Podcasts de historia

Millán descarriado

Millán descarriado

Millán Astray, hijo de abogado, nació en La Coruña, España, el 5 de julio de 1879. Astray ingresó en la Academia de Infantería de Toledo el 30 de agosto de 1894 y se graduó como subteniente dos años después. Después de pasar seis meses en un regimiento de infantería estacionado en Madrid, fue a la Escuela Superior de Guerra para estudiar el diploma de Estado Mayor.

En noviembre de 1896, Astray abandonó su curso para ofrecerse como voluntario para el servicio activo en Filipinas, donde se estaba produciendo una rebelión nacionalista contra el dominio español. Al mes siguiente se convirtió en un héroe nacional cuando dirigió con éxito a treinta hombres contra dos mil rebeldes en San Rafael.

Después de ganar tres medallas por valentía, Astray regresó a la Escuela Superior de Guerra en junio de 1897. Se graduó en 1899 y en enero de 1905 había alcanzado el rango de capitán.

En 1910 Astray se incorporó al personal de la Academia de Infantería de Toledo donde enseñó historia y táctica militar. Echaba de menos la emoción de la guerra y en agosto de 1912 fue trasladado a Marruecos. Astray permaneció en África hasta 1917 cuando regresó a Madrid. Al año siguiente, comenzó a argumentar que España necesitaba un ejército mercenario para servir en las colonias españolas. A Tovar Marcoleta le gustó la idea y en 1919 lo envió a estudiar la Legión Extranjera Francesa en Argelia.

Astray fue ascendido a teniente coronel y en enero de 1920 fue nombrado jefe de la Legión Extranjera Española (Tercio de Extranjeros). Nombró a Francisco Franco como su segundo al mando. Los primeros voluntarios llegaron a Ceuta en octubre de 1920. Astray les dijo a sus nuevos reclutas "ustedes se han levantado de entre los muertos, porque no olviden que estaban muertos, que sus vidas habían terminado. Han venido aquí para vivir una nueva vida". por lo cual debes pagar con la muerte. Has venido aquí para morir. Desde que cruzaste el Estrecho, no tienes madre, ni novia, ni familia; a partir de hoy todo eso lo proporcionará la Legión ". Astray agregó: "La muerte en combate es el mayor honor. Uno muere una sola vez. La muerte llega sin dolor y no es tan terrible como parece. Lo más horrible es vivir como un cobarde".

El Tercio de Extranjeros rápidamente desarrolló una reputación de brutalidad. Astray y Franco fomentaron la matanza y mutilación de prisioneros. Arturo Barea, quien sirvió bajo el mando de Astray en Marruecos en 1921, escribió más tarde: "Cuando atacó, el Tercio no conoció límites para su venganza. Cuando salió de un pueblo, no quedó nada más que incendios y cadáveres de hombres, mujeres y niños".

Astray insistió en llevar a sus hombres a la batalla. El 17 de septiembre de 1921 fue alcanzado en el pecho por una bala enemiga. Volvió a la acción tres semanas después y el 10 de enero de 1922 sufrió una mala herida en la pierna.

En 1923 Astray fue reemplazado por Francisco Franco como comandante del Tercio de Extranjeros. Astray fue enviado a Francia para estudiar la organización del ejército francés. Al año siguiente se incorporó al personal del Alto Comisionado en Marruecos. El 26 de octubre de 1924 fue emboscado por rebeldes locales y sus heridas le obligaron a amputarle el brazo izquierdo.

Astray regresó como comandante del Tercio de Extranjeros en febrero de 1926. Continuó conduciendo a sus hombres a la batalla y al mes siguiente perdió el ojo derecho cuando una bala lo alcanzó en la cara. En junio de 1927 fue ascendido a general de brigada y se le dio el mando de la comarca Ceuta-Tetuán. En enero de 1930 fue adjunto al Ministerio de Guerra y finalmente se convirtió en miembro del Consejo Supremo de Guerra.

Astray mantuvo opiniones políticas de extrema derecha. Apoyó plenamente la dictadura de Miguel Primo de Rivera y quedó consternado por la abdicación de Alfonso XIII y el establecimiento de un gobierno republicano. En octubre de 1934 supervisó el uso del Tercio de Extranjeros para reprimir la insurrección de izquierda en Asturias. Más tarde le dijo a un periodista que estaba involucrado en "una guerra fronteriza contra el socialismo, el comunismo y todo lo que ataque a la civilización para reemplazarla por la barbarie".

Involucrado en el levantamiento militar contra el gobierno del Frente Popular en julio de 1936. Al estallar la Guerra Civil Española, Astray fue reclutado por el general Francisco Franco para unirse a su estado mayor en Sevilla. Poco después fue puesto a cargo de la operación de propaganda nacionalista. Astray también jugó un papel importante en persuadir a otros oficiales superiores de que Franco debería convertirse en comandante del Ejército Nacionalista y jefe de Estado de España.

En sus discursos, Astray afirmó abiertamente que quería establecer un gobierno fascista en España. En un discurso en Salamanca el 12 de octubre de 1936 dijo al público: "¡Cataluña y el País Vasco son dos cánceres en el cuerpo de la nación! El fascismo, el remedio de España, viene a exterminarlos, cortando carne sana y viva como un bisturí".

Durante la Segunda Guerra Mundial, Astray fue un gran partidario de la Alemania nazi. Animó a los hombres a unirse a la División Azul que luchó con el Ejército Alemán en el Frente Oriental. Astray esperaba que una victoria del Eje condujera a un nuevo Imperio español en África.

Después de la guerra, Astray se jubiló. Millán Astray murió de un infarto el 1 de enero de 1954.

Ustedes se han levantado de entre los muertos, porque no olviden que estaban muertos, que sus vidas habían terminado. Desde que cruzó el Estrecho, no tiene madre, novia, familia; a partir de hoy todo eso será proporcionado por la Legión.

La muerte en combate es el mayor honor. Lo más horrible es vivir cobarde.

Todo el cuerpo de Millán Astray sufrió una histérica transfiguración. Su voz tronó, sollozó y aulló. Escupió en los rostros de estos hombres toda su miseria, su vergüenza, su inmundicia, sus crímenes, y luego los arrastró con furia fanática a un sentido de caballería, a una renuncia a toda esperanza más allá de la de morir una muerte que sería lava las manchas de su cobardía en el esplendor del heroísmo.

Cuando atacó, el Tercio no conoció límites para su venganza. Cuando salió de un pueblo, no quedó nada más que incendios y los cadáveres de hombres, mujeres y niños. Así, fui testigo de cómo las aldeas de Bern Aros fueron arrasadas en la primavera de 1921. Siempre que un legionario era asesinado en una marcha solitaria a través del país, se cortaba la garganta a todos los hombres de las aldeas vecinas a menos que el asaltante se adelantara. "

Mi grito de guerra es 'Legionarios para luchar, Legionarios para morir'. Y cuando los Legionarios peleamos y vemos la muerte cerca, cantamos el 'Himno de la Legión' y cuando estamos felices y contentos, también lo cantamos porque en el 'Himno de la Legión' se pueden encontrar las esencias más puras de nuestra alma. : no solo en las palabras sino en la música, en el canto del ritmo y en las notas vibrantes de las cornetas. Por eso, cuando me someto a un doloroso tratamiento por mis heridas en el hospital, coloco un piano en la habitación contigua y hago que un legionario toque el 'Himno de la Legión' y 'El Novio de la Muerte' para no sentir el dolor. . Una vez, cuando acababan de amputarme el brazo, los legionarios heridos que estaban en el hospital se arrojaron de sus camas, tanto si podían caminar como si no, y con estos últimos arrastrándose por el piso, vinieron todos a mi habitación a cantarme. el 'Himno de la Legión'. También salté de la cama y, poniéndome rígida en posición de firmes, canté con ellos. En otra ocasión, cuando me llevaban en camilla de un hospital a otro, herido por una cruel bala que me había atravesado la sien, al pasar por Riffien, donde la Legión tiene su cuartel general, todos salieron a cantar el Himno de Guerra 'y salté de la camilla y canté con ellos.

¡Cataluña y el País Vasco son dos cánceres en el cuerpo de la nación! El fascismo, el remedio de España, viene a exterminarlos, cortando carne viva y sana como un bisturí.

Mucho se ha dicho aquí sobre la guerra internacional en defensa de la civilización cristiana; Yo mismo he hecho lo mismo en otras ocasiones. Pero no, nuestra guerra es solo una guerra incivil. Ganar no es convencer, es necesario convencer y eso no se puede hacer con el odio que no tiene lugar para la compasión. También se ha hablado de catalanes y vascos, llamándolos anti-España. Bueno, con la misma justificación podrían decir lo mismo de ti. Aquí está el obispo, él mismo catalán, que te enseña una doctrina cristiana que no quieres aprender. Y yo, que soy vasco, me he pasado la vida enseñándote la lengua castellana, que tú no conoces.

El general Millan Astray es un inválido de guerra. No es necesario decir esto en un susurro. Cervantes también. Pero los extremos no pueden tomarse como norma. Desafortunadamente, hoy en día hay demasiados inválidos. Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de la psicología de masas. Un inválido que carece de la grandeza espiritual de Cervantes, que fue un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carece de esa superioridad de espíritu, muchas veces se siente mejor al ver el número. de lisiados crecen a su alrededor. Al general Millán Astray le gustaría crear una nueva España a su propia imagen, una creación negativa sin duda. Y entonces le gustaría ver una España mutilada

Ganarás pero no convencerás. Ganarás porque tienes fuerza bruta más que suficiente; pero no convencerás, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitas algo que te falta: razón y razón en la lucha. Me parece inútil rogarte que pienses en España.


José Millán descarriado

Post por ''X'' & raquo 06 de enero de 2007, 16:11

Millán Astray, hijo de abogado, nació en La Coruña, España, el 5 de julio de 1879.

Lea la biografía completa aquí

(1) Millán Astray, discurso pronunciado en reunión de nuevos reclutas de la Legión Extranjera Española (10 de octubre de 1920)

Ustedes se han levantado de entre los muertos, porque no olviden que estaban muertos, que sus vidas habían terminado. Has venido aquí para vivir una nueva vida por la que debes pagar con la muerte. [/ b] Has venido aquí para morir. Desde que cruzaste el Estrecho, no tienes madre, ni novia, ni familia a partir de hoy, todo lo que te proporcionará la Legión.

La muerte en combate es el mayor honor. Muere solo una vez. La muerte llega sin dolor y no es tan terrible como parece. Lo más horrible es vivir cobarde.
.
Millán Astray fue entrevistado por Rafael Abella sobre sus experiencias como comandante del Tercio de Extranjeros. Mi grito de guerra es 'Legionarios para luchar, Legionarios para morir'. Y cuando los Legionarios peleamos y vemos la muerte cerca, cantamos el 'Himno de la Legión' y cuando estamos contentos y contentos, también lo cantamos porque en el 'Himno de la Legión' se pueden encontrar las esencias más puras de nuestra alma. : no solo en la letra sino en la música, en el canto del ritmo y en las notas vibrantes de las cornetas.
Por eso, cuando me someto a un doloroso tratamiento por mis heridas en el hospital, coloco un piano en la habitación contigua y hago que un legionario toque el 'Himno de la Legión' y 'El Novio de la Muerte' para no sentir el dolor. . Una vez, cuando acababan de amputarme el brazo, los legionarios heridos que estaban en el hospital se arrojaron de sus camas, tanto si podían caminar como si no, y con estos últimos arrastrándose por el piso, vinieron todos a mi habitación a cantarme. el 'Himno de la Legión'. También salté de la cama y, poniéndome rígida en posición de firmes, canté con ellos. En otra ocasión, cuando me llevaban en camilla de un hospital a otro, herido por una cruel bala que me había atravesado la sien, al pasar por Riffien, donde la Legión tiene su cuartel general, todos salieron a cantar el Himno de Guerra 'y salté de la camilla y canté con ellos.


Archivo: Escudo de la Décima Legión Española Bandera Millán Astray.svg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual00:03, 22 de diciembre de 2017490 × 607 (714 KB) Heralder (charla | contribuciones) 2015 Nombre de la reorganización
11:48, 27 de septiembre de 2015490 × 607 (719 KB) Heralder (charla | contribuciones) Nombre estandarizado
10:43, 26 de junio de 2015490 × 607 (743 KB) Heralder (charla | contribuciones) Página creada por el usuario con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


Millán descarriado

No podría haber habido una figura más extrañamente apta para presidir y moldear —o mazo— tal turba militar en una fuerza de combate eficaz que Millan Astray. Un sargento regular, Arturo Barea, describió vívidamente ver a Millán Astray mientras su "cuerpo entero sufría una transfiguración histérica" ​​mientras gritaba a los reclutas sobre cómo habían llegado a morir y luego golpeaba brutalmente a un mulato que le respondía. Había sido y sería herido tantas veces (eventualmente perdiendo un brazo y un ojo) que llegó a ser conocido como "El Glorioso Mutilado". En palabras del destacado historiador de la Guerra Civil española, Hugh Thomas, Millán Astray era "un hombre del que parecía haber más disparos de los que quedaba de carne".

Obsesionado hasta el punto de estar mentalmente desequilibrado por vivir bajo la deshonra pública de que su padre policía fuera a la cárcel por soborno, Millán Astray creía fervientemente que "la muerte en combate es el mayor honor". En lugar de los kepi blancos venerados por los legionarios franceses, creó una mística en torno a la muerte con sus elecciones de himno y grito de batalla. Hasta qué punto reflejan una comprensión de la mentalidad fatalista y paria del legionario o una mera locura cercana, sus métodos finalmente funcionan, a costa de la brutalidad.


La historia épica y olvidada del legionario que inspiró & # 8220 El novio de la muerte & # 8221

Un camarero español (de Huelva, para ser más exactos) que medía poco más de metro y medio y cuyos huesos acabaron en el Tercio de Extranjeros (el actual Legión) por una mezcla de azar y falta de liquidez. Quizás esta sería la mejor manera de definir Queso Baltasar Vega, el primer soldado de este cuerpo (creado por Millán Astray para luchar contra los riffianos en el frente de batalla) que cayó en las tierras del norte de Marruecos. Su historia podría haber sido olvidada, pero es famosa hoy porque (según la leyenda) algunos versos que este soldado había escrito antes de morir en batalla (encontrados, por cierto, en su cadáver) fueron los pilares sobre los que escribió las más famosas canción de lo que actualmente es una de las unidades de élite de nuestro ejército: el & # 8220 Novio de la Muerte & # 8221

El triste fallecimiento de Baltasar Queija los 7 de enero de 1921, en plena campaña del ejército español en Ceuta y Melilla. Y también fue una muerte que, si bien inauguró la lista de los caídos en la futura Legión, fácilmente podría haberse olvidado. Sin embargo, su historia se evoca cada vez (a mediados de 2017 como estamos) los caballeros legionarios cantan el «Novio de la muerte»En ocasiones tan especiales como las procesiones de este semana Santa. Gracias a ellos, las vivencias de este héroe nunca serán olvidadas porque, al fin y al cabo, su vida y su muerte están ineludiblemente ligadas al devenir de uno de los himnos militares más famosos del Ejército.

El niño se convierte en legionario

Baltasar Queija de la Vega (que se inscribió en el ejército español como Queso Baltasar Vega) llegó al mundo el 26 de marzo de 1900 en la localidad de Minas de Riotinto (Huelva). Al menos eso es lo que afirma Antonio García Moya (subteniente de infantería ligera) en su dossier & # 8220 Los primeros muertos de la Legión & # 8221. Nuestro protagonista, futuro poeta y héroe de la Tercio de extranjeros, fue uno de los ocho hijos de Baltasar Queija y Josefa Vega.

A día de hoy, no se sabe mucho de su infancia más allá del hecho de que viajó a Santa Cruz de Tenerife para ganarse la vida como camarero. En los que andaba cuando, allá por 1920, este español se enteró casi por casualidad de la creación de la Legión Española.

Millán Astray, fundador de La Legión

Esta unidad (entonces llamada Tercio de extranjeros) había nacido pocos meses antes de la mano del coronel José Millán Astray. Un hombre que, cansado de ver cómo los soldados enviados desde España a luchar en Marruecos mueren a centenares por falta de experiencia para enfrentarse a los riffianos, ideó un cuerpo específicamente entrenado para soportar las duras condiciones de África. Que, curiosamente, fundó siguiendo el ejemplo de la Legión Extranjera Francesa e incluyendo en su ideología muchas similitudes con la código samurai.

Desde el principio no hubo requisitos para permitir el acceso a esta unidad. Para los dirigentes, un español era igual a un marroquí. De hecho, su fundador nunca despreció a los africanos, considerando que & # 8220un extranjero vale dos soldados, uno español que salva y otro extranjero que se une. & # 8221

A África

Fue en octubre cuando Queija se encontró cara a cara con un cartel de reclutamiento para la Legión Española. Folleto en el que se veía la silueta de un combatiente bajo la siguiente etiqueta: & # 8220Enlístate en el Tercio de Extranjeros. & # 8221 Junto a éste se incluyó amplia información sobre los pagos y prestaciones de la nueva unidad: «En el Legión encontrará un buen activo, bonificaciones de pago inicial, comida sana y abundante, excelente vestuario…».

La información, al parecer, resultó sumamente atractiva para Baltasar, que decidió hacer las maletas y unirse para empezar a luchar en África, donde los riffianos le estaban dando a España más que un dolor de cabeza.

"Los pago inicial sustancial de 700 pesetas Así, el 9 de octubre firmó un compromiso quinquenal con el Tercio de Extranjeros. Antes de embarcar, recibiría 2,5 pesetas diarias en concepto de viáticos, suficientes para la manutención hasta llegar a Algeciras, donde se embarcó para África ”, explica el autor en su dossier. Una vez allí fue asignado a la 6ª Compañía de Ametralladoras de Segunda Bandera ”, explica el experto.

Póster de alistamiento

Esta unidad que estaba equipada con el famoso Hotchkiss de 7mm. “Era un arma de toma de gas, sencilla y con un mecanismo fiable, aunque necesitaban un cartucho de mayor calidad que los fusiles de cerrojo, a pesar de tener el mismo calibre”, explica Luis E. Togores en “Historia de la Legión Española: La infantería legendaria. De África a Afganistán ».

Como explica en detalle García Moya, Queija escuchó al llegar a Ceuta las palabras de bienvenida del mismísimo fundador de la Legión, Millán Astray. Unas frases que ofreció a los primeros hombres que se alistaron para luchar por España. ABC, como testigo de la Historia de España, recogió esas palabras en sus páginas.

«¡Vienes a morir! La Legión te abre sus puertas, te ofrece olvido, honor y gloria. Estarán orgullosos de ser legionarios. Puedes ganar rayas y alcanzar estrellas. Pero a cambio tienes que darlo todo sin pedir nada. Los sacrificios deben ser constantes y las posiciones más duras y peligrosas serán para ti. Siempre lucharás y morirás mucho. ¡Quizás todos! ¡Caballeros legionarios! ¡Viva el Tercio! ¡Viva la muerte!».

¿Leyenda o realidad?

A partir de ese momento, nuestro protagonista recorrió buena parte del entorno de Ceuta con su unidad. Así, hasta el 1 de enero se posicionaron cerca de Yo Hassan, donde se asentaron a pesar de ser atacados por una ola de frío.

«Al día siguiente comenzaron las patrullas entre el Zoco de Arbaa [Tetuán] y Xeruta, en ocasiones dando protección a los convoyes de la zona, o realizando reconocimientos y seguimiento de las diferentes vías de comunicación, & # 8220agrega el experto. En estos días era precisamente donde se generaría una de las leyendas más famosas relacionadas con Queija, la cual afirma que Recibió una carta informándole que su amada había fallecido.

Baltasar Queija

Así narra el propio Millán Astray este episodio (no sin cierta leyenda) en su obra «La Legión & # 8230 a la Tercera»:« Parece una novela, pero sus compañeros le aseguran: Un día, a los pocos días de salir al campo, dicen que recibió una carta fatal. Allí en su pueblo la mujer de sus amores acababa de morir, y el poeta, en la exaltación de su dolor, se convocó a sí mismo invocando a unirse a los muertos con la primera bala que llegara ».

A pesar de la naturaleza heroica del evento, el hecho de que el propio fundador de la Legión señaló en el texto al personaje novela Este hecho ha hecho que algunos historiadores cuestionen la veracidad del mismo.

La pelea final

Poco después, el 7 de enero de 1921 (un día como cualquier otro para nuestro ejército), ocurrió el trágico pero inevitable evento: la primera muerte de un caballero legionario desde que se formó este cuerpo. Ese día empezó de la forma habitual: con un lavado. Es decir, con la salida de una unidad de las defensas establecidas para buscar agua en un acuífero cercano. Algo necesario en ese ambiente (normalmente) seco. En este caso, la operación fue realizada por un pequeño pelotón de la 6ª Compañía. Y entre los seleccionados estaba & # 8211 como no podía ser de otra manera & # 8211 Queija.

Una operación, como ya hemos dicho, habitual. Sin embargo, la situación se complicó cuando, durante la aguada, el escuadrón fue atacado repentinamente por un grupo de riffianos. & # 8220En medio de la noche & # 8211 eran las once y media & # 8211 fue atacado por un grupo rebelde: sonó & # 8220siete disparos”. Posiblemente, el objetivo era apoderarse de las armas, & # 8220 agrega el militar.

Aunque los disparos fueron pocos, valieron la pena para acabar con la vida de Queija, quien cayó gravemente herido frente a sus compañeros. Estos, por su parte, apuntaron sus fusiles y devolvieron la salva a los asaltantes, que prefirieron escapar de la zona para mantener un tiroteo innecesario contra la unidad española. Una vez que el área estuvo asegurada, los legionarios llevaron a su compañero a la base, pero no se podía hacer nada por él, porque murió poco después.

Los versos de la muerte

Su muerte, claramente explicada en multitud de telegramas e informes, adquirió entonces un cierto matiz de leyenda. Y es que, se dice que, cuando sus compañeras encontraron el cadáver de Queija & # 8217, encontraron un papel en los bolsillos de su camisa con el siguiente poema: «Somos los legionarios extranjeros / Los Terceros Voluntarios / Que vienen a luchar por España». Algo que, a día de hoy, es difícil de corroborar. Sin embargo, esto le valió el apodo «El poeta», Un apodo que le ha acompañado hasta el día de hoy.

«Nadie puede afirmar ni negar que fue [poeta], pero el primer jefe del Tercio de Extranjeros describió como poeta al primer legionario muerto en combate. Fuentes consultadas conocedoras1 en la historia de La Legión sobre la producción poética de Queija, ninguna ha podido aportar nada al respecto. Esos versos son un misterio y no podemos decir nada de ellos más allá de la duda de su existencia.»Determina el experto.

Millán Astray, por su parte, también ayudó a difundir esta idea. «Fieles al juramento, al lema legionario y al honor militar, cuando llegó la hora del supremo sacrificio lo consumaron con heroico desprendimiento. Su bandera ya es gloriosa, sus hazañas son conocidas por todos, la Medalla Militar colgará arrogantemente de su insignia sagrada patria. Salve, legionarios que dieron su vida por España. ¡Todos se descubren respetuosos con tu memoria inmortal! Baltasar Queija de la Vega, el poeta infantil, fue el primer legionario en morir en combate. Era un niño, de ojos inteligentes y rapidez espontánea. Dio a conocer los versos de exaltada pasión y espíritu guerrero. fue el trovador de la 2ª bandera, y cantó, como el cisne, y luego murió ».

Además, en palabras de García Moya, el oficial también difundió la idea de que el joven había muerto luchando cuerpo a cuerpo contra los Riff, quienes estaban ansiosos por quitarle su rifle. Sin embargo, Millán Astray también escribió en el borrador de su expediente unas sencillas palabras que denotan la importancia que tuvo para él la muerte de nuestro protagonista: & # 8220 Enterrarlo con la mayor solemnidad. & # 8221

Sea como fuere, Baltasar se ha convertido desde entonces en uno de los legionarios que conoció a su amada. Y sus versos, como se dijo más tarde, fueron la base de la letra del popular & # 8220Bridegroom of Death & # 8221, más tarde interpretado por Lola Montes y adaptado por Millán Astray a la unidad como canción no oficial.

El «novio de la muerte»

Nadie en el Tercio sabía quién era ese legionario audaz e imprudente que se alistó en la Legión.

Nadie conocía su historia, pero la Legión asumió que un gran dolor mordió su corazón como un lobo.

Más si alguien le preguntaba, con dolor y rudeza él respondía:

Soy un hombre al que le golpeó la suerte con la garra de una bestia. Soy un novio de la muerte que se unirá en un fuerte vínculo con un compañero tan leal.

Cuando el fuego era más áspero y la lucha más encarnizada, defendiendo su Bandera el Legionario avanzó.

Y sin temer la embestida del exaltado enemigo, supo morir como un valiente, y el Alférez rescató

Y mientras regó la tierra ardiente con su sangre, el legionario murmuró con voz apesadumbrada:

Soy un hombre al que le golpeó la suerte con la garra de una bestia. Soy un novio de la muerte que se unirá en un fuerte vínculo con un compañero tan leal.

Cuando finalmente lo recogieron, entre su pecho encontraron una carta y un retrato de una mujer divina.

Y esa carta decía: & # 8220 & # 8230 Si Dios te llama un día, para mí un puesto exige, que pronto iré a buscarte. & # 8221

Y en el último beso que le envió, su última despedida consagrada:

Por ir a tu lado a verte, mi más fiel compañera, me convertí en el novio de la muerte, la abracé con un lazo fuerte y su amor fue mi Bandera.


Biografía GEN José Millán-Astray y Terreros

Soldado español, patriota, fundador y primer comandante de la Legión Extranjera Española (Legión Española, Tercio de extranjeros o Tercios de extranjeros), y una de las primeras figuras del gobierno nacionalista durante la Guerra Civil Española.

José Millán descarriado (? -?) Abogado, poeta, libretista de zarzuela y director de la cárcel Cárcel Modelo durante el 'crimen de la calle Fuencarral' de 1888.

Pilar Terreros Segade (? -?) Ilustradora y autora de comedia.

Elvira Gutiérrez de la Torre (? -?) Se casó en 1906. Inmediatamente después de la boda, Elvira informó que era su deseo "permanecer casta" para que el matrimonio nunca se consumara. Se divorciaron en 1941.

María Rita Gasset y Diez de Ulzurrun (1905-1985) se casó en 1941.

María Peregrina Millán Astray y Terreros (? -1963)

Pilar Millán Astray y Terreros (1879-1949) Posiblemente una agente alemana en Barcelona durante la Segunda Guerra Mundial.

Peregrina Millán-Astray y Gasset (1942-)

Nació en La Coruña / A Coruña, Galicia / Galiza. Aunque presionado para estudiar derecho, Millán-Astray aspiraba a una carrera militar.

El 30 de agosto de 1894, entonces monaguillo, ingresa en la Academia de Infantería de Toledo ("Academia de Infantería de Toledo"). Se graduó como subteniente a los dieciséis años y más tarde sirvió en el ejército en Madrid. El 1 de septiembre de 1896 ingresa en la Escuela Superior de Guerra.

En noviembre de 1896 solicitó un permiso de ausencia de la Academia para luchar en Filipinas. En un mes se había convertido en un héroe nacional cuando dirigió con éxito a treinta hombres contra dos mil rebeldes en la Batalla de San Rafael, Bulacán.

En junio de 1897 regresó a la Academia, se graduó en 1899 y fue ascendido a Capitán en 1905.

En 1910 Astray se incorporó al personal de la Academia de Infantería de Toledo donde enseñó historia y táctica militar. En agosto de 1912 fue trasladado a Marruecos. Astray permaneció en África hasta 1917 cuando regresó a Madrid. En 1918 comenzó a argumentar que España necesitaba un ejército mercenario para servir en las colonias españolas. A Antonio Tovar y Marcoleta (1847-1925) le gustó la idea y en 1919 lo envió a estudiar la Legión Extranjera Francesa en Argelia.

Astray fue ascendido a teniente coronel y en enero de 1920 fue nombrado jefe de la Legión Extranjera Española (Tercio de Extranjeros). Nombró a Francisco Franco como su segundo al mando. Los primeros voluntarios llegaron a Ceuta en octubre de 1920. Astray les dijo a sus nuevos reclutas "ustedes se han levantado de entre los muertos, porque no olviden que estaban muertos, que sus vidas habían terminado. Han venido aquí para vivir una nueva vida". por lo cual debes pagar con la muerte. Has venido aquí a morir. Desde que cruzaste el Estrecho, no tienes madre, ni novia, ni familia a partir de hoy, todo lo que te proporcionará la Legión ". Astray agregó: "La muerte en combate es el mayor honor. Uno muere una sola vez. La muerte llega sin dolor y no es tan terrible como parece. Lo más horrible es vivir como un cobarde".

Astray insistió en llevar a sus hombres a la batalla. El 17 de septiembre de 1921 fue alcanzado en el pecho por una bala enemiga. Volvió a la acción tres semanas después y el 10 de enero de 1922 sufrió una mala herida en la pierna.

En 1923 Astray fue reemplazado por Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde alias Francisco Franco (1892-1975) como comandante del Tercio de Extranjeros. Astray fue enviado a Francia para estudiar la organización del ejército francés. Al año siguiente se incorporó al personal del Alto Comisionado en Marruecos. El 26 de octubre de 1924 fue emboscado por rebeldes locales que le obligaron a amputarle el brazo izquierdo.

Astray regresó como comandante del Tercio de Extranjeros en febrero de 1926. Continuó conduciendo a sus hombres a la batalla y al mes siguiente perdió el ojo derecho cuando una bala lo alcanzó en la cara. En junio de 1927 fue ascendido a general de brigada y se le dio el mando de la comarca Ceuta-Tetuán. En enero de 1930 fue adjunto al Ministerio de Guerra y finalmente se convirtió en miembro del Consejo Supremo de Guerra.

En octubre de 1934 supervisó el uso del Tercio de Extranjeros para reprimir la insurrección de izquierda en Asturias. Más tarde le dijo a un periodista que estaba involucrado en "una guerra fronteriza contra el socialismo, el comunismo y todo lo que ataque a la civilización para reemplazarla por la barbarie".

Al estallar la Guerra Civil española, Astray fue reclutado por el general Francisco Franco para unirse a su personal en Sevilla. Poco después fue puesto a cargo de la operación de propaganda nacionalista. Astray también jugó un papel importante en persuadir a otros oficiales superiores de que Franco debería convertirse en comandante del Ejército Nacionalista y jefe de Estado de España.

En sus discursos, Astray afirmó abiertamente que quería establecer un gobierno fascista en España. En un discurso en Salamanca el 12 de octubre de 1936 dijo a la audiencia: "¡Cataluña y el País Vasco son dos cánceres en el cuerpo de la nación! El fascismo, el remedio de España, viene a exterminarlos, cortando carne sana y viva como un bisturí".

Durante la Segunda Guerra Mundial, Astray fue un gran partidario del nacionalsocialismo. Animó a los hombres a unirse a la División Azul / División Azul que luchó con el Ejército Alemán en el Frente Oriental. Astray esperaba que una victoria del Eje condujera a un nuevo Imperio español en África.

Dotado de una personalidad extravagante y un genio para la acción audaz y decisiva, Millán-Astray fue absolutamente intrépido tanto dentro como fuera del campo de batalla. Los detractores izquierdistas postulan una amplia gama de tonterías para mancillar su reputación, todos esos asesinatos de personajes post mortem hominis.

El enfrentamiento de Millán-Astray el 12 de octubre de 1936 con Miguel de Unamuno y Jugo (1864-1926) ha sido ampliamente difundido. Hay que recordar que Unamuno fue uno de los primeros partidarios del general Franco, y que el egoísta Unamuno se consideraba a sí mismo el genio intelectual de esa generación. El meollo del encuentro es una mala traducción: "¡Muera la inteligencia! ¡Muera la intelectualidad traidora!" gritó el majestuoso soldado en Unamuno: Correcto: "¡Muerte a (la) intelectualidad! ¡Muerte a la intelectualidad traidora!"

Cuando murió, era director del Cuerpo de Caballeros Mutilados de Guerra por la Patria en la Cruzada Antimarxista. Su amigo y médico personal el Dr. Mauro-José Rodríguez Rey (? -?) Estuvo con él al final.

En términos de valentía, integridad personal y oposición al comunismo, Millán-Astray bien puede compararse con LTG Roman Fyodorovich Freiherr von Ungern-Sternberg "El barón blanco" (1885-1921).

Cruz Roja al Mérito Militar

Cruz Primera Clase al Mérito Militar

Hasta el 22 de diciembre de 2015 y la Ley de Memoria Histórica de sonido orwelliano, existía la Calle del General Millán Astray, 28044 Madrid en el Barrio de la Latina, pero junto con aprox. En otras 30 calles con nombre de la época de Franco, su destino es incierto. Hay muchos candidatos para el cambio de nombre: anarquistas, comunistas, marxistas, etc.

Enviado: 14 de enero de 2018

& # 169 Copyright 2021 Ralph Monclar. Reservados todos los derechos.


Millan Astray - Historia

Dado que el padre de Francisco era un oficial naval, se suponía que debía unirse a la Armada, pero debido a la Guerra Hispanoamericana, el país ha estado haciendo recortes financieros. Debido a estas enormes pérdidas no hubo necesidad de más oficiales y la entrada a la Academia Naval se cerró de 1906 a 1913. Por lo que decidió incorporarse al Ejército español en 1907. Pasó su entrenamiento militar en Toledo en la Academia de Infantería. La educación militar de Franco duró tres años, tras los cuales se graduó como subteniente. Dos años después obtuvo un encargo a Marruecos. Entre 1912 y 1916, Francisco Franco adquirió fama de oficial valiente y astuto, ganando la Cruz Militar (la Crúz Militar) en 1913. Tras su rápida recuperación de una grave herida en 1916 volvió al servicio y fue ascendido a mayor, convirtiéndose en el oficial de grado de campo más joven. Estuvo destinado en el norte de España, en la región de Asturias.

En Asturias conoció a su futura esposa María del Carmen Polo Martínez Valdés y a José Millán Astray. José Millán Astray fue un oficial del ejército que fue fundador de la Legión Extranjera Española (el Tercio de Extranjeros). Franco se convirtió en el segundo al mando de la Legión Extranjera y regresó a África.

Cuando dejó Marruecos en 1926, fue ascendido a general de brigada.

En 1928 Franco fue nombrado director de la recién creada Academia General Militar de Zaragoza. La Academia Militar General fue una nueva universidad que reemplazó a las antiguas instituciones para hombres que pretendían convertirse en oficiales del ejército.

Durante la Segunda República Española

El general Miguel Primo de Rivera, que había llegado al poder en 1923 mediante un golpe militar, gobernó España entre 1923 y 1930. Se convirtió en Primer Ministro y gobernó España con mano de hierro: abolió la Constitución española, impuso la ley marcial y una severa censura e hizo todo partidos politicos ilegales. Primo de Rivera renunció en 1930 debido a la impopularidad política. A causa de su dimisión Alfonso Xll abdicó del trono español y abandonó el país.

En 1931 España se convirtió en república por segunda vez.

En 1933, la República estaba luchando por cumplir con las expectativas que había creado y había desacuerdos entre las facciones republicanas y de izquierda. Estos factores permitieron la elección de un gobierno de derecha.

En 1934 unos 30.000 mineros del norte de España iniciaron una rebelión porque estaban descontentos con las condiciones laborales. Se llamó a Francia para que pusiera fin rápidamente a la rebelión. Sus tropas lograron aplastar la revuelta y como resultado de su éxito se le otorgó el puesto más alto en el Ejército español: Jefe del Estado Mayor.

Debido a las elecciones de 1936, las facciones republicana y de izquierda se unieron para formar el Frente Popular. Consiguieron arrebatarle el control de España al gobierno de derecha. El general Francisco Franco fue considerado demasiado peligroso para permanecer en tierra firme y fue enviado a un puesto en las Islas Canarias.

El 17 de julio de 1936 se inició una rebelión nacionalista que fue desencadenada por el asesinato del líder opositor de derecha José Calvo Sotelo. Franco tomó el control de las Islas Canarias y luego voló al Marruecos español donde las fuerzas nacionalistas habían asumido el control. El golpe de estado que intentó el ejército nacionalista en la península de España fracasó y desembocó en la Guerra Civil Española.

Al final de la Guerra Civil española, el 1 de abril de 1939, Franco inició su dictadura y España se vio arruinada económicamente y dividida políticamente. Esta división política se ha creado a través de la constante propaganda del general Franco y sus seguidores.

Después de que comenzara la Segunda Guerra Mundial en 1939, Franco se alineó con Hitler. Ya tenía fuertes conexiones con Hitler antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El ejército de Franco fue apoyado por Alemania en la forma de la Legión Cóndor que bombardeó Guernica el 26 de abril de 1937. Las tropas alemanas e italianas sirvieron durante todo el período de guerra en España y, aunque Franco oficialmente era su comandante supremo, se dice que tuvo una dirección limitada. de estas tropas.

En abril de 1938 Franco logró fusionar la Falange, un partido político español de extrema derecha, y los partidos monárquicos carlistas en un solo partido bajo su gobierno. Este partido se convirtió en el único partido legal en 1939.

España declaró la neutralidad en 1943 a pesar de que Hitler y Franco se habían reunido en 1940 para discutir la contribución de España al Tercer Reich de Alemania. Pero todavía ofreció apoyo a Italia y Alemania al permitir que los soldados españoles se ofrecieran como voluntarios para luchar en el ejército alemán.

Franco no construyó campos de concentración en España ni entregó judíos a Alemania. Durante toda la guerra, las fronteras españolas estuvieron más o menos abiertas para los refugiados judíos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, España ha sido aislada por la fuerza porque había apoyado a Alemania. Esto resultó en un impacto económico negativo.

En 1969, el general Franco anunció que el príncipe Juan Carlos de Borbón sucedería al trono español tras la muerte de Franco.


Carrera profesional

Al graduarse, se incorporó al Estado Mayor del ejército español. Poco después, estalló la rebelión en Filipinas, y dejó su puesto para servir allí como segundo teniente voluntario. Ganaría numerosas condecoraciones por su valor (Cruz de María Cristina, Cruz Roja al Mérito Militar, y Cruz Primera Clase al Mérito Militar) y se convirtió en una especie de héroe de guerra para su defensa a la edad de 18 años de la ciudad de San Rafael, en la que luchó contra una fuerza rebelde de dos mil con solo treinta hombres. Posteriormente sirvió en Marruecos, donde perdió el brazo izquierdo y el ojo derecho, ganándose el sobrenombre Glorioso mutilado ("Glorioso amputado"). Habitualmente usaba un parche en el ojo y un guante blanco en su mano derecha cuando aparecía en público.

El 2 de marzo de 1906 contrae matrimonio con Elvira Gutiérrez de la Torre, hija del general Gutiérrez Cámara.Solo después de la boda reveló su intención de permanecer casta. A partir de ese momento, la pareja mantendría (en palabras del propio Millán-Astray) una "relación fraterna". Sin embargo, parece que Elvira era una esposa muy devota, si no servil.

Interesado en formar un cuerpo de voluntarios extranjeros al estilo de la Legión Extranjera Francesa, viajó a Argelia para estudiar su funcionamiento. Con el apoyo del entonces mayor Francisco Franco, creó la Legión Española y, con el grado de teniente coronel, se desempeñó como su primer comandante. Popularizaría los lemas ¡Viva la Muerte! ("¡Viva la muerte!") Y ¡A mí la Legión! ("¡Para mí, la legión!").

Millán-Astray le dio a la legión una poderosa ideología destinada a evocar las tradiciones imperiales y cristianas de España. Por ejemplo, la legión adoptó una unidad de regimiento llamada tercio en memoria de las afamadas formaciones de infantería española que habían aterrorizado a sus oponentes en los campos de batalla de Europa en los siglos XVI y XVII. Millán-Astray también revivió la antigua enemistad del español con los moros y retrató a sus hombres primero como cruzados en un extenso Reconquista contra la civilización islámica y más tarde como los salvadores de España protegiendo los males gemelos del comunismo y el liberalismo democrático. Favorecido por el rey Alfonso XIII y recompensado por su heroico liderazgo de la Legión tras la derrota militar española en Annual, en 1924, es ascendido a coronel de pleno derecho. En 1927, es ascendido a general de brigada. En 1932, el gobierno republicano de Azaña lo coloca en la lista de jubilados junto a otros generales considerados hostiles a la República.

También se desempeñó como director de la Oficina de Radio, Prensa y Propaganda (1936-1937) en el lado nacionalista y más tarde (1937) fue nombrado jefe del Cuerpo de Veteranos Heridos. Durante la Guerra Civil española se puso del lado de los nacionalistas. Se dice que administraba la oficina de prensa como un cuartel militar, obligando a los periodistas a hacer fila en respuesta a su silbido, y sometiéndolos a las mismas arengas brutales que había dado como comandante de la Legión.


Comezos Editar

O seu pai foi o avogado e director do Cárcere Módelo de Madrid José Millán Astray, e a súa nai Pilar Terreros Segade. A súa irmá foi a escritora Pilar Millán Astray. Moi vinculado ao seu pai, utilizou legalmente os seus dous apelidos, e cando tivo idade ingresou na carreira militar, o que non puidera facer seu pai ao obrigarlle o seu proxenitor a estudar dereito. O 30 de agosto de 1894 ingresou na Academia de infantería de Toledo, aproveitouse dun programa de estudos abreviado que o goberno permitiu polas necesidades de oficiais para os conflitos de Cuba e as Filipinas, así pois en febreiro de 1896 José Millán-Astray graduouse como tenente segundo, após servir seis meses nun rexemento de Madrid ingresou o 1 de setembro de 1896 na Escola Superior de Guerra para obter o diploma de Estado Maior, interrompeu os seus estudos para pedir o traslado ás Filipinas para loitar contra os independentistas, pola súa performance na defensa da vila de San Rafael recibió a Cruz ao Mérito Militar de Primeira Clase e volveu a España convertido nun heroe, continuou os seus estudos na Escola Superior de Guerra e en 1905 ascendeu a capitán.

África Editar

No ano 1906 casou con Elvira Gutiérrez, filla do xeneral Gutiérrez Cámara. Pasou a formar parte del Estado Mayor de la Academia de Infantaría de Toledo en 1910, mais aos dous anos solicita o traslado a África, servindo nos Regulares Indíxenas, ascendeu a comandante por méritos de guerra en 1914. Cando en 1917 recibiu destino en Madrid comezou a preocuparse pola necesidade que España tiña de contar cunha forza formada por mercenarios estranxeiros ao xeito da Lexión Estranxeira Francesa, tras obter o apoio do ministro da Guerra, José Villalba Riquelme, a Lexión Estranxeira estableceuse por real decreto o 28 de xaneiro de 1920 con Millán- Astray, xa tenente coronel, como o seu xefe e Francisco Franco, un dos seus grandes apoios, como xefe segundo. Millán-Astray trasladouse a Ceuta, onde se establecera o cuartel da Lexión. Destemido no campo de batalla, foi ferido en numerosas ocasioness, perdendo un brazo e un ollo. Principal valedor da fracción africanista do ex ejército español no seu enfrontamento co sector máis liberal redactou en 1922 unha carta aberta dirixida ao rei Afonso XIII renunciando á xefatura da Lexión en protesta pola pouca influencia dos africanistas, trasladado á Península coa ditadura de Primo de Rivera ascendeu a coronel e recibiu destino no alto comisariado de Marrocos e en 1926 volveu á xefatura da Lexión durante un ano.

Guerra Civil Española Editar

Na Guerra Civil española tivo un papel secundario no bando franquista, dedicándose á propaganda e foi famosa a agarrada que tivo con Miguel de Unamuno o 12 de outubro de 1936, durante o acto de comezo do curso académico (que concidía coa celebración do "Festa da Raza "), no Paraninfo da Universidade de Salamanca, e despois dunha serie de discursos de oradores atacando á" anti-España ", ao pechar o acto como reitor, Unamuno fixo un discurso improvisado, criticando duramente como se estaba a levar a rebelión, sentenciando ao rematar: "Venceredes, pero non convenceredes. Venceredes porque tedes sobrada forza bruta pero non convenceredes, porque convencer significa persuadir. E para persuadirdes necesitades algo que vos falta: razón e dereito na loita.".

Reacción de Millán-Astray perante Unamuno Editar

Tralo seu discurso Millán-Astray, berroulle "A min a Lexión", "viva a morte"(lema da Lexión) e"abaixo a intelixencia"a isto, Unamuno contestoulle"viva una vida"(caso un insulto á Lexión). A continuación o xeneral levantouse, e José María Pemán tratou de aclarar:" ¡Viva a intelixencia! ¡Morran os malos intelectuais! ".

En 1922 foi nomeado fillo predilecto da cidade da Coruña, homenaxe que lle retirou o concello e que tivo que repoñer logo do recurso presentado pola súa filla por vía xudicial. En 1970 o concello da Coruña erixiu unha estatua na praza que levaba o seu nome en memoria dos 50 anos da fundación da Lexión Española. Una estatua de retirada en 2010 en aplicación da Lei de memoria histórica, decisión ratificada xudicialmente polo Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) [1]. A praza foi rebautizada como praza das Atochas en 2015. [2]


Honras

En 1922 foi nomeado fillo predilecto da cidade da Coru & # xF1a, homenaxe que lle retirou o concello e que tivo que repo & # xF1er logo do recurso presentado pola s & # xFAa filla por v & # xEDa xudicial. En 1970 o concello da Coru & # xF1a erixiu unha estatua na praza que levaba o seu nome en memoria dos 50 anos da fundaci & # xF3n da Lexi & # xF3n Espa & # xF1ola. Una estatua de retirada en 2010 en aplicaci & # xF3n da Lei de memoria hist & # xF3rica, decisi & # xF3n ratificada xudicialmente polo Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) [1]. A praza foi rebautizada como praza das Atochas en 2015. [2]


¡Viva la muerte! - Breve historia de la legión extranjera española.

En octubre de 1975, el rey Hassan II de Marruecos diseñó un movimiento popular destinado a expulsar al poder colonial español del Marruecos español e incorporar la colonia al Reino de Marruecos. El mundo observó con tensión cómo los 250.000 "manifestantes verdes" desarmados del rey Hassan se acercaban a la frontera densamente minada con la colonia española, con la intención de obligar a España a emprender una acción que conduciría a su condena a los ojos del mundo. Al final, los manifestantes se volvieron atrás en el último momento, habiendo dejado claro su punto. El gobierno español aprobó una ley para descolonizar su territorio sahariano y se comprometió a retirarse por completo en febrero de 1976.

Como todos sabemos, la "independencia" del Sahara español, ahora conocido como Sáhara Occidental, ha llevado, no a una alegre libertad y prosperidad para la población, sino a una prolongada guerra a tres bandas mientras Mauritania y Marruecos se pelean entre sí y luchan con el Polisario. luchadores por la libertad de la ex colonia. La misión de la ONU de larga duración en el territorio, MINURSO, ha incluido a varios australianos. Sin embargo, lo que quiero señalar aquí es que en 1975, en el apogeo de la crisis de la "Marcha Verde", los televidentes del mundo conocieron fugazmente una fuerza de combate de la que la mayoría nunca había oído hablar, la Legión Extranjera Española. Habían sido los Tercios Tercios 3 y 4 de la Legión los que estaban listos detrás de los campos de minas, preparados para repeler a los "Marchadores Verdes" y la vista de los legionarios bronceados y mordidos por el sol con sus distintivos uniformes saharianos había despertado cierto interés de corta duración. .

El objetivo de este artículo es presentar a la audiencia esta fuerza de combate poco conocida, extraña, incluso extraña, con una historia corta pero sangrienta y un lugar muy especial en la historia moderna de España. La Legión Extranjera Española, oficialmente el "Tercio de Extranjeros" (Regimiento de Extranjeros) pero nunca referida por sus miembros, en servicio y ex, como cualquier otra cosa que no sea "la Legión de Extranjeros" o simplemente "la Legión", es una organización que surgió naturalmente del aventurerismo africano de España. Mucho tiempo después de su antiguo globo, conquistando la gloria y humillada por su derrota en la Guerra Hispanoamericana de 1896-97, España, más correctamente muchas personas y grupos influyentes en España, estaba desesperada por recuperar algo parecido a la gloria pasada. El camino hacia tal forma de salvación nacional parecía estar en África y, desde principios del siglo XX, las sucesivas administraciones españolas continuaron incursionando sigilosamente en la soberanía marroquí.

Desafortunadamente para España, la potencia preeminente del norte de África, Francia, al principio trabajó activamente contra las ambiciones españolas. Sin embargo, en 1904, reconociendo tanto que había más que suficiente pastel marroquí para todos y también que la ocupación española de la costa marroquí al oeste de Argelia representaba una zona de amortiguación útil, Francia firmó un acuerdo secreto con España. El acuerdo reconoció la zona costera del norte de Marruecos como una "zona de influencia española", al tiempo que se reservaba el derecho a invadir más hacia el suroeste. No hace falta decir que ni Francia ni España se molestaron en consultar con el pueblo o las autoridades marroquíes sobre esto, ¡ni siquiera en decírselo! Durante varios años España estuvo feliz de sentarse en la zona norte, llevando a cabo de manera desganada un programa de colonización limitada y cierta explotación económica, en particular la minería de potasa y salitre. Sin embargo, cuando en 1911 Francia ocupó Fez, muy al sur, sin embargo, los españoles se sintieron obligados a salir de sus cinco ciudades de guarnición hacia el interior.

Aparentemente diseñada para extender la autoridad del sultán de Marruecos, en gran parte títere, sobre el interior, la medida no fue en realidad más que un esfuerzo por afirmar la autoridad española con más fuerza. Desafortunadamente, los kabyles o tribus del Rift, resentidos con España pero dispuestos a vivir y dejar vivir mientras los españoles permanecieran en la costa, resistieron activa, salvaje, sangrienta y con bastante éxito los primeros movimientos españoles. Al menos la actividad española resultó en un Tratado de Protectorado formal, y esta vez no secreto, con Francia en 1912. Este tratado reconoció formalmente el control español de la zona norte de Marruecos, como se muestra en este mapa. Sin embargo, el tratado no aseguró físicamente a Marruecos para España, ya que los kabyles seguían decididos a resistir todos los intentos españoles de pacificación.

Para hacer cumplir su mandato en sus posesiones del norte de África, España se basó en un ejército mezcolanza formado por voluntarios, reservistas retirados y, después de 1912, conscriptos que servían en "batallones africanos" y en tropas mercenarias alistadas localmente llamadas Regulares. Los esfuerzos militares de España no se vieron favorecidos por la naturaleza poco profesional del cuerpo de oficiales españoles. Aunque razonablemente bien educados según los estándares contemporáneos, los oficiales españoles se vieron obstaculizados por un entrenamiento anticuado, anticuado y sin imaginación, doctrina táctica rígida, equipo obsoleto, promoción basada estrictamente en la antigüedad y una cultura que fomentaba la pereza en lugar de la diligencia. Los mejores oficiales tendían a gravitar hacia África. Una de las razones de esto fue que aquí había una avenida hacia la gloria militar y, si tenía suerte, un avance temprano. Otro atractivo fue el pago adicional y la capacidad de vivir realmente con el salario base de uno en lugar de en un estado de deuda permanente, como fue el caso de los oficiales subalternos que sirven en la propia España. Al igual que con los mejores de los oficiales que se ofrecieron como voluntarios para servir en África, los mejores de ESTOS gravitaron hacia los Regulares moros. Estas levas mercenarias irregulares, fundadas en 1911 por Berenguer, iban a soportar cada vez más el peso de los combates a medida que España imponía su presencia en una parte cada vez mayor del país. Uno de los oficiales atrajo

para servir con los Regulares estaba Juan José Millán Astray. Millan Astray, nacido en 1880, había servido en Filipinas como oficial subalterno durante la Guerra Hispanoamericana. La humillación de España en la guerra fue para él una humillación personal. Carismático, fanáticamente valiente, profundamente religioso y nacionalista hasta el punto de la xenofobia, Millán Astray vio en África la oportunidad de que España recuperara su gloria perdida. Por esa razón, fue uno de los primeros oficiales en ofrecerse como voluntario para servir en África en 1904 y fue uno de los primeros voluntarios para el servicio con los Regulares, siendo designado al Grupo Regulares de Larache No. 4 en 1911. Servicio continuo con el Regulares vio a Millán Astray adquirir una reputación tanto por su dedicación y competencia profesionales como por su valentía fanática. En 1919, Millán Astray, ahora teniente coronel, estaba convencido de dos cosas. En primer lugar, que el destino de España, su camino de regreso a la grandeza, estaba en África. En segundo lugar, que la conquista de África no podría lograrse con reclutas y tropas voluntarias de baja calidad. Millán Astray estaba convencido de que lo que se necesitaba en Marruecos era una fuerza de combate supremamente profesional, totalmente dedicada, dedicada a España y la causa española. Para su modelo, miró a la Legión Extranjera Francesa en la vecina Argelia.

Millan Astary redactó un plan para una fuerza de voluntarios inspirada en la Legión Extranjera Francesa y se lo presentó al Ministro de Guerra, el general Tovar. El ministro aceptó el plan y autorizó a Millán Astray a dirigirse a Argelia. Allí, del 7 al 27 de octubre de 1919, en Tlemcen y Sidi bel Abbes, estudió de primera mano la organización, formación, disciplina y entusiasmo del mundialmente famoso cuerpo de voluntarios extranjeros de Francia. Después de este período, Millán Astray sufrió casi un año de frustración cuando el plan para su legión se abrió camino tortuosamente por los laberínticos caminos del Ministerio de Guerra español. Finalmente, el 4 de septiembre de 1920, se dictó un Real Decreto que autorizó la formación de tres banderas (batallones) del 'Tercio de Extranjeros' - el 'Regimiento de Extranjeros'.

Debe entenderse claramente aquí que el término 'Tercio de Extranjeros' no era análogo al francés 'Legion Etrangere'. El título francés se refería específicamente a un cuerpo reclutado de extranjeros, mientras que el término español se refería a un cuerpo reclutado en el servicio exterior. De hecho, la Legión española siempre se ha diferenciado notablemente de su nombre en francés en que muy pocos extranjeros se unieron a ella y se ha mantenido bastante constante a lo largo de los años con alrededor del 90% de miembros españoles. El título 'Tercio' fue elegido en memoria de los 'tercios', los invencibles regimientos de infantería española que habían arrasado antes que ellos en Italia y Flandes en los siglos XVI y XVII. El título, sin embargo, nunca fue aceptado por Millán Astray, quien siempre insistió en llamar a su creación la Legión, como de hecho lo hicieron todos los que sirvieron en ella.

Después de organizar oficinas de reclutamiento en Madrid, Zaragoza, Barcelona y Valencia, Millán Astray se dirigió a la ciudad costera de Ceuta, en el Marruecos español, el 11 de septiembre para establecer su cuartel general y la oficina central de reclutamiento en el derrumbado y casi abandonado Cuartel del Rey. Uno de los problemas que enfrentó Millán Astray fue que era un visionario y un hombre de acción, más que un administrador y un hombre de detalles. Necesitaba un administrador sólido para traducir sus teorías y visiones en realidad. Afortunadamente para él, tenía al hombre adecuado. En septiembre de 1918 había asistido a un curso de puntería para oficiales de campo en el que conoció a un joven capitán de infantería llamado Francisco Franco. Millán Astray había quedado impresionado por la dedicación del joven a su profesión, algo poco común en el cuerpo de oficiales españoles, y por sus teorías de tácticas y organizaciones de infantería. Aunque los dos se separaron al final del curso se mantuvieron en contacto y cuando llegó el momento de seleccionar un segundo al mando de la Legión en 1920, Millán Astray no dudó en ofrecer el puesto a Franco. Franco, por su parte, aceptó de inmediato.

Llegados a este punto, vale la pena detenerse un momento para examinar en detalle los inicios de la carrera de Francisco Franco. Esta digresión merece la pena por dos razones. Primero, Franco es parte integral del nacimiento y los primeros años de la Legión. En segundo lugar, es una persona increíblemente fascinante por derecho propio.

Francisco Paulino Hermenegildo Teodulo Franco y Bohamonde nació el 4 de diciembre de 1892 en la ciudad gallega de El Ferrol, en la costa norte de España. El Ferrol fue y es una importante ciudad portuaria y es una de las tres bases principales de la Armada Española. El propio Franco provenía de una familia naval: su abuelo paterno fue Intendente General (equivalente a Vicealmirante) en el Cuerpo de Administradores Navales, su abuelo materno fue Contralmirante en el Cuerpo de Constructores Navales, su padre, el libertino y ne ' Que le vaya bien Don Nicolás, era un oficial en el Cuerpo de Administradores Navales, que eventualmente ascendió al mismo rango que su propio padre - el Intendente General y su hermano Nicolás era un oficial en la línea que eventualmente ascendería al rango del Almirante. El propio Franco siempre estuvo destinado a la carrera naval ya los 12 años había pasado de las manos de las monjas de la escuela local a las del teniente coronel retirado Saturnino Suances que dirigía la "Academia Preparatoria Naval" de Ferrol. Lamentablemente, en 1907, año de su ingreso en la Escuela de Cadetes Navales de Ferrol, la escuela fue cerrada. Las fuentes difieren en cuanto a por qué se cerró la escuela. Algunos dicen que fue por razones de costo, otros que fue necesario restringir la entrada de oficiales subalternos para ayudar a despejar un exceso de oficiales de rango medio, y otros que fue simplemente otra de las reorganizaciones aparentemente interminables del ejército español. Cualquiera sea la razón, y probablemente fue una combinación de las tres, la escuela no volvió a abrir hasta 1911 y para entonces Franco habría sido demasiado mayor para inscribirse.

Con la marina cerrada para él, Franco tuvo que buscar una carrera en otra parte. La ley o una de las profesiones, como la medicina, no eran opciones viables, ya que habrían requerido demasiado dinero para los cursos universitarios. El comercio era impensable y Franco ni siquiera consideró a la Iglesia (aunque tal elección probablemente habría complacido a su madre, la sufrida y extremadamente piadosa doña Pilar). ¡Eso dejó al Ejército!

Los nombramientos en las distintas academias militares españolas de la época no fueron retirados del aire, sobre todo con poca antelación.Sin embargo, la familia de Franco obviamente tuvo algo de influencia, ya que se le permitió presentarse a los exámenes competitivos de la Academia de Infantería de Toledo con muy poca antelación, calificando para la admisión junto con otros 381 cadetes. Como digresión dentro de una digresión, cabe señalar que una de las razones del mal desempeño del Ejército español en ese momento fue la naturaleza extremadamente dividida de su cuerpo de oficiales. Cada una de las ramas principales del ejército mantenía su propia academia de oficiales. En una graduación, los oficiales pasaron a listas separadas de ascenso y antigüedad, administradas por el cuerpo, no por el ejército. No fue hasta que un oficial alcanzó el rango de general de brigada que pasó a una lista central de ascensos y antigüedad. Hubo poca interacción entre el cuerpo y los oficiales de cada cuerpo se pegaron mucho a sí mismos y entre sí. No hace falta decir que esto hizo poco por el mando y la gestión eficientes del ejército. ¡Al final sería el propio Franco, bajo el impulso de la Guerra Civil española, quien disolvería las academias separadas y establecería una sola institución para la formación de los oficiales del Ejército! Pero esa es otra historia.

Para volver al hilo conductor de la historia, Franco informó a la Academia de Infantería, ubicada en el histórico Alcázar que domina la antigua Toledo, el 29 de agosto de 1907. Estuvo en la academia durante 3 años. No fue un momento feliz para él. Franco no fue un cadete particularmente popular. En primer lugar, era más joven que el resto de su clase, de hecho no tenía 15 años cuando juró, a diferencia del resto de la clase, cuya edad promedio era de 16 años y medio. En segundo lugar, era físicamente poco atractivo: era pequeño de estatura, tenía una tez pálida y rasgos semíticos distintivos. También fue maldecido con una voz aguda, casi femenina y un ceceo. Por último, habló con un marcado acento gallego que lo identificó de inmediato como un "paleto del campo". Como resultado de todo esto, fue objeto de un acoso constante y despiadado. Sus uniformes estaban estropeados justo antes de los desfiles de inspección, su habitación fue "sacudida" justo antes de la inspección, sus libros de texto le fueron escondidos justo antes de la clase, fue objeto de burlas, abuso físico y golpizas. Sin embargo, perseveró. El pequeño gallego poseía un par de cualidades que le fueron muy útiles en Toledo. Primero, fue obstinado. No solo resistió y capeó el constante acoso, su tenacidad fue una ventaja en el estudio. Al igual que con las otras academias del ejército español, el aprendizaje en Toledo fue casi exclusivamente de memoria. Con tenaz perseverancia, Franco memorizó sus textos y finalmente aprobó los requisitos académicos del curso de cadetes, si no con gran éxito, al menos con buenas y sólidas calificaciones. Su segunda cualidad fue el coraje. No importa cuán grande fuera su atacante, o cuántos había, Francia nunca dudó en contraatacar, un coraje que finalmente le ganó el respeto a regañadientes de sus compañeros cadetes y finalmente llevó al cese del acoso. Sus compañeros también respetaron su negativa a nombrar a sus torturadores cuando el personal de la Academia les pidió cuentas, una negativa que a menudo conducía a su propio castigo. Otro ámbito en el que Franco demostró su valentía fue en la equitación. Todos los cadetes debían dominar la equitación con algunos de los maestros de equitación más exigentes de Europa. Franco nunca había montado a caballo en su vida cuando ingresó a la academia. Para el pequeño gallego de la costa, los enormes cargadores de caballería que utilizaba la Escuela de Equitación debieron de ser aterradores. Sin embargo, al igual que con sus estudios y el acoso de sus compañeros, Franco perseveró. No solo aprobó el curso de equitación, sino que se convirtió en un jinete altamente calificado y disfrutó de un paseo diario a caballo por el resto de su vida siempre que fue posible, casi hasta los últimos días de su vida.

Un área en la que Franco no necesitó ningún entrenamiento ni desarrollo fue el rodaje. Las travesuras inútiles de su padre don Nicolás significaban que, entre otras cosas, nunca había habido mucho dinero en la Casa María. Como consecuencia, Franco y sus hermanos habían buscado la olla desde una edad temprana. Acechando conejos y aves de caza en las colinas de Ferrol, la escasez de dinero para las municiones había hecho que los muchachos tuvieran que hacer valer cada disparo y todos se convirtieron en expertos tiradores. Esta experiencia le sirvió a Franco en Toledo, donde constantemente ganó premios de tiro para su clase y para la academia.

Francisco Franco se graduó en la Academia de Infantería el 13 de julio de 1910. Inmediatamente se ofreció como voluntario para el servicio en Marruecos, pero fue rechazado por su juventud (apenas tenía 17 años) y el hecho de que había una lista de espera de oficiales superiores a él para el pocas plazas de servicio activo disponibles en el norte de África. En lugar de África, se fue a su casa en Ferrol. Franco fue comisionado Segundo Teniente (Subteniente) en el 8º Regimiento de Infantería, el Regimiento de Zamora, la unidad del ejército que proporcionó la guarnición para la base naval de El Ferroi. Ésta era una práctica común en el ejército español, la mayoría de los oficiales recién comisionados eran enviados a su regimiento local. Esto se hizo por un par de razones muy prácticas. Primero, las unidades del Ejército español fueron reclutadas localmente, una práctica que generó problemas de idioma. El español, tal como se habla en la Península Ibérica, no es la lengua homogénea que uno podría sospechar, ya que el país es una mezcla de acentos y dialectos regionales. Un campesino gallego de las colinas sobre El Ferrol, por ejemplo, es casi ininteligible para un castellano, y viceversa. Por lo tanto, era vital colocar a los oficiales que pudieran comprender y ser comprendidos por las tropas a los regimientos del ejército. En segundo lugar, enviar a un joven oficial a su ciudad o región natal tenía beneficios económicos. Se esperaba que los oficiales recién comisionados vivieran con sus padres o parientes, cenando en el comedor una o dos noches a la semana y tomando el resto de sus comidas en casa. Esto alivió al ejército de la carga de acomodar y alimentar a sus jóvenes oficiales y también les dio a los oficiales una pequeña posibilidad de poder vivir con su escasa paga.

Franco encontró la vida de guarnición en El Ferrol a la vez tediosa y aburrida. Con poco trabajo real que hacer, se fue a dar largos paseos por las colinas, buscando tanto el placer como la olla. Al carecer del elegante uniforme naval de su hermano mayor Nicolas o del encanto travieso y la buena apariencia de su hermano menor Ramón (un piloto de la Fuerza Aérea), tampoco tuvo mucho éxito en la vida social de la ciudad. Para las matronas de El Ferrol, 'Franquito' (Tittle Frankie-boy '), el oficial del ejército hijo de un oficial de la marina borracho y libertino que había dejado a su esposa no era un gran rival para sus hijas y ninguna señorita se animó a hacerlo. devolver cualquier mirada de admiración lanzada en su dirección por el joven oficial.

Por lo tanto, debe haber sido un gran alivio para Franco cuando sus persistentes solicitudes de un destino en África dieron sus frutos. Aquí la suerte jugó un papel junto con la perseverancia. A fines de 1911, el ex Comandante de la Academia de Infantería, Coronel José Villalba Riquelme, fue destinado al mando del 68 Regimiento de Infantería, el Regimiento Africano. Respondiendo a un llamamiento personal de Franco, al que recordaba con algo de cariño, Riquelme tiró de los hilos necesarios para su traslado al 68. El ejército español al que Franco reportó en el norte de África, se vio afectado por tantos problemas y desastres como el ejército local. La mala gestión y la corrupción abundaban. El ejército padecía una escasez de oficiales competentes y suboficiales. Las armas y el equipo eran insuficientes, las municiones y las raciones escaseaban. En los periódicos nacionales se informó de un flujo constante de víctimas. Durante las operaciones para restablecer la línea del río Kert en septiembre de 1912, estas bajas debían incluir, entre otros, un general y tres coroneles. Por otro lado, la situación, una gestión y un liderazgo visiblemente deficientes en los niveles medio y superior y el conflicto constante con el rebelde Rif, estaba casi hecho a medida para que un joven y ambicioso oficial se hiciera un nombre.

Al llegar a África el 24 de febrero, Franco tardó muy poco en hacerse notar. Y al hacerlo, demostró otra faceta de su carácter, el coraje moral. En mayo de 1912, el pelotón de Franco del 68 estaba a la vanguardia de una columna encargada de expulsar a los seguidores del carismático líder del Rif El Mizzian de la región de Garet, con la subtarea de capturar o matar al mismo "hombre santo". un pueblo sospechoso en el Garet, el pelotón de Franco fue disparado contra una fuerte fuerza de Rif oculto El joven oficial se enfrentó a un dilema. La solución a tal emboscada es un ataque rápido. Lamentablemente, en el ejército español de la época no existía el "ataque rápido". Todo en el ejército español se hizo según el libro, y cualquier desviación del libro era una grave transgresión, con una excepción. Si la desviación funcionó, fue perdonada. En este caso, lo que debió hacer Franco fue detener su pelotón, realizar un reconocimiento minucioso con binoculares, luego desplegar su pelotón en la formación exacta decretada por el Manual de Infantería y finalmente avanzar al son de la corneta. El manual decretó que este proceso tomaría un promedio de dos horas. Pero Franco no tenía dos horas, probablemente no tenía dos minutos. En lugar de seguir el libro que había memorizado minuciosamente en Toledo, instantáneamente puso a su pelotón en línea y dirigió una salvaje carga de bayoneta, espada y pistola en mano. Como resultado, el Rif fue derrotado de inmediato y el camino hacia la aldea rebelde se despejó con un mínimo de bajas. Afortunadamente para el joven oficial, su táctica había funcionado. Aún más afortunadamente, había sido presenciado por uno de los pocos oficiales superiores competentes en Marruecos, Dámaso Berenguer, un hombre que tenía el oído del Rey. Berenguer notó la táctica y preguntó el nombre del joven oficial. Berenguer, que había establecido y comandado a los Regulares marroquíes, recordó el nombre cuando Franco solicitó un traslado a los Regulares en diciembre de 1912. Con el patrocinio tanto de Villalba Riquelme (recientemente ascendido a General de Brigada) como de Berenguer, la solicitud de Franco fue aprobada y en abril de 1913 fue trasladado al 1.er Tabor (Medio Batallón) de Regulares de Mellila. El traslado estuvo acompañado por el ascenso de Franco (el primero) al rango de Primero Teniente (Primer Teniente).

Franco se sentía más a gusto al mando de los mercenarios marroquíes y argelinos de los Regulares que la mezcla de voluntarios y reclutas electos en los Regimientos 8 y 68. Se dedicó totalmente a su profesión, cuando sus compañeros de comedor iban a la ciudad en busca de las pocas diversiones disponibles, Franco se quedaba en su tienda leyendo historia militar y política y estudiando manuales y mapas. Algo raro entre los oficiales españoles, mostró un interés genuino en el bienestar de los hombres bajo su mando. También se ganó una reputación por su valentía fanática y su total desprecio por el peligro, siendo su táctica preferida liderar cargas de bayoneta armado solo con su fustina (bastón de arrogancia). Los moros bajo su mando creían que tenía la baraka, una forma de suerte divina que lo protegía a él y a los que estaban cerca de él de cualquier daño. Había una gran competencia entre los Regulares para servir con él. Su dedicación y valentía fueron reconocidas cuando fue ascendido a Capstan (Capitán) en marzo de 1915. A la edad de 22 años, esto lo convirtió en el Capitán más joven del Ejército español. Curiosamente, Franco había rechazado el ascenso al principio, ya que en el curso normal de los acontecimientos le habría obligado a dejar los Regulares ya que no había vacantes para capitanes en la fuerza. Franco se negó rotundamente a comandar cualquier cosa que no fuera una compañía de Regulares, por lo que las descontentas autoridades militares españolas acordaron incluirlo en las listas de Regulares como capitán supernumerario hasta que se produjera una vacante en mayo.

La suerte de Franco, baraka o no, no podía durar para siempre. El 29 de junio de 1916, mientras participaba con su empresa en operaciones en la región de Anyera, recibió su única herida. Franco, siendo Franco, por supuesto, la herida estaba lejos de ser trivial, de hecho recibió un disparo en el estómago. Las heridas abdominales son muy peligrosas en el mejor de los casos, pero para Franco, herido en medio del desierto, lejos de cualquier centro médico, rodeado de salvajes asesinos, semi-bárbaros (y que eran solo sus propios hombres), y sirviendo en un ejército con el establecimiento médico más primitivo de cualquier ejército europeo, su perspectiva era sombría. Pero ese no fue el final.

Ese día resultó ser martes, que era noche de pago, y Franco llevaba consigo la nómina de la empresa, 20.000 pesetas. Los Regulares eran mercenarios puros dedicados y luchadores severos, su lealtad solo duró de un día de pago al siguiente. Si no les pagaban a tiempo, tenían la costumbre de desertar al enemigo, generalmente en el momento más inoportuno, generalmente llevándose consigo todas las armas que podían llevarse y casi nunca degollando a todos los españoles a la vista antes. partiendo. Franco sabía todo esto y era bastante consciente de que en el momento en que se permitiera caer en la inconsciencia, uno de sus hombres se fugaría con la nómina, seguido inmediatamente por el resto de la compañía, al menos uno de los cuales probablemente se detendría un poco. lo suficiente como para cortarle la garganta. Así, Franco no podía permitirse el lujo de entregarse a la inconsciencia. En cambio, permaneció despierto, con un pañuelo nativo empapado en sangre envuelto alrededor de su abdomen, protegiendo la nómina durante varias horas llenas de dolor hasta que llegó otro oficial español para tomar el mando de la compañía. Franco luego entregó la nómina (y obtuvo un recibo) antes de perder el conocimiento. Siguió un viaje de pesadilla de dos días de regreso al hospital de campaña en Ceuta, sacudido cada metro del camino en la parte trasera de un carro de mulas sin resortes. En el hospital, los médicos echaron un vistazo a la herida y ni siquiera se molestaron en ir más lejos. Su trato consistió en meter a Franco en una tienda de campaña y decirle a un ordenanza que entrara de vez en cuando para confirmar que estaba muerto. Increíblemente, Franco permaneció cinco días en la carpa, su único tratamiento fue una esponja ocasional con agua tibia por parte de un asistente y que le quitaran las moscas. Finalmente, los médicos decidieron volver a verlo. Se desconoce si esto se debió al hecho de que habían decidido que Franco no estaba listo para morir después de todo o porque querían probar su nueva máquina de rayos X. Cualquiera que sea la razón, le hicieron una radiografía al estómago de Franco y, para su asombro, los médicos descubrieron que la bala del Rift había fallado en todos los órganos, venas y arterias vitales. Siguió una operación rápida y Franco iba a hacer una recuperación completa, aunque lenta. Finalmente condecorado con la Cruz de María Cristina, Franco también fue recomendado para el ascenso a Comandante (Mayor), pero esto fue rechazado por su juventud y el hecho de que ya había sobrepasado los límites de la antigüedad por su ascenso acelerado a Capitán. Franco no quedó satisfecho con esto y, como era su derecho, presentó su caso al Rey. El rey se dispuso favorablemente y en febrero de 1917, Capitán Franco fue ascendido a comandante, con antigüedad hasta el 28 de junio de 1916.

Desafortunadamente, en ese momento todos los puestos vacantes de mayor en los Regulares se habían llenado y Franco aceptó a regañadientes un traslado de regreso al continente, donde fue destinado al 3.er Regimiento de Infantería, el Regimiento del Príncipe estacionado en Oviedo en la costa norte de España. Oviedo estaba algo más tranquilo que África. Nombrado ayudante del regimiento, Franco agregó los estudios de contabilidad a sus otras actividades librescas y sermoneó a sus hermanos oficiales sobre la guerra que entonces se libraba en Europa, justo al otro lado de las fronteras de la España neutral. El tedio de la vida de la guarnición se rompió en junio de 1917 cuando Franco reunió apresuradamente una columna mixta de soldados y guardias civiles para sofocar una huelga de mineros en Oviedo durante un período de disturbios y ley marcial. Este breve interludio, un interludio que despertó el interés de toda la vida de Franco por el estudio de la política y el socialismo, fue seguido por una guarnición más tediosa. Lejos de los campos azotados por las balas de África, Franco estaba conociendo de primera mano la verdad de la airada afirmación de Mola de que el Ejército Español de la Península era "un ejército que existía en el papel y no en los hechos".

La monotonía volvió a romperse en septiembre de 1918 cuando asistió a un curso de puntería para oficiales de campo. Fue aquí donde conoció al fanático y carismático Major Milldn Astray. Tanto Franco como Milian Astray compartían una historia común de servicio en los Regulares, aunque el primer servicio había sido con los Regulares de Mellila y Tetuán, mientras que el segundo había estado con los Regulares de Larache, y por lo tanto, los dos nunca habían servido juntos. Ambos también habían llegado a la conclusión de que los libros de texto de infantería en español estaban irremediablemente desactualizados y necesitaban una revisión total. Al final del curso, Franco volvió a Oviedo y Millón Astray fue destinado a Madrid para formar parte de una comisión de asesoramiento en la revisión de libros de texto militares. Pero los dos no se olvidaron y se mantuvieron en contacto constante por letra.

De regreso en Oviedo, cuando 1918 avanzó hacia 1919 y luego hacia 1920, Franco encontró el momento de cortejar y comprometerse con la atractiva hija de una familia asturiana de alto rango, Carmen Polo y Martínez Valdés. La familia de la señorita Carmen se había opuesto en un principio al partido, pero la fama de Franco y sus evidentes conexiones con la corte los convencieron y la boda se fijó para el otoño de 1920. Sin embargo, en septiembre de 1920, Franco recibió un telegrama de su viejo amigo Milian Astray, ofreciéndole él un nombramiento como segundo al mando de la Legión recién creada. Franco aceptó de inmediato, ¡aunque esto significó el aplazamiento indefinido de su matrimonio con la señorita Carmen! Así, la Legión ganó como su segundo al mando quizás el oficial más capaz del Ejército español, sin duda uno de los mejor preparados y más valientes, si no uno de los más inteligentes. Pero lo que a Franco le pudo haber faltado en intelecto, lo compensó con erudición, experiencia y laboriosa y meticulosa atención a los detalles.

Además de los oficiales de su nueva Legión, a quienes ya había elegido, Millán Astray anticipó correctamente que no habría escasez de voluntarios. La reciente "guerra para acabar con todas las guerras" había dejado un excedente de combatientes entrenados con poca inclinación a volver al tedio de la vida civil. Alemanes, austriacos, franceses, italianos e incluso ingleses, ex soldados de la Gran Guerra, estuvieron entre los primeros reclutas de la Legión. Otros reclutas procedían de exiliados políticos y revolucionarios de Centro y Sudamérica que vivían en España. Finalmente, había suficientes jóvenes españoles que habían completado recientemente sus períodos de voluntariado u servicio obligatorio con los Colores o con la Guardia Civil o Carabineros para quienes la vida militar seguía siendo atractiva para asegurar una buena cosecha de reclutas entre los que elegir. Franco partió de España el 10 de octubre con los primeros 200 reclutas para la Legión. A su llegada a Ceuta, los nuevos reclutas fueron recibidos con calidez y entusiasmo por su nuevo comandante. Pero el excéntrico Milian Astray también advirtió a los nuevos reclutas: & lt / p & gt & ltpre & gt Habrá sacrificios constantes.En combate defenderéis los puestos más difíciles y peligrosos, y muchos de vosotros moriréis. No hay nada mejor que morir con honor por la gloria de España y su ejército, como pronto aprenderás. & lt / pre & gt & ltp & gt No exactamente diseñados para inspirar confianza, los discursos del fanático Teniente Coronel todavía parecían tocar la fibra sensible de los nuevos reclutas.

El 11 de octubre, los primeros reclutas se formaron en la 1ª Compañía de tres fuertes Bandera (Batallón - "bandera" significa literalmente bandera o estandarte), colocada bajo el mando de Franco, y se inició el entrenamiento. El 16 de octubre, el 1º Bandera marchó desde Ceuta hasta Dar Riffien, a unos 10 kilómetros de distancia, y se dispuso a establecer un hogar permanente. En unos pocos años, Dar Riffien contaría con las mejores viviendas del Ejército español, junto con talleres, jardines e instalaciones recreativas, la envidia del resto del ejército. Un depósito de agua dulce con agua procedente de los arroyos de las montañas proporcionaría agua pura y segura para la Legión y los Legionarios comerían carne fresca, frutas y verduras de las propias granjas de la Legión. Todo esto fue producto del trabajo de ese laborioso y meticuloso organizador, el Comandante Franco.

Incluso cuando Millón Astray y Franco se dispusieron a entrenar a los primeros reclutas, llegaron nuevos grupos de reclutas de España y poco después el 2º y el 3º Banderas se unieron al 1º. Los reclutas debían tener entre 18 y 40 años y debían pasar una inspección médica no demasiado rigurosa. No necesitaban documentación y podían alistarse con su propio nombre o uno supuesto. La paga diaria era de 4 pesetas y 10 céntimos, más del doble que la del Ejército español, se ofrecía una paga extra a los especialistas y se pagaban recompensas de alistamiento de 500 pesetas por tres años de alistamiento y 700 pesetas por cinco años de alistamiento. En el lado negativo, el entrenamiento fue riguroso y duro y la disciplina fue increíblemente dura. La 1ª Bandera estableció inmediatamente un Escuadrón de Castigo, luego una característica de cada Bandera, y los reclutas fueron condenados al escuadrón por las infracciones más leves. Un legionero condenado a la brigada de castigo se vio sometido a largas horas de ejercicios intercalados con trabajos manuales agotadores bajo el sofocante sol africano. Los refinamientos incluyeron correr de un lado a otro en el campo de desfile con un equipo completo con un saco de arena completo agregado a la carga hasta que el moroso cayó o se le obligó a cavar un pozo y luego pasar varios días en él sin protección del calor del sol del día o el frío de la noche del desierto (este último fue copiado de la Legión Extranjera Francesa). Los suboficiales tenían el poder de aplicar castigos corporales inmediatos a cualquier soldado y eran liberales en su uso, mientras que los oficiales y suboficiales tenían el poder de ejecutar sumariamente a los soldados culpables de un delito.

El 31 de octubre de 1920, apenas 3 semanas después de la llegada de los primeros reclutas, las recién formadas 1ª, 2ª y 3ª Banderas de la Legión desfilaron en Dar Riffien para jurar fidelidad a España y al rey Alfonso XIII. Las intensas horas en la plaza de instrucción resultaron en una ceremonia impecable e incluso impresionante mientras la banda tocaba "God Save The King" (la versión en español) y "Tipperary" mientras el general inspector marchaba por las filas. Fue en este momento cuando Milian Astray entregó a la Legión su "Credo" excéntrico, fatalista y morbosamente español. Vale la pena repetir el "Credo de la Legión" en su totalidad. Afirma:

El Espíritu del Legionario: Es único y sin igual, ciega y ferozmente combativo, buscando siempre cerrar con la bayoneta al enemigo.

El espíritu de camaradería: Con el juramento sagrado de nunca abandonar a un hombre en el campo, aunque todos perezcan.

El espíritu de la amistad: Jurado entre cada dos hombres.

El espíritu de unidad y socorro: Al grito de "¡A mí la Legión!", Estén donde estén, todos irán al rescate y, con o sin razón, defenderán al legionario que pidió auxilio.

El espíritu de la marcha: un legionario nunca dirá que está cansado hasta que se derrumbe de agotamiento. El cuerpo será el más rápido y el más duro.

El Espíritu de Aguante y Perseverancia: Nunca se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de somnolencia; hará todas las tareas: cavará, arrastrará cañones, vehículos, ocupará puestos de avanzada, escolta convoyes trabajará en lo que se le ordene.

El espíritu de búsqueda de la batalla: La Legión, desde el hombre solitario hasta la Legión entera, se apresurará siempre a donde se escuche disparar, de día, de noche, siempre, aunque no se le ordene.

El Espíritu de Disciplina: Cumplirá con su deber, obedecerá hasta la muerte.

El Espíritu de Combate: La Legión exigirá siempre, siempre, luchar, fuera de turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años.

El espíritu de la muerte: morir en combate es el mayor honor. Uno no muere más de una vez. La muerte llega sin dolor y morir no es tan terrible como parece. Más terrible es vivir como un cobarde.

La Bandera de la Legión: Será la más gloriosa porque se manchará con la sangre de sus legionarios.

Todos los legionarios son valientes. Cada nación tiene la reputación de ser valiente. Aquí es necesario demostrar qué pueblo es el más valiente ".

Milian Astray también le dio a la Legión su grito de batalla: "¡Viva la Muerte!" (¡Viva la muerte!). Al leer el "Credo" y el grito de batalla, ambos productos de la mente de Millán Astray, ¿es de extrañar que lo considere tan loco como una serpiente cortada?

Incluso mientras la Legión se entrenaba y formaba, los problemas en el Protectorado iban en aumento. En la Zona Occidental (Ceuta), un conocido cheiftan rebelde, El Raisuni, estaba organizando ataques contra puestos militares y convoyes. El Alto Comisionado, el general Berenguer (el mismo Berenguer que había establecido los Regulares y había observado el rápido ataque de Franco a Garet en 1912) envió tres columnas de tropas contra El Raisuni. Estas tropas ocuparon la ciudad santa de Xatien el 14 de octubre de 1920 y luego continuaron avanzando a lo largo de la costa de Gomara. En apuros por refuerzos, Berenguer ordenó a la Legión, parcialmente entrenada, que saliera al campo a finales de octubre.

La Legión ahora se embarcó en ocho años de lucha casi continua. Al principio, reconociendo la preparación inadecuada de la Legión, los comandantes españoles se negaron a entregar a la Legión a la vanguardia de las operaciones, relegándolas a deberes defensivos vitales pero poco espectaculares. Sin embargo, esto cambió a fines de junio de 1921, cuando el 1º y el 3º Banderas libraron una acción feroz al sur de Uad Lau. Las dos banderas lucharon contra una serie de ataques concertados de fuerzas enemigas muy superiores, sufriendo alrededor de 40 muertos cada uno.

Un mes después llegó lo que posiblemente fue el mejor momento de la Legión. El 1º y el 3º Banderas participaban en el asedio del fuerte dominio de El Raisnui en Tazarut cuando se ordenó al 1º Bandera de Franco que hiciera una marcha forzada hacia Fondak. Franco encabezó a su unidad, más una compañía de la 2ª Bandera, en una marcha forzada que comenzó a las 4 de la mañana y finalizó a la medianoche. Sin embargo, tan pronto como los exhaustos legionarios cayeron al borde de la carretera en Fondak, se despertaron para continuar la marcha. Partiendo de nuevo a las 3.30 de la mañana, la fuerza de la Legión marchó hacia Tetuán, que fue alcanzada a las 9.45 de la mañana. La Legión había marchado 60 millas en un ejercicio agotador que vio a dos legionarios morir de agotamiento. Pero no hubo descanso para los legionarios exhaustos, ya que el 1º y el 2º Banderas se cargaron a bordo de los trenes para una carrera de alta velocidad hacia Ceuta. Los legionarios exhaustos escucharon rumores de un desastre en la Zona Este del Protectorado mientras los trenes traqueteaban hacia el norte.

Los rumores eran ciertos. Aguijoneado por las acciones de mano dura del estafador español en el este, el general Silvestre, y alimentando una serie de rencores, tanto reales como imaginarios, un ex funcionario carismático y muy capaz de la Oficina de Asuntos Nativos, Abd el Krim, había reunido a la Rif se levantará contra España. Silvestre había recibido una derrota deslumbrante y empapada de sangre en Annual y había liderado una retirada desordenada hacia Ceuta. En la noche del 23 de julio, los Rif habían llegado a las colinas que rodeaban Ceuta y estaban invadiendo la ciudad. Detrás de ellos había un rastro de más de 9.000 cadáveres españoles mutilados.

Respondiendo a las peticiones de refuerzos, Bernenguer ordenó a la 1ª y 2ª Banderas de la Legión ya dos Tabores de Regulares que ayudaran a la ciudad amenazada. Saliendo de Ceuta en barco a las 18.00 horas del 23 de julio, los refuerzos llegaron a Mellila a las 14.00 horas del día siguiente. Informado del pánico en la ciudad, Millón Astray arengaba a la multitud de una manera típicamente exagerada, diciéndoles: "¡Fuera el miedo! El pecho de la Legión se interpone entre tú y el enemigo. ¡Viva España! ¡Viva Mellila! ¡Viva la Legión!" ! " Luego ordenó a Franco que condujera a la Legión a través de la ciudad con las bayonetas fijadas y los colores volando. Se restauró el orden y se apagó el pánico. Las dos banderas de la Legión marcharon para ocupar posiciones defensivas en los suburbios mientras los Regulares cubrían los accesos este y oeste. Al día siguiente llegaron otros dos tadores de Regulares y tres batallones de infantería regular española y la ciudad quedó asegurada.

La Legión y los Regulares empujaron al sur de la ciudad y rápidamente aseguraron las colinas que dominaban los accesos. La timidez de los altos mandos, sin embargo, vio a los soldados españoles estancados en las colinas durante varias semanas. La Legión fue empleada en patrullas de escolta de convoyes, defensivas y de combate, todas las cuales vieron un goteo constante de bajas. En una pelea memorable el 8 de septiembre, tanto Millán Astray como Franco se enzarzaron en una lucha salvaje mientras conducían un convoy hacia un puesto avanzado sitiado. En el punto álgido de la batalla, Franco dirigió la 2ª Bandera y dos compañías de la 1ª Bandera en una carga de bayoneta para despejar al enemigo de las alturas que dominaban la columna española. Casi 200 legionarios y regulares murieron en la batalla.

El 14 de septiembre, se escribió otra página típicamente tristemente gloriosa en la historia de la Legión. Un fortín en Dar Hamed, tan expuesto que se llamaba 'El Malo' (el 'Terrible') fue relevado por tropas de un Batallón Disciplinario. En la tarde del día 15, el fuego de artillería de Rifian destruyó parcialmente el fortín, mató al oficial al mando y mató o hirió al resto de la guarnición. En la 1ª Bandera de la Legión se hizo un llamado a voluntarios para relevar a la guarnición sitiada. Como todos los hombres convocados se ofrecieron como voluntarios, a pesar de que sabían que iban a una muerte segura, el oficial al mando pudo seleccionar a mano una fuerza de relevo de un cabo y 14 legionarios. El grupo de refuerzo se abrió camino hacia el fortín después del anochecer, sufriendo dos bajas en el camino. Con las primeras luces del día siguiente, los rifs reanudaron sus ataques, pero los repetidos ataques fueron rechazados por los legionarios con fuego de fusil y granadas. Finalmente, el enemigo trajo artillería y golpeó la casa de bloques. Cuando la casa de bloques en ruinas finalmente cayó a manos de los riffs poco después de la medianoche, ningún hombre de la guarnición quedó con vida. Este tipo de sacrificio ante una muerte segura se convertiría en la norma esperada por los legionarios.

A mediados de septiembre, el general Berenguer había decidido que había reunido suficiente fuerza en Melilla para pasar a la ofensiva. El 17 de septiembre, la 1ª y la 2ª Banderas de la Legión, cuatro Tabors de los Regulares de Ceuta y tres batallones de infantería regular avanzaron con artillería pesada y apoyo aéreo. Franco y Milian Astray iban a la cabeza cuando la columna fue retenida por un fuerte enemigo que se atrincheró en un desfiladero cerca de Amadi por el que tuvo que pasar la fuerza. Mientras los dos conversaban sobre la situación, como de costumbre, totalmente expuestos al fuego enemigo, Millan Astray fue alcanzado en el pecho por una bala enemiga. Mientras el coronel empapado de sangre y gravemente herido era sacado del campo, continuó gritando: "¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Legión!". Aunque sobrevivió a su herida, Millán Astray estaba ahora fuera de combate y Franco estaba efectivamente al mando de la Legión. Lideró a las dos banderas en una serie de asaltos con bayoneta que flanquearon al enemigo y lo hicieron retroceder gradualmente. La Legión finalmente alcanzó su objetivo, la ciudad de Nador el 19 de septiembre. Después de asegurar la ciudad y sus alrededores, la Legión pasó seis días enterrando más de 2.000 cadáveres españoles putrefactos y mutilados que habían ensuciado la ciudad durante semanas.

El éxito trajo la expansión de la Legión. En octubre se formó una cuarta bandera en Dar Riffien y se agregó una compañía de fusileros adicional a cada bandera. Las empresas se numeraron ahora consecutivamente a través de la Legión de la siguiente manera: & lt / p & gt & ltpre & gt 1ª Bandera 1ª, 2ª 3ª y 13ª Empresas. 2º Bandera 4º 5º 6º y 14º Empresas. 3ra Bandera

7ª, 8ª, 9ª y 15ª Compañías. 4º Bandera 10º, 11º, 12º y 16º Empresas. & lt / pre & gt & ltp & gt Las compañías 3, 6, 9 y 12 eran ahora compañías de ametralladoras. Las Compañías 13 y 14 se formaron a partir de reclutas de América Central y del Sur. La 15ª Compañía, curiosamente, contenía un gran número de reclutas británicos. El comandante Franco Salgudo, primo de Francisco Franco, hizo un pedido permanente de té con Fortnum and Masons en Londres para asegurarse de que los legionarios británicos no se quedaran sin él.

A lo largo de octubre y noviembre, la Legión se abrió camino hacia el sur, sufriendo y causando bajas, lo que obligó a los Rif a retroceder más y más hacia las montañas y los desiertos. Las operaciones culminaron con un asalto a una posición de montaña fortificada en Uisan, que los legionarios llevaron a punta de bayoneta después de escalar las alturas que conducen a la posición al amparo de una tormenta de nieve.

En la Zona Oeste, mientras tanto, el 4º Bandera también estuvo fuertemente involucrado, sufriendo 23 muertos y 212 heridos en acciones entre el 23 y el 28 de octubre solamente. A la 4ª se le unió en noviembre una 5ª Bandera recién levantada (que consta de las Compañías 17, 18, 19 y 20), levantada en Dar Riffien. Milian Astray regresó al Protectorado el 10 de noviembre y tomó el mando de la 3ª, 4ª y 5ª Banderas en operaciones al sur de Ceuta. El 10 de enero de 1922, sin embargo, el coronel loco resultó herido de nuevo cuando una bala del Rif le destrozó la pierna derecha durante una retirada de combate. Durante esta pelea, la 8ª Compañía de la 4ª Bandera luchó contra tantos ataques que se quedaron sin municiones pero siguieron luchando con cuchillos, bayonetas y piedras. Milian Astray fue una vez más sacado del campo y nuevamente evacuado a España. Mientras tanto, la Legión mantuvo su presión y finalmente, el 12 de mayo de 1922, la 3ª y la 5ª Banderas participaron en el asalto final y la ocupación del bastión de El Raisuni en Tazarut. El propio Raisuni escapó. La Zona Occidental del Protectorado estaba ahora pacificada en gran medida.

En la Zona Este, las operaciones continuaron, sin embargo, y, increíblemente, Millan Astray, con su pierna rota y entablillada, se reincorporó a la Legión a fines de febrero. Cuando se reanudaron las operaciones a mediados de marzo, Milian Astray, penosamente a horcajadas sobre un caballo, ocupó su lugar al frente del 1º y 2º Banderas.

Una sexta Bandera se formó en septiembre de 1922, pero el éxito de la Legión no estuvo exento de críticos y detractores. Una víctima de las rivalidades internas en el Ejército español entre los denominados "oficiales españoles" y "africanistas" fue Milian Astray quien, por Real Decreto de 13 de noviembre, fue trasladado del mando de la Legión al mando de un regimiento en Cádiz. Su puesto al frente de la Legión lo ocupó el Teniente Coronel Rafael de Valanzuela Urzais. Valanzuela era un "africanista" muy condecorado y respetado que había fundado y dirigido con notable éxito a los Regulares de Alhucemas. Franco también se fue en este momento, solicitando y recibiendo un destino de regreso a su antigua unidad, el Regimiento del Príncipe en Oviedo. Franco abandonó la Legión el 17 de enero de 1923 y, una vez de regreso en España, reanudó sus planes de matrimonio.

Desafortunadamente, los planes de boda de Franco se pospusieron una vez más. El 5 de junio de 1923, el 1º y el 2º Banderas se vieron envueltos en una feroz batalla en Tizzi Asa. Entre los 186 legionarios muertos al final de la jornada se encontraba el Teniente Coronel Valanzuela que había sido abatido a la cabeza de una carga de bayoneta por el 2º Bandera. Si bien Milian Astray pidió el puesto de comandante, todavía no estaba completamente recuperado de sus heridas. En cambio, el comandante Franco fue ascendido a Teniente Coronel (el más joven del ejército español) y designado al mando de la Legión. Tras despedirse apresuradamente de su sufrida prometida, el nuevo teniente coronel se apresuró a viajar a Marruecos, donde de inmediato llevó a cabo una extensa inspección de sus banderas dispersas. El 22 de agosto lideró un ataque del 1º y 2º Banderas que flanqueó al enemigo que rodeaba la ciudad de Tifaruin y permitió que una fuerza de Regulares se abriera paso hasta la ciudad y relevase a la guarnición.

Las operaciones se detuvieron un tanto confusamente en el Protectorado el 12 de septiembre cuando un golpe de Estado reemplazó al gobierno en España. Aprovechando la pausa en las operaciones, Franco se tomó 40 días de licencia y se dirigió a casa para casarse finalmente con su prometida. De camino pagó la visita obligada al Rey en Madrid. Aquí aprovechó para presentar ante el rey loco al nuevo primer ministro, el general Primo de Rivera, un plan para derrotar a los rebeldes rifianos mediante un desembarco anfibio en Alhucemas. Finalmente, el 22 de octubre de 1923, en Oviedo, el teniente coronel Francisco Franco contrajo matrimonio con Carmen Polo Martínez-Valdés. Entre los telegramas de felicitación que recibió Franco se encontraban uno del Rey y uno de los ocho legionarios presos en el Cuartel de Castigo de Ceuta. ¡Los ocho legionarios aseguraron a su coronel que ninguno de ellos era desertor!

Franco regresó a Marruecos el 23 de febrero de 1924 para reunirse con sus legionarios de lucha dura. A pesar de los éxitos anteriores, los españoles ahora estaban en apuros en el Protectorado. Abd el Krim había reunido un ejército bien armado, bien entrenado y bien equipado de más de 80.000 hombres y había extendido su influencia a la Zona Occidental, donde ahora era reconocido por muchos líderes influyentes como el Emir del Rif. Ante la situación con cierta alarma, Primo Rivera decidió retirar sus fuerzas del interior y concentrarlas en posiciones defensivas preparadas alrededor de Ceuta y Mellila. Esto se logró a través de una serie de operaciones peligrosas pero finalmente exitosas durante septiembre, octubre y noviembre. La Legión ocupó un lugar destacado en las operaciones, cubriendo la retirada de las fuerzas españolas y civiles de varias ciudades tanto en la zona occidental como en la oriental. Franco comandó personalmente la última gran operación cuando la 1ª, 2ª, 3ª, 4ª y 5ª Banderas cubrieron la retirada de Xaiien. La operación estuvo marcada por un exitoso plan de engaño puesto en marcha por Franco. En la noche del 16 de noviembre las murallas de la ciudad estaban tripuladas por muñecos de paja, preparados en secreto la semana anterior, vestidos con las túnicas y gorros verdes de la Legión. Franco luego condujo a sus cinco banderas, los últimos españoles en la ciudad, en silencio a la una de la madrugada del día 17. Pasaron más de seis horas antes de que el enemigo descubriera el ardid.

Primo Rivera se mostró complacido por el éxito de las operaciones, que habían costado unas 2.000 vidas españolas. También estaba muy satisfecho con Franco, a quien ascendió a coronel de pleno derecho (el más joven del ejército español) el 7 de febrero de 1925.El 16 de febrero, un Real Decreto cambió el nombre de la Legión de "Tercio de Extranjeros" a "Tercio de Marruecos". Un 7º Bandera se formó en Dar Riffien el 1 de mayo, junto con un Escuadrón de Lanceros. Al día siguiente, otro Real Decreto anuló el del 16 de febrero y redujo el título oficial de la Legión a simplemente "Tercio".

Una mayor reorganización ahora vio al Tercio organizado en dos Legiones de la siguiente manera:

Coronel al mando de la Legión (Dar Riffien): Cuartel general de la Legión, Depósito de entrenamiento, Escuadrón de lanceros.

Zona Este (Mellila): 1ª Legión - 1ª, 2ª, 3ª y 4ª Banderas.

Zona Oeste (Ceuta): 2ª Legión - 5ª, 6ª, 7ª y 8ª (1 de enero de 1926) Banderas.

Cada bandera ahora constaba de una sede, tres compañías de rifles y una compañía de ametralladoras. Ubicada en Dar Riffien estaba la banda Legion, la mejor del Ejército español. Curiosamente, estos cambios de nombre fueron ignorados en gran medida por la propia Legión. El personal en servicio, desde el coronel hasta el recluta más nuevo, continuó refiriéndose al "Tercio" como "la Legión" y, para confusión de los forasteros, se refirió a las dos Legiones como "Tercios".

El 9 de abril de 1925, Abd el Krim cometió el error fatal de atacar las posiciones francesas a lo largo del río Uarga. Aunque sus ataques provocarían la muerte de más de 3.000 soldados franceses y sus fuerzas amenazarían a Fez, Rabat y Casablanca a finales de junio, serían la ruina de su poder. Totalmente despertado, los franceses enviaron al mariscal Pétain y refuerzos importantes de tropas. a Marruecos y entabló negociaciones militares con España. A finales de julio, las dos potencias acordaron un plan que vería a 160.000 soldados franceses atacar a Abd el Krim desde el sur, mientras que 75.000 soldados españoles atacarían desde el norte.

Parte del plan incorporó la sugerencia de Franco de un desembarco anfibio en Alhucemas. Los desembarcos comenzaron a las 6.30 horas del 8 de septiembre, encabezados por la VI y VII Banderas de la Legión con Franco al mando personal. La confusa lucha en las playas de la Bahía de Alhucemas estuvo marcada por feroces luchas cuerpo a cuerpo mientras los legionarios, apoyados por Regulares, una harca de irregulares riffianos y el Batallón Africano N ° 3 del Ejército español despejaban las alturas a punta de bayoneta. A pesar de los feroces contraataques de Riffian, el 20 de septiembre los españoles tenían 15.000 soldados, apoyados por artillería y diez tanques en la cabeza de puente de Alhucemas. La salida de la cabeza de puente comenzó el 23 de septiembre, encabezada por la harca rifiana (que estaba comandada por el coronel Muñoz Grandes, que pasaría a comandar a la española "Blue

División "en Rusia en 1941), con el apoyo de la 6.a y 7.a Banderas de la Legión. Mientras las harcas y los legionarios barrían todo delante de ellos, hacia el este la 2.a y 3.a Banderas salieron desde Mellila para asegurar las alturas al sur de Mientras tanto, hacia el oeste, la Columna de Ceuta, incluyendo la 1ª, 4ª y 5ª Banderas, empujó a los Rif de la costa. El 30 de septiembre los Rif estaban en retirada por todas partes y habían sido completamente expulsados ​​del territorio francés. En octubre, la Legión entró en la capital de Abd el Krim en Axdir y la prendió fuego. Finalmente, el 8 de octubre, las tropas españolas y francesas se unieron en Zoco el Telata.

Aunque la guerra no había terminado, los Rifs se rompieron en gran parte. En reconocimiento a sus contribuciones a la campaña, el 3 de febrero de 1926 Franco fue ascendido a general de brigada (a los 33 años no sólo era el general más joven del ejército español sino el más joven de Europa) y cedió el mando de la Legión. Su lugar fue ocupado por el fundador de la Legión, Milian Astray, quien había sido ascendido a coronel de pleno derecho el 24 de octubre de 1924. Cinco días después de esa promoción, Milian Astray había tomado el mando de una columna cerca de Fondak. En una pelea en el primer día de su mandato, su brazo izquierdo había sido destrozado por una bala enemiga. La herida se había vuelto gangrenosa y le habían amputado el brazo. Fue así un coronel manco que llegó el 10 de febrero para tomar felizmente el mando de su antiguo compañero de armas. Franco partió hacia Madrid el 17 de febrero y terminó su participación oficial en la Legión.

La ofensiva final contra los Rifs se lanzó a principios de marzo de 1926 cuando 140.000 soldados españoles y 325.000 franceses iniciaron su avance definitivo contra los kabyles aún en armas. El 4 de marzo, mientras inspeccionaba bajo fuego la posición de una ametralladora del 8º Bandera, Milian Astray resultó herido una vez más. Esta vez, una bala enemiga lo alcanzó en la cara, le destrozó el ojo derecho, le rompió la mandíbula y le salió por la mejilla izquierda. Como es característico, cuando lo sacaron del campo en estado grave, logró gritar: "¡Viva España! ¡Viva la Legión!" Su asombrosa colección de heridas le valió una versión única de la medalla de heridas del Ejército español, la Medalla del Sufrimiento por la Patria, bordeada de diamantes, y le valió el sobrenombre de "El grande Mutilado".

El 15 de abril comenzó el último gran empujón, los franceses empujando hacia el norte desde el río Uarga y los españoles hacia el sur. Entre el 8 y el 10 de mayo se libró la última gran batalla de la guerra en las alturas de Loma de los Morabos ya que la 1ª, 2ª, 4ª, 5ª, 7ª y 8ª Banderas, apoyados por Regulados, Policía Nativa e infantería española aplastaron los últimos remanentes del ejército de Abd el Krim. El propio Abd el Krim finalmente se rindió a los franceses (los españoles lo habrían ahorcado) y fue exiliado a la Isla Reunión en el Océano Índico.

Increíblemente, el 28 de julio, Millán Astray regresó a Dar Riffien y tomó el mando de su amada Legión una vez más. Los últimos seis meses del 1926 vieron a las banderas de la Legión marchando a lo largo y ancho del Protectorado, escoltando convoyes y desarmando a los kabyles. De marzo a junio de 1927, la 1ª, 2ª, 3ª, 6ª y 8ª Banderas de la Legión participaron en una última acción, aplastando una última rebelión desafiante en la región de Ketama.

Un Real Decreto del 18 de junio de 1927 ascendió a Milian Astray a General de Brigada, por lo que finalmente tuvo que entregar el mando de la Legión, con la que había luchado personalmente en 62 acciones. El 10 de julio de 1927, el gobierno español declaró el Protectorado totalmente pacificado. La Guerra del Rif había terminado. En 825 batallas, la Legión había sufrido 2.000 muertos, 285 desaparecidos y 6.096 heridos. Se otorgaron premios colectivos de Medalla Militar (equivalente a una Mención de Unidad) a la 1ª, 2ª y 4ª Banderas. Hubo 12 premios individuales de las más altas condecoraciones militares de España, la Cruz Laureada de San Fernando, otorgada a los miembros de la Legión y 49 medallas militares individuales. Como homenaje final, un Real Decreto de 1 de octubre de 1927 nombra al General Milian Astray Coronel de Honor del Tercio.

Con la Guerra del Rif finalmente terminada, el Ejército español atravesó un período inevitable de reorganización y contracción. Como parte de este proceso, se disolvió el 7º y 8º Banderas y el Escuadrón de Lanceros. Sin embargo, a diferencia del resto de la infantería española, que se redujo a un establecimiento de tres compañías, las Banderas de la Legión permanecieron en cuatro compañías. A pesar del anuncio oficial de la pacificación, los estallidos esporádicos de rebelión en el Protectorado mantuvieron ocupada a la Legión hasta la década de 1930.

En España, mientras tanto, la situación política y económica empeoró. En 1931, el rey Alfonso XIII se exilió voluntariamente. Las elecciones de noviembre de 1933 favorecieron a los elementos de derecha y los resultados electorales llevaron a la revolución armada en Asturias. Los mineros altamente politizados de la región, una de las más pobres y deprimidas de España, se rebelaron el 5 de octubre de 1934. Los mineros sumaban más de 30.000 y estaban bien armados con dinamita robada de las minas, así como armas pequeñas, 200 ametralladoras y 29 piezas de artillería incautadas de cuarteles y arsenales del ejército. Atacaron y capturaron varias localidades de Austurias, incluida la capital provincial de Oviedo. Franco era entonces Jefe de Estado Mayor del Ejército español y aconsejó al Ministro de Guerra que enviara tropas de las demás provincias a Asturias y pidiera refuerzos desde Marruecos. Como resultado de esto, el 3. °, 5. ° y 6. ° de Banderas, junto con Regulares y varios Batallones africanos, fueron enviados a través del estrecho y puestos bajo el mando del despiadado Teniente Coronel Yague, un hombre que había dejado su huella como comandante de Regulares. . El Levantamiento Asturiano estuvo marcado por una violencia extrema por ambos lados. Mientras que las tropas provinciales llevaron a cabo operaciones de seguridad y defensivas en gran parte estáticas, los habituales del Ejército de África sufrieron la peor parte de los combates. Ni los legionarios ni los mineros esperaban ni dieron cuartel. Ante el colapso del apoyo político en el resto del país y los implacables asaltos de legionarios y moros, los mineros capitularon el 18 de octubre y la columna de Yagüe formada por el 3, 5 y 6 de Banderas, un Tabor de Regulares de Ceuta y un batallón de infantería ligera africana, entró y ocupó el principal bastión de los revolucionarios en Mieres. Aunque abundaban las afirmaciones de la izquierda sobre la brutalidad de la Legión en la campaña, la mayoría de los observadores han refutado las afirmaciones de hasta 30.000 civiles muertos. Por otro lado, al menos 1.335 civiles murieron en los combates y los Austurias sufrieron enormes daños materiales (aunque los propios mineros tuvieron un gran papel que desempeñar en esto). La Legión perdió 13 muertos y 46 heridos en la campaña y se entregaron cinco Medallas Militares Individuales. Al final de la campaña, las tropas del Ejército de África fueron rápidamente devueltas al Protectorado. En febrero de 1936, el gobierno anterior fue reemplazado por el Frente Popular de izquierda. La violencia extrema en ambos lados del espectro político hizo que el país se deslizara inevitablemente hacia la guerra civil. En julio de 1936, la Legión (todavía oficialmente conocida como Tercio) estaba estacionada en Marruecos de la siguiente manera:

Legion HQ (Dar Riffien): HQ, Training Depot, Band, Hospital.

Zona Este (Melilla): 1ra Legión - 1ra (Tauima), 2da (Targuist) y 3ra (Villa Sanjurjo) Banderas.

Zona Oeste (Ceuta): 2da Legión - 4ta (Dar Riffien), 5ta (Zoco el Arbaa) y 6ta (Xauen) Banderas.

Finalmente, el 17 de julio se produjo el levantamiento militar planificado desde hacía mucho tiempo. Curiosamente, el levantamiento fue precipitado antes de lo previsto por las investigaciones de la policía republicana en Ceuta. Creyendo que la conspiración estaba a punto de ser revelada, los rebeldes del Protectorado se movieron varias horas antes de la hora prevista para el levantamiento nacional (17:00 horas). La Legión estuvo a la vanguardia del levantamiento en África. La 1ª y 2ª Banderas tomaron el control de Melilla con poca resistencia. La Quinta Bandera marchó sobre Tetuán esa noche y tomó la ciudad sin casi ninguna resistencia. El 4º Bandera había ocupado Ceuta y el 6º Bandera había tomado Larache en la mañana del día 18. África, y más particularmente, el estratégicamente importante Ejército de África, estaba ahora en manos de los rebeldes. Las seguridades rebeldes al sultán de que el levantamiento fue anticomunista llevaron a la promesa de que el sultán garantizaría la paz y la seguridad del Protectorado con sus propias tropas y policía. Esto liberó al Ejército de África para el servicio en España.

Franco llegó a Tetuán el 19 de febrero, acusado por la junta rebelde de tomar el mando del Ejército de África. En el continente, mientras tanto, los combates confusos y sangrientos entre las dos partes finalmente se resolvieron el 20 de febrero. Cuando se disipó el humo, se supo que el gobierno o la República tenían aproximadamente dos tercios del país (incluida la capital, Madrid), la mayor parte de la flota, dos tercios de la fuerza aérea, la mayor parte de la Guardia de Asalto y aproximadamente una cuarta parte de la Guardia Civil. Los rebeldes o nacionalistas, ocupaban alrededor de un tercio del país (incluyendo todo Marruecos y las Canarias y la isla principal de las Baleares), alrededor de la mitad del ejército (pero incluyendo todo el importante Ejército de África), un tercio del Fuerza Aérea y el grueso de la Guardia Civil. Significativamente, los nacionalistas contaban con el apoyo de la mayoría de los oficiales profesionales del ejército y la marina y poseían una gran proporción de las mejores zonas agrícolas y manufactureras de España.

En apuros en el continente, la primera prioridad de los rebeldes era hacer que el Ejército de África cruzara el Estrecho de Gibraltar. A primera vista, es más fácil decirlo que hacerlo. Controlando la mayor parte de la flota y dos tercios de la fuerza aérea, a primera vista parecía que la República no tendría ninguna dificultad para reprimir indefinidamente al Ejército Africano en Marruecos. Uno de los mitos perdurables de la Guerra Civil española es el del puente aéreo sobre el Estrecho. Si bien es cierto que varias tropas cruzaron el Estrecho en aviones pequeños, llegando el primero el 2 de agosto, el grueso del Ejército de África fue transportado a través del Estrecho por mar. Dudando de la eficacia de la Armada prácticamente menos oficialista, Franco asumió el mayor riesgo de su carrera el 5 de agosto cuando abarrotó a 3.000 efectivos (en su mayoría legionarios de la 1ª, 4ª y 5ª Banderas), 20 caballos, 50 toneladas de munición y 12 de campo. cañones a bordo de dos pequeños transbordadores y los envió a España escoltados por una pequeña cañonera. Aunque la armada republicana, numéricamente superior, intentó intervenir, el manejo de los barcos del gobierno fue tan inepto y el de la pequeña cañonera nacionalista Dato tan agresivo que los republicanos fueron expulsados. Animado por este éxito, los rebeldes un servicio de transporte constante a través del Estrecho, que apenas fue obstaculizado por la Armada Republicana. Para el 4 de septiembre, debido a una combinación de audacia, buena planificación y suerte, el grueso del Ejército de África había sido transportado a España (¡la mayor parte por mar!).

La Guerra Civil española iba a durar casi tres años y sería el apogeo de la Legión. Entre septiembre de 1936 y abril de 1938, se levantarían 12 nuevas banderas. Las Banderas 7 y 8 se volvieron a levantar en septiembre de 1936. La Bandera 9 se formó en diciembre de 1936, mientras que la Bandera 10 se levantó en enero de 1937, y las Banderas 11 y 12 se formaron el mes siguiente. La 13ª Bandera se izó en julio de 1937, la 14 y 15 Banderas en agosto de 1937 y la 16ª Bandera en octubre de 1937. La 17 y 18 Banderas se levantaron en 1938, en enero y abril respectivamente. El Legion Tank Bandera se levantó en enero de 1937. Al año siguiente, en febrero, se levantó el Legion Light Tank Group. En marzo de 1937 se formó una Legion Anti-Tank Company, junto con una Legion Flamethrower Company. Para supervisar la creación de las nuevas unidades y proporcionar un flujo de refuerzos, se formó un Depósito Bandera en Talavera en agosto de 1937.

Un hito importante para la Legión ocurrió el 8 de mayo de 1937 cuando un decreto del gobierno y la Orden del Ejército que lo acompañaba reconocieron por fin oficialmente el título de "Legión". Las banderas existentes (1º-6º) ahora se agruparon en el 1º y 2º Tercios unidades levantadas durante la guerra (es decir, 8º al 18º Banderas y las unidades especializadas) no se incorporaron a los Tercios.

La Guerra Civil también fue testigo de la mayor afluencia de extranjeros a la Legión en su historia. Varios miles de voluntarios portugueses se alistaron en la causa nacionalista y la mayoría de ellos sirvieron en la Legión, aunque no en unidades portuguesas formadas. Los voluntarios franceses, por otro lado, formaron la 67ª Compañía de la XVII Bandera y se llamaron la Compañía "Juana de Arco". Durante un breve período de 6 meses hubo una bandera irlandesa, titulada brevemente el 15. Comandado por un archinacionalista irlandés (y cuasi fascista), el general Eoin O'Duffy, el Irish Bandera de 600 hombres tenía su propia bandera, un perro lobo irlandés en azafrán en un campo verde esmeralda, y los miembros llevaban una insignia de arpa en sus cuellos. . Aunque el Irish Bandera se comportó bien cuando se comprometió con el campo, sufrió por el hecho de que era, de manera transparente, el juguete político de O'Duffy, quien evidentemente estaba usando la unidad como un vehículo para promover sus propios fines políticos en Irlanda. La bandera se disolvió en junio de 1937 y la mayoría de los hombres se fueron a casa, aunque algunos se quedaron para servir como individuos con la Legión. Además de los portugueses, franceses e irlandeses, un número relativamente significativo de rusos blancos, alemanes y británicos sirvió en la Legión durante la guerra. Aunque el cuerpo de oficiales de la Legión era casi totalmente español, cuatro notables excepciones eran británicas. Tenientes Noel Fitzpatrick y William Nangle, ambos ex oficiales del ejército británico, sirvieron con el 5º Bandera. Alferez Peter Kemp, que acababa de llegar de Cambridge e iba a ser herido cuatro veces, sirvió con el 14º Bandera. Finalmente, el Teniente Cecil Owen sirvió con el XVI Bandera, con quien murió en combate durante la Batalla del Ebro en agosto de 1938. Peter Kemp es particularmente significativo. Además de tener una guerra muy interesante con la inteligencia naval británica durante la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1950 publicó un relato muy detallado y muy legible de su servicio con la Legión, una de las pocas fuentes sobre la Legión disponibles en inglés.

Las actividades de la Legión a lo largo de la guerra son demasiado complejas y detalladas para incluirlas en este artículo. Entre enero de 1937 y abril de 1939, la Legión participó en casi todas las acciones importantes libradas entre los nacionalistas y los republicanos. Algunos aspectos destacados del servicio de la Legión durante la guerra incluyen: & lt / p & gt & ltpre & gt El salvaje sube y baja que lucha por Brunete en julio de 1937 (1, 8 y 13 de Banderas)

El avance nacionalista en Asturias en septiembre de 1937 (3a

Bandera) Defensa de la Línea Madrid-Toledo de enero a diciembre de 1938 (5, 8, 9, 10, 12 y 16 de Banderas) Batalla de Alfambra (Contraofensiva de Teruel) Enero-febrero de 1938 (1, 3, 4, 5, 6, 7, 13, 14 y 16 de Banderas) Ofensiva de Aragón Marzo de 1938 (2 a 7, 13 a 17 de Banderas, Legion Tank Bandera, Legion Light Tank Group ofensiva de Levante y Batalla de Castellón Mayo-junio de 1938 (1 a 7 y 13 a 16 de Banderas) Batalla de la Ebro 25 de julio-3 de noviembre de 1938 (1 a 7, 11, 14, 16 a 18 Banderas, Legion Tank Bandera, Legion Light Tank Group, Legion Flamethrower Company)

Ofensiva de Cataluña 23 de diciembre de 1938-10 de febrero de 1939 ((2o-7o

y 13-18 Banderas) Ofensivas finales centro de España y Levante marzo-abril de 1939 (Sector Somosierra-Levante, 1er y 13-18 Banderas

Frente Madrid-Toledo, 3a, 5a, 7a, 8a y 12a Banderas, Legión

Tanque Bandera Córdoba frente - 4a, 6a, 10a y 11a Banderas,

Legion Light - 2. ° Grupo de Tanques de reserva del Ejército 2. ° y 9. ° Banderas). & lt / pre & gt & ltp & gt Esta lista de acciones y unidades hace poca justicia a los sacrificios de la Legión durante la guerra. Entre enero de 1937 y la publicación del comunicado de Franco declarando la paz, emitido el 1 de abril de 1939, la Legión participó en 3.042 acciones y sufrió 37.393 bajas: 7.645 muertos, 28.972 heridos y 776 desaparecidos. El 1º, 4º, 11º y 15º de Banderas recibieron cada uno una Cruz Laureada Colectiva de San Fernando. Se entregaron Medallas Militares Colectivas a la 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, 6ª, 7ª, 16ª y 17ª Banderas así como a la Compañía Lanzallamas. La 5ª Bandera en realidad ganó tres Medallas Militares Colectivas, mientras que la 1ª, 3ª, 4ª y 7ª Banderas obtuvieron dos premios cada una.Se entregaron siete cruces laureadas individuales y 155 medallas militares individuales a los miembros de la Legión.

Con la guerra terminada, la Legión regresó a su hogar en Marruecos y atravesó un período de contracción. Las Banderas del 12 al 18, la Bandera de Tanques, el Grupo de Tanques Ligeros y la Compañía Lanzallamas fueron disueltas. En diciembre de 1939 se produjo una importante reorganización cuando se formó una Inspección de la Legión (sede administrativa) y Compañía Depósito en Ceuta y se estableció una Oficina Central de Selección en Madrid. Al mismo tiempo, los elementos operativos de la Legión se reorganizaron en tres Tercios de la siguiente manera: & lt / p & gt & ltpre & gt 1er Tercio (HQ Tauima) 1º, 2º, 3º, 10º y 11º Banderas y

1 ° Grupo Mixto 2 ° Tercio (HQ Dar Riffien) 4 °, 5 ° y 6 ° Banderas y 2 ° Grupo Mixto y 3 ° Tercio (HQ Larache) 7 °, 8 ° y 9 ° Banderas y 3 ° Mixto

Grupo. & lt / pre & gt & ltp & gt El Grupo Mixto, uno por Tercio, era una unidad de armas pesadas que constaba de un cuartel general, una compañía de "cañones de infantería", una compañía antitanques y una compañía de ametralladoras antiaéreas.

Aunque España permaneció neutral durante la Segunda Guerra Mundial, la Legión se mantuvo ocupada manteniendo la paz (siempre algo bastante frágil) en el Protectorado. La Legión también tenía la tarea de preservar la neutralidad del Protectorado y, entre otras cosas, se le dio la responsabilidad de administrar un campo de internamiento en la Bahía de Alhucemas para el personal aliado y del Eje que se había desviado hacia territorio neutral. Los internos, tanto aliados como del Eje, recuerdan varias cosas sobre el campo de internamiento. Primero, su espectacular ubicación, en las colinas sobre la bahía con vistas al azul profundo del Mediterráneo. En segundo lugar la comida, abundante pero monótona. En tercer lugar, la cortesía inquebrantable de los guardias de la Legión, indefectiblemente educados pero firmes con todos los rangos y naciones. Finalmente, el hecho de que nadie, Aliados o Eje, jamás escapó del campamento, debido a la vigilancia y diligencia de los guardias de la Legión. Varios legionarios, tanto oficiales como suboficiales, fueron aceptados para el servicio de la División Azul Española (División Azul) en Rusia y varios de estos hombres murieron luchando junto a los alemanes.

El 21 de diciembre de 1943 los tercios recibieron los nombres de los héroes que comandaban los famosos ejércitos españoles de los siglos XVI y XVII. Así, el 1er Tercio se convirtió en "Gran Capitán", el 2do Tercio se convirtió en "Duque de Alba, y el 3er Tercio se convirtió en" Don Juan de Austria ". El 1 de julio de 1947, el 10 y el 11 de Banderas se disolvieron, aunque volverían a levantarse. La Inspección de la Legión en Ceuta fue creada el 12 de agosto de 1950 para supervisar los asuntos de organización y formación, dejando libre a la Inspección de la Legión para llevar a cabo la función de mando. En octubre de ese año se creó un IV Tercio (titulado "Alejandro Farnesio") Se formó en Villa Sanjurjo. Consistió en las Banderas 10, 11 y 12 re-levantadas y el Grupo Mixto 4. En este momento la Legión también abandonó la práctica de numerar empresas secuencialmente. 1ª, 2ª, 3ª y 4ª Empresas.

El 1 de enero de 1954, el general Milian Astray, padre de la Legión, murió en Madrid a la edad de 74 años. A petición suya, se colocó su gorra de la Legión y un solo guante blanco sobre su ataúd y en su lápida se grabó el epitafio que tenía. compuesto por él mismo:

Caridad y perdón - Milian descarriado - Legionario

La vida de la Legión cambió drásticamente en 1956 con la independencia de Marruecos. Así lo reconoció Francia el 2 de marzo de ese año y España poco más de un mes después. Pero, aunque España reconoció la independencia de Marruecos, conservó los enclaves costeros del norte de Ceuta y Melilla, así como el enclave de Ifni en la costa oeste. Según un acuerdo entre los gobiernos español y marroquí, la Legión mantuvo sus bases en Dar Riffien y Taiuma, al sur de Ceuta y Melilla respectivamente. Finalmente, España retuvo la soberanía de su vasto territorio sahariano al sur de Marruecos y al oeste de Mauritania. Para vigilar y vigilar el territorio sahariano, la Legión formó la 13 ° Bandera independiente en julio de 1956. Organizada como cuartel general, tres compañías de fusileros y una compañía de apoyo equipada con ametralladoras, morteros y cañones de infantería, la 13 ° Bandera tenía su base en El Aaiún y Estaba subordinado al 2º Tercio para fines administrativos.

Ni Ifni ni el Sahara español se quedaron callados por ningún tramo de la imaginación. La actividad terrorista del partido Istiqlal requirió el despliegue de la 13.ª Bandera en los puestos del desierto en el interior. Las demandas sobre la bandera independiente pronto la vieron extenderse más allá de su capacidad y la 4ª Bandera llegó en junio de 1957 como refuerzos. A medida que aumentaba la actividad terrorista, el 2 y 6 de noviembre llegaron Banderas a Ifni. La llegada de los refuerzos de la Legión a Ithi fue oportuna ya que el "Ejército de Liberación del Sahara" lanzó una ofensiva en la noche del 22 al 23 de noviembre con el objetivo de capturar la capital de Sidi Ifni. La VI Bandera, en una repetición de las acciones de la Legión en el Protectorado en 1924, marchó al alivio de los asentamientos aislados y puestos de avanzada en el desierto y, ante los continuos ataques de los terroristas, había evacuado a todos los civiles amenazados y al interior. guarniciones a Sidi Ifni antes del 6 de diciembre. Con la población civil ahora segura, el 6. ° Bandera, junto con el 2. ° y el 9. ° Banderas recién llegados, lanzaron una contraofensiva que había limpiado en gran parte el territorio del enemigo a mediados de enero de 1958.

La Legión también estuvo activa en el territorio sahariano, la 13.ª Bandera marchando millas a través de los desiertos ardientes en busca del esquivo enemigo. Para los rebeldes, sin embargo, las cosas empeoraron en febrero de 1958. También amenazado en sus territorios vecinos de Argelia y Mauritania, el gobierno francés decidió cooperar con España en operaciones conjuntas para derrotar al "Ejército de Liberación del Sahara". A lo largo de febrero, los aviones franceses y españoles mantuvieron constantes ataques contra los centros de suministro rebeldes y las caravanas, mientras que en tierra 9.000 soldados españoles y 5.000 franceses mantuvieron una presión constante mientras expulsaban a los rebeldes de sus bastiones. La principal formación española involucrada fue el "Grupo Motorizado A", compuesto por el 4º, 9º 9º y 13º de Banderas, el Regimiento de Caballería de Santiago y un batallón de infantería española. El Grupo Motorizado lanzó una gran ofensiva el 10 de febrero. El 20 de febrero habían capturado el principal bastión enemigo en Smara, al sur de Saguia el Hamra, en una operación conjunta con una columna francesa de Fort Trinquet en Mauritania. El "Ejército de Liberación del Sahara" había sido derrotado a fines de marzo. Aunque gran parte de los combates en la Campaña Ifni-Sahara fueron de pequeña escala, del tipo de golpe y fuga, la Legión participó en una acción importante cuando el 13º Bandera se enfrentó con una gran fuerza rebelde alrededor de Saguia el Hamra. Durante la batalla, el 3er Pelotón de la 2ª Compañía fue aislado y rodeado por una gran fuerza rebelde. Luchando contra los ataques constantes de la fuerza enemiga numéricamente superior, el pelotón había sufrido más del 50 por ciento de bajas hasta las últimas luces. El comandante de pelotón gravemente herido, Brigada (Suboficial) Fadrique ordenó a los supervivientes que se retiraran al amparo de la oscuridad que se avecinaba, llevándose a los heridos con ellos. Fadrique, el legionario Maderal gravemente herido y dos cabos se quedaron atrás para cubrir la retirada. Una vez que estuvo seguro de que sus hombres habían hecho una ruptura limpia, Fadrique ordenó a los dos cabos que se retiraran también y luego enfrentó la embestida final del enemigo acompañado solo por el agonizante legionario Maderal. La 3.ª Compañía avanzando hacia el relevo del pelotón aislado escuchó la acción final, con las voces de Fadrique y Maderal gritando desafiantes "Viva la Legión" hasta el final. Cuando llegó la fuerza de socorro, Fadrique y Maderal estaban muertos, más de 30 cuerpos enemigos esparcidos alrededor de su posición. El enemigo finalmente rompió el contacto más tarde en la noche bajo la presión del fuego de mortero y ametralladora de la Legión y los enérgicos ataques de la compañía. La acción le costó a la bandera 37 muertos y 50 heridos, mientras que 241 cuerpos rebeldes fueron recuperados del campo. En total, la Campaña Ifni-Shara le costó a la Legión 55 muertos, 74 heridos y uno desaparecido. Se hicieron dos premios póstumos de la Laureate Cross of St. Ferdinand. Estos fueron, como era de esperar, a Brigada Fadrique y al legionario Maderal de la XIII Bandera.

En 1961, la Legión abandonó Marruecos definitivamente. Cuando Marruecos se negó a ratificar el acuerdo de base firmado con España en 1956, España acordó retirarse completamente de Marruecos, salvo Ceuta y Melilla por supuesto. En consecuencia, el 28 de febrero de 1961, el 4º Bandera entregó su hermosa base en Dar Riffien al Real Ejército de Marruecos. El mismo día, el 3 "1 Bandera entregó su igualmente hermosa base en Tauima. El 1º y 2º Tercios se mudaron a Ceuta y Melilla. El 3º y 4º Tercios se habían mudado varios años antes, volviendo a desplegarse en el Sahara Español en 1958, donde se dieron a conocer. como los Tercios saharianos. La constitución de estos últimos en octubre de 1958 fue la siguiente: & lt / p & gt & ltpre & gt Saharan Tercio 'Don Juan de Austria', 3 ° de la Legión - 7 ° y 8 ° Banderas, l 'Grupo Blindado Ligero, 1 ° Batería Motorizada. Tercio sahariano 'Alejandro Farnesio', 4 ° de la Legión - 9 ° y 10 ° Banderas, 2 ° Grupo Blindado Ligero, 2 ° Batería Motorizada. En 1966 fueron rebautizados como 1er y 2do Grupos Blindados Ligeros Saharianos. Originalmente equipados con tanques ligeros M24 Chaffee de EE. UU. y viejos carros blindados de época de la Segunda Guerra Mundial, los Grupos se reequiparon a lo largo de los años hasta que a mediados de la década de 1970 fueron equipados con el p. ench los tanques medianos AMX-30, los carros blindados AML-90 y AML-60 y los vehículos blindados de transporte de personal Panhard M3 / VTT.

Tanto Marruecos como Mauritania reclamaron el Sahara español, pero hubo pocos desórdenes internos en el territorio durante la década de 1960. En junio de 1969 el enclave de Ifni fue trasladado a Marruecos y como consecuencia se disolvió la XIII Bandera. A principios de la década de 1970, hubo disturbios esporádicos en el Marruecos español, durante los cuales la Legión sufrió tres bajas fatales. Una aguda crisis surgió en octubre de 1975 cuando el rey Hassan II de Marruecos organizó la 'Marcha Verde'. En esta manifestación 250.000 marroquíes desarmados marcharon desde Agadir con la intención expresa de ocupar pacíficamente el territorio sahariano. Los Tercios 3 y 4 de la Legión estaban listos detrás de los campos de minas fronterizos para repeler a los manifestantes. Hay pocas dudas de que si hubieran sido convocados, los legionarios no habrían dudado en disparar contra los manifestantes. Afortunadamente para todos, en el último momento los manifestantes se volvieron. Frente a la realidad, el gobierno español anunció el 11 de noviembre que había aprobado una ley para descolonizar su territorio sahariano, ley que entraría en vigor el 28 de febrero de 1976.

También es posible que Franco no viviera para ver el final del mandato africano de España. El Caudillo murió el 20 de noviembre de 1975. Tres días después, el cofundador de la Legión fue enterrado en su basílica personal preparada durante mucho tiempo en el Valle de los Caídos en la Sierra de Guadarrama. Muchos legionarios y ex legionarios se encontraban entre los cientos de miles que asistieron tanto a las ceremonias funerarias como a las de mentira. La Legión llevó a cabo su retirada definitiva del Sahara en la última semana de febrero de 1976. Esto puso fin a la misión de la Legión en el África española y supuso la disolución del IV Tercio. A pesar de los llamamientos de algunos sectores para la abolición total de la Legión, sobrevivió para celebrar su 60 aniversario en septiembre de 1980. En ese momento de su 60 aniversario la Legión se organizó de la siguiente manera: & lt / p & gt & ltpre & gt Inspección de la Legión (Ronda) - -HQ, Depósito, Hospital, Banda, Formación Bandera.

Tercio 'Gran Caoitan', F 'de la Legión (HQ Melilla) - 1o, 2o y

3º Banderas. Tercio 'Duque de Alba', 2º de la Legión (HQ Ceuta) - 4º, 5º y 6º de Banderas. Tercio 'Don Juan de Austria', j la Legión (HQ Fuerteventura, Islas Canarias) - 7º y 8º Banderas y 1º Grupo Ligero. & lt / pre & gt & ltp & gtDesde 1980 la Legión ha tenido que trabajar duro tanto para su supervivencia como para definirse a sí misma. En 1987 el Rey dictó un decreto que finalmente prohibió el alistamiento de extranjeros en la Legión. Según el decreto, a los extranjeros que servían en la Legión en ese momento se les permitía cumplir sus contratos actuales. Con este decreto, el nombre de la Legión se cambió de Legión Extranjera Española (Legion Extranjeros Espanol) a simplemente Legión Española (Legion Espanol).

La Legión parece haberse asentado en el papel de núcleo profesional duro del Ejército español. Incluso con los movimientos actuales para abolir el servicio militar obligatorio y pasar a un ejército completamente profesional en España, es probable que la Legión, con su ímpetu y su historia de obediencia incondicional y servicio profesional, siga siendo el núcleo de combate del ejército. A pesar de la rigurosa disciplina y el duro entrenamiento, la Legión tiene pocas dificultades para atraer reclutas. El entrenamiento es ciertamente duro, la carrera de obstáculos en el Training Bandera en Ronda tiene fama de ser la más dura de Europa. La Legión todavía usa munición real durante el entrenamiento para animar a los reclutas. En cuanto a la disciplina, la Legión tiene su propio código de justicia militar, separado del resto de las Fuerzas Armadas españolas. Sus tropas están principalmente vigiladas por su propia policía militar, los malhechores son castigados en la propia unidad de castigo de la Legión y encarcelados en la propia prisión de la Legión, y los suboficiales aún conservan el derecho de castigar físicamente a los reclutas. Por otro lado, la paga es buena, aún más del doble que el resto del Ejército español, la alimentación y las condiciones de vida (una vez finalizado el reclutamiento y la formación especializada) son excelentes y la Legión sigue ofreciendo oportunidades para viajar. Una vez finalizado el entrenamiento, el nuevo legionario tiene asegurado un puesto en Ceuta o Melilla, que todavía se consideran puestos exóticos en el extranjero. Además, la Legión es la unidad elegida para despliegues operativos en el extranjero. En los últimos años, unidades de la Legión han prestado servicios en la ONU en Guatemala y en la ex Yugoslavia. Con una fuerza actual de unos 8.000 hombres, la Legión está organizada de la siguiente manera: & lt / p & gt & ltpre & gt Legion HQ / Inspectorate of the Legion (Vieta) Subinspectorate of the Legion (Ronda):

Operaciones Especiales Bandera (BOEL) XIII Legión Brigada 'Rey Alfonso XIII' (Vieta): HQ Bandera (BCG): Compañía de Mando

Compañía de Servicios Compañía Anti-Armadura Unidad de Inteligencia Unidad de Señales Banda de la Legión Cuerpo de Tambores y Cornetas de la Legión. Grupo de artillería de la Legión (GALEG): batería de soporte del cuartel general 3 baterías ligeras (105/37 mm

Pistola de luz) 1 x batería de misiles AA (Mistral) 1 x batería de servicio. Unidad de ingenieros de la Legión (UZAPLEG): Compañía de ingenieros de la sección de soporte y servicio de HQ Coy

Destacamento EOD. Grupo de Logística Legion (GLOGLEG):

HQ Coy Administration Company Compañía de suministros

Compañía de Mantenimiento Compañía Médica Compañía de Transporte Sección de Personal. Tercio 'Don Juan de Austria' .rd de la Legión (Vieta): HQ y Command & amp Support

Compañía 6th Light (Airmobile) Bandera 7th Light (Airmobile) Bandera Tercio 'Alejandro Farnesio', 4th of the

Legion (Ronda): cuartel general y empresa de apoyo de Command & amp

Décima Bandera Ligera Tercio 'Gran Capitán' Es 'de la Legión

(Melilla): Sede y Compañía de Soporte de Command & amp 1st Bandera

2 ° Bandera 3 ° Bandera 1 ° Grupo Ligero Tercio 'Duque de Alba' 2 ° de la Legión (Ceuta): Sede y Compañía de Apoyo al Comando y Amplificador 4 ° Bandera 5 ° Bandera 6 ° Bandera

2do Grupo Ligero & lt / pre & gt & ltp & gt Como se puede ver, la Legión constituye casi un ejército dentro de un ejército. Y así es como lo quiere la Legión y básicamente siempre lo ha tenido. La Legión se ve a sí misma como la élite del Ejército español y siempre se ha esforzado por diferenciarse del resto. El ejemplo clásico de esto es el alto mando de la Legión. El Cuartel General / Inspección está comandado por un General de División como "Inspector de la Legión". El ejército español está organizado a nivel de estado mayor en inspecciones, una para cada brazo del ejército, p. Ej. la Inspección de Infantería, la Inspección de Ingenieros, etc. La Legión no está subordinada a ninguna de estas inspecciones como el resto del ejército. Tiene su propia Inspección, que depende directamente del Comandante General del Ejército, un arreglo que le permite hacer lo suyo. La Subinspección está dirigida por un general de brigada. Es el responsable del día al mando y la administración de la Legión, lo que libera al Inspector para que continúe con la planificación y la política de alto nivel. Sin embargo, tenga en cuenta que el Subinspector también tiene una función operativa, y que la Bandera de Operaciones Especiales está subordinada a él. El BOEL es en realidad la 9ª Bandera, pero no se llama así.

La XIII Legión Brigada también está comandada por un general de brigada, el conjunto de tropas de apoyo y activos disponibles dentro de la brigada asegura que la legión sea casi totalmente autosuficiente, confiando en las otras armas de las fuerzas armadas solo para tácticas estratégicas y de mediano alcance. transporte, tenga en cuenta, sin embargo, la ligereza de la escala del equipo, la legión ha sido históricamente una fuerza de movimiento rápido y no ha visto la necesidad de cargar con equipo pesado y armamento que podría ralentizarla. Cada Bandera consta de un cuartel general y una compañía de mando, una compañía de apoyo y armamento pesado y tres compañías de fusileros. La compañía de soporte incluye morteros, defensa aérea, anti-blindaje y elementos de ingeniería. Los Tercios 1º y 2º, aunque técnicamente forman parte de la Brigada de la XIII Legión, están bajo la brigada solo para fines de informes. En materia operativa, de mando y administrativa depende del Comandante General de Ceuta y Melilla respectivamente. Tenga en cuenta que la Legión ya no tiene tropas desplegadas en Canarias.

Entonces, la legión sigue viva. Creación de un excéntrico místico militar comandado en un momento por el hombre que algún día sería el gobernante supremo de España, tropas de choque del ejército africano y nacionalistas de la unidad de guerra civil elegida por los jóvenes reclutas españoles que buscan algo diferente, el lugar de la legión. en el ejército español probablemente esté asegurado durante algún tiempo. para mí, es una de las unidades militares más interesantes del mundo, con una historia fascinante.

Bolin, Luis, 1967 España: Los años vitales, Cassell & amp Company Ltd., Londres.

Broue, Pierre y Emile Temime (traducción de Tony White), 1970 La revolución y la guerra civil en España, Faber & amp Faber Ltd., Londres.

Goldston, Robert, 1967 La Guerra Civil en España, Phoenix House, Londres.

Garratt, G.T., 1939 Gibraltar and the Mediterranean, Jonathan Cape Ltd., Londres.

Hills, George, 1967 Franco: El hombre y su nación, Robert Hale Limited, Londres.

Kemp, Peter, 1957 Los míos fueron un problema, Cassell, Londres.

Payne, Stanley G., 1967 La política y las fuerzas armadas en la España moderna, Oxford University Press, Londres.

Scurr, John, 1985 The Spanish Foreign Legion, Osprey Publishing, Londres.

Thomas, Hugh, 1961 La Guerra Civil Española, Harper & amp Row Publishers, Nueva York.

Trythell, J.W.D., 1970 Franco A Biography, Rupert Hart-Davis Ltd, Londres.

Turnbull, Patrick 1978 La Guerra Civil Española 1936-39, Osprey Publishing, Londres.

Sitio web http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/Spastray.htm, Milian Astray.

Sitio web http://www.sahara.net/conflict.html, Western Sahara - Conflict.

(1) Este documento se presentó originalmente a la rama ACT de la Sociedad. Sigue una charla anterior de Graham Wilson sobre "La Guerra Marina 1936-39 La guerra civil española en el mar" que apareció en Sabretache, vol. XLV, núm. 1, marzo de 2004, págs. 21-36.


Ver el vídeo: Descarriado. Ezequiel Molina Rosario. Predicas Cristianas 2020 (Octubre 2021).