Podcasts de historia

Hallada estatua de alabastro extremadamente rara de la reina Tiye en un templo funerario egipcio

Hallada estatua de alabastro extremadamente rara de la reina Tiye en un templo funerario egipcio

Un equipo de arqueólogos ha descubierto una estatua de alabastro tallada única de la reina Tiye en Luxor, Egipto. El emocionante hallazgo fue realizado por la misión europeo-egipcia que trabaja bajo las alas del Instituto Arqueológico Alemán.

Impresionante estatua de alabastro tallada de la reina Tiye descubierta

Una estatua impresionante, muy probablemente de la reina Tiye, la abuela del rey Tutankamón y esposa del rey Amenhotep III, ha sido desenterrada en el templo funerario de Amenhotep III en Kom El-Hittan en la ribera occidental de Luxor, como anunciaron el jueves arqueólogos del Ministerio de Antigüedades de Egipto. , 23 de marzo. El ministro de Antigüedades Khaled El-Enany, que fue al lugar para examinar el descubrimiento, se refirió a la estatua como "única y distinguida". Emocionado con el fascinante descubrimiento, le dijo a Ahram Online: “Hasta ahora no se han encontrado estatuas de alabastro de la reina Tiye. Todas las estatuas anteriores de ella desenterradas en el templo fueron talladas en cuarcita ".

Ministro de Antigüedades examinando el descubrimiento de la estatua de la Reina Tiye. Crédito: Ministerio de Antigüedades

Conociendo a la Reina Tiye

Como explica Natalia Klimczak en un artículo anterior de Ancient Origins, Tiye fue una de las mujeres más influyentes y poderosas del antiguo Egipto a pesar de que su nombre fue olvidado en los siglos que siguieron a su muerte. Se cree que vivió aproximadamente entre 1398 a. C. y 1338 a. C., pero la historia de su vida es tan misteriosa como la mayoría de las personas que vivieron en este período. El mundo en el que vivía se derrumbó con la ciudad capital de su hijo Akhenaton, Amarna.

Tiye, la Gran Esposa Real de Amenhotep III y madre de Akhenaton y abuela de Tutankhamon ( CC BY-NC-SA 2.0 )

Según las antiguas inscripciones, Tiye era hija de Yuya y Tuya y hermana del faraón Ay. Algunos egiptólogos dicen que no existe un vínculo entre Ay y Tiye, pero la posición de su hermano parece ser una prueba. Ay fue el Segundo Profeta de Amón y heredó la mayoría de los títulos de Yuya. Más tarde se convertiría en esposa del gran Amenhotep III y abuela del rey Tutankamón. También se cree que Tie tuvo una gran influencia sobre su esposo y fue el único consejero en el que confiaba ciegamente. Ella estuvo casada con él durante su segundo año de reinado, cuando básicamente ambos eran muy jóvenes y, por lo tanto, pasaron toda su vida juntos. Tiye aparece en la historia como una consejera inteligente y la mujer más importante en la corte de Amenhotep, quien también se convirtió en una persona importante durante el reinado de su hijo.

La reina Tiye, cuyo esposo, Amenhotep III, puede haber sido representado a su derecha en esta estatua rota. (CC BY-SA 2.0 FR )

Jugó un papel activo en la política de Egipto y las relaciones exteriores durante muchos años y se convirtió en la primera reina egipcia conocida cuyo nombre apareció en actos oficiales. Cuando Amenhotep murió después de 39 años de su reinado, ella fue quien dispuso su entierro en el Valle de los Reyes en una tumba conocida hoy en día como WV22. Tiye murió, quizás durante el año 12 del reinado de su hijo Akhenaton, posiblemente en 1338 a. C. Los egiptólogos especulan que probablemente murió debido a una epidemia, aunque no se ha confirmado históricamente nada.

La momia de la reina Tiye, ahora en el Museo Egipcio. ( Dominio publico )

La estatua está en excelentes condiciones

Avance rápido hasta 2017 y el descubrimiento de la estatua de Tiye, Hourig Sourouzian, líder de la misión, estaba muy feliz de ver que la estatua está en excelentes condiciones de conservación y ha conservado sus colores. Ella le dijo a Ahram Online, “La estatua fue fundada accidentalmente mientras los arqueólogos estaban levantando la parte inferior de una estatua del rey Amenhotep III que estaba enterrada en la arena. La estatua de la Reina Tiye apareció junto a la pierna izquierda de la estatua del Rey Amenhotep III ”, y agregó que la estatua ahora será objeto de trabajos de restauración.


    Egipto anunciará un gran descubrimiento arqueológico en Luxor este marzo: Zahi Hawass

    El egiptólogo de renombre mundial y exministro de Antigüedades Zahi Hawass ha revelado que está liderando excavaciones junto al templo de Mina Habu en Luxor, y anunciará un descubrimiento importante el próximo mes.

    En una entrevista con Daily News Egypt, Hawass dijo que ahora está trabajando en la parte occidental del Valle de los Reyes para encontrar la tumba de la antigua reina egipcia Nefertiti. Esto se lleva a cabo junto con el trabajo adicional en la tumba del faraón Ramsés II, también en Luxor.

    Destacó que el descubrimiento de la tumba de la reina Nefertiti será el mayor descubrimiento del siglo XXI.

    Egiptólogo de renombre mundial y exministro de Antigüedades Zahi Hawass

    La entrevista abordó una variedad de temas, incluido el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) en las misiones arqueológicas y el último descubrimiento en el área arqueológica de Saqqara.

    Hawass también se refirió a los detalles de los próximos eventos importantes, incluido el Royal Mummiesparade y el establecimiento de una fábrica de réplicas arqueológicas.

    La entrevista también analizó las preocupaciones que algunas personas tienen sobre el envío de antigüedades egipcias a exposiciones temporales y la recuperación de antigüedades robadas.

    Tu nombre es sinónimo de fama y estrellato, pero esto no está relacionado con ningún cargo, ¿cuál es el secreto de esto?

    El secreto está en mi afición por las antigüedades. Permítanme explicarles que la palabra amor es muy simple en comparación con mi afición por las antigüedades.

    Creo que lo que me distingue es mi afición por las antigüedades que se manifiesta claramente mientras hablo de ellas, y eso entra en el corazón de la gente a nivel local e internacional. Este cariño hace que a la gente le guste escucharme, ya sea a nivel local o internacional.

    A mucha gente le gustan las antigüedades, pero no tienen tu fama. ¿Cómo ha sucedido esto?

    Creo que este es el llamado carisma, que es dado por la gracia de Dios, y que ha asegurado que reciba la atención de los medios de comunicación cuando viajo a cualquier país.

    ¿Puede contarnos más sobre su cooperación continua con el Ministerio de Turismo y Antigüedades?

    [Ministro de Turismo y Antigüedades] Khaled El-Anani no le teme a mi fama, sino que la utiliza para lograr el éxito. Creo que él es el único que completó y construyó sobre mi trabajo que se había detenido en 2011, como completar los Museos en Sohag y Kafr El-Sheikh, así como el Museo de Carros Reales, el Gran Museo Egipcio (GEM), y el Museo de la Civilización Egipcia. Lo más importante que me encanta de él es que continúa con mi enfoque, que es pedir ayuda a las personas exitosas.

    ¿Puede contarnos más sobre el último descubrimiento de Saqqara en 2021 y su importancia?

    El descubrimiento de Saqqara más reciente es muy importante, porque cambia muchas cosas en la historia. El templo funerario desenterrado revela, por primera vez en la historia, el nombre de la reina Nearit, esposa del faraón Teti. Ahora estamos escribiendo una nueva página en la historia del Reino Antiguo.

    Anteriormente habíamos descubierto la pirámide de esta reina en 2010, pero este año encontramos su templo y su nombre.

    También encontramos importantes artefactos del Imperio Nuevo dentro de la zona, como momias y ataúdes, alrededor encontramos estelas, modelos de barcos e importante cerámica. Este es realmente un descubrimiento importante que nos dirá mucho sobre el culto del faraón Teti, el primer rey del Reino Antiguo y la Sexta Dinastía # 8217 que gobernó Egipto hace más de 4.300 años.

    El último descubrimiento en Saqqara fue realizado por una misión puramente egipcia bajo su liderazgo. ¿Significa esto que podemos prescindir de las misiones en el extranjero y depender únicamente de los egipcios?

    La idea no es si deberíamos prescindir de las misiones extranjeras o no. En cualquier caso, no podemos prescindir de las misiones extranjeras, porque yo personalmente, junto con el 70% de los arqueólogos estudié en universidades del exterior, así que nos completan.

    Pero la idea es que, en el pasado, el arqueólogo egipcio fue asistente y sirvió a los extranjeros, pero ahora los arqueólogos egipcios están compitiendo con ellos. En 2002, dije que quería rearmar a los humanos antes de la restauración de la piedra.

    He enseñado a un gran número de jóvenes y ahora tenemos arqueólogos egipcios con no menos experiencia y conocimientos que los extranjeros. La competencia aquí no significa conflicto, sino cooperación al servicio de las antigüedades egipcias.

    ¿Cómo afectó COVID-19 a las misiones arqueológicas en Egipto?

    La pandemia de COVID-19 afectó a las misiones extranjeras ya que no pudieron venir a Egipto debido a la crisis de salud en sus países de origen. Pero no tuvo ningún impacto en los egipcios.

    Estás en contra de analizar el ADN de las momias, especialmente del extranjero o de buscar la ayuda de extranjeros en este sentido, ¿por qué?

    En general, he estado en contra del análisis de ADN de las momias porque no había ningún laboratorio egipcio que hiciera este trabajo. Sin embargo, luego decidí intentar seguir todos los principios científicos y establecí dos laboratorios, uno en el Museo Egipcio y otro en la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo.

    Luego puse a científicos en ambos laboratorios que no se comunicaban entre sí, y ambos comenzaron a tomar muestras y comparar los resultados. Los resultados fueron un éxito, con nuestro trabajo revisado durante ocho meses por el American Journal of Medicine.

    Mediante el uso de análisis de ADN y tomografías computarizadas, probamos por primera vez que el faraón Tutankamón era el hijo de Akhenaton en lugar de Amenhotep III, y que la reina Tiye era su abuela.

    Ahora estamos buscando las momias de la reina Nefertiti y su hija Ankhesenamun mediante el uso de tecnologías y análisis de ADN. Esto se suma al uso de evidencia científica que definitivamente probará qué mató a Tutankamón.

    Estoy en contra de las pruebas de ADN en momias egipcias realizadas por extranjeros o en laboratorios extranjeros, porque los extranjeros pueden alterar los resultados del ADN por su propio bien.

    Además, algunos arqueólogos no son dignos de confianza, por ejemplo, el científico que realizó el estudio sobre Ramsés II en Francia le robó el pelo. Como resultado, no quiero traer a un científico extranjero para realizar un análisis de ADN y anunciar que Tutankamón es hebreo, y no puedo probarlo.

    Por eso siempre insto a que las pruebas y análisis de ADN sean supervisados ​​por arqueólogos egipcios. Por eso también superviso el proyecto egipcio para estudiar las momias reales. Anunciamos grandes descubrimientos, como encontrar la momia de Hatshepsut, y descubrimos que Ramesses III fue asesinado.

    ¿Es cierto que el 70% de las antigüedades egipcias aún no se han descubierto?

    Es cierto que el Egipto moderno se construyó completamente sobre el Antiguo Egipto. Soy un arqueólogo que trabaja en todas partes del mundo, así que pongo esta estimación de lo que veo como arqueólogo de mi trabajo en todas partes de Egipto. Por ejemplo, si vas a Saqqara encontrarás antigüedades por todos lados.

    En el último siglo, la gente se ha obsesionado con el mercurio rojo. ¿Existe realmente esta sustancia y cómo la descubrió la gente? ¿Tiene valor realmente?

    Durante el siglo pasado, hubo una misión trabajando en el área arqueológica de Saqqara que encontró el ataúd de un jefe del ejército de la 27a dinastía. Cuando abrieron el ataúd, encontraron un líquido adentro, que metieron en una botella. Lo enviaron al gobierno egipcio y el artefacto se encuentra ahora en el Museo de la Momificación en Luxor.

    De hecho, tras el colapso de la Unión Soviética, se inició la venta de uranio, que es un polvo o polvo rojo mineral utilizado en operaciones de fisión nuclear, y este polvo lleva una sustancia radiactiva vendida por millones de dólares en el mercado negro tras ser contrabandeada desde centrales nucleares y reactores de la mafia mundial.

    Pero los estafadores son los que mienten y dicen a los egipcios que la sustancia encontrada en el ataúd es mercurio rojo. Sin embargo, no existe tal cosa llamada mercurio rojo.

    ¿Es real la supuesta maldición de los faraones?

    Estas son palabras que no tienen base en la verdad. Yo mismo fui objeto de algunos incidentes, incluso mientras realizaba la tomografía computarizada de la momia de Tutankamón y el dispositivo se detuvo.

    Pero esto no está relacionado con la maldición de los faraones. De hecho, si encerró una momia en una habitación durante 3.000 años y luego la abrió, tendría que tener en cuenta que es probable que crezcan gérmenes invisibles en este entorno, lo que podría afectar al arqueólogo moderno y provocar su muerte. .

    Entonces, lo que estoy haciendo ahora, después de descubrir una nueva tumba, es dejarla abierta durante varias horas después del descubrimiento para reemplazar el aire malo con aire fresco.

    A algunos les preocupa enviar antigüedades egipcias a exposiciones temporales, creyendo que esto dañará o destruirá las piezas. ¿Cuál es su respuesta a estas preocupaciones?

    Quiero mencionar que aquellos que están en contra de la transferencia de las antigüedades y dicen que puede ser robado no conocen la situación completa.

    Los artefactos viajan al extranjero acompañados por arqueólogos, restauradores y un guardia policial para protegerlos desde el momento en que salen de Egipto hasta que regresan. Entonces, el embalaje, el transporte y el seguro o la seguridad de los artefactos son del más alto nivel y no hay razón para preocuparse.

    Zahi Hawas

    Dicho esto, cuando era presidente del Consejo Supremo de Antigüedades, redacté una política para las exposiciones en el extranjero, estipulando que ningún artefacto único viajará al exterior, sea cual sea el rendimiento económico. De modo que los artefactos que viajan al extranjero en exposiciones no son raros.

    Quiero mencionar que, si bien Egipto ha participado en muchas exposiciones temporales, nunca ha habido ningún intercambio ilegal o robo de ninguno de estos artefactos. Esto se debe a que arqueólogos, restauradores y un guardia policial acompañan a los artefactos las 24 horas, desde que salen de Egipto hasta que regresan.

    Estas exposiciones proporcionan un gran retorno y motivan a los turistas potenciales en diferentes países a visitar Egipto. También fortalecen las relaciones bilaterales entre Egipto y los países que albergan las exposiciones.

    A algunas personas también les preocupa que los turistas no vengan a visitar Egipto porque ya han visto los monumentos en el extranjero en la exposición.

    Esto no es cierto en absoluto, los artefactos que viajan al extranjero son tratados como el aperitivo, lo que motiva a los turistas a venir y visitar el resto de los monumentos de Egipto.

    A raíz de todas las exposiciones que han viajado a América, España, Japón y similares, hemos notado que cuanto más participamos en exposiciones en el extranjero y más artefactos viajan, más turistas llegan a Egipto.

    Se han realizado importantes esfuerzos para recuperar antigüedades robadas, pero los museos del mundo todavía tienen muchas antigüedades egipcias. Todos fueron tomados ilegalmente y ¿cómo se pueden recuperar?

    No todos salieron de Egipto ilegalmente, ya que algunas antigüedades se vendieron oficialmente hasta 1983, hasta que se promulgó una ley que lo impedía. Desafortunadamente, la UNESCO ha dictaminado que las antigüedades que abandonan sus países de origen antes de 1972 no pueden recuperarse.

    Cuando estaba a cargo de las antigüedades, logré recuperar 6.000 artefactos que habían salido ilegalmente de Egipto. También pude asegurar el regreso de muchas antigüedades a través de una postura dura y al detener las misiones en el extranjero. Sin embargo, esto no resuelve la situación de aquellas piezas que salieron antes de 1972.

    Pusiste en marcha una iniciativa para recuperar el busto de Nefertiti de su actual residencia en Berlín. ¿Cuáles fueron los resultados de esta iniciativa?

    Traté de recuperar el busto de Nefertiti, pero no pude. Sin embargo, creo que no debemos dejar de exigir su devolución, y actualmente estoy formando un equipo de pensadores e intelectuales egipcios e internacionales que firmarán una petición para ser enviada a Alemania.

    Esta petición demandará y resaltará la importancia del regreso del busto, porque salió del país ilegalmente. Este es un artefacto único y debe regresar a Egipto. Creo que esta es la pieza más importante que hay que recuperar.

    ¿Podrías hablar más sobre el Desfile de las Momias Reales y su importancia?

    El evento será una gran ceremonia después de la pandemia de COVID-19, y saldrá del Museo Egipcio a las 6 de la tarde antes de dirigirse hacia el Museo de la Civilización Egipcia. Esperamos que el presidente Abdel Fattah Al-Sisi reciba las momias en el Museo.

    El transporte de las momias entre los dos museos es idea mía, y es muy importante, porque que el Museo de la Civilización Egipcia se abra sin una exhibición protagonista asegurará que nadie vaya nunca a él.

    Por eso pensamos que deberíamos transferir las momias. Las personas que no lo saben pueden pensar que es peligroso, no peligroso en absoluto. Disponemos de las pruebas de transporte más sofisticadas. Las momias llegaron en un bote desde Luxor, luego el ministro de antigüedades está haciendo todos los pasos para preservar las momias, pero la presencia de las momias dentro del museo de la civilización hará de este museo uno muy importante que nos contará la historia de Egipto.

    ¿Cuál es su opinión sobre el establecimiento de la fábrica de réplicas arqueológicas?

    Es un proyecto importante, porque las réplicas se producirán y se sellarán con el sello de los diferentes museos de Egipto, incluido el Gran Museo Egipcio, el Museo Islámico y el Museo Copto.

    La fábrica funcionará bajo la total supervisión del Ministerio de Turismo y Antigüedades, con las réplicas para generar unos ingresos muy fuertes. También se asegurarán de que ya no habrá necesidad de réplicas chinas, porque no se producen de acuerdo con los estándares, pero el sello del Museo Egipcio garantizará que nuestras antigüedades se vendan en todas partes. Creo que el sector privado irá al estado en lugar de China, pero tenemos que hacer precios razonables para que la gente pueda comprar.

    ¿Podría contarnos más sobre el Centro Zahi Hawass de Egiptología y sus objetivos?

    Es un centro afiliado a la Biblioteca de Alejandría, cuya actividad se centra en aumentar la conciencia arqueológica de los egipcios.

    A través de este centro, visito las diferentes universidades de Egipto, clubes rotatorios, escuelas y hablo de la grandeza de Egipto, para aumentar su conocimiento arqueológico y enseñarles jeroglíficos. También a través de este centro, tengo excavaciones de plomo en Saqqara y en el Valle de los Reyes.

    ¿Se asoció a través de este centro con instituciones extranjeras para enseñarles la historia de Egipto?

    No, el principal objetivo de la institución es beneficiar a los egipcios.

    ¿Cuál de tus descubrimientos está más cerca de tu corazón y por qué?

    Todos los descubrimientos que hice están cerca de mi corazón. No puedo distinguir un descubrimiento, pero el más importante podrían ser las tumbas de los constructores de pirámides, lo que demuestra al mundo que los constructores de las pirámides eran egipcios y no esclavos.

    Permítanme explicarles que la palabra amor es muy simple en comparación con mi afición por las antigüedades.

    El descubrimiento de Saqqara más reciente es muy importante, porque cambia muchas cosas en la historia.

    El transporte de las momias entre los dos museos es idea mía, y es muy importante, porque que el Museo de la Civilización Egipcia se abra sin una exhibición protagonista asegurará que nadie vaya nunca a él.


    El Archivo Real de la XVIII Dinastía de Egipto y la estatua de la abuela de Tutankamón

    Los datos encontrados en Armenia muestran que muchos gobernantes del antiguo Egipto portaban genes armenios. Sin embargo, este hecho todavía causa mucha controversia y críticas, especialmente entre los militantes ignorantes. Para la aclaración final de la situación, proponemos el artículo escrito por Anzhela Teryan.

    Cerca del sitio arqueológico de Amarna (300 km al sur de El Cairo), los arqueólogos descubrieron accidentalmente el archivo real de la XVIII dinastía de Egipto (1580-1090 a.C.), que fue de gran importancia para el estudio de la historia no solo de Egipto sino del resto. de Asia Menor también. El archivo consta de 300 tablillas que contienen la correspondencia diplomática de Amenhotep III y Amenhotep IV con los reyes de Mitanni, Asiria, Babilonia, Hatti, etc.

    En la cima del poder de Mitanni, sus fronteras del sur llegaban al Reino de Egipto, así como a Siria y Palestina. En esta región, los intereses de las dos potencias chocaron, lo que llevó a la guerra.

    Thutmosis IV (1465-1455), siguiendo a sus antepasados, emprendió nuevas campañas contra Mitanni, pero la costa oriental del Mediterráneo permaneció bajo el control de los mitannianos. Como consecuencia de la guerra fallida, el faraón decidió firmar un tratado de paz y hermandad.

    Thutmose envió una delegación de casamenteros al palacio de Artatama I para proponerle matrimonio a su hija. Solo después de la séptima vez, Artatama estuvo de acuerdo y la princesa de Mitanni Mutemwiya se convirtió en la reina de Egipto.

    Mutemwiya dio a luz al siguiente faraón de la XVIII dinastía Amenhotep III (1455-1419). También, a su vez, envió seis delegaciones a la capital de Mitanni al rey Saturno I. Como resultado, Gilu-Hepa, su hija, se convirtió en la esposa del faraón.

    Amenhotep III también tuvo otra esposa de origen no real llamada Tiye (probablemente después de la muerte de Gilu-Hepa ya que no hay más referencias a ella). Por las fuentes escritas encontradas en la tumba de la reina Tiye, sabemos que sus padres eran de Nairi (Naharina). Tiye fue llamada & # 8220 la esposa mayor del rey. & # 8221

    Ella era inteligente y tenía fama en el palacio. Ella también ayudó a su esposo a gobernar. A pesar de estas características positivas, debido al origen no real de Tiye, los sacerdotes egipcios exigieron el divorcio, pero Amenhotep se negó y la llamó & # 8220la esposa de un poderoso faraón & # 8221.

    Flinders Petrie, un conocido arqueólogo y egiptólogo que estudió cuidadosamente las posiciones de las princesas de Mitanni en la corte real de los faraones, escribió:

    & # 8220La cara de Tiye & # 8230 era diferente del tipo común en Egipto & # 8230 la cara de Nefertiti tiene muchas características similares a la de Tiye. Tienen tanto en común que probablemente pertenecieron a una sola nación. & # 8221

    Traducción de un extracto de "History and Armenia" de Anzhela Teryan, Ereván, 2006. Lea también: De Mitanni al Reino de Van y: Armenia y el antiguo egipto

    La estatua de la abuela de Tutankhamon

    Un grupo de arqueólogos dirigido por un popular egiptólogo de ascendencia armenia Hurig Suruzyan, que realizó excavaciones en Kom el-Hettan, informó sobre un hallazgo único, la estatua de la reina Tiye, la abuela del faraón egipcio más famoso Tutankamón.

    La estatua de Tiye fue descubierta accidentalmente en el templo funerario del faraón Amenhotep III. Según Hurig Suruzyan, el hallazgo estaba en buenas condiciones. Se informó que la estatua incluso ha conservado sus colores a pesar de los siglos de antigüedad.

    Hurig Suruzyan es considerado un destacado egiptólogo y crítico de arte. El científico dirige la misión arqueológica & # 8220Colossi de Memnon y el templo en Kom el-Hettan & # 8221. Nació en Bagdad en una familia de emigrantes armenios, cuyos antepasados ​​habían sido víctimas del genocidio armenio.

    Hurig Suruzyan participó en numerosas excavaciones, que resultaron en el descubrimiento de importantes artefactos de la antigüedad. Muchos de los hallazgos de Suruzyan se conservan ahora en el Louvre y en el Museo Egipcio de El Cairo. Suruzyan está casada con el popular egiptólogo e investigador de las pirámides egipcias Rainer Stadelmann.


    Estatua que se cree que es el rey Tut y la abuela Reina Tiye desenterrada a lo largo del Nilo

    Una estatua de alabastro tallada & # 8220 & # 8221 que puede representar a la abuela del rey Tut & # 8217 - la reina Tiye - ha sido desenterrada en la orilla occidental de Luxor a lo largo del río Nilo, anunciaron ayer (23 de marzo) los arqueólogos del Ministerio de Antigüedades de Egipto.

    La estatua, que parece ser de tamaño natural en las imágenes publicadas por el ministerio, fue encontrada accidentalmente cuando los trabajadores levantaron la parte inferior de la colosal estatua del rey Amenhotep III, el noveno gobernante del antiguo Egipto & # 8217s XVIII Dinastía, que vivió alrededor de 1390 al 1352 a. C. La estatua, que data de hace unos 3.400 años, estaba situada junto a la pierna derecha del rey, según el líder de la misión, Hourig Sourouzian.

    La reina Tiye, que murió alrededor de 1340 a. C., era la esposa del rey Amenhotep III y la abuela paterna del rey Tut, ya que la identidad del niño rey y la madre de la madre es una fuente de debate entre los eruditos, su abuela materna no es conocida con certeza.

    Encontrada dentro del templo mortuorio de Amenhotep III en Kom Al-Hittan, la estatua es & # 8220hermosa, distinguida y única & # 8221, dijo el ministro egipcio de Antigüedades, Khaled El-Enany, en un comunicado.

    Las estatuas de la reina descubiertas anteriormente fueron talladas en cuarcita, esta es la primera estatua de alabastro de ella que se encuentra dentro del templo, dijo El-Enany.

    La estatua está en buenas condiciones, con sus colores antiguos conservados, dijo Sourouzian. A continuación, se llevarán a cabo un fino trabajo de restauración en la estatua.

    Otra estatua de alabastro encontrada en el sitio en 2011 muestra a Amenhotep III con una falda escocesa plisada y un tocado de Nemes, o el pañuelo a rayas usado por los faraones. Esa estatua era parte de un par de colosos del rey encontrados en su tumba. Cada una de estas estatuas habría sido tan alta como un edificio de seis pisos y pesaría unas 720 toneladas (650.000 kilogramos). Los colosos habrían hecho guardia en la puerta principal del templo, según el World Monuments Fund (WMF).

    La estatua tiene 3.400 años y fue encontrada en el templo del rey Amenhotep III.

    Crédito: Ministerio de Antigüedades de Egipto

    Amenhotep III gobernó el antiguo Egipto durante una época de prosperidad, durante la cual construyó grandes estructuras, según la WMF. Por ejemplo, su templo originalmente tenía tres enormes puertas de adobe llamadas pilones a lo largo de un corredor que conducía a un patio y un santuario, dijo la WMF. En el interior del templo se erigieron cientos de estatuas, esfinges y estelas (losas de piedra parecidas a lápidas que habrían sido inscritas con palabras relacionadas con Amenhotep III). Todo el complejo tenía más de cinco campos de fútbol, ​​según la WMF.


    Arquitectura en el antiguo Egipto:

    A pesar de los simples comienzos de la vivienda en tiempos prehistóricos, la arquitectura del antiguo Egipto, especialmente la era de los faraones, comienza con la era antigua alrededor del 3100 a. C. Varios factores jugaron en el surgimiento y madurez de esta arquitectura, el más importante de los cuales fue el factor religioso que tuvo un impacto en el surgimiento de la arquitectura de la muerte, como cementerios, establos y pirámides, particularmente al oeste del Nilo, donde el el sol se pone.

    La estabilidad política interna de Egipto también fue un factor importante, ya que no fue testigo de guerras internas violentas. Más bien, hubo revoluciones sociales y políticas limitadas que no destruyeron la urbanización, sino que fueron impulsadas por el cambio social y político.

    En cuanto al factor ambiental, especialmente el clima cálido, propició la aparición de cubiertas planas en la arquitectura egipcia, la reducción del número de aberturas de paredes externas y la economía de fuentes de iluminación en las aberturas de techo y las puertas. Las paredes se engrosaron para reducir las fugas térmicas. Esto tuvo un impacto en la aparición de escritos y dibujos internos y externos en forma de inscripciones grabadas y tallas.

    La arcilla apareció en la construcción de casas pobres y la piedra se utilizó en la construcción de palacios y tumbas, como piedra caliza, arenisca, mármol, alabastro y granito. En el edificio aparecieron técnicas de uso de vidrio, madera y metal, lo que le dio una belleza especial y una sobriedad funcional diferenciada.


    Dos enormes estatuas de faraones develadas en Egipto

    Las dos estatuas colosales se sumarán a un par de monolitos existentes en el templo, que ya es mundialmente famoso por los colosos Memmon de 3.400 años de antigüedad, estatuas gemelas de Amenhotep III que gobernó durante el cenit político y cultural de la antigua civilización egipcia, AFP informes.

    El faraón Amenhotep gobernó un imperio que se extendía desde el Éufrates, donde se encuentra el actual Irak, hasta Sudán, y logró mantener la posición de Egipto a través de la diplomacia. Amenhotep se convirtió en rey a la edad de 12 años y murió en 1354 a. C.

    Las nuevas estatuas han sido ampliamente restauradas, ya que han sufrido graves daños a lo largo de los siglos, según Hourig Sourouzian, el arqueólogo germano-armenio que dirige el proyecto para conservar todo el templo de Amenhotep III.

    "El mundo hasta ahora conocía dos colosos Memmon, pero a partir de hoy conocerá cuatro colosos de Amenhotep III", Dijo Sourouzian.

    “Las estatuas habían permanecido en pedazos durante siglos en los campos, dañadas por fuerzas destructivas de la naturaleza como terremotos, y luego por agua de riego, invasión de sal y vandalismo”. ella añadió.

    Una de las nuevas estatuas es del faraón sentado, pesa 250 toneladas y mide 11,5 metros de alto y 3,6 metros de ancho. Ahora le falta su doble corona, lo que lo habría hecho con 13,5 metros de altura y 450 toneladas de peso.

    El Amenhotep III sentado lleva una falda escocesa plisada real y un cinturón decorado en zigzag. Junto a su pierna derecha descansa la figura de su esposa con una peluca y un vestido largo y ajustado. Sin embargo, falta la estatua de la reina madre Mutemwya, que debería estar junto a su pierna izquierda, dijeron los arqueólogos. El trono en el que está sentado el faraón está decorado con escenas que muestran la unificación del Bajo y Alto Egipto.

    La segunda estatua, de Amenhotep en pie, se ha colocado en la puerta norte del templo.

    Los arqueólogos también están exhibiendo varias otras piezas antiguas de estatuas fragmentadas más pequeñas del faraón y sus parientes, incluida una cabeza de alabastro extremadamente rara de Amenhotep III. Junto a la cabeza hay una estatua de la princesa Iset, su hija.

    Sourouzian dijo que su equipo está tratando de conservar todos estos monumentos y el templo en sí, que quedó a merced de los elementos y sufrió a manos del hombre.

    “Cada ruina, cada monumento tiene derecho a ser tratado con dignidad. La idea es detener el desmantelamiento de monumentos y mantenerlos en sus sitios ”. ella dijo.

    Añadió que el trabajo para preservar el templo de Amenhotep se financia en su totalidad a través de donaciones privadas e internacionales y que la única forma de asegurarse de que puedan completar su trabajo es a través de una financiación internacional constante.

    Luxor es una ciudad de 500.000 habitantes a orillas del Nilo en el sur de Egipto, y ahora es un museo al aire libre de tumbas y templos faraónicos. Con la excepción de los colosos, hoy en día muy poco queda del templo de Amenhotep debido a su ubicación en la llanura aluvial del Nilo, las sucesivas inundaciones han devorado los cimientos.


    Estatua de alabastro extremadamente rara de la reina Tiye encontrada en un templo funerario egipcio - Historia

    Mapa del Bajo, Medio y Alto Egipto. Kmt Kemet Nubia. Em Hotep Ptah Memphis (dominio público).

    12 comentarios:

    Nswt Tiyi era de Upper Kmt no de Ta-seti, los europeos marcaron la diferencia para fomentar la mentira de que Kmt era asiático o europeo NO de Alkebulan (África)
    El nombre del país (pn) es KMT NO egipto (griego)
    Los reyes se llaman Nsw (t) NO faraones (griego) el & quott & quot es el determinado femenino
    AST NOT isis (griego) y amp HAR-HOR NOT hathor (griego)
    Ta-seti NO Nubia o Sudán

    egipcios odiados rubias jajaja que broma.

    ¡Gracias por esto! ¿Dónde puedo leer más?

    Gran meditación espiritual (Osiris & # 8211Isis & # 8211Hours)
    Experimentaremos. . .

    Deir el Bahari (Templo de Hatshepsut)

    Asuán
    Templo de Isis en Philae.

    Suspiro con profundo disgusto por las mentiras y los robos europeos. Las fechas, los hechos, las pinturas y las esculturas obvias están de nuestro lado.

    ¿Qué ocurre? no lo entiendo ..

    & # 65533 & # 65533 La reina Tiye fue una líder fenomenal en muchos aspectos. Deberíamos aprender de la sabiduría y el legado de # QueenTiye, especialmente de nuestras reinas negras. Nuestras #reinas fueron vistas como diosas y #MadreDios, pero es difícil imaginar eso con toda la confusión y la falta de respeto de nuestras mujeres. Echa un vistazo a mi libro & # 65533 & # 65533 & # 82207 Tipos de reinas, Kings Desire & # 8221
    http://www.7queens7kings.com

    Nunca entendí cómo la reconstrucción más popular de la momia del rey Tut fue hecha para parecer europea y aceptada como tal cuando claramente su abuela es una mujer negra africana. ¿Cuándo entra el sentido común? Estoy mezclado con negros, blancos y nativos americanos y claramente soy un hombre negro de piel clara. El análisis de adn de King Tut muestra que está mezclado con genes negros, del Medio Oriente y europeos. ¿No debería parecerse más a nosotros, los afroamericanos mixtos, en lugar de la reconstrucción blanca que se ha mostrado en la televisión y en Internet? Mundo loco lol

    Um. ¿Dónde están estos supuestos genes europeos de Tutu Ankh Amon? Ambos padres eran africanos.


    El Emporio Egiptiano

    La tumba fue descubierta junto con varias otras por una misión arqueológica egipcia dirigida por Mostafa Waziri (Fuente: Ahram Online).

    En una ceremonia de gala celebrada en la necrópolis Draa Abul-Naga en Luxor, Cisjordania, el ministro de Antigüedades Khaled El-Enany anunció el descubrimiento de una tumba de la XVIII Dinastía del orfebre del dios Amón-Re, Amenemhat (Kampp 390), y un Pozo de entierro del Reino Medio para una familia.

    El gobernador de Luxor, Mohamed Badr, asistieron a la ceremonia, así como los miembros del parlamento, los embajadores griegos y chipriotas en Egipto, así como el agregado cultural de China y el jefe de misión suizo.
    El descubrimiento fue realizado por una misión arqueológica egipcia dirigida por Mostafa Waziri. La tumba recién descubierta incluye una entrada ubicada en el patio de otra tumba del Reino Medio, Kampp 150.

    La entrada conduce a una cámara cuadrada donde se encuentra un nicho con una estatua dúo que representa al propietario de la tumba y su esposa en un extremo. La estatua muestra a Amenemhat sentado en una silla de respaldo alto junto a su esposa, que lleva un vestido largo y una peluca.
    Entre sus piernas se encuentra, en menor escala, una pequeña figura de uno de sus hijos. Waziri le dijo a Ahram Online que la tumba tiene dos pozos de entierro: el principal para el dueño de la tumba y su esposa.
    Tiene siete metros de profundidad y tiene una colección de momias, sarcófagos y máscaras funerarias talladas en madera junto con una colección de figuritas ushabti.
    El segundo pozo fue descubierto a la izquierda de la cámara principal de la tumba y contiene una colección de sarcófagos de las dinastías XXI y XXII sujetos a deterioro durante el Período Tardío.
    En el patio abierto, la misión se topó con una colección de pozos de entierro del Reino Medio, donde se desenterró un entierro familiar de una mujer y sus dos hijos. Incluye dos ataúdes de madera con momias y una colección de reposacabezas.
    La osteóloga Sherine Ahmed Shawqi, quien estudió los huesos de las momias, explica que los primeros estudios sobre estas momias muestran que la mujer murió a los 50 años y que durante su vida sufrió de caries que le provocaron abscesos en la mandíbula y una enfermedad bacteriana. en sus huesos.
    & # 8220Esta mujer probablemente lloró mucho porque el tamaño de su carbuncular está anormalmente agrandado & # 8221 Shawqi, y agregó que dentro del ataúd se encontró el reposacabezas de la mujer fallecida, así como un grupo de vasijas de cerámica.
    Los estudios sobre las momias de sus dos hijos muestran que eran dos varones adultos de entre 20 y 30 años. Ambas momias se encuentran en muy buen estado de conservación y los huesos aún contienen líquidos de momificación.
    Waziri asserted that one of the male mummies shows that he was suffering from cavities during his life while the second shows that it was probably put later in the same coffin because the bones were bare.
    Archaeologist Mohamed Baabash, who is a member of the excavation team, said that during excavations the mission stumbled upon several funerary objects, some of which belong to the tomb owner.
    Among the discovered artifacts are limestone remains of an offering table four wooden sarcophagi partly damaged and decorated with hieroglyphic text and scenes of different ancient Egyptian deities and a sandstone duo statue of a trader in King Tuthmose III’s temple named “Mah.”
    A collection of 150 ushabti figurines carved in faience, wood, burned clay, limestone and mud brick was also unearthed. The mission also unearthed a collection of 50 funerary cones, 40 of which are evidence of the presence of other tombs belonging to four officials.
    The exact location of the latter has not been yet found. These officials are Maati, Bengy, Rourou and vizier Ptahmes. The other stamps belong to Neb-Amun, the grain harvester and supervisor of Amun’s grain storehouses, whose tomb is probably TT145, and Nebsenu, the high priest of Amun whose tomb is probably Kampp 143″ – via Ahram Online.


    King Menkaure (Mycerinus) and queen

    Serene ethereal beauty, raw royal power, and evidence of artistic virtuosity have rarely been simultaneously captured as well as in this breathtaking, nearly life-size statue of the pharaoh Menkaure and a queen from c. 2490–2472 B.C.E. Smooth as silk, the meticulously finished surface of the dark stone captures the physical ideals of the time and creates a sense of eternity and immortality even today.

    Undoubtedly, the most iconic structures from Ancient Egypt are the massive and enigmatic Great Pyramids that stand on a natural stone shelf, now known as the Giza plateau, on the south-western edge of modern Cairo. The three primary pyramids at Giza were constructed during the height of a period known as the Old Kingdom and served as burial places, memorials, and places of worship for a series of deceased rulers—the largest belonging to King Khufu, the middle to his son Khafre, and the smallest of the three to his son Menkaure.

    Giza plateau, photo: kairoinfo4u (CC BY-NC-SA 2.0)

    Head and torso (detail), Khafre enthroned, from Giza, Egypt, c. 2520-2494 B.C.E., diorite. 5’ 6 inches high (Egyptian Museum, Cairo)

    Pyramids are not stand-alone structures. Those at Giza formed only a part of a much larger complex that included a temple at the base of the pyramid itself, long causeways and corridors, small subsidiary pyramids, and a second temple (known as a valley temple) some distance from the pyramid. These Valley Temples were used to perpetuate the cult of the deceased king and were active places of worship for hundreds of years (sometimes much longer) after the king’s death. Images of the king were placed in these temples to serve as a focus for worship—several such images have been found in these contexts, including the magnificent enthroned statue of Khafre with the Horus falcon wrapped around his headdress.

    On January 10, 1910, excavators under the direction of George Reisner, head of the joint Harvard University-Museum of Fine Arts, Boston, Expedition to Egypt, uncovered an astonishing collection of statuary in the Valley Temple connected to the Pyramid of Menkaure. Menkaure’s pyramid had been explored in the 1830’s (using dynamite, no less). His carved granite sarcophagus was removed (and subsequently lost at sea), and while the Pyramid Temple at its base was in only mediocre condition the Valley Temple was—happily—basically ignored.

    George Reisner and Georg Steindorff at Harvard Camp, looking east toward Khufu and Khafre pyramids, 1935, photo by Albert Morton Lythgoe (Giza archives)

    Reisner had been excavating on the Giza plateau for several years at this point his team had already explored the elite cemetery to the west of the Great Pyramid of Khufu before turning their attention to the Menkaure complex, most particularly the barely-touched Valley Temple.

    Four greywacke triads, Menkaure valley temple, S magazines, corridor III 4, photo: 1908 (The Giza Archives). View one of the triads in the Museum of Fine Arts, Boston.

    Menkaure flanked by Hathor (left) and nome goddess (Egyptian Museum, Cairo)

    In the southwest corner of the structure, the team discovered a magnificent cache of statuary carved in a smooth-grained dark stone called greywacke or schist. There were a number of triad statues—each showing 3 figures the king, the fundamentally important goddess Hathor, and the personification of a nome (a geographic designation, similar to the modern idea of a region, district, or county). Hathor was worshipped in the pyramid temple complexes along with the supreme sun god Re and the god Horus, who was represented by the living king. The goddess’s name is actually ‘ Hwt-hor’ , which means “The House of Horus”, and she was connected to the wife of the living king and the mother of the future king. Hathor was also a fierce protector who guarded her father Re as an “Eye of Re” (the title assigned to a group of dangerous goddesses), she could embody the intense heat of the sun and use that blazing fire to destroy his enemies.

    There were 4 complete triads, one incomplete, and at least one other in a fragmentary condition. The precise meaning of these triads is uncertain. Reisner believed that there was one for each ancient Egyptian nome, meaning there would have originally been more than thirty of them. More recent scholarship, however, suggests that there were originally 8 triads, each connected with a major site associated with the cult of Hathor. Hathor’s prominence in the triads (she actually takes the central position in one of the images) and her singular importance to kingship lends weight to this theory.

    In addition to the triads, Reisner’s team also revealed the extraordinary dyad statue of Menkaure and a queen that is breathtakingly singular.

    Heads and torsos (detail), King Menkaure (Mycerinus) and queen, 2490–2472 B.C.E., greywacke, 142.2 x 57.1 x 55.2 cm (Museum of Fine Arts, Boston), photo: 1910 (The Giza Archives)

    Death Mask from innermost coffin, Tutankhamun’s tomb, New Kingdom, 18th Dynasty, c. 1323 B.C.E., gold with inlay of enamel and semiprecious stones (Egyptian Museum, Cairo) (photo: Bjørn Christian Tørrissen, CC BY-SA 3.0)

    The two figures stand side-by-side on a simple, squared base and are supported by a shared back pillar. They both face to the front, although Menkaure’s head is noticeably turned to his right—this image was likely originally positioned within an architectural niche, making it appear as though they were emerging from the structure.

    The broad-shouldered, youthful body of the king is covered only with a traditional short pleated kilt, known as a shendjet , and his head sports the primary pharaonic insignia of the iconic striped nemes headdress (so well known from the mask of Tutankhamun) and an artificial royal beard. In his clenched fists, held straight down at his sides, Menkaure grasps ritual cloth rolls. His body is straight, strong, and eternally youthful with no signs of age. His facial features are remarkably individualized with prominent eyes, a fleshy nose, rounded cheeks, and full mouth with protruding lower lip.

    Heads (detail), King Menkaure (Mycerinus) and queen, 2490–2472 B.C.E., greywacke, 142.2 x 57.1 x 55.2 cm (Museum of Fine Arts, Boston), photo: 1910 (The Giza Archives)

    Menkaure’s queen provides the perfect female counterpart to his youthful masculine virility. Sensuously modeled with a beautifully proportioned body emphasized by a clinging garment, she articulates ideal mature feminine beauty. There is a sense of the individual in both faces. Neither Menkaure nor his queen are depicted in the purely idealized manner that was the norm for royal images. Instead, through the overlay of royal formality we see the depiction of a living person filling the role of pharaoh and the personal features of a particular individual in the representation of his queen.

    King Menkaure (Mycerinus) and queen, 2490–2472 B.C.E., greywacke, 142.2 x 57.1 x 55.2 cm (Museum of Fine Arts, Boston), photo: tutincommon (CC BY-NC 2.0)

    Menkaure and his queen stride forward with their left feet—this is entirely expected for the king, as males in Egyptian sculpture almost always do so, but it is unusual for the female since they are generally depicted with feet together. They both look beyond the present and into timeless eternity, their otherworldly visage displaying no human emotion whatsoever.

    The dyad was never finished—the area around the lower legs has not received a final polish, and there is no inscription. However, despite this incomplete state, the image was erected in the temple and was brightly painted there are traces of red around the king’s ears and mouth and yellow on the queen’s face. The presence of paint atop the smooth, dark greywacke on a statue of the deceased king that was originally erected in his memorial temple courtyard brings an interesting suggestion—that the paint may have been intended to wear away through exposure and, over time, reveal the immortal, black-fleshed “Osiris” Menkaure (for more information on the symbolic associations of Egyptian materials, see Materials and techniques in ancient Egyptian art ).

    Unusual for a pharaoh’s image, the king has no protective cobra (known as a uraeus ) perched on his brow. This notable absence has led to the suggestion that both the king’s nemes and the queen’s wig were originally covered in a sheath of precious metal and that the ubiquitous cobra would have been part of that addition.

    Based on comparison with other images, there is no doubt that this sculpture shows Menkaure, but the identity of the queen is a different matter. She is clearly a royal female. She stands at nearly equal height with the king and, of the two of them, she is the one who is entirely frontal. In fact, it may be that this dyad is focused on the queen as its central figure rather than Menkaure. The prominence of the royal female—at equal height and frontal—in addition to the protective gesture she extends has suggested that, rather than one of Mekaure’s wives, this is actually his queen-mother. The function of the sculpture in any case was to ensure rebirth for the king in the Afterlife.


    Ver el vídeo: Templo funerario de hastshepsut reina egipcia (Octubre 2021).