Podcasts de historia

Cronología del Reino de Abisinia

Cronología del Reino de Abisinia


Historia [editar]

En un momento, Abisinia entró en contacto con la "Malaquita del infortunio", un artefacto que albergaban para evitar que causara desgracias a otros.

La historia temprana de Abisinia es bastante vaga. La tierra estaba gobernada por una monarquía de reyes y reinas, en lugar de la gobernación similar a un principado que se ve en la mayoría de los reinos del continente central. El reino, o al menos su capital, Panthera, fue asentado en las orillas de un lago felino por los señores de los gatos. Applejack y las Mane Six aparentemente tienen un historial de ser arrestados en Abisinia, con Applejack alegando que fue "extrañamente litigioso".

Un reino bastante trabajador, Abisinia tiene numerosas ciudades dentro de sus fronteras, como Panthera, Tabbytown y Henry.

El reino fue conquistado en un momento por el Rey Tormenta, quien un día decidió destruir el reino por aburrimiento. A pesar de la carnicería que causó por aburrimiento, el reino pronto se estabilizó, al menos un poco, ya que la familia real de Abisinia fue capaz de asistir al evento Convocación de las Criaturas en el Monte Metazoa. Posteriormente, se construyó la Embajada de Abisinio en Ponyville, una vez más mostrando signos de que el reino ha regresado del borde del desastre.


Emperadores de Etiopía,Abisinia

Etiopía fue su propio tipo de universo cultural insular durante siglos, un asediado bastión del cristianismo en un mar aislado de islas y acircm, un sucesor, no solo de las tradiciones del Medio Oriente a través de Yemen, sino de la Etiopía original de los griegos, la sub-egipcia. reino de Kush, que comenzó con la 25a dinastía egipcia (751-656 aC), desde Piankhy hasta Tanuatamun, y que, aunque expulsado de Egipto por los asirios, floreció en Napata (donde en realidad se construyeron las pirámides) y Mero & euml para muchos siglos. De hecho, las tierras altas de Etiopía, o Abisinia, pueden haber acabado con el reino de Meroeuml, alrededor del 355 d. C.

El reino abisinio de Aksum (o Axum) ya existía desde hacía algún tiempo. Eso dejaron monumentos perdurables en las estelas de piedra en forma de obelisco, con la Estela 3 (a la izquierda, y en la fotografía de fondo) todavía en pie a 67 pies de altura, que reproducen la arquitectura de "rascacielos" del antiguo Yemen. Algunos reyes de Aksum apenas se conocen por sus monedas, como también es el caso del antiguo Yemen. Cuando Kush llegó a su fin, Abisinia se había convertido recientemente al cristianismo, en comunión con la Iglesia copta egipcia. No es difícil ver el reinado del emperador Ezanas II, bajo el cual sucedió todo esto, como el verdadero comienzo de la civilización etíope clásica. La antorcha de Mero & euml había sido pasada, pero como la escritura de Mero & euml no ha sido descifrada, Etiopía se convierte en la primera civilización africana subsahariana completamente abierta, a pesar de todas sus incertidumbres, a la luz de la historia. De hecho, la antigua lengua de Axum, etíope o ge'ez, todavía se utiliza activamente en la Iglesia etíope.

Después de siglos de aislamiento por parte de Isl & acircm, llegó un capítulo importante en la historia de Etiopía cuando los portugueses aparecieron en el Océano Índico. Habían oído rumores de un reino cristiano mítico, en Asia o África, gobernado por el santo "Prester John", rodeado y aislado por enemigos del cristianismo. Una posible fuente de esta historia fue el Imperio de Black Cathay (la dinastía Qara-Khita & iuml o Liao Occidental) en Asia Central, cuyos gobernantes, con nombres como "David" y "Elias", durante un tiempo fueron cristianos nestorianos. Pero cuando los portugueses llegaron al este de África, pronto se enteraron de un lugar allí que parecía encajar en la descripción: Etiopía. El contacto, una vez establecido, llegó en un momento crítico. La influencia portuguesa estimuló y ayudó a Etiopía cuando estaba bajo la seria amenaza del triunfante Imperio Otomano, cuyo control se extendía hasta Yemen y cuya poderosa influencia cruzaba el Estrecho hasta África. Las armas de fuego portuguesas, entregadas después de un pedido de ayuda del emperador Lebna Dengel en 1535, permitieron al emperador Galawedos derrotar al imán de Harer, Ahmad ibn Ibrahim, líder de las fuerzas musulmanas, que murió en una gran batalla en 1543. La presencia portuguesa incluyó intentos de convertir el país al catolicismo romano, y durante un tiempo hubo metropolitanos rivales de Etiopía. Sin embargo, la influencia portuguesa fue finalmente rechazada, ya que Etiopía era religiosamente copta y monofisita, no católica y el desafío católico estimuló una respuesta literaria y teológica.

    Etiopía puede haber estado atrasado, pero era un estado mucho más sofisticado que cualquier otro país del África subsahariana. Menelik pudo movilizar un ejército de 100.000 hombres. Dio la casualidad de que la fuerza italiana, en su mayoría eritreos entrenados por Italia, era de solo 35.000.

Totalmente despierto e informado, Menelik atacó primero, a las 5:30 a.m., y mató, hirió o capturó el 70% del ejército italiano. Esto preservó a Etiopía de la conquista extranjera hasta que, en la década de 1930, los confusos aliados de la Primera Guerra Mundial decidieron apaciguar al fascismo en lugar de oponerse a él.

Ante la agresión italiana, Francia abandonó su apoyo diplomático y material a Etiopía. Francia y Gran Bretaña decidieron que un embargo de armas a "todos los beligerantes" era la respuesta moral a la invasión italiana de Etiopía y los italianos, que por supuesto fabricaron sus propias armas, en realidad usaron gas venenoso contra las fuerzas etíopes. Así, Etiopía cayó ante Mussolini, no porque estuviera atrasada, como el Congo (aunque bastante atrasada en relación con Italia), sino porque estaba abandonada, como Checoslovaquia. Después de que Italia entró en la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, se puso en marcha la liberación de Etiopía, y los italianos, que habían cometido muchas atrocidades contra la resistencia constante del pueblo etíope durante la ocupación, fueron fácilmente derrotados por los británicos en 1941, pero con cierta resistencia continuó hasta 1943.

Un deber tradicional de los patriarcas coptos de Alejandría era nombrar al arzobispo y primado de Etiopía, el Abune o Abuna (en árabe, "Padre Nuestro"). El primero de esos nombrados fue Frumentius (Abune Selama I Kesatay Birhan), un sirio que había estado viviendo en la corte etíope durante algún tiempo y viajó a Alejandría para solicitar el nombramiento de un obispo. Tradicionalmente, se supone que fue el mismo San Atanasio quien luego nombró a Frumentius para el cargo. Sin embargo, las fechas conocidas de Atanasio (328-373) son un poco tardías para una fecha tradicional del viaje de Frumentius (c. 305 d.C.), aunque toda la datación del período es muy incierta y también vemos una cronología donde Frumentius no lo hizo. viajó a Etiopía hasta después del 316 d.C. y no fue consagrado, por Atanasio, hasta entre 340 y 346, muriendo alrededor del 383. Dadas tales incertidumbres, es posible que Etiopía, en lugar de Armenia, a la que a menudo se le da el crédito, fuera la primera País cristiano en el mundo. O puede ser simplemente que la Roma de Constantino fue, después de todo, el primer país cristiano. Pero Etiopía, a pesar de su aparente lejanía, es definitivamente parte del fermento de la época.

La práctica etíope de tallar iglesias en la roca volcánica viviente produjo monumentos que son casi únicos en el mundo. Se hace mucho de esto en la India, pero nada parecido en otras partes de la cristiandad.

Después del advenimiento de Isl & acircm, la comunicación entre el Patriarca copto de Alejandría y Etiopía no era confiable y a menudo se interrumpía, pero en el siglo XII se reanudaron los nombramientos regulares. Además, la Sede a menudo estaba vacante al menos debido al tiempo necesario para conseguir un nombramiento del Patriarca. No he indicado estas lagunas debido a su frecuencia, pero pueden inferirse una vez que la datación sea más definida. Siempre fue un monje copto egipcio quien fue designado y, en el siglo XX, los etíopes comenzaban a pensar que tal vez era hora de que un etíope fuera Primado de Etiopía. Las negociaciones sobre esto en 1929 todavía dieron como resultado un monje egipcio como arzobispo y primado, el Abuna Kerlos (Kyrllos, Qerellos), pero con cuatro etíopes concecrados como obispos. Una transición completa se retrasaría hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Primates y
Patriarcas de Etiopía
Abune Selama I Kesatay Birhan, Abba S lama K sat -Berhan, Frumentiusc.305, 328/346-c.383
MinasSiglo IV-V
Abreham = Petros?
Abba Afse, de los nueve sabiosSiglo V-VI
QozmosSiglo VI
Euprepius
Sede metropolitana de la iglesia copta
Qerellos, Kerlos620's-?
Yohannesc.820-840
Ya'eqob ISiglo noveno
S lama Z -'Az b
B rt lom wosSiglo 10
Petros
depuesto, c.950
Minas
Fiqtor
Daniel
FiqtorSiglo 11
Sawiros1077-1092
Giyorgis I1090
Mikael ISiglo 12
Ya'eqob II
Gabra Krestos
Atnatewos
Mikael II de Fuwa1206-1209
Hirunrival
Yeshaq1210-?
Giyorgis IIc.1225
St. Tekle Haimanotsiglo 13
Yohannes XIIIhacia 1300
Yaqob IIIc.1337-1344
Salama II1348-1388
Bartalomewos1398/9-1436
Mikael1438-1458
Gabriel1438-1458
Yeshaq1481-c.1520
Marqos VIII1481-c.1530
Presencia portuguesa, metropolitanos rivales
John Bermudez, Jo & atildeo BermudesCatólico, c.1536-c.1545
Endyrasc.1545-?
André de OviedoCatólico, 1557-1577
Marqos VII?c.1565
Krestodolos Ic.1590
Petros VI1599?-1606
Simón1607-1622, fallecido en 1624
Afonzo MendesCatólico, 1622-1632
Rezekc.1634
Marqos IX / VIII?c.1635-1672
Krestodolos IIc.1640-1672
Sinoda1672-1687
Marqos IX1689-?
Abba Mikael1640-1699
Marqos X1694-1716
Krestodolos IIIhacia 1718-1745
Yohannese XIVhacia 1747-1770
Yosab III1770-1803
Makariosc.1808
Kyrillos III1816-1829
Selama III1841-1866
Atanasios, Atnatewos II1868-1876
Petros VII1876-1889,
murió en 1918
Mattheos X1889-1926
Abuna Kerlos, Kyrllos, Qerellos IV1926-1936, 1945-1950
Ocupación italiana, 1936-1941
Abuna Abraham1936-1939
Abuna Yohannis XV1939-1945
Abuna Basilos, Albahaca1948-1951
Primate,
1951-1959
Patriarca,
1959-1970
Abuna Tewophilos1971-1976,
ejecutado,
1979
Abuna Tekle Haimanot1976-1988,
encarcelado,
1986
Abuna Merkorios1988-1991,
depuesto
Abuna Poulos, Paul1992-2012
Abune Mathias, Mattias2013-presente

En la mesa, los Primates designados bajo la autoridad del Patriarca Copto están en verde. El Abuna Kerlos (Qerellos IV) fue depuesto por los italianos después de que huyó a Egipto y denunció la ocupación italiana. Sin embargo, antes había negociado con los italianos, incluso en Roma, y ​​mucha gente lo consideraba comprometido y colaborador por ello. Su sucesor, designado por los italianos, Abuna Abraham, fue excomulgado por el Patriarca copto. Cuando Haile Selassie regresó a Etiopía, no lo acompañó Kerlos, que permaneció exiliado en Egipto, sino Gebre Giyorgis, que sería consagrado Abuna Basilos en 1948. Después de la muerte de Kerlos en 1950, Basilos se convirtió en Primado. En 1959 se restableció la Iglesia de Etiopía como Patriarcado autocéfala, aunque todavía en comunión, por supuesto, con Alejandría.

El siguiente problema para la Iglesia fue la dictadura de Mengistu Haile Mariam. En 1976 el Patriarca fue arrestado y luego ejecutado. La Iglesia fue desestablecida como religión del estado y, como en la Unión Soviética, el gobierno inició su campaña de propaganda contra todas las religiones. Un monje tranquilo, Abba Melaku, fue nombrado nuevo Patriarca, como Abuna Tekle Haimanot, y terminó resistiendo al régimen tanto como pudo, con el resultado de que estaba bien considerado a pesar de su cargo oficial. Su sucesor, sin embargo, Abuna Merkorios, fue depuesto una vez que terminó la dictadura en 1991. Desafortunadamente, esto resultó en un cisma, con Merkorios fundando su propia Iglesia en el exilio, mientras que el nuevo Abuna Poulos (a la izquierda) reinaba en Etiopía. Con toda la agitación política en la historia reciente de Etiopía, quizás sea sorprendente que algo como esto no haya sucedido ya.

El período de mayor presencia portuguesa en Etiopía también significó que hubo intentos por parte de los portugueses de convertir el país al catolicismo. El resultado fue al menos tres primates católicos portugueses, ya sea, brevemente, en posesión indiscutible de la sede o como rivales de los primates coptos. Cuando la amenaza inmediata de los turcos comenzó a pasar, tanto la ayuda como la interferencia de los portugueses pudieron ser rechazadas.

Durante mucho tiempo ha habido una presencia de la Iglesia Etíope en Jerusalén. Esto incluye un monasterio en el techo actual de la Iglesia del Santo Sepulcro. La institución etíope se llama Patriarcado etíope de Jerusalén, pero nunca ha habido patriarcas etíopes reales en residencia.

Otra característica de la religión etíope es la afirmación de que la Iglesia posee el Arca de la Alianza real, que se guarda en un pequeño santuario en Axum. La historia tradicional es que la Reina de Saba tomó el Arca verdadera de Jerusalén, dejando una réplica. Menelik I luego transfirió el Arca a Abisinia. Debido a los problemas de cronología y credibilidad que acompañan a esta historia, algunos escritores modernos han proporcionado explicaciones alternativas de manera útil. Los informes de historiadores griegos de una comunidad judía en la isla Elefantina (Asuán) en Egipto han llevado a la sugerencia de que el Sacerdocio de Jerusalén les envió el Arca para su custodia. Pero los mercenarios judíos partieron posteriormente hacia Kush, llevándose el Arca con ellos. No tengo claro qué se supone que sucedió, ya que el relato parece saltar directamente a mantener el Arca en una isla en el lago Tanis. Pero la posesión del Arca por parte de los Reyes de Kush es una cosa, su repentina aparición en el corazón de la Abisinia precristiana es otra. A veces me pregunto si existe una conciencia de las profundas diferencias históricas, culturales y políticas entre la Etiopía kushita y la Etiopía abisinia. Por supuesto, cualquiera es libre de especular que el emperador Ezanas fue a buscar el arca cuando invadió y quizás derrocó a Kush alrededor del 355 d.C., pero esto no agrega más que otro elemento especulativo a una fantasía completamente especulativa. Dado que el Arca en Axum no ha sido inspeccionada por extraños, y de hecho está cerrada a todos excepto a su guardián particular, no hay forma de saber si coincide con las descripciones bíblicas del Arca o si está compuesta de materiales que pueden fecharse. a la era apropiada. Es notable que un objeto así reciba tanto crédito como los europeos entusiastas o crédulos.

La lista de Emperador y Primates de Etiopía se basa en gran medida en Regnal Chronologies de Bruce R. Gordon, con algunas modificaciones basadas en listas de Wikipedia. Algunas fechas alternativas y lecturas etíopes de nombres se obtienen de A History of Ethiopia, por Harold G. Marcus [University of California Press, 1994], de Ancient Ethiopia, por David W. Phillipson [British Museum Press, 1998], y de un Historia del sitio web de la Iglesia Ortodoxa Etíope. Las fotografías de Aksum Stela 3 son de Phillipson. Con tantas incertidumbres en la cronología, se pueden ver listas de emperadores muy diferentes, con diferentes fechas. Gordon dio no menos de tres listas en su página web, y uno se queda con la impresión de que en realidad pueden reflejar diferentes linajes en diferentes lugares. He mezclado las listas, comenzando con la tradicional que comienza con Menelik I pero luego alejándome cuando esa lista no presenta a Ezanas II.

Existen listas que trazan la genealogía de los Emperadores desde Adán y Eva, con un lapso de 6500 años. Muchas personas piadosas se toman este tipo de cosas en serio, y un corresponsal se ha opuesto a la caracterización de Menelik I como "legendario". Sin embargo, Adán y Eva no son personas históricas y gran parte de la historia de Etiopía, incluso desde que Ezanas II no está bien documentado ni fechado. Incluso con Melelik I, las fechas tradicionales, p. Ej. 204-179 a. C., es demasiado tarde para que haya sido hijo del rey Salomón, que ahora está fechado en 970-931 a. C. Etiopía es ciertamente lo suficientemente interesante e importante sin dar crédito a exageraciones piadosas o nacionalistas. Las incertidumbres y lagunas son tan grandes con los Primates como con muchos de los emperadores de Etiopía. Por otro lado, no creo que reforzar la piedad cristiana etíope sea algo malo. El país todavía está rodeado por las fuerzas a menudo hostiles de & # x02beIsl & acircm, y la apologética occidental por el extremismo islámico & acircmico convenientemente pasa por alto los ataques contra cristianos, que no son inusuales en, digamos, Pakistán, pero ahora no son desconocidos en Estados Unidos. La afirmación etíope de sostener el Arca de la Alianza, al menos, atrae la atención de personas que de otra manera ignorarían el cristianismo etíope.

Una característica curiosa de Etiopía en el siglo XX es que, aunque su religión nacional permaneció confinada a su tierra natal y a las comunidades de expatriados, la existencia del Imperio, en un momento en que solo otro estado negro en África era independiente, inspiró desarrollos religiosos en otros lugares. . En la lejana Jamaica se inició un movimiento que exaltó a Etiopía a celestial y al Emperador de la época, Haile Selassie, a la condición de divino. Este movimiento llegó a ser conocido como Ras Tafarianismo, en honor al nombre y título preimperial de Haile Selassie (Ras). Un peinado largo y viscoso, "rastas" y fumar marihuana (ganja) se asociaron con el movimiento, que a muchos les pareció amenazador, con pocos matices de regreso a África o de superación personal, pero una gran cantidad de lo que parecía al principio. comportamiento y retórica que amenazan el tiempo. Las "rastas" en realidad se parecen mucho a la forma en que los monjes mendicantes etíopes pueden usar su cabello. Los monjes, sin embargo, no fuman marihuana.

Al final de su vida, Haile Selassie visitó Jamaica. Anteriormente no había oído hablar de este movimiento y estaba sumamente desconcertado, si no desconcertado, por él, como podría estarlo un hombre cuyo nombre significa "Fe en la Trinidad", aunque un corresponsal ha cuestionado esto, diciendo que el Emperador fue realmente invitado. a Jamaica visitando rastafaris y sabía de ellos. Sea como fuere, no puede haber respaldado los principios y prácticas heréticos de tal fe. El movimiento atrajo la atención internacional principalmente a través del éxito de la espléndida música Reggae en la década de 1970, cuando músicos como el fallecido Bob Marley (con rastas deportivas) y Jimmy Cliff encontraron el éxito y la fama en todo el mundo. Como resultado de la visita de Haile Selassie y el contacto local con Etiopía, se abrieron iglesias coptas etíopes en Jamaica y las Indias Occidentales, atrayendo conversos y rastafaris que entendieron que Haile Selassie no era Dios en el cristianismo etíope, estaban desilusionados o decidieron unirse. la Iglesia histórica cualquiera que sea su enseñanza.

Los rastafaris que se han mudado a Etiopía no siempre son vistos favorablemente por los lugareños. Su cultura, por supuesto, sería completamente ajena a los etíopes y, al tener su origen en el comercio de esclavos de África occidental, ellos mismos ni siquiera se parecerían tanto a los etíopes.

Si el tafarianismo ras pudo haber parecido confuso a los etíopes, la popularidad de & # x02beIsl & acircm entre los nacionalistas negros en los Estados Unidos y en otros lugares debe ser positivamente irritante. Si bien Etiopía había preservado su independencia y religión cristiana durante siglos contra & # x02beIsl & acircm, soportando constantemente las depredaciones de los esclavistas árabes, muchos, o la mayoría, de cuyas víctimas masculinas fueron castradas, muchos negros extranjeros ahora culpan y rechazan al cristianismo por la trata de esclavos en el Atlántico, que llevó a sus antepasados ​​al Nuevo Mundo.

El intento de Bill Clinton en un viaje a África para incluso disculparse por la trata de esclavos fue en realidad reprendido por el presidente de Uganda, quien dijo que los jefes africanos que vendieron a su gente a los esclavistas eran realmente los culpables (y aún así, ya que resulta que la trata de esclavos de África Occidental todavía existe, al menos en los niños). La serie de televisión Roots [1977] mostraba a los esclavistas blancos incursionando en el interior de África. Eso nunca sucedió. El clima y las enfermedades de África eran mortales para los europeos, y los gobernantes locales querían todo el negocio para ellos. De hecho, el comercio de esclavos en el Atlántico simplemente significaba que los esclavistas nativos de África Occidental vendían sus productos al sur a la costa en lugar de al norte al comercio transsahariano, que ya había estado ocurriendo durante siglos, probablemente exigiendo un costo humano tan grande como el comercio del Atlántico. y notablemente dejando pocos negros sobrevivientes, de todos los importados, en el Medio Oriente.

Aunque él mismo es un político radical de tipo duro y marxista, es digno de mención que el profesor de Princeton Cornell West (asesor del candidato demócrata a la presidencia Bill Bradley en la campaña de 2000) conserva su propio cristianismo, estaba casado con una mujer etíope y evita el Idealizaciones islámicas y acíricas (y antisemitismo) de muchos otros radicales negros estadounidenses. Etiopía y su religión reciben, por tanto, cierto respeto de una fuente de la que, en general, uno podría haber esperado que fuera relativamente poco consciente del país y relativamente hostil a la religión.

En su largo aislamiento, Etiopía produjo a partir del antiguo alfabeto de Arabia del Sur un silabario único y hermoso, que todavía se usa para escribir idiomas modernos como el amárico. Esto aportó un aspecto rico al universo insular de la civilización etíope.

Dado que ahora hay afirmaciones "afrocentristas" de que el alfabeto etíope no se basó en el antiguo alfabeto de Arabia del Sur, vale la pena comparar los dos en la tabla de la izquierda. No solo muchas de las letras son obviamente idénticas, sino que Ethiopic incluso conserva la mayor parte del orden alfabético del sur de Arabia, que es distinto del que encontramos en hebreo, griego o árabe. Ethiopic también hizo algunas de las mismas alteraciones leves en las letras antiguas que el griego, produciendo contrapartes reconocibles de lambda, omicron y theta.

Por qué se considera necesario tomar algo que ya es espléndido y extraordinario y trivializarlo con afirmaciones exageradas es triste pero no sorprendente, ya que es una pieza con muchos ejemplos de exagerada importancia étnica (en este caso racial), como he señalado. en otros lugares con respecto a los griegos y la India. El esplendor de Etiopía en su historia, geografía, arquitectura y lenguaje es lo suficientemente poco conocido como es, incluso cuando su larga lucha contra & # x02beIsl & acircm es ignorada en el asalto de los secularistas occidentales contra el cristianismo y la simpatía de la izquierda por el fascismo islámico. . Hasta que el mundo no sea consciente del silabario etíope, las extrañas afirmaciones sobre él solo oscurecen la lucha por esa conciencia.

El aislamiento de Etiopía, que durante tanto tiempo protegió y conservó su civilización y religión en las montañas abisinias, también sirvió para mantenerla, como ocurre con muchas áreas de África, fuera de la corriente principal del desarrollo económico internacional. Durante mucho tiempo ha sido uno de los países más pobres del mundo. En 2008, Etiopía todavía tenía el tercer PIB anual per cápita más bajo del mundo, solo $ 140 [The Economist Pocket World en cifras 2008, p.28]. Esto significaba que el etíope medio, el 80% de los cuales se dedicaba a la agricultura de subsistencia, vivía con sólo el 38% al día. Con los precios ajustados por Partido del Poder Adquisitivo (PPA), el panorama mejora, con Etiopía subiendo a sólo el decimocuarto lugar más pobre, pero todavía con sólo el 2,4% del PIB per cápita de los Estados Unidos [p.29]. Al mismo tiempo, la economía etíope ha estado creciendo rápidamente, hasta un 10% anual y en PPP el PNB per cápita puede llegar ahora a $ 1000 o $ 1500. Pero esto es mucho terreno que recuperar. Una ventaja que tiene el país ahora es su relativa alejamiento de la agitación de los países islámicos, que, con la majestuosidad de la tierra y el esplendor de sus monumentos, deberían hacer que el país sea relativamente atractivo tanto para el turismo como para la inversión.

Una ironía del aislamiento y la pobreza de Etiopía es que ha contribuido a la cultura mundial con uno de los productos principales y, de hecho, distintivos de la modernidad: el café. La leyenda dice que en el siglo IX, un cabrero llamado Kaldi notó que sus cabras se excitaban después de comer los frijoles de la planta Coffea arabica. Este relato, sin embargo, no está atestiguado antes de 1671 y no parece existir evidencia de consumo de café hasta el siglo XV en Yemen, de donde se trajeron los granos de Etiopía. Sabemos que el café estaba en La Meca en 1511, porque se intentó prohibirlo, como intoxicante. Eso no duró mucho y la bebida se extendió por todo el Imperio Otomano.

Obtenemos el nombre de la sustancia de Yemen, qahwah. Esto es de etimología incierta y puede ser de origen africano o puramente árabe. A medida que la "w" árabe se convierte en una "v" en turco (a kahve moderno), y las "h" finales de sílaba se silencian, la pronunciación comienza a acercarse a lo que es familiar en los idiomas europeos, como caff y egrave en italiano o "café". en inglés. Desde Yemen, el café molido y luego los granos se exportaron (inicialmente de contrabando) a India, Turquía y finalmente a Europa. La primera referencia en inglés al café es de 1598. En 1610, el poeta George Sanys dijo que el café era "negro como el hollín y tenía un sabor no muy diferente", pero luego se estableció la cafetería más antigua de Londres en 1654. En 1657, El historiador de la corte James Howell dijo que el café de la mañana hacía que los trabajadores "se hicieran buenos amigos".

El café representó la primera bebida procesada sin alcohol introducida en la cultura inglesa. Dado que el café (como el té, introducido más tarde) implicaba agua hirviendo, esta también fue la primera bebida no alcohólica que implicó el consumo regular de agua esterilizada. Cuando las personas, incluido el Príncipe Alberto, aún estaban muriendo de enfermedades transmitidas por el agua a mediados del siglo XIX, la preferencia por el café o el té era saludable. Benjamin Franklin pasó por alto esto, quien les dijo a sus compañeros de trabajo que bebieran agua en lugar de alcohol cuando era un joven en Londres. Esto se debía a que la cerveza que bebían de otro modo podría hacerlos, como Howell había dicho, "no aptos para el negocio". Pero Franklin no se dio cuenta del peligro al que se enfrentaba, y lo recomendaba, por el agua sin hervir.

Los mejores cafés todavía se cultivan en tierras altas tropicales que imitan el clima de Etiopía y Yemen, es decir, lugares como Indonesia, Hispaniola, Columbia, Hawaii, etc. Por lo tanto, esta es un área donde Etiopía podría dedicar algún esfuerzo en su desarrollo económico, con la posibilidad de para avanzar en su reclamo como el productor original de café y para cultivar y comercializar los mejores cafés que se pueden hacer.

Hay un buen testimonio reciente sobre el café etíope, del chef y restaurador Wolfgang Puck:


1973-74 - Se estima que 200.000 personas mueren en la provincia de Wallo como resultado de la hambruna.

1974 - Haile Selassie derrocado en un golpe militar y muere bajo custodia al año siguiente

1977 - El coronel Mengistu Haile Mariam surge como líder del régimen militar prosoviético del Derg.

1977-79 - Miles de opositores al gobierno mueren en "Terror rojo" orquestado por Col Mengistu. Comienza la colectivización de la agricultura. El Frente de Liberación del Pueblo Tigrayan lanza la guerra por la autonomía regional.

1977 - Somalia invade Etiopía y la región de Ogaden, y es derrotada al año siguiente con la ayuda masiva de la Unión Soviética y Cuba.

1984-85 - La peor hambruna en una década golpea. La ayuda alimentaria occidental envió a miles de personas a ser reasentadas por la fuerza desde Eritrea y Tigre.

1987 - El coronel Mengistu elegido presidente bajo una nueva constitución.


Cronología del Reino de Abisinia - Historia

El Imperio Etíope, también conocido como Abisinia, fue uno de varios reinos de África Oriental y cubrió lo que ahora es la mitad norte de Etiopía. Establecido en el siglo XII y que duró hasta 1974, es uno de los imperios más antiguos de todos los tiempos y uno de los dos únicos países del mundo que han sido independientes durante casi la totalidad de su historia.

EL ORIGEN DEL IMPERIO ETIOPIO


Se considera que el Imperio comenzó alrededor de 1137, aunque nadie sabe exactamente cuándo, bajo la dinastía Zagwe. El nombre de la dinastía se deriva del pueblo Agaw del norte de Etiopía y, por lo tanto, se refiere a ellos. Los reyes y reinas de Zagwe gobernaron durante unos 150 años, durante los cuales se construyeron muchas de las famosas iglesias excavadas en la roca de Etiopía, como la de Lalibela.

En 1270, la dinastía Zagwe fue derrocada por un rey que afirmaba ser descendiente del rey Salomón y la reina de Saba. Por lo tanto, se creía que era miembro de la casa gobernante tradicional de Etiopía. Esta dinastía reinó con pocas interrupciones desde 1270 hasta finales del siglo XX. Fue bajo ellos que ocurrió la mayor parte de la historia moderna de Etiopía. Durante este tiempo, el imperio conquistó e incorporó prácticamente a todos los pueblos de la Etiopía moderna.

EL PRIMER CONTACTO DIPLOMÁTICO DEL IMPERIO CON EUROPA


A principios del siglo XV, el Imperio etíope buscó establecer contacto diplomático con los reinos europeos por primera vez desde la antigua era Aksumita. Sobrevive una carta de Enrique IV de Inglaterra al emperador de Abisinia. En 1428, se estableció contacto diplomático con el Rey de Aragón, en España. Las primeras relaciones continuas con un país europeo comenzaron en 1508 con Portugal bajo Dawit II. Las relaciones con Portugal eran tan buenas que las dos naciones se aliaron en batalla en varias ocasiones y derrotaron con éxito un intento de invasión del Sultanato de Adal en 1529.

Entre 1755 y 1855, Etiopía experimentó un período de aislamiento conocido como Zemene Mesafint o & # 8220Age of Princes & # 8221. Los emperadores se convirtieron en testaferros, pero en realidad estaban controlados por señores de la guerra. El aislacionismo etíope terminó tras una misión británica, pero no fue hasta 1855 que Etiopía se unió por completo y se restauró el poder en el Emperador, comenzando con el reinado de Tewodros II. Tras su ascenso, comenzó a modernizar Etiopía y a centralizar el poder en el Emperador. Etiopía volvió a participar en los asuntos mundiales.

LA CONTINUACIÓN DEL IMPERIO ETIOPE


El Imperio Etíope resistió con éxito la colonización italiana en el siglo XIX, derrotando a Italia en la primera Guerra Italo-Etíope bajo el gobierno de Menelik II. Etiopía fue uno de los dos únicos países africanos que mantuvo su independencia durante este período. En 1935, Italia volvió a intentar invadir, iniciando así la Segunda Guerra Italo-Etíope. Aunque parcialmente ocupado por los italianos hasta 1941, el Imperio nunca se rindió oficialmente, por lo que no puede considerarse una colonia.

La dinastía salomónica continuó gobernando el Imperio etíope con pocas interrupciones hasta 1974, cuando el último emperador, Haile Selassie, fue depuesto.


Dos hermanos esclavos dieron a luz a la iglesia estatal más antigua de África

Los dos misioneros cristianos que aparecieron en el antiguo imperio de Axum, en el noreste de África, en el siglo IV, no podrían haber sido más improbables. Secuestrados mientras viajaban con un pariente, los dos hermanos jóvenes fueron llevados como esclavos a la familia real y a la casa de los rsquos. Pero en unos pocos años, una inesperada cadena de eventos puso en sus manos el poder político y religioso. Si bien la región había estado familiarizada con el cristianismo durante décadas, la religión pronto se extendería por Axum. De hecho, la relación de los hermanos con los futuros reyes del reino y rsquos y su pasión por difundir el evangelio alterarían la historia y la composición religiosa de lo que hoy es Eritrea y Etiopía.

Hoy, la Iglesia Ortodoxa Etíope Tewahedo que estos jóvenes fundaron hace más de 15 siglos ha sobrevivido al alejamiento de Roma, la expansión del Islam y los repetidos intentos de colonialización. En un continente donde la teología protestante occidental y el catolicismo cobran gran importancia, la historia de esta institución ofrece una mirada al cristianismo africano que ha existido durante casi tanto tiempo como la iglesia misma.

Un gran poder del mundo antiguo

En su apogeo, el Imperio Axumita (100 d.C. & ndash940) fue una de las cuatro grandes potencias mundiales junto con Persia, Roma y China. Due to its proximity to the Middle East, its strategic location adjacent to the Red Sea, and its open and outward-looking civilization, it played an important role in regional affairs. Between the third and the sixth centuries, the kingdom enjoyed control over large areas encompassing modern-day northern Sudan, southern Egypt, Djibouti, Yemen, and southern Saudi Arabia.

Axum was a wealthy empire known for its sophisticated irrigation, masonry, and its unique currency. Indeed, archeologists have discovered Axumites coins as far away as India. But the country&rsquos commercial interests went even further&mdashextending as far as China. Axum also drew the respect of the Roman Empire. By the fourth century, the relations between Byzantines and Axum become so significant that Constantine proclaimed equal treatment of Axumites and Romans.

Axum was also known for its writing system. Today, Eritrea and Ethiopia have the distinction of being the only two countries in Africa which use their own indigenous writing system: the Fidel (Geez). In fact, one of the earliest translations of the Bible was in Geez, a Semitic language, which is still used in Eritrean and Ethiopian liturgies. While not part of the biblical canon, the book of Enoch is only wholly extant in the Geez language. In the fourth century, Geez became the first Semitic language to be vocalized, a process where a sound/letter is turned into a vowel. (Much later, Semitic languages Hebrew and Arabic developed their own linguistic conventions to represent vowels.)

Axum was also respected for its justice-oriented political system. The Abyssinians (who we know today as Ethiopians and Eritreans) were known by the Greeks and Arabs as people of justice. Herodotus called them &ldquothe most just men.&rdquo Centuries later, when the first Muslims faced persecution, the prophet Muhammad instructed his followers to, &ldquogo to Abyssinia, for the king will not tolerate injustice and it is a friendly country, until such time as Allah shall relieve you from your distress.&rdquo The third caliph, Osman, was among the refugees.

Abyssinia was also an early home to the three Abrahamic religions: Judaism, Christianity and Islam. Judaism entered Abyssinia with the Queen of Sheba and later with Jewish exiles and merchants from Yemen and Egypt. (The Jewish community still exists today, although many emigrated to Israel in the 1980s.) One of the earliest Christian baptisms recorded in Scripture was the Ethiopian eunuch in Acts 8 who took his new faith with him to his homeland. Islam came to Axum before it went to its second holiest city, Medina. This migration is known as the First Hijra, when Muhammad&rsquos first followers fled persecution in Mecca.

Christianity Comes to Axum

In A.D. 316, two brothers, Frumentius and Aedesius, were sailing on the Red Sea with their uncle Meropius, a Christian philosopher from Tyre. Earlier that year, the Romans had infringed on a treaty that allowed them to use the port of Adulis. So, when Meropius&rsquos ship came to port, Abyssinian locals massacred the entire crew, only sparing the brothers so they could take them as slaves. The brothers became part of the royal household where they earned King Ella-amida&rsquos trust as gifted teachers and administrators. In time, the king named Aedesius his cupbearer and Frumentius his treasurer and secretary. Ella-amida died shortly after the birth of his sons Ezana and Se&rsquoazana, leaving much of their care in the hands of his queen and his two trusted servants, who would introduce the young royals to Christianity.

While Axum&rsquos royal family was encountering Christianity for the first time, the faith had long existed in the region. There are oral and written traditions that show that early church fathers Mark, Matthew, and Bartholomew preached the gospel in Abyssinia. As noted above, the Book of Acts recounts the story of an Ethiopian eunuch who is baptized by the apostle Philip and returns home to evangelize his countrymen.

Further, the port of Adulis, located on the coast of modern-day Eritrea, was the primary transit harbor between Byzantium and India and, as such, had many interactions with Christian merchants. While the number of Christians that existed in Axum in the fourth century is unknown, one can infer that small pockets had existed, particularly in the urban areas. Before his consecration as the first bishop, as treasurer and advisor to the Queen Regent, Frumentius encouraged these urban Christians to evangelize and practice their faith openly.

In A.D. 328, Frumentius was consecrated as the first bishop of Axum by Athanasius, the 20th Patriarch of the Church of Alexandria. Frumentius&rsquos new role made Axum the second official Christian state in the world, following Armenia&rsquos lead roughly 25 years after the Eastern European country adopted the faith. (Axum also made this decision more than 50 years before Rome.) Frumentius baptized the two brothers he had helped raise, both of whom would become kings of Axum. Under the rule of Ezana, the first brother to become king, Axum also became the first in the world to engrave the sign of the cross on its currency.

Once Christianity was adopted by the royal family, it quickly spread throughout the empire. Frumentius built several churches and traveled throughout the country to evangelize, chronicled in his hagiography, Gedle Abba Selema. Like the story of the beginning of Christianity in other regions, the faith first took root in the urban, commercial, and political centers and then moved outward to the rural areas.

Axumites were already familiar with the idea of monotheism. Christ&rsquos revolutionary and yet conservative teaching in Matthew 5:17&mdash&ldquoDo not think that I have come to abolish the Law or the Prophets I have not come to abolish them but to fulfill them&rdquo&mdashmight have resonated with Abyssinian Jewry.

American scholar W. L. Hansberry, in his book Pillars in Ethiopian History, quotes Sir Francis B. Head, a British officer, who aptly captured the spread of Christianity in Abyssinia.

&ldquoNever did the seed of Christian religion find more genial soil than when it first fell among the rugged mountains of Abyssinia &hellip no war to introduce it, no fanatic priesthood to oppose it, no bloodshed to disgrace it its only argument was its truth its only ornament was its simplicity and around our religion, thus shining in its native luster, men flocked in peaceful humility, and hand in hand, joined cheerfully in doctrines which gave glory to God in the Highest, and announced on earth peace, goodwill toward men.&rdquo

The absence of Christian persecution sets Axumite Christianity apart from those in the Greco-Roman world, where the faith was perceived as a threat to the existing order. But in the case of Axum, the kings themselves had been brought up in the faith and consequently did not feel as though Christianity was an outside force thrust upon them.

A Maturing Church

Christianity heralded a new age in Abyssinia&mdashthe birth of advanced learning. A new class of people emerged fully devoted to learning and the cause of Christianity. As the first vocalized Semitic language, Geez simplified and improved reading and writing. The biblical translation that started in the fourth century set in motion other literary works in philosophy, history, and medicine. Instead of writing on stones and papyri, scribes turned to leather, a more portable medium that enabled more Axumites to learn to read and write.

In recognition of this transformative era, Frumentius, the first metropolitan bishop of Axum, was fittingly renamed Kesate Birhan (revealer of light) and Aba Selama (father of peace). The two royal brothers, Ezana and Se&rsquoazana, became Abreha (one who lit light) and Atsebeha (one who brought the dawn) during their consecration.

As the church grew, it dovetailed its Christian heritage with its unique cultural and social settings, developing an indigenous form of Christianity with strong Judaic overtones and its own cadre of saints. Some of the most prolific were the Nine Saints, a group of missionaries who hailed from such cities as Antioch, Constantinople, Asia Minor, Rome, and Caesarea and arrived in Axum and played an important role in spreading the gospel at the end of the fifth century. Widely referred to as the Second Evangelization, the arrival of these men helped to solidify an indigenous Christian and African identity. Their accomplishments included completing the biblical translation into Geez initiated by Frumentius and writing the historical and philosophical books which became the bedrock of Abyssinian cultural identity.

Shortly after the arrival of the Nine Saints, Axum&rsquos best-known king ascended to the throne. Kaleb secured a name for himself by protecting Nestorian Christians from persecution. The besieged community, which resided in Yemen and Southern Arabia, lay vulnerable after the region&rsquos ruler Yusuf Dhu Nuwas converted to Judaism and sought to avenge Jews who had suffered under successive Christian rulers of the Roman Empire. When the Roman cities fell under his control, he gave the people the chance to convert to Judaism or face extermination. Moved by the plight of other Christians, Kaleb sent his army to rescue these Christians and his men ultimately defeated Dhu Nuwas. His victory earned Kaleb the nickname &ldquoProtector of the Faith.&rdquo

Axum&rsquos decline

The seventh century marked the beginning of the end for Axum. The disruption of the Red Sea commerce, the Beja invasion which pushed the Axumite frontier further south, and, perhaps most significantly, the rise of Islam contributed to the decline of the empire.

Muhammad had singled out Axum early on as a place that might be amenable to Islam, believing that its monotheistic beliefs would make it easier for Abyssinians to embrace Islam. He sent a letter to the Abyssinian king emphasizing the prophethood of Jesus and the virginity and purity of Mary. While some Christians did convert, most did not. According to Pew Research Center, Muslims currently make up about 37 percent of Eritrea and 35 percent of Ethiopia.

Today, the Tewahdo Church has the most adherents of all the Oriental Orthodox churches and is second only to the Russian Orthodox in size among all Eastern Orthodoxy. (Most of the Oriental churches were eclipsed by the Muslim Crescent and their adherents relegated into minority status.) The Tewahdo Church, however, stayed autonomous despite its centuries-long isolation from the rest of Christendom. The topography of the country, the readiness of its peoples to defend its heritage, and its relatively friendly relations with Islam enabled Abyssinia to maintain its sovereignty.

This isolation may also have contributed to a theological rift between the Tewahdo Church and the rest of Christianity. The Tewahdo Church (whose name means &ldquobeing made one&rdquo in Geez) follows the Coptic Orthodox belief in the complete union of divine and human natures into one perfectly unified nature in Christ. This view, deemed heretical by Western and Eastern churches at the Council of Chalcedon in 451, is maintained today by the Copts, the Tewahdo, and other Oriental Orthodox churches. While this view is condemned by Protestants, Catholics, and Eastern Orthodox Christians, it serves as a doctrinal indicator of the autonomy and independence of this venerable African church.

The Tewahdo church is the oldest and most venerated institution in Eritrea and Ethiopia. Its presence hasn&rsquot only preserved and built up Christianity&mdashit has created a repository of art, music, culture, poetry, and literature. While Christianity is no longer the official religion of these countries, the Tewahdo church continues to guide the moral, spiritual, and intellectual lives of its more than 45 million adherents.

Semere T. Habtemariam is the author of two books: Reflections on the History of the Abyssinian Orthodox Tewahdo Church y Hearts Like Birds. He was born in Eritrea and came to the US as a refugee. He lives in Carrollton, Texas.


Abyssinia 1935

The crisis in Abyssinia from 1935 to 1936 brought international tension nearer to Europe – the crisis in Abysinnia also drove Nazi Germany and Fascist Italy together for the first time. The affair once again highlighted the weakness of the League of Nations.

Like Britain and France, Italy had joined in the so-called “Scramble for Africa” in the C19. However, the prize territories had been conquered by others and Italy was left with unimportant areas such as Eritrea and Somaliland. The Italians had attempted to expand in eastern Africa by joining Abyssinia to her conquests, but in 1896, the Italians were heavily defeated by the Abyssinians at the Battle of Adowa.

This defeat had an enormous impact on Italian pride. The loss of 6000 men against a poorly equipped army from Abyssinia was difficult for the Italian people to comprehend. However, this defeat did not stop politicians in Italy planning for a new attempt to take over Abyssinia.

The desire to show the world how powerful Italy was became the prime motivation of Benito Mussolini. He saw himself as a modern day Julius Caesar who would one day be in charge of a vast Italian empire as had existed in the days of Caesar. In 1928, Italy signed a treaty of friendship with Haile Selassie, the leader of Abyssinia but an invasion of the country was already being planned.

In December 1934, Mussolini accused the Abyssinians of aggression at an oasis called Wal Wal. He ordered Italian troops stationed in Somaliland and Eritrea to attack Abyssinia. Large quantities of ammunition and supplies had been stockpiled there.

In October 1935, the Italian army invaded Abyssinia. The Abyssinians could not hope to stand up to a modern army – they were equipped with pre-World War One rifles and little else. The Italians used armoured vehicles and even mustard gas in their attack. The capital, Addis Ababa, fell in May 1936 and Haile Selassie was removed from the throne and replaced by the king of Italy, Victor Emmanuel. Somaliland, Eritrea and Abyssinia were all united under the name Italian East Africa.

When the Italians had invaded in October 1935, the Abyssinians had appealed to the League of Nations for help. The League did two things:

it condemned the attack all League members were ordered to impose economic sanctions on Italy.

It took six weeks for the sanctions to be organised and they did not include vital materials such as oil.

Three League members did not carry out the sanctions. Italy could cover the sanctions imposed on gold and textiles but a ban on oil could have had a major impact on Italy’s war machine. The argument put forward for not banning oil, was that Italy would simply get her oil from America – a non-League country. Britain and France were also concerned about provoking Mussolini in the Mediterranean Sea where Britain had two large naval bases – Gibraltar and Malta. In fact, the Italian Navy was vastly overestimated by both the British and French but it was this fear which also led Britain to keeping open the Suez Canal. If this route had been cut, then Italy would have had extreme difficulties supplying her armed forces in the region during the conflict.

It is also possible that both Britain and France considered the war too far away to be of any importance to them. They were not prepared to risk their naval power in the Mediterranean for the sake of a country barely anybody had heard of in either France or Britain.

Britain and France also had another input into this affair.

In an effort to end the war, the British Foreign Secretary – Samuel Hoare – and the French Prime Minister –Pierre Laval – met in December 1935. They came up with the Hoare-Laval Plan. This gave two large areas of Abyssinia to Italy and a gap in the middle of the country – the “corridor of camels” – to the Abyssinians. The south of the country would be reserved for Italian businesses. In return for this land, the Italians would have to stop the war.

Mussolini accepted the plan but in Britain there was a huge national outcry. It was believed that a British government minister had betrayed the people of Abyssinia. The protests caused Hoare to resign and the plan was dropped. Mussolini continued with the invasion. However, what this plan had indicated was that the two major European League members were prepared to negotiate with a nation that had used aggression to enforce its will on a weaker nation. Coupled with this, the sanctions also failed.

The League’s involvement in this event was a disaster. It showed nations that its sanctions were half-hearted even when they were enforced and that member states were prepared to negotiate with aggressor nations to the extent of effectively giving in to them. Also, actions by the League – even if they were a failure – led to Italy looking away from the League – an organisation it did belong to.

Mussolini turned to the man he had considered a “silly little monkey” when they had first met. Hitler and Nazi Germany.


Arabian Christians Massacred

In the sixth century, the nation of Abyssinia (modern Ethiopia) dominated the kingdoms of Himyar and Yemen on the southern Arabian peninsula. There were flourishing Christian churches in the area (also known as Homerites) which looked to Christian Abyssinia for protection.

It happened that a Himyarite Jew, Yusuf As'ar (better known by nicknames referring to his braids or ponytail: Dhu Nuwas, Dzu Nuwas, Dounaas, or Masruq), seized the throne from his king and revolted against Abyssinia, seeking to throw the Ethiopians out of the country. He captured an Ethiopian garrison at Zafar and burned the church there and burned other Christian churches.

Christians were strongest at the North Yemen city called Najran (sometimes spelled Nagran or Nadjran). Dhu Nuwas attacked it. The Christians held the town with desperate valor. Dhu Nuwas found he could not capture it. And so he resorted to treachery. He swore that he would grant the Christians of Najran full amnesty if they would surrender. The Christians, knowing they could not hold out forever, yielded against the advice of their leader Arethas (Aretas or Harith).

What happened next was so appalling that Bishop Simeon of Beth Arsham (a Syrian) traveled to the site to interview eyewitnesses and write a report. "The Jews amassed all the martyr's bones and brought them into the church where they heaped them up. They then brought in the priests, deacons, subdeacons, readers, and sons and daughters of the covenant. they filled the church from wall to wall, some 2,000 persons according to the men who came from Najran then they piled wood all round the outside of the church and set light to it, thus burning the church with everyone inside it."

In the ensuing week, hundreds more Christians were martyred, among them many godly women, who were killed with the most horrible tortures when they refused to renounce Christ. According to Simeon, many were told "Deny Christ and the cross and become Jewish like us then you shall live."

Versions differ as to date, but one says that it was on this day, November 25, 523, Dhu Nuwas took his vengeance on Arethas and 340 followers, killing them. These men were quickly included in martyr lists in the Greek, Latin and Russian churches. A song was even written about them by one Johannes Psaltes, although it reports only about 200 deaths.

Other accounts written within a century add that deep pits were dug, filled with combustible material, and set afire. Christians who refused to change faiths were hurled into the flame, thousands dying in this painful martyrdom. Some think that this is the event that the Koran refers to when it says, "Cursed be the diggers of the trench, who lighted the consuming fire and sat around it to watch the faithful being put to the torture!" although Muslim commentators deny this.

A wealthy lady named Ruhm was compelled to watch her virgin daughter and granddaughter executed and to taste their blood before she was killed herself. Asked how the blood tasted, she answered, "Like a pure, spotless offering."

When word reached Constantinople, the Roman Emperor encouraged the Ethiopian king Ellesbaas (Ella Atsbeha or Kaleb) to intervene, as did the Patriarch of Alexandra. Ellesbaas was only too willing to do so, since his garrisons had been massacred and fellow Christians killed. He destroyed Dhu Nuwas and established a Christian kingdom. An Ethiopian-Jewish writing known as the Kebra Nagast regarded the downfall of Dhu Nuwas to be the final catastrophe for the Kingdom of Judah. Another Ethiopian book told the story of the massacre under the title The Book of the Himyarites.


Abyssinia Crisis

los Abyssinia Crisis was a pre-WW2 diplomatic crisis originating in the conflict between Italy and Abyssinia (present-day Ethiopia). Its effects were to undermine the credibility of the League of Nations and to encourage Italy to ally with Germany.

Both Italy and Abyssinia were members of the League of Nations, which had rules forbidding aggression. After their border clash at Walwal in 1934, Abyssinia appealed to the League for arbitration, but the response was dull and sluggish.

In actuality, many nations were working independently of the League in order to keep Italy as an ally. Shortly after the initial appeal, Pierre Laval of France met with Benito Mussolini in Rome and they created the Franco-Italian Agreement. This treaty gave Italy parts of French Somaliland (now Djibouti), redefined the official status of Italians in French-held Tunisia, and essentially gave the Italians a free hand in dealing with Abyssinia. In exchange for this, France hoped for Italian support against German aggression.

There was little international protest to Mussolini when he then sent large numbers of troops to Eritrea and Italian Somaliland, two colonies of Italy that bordered Abyssinia on the North and Southeast respectively.

Britain did attempt to alleviate the situation at one point, sending Anthony Eden to broker peace. It was a failed mission though, as Mussolini was bent on conquest. Following that, Britain then declared an arms embargo on both Italy and Abyssinia. Many believe that is was direct result of Italy's decree that supplying Abyssinia would be perceived as an act of unfriendliness. Britain also cleared its warships from the Mediterranean, further allowing Italy unhindered access.

Shortly after the League exonerated both parties in the Walwal incident, Italy attacked, resulting in the Second Italo-Abyssinian War. The League responded by condemning the attack and imposing economic sanctions on Italy. However the sanctions excluded vital materials such as oil, and were not carried out by all members of the League. The United Kingdom and France did not take any serious action against Italy (such as blocking Italian access to the Suez Canal).

Even actions such as the use of chemical weapons and the massacre of civilians did little to change the League's passive approach to the situation.

In December 1935 Samuel Hoare of Britain and Pierre Laval of France proposed the secret Hoare-Laval Plan which would end the war but allow Italy to control large areas of Abyssinia. Mussolini agreed to the plan, but it caused an outcry in Britain and France when the plan was leaked to the media. Hoare and Leval were accused of betraying the Abyssinians, and both resigned. The plan was dropped, but the perception spread that Britain and France were not serious about the principles of the League. After the plan was dropped, the war continued and Mussolini turned to Adolf Hitler for alliance.

Soon following the Italian capture of the capital, Addis Ababa, and merging Abyssinia with its other colonies (creating Italian East Africa), all sanctions placed by the League were dropped.


Medieval Modern Age

Nations which are underlined can only be played by Future Wiki members who have more than 1000 edits and have a plausible reputation in map games. 

Europa

Nations

  • Holy Roman Empire:
  • Kingdom of France:
  • Kalmar Union: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Denmark: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Sweden: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Norway: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Sapmi: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Finland: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Iceland: Beta 18:24, July 3, 2017 (UTC)
    • Wales:
    • Poland:
    • Lithuania:
    • Croatia:
    • Transylvania:
    • Nitra:
    • Wallachia:
    • Moldavia:
    • Castille:
    • Aragon:
    • Bulgaria:Sup ya peoplethis is,DerpBOI
    • Macedonia:Sup ya peoplethis is,DerpBOI
    • Thrace:Sup ya peoplethis is,DerpBOI
    • Thessaly:Sup ya peoplethis is,DerpBOI

    Independence Movements

    Feel free to add your own!

    África

    Nations

    • Mamluk Sultanate:Consuelo
    • Zayyanid Kingdom:
    • Hafsid Kingdom:
    • Marinid Kingdom:
    • Somalia:
    • ​Makuria:
    • ​Alodia:
    • ​Eritrea:
    • Ethiopia: Pickles in a jar
      • Afar:
      • Oromia:
      • Malindi:
      • Mombasa:
      • Kilwa:
      • Zanzibar:
      • Sofala:

      Independence Movements

      Choose from one of the samples or create your own.

      Asia-Pacific

      Nations

      • Ming Dynasty:  Sidewinder"Take your arms, and ignite the revolution"
      • Ottoman Empire:Sup ya peoplethis is,DerpBOI
      • Timurid Empire:HeuristicProgrammedALgorithmic Computer
        • Georgia:
        • Armenia:
        • Afghanistan:


        Ver el vídeo: 3 Fascinantes reinos africanos (Diciembre 2021).