Podcasts de historia

Odeón romano de Dion, Grecia

Odeón romano de Dion, Grecia


Grecia helenística y romana

Llamada así por una diosa, epicentro de la primera democracia, lugar de nacimiento del teatro trágico y cómico, lugar de las principales escuelas filosóficas, artísticamente a la vanguardia durante siglos, la antigua Atenas ocupa un lugar preponderante en el estudio contemporáneo del mundo antiguo. Este Compañero es una completa introducción a la ciudad, su topografía y monumentos, habitantes e instituciones culturales, rituales religiosos y política. Los capítulos vinculan las instituciones religiosas, culturales y políticas de Atenas con los lugares físicos en los que tuvieron lugar. La discusión del plan urbano, con sus calles, puertas, muros y edificios públicos y privados, brinda a los lectores una comprensión profunda de cómo funcionaba la ciudad y lo que la gente vio, escuchó, olió y saboreó mientras fluía a través de ella. Basándose en las últimas investigaciones, así como en los descubrimientos de excavaciones en el Ágora, santuarios y cementerios, el Compañero explora cómo se planeó la ciudad, cómo funcionó y cómo se transformó de una polis democrática en una ciudad romana.

Una introducción, Jenifer Neils:
1. Leagros: una vida ateniense, H. A. Shapiro
Parte I.El tejido urbano:
2. Asty y Chora: ciudad y campo, Sylvian Fachard
3. El surgimiento de la polis, John K. Papadopoulos
4. Calles, murallas y puertas de la ciudad, Leda Costaki y Anna Maria Theocharaki
5. La acrópolis, Panos Valavanis
6. El ágora: vida pública y administración, John McK. Campamento II
7. Inscripción ateniense, Elizabeth A. Meyer
8. Agua y gestión del agua, Jutta Stroszeck
9. Vivienda y arquitectura doméstica, Katherine B. Harrington
10. Los cementerios arcaicos y clásicos, Tim Shea
Parte II. Habitantes:
11. Población y estructura social, Danielle L. Kellogg
12. La familia ateniense, Cynthia B. Patterson
13. Muerte y enfermedad, Maria A. Liston
14. Animales en la vida ateniense, Tyler Jo Smith
Parte III. Negocios / Comercio:
15. Trabajo y empleo, David M. Lewis
16. El Pireo: puertos, marina y transporte marítimo, George Steinhauer
17. La arqueología de los mercados y el comercio, Mark L. Lawall
18. La acuñación y sus implicaciones económicas, John H. Kroll
19. La industria cerámica, Susan I. Rotroff
20. La escultura y su papel en la ciudad, Olga Palagia
Parte IV. Cultura y deporte:
21. Las escuelas filosóficas, Geoffrey Bakewell
22. Atletismo, democracia y guerra, David M. Pritchard
23. Espacios teatrales, Valentina Di Napoli
24. Festivales atenienses, Margaret M. Miles y Jenifer Neils
25. Comer y beber, Ann Steiner
26. El sexo y la ciudad, Kirk Ormand
Parte V. Política:
27. Asociaciones, James Kierstead
28. Estado de derecho y tribunales de justicia, Edward M. Harris
29. Fuerzas armadas, David M. Pritchard
30. Roman Athens, Dylan K. Rogers
31. Los primeros viajeros y el redescubrimiento de Atenas, Robert K. Pitt
32. Atenas moderna y su relación con el pasado, Robert A. Bridges, Jr
33 arqueología urbana: descubriendo la ciudad antigua, Leda Costaki


Rijksmuseum van Oudheden

Espada del Cacique de Oss, Foto del Rijksmuseum van Oudheden

L eiden, Holanda, no es exactamente el primer lugar que te viene a la mente cuando piensas en la historia antigua. Incluso si estás en la ciudad, lo más probable es que pases por el Rijksmuseum van Oudheden (Museo Nacional de Antigüedades) sin darte cuenta. Escondido en un edificio sin complicaciones en el centro histórico de la ciudad, no es nada como entrar al magnífico edificio del Louvre o al Museo Británico. Sin embargo, juzgar el libro por su portada sería un gran error. Una vez dentro, justo en el medio del vestíbulo de entrada, se le recibe con un templo egipcio real, construido c. Hace 2000 años, originalmente dedicada a Isis y luego utilizada como iglesia cristiana, transportada al museo piedra a piedra desde Taffeh, Egipto.

Un verdadero templo egipcio de 2000 años de antigüedad del pueblo Taffeh en el Museo Nacional de Antigüedades de Leiden. Foto © Ibolya Horvath


Categoría: Grandes baños (Ancient Dion)

Un patio delantero estrecho era la entrada a los baños en el lado este del edificio. Conducía a una amplia sala de recepción con suelos de mosaico, donde se mostraban retratos de hombres eminentes de la comunidad local, como el filósofo Herennianons. Al sur de la entrada estaban el cuarto de desvestirse y los aposentos para los baños tibios y calientes. El piso de las áreas calentadas se colocó sobre un armazón de columnas cuadradas cortas dispuestas para crear un sótano, el hipocausto.

En el lado oeste del gran salón había una gran piscina decorada con estatuas para el baño frío. El ala norte, decorada con columnas de mármol y pisos de mosaico, brindó oportunidades para relajarse y mezclarse socialmente con otros ciudadanos. La sala de tierra de esta ala estaba dedicada al culto del dios Asklepios. Se encontraron fragmentos de estatuas que representan a Asklepios y su familia, su esposa Epione, sus hijos Machaon y Podaleirios y sus hijas Hygieia, Aigle, Pankeia e Iaso. Este grupo de esculturas fue realizado a finales del siglo II d.C. en un taller Neoático. Sus prototipos eran obras del siglo IV a. C.


Tour privado de historia de Dion y Litochoro desde el itinerario de Thessaloniki

Recojo de su hotel a las 09:00 AM

A las 09:00 a.m., su guía turístico lo recogerá de su hotel en Salónica. Una vez que esté todo listo, es hora de dirigirse a Dion.

Llegando al parque arqueológico

La primera parada de nuestro recorrido es el parque arqueológico con los restos de gran importancia para los antiguos macedonios durante el reinado del rey Felipe II y su hijo Alejandro Magno.

Visitar santuarios y teatros

La siguiente parada de nuestro recorrido es visitar los santuarios de los dioses olímpicos y los antiguos teatros griegos y romanos.

Llegando a Litochoro

Después de tanto caminar y explorar, es hora de relajarse y disfrutar del hermoso Litochoro. Aquí, puede tomar un descanso y disfrutar de un café en un entorno impresionante.

Regresando a Tesalónica

Una vez que todos hayan cargado las baterías, es hora de regresar a Salónica.


DIO & primeNE (Di & ocircn & ecirc), una titán hembra, hija de Oceanus y Tetis (Hesiod. Theog. 353), y, según otros, de Urano y Ge, o de Aether y Ge. (Hygin. Fabuloso Praef. Apollod. I. 1. & secta 3.) Fue amada por Zeus, por quien se convirtió en la madre de Afrodita. (Apolod. I. 3. sec i. Hom. Illinois. v. 370, & ampc.) Cuando Afrodita fue herida por Diomedes, Dione recibió a su hija en el Olimpo y pronunció la amenaza con respecto al castigo de Diomedes. (Hom. Illinois. v. 405.) Dione estuvo presente, con otras divinidades, en el nacimiento de Apolo y Artemisa en Delos. (Hom. Himno. en Del. 93.) A los pies de Lepreon, en la costa occidental del Peloponeso, había una arboleda consagrada para ella (Strab. Viii. P. 346), y en otros lugares era adorada en los templos de Zeus. (Strab. Vii. P. 329.) En algunas tradiciones se la llama la madre de Dioniso. (Schol. ad Pind. Pyth. iii. 177 Hesych. s. v. Bakchou Di & ocircn & ecircs). Hay tres personajes míticos más de este nombre. (Apollod. I. 2. & sect 7 Hygin. Fabuloso 83 Pherecyd. pag. 115, ed. Sturz.)

Fuente: Diccionario de biografía y mitología griega y romana.


Diccionario de biografía y mitología griega y romana / Agrippa, M. Vipsanius

AGRIPPA, M. VIPSA′NIUS, nació en a. C. 63. Era hijo de Lucio y descendía de una familia muy oscura. A los veinte años estudió en Apolonia en Iliria, junto con el joven Octavio, después Octavio y Augusto. Después del asesinato de J. César en el año 44 a. C., Agripa fue uno de esos amigos íntimos de Octavio, quien le aconsejó que se dirigiera inmediatamente a Roma. Octavio se llevó a Agripa con él y le encargó que recibiera el juramento de fidelidad de varias legiones que se habían declarado a su favor. Elegido cónsul en el 43 a. C., Octavio encargó a su amigo Agripa la delicada comisión de enjuiciar a C. Casio, uno de los asesinos de J. César. Al estallar la guerra perusiniana entre Octavio, ahora Octaviano, y Lucio Antonio, en el año 41 a. C., Agripa, que entonces era pretor, comandaba parte de las fuerzas de Octavio, y después de distinguirse por hábiles maniobras, sitió a Lucio Antonio en Perusia. Tomó la ciudad en el año 40 a. C. y hacia finales del mismo año volvió a tomar Sipontum, que había caído en manos de Marco Antonio. En el 38 a. C., Agripa obtuvo un nuevo éxito en la Galia, donde sofocó una revuelta de los jefes nativos, también penetró en Alemania hasta el país de los Catti y trasplantó a los Ubii a la orilla izquierda del Rin, tras lo cual giró los brazos. contra el rebelde Aquitani, a quien pronto llevó a la obediencia. Sus victorias, especialmente las de Aquitania, contribuyeron mucho a asegurar el poder de Octavio, y fue llamado por él para que asumiera el mando de la guerra contra el sexo. Pompeyo, que estaba a punto de estallar, 37 a. C. Octavio le ofreció un triunfo, que Agripa rechazó, pero aceptó el consulado, al que fue promovido por Octavio en el 37 a. C. Dion Cassius (xlviii. 49) parece decir que era cónsul cuando fue a la Galia, pero las palabras ὑπάτευε δὲ μετὰ Λουκίου Γάλλου parecen ser sospechosas, a menos que se inserten un poco más arriba, después del pasaje, τῷ δ 'Ἀγρίππᾳ τὴν τοῦ σαυτικν τοῦ σαυτικοῦ πςιο hecho que tuvo lugar durante el consulado de Agripa. Pues, inmediatamente después de su ascenso a esta dignidad, Octavio le encargó la construcción de una flota, que era la más necesaria, ya que Sexto Pompeyo era dueño del mar.

Agripa, en quien los pensamientos y los hechos nunca se separaron (Vellei. Ii. 79), ejecutó esta orden con pronta energía. El lago Lucrine cerca de Baiae fue transformado por él en un puerto seguro, al que llamó el puerto Juliano en honor a Octavio, y donde ejercitó a sus marineros y marineros hasta que pudieron encontrar a los marineros experimentados de Pompeyo. En B. C. 36, Agripa derrotó a Sex. Pompeyo primero en Mylae, y luego en Naulochus en la costa de Sicilia, y la última de estas victorias rompió la supremacía naval de Pompey. Recibió en consecuencia el honor de una corona naval, que le fue conferida por primera vez aunque, según otras autoridades, M. Varro fue el primero que la obtuvo de Pompeyo el Grande. (Vellei. Ii. 81 Liv. Epit. 129 Dion Cass. xlix. 14 Plin. H. N. xvi. 3. s. 4 Virg. Aen. viii. 684.)

En el año 35 a. C., Agripa tenía el mando de la guerra en Iliria, y luego sirvió a las órdenes de Octavio, cuando este último se había trasladado a ese país. A su regreso, aceptó voluntariamente el título de edil en el año 33 a. C., aunque había sido cónsul, y gastó inmensas sumas de dinero en grandes obras públicas. Restauró los acueductos Apio, Marciano y Anienio, construyó uno nuevo, de quince millas de largo, desde Tepula hasta Roma, al que dio el nombre de Juliano, en honor a Octavio, y tenía un inmenso número de agua más pequeña. -Obras realizadas, para distribuir el agua dentro del pueblo. También hizo limpiar por completo la gran cloaca de Tarquinius Priscus. Sus diversas obras fueron adornadas con estatuas de los primeros artistas de Roma. Estos espléndidos edificios los amplió en el 27 a. C., durante su tercer consulado, por varios otros, y entre ellos estaba el Panteón, en el que todavía leemos la inscripción: "M. Agrippa: L. F. Cos. Tertium fecit". (Dion Cass. Xlix. 43, liii.27 Plin. H. N. xxxvi. 15, s. 24 § 3 Strab. v. p. 235 Frontin. De Aquaed. 9.)

Cuando estalló la guerra entre Octavio y Marco Antonio, Agripa fue nombrado comandante en jefe de la flota, 32 a. C. Tomó Meton en el Peloponeso, Leucas, Patrae y Corinto y en la batalla de Actio (31 a. C.) donde mandó, la victoria se debió principalmente a su habilidad. A su regreso a Roma en el año 30 a. C., Octavio, ahora Augusto, lo recompensó con un "vexillum caeruleum" o bandera verde mar.

En el 28 a. C. Agripa se convirtió en cónsul por segunda vez con Augusto, y por esta época se casó con Marcela, sobrina de Augusto e hija de su hermana Octavia. Su ex esposa, Pomponia, la hija de T. Pomponius Atticus, estaba muerta o divorciada. En el año siguiente, a. C. 27, volvió a ser cónsul por tercera vez con Augusto.

En el 25 a. C. Agripa acompañó a Augusto a la guerra contra los cántabros. Por esta época surgieron los celos entre él y su cuñado Marcelo, el sobrino de Augusto, y quien parecía estar destinado a ser su sucesor. Augusto, ansioso por evitar diferencias que pudieran haber tenido graves consecuencias para él, envió a Agripa como procónsul a Siria. Agripa, por supuesto, dejó Roma, pero se detuvo en Mitilene en la isla de Lesbos, dejando el gobierno de Siria a su legado. Las detenciones de Augusto fueron eliminadas por la muerte de Marcelo en el año 23 a. C., y Agripa regresó inmediatamente a Roma, donde se le esperaba con más ansiedad, ya que habían estallado problemas durante la elección de los cónsules en el 21 a. C. Augusto resolvió recibir a su esposa. fiel amigo en su propia familia, y en consecuencia lo indujo a divorciarse de su esposa Marcela y casarse con Julia, la viuda de Marcelo e hija de Augusto con su tercera esposa, Escribonia. (B. C. 21.)

En a. C. 19, Agripa entró en la Galia. Pacificó a los turbulentos nativos y construyó cuatro grandes caminos públicos y un espléndido acueducto en Nemausus (Nimes). De allí se dirigió a España y sometió a los cántabros después de una corta pero sangrienta y obstinada lucha pero, según su habitual prudencia, no anunció sus victorias en pomposas cartas al Senado, ni aceptó el triunfo que le ofrecía Augusto. En el 18 a. C. fue investido con el poder tribunicio durante cinco años junto con Augusto y al año siguiente (a. C. 17), sus dos hijos, Cayo y Lucio, fueron adoptados por Augusto. Al final del año, aceptó una invitación de Herodes el Grande y fue a Jerusalén. Fundó la colonia militar de Berytus (Beyrut), de allí procedió en el año 16 a. C. al Ponto Euxinus, y obligó a los Bosporani a aceptar a Polemo como rey y restaurar las águilas romanas que habían sido capturadas por Mitrídates. A su regreso permaneció algún tiempo en Jonia, donde otorgó privilegios a los judíos cuya causa defendía Herodes (José. Antiq. Jud. Xvi. 2), y luego se dirigió a Roma, donde llegó en el año 13 a. C. El poder tribunicio se había prolongado durante cinco años, se dirigió a Panonia para devolver la tranquilidad a esa provincia. Regresó en B. C. 12, después de haber tenido éxito como de costumbre, y se retiró a Campania. Allí murió inesperadamente, en el mes de marzo del año 12 a. C., a los 51 años. Su cuerpo fue llevado a Roma y enterrado en el mausoleo de Augusto, quien pronunció una oración fúnebre sobre él.

Dion Cassius nos dice (lii. 1, & ampc.), Que en el año 29 a. C. Augusto reunió a sus amigos y consejeros Agripa y Mecenas, exigiendo su opinión sobre si sería conveniente para él usurpar el poder monárquico o restaurar el poder de la monarquía. nación su antiguo gobierno republicano. Esto es corroborado por Suetonius (Octav. 28), quien dice que Augusto deliberó dos veces sobre ese tema. Los discursos que Agripa y Mecenas pronunciaron en esta ocasión son de Dion Cassius, pero el carácter artificial de los mismos los hace sospechar. Sin embargo, a partir del carácter general de Dion Cassius como historiador, no parece probable que estos discursos sean inventados por él y no es improbable, y tal suposición se ajusta por completo al carácter de Augusto, que esos discursos fueron realmente pronunciados, aunque preconcertados entre Augusto y sus consejeros para hacer creer a la nación romana que el destino de la república era todavía un tema de discusión, y que Augusto no asumiría el poder monárquico hasta que estuviera convencido de que era necesario para el bienestar de la nación. Además, Agripa, quien según Dion Cassius, aconsejó a Augusto restaurar la república, era un hombre cuyas opiniones políticas tenían evidentemente una tendencia monárquica.

Agripa fue uno de los hombres más distinguidos e importantes de la época de Augusto. Debe ser considerado como un apoyo principal de la constitución monárquica naciente, y sin Agripa Augusto difícilmente hubiera logrado convertirse en el amo absoluto del imperio romano. Dion Cassius (liv.29, & ampc.), Velleius Paterculus (ii.79), Séneca (Ep. 94) y Horace (Sobredosis. I. 6), habla con igual admiración de sus méritos.

Plinio se refiere constantemente al "Commentarii" de Agripa como una autoridad (Elenchus, iii. Iv. V. Vi, comp. Iii. 2), lo que puede indicar ciertas listas oficiales elaboradas por él en la medición del mundo romano bajo Augusto [Aethicus], en el que pudo haber participado.

Agrippa dejó varios hijos. De su primera esposa Pomponia, tuvo a Vipsania, que estaba casada con Tiberio César, el sucesor de Augusto. De su segunda esposa, Marcella, tuvo varios hijos que no se mencionan y de su tercera esposa, Julia, tuvo dos hijas, Julia, casada con L. Emilius Paullus, y Agrippina casada con Germánico, y tres hijos, Cayo [César , C.], Lucius [Caesar, L.] y Agrippa Postumus. (Dion Cass. Lib. 45-54 Liv. Epit. 117-136 Apiano, Campana. Civ. lib. 5 Suet. Octav. Frandsen, M. Vipsanius Agrippa, eine historische Untersuchung über dessen Leben und Wirken, Altona, 1836.)

Hay varias medallas de Agripa: en la que se muestra a continuación, está representado con una corona naval en el reverso es Neptuno que indica su éxito por mar. [W. PAG.]


Monte Olimpo


Monte Olimpo de Litochoro.

La montaña más alta de Grecia con 2.918 metros (9.573 pies) y hogar legendario de los doce dioses griegos. Al noroeste de Platamonas y a 20 km del mar, el área en la que se encuentra se convirtió en el primer Parque Nacional Griego en 1938, extendiéndose por 238 kilómetros cuadrados alrededor de la montaña.

La montaña en sí abarca varios picos, incluido Mytikas, el más alto, conocido como Panteón en la antigüedad, cuando se creía que era el lugar de reunión de los dioses. Se decía que los barrancos en la ladera de la montaña eran el lugar donde vivían los dioses.


Templo de Isis Tyche


Uno de los sitios arqueológicos más atmosféricos que hemos visitado. Se necesitan unas pocas horas para ver correctamente, ya que gran parte de la ciudad y los santuarios periféricos han sido excavados. Éramos las únicas personas deambulando por la mañana, cuando exploramos el área del santuario.Casi una sensación mágica del pasado, especialmente en el Santuario de Isis.

Dedicado a Zeus (Dias - de Zeus), este antiguo asentamiento recibió un gran impulso en el siglo V a. C. por el rey Archelaos I, el mismo rey que hizo de Pella la capital de Macedonia. Aquí instituyó un festival de atletismo y teatro en honor a Zeus. Los reyes macedonios hicieron sacrificios a los dioses en Dion antes de ir a la batalla y celebraron sus victorias aquí a su regreso; Alejandro el Grande hizo sacrificios aquí antes de emprender sus viajes hacia el este.



Restos del Santuario de Demeter.

Además del gran templo de Zeus, había varios otros santuarios, incluido uno para la diosa de la tierra Deméter y otro para la diosa egipcia Isis, una de las favoritas de Alejandro. Los trabajos de construcción se extendieron desde la época de la fundación de la ciudad hasta el período helenístico hasta la época romana: Augusto fundó aquí una colonia romana alrededor del año 30 a. C. En el siglo V d.C., una serie de terremotos provocaron la evacuación de la ciudad, que posteriormente quedó envuelta en lodo.

Se han encontrado muchas estatuas y artefactos en el sitio, como una estatua de culto de Hera, esposa y una de las tres hermanas de Zeus, que más tarde se había construido en un muro cristiano primitivo. Los artefactos originales se han trasladado al excelente museo para su custodia, pero hay un buen número de réplicas en su lugar. El sitio está dividido entre el área del santuario y el sitio de la ciudad antigua y hay muchos paneles informativos. Gran parte del área del santuario está anegada y la ciudad extensa está muy expuesta, con poca sombra.


Restos del Santuario de Zeus Hypsistos.

Se han encontrado rastros de edificios del siglo VI a. C. en el sitio del Santuario de Demeter, la diosa griega de las cosechas, la fertilidad de la tierra y las estaciones. Estos fueron sucedidos por edificios helenísticos: dos templos dóricos de finales del siglo IV a. C. dedicados a Deméter y su hija Perséfone, con renovaciones en el período romano. Originalmente habría habido varios altares frente a los templos para sacrificios y libaciones. Ahora solo hay muros bajos y algunas réplicas de estatuas.

Cerca, hacia el río Vaphyras, se encuentra el Santuario de Zeus Hypsistos, un culto monoteísta. Consistía en un patio rodeado de galerías y salas con columnas.


Réplica de estatuas y relieves en el recinto sagrado del Santuario de Zeus Hypsistos.

En el lado norte del recinto sagrado se encontraba el pequeño templo dedicado a Zeus Hypsistos, donde se encontró una estatua del dios, levantada sobre un pedestal y sosteniendo su rayo característico en la mano derecha. Probablemente fue originalmente acompañado por la estatua de Hera que se encuentra construida en la muralla de la ciudad.

Un gran águila de mármol estaba a un lado de la estatua de Zeus. Había un altar, con un relieve de un águila y un toro, frente al templo y un bloque de piedra, también con un relieve tallado de un águila, engastado con un anillo de hierro donde los animales habrían sido atados antes del sacrificio. Todos los originales se pueden ver en el museo.


Santuario de Isis

Justo al otro lado del río está el tranquilo Santuario de Isis. En la antigüedad existía aquí un santuario dedicado a Artemisa, la diosa del parto, y Afrodita, la diosa de las estribaciones del Olimpo. En el siglo II d.C., Artemisa fue sucedida por la diosa egipcia Isis. Las ruinas de estos edificios más antiguos se han encontrado debajo de los edificios actuales del siglo II d.C.

El santuario está compuesto por un recinto sagrado y varios templos, uno dedicado al culto de Afrodita. Dos de los templos más pequeños, dedicados a Isis Tyche y Aphrodite Hypolympidia, albergan manantiales sagrados. El templo principal estaba dedicado a Isis Lochia, la diosa que protege a las mujeres después del parto. El patio central del recinto estaba atravesado por un pavimento largo y recto flanqueado por muros bajos, destinados a representar el río Nilo.


Templo de Isis Tyche


El sitio se encuentra bajo el agua, atravesado por una pasarela elevada, pero es tranquilo y muy atmosférico. Las estatuas se reflejan en las tranquilas aguas, solo interrumpidas por el sigiloso avance de una garza blanca.


Detalle de la talla de la devocional estatua de Isis.

Entre las ruinas del templo principal se encontró un relieve dedicado a la tríada Sarapsis-Isis-Anubis. Originalmente estaba en la fachada del templo principal y representaba a la diosa como Deméter, sosteniendo una gavilla y un cetro. En los escalones de mármol se descubrieron intrigantes losas con huellas de pies que se dice que fueron dejadas por peregrinos, ¡increíble!


¿Hembra y macho Ebony Jewelwing Damselfly?
Una mantis religiosa muy bien camuflada.

El paisaje húmedo cerca del río estaba plagado de insectos de colores brillantes, creo que eran caballitos del diablo, pero absolutamente hermosos, ¡especialmente los machos!

Una de las fotografías también resultó tener una mantis religiosa, ¡aunque no la vimos en ese momento!


Poco queda del Santuario de Zeus Olímpico.

De El Santuario de Zeus Olímpico casi nada queda. Alguna vez habría sido el más espléndido y venerado de los santuarios sagrados, donde los reyes macedonios hacían sus sacrificios y celebraban sus victorias con magníficas fiestas. Aquí tuvieron lugar las celebraciones de Año Nuevo, a finales de septiembre en el calendario macedonio, cuando se habrían hecho muchos sacrificios de animales. Antes de embarcarse en sus campañas orientales, Alejandro el Grande se sacrificó aquí en el gran altar de Zeus Olimpo. Quedan restos del altar del siglo IV a. C., originalmente de 22 metros de largo. Frente a él había tres filas de once bloques de amarre para los animales sacrificados. El sacrificio de cien bueyes, conocido como hecatombe, fue un elemento importante del culto público a Zeus.


La serie de bóvedas que sostenían los asientos del teatro romano.

En 219 a. C., el santuario fue quemado hasta los cimientos por un ejército etolio, pero los ciudadanos de Dion lo reconstruyeron, enterrando en fosas muchas de las dedicatorias destruidas, fosas que ahora se han descubierto revelando artefactos e inscripciones históricamente importantes.

Dentro del santuario había estatuas de los reyes macedonios y probablemente los famosos jinetes de bronce encargados por Alejandro y creados por Lisipo, que representan a 25 de los compañeros de Alejandro que, aunque Alejandro salió victorioso, cayeron en la batalla del río Granikos en 334 a. C. Los bronces fueron llevados a Roma por el general romano Metelo en el 148 a. C.

Al norte se encuentran los restos de un pequeño complejo de baños y cerca al sur, en la parte superior de una parte del Santuario de Zeus Olímpico, el pequeño teatro romano en forma de herradura, probablemente construido durante el reinado del emperador Adriano en el siglo II. ANUNCIO. Las bóvedas en forma de cuña sostenían 24 hileras de asientos de piedra.


Monte Olimpo detrás del teatro helenístico reconstruido.

El teatro helenístico mucho más grande, que hoy está cubierto con asientos de madera, fue construido en la segunda mitad del siglo III a.C. para reemplazar una construcción anterior. El teatro posterior se construyó en una colina artificial que sostenía las filas de asientos.


Ruinas del Asklepion.
Un tramo de muralla con torres cuadradas cerca de la entrada sur de la ciudad.


Letrinas públicas en la entrada sur de la ciudad.


Asklepios, dios de la curación, con una serpiente y un bastón característicos
Altes Museum, Berlín.

los Santuario de Asklepios se llama Asklepion, dedicado al dios de la medicina y la curación, venerado en todo el mundo civilizado de la antigua Grecia, por ejemplo en Pérgamo. Asklepios generalmente se representa con un bastón alrededor del cual se entrelaza una serpiente. Esto ha continuado a través de los milenios para ser un símbolo de las artes curativas. Una serpiente puede parecer una elección extraña para tal símbolo y las razones de su uso son discutidas. Se permitió el ingreso de un tipo particular de serpiente no venenosa a los santuarios de Asklepion, ahora se la conoce como Serpiente de Esculapio.

Los restos del santuario están situados dentro de una arboleda a la sombra, aunque la presencia cercana de manantiales habría sido importante en su ubicación, ya que el agua pura era esencial en las prácticas del culto.


Hygeia, diosa de la salud
Altes Museum, Berlín.

El santuario estuvo en funcionamiento durante al menos 600 años desde el momento de su fundación a finales del siglo IV a.C., y los miembros de la familia de Asklepios, como su hija Higía, diosa de la salud y la limpieza, así como compañeros, también fueron adorado aquí.

Todos los santuarios se encuentran fuera de la ciudad amurallada helenística de Dion. Un asentamiento sustancial existía aquí al menos desde el siglo V a.C. para estar cerca del venerado santuario de Zeus Olímpico. Los extensos restos de la ciudad son principalmente del período helenístico.

La muralla de la ciudad muestra signos de al menos tres períodos de construcción: la muralla original de la época del rey macedonio Kassander, alrededor del año 300 a. C., las reparaciones de la muralla después de la invasión etoliana en el 219 a. C. y las reparaciones tardorromanas a mediados del siglo III d. C. y nuevamente hacia finales del siglo IV. Se construyeron torres defensivas, de 7 x 7 metros cuadrados, en la muralla cada 33 metros. También había un foso y posiblemente un puerto en el río Vaphyras en el lado este.

La muralla defensiva rectangular encerraba un área de aproximadamente 43 hectáreas, pero el área de la ciudad disminuyó gradualmente con el tiempo. A mediados del siglo III d.C., se redujo a 37 hectáreas y en el momento de las últimas reparaciones romanas a la muralla a fines del siglo IV, una muralla transversal redujo el área de la ciudad a solo 16 hectáreas.

En su apogeo, durante la época helenística y romana temprana, la ciudad era una metrópolis próspera y bulliciosa que tenía hermosas villas, casas de huéspedes y posadas, baños y letrinas públicas, templos, iglesias y un ágora helenística a la que sucedió un foro romano.


El Cardo Maximus.

Restos de cubículos de taller en el Cardo Maximus, con columnas rotas utilizadas en los cimientos.

El camino principal hacia la ciudad, el Cardo Maximus, es ancho y recto que atraviesa el ancho de la ciudad y su cuadrícula rectilínea de calles.

Justo dentro de la entrada sur en el lado oeste de la carretera hay un conjunto de letrinas públicas bien conservadas con el habitual sistema de limpieza subterráneo con agua corriente, que dan una muy buena idea de cómo se verían originalmente.

Había tiendas a lo largo de la calle, así como villas y edificios públicos como baños. Cada tienda habría tenido una contraventana para cerrarla desde la calle. Cuando estaba abierto, el cliente normalmente se paraba en el lado de la calle del mostrador mientras el comerciante servía por detrás, y la gama de productos habría sido extensa: aceite, perfume, pescado, zapatos, fruta y una amplia gama de otros productos alimenticios.

A finales del cuarto c. BC & quotMonument of the Shields & quot se ha instalado bajo techo en el lado oeste. Se cree que este hermoso friso de túnicas y escudos militares habría decorado originalmente un edificio helenístico en el ágora, aunque más tarde se utilizó en la fachada oriental de la basílica romana.


El & quotMonumento de los escudos & quot sobre el Cardo Maximus.

El camino está formado por enormes bloques de piedra, encajados en un mosaico gigante. Sin duda era un poco más suave antes de los terremotos pero, sin embargo, los carros habrían tenido un viaje muy accidentado, aunque los caballos y las literas habrían sido mucho más cómodos. Como Roman Ostia, o, es fácil imaginar el tráfico en esta carretera y las tiendas llenas de clientes.


El hipocausto expuesto de los grandes baños.

Esta cabeza fue encontrada en el sitio de los grandes baños.
Piso de mosaico en los grandes baños.

Al oeste de las letrinas públicas había un gran complejo de baños romanos construido a finales del siglo II. ANUNCIO.

Además de los habituales vestuarios y piscinas y más letrinas, también incluía un odeum (un pequeño teatro), salas para actividades sociales y un área dedicada al culto de Asklepios.

El sistema de calefacción hipocausto ha sido expuesto y restaurado y está en muy buenas condiciones.

El foro romano está justo al oeste del Monumento de los Escudos, al norte de los grandes baños. Este era el centro administrativo de la ciudad con edificios públicos dispuestos alrededor de una gran plaza abierta. En el oeste, se descubrió un pequeño edificio con paredes pintadas que parecían mármol, que se ha identificado como un Agustín, utilizado en el culto del Emperador. También se han identificado dos grandes edificios en el lado oeste del foro, los nombres de sus propietarios estaban estampados en las tuberías de agua subterráneas de plomo. La villa de Epigenes también tenía alcantarillado. En el lado oeste estaba la basílica romana, destinada a actividades bancarias y comerciales, y probablemente también la curia donde los gobernantes de la colonia romana celebraban sus reuniones.

Más adelante, a lo largo del corso maximus, en el cruce con la carretera que conduce a la puerta oeste, hay un gran edificio poligonal de unos 1400 metros cuadrados, probablemente para nosotros como mercado. Fuera de la entrada principal en el lado sur hay un gran bloque de piedra con huecos de diferentes tamaños, una especie de dispositivo de medición volumétrica. Dentro de la entrada hay un mosaico de luchadores, bastante abierto a los elementos.


Villa Dionysus: sala de banquetes.


El área de la Villa Dionysus abarca no solo una villa de lujo, sino también un extenso complejo de baños y tiendas, así como el santuario de Dionysus. Data de alrededor del siglo II d.C., en pleno apogeo de la ocupación romana.


Villa Dionysus: retratos en mosaico

El piso de mosaico de una cámara de banquetes se ha conservado particularmente bien y está casi intacto, mostrando a Dioniso en un carro tirado por una pantera y seis retratos de actores.

Aquí, en el extremo oriental de la ciudad, cerca del río, el suelo está cada vez más anegado y saltamos de roca a tierra seca y nos dirigimos hacia el sur, pasando las ruinas derrumbadas de las letrinas orientales, la Casa de Zosas, donde se encontraron algunos mosaicos encantadores. , y así a una cerveza bien fría antes de visitar el museo.

En este viaje se utilizaron una Guía Lonely Planet de Grecia y una Guía Verde de Grecia.
La ruta de la seda a casa


Diccionario de geografía griega y romana (1854) William Smith, LLD, Ed.

Ocultar barra de exploración Su posición actual en el texto está marcada en azul. Haga clic en cualquier lugar de la línea para saltar a otra posición:

Este texto es parte de:
Ver texto fragmentado por:
Tabla de contenido:

BRITANNICAE INSULAE o BRITANNIA

I. ORTOGRAFÍA.

Debe recordarse, sin embargo, que los primeros poetas griegos que nos dan el nombre de las Islas Británicas en cualquier forma son posteriores a la mayoría de los romanos.

II. ¿CUÁN TANTO ES LO MISMO QUE BRITTIA O BRETTIA?

Brittia, entonces, no era Britannia. Tan poco lo fue Thule. El Thule de Procopio parece haber sido Escandinavia: "Thule es extremadamente grande, diez veces más grande que Gran Bretaña, de la cual está muy lejos al norte". (Campana. Godo. 2.15.)

El siguiente pasaje engendra una nueva complicación: - “Además, en esta isla de Brittia, los hombres de la antigüedad construyeron un muro largo, cortando una gran parte de él para el suelo y los hombres, y todas las demás cosas, no son iguales en en ambos lados, pues en el lado este de la muralla hay un aire saludable acorde con las estaciones, moderadamente cálido en verano y fresco en invierno. Muchos hombres habitan aquí, viviendo tanto como otros hombres. Los árboles con sus frutos apropiados florecen en temporada, y sus tierras de maíz son tan productivas como otras y el distrito parece lo suficientemente fertilizado por arroyos. Pero en el lado occidental todo es diferente, hasta el punto de que sería imposible que un hombre viviera allí ni siquiera media hora. Víboras y serpientes innumerables, con toda clase de bestias salvajes, infestan ese lugar y lo que es más extraño, afirman los nativos, que si alguno, pasando el muro, se dirigiera al otro lado, moriría inmediatamente, incapaz de soportarlo. la insalubridad de la atmósfera la muerte también ataca a las bestias que van hacia allá, hacia adelante, y las destruye. Pero como he llegado a este punto de mi historia, me incumbe registrar una tradición muy cercana a la fábula, que nunca me ha parecido verdadera en todos los aspectos, aunque constantemente difundida en el extranjero por innumerables hombres que afirman que ellos mismos han sido agentes en las transacciones, y también oyentes de las palabras. Sin embargo, no debo pasar desapercibido, no sea que al escribir así sobre la isla Brittia, me impute una imputación de ignorancia de ciertas circunstancias que ocurren perpetuamente allí. Dicen, entonces, que las almas de los hombres que partieron siempre son conducidas a este lugar pero de qué manera les explicaré enseguida, habiéndolo oído con frecuencia de los hombres de esa región que lo relatan más seriamente, aunque prefiero atribuir sus aseveraciones a un cierta facultad soñadora que los posee.

En la costa de la tierra frente a esta isla Brittia, en el océano, hay muchas aldeas, habitadas por hombres empleados en la pesca y la agricultura, y que en aras de la mercadería pasan a esta isla. En otros aspectos, están sujetos a los francos, pero nunca les pagan este tributo, según relatan, habiendo sido remitidos desde antiguo a ellos por un cierto servicio que describiré inmediatamente. Los habitantes declaran que la conducción de las almas les incumbe a su vez. Los que, por tanto, como en la noche siguiente van a realizar esta ocupación en su turno de servicio, volviendo a sus moradas tan pronto como oscurece, se componen para dormir, esperando al conductor de la expedición. De repente, por la noche, perciben que sus puertas se agitan, y escuchan una cierta voz indistinta que los llama a su trabajo. Sin demora, levantándose de sus lechos, se dirigen a la orilla, sin comprender la necesidad que así los constriñe, pero sin embargo obligados por su influencia. Y aquí perciben barcos preparados, totalmente desprovistos de hombres, pero no los suyos, sino ciertos barcos extraños, en los que se embarcan agarrados a los remos, y sienten que su carga se hace más pesada por una multitud de pasajeros, hundiéndose los barcos. hasta la borda y la esclusa, y flotando apenas un dedo por encima del agua. No ven a una sola persona, pero después de haber remado solo una hora, llegan a Brittia mientras que, cuando navegan en sus propios barcos, no haciendo uso de velas, sino remando, llegan allí con dificultad, incluso de noche y de día. Habiendo llegado a la isla y liberados de su carga, parten inmediatamente, los botes rápidamente se vuelven livianos, emergen repentinamente del arroyo y se hunden en el agua no más profunda que la quilla. Estas personas no ven a ningún ser humano mientras navegan con ellos, ni cuando son liberados del barco. Pero dicen que escuchan allí una cierta voz, que parece anunciar a los que los reciben el nombre de todos los que han cruzado con ellos, describiendo las dignidades que antes poseían y llamándolos por sus títulos hereditarios.Y también si las mujeres cruzan con ellos, llaman al. nombres de los maridos con los que vivían. Estas, entonces, son las cosas que los hombres de ese distrito declaran que suceden, pero vuelvo a mi narrativa anterior.

”(Procop. Campana. Godo. 4.20, sec. la traducción de la Monumenta Britannica, págs. lxxxiv., seq.)

Una referencia al artículo AESTUI sugerirá la noción de que un autor de la antigüedad, al menos, confundió a los Prutheni (Prusianos) del Báltico con los británicos de Gran Bretaña, y que la lengua del país ámbar de Prusia Oriental y Curlandia, que Tácito llama Britannicae propior, era realmente prutena. ¿Hasta qué punto la hipótesis de una confusión similar por parte de Procopio explica los difíciles pasajes que tenemos ante nosotros? No lo hará sin la modificación adicional de ciertos detalles menores. En primer lugar, la localidad de Varni requiere una modificación. los Rin de Procopio fue probablemente el Elba en la orilla norte del cual, en los actuales ducados de Lauenburg y Mecklenburg Schwerin, encontramos el Varnavi, Warnabi, y Varnahi de los historiadores carolingiosAdán de Bremen, Helmoldus, & ampc.).

Luego, dos islas reclaman el aviso, Heligoland y Rugen. El primero se ajusta más a la descripción de Procopio, y es casi seguro que estaba poblado por frisones y anglos (a los ojos de los cuales era una isla sagrada), pero no tan ciertamente por ninguna población afín a los prutenses y, como tal, , probablemente confundido con el Britanni. Rugen, por otro lado, fácilmente podría haber estado tan poblado o, al menos, podrían haber recurrido a él los prutenses de Prusia y sus poblaciones aliadas. Para Angle y Frisian sería menos accesible, aunque de ninguna manera una localidad imposible. Cada isla, entonces, tiene sus reclamos, pero podemos dar un paso más para reconciliarlos.

Rugen y Heligoland son las dos islas que, según diferentes grados de evidencia, se supone que representan la isla sagrada, con su bosque sagrado (castum nemus) de la Germania de Tácito, un objeto de visita respetuosa a las diversas tribus de Reudigni, Angli, Aviones, Varini, Eudoses, Suardones y Nuithones (100.40) y las observaciones anteriores han llevado a la noción de que la Brittia de Procopio y la isla de Tácito son una y la misma. Sus relaciones con Angli y Varini, sus relaciones con Gran Bretaña y Thule, su carácter misterioso y sagrado, todo indica esto. De modo que lo que se aplica a uno se aplica también al otro. Sin embargo, el. La declaración de Tácito es difícil. El mismo hecho de [p. 1.432] algunos comentaristas que identifican su isla con Rugen, y otros con Heligoland, lo demuestran.

Ahora bien, las siguientes son las razones para creer que el Brittia de Procopio y el Isla de la Arboleda Sagrada de Tácito, no era ni Rugen exclusivamente, ni Heligoland exclusivamente, sino un tertium quid, por así decirlo, que surge de una confusión entre los atributos de los dos. Las partes sobre el Bajo Elba estaban realmente en la vecindad de dos islas santas i. e., Rugen era verdaderamente una isla sagrada como Heligoland, y viceversa. Heligoland, cuando la plena luz de la historia ilustra por primera vez su mitología, era la isla sagrada de los anglos y frisones, tribus germánicas cuyo culto sería el de la diosa. Hertha. Rugen, cuando se ilustra de manera similar, es igualmente sagrado, sagrado, sin embargo, no con el germánico Angli, sino con el eslavo. Varnahi (Varini), vecinos cercanos de los ángulos, y no distantes de los Prutheni. Ahora bien, esto, en el caso de un escritor tan bueno como Tácito, y, con mayor razón, con uno como Procopio, nos da los elementos de un error natural y excusable, ya que las islas santas con la correspondiente casta nemora eran dos, no muy distantes entre sí, y visitadas, respectivamente, por naciones vecinas. Cuán fácilmente el escritor, cuando reconoció el carácter insular de los dos modos de cultus, los remitiría a una y la misma isla, cuán fácilmente, cuando supiera el hecho general de que los Angli y los Varini adoraban en una isla, ignorarían el hecho particular de que cada uno adoraba en uno separado.

los hipótesis, entonces, eso explica el Brittia de Procopio, lo separa de Britania, lo identifica con la isla de la castumn nemus de Tácito, y ve en este último una isla tan real como para ser cualquiera Heligoland o Rugen, pero tan irreal como para estar hecho de una mezcla de los atributos de los dos.

Para que no se considere improbable la confusión sugerida entre los nombres antiguos de Gran Bretaña y Prusia, se recuerda al lector que el ss en la última palabra representa la combinación ts, o tsh, como lo muestra el nombre Bruteno, el epónimo de los antiguos prusianos: - “duces fuere duo, nempe Bruteno et Wudawutto, quorum alterum Bruteno sacerdotem crearunt, alterum scilicet Wudawutto in regem elegerunt ”. (Fragmento del Borussorum Origo ex Domino Christiano, Voigt, vol. I. pag. 621.)

Una vez más, cuando investigamos el idioma en el que se encuentran las fuentes últimas de la información de Tácito, encontramos que debe haber sido alemán o eslavo. Ahora, en cualquier caso, los términos para británico y prusiano serían similares, p.ej.:--

Inglés, Británico, Prusiano.
Alemán, Bryttisc, Pryttisc.
Eslavo, Britskaja, Prutskaja.

III. AUTORIDADES.

Herodoto, como era de esperar, es el primer autor que menciona cualquier país que pueda pasar por nuestra isla, escribiendo, “que de los extremos de Europa hacia el oeste” él “no puede hablar con certeza. Tampoco "conoce" las islas llamadas Cassiterides, de las que se extrae el estaño "(3.115). En la secuela se encontrará un refinamiento de este pasaje, que incorpora una razón, más o menos válida, para creer que entre las Azores y las Islas Británicas puede haber surgido una confusión, siendo la verdadera Cassiterides (o las Islas del Estaño). , y el otro los Oestrymnides, un grupo diferente. Sin embargo, tal como está la crítica en la actualidad, las dos palabras son sinónimos, y el conocimiento de un grupo implica el del otro, y la designación solo es variada.

Aun así, tomando el texto de Herodoto tal como está, el verdadero El hecho que encarna es que conocía el país de hojalata de Europa occidental, aunque es dudoso que todas las afirmaciones que se le aplican sean inequívocas. Sus fuentes fueron, por supuesto, fenicias.

También lo son los de Aristóteles: - “Más allá de las Columnas de Hércules el océano fluye alrededor de la tierra en este océano, sin embargo, son dos islas, y aquellas muy grandes, llamadas Bretannic, Albion e Ierne, que son más grandes que las antes mencionadas, y se encuentran más allá de Kelti y otras dos no menos que éstas, Taprobane más allá de los indios, que se extiende oblicuamente con respecto a la tierra firme, y la llamada Phebol, situada frente al Golfo Arábigo, además, no pocas islas pequeñas, alrededor de las Islas Bretanicas. e Iberia, rodeen como con una diadema esta tierra, que ya hemos dicho que es una isla ”. (De Mundo, 100.3.)

La nota de Polibio no contiene nada que no esté involucrado en las de Aristóteles y Herodoto, y se hace mención especial al estaño (3.57).

La afirmación de que Herodoto es el primer autor que menciona las Islas Británicas, simplemente significa que él es el primer autor cuyo nombre, habitación y fecha son claros, definidos e inequívocos. ¿Qué pasa si aparece un aviso en los supuestos poemas órficos? En tal caso, la fecha es anterior o posterior según las opiniones de la autoría. Esto puede ser posterior a la época de Herodoto, o puede que no. Es anterior, si remitimos el extracto a alguna de las falsificaciones onomacratas. Sea como fuere, se hace decir al barco Argo, en un llamado poema órfico (1163):

Ahora, nada es más seguro que eso, cuando llegamos a los avisos de Gran Bretaña que son al mismo tiempo de origen romano, e inequívocos con respecto a las partes a las que se aplican, nada explicativo de estos Demetria Aparecen los ritos. Y es casi igualmente cierto que cuando nos encontramos con ellos, y lo hacemos con ellos, en escritores de los siglos IV, V y VI, los pasajes en los que se produce la alusión no deben considerarse en modo alguno como evidencia independiente, por el contrario, se derivan de la misma fuente que los extractos órficos, y pueden posiblemente [ver CASSITERIDES y OESTRYMNIDES] tienen su aplicación en otros lugares.

Estrabón y Diodoro, aunque posteriores a César, se encuentran más o menos en la misma situación. Sus autoridades fueron las de Herodoto y Aristóteles.

El propio César debe ser criticado desde dos puntos de vista. Puede ser que, en nueve de cada diez casos, [p. 1.433] escribe como César el observador personal pero en el décimo, quizás más a menudo, escribe como César el erudito. Esto se muestra mejor en la Galia que en Gran Bretaña. Sus detalles específicos son los suyos. Sus generalidades están tomadas de los geógrafos alejandrinos.

La autoridad de Estrabón, con respecto a la similitud de los ritos británicos con los de Ceres, era también un alejandrino, Artemidoro (iv. P. 277).

Los avisos de Ptolomeo son importantes. Cita especialmente a Marinus Tyrius y, en general, parece hablar de la fuerza de las autoridades fenicias. Su relato de Gran Bretaña, tanto en lo que contiene como en lo que omite, contrasta con los de todos los autores romanos y, además, es tan minucioso en la geografía de Hibernia como en la de Britannia y Caledonia. . Ahora bien, Irlanda era un país que, hasta donde se conocía, se conocía a través de los griegos, los íberos y los fenicios (púnicos o fenicios propios, según el caso), más que a través de los británicos, los galos y los fenicios. Romanos.

¿Hasta dónde estaban los Oestrymnides y Cassiterides exclusivamente británicos?- Se ha sugerido una pregunta que ahora reclama un nuevo aviso. Así como una declaración que se aplica a Brittia puede no aplicarse a Gran Bretaña, una declaración que se aplica a las Cassiterides no siempre se aplica al país del estaño. El verdadero país de hojalata era Cornualles, en lugar de las Islas Sorlingas, las Cassiterides, "diez en número, situadas una cerca de la otra en el océano, hacia el norte desde el puerto de Artabri" ( Strab. iii. p.239 ), son las Islas Sorlingas en lugar de Cornualles. Nuevamente, “uno de ellos es un desierto, pero los otros están habitados por hombres con mantos negros, vestidos con túnicas que llegan hasta los pies y ceñidos al pecho, caminando con varas y barbudos como cabras. Subsisten de su ganado, llevando en su mayor parte una vida errante ”. Esto puede ser de Cornualles o no, puede que sea británico o no. Lo siguiente es ambos: es decir, que "tienen metales de estaño y plomo". Por lo tanto, una parte del relato de Strabo es sin duda alguna, probablemente una parte británica. En el siguiente escritor, sin embargo, encontramos, al lado de algo que debe ser británico, algo que no poder sea ​​así. Ese escritor es Festus Avienus. Las islas que advierte son las Oestrymnides, su autoridad, fenicia. Su lenguaje requiere una notificación detallada.

Hasta ahora, los Oestrymnides son británicos. Luego sigue un boceto de sus ocupantes, igualmente británicos. También lo es el aviso geográfico en cuanto a sus relaciones con Irlanda:

El término Sacra Insula muestra dos cosas: - 1º, que el nombre Eri es de gran antigüedad, 2º, que pasó del idioma fenicio al griego, donde Eri se convirtió en Ἱέρα (Νῆσος).

Lo que sigue es cualquiera menos británico:

Esto, como ya se dijo, no es británico pero no es una ficción. El fucus que detuvo a los robustos marineros de Himilco fue el flotante Sargazo de los conocidos Mar de los Sargazos. A los ojos del naturalista, este fucus flotante fija la línea del viaje de Himilco tan definitivamente como lo fija el país del ámbar. la estética de Tácito. Sin embargo, las Cassiterides no son simple y absolutamente las Azores, ni las Oestrymnides son simple y absolutamente las Islas Sorlingas. Como en el supuesto caso de las islas de Rugen y Heligoland, existe una confusión de atributos, una confusión cuya posibilidad debe ser reconocida, incluso por aquellos que dudan en admitir el hecho absoluto, una confusión que debe generar cautela. en nuestra crítica, y nos induce a sopesar cada afirmación tanto por sus propios méritos como por el contexto. Que hubo orgías en Gran Bretaña, y que hubo estaño, se basan en el mismo testimonio, ya que Estrabón menciona ambos. Sin embargo, la certeza de los dos hechos es muy diferente. Las orgías, e incluso las túnicas negras y las largas barbas, pueden, posiblemente, ser tan poco británicas como el fucus del mar de los Sargazos. El fucus del Mar de los Sargazos pertenece a las Azores. Su aviso es un gran hecho en la historia de la navegación temprana. Las orgías y los hombres barbudos pueden acompañarlo o ir con la lata.

En general, los avisos de ciertas islas del oeste, tan a menudo como aparecen en autores que escriben de fuentes fenicias, son sólo irrefutablemente británicos cuando se refieren especial y definitivamente al país del estaño y al comercio del estaño, y cuando contienen Nombres británicos u otros hechos igualmente inequívocos. La localidad británica de las orgías de Demetria (en los escritores posteriores se convierten en báquico) es solo un probabilidad.

los Autoridades romanas se considerará cuando se intente el bosquejo histórico de la Gran Bretaña romana. El punto que en la actualidad requiere más atención es en qué medida difieren las dos fuentes.

Como regla general, las autoridades griegas difieren de las romanas en ser de segunda mano (es decir, derivadas de Fenicia), en el trato con el occidental partes de la isla, al agrupar sus hechos en torno a los principales fenómenos del comercio del estaño, al reconocer la existencia de ciertas orgías y al ser, hasta cierto punto, susceptible de ser acusado de haber confundido Gran Bretaña con las Azores, o el verdadero Cassiterides con los Oestrymnides: las autoridades romanas, en la medida en que se basan en las griegas, están en la misma categoría. Josefo, que alude incidentalmente a Gran Bretaña, es con mayor razón Fenicio con respecto a sus fuentes.

los Fenicio El origen de las pruebas griegas es la regla general, pero solo hasta una fecha determinada las autoridades griegas son del tipo en cuestión i. mi. Fenicio en su origen inmediato. Es solo hasta la fecha de la fundación de la colonia de Massilia (Marsella), cuando el comercio se había desarrollado y cuando había dos rutas de tráfico, una vía los puertos españoles y en manos de los fenicios, el otro por tierra. [pag. 1.434]

Diodoro da cuenta de este último. Probablemente fueron los griegos masilianos los que convirtieron Ιερ-νη en Ἱέρα Νῆσος. Ver HIBERNIA

Los historiadores bizantinos se notarán en la secuela.

IV. ORIGEN DE LA PALABRA BRITANNIA.

El hecho más cierto relacionado con la glosa es que era griega antes que romana. ¿De dónde lo sacaron los griegos? De una de dos fuentes. De los fenicios, si lo tuvieran con anterioridad a la fundación de Marsella, y de la población de los alrededores de esa ciudad en caso de que lo tuvieran con posterioridad a ese suceso. Ahora bien, si fue fenicio, ¿de dónde vino originalmente? Más probablemente de España que de Galia o Gran Bretaña, en cuyo caso Britannia es el Ibérico nombre, para ciertos isleños británicos en lugar del nativo. Eso mayo, por supuesto, también han sido nativos: si lo fueron, es una cuestión aparte.

Y si fuera Massilian (es decir, del barrio de Marsella), ¿de dónde vino? Probablemente de los galos de los alrededores. Pero esto es solo una probabilidad. Puede haber sido Ibérico incluso entonces, ya que es bien sabido que los íberos de la península española se extendían hacia el oeste hasta el Bajo Ródano. Por tanto, tal como está la cuestión en la actualidad, la presunción es más bien a favor de que la palabra sea ibérica.

De nuevo, el formulario es ibérico. La terminación -broncearse, comparativamente raro en Galia, abunda en la geografía de la antigua Iberia e. gramo. Turde-broncearse-yo, Carpe-broncearse-i, & ampc.

En todas las especulaciones. Según la etimología de las palabras, es importante la cuestión preliminar sobre el idioma al que debe referirse la palabra bajo aviso. En el presente caso es eminentemente así. Si la raíz Brit. Sea galo (o keltico), las etimologías actuales, al menos, merecen ser notadas. Sin embargo, si es ibérico, el filólogo ha ido por el camino equivocado, ha buscado en el lenguaje equivocado su doctrina y debe corregir su crítica abandonando el keltic y recurriendo al vasco. De nuevo, si la palabra es ibérica, la t no es parte de la raíz, sino solo un elemento de flexión. Sin embargo, no sea que sobrevaloremos la importancia de la forma:broncearse siendo ibérico, debemos recordar que el nombre de forma similar Aqui-broncearse-ia, ocurre en la Galia pero, por otro lado, para que no sobrevaloremos la importancia de esto, debemos recordar que la propia Aquitania posiblemente sea ibérica.

Probablemente la palabra era ibérica y también gala. Ciertamente fue galo en la época de César. Pero pudo haber sido galo sin haber sido nativo, i. mi. Británico. Y este fue probablemente el caso. No hay ni la más mínima evidencia del hecho de que alguna parte de la población de las Islas Británicas se haya llamado a sí misma Británicos. Fueron llamados así por los galos y el nombre galo fue adoptado por los romanos. Eso fue todo. El nombre puede haber sido extraño para las personas a las que se aplicó, ya que la palabra galés es para los nativos del principado cambro-británico.

Probablemente, también, fue sólo hasta que el comercio de Massilia se desarrolló cuando la raíz Brit. era conocido en absoluto. Mientras la ruta fuera vía España, y el comercio exclusivamente fenicio, la más destacada de las islas británicas fue Irlanda. El extracto órfico habla sólo a los Islas Iernias, y Herodoto sólo a las Cassiterides.

V. EL COMERCIO DE ESTAÑO DE GRAN BRETAÑA.

La siguiente pregunta es hasta qué punto la habilidad metalúrgica así inferida era nativa. En la medida en que este fue el caso, sin duda es una medida de nuestra civilización indígena. Ahora bien, si recordamos que fue casi exclusivamente por el estaño por lo que los fenicios buscaron las Cassiterides, nos resultará difícil negarle a la población más antigua de los distritos de estaño algún conocimiento y práctica, por mínima que sea, del arte metalúrgico. de lo contrario, debe haber sido un instinto o un accidente lo que trajo el primer barco del Mediterráneo a la costa de Cornualles. Entonces, una cierta cantidad de metalurgia indígena puede otorgarse a sus ocupantes.

Quizás también tenían el arte de fundir cobre, aunque el razonamiento a favor de este punto de vista es el a priori amable.El cobre es un metal que generalmente es el primero en ser trabajado por naciones rudas, de modo que siempre que se funde un metal menos reducible, es justo suponer que el mineral más reducible también se funde. Por otro lado, sin embargo, la ausencia de implementos de cobre puro en los viejos túmulos sugiere la noción de que o el arte de la aleación era tan antiguo como el de la fundición, o que el estaño se fundía primero.

A partir del conocimiento de la reducción y las aleaciones, podemos pasar a la cuestión del conocimiento del arte de la fundición. El hecho principal aquí es el descubrimiento de moldes, tanto de piedra como de bronce, para la fundición de hachas y puntas de lanza. Difícilmente podemos suponer que el primero haya sido importado, independientemente de la opinión que tengamos sobre el segundo. Sin embargo, si la invención de cualquiera de ellos fue británica o si los fenicios mostraron el camino, es incierto. El [p. 1.435] el grado en que los moldes de diferentes países - Francia, Alemania, Escandinavia - se parecen entre sí, incluso en puntos de detalles aparentemente arbitrarios, es (hasta cierto punto) contrario a la pretensión nativa.

La uniformidad de la aleación no es más de lo que esperamos de las condiciones químicas necesarias para el logro de un buen implemento; de hecho, es bastante menor. Varía de uno de estaño y siete de cobre, a uno de estaño y doce de cobre, mientras que los metalúrgicos experimentados opinan que la mejor aleación (una estaño por diez de cobre) podría ser fácilmente encontrada por diferentes artistas, totalmente independientes de la intercomunicación. .

Los británicos de Damonia vendían estaño. ¿Qué tomaron como pago? En todas las historias del comercio, estas preguntas son correlativas. Dr. Wilson (Anales prehistóricos de Escocia, pag. 196) observa verdaderamente que el relato de Strabo sobre las Cassiterides no es de gran confianza. Por su estaño y plomo tomaron a cambio sal, pieles y vasijas de bronce (χαλκώματα). Este último es un extraño artículo de importación para un país de estaño, cobre y moldes.

Lo más temprano brillo que tiene relación con la geografía de Gran Bretaña es la palabra Cassiterides, ya que debe observarse que, si bien la palabra Britannia no existe en Herodoto, el extracto órfico sólo conoce los irlandeses (Iernian) islas. Ahora bien, esto, aunque se refiere a Gran Bretaña, no es una palabra británica. Es el termino oriental Kastîra.

Esta distinción es importante. Fueron la palabra británico en origen, deberíamos poder mejorar la antigüedad del comercio de estaño de Cornualles, ya que la palabra κασσίτερος aparece tanto en Homero como en Hesíodo. ¿Quién, sin embargo, dirá que, por mucho que las probabilidades estén a favor de que el estaño homérico y hesiódico haya sido de Cornualles, no era indio? I. mi. ¿Malayo? los nombre, al menos, está a favor de la mayor antigüedad del comercio oriental. Los dos oficios pueden haber sido simultáneos, siendo el oriental el más antiguo, al menos esto es lo que sugiere el nombre.

Ahora podemos ocuparnos de la porción británica adecuada de las islas británicas, i. mi. Sur de Gran Bretaña y Caledonia.

VI. HISTORIA.

Podemos medir la relación entre Gran Bretaña y la Galia por algunos de los detalles de estos eventos. Su intención de invasión se conoce casi tan pronto como se determina, y se envían embajadores desde Gran Bretaña para evitarla. Estos son enviados de regreso, y junto con ellos Comio el Attrebatiano, de cuya influencia en Gran Bretaña hizo uso de César. Habiendo embarcado desde Gessoriacum, tierras se oponen a las conquistas y nuevamente recibe una embajada. Su flota sufre durante las mareas altas del mes de agosto, y en septiembre regresa a la Galia. Sus éxitos (tal como son) se anuncian por carta en Roma y se honran con un festival de veinte días.

Su segunda expedición tiene lugar en mayo del año siguiente. Cassivelaunus se opone al aterrizar. Los detalles de esta segunda expedición nos llevan tan al oeste como el actual condado de Herts, donde se supone razonablemente que los Cien de Cassio nos dan la aldea empalizada, o cuartel general de Cassivelaunus, con quien los Trinobantes, Cenomagni, Ancalites y Bibroci están en relaciones políticas. La reducción de Cassivelaunus es incompleta, y César, cuando sale de la isla, sale con todo su ejército y con la independencia real del país intacta. El límite entre los condados de Oxford y Berks parece haber sido la parte más occidental del área afectada, directa o indirectamente, por la segunda invasión de César. El primero se limitó a la costa.

La mejor evidencia sobre la condición de Gran Bretaña bajo Augusto es la del Monumentum Ancyranum:

El comentario sobre esto no llega antes que Dio Cassius. De él aprendemos que, aunque era la intención del emperador haber reducido Gran Bretaña, no avanzó más allá de la Galia, donde recibió una embajada. Un escritor tan tardío como Jornandes es nuestra autoridad para creer que ejerció soberanía sobre él, "servire coegit, Romanisque legibus vivere" (De Regn. Éxito.) - porque la inscripción solo muestra que ciertos británicos buscaron la presencia de Augusto en Roma. La declaración adicional de que se tomó tributo es del absolutamente acrítico Nennius, cuya evidencia parece descansar en la expresión bíblica de que "todo el mundo estaba sujeto a impuestos", y en la inferencia de que, de ser así, con mayor razón, Bretaña. Su texto es

El uso de la palabra censo en lugar de tributum es importante. La palabra original es κῆνσος y, Nennius, quien la usa, tomó su historia inglesa de los evangelistas.

Un solo evento es referible al reinado de Tiberio. Los pequeños reyes (reguli) enviaron de regreso a Germánico a algunos de sus soldados, que habían sido arrojados a la costa de Gran Bretaña por el mal tiempo o vendidos. ( Tac. Ana. 2.24. ) Relaciones amistosas es todo lo que se prueba en este pasaje. La idea de que Tiberio sucedió en el imperio y (entre otras naciones) gobernó Gran Bretaña, se basa en un pasaje de Enrique de Huntingdon, evidentemente una inferencia de la probabilidad de que el sucesor de Augusto ejerciera la misma influencia que el propio Augusto. , privignus Augusti, post eum regnavit annos xxiii, tam super Britannianm quam super alia regna totius mundi ”.

La evidencia de Calígula intenciones es esencialmente el mismo que el de Augusto: a saber, Dio Cassius. Calígula, habiendo pasado el Rin, "pareció meditar un ataque contra Gran Bretaña, pero se retiró del mismo océano". (59.21.) Luego sigue el relato [p. 1.436] de sus órdenes de que se recogieran las conchas de la orilla del mar y se anunciara una conquista sobre el mismo mar (100.25). La historia aparece también en Suetonio: al igual que los detalles sobre Adminio, el hijo de Cynobelin. Expulsado de Gran Bretaña por su padre, cruzó el canal con algunos seguidores y se colocó bajo el poder de Calígula, quien magnificó el evento en una cesión de toda la isla. ( Sebo. California. 44 .)

Es seguro decir que el De buena fe La reducción de Gran Bretaña comienza no antes del reinado de Claudio, siendo el tributo que se pagó a Augusto por completo ahistórico, y la autoridad de Tiberio es una mera inferencia a partir de un aviso de la misma. En verdad, el reinado de Cynobelin, coincidiendo con el del último emperador nombrado, nos da la medida de la civilización británica primitiva, civilización que era de origen nativo, galo, galo-romano, fenicio e iberoamericano. Origen fenicio.

El reinado de Cynobelin está ilustrado por monedas. No se sabe si estos fueron atacados en la Galia o en Gran Bretaña. La pregunta tampoco es importante. Dondequiera que haya estado la casa de la moneda, la leyenda está en letras romanas, mientras que numerosos elementos de la mitología clásica encuentran su lugar en ambos lados de las monedas. E. gramo. un Pegaso, un Jefe de Amón, un Hércules, un Centauro, & ampc .: por otro lado, los nombres son TASCIOVANUS británico, con SEGO- ibídem, con VER- ibídem, con CYNOBELIN CYNOBELIN sola CYNOBELIN con CAMVL- ibídem, con SO-LIDV- ibídem, con un . ., o V. . ibídem, con VERULUMUM. Por supuesto, las interpretaciones de estas leyendas han sido diversas, sin embargo, la noción de que Tasciovanus, a veces solo, y a veces conjuntamente con un colega, fue el predecesor de Cynobelin, y que Cynobelin, a veces solo y a veces con un colega, fue el sucesor. de Tasciovanus, parece razonable.

La reducción de Bretaña por los romanos comienza con el reinado de Claudio: en las monedas encontramos el nombre de ese emperador, y en las inscripciones los de sus generales Plautio y Suetonio.

Las siguientes monedas más antiguas a las de Claudio llevan el nombre de Adriano. Gales hacia el oeste y Yorkshire hacia el norte (los Silures, Ordovices y Brigantes) se redujeron más o menos completamente antes de la adhesión de Nerón.

Por Nerón, Suetonius Paulinus es enviado a Gran Bretaña, y bajo él Agricola toma sus primeras lecciones de soldado. Una sola inscripción conserva el nombre de Paulinus. El siguiente en fecha pertenece al reinado de Nerva. El Agricola, sin embargo, de Tácito tiene el valor histórico de la evidencia contemporánea. De esto aprendemos que el trabajo del general de Nerón fue la recuperación y consolidación de las conquistas hechas bajo Claudio más que el logro de nuevas incorporaciones. La famosa reina de los Iceni (Norfolk y Suffolk) es el centro del grupo aquí. Subordinados a ella están los Druidas y Bardos de la Isla de Anglesey, su principal bastión, donde son reducidos por Paulinus. Por último, viene el filósofo usurero Séneca, quien, habiendo prestado una gran suma en Gran Bretaña, lo llama repentinamente. La angustia así creada es la causa de la revuelta, una medida del grado en que los hábitos romanos (ya sea directamente de Italia o indirectamente de la Galia romanizada) se habían establecido.

La reducción y consolidación, más que la adquisición, parece haber sido la regla durante los breves reinados de Galba, Otón y Vitelio, y los primeros diez años del reinado de Vespasiano.

Estos objetos emplearon a Agricola durante sus dos primeras campañas. En el tercero, sin embargo (80 d.C.), avanzó desde los límites norteños de los Brigantes hasta el estuario de Tay y los cinco años siguientes los pasó en la exploración de partes antes desconocidas, en nuevas conquistas más o menos imperfectas, en la formación. de ambiciosos diseños (incluida la reducción de Irlanda), y en la circunnavegación de Gran Bretaña. Una línea de fuertes entre Firths of Forth y Clyde era el límite del Imperio Romano en Gran Bretaña, tal como lo dejó Agricola. Lo que se había hecho más allá de esto se había hecho de manera imperfecta. La batalla en la Cordillera de Grampian, contra los caledonios de Galgacus, había terminado con los Horesti entregando rehenes. Tácito menciona la reducción de las Orcadas de una manera general y algo laxa, no como un hecho histórico específico, en su lugar apropiado y en conexión con otros eventos, sino como un obiter dictum que surge del aviso de la circunnavegación. de la Isla, - “incognitas, ad id tempus, insulas, Orcadas invenit domuitque. Despecta est et Thule ".

Una revuelta bajo Arviragus se menciona incidentalmente como un evento del reinado de Domiciano.

Para el reinado de Trajano tenemos inscripciones para el de Adriano, inscripciones y monedas también: monedas también para los reinados de los dos Antoninos y Cómodo, pero ningún historiador contemporáneo. Es la evidencia de Spartianus (Hadr. 11) sobre la que se basa la creencia de que “Adriano construyó por primera vez un muro de ochenta millas de largo, que separaba a los romanos de los bárbaros”. Dion, como aparece en el compendio de Xiphilinus, simplemente menciona un "muro entre las estaciones romanas y ciertas naciones de la isla". (72.8.) Esto plantea una duda. El mejor historiador, Dion, puede referirse tan fácilmente al muro de Agrícola como a cualquier otra cosa: el inferior, Spartianus, está evidentemente equivocado en su expresión “primus duxit” y puede fácilmente estar equivocado en su relato. La participación de diferentes individuos en el levantamiento de las murallas y murallas británicas es menos segura de lo que generalmente se cree. Tenemos más constructores que estructuras.

Que Antonino (Pío) privó a los brigantes de una parte de su tierra porque habían comenzado a invadir el país de los Genuini, aliados de Roma, es una declaración de Pausanias ( 8.43.4 .) Nadie más menciona estos Genuini. Tampoco es fácil imaginar quiénes podrían haber sido. Genuini, suficientemente independientes para ser aliados en lugar de súbditos, y Brigantes, que podrían ser libres para conquistarlos, son fenómenos extraños para el reinado de Antonino. La posibilidad de colonos alemanes o escandinavos, por tanto tempranos y por tanto independientes, es el único indicio de la dificultad. Sin embargo, la evidencia del hecho es sólo de un valor de tercera categoría.

El Vallum Antonini parece haber sido una realidad. Su verdadera base es la siguiente inscripción:

MMM CCXL P. (Monumnenta Britannica, No. 48.)

Otros dan el nombre de su teniente Lollius Urbicus pero este solo menciona al OPUS VALLI. los autor más cercana a la fecha del evento conmemorado es Capitolino. Él nos dice que la muralla era de césped, y que era un [p. 1.437] Fresco uno, - "Britannos - vicit, alio muro cespiticio - ducto". (Anton. Pío, 5.)

La coerción y la consolidación siguen siendo la regla, los avisos de los reinados de Cómodo y Pertinax, aunque breves y sin importancia, se encuentran en un historiador tan bueno como Dion. Dion también es la autoridad principal durante el reinado de Severus. Habría sido suficiente con una sola mano, pero está respaldado tanto por monedas como por inscripciones. Al mismo tiempo, nunca atribuye la erección de ningún muro a Severus. Al contrario, habla de uno como ya existente. Spartianus es la autoridad de la doctrina habitual. (Cortar. 18.)

Cuando Caledonia, a diferencia de Gran Bretaña en general, sea notificada, se hará una nueva referencia al texto de Dion con respecto a las acciones de Severus.

211 d.C., el 4 de febrero, Severus muere en York. La historia británica, nunca eminentemente clara, ahora se vuelve aún más oscura. Un aviso ocasional es todo lo que ocurre hasta el reinado de Diocleciano. Esto comienza en 284. Los usurpadores Carausius y Allectus ahora aparecen en el campo. También lo hacen las naciones hasta ahora inadvertidas: los francos y los sajones. Cualquiera que sea el valor del testimonio de Gildas, Beda y las otras fuentes acreditadas de la historia anglosajona, con respecto al hecho de que Hengist y Horsa, en un momento y lugar determinados, invadieron Gran Bretaña la evidencia de que ellos eran los primeros alemanes quién lo hizo es absolutamente insuficiente. El Panegírico de Eumenio - y debemos recordar que, por inútiles que sean los panegiristas como autores, tienen el mérito de ser contemporáneos a los hechos que describen - contiene el siguiente pasaje notable: - “Por un consentimiento tan completo de los Dioses Inmortales, oh César invicto, tiene el exterminio de todos los enemigos, a quienes has atacado, y de los francos más especialmente, Se ha decretado que incluso aquellos de tus soldados, que habiendo perdido el camino en un mar neblinoso, llegaron a la ciudad de Londres, destruyeron promiscuamente y por toda la ciudad los restos de aquella mercenaria multitud de bárbaros que, tras escapar de la batalla, saqueando la ciudad y, al intentar huir, aún quedaba, un hecho por el que sus provinciales no solo se salvaron, sino que también se deleitaron con la vista de la matanza ". (Eumen. Panegyr. Constante. Caes.

Los francos y los pictos se mencionan por primera vez en Gran Bretaña en el reinado de Diocleciano: los atacantes y los escoceses bajo el de Juliano (360 d.C.). Las autoridades ahora mejoran, siendo principalmente Ammianus Marcellinus y Claudian. Sin embargo, pronto se verá que la etnología de Gran Bretaña es tan oscura como su arqueología. El abandono de la isla por los romanos y su reducción por los sajones son los principales acontecimientos de los siglos V y VI, todos oscuros. Es aún más difícil decir cómo las poblaciones germánicas desplazaron a las romanas que cómo los romanos desplazaron a los keltas.

Y esto introduce una nueva pregunta, una pregunta ya sugerida, pero pospuesta, a saber: el valor de los escritores del comienzo del bizantino y el final del período romano propiamente dicho. Es evidente que ningún autor mucho antes de la época de Honorio y Arcadio puede decirnos mucho sobre la decadencia y caída de la supremacía romana en Occidente. También es evidente que la literatura pasa del paganismo al cristianismo. Procopio es el más importante de los paganos. Lo poco que nos cuenta Bretaña Es correcto, aunque sin importancia, ya que debe recordarse, que sus errores y confusión son con respecto a Brittia. Este, como se dijo anteriormente, se separa de Britannia. Aquellos que confunden a los dos somos nosotros mismos: los escritores modernos.

A Jornandes nos referimos en vano para cualquier cosa de valor, aunque por la medida en que fue el historiador de ciertas naciones de origen germánico y por la medida en que Gran Bretaña fue germanizada en su tiempo, esperamos más de lo que encontramos. Por lo tanto, desde la época de Amiano hasta la época de Gildas, el primer escritor británico y cristiano de nuestra isla, desde aproximadamente el 380 d.C. hasta el 550 d.C., no tenemos ningún autor más respetable que Orosio. Sólo él, o casi, era conocido por los historiadores nativos, y lo que nos cuenta es poco más allá de los nombres de ciertos usurpadores. Cuando Gran Bretaña es conocida por el investigador, ha dejado de ser romana. En cambio, es alemán o sajón. Tal es el esbozo de la historia de la Bretaña romana, considerada más especialmente con respecto a las autoridades sobre las que descansa. El valor del único autor que todavía exige atención, Richard de Cirencester, se mide en el artículo MORINI.

VII. RELACIONES ETNOLÓGICAS DE LA POBLACIÓN.

Sin negar ni afirmar la existencia de los primeros asentamientos ibéricos, alemanes o escandinavos en localidades particulares, cree que han sido extremadamente excepcionales, de modo que, a todos los efectos, la población con la que los fenicios comerciaron y los romanos lucharon fueron kelts. de la rama británica, i. mi. Kelts cuya lengua era la lengua materna del galés actual o una forma de habla estrechamente relacionada con él.

Él cree que los antepasados ​​de esta población fueron al menos los primeros ocupantes del sur de Gran Bretaña. ¿Eran tan del norte de Gran Bretaña? Hay puntos de evidencia tanto interna como externa en esta pregunta. A modo de evidencia interna, es cierto que incluso en aquellas partes de Escocia donde el idioma es más eminentemente gaélico y, como tal, más especialmente relacionado con el habla de Irlanda, el más antiguo Los términos geográficos son británicos en lugar de Erse. Por lo tanto, la palabra para montaña es ben y nunca sliabh, como en Irlanda. De nuevo, las palabras aber y inver, en palabras como Aber-nethy y Inver-nethy, han sido reconocidos durante mucho tiempo como los Shibboleths (por así decirlo) de las poblaciones británica y gaélica.Significan lo mismo: la desembocadura de un río, a veces la unión de dos. Ahora mientras aber [pag. 1.438] nunca se encuentra en el exclusivo e indudable país gaélico de Irlanda, inver es desconocido en Gales. Ambos ocurren en Escocia. Pero, ¿cómo se distribuyen? El Sr. Kemble, quien mejor ha examinado la cuestión, encuentra que la línea de separación “entre los galeses o pictos y los escoceses o irlandeses Kelt, si se mide por la aparición de estos nombres, correría oblicuamente desde SW. hasta NE., recto por Loch Fyne, siguiendo casi el límite entre Perthshire y Argyle, con tendencia al NE. a lo largo del límite actual entre Perth e Inverness, Aberdeen e Inverness, Banf y Elgin, hasta la desembocadura del río Spey ". Por un lado están los Aber-granitos, Aber-deens, y Aber-dours, que son galeses o británicos en el otro el Inver-arys y Inver-aritys, que son irlandeses y gaélicos. Ahora, sin duda, una población británica que se extiende tan al norte como la desembocadura de Spey, debe considerarse que ha sido la principal población de Caledonia. Hasta qué punto era aborigen y exclusivo es otra cuestión. La evidencia externa entra aquí, aunque no es una evidencia del mejor tipo. Se encuentra en el siguiente extracto de Beda: “procedente autem tempore, Britannia, post Brittones et Pictos, tertiam Scotorum nationem in Pictoram parte receptit, qui duce Reuda de Hibernia progressi vel amicitia vel ferro sibimet inter eos sedes quas hactenus habent vindicarunt: a quo videlicet duce usque hodie Dalreudini vocantur nam lingua eorum 'Dal' partem significat ”. (Hist. Eccles. i.) Generalmente se considera que este pasaje nos da una tradición irlandesa o escocesa. Este puede ser el caso o no. El texto no se conecta en ninguna parte con nada por el estilo. Es igualmente probable que nos dé una inferencia del propio Beda, basada en el hecho de que hay escoceses en el noreste de Irlanda y en el suroeste de Escocia. También se complica aún más por las circunstancias de la glosa. dal no siendo Keltic, pero Nórdico, I. mi. Danés o noruego.

La evidencia, entonces, de que la actual población gaélica de Escocia es de origen irlandés, y la correspondiente probabilidad de que la primera ocupación de Caledonia haya sido Británico, radica menos en la llamada tradición, que en la ausencia del término sliabh == montaña la distribución de las formas en aber y, sobre todo, la similitud actual entre el gaélico irlandés y el escocés, una similitud que sugiere la noción de que la separación es comparativamente reciente. Sin embargo, están lejos de decidir la cuestión. Que el sur de Bretaña era británico y el irlandés era gaélico, es seguro. Es probable que Escocia fuera originalmente británica y luego gaélica.

Los gaélicos y los británicos son las poblaciones fundamentales de las islas británicas. Los pictos eran aborígenes o intrusivos. Si eran aborígenes, eran, como los gaélicos y los británicos, Keltic. Sin embargo, es dudoso que fueran gaélicos Kelts o británicos, o si constituían una tercera rama de esa población.

Si estuviera absolutamente seguro de que todas las palabras utilizadas en suelo picto pertenecían a la forma de hablar picta, la inferencia de que eran aborígenes en lugar de colonos intrusivos, y británicos en lugar de gaélicos, sería legítima. El conocido brillo penn fahel == caput valli es una glosa del distrito de Pict, cuya primera parte es británica. En gaélico, la forma == pluma == cabeza es ceann. Tampoco esto es independiente. Se pueden reforzar las pruebas a favor de las afinidades británicas. Pero, ¿y si la glosa fuera pict, sólo en la forma en que padre o madre, & ampc. son galés i. mi. ¿Palabras pertenecientes a alguna otra lengua habladas en el país picto? En tal caso, los pictos pueden ser gaélicos, alemanes, escandinavos y otros. Ahora la palabra dal sobre el que ya se ha llamado la atención, no era escocés, i. mi. no gaélico. Probablemente era extraño al idioma escocés, a pesar del testimonio de Beda. Sin embargo, si no era escocés, era casi seguro que era pic. Sin embargo, es y era nórdico puro. Su existencia no puede superarse si no hace que los escoceses o los pictos sean escandinavos. Cada alternativa tiene sus dificultades: la última es la menor. Tales son las razones para creer que los pictos son menos inequívocamente británicos de lo que les han hecho las investigaciones de los últimos y mejores investigadores. Y Beda, debe recordarse, los deriva de Scythia y agrega que vinieron sin hembras. Esto, tal vez, es solo una inferencia, pero es solo una. El pasaje que proporciona habla de una costumbre existente: “Cumque uxores picti non habentes peterent a Scottis, ea solum conditione dare consenserunt, ut ubi res perveniret in dubium, magis de foeminea regum prosapia quam de masculina regem sibi eligerent: quod usque hodie apud Pictos constat esse servatum ”. (Hist. Eccles. i.) Ahora, cualquiera que sea el valor de este pasaje, neutraliza por completo la evidencia incorporada en una conocida lista de reyes pictos. Aquí los nombres son Keltic, principalmente británicos, pero, en dos o tres casos, gaélico. Cualesquiera que fueran, eran no Picto.

Los pictos, entonces, pueden o no haber sido intrusivos en lugar de aborígenes. Los antepasados ​​del inglés actual estaban ciertamente en la primera categoría. ¿De dónde eran ellos? ¿Cuándo comenzó su intrusión? Eran alemanes. Eso es seguro. Pero, ¿cómo se distribuyeron entre las diferentes divisiones y subdivisiones de las poblaciones alemanas? Los términos Saxon y Frank no nos dicen nada. Eran nombres generales de una importancia algo indefinida. Quizás sea seguro decir que eran frisones y anglos, en lugar de otra cosa y, junto a estos, escandinavos. Esto puede haber sido hasta cierto punto, a pesar de que los pictos eran keltas.

La fecha de su intrusión, de una forma u otra, era mucho anterior a la época de Hengist y Horsa y es solo por suponer que un autor en la posición desfavorable de Gildas probablemente tenga razón en la peligrosa entrega de una afirmación negativa. , y que frente a la notificación de Eumenius y otros, que la fecha habitual puede ser apoyada. En la medida en que sus invasiones fueron tempranas, su progreso debe haber sido gradual. En opinión del presente escritor, los sajones y francos de los clásicos posteriores son ciertamente los predecesores lineales de los ángulos de Inglaterra los pictos posiblemente los predecesores lineales de los hombres del norte, - i. mi. sobre el padre lado.

  • 1. En Hibernia, una base gaélica sufre una ligera modificación y mezcla, mientras que, - 2. En Britannia, -
    • una. El sur de Gran Bretaña es británico y britano-romano, con elementos fenicios, gaélicos y germánicos, este último destinado a reemplazar a todos los demás, mientras que,
    • B. El norte de Gran Bretaña es británico y gaélico, con elementos pictos, sean lo que sean, de mezcla en proporciones mayores que el sur de Gran Bretaña, y elementos romanos en menor medida.
    • 1. Alemanes, i. mi. Tungricani, Tungri, Turnacenses, Batavi.
    • 2. Galos: Nervii (en tres cuartas partes), Morini (ver en voc.), Galli.
    • 3. Ibéricos: Hispani.
    • 4. Probables eslavos: Dalmatae, Daci, Thraces, Thaifalae.
    • 5. Syri
    • 6. Mauri.

    De éstos, el carácter no romano es el más patente y estos, al menos, podemos separarlos de los ocupantes de sangre italiana. De otros, la extracción extranjera es más incierta. A veces, la lectura del manuscrito. es dudoso, a veces el término inexplicable. Así, si bien es difícil decir quiénes eran los Solenses o los Pacenses, dado que las opiniones son diferentes, la autenticidad de un texto como Tribunus cohortes primae Frixagorum Vindobala es dudoso. En tal caso, la suposición de que significaba Frisones y la especulación sobre la presencia de un frisio cohorte, son insatisfactorias.

    El análisis de las poblaciones alemanas, de las que ha crecido la actual nacionalidad de Inglaterra, apenas pertenece a clásico Bretaña. Sin embargo, hasta donde llega, debe buscarse bajo los encabezados ANGLI, FRISII, SAXONES.

    El grado en que la población nativa, ya sea exclusivamente kelta o mixta, era uniforme en modales y apariencia, se mide principalmente por la observación de Tácito, que la "apariencia física variaba" de que los "caledonios eran pelirrojos y grandes -limado ”que los“ Silúricos eran de color alto y pelo rizado ”y, por último, que los nativos de las partes más cercanas a la Galia eran galos en apariencia y modales. El texto completo ha dado lugar a considerables especulaciones. Se encuentra así: “Habitus corporum varii atque ex eo argumenta. Namque rutilae Caledoniam habitantium comae, magni artus, Germanicam originem adseverant. Silurum colorati vultus, et torti plerumque crines, et posita contra Hispania, Iberos veteres trajecisse, easque sedes occupasse fidem faciunt ”. (Agric. 11.) Las palabras en cursiva muestran que tanto la hipótesis germánica como la ibérica no eran hechos históricos, sino sólo inferencias. El único hechos que nos da Tácito es la diferencia de apariencia en diferentes partes de la isla. Esto es indudable. En la actualidad, los habitantes de Gales del Sur tienen tez florida y cabello oscuro, mientras que los montañeses escoceses, aunque de estatura incierta e irregular, son, en general, rojos o, al menos, de pelo color arena. los inferencia de esto es tan libre para el investigador del presente siglo como lo fue para Tácito. Con respecto a las opiniones sobre este punto, es seguro decir que la hipótesis germánica es totalmente, la ibérica casi, innecesaria. La conformación escocesa es igualmente keltica y germánica: la del sur-galés se explica con menos facilidad. Sin embargo, reaparece en ciertas partes de Inglaterra, más a menudo en las medidas del carbón que en otras partes, pero aún en otras partes. El hecho aún requiere solución.

    VIII. IDIOMA.

    Los términos geográficos en los antiguos británicos son numerosos y una clase de ellos ilustra una desviación de la forma de habla gala. En la Galia los compuestos de la raíz dur-invariablemente tome esa combinación como un afijo (p. ej. Marco- durum): en Gran Bretaña es invariablemente un pre-reparar (mi. gramo. Duro-verno).

    IX. ANTIGÜEDADES.

    En los monumentos sepulcrales que llevan las marcas de la mayor antigüedad, los implementos y ornamentos son de piedra, con exclusión del metal. Los cráneos, también, son de una magnitud media pequeña, con ciertas peculiaridades de forma. La inferencia que se ha extraído de esto es que la población. quien trabajaba sin metales era de una estirpe diferente a los que los usaban. De nuevo, el. La doctrina sugerida por Arndt, expandida por Rask y admitida en su máxima extensión por la escuela escandinava de filólogos, etnólogos y anticuarios, y que se conoce como la "hipótesis finlandesa", sigue el mismo camino. Esto significa que, antes de la expansión de las poblaciones que hablaban las lenguas llamadas indoeuropeas, antes de la expansión de los eslavos, alemanes, kelts e hindúes brahmanes, una población anterior se extendió desde el cabo Comorin hasta Laponia [p. 1.440] desde Laponia hasta Cape Clear, desde Archangel hasta el Estrecho de Gibraltar, continuamente. Los finlandeses de Finlandia ahora representan mejor esto: una población con la que los vascos de los Pirineos alguna vez fueron continuos. En esta clase, los enormes desplazamientos de los llamados indoeuropeos han arrasado con los aborígenes de las islas británicas, Europa central y el norte de Hindostan. Si es así, la hipótesis finlandesa coincide con la evidencia de los túmulos más antiguos. Por sugerente que sea este punto de vista, todavía tiene que soportar la prueba completa de la crítica.

    La hipótesis alemana depende de hasta qué punto ciertas antigüedades del norte de Gran Bretaña son, al mismo tiempo, de gran antigüedad con respecto a la fecha y de origen germánico. La doctrina escandinava en cuanto al origen de los pictos apoya esto: o, negando esto, la evidencia independiente que pueda presentarse a favor de cualquier alemán o norteño que haya establecido asentamientos en cualquier parte de Gran Bretaña antes de la expulsión de los romanos, ayuda a confírmelo. Tales acuerdos es tan difícil de probar como de negar. Posiblemente, tal vez probablemente, las islas Shetland, las Orcadas, las partes del norte de Escocia, las Hébridas, partes de Ulster, la isla de Man y la costa de Galloway, pueden darnos un área a lo largo de la cual se extienden los hombres del norte de Noruega, y memoriales dejados, en una época de cualquier antigüedad. Una vez más, sería demasiado audaz afirmar que ciertas partes de Gran Bretaña, ahora eminentemente danesas (por ejemplo, Lincolnshire), y que no se puede probar que hayan sido a la vez keltas y romanas (es decir, romanas sobre una base kelta), no eran nórdicas igualmente tempranas. .

    • 1. Británico.El alcance de esta división está sujeto a la validez de las hipótesis finlandesa y alemana. Si lo primero es cierto, los túmulos más antiguos son prae -Keltic si es el segundo, los restos notables de Orkney y el norte de Escocia (se admite su antigüedad) son alemanes, y, si son alemanes, probablemente escandinavos. Pero, independientemente de estos, tenemos los numerosos temuli, o túmulos, de fecha posterior, en todas sus variedades y con todo su contenido tenemos montículos de tierra, como Silbury Hill y vastas estructuras monolíticas, como las de Stonehenge. También tenemos los cromlechs y mojones. No tenemos inscripciones y las monedas son semi-británicas, i. mi. dondequiera que haya estado la casa de la moneda, las letras y la leyenda representan la civilización de las poblaciones clásicas en lugar de las célticas. El hierro fue un metal durante parte de este período y, con mayor razón, oro y bronce.
    • 2. Roman. Los restos de Keltic en Gran Bretaña son una medida de la civilización británica temprana, los romanos simplemente nos dan una pregunta de más o menos con respecto al alcance de su conservación. Son esencialmente las antigüedades romanas del mundo romano en otros lugares: pavimentos, altares, implementos y adornos metálicos, alfarería (los especímenes de la loza de Samia son abundantes y hermosos), movimientos de tierra, campamentos, muros, caminos, monedas, inscripciones. Algunos de estos solo se notarán.

    De El inscripciones, el Marmor Ancyranum, aunque se refiere a Gran Bretaña, no es de una localidad británica. Tampoco los del reinado de Claudio. Primero predominan en suelo británico durante el reinado de Trajano. Desde entonces llevan los nombres de Adriano, Severo, Gordiano, Valeriano, Galieno, Tétrico, Numerio, Diocleciano, Constantino y Juliano. Junto a los nombres de los emperadores, los de ciertos comandantes, legiones y cohortes son los más importantes, ya que son más numerosos, mientras que los que conmemoran eventos particulares y están dedicados a deidades particulares, son más valiosos que cualquiera. Uno con otro, conservan los nombres y nos dan las estaciones de la mayoría de las legiones de Notitia. Uno de ellos, al menos, ilustra la formación del Vallum. Uno de ellos es una dedicatoria

    una prueba clara de que la religión de los legionarios romanos no era necesariamente más romana que su sangre.

    El rango cronológico de las monedas varía en muchos puntos del de las inscripciones. A menudo hablan donde los últimos callan y callan donde los segundos hablan. La cabeza y leyenda de Antonino (Caracalla) y Geta son frecuentes pero entonces, no hay ninguna entre ellos y el reinado de Diocleciano. Luego vienen las monedas, no de ese emperador mismo, sino de los usurpadores Carausius y Allectus, más numerosos que todos los demás juntos. Y aquí terminan. Para los emperadores posteriores no hay nada.

    Ninguno de nuestros romanos carreteras son conocidos bajo sus nombres romanos. El Itinerarium Antonini, una obra de fecha incierta y, como se explicará en la secuela [ver MURIDUNUM], de dudoso valor en su forma actual, simplemente da los lugares de partida y la terminación. gramo. Iter a Londinio ad Portum Dubris M. P. lxvii, & ampc. Los itinera, sin embargo, son quince en número y, en extensión, van desde Blatum Bulgium, en Dumnfrieshire, hasta Regnum, en la costa de Sussex, al norte y al sur y desde Venta Icenorum (Norwich) a Isca Damnoniorum (Exeter), este y oeste. En el norte de Gales, Cornualles y Devonshire, el Wealds de Sussex y Kent, Lincolnshire, y el distrito de Craven en Yorkshire, la intercomunicación parece haber sido mínima. En los valles de Tyne y Solway, Yorkshire Ouse, Thames, Severn, en Cheshire, South Lancashire, Norfolk, Suffolk y las partes ronda los Wealds de Kent y Sussex, estaba en su máxima expresión.

    El Sr. Kemble establece un claro contraste entre los primeros oppida británicos, como los describió César, y los verdaderos municipia y coloniae de los romanos. El oppidum de Cassivelaunus era una aldea empalizada, en algún lugar naturalmente de difícil acceso. Los municipia y coloniae, de los cuales Camelodunum fue el más antiguo, eran pueblos cuya arquitectura y constitución civil eran igualmente romanas. También su civilización. Sin embargo, la medida en que los sitios de oppida británicos y romanos municipios coincidió, constituye una cuestión que conecta los dos. Es seguro asumir que ellos hizo así que coinciden, - no exactamente, pero en general. Los oppida kelticos eran numerosos, eran como los de la Galia y, una inferencia razonable de la existencia del carro de guerra, estaban conectados por carreteras. Por lo tanto, “cuando menos de ochenta años después del regreso de los romanos a Gran Bretaña, y apenas cuarenta después de la completa subyugación de la isla por parte de Agrícola, Ptolomeo nos habla de al menos cincuenta y seis ciudades que existen aquí, podemos razonablemente concluir que ellos no todos se debieron a los esfuerzos de la civilización romana ". Ciertamente no. El origen romano del πολεῖς hiberniano (término de Ptolomeo) está fuera de discusión: tampoco es seguro que algunos de los avisos de Ptolomeo no se apliquen a un período anterromano. El municipio romano, entonces, por regla general, presupone un oppidum británico. ¿Hasta qué punto la villa inglesa implica un municipio romano? El escritor que acaba de citar cree [p. 1.441] los sajones adoptaron los sitios romanos menos que los romanos hicieron los de los británicos, siendo la condición germánica de una ciudad diferente de la romana. Como tal, orientó la industria arquitectónica de los anglosajones hacia la construcción de pueblos independientes a partir de los materiales suministrados por los más antiguos, en el vecindario - pero no en el sitio absoluto - del municipio preexistente. Sin admitir este punto de vista en toda su integridad, podemos aprender de él la necesidad de determinar los sitios antiguos de las ciudades romanas sobre la base de la evidencia especial de cada caso particular, siendo mejor hacerlo que argumentar de inmediato a partir de los nombres y lugares actuales. de los pueblos ingleses de la actualidad. Lugar por lugar, las ciudades antiguas y las nuevas estaban cerca unas de otras, en lugar de en lugares absolutamente idénticos.

    Londres, St.Albans, Colchester, Gloucester, Winchester, Norwich, Cirencester, Bath, Silchester, York, Exeter, Dorchester, Chichester, Canterbury, Wroxeter, Lincoln, Worcester, Leicester, Doncaster, Caermarthen, Caernarvon, Portchester, Grantchester, Carlisle, Caerleon, Manchester, tienen las mejores pretensiones de representar las antiguas ciudades romanas de Inglaterra, cuyas listas, considerando la diferencia de las autoridades, no son más discrepantes entre sí de lo esperado. El número de πολεῖς de Ptolomeo es 56, todos los cuales él nombra. Marcianus Heracleota, sin nombrar ninguno, da 59. Nennius, en un período posterior, enumera 34 la invasión sajona que se produjo en el intervalo.

    Las valla se describen en un artículo aparte. [VALLUM.]

    X. DIVISIONES.

    La práctica división primaria que pueden Se hace que entre Roman Albion y Independent Albion, el primero de los cuales coincidió más o menos estrechamente con Britannia en el sentido restringido del término, y con el área posteriormente llamada Inglaterra, el segundo con Caledonia y Escocia.

    Britannia parece haberse constituido en provincia romana después de la conquista de una parte de la isla durante el reinado de Claudio. La provincia fue ampliada gradualmente por las conquistas de sucesivos generales romanos, pero su límite al sur fue finalmente la muralla que se extendía desde Solway Frith (Ituna Aestuarium) hasta la desembocadura del río Tyne. Gran Bretaña continuó formando una provincia romana, gobernada por un legatus consular y un procurador, hasta 197 d.C., cuando se dividió en dos provincias, Britannia Superior e Inferior, cada una, según parece, bajo un Praeses separado (Herodian, 3.8.1). 2 Cavar. 28 . teta. 6. s. 2.4). Posteriormente se dividió en cuatro provincias denominadas Maxima Caesariensis, Flavia, Britannia prima, Britannia secunda (S. Rufus, Brev. 6), probablemente en el reinado de Diocleciano o de Constantino. A estas se añadió una quinta provincia, llamada Valentia, en el año 369 d.C. ( Amm. Bagazo. 28.3.7 ), de modo que a principios del siglo V, Gran Bretaña se dividió en cinco provincias, dos gobernadas por Consulares, a saber, Maxima Caesariensis y Valentia y tres por Praesides, a saber, Britannia Prima, Britannia Secunda y Flavia Caesariensis. Todos estos gobernadores estaban sujetos al Vicarius Britanniae, a quien se confió el gobierno general de la isla. los Vicarins parece haber residido habitualmente en Eboracum (York), que puede considerarse la sede del gobierno durante el dominio romano. (No. Cavar. Occ. 100.22: Böcking, ad loc. pag. 496, seq. comp. Marquardt, en Becker's Handbuch der Römisch. Alterth. vol. iii. pl. I. pag. 97, seq.)

    La distribución y el límite de estas cinco provincias lo hacemos no saber, aunque a menudo se dan.

    Respetando la siguiente clase de divisiones, ni siquiera sabemos esto. No sabemos, cuando hablamos de (p. Ej.) Los Ordovicios, los Iceni o los Novantae, a qué clase pertenece el término. ¿Es el nombre de una división geográfica natural, como Tierras altas y Tierras bajas, Dalesmen o Costeros? ¿O el nombre de una división política, como la de los condados ingleses? el de una confederación? el de una tribu o clan? ¿Es uno de estos en algunos casos y otro en otro? Algunos de los términos son geográficos. Esto es todo lo que se puede decir con seguridad. Algunos de los términos son geográficos, porque parecen estar compuestos de sustantivos importantes en geografía e. gramo. los prefijos coche-, y tre-, y dur-.

    • 1. Al norte de Clyde y Forth, la línea de defensa trazada por Agricola, se encuentra el Epidii, Cerones, Creones Cochenonacae, Cocheeni, Cornabii, Caledonii, Cantae, Logi, Mertae, Vacomagi, Venecontes, Taizalae, - en los trece. Los elementos aparentemente kelticos de estos nombres están impresos en cursiva. Son británicos más que gaélicos y, como tales, evidencia a favor de la más antiguo población de Escocia, habiendo pertenecido a esa división. Esta inferencia, sin embargo, es atravesada por la falta de prueba de que los nombres hayan sido nativo. Por tanto, cuando nombres verdaderamente británicos como Cantae y Cornabii (comparar Cantinm y Cornubii) aparecen en el extremo norte de Escocia, pueden haber sido los nombres utilizados por los informantes británicos de Ptolomeo [p. 1.442] autoridades, en lugar de las verdaderas designaciones caledonianas en uso entre los mismos caledonios. En otras palabras, pueden haber pertenecido a Caledonia, al igual que galés y Gales pertenecen al principado cambro-británico, i. mi. para nada.
    • 2. Entre el Clyde y Forth, y el Tyne y Solway, i. mi. entre las dos valla, estaban las Novantae, las Selgovae, las Gadeni, las Ottadini y las Damnii, cinco en total. Posteriormente, ésta fue la zona principal de los pictos.
    • 3. Al sur de Tyne y Solway, i. mi. en la Britania completamente romana, estaban los Brigantes, los Parisi, los Cor navii, los Cor itavi, los Catyeuchlani, los Simeni, los Trinoantes (Trinobantes), el Dobuni, el AttreBates, los Cantii, los Regni, los Belgae, los Durotriges, los Damnonii, todos ingleses en lugar de galés y los Silures, Dimetae y Ordovices, galeses en lugar de ingleses. Total diecisiete.

    Todos estos nombres aparentemente pertenecen a un idioma, que es la rama británica del Keltic.

    La lista de romanos colonizar y los municipia difícilmente se pueden dar con confianza. La distinción entre ellos y las meras estaciones militares o postas es difícil, a menudo impracticable. Las historias específicas de determinadas ciudades no han llegado hasta nosotros. La clara y definida prominencia que tienen ciudades como Treves y Arles La historia de la Galia no pertenece a ninguna ciudad de Gran Bretaña, y solo unos pocos hechos son confiables Camelodunum (Colchester) fue el municipio más antiguo: Londinium y Eboracum el más importante. Luego vino Verulamium, Glevum (Gloucester), Venta Belgarum (Winchester), Venta Icenorum (Norwich), Corinio (Cirencester), Calleva Attrebatum (Silchester), Aquae Solis (Baño), Durnovaria (Dorchester), Regnum (Chichester?), Durovernum (Canterbury), Uriconio (Wroxeter), Lindurn (Lincoln). A estos pueden, probablemente, agregarse los puertos más importantes como Rutupae (Richborough), Portus Dubris (Dover), Portus Lemanis (Lymnpne), Portus Adurni (Aldrington), todo al sur del Támesis. De estos pueblos, los avisos se distribuyen de forma diversa y muy irregular. Algunos, como Londinium, Lindum, Eboracum, Camelodunum, Corineum, Aquae Salis (Ὕδατα Θερμὰ), aparecen en Ptolomeo, mientras que la mayoría se toman de fuentes posteriores: el itinerario Antonine y Notitia. Sin embargo, ninguna ciudad a lo largo y ancho de Britania nos es conocida con respecto a su historia interna, y los detalles de su constitución, en otras palabras, no hay avisos de los Curiales, los Decuriones, el Ordo o el Senatus de cualquier ciudad de Gran Bretaña. Que tal existiera es una cuestión de inferencia, inferencia del tipo más legítimo, pero aún así, solo inferencia.

    Para todas las ciudades mencionadas anteriormente tenemos (a) un aviso en algún autor latino o griego, (b) una identificación del sitio, y (C) la existencia de restos romanos en la actualidad, en otras palabras, nuestra evidencia es del más alto y mejor tipo. En la mayoría de los casos, sin embargo, hay una gran caída en este sentido. A veces existe el nombre antiguo, sin ningún equivalente moderno definido, a veces el moderno sin uno antiguo, a veces restos romanos con un nombre, a veces un nombre sin restos. A veces, el nombre es solo parcialmente romano, ya que es un compuesto. Tal es el caso de los formularios en -coln (colonia) y -chester (castra). En la parte danesa de la isla esto se convierte en -castor (Un-castor). Incluso esta clase es ocasionalmente equívoca ya que el elemento -cuales, como en Green-cuales, & ampc., puede provenir directamente del latín vicus o del nórdico vik. Los compuestos de la villa están en una categoría similar. Pueden haber venido directamente, del latín, o pueden simplemente representar al francés. ville. El elemento calle, como en Stratocaster-ford, denota un la carretera preferible a ciudad. El alcance de estas complicaciones puede medirse mediante una comparación: de los mapas antiguos y modernos de (por ejemplo) Norfolk. Las localidades de las que se conocen los nombres antiguos son cuatro: Brannodunum (Lanzador de salvado), Venta Icenorum, Gariannonum (Castillo de Burgh) y ad Taum (Taesburg). Los puntos marcados en el mapa de Britannia Romana del Sr. Hughes (vid. Monumenta Britannica), ya que las localidades de restos romanos (además de las cuatro ya mencionadas) son quince--Castle Rising, Sth. Crujido, Cromer, Burgh, Oxnead, Castle Acre, Narborough, Osburg, Ixburg, Colney, Whetacre, Burgh St. Peter, Caistor, Holme, North Elmham--todos sin nombre o, si se les puede proporcionar una designación antigua, a expensas de alguna otra localidad.

    En general, no es exagerado decir que el paralelo que se ha establecido con frecuencia entre Gran Bretaña y Dacia, con respecto a la fecha tardía de su reducción, y la fecha temprana de la pérdida, es válido con respecto a los detalles de su historia durante el período romano y anterromano. En cada caso tenemos oscuridad e incertidumbre: nombres sin una descripción correspondiente, a veces sin siquiera una posición geográfica, permanecen sin un sitio y sitios sin restos para verificarlos.

    Los principales avisos complementarios a este artículo son CALEDONIA, FRISII, HIBERNIA, MORINI, SAXONES, VALLUM. (Camden's Britannia Horseley's Britannia Romana Stukely's Stonehenge y Abury Stuart's Caledonia Romana Wilson's Anales prehistóricos de Escocia Wright, El kelt, el romano y el sajón Kernble's Sajones en Inglaterra Monumenta Britannica.)


    Odeón romano de Dion, Grecia - Historia

    Decadencia y caída del Imperio Romano, vol. 1, por Edward Gibbon, [1776], en sacred-texts.com

    Capítulo II: La prosperidad interna en la época de los Antoninos. Parte III.

    La paz y la unión domésticas fueron las consecuencias naturales de la política moderada e integral adoptada por los romanos. Si volvemos la mirada hacia las monarquías de Asia, veremos el despotismo en el centro, y la debilidad en los extremos, la recaudación de las rentas, o la administración de justicia, impuesta por la presencia de un ejército bárbaro hostil establecido en el corazón de el país, sátrapas hereditarios usurpando el dominio de las provincias, y súbditos inclinados a la rebelión, aunque incapaces de libertad. Pero la obediencia del mundo romano fue uniforme, voluntaria y permanente. Las naciones vencidas, mezcladas en un gran pueblo, renunciaron a la esperanza, no, incluso al deseo, de reanudar su independencia, y apenas consideraron su propia existencia como distinta de la existencia de Roma. La autoridad establecida de los emperadores impregnaba sin esfuerzo la amplia extensión de sus dominios y se ejercía con la misma facilidad en las orillas del Támesis o del Nilo que en las del Tyber. Las legiones estaban destinadas a servir contra el enemigo público, y el magistrado civil rara vez necesitaba la ayuda de una fuerza militar. 63 En este estado de seguridad general, el ocio, así como la opulencia, tanto del príncipe como del pueblo, se dedicaron a mejorar y adornar el imperio romano.

    Entre los innumerables monumentos de arquitectura construidos por los romanos, ¡cuántos han escapado a la atención de la historia, cuán pocos han resistido los estragos del tiempo y la barbarie! Y, sin embargo, incluso las majestuosas ruinas que aún se encuentran esparcidas por Italia y las provincias, serían suficientes para demostrar que esos países alguna vez fueron la sede de un imperio cortés y poderoso. Su grandeza o su belleza por sí solas podrían merecer nuestra atención, pero se vuelven más interesantes por dos circunstancias importantes que conectan la historia agradable de las artes con la historia más útil de las costumbres humanas. Muchas de esas obras se construyeron con fondos privados y casi todas estaban destinadas al beneficio público.

    Es natural suponer que el mayor número, así como el más considerable de los edificios romanos, fueron levantados por los emperadores, que poseían un dominio tan ilimitado tanto de hombres como de dinero. Augusto solía jactarse de haber encontrado su capitel de ladrillo y de haberlo dejado de mármol. 64 La estricta economía de Vespasiano fue la fuente de su magnificencia. Las obras de Trajano llevan el sello de su genio. Los monumentos públicos con los que Adriano adornaba todas las provincias del imperio, fueron ejecutados no solo por sus órdenes, sino bajo su inmediata inspección. Él mismo era un artista y amaba las artes, ya que conducían a la gloria del monarca. Fueron alentados por los Antoninos, ya que contribuyeron a la felicidad de la gente. Pero si los emperadores fueron los primeros, no fueron los únicos arquitectos de sus dominios. Su ejemplo fue imitado universalmente por sus principales súbditos, quienes no temían declarar al mundo que tenían espíritu para concebir y riquezas para realizar las más nobles empresas. Apenas se había dedicado la orgullosa estructura del Coliseo en Roma, antes de que se erigieran los edificios, en realidad de menor escala, pero del mismo diseño y materiales, para el uso y a expensas de las ciudades de Capua y Verona. 65 La inscripción del estupendo puente de Alcántara da fe de que fue arrojado sobre el Tajo por la contribución de algunas comunidades lusitanas. Cuando a Plinio se le confió el gobierno de Bitinia y Ponto, provincias de ninguna manera las más ricas ni las más considerables del imperio, encontró que las ciudades dentro de su jurisdicción luchaban entre sí en todo trabajo útil y ornamental que pudiera merecer la curiosidad de extraños. , o la gratitud de sus ciudadanos. Era deber del procónsul suplir sus deficiencias, dirigir su gusto y, a veces, moderar su emulación. 66 Los opulentos senadores de Roma y de las provincias estimaron un honor, y casi una obligación, adornar el esplendor de su época y su país, y la influencia de la moda suplía con mucha frecuencia la falta de gusto o generosidad. Entre una multitud de estos benefactores privados, podemos seleccionar a Herodes Atticus, un ciudadano ateniense que vivió en la época de los Antoninos. Cualquiera que sea el motivo de su conducta, su magnificencia habría sido digna de los más grandes reyes.

    La familia de Herodes, al menos después de haber sido favorecida por la fortuna, descendía linealmente de Cimón y Milcíades, Teseo y Cécrope, Éaco y Júpiter. Pero la posteridad de tantos dioses y héroes cayó en el estado más abyecto. Su abuelo había sufrido a manos de la justicia, y Julius Atticus, su padre, debió terminar su vida en la pobreza y el desprecio, si no hubiera descubierto un inmenso tesoro enterrado bajo una casa vieja, los últimos vestigios de su patrimonio. Según el rigor de la ley, el emperador podría haber hecho valer su pretensión, y el prudente Ático impidió, mediante una confesión franca, la oficiosidad de los delatores. Pero el equitativo Nerva, que entonces ocupaba el trono, se negó a aceptar parte de él y le ordenó utilizar, sin escrúpulos, el presente de la fortuna. El cauteloso ateniense seguía insistiendo en que el tesoro era demasiado considerable para un sujeto y que no sabía cómo utilizarlo. Entonces, abusa de ella, replicó el monarca, con un mal humor bondadoso, porque es tuya. 67 Muchos serán de la opinión de que Ático obedeció literalmente las últimas instrucciones del emperador, ya que gastó la mayor parte de su fortuna, que fue muy aumentada por un matrimonio ventajoso, al servicio del público. Había obtenido para su hijo Herodes la prefectura de las ciudades libres de Asia y el joven magistrado, observando que la ciudad de Troas se abastecía con indiferencia de agua, obtenida de la munificencia de Adriano, trescientas miríadas de dracmas (unas cien mil libras ,) para la construcción de un nuevo acueducto. Pero en la ejecución de la obra, el cargo ascendió a más del doble de la estimación, y los funcionarios de la Hacienda comenzaron a murmurar, hasta que el generoso Ático silenció sus quejas, solicitando que se le permitiera hacerse cargo de todo el dinero adicional. gastos. 68

    Los preceptores más capaces de Grecia y Asia habían sido invitados por recompensas liberales a dirigir la educación del joven Herodes. Su alumno pronto se convirtió en un célebre orador, según la retórica inútil de esa época, que, confinándose a las escuelas, desdeñó visitar el Foro o el Senado.

    Fue honrado con el consulado en Roma, pero la mayor parte de su vida la pasó en un retiro filosófico en Atenas, y sus villas adyacentes permanentemente rodeadas de sofistas, quienes reconocieron, sin desgana, la superioridad de un rival rico y generoso. 69 Los monumentos de su genio han perecido algunas ruinas considerables que aún conservan la fama de su gusto y generosidad: los viajeros modernos han medido los restos del estadio que construyó en Atenas. Tenía seiscientos pies de largo, construido íntegramente en mármol blanco, capaz de admitir todo el cuerpo del pueblo, y terminado en cuatro años, mientras Herodes era presidente de los juegos atenienses. A la memoria de su esposa Regilla dedicó un teatro, sin apenas paralelo en el imperio: en ninguna parte del edificio se empleó madera, excepto el cedro, muy curiosamente tallado. El Odeón, * _0014 diseñado por Pericles para actuaciones musicales y el ensayo de nuevas tragedias, había sido un trofeo de la victoria de las artes sobre la grandeza bárbara, ya que las vigas empleadas en la construcción consistían principalmente en los mástiles de las embarcaciones persas. A pesar de las reparaciones otorgadas a ese antiguo edificio por un rey de Capadocia, nuevamente se deterioró. Herodes restauró su antigua belleza y magnificencia. La liberalidad de ese ilustre ciudadano tampoco se limitó a las murallas de Atenas. Los ornamentos más espléndidos otorgados al templo de Neptuno en el Istmo, un teatro en Corinto, un estadio en Delfos, un baño en las Termópilas y un acueducto en Canusium en Italia, fueron insuficientes para agotar sus tesoros. La gente de Epiro, Tesalia, Eubea, Beocia y Peloponeso, experimentó sus favores y muchas inscripciones de las ciudades de Grecia y Asia calificaron con gratitud a Herodes Ático de su patrón y benefactor. 70

    En las mancomunidades de Atenas y Roma, la modesta sencillez de las casas particulares anunciaba la igualdad de condiciones de libertad, mientras que la soberanía del pueblo estaba representada en los majestuosos edificios destinados al uso público 71 ni este espíritu republicano se extinguió totalmente por la introducción de la riqueza. y monarquía.Fue en obras de honor y beneficio nacionales que el más virtuoso de los emperadores se dispuso a mostrar su magnificencia. El palacio dorado de Nerón provocó una justa indignación, pero la vasta extensión de terreno que había sido usurpado por su lujo egoísta se llenó más noblemente bajo los reinos sucesivos por el Coliseo, los baños de Tito, el pórtico claudio y los templos dedicados a la diosa de la paz, y al genio de Roma. 72 Estos monumentos de arquitectura, propiedad del pueblo romano, estaban adornados con las más bellas producciones de pintura y escultura griegas y en el templo de la Paz, una biblioteca muy curiosa estaba abierta a la curiosidad de los eruditos. * _0015 A poca distancia de allí estaba situado el Foro de Trajano. Estaba rodeado por un alto pórtico, en forma de cuadrilátero, en el que cuatro arcos triunfales abrían una entrada noble y espaciosa: en el centro se levantaba una columna de mármol, cuya altura, de ciento diez pies, denotaba la elevación de la colina que había sido cortada. Esta columna, que aún subsiste en su antigua belleza, exhibió una representación exacta de las victorias dacias de su fundador. El veterano soldado contempló la historia de sus propias campañas, y por una fácil ilusión de vanidad nacional, el ciudadano pacífico se asoció a los honores del triunfo. Todos los demás barrios de la capital, y todas las provincias del imperio, estaban embellecidos por el mismo espíritu liberal de magnificencia pública, y estaban llenos de teatros anfibios, teatros, templos, pórticos, arcos triunfales, baños y acueductos, todos diversos conducentes. a la salud, la devoción y los placeres del ciudadano más humilde. El último mencionado de esos edificios merece nuestra especial atención. La audacia de la empresa, la solidez de la ejecución y los usos a los que estaban subordinados, colocan a los acueductos entre los monumentos más nobles del genio y el poder romanos. Los acueductos de la capital reclaman una justa preeminencia, pero el viajero curioso que, sin la luz de la historia, examinara los de Spoleto, Metz o Segovia, con toda naturalidad concluiría que esas ciudades de provincia habían sido antiguamente residencia de algunos. monarca potente. Las soledades de Asia y África estuvieron una vez cubiertas de ciudades florecientes, cuya población, e incluso cuya existencia, se derivaba de tales suministros artificiales de una corriente perenne de agua dulce. 73

    Hemos calculado los habitantes y contemplado las obras públicas del imperio romano. La observación del número y la grandeza de sus ciudades servirá para confirmar lo primero y multiplicar lo segundo. Puede que no sea desagradable recopilar algunos ejemplos dispersos relativos a ese tema sin olvidar, sin embargo, que de la vanidad de las naciones y la pobreza del lenguaje, la vaga denominación de ciudad se ha otorgado con indiferencia a Roma y a Laurentum.

    Se dice que la antigua Italia contenía mil ciento noventa y siete ciudades y, cualquiera que sea la época de la antigüedad en la que se pueda usar la expresión, 74 no hay ninguna razón para creer que el país fue menos poblado en la época de los antoninos que en ese de Romulus. Los pequeños estados del Lacio estaban contenidos dentro de la metrópoli del imperio, por cuya influencia superior habían sido atraídos. * _0016 Aquellas partes de Italia que durante tanto tiempo languidecieron bajo la perezosa tiranía de sacerdotes y virreyes, sólo habían sido afligidas por las calamidades más tolerables de la guerra y los primeros síntomas de decadencia que experimentaron, fueron ampliamente compensados ​​por las rápidas mejoras de la Galia cisalpina. El esplendor de Verona se puede rastrear en sus restos: sin embargo, Verona fue menos célebre que Aquileia o Padua, Milán o Rávena. II. El espíritu de mejora había traspasado los Alpes y se había sentido incluso en los bosques de Gran Bretaña, que se fueron despejando gradualmente para abrir un espacio libre para habitaciones cómodas y elegantes. York era la sede del gobierno. Londres ya estaba enriquecida por el comercio y Bath era célebre por los efectos saludables de sus aguas medicinales. La Galia podía presumir de sus mil doscientas ciudades 75 y aunque, en las partes del norte, muchas de ellas, sin excepción del mismo París, eran poco más que los burgueses e imperfectos municipios de un pueblo en ascenso, las provincias del sur imitaban la riqueza y la elegancia de Italia. . 76 Muchas eran las ciudades de Galia, Marsella, Arlés, Nismes, Narbona, Toulouse, Burdeos, Autun, Viena, Lyon, Langres y Treves, cuya condición antigua podría sustentar una comparación igual, y quizás ventajosa, con su estado actual. En cuanto a España, ese país floreció como provincia y ha declinado como reino. Agotada por el abuso de su fuerza, por América y por la superstición, su orgullo posiblemente se vería confundido si necesitáramos una lista de trescientas sesenta ciudades como la que ha exhibido Plinio bajo el reinado de Vespasiano. 77 III. Trescientas ciudades africanas habían reconocido una vez la autoridad de Cartago, 78 ni es probable que su número disminuyó bajo la administración de los emperadores: Cartago misma se levantó con nuevo esplendor de sus cenizas y esa capital, así como Capua y Corinto, pronto se recuperaron. todas las ventajas que pueden separarse de la soberanía independiente. IV. Las provincias del Este presentan el contraste de la magnificencia romana con la barbarie turca. Las ruinas de la antigüedad esparcidas por campos baldíos y adscritas, por ignorancia al poder de la magia, apenas ofrecen refugio al campesino oprimido o al árabe errante. Bajo el reinado de los Césares, sólo la propia Asia contenía quinientas ciudades populosas, 79 enriquecidas con todos los dones de la naturaleza y adornadas con todos los refinamientos del arte. Once ciudades de Asia habían disputado una vez el honor de dedicar un templo a Tiberio, y sus respectivos méritos fueron examinados por el senado. 80 Cuatro de ellos fueron inmediatamente rechazados por no estar a la altura de la carga y entre ellos estaba Laodicea, cuyo esplendor todavía se muestra en sus ruinas. 81 Laodicea recaudaba unos ingresos muy considerables de sus rebaños de ovejas, celebrados por la finura de su lana, y había recibido, un poco antes del concurso, un legado de más de cuatrocientas mil libras por el testamento de un ciudadano generoso. 82 Si tal era la pobreza de Laodicea, ¿cuál debe haber sido la riqueza de esas ciudades, cuyo reclamo parecía preferible, y particularmente de Pérgamo, de Esmirna y de Éfeso, quienes durante tanto tiempo disputaron entre sí la primacía titular de Asia? 83 Las capitales de Siria y Egipto tenían un rango todavía superior en el imperio. Antioquía y Alejandría miraron con desdén a una multitud de ciudades dependientes, 84 y cedieron, con desgana, a la majestad de la propia Roma.


    COTIZACIONES DE LITERATURA CLÁSICA

    CULTO GENERAL

    Ver también Invocaciones a los Mousai en Poesía y Escritura (en la página principal de Mousa), que incluye descripciones del vertido de libaciones propiciatorias a las diosas al comienzo de una canción.

    Letra griega V Anónimo, Fragmentos 1027f (de Dionisio de Halicarnaso, Sobre composiciones literarias) (traducción de Campbell) (B.C.):
    "Phoibos [Apollon] y los Mousai que comparten tu altar".

    Cicerón, De Natura Deorum 3. 36 (trad. Rackham) (retórico romano C1st A.C.):
    "Hay una historia de que Pitágoras [el matemático] solía sacrificar un buey a los Musae cuando había hecho un nuevo descubrimiento en geometría".

    Suidas s.v. Athrenion (trans. Suda On Line) (léxico griego bizantino C10th A.D.):
    & quotAthrenion (nido de avispas): El lugar [santuario] de Mousai & quot.

    CULTO EN ÁTICA (SUR DE GRECIA)

    ATENAS (ATHENAI) Ciudad principal de Attica (Attika)

    Pausanias, Descripción de Grecia 1. 2. 5 (trad. Jones) (diario de viaje griego C2nd A.D.):
    "Aquí [en el santuario de Dionisos en Atenas] hay imágenes de Atenea Paionia, de Zeus, de Mnemosyne y de Mousai, un Apolón".

    Pausanias, Descripción de Grecia 1. 19. 5:
    "Los atenienses sostienen que el Ilisus también es sagrado para otras deidades [además del dios Boreas], en su orilla [el río Ilisos de Atenas] hay un altar de Mousai Ilisiades (de los Ilisos)".

    Pausanias, Descripción de Grecia 1. 30. 2:
    "En la Akadameia [escuela en las afueras de Atenas] hay un altar para los Mousai y otro para Hermes".

    II. MONTE. HYMETTUS (HYMETTOS) Montaña en Attica

    Elian, Miscelánea Histórica 10.21 (traducción de Wilson) (retórico griego C2nd al 3.D.C.):
    & quot; Tenga en cuenta que Periktione estaba cargando a Platon [p. ej. el famoso filósofo] en sus brazos, y mientras Ariston sacrificaba en Hymettos a los Mousai o Nymphai, el resto de la familia asistió a la ceremonia, y ella puso a Platón en los arrayanes cercanos, que eran espesos y tupidos. Mientras dormía, un enjambre de abejas puso un poco de miel de Hymetto en sus labios y zumbó a su alrededor, profetizando de esta manera la elocuencia de Platón.

    CULTO EN CORINTIA (SUR DE GRECIA)

    I. CORINTH (KORINTHOS) Ciudad principal de Corinthia

    Pausanias, Descripción de Grecia 2. 3. 1:
    "Sobre el pedestal [de Afrodita en el mercado de Corinto] están talladas en relieve figuras de los Mousai".

    CULTO EN ARGOLIS (SUR DE GRECIA)

    I. TROEZEN (TROIZENOS) Localidad de Argolis

    Pausanias, Descripción de Grecia 2. 31. 3:
    "[En Troizenos, Argos] es un santuario de los Mousai, hecho, me dijeron, por Ardalos, hijo de Hefesto. A este Ardalos sostienen que inventó la flauta, y en su honor lo nombran Mousai Ardalides. . . No lejos de la sala de Mousai hay un antiguo altar, que también, según el informe, fue dedicado por Ardalos. Sobre él, sacrifican a los Mousai y a Hypnos (Sueño), diciendo que Hypnos es el dios más querido por los Mousai.

    CULTO EN LACEDAEMONIA (SUR DE GRECIA)

    I. SPARTA Ciudad principal de Lacedaemonia (Lakedaimonia)

    Pausanias, Descripción de Grecia 3. 17. 5:
    & quot [En Esparta, Lakedaimon] han establecido un santuario de los Mousai, porque los Lakedaimonians solían salir a luchar, no con el sonido de la trompeta, sino con la música de la flauta y el acompañamiento del señuelo y el arpa . & quot

    CULTO EN ELIS (SUR DE GRECIA)

    I.OLYMPIA Village & amp Sanctuary en Elis

    Pausanias, Descripción de Grecia 5. 14. 10:
    "Junto al recinto sagrado de Pelops [en Olimpia] hay un altar de Dionysos y los Kharites (Gracias) en común entre ellos es un altar de Mousai".

    CULTO EN ARCADIA (SUR DE GRECIA)

    I. MEGALOPOLIS Ciudad principal de Arcadia (Arkadia)

    Pausanias, Descripción de Grecia 8. 31. 5:
    "Antes de la entrada [del santuario de Afrodita en Megalopolis, Arkadia] hay viejas imágenes de madera de Hera, Apollon y Mousai".

    Pausanias, Descripción de Grecia 8. 32. 2:
    "[En Megalopolis, Arkadia:] El santuario construido en común para los Mousai, Apollon y Hermes tenía que registrar sólo unas pocas fundaciones, pero todavía quedaba una de los Mousai".

    II. MONTE. ITHOME Montaña en Arcadia

    Pausanias, Descripción de Grecia 4. 33. 2:
    "Eumelos en su himno procesional a Delos dice:" Porque querida por el Dios de Ithome [Zeus] era la Moisa, cuyo laúd es puro y libera sus sandalias ". Creo que escribió los versos porque sabía que tenían un concurso musical [ es decir celebrado en el santuario de Zeus en el monte Ithome en Mesenia].

    III. TEGEA Town en Arcadia

    Pausanias, Descripción de Grecia 8. 46. 3:
    "Representado en el altar [de Atenea en Tegea, Arkadia]. . . también hay imágenes de Mousai y Mnemosyne (Memoria). & quot

    CULTO EN BOEOTIA (GRECIA CENTRAL)

    I. THESPIAE (THESPIAI) Ciudad de Beocia (Boiotia)

    Pausanias, Descripción de Grecia 9. 27. 5:
    “No lejos del mercado [en Tespias, Boiotia] hay un Nike (Victoria) de bronce y un pequeño templo de los Mousai. En él hay pequeñas imágenes hechas de piedra. ''

    II. MONTE. HELICON (HELIKON) Montaña en Beocia

    Hesíodo, Teogonía 1 y sigs. (Trad. Evelyn-White) (epopeya griega C8 o 7 a.C.):
    `` De los Mousai Helikoniades (de Helikon) comencemos a cantar, quienes sostienen el gran y sagrado monte de Helikon, y bailamos con pies suaves alrededor de la fuente azul profundo y el altar del todopoderoso Kronion [Zeus], ​​y cuando ellos han lavado sus tiernos cuerpos en Permessos [arroyo de Helikon] o en el Hippokrene (manantial del caballo) u Olmeios [arroyo de Helikon], hacen sus bellas y hermosas danzas en el Helikon más alto y se mueven con pies vigorosos.

    The Origin of Homer & amp Hesiod & amp of their Contest Fragment 1 (trans. Evelyn-White) (epopeya griega a.C.):
    "[El bardo] Homero, hijo de Meles, si en verdad las Mousai, hijas del gran Zeus el Altísimo, te honran como se dice, dímelo. . . Hesíodo obtuvo la victoria y recibió un trípode de bronce que dedicó a los Mousai con esta inscripción: & lsquoHesiod dedicó este trípode a los Mousai Helikonides después de haber conquistado al divino Homero en Khalkis en un concurso de canto. & Rsquo Hesíodo, quien es honrado por los inmortales Mousai: seguramente su fama será tan amplia como se difunda la luz del amanecer ''.

    Estrabón, Geografía 9. 2. 25 (trad. Jones) (geógrafo griego C1st A.C. a C1st A.D.):
    “Helikon, no muy lejos de Parnassos, rivaliza con él tanto en altura como en circuito, ya que ambos son rocosos y están cubiertos de nieve, y su circuito no comprende una gran extensión de territorio. Aquí están el templo de Mousai e Hippukrene y la cueva de Nymphai llamada Leibethrides y de este hecho se podría inferir que aquellos que consagraron Helikon a Mousai eran Thrakians, los mismos que dedicaron Pieris y Leibethron y Pimpleia [en Pieria] a las mismas diosas. Los trakianos solían llamarse Pieres, pero, ahora que han desaparecido, los makedonios ocupan estos lugares ''.

    Estrabón, Geografía 10. 3. 17:
    `` Helikon fue consagrado a los Mousai por los trakianos que se establecieron en Boiotia, los mismos que consagraron la cueva de los Nymphai llamada Leibethrides ''.

    Pausanias, Descripción de Grecia 9. 39. 1-7 (trad. Jones) (diario de viaje griego C2nd A.D.):
    “Helikon es una de las montañas de Grecia con el suelo más fértil y el mayor número de árboles cultivados. Los arbustos de fresas silvestres suministran a las cabras frutos más dulces que los que crecen en cualquier otro lugar. . .
    Los primeros en sacrificar en Helikon a los Mousai y llamar a la montaña sagrada para los Mousai fueron, dicen, Ephialtes y Otos, quienes también fundaron Askra [p. Ej. el pueblo de Hesíodo que se encuentra al pie de la montaña]. . . Kallippos de Korinthos en su historia de Orkhomenos usa los versos de Hegesinos como evidencia en apoyo de sus propios puntos de vista. . . Los hijos de Aloeus sostuvieron que los Musai eran tres, y les dieron los nombres de Melete (Práctica), Mneme (Memoria) y Aoede (Canción).
    Pero dicen que después Pieros, un makedoniano, que dio nombre a la montaña de Makedonia, llegó a Tespias y estableció nueve Mousai, cambiando sus nombres por los actuales. Pieros era de esta opinión porque le parecía más sabio, o porque un oráculo así lo ordenó, o por haberlo aprendido de uno de los trakianos. Porque los trakianos tenían la reputación de ser más inteligentes que los makedonios y, en particular, de no ser tan descuidados en asuntos religiosos.
    Hay quienes dicen que el mismo Pieros tuvo nueve hijas [las Pierides], que sus nombres eran los mismos que los de las diosas, y que aquellos a quienes los griegos llamaban hijos de los Musai eran hijos de las hijas de Pieros.
    Mimnermos, quien compuso versos elegíacos sobre la batalla entre los esmirnaios y los lidios bajo Giges, dice en el prefacio que los Mousai mayores son hijas de Ouranos (Cielo), y que hay otros Mousai más jóvenes, hijos de Zeus.
    En Helikon, a la izquierda al ir [de Askra] a la arboleda de los Mousai, está el manantial Aganippe, dicen que Aganippe era hija de los Termessos, que fluye alrededor de Helikon. A medida que avanza por el camino recto hacia la arboleda, hay un retrato de Eupheme tallado en relieve en una piedra. Ella era, dicen, la enfermera de Mousai.
    Así que su retrato está aquí, y después está Linos en una pequeña roca labrada en forma de cueva. A Linos todos los años se sacrifican como a un héroe antes de sacrificar a los Mousai. Se dice que este Linos era hijo de [los Mousa] Ourania y Amphimaros, un hijo de Poseidón, que ganó una reputación musical mayor que la de cualquier contemporáneo o predecesor, y que Apollon lo mató por ser su rival en el canto. .
    A la muerte de Linos, el luto por él se extendió, al parecer, a todo el mundo extranjero, de modo que incluso entre los egipcios llegó a haber una canción de Linos [canción de duelo]. . .
    Las primeras imágenes de los Mousai son de todas, de la mano de Kephisodotos, mientras que un poco más adelante son tres, también de la mano de Kephisodotos, y tres más de Strongylion, excelente artista de bueyes y caballos. Los tres restantes fueron hechos por Olympiosthenes. También hay en Helikon un Apollon de bronce luchando con Hermes por la lira. También hay un Dionysos de Lysippos; sin embargo, la imagen de pie de Dionysos, que Sulla dedicó, es la más notable de las obras de Myron después del Erekhtheus en Atenas. Lo que dedicó no era suyo, se lo quitó al Minyai de Orkhomenos. Esta es una ilustración del proverbio griego, & lsquoto adorar a los dioses con incienso de otras personas. & Rsquo
    De poetas o músicos famosos han establecido semejanzas de los siguientes. Está el propio Thamyris, cuando ya estaba ciego, con una lira rota en la mano, y Arion de Methymna sobre un delfín. El escultor que hizo la estatua de Sakadas de Argos, sin comprender el preludio de Píndaro sobre él, ha hecho al flautista con un cuerpo no más grande que su flauta. Hesíodo también se sienta con un arpa sobre las rodillas, algo que no es apropiado para Hesíodo, ya que sus propios versos dejan claro que cantaba con una varita de laurel. . .

    Muse Clio, estatua de mármol grecorromana C2nd A.D., Museo Estatal del Hermitage

    Al lado de Orfeo, el tracio se encuentra una estatua de Telete (Ritos Religiosos), y alrededor de él hay bestias de piedra y bronce que escuchan su canto. Hay muchas falsedades en las que los griegos creían, una de las cuales es que Orfeo era hijo de Mousa Kalliope, y no de la hija de Pieros, que las bestias lo seguían fascinadas por sus canciones, y que bajó vivo a Haides para pedir su esposa a los dioses de abajo. En mi opinión, Orfeo superó a sus predecesores en la belleza de sus versos y alcanzó un alto grado de poder porque se creía que había descubierto misterios, purificación de pecados, curas de enfermedades y medios para evitar la ira divina. . .
    Los makedonios que habitan en el distrito debajo del monte Pieria y la ciudad de Dion dicen que fue aquí donde Orfeo encontró su fin a manos de las mujeres. . También hay un río [en Pieria] llamado Helikon. Después de un curso de setenta y cinco estadios, el arroyo desaparece bajo la tierra.Después de una brecha de unos veintidós estadios, el agua vuelve a subir, y bajo el nombre de Baphyra en lugar de Helicón desemboca en el mar como un río navegable. La gente de Dion dice que al principio este río fluyó por tierra a lo largo de su curso. Pero, continúan diciendo, las mujeres que mataron a Orfeo querían lavarse las manchas de sangre, y luego el río se hundió bajo tierra, para no prestar sus aguas para limpiar el homicidio.
    En Larisa [en Tesalia] escuché otra historia, que en el Olimpo es una ciudad Libethra, donde la montaña se enfrenta, Makedonia, no muy lejos de qué ciudad está la tumba de Orfeo. . .
    En Helicón también hay una estatua de Arsinoe, quien se casó con su hermano Ptolomeo. La lleva un avestruz de bronce. . . Aquí también está Telephos, el hijo de Heracles, representado como un bebé amamantado por un ciervo. A su lado hay un buey y una imagen de Priapos digna de verse. . .
    En Helikon se han dedicado trípodes, de los cuales el más antiguo es el que se dice que recibió Hesíodo por ganar el premio de canto en Khalkis en los Euripos. Los hombres también viven alrededor de la arboleda, y aquí los tespeianos celebran una fiesta y también juegos llamados Mouseia. Celebran otros juegos en honor a Eros (Amor), ofreciendo premios no solo por música sino también por eventos deportivos.
    Ascendiendo unos veinte estadios desde esta arboleda [de los Mousai] se encuentra lo que se llama el Hippokrene (Fuente del Caballo). Fue hecho, dicen, por el caballo de Belerofonte golpeando el suelo con su casco.
    Los boiotas que viven alrededor de Helikon sostienen la tradición de que Hesíodo no escribió nada más que las Obras, e incluso de esto rechazan el preludio de los Mousai, diciendo que el poema comienza con el relato de los Eritas (Strifes). También me mostraron una tableta de plomo donde está el resorte, en su mayoría desfigurado por el tiempo, en el que está grabado el Obras . . . En la cima del Helikon hay un pequeño río llamado Lamos. ''

    Callistratus, Descriptions 7 (trad. Fairbanks) (retórico griego C4th A.D.):
    & quot; En Helikon, el lugar es un recinto sombreado sagrado para las Musas (Mousai), cerca del torrente del río Olmeios y del manantial violeta oscuro de Pegasos, había junto a las [estatuas de] Mousai una estatua de Orfeo, el hijo de Kalliope, una estatua muy hermosa a la vista. Porque el bronce unido al arte para dar a luz a la belleza, indicando por el esplendor del cuerpo la naturaleza musical del alma. ''

    Propercio, Elegías 3. 3 (trad. Goold) (Elegía romana C1st A.C.):
    "Aquí [en el monte Helikon] había una gruta verde bordeada de mosaicos y de los panderos huecos de piedra pómez colgaban los instrumentos místicos de las Musae, una imagen de arcilla del padre Silenus, y la pipa de Arcadian Pan y los pájaros de mi señora Venus [Afrodita ], las palomas que amo, sumergen sus picos rojos en el estanque de la Gorgona [la fuente Hippokrene brotó de la pezuña de Pegasos], mientras las nueve Doncellas (Puellae), cada uno asignó su propio reino, ocupando sus tiernas manos en sus dones separados.

    Plinio el Viejo, Historia Natural 4. 25 (traducción de Rackham) (Enciclopedia romana C1st A.D.):
    "A los Musae se les asigna un lugar de nacimiento en la arboleda de Helicón [en Boiotia]".

    III. MONTE. LIBETHRIUS (LIBETHRIOS) Montaña en Beocia

    Pausanias, Description of Greece 9. 34. 4 (trad. Jones) (diario de viaje griego C2nd A.D.):
    "Unos cuarenta estadios de Koroneia es el monte Libethrios [en Boiotia] en el que hay imágenes de Mousai y Nymphai de apellido Libethrion".

    CULTO EN PHOCIS (GRECIA CENTRAL)

    I. DELPHI (DELPHOI) Ciudad y santuario de Phocis (Phokis)

    Simónides, Fragmento 577 (de Plutarco) (trad. Campbell, Vol. Letra griega III) (C6 al 5 a. C.):
    "Porque había un santuario de los Mousai aquí [al sur del templo de Apolón en Delphoi] donde brota el manantial, y es por eso que usaban esta agua para libaciones y lustraciones, como dice Simónides: & lsquowhere el agua bendita de Moisai de cabello encantador se extrae de abajo para la lustración. Supervisor del agua de purificación sagrada, Golden Kleio, que da a los bebederos de la cueva de Ambosial el agua dulce y fragante que se busca con muchas oraciones. & Rsquo & quot

    Pausanias, Descripción de Grecia 10. 19. 4 (trad. Jones) (diario de viaje griego C2nd A.D.):
    "Las tallas en los frontones [del templo de Apollon en Delphoi, Phokis] son: Artemis, Leto, Apollon, Mousai, poniendo Helios (Sol)."

    CULTO EN MACEDONIA (NORTE DE GRECIA)

    I. PIMPLEIA Ciudad de Pieria en Macedonia (Macedonia)

    Calímaco, Himno 4 a Delos 3 y sigs. (Trad. Mair) (poeta griego C3rd A.C.):
    -Delos ganaría el guerdon más importante de los Mousai, ya que fue ella quien bañó a Apollon, el señor de los juglares, y lo envolvió, y fue la primera en aceptarlo como un dios. Así como los Mousai aborrecen a quien no canta sobre Pimpleia [una ciudad en Pieria sagrada para los Mousai], Phoibos aborrece a quien olvida a Delos.

    Estrabón, Geografía 9. 2. 25 (trad. Jones) (geógrafo griego C1st A.C. a C1st A.D.):
    --Trakianos. . . que dedicó Pieris y Leibethron y Pimpleia [en Pieria] a las mismas diosas [las Mousai]. & quot

    Estrabón, Geografía 10. 3. 17:
    `` Los lugares donde se ha adorado a los Mousai, para Pieria y Olympos y Pimpleia y Leibethron fueron en la antigüedad lugares y montañas de Trakia ''.

    II. PIERIS & amp LIBETHRUM (LEIBETHRON) Montañas de Pieria en Macedonia

    Estrabón, Geografía 9. 2. 25:
    “Se podría inferir que los que consagraron Helikon a los Mousai eran trakianos, los mismos que dedicaron Pieris, Leibethron y Pimpleia [en Pieria] a las mismas diosas. Los trakianos solían llamarse Pieres, pero, ahora que han desaparecido, los makedonios ocupan estos lugares ''.

    Estrabón, Geografía 10. 3. 17:
    & quot; Por su melodía, ritmo e instrumentos, toda la música trakiana ha sido considerada asiática. Y esto es claro, primero, de los lugares donde se ha adorado a los Musai, porque Pieria y Olympos y Pimpleia y Leibethron fueron en tiempos antiguos lugares y montañas trakianos, aunque ahora están en manos de los makedonios y nuevamente, Helikon fue consagrado a la Mousai por los tracos que se asentaron en Boiotia, los mismos que consagraron la cueva de los Nymphai llamada Leibethrides. Y nuevamente, aquellos que dedicaron su atención a la música de los primeros tiempos se llaman Thrakianos, me refiero a Orfeo, Musaios, y Thamyris y Eumolpos, también, obtuvieron su nombre de ahí ''.

    Pausanias, Descripción de Grecia 9. 29. 3 - 4 (trad. Jones) (diario de viaje griego C2nd A.D.):
    "Dicen que después [el establecimiento de un santuario para tres Mousai en el monte Helikon en Boiotia] Pieros, un makedoniano, de quien la montaña en Makedonia fue nombrada, llegó a Tespias y estableció nueve Mousai, cambiando sus nombres a los actuales. Pieros era de esta opinión porque le parecía más sabio, o porque un oráculo así lo ordenó, o por haberlo aprendido de uno de los trakianos. Porque los trakianos tenían la reputación de ser más inteligentes que los makedonios y, en particular, de no ser tan descuidados en asuntos religiosos.
    Hay quienes dicen que el propio Pieros tuvo nueve hijas [las Pierides], que sus nombres eran los mismos que los de las diosas, y que aquellos a quienes los griegos llamaban hijos de los Mousai eran hijos de las hijas de Pieros.

    Pausanias, Descripción de Grecia 9. 30. 7 - 9:
    --Orfeo era hijo de Mousa Kalliope. . . Los makedonios que habitan en el distrito debajo del monte Pieria y la ciudad de Dion dicen que fue aquí donde Orfeo encontró su fin a manos de las mujeres. Pasando de Dion por el camino a la montaña, y avanzando veinte estadios, se llega a un pilar a la derecha coronado por una urna de piedra, que según los nativos contiene los huesos de Orfeo.
    También hay un río llamado Helikon. Después de un curso de setenta y cinco estadios, el arroyo desaparece bajo la tierra. Después de una brecha de unos veintidós estadios, el agua vuelve a subir, y bajo el nombre de Baphyra en lugar de Helicón desemboca en el mar como un río navegable. La gente de Dion dice que al principio este río fluyó por tierra a lo largo de su curso. Pero, continúan diciendo, las mujeres que mataron a Orfeo querían lavarse las manchas de sangre, y luego el río se hundió bajo tierra, para no prestar sus aguas para limpiar el homicidio.
    En Larisa [ciudad de Tesalia] escuché otra historia, que en el Olimpo es una ciudad Libethra, donde la montaña se enfrenta, Makedonia, no lejos de qué ciudad está la tumba de Orfeo. & Quot

    Suidas s.v. Pieria (trans. Suda On Line) (léxico griego bizantino del siglo X d.C.):
    --Pieria: una montaña en Macedonia. Y Pierides [Pierides], el Mousai de Macedonia. & Quot


    Ver el vídeo: Odeón de Agripa Atenas, Grecia (Octubre 2021).