Podcasts de historia

Muere el "gran líder" de Corea del Norte

Muere el

Kim Il-Sung, el dictador comunista de Corea del Norte desde 1948, muere de un infarto a la edad de 82 años.

En la década de 1930, Kim luchó contra la ocupación japonesa de Corea y fue señalado por las autoridades soviéticas, que lo enviaron a la URSS para recibir entrenamiento militar y político. Se convirtió en comunista y luchó en el Ejército Rojo soviético en la Segunda Guerra Mundial. En 1945, Corea se dividió en las esferas soviética y estadounidense, y en 1948 Kim se convirtió en el primer líder de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte). Con la esperanza de reunificar Corea por la fuerza, Kim lanzó una invasión de Corea del Sur en junio de 1950, lo que provocó la Guerra de Corea, que terminó en un punto muerto en 1953.

Durante las siguientes cuatro décadas, Kim llevó a su país a un profundo aislamiento incluso de sus antiguos aliados comunistas, y las relaciones con Corea del Sur se mantuvieron tensas. Un gobierno represivo y un culto a la personalidad que lo celebraba como el "Gran Líder" lo mantuvieron en el poder hasta su muerte en 1994. Fue sucedido como presidente por su hijo, Kim Jong-Il, cuyo reinado fue igualmente represivo y aislante. Kim Jong-Il, conocido como "Querido Líder", sirvió hasta su muerte en 2011. El hijo de Kim Jong-Il, Kim Jong-Un, lo sucedió y se desempeña hasta el día de hoy.


Biografía de Kim Il-Sung, presidente fundador de Corea del Norte

Kim Il-Sung (15 de abril de 1912 - 8 de julio de 1994) de Corea del Norte estableció uno de los cultos de personalidad más poderosos del mundo, conocido como la dinastía Kim o linaje del monte Paektu. Aunque la sucesión en los regímenes comunistas generalmente pasa entre miembros de los niveles políticos más altos, Corea del Norte se ha convertido en una dictadura hereditaria, con el hijo y el nieto de Kim asumiendo el poder.

Hechos rápidos: Kim Il-Sung

  • Conocido por: Primer Ministro de la República Popular Democrática de Corea de 1948 a 1972, Presidente de 1972 a 1994 y establecimiento de la dinastía Kim en Corea.
  • Nació: 15 de abril de 1912 en Mangyongdae, Pyongyang, Corea
  • Padres: Kim Hyong-jik y Kang Pan-sok
  • Murió: 8 de julio de 1994 en Hyangsan Residence, provincia de Pyongan del Norte, Corea del Norte
  • Educación: 20 años en Manchuria como guerrillero contra los japoneses
  • Esposos): Kim Jung Sook (m. 1942, muerto en 1949) Kim Seong Ae (m. 1950, muerto en 1994)
  • Niños: Dos hijos, una hija de Kim Jung Sook, incluido Kim Jong Il (1942-2011) y dos hijos y tres hijas de Kim Seong Ae

La brutalidad de Corea del Norte al descubierto: por qué la hermana de Kim Jong-un podría estar en riesgo de ejecución

Enlace copiado

Corea del Norte: desertor sobre las luchas de trabajar en China

Cuando se suscriba, utilizaremos la información que proporcione para enviarle estos boletines. A veces, incluirán recomendaciones para otros boletines o servicios relacionados que ofrecemos. Nuestro Aviso de privacidad explica más sobre cómo usamos sus datos y sus derechos. Puede darse de baja en cualquier momento.

Si bien se sabe muy poco sobre la vida cotidiana en Corea del Norte, un aspecto ampliamente publicitado es la intolerancia de la nación y los rsquos hacia la disidencia y los intentos de socavar su régimen. Durante los primeros cinco años de Kim Jong-un & rsquos como gobernante, se informó que había ejecutado a 340 personas en un intento por consolidar su poder, según un grupo de expertos de Corea del Sur. De esa cifra, 120 eran altos funcionarios del gobierno. Entre ellos se encontraba el dictador y tío rsquos Jang Song-thaek, que más tarde fue descrito como una "inmundicia ldquofactionalist" durante el mensaje de Año Nuevo y rsquos de Kim Jong-un y rsquos en 2014. Cuando el líder actual desapareció del ojo público en abril y mayo, su hermana Kim Yo-jong pareció tomar las riendas e hizo una serie de declaraciones en nombre del país. Pero según los relatos históricos, parece que tendrá que ser cuidadosa en su enfoque y no molestar a su hermano al plantear ningún desafío a su gobierno.

Tendencias

Kim Jong-un se convirtió en el líder de Corea del Norte después de que su padre, Kim Jong-il, muriera de un ataque cardíaco en diciembre de 2011.

Chris Mikul, quien escribió "Mis dictadores favoritos" el año pasado, explicó que rápidamente hizo valer su poder y anuló cualquier sugerencia de que sería un "cabeza de serie" debido a su edad.

Si bien el régimen nunca ha confirmado la fecha de nacimiento de Kim Jong-un & rsquos, se cree que tenía entre 27 y 29 años cuando llegó al poder.

El Sr. Mikul dijo a Express.co.uk: & ldquo Hay muchas señales de que es un personaje más benévolo que su padre y su abuelo y se preocupa por el bienestar de las personas.

& ldquoEl uso de disfraces de Disney nunca habría ocurrido bajo Kim Jong-il, es solo otra razón por la que es diferente y ndash, a pesar de esto, sigue siendo un dictador brutal. & rdquo

Afirmó que, si bien Kim Jong-un ha sido muy diferente de su abuelo Kim Il-sung, el líder fundador de Corea del Norte, nunca haría nada para poner en riesgo su autoridad.

El Sr. Mikul agregó: "No es suficiente para poner en peligro su poder, pero hay pequeños momentos en los que pueden parecer humanos en lugar de monstruos".

Durante las desapariciones de Kim Jong-un en abril y mayo, se sospechó que Kim Yo-jong podría hacerse cargo (Imagen: GETTY)

Se creía que Kim Jong-un estaba muerto hasta que resurgió en mayo (Imagen: GETTY)

Durante los supuestos intentos de Kim Jong-un & rsquos de consolidar el poder, hizo ejecutar a varios funcionarios del gobierno, incluido su tío Jang Song-thaek.

Era el tío de Kim & rsquos y ocupó un papel muy importante, el vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional y ndash, que se considera el segundo papel más importante de la nación.

El estado afirmó que Song-thaek había traicionado a Corea del Norte y estaba involucrado en un complot para socavar a Kim Jong-un.

Los detalles de la ejecución nunca se han confirmado o negado y ndash, como suele ser el caso con el régimen, pero desde entonces han surgido varias afirmaciones impactantes.

El periódico de Hong Kong & lsquoWen Wei Po & rsquo alegó que Song-thaek junto con otros & lsquotraitors & rsquo habían sido desnudos y devorados vivos por 120 perros que habían estado muertos de hambre durante tres días.

Otro informe sugirió que había sido brutalmente asesinado con ametralladoras antiaéreas.

Kim Yo-jong es considerada la mano derecha de Kim Jong-un (Imagen: GETTY)

Artículos relacionados

Si bien las denuncias no han sido verificadas, se sabe que la ejecución ocurrió frente a otros funcionarios y puede haber sido una advertencia al público para que no se rebele, según un experto.

Aidan Foster-Carter, entonces investigador principal de Sociología y Corea Moderna en la Universidad de Leeds, dijo a The Independent en 2016 que los & ldquosevere castigos & rdquo actúan como un disuasivo.

Dijo: "No dejo la crueldad más allá del régimen de Corea del Norte, pero suena extremo incluso para ellos".

& ldquoEn el pasado reciente, tenían una efigie del presidente de Corea del Sur mutilado por perros. & rdquo

Si bien se cree que Kim Yo-jong, la hermana de Kim Jong-un & rsquos, está a favor en este momento, los relatos históricos sugieren que deberá tener cuidado de no sobrepasar la marca.

Corea del Norte: la dinastía Kim explicada (Imagen: GETTY)

Artículos relacionados

Bajo el régimen del dictador & rsquos, quienes se oponen a él parecen estar en riesgo y los asesinatos se justifican aún más ante el público a través de informes censurados de los medios estatales.

Cuando Jang Song-thaek fue ejecutado, se lo describió como "escoria subhumana despreciable, peor que un perro", a pesar de que los detalles exactos de sus crímenes nunca se dieron a conocer por completo.

Sus fotografías fueron eliminadas de los medios oficiales y su imagen fue eliminada digitalmente de fotografías con otros líderes norcoreanos.

A pesar de las creencias de que Kim Yo-jong podría haberse estado preparando para asumir el control en caso de la muerte de Kim Jong-un & rsquos, el experto en Corea del Norte, Chris Mikul, cree que este movimiento es poco probable.

Dijo a Express.co.uk: "No puedo pensar en ninguna otra mujer que haya tenido algún papel en la política en Corea del Norte desde que comenzó, lo que nos da algo sobre lo que reflexionar".

& ldquoNo conozco a nadie que haya hablado en nombre de ninguno de los Kim hasta que sucedió tampoco, por lo que es inusual. & rdquo


La historia nos dice cómo afrontaría Corea del Norte la muerte de Kim Jong-un

Corea del Norte utilizará una niebla de desinformación para mantener la estabilidad, tal como lo hizo Pyongyang con Kim Jong-il.

Nota del editor: Esto es parte de un simposio que pregunta qué sucede si Kim Jong-un muere. Para leer las otras partes de la serie, haga clic aquí.

La cuestión de la posible inestabilidad y una posible lucha por el poder surgió cuando Kim Jong-il, padre del actual líder, sufrió un derrame cerebral y entró en coma en 2008. En ese entonces, Corea del Norte mantuvo en secreto su enfermedad durante semanas y lo mantuvo en secreto. fuera de la vista del público durante meses.

La incertidumbre en ese entonces provocó preguntas muy reales y muy relevantes sobre lo que podría suceder en este país empobrecido con armas nucleares donde no había una cadena clara de sucesión. Y lo que está en juego es aún mayor hoy, dados los avances nucleares que ha logrado Kim Jong-un, así como el estado aún más frágil de la economía de Corea del Norte bajo sanciones.

Debemos recordar que Corea del Norte pudo estrechar silenciosamente el cordón de seguridad alrededor de su padre enfermo en 2008 y restringir efectivamente el flujo de información dentro y fuera del país como una forma de evitar provocar pánico en el hogar y ocultar su estado de ánimo. salud al mundo exterior. Eso le dio al régimen tiempo para poner en marcha medidas para garantizar la estabilidad, así como para centrarse en un plan de sucesión para preparar a Kim Jong-un y presentarlo como el heredero aparente. No pasó mucho tiempo, pero fue suficiente para evitar una crisis de inestabilidad cuando Kim Jong-ll murió en 2011.

Algunos analistas han predicho durante mucho tiempo el colapso del régimen de Corea del Norte con un cambio de liderazgo. Pero yo diría que el sistema es más fuerte de lo que pensamos, en parte debido a la niebla de desinformación que emplea el régimen para mantener a sus ciudadanos en la oscuridad. La incertidumbre los paraliza.

Si Kim Jong-un se enfermara o empeorara, veríamos el mismo endurecimiento silencioso de la seguridad y el flujo de información que vimos en 2008. Quizás lo estamos viendo ahora. Pero es posible que no lo sepamos de inmediato, y el círculo interno buscará ocultar el verdadero estado de las cosas durante el mayor tiempo posible para ganar tiempo para mantener la estabilidad y poner en marcha un plan de sucesión.

Jean H. Lee es director del Centro de Historia y Política Pública de Corea de la Fundación Hyundai Motor-Korea en el Wilson Center, y un corresponsal extranjero veterano que dirigió la oficina de AP en Seúl y abrió la oficina de Pyongyang de la agencia de noticias. Síguela en Twitter @newsjean.


Conoce a los Kim

A nivel nacional, algunos analistas han considerado que el repetido reemplazo de los ministros de defensa por parte de Kim & # x27 (ha habido al menos seis hombres en el cargo desde 2011) es un indicio de su falta de confianza en la lealtad de las fuerzas armadas.

El indicio más destacado de una posible lucha por el poder dentro de la élite norcoreana se produjo en diciembre de 2013, cuando Kim Jong-un ordenó la ejecución de su tío Chang Song-thaek. Los medios estatales dijeron que había estado tramando un golpe.

También se cree ampliamente que Kim ordenó el asesinato de su medio hermano exiliado, Kim Jong-nam, en febrero de 2017 en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur.

No se sabía mucho de la vida personal de Kim hasta que aparecieron imágenes de televisión de una mujer no identificada que asistía a los eventos con él. En julio de 2012, los medios estatales anunciaron que el Sr. Kim estaba casado con el & quot; camarada Ri Sol-ju & quot.

Poco se sabe de la Sra. Ri, pero su apariencia elegante llevó a algunos analistas a sugerir que provenía de una familia de clase alta. Los informes han sugerido que la Sra. Ri pudo haber sido una cantante que llamó la atención del Sr. Kim durante una actuación.

Según la inteligencia de Corea del Sur, la pareja tiene tres hijos.

El Sr. Kim & # x27s hermana, Kim Yo-jong, ocupa un puesto de alto nivel en el Partido de los Trabajadores & # x27 de Corea - y se robó el centro de atención cuando representó a su hermano en los Juegos Olímpicos de Invierno en el Sur. No se sabe si su hermano mayor, Kim Jong-chol, tiene un papel oficial.


La asociación mortal de Corea del Norte con Irán

Kim Yong Nam de Corea del Norte fue uno de los invitados más misteriosos y sobre los que más se informó a la toma de posesión del presidente de Irán, Hassan Rouhani, durante el fin de semana. Algunos medios, ansiosos por mejorar el perfil de los visitantes extranjeros a la ceremonia que marcó el comienzo del segundo mandato de Rouhani, citaron a Kim Yong Nam como el segundo hombre más poderoso del reino ermitaño.

Eso es un poco inexacto, ya que nadie está muy seguro de cómo se navega por las complejas redes de poder dentro del régimen de Corea del Norte, aparte del hecho de que Kim Jong Un, el líder del país y nieto de su fundador, reina supremo. El título más relevante de Kim Yong Nam es el de Presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte, que es una forma muy larga de decir que es el presidente del parlamento.

Sobre el papel, forma parte del triunvirato ejecutivo que incluye a Kim Jong Un, pero sus poderes parecen ser mayoritariamente ceremoniales. En pocas palabras, Yong Nam, quien fue ministro de Relaciones Exteriores de 1983 a 1998 bajo el padre de Kim Jong Un, es el enviado del régimen al mundo. Fue él, por ejemplo, quien envió un mensaje de felicitación a Emmanuel Macron tras ser elegido presidente francés.

Este no es el primer viaje de Yong Nam a Irán. También visitó en 2012 para asistir a la cumbre del Movimiento de Países No Alineados en Teherán. Entonces como ahora estuvo en el país unos 10 días, realizando numerosas visitas oficiales y apariciones, firmando acuerdos de cooperación técnica y educativa entre Irán y Corea del Norte.

Si está forjando acuerdos para ayudar a Irán a obtener el tipo de tecnología nuclear y de misiles con la que Corea del Norte ha sorprendido y asustado al mundo, pero las relaciones entre los dos gobiernos se remontan a mucho tiempo atrás, y el armamento y la tecnología compartidos ha sido clave para su relación. .

[Como informó The Daily Beast, los críticos del acuerdo nuclear de Irán con Occidente han llegado a plantear la posibilidad de que Irán continúe desarrollando armas nucleares y misiles dentro de Corea del Norte].

IranWire publicó antecedentes sobre los dos estados parias en 2014 que ayuda a poner en perspectiva la curiosa relación entre la República Islámica y la no monarquía hereditaria más extraña del mundo.

A continuación se presentan extractos:

Irán y Corea del Norte ocupan territorios superpuestos en las percepciones estadounidenses, en parte porque el presidente George W. Bush acusó a ambos países, en su discurso del Estado de la Unión de 2002, de perseguir armas de destrucción masiva, maltratar a sus poblaciones y amenazar la paz mundial como miembros de un "eje del mal."

La exsecretaria de Estado Condoleezza Rice ha escrito que algunas personas "sobreinterpretaron" el discurso de Bush en el sentido de que el eje es una alianza entre los estados que él nombró (el tercero es Irak), pero es cierto que Irán y Corea del Norte (que se identifica a sí mismo como la República Popular Democrática de Corea, o RPDC) han mantenido una relación duradera desde 1979, basada principalmente en el comercio militar y la oposición compartida a los intereses estadounidenses.

Una historia de heridas compartidas

El "Gran Líder" de Corea del Norte, Kim Il Sung, se acercó por primera vez al Líder Supremo de Irán, Ruhollah Khomeini, en mayo de 1979, enviándole un telegrama de felicitación por la "victoria de la Revolución Islámica", según Steven Ditto, miembro adjunto de la Washington Institute for Near East Policy. El 25 de junio de ese año, Jomeini se reunió con el embajador de la RPDC, Chabeong Ouk, en Qom, en lo que Chabeong llamó "el 29 aniversario de la agresión de las tropas estadounidenses contra la dócil nación de Corea". Y Jomeini respondió de la misma manera, pidiendo la expulsión de las tropas estadounidenses de Corea del Sur.

Unidos por el antiamericanismo y una política exterior estrecha impulsada por el resentimiento, Irán y la RPDC encontraron un terreno común natural desde el principio. "Esto encaja en una tendencia más amplia de Irán que establece relaciones diplomáticas y comerciales con países 'no hostiles'", dijo Ditto. "Es decir, Jomeini imaginó que se podrían establecer relaciones con cualquier país, independientemente de la orientación ideológica".

Pero a pesar de las espeluznantes expresiones de odio de ambos países hacia Estados Unidos, la relación fue impulsada en última instancia por las necesidades militares revolucionarias de Irán en los primeros años de la guerra Irán-Irak.

“El régimen de Jomeini era un paria, desesperado por equipos militares y municiones. Se acercaron a todos los que pudieron y pocos estaban dispuestos a ayudar. Uno de ellos fue Corea del Norte ”, dijo Joseph Bermudez Jr., analista del Ejército Popular de Corea. “Del lado de Corea del Norte, es probable que vean a Irán como un cliente que paga. Irán tenía petróleo. Irán tenía dinero en efectivo. Corea del Norte tenía armas, pero no tenía dinero en efectivo ni petróleo, por lo que era una combinación ideal ".

Para otras naciones que querían beneficiarse de la venta de armas a Irán sin ningún costo político, Corea del Norte actuó como intermediario. Corea del Norte disfrutaba de excelentes relaciones con la Unión Soviética y estaba bien situada para actuar como conducto de las armas de fabricación soviética hacia Irán en un momento en que el Kremlin desconfiaba de ofender a Irak, señaló el historiador Dilip Hiro en La guerra mas larga, su historia del conflicto Irán-Irak. Corea del Norte, escribió, también cumplió una función similar para China, que desconfiaba de molestar a Egipto y otros aliados árabes vendiendo armas a Irán. La rápida llegada de armas "urgentemente necesarias" de Corea del Norte elevó la moral de las fuerzas posrevolucionarias de Irán.

Una relación militar forjada en la guerra

A cambio de la asistencia financiera iraní, Corea del Norte proporcionó a Irán los misiles balísticos SCUD B que utilizó contra Irak en la "Guerra de las ciudades", según el libro del ex oficial de inteligencia estadounidense Bruce Bechtol. rojo Pícaro. Incluso después de que terminó la guerra entre Irán e Irak, los lazos militares de Irán con Corea del Norte se profundizaron. Bechtol escribió que desde la década de 1990, Corea del Norte ha ayudado a Irán a desarrollar sus misiles Shahab, basados ​​en modelos norcoreanos, y que "se cree" que representantes norcoreanos asistieron a la prueba de Irán de su misil Shahab-4 en 2006.

Corea del Norte ha tenido observadores militares en Irán desde la década de 1980, dice el analista Bermúdez, quien ha dado una conferencia al personal de inteligencia naval y del ejército de Estados Unidos sobre la defensa de Corea del Norte. “Estas personas han observado las operaciones estadounidenses en Irak y el Golfo Pérsico y han aprendido lecciones. Es probable que el equipo que Irán adquirió de Irak a través de deserciones o captura se haya compartido con Corea del Norte ”. Más recientemente, dice, ha habido rumores persistentes de que Corea del Norte hospedará a técnicos, científicos y oficiales militares iraníes en pruebas de misiles balísticos, y viceversa. "Es probable", dice, "pero no podemos probarlo".

Lo que no está claro es si Irán se ha beneficiado de las pruebas de misiles de mayor alcance de Corea del Norte. "Nos gustaría saber si el progreso que se está logrando en el programa de un país está beneficiando a otro", dijo Jon Wolfsthal, subdirector del Centro James Martin de Estudios de No Proliferación. "Una pregunta que nunca ha recibido una respuesta adecuada es ¿hasta dónde llega la cooperación de misiles y se ha extendido al ámbito nuclear?"

Wolfsthal, quien se desempeñó en la Casa Blanca durante tres años como asesor especial sobre seguridad nuclear del vicepresidente Joseph Biden, también señaló las preocupaciones de Estados Unidos sobre si los dos países comparten información sobre sus programas nucleares, ya que Corea del Norte tiene armas nucleares. “Sabemos que Corea del Norte sabe cómo construir un dispositivo nuclear básico, han probado varios. ¿Está fluyendo esa información? Irán tiene un programa de centrifugado muy avanzado basado en la red de Pakistán. Sabemos que Corea del Norte ha logrado algunos avances, pero no son tan hábiles técnicamente como algunos de los ingenieros iraníes, por lo que, ¿los iraníes han estado ayudando a los norcoreanos a perfeccionar su programa de enriquecimiento de uranio? "

Intercambios diplomáticos, Granjas de la amistad

Es en la larga historia de intercambios diplomáticos y culturales donde se puede trazar el vínculo simbólico entre Irán y Corea del Norte. Las delegaciones iraníes viajaron a la RPDC a principios de la década de 1980 y una visita incluyó al actual presidente de Irán, Hassan Rouhani, quien viajó como representante de Radiodifusión de la República Islámica de Irán, reuniéndose con Kim Il Sung y sus homólogos del Comité de Radiodifusión y Televisión de Corea del Norte, dijo Ditto. .

En 1989, el actual líder supremo de Irán, Ali Khamenei, visitó Corea del Norte como presidente de Irán. La biografía oficial de Khamenei cita la afirmación del hijo de Ruhollah Khomeini, Ahmad, de que su padre eligió a Khamenei como su sucesor en función del éxito de ese viaje.

En 1996, Irán y Corea del Norte inauguraron "granjas de la amistad" en cada país. Cada año, las granjas celebran intercambios culturales, conmemoraciones de la visita de Khamenei a Corea del Norte y conmemoraciones de Kim Il-Sung y Kim Jong-Il.

En la década de 2000, algunos funcionarios iraníes, muchos reformistas y conservadores "pragmáticos" preocupados por la integración de Irán en la economía global expresaron su alarma y declararon que Corea del Norte era un ejemplo negativo. En 2006, Mohsen Rezaee, Secretario del Consejo de Conveniencia y exjefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria (CGRI), quien encabezó una delegación oficial del CGRI a Pyongyang en 1993, advirtió que, si Irán adoptara “una postura reaccionaria a nivel internacional y una política de estancamiento del desarrollo a nivel nacional ”, no le iría mejor que a Corea del Norte, dice Ditto.

Los detalles curiosos sobre el intercambio cultural surgen con regularidad, aunque rara vez con mucho contexto, dada la naturaleza cerrada del estado de Corea del Norte.

A principios de 2013, el parlamento iraní aprobó como ministro de Comunicaciones a un exoficial militar, Mohamed Hasan Nami, que tiene un título en "gestión estatal" de la Universidad Kim Il Sung de Pyongyang, aunque no hay pruebas de que muchos funcionarios iraníes estudien allí.

También en 2013, imágenes de satélite mostraron que Irán mantiene un complejo de la embajada de siete edificios en Pyongyang, en cuyo centro se encuentra la primera mezquita en Corea del Norte, uno de los cinco únicos lugares de culto religioso en la capital del país. En mayo de 2009, Corea del Norte celebró la “Semana Cultural Iraní” en Pyongyang. Los detalles que rodean estos eventos siguen siendo escasos.

Una vez apasionado, lazos ahora tibios

Si bien ambos países se apoyan entre sí de manera retórica, en 2014 había evidencia de una distancia creciente y trayectorias divergentes que eventualmente pueden hacer que Irán vea su amistad con Corea del Norte como un lastre.

Aunque ha habido una amplia cooperación entre Irán y Corea del Norte, y son socios en el ámbito militar, Alireza Nader de Rand Corporation argumentó [en 2014] que no son estrictamente aliados. "Es realmente una relación transaccional basada en la oposición mutua a los intereses de Estados Unidos y la incapacidad de Irán para encontrar otros socios militares fuera del Medio Oriente, con la excepción de, tal vez, Bielorrusia, y el aislamiento económico de Corea del Norte".

"No hay una ideología común allí", dijo Nader. “Las dos sociedades son completamente diferentes. Irán tiene una sociedad relativamente sofisticada, tiene una clase media considerable, es un país comerciante [que es] susceptible a la presión económica. El gobierno de Irán, aunque autoritario, debe tener en cuenta el sentimiento público al tomar decisiones. Corea del Norte es un estado totalitario que deja morir de hambre a sus ciudadanos ".

Trayectorias divergentes

Nader sugirió, sin embargo, que si bien es probable que Corea del Norte mantenga estrechos vínculos con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, tiene poco que ofrecer al gobierno de Rouhani, que quiere mejorar la economía y la posición internacional de Irán. “Rouhani”, dijo Nader, “se centra en mejorar las relaciones con los estados árabes regionales y los países europeos y potencialmente con los Estados Unidos, pero también con otros países asiáticos como China, Japón, India y Corea del Sur. Corea del Norte está al final de esa lista ".

“El aislamiento hace extraños compañeros de cama”, observa Jon Wolfsthal. “No existe una afinidad particular entre el culto a la personalidad en Corea del Norte y la República Islámica de Irán, pero tienen algunos intereses comunes en términos de acceso a materiales, moneda, artículos de lujo [y] equipo militar de difícil acceso. Irán produce mucho petróleo, Corea del Norte necesita mucho. Corea del Norte produce muchos misiles balísticos, a Irán le gustan, por lo que han podido resolver lo que la mayoría de la gente cree que es un acuerdo de trueque bastante sofisticado para mantener esta relación ".

Quizás la mayor pregunta pendiente [en 2014] fue si los dos condados podrían mantener una relación mientras Irán buscaba un pacto nuclear con Occidente. Si Irán mejora su relación con el mundo, la asociación con Corea del Norte puede convertirse en una vergüenza.

"Si nos fijamos en las 'marcas' de Corea del Norte e Irán, ambas son bastante bajas en el mundo occidental, pero al menos Irán tiene algo que otros países quieren en términos de compromiso internacional, capacidades económicas y ubicación", Wolfsthal. dice. "Por lo tanto, se podría decir que [para] Irán, estar asociado con Corea del Norte, que es reconocido solo como un estado policial, podría verse como un daño a su 'marca'".

Una relación que una vez prosperó en granjas de amistad y líderes fundadores que se admiraban mutuamente parecía, en el siglo XXI, una reliquia de una era que, al menos, una de las partes puede esperar dejar atrás.

Nota del editor: El cuerpo de esta historia se escribió antes de que Donald Trump fuera elegido presidente de los Estados Unidos y antes de que amenazara con "fuego y furia" para detener el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte. Puede esperar que su retórica conmocione y asuste también a Irán. Lo más probable es que acerque a los dos países una vez más.

Adaptado de IranWire. El cuerpo de este artículo fue escrito originalmente por Roland Elliott Brown en 2014. La introducción fue escrita por Arash Azizi.


Cómo el líder norcoreano Kim Jong Un se convirtió en uno de los dictadores más aterradores del mundo

Durante los últimos 50 años, el mundo se ha acostumbrado a las locas amenazas de Corea del Norte que no conducen a ninguna parte.

Pero las amenazas han tomado un tono decididamente más agudo y siniestro bajo Kim Jong Un, el tercer líder supremo del reino ermitaño.

Corea del Norte ha llevado a cabo varias pruebas nucleares bajo su mandato.

Y las amenazas se intensificaron esta semana después de que el presidente Donald Trump dijera que Corea del Norte "se enfrentaría con fuego, furia y francamente poder, como nunca antes había visto este mundo" si el Reino Ermitaño continuaba amenazando a Estados Unidos.

Con toda esta atención, todavía se sabe relativamente poco de Kim. Esto es lo que sabemos de cómo llegó a ser uno de los dictadores más aterradores del mundo.

Kim Jong Un nació el 8 de enero de 1982, 1983 o 1984.

Sus padres eran el futuro dictador norcoreano Kim Jong Il y su consorte, Ko Young Hee. Tenía un hermano mayor llamado Kim Jong Chul y luego tendría una hermana menor llamada Kim Yo Jong.

Si bien el año de nacimiento oficial de Kim Jong Un es 1982, varios informes sugieren que el año se cambió por razones simbólicas, incluido que fue 70 años después del nacimiento de Kim Il Sung y 40 años después del nacimiento de Kim Jong Il.

Sin embargo, una medida reciente del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para sancionar a Kim Jong Un enumeró su fecha oficial de nacimiento como el 8 de enero de 1984.

Kim, aquí con su madre, vivió en casa cuando era niño.

Durante este período, Corea del Norte fue gobernada por el "Gran Líder" Kim Il Sung. Si bien Kim Jong Il era el heredero aparente, el camino de Kim Jong Un al mando era mucho menos seguro.

Luego se fue a Suiza para asistir a un internado.

Llamado "Pak Un" y descrito como hijo de un empleado de la embajada de Corea del Norte, se cree que Kim Jong Un asistió a una escuela internacional de lengua inglesa en Gümligen, cerca de Berna.

Kim Jong Un es descrito por ex compañeros de clase como un estudiante tranquilo que pasaba la mayor parte de su tiempo en casa, pero también tenía sentido del humor.

"Era divertido", dijo el ex compañero de clase Marco Imhof a The Mirror. "Siempre es bueno para una risa."

"Tenía sentido del humor y se llevaba bien con todo el mundo, incluso con los alumnos que venían de países enemigos de Corea del Norte", dijo otro ex compañero al diario alemán Welt am Sonntag. "La política era un tema tabú en la escuela. Discutíamos sobre fútbol, ​​no sobre política".

Kim Jong Un amaba el baloncesto e idolatraba a Michael Jordan.

Según los informes, el joven coreano tenía carteles de Jordan en las paredes durante sus días de escuela en Suiza. Aunque Kim Jong Un tenía sobrepeso y solo 5-6, era un jugador de baloncesto decente.

"Era un jugador ferozmente competitivo, muy explosivo", dijo a The Mirror su ex compañero de clase Nikola Kovacevic. "Él era el creador de jugadas. Hizo que las cosas sucedieran".

"Odiaba perder. Ganar era muy importante", dijo el ex compañero de clase Marco Imhof.

También tenía una colección "fantástica" de zapatillas Nike.

Después de la escuela en Suiza, regresó a casa para recibir estudios militares.

A su regreso a Corea del Norte, Kim Jong Un asistió a la Universidad Militar Kim Il Sung con su hermano mayor. Algunos informes dicen que comenzaron a asistir a las inspecciones militares de campo de su padre alrededor de 2007.

Mientras su padre se enfrentaba a la muerte, Kim Jong Un fue ascendido rápidamente en la cadena de liderazgo político y militar, a pesar de tener poca experiencia en ambos.

Fue nombrado general de cuatro estrellas, vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores y miembro del Comité Central, según la BBC.

Kim Jong Un tiene un tema musical conocido como "Paso a Paso".

"Paso a Paso" parece y suena como una canción de propaganda de la Unión Soviética.

La canción llama a la gente a seguir "los pasos de nuestro almirante Kim". Aquí hay una muestra de la letra:

Pasos, pasos. difundiendo aún más el sonido de un futuro brillante por delante. vagabundo, vagabundo, vagabundo, ah, pasos.

Muchos norcoreanos ven a Kim Jong Un como una versión juvenil del "Gran Líder" Kim Il Sung.

Kim tiene un claro parecido con su abuelo, Kim Il Sung, en apariencia, corte de pelo y gestos.

Habían circulado rumores de que Kim Jong Un se había sometido a una cirugía plástica para realzar aún más el parecido, aunque finalmente Corea del Norte respondió y calificó las acusaciones de "sórdido trabajo de los medios basura".

"El informe falso publicado por los enemigos es un acto criminal espantoso que el partido, el estado, el ejército y el pueblo nunca podrán tolerar", dijo la Agencia Central de Noticias oficial de Corea.

Después de la muerte de su padre, Kim Jong Un fue rápidamente declarado "Líder Supremo" de Corea del Norte.

Cuando Kim Jong Il murió de un ataque al corazón el 17 de diciembre de 2011, el joven Kim Jong Un heredó el cuarto ejército más grande del mundo, un arsenal nuclear y el control absoluto sobre Corea del Norte.

Se hizo cargo de su hermano mayor, Kim Jong Chol, a quien su padre pensaba que era "afeminado" y débil. Su otro hermano, Kim Jong Nam, aparentemente dijo cosas negativas sobre el régimen, según The Australian.

Alrededor de los 30 cuando asumió el poder, Kim Jong Un es el jefe de estado más joven del mundo.

Algunos originalmente creían que la tía y el tío de Kim Jong Un en realidad estaban tomando las decisiones.

Entre los asesores más confiables de Kim Jong Un estaban su tía Kim Kyong Hui y su esposo, Jang Sung Taek, ambos de 66 años. Según los informes, Kim Jong Il ordenó a la pareja que controlara el ejército del país y ayudara al joven líder a consolidar su posición mientras él ganaba más. experiencia.

En una reunión del Partido de los Trabajadores de la RPDC, ambos fueron fotografiados sentados cerca. Their most important job, it seems, is to push his role as a powerful figure among some generals who do not trust him, according to The Telegraph.

But at the end of December 2013, Kim Jong Un had his uncle and his uncle's family executed, apparently in a bid to stop a coup against his rule.

On December 12, 2013, Kim Jong Un had his uncle Jang Sung Taek executed. He was charged with having tried to take control of North Korea through a military coup. Following the uncle's execution, there were reports that Kim Jong Un continued to purge the rest of the uncle's family.

But North Korea's ambassador to the UK denied that Jang Sung Taek's family was also executed. Instead, the ambassador claimed that only Jang Sung Taek was killed by firing squad following a trial.

He's married to a former cheerleader and may have two kids.

Leaders in the Hermit Kingdom are often very secretive when it comes to their significant others, but Kim Jong Un often has his wife join him and allows photographs.

North Korean media revealed in July that he was married to Ri Sol Ju — a former cheerleader and singer — but no one knows exactly when they were married, according to NBC News.

South Korean intelligence believe the couple probably married in 2009 and already had one child. There are rumors Ri Sol Ju gave birth to a child in 2012, with many believing it was a girl.

The couple is believed to have had another child, in 2015.

Kim Jong Un lived out a childhood fantasy when former Chicago Bulls star Dennis Rodman visited.

Everyone in the family is apparently a huge Chicago Bulls fan.

His father owned a video library of "practically every game Michael Jordan played for the Chicago Bulls." Kim Jong Il tried unsuccessfully to get Jordan to visit in 2001.

Kim Jong Un had tons of Jordan posters as a kid. Brother Kim Jong Chol was photographed as a child wearing a Bulls Jersey: No. 91 — Rodman.

But recently, things haven't been going so well.

In 2013, Kim was reportedly the target of an assassination attempt. South Korean intelligence believes the young leader was targeted by "disgruntled people inside the North" after he demoted a four-star general, which resulted in a power struggle.

Perhaps as a means of reasserting control, Kim Jong Un has become extremely belligerent, shutting down all links with South Korea and threatening thermonuclear war against his neighbor and the US. His father and grandfather used to make these threats all the time without following through.

Kim Jong Un has continued to be belligerent with South Korea and the West throughout his rule in hopes of bolstering his authority.

North Korea has continued to test ballistic missiles and nuclear devices under Kim Jong Un's rule, despite the threat of sanctions. In 2012, the country launched its first satellite into space. And since Kim Jong Un has taken over, the country has continued to push ahead with its construction of ballistic and nuclear weapons.

In 2013, North Korea conducted its third-ever nuclear test and its first under Kim Jong Un. And in April 2015, a top US general warned that North Korea could develop nuclear missiles capable of reaching the shores of the western US.

The nuclear tests and international condemnations continued into 2016.

On January 5, 2016, North Korea conducted its fourth-ever nuclear test and its second under Kim Jong Un. Pyongyang claims the test was a miniaturized hydrogen bomb.

In response to the detonation, world leaders have strongly come out against North Korea. Even China, North Korea's main ally, has said that it strongly opposes the tests.

That test was followed up by a series of increasingly successful ballistic missile launches that have landed in the Sea of Japan. North Korea has also successfully test launched a ballistic missile from a submarine.

In September 2016, Kim Jong Un oversaw the fifth and most powerful nuclear test by North Korea to date. Based on some estimates, the blast from the warhead was more powerful than the bomb dropped on Hiroshima.

The tests signal a commitment on the part of Kim to press forward with the armament of his nation. If undeterred, experts estimate North Korea could develop nuclear warheads that could reach the US by 2020.

The assassination of Kim's half-brother Kim Jong-Nam in a Malaysian airport led to a global investigation of North Korea's involvement.

On February 13 2017, Kim's half-brother Kim Jong Nam was fatally poisoned in a Kuala Lumpur airport.

Amid worldwide suspicion of North Korean involvement, Malaysian police conducted an autopsy against the wishes of the Kim's government and named a North Korean official and several other nationals as suspects alongside two foreign women believed to be working as hired assassins.

By March, the conflict between the former allies escalated after Malaysia directly accused the North Korean government of orchestrating the murder. North Korea issued an order that prevented Malaysian citizens from leaving the country while Malaysia responded by canceling visa-free entry to North Koreans.

In the Trump era, conflict with North Korea has reached a new high.

Shortly after taking office, President Donald Trump reportedly labeled North Korea the single biggest threat to the US.

Breaking with former President Barack Obama's attempts at diplomatic negotiation via "strategic patience," the Trump administration started demanding for North Korea's immediate de-nuclearization and hinted at the possibility of a preemptive military strike if its impulsive leader does not comply.

In April, Kim retaliated by unsuccessfully test launching another nuclear missile at the same time that US Vice President Mike Pence was scheduled to discuss the country's arms program in Seoul, South Korea. After the US threatened a "pretty significant international response" in the event of another test, a North Korean envoy warned that nuclear war could break out at "any moment."


Suppression of Opposition

After Kim assumed supreme leadership of North Korea, he reportedly executed or removed many senior officials that he had inherited from his father’s regime. Among those purged was his own uncle, Jang Song-thaek (also known as Chang Sŏng-t&aposaek), who is believed to have played an important role during Kim Kim Jong-il’s rule and had been considered one of Kim Jong-un’s top advisers. 

In December 2013, Jang was reportedly arrested and executed for being a traitor and plotting to overthrow the government. It is also believed that members of Jang&aposs family were executed as part of the purge.

In February 2017, Kim&aposs older half-brother Kim Jong-nam died in Malaysia. Although many details remained unclear, it was believed he was poisoned at Kuala Lumpur airport, and multiple suspects were arrested. Kim Jong-nam had been living in exile for many years, during which time he served as a vocal critic of his half-brother&aposs regime.


Take a Lesson From History: Millions Died the First Time We Fought North Korea

Punto clave: Neither side has ever been able to truly come to terms with the mass death caused by the conflict.

It’s difficult to try to keep up with developments in the latest round of saber rattling between the United States and North Korea. U.S. President Donald Trump and Korean “supreme leader” Kim Jong-un have repeatedly traded verbal barbs via Twitter and more formal avenues amid news of naval redeployments, massive live-fire artillery exercises, United Nations condemnations and rumors of troop movements by regional powers.

The United States would have an obvious and distinct advantage over North Korea in a direct military engagement. That doesn’t mean that a war wouldn’t be a grueling and costly endeavor. North Korea’s military is dilapidated and antiquated, but it’s still one of the largest militaries in the world. When the two countries clashed before, from 1950 to 1953, the conflict ended in a virtual draw along the 38th parallel.

Of course, the hundreds of thousands of soldiers China sent to save its North Korean ally played a decisive role in that outcome, but the Korean People’s Army itself put up a formidable fight against the much more powerful United States and its allies. The KPA inflicted considerable casualties in a blitzkrieg-like assault through the south and quickly seized huge swaths of territory, compelling the United States to implement a scorched-earth policy that inflicted a tremendous death toll.

On a per-capita basis, the Korean War was one of the deadliest wars in modern history, especially for the civilian population of North Korea. The scale of the devastation shocked and disgusted the American military personnel who witnessed it, including some who had fought in the most horrific battles of World War II.

World War II was by far the bloodiest war in history. Estimates of the death toll range from 60 million to more than 85 million, with some suggesting that the number is actually even higher and that 50 million civilians may have perished in China alone. Even the lower estimates would account for roughly three percent of the world’s estimated population of 2.3 billion in 1940.

These are staggering numbers, and the death rate during the Korean War was comparable to what occurred in the hardest hit countries of World War II.

Several factors contributed to the high casualty ratios. The Korean Peninsula is densely populated. Rapidly shifting front lines often left civilians trapped in combat zones. Both sides committed numerous massacres and carried out mass executions of political prisoners. Modern aircraft carried out a vast bombing campaign, dropping massive loads of napalm along with standard bombs.

In fact, by the end of the war, the United States and its allies had dropped more bombs on the Korean Peninsula, the overwhelming majority of them on North Korea, than they had in the entire Pacific Theater of World War II.

“The physical destruction and loss of life on both sides was almost beyond comprehension, but the North suffered the greater damage, due to American saturation bombing and the scorched-earth policy of the retreating U.N. forces,” historian Charles K. Armstrong wrote in an essay for the Asia-Pacific Journal.

“The U.S. Air Force estimated that North Korea’s destruction was proportionately greater than that of Japan in the Second World War, where the U.S. had turned 64 major cities to rubble and used the atomic bomb to destroy two others. American planes dropped 635,000 tons of bombs on Korea—that is, essentially on North Korea—including 32,557 tons of napalm, compared to 503,000 tons of bombs dropped in the entire Pacific theatre of World War II.”

As Armstrong explains, this resulted in almost unparalleled devastation.

“The number of Korean dead, injured or missing by war’s end approached three million, ten percent of the overall population. The majority of those killed were in the North, which had half of the population of the South although the DPRK does not have official figures, possibly twelve to fifteen percent of the population was killed in the war, a figure close to or surpassing the proportion of Soviet citizens killed in World War II.”

U.S. officers and soldiers who surveyed the results of the air campaign in Korea were both awestruck and revolted. In his controversial book Soldier, Lt. Col. Anthony Herbert collects reflections on the carnage from America’s most prominent generals of the day.

“We burned down just about every city in North Korea and South Korea both,” recalled Gen. Curtis LeMay. “We killed off over a million civilian Koreans and drove several million more from their homes, with the inevitable additional tragedies bound to ensue.”

LeMay was no newcomer to the horrors of war. He led several B-17 Flying Fortress bombing raids deep into German territory before going on to command the strategic bombing campaign against Japan, including the firebombings of Tokyo.

Another decorated veteran of World War II, Air Force four-star Gen. Emmett E. “Rosie” O’Donnell, Jr., who later served as Commander in Chief of Pacific Air Forces from 1959 to 1963, collaborated LeMay’s and Armstrong’s assessments.

“I would say that the entire, almost the entire Korean Peninsula is a terrible mess. Everything is destroyed,” O’Donnell said. “There is nothing left standing worthy of the name.”

Perhaps the most scathing account of the destruction came from Gen. Douglas MacArthur.

MacArthur had become a national hero for his exploits as commander of the U.S. Army Forces in the Far East during the Philippines campaign of World War II, and as Supreme Commander for the Allied Powers during the occupation of Japan before he was named Commander-in-Chief of the United Nations Command at the onset of the Korean Conflict.

Despite his long and storied career as an officer, he began butting heads with Pres. Harry Truman over how the war in Korea was being conducted. This led to Truman relieving him of his command on April 11, 1951. MacArthur subsequently testified at joint hearings before the Senate’s Committee on Armed Services and Committee on Foreign Relations to discuss his dismissal and the “Military Situation in the Far East.”

“I shrink—I shrink with a horror that I cannot express in words—at this continuous slaughter of men in Korea,” MacArthur lamented during the hearings.

“The war in Korea has already almost destroyed that nation of 20,000,000 people. I have never seen such devastation. I have seen, I guess, as much blood and disaster as any living man, and it just curdled my stomach the last time I was there. After I looked at the wreckage and those thousands of women and children and everything, I vomited … If you go on indefinitely, you are perpetuating a slaughter such as I have never heard of in the history of mankind.”

Neither North Korea nor the United States has ever been able to truly come to terms with the havoc wrought during the conflict.

In North Korea, the war is often referred to as the Victorious Fatherland Liberation War, with the Korean People’s Army being cast as the valiant protector of the virtuous Korean people in the face of American imperialism. North Korean casualties and atrocities—as well as the U.S. strategic bombing campaign—are downplayed or ignored while victories are often exaggerated. This revisionist history falls in line with the “Great Leader” cult of personality promulgated by Kim Il-sung and his heirs who have led the country since the end of the war.

In the United States, the war is somewhat lost in the shadows of World War II and the Vietnam War. It came as Americans were still recovering from the former and was, by comparison, a much smaller and shorter conflict. It lacked the media coverage and cultural impact of the prolonged war in Vietnam. Its legacy was also marred by a preponderance of atrocities—some of them carried out by the United States and its allies—and what in the minds of many Americans ultimately amounted to a defeat by a smaller and weaker enemy.

It wasn’t until 1999 that the United States acknowledged—after a lengthy investigation by the Associated Press—that a 1950 letter from U.S. Ambassador John J. Muccio authorized commanders in the field to adopt a policy of openly massacring civilians.

The policy led to massacres in No Gun Ri and Pohang, among others, in which U.S. soldiers and seamen knowingly fired on civilians. Refugees fleeing North Korea were particularly susceptible to attacks from the U.S. and South Korean militaries under the pretense that North Korean soldiers had infiltrated their numbers in order to orchestrate sneak strikes. Hundreds at a time were killed, many of them women and children.

”We just annihilated them,” Norman Tinkler, a former machine gunner, later told the Associated Press of the massacre at No Gun Ri.

Edward L. Daily, another soldier present at the No Gun Ri, was still haunted by what he witnessed there decades later.

”On summer nights when the breeze is blowing, I can still hear their cries, the little kids screaming,” Daily confessed. ”The command looked at it as getting rid of the problem in the easiest way. That was to shoot them in a group.”

In a follow-up interview with The New York Times, Daily said he could not confirm how many Koreans they killed that day—up to 400 is a common estimate—but added, “[W]e ended up shooting into there until all the bodies we saw were lifeless.”

Daily later earned a battlefield commission for his service in Korea.

A South Korean government commission investigating massacres and mass executions of political prisoners by the militaries of both sides claims to have documented “hundreds of sets of remains” from massacres and estimates that up to 100,000 people died in such incidents.

Any new conflict in Korea is likely to be just as vicious and deadly as the last, if not even more so. The destructive potential of the weaponry possessed by both sides has increased exponentially in the intervening decades. The United States’ nuclear arsenal has greatly expanded, and North Korea has developed its own limited nuclear capabilities.

Even without the use of nuclear weapons, the traditional weapons that would be used are far more powerful today than they were 75 years ago. The GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast bomb the United States used in Afghanistan for the first time in April 2017 is the most powerful non-nuclear bomb ever deployed. Upon impact, the 30-foot long, 22,000 pound, GPS-guided bomb emits a mushroom cloud that can be seen for 20 miles. It boasts a blast radius of one square mile, demolishing everything within that range.

The Air Force currently has only around 15 MOABs, and they are not capable of penetrating the numerous hardened underground tunnels, bunkers and bases the North Koreans have built. To address that problem, the Pentagon has developed a special bomb designed specifically for underground facilities of the kind built by North Korea and Iran. The 15-ton Massive Ordnance Penetrator can supposedly blast through 200 feet of concrete to take out the most hardened subterranean lair.

North Korea’s arsenal isn’t anywhere nearly as advanced as that of the United States, but it is massive. Some analysts have suggested that the regime’s huge stockpile of traditional artillery and rockets would “flatten Seoul in the first half-hour of any confrontation.” That’s probably giving North Korea far too much credit, but its artillery and rocket stockpiles could definitely inflict serious casualties and structural damage to Seoul and its 10 million inhabitants.

Likewise, the bases housing the 29,000 U.S. military personnel stationed in South Korea are also within range of North Korea’s arsenal. History contains a warning—another war would be unpredictable, chaotic and exceedingly brutal.

This article first appeared in December 2019. It is being republished due to reader interest.

Image: A North Korean man (R) on a bus waves his hand as a South Korean man weeps after a luncheon meeting during inter-Korean temporary family reunions at Mount Kumgang resort October 31, 2010. Kim Ho-Young/Korea Pool via REUTERS


Ahead of Trump's arrival to the summit, reports again turned to Kim's mysterious habits and travel logistics.

Kim was spotted by hidden cameras smoking a cigarette in rural China after most of his nearly three-day, 2,000-mile train journey to the summit in a rare candid glimpse of the leader standing with his sister and an aide nearby.

His choice to take a train to the summit was still up for speculation, with analysts floating several possibilities on the trip as possible commentary on North Korea's relations with China, one saying the leader didn't want to look needy.


Ver el vídeo: Corea del Norte: Amarás al Líder Sobre Todas las Cosas by DOCUMENTALESIFULL25 (Octubre 2021).