de oráculos que se desarrollaron al final de la historia egipcia. Los templos eventualmente se convirtieron en un lugar para otro tipo de contacto divino: los sueños. Los egipcios vieron en los sueños un medio de comunión con el reino divino, y en el período ptolemaico muchos templos proporcionaron edificios para la incubación ritual. La gente dormía en estos edificios con la esperanza de ponerse en contacto con el dios del templo. Los peticionarios a menudo buscaron una solución mágica para la enfermedad o la infertilidad. Otras veces buscaban la respuesta a una pregunta, recibiendo la respuesta a través de un sueño en lugar de un oráculo. [202]

Después de que cesaron sus actividades religiosas originales, los templos egipcios sufrieron un lento deterioro. Muchos fueron desfigurados por cristianos que intentaban borrar los restos de la antigua religión egipcia. [203] Algunos edificios del templo, como el mammisi en Dendera o en la sala hipóstila de Philae, se adaptaron a iglesias u otros tipos de edificios. [204] Por lo general, los sitios quedaron en desuso, como en el Templo de Khnum en Elefantina, mientras que los lugareños se llevaron sus piedras para que sirvieran como material para los nuevos edificios. [205] El desmantelamiento de los templos de piedra continuó hasta bien entrada la época moderna. [206] La piedra caliza fue especialmente útil como fuente de cal, por lo que casi todos los templos construidos con piedra caliza fueron desmantelados. Los templos de arenisca, que se encuentran principalmente en el Alto Egipto, tenían más probabilidades de sobrevivir. [207] Lo que los humanos dejaron intacto todavía estaba sujeto a la intemperie natural. Los templos en áreas desérticas podrían estar cubiertos en parte por montones de arena, mientras que los cercanos al Nilo, particularmente en el Bajo Egipto, a menudo estaban enterrados bajo capas de limo transportado por el río. Por lo tanto, algunos sitios de templos importantes como Memphis quedaron en ruinas, mientras que muchos templos lejos del Nilo y centros de población permanecieron en su mayoría intactos. Con la comprensión de la escritura jeroglífica perdida, la información sobre la cultura egipcia que se conservaba en los templos sobrevivientes era incomprensible para el mundo. [208]

La situación cambió drásticamente con la campaña francesa en Egipto y Siria en 1798, que trajo consigo un cuerpo de eruditos para examinar los monumentos antiguos supervivientes. Los resultados de su estudio inspiraron una fascinación por el antiguo Egipto en toda Europa. A principios del siglo XIX, un número creciente de europeos viajó a Egipto, tanto para ver los monumentos antiguos como para coleccionar antigüedades egipcias. [209] Muchos artefactos del templo, desde pequeños objetos hasta enormes obeliscos, fueron removidos por gobiernos externos y coleccionistas privados. Esta ola de egiptomanía resultó en el redescubrimiento de sitios de templos como Abu Simbel, pero los artefactos e incluso templos enteros a menudo se trataban con gran descuido. [210] Los descubrimientos del período hicieron posible el desciframiento de los jeroglíficos egipcios y los inicios de la egiptología como disciplina académica. [211]

Los egiptólogos del siglo XIX estudiaron los templos intensamente, pero su énfasis estaba en la colección de artefactos para enviar a sus propios países, y sus métodos de excavación descuidados a menudo causaron más daño. [213] Lentamente, la actitud de caza de antigüedades hacia los monumentos egipcios dio paso a un cuidadoso estudio y esfuerzos de preservación. El gobierno también tomó un mayor control de la actividad arqueológica a medida que aumentaba la independencia de Egipto de las potencias extranjeras.

Sin embargo, incluso en los últimos tiempos, los restos antiguos se han enfrentado a amenazas. La más severa fue la construcción de la presa de Asuán en la década de 1960, que amenazó con sumergir los templos en lo que había sido la Baja Nubia debajo del recién formado lago Nasser. [214] Un gran esfuerzo de las Naciones Unidas desmontó algunos de los monumentos amenazados y los reconstruyó en un terreno más alto, y el gobierno egipcio entregó varios de los otros, como el Templo de Dendur, el Templo de Taffeh y el Templo de Debod, como regalos a las naciones que habían contribuido al esfuerzo de preservación. Sin embargo, varios otros templos desaparecieron debajo del lago. [215]

Hoy en día hay docenas de sitios con importantes restos de templos, [216] aunque existieron muchos más, y ninguno de los principales templos del Bajo o Medio Egipto está bien conservado. [217] Los que están bien conservados, como Karnak, Luxor y Abu Simbel, atraen a turistas de todo el mundo y, por lo tanto, son una atracción clave para la industria turística egipcia, que es un sector importante de la economía egipcia. [218] Tres sitios de templos, la antigua Tebas con su necrópolis, Memphis y su necrópolis, y los monumentos nubios desde Abu Simbel hasta Filae, han sido designados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. El gobierno egipcio está trabajando para equilibrar las demandas del turismo con la necesidad de proteger los monumentos antiguos de los efectos nocivos de la actividad turística. [219] El trabajo arqueológico también continúa, ya que muchos restos de templos aún están enterrados y muchos templos existentes aún no se han estudiado completamente. Incluso se están reconstruyendo algunas estructuras dañadas o destruidas, como los templos de Akhenaton. Estos esfuerzos están mejorando la comprensión moderna de los templos egipcios, lo que a su vez permite una mejor comprensión de la sociedad egipcia antigua en su conjunto. [220]

  1. ^ Muchos egiptólogos, como Wolfgang Helck y Dietrich Wildung, han argumentado que los egipcios no creían que sus reyes fueran divinos. Sin embargo, la divinidad del rey se enfatiza constantemente en los escritos oficiales: los productos de la corte real y el establecimiento religioso. Por lo tanto, independientemente de si los egipcios comunes creían en él, la naturaleza divina del rey es clave para la ideología del templo egipcio. [7]
  2. ^ La frase "mansión de millones de años" se toma a menudo como el término egipcio para un templo mortuorio. En varios casos, los egipcios usaron esta frase para referirse a edificios sagrados que generalmente no se consideran "mortuorios", como el Templo de Luxor y el Salón de Fiestas de Thutmosis III en Karnak. [16] Patricia Spencer sugiere que el término se aplicaba a "cualquier templo en el que se observara el culto al rey, incluso si el templo estaba dedicado, en primera instancia, al dios principal de la zona". [17]
  3. ^ Muchos templos fueron abandonados durante o antes del siglo III, aunque las menciones de sacerdotes en los textos en papiro muestran que algunos cultos continuaron existiendo hasta al menos el 330. [79] El templo de Isis en Philae, en la frontera sur de Egipto con Nubia, fue el último templo en pleno funcionamiento. Los eruditos han creído tradicionalmente, basándose en los escritos de Procopio, que fue cerrado alrededor del año 535 d.C. por una expedición militar bajo Justiniano I. Jitse Dijkstra ha argumentado que el relato de Procopio sobre el cierre del templo es inexacto y que la actividad religiosa regular cesó poco después. la última fecha inscrita en el templo, en el 456 o 457 d. C. [80] Eugene Cruz-Uribe sugiere en cambio que durante el siglo V y principios del VI el templo estuvo vacío la mayor parte del tiempo, pero que los nubios que vivían cerca continuaron celebrando festividades periódicas allí hasta bien entrado el siglo VI. [81]
  4. ^ Debido a que el eje estaba alineado a 90 grados del flujo generalmente norte-sur del río, las irregularidades en el curso del Nilo significaban que la orientación no siempre se ajustaba a las direcciones verdaderas. [84]
  5. ^ En sus primeras construcciones de piedra, los egipcios hicieron pequeños bloques con forma de ladrillos de barro. Los bloques grandes eran típicos de todos los demás períodos, excepto en el período de Amarna, cuando los templos de Atón se construyeron con pequeños y estandarizados talatat bloques, posiblemente para acelerar la construcción. [93] Los templos ptolemaicos y romanos se construyeron en hileras regulares, con los bloques dentro de cada hilera cortados a la misma altura. [94]
  6. ^ No se sabe con certeza que ninguna de las estatuas de deidades sobrevivientes hayan sido imágenes de culto, aunque algunas tienen las características adecuadas para haber cumplido ese propósito. [113]

Citas Editar

  1. ^Arnold 1999, págs. 119, 162, 221.
  2. ^Spencer 1984, págs. 22, 43.
  3. ^Snape 1996, pág. 9.
  4. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 89–91.
  5. ^Assmann 2001, pág. 4
  6. ^Shafer 1997, págs. 1-2.
  7. ^Haeny 1997, págs. 126, 281.
  8. ^Shafer 1997, pág. 3.
  9. ^Wilkinson 2000, págs.8, 86.
  10. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 103, 111–112.
  11. ^Meeks y Favard-Meeks 1996, págs. 126-128.
  12. ^Wilkinson 2000, pág. 82.
  13. ^Teeter 2001, pág. 340.
  14. ^Reymond 1969, págs. 323–327.
  15. ^Assmann 2001, págs. 19-25.
  16. ^ aBHaeny 1997, págs. 89-102.
  17. ^Spencer 1984, pág. 25.
  18. ^Shafer 1997, págs. 3-4.
  19. ^Quirke 1997b, pág. 46.
  20. ^Haeny 1997, págs. 123-126.
  21. ^Shafer 1997, págs. 2-3.
  22. ^Wilkinson 2000, págs. 90–93
  23. ^ aBSpencer 1984, pág. 17.
  24. ^Sauneron 2000, págs. 52–53.
  25. ^Katary 2011, págs. 7-8
  26. ^Haring 1997, págs. 142-143.
  27. ^Wilkinson 2000, pág. 88.
  28. ^Haring 1997, págs. 372–379.
  29. ^Wilkinson 2000, págs. 50, 75.
  30. ^ aBKemp 1973, págs. 661, 666–667.
  31. ^ aBCKatary 2011, págs. 4–7.
  32. ^Haring 1997, pág. 395.
  33. ^Haring 1997, págs. 392–395
  34. ^Quirke 2001, pág. 168.
  35. ^Haring 1997, págs. 389, 394–396.
  36. ^Sauneron 2000, págs. 169-170, 182.
  37. ^Kemp 2006, págs. 297–299.
  38. ^Monson 2012, págs. 136-141.
  39. ^ Sippel, Benjamin (2020). Gottesdiener und Kamelzüchter: Das Alltags- und Sozialleben der Sobek-Priester im kaiserzeitlichen Fayum. Wiesbaden: Harrassowitz. págs. 208–227, 253–257. ISBN978-3-447-11485-1.
  40. ^Verner 2013, págs. 511–515.
  41. ^Snape 1996, págs. 15-17.
  42. ^Arnold 1997, págs. 32, 258.
  43. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, pág. 78.
  44. ^Goedicke 1978, págs. 121-124.
  45. ^Quirke 2001, págs. 84–90.
  46. ^Kemp 2006, págs. 113-114, 134-135.
  47. ^Quirke 2001, págs. 118-119.
  48. ^Lehner 1997, págs. 18-19, 230-231.
  49. ^Lehner 1997, págs. 228-229.
  50. ^Lehner 1997, pág. 15.
  51. ^Wilkinson 2000, págs. 22-23.
  52. ^Bell 1997, pág. 144, 147.
  53. ^ aBWilkinson 2000, págs. 24-25.
  54. ^Spalinger 1998, págs. 245, 247–249.
  55. ^Sauneron 2000, págs. 52, 174-176.
  56. ^Snape 1996, págs. 29-33, 41.
  57. ^Sauneron 2000, págs. 182-183.
  58. ^Kemp 2006, págs. 299–300.
  59. ^Arnold 1999, pág. 28.
  60. ^Verner 2013, págs. 334–341.
  61. ^Gundlach 2001, pág. 379.
  62. ^ aBSauneron 2000, págs. 183-184.
  63. ^Arnold 1999, págs. 46, 308.
  64. ^ aBArnold 1999, pág. 256-257.
  65. ^Finnestad 1997, págs. 188-189.
  66. ^Arnold 1999, págs. 65, 308.
  67. ^Arnold 1999, págs. 282-286, 298.
  68. ^Arnold 1999, págs. 143-144.
  69. ^Wilkinson 2000, pág. 27.
  70. ^Arnold 1999, pág. 226.
  71. ^Naerebout 2007, págs. 524–529, 545–547.
  72. ^Monson 2012, pág. 227.
  73. ^Bagnall 1993, págs. 261, 267-268.
  74. ^Frankfurter 1998, págs. 72–76.
  75. ^Lavan 2011, págs. Xxii – xxiv.
  76. ^Hahn, Emmel & amp Gotter 2008, págs. 3-5.
  77. ^Hahn 2008, págs. 344, 353.
  78. ^Dijkstra 2011, págs. 398–409, 423–425.
  79. ^Bagnall 1993, págs. 261-267.
  80. ^Dijkstra 2011, págs. 421–430.
  81. ^Cruz-Uribe 2010, págs. 505–506.
  82. ^Wilkinson 2000, págs. 100, 233, 234.
  83. ^Wilkinson 2000, pág. dieciséis.
  84. ^ aBWilkinson 2000, págs. 36-37, 226.
  85. ^Wilkinson 2000, pág. 38.
  86. ^Arnold 1991, pág. 4.
  87. ^ aBWilkinson 2000, págs. 43–44.
  88. ^Assmann 2001, pág. 30.
  89. ^Wilkinson 2000, págs. 19, 42.
  90. ^Arnold 1991, págs.27, 36.
  91. ^Wilkinson 2000, pág. 40.
  92. ^Arnold 1991, págs. 109-113.
  93. ^ aBArnold 1991, págs. 120-122.
  94. ^Arnold 1999, págs. 144-145.
  95. ^Arnold 1991, págs. 115-122.
  96. ^Arnold 1991, pág. 148.
  97. ^Arnold 1991, págs. 80-81, 86.
  98. ^Arnold 1991, pág. 213.
  99. ^ aBCDRobins 1986, págs. 20-25.
  100. ^ aBCuesta arriba 1973, págs. 730–731.
  101. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 77–79.
  102. ^Arnold 2001, págs. 113-114.
  103. ^Arnold 2003, págs.28, 46.
  104. ^ aBCAssmann 2001, págs. 31-33.
  105. ^ aBCDunand y Zivie-Coche 2004, págs. 79–82.
  106. ^Snape 1996, págs. 44–51, 56.
  107. ^Wilkinson 2000, pág. 76.
  108. ^Assmann 2001, págs. 38, 43–44.
  109. ^ aBWilkinson 2000, págs. 76–79.
  110. ^Arnold 1999, págs. 169-171.
  111. ^Quirke 2001, págs. 64-65, 88, 159.
  112. ^Arnold 1997, págs. 71–72.
  113. ^Kozloff 2001, págs. 242–243.
  114. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, pág. 80.
  115. ^Eaton 2013, págs. 26-27.
  116. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 86–87.
  117. ^Wilkinson 2000, págs. 70, 82, 178-179.
  118. ^Wilkinson 2000, págs. 69–70.
  119. ^ aBCDTeeter 2011, págs. 77–84.
  120. ^Arnold 1999, pág. 251.
  121. ^ aBArnold 2003, págs. 113, 180.
  122. ^Wilkinson 2000, págs. 65–66.
  123. ^ aBWilkinson 2000, págs. 60–62.
  124. ^Shafer 1997, pág. 5.
  125. ^Arnold 1999, pág. 93.
  126. ^Arnold 2003, pág. 256.
  127. ^Arnold 2003, pág. 169.
  128. ^Snape 1996, pág. 47.
  129. ^ aBWilkinson 2000, págs. 74–75.
  130. ^Sauneron 2000, págs. 132-142.
  131. ^Wilkinson 2000, págs. 54–55.
  132. ^Arnold 2003, págs. 227, 252.
  133. ^Assmann 2001, pág. 43.
  134. ^Gundlach 2001, págs. 369, 371–372.
  135. ^Eaton 2013, págs.28, 121.
  136. ^ aBGundlach 2001, pág. 371.
  137. ^Finnestad 1997, pág. 191.
  138. ^Hölzl 2001, págs. 320–322.
  139. ^Arnold 1999, pág. 149.
  140. ^Finnestad 1997, pág. 194.
  141. ^Arnold 2003, pág. 205.
  142. ^Eaton 2013, págs. 16-17.
  143. ^Wilkinson 2000, págs. 44–46.
  144. ^Wilkinson 2000, págs. 46–47.
  145. ^Dijkstra 2011, pág. 423.
  146. ^Quirke 2001, págs. 62, 134-135.
  147. ^Wilkinson 2000, págs. 57–60.
  148. ^Kozloff 2001, págs. 242–245.
  149. ^Wilkinson 2000, pág. 70.
  150. ^Sauneron 2000, págs. 32–35.
  151. ^Sauneron 2000, págs. 43–47.
  152. ^Johnson, 1986, págs. 81–82.
  153. ^
  154. Sippel, Benjamin (2020). Gottesdiener und Kamelzüchter: Das Alltags- und Sozialleben der Sobek-Priester im kaiserzeitlichen Fayum. Wiesbaden: Harrassowitz. págs. 1–6, 249–257. ISBN978-3-447-11485-1.
  155. ^Sauneron 2000, págs. 35–43.
  156. ^Doxey 2001, págs. 69–70.
  157. ^Teeter 2011, págs. 25-26.
  158. ^Doxey 2001, págs. 71–72.
  159. ^Sauneron 2000, págs. 60, 70–71.
  160. ^Ritner 1993, págs. 220, 232.
  161. ^Wilkinson 2000, pág. 92.
  162. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 306–310.
  163. ^Janssen 1978, págs. 121-124.
  164. ^Haring 1997, pág. 175.
  165. ^Sauneron 2000, págs. 53–54.
  166. ^Sauneron 2000, págs. 105-107.
  167. ^Sauneron 2000, págs. 176-177, 186.
  168. ^Monson 2012, pág. 220.
  169. ^Eaton 2013, págs. 41–49.
  170. ^ aBCDunand y Zivie-Coche 2004, págs. 90–91.
  171. ^ aBThompson 2001, pág. 328.
  172. ^Englund 2001, pág. 566.
  173. ^Janssen 1978, pág. 512.
  174. ^Eaton 2013, págs. 24-25.
  175. ^Quirke 2001, pág. 54.
  176. ^Bleeker 1967, pág. 44.
  177. ^ aBRitner 1993, págs. 247–249.
  178. ^Assmann 2001, págs. 49–51.
  179. ^Spalinger 2001, pág. 521.
  180. ^Spalinger 1998, págs. 257-258.
  181. ^Wilkinson 2000, págs. 95–96.
  182. ^Sauneron 2000, págs. 92-94, 96.
  183. ^Bleeker 1967, págs.25, 40.
  184. ^Verner 2013, págs. 17-18.
  185. ^Bell 1997, págs. 158, 174-176.
  186. ^Teeter 2011, págs. 66–73.
  187. ^Stadler 2008, págs. 4-6.
  188. ^Bleeker 1967, pág. 22.
  189. ^Janssen 1978, págs. 513-514.
  190. ^Meeks y Favard-Meeks 1996, págs. 129-130.
  191. ^Ray 2001, pág. 346.
  192. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, pág. 21.
  193. ^Davies y Smith 1997, págs. 116-120, 123.
  194. ^ aBKruchten 2001, págs. 609–611.
  195. ^Frankfurter 1998, págs. 148-152.
  196. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 107, 110.
  197. ^ aBLesko 2001, págs. 337–338.
  198. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 112-113.
  199. ^Wilkinson 2000, págs. 62–64, 99.
  200. ^Teeter 2011, págs. 87–90.
  201. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 116-118.
  202. ^Spalinger 1998, págs. 245, 249-250.
  203. ^Dunand y Zivie-Coche 2004, págs. 119–120, 135–136.
  204. ^Baines 1997, pág. 234.
  205. ^Dijkstra 2011, págs. 405–406, 427.
  206. ^Dijkstra 2011, págs. 420–421.
  207. ^Fagan 2004, págs. 27-29, 179.
  208. ^Quirke 1997a, pág. ix.
  209. ^Wilkinson 2000, págs. 29, 102, 114.
  210. ^Fagan 2004, págs. 55–57.
  211. ^Fagan 2004, págs. 103, 126, 179-181.
  212. ^Fagan 2004, págs. Xi, 160-162.
  213. ^Wilkinson 2000, págs. 161, 240–242.
  214. ^Fagan 2004, págs. 177-181.
  215. ^Fagan 2004, págs. 250-251.
  216. ^Wilkinson 2000, págs. 219-220, 230, 242.
  217. ^Wilkinson 2000, Parte V, pássim.
  218. ^Baines 1997, pág. 226.
  219. ^Servicio de Información del Estado de Egipto.
  220. ^Fagan 2004, págs. 252-253.
  221. ^Wilkinson 2000, págs. 7, 240–242.

Trabajos citados Editar

  • Arnold, Dieter (1991). Construcción en Egipto: mampostería de piedra faraónica. Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN978-0-19-511374-7.
  • Arnold, Dieter (1997). "Complejos de culto real de los reinos antiguo y medio". En Shafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cornell. págs. 31–85. ISBN978-0-8014-3399-3.
  • Arnold, Dieter (1999). Templos de los últimos faraones. Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN978-0-19-512633-4.
  • Arnold, Dieter (2001). "Arquitectura". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 113-125. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Arnold, Dieter (2003) [edición alemana de 1994]. La enciclopedia de la arquitectura egipcia antigua. Traducido por Sabine H. Gardiner y Helen Strudwick. Editado por Nigel y Helen Strudwick. Prensa de la Universidad de Princeton. ISBN978-0-691-11488-0.
  • Assmann, Jan (2001) [edición alemana 1984]. La búsqueda de Dios en el antiguo Egipto. Traducido por David Lorton. Prensa de la Universidad de Cornell. ISBN978-0-8014-3786-1.
  • Bagnall, Roger S. (1993). Egipto en la antigüedad tardía. Prensa de la Universidad de Princeton. ISBN978-0-691-06986-9.
  • Baines, John (1997). "Templos como símbolos, garantes y participantes en la civilización egipcia". En Quirke, Stephen (ed.). El templo en el antiguo Egipto: nuevos descubrimientos e investigaciones recientes. Prensa del Museo Británico. págs. 216–241. ISBN978-0-7141-0993-0.
  • Bell, Lanny (1997). "El Templo 'Divino' del Nuevo Reino: El Ejemplo de Luxor". En Shafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cornell. págs. 127-184. ISBN978-0-8014-3399-3.
  • Bleeker, C. J. (1967). Festivales egipcios: promulgaciones de renovación religiosa. Rodaballo.
  • Cruz-Uribe, Eugene (2010). "La muerte de Demotic Redux: peregrinación, Nubia y la preservación de la cultura egipcia". En Knuf, Hermann Leitz, Christian von Recklinghausen, Daniel (eds.). Honi soit qui mal y pense: Studien zum pharaonischen, griechisch-römischen und spätantiken Ägypten zu Ehren von Heinz-Josef Thissen. Peeters. págs. 499–506. ISBN978-90-429-2323-2.
  • Davies, Sue Smith, H. S. (1997). "Templos de animales sagrados en Saqqara". En Quirke, Stephen (ed.). El templo en el antiguo Egipto: nuevos descubrimientos e investigaciones recientes. Prensa del Museo Británico. págs. 112-131. ISBN978-0-7141-0993-0.
  • Dijkstra, Jitse (2011). "El destino de los templos en el Egipto antiguo tardío". En Lavan, Luke Mulryan, Michael (eds.). La arqueología del 'paganismo' de la antigüedad tardía . Rodaballo. págs. 389–436. ISBN978-0-7546-3603-8.
  • Doxey, Denise (2001). "Sacerdocio". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 3. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 68–73. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Dunand, Françoise Zivie-Coche, Christiane (2004) [edición francesa 1991]. Dioses y hombres en Egipto: 3000 a. C. a 395 d. C.. Traducido por David Lorton. Prensa de la Universidad de Cornell. ISBN978-0-8014-8853-5.
  • Eaton, Katherine (2013). Ritual del templo egipcio antiguo: interpretación, patrón y práctica. Routledge. ISBN978-0-415-83298-4.
  • Englund, Gertie (2001). "Ofertas: una visión general". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 2. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 564–569. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Servicio de Información del Estado de Egipto. "Turismo: Introducción". Consultado el 6 de enero de 2011.
  • Fagan, Brian (2004). La violación del Nilo: ladrones de tumbas, turistas y arqueólogos en Egipto, edición revisada. Westview Press. ISBN978-0-8133-4061-6.
  • Finnestad, Ragnhild Bjerre (1997). "Templos de los períodos ptolemaico y romano: tradiciones antiguas en nuevos contextos". En Shafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cornell. págs. 185–237. ISBN978-0-8014-3399-3.
  • Frankfurter, David (1998). Religión en el Egipto romano: asimilación y resistencia. Prensa de la Universidad de Princeton. ISBN978-0-691-07054-4.
  • Goedicke, Hans (1978). "Templo de culto y 'Estado' durante el Reino Antiguo en Egipto". En Lipiński, Edward (ed.). Economía estatal y del templo en el Antiguo Cercano Oriente. 1. Katholieke Universiteit Leuven. págs. 115-131. ISBN978-90-70192-03-7.
  • Gundlach, Rolf (2001). "Templos". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 3. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 363–379. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Hahn, Johannes (2008). "La conversión de las estatuas de culto: la destrucción del Serapeum 392 d.C. y la transformación de Alejandría en la ciudad 'amante de Cristo'". En Hahn, Johannes Emmel, Stephen Gotter, Ulrich (eds.). Del templo a la iglesia: destrucción y renovación de la topografía cultural local en la antigüedad tardía. Rodaballo. págs. 335–365. ISBN978-90-04-13141-5.
  • Hahn, Johannes Emmel, Stephen Gotter, Ulrich (2008). "'De templo a iglesia': análisis de un fenómeno de transformación de la antigüedad tardía". En Hahn, Johannes Emmel, Stephen Gotter, Ulrich (eds.). Del templo a la iglesia: destrucción y renovación de la topografía cultural local en la antigüedad tardía. Rodaballo. págs. 1–22. ISBN978-90-04-13141-5.
  • Haeny, Gerhard (1997). "'Templos mortuorios' del Nuevo Reino y 'Mansiones de millones de años'". En Shafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cornell. págs. 86-126. ISBN978-0-8014-3399-3.
  • Haring, B. J. J. (1997). Hogares divinos: aspectos administrativos y económicos de los templos conmemorativos reales del Reino Nuevo en Tebas occidental. Nederlands Instituut voor het Nabije Oosten. ISBN90-6258-212-5.
  • Hölzl, Regina (2001). "Estelas". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 3. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 319–324. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Janssen, Jac J. (1978). "El papel del templo en la economía egipcia durante el Imperio Nuevo". En Lipiński, Edward (ed.). Economía estatal y del templo en el Antiguo Cercano Oriente. 2. Katholieke Universiteit Leuven. págs. 505–515. ISBN978-90-70192-03-7.
  • Johnson, Janet H. (1986). "El papel del sacerdocio egipcio en el Egipto ptolemaico". En Lesko, Leonard H. (ed.). Estudios egiptológicos en honor a Richard A. Parker. Marrón. págs. 70–84. ISBN978-0-87451-321-9.
  • Katary, Sally (2011). "Tributación (hasta el final del tercer período intermedio)". En Wendrich, Willeke (ed.). Enciclopedia de Egiptología de UCLA. Departamento de Lenguas y Culturas del Cercano Oriente, UC Los Ángeles. ISBN978-0615214030. Consultado el 6 de enero de 2015.
  • Kemp, Barry (1973). "Templo y ciudad en el antiguo Egipto". En Ucko, Peter J. Tringham, Ruth Dimbleby, G. W. (eds.). Hombre, Asentamiento y Urbanismo. Duckworth. págs. 657–678. ISBN978-0-7156-0589-9.
  • Kemp, Barry (2006). Antiguo Egipto: Anatomía de una civilización, segunda edición. Routledge. ISBN978-0-415-01281-2.
  • Kozloff, Arielle P. (2001). "Escultura: Escultura Divina". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 3. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 243–246. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Kruchten, Jean-Marie (2001). "Oráculos". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 2. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 609–612. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Lavan, Luke (2011). "El fin de los templos: ¿hacia una nueva narrativa?". En Lavan, Luke Mulryan, Michael (eds.). La arqueología del 'paganismo' de la antigüedad tardía . Rodaballo. págs. xv – lxv. ISBN978-0-7546-3603-8.
  • Lehner, Mark (1997). Las pirámides completas. Thames y Hudson. ISBN978-0-500-05084-2.
  • Lesko, Barbara S. (2001). "Cultos: cultos privados". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 336–339. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Meeks, Dimitri Favard-Meeks, Christine (1996) [edición francesa 1993]. La vida cotidiana de los dioses egipcios. Traducido por G. M. Goshgarian. Prensa de la Universidad de Cornell. ISBN978-0-8014-8248-9.
  • Monson, Andrew (2012). De los Ptolomeos a los romanos: cambio político y económico en Egipto. Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN978-1-107-01441-1.
  • Naerebout, Frederick G. (2007). "El templo de Ras el-Soda. ¿Es un templo de Isis? ¿Es griego, romano, egipcio o ninguno? ¿Y qué?". En Bricault, Laurent Versluys, Miguel John Meyboom, Paul G. P. (eds.). Nilo en Tíber: Egipto en el mundo romano. Actas de la IIIª Conferencia Internacional de Estudios de Isis, Facultad de Arqueología, Universidad de Leiden, 11 a 14 de mayo de 2005. Rodaballo. págs. 506–554. ISBN978-90-04-15420-9.
  • Quirke, Stephen (1997a). "Prólogo editorial". En Quirke, Stephen (ed.). El templo en el antiguo Egipto: nuevos descubrimientos e investigaciones recientes. Prensa del Museo Británico. págs. viii – x. ISBN978-0-7141-0993-0.
  • Quirke, Stephen (1997b). "Dioses en el templo del rey: Anubis en Lahun". En Quirke, Stephen (ed.). El templo en el antiguo Egipto: nuevos descubrimientos e investigaciones recientes. Prensa del Museo Británico. págs. 24–48. ISBN978-0-7141-0993-0.
  • Quirke, Stephen (2001). El culto de Ra: adoración al sol en el antiguo Egipto. Thames y Hudson. ISBN978-0-500-05107-8.
  • Ray, John D. (2001). "Cultos: Cultos a los animales". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 345–348. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Reymond, E. A. E. (1969). El origen mítico del templo egipcio. Prensa de la Universidad de Manchester. ISBN978-0-7190-0311-0.
  • Ritner, Robert Kriech (1993). La mecánica de la práctica mágica del Antiguo Egipto. El Instituto Oriental de la Universidad de Chicago. ISBN978-0-918986-75-7.
  • Robins, Gay (1986). Pintura y relieve egipcios. Publicaciones Shire. ISBN978-0-85263-789-0.
  • Sauneron, Serge (2000) [edición francesa 1988]. Los sacerdotes del antiguo Egipto, nueva edición. Traducido por David Lorton. Prensa de la Universidad de Cornell. ISBN978-0-8014-8654-8.
  • Shafer, Byron E. (1997). "Templos, sacerdotes y rituales: una visión general". En Shafer, Byron E. (ed.). Templos del Antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cornell. págs. 1-30. ISBN978-0-8014-3399-3.
  • Snape, Steven (1996). Templos egipcios. Publicaciones Shire. ISBN978-0-7478-0327-0.
  • Spalinger, Anthony J. (octubre de 1998). "Las limitaciones de la religión egipcia antigua formal". Revista de estudios del Cercano Oriente. 57 (4): 241–260. doi: 10.1086 / 468651. JSTOR545450. S2CID161279885.
  • Spalinger, Anthony (2001). "Fiestas". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 521–525. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Spencer, Patricia (1984). El templo egipcio: un estudio lexicográfico. Kegan Paul International. ISBN978-0-7103-0065-2.
  • Stadler, Martín (2008). "Tributación (hasta el final del tercer período intermedio)". En Wendrich, Willeke (ed.). Enciclopedia de Egiptología de UCLA. Departamento de Lenguas y Culturas del Cercano Oriente, UC Los Ángeles. ISBN978-0615214030. Consultado el 6 de enero de 2015.
  • Teeter, Emily (2001). "Cultos: cultos divinos". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 340–345. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Teeter, Emily (2011). Religión y ritual en el antiguo Egipto. Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN978-0-521-61300-2.
  • Thompson, Stephen E. (2001). "Cultos: una visión general". En Redford, Donald B. (ed.). La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto. 1. Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 326–332. ISBN978-0-19-510234-5.
  • Cuesta arriba, Eric (1973). "El concepto del palacio egipcio como una 'máquina gobernante'". En Ucko, Peter J. Tringham, Ruth Dimbleby, G. W. (eds.). Hombre, Asentamiento y Urbanismo. Duckworth. págs. 721–734. ISBN978-0-7156-0589-9.
  • Verner, Miroslav (2013) [edición checa 2010]. Templo del mundo: santuarios, cultos y misterios del antiguo Egipto. Traducción de Anna Bryson-Gustová. The American University in Cairo Press. ISBN978-977-416-563-4.
  • Wilkinson, Richard H. (2000). Los templos completos del antiguo Egipto. Thames y Hudson. ISBN978-0-500-05100-9.
  • Arnold, Dieter (1992). Die Tempel Ägyptens: Götterwohnungen, Kültstatten, Baudenkmäler (en alemán). Bechtermünz Vlg. ISBN3-86047-215-1.
  • Oakes, Lorna (2003). Templos y centros sagrados del antiguo Egipto: una guía completa de los lugares religiosos de una civilización fascinante . Southwater. ISBN1-84215-757-4.
  • Vörös, Győző (2007). Arquitectura de templos egipcios: 100 años de excavaciones húngaras en Egipto, 1907-2007. Traducido por David Robert Evans. The American University in Cairo Press. ISBN978-963-662-084-4.

160 ms 11.3% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getExpandedArgument 160 ms 11.3% tipo 120 ms 8.5% Scribunto_LuaSandboxCallback :: match 60 ms 4.2% Scribunto_LuaSandboxCallback :: gsub 60 ms 4.2% match 40 ms 2.8% init 40 ms 2.8% Scribunto_LuaSandboxCallback 2.8 % [otros] 260 ms 18,3% Número de entidades de Wikibase cargadas: 1/400 ->


GUÍA FAYOUM ECOTRAVEL

8 km después del Helnan Auberge Hotel, encontrará la cafetería "Waahit ilSalaam" a su derecha, gire a la izquierda en Ibshaway Tourist Road y siga recto.

Abuksah

Después de 5 km, llegará a Abuksah, gire a la derecha en la plaza Al Abudi, marcada por una estructura en forma de fuente, continúe recto.

Ibshaway

Llegará al mercado de Ibshaway, situado en el corazón del centro de Ibshaway. El mercado comienza justo después del edificio del Banco Nacional de Egipto a su derecha. Evite tomar la calle los jueves durante el concurrido mercado semanal. Un minibús es el tamaño máximo de vehículo que puede atravesar la estrecha calle del mercado.

Restaurante El Mustafa

Poco después del Banco Nacional de Egipto, verá el restaurante El Mustafa. Sirve un desayuno egipcio muy limpio y fresco (frijoles asquerosos y falafel).

En caso de que necesite más indicaciones para encontrar el restaurante, póngase en contacto con uno de los miembros del personal Mustafa
Móvil: 01002757811.

Nazla

Continúe recto después del restaurante El Mustafa y llegará a un cruce a la derecha al final de Ibshaway Market, tome la primera calle a la derecha para dirigirse a Nazla y luego continúe recto.

Desde la plaza Al Abudi hasta este lugar se tardan unos 4 km.

Fábrica de ladrillos

De camino a Nazla, verá una fábrica de ladrillos en el lado derecho marcado por una chimenea alta y de forma redonda en este punto, el valle de Nazla comienza y continúa recto.

Kushk

Gire a la izquierda en la plaza llamada "Kushk" marcada por un cruce de bifurcación dividido por un edificio en forma de triángulo desde el mercado Ibshaway hasta la plaza Kushk, tome unos 4 km y luego siga recto.

Mezquita de Mousa Misar

En la mezquita de Mousa Misar (en forma de templo faraónico con minarete), gire a la izquierda en la curva, gire a la izquierda y baje unos 500 my encontrará los talleres de cerámica de Nazla en el valle, la entrada a los talleres está marcada con cerámica. en la carretera.

Se tardan unos 4 km desde la plaza Kushk hasta los talleres de cerámica de Nazla.

Cerámica Nazla

De los talleres de cerámica de Nazla,
vuelva a la mezquita de Mousa Misar justo después de la mezquita, gire a la izquierda (si va a la derecha lo llevará de regreso a la plaza Kushk) para dirigirse a Abu Gandir y Medinet Madi siga recto.

Contacto de los Talleres de Cerámica Nazla:
Facilitador del proyecto de campo BRAVO, Hosni Younis, móvil: 01004146582.

Hay baños públicos en mal estado justo en los talleres de cerámica de Nazla.

Balcones redondeados

Viniendo de los talleres de cerámica de Nazla, llegará a un cruce de bifurcación, gire a la derecha y siga recto.

El punto de referencia en el cruce de la bifurcación es el edificio de la esquina con balcones redondeados.

Abu Gandir

Cuando llegue a Abu Gandir, gire a la derecha después de la escuela rodeada por una pared de color crema. Desde la mezquita de Mousa Misar hasta la escuela se tarda unos 7 km. Continúe recto.

Después de 3 km, llegará a un canal y la estación de agua potable de Abu Gandir gire a la derecha.

Después de 1 km, gire a la izquierda y cruce el canal.

Después de unos 100 m, gire a la izquierda y siga recto.

Medinet Madi

Gire a la izquierda hacia Medinet Madi marcado con una señal.

Túnez

Después de visitar Medinet Madi, regrese a la plaza Kushk y allí gire a la izquierda (yendo a la derecha lo llevará de regreso a Nazla e Ibshaway) y luego todo el camino recto por la calle Ibshaway / Qarun hasta llegar a Túnez, la primera entrada a Túnez desde la calle Ibshaway es marcado por los dos carteles "Tunis Pottery Welcome" y "Hotel Sobek".

Desde la plaza Kushk hasta Túnez se tardan unos 14 km.

Contacto en Túnez:
Facilitador del proyecto de campo BRAVO
Khairy, móvil 01003656773.

La historia del parque arqueológico de Medinet Madi ("Ciudad Antigua") comenzó en 2000 aC cuando los faraones comenzaron a cultivar la región de Fayoum. Su descubrimiento fue uno de los más importantes de Egipto en el siglo XX. Medinet Madi también es conocido como el Luxor de Fayoum y está estrechamente conectado con el área protegida de Wadi El Rayyan. Es el único templo del Reino Medio con inscripciones. El parque y su centro de visitantes ofrecen una experiencia única para los visitantes.


Renenutet

Renenutet (también conocida como Termuthis, Ernutet, Renenet) era una diosa cobra del área del Delta. Ella era una diosa poderosa, cuya mirada destruía a sus enemigos. Sin embargo, los antiguos egipcios no tenían motivos para temerla, ya que les ofrecía protección en muchas áreas de su vida.

Fue representada como una mujer, una cobra o una mujer con la cabeza de una cobra que llevaba un tocado de doble pluma o el disco solar. Renenutet también fue representada con un león & # 8217s cabeza, como Hathor en su forma del & # 8220Ojo de Ra & # 8221. En el inframundo se convirtió en una temible cobra que escupe fuego y que podía matar con una sola mirada.

Su nombre puede derivar de las palabras & # 8220rnn & # 8221 (criar, o amamantar) y & # 8220wtt & # 8221 (serpiente), pero otros han sugerido que & # 8220rnnt & # 8221 puede significar & # 8220fortune & # 8221 o & # 8220riches & # 8221.

Otra posibilidad es que la primera sílaba sea & # 8220rn & # 8221, traducida como & # 8220name & # 8221. Esto sin duda encajaría con su papel al nombrar a los niños, pero quienes apoyan este punto de vista tienden a traducir su nombre como & # 8220She who is in the name & # 8221 which does & # 8217t realmente encaja con el resto de los jeroglíficos. Esto nos lleva a otra posibilidad. Algunas fuentes se refieren a una diosa serpiente separada llamada Renenet, que era una diosa de la enfermería. Bien pueden ser uno y el mismo, o podrían haberse fusionado con el tiempo, pero también es posible que los dos simplemente hayan sido confundidos por los historiadores.

A veces se consideraba que Renenutet era la esposa de Geb (el dios de la tierra) y la madre de Nehebkau (el dios serpiente que custodiaba la entrada al inframundo y protegía a Ra cuando pasaba todas las noches), pero otras tradiciones sostenían que estaba casada. a Sobek o Shai, el dios del destino. Ella era la madre de Nepri, la personificación del maíz, que estaba estrechamente asociada con Osiris. Sin embargo, como ejemplo de maternidad perfecta, se fusionó con Isis (la esposa de Osiris y # 8217) como Isermithis o Thermouthis.

Para los antiguos egipcios, los nombres eran palabras de gran poder. Como la diosa de la lactancia, Renenutet le dio a cada bebé recién nacido un nombre secreto junto con la leche de su madre. En este papel se le dio el epíteto & # 8220She Who Rears & # 8221. También protegió a los niños de las maldiciones. De hecho, se decía que el niño & # 8220 tenía a Renenutet sobre su hombro desde su primer día & # 8221. En este papel, se la vinculó con Meskhenet, una diosa del parto, que en realidad supervisaba el parto.

Los antiguos egipcios creían que para que una persona pudiera disfrutar de la vida eterna, su imagen y su nombre debían sobrevivir. Cuando Renenutet le dio a cada persona su nombre, se la vinculó con Shai, como una diosa del destino. Ramsés II declaró que él era el & # 8220 Señor de Shai y Creador de Renentet & # 8221 como una indicación de su poder para controlar su propio destino.

Renenutet y Shai a menudo se representaban con Thoth y, a veces, se llamaban & # 8220the manos de Thoth & # 8221. En la Letanía de Re (Reino Nuevo) aparece en el inframundo como la & # 8220Dama de la Justificación & # 8221, asociándola con la diosa Ma & # 8217at.

Según los Textos de las Pirámides, Renenutet era la diosa de la abundancia y la buena fortuna. A menudo se veían serpientes en los campos alrededor de la época de la cosecha, cazando a los roedores que amenazarían la cosecha. Como resultado, se consideró que Renenutet protegía la cosecha y recibió los epítetos & # 8220Diosa del doble granero & # 8221, & # 8220Dama de los campos fértiles & # 8221, y & # 8220Dama de los graneros & # 8221.

Amenemhet III y Amenemhet IV dedicaron un templo a Renenutet, Sobek y Horus en Dja (conocido por los griegos como Narmouthis o Harmounthis y ahora llamado Medinet Madi) que se expandió durante el Período Ptolemaico. En este templo se celebraba un festival anual de la cosecha en su honor durante el cual se le dedicaba una cantidad de productos de la mejor calidad, y en todo Egipto se construían santuarios en su honor en las zonas donde se elaboraba el vino.

Renenutet también estuvo relacionado con la llegada de la inundación y, en el período posterior, presidió el octavo mes del antiguo calendario egipcio que conocemos con el nombre griego & # 8220Parmutit & # 8221.

Desde el período temprano, fue vista como protectora del faraón en el inframundo, con el epíteto & # 8220Nourishing Snake & # 8221. Renenutet imbuyó su ropa con un poder que repelió a sus enemigos. En el Imperio Nuevo, su poder se extendió al ritual de momificación durante el cual imbuyó las envolturas de las momias con poder mágico, y en el Período Ptolemaico este papel fue honrado con el epíteto & # 8220La Dama de las Túnicas & # 8221.


Ptolomeo II Filadelfo

Ptolomeo II era el hijo menor de Ptolomeo I Soter. Tenía dos hermanos mayores, Ptolomeo Keraunos y Meleagro, ambos reyes macedonios. Se convirtió en corregente de su padre en el 284 a. C. y asumió el cargo de único rey de Egipto en el 282 a. C. cuando murió su padre. Durante su reinado, el imperio ptolemaico alcanzó su mayor extensión y Egipto era rico y poderoso.

Ptolomeo II se casó con Arsinoe I (la hija de Lisímaco, el rey de Tracia) como parte de una alianza contra Seleuco I Nicator (otro general de Alejandro Magno). Ella era la madre de sus tres hijos legítimos, Ptolomeo III Euergetes (su sucesor), Lisímaco y Berenice Phernopherus.

Lisímaco estaba casado con la hermana de Ptolomeo II, Arsinoe II, pero cuando él murió, ella se casó brevemente con el hermano mayor de Ptolomeo II, Ptolomeo Keraunos. Cuando esa alianza se agrió, Arsinoe II huyó a Egipto bajo la protección de Ptolomeo II. Poco después (y muy probablemente por instigación de Arsinoe II) Arsinoe I fue acusado de traición y exiliado. Ptolomeo II se divorció de Arsinoe I y se casó con Arsinoe II y adoptó el epíteto Filadelfo (amante de hermano o hermana).

Ptolomeo II fue el primer faraón en casarse con su hermana mayor, pero esta forma de matrimonio se convirtió en estándar durante el resto de la dinastía ptolemaica. Su matrimonio con Arsinoe II no parece haber provocado ningún escándalo. Probablemente se comparó con la relación entre Osiris e Isis, y Zeus y Hera.

Arsinoe II parece haber adoptado a los hijos de su esposo por su ex esposa (Arsinoe I) y no hay evidencia de que ella tuviera hijos de Ptolomeo. Quizás debido a que su matrimonio fue de naturaleza política, no es sorprendente que Ptolomeo parece haber tenido un gran número de amantes, la más influyente de las cuales parece haber sido Bilistiche, con quien pudo haber engendrado a Ptolomeo Andromachou y que incluso pudo haber sido divinizado por Ptolomeo después de su muerte.

Fue educado por Estrato (de la escuela de Aristóteles) y Filitas de Cos (poeta y erudito alejandrino) y durante su reinado la corte real alcanzó nuevas alturas de esplendor artístico y material.

En el 280 a. C. inauguró la Ptolemaia, un festival que se celebra cada cuatro años para honrar tanto a su padre como a su dinastía. Este festival fue en parte para rivalizar con los Juegos Olímpicos y en parte para reforzar el poder y la popularidad de la Familia Real. También organizó una fastuosa procesión en Alejandría en honor a Dionisio en la que participaron veinticuatro carros y una gran cantidad de animales exóticos y, al parecer, montó un impresionante zoológico en Alejandría.

La Gran Biblioteca de Alejandría fue fundada por Ptolomeo I, pero Ptolomeo II la completó y amplió. Ptolomeo estaba dispuesto a apoyar la investigación científica y fue un generoso patrocinador de las artes. Su corte incluía a muchos artistas y poetas, entre ellos Calímaco y Teócrito de Siracusa (quien prodigó grandes elogios a su patrocinador).

Más importante aún, encargó a un sacerdote egipcio, Manetón, que consultara los registros de los templos de Egipto y compilara una historia de Egipto. Desafortunadamente, no tenemos una copia completa de la obra de Manetón & # 8217, solo una lista de los reyes dividida en una serie de dinastías y extractos que aparecen en las obras de Josefo, Africano y Eusebio, pero su importancia no puede ser exagerada. La obra de Manetón # 8217 se escribió originalmente en griego (posiblemente porque Ptolomeo no leyó jeroglíficos).

La Carta de Aristeas (también conocida como la Carta de Filócrates) cuenta que Demetrio de Phaleron, un bibliotecario de la Gran Biblioteca, instó a Ptolomeo II a obtener una traducción griega de las leyes hebreas. El rey aparentemente envió obsequios generosos a Jerusalén y concedió la libertad a numerosos esclavos judíos y, a cambio, seis miembros de cada una de las doce tribus de Israel viajaron a Alejandría para traducir la Torá. Muchos eruditos cuestionan la validez del texto, pero de hecho hubo una traducción del Pentateuco durante el período ptolemaico temprano y el texto también puede contener la referencia más antigua a la Gran Biblioteca de Alejandría.

Durante el período ptolemaico se publicaron varios edictos en los que el texto se repetía en jeroglíficos egipcios, demóticos y griegos. Sin embargo, el reinado de Ptolomeo II es notable por la cantidad de declaraciones reales que se produjeron puramente en jeroglíficos. Entre ellos hay numerosos ejemplos de Ptolomeo haciendo ofrendas a los antiguos dioses egipcios y adorando a su deificada hermana Arsinoe II, pero también está la famosa Estela de Mendes. Esta estela afirma que Ptolomeo hizo una peregrinación para visitar el sagrado Ram de Mendes y enfatiza que sus acciones estaban de acuerdo con antiguos rituales y tradiciones. También confirma que luego tomó medidas para restaurar los daños en el templo.

Ptolomeo emprendió una gran cantidad de trabajos de construcción en todo Egipto. Amplió el santuario de Renenutet en Medinet Madi, construyó una puerta entre el templo de Imhotep y el templo de Isis en Philae, hizo adiciones a los templos de Elefantina y Tebas, dejó su marca en el templo de Sobek en Medinet el-Fayyum, y construyó un nuevo templo principal en Koptos. También completó el Gran Faro de Alejandría (también conocido como Pharos) y ordenó la construcción de varias ciudades a lo largo de la costa del Mar Rojo (junto con numerosos templos y canales) que ayudaron a fortalecer los vínculos comerciales con el Mediterráneo e impulsar la economía egipcia. .

Plinio el Viejo también informó que Ptolomeo estableció vínculos comerciales con la India, probablemente con el emperador Ashoka, como se menciona en los Edictos de Ashoka.

Ptolomeo también emprendió una reforma del sistema fiscal para aumentar sus ingresos. Introdujo un nuevo impuesto a la sal que se impuso a todas las mujeres y hombres con solo unas pocas excepciones. Este impuesto puede haber reemplazado a un impuesto de yugo anterior, que solo se aplicaba a los hombres pero a una tasa más alta, y es interesante notar que entre los exentos del nuevo impuesto estaban los maestros de escritura y gimnasia y todos los ganadores en el Juegos alejandrinos.

Ptolomeo transfirió la responsabilidad de la recaudación de la sexta parte del impuesto (hekte) de los templos a los recaudadores de impuestos, lo que le dio a la corona un control más efectivo tanto de la recaudación como de la recaudación de impuestos. También reformó la moneda de bronce, introduciendo nuevas denominaciones y ampliando su circulación.

Estas medidas estaban destinadas en parte a aumentar el control estatal sobre la sociedad egipcia, pero también se hicieron necesarias por la necesidad de financiar las guerras en Siria. Sin embargo, aunque las medidas pueden haber aumentado los ingresos, también aumentaron el margen para el soborno y la evasión fiscal que fueron frecuentes durante el período ptolemaico.

Tolomeo reformó el poder judicial y promovió la ley real por encima de la ley egipcia y griega. Creó tres tribunales distintos: el Chrematistai era el tribunal real y escuchó casos sobre una base ad hoc, la Dikasteria escuchó casos que involucraban a partes de habla griega y Laokritai escuchó casos que involucraron a partes que hablaban egipcio y fue supervisado por sacerdotes egipcios.

Las disputas informales todavía se manejan fuera de los tribunales bajo la ley egipcia sin interferencia del Estado. Si bien había un objetivo claro de centralizar el control del sistema legal, Ptolomeo también respetó las tradiciones locales y, de hecho, gran parte de la reforma pudo haber sido una codificación de la situación existente.

Tolomeo tenía fortunas militares mixtas. Las magas de Cirene atacaron Egipto desde el oeste, pero se vieron obligadas a retirarse por una revuelta interna. Poco después, el rey seléucida, Antíoco I Soter, atacó Egipto en la Primera Guerra Siria (274-271 a. C.) pero fue derrotado por Ptolomeo II, quien extendió el control de Egipto para incluir la mayor parte de Cilicia.Temeroso de que el poder macedonio en el Egeo impidiera la expansión de su propio poder en el área, Ptolomeo alentó a los otros estados griegos a formar una coalición contra Macedonia que finalmente resultó en la Guerra Cremonidea (267 a. C. & # 8211 261 a. C.).

Atenas lideró a los otros estados en declarar la guerra contra Macedonia, pero fueron derrotados y sitiados. Ptolomeo finalmente logró enviar ayuda naval a sus aliados, pero su almirante Patroclo fue fuertemente derrotado por Antígono II Gonatas (el Rey de Macedonia) en la Batalla de Cos y Atenas cayó bajo el control de Macedonia. Aunque muchos barcos se perdieron en la batalla y un aliado útil fue derrotado, esto solo constituyó un lapso temporal en la posición de Egipto como la principal potencia naval del Egeo.

Ptolomeo también sufrió pérdidas en la Segunda Guerra Siria contra Antíoco II Theos (260-253 aC), pero negoció con éxito una paz en virtud de la cual su hija Berenice se casó con el gobernante seléucida. A pesar de sus diversas fortunas, demostró ser tanto un general capaz como un hábil negociador.


6 cosas que hacer en Fayoum

Ubicado a 100 KM al suroeste de El Cairo, el Oasis de Fayoum es uno de los destinos con mayor biodiversidad y paisajes de Egipto. Rebosante de tesoros y encantos antiguos y enclavada en el Delta del Nilo, donde el ecosistema es rico y colorido, Fayoum siempre ha sido un refugio para los turistas locales de todo el país.

Su clima ideal lo convierte en un destino durante todo el año para urbanitas cansados ​​y trotamundos por igual. Y, como la mayoría de las cosas buenas de la vida, Fayoum tiene algo para todos. Ya sea que esté buscando respuestas a los mayores misterios del universo o simplemente quiera pasar sus días libres descansando y disfrutando de los clásicos de la cocina egipcia, Fayoum es el lugar para usted.

Vea la evolución en acción en Wadi El Hitan

Este sitio del Patrimonio Mundial y Parque Nacional de la UESCO es uno de los mejores sitios paleontológicos de Egipto, ya que alberga los restos fósiles de Archaeoceti, "el suborden de ballenas más antiguo y ahora extinto", según la UNESCO. Se considera el sitio más importante del mundo para el estudio de la evolución porque ayuda a reconstruir los eventos de un cambio notable en nuestra historia natural: la transición de la ballena de un mamífero basado en lan a uno marino.

Un día en Wadi El Rayan

Esta reserva natural, que alberga cascadas vírgenes y una de las pocas poblaciones que quedan en el mundo de la especie de gacela de cuernos delgados en peligro de extinción, es un sitio popular entre los observadores de aves y los entusiastas del sandboarding. Este protectorado biodiverso consta de lagos superiores e inferiores conectados por cascadas, las más grandes de Egipto. El sitio, ubicado a 65 KM al suroeste de Fayoum, está rodeado de pintorescos manantiales y dunas de arena.

Cerámica en Tunis Village

Uno de varios de estos sitios, pero con mucho el más emocionante, Medinet Madi contiene los restos de una antigua ciudad llamada Dja en el Reino Medio y Narmuthis durante los períodos ptolemaico y romano. Durante los reinados de Amenemhat III y Amenemhat IV, se construyó en Narmuthis un templo en honor a la diosa cobra Renenutet. Medinet Madi también contiene los restos de dos templos más que se dice que honran a los dioses Sobek y Horus.

Un paseo por la historia natural en el bosque petrificado

Situado al norte del lago Qarun, el bosque petrificado de Fayoum es uno de los más grandes de la región. Se cree que sus árboles fosilizados pertenecen a un bosque antiguo que creció hace más de 30 millones de años. El área contiene los restos de árboles de hasta 30 metros de largo y presenta una variedad bastante diversa de fósiles, la mayoría de los cuales están perfectamente conservados.


Templo de Medinet Madi - Historia

El templo de Medinet Habu está situado en la orilla occidental del Nilo en Luxor, también se le llama el templo mortuorio de Ramsés III. Este Templo de Ramsés III (1186-1155 aC), que está enterrado en KV11 en el Valle de los Reyes, modeló su gran templo mortuorio en el Ramesseum de su antepasado Ramsés II.

Primer pilón

El primer pilón de Medinet Habu tiene casi el mismo tamaño que el del templo de Luxor en las orillas orientales del Nilo. El templo tiene muchos relieves bien conservados del pasado antiguo de Egipto. Estos relieves representan a los prisioneros agarrados por el cabello mientras son golpeados con un garrote. En el frente del gran pilón, se representa al rey masacrando a los grupos de enemigos ante su dios. En la pared interior del Primer Pilón, Ramsés III dispersa a los libios con su carro.

Una estatua de la diosa Sekhmet se encuentra cerca de la entrada. Originalmente era la diosa guerrera y la diosa de la curación del Alto Egipto. A menudo se la representaba como una leona que ayudaría a los antiguos egipcios durante las guerras.

Estos relieves en la pared exterior muestran a los prisioneros sostenidos por el cabello mientras son golpeados con un garrote.

Primera y segunda corte del templo de Medinet Habu

El Templo del Primer Patio de Medinet Habu tiene altas columnas y estatuas y los relieves muestran grandes detalles de las guerras egipcias y otros eventos históricos. Una puerta bellamente decorada conduce al Segundo Patio. Nekhbet está representado en el techo de la puerta entre el primer y el segundo patio. Ella era una diosa patrona de la ciudad de Nekheb.
El segundo patio de Medinet Habu tiene una representación colorida de su pasado y se hizo un gran esfuerzo para crear relieves y frescos en este templo. En el pasado, este tribunal también se utilizó como Iglesia cristiana en el pasado. Cuando la iglesia estuvo activa aquí, las paredes del templo se cubrieron con barro.


Medinet Madi

Medinet Madi es uno de los sitios arqueológicos más importantes de la zona de Fayum. En el período grecorromano se le conocía como Narmothis. Se encuentra a unos 30 km al suroeste de Fayoum, cerca de las cascadas de Wadi Al-Rayyan, que fue fundada durante el reinado de Amenhemhit III y IV durante la Duodécima Dinastía. Su nombre moderno significa "la ciudad del pasado".

Contiene las ruinas del único reino central, el templo de Medinet Madi, que es uno de los templos más importantes de Fayoum, debido a su buen estado de conservación. Estaba dedicado al tercer Subic (el dios cocodrilo), Rinonute (la diosa de la serpiente de la cosecha) y Horacio de Chidit.

El templo fue construido originalmente en la Duodécima Dinastía por Amenemhat III y IV. Luego fue restaurado durante la XIX Dinastía. El nombre del Rey Usurcón de la Dinastía 23 también se encuentra en las paredes del templo.

Maidant Maid contiene dos templos y alrededor de una docena de iglesias coptas que se remontan a la época romana, ya que se establecieron muchas adiciones en los lados norte y sur del Reino Central durante el período ptolemaico.

La extensión ptolemaica del templo incluía el camino de vanguardia hacia el sur con sus pechos y esfinge (tanto egipcia como griega), que pasaba a través de una cabina vertical que conducía finalmente a la galería de dos columnas antiguas.

Se ha sugerido que una conservación inusualmente buena de este complejo de templos, que fue excavado por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Milán en la década de 1930, puede deberse solo a un aislamiento relativo.


Ver el vídeo: EGYPT 285 -MADINET MADI,SEILA,KOM AUSHIM u0026 QASR EL SAGHA-by Egyptahotep (Octubre 2021).