Podcasts de historia

OBSERVACIONES DEL PRESIDENTE OBAMA Y EL PRIMER MINISTRO NETANYAHU DE ISRAEL EN LA CONFERENCIA DE PRENSA CONJUNTA - Historia

OBSERVACIONES DEL PRESIDENTE OBAMA Y EL PRIMER MINISTRO NETANYAHU DE ISRAEL EN LA CONFERENCIA DE PRENSA CONJUNTA - Historia

Residencia del primer ministro
Jerusalén

8:30 PM. IDT

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Señor Presidente, Barack, es un gran placer para mí recibirlo aquí en Jerusalén. Usted me ha recibido amablemente muchas veces en Washington, así que estoy muy contento de tener esta oportunidad de corresponder. Espero que la buena voluntad y la calidez del pueblo de Israel ya lo hayan hecho sentir como en casa.

PRESIDENTE OBAMA: Mucho.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Hoy tuvimos la oportunidad de comenzar a discutir la amplia gama de temas que son críticos para nuestros dos países. Y el más importante de ellos es la incesante búsqueda de armas nucleares por parte de Irán. Señor Presidente, ha dejado en claro que está decidido a evitar que Irán desarrolle armas nucleares. Agradezco su posición franca sobre este punto. También agradezco que haya observado, que haya actuado para frustrar la amenaza mediante una diplomacia decidida y fuertes sanciones que se están fortaleciendo aún más.

A pesar de nuestros esfuerzos conjuntos y su gran éxito en la movilización de la comunidad internacional, la diplomacia y las sanciones hasta ahora no han detenido el programa nuclear de Irán. Y, como saben, mi opinión es que para detener pacíficamente los programas nucleares de Irán, la diplomacia y las sanciones deben ir acompañadas de una amenaza clara y creíble de acción militar.

En este sentido, señor Presidente, quiero agradecerle una vez más por dejar siempre claro que Israel debe poder defenderse, por sí mismo, contra cualquier amenaza. Aprecio profundamente esas palabras porque hablan de la gran transformación que ha ocurrido en la vida del pueblo judío con el renacimiento del estado judío. El pueblo judío hace solo dos generaciones fue una vez un pueblo impotente, indefenso contra aquellos que buscaban nuestra destrucción. Hoy tenemos tanto el derecho como la capacidad para defendernos.

Y dijiste hoy, la esencia del Estado de Israel, la esencia del renacimiento del estado judío es que hemos cumplido el antiguo sueño del pueblo judío de ser dueños de nuestro destino en nuestro propio estado. Creo que fue una frase maravillosa que apreciaré porque realmente llega a la esencia de lo que se trata este estado. Por eso sé que aprecian que Israel nunca puede ceder el derecho a defendernos a otros, ni siquiera al más grande de nuestros amigos. E Israel no tiene mejor amigo que los Estados Unidos de América. Así que espero seguir trabajando con ustedes para abordar lo que es una amenaza existencial para Israel y una grave amenaza para la paz y la seguridad del mundo.

Señor Presidente, hoy discutimos la situación en Siria. Compartimos el objetivo de ver una Siria estable y pacífica emerger de la carnicería que hemos presenciado durante los últimos dos años. Esa carnicería ya ha provocado la muerte de más de 70.000 personas y el sufrimiento de millones. También compartimos la determinación de evitar que el mortífero arsenal de armas dentro de Siria caiga en manos de terroristas. Y no tengo ninguna duda de que la mejor manera de hacerlo es trabajar en estrecha colaboración con los Estados Unidos y otros países de la región para abordar este desafío. Y eso es lo que pretendemos hacer.

Finalmente, señor Presidente, su visita nos brindó la oportunidad de tratar de encontrar una manera de promover la paz entre israelíes y palestinos. Mi nuevo gobierno juró hace dos días. Sé que ha habido preguntas sobre cuál será la política del nuevo gobierno hacia la paz con los palestinos. Así que déjame ser claro. Israel sigue plenamente comprometido con la paz y con la solución de dos estados para dos pueblos. Extendemos nuestra mano en paz y amistad al pueblo palestino.

Espero que su visita, junto con la visita del Secretario de Estado Kerry, nos ayude a pasar página en nuestras relaciones con los palestinos. Sentémonos a la mesa de negociaciones. Dejemos de lado todas las condiciones previas. Trabajemos juntos para lograr el compromiso histórico que pondrá fin a nuestro conflicto de una vez por todas.

Permítame concluir, Sr. Presidente, con una nota personal. Sé lo valioso que es el tiempo y la energía del presidente estadounidense, de usted mismo. Esta es la décima vez que nos reunimos desde que usted asumió la presidencia y desde que yo asumí como primer ministro. Ha elegido Israel como su primer lugar en su visita, su visita al extranjero en su segundo mandato. Quiero agradecerles la inversión que han hecho en nuestra relación y en fortalecer la amistad y alianza entre nuestros dos países. Es muy, profundamente apreciado.

Has venido aquí la víspera de la Pascua. Siempre la he considerado como nuestra fiesta más preciada. Celebra el paso del pueblo judío de la esclavitud a la libertad. A lo largo de los siglos, también ha inspirado a personas que luchan por la libertad, incluidos los Padres Fundadores de los Estados Unidos. Así que es un gran honor recibirlo a usted, el líder del mundo libre, en este momento histórico en nuestra antigua capital.

Señor presidente, bienvenido a Israel. Bienvenidos a Jerusalén. (Aplausos.)

PRESIDENTE OBAMA: Gracias.

Bueno, gracias, Primer Ministro Netanyahu, por sus amables palabras y por su maravillosa bienvenida hoy aquí. Y quiero expresar un agradecimiento especial a Sara y a sus dos hijos por su calidez y hospitalidad. Fue maravilloso verlos. Lo son ... Le informé al Primer Ministro que son jóvenes muy guapos que claramente obtuvieron su apariencia de su madre. (La risa.)

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Bueno, puedo decir lo mismo de sus hijas. (La risa.)

PRESIDENTE OBAMA: Esto es cierto. Nuestro objetivo es mejorar nuestro acervo genético casándonos con mujeres que sean mejores que nosotros.

Sr. Primer Ministro, quiero comenzar felicitándolo por la formación de su nuevo gobierno. En los Estados Unidos, trabajamos arduamente para encontrar un acuerdo entre nuestros dos partidos principales. Aquí en Israel, tienes que encontrar el consenso entre muchos más. Y pocas legislaturas pueden competir con la intensidad de la Knesset. Pero todo esto refleja la naturaleza próspera de la democracia de Israel.

Como mencionó Bibi, esta es nuestra décima reunión. Hemos pasado más tiempo juntos, trabajando juntos, que yo con cualquier líder. Y esto habla de la cercanía de nuestras dos naciones, los intereses y los valores que compartimos, y la profundidad y amplitud de los lazos entre nuestros dos pueblos.

Como líderes, nuestra responsabilidad más solemne es la seguridad de nuestra gente, ese es el trabajo número uno. Mi trabajo como presidente de los Estados Unidos, ante todo, es mantener a salvo al pueblo estadounidense. Bibi, como Primer Ministro, su primera tarea es mantener a salvo al pueblo de Israel. Y las necesidades de seguridad de Israel son verdaderamente únicas, como me he visto a mí mismo. En viajes anteriores visité pueblos cercanos a la Línea Azul. He caminado por hogares israelíes devastados por cohetes de Hezbollah. Estuve en Sderot y me reuní con niños que simplemente quieren crecer sin miedo. Y volviendo hoy, volví a ver cómo la seguridad de Israel se puede medir en millas y minutos.

Como presidente, he dejado claro, por lo tanto, que el compromiso de Estados Unidos con la seguridad del Estado de Israel es una obligación solemne, y la seguridad de Israel no es negociable.

Hoy, nuestro personal militar y de inteligencia coopera más estrechamente que nunca. Realizamos más ejercicios y entrenamientos conjuntos que nunca. Estamos proporcionando más asistencia de seguridad y tecnología avanzada a Israel que nunca. Y eso incluye más apoyo para las defensas de misiles como Iron Dome, que vi hoy y que ha salvado tantas vidas israelíes.

En resumen, y no creo que esta sea solo mi opinión, creo, Bibi, compartirías esto, el apoyo de Estados Unidos a la seguridad de Israel no tiene precedentes y la alianza entre nuestras naciones nunca ha sido más fuerte.

Esa es la base sólida sobre la que construimos hoy al abordar una variedad de desafíos compartidos. Como parte de nuestro compromiso a largo plazo con la seguridad de Israel, el Primer Ministro y yo acordamos iniciar conversaciones sobre la prestación de asistencia militar a Israel. Nuestro acuerdo actual dura hasta 2017, y hemos ordenado a nuestros equipos que comiencen a trabajar para extenderlo durante los años posteriores.

También me complace anunciar que tomaremos medidas para garantizar que no se interrumpa la financiación de Iron Dome. Como resultado de las decisiones que tomé el año pasado, Israel recibirá aproximadamente $ 200 millones este año fiscal y continuaremos trabajando con el Congreso en la financiación futura de Iron Dome. Estos son recordatorios más de que ayudaremos a preservar la ventaja militar cualitativa de Israel para que Israel pueda defenderse, por sí mismo, contra cualquier amenaza.

También discutimos el camino a seguir hacia una solución de dos estados entre israelíes y palestinos. Y agradecí mucho las palabras de Bibi antes de hablar. Mañana me reuniré con el presidente Abbas y tendré más que decir sobre este tema en el discurso que pronuncio ante el pueblo israelí mañana. Pero por ahora, permítanme simplemente reiterar que un elemento central de una paz duradera debe ser un estado judío fuerte y seguro, donde se satisfagan las preocupaciones de seguridad de Israel, junto con un estado palestino soberano e independiente.

En este sentido, quisiera señalar que el año pasado fue un hito: el primer año en cuatro décadas en el que ni un solo ciudadano israelí perdió la vida debido al terrorismo que emanaba de Cisjordania. Es un recordatorio de que Israel tiene un profundo interés en una Autoridad Palestina fuerte y eficaz. Y a medida que el nuevo gobierno del Primer Ministro comience su trabajo, continuaremos buscando pasos que tanto israelíes como palestinos puedan tomar para generar confianza y seguridad de la que dependerá una paz duradera.

También reafirmamos la importancia de garantizar la seguridad de Israel dados los cambios y la incertidumbre en la región. Mientras Estados Unidos apoya al pueblo egipcio en su histórica transición a la democracia, continuamos subrayando la necesidad de que Egipto contribuya a la seguridad regional, evitando que Hamás se rearme y defienda su tratado de paz con Israel.

Con respecto a Siria, Estados Unidos continúa trabajando con aliados y amigos y la oposición siria para acelerar el fin del gobierno de Assad, detener la violencia contra el pueblo sirio y comenzar una transición hacia un nuevo gobierno que respete los derechos de todos. su gente.

Assad ha perdido su legitimidad para liderar al atacar al pueblo sirio con casi todas las armas convencionales de su arsenal, incluidos los misiles Scud. Y hemos dejado claro que el uso de armas químicas contra el pueblo sirio sería un error grave y trágico. También compartimos la grave preocupación de Israel por la transferencia de sistemas de armas químicas o de otro tipo a terroristas, como Hezbollah, que podrían utilizarse contra Israel. El régimen de Assad debe comprender que serán responsables del uso de armas químicas o de su transferencia a terroristas.

Y finalmente, continuamos nuestra estrecha consulta sobre Irán. Estamos de acuerdo en que un Irán con armas nucleares sería una amenaza para la región, una amenaza para el mundo y potencialmente una amenaza existencial para Israel. Y estamos de acuerdo en nuestro objetivo. No tenemos una política de contención cuando se trata de un Irán nuclear. Nuestra política es evitar que Irán adquiera un arma nuclear.

Preferimos resolver esto diplomáticamente, y todavía hay tiempo para hacerlo. Sin embargo, los líderes de Irán deben comprender que deben cumplir con sus obligaciones internacionales. Y, mientras tanto, la comunidad internacional seguirá aumentando la presión sobre el gobierno iraní. Estados Unidos continuará consultando de cerca con Israel sobre los próximos pasos. Y repetiré: todas las opciones están sobre la mesa. Haremos lo que sea necesario para evitar que Irán obtenga las peores armas del mundo.

No será fácil afrontar ninguno de estos desafíos. Exigirá el mismo coraje y determinación que los que nos han precedido.

Y el viernes, tendré el honor de visitar el monte Herzl y rendir homenaje a los líderes y soldados que han dado sus vidas por Israel. Uno de ellos fue Yoni Netanyahu. Y en una de sus cartas a casa, le escribió a su familia: "No lo olviden: la fuerza, la justicia y la firme resolución están de nuestro lado, y eso es mucho".

Sr. Primer Ministro, al igual que las familias en todo Israel, usted y su familia han servido y se han sacrificado para defender su país y transmitirlo, seguro y fuerte, a sus hijos tal como se lo transmitieron a usted. De pie aquí hoy, puedo decir con confianza que la seguridad de Israel está garantizada porque tiene mucho de su lado, incluido el apoyo inquebrantable de los Estados Unidos de América. (Aplausos.)

P Señor Presidente, ¿puedo preguntarle sobre Siria, una cuestión práctica y moral? Moralmente, ¿cómo es posible que durante los últimos dos años, decenas de miles de civiles inocentes estén siendo masacrados y nadie - el mundo, los Estados Unidos y usted - esté haciendo algo para detenerlo de inmediato? A nivel práctico, usted ha dicho hoy y también en el pasado que el uso de armas químicas sería un cruce de una línea roja. Parece que esta línea se cruzó ayer. ¿Qué piensa hacer específicamente al respecto?

PRESIDENTE OBAMA: Responderé la pregunta en orden inverso, si no le importa. Hablaré primero de las armas químicas y luego de la cuestión más importante.

Con respecto a las armas químicas, tenemos la intención de investigar a fondo exactamente lo que sucedió. Obviamente, en Siria ahora mismo tienes una zona de guerra. Tiene información filtrada, pero debemos asegurarnos de saber exactamente qué sucedió: cuál fue la naturaleza del incidente, qué podemos documentar, qué podemos probar. Así que he dado instrucciones a mis equipos para que trabajen en estrecha colaboración con todos los países de la región y las organizaciones e instituciones internacionales para averiguar con precisión si se cruzó o no esta línea roja.

Notaré, sin tener en este momento todos los hechos ante mí, que sabemos que el gobierno sirio tiene la capacidad para llevar a cabo ataques con armas químicas. Sabemos que hay personas en el gobierno sirio que han expresado su voluntad de usar armas químicas si es necesario para protegerse. Soy profundamente escéptico ante cualquier afirmación de que, de hecho, fue la oposición la que utilizó armas químicas. Todos los que conocen los hechos de las existencias de armas químicas dentro de Siria, así como las capacidades del gobierno sirio, creo que cuestionarían esas afirmaciones. Pero sé que están flotando por ahí ahora mismo.

El punto más amplio es que una vez que establecemos los hechos, he dejado en claro que el uso de armas químicas cambia las reglas del juego. Y no haré un anuncio hoy sobre los próximos pasos porque creo que tenemos que recopilar los hechos. Pero sí creo que cuando empiezas a ver armas que pueden causar devastación potencial y bajas masivas y dejas que ese genio salga de la botella, entonces estás viendo escenas potencialmente aún más horribles de las que ya hemos visto en Siria. Y la comunidad internacional tiene que actuar sobre esa información adicional.

Pero como siempre ocurre cuando se trata de cuestiones de guerra y paz, creo que tener los hechos antes de actuar es muy importante.

En términos más generales, como dije en mi declaración de apertura, creo que el régimen de Assad ha perdido toda credibilidad y legitimidad. Creo que Assad debe irse, y creo que irá. Es incorrecto que diga que no hemos hecho nada. Hemos ayudado a movilizar el aislamiento del régimen de Assad a nivel internacional. Hemos apoyado y reconocido a la oposición. Hemos proporcionado cientos de millones de dólares en apoyo a la ayuda humanitaria. Hemos trabajado diligentemente con otros países de la región para proporcionar herramientas adicionales para avanzar hacia una transición política dentro de Siria.

Si su sugerencia es que no he actuado militarmente unilateralmente dentro de Siria, bueno, la respuesta ha sido, o mi respuesta sería que, en la medida de lo posible, quiero asegurarme de que estamos trabajando como internacional. comunidad para hacer frente a este problema, porque creo que es un problema mundial, no simplemente un problema de Estados Unidos, o un problema de Israel, o un problema de Turquía. Es un problema mundial cuando decenas de miles de personas están siendo masacradas, incluidas mujeres y niños inocentes.

Y así continuaremos trabajando en un marco internacional para tratar de lograr el tipo de cambio que es necesario en Siria. El secretario Kerry ha estado trabajando sin parar desde que asumió su cargo actual para tratar de ayudar a movilizar y organizar nuestros esfuerzos generales, y continuaremos presionando cada palanca que tenemos para tratar de lograr una resolución dentro de Siria que respete los derechos y la seguridad de todas las personas, independientemente de las líneas sectarias que actualmente dividen a Siria.

El último punto que haré, que probablemente sea obvio, es que esto no es fácil. Cuando comienzas a ver una guerra civil que tiene elementos sectarios, y tienes un gobierno represivo que tiene la intención de mantener el poder, y tienes una desconfianza que ha estallado en líneas sectarias, y tienes una oposición que no ha tenido la oportunidad o el tiempo para organizarse tanto política como militarmente, entonces terminas viendo algo de la devastación que has estado viendo. Y haremos todo lo posible para seguir previniéndolo. Y sé que la gran mayoría de nuestros socios internacionales sienten lo mismo.

P Sí, gracias. Hubo algunas bromas amistosas entre ustedes dos caballeros en la pista hoy sobre las líneas rojas, y me pregunto qué tan serio se convirtió en realidad en sus charlas y en sus charlas de esta noche. El presidente Obama ha dicho que Irán tardará al menos un año en construir una bomba. Eso es meses más de lo que cree el Primer Ministro.

Señor presidente, ¿le está pidiendo al primer ministro que tenga más paciencia, que postergue al menos un año cualquier tipo de acción militar contra Irán?

Sr. Primer Ministro, ¿han dicho las palabras del presidente Obama? ¿Le han convencido de que está planteando la amenaza militar creíble que ha pedido en repetidas ocasiones, o es necesario ir más allá? Gracias.

PRESIDENTE OBAMA: Bibi, ¿por qué no vas? Da un primer golpe a esto.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Bueno, primero que nada, hay tantas tiras de diferentes colores en la pista que nosotros - (risas) - hicimos una broma sobre eso. Pero obviamente este asunto no es una broma. Se relaciona con nuestra propia existencia y también con algo que el presidente identificó correctamente como una grave amenaza estratégica para los Estados Unidos y para la paz y la seguridad del mundo.

Estoy absolutamente convencido de que el presidente está decidido a evitar que Irán obtenga armas nucleares. Y se lo agradezco. Y también aprecio algo que dijo, que mencioné en mis comentarios de apertura, que el pueblo judío ha regresado a su propio país para ser el dueño de su propio destino. Y aprecio el hecho de que el Presidente haya reafirmado, más que cualquier otro presidente, el derecho y el deber de Israel de defenderse, por sí mismo, contra cualquier amenaza.Acabamos de escuchar esas palabras importantes ahora, y creo que eso resume nuestra, diría yo, nuestra opinión común.

Irán es una grave amenaza para Israel, una grave amenaza para el mundo: un Irán nuclear. Estados Unidos está comprometido a lidiar con eso. Israel está comprometido a lidiar con eso. Tenemos diferentes vulnerabilidades, obviamente, y diferentes capacidades. Lo tenemos en cuenta. Pero lo que sí mantenemos, y creo que el presidente es el primero en hacerlo, es que Israel tiene derecho a defenderse de forma independiente contra cualquier amenaza, incluida la amenaza iraní.

PRESIDENTE OBAMA: Creo que lo único que agregaría es que nuestra cooperación de inteligencia sobre este tema, la consulta entre nuestros ejércitos, nuestra inteligencia, no tiene precedentes, y no hay mucha luz, mucha luz del día entre las evaluaciones de nuestros países. en términos de dónde se encuentra Irán en este momento.

Creo que lo que Bibi aludió, lo cual es absolutamente correcto, es que cada país tiene que tomar sus propias decisiones cuando se trata de la asombrosa decisión de participar en cualquier tipo de acción militar, e Israel está en una situación diferente a la de Estados Unidos. Y no esperaría que el Primer Ministro tomara una decisión sobre la seguridad de su país y la dejase a cualquier otro país, como tampoco los Estados Unidos aplazarían nuestras decisiones sobre lo que es importante para nuestra seguridad nacional.

He compartido con Bibi, como le he dicho al mundo entero, como le he dicho al pueblo iraní y a los líderes iraníes, que creo que hay tiempo para resolver este asunto diplomáticamente. La pregunta es, ¿aprovechará el liderazgo iraní esa oportunidad? ¿Entrarán por esa puerta?

Y sería en interés de todos, no solo de Israel, no solo de Estados Unidos, sería de interés para el pueblo iraní si esto se resuelve diplomáticamente. Porque la verdad del asunto es que, en última instancia, la solución más permanente a la situación iraní será su decisión de que no vale la pena que busquen armas nucleares. Ese será el cambio duradero. Si podemos conseguir eso, eso es bueno para todos, incluido Irán, porque les permitiría salir del aislamiento que ha obstaculizado su sociedad y su desarrollo económico durante muchos años.

Pero no sé si estarán dispuestos a dar ese paso. Y, obviamente, su comportamiento pasado indica que, en las palabras de (o en un juego de palabras con lo que dijo Ronald Reagan) ni siquiera podemos confiar todavía, y mucho menos verificar. Pero tenemos que probar la proposición de que esto se puede resolver diplomáticamente. Y si no puede, entonces le he repetido a Bibi lo que he dicho públicamente, y es que dejaremos todas las opciones sobre la mesa para resolverlo.

P Sr. Primer Ministro, ¿está de acuerdo o en desacuerdo con la evaluación de un año del Presidente?

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Tenemos otra pregunta.

P Bienvenido, señor presidente. En su camino de regreso a Washington el viernes, ¿qué considerará una visita exitosa? Convencer a los líderes israelíes de que pueden confiar en usted en el tema iraní, especialmente que se enteraron de que hay diferencias entre Israel y Estados Unidos con respecto al enriquecimiento de los iraníes, o convencer a ambas partes, israelíes y palestinos, de que ¿revivir la negociación tambaleante, revivir el proceso de paz, el proceso de paz tambaleante?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, mi objetivo principal en este viaje ha sido tener la oportunidad de hablar directamente con el pueblo israelí en un momento en el que obviamente lo que ya era un vecindario bastante difícil se ha vuelto más difícil, y hacerles saber que tienen un amigo en Estados Unidos, que te respaldamos; que consideramos la seguridad de Israel de extraordinaria importancia para nosotros, no solo por los vínculos entre nuestros pueblos, sino también por nuestro propio interés en la seguridad nacional.

En ese contexto, lo que también he tratado de lograr aquí son más consultas, sobre la base de lo que ya hemos discutido.
- ya que Bibi acaba de formar un nuevo gobierno, ya que estoy entrando en mi segundo mandato - que seguimos teniendo una consulta cercana sobre algunos de estos intereses compartidos que ya hemos discutido, siendo Irán obviamente una preocupación compartida prominente. Quiero asegurarme de que el pueblo israelí y el gobierno israelí comprendan consistentemente mi pensamiento y cómo estoy abordando este problema. Y quiero entender cómo el gobierno israelí y el Primer Ministro están abordando este problema para asegurarme de que no haya malentendidos allí.

Con respecto al proceso de paz, como dije, mañana tendré más que decir al respecto. Pero creo que tiene toda la razón en que durante el último año, año y medio, dos años, dos años y medio, no hemos avanzado. No hemos visto el tipo de progreso que nos gustaría ver.

Hay algunos elementos de buenas noticias. Quiero decir, el hecho del asunto es que, incluso con todo lo que ha estado sucediendo en la región, la Autoridad Palestina ha trabajado eficazmente en cooperación con la comunidad internacional, en parte debido a parte de la capacitación que nosotros, los Estados Unidos , siempre - para hacer su parte en el mantenimiento de la seguridad en Cisjordania. Hemos visto algunos avances en lo que respecta al desarrollo económico y las oportunidades para el pueblo palestino.

Pero la verdad del asunto es tratar de llevar esto a algún tipo de arreglo claro, una solución que permitiría a los israelíes sentirse como si hubieran roto el aislamiento actual en el que se encuentran, en esta región, que les permitiría. el increíble crecimiento económico que está teniendo lugar dentro de este país para ser un modelo para el comercio y el desarrollo en toda la región en un momento en que todos estos otros países necesitan tecnología, comercio y empleos para sus jóvenes, para que los palestinos sientan que También son dueños de su propio destino, que Israel sienta que las posibilidades de que los cohetes caigan sobre sus familias han disminuido, ese tipo de solución que todavía no hemos visto.

Entonces, lo que quiero hacer es escuchar, escuchar al Primer Ministro Netanyahu, mañana tendré la oportunidad de escuchar a Abu Mazen, para que tengan una idea de ellos, cómo ven que este proceso avance. ¿Cuáles son las posibilidades y las limitaciones, y cómo puede ayudar Estados Unidos? Y a propósito no quería venir aquí y hacer un gran anuncio que podría no coincidir con las realidades y posibilidades en el terreno. Quería pasar algún tiempo escuchando antes de hablar, lo que mi madre siempre me enseñó que era una buena idea.

Y entonces, con suerte, lo consideraré un éxito si cuando vuelva el viernes, pueda decirme a mí mismo que tengo una mejor comprensión de cuáles son las limitaciones, cuáles son los intereses de las distintas partes y cómo Estados Unidos puede desempeñar un papel constructivo para lograr una paz duradera y dos estados que vivan uno al lado del otro en paz y seguridad.

P Gracias, señor presidente; Sr. Primer Ministro.

Señor presidente, voy a seguir un poco el proceso de paz. Comenzó su mandato, su primer mandato, gran fanfarria: discurso de El Cairo para hablar con el mundo musulmán, la decisión de tener un enviado para Oriente Medio temprano. Dijiste que no ibas a dejar pasar esto a tu segundo mandato. Estamos en su segundo mandato con el proceso de paz de Oriente Medio. ¿Qué salió mal? ¿Por qué estamos más lejos de una solución de dos estados? Sé que dijiste que querías hablar más sobre esto mañana, pero tengo curiosidad. ¿Qué crees que salió mal? ¿Presionaste demasiado a Israel? ¿Qué le hubiera gustado haber hecho de otra manera?

Y, Sr. Primer Ministro, quiero ayudar a mi colega aquí en el seguimiento que tuvo, que tuvo que ver con ¿acepta usted el entendimiento del Presidente de que Irán está a un año de distancia en lo que respecta a las armas nucleares? Y otra pregunta que tenía para ti

PRESIDENTE OBAMA: Chuck, ¿cuántos tienes? ¿Hacen esto en la prensa israelí? ¿Dice que recibe una pregunta y luego agrega cinco?

P Bueno, lo estoy ayudando. Le estoy ayudando con su ...

PRESIDENTE OBAMA: Verá cómo la joven del Canal Uno tenía una pregunta. Se portaba muy bien, Chuck.

P Tenía ese para ti y - (risas) -

PRIME NETANYAHU: Estas son preguntas conmutadas que tienen. (La risa.)

P Aparentemente, pensé que tenía cuatro preguntas.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Reiteraciones.

Q La Pascua comienza en un par de días. (Risas.) Recibo cuatro preguntas, ¿verdad?

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Mire, esta no es una pregunta Kosher, pero no la acapare. (La risa.)

P Supongo que mi pregunta iba a ser, ¿por qué cree que el pueblo israelí no ha abrazado al presidente Obama de la misma manera que abrazó a nuestros dos últimos presidentes de Estados Unidos? Gracias.

PRESIDENTE OBAMA: ¿Entonces tenía que hacer una pregunta de votación allí mismo al final? (Risas.) Chuck, quiero decir, eres incorregible. (La risa.)

Bueno, mire, la premisa inicial de su pregunta fue que, habiendo fracasado en lograr la paz en el Medio Oriente en mi primer mandato, debí haberla cagado de alguna manera. Y les diré que espero ser un mejor presidente ahora que cuando asumí el cargo por primera vez, pero mi compromiso no era lograr un acuerdo de paz en mi primer año, ni en mi segundo año ni en mi tercer año. Eso hubiera estado bien. Lo que dije fue que no iba a esperar para comenzar con el tema hasta mi segundo mandato, porque pensaba que era demasiado importante. Y eso es exactamente lo que hice.

Estoy absolutamente seguro de que hay una serie de cosas que podría haber hecho que hubieran sido más hábiles y hubieran creado mejores ópticas. Pero, en última instancia, este es un problema realmente difícil. Ha durado más de seis décadas. Y las partes involucradas tienen algunos intereses profundos que no puedes dar vueltas, no puedes suavizar. Y es un trabajo duro trabajar con todos estos problemas.

Agregaré que ambos partidos también tienen política, al igual que nosotros en casa. Hay un montón de cosas que me gustaría hacer en los Estados Unidos que no logré hacer en mi primer mandato. Y estoy seguro de que también podría haber sido más hábil allí. Pero algo es solo porque es difícil, y la gente no está de acuerdo, y creo que se necesita una confluencia tanto del buen trabajo diplomático, como también del tiempo, la serendipia, las cosas encajando en el momento adecuado, los jugadores adecuados sintiendo que este es el momento. para apoderarse de él.

Y mi objetivo aquí es simplemente asegurarme de que Estados Unidos sea una fuerza positiva para tratar de crear esas oportunidades con la mayor frecuencia posible, y ser lo más claro posible en cuanto a por qué creemos que esta es una prioridad importante, no solo debido a algunos puntos de vista pollyanna-ish sobre no podemos llevarnos bien y tomarnos de las manos y cantar "Kumbaya", sino porque realmente creo que la seguridad de Israel mejorará con una resolución a este problema. Creo que los palestinos prosperarán y podrán canalizar sus extraordinarias energías y espíritu empresarial de formas más positivas con una resolución a este problema. Creo que toda la región estará más sana con una resolución a este problema.

Así que seguiré presentando ese argumento. Y debo admitir que, francamente, a veces sería más fácil no argumentar y evitar la pregunta, precisamente porque es difícil. Ese no es el enfoque que he intentado adoptar.

Y probablemente ha habido ocasiones en las que, cuando he hecho declaraciones sobre lo que creo que debe suceder, la forma en que se filtra a través de nuestra prensa, puede ser interpretado de maneras que ponen nerviosos a los israelíes, al igual que hay gente en casa. que a veces se ponen nerviosos por áreas en las que no están seguros exactamente de cuál es mi posición en las cosas. Es por eso que siempre me gusta la oportunidad de hablar directamente con ustedes. Con suerte, mostrarás la película en vivo, a diferencia de la versión editada.

Con eso, creo que tienes cuatro preguntas que responder, Bibi. (La risa.)

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Creo que hay un malentendido sobre el tiempo. Si Irán decide optar por un arma nuclear, es decir, fabricar realmente el arma, entonces probablemente lo haga, entonces les tomaría alrededor de un año. Creo que eso es correcto. Podrían posponerlo mucho tiempo pero aún así superar el proceso de enriquecimiento, es decir, para hacer un arma se necesitan dos cosas; necesitas uranio enriquecido en una cantidad crítica y luego necesitas un arma. No puedes tener el arma sin el uranio enriquecido, pero puedes tener el uranio enriquecido sin el arma.

Irán en este momento está enriqueciendo uranio. Lo está persiguiendo. Todavía no ha llegado a la línea roja que describí en mi discurso en la ONU; sin embargo, se están acercando.

Y la cuestión de fabricar el arma es otra cosa. El Presidente dijo correctamente que lo hemos hecho —sobre estos temas que son un poco arcanos, le suenan un poco detallados— pero sobre estos temas compartimos información y tenemos una evaluación común. Tenemos una evaluación común.

En cualquier caso, Irán llega a una zona de inmunidad cuando pasan por el proceso de enriquecimiento, en nuestra opinión, en nuestra opinión, y el tiempo que queda, no hay mucho tiempo. Y cada día que pasa lo disminuye. Pero tenemos una evaluación común. En los horarios, en la inteligencia, compartimos esa inteligencia y no tenemos ningún argumento al respecto. Creo que es importante dejarlo claro.

Creo que la gente debería conocer al presidente Obama de la forma en que yo lo conocí. Y creo que acabas de escuchar algo muy significativo. Puede que se te haya escapado, pero a mí no se me ha escapado. Y es que el presidente anunció que además de toda la ayuda que ha brindado su administración, incluida la Cúpula de Hierro, incluida la financiación de la defensa para Israel en tiempos muy difíciles, ha anunciado que vamos a comenzar las conversaciones en otros 10 años. Acuerdo de proceso para garantizar la asistencia militar estadounidense a Israel. Creo que esto es muy significativo.

Y quiero expresar mi agradecimiento por todo lo que ha hecho. Y quiero agradecerles también por esa declaración que acaba de hacer. Creo que es muy, muy importante.

Así que creo que los israelíes juzgarán esto por los eventos que se están desarrollando y por lo que está sucediendo, lo que realmente está sucediendo. Y para esto, ya sabes, hay una respuesta muy simple a tu pregunta: el caballero de NBC, ¿verdad? Si. Bueno, para esto, se necesita, como ve, un segundo mandato como presidente y un tercer mandato como primer ministro. Eso realmente arregla las cosas. (La risa.)

PRESIDENTE OBAMA: Muy bien, muchas gracias a todos. (Aplausos.)


Administración de Barack Obama: declaraciones del presidente Obama y el primer ministro Netanyahu después de la reunión bilateral

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, en primer lugar, permítame darle la bienvenida nuevamente al Primer Ministro Netanyahu, quien creo que ha estado aquí siete veces durante el curso de mi presidencia. Y quiero indicar que la frecuencia de estas reuniones es una indicación de los lazos extraordinarios entre nuestros dos países, al igual que la oportunidad que tiene el Primer Ministro de dirigirse al Congreso durante su visita aquí. Sé que & rsquos es un honor que & rsquos reservó para quienes siempre se han mostrado un gran amigo de Estados Unidos y es indicativo de la amistad entre nuestros países.

Acabamos de completar una conversación prolongada y extremadamente útil que toca una amplia gama de temas. Discutimos, en primer lugar, los cambios que están barriendo la región y lo que ha estado sucediendo en lugares como Egipto y Siria y cómo afectan los intereses y la seguridad de Estados Unidos e Israel, así como la oportunidad de prosperidad, crecimiento y desarrollo en el mundo árabe.

Estuvimos de acuerdo en que hay un momento de oportunidad que se puede aprovechar como consecuencia de la Primavera Árabe, pero también reconocemos que también existen peligros importantes y que será importante que Estados Unidos e Israel consulten de cerca, como vemos. se desarrollan los desarrollos.

Le describí al Primer Ministro algunos de los temas que discutí en mi discurso de ayer: cuán importante sería para Estados Unidos apoyar la reforma política, los derechos humanos, la libertad de expresión, la tolerancia religiosa y el desarrollo económico, particularmente en Egipto, como el país árabe más grande, así como en Túnez, el país que inició por primera vez este movimiento revolucionario que está teniendo lugar en todo el Medio Oriente y el norte de África.

También discutimos la situación en Siria, que obviamente es de gran preocupación para Israel, dada su frontera compartida. Y le di más detalles al Primer Ministro sobre los pasos importantes que estamos tomando para intentar presionar a Siria y al régimen de Assad para que se reforman, incluidas las sanciones que aplicamos directamente al presidente Assad.

Seguimos compartiendo nuestras profundas preocupaciones sobre Irán, no solo la amenaza que representa para Israel, sino también la amenaza que representa para la región y el mundo si desarrollara un arma nuclear. Actualizamos nuestra estrategia para seguir ejerciendo presión, tanto a través de sanciones como de nuestro otro trabajo diplomático. Y reiteré mi creencia de que es inaceptable que Irán posea un arma nuclear.

También discutimos la hipocresía de Irán sugiriendo que de alguna manera apoya la democratización en el Medio Oriente cuando, de hecho, mostraron por primera vez la naturaleza represiva de ese régimen cuando respondieron a las propias protestas pacíficas que tuvieron lugar dentro de Irán hace casi dos años.

Finalmente, discutimos el tema de una posible paz entre israelíes y palestinos. Y reiteré y discutimos en profundidad los principios que expuse ayer: la creencia de que nuestro objetivo final tiene que ser un estado israelí seguro, un estado judío, que viva uno al lado del otro en paz y seguridad con un entorno contiguo, funcional y eficaz. Estado palestino.

Obviamente hay algunas diferencias entre nosotros en las formulaciones precisas y el lenguaje, y eso & rsquos va a suceder entre amigos. Pero en lo que estamos completamente de acuerdo es en que una paz verdadera solo puede ocurrir si la resolución final permite que Israel se defienda de las amenazas, y que la seguridad de Israel y los rsquos seguirá siendo primordial en las evaluaciones estadounidenses de cualquier posible acuerdo de paz.

Lo dije ayer en el discurso y sigo creyéndolo. Y creo que es posible para nosotros dar forma a un acuerdo que permita a Israel protegerse, no ser vulnerable, pero también le permite resolver lo que obviamente ha sido un tema desgarrador para ambos pueblos durante décadas.

También señalé, como dije en el discurso de ayer, que es muy difícil que se espere que Israel negocie de manera seria con una parte que se niega a reconocer su derecho a existir. Y por eso creo que los palestinos van a tener que responder algunas preguntas muy difíciles sobre este acuerdo que se ha hecho entre Fatah y Hamas. Hamas ha sido y es una organización que ha recurrido al terror que se ha negado a reconocer los derechos de Israel y rsquos a existir. No es un socio para un proceso de paz significativo y realista.Y así, como dije ayer durante el discurso, los palestinos van a tener que explicar cómo pueden participar de manera creíble en negociaciones de paz serias sin observar los principios del Cuarteto que se han propuesto anteriormente.

Entonces, en general, pensé que esta fue una discusión extremadamente constructiva. Y al salir de esta discusión, puedo reafirmar una vez más que la relación extraordinariamente estrecha entre los Estados Unidos e Israel es sólida y continuará, y que juntos, con suerte, podremos trabajar para marcar el comienzo de un nuevo período de paz. y prosperidad en una región que atravesará transformaciones muy profundas en las próximas semanas, meses y años.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Gracias, señor presidente.

PRESIDENTE OBAMA: Muchas gracias.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Señor Presidente, primero quiero agradecerle a usted y a la Primera Dama por la amable hospitalidad que me ha brindado a mí, a mi esposa y a toda nuestra delegación. Tenemos un vínculo de amistad duradero entre nuestros dos países y agradezco la oportunidad de tener esta reunión con ustedes después de su importante discurso de ayer.

Compartimos su esperanza y su visión para la expansión de la democracia en el Medio Oriente. Aprecio el hecho de que haya reafirmado una vez más ahora, y en nuestra conversación, y de hecho, el compromiso con la seguridad de Israel. Valoramos sus esfuerzos para hacer avanzar el proceso de paz.

Esto es algo que queremos haber logrado. Israel quiere la paz. Quiero paz Lo que todos queremos es una paz genuina, que se mantenga, que perdure. Y creo que ambos estamos de acuerdo en que una paz basada en ilusiones eventualmente se estrellará contra las rocas de la realidad del Medio Oriente, y que la única paz que perdurará es una que se base en la realidad, en hechos inquebrantables.

Creo que para que haya paz, los palestinos tendrán que aceptar algunas realidades básicas. La primera es que, si bien Israel está dispuesto a hacer compromisos generosos por la paz, no puede volver a las líneas de 1967, porque estas líneas son indefendibles porque no tienen en cuenta ciertos cambios que han tenido lugar sobre el terreno, cambios demográficos que han tenido lugar. ha tenido lugar durante los últimos 44 años.

Recuerde que, antes de 1967, Israel tenía nueve millas de ancho. Tenía la mitad del ancho del Washington Beltway. Y estos no eran los límites de la paz, eran los límites de las guerras repetidas, porque el ataque a Israel era muy atractivo.

Así que no podemos volver a esas líneas indefendibles, y vamos a tener que tener una presencia militar a largo plazo a lo largo del Jordán. Hablé de esto con el presidente y creo que entendemos que Israel tiene ciertos requisitos de seguridad que deberán cumplirse en cualquier acuerdo que hagamos.

La segunda es: se hace eco de algo que acaba de decir el presidente, y es que Israel no puede negociar con un gobierno palestino respaldado por Hamas. Hamas, como dijo el presidente, es una organización terrorista comprometida con la destrucción de Israel y rsquos. It & rsquos disparó miles de cohetes contra nuestras ciudades, contra nuestros niños. It & rsquos recientemente disparó un cohete antitanque contra un autobús escolar amarillo, matando a un niño de 16 años. Y Hamas acaba de atacarlo a usted, señor presidente, ya los Estados Unidos por librar al mundo de bin Laden.

Entonces, obviamente, no se le puede pedir a Israel que negocie con un gobierno que está respaldado por la versión palestina de Al-Qaeda.

Creo que el presidente Abbas tiene una elección sencilla. Tiene que decidir si negocia o mantiene su pacto con Hamás o hace las paces con Israel. Y solo puedo expresar lo que les dije hace un momento, que espero que él tome la decisión, la decisión correcta, al elegir la paz con Israel.

La tercera realidad es que el problema de los refugiados palestinos tendrá que resolverse en el contexto de un estado palestino, pero ciertamente no en las fronteras de Israel.

El ataque árabe en 1948 contra Israel resultó en dos problemas de refugiados: el problema de los refugiados palestinos y los refugiados judíos, aproximadamente el mismo número, que fueron expulsados ​​de tierras árabes. Ahora, el pequeño Israel absorbió a los refugiados judíos, pero el vasto mundo árabe se negó a absorber a los refugiados palestinos. Ahora, 63 años después, los palestinos vienen a nosotros y le dicen a Israel, acepte a los nietos, de verdad, ya los bisnietos de estos refugiados, borrando así el futuro de Israel como estado judío.

Así que no va a pasar. Todo el mundo lo sabe y los rsquos no van a pasar. Y creo que es hora de decirles a los palestinos que no va a suceder. El problema de los refugiados palestinos debe resolverse. Se puede resolver, y se resolverá si los palestinos eligen hacerlo en un estado palestino. Así que esa es una posibilidad real. Pero no se va a resolver dentro del estado judío.

El presidente y yo discutimos todos estos temas y creo que podemos tener diferencias aquí y allá, pero creo que existe una dirección general en la que deseamos trabajar juntos para lograr una paz real y genuina entre Israel y sus vecinos palestinos, una paz que sea defendible. .

Señor presidente, usted es ... usted es el líder de un gran pueblo, el pueblo estadounidense. Y yo soy el líder de un pueblo mucho más pequeño, el ...

PRESIDENTE OBAMA: Gran gente.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: También es un gran pueblo. Es la antigua nación de Israel. Y, ya sabes, hemos existido durante casi 4.000 años. Hemos experimentado la lucha y el sufrimiento como ningún otro pueblo. Hemos pasado por expulsiones y pogromos y masacres y el asesinato de millones. Pero puedo decir que incluso en la escasez de, incluso en el punto más bajo del valle de la muerte, nunca perdimos la esperanza y nunca perdimos nuestro sueño de restablecer un estado soberano en nuestra antigua patria, la tierra de Israel.

Y ahora recae sobre mis hombros como Primer Ministro de Israel, en un momento de extraordinaria inestabilidad e incertidumbre en el Medio Oriente, trabajar con usted para forjar una paz que garantice la seguridad de Israel y no ponga en peligro su supervivencia. Asumo esta responsabilidad con orgullo pero con mucha humildad, porque, como les dije en nuestra conversación, no tenemos mucho margen de error. Y porque, señor presidente, la historia no le dará al pueblo judío otra oportunidad.

Entonces, en los próximos días, semanas y meses, tengo la intención de trabajar con ustedes para buscar una paz que aborde nuestras preocupaciones de seguridad, buscar un reconocimiento genuino de que deseamos de nuestros vecinos palestinos para brindar un futuro mejor para Israel y para toda la región. .

Y les agradezco la oportunidad de intercambiar nuestras opiniones y trabajar juntos por este fin común. Gracias, señor presidente.


Administración de Barack Obama: Palabras del presidente Obama en la Conferencia de Política de AIPAC

Rosy, gracias por tus amables palabras. Nunca he visto a Rosy en la cancha de baloncesto. Apuesto a que sería un placer. (Risas.) Rosy, has sido una querida amiga mía durante mucho tiempo y una defensora incansable de los vínculos inquebrantables entre Israel y Estados Unidos. Y al completar su mandato como presidente, saludo su liderazgo y su compromiso. (Aplausos.)

Quiero agradecer a la junta directiva. Como siempre, me alegra ver a mis viejos amigos en la delegación de Chicago. (Aplausos.) También quiero agradecer a los miembros del Congreso que nos acompañan hoy y que hablarán con ustedes durante los próximos días. Has trabajado duro para mantener la asociación entre Estados Unidos e Israel. Y quiero agradecer especialmente a mi amiga cercana y líder del Comité Nacional Demócrata, Debbie Wasserman Schultz. (Aplausos.)

Me alegro de que mi destacado joven embajador en Israel, Dan Shapiro, esté en la casa. (Aplausos.) Entiendo que Dan está perfeccionando su hebreo en su nueva asignación, y aprecio su constante acercamiento al pueblo israelí. Y también me complace que nos acompañen tantos funcionarios israelíes, incluido el embajador Michael Oren. (Aplausos.) Y mañana, tengo muchas ganas de dar la bienvenida al Primer Ministro Netanyahu ya su delegación de regreso a la Casa Blanca. (Aplausos.)

Cada vez que vengo a AIPAC, me impresiona especialmente ver a tantos jóvenes aquí. (Aplausos.) Todavía no consiguen los asientos delanteros, lo entiendo. (Risas.) Tienes que ganarte eso. Pero estudiantes de todo el país que están haciendo oír su voz y participando profundamente en nuestro debate democrático. Llevas contigo un legado extraordinario de más de seis décadas de amistad entre Estados Unidos e Israel. Y tienes la oportunidad, y la responsabilidad, de dejar tu propia huella en el mundo. Y en busca de inspiración, puede mirar al hombre que me precedió en este escenario, que está siendo honrado en esta conferencia: mi amigo, el presidente Shimon Peres. (Aplausos.)

Shimon nació a un mundo de distancia de aquí, en un shtetl en lo que entonces era Polonia, pocos años después del final de la Primera Guerra Mundial. Pero su corazón siempre estuvo en Israel, la patria histórica del pueblo judío. (Aplausos.) Y cuando era solo un niño hizo su viaje por tierra y mar, hacia su casa.

En su vida, ha luchado por la independencia de Israel y rsquos, y ha luchado por la paz y la seguridad. Como miembro de la Haganá y miembro de la Knesset, como ministro de Defensa y Asuntos Exteriores, como primer ministro y como presidente, Shimon ayudó a construir la nación que prospera hoy: el estado judío de Israel. (Aplausos.) Pero más allá de estos logros extraordinarios, también ha sido una poderosa voz moral que nos recuerda que lo correcto hace al poder, y no al revés. (Aplausos.)

Shimon describió una vez la historia del pueblo judío diciendo que demostró que, "los gritos, las flechas y las cámaras de gas pueden aniquilar al hombre, pero no pueden destruir los valores humanos, la dignidad y la libertad". Y él ha vivido esos valores. (Aplausos.) Nos ha enseñado a pedirnos más a nosotros mismos ya sentir más empatía por nuestros semejantes. Agradezco su vida y su trabajo rsquos y su ejemplo moral. Y me enorgullece anunciar que a finales de esta primavera invitaré a Shimon Peres a la Casa Blanca para presentarle el más alto honor civil de Estados Unidos: la Medalla Presidencial de la Libertad. (Aplausos.)

En muchos sentidos, este premio es un símbolo de los lazos más amplios que unen a nuestras naciones. Estados Unidos e Israel comparten intereses, pero también compartimos esos valores humanos de los que habló Shimon: Un compromiso con la dignidad humana. La creencia de que la libertad es un derecho que se otorga a todos los hijos de Dios. Una experiencia que nos muestra que la democracia es la única forma de gobierno que realmente puede responder a las aspiraciones de los ciudadanos.

Los padres fundadores de América y los rsquos entendieron esta verdad, al igual que la generación fundadora de Israel y los rsquos. El presidente Truman lo expresó bien, describiendo su decisión de reconocer formalmente a Israel solo unos minutos después de que declarara su independencia. Dijo: "Tenía fe en Israel antes de que fuera establecido". Creo que tiene un futuro glorioso por delante, no como una nación soberana más, sino como una encarnación de los grandes ideales de nuestra civilización ".

Durante más de seis décadas, el pueblo estadounidense ha mantenido esa fe. Sí, estamos vinculados a Israel debido a los intereses que compartimos: seguridad para nuestras comunidades, prosperidad para nuestra gente, las nuevas fronteras de la ciencia que pueden iluminar el mundo. Pero, en última instancia, son nuestros ideales comunes los que proporcionan la verdadera base para nuestra relación. Es por eso que el compromiso de Estados Unidos con Israel ha perdurado bajo los presidentes demócratas y republicanos, y los líderes del Congreso de ambos partidos. (Aplausos.) En Estados Unidos, nuestro apoyo a Israel es bipartidista, y así debería seguir siendo. (Aplausos.)

El trabajo de AIPAC & rsquos nutre continuamente este vínculo. Y debido a la eficacia de AIPAC & rsquos en el cumplimiento de su misión, puede esperar que durante los próximos días escuche muchas palabras excelentes de los funcionarios electos que describen su compromiso con la relación entre Estados Unidos e Israel. Pero al examinar mi compromiso, no es necesario que cuente con mis palabras. Puedes mirar mis hechos. Porque durante los últimos tres años, como presidente de los Estados Unidos, he mantenido mis compromisos con el estado de Israel. En cada coyuntura crucial, en cada bifurcación del camino, hemos estado allí para Israel. Cada vez. (Aplausos.)

Hace cuatro años, me paré ante ustedes y les dije: "La seguridad de Israel y Rusia es sacrosanta". No es negociable ”. Esa creencia ha guiado mis acciones como presidente. El hecho es que mi compromiso de administración y rsquos con la seguridad de Israel y rsquos no ha tenido precedentes. Nuestra cooperación militar y de inteligencia nunca ha sido tan estrecha. (Aplausos.) Nuestros ejercicios y entrenamientos conjuntos nunca han sido más sólidos. A pesar de un entorno presupuestario difícil, nuestra asistencia de seguridad ha aumentado cada año. (Aplausos.) Estamos invirtiendo en nuevas capacidades. Deseamos proporcionar a Israel tecnología más avanzada: los tipos de productos y sistemas que solo llegan a nuestros amigos y aliados más cercanos. Y no se equivoquen: haremos lo que sea necesario para preservar la ventaja militar cualitativa de Israel y rsquos, porque Israel siempre debe tener la capacidad de defenderse, por sí mismo, contra cualquier amenaza. (Aplausos.)

Esto no se trata solo de números en un balance general. Como senador, hablé con las tropas israelíes en la frontera libanesa. Visité a familias que habían conocido el terror del lanzamiento de cohetes en Sderot. Y esa es la razón por la que, como presidente, he proporcionado fondos fundamentales para desplegar el sistema Iron Dome que ha interceptado cohetes que podrían haber alcanzado hogares, hospitales y escuelas en esa ciudad y en otras. (Aplausos.) Ahora nuestra ayuda está expandiendo las capacidades defensivas de Israel y Rusia, para que más israelíes puedan vivir libres del miedo a los cohetes y misiles balísticos. Porque ninguna familia, ningún ciudadano, debería vivir con miedo.

Y así como hemos estado allí con nuestra asistencia de seguridad, lo hemos estado a través de nuestra diplomacia. Cuando el informe Goldstone criticó injustamente a Israel, lo desafiamos. (Aplausos.) Cuando Israel quedó aislado a raíz del incidente de la flotilla, los apoyamos. (Aplausos.) Cuando se conmemoró la conferencia de Durban, la boicoteamos y siempre rechazaremos la noción de que el sionismo es racismo. (Aplausos.)

Cuando se plantean resoluciones unilaterales en el Consejo de Derechos Humanos, nos oponemos a ellas. Cuando los diplomáticos israelíes temieron por sus vidas en El Cairo, intervinimos para salvarlos. (Aplausos.) Cuando haya esfuerzos para boicotear o desinvertir en Israel, nos opondremos a ellos. (Aplausos.) Y cada vez que se hace un esfuerzo por deslegitimar al estado de Israel, mi administración se ha opuesto a ellos. (Aplausos.) Por lo tanto, no debería haber ni una pizca de duda a estas alturas: cuando las cosas estén bajas, tengo a Israel & rsquos de regreso. (Aplausos.)

Por eso, si durante esta temporada política - (risas) - escuchas algunas preguntas sobre mi gobierno y el apoyo de rsquos a Israel, recuerda que no está respaldado por los hechos. Y recuerde que la relación entre Estados Unidos e Israel es simplemente demasiado importante para ser distorsionada por la política partidista. La seguridad nacional de America & rsquos es demasiado importante. La seguridad de Israel & rsquos es demasiado importante. (Aplausos.)

Por supuesto, hay quienes cuestionan no mi seguridad y compromisos diplomáticos, sino más bien mi administración y la búsqueda continua de la paz entre israelíes y palestinos. Permítanme decirles esto: no me disculpo por buscar la paz. Los propios líderes de Israel y rsquos comprenden la necesidad de la paz. El primer ministro Netanyahu, el ministro de Defensa Barak, el presidente Peres, cada uno de ellos ha pedido dos estados, un Israel seguro que conviva con un estado palestino independiente. Creo que la paz está profundamente en el interés de la seguridad de Israel. (Aplausos.)

La realidad a la que se enfrenta Israel, desde los cambios demográficos hasta las tecnologías emergentes y un entorno internacional extremadamente difícil, exige una resolución de este problema. Y creo que la paz con los palestinos es coherente con los valores fundamentales de Israel y rsquos, debido a nuestra creencia compartida en la autodeterminación y porque el lugar de Israel y rsquos como estado judío y democrático debe ser protegido. (Aplausos.)

Por supuesto, la paz es difícil de lograr. Hay una razón por la que permaneció esquiva durante seis décadas. La agitación y la incertidumbre en el vecindario de Israel y rsquos lo hacen mucho más difícil, desde la terrible violencia que se desata en Siria hasta la transición en Egipto. Y la división dentro del liderazgo palestino lo hace aún más difícil, sobre todo, con el continuo rechazo de Hamas y rsquos de que Israel y los rsquos tienen el derecho a existir.

Pero por difícil que sea, no debemos ni podemos ceder al cinismo o la desesperación. Los cambios que se están produciendo en la región hacen que la paz sea más importante, no menos. Y he dejado en claro que no habrá paz duradera a menos que se satisfagan las preocupaciones de seguridad de Israel. (Aplausos.) Por eso seguimos presionando a los líderes árabes para que se acerquen a Israel y seguiremos apoyando el tratado de paz con Egipto. Esa es la razón por la que, al igual que alentamos a Israel a que sea resuelto en la búsqueda de la paz, hemos seguido insistiendo en que cualquier socio palestino debe reconocer el derecho de Israel a existir, rechazar la violencia y adherirse a los acuerdos existentes. (Aplausos.) Y es por eso que mi administración ha rechazado sistemáticamente cualquier esfuerzo por atajar las negociaciones o imponer un acuerdo a las partes. (Aplausos.)

Como señaló Rosy, el año pasado, me presenté ante ustedes y les prometí que "Estados Unidos se opondrá a los esfuerzos para destacar a Israel en las Naciones Unidas". Como saben, esa promesa se ha cumplido. (Aplausos.) En septiembre pasado, comparecí ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y reafirmé que cualquier paz duradera debe reconocer la legitimidad fundamental de Israel y sus preocupaciones en materia de seguridad. Dije que el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel y con la seguridad de Israel es inquebrantable, que nuestra amistad con Israel es duradera y que Israel debe ser reconocido. Ningún presidente estadounidense ha hecho una declaración tan clara sobre nuestro apoyo a Israel en las Naciones Unidas en un momento tan difícil. La gente suele dar esos discursos ante audiencias como esta, no antes de la Asamblea General. (Aplausos.)

Y debo decir que no hubo muchos aplausos. (Risas.) Pero fue lo correcto. (Aplausos.) Y como resultado, hoy no hay duda, en ningún lugar del mundo, de que Estados Unidos insistirá en la seguridad y legitimidad de Israel. (Aplausos.) Eso será cierto a medida que continuemos con nuestros esfuerzos por perseguir, en la búsqueda de la paz. Y eso será cierto en lo que respecta al tema que es un foco de atención para todos nosotros hoy: el programa nuclear de Irán y rsquos, una amenaza que tiene el potencial de unir la peor retórica sobre la destrucción de Israel y rsquos con las armas más peligrosas del mundo.

Comencemos con una verdad básica que todos comprendan: ningún gobierno israelí puede tolerar un arma nuclear en manos de un régimen que niega el Holocausto, amenaza con borrar a Israel del mapa y patrocina grupos terroristas comprometidos con la destrucción de Israel y rsquos. (Aplausos.) Y entiendo la profunda obligación histórica que pesa sobre los hombros de Bibi Netanyahu y Ehud Barak, y de todos los líderes de Israel y rsquos.

Un Irán con armas nucleares es completamente contrario a los intereses de seguridad de Israel y rsquos. Pero también es contrario a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos. (Aplausos.)

De hecho, el mundo entero tiene interés en evitar que Irán adquiera un arma nuclear. Un Irán con armas nucleares socavaría por completo el régimen de no proliferación por el que tanto hemos hecho. Existe el riesgo de que un arma nuclear iraní caiga en manos de una organización terrorista. Es casi seguro que otros en la región se sentirían obligados a obtener su propia arma nuclear, lo que desencadenó una carrera armamentista en una de las regiones más volátiles del mundo. Envalentonaría a un régimen que ha brutalizado a su propio pueblo, y envalentonaría a los representantes de Irán y rsquos, que han llevado a cabo ataques terroristas desde el Levante hasta el suroeste de Asia.

Y es por eso que, hace cuatro años, me comprometí con el pueblo estadounidense y dije que usaríamos todos los elementos del poder estadounidense para presionar a Irán y evitar que adquiera un arma nuclear. Y eso es lo que hemos hecho. (Aplausos.)

Cuando asumí el cargo, los esfuerzos por presionar a Irán estaban en ruinas. Irán había pasado de cero centrifugadoras girando a miles, sin enfrentar un gran rechazo del mundo. En la región, Irán estaba en ascenso, cada vez más popular y extendiendo su alcance. En otras palabras, el liderazgo iraní estaba unido y en movimiento, y la comunidad internacional estaba dividida sobre cómo seguir adelante.

Y así, desde mis primeros meses en el cargo, presentamos una opción muy clara para el régimen iraní: un camino que les permitiría volver a unirse a la comunidad de naciones si cumplen con sus obligaciones internacionales, o un camino que conduzca a una serie creciente. de las consecuencias si no lo hacen. De hecho, nuestra política de compromiso, rápidamente rechazada por el régimen iraní, nos permitió unir a la comunidad internacional como nunca antes, exponer la intransigencia de Irán y los rsquos y aplicar una presión que va mucho más allá de todo lo que Estados Unidos podría hacer sobre nuestro país. propio.

Debido a nuestros esfuerzos, Irán está bajo mayor presión que nunca. Algunos de ustedes recordarán que la gente predijo que Rusia y China no se unirían a nosotros para avanzar hacia la presión. Lo hicieron. Y en 2010, el Consejo de Seguridad de la ONU apoyó abrumadoramente un esfuerzo integral de sanciones. Pocos pensaron que las sanciones podrían afectar de inmediato al régimen iraní. Lo han hecho, ralentizando el programa nuclear iraní y prácticamente paralizando la economía iraní en 2011. Muchos cuestionaron si podríamos mantener unida a nuestra coalición mientras avanzábamos contra el Banco Central de Irán y las exportaciones de petróleo. Pero nuestros amigos en Europa y Asia y en otros lugares se están uniendo a nosotros. Y en 2012, el gobierno iraní enfrenta la perspectiva de sanciones aún más severas.

Ahí es donde estamos hoy, gracias a nuestro trabajo. Irán está aislado, su liderazgo dividido y bajo presión. Y, por cierto, la Primavera Árabe solo ha aumentado estas tendencias, ya que se expone la hipocresía del régimen iraní, y su aliado, el régimen de Assad, se está desmoronando.

Por supuesto, mientras Irán no cumpla con sus obligaciones, este problema seguirá sin resolverse. La implementación efectiva de nuestra política no es suficiente, debemos lograr nuestro objetivo. (Aplausos.) Y en ese esfuerzo, creo firmemente que todavía queda una oportunidad para que la diplomacia, respaldada por la presión, tenga éxito.

Tanto Estados Unidos como Israel evalúan que Irán aún no tiene un arma nuclear, y estamos extremadamente atentos al monitorear su programa. Ahora, la comunidad internacional tiene la responsabilidad de utilizar el tiempo y el espacio que existen. Las sanciones continúan aumentando, y este julio, gracias a nuestra coordinación diplomática, se impondrá una prohibición europea de las importaciones de petróleo iraní. (Aplausos.) Frente a estas consecuencias cada vez más nefastas, los líderes de Irán y rsquos todavía tienen la oportunidad de tomar la decisión correcta. Pueden elegir un camino que los lleve de regreso a la comunidad de naciones, o pueden continuar por un callejón sin salida.

Y dada su historia, por supuesto, no hay garantías de que el régimen iraní tomará la decisión correcta. Pero tanto Israel como Estados Unidos tienen interés en que este desafío se resuelva diplomáticamente. Después de todo, la única forma de resolver verdaderamente este problema es que el gobierno iraní tome la decisión de renunciar a las armas nucleares. Eso es lo que nos cuenta la historia.

Además, como presidente y comandante en jefe, tengo una profunda preferencia por la paz sobre la guerra. (Aplausos.) He enviado a hombres y mujeres al camino del peligro. He visto las consecuencias de esas decisiones en los ojos de quienes me encuentro y regresan gravemente heridos, y la ausencia de quienes no llegan a casa. Mucho después de que deje esta oficina, recordaré esos momentos como los más abrasadores de mi presidencia. Y por esta razón, como parte de mi obligación solemne para con el pueblo estadounidense, solo usaré la fuerza cuando el tiempo y las circunstancias lo exijan. Y sé que los líderes israelíes también conocen muy bien los costos y las consecuencias de la guerra, incluso cuando reconocen su obligación de defender a su país.

Todos preferimos resolver este problema de manera diplomática. Habiendo dicho eso, los líderes de Irán y rsquos no deberían tener dudas sobre la determinación de los Estados Unidos - (aplausos) - al igual que no deberían dudar del derecho soberano de Israel y rsquos a tomar sus propias decisiones sobre lo que se requiere para satisfacer sus necesidades de seguridad. (Aplausos.)

He dicho que cuando se trata de evitar que Irán obtenga un arma nuclear, no descartaré ninguna opción, y lo digo en serio. (Aplausos.) Eso incluye todos los elementos del poder estadounidense: un esfuerzo político destinado a aislar a Irán un esfuerzo diplomático para sostener nuestra coalición y garantizar que el programa iraní sea monitoreado un esfuerzo económico que impone sanciones paralizantes y, sí, un esfuerzo militar para ser preparado para cualquier contingencia. (Aplausos.)

Los líderes de Irán y rsquos deben entender que no tengo una política de contención. Tengo una política para evitar que Irán obtenga un arma nuclear. (Aplausos.) Y como he dejado claro una y otra vez durante el transcurso de mi presidencia, no dudaré en usar la fuerza cuando sea necesario para defender a Estados Unidos y sus intereses. (Aplausos.)

En el futuro, les pediría a todos que recordemos el peso de estos problemas, lo que está en juego para Israel, Estados Unidos y el mundo. Ya se habla demasiado de la guerra. Durante las últimas semanas, ese discurso solo ha beneficiado al gobierno iraní, al elevar el precio del petróleo, del que dependen para financiar su programa nuclear. Por el bien de la seguridad de Israel y rsquos, la seguridad de Estados Unidos y rsquos, y la paz y la seguridad del mundo, ahora no es el momento de fanfarronear. Ahora es el momento de dejar que nuestra mayor presión se hunda y de sostener la amplia coalición internacional que hemos construido. Ahora es el momento de seguir el consejo atemporal de Teddy Roosevelt: habla en voz baja y lleva un gran garrote. (Aplausos.) Y mientras lo hacemos, tenga la seguridad de que el gobierno iraní conocerá nuestra determinación y que nuestra coordinación con Israel continuará.

Estos son tiempos desafiantes. Pero hemos pasado por tiempos difíciles antes, y Estados Unidos e Israel los han superado juntos. Gracias a nuestra cooperación, los ciudadanos de nuestros dos países se han beneficiado de los vínculos que nos unen. Estoy orgulloso de ser una de esas personas. En el pasado, he compartido en este foro por qué esos lazos son tan personales para mí: las historias de un tío abuelo que ayudó a liberar a Buchenwald, mis recuerdos de regresar allí con Elie Wiesel de compartir libros con el presidente Peres a compartir seders. con mi joven personal en una tradición que comenzó en la campaña electoral y continúa en la Casa Blanca desde los innumerables amigos que conozco en esta sala hasta el concepto de tikkun olam que ha enriquecido y guiado mi vida. (Aplausos.)

Como entendió Harry Truman, la historia de Israel & rsquos es de esperanza. Puede que no estemos de acuerdo en todos los temas; no hay dos naciones que lo hagan, y nuestras democracias contienen una vibrante diversidad de puntos de vista. Pero estamos de acuerdo en las cosas importantes, las cosas que importan. Y juntos, estamos trabajando para construir un mundo mejor, en el que nuestra gente pueda vivir libre de miedo, en el que la paz se base en la justicia, en el que nuestros hijos puedan conocer un futuro más esperanzador que el presente.

No faltan los discursos sobre la amistad entre Estados Unidos e Israel. Pero también soy consciente del proverbio: "Un hombre es juzgado por sus obras, no por sus palabras". Así que si quieres saber dónde está mi corazón, no busques más allá de lo que he hecho: defender a Israel para asegurar nuestros dos países y ver que las aguas turbulentas de nuestro tiempo conduzcan a una costa pacífica y próspera. (Aplausos.)

muchas gracias, a todos. Dios te bendiga. Dios bendiga al pueblo de Israel. Dios bendiga a los Estados Unidos de América. (Aplausos.)


Administración de Barack Obama: declaraciones del presidente Obama y el primer ministro Netanyahu después de la reunión

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, acabo de completar una excelente discusión individual con el Primer Ministro Netanyahu, y quiero darle la bienvenida a la Casa Blanca.

Quiero, en primer lugar, agradecerle la maravillosa declaración que hizo en honor al 4 de julio, nuestro Día de la Independencia, cuando todavía estaba en Israel. Y marcó un capítulo más en la extraordinaria amistad entre nuestros dos países.

Como indicó el primer ministro Netanyahu en su discurso, el vínculo entre Estados Unidos e Israel es inquebrantable. Abarca nuestros intereses de seguridad nacional, nuestros intereses estratégicos, pero lo más importante, el vínculo de dos democracias que comparten un conjunto común de valores y cuya gente se ha acercado cada vez más a medida que pasa el tiempo.

Durante nuestras discusiones en nuestra reunión privada, cubrimos una amplia gama de temas. Discutimos el tema de Gaza y felicité al primer ministro Netanyahu por el progreso que se ha logrado para permitir la entrada de más bienes en Gaza. Hemos visto un progreso real sobre el terreno. Creo que se ha reconocido que se ha movido con mayor rapidez y eficacia de lo que muchas personas anticiparon.

Obviamente, todavía existen tensiones y problemas que deben resolverse, pero nuestros dos países están trabajando juntos de manera cooperativa para abordar estos problemas. Creo que el Cuarteto también ha sido de gran ayuda. Y creemos que hay una manera de asegurarse de que el pueblo de Gaza pueda prosperar económicamente, mientras que Israel pueda mantener sus legítimas necesidades de seguridad al no permitir que los misiles y armas lleguen a Hamas.

Discutimos el tema de Irán y señalamos que, como consecuencia de un arduo trabajo a nivel internacional, hemos instituido a través del Consejo de Seguridad de la ONU las sanciones más severas jamás dirigidas a un gobierno iraní. Además, la semana pasada firmé nuestro propio conjunto de sanciones, saliendo del Congreso de los Estados Unidos, tan robustas como cualquiera que hayamos visto. Otros países están siguiendo su ejemplo. Por eso, tenemos la intención de seguir presionando a Irán para que cumpla con sus obligaciones internacionales y cese el tipo de comportamiento provocador que lo ha convertido en una amenaza para sus vecinos y la comunidad internacional.

Tuvimos una extensa discusión sobre las perspectivas de paz en Oriente Medio. Creo que el primer ministro Netanyahu quiere la paz. Creo que está dispuesto a correr riesgos por la paz. Y durante nuestra conversación, reafirmó una vez más su voluntad de entablar negociaciones serias con los palestinos en torno a lo que creo que debería ser el objetivo, no solo de los dos principales involucrados, sino del mundo entero, y es decir, dos estados viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad.

Las necesidades de seguridad de Israel & rsquos satisfechas, los palestinos tienen un estado soberano al que llaman suyo, esos son objetivos que obviamente han escapado a nuestro alcance durante décadas. Pero ahora más que nunca creo que es el momento de aprovechar esa visión. Y creo que el primer ministro Netanyahu está preparado para hacerlo. Va a ser difícil y va a ser un trabajo duro. Pero ya hemos visto que se están llevando a cabo conversaciones indirectas. Mi enviado, George Mitchell, ha ayudado a organizar cinco de ellos hasta ahora. Esperamos que esas conversaciones indirectas conduzcan a conversaciones directas, y creo que el gobierno de Israel está preparado para participar en esas conversaciones directas, y felicito al Primer Ministro por eso.

Será necesario que haya un conjunto completo de medidas de fomento de la confianza para garantizar que la gente sea seria y que estemos enviando una señal a la región de que esto no es solo más charlas y más procesos sin acción. Creo que también es importante reconocer que los estados árabes tienen que apoyar la paz, porque, aunque en última instancia esto será determinado por los pueblos israelí y palestino, no pueden tener éxito a menos que los estados circundantes tengan como ... - una mayor inversión en el proceso de la que hemos visto hasta ahora.

Finalmente, discutimos temas que surgieron de la Conferencia de No Proliferación Nuclear. Y le reiteré al Primer Ministro que no hay ningún cambio en la política de Estados Unidos en lo que respecta a estos temas. Creemos firmemente que, dado su tamaño, su historia, la región en la que se encuentra y las amenazas que se nos presentan, contra él, Israel tiene requisitos de seguridad únicos. It & rsquos llegó a ser capaz de responder a las amenazas o cualquier combinación de amenazas en la región. Y es por eso que seguimos firmes en nuestro compromiso con la seguridad de Israel. Y Estados Unidos nunca le pedirá a Israel que tome medidas que socaven sus intereses de seguridad.

Así que solo quiero decir una vez más que me pareció excelente la discusión que tuvimos. Durante el último año hemos visto cómo nuestra relación se ha ampliado. A veces no se publicita, pero en una amplia gama de cuestiones: económicas, de militares a militares, cuestiones relacionadas con el mantenimiento de Israel de su ventaja militar cualitativa, intercambio de inteligencia, cómo podemos trabajar juntos de forma eficaz en el frente internacional ... - que de hecho nuestra relación sigue mejorando. Y creo que mucho de eso tiene que ver con el excelente trabajo que ha realizado el Primer Ministro. Así que estoy agradecido.

Y bienvenidos, una vez más, a la Casa Blanca.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Gracias, señor presidente.

El presidente y yo tuvimos una excelente y extensa discusión en la que discutimos una amplia gama de temas. Estos incluyen, por supuesto, nuestra propia cooperación en los campos de la inteligencia y la seguridad. Y exactamente como dijo el presidente, es extenso. No todo lo ve el público, pero nosotros lo vemos y lo apreciamos.

Entendemos plenamente que trabajaremos juntos en los próximos meses y años para proteger nuestros intereses comunes, nuestros países, nuestros pueblos, contra nuevas amenazas. Y al mismo tiempo, queremos explorar la posibilidad de la paz.

La mayor nueva amenaza en el horizonte, el tema más dominante para muchos de nosotros, es la perspectiva de que Irán adquiera armas nucleares. Irán está aterrorizando brutalmente a su pueblo, extendiendo el terrorismo por todas partes. Y aprecio mucho la declaración del Presidente de que está decidido a evitar que Irán adquiera armas nucleares.

Eso ha sido traducido por el presidente a través de su liderazgo en el Consejo de Seguridad, que aprobó sanciones contra Irán por el proyecto de ley de Estados Unidos que el presidente firmó hace apenas unos días. E insto a otros líderes a seguir el ejemplo del presidente y rsquos, y a otros países a seguir el ejemplo de Estados Unidos, a adoptar sanciones mucho más duras contra Irán, principalmente aquellas dirigidas contra su sector energético.

Como dijo el presidente, discutimos mucho sobre la activación y el avance de la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos. Estamos comprometidos con esa paz. I & rsquom comprometido con esa paz. Y creo que esta paz mejorará la vida de los israelíes, de los palestinos, y ciertamente cambiaría nuestra región.

Los israelíes están dispuestos a hacer mucho para lograr esa paz, pero quieren asegurarse de que, después de todos los pasos que tomen, lo que obtengamos sea una paz segura. No queremos que se repita la situación en la que desocupamos territorios y estos son superados por representantes de Irán y rsquos y se utilizan como campo de lanzamiento para ataques terroristas o ataques con cohetes.

Creo que hay soluciones que podemos adoptar. Pero para poder avanzar hacia las soluciones, debemos comenzar las negociaciones para ponerles fin. Hemos iniciado conversaciones de proximidad. Creo que ya es hora de comenzar las conversaciones directas. Creo que con la ayuda del presidente Obama, el presidente Abbas y yo deberíamos entablar conversaciones directas para alcanzar un acuerdo político de paz, junto con seguridad y prosperidad.

Esto requiere que la Autoridad Palestina prepare a su gente para la paz: escuelas, libros de texto, etc. Pero creo que al final del día, la paz es la mejor opción para todos nosotros, y creo que tenemos una oportunidad única y un momento único para hacerlo.

El presidente dice que tiene la costumbre de confundir a todos los cínicos y a todos los detractores y a todos los que excluyen la posibilidad, y lo ha demostrado una y otra vez. Creo que yo mismo he tenido la oportunidad de confundir a algunos cínicos, y creo que si trabajamos juntos, con el presidente Abbas, podemos llevar un gran mensaje de esperanza a nuestros pueblos, a la región y al mundo.

Un último punto, señor presidente: quiero agradecerle por reafirmarme en privado y ahora en público, como lo hizo, los compromisos de larga data de Estados Unidos con Israel en asuntos de vital importancia estratégica. También quiero agradecerles por la gran hospitalidad que usted y la Primera Dama nos han brindado a Sara, a mí y a toda nuestra delegación. Y creo que tenemos que restablecer el equilibrio, ya sabes, he estado viniendo mucho aquí. It & rsquos about time -

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: - usted y la Primera Dama vinieron a Israel, señor.

PRESIDENTE OBAMA: Lo esperamos. Gracias.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: En cualquier momento.

PRESIDENTE OBAMA: Muchas gracias. Gracias.

Muy bien, tenemos tiempo para una pregunta cada uno. Voy a visitar a Stephen Collinson, AFP.

P Gracias, señor presidente. Como parte de los pasos que deben tomarse para que las conversaciones indirectas pasen a conversaciones directas, ¿cree que sería útil que Israel extendiera la moratoria parcial de los asentamientos, que expirará en septiembre?

Y si pudiera preguntarle brevemente al Primer Ministro, con respecto a las sanciones que mencionó, ¿cree que estas medidas contendrán o detendrán el programa nuclear de Irán donde otros han fallado?

PRESIDENTE OBAMA: Permítanme, primero que nada, decir que creo que el gobierno israelí, trabajando a través de capas de varias entidades gubernamentales y jurisdicciones, ha mostrado moderación durante los últimos meses que creo que ha propiciado las perspectivas de entrando en conversaciones directas.

Y mi esperanza es que una vez que hayan comenzado las conversaciones directas, mucho antes de que expire la moratoria, se cree un clima en el que todos sientan una mayor inversión en el éxito. No todas las acciones de una u otra parte se toman como motivo para no entablar conversaciones. Por tanto, se crea más espacio gracias a una mayor confianza. Por eso, quiero asegurarme de que lo mantengamos durante las próximas, durante las próximas semanas.

Creo que hay una serie de medidas de fomento de la confianza que pueden tomar todas las partes para mejorar las perspectivas de una negociación exitosa. Y he hablado de algunos de ellos en privado con el Primer Ministro. Cuando el presidente Abbas estuvo aquí, hablé con él sobre algunos de esos mismos temas.

Creo que es muy importante que los palestinos no busquen excusas para la incitación, que no utilicen un lenguaje provocador que, a nivel internacional, mantienen un tono constructivo, en lugar de buscar oportunidades para avergonzar a Israel.

Al mismo tiempo, le dije al primer ministro Netanyahu (no creo que le importe que lo comparta públicamente) que Abu Mazen, trabajando con Fayyad, ha hecho cosas muy importantes en lo que respecta al frente de seguridad. Entonces, poder ampliar el alcance de sus responsabilidades en Cisjordania es algo que creo que sería muy significativo para el pueblo palestino. Creo que algunas de las medidas que ya se han tomado en Gaza ayudan a generar confianza. Y si continuamos progresando en ese frente, entonces los palestinos pueden ver en términos muy concretos lo que la paz puede traer que la retórica y la violencia no pueden traer, y eso es que las personas realmente tengan la oportunidad de criar a sus hijos y ganarse la vida, y comprar y vender bienes, y construir una vida para ellos mismos, que es en última instancia lo que quieren las personas tanto en Israel como en los Territorios Palestinos.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Creo que las últimas sanciones adoptadas por la ONU crean ilegitimidad o deslegitimación del programa nuclear de Irán y rsquos, y eso es importante. Creo que las sanciones que firmó el presidente el otro día tienen fuerza. Ellos muerden.

La pregunta es: cuánto necesitas morder es algo que no puedo responder ahora. Pero si otras naciones adoptaran sanciones similares, eso aumentaría el efecto. Cuanto más países con ideas afines se unan al esfuerzo liderado por Estados Unidos que el presidente Obama ha firmado para convertirlo en ley, creo que mejor podremos responder a su pregunta.

PRESIDENTE OBAMA: ¿Hay alguien a quien quiera preguntarle?

P Señor Presidente, el año pasado se distanció de Israel y le dio la espalda al Primer Ministro. ¿Cree que esta política fue un error? ¿Crees que contribuye a que otros golpeen a Israel? ¿Y es eso - lo cambia ahora, y confía ahora en el Primer Ministro Netanyahu?

Y si me lo permite, Sr. Primer Ministro, específicamente, ¿discutió con el Presidente la continuación del congelamiento de asentamientos después de septiembre? ¿Y le dijiste que vas a seguir construyendo después de que termine este período?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, en primer lugar permítame decirle que la premisa de su pregunta era incorrecta y que no estoy de acuerdo con ella. Si observa cada declaración pública que he hecho durante el último año y medio, ha sido una reafirmación constante de la relación especial entre los Estados Unidos e Israel, que nuestro compromiso con la seguridad de Israel y rsquos ha sido inquebrantable. Y, de hecho, no hay ninguna política concreta que pueda señalar que contradiga eso.

Y en cuanto a mi relación con el primer ministro Netanyahu, sé que la prensa, tanto en Israel como en Estados Unidos, disfruta viendo si hay noticias allí. Pero el quid de la cuestión es que he confiado en el primer ministro Netanyahu desde que lo conocí antes de ser elegido presidente, y lo he dicho tanto en público como en privado.

Creo que está lidiando con una situación muy compleja en un barrio muy difícil. Y lo que siempre he compartido con él es mi interés en trabajar con él, no con propósitos contradictorios, para que podamos lograr el tipo de paz que garantizará la seguridad de Israel y los rsquos en las próximas décadas.

Y eso significará algunas decisiones difíciles. Y habrá ocasiones en las que él y yo tengamos discusiones sólidas sobre qué tipo de elecciones deben tomarse. Pero el enfoque subyacente nunca cambia, y es que Estados Unidos está comprometido con la seguridad de Israel y rsquos, estamos comprometidos con ese vínculo especial y vamos a hacer lo que sea necesario para respaldar eso, no solo con palabras sino con acciones.

Vamos a trabajar continuamente con el Primer Ministro y todo el gobierno israelí, así como con el pueblo israelí, para que podamos lograr lo que creo que debe ser el objetivo de todos, que es que la gente se sienta segura. No sienten que un cohete vaya a aterrizar en su cabeza en algún momento. No sienten que haya una población en crecimiento que quiera dirigir la violencia contra Israel.

Eso requiere trabajo y algunas decisiones difíciles, tanto a nivel estratégico como táctico. Y esto es algo que el Primer Ministro entiende, y por qué creo que vamos a poder trabajar juntos no solo durante los próximos meses sino, con suerte, durante los próximos años.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: El presidente y yo discutimos los pasos concretos que podrían tomarse ahora, en los próximos días y las próximas semanas, para hacer avanzar el proceso de paz de una manera muy sólida. Esto es en lo que enfocamos nuestra conversación. Y cuando digo las próximas semanas, eso es lo que quiero decir. El presidente también lo dice en serio.

Permítame hacer una observación general sobre la pregunta que le hizo al presidente. Y aquí tengo que parafrasear a Mark Twain, que los informes sobre la desaparición de las relaciones especiales entre Estados Unidos e Israel: la relación no son simplemente prematuros, simplemente están completamente equivocados. Existe una profundidad y riqueza de esta relación que se expresa todos los días. Nuestros equipos hablan. No lo hacemos público. Lo único que hace público es que, en ocasiones, puede haber diferencias en las mejores familias y en las familias más cercanas que salen a la luz pública, y a veces también de una manera retorcida.

Lo que no se dice es el hecho de que tenemos un vínculo duradero de valores, intereses, comenzando por la seguridad y la forma en que compartimos información y otras cosas para ayudar a la defensa común de nuestros intereses comunes, y de muchos otros en la región que No admita a menudo el efecto beneficioso de esta cooperación.

Así que creo que hay & rsquos - el presidente lo dijo mejor en su discurso en El Cairo. Dijo que frente a todo el mundo islámico, dijo, el vínculo entre Israel y Estados Unidos es inquebrantable. Y te lo puedo afirmar hoy.


Administración de Barack Obama: declaraciones del presidente Obama y los líderes de Oriente Medio sobre la reanudación de las negociaciones directas

PRESIDENTE OBAMA: Buenas noches a todos. Mañana, después de casi dos años, israelíes y palestinos reanudarán las conversaciones directas en pos de un objetivo que todos compartimos y dos estados, Israel y Palestina, viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad. Esta noche, me complace dar la bienvenida a los socios clave de la Casa Blanca en este esfuerzo, junto con la Secretaria de Estado Hillary Clinton y el representante de nuestros socios del Cuarteto, el ex Primer Ministro Tony Blair.

El presidente Abbas, el primer ministro Netanyahu, su majestad el rey Abdullah y el presidente Mubarak & mdash, somos cinco hombres. Nuestra cena de esta noche será una pequeña reunión alrededor de una sola mesa. Sin embargo, cuando nos unimos, no estaremos solos. Nos acompañarán las generaciones y los que se han ido antes y los que seguirán.

Cada uno de ustedes es heredero de los pacificadores que se atrevieron mucho y mdash Begin y Sadat, Rabin y el rey Hussein y mdash estadistas que vieron el mundo como era pero también imaginaron el mundo como debería ser. Son los hombros de nuestros predecesores los que nos apoyamos. Es su trabajo el que llevamos a cabo. Ahora, como cada uno de ellos, debemos preguntarnos, ¿tenemos la sabiduría y el coraje para caminar por el camino de la paz? Todos somos líderes de nuestro pueblo, que, sin importar el idioma que hablen o la fe que practiquen, todos buscamos básicamente lo mismo: vivir con seguridad, sin miedo para vivir con dignidad, sin querer proveer para sus necesidades. familias y lograr un mañana mejor. Esta noche, ellos nos miran, y cada uno de nosotros debe decidir, ¿trabajaremos diligentemente para cumplir sus aspiraciones?

Y aunque cada uno de nosotros tiene un título de honor y mdash Presidente, Primer Ministro, Rey y mdash, estamos obligados por el único título que compartimos. Somos padres, bendecidos con hijos e hijas. Por eso debemos preguntarnos qué tipo de mundo queremos legar a nuestros hijos y nietos.

Esta noche, y en los días y meses venideros, estas son las preguntas que debemos responder. Y este es un momento apropiado para hacerlo. Para los musulmanes, esto es Ramadán. Para los judíos, esto es Elul. Es raro que esos dos meses coincidan. Pero este año, esta noche, lo hacen. Diferentes religiones, diferentes rituales, pero un período compartido de devoción, mdash y contemplación. Un tiempo para reflexionar sobre el bien y el mal. corazones y en nuestras vidas, son capaces de un cambio grande y duradero.

Con este espíritu, doy la bienvenida a mis socios. E invito a cada uno a decir algunas palabras antes de comenzar nuestra comida, comenzando con el presidente Mubarak, pasando por Su Majestad el Rey Abdullah, el Primer Ministro Netanyahu y el Presidente Abbas.

PRESIDENTE MUBARAK: (Preparado para la entrega.) Me complace participar hoy con usted en el relanzamiento de las negociaciones de paz directas entre palestinos e israelíes. Como usted, y los millones de palestinos, israelíes, árabes y el resto del mundo, espero que estas negociaciones sean definitivas y decisivas, y que conduzcan a un acuerdo de paz en el plazo de un año.

Nuestra reunión de hoy no habría tenido lugar sin el considerable esfuerzo realizado por la administración estadounidense bajo el liderazgo del presidente Obama. Le rindo homenaje, Sr. Presidente, por su compromiso personal y serio y por su determinación de trabajar por un arreglo pacífico de la cuestión de Palestina desde los primeros días de su presidencia. Agradezco su perseverancia durante el último período para superar las dificultades que enfrenta el relanzamiento de las negociaciones.

(Continúa traducida.) Considero que esta invitación es una manifestación de su compromiso y un mensaje significativo de que Estados Unidos guiará estas negociaciones con seriedad y al más alto nivel.

Nadie se da cuenta del valor de la paz más que aquellos que han conocido las guerras y sus estragos. Mi destino era presenciar muchos eventos en nuestra región durante los años de guerra y paz. He pasado por guerras y hostilidades, y he participado en la búsqueda de la paz desde el primer día de mi administración. Nunca he escatimado esfuerzos para impulsarlo, y todavía espero que tenga éxito y se complete.

Los esfuerzos por lograr la paz entre palestinos e israelíes tropezaron con muchas dificultades desde la Conferencia de Madrid en octubre de 1999, avances y retrocesos, avances y retrocesos, pero la ocupación del Territorio Palestino sigue siendo independiente --un estado palestino independiente todavía lo es-- - sigue siendo un sueño en la conciencia del pueblo palestino. No hay duda de que esta situación debería suscitar una gran frustración e ira entre nuestro pueblo, pues ya no es aceptable ni concebible en el umbral de la segunda década del tercer milenio que no lograr una paz justa y verdadera, una paz que ponga fin al siglo de conflicto, satisfaga las aspiraciones legítimas del pueblo palestino, levante la ocupación y permita el establecimiento de relaciones normales entre palestinos e israelíes.

Es cierto que alcanzar un tratado de paz justo y completo entre ambas partes ha sido una esperanza difícil de alcanzar durante casi dos decenios. Sin embargo, la experiencia acumulada de ambas partes, las rondas extendidas de negociaciones y los entendimientos anteriores, particularmente durante los parámetros de Clinton de 2000, y los entendimientos posteriores de Taba y con el gobierno israelí anterior, contribuyeron a establecer el esquema del acuerdo final.

Este esquema se ha vuelto bien conocido por la comunidad internacional y por ambos pueblos: el pueblo palestino e israelí. Por lo tanto, se espera que las negociaciones actuales no comiencen de cero ni estén vacías. Sin duda, la posición de la comunidad internacional, como se afirma en las declaraciones consecutivas del Cuarteto, en particular, en su última declaración del 20 de agosto, respetó debidamente las resoluciones internacionales pertinentes y apoyó el esbozo de acuerdos definitivos utilizando una formulación diferente sin prejuicios. al resultado de las negociaciones.

Ha subrayado que el objetivo de la negociación directa que pronto comenzará es alcanzar un arreglo pacífico que ponga fin a la ocupación israelí que comenzó en 1967, permitiendo que el estado independiente y soberano de Palestina emerja y conviva en paz uno al lado del otro. y seguridad con el estado de Israel.

Me reuní con el primer ministro Netanyahu muchas veces desde que asumió el cargo el año pasado. En nuestras reuniones, escuché afirmaciones sobre su voluntad de lograr la paz con los palestinos y que la historia deje constancia de su nombre por tal logro. Le digo hoy que espero lograr esas afirmaciones en la realidad y su éxito en el logro de la paz tan esperada, que sé que el pueblo de Israel anhela, al igual que todas las demás personas de la región. Alcanzar una paz justa con los palestinos requerirá que Israel tome decisiones importantes y decisivas, decisiones que sin duda son difíciles pero que serán necesarias para lograr la paz y la estabilidad, y en un contexto diferente al que prevalecía antes. Las actividades de asentamiento en el territorio palestino son contrarias al derecho internacional. No crearán derechos para Israel, ni lograrán la paz o la seguridad para Israel. Por tanto, es prioritario congelar por completo todas estas actividades hasta que todo el proceso de negociación finalice con éxito.

Les digo a los israelíes, aprovechen la oportunidad actual. No dejes que se te escape entre los dedos. Haga de la paz integral su objetivo. Extienda su mano para encontrar la mano ya extendida en la Iniciativa de Paz Árabe. Le digo al presidente Mahmoud Abbas que Egipto seguirá apoyando fielmente al paciente pueblo palestino y su justa causa. Continuaremos nuestros esfuerzos concertados para ayudar a cumplir las aspiraciones de su pueblo y recuperar sus derechos legítimos. Estaremos a su lado hasta el estado independiente de Palestina en la tierra ocupada desde 1967 con Jerusalén Oriental como su capital. También continuaremos nuestros esfuerzos para lograr la reconciliación palestina en aras del interés nacional palestino.

Una vez más, quisiera expresar mi agradecimiento al presidente Obama y renuevo el compromiso de Egipto de continuar realizando todos los esfuerzos, compartiendo consejos honestos y un compromiso con los principios sobre los que se basa la política árabe y regional.

Acepte mi agradecimiento y la paz sea con usted. (Aplausos.)

SU MAJESTAD REY ABDULLAH: (Como se traduce.) En el nombre del Dios más misericordioso y compasivo, presidente Obama, la paz sea con usted. (En inglés.) Durante décadas, un asentamiento palestino-israelí nos ha eludido. Millones de hombres, mujeres y niños han sufrido. Demasiadas personas han perdido la fe en nuestra capacidad para brindarles la paz que desean. Radicales y terroristas se han aprovechado de las frustraciones para alimentar el odio y encender guerras. El mundo entero se ha visto arrastrado a conflictos regionales que no se pueden abordar con eficacia hasta que árabes e israelíes encuentren la paz.

Este historial pasado impulsa la importancia de nuestros esfuerzos hoy. Hay personas de ambos lados que quieren que fracasemos, que harán todo lo que esté a su alcance para interrumpir nuestros esfuerzos hoy, porque cuando los palestinos e israelíes encuentren la paz, cuando los hombres y mujeres jóvenes puedan mirar hacia un futuro de promesas y oportunidades, los radicales y los extremistas pierden su atractivo más potente. Por eso debemos prevalecer. Porque nuestro fracaso sería su éxito en hundir a la región en una mayor inestabilidad y guerras que causarán más sufrimiento en nuestra región y más allá.

Presidente Obama, valoramos su compromiso con la causa de la paz en nuestra región. Contamos con su compromiso continuo para ayudar a las partes a avanzar. Ha dicho que la paz en Oriente Medio redunda en interés de la seguridad nacional de su país. Y creemos que lo es. Y también es un interés estratégico europeo, y es un requisito necesario para la seguridad y la estabilidad globales. La paz también es un derecho de todos los ciudadanos de nuestra región. Un asentamiento palestino-israelí sobre la base de dos estados que conviven uno al lado del otro es una condición previa para la seguridad y estabilidad de todos los países del Medio Oriente, con una paz regional que conducirá a relaciones normales entre Israel y 57 estados árabes y musulmanes que han apoyó la Iniciativa de Paz Árabe. Eso sería ... bueno, también sería un paso esencial hacia la neutralización de las fuerzas del mal y la guerra que amenazan a todos los pueblos.

Señor Presidente, necesitamos su apoyo como mediador, intermediario honesto y socio, mientras las partes avanzan por el duro pero inevitable camino de los acuerdos.

Excelencias, todos los ojos están puestos en nosotros. Las negociaciones directas que comenzarán mañana deben dar resultados, y más temprano que tarde. El tiempo no está de nuestro lado. Es por eso que no debemos escatimar esfuerzos para abordar todos los problemas del estatus final con miras a alcanzar la solución de dos Estados, la única solución que puede crear un futuro digno de nuestra gran región: un futuro de paz en el que los padres y las madres puedan criar a sus hijos sin miedo, los jóvenes pueden esperar una vida llena de logros y esperanza, y 300 millones de personas pueden cooperar en beneficio mutuo.

Durante demasiado tiempo, a demasiadas personas de la región se les ha negado su más básico de los derechos humanos: el derecho a vivir en paz y seguridad, respetado en su dignidad humana, disfrutando de la libertad y las oportunidades. Si las esperanzas vuelven a decepcionarse, el precio del fracaso será demasiado alto para todos.

Nuestros pueblos quieren que estemos a la altura de sus expectativas. Y podemos hacerlo si abordamos estas negociaciones con buena voluntad, sinceridad y coraje. (Aplausos.)

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Señor Presidente, Excelencias, Shalom Aleichem. Shalom Alkulanu. Paz a todos nosotros.

Me complace mucho estar aquí hoy para comenzar nuestro esfuerzo común por lograr una paz duradera entre israelíes y palestinos.

Quiero agradecerle, presidente Obama, por sus incansables esfuerzos para renovar esta búsqueda de la paz. Quiero agradecer a la Secretaria de Estado Hillary Clinton, al Senador Mitchell, a los muchos miembros de la administración Obama ya Tony Blair, quienes y rsquo han trabajado tan duro para unir a israelíes y palestinos hoy aquí.

También quiero agradecer al presidente Mubarak y al rey Abdullah por su dedicado y significativo apoyo para promover la paz, la seguridad y la estabilidad en toda nuestra región. Agradezco profundamente su presencia aquí hoy.

Comencé con una palabra hebrea que significa paz, & ldquoshalom. & Rdquo Nuestro objetivo es shalom. Nuestro objetivo es forjar una paz segura y duradera entre israelíes y palestinos. No buscamos un breve interludio entre dos guerras. No buscamos un respiro temporal entre estallidos de terror. Buscamos una paz que ponga fin al conflicto entre nosotros de una vez por todas. Buscamos una paz que perdurará por generaciones: nuestra generación, nuestra generación de niños y rsquos y la próxima.

Esta es la paz que mi pueblo desea fervientemente. Esta es la paz a la que todos nuestros pueblos aspiran fervientemente. Esta es la paz que se merecen.

Ahora, una paz duradera es una paz entre pueblos, entre israelíes y palestinos. Debemos aprender a vivir juntos, a convivir unos con otros y unos con otros. Pero toda paz comienza con los líderes.

Presidente Abbas, es mi socio en la paz. Y depende de nosotros, con la ayuda de nuestros amigos, poner fin al agonizante conflicto entre nuestros pueblos y brindarles un nuevo comienzo. El pueblo judío no es un extraño en nuestra patria ancestral, la tierra de nuestros antepasados. Pero reconocemos que otro pueblo comparte esta tierra con nosotros. Vine hoy aquí para encontrar un compromiso histórico que permitirá a nuestros pueblos vivir en paz, seguridad y dignidad. He estado defendiendo a Israel toda mi vida. Pero no vine aquí hoy para argumentar. Vine aquí hoy para hacer las paces. No vine aquí hoy para jugar un juego de culpas en el que incluso los ganadores pierden. Todo el mundo pierde si no hay paz. Vine aquí para lograr una paz que nos traerá un beneficio duradero a todos. No vine aquí para encontrar excusas o para darlas. Vine aquí para buscar soluciones. Conozco la historia de nuestro conflicto y los sacrificios que se han hecho. Conozco el dolor que ha afligido a tantas familias que han perdido a sus seres queridos más queridos. Ayer, cuatro israelíes, entre ellos una mujer embarazada, una mujer embarazada, y otra mujer, madre de seis hijos, fueron brutalmente asesinados por salvajes terroristas. Y hace dos horas, hubo otro ataque terrorista. Y gracias a Dios nadie murió. No permitiré que los terroristas bloqueen nuestro camino hacia la paz, pero como estos acontecimientos subrayan una vez más, esa paz debe estar anclada en la seguridad. Me preparé para caminar por el camino de la paz, porque sé lo que significaría la paz para nuestros hijos y nietos. Sé que presagiaría un nuevo comienzo que podría generar oportunidades sin precedentes para los israelíes, los palestinos y los pueblos —todos los pueblos— de nuestra región y mucho más allá de nuestra región. Creo que afectaría al mundo.

Veo lo que ha creado un período de calma en las ciudades palestinas de Ramallah, de Janin, a lo largo de Cisjordania, un gran auge económico. Y la paz real puede convertir este auge en una era permanente de progreso y esperanza.

Si trabajamos juntos, podemos aprovechar los grandes beneficios que brinda nuestro lugar único bajo el sol. Buscamos la encrucijada de tres continentes, en la encrucijada de la historia y la encrucijada del futuro. Nuestra geografía, nuestra historia, nuestra cultura, nuestro clima, los talentos de nuestra gente se pueden desatar para crear oportunidades extraordinarias en el turismo, el comercio, la industria, la energía, el agua, en tantas áreas. Pero la paz también debe defenderse de sus enemigos. Queremos que el horizonte de Cisjordania esté dominado por torres de apartamentos, no por misiles. Queremos que las carreteras de Cisjordania fluyan con el comercio, no con los terroristas.

Y esta no es una petición teórica para nuestro pueblo. Salimos del Líbano y nos aterrorizamos. Salimos de Gaza y volvimos a sentir terror. Queremos asegurarnos de que el territorio que concedemos no se convierta en un tercer enclave terrorista patrocinado por Irán armado en el corazón de Israel, y puedo agregar, también dirigido a todos los que estamos sentados en este escenario.

Es por eso que una paz defendible requiere arreglos de seguridad que puedan resistir la prueba del tiempo y los muchos desafíos que seguramente enfrentaremos. Y habrá muchos desafíos, tanto grandes como pequeños. No nos detengamos por todas las diferencias entre nosotros. Dirijamos nuestro valor, nuestro pensamiento y nuestras decisiones hacia las decisiones históricas que tenemos por delante.

Ahora, hay muchos escépticos. Una cosa de la que no faltan, señor presidente, son los escépticos. Esto es algo con lo que usted está tan familiarizado, que todos los que ocupamos puestos de liderazgo estamos familiarizados. Hay muchos escépticos. Supongo que hay muchas razones para el escepticismo. Pero no tengo ninguna duda de que la paz es posible.

Presidente Abbas, no podemos borrar el pasado, pero está en nuestro poder cambiar el futuro. Hace miles de años, en estas mismas colinas donde hoy viven israelíes y palestinos, el profeta judío Isaías y los demás profetas de mi pueblo vislumbraron un futuro de paz duradera para toda la humanidad. Sea hoy un paso auspicioso en nuestro esfuerzo conjunto por hacer realidad esa antigua visión de un futuro mejor. (Aplausos.)

PRESIDENTE ABBAS: (En la traducción) Su Excelencia el Presidente Barack Obama, Su Excelencia el Presidente Hosni Mubarak, Su Majestad el Rey Abdullah II, Su Excelencia el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, la Sra. Hillary Clinton, el Sr. Tony Blair, damas y caballeros. comenzar agradeciendo al presidente Obama por su invitación a acogernos hoy aquí para relanzar las negociaciones sobre el estatus permanente para llegar a un acuerdo de paz palestino-israelí que cubra todas las cuestiones del estatus permanente dentro de un año de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes. A medida que avanzamos hacia el relanzamiento de estas negociaciones mañana, reconocemos las dificultades, desafíos y obstáculos que tenemos por delante. Sin embargo, le aseguramos, en nombre de la OLP, que nos basaremos en años de experiencia en negociaciones y nos beneficiaremos de las lecciones aprendidas para que estas negociaciones tengan éxito.

También reiteramos nuestro compromiso de cumplir con todas nuestras obligaciones, y hacemos un llamado a los israelíes para que cumplan con sus obligaciones, incluida la congelación de las actividades de los asentamientos, que no establece una condición previa sino un llamado a implementar una obligación acordada y a poner fin a todas las cierre y bloqueo, impidiendo la libertad de circulación, incluido el asedio (inaudible).

No escatimaremos esfuerzos y trabajaremos diligente e incansablemente para garantizar que estas nuevas negociaciones logren sus metas y objetivos al abordar todos los problemas: Jerusalén, refugiados, asentamientos, seguridad fronteriza, agua, así como la liberación de todos nuestros prisioneros. - para lograr la paz. La gente de nuestra zona está buscando una paz que logre libertad, independencia y justicia para el pueblo palestino en su país y en su patria y en la diáspora, nuestro pueblo que ha soportado décadas de sufrimiento de larga data.

Queremos una paz que corrija la injusticia histórica causada por el (inaudible) de 1948, y que brinde seguridad a nuestro pueblo y al pueblo israelí. Y queremos una paz que nos brinde tanto a nosotros como a la gente de la región una nueva era en la que disfrutemos de una paz justa, estabilidad y prosperidad. Nuestra determinación proviene en gran medida de su fuerza de voluntad, señor presidente, y de su impulso firme y arrollador con el que envolvió al mundo entero desde el día en que asumió el cargo para poner a las partes en el camino de la paz, y también de este mismo espíritu. , exhibida por la secretaria Hillary Clinton y el senador George Mitchell y su equipo. La presencia de Su Excelencia el Presidente Mubarak y Su Majestad el Rey Abdullah es otro indicio revelador de su compromiso sustancial y efectivo en general, donde Egipto y Jordania han estado desempeñando un papel de apoyo para hacer avanzar el proceso de paz. Su papel eficaz queda demostrado aún más por la Iniciativa de Paz Árabe, que fue totalmente respaldada por todos los estados árabes y también por los países islámicos.

Esta iniciativa brindó una oportunidad genuina y sincera de lograr una paz justa y amplia en todas las vías de nuestra región, incluida la vía sirio-israelí y la vía libanés-israelí, y brindó una oportunidad sincera para hacer la paz.

La presencia aquí hoy del enviado del Cuarteto, el Sr. Tony Blair, es una señal muy reveladora, especialmente porque ha estado involucrado personalmente en la Autoridad Palestina durante muchos años y en los esfuerzos para la construcción del Estado en Palestina.

Excelencias, ha llegado el momento de que hagamos la paz y de poner fin a la ocupación que comenzó en 1967, y de que el pueblo palestino obtenga libertad, justicia e independencia. Es hora de que se establezca un estado palestino independiente con soberanía al lado del estado de Israel. Es hora de poner fin a la lucha en Oriente Medio. El pueblo palestino que insiste en los derechos y la libertad y la independencia es el que más necesita justicia, seguridad y paz, porque es la víctima, los más perjudicados por esta violencia. Y está enviando un mensaje a nuestros vecinos, los israelíes y al mundo de que también son cuidadosos en apoyar las oportunidades para el éxito de estas negociaciones y la paz justa y duradera lo antes posible.

Con este espíritu, trabajaremos para que estas negociaciones tengan éxito. Y con este espíritu, confiamos en que somos capaces de lograr nuestra difícil misión histórica: hacer la paz en la tierra de la paz.


Administración de Barack Obama: declaraciones del presidente Obama y el primer ministro Netanyahu

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, escuche, en primer lugar quiero agradecer al Primer Ministro Netanyahu por hacer esta visita. Creo que tuvimos una serie de conversaciones extraordinariamente productivas, no solo entre nosotros dos, sino también a nivel del personal y de la agencia.

Obviamente, esto refleja la relación extraordinaria, la relación especial entre Estados Unidos e Israel. Es un aliado incondicional de Estados Unidos. Tenemos lazos históricos, lazos emocionales. Como la única democracia verdadera del Medio Oriente, es una fuente de admiración e inspiración para el pueblo estadounidense.

He dicho desde el principio que cuando se trata de mis políticas hacia Israel y el Medio Oriente, la seguridad de Israel y los rsquos es primordial, y se lo repetí al Primer Ministro Netanyahu. Es de interés para la seguridad nacional de los Estados Unidos asegurar que se mantenga la seguridad de Israel y Rusia como un estado judío independiente.

Una de las áreas que discutimos es la creciente preocupación por la posible búsqueda de un arma nuclear por parte de Irán. Es algo sobre lo que el Primer Ministro ha expresado sus preocupaciones, pero es una preocupación que comparten sus compatriotas de todo el espectro político.

Le indiqué la opinión de nuestra administración, que Irán es un país con una historia extraordinaria y un potencial extraordinario, que queremos que sea un miembro de pleno derecho de la comunidad internacional y que esté en condiciones de brindar oportunidades y prosperidad a su pueblo. , pero que la forma de lograr esos objetivos no es mediante la búsqueda de un arma nuclear. E indiqué al Primer Ministro Netanyahu en privado lo que he dicho públicamente, que es que la obtención de un arma nuclear por parte de Irán no solo sería una amenaza para Israel y una amenaza para Estados Unidos, sino que sería profundamente desestabilizador en la comunidad internacional como país. en su conjunto y podría desencadenar una carrera de armamentos nucleares en el Medio Oriente que sería extraordinariamente peligrosa para todos los interesados, incluido Irán.

Estamos comprometidos en un proceso para acercarnos a Irán y persuadirlos de que no les conviene buscar un arma nuclear y que deben cambiar de rumbo. Pero le aseguré al Primer Ministro que no vamos a anular una serie de pasos, incluidas sanciones internacionales mucho más fuertes, para asegurar que Irán comprenda que hablamos en serio. Y, obviamente, el Primer Ministro también enfatizó su seriedad en este tema: I & rsquoll le permito hablar por sí mismo sobre ese tema.

También tuvimos una extensa discusión sobre las posibilidades de reiniciar negociaciones serias sobre la cuestión de Israel y los palestinos. Lo he dicho antes y lo repetiré nuevamente que creo en el interés no solo de los palestinos, sino también de los israelíes y de los Estados Unidos y de la comunidad internacional para lograr una solución de dos estados en la que israelíes y palestinos vivan al lado al lado en paz y seguridad.

Hemos visto el progreso estancado en este frente, y le sugerí al Primer Ministro que tiene una oportunidad histórica de lograr un movimiento serio sobre este tema durante su mandato. Eso significa que todas las partes involucradas deben tomar en serio las obligaciones que han acordado previamente. Esas obligaciones se describieron en la hoja de ruta y se discutieron ampliamente en Annapolis. Y creo que podemos - no hay ninguna razón por la que no debamos aprovechar esta oportunidad y este momento para que todas las partes interesadas tomen en serio esas obligaciones y avancen de una manera que garantice la seguridad de Israel y rsquos, que detenga los ataques terroristas que han sido una fuente de dolor y dificultad tal, que podemos detener los ataques con cohetes contra Israel, pero que también permiten que los palestinos se gobiernen a sí mismos como un estado independiente, que permite que se lleve a cabo el desarrollo económico, que les permite hacer progresos serios en el cumplimiento de las aspiraciones. de su gente.

Y estoy seguro de que en los próximos días, semanas y meses podremos avanzar en ese tema.

Permítanme resumir diciendo que creo que el primer ministro Netanyahu tiene la ventaja de haber sido primer ministro anteriormente. Tiene juventud y sabiduría.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Yo y rsquoll disputan la juventud, pero ... (risas).

PRESIDENTE OBAMA: - y creo que está en condiciones de lograr los objetivos de seguridad de Israel, pero también de lograr una paz histórica. Y estoy seguro de que va a aprovechar este momento. Y Estados Unidos hará todo lo posible para ser socios constructivos y eficaces en este proceso.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Presidente Obama, gracias. Gracias por su amistad con Israel y su amistad conmigo. Usted es un gran líder, un gran líder de los Estados Unidos, un gran líder del mundo, un gran amigo de Israel y alguien que conoce perfectamente nuestras preocupaciones en materia de seguridad. Y todo el pueblo de Israel lo aprecia, y hablo en su nombre.

Nos conocimos antes, pero esta es la primera vez que nos reunimos como presidente y primer ministro. De modo que me complació especialmente su reafirmación de la relación especial entre Israel y los Estados Unidos. Compartimos los mismos objetivos y enfrentamos las mismas amenazas. El objetivo común es la paz. Todos en Israel, como en Estados Unidos, quieren la paz. La amenaza común que enfrentamos son los regímenes y organizaciones terroristas que buscan socavar la paz y poner en peligro a nuestros dos pueblos.

En este contexto, el peor peligro al que nos enfrentamos es que Irán desarrolle capacidades militares nucleares. Irán pide abiertamente nuestra destrucción, lo cual es inaceptable desde cualquier punto de vista. Amenaza a los regímenes árabes moderados de Oriente Medio. Amenaza los intereses de Estados Unidos en todo el mundo. Pero si Irán adquiriera armas nucleares, podría darles un paraguas nuclear a los terroristas, o peor aún, podría darles armas nucleares a los terroristas. Y eso nos pondría a todos en un gran peligro.

En ese contexto, aprecio mucho, señor Presidente, su firme compromiso de garantizar que Irán no desarrolle capacidad militar nuclear, y también su declaración de que debe dejar todas las opciones sobre la mesa.

Comparto mucho con ustedes el deseo de hacer avanzar el proceso de paz. Y quiero iniciar negociaciones de paz con los palestinos de inmediato. Me gustaría ampliar el círculo de la paz para incluir a otros en el mundo árabe, si pudiéramos, señor presidente, entonces - esto (inaudible) que uno no debería dejar ir, tal vez la paz con todo el mundo árabe.

Quiero dejar en claro que no queremos gobernar a los palestinos. Queremos vivir en paz con ellos. Queremos que se gobiernen a sí mismos, sin un puñado de poderes que podrían poner en peligro al estado de Israel. Y para eso tiene que haber un objetivo claro. El objetivo tiene que ser el fin del conflicto. Tendrá que haber compromisos tanto por parte de israelíes como de palestinos. Estamos dispuestos a hacer nuestra parte. Esperamos que los palestinos también hagan su parte. Si reanudamos las negociaciones, como planeamos hacer, entonces creo que los palestinos tendrán que reconocer a Israel como un estado judío y también deberán permitir que Israel tenga los medios para defenderse. Y si se cumplen esas condiciones, se cumplen las condiciones de seguridad de Israel & rsquos, y existe un reconocimiento de la legitimidad de Israel & rsquos, su legitimidad permanente, entonces creo que podemos imaginar un arreglo en el que palestinos e israelíes vivan uno al lado del otro con dignidad, seguridad y paz.

Y espero, señor Presidente, trabajar con usted, un verdadero amigo de Israel, para lograr nuestros objetivos comunes, que son la seguridad, la prosperidad y, sobre todo, la paz.

PRESIDENTE OBAMA: Gracias. Vamos a atender un par de preguntas. Vamos a empezar con Steve.

P Señor Presidente, usted habló extensamente, al igual que el Primer Ministro, sobre el programa nuclear de Irán y rsquos. Su programa de participación, política de participación, ¿cuánto va a durar? ¿Hay una fecha límite?

PRESIDENTE OBAMA: Sabe, no quiero establecer una fecha límite artificial. Creo que es importante reconocer que Irán se encuentra en medio de sus propias elecciones. Como creo que todos ustedes, dado que están familiarizados con todos los reporteros políticos, el tiempo de las elecciones no siempre es el mejor momento para hacer negocios.

Sus elecciones se completarán en junio, y tenemos la esperanza de que, en ese momento, habrá un proceso serio de participación, primero a través del proceso P5-más-uno que ya está en marcha, potencialmente a través de conversaciones directas adicionales entre los Estados Unidos e Irán.

Quiero volver a enfatizar lo que dije antes, que creo que no es solo en el interés de la comunidad internacional que Irán no desarrolle armas nucleares, creo firmemente que es en el interés de Irán & rsquos no desarrollar armas nucleares, porque desencadenaría un arma nuclear. carrera de armamentos en el Medio Oriente y ser profundamente desestabilizador en todo tipo de formas.Irán puede lograr sus intereses de seguridad y respeto internacional y prosperidad para su pueblo a través de otros medios, y estoy dispuesto a hacer lo que creo que será un argumento persuasivo, que debería tomarse un curso diferente.

Lo único de lo que también somos conscientes es del hecho de que la historia, al menos, de las negociaciones con Irán es que se habla mucho, pero no siempre se toman medidas y se sigue. Y por eso es importante para nosotros, creo, sin habernos fijado un plazo artificial, ser conscientes de que no vamos a tener charlas para siempre. No queremos crear una situación en la que las conversaciones se conviertan en una excusa para la inacción mientras Irán prosigue con el desarrollo de un arma nuclear y el despliegue de un arma nuclear. Eso es algo que, obviamente, preocupa a Israel, pero también es un tema de preocupación para Estados Unidos y para la comunidad internacional en su conjunto.

Mi expectativa sería que si podemos comenzar las discusiones pronto, poco después de las elecciones iraníes, deberíamos tener una idea bastante clara para fin de año de si se están moviendo en la dirección correcta y si las partes involucradas están progresando y que exista un esfuerzo de buena fe para resolver las diferencias. Eso no significa que todos los problemas se resolverán en ese momento, pero sí significa que probablemente podamos evaluar y hacer una reevaluación para el final del año de este enfoque.

P Gracias, señor presidente. ¿No le preocupa que los extremistas, especialmente Ahmadinejad, Nasrallah, Meshal, hayan interpretado su mano extendida como debilidad? Y dado que mi colega ya preguntó sobre la fecha límite, si el compromiso falla, ¿entonces qué, señor presidente?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, no me queda claro por qué mi mano extendida se interpretaría como debilidad.

P El ejemplo de Qatar. Habrían preferido estar de tu lado y luego pasarse a los extremistas, a Irán.

PRESIDENTE OBAMA: Oh, creo que sí, no estoy seguro de esa interpretación. Mira, llevamos en el cargo un poco más de cien días, cerca de cuatro meses. Hemos presentado un principio claro de que cuando podamos resolver problemas mediante negociaciones y diplomacia, deberíamos hacerlo. No esperábamos, y no creo que nadie en la comunidad internacional o en el Medio Oriente, para el caso, esperaría que 30 años de antagonismo y sospecha entre Irán y Estados Unidos se resolvieran en cuatro meses. Así que creemos que es muy importante para nosotros darle una oportunidad a esto.

Ahora, comprenda que parte de la razón por la que es tan importante para nosotros adoptar un enfoque diplomático es que el enfoque que hemos estado adoptando, que no es diplomacia, obviamente no ha funcionado. Nadie está en desacuerdo con eso. Hamas y Hezbollah se han vuelto más fuertes. Irán ha estado persiguiendo sus capacidades nucleares sin disminuir. Y no hablar, eso claramente no ha funcionado. Eso & rsquos lo & rsquos que se ha intentado. Entonces, lo que vamos a hacer es probar algo nuevo, que en realidad es atractivo y llega a los iraníes.

Lo importante es asegurarse de que haya un calendario claro, en cuyo momento decimos que estas conversaciones no parecen estar logrando ningún progreso serio. No se ha intentado antes, por lo que no queremos prejuzgar eso, pero como dije, para fin de año creo que deberíamos tener alguna idea de si estas discusiones están comenzando a producir beneficios significativos o no, ya sea que empecemos a ver movimiento serio por parte de los iraníes.

Si eso no ha sucedido, entonces creo que la comunidad internacional verá que no son Estados Unidos o Israel u otros países los que buscan aislar o victimizar a Irán, sino que es el propio Irán el que se está aislando al querer - no estar dispuesto. para participar en discusiones serias sobre cómo pueden preservar su seguridad sin amenazar la seguridad de otras personas y rsquos, que en última instancia es lo que queremos lograr.

Queremos lograr una situación en la que todos los países de la región puedan perseguir el desarrollo económico y los lazos comerciales y comerciales y hacerlo sin la amenaza de que sus poblaciones vayan a ser objeto de bombas y destrucción.

Eso es lo que creo que le interesa al Primer Ministro, eso es lo que a mí me interesa, y espero que eso termine siendo lo que también les interesa a los funcionarios gobernantes en Irán.

P Justo aquí. Gracias. Sr. Presidente y Sr. Primer Ministro, ¿pueden reaccionar a la declaración del Rey Abdullah & rsquos de hace una semana de que realmente nos encontramos en un lugar crítico en el conflicto y que si este momento no se aprovecha y si no se logra la paz ahora, pronto, eso? en un año, año y medio, podríamos ver un gran conflicto renovado, ¿quizás una guerra? ¿Y estás de acuerdo con esa valoración?

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Creo que tenemos que aprovechar el momento y creo que somos muy afortunados de tener un líder como el presidente Obama y un nuevo gobierno en Israel y tal vez un nuevo entendimiento en el mundo árabe que no he visto en mi vida. Y es muy amable que me llames joven, pero tengo más de medio siglo y en mis 59 años en la vida del estado judío, nunca ha habido un momento en que los árabes e israelíes vean una amenaza común como la vemos hoy. y también vemos la necesidad de unirnos para trabajar por la paz y al mismo tiempo defendernos de esta amenaza común.

Creo que tenemos - tenemos formas de capitalizar este sentido de urgencia y estamos preparados para movernos con el Presidente y con otros en el mundo árabe si ellos también están preparados para hacerlo. Y creo que lo importante que discutimos, entre otras cosas, es cómo apuntalar las vías de paz israelo-palestinas, que queremos reanudar de inmediato, con la participación de otros en el mundo árabe, cómo nos damos confianza unos a otros que - cambia la realidad, cambia la realidad sobre el terreno, cambia las realidades políticas de arriba hacia abajo, también, mientras trabajamos para ampliar el círculo de la paz.

Y creo que el sentido de urgencia que expresó el Rey Abdullah es compartido por mí y compartido por muchos otros y definitivamente lo sé y rsquos compartido por el presidente Obama.

PRESIDENTE OBAMA: Mire, creo que hay una oportunidad extraordinaria y el Primer Ministro lo dijo bien. Hay estados árabes en la región - los jordanos, los egipcios, los saudíes - que creo que están buscando una oportunidad para romper este estancamiento de larga data pero no están seguros de cómo hacerlo, y comparten preocupaciones sobre el desarrollo potencial de Irán y Rusia. un arma nuclear. Para que podamos realinear potencialmente los intereses en la región de una manera constructiva, reforzando, para usar la palabra del Primer Ministro, la vía de la paz palestino-israelí es fundamental.

No será fácil. Nunca ha sido fácil. En las discusiones, no creo que al Primer Ministro le importaría que le dijera, o que dijera públicamente lo que dije en privado, que es que hay un reconocimiento de que los palestinos van a tener que hacer un mejor trabajo proporcionando el tipo de garantías de seguridad. que los israelíes necesitarían lograr una solución de dos Estados que, ya saben, el liderazgo de los palestinos tendrá que ganar legitimidad y credibilidad adicionales con su propia gente y la prestación de servicios. Y eso es algo que Estados Unidos e Israel pueden ayudar a verlos lograr.

Los otros estados árabes tienen que ser más solidarios y audaces en la búsqueda de una posible normalización con Israel. Y la próxima semana tendré aquí al presidente de la Autoridad Palestina, Abbas, así como al presidente Mubarak, y les transmitiré ese mensaje.

Ahora, Israel también va a tener que tomar algunas medidas difíciles, y compartí con el Primer Ministro el hecho de que bajo la hoja de ruta y bajo Annapolis hay un entendimiento claro de que tenemos que avanzar en los asentamientos. Hay que detener los asentamientos para que podamos avanzar. Eso es un tema complicado. Lo reconozco, pero es importante y hay que abordarlo.

Creo que hay que abordar la situación humanitaria en Gaza. Ahora, estaba a lo largo de la frontera en Sderot y vi la evidencia de armas que habían estado lloviendo sobre las cabezas de inocentes en esas ciudades israelíes, y eso era inaceptable. Así que tenemos que trabajar con los egipcios para hacer frente al contrabando de armas y tiene que ser significativo porque ningún primer ministro de ningún país va a tolerar que caigan misiles sobre la cabeza de sus ciudadanos.

Por otro lado, el hecho es que si la gente de Gaza no tiene esperanzas, si ni siquiera pueden conseguir agua potable en este punto, si los cierres fronterizos son tan estrictos que es imposible que se lleven a cabo los esfuerzos humanitarios y de reconstrucción. , entonces esa no va a ser una receta para la seguridad a largo plazo de Israel y rsquos o una vía de paz constructiva para avanzar.

Así que todas estas cosas tendrán que venir juntas y será difícil, pero lo único que me comprometí con el Primer Ministro es que nos comprometeremos, Estados Unidos se arremangará. Queremos ser un socio fuerte en este proceso.

Tengo una gran confianza en las habilidades políticas del Primer Ministro Netanyahu & rsquos, pero también en su visión histórica y en su reconocimiento de que durante los años en que es Primer Ministro en esta segunda vuelta, probablemente se enfrentará a tantas decisiones importantes sobre el largo plazo. término de los intereses estratégicos de Israel como cualquier Primer Ministro que hayamos visto en mucho tiempo. Y tengo una gran confianza en que él estará a la altura de las circunstancias y creo que de hecho ustedes verán un movimiento en - entre los estados árabes que no hemos visto antes.

Pero el truco está en intentar coordinar todo esto en un entorno político muy delicado. Y esa es la razón por la que estoy tan complacido de tener a George Mitchell, que está detrás del scrum allí, como nuestro enviado especial, porque estoy muy seguro de que, como alguien que participó en negociaciones igualmente delicadas en Irlanda del Norte, es alguien que reconoce que si usted Aplique paciencia y determinación, y mantenga la vista en el objetivo a largo plazo, como expresó el Primer Ministro, que es una paz de amplio alcance, no una paz a regañadientes, no una paz transitoria, sino una paz regional de amplio alcance. - que podemos hacer grandes progresos.

P Señor Presidente, el Primer Ministro israelí y la administración israelí han dicho en muchas ocasiones, en algunas ocasiones que solo si se resuelve la amenaza iraní, pueden lograr un progreso real sobre la amenaza palestina. ¿Estás de acuerdo con ese tipo de vinculación?

Y para el Primer Ministro israelí, usted estaba hablando de la vía política. ¿Está dispuesto a entrar en asuntos / negociaciones sobre el estado final como fronteras, como Jerusalén, en un futuro próximo, basado en la solución de dos estados? ¿Y todavía tiene esta opinión sobre el vínculo entre la amenaza iraní y su capacidad para lograr algún progreso en la amenaza palestina?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, déjeme decir esto. No hay duda de que es difícil para cualquier gobierno israelí negociar en una situación en la que se siente amenazado de inmediato. Eso & rsquos no favorece las negociaciones. Y como dije antes, reconozco las preocupaciones legítimas de Israel sobre la posibilidad de que Irán obtenga un arma nuclear cuando tienen un presidente que ha dicho en el pasado que Israel no debería existir. Eso le daría una pausa a cualquier líder de cualquier país.

Habiendo dicho eso, si existe un vínculo entre Irán y el proceso de paz israelí-palestino, personalmente creo que en realidad va al revés. En la medida en que podamos hacer las paces con los palestinos, entre los palestinos y los israelíes, creo que esto fortalece nuestra posición en la comunidad internacional para hacer frente a una posible amenaza iraní.

Habiendo dicho eso, creo que lidiar con la potencial capacidad nuclear de Irán es algo que deberíamos estar haciendo incluso si ya hubiera paz entre israelíes y palestinos. Y creo que la búsqueda de la paz entre israelíes y palestinos es algo que favorece los intereses de seguridad israelíes y los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos, incluso si Irán no buscaba un arma nuclear. Ambos son importantes.

Y tenemos que actuar agresivamente en ambos frentes. Y creo que, según mis conversaciones con el primer ministro Netanyahu, él está de acuerdo conmigo en que ambos valoran la importancia de ambos. Eso no quiere decir que no esté haciendo un cálculo, como debería, sobre cuáles son algunas de las amenazas más inmediatas a la seguridad israelí, y lo entiendo.

Pero, miren, imagínense cuánto menos daño podrían hacer un Hezbolá o un Hamas si, de hecho, hubiéramos movido un camino palestino-israelí en una dirección que le diera esperanza al pueblo palestino. Y si Hezbollah y Hamas se debilitan, imagínense cómo eso impacta la capacidad de Irán y rsquos para hacer travesuras, y viceversa.

Quiero decir, obviamente estas cosas están relacionadas, pero son importantes por separado. Y confío en que Estados Unidos, en colaboración con Israel, pueda avanzar en ambos frentes.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Hoy hemos tenido conversaciones extraordinariamente amistosas y constructivas aquí, y estoy muy agradecido con el presidente por eso. Queremos hacer avanzar la paz y queremos evitar las grandes amenazas.

No hay un vínculo político, y eso es lo que oigo decir al presidente, y eso es lo que yo también dice. Y siempre he dicho que no existe un vínculo político entre la búsqueda simultánea de la paz entre Israel y los palestinos y el resto del mundo árabe, y tratar de eliminar la amenaza de una bomba nuclear.

Hay vínculos causales. El presidente habló de uno de ellos. Obviamente, ayudaría a unir un frente amplio contra Irán si tuviéramos paz entre Israel y los palestinos. Y a la inversa, si Irán se volviera nuclear, amenazaría el progreso hacia la paz y desestabilizaría toda el área, y amenazaría el acuerdo de paz existente.

Así que nos queda muy claro. Creo que en realidad, no lo vemos de cerca, lo vemos exactamente a los ojos, que queremos movernos simultáneamente y luego en paralelo en dos frentes: el frente de la paz y el frente para evitar que Irán adquiera armas nucleares. capacidad.

En el frente de la paz, lo importante para mí es reanudar las negociaciones lo más rápidamente posible y, y mi punto de vista es menos terminológico, sino sustantivo. Y me pregunto, ¿con qué terminamos? Si terminamos con otra Gaza - el presidente les ha descrito allí y rsquos cohetes cayendo de Gaza - eso es algo que no queremos que suceda, porque una base terrorista al lado de nuestras ciudades que no llama - reconoce la existencia de Israel y llama para nuestra destrucción y pide nuestra destrucción no es argumentar la paz.

Sin embargo, si los palestinos reconocen a Israel como el estado judío, si ellos, si luchan contra el terrorismo, si educan a sus hijos para la paz y para un futuro mejor, entonces creo que podemos llegar a una solución sustantiva que permita a las dos personas convivir en seguridad y paz y le agrego prosperidad, porque soy un gran creyente en esto.

Así que creo que la terminología se resolverá por sí sola si tenemos una comprensión sustancial. Y creo que podemos avanzar en esto. Tengo gran confianza en su liderazgo, Sr. Presidente, y en su amistad con mi país, y en su defensa de la paz y la seguridad. Y la respuesta es que ambos se unen: la paz y la seguridad están entrelazadas. Ellos y rsquore inseparables.


Palabras del presidente Obama y el primer ministro Netanyahu de Israel en disponibilidad de prensa conjunta

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, acabo de completar una excelente discusión individual con el Primer Ministro Netanyahu, y quiero darle la bienvenida a la Casa Blanca.
Quiero, en primer lugar, agradecerle la maravillosa declaración que hizo en honor al 4 de julio, nuestro Día de la Independencia, cuando todavía estaba en Israel. Y marcó un capítulo más en la extraordinaria amistad entre nuestros dos países.
Como indicó el primer ministro Netanyahu en su discurso, el vínculo entre Estados Unidos e Israel es inquebrantable. Abarca nuestros intereses de seguridad nacional, nuestros intereses estratégicos, pero lo más importante, el vínculo de dos democracias que comparten un conjunto común de valores y cuya gente se ha acercado cada vez más a medida que pasa el tiempo.
Durante nuestras discusiones en nuestra reunión privada, cubrimos una amplia gama de temas. Discutimos la cuestión de Gaza y felicité al primer ministro Netanyahu por el progreso que se ha logrado para permitir la entrada de más mercancías en Gaza. Hemos visto un progreso real sobre el terreno. Creo que se ha reconocido que se ha movido con mayor rapidez y eficacia de lo que muchas personas anticiparon.
Obviamente, todavía hay tensiones y problemas que deben resolverse, pero nuestros dos países están trabajando juntos de manera cooperativa para abordar estos problemas. Creo que el Cuarteto también ha sido de gran ayuda. Y creemos que hay una manera de asegurarse de que el pueblo de Gaza pueda prosperar económicamente, mientras que Israel pueda mantener sus legítimas necesidades de seguridad al no permitir que los misiles y armas lleguen a Hamas.
Discutimos el tema de Irán y señalamos que, como consecuencia de un arduo trabajo a nivel internacional, hemos instituido a través del Consejo de Seguridad de la ONU las sanciones más severas jamás dirigidas a un gobierno iraní. Además, la semana pasada firmé nuestro propio conjunto de sanciones, que salieron del Congreso de los Estados Unidos, tan sólidas como cualquiera que hayamos visto. Otros países están siguiendo su ejemplo. Por eso, tenemos la intención de seguir presionando a Irán para que cumpla con sus obligaciones internacionales y cese el tipo de comportamiento provocador que lo ha convertido en una amenaza para sus vecinos y la comunidad internacional.
Tuvimos una extensa discusión sobre las perspectivas de paz en Oriente Medio. Creo que el primer ministro Netanyahu quiere la paz. Creo que está dispuesto a correr riesgos por la paz. Y durante nuestra conversación, reafirmó una vez más su voluntad de entablar negociaciones serias con los palestinos en torno a lo que creo que debería ser el objetivo, no solo de los dos principales involucrados, sino del mundo entero, y es decir, dos estados viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad.
Las necesidades de seguridad de Israel satisfechas, los palestinos tienen un estado soberano al que llaman propio y esos son objetivos que obviamente han escapado a nuestro alcance durante décadas. Pero ahora más que nunca creo que es el momento de aprovechar esa visión. Y creo que el primer ministro Netanyahu está preparado para hacerlo.Va a ser difícil, va a ser un trabajo duro. Pero ya hemos visto que se están llevando a cabo conversaciones indirectas. Mi enviado, George Mitchell, ha ayudado a organizar cinco de ellos hasta ahora. Esperamos que esas conversaciones indirectas conduzcan a conversaciones directas, y creo que el gobierno de Israel está preparado para participar en esas conversaciones directas, y felicito al Primer Ministro por eso.
Será necesario que haya un conjunto completo de medidas de fomento de la confianza para garantizar que la gente sea seria y que estemos enviando una señal a la región de que esto no es solo más charlas y más procesos sin acción. Creo que también es importante reconocer que los estados árabes tienen que apoyar la paz, porque, aunque en última instancia esto será determinado por los pueblos israelí y palestino, no pueden tener éxito a menos que los estados circundantes tengan como # 8212 una mayor inversión en el proceso de la que hemos visto hasta ahora.
Finalmente, discutimos temas que surgieron de la Conferencia de No Proliferación Nuclear. Y le reiteré al Primer Ministro que no hay ningún cambio en la política de Estados Unidos en lo que respecta a estos temas. Creemos firmemente que, dado su tamaño, su historia, la región en la que se encuentra y las amenazas que se dirigen contra nosotros y contra ella, Israel tiene requisitos de seguridad únicos. Tiene que ser capaz de responder a amenazas o cualquier combinación de amenazas en la región. Y esa es la razón por la que seguimos firmes en nuestro compromiso con la seguridad de Israel. Y Estados Unidos nunca le pedirá a Israel que tome medidas que socaven sus intereses de seguridad.
Así que solo quiero decir una vez más que me pareció excelente la discusión que tuvimos. Hemos visto durante el último año cómo nuestra relación se ha ampliado. A veces no se publicita, pero en una amplia gama de cuestiones & # 8212 económicas, de militar a militar, cuestiones relacionadas con el mantenimiento de Israel de su ventaja militar cualitativa, el intercambio de inteligencia, cómo podemos trabajar juntos de manera eficaz en el frente internacional & # 8212 que, de hecho, nuestra relación continúa mejorando. Y creo que mucho de eso tiene que ver con el excelente trabajo que ha realizado el Primer Ministro. Así que estoy agradecido.
Y bienvenidos, una vez más, a la Casa Blanca.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Gracias, señor presidente.
El presidente y yo tuvimos una excelente y extensa discusión en la que discutimos una amplia gama de temas. Estos incluyen, por supuesto, nuestra propia cooperación en los campos de la inteligencia y la seguridad. Y exactamente como dijo el presidente, es extenso. No todo lo ve el público, pero nosotros lo vemos y lo apreciamos.
Entendemos plenamente que trabajaremos juntos en los próximos meses y años para proteger nuestros intereses comunes, nuestros países, nuestros pueblos, contra nuevas amenazas. Y al mismo tiempo, queremos explorar la posibilidad de la paz.
La mayor nueva amenaza en el horizonte, el tema más dominante para muchos de nosotros, es la perspectiva de que Irán adquiera armas nucleares. Irán está aterrorizando brutalmente a su pueblo, extendiendo el terrorismo por todas partes. Y agradezco mucho la declaración del Presidente de que está decidido a evitar que Irán adquiera armas nucleares.
Eso ha sido traducido por el presidente a través de su liderazgo en el Consejo de Seguridad, que aprobó sanciones contra Irán por el proyecto de ley de Estados Unidos que el presidente firmó hace apenas unos días. E insto a otros líderes a seguir el ejemplo del presidente, y a otros países a seguir el ejemplo de Estados Unidos, a adoptar sanciones mucho más severas contra Irán, principalmente aquellas dirigidas contra su sector energético.
Como dijo el presidente, discutimos mucho sobre la activación y el avance de la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos. Estamos comprometidos con esa paz. Estoy comprometido con esa paz. Y creo que esta paz mejorará la vida de los israelíes, de los palestinos, y ciertamente cambiaría nuestra región.
Los israelíes están dispuestos a hacer mucho para lograr esa paz, pero quieren asegurarse de que, después de todos los pasos que tomen, lo que obtengamos sea una paz segura. No queremos que se repita la situación en la que desocupamos territorios y los apoderados de Irán los superan y los utilizan como campo de lanzamiento de ataques terroristas o ataques con cohetes.
Creo que hay soluciones que podemos adoptar. Pero para poder avanzar hacia las soluciones, debemos comenzar las negociaciones para ponerles fin. Hemos comenzado conversaciones de proximidad. Creo que es hora de comenzar conversaciones directas. Creo que con la ayuda del presidente Obama, el presidente Abbas y yo deberíamos entablar conversaciones directas para alcanzar un acuerdo político de paz, junto con seguridad y prosperidad.
Esto requiere que la Autoridad Palestina prepare a su gente para la paz: escuelas, libros de texto, etc. Pero creo que al final del día, la paz es la mejor opción para todos nosotros, y creo que tenemos una oportunidad única y un momento único para hacerlo.
El presidente dice que tiene la costumbre de confundir a todos los cínicos y a todos los detractores y a todos los que excluyen la posibilidad, y lo ha demostrado una y otra vez. Creo que yo mismo he tenido la oportunidad de confundir a algunos cínicos, y creo que si trabajamos juntos, con el presidente Abbas, podremos llevar un gran mensaje de esperanza a nuestros pueblos, a la región y al mundo.
Un último punto, Sr. Presidente: quiero agradecerle por reafirmarme en privado y ahora en público, como lo hizo, los compromisos de larga data de Estados Unidos con Israel en asuntos de vital importancia estratégica. También quiero agradecerles por la gran hospitalidad que usted y la Primera Dama nos han brindado a Sara, a mí y a toda nuestra delegación. Y creo que tenemos que restablecer el equilibrio & # 8212 ya sabes, he estado viniendo mucho aquí. Ya era hora & # 8212

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: & # 8212 usted y la Primera Dama vinieron a Israel, señor.

PRESIDENTE OBAMA: Lo esperamos. Gracias.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: En cualquier momento.

PRESIDENTE OBAMA: Muchas gracias. Gracias.

De acuerdo, tenemos tiempo para una pregunta cada uno. Voy a llamar a Stephen Collinson, AFP.

P Gracias, señor presidente. Como parte de los pasos que deben tomarse para que las conversaciones indirectas pasen a conversaciones directas, ¿cree que sería útil que Israel extendiera la moratoria parcial de los asentamientos, que expirará en septiembre?
Y si pudiera preguntarle brevemente al Primer Ministro, con respecto a las sanciones que mencionó, ¿cree que estas medidas contendrán o detendrán el programa nuclear de Irán donde otros han fallado?


Transcripción de los comentarios del presidente Obama y el primer ministro Netanyahu de Israel

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, acabo de completar una excelente discusión individual con el Primer Ministro Netanyahu, y quiero darle la bienvenida a la Casa Blanca.

Quiero, en primer lugar, agradecerle la maravillosa declaración que hizo en honor al 4 de julio, nuestro Día de la Independencia, cuando todavía estaba en Israel. Y marcó un capítulo más en la extraordinaria amistad entre nuestros dos países.

Como indicó el primer ministro Netanyahu en su discurso, el vínculo entre Estados Unidos e Israel es inquebrantable. Abarca nuestros intereses de seguridad nacional, nuestros intereses estratégicos, pero lo más importante, el vínculo de dos democracias que comparten un conjunto común de valores y cuya gente se ha acercado cada vez más a medida que pasa el tiempo.

La historia continúa después del descanso.

Durante nuestras discusiones en nuestra reunión privada, cubrimos una amplia gama de temas. Discutimos la cuestión de Gaza y felicité al primer ministro Netanyahu por el progreso que se ha logrado para permitir la entrada de más mercancías en Gaza. Hemos visto un progreso real sobre el terreno. Creo que se ha reconocido que se ha movido con mayor rapidez y eficacia de lo que muchas personas anticiparon.

Obviamente, todavía hay tensiones y problemas que deben resolverse, pero nuestros dos países están trabajando juntos de manera cooperativa para abordar estos problemas. Creo que el Cuarteto también ha sido de gran ayuda. Y creemos que hay una manera de asegurarse de que el pueblo de Gaza pueda prosperar económicamente, mientras que Israel pueda mantener sus legítimas necesidades de seguridad al no permitir que los misiles y armas lleguen a Hamas.

Discutimos el tema de Irán y señalamos que, como consecuencia de un arduo trabajo a nivel internacional, hemos instituido a través del Consejo de Seguridad de la ONU las sanciones más severas jamás dirigidas a un gobierno iraní. Además, la semana pasada firmé nuestro propio conjunto de sanciones, que salieron del Congreso de los Estados Unidos, tan sólidas como cualquiera que hayamos visto. Otros países están siguiendo su ejemplo. Por eso, tenemos la intención de seguir presionando a Irán para que cumpla con sus obligaciones internacionales y cese el tipo de comportamiento provocador que lo ha convertido en una amenaza para sus vecinos y la comunidad internacional.

Tuvimos una extensa discusión sobre las perspectivas de paz en Oriente Medio. Creo que el primer ministro Netanyahu quiere la paz. Creo que está dispuesto a correr riesgos por la paz. Y durante nuestra conversación, reafirmó una vez más su voluntad de entablar negociaciones serias con los palestinos en torno a lo que creo que debería ser el objetivo, no solo de los dos principales involucrados, sino del mundo entero, y es decir, dos estados viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad.

Las necesidades de seguridad de Israel satisfechas, los palestinos tienen un estado soberano al que llaman propio y esos son objetivos que obviamente han escapado a nuestro alcance durante décadas. Pero ahora más que nunca creo que es el momento de aprovechar esa visión. Y creo que el primer ministro Netanyahu está preparado para hacerlo. Va a ser difícil, va a ser un trabajo duro. Pero ya hemos visto que se están llevando a cabo conversaciones indirectas. Mi enviado, George Mitchell, ha ayudado a organizar cinco de ellos hasta ahora. Esperamos que esas conversaciones indirectas conduzcan a conversaciones directas, y creo que el gobierno de Israel está preparado para participar en esas conversaciones directas, y felicito al Primer Ministro por eso.

Será necesario que haya un conjunto completo de medidas de fomento de la confianza para garantizar que la gente sea seria y que estemos enviando una señal a la región de que esto no es solo más charlas y más procesos sin acción. Creo que también es importante reconocer que los estados árabes tienen que apoyar la paz, porque, aunque en última instancia, esto será determinado por los pueblos israelí y palestino, no pueden tener éxito a menos que los estados circundantes tengan como & # 8212 una inversión en el proceso mayor que la que hemos visto hasta ahora.

Finalmente, discutimos temas que surgieron de la Conferencia de No Proliferación Nuclear. Y le reiteré al Primer Ministro que no hay ningún cambio en la política de Estados Unidos en lo que respecta a estos temas. Creemos firmemente que, dado su tamaño, su historia, la región en la que se encuentra y las amenazas que se nos lanzan contra ella, Israel tiene requisitos de seguridad únicos. Tiene que ser capaz de responder a amenazas o cualquier combinación de amenazas en la región. Y esa es la razón por la que seguimos firmes en nuestro compromiso con la seguridad de Israel. Y Estados Unidos nunca le pedirá a Israel que tome medidas que socaven sus intereses de seguridad.

Así que solo quiero decir una vez más que me pareció excelente la discusión que tuvimos. Hemos visto durante el último año cómo nuestra relación se ha ampliado. A veces no se publicita, pero en una amplia gama de cuestiones & # 8212económicas, entre militares, cuestiones relacionadas con el mantenimiento de Israel de su ventaja militar cualitativa, el intercambio de inteligencia, cómo podemos trabajar juntos de manera eficaz en el frente internacional y # 8212que, de hecho, nuestra relación continúa mejorando. Y creo que mucho de eso tiene que ver con el excelente trabajo que ha realizado el Primer Ministro. Así que estoy agradecido.

Y bienvenidos, una vez más, a la Casa Blanca.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Gracias, señor presidente.

El presidente y yo tuvimos una excelente y extensa discusión en la que discutimos una amplia gama de temas. Estos incluyen, por supuesto, nuestra propia cooperación en los campos de la inteligencia y la seguridad. Y exactamente como dijo el presidente, es extenso. No todo lo ve el público, pero nosotros lo vemos y lo apreciamos.

Entendemos plenamente que trabajaremos juntos en los próximos meses y años para proteger nuestros intereses comunes, nuestros países, nuestros pueblos, contra nuevas amenazas. Y al mismo tiempo, queremos explorar la posibilidad de la paz.

La mayor nueva amenaza en el horizonte, el tema más dominante para muchos de nosotros, es la perspectiva de que Irán adquiera armas nucleares. Irán está aterrorizando brutalmente a su pueblo, extendiendo el terrorismo por todas partes. Y agradezco mucho la declaración del Presidente de que está decidido a evitar que Irán adquiera armas nucleares.

Eso ha sido traducido por el presidente a través de su liderazgo en el Consejo de Seguridad, que aprobó sanciones contra Irán por el proyecto de ley de Estados Unidos que el presidente firmó hace apenas unos días. E insto a otros líderes a seguir el ejemplo del presidente, y a otros países a seguir el ejemplo de Estados Unidos, a adoptar sanciones mucho más duras contra Irán, principalmente aquellas dirigidas contra su sector energético.

Como dijo el presidente, discutimos mucho sobre la activación y el avance de la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos. Estamos comprometidos con esa paz. Estoy comprometido con esa paz. Y creo que esta paz mejorará la vida de los israelíes, de los palestinos, y ciertamente cambiaría nuestra región.

Los israelíes están dispuestos a hacer mucho para lograr esa paz, pero quieren asegurarse de que, después de todos los pasos que tomen, lo que obtengamos sea una paz segura. No queremos que se repita la situación en la que desocupamos territorios y los apoderados de Irán los superan y los utilizan como campo de lanzamiento de ataques terroristas o ataques con cohetes.

Creo que hay soluciones que podemos adoptar. Pero para poder avanzar hacia las soluciones, debemos comenzar las negociaciones para ponerles fin. Hemos comenzado conversaciones de proximidad. Creo que es hora de comenzar conversaciones directas. Creo que con la ayuda del presidente Obama, el presidente Abbas y yo deberíamos entablar conversaciones directas para alcanzar un acuerdo político de paz, junto con seguridad y prosperidad.

Esto requiere que la Autoridad Palestina prepare a su gente para la paz: escuelas, libros de texto, etc. Pero creo que al final del día, la paz es la mejor opción para todos nosotros, y creo que tenemos una oportunidad única y un momento único para hacerlo.

El presidente dice que tiene la costumbre de confundir a todos los cínicos y a todos los detractores y a todos los que excluyen la posibilidad, y lo ha demostrado una y otra vez. Creo que yo mismo he tenido la oportunidad de confundir a algunos cínicos, y creo que si trabajamos juntos, con el presidente Abbas, podremos llevar un gran mensaje de esperanza a nuestros pueblos, a la región y al mundo.

Un último punto, Sr. Presidente: quiero agradecerle por reafirmarme en privado y ahora en público, como lo hizo, los compromisos de larga data de Estados Unidos con Israel en asuntos de vital importancia estratégica. También quiero agradecerles por la gran hospitalidad que usted y la Primera Dama nos han brindado a Sara, a mí y a toda nuestra delegación. Y creo que tenemos que restablecer el equilibrio & # 8212 ya sabes, he estado viniendo mucho aquí. Ya era hora & # 8212

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: & # 8212 usted y la Primera Dama vinieron a Israel, señor.

PRESIDENTE OBAMA: Lo esperamos. Gracias.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: En cualquier momento.

PRESIDENTE OBAMA: Muchas gracias. Gracias.

De acuerdo, tenemos tiempo para una pregunta cada uno. Voy a llamar a Stephen Collinson, AFP.

P Gracias, señor presidente. Como parte de los pasos que deben tomarse para que las conversaciones indirectas pasen a conversaciones directas, ¿cree que sería útil que Israel extendiera la moratoria parcial de los asentamientos, que expirará en septiembre?

Y si pudiera preguntarle brevemente al Primer Ministro, con respecto a las sanciones que mencionó, ¿cree que estas medidas contendrán o detendrán el programa nuclear de Irán donde otros han fallado?

PRESIDENTE OBAMA: Permítanme, en primer lugar, decir que creo que el gobierno israelí, trabajando a través de capas de varias entidades gubernamentales y jurisdicciones, ha mostrado moderación durante los últimos meses que creo que ha favorecido nuestras perspectivas. entrar en conversaciones directas.

Y mi esperanza es que una vez que hayan comenzado las conversaciones directas, mucho antes de que expire la moratoria, se cree un clima en el que todos sientan una mayor inversión en el éxito. No todas las acciones de una u otra parte se toman como motivo para no entablar conversaciones. Por tanto, se crea más espacio gracias a una mayor confianza. Y por eso quiero asegurarme de que mantengamos eso durante las próximas y # 8212 durante las próximas semanas.

Creo que hay una serie de medidas de fomento de la confianza que pueden tomar todas las partes para mejorar las perspectivas de una negociación exitosa. Y he hablado de algunos de ellos en privado con el Primer Ministro. Cuando el presidente Abbas estuvo aquí, hablé con él sobre algunos de esos mismos temas.

Creo que es muy importante que los palestinos no busquen excusas para la incitación, que no utilicen un lenguaje provocativo que, a nivel internacional, mantengan un tono constructivo, en lugar de buscar oportunidades para avergonzar a Israel.

Al mismo tiempo, le he dicho al primer ministro Netanyahu & # 8212 no & # 8217 que no le importe que lo comparta públicamente & # 8212 que Abu Mazen, trabajando con Fayyad, ha hecho cosas muy importantes en lo que respecta al frente de seguridad. Entonces, poder ampliar el alcance de sus responsabilidades en Cisjordania es algo que creo que sería muy significativo para el pueblo palestino.
Creo que algunas de las medidas que ya se han tomado en Gaza ayudan a generar confianza. Y si continuamos progresando en ese frente, entonces los palestinos pueden ver en términos muy concretos lo que la paz puede traer que la retórica y la violencia no pueden traer & # 8212 y eso es que la gente realmente tenga la oportunidad de criar a sus hijos, y ganarse la vida, y comprar. y vender bienes, y construir una vida para ellos mismos, que es en última instancia lo que quiere la gente tanto en Israel como en los Territorios Palestinos.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: Creo que las últimas sanciones adoptadas por la ONU crean ilegitimidad o crean
deslegitimación del programa nuclear de Irán, y eso es importante. Creo que las sanciones que firmó el presidente el otro día tienen fuerza. Ellos muerden.

La pregunta es & # 8212 cuánto necesitas morder es algo que no puedo responder ahora.Pero si otras naciones adoptaran sanciones similares, eso aumentaría el efecto. Mientras más países con ideas afines se unan al esfuerzo liderado por Estados Unidos que el presidente Obama ha firmado para convertirlo en ley, creo que mejor seremos capaces de darle una respuesta a su pregunta.

PRESIDENTE OBAMA: ¿Hay alguien a quien quiera preguntarle?

P Señor Presidente, el año pasado se distanció de Israel y le dio la espalda al Primer Ministro. ¿Cree que esta política fue un error? ¿Crees que contribuye a que otros golpeen a Israel? ¿Y eso es & # 8212 lo cambia ahora, y confía ahora en el primer ministro Netanyahu?

Y si me lo permite, Sr. Primer Ministro, específicamente, ¿discutió con el Presidente la continuación del congelamiento de asentamientos después de septiembre? ¿Y le dijiste que seguirás construyendo después de que termine este período?

PRESIDENTE OBAMA: Bueno, en primer lugar permítame decirle que la premisa de su pregunta era incorrecta y que no estoy de acuerdo con ella. Si miran cada declaración pública que he hecho durante el último año y medio, ha sido una reafirmación constante de la relación especial entre los Estados Unidos e Israel, que nuestro compromiso con la seguridad de Israel ha sido inquebrantable. Y, de hecho, no hay políticas concretas a las que puedas señalar que contradigan eso.

Y en términos de mi relación con el primer ministro Netanyahu, sé que la prensa, tanto en Israel como en Estados Unidos, disfruta viendo si hay noticias allí. Pero el quid de la cuestión es que he confiado en el primer ministro Netanyahu desde que lo conocí antes de ser elegido presidente, y lo he dicho tanto en público como en privado.

Creo que está lidiando con una situación muy compleja en un barrio muy difícil. Y lo que siempre he compartido con él es mi interés en trabajar con él & # 8212 no con propósitos contradictorios & # 8212 para que podamos lograr el tipo de paz que garantizará la seguridad de Israel en las próximas décadas.

Y eso significará algunas decisiones difíciles. Y habrá ocasiones en las que él y yo tengamos discusiones sólidas sobre qué tipo de elecciones deben tomarse. Pero el enfoque subyacente nunca cambia, y es que Estados Unidos está comprometido con la seguridad de Israel, estamos comprometidos con ese vínculo especial y vamos a hacer lo que sea necesario para respaldarlo, no solo con palabras sino con acciones.

Vamos a trabajar continuamente con el Primer Ministro y todo el gobierno israelí, así como con el pueblo israelí, para que podamos lograr lo que creo que debe ser el objetivo de todos, que es que la gente se sienta segura. No sienten que un cohete vaya a aterrizar en su cabeza en algún momento. No sienten que haya una población en crecimiento que quiera dirigir la violencia contra Israel.

Eso requiere trabajo y requiere algunas decisiones difíciles, tanto a nivel estratégico como táctico. Y esto es algo que el Primer Ministro entiende, y por qué creo que vamos a poder trabajar juntos no solo durante los próximos meses, sino con suerte durante los próximos años.

PRIMER MINISTRO NETANYAHU: El presidente y yo discutimos los pasos concretos que podrían tomarse ahora, en los próximos días y las próximas semanas, para hacer avanzar el proceso de paz de una manera muy sólida. Esto es en lo que enfocamos nuestra conversación. Y cuando digo las próximas semanas, eso es lo que quiero decir. El presidente también lo dice en serio.

Permítame hacer una observación general sobre la pregunta que le hizo al presidente. Y aquí tendré que parafrasear a Mark Twain, que los informes sobre la desaparición de las relaciones especiales entre Estados Unidos e Israel y la relación # 8212 no solo son prematuros, están simplemente equivocados. Hay una profundidad y riqueza de esta relación que se expresa todos los días. Nuestros equipos hablan. No lo hacemos público. Lo único que es público es que, en ocasiones, puede haber diferencias en las mejores familias y en las familias más cercanas que salen a la luz pública y, a veces, también de manera retorcida.

Lo que no se dice es el hecho de que tenemos un vínculo duradero de valores, intereses, comenzando por la seguridad y la forma en que compartimos información y otras cosas para ayudar a la defensa común de nuestros intereses comunes y de muchos otros en la región que no # 8217t a menudo admite el efecto beneficioso de esta cooperación.

Así que creo que el presidente lo dijo mejor en su discurso en El Cairo. Dijo que frente a todo el mundo islámico, dijo, el vínculo entre Israel y Estados Unidos es inquebrantable. Y te lo puedo afirmar hoy.


Obama traza la línea, menos Israel y # 039s

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el domingo al Comité de Asuntos Públicos Estadounidense de Israel en Washington que usaría "todos los elementos del poder estadounidense" para evitar que Irán adquiera un arma nuclear [1].

Pero su énfasis en la diplomacia en lugar de la guerra, y su negativa, al menos en público, a definir una línea roja que no sea una bomba real, sugiere que las políticas de Estados Unidos e Israel sobre Irán continúan divergiendo en aspectos importantes.

El lunes, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronunciará su propio discurso en el cónclave anual del lobby israelí después de reunirse con Obama en la Oficina Oval. Los candidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos también se dirigirán a la conferencia esta semana y pueden buscar explotar las brechas percibidas entre Netanyahu y Obama.

Netanyahu, hablando en Canadá el domingo, dijo que le dio la bienvenida a los comentarios de Obama. Pero el líder israelí ha sido mucho más belicoso, advirtiendo que se está acabando el tiempo para evitar que Irán desarrolle la "capacidad" para fabricar un arma y expresando su oposición a nuevas conversaciones con Irán a menos que primero deje de enriquecer uranio.

La falta de confianza entre Estados Unidos e Israel sobre Irán es grave, a juzgar por el número de visitas recientes de funcionarios israelíes a Washington y estadounidenses a Tel Aviv, así como filtraciones de partidarios descontentos de Netanyahu a los medios de comunicación [2].

El problema para Netanyahu es que la administración Obama no ve a Irán, ni siquiera a un Irán con armas nucleares, como una amenaza existencial que valga la pena iniciar otra guerra. Esto ha sido muy claro en los últimos meses por una serie de funcionarios estadounidenses actuales y anteriores, incluido el secretario de Defensa Leon Panetta.

Netanyahu, por otro lado, insiste en enfatizar la opción de un ataque militar con la esperanza de evitar que Irán cruce el umbral nuclear y de mantener la presión sobre Europa y Estados Unidos para endurecer las sanciones económicas contra la República Islámica. Pero con los líderes de Irán ya nerviosos debido a las sanciones, los asesinatos de científicos y la disensión política interna, las posibilidades de un error de cálculo son altas. Las consecuencias de un conflicto serían nefastas para los estadounidenses, israelíes, iraníes y el mundo consumidor de petróleo en general. Mientras tanto, toda la charla de guerra está haciendo subir el precio del petróleo, ayudando inadvertidamente a Irán.

El domingo, Obama condenó lo que llamó la "charla suelta" de la guerra y habló elocuentemente de los costos del conflicto militar para una nación que ha librado dos guerras en la última década. Los momentos "más abrasadores" de su presidencia, dijo, se produjeron cuando se reunió con los familiares de los estadounidenses muertos y heridos en Irak y Afganistán.

“Como comandante en jefe, tengo una preferencia profunda por la paz sobre la guerra”, dijo. Dijo que las sanciones económicas estaban teniendo un impacto en Irán y que la diplomacia "respaldada por la presión" aún podría tener éxito.

Obama también se abstuvo de usar la frase “capacidad de armas nucleares” y habló solo de armas nucleares reales. Eso sugiere que Estados Unidos no contemplaría una acción militar a menos que Irán realmente probara un arma. Israel quiere actuar mucho antes, pero carece de los recursos para hacer tanto daño como Estados Unidos podría hacer.

Sin embargo, incluso Israel admite que la acción militar solo retrasaría un arma nuclear iraní e incluso podría hacer que Irán acelerara los esfuerzos para conseguir una bomba. Obama señaló el domingo que "la única forma de resolver verdaderamente este problema es que el gobierno iraní tome la decisión de renunciar a las armas nucleares".

Si bien Obama negó que su política sea contener a Irán, muchos analistas creen que un Irán con armas nucleares puede ser disuadido y contenido. Incluso si Irán desarrollara tal arma, dicen, nunca la usaría porque hacerlo sería suicida.

Un informe reciente [3] de Anthony Cordesman y Alexander Wilner para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales señala que Israel, que tiene al menos 100 armas nucleares, representa una amenaza existencial para Irán ya que podría destruir “de cinco a siete ciudades iraníes importantes. " Israel también tiene tres formas de lanzar una bomba nuclear: por misil, submarino o avión.

Irán insiste en que no tiene la intención de fabricar armas. La administración Obama dice que Irán no parece haber tomado la decisión de construir o probar una bomba. Sin embargo, si esa política cambiara, una bomba iraní causaría un gran daño al estado judío. Un Irán con armas nucleares probablemente también convencería a otros en la región, en particular, Arabia Saudita, de adquirir sus propias armas nucleares.

Barry Pavel, director del Programa de Seguridad Internacional del Atlantic Council, un grupo de expertos de Washington, dice que disuadir a un Irán nuclear requeriría una política más complicada que la que durante 50 años impidió una confrontación nuclear entre Occidente y la antigua Unión Soviética.

"No estoy diciendo que no funcionará, pero no es un equilibrio tan estable como durante la Guerra Fría", dijo en una entrevista.

Añadió que no era optimista de que se puedan salvar las diferencias sobre Irán entre Netanyahu y Obama.

Aaron David Miller, quien trató con funcionarios israelíes durante décadas como negociador de paz de Estados Unidos, dijo que duda que Netanyahu inicie un conflicto, sin importar sus temores de Irán y su disgusto por Obama.

“Nadie, ni siquiera el primer ministro [israelí], quiere ponerse en una posición en la que emprenda una acción militar unilateral frente a la neutralidad u oposición estadounidense”, dijo Miller.

Dennis Ross, otro exnegociador estadounidense que recientemente dejó la Casa Blanca de Obama después de servir como asesor principal en la región, dijo que si bien “las opiniones nunca serán idénticas, la brecha [entre Obama y Netanyahu] es menos profunda de lo que la gente piensa. " Obama, señaló Ross, se toma muy en serio la cuestión de frenar la propagación de las armas nucleares y consideraría un Irán nuclear como un golpe "devastador" para el régimen de no proliferación.

Las diferencias, dijo Ross, se centran en lo que Estados Unidos estaría dispuesto a conceder a Irán en términos de enriquecimiento de uranio y el plazo para las negociaciones, que dijo que podrían reanudarse a fines de marzo. Israel no quiere enriquecimiento y le preocupa que Irán use las conversaciones como un mecanismo de demora mientras acumula más material para armas en lugares que no pueden ser atacados fácilmente. [4]

Está claro que la administración de Obama tiene que trabajar en varios frentes para calmar a Israel y contener a Irán, buscando retrasar el programa iraní mientras brinda tranquilidad a Israel y a los adversarios árabes de Irán de que Irán no podría cometer un acto de agresión nuclear y sobrevivir como un estado viable.

Con las encuestas políticas estadounidenses dirigiéndose cada vez más hacia Obama a medida que avanza la lucha por la nominación republicana, Netanyahu también puede calcular que una amenaza mayor e inmediata para Israel sería alienar a una administración que parece cada vez más probable que gobierne los Estados Unidos durante los próximos cuatro años.

Barbara Slavin es corresponsal en Washington de Al-Monitor y miembro principal del Atlantic Council, especializada en Irán.


Oren: Obama no & # 8216snub & # 8217 Netanyahu

El embajador de Israel en Washington, Michael Oren, dijo a los principales demócratas que organizó una cena esta semana que el presidente Obama nunca y citó al primer ministro Benjamin Netanyahu durante su reunión del 23 de marzo.

Según el Consejo Nacional Judío Demócrata, cuyos oficiales asistieron a la cena, Oren anotó detalles del desaire & # 8212 algunos informaron en los medios, algunos circulaban en el tipo de correos electrónicos que insinúan signos de exclamación en su bandeja de entrada: no había foto- op porque no se requirió ninguno, la reunión fue de último minuto y Obama no oficial no abandonó Netanyahu para cenar con los niños que Netanyahu entró por la puerta principal. (Este chiflado rumor & # 8212 de que Bibi entró por la puerta trasera & # 8212 realmente me ha trastornado. ¿A alguien le importaría decirme cuál es, exactamente, la puerta de entrada en esa enrevesada mansión?)

De todos modos, aquí & # 8217s el texto de NJDC. Dicen que ha sido examinado con la embajada. Recibimos una llamada a la embajada.


Ver el vídeo: Netanyahu, el primer ministro israelí que desafió a Obama (Enero 2022).