Podcasts de historia

Momia egipcia antigua se sometió a una curación ritual para el más allá

Momia egipcia antigua se sometió a una curación ritual para el más allá

Un análisis de una momia egipcia de 1.700 años reveló dos placas colocadas sobre su cuerpo, una en el esternón y la otra en el abdomen. Los investigadores creen que las placas fueron pensadas como un tipo de curación ritual después del proceso de embalsamamiento, para estar sanos y fuertes en la otra vida.

La momia es de una mujer de entre 30 y 50 años, que vivía en el 3 rd o 4 th siglo d.C. cuando Egipto estaba bajo el dominio romano. Para entonces, las costumbres tradicionales como la momificación habían comenzado a desaparecer; pero no para esta dama, que obviamente insistió en que estaría preparada apropiadamente para la otra vida.

Los investigadores han tenido cuidado de dejar los envoltorios en su lugar, pero los escaneos de alta tecnología han revelado muchos detalles sobre ella. Las imágenes muestran que los embalsamadores le habían extraído los órganos internos, incluido el corazón, pero habían dejado su cerebro en su lugar. Le habían colocado especias y líquenes sobre la cabeza y el cuerpo, y dos placas delgadas, similares al cartonaje (un material enlucido que se usa para hacer máscaras funerarias), se colocaron en su piel por encima del esternón y el abdomen.

Una reconstrucción facial de la momia realizada por la artista forense Victoria Lywood. Fuente de la foto .

La ubicación de las placas es desconcertante, ya que se colocaron sobre áreas que no se habían abierto; hallazgos anteriores han revelado placas colocadas sobre áreas de incisión. Sin embargo, los investigadores creen que la placa en el esternón puede haber actuado como un tipo de reemplazo para el corazón, mientras que la placa en el abdomen puede haber sido colocada allí como un tipo de curación ritual para la incisión hecha en el perineo de la mujer para extirpar su interior. órganos, o como reemplazo de los órganos extraídos de su abdomen. Los investigadores creen que esto se pudo haber hecho para darle una "vida futura más favorable".

La ausencia del corazón también es un punto de misterio para los egiptólogos y eruditos. Es bien sabido que el corazón jugó un papel importante en la religión del antiguo Egipto. Los antiguos egipcios creían que, después de la muerte, el corazón y las buenas acciones de uno se compararían con la medida de la verdad. Si su corazón pesara lo mismo o menos podían obtener la vida eterna, pero si pesaba más eran destruidos.

Los estudios de las momias egipcias han revelado que la mayoría de las veces el corazón se deja en su lugar, pero en algunas ocasiones se lo extrae. "Realmente no sabemos qué está pasando con los corazones que se extraen", dijo Andrew Wade, profesor de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá. “Durante algunos períodos de tiempo, los corazones pueden haber sido colocados en frascos canopos, un tipo de frasco que se usa para contener órganos internos, aunque se necesita un análisis de tejido para confirmar esta idea”, dijo Wade.

Se cree que el lugar de descanso final de la momia estaba cerca de Luxor. Sin embargo, al ser víctima de los comerciantes de antigüedades que la compraron en el 19 th siglo, es difícil decirlo con certeza. Ahora está alojada en el Museo Redpath de la Universidad McGill en Montreal.

Imagen de portada: esta momia de 1.700 años que ahora se conserva en el Museo Redpath de la Universidad McGill en Montreal. Crédito: Foto cortesía Nicolás Morin


    Listo para el más allá: el proceso de momificación en el antiguo Egipto

    Cuando se trata del antiguo Egipto y su civilización influyente y duradera, muchas de sus características únicas pueden parecer peculiares y de otro mundo. Claro, no es ningún secreto que el antiguo Egipto fue el hogar de algunas creencias y tradiciones extrañas. Pero para ellos, todo tenía un significado profundo y religioso.

    Una de las tradiciones más antiguas y extrañas es sin duda el proceso de momificación. Embalsamar a los muertos para proporcionar momificación artificial no es una novedad en la historia de la humanidad, pero el proceso de momificación ciertamente se perfeccionó en el antiguo Egipto, donde esta práctica sobrevivió durante miles de años. ¿Pero cómo lo han hecho? Y lo más importante, ¿por qué?

    Los orígenes y la naturaleza del proceso de momificación

    A lo largo de los años, la representación clásica de una momia envuelta en lino se convirtió en un símbolo icónico de los antiguos egipcios. ¡Pero la palabra "momia" no tiene nada que ver con eso! Hay una historia bastante difícil para esa simple palabra. La versión en inglés se tomó prestada de la palabra latina mumia. Esto a su vez fue tomado del árabe en la Edad Media, de la palabra mūmiya (مومياء), que proviene de la palabra persa mūm, que significa "cera".

    Este término estaba destinado a significar un cadáver embalsamado y finalmente llegó al inglés, donde en el siglo XVII la palabra se usaba para los cuerpos humanos desecados preservados de forma natural. Como tal, la palabra momia de hoy en día no se refiere exclusivamente a los cuerpos momificados del antiguo Egipto. "Momia" puede referirse a cualquier tipo de cuerpo momificado antiguo y moderno que se haya conservado mediante procesos naturales o artificiales. Pero, por supuesto, no todas las momias son tan cautivadoras y enigmáticas como las que se encuentran en el antiguo Egipto.

    Las momias predinásticas de Gebelein

    Quizás las momias más antiguas descubiertas del antiguo Egipto se conocen como momias predinásticas de Gebelein. Estos seis cuerpos fueron momificados de forma natural, gracias a los paisajes áridos en los que se encontraron. Las arenas calientes y el aire seco ayudaron a mantener estos cuerpos relativamente bien conservados, ¡teniendo en cuenta que están fechados aproximadamente en Gebelein 3400 aC!

    se encuentra en el río Nilo, a unos 40 kilómetros al sur de Tebas, una ciudad egipcia crucial. Encontradas en tumbas poco profundas con escasos ajuares, estas seis momias provienen de las primeras etapas de la antigua civilización egipcia, el llamado período predinástico. Como tales, brindan una visión importante del desarrollo de sus costumbres funerarias y también del desarrollo de la momificación.

    Esto se debe a que tres de estos cuerpos estaban cubiertos con diferentes materiales: esteras de caña, pieles de animales y fibras de palma. Este fue quizás un intento temprano de ayudar con los procesos de momificación. Si bien la mayoría de los cuerpos de la era predinástica fueron enterrados desnudos, algunos fueron envueltos o cubiertos con tales telas, que podrían haber evolucionado gradualmente hacia una forma más compleja de embalsamamiento y momificación.

    Muerte y el más allá para los antiguos egipcios

    A medida que una civilización evoluciona, también lo hacen los aspectos más importantes. Y, por supuesto, la muerte puede ser tan importante para una civilización como la vida misma. Para los antiguos egipcios, la muerte y el más allá eran una de las piedras angulares de todas sus creencias. Con el paso del tiempo también lo hicieron estos ritos funerarios, hasta que se establecieron con una serie de patrones y tradiciones que continuaron durante mucho tiempo después.


    Proceso

    El proceso de momificación tomó setenta días. Los sacerdotes especiales trabajaban como embalsamadores, tratando y envolviendo el cuerpo. Más allá de conocer los rituales y oraciones correctos que se realizarían en varias etapas, los sacerdotes también necesitaban un conocimiento detallado de la anatomía humana. El primer paso del proceso fue la eliminación de todas las partes internas que pudieran descomponerse rápidamente. El cerebro se extrajo insertando con cuidado instrumentos especiales enganchados a través de las fosas nasales para extraer trozos de tejido cerebral. Fue una operación delicada, una que fácilmente podría desfigurar el rostro. Luego, los embalsamadores extrajeron los órganos del abdomen y el pecho a través de un corte que generalmente se realiza en el lado izquierdo del abdomen. Dejaron solo el corazón en su lugar, creyendo que era el centro del ser y la inteligencia de una persona. Los otros órganos se conservaron por separado, con el estómago, el hígado, los pulmones y los intestinos colocados en cajas o frascos especiales que hoy se llaman frascos canópicos. Estos fueron enterrados con la momia. En momias posteriores, los órganos fueron tratados, envueltos y reemplazados dentro del cuerpo. Aun así, los frascos canopos sin usar continuaron siendo parte del ritual del entierro.

    A continuación, los embalsamadores eliminaron toda la humedad del cuerpo. Esto lo hicieron cubriendo el cuerpo con natrón, un tipo de sal que tiene grandes propiedades secantes, y colocando paquetes de natrón adicionales dentro del cuerpo. Cuando el cuerpo se secó por completo, los embalsamadores retiraron los paquetes internos y lavaron ligeramente el natrón del cuerpo. El resultado fue una forma humana muy seca pero reconocible. Para que la momia pareciera aún más realista, se rellenaron áreas hundidas del cuerpo con lino y otros materiales y se agregaron ojos postizos.

    A continuación, comenzó la envoltura. Cada momia necesitaba cientos de metros de lino. Los sacerdotes enrollaron cuidadosamente las largas tiras de lino alrededor del cuerpo, a veces incluso envolviendo cada dedo de la mano y del pie por separado antes de envolver toda la mano o el pie. Para proteger a los muertos de algún percance, se colocaron amuletos entre los envoltorios y oraciones y palabras mágicas escritas en algunas de las tiras de lino. A menudo, los sacerdotes colocaban una máscara del rostro de la persona entre las capas de vendajes para la cabeza. En varias etapas, la forma se revistió con resina tibia y se reanudó el envoltorio una vez más. Finalmente, los sacerdotes envolvieron la última tela o sudario en su lugar y la aseguraron con tiras de lino. La momia estaba completa.
    Los sacerdotes que preparaban la momia no fueron los únicos ocupados durante este tiempo. Aunque la preparación de la tumba por lo general había comenzado mucho antes de la muerte real de la persona, ahora había una fecha límite y los artesanos, trabajadores y artistas trabajaron rápidamente. Había mucho para colocar en la tumba que una persona necesitaría en el Más Allá. Se prepararon muebles y estatuillas, se prepararon pinturas murales de escenas religiosas o cotidianas y se terminaron listas de comida u oraciones. A través de un proceso mágico, estos modelos, imágenes y listas se convertirían en algo real cuando se necesitaran en el Más Allá. Ya todo estaba listo para el funeral.

    Como parte del funeral, los sacerdotes realizaron ritos religiosos especiales en la entrada de la tumba. La parte más importante de la ceremonia se denominó "Apertura de la boca". Un sacerdote tocó varias partes de la momia con un instrumento especial para "abrir" esas partes del cuerpo a los sentidos disfrutados en la vida y necesarios en el Más Allá. Al tocar el instrumento en la boca, la persona muerta ahora podía hablar y comer. Ahora estaba listo para su viaje al Más Allá. La momia fue colocada en su ataúd, o ataúdes, en la cámara funeraria y la entrada sellada.

    Prácticas de entierro tan elaboradas podrían sugerir que los egipcios estaban preocupados por pensamientos de muerte. Por el contrario, empezaron temprano a hacer planes para su muerte debido a su gran amor por la vida. No podían pensar en una vida mejor que la presente y querían estar seguros de que continuaría después de la muerte.

    Pero, ¿por qué preservar el cuerpo? Los egipcios creían que el cuerpo momificado era el hogar de esta alma o espíritu. Si el cuerpo fuera destruido, el espíritu podría perderse. La idea de "espíritu" era compleja y en realidad involucraba a tres espíritus: el ka, ba y akh. El ka, un "doble" de la persona, permanecería en la tumba y necesitaba las ofrendas y los objetos allí. El ba, o "alma", era libre de salir volando de la tumba y regresar a ella. Y fue el akh, quizás traducido como "espíritu", el que tuvo que viajar a través del Inframundo hasta el Juicio Final y la entrada al Más Allá. Para el egipcio, los tres eran esenciales.


    Una buena muerte

    Megan Rosenbloom, directora del Salón de la Muerte.

    Hoy pensamos en el betún como asfalto, la sustancia negra y pegajosa que recubre nuestras carreteras. Es un hidrocarburo natural que se ha utilizado en la construcción en el Medio Oriente desde la antigüedad. (El libro de Génesis lo enumera como uno de los materiales utilizados en la Torre de Babel). Los antiguos también usaban betún para proteger los troncos y raíces de los árboles de los insectos y para tratar una variedad de dolencias humanas. Es viscoso cuando se calienta, pero se endurece cuando se seca, lo que lo hace útil para estabilizar huesos rotos y crear cataplasmas para las erupciones. En su texto del siglo I Historia Natural, El naturalista romano Plinio el Viejo recomienda ingerir betún con vino para curar la tos crónica y la disentería o combinarlo con vinagre para disolver y eliminar la sangre coagulada. Otros usos incluyeron el tratamiento de cataratas, dolores de muelas y enfermedades de la piel.

    El betún natural era abundante en el antiguo Medio Oriente, donde se formó en cuencas geológicas a partir de los restos de pequeñas plantas y animales. Tenía una variedad de consistencias, desde semilíquido (conocido hoy como pissasphalt) hasta semisólido (betún). En su farmacopea del siglo I, materia Medica, el médico griego Dioscórides escribió que el betún del Mar Muerto era el mejor para la medicina. Más tarde, los científicos descubrirían que el betún también tiene propiedades antimicrobianas y biocidas y que el betún del Mar Muerto contiene azufre, también un agente biocida.

    Si bien las diferentes culturas tenían sus propios nombres para el betún, era esir en Sumeria y sayali en Irak, el médico persa del siglo X, Rhazes, hizo el primer uso conocido de la palabra mumia para la sustancia, después mamá, que significa cera, refiriéndose a su pegajosidad. En el siglo XI, el médico persa Avicena usó la palabra mumia para referirse específicamente al betún medicinal. Ahora llamamos a los antiguos egipcios embalsamados muertos "momias" porque cuando los europeos vieron por primera vez la materia negra que cubría estos restos antiguos, asumieron que era este valioso betún, o mumia. La palabra mumia adquirió un doble significado, refiriéndose tanto al betún que fluía de la naturaleza como a la sustancia oscura que se encontraba en estos antiguos egipcios (que puede o no haber sido en realidad betún).


    Las gloriosas máscaras de la muerte del Antiguo Egipto

    A continuación, hice un pequeño video que muestra diferentes máscaras mortuorias del antiguo Egipto, con música, para que puedas deleitar tus ojos antes de entrar en detalles.

    Así que ahora hablemos de por qué los antiguos egipcios usaban máscaras funerarias en primer lugar.

    Máscaras egipcias antiguas & # 8211 General Wendjebauendjed

    La razón más obvia es para proteger la cabeza y la cara de la momia. Los antiguos egipcios creían en la preservación del cuerpo físico después de la muerte porque también era parte de la experiencia de la otra vida.

    La otra razón fue para fortalecer la posibilidad de aceptación en la otra vida al proyectar una imagen de sí mismos que atraiga a los guardianes de la otra vida, los dioses que juzgarían y determinarían sus destinos.

    Para aquellos que podían permitírselo, tenían máscaras elaboradas que se asemejarían a una versión idealizada de sí mismos, tal vez en su juventud, pero con rasgos divinos como la piel dorada y el cabello azul.

    Máscaras egipcias antiguas & # 8211 Máscara de mujer & # 8211 Período romano, Abydos & # 8211 Museo Británico

    Se pensaba que los dioses, específicamente el dios sol Ra, tenían piel de oro y pelo de lapislázuli.

    Eso no fue solo para mostrar, fue porque creían que para estar dotado de un estado divino, uno tendría un acceso más fácil al más allá y sería aceptado por los propios dioses.

    Ayudó a su causa de resurrección en la vida eterna en Aaru, el Campo de Juncos.

    Aquellos que no podían pagar hojas de oro y minerales preciosos, pero aún podían pagar una máscara, tendrían la suya hecha de madera u otros materiales menos costosos, como yeso o mortajas de momia endurecidas, pero con características idealizadas como ojos grandes, tonos de piel rojos para hombres y tonos de piel amarillos para mujeres, y otros adornos.

    Máscaras egipcias antiguas & # 8211 Máscara de mujer & # 8211 Período romano & # 8211 Museo Británico

    Pero antes de que se adornara la máscara, el cuerpo del difunto fue lavado, vaciado de todos los órganos internos excepto el corazón, secado y envuelto durante los larguísimos rituales de preparación de la momia.

    Las máscaras a veces también tenían símbolos que ayudaron a los difuntos en la otra vida, como un escarabajo alado, las diosas Nekhbet y Wadjet en la frente de la máscara de un faraón e inscripciones del Libro de los Muertos u otros textos funerarios.

    Las máscaras de momias evolucionaron con el tiempo: al principio se hicieron endureciendo la capa exterior del sudario de la momia, y luego se produjeron por separado utilizando moldes, y finalmente se hicieron con metales preciosos batidos para darle forma.


    Dioses egipcios

    La religión egipcia era politeísta. La palabra netjer (dios) describe una gama mucho más amplia de seres que las deidades de las religiones monoteístas, incluidos los demonios. La religión egipcia se basaba en el principio de heka (magia) personificado en el dios Heka, que siempre había existido y participado en el acto de creación de los dioses y el mundo. Él era el dios de la magia y la medicina, pero también era el poder de la magia que permitía a los dioses funcionar y el poder de los humanos para comunicarse con los dioses. Los egipcios creen que al principio no había nada más que Nu (agua oscura del caos). De Nu se levantó una colina, conocida como Benben, donde el dios Atum estaba en presencia de Heka. Atum, sintiéndose solo, se emparejó con su propia sombra, escupió a Shu, el dios del aire, y vomitó a Tefnut, la diosa de la humedad. Dejaron a su padre y partieron para crear el mundo. Después de haberse ido hace mucho tiempo, Atum comenzó a preocuparse, por lo que se quitó el ojo (más tarde conocido como el Ojo de RA, el ojo de Udjat o el ojo que todo lo ve) y lo envió a buscarlos. Shu y Tefnut regresaron a Benben con la mirada de Atum. Atum estaba tan feliz que derramó lágrimas de alegría, lo que dio a luz a un hombre y una mujer.

    Como no tenían dónde vivir, Shu y Tefnut se aparearon y dieron a luz a Geb (tierra) y Nut (cielo). Net y Geb se enamoraron, pero Atum encontró esto inaceptable, por lo que empujó a Nut hacia el cielo. Geb y Nut podían verse pero no podían tocarse. Nut ya estaba embarazada de Geb y dio a luz a Isis, Set, Nephthys, Osiris y Horus, los cinco primeros dioses. Estos dioses dieron a luz al resto de los otros dioses. Además, se creía que Nut daba a luz al sol todos los días. Un sol que moriría cada vez al atardecer.

    Cada dios tenía su propio papel, poder y protección y algún tipo de mito que explicaba el trasfondo de ese dios en particular. Uno de los dioses más importantes eran Amun, Mut y Knons (Khonsu). Amón era un dios local al principio, pero después de unir el Alto y el Bajo Egipto, Amun, Mut y Khons del Alto Egipto reemplazaron a Ptah, Sekhment y Khonsu del Bajo Egipto. Amón se convirtió en el dios creador supremo o dios del sol (simbolizado por el sol), Mut era su esposa, diosa de los rayos del sol, y su hijo Khons, el dios de la curación y destructor de los espíritus malignos.

    A Osiris (un dios del inframundo y los muertos), se le ha añadido un mito interesante. Es decir, fue engañado y asesinado por su hermano Seth (el dios del mal). Isis (este es el nombre griego, el nombre egipcio es Aset o Eset, que significa diosa de diferentes cosas, todas desde la diosa de las madres, la diosa de las mujeres y la fertilidad, hasta la naturaleza o protectora del trono) devolvió a Osiris a la vida. pero estaba incompleto porque un pez se comió parte de él, por lo que ya no podía gobernar sobre la tierra. Esa es la razón por la que fue enviado a gobernar el Inframundo. Su hijo Horus (el dios del cielo, cuyo un ojo era el sol y el otro era la luna) luchó con Seth durante ocho años y después de derrotarlo, restauró la armonía en la tierra.
    Otros dioses en Egipto son Anubis (dios de la momificación), Aten (forma del dios Ra), Seshat (diosa de la escritura y las medidas), Tawaret (dios protector de la mujer embarazada), Sobek (dios del Nilo), Thoth (dios de la escritura). y conocimiento) y muchos otros.


    La momia del Antiguo Egipto se sometió a una curación ritual para el más allá - Historia

    Los antiguos egipcios creían que, después de la muerte, el cuerpo era el hogar del espíritu del individuo mientras viajaba por la otra vida. Si el cuerpo fuera destruido por descomposición, existía el peligro de que el espíritu también fuera destruido. Preservar el cuerpo lo más cerca posible de su condición real aseguraría la preservación de la esencia espiritual del individuo. La "momificación", el proceso de preservar la integridad de un individuo mediante el embalsamamiento del cuerpo del difunto, era la respuesta del antiguo Egipto al problema.


    Un panel de pared de una tumba egipcia
    representa al dios de la momificación en acción.
    Se cree que el proceso de momificación se desarrolló al menos 2.500 años antes del nacimiento de Cristo. El proceso incluyó cuatro fases: la extracción de los órganos internos, el uso de un compuesto de sal para secar el cuerpo hueco, rellenar el cuerpo seco con un relleno para restaurar su forma original y, finalmente, envolver firmemente el cuerpo con tiras de lino. Aunque costoso, el proceso de momificación no se limitó a los faraones egipcios. Todas las clases sociales emplearon el ritual, con el nivel de elaboración de la momificación sirviendo como símbolo del estatus de una familia.

    El historiador griego Herodoto describió los métodos de momificación del antiguo Egipto alrededor del año 450 a. C. Aunque han pasado más de dos mil años desde que Herodoto escribió sus observaciones, su descripción de la relación entre los antiguos embalsamadores y los familiares afligidos del difunto tiene un parecido asombroso con la interacción actual entre un director de funeraria y una familia afligida que selecciona un ataúd apropiado u otro. método de internamiento.

    Tres niveles de momificación

    Los embalsamadores, cuando les traen un cadáver, les muestran a los parientes modelos de madera de cadáveres, tan precisos como una pintura. Dicen que la más perfecta de estas imágenes pertenece a un dios cuyo nombre considero un sacrilegio mencionar a este respecto. También muestran un segundo, ligeramente inferior al primero y menos costoso, y un tercero también, el más barato del lote. Después de la manifestación, preguntan a los familiares en qué estilo quieren que se prepare el cadáver. Estos últimos acuerdan un precio y se van a casa, pero los embalsamadores se quedan en sus talleres y utilizan el siguiente método para obtener el estilo más caro.

    Primero, extraen el cerebro por las fosas nasales con un implemento de hierro curvo, sacando una parte así y el resto vertiendo disolventes. Luego abren el costado del cadáver con una piedra etíope afilada, extraen los intestinos y lavan el vientre, limpiándolo con vino de palma y nuevamente con aromáticos machacados. Llenan el cuerpo con mirra pura triturada, casia y otras hierbas (excepto incienso) y lo vuelven a sembrar. Después de esto, encurten el cuerpo en natrum, [sal] escondiéndolo durante setenta días, el mayor tiempo posible. Pasados ​​los setenta días, lavan el cuerpo y lo envuelven completamente en vendas cortadas de muselina de lino, untándolo con goma de mascar que los egipcios usan en lugar de pegamento. Luego, los familiares recuperan el cuerpo y hacen una imagen de madera del tamaño de un hombre, en la que insertan la momia y luego la guardan en una cámara funeraria, colocándola en posición vertical contra la pared ''.

    & quot; Ésa es la forma más cara. El método para aquellos que quieran el camino intermedio, para escapar de un gran gasto, es el siguiente. Empacan jeringas con aceite de cedro y llenan el estómago del cadáver con el aceite, no cortándolo y sacando los intestinos, sino introduciendo el aceite por el ano y deteniendo su salida. Luego empapan el cuerpo en especias durante el número prescrito de días, en el último de los cuales quitan del vientre el aceite de cedro que echaron antes. Tiene tal fuerza que saca con él todo el estómago y los intestinos disueltos. El natrum disuelve la carne y solo quedan la piel y los huesos. Cuando esto termina, devuelven el cuerpo, su trabajo completado. & Quot;

    "El tercer método de embalsamamiento es el que utilizan las clases más pobres. Simplemente lavan el interior con un solvente, luego lo encurten durante setenta días y se lo devuelven a los familiares ''.


    La momia egipcia antigua se sometió a una curación ritual para el más allá - Historia

    Toda la civilización del Antiguo Egipto se basaba en la religión y sus creencias eran importantes para ellos. Su creencia en el renacimiento después de la muerte se convirtió en la fuerza impulsora detrás de sus prácticas funerarias.

    Los egipcios creían que la muerte era simplemente una interrupción temporal, en lugar de una cesación completa, de la vida, y que la vida eterna se podía asegurar por medios como la piedad a los dioses, la preservación de la forma física a través de la momificación y la provisión de estatuas y otros elementos funerarios. equipo. Cada ser humano constaba del cuerpo físico, el 'ka', el 'ba' y el 'akh'. El Nombre y la Sombra también eran entidades vivientes. Para disfrutar de la otra vida, todos estos elementos debían mantenerse y protegerse de cualquier daño.


    Los egipcios tenían una creencia elaborada y compleja en el más allá.

    Esta escena muestra lo que ocurre después de la muerte de una persona, según los antiguos egipcios.

    Comenzando por la esquina superior izquierda, el fallecido se presenta ante un panel de 14 jueces para rendir cuentas de sus hechos durante su vida. El ankh, la llave de la vida, aparece en manos de algunos de los jueces.

    A continuación, a continuación, el dios chacal Anubis, que representa el inframundo y la momificación, conduce al difunto ante la balanza. En su mano, Anubis sostiene el ankh.

    Anubis luego pesa el corazón del difunto (bandeja izquierda) contra la pluma de Ma'at, diosa de la verdad y la justicia (bandeja derecha). En algunos dibujos, la diosa Ma'at completa, no solo su pluma, se muestra sentada en la bandeja. Tenga en cuenta que la cabeza de Ma'at, coronada por la pluma, también aparece sobre el punto de apoyo de la escala. Si el corazón del difunto pesa más que la pluma, entonces el difunto tiene un corazón que se ha llenado de malas acciones. En ese caso, Ammit el dios con cabeza de cocodrilo y patas de hipopótamo devorará el corazón, condenando al difunto al olvido por la eternidad. Pero si la pluma pesa más que el corazón, entonces el difunto ha llevado una vida recta y puede ser presentado ante Osiris para unirse al más allá. Thoth, el dios de la sabiduría con cabeza de ibis, está listo para registrar el resultado.

    Luego, Horus, el dios de la cabeza de halcón, lleva al difunto a Osiris. Note el ankh en la mano de Horus. Horus representa la personificación del faraón durante la vida, y su padre Osiris representa la personificación del faraón después de la muerte.

    Osiris, señor del inframundo, se sienta en su trono, representado como una momia. En su cabeza está la corona blanca del Bajo Egipto (el norte). Tiene los símbolos de la realeza egipcia en sus manos: el cayado del pastor para simbolizar su papel como pastor de la humanidad, y el mayal, para representar su capacidad para separar el trigo de la paja. Detrás de él están su esposa Isis y su hermana Neftis. Isis es la que está en rojo y Nephthys es la que está en verde. Juntos, Osiris, Isis y Nephthys dan la bienvenida al difunto al inframundo.

    El dueño de la tumba continuaría después de la muerte las ocupaciones de esta vida, por lo que todo lo necesario fue empacado en la tumba junto con el cuerpo. Los materiales de escritura a menudo se suministraban junto con ropa, pelucas, artículos de peluquería y una variedad de herramientas, según la ocupación del difunto.

    A menudo, las herramientas de modelos en lugar de las de tamaño completo se colocaban en la tumba, los modelos eran más baratos y ocupaban menos espacio y, en el más allá, se transformaban mágicamente en algo real.

    Las cosas pueden incluir un reposacabezas, recipientes de vidrio que pueden haber contenido perfume y una paleta de pizarra para esmerilar el maquillaje.

    Se proporcionó comida a los difuntos y, en caso de que cesaran las ofrendas regulares esperadas de los descendientes, la comida representada en las paredes de la tumba se transformaría mágicamente para suplir las necesidades de los muertos.

    Las imágenes de las tumbas pueden incluir un trozo de pan de forma triangular (parte de las ofrendas de comida de una tumba). Otras imágenes pueden representar alimentos que el propietario de la tumba habría comido en su vida y esperaba comer en el más allá.


    La vida estaba dominada por Ma'at, o el concepto de justicia y orden. Los egipcios creían que había diferentes niveles de bondad y maldad. Los egipcios creían que parte de la personalidad, llamada Ka, permanecía en la tumba. Así se desarrollaron prácticas funerarias elaboradas y complejas.

    Los órganos internos extraídos se trataron por separado y, durante gran parte de la historia de Egipto, se colocaron en frascos de arcilla o piedra. Estos llamados frascos canópicos se cerraron con tapones con forma de cuatro cabezas: humano, babuino, halcón y chacal, que representan los cuatro espíritus protectores llamados los Cuatro Hijos de Horus.

    Se quitó el corazón para pesarlo contra una pluma que representaba a Ma'at para determinar la rectitud moral. El cerebro fue succionado de la cavidad craneal y desechado porque el egipcio pensó que era inútil. Las pertenencias personales generalmente se colocaban en la tumba para que el Ka se sintiera más en casa y para ayudar a los muertos en su viaje al más allá.

    Se leyó el texto del 'Libro de los Muertos' y se realizó el ritual de "abrir la boca" antes de sellar la tumba.

    Después del juicio, los muertos pasaron a una vida similar a la de la tierra o fueron arrojados al 'Devorador de muertos' - (Set).

    Además de las decoraciones en las paredes de la tumba, en algunos períodos se incluyeron modelos para el uso del espíritu en los arreglos funerarios. Un barco modelo era el transporte en las aguas de la eternidad. Asimismo, maquetas de hórreos, carnicerías y cocinas garantizarían el bienestar continuado del fallecido en la vida después de la muerte.

    Papiro con arreglos funerarios

    Gran parte de lo que sabemos sobre el arte y la vida en el antiguo Egipto se ha conservado en las tumbas que se prepararon para la protección de los muertos. Los egipcios creían que la próxima vida debía ser provista en cada detalle y, como resultado, las tumbas estaban decoradas con representaciones del difunto en su comida funeraria, actividades de la finca y el campo, y las abundantes ofrendas necesarias para sostener el espíritu. .

    Muchas obras de arte egipcias sobrevivientes fueron creadas para ser colocadas en las tumbas de los funcionarios y sus familias. A través del ritual de "abrir la boca", se pensaba que una estatua del difunto (conocida como "estatua ka") se convertía en un depósito viviente del espíritu de una persona. Las pinturas murales, los relieves y los modelos representan placenteros pasatiempos y ocupaciones de la vida diaria. Siempre estas imágenes tienen significados más profundos de protección mágica, sustento y renacimiento. La momia estaba rodeada de hechizos mágicos, amuletos y representaciones de deidades protectoras.

    Ataúd de un funcionario del Reino Medio

    En el extremo más cercano del ataúd se encuentra una diosa, sus brazos levantados protectoramente. Las inscripciones jeroglíficas son solicitudes mágicas de ofrendas y protección. Dentro de las envolturas de lino de la momia se colocaron pequeños amuletos mágicos hechos de piedras semipreciosas o loza. Muchos de ellos eran signos jeroglíficos.


    Para los egipcios, los ciclos de la vida humana, el renacimiento y el más allá reflejaban los ciclos reproductivos que los rodeaban en el mundo natural. Después de la muerte, los egipcios esperaban continuar con su vida diaria como un espíritu invisible entre sus descendientes en la Tierra en Egipto, disfrutando de todos los placeres de la vida sin ningún dolor o dificultad. Esta visión está vívidamente representada en las esculturas, relieves y pinturas murales de las tumbas egipcias, con el difunto retratado de la forma en que deseaba permanecer para siempre, acompañado de imágenes de familiares y sirvientes. Estas formas de arte no solo reflejan el amor por la vida de los egipcios, sino que por su misma presencia hicieron realidad el más allá.

    Esta es una pintura de la tumba de la tumba de un hombre llamado Menna.

    The Egyptians believed that the pleasures of life could be made permanent through scenes like this one of Menna hunting in the Nile marshes. In this painting Menna, the largest figure, is shown twice. He is spear fishing on the right and flinging throwing sticks at birds on the left. His wife, the second-largest figure, and his daughter and son are with him. By their gestures they assist him and express their affection. The son on the left is drawing attention with a pointed finger to the two little predators (a cat and an ichneumon) that are about to steal the birds' eggs. Pointed fingers were a magical gesture for averting evil in ancient Egypt, and the attack on the nest may well be a reminder of the vulnerability of life. Overall, scenes of life in the marshes, which were depicted in many New Kingdom tombs, also had a deeper meaning. The Nile marshes growing out of the fertile mud of the river and the abundant wildlife supported by that environment symbolized rejuvenation and eternal life.

    The figures in Menna's family are ordered within two horizontal rows, or registers, and face toward the center in nearly identical groups that fit within a triangular shape.

    The mummy was placed in a brightly painted wooden coffin. The elaborate decoration on Nes-mut-aat-neru's coffin fits her status as a member of the aristocracy. A central band contains symbols of rebirth flanked by panels featuring images of god and goddesses. Look for the central panel that shows the winged scarab beetle hovering protectively over the mummy (probably meant to represent the mummy of the Nes-mut-aat-neru herself).

    The large white pillar painted on the back of the coffin forms a "backbone." This provides symbolic support for the mummy and displays an inscription detailing Nes-mut-aat-neru's ancestry

    Next the mummy and coffin were placed in another wooden coffin. Like the first coffin, it is in the shape of the mummy but more simply decorated. The inside of the base is painted with a full-length figure of a goddess.

    The lid again shows Nes-mut-aat-neru's face, wig and elaborate collar. Here too the scarab beetle with outstretched wings hovers over the mummy. Below the scarab look for a small scene showing the deceased Nes-mut-aat-neru worshipping a god, and a two-column inscription.

    Finally the mummy and coffins were placed in a rectangular outermost coffin made primarily out of sycamore wood. The posts of the coffin are inscribed with religious texts. On the top of the coffin sits an alert jackal, probably a reference to Anubis, the jackal-headed god who was the patron of embalmers and protector of cemeteries.

    These two wooden boxes filled with mud shawabti figures were found with Nes-mut-aat-neru's elaborate nested coffins. Shawabti figures were molded in the shape of a mummified person, and were designed to do any work that the gods asked the deceased's spirit to do in the afterworld.

    Stone Coffin - Sarcophagus

    Masks were a very important aspect of Ancient Egyptian burials. In common with the anthropoid coffin they provided the dead with a face in the afterlife. In addition they also enabled the spirit to recognise the body.


    Types of Jewelry

    Ancient Egyptians loved to adorn their bodies with jewelry. Due to the hot, arid climate, most clothing was simple and lightweight, so jewelry allowed the ancient Egyptians the means to display their wealth and status as well as protect themselves from evil spirits.

    Jewelry was worn not only for adornment and protection, but for legal authentication. Each man would have a signet ring which bore his family emblem. Emblems were usually animals such as a griffin, a hawk, a lion, a scorpion, and so forth. The rings were ornately engraved so that each man's ring was unique to him.

    © Tim Evanson - Signet Ring of Amenhotep II

    Rather than signing official documents, they were sellado by use of the man's ring. Women didn't wear or own signet rings. Wealthy individuals had stones and/or engravings on their signet rings but a poor man had a simple ring, made usually of copper or bronze.

    Otro types of ancient Egyptian jewelry include:

    • Ankle bracelets
    • Armbands
    • Bracelets
    • Brooches
    • Collar pieces
    • Crowns
    • Diadems
    • Earrings
    • Girdles
    • Necklaces
    • Pectorals
    • Rings

    Armbands were usually worn around the upper arm, one or more bracelets were worn on the forearm. Collar pieces varied in size from a simple, chain-like adornment to a wide, lavishly ornamented collar that extended across the shoulders. Some of the collar pieces were very heavy and needed a counterweight in the back in order to keep them in place.

    Girdles were chains or mesh items that were worn around the waist or lower waist and frequently were adorned with stones. Necklaces and rings could be as simple or as elaborate as their owner wished and as costly as the owner could afford. A pectoral was similar to a large pendant and was worn on a chain around the neck.

    Crowns were more elaborate than diadems earrings could be simple studs or longer, dangling adornments that could be worn in one or both ears although body piercing was uncommon during this time. The pharaoh could pierce his navel but it was a crime punishable by death for anyone else to have a pierced navel.

    © Ashley Van Haeften - Earring


    Magic in Ancient Egypt

    In ancient Egypt, if a woman were having difficulty conceiving a child, she might spend an evening in a Bes Chamber (also known as an incubation chamber) located within a temple. Bes was the god of childbirth, sexuality, fertility, among other his other responsibilities, and it was thought an evening in the god's presence would encourage conception. Women would carry Bes amulets, wear Bes tattoos, in an effort to encourage fertility.

    Once a child was born, Bes images and amulets were used in protection as he or she grew and, later, the child would become an adult who adopted these same rituals and beliefs in daily life. At death, the person was thought to move on to another plane of existence, the land of the gods, and the rituals surrounding burial were based on the same understanding one had known all of one's life: that supernatural powers were as real as any other aspect of existence and the universe was infused by magic.

    Anuncio publicitario

    Magic in ancient Egypt was not a parlor trick or illusion it was the harnessing of the powers of natural laws, conceived of as supernatural entities, in order to achieve a certain goal. To the Egyptians, a world without magic was inconceivable. It was through magic that the world had been created, magic sustained the world daily, magic healed when one was sick, gave when one had nothing, and assured one of eternal life after death. The Egyptologist James Henry Breasted has famously remarked how magic infused every aspect of ancient Egyptian life and was "as much a matter of course as sleep or the preparation of food" (200). Magic was present in one's conception, birth, life, death, and afterlife and was represented by a god who was older than creation: Heka.

    Anuncio publicitario

    Heka was the god of magic and the practice of the art itself. A magician-priest or priest-physician would invoke Heka in the practice of heka. The god was known as early as the Pre-Dynastic period (c. 6000-c. 3150 BCE), developed during the Early Dynastic Period (c. 3150-c. 2613 BCE) and appears in The Pyramid Texts of the Old Kingdom (c. 2613-2181 BCE) and the Textos de ataúd of the First Intermediate Period (2181-2040 BCE). Heka never had a temple, cult following, or formal worship for the simple reason that he was so all-pervasive he permeated every area of Egyptian life.

    Like the goddess Ma'at, who also never had a formal cult or temple, Heka was considered the underlying force of the visible and invisible world. Ma'at represented the central Egyptian value of balance and harmony while Heka was the power which made balance, harmony, and every other concept or aspect of life possible. En el Textos de ataúd, Heka claims this primordial power stating, "To me belonged the universe before you gods came into being. You have come afterwards because I am Heka" (Spell 261). After creation, Heka sustained the world as the power which gave the gods their abilities. Even the gods feared him and, in the words of Egyptologist Richard H. Wilkinson, "he was viewed as a god of inestimable power" (110). This power was evident in one's daily life: the world operated as it did because of the gods and the gods were able to perform their duties because of Heka.

    Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

    Magic & Religion

    The priests of the temple cults understood this but their function was to honor and care for their particular deity and ensure a reciprocity between that god and the people. The priests or priestesses, therefore, would not invoke Heka directly because he was already present in the power of the deity they served.

    Magic in religious practice took the form of establishing what was already known about the gods and how the world worked. In the words of Egyptologist Jan Assman, the rituals of the temple "predominantly aimed at maintenance and stability" (4). Egyptologist Margaret Bunson clarifies:

    Anuncio publicitario

    The main function of priests appears to have remained constant they kept the temple and sanctuary areas pure, conducted the cultic rituals and observances, and performed the great festival ceremonies for the public. (208)

    In their role as defenders of the faith, they were also expected to be able to display the power of their god against those of any other nation. A famous example of this is given in the biblical book of Exodus (7:10-12) when Moses and Aaron confront the Egyptian "wise men and sorcerors".

    The priest was the intermediary between the gods and the people but, in daily life, individuals could commune with the gods through their own private practices. Whatever other duties the priest engaged in, as Assman points out, his primary importance was in imparting to people theological meaning through mythological narratives. They might offer counsel or advice or material goods but, in cases of sickness or injury or mental illness, another professional was consulted: the physician.

    Magic & Medicine

    Heka was the god of medicine as well as magic and for good reason: the two were considered equally important by medical professionals. There was a kind of doctor with the title of swnw (general practitioner) and another known as a sau (magical practitioner) denoting their respective areas of expertise but magic was widely used by both. Doctors operated out of an institution known as the Per-Ankh ("The House of Life"), a part of a temple where medical texts were written, copied, studied, and discussed.

    Anuncio publicitario

    The medical texts of ancient Egypt contain spells as well as what one today would consider 'practical measures' in treating disease and injury. Disease was considered supernatural in origin throughout Egypt's history even though the architect Imhotep (c. 2667-2600 BCE) had written medical treatises explaining that disease could occur naturally and was not necessarily a punishment sent by the gods.

    The priest-physician-magician would carefully examine and question a patient to determine the nature of the problem and would then invoke whatever god seemed most appropriate to deal with it. Disease was a disruption of the natural order and so, unlike the role of the temple priest who maintained the people's belief in the gods through standard rituals, the physician was dealing with powerful and unpredictable forces which had to be summoned and controlled expertly.

    Doctors, even in rural villages, were expensive and so people often sought medical assistance from someone who might have once worked with a doctor or had acquired some medical knowledge in some other way. These individuals seem to have regularly set broken bones or prescribed herbal remedies but would not have been thought authorized to invoke a spell for healing. That would have been the official view on the subject, however it seems a number of people who were not considered doctors still practiced medicine of a sort through magical means.

    Anuncio publicitario

    Magic in Daily Life

    Among these were the seers, wise women who could see the future and were also instrumental in healing. Egyptologist Rosalie David notes how, "it has been suggested that such seers may have been a regular aspect of practical religion in the New Kingdom and possibly even in earlier times" (281). Seers could help women conceive, interpret dreams, and prescribed herbal remedies for diseases. Although the majority of Egyptians were illiterate, it seems some people - like the seers - could memorize spells read to them for later use.

    Egyptians of every social class from the king to the peasant believed in and relied upon magic in their daily lives. Evidence for this practice comes from the number of amulets and charms found through excavations, inscriptions on obelisks, monuments, palaces, and temples, tomb engravings, personal and official correspondence, inscriptions, and grave goods. Rosalie David explains that "magic had been given by the gods to mankind as a means of self-defense and this could be exercised by the king or by magicians who effectively took on the role of the gods" (283). When a king, magician, or doctor was unavailable, however, everyday people performed their own rituals.

    Charms and spells were used to increase fertility, for luck in business, for improved health, and also to curse an enemy. One's name was considered one's identity but Egyptians believed that everyone also had a secret name (the ren) which only the individual and the gods knew. To discover one's secret name was to gain power over them. Even if one could not discover another person's ren they could still exercise control by slandering the person's name or even erasing that person's name from history.

    Magic in Death

    Just as magic was involved in one's birth and life, so was it present at one's departure to the next world. Mummification was practiced in order to preserve the body so that it could be recognized by the soul in the afterlife. The last act of the priests at a funeral was the Opening of the Mouth Ceremony during which they would touch the mummified corpse with different objects at various places on the body in order to restore the use of ears, eyes, mouth, and nose. Through this magical ritual the departed would be able to see and hear, smell and taste, and speak in the afterlife.

    Amulets were wrapped with the mummy for protection and grave goods were included in the tomb to help the departed soul in the next world. Many grave goods were practical items or favorite objects they had enjoyed in life but many others were magical charms or objects which could be called upon for assistance.

    The best known of these type were the shabti dolls. These were figures made of faience or wood or any other kind of material which sometimes looked like the deceased. Since the afterlife was considered a continuation of one's earthly life, the shabti could be called upon to work for one in The Field of Reeds. Spell 472 of the Textos de ataúd (repeated later as Spell 6 of El libro egipcio de los muertos) is given to bring the Shabti to life when one needs to so one can continue to enjoy the afterlife without worrying about work.

    El libro egipcio de los muertos exemplifies the belief in magic at work in the afterlife. The text contains 190 spells to help the soul navigate the afterlife to reach the paradise of The Field of Reeds, an eternal paradise which perfectly reflected one's life on earth but without disappointment, disease or the fear of death and loss. A lo largo de El libro egipcio de los muertos the soul is instructed which spells to use to pass across certain rooms, enter doors, transform one's self into different animals to escape dangers, and how to answer the questions of the gods and those of their realm. All of these spells would have seemed as natural to an ancient Egyptian as detailed directions on a map would be to anyone today - and just as reasonable.

    Conclusión

    It may seem strange to a modern mind to equate magical solutions with reason but this is simply because, today, one has grown used to a completely different paradigm than the one which prevailed in ancient Egypt. This does not mean, however, that their understanding was misguided or `primitive' and the present one is sophisticated and correct. In the present, one believes that the model of the world and the universe collectively recognized as 'true' is the best model possible precisely because it is true. According to this understanding, beliefs which differ from one's truth must be wrong but this is not necessarily so.

    The scholar C.S. Lewis is best known for his fantasy works about the land of Narnia but he wrote many other books and articles on literature, society, religion, and culture. En su libro The Discarded Image, Lewis argues that societies do not dismiss the old paradigms because the new ones are found to be more true but because the old belief system no longer suits a society's needs. The prevailing beliefs of the modern world which people consider more advanced than those of the past are not necessarily more true but only more acceptable. People in the present day accept these concepts as true because they fit their model of how the world works.

    This was precisely the same way in which the ancient Egyptians saw their world. The model of the world as they understood it contained magic as an essential element and this was completely reasonable to them. All of life had come from the gods and these gods were not distant beings but friends and neighbors who inhabited the temple in the city, the trees by the stream, the river which gave life, the fields one plowed. Every civilization in any given era believes that it knows and operates on the basis of truth if they did not, they would change.

    When the model of the world changed for ancient Egypt c. 4th century CE - from a henotheistic/polytheistic understanding to the monotheism of Christianity - their understanding of 'truth' also changed and the kind of magic they recognized as imbuing their lives was exchanged for a new pardigm which fit their new understanding. This does not mean that new understanding was correct or more 'true' than what they had believed in for millenia merely that it was now more acceptable.


    Ver el vídeo: 10 AΠΙΣΤΕΥΤΕΣ ΑΝΑΚΑΛΥΨΕΙΣ που έγιναν πρόσφατα στην Αίγυπτο - Τα Καλύτερα Top10 (Octubre 2021).