Podcasts de historia

Acción de Tudela, 8 de junio de 1808

Acción de Tudela, 8 de junio de 1808

Acción de Tudela, 8 de junio de 1808

La acción de Tudela del 8 de junio de 1808 fue la primera de tres intentos de los españoles para derrotar o retrasar a un ejército francés que marchaba hacia Zaragoza. Al enterarse de que Zaragoza (y el resto de Aragón) se había alzado contra los franceses, el mariscal Bessières envió una columna de 6.000 hombres al mando del general Lefebvre Desnouettes para sofocar la revuelta.

La defensa de Aragón había sido confiada a Joseph Palafox, el segundo hijo de 28 años de una familia noble, que había estado presente en Bayona cuando Fernando VII de España fue depuesto por Napoleón. Había sido nombrado Capitán General de Aragón el 26 de mayo y pronto demostró que era inusualmente enérgico y eficiente, especialmente en comparación con algunos de sus compañeros comandantes españoles de 1808.

Una de sus primeras acciones fue enviar 2.000 de las nuevas levas que se habían levantado en Aragón a la localidad fronteriza aragonesa de Tudela, en el río Ebro, al mando de su hermano mayor, el marqués de Lazan. Allí se le unieron tres o cuatro mil campesinos armados y voluntarios de Tudela, dándole una fuerza casi igual en número a la columna de Lefebvre.

Aunque el ejército francés en España en 1808 contenía un gran número de sus propios reclutas en bruto, al menos habían recibido entrenamiento. Cuando las dos fuerzas se enfrentaron el 8 de junio, los franceses obtuvieron una fácil victoria. Lazan se vio obligado a retirarse dieciséis millas, a Mallen, donde haría una segunda resistencia el 13 de junio. Lefebvre se detuvo en Tudela el tiempo suficiente para ejecutar a algunos de los principales ciudadanos y saquear la ciudad, antes de seguir hasta Mallen.

Página de inicio napoleónica | Libros sobre las guerras napoleónicas | Índice de materias: Guerras napoleónicas


Batalla de Tudela

los Batalla de Tudela Fue una batalla de la Guerra de la Independencia que se libró el 23 de noviembre de 1808 cerca de Tudela, España. La batalla resultó en la victoria de los franceses y polacos al mando del mariscal Lannes contra los españoles al mando del general Castaños.

19.000 soldados españoles lucharon contra 30.000 soldados franceses y polacos alrededor de 4.000 españoles se convirtieron en bajas, en comparación con sólo 650 franceses.

Hay una leyenda sobre esta batalla grabada en el Arco de Triunfo de París.


La historia inesperada detrás de los nombres de las calles de Jerusalén y # 8217s

Jerusalén es una ciudad histórica. Gran parte de esa historia se puede encontrar en las estructuras antiguas de la Ciudad Vieja.

Sin embargo, hay un aspecto de la historia de Jerusalén que se integra mucho más sutilmente en su geografía: los nombres de las calles.

Innumerables carreteras a lo largo de la ciudad capital llevan el nombre de figuras importantes de la historia local y judía. Si bien hay algunos obvios como Herzl Street y Balfour Street, muchos nombres en los letreros de las calles rinden homenaje a personalidades menos conocidas.

ISRAEL21c le ofrece 10 calles de Jerusalén con nombres de personas influyentes del pasado.

Esta calle peatonal, un centro de comida, compras y arte, lleva el nombre de Eliezer Ben-Yehuda, el lexicógrafo hebreo al que se le atribuye revivir el idioma hebreo hablado.

Nació en un pueblo lituano y comenzó a aprender hebreo en su primera infancia. Después de inspirarse en los renacimientos históricos de otras lenguas clásicas, Ben-Yehuda se convirtió en un acérrimo sionista. Se mudó a Palestina, donde la mayoría de los residentes hablaba ladino, yiddish o árabe. Comenzó a presentar su plan para reintegrar el hebreo hablado en la sociedad.

Los tres métodos de avivamiento de Ben-Yehuda fueron "hebreo en el hogar", "hebreo en la escuela" y "palabras, palabras, palabras". El pueblo judío pudo permanecer conectado y arraigado en su lenguaje histórico y bíblico debido a su influencia.

La calle que lleva su nombre es un destino animado y entretenido que ofrece muchas atracciones, incluido un pato gigante en medio de la calle y coloridos murales en las paredes de las tiendas. En esta calle, el legado de Ben-Yehuda se recuerda en cada conversación hablada en hebreo entre israelíes y turistas por igual.

Behar fue otra figura crucial para revivir el hebreo hablado en Israel. Alumno de Ben-Yehuda, fue destacado desde muy joven debido a su habilidad natural en los estudios de idiomas.

Después de continuar su educación en Constantinopla y París, Behar regresó a Jerusalén y se convirtió en el director fundador de una rama local de la Alianza Israelita Universelle con sede en París, donde introdujo un nuevo método de enseñanza del hebreo.

En 1901, fue enviado a representar a la Alianza en América. Allí, fundó la Liga Nacional de Inmigración Liberal para abogar contra las leyes que limitaban la inmigración y habló ante el Congreso sobre el asunto. La lista de sus participaciones con varias organizaciones judías y seculares es extensa.

La calle Nissim Behar, en el barrio de Nachlaot, es una de las más coloridas de Jerusalén. Amarillos, rosas y azules pintan las paredes envejecidas. Se aferra al espíritu de los viejos tiempos en su mezcla de vida comercial y residencial. Aunque la calle está ubicada a solo unas cuadras del enérgico mercado Machane Yehuda, el ambiente artístico lo hace sentir como si existiera en su propia burbuja.

Esta calle lleva el nombre de honrar la memoria de la reina de Judea que gobernó desde el 76 al 67 a. C. La reina Shlomzion (Salome Alexandra) fue una de las dos únicas mujeres que lideró el antiguo imperio y buscó hacer las paces mientras estaba en el poder.

Ella resolvió las disputas entre fariseos y saduceos que impregnaron su reino durante el gobierno de su esposo Alejandro Janneo. Sus éxitos en el fortalecimiento de las fronteras y las ciudades de Judea dieron como resultado su título de Shlomzion, que se traduce como "paz de Sion". A menudo se decía que durante su gobierno, la lluvia solo caía sobre Judea en Shabat, para no molestar a los residentes y el trabajo durante el resto de la semana.

Shlomzion (también escrito Shlomziyon) HaMalka Street alberga una mezcla multicultural de comida y tradiciones. Durante un corto paseo por esta calle arbolada, uno puede encontrar un café francés, dos restaurantes mexicanos, un lugar de hamburguesas, un puesto de falafel en la pared y librerías que venden literatura en más de cinco idiomas.

Es fácil imaginar lo orgullosa que estaría la reina si caminara por esta calle hoy, ella, una mujer que usó su poder para resolver conflictos entre grupos culturales en lucha, conocía bastante bien la importancia de la convivencia.

Moshe Ben Maimon, también conocido como Maimónides o por el acrónimo Rambam, es ampliamente considerado como el más grande filósofo judío de la época medieval. Desempeñó un papel enorme en la codificación de la ley judía, lo que logró mediante la publicación de Mishneh Torá. Ben Maimon también se ganó el respeto de las comunidades judía y musulmana después de escribir Guía de los perplejos, un texto teológico que exploró las intersecciones del judaísmo rabínico y el racionalismo.

La calle que lleva el nombre de Ben Maimon también es importante en la historia de Israel. Limita con la residencia del primer ministro y, como tal, a menudo está llena de activistas políticos.

Mientras caminas por este grandioso bulevar, tienes la sensación de que estás caminando en el mismo lugar donde se ha hecho y se sigue haciendo historia. Con estatuas ornamentadas en lo alto de los edificios, hay una atmósfera de dignidad y estima, por lo que imita la reputación de Ben Maimon.

Beruriya se menciona varias veces en el Talmud de Babilonia y otros textos antiguos. Se ha debatido si era real o ficticia, aunque las historias que rodean su nombre son excepcionales. Fue una erudita que mostró una gran inteligencia desde su infancia.

De hecho, el Talmud describe cómo Beruriya estudió 300 temas de la ley judía todos los días. Debido a su profundo conocimiento, los sabios de su tiempo la consultaban con frecuencia y fue una de las pocas mujeres a las que se les dio autoridad en este compendio de la ley judía.

Incluso se la consideraba más inteligente y sabia que su hermano, una rara excepción a la estructura patriarcal del Talmud. Aunque Beruriya a menudo solo es reconocida por su conexión con los hombres famosos de su vida (incluidos su esposo y su padre), es digna de mención por derecho propio.

Ubicada en el Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja, esta calle conmemora a un sultán histórico que gobernó el Imperio Otomano desde 1520-1566. El gobernante se conoce comúnmente como "Solimán el Magnífico" debido a su reinado de larga duración y sus logros militares y culturales.

Suleiman expandió las fronteras geográficas de su imperio a través de frecuentes guerras contra países vecinos, incluidos Persia, Grecia y Egipto. El sultán también hizo impresionantes avances domésticos, que incluyeron la construcción y decoración de mezquitas, acueductos, puentes y otra infraestructura.

La calle que lleva el nombre del sultán es la más grande y bulliciosa del vecindario y cuenta con la hermosa Palms Plaza junto con muchos monumentos históricos.

Hulda fue una de las siete mujeres profetas de Israel, más conocida por las profecías que pronunció después de que la Torá fuera redescubierta en el Templo de Salomón durante el reinado del rey Josías (alrededor de 640-610 a. C.).

Ella les dijo a los hombres que se le acercaron para pedirle consejo que Dios “traería calamidad sobre este lugar y sobre sus habitantes & # 8212 todas las palabras del libro que el rey de Judá había leído” (2 Reyes 22: 14-16).

Una leyenda rabínica sostiene que Hulda abrió una escuela para niñas en Jerusalén donde enseñó cómo la palabra de Dios debe aplicarse a la vida de una mujer.

La influencia de Hulda en la historia judía e Israel todavía está presente hoy en día, una entrada que conduce al Monte del Templo se conoce como las Puertas de Hulda en la Mishná, que establece que "Las dos puertas de Hulda al sur se usan para entrar y salir" (Middot 1 : 3).

Salah a-Din, la figura que da nombre a esta calle de Jerusalén Este, sigue siendo una de las figuras y héroes musulmanes más importantes. Era un kurdo sunita que vivió entre 1137 y 1193, cuando murió en Damasco. Fue el fundador de la dinastía Ayyūbid y sultán de Egipto, Siria, Yemen y Palestina.

En 1187, capturó Jerusalén a los cruzados cristianos en la batalla de Hattin. Esta conquista marcó un punto de inflexión en el control de Oriente Medio. Después de demostrar su valía como líder militar y político, Salah a-Din ha sido ampliamente considerado como una de las figuras más importantes de la historia. Dante llegó a describirlo como un "pagano virtuoso".

Abraham Ibn Ezra de España fue uno de los comentaristas bíblicos más importantes de la Edad Media. También fue poeta, astrólogo, científico y gramático hebreo. Su contribución más famosa al análisis bíblico fue su lectura atenta del significado gramatical y literal del texto.

La calle que lleva el nombre de esta famosa figura es un tranquilo refugio de hogares y familias en el barrio de Rehavia. Simplemente caminando por esta calle residencial, uno nunca sabría cuán aclamado es su homónimo.

Benjamín de Tudela (España) viajó por todo el mundo en el siglo XII a varias comunidades judías para observar y escribir sobre su demografía y estilo de vida. Sus empresas se extendieron desde Francia hasta Constantinopla, desde Siria hasta el norte de África, visitó más de 300 ciudades y proporcionó información en la que los historiadores y eruditos confían hasta el día de hoy. Sus observaciones fueron publicadas en su libro Viajes de Tudela, que desde entonces ha sido traducido del hebreo a decenas de idiomas.

Esta calle en el barrio de Rehavia de Jerusalén no solo lleva su nombre, sino también una calle de España en la ciudad en la que nació. La calle Binyamin mi-Tudela es una calle curva y romántica. Ofrece algunas opciones de comida (incluida Pizza Tudela), pero está bordeada principalmente por edificios residenciales y no ofrece la intriga de nada que refleje las aventuras de su homónimo.


Detalles de pronóstico

Este proyecto de ley tiene un 38% posibilidad de ser promulgada.

El proyecto de ley se asigna al comité judicial de la Cámara. Hay 3 proyectos de ley relacionados en el Congreso.

(Los factores se basan en correlaciones que pueden no indicar causalidad).

Lanzado en 2004, GovTrack ayuda a todos a conocer y realizar un seguimiento de las actividades del Congreso de los Estados Unidos. Este es un proyecto de Civic Impulse, LLC. GovTrack.us no es un sitio web del gobierno.

Se le anima a reutilizar cualquier material de este sitio. Hackers / periodistas / investigadores: consulte estas fuentes de datos abiertos.


Acción de Tudela, 8 de junio de 1808 - Historia


(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)



(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)

Carl Sagan: En la ciencia, a menudo sucede que los científicos dicen: & # 039Sabes que & # 039 es un argumento realmente bueno, mi posición está equivocada & # 039, y luego cambian de opinión y nunca vuelves a escuchar esa vieja opinión de ellos. Realmente lo hacen. No sucede con tanta frecuencia como debería, porque los científicos son humanos y el cambio a veces es doloroso. Pero sucede todos los días. No puedo recordar la última vez que sucedió algo así en política o religión. (1987). (más de Sagan)

Albert Einstein: Solía ​​preguntarme cómo es que el electrón es negativo. Negativo-positivo, estos son perfectamente simétricos en física. No hay ninguna razón para preferir uno al otro. Entonces, ¿por qué el electrón es negativo? Pensé en esto durante mucho tiempo y al final todo lo que pude pensar fue `` ¡Ganó la pelea! ''. (más de Einstein)

Richard Feynman: Son los hechos los que importan, no las pruebas. La física puede progresar sin las pruebas, pero no podemos continuar sin los hechos. si los hechos son correctos, entonces las demostraciones son una cuestión de jugar con el álgebra correctamente. . (más de Feynman)


(fuente)


(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)
(fuente)


(fuente)

Visite nuestro índice de Citas científicas y científicas para obtener más Citas científicas de arqueólogos, biólogos, químicos, geólogos, inventores e invenciones, matemáticos, físicos, pioneros en medicina, eventos científicos y tecnología.


(fuente)



(fuente)



(fuente)
(fuente)



(fuente)


(fuente)

El jugador de guerra napoleónico

Historia:
Se formaron tres regimientos provisionales de caballería pesada a finales de 1807 para la campaña en España. Se suponía que debían estar formados con una compañía de 3 oficiales y 120 hombres del 4e escadron de dépôt de cada regimiento de caballería pesada. Los regimientos en Europa central formaron los dos primeros regimientos provisionales (formados en Tours en noviembre de 1807), para el servicio en el norte / centro de España. Los regimientos en Italia formaron el tercer regimiento provisional (formado en Poitiers en 1808) para el servicio en el sureste de España. Originalmente comandados por mayores, estos oficiales fueron promovidos al rango bastante inusual de coronel en 2e.

2e Corps d'Observation de la Gironde
1er Régiment Provisoire de Grosse Cavalerie
Mayor Guillaume-François d'Aigremont (1770-1827, du 1er Cuirassiers)
1er Régiment de Carabiniers à cheval (4/119)
2e Régiment de Carabiniers à cheval (4/118)
1er Régiment de Cuirassiers (4/142)
2e Régiment de Cuirassiers (2/138)
3e Régiment de Cuirassiers (2/100)
Esta unidad se trasladó a Madrid a principios de 1808.
Por orden del Emperador fechada el 21 de octubre de 1808, el 13e régiment de cuirassiers se formó a partir de esta unidad y los restos del 2e Régiment Provisoire de Cuirassiers bajo el mando del coronel de Aigremont con su depósito establecido en Niort, inicialmente 5 escuadrones pero reducido a 4. Se envió a Suchet y la unidad sirvió con distinción hasta que se disolvió en la primera restauración.


2e Régiment Provisoire de Cuirassiers
Mayor Philippe-Albert Christophe (1769-1848, du 12e Cuirassiers)
5e Régiment de Cuirassiers (2/109)
9e Régiment de Cuirassiers (2/64)
10e Régiment de Cuirassiers (2/96)
11e Régiment de Cuirassiers (3/120)
12e Régiment de Cuirassiers (2/100)
Esta unidad se trasladó a Madrid a principios de 1808.
El 2e régiment provisoire de cuirassiers fue asesinado o capturado con Dupont en Bailèn, los pocos que estaban desmontados o enfermos que habían quedado en Madrid fueron enviados al 1er régiment provisoire de grosse cavalerie el 24 de diciembre de 1808.

Cuerpo de Observación de los Pirineos orientales
3e Régiment Provisoire de Cuirassiers
Mayor Antoine-Didier Guéry (1765-1825, du 8e Cuirassiers)
4e Régiment de Cuirassiers (

100)
6e Régiment de Cuirassiers (

100)
7e Régiment de Cuirassiers (

80)
8e Régiment de Cuirassiers (

Esta unidad sirvió con Duhesme, y generalmente estaba en funciones de ocupación en el área alrededor de Barcelona. Se consumieron constantemente durante los dos años siguientes, aunque reforzados por un segundo reclutamiento de 400 hombres nominalmente de los mismos regimientos a principios de 1810, fueron prácticamente destruidos en la batalla de Mollet en enero de 1810 (los españoles se llevaron 250 caballos, corazas y cascos para los Coraceros Españoles), los que fueron capturados fueron detenidos en la fortaleza de Lérida y liberados cuando fue tomada por Suchet, los hombres fueron absorbidos por el 13e regimiento, aunque oficialmente fueron olvidados por el Ministerio de la Guerra, y fueron finalmente se disolvió por una segunda (!) orden de Napoleón a principios de 1811.


Historial de campaña:
1808: Tudela y el asedio de Zaragoza (diciembre de 1808 - febrero de 1809)

1809: Zaragoza
Junio ​​de 1809: asedio de Moria.
En noviembre de 1809, se ordena al 3er Cuerpo de Suchet que marche sobre Valencia.
En Castellón de la Plana, en marzo de 1810, el soldado Vinatier fuerza un paso del puente fortificado.

1810: En abril de 1810 durante el asedio de Lérida, en la llanura de Margalef, 450 hombres del regimiento que regresan en marcha forzada, atacan y derrotan a una columna española de relevo llevando un general, tres coroneles, tres cañones y tres banderas.
Lérida cae el 14 de mayo.
Mequinenza cae el 8 de junio.
Ponen sitio a Tortosa.
En noviembre de 1810 los 13e Curiassiers y los 4e Hussars derrotan a los españoles de Uldecona.
El capitán De Gonneville se unió al regimiento poco después y se hizo cargo de una compañía.

1811: Tortosa capituló el 2 de enero de 1811
El regimiento pasó dos meses en Santa Olalla y Daroca.
Mientras tanto, en otra acción contra Uldecona, Robichon con 57 coraceros del 3e escadron ataca a 500 caballeros españoles y los derrota.
Napoleón da órdenes de retirar 400 soldados para reforzar el depósito de coraceros del Ejército de Alemania.
Durante el asedio de Tarragona (Cataluña), que cae en junio de 1811 y va acompañado de la masacre de la población que había resistido durante tres meses, parte del regimiento se utiliza para cubrir la retaguardia en el Bajo Aragón.
Suchet, ahora mariscal, marcha sobre Valencia. Los españoles ocuparon el fuerte de Murviedo (Sagunto) en un esfuerzo por detener la marcha de Suchet. Varios asaltos franceses durante un período de un mes son rechazados, pero el 25 de octubre Blake se mueve para relevar el fuerte y los franceses se vuelven para enfrentarlo. Durante la acción subsiguiente, la caballería francesa se ve obligada a retroceder cuando el capitán Gonneville lidera una carga de su 2e escadron contra 1500 jinetes, derrotan a los españoles y capturan al general Caro. Cae Sagunto.

1812: Valencia capitula el 9 de enero de 1812, y la caballería enemiga pasa por delante de los 13e Coraceros antes de entregar sus armas y caballos. Suchet recibió el título de duque de la Albufera. Gonneville señala que, además de los caballos, ¡su regimiento también recuperó un maître de musique!
El regimiento está estacionado en puestos de avanzada alrededor de la ciudad y patrulla la región.
En 1812, la unidad tenía 34 oficiales, 591 suboficiales y soldados, incluidos 26 que actuaban como escolta personal a Suchet.
En Castalla (21 de julio de 1812) Suchet se enfrenta a un ejército español al mando de O'Donnell. La vanguardia con los 24e Dragones y un escuadrón de los 13e Coraceros comandados por el general Delort sale victorioso. Trooper Becheret captura una bandera.

1813: En septiembre, amenazado por el ejército inglés, Suchet se apodera del Col d'Ordal.

1814: 13e Coraceros liderados por de Bigarré regresa a Francia. Está involucrado en las batallas por Lyon y está en acción en la Batalla de Limonest el 20 de marzo sabreando una batería de 8 cañones y capturando su tren.


Honores de batalla
Lérida 1810, Sagonte 1811 y Col d'Ordal 1813

Uniforme:
Cuando se formaron por primera vez, vestían una mezcla de uniformes basados ​​en sus regimientos de origen, incluidas solapas de varios colores, aunque principalmente con revestimientos rojos, los Carabineros conservaron sus pieles de oso y formaron una compañía de élite del regimiento.

A mediados de 1809 compraron 400 pantalons confeccionados con una tela local en color marrón (que se calzaban dentro de las botas, como los pantalones de coracero normales y no estilo mameluco sobre las botas) ya que aún no habían recibido ni calzones ni pantalones de cuero, también haz algunos sobretouts en la misma tela. En 1811 en Valencia el Capitán Gonneville comentó "No tengo coraza y mi silla es inglesa".

No fue hasta 1812 que recibieron pantalones de cuero y un sobretodo reglamentario de 1810. En julio de 1812 llegó un gran convoy de Pau, escoltado por hombres del regimiento, con nuevos chalecos, calzones, calzones, botas y guantes que permitían reajustar todo el regimiento a las normas de 1812. El sobretodo, sin solapas, tenía 10 botones en la parte delantera con cuello burdeos ribeteado en azul, puños burdeos sin ribete y vueltas burdeos. El mosquetón o compañía de élite estaba equipado de manera similar, pero conservaba la piel de oso. El sobretodo de los trompetistas era burdeos con solapas azules y galones blancos en el frente. En 1813 los carabineros finalmente perdieron sus pieles de oso cuando todo el regimiento recibió nuevos cascos.

Bibliografía:
Yvert, L. Historique du 13e Regiment de Cuirassiers 1807-1814-1891 Chartres 1895.


Asedio [editar | editar fuente]

La fuerza de campaña de Gouvion Saint-Cyr contaba con 23.000 hombres. Designó a Reille para que gestionara el asedio mientras él y el resto del cuerpo estaban a la espera de defenderse de cualquier intento de socorro. & # 9112 & # 93 Reille tenía 12.000 tropas imperiales en 24 batallones apoyados por baterías de artillería de cuatro pies. Para el asedio, el general francés empleó su propia división y la de Pino. La 3ra División de Reille incluía un batallón de cada uno de los Regimientos de Infantería de Línea 16, 32 Ligera, Línea 56 y 113 de Línea, cuatro batallones del Regimiento de Perpiñán, y el Valais, Chasseurs des Montagnesy 5º Batallones de la Legión de Reserva. La 5ta División de Pino estaba formada por tres batallones de cada uno de los Regimientos de Infantería de 1a Ligera, 2da Ligera y 6ta de Infantería de Línea, dos batallones del Regimiento de Infantería de 4a Línea de Italia y un batallón de cada uno de los Regimientos de Infantería de Línea 5 y 7 de Italia. & # 9116 & # 93 La guarnición de Roses estaba formada por 3.500 soldados y 58 cañones comandados por el coronel Peter O'Daly. El pequeño núcleo de habituales estaba representado por 150 hombres de la Ultonia Regimiento de Infantería, una compañía del Wimpffen Regimiento suizo, medio batallón del 2º de Infantería Ligera de Barcelona y 120 artilleros. Más tarde en el asedio, un débil batallón de la Borbon El regimiento de infantería fue desembarcado. El resto de la guarnición estaba formado por Berga, Figueras, Igualada, y Lérida Tercios, que eran formaciones de miquelets. Proporcionar apoyo naval fue la tercera clase británica HMS Excelente (74). A medida que avanzaba el asedio, Excelente fue reemplazado por Fama del HMS (74). También estuvieron presentes dos buques bomba, el Meteorito HMS y HMS Lucifer. Cochrane Imperieuse llegó más tarde en el asedio. & # 9116 & # 93

Portal del Mar (Puerta del Mar), Fortaleza de las Rosas

El puerto de Roses contaba con una ciudadela tipo Vauban (ciutadella) y el satélite Castillo de la Trinidad (Castell de la Trinitat). En 1543, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, ordenó la construcción de estas fortificaciones. Las obras se completaron en 1570 y fueron sitiadas en 1645, 1693 y 1794-1795. La ciudadela era un pentágono modificado con cinco baluartes. Cuatro semilunas cubrían todos los lados excepto el lado del mar. los Castillo de la Trinidad era un fuerte estelar periférico de 4 puntas en una elevación de 60 metros (197 & # 160 pies). & # 9117 & # 93 La ciudadela se encuentra al oeste de Roses mientras que el castillo corona un promontorio a unos dos kilómetros al sur-sureste de la ciudadela. Una altura de 300 metros (984 & # 160 pies) domina el Castillo en el noreste. & # 9118 & # 93 El 8 de noviembre una espesa niebla se posó sobre la tierra y una fuerza de miquelets aprovechó la oportunidad para atacar el cuerpo de Gouvion Saint-Cyr mientras la guarnición de O'Daly se movía contra el campamento de Reille. Ninguna acción detuvo la operación de asedio. Ese día, todos los civiles fueron evacuados de la ciudad por mar. Después de una semana de fuertes lluvias, Reille atacó el Castillo de la Trinidad pero fue rechazado. Los cañones pesados ​​llegaron a Roses el 16 de noviembre y los hombres de Reille pronto cavaron emplazamientos para ellos, habiendo dejado de llover. Aunque tenía muchos soldados disponibles, de Vives se negó a montar una expedición de socorro. Álvarez intentó marchar en auxilio de Roses desde Girona, pero fue detenido en el río Fluvià. & # 9112 & # 93 Los italianos irrumpieron con éxito en la ciudad el 26 de noviembre. & # 9119 & # 93 Esto permitió a Reille construir una batería frente al agua que amenazaba a los buques de guerra británicos. Alrededor de este tiempo, O'Daly fue reforzado por un batallón de regulares. El día 28, Reille convocó a la fortaleza para que se rindiera, pero O'Daly se negó. Cochrane llegó y asumió el mando de la Castillo que estaba en manos de españoles y marineros de la escuadra británica. El 30 de noviembre, los hombres de Pino intentaron asaltar el Castillo sin éxito. Después de este rechazo, Reille ignoró la posición y se concentró en reducir la ciudadela. & # 9112 & # 93 El bombardeo francés pronto rompió una brecha en los muros de la fortaleza. El 3 de diciembre, el comandante español envió 500 hombres para apoderarse de la más mortífera de las baterías dañadas. & # 9112 & # 93 Este asalto fracasó con grandes pérdidas y los atacantes regresaron a sus posiciones en desorden. & # 9119 & # 93 El día 4, las trincheras de Reille estaban a 200 yardas (183 & # 160 m) de las murallas y sus tropas comenzaron a hacer preparativos para montar un asalto de gala. Entonces O'Daly se rindió incondicionalmente y el 5 de diciembre, 2.366 soldados españoles depusieron las armas. Durante el asedio, los españoles sufrieron alrededor de 700 bajas adicionales. La mañana de la capitulación, Cochrane abandonó la Castillo y embarcó a sus 180 defensores. & # 9112 & # 93 El fuego de artillería pesado impidió que el escuadrón británico rescatara al resto de la guarnición. Los franco-italianos perdieron alrededor de 1.000 muertos, heridos y murieron de enfermedades. & # 9116 & # 93


Día del parche de seguridad de SAP: junio de 2020

Esta publicación del equipo de respuesta de seguridad de productos de SAP comparte información sobre las notas de seguridad del día del parche * que se publican el segundo martes de cada mes y corrigen las vulnerabilidades descubiertas en los productos de SAP. SAP recomienda encarecidamente que el cliente visite el Portal de soporte y aplica parches en una prioridad para proteger su panorama de SAP.

El 9 de junio de 2020, SAP Security Patch Day vio el lanzamiento de 16 notas de seguridad. Hay una actualización de la nota de seguridad del día del parche publicada anteriormente.

Lista de notas de seguridad publicadas el día del parche de junio:

[CVE-2020-6260] Validación XML incompleta en SAP Solution Manager (análisis de seguimiento)
CVE adicional: CVE-2020-6261
Producto - SAP Solution Manager (análisis de seguimiento) Versión - 7.20

Distribución del tipo de vulnerabilidad - junio de 2020

# Varias vulnerabilidades en el mismo producto se pueden solucionar con una nota de seguridad.

Notas de seguridad frente a distribución prioritaria (enero de 2020 - junio de 2020) **

* Las notas de seguridad del día del parche son todas notas que aparecen en la categoría de "Notas del día del parche" en Portal de soporte de SAP

** Cualquier nota de seguridad del día del parche publicada después del segundo martes se contabilizará en el siguiente día del parche de seguridad de SAP.

Los clientes que deseen ver todas las notas de seguridad publicadas o actualizadas después del 12 de mayo de 2020, deben ir a Launchpad Expert Search → Filtrar 'Notas de seguridad de SAP' publicadas entre '13 de mayo de 2020 - 09 de junio de 2020' → Ir.

Para obtener más información sobre los investigadores de seguridad y las empresas de investigación que han contribuido con los parches de seguridad de este mes, visite la página de reconocimiento de la respuesta de seguridad del producto de SAP.


General

IMPORTANTE ¡Las notas de la versión están cambiando! Para obtener más información sobre la nueva URL, las actualizaciones de metadatos y más, consulte las notas de la versión de Windows Qué sigue.

IMPORTANTE A partir de julio de 2020, reanudaremos las versiones que no son de seguridad para Windows 10 y Windows Server, versión 1809 y posteriores. No hay cambios en las actualizaciones de seguridad mensuales acumulativas (también conocidas como la versión "B" o la versión del martes de actualización). Para obtener más información, consulte la publicación del blog Reanudación de las actualizaciones mensuales no relacionadas con la seguridad de Windows 10 y Windows Server opcionales.

IMPORTANTE A partir de julio de 2020, todas las actualizaciones de Windows deshabilitarán la función vGPU de RemoteFX debido a una vulnerabilidad de seguridad. Para obtener más información sobre la vulnerabilidad, consulte CVE-2020-1036 y KB4570006. Después de instalar esta actualización, los intentos de iniciar máquinas virtuales (VM) que tienen RemoteFX vGPU habilitado fallarán y aparecerán mensajes como los siguientes:

Si vuelve a habilitar RemoteFX vGPU, aparecerá un mensaje similar al siguiente:

"La máquina virtual no se puede iniciar porque todas las GPU compatibles con RemoteFX están deshabilitadas en Hyper-V Manager".

"La máquina virtual no se puede iniciar porque el servidor no tiene suficientes recursos de GPU".

"Ya no admitimos el adaptador de video RemoteFX 3D. Si aún usa este adaptador, puede volverse vulnerable a riesgos de seguridad. Obtenga más información (https://go.microsoft.com/fwlink/?linkid=2131976)"

Novedades de Windows 10, versión 1909 y Windows 10, notas de la versión 1903

Windows 10, versiones 1903 y 1909 comparten un sistema operativo central común y un conjunto idéntico de archivos de sistema. Como resultado, las nuevas características de Windows 10, versión 1909 se incluyeron en la reciente actualización de calidad mensual para Windows 10, versión 1903 (lanzada el 8 de octubre de 2019), pero actualmente se encuentran en un estado inactivo. Estas nuevas funciones permanecerán inactivas hasta que se activen mediante un paquete de habilitación, que es un "interruptor maestro" pequeño y de instalación rápida que simplemente activa las funciones de Windows 10, versión 1909.

Para reflejar este cambio, las notas de la versión para Windows 10, versión 1903 y Windows 10, versión 1909 compartirán una página de historial de actualizaciones. Cada página de lanzamiento contendrá una lista de problemas resueltos para las versiones 1903 y 1909. Tenga en cuenta que la versión 1909 siempre contendrá las correcciones para 1903, sin embargo, 1903 no contendrá las correcciones para 1909. Esta página le proporcionará los números de compilación para las versiones 1909 y 1903 para que sea más fácil para el soporte ayudarlo si encuentra problemas.

Para obtener más detalles sobre el paquete de habilitación y cómo obtener la actualización de funciones, consulte el blog de opciones de entrega de Windows 10, versión 1909.

Fin del mantenimiento

IMPORTANTE Windows 10, versión 1903, finalizará el servicio el 8 de diciembre de 2020. Para continuar recibiendo actualizaciones de seguridad y calidad, Microsoft recomienda que actualice a la última versión de Windows 10. Si desea actualizar a Windows 10, versión 1909, debe utilizar el paquete de habilitación KB4517245 (EKB). El uso de EKB hace que la actualización sea más rápida y sencilla y requiere un solo reinicio. Para obtener más información, consulte Opciones de entrega de Windows 10, versión 1909.


En Charleston, reconciliarse con el pasado

La compulsión de involucrar la compleja historia del área de Charleston como un centro de comercio de esclavos fue, para el escritor, algo visceral, similar a la necesidad de volver a visitar la escena de un crimen.

Plantación y jardines de magnolia. Crédito. Tony Cenicola / The New York Times

En la primavera de 1862, envuelto en la oscuridad previa al amanecer del puerto de Charleston, Robert Smalls, de 23 años, estaba a bordo del C.S.S. Planter, un transbordador confederado y cañonera, y planeó su escape.

En su día, Smalls era una rareza, un piloto de puerto esclavizado negro. También era inteligente: esa mañana, con sus tres oficiales blancos al mando de juerga en tierra, Smalls comenzó a ejecutar su plan. Con ocho compañeros de tripulación esclavos a remolque, Smalls, vestido con uniforme de capitán, puso en marcha los motores del barco y, en las aguas iluminadas por la luna, se dirigió hacia la promesa de libertad.

Guiding the ship past Confederate forts and issuing checkpoint signals, Smalls steamed up the Cooper River, stopping at a wharf to pick up his wife, child and his crew’s families. In dawn’s light, the Planter, flying a white sheet as a surrender flag, made it to his cherished destination: a Union Navy fleet whose officers eyed him, dumbfounded, as Smalls saluted them. “I am delivering this war material including these cannons and I think Uncle Abraham Lincoln can put them to good use,” he said. Freedom, for Smalls and his crew, had arrived.

On a recent sunny afternoon, more than a century and a half later, Michael B. Moore was standing on Gadsden’s Wharf reflecting on his great-great-grandfather’s remarkable journey — and other triumphs and tragedies born on that spot.

Imagen

It took some imagining: The wharf, now a city park populated by soccer-playing children, dog-walking young professionals and commercial cruise ships, has morphed numerous times since its heyday as the busiest port for the nation’s slave trade capital. Between 1783 and 1808, some 100,000 slaves, arriving from across West Africa, were transported through Gadsden’s Wharf and other South Carolina ports, and sold to the 13 colonies. “This place personalizes for me what my ancestors lived through,” said Mr. Moore, chief executive of Charleston’s International African American Museum, scheduled to open in 2019. “I just can’t imagine what they felt here on this space. This is where they took their first steps on this land.”

Mr. Moore walked inland a couple hundred yards, where incoming slaves, after being quarantined off the coast at Sullivan’s Island, were warehoused — sometimes for months at a time. In what’s been called facetiously “the Ellis Island for African Americans,” thousands of slaves waiting to be auctioned off as domestics and laborers throughout the South died in those warehouses.

In a few months, construction crews will break ground to build the museum on the wharf. “Right there,” Mr. Moore said, pointing directly ahead, “in what’s now a parking lot, is where 700 black people froze to death. I can only wonder what we’ll find when we start digging up this place.”

Charleston, almost paradoxically, is an easy place for tourists to love. Visitors delight in the city’s cobblestone streets, its Gothic-style churches, Greek Revival storefronts, its array of trendy restaurants and hotels. As Travel & Leisure magazine, which earlier this year ranked Charleston first of its 15 world’s best cities, gushed: “Charleston is much more than the sum of its picture-ready cobblestone streets, clopping horse carriages and classical architecture. Much of the port city’s allure lies in constant reinvention and little surprises (like free-range guinea hens clucking up and down Legare Street, sous-chefs flying by on skateboards heading into work, or Citadel cadets honking their bagpipes on sidewalks in summertime).”

Yet for all its appeal, Charleston also evokes a brutal chapter of American life, a city built on and sustained by slave labor for nearly two centuries. Beneath the stately facade of this prosperous city is a savage narrative of Jim Crow and Ku Klux Klan violence, right through the civil rights movement.

One doesn’t have to reach that far back to understand what makes Charleston a haunting place to explore (an estimated 40 to 60 percent of African-Americans can trace their roots here). Only in 2015 did the Confederate flag come down from the state capitol in Columbia, prompted by a young neo-Nazi, Dylann S. Roof, who brandished a handgun and massacred nine people during a Bible study at Emanuel African Methodist Episcopal Church, one of the nation’s oldest black churches and hallowed ground of the civil rights movement. That one of the casualties, Cynthia Hurd, was the sister of a close colleague only hardened my sense that the so-called Holy City, nicknamed as such after its abundance of churches, was holding fast to its legacy of racial hatred.

Even as this article went to press, Charleston was bracing itself for two racially loaded trials on Broad Street, at the United States District Court, 22-year-old Mr. Roof faces 33 federal charges — including hate crimes and religious rights violations — in the massacre at Emanuel A.M.E. A block away, at the Charleston County Judicial Center, the former North Charleston police officer Michael T. Slager faces charges in the murder of 50-year-old Walter L. Scott, an unarmed black man gunned down as he fled a traffic stop.

And yet, amid a national climate of rising racial tension, the compulsion to engage this history was for me visceral, akin to the urge to revisit a crime scene. I can only suspect that a similar urge to peel back the layers of pain and survival of blacks in America, at least partly, is driving some of the rise in attendance at the nation’s black history sites, including the Smithsonian’s new National Museum of African American History and Culture in Washington, where advance timed tickets are reportedly no longer available through March 2017. I hoped that, on some level, engaging the painful history of human atrocity and heroism in Charleston might illuminate the racial chasms dividing Americans.

“There are stories of resilience and courage here that will lift everyone,” said Joseph P. Riley Jr., who retired from office this year after 40 years as Charleston’s mayor. For a white Southern politician, his politics were decidedly progressive: His decision back in 1975, upon being elected, to appoint a black police chief, for example, earned him the moniker of “L’il Black Joe” among white racists.

Still, it wasn’t until he read Edward Ball’s “Slaves in the Family” in 1998 that he came to fully appreciate — and lament — the gravity of the city’s past. “Slaves in the Family,” which won the National Book Award, chronicles the Ball family’s life as prosperous slave owners and traders in Charleston, an enterprise that started in 1698 and swelled to more than 20 rice plantations along the Cooper River.

Through interviews, as well as through plantation records and photographs, the author traced the offspring of slave women and Ball men, personally contacting some of an estimated 75,000 to 100,000 of these living children, and documenting heart-wrenching stories of his family’s cruelty and abuse as owners and traders off the coast of Sierra Leone.

“I really started to understand that we had an important role in the international slave trade, Emancipation and Jim Crow,” Mr. Riley said.

Around then, Mr. Riley began brainstorming ways to illuminate Charleston’s tale of two cities, which he says most historians and tour guides have shortchanged. Before the early 20th century, historical accounts of slavery generally downplayed the “peculiar institution” as paternalistic and something less than the organized, profitable industry it was. The oversight is egregious: By the mid-1800s, there were some four million slaves in the United States, with nearly 10 percent of them, or 400,000, living in South Carolina.

Fortunately, this changed during the first part of the century as publications appeared, like “Slave Trading in the Old South” by the historian Frederic Bancroft, whose research shed light on the lucrative business of domestic slave trading. Bancroft listed names of slave brokers, commission merchants and auctioneers, and detailed how slave auctions were advertised and carried out. As Bancroft wrote: “Negroes were displayed individually and in groups at the front of the building as auctioneers, planters, traders and curious onlookers watched.”

The United States banned international slave trading in 1808, but the practice continued domestically, and Charleston became a major port for interstate trade. Even in the mid-1800s, when the city prohibited public slave trading, traders moved into the brick enclosed yards downtown around the Old Exchange & Provost Dungeon, at East Bay and Broad Streets. The building is a popular tourist attraction these days, highlighting its various uses throughout history, including holding prisoners of war during the American Revolution.

The primary catalyst behind South Carolina’s booming slave trade was rice production. The appeal of West Africans to plantation owners was simple: The moist climate of their homeland bore striking similarities to South Carolina’s swampy Lowcountry. English planters proved to be poor rice producers as the process of planting, cultivating, harvesting and preparing the crop for market was intricate and physically arduous. Plantation owners divided the tedious process between their expert men and women, West African slaves, with men doing the dangerous work of clearing swamp lands, and women sowing the rice.

The process was messy, physically draining and relentless it included scattering rice seedlings onto mud-soaked soil, working them into the earth with bare feet, and then threshing after harvest, which required tediously removing rice from hulls, pounding the rice repeatedly and then separating the hulls from the rice in handmade winnowing baskets.

South Carolina’s dependence on slave labor was staggering. In the late 1600s some four-fifths of the state’s population was white by the mid 1700s, slaves accounted for more than 70 percent of its population.

Vestiges of prosperity built on slave labor abound. For example, there’s Drayton Hall, an architectural masterpiece completed in 1742 for John Drayton slave labor was used on the plantation that grew indigo and rice.

Among Charleston’s biggest slaveholders was the Middleton family, which from 1738 to 1865 owned some 3,000 slaves on its numerous plantations. These days, led by a family descendant, Charles Duell, the 65-acre Middleton Place Plantation, a designated National Historic Landmark, creates exhibits around the genealogy and contributions of its enslaved workers. “Whether it was knitting or weaving or corn grinding, or tending the rice fields — all these activities were performed by African-Americans,” said Mr. Duell, who has hosted three reunions that bring together the property’s European American and African-American descendants. “They created the wealth that made all this possible.”

Magnolia Plantation, founded by the Drayton family in 1676, has similarly launched a preservation project. It celebrates the importance of Gullah culture, which enslaved West Africans brought to the Lowcountry, but also demonstrates how life was led in slave dwellings that date to 1850, several of which are being preserved.

Walking along the streets of downtown Charleston, the painter Jonathan Green describes a city that has been so enthralled with its plantation aristocracy that it has mostly neglected to celebrate its black heritage, or Gullah culture. That culture includes its Creole language, traditions in food and dance, and critical expertise in agriculture. Mr. Green himself was born and raised in a nearby Gullah community in Beaufort, and his bright, bold paintings of his ancestors — in church pews, on grassy landscapes and against ocean sunsets — offer a romantic antidote to the erasure of much of that Gullah past.

But walking the bustling city streets, Mr. Green proves equally adept at recalling black figures whose rich tales are integral to this city’s story. Along these well-preserved streets, Mr. Green’s reminiscing easily comes alive as we move past the Old Slave Mart, among the few remaining relics of the city’s interstate slave trade.

Not to be confused with the nearby outdoor Charleston City Market, the Old Slave Mart is a museum these days, housing African-American arts and crafts. I had walked through it on an earlier occasion but standing now in its shadow, beside Mr. Green, I recalled its eerie cavernous brick rooms — the “barracoon” or slave jail in Portuguese, the morgue. “It would have been almost impossible to run away,” Mr. Green said. “From Jacksonville, Florida, all the way up to Cape Fear, North Carolina, was nothing but a human prison camp.”

Such oppression sparked many revolts, but few such insurrections proved more ambitious — or so scrupulously studied — as Denmark Vesey’s. Vesey’s birthplace has never been confirmed, but historians say he was likely born on a St. Thomas sugar plantation before being sold, around age 14, to the Bermuda-born slave trader Joseph Vesey, whose name he took, as was customary.

In the late 1700s, Denmark Vesey’s owner relocated to Charleston, and some years later, Vesey purchased his freedom from his master for $600 from a lucky $1,500 lottery ticket windfall. A few years later, in 1822, he attempted what historians agree would have been the nation’s most elaborate and largest slave revolt — planned, in part, to gain Vesey’s own wife and children’s freedom. It’s estimated that some 3,000 slaves got word of Vesey’s planned June 16 insurgency, and were prepared to follow his directive to kill every white person in sight, steal their weapons and cash from banks, and ultimately escape by boat to Haiti.

But some slaves, fearing retribution, leaked the plan to authorities. Vesey was hanged, with, according to various sources, as many as 35 others. Today, towering amid the oak groves and ponds of Hampton Park, is a life-size bronze statue of Demark Vesey, which the city unveiled in February 2014.

But Vesey’s most enduring contribution to Charleston is arguably his cofounding of Emanuel African Methodist Episcopal Church, which, at 200 years old, is the oldest A.M.E. church in the South. Vesey’s botched slave revolt resulted in angry white mobs burning down the original structure, but the congregation continued worship services underground and rebuilt Mother Emanuel, as it is known, following the Civil War (this structure, designed by Vesey’s son, the architect Robert Vesey, was destroyed by an earthquake in 1886).

The Mother Emanuel I visited has been sitting grandly on Calhoun Street since 1892, its current white-brick-and-stucco facade prominent from blocks away. Inside the church, the pews, altar, Communion rail and light fixtures from the original edifice have been preserved, but it’s the church’s role in the fight for racial freedom, and the pantheon of leaders who have spoken from its pulpit — from Booker T. Washington to the Rev. Dr. Martin Luther King Jr. — that make this site hallowed ground.

Charleston has recently begun trying to heal racial wounds by celebrating its black history. Last April, for example, in the heated aftermath of the Walter Scott shooting, a racially mixed group of nearly 100 local movers and shakers dined together in a re-creation of Nat Fuller’s long-forgotten racial reconciliation feast 150 years before.

Fuller was a former slave and classically trained chef who, in the 1800s, rose to become an elite caterer his restaurant, the Bachelor’s Retreat (Fuller’s master permitted his ownership, and took a portion of the profit), was a favorite within Charleston high society, according to the University of South Carolina professor David Shields.

In the spring of 1865, in the aftermath of Charleston’s surrendering to Union forces, Fuller invited a racially integrated group of local whites and blacks — some who had purchased their freedom and others newly freed — to celebrate the end of the Civil War.

Despite a scarcity of food supplies caused by the war, the well-connected Fuller called for an abundant meal. As one white socialite had scoffed in a letter: “Nat Fuller, a Negro caterer, provided munificently for a miscegenation dinner, at which blacks and whites sat on equality and gave toasts and sang songs for Lincoln and freedom.”

Charleston’s recent commemorative feast — which, according to Charleston City Paper, included “poached bass, a ramekin of shrimp pie bursting with fragrant herbs. Capon chasseur, venison with currant demi-glace, squab with truffle sauce” — proved successful as well.

Among the guests at the feast was the Rev. Clementa C. Pinckney, a state senator, who two months later would be among the dead at Emanuel African Methodist Episcopal Church.

Mr. Riley, the former mayor, said the church massacre inspired him to accelerate his efforts to make real a vision he’s nurtured for years: building the International African American Museum of Charleston, which today he calls “the most important work of my life.” He envisions the museum as an elevated space on Gadsden’s Wharf that features permanent and rotating exhibitions and a genealogy center. And similar to Civil War sites in Vicksburg and Gettysburg, he plans for the museum to develop a school curriculum that teaches students about the American slave trade. “The tragedy at Emanuel made me even more determined to bring this to fruition,” Mr. Riley said. “That hateful bigot clearly didn’t know his history,” he added, referring to Mr. Roof.

Earlier this year, Mr. Riley tapped Michael Boulware Moore to lead the museum, projected to cost $75 million. Mr. Riley said he liked Mr. Moore’s background as a successful senior marketing executive with such major brands as Coca-Cola and Kraft. Of course, Mr. Moore’s background as a direct descendant of Robert Smalls, whose escape on the C.S.S. Planter led to his rise as a South Carolina congressman during the Reconstruction era, was a plus, too. “His lineage couldn’t be better, but he’s also a very talented person,” Mr. Riley said.

Mr. Moore himself said the opportunity to build a museum on the same site in which his ancestors arrived as slaves is humbling — and carries with it an almost overwhelming sense of obligation to deliver. “I’ve heard from some people who are concerned there’s going to be Disneyfication of our African-American history,” Mr. Moore said, standing on the wharf. “That’s not going to happen. I feel a tangible obligation to our ancestors to do this right.”

At that moment, as if on cue, a white schooner with two masts appeared off the harbor. Mr. Moore gazed out into the distance “Wow,” he said, “That looks almost like a slave ship. Had we been standing here back then, a couple hundred years ago, that’s exactly what we would have seen. Yeah, it’s kind of freaky, isn’t it?”


Case Studies - Waterboards - Spain

Case study: Albalá de Tudela

Type of institution for collective action

Albalá de Tudela (River Queiles)

Name of city or specified area

Further specification location (e.g. borough, street etc.)

South of Navarra (Spain), right bank of the river Ebro.

Surface area and boundaries

The river Queiles originates in the province of Soria, on the north side of Sierra del Moncayo. The river takes a northeasterly direction to the village of Los Fayos, where it receives water from another stream (Barranco del Val). After passing Tarazona and Torrellas, the river enters the province of Navarra to the east of the town of Monteagudo. It follows the vicinity of Barillas, Tulebras, Cascante, and Murchante, leading to the right bank of the Ebro River after crossing the town of Tudela.

It has a length of 40 km, 16 of which run in Navarra. Its basin covers an area of 523 square kilometers (of which 171 square kilometers in Navarra). The river bridges a height differece of 630 meters from its source to its mouth at 245 meters above sea level.

Flow measurements recorded ​​in Los Fayos provide an annual figure of 17 cubic hectometers, and feature a Mediterranean rainfall regime slightly influenced by melting snow. The maximum flow period is from November to May, peaking around March. The droughts usually last about 90 days.

Nine towns and villages participated in the Albalá de Tudela : Tudela, Ablitas, Barillas, Cascante, Monteagudo, Murchante, Tulebras, Urzante (all in the Kingdom of Navarra), and Malón (the latter being in the Kingdom of Aragón). Besides the participating communities of the Albalá , also the town of Tarazona as well as the village of Novallas (both lying within the Kingdom of Aragón) were affected by the irrigation shifts.

Foundation/start of institution, date or year

Foundation year: is this year the confirmed year of founding or is this the year this institution is first mentioned?

The origin of the shift pattern of distribution of irrigation water from the river Queiles is unknown. It was described in detail for the first time in the ordinances of Tudela of 1220, but probably was already in force before the Christian conquest of the city in 1119 (and probably even before the Muslim conquest of the eight century).

Description of Act of foundation

The city of Tudela, at the mouth of the river Queiles in the river Ebro had guaranteed access to water resources through a set of rules, rights, and prohibitions, to which the camps, villages and cities located in the lower Rio Queiles had to comply. These rules of distribution of river water were described in detail for the first time in the Tudela Bylaws of 1220. Some clarifications were made ​​in the Bylaws of 1538 and these were updated in the Bylaws of 1819, 1821, and 1835.

Year of termination of institution

The institution as such was not explicitly abolished in 1850, however, the Irrigation Union of the River Queiles was founded, incorporating a.o. the functions and tasks of the Albalá .

Year of termination: estimated or confirmed?

Act regarding termination present?

Description Act of termination

Recognized by local government?

Concise history of institution

The ownership of the water of the river Queiles was divided into monthly shifts between the communities that were entitled to irrigation. The first description of this system is to be found in the ordinances of Tudela of 1220. Each month was divided into three periods of different lengths: the almoceda , the alhema . and the entremés . The almoceda began at sunrise on the 22nd of each month and ended on the 26th, lasting four days and nights. The alhema began at sunrise on the 26th and was of variable duration, depending on the location and the time of year: on the right bank, it lasted five days in ten of the twelve months of the year and four days in April and May. From 1376 onwards, on the left bank the alhema lasted for eight days and nights, except in April and May, when its duration was reduced to seven days. The remainder, between the end of the alhema and the start of the almoceda was called entremés .

During the almoceda the river was divided into two parts, flowing through the ditches Naón (on the left bank of the river) and Mendienique (on the right bank), to irrigate the fields of the villages situated on both banks of the river. On the left, Monteagudo received half of this flow and the other half of this flow was destined for Cascante and Urzante, downstream. On the right bank, the ditch Mendienique distributed half of the flow to Malón, provided a fila (approx. 12 liters per second) of water to the Tulebras Monastery, while the remainder of this flow continued to Barillas and Ablitas. During this period, entitled irrigators were forbidden to either impound water, waste it, or donate it to others, because the overflow caused by rain (which became known as " aguas sobradas ") belonged to the city of Tudela.

The city of Tudela, at the mouth of the river, was the sole owner of river water during the alhema . In that period, water diversion ditches were closed ( abatimiento ), only leaving a minimum flow, regulated according to the cases in a teja (a flow of about 3 liters per second) and half a fila (a fila equalling a flow of 12 liters per second), so that all the water ahould reache the fields of Tudela. However, before reaching the end of Tudela territory, three so-called sesmos , flows of two filas ( about 24 liters per second) of water, were deviated from the main flow to irrigate the fields Murchante, Campoadentro, and Cardete.

During the entremés , being the monthly time period between the end of the alhema and the start of the almoceda, water use was open to all villages in the basin, according to shifts likewise established. The water in the ditch Calchetés on the left bank of the river, was seized by Novallas and Monteagudo, in shifts of three and two days respectively. The water running through the ditch Naón was distributed in shifts of four days between Monteagudo, Tulebras, and Cascante. On the left bank, the village of Malón had the use of the water from the ditch Mendienique for five days, Barillas for four days, Ablitas having the use of the water for the remaining eleven days. The use of excess flow caused by rain (“ aguas sobradas ”) was the privilege of the city of Tudela.

The problem of the low flow of the river Queiles was partially solved from the first third of the seventeenth century on by the creation of a hydraulic transfer system allowing the use of excess water from the basin of the river Alhama. The expensive work (100,000 pesos ) was funded by the city of Tudela, and included a ditch that ran partly underground (Las Minas Canal), and a buffer tank to store excess water (Estanca de Pulguer).

The diagram below summarizes the distribution among different villages and communities of irrigators according to the irrigation shifts ( adores ) in the three periods indicated. In short, Tudela exclusively enjoyed the use of river water for 94 days a year on the left and for 58 days a year on the right bank, as well as the use of excess water ( aguas sobradas ) throughout the whole year. The city government was also entitled to punish the theft of water.

Visión general of the historical distribution of irrigation turns in the river Queiles


Ver el vídeo: Battles of Bailen and Tudela 1808 - Napoleonic Wars DOCUMENTARY (Enero 2022).