Podcasts de historia

Civilizaciones en las Américas - Historia

Civilizaciones en las Américas - Historia

Mientras se establecían civilizaciones en el Medio Oriente y Asia, en varias partes de América del Sur y Central también se desarrollaban civilizaciones ricas. Los expertos teorizan que hace más de 10.000 años los primeros inmigrantes a América del Norte y del Sur llegaron a través de un puente terrestre desde Asia. Las cuatro mayores civilizaciones fueron establecidas por los chavi, may, olmecas y teotihucanos.


LOS PRIMEROS AMERICANOS: LOS OLMEC

Mesoamérica es el área geográfica que se extiende desde el norte de Panamá hasta el desierto del centro de México. Aunque marcada por una gran diversidad topográfica, lingüística y cultural, esta región acogió una serie de civilizaciones con características similares. Los mesoamericanos eran politeístas, sus dioses poseían rasgos tanto masculinos como femeninos y exigían sacrificios de sangre de los enemigos tomados en batalla o rituales de derramamiento de sangre. El maíz, domesticado en 5000 a. C., formó la base de su dieta. Desarrollaron un sistema matemático, construyeron enormes edificios e idearon un calendario que predecía con precisión eclipses y solsticios y que los sacerdotes astrónomos usaban para dirigir la siembra y cosecha de cultivos. Lo más importante para nuestro conocimiento de estos pueblos es que crearon el único idioma escrito conocido en el hemisferio occidental. Los investigadores han avanzado mucho en la interpretación de las inscripciones en sus templos y pirámides. Aunque el área no tenía una estructura política general, el comercio a largas distancias ayudó a difundir la cultura. Armas hechas de obsidiana, joyas hechas de jade, plumas tejidas en ropa y adornos, y granos de cacao batidos en una bebida de chocolate formaron la base del comercio. La madre de las culturas mesoamericanas fue la civilización olmeca.

Floreciendo a lo largo de la cálida costa del Golfo de México desde aproximadamente 1200 hasta aproximadamente 400 a. C., los olmecas produjeron una serie de importantes obras de arte, arquitectura, cerámica y escultura. Los más reconocibles son sus esculturas de cabezas gigantes y la pirámide en La Venta. Los olmecas construyeron acueductos para transportar agua a sus ciudades y regar sus campos. Cultivaron maíz, calabaza, frijoles y tomates. También criaron perros pequeños domesticados que, junto con el pescado, les proporcionaban sus proteínas. Aunque nadie sabe qué pasó con los olmecas después de aproximadamente 400 a. C., en parte porque la jungla recuperó muchas de sus ciudades, su cultura fue la base sobre la que construyeron los mayas y los aztecas. Era el olmeca quien adoraba a un dios de la lluvia, un dios del maíz y la serpiente emplumada tan importante en los futuros panteones de los aztecas (que lo llamaban Quetzalcoatl) y los mayas (para quien era Kukulkan). Los olmecas también desarrollaron un sistema de comercio en toda Mesoamérica, dando lugar a una clase élite.

Los olmecas esculpían cabezas de rocas gigantes que tenían entre cuatro y once pies de altura y podían pesar hasta cincuenta toneladas. Todas estas figuras tienen narices planas, ojos ligeramente bizcos y labios grandes. Estas características físicas se pueden ver hoy en algunos de los pueblos indígenas de la zona.


Articulo principal

Áreas de cultura

Dado que América del Norte no experimentó el auge y la caída de los imperios, Essential Humanities no examina la historia de esta región de forma lineal, sino que se proporcionan resúmenes para cada una de las diez áreas de cultura indígena de América del Norte. Un "área cultural" es una región cuya población presenta una cultura distinta (por ejemplo, métodos de subsistencia, herramientas, creencias religiosas), aunque se pueden encontrar muchos grupos culturales únicos dentro de un área cultural determinada, estos grupos están unidos por amplios puntos en común (así como los Estados Unidos modernos están unidos por una cultura estadounidense común, aunque la nación pueda estar dividida en muchas subculturas). Dado que la cultura está influenciada por la geografía y el clima, las áreas culturales a menudo presentan distintas ambientes naturales (ver Climas y Biomas).

Cuatro de las áreas de cultura indígena de América del Norte desarrolladas se establecieron agrícola vida, mientras que los otros seis retuvieron un cazador-recolector estilo de vida. La zona de cazadores-recolectores se puede dividir en las regiones con escasez de alimentos (Ártico, Subártico, Meseta, Gran Cuenca), donde la subsistencia era un desafío constante, y la costa con abundancia de alimentos (California, Costa noroeste), donde la subsistencia era relativamente fácil. .

Áreas de cultura indígena de América del Norte
vida agrícola Bosques del noreste
Bosques del sudeste
llanuras
Sur oeste
vida de cazador-recolector regiones con escasez de alimentos Ártico
Subártico
Meseta
Gran Cuenca
regiones abundantes en alimentos California
Costa noroeste

El área cultural más dura es el Ártico, un reino de tundra habitado por el Esquimales (en el Ártico canadiense, de Alaska y del este de Siberia) y Aleuts (un grupo mucho más pequeño en el Ártico de Alaska). La familia de lenguas esquimales tiene dos ramas principales: inuit y yupik. Los inuit viven en Groenlandia y el Ártico de Canadá, mientras que los yupik se encuentran en Alaska y el este de Siberia. (En Canadá y Groenlandia, el término "esquimal" a menudo se considera ofensivo, en su lugar se usa "inuit"). 15

Durante el inviernoLos pueblos árticos tradicionalmente habitaban en cúpulas de nieve o tierra, viviendo de peces y mamíferos marinos. En verano, se trasladaron tierra adentro para cazar caribúes (que migraban hacia el norte en verano para pastar) y vivían en tiendas de campaña. El trineo de perros y el kayak (bote de piel de animal) eran esenciales para la vida ártica. 2,3,15

La región de la cultura subártica, cubierta principalmente en bosque de coníferas, abarca la mayor parte de Alaska y Canadá. Los pueblos subárticos cazaban varios animales (en particular, caribúes, también conocidos como renos) y pescaban en invierno, muchos navegaban por el paisaje helado con raquetas de nieve y toboganes. 15 La mayoría de Cree y Athabaskan Los pueblos son nativos de la región subártica.

Las otras dos áreas de cultivo de cazadores-recolectores con escasez de alimentos están rodeadas por montañas: las Montañas Rocosas al este, rangos más pequeños al oeste. La Gran Cuenca es la más dura de las dos, siendo principalmente desértica, sus habitantes nativos (que incluyen a los pueblos Washoe y Ute) vivían de semillas, nueces y animales pequeños. La región de Plateau al norte (hogar de los pueblos Okanagan, Flathead y Yakama) era más indulgente, contenía praderas y bosques además del desierto, así como dos ríos principales (Fraser y Columbia) que proporcionaban una modesta pesquería de salmón. 15

La vida en las dos regiones de cazadores-recolectores abundantes en alimentos era bastante diferente. En el área de cultivo de California (una mezcla de bosque, pradera y desierto), abundaban las plantas comestibles, la caza y los mariscos. Esto permitió pueblos pequeños florecer, a pesar de la ausencia de agricultura. Un alimento básico común era el pan de bellota, que se prepara moliendo bellotas en pulpa y extrayendo su veneno antes de hornear. 15 Los Pomo y Wappo son dos pueblos californianos bien conocidos.

En la boscosa costa noroeste, la comida (especialmente el salmón) era abrumadoramente abundante. Esto permitió a los pueblos del noroeste (incluidos los tlingit, haida y chinook) prosperar en grandes pueblosy convertirse en la única sociedad de cazadores-recolectores altamente estratificada del mundo (incluidos esclavos, plebeyos y múltiples niveles de nobles). En el centro de la cultura del noroeste se encontraban las canoas de cedro que navegaban por el mar y un estilo fantástico de tallado en madera, el más famoso en forma de tótems (ver Arte de América del Norte). 1,15

Las cuatro áreas culturales restantes de América del Norte hicieron la transición a vida agrícola (aunque no necesariamente universalmente, algunos pueblos de estas áreas conservaron la vida de cazadores-recolectores). El tamaño de la población del asentamiento varió, con las segundas aldeas más grandes emergiendo en el suroeste, las más grandes en los bosques del sureste.

En la región suroeste (principalmente desértica), los asentamientos agrícolas prosperaron junto a ríos, especialmente el Colorado y el Río Grande. Como otras sociedades agrícolas del desierto (por ejemplo, Egipto), las tribus del suroeste construyeron redes de canales de irrigación multiplicar la tierra cultivable. 1,15 Los pueblos del suroeste incluyen Apache, Pueblo y Navajo.

Los pueblos de la región de las llanuras (que cubre el centro de Estados Unidos y la parte sur de las "provincias de las praderas" de Canadá) son famosos por su ropa de piel de búfalo y sus elaborados tocados de plumas. Hasta el siglo XVIII, vivieron una vida agrícola asentada complementada con la caza de búfalos. La vida de las llanuras cambió drásticamente con la llegada de caballos (de las colonias españolas al sur), lo que llevó a muchos a abandonar la agricultura por una vida nómada de cazar a caballo, algunos pueblos de la Gran Cuenca y la Meseta también se sintieron atraídos por el nomadismo de las llanuras. 1,15 Los pueblos de las llanuras incluyen Blackfoot, Sioux y Comanche.

El este de los Estados Unidos (y una franja del sureste de Canadá), cubierto principalmente de bosques caducifolios, se conoce como la región de Eastern Woodlands. 1 (Este término abarca las áreas de cultura de los bosques del noreste y sureste.) A lo largo de la antigüedad y el período medieval, varias culturas de esta región erigieron grandes montículos, incluidos los montículos cónicos, con la parte superior plana y en forma de línea. 26 Algunos montículos se levantaron sobre lugares de enterramiento, mientras que otros sirvieron como plataformas para grandes edificios. 27

La región de Eastern Woodlands se divide típicamente en norte y sur. La parte norte, conocida como los bosques del noreste, albergaba asentamientos agrícolas relativamente pequeños. La ropa de piel de ciervo, las canoas de corteza de abedul, los wigwams y las casas comunales son características de esta región. 15 Los iroqueses, ojibwe y algonquin son todos indígenas de los bosques del noreste.

Los bosques del sudeste dieron lugar a los asentamientos más grandes de la América del Norte precolonial. Un pueblo típico del sudeste consistía en un centro de la ciudad (donde vivían los nobles) rodeado de granjas (donde la mayoría de los plebeyos vivían y trabajaban) a menudo, el pueblo estaba salpicado de montículos, que servían como plataformas para templos y casas. 15 Los pueblos del sureste incluyen Caddo, Cherokee, Chickasaw y Choctaw.

Los asentamientos agrícolas en la América del Norte precolonial alcanzaron un tamaño máximo durante el período medieval (aprox. 500-1500). (Recuerde que la vida agrícola se limitaba a cuatro áreas de cultivo: suroeste, llanuras, bosques del noreste y bosques del sudeste). Esto se debió en gran parte a la relativa abundancia de lluvia sobre estas regiones durante la época medieval. 15

En el área cultural de Southeast Woodlands, el crecimiento de la población durante el período medieval fue tan fuerte que un asentamiento, Cahokia, en realidad superó los 10,000 residentes. 23 (Por lo tanto, según la definición de civilización de Humanidades Esenciales, la América del Norte precolonial sí experimentó la civilización brevemente en Cahokia). Cultura de Mississippian (un término general para los pueblos de Southeast Woodlands de la época medieval).


Contenido

En las eras Paleozoica y Mesozoica Temprana, América del Sur y África estaban conectadas en una masa de tierra llamada Gondwana, como parte del supercontinente Pangea. En el Albiano, alrededor de 110 millones de años, América del Sur y África comenzaron a divergir a lo largo de la Cordillera del Atlántico Medio sur, dando lugar a una masa de tierra de la Antártida y América del Sur. Durante el Eoceno tardío, alrededor de 35 millones de años, la Antártida y América del Sur se separaron y América del Sur se convirtió en una isla-continente enorme y biológicamente rica. Durante aproximadamente 30 millones de años, la biodiversidad de América del Sur estuvo aislada del resto del mundo, lo que provocó la evolución de especies dentro del continente. [1]

El evento que causó la extinción masiva de dinosaurios 66 Mya dio lugar a biomas de bosques lluviosos neotropicales como la Amazonia, reemplazando la composición de especies y la estructura de los bosques locales. Durante

6 millones de años de recuperación a los niveles anteriores de diversidad de plantas, evolucionaron de bosques muy espaciados dominados por gimnospermas a bosques con espesas copas que bloquean la luz solar, plantas con flores predominantes y altas capas verticales como se conoce hoy. [2] [3]

En el último millón de años desde el Mioceno tardío, América del Sur se conectó con el continente de América del Norte a través del Bloque de Panamá que cerró el Canal de Bolívar marino, lo que dio lugar al Gran Intercambio Americano, el intercambio de biota de ambos continentes. [4] La primera especie que se descubrió que hizo la migración hacia el norte fue Pliometanastes, una especie de perezoso terrestre fósil, aproximadamente del tamaño de un oso negro moderno. [4] Varias migraciones al hemisferio sur fueron emprendidas por mamíferos carnívoros más duros de América del Norte, menos especies migraron en la dirección opuesta de sur a norte. El resultado de la intrusión de la fauna norteamericana fue que cientos de especies sudamericanas se extinguieron en un tiempo relativamente corto y que alrededor del 60% de los mamíferos sudamericanos actuales han evolucionado a partir de especies norteamericanas. [5] Sin embargo, algunas especies pudieron adaptarse y extenderse a América del Norte. Aparte de Pliometanastes, durante la etapa irvingtoniana de las etapas de la tierra de los mamíferos, alrededor de 1,9 millones de años, especies como Pampatherium, un armadillo gigante, perezoso de tierra Megaterio, oso hormiguero gigante Myrmecophaga, un carpincho neógenoHydrochoerus), Meizonyx, zarigüeya Didelphis, y Mixotoxodon Seguí la ruta hacia el norte. [6] El pájaro del terror Titanis fue la única especie carnívora sudamericana descubierta que hizo el viaje a América del Norte. [7]

Agricultura y domesticación de animales Editar

Se cree que las Américas fueron habitadas por primera vez por personas del este de Asia que cruzaron el puente terrestre de Bering hasta la actual Alaska, la tierra se separó y los continentes están divididos por el estrecho de Bering. A lo largo de milenios, tres oleadas de migrantes se extendieron por todas partes de las Américas. [8] La evidencia genética y lingüística ha demostrado que la última ola de pueblos migrantes se asentó en la zona norte y no llegó a América del Sur.

La primera evidencia de la existencia de prácticas agrícolas en América del Sur se remonta a alrededor de 6500 a. C., cuando se comenzaron a cultivar papas, chiles y frijoles como alimento en la cuenca del Amazonas. La evidencia de cerámica sugiere que la mandioca, que sigue siendo un alimento básico en la actualidad, se cultivaba ya en el año 2000 a. C. [9]

Las culturas sudamericanas comenzaron a domesticar llamas y alpacas en las tierras altas de los Andes alrededor del 3500 a. C. Estos animales se usaban tanto para el transporte como para la carne, su piel se cortaba o se recolectaba para hacer ropa. [9] Los conejillos de Indias también fueron domesticados como fuente de alimento en este momento. [10]

Para el año 2000 a. C., muchas comunidades de pueblos agrarios se habían desarrollado a lo largo de los Andes y las regiones circundantes. La pesca se convirtió en una práctica generalizada a lo largo de la costa, siendo el pescado la principal fuente de alimento para esas comunidades. Los sistemas de riego también se desarrollaron en este momento, lo que ayudó al surgimiento de sociedades agrarias. [9] Los cultivos alimentarios fueron quinua, maíz, habas, frijoles, maní, mandioca, batatas, papas, oca y calabazas. [11] El algodón también se cultivó y fue particularmente importante como el único cultivo importante de fibra. [9]

Entre los primeros asentamientos permanentes, fechados en el 4700 a. C., se encuentra el sitio de Huaca Prieta en la costa de Perú, y en el 3500 a. C. la cultura Valdivia en Ecuador. Otros grupos también formaron asentamientos permanentes. Entre esos grupos se encontraban los muisca o "muysca" y los tairona, ubicados en la actual Colombia. Los Cañari de Ecuador, Quechua de Perú y Aymara de Bolivia fueron los tres pueblos indígenas más importantes que desarrollaron sociedades de agricultura sedentaria en América del Sur.

En los últimos dos mil años, puede haber habido contacto con los polinesios que navegaron hacia y desde el continente a través del Océano Pacífico Sur. La batata, que se originó en América del Sur, se extendió por algunas áreas del Pacífico. No existe un legado genético del contacto humano. [12]

Actividad humana Editar

La evidencia arqueológica más antigua de asentamientos humanos proviene de Monte Verde (posiblemente ya en el año 16.500 a. C.). [13] Según la evidencia arqueológica de una excavación en la Caverna da Pedra Pintada, los habitantes humanos se establecieron por primera vez en la región del Amazonas hace al menos 11.200 años. [14]

Durante mucho tiempo se pensó que la selva amazónica solo estaba escasamente poblada, ya que era imposible mantener una gran población a través de la agricultura dada la pobreza del suelo. La arqueóloga Betty Meggers fue una destacada defensora de esta idea, como se describe en su libro. Amazonia: hombre y cultura en un paraíso falso. Afirmó que una densidad de población de 0,2 habitantes por kilómetro cuadrado (0,52 / milla cuadrada) es el máximo que se puede mantener en la selva tropical a través de la caza, con la agricultura necesaria para mantener una población más grande. [15] Sin embargo, hallazgos arqueológicos recientes han sugerido que la región en realidad estaba densamente poblada. Desde la década de 1970, se han descubierto numerosos geoglifos en tierras deforestadas que datan de 0-1250 EC, lo que ha llevado a reclamos sobre civilizaciones precolombinas. [dieciséis]

Norte Chico Modificar

En la costa norte-central del actual Perú, la civilización Norte Chico surgió como una de las seis civilizaciones que se desarrollaron de forma independiente en el mundo. Fue más o menos contemporáneo con las pirámides de Egipto. Precedió a la civilización de Mesoamérica por dos milenios. Se cree que fue la única civilización que dependía de la pesca en lugar de la agricultura para sustentar a su población. [17]

El complejo Caral Supe es uno de los sitios más grandes de Norte Chico y ha sido fechado en el siglo 27 a. C. Es digno de mención por no tener absolutamente ningún signo de guerra. Fue contemporáneo con el auge del urbanismo en Mesopotamia. [18]

Cañari Editar

Los Cañari eran los nativos indígenas de las actuales provincias ecuatorianas de Cañar y Azuay en el momento del contacto europeo. Eran una civilización elaborada con arquitectura avanzada y creencias religiosas. La mayoría de sus restos fueron quemados o destruidos por los ataques de los incas y más tarde de los españoles. Su antigua ciudad "Guapondelig", fue reemplazada dos veces, primero por la ciudad inca de Tomipamba, y luego por la ciudad colonial de Cuenca. [19] Los españoles creían que la ciudad era el sitio de El Dorado, la ciudad de oro de la mitología de Colombia.

Los cañari fueron más notables por haber rechazado la invasión inca con feroz resistencia durante muchos años hasta que cayeron ante Tupac Yupanqui. Se dice que el Inca se casó estratégicamente con los príncipes Cañari Paccha para conquistar al pueblo. Muchos de sus descendientes aún residen en Cañar. [20]

Naciones Chibchan Editar

Las comunidades de habla chibcha fueron las más numerosas, las más extendidas por territorio y las más desarrolladas socioeconómicamente de las culturas prehispánicas colombianas. Se dividieron en dos subgrupos lingüísticos los idiomas Arwako-Chimila, con los pueblos Tairona, Kankuamo, Kogi, Arhuaco, Chimila y Chitarero y los idiomas Kuna-Colombianos con Kuna, Nutabe, Motilon, U'wa, Lache, Guane, Sutagao y Muisca. [21]

Muisca Editar

De estos grupos indígenas, los muisca fueron los más avanzados y formaron una de las cuatro grandes civilizaciones de América. [22] Con los incas en Perú, constituyeron las dos sociedades desarrolladas y especializadas de América del Sur. El muisca, que significa "pueblo" o "persona" en su versión del idioma chibcha Muysccubun, [23] habitaba el Altiplano Cundiboyacense, el altiplano de la Cordillera Oriental de los Andes colombianos y valles circundantes, como el Valle de Tenza. [24] Comúnmente establecido en 800 d. C., su historia sucedió al Período de Herrera. [25] La gente se organizó en una confederación flexible de gobernantes, más tarde llamada Confederación Muisca. [26] En el momento de la conquista española, su reinado se extendió por los departamentos modernos de Cundinamarca y Boyacá con pequeñas partes del sur de Santander con una superficie de aproximadamente 25.000 kilómetros cuadrados (9.700 millas cuadradas) y una población total de entre 300.000 y dos millones de personas. [27] [28] [29]

Los muisca eran conocidos como "El Pueblo de la Sal", gracias a la extracción y comercialización de halitas de las salmueras en varias minas de sal, de las cuales las de Zipaquirá y Nemocón siguen siendo las más importantes. Este proceso de extracción fue obra de las mujeres muiscas exclusivamente y formó la columna vertebral de su comercio de gran prestigio con otros grupos indígenas vecinos de habla chibcha, arawak y caribán. [30] [31] El comercio se realizaba utilizando sal, pequeñas telas de algodón y mantos y cerámicas más grandes como comercio de trueque. [32] Su economía era de naturaleza agrícola, beneficiándose de los fértiles suelos del lago Humboldt del Pleistoceno que existió en la sabana de Bogotá hasta alrededor de 30.000 años antes de nuestra era. Sus cultivos se cultivaron mediante riego y drenaje en terrazas y montículos elevados. [31] [33] [34] Para los conquistadores españoles eran más conocidos por su avanzada orfebrería, como se representa en el tunjos (piezas de ofrenda votiva), distribuidas en colecciones de museos de todo el mundo. La famosa balsa Muisca, pieza central de la colección del Museo del Oro en la capital colombiana Bogotá, muestra la habilidosa orfebrería de los habitantes del Altiplano. Los muisca fueron la única civilización precolombina conocida en América del Sur que utilizó monedas (tejuelos). [35]

El oro y tumbaga (una aleación de oro, plata y cobre elaborada por los muisca) creó la leyenda de El Dorado la "tierra, ciudad u hombre de oro". Los conquistadores españoles que desembarcaron en la ciudad caribeña de Santa Marta fueron informados de la rica cultura del oro y liderados por Gonzalo Jiménez de Quesada y su hermano Hernán Pérez, organizaron la más extenuante de las conquistas españolas en el corazón de los Andes en abril de 1536. Luego de una expedición de un año, donde el 80% de los soldados murieron debido al duro clima, carnívoros como caimanes y jaguares y los frecuentes ataques de los pueblos indígenas encontrados a lo largo de la ruta, Tisquesusa, el zipa de Bacatá, en la sabana de Bogotá, fue golpeado por los españoles el 20 de abril de 1537, y murió "bañándose en su propia sangre", como profetizó el mohan Popón. [36]

Amazon Editar

Durante mucho tiempo, los estudiosos creyeron que los bosques amazónicos estaban ocupados por un pequeño número de tribus de cazadores-recolectores. La arqueóloga Betty J. Meggers fue una destacada defensora de esta idea, como se describe en su libro. Amazonia: hombre y cultura en un paraíso falso. Sin embargo, hallazgos arqueológicos recientes han sugerido que la región estaba densamente poblada. Desde la década de 1970, se han descubierto numerosos geoglifos en tierras deforestadas que datan del 0 al 1250 d. C. Hallazgos adicionales han llevado a la conclusión de que había culturas muy desarrolladas y populosas en los bosques, organizadas como civilizaciones precolombinas. [16] La BBC Historias antinaturales afirmó que la selva amazónica, en lugar de ser una naturaleza virgen, ha sido moldeada por el hombre durante al menos 11.000 años a través de prácticas como la jardinería forestal. [37]

El primer europeo en viajar a lo largo del río Amazonas fue Francisco de Orellana en 1542. [38] El documental de la BBC Historias antinaturales presenta evidencia de que Francisco de Orellana, en lugar de exagerar sus afirmaciones como se pensaba anteriormente, tenía razón en sus observaciones de que una civilización avanzada estaba floreciendo a lo largo del Amazonas en la década de 1540. Se cree que la civilización fue posteriormente devastada por la propagación de enfermedades infecciosas desde Europa, como la viruela, a la que los nativos no tenían inmunidad. [37] Unos 5 millones de personas pueden haber vivido en la región del Amazonas en 1500, divididas entre densos asentamientos costeros, como el de Marajó, y habitantes del interior. [39] Para 1900, la población se había reducido a 1 millón y, a principios de la década de 1980, era menos de 200.000. [39]

Los investigadores han descubierto que los fértiles terra preta (tierra negra) se distribuye en grandes áreas de la selva amazónica. Ahora se acepta ampliamente que estos suelos son producto del manejo indígena del suelo. El desarrollo de este suelo permitió que la agricultura y la silvicultura se llevaran a cabo en un entorno previamente hostil. Por lo tanto, grandes porciones de la selva amazónica son probablemente el resultado de siglos de gestión humana, en lugar de ocurrir de forma natural como se suponía anteriormente. [40] En la región de la tribu Xinguanos, en 2003 Michael Heckenberger y sus colegas de la Universidad de Florida encontraron restos de algunos de estos grandes asentamientos amazónicos en medio del bosque. Entre esos restos había evidencia de carreteras construidas, puentes y grandes plazas. [41]

Civilizaciones andinas Editar

Chavín Editar

El Chavín, una civilización sudamericana prealfabeta, estableció una red comercial y desarrolló la agricultura hacia el año 900 a. C., según algunas estimaciones y hallazgos arqueológicos. Se encontraron artefactos en un sitio llamado Chavín de Huántar en el Perú moderno a una altura de 3,177 metros. [42] La civilización Chavín se extendió entre el 900 y el 200 a. C. [43]

Moche Editar

Los Moche prosperaron en la costa norte de Perú entre el siglo I y el IX EC. [44] La herencia de los Moche nos llega a través de sus entierros elaborados, excavados por el ex profesor de UCLA Christopher B. Donnan en asociación con la National Geographic Society. [45]

Hábiles artesanos, los Moche eran un pueblo tecnológicamente avanzado que comerciaba con pueblos lejanos, como los mayas. El conocimiento sobre los Moche se ha derivado principalmente de su cerámica, que está tallada con representaciones de su vida cotidiana. Practicaban sacrificios humanos, tenían rituales de beber sangre y su religión incorporaba prácticas sexuales no procreadoras (como la felación). [46] [47]

Inca Editar

El imperio y asentamiento más importante de la América del Sur precolonial.. Con su capital en la gran ciudad de Cuzco con forma de puma, la civilización Inca dominó la región de los Andes desde 1438 hasta 1533. Conocida como Tawantin suyu, o "la tierra de las cuatro regiones", en quechua, la civilización inca era muy distinta y desarrollada. El dominio inca se extendió a casi un centenar de comunidades lingüísticas o étnicas, entre 9 y 14 millones de personas conectadas por un sistema de carreteras de 25.000 kilómetros. Las ciudades se construyeron con mampostería precisa e inigualable, construida sobre muchos niveles de terreno montañoso. La agricultura en terrazas era una forma útil de agricultura. Existe evidencia de un excelente trabajo en metal y una exitosa cirugía de cráneo en la civilización Inca. El Inca no tenía lenguaje escrito, pero usaba quipu, un sistema de cuerdas anudadas, para registrar información. [48]

Civilizaciones Arawak y Carib Editar

Los arawak vivían a lo largo de la costa oriental de América del Sur, desde la actual Guayana hasta el sur de lo que hoy es Brasil. El explorador Cristóbal Colón los describió en el primer encuentro como un pueblo pacífico, aunque los Arawak ya habían dominado a otros grupos locales como los Ciboney. Sin embargo, los arawak habían estado sometidos a una presión militar cada vez mayor por parte de los caribes, que se cree que abandonaron el área del río Orinoco para asentarse en islas y en la costa del mar Caribe. Durante el siglo anterior a la llegada de Colón al archipiélago caribeño en 1492, se cree que los caribes han desplazado a muchos de los arawak que anteriormente se establecieron en las cadenas de islas. Los caribes también invadieron el territorio Arawak en la actual Guyana.

Los caribes eran hábiles constructores de barcos y marineros que debían su dominio en la cuenca del Caribe a sus habilidades militares. Los rituales de guerra caribes incluían el canibalismo, tenían la práctica de llevarse a casa las extremidades de las víctimas como trofeos.

No se sabe cuántos pueblos indígenas vivían en Venezuela y Colombia antes de la conquista española, puede haber sido aproximadamente un millón, [49] incluidos grupos como los Auaké, Caquetio, Mariche y Timoto-cuicas. [50] El número de personas se redujo drásticamente después de la Conquista, principalmente debido a las altas tasas de mortalidad en las epidemias de enfermedades infecciosas de Eurasia introducidas por los exploradores, que las portaban como una enfermedad endémica. [49] Había dos ejes principales norte-sur de población precolombina que producía maíz en el oeste y mandioca en el este. [49] Gran parte de las llanuras de los llanos se cultivó mediante una combinación de tala y quema y agricultura de asentamiento permanente. [49]

Antes de la llegada de los europeos, entre 20 y 30 millones de personas vivían en América del Sur. [ cita necesaria ]

Entre 1452 y 1493, una serie de bulas papales (Dum Diversas, Romanus Pontifex e Inter caetera) allanó el camino para la colonización europea y las misiones católicas en el Nuevo Mundo. Estos autorizaron a las naciones cristianas europeas a "tomar posesión" de tierras no cristianas y alentaron a someter y convertir a los pueblos no cristianos de África y América. [51]

En 1494, Portugal y España, las dos grandes potencias marítimas de la época, firmaron el Tratado de Tordesillas a la espera de que se descubrieran nuevas tierras en el oeste. A través del tratado, acordaron que toda la tierra fuera de Europa debería ser un duopolio exclusivo entre los dos países. El tratado estableció una línea imaginaria a lo largo de un meridiano norte-sur 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, aproximadamente 46 ° 37 'W. En términos del tratado, toda la tierra al oeste de la línea (que ahora se sabe que incluye la mayor parte de el suelo sudamericano), pertenecería a España, y toda la tierra al este, a Portugal. Debido a que las mediciones precisas de longitud no eran posibles en ese momento, la línea no se aplicó estrictamente, lo que resultó en una expansión portuguesa de Brasil a través del meridiano. [ cita necesaria ]

En 1498, durante su tercer viaje a las Américas, Cristóbal Colón navegó cerca del Delta del Orinoco y luego desembarcó en el Golfo de Paria (Venezuela Actual). Asombrado por la gran corriente de agua dulce que desvió su curso hacia el este, Colón expresó en su conmovedora carta a Isabel I y Fernando II que debió haber llegado al cielo en la Tierra (paraíso terrestre):

Grandes signos son estos del Paraíso Terrestre, porque el sitio se ajusta a la opinión de los santos y sabios teólogos que he mencionado. Y de la misma manera, los [otros] signos se ajustan muy bien, porque nunca he leído ni escuchado que haya una cantidad tan grande de agua dulce en el interior y en tan cerca del agua salada, la temperatura muy suave también lo corrobora y si el agua de la cual Hablo que no procede del Paraíso, entonces es una maravilla aún mayor, porque no creo que se haya sabido jamás que existiera un río tan grande y profundo en este mundo. [52]

A partir de 1499, la gente y los recursos naturales de América del Sur fueron explotados repetidamente por conquistadores extranjeros, primero de España y luego de Portugal. Estas naciones coloniales en competencia reclamaron la tierra y los recursos como propios y los dividieron en colonias. [53]

Las enfermedades europeas (viruela, influenza, sarampión y tifus) a las que las poblaciones nativas no tenían resistencia fueron la causa abrumadora de la despoblación de la población nativa americana. [54] Los crueles sistemas de trabajo forzoso (como las encomiendas y la mita de la industria minera) bajo el control español también contribuyeron a la despoblación. Las estimaciones del límite inferior hablan de una disminución de la población de alrededor del 20 al 50 por ciento, mientras que las estimaciones altas llegan al 90 por ciento. [55] Después de esto, los africanos esclavizados, que habían desarrollado inmunidad a estas enfermedades, fueron llevados rápidamente para reemplazarlos. [ cita necesaria ]

Los españoles se comprometieron a convertir a sus súbditos estadounidenses al cristianismo y se apresuraron a purgar cualquier práctica cultural nativa que obstaculizara este fin. Sin embargo, la mayoría de los intentos iniciales en esto fueron solo grupos estadounidenses parcialmente exitosos que simplemente mezclaron el catolicismo con sus creencias tradicionales. Los españoles no imponían su lengua en la medida en que imponían su religión. De hecho, el trabajo misionero de la Iglesia Católica Romana en quechua, náhuatl y guaraní contribuyó a la expansión de estos idiomas estadounidenses, dotándolos de sistemas de escritura. [ cita necesaria ]

Finalmente, los nativos y los españoles se cruzaron, formando una clase mestiza. Los mestizos y los nativos americanos a menudo se vieron obligados a pagar impuestos injustos al gobierno español (aunque todos los súbditos pagaban impuestos) y fueron castigados duramente por desobedecer sus leyes. Muchas obras de arte nativas fueron consideradas ídolos paganos y destruidas por exploradores españoles. Esto incluyó una gran cantidad de esculturas de oro y plata, que se fundieron antes de transportarlas a Europa. [ cita necesaria ]

En 1616, los holandeses, atraídos por la leyenda de El Dorado, fundaron un fuerte en Guayana y establecieron tres colonias: Demerara, Berbice y Esequibo. [ cita necesaria ]

En 1624, Francia intentó establecerse en la zona de la actual Guayana Francesa, pero se vio obligada a abandonarla ante la hostilidad de los portugueses, que la vieron como una violación del Tratado de Tordesillas. Sin embargo, los colonos franceses regresaron en 1630 y en 1643 lograron establecer un asentamiento en Cayena junto con algunas plantaciones a pequeña escala. [ cita necesaria ]

Desde el siglo XVI, hubo algunos movimientos de descontento hacia el sistema colonial español y portugués. Entre estos movimientos, el más famoso es el de los cimarrones, esclavos que escaparon de sus amos y al abrigo de las comunidades forestales organizaron comunidades libres. Los intentos de someterlos por parte del ejército real no tuvieron éxito porque los cimarrones habían aprendido a dominar las selvas de América del Sur. En un real decreto de 1713, el rey dio legalidad a la primera población libre del continente: el actual Palenque de San Basilio en Colombia, liderado por Benkos Bioho. Brasil vio la formación de un genuino reino africano en su suelo, con el Quilombo de Palmares. [ cita necesaria ]

Entre 1721 y 1735, surgió la Revuelta de los Comuneros del Paraguay, a raíz de los enfrentamientos entre los colonos paraguayos y los jesuitas, quienes dirigían las grandes y prósperas Reducciones jesuitas y controlaban un gran número de indígenas cristianizados. [ cita necesaria ]

Entre 1742 y 1756, se produjo la insurrección de Juan Santos Atahualpa en la selva central del Perú. En 1780, el Virreinato del Perú se encontró con la insurrección del curaca Joseph Gabriel Condorcanqui o Tupac Amaru II, que sería continuada por Tupac Katari en el Alto Perú. [ cita necesaria ]

En 1763, el africano Coffy encabezó una revuelta en Guyana que fue reprimida sangrientamente por los holandeses. [56] En 1781, la Revuelta de los Comuneros (Nueva Granada), una insurrección de los aldeanos en el Virreinato de Nueva Granada, fue una revolución popular que unió a indígenas y mestizos. Los lugareños intentaron ser la potencia colonial y pese a que se firmaron las capitulaciones, el virrey Manuel Antonio Flórez no cumplió, y en su lugar corrió hacia los principales dirigentes José Antonio Galán.

En 1796, la colonia holandesa de Esequibo fue capturada por los británicos durante las Guerras Revolucionarias Francesas. [ cita necesaria ]

Durante el siglo XVIII, la figura del sacerdote, matemático y botánico José Celestino Mutis (1732-1808), fue delegada por el virrey Antonio Caballero y Góngora para realizar un inventario de la naturaleza de la Nueva Granada, que pasó a conocerse como el Botánico. Expedición, que clasificó plantas, vida silvestre y fundó el primer observatorio astronómico en la ciudad de Santa Fé de Bogotá. [ cita necesaria ]

El 15 de agosto de 1801, el científico prusiano Alexander von Humboldt llegó a Fontibón donde Mutis, y comenzó su expedición a Nueva Granada, Quito. El encuentro entre los dos eruditos se considera el punto más brillante de la expedición botánica. Humboldt también visitó Venezuela, México, Estados Unidos, Chile y Perú. A través de sus observaciones de las diferencias de temperatura entre el Océano Pacífico entre Chile y Perú en diferentes períodos del año, descubrió corrientes frías que se desplazaban de sur a norte por la costa de Perú, que en su honor recibió el nombre de Corriente de Humboldt. [ cita necesaria ]

Entre 1806 y 1807, las fuerzas militares británicas intentaron invadir la zona del Río de la Plata, al mando de Home Riggs Popham y William Carr Beresford, y John Whitelocke. Las invasiones fueron repelidas, pero afectaron poderosamente a la autoridad española. [ cita necesaria ]

Las colonias españolas ganaron su independencia en el primer cuarto del siglo XIX, en las guerras de independencia hispanoamericanas. Simón Bolívar (Gran Colombia, Perú, Bolivia), José de San Martín (Provincias Unidas del Río de la Plata, Chile y Perú) y Bernardo O'Higgins (Chile) lideraron su lucha por la independencia. Aunque Bolívar intentó mantener unidas políticamente a las partes hispanohablantes del continente, rápidamente se independizaron unas de otras.

A diferencia de las colonias españolas, la independencia brasileña se produjo como consecuencia indirecta de las invasiones napoleónicas a Portugal: la invasión francesa bajo el mando del general Junot llevó a la captura de Lisboa el 8 de diciembre de 1807. Para no perder su soberanía, la corte portuguesa trasladó la capital. desde Lisboa hasta Río de Janeiro, que fue la capital del Imperio Portugués entre 1808 y 1821 y aumentó la relevancia de Brasil en el marco del Imperio Portugués. Tras la Revolución Liberal Portuguesa de 1820, y tras varias batallas y escaramuzas libradas en Pará y Bahía, el heredero aparente Pedro, hijo del rey Juan VI de Portugal, proclamó la independencia del país en 1822 y se convirtió en el primer emperador de Brasil (más tarde también reinó como Pedro IV de Portugal). Esta fue una de las independientes colonias más pacíficas jamás vistas en la historia de la humanidad.

Surgió una lucha por el poder entre las nuevas naciones, y poco después se libraron varias guerras más.

Las primeras guerras se libraron por la supremacía en las partes norte y sur del continente.La Guerra Gran Colombia - Perú del norte y la Guerra Cisplatina (entre el Imperio de Brasil y las Provincias Unidas del Río de la Plata) terminaron en un punto muerto, aunque esta última resultó en la independencia de Uruguay (1828). Unos años más tarde, después de la disolución de Gran Colombia, el equilibrio de poder cambió a favor de la recién formada Confederación Perú-Bolivia (1836-1839). No obstante, esta estructura de poder demostró ser temporal y cambió una vez más como resultado de la victoria del Estado peruano del Norte sobre la Guerra de la Confederación Estado peruano Sur-Bolivia (1836-1839), y la derrota de la Confederación Argentina en la Guerra Grande (1839-1852). ).

Los conflictos posteriores entre las naciones sudamericanas continuaron definiendo sus fronteras y su estatus de poder. En la costa del Pacífico, Chile y Perú continuaron exhibiendo su creciente dominio, derrotando a España en la Guerra de las Islas Chincha. Finalmente, después de derrotar precariamente a Perú durante la Guerra del Pacífico (1879-1883), Chile emergió como la potencia dominante de la costa del Pacífico de América del Sur. En el lado atlántico, Paraguay intentó ganar un estatus más dominante en la región, pero una alianza de Argentina, Brasil y Uruguay (en la Guerra de la Triple Alianza de 1864-1870 resultante) puso fin a las ambiciones paraguayas. Entonces, las naciones del Cono Sur de Argentina, Brasil y Chile ingresaron al siglo XX como las principales potencias continentales.

Algunos países no obtuvieron la independencia hasta el siglo XX:

La Guayana Francesa sigue siendo un departamento de ultramar de Francia.

1900-1920 Editar

A principios de siglo, Estados Unidos continuó con su actitud intervencionista, que apuntaba a defender directamente sus intereses en la región. Esto se articuló oficialmente en la Doctrina del Big Stick de Theodore Roosevelt, que modificó la antigua Doctrina Monroe, que simplemente tenía como objetivo disuadir la intervención europea en el hemisferio.

1930-1960 Editar

La Gran Depresión supuso un desafío para la región. El colapso de la economía mundial significó que la demanda de materias primas disminuyó drásticamente, socavando muchas de las economías de América del Sur.

Los intelectuales y líderes gubernamentales de América del Sur dieron la espalda a las antiguas políticas económicas y se volcaron hacia la industrialización por sustitución de importaciones. El objetivo era crear economías autosuficientes, que tuvieran sus propios sectores industriales y grandes clases medias y que fueran inmunes a los vaivenes de la economía global. A pesar de las amenazas potenciales a los intereses comerciales de Estados Unidos, la administración Roosevelt (1933-1945) comprendió que Estados Unidos no podía oponerse por completo a la sustitución de importaciones. Roosevelt implementó una política de buen vecino y permitió la nacionalización de algunas empresas estadounidenses en América del Sur. La Segunda Guerra Mundial también unió a Estados Unidos y a la mayoría de las naciones latinoamericanas.

La historia de América del Sur durante la Segunda Guerra Mundial es importante debido a los importantes cambios económicos, políticos y militares que ocurrieron en gran parte de la región como resultado de la guerra. Con el fin de proteger mejor el Canal de Panamá, combatir la influencia del Eje y optimizar la producción de bienes para el esfuerzo bélico, Estados Unidos a través de Lend-Lease y programas similares expandió enormemente sus intereses en América Latina, lo que resultó en una modernización a gran escala y un importante impulso económico para los países que participaron. [57]

Estratégicamente, Brasil fue de gran importancia debido a que tiene el punto más cercano en las Américas a África, donde los aliados participaron activamente en la lucha contra los alemanes e italianos. Para el Eje, las naciones del Cono Sur de Argentina y Chile fueron donde encontraron la mayor parte de su apoyo sudamericano, y lo utilizaron al máximo interfiriendo en los asuntos internos, realizando espionaje y distribuyendo propaganda. [57] [58] [59]

Brasil fue el único país que envió una fuerza expedicionaria al teatro europeo, sin embargo, varios países tuvieron escaramuzas con submarinos y cruceros alemanes en el Caribe y el Atlántico sur. México envió un escuadrón de combate de 300 voluntarios al Pacífico, el Escuadrón 201 eran conocidos como las Águilas Aztecas (Águilas Aztecas).

La activa participación brasileña en el campo de batalla en Europa se adivinó después de la Conferencia de Casablanca. El presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt a su regreso de Marruecos se reunió con el presidente de Brasil, Getulio Vargas, en Natal, Rio Grande do Norte, este encuentro se conoce como la Conferencia del Río Potenji, y definió la creación de la brasileña Fuerza expedicionaria.

Economía Editar

Según el autor Thomas M. Leonard, la Segunda Guerra Mundial tuvo un gran impacto en las economías latinoamericanas. Tras el ataque japonés del 7 de diciembre de 1941 a Pearl Harbor, la mayor parte de América Latina rompió las relaciones con las potencias del Eje o les declaró la guerra. Como resultado, muchas naciones (incluida toda América Central, República Dominicana, México, Chile, Perú, Argentina y Venezuela) de repente se dieron cuenta de que ahora dependían de Estados Unidos para el comercio. La alta demanda de Estados Unidos de determinados productos y materias primas durante la guerra distorsionó aún más el comercio. Por ejemplo, Estados Unidos quería todo el platino producido en Colombia, toda la plata de Chile y todo el algodón, oro y cobre de Perú. Las partes acordaron precios fijos, a menudo con una prima alta, pero las diversas naciones perdieron su capacidad para negociar y comerciar en el mercado abierto.

Guerra Fría Editar

Las guerras se hicieron menos frecuentes en el siglo XX, con Bolivia-Paraguay y Perú-Ecuador librando las últimas guerras interestatales. A principios del siglo XX, los tres países sudamericanos más ricos participaron en una carrera armamentista naval enormemente cara que fue catalizada por la introducción de un nuevo tipo de buque de guerra, el "acorazado". En un momento, el gobierno argentino estaba gastando una quinta parte de todo su presupuesto anual en solo dos acorazados, un precio que no incluía los costos posteriores en servicio, que para los acorazados brasileños era el sesenta por ciento de la compra inicial. [60] [61]

El continente se convirtió en un campo de batalla de la Guerra Fría a finales del siglo XX. Algunos gobiernos elegidos democráticamente de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay fueron derrocados o desplazados por dictaduras militares en las décadas de 1960 y 1970. Para frenar la oposición, sus gobiernos detuvieron a decenas de miles de presos políticos, muchos de los cuales fueron torturados y / o asesinados en colaboración interestatal. Económicamente, iniciaron una transición hacia políticas económicas neoliberales. Colocaron sus propias acciones dentro de la doctrina de la Guerra Fría de Estados Unidos de "Seguridad Nacional" contra la subversión interna. Durante las décadas de 1980 y 1990, Perú sufrió un conflicto interno. América del Sur, como muchos otros continentes, se convirtió en un campo de batalla para las superpotencias durante la Guerra Fría a fines del siglo XX. En el período de posguerra, la expansión del comunismo se convirtió en el mayor problema político tanto para Estados Unidos como para los gobiernos de la región. El inicio de la Guerra Fría obligó a los gobiernos a elegir entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Regímenes militares y revoluciones de finales del siglo XX Editar

En la década de 1970, los izquierdistas habían adquirido una influencia política significativa que llevó a las autoridades eclesiásticas de derecha y a una gran parte de la clase alta de cada país a apoyar golpes de estado para evitar lo que percibían como una amenaza comunista. Esto fue impulsado aún más por la intervención de Cuba y Estados Unidos que condujo a una polarización política. La mayoría de los países sudamericanos estuvieron en algunos períodos gobernados por dictaduras militares que fueron apoyadas por los Estados Unidos de América.

También alrededor de la década de 1970, los regímenes del Cono Sur colaboraron en la Operación Cóndor matando a muchos disidentes de izquierda, incluidos algunos guerrilleros urbanos. [62] Sin embargo, a principios de la década de 1990, todos los países habían restaurado sus democracias.

Colombia ha tenido un conflicto interno en curso, aunque disminuido, que comenzó en 1964 con la creación de las guerrillas marxistas (FARC-EP) y luego involucró a varios grupos armados ilegales de ideología de izquierda, así como a los ejércitos privados de poderosos narcotraficantes. Muchos de ellos han desaparecido ahora, y solo queda una pequeña parte del ELN, junto con las FARC más fuertes, aunque también muy reducidas. Estos grupos de izquierda sacan de contrabando narcóticos de Colombia para financiar sus operaciones, al mismo tiempo que utilizan secuestros, atentados con bombas, minas terrestres y asesinatos como armas contra ciudadanos electos y no electos.

Los movimientos revolucionarios y las dictaduras militares de derecha se volvieron comunes después de la Segunda Guerra Mundial, pero desde la década de 1980, llegó una ola de democratización por todo el continente, y ahora el gobierno democrático está muy extendido. [63] Sin embargo, las denuncias de corrupción siguen siendo muy comunes y varios países han desarrollado crisis que han obligado a renunciar a sus gobiernos, aunque en la mayoría de las ocasiones ha continuado la sucesión civil regular.

En las décadas de 1960 y 1970, los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay fueron derrocados o desplazados por dictaduras militares alineadas con Estados Unidos. Estos detuvieron a decenas de miles de presos políticos, muchos de los cuales fueron torturados y / o asesinados (en colaboración interestatal, ver Operación Cóndor). Económicamente, iniciaron una transición hacia políticas económicas neoliberales. Colocaron sus propias acciones dentro de la doctrina de "Seguridad Nacional" de la Guerra Fría de Estados Unidos contra la subversión interna. Durante las décadas de 1980 y 1990, Perú sufrió un conflicto interno (ver Movimiento Revolucionario Túpac Amaru y Sendero Luminoso). Los movimientos revolucionarios y las dictaduras militares de derecha han sido comunes, pero a partir de la década de 1980 llegó una ola de democratización por todo el continente, y ahora el gobierno democrático está muy extendido. Las denuncias de corrupción siguen siendo comunes y varias naciones han vivido crisis que han obligado a renunciar a sus presidentes, aunque ha continuado la sucesión civil normal. El endeudamiento internacional se convirtió en un problema recurrente, con ejemplos como la crisis de la deuda de los 80, la crisis del peso mexicano de mediados de los 90 y el default de Argentina en 2001.

Consenso de Washington Editar

El conjunto de prescripciones de política económica específicas que se consideraron el paquete de reforma "estándar" fue promovido para los países en desarrollo asolados por la crisis por instituciones con sede en Washington, DC, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos durante los años 80 y 90.

Un giro a la izquierda Editar

Según la BBC, "un elemento común de la 'marea rosa' es una clara ruptura con lo que se conocía a principios de la década de 1990 como el 'consenso de Washington', la mezcla de mercados abiertos y privatización impulsada por Estados Unidos". [64] Según Cristina Fernández de Kirchner, una presidenta de la marea rosa, Hugo Chávez de Venezuela (inaugurado en 1999), Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil (inaugurado en 2003) y Evo Morales de Bolivia (inaugurado en 2006) fueron "los tres mosqueteros "de la izquierda en América del Sur. [65] En 2005, la BBC informó que de 350 millones de personas en América del Sur, tres de cada cuatro de ellos vivían en países gobernados por "presidentes de izquierda" elegidos durante los seis años anteriores. [64]

A pesar de la presencia de varios gobiernos latinoamericanos que profesan abrazar una ideología de izquierda, es difícil categorizar a los estados latinoamericanos "de acuerdo con las tendencias políticas dominantes, como un mapa postelectoral rojo-azul de los Estados Unidos". [66] Según el Institute for Policy Studies, un grupo de expertos liberal sin fines de lucro con sede en Washington, DC: "un análisis más profundo de las elecciones en Ecuador, Venezuela, Nicaragua y México indica que la interpretación de la" marea rosa ", que una tendencia diluida hacia la izquierda está barriendo el continente; puede ser insuficiente para comprender la complejidad de lo que realmente está sucediendo en cada país y en la región en su conjunto ". [66]

Si bien este cambio político es difícil de cuantificar, sus efectos se notan ampliamente. Según el Institute for Policy Studies, las reuniones de 2006 de la Cumbre Sudamericana de Naciones y el Foro Social para la Integración de los Pueblos demostraron que ciertas discusiones que "solían tener lugar al margen del discurso dominante del neoliberalismo, ahora trasladado al centro del debate público ". [66]

Marea rosa Editar

El término 'marea rosa' (español: marea rosa, Portugués: onda rosa) o 'girar a la izquierda' (Sp .: vuelta hacia la izquierda, Pt .: Guinada à Esquerda) son frases utilizadas en el análisis político contemporáneo del siglo XXI en los medios de comunicación y en otros lugares para describir la percepción de que la ideología de izquierda en general, y la política de izquierda en particular, se estaban volviendo cada vez más influyentes en América Latina. [64] [67] [68]

Desde la década de 2000 o 1990 en algunos países, los partidos políticos de izquierda han subido al poder. Hugo Chávez en Venezuela, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, Fernando Lugo en Paraguay, Néstor y Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, Tabaré Vázquez y José Mujica en Uruguay, los gobiernos de Lagos y Bachelet en Chile, Evo Morales en Bolivia , y Rafael Correa de Ecuador son todos parte de esta ola de políticos de izquierda que también a menudo se declaran socialistas, latinoamericanistas o antiimperialistas.

  • 1998: Hugo Chávez, Venezuela [69]
  • 1999: Ricardo Lagos, Chile [70] [71]
  • 2002: Luís Inácio Lula da Silva, Brasil [72] [73] [74] [75]
  • 2002: Lucio Gutiérrez, Ecuador [76] [77]
  • 2003: Néstor Kirchner, Argentina [78] [79] [80]
  • 2004: Tabaré Vázquez, Uruguay [81] [82] [83]
  • 2005: Evo Morales, Bolivia [84] [a] [93]
  • 2006: Michelle Bachelet, Chile [94] [95]
  • 2006: Rafael Correa, Ecuador [96] [97] [98] [99]
  • 2007: Cristina Fernández de Kirchner, Argentina [100] [101] [nota 1] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111]
  • 2008: Fernando Lugo, Paraguay [112] [113]
  • 2009: José Mujica, Uruguay [114] [115] [116] [117]
  • 2010: Dilma Rousseff, Brasil [118] [119] [120]
  • 2011: Ollanta Humala, Perú [121] [122] [123] [124] [125]
  • 2013: Nicolás Maduro, Venezuela [126] [127] [128] [129]
  • 2017: Lenín Moreno, Ecuador [130]
  • 2019: Alberto Fernández, Argentina
  • 2020: Luis Arce, Bolivia

Política Editar

Durante la primera década del siglo XXI, los gobiernos de América del Sur se mueven hacia la izquierda política, siendo elegidos líderes de izquierda en Chile, Uruguay, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Perú y Venezuela. La mayoría de los países sudamericanos están haciendo un uso cada vez mayor de políticas proteccionistas, socavando una mayor integración global pero ayudando al desarrollo local.


La guerra del Creek

En el sur, la Guerra de 1812 se desangró en la Guerra de Mvskoke Creek de 1813-1814, también conocida como la Guerra del Palo Rojo. Un conflicto intertribal entre las facciones de los indios creek, la guerra también involucró a las milicias estadounidenses, junto con los británicos y españoles, que respaldaron a los indios para ayudar a evitar que los estadounidenses invadan sus intereses. Las primeras victorias de Creek inspiraron al general Andrew Jackson a tomar represalias con 2.500 hombres, en su mayoría milicia de Tennessee, a principios de noviembre de 1814. Para vengar la masacre liderada por Creek en Fort Mims, Jackson y sus hombres asesinaron 186 creeks en Tallushatchee. & # x201C ¡Les disparamos como perros! & # x201D dijo Davy Crockett.

Desesperadas, las mujeres de Mvskoke Creek mataron a sus hijos para no ver a los soldados matarlos. Cuando una mujer comenzó a matar a su bebé, el famoso luchador indio, Andrew Jackson, arrebató al niño de la madre. Más tarde, entregó el bebé indio a su esposa Rachel, para que ambos lo criaran como si fueran suyos.

Jackson ganó la Guerra del Palo Rojo en una batalla decisiva en Horseshoe Bend. El tratado posterior requirió que Creek cedara más de 21 millones de acres de tierra a los Estados Unidos.

Una pintura que representa el Sendero de las lágrimas, cuando los nativos americanos fueron obligados por ley a abandonar sus países de origen y trasladarse a un territorio designado en el oeste. (Crédito: Al Moldvay / The Denver Post a través de Getty Images)


Migración de humanos a las Américas (c. 14.000 a. C.)

Mapa de las Américas. El puente de tierra de Bering entre Asia y América del Norte en 18.000 a. C. se muestra en verde oscuro. El mapa también muestra la extensión de civilizaciones antiguas en Centroamérica o Mesoamérica (Ellis y Esler, 2014).

¿Cómo se relaciona esto con el clima?

  • Durante la última edad de hielo, que alcanzó su punto máximo alrededor del 19.000 a. C. y terminó alrededor del 8700 a. C., los niveles globales del mar eran hasta 100 metros más bajos que en la actualidad porque las temperaturas más frías provocaron que grandes cantidades de agua se congelaran en los glaciares.
  • El Puente Terrestre de Bering existió durante esta época de bajos niveles del mar. Cuando los glaciares se derritieron y el nivel del mar subió a su posición actual, el puente terrestre se inundó y formó el estrecho de Bering que ahora separa Asia de América del Norte. Vea a continuación un mapa interactivo del Puente Terrestre de Bering y el Estrecho de Bering a lo largo del tiempo.

Mapa del Estrecho de Bering y el Puente Terrestre de Bering a lo largo del tiempo (años Cal BP: "años calibrados antes del presente" o "años calendario antes del presente") (de Wood, 2020).

Exploración adicional

  • La nueva evidencia encontrada en la cueva de Chiquihuite, México, que incluye herramientas hechas de un tipo de piedra caliza que no se origina en la cueva en sí, sugiere que los humanos llegaron por primera vez a América del Norte posiblemente ya en el 28.000 a. C. En ese momento, las capas de hielo que cubrían América del Norte durante la última edad de hielo todavía eran extensas, lo que habría dificultado mucho los viajes entre continentes y sugiere que la costa del Pacífico era la ruta de viaje más probable. Esta idea se conoce como la hipótesis de la ruta costera del Pacífico.
    • Esta nueva investigación indica que, aunque la gente probablemente llegó a América del Norte a más tardar entre el 24.500 y el 17.000 a.C., la ocupación no se generalizó hasta el final de la última glaciación, alrededor del 12.700 al 10.900 a.C.
    • Esta nueva evidencia disipa el primer modelo de Clovis, llamado así por la evidencia de ocupación humana en Clovis, Nuevo México. Este modelo sugiere que las primeras personas en llegar a América del Norte viajaron a través del Puente Terrestre de Bering y luego a América del Norte a lo largo de un corredor transcontinental sin hielo alrededor de 14.000 a 8.000 a. C. (mapa a continuación). Es probable que para entonces América del Norte ya estuviera ocupada por personas que emigraron por la ruta de la costa del Pacífico.
    • Según la hipótesis de la ruta costera del Pacífico, la gente viajaba hacia el sur a lo largo de la "carretera de las algas" de la costa occidental de las Américas porque estaba principalmente libre de hielo y, por lo tanto, era más fácil de atravesar que las áreas interiores cubiertas de hielo (mapa siguiente). Las aguas costeras tenían especies comunes de algas gigantes como Durvillaea antártida y Macrocystis pyrifera, que sustentaba ecosistemas ricos que proporcionaban alimento, como lubina, bacalao, pez de roca, erizos de mar, abulones y mejillones para las personas que migraban. Al final de la última edad de hielo, los glaciares se derritieron y el nivel del mar subió, inundando la "autopista de las algas".

    Mapa de América del Norte durante el Último Máximo Glacial, que muestra tanto la ruta costera sugerida por la Hipótesis de la Ruta Costera del Pacífico como la ruta del corredor sin hielo sugerida por el primer modelo de Clovis. La cueva de Chiquihuite está marcada en rojo (de Gandy, 2020, National Geographic Magazine).

    • Después de las migraciones iniciales a América del Norte, la gente comenzó a moverse hacia el sur, siguiendo la costa del Pacífico desde Alaska hasta Chile. Aquellos que llegaron al norte y centro de Sudamérica se limitaron a pequeñas comunidades porque el clima frío y severo de la edad de hielo impidió que las poblaciones se expandieran. Siguió un breve período de aumento de las temperaturas y retroceso de los glaciares, lo que permitió a las personas emigrar más al sur y establecer nuevos asentamientos en la Patagonia, como en Monte Verde (mapa a continuación). Luego, alrededor de 12.500 a. C., en lo que se conoce como la Reversión del Clima Antártico, las temperaturas cayeron hasta 6 ℃ por debajo de las actuales y se mantuvieron bajas durante 2 milenios. Cuando las temperaturas volvieron a subir, más glaciares se derritieron, inundando el Estrecho de Magallanes y cortando los asentamientos más australes de tierra del Fuego fuera del continente (mapa a continuación), lo que lleva a una división cultural entre los habitantes del continente y de la costa.

    Mapa del sur de América del Sur. La región de la Patagonia se muestra en marrón oscuro. Monte Verde, ubicado en la costa occidental, está marcado con un punto rojo. El Estrecho de Magallanes, marcado en azul, y Tierra del Fuego se encuentran en el extremo sur del continente (de Salbuchi, 2010).


    Este curso de historia de la escuela primaria y secundaria superior utiliza texto, imágenes, trabajo con mapas, actividades de investigación y más para ayudar a los estudiantes a explorar las vidas de los aztecas, mayas y los primeros indios americanos.

    Suministros necesarios

    Lecciones correspondientes en SchoolhouseTeachers.com acceso a Internet, computadora e impresora Carpeta de 3 anillos para tomar notas e investigar

    Vaya a Class Lessons y descargue el plan de lección y el archivo de lección. Comience con la tarea del Día 1. Siga las instrucciones todos los días en el plan de la lección y márquelas cuando las complete.


    Por supuesto, la costa oeste significa Washington Oregon y California [algunos pueden incluir Hawai y Alaska, ya que ambos estados son los estados más occidentales de los EE. UU.]. Wyoming, Colorado y Montana son lo más occidentales posible, el oeste comienza en Texas, pero es simplemente un tipo diferente de oeste, más como un oeste del sur.

    Mesopotamia, el área entre los ríos Tigris y Éufrates (en el actual Irak), a menudo se conoce como la cuna de la civilización porque es el primer lugar donde crecieron complejos centros urbanos.


    Una nueva historia de los primeros pueblos de las Américas

    El milagro de la genética moderna ha revolucionado la historia que cuentan los antropólogos sobre cómo los humanos se extendieron por la Tierra.

    Los europeos que llegaron al Nuevo Mundo se encontraron con personas desde el norte helado hasta el sur helado. Todos tenían culturas ricas y maduras y lenguas establecidas. Los Skraeling eran probablemente un pueblo al que ahora llamamos Thule, que fueron los antepasados ​​de los Inuit en Groenlandia y Canadá y los Iñupiat en Alaska. Los taínos eran un pueblo esparcido por múltiples jefaturas en el Caribe y Florida. Basados ​​en similitudes culturales y lingüísticas, pensamos que probablemente se habían separado de poblaciones anteriores de tierras sudamericanas, ahora Guyana y Trinidad. Los españoles no trajeron mujeres con ellos en 1492 y violaron a las mujeres taínas, lo que resultó en la primera generación de “mestizos”, personas de ascendencia mixta.

    Inmediatamente después de su llegada, los alelos europeos comenzaron a fluir, mezclados con la población indígena, y ese proceso ha continuado desde entonces: el ADN europeo se encuentra hoy en día en todas las Américas, sin importar cuán remota o aislada pueda parecer una tribu. Pero antes de Colón, estos continentes ya estaban poblados. Los indígenas no siempre habían estado allí, ni se habían originado allí, como afirman algunas de sus tradiciones, pero habían ocupado estas tierras estadounidenses durante al menos 20.000 años.

    Este artículo está adaptado del nuevo libro de Rutherford.

    Es solo debido a la presencia de europeos desde el siglo XV en adelante que incluso tenemos términos como Indios o Nativos americanos. Cómo surgieron estas personas es un tema complejo y tenso, pero comienza en el norte. Alaska está separada de la tierra rusa por el estrecho de Bering. Hay islas que marcan esas aguas heladas, y en un día despejado, los ciudadanos estadounidenses de Little Diomede pueden ver a los rusos en Big Diomede, a poco más de dos millas y una línea internacional de cambio de fecha. Entre diciembre y junio, el agua entre ellos se congela.

    Desde hace 30.000 años hasta alrededor del 11.000 a.C., la tierra estuvo sujeta a una ola de frío que absorbió el mar en forma de glaciares y capas de hielo que se extendían desde los polos. Este período se conoce como el Último Máximo Glacial, cuando el alcance de la Edad de Hielo más reciente estaba en su punto máximo. Al perforar núcleos de lodo del lecho marino, podemos reconstruir una historia de la tierra y los mares, en particular midiendo las concentraciones de oxígeno y buscando polen, que se habría depositado en el suelo seco de la flora que crecía allí. Por tanto, pensamos que el nivel del mar estaba entre 60 y 120 metros más bajo que en la actualidad. Así que fue tierra firme desde Alaska hasta Rusia, y todo el camino hacia el sur hasta las Aleutianas, una cadena creciente de islas volcánicas que salpican el Pacífico norte.

    La teoría predominante sobre cómo llegó la gente de América a esas tierras es a través de ese puente. Nos referimos a él como un puente terrestre, aunque dada su duración y tamaño, era simplemente tierra continua, miles de millas de norte a sur, es solo un puente si lo vemos en comparación con los estrechos de hoy. La zona se llama Beringia, y las primeras personas que la cruzaron fueron los beringianos. Eran tierras duras, escasas con arbustos y hierbas al sur, había bosques boreales y donde la tierra se encontraba con el mar, bosques de algas marinas y focas.

    Aunque estos todavía eran terrenos difíciles, según los hallazgos arqueológicos, los habitantes de Beringia occidentales vivían cerca del río Yana en Siberia hacia el 30.000 a. C. Ha habido mucho debate a lo largo de los años sobre cuándo exactamente la gente llegó al lado oriental y, por lo tanto, en qué momento después de que subieron los mares se aislaron como los pueblos fundadores de las Américas. Las preguntas que quedan, y hay muchas, se refieren a si llegaron todas a la vez o en forma de gotas y monótonas. Los sitios en el Yukón que se extienden a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y Alaska con Canadá nos dan pistas, como las Cuevas Bluefish, a 33 millas al suroeste de la aldea de Old Crow.

    El último análisis de datación por radio de los restos de vidas en las Cuevas Bluefish indica que la gente estuvo allí hace 24.000 años. Estos pueblos fundadores se extendieron durante 12.000 años a todos los rincones de los continentes y formaron el grupo del que se extraerían todos los estadounidenses hasta 1492. Me centraré en América del Norte aquí, y lo que sabemos hasta ahora, lo que podemos saber a través de la genética y por qué no sabemos más.

    Hasta Colón, las Américas estaban pobladas por focos de grupos tribales distribuidos por los continentes norte y sur. Hay docenas de culturas individuales que han sido identificadas por edad, ubicación y tecnologías específicas, y a través de nuevas formas de conocer el pasado, incluidas la genética y la lingüística. Los académicos han planteado la hipótesis de varios patrones de migración de Beringia a las Américas. Con el tiempo, se ha sugerido que hubo múltiples olas, o que ciertas personas con tecnologías particulares se extendieron desde el norte hasta el sur.

    Ambas ideas han caído ahora en desgracia. La teoría de ondas múltiples ha fracasado como modelo porque las similitudes lingüísticas utilizadas para mostrar patrones de migración simplemente no son tan convincentes. Y la segunda teoría falla debido a la sincronización. Las culturas a menudo son nombradas y conocidas por la tecnología que dejaron atrás. En Nuevo México hay una pequeña ciudad llamada Clovis, con 37.000 habitantes. En la década de 1930, se encontraron puntas de proyectiles que se asemejan a puntas de lanza y otra parafernalia de caza en un sitio arqueológico cercano, que data de hace unos 13.000 años. Estos estaban tallados en ambos lados, bifaces con puntas estriadas. Se pensaba que fueron los inventores de estas herramientas quienes fueron las primeras personas en extenderse por los continentes. Pero hay evidencia de humanos que vivieron en el sur de Chile hace 12.500 años sin la tecnología Clovis. Estas personas están demasiado lejos para mostrar un vínculo directo entre ellos y los Clovis de tal manera que indique que los Clovis son los aborígenes de América del Sur.

    Hoy en día, la teoría emergente es que la gente de las Cuevas Bluefish hace unos 24.000 años fueron los fundadores, y que representan una cultura que estuvo aislada durante miles de años en el frío norte, incubando una población que eventualmente sembraría en cualquier otro lugar. . Esta idea se ha conocido como Standstill beringiano. Esos fundadores se habían separado de las poblaciones conocidas en el Asia siberiana hace unos 40.000 años, se encontraron con Beringia y se quedaron hasta hace unos 16.000 años.

    El análisis de los genomas de los pueblos indígenas muestra 15 tipos mitocondriales fundadores que no se encuentran en Asia. Esto sugiere una época en la que se produjo la diversificación genética, una incubación que duró quizás 10.000 años. Nuevas variantes genéticas se extendieron por las tierras estadounidenses, pero no de regreso a Asia, ya que las aguas las habían cortado. Hoy en día, vemos niveles más bajos de diversidad genética en los nativos americanos modernos, derivados solo de los 15 originales, que en el resto del mundo. Una vez más, esto apoya la idea de una sola población pequeña que siembra los continentes y, a diferencia de Europa o Asia, estas personas quedarán aisladas, con poca mezcla de nuevas poblaciones durante miles de años, al menos hasta Colón.

    En Montana, a unas 20 millas de la autopista 90, se encuentra la minúscula conurbación de Wilsall, con una población de 178 en 2010. Aunque se han recuperado pilas de cultura material en la tradición de Clovis en toda América del Norte, solo una persona de esta época y cultura se ha elevado de su tumba. Adquirió el nombre de Anzick-1 y fue enterrado en un refugio de rocas en lo que se convertiría, unos 12.600 años después, en Wilsall. Era un niño pequeño, probablemente menos de dos años, a juzgar por las suturas no fusionadas en su cráneo. Fue sepultado rodeado de al menos 100 herramientas de piedra y 15 de marfil. Algunos de estos estaban cubiertos de ocre rojo, y juntos sugieren que Anzick era un niño muy especial que había sido enterrado ceremonialmente en esplendor. Ahora es especial porque tenemos su genoma completo.

    Y está la lamentable saga de Kennewick Man. Mientras asistía a una carrera de hidroaviones en 1996, dos lugareños de Kennewick, Washington, descubrieron un cráneo de cara ancha que se abría paso poco a poco fuera de la orilla del río Columbia. A lo largo de las semanas y los años, más de 350 fragmentos de huesos y dientes fueron extraídos de esta tumba de 8.500 años, todos pertenecientes a un hombre de mediana edad, tal vez de unos 40 años, enterrado deliberadamente, con algunos signos de lesiones que habían sufrido. sanó a lo largo de su vida: una costilla rota, una incisión de una lanza, una pequeña fractura de depresión en la frente. Hubo disputas académicas sobre su morfología facial, algunos dijeron que era más similar a los cráneos japoneses, algunos argumentaron a favor de un vínculo con los polinesios y algunos afirmaron que debió ser europeo.

    Con todos los vaivenes sobre su morfología, el ADN debería ser una rica fuente de datos concluyentes para este hombre. Pero las controversias políticas sobre su cuerpo han obstaculizado gravemente su valor para la ciencia durante 20 años. Para los nativos americanos, se hizo conocido como el Anciano, y cinco clanes, en particular las Tribus Confederadas de la Reserva Colville, querían que lo volvieran a enterrar ceremonialmente bajo las pautas determinadas por la Ley de Protección y Repatriación de Tumbas de los Nativos Americanos (NAGPRA), que otorga custodia derechos sobre los artefactos y cuerpos de los nativos americanos que se encuentran en sus tierras. Los científicos demandaron al gobierno para evitar su entierro, algunos afirmaron que sus huesos sugerían que era europeo y, por lo tanto, no estaba relacionado con los nativos americanos.

    Para agregar una cereza absurda a este pastel ya de por sí desagradable, un grupo pagano californiano llamado Asatru Folk Assembly hizo una oferta por el cuerpo, alegando que Kennewick Man podría tener una identidad tribal nórdica, y si la ciencia pudiera establecer que el cuerpo era europeo. , entonces debería recibir una ceremonia en honor a Odin, gobernante del mítico Asgard, aunque no está claro qué implica ese ritual.

    Su nuevo entierro se bloqueó con éxito en 2002, cuando un juez dictaminó que sus huesos faciales sugerían que era europeo y, por lo tanto, no se podían invocar las pautas de NAGPRA. El tema fue golpeado de un lado a otro durante años, de una manera en la que nadie salió luciendo bien. Diecinueve años después de que se encontrara este importante cuerpo, finalmente se publicó el análisis del genoma.

    Si hubiera sido europeo (o japonés o polinesio), habría sido el hallazgo más revolucionario en la historia de la antropología estadounidense, y todos los libros de texto sobre migración humana se habrían reescrito. Pero, por supuesto, no lo estaba. Se utilizó un fragmento de material para secuenciar su ADN, y mostró que, he aquí, el Hombre Kennewick, el Anciano, estaba estrechamente relacionado con el bebé Anzick. Y en cuanto a los vivos, estaba más estrechamente relacionado con los nativos americanos que con cualquier otra persona en la Tierra, y dentro de ese grupo, estaba más estrechamente relacionado con las tribus de Colville.

    Anzick es una prueba firme y definitiva de que América del Norte y del Sur fueron pobladas por la misma gente. El genoma mitocondrial de Anzick es muy similar al de las personas de América Central y del Sur en la actualidad. Los genes del Primigenio se parecen mucho a los de las tribus del área de Seattle en la actualidad. Estas similitudes no indican que fueran miembros de esas tribus o personas, ni que sus genes no se hayan extendido por todo el continente americano, como cabría esperar en escalas de tiempo de miles de años. Lo que muestran es que la dinámica de la población, cómo los pueblos indígenas antiguos se relacionan con los nativos americanos contemporáneos, es compleja y varía de una región a otra. Ninguna gente es completamente estática y los genes lo son menos.

    En diciembre de 2016, en uno de sus últimos actos en el cargo, el presidente Barack Obama firmó una legislación que permitió que Kennewick Man fuera enterrado nuevamente como nativo americano. Anzick fue encontrado en terrenos privados, por lo que no está sujeto a las reglas de NAGPRA, pero de todos modos fue enterrado de nuevo en 2014 en una ceremonia en la que participaron algunas tribus diferentes. A veces olvidamos que, aunque los datos deben ser puros y sencillos, la ciencia la hacen personas, que nunca lo son.

    Anzick y Kennewick Man representan muestras estrechas, una visión tentadora del panorama general. Y la política y la historia obstaculizan el progreso. El legado de 500 años de ocupación ha fomentado una profunda dificultad para comprender cómo se poblaron las Américas por primera vez. Dos de las decanas de este campo, Connie Mulligan y Emőke Szathmáry, sugieren que existe una larga tradición cultural que se filtra a través de nuestros intentos de deconstruir el pasado.

    A los europeos se les enseña una historia de migración desde el nacimiento, de griegos y romanos que se extienden por Europa, conquistan tierras y se interponen lejos. La tradición judeocristiana coloca a la gente dentro y fuera de África y Asia, y las rutas de la seda conectan a los europeos con Oriente y viceversa. Muchos países europeos han sido naciones marinas, explorando y, a veces, construyendo imperios beligerantes para el comercio o para imponer una superioridad percibida sobre otras personas. Aunque tenemos identidades nacionales, orgullo y tradiciones que vienen con ese sentido de pertenencia, la cultura europea está imbuida de migración.

    Para los nativos americanos, esta no es su cultura. No todos creen que siempre han estado en sus tierras, ni que son un pueblo estático. Pero en su mayor parte, la narrativa de la migración no amenaza la identidad europea de la misma manera que podría hacerlo para la gente que llamamos indios. La noción científicamente válida de la migración de personas de Asia a las Américas puede desafiar las historias de creación nativa. También puede tener el efecto de combinar los primeros inmigrantes modernos del siglo XV en adelante con los de 24.000 años antes, con el efecto de socavar los reclamos indígenas de tierras y soberanía.

    En lo profundo de los lagos del Gran Cañón se encuentran los Havasupai. Su nombre significa "gente de las aguas azul verdosas" y llevan allí al menos 800 años. Son una pequeña tribu, alrededor de 650 miembros en la actualidad, y usan escaleras, caballos y, a veces, helicópteros para entrar y salir, o mejor dicho, subir y bajar del cañón. La tribu está plagada de diabetes tipo 2, y en 1990, la gente de Havasupai acordó proporcionar a los científicos de la Universidad Estatal de Arizona ADN de 151 individuos con el entendimiento de que buscarían respuestas genéticas al acertijo de por qué la diabetes era tan común. Se obtuvo el consentimiento por escrito y se tomaron muestras de sangre.

    No se encontró un vínculo genético obvio con la diabetes, pero los investigadores continuaron usando su ADN para evaluar la esquizofrenia y los patrones de endogamia. Los datos también se transmitieron a otros científicos interesados ​​en la migración y la historia de los nativos americanos. El Havasupai solo se enteró de esto años después y finalmente demandó a la universidad. En 2010, recibieron $ 700,000 en compensación.

    Therese Markow fue una de las científicas involucradas e insiste en que el consentimiento estaba en los documentos que firmaron y que los formularios eran necesariamente simples, ya que muchos havasupai no tienen el inglés como primer idioma y muchos no se graduaron de la escuela secundaria. Pero muchos en la tribu pensaron que solo se les preguntaba sobre su diabetes endémica. Una muestra de sangre contiene el genoma completo de un individuo y, con él, una gran cantidad de datos sobre ese individuo, su familia y su evolución.

    Esta no es la primera vez que sucede. En la década de 1980, antes de los días de la genómica fácil y barata, se tomaron muestras de sangre con consentimiento para analizar los niveles inusualmente altos de enfermedad reumática en la gente Nuu-chah-nulth del noroeste del Pacífico de Canadá. El proyecto, dirigido por el fallecido Ryk Ward, entonces en la Universidad de Columbia Británica, no encontró ningún vínculo genético en sus muestras y el proyecto fracasó. Sin embargo, en la década de los noventa, Ward se había trasladado a la Universidad de Utah y luego a Oxford en el Reino Unido, y las muestras de sangre se habían utilizado en estudios antropológicos y sobre el VIH / SIDA en todo el mundo, que se convirtieron en becas, trabajos académicos y un documental de PBS-BBC producido conjuntamente.

    El uso de las muestras para la migración histórica indicó que los orígenes de los Havasupai eran de ancestros antiguos en Siberia, lo que está de acuerdo con nuestra comprensión de la historia humana por todos los métodos científicos y arqueológicos. Pero está en oposición a la creencia religiosa de Havasupai que fueron creados in situ en el Gran Cañón. Aunque no es científico, está perfectamente dentro de sus derechos excluir investigaciones que contradigan sus historias, y esos derechos parecen haber sido violados. El vicepresidente de Havasupai, Edmond Tilousi, dijo Los New York Times en 2010 que “viniendo del cañón. es la base de nuestros derechos soberanos ".

    La soberanía y la pertenencia a una tribu es algo complejo y difícil de conseguir. Incluye un concepto llamado "cuanto de sangre", que es efectivamente la proporción de los antepasados ​​que ya son miembros de una tribu. Es una invención de los estadounidenses de origen europeo en el siglo XIX, y aunque la mayoría de las tribus tenían sus propios criterios para la pertenencia a una tribu, la mayoría finalmente adoptó Blood Quantum como parte de la calificación para el estatus tribal.

    El ADN no es parte de esa mezcla. Con nuestro conocimiento actual de la genómica de los nativos americanos, no hay posibilidad de que el ADN sea una herramienta útil para atribuir el estatus tribal a las personas. Además, dada nuestra comprensión de la ascendencia y los árboles genealógicos, tengo profundas dudas de que el ADN pueda usarse alguna vez para determinar la pertenencia a una tribu. Si bien el ADNmt (que se transmite de madres a hijos) y el cromosoma Y (que se transmite de padres a hijos) han demostrado ser profundamente útiles para determinar la trayectoria ancestral profunda de los primeros pueblos de las Américas hasta el presente, estos dos cromosomas representan una pequeña proporción de la cantidad total de ADN que porta un individuo. El resto, los autosomas, proviene de todos los antepasados.

    Algunas empresas de genealogía genética le venderán kits que pretenden concederle la pertenencia a pueblos históricos, aunque sean versiones mal definidas y muy románticas de los antiguos europeos. Este tipo de astrología genética, aunque poco científica y desagradable para mi paladar, en realidad es solo una fantasía sin sentido, su daño real es que socava la alfabetización científica en el público en general.

    Durante siglos, las personas han sido demasiado móviles para permanecer aisladas genéticamente durante un período de tiempo significativo. Se sabe que las tribus se mezclaron antes y después del colonialismo, lo que debería ser suficiente para indicar que, en el mejor de los casos, se imagina alguna noción de pureza tribal. De los marcadores genéticos que se ha demostrado que existen en tribus individuales hasta ahora, ninguno es exclusivo. Algunas tribus han comenzado a utilizar el ADN como prueba para verificar a la familia inmediata, como en los casos de paternidad, y esto puede ser útil como parte de la calificación para el estatus tribal. Pero por sí sola, una prueba de ADN no puede ubicar a alguien en una tribu específica.

    Eso no ha detenido la aparición de algunas empresas en los Estados Unidos que venden kits que afirman usar ADN para atribuir membresía tribal. Accu-Metrics es una de esas empresas. En su página web, afirma que hay "562 tribus reconocidas en los Estados Unidos, más al menos otras 50 en Canadá, divididas en Primera Nación, Inuit y Metis". Por 125 dólares, la empresa afirma que "puede determinar si pertenece a uno de estos grupos.”

    La idea de que el estatus tribal está codificado en el ADN es a la vez simplista y errónea. Muchos miembros de las tribus tienen padres no nativos y aún conservan la sensación de estar vinculados a la tribu y la tierra que consideran sagrada. En Massachusetts, los miembros de la tribu Seaconke Wampanoag identificaron la herencia europea y africana en su ADN, debido a cientos de años de mestizaje con colonos del Nuevo Mundo. Intentar combinar el estatus tribal con el ADN niega la afinidad cultural que la gente tiene con sus tribus. Sugiere un tipo de pureza que la genética no puede soportar, un tipo de esencialismo que se asemeja al racismo científico.

    La creencia engañosa de que el ADN puede otorgar identidad tribal, tal como lo venden empresas como Accu-Metrics, solo puede fomentar una mayor animosidad y sospecha hacia los científicos. Si una identidad tribal pudiera mostrarse mediante el ADN (lo cual no es posible), entonces quizás los derechos de reparación otorgados a las tribus en los últimos años podrían no ser válidos en los territorios a los que fueron trasladados durante el siglo XIX. Muchas tribus son naciones soberanas efectivas y, por lo tanto, no están necesariamente obligadas por las leyes del estado en el que viven.

    Cuando se combina con casos como el de Havasupai y siglos de racismo, la relación entre los nativos americanos y los genetistas no es saludable. Después de que se resolvieron las batallas legales por los restos de Kennewick Man, y se aceptó que no era de ascendencia europea, se invitó a las tribus a participar en los estudios posteriores. De cinco, solo las tribus Colville lo hicieron. Su representante, James Boyd, dijo Los New York Times en 2015, “Dudábamos. La ciencia no ha sido buena para nosotros ".

    Los datos son supremas en genética y los datos son lo que anhelamos. Pero nosotros son los datos, y las personas no están allí para el beneficio de otros, independientemente de cuán nobles sean los objetivos científicos de uno. Para profundizar nuestra comprensión de cómo llegamos a ser y quiénes somos, los científicos deben hacerlo mejor e invitar a las personas cuyos genes proporcionan respuestas no solo a ofrecer voluntariamente sus datos, sino a participar, a ser dueños de sus historias individuales y a ser parte de eso. viaje de descubrimiento.

    Esto está empezando a cambiar. Está surgiendo un nuevo modelo de compromiso con los primeros pueblos de las Américas, aunque a un ritmo glacial. La reunión de la Sociedad Estadounidense de Genética Humana es la reunión anual de quién es quién en genética, y ha sido durante muchos años, donde se discuten todas las ideas más nuevas y más importantes en el estudio de la biología humana. En octubre de 2016 se reunieron en Vancouver y fue organizado por Squamish Nation, un pueblo de las Primeras Naciones con sede en la Colombia Británica. Saludaron a los delegados con una canción y pasaron el bastón parlante al presidente para que comenzaran los procedimientos.

    La relación entre la ciencia y los pueblos indígenas se ha caracterizado por una variedad de comportamientos que van desde la explotación abierta hasta la insensibilidad casual al simbolismo y la palabrería. Quizás este tiempo esté llegando a su fin y podríamos fomentar una relación basada en la confianza, el compromiso genuino y el respeto mutuo, de modo que podamos trabajar juntos y desarrollar la capacidad de las tribus para liderar sus propias investigaciones sobre la historia de estas naciones.

    Aunque los términos Nativo americano y indio son relativos, Estados Unidos es una nación de inmigrantes y descendientes de esclavos que han desbordado a la población indígena. Menos del 2 por ciento de la población actual se define a sí misma como nativa americana, lo que significa que el 98 por ciento de los estadounidenses son incapaces de rastrear sus raíces, genéticas o de otro tipo, más allá de los 500 años en suelo estadounidense. Sin embargo, eso es mucho tiempo para que las poblaciones vengan y se reproduzcan, se mezclen y establezcan patrones de ascendencia que puedan iluminarse con ADN vivo como nuestro texto histórico.

    A principios de 2017, se reveló una imagen genética completa de las personas de la América del Norte poscolonial, extraída de los datos enviados por los clientes que pagan a la empresa de genealogía AncestryDNA. Los genomas de más de 770.000 personas nacidas en los Estados Unidos se filtraron en busca de marcadores de ascendencia y revelaron una imagen de mezcolanza, como cabría esperar de un país de inmigrantes.

    No obstante, se observan agrupaciones genéticas de países europeos específicos. Los clientes que pagan suministran saliva que alberga sus genomas, junto con los datos genealógicos que tienen. Al alinearlos con el mayor cuidado posible, se puede convocar un mapa de la América posterior a Colón con grupos de ascendencia común, como el finlandés y el sueco en el Medio Oeste, y los acadianos (canadienses francófonos de la costa atlántica) agrupados en Luisiana. , cerca de Nueva Orleans, donde la palabra acadiense ha mutado a cajún. Aquí, la genética recapitula la historia, ya que sabemos que los acadianos fueron expulsados ​​por la fuerza por los británicos en el siglo XVIII, y muchos finalmente se establecieron en Luisiana, entonces bajo control español.

    Al tratar de hacer algo similar con los afroamericanos, inmediatamente tropezamos. La mayoría de la gente negra en los Estados Unidos no puede rastrear su genealogía con mucha precisión debido al legado de la esclavitud. Sus antepasados ​​fueron capturados en África Occidental, dejando poco o ningún registro de dónde nacieron. En 2014, la empresa de genealogía genética 23andMe publicó su versión de la estructura poblacional de Estados Unidos. En ese retrato vemos un patrón similar de mezcla europea y algunas ideas sobre la historia de los Estados Unidos poscoloniales.

    La Proclamación de Emancipación, un mandato federal para cambiar el estatus legal de esclavos a libres, fue emitida por el presidente Lincoln en 1863, aunque los efectos no fueron necesariamente inmediatos. En los datos genómicos, hay una mezcla entre el ADN europeo y el africano que comienza en serio hace unas seis generaciones, aproximadamente a mediados del siglo XIX. Dentro de estas muestras, vemos más ADN europeo masculino y femenino africano, medido por el cromosoma Y y el ADN mitocondrial, lo que sugiere que los hombres europeos tuvieron relaciones sexuales con esclavas. La genética no hace ningún comentario sobre la naturaleza de estas relaciones.


    9. La civilización egipcia antigua

    Período: 3150 a.C. - 30 a.C.
    Ubicación original: Orillas del nilo
    Ubicación actual: Egipto
    Principales aspectos destacados: Construcción de pirámides, momificación.

    Los humanos prehistóricos llegaron al Nilo, un exuberante oasis verde rodeado de desiertos cálidos por todos lados, y les gustó lo que vieron. Los asentamientos crecieron a lo largo del río, y las primeras aldeas agrícolas se remontan a 7.000 años, preparando el escenario para el país de Egipto que todavía existe en la actualidad.

    Los antiguos egipcios son sinónimos de pirámides, momias y faraones (a veces todos a la vez), pero existen dos piedras angulares más de la egiptología: la cultura y el arte distintivo y una multitud de dioses poseídos por una rica mitología.

    Y, en 1274 a. C., el faraón Ramsés II puso fin a un sangriento conflicto de 200 años con los hititas cuando los dos reinos acordaron ser aliados, firmando uno de los primeros tratados de paz del mundo.

    El reino del Antiguo Egipto desapareció lentamente, sus capas fueron eliminadas una por una. Comenzando con varias guerras que derribaron sus defensas, comenzaron las invasiones y cada ola borró más y más los caminos de la civilización antigua.

    Los asirios debilitaron el ejército y la economía de Egipto. Las letras griegas reemplazaron a los jeroglíficos. Los romanos acabaron efectivamente con los faraones. Los árabes se apoderaron del país en 640 d.C., y en el siglo XVI, el idioma egipcio había sido reemplazado por completo por el árabe.


    Notas

    El propio Trollope no quedó impresionado por muchos de estos inventos y, sobre todo, por la calefacción central. De las jovencitas de la Quinta Avenida, en la ciudad de Nueva York, escribió: “Las cámaras de aire caliente a las que están acostumbradas sacan la médula y la médula de la vida de sus cuerpos jóvenes. El aire caliente es el gran destructor de la belleza estadounidense ”.

    El artículo de Conant apareció en The Atlantic Monthly, enero de 1949, páginas 19-21.

    La distinción bien trazada de Münkler entre los límites entre los estados modernos y los límites dentro de los imperios es coherente con mi posición.