Podcasts de historia

Oscar DePriest

Oscar DePriest

Oscar DePriest nació en Florence, Alabama, el 9 de marzo de 1871. Cuando tenía siete años su familia se mudó a Salina, Kansas. Después de una educación limitada, realizó una variedad de trabajos de baja categoría. Su fortuna mejoró cuando se mudó a Chicago y finalmente se convirtió en un exitoso agente inmobiliario.

Miembro del Partido Republicano, DePriest se desempeñó como comisionado del condado de Cook (1904-1908) antes de convertirse en el primer afroamericano en ser elegido para el consejo de la ciudad de Chicago (1915-1917).

En 1928, DePriest se convirtió en el primer afroamericano en ser elegido miembro de la Cámara de Representantes desde que George Henry White fue derrotado en 1900. Durante los años siguientes, DePriest abogó por el fin de la discriminación racial en el empleo militar y gubernamental y una política federal contra los linchamientos. factura. Oliver DePriest, que perdió su asiento en 1934, murió en Chicago el 12 de mayo de 1951.


Jessie De Priest

Jessie De Priest (3 de septiembre de 1870 - 31 de marzo de 1961) fue un ex profesor de música casado con Oscar Stanton De Priest, el primer afroamericano en ser elegido al Congreso de los Estados Unidos en el siglo XX. [1] Jessie De Priest fue la primera esposa afroamericana de un congresista estadounidense que sirvió en el siglo XX. [2] Es mejor conocida por su participación en un incidente conocido como el "Té en la Casa Blanca". La primera dama Lou Henry Hoover invitó a De Priest al té tradicional junto con varias otras esposas de congresistas, lo que provocó una reacción violenta por motivos raciales de los medios de comunicación y el público.


Oscar DePriest - Historia

También solo para agregar. Es asombroso para mí ... los pocos comentarios que estoy viendo. durante años, mi abuelo, el obispo John Earl Watley Sr., estaba en su iglesia a las 3140 los domingos y los días de la semana. allí dos veces. Para cierta persona que afirma que eres pariente suyo, tuviste muchos años para hacer tu viaje a 3140, así que Indiana. así como me he puesto en contacto con muchos de sus familiares en Texas en el pasado. Tengo curiosidad por saber por qué ahora reclamo. Este edificio es también donde mi padre John E. Watley Jr. tuvo servicios a veces y también donde se llevó a cabo su funeral en 1981, donde mi abuelo y yo asistimos. También quiero agregar ... no hay un sitio Grave para Bishop o mi Padre. Así que me complace que mi abuelo tuviera la inteligencia para comprar este edificio ... Estoy seguro de que conocía la historia cuando lo compró. Y ahora, por la Bendición de Dios ... el edificio se considera un Tesoro Nacional ... y para aquellos que recuerdan al Obispo Watley y al Rev. Watley. este edificio se destaca con parte de su legado. ROTURA. a 2 benditos hombres. El obispo John Earl Watley Sr. y su hijo. El reverendo John E. Watley Jr. con mucho respeto y amor de parte de John Earl Watley III.

Guau. ¡Esto es increíble! Son las 12:41 am. Estoy buscando qué información tiene Internet sobre mi padre. con la esperanza de que no esté borrado de la historia debido al hecho de que ha contribuido tanto. Sí ... J.E. Watley Jr. Y descubrí que no soy el único que necesita un cierre.

Hay otro sitio web con algunas fotos de gran historia :-)

Soy Michele Watley y yo fui la primera persona en comentar, descubrí que después de la muerte de mi abuelo, el edificio pasó a manos de COGIC inc. También encontré otro hecho histórico con respecto a mi padre, el reverendo John Watley, fue el primer hombre negro en ganar un torneo de golf en 1950 a la edad de 18 años, fue fotografiado sosteniendo el trofeo.


Oscar DePriest hizo historia hace 100 años en Chicago

Pocos hoy lo recuerdan, el único guiño duradero a su legado es una escuela primaria que lleva su nombre en East Garfield Park, pero hace cien años Oscar DePriest hizo historia, convirtiéndose en el primer concejal electo afroamericano en Chicago.

DePriest tiene otras novedades. Fue el primer afroamericano elegido al Congreso del Norte, en 1928, y el primero elegido en el siglo XX.

También, ignominiosamente, fue el primer concejal afroamericano en renunciar al Concejo Municipal bajo una nube de acusación, solo dos años después de su elección de 1915. Se le acusó de proteger a los capos de la política que dirigían un negocio de números que floreció en muchos de los barrios en su mayoría pobres y en su mayoría negros de Chicago, pero que luego fue absuelto.

Su abogado en el caso fue Clarence Darrow.

En muchos sentidos, representa la primera parte de la historia de la experiencia afroamericana en Chicago, llegando con poco o nada, aprovechando la suerte, la inteligencia, el conocimiento y el trabajo duro para lograr el éxito financiero, convirtiéndose en parte de una próspera clase media y una clase alta emergente y luego usar ese éxito para dar el último paso hacia la igualdad, logrando y ejerciendo el poder político.

Representó al Segundo Distrito, que incluía a Bronzeville, y había estado activo en la política, en el entonces próspero Partido Republicano de la ciudad, obteniendo votos confiables para la maquinaria republicana.

Según la Enciclopedia de Chicago, DePriest pasó su tiempo en el consejo abogando por mayores derechos para los afroamericanos y también buscando trabajos de patrocinio para los residentes de su barrio.

Una vez fuera del consejo, no dejó que los cargos de corrupción lo dejaran de lado y se convirtió en parte integral del creciente esfuerzo de los afroamericanos por el poder político, formando el Movimiento de los Pueblos, que el académico Charles R. Branham describió como el único político militante negro significativo. organización en Chicago antes de la Operación PUSH.

Branham escribe que DePriest lo usó como su partido político personal, alineándose con políticos que otorgarían concesiones al poder político afroamericano.

Uno de esos políticos fue William Hale "Big Bill" Thompson, quien fue elegido para su primer mandato como alcalde al mismo tiempo que DePriest ganó su escaño en el concejo municipal. Otro fue el representante de los Estados Unidos Martin Madden, un cantero millonario y poderoso presidente del Comité de Apropiaciones.

Madden representó al Primer Distrito durante décadas.

Cuando Madden murió inesperadamente en su oficina justo al lado de la Cámara de Representantes en el Capitolio, pocas semanas después de ganar las primarias de 1928, Thompson respaldó a DePriest para sucederlo.

DePriest estaba preparado para la oportunidad, después de haber alentado a uno de sus jóvenes lugartenientes, William L. Dawson, a oponerse a Madden en las primarias como un caballo al acecho para suavizar el control de Madden en el distrito, que se estaba volviendo cada vez más afroamericano con la afluencia de residentes que llegan a la ciudad a través de la Gran Migración.

Dawson, quien perdió una pierna en un tren en un viaje a Detroit para hablar en nombre de DePriest, luego gobernó el South Side como concejal y congresista, como demócrata. Sirvió en Washington desde 1943 hasta su muerte en 1970.

DePriest sirvió tres mandatos en el Congreso.

Pero primero, un poco sobre sus antecedentes. Nació de antiguos esclavos en Florence, Alabama, en 1871. Florence fue el lugar de nacimiento, antes, del esclavo fugitivo Dred Scott y, dos años después del nacimiento de DePriest, del músico de blues W.C. Práctico.

La familia de DePriest huyó de Alabama cuando él era joven como parte del Movimiento Éxodo, un precursor de la Gran Migración. Muchos afroamericanos se dieron cuenta del mayor peligro y la animosidad hacia ellos cuando los demócratas blancos volvieron a tomar el control de la maquinaria política cuando terminó el período de Reconstrucción y los estados confederados volvieron a ser autónomos, sin supervisión federal.

La mayoría, como los DePriests, se trasladaron a Kansas, donde esperaban poder vivir sin las amenazas a sus libertades como ciudadanos.

Después de la escuela, donde estudió contabilidad, DePriest terminó en Chicago a los 18 años y trabajó como pintor de casas y yesero antes de participar en la política.

Más tarde también se hizo rico como corredor de bienes raíces, aprovechando la huida de los blancos de las áreas a medida que la ciudad florecía, vendiendo a los recién llegados afroamericanos de una migración nueva y más generalizada del sur a partir de la década de 1920 en adelante.

Mientras estuvo en el Congreso, DePriest no solo representó al Primer Distrito de Illinois, que ha tenido una línea ininterrumpida de representantes afroamericanos desde DePriest hasta Bobby Rush, sino que representó simbólicamente a los afroamericanos en todo el país: las personas nombraron a sus hijos en su honor, él habló por personas de color y representaban sus intereses y defendían sus derechos.

Sus tres mandatos lo vieron luchando contra el fanatismo en el Congreso, en Washington y en la nación.

Aunque era el único afroamericano en el Congreso, no le faltaban amigos en la capital. Muchos buscaron hacer que su mandato fuera hospitalario, dándose cuenta de la naturaleza histórica del momento. El presidente de la Cámara de Representantes, Nicholas Longworth, a instancias de otra representante republicana de Chicago, Ruth Hanna McCormick, cambió la forma en que se juraron los nuevos representantes.

Hasta ese momento, los miembros eran juramentados estado por estado. La gente temía que alguno de varios sureños hostiles en los estados que prestó juramento ante la delegación de Illinois podría intentar impedir que DePriest se sentara. Longworth los juró todos a la vez, discutiendo cualquier intento de ese tipo.

DePriest luchó por integrar las instalaciones del comedor del Capitolio, exigiendo una investigación después de que un asistente y el hijo del asistente fueron expulsados ​​del comedor de la Casa.

"Si permitimos la segregación y la negación de los derechos constitucionales bajo la cúpula del Capitolio", tronó en el piso de la Cámara, "¿dónde, en el nombre de Dios, los obtendremos?"

Esto, recuerde, fue en un momento en que la ley del país era la incómoda doctrina de "separados pero iguales" que surgió de la decisión de Plessy de la Corte Suprema. El espacio del comedor de la casa para negros estaba en el sótano, al lado de la cocina. Desigual.

Defendió el llamado a la investigación, que obtuvo, diciendo: “Si permitimos que este desafío [al derecho de los afroamericanos a comer entre los clientes blancos] se lleve a cabo sin corregirlo, será un ejemplo en el que la gente dirá El propio Congreso aprueba la segregación ".

Pero tuvo que hacer todos los trucos parlamentarios para que una Cámara hostil investigara el asunto. Una historia de su tiempo en el Congreso, publicada en un sitio web de la Cámara de Representantes, señala que reunió los nombres de 145 representantes para eludir el Comité de Reglas, donde su solicitud de investigación fue enviada para ser enterrada.

Aunque ganó y se inició la investigación, un voto de tres demócratas a dos republicanos dejó la política de segregación vigente al no hacer ninguna recomendación de cambio.

Él patrocinó la legislación contra los linchamientos y, como respuesta al mal manejo del caso de Scottsboro en 1931, trató de permitir que los juicios se movieran si era poco probable que los acusados ​​obtuvieran una audiencia justa de un jurado local. Un éxito fue su esfuerzo por prohibir la raza como un factor en las prácticas de contratación en el programa de empleos del New Deal conocido como Civilian Conservation Corps.

Poco después de llegar a la ciudad, DePriest se encontró en el centro de la controversia cuando la fealdad del racismo quedó al descubierto.

Jessie DePriest-Scurlock

Tradicionalmente, las esposas del Congreso son invitadas a un té en la Casa Blanca, presentado por la primera dama.

Lou Hoover, al igual que el portavoz Longworth, quería proteger a Jessie DePriest del probable comportamiento grosero de algunas de las otras esposas, pero su solución fue la opuesta a la de Longworth: en lugar de tomar un té, Hoover los dividió en cinco eventos separados.

Después de que se informó la noticia del té, aumentaron las críticas tanto en los medios de comunicación como en las cartas a la Casa Blanca. La mayoría eran de fanáticos indignados, pero algunos eran de personas indignadas por la indignación.

La objeción fue la mezcla social.

DePriest fue citado en una historia de Associated Press en 1929 diciendo: “Quiero agradecer a los demócratas del sur por una cosa. Eran tan bárbaros que llevaron a mis padres al norte. Si no hubiera sido por eso, no estaría hoy en el Congreso. He sido Jim Crowed, segregado, perseguido, y creo que sé cuál es la mejor manera de que el negro ponga fin a que se me impongan. Es a través del voto, a través de la organización, a través de la lucha eterna por sus derechos ”.

A pesar del rastro que trazó, también fue víctima de un cambio generacional: él y sus padres eran republicanos por Lincoln, y se ciñó a las políticas sociales del Partido Republicano que trabajaban para un hombre de unos 60 años que había alcanzado la riqueza y una economía. Carerra exitosa. Pero la Depresión, que golpeó duramente a la nación y a sus ciudadanos negros, hizo que los más jóvenes cambiaran su lealtad del Partido Republicano a los Demócratas y Franklin D. Roosevelt.

Su candidatura a la reelección en 1934 atrajo la atención nacional porque fue la primera carrera en la que un afroamericano desafiaba a un afroamericano. DePriest perdió ante Arthur Mitchell.

DePriest finalmente regresó a Chicago y ganó un término en el Concejo Municipal de Third Ward. Murió el 19 de mayo de 1951, a la edad de 80 años por complicaciones que surgieron luego de ser atropellado por un autobús.

Su casa estaba en un edificio de ocho pisos que poseía en 4536-38 S. King Drive South Parkway en la época de DePriest. Está registrado como Monumento Histórico Nacional.

La casa de Oscar DePriest en el lado sur.

Marcel Pacatte es el ex director del Medill News Service en Northwestern University, donde enseñó informes, redacción y edición. Ahora enseña en la Universidad Estatal de Boise.


Oscar DePriest posa frente a un avión ubicado en un aeródromo de Los Ángeles, 1929.

Oscar DePriest posa frente a un avión ubicado en un aeródromo en Los Ángeles, 1929. Oscar DePriest formó parte de los Aero Clubs de Bessie Coleman, establecidos para honrar la memoria de Bessie Coleman, la primera mujer afroamericana en obtener una licencia de piloto internacional . La imagen está inscrita, "Felicitaciones de sus amigos de Bessie Coleman Aero Clubs 1423 St. Jefferson Blvd., Los Angles Calif, 9-30-1929".


Desde el Grand Boulevard de Chicago hasta el LeDroit Park de Washington D.C.

En el momento de la elección de DePriest al Congreso, vivía con su esposa en un vecindario completamente negro en el lado sur de Chicago en 4536-4538 South Parkway (ahora Martin Luther King, Jr. Drive).

El segundo piso del apartamento de 1920 de ocho pisos en la comunidad de Grand Boulevard se convirtió en su residencia en 1921, pero los DePriests eran dueños de todo el complejo. La propiedad sigue siendo parte del fideicomiso de la familia DePriest y fue registrada como Monumento Histórico Nacional en 1975.

Cuando los DePriests se mudaron a Washington, D.C., en 1929, se mudaron a LeDroit Park en 419 U Street, Northwest. La Casa DePriest fue una de las cuarenta y un importantes villas independientes y adosadas de estilo italiano, gótico y del Segundo Imperio en una comunidad exclusiva diseñada y construida por el arquitecto de Washington James H. McGill entre 1873 y 1877. Cerca de la Universidad de Howard y Howard El teatro, la expansión de la comunidad a finales del siglo XIX provocó un cambio de población. Alrededor de 1901, el vecindario comenzó a evolucionar hacia el agradable refugio de la clase media alta para los líderes sociales, educativos y culturales negros de la ciudad que los DePriests habrían conocido.

Los vecinos inmediatos de DePriest incluían al Dr. Garnet C. Wilkinson (406 U Street), asistente del superintendente de escuelas de color en el distrito hasta 1954 Clara Taliaferro (414 U Street), farmacéutica e hija del abogado y educador John H. Smyth, ex embajador a Liberia en 1890 Percy A. Roy (417 U Street) un artesano, artesano y profesor de artes manuales en Armstrong High School famoso por sus exquisitos jardines de flores James M. Carter (402 U Street), profesor de inglés en la Universidad de Howard y famoso El fotógrafo negro Addison Scurlock tenía un estudio (900 U Street) cerca. 6

Los DePriests dejaron 419 U Street hacia el final de su último mandato y se mudaron a 1923 15th Street, Northwest, donde vivieron hasta que regresaron a Chicago en 1934. Cuando dejaron la residencia en 15th Street, la tradición familiar registró que los nuevos propietarios encontraron cientos de copias de la Declaración de Independencia. Poco después de ser juramentado en el Congreso, el congresista DePriest envió a los constituyentes 10,000 copias a los constituyentes de la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos. El Sr. DePriest argumentó que, en lugar de la igualdad social, buscaba lograr "justicia igualitaria ante la ley". Durante el resto de su vida, siempre que se le presentara la oportunidad, entregaría una copia de estos dos preciosos documentos estadounidenses. 7


Un siglo de progreso

¿Has oído hablar de Oscar DePriest? Hizo historia hace cien años el lunes.

Pocos hoy lo recuerdan, el único guiño duradero a su legado es una escuela primaria que lleva su nombre en East Garfield Park, pero hace cien años, el 6 de abril de 1915, Oscar DePriest hizo historia, convirtiéndose en el primer afroamericano concejal electo en Chicago.

DePriest tiene otras novedades. Fue el primer afroamericano elegido al Congreso del Norte, en 1928.

También, ignominiosamente, fue el primer concejal afroamericano en renunciar al Concejo Municipal bajo una nube de acusación, solo dos años después de su elección de 1915. Se le acusó de proteger a los capos de la política que dirigían un negocio de números que floreció en muchos de los barrios en su mayoría pobres y en su mayoría negros de Chicago, pero que luego fue absuelto. Su abogado en el caso fue Clarence Darrow.

De muchas maneras, él representa la primera parte de la historia de la experiencia afroamericana en Chicago, llegando con poco o nada, aprovechando la suerte, la inteligencia, la astucia y el trabajo duro para lograr el éxito financiero, convirtiéndose en parte de una próspera clase media y una clase alta emergente y luego usar ese éxito para dar los últimos pasos hacia la igualdad, alcanzar y ejercer el poder político.

Representó al Segundo Distrito, que incluía a Bronzeville, y había estado activo en la política, en el entonces próspero Partido Republicano de la ciudad, obteniendo votos confiables para la maquinaria republicana.

Según la Enciclopedia de Chicago, DePriest pasó su tiempo en el consejo abogando por mayores derechos para los afroamericanos y también buscando trabajos de patrocinio para los residentes de su barrio.

Una vez fuera del consejo, no dejó que los cargos de corrupción lo dejaran de lado y se convirtió en parte integral del creciente esfuerzo de los afroamericanos por el poder político, formando el Movimiento de los Pueblos, que el académico Charles R. Branham describió como el único político militante negro significativo. organización en Chicago antes de la Operación PUSH.

Branham escribe que DePriest lo usó como su partido político personal, alineándose con políticos que otorgarían concesiones al poder político afroamericano.

Uno de esos políticos fue William Hale "Big Bill" Thompson, quien fue elegido para su primer mandato como alcalde al mismo tiempo que DePriest ganó su escaño en el concejo municipal. Otro fue el representante de los Estados Unidos Martin Madden, un cantero millonario y poderoso presidente del Comité de Apropiaciones.

Madden representó al Primer Distrito durante décadas.

Cuando Madden murió inesperadamente en su oficina cerca de la Cámara de Representantes en el Capitolio pocas semanas después de ganar las primarias de 1928, Thompson respaldó a DePriest para sucederlo.

DePriest estaba preparado para la oportunidad, después de haber alentado a uno de sus jóvenes lugartenientes, William L. Dawson, a oponerse a Madden en las primarias como un caballo al acecho para suavizar el control de Madden en el distrito, que se estaba volviendo cada vez más afroamericano con la afluencia de residentes que llegan a la ciudad a través de la Gran Migración.

Dawson, quien perdió una pierna en un tren en un viaje a Detroit para hablar en nombre de DePriest, luego gobernó el South Side como concejal y congresista, como demócrata. Sirvió en Washington desde 1943 hasta su muerte en 1970.

DePriest sirvió tres mandatos en el Congreso.

Pero primero, un poco sobre sus antecedentes. Nació de antiguos esclavos en Florence, Alabama, en 1871. Florence fue el lugar de nacimiento, antes, del esclavo fugitivo Dred Scott y, dos años después del nacimiento de DePriest, del músico de blues W.C. Práctico.

La familia de DePriest huyó de Alabama cuando él era joven como parte del Movimiento Éxodo, un precursor de la Gran Migración. Muchos afroamericanos se dieron cuenta del mayor peligro y la animosidad hacia ellos cuando los demócratas blancos volvieron a tomar el control de la maquinaria política cuando terminó el período de Reconstrucción y los estados confederados volvieron a ser autónomos, sin supervisión federal.

La mayoría, como los DePriests, se trasladaron a Kansas, donde esperaban poder vivir sin las amenazas a sus libertades como ciudadanos.

Después de la escuela, donde estudió contabilidad, DePriest terminó en Chicago a los 18 años y trabajó como pintor de casas y yesero antes de participar en la política.

Más tarde, también se hizo rico como corredor de bienes raíces, aprovechando la huida de los blancos de las áreas a medida que la ciudad florecía, vendiendo a los nuevos afroamericanos que llegaban de una nueva migración más generalizada del sur desde la década de 1920 en adelante.

Mientras estuvo en el Congreso, DePriest no solo representó al Primer Distrito de Illinois, que ha tenido una línea ininterrumpida de representantes afroamericanos desde DePriest hasta Bobby Rush, sino que representó simbólicamente a los afroamericanos en todo el país: la gente le puso a sus hijos el nombre de él. habló por las personas de color y representó sus intereses y defendió sus derechos.

Sus tres mandatos lo vieron luchando contra el fanatismo en el Congreso, en Washington y en la nación.

Aunque era el único afroamericano en el Congreso, no carecía de amigos en la capital. Muchos buscaron hacer que su mandato fuera hospitalario, dándose cuenta de la naturaleza histórica del momento. El presidente de la Cámara de Representantes, Nicholas Longworth, a instancias de otra representante republicana de Chicago, Ruth Hanna McCormick, cambió la forma en que se juraron los nuevos representantes.

Hasta ese momento, los miembros eran juramentados estado por estado. La gente temía que alguno de varios sureños hostiles en los estados juraron ante la delegación de Illinois podría intentar impedir que DePriest se sentara. Longworth los juró todos a la vez, discutiendo cualquier intento de ese tipo.

DePriest luchó por integrar las instalaciones del comedor del Capitolio, exigiendo una investigación después de que un asistente y el hijo del asistente fueron expulsados ​​del comedor de la Casa.

"Si permitimos la segregación y la negación de los derechos constitucionales bajo la cúpula del Capitolio", tronó en el piso de la Cámara, "¿dónde, en el nombre de Dios, los obtendremos?"

Esto, recuerde, fue en un momento en que la ley del país era la incómoda doctrina de "separados pero iguales" que surgió de la decisión de Plessy de la Corte Suprema. El espacio del comedor de la casa para negros estaba en el sótano, al lado de la cocina. Desigual.

Defendió el llamado a la investigación, que obtuvo diciendo: "Si permitimos que este desafío [al derecho de los afroamericanos a comer entre los clientes blancos] se lleve sin corregirlo, será un ejemplo en el que la gente dirá El propio Congreso aprueba la segregación ".

Pero tuvo que hacer todos los trucos parlamentarios para que una Cámara hostil investigara el asunto. Una historia de su tiempo en el Congreso, publicada en un sitio web de la Cámara de Representantes, señala que reunió los nombres de 145 representantes para eludir el Comité de Reglas, donde su solicitud de investigación fue enviada para ser enterrada.

Aunque ganó y se inició la investigación, una votación de tres demócratas a dos republicanos dejó la política de segregación vigente al no hacer ninguna recomendación de cambio.

Él patrocinó la legislación contra los linchamientos y, como respuesta al mal manejo del caso de Scottsboro en 1931, trató de permitir que los juicios se cambiaran si era poco probable que los acusados ​​obtuvieran una audiencia justa de un jurado local. Un éxito fue su esfuerzo por prohibir la raza como un factor en las prácticas de contratación en el programa de empleos del New Deal conocido como Civilian Conservation Corps.

Poco después de llegar a la ciudad, DePriest se encontró en el centro de la controversia cuando la fealdad del racismo quedó al descubierto.

Tradicionalmente, las esposas del Congreso son invitadas a un té en la Casa Blanca, presentado por la primera dama.

Lou Hoover, al igual que el portavoz Longworth, quería proteger a Jessie DePriest del probable comportamiento grosero de algunas de las otras esposas, pero su solución fue la opuesta a la de Longworth: en lugar de tomar un té, Hoover los dividió en cinco eventos separados.

Después de que se informó la noticia del té, aumentaron las críticas tanto en los medios de comunicación como en las cartas a la Casa Blanca. La mayoría eran de fanáticos indignados, pero algunos eran de personas indignadas por la indignación.

La objeción fue la mezcla social.

DePriest fue citado en una historia de Associated Press en 1929 diciendo: "Quiero agradecer a los demócratas del sur por una cosa. Fueron tan bárbaros que llevaron a mis padres al norte. Si no hubiera sido por eso, no estar en el Congreso hoy. He sido Jim Crowed, segregado, perseguido, y creo que sé cuál es la mejor manera de que el negro pueda detener la imposición. Es a través del voto, a través de la organización, a través de la lucha eterna por sus derechos. "

A pesar del camino que trazó, también fue víctima de un cambio generacional: él y sus padres eran republicanos debido a Lincoln, y se ciñó a las políticas sociales del Partido Republicano que trabajaban para un hombre de unos 60 años que había alcanzado la riqueza y una economía. Carerra exitosa. Pero la Depresión, que golpeó duramente a la nación y a sus ciudadanos negros, hizo que los más jóvenes cambiaran su lealtad del Partido Republicano a los Demócratas y Franklin D. Roosevelt.

Su candidatura a la reelección en 1934 atrajo la atención nacional porque fue la primera carrera en la que un afroamericano desafiaba a un afroamericano. DePriest perdió ante Arthur Mitchell.

DePriest finalmente regresó a Chicago y ganó un término en el Concejo Municipal de Third Ward. Murió el 19 de mayo de 1951, a la edad de 80 años por complicaciones que surgieron luego de ser atropellado por un autobús.

Su casa estaba en un edificio de ocho pisos que poseía en 4536-38 S. King Drive South Parkway en la época de DePriest. Está registrado como Monumento Histórico Nacional.


DePriest, Oscar Stanton

El congresista y empresario Oscar DePriest nació en Florence, Alabama, hijo de antiguos esclavos. En 1878, como parte de la migración de los Exodusters, la familia emigró a Kansas para escapar de la pobreza. DePriest fue a Chicago en 1889 y trabajó como pintor y decorador, oficios que lo llevaron a convertirse en contratista de obras y más tarde en exitoso corredor de bienes raíces. También resultó ser un organizador político incansable y se estableció como un miembro valioso de la poderosa organización del Partido Republicano. El partido lo programó en 1904 para su primera carrera victoriosa por un puesto público, un lugar en la Junta de Comisionados del Condado de Cook. Ganó la reelección en 1906, pero su pérdida dos años más tarde lo marcó de la oficina política hasta que ganó las elecciones como el primer concejal negro de Chicago en 1915.

La rápida migración de afroamericanos a Chicago desde el sur elevó el valor de las propiedades en el segregado South Side Black Belt, y DePriest aprovechó las oportunidades inmobiliarias resultantes para amasar una fortuna considerable. Estos nuevos inmigrantes también reabastecerían la carrera política de DePriest al convertirse en el líder negro central de la máquina del alcalde republicano William ("Big Bill") Thompson & # x2014, una organización formidable que se mantiene unida por el patrocinio, la generosidad en los nombramientos políticos y la extraordinaria lealtad al partido entre los negros. . La gran ruptura política de DePriests se produjo en 1928 con la muerte de su mentor, el congresista Martin Madden. DePriest insistió en que el partido apoyara su candidatura para el antiguo escaño de Madden y, con su respaldo, la creciente mayoría negra del distrito lo eligió. Cuando, en 1929, DePriest ocupó su escaño en el 71 ° Congreso como el primer representante estadounidense afroamericano de un estado del norte, fue la primera vez en veintiocho años que la Cámara tuvo un miembro negro.

En el Congreso, DePriest fue una figura enérgica y controvertida que tuvo poco éxito en la promulgación de sus medidas de derechos civiles introducidas con frecuencia. Sus colegas rechazaron su proyecto de ley antilynching, una medida que prohíbe la discriminación laboral del gobierno en el sur, una propuesta para que los negros sirvan en el restaurante de la Cámara y un plan para la transferencia de jurisdicción en casos penales cuando un acusado temía prejuicios raciales o religiosos locales. Su logro más sobresaliente fue una enmienda que el Congreso promulgó en marzo de 1933 para prohibir la discriminación en el Cuerpo de Conservación Civil. También consiguió un mayor apoyo gubernamental de la Universidad de Howard y fue un firme partidario de la restricción de la inmigración para preservar los puestos de trabajo de los afroamericanos.

DePriest sobrevivió a las primeras redadas electorales demócratas de 1930 y 1932, pero perdió dos años después ante un demócrata negro, Arthur Mitchell, cuando los votantes afroamericanos en Chicago renunciaron a su lealtad tradicional al partido de Abraham Lincoln y se volvieron hacia los demócratas. DePriest reanudó su carrera en bienes raíces, perdió ante Mitchell nuevamente en 1936, y se desempeñó una vez más como concejal de Chicago entre 1943 y 1947. Murió de una enfermedad renal en 1951.


DePriest, Oscar S.

Hijo de ex esclavos, DePriest se convirtió en un hombre de negocios y un político republicano respetado. Elegido por primera vez un comisionado del condado de Cook, ganó las elecciones como el primer concejal negro de Chicago en 1915. Su victoria fue atribuible a la maquinaria Second Ward del partido y la lealtad de las mujeres afroamericanas, que comprendían el 25 por ciento de los votantes negros. Obtuvieron el sufragio por la Enmienda del Sufragio de la Mujer del Estado de 1913. La líder del club, Frances Barrier Williams (1855-1944), dijo que el triunfo de DePriest proporcionaría "un arma eficaz con la que combatir los prejuicios y la discriminación de todo tipo" (Hendricks, 1998, p. 96).

DePriest hizo su afirmación de su misión y la llevó a cabo en Washington. Elegido para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 1928, el primer congresista afroamericano desde 1901, fue el autor de varios proyectos de ley clave, pero fallidos, de protección del delincuente y antilnching. Esto último incluyó multas y encarcelamiento para los funcionarios que permitieron que las turbas dañaran a los prisioneros y, en casos de linchamiento, compensaciones a los sobrevivientes financiadas por el estado. Redactó un proyecto de ley que prohíbe la discriminación racial en el Cuerpo de Conservación Civil, una de las principales fuentes de trabajos negros durante la Depresión. Además, aumentó las asignaciones presupuestarias de la Universidad de Howard y nombró a cadetes negros para las academias militares estadounidenses. A pesar de las amenazas de muerte, también habló a las audiencias negras del sur sobre el derecho al voto.


El pionero del ROTC de Harvard recuerda su lucha por servir

Autor: Erint Images Charles V. “Chuck” DePriest (izquierda), un cirujano retirado de la Fuerza Aérea y graduado de Harvard College y Harvard Medical School, luchó con éxito en una batalla con Harvard para permitirle recibir una comisión ROTC a través del Massachusetts Institute of Technology. Se muestra a Chuck con su hermano, Oscar S. “Butch” DePriest IV, un graduado de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Harvard y la Universidad de Boston que se desempeña como general de brigada en las Reservas del Ejército.

Autor: Erint Images Charles V. “Chuck” DePriest (izquierda), un cirujano retirado de la Fuerza Aérea y graduado de Harvard College y Harvard Medical School, luchó con éxito en una batalla con Harvard para permitirle recibir una comisión ROTC a través del Massachusetts Institute of Technology. Se muestra a Chuck con su hermano, Oscar S. “Butch” DePriest IV, un graduado de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Harvard y la Universidad de Boston que se desempeña como general de brigada en las Reservas del Ejército.

As musket fire rang out on Lexington Green this week to mark the first shots of the Revolutionary War, the thoughts of a retired soldier who grew up near the famed battle site turned to his own history of military service.

For Charles V. “Chuck” DePriest, the fight to don a uniform was as tough as anything he faced during his career as an Air Force officer.

“That was a long time ago,” said DePriest from his home in Tennessee. “But every year, about this time, I can’t help but think of what I had to go through to serve my country.”

The struggle began close to 40 years ago with the unlikely dream of a stubborn, blue-eyed black teen from the Boston suburbs to fly to Mars.

About the time the Paris Peace Accords were signed in 1973, DePriest, a football star, science whiz and aspiring astronaut from Bedford High, mailed off his application to Harvard College.

The high school senior had nurtured his astral ambitions on the runway of nearby Hanscom Air Force Base, where he often eluded M.P.’s to sneak on the tarmac, lie on his back and suck in jet fumes as F-4s came screaming in overhead for a landing.

Four years before DePriest’s high school graduation, a former Navy test pilot named Neil Armstrong had stepped on the moon. Buzz Aldrin, who piloted the Eagle lunar module, and Columbia commander Michael Collins were West Point graduates who had served in the Air Force.

The flight plan to the Red Planet, DePriest figured, clearly led through the Wild Blue Yonder.

Military and public service, even in the overheated anti-war climate of Massachusetts, were no deterrents to DePriest. In the 1920s, his great-grandfather, Oscar S. DePriest, the son of a slave, bucked the Chicago ward bosses to become the first African American elected to Congress in the 20th century. DePriest’s uncle died fighting in a segregated unit in World War II.

In April 1973, DePriest got into Harvard, joining his older brother, Oscar S. “Butch” DePriest IV, on campus. But the zeitgeist in Cambridge proved an obstacle to his ambition. In 1969, the Crimson faculty had voted to boot the oldest Reserve Officers’ Training Corps (ROTC) program in the country out of Harvard Yard, leaving students like DePriest with no Ivy League pathway to uniformed service.

But military education was another matter. In theory, Harvard’s cross-registration agreement with the Massachusetts Institute of Technology (MIT) gave DePriest access to MIT’s ROTC-sponsored military science courses and perhaps an Air Force commission.

DePriest picked up the gauntlet to challenge Harvard’s ROTC policy for financial reasons as well as career ambitions, as his father, a Harvard Medical School graduate and Army veteran, was no longer supporting the family.

“During my sophomore year, with my family situation, I couldn’t afford to go to school, so that was another reason to start looking into ROTC,” said DePriest.

The battle, however, was more than personal. DePriest was just the latest combatant in a fight going back to the earliest days of the country for men of color from Massachusetts to serve their nation in uniform.

Patriots like George Middleton, whose Beacon Hill home is a stop on Boston’s Black History Trail, successfully agitated to serve in the Continental Army under George Washington. The first black regiment in the Civil War, the famed 54th, was organized in Boston.

Early in his sophomore year, DePriest began calling on Harvard President Derek Bok to discuss his idea of getting a commission through MIT. His calls went unanswered. One spring afternoon, not long before the fall of Saigon, the determined yearling marched into ivy-covered Massachusetts Hall, barged into the president’s office, and asked Harvard’s top gun for a little backup.

“He wasn’t very happy with me, but he was an Army veteran and told me he’d try to help,” recalled DePriest.

Meanwhile, MIT’s Air Force ROTC director advised DePriest to sign up for Air Force basic training, apply for an ROTC scholarship and then petition Harvard to approve an accommodation with MIT.

So DePriest headed to Vandenberg Air Force Base in California that summer for basic training and returned to Cambridge without an Afro, but with a scholarship. President Bok quietly approved the MIT arrangement. DePriest began taking ROTC-required coursework at MIT atop his pre-med studies.

By the end of DePriest’s junior year, the faculty had gotten wind of DePriest’s outflanking tactics and raised objections. DePriest’s uniformed presence on campus had made the breach in policy too obvious to ignore.

“They told me not to wear my uniform on campus, but of course I wore it anyway,” he said with a chuckle.

In an emotionally charged debate in University Hall, Henry Rosovsky, the powerful faculty dean and Army veteran, defended DePriest’s right to continue his education with an ROTC award.

“I always strongly believed it was a good thing for the Army to have Harvard-trained officers,” said Rosovsky. “I always thought it was a mistake to make it more difficult for those who wanted to serve to do so.”

“There were some faculty members who were very liberal in their views who wrongly believed their views could be imposed on students,” said Bok. “I clearly thought that was intolerant and wrong.”

Under pressure from Harvard’s president and top dean, the faculty formally voted to approve the arrangement DePriest was already pursuing.

A year later, in a ceremony in an elegant Georgian courtyard along the banks of the Charles River, Chuck DePriest was commissioned a second lieutenant in the United States Air Force.

DePriest entered Harvard Medical School, became a flight surgeon and served for 10 years on active duty, flying jet fighters and treating airmen and soldiers all over the world. Retiring from the Air Force as a major, he now works as a radiologist in Nashville, Tenn., where he lives with his wife and family.

Chuck also made a convert of his older brother to the military cause. After his own graduation from Harvard, the elder brother attended Boston University School of Dental Medicine and enrolled in the Army’s graduate ROTC program. The Bedford dentist now serves as a brigadier general in the Army Reserve, commanding a combat medical brigade out of Fort Devens.

Since the DePriests’ days in Cambridge, the “Don’t Ask, Don’t Tell” policy barring gays who declare their sexual preference from wearing a uniform has replaced the conflict in Vietnam as the Harvard faculty’s rationale for denying the presence of a full-fledged ROTC chapter on campus.

Speaking with the authority of historical perspective and of personal and family sacrifice, the DePriest brothers say that anyone qualified to serve ought to be given a chance to do so. They also argue that honorable service can co-exist with honorable dissent.

“It’s time for Harvard to embrace that lesson,” said Chuck DePriest. “The military didn’t come up with the policy. Congress did. The politicians have to change it. Why should someone who wants to attend ROTC at Harvard have to suffer because of what they do? Besides, Harvard takes millions of dollars for defense research. It’s hypocritical to reject ROTC funding for their students.”

DePriest shrugs over the fact that he never did get to Mars.

“I can’t complain,” he said. “I had a great career.”

But he did make history, leading the first successful assault on Harvard to bring military service closer to full acceptance on the Crimson campus.


Ver el vídeo: Oscar DePriest Cheerleaders (Octubre 2021).