Podcasts de historia

6 tesoros perdidos famosos

6 tesoros perdidos famosos

1. Arca de la Alianza

Según la Biblia hebrea, Moisés mandó construir el arca de madera adornada y bañada en oro conocida como el Arca de la Alianza según el diseño del propio Dios. Su propósito era proteger las reliquias sagradas, incluidas dos tablas de piedra que contenían los Diez Mandamientos. Los israelitas llevaron el arca durante los 40 años que pasaron vagando por el desierto, y luego la colocaron en el templo del rey Salomón en Jerusalén. En el 607 a. C., los babilonios sitiaron la capital israelita, mataron a más de un millón de personas y llevaron a los supervivientes al exilio. Cuando los israelitas regresaron, el Arca había desaparecido, junto con muchos otros tesoros invaluables. Se desconoce si el cofre sagrado estaba escondido en algún lugar antes del asedio como protección o si fue destruido por los invasores babilónicos. En cualquier caso, los arqueólogos y los buscadores de tesoros lo han estado buscando durante más de un siglo, con poco éxito.

2. El tesoro de Montezuma

Cuando Hernán Cortés llegó a la capital azteca de Tenochtitlan en 1519, el emperador Moctezuma II lo saludó a él y a sus hombres con gran ceremonia. Los aztecas incluso ofrecieron a Cortés oro y plata con la esperanza de que estos “dioses” de piel blanca dejaran Tenochtitlán en paz. Codiciosos de más, los españoles pusieron a Montezuma bajo arresto domiciliario y, con la ayuda de los aliados locales, se dedicaron a saquear la ciudad y aterrorizar a sus habitantes. Después de una brutal masacre durante una fiesta religiosa, los aztecas se rebelaron y Moctezuma murió en la confusión. Las fuerzas españolas huyeron de Tenochtitlán bajo un ataque total y se vieron obligadas a arrojar todas sus riquezas saqueadas en las aguas del lago de Texcoco en su loca carrera por escapar. Aunque Cortés regresó con un ejército reconstruido al año siguiente y conquistó a los aztecas para siempre, el llamado "Tesoro de Moctezuma" permanecería perdido. Según la teoría más popular, las riquezas aún descansan en el fondo del lago de Texcoco, aunque muchos lo han buscado allí sin éxito. Pero como dice una leyenda, transmitida por algunos descendientes aztecas, más de 2.000 hombres recuperaron los tesoros y los llevaron (con el cadáver exhumado de Montezuma) al norte, tal vez hasta el sur de Utah.

3. El tesoro de Barbanegra

Se cree que el pirata más famoso de la historia (nombre real: Edward Teach) sirvió como corsario británico durante la Guerra de Sucesión española a principios del siglo XVIII antes de embarcarse en su breve pero notoria carrera en la piratería. De 1716 a 1718, Barbanegra y su buque insignia de 40 cañones, Queen Anne's Revenge, merodearon las Indias Occidentales y la costa atlántica de América del Norte, aprovechando los barcos que regresaban a España cargados de oro, plata y otros tesoros de México y América del Sur. A finales de 1718, una fuerza naval británica dirigida por el teniente Robert Maynard logró matar a Barbanegra después de una reñida batalla; Maynard hizo decapitar al infame pirata y colgó la cabeza del bauprés de su barco. Antes de su muerte, Barbanegra afirmó haber escondido su enorme tesoro, pero nunca le dijo a nadie su ubicación. Los buscadores de tesoros lo han estado buscando desde entonces, buscando pistas en todas partes, desde la bahía de Chesapeake en Virginia hasta el Caribe y las Islas Caimán.

4. Tesoro de Lima

En 1820, mientras las fuerzas del líder revolucionario José de San Martín avanzaban sobre Lima, Perú, las autoridades españolas se apresuraron a salvar las riquezas que habían acumulado desde la conquista del Imperio Inca en el siglo XVI. Le confiaron al capitán de barco británico William Thompson que escondiera el tesoro a bordo de su barco, el Mary Dear, y navegara hasta que fuera seguro regresar a Lima. En cambio, Thompson y su tripulación mataron a los guardias del virrey español y se fueron con el botín. Cuando un barco español capturó al Mary Dear, toda la tripulación fue ejecutada excepto Thompson y su primer oficial, quienes prometieron revelar dónde habían enterrado el tesoro. Pero cuando llegaron a la Isla del Coco, cerca de la actual Costa Rica, Thompson y su compañero escaparon a la jungla y nunca más se supo de ellos. Desde entonces, más de 300 expediciones han intentado —y fracasado— encontrar el Tesoro de Lima. Se cree que el botín perdido, que supuestamente incluía una imagen de oro macizo de tamaño natural de la Virgen María incrustada en gemas, tiene un valor de alrededor de $ 200 millones en la actualidad.

5. El tesoro de Mosby

A principios de marzo de 1863, el coronel guardabosques confederado John Singleton Mosby y su banda de asaltantes guerrilleros sorprendieron a más de 40 soldados de la Unión en el Palacio de Justicia de Fairfax y los vencieron sin disparar un solo tiro. De los alojamientos del general de la Unión Edwin Stoughton, Mosby supuestamente tomó un saco de arpillera relleno con más de $ 350,000 en oro, plata, joyas, candelabros y otras reliquias familiares, todos ellos tomados de las casas de ricos plantadores de Virginia. Mientras Mosby transportaba a Stoughton y los otros prisioneros de regreso a la línea confederada, sus exploradores le advirtieron de un gran destacamento de soldados de la Unión cerca. En caso de una batalla, Mosby les dijo a sus hombres que enterraran el saco del tesoro entre dos grandes pinos, que marcó con su cuchillo. Los asaltantes de Mosby evitaron el enfrentamiento y regresaron detrás de las líneas confederadas, pero cuando envió a siete de sus hombres para recuperar las riquezas, fueron capturados y ahorcados como guerrilleros acusados. Mosby nunca regresó a buscar el tesoro y nunca le dijo a nadie más su ubicación exacta; hasta donde sabemos, permanece enterrado en los bosques del condado de Fairfax, Virginia, en la actualidad.

6. Oro nazi en el lago Toplitz de Austria

Durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania se encontraba al borde de la derrota, el régimen nazi trató de ocultar los valiosos tesoros que había pasado los últimos seis años saqueando museos y familias judías condenadas en toda Europa. Incluso hoy en día, continúan circulando rumores de un "tren fantasma" nazi que transporta hasta 300 toneladas de oro y otras riquezas a través de una red secreta de túneles en Polonia. En el lago Toplitz, ubicado en un espeso bosque alpino en Austria, se cree que los oficiales nazis han hundido miles de millones de dólares en oro del Reichsbank, ninguno de los cuales se ha recuperado hasta ahora. En 1959, los buzos recuperaron contenedores llenos de millones de dólares en moneda falsa de las naciones aliadas, parte de un plan nazi para destruir las economías de sus enemigos a través de la inflación. Hasta la fecha, al menos siete personas se han ahogado en las gélidas aguas del lago en busca del oro nazi perdido.



Los Archivos Nacionales almacenan algunos de los documentos más preciados y raros de la historia y rsquos. La seguridad es estricta en los almacenes antropológicos más importantes del mundo, pero esto no ha impedido que los ladrones se lleven algunas de sus invaluables piezas.

Los documentos de patente que describen en detalle el concepto de Wilbur y Orville Wright & rsquos para una máquina voladora fueron levantados por un ladrón desconocido sin que nadie se diera cuenta. No fue hasta 2003 que nadie descubrió que estaba desaparecido y, desde entonces, nadie ha podido aprehender al culpable.

Los robos en los archivos se han vuelto tan comunes que se ha asignado un grupo de trabajo armado para rastrear las piezas faltantes. Se han recuperado las fotos tomadas por los astronautas durante el aterrizaje en la Luna, al igual que las cintas de audio del Hindenburg choque. Pero hasta que alguien intente subastar bocetos de aviones hechos a mano de principios del siglo XX, es posible que nunca sepamos a dónde despegaron los documentos de patente.


Numerosos barcos del tesoro españoles fueron bautizados San Miguel, y más de uno hundido entre el Nuevo Mundo y España, pero uno en particular es tentador. San Miguel de Archangel & ndash San Miguel Arcángel & ndash fue parte de la flota del Tesoro Español de 1715 que partió de La Habana justo a tiempo para encontrarse con un huracán en la costa de Florida y ser completamente destruida. La flota transportaba oro, plata, esmeraldas, perlas y otras gemas preciosas saqueadas de los aztecas por los españoles, con la intención de reforzar las arcas del Imperio español. En cambio, 300 años después, partes de la fortuna perdida todavía llegan a la costa de la costa del tesoro de Florida y rsquos.

Gran parte de la Flota del Tesoro se ha descubierto y rescatado, cerca de Sebastian Inlet, donde el huracán envió los barcos al fondo hace tres siglos. La flota española estaba formada por varios tipos de embarcaciones, entre ellas los galeones pesados, todos ellos perdidos y descubiertos, y un menor número de carracas. Una carraca era un barco más liviano, más fácil de manejar con vientos variables y mares agitados, y también más rápido a vela que los galeones. Se preferían las carracas para transportar carga, incluidos los tesoros de los aztecas, y los galeones se consideraban más adecuados para la defensa de la flota (aunque también llevaban tesoros). San Miguel de Arcángel era una carraca.

Debido a los registros mantenidos por los españoles en La Habana, hoy se conoce el tamaño y la composición de la flota del tesoro. A La Habana llegaban barcos de Vera Cruz, Cartagena y Porto Bello, cargados con las riquezas saqueadas de México. Un mercante francés, Le Griffon, se unió para acogerse a la protección de los galeones españoles contra los piratas que vagaban por el Caribe, con la esperanza de robar los tesoros que los españoles habían robado de lo que llamaban Nueva España. Un total de once barcos españoles se congregaron en el puerto de La Habana y rsquos, además del barco francés. La amenaza de los piratas llevó a los españoles a retrasar deliberadamente su salida hasta el final de la temporada de tormentas, creyendo que podrían bordear la costa de Florida y refugiarse cerca de San Agustín.

La flota sobrevivió aproximadamente una semana después de salir de La Habana, más de mil marineros murieron en las tormentas. Los españoles sabían dónde se hundían la mayoría de los barcos y lograron rescatar al menos la mitad del tesoro que se hundió en los barcos, utilizando buzos nativos y esclavos. A fines del siglo XX, los rescatadores modernos han recuperado más tesoros y, de vez en cuando, partes de la riqueza de la Nueva España todavía llegan a las costas a lo largo de la Costa del Tesoro de Florida y rsquos, incluidas cadenas de oro, cálices y, ocasionalmente, lingotes de oro y plata. Todos los barcos de la flota del tesoro han sido identificados, se conoce su paradero, excepto uno.

La carraca San Miguel de Arcángel se cree que corrió antes de la tormenta, alcanzando latitudes más al norte que el resto de la flota, antes de que también se perdiera en el mar. Es imposible adivinar cuánto más al norte, pero probablemente permaneció cerca de la costa, ya que los vientos del huracán habrían impedido que llegara al mar abierto. Posiblemente el barco más rico de toda la flota del tesoro de 1715 descansa en el fondo de la costa de Florida, esperando ser descubierto y liberado de su placa de oro y plata, y de las esmeraldas, diamantes y perlas que llevaba cuando partió de La Habana. hace tres siglos.


5 El barco fantasma María Celeste

En 1872, el barco fue visto frente a las Azores en el Atlántico completamente intacto y tranquilo, aparte de su tripulación desaparecida. No se pudo encontrar una sola persona, viva, muerta o no-muerta, a pesar de que las pertenencias personales de todos seguían sin ser molestadas donde las habían dejado. Incluso las cosas pequeñas como los objetos de valor y la música de piano estaban justo donde deberían haber estado. Era como si su tripulación simplemente se hubiera evaporado.

El extraño caso de la desaparición de la tripulación del buque mercante María Celeste No es sólo el misterio marítimo más famoso de la historia, es el episodio que sirvió de partera a la histeria del Triángulo de las Bermudas.

Entonces, ¿cómo desaparecieron todos? Fantasmas? Extraterrestres? ¿Monstruos marinos? ¿Vórtice dimensional? Según History Channel, sí. Después de todo, el caso ha demostrado ser difícil de resolver. Faltaban todos los papeles del barco, pero el diario de navegación seguía sano y salvo. La piratería es poco probable, ya que no hubo signos de lucha ni falta el botín. La escotilla principal estaba sellada y no se informaron tormentas ni interrupciones de tiempo / espacio en el área.

Los científicos señalan ahora la única pista desconcertante que nos dejó el barco: de su cargamento de 1.701 barriles de alcohol, nueve estaban vacíos. Sabemos lo que estás pensando: la tripulación arrojó a su capitán por la borda para que pudieran emborracharse con alcohol crudo y sacar el bote salvavidas a dar un paseo, que transcurrió espléndidamente hasta que lo estrellaron contra una ballena. Suena como un fin de semana increíblemente interesante, pero la verdad es mil millones de veces más asombrosa.

Se cree que el mayor misterio marítimo de la historia ha sido objeto de una de las explosiones más increíbles de la historia del alcohol. El Dr. Andrea Sella, profesor de química en el University College de Londres, creó una réplica del Mary Celeste's reprimirse en 2006 solo para que pudiera encontrar una forma MacGyverish de hacer estallarlo sin dejar una sola señal de fuego. Simuló una fuga de los nueve barriles de alcohol del barco y descubrió que una vez que el vapor se encendía, digamos con una tubería o una chispa, creaba un "tipo de explosión de onda de presión. Había una espectacular ola de llamas pero, detrás de ella , era aire relativamente fresco. No quedó hollín y no hubo quemaduras ni quemaduras ".

Eso es correcto, el María Celeste probablemente estaba sujeto a un extraña explosión fantasma lo suficientemente poderoso como para abrir todas las escotillas, pero finalmente dejar a todos y a todo en el bote completamente ilesos. La tripulación, sin embargo, habría experimentado una sorpresa similar a cuando los nazis abrieron el Arca de la Alianza.

Parece que la tripulación desaparecida estaba tan horrorizada que se amontonaron en el bote salvavidas del barco sin nada útil como comida o agua, y finalmente se hundieron o murieron de sed y exposición. Sí el María Celeste aún se hubiera visto perfectamente bien mientras navegaban hacia los brazos abiertos de la Muerte, pero pregúntese: ¿Se habría ofrecido voluntario para regresar a ese barco?


Los tesoros perdidos más grandes del mundo, aún esperando ser encontrados

En estos días, gracias en gran parte a Google Earth, parece que no queda ni una pulgada de este planeta sin explorar ni un solo tesoro sin descubrir. Pero eso simplemente no es cierto. Algunas de las riquezas más increíbles del mundo, desde tesoros piratas hasta joyas reales, todavía están en algún lugar, perdidas, esperando ser encontradas.

Algunos de ellos son legendarios y una mera mención estimula la imaginación: el Santo Grial, buscado durante siglos por hombres devotos con la esperanza de encontrar la copa que alguna vez contuvo la sangre de Cristo. O El Dorado, la mítica ciudad inca pavimentada con oro y un tesoro inimaginable que enloqueció de codicia a oleadas de conquistadores.

Todavía hoy, el arte de la caza del tesoro sobrevive, y pocos tesoros son más atractivos que los naufragios. Probablemente el tesoro más grande entre ellos es La Flor de la Mar - La Flor del Mar - una fragata portuguesa que zarpó de Malaca, Malasia, en 1511 con el tesoro más grande jamás reunido en la historia naval de Portugal. El barco fue atrapado en una violenta tormenta en el Estrecho de Malaca y naufragó en los arrecifes de Sumatra, partiéndose en dos y derramando su precioso contenido en las olas.

La Flota del Tesoro de 1715 de España es también un trofeo de ensueño. En el apogeo de su imperio, España reunió una de las flotas de tesoros más ricas jamás vistas: 11 barcos, todos llenos hasta la borda de plata, oro, perlas y esmeraldas del Nuevo Mundo. Los barcos salieron de Cuba justo antes de la temporada de huracanes con la esperanza de disuadir a los piratas. Funcionó, pero unos días después una tormenta hundió los 11 barcos, enviando miles de marineros y toneladas de tesoros al fondo del mar. Se han localizado siete de los barcos, pero solo se ha recuperado un pequeño porcentaje de la recompensa.

Otra forma, más macabra, de búsqueda de tesoros es la búsqueda para descubrir los lugares de descanso de las figuras más importantes de la historia. Las tumbas de la reina egipcia Nefertiti y el emperador mongol Genghis Khan nunca se han encontrado, aunque se cree que ambos contienen grandes riquezas. Otra tumba muy buscada es la de Qin Shi Huang, el primer emperador de China. De hecho, ha sido encontrado, protegido por el famoso Ejército de Terracota, y se cree que contiene artefactos invaluables. Pero la excavación es lenta porque el suelo que rodea el área del entierro tiene una alta concentración de mercurio tóxico que podría envenenar el suministro de agua si no se maneja correctamente.

El busto de Nefertiti aparece durante una vista previa para la prensa de la exposición 'A la luz de Amarna' en el Neues Museum de Berlín, Alemania, el miércoles 5 de diciembre de 2012. (AP Photo / Michael Sohn, piscina)

Cuando pensamos en un tesoro olvidado, imaginamos una cosa: joyas. Tome las Joyas de la Corona del Rey Juan. A este corrupto gobernante de Inglaterra le encantaban las ostentosas demostraciones de riqueza. Pero en 1216, sus majestuosas joyas de la corona se perdieron cuando una inundación arrasó con los carros que las transportaban. John murió varios días después y las joyas nunca se encontraron.

Cuando los bolcheviques irrumpieron en el palacio del zar en 1918, ocho huevos Fabergé de valor incalculable, hechos con piedras preciosas, metales caros e ingeniería precisa, desaparecieron de una colección de 50. Si bien nunca se han encontrado, se rumorea que varios de ellos lo lograron. al Reino Unido y EE. UU.

El huevo de Fabergé "El huevo de la coronación", 1897, se exhibe en una exposición en el museo Bellerive en Zurich, Suiza, el miércoles 7 de junio de 2006. (AP Photo / Keystone, Alessandro Della Bella)

Pero muchos de los tesoros más buscados del mundo son mucho más grandes. Este es el caso de la legendaria Sala de Ámbar, una sala revestida con paneles de ámbar, oro y espejos que fue entregada a Pedro el Grande como regalo de Friedrich Wilhelm I en 1716.

¿Cómo podría desaparecer una habitación? Bueno, en 1943 los soldados alemanes desmantelaron la habitación después de invadir Rusia, la empacaron en 27 cajas y la enviaron a Kaliningrado. Se dice que los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial lo destruyeron, aunque algunas pruebas sugieren que en realidad fue enviado fuera de la ciudad en los meses siguientes y escondido junto con otros tesoros nazis.

Más objetos de valor nazis podrían estar en el fondo del lago Toplitz en los Alpes austríacos. Durante una retirada apresurada, los oficiales nazis arrojaron un puñado de misteriosas cajas de hierro al lago. Hasta ahora, el tesoro ha eludido a los buceadores que intentan alcanzarlo debido a una densa capa de troncos hundidos a medio camino del fondo del lago.

Por supuesto, muchas búsquedas del tesoro se basan en rumores y rumores. Y a medida que pasan los años y los hechos se mezclan con las leyendas, se vuelve difícil distinguir la verdad del cuento. Sin embargo, ejemplos recientes muestran que todavía hay esperanza para el aspirante a Indiana Jones.

En junio de 2011, se descubrieron miles de millones de dólares en oro y joyas de valor incalculable debajo del templo Sree Padmanabhaswamy en India. Y este año, el descubrimiento de un naufragio del siglo XIX frente a la costa de Carolina del Sur descubrió millones de dólares en monedas y lingotes de oro.

Por supuesto, la búsqueda de la tumba de Nefertiti podría no ser un plan de jubilación confiable, a menos que no necesite el dinero de todos modos y esté solo por diversión.

Una fotografía del 27 de junio de 2011 del templo Sree Padmanabhaswamy del siglo XVI en Trivandrum, la capital del estado sureño de Kerala, India. (Foto AP)


3 Tumba secreta llena de oro del emperador Tu Duc (Vietnam)

Tu Duc fue un emperador vietnamita que se pasó la vida enterrado en el culo. A pesar de (o quizás debido a) el hecho de que era totalmente infértil, el hombre tenía 104 esposas. No amantes, esposas oficiales. Ni siquiera contamos su ejército de concubinas.

En cuanto a su muerte, (posiblemente) se lo está gastando enterrado en la segunda mejor cosa después del culo: mucho, mucho oro. Y nadie lo ha encontrado todavía.

La tumba de Tu Duc es lo suficientemente grande como para perderse, y aparentemente eso es exactamente lo que hizo. Como no tenía descendientes que se encargaran de los preparativos de su funeral, el viejo Duc decidió abordarlo él mismo y encargó humildemente un enorme palacio funerario para sus restos mortales. Más importante aún, algunos dicen que el oro que no gastó en la construcción de ese lugar lo acompañó a la tumba.

Los turistas todavía acuden en masa para ver la tumba del castillo de Tu Duc, pero las guías de viajes de Vietnam insisten en que el lugar donde se toman sus selfies de "mírame, soy tan cultural" es solo un trozo de granito vacío: su verdadera tumba, junto con todos su tesoro, está escondido en un lugar secreto en algún lugar de la zona.

Por supuesto, la riqueza de Tu Duc no se fue simplemente a la ubicación secreta: alguien tenía que cargar con esa mierda. Al menos uno de esos tipos tuvo que emborracharse y soltar los frijoles sobre el tesoro, ¿verdad? No, porque Tu Duc era tan protector con su dinero que, según la leyenda, ordenó que sus 200 leales sirvientes fueran decapitados tan pronto como terminaran de enterrarlo. Sí, solo para evitar el robo del dinero que nunca iba a utilizar.

Todo esto podría fácilmente ser una mierda que una agencia de viajes inventó para que visites Vietnam, especialmente porque no podemos encontrar ninguna mención de la historia antes de 2001, pero si eres un cazador de tesoros, todavía parece que vale la pena intentarlo. Solo recuerda que siempre existe la posibilidad de que pidiera ser enterrado con todas sus esposas en una posición de orgía masiva de muertos vivientes, así que De Verdad pregúntese cuánto desea ese oro.

Relacionado: 5 mentiras sobre la guerra de Vietnam en las que probablemente creas


Henry Gordier era un francés que se unió a la avalancha de buscadores de oro en los campos de oro de California en la década de 1850. Gordier fue uno de los afortunados que hizo un reclamo y logró extraer una considerable fortuna en oro. El francés no tenía intención de permanecer en las minas toda su vida y en 1857 compró un gran terreno en el valle de Honey Lake, con la intención de convertirse en ranchero. Pronto se compró una manada de ganado para pastar en su tierra y él construyó una casa de campo, graneros y las necesidades de un rancho de trabajo.

Gordier era muy apreciado por la mayoría de sus vecinos, con la excepción de tres que vivían en una cabaña cercana situada en el arroyo Lassen. Dos de estos hombres eran sospechosos de diversas actividades nefastas y un cuarto pronto se les unió, alegando interés en adquirir parte del rebaño de Gordier & rsquos. Este hombre, William Thorrington, visitó el área en la primavera de 1858. Thorrington, un jugador conocido y astuto a las cartas, no se acercó a Gordier para comprar su ganado, sino que se acercaron los dos hombres que originalmente habían ocupado la cabaña, Asa Snow y John Mullen. él sobre una posible compra.

Gordier se negó a vender sus acciones y, en marzo, Asa Snow se mudó a la casa de Gordier & rsquos e informó a los demás vecinos de la zona que Henry había regresado a Francia. Más tarde esa primavera, los ciudadanos de la zona empezaron a sospechar de las actividades de Snow, Mullen y un tercer hombre que se escondía con ellos, Bill Edwards. Cuando el cuerpo de Gordier & rsquos fue encontrado metido en una bolsa y hundido en el río Susan, Snow fue arrestado y ahorcado después de un juicio rápido. Finalmente, los cómplices, incluido Thorrington, fueron localizados y colgados, a excepción de Mullen, que desapareció.

Los lugareños estaban al tanto de la fuente de riqueza de Gordier & rsquos y de que había traído una gran cantidad de oro en forma de pepitas. No fue mucho después de los eventos de 1858 que esos vecinos estaban explorando la propiedad de los franceses en busca de oro. Durante muchos años no se encontró nada, o al menos nadie afirmó haber encontrado oro, hasta 1877, cuando varias pepitas de distintos tamaños aparecieron cerca de donde una vez estuvo la cabaña de Gordier & rsquos, desaparecida hace mucho tiempo.

No ha aparecido nada más desde entonces, aunque se sabía que Gordier tenía alrededor de $ 40,000 en oro con él en la propiedad (un poco más de $ 1.1 millones en la actualidad). Aparte de las pocas pepitas que aparecieron en el polvo en 1877, no se ha afirmado que se haya encontrado nada de su fortuna. Es probable que todavía esté enterrado en la propiedad hoy, aunque el conocimiento de la ubicación exacta parece haber muerto con Gordier. Es uno de los muchos escondites enterrados de considerable riqueza en el oeste, esperando pacientemente para crear una fortuna para algún explorador afortunado.


6 tesoros escondidos que aún esperan ser encontrados (¿tal vez por ti?)

Si alguna vez has querido ser una Lara Croft o Indiana Jones de la vida real, hay algunos lugares en los que puedes empezar a buscar hoy.

Con tantas leyendas de riquezas perdidas, es fácil pensar que el tesoro se puede encontrar en cualquier lugar. Consulta un foro de búsqueda de tesoros por unos momentos y te darás cuenta de que incluso ahora mismo, un botín dulce puede estar escondido en algún lugar a un corto viaje de distancia.

Es imposible saber si la leyenda de un tesoro es cierta hasta que se encuentran realmente las riquezas, pero a continuación se muestra un resumen de los tesoros que realmente vale la pena buscar.

1. El tesoro de Forrest Fenn de las Montañas Rocosas

Después de que le diagnosticaran cáncer en 1988, el millonario coleccionista de arte Forrest Fenn decidió que, antes de morir, le gustaría esconder un cofre del tesoro que contenga algunas de sus posesiones más valiosas. Fenn terminó sobreviviendo al cáncer, sin embargo, y en 2010 finalmente escondió su tesoro en algún lugar de las Montañas Rocosas. Aunque las pistas siguen sumando (Fenn ha escrito dos libros que llevan a los aspirantes a buscadores al escondite), y el tesoro supuestamente vale millones, hasta el día de hoy aún no se ha encontrado.

Se desconoce el contenido exacto del tesoro, pero un amigo de Fenn que ayudó a armar el premio le dijo a Vice: "Cuando abres la tapa. tamaño de huevos de gallina, joyas, brazaletes de oro, adornos de oro de América del Sur, y todo lo que brilla a la luz ”. ¡Eso suena muy brillante!

Los buscadores de tesoros han hecho todo lo posible para descubrir el tesoro. Algunos han recurrido al acecho de Fenn, mientras que otros han excavado por error áreas en Central Park e incluso las tumbas de los padres y el hermano de Fenn. Si desea unirse a la búsqueda, un buen lugar para comenzar es el blog de Dal Neitzel sobre el tesoro, este perfil reciente de Fenn por la bloguera del HuffPost Margie Goldsmith, o simplemente visite la página de Facebook.

2. El pozo de dinero de Oak Island

Frente a las costas de Nueva Escocia se encuentra Oak Island, un lugar donde supuestamente se pueden encontrar riquezas inimaginables (o absolutamente nada) en el fondo de un pozo de dinero que ha eludido a los buscadores de tesoros durante siglos. Originalmente, el pozo del dinero fue encontrado en 1795 por un adolescente llamado Daniel McGinnis, quien afirmó haber visto luces misteriosas provenientes de la isla y, al investigar, encontró un pequeño agujero circular en el que parecía que valía la pena excavar. Como esta era la edad de oro de la piratería, McGinnis y sus amigos pensaron que podría haber un tesoro recientemente enterrado en el pozo. Los muchachos hicieron muchos viajes al sitio, y en su excavación encontraron marcas de picos y plataformas de madera que servían como señales de que, de hecho, se trataba de un agujero hecho por el hombre donde se podía encontrar un tesoro.

Al final, sin embargo, no encontraron nada de valor, pero a medida que la leyenda crecía, más y más personas decidieron probar suerte. Se seguían desenterrando señales emocionantes de tesoros, como la presencia de cáscaras de coco, que no son nativas de la región. Finalmente, a una profundidad de 90 pies, se descubrió una piedra misteriosa con símbolos que hasta el día de hoy no han sido decodificados definitivamente. Este hallazgo desencadenó las locas búsquedas de riqueza en el pozo durante los siglos venideros.

Varias empresas de búsqueda de tesoros han probado suerte, hundiendo millones de dólares y perdiendo seis vidas humanas. Desafortunadamente, a medida que se cavaban los hoyos más profundos, el pozo continuó llenándose de agua, lo que requirió máquinas cada vez más potentes para drenarlo. Y a medida que empresa tras empresa cavaba diferentes hoyos para evitar el agua, solo para encontrar problemas financieros, el lugar del supuesto pozo de dinero original se ha perdido. Estas personas no están completamente locas: se han encontrado rastros de oro y supuestamente también se han descubierto otros tesoros, aunque los buscadores supuestamente los han mantenido ocultos.

Las teorías de lo que realmente se esconde en el pozo van desde el bastante estándar "tesoro pirata" hasta el Santo Grial en sí. Independientemente, la gente parece no poder renunciar a la leyenda. El presidente Franklin Delano Roosevelt incluso buscó el tesoro, y trabajó en el sitio cuando tenía poco más de 20 años. Hasta el día de hoy, la gente está buscando tesoros en el pozo del dinero, y este año, The History Channel comenzó a transmitir un reality show sobre los buscadores de tesoros de Oak Island.

3. El Tesoro de Lima

Los españoles acumularon una gran riqueza después de derrotar al imperio inca en el siglo XVI. Gran parte de esa riqueza se almacenó en Lima hasta 1820, cuando una revuelta obligó a los españoles a intentar salvar su tesoro sacándolo de la ciudad. El capitán británico William Thompson y su barco, el Mary Dear, se encargaron de sacar el tesoro de la ciudad y navegar por la zona hasta que la revuelta cesó. Sin embargo, afectados por la tentación, Thompson y su tripulación mataron a los guardias españoles y supuestamente enterraron todo el botín. El Mary Dear fue capturado más tarde y toda la tripulación fue ejecutada, excepto Thompson y su primer oficial, que accedieron a mostrar a los españoles dónde habían enterrado el botín. Dirigieron a los españoles a la isla del Coco, cerca de la actual Costa Rica, pero cuando llegaron a la orilla, los dos piratas salvados corrieron hacia la jungla y nunca más se los volvió a ver.

Quedan muchas preguntas: ¿Thompson y su primer oficial terminaron desenterrando el tesoro y siguieron con sus vidas una vez que los españoles dejaron de buscarlos? ¿Es la Isla del Coco incluso donde enterraron el tesoro, o simplemente un lugar que sabían que podían esconderse? ¿Cuál fue la composición de este tesoro? La última pregunta puede responderse al menos parcialmente. Los funcionarios españoles en ese momento estimaron que el tesoro tenía un valor de entre $ 12 y $ 60 millones, y un "inventario original" incluía una "imagen de tamaño natural de la Virgen María en oro macizo, incrustada con gemas", junto con "113 religiosas de oro". estatuas. 200 cofres de joyas 273 espadas con empuñaduras de joyas 1.000 diamantes coronas de oro macizo 150 cálices y cientos de barras de oro y plata ".

Hoy en día, se estima que el tesoro está valorado en unos 200 millones de dólares y su paradero actual sigue oculto.

4. El oro nazi en el lago Toplitz, Austria.

En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, los nazis hundieron contenedores y varios otros objetos en el lago Toplitz por razones que aún no se conocen del todo. Se han recuperado algunos de estos contenedores, con millones de dólares en moneda falsa de naciones aliadas en su interior. Al parecer, los nazis querían destruir las economías aliadas con inflación en un plan llamado “Operación Bernhard”. Junto a los contenedores, misiles, una imprenta e incluso una caja llena de botellas de cerveza (una broma pesada) se han encontrado en las distintas expediciones. durante el último siglo, que se han cobrado la vida de varios buceadores.

Desafortunadamente, el lago Toplitz tiene peligrosos troncos hundidos que se encuentran cerca de la supuesta ubicación del tesoro, lo que hace que la visibilidad sea escasa y aumenta la amenaza de ahogamiento mientras se queda atrapado debajo de uno de estos troncos. Los buzos que han bajado afirman haber visto un avión hundido, pero lo que mantiene tan alto el interés en el lago es que muchos creen que los nazis hundieron millones de dólares en oro, diamantes y otros tesoros, posiblemente incluso incluyendo maravillas del arte como el actual. Paneles legendarios de Amber Room del siglo XVIII.

Quizás este no sería exactamente el mejor tesoro para buscar. Como ya se mencionó, la búsqueda podría volverse muy peligrosa, pero también existen preocupaciones ambientales. In 2009, Austrian nature experts sought an almost century-long ban on diving for the buried treasures, though it's unclear if people are still searching today.

5. La chouette d'or, the golden owl hidden in France

In April 1993, someone going by the pseudonym "Max Valentin" supposedly hid a golden owl in the French countryside, promising to offer 1 million francs to whoever found it. Valentin gave 11 clues as to the owl's whereabouts, but it still hasn't been found.

Over the years, a few especially crazy treasure hunters have emerged, busting up concrete and burning down a chapel in the pursuit of the golden owl. Sadly, Valentin died in 2009 and it's unclear whether the owl is still definitively hidden, but during an interview in 1997, Valentin responded to treasure hunters' inquiries and assured those still looking that he had periodically checked on the whereabouts of the owl to make sure it was still there. Apparently, someone had in fact come close, as Valentin saw disturbed ground near the true sight, but as of now, that appears to be the closest anyone has come.

6. Lake Guatavita and the original legend of "El Dorado"

Thousands of years ago, long before the Spanish conquistadors arrived in modern day Colombia to discover this legend for themselves, the leader of the Muisca tribe was said to cover himself in gold dust, float into Lake Guatavita, and toss gold and other treasures into the waters to honor the gods. While this legend may be ancient, it appears to be the real deal.

Located just a couple hours north of Colombia's capitol city of Bogotá, Lake Guatavita is believed to be the site of the El Dorado legend, with actual gold being recovered from the lake since the Spanish arrival in 1536. "El Dorado" means "golden one" in Spanish, but originally the legend may have gone by other names such as "El Hombre Dorado" (the golden man), "El Indio Dorado" (the golden native) and "El Rey Dorado" (the golden king).

Multiple treasure hunts have taken place at the lake since the Spaniards' first attempt to drain the water using gourds in 1545, which only lowered the water level slightly, but did help recover quite a bit of gold. Since then, multiple draining attempts have taken place (with one attempt killing hundreds of workmen), the most recent attempt taking place in 1911. In this try, a company succeeded in draining the entire lake, but the mud at the bottom hardened over, supposedly trapping the treasure under an impenetrable crust. Nowadays, even swimming in the lake is banned by the Colombian government, but apparently there aren't too many people making treasure hunting trips to the area anyway. As of 2002, a report stated that "A lonely ranger with a shotgun [was] the only guardian of the mystery of El Dorado."

If you'd like to see a bit of the El Dorado legend for yourself, you can visit the Gold Museum in Bogotá, which features a few of the treasures found in the lake along with the "The Muisca Raft", which was made sometime between 1500 and 1200 BC and depicts the golden king preparing to offer tribute to the gods.


Superstition Mountains

In Arizona's Lost Dutchman State Park, you'll find camping, hiking, horseback riding, and stargazing, but all of that seems a lot less exciting when you consider that one of the biggest stockpiles of treasure is hidden in the park's Superstition Mountains (seriously, what an appropriate name). The legend of the Lost Dutchman's Mine is one of the most infamous and widely disputed in America-- but the story of a gold mine, loaded with riches, hidden in the desert just won't seem to die out.

There isn't even solid evidence of the mine's actual existance, but that doesn't stop thousands of tourists from flocking to the mountains in Arizona each year, hoping to find the mythical mine and strike it rich. The story varies wildly-- sometimes there's two German immigrants (hence the name "Dutchman"), sometimes one, usually named Jacob Waltz. There's even a version where US Army veterans stumble across the treasure. Sometimes the mine is found randomly, other times the location is revealed by Apaches. Sometimes the treasure is a vein of pure gold, or the abandoned mine of the Peralta family, or a cache of goods stolen from Mexican miners. The only thing that seems to remain consistent is the location-- somewhere in the Superstition Mountains in Arizona.

With so many conflicting stories, the Lost Dutchman's Mine would have simply been forgotten, a legend lost to time, if it hadn't been for an expedition led by a man named Adolph Ruth, an amateur explorer and treasure hunter, in the early 1930's. He set off into the mountains in search of the mine, and half a year later, his remains were discovered, alongside a note, apparently written by him, claiming that he had found the treasure. The map he had that led him to the mine was missing, and there were two bullet holes in his skull, which looked like they were fired at point blank from a high-powered rifle, leading many to believe that he had been murdered. He's not the only one who has lost his life in search of the gold-- since then, about half a dozen or so others have died looking for the mine.

I don't suggest setting off in search for the mine without doing some very thorough preparation. Once you've brushed up on your orienteering and wilderness survival skills, head to the Superstition Mountain Museum to check out their exhibit on the Lost Dutchman's Mine and get a really extensive history on the various legends of the treasure. They also have the Peralta Stones, which they claim are engraved with cryptic clues that point toward the location of the mine.


Where’s the gold? Here are 5 California lost treasures

Lost treasure has been the focus of countless books, myths, and movies for as long as we’ve been telling stories. History is full of tales about stashes of treasure left behind by pirates, scoundrels, and thieves, and lucky for us, some of that fortune is still up for grabs. Here are five undiscovered treasures, along with a few other stories of lost treasure in California.

1.) It was 1851 when Joaquín Murieta, (known as the real-life Zorro) and his gang raided several camps in the mountains east of Chico, California. It was the heyday of the gold rush, and the “Argonauts” or forty-niners had been pouring into both the Mother Lode (ie, the Sierras east of Sacramento) as well as the northern mines. Joaquín Murieta and his gang were often known to hide their stolen loot in the area of their robberies. On one occasion Murieta and his right-hand man, Manuel Garcia, known as “Three-Fingered Jack,” robbed a stagecoach along the Feather River. The strongbox was said to have contained some 250 pounds of gold nuggets worth $140,000 at the time. Allegedly, the pair buried the strongbox on the banks of the Feather River, in a canyon a few miles south of Paradise, (present Butte County). According to Wells Fargo officials, the stolen gold has never been recovered.

Other caches of Joaquín Murieta, or one of them, anyway, is said to lie in the Eastern high desert region of the northern mines. Murieta is believed to have another stash that he had to bury somewhere between Burney and Hatcher Pass, close to Highway 299. That treasure has never been found. Another treasure that remains lost is Murieta’s treasure of $200,000 in 1860s dollars, which is believed to be between Susanville and Freedonyer Pass. This is close to what is known today as Highway 36.

2.) Richard Barter, also known as “Rattlesnake Dick” and Dick Woods, was born in Quebec, Canada, the son of a British officer around 1833. Though little is known of his early history, he was said to have been a reckless sort of boy.

In March 1856 seven men proceeding with a mule train over Trinity Mountain en-route from Yreka to Shasta were held up by a gang of five masked bandits and robbed of $25,000 in gold. The gang buried the gold in several places on the mountainside, and then fled.

They were rounded up a few days later. The notorious “Rattlesnake Dick Barter,” the Pirate of the Placers, engineered the crime, though Barter, nabbed while stealing mules to be used to carry off the loot, was unable to take part. About $15,000 of the gold was recovered in a ravine 12 miles from Mountain House, on the headwaters of Clear Creek. The melting of the snow and the coming of spring changed the look of the terrain. Attempts to find the rest of the loot failed, and $10,000 (now several times in value by today’s gold price) still lies somewhere on the mountain.

The final heist occurred when Rattlesnake Dick hooked up with the Skinner boys. He decided to avoid his old haunts of the Mother Lode and concentrated on the rich spoils of the northern diggings. The robbery was flawless, but the Wells Fargo organized posse was hot on their tails. The gang split up. George Skinner was suppose to meet Rattlesnake Dick and the rest of the bandits at Folsom, however, the gold was too heavy to bring down the mountain pass and George decided to bury half of the loot in the mountains.

No one has been able to find the remaining $40,000 worth of gold bullion buried on Trinity Mountain even Rattlesnake Dick couldn’t find where George had buried the treasure.

3.) On May 1892 one of the most famous gold heists made the new town of Redding famous throughout the state. The Ruggles Brothers held up the stage to Weaverville, just west of Redding, in what is known today as Middle Creek road, and made off with the strong box loaded with gold. As soon as the stage headed around the turn the younger brother Charles jumped out of the Manzanita chaparral with his shotgun aimed, ordering a halt. The driver complied, but unbeknownst to the Ruggles, the stage had an armed escort, Buck Montgomery of the Hayfork Montgomery clan.

In an effort to save himself and his brother, John told the authorities that the stage guard, Montgomery, was in cahoots with them. He also revealed where he had hidden the gold, telling authorities that he had hidden it in Middle Creek. Attached to the strong box was a floating device that came within a foot of the top of the water that would help him in finding the stash later.

The two boys were lynched in Redding July 24, 1892. The mob took the two from jail, led them to a tree on the northwest corner (Redding Blacksmith shop at the time) where Shasta Street met the railroad tracks, the ‘backyard’ of the current Paul Stowers Garage business. Even on the improvised gallows, John Ruggles refused to divulge where he stashed the loot.

Authorities went back and scoured the area, and even found the express bag pouch (with letters intact) in the Lower Springs area, but the $5,000 in gold coins still remains undiscovered, though over a century of seekers have tried.

The place to begin is along the unpaved section of Middle Creek Road between Iron Mountain Road and the Shasta Transfer Station in Old Shasta.

4.) Located in the barren, sun scorched desert of southern California is an enigmatic and somewhat unearthly sight a lake sprawled out amidst the parched, baked earth, ringed by wind blasted ghost towns and with beaches of crushed fish bones rather than sand. This is the Salton Sea, a shallow, saline lake that lies along the San Andreas Fault.

Of all the legends about lost and found, and lost again treasures in the Southwest, there is none more mystifying than the enduring tale of a large sailing vessel which lies, full of riches, somewhere in the restless sands of California’s Salton Sea basin, toward the northern end of the Sorora Desert.

Emigrants have reported such a ship, prospectors and other travelers who claim that she lies with her bow buried deep and her richly carved stem raised high above the sands.

In the 16th century, the Salton Basin was flooded very much like it is now, with a huge lake lying exactly where the current Salton Sea is found. This lake was called Lake Cahuilla. It was an enormous body of water that was the size of the state of Delaware and connected to the Sea of Cortez, which in modern days is known as the Gulf of California. It is here that the story of a lost Spanish Galleon loaded with pearls and gold coins comes in.

The story goes that the galleon ran aground on a sandbar or landslide, after which the crew were forced to abandon it and escape overland through the desert, leaving the ship and its cargo of gold and pearls behind. Over time, the lake disappeared and it is said the ship sank beneath the sands.

Is there an ancient sailing craft lying half-concealed in the sands of the Colorado Desert?

5.)In the early 1900s train robber and gunrunner, (and I would add escape artist to his titles) Roy Gardner, began his career of thievery in Arizona and California. On April 16, 1920 the curly-headed young man stole $78,000 in cash and securities from a mail truck in San Diego, California. Though it was a smooth job, the outlaw was arrested just three days later. Soon his name would become as well known to the lawmen of California as Jesse James.

On May 19, 1921, Gardner boarded the mail car of a Southern Pacific train, tied up the clerk and fled the train in Roseville, California, with $187,000 in cash and securities.

Two days later Gardner was arrested again while playing a game of cards in a Roseville, California pool-hall. Attempting to reduce his long sentence, he offered to lead the lawmen to the money. However, he must have changed his mind when, after leading the officers on a wild goose chase of the surrounding hills, he announced, “I guess I’ve forgotten where I buried that money.”

After many escapes from other prisons he was later moved to Alcatraz to complete his sentence. Gardner made several futile appeals for clemency, but was not released until 1939. He ended his own life in a small hotel room in San Francisco, explaining that men who served more than five years in prison were doomed and that he was old and tired.

Thus ended a criminal career and somewhere, an estimated $250,000 of his loot still remains hidden. Gardner had neither the time nor the opportunity to spend his ill-gotten wealth, nor partners to share it with.

Legend has it that he hid $16,000 in gold coins in the cone of an extinct volcano near Flagstaff, Arizona before he was captured during a train robbery in 1921. But, where is the rest? California?

This pot of gold coins was found by a couple in California while walking their dog.

Not all lost treasures of California are related to the Gold Rush. During the wild and wooly days of Prohibition, a German whiskey smuggler named Carl Hause was doing a brisk business. Hause’s operations were located on Point Reyes Peninsula, at the edge of Drake’s Inlet just south of Inverness. The whiskey smuggler was said to have buried approximately $500,000 in gold-backed currency somewhere between…

Inverness and the old Heims Ranch. However, the liquor entrepreneur would not live to retrieve his ill-gotten gains as he was found shot to death in his car. The currency has never been found.

In 1862, the sheriff of Trinity County was not only responsible for upholding the law, but was also tasked with collecting taxes. On one occasion as he was traveling through the area, his saddlebag was filled with about $1,000 in gold coins and $50 gold slugs. As the sheriff and his horse were cautiously crossing a stream, the horse stumbled and the saddlebag filled with gold was dropped and washed down the creek. Though the lawman made an immediate search of the area, he was unable to find the bag. Soon, the county offered a reward of $250 for the recovery of the saddlebag, but despite diligent search efforts, including damming up the creek, it was never found. In those early days of California, assayers and private mines often minted gold slugs. Today, in addition to their gold value, they have also become major collectible items, and if the treasure were to be found today, some estimate it could be worth as much as a million dollars. The creek was located near Weaverville, California.

Pioneer Peter Lassen, became a very wealthy landowner and rancher in the 1820s and amassed thousands of acres along the south bank of Deer Creek. He is known to have buried his gold coins and dust in iron pots on his property near his home, at the confluence of Deer Creek and the Sacramento River at Vina, or along the Lassen Trail, which follows Deer Creek. Indians killed Lassen at the age of 30 and his treasure hoard was never found.

A stagecoach carrying 2 boxes of $50 gold slugs worth $128,000 was held up at Weed in 1859. A posse from Mt. Shasta came upon the scene less than a 1/2 hour later and took off after the outlaws. They came upon 2 pack animals on the western slopes of Mt. Shasta with empty saddlebags. Three miles beyond this point, they overtook the bandits and all were killed. It was reasoned that the gold, too heavy for a fast getaway, was buried and part of the posse searched the area for a week, but failed to locate the treasure.

The Eskridge outlaw gang buried the loot taken from two successful stage robberies near the Upper Bear Creek Crossing in 1881. The treasure has been estimated between $50,000 and $120,000 and has never been recovered.

John Ellison Trueblood came to California in 1852. He settled on a farm on the outskirts of Red Bluff. He buried his money, 100 to 200 rare octagonal $50 gold slugs, in an iron pot somewhere on his farm. He was killed in an argument over the Southern Pacific RR coming on his land and the secret of his hidden gold died with him. This cache is worth between $500,000 and $1 million today.

The Langley family operated a paying gold mine at (GT) Cherokee in the 1860’s in the Cherokee Hills. In their workings they found a sizeable quantity of raw diamonds and had accumulated quite a large amount of gold dust and nuggets. The Langley’s hid 2 saddlebags filled with their raw gold and diamonds about 1/2 hour’s horseback ride up the creek above their camp for safekeeping. Bandits attacked the family and the brother who hid the treasure was killed. Not knowing exactly where the cache was made, the family never recovered the treasure. The remains of a washout dam mark the location of the old Langley campsite today.

LOST GOLD MINES IN CALIFORNIA

Whether these tales of lost mines are fact or fiction, their legends are still alive for hopeful prospectors of California.


6. Bessie A. White

A 1975 photo of what is believed to be the hull of the Bessie White in the Fire Island Wilderness. NPS Photo

Hurricane Sandy wasn’t all destruction, as the storm exhumed the likely remains of this 90-year-old shipwreck on Fire Island. In February 1922, this schooner was headed to Newport News, VA from St. Johns, Newfoundland with 900 tons of coal when it became lost in heavy fog just west of Smith’s Point. The ship ran aground but the crew and the ship’s cat escaped in two lifeboats, with only one injury. Crews later salvaged what they could of the beached ship before it was buried by a sand dune over time. A 2006 nor’easter exposed the tips of the wreck before Sandy blew away the rest of the dune.