Podcasts de historia

Supervivientes de la estrella del tenis del Titanic

Supervivientes de la estrella del tenis del Titanic

Los 1,500 fanáticos del tenis llenaron la tribuna aplaudiendo a Karl Behr y Dick Williams después de su emocionante partido de cuarta ronda en el Longwood Challenge Bowl de 1912. Los veteranos estuvieron de acuerdo en que el partido había sido el mejor en la historia del torneo. Durante cinco sets en una cálida tarde de julio, Behr y Williams compartieron el mismo rectángulo cubierto de hierba, pero los hombres ya compartían un vínculo mucho más fuerte, uno forjado en hielo. Solo 12 semanas antes, los dos futuros miembros del Salón de la Fama del tenis habían sobrevivido al hundimiento del Titanic.

Tanto Behr como Williams perseguían sus sueños cuando subieron por separado la pasarela del Titanic en Cherburgo, Francia. Behr, de 26 años, había sido un destacado del tenis en Yale, y en 1907 fue finalista de dobles en Wimbledon y miembro del equipo de la Copa Davis de EE. UU. Sin embargo, cuando abordó el Titanic, Behr tenía en mente cosas más importantes que el tenis, principalmente Helen Newsom, de 19 años.

La estrella del tenis había estado persiguiendo a la compañera de clase de su hermana, pero la madre y el padrastro de Newsom desaprobaban la diferencia de edad entre los pretendientes y esperaban que un viaje por Europa pudiera enfriar el romance. Behr, sin embargo, preparó un viaje de negocios a Europa y lo siguió. Cuando Newsom telegrafió a Behr en Berlín para decirle que navegaba a casa a bordo del Titanic, rápidamente reservó un boleto en el transatlántico gigante para sorprenderla.

Mientras Behr estaba en el lado negativo de su carrera en el tenis, Williams apenas comenzaba la suya. El descendiente de Ben Franklin, de 21 años, tenía sangre estadounidense en las venas, pero nació y se crió en Europa. Su viaje a Estados Unidos para jugar en el circuito de tenis de verano antes de matricularse en Harvard se había retrasado por un caso de sarampión, pero lo dejó con la aparente buena suerte de navegar con su padre, Charles, en el histórico viaje inaugural del Titanic.

Williams y su padre cenaron en la mesa del capitán Edward Smith el 14 de abril de 1912, antes de retirarse a pasar la noche. Poco antes de la medianoche, la pareja se despertó por la colisión con el iceberg. Charles Williams no estaba preocupado inicialmente. Décadas antes, había estado a bordo de un barco que chocó contra un iceberg del Atlántico, y la herida simplemente había sido tapada con la carga de algodón del barco. Padre e hijo se pusieron chalecos salvavidas debajo de sus abrigos de mapache y trataron de mantenerse calientes caminando por la terraza y montando bicicletas estáticas en la sala de ejercicios.

Behr, que estaba despierto cuando ocurrió la colisión, despertó a Newsom, a su madre y a su padrastro. Cuando la situación se volvió desesperada, el grupo saltó a un bote salvavidas y vio con horror cómo el Titanic comenzaba a hundirse en el mar. De regreso a cubierta, Williams se volvió hacia su padre y le gritó: “¡Rápido! ¡Salto!" Justo en ese momento, sin embargo, una enorme chimenea se derrumbó y aplastó instantáneamente a Charles Williams hasta la muerte. Falló por poco a Dick Williams, quien se sumergió en el agua a 28 grados. Nadó furiosamente hasta un bote salvavidas plegable al que se aferraba durante horas antes de que él, Behr y otros 700 supervivientes fueran rescatados por RMS Carpathia.

Cuando el exhausto Williams fue sacado de las heladas aguas, sufría de hipotermia y sus piernas tenían un preocupante tono púrpura. Un médico a bordo recomendó la amputación para prevenir la aparición de gangrena, pero Williams se negó. "Voy a necesitar estas piernas", dijo. Durante el viaje a Nueva York, Williams caminó por cubierta cada dos horas, incluso durante la noche, para restablecer su circulación. Funcionó, y en unas semanas volvió a balancear su raqueta de madera.

Fue a bordo de Carpathia donde Behr conoció a Williams, y tres meses más tarde se enfrentaron en los cuidados jardines del Longwood Cricket Club, cerca de Boston. Williams, el chico maravilla, tuvo un verano increíble, ganando el campeonato nacional de tierra batida, el campeonato nacional de dobles mixtos y el campeonato estatal de Pensilvania.

En Longwood, el fenómeno inicialmente dominó a Behr con su atletismo, dejando en blanco al veterano en el primer set y ganando el segundo 9-7. El astuto Behr, sin embargo, hizo los ajustes para capturar los siguientes tres sets y una victoria de 0-6, 7-9, 6-2, 6-1, 6-4. El Boston Globe informó al día siguiente que "si uno de los 1.500 espectadores se marchaba insatisfecho, era realmente difícil de complacer".

Los dos hombres volvieron a competir unas semanas después en Long Island, y se enfrentaron en los cuartos de final del Campeonato de Estados Unidos de 1914 (el Abierto de Estados Unidos de hoy). Williams ganó fácilmente en sets seguidos camino al primero de sus dos títulos nacionales. Antes de que su carrera terminara, Williams sería miembro de cinco equipos ganadores de la Copa Davis y capturaría un título de dobles de Wimbledon, dos campeonatos de dobles de Estados Unidos y una medalla de oro en dobles mixtos en los Juegos Olímpicos de 1924.

Si bien Williams perdió a su padre y casi sus piernas en el desastre del Titanic, fue Behr quien luchó más después. Estaba plagado de culpa de sobreviviente y en 1917 tuvo un colapso emocional que lo llevó a una breve estadía en un sanatorio. Al igual que con todos los hombres que abordaron los botes salvavidas del Titanic, Behr se encontró con rumores sobre su valentía. Luego testificó que se le ordenó remar en el bote, diciendo: "En ese momento supusimos que había muchos botes salvavidas para todos los pasajeros".

Los medios también analizaron la relación romántica entre Behr y Newsom, quienes se comprometieron seis meses después de la tragedia y se casaron en marzo de 1913. La prensa cubrió a la "pareja del Titanic" como un Jack y Rose de la vida real que se habían conocido y se habían enamorado en el transatlántico desafortunado. A pesar de las repetidas negaciones de la pareja, algunos periódicos informaron erróneamente que los dos eran extraños reunidos por el destino en el bote salvavidas, mientras que otros afirmaron que Behr le propuso matrimonio a Newsom dentro del bote salvavidas.

Williams fue incluido en el Salón de la Fama del Tenis Internacional en 1957, mientras que Behr fue consagrado póstumamente en 1969. Sin embargo, se puede argumentar que su mayor triunfo fue sobrevivir al naufragio más famoso de la historia.


R. Norris Williams

Williams nació en Ginebra, Suiza, hijo de padres de Filadelfia Charles Duane Williams, descendiente directo de Benjamin Franklin, y Lydia Biddle White. Recibió tutoría privada en un internado suizo y hablaba francés y alemán con fluidez. Comenzó a jugar al tenis a los 12 años, principalmente bajo la guía de su padre. [3]

El 11 de enero de 1919 en París, Francia, Williams se casó con Jean Haddock (1890-1929), hija de Arthur Henry y Matilda (Stewart) Haddock. Tuvieron cuatro hijos. Jean murió a los 38 años el 20 de abril de 1929 en Filadelfia. Williams se volvió a casar con Frances West Gillmore (1908-2001), hija del mayor general Quincy Adams Gillmore II y Frances West (Hemsley) Gillmore, el 2 de octubre de 1930. Era bisnieta de Quincy Adams Gillmore.

Carrera de tenis Editar

En 1911 Williams ganó el Campeonato de Suiza. [3] Un año después ingresó a la Universidad de Harvard y se convirtió en el campeón interuniversitario de tenis en individuales (1913, 1915) y dobles (1914, 1915). [4]

Williams es mejor conocido por sus dos títulos individuales masculinos en los Campeonatos de Estados Unidos en 1914 (venciendo a Maurice McLoughlin en la final) [5] y 1916 (venciendo a Bill Johnston en la final). [6] También estuvo en el equipo estadounidense victorioso de la Copa Davis dos veces: en 1925 y 1926 y fue considerado un buen jugador de dobles. [1] También tenía la reputación de pegar siempre lo más fuerte posible en sencillos y siempre tratando de golpear a los ganadores cerca de las líneas. Esto lo convirtió en un jugador extremadamente errático, pero cuando su juego estaba "activo" esporádicamente, se lo consideraba imbatible.

Durante los Juegos Olímpicos de 1924, a la edad de 33 años (y con un esguince de tobillo), Richard Norris Williams se convirtió en Medallista de Oro en dobles mixtos, junto con Hazel Hotchkiss Wightman. Luego pasó a ser el capitán de varios equipos ganadores de la Copa Davis desde 1921 hasta 1926, así como el equipo de 1934. A los 44 años, se retiró de Championship Tennis.

Fue incluido en el Salón de la Fama del Tenis Internacional (Newport, Rhode Island) en 1957.

RMS Titánico Editar

Williams también ganó fama por ser un sobreviviente del RMS. Titánico desastre en abril de 1912. Él y su padre, Charles Duane Williams, viajaban en primera clase en el transatlántico cuando chocó contra un iceberg y se hundió. Poco después de la colisión, Williams liberó a un pasajero atrapado de una cabina rompiendo una puerta. Fue reprendido por un mayordomo, quien amenazó con multarlo por dañar la propiedad de White Star Line, un evento que inspiró una escena en la película de James Cameron. Titánico (1997). Williams permaneció en el transatlántico condenado casi hasta el final. En un momento, el padre de Williams trató de conseguir un mayordomo para llenar su petaca. El frasco fue entregado a Williams y permanece en la familia Williams.

Como Titánico Comenzó su última zambullida, padre e hijo saltaron al agua. Mientras Dick pudo salvarse a sí mismo, su padre fue asesinado por el primer embudo que cayó del barco. [7] Williams, de 21 años, recordó: "Vi uno de los cuatro grandes embudos derrumbarse sobre él. Solo por un instante me quedé paralizado, no porque solo me hubiera fallado por unos pocos pies ... Curiosamente, no porque hubiera matado a mi padre, por quien tenía un sentimiento de amor y apego mucho más de lo normal, sino que me quedé paralizado y preguntándome por el enorme tamaño de este embudo, todavía eructando humo. Me parecía que dos autos podrían haber conducido a través de él uno al lado del otro ". Se dirigió al Plegable A parcialmente sumergido, sujetándose de un lado durante bastante tiempo antes de entrar. Cuando Williams entró al agua, vestía un abrigo de piel que rápidamente descartó junto con sus zapatos. Los que sobrevivieron en el plegable A fueron trasladados al bote salvavidas 14 por el quinto oficial Harold Lowe. Aunque abandonado por RMS CarpatiaEl Plegable A se recuperó un mes después. A bordo del bote salvavidas estaba el abrigo de piel desechado que White Star devolvió a Williams. [8]

Después de entrar en el bote salvavidas, pasó varias horas sumergido hasta las rodillas en el agua helada. Carpatia llegó al lugar para rescatar a los sobrevivientes. La terrible experiencia dejó sus piernas tan severamente congeladas que el Carpatia El médico quería amputarlos. Williams, que no quería que su carrera en el tenis se truncara, optó por superar la lesión simplemente levantándose y caminando cada dos horas, las veinticuatro horas del día. La elección funcionó bien para él: más tarde ese año, ganó su primer Campeonato de Tenis de los Estados Unidos, en dobles mixtos, y ganó muchos más campeonatos, incluida la Copa Davis con su compañero sobreviviente Karl Behr.

No fue hasta después de la publicación de Una noche para recordar (1955), un libro sobre la Titánico desastre, que Williams conoció a su autor Walter Lord. En 1962, Williams se reunió con Lord y le dio un relato detallado del hundimiento.

Servicio militar, carrera empresarial, sociedad histórica Editar

Williams sirvió en el ejército de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial y fue galardonado con la Croix de Guerre y la Legión de Honor. Después de la guerra, continuó jugando tenis de campeonato.

Williams, también un destacado banquero de inversiones de Filadelfia, fue presidente de la Sociedad Histórica de Pensilvania.

Muerte Editar

Richard Norris Williams murió de enfisema el 2 de junio de 1968, a los 77 años, en Bryn Mawr, Pensilvania. [2] [9]


Richard Norris Williams

El Sr. Richard Norris Williams II, de 21 años, nació en Ginebra, Suiza, el 29 de enero de 1891, hijo de Charles Duane Williams.

Richard viajaba con su padre desde Ginebra a Radnor, Pensilvania. Williams, un tenista consumado, había planeado participar en torneos en Estados Unidos antes de estudiar en la Universidad de Harvard. Los hombres abordaron el Titánico en Cherburgo como pasajeros de primera clase (número de boleto PC 17597, £ 61 7s 7d).

Cuando salieron de su camarote en C-Deck después de la colisión el 14 de abril, vieron a un mayordomo tratando de abrir la puerta de una cabina detrás de la cual un pasajero en pánico estaba atrapado. Williams apoyó el hombro en la puerta y entró. El mayordomo amenazó con denunciarlo por dañar la propiedad de la empresa.

Según un familiar, alrededor de la medianoche los dos hombres fueron al bar y encontraron que estaba cerrado. Le preguntaron a un mayordomo si podía abrirse, pero el mayordomo dijo que estaba en contra de las regulaciones. Charles le entregó su frasco vacío a Richard, que hoy está en posesión del nieto de Richard, Quincy II.

Los dos hombres vagaron por las cubiertas mientras el barco se hundía debajo de ellos, fueron a A-Deck para mirar el mapa donde se publicaban los barcos a diario, regresaron a la cubierta de botes para ver las luces de los botes salvavidas brillando en la distancia. Sintiendo el frío intenso se retiraron al gimnasio donde se sentaron en las bicicletas estáticas mientras el instructor del gimnasio McCawley charlaba con otros que se habían congregado allí.

Como el Titánico Richard y Charles se encontraron nadando por sus vidas en el agua, Richard se sorprendió al encontrarse cara a cara con el premiado bulldog Gamon de Pycombe del pasajero de primera clase Robert W. Libera a los perros de las perreras.

Richard vio a su padre y a muchos otros aplastados por el embudo delantero cuando se derrumbó, evitó por poco ser aplastado, la ola resultante lo llevó hacia el plegable A y, después de aferrarse a su costado durante un tiempo, lo subieron a bordo. luego fue trasladado al bote salvavidas 14. Logró olvidar el frío por un tiempo cuando se distrajo al ver a un hombre con un sombrero Derby con una abolladura. Intentó en varios idiomas explicarle al hombre cómo sacarlo, pero no pareció entenderlo. Finalmente, se acercó para hacerlo él mismo, pero el hombre se resistió a pensar que Williams estaba tratando de robarle el sombrero.

Los supervivientes del Plegable A habían sufrido terriblemente por el frío desde que estaban sumergidos en agua helada hasta la cintura. Después de su rescate, el médico del Carpatia recomendó la amputación de ambas piernas, pero Richard se negó a hacer ejercicio a diario y finalmente sus piernas se recuperaron.

Un mes después, el plegable 'A' que había sido abandonado por el Carpatia fue recuperado por el White Star Liner Oceánico, como esta carta, de R.N. Williams a sus compañeros Titánico El coronel sobreviviente Archibald Gracie muestra, su descubrimiento llevó a un cierto grado de confusión con respecto a Williams y su padre:

No estuve mucho tiempo bajo el agua, y tan pronto como llegué a la cima, me quité el gran abrigo de piel. También me quité los zapatos. A unos veinte metros de distancia vi algo flotando. Me acerqué a él y descubrí que era un bote plegable. Me aferré a él y, al cabo de un rato, me subí a bordo y me paré en medio. El agua me llegaba a la cintura. Una treintena de nosotros nos aferramos a él. Cuando el barco del oficial Lowe's nos recogió, once de nosotros seguíamos vivos, todos los demás estaban muertos de frío. Mi abrigo de piel fue encontrado atado a este barco de Engelhardt 'A' por el Oceanic, y también un bastón marcado como 'C.Williams'. Esto dio lugar a la historia de que el cuerpo de mi padre estaba en este barco, pero esto, como ven, no es así. No sé cómo llegó allí el bastón.

El abrigo también se mencionó en una carta del Sr.Harold Wingate de la White Star Line al coronel Gracie:

'El abrigo que pertenecía al señor Williams lo envié a un peletero para que lo reacondicionara, pero no se podía hacer nada con él excepto secarlo, así que se lo envié como estaba. No había bastón en el bote. El mensaje del Oceanic y las palabras 'R. N. Willians, a cargo de Duane Williams, 'fueron torcidos por el receptor del mensaje a' Richard N. Williams, bastón de Duane Williams ', que se metió en la prensa, y así perpetuó el error'.

Williams continuó su carrera en el tenis y entró en Harvard. A pesar de su experiencia traumática y la lesión en sus piernas, Richard ganó los dobles mixtos de Estados Unidos de 1912 (con la Sra. Mary Browne). En 1914 y 1916 fue campeón individual de Estados Unidos, campeón de dobles masculino de Wimbledon en 1920 (con Mr CS Garland) y subcampeón en 1924 (con Mr WM Washburn), medallista de oro olímpico en 1924 y entre 1913 y 1926 fue miembro de los Estados Unidos. Equipo de Copa Davis.

Richard Norris Williams (izquierda) en la final de dobles de hombres de Wimbledon de 1924 (ver video)

Richard Norris Williams

Williams sirvió con distinción en el Ejército de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y fue galardonado con el Chevalier de la Legion d'Honneur y Croix de Guerre.

Más tarde, Williams se convirtió en un exitoso banquero de inversiones en Filadelfia y fue durante veintidós años el presidente de la Sociedad Histórica de Pensilvania. Murió de enfisema el 2 de junio de 1968, a la edad de 77 años. Su cuerpo fue enterrado en St. David's Churchyard, Devon, Pennsylvania.


(Cortesía de Michael A. Findlay, EE. UU.)


El vínculo secreto de dos ases del tenis estadounidense que sobrevivieron al desastre del Titanic

Es, según el editor Randy Walker, la "mayor historia de la historia del tenis".

Así que, a medida que se acerca el centenario del hundimiento del Titanic este domingo, qué saludable es que volvamos a conocer a dos atletas unidos por su educación de la Ivy League, la población patricia de la costa este, la soltería elegible y el hecho de que sobrevivieron al desastre marítimo más famoso de historia. La crónica de la historia de Richard Norris Williams y Karl Behr sigue estando cargada de sensibilidad, incluso 100 años después. Lydia Griffin, nieta de Williams, ha denunciado la próxima novela de Lindsay Gibbs sobre sus vidas como una "historia de ficción tejida sobre un andamio desnudo de hechos reales". Tal controversia es lamentable, porque la suya es una narrativa casi imposible de sensacionalizar.

La versión en 3D fielmente renderizada del Titanic de James Cameron parece no tener nada en las corrientes subterráneas de clase, amor y valor que encapsula su terrible experiencia. Williams y Behr no eran los miembros más célebres del manifiesto del Titanic cuando partió de Southampton el 12 de abril de 1912. No cuando los pasajeros de su viaje inaugural incluían a titanes de la industria estadounidense como John Jacob Astor IV, Benjamin Guggenheim y George Widener. Resultó que Widener, un magnate del tranvía, no era el único representante de la alta sociedad de Filadelfia a bordo.

Porque también en su compañía en primera clase estaba Charles Duane Williams, descendiente lejano de Benjamin Franklin y padre de Richard, conocido como Dick, un talento de tenis juvenil muy prometedor. La familia se mudó a Ginebra una vez que Charles se enfermó, y se dice que el adolescente Dick prefigura a Roger Federer en virtud de su dominio del circuito suizo y la elegancia sin esfuerzo de su juego. Él y su padre habían reservado en el Titanic para poder competir en los torneos de verano estadounidenses antes de inscribirse en Harvard en otoño. En el evento, hicieron la travesía con solo unos minutos de sobra, cuando desembarcaron en la conexión ferroviaria equivocada en París.

Fue en el tren donde Williams se sorprendió al ver a Behr, un exitoso abogado y confidente de Teddy Roosevelt, sin mencionar a un miembro del equipo de la Copa Davis de Estados Unidos. Behr fue tan exitoso en una cancha de tenis que llegó a la final de dobles de Wimbledon en 1907, aunque se encontró en Europa con un proyecto estrictamente no deportivo. Porque lo que lo guió fue una niña: en concreto, Helen Newsom, de 19 años, amiga de su hermana menor, con quien se había escapado para disfrutar de las vistas de Madeira y Marruecos en su primer crucero transatlántico. Los dos habían acordado encontrarse de nuevo la próxima vez que estuvieran en Nueva York, pero Behr decidió sorprender a Helen en el viaje de regreso. Así se instaló cómodamente en la cabina C-148 del Titanic, armado con un anillo de diamantes.

Durante los primeros días de la travesía, Behr estaba preocupado por ganarse a la madre y al padrastro de Helen & rsquos, Sallie y Richard Beckwith, ambos preocupados por cómo él era ocho años mayor que ella. Williams, en cambio, invirtió su tiempo en las canchas de squash del Titanic & rsquos, una feliz escapada brutalmente truncada cuando, a las 11.40 pm del 14 de abril, un iceberg hizo un corte en el casco. Al principio se tranquilizó, a pesar del espantoso sonido que había debajo, por las palabras de su padre, que buscaba asegurarle que si el barco había sido perforado, podría flotar hasta 15 horas: tiempo más que suficiente para una misión de rescate. Behr, según se informa, intuyó rápidamente la gravedad de la situación, y le ordenó a Helen que se cambiara y se pusiera ropa de abrigo y que dejara todas sus pertenencias excepto sus joyas. Consiguió un lugar en uno de los botes salvavidas solo cuando J Bruce Ismay, director gerente de White Star Lines, supuestamente le dijo que se necesitaban hombres para ayudar a las mujeres y los niños con el remo.

Para Williams, la fuga fue más desesperada. Él y su padre habían tratado de mantener el calor montando bicicletas estáticas en la sala de ejercicios, pero decidieron abandonar el barco una vez que vieron las letras del nombre del barco y rsquos en la proa deslizarse por debajo de la línea de flotación. Mientras hablaban en cubierta, una de las enormes chimeneas del Titanic y rsquos se derrumbó, matando a Charles instantáneamente.

En ese segundo, Dick se zambulló en el Atlántico helado. "No estuve mucho tiempo bajo el agua", le escribió a un compañero sobreviviente, después de haberle salvado la vida aferrándose a una balsa plegable. Observaría cómo la popa del Titanic & rsquos se hundía en las heladas profundidades a las 2.45 a.m., y finalmente se encontraba con Behr a bordo de Carpathia en el angustioso pasaje hacia Nueva York. Tres meses después se volverían a encontrar. Esta vez fue en un partido de cuarta ronda del Longwood Bowl en Boston, con Behr prevaleciendo en cinco sets. Ninguno, lo más extraordinario de todo, diría una palabra sobre los lazos que los unían.


Joseph Bruce Ismay

El Sr. Joseph Bruce Ismay nació en Crosby, cerca de Liverpool, el 12 de diciembre de 1862. Era el hijo mayor de Thomas Henry Ismay y Margaret Bruce (hija de Luke Bruce). Thomas Ismay fue socio principal de la firma Ismay, Imrie y la compañía y fundador de White Star Line. La familia vivía en Dawpool, Cheshire.

Bruce Ismay se educó en Elstree School y en Harrow. Cuando dejó Harrow, recibió tutoría en Francia durante un año antes de ser aprendiz en la oficina de Thomas Ismay durante cuatro años. Luego realizó una gira de un año por el mundo y, a su regreso, fue enviado a Nueva York, donde trabajó en la oficina de White Star Line durante un año más. Al final de ese período fue nombrado agente de la empresa en Nueva York.

En 1888, Ismay se casó con Julia Florence Schieffelin (hija mayor de George R. Schieffelin de Nueva York) y juntos tuvieron dos hijos y dos hijas.

En 1891 Ismay y su familia regresaron a Inglaterra. Ese año fue nombrado socio de la firma de Ismay, Imrie y compañía.


(Espejo diario, 16 de abril de 1912, p.8)

Thomas Ismay murió en 1899 y Bruce se convirtió en el director del negocio. Bruce Ismay dirigió una empresa próspera y mostró una gran perspicacia para los negocios, pero en 1901 los intereses estadounidenses se acercaron a su empresa para formar un conglomerado internacional de compañías navieras. Después de largas negociaciones, Ismay llegó a un acuerdo con John Pierpont Morgan en virtud de los cuales la White Star Line formaría parte de la International Mercantile Marine Company. En ese momento, el IMM estaba dirigido por C. A. Griscom, presidente de American Line, pero en 1904 Ismay sucedió a Griscom y ocupó el cargo de presidente hasta 1913, cuando Harold Sanderson asumió el cargo.

Además de su interés en la empresa que había creado su padre, Bruce Ismay fue, durante su vida, también presidente de Asiatic Steam Navigation Company, presidente de la Liverpool Steamship Owners Protection Association y la Liverpool and London War Risks Association, así como la Compañía de seguros Delta. También fue director de Liverpool, London and Globe Insurance Company, Sea Insurance Company, Birmingham Canal Navigation Company y London, Midland and Scottish Railway. De este último, se le ofreció la presidencia, pero se negó.

Una noche de verano de 1907 (se desconoce la fecha exacta), Bruce y Florence Ismay cenaron en Downshire House en Belgravia, la casa londinense de Lord Pirrie. Pirrie era socio de la empresa Harland & Wolff, constructores navales de Belfast con quienes la empresa Ismay había disfrutado de una larga y lucrativa asociación.

Ismay y Pirrie estaban decididos a formular una respuesta a la popularidad de los últimos barcos de sus competidores más cercanos. Cunard había presentado el Lusitania en 1907 seguido poco después por el Mauritania. Estos barcos habían sido construidos con la ayuda de un subsidio del gobierno y habían establecido nuevos estándares en el lujo en el mar, además de ser más rápidos y más grandes que cualquiera de los anteriores.

Ismay y Pirrie decidieron que la alta velocidad, aunque deseable, no era el elemento esencial para capturar el vital comercio de inmigrantes, que era su principal fuente de ingresos en ese momento. Se concentrarían en crear los barcos más grandes para maximizar la capacidad de tercera clase y convertirlos en los más lujosos en alojamiento de primera y segunda clase para atraer a los ricos y prósperos de la clase media.

Ismay acompañó a sus barcos en sus viajes inaugurales y el Titánico no fue una excepción.

El 10 de abril de 1912 abordó el Titánico con su ayuda de cámara Richard Fry y su secretario William Henry Harrison. Mientras estaba a bordo, también fue asistido por Ernest Freeman quien, a diferencia de los otros empleados, figuraba como miembro de la tripulación.

Ismay fue rescatado del Titánico en Plegable C.

Durante su vida Ismay inauguraría el barco cadete Mersey para la formación de oficiales de la marina mercante, donó £ 11.000 para fundar un fondo en beneficio de las viudas de los marineros perdidos y en 1919 dio £ 25.000 para establecer un fondo para reconocer la contribución de los mercantes en la guerra. Dividió su tiempo entre sus hogares en Londres e Irlanda.

Joseph Bruce Ismay murió el 17 de octubre de 1937 dejando una herencia valorada en 693.305 libras esterlinas.

Los tiempos El obituario recuerda algunas ideas interesantes sobre la personalidad de Ismay, pero no menciona la Titánico:

[Él era un hombre] 'de llamativa personalidad y en cualquier compañía llamaba la atención y dominaba la escena. Aquellos que lo conocían un poco encontraron su personalidad abrumadora y, en consecuencia, lo imaginaron también duro, pero sus amigos sabían que esto no era más que la apariencia externa de una naturaleza tímida y altamente sensible, debajo de la cual se escondía una profundidad de afecto y comprensión que se le da a pero pocos. Quizás su característica sobresaliente era su profundo sentimiento y simpatía por los 'desamparados' y siempre estaba ansioso por ayudar a cualquiera en problemas. Otro rasgo notable era una intensa aversión a la publicidad que haría todo lo posible por evitar. En su juventud ganó muchos premios en torneos de tenis sobre hierba. También jugó fútbol de asociación, teniendo una aptitud natural para los juegos. Le gustaba disparar y pescar y se convirtió en un tirador de primera clase y un pescador experto. Quizás este último era su deporte favorito y pasó muchas felices fiestas pescando en Connemara '.


Karl Howell Behr

El señor Karl Howell Behr, de 26 años, nació el 30 de mayo de 1885 en Brooklyn, Nueva York, hijo de Herman Behr y Grace Howell.

Karl Behr se educó en Lawrenceville School y Yale. Fue admitido en el colegio de abogados en 1910. Behr también era una conocida estrella del tenis sobre hierba. Jugando en el equipo de la Copa Davis de Estados Unidos en 1907. Behr, con Beals C. Wright, también fue subcampeón en el campeonato de dobles masculino de Wimbledon en 1907.

Behr abordó el Titánico en Cherburgo como pasajero de primera clase ocupó la cabina C-148 (111369, £ 30). Había estado persiguiendo a Helen Monypeny Newsom, amiga de su hermana. De hecho, parte de la razón por la que estaba en el Titánico iba a continuar su noviazgo con la señorita Newsom. La señora Beckwith, la madre de Helen, había intentado desalentar la relación y había llevado a la señorita Newsom a un "Gran Tour" por Europa para separarlas por un tiempo. No funcionó, ya que Behr inventó un viaje de negocios a Europa y dispuso reservar un pasaje en el Titánico por su regreso a América.

La noche del naufragio, Behr se unió a los Beckwith, Helen Newsom, Edwin y la Sra. Kimball en la cubierta de estribor. Aunque el tercer oficial Herbert Pitman estaba a cargo de cargar el bote salvavidas 5, Bruce Ismay también instaba a los pasajeros cautelosos a subir al bote. La Sra. Kimball dio un paso adelante y preguntó si podían ir todos juntos, e Ismay respondió: "Por supuesto, señora, todos ustedes". Como resultado, Karl Behr y sus amigos fueron rescatados en el Barco 5.

Mientras regresaba a Nueva York el Carpatia, Behr y algunos otros sobrevivientes (Sr. Frederic K. Seward - Presidente, Molly Brown, Mauritz Björnström-Steffansson, Frederic Oakley Spedden, Isaac Frauenthal y George Harder) formaron un comité para honrar la valentía del Capitán Rostron y su tripulación. Presentarían al Capitán una copa de plata con inscripciones y medallas a cada uno de los 320 miembros de la tripulación.

En marzo de 1913, poco menos de un año después de la catástrofe, Karl y Miss Newsom se casaron en la Iglesia de la Transfiguración. La pareja tuvo 4 hijos, tres hijos, Karl H. Behr Jr. (aún vivo, Florida), Peter Behr (n. 24 de mayo de 1915, fallecido el 10 de marzo de 1997 en San Rafael, California) y James Behr (n. 16 de julio de 1920, fallecido el 14 de junio de 1976, Napa, California), y una hija, Sally Behr (más tarde Sra. Samuel Pettit, n. 8 de marzo de 1928, fallecida en septiembre de 1995, Wilmington, Delaware)

Más tarde, Behr ingresó en la banca; fue vicepresidente de Dillon, Read & Co., banqueros, de 28 Nassau St., NY. También estuvo en el directorio de Fisk Rubber Company, Goodyear Tire and Rubber Company y National Cash Register Company. A su muerte, era director de la Corporación Interquímica, la Corporación Behr-Manning de Troy, Nueva York, y la Corporación Witherbee Sherman. Sus clubes incluían Downtown, University y Yale, y St. Nicholas Society.

Karl Behr murió el 15 de octubre de 1949, fue enterrado en Evergreen Cemertery, Morristown, Nueva Jersey.

Más tarde, su viuda se casó con uno de sus mejores amigos y compañeros de tenis, Dean Mathey. Helen murió en Princeton, Nueva Jersey en 1965.


2. La alta sociedad: Margaret & # 8220Molly & # 8221 Brown

Si bien la mayoría de la gente conoce a Molly Brown y su valentía durante la Titánico hundiéndose, no es tan conocido que ella participó activamente en los derechos de la mujer y otras causas antes y después de la tragedia. Nacida el 18 de julio de 1867 en Hannibal, Missouri, Molly y su esposo, J.J. Brown, hizo su fortuna con el mineral de oro en Colorado. Molly navegó a bordo del Titanic desde Cherburgo, Francia, después de enterarse de que su nieto se había enfermado en Estados Unidos.

El coraje de Molly Brown duró mucho más allá de sus acciones en el bote salvavidas, donde le enseñó a la otra mujer a remar y las animó a todas a cantar para mantener el ánimo. Una vez el Carpatia llegó, trabajó para crear el Comité de Supervivientes del Titanic, del que se convirtió en presidenta. También actuó como traductora a bordo, siendo fluida en una variedad de idiomas. El comité recaudó dinero para los sobrevivientes que habían perdido todo debido al hundimiento, sin importar su clase. Cuando se le negó la entrada al Titánico audiencias y no se le permitió testificar debido a su género, sus hallazgos y el relato del hundimiento se publicaron en una variedad de periódicos internacionales. Brown perseveró a pesar de la tragedia y luego usó su fama para promover los derechos humanos de los demás.


SI Vault: la historia de dos ases del tenis estadounidense que sobrevivieron al Titanic

Las canchas de césped eran verdes, los collares eran blancos y, al menos para el observador casual, el partido de cuarta ronda en el Longwood Bowl en Boston el 18 de julio de 1912 fue típico de ese año y un circuito de tenis sobre césped de EE. UU. Richard Williams, un advenedizo de 21 años de Filadelfia, se enfrentó a Karl Behr, de 27 años, un veterano de la ciudad de Nueva York. Aunque eran una & quot; generación de tenis & quot; aparte en edad, los dos hombres tenían figuras similares: guapos Ivy Leaguers de origen patricio de la costa este. (Behr was a Yale man Williams would enter Harvard that fall.) Both were at home at the tournament&aposs venue, the Longwood Cricket Club, whose wealthy members often arrived in high style, piloting a new mode of transit: the automobile.

This was top-level tennis 100 summers ago: men in starched polo shirts, long pants, leather shoes and stoic expressions, using wooden rackets strung with beef or sheep gut to bat the ball around for hours in the afternoon sun. They might reconvene afterward in the clubhouse for a brandy, perhaps stopping first to call back to the office. In the era before prize money, many of the male players moonlighted as lawyers or bankers.

From the clubhouse the winners would repair to their rooms to prepare for the next day&aposs matches the losers would throw on seersucker suits and head for Newport (R.I.) or Merion (Pa.) or Chevy Chase (Md.), whichever moneyed enclave was hosting the next tournament. But in 1912 some of the losers at Longwood might have stayed on for a day to check out a baseball game nearby at newly opened Fenway Park.

The Williams-Behr match was full of precise shotmaking, savvy tactics and gyrating momentum. The lanky, dark-haired Williams brought his aggression and superior athleticism to bear and won the first two sets. Then the sturdier Behr, who wore wire-rimmed glasses and held back his sandy hair with a not-yet-voguish headband, surged and gradually wore down Williams&aposs resistance. Over five gripping sets the veteran beat the newcomer 0𠄶, 7𠄹, 6𠄲, 6𠄱, 6𠄴.

It was a classic match by any measure, two future Hall of Famers exploring the limits of their talent. Fans ringing the court applauded lustily, and the other players toasted the two men as they walked off at the end. The following day&aposs New York Times gushed that the match "was declared by old-timers to be one of the hardest fought tennis battles seen during the 22 years of tournaments at Longwood."

Something gave the encounter a deeper texture, however. Few press reports mentioned it, and those that did hardly played it up. Certainly neither Williams nor Behr discussed it openly. Nor did the fans at Longwood seem to be aware of it. But just 12 weeks earlier𠅊nd 100 years ago next month—the two players, traveling separately, had survived the most famous maritime disaster in history.

UNDERWOOD & UNDERWOOD/CORBIS (WILLIAMS) GÜNTER BోLER COLLECTION (BEHR) THE MARINERS&apos MUSEUM/CORBIS (HEADLINE)

​On April 12, 1912, to great fanfare, the RMSTitanic began its maiden voyage. The world&aposs largest and most expensive ship—in fact, at that time, the world&aposs largest man-made object—pushed off of a pier in Southampton, England, stopped briefly at Cherbourg, France, and Queenstown, Ireland, and then headed west into the open Atlantic, destination New York City. More than half of the 1,317 passengers were consigned to steerage class, but above decks were some of the richest and most distinguished people on the planet. The manifest included millionaire investor and real estate tycoon John Jacob Astor IV and his pregnant 18-year-old wife, Madeleine mining titan Benjamin Guggenheim Macy&aposs department store owner Isidor Straus and his wife, Ida and Philadelphia streetcar magnate George Widener, who had traveled to Europe with his wife, Eleanor, and son Harry to purchase rare books and find a chef for the family&aposs new hotel, the Ritz-Carlton.


12 famous people who died on the Titanic — and 11 who survived

The Titanic is one of the most famous tragedies in maritime history.

And a number of its victims and survivors were quite famous too.

The ocean liner, which sank off the coast of Newfoundland on its maiden voyage to New York City, was billed as the paragon of luxury travel . As a result, many prominent individuals decided to book a trip on the doomed ship.

Some of the ship's most famous passengers included a top fashion designer, one of the wealthiest men in the world, and a famous British countess.

For the most part, most of the well-known people on board were first-class passengers. Researcher Chuck Anesi crunched the numbers, breaking down the demographics of the survivors . He found that 97.22% of the 144 female first-class passengers were rescued, while only 32.57% of their 175 male counterparts were saved.

Ultimately, he found that male second-class passengers fared the worse in terms of survival, with only 14 out of 168 making it out alive. The total survival rate for women was 74%, while the male survival rate was 20%.

Here are 12 of the most famous victims of the Titanic disaster and 11 prominent people who survived:

DIED: John Jacob Astor, millionaire

Millionaire John Jacob Astor was a member of the prominent Astor familyand helped build the Waldorf-Astoria hotel in New York City. He was also an inventor, a science fiction novelist, and served in the Spanish-American War.

Astor was traveling with his wife Madeleine in Europe when she became pregnant. To ensure the child would be born in the US, the couple booked a trip home on the Titanic.

He was last seen clinging to the side of a raft . His wife survived the disaster.

Astor was worth nearly $87,000,000 at the time $2.21 billion in today's dollars. He was the richest passenger onboard the Titanic.

SURVIVED: Archibald Gracie IV, historian and author

Gracie achieved prominence in the wake of the Titanic disaster due to his meticulous and detailed account of the tragedy.

The historian and Alabama native, who'd written a book on the American Civil War's Battle of Chickamauga, was returning from a European vacation on the Titanic.

He was woken up when the ship crashed into an iceberg. After escorting a number of women to the lifeboats, Gracie helped other passengers evacuate the ship.

When the ship sank, Gracie surfaced beside an overturned lifeboat. He managed to climb on top with a number of other men, and they spent much of the night balanced there.

The historian was one of the first Titanic survivors to die after being rescued, passing away on December 4, 1912 at the age of 54. Gracie's final words reportedly were "we must get them all in the boats ."

DIED: W. T. Stead, investigative journalist

Stead was a highly influential editor who, in an uncanny twist, may have foreseen his death on the Titanic.

As the editor of the Pall Mall Gazette, the newspaperman published an explosive and controversial investigative series about child prostitution . He is credited with helping to invent investigative journalism.

A devoted spiritualist, Stead also established a magazine dedicated to the supernatural and a psychic service known as Julia's Bureau.

He also penned a fictional story in 1886 that bore an unsettling resemblance to the real-life events of the Titanic.

" How the Mail Steamer Went Down in Mid Atlantic, by a Survivor " tells a story of an ocean liner that sinks in the Atlantic. In the story, only 200 passengers and crew members of the original 700 people on board survive the disaster, due to a lifeboat shortage.

According to Biography.com , Stead didn't hang around on deck as the Titanic sank. He spent his final hours reading in his cabin.

SURVIVED: Nol Leslie, countess and philanthropist

Nol Leslie, Countess of Rothes, was one of the Titanic's most famous passengers at the time.

A popular figure in London society, Leslie became a countess after marrying Norman Evelyn Leslie, Earl of Rothes, in 1900.

Leslie and her cousin Gladys Cherry booked a trip on the Titanic. According to Biography.com , both Leslie and Cherry escaped on a lifeboat and assisted crew members in rowing the raft to safety.

The cousins, along with crew member Thomas Jones, reportedly advocated rowing back to search for survivors, but their fellow lifeboat occupants voted against it.

The countess reportedly helped take care of her fellow survivors on board the Carpathia. According to Encyclopedia Titanica, she was dubbed "the plucky little countess" in the press and was a major subject of the media frenzy that ensued in the wake of the disaster.

After surviving the Titanic disaster, Leslie became a prominent philanthropist and worked as a nurse during World War I.

DIED: Thomas Andrews, architect of the Titanic

Andrews was no ordinary Titanic victim.

The longtime Harland and Wolff employee designed the ship itself. He traveled on the Titanic's maiden voyage in order to observe the ship and make recommendations on areas where the ship could be improved.

When an iceberg damaged the Titanic's hull, Andrews immediately knew it was doomed to sink, according to the BBC .

The 39-year-old shipbuilder then began helping women and children into the lifeboats.

The BBC also reprinted a telegram from the White Star Line, which noted that, "When last seen, officers say was throwing overboard deck chairs, other objects, to people in water. His chief concern safety of everyone but himself."

SURVIVED: Margaret Brown, socialite

Socialite and philanthropist Margaret Brown is best known for surviving the Titanic disaster.

According to Biography.com , she was born in Mississippi to Irish immigrants. She married James Joseph Brown in New York City. The couple became fabulously wealthy when Brown's mining business struck ore.

Brown became a well-known socialite with a penchant for dramatic hats and social activism on the behalf of women and children.

Brown was returning from a voyage around Europe when she decided to book a trip on the Titanic.

During the disaster, she reportedly helped to row the lifeboat and demanded that the group of survivors row back to the spot where the ship went down, in order to look for survivors. This earned her the nickname " the Unsinkable Molly Brown " although her friends and family reportedly called her Maggie.

Brown's life was immortalized in the Broadway musical "The Unsinkable Molly Brown," which was later adapted into a Hollywood film.

DIED: John Thayer, railroad executive

Thayer was well-known in 1912 as both a former cricket player and aPennsylvania Railroad Company executive.

The railroad company vice president was traveling on the Titanic with his wife and son following a trip to Berlin. After the ship struck an iceberg, Thayer made certain that his wife and their maid boarded a lifeboat.

Gracie reported seeing Thayer looking "pale and determined" on deck before the ship sank. Thayer's body was never found. His son, however, survived by diving into the water and swimming over to an overturned lifeboat.

SURVIVED: J. Bruce Ismay, White Star Line executive

Ismay may have survived the sinking of the Titanic, but he never lived down the public scorn he received in the wake of the disaster.

The White Star Line managing director was the highest-ranking company official to survive the disaster. He boarded a lifeboat 20 minutes before the ship sank into the Atlantic.

He later said he turned away as the Titanic slipped beneath the surface of the water, saying , "I did not wish to see her go down. I am glad I did not."

Ismay caught a lot of flack for boarding a lifeboat before other passengers. He was ostracized in society and ultimately resigned from his post and kept a low profile. Today, Ismay's family say that he was unfairly maligned by the pressand that he never fully recovered from the ordeal.

DIED: Isidor Straus, co-owner of Macys and his wife Ida

The couple first met after the Civil War when a penniless Isidor Straus moved to New York City, according to Premier Exhibitions. Isidor and his brother later acquired Macy's, and he eventually became a powerful businessman and a member of the US House of Representatives.

According to Today , Straus was offered a spot on a lifeboat while the ship was sinking. He declined, saying he wouldn't board a raft until every woman and child had gotten off the ship.

Ida then refused to leave her husband. When her husband urged her to evacuate the ship, she reportedly responded, "We have lived together for many years. Where you go, I go."

Ida then ordered her maid to board a lifeboat. She also gave her a mink coat, quipping that she wouldn't need the garment anymore. The couple was last seen together on the deck of the Titanic. Isidor's body was recovered from the ocean, but Ida was never found.

Woodlawn Cemetary in the Bronx memorialized Isidor and Ida Straus with a cenotaph bearing a line from the Song of Solomon : "Many waters cannot quench love neither can the floods drown it."

SURVIVED: Cosmo and Lucy Duff-Gordon, landowner and fashion designer

Sir Cosmo Duff-Gordon and his wife Lady Lucy Duff-Gordon were two of the most prominent passengers on board the Titanic.

Duff-Gordon was a major landowner and society figure in the UK, known for his fencing skills. Lady Duff-Gordon was a top British fashion designer, whose innovations included the precursor to the modern day fashion show.

The Duff-Gordons booked a trip on the Titanic in order to travel to New York City on business. When disaster struck, they both escaped on the first lifeboat that embarked off the ship.

According to Vogue , Lady Duff-Gordon described the scene on the Titanic, saying, "Everyone seemed to be rushing for that boat. A few men who crowded in were turned back at the point of Captain Smiths revolver, and several of them were felled before order was restored. I recall being pushed towards one of the boats and being helped in."

In the wake of the tragedy, Sir Duff-Gordon received criticism for not adhering to the ship's "women and children first" evacuation policy.

A few years later in 1915, Lady Duff-Gordon escaped death again after canceling her voyage on the doomed Lusitania.

DIED: Benjamin Guggenheim, mining magnate

Benjamin Guggenheim was a member of the powerful Guggenheim family, which earned its fortune in the mining industry.

He was traveling on the ship with his mistress Lontine Aubart and a number of staffers.

According to " LIFE Titanic: The Tragedy That Shook the World ," Guggenheim was initially optimistic about the ship's prospects, telling his maid that, "We will soon see each other again. It's just a repair. Tomorrow the Titanic will go on again."

Guggenheim, whose body was never recovered, reportedly put a rose in his buttonhole and quipped, "We've dressed up in our best and are prepared to go down like gentlemen."

He later passed on a message to his estranged wife to a Titanic survivor. "Tell her I played the game out straight to the end," he reportedly said. "No woman shall be left aboard this ship because Ben Guggenheim is a coward."

SURVIVED: Dorothy Gibson, actress

After getting her start as a young girl in vaudeville, Gibson went on to become a model and launch a career as a silent film star.

She was 22-years-old when she booked a passage on the Titanic. Gibson reportedly heard the ship crash into an iceberg. She grabbed her mother and together they escaped the ship on the first lifeboat.

"I will never forget the terrible cry that rang out from people who were thrown into the sea and others who were afraid for their loved ones," Gibson told a newspaper reporter shortly after the disaster, according to the History Press .

Gibson subsequently appeared as herself in a now-lost 1912 film about her experienced called " Saved from the Titanic ." According to the History Press , Gibson sported the same clothes in the film as she had on during the disaster. Gibson quit acting shortly afterward.

After that, Gibson's life is a bit cloudy.Her affair with a prominent film producer was a scandal in Americaand prompted Gibson to move to Paris. As WWII began, there were allegations that she herself was a Nazi sympathizer the veracity of those rumors is unclear.

Later, while living in Italy in the 1940s, the former actress was imprisoned by fascists. She survived prison but died shortly after the war.

DIED: George Dennick Wick, steel magnate

The industrialist was the founding president ofYoungstown Sheet and Tube Company, a now-defunct steel-manufacturing business.

Wick had been traveling in Europe in order to improve his health. Unfortunately, he booked a trip on the Titanic in order to return to the US.

Accordingto Encyclopedia Titanica , he was last seen on the deck of the ship, waving to his wife, daughter, cousin, and aunt as they escaped on a lifeboat.

SURVIVED: Elsie Bowerman, lawyer

Bowerman survived the sinking of the Titanic and went on to lead an extraordinary career.

According to Biography.com , the British suffragette and Cambridge graduate booked a trip on the ocean liner with her mother to visit friends living in American and Canada. They both survived the catastrophe by getting on the same lifeboat as Molly Brown.

When WWI broke out, Bowerman served in a traveling hospital unit that moved across Europe. Later, in 1923, she was admitted to the bar and became the first woman barrister to practice in the Old Bailey, the Central Criminal Court of England and Wales.

Biography.com noted that later in life Bowerman headed the establishment of the UN's Commission on the Status of Women.

DIED: Charles Melville Hays, railroad executive

Hays started out in the railway business as a teenaged clerk. He went on to become the president of theGrand Trunk Railway, which operated in Canada and the northeast of the US.

The American railway magnate may have had some reserves about embarking on the Titanic's maiden voyage. Biography.com reported that he "told his companions that the trend toward large boats might end in tragedy."

Hays' wife Clara and their daughter Orian were evacuated from the ship on lifeboats.

"After Charles and Clara were separated, she called out to every other lifeboat they encountered, hoping that he had made it on one of them," according to Biography.com . But Hays had died when the Titanic sank his body was later recovered and he was buried in Montreal.

SURVIVED: Helen Churchill Candee, author

An author and a single mother, Candee penned the early feminist work "How Women May Earn a Living" in 1900.

The American writer traveled extensively and befriended a number of prominent individuals, including Theodore Roosevelt and William Jennings Bryan.

She booked a passage on the Titanic in order to return to the US to care for her son, who'd been injured.

Despite breaking her ankle during the chaotic evacuation, according to Biography.com , the writer teamed up with Molly Brown to man the oars of the lifeboat.

Even after surviving the Titanic, Candee continued to travel the world, undaunted.

DIED: Henry B. Harris, Broadway producer

Harris was a major player on Broadway when he lost his life on the Titanic. He'd started producing plays and managing stars back in 1897 , and was returning to the US after a business trip to London.

He went down with the ship after ensuring his wife Renee, who had previously broken her elbow after falling down the ship's grand staircase, got on a lifeboat.

"Harry lifted me in his arms and threw me into the arms of a sailor and then threw a blanket that he had been carrying for me through the hours," his wife recalled, according to author Charles Pellegrino's website .

Renee achieved prominence by taking up her husband's line of work , becoming one of the first female theatrical producers in the US.

SURVIVED: Karl Behr, tennis player

The Independent reported that banker and tennis star Karl Behr only booked a trip on the Titanic in order to pursue his future wife, Helen Newsom.

Behr survived the disaster because he was asked to help row one of the lifeboats. According to Encyclopedia Titanica , it was reported that he may have asked Newsom for her hand in marriage while they were adrift in a lifeboat.

Behr went on to continue his successful tennis career after surviving the disaster.

DIED: Jacques Futrelle, mystery writer

Futrelle achieved success as a mystery author before losing his life on the Titanic.

The Georgia native started out as a journalist, working for the New York Herald and the Boston Post two now-defunct papers.

But, according to Biography.com , he's best remembered for his fictional stories. He penned a series about fictional detective Professor Augustus S.F.X. Van Dusen. His most famous story was " The Problem of Cell 13 ."

Futrelle and his wife dined with Henry and Renee Harris on the night the ship sank. Futrelle ensured that his wife got on a lifeboat and was last seen speaking on deck with John Jacob Astor.

SURVIVED: Edith Rosenbaum, stylist

Rosenbaum was a stylist, fashion buyer, and journalist who was returning to the US on the Titanic after embarking on a reporting assignment in Paris.

The Telegraph reported that a year before the Titanic disaster, Rosenbaum had "survived a car accident the year before in which her fianc, a German gun manufacturer, had been killed." Following the accident, her mother purchased her a small musical toy pig as a good luck charm.

As the ship went down, the stylist would play the toy's tune to calm and distract the crying children on her lifeboat.

"The children were crying and whimpering," Rosenbaum said, according to the Huffington Post . "And I said, I believe I'll play music and maybe the children would be diverted. . And the poor children were so interested, most of them stopped crying."

DIED: Archibald Butt, presidential aide

Butt led a distinguished and varied career before perishing during the Titanic disaster.

According to Arlington National Cemetery's website , Butt started out as a reporter, but later enlisted in the US Army during the Spanish-American War.

He served in Cuba and the Philippines. Later, he became President Theodore Roosevelt's military aide in 1908. He served Roosevelt's successor William Taft in the same capacity.

Arlington National Cemetary's website noted that Butt's "health began to deteriorate in 1912 because of his attempts to remain neutral during the bitter personal quarrel" between Roosevelt and Taft, possibly prompting his decision to travel to Europe.

There are a number of unverified accounts of Butt's behavior during the sinking with many sensationalized stories of the military officer leading the evacuation or threatening male passengers who tried to ignore the ship's "women and children first" protocol.

"If Archie could have selected a time to die he would have chosen the one God gave him," Taft said, in a private memorial service, according to the Smithsonian . "His life was spent in self-sacrifice, serving others. Everybody who knew him called him Archie. I couldn't prepare anything in advance to say here. I tried, but couldn't. He was too near me. he had become as a son or a brother."

The president later broke down weeping while delivering the eulogy at Butt's funeral.

SEE ALSO: 5 wild conspiracy theories surrounding the sinking of the Titanic

DON'T MISS: The 'Irish little boy' from 'Titanic' reveals how much he still makes from the film 20 years later

SEE ALSO: 17 historical photos that show how the wealthy traveled in the early 20th century


Ver el vídeo: 30 Minutos - Telemadrid El viaje del Titanic - Los diez del Titanic - (Octubre 2021).