Podcasts de historia

Cronología de Genghis Khan

Cronología de Genghis Khan


¿Genghis Khan realmente mató a 1.748.000 personas en una hora?

Ahora que terminó la Guerra Fría, se celebra una vez más el papel de Genghis Khan como padre de Mongolia. Bajo el dominio soviético, los mongoles ni siquiera podían pronunciar el nombre de Khan en voz alta. Ahora, sin embargo, el pueblo mongol puede visitar la tumba recientemente descubierta del gobernante. Han aparecido tantos productos relacionados en los últimos años que el gobierno de Mongolia está considerando registrar los derechos de autor de "Genghis Khan" para proteger la integridad del nombre de Khan.

Este resurgimiento de la popularidad también ha hecho que algunas personas reconsideren a Genghis Khan. ¿Era un pagano sediento de sangre o un estadista justo y equitativo? Aunque su reinado no dejó ningún artefacto tangible, como la arquitectura o el arte, ¿el papel de Khan como campeón de la diplomacia, la tolerancia religiosa y la igualdad de derechos para las mujeres sirve como legado suficiente? ¿Y qué hay de las increíbles leyendas sangrientas que rodean a Genghis Khan?

Quizás ninguna otra figura histórica tiene tanta muerte atribuida directamente a él como Genghis Khan. Un vistazo rápido a las muchas listas de sus supuestos hechos arroja una atribución recurrente y sorprendente: se dice que Genghis Khan una vez mató a 1.748.000 personas en una sola hora.

Si bien es indudable que Khan mató a una buena cantidad de personas, es imposible que él, o cualquier otra persona, haya tomado personalmente tantas vidas en tan poco tiempo. Para que Khan hubiera matado a tanta gente en una hora, habría tenido que quitarse 29.133 vidas por minuto.

Está claro que esto no es posible, pero ¿cuál es la historia detrás de esta increíble, aunque falsa, leyenda? ¿Y por qué un número tan extrañamente específico? Descúbrelo en la siguiente sección.

Los 1.748.000 se refieren a la población estimada en abril de 1221 de una ciudad persa llamada Nishapur. Esta ciudad, ubicada en lo que hoy es Irán, fue un bullicioso centro cultural durante la época de Khan. Y durante su campaña hacia Occidente, luego de su exitoso sometimiento de China, Nishapur fue una de las ciudades que saquearon sus tropas.

Genghis Khan (cuyo nombre adoptado significa "Gobernante Universal" en altaico, su lengua materna) fue una especie de conquistador populista. Por lo general, seguía una regla autoimpuesta según la cual se permitía vivir a quienes se rindieran a él. La gente común a menudo se salvó, mientras que sus gobernantes generalmente fueron ejecutados. El mismo destino corrió con cualquiera que se atreviera a resistir.

En Nishapur, el yerno favorito de Khan, Toquchar, fue asesinado por una flecha disparada por un Nishapuran. No está del todo claro si estalló una revuelta después de que las tropas de Khan ya habían tomado la ciudad, o si el fatídico evento tuvo lugar durante un asedio inicial. De cualquier manera, esta resultó ser la sentencia de muerte para los habitantes de la ciudad.

La hija de Khan quedó desconsolada por la noticia de la muerte de su marido y pidió que mataran a todas las personas de Nishapur. Las tropas de Khan, encabezadas por su hijo menor, Tolui emprendió la espantosa tarea. Mujeres, niños, bebés e incluso perros y gatos fueron asesinados. Preocupada porque algunos de los habitantes estaban heridos pero aún con vida, la hija de Khan supuestamente pidió que se decapitara a cada Nishapuran y que sus cráneos se amontonaran en pirámides. Diez días después, las pirámides estaban completas.

Es cuestionable cuántos murieron exactamente en Nishapur durante el asedio, pero parece que un gran número de personas fueron asesinadas y decapitadas. Sin embargo, no hay evidencia de que Genghis Khan estuviera en la ciudad cuando tuvo lugar la masacre.

No está claro por qué las leyendas dicen que estos eventos ocurrieron en solo una hora. Y cuando los 1,75 millones de muertes se atribuyeron directamente a Khan es igualmente turbio. Aún más difícil de entender es cómo la idea apareció en tantas listas de estadísticas asombrosas. Independientemente, muchas personas murieron a manos de Genghis Khan o sus hombres. Pero de una manera extraña y indirecta, devolvió más de lo que tomó. Gracias a sus viajes lejanos y su apetito por las mujeres, un estudio de 2003 encontró que hasta 16 millones de personas vivas en la actualidad, o alrededor del 0,5 por ciento de la población mundial, son descendientes de Khan [fuente: Zerjal, et al. ].


Cronología de Genghis Khan - Historia

Desde que Genghis Khan ordenó a sus generales que exploraran hacia el oeste en 1223, el conflicto con Europa era inevitable. Esas incursiones a principios de la década de 1220 duraron poco, y Genghis pronto volvió su mirada hacia las tierras más cercanas a casa, pero allanó el camino para una invasión posterior. En 1235, Ögedei Khan, el sucesor de Genghis Khan, ordenó a Batu Khan conquistar Rusia. Para 1241, lo habían hecho, los 6000 km entre Mongolia y Europa del Este estaban bajo el control de los mongoles. Se necesitaron solo 6 años para capturar más tierras de las que hizo el Imperio Romano en siglos de guerra sostenida. Esta campaña se dividió en 5 ejércitos en su camino hacia Europa, de los cuales solo 2 estuvieron presentes en la Batalla de Mohi.

Un ejército mongol es avistado fuera de la capital de Hungría, Pest. Han viajado más de 6000 km desde su tierra natal y ya han derrotado a numerosos ejércitos. Continúan saqueando los alrededores.

El rey Béla prohibió a sus hombres atacar a la fuerza invasora, ya que el ejército húngaro aún no estaba preparado. Aun así, Federico, duque de Austria, participó en una incursión menor y ganó. Esto hizo que Béla pareciera un cobarde debido a su falta de voluntad para atacar.

A medida que el ejército húngaro avanza para entablar combate, los mongoles se retiran. Los europeos persiguen a sus enemigos durante 7 días, soportando innumerables ataques de arqueros mongoles. El 10 de abril, la fuerza húngara llega al puente de Sajó. Instalaron un campamento a unas 7 millas al sur, erigiendo defensas de carretas para disuadir un ataque.

Advertido de un ataque nocturno de un esclavo fugitivo, una fuerza europea llega al puente. Encuentran a la vanguardia mongol en medio del cruce. Sus ballestas resultan muy efectivas y muchos mongoles mueren. La unidad victoriosa deja hombres para defender el puente en caso de otro cruce.

Los mongoles se ven obligados a modificar sus planes. Sejban es enviado al norte con una pequeña fuerza para cruzar otro puente y atacar a los defensores del puente por la retaguardia. Asimismo, Subutai viaja hacia el sur para crear un puente temporal y cruzar allí. En el puente central, el cruce es ayudado por la utilización de lanzadores de piedras. Con la llegada de Sejban y sus tropas, los defensores del puente se ven obligados a retirarse a su campamento.

Un ejército salió del campamento para hacer frente a la amenaza extranjera. Lo que vino después fue sangriento, duro y reñido. Con los europeos superando en número a los invasores, estuvo muy cerca. Hubo varias ocasiones en las que el ejército mongol solo se salvó mediante un oportuno bombardeo de artillería. Al final, fue Subutai, que se había retrasado en la construcción del puente, quien pudo golpear al enemigo por la espalda y ganar la batalla. Sin embargo, lo suficiente regresaron al campamento para que Batu aún considerara la posibilidad de retirarse.

Los bombardeos sostenidos de piedra y pólvora y la ineficacia de sus repetidos intentos de salir adelante significaron que la moral húngara era extremadamente baja. Atrapados dentro del campamento y aterrorizados por la avalancha de proyectiles, muchos fueron pisoteados hasta la muerte por sus propios camaradas.

Finalmente, los soldados rotos decidieron huir. Hicieron un último empujón a través de una brecha en la línea mongol. Esta fue una estrategia calculada que los hombres mueren más fácilmente cuando corren que cuando se arrinconan. El rey Béla fue uno de los pocos que sobrevivieron.

Con el ejército húngaro totalmente aniquilado, no había nada que detuviera a la horda mongola. Diezmaron Hungría y asaltaron países vecinos. Entre el 15 y el 25% de la población fue asesinada y casi todos los centros urbanos fueron destruidos. En Europa, la noticia provocó una ola de pánico que se apoderó del continente durante los próximos años.


3. No hay un registro definitivo de su apariencia.

Para una figura tan influyente, se sabe muy poco sobre la vida personal de Genghis Kahn o incluso sobre su apariencia física. No ha sobrevivido ningún retrato o escultura contemporánea de él, y la poca información que tienen los historiadores es a menudo contradictoria o poco confiable. La mayoría de los relatos lo describen como alto y fuerte con una melena suelta y una barba larga y tupida. Quizás la descripción más sorprendente viene por cortesía del cronista persa del siglo XIV Rashid al-Din, quien afirmó que Genghis tenía el pelo rojo y ojos verdes. La cuenta de Al-Din & # x2019 es cuestionable & # x2014 nunca conoció al Khan en persona & # x2014, pero estas características sorprendentes no eran desconocidas entre los mongoles étnicamente diversos.


La vida y las conquistas de Chinggis Khan

Chinggis Khan (originalmente llamado Temüjin) nació en la región de las estepas al norte de China en algún momento a mediados del siglo XII. Durante su infancia, su padre, un cacique tribal, fue envenenado hasta la muerte por sus enemigos y, posteriormente, la tribu de Temüjin lo abandonó junto con su madre y sus hermanos. Un hombre menor y una madre podrían haber perecido solos en las estepas, pero la familia sobrevivió gracias a la sabiduría de su madre, un elemento del destino o la suerte, y el carisma, la perspicacia política y las cualidades innatas de liderazgo de Temüjin. El enfoque básico de Temüjin fue aliarse con los enemigos de sus enemigos tribales, comenzando a pequeña escala al principio y luego aliándose sucesivamente con tribus más grandes hasta que, en 1206, emergió como Chinggis Khan, el gran khan de todos los pastores nómadas del norte de China. . Después de 1206 comenzó a atacar y asegurar las sumisiones de las civilizaciones sedentarias circundantes, comenzando con el estado Tangut de Xia en 1206 y luego el estado Jurchen de Jin en el norte de China en 1211. Sus ejércitos se trasladaron profundamente a Asia Central y en 1220 habían destruido y destruido. conquistó las ciudades en Khwarezmia islámica (actual Uzbekistán y Kazajstán). Después de esto, hizo que los tenientes mongoles y sus fuerzas cruzaran el Cáucaso y entraran en Rusia en incursiones de reconocimiento, donde mataron a seis príncipes rusos. En 1227, ahora anciano y en su camino de regreso a Mongolia, atacó y destruyó a Xia y su familia real. Murió más tarde ese año y fue enterrado en un lugar que se mantuvo en secreto deliberada y cuidadosamente y que aún se desconoce hoy, a pesar de los esfuerzos bastante concertados para localizarlo durante finales del siglo XX y principios del XXI.

Biran, Michal. Chinggis Khan. Oxford: Oneworld, 2007.

Una biografía breve y legible del gran khan para lectores en general interesados ​​principalmente en la importancia de Chinggis Khan en el mundo islámico. Biran es un políglota prominente y muy talentoso que lee documentos históricos originales en chino, persa y ruso. Este es un trabajo breve pero muy sólido.

Dunnell, Ruth W. Chinggis Khan: conquistador mundial. Boston: Longman, 2010.

Un vistazo breve pero serio y útil a la vida y el legado de Chinggis Khan por un destacado sinólogo y especialista en Tangut.

Fitzhugh, William W., Morris Rossabi y William Honeychurch, eds. Genghis Khan y el Imperio mongol. Washington, DC: Fundación de Preservación de Mongolia, 2009.

Un volumen editado de artículos breves sobre muchos temas dispares, muchos de ellos arqueológicos. Entre los muchos temas cubiertos se encuentran la búsqueda de la tumba de Chinggis Khan, su religión y legado genético, y la invasión mongola de Japón. Sus artículos contienen información biográfica útil.

Martin, H. Desmond. El ascenso de Chingis Khan y su conquista del norte de China. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 1950.

Este distinguido estudio de Chinggis Khan extrae la historia de la vida del Gran Khan de fuentes primarias en idioma chino. Hay capítulos separados sobre el ejército de Chinggis, su juventud, sus ataques al oeste de Xia y Jurchen Jin, su conquista de Manchuria Mukhali, su general y su legado y grandeza. Este trabajo es principalmente un relato detallado de las campañas y conquistas del Khan en el norte de China.

Ratchnevsky, Paul. Genghis Khan: su vida y legado. Traducido y editado por T. N. Haining. Oxford: Basil Blackwell, 1991.

Este es probablemente el abuelo de todas las biografías serias de Chinggis Khan en inglés. Ratchnevsky utiliza fuentes primarias en chino, persa y ruso y, por supuesto, lee todos los idiomas europeos relevantes.

Rogers, Leland Liu, trad. El resumen dorado de Činggis Qaγan. Wiesbaden, Alemania: Harrassowitz, 2009.

Una biografía literaria del siglo XVII, la Činggis Qaγan-u Altan Tobči es ampliamente considerado entre los mongoles como el segundo gran trabajo sobre Chinggis Khan, después de La historia secreta (de hecho, contiene una superposición considerable con esa fuente). Contiene una genealogía mítica de los antepasados ​​de Chinggis Khan, una breve crónica de la historia de Yuan en China y varios pasajes evidentemente fantasiosos.

Ssanang Ssetsen, Chungtaidschi. El resumen Bejeweled del origen de los kans: una historia de los mongoles orientales hasta 1662. Traducido por John Krueger. Documentos ocasionales (Sociedad de Mongolia) 2. Bloomington, IN: Sociedad de Mongolia, 1967.

Esta crónica literaria del siglo XVII de Ssanang Ssetsen es una historia más mítica y fantasiosa de Chinggis Khan que cualquiera La historia secreta o la Altan Tobči. Existen varias ediciones y traducciones, incluida una posterior de Krueger con Igor de Rachewiltz.

Los usuarios sin una suscripción no pueden ver el contenido completo en esta página. Suscríbete o inicia sesión.


Una cronología de los imperios mundiales

Un alivio asirio

620s aC El Imperio asirio está dividido por la guerra civil

612 aC Una rebelión liderada por Babilonia pone fin al Imperio asirio. Los babilonios luego crean su propio imperio.

559-529 a. C. reina Ciro el gran fundador del Imperio Persa

546 a. C. Ciro conquista Lidia en Asia Menor

539 a.C. Babilonia es capturada por los persas.

525 a.C. Los persas conquistan Egipto

490 a.C. Los griegos derrotan a los persas en la batalla de Maratón.

480 a. C. Los griegos derrotan otra invasión persa

C. 480 aC Los fenicios fundan Cartago en Túnez

391 a.C. Los romanos derrotan a los etruscos

322 aC En la India se funda el Imperio Maurya

338 a.C. Filipo de Macedonia conquista Grecia

334 a.C. Alejandro Magno invade el Imperio Persa

333 a.C. Alejandro gana la batalla de Issus

332 a.C. Alejandro conquista Egipto

330 a.C. Alejandro controla todo el antiguo Imperio Persa.

Alejandro el Grande

323 a.C. Alejandro muere y sus generales dividen su imperio entre ellos.

247 a.C. Se funda el Imperio parto en Persia.

273-236 a.C. El gran emperador indio Asoka vive

264-241 aC La Primera Guerra Púnica se libra entre Roma y Cartago (en la costa norteafricana). Roma gana y gana Sicilia.

Se libra la Segunda Guerra Púnica. El gran general cartaginés Aníbal lidera una expedición a través de España por los Alpes contra Roma, pero no logra capturar la ciudad.

202 a.C. Los romanos derrotan a los cartagineses en la batalla de Zama en el norte de África.

185 a.C. Finaliza el Imperio Maurya en la India

149-146 aC La Tercera Guerra Púnica se libra entre Roma y Cartago. Roma destruye Cartago.

58-51 a.C. Julio César conquista la Galia (Francia)

30 a.C. Egipto se convierte en una provincia del Imperio Romano.

98-117 d.C. Trajano es emperador de Roma. El Imperio Romano alcanza su apogeo.

Soldado romano

224 d.C. En Persia, un miembro de la familia sasánida mata al último rey parto y funda el Imperio sasánida.

c 320 En India comienza el Imperio Gupta

395 El Imperio Romano se divide permanentemente en dos partes, Este y Oeste

407 tribus germánicas invadieron la Galia (Francia)

410 Los godos capturan Roma

455 d.C. Los vándalos capturan Roma

476 d.C. El Imperio Romano Occidental termina por completo

527-565 Justiniano gobierna el Imperio Bizantino (el Imperio Romano de Oriente)

c 550 Finaliza el Imperio Gupta en India

642 Los árabes conquistan Egipto. Comienzan la conquista de Persia.

651 Termina el Imperio Sasánida

698 Los árabes conquistan Cartago en Túnez

732 Los francos derrotan a los moros en la batalla de Tours en Francia

800 Carlomagno es coronado emperador. Gobierna un gran imperio que incluye Francia, Alemania y el norte de Italia.

814 Carlomagno muere. Después de su muerte, su imperio se divide.

976 El gran emperador bizantino Basilio II gobierna. Fortalece el Imperio Bizantino.

1055 Los turcos selyúcidas, un pueblo de Asia Central toman Bagdad.

1071 Los turcos selyúcidas derrotan al Imperio bizantino en la batalla de Manzikert

1076 Los turcos selyúcidas toman Damasco y Jerusalén

1099 Los cruzados capturan Jerusalén

1187 Saladino captura Jerusalén

1206 Genghis Khan une a los mongoles y comienza a construir un enorme imperio

1211 Los mongoles invaden el norte de China

1221 Los mongoles atacan Delhi.

1236 Los mongoles invaden Rusia

1241 Los mongoles invaden Polonia y Hungría, pero se retiran después de la muerte de Ogedei, Genghis Khan & # 8217s hijo

1250 Los mamelucos toman el poder en Egipto

1258 Los mongoles capturan Bagdad

1260 Los mamelucos de Egipto derrotan a los mongoles

1279 Los mongoles capturan el sur de China

1281 Fracasa una invasión mongola de Japón

C. 1325 Los aztecas encontraron su capital en Tenochtitlan

Tamerlán, rey de Samarcanda, construye un gran imperio en Asia. Conquista Herat en 1381 y destruye Delhi en 1398. En 1401 toma Bagdad y en 1402 derrota al imperio otomano en Turquía.

1453 Los turcos otomanos capturan Constantinopla y ponen fin al Imperio bizantino

1517 Los turcos otomanos conquistan Egipto

1521 Cortés conquista a los aztecas en México

1522 Los turcos otomanos capturan Belgrado

1526 En India, Babur funda el Imperio Mughal.

1530 Los portugueses se instalan en Brasil

1533 Pizarro conquista a los incas

1556-1605 En India, Akbar el Grande gobierna el Imperio Mogul

1565 Los turcos no logran capturar Malta

1568 Los holandeses se rebelan contra el dominio español.

1571 La flota turca es derrotada por barcos españoles y venecianos.

1587 El emperador Mogul Akbar toma Cachemira

1592 En la India, Akbar el Grande conquista Sind

1607 Los ingleses fundaron Jamestown, Virginia, la primera permanente Colonia inglesa en América del Norte

1626 Los holandeses fundan Nueva Amsterdam, que más tarde se convierte en Nueva York.

1627-1658 Shah Jahan, emperador mogol expande su imperio

1648 España reconoce la independencia holandesa

1652 Los holandeses fundan una colonia en Sudáfrica.

1655 Inglaterra arrebata Jamaica a España

1664 Los ingleses capturan Nueva Amsterdam, que pasa a llamarse Nueva York.

1683 Los turcos otomanos sitian Viena pero no logran capturar la ciudad.

1687 Los austriacos derrotan a los turcos en la batalla de Mohacs. El Imperio Turco Otomano comienza un largo y lento declive.

C 1690 En la India, el Imperio Mogul está en su apogeo

1707 El Imperio Mogul en India comienza a derrumbarse

1733 Se funda Georgia, la última de las 13 colonias originales de América del Norte.

1757 Los británicos derrotan a los franceses en Plassey en la India, lo que garantiza que la India se convierta en una colonia británica.

1759 Los británicos derrotan a los franceses en Quebec, lo que garantiza que Canadá se convierta en británico.

1775-1783 Se libra la Guerra de Independencia de los Estados Unidos

1788 Los primeros colonos llegan a Australia desde Gran Bretaña.

1799 Napoleón Bonaparte toma el poder en Francia

1806 Los británicos se apoderan de la colonia holandesa de Sudáfrica.

1813 Napoleón es derrotado en Leipzig

1815 Napoleón escapa del exilio y vuelve a ser emperador de Francia, pero es derrotado en Waterloo.

1816 Argentina se independiza

1818 Chile se independiza

1818 Shaka funda el Imperio Zulú en el sur de África.

1821 México, Perú y Guatemala se independizan

1825 Bolivia se independiza

1828 En África Shaka, el emperador zulú es asesinado.

1829 Tras 7 años de lucha, Grecia se independiza de Turquía.

1830 Los franceses invaden Argelia. Durante los años siguientes, los franceses construyeron un imperio en el norte de África.

1881 Túnez se convierte en protectorado francés

1882 El ejército británico ocupa Egipto y Sudán

1884 Los alemanes toman Namibia, Tanzania, Togo y Camerún

1885 Italia toma Eritrea, Bélgica toma la República del Congo y Gran Bretaña toma Botswana

1886 Kenia se convierte en colonia británica

1888-89 Los británicos toman el control de Rhodesia (Zimbabwe)

1894 Los británicos toman Uganda

1898 Se produce la guerra entre Estados Unidos y España. Estados Unidos toma Filipinas.

1901 Las colonias australianas se unen para formar la Commonwealth of Australia.


Unificación de los mongoles

En 1190, Jamuka asaltó el campamento de Temujin, arrastrando caballos cruelmente e incluso hirviendo vivos a sus cautivos, lo que puso a muchos de sus seguidores en su contra. Los mongoles unidos pronto derrotaron a los vecinos tártaros y jurchenos, y Temujin Khan asimiló a su gente en lugar de seguir la costumbre de la estepa de saquearlos y marcharse.

Jamuka atacó a Ong Khan y Temujin en 1201. A pesar de sufrir un disparo de flecha en el cuello, Temujin derrotó y asimiló a los guerreros restantes de Jamuka. Luego, Ong Khan trató de tender una emboscada a Temujin en una ceremonia de boda para la hija de Ong y Jochi, pero los mongoles escaparon y regresaron para conquistar a los Kereyids.


5 Exterminó a 1,7 millones de personas para vengar a una persona

Los matrimonios pudieron haber sido alianzas estratégicas, pero eso no significaba que no hubiera ningún amor involucrado. Una de las hijas de Genghis Khan & rsquos amaba a su esposo, un hombre llamado Toquchar. Genghis Khan también lo amaba, como a su yerno favorito.

Cuando Toquchar fue asesinado por un arquero de Nishapur, su esposa exigió venganza. Las tropas de Genghis Khan y rsquos atacaron Nishapur y masacraron a todas las personas allí. Según algunas estimaciones, 1.748.000 personas murieron. Otros historiadores disputan ese número, pero no hay duda de que sus ejércitos mataron a todos los que encontraron.

Mujeres, niños, bebés e incluso perros y gatos fueron rastreados y asesinados. Luego fueron decapitados, y sus cráneos fueron amontonados en pirámides y el pedido de mdasha por parte de Genghis Khan y la hija de rsquos para asegurarse de que nadie se saliera con la suya con una simple herida.


Genghis Kahn instala un sistema postal dentro del Imperio mongol y China

Alrededor de 1200, Genghis Khan, Gran Khan (emperador) del Imperio Mongol, instaló un sistema de mensajería y estación postal en todo el imperio llamado & Oumlrt & ouml & ouml dentro del Imperio Mongol. Durante la dinastía Yuan bajo Kublai Khan, un nieto de Genghis Khan, este sistema también cubrió el territorio de China. Las estaciones postales se utilizaron no solo para la transmisión y entrega de correo oficial, sino que también estaban disponibles para funcionarios que viajaban, militares y dignatarios extranjeros. Estas estaciones ayudaron y facilitaron el transporte de tributos nacionales y extranjeros y el comercio en general.

Al final del gobierno de Kublai Khan, solo en China había más de 1.400 estaciones postales, que a su vez tenían a su disposición alrededor de 50.000 caballos, 1.400 bueyes, 6.700 mulas, 400 carros, 6.000 botes, más de 200 perros y 1.150 ovejas. Las estaciones postales estaban separadas por entre 15 y 40 millas y contaban con asistentes confiables. A los mensajeros que llegaran a las estaciones postales se les proporcionaría comida, refugio y caballos de repuesto. Se estimó que los mensajeros podían viajar entre 20 y 30 millas por día. Observadores extranjeros, como Marco Polo, dieron fe de la eficiencia de este sistema postal temprano.


Cronología de Genghis Khan - Historia

En 2004, un estudio científico innovador afirmó que el infame emperador Genghis Khan era el antepasado directo de uno de cada 200 hombres en el mundo. Además, según el estudio, una simple prueba de ADN podría demostrar si usted (o sus parientes varones) era uno de sus descendientes. Este descubrimiento provocó un aumento en el interés por las pruebas de ADN ancestral, que continúa incluso en la actualidad. Entonces, ¿cómo empezó todo?

¿Quién era Genghis Khan?

Genghis Khan, nacido en 1162, estableció y dirigió el legendario imperio mongol. Murió en 1227 a la edad de 65 años durante una batalla con el reino chino Xi Xia. Su imperio fue dirigido por sus descendientes directos durante cientos de años más, aunque gradualmente se dividió en entidades más pequeñas con el tiempo.

Genghis Khan creció en un área dominada por clanes en constante guerra en la frontera de las actuales Siberia y Mongolia. “Temujin”, como lo llamaron al nacer, nació de una madre que había sido secuestrada y obligada a casarse por su padre, una práctica en la que el propio Genghis Khan se involucraría más tarde. Genghis tuvo seis hermanos, todos los cuales crecieron en torno a la inestabilidad y la violencia sobre la tierra y el ganado, lo esencial para la supervivencia. Después de que su padre fuera asesinado por envenenamiento por un clan opuesto, Genghis Khan tuvo su primer gusto por la sangre cuando mató a su medio hermano mayor para convertirse en el macho dominante de la familia.

A medida que crecía, Genghis Khan desarrolló una estrategia única para adquirir poder. En lugar de designar a miembros de la familia o del clan para puestos poderosos, que era la estrategia política típica, eligió aliados de otros clanes para que lo ayudaran en sus conquistas. Él y sus hombres matarían a los jefes de otros clanes y luego obligarían a los supervivientes a unirse a su "superclan" unido. De esta manera, Genghis Khan unió a las comunidades anteriormente beligerantes.

Genghis Khan pudo repetir esta estrategia hasta que conquistó la mitad del mundo conocido y gobernó a más de 1 millón de personas. Gobernó las áreas de la actual China, Irán, Pakistán, Corea y Rusia del Sur. En el apogeo de su conquista, controló un área de tierra del tamaño del continente africano.

Cada vez que conquistaba un nuevo clan o pueblo, Genghis Khan obligaba a las mujeres a casarse, ya fuera con él mismo o con sus jefes principales. Así es como adquirió suficientes esposas para engendrar el número de hijos necesarios para proporcionar el linaje de ADN que conocemos hoy.

¿Por qué nos preocupamos por el ADN de Genghis Khan?

En 2003, un genetista evolutivo llamado Chris Tyler-Smith descubrió que el 8 por ciento de los hombres de 16 poblaciones étnicas diferentes en Asia compartían un patrón de cromosoma Y común. Este patrón finalmente se remonta a un origen común que debe haber existido hace unos 1.000 años. Sin embargo, para crear tantos descendientes, este origen común habría tenido que tener un número anormalmente grande de hijos. (También puede haber tenido muchas hijas, por supuesto, pero no portarían el cromosoma Y necesario para indicar que estaban directamente vinculadas al origen paterno. Las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen un X y un Y).

Dado que Genghis Khan era conocido en los escritos contemporáneos por haber sido padre de cientos de hijos en esta área de Asia, los historiadores y genetistas juntos supusieron que este origen común era probablemente el primer emperador mongol.

Junto con un equipo de investigación genética, Tyler-Smith pudo demostrar además que 1 de cada 200 hombres en el mundo son descendientes directos de Genghis Khan. Solo en la actual Mongolia, hasta el 35% de los hombres compartían el patrón del cromosoma Y "Khan". El estudio del equipo se publicó en 2003 con el título "El legado genético de los mongoles" en la revista European Journal of Human Genetics.

Para decir estas cifras de otra manera, los hallazgos de Tyler-Smith significan que hasta el 0,5% de la población mundial (o alrededor de 17 millones de personas), principalmente ubicada en Asia, puede rastrear su linaje hasta Genghis Khan directamente a lo largo de su línea de sangre paterna. Los datos también indican que el 8% de los hombres que viven en el área del "antiguo imperio mongol" tienen cromosomas Y casi idénticos. Según Tyler-Smith y otros expertos, esto es estadísticamente improbable que ocurra de alguna manera excepto por un origen paterno común.

Para probar aún más la teoría de Tyler-Smith, los historiadores han señalado el linaje atestiguado de los hijos de Genghis Khan. En documentos del período de tiempo, se escribió que uno de los hijos de Khan tuvo 40 hijos que habrían continuado con ese patrón único del cromosoma Y. De manera similar, se dijo que uno de los nietos de Genghis Khan tuvo 22 hijos reconocidos, sin embargo, probablemente tuvo muchos más hijos "ilegítimos" porque agregaba 30 mujeres a su harén personal cada año.

Un estudio de seguimiento de un equipo de científicos rusos analizó otros grupos étnicos, incluidos kurdos, persas, rusos y otros grupos étnicos de Asia central. Se sorprendieron al descubrir que a pesar de que el imperio de Genghis Khan controló el este de Rusia durante dos siglos y medio, no pudieron encontrar ninguna evidencia de que sus descendientes directos estuvieran presentes en la Rusia moderna. Como dicen, "... [Los hombres del clan Genghis Khan no dejaron ningún rastro genético en Rusia".

La fascinación por reclamar la ascendencia de Genghis Khan no es nueva

Desde que se publicó este estudio en 2003, ha habido una avalancha de kits de prueba de ADN de ascendencia. Personas de todo el mundo, en particular aquellas con raíces conocidas en Asia, querían saber si ellos también eran descendientes del infame emperador mongol. Aunque el ADN ahora puede probarlo de manera más definitiva, los humanos se han jactado de este linaje durante siglos.

De hecho, incluso en las primeras sociedades islámicas donde el linaje más respetado era directamente a través del profeta Mahoma, los hombres todavía encontraban prestigio en el linaje de Genghis Khan. El fundador musulmán del Imperio Timurid, que vivió entre 1370 y 1405, afirmó que era descendiente directo de Genghis Khan. Incluso usó este pedigrí para apoyar sus objetivos políticos de "restaurar" el imperio mongol. Hasta el día de hoy, muchas de las personas timúridas (que ahora se encuentran en la India actual) se enorgullecen de su herencia de uno de los más grandes emperadores conocidos por el hombre.

De manera similar, los tártaros de Rusia y los uzbekos de Asia central, ambas poblaciones musulmanas, veneraban a hombres que afirmaban ser la sangre de Genghis Khan. Estos hombres a menudo fueron promovidos como militares y gobernantes efectivos al igual que su antepasado.

¿Hay alguna prueba de ADN que pueda realizar para ver si soy descendiente de Genghis Khan?

La respuesta es sí y no. La ciencia detrás de este ADN de linaje en particular todavía se debate mucho.

Si es hombre, puede enviar su muestra de ADN a un laboratorio para el análisis de sus haplotipos y haplogrupos paternos. Los patrones que los investigadores de Tyler-Smith han vinculado con Genghis Khan solo se encuentran en el cromosoma Y, que las mujeres no portan. Una mujer que esté interesada en saber si es descendiente de Genghis Khan puede usar el ADN de un pariente masculino, incluido un padre, tío, abuelo, hermano o sobrino.

La mayoría de las empresas no le dirán explícitamente con qué personajes históricos famosos (o infames) está relacionado. Sin embargo, le dirán su marcador Y-DNA STR, que luego podrá comparar con los resultados del estudio Tyler-Smith.

La prueba que querrá que le realicen es un análisis de su marcador Y-DNA STR, es decir, una "prueba de ascendencia paterna". Una vez que conozca este marcador, puede compararlo con muchas figuras históricas cuyo ADN ancestral está bien documentado, incluidos Thomas Jefferson, Napoleón Bonaparte, Jesse James, Luke the Evangelist y otras figuras conocidas.

La siguiente tabla de Family Tree DNA enumera los 25 marcadores STR de Y-DNA asociados con el haplogrupo C3c-M48 que los investigadores de Tyler-Smith han vinculado con Genghis Khan.

Y-STR Nombre 385a 385b 388 389i 389ii 390 391 392 393 394 426 437 439 447 448 449 454 455 458 459a 459b 464a 464b 464c 464d
Haplotipo 12 13 14 13 29 25 10 11 13 16 11 14 10 26 22 27 12 11 18 8 8 11 11 12 16

Sin embargo, la ciencia detrás de estas pruebas no puede decir con un 100% de certeza que eres descendiente de Genghis Khan.

"Es casi imposible decir con certeza que eres descendiente de Genghis Khan, ya que estamos hablando de una ascendencia paterna muy, muy antigua y un marco de tiempo de al menos siete siglos", dijo David Ashworth, director ejecutivo de Oxford Ancestors en un entrevista con BBC. "Pero hay evidencia científica de que si tienes este cromosoma Y, entonces hay una gran probabilidad de que desciendas de Genghis Khan".

La principal razón de esta incertidumbre es que se desconoce el ADN de Genghis Khan. Su cuerpo y los cuerpos de sus parientes más cercanos nunca han sido localizados para pruebas de ADN. Los investigadores siguen asumiendo que el origen del ADN común de este patrón del cromosoma Y es Genghis Khan, según la evidencia histórica y la alineación conveniente de la línea de tiempo.

Recientemente, una teoría opuesta ha desafiado todo lo que creíamos durante la última década. En septiembre de 2016, se publicó en la revista académica PloS ONE un nuevo estudio titulado "Genealogía molecular de la familia de una reina mongola y su posible parentesco con Genghis Khan". This scientific study suggests that the previous Tyler-Smith conclusions had Genghis Khan pegged as the incorrect haplogroup. Instead of being one of the 25 Y-DNA STR markers listed above, this new team of researchers believe he is of the R1b-M343 haplogroup, which is prevalent in western Eurasia.

The researchers used DNA evidence from a burial ground discovered in 2004. The five bodies were found in Mongolia and estimated to have lived around 1130 to 1250 A.D. They are believed to be related to the “Golden Family” of Genghis Khan, yet they carry a completely different haplogroup from the one suggested in the 2004 study.

So it is clear that there is still much we do not know definitively about the DNA evidence linking present-day men to Genghis Khan. Still, many people are interested in learning about their heritage using DNA labs like 23andme.com, Ancestry.com and Family Tree DNA, among others.

How accurate are Genghis Khan ancestry DNA tests?

Remember that your heritage DNA results are just for fun. Sometimes the results are given to you with only a 50% confidence rating, which means they can often be wrong.

This happened in a notable way to a University of Miami professor named Thomas R. Robinson. He had submitted a DNA sample in 2003 to determine his English heritage. Several years later, the DNA testing company, Oxford Ancestors, notified him that a recent scan of its database had shown he was a direct descendant of Genghis Khan.

The news was picked up by the New York Times for its unusual nature. Experts were astounded that this man of British heritage was also related to Genghis Khan, and soon a movie company was asking Thomas to come film his story in Mongolia. But Robinson was skeptical of his results and submitted a second sample to a different DNA testing facility, Family Tree DNA, which proved he was no related to Genghis Khan.

Chris Tyler-Smith, the man behind the original 2004 study that brought the Genghis Khan Y-DNA to fame, confirmed the results of the second test, saying it “conclusively rules out a link to the Genghis Khan haplotype.”

In a similar story, a March 2017 report by Inside Edition proved the inaccuracy of some ancestry DNA tests by carrying out a simple experiment. They found three sets of identical triplets and a set of identical quadruplets and encouraged them to submit their DNA to various testing companies. Most of the sibling groups had varying results when they should have been identical, suggesting the accuracy is still not 100%.

This video shows the surprising results. One set of triplets had a range from 59% to 70% British Isle origin. In that same sibling group, one triplet showed 6% Scandinavian ancestry while her identical sisters showed 0%.

Conclusión

Clearly, the science of ancestral DNA testing is not exact…yet. We are learning more and correcting our past findings every day. Yet when it comes to the DNA of Genghis Khan and his descendants, we are fascinated at the possibilities and still seek the “bragging rights” of being a part of his incredible family legacy. This says a lot about the kind of impact the first Emperor of Mongolia had on the world not just 800 years ago but straight through to the modern day.


The brutal brilliance of Genghis Khan

Yes, he was a ruthless killer, but the Mongol leader was also one of the most gifted military innovators of any age.

Esta competición se ha cerrado

Published: February 22, 2019 at 3:55 pm

Genghis Khan was the greatest conqueror the world has ever known. He is a legendary figure, perhaps second in fame only to Jesus Christ, and in popular imagery is the very avatar of savagery and barbarism. And what could be more damning for the modern reactionary politician than to be accused of being to the ‘right of Genghis Khan’?

The real Genghis, however, was a genuine phenomenon. He and his sons vanquished peoples from the Adriatic to the Pacific, reaching modern Austria, Finland, Croatia, Hungary, Poland, Vietnam, Burma, Japan and Indonesia. The Mongol empire covered 12 million contiguous square miles – an area as large as Africa. In contrast, the Roman empire was about half the size of the continental USA. By 1240, Mongol conquests covered most of the known world – since the Americas and Australasia were unknown to the ‘world island’ of Europe, Asia and Africa. Modern countries that formed part of the Mongol empire at its greatest extent contain 3 billion of the world’s 7 billion population.

Genghis (1162–1227) and his sons waged major wars on two fronts simultaneously and conquered Russia in winter – both feats that eluded Napoleon and Hitler. How was this possible for a land of 2 million illiterate nomads? The answer was a quantum leap in military technology, which brought mounted archery to its acme. The speed and mobility of Mongol archers, the accuracy of their long-range shooting, their uncanny horsemanship – all allied to Genghis’s ruthless ‘surrender or die’ policy and his brilliant perception that this gave him the possibility of living off tribute from the rest of the world – combined to make the Mongols unbeatable. As the military historian Basil Liddell Hart pointed out, Genghis was a military innovator in two important respects: he realised that cavalry did not need to have infantry backup, and he grasped the importance of massed artillery barrages.

Most historians claim that this astonishing achievement was the result of massacre and bloodshed not seen again until the 20th century. It is the task of the honest historian to attempt a balanced, judicious estimate of this conventional appraisal, all the more so since modern revisionism has seen something of an ‘overswing’ of the critical pendulum. One school of thought would make the Mongols culpable for every military atrocity that has ever occurred the opposing one would make them harbingers of world peace and security, beset by a few regrettable excesses.

Military historian Sir John Keegan made Genghis responsible for the savagery of the Spanish Reconquista against the Moors in the late 15th century and their massacre of the Aztecs and Incas. The Mongols are supposed to have imported ruthless ferocity to Islam, which in turn transmitted it to the crusaders, thence back to Spain and, after Columbus’s voyages of discovery, the New World: “The awful fate of the Incas and Aztecs… ultimately washed back to Genghis Khan himself.” The Harvard historian Donald Ostrowski replied, correctly, that “ruthless ferocity” was actually introduced to Islam by the crusaders.

In contrast to the ‘Genghis as monster’ take on events, the anthropologist Jack Weatherford, in his 2004 hagiography of Genghis, soft-pedalled the casualties caused by the Mongols and stressed instead their enlightened attitude to women, their avoidance (mostly) of torture, their transmission of culture and the arts, and even their (alleged) role as fount and origin of the Renaissance.

These divergent modern views are a projection across the centuries of diametrically opposed views of the Mongols entertained in the 13th century. For the English chronicler Matthew Paris, the Mongols were Gog and Magog aroused from their slumber they were the demons of Tartarus, the myrmidons of Satan himself. For the great Franciscan thinker Roger Bacon, the Mongols represented the triumph of science and philosophy over ignorance.

Since one version of Genghis Khan is that of a cruel despot who raised mountains of human skulls, we should first ask: how many died as a result of his wars and conquests? The answer can only be guesswork, however sophisticated, for three main reasons. Ancient and medieval chroniclers routinely multiplied numbers, sometimes 10‑fold, so we have to discount their figures. Estimates of fatalities can be made only when we have accurate population statistics, but medieval census figures are unreliable. And the assessment of war casualties is a notorious minefield, even in the modern age (scholars cannot agree on the figures for deaths in the Second World War).

There were three great Mongol campaigns between 1206 (when the local warlord Temujin was acclaimed as Genghis Khan, emperor of Mongolia) and 1242 when the Mongols withdrew from Europe following the death of Ogodei, Genghis’s son and successor as Great Khan. The European conquest of 1237–42 probably accounted for a million deaths while the subjugation of modern Iran and Afghanistan from 1219–22 cost 2.5 million lives.

The real problem of historical interpretation comes in the great campaign to conquer the Jin regime of northern China, which lasted from 1211–34. We can have only the haziest idea of the population of northern China at the time, but it was probably somewhere in the 60–90 million mark. Medieval and early modern demography of China is an inexact science, to put it mildly. A distinguished Sinologist has concluded that, depending on which model you use, the population of China in 1600 could have been 66 million, 150 million or 230 million. What is clear is that sustained warfare in China always generates massive casualties.

Two obvious analogies for Genghis’s 23-year war against the Jin are the An-Lushan revolt against the Tang dynasty in 755–63 and the great Taiping rebellion of 1850–64. The An-Lushan convulsion caused 26 million deaths and the Taiping 30 million. We should also note that 27 million were killed in the Sino-Japanese conflict of 1937–45. Using these statistics as a lodestone, scholars argue that the likely fatalities from 1211–34 were 30 million. If we then include casualties in the ‘little wars’ Genghis and his sons waged against people like the Tanguts, the Bulgars, the Armenians and the Georgians, we arrive at a total of some 35–37 million deaths attributable to the Mongols.

Why was the death toll so high, and why were the Mongols so ferocious? Different reasons have been adduced: the Mongols spread terror and cruelty because they had a small-scale steppe mentality transposed onto a global stage because, in terms of the Mongols’ divine mission to conquer the world for their supreme god Tengeri, resistance was blasphemy because they feared and hated walled cities and expended their fury on them once taken because it was the most efficient way to warn already conquered peoples not to attempt ‘stab in the back’ revolts as the Mongols pressed ever forwards.

The simplest explanation for the chilling policy of ‘surrender or die’ was that the Mongols, as a far from numerous people totalling at most 2 million souls, were obsessed with casualties. For them, the best-case scenario was a walkover surrender in which none of their troops died. This explains why nearly all the cities that surrendered without even token resistance received relatively good treatment.

There are no signs in Genghis of a mindless or psychopathic cruelty everything was done for a purpose. It is important not to judge him by 21st-century standards but to see him in the context of general behaviour in the 13th century. He exceeded in degree but not in kind the other killers of the age. One could give any number of other instances: from the slaughter of the southern Chinese (Song) by the Jin in Tsao-Chia in 1128, through the massacre of the Albigensians by fellow Christians at Béziers and Carcassonne in 1209, to the killing of 30,000 Hindus at Chitor in 1303 by the troops of Ala-ad-din Khilji.

It is wisest to accept the judgment of a notable historian of medieval Russia, Charles J Halperin: “(Genghis) was no more cruel, and no less, than empire builders before and since. Moral judgments are of little help in understanding his importance.” Moreover, it is only fair to point out that great wartime leaders, whether Lincoln during the American Civil War or Churchill and Roosevelt in the Second World War, sent hundreds of thousands to their death for causes that a Martian observer might not necessarily see as noble. Julius Caesar is supposed to have caused a million deaths during his 10-year conquest of Gaul, but the Caesar that predominates in the public consciousness is the statesman, military genius and superb writer of prose, not the butcher. In the 21st century we may take a dim view of Genghis’s projects and ambitions but we should remember, as Plato pointed out long ago in the Protagoras, that even the Hitlers, Stalins and Maos do not consider themselves evil, but rather driven by some quasi-divine mission (the Reich, the classless society, the New Man).

The pro-Genghis camp asserts that it was as a result of his activities that China was brought into contact with the Islamic world and thus with the west, since the west had already made its presence felt in the Muslim world during the crusades. Trade, the Mongol courier or ‘pony express’ system, and Genghis’s law code, the yasa, were the main pillars of the Mongol peace (Pax Mongolica), a period sparked by the stabilising effects of the Mongol empire.

After 1220 the Mongol propensity for trade rather than war gradually increased, particularly when Genghis himself was won over to the idea that agriculture generated more wealth than nomadism. It was said that you could travel from Palestine to Mongolia with a gold plate on your head and not be molested, but the journey was still an arduous one because of primitive transport. Even in the halcyon days of the Pax Mongolica, it took a traveller 295 days to get from Turkey to Beijing. Yet the Mongols undoubtedly opened up the world.

Until 1250 there was in the west a narrow European viewpoint that saw the world virtually end at Jerusalem. The journeys of the Franciscans Carpini and Rubruck, and the more famous one of Marco Polo (and that of the Chinese traveller Rabban Bar Sauma in the opposite direction), cleared the way for new vistas. Learned people finally got a sense of the size of the world and its population. The globe shrank as Venetian traders appeared in Beijing, Mongolian envoys in Bordeaux and Northampton, and Genoese consuls in Tabriz. There were Arab tax officials in China, Mongolian lawyers in Egypt, French craftsmen in the Mongol capital of Karakorum. The art of Iran was influenced by Uighur and Chinese motifs.

From China to the Islamic world and Europe came the knowledge of firearms, silk cultivation, ceramics and woodblock printing. The Mongol empire served as a transmission belt for technology, science and culture – particularly, but not solely, between China and Iran. In short, the Mongol conquests were a rivet that held the ‘world system’ together. The southern route of the Silk Road, which had fallen into disuse in favour of the northern and middle routes, was revived and linked the Aral and Caspian Seas with Byzantium. Some writers even trace a causal line from the Pax Mongolica to the discovery of the New World by Columbus, the age of European exploration and expansion and the Renaissance itself.

There is a good deal of truth in all of this, but anti-Mongolists have made some forceful rebuttals. Some historians claim that the alleged era of peace and tranquillity ushered in by the Pax Mongolica has been overdone, that pro-Mongolists have concentrated on the untypical 20-year period from 1242 when the great peace was a reality, and have ignored its collapse when Genghis’s empire shivered into four fragments. Others claim that the ‘world system’ view is overstated, since the intercourse between east and west was largely one-way traffic, with no real Chinese equivalents of Rubruck, Carpini or Marco Polo. They also contend that the importance of journeys across Asia from the west has been exaggerated, and that they cannot be compared with the achievements of the Age of Discovery.

A refinement of this view is that a true ‘world system’ is possible only if maritime trade is brought into the picture, but the Mongols feared the sea (rightly, as it turned out, from their later abortive invasion of Japan) and preferred a gruelling journey overland of possibly 18 months to the terrors of the ocean, with the Indian Ocean being the main obstacle.

Finally, there are those who say that, even if we concede the reality of a ‘world system’, its unintended consequences were largely baneful, since the Mongol empire served as a vector for devastating disease. Rinderpest or steppe murrain, a disease in ungulate animals similar to measles in humans, devastated cattle herds in Eurasia from the 1240s on, spread by the Mongols’ conquests in Russia and eastern Europe from 1236–42. Even worse, the Mongols may have been responsible for the spread of the Black Death. Although there are many conflicting views on the origin of this pandemic, it seems clear that central Asia was a major vector of the disease, in particular the new avenues of the Silk Route opened up by the Mongols, which had their terminus at the Crimea.

There are two final counts in the anti-Mongol indictment. One is that, although the Mongols were phenomenal warriors and outstanding conquerors, their system was always inherently unstable, since they neither traded nor produced, lived by extracting a surplus from the conquered and so depended entirely on the toil of the vanquished. And since more and more Mongol princelings arose with ‘entitlement’ to privilege, this meant a never-ending cycle of conquest, subjugation and exploitation. Like the shark or Lewis Carroll’s Red Queen, the Mongols could not stand still and had to move constantly forward. Even if they had reached the Atlantic – and but for the death of Great Khan Ogodei (Genghis’s son) in 1241, they almost certainly would have done – sooner or later the bubble would have burst, and the subsequent contraction would have been exponential.

More seriously perhaps, the Mongols were a culturally unbalanced people. They had achieved a quantum leap in military technology, putting them far ahead of western Europe, but the Europeans were meanwhile producing Robert Bacon, Anthony of Padua, Thomas Aquinas and St Louis. Although the Europeans could match the Mongols in slaughterous behaviour (especially the atrocities visited on the Albigensians), they were at least producing the Divine Comedy, the Carmina Burana, the Roman de la Rose and the amazing series of cathedrals, either completed or begun in the 13th century, at Chartres, Amiens, Reims, Beauvais, Toledo, Burgos, Cologne, York and Lichfield.

Genghis Khan, an illiterate nomad, was a genius at many levels, not least in that his achievements, as it were, came from nowhere. All other great conquerors were literate and had a huge background of tradition and knowledge to draw on – Alexander the Great from Aristotle, Julius Caesar from the whole canon of ancient Greece, Napoleon from the Enlightenment and the Romantic movement. Yet when Genghis is weighed in the balance against his contemporary Francis of Assisi, he is bound to seem a moral pygmy. Interestingly, it was Francis’s followers who first made contact with the Mongols and brought back an amazing story that will endure as long as mankind itself: the career of Genghis Khan.

Frank McLynn is a historian and author whose books include critically acclaimed biographies of Napoleon and Richard the Lionheart.


Ver el vídeo: The HU - Wolf Totem Official Music Video (Enero 2022).