Podcasts de historia

La Sábana Santa de Turín: 7 hechos fascinantes

La Sábana Santa de Turín: 7 hechos fascinantes

La Sábana Santa de Turín es una tela de lino de 14 pies con una imagen de un hombre crucificado que se ha convertido en un icono católico popular. Para algunos, es el auténtico sudario funerario de Jesucristo. Para otros, es un ícono religioso que refleja la historia de Cristo, no necesariamente el sudario original.

Más de 600 años después de su primera aparición en los registros históricos, la Sábana Santa de Turín sigue siendo un símbolo religioso importante para los cristianos de todo el mundo.

1. La Sábana Santa apareció por primera vez en la Francia medieval.

Los primeros registros históricos de la Sábana Santa de Turín la ubican en Lirey, Francia, durante la década de 1350. Un caballero francés llamado Geoffroi de Charny supuestamente lo presentó al decano de la iglesia en Lirey como el auténtico sudario funerario de Jesús. No hay registro de cómo De Charny puso sus manos en el sudario, ni dónde estuvo durante los 1300 años transcurridos desde el entierro de Cristo fuera de Jerusalén.

MIRAR: Jesús: Su vida en HISTORY Vault

2. El Papa pronto declaró que no era una reliquia histórica real.

Después de que la iglesia de Lirey exhibiera el sudario, la iglesia comenzó a atraer muchos peregrinos y también mucho dinero. Sin embargo, muchos miembros prominentes de la iglesia permanecieron escépticos sobre su autenticidad.

Alrededor de 1389, Pierre d'Arcis, el obispo de Troyes, Francia, envió un informe al Papa Clemente VII afirmando que un artista había confesado haber falsificado el sudario. Además, d'Arcis afirmó que el decano de la iglesia de Lirey sabía que era falso y lo había usado para recaudar dinero de todos modos. En respuesta, el Papa declaró que la Sábana Santa no era la verdadera tela funeraria de Cristo. Aún así, dijo que la iglesia de Lirey podría seguir exhibiéndolo si reconociera que la tela era un "ícono" religioso hecho por el hombre, no una "reliquia" histórica. Hoy, el Papa Francisco todavía lo describe como un "ícono".

3. La nieta de De Charny fue excomulgada por venderla a la realeza italiana.

En 1418, cuando la Guerra de los Cien Años amenazó con extenderse a Lirey, la nieta de Geoffroi de Charny, Margaret de Charny, y su esposo se ofrecieron a guardar la tela en su castillo. Su esposo escribió un recibo para el intercambio reconociendo que la tela no era el auténtico sudario funerario de Jesús y prometiendo devolver el sudario cuando estuviera a salvo. Sin embargo, más tarde se negó a devolverlo y, en cambio, lo llevó de gira y lo publicitó como el verdadero sudario del entierro de Jesús.

En 1453, Margaret de Charny vendió el sudario a cambio de dos castillos a la casa real de Saboya, que gobernaba partes de la actual Francia, Italia y Suiza (la casa luego ascendió al trono italiano). Como castigo por vender el sudario, recibió la excomunión.









4. Antes de que el sudario se trasladara a Turín, casi se perdió en un incendio.

En 1502, la casa de Saboya colocó el sudario en la Sainte-Chapelle de Chambéry, que ahora forma parte de Francia. En 1532, se produjo un incendio en la capilla. Derritió parte de la plata en el recipiente que protegía la mortaja, y esta plata cayó sobre parte de la mortaja, quemándola. Las marcas de quemaduras y las manchas de agua de donde se extinguió el fuego aún son visibles hoy.

En 1578, la casa de Saboya trasladó el sudario a la Catedral de San Juan Bautista en Turín, que luego pasó a formar parte de Italia. Ha permanecido allí desde entonces, con la excepción de la Segunda Guerra Mundial, cuando Italia lo trasladó para su custodia.

5. Ha habido muchos estudios científicos sobre su autenticidad.

A pesar de que el Papa Clemente VII declaró que el sudario era falso hace más de 600 años, el debate sobre la autenticidad del sudario no ha terminado. A partir del siglo XX, las personas de ambos lados del debate comenzaron a reforzar sus argumentos con estudios científicos.

En la década de 1970, el Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín dijo que las marcas en la tela eran consistentes con un cuerpo crucificado y que las manchas eran sangre humana real. En 1988, un grupo de científicos dijo que su análisis mostró que el sudario se originó entre 1260 y 1390, mientras que otro dijo que su análisis mostró que se originó entre el 300 a.C. y 400 d.C. En 2018, los investigadores utilizaron técnicas forenses para argumentar que las manchas de sangre en el sudario no podrían haber venido de Cristo.

6. La cubierta está protegida por un cristal a prueba de balas.

La seguridad es estricta para la frágil Sábana Santa de Turín. Rara vez se muestra al público y está custodiado por cámaras de seguridad y cristales a prueba de balas. Esta última medida de seguridad resultó ser un obstáculo en 1997, cuando se produjo un incendio en la Catedral de San Juan Bautista. Los bomberos tuvieron que atravesar cuatro capas de vidrio a prueba de balas para salvar el sudario.

7. El sudario entró en la era digital.

En abril de 2020, el arzobispo de Turín, Cesare Nosiglia, anunció que, a la luz de la devastación del COVID-19, personas de todo el mundo podrían ver la Sábana Santa de Turín en línea durante la Pascua. El jueves antes del feriado en 2020, Italia reportó 143,626 casos conocidos de COVID-19 y 18,279 muertes por el virus. El arzobispo Nosiglia dijo que estaba motivado para proporcionar una transmisión en vivo del sudario, que se mostró públicamente por última vez en 2015, por miles de personas que solicitaron verlo durante la crisis mundial del COVID-19.

LEE MOE: ¿Cómo era Jesús?


Cronología de las propiedades científicas y misteriosas de la Sábana Santa

Los avances científicos y tecnológicos, que comenzaron en el siglo XIX con el advenimiento de la fotografía y en el siglo XX, llevaron a descubrimientos sorprendentes que revelaron que la Sábana Santa poseía propiedades inexplicables. También podemos suponer que a medida que avanza la tecnología, se descubrirán más propiedades "inexplicables" y la Sábana Santa seguirá desconcertando a los científicos en el futuro.

1898: La Sábana Santa fue fotografiada por primera vez por un italiano llamado Secondo Pia. Sus imágenes llevaron a un descubrimiento sorprendente: la imagen amarillenta tenue de un hombre en la tela, vista a simple vista, es en realidad una imagen negativa que, cuando se desarrolla, se convierte en un detallado blanco y negro positivo. El inexplicable descubrimiento de Pia lo sorprendió, junto con las autoridades de la Iglesia y la comunidad científica. También estimuló el interés mundial por la Sábana Santa. La era moderna de la ciencia de la Sábana Santa había comenzado.

1931: Treinta y tres años, más tarde, dado el avance de la fotografía, la Iglesia le encargó a Guisseppe Enrie que fotografiara la Sábana Santa por segunda vez. Enrie confirmó el hallazgo de Pia de que la Sábana Santa es una imagen negativa que se desarrolla como positiva. (Pia, aún viva, fue reivindicada después de que las autoridades de la Iglesia cuestionaran sus fotos). Se distribuyeron copias de las fotos de Enrie por todo el mundo. Sus impresiones provocaron una investigación más científica y un mayor interés general en la misteriosa tela con el rostro inolvidable de un hombre crucificado y fallecido.

1950: "Un médico en el Calvario" fue publicado por el Dr. Pierre Barbet, un destacado cirujano francés. Su libro documentó 15 años de investigación médica sobre la imagen de la Sábana Santa, a menudo con detalles espantosos. El Dr. Barbet describió la fisiología y patología del hombre crucificado en la Sábana Santa como "anatómicamente perfecta".

1973: Max Frei, un destacado criminólogo suizo, recibió permiso para tomar muestras de polvo de la Sábana Santa que contenían numerosas esporas de polen. Descubrió 22 especies de polen de plantas únicas en áreas alrededor de Constantinopla y Edessa, (donde se pensaba que viajó la Sábana Santa después de salir de Jerusalén), así como siete especies de polen de plantas comunes solo en Israel. El rastro de polen parece corroborar el rastro histórico.

1975: Los científicos de la Fuerza Aérea John Jackson y Eric Jumper, utilizando un analizador de imágenes VP-8 diseñado para el programa espacial, descubrieron que la imagen de la Sábana Santa contenía datos 3-D codificados que no se encuentran en fotografías ordinarias de luz reflejada. Su descubrimiento indicó que la tela contenía "información de distancia" y debe haber envuelto una figura humana real en el momento en que se formó la imagen. (En 2010 el Canal Historia emitió por primera vez lo que se convertiría en un documental popular y de larga duración, "¿Real Rostro de Jesús?" La película interactuó con los datos tridimensionales de la Sábana Santa, encontrados por primera vez en 1975, con gráficos por computadora del siglo XXI para construir el rostro "real" del hombre representado en la Sábana Santa).

1978: La Sábana Santa estuvo en exhibición pública durante seis semanas por primera vez desde 1933. Al cierre de la exposición, cerca de 30 científicos (encabezados por John Jackson y Eric Jumper) formaban parte del Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín conocido como STURP. Los científicos, que representan numerosas áreas de especialización, analizaron la Sábana Santa durante cinco días seguidos utilizando tecnología de vanguardia en ese momento.

John Jackson, el profesor Luigi Gonella y Eric Jumper se preparan para comenzar el examen de la Sábana Santa de Turín en 1978. Fotografías de la Sábana Santa © 1978 Colección Barrie M. Schwortz, STERA, Inc

1980: La revista National Geographic publicó un artículo histórico sobre la Sábana Santa. Utilizando la fotografía STURP, National Geographic impulsó la tela hacia la ciencia y el centro de atención general después de llamar a la Sábana Santa, "Uno de los enigmas más desconcertantes de los tiempos modernos".

1981: Después de tres años de analizar los datos científicos recopilados en 1978, los científicos de STURP compartieron públicamente sus hallazgos en una conferencia internacional en New London, CT. Todos los científicos estuvieron de acuerdo con la declaración final: "Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de cómo se produjo la imagen o qué produjo la imagen sigue siendo, ahora, como lo ha sido en el pasado, un misterio". El último párrafo del informe escrito de STURP decía:

Podemos concluir por ahora que la imagen de la Sábana Santa es la de una forma humana real de un hombre azotado y crucificado. No es producto de un artista. Las manchas de sangre están compuestas de hemoglobina y también dan positivo en la prueba de albúmina sérica. La imagen es un misterio en curso, y hasta que se realicen más estudios químicos, tal vez por este grupo de científicos, o tal vez por algunos científicos en el futuro, el problema permanece sin resolver..”

1988: Las conclusiones de STURP llevaron a un interés en la fecha de la tela, y el Vaticano autorizó las pruebas. Una pequeña esquina de la Sábana Santa fue cortada y datada por radiocarbono (C-14) por tres laboratorios en Oxford, Zurich y Arizona. Los laboratorios determinaron un rango de fechas entre 1260 y 1390. Esta noticia trascendental contradecía las conclusiones de STURP que respaldaban la posible autenticidad de la Sábana Santa.

Además, los resultados de la prueba C-14 sorprendieron a la comunidad científica global de la Sábana Santa que, en general, desde el primer día, sospechaba mucho de la fecha medieval debido a los cuestionables protocolos de la prueba. Son estas fechas extremadamente controvertidas de 1260 a 1390 las que dieron origen a la frase "La Sábana Santa es un engaño medieval", que impactó negativamente y denigró la Sábana Santa durante décadas. (Siga leyendo para conocer las actualizaciones importantes de 2005 y 2019 sobre los datos sin procesar utilizados en la prueba de 1988).

Conferencia de prensa del Museo Británico, el 13 de octubre de 1988, en la que se anunció la datación de la Sábana Santa 1260-1390, conmocionando al mundo y a la comunidad científica de la Sábana Santa. La foto es de dominio público.

1997: Avinoam Danin fue un destacado botánico israelí y profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Confirmó la presencia de imágenes de flores en la Sábana Santa que verificaron 28 especies de polen e imágenes de plantas diferentes, muchas de las cuales crecen solo alrededor de Jerusalén. Danin escribió: "Marzo-abril es la época del año en que florece todo el conjunto de unas 10 de las plantas identificadas en la Sábana Santa". El libro de Danin, "Botany of the Shroud", se publicó en 2010.

2004: El experto en textiles Mechthild Flury-Lemberg reveló que la costura de una costura en la Sábana Santa que corre en toda su longitud, conocida como la "franja lateral", es típica de las sudarias funerarias judías encontradas en la antigua fortaleza de Masada en el sur de Israel. Ella verifica la Sábana Santa como un estilo de textil utilizado en el Israel del primer siglo.

2005: Raymond Rogers fue Director de Investigación Química de STURP. Fue un renombrado químico térmico estadounidense que, durante más de tres décadas, trabajó en el prestigioso Laboratorio Nacional de Los Alamos. Rogers obtuvo muestras de hilo de la misma esquina exterior de la Sábana Santa que en 1988 se probó con C-14, junto con muestras de hilo del interior de la Sábana Santa. Después de realizar pruebas microquímicas y espectroscópicas adicionales, él demostrado ese las muestras no eran las mismas.

La clave del hallazgo de Roger fue que el área cortada para la datación C-14 parece ser de un tejido medieval en lugar de la Sábana Santa original. El estudio de Rogers concluyó: "La muestra de radiocarbono no formaba parte de la tela original de la Sábana Santa de Turín. Por tanto, la fecha de radiocarbono no era válida para determinar la verdadera edad de la Sábana Santa..”

Los resultados de Rogers, publicados en una revista revisada por pares, confirmaron las preocupaciones de la comunidad científica de la Sábana Santa, y en 2004 respondió a las preguntas más frecuentes sobre su estudio. El revolucionario estudio de Rogers proporcionó las respuestas de por qué los resultados de la prueba C-14 de 1988 eran tan sospechosos. Resultó que los laboratorios de prueba C-14 violaron el protocolo de muestreo original establecido en 1985. En su lugar, se cortaron tres muestras diferentes, solo se usó una muestra. Haciendo caso omiso de las precauciones de los arqueólogos, los administradores de la prueba cortaron la muestra de prueba del área más manipulada de la tela: el borde de la esquina exterior. Esa zona es exactamente donde, durante siglos, la realeza y las autoridades de la Iglesia habían sostenido y manipulado la Sábana Santa para celebraciones públicas y exposiciones. Por lo tanto, la muestra de tela de la Sábana Santa probada se cortó del área con el más potencial por contaminación, daño y, como cree Rogers, puede haber sido reparado.

2011: Investigadores europeos de la ENEA italiana (Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías) replicaron la profundidad y la coloración de la imagen de la Sábana Santa utilizando una ráfaga de 40 nanosegundos de un láser excimer UV. Esta prueba es la primera vez que se reproduce un aspecto de la imagen con luz. Un Noticias ENEA El informe con fecha del 21 de diciembre de 2011 se titulaba: "Los científicos sugieren que la Sábana Santa de Turín es auténtica". El párrafo de apertura decía:

Un equipo de investigadores de la Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible (ENEA), Italia, ha descubierto que la Sábana Santa de Turín no es una falsificación y que la imagen corporal estaba formada por una especie de fuente de energía electromagnética..”

2013: Investigadores de la Universidad de Padua en Italia obtuvieron una docena de muestras de otros linos de una edad conocida que va desde la era actual hasta el 3000 a. C. Pudieron desarrollar una tasa predecible de descomposición química y mecánica. Al comparar las fibras de la Sábana Santa, determinan un rango de fechas estimado de 280 a. C. a 220 d. C. que incluye el primer siglo. Los resultados de las pruebas se informan ampliamente en todo el mundo en los medios seculares.

2014: La investigación sobre la descomposición del lino continúa siendo revisada por pares y un miembro destacado del equipo de investigación de la Universidad de Padua, el profesor Giulio Fanti, publica un libro, "Turin Shroud: First Century A.D." Según el comunicado de prensa del libro, "Los nuevos métodos de citas se publican en prestigiosas revistas internacionales y nadie ha señalado todavía errores metodológicos".

2015: Un respetado investigador y autor de la Sábana Santa, Mark Antonacci, escribe un libro revolucionario: "Prueba la Sábana Santa: en los niveles atómico y molecular". Antonacci propone que se realice una nueva serie de pruebas sofisticadas y mínimamente invasivas en la Sábana Santa a nivel atómico y molecular. Su hipótesis se publica en una revista científica revisada por pares, y aunque involucra un evento milagroso consistente con la resurrección, su ocurrencia puede ser probada científicamente. Antonacci afirma que estas pruebas propuestas podrían probar si la Sábana Santa fue irradiada con radiación de partículas si la fuente era la longitud, el ancho y la profundidad del cadáver crucificado en la tela cuando ocurrió este evento donde ocurrió la edad de la Sábana Santa y su sangre y la identidad de la víctima. Antonacci lleva su solicitud de prueba al Vaticano.

2018: Los resultados de las "pruebas de flujo sanguíneo" aparecen en los titulares de todo el mundo: "Nuevas pruebas forenses sugieren que la Sábana Santa de Turín es falsa". Las pruebas, que utilizan sangre en maniquíes y voluntarios, determinan que los flujos de sangre, como se ve en la Sábana Santa, difieren de sus pruebas. Estos llevaron a la conclusión de que la Sábana Santa es falsa. Las pruebas son muy criticadas por numerosos y distinguidos miembros de la comunidad científica y académica de la Sábana Santa. Las conclusiones también contradicen los hallazgos de STURP y los de varios patólogos forenses. La amplia cobertura noticiosa de los resultados de las pruebas no guarda proporción con la metodología y la validez del estudio. La cobertura tampoco detalla el sesgo conocido del grupo que realizó el estudio.

2019: La prueba de radiocarbono de 1988 (C-14) que concluye que la Sábana Santa fechada entre 1260 y 1390 está sujeta a un nuevo escrutinio. Los controvertidos resultados de las pruebas C-14 publicados en la prestigiosa revista científica "Nature" en 1989, no publicó todos los datos porque no fueron proporcionados por el Museo Británico. Y, durante 30 años, los científicos de Shroud habían acusado al museo de ocultar los datos sin procesar.

En 2017, el investigador francés Tristan Casabianca entabló una acción legal contra el Museo Británico, que supervisó los laboratorios de pruebas C-14 en 1988. El museo cumplió y finalmente publica todos los datos sin procesar. El equipo de investigación de Casabianca realizó nuevas pruebas y concluyó en su informe de 2019 que hubo numerosas fechas que estaban fuera del rango publicado en "Nature". Demuestran que la muestra de tela de la Sábana Santa no es homogénea, y los resultados de 1988, notificados con un "95% de confianza", son sospechosos. El equipo de Casabianca apoya la creencia generalizada de que algo salió mal con las pruebas del C-14, que durante las décadas siguientes desalentaron la investigación de la Sábana Santa y la desacreditaron como una falsificación medieval. Casabianca y su equipo abogan por que el Vaticano autorice una variedad de nuevos métodos de prueba del siglo XXI que no estaban disponibles en 1988 o 1978 durante las pruebas de STURP.


La historia

Aunque existen numerosos informes de que Jesús & # 8217 sudario de entierro, o una imagen de su cabeza, de origen desconocido, fue venerado en varios lugares antes del siglo XIV, no hay evidencia histórica de que estos se refieran al sudario que se encuentra actualmente en la Catedral de Turín. Sin embargo, muchas de las referencias antiguas a la Sábana Santa tienen un gran agrado con la Sábana Santa moderna.

La mejor y más temprana evidencia de esto son dos monedas acuñadas en 692 bajo Justiniano II. Presentaban una imagen de Cristo y se supone que están basados ​​en la imagen de la Sábana Santa como lo indican 180 puntos coincidentes exactos entre la imagen de la Sábana Santa y la de las monedas.

Esta vieja imagen es una prueba clara de que existía la Sábana Santa

En la Biblioteca Nacional de Budapest se encuentra el Manuscrito Pray, el texto más antiguo que se conserva del idioma húngaro. Fue escrito entre 1192 y 1195. Una de sus ilustraciones muestra los preparativos para el entierro de Cristo. La imagen supuestamente incluye un paño de entierro en la escena posterior a la resurrección. ¿La Sábana Santa de la imagen se parece a la que todos conocemos?

Otra referencia, esta vez en 1204, cuando un caballero cruzado llamado Robert de Clarie afirmó que la tela estaba entre las innumerables reliquias en Constantinopla: & # 8220 ¿Dónde estaba la Sábana Santa en la que había sido envuelto nuestro Señor, que todos los viernes se enderezaba de tal manera que uno podía ver la figura de nuestro Señor en él. Y nadie sabe & # 8211 ni griego ni Frank & # 8211 qué fue de ese sudario cuando la ciudad fue tomada.

La evidencia clara de la Sábana Santa moderna se remonta al siglo XIII y su ubicación en Lirey, Francia. Incluso en esos días, muchos afirmaron que la Sábana Santa era falsa y solo una pintura.

¿Procedencia? Muchos afirman que no hay señales de que este objeto existiera antes del siglo XIV, sin embargo, si investigas bien, descubrirás innumerables historias e imágenes que hacen referencia a la Sábana Santa de Cristo.

¡El tipo que lo empezó todo! por error.


La siempre fascinante Sábana Santa de Turín

Imagen en negativo fotográfico de la Sábana Santa de Turín en dos partes. ¿Podría ser esto realmente una imagen de Jesús en su paño de entierro?

Para aquellos que no hayan oído hablar de él, o que tengan una vaga idea al respecto, la Sábana Santa de Turín es una tela intrigante de aproximadamente 14 pies de largo por 3,5 pies de ancho. Hay una imagen en la tela de un hombre cuyas numerosas heridas son consistentes con lo que uno esperaría encontrar en el cuerpo de una persona que fue golpeada, azotada y crucificada como Jesús. Esto, junto con otros factores, ha llevado a algunos a concluir que la Sábana Santa es en realidad la Sábana Santa de Jesús. Otros lo han rechazado por numerosas razones. Algunos escépticos lo hacen por su prejuicio antisobrenatural o porque creen que los datos científicos han demostrado que son falsos. Algunos cristianos creen que la Biblia misma contradice la idea de una tela funeraria como la Sábana Santa. Entonces, ¿es la Sábana Santa simplemente un elaborado engaño, una reliquia genuina de un hombre crucificado, o podría ser en realidad la tela funeraria de Jesús?

Mi reacción inicial

Cuando escuché por primera vez sobre la Sábana Santa de Turín, rápidamente rechacé cualquier posibilidad de que fuera genuina por algunas razones. Primero, la Biblia dice en Juan 20: 6-7 que cuando Pedro y Juan entraron en la tumba, vieron un paño que había estado alrededor de Jesús y la cabeza en un lugar diferente al de los lienzos (plural). Esto seguro que no sonaba como si fuera coherente con la Sábana Santa en absoluto. En segundo lugar, sé que la Iglesia Católica Romana, particularmente en la época medieval, produjo no escasez de reliquias para que sus fieles las veneraran. Simplemente pensé que la Sábana Santa era otra reliquia y, como protestante, no la necesitaba. En tercer lugar, las pruebas de datación por carbono realizadas en la Sábana Santa en 1988 mostraron que la tela era de los años 1260-1390 en lugar del siglo primero.

Pero a medida que estudiaba más el tema, descubrí algunos detalles extremadamente interesantes que pueden abordar adecuadamente cada una de estas objeciones. Antes de continuar, permítanme apresurarme a agregar que si la Sábana Santa es el paño de entierro legítimo de Jesús o si no lo es, no tendrá ninguna relación con mi creencia en la Resurrección de Jesús. Tengo absoluta confianza en que Jesús resucitó de entre los muertos, tal como lo explica la Biblia, y no necesito un paño intrigante para reforzar mi fe de ninguna manera. Sin embargo, hay varias razones por las que la Sábana Santa no debería ser descartada tan rápidamente.

La Biblia y la Sábana Santa

Como cristiano que ve a la Biblia como la autoridad final, creo que si los relatos bíblicos contradicen los datos sobre la Sábana Santa de Turín, la Sábana Santa no es ni puede ser la tela funeraria de Cristo. Como mencioné, este fue mi primer pensamiento sobre la Sábana Santa y la razón principal por la que le presté poca atención durante varios años.

La Sábana Santa de Turín muestra una imagen frontal y posterior de un hombre cuyas heridas son perfectamente consistentes con las de un hombre crucificado. Como se puede ver en esta imagen, el hombre habría sido acostado en la tela y el otro extremo de la Sábana Santa se habría envuelto sobre él. Pero, ¿cómo llegó la imagen a la Sábana Santa?

La Sábana Santa consiste esencialmente en un paño largo (ver a la derecha), sin embargo, la Biblia describe que hay varios paños en la tumba vacía en la mañana de la Resurrección. Entonces, ¿cómo podría esta tela ser realmente la tela de entierro de Jesús?

En mi reacción inicial, no había logrado comprender las prácticas funerarias de los judíos en el primer siglo ni dar cuenta del resto de los datos bíblicos. Para los judíos que fueron enterrados en tumbas, hubo ciertas regulaciones que se siguieron mientras se preparaba el cuerpo para el entierro. Normalmente, los cuerpos se lavarían, pero no en determinadas circunstancias relacionadas con la muerte de la persona. Según la Mishná, la costumbre judía establecía que si una persona sangraba más de 1/4 de log de sangre después de la muerte (un log era igual a la cantidad necesaria para llenar seis huevos), entonces el cuerpo no se lavaría y la sangre sería enterrado con la víctima. Jesús sangró después de Su muerte (recuerde la lanza en el costado), por lo que habría mezclado sangre en Su cuerpo (sangre de vida mezclada con sangre que fluyó después de Su muerte), por lo que Su cuerpo no habría sido lavado. Además, se ataron las manos con un paño de lino, al igual que los pies, y se envolvió otro paño de lino delgado desde la parte superior de la cabeza alrededor de la parte inferior de la barbilla, presumiblemente para mantener la mandíbula cerrada (puede haber algunos otros paños utilizados para mantener el cuerpo en su lugar). Esto es perfectamente consistente con el relato de John sobre los lienzos en la tumba vacía:

Entonces llegó Simón Pedro, que lo seguía [Juan], y entró directamente en el sepulcro. Vio las tiras de tela de lino allí, y el paño de la cara, que había estado alrededor de la cabeza de Jesús, no acostado con las tiras de tela de lino, sino enrollado en un lugar por sí mismo. (Juan 20: 6–7, NET)

Entonces, Juan describe varios paños en un lugar y luego el paño para la cabeza enrollado en un lugar por sí mismo.

Esta descripción de los paños de entierro también se retrata en Juan 11 en el relato donde Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos.

Cuando hubo dicho esto, gritó en voz alta: & # 8220 ¡Lázaro, sal! & # 8221 Salió el que había muerto, con los pies y las manos atados con tiras de tela y con un paño envuelto alrededor de la cara. (Juan 11: 43–44, NET)

Note que Lázaro tenía sus pies y manos atados con tiras de lino y un paño envuelto alrededor de su rostro. Estas descripciones concuerdan con lo que se muestra en la Sábana Santa de Turín. Si bien las tiras de lino no son claramente visibles cerca de los pies, las manos y la cabeza, está claro que los pies se mantienen juntos, al igual que las manos, y, según la forma en que aparece el cabello en la Sábana Santa, tampoco lo es. Es difícil pensar que se envolvió un paño alrededor de los lados de la cara para mantener la mandíbula cerrada, empujando el cabello hacia atrás.

Al comparar los relatos del Evangelio sobre la preparación del cuerpo de Jesús, vemos que los datos bíblicos también son consistentes con esta descripción. Juan 19:40 menciona que el cuerpo de Jesús fue envuelto con tiras de lino junto con algunas especias de Nicodemo. Esto podría ser una referencia a las tres tiras pequeñas (pies, manos, cara) oa las tres tiras pequeñas y la mortaja grande. Mateo menciona que José de Arimatea envolvió el cuerpo de Jesús en una tela de lino limpia (Mateo 27:59). Marcos menciona que José compró lino fino y envolvió a Jesús en él (Marcos 15:46). Lucas 23:53 menciona que José envolvió el cuerpo en lino, y Lucas 24:12 declara que Pedro solo vio tiras de lino en la tumba cuando entró en la tumba en la mañana de la Resurrección.

Si bien estas descripciones no necesitan ser entendidas de una manera perfectamente consistente con la Sábana Santa (por ejemplo, quizás los escritores bíblicos estaban insinuando mucho más que unas pocas tiras de lino), ciertamente pueden entenderse de una manera que coincida perfectamente con la Sábana Santa. .

Una reliquia católica romana

Es cierto que la Sábana Santa se ha alojado en una catedral en Turín (Torino), Italia desde 1578. Sin embargo, la Sábana Santa técnicamente nunca fue propiedad de la Iglesia Católica Romana hasta 1983, cuando Humberto II de Saboya murió y entregó la Sábana Santa a la Papa y sus sucesores. Simplemente había asumido que lo habían poseído durante siglos.

En sí mismas, las reliquias no son cosas malas, pero la idea de que uno necesita venerar o hacer una genuflexión ante una reliquia para obtener algún tipo de indulgencia no se encuentra en ninguna parte de las Escrituras. También golpea contra Jesús & # 8217 palabras en la Cruz (& # 8220 Está terminado & # 8221), que explican que la obra para nuestra salvación fue completamente realizada por Cristo en el Calvario. No es necesario venerar las reliquias.

Dicho esto, el hecho de que pueda considerarse una reliquia católica romana no significa que la Sábana Santa sea un engaño o un fraude. Por ejemplo, ¿qué pasaría si Roma llegara a poseer un manuscrito original real de las Escrituras? ¿Lo descartaría yo (y otros cristianos conservadores) rápidamente como un fraude o una broma porque no estamos de acuerdo con Roma en los puntos principales de la doctrina? Espero que no. Si bien esto podría ser motivo de una buena dosis de escepticismo, el artículo debe examinarse por sus propios méritos y no por quién lo posee. En cierto sentido, estaba cometiendo una forma de falacia genética porque descarté la Sábana Santa simplemente porque no estoy de acuerdo con el grupo que la posee (la falacia genética ocurre cuando alguien rechaza un argumento simplemente porque no le gusta la fuente de el argumento).

Salir con la Sábana Santa

En 1988, el Vaticano dio permiso a un grupo de científicos para usar la datación por radiocarbono en un esfuerzo por fechar la Sábana Santa. Se enviaron cuatro muestras a tres laboratorios diferentes (uno a la Universidad de Oxford, uno al Instituto Suizo de Tecnología en Zúrich y dos a la Universidad de Arizona). Los resultados: la Sábana Santa data de 1260-1390 d. C. Si bien muchas personas continuaron creyendo que la Sábana Santa aún era auténtica, la evidencia científica parecía haber demostrado que no podría haber sido. A esta fecha de radiocarbono se agrega que a menudo se informa que la Sábana Santa apareció por primera vez a mediados del 1300 en Lirey, Francia. Estas dos fechas similares, a las que se llegó de forma independiente, parecen cerrar el caso de la Sábana Santa. ¿Pero realmente lo hacen?

En primer lugar, en los últimos años se ha demostrado que la datación por carbono de la Sábana Santa es errónea. Según algunos objetores, no era posible que hubiera un problema con el proceso de datación por carbono, pero la muestra que utilizaron de la Sábana Santa se tomó de uno de los peores lugares posibles. Sue Benford y Joe Marino continuaron estudiando la Sábana Santa y se dieron cuenta de que la muestra utilizada para fechar la Sábana Santa estaba compuesta de algodón del siglo XVI combinado con el lino mucho más antiguo a través de un proceso conocido como retejido francés, un proceso intrincado que desenrolla la tela real. y teje el material nuevo con el viejo. Esto significaría que los resultados de la datación por carbono se encontrarían entre el siglo I (si es tan antiguo) y el siglo XVI.

Si bien todo esto suena como una buena teoría de la conspiración, resulta que Benford y Marino, a pesar del fuerte escepticismo inicial de la comunidad científica, probablemente tengan razón. La primera y cuarta muestras de la tela se enviaron a Arizona, mientras que la segunda sección fue a Oxford y la tercera a Zurich. Es bastante interesante que las cuatro muestras regresaron con las siguientes edades: Arizona1 (1238), Oxford (1246), Zurich (1376), Arizona2 (1430). Tenga en cuenta que cada sección subsiguiente data más joven que la porción anterior de la tela. La opinión de Benford y Marino era que las fechas más antiguas tenían más de la tela de la Sábana Santa real y menos de la sección rehecha, mientras que las fechas más jóvenes eran lo contrario.

¿Quieres aprender más sobre la Sábana Santa? Sumérjase en una investigación bíblica, histórica y científica de esta tela única en mi DVD, Envuelto en misterio, a la venta ahora.

Además, estos no son solo los hallazgos de los teóricos de la conspiración, uno de los miembros originales del STRP (Proyecto de investigación de la Sábana Santa de Turín de 1978), Ray Rogers, fue inicialmente extremadamente escéptico de estas afirmaciones. Estaba bastante molesto porque la gente seguía dudando de la datación por carbono y dijo que podía disparar su teoría llena de agujeros en un abrir y cerrar de ojos. Regresó al laboratorio y en unas horas se dio cuenta de que Benford y Marino tenían razón. La muestra de reserva a la que todavía tenía acceso mostraba claramente tanto algodón como lino. Dr. Rogers even found more evidence that Benford and Marino had missed that the samples were from a rewoven portion of the Shroud. This particular sample contained dyes or stains, something that is not found anywhere else on the Shroud, further supporting the idea that this section was from a repair done in the 16th century, which was stained to make the new cloth match the old. Rogers stated that the ultraviolet images of the Shroud taken by STRP in 1978 reveal that the sample was taken from “the worst possible spot” on the Shroud. Rogers published a paper in Thermochimica Acta in 2005, just five weeks before he died of cancer, in which he demonstrated that the 1988 radiocarbon dates were irrelevant to the dating of the Shroud because the sample area was vastly different than the rest of the Shroud. It was later found that this portion of the Shroud had a resin to hold together two types of material. (This episode points out a serious problem with radiometric dating: in addition to other unprovable assumptions, one must assume that the sample has not been contaminated or else the results can be quite skewed.)

Second, there are several historical reports of the Shroud, or something that sounds just like the Shroud, from long before the mid-1300s. In his book on the Shroud, Ian Wilson traces the history of this cloth back to the first century from its alleged start in Jerusalem to Edessa to Constantinople to Livey to Turin. Wilson believes that the image of Edessa, a cloth displayed regularly in the 10th century showing what people believed to be the face of Jesus, was what today is called the Shroud of Turin.

There is so much more that could be written here. All of my initial objections to the legitimacy of the Shroud of Turin have been answered. So do I believe the Shroud is the actual burial cloth of Christ? Honestly, I don’t know.

There is nothing in Scripture indicating that Jesus’ image was on the burial cloths. Also, even if the Shroud is genuinely from the 1st century, it does not prove that it is the burial cloth of Jesus, although it would beg the question as to why only one burial cloth of a crucified man from the 1st century bears such an remarkable image. Even with our sophisticated technologies, no one has been able to duplicate the Shroud. Numerous theories have been proposed as to how the image came to be on the cloth, but none of these account for all of the data, which are too numerous to go into in this article, but there are many “non-kooky” websites devoted to the Shroud that you can check out for this info. Be sure to look for the three-dimensional quality of the scan from the VP8 Image Analyzer, the precision and details of the various wounds perfectly matching those described in Scripture, the blood and serum stains, and the pollens found on the Shroud. It is perhaps the most unique and intriguing artifact in the world. So study all the details and make your own decision.

As mentioned earlier, I do not need the Shroud of Turin to be the actual burial cloth of Jesus to believe in the Resurrection of Christ. The Bible states that Jesus rose from the dead so that settles it. Moreover, His Resurrection was predicted multiple times, it was the central message of the earliest Christians, the risen Lord was seen by more than 500 eyewitnesses, the church would not exist without the Resurrection, staunch skeptics converted after seeing the risen Lord, the tomb was empty three days after Jesus was buried, and countless Christians can testify to the Lord’s working in their lives.


The Carbon-14 Bombshell

In 1988, the Vatican authorized carbon-14 dating of the shroud. Small samples from a corner of its fabric were sent to labs at the University of Oxford’s Radiocarbon Accelerator Unit (RAU), the University of Arizona, and the Swiss Federal Institute of Technology. All three found that the shroud material dated to the years between 1260 and 1390, more than a millennium after the life and death of the historical Jesus.

The labs assessed the reliability of their estimate at 95 percent. To make the case even more convincing, the dates closely coincided with the first documented appearance of the Shroud of Turin in 1353.

Since their release 27 years ago, the carbon-14 dating results have become the focal point of the shroud controversy, with a stream of critics taking aim at its methodology and conclusions.

Among the most innovative critiques were those published in 2010 by statisticians Marco Riani, of the University of Parma in Italy, and Anthony Atkinson, of the London School of Economics. In a recent interview with National Geographic, they noted that the laboratories conducting the carbon-14 tests were in full agreement on the ages of control fabrics from an ancient Egyptian mummy, a medieval Nubian tomb, and a medieval French ecclesiastical vestment. Yet raw data from the same tests on the shroud yielded results that differed by more than 150 years.

The published carbon-14 findings were the mean results drawn from the combined data of the three labs. It was assumed that the data were “homogeneous”—near-identical age estimates based on repeated measurements of the samples, each of which had been divided into four segments for testing.

But when computers crunched through all 387,072 ways to cut the samples, they identified a marked pattern of variations. “The dating which comes from a piece at the top edge [of an uncut sample] is very different from the date which comes from a piece taken from the bottom edge,” Riani explains.

“Our research does not prove that the shroud is authentic, nor that it is 2,000 years old,” he cautions. But it does call into question the carbon-14 report’s assertion of “conclusive evidence that the linen of the Shroud of Turin is medieval.”

The Oxford lab insists that the 1988 conclusions were accurate, and rejects arguments that the test samples were flawed.


Well documented history

  • 1349: The Shroud surfaces in Lirey, France, and is put on display in 1355.
  • 1453: Ownership of Shroud transferred to the Duke of Savoy, Geneva.
  • 1471: Enlargement and embellishment of the Duke’s' chapel at Chambéry where the Shroud is eventually relocated.
  • 1532: Fire of Chambery causes scorch marks and other damage.
  • 1534: Poor Clare nuns “mend” the damage to the Shroud.
  • 1578: The Shroud arrives in Turin, Italy. This was at the request of the Bishop of Turin, so that the saintly, but sickly, Archbishop of Milan, Charles Borromeo, could venerate it. It has been housed in and around St. John the Baptist Cathedral, Turin, since then.

A single thread is removed from the Shroud by one of the Poor Clare nuns using a fine dissecting needle. ©1978 Barrie M. Schwortz Collection, STERA, Inc.

The Shroud has also made it into history in modern times. Key dates include the following:

  • 1898: First photographs, taken by Secondo Pia, reveal a positive image, showing that the image itself is indeed a negative.
  • 1902: Sorbonne University professor, Yves Delage, argues the Shroud is the authentic burial cloth of Jesus.
  • 1939-1945: The Shroud is hidden in a monastery during WWII.
  • 1973: Scientists allowed to take samples for study.
  • 1978: Two major events: Publication of Ian Wilson’s book, "The Shroud of Turin: The Burial Cloth of Jesus Christ?" in which the Shroud is identified as the Image of Edessa, the Mandylion and investigation by 30 scientists, known as STURP confirm image is of a real “scourged, crucified man… not the product of an artist."
  • 1983: Shroud ownership is given to the Vatican.
  • 1988: Carbon-dating tests report origins between 1260 and 1390—results now known to be inaccurate due to faulty sampling (see Chapter 4 below).
  • 1997: Fire in Turin Cathedral as a result of arson. The Shroud was rescued by local firefighters.
  • 2002: Ray Rogers, skeptic and original member of STURP, publishes a paper questioning 1988 samples.
  • 2008: UV radiation hypothesis for the formation of the Shroud’s image put forward by John Jackson’s team of investigators.
  • 2010: Paolo Di Lazzaro’s team experimentally substantiates Jackson’s hypothesis.
  • 2013: Dr. Guilio Fanti and Saverio Gaeta write the book, The Mystery of The Shroud, documenting likely 1st century origins.

Secundo Pia, first to photograph the Shroud of Turin

For a more condensed timeline, go here.

Featured Image: Crowds wait in line in front of the Turin Cathedral to see the Shroud while it is on public display in 1978. ©1978 Barrie M. Schwortz Collection, STERA, Inc.


The Shroud of Turin: 7 Intriguing Facts - HISTORY

Whatever else the Shroud of Turin might be, it is certainly a fascinating artifact of puzzling origin and composition. The fourteen-foot linen cloth is believed by many to be the burial cloth of Jesus Christ, and some think that it constitutes proof of his resurrection. Others doubt that it is first-century in origin and consider it a fake, although the honest ones admit that it must be an exceedingly clever and oddly ambiguous one.

Countless scientific tests have been conducted on the shroud in recent years, and these surely have caused no one to change their mind. The History Channel, which has shown several programs on the shroud in recent years, tries an interesting and inevitable new tack on a program premiering Tuesday, March 30, at 8-10 p.m. EDT/PDT. The Real Face of Jesus? documents the use of 3D computer graphics to create “a living, moving 3D image of the man many believe to be Jesus Christ,” as the History Channel press release characterizes it.

[Note on sourcing: I have not been able to find the History Channel’s press release on the organization’s website, though many other sites are reprinting it (here, for example). I have no reason to doubt that the release has been quoted accurately, but I haven’t been able to confirm it.]

The History Channel press release emphasizes that the idea of the effort is not to solve any religious mysteries but simply to see what the person behind the shroud actually looked like:

The starting point of this journey is an ancient 14-foot linen cloth known as the Shroud of Turin, believed by millions to be the burial shroud of Jesus Christ. Imprinted on the fabric is a faint, ghostly image of a crucified man. The question of whether this man is or is not Jesus has been debated for centuries. But when 3D computer graphics artist Ray Downing decided to use today’s most sophisticated electronic tools and software to recreate the face of Jesus, the Shroud of Turin is the first place he turned.

While there have been many documentaries about the shroud, most have centered on the shroud’s authenticity. HISTORY’s THE REAL FACE OF JESUS? presents something very different: an attempt to reveal the image embedded in the fibers of the fabric, to turn the faint, unfocused, two-dimensional image into a living, moving, 3D creation – if they are successful, this may be the most accurate depiction ever made of the man many believe to be Jesus Christ.

HISTORY worked with CG artist Ray Downing of Studio Macbeth to attempt this reconstruction.

The History Channel characterizes the shroud as having 3D imagery ‘encoded’ into it:

As the starting point for a 3D model of Jesus, the Shroud provides an amazing advantage: the image of the man is mysteriously encoded with three-dimensional information. An astonishing discovery was made in 1976, and a property no other painting or artwork has — “The presence of 3D information encoded in a 2D image is quite unexpected, as well as unique,” says Downing. “It is as if there is an instruction set inside a picture for building a sculpture.” But can today’s technology and man’s skill in using it build this sculpture, resurrecting the man in the shroud for all to see?

The encoding of 3D information onto an ancient piece of cloth has fascinated believers and skeptics alike, not least among them John Jackson, a professor of Physics at the University of Colorado. In 1978, Jackson led a team of American scientists which was given exclusive access to the cloth for five days of intensive scientific examination. Jackson has continued his analysis of that data until the present time. In late 2009, Downing and HISTORY traveled to Jackson’s Turin Shroud Center in Colorado to learn more about the science of the cloth from the man who has studied it first-hand. But despite decades of intense scientific investigation, the mechanism underlying the mysterious encoding of this three dimensional data within the Shroud remains elusive. Against the background of Shroud history and information, HISTORY’s team is seen grappling with the faint Shroud image to wrestle out the hidden face within.

By this ‘encoding’ they are apparently referring to the fact that the shroud was originally wrapped around the face, which would indeed provide information enabling a plausible 3D image to be extracted through the use of sophisticated computer software:

Coaxing the image from the cloth proves to be no easy task. After months of work, a breakthrough: Downing focuses on the fact that the cloth would have been wrapped around the face of the man buried beneath. (The Mona Lisa would look quite different if DaVinci’s canvas had been wrapped around his model’s head.) In THE REAL FACE OF JESUS? Downing is able to account for that distortion in the image and remove it, leaving an accurate, undistorted, never-before-seen, moving 3D portrait of the image presented on the Shroud of Turin.

And although it does not appear that the program draws any conclusions about the nature of the person behind the shroud, it seems that the documentary does allow the image recreator to consider some thoughts about the meaning of the shroud and its history:

[F]or Downing, there are two stories here. “There is the story of the Shroud which, artistically and scientifically, is the story of a transition from two dimensional to three dimensional. But there is as well the story of the man in the Shroud, and a record of His transformation from death to life”, Downing observes, “The two stories are intertwined, they seem to be one and the same”.


The Shroud of Turin

The Shroud of Turin is the most well known, and one of the most studied, Christian relics in history. It is a piece cloth that many people believe is the burial cloth Nicodemus and Joseph of Arimathea used to wrap the dead body of Jesus Christ (Matthew 27:58 - 59, Mark 15:43 - 46, John 19:38 - 40).

The shroud we are familiar with today first showed up in the small village of Lirey, France around 1360 A.D. It then was transferred to Chambery around 1453. In 1532, the chapel housing the relic caught on fire and damaged the linen. In 1578, the shroud was moved to the northern Italian city of Turin.

The Catholic Church stops short of officially declaring the shroud of Turin to be the burial cloth of Christ. However, in their official 1913 Encyclopedia article on the relic, they state, "That the authenticity of the Shroud . . . is taken for granted, in various pronouncements of the Holy See, cannot be disputed." A 1506 Papal Bull by Pope Julius II says that the cloth was used to wrap Jesus as he lay in his tomb.

In June 2015, Pope Francis visited the city of Turin to view the shroud. News agencies reported that he made a special pilgrimage to the place housing the relic and, bowing his head, silently prayed in front of it. Clearly, regardless of any official stance, the church treats this relic as if it were legitimate.

There are several major arguments that not only refute any claims the shroud is legitimate but also condemn how it is used. Scripture, for example, indicates that the body of Christ was not wrapped in one cloth from head to toe as is portrayed in the clothe. His body was wrapped with one piece of cloth and his head with a separate piece (John 20:5 - 7).

The shroud of Turin shows the image of a man wearing long hair. This could not have been Jesus as the Bible clearly states that it is a shame for a man serving the true God to wear long hair (see 1Corinthians 11:14, 16). Only those who took a Nazarite vow, like John the Baptist, could wear uncut hair (Numbers 6:2 - 21). Jesus was not a Nazarite, as He drank alcoholic beverages and touched dead bodies (Luke 7:11 - 15, 8:49 - 55, see our article on Nazarites).

Catholics, in their 1913 Encyclopedia, honestly admit that the history of the relic can only be traced back to around 1360 A.D. (article "The Holy Shroud of Turin")! In a Catholic approved book titled "Relics" it states, "Its existence before then (before the 14th century) is not definitely recorded . . ." (Relics, Joan Carrol Cruz, page 46). How could the most widely known relic in Christendom just "pop up" more than thirteen centuries after Christ’s death?

The second of the Ten Commandments states that humans are not to make any idols, for the purpose of worship, representing anything He has created (Exodus 20:4 - 5). The intent of the commandment is to prohibit the use of images, icons and relics (e.g. the linen at Turin) as an aid to worshipping the true God, as most Biblical commentaries (e.g. Hodge's Systematic Theology, Fausset's Bible Dictionary, etc.) agree.

Many religious people treat this cloth as far more than just a curiosity. Again, the Catholic Encyclopedia admits that since 1578 it has been "exposed for veneration at long intervals." To venerate something is to revere or worship it. Clearly, the shroud of Turin is treated by many people as worthy of religious adoration that God says belongs to him alone. It is a relic that should be destroyed.


20 Mystery Facts about the Shroud of Turin

The Shroud of Turin, for centuries has been one of the most debated religious relics, with a few million people advocating its supernatural features, while another camp considering it to be the finest form of art. Paragraphs underneath shall discuss about a few mystery fact of the cloth that is held as the original burial linen of Christ with a debate.

Shroud of Turin- its mysterious facts

(1) Purely Superficial image: the image is found to be lying on the surface and never penetrates into the fibers underneath.

(2) Uniform Yellowing: The intensity of the yellowing on the cloth is uniform throughout the cloth that can never ever happen with an image.

(3) No substances lay between the threads: such style of knitting was not known to mankind during the medieval ages.

(4) A perfect photo negative image: if the cloth is to be assumed to be a hoax, the technique to cast such image was unknown to mankind till the recent past.

(5) 3-Dimensional Attribute: it is definitely a mystery as how a medieval period artist can produce a 3-D image.

(6) The image never involves brushing strokes: it has been proven that the image was not cast with manual brush strokes.

(7) No inorganic agents were used: the image is found to be cast, without the use of any forms of artificial agents.

(8) The Blood analysis report came positive: Analyzing the strains, it was found to be blood as the analysis came positive for serum, Heme, bile as well as other components of the human blood.

(9) Blood Report exhibited Human DNA: another mystery that came up from the analysis of the strains is that it includes the Human DNA. The blood was found to be AB+.

(10) Old blood strains retained the usual red color: one of the biggest mysteries is that the strain never turned into black color, as blood strains do, when it turns older. Rather, the strain retains its usual red color.

(11) Legs went up with Rigor Mortis: as per the image, the legs were found to be pulled up as it happens when Rigor Mortis sets in.

(12) Blood flowing actual wounds: scientific testing exhibited that the blood Strain was formed due to bleeding from actual wounds.

(13) No marks for the decomposition of the body: mysteriously the cloth is not having those marks that are obvious to come up with the decomposition of the body.

(14) The image lacks an outline and direction: if it would have been an artwork, it should have the outlines and a direction that is surprisingly missing.

(15) The Carbon Dating test failed to prove the time of origin: though the carbon dating test was conducted in 1988. The outcome of the test is countered by a subsequent research that proved that the portion of the cloth tested was re-woven during the Middle Ages as a measure to repair the damage.

(16) Test exhibited that the fibers were not cemented to each other.

(17) No evidence of collagen binder was found in the cloth.

(18) A series of Test revealed that the image was formed without the involvement of any artistic materials.

(19) The image resembles the topographic maps as it shows distance information.

(20) The image was formed by the combination of various Physical, Chemical, Medical as well as Biological circumstances that the modern science is yet to explore on the whole.


Highlights of the Undisputed History

© 1996 Ian WilsonUsed by Permission

    April 10 (or 16), 1349: The Hundred Year War had been raging between France and England for over eleven years and the Black Death had just finished ravaging most of Europe when Geoffrey de Charny, a French knight, writes to Pope Clement VI reporting his intention to build a church at Lirey, France. It is said he builds St. Mary of Lirey church to honor the Holy Trinity who answered his prayers for a miraculous escape while a prisoner of the English. He is also already in possession of the Shroud, which some believe he acquired in Constantinople.


Ver el vídeo: VEREDICTO CIENTIFICO SOBRE LA SABANA SANTA (Octubre 2021).