Podcasts de historia

Lake Champlain Str - Historia

Lake Champlain Str - Historia

Lago Champlain I

(Estructura: t. 3,095 1261 '; b. 43'6 "; cr .. 18'9"; s. 8.5 k .; cpl.
sesenta y cinco; una. 1 6 ", 1 5")

El primer lago Champlain fue lanzado por Superior Shipbuilding Co., el 31 de julio de 1917 bajo contrato USSB adquirido por la Marina el 19 de enero de 1918; y comisionado en Boston el 24 de enero, el teniente ComOr. Richard R. Roberts, USNRF, al mando.

Asignada al NOTS Lake Champlain transportó carbón desde Norfolk a Boston y Nueva York desde febrero de 1918 hasta que partió de Hampton Roads el 12 de marzo hacia Clyde, Escocia, llegando el 9 de abril y regresando a Norfolk el 6 de mayo.

Hizo otros tres viajes de ida y vuelta a Europa en 1918 con municiones, carbón y provisiones, antes de regresar a Nortolk 7 Jamlary 1919.

El 1 de febrero de 1919, el lago Champlain partió de Norfolk con un cargamento de minas y carbón para Guantánamo, Cuba, y regresó a Norfolk el 10 de marzo. Se dio de baja el 20 de marzo de 1919 y fue devuelta a la USSB el mismo día. Fue vendida en 1920 a Lloyd Royal Belge Societe, Bruselas, Bélgica, y rebautizada como Nipponier.


Fotos de American Locomotive Company


En St. Johnsbury, Vermont, el 4/9/47.

Construido por Manchester Locomotive Works en 1908, constructor # 45,118.

Sin comentarios:

Joseph A. Smith (1895-1978) fue un ávido coleccionista de fotografías de ferrocarriles, y compartió muchas de ellas con otros coleccionistas del noreste. Smith, ex contratista de plomería, probablemente desarrolló su interés en los ferrocarriles a través de su padre, un conductor de tranvía en Troy, NY.

Su extensa colección se centró en las líneas que una vez sirvieron a Troy: Delaware & Hudson, Rutland, Boston & Maine y New York Central. Muchos de sus hijos, especialmente sus hijos Joseph Jr., James y Paul, desarrollaron un interés similar y agregaron fotos a su colección. El mantenimiento de la colección está ahora en manos de su nieto, Kenneth Bradford. Casualmente, el otro abuelo de Ken trabajaba como gerente en la planta de Schenectady de la American Locomotive Company.

Smith era miembro vitalicio del Capital District Railroad Club de Schenectady. También fue miembro de la Sociedad Histórica del Ferrocarril del Capítulo Mohawk-Hudson y su organización matriz, la Sociedad Histórica del Ferrocarril Nacional.


Champ, el monstruo del lago Champlain

El lago Champlain es el lago más grande de las Adirondacks y es el lugar perfecto para pasear en bote, pescar, practicar deportes acuáticos y los monstruos del lago. Eso es, monstruos del lago. Durante siglos, las leyendas y los supuestos avistamientos de un enorme monstruo nadador han capturado la imaginación de los lugareños, visitantes e incluso eruditos.

Al principio

Los indígenas que han vivido y cazado durante mucho tiempo cerca del lago Champlain, los abenaki y los iroqueses, tienen sus propias leyendas sobre una gran criatura que habitaba el lago, que parecía una gran serpiente con cuernos o una serpiente gigante. El término de Abenaki para esta criatura es Gitaskog. A principios del siglo XVIII, Abenakis advirtió a los exploradores franceses sobre perturbar las aguas del lago para no molestar a la serpiente. A Samuel de Champlain, a quien se le atribuye el nombre del lago, a menudo se le atribuye erróneamente ser el primer europeo en avistar a Champ, pero las lecturas de sus relatos muestran que vio algo cerca del río San Lorenzo. Sin embargo, su relato de su avistamiento es de interés para cualquiera que esté interesado en los monstruos del lago.

Champlain describió lo que vio así: "... [L] aquí también hay una gran abundancia de muchas especies de peces. Entre otros hay uno llamado por los nativos Chaousarou, que es de varias longitudes pero el más grande de ellos, como estas tribus me han dicho, miden de dos a diez pies de largo. He visto unos cinco pies de largo, que eran tan grandes como mi muslo, y tenían una cabeza tan grande como mis dos puños, con un hocico de dos pies y medio de largo. y una doble hilera de dientes muy afilados y peligrosos. Su cuerpo tiene bastante forma de lucio pero está protegido por escamas de un color gris plateado y tan fuertes que una daga no podría perforarlas ".

Los historiadores creen que Champ es probablemente un pez aguja, una clase que incluye al esturión de lago, que todavía vive en el lago Champlain en la actualidad. La descripción de Champlain de la criatura se parece mucho a una aguja, aunque mucho más grande de lo habitual.

La leyenda del monstruo del lago crece

El siguiente relato famoso aparece en el periódico Plattsburgh Republican el sábado 24 de julio de 1819. El capitán Crum estaba a bordo de una barcaza en la bahía de Bulwagga el jueves por la mañana anterior cuando informó sobre un monstruo negro, de unos 187 pies de largo y con una cabeza que se asemeja a un caballito de mar. , que se elevó a más de 15 pies fuera del agua. Afirmó que el monstruo que vio tenía tres dientes, ojos del color de una "cebolla pelada", una estrella blanca en la frente y "un cinturón rojo alrededor del cuello". Este es un nivel de detalle notable con respecto a un objeto que, según el testigo, estaba a unos 200 metros de distancia.

1873 fue un año ajetreado para Champ. Un artículo del New York Times informó que un equipo de ferrocarril había visto la cabeza de una "enorme serpiente" en el lago Champlain, con brillantes escamas plateadas que relucían al sol. Tanto los hombres como el monstruo se separaron en ese momento.

En julio de ese mismo año, el alguacil del condado de Clinton, Nathan H. Mooney, informó sobre una "enorme serpiente o serpiente de agua" que pensó que medía de 25 a 35 pies de largo. Luego, en agosto, el vapor W.B. Eddy se encontró con Champ al encontrarse con él. El barco casi se vuelca, según los turistas a bordo.

Para no perderse ningún truco, el showman P. T. Barnum ofreció una recompensa de $ 50,000 en 1873 por "la piel de la gran serpiente Champlain para agregar a mi gigantesca Exposición de la Feria Mundial".

Otro avistamiento grupal se produjo en 1945, cuando los pasajeros del S.S. Ticonderoga afirmaron haber visto una criatura.

Los avistamientos se intensificaron a finales del siglo XX, ¡con fotos!

En 1992, los avistamientos totalizaron 180, y aproximadamente 600 personas afirmaron haber visto a Champ por todo el lago. Los niños ansiosos que cruzan el lago en ferry a menudo buscan al monstruo del lago con la esperanza de verlo. Algunas personas incluso lograron tomar fotos de lo que decían ser Champ. Al igual que su pariente mítico en el lago Ness, los avistamientos y las fotos de Champ son muy debatidos y analizados.

El siglo XXI vio una nueva ola de avistamientos, que contaban con dos dígitos cada verano y despertaron el interés de la televisión japonesa, Today Show, Misterios sin resolver de NBC y Avistamientos de Fox Network. En 2003, Discovery Channel hizo un especial sobre el "Monstruo del lago Ness de Estados Unidos" a raíz de tres nuevos avistamientos en junio de ese año. Se ha escrito sobre Champ en la revista Discover y en revistas académicas.

Refugio seguro para los monstruos

Aunque muchas personas se muestran escépticas ante los avistamientos, Champ ahora está protegido por la ley en ambos lados del lago Champlain, por si acaso.

  • 1981 - Port Henry, Nueva York, declara sus aguas un refugio seguro para Champ
  • 1982 - El estado de Vermont aprueba una resolución de la Cámara que protege a Champ
  • 1983 - En Nueva York, tanto la Asamblea estatal como el Senado estatal aprueban resoluciones que protegen a Champ

Hoy se celebra a Champ, exista o no. En Vermont, un equipo de béisbol se conoce como Lake Monsters, con una mascota Champ. Una estatua de Champ se encuentra junto al agua en Port Henry, Nueva York, y las imágenes del monstruo, que se ven alegres y definitivamente no dan miedo, aparecen en toda el área, en los negocios locales, en camisetas, en libros para niños y más. Un marcador histórico incluso se encuentra en la costa del condado de Clinton, en honor al monstruo del lago favorito de todos.

Venga a la región del lago Champlain para aprender más sobre este increíble y célebre "monstruo". ¿Pasar tiempo en el lago o en la orilla? ¡Quizás tengas tu propio avistamiento! Explore más sobre la rica historia y las atracciones de la región del lago Champlain, y reserve su estadía en la costa de Adirondack.


Un lago en crisis

Una floración de algas cerca de la bahía de St. Albans, Vermont. La contaminación ha cerrado repetidamente las playas cercanas en los últimos años. Foto de Armand Messier / northernvermontaerial.com

Luchando contra los brotes de & # 8216putrid & # 8217 en el flanco este del Adirondack Park & ​​# 8217s, los defensores de Nueva York y Vermont luchan por reducir la contaminación por fósforo en el lago Champlain

Por RY RIVARD

Hace unos pocos miles de millones de años, las cianobacterias fueron creadoras. Las coloridas bacterias produjeron gran parte del oxígeno temprano del planeta.

Ahora, se les conoce cada vez más como algo más: destructores.

En los lagos de todo el mundo y cerca de casa, las diminutas células flotantes amenazan la salud pública y los valores de las propiedades. Eso se debe a que los brotes tóxicos o "floraciones" de cianobacterias, a menudo confundidas e incluso llamadas algas, están empeorando.

En Ohio, los residentes de Toledo no pudieron beber su agua durante varios días en 2014, porque se extrajo de un lago Erie lleno de bacterias. En Nueva Jersey, la proliferación de bacterias cerró las playas alrededor del lago más grande del estado el verano pasado.

Nueva York ha incluido una docena de lagos en una lista de vigilancia de cianobacterias, incluidos varios de los lagos Finger y dos lagos Adirondack.

El primer lago local, el lago George, vigilado asiduamente durante décadas por estrictas regulaciones ambientales, nunca ha tenido un brote confirmado de cianobacterias, pero una "floración de algas nocivas" podría ser devastadora para un lago apreciado por sus aguas cristalinas.

Irónicamente, las aguas del lago George están meticulosamente protegidas solo para drenar directamente en el segundo lago local de la lista, un lago en crisis, el lago Champlain.

Las bacterias en Champlain, englobadas en Nueva York, Vermont y Quebec, se alimentan de la escorrentía contaminada de los alrededores del lago, especialmente de las tierras lácteas de Vermont, y prosperan en el agua que se está calentando junto con el resto del mundo.

“Solo quieren comer, crecer y estar calientes”, dijo Natalie Flores, investigadora de la Universidad de Vermont que estudia los peligros de las cianobacterias.

Cuando hacen todo eso, sus flores cierran las playas y ponen en alerta a los funcionarios de salud pública debido a las decenas de miles de personas que beben agua del lago.

Número de personas que beben agua del lago Champlain: unas 150.000, según el Programa de la cuenca del lago Champlain.

En el lado del lago de Nueva York, se han visto flores alrededor de la aldea de Adirondack de Port Henry cada verano reciente y playas cerradas al menos una vez la mayoría de los veranos.

En informes publicados por Vermont, observadores capacitados alrededor del lago han descrito Champlain en términos desalentadores durante las floraciones que cubren secciones del lago y sus bahías: "pútrido", "huele mal", "hedor increíble", "las secciones parecen brócoli, otros como derrame de pintura verde ”,“ sopa de guisantes ”,“ noveno día de verde ”,“ terriblemente desalentador ”,“ las imágenes no le hacen justicia ”. Un voluntario informó que les gustaría tomar una muestra de parte del lago para realizar la prueba, pero "no pude conseguir un vaso de agua sin entrar y no estaba haciendo eso".

Varias ramas del gobierno se han preocupado por las algas en Champlain desde al menos principios de la década de 1900, cuando se envió el Servicio Geológico de los Estados Unidos para investigar las "algas problemáticas" en el lago. Sin embargo, la acción tomó décadas. Burlington arrojó aguas residuales sin tratar al lago hasta mediados de siglo.

Gran parte de la contaminación por fósforo del lago proviene de las granjas de Vermont, aunque también contribuyen varios ríos del Parque Adirondack. Gráfico cortesía del programa de la cuenca del lago Champlain

Ahora, un intento más serio y amplio de controlar la mayor fuente de contaminación, la escorrentía de las granjas lecheras cercanas, es uno de los principales problemas políticos en torno al lago. Es especialmente así en Vermont, donde los productos lácteos son una vaca sagrada literal y figurativa.

Pero otras industrias ahora también están en juego. En un área que depende del turismo, las floraciones no son solo un inconveniente: amenazan una forma de vida.

“Nadie quiere mudarse a una casa en el lago cuando el lago tiene una floración de algas durante todo el año”, dijo Anne Schechinger, economista del Environmental Working Group, una organización nacional sin fines de lucro enfocada en el agua limpia.

Hace veinte años, varios perros murieron a lo largo de las costas de Champlain después de ingerir toxinas de cianobacterias.

Las muertes despertaron a los funcionarios de salud pública en ese momento, pero, en todo caso, las floraciones se han vuelto más notorias y probablemente empeoran desde entonces.

Laurel Casey vive en el lado de Vermont del lago, no lejos del puente del lago Champlain que cruza desde la península de Crown Point en Nueva York.

Ella se llama a sí misma una cantante de cabaret fallida. Dijo que depende de dos cosas para obtener ingresos: su cheque del Seguro Social y los turistas de verano que alquilan una cabaña en una propiedad junto al lago que heredó de sus padres.

Casey se preocupa por las flores en el lago.

Ella no estaría sola sufriendo pérdidas económicas por los problemas del lago. En la ciudad de Georgia en el norte de Vermont, tres docenas de casas cerca de una bahía contaminada perdieron 50.000 dólares cada una debido a la contaminación.

"Me mantiene despierto por la noche, porque, ¿debería vender antes de que todos se den cuenta?" Casey dijo una fría noche de mediados de noviembre.

Laurel Casey vive en el lado de Vermont del lago Champlain, frente a Crown Point, pero le preocupa que las floraciones de cianobacterias causadas por la escorrentía de las granjas ahuyenten a los turistas y arruinen el valor de las propiedades para todos los que rodean el lago. Foto de Elodie Reed / Vermont Public Radio

Una vaca lechera produce alrededor de 120 libras de estiércol al día. Hay alrededor de 130.000 vacas lecheras en Vermont. Muchos de ellos se encuentran en el condado de Addison, donde vive Casey.

Su estiércol contiene fósforo, un químico esencial conocido por los científicos como un "nutriente", una etiqueta amigable que puede resultar confusa ya que los gobiernos gastan millones al año para mantener los "nutrientes" fuera del lago. A las cianobacterias les encantan las cosas y cuando el estiércol queda expuesto en una granja durante una tormenta, puede lavarse directamente en el lago.

Desde la muerte de los perros, los funcionarios alrededor del lago han intensificado sus esfuerzos para rastrear y prevenir las floraciones, en parte cortando el fósforo.

Los resultados son mixtos, en el mejor de los casos.

“Ha sido extraordinariamente lento”, dijo Elena Mihaly, abogada de la Conservation Law Foundation.

Nueva York y Vermont trabajaron juntos en un importante plan de reducción de fósforo en 2002. El plan requería que los estados actualizaran las plantas de tratamiento de aguas residuales, restauren el hábitat natural, garanticen que los agricultores hagan más para evitar que el estiércol sea arrojado al río y eviten las inundaciones urbanas que arrastran la contaminación hacia El lago. Pero la Conservation Law Foundation desafió la parte de Vermont en la corte por ser demasiado débil. El gobierno federal entregó al estado un conjunto de reglas más estrictas a seguir en 2016.

Ahora dos estados están tratando de limpiar el mismo lago utilizando planes y números creados con una década de diferencia. Los planes no coinciden en cosas básicas, como cuánta contaminación entra al lago cada año.

La mejor estimación es alrededor de 2 millones de libras de fósforo, alrededor del 70 por ciento de Vermont. Para hacer su parte, Vermont necesita reducir en un tercio la contaminación proveniente de sus costas.

La estimación preliminar del estado de la cantidad de fósforo que ha podido evitar que caiga en el lago en un año típico es de aproximadamente 35,000 libras, gracias a las nuevas regulaciones y al gasto estatal y federal en proyectos de mejora de la calidad del agua. Nueva York dice que ha podido prevenir un poco más de escorrentía, alrededor de 40,000 libras por año.

Continúe leyendo a continuación & # 8230

Black Creek & # 8212 un humedal están cerca de la bahía de St. Albans, Vermont & # 8212 muestra los efectos de la contaminación por fósforo en los afluentes del lago Champlain. Foto de Armand Messier / northernvermontaerial.com

La investigación sobre los niveles de fósforo en los afluentes del lago en ambos estados no muestra una tendencia general. Peor aún, algunos afluentes alrededor del lago parecen transportar aún más fósforo ahora que antes.

Julie Moore, directora de la Agencia de Recursos Naturales de Vermont, dijo que es demasiado pronto para saber qué tan bien le va al estado.

"Tenemos un seguimiento muy sólido de los proyectos y programas que estamos implementando, pero el 95 por ciento de la contaminación por fósforo es impulsada por el clima, por lo que tenemos que superar el ruido inherente del clima", dijo.

Pero es poco probable que el clima coopere. Los funcionarios están viendo más lluvia y tormentas tan intensas que se las llama "bombas de lluvia", una receta para los destellos incontrolados de agua que barren el estiércol de los campos y la contaminación urbana hacia el lago. Según una estimación, los niveles de fósforo podrían aumentar en un 30 por ciento debido al cambio climático en las próximas décadas.

Todo esto significa que la comida para las cianobacterias sigue llegando al lago.

Angela Shambaugh, científica del estado de Vermont, dijo que las floraciones se producirán más tarde en el año. En 2019, por ejemplo, las flores aparecían en otoño, aunque solían terminar con el verano.

Las floraciones también parecen comenzar antes, aunque eso es más difícil de determinar. Tanto las floraciones tardías como las tempranas probablemente se relacionarían con el calentamiento global que está dando a las bacterias más semanas de agua tibia favorable para crecer, lo que significa una mayor probabilidad de que las bacterias arruinen el viaje de alguien al lago.

Shambaugh dice que cuando escucha a personas que tienen miedo de venir a Vermont debido al cierre de playas, les dice que vengan de todos modos. Si una playa está cerrada, aún quedan otras cosas por hacer, como caminar. Además, dijo, hay flores en otros lugares.

“Mi consejo es que probablemente tenga floraciones de cianobacterias en su estado y aprenda cómo se ven”, dijo Shambaugh.

Lea el boletín informativo Ry Rivard & # 8217s & # 8220Water Line & # 8221. Regístrese para obtenerlo u otro Explorador de Adirondack boletines en su bandeja de entrada semanalmente.

En Vermont, a veces parece que todo el gobierno estatal se concentra en los problemas del lago. El turismo, después de todo, ayuda a mantener unos 30.000 puestos de trabajo en Vermont y gran parte de ellos ocurre alrededor del lago. Según un estudio, Vermont corre el riesgo de perder cientos de empleos y millones de dólares en gastos de turismo si el lago se vuelve un poco más sucio.

En 2019, los legisladores de Vermont reservaron millones más para lo que se pretende que se convierta en un fondo de $ 50 millones al año para pagar proyectos de calidad del agua, un plan diseñado para ayudar a satisfacer los mandatos federales para mejorar el lago. Nueva York también está gastando millones para frenar las floraciones, pero los funcionarios generalmente no están tan enfocados en Champlain específicamente.

El auditor de Vermont, Douglas Hoffer, criticó a su estado por gastar más dinero hasta ahora en mejorar las plantas de tratamiento de aguas residuales, en lugar de tratar de reducir la escorrentía de las granjas lecheras, a pesar de que la agricultura es una fuente mucho mayor de contaminación por fósforo que las aguas residuales humanas.

"El precio de la leche no incluye el costo de solucionar este problema, y ​​eso es cierto para tantas industrias que obtuvieron un pase por 50, 100 años", dijo.

Un letrero en Nueva York & # 8217s Point Au Roche State Park advierte sobre una floración de algas en el lago Champlain en octubre de 2019. Foto de Mike Lynch

Otros funcionarios de Vermont rechazaron, argumentando que hay otras razones para mejorar las plantas de tratamiento de aguas residuales, como cumplir con regulaciones estrictas y porque las plantas inadecuadas pueden liberar otra contaminación además del fósforo que también puede cerrar playas, como E coli.

Vermont también está trabajando en nuevas reglas para que los propietarios urbanos contengan la escorrentía. Cuando la lluvia o la nieve se derriten sobre el concreto y el asfalto, arrastran la contaminación hacia las vías fluviales. Prevenir esto podría costar $ 50,000 el acre, dejando a cientos de propietarios en todo el estado enganchados por aproximadamente 250 millones de dólares en mejoras.

Mientras tanto, las floraciones aún están llegando y el escrutinio público se ha asentado en gran medida en las granjas, que son la fuente de alrededor del 40 por ciento de la escorrentía de fósforo de Vermont. Eso ha creado una especie de enfrentamiento entre el agua y la leche.

Michael Colby, director de Regeneration Vermont, una organización sin fines de lucro que contrata a grandes empresas lácteas, dijo que el estado puede tener grandes granjas lecheras o puede tener agua limpia.

"Esa es la elección", dijo. "No puedes tener ambos".

Chuck Ross, un ex funcionario de agricultura estatal que ahora dirige la extensión de la Universidad de Vermont, dijo que eso es demasiado simple.

“¿Significa que tenemos que hacer las cosas de manera diferente a como lo hacemos hoy? Sí, ”dijo Ross. “¿Significa que tenemos que dejar de cultivar? No."

Se espera que los agricultores de Vermont eventualmente reduzcan la escorrentía de fósforo en más de la mitad, mientras que otros sectores tienen que hacer recortes relativamente menores.

“Entonces se puede ver que la agricultura está subsidiando a los otros sectores”, dijo Ross.

Parte del problema de Vermont son las prácticas pasadas, algunas de las cuales fueron alentadas por el Departamento de Agricultura de los EE. UU., Que hace décadas subsidiaba a los agricultores que importaban fertilizante de fósforo y lo tiraban a sus campos.

Incluso si los funcionarios alrededor del lago logran frenar la nueva escorrentía de fósforo, aún podría tomar mucho tiempo para que el lago se recupere debido a toda esa contaminación heredada en el suelo o ya en el lago.

Eric Howe, director del Programa de la Cuenca del Lago Champlain, que ayuda a monitorear y mejorar el lago, dijo que todos los que se encuentran alrededor del lago deben concentrarse en restaurar un hábitat natural importante.

"Si quisiéramos que el lago volviera a su estado original, entonces los humanos tendrían que empacar y salir de la cuenca", dijo Howe. “Eso obviamente no va a suceder y nadie quiere que suceda, así que lo que queremos hacer es reforestar las áreas críticas que tienen el potencial de aportar más contaminantes al lago”.

Casey, la cantante y propietaria de una cabaña junto al lago, culpa a una granja lechera de 450 vacas cuesta arriba de su casa por la escorrentía que la afecta a ella personalmente y al lago en general. Admite estar un poco ahí fuera (dijo que una vez se puso estiércol para presentarse en una reunión pública sobre contaminación).

Ahora, se ha dado cuenta de que estas tácticas pueden no ser las mejores.

"Loco no es la manera de hacerlo", dijo Casey. "La legislación lo es".

Sus vecinos, la familia Ouellette, dueños de la finca Iroquois Acres, reaccionan como cualquiera cuando un vecino comienza a acusarlos. Una de las Ouellette envió a Casey un mensaje que decía que Casey debería mostrar a los visitantes su sistema séptico. El caso es que no es solo estiércol de vaca lo que desemboca en el lago Champlain. Las fugas de sépticos en las casas antiguas del lago y los sistemas de alcantarillado desbordados también significan que hay aguas residuales humanas en el lago, aunque ese es un problema mucho menor en general que la escorrentía agrícola.

Deep Bay, en el lago Champlain, experimentó floraciones de algas en octubre de 2019. Foto de Mike Lynch

Otra Ouellette, Stephanie Ouellette Pope, dijo que la familia ha buscado comprar un sistema de inyección de estiércol, que hace más o menos lo que dice: inyecta estiércol en el suelo para ayudar a que crezcan los cultivos, en lugar de esparcirlo en el campo donde podría ser arrastrado. .

Pero Ouellette Pope dijo que el sistema que examinó costaría casi un cuarto de millón de dólares, más los tractores necesarios para hacerlo funcionar.

Eso es difícil de digerir en este momento porque, durante varios años, el costo de producir una unidad de leche al por mayor ha superado el precio al que los agricultores pueden vender la leche. Básicamente, las vacas no van a ninguna parte y los agricultores son más eficientes, por lo que la producción de leche aumenta. Sin embargo, los consumidores quieren leches de frutos secos, como la leche de almendras, en lugar de la auténtica, por lo que la demanda ha bajado.

“Cuando el precio de la leche es de $ 15 por un promedio de cinco años, haces los cálculos”, dijo Ouellette Pope.

En Chazy, en el lado del lago de Nueva York, era mediados de noviembre y el granjero Tony LaPierre estaba pensando en su pozo de estiércol, que tiene capacidad para 3 millones de galones.

"No quiere que lo atrapen con un almacenamiento mínimo de cara al invierno, porque está creando demasiado riesgo", dijo.

Los agricultores pasan una sorprendente cantidad de tiempo pensando en esta mierda. El estiércol ya es valioso, ya que pueden esparcirlo como fertilizante. Pero puede convertirse rápidamente en un lastre si los agricultores no planifican con anticipación. Si llueve más de lo esperado y los pozos se llenan, hay problemas. El estiércol corre hacia el lago.

Eso significa que el clima cambiante también es un problema para los agricultores.

LaPierre espera que llegue el día en que su estiércol pueda usarse para generar electricidad, algo que otros agricultores ya están haciendo. Entonces podría ser aún más valioso y menos problemático.


Últimos titulares de noticias


Canal Champlain

los Canal Champlain es un canal de 97 km (60 millas) que conecta el extremo sur del lago Champlain con el río Hudson en Nueva York. Fue construido simultáneamente con el Canal Erie y ahora es parte del Sistema de Canal del Estado de Nueva York y del Pasaje de Lakes to Locks.

Una propuesta anterior hecha a fines del siglo XVIII por Marc Isambard Brunel para un canal del río Hudson y el lago Champlain no fue aprobada. En 1812 se hizo otra propuesta para el canal y se autorizó la construcción en 1817. Para 1818, se completaron 19 km (12 millas) y en 1819 se abrió el canal desde Fort Edward hasta el lago Champlain. El canal se inauguró oficialmente el 10 de septiembre de 1823. [2] Fue un éxito financiero inmediato y tuvo un tráfico comercial sustancial hasta la década de 1970. [ cita necesaria ]

El canal de barcazas ampliado proporciona una ruta conveniente desde el Océano Atlántico y el río Hudson hasta el lago Champlain para los navegantes recreativos. El canal comienza a unas 3 millas (4,8 km) al norte de las esclusas de la presa federal Troy, en el punto donde el canal Erie se divide del río Hudson. El canal Champlain sigue el río Hudson hacia el norte durante aproximadamente 35 millas (56 km), con seis esclusas que permiten la navegación alrededor de las presas del río Hudson, hasta llegar a la esclusa C-7 en Fort Edward, Nueva York. En este punto, el canal sigue un canal construido por aproximadamente 25 millas (40 km), con cinco esclusas adicionales, llevando el canal al extremo sur del lago Champlain en Whitehall, Nueva York.

La elevación en la porción del río Hudson aumenta de 15 pies (4,6 m) sobre el nivel del mar en el extremo sur, en el extremo norte de las esclusas de la presa federal Troy, hasta aproximadamente 130 pies (40 m) sobre el nivel del mar en la esclusa C -7, donde el canal sale del río Hudson. La elevación de la parte construida alcanza un pico de 140 pies (43 m) sobre el nivel del mar entre las esclusas C-9 y C-11, luego desciende hasta el nivel del lago Champlain, entre 94 y 100 pies (29 y 30 m) arriba. nivel del mar, en Whitehall. [3] Al viajar a lo largo del lago Champlain, los navegantes pueden acceder al canal Chambly, que conecta el lago Champlain con el río San Lorenzo.


Historia

La historia industrial temprana de B urlington involucró el aserrado y el tratamiento de la madera, la carpintería, la construcción de barcos y los talleres de maquinaria. La calefacción era de leña y carbón, la iluminación de queroseno y gas, y no existía un sistema de gestión de residuos sólidos. El ferrocarril se estaba convirtiendo en el modo de transporte dominante y los tranvías operaban en los principales corredores de la ciudad.

En consecuencia, se pueden encontrar residuos en los suelos de Burlington de conservantes de madera, pinturas, solventes, alquitrán de hulla (un subproducto de la gasificación del carbón), productos del petróleo y una mezcla de sustancias asociadas con el transporte ferroviario. Otras fuentes de contaminación que se pueden encontrar incluyen líquido de limpieza en seco, refrigerantes y otros compuestos de derrames, productos químicos que quedan de curtidurías, mataderos y operaciones de extracción, arsénico del procesamiento de madera, plomo de pintura y gasolina, y una amplia gama de productos químicos y plaguicidas sobrantes de años de uso no regulado.

A medida que la ciudad crecía, el Old North End se convirtió en el hogar de distintos vecindarios de trabajadores inmigrantes atraídos por el empleo en las fábricas de lana locales y en la zona ribereña. En cada vecindario, se pueden encontrar pequeñas tiendas de alimentos que ofrecen gasolina, plantas de procesamiento, curtidurías, talleres de metalurgia, talleres de reparación y venta de automóviles, tintorerías, depósitos de chatarra, talleres de construcción y reparación de botes, techadores, carpintería y fabricación de muebles: todas las empresas que utilizan productos derivados del petróleo. , solventes y químicos tóxicos. En muchos casos, los desagües del piso llevaron la contaminación a un pozo seco oa través del sistema de aguas pluviales de la ciudad hasta el lago Champlain.

Con el tiempo, el paisaje de Burlington también fue cambiando físicamente. Una vez que fue una larga media luna de arena, se colocó relleno a lo largo de la costa del lago Champlain desde Oakledge hasta North Beach, creando más de 60 acres de tierra "nueva". Las tierras llenas evolucionaron de un puerto maderero a un ferrocarril y, a mediados del siglo XX, a una instalación de almacenamiento de petróleo a granel. En su punto máximo, se ubicaron 83 tanques de almacenamiento sobre el suelo en Burlington. A través de una acción judicial y una serie de adquisiciones, la Ciudad ahora es propietaria de la mayoría de las tierras afectadas por esta historia, eliminó todos los tanques sobre el suelo y ha estado emprendiendo un esfuerzo de limpieza y restauración de varios años.

Los barrancos, barrancos y arroyos de la ciudad se llenaron a lo largo de los años con escombros, basura, cenizas volantes y rellenos de lugares desconocidos. Al oeste de Pine Street, se excavó un canal de barcazas y ha cambiado de configuración con el tiempo. Todavía se pueden encontrar grandes cantidades de aserrín en los suelos de Pine Street desde el procesamiento de madera para su envío a través de barcazas a través del sistema del Canal de Champlain hasta puntos al sur.

A principios y mediados del siglo XX, la industria más pesada comenzó a establecerse en Burlington, especialmente en el South End. Una planta de gas manufacturado en Pine Street depositó lodos de alquitrán de hulla en su propiedad, que eventualmente se filtraron al agua subterránea y crearon el Sitio Superfund del Canal de Barcazas de Pine Street. General Electric, Bell Aircraft y sus sucesores fabricaron armamento y hardware militares, creando un vertedero contaminado con relaves de metal de arena solvente, ahora cerrado, tapado y monitoreado. Los sitios de fabricación más pequeños crearon focos localizados de contaminación por solventes y petróleo.

Es probable que el patio de rieles tenga contaminación en los suelos subterráneos, que se remonta a mediados del siglo XIX. Una serie de acciones en los últimos años redujeron los peligros en el sitio, pero cualquier excavación en el futuro puede revelar contaminación. De manera similar, hay una serie de propiedades en los corredores de Pine Street y Flynn Avenue que tienen contaminación subterránea, conocida y desconocida, que saldría a la luz si se realizara una remodelación y excavación.

Las sustancias peligrosas pueden llegar por el aire, como el mercurio, otras son de origen natural, como el arsénico. Se pueden encontrar altos niveles de plomo a lo largo de las líneas de goteo de las casas viejas debido a la pintura con plomo y a lo largo de los bordes de las carreteras debido al escape de gas con plomo.

Historia reciente: comienza la limpieza

En 1970, la Ley Nacional de Política Ambiental (NEPA) se convirtió en ley y se creó la Agencia de Protección Ambiental. El movimiento ambiental de la década de 1970, el desastre de Love Canal y la posterior creación de Superfund aumentó aún más la conciencia pública sobre los materiales peligrosos y los posibles impactos en el medio ambiente y la salud humana.

Desde la promulgación de la NEPA, las normas federales que regulan la gran mayoría de los contaminantes han evolucionado y se han expandido, al igual que las innumerables regulaciones que intentan controlar la fabricación, gestión, documentación, transporte y eliminación de materiales peligrosos.

Con el tiempo, se han creado regulaciones federales adicionales específicas para los rellenos sanitarios, el manejo de desechos peligrosos, la regulación de pesticidas, las emisiones de petróleo y otras áreas. Ha evolucionado un sistema en el que USEPA mantiene una amplia autoridad sobre la regulación de materiales peligrosos, mientras que los estados individuales promulgan leyes ambientales (basadas en los principios de NEPA), administran y toman medidas de cumplimiento en sitios peligrosos. Si bien la USEPA mantiene el derecho de regular directamente cualquier sitio contaminado, generalmente solo se involucrará si un sitio está designado para el estado de Superfund, tiene un perfil extremadamente alto o en respuesta a las quejas de los ciudadanos sobre la inacción de un estado en un sitio contaminado.

La NEPA creó el principio de "quien contamina paga" que todavía guía las leyes ambientales federales y estatales. This principle means that the generator of any hazardous material that could cause damage to human health and the environment is responsible for the that material from “cradle to grave”. Thus, when these materials are released into the environment, the party who released the substance (regardless of intent or date of release) is not absolved of liability when a property changes hands over time.

While very effective in theory, it can be difficult or impossible to implement the “polluter pays” principle. Many contaminated properties have chains of title going back many years, with multiple owners and unclear records as to the source of hazardous materials releases. In many cases it can be difficult, if not impossible, to find responsible parties and force them to perform cleanups. To further complicate matters, owners sometimes have no idea about contamination on their property until excavation takes place or an assessment is performed, usually in advance of a property sale. The costs and liabilities involved with cleanup are often beyond the means of property owners, and responsible parties impossible to find. As a result, there are of thousands of underutilized, stigmatized, and/or vacant “brownfield” properties across the country.

Contamination disproportionately impacts low income neighborhoods across the country. Thus brownfields redevelopment has implications reaching beyond economics: too often, those least able to respond to contamination issues have to deal with vacant lots and blighted neighborhoods. Compounding this problem, it is extremely difficult to reverse trends of disinvestment when city planners, developers, and community leaders are faced with extremely expensive pollution assessments and cleanups before development can occur.

In the past decade, a nationwide effort has been underway to reclaim brownfields, and since 1996, the City of Burlington has been aggressively addressing this issue with Environmental Protection Agency monies and other resources.

For more information, contact:

Gillian Nanton, Assistant Director of CEDO, 802-865-7179, or
Kirsten Merriman-Shapiro, Project and Policy Specialist, 802-865-7284


Strange Discoveries in the Valleys

As you may have read here before, American news reports of the late nineteenth to early twentieth century were filled with strange accounts of abnormal ancient skeletons being unearthed. Some of these news reports place the findings directly within these same valleys that contain many of these rock structures.

For example, in November 1901, in the Minneapolis Journal recounts that hunters from Pennsylvania were in Shohola’s Glen, New York when they discovered a cave. Within the cave, the report states, that the hunters found “the skeleton of a man of gigantic size. It was swathed in rawhide trappings that kept it in a sitting posture. Near the skeleton were several bowls of reddish clay but almost as hard as flint. A rude stone tablet was found near the skeleton’s side covered with rude pictures of birds and beasts, among them one of a monster half beast, half reptile. A number of implements were also found in the cave, among them a huge ax made of stone and stone spear heads of unusual size.”

This report is not alone, there are many others like it, and while modern historians are quick to dismiss this as fanciful, “yellow” journalism, it is again hard to imagine that such fictions would be conjured that correspond to sites we now believe to be linked to a mysterious, archaic culture.


Our Current Fleet

M/V Valcour

Valcour
Año:
1947
Localización: Shelburne Shipyard, Shelburne, Vermont

There were two engine rooms with two engines in each. In 1990, the Valcour was re-powered on one end with a pair of D353 425 HP Caterpillar engines. By re-powering only one end, “single ending her” and removing the forward propellers and rudder it made her a little faster in the water and a lot more economical to run. She still serves the Burlington-Port Kent crossing.

M/V Grand Isle

In 1973, the main deck was widened to accommodate larger trucks. Over the next several years, the trucks became longer, and in 1995 the Grand Isle was sailed to Panama City Florida where a local shipyard cut her in half and installed a 38-foot mid body and reconfigured her superstructure. A lounge and new bathrooms were also installed. Her new length was now 169 feet. In 2003, a pair of new Caterpillar 3412E 503 HP engines was installed. los Grand Isle now runs at the Charlotte-Essex crossing.

M/V Adirondack

M/V Adirondack
Año:
1913
Localización: Merrill-Stevens shipyard, Jacksonville, Floridat

She was sold to the Tocony-Palmyra Ferry Company of Philadelphia and put into service on the Delaware River under the new name, “Mount Holly”. In 1927, she went further north, to New York Harbor. Her new owners, the 34th Street Vehicular Ferry Company, kept the name Mount Holly and put her into service on the East River between Long Island City and the foot of East 34th Street in Manhattan.

In 1936, the national economy was in the midst of the Great Depression. The company failed, when the Mount Holly was a quarter of a century old. New bridges and tunnels were eliminating the need for ferryboats up and down the east coast, making her future gloomy indeed. Sin embargo, el Mount Holly survived.

On May 5, 1938, the expanding Chesapeake Bay Ferry Company purchased her. Major rebuilding of the superstructure was done at this time, giving her, to a large extent, the appearance that she has today. She was renamed the “Governor Emerson C Harrington II” and ran on Eastern Bay on the Chesapeake, connecting the communities of Clairborne and Romancoke.

The company was taken over by the State of Maryland in the early forties. In 1945, The Governor Emerson C. Harrington II was sent to the Baltimore Marine Repair Shops where her original steam- and coal-fired boilers where removed and replaced with a pair of 6-cylinder Atlas Imperial diesel engines.

The first span of the Chesapeake Bay Bridge opened in the summer of 1952, and the State of Maryland ceased its ferryboat operations. los Governor Emerson C. Harrington II was for sale again. The Lake Champlain Transportation Company, of Burlington Vermont, purchased her in 1954. The ferryboat that was about become the “Adirondack” (named for the mountain range in Upper New York State) entered a shipyard in Troy, New York, where her upper deck was disassembled and lowered to the car deck. This was done so she could be brought up the Champlain Canal with its low bridge clearances (13 feet) to Lake Champlain. los Adirondack’s second deck was restored to its original position in Burlington, where she began the current phase of her extraordinary and colorful career.

los Adirondack has sailed every summer between Burlington and Port Kent since 1954. Her only major modification during this time was the replacement of the Atlas Imperial engines with two 12V71 Detroit Diesel engines in 1970. The Adirondack is the oldest, in service, double-ended American ferryboat of all time! On January 15, 2013, the “Adi” will celebrate her 100th birthday.

M/V Champlain

M/V Champlain
Año:
1930
Localización: Baltimore, Maryland

With the opening of several bridges and tunnels The Ciudad de Hampton became one of several ferries to be disposed of by the Virginia Department of Highways in 1957. She ran in Hampton Rhodes on a crossing from Old Point Comfort (Fort Monroe) to Willoughby on the Norfolk side. Part of the crossing was in shallow water, so the Ciudad de Hampton was built with a flat bottom.

Lake Champlain Transportation purchased the Ciudad de Hampton in November of 1957, and made arrangements for her to be towed from Norfolk, Virginia and Waterford, New York. While in Waterford, the upper deck was carefully cut loose and lowered onto the main deck. This would give her enough clearance to pass under the low bridges during the northward trip to Lake Champlain. Renamed the “Champlain”, she joins the Valcour y el Adirondack on the Burlington-to-Port Kent crossing.

M/V Governor D. Aiken

M/V Governor D. Aiken
Año:
1975
Localización: Blount Marine, Warren, Rhode Island

los Aiken can carry up to 26 cars and is built strong enough to carry large trucks up to 40 tons. In the engine room are two Detroit 12V-71 diesel engines coupled to a Twin Disc MG-514 marine transmission, and a 20 KW generator provides the electrical power. Equipped with a hydraulic steering system and radar, the Aiken Unido a la Grand Isle on the Grand Isle-Cumberland Head crossing. Now the Aiken y el Grand Isle are operating on the Charlotte-Essex crossing.

M/V Plattsburgh

los Plattsburgh Unido a la Grand Isle to keep up with a growing crossing of trucks and commuters.

M/V Evans Wadhams Wolcott

The 196-foot EWW was built for the rugged winter weather and ice conditions on the Grand Isle-Cumberland Head crossing, and is equipped with stainless steel propellers and powered by two 775 HP Caterpillar 3508 diesel engines.

los EWW is our first ‘take-apart’ ferryboat. With the bridge clearance along the Champlain Barge Canal at 13 feet, she was built with flanges at the passenger lounge and pilothouse decks, which enabled us to un-bolt each deck, and using a crane, lower each deck to the main deck. Temporary steering and engine controls were installed from the relocated pilothouse, for the trip up the canal to Lake Champlain.

Upon arrival in Burlington, Vermont, the EWW was reassembled. In the past, we would torch cut the passenger and pilothouse decks apart and re-weld them. This was a very time-consuming job that required cleaning and painting of the burnt areas.

With the growing truck and commuter traffic the “EWW” was a welcome addition to the crossing.

M/V Vermont

M/V Vermont
Año:
1992
Localización: Houma Fabricators, Houma, Louisiana

los Vermont is our second ‘take-apart’ ferryboat. With the bridge clearance along the Champlain Barge Canal at 13 feet, the Vermont was built with flanges at the passenger lounge and pilothouse decks, which enabled us to un-bolt each deck, and using a crane, lower each deck to the main deck.

Temporary steering and engine controls were installed from the relocated pilothouse, for the trip up the canal to Lake Champlain. Upon arrival in Burlington, Vermont, the Vermont was reassembled. In the past we would torch cut the passenger and pilothouse decks apart and re-weld them. This was a very time-consuming job that required cleaning and painting of the burnt areas.

With the growing truck and commuter traffic the longer “Vermont” was a welcome addition to the crossing

M/V Cumberland

M/V Cumberland
Año:
2000
Localización: Eastern Shipbuilding Group, Panama City, Florida

los Cumberland is our third ‘take-apart’ ferryboat. With the bridge clearance along the Champlain Barge Canal at 13 feet, she was built with flanges at the passenger lounge and pilothouse decks, which enabled us to un-bolt each deck, and using a crane, lower each deck to the main deck.

Temporary steering and engine controls were installed from the relocated pilothouse for the trip up the canal to Lake Champlain. Upon arrival in Burlington, Vermont the Cumberland was reassembled. In the past we would torch cut the passenger and pilothouse decks apart and re-weld them. This was a very time-consuming job that required cleaning and painting of the burnt areas.

With the growing truck and commuter traffic, the longer Cumberland was a welcome addition to the crossing.

M/V Raymond C. Pecor, Jr.

M/V Raymond C. Pecor, Jr.
Año:
2010
Localización: Eastern Shipbuilding Group, Panama City, Florida

los Raymond C. Pecor Jr. is our fourth ‘take-apart’ ferryboat, similar to the construction of the Cumberland. With the bridge clearance along the Champlain Barge Canal at 13 feet, the RCP Jr. was built with flanges at the passenger lounge and pilothouse decks, which enabled us to un-bolt the decks, and, using a crane, lower each one to the main deck.

Temporary steering and engine controls were installed from the relocated pilothouse, and the trip was made up the canal to Lake Champlain. Upon arriving in Burlington, VT, the RCP Jr. was reassembled.

los Raymond C. Pecor Jr. is named after the previous owner of Lake Champlain Transportation, Ray Pecor Jr., who acquired LCT in 1976. Today the company is owned by his son, Ray Pecor III.

Choose a Ferry Route:

Save with a Commuter Card!

Give the gift of Transportation with the Lake Champlain Ferries gift card. Or, sign up for an LCT Ferries Commuter Card and save 30% each time you cross! Click here to learn how to purchase yours.


‘Valcour’ Review: The Guns of Lake Champlain

Benedict Arnold’s ragtag navy on Lake Champlain.

Among the most striking exhibits at the National Museum of American History in Washington is the well-preserved Revolutionary War gunboat Philadelphia. In 1935, the sturdy vessel was raised from the depths of Lake Champlain, where she had lain undisturbed since being sunk by British gunfire on Oct. 11, 1776. Remarkably, one of the vessel’s three guns was still loaded, and the 24-pound iron cannon ball that sent her to the bottom remained lodged in her hull.

Technically classed as a “gondola,” but unlike any craft seen plying the canals of Venice, the Philadelphia is both the oldest surviving ship of the United States Navy and a remarkable relic of a year in which American independence hung in the balance.

The Philadelphia was lost when a flotilla commanded by Benedict Arnold defied a far stronger British fleet in an encounter off Valcour Island, on Lake Champlain’s western shore. The fortunes of the rival forces, and the events that set them in motion, are explored in Jack Kelly’s vividly written “Valcour: The 1776 Campaign That Saved the Cause of Liberty.”

The confrontation followed a tense summer when the demoralized and smallpox-ravaged survivors of the disastrous American invasion of Canada regrouped around Fort Ticonderoga, a famed but dilapidated stronghold at the southern end of Lake Champlain. There they anxiously awaited a British strike from the north.


Ver el vídeo: Lake Champlain: The Untold Story Short Documentary (Octubre 2021).