Podcasts de historia

Grandes empresas y economía - Historia

Grandes empresas y economía - Historia

Vida en la granja

La segunda mitad del siglo XIX fue el período del surgimiento de la gran corporación estadounidense. Los ferrocarriles fueron las primeras grandes empresas. La propia naturaleza de los ferrocarriles requería que fueran grandes, con muchos niveles de administración. Si los ferrocarriles funcionaban con un mínimo de accidentes, se requería una organización precisa y acceso a más información de la que generalmente tenían otras corporaciones. Operar un ferrocarril exigía conocer la ubicación de cada tren, en todo momento. Además, los ferrocarriles fueron las primeras grandes empresas en obtener gran parte de su capital en los mercados públicos. Así, si en un día típico de la década de 1830 sólo se realizaban decenas de transacciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, en la década de 1850 —después de que los ferrocarriles descubrieron la Bolsa de Valores— se negociaban diariamente decenas de miles de acciones.

La negociación pública de acciones de la empresa tuvo otro impacto, es decir, por primera vez, los propietarios no eran necesariamente los gerentes. Si bien los británicos y los holandeses habían utilizado sociedades anónimas, como East India Company, para financiar su exploración y comercialización de empresas, ese no era el caso de las empresas estadounidenses, al menos no hasta que aparecieron los ferrocarriles. En esta coyuntura, los gerentes profesionales se convirtieron en la norma en las empresas estadounidenses en crecimiento. Algunas grandes empresas crecieron para dominar sus mercados durante este período de tiempo. Fue un período en el que varias personas pudieron dominar sus mercados e industrias. Muchos de esos industriales se hicieron conocidos como los "barones ladrones", es decir, personas que se volvieron increíblemente ricas al dominar sus mercados. Algunos de los famosos Robber Barons fueron John D Rockefeller (petróleo), Andrew Carnegie (acero), John Astor (bienes raíces y pieles) James Pick (finanzas) JP Morgan (finanzas)


Las empresas más grandes de Estados Unidos prosperan durante la pandemia y dejan sin trabajo a miles de personas

(Leonardo Santamaria para The Washington Post)

Mientras la pandemia de coronavirus devastó a las pequeñas empresas y sumió a millones de estadounidenses en la pobreza este verano y otoño, los ejecutivos de algunas de las corporaciones más grandes del país se mostraron sorprendentemente optimistas.

"No creo que nos hayamos sentido más entusiasmados o entusiasmados con nuestros prospectos", dijo el jefe de finanzas de PayPal, John Rainey, en una conferencia telefónica en noviembre.

"Estos son tiempos en los que los fuertes pueden volverse más fuertes", dijo a los analistas el jefe de Nike, John Donahoe, en septiembre.

"Con todo lo que está sucediendo en todo el mundo, es realmente desafortunado", dijo Jensen Huang, director ejecutivo del fabricante de chips gráficos Nvidia, durante una conferencia de resultados de agosto. "Pero ha convertido a los videojuegos en el medio de entretenimiento más grande del mundo".

Con pocas excepciones, las grandes empresas están teniendo un año muy diferente al de la mayor parte del país. Entre abril y septiembre, uno de los tramos económicos más tumultuosos de la historia moderna, 45 de las 50 empresas estadounidenses más valiosas que cotizan en bolsa obtuvieron ganancias, según un análisis del Washington Post.

A pesar de su éxito, al menos 27 de las 50 empresas más grandes realizaron despidos este año, recortando colectivamente a más de 100.000 trabajadores, encontró The Post.

Los datos revelan una pantalla dividida dentro de muchas grandes empresas este año. Por un lado, los líderes corporativos están promocionando su éxito y presentándose como líderes en el camino hacia la recuperación económica. Por otro lado, muchas de sus empresas han dejado sin trabajo a los estadounidenses y han utilizado sus ganancias para aumentar la riqueza de los accionistas.

Cuando golpeó el coronavirus, las grandes empresas prometieron ayudar a combatir la crisis. Decenas de directores ejecutivos prominentes, que el año pasado firmaron un compromiso público de centrarse menos en los accionistas y más en el bienestar de sus empleados y comunidades en general, parecían ansiosos por cumplir esa promesa. Muchos suspendieron los pagos a los inversores y prometieron no retrasar los despidos.

Luego, 21 grandes empresas que fueron rentables durante la pandemia despidieron trabajadores de todos modos. Berkshire Hathaway obtuvo ganancias de $ 56 mil millones durante los primeros seis meses de la pandemia, mientras que una de sus compañías subsidiarias despidió a más de 13,000 trabajadores. Salesforce, Cisco Systems y PayPal recortaron personal incluso después de que sus directores ejecutivos prometieron no hacerlo.

Las empresas enviaron a miles de empleados a empacar y enviaron miles de millones de dólares a los accionistas. Walmart, cuyo director ejecutivo pasó el año pasado defendiendo la idea de que las empresas "no solo deberían servir a los accionistas", distribuyó, no obstante, más de $ 10 mil millones a sus inversores durante la pandemia y despidió a 1.200 empleados de oficinas corporativas.

Kirk Hanson, autor y profesor de ética empresarial desde hace mucho tiempo, dice que corresponde a las principales corporaciones de Estados Unidos ayudar a sacar al país a través de la peor recesión en décadas, particularmente dadas las enormes ganancias de las que están disfrutando.

"Existe una obligación por parte de las empresas más grandes y exitosas de ayudar a amortiguar el impacto humano de la crisis", dijo Hanson, quien ahora es investigador principal del Centro Markkula de Ética Aplicada de la Universidad de Santa Clara.

En cambio, dijo Hanson, han contribuido a la creciente división económica del país.

The Post se puso en contacto con las 27 grandes empresas que realizaron despidos este año. Muchos dijeron que los recortes no estaban relacionados con la pandemia, sino que eran una parte necesaria de planes de "reestructuración" más amplios, en los que las empresas trasladan el gasto de líneas de negocio en declive a líneas de negocio en crecimiento. En algunos casos, estos planes se decidieron antes de la pandemia.

Varios enfatizaron que contrataron a más personas este año de las que dejaron ir. Anne Hatfield, portavoz de Walmart, dijo que a todos los minoristas despedidos durante la pandemia se les ofreció otro trabajo en la empresa, aunque se negó a decir si los nuevos puestos tenían el mismo nivel de pago y responsabilidades que los puestos eliminados.

Otros señalaron el trabajo que han realizado para ayudar a aliviar el dolor en sus comunidades, como expandir los beneficios familiares y de salud a los empleados y distribuir equipo de protección personal a los trabajadores de primera línea. Cisco dio 53 millones de dólares en efectivo y PPE a poblaciones vulnerables y PayPal prometió 530 millones de dólares en inversiones en pequeñas empresas propiedad de minorías.

En un correo electrónico, el director ejecutivo de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, dijo que deja todas las decisiones de sus compañías subsidiarias a la administración de esas compañías. El fabricante de repuestos para aviones Precision Castparts, que Berkshire Hathaway adquirió en 2015, se vio obligado a recortar personal debido a una fuerte caída en la demanda de nuevos aviones, dijo. Buffett agregó que este año ha donado 2.900 millones de dólares de su patrimonio personal a causas benéficas.

La mayoría de las corporaciones estadounidenses más grandes han prosperado en la economía del coronavirus.

Millones de consumidores gastaron más tiempo y dinero en línea durante los cierres obligatorios del gobierno, viendo Netflix, viendo anuncios en las páginas de Google y Facebook, llenando los carritos de compras de Amazon y convirtiendo el negocio de los videojuegos en una bonanza para Nvidia, Microsoft y otros. (El fundador y director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, es dueño de The Washington Post).

Cambio de ingresos desde 2019

Los compradores comenzaron a derrochar en artículos de limpieza, pasatiempos, cocina casera y mejoras para el hogar, lo que impulsó un crecimiento récord en las grandes tiendas, como Home Depot y Walmart.

Incluso en los sectores más afectados, como los restaurantes, los viajes y la hostelería, las empresas más grandes estaban en gran medida aisladas de los peores cálculos del virus. Mientras que los restaurantes independientes luchaban por sobrevivir, McDonald's incrementó sus operaciones de comida para llevar y de autoservicio, implementando nuevas aplicaciones y tecnología que atienden los pedidos para llevar.

Cambio de ingresos desde 2019

En muchas industrias, los gigantes devoraron la participación de mercado cedida por las pequeñas empresas, que carecían de los recursos para mantener abiertas las tiendas durante cambios impredecibles en la demanda de los clientes. Si bien las 50 empresas más grandes promediaron un crecimiento de los ingresos del 2 por ciento durante los primeros nueve meses de 2020, los ingresos de las pequeñas empresas se redujeron un 12 por ciento durante el mismo período, según los datos recopilados por el proveedor de software Womply de miles de pequeñas empresas.

Los economistas estiman que al menos 100.000 pequeñas empresas cerraron permanentemente solo en los dos primeros meses de la pandemia.

"Una vez que matas a la competencia, siempre es difícil restaurarla", dijo Matt Stoller, director de investigación del Proyecto de Libertades Económicas Estadounidenses, de tendencia izquierdista. "Este es un evento de nivel de extinción para las pequeñas empresas".

A medida que avanzaba la pandemia, muchas empresas cumplieron sus promesas de no despedir personal. Otros vieron la recesión como una buena excusa para recortar los costos laborales.

En abril, el fabricante de cigarrillos Philip Morris International se comprometió públicamente a renunciar a los despidos durante la pandemia para ayudar a mantener la “seguridad y tranquilidad en el empleo” de sus 73.000 trabajadores.

“La compañía no terminará el empleo de ningún empleado [de Philip Morris] durante este período de crisis, a menos que sea por una causa, y la compañía también ha suspendido cualquier plan de reestructuración”, dijo Philip Morris en un comunicado de prensa.

Cambio en los ingresos de 2019 para Philip Morris

Pero en junio, a medida que las tasas de infección seguían aumentando, Philip Morris dijo en una presentación regulatoria que eliminaría hasta 440 trabajadores en Nueva York y Suiza como parte de una reestructuración.

En un comunicado, el portavoz de Philip Morris, Sam Dashiell, dijo que la compañía reanudó la reestructuración en su centro de operaciones suizo porque determinó que "prolongarla más sería injusto para todos". Se negó a explicar por qué se reanudaron los despidos en Nueva York.

Los empleados actuales y anteriores de algunas de estas empresas dicen que no les sorprendió ver a sus líderes incumplir las promesas de retener al personal durante la pandemia. En primer lugar, no pusieron demasiada fe en esas promesas.

"Las decisiones que toman se rigen, esencialmente, por maximizar el valor para los accionistas", dijo Gary Walker, un ingeniero de sistemas que fue uno de los 1,000 empleados que Salesforce eliminó a fines de agosto.

Promesas, luego despidos

Al inicio de la pandemia, Chuck Robbins describió la necesidad de mantener a los trabajadores empleados como un imperativo moral. El director ejecutivo de Cisco, un gigante de software y redes de $ 180 mil millones, dijo que las grandes empresas como la suya no deberían despedir trabajadores durante una crisis global porque, incluso en un mal año, tenían los recursos para mantener las nóminas.

"¿Por qué contribuiríamos al problema?" Robbins preguntó en una entrevista con Bloomberg News publicada en abril. "Para mí, es simplemente una tontería para aquellos de nosotros que tenemos los medios económicos para absorber esto, que agreguemos al problema".

Cuatro meses después, Cisco comenzó a implementar un plan para despedir a miles de empleados.

La mayoría de los estadounidenses que perdieron sus trabajos este año fueron despedidos de pequeñas empresas, muchas de las cuales no tuvieron más opción que despedir trabajadores para evitar el colapso financiero.

Pero las empresas más grandes en realidad despidieron a una mayor parte de su fuerza laboral durante ese período (el 9 por ciento para las empresas grandes frente al 7 por ciento para las empresas más pequeñas) a pesar de tener más recursos para sobrevivir a la recesión. Sus despidos fueron silenciosamente reconocidos en presentaciones regulatorias y envueltos en jerga corporativa, como una “reducción involuntaria de asociados” en Coca-Cola y “cambios en el modelo operativo para agilizar y acelerar la ejecución estratégica” en Nike.

Cambio de ingresos desde 2019

Los despidos de Salesforce marcaron uno de los períodos de crecimiento más rápidos del gigante del software y siguieron a las frecuentes promesas de su director ejecutivo de ayudar con el alivio del coronavirus. Marc Benioff, un líder autodenominado del movimiento de filantropía corporativa, dijo en una serie de tweets a fines de marzo que Salesforce se comprometió a "no realizar despidos significativos durante los próximos 90 días".

Sugirió que todos los directores ejecutivos deberían hacer un “compromiso de 90 días” similar y alentó a todos los empleados de Salesforce a seguir apoyando a los trabajadores por horas, como las amas de llaves y los paseadores de perros, que trabajan para ellos.

Cumplir con esa promesa no fue difícil para Salesforce, una empresa que cuenta con más de $ 9 mil millones en efectivo e inversiones a corto plazo. Generó $ 2.7 mil millones en ganancias durante los primeros seis meses de la pandemia, ya que las empresas acudieron en masa a las herramientas de Salesforce para ayudarlas a administrar las operaciones de forma remota.

Cambio de ingresos desde 2019 para Salesforce

Los despidos, unos cinco meses después del tuit de Benioff, eran parte de un plan para "reasignar recursos", incluida la "eliminación de algunos puestos que ya no se corresponden con nuestras prioridades comerciales", dijo la compañía en un comunicado. Fueron anunciados un día después de que el gigante del software anunciara su mayor trimestre de ganancias e ingresos en la historia, lo que hizo que sus acciones se dispararan un 30 por ciento.

"Por supuesto que estoy enojado por eso. ¿Cómo no podrías serlo?" dijo Walker, quien fue despedido después de 12 años en la empresa. "No es un buen momento".

Walker, de 48 años, que vive con su esposa y dos perros en Herndon, Virginia, dijo que aprecia que Salesforce le otorgue generosas indemnizaciones por despido y comprende que las grandes empresas a veces tienen que reducir los costos laborales para complacer a los inversores.

Gary Walker fue despedido de Salesforce en agosto después de 12 años en la empresa. (Jahi Chikwendiu / The Washington Post)

Cheryl Sanclemente, portavoz de Salesforce, dijo en un comunicado que la compañía se ofreció a ayudar a todas las personas afectadas a encontrar nuevos empleos, incluso en unas 12.000 vacantes que espera cubrir durante el próximo año. Agregó que la compañía ha proporcionado equipo de protección a los trabajadores de la salud durante la pandemia y ha donado $ 30 millones a organizaciones que luchan contra la crisis del covid-19.

Salesforce señaló que la compañía cumplió su promesa de no realizar despidos dentro de los 90 días posteriores a su tweet.

De manera similar, Wells Fargo explicó que nunca se comprometió con un marco de tiempo cuando se comprometió a pausar los despidos, a los que la compañía se refirió en un comunicado como “desplazamientos laborales”, en marzo.

"En ese momento, dijimos que continuaríamos evaluando y no nos comprometimos a pausar los desplazamientos laborales por un período de tiempo específico", dijo la portavoz Beth Richek en un correo electrónico. "A principios de agosto, reanudamos la actividad habitual de desplazamiento laboral".

Cambio en los ingresos de 2019 para Wells Fargo

Se negó a comentar sobre la cantidad de trabajadores que se vieron afectados, aunque las fuentes le dijeron a Bloomberg News que el banco con sede en San Francisco estaba recortando a los primeros 700 trabajadores en lo que se espera sea una reestructuración masiva que afectará a decenas de miles de empleos en los próximos años.

Luego está Cisco, que comenzó el año decidido a no "agravar el problema" del desempleo pandémico, en palabras de su director general. A pesar de beneficiarse de un auge impulsado por la cuarentena en las herramientas de videoconferencia, incluido su software Webex, la compañía perdió terreno frente a Zoom y reportó una desaceleración del crecimiento en su negocio de computación en la nube.

Robbins, quien pasó los primeros meses de la pandemia asegurando repetidamente al personal que sus trabajos serían seguros, para el verano reconoció que se necesitaba una ronda de reducción de costos, según tres ex empleados que estaban en reuniones con Robbins este año y dejaron la empresa. en los últimos tres meses. Los ex empleados, dos que se fueron voluntariamente, uno que fue despedido, hablaron bajo condición de anonimato mientras discutían sobre su ex empleador.

Cambio de ingresos desde 2019 para Cisco

Cisco inició un plan de reestructuración para eliminar $ 1 mil millones en costos, incluida una campaña para pedir a los empleados que acepten paquetes de jubilación voluntaria o un recorte salarial del 20 por ciento a cambio de trabajar cuatro días a la semana, dijeron las personas. Además de las salidas voluntarias, Cisco comenzó a realizar despidos involuntarios a principios del otoño.

Jennifer Yamamoto, portavoz de Cisco, dijo que la compañía está aumentando sus inversiones en ciertas áreas comerciales y reduciendo las inversiones en otras. Antes de la publicación de esta historia, Yamamoto se negó a especificar el número de personas que despidió la empresa. Después de la publicación, reveló que Cisco había "reestructurado" a unos 3.500 trabajadores.

Sin embargo, dos de los ex empleados dijeron que escucharon directamente de los gerentes de la compañía que Cisco planeaba recortar al menos 8,000 empleados, o más del 10 por ciento de su fuerza laboral.

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Robbins de principios de este año, Yamamoto dijo que el CEO “no se comprometió a ningún despido, sino que dijo que preservaríamos lo que pudiéramos dependiendo de cómo se desarrollara la pandemia, y luego evaluaría las necesidades del negocio cada 60 días antes de tomar cualquier decisión. A medida que continuaba la pandemia, las cosas cambiaron en el panorama macroeconómico y tuvimos que tomar algunas decisiones difíciles ".

Fuerte disparidad entre restaurantes

En ninguna parte se ha disparado la disparidad entre las grandes y pequeñas empresas durante la pandemia de la forma en que lo ha hecho para los restaurantes. Pregúntale a Dave Mainelli.

Durante más de dos décadas, Mainelli y su familia han sido dueños y han dirigido Julio’s Restaurant, un local Tex-Mex en Omaha. Su esposa dirigía las operaciones, su hermano era gerente y su hijo, cantinero. Los clientes celebraron fiestas de cumpleaños y reuniones familiares, además de recepciones de bodas y funerales allí.

Cuando la pandemia golpeó y el negocio comenzó a tambalearse, Mainelli dijo que trató de mantener abierto el de Julio debido a la dificultad de decirles a muchos de sus antiguos empleados que todo había terminado. Redujo las horas y, finalmente, el personal, pasando de 40 a una docena mientras trataba de sobrevivir con la entrega y la recogida.

Pero con los márgenes delgados y las deudas comenzando a acumularse, cerró Julio's definitivamente en junio, después de 25 años en el negocio.

“Hubo muchas lágrimas. Fue una de las cosas más difíciles por las que he pasado y he pasado por muchas cosas difíciles ", dijo.

Si bien 1 de cada 6 restaurantes cerró permanentemente durante los primeros meses de la pandemia, según la Asociación Nacional de Restaurantes, las grandes cadenas han intensificado sus operaciones de servicio de autoservicio y han lanzado nuevas aplicaciones y menús para pedidos para llevar.

Tal vez nadie haya hecho esto mejor que McDonald's, que fue golpeado por la pandemia en la primavera, pero desde entonces ha estado devorando más negocios día a día, usando su escala para superar a cientos de miles de restaurantes competidores.

Los analistas dicen que McDonald's ha aprovechado sus ventajas al simplificar rápidamente su menú, lo que permite que sus ubicaciones atiendan a más clientes en menos tiempo sin que tengan que ingresar a sus restaurantes. Las entregas y el uso de aplicaciones móviles están aumentando. Los pedidos de autoservicio crecieron hasta representar el 90 por ciento de las ventas de McDonald's durante la pandemia, frente a dos tercios de las ventas antes de este año.

“Las grandes empresas tienen estas bases de activos con las que las empresas más pequeñas no pueden competir, especialmente ahora”, dijo Lauren Silberman, analista de Credit Suisse.

Compare eso con las opciones disponibles para Mainelli. Para impulsar las ventas de entrega a domicilio, se asoció con un servicio local en Nebraska, pero redujo drásticamente las ganancias. "Cuando confías en la entrega, tus márgenes se reducen porque les estás pagando una parte", dijo.

McDonald's y otras cadenas se han centrado durante mucho tiempo en el análisis de datos y el desarrollo de aplicaciones, capacidades que ahora están empleando durante la pandemia. Sus menús digitales para autoservicio permiten a los restaurantes personalizar los elementos del menú en función de factores como la hora del día, el clima y el tráfico actual del restaurante.

También está probando herramientas para adaptar los menús más específicamente a los clientes a medida que llegan. Por lo tanto, si ha estado pidiendo una comida Big Mac con papas fritas y un Sprite grande desde el comienzo de la pandemia, McDonald's podría comenzar a identificarlo a través de la aplicación que se ejecuta en su teléfono y comenzar a mostrar esa comida de manera más prominente cuando llegue a la unidad. -mediante.

No todas las franquicias de McDonald's han prosperado. Pero para aquellos que enfrentan una escasez de efectivo, la compañía aportó casi $ 1 mil millones para permitir que los propietarios de franquicias difieran los pagos de alquiler y regalías hasta que su negocio regrese, un lujo del que pocos propietarios de restaurantes disfrutan. "Debido a nuestra escala y estabilidad financiera, pudimos brindar rápidamente a los franquiciados apoyo financiero cuando más lo necesitaban", dijo a los inversionistas Kevin Ozan, director financiero de McDonald's, en noviembre. Los portavoces de la empresa declinaron hacer más comentarios.

El resultado para los accionistas de McDonald's ha sido un regalo mejor que el juguete de plástico en la parte inferior de cualquier Happy Meal. En octubre, las acciones de sus acciones alcanzaron un máximo histórico, un aumento del 27 por ciento desde principios de marzo, y la compañía aumentó su dividendo en un 3 por ciento.

El propietario del restaurante, David Mainelli, se encuentra frente a la antigua ubicación del restaurante de su familia, Julio's, en Omaha a principios de este mes. El grupo de restaurantes ha sido un elemento básico en la comunidad desde 1977 y anunció que cerrarían sus puertas en junio de 2020 (Carley Scott Fields para The Washington Post).

El abismo entre McDonald's y la mayoría de los restaurantes independientes es asombroso. El empleo en restaurantes se redujo un 17 por ciento durante la pandemia, según la Coalición de Restaurantes Independientes, con más de 2 millones de trabajadores de restaurantes sin trabajo de cara al invierno. Muchos de los propietarios a los que se les permite permanecer abiertos lo están haciendo reduciendo drásticamente el personal y los costos y centrándose en la comida para llevar tanto como sea posible.

En Kayla's Kitchen and Closet, ubicado en el pequeño Park Falls, Wisconsin, el menú ofrece sopas, ensaladas y un panini picante de tocino y moras. La propietaria Kayla Myers también opera una tienda de ropa al lado que ofrece jeans Levi's, mocasines Minnetonka, ropa para niños y alquiler de esmoquin.

Dijo que ha estado impulsando las ventas con publicaciones en Facebook. Pero cerró la mitad de sus seis mesas por medidas de distanciamiento social y recortó horas. "No tiene ningún sentido abrir si la gente ni siquiera puede entrar", dijo.

Después de cerrar Julio's este año, Mainelli vendió la marca y se convirtió en instructora de escritura en las universidades locales. Él y su esposa miran boquiabiertos las largas filas de autos en McDonald's, y predice el mismo destino para los restaurantes independientes que enfrentaron las librerías locales cuando llegó Amazon.

“Lo mismo va a pasar con los restaurantes”, dijo. “Va a ser Olive Garden, Applebee's y Chili's. No habrá independientes ”.


Programas de incentivos & # x2014 Empresas nuevas y existentes

Programas locales

La ciudad de Austin ofrece reducciones de impuestos, exenciones de zonas empresariales, incentivos de servicios públicos y programas de financiamiento para empresas nuevas y existentes que reúnan los requisitos. El personal de Desarrollo Económico de la Cámara de Comercio del Gran Austin puede brindar asistencia continua a las empresas que se trasladan, desde la consulta inicial hasta el pleno empleo. El personal de la cámara puede actuar como recurso en toda el área para presentaciones comunitarias, interfaz inicial con empleados de la empresa, asistencia laboral para cónyuges, corredores de bienes raíces residenciales / recorridos, programas especiales de hipotecas y bancos, cuidado de niños / ancianos y aclimatación cultural.

Programas estatales

El estado de Texas ofrece una serie de programas de incentivos para atraer empresas nuevas y en expansión al estado. La Ley de Desarrollo Económico de Texas de 2001 fomenta la fabricación, la investigación y el desarrollo a gran escala y la energía renovable al ofrecer una reducción de ocho años en los impuestos a la propiedad. Se ofrecen otros incentivos de impuestos a la propiedad a las empresas que poseen ciertas propiedades reducidas y aquellas que están ubicadas en áreas específicas conocidas como zonas de reinversión. El Programa de Zona Empresarial de Texas ofrece reembolsos de impuestos sobre las ventas y el uso a las empresas que crean empleos en ciertas áreas del estado con dificultades económicas. Otros reembolsos de impuestos sobre las ventas y el uso se extienden a la fabricación de maquinaria y equipo, con productos agrícolas y componentes semiconductores como objetivo en particular. Los gastos de investigación y desarrollo pueden calificar para créditos fiscales de franquicia, al igual que las empresas que crean empleos o inyectan capital en & # x0022 áreas de inversión estratégica & # x0022.

Programas de formación laboral

La Comisión de la Fuerza Laboral de Texas (TWC) brinda asistencia para el desarrollo de la fuerza laboral a empleadores y personas que buscan empleo en todo el estado a través de una red de 28 juntas de fuerza laboral. Los programas para empleadores incluyen reclutamiento, retención, capacitación y reentrenamiento, y servicios de reubicación para empleados. La TWC también administra el Fondo de Desarrollo de Habilidades, un programa que ayuda a la comunidad pública y a las universidades técnicas a crear capacitación laboral personalizada para las empresas locales. Solo en el año escolar 2000-2001, el Centro de Desarrollo Profesional y Comercial, operado por Austin Community College, capacitó a más de 5,800 empleados de empresas locales de alta tecnología. Esta universidad también desarrolló el programa de robótica y fabricación automatizada para producir técnicos calificados para industrias tan altamente automatizadas como la fabricación de automóviles, una industria que la ciudad apunta al crecimiento. La Cámara de Comercio del Gran Austin y la ciudad de Austin fundaron Capital Area Training Foundation (CATF) como una organización sin fines de lucro dirigida por la industria dedicada a establecer soluciones de desarrollo de la fuerza laboral y educación a largo plazo. Los cursos CATF brindan créditos universitarios, pasantías, recorridos por la industria y oradores invitados que ayudan a los estudiantes a establecer la conexión entre la escuela secundaria y el mundo laboral.


Proyectos de desarrollo

La ciudad de El Paso ha estado involucrada en extensos proyectos de mejora desde el año 2000, cuando se aprobó un plan para & # x0022 Mejoras de capital de calidad de vida & # x0022 específicas para abarcar un período de 10 años. Se completaron las nuevas instalaciones del zoológico, y aún están en marcha los planes para un nuevo edificio del Museo de Historia de $ 6.65 millones (la construcción comenzó en 2004) y mejoras a los parques y bibliotecas de la ciudad. Como parte de esa iniciativa, el plan quinquenal de la ciudad para mejoras capitales comienza en 2005 e incluye proyectos específicos como nuevas estaciones de bomberos, sucursales de bibliotecas adicionales, nuevas instalaciones para el cuidado de animales, nuevos parques e instalaciones recreativas, renovaciones y mejoras adicionales a el zoológico, mejoras en las calles, mejoras en el aeropuerto y mejoras en el transporte público. A fines de 2009, el gasto proyectado para el plan de mejora de 5 años es de $ 440,924,631.

Los desarrollos completados en 2004 incluyeron una nueva ala de 110,000 pies cuadrados de $ 27.4 millones en el Hospital Thomason. El ala generó 100 puestos de trabajo bien remunerados adicionales y amplió el número de camas de cuidados intensivos en el hospital de 18 a 30. La nueva unidad incluye una unidad de cirugía ambulatoria, una unidad de observación del departamento de emergencias, una unidad de cuidados intensivos y un nuevo trabajo y unidad de entrega. Después de $ 9 millones en renovaciones, el Coliseo del Condado de El Paso, de 60 años de antigüedad, está generando ingresos récord, asientos adicionales y aire acondicionado nuevo fueron parte de las renovaciones.

En 2005 estaban en marcha planes para un nuevo campo de golf, un tribunal federal y la restauración de un teatro histórico. Programado para terminar en 2006, el campo de golf de nombre provisional The Dunes at Butterfield Trail será un campo de alta gama, diseñado por el renombrado diseñador de campos de golf Tom Fazio. Para ser construido cerca del aeropuerto, el campo y su casa club de 8.800 pies cuadrados costará $ 11 millones. Se espera que la construcción comience en 2005 en el nuevo palacio de justicia del centro, con un presupuesto de $ 63,4 millones. El palacio de justicia de 8 pisos y 235,000 pies cuadrados se construirá en dos cuadras de la ciudad. Los planes para restaurar el histórico Plaza Theatre de la ciudad, a un costo de $ 25 millones, comenzaron en 2005. Un edificio adyacente se convertirá en el teatro y el anexo del # x0027s y se convertirá en un restaurante en el primer piso y un centro de artes escénicas, asientos unas 195 personas, en el segundo piso.

En 2005 se llevaron a cabo proyectos de construcción por una suma de $ 50 millones en la Universidad de Texas en El Paso, incluido un nuevo edificio de servicios académicos, un edificio de biociencias, un complejo de softbol, ​​una expansión del edificio de ingeniería y un nuevo complejo de investigación y desarrollo empresarial. Los proyectos en las etapas de planificación a principios de 2005 incluyen un nuevo garaje de 5 niveles.

Información sobre desarrollo económico: Departamento de Desarrollo Económico de la Ciudad de El Paso, 2 Civic Center Plaza, El Paso, TX 79901 teléfono (915)533-4284 fax (915)541-1316


Envios comerciales

Chattanooga se encuentra en el cruce de varias carreteras importantes de EE. UU., Incluidas las carreteras interestatales 75, 24 y 59. La ciudad se encuentra a un día & # x0027s en automóvil de casi un tercio de los principales mercados y población de EE. UU. Y a 140 millas de Nashville. Atlanta, Knoxville, Huntsville y Birmingham. Chattanooga es el centro de distribución de la región que incluye el sureste de Tennessee, el noroeste de Georgia, el suroeste de Carolina del Norte, el noreste de Alabama y partes de varios estados vecinos. Más de 70 líneas de carga motorizada están certificadas para transportar envíos en la zona. Dos puertos & # x2014 el puerto de Chattanooga y Center South Riverport & # x2014 están dentro de los límites de la ciudad. Chattanooga sigue siendo un puerto importante como resultado del sistema de esclusas y presas de la Tennessee Valley Authority & # x0027, y la vía fluvial de Tombigbee, que ahorra días, millas y dólares en envíos hacia y desde puertos a lo largo de los ríos Ohio y Mississippi y el Golfo de México. El transporte ferroviario de carga lo proporcionan las divisiones del sistema de transporte CSX y el ferrocarril Norfolk Southern. Los transportistas de servicios de carga aérea operan desde el Aeropuerto Metropolitano de Chattanooga / Lovell Field.


Población activa y perspectivas de empleo

Hay trabajadores experimentados disponibles en St. Louis. Durante la década de 1990, se perdieron miles de puestos de trabajo debido a que los principales empleadores redujeron su tamaño, se mudaron o se fusionaron. En respuesta a la recesión económica estatal y nacional de principios de la década de 2000, la legislatura del estado de Missouri ha aprobado varios proyectos de ley para estimular el crecimiento económico y reducir el desempleo. El estado en su conjunto continúa experimentando estabilidad y crecimiento, reconociendo cuatro veces la tasa de crecimiento nacional en el sector manufacturero. En la región metropolitana del norte de St. Louis, varias áreas muestran un fuerte impulso con los condados de St. Charles, Warren y Franklin clasificados como los de mejor desempeño. Según un comunicado de prensa del Departamento de Desarrollo Económico de Missouri en abril de 2005, St. Louis también sigue experimentando una disminución del desempleo y un aumento del crecimiento del empleo. En noviembre de 2004, se informó que la ciudad experimentó el segundo crecimiento de empleo más rápido año tras año para la nación. Las principales industrias en el área de St. Louis incluyen: aviación, biotecnología, productos químicos, servicios eléctricos, fabricación de alimentos y bebidas, refinación, investigación, telecomunicaciones y transporte.

El siguiente es un resumen de los datos sobre la fuerza laboral del área metropolitana de St. Louis, promedios anuales de 2004.

Tamaño de la fuerza laboral no agrícola: 1,322,800

Número de trabajadores empleados en. . .

recursos naturales y minería: 80,500

fabricación: 144,700

comercio, transporte y servicios públicos: 253,200

contabilidad financiera: 77,600

servicios profesionales y empresariales: 179,800

servicios educativos y de salud: 195,700

servicios de ocio y hostelería: 136,900

otros servicios: 58,000

Ganancias medias por hora de los trabajadores de producción empleados en la industria manufacturera: $21.90

Tasa de desempleo: 6,3% (febrero de 2005)

Los empleadores más grandes Número de empleados
Sistemas de salud BJC 21,468
Sistemas de defensa internacional de Boeing 15,500
Base de la Fuerza Aérea Scott 12,600
Universidad de Washington en St. Louis 12,324
Tiendas Wal-Mart 12,250
Atención médica de SSM 11,951

Los empleadores más grandes Número de empleados
Servicio Postal de EE. UU. 11,447
Schnuck Markets, Inc. 10,800
Comunicaciones SBC. 9,250


Bibliografía

Aitken, Hugh G. J. La onda continua: tecnología y radio estadounidense, 1900-1932. Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1985.

Archer, Gleason Leonard. Big Business and Radio. New York, Arno Press, 1971.

Benjamin, Louise Margaret. Freedom of the Air and the Public Interest: First Amendment Rights in Broadcasting to 1935. Carbondale: Southern Illinois University Press, 2001.

Bilby, Kenneth. The General: David Sarnoff and the Rise of the Communications Industry. New York: Harper & Row, 1986.

Bittner, John R. Broadcast Law and Regulation. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, 1982.

Brown, Robert J. Manipulating the Ether: The Power of Broadcast Radio in Thirties America. Jefferson, N.C.: McFarland & Co., 1998.

Campbell, Robert. The Golden Years of Broadcasting: A Celebration of the First Fifty Years of Radio and TV on NBC. New York: Scribner, 1976.

Douglas, George H. The Early Years of Radio Broadcasting. Jefferson, NC: McFarland, 1987.

Douglas, Susan J. Inventing American Broadcasting, 1899-1922. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1987.

Erickson, Don V. Armstrong’s Fight for FM Broadcasting: One Man vs Big Business and Bureaucracy. University, AL: University of Alabama Press, 1973.

Fornatale, Peter and Joshua E. Mills. Radio in the Television Age. New York: Overlook Press, 1980.

Godfrey, Donald G. and Frederic A. Leigh, editors. Historical Dictionary of American Radio. Westport, CT: Greenwood Press, 1998.

Head, Sydney W. Broadcasting in America: A Survey of Television and Radio. Boston: Houghton Mifflin, 1956.

Hilmes, Michele. Radio Voices: American Broadcasting, 1922-1952. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1997.

Jackaway, Gwenyth L. Media at War: Radio’s Challenge to the Newspapers, 1924-1939. Westport, CT: Praeger, 1995.

Jolly, W. P. Marconi. New York: Stein and Day, 1972.

Jome, Hiram Leonard. Economics of the Radio Industry. New York: Arno Press, 1971.

Lewis, Tom. Empire of the Air: The Men Who Made Radio. New York: Edward Burlingame Books, 1991.

Ladd, Jim. Radio Waves: Life and Revolution on the FM Dial. New York: St. Martin’s Press, 1991.

Lichty, Lawrence Wilson and Malachi C. Topping. American Broadcasting: A Source Book on the History of Radio and Television (first edition). New York: Hastings House, 1975.

Lyons, Eugene. David Sarnoff: A Biography (first edition). New York: Harper & Row, 1966.

MacDonald, J. Fred. Don’t Touch That Dial! Radio Programming in American Life, 1920-1960. Chicago: Nelson-Hall, 1979.

Maclaurin, William Rupert. Invention and Innovation in the Radio Industry. New York: Arno Press, 1971.

Nachman, Gerald. Raised on Radio. New York: Pantheon Books, 1998.

Rosen, Philip T. The Modern Stentors: Radio Broadcasters and the Federal Government, 1920-1934. Westport, CT: Greenwood Press, 1980.

Sies, Luther F. Encyclopedia of American Radio, 1920-1960. Jefferson, NC : McFarland, 2000.

Slotten, Hugh Richard. Radio and Television Regulation: Broadcast Technology in the United States, 1920-1960. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2000.

Smulyan, Susan. Selling Radio: The Commercialization of American Broadcasting, 1920-1934. Washington: Smithsonian Institution Press, 1994.

Sobel, Robert. RCA. New York: Stein and Day/Publishers, 1986.

Sterling, Christopher H. and John M. Kittross. Stay Tuned. Belmont, CA: Wadsworth, 1978.

Weaver, Pat. The Best Seat in the House: The Golden Years of Radio and Television. New York: Knopf, 1994.


Largest Companies In Brazil

According to the 2017 Forbes Global 2000 List, Itaú Unibanco is the biggest company in Brazil with $419.9 billion in assets and $79.2 billion in market value. The company is headquartered in Sao Paulo. Banco Bradesco which is headquartered in Osasco, SP is the second largest company in Brazil with $362.4 billion in assets and $53.5 billion in market value. The third largest company in Brazil with $430.6 billion in assets and 2$29 billion in market value is Banco do Brazil which is headquartered in Brasilia. All of the top three companies belong to the banking industry. Other major companies in the country include Vale, Petrobras, Eletrobas, Itausa, JBS, Ultrapar, and Cielo among others. Of the top twenty largest companies in Brazil 10 are headquartered in Sao Paulo, 3 in Rio de Janeiro while the rest are distributed in other cities


Commercial Shipping

With an international airport, rail hub, seaport, and junction of three freeways within ten miles of downtown, Sacramento is ideally situated for commercial shipping. Inland 85 miles from San Francisco, the Port of Sacramento admits international ocean-going vessels through a deep-water channel connecting it with San Francisco Bay. The port's specialty is handling dry-bulk cargos, and it utilizes the most modern equipment on the West Coast for that purpose. The city is served by three major rail lines. Union Pacific Railroad is the largest railroad in North America its J. R. Davis Yard, in Sacramento County, is the largest rail facility on the west coast. More than 500 motor freight carriers serve the Sacramento area.


Types of business associations

Business associations have three distinct characteristics: (1) they have more than one member (at least when they are formed) (2) they have assets that are legally distinct from the private assets of the members and (3) they have a formal system of management, which may or may not include members of the association.

The first feature, plurality of membership, distinguishes the business association from the business owned by one individual the latter does not need to be regulated internally by law, because the single owner totally controls the assets. Because the single owner is personally liable for debts and obligations incurred in connection with the business, no special rules are needed to protect its creditors beyond the ordinary provisions of bankruptcy law.

The second feature, the possession of distinct assets (or a distinct patrimony), is required for two purposes: (1) to delimit the assets to which creditors of the association can resort to satisfy their claims (though in the case of some associations, such as the partnership, they can also compel the members to make good any deficiency) and (2) to make clear what assets the managers of the association may use to carry on business. The assets of an association are contributed directly or indirectly by its members—directly if a member transfers a personally owned business or property or investments to the association in return for a share in its capital, indirectly if a member’s share of capital is paid in cash and the association then uses that contribution and like contributions in cash made by other members to purchase a business, property, or investments.

The third essential feature, a system of management, varies greatly. In a simple form of business association the members who provide the assets are entitled to participate in the management unless otherwise agreed. In the more complex form of association, such as the company or corporation of the Anglo-American common-law countries, members have no immediate right to participate in the management of the association’s affairs they are, however, legally entitled to appoint and dismiss the managers (known also as directors, presidents, or administrators), and their consent is legally required (if only pro forma) for major changes in the company’s structure or activities, such as reorganizations of its capital and mergers with other associations. The role of a member of a company or corporation is basically passive a member is known as a shareholder or stockholder, the emphasis being placed on the individual’s investment function. The managers of a business association, however, do not in law comprise all of the persons who exercise discretion or make decisions. Even the senior executives of large corporations or companies may be merely employees, and, like manual or clerical workers, their legal relationship with the corporation is of no significance in considering the law governing the corporation. Whether an executive is a director, president, or administrator (an element in the company or corporation’s legal structure) depends on purely formal considerations whether the executive is named as such in the document constituting the corporation or is subsequently appointed or elected to hold such an office, the person’s actual functions in running the corporation’s business and the amount of power or influence wielded are irrelevant. Nevertheless, for certain purposes, such as liability for defrauding creditors in English law and liability for deficiencies of assets in bankruptcy in French law, people who act as directors and participate in the management of the company’s affairs are treated as such even though they have not been formally appointed.


Ver el vídeo: Economía sin corbata - YPF, la historia del petróleo en Argentina -29-06-15 (Octubre 2021).