Podcasts de historia

Ankhsenamun

Ankhsenamun

Ankhsenamun (nacida c. 1350 a. C. y conocida como Ankhesenpaaten en la juventud) era la hija de Akhenaton y Nefertiti de la XVIII Dinastía de Egipto. Estaba casada con su padre y pudo haberle dado una hija, Ankhesenpaaten Tasherit ('Ankhesenpaaten la Joven'), antes de los 13 años. Cuando todavía era una niña, y posiblemente ya estaba casada con Akhenaton, estaba comprometida con su medio hermano Tutankhaten, mejor conocido como Tutankhamon. Sobrevivió tanto a su padre como a su marido y es la primera mujer egipcia de sangre real que se sabe que intentó casarse con un príncipe extranjero y convertirlo en faraón. Sin embargo, su intento fracasó y se desconoce qué fue de ella después, al igual que el año de su muerte.

Juventud y matrimonio

Akhenaton, posiblemente por convicción religiosa pero probablemente por razones políticas, proscribió la religión tradicional de Egipto y suprimió las prácticas religiosas. La adoración popular del dios Amón fue especialmente objeto de persecución porque los sacerdotes de los complejos de templos de Amón habían crecido en riqueza y poder para rivalizar con el de la casa real. La tierra era la fuente de riqueza en el antiguo Egipto y, en la época de las reformas religiosas de Akhenaton, los sacerdotes poseían más tierra que el faraón. En lugar del politeísmo tradicional que los egipcios siempre habían conocido, Akhenaton instituyó un monoteísmo estricto centrado en el dios supremo Aten, representado por el disco solar.

Akhenaton trasladó la sede del poder del palacio tradicional en Tebas a un complejo recién construido en una ciudad que él fundó, Akhetaten (más tarde conocida como Amarna), y habría sido aquí donde Ankhsenamun creció como una niña-novia de su padre y luego el prometido de su medio hermano Tutankhaten. El egiptólogo Zahi Hawass señala que,

los dos niños deben haber crecido juntos y quizás jugar juntos en los jardines del palacio. Los niños reales habrían recibido lecciones de maestros y escribas, quienes les habrían instruido en sabiduría y conocimiento sobre la nueva religión de Atón (50).

En algún momento, exactamente cuando no está claro, habría dado a luz a su hija, pero es posible que Ankhesenpaaten Tasherit no fuera su hija, sino la hija de Akhenaton y su esposa menor, Kiya (la madre de Tutankamón). Ankhesenpaaten Tasherit solo se conoce por las inscripciones dañadas que hacen que determinar a su madre sea problemático. Se desconoce cuánto tiempo vivió el niño o cuándo murió.

Ankhsenamun y Tutankamón

Como primer paso para devolver el equilibrio a Egipto, la pareja real cambió sus nombres a Tutankhamon & Ankhsenamun.

Akhenaton murió en 1336 a. C. y su hijo tomó el trono. Poco después de esto, el niño-rey conocido como Tutankhaten derogó las proscripciones religiosas de su padre y restableció las prácticas religiosas tradicionales de Egipto. Los templos fueron reabiertos y los ritos se realizaron nuevamente de acuerdo con la tradición. Los egipcios consideraban el equilibrio y la armonía los aspectos más importantes de la vida y honraron esos conceptos a través de una ley eterna conocida como maat (armonía). Para los egipcios, el monoteísmo de Akhenaton y la persecución de la religión egipcia antigua habían trastornado maat y era deber del nuevo rey restaurar el orden y el equilibrio. Tutankhaten y Ankhesenpaaten se casaron en una boda real y, como primer paso para devolver el equilibrio a Egipto, cambiaron sus nombres a Tutankhamon y Ankhsenamun; él tenía 8 o 9 años en ese momento y ella tenía 13 o 14 años.

Tutankamón trasladó al gobierno egipcio a la sede tradicional de Tebas y Memphis y se dedicó a intentar reparar el daño que habían causado los edictos de su padre. Con sus consejeros Ay y Horemheb para guiarlo, Tutankamón reconstruyó templos y restauró el antiguo palacio. Hawass señala que,

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

En los templos principales, Tutankamón y su reina habrían tenido un pequeño palacio ceremonial, completo con un área de recepción, una sala del trono y cámaras privadas, incluidos los baños para uso real. El "rey de oro" habría utilizado su palacio en Tebas para importantes festivales religiosos y varias casas de descanso repartidas por todo el país para viajes de caza. (54)

Parecería, por pinturas e inscripciones, que Ankhsenamun fue su compañero casi constante en estos viajes. Hawass escribe,

A juzgar por su representación en el arte que llena la tumba del rey de oro, este fue ciertamente el caso [que se amaban el uno al otro]. Podemos sentir el amor entre ellos al ver a la reina parada frente a su esposo dándole flores y acompañándolo mientras caza. (51)

Parecen haber sido inseparables hasta que Tutankamón murió repentinamente en 1327 a. C. alrededor de los 18 años.

Ankhsenamun y el rey hitita

Horemheb, como comandante en jefe del ejército, estaba haciendo campaña contra los hititas en el norte cuando murió Tutankamón, por lo que Ay asumió el papel tradicional de sucesor en el entierro del rey muerto. Para que se reconociera su papel, la viuda del rey tendría que ser prometida ceremonialmente con él para el servicio fúnebre, y parece que esto es lo que sucedió. Ay y Ankhsenamun le dieron a Tutankamón los ritos de entierro egipcios apropiados, pero no parecen haber estado realmente casados. Sin embargo, se asumió que Ay, como sucesor, tomaría a Ankhsenamun como su novia real para legitimar su gobierno.

La reina de 23 años, sin embargo, tenía diferentes planes en mente. No quería casarse con Ay, que era mucho mayor (y posiblemente su abuelo), por lo que le escribió al rey hitita Suppiluliuma I pidiendo ayuda. En su carta dice:

Mi esposo ha muerto y no tengo hijos. Dicen de ti que tienes muchos hijos. Podrías darme a uno de tus hijos para que se convierta en mi esposo. Nunca elegiré a un sirviente mío y lo haré mi marido.

Esta petición sin precedentes de una reina egipcia hizo sospechar al rey hitita, y envió un emisario a Egipto para reunirse con ella. El hombre regresó con otra carta que decía:

Si hubiera tenido un hijo, ¿habría escrito sobre mi propia vergüenza y la de mi país a una tierra extranjera? No me creíste y me lo has dicho. Ha muerto el que era mi marido. ¡Un hijo que no tengo! Nunca tomaré a un sirviente mío y lo convertiré en mi esposo. No he escrito a ningún otro país; sólo a ti te he escrito. Dicen que tus hijos son muchos; así que dame uno de tus hijos. Para mí será mi marido, pero en Egipto será Rey.

Suppiluliuma, una vez seguro de la legitimidad de la oferta, envió a su hijo Zananza a Egipto para casarse con Ankhsenamun, pero el príncipe fue asesinado antes de llegar a la frontera. Durante mucho tiempo se ha entendido que su asesinato fue obra del general Horemheb, posiblemente con el apoyo o la connivencia de Ay. Hawass escribe:

Quizás Ay le contó al comandante del ejército, Horemheb, lo que había hecho la joven reina, o quizás Ay y Horemheb estaban involucrados en una lucha por el trono. Quizás los dos hombres decidieron juntos detener al príncipe hitita, porque habría avergonzado a la nación que una reina egipcia se casara con un extranjero; tal cosa habría invertido el orden correcto de las cosas. Quizás fue Ay, o su sucesor, Horemheb, quien hizo matar al príncipe hitita; y quizás Ankhsenamun se vio obligado, después de todo, a casarse con el anciano Ay. De hecho, no tenemos pistas sobre su eventual destino. Su nombre no se menciona en la tumba de Ay, que se encuentra en el Valle de los Reyes, donde solo vemos el nombre de su esposa principal, Tiye. (68)

Desaparición de Ankhsenamun

Es posible que Ay o Horemheb hicieran asesinar a Ankhsenamun por atreverse a contactar al rey hitita, pero esto no se puede confirmar.

No se sabe más de Ankhsenamun después de este incidente. Ay gobernó durante tres años, pero no se hace mención de ella como su esposa ni en ninguna otra capacidad, excepto por un anillo que podría indicar que estaba casada con Ay. Sin embargo, el anillo se considera evidencia no concluyente, ya que puede simplemente hacer referencia al matrimonio ceremonial para el funeral de Tutankamón y no a un matrimonio real. Cuando Ay murió, Horemheb tomó el trono y, para legitimar su gobierno, instituyó la ortodoxia religiosa, alegando que los dioses antiguos lo habían elegido para devolver el país a los valores tradicionales y borrar de la historia el nombre de la familia del rey hereje. Todos los monumentos públicos erigidos por Akhenaton durante el Período de Amarna fueron destruidos o desfigurados y Horemheb también trató de eliminar todo rastro de Tutankhamon. La joven pareja real había gobernado durante diez años y, en ese tiempo, trató de devolver a Egipto la gloria que había conocido antes de las reformas monoteístas de Akhenaton. Es muy probable que se erigieran inscripciones y estelas que registraron los logros de su corto reinado, pero estos habrían sido destruidos bajo los edictos de Horemheb.

Es posible que Ay, o Horemheb, también hiciera asesinar a Ankhsenamun por atreverse a contactar al rey hitita pero, como todo lo demás en su vida posterior, esto no se puede confirmar. Todo lo que se sabe claramente es que, después de sus cartas a Suppiluliuma I, Ankhsenamun desaparece de la historia. Se ha especulado que una de las dos momias femeninas, encontradas en KV 21 (tumba 21 del Valle de los Reyes), es Ankhsenamun basado en pruebas de ADN en 2010 EC que compara el ADN de esta momia con el de los dos niños nacidos muertos de Tutankamón. y Ankhsenamun encontrado en la tumba de Tutankhamon; pero los resultados no son concluyentes. La momia de Akhenaton ha sido identificada positivamente y su ADN no coincide con el de la momia que se cree que es de Ankhsenamun. También es cierto que Ankhsenamun era la hija de Akhenaton y Nefertiti. Como no se sabía que Tutankamón hubiera tenido otra esposa, los estudiosos no pueden explicar quién podría ser la momia KV21. Las dos conclusiones que presenta el ADN son que Ankhsenamun no era la hija de Akhenaton o Tutankhamon tenía otra esposa que no figura en el registro histórico. Ninguna de estas posibilidades parece plausible según la información actual, por lo que el destino final de Ankhsenamun sigue siendo un misterio.


Ankhesenamun

La reina Ankhesenamun era la esposa principal del rey Tutankamón. Debido al misterio que rodea gran parte de su vida, se la conoce como "La princesa perdida de Egipto". Nació durante la época más inestable de Egipto en la dinastía XVIII y su vida reflejó la turbulencia de su país.

Nació Ankhesenpaaten, fue nombrada en honor a su padre, el faraón hereje, el rey Akhenaton. El "aten" al final de su nombre significaba que "ella vive a través de Aten". Esto honraba al único dios que el rey Akhenaton creía que era el único dios verdadero. Después del reinado de 17 años del rey Akhenaton, se vio obligado a renunciar a su cargo y el nombre de Ankhesenpaaten se cambió a Ankhensenamun para reflejar la voluntad de los sacerdotes de Amón.


Ankhesenamun & # 8217s Padres

Ella nació de la famosa y gran esposa real Nefertiti y del reformador religioso Faraón Akhenaton.

Durante los primeros cinco años de su reinado, su padre fue conocido como Amenhotep IV. Su nuevo nombre, que adoptó después de que él y su esposa lideraron la revolución religiosa del politeísmo al monoteísmo, significa Efectivo para Aten.

Trasladó la capital real a una nueva ciudad que construyó para la gloria de su nuevo dios encontrado. La nueva capital se llamaba Akhetaten y se perdió en la historia hasta el siglo XIX.

Ankhesenamun & # 8217s padre Rey Akhenaton

Su reinado fue considerado vergonzoso por la mayoría de los faraones que lo siguieron. Intentaron borrar toda huella histórica que este, a sus ojos, traidor y enemigo marcaba. Incluso quedó fuera de los libros de registro reales.

Su madre era una mujer con muchos títulos, por ejemplo, La Princesa Hereditaria, Dama de Gracia, Dulce de Amor y Dama de todas las Mujeres, etc.

Su busto es uno de los ejemplos más representados y famosos del arte egipcio, del que tanto ella como su marido fueron grandes mecenas.

Hay una plétora de teorías sobre su muerte. Algunos dicen que murió de una enfermedad repentina, otros que fue deshonrada y desterrada.

Las teorías más recientes sugieren que ella vivió más ese primer pensamiento. Algunos incluso especulan que incluso reemplazó a su esposo después de su muerte y reinó como el faraón Neferneferuaten.


Ankhesenamun - Antiguo Egipto & # 8217s Princesa Perdida: Trágica Esposa Olvidada del Niño Faraón, Tutankamón

Si no fuera por el descubrimiento de la tumba casi intacta de Tutankamón, este rey de importancia relativamente pequeña habría permanecido en la oscuridad. Si sus tumbas no hubieran sido saqueadas hace mucho tiempo, Tutankamón habría palidecido ante los grandes reinados de reyes mucho más productivos. Pero su legado perdura alimentado no solo por sus tesoros embriagadores, sino también por el aroma del misterio que intriga incluso al más casual de los egiptólogos aficionados. No es el menor de estos misterios el que concierne a su esposa, la princesa Ankhesenamun, representada a la vez con su rey en algunas de las obras de arte más íntimas de la historia, pero finalmente rechazada de su cámara funeraria y desaparecida casi por completo de las páginas del tiempo.

Ankhesenamun - Vida temprana en la corte real

Ankhesenamun nació en un capítulo muy influyente de la historia real, siendo la tercera hija del hereje faraón Akhenaton y su intemporal esposa, Nefertiti. Su nombre al nacer, Ankhesenpaaten (Ella que vive a través del Atón) refleja la historia de su padre que cambió el reinado monoteísta. Tiraría generaciones de adoración a múltiples dioses por la de su única deidad verdadera, el dios sol Aten.

Aunque probablemente nació en Tebas, la princesa, a una edad temprana, se mudó a la recién establecida corte real en Amarna. Esta ciudad del desierto representó el corazón de la revolución religiosa y cultural de Akhenaton que marcó el comienzo de una era de estilo artístico distintivo que hoy define el período. Muchos relieves de la época representan a Ankhesenamun, junto con sus hermanas y su familia, en escenas decididamente sin pretensiones nunca antes representadas en el arte egipcio.

Hay mucha confusión en las líneas reales de ascensión, pero se cree que, tras la muerte de Nefertiti, Akhenaton se casó con la hermana mayor de Ankhesenamun, Meritaten. Posteriormente, Meritaten es reemplazada y Ankhesenamun se convierte en la esposa de su padre y reina de todo Egipto.

Un personaje esquivo, Smenkhare sirve como corregente durante el reinado de Akhenaton. Esquivo en el sentido de que su linaje está lejos de ser claro. Algunos han ido tan lejos como para sugerir que él era, de hecho, Nefertiti, pero es más probable que fuera el hijo de Akhenaton a través de su matrimonio con otra de sus esposas, Kiya. Después de la muerte de Akhenaton, Smenkhare reinó como faraón completo y se casó con Ankhesenamun, quien posiblemente era su media hermana.

Matrimonio con Tutankamón

Tras la muerte de Smenkhare, él también desaparece de los registros. Ankhesenamun se casa una vez más con su más famoso de los maridos; todavía tiene trece años. Su esposo y sucesor al trono tiene ocho años, el niño rey Tutankamón. La pareja real inicialmente viviría en Amarna, pero luego, cuando las tradiciones religiosas se restablecen nuevamente, regresan a Tebas cambiando sus nombres como reflejo de la degradación de Aten.

  • Se cree que el reinado que siguió duró diez años y produjo al menos dos herederos nacidos muertos. Los diminutos restos momificados de dos niñas se encontraron dentro de la tumba excavada de Tutankamón.
  • La administración de Tutankamón no fue excepcional pero, por su brevedad, fueron los acontecimientos que siguieron a su muerte los que rompieron con la tradición y dejaron muchas preguntas sin respuesta.
  • Tutankamón muere repentinamente a la edad de dieciocho años, muchos asesinatos teorizados durante mucho tiempo, pero un examen reciente de sus restos apunta a una posible infección fatal después de una fractura de pierna.
  • Su consejero oficial, Ay, asciende rápidamente al poder. Quizás sea el abuelo de Ankhesenamun y durante mucho tiempo ha tenido influencia sobre los asuntos de la corte de Tutankamón.
  • El entierro de Tutankamón se organiza apresuradamente y parece carecer de la tradición y el respeto que normalmente se atribuiría a alguien de su categoría.
  • Ankhesenamun está notablemente ausente de la tradición de la tumba que dicta que sus pertenencias personales deben estar presentes, pero apenas se la menciona.

Ankhesenamun entra en lo que es el final de sus relaciones incestuosas al casarse con su abuelo, Ay, y volver a convertirse en reina. Siendo este el caso, resulta extraño que a su nombre no se encuentren monumentos o referencias oficiales. Se ha descubierto un anillo que describe su matrimonio con Ay, pero esto parece un testimonio escaso de una mujer tan históricamente conectada. Incluso el descubrimiento de la tumba de Ay arrojó poca luz sobre los años que siguieron a la muerte de Tutankamón. Sus paredes están decoradas con imágenes de Tey, otra de las esposas de Ay, pero no hay nada de Ankhesenamun.

No se le hace más mención y nunca se ha descubierto ninguna tumba. Si la teoría es correcta y ella estaba casada con cuatro de los faraones prominentes del período de Amarna, entonces se supondría que merecía una reverencia elevada, pero en cambio desaparece & # 8211 por completo y sin dejar rastro.

Las letras hititas

Una posible razón por la que ha sido borrada por completo de la historia es la traición. Hay indicios de que, tras la muerte de Tutankamón, intentó ponerse en contacto con el rey hitita Suppiluliumas para pedir ayuda. La sugerencia es que, por razones desconocidas, Ankhesenamun se sintió alienada de su pueblo y, en cambio, se volvió hacia su entonces enemigo, los hititas. Se descubrió un documento que data de la época aproximada del período de Amarna. Aunque no está firmado, su autor podría traer de manera tentadora algunos de los eventos extraños de la línea de tiempo a la cohesión.

& # 8216Mi marido ha muerto y no tengo ningún hijo. Dicen de ti que tienes muchos hijos. Podrías darme a uno de tus hijos para que se convierta en mi esposo. No desearía tomar a uno de mis súbditos como esposo & # 8230 me temo. & # 8221

El rey Suppiluliumas verificó debidamente la autenticidad de la solicitud real y envió a su hijo menor, Zanannza, a casarse con la reina egipcia. Al entrar en Egipto, el príncipe y todo su séquito fueron emboscados y asesinados.

¿Era el "tema" al que se refería el autor de las cartas, Ay? ¿Tenía miedo de que él ya hubiera comenzado a sellar el poder? O quizás la atribución de la carta a Ankhesenamun es simplemente una ilusión de quienes intentan resolver un rompecabezas que parece no tener combinación.


Ankhsenamun: la reina egipcia que "se casó con su propio padre Akhenaton"

La historia de Ankhsenamun es notable a pesar de que gran parte de su vida sigue siendo un misterio. La tercera de las seis hijas nacidas del rey Akhenaton y la reina Nefertiti, lo que, quizás, le dio prominencia en la historia fue su matrimonio con el faraón egipcio más famoso, Tutankamón, que también era su medio hermano.

Está documentado que el matrimonio dentro de la familia en el antiguo Egipto no era infrecuente y se practicaba entre la realeza como un medio para perpetuar el linaje real.

En el caso de Ankhsenamun, también conocida como Ankhesenpaaten en la juventud, su matrimonio con Tutankamón podría no haber sido su primer matrimonio interfamiliar o el último. Los historiadores creen que estuvo casada con su padre, Akhenaton, y puede haberle dado una hija, Ankhesenpaaten Tasherit, antes de los 13 años.

Diversas fuentes también dicen que Akhenaton pudo haber intentado engendrar hijos con las dos hermanas mayores de Ankhesenamun, Meritaten y Meketaten, la segunda de las cuales se cree que murió durante el parto.

Ankhesenamun sobrevivió tanto a su padre como a su medio hermano Tutankhamon (también conocido como Tutankhaten), con quien estaba comprometida, sin embargo, su intento de casarse con un extranjero y convertirlo en faraón pudo haber causado su caída, ya que desapareció de la historia justo después de ese movimiento fallido. .

La egiptóloga Zahi Hawass, que creció como niña y esposa de su padre y luego se comprometió con su medio hermano Tutankamón, señala que: “los dos niños deben haber crecido juntos y quizás jugar juntos en los jardines del palacio. Los niños reales habrían recibido lecciones de maestros y escribas, quienes les habrían instruido en sabiduría y conocimiento sobre la nueva religión de Atón (50) ”.

El padre de Ankhesenamun, Akhenaton, había establecido entonces una religión casi monoteísta en el antiguo Egipto. Akhenaton, descrito por los archiveros del antiguo Egipto como "el criminal" o "el enemigo", impuso un dios a los egipcios y esto hirió los sentimientos de la gente. Se suponía que las personas que habían conocido una forma de vida que los veía orar a diferentes dioses por diferentes razones, bajo Akhenaton, adoraban solo a Aten, el dios sol del rey.

Akhenaton también trasladó la sede del poder del palacio tradicional de Tebas a un complejo recién construido en una ciudad que fundó: Akhetaten, más tarde conocida como Amarna. Se cree que fue en este complejo donde se casó con Ankhesenamun y ambos tuvieron a su hija, aunque otras fuentes dicen que Ankhesenpaaten Tasherit no era hijo de Ankhesenamun sino de Akhenaton y su esposa menor Kiya, la madre de Tutankhamon.

Después de la muerte de Akhenaton en 1336 a. C., su hijo Tutankhamon asumió el trono, con Ankhesenamun como esposa. La joven pareja (Tutankhamon tenía 8 o 9 años, mientras que Ankhsenamun tenía 13) se casó en una boda real y uno de sus primeros pasos para devolver el equilibrio a Egipto fue cambiar sus nombres a Tutankhamon y Ankhsenamun.

Pronto, restauraron las prácticas religiosas tradicionales de Egipto para alegría de muchos y trasladaron al gobierno egipcio a la sede tradicional de Tebas y Memphis.

El consejero oficial de Tutankamón fue Ay, quien se creía que era el abuelo de Ankhesenamun, y con su consejo y el de Horemheb, comandante en jefe del ejército, Tutankamón reconstruyó templos y renovó el antiguo palacio.

Durante los siguientes 10 años, gobernó Egipto con Ankhsenamun a su lado. El amor eterno de la pareja se refleja en el arte que llena la tumba del rey dorado y se cree que concibieron dos hijos que nacieron prematuramente y murieron.

Tutankamón falleció en 1327 a. C. cuando tenía 18 años y, según los relatos, Ay asumió el papel tradicional de sucesor en el entierro del rey muerto.

“Para que se reconozca su papel, la viuda del rey tendría que ser prometida ceremonialmente con él para el servicio fúnebre, y parece que esto es lo que sucedió. Ay y Ankhsenamun le dieron a Tutankamón los ritos de entierro egipcios adecuados, pero no parecen haber estado realmente casados. Sin embargo, se asumió que Ay, como sucesor, tomaría a Ankhsenamun como su novia real para legitimar su gobierno ”, escribe la Enciclopedia de Historia Antigua.

Entonces, con 23 años, Ankhsenamun no quería casarse con Ay, que era anciano y posiblemente su abuelo, por lo que le escribió al rey hitita Suppiluliuma I para que le diera uno de sus hijos para que se casara. Pero cuando Suppiluliuma envió a su hijo Zananza a Egipto para casarse con Ankhsenamun, el príncipe fue asesinado antes de llegar a la frontera, frustrando el intento sin precedentes de Ankhsenamun de casarse con un príncipe extranjero y convertirlo en faraón.

Ankhsenamun desaparece de la historia después del asesinato de Zananza, que posiblemente fue perpetrado por Horemheb y Ay.


Datos sobre Ankhesenamun

  • Ankhesenamun fue la tercera hija del faraón Akhenaton y Nefertiti
  • Llamada Ankhesenpaaten o "Ella vive a través de Aten" al nacer, más tarde adoptó el nombre Ankhesenamun o "Ella vive a través de Amón" después de la ascensión del faraón Tutankamón al trono.
  • Ankhesenamun era la esposa principal de Tutankhamon
  • Dos de sus hijas momificadas que nacieron muertas fueron descubiertas en la tumba de Tutankamón
  • La evidencia sugiere que Ankhesenamun podría haber estado casada con hasta cuatro faraones durante su vida.
  • Su muerte sigue siendo un misterio con algunos historiadores que sostienen que el rey Ay la hizo asesinar
  • Se le pidió que se casara con uno de los hijos del rey hitita, Suppiluliuma I para evitar casarse con su abuelo, Ay

Líneas de sangre reales

En conjunto, los faraones de Egipto estaban preocupados por mantener la pureza de sus linajes reales. A sus ojos, el incesto era el único mecanismo confiable para asegurar la continuidad de su reinado. Tanto los antiguos egipcios como los faraones se creían descendientes de los dioses y los dioses manifestados aquí en la tierra. Consideraron que el incesto era aceptable entre la nobleza real.

Akhenaton adoró a la deidad solar Atón. Abolió la adoración de todos los demás dioses junto con sus sacerdocios y estableció a Atón como el único dios de Egipto, transformando a Egipto en una cultura monoteísta. No es sorprendente que los sacerdotes de Egipto se resistieran ferozmente a este edicto real. La abolición del culto de Amón, el jefe tradicional del panteón religioso de Egipto, amenazaba con socavar la creciente riqueza y el poder de los cultos religiosos de Egipto.

Al enfrentarse a una dura resistencia a sus nuevas creencias religiosas, Akhenaton buscó mantener el poder sobre los poderosos sacerdocios de Egipto que se disputaban la riqueza y la influencia de los faraones. Al mantener a sus familias en un control seguro del poder, su gobierno estaría protegido de las fuerzas rivales.

Al producir tantos herederos de su trono como fuera posible, Akhenaton esperaba proteger su nueva y todavía muy polémica religión monoteísta. Hay algunas pruebas que sugieren que, a pesar de ser su tercera hija, Ankhesenamun, se casó con Akhenaton después de la muerte de su madre.

Matrimonio con Tutankamón

Tras la muerte del padre de Ankhesenamun, los sucesivos reinados de Smenkhkare y Neferneferuaten resultaron ser breves. La revolución social y religiosa arrasó una vez más Egipto. Se restauraron las antiguas religiones, se prohibió el culto a Atón y se destruyó o desfiguró cualquier prueba del gobierno de Akhenaton. Durante este tiempo, Ankhesenamun se casó con su medio hermano Tutankhamon en lo que se ha interpretado como un intento de mantener el control de su familia sobre el trono y el poder.

Tras la ascensión de Tutankhamon al trono, Ankhesenamun se convirtió en su Gran Esposa Real. Después de su matrimonio, Ankhesenamun y Tutankhamon honraron a las deidades de la religión recién restaurada cambiando sus nombres a Ankhesenamun y Tutankhamon o "Imagen viva de Amón". La pareja joven e inexperta luchó con las demandas del trono y gobernó su reino en expansión en gran parte a través de regentes, ya sea de forma voluntaria o no.

De acuerdo con la tradición, Tutankhamon y Ankhesenamun intentaron tener hijos y producir un heredero. Trágicamente, los arqueólogos descubrieron dos restos momificados muy diminutos en la tumba intacta de Tutankamón. Ambas momias eran mujeres. Los investigadores plantean la hipótesis de que ambos bebés murieron debido a un aborto espontáneo, ya que uno tenía aproximadamente cinco meses y el otro de ocho a nueve meses. El bebé mayor sufrió la deformidad de Sprengel junto con espina bífida y escoliosis. Los científicos médicos señalan los problemas genéticos que plantea el incesto como la posible causa de las tres condiciones.

Como sólo se sabía que Tutankhamon tuvo una esposa, Ankhesenamun, los egiptólogos creen que es muy probable que ambos fetos descubiertos en la tumba de Tutankhamon sean hijas de Ankhesenamun.

En algún momento durante el noveno año de su reinado, a la edad de dieciocho años, Tutankamón murió inesperadamente. Su muerte dejó a Ankhesenamun viuda y sin heredero a los veintiún años.

¿Ankhesenamun se casó con Aye?

Entre los consejeros reales, Ay era el más cercano tanto a Ankhesenamun como a Tutankhamon. También resultó ser el abuelo de Ankhesenamun. Los registros que han sobrevivido están incompletos y no son concluyentes. Entre los egiptólogos, existe una escuela de pensamiento según la cual Ankhesenamun puede haberse casado con Ay después de la temprana muerte de Tutankamón, aunque parece haber sido una unión a la que se opuso. Se cree que un anillo descubierto en la tumba de Ay indica que Ankhesenamun se casó con Ay poco antes de que desapareciera de las páginas de la historia. Sin embargo, aunque ningún monumento sobreviviente representa a Ankhesenamun como una consorte real. En las paredes de la tumba de Ay, es la esposa mayor de Ay, Tey, quien está representada como reina, en lugar de Ankhesenamun.

Lo que queda claro de los registros oficiales que nos han llegado es que Ankhesenamun escribió una carta al rey de los hititas Suppiluliumas I. En ella, esbozaba una súplica desesperada por su ayuda. Ankhesenamun necesitaba un candidato adecuado de sangre real para ser el próximo rey de Egipto. El hecho de que Ankhesenamun apeló al principal rival político y militar del rey de Egipto demuestra el nivel de desesperación de Ankhesenamun por salvar su reino.

Suppiluliumas, naturalmente, sospechaba de la petición de la joven reina. Envió mensajeros para colaborar con su historia. Cuando confirmó que la reina Ankhesenamun le había dicho la verdad, Suppiluliumas envié al príncipe Zannanza a Egipto para aceptar la oferta de la reina. Sin embargo, el príncipe hitita fue asesinado antes incluso de llegar a la frontera con Egipto.

Una muerte misteriosa

En algún momento entre 1325 y 1321 a.C. Ankhesenamun, reina de Egipto, murió en circunstancias que siguen siendo misteriosas. Con su muerte, el verdadero linaje de Amarna llegó a su fin.

Hoy, los egiptólogos describen a Ankhesenamun como la Princesa Perdida de Egipto. Hasta la fecha, nadie ha localizado su tumba y nunca se han encontrado documentos o inscripciones que revelen lo que precisamente le sucedió. Sin embargo, en enero de 2018, los arqueólogos anunciaron el descubrimiento de una nueva tumba cerca de la tumba de Ay en el Valle de los Monos cerca del famoso Valle de los Reyes. Si se trata de la tumba de Ankhesenamun, los egiptólogos aún pueden descubrir lo que le sucedió a la reina perdida de Egipto, cuya vida estaba tan arruinada por el dolor.

Tumba KV63

Tras la excavación de la tumba KV63, los egiptólogos especularon que podría haber sido creada para Ankhesenamen. Esto fue sugerido por su proximidad a la tumba de Tutankhamon (KV62). En la tumba se descubrieron ataúdes, uno con la huella de una mujer, junto con joyas, ropa de mujer y natrón. Dentro de la tumba también se encontraron fragmentos de cerámica impresos con el nombre parcial Paaten. Ankhesenamen es el único miembro de la casa real que se sabe que lleva este nombre, que es el diminutivo de Ankhesenpaaten, el nombre original de Ankhesenamen. Desafortunadamente, no se encontraron momias en KV63.

Reflexionando sobre el pasado

Aunque era la reina de Egipto y estaba casada con quizás el faraón más famoso de todos, se sabe poco sobre la corta vida y la misteriosa muerte de Ankhesenamun.


Contenido

Ankhesenpaaten nació en una época en la que Egipto se encontraba en medio de una revolución religiosa sin precedentes (c. 1348 a. C.). Su padre había abandonado el culto principal de las antiguas deidades de Egipto en favor de Atón, hasta entonces un aspecto menor del dios del sol, caracterizado como el disco del sol.

Se cree que nació en Tebas, alrededor del año 4 del reinado de su padre, pero probablemente creció en la ciudad de Akhetaten (actual Amarna), establecida como la nueva capital del reino por su padre. Las tres hijas mayores, Meritaten, Meketaten y Ankhesenpaaten, se convirtieron en las "princesas mayores" y participaron en muchas funciones del gobierno y la religión junto con sus padres.

Se cree que se casó primero con su propio padre. [5] Esto no era inusual para las familias reales egipcias. Se cree que fue la madre de la princesa Ankhesenpaaten Tasherit (posiblemente por su padre o por Smenkhkare), aunque no está claro el parentesco. [2]

After her father's death and the short reigns of Smenkhkare and Neferneferuaten, she became the wife of Tutankhamun. Following their marriage, the couple honored the deities of the restored religion by changing their names to Tutankhamun and Ankhesenamun. [6] The couple appear to have had two stillborn daughters. [3] As Tutankhamun's only known wife was Ankhesenamun, it is highly likely the fetuses found in his tomb are her daughters. Some time in the 9 th year of his reign, about the age of 18, Tutankhamun died suddenly, leaving Ankhesenamun alone and without an heir about the age 21. [6]

A blue glass ring of unknown provenance obtained in 1931 depicts the prenomen of Ay and the name of Ankhesenamun enclosed in cartouches. [7] This indicates that Ankhesenamun married Ay shortly before she disappeared from history, although no monuments show her as great royal wife to him. [8] On the walls of Ay's tomb it is Tey (Ay's senior wife), not Ankhesenamun, who appears as his great royal wife. She probably died during or shortly after his reign and no burial has been found for her yet.

A document was found in the ancient Hittite capital of Hattusa that dates to the Amarna period: the so-called "Deeds" of Suppiluliuma I. The document relates that Hittite ruler, Suppiluliuma I, while being in siege on Karkemish, received a letter from the Egyptian queen. The letter reads:

Mi marido ha muerto y no tengo ningún hijo. They say about you that you have many sons. You might give me one of your sons to become my husband. I would not wish to take one of my subjects as a husband. I am afraid. [9]

This document is considered extraordinary, as Egyptians traditionally considered foreigners to be inferior. Suppiluliuma I was amazed and exclaimed to his courtiers:

Nothing like this has happened to me in my entire life! [10]

Understandably, he was wary and had an envoy investigate, but by delaying, he missed his apparent opportunity to bring Egypt into his empire. He eventually did send one of his sons, Zannanza, but the prince died en route, perhaps being murdered. [11]

The identity of the queen who wrote the letter is uncertain. In the Hittite annals, she is called Dakhamunzu, a transliteration of the Egyptian title, Tahemetnesu (The King's Wife). [12] Possible candidates for the author of the letter are Nefertiti, Meritaten, [4] and Ankhesenamun. Ankhesenamun once seemed likely since there were no royal candidates for the throne on the death of her husband, Tutankhamun, whereas Akhenaten had at least two legitimate successors. [ cita necesaria ] But this was based on a 27-year reign for the last 18 th dynasty, pharaoh Horemheb, who is now accepted to have had a shorter reign of only 14 years. Since Nefertiti was depicted as powerful as her husband in official monuments smiting Egypt's enemies, researcher Nicholas Reeves believes she might be the Dakhamunzu in the Amarna correspondence. [13] That would make the subject deceased Egyptian king appear to be Akhenaten rather than Tutankhamun. As noted, Akhenaten had potential heirs, including Tutankhamun, to whom Nefertiti could be married. Other researchers focus upon the phrase regarding marriage to 'one of my subjects' (translated by some as 'servants') as possibly a reference to the Grand Vizier Ay or a secondary member of the Egyptian royal family line, however, and that Ankhesenamun may have been being pressured by Ay to marry him and legitimize his claim to the throne of Egypt (which she eventually did). [14]

DNA testing announced in February 2010 has generated speculation that Ankhesenamun is one of two 18 th Dynasty queens recovered from KV21 in the Valley of the Kings. [15]

The two fetuses found buried with Tutankhamun have been proven to be his children, and the current theory is that Ankhesenamun, his only known wife, is their mother. However, not enough data was obtained to make more than a tentative identification. Nevertheless, the KV21a mummy has DNA consistent with the 18 th Dynasty royal line. [15]

After excavating the tomb KV63, it is speculated that it was designed for Ankhesenamun due to its proximity to the tomb of Tutankhamun, KV62. [ cita necesaria ] Also found in the tomb were coffins (one with an imprint of a woman on it), women's clothing, jewelry, and natron. Fragments of pottery bearing the partial name Paaten were also in the tomb. The only royal person known to bear this name was Ankhesenamun, whose name was originally Ankhesenpaaten. However, no mummies were found in KV63. [ cita necesaria ]


Ankhesenamen

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Ankhesenamen, nombre original Ankhesenpaaton, (flourished 2nd millennium bce ), queen of ancient Egypt (reigned 1332–22 bce ), who shared the throne with the young king Tutankhamen.

Ankhesenamen was the third daughter of Akhenaton and Nefertiti, the couple who introduced the religious and cultural innovations of the Amarna period. She was probably married to her father toward the end of his reign, and the marriage seems to have produced one daughter, Ankhesenpaaton-tasherit (“Ankhesenpaaton the Younger”).

At the accession of Tutankhamen, the young king and Ankhesepaaton were married. When the king’s name was subsequently altered to incorporate the name of Amon, so was hers. At Tutankhamen’s early death, she seems to have taken an unexpected role in international affairs, in an incident known only from Hittite documents. The Hittite annals record the arrival of a letter from an unnamed queen of Egypt, recently widowed on the death of her husband, called Nibkhururiya—a name that corresponds most closely to Tutankhamen’s coronation name, Nebkheperura. The letter asked for a Hittite prince in marriage, who would then ascend the Egyptian throne as king. Suspecting treachery, the Hittite ruler sent an emissary to learn the queen’s true intent. Upon his receipt the following spring of Ankhesenamen’s assurances and another more urgent plea, he sent one of his sons to Egypt however, the Hittite prince died en route. It has been suggested by some scholars that this incident may have taken place on the death of Akhenaton—with “Nibkhururiya” an approximation of his own coronation name, Neferkheperura—in which case the queenly petitioner would have been Nefertiti.

An inscribed ring and gold foil fragments found in the Valley of the Kings depict Ankhesenamen together with her husband’s successor, Ay, but there is no clear indication that they were married. On Tutankhamen’s monuments, Ankhesenamen suffered from the general erasure of names of all major figures associated with the Amarna period, a process initiated by King Horemheb.


Ankhsenamun - History

Early years as Princess Ankhesenpaaten at the court at Amarna

She appears on the monuments in Amarna roughly after year 5 or 6 of the reign of Akhenaten. She is depicted in several of the tombs in Amarna and appears in other inscriptions and sculptures.

bart/abimages/nefertiti-daughters-v2.jpg" />

Ankhesenamen stands behind Tutankhamen in the tomb of Horemheb in Saqqara. (My own photograph from the RMO in Leiden)

Images of Ankhesenamen from the tomb of her husband Pharaoh Tutankhamen.

When the tomb of Tutankhamen was discovered by Howard Carter, several items showed the image of Tutankhamen's Queen. One of the most famous object is the golden throne which shows Ankhesenamen standing before her husband. She is apparently annointing the king. Ankhesenamen is shown wearing a short Nubian wig and her regalia consist of a modius consisting of uraei topped with the horned sundisk and the double plumes. The sundisk and plumes associate her with the goddess Hathor.

bart/egyptimage/queens/egyptianmus38.jpg" />

In Tutankhamen's tomb there were also two mummies of small babies. It' is possible that these two children were still-born children of Tutankhamen and Ankhesenamen. Ankhesenamen may have been the mother of a small girl seen in Amarna named Ankhesenpaaten-tasherit. It's also possible however that this girl was a daughter of Kiya, or even of some other lady. No surviving children of Ankhesenamen are known however.

the mummies of the babies from Tutankhamen's tomb.

After the death of Tutankhamen a queen referred to as Dahamunzu writes to King Suppiluliumas and asks him to send her a son.
Records were found in the Hittite archive outlining this strange string of events. After the death of King Tutankhamen, Queen Ankhesenamen wrote to the King of the Hittites and asked him to send her one of his sons. She promises to marry the Prince and make him King of Egypt. She claims to be afraid and declares that she will not marry any of her 'servants'. King Suppiluliuma suspects some trick and sends one of his envoys to investigate. After some time the King decides to send his son, Prince Zannanza, to Egypt. The prince dies and the King expects foul play. The last letters in the exchange show a correspondence between Aye and Suppiluliuma. This shows that all of Ankhesenamen's machinations have come to naught.

Ring linking the names of Ankhesenamen and Pharaoh Aye.

There is some indication that Ankhesenamen married Aye, but she disappears from history soon after that. It is not known where she was buried, and no funerary objects with her name are known to exist. This leaves the possibility that her tomb is still somewhere out there, waiting to be discovered.


Dakhamunzu and Egypt in Decline

It is of crucial importance to study the Dakhamunzu episode with regard to the diplomatic relations that Egypt maintained with her neighbors during the second-half of the 14th century BC, in particular, the other major powers in Western Asia. A battle for supremacy raged between Egypt, Mitanni and the new entrant in the power-game, the Hittites under King Suppiluliuma I. Even though scholars have conducted in depth studies into the Amarna corpus which details, among other aspects, the utter neglect of international affairs by Akhenaten we are left at the mercy of the Hittite chronicles to reconstruct events that occurred during the late-Amarna age and its immediate aftermath.

Part of a dyad, isolating the portion of goddess Mut. Dr Aidan Dodson opines that this sculpture, from the Luxor Temple statue cache, probably represents the likeness of Queen Ankhesenamun. Luxor Museum. (Jon Bodsworth/ Public Domain )

The Egyptian army attacked the Hittites whilst they battled against Mitanni in the region of Kadesh an area that had only recently fallen to the Hittites. Enraged, Suppiluliuma I retaliated by not only besieging Mitannian forces at Carchemish, but also sent his troops to Amqu (in eastern Lebanon) an Egyptian vassal state. When the now-famous Dakhamunzu correspondence was unearthed in the ancient Hittite capital of Hattusa, historians were introduced to one of the strangest episodes in Egypt’s late Eighteenth Dynasty. ‘The Plague Prayers’ inform us that the first letter to Suppiluliuma from the enigmatic ‘Dakhamunzu’ asking for a Hittite prince to marry was sent at this point.

Like this Preview and want to read on? You can! JOIN US THERE ( with easy, instant access ) and see what you’re missing!! All Premium articles are available in full, with immediate access.

For the price of a cup of coffee, you get this and all the other great benefits at Ancient Origins Premium. And - each time you support AO Premium, you support independent thought and writing.

More upcoming in Part II, an Ancient Origins Premium series by independent researcher and playwright Anand Balaji , autor de Sands of Amarna: End of Akhenaten .

[The author thanks Heidi Kontkanen , Dave Rudin, Petra Lether and Lindsay Hartley, for granting permission to use their photographs in this series. The public archives of the Metropolitan Museum of Art can be accessed aquí.]

Top Image: Of all the pharaohs of ancient Egypt who yearned to rest for an eternity in their sepulchers in the Valley of the Kings, only Tutankhamun has had his wish fulfilled. Here, his mortal remains rest within a climate-controlled glass case in the Antechamber. (Photo: Meretseger Books)

Por Anand Balaji

Anand

Anand N. Balaji is an independent researcher who has a special interest in the Amarna era.


Ver el vídeo: Ancient Egyptian History. Ankhsenamun (Octubre 2021).