Podcasts de historia

¿Qué sucedió en la batalla de Brunanburh?

¿Qué sucedió en la batalla de Brunanburh?

Hastings, Bosworth y Naseby marcan los sitios de algunas de las batallas más importantes libradas en suelo británico.

Quizás menos famoso, y su ubicación aún más esquiva, Brunanburh es una batalla que posiblemente es más importante: definió las fronteras modernas de Inglaterra, Escocia y Gales.

Una tierra dividida

Antes de la Batalla de Brunanburh, Gran Bretaña estaba dividida por muchos reinos y feudos diferentes, que luchaban constantemente por la tierra y el poder.

En el norte residían los celtas, que se dividieron en dos reinos principales. Alba estaba principalmente en Escocia y gobernada por Constantino. Strathclyde cubría el sur de Escocia, Cumbria y partes de Gales, y estaba gobernada por Owein.

Las Islas Británicas a principios del siglo X. Fuente de la imagen: Ikonact / CC BY-SA 3.0.

El norte de Inglaterra estaba gobernado por un grupo de condes nórdicos de ascendencia vikinga. Eran conocidos como los Condes de Northumberland y tenían el poder sobre gran parte de Irlanda. Su líder, Olaf Guthfrithsson, era el rey de Dublín.

El centro y sur de Inglaterra estaba gobernado por los anglosajones. Aunque esto fue dirigido por el rey Athelstan de Wessex, el nieto de Alfredo el Grande, era más una colección de feudos independientes unidos por una alianza y dominado por los dos reinos rivales de Wessex y Mercia.

Tensiones crecientes

Estas áreas de control celta, nórdico y anglosajón no fueron de ninguna manera grabadas en piedra. Desde el siglo VIII, los límites se habían empujado y desarmado constantemente. Los vikingos del norte de Inglaterra estaban ansiosos por avanzar hacia el sur y conquistar las tierras de los feudos anglosajones. A su vez, forjaron alianzas entre ellos para resistir esta invasión y comenzaron a empujar a los celtas hacia el oeste.

Athelstan presentando un libro a San Cuthbert.

Estas tensiones estallaron en 928, cuando Athelstan se adelantó a un asalto vikingo y llevó a los anglosajones a atacar York. Sus poetas de la corte hablaron ahora de "esta Inglaterra completa"; las monedas se diseñaron para leer "rex totius Britanniae", rey de toda Gran Bretaña. En 934 ganó grandes extensiones de Escocia, convirtiéndose en el gobernante británico más poderoso desde los romanos.

Como era de esperar, otros gobernantes se amargaron por el éxito de Athelstan y se preocuparon por sus propios territorios. Constantino, que gobernó el Reino de Alba, estableció vínculos con los nórdicos. Su hija se casó con Olaf Gutherfrithsson, el rey de Dublín, lo que trajo a los nórdicos irlandeses y de Northumbria bajo su protección.

Owain de Strathclyde, un pariente de Constantine, fue fácilmente persuadido de unir fuerzas contra Athelstan.

Constantino II fue rey de gran parte de la Escocia actual.

La batalla de Brunanburh

A partir del desorden de reinos y feudos que salpicaban las Islas Británicas, en el 937 d.C. se dividieron en dos grupos claros. Las fuerzas conjuntas de los vikingos, los norirlandeses, los escoceses y los galeses de Strathclyde estuvieron bajo el liderazgo de Anlaf Guthfrithson, siendo él mismo "rey pagano de Irlanda y muchas islas".

Intentaron poner un clavo en el ataúd del dominio anglosajón y destruir a Athelstan y a todos los que estaban a su lado. Como escribió un poeta galés en el lejano Dyfed: "

Pagaremos a los sajones por los 404 años "

La Dra. Cat Jarman ha hecho un conjunto significativo de descubrimientos sobre un cementerio vikingo en Derbyshire, y Dan habla con ella para averiguar si pudieron haber encontrado el esqueleto de Ivar el Deshuesado.

Escucha ahora

En agosto de 937 llegaron a Chester noticias de que en los puertos y ensenadas de la costa este de Irlanda se encontraba una enorme flota de invasión vikinga. De hecho, la crónica de John of Worcester registró:

"Anlaf, el rey pagano de los irlandeses y de muchas otras islas, incitado por su suegro Constantino, rey de los escoceses, entró en la desembocadura del río Humber con una fuerte flota"

"Invitado de ultramar", una pintura de 1901 que representa a marineros vikingos.

Después de años de lealtad, Athelstan fue rápidamente apoyado por otros nobles anglosajones, quienes reunieron un ejército considerable para enfrentarse a las tropas del norte.

En el verano de 937, los dos ejércitos se encontraron para un enfrentamiento final. Iba a ser una de las batallas más sangrientas conocidas en la historia británica, descrita en los Anales del Ulster como "inmensa, lamentable y horrible". Se la conoció como "la Gran Batalla" y "la Gran Guerra".

La Crónica anglosajona informó:

"Ninguna matanza se hizo aún mayor en esta isla, de gente asesinada, antes de esta misma, a filo de espada ... Cinco reyes yacían en el campo de batalla, en flor de juventud, traspasados ​​con espadas. Así que siete eke de los condes de Anlaf; y de la tripulación del barco innumerables multitudes ".

La crónica anglosajona informó del derramamiento de sangre de la batalla.

Lo que sucedió en la batalla es casi desconocido. El ejército invasor se hundió en trincheras, que fueron rápidamente superadas. Algunos han sugerido que es el primer caso de un ejército británico que usa caballería en batalla, aunque no hay evidencia concreta de esto.

El nacimiento de una nación

Y dónde ocurrió la batalla es aún más misterioso. El medievalista Alistair Campbell concluyó, "toda esperanza de localizar Brunanburh está perdida". Se han sugerido más de 30 sitios en Shropshire, Yorkshire, Lancashire y Northamptonshire.

Si en algún lugar se ha llegado a un cierto grado de consenso, fue un pueblo llamado Bromborough en Wirral, Merseyside, y también se ha reclamado un pueblo llamado Burghwallis, a unas siete millas al norte de Doncaster.

La batalla de Brunanburh fue una de las batallas más sangrientas y más grandes de la historia medieval temprana. No existe evidencia física de dónde se luchó. Pero recientemente, se ha hecho un descubrimiento sorprendente.

Ver ahora

Lo cierto es que Athelstan y los anglosajones salieron victoriosos. Aseguraron la frontera norte de Inglaterra y mantuvieron a los celtas al oeste. Athelstan también unió los dos grandes reinos de Wessex y Mercia, creando una Inglaterra unida.

El historiador Ethelweard escribió alrededor de 975 que

"Los campos de Gran Bretaña se consolidaron en uno, había paz en todas partes y abundancia de todas las cosas"

Por lo tanto, a pesar de su naturaleza sangrienta y su oscuro posicionamiento, la Batalla de Brunanburh es uno de los eventos más importantes de la historia británica, que establece las fronteras modernas de Inglaterra, Escocia y Gales.


Brunanburh, batalla de

Brunanburh, batalla de, 937. Brunanburh fue el logro militar culminante del reinado de Athelstan, en el que Wessex avanzó hacia Devon, el sur de Gales y el norte. En 937, una formidable coalición intentó mantenerlo a raya. A Constantino II de Escocia se unieron Owain de Strathclyde y Olaf Guthfrithsson de Dublín (cuyo padre había sido expulsado de Northumbria por Athelstan). El lugar de la batalla sigue siendo incierto, aunque existen posibilidades si la flota de Dublín usó el Humber, Brough o Aldborough. En una lucha salvaje, Athelstan y su hermano Edmund prevalecieron: se dice que cinco jóvenes reyes, incluido un hijo de Constantino, murieron. La Crónica anglosajona pensó que la victoria más grande jamás obtenida por los sajones y rompió en verso sombrío: Del mismo modo el rey inglés y el príncipe,
Hermanos triunfantes en la guerra, juntos
Regresó a su hogar, la tierra de Wessex.
& # x2003Para disfrutar de la carnicería, dejaron atrás
El cuervo con pico de cuerno y plumaje oscuro,
Y el halcón hambriento de la batalla, el abrigo pardo
Águila, que con cola de puntas blancas compartía
La fiesta con el lobo, bestia gris del bosque.

Cita este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

JOHN CANNON "Brunanburh, batalla de". El compañero de Oxford para la historia británica. . Encyclopedia.com. 3 de junio de 2021 & lt https://www.encyclopedia.com & gt.

JOHN CANNON "Brunanburh, batalla de". El compañero de Oxford para la historia británica. . Obtenido el 3 de junio de 2021 de Encyclopedia.com: https://www.encyclopedia.com/history/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/brunanburh-battle

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Batalla de Brunanburh

El estado-nación inglés comenzó a formarse cuando los reinos anglosajones se unieron contra la invasión vikinga danesa, comenzando alrededor del 800.

Durante los siguientes 150 años, Inglaterra fue en su mayor parte una entidad unificada políticamente y permaneció así permanentemente después de 937, cuando Athelstan de Wessex estableció la nación de Inglaterra después de la Batalla de Brunanburh.

Siguiendo los pasos de su padre y abuelo, Eduardo el Viejo y Alfredo el Grande, Athelstan puso bajo su control el reino nórdico de York y los británicos de Strathclyde.

Los reyes de Escocia y Strathclyde y el gobernante de Bamburgh reconocieron su autoridad en Northumbria. Athelstan devastó Escocia en 934 con fuerzas terrestres y marítimas combinadas.

En 1937, los pictos y escoceses de Constantino III, los británicos, los vikingos del rey Olaf Godfreyson de Dublín y algunos otros irlandeses formaron una coalición e invadieron y penetraron profundamente en Inglaterra. Se conocieron en Brunanburh por Athelstan con Mercia y Wessex combinados.

Los norteños lucharon contra el ejército de Athelstan en una gran batalla de dos días en Brunanburh, cerca de la frontera entre Inglaterra y Escocia. Los sajones de Wessex y Mercia obtuvieron una abrumadora victoria. Athelstan se mantuvo supremo en la mayor parte de lo que ahora es Inglaterra.

La batalla de Brunanburh es un breve panegírico que aparece en la Crónica anglosajona del año 937.
Batalla de Brunanburh


Las máscaras, la FMH y las reglas de cuarentena de viaje pueden permanecer DESPUÉS del 19 de julio, dice un documento filtrado

Sigue el sol

Servicios

& copyNews Group Newspapers Limited en Inglaterra No. 679215 Domicilio social: 1 London Bridge Street, Londres, SE1 9GF. "The Sun", "Sun", "Sun Online" son marcas comerciales registradas o nombres comerciales de News Group Newspapers Limited. Este servicio se proporciona en los Términos y condiciones estándar de News Group Newspapers 'Limited de acuerdo con nuestra Política de privacidad y cookies. Para solicitar información sobre una licencia para reproducir material, visite nuestro sitio de distribución. Vea nuestro paquete de prensa en línea. Para otras consultas, contáctenos. Para ver todo el contenido de The Sun, utilice el mapa del sitio. El sitio web de Sun está regulado por la Organización de Estándares de Prensa Independiente (IPSO)


Cómo Inglaterra olvidó el campo de batalla que dio forma a la nación

El misterio sobre dónde tuvo lugar la Batalla de Brunanburh finalmente se ha resuelto, pero ¿cuántas personas lo sabían?

Si le preguntara a la gente sobre las batallas libradas en suelo británico, sospecho que podrían sugerir algunas: Hastings, Bannockburn, Bosworth Field, Edgehill y la Batalla de Gran Bretaña. Incluso podrían recordar a Towton, Flodden o Naseby. Pero muy pocas personas agregarían Brunanburh a su lista, incluso si tal vez ninguna fuera más importante en la configuración de Gran Bretaña tal como la conocemos.

Durante un tiempo después de que tuvo lugar, en 937 d.C., Brunanburh fue una batalla extraordinariamente famosa, descrita en crónicas de toda la cristiandad, celebrada en poemas y canciones, y recordada como un evento terrible marcado con la pérdida masiva de vidas. Fue considerado el más sangriento desde las invasiones anglosajonas, con los ingleses enfrentándose a una alianza enemiga liderada por vikingos en un conflicto durante el cual se cree que seis reyes y siete condes fueron asesinados.

De hecho, la Crónica anglosajona, por lo general un catálogo anual seco de eventos, incluso rompió en verso para describirlo: "Nunca mayor matanza / ¿Hubo en esta isla, nunca tantos / Gente derribada antes de esto / Por los bordes de las espadas" .

Brunanburh fue reconocido como una masacre espantosa, entonces, pero también como un punto de inflexión en la historia británica: fue un conflicto de consecuencias, tal como lo sería la Batalla de Hastings y la Conquista Normanda 129 años después. Sin embargo, sorprendentemente, los ingleses olvidaron dónde tuvo lugar esta batalla decisiva. Los nombres cambian con el tiempo.

Mameceaster se convirtió en Manchester, Snotengaham se convirtió en Nottingham. Es un proceso natural y Brunanburh, dondequiera que estuviera, pasó por los mismos turnos hasta que la gente olvidó el nombre original y, en el proceso, el lugar de tal matanza y significado nacional.

A lo largo de los años, ha habido numerosas sugerencias sobre dónde se libró la batalla, desde Solway Firth hasta el condado de Durham, Yorkshire y Cheshire. Pero solo recientemente los arqueólogos han descubierto armas rotas que apuntan hacia el Wirral. Incluso esos descubrimientos probablemente no pondrán fin a la controversia, pero habiendo visitado el sitio yo mismo y hablado con los arqueólogos allí, estoy convencido de que por fin hemos identificado el sitio de la Batalla de Brunanburh.

Si conduce por la M53 hacia Birkenhead, mire a la izquierda entre las salidas cuatro y tres, y ahí está: el campo de batalla perdido. Gracias a personas como el historiador Michael Livingston, cuyo nuevo libro Nunca mayor matanza, arroja nueva luz sobre las terribles escenas del enfrentamiento; ahora sabemos con precisión dónde se libró el conflicto y quiénes estuvieron involucrados.

Por un lado estaban los ingleses y, por el otro, una alianza de sus enemigos liderada por Anlaf, un famoso cacique vikingo que había forjado un reino en Irlanda y ahora reclamaba la realeza de Northumbria. Estaba aliado con otros vikingos y Constantino, rey de los escoceses. Fueron al Wirral con un objetivo: acabar para siempre con el poder de los ingleses.

Las Islas Británicas fueron un desastre político a principios del siglo X. Había anglos, sajones y jutos, todos los cuales se habían apoderado de suelo británico durante los últimos 500 años y habían obligado a los británicos nativos al norte hacia el sur de Escocia, al oeste hacia Gales y Cornualles y hacia el sur a través del canal hasta Bretaña.

Significaba que había al menos una docena de gobernantes, todos ansiosos por obtener más tierras y dispuestos a luchar por ellas. Irlanda estaba dividida entre los nativos irlandeses y los escandinavos. Había reyes en Gales, siempre conscientes de que los anglos y los sajones habían conquistado sus tierras ancestrales. También había reyes en Escocia. Y todas estas personas, británicos, escoceses y escandinavos, sabían que el rey más fuerte era Athelstan de Wessex, que gobernaba un vasto territorio del sur y que reclamaba el presuntuoso título de monarca de toda Gran Bretaña.

Si Athelstan lograba capturar una franja de tierra del norte en Northumbria, el último bastión vikingo que quedaba, se volvería aún más poderoso, por lo que los reyes del norte, los que ahora son Irlanda y Escocia, se combinaron para detenerlo. Si Athelstan podía ser derrotado, el poder sajón podría romperse para siempre. Y así, los aliados invadieron y los dos ejércitos se encontraron en Brunanburh. Las fuerzas de Athelstan ganaron la batalla y Northumbria se convirtió en parte de su reino.

Entonces, un país llamado Inglaterra nació en ese terrible campo. Y fue terrible. El concepto básico de la batalla en esos días era el choque de muros de escudos, y para ganar el muro de escudos del enemigo se debe romper. Un muro de escudos es solo eso: una larga hilera de grandes escudos de sauce reforzados con hierro llevados por guerreros con armadura que tienen espadas, lanzas y hachas en sus manos. Una fuerza atacante arrojaría lanzas y flechas al muro de escudos opuesto, pero para romperlo los hombres tenían que acercarse, muy cerca.

La poesía anglosajona describe el horror de tales peleas. Los escudos chocarían contra los escudos enemigos, y luego los guerreros se cortarían y empujarían unos a otros con sus armas, tratando desesperadamente de abrir un espacio en la pared. Si mataban a un enemigo en la primera fila, entonces había otras cuatro o cinco filas de guerreros detrás de él, todos con sus escudos y armas levantados, todos los cuales tenían que romperse. Fue un trabajo brutal a corta distancia. Si un muro de escudos se rompía, podría volverse aún más sangriento, ya que los guerreros derrotados eran abatidos por sus perseguidores cuando intentaban huir.

Sabemos que esto sucedió en Brunanburh porque nos cuenta el poema de la Crónica anglosajona, que describe cómo el ejército victorioso de Athelstan persiguió a los escoceses y vikingos derrotados y los mató sin piedad. Realmente fue una batalla memorable y crucial. Por eso es extraño que los ingleses, que deben su propia nación a la victoria que Athelstan ganó en Brunanburh, olvidaran dónde tuvo lugar. Sin duda, este increíble campo de batalla perdido tiene muchos más secretos que dejar. Pero después de muchos años de búsqueda, podemos empezar a tener la certeza de que aquí es donde tuvo lugar la gran matanza medieval.


La batalla de Brunanburgh


La batalla de Brunanbugh se libró en 937. Enfrentó a los anglosajones recién unidos bajo su rey, Athelstan, contra una alianza de reyes, el rey Constantino II de Alba, Olaf Guthfrithsson, rey de Dublín, Owen, rey de Strathclyde.

Todo tenía un trasfondo que Edward el Viejo y su hermana Æthelflæd habían liderado la reconquista de Danelaw a principios del siglo X. Cuando Athelstan subió al trono en 924, estaba por primera vez a la cabeza de un poderoso reino anglosajón de toda Southumbria, y podía tratar de establecer una supremacía sobre Northumbria, y de hecho toda Gran Bretaña & # 8211 para fundamentar su afirmación de ser Rex totius Britanniae. De hecho, su padre había establecido el principio con una reunión diplomática en Bakewell, a pesar de ser un poco tarta.

En 927, Athelstan se reunió con los reyes de Alba (Constantine) y de Strathclyde, y los convenció de que lo reconocieran como su señor. Ese mismo año, Athelstan expulsó a Guthfrith de Northumbria. En 934, Constantino parece haberse rebelado contra el acuerdo y luego sufrió la humillación de verse obligado, impotente, a ver a Athelstan vagar sin oposición con su ejército por su país. La batalla de Brunanbugh probablemente nació en esa humillación.

Para el año 937, los 3 reyes & # 8211 Guthfrith reemplazados por su hijo, Olaf (Anlaf) & # 8211 estaban listos e invadieron Inglaterra. Dónde los conoció Athelstan, nadie lo sabe, aunque hay más de una teoría por ahí. el balance de opinión es el Wirral en el noroeste de Inglaterra. Pero el resultado fue una victoria muy reñida para Athelstan Olaf huyó a Irlanda, Constantine de regreso a Escocia. Y la gente se ha vuelto loca al respecto y su importancia. Pero en realidad, su importancia, si es genuinamente significativa, es el problema que marca y la supervivencia de un reino inglés combinado pero, irónicamente, probablemente confirmó que Escocia y Strathclyde no se convertirían en parte de Inglaterra a pesar de la victoria de 934, Athelstan no tenía los recursos para hacer más que tomar el homenaje del rey de Escocia.

Hay más de una descripción de la batalla. El armario son los de la Crónica anglosajona y la Crónica de Athelweard. Aquí & # 8217s Athelweard & # 8217s descripción, que lo hace grande:

se libró una feroz batalla contra los bárbaros en Brunandune, por lo que esa lucha se considera grande incluso hasta el día de hoy: entonces las tribus bárbaras son derrotadas y ya no son dominantes más allá del océano los escoceses y los pictos inclinan el cuello las tierras de Gran Bretaña se consolidan juntos, por todos lados hay paz y abundancia, y nunca más una flota llegó a esta tierra excepto en amistad con los ingleses

Pero luego está el poema heroico conservado por la Crónica anglosajona. Tiene un tono autoconscientemente heroico y artístico. No es solo un gran poema, sino un poema que intenta establecer el orgullo por el líder anglosajón y la nación de West Saxon y Mercian, por lo tanto, ambos obtienen un mench. Pobres habitantes de East Anglians o Kentish, ni rastro de ellos. Sin duda, poemas como estos se cantaron o se dijeron todos los días en los pasillos de todo el país, pero es raro encontrarlos escritos y, por lo tanto, sobrevivieron para llegar hasta nosotros.

Es un puntazo para leer, y no se equivoque. Les he dado dos versiones a continuación & # 8211 Alfred Tennyson & # 8217s en inglés moderno y el original en inglés antiguo. Además, aquí & # 8217s una lectura de un tipo llamado Michael Drout. ¡Divertirse!


Brunanburh: Buscando una batalla

El profesor Michael Livingston es el autor de Una matanza nunca mayor: Brunanburh y el nacimiento de Inglaterra, la notable historia de una lucha olvidada por la supervivencia de Inglaterra y rsquos. En una serie de publicaciones para Osprey, él comparte partes de la historia, comenzando con lo que era Brunanburh y cómo comenzaron las búsquedas de la batalla perdida.

Brunanburh fue una de las batallas más importantes en la historia de Inglaterra, pero escuché por primera vez de ella cuando era un joven estudiante en una clase de idiomas de todas las cosas: la notable Batalla de Brunanburh poema, conservado en copias del Crónica anglosajona, fue una de las primeras obras que traduje del inglés antiguo.

El tiempo no ha disminuido mi amor por el poema, que sigue siendo una expresión verdaderamente asombrosa de las glorias ganadas con tanto esfuerzo y las trágicas pérdidas de la guerra. El tiempo tampoco ha disminuido mi fascinación por lo que aprendí a continuación: sabíamos muy poco sobre Brunanburh.

Sabíamos el año de la batalla: 937. Sabíamos eso en un día de ese otoño y ndash ¿qué día? nadie sabía que el rey Athelstan de los ingleses se enfrentaba a un ejército aliado de hombres que sólo recientemente habían sido rivales entre sí: escoceses bajo el rey Constantino, británicos de Strathclyde bajo el rey Owain, vikingos de Irlanda bajo el rey Anlaf Guthfrithson, y muchos más. Sabíamos que la batalla era una amenaza existencial para la supervivencia de Athelstan & rsquos: en este único día, en este único lugar, Inglaterra pendía de un hilo.

¿Entre las cosas más frustrantes que no sabíamos? ¿Dónde estaba Brunanburh? ¿Como paso?

La historia está llena de misterios, pero estaría mintiendo si no admitiera que este se me quedó grabado. Así que cuando sucedió algunos años más tarde que un colega, John Bollard, mencionó despreocupadamente la existencia de materiales galeses sobre la batalla que I & rsquod nunca leyó, estaba más que listo para morder el anzuelo y sumergirme en la proverbial madriguera de la investigación.

Lo que finalmente siguió fue un proyecto internacional de varios años para reunir todos los materiales de origen relacionados con la batalla y cualquier idioma en el que estuvieran y reunirlos con ensayos nuevos sobre el conflicto en lo que finalmente se publicó como La batalla de Brunanburh: un libro de casos (Prensa de la Universidad de Liverpool, 2011).

Muchos de los ensayos de libros y rsquos presentaron aspectos del caso cada vez mayor de que la batalla ocurrió a mediados del Wirral. Paul Cavill argumentó persuasivamente que la palabra inglesa moderna Bromborough & ndash la ciudad en la península de Wirral & ndash casi seguramente derivado de la palabra en inglés antiguo Brunanburh. He & rsquod publicó mucho de este excelente trabajo lingüístico antes, pero su ensayo en el Libro de casos presentó los argumentos de una manera devastadora. Stephen Harding proporcionó un ensayo, basado en el trabajo publicado por primera vez en 2004, que analiza lo que el folclore y la arqueología conocidos de los Wirral podrían decirnos sobre la posibilidad de que Bromborough no fuera solo a Brunanburh pero los Brunanburh. Es importante destacar que su estudio, que incluyó una descripción general de los intentos anteriores de ubicar la batalla en el Wirral, concluyó que la batalla probablemente tuvo lugar en algún lugar de Bebington Heath, cerca de Bromborough & ndash, una conclusión en línea con los historiadores de principios del siglo XX, aunque se alcanzó por completo razones diferentes y más convincentes. Richard Coates siguió esto con una descripción general de la historia sociolingüística de Wirral, mostrando que en el momento de la batalla la península estaba esencialmente dividida entre las culturas vikinga e inglesa y, por lo tanto, un lugar apropiado para un enfrentamiento entre ellas. Otros eruditos de nuestro equipo hicieron comentarios grandes y pequeños sobre una posible ubicación de Wirral para la batalla.

Por mi parte, escribí un ensayo introductorio al libro que presentaba un contexto histórico amplio para Brunanburh, junto con una explicación de cómo la batalla pudo haber tenido lugar en el Wirral: & lsquoTas personas que buscan el sitio de batalla hoy, & rsquo escribí, & lsquomight Lo mejor es buscar el páramo a lo largo de Red Hill Road. Si bien las leyendas locales de que la carretera recibió su nombre de la sangre que la recorrió probablemente sean un error, existe una posibilidad decente de que los caminos aquí se hayan puesto rojos en 937 y rsquo (Libro de casos, pag. 21). Todo lo que sabía y ndash y todo lo que la mayoría de mis compañeros académicos en cuyo trabajo confiaba sabían y ndash dijeron que eso y rsquos donde estaba.

La mayoría de la gente, sin duda, pensó que el libro era maravilloso. Más que eso, se consideró un gran servicio. Brunanburh ha sido durante mucho tiempo un rompecabezas y, por primera vez, las piezas del rompecabezas ahora estaban todas en un solo lugar.

Pero no todo el mundo estaba contento.

De hecho, el correo de odio comenzó casi de inmediato.

Verá, para algunas personas, Brunanburh no estaba perdido en absoluto. Para mi sorpresa, la gran batalla se había estado escondiendo todos estos años bajo los jardines traseros de un gran número de personas que vivían en lugares ajenos a Wirral y que tenían un B-R-N en el nombre del lugar. Y esa gente estaba enojada y ndash en algunos casos muy enojado y ndash que alguien haya dicho lo contrario. Peor aún era la idea de que un americano me atrevería a decir de otra manera. Después de todo, señalaron, ¡ni siquiera era mi país!

Lo cual es, para ser justos, bastante cierto. aunque creo que todos seríamos igualmente extraños si intentáramos encajar en la Inglaterra del siglo X en este momento. ¡Estamos hablando de un evento de más de 1000 años!

Aún así, la ira es interesante. Ciertamente indica cuán importante sigue siendo Brunanburh a los ojos de muchas personas. También tiene mucho sentido. Si Brunanburh es un rompecabezas, entonces es uno con la mayoría de las piezas desaparecidas. Peor aún, es un rompecabezas para el que no tenemos la caja. No sabemos realmente cómo se supone que debe verse la imagen.

En esa ausencia, desde hace siglos, la gente ha estado haciendo sus propios dibujos. Y, habiéndolos hecho, se han convencido de que sus imágenes son correctas. Esto incluye, por ejemplo, al corresponsal que me consideró un tonto por no ver la verdad de que la batalla se libró en holandés costas.

Para ser claros: I & rsquom no me burlo en lo más mínimo. Como dije anteriormente, a mí también me ha fascinado durante mucho tiempo el rompecabezas. Yo también quiero armarlo. Y ahora yo también he hecho mi propia imagen: Nunca mayor matanza.

La solución que revelo en este nuevo libro no concuerda en todos los aspectos con lo que dije sobre la batalla en el Libro de casos una década atrás. Diez años nos han brindado mucha más evidencia con la que trabajar mientras tratamos de completar las piezas que faltan. Pero la conclusión más básica que presento es absolutamente la misma: Brunanburh se peleó en la mitad del Wirral. Teníamos todas las razones para creerlo antes, pero como explico en Nunca mayor matanza, tenemos muchas más razones para creerlo hoy.

Esto incluye, como discutiremos I & rsquoll la próxima semana, posibles hallazgos relacionados con la batalla. ¡Así que estad atentos!

Nunca mayor matanzapublica el 13 de mayo. ¡Reserva tu copia hoy!


ARTÍCULOS RELACIONADOS

En 927, el rey Aethelstan invadió Northumbria, ocupó York y expulsó a los parientes del rey de Irlanda Anlaf Guthfrithson, los gobernantes de York y Dublín.

Diez años después, en el verano de 937, Anlaf y Constantine lanzaron su invasión con "la mayor flota vikinga jamás vista en aguas británicas".

El profesor Wood (en la foto) ha presentado documentales sobre la historia británica medieval temprana para la BBC. Se cree desde hace mucho tiempo que la batalla salvó a Inglaterra de los invasores vikingos hace más de 1.000 años.

El profesor Wood dijo que un sitio de batalla en la ruta principal desde York hasta el corazón danés de Inglaterra en Mercia (en la foto) es un lugar mucho más probable para la batalla.

Surgió un consenso de que la batalla tuvo lugar en Bromborough en Wirral, Merseyside, pero el historiador de televisión, el profesor Michael Wood, está convencido de que en realidad se desarrolló a 100 millas de distancia en South Yorkshire.

En algún momento más adelante en el año, Aethelstan avanzó fuera de Mercia y atacó al principal ejército aliado alrededor de Brunanburh.

En una batalla descrita como "inmensa, lamentable y horrible", el rey Aethelstan derrotó a una flota vikinga dirigida por Anlaf y Constantine, el rey de Alba.

Anlaf escapó por mar y regresó a Dublín la primavera siguiente.

El nombre Bromborough proviene de un nombre de lugar en inglés antiguo Brunanburh o 'Fuerte de Bruna', que es lo mismo que la batalla.

Pero el profesor Wood sostiene que el caso de que Bromborough sea el lugar de la batalla "se basa solo en el nombre".

El monumento estaba originalmente en la ruta de la A1, pero se trasladó unos cientos de metros al sur en la década de 1960 cuando la carretera se amplió a una autovía. La antigua Great North Road pasa por el pozo de Robin Hood en 1906

Un historiador de televisión cree que pudo haber descubierto la ubicación real de la Batalla de Brunanburh en un humilde descanso de la A1 (en la foto). Da seis razones principales como evidencia.

SEIS RAZONES POR LAS QUE LA BATALLA TOMÓ LUGAR EN EL SUR DE YORKSHIRE

La mayoría de la gente cree que la batalla de Brunanburh tuvo lugar en Bromborough en Wirral, Merseyside.

Pero el historiador de televisión, el profesor Michael Wood, está convencido de que en realidad se desarrolló a 160 kilómetros de distancia en South Yorkshire, cerca del pintoresco pueblo de Burghwallis.

Da seis razones principales como evidencia de la ubicación de la batalla en South Yorkshire:

1 - Dice que un lugar de batalla en la ruta principal desde York hasta el corazón danés de Inglaterra en Mercia es un lugar mucho más probable para la batalla.

La región al sur de York fue el centro del conflicto entre los reyes de Northumbria y West Saxon durante el segundo cuarto del siglo X.

2 - El nombre Bromborough proviene de un topónimo en inglés antiguo Brunanburh o 'Fuerte de Bruna', que es lo mismo que la batalla.

Pero el profesor Wood sostiene que el caso de que Bromborough sea el lugar de la batalla "se basa únicamente en el nombre".

Dice que Bromborough no se menciona en el Domesday Book de 1086 y no aparece hasta el siglo XII.

3 - También hay dudas sobre si Brunanburh debería escribirse con una 'n' simple o doble, como lo hicieron varios cronistas de los siglos X y XI.

La alteración de la ortografía a una doble 'n' y Brunnanburh cambia el significado del inglés antiguo de 'el fuerte de Bruna' a 'el fuerte en el manantial', que podría referirse al pozo de Robin Hood.

4 - El profesor Wood destaca un poema de 1122 en el que John de Worcester informó que la flota de Anlaf aterrizó en el Humber, el lado opuesto del país al Wirral.

5 - Y un poema perdido del siglo X citado por William de Malmesbury dice que los habitantes de Northumbria se sometieron a los invasores en o cerca de York, lo que implica que los invasores estaban en Yorkshire en el preludio de la batalla.

6 - Una de las primeras fuentes de Northumbria, Historia Regum, da un nombre alternativo para el lugar de la batalla: Wendun.

El profesor Wood dijo que esto podría interpretarse como "el pardo de los Went" o "Went Hill" en el sur de Yorkshire, cerca de Robin Hood's Well.

Dice que Bromborough no se menciona en el Domesday Book de 1086 y no aparece hasta el siglo XII.

También existen dudas sobre si Brunanburh debería escribirse con una 'n' simple o doble, como lo hicieron varios cronistas de los siglos X y XI.

La alteración de la ortografía a una doble 'n' y Brunnanburh cambia el significado del inglés antiguo de 'el fuerte de Bruna' a 'el fuerte en el manantial', que podría referirse al pozo de Robin Hood.

El profesor Wood destaca un poema de 1122 en el que John de Worcester informó que la flota de Anlaf aterrizó en el Humber, el lado opuesto del país al Wirral.

Y un poema perdido del siglo X citado por William de Malmesbury dice que los habitantes de Northumbria se sometieron a los invasores en o cerca de York, lo que implica que los invasores estaban en Yorkshire en el preludio de la batalla.

An early Northumbrian source, the Historia Regum, gives an alternative name for the battle site - Wendun.

The A1 passes Robin Hood's well in the 1950's. Prof Wood argues the case for Bromborough being the location of the battle 'rests on the name alone'

Prof Wood believes the epicentre of the battle was Robin's Hood Well about seven miles north of Doncaster (pictured). The original site is in yellow and today's site is pictured in green

The monument moved a few hundred yards south in the 1960s. Altering the spelling to a double 'n' and Brunnanburh changes the Old English meaning from 'Bruna's fort' to 'the fort at the spring', which could refer to Robin Hood's Well

Prof Wood said this could be interpreted as 'the dun by the Went' or 'Went Hill' in south Yorkshire, near to Robin Hood's Well.

Prof Wood, 69, of north London, said: 'This is one of the greatest events in early British history yet there has been a controversy for more than 300 years.

'It is strange the site could be forgotten for an event which was so famous and recorded in so many sources.

'Bromborough has become the consensus especially in the last 20 to 30 years but this is all because of a form of its name which appears to derive from 'Bruna's Fort'.

'Yet Bromborough was not mentioned in the Doomsday book of 1086 and there are no references to it until the 12th century.

'There is no other evidence whatsoever to support Bromborough but plenty of evidence to suggest the battle was somewhere else.

Prof Wood highlights a poem in 1122 in which John of Worcester reported Anlaf's fleet landed in the Humber, the opposite side of the country to the Wirral. Pictured is Robin Hood's Well today

In a battle described as 'immense, lamentable and horrible', King Aethelstan defeated a Viking fleet led by the Anlaf and Constantine, the King of Alba. Pictured is the site in North Yorkshire

'You have to leave no stone unturned and we have accepted the spelling of Brunanburh with a single 'n' but several 10th and 11th century chroniclers spelt it with a double 'n'.

'This completely alters its meaning from 'Bruna's Fort' to 'Fort of the Spring'.

'The alternative name for the battle in the Historia Regum of Wendun could be interpreted as 'the dun by the Went' or 'Went Hill'.

'If you are travelling up the A1 into Yorkshire Went Hill is one of the biggest landmarks and a major escarpment.

'An early 12th century chronicler said the invading fleet landed in the Humber and there is clear evidence the Northumbrians submitted to the invaders.

'If the goal of the invaders was to re-establish their kingdom in York, what were they doing in the Wirral?


ARTÍCULOS RELACIONADOS

The conflict mainly played out in shield-wall clashes where a long line of ironbound willow shields were carried by warriors also wielding swords, spears and axes, The Telegraph reports.

The attackers would throw spears and shoot arrows at the enemy's shield-wall hoping to break the defence before coming into close contact.

THE BATTLE OF BRUNANBURH

The Battle of Brunanburh, which pitted a West Saxon army against a combined hoard of Vikings, Scots and Irish in 937, was one of the most decisive events in British medieval history.

In 927, King Aethelstan invaded Northumbria, occupied York and expelled King of Ireland Anlaf Guthfrithson's kinsmen, the rulers of York and Dublin.

Ten years later, in the summer of 937, Anlaf and Constantine launched their invasion with 'the biggest Viking fleet ever seen in British waters'.

At some point later in the year Aethelstan advanced out of Mercia and attacked the main allied army around Brunanburh.

In a battle described as 'immense, lamentable and horrible', King Aethelstan defeated a Viking fleet led by the Anlaf and Constantine, the King of Alba.

Anlaf escaped by sea and arrived back in Dublin the following spring.

Had King Athelstan - grandson of Alfred the Great - been defeated it would have been the end of Anglo-Saxon England.

But upon victory, Britain was created for the first time and Athelstan became the de facto King of all Britain, the first in history.

Shields clashed with shields and fighters hacked at each other in the brutal battle as they tried to open a gap in the first line of defence before ranks behind would fill in.

If the shield-wall broke the savage fighting became even bloodier with warriors slain as they tried to flee.

The Anglo-Saxon Chronicle, a collection of annals in Old English, said of the battle: 'Never greater slaughter/Was there on this island, never as many/Folk felled before this/By the swords' edges.'

After researching medieval manuscripts, uncovering weapons and carrying out land surveys, experts believe the true battlefield was in Wirral.

It has been rumoured to have taken place in County Durham, Yorkshire and Cheshire.

In 927, King Aethelstan invaded Northumbria, occupied York and expelled King of Ireland Anlaf Guthfrithson's kinsmen, the rulers of York and Dublin.

Ten years later, in the summer of 937, Anlaf and Constantine launched their invasion with 'the biggest Viking fleet ever seen in British waters'.

At some point later in the year Aethelstan advanced out of Mercia and attacked the main allied army around Brunanburh.

In a battle described as 'immense, lamentable and horrible', King Aethelstan defeated a Viking fleet led by the Anlaf and Constantine, the King of Alba.

Anlaf escaped by sea and arrived back in Dublin the following spring.

Had King Athelstan - grandson of Alfred the Great - been defeated it would have been the end of Anglo-Saxon England.

But upon victory, Aethelstan prevented the dissolution of his kingdom in what historian Alfred Smyth described as 'the greatest single battle in Anglo-Saxon history before Hastings'.

The Anglo-Saxon Chronicle described at the time how Athelstan's forces chased after the Scots and Vikings after they had been vanquished, and slaughtered them mercilessly.

WHY PROFESSOR MICHAEL WOOD IS CONVINCED THE BATTLE TOOK PLACE IN SOUTH YORKSHIRE

TV historian Professor Michael Wood

Most people believe the Battle of Brunanburh took place in Bromborough on the Wirral, Merseyside.

But TV historian Professor Michael Wood is convinced it actually unfolded 100 miles away in South Yorkshire, near the quaint village of Burghwallis.

He gives six main reasons as evidence for the battle's location in South Yorkshire:

1 - He says a battle site on the main route from York down into England's Danish heartland in Mercia is a far more likely location for the battle.

The region south of York was the centre of conflict between the Northumbrians and the West Saxon kings during the second quarter of the 10th century.

2 - The name Bromborough comes from an Old English place name Brunanburh or 'Bruna's fort' which is the same as the battle.

But Professor Wood argues the case for Bromborough being the location of the battle 'rests on the name alone'.

He says Bromborough is not mentioned in the 1086 Domesday Book and doesn't appear until the 12th century.

3 - There are also doubts about whether Brunanburh should be spelt with a single or double 'n', as it was by several 10th and 11th century chroniclers.

Altering the spelling to a double 'n' and Brunnanburh changes the Old English meaning from 'Bruna's fort' to 'the fort at the spring', which could refer to Robin Hood's Well.

4 - Professor Wood highlights a poem in 1122 in which John of Worcester reported Anlaf's fleet landed in the Humber, the opposite side of the country to the Wirral.

5 - And a lost 10th century poem quoted by William of Malmesbury says the Northumbrians submitted to the invaders at or near York, implying the invaders were in Yorkshire in the prelude to the battle.

6 - An early Northumbrian source, the Historia Regum, gives an alternative name for the battle site - Wendun.

Professor Wood said this could be interpreted as 'the dun by the Went' or 'Went Hill' in south Yorkshire, near to Robin Hood's Well.


Bernard Cornwell: 'I play merry hell with history, I admit it'

B ernard Cornwell, one of the world’s bestselling historical novelists, author of more than 50 books with 25m sales around the world, wrote his first book because he couldn’t get a green card. Cornwell, at that point the BBC’s head of current affairs television in Northern Ireland, had left his job for love – following Judy, a visiting American he’d fallen head over heels for, back to the US.

“I used to have a proper job,” says Cornwell, speaking on the phone from Cape Cod. “And 40 years ago I threw it up and said to Judy, ‘Don’t worry darling, I’ll write a novel.’” With sly humour, he adds: “You know as well as I do, journalists all think they can write a novel.”

Cornwell was one of the journalists who actually could. A huge fan of CS Forester’s Hornblower, Dudley Pope, Alexander Kent and Patrick O’Brian, he realised that “all these guys are making a living out of telling how the Royal Navy beat up Napoleon”. Why wasn’t anyone doing it for the army? So he created Richard Sharpe, a soldier, hero and rogue born into poverty who fights his way up the army’s ranks, his face “given a mocking look by the scarred left cheek”. Today, the bestselling books – and the TV adaptation starring Sean Bean – have given Sharpe an unassailable place in our literary canon back in 1980, however, Cornwell landed on his hero’s name somewhat haphazardly, by adding an “e” to the name of the English rugby player. (“I thought once I’ve got the real name I’ll go through and cross out Richard Sharpe, but it stuck.”)

Sean Bean (centre) as Sharpe in the 1992 ITV adaptation. Photograph: ITV / Rex Features

Book written, he found representation after hassling Toby Eady, a literary agent he met by chance at a Thanksgiving party in New York. “He said, ‘It must be a fucking awful novel,’ and walked away, but I went up to him again, almost on my knees, and said ‘Please, please will you read my book?’” Eady eventually agreed, landed him a seven-book contract with HarperCollins within a few weeks, and the rest is history: HarperCollins is still Cornwell’s publisher, and Eady was still his agent until his death two years ago.

“I look back on it and I think this was insane. One, moving to America without a job, and two, throwing myself on the mercy of writing a novel. But here I am 40 years later,” he says. “And Judy and I have been married 40 years now, too, so it seems to have worked out all right.”

Cornwell has been writing and sailing his way through lockdown. The world was just shutting down in March when he put the finishing touches to War Lord, the final book in his The Last Kingdom series, about Alfred the Great’s dream to unite the four Saxon kingdoms of Wessex, Mercia, East Anglia and Northumbria to form England.

Cornwell has told the story of Uhtred, the English heir to Bebbanburg (or Bamburgh) over 13 books after being captured and raised by Danes, he serves Alfred and ultimately fights to reclaim his home. War Lord, which concludes the series, sees Cornwell, in his typically intelligent and brutal fashion, focus on the battle of Brunanburh in 937AD, after which the Saxons incorporated Northumbria into their own country, and England – Englaland, land of the Angles, in the novels – came into existence. The novel is dedicated to Alexander Dreymon, who plays Uhtred in the BBC and Netflix’s adaptation of The Last Kingdom, which has just been renewed for a fifth season. (Cornwell loves it, although he has had no involvement other than having his throat cut by Uhtred in one episode.)

The author, who studied history at UCL, had long wanted to tell the story of the making of England. “It always struck me as very odd that it wasn’t better known,” he says. “I think I got a very good education in history when I grew up in England, but nobody ever told me this. Primary school sort of taught me about King Alfred, but basically all you’re told is that he was a very bad baker. Somehow we’ve sort of forgotten the Anglo-Saxon period.”

A family reunion put him on the right path. Cornwell was adopted and raised by a family in Essex who belonged to a religious sect called the Peculiar People. His birth father was a Canadian airman and his mother was part of Britain’s Women’s Auxiliary Air Force. While on a book tour in Canada, he found his father, whose surname was Oughtred. He showed Cornwell a family tree which stretched back to the seventh century.

“I saw this name Uhtred. He said they lived at Bamburgh castle. Once I realised I was descended from this man who was the Lord of Bebbanburg, that was it,” says Cornwell. “I had to write a book about the creation of England. Most historical novels have a big story and a little story, and the big story is the true story. I didn’t see a way into that little story until I met my real father.”

‘I didn’t see a way into that little story until I met my real father’ . Bernard Cornwell. Photograph: Felix Clay

Like all of Cornwell’s books, War Lord ends with a historical note laying out the real history behind his tale. This one delves into the ongoing search for the real location of the battle of Brunanburh, and the evidence found by Wirral Archaeology which places it firmly on the Wirral – or as Cornwell writes, rather delightfully: “The quickest way to locate the battle site is to say that if you are driving north on the M53 then the slaughter took place just to the north and west of Exit 4.”

“It’s extraordinary that for hundreds of years, nobody has known where Brunanburh was fought,” says the author, who went to the Wirral last summer to meet the archaeologists working there. “I’m quite sure they have found the site.”

His books, he admits, are nearly all written in the same way – big story in the background, little one in the foreground. “Sometimes, though, you’re in so much trouble that you just make it all little story, and just hope the background is authentic,” he says. “I do play merry hell with history at times, but I always admit to it. I think you have to. Historical fiction is a gateway to real history, and I think you owe it to the reader to say look, you can find out more by following these clues.”

It’s a strange, sad feeling saying goodbye to the characters he’s brought to life for so long. “I’ve lived with Uhtred for the best part of 15 years now, and suddenly he’s no more in my head. It’s a strange feeling. I was fond of the man,” he says.

There will be no more Uhtred stories, but Cornwell is currently writing another Sharpe novel, the first since 2006’s Sharpe’s Fury. “I’m enjoying it! I’m telling the story of what happened immediately after Waterloo, so it will take Sharpe to Paris. He’s on pretty good form,” he says. “I think there might be another couple after this one – I left some gaps in his life that can be filled in.”

Cornwell starts writing at around six in the morning and works through until five, only stopping for lunch and a dog walk. “As long as I’m alive I’m sure I’m going to want to go on writing,” he says. “Though part of me dreads the thought of starting another series. I mean, I’m 76! And I’d have to do 10 books – that takes me to 86, and it’d be a pity to start a series and not finish it.

“But think of what my job is. I tell stories, it’s glorious. The joy of reading a book is to find out what happens, and for me that’s the joy of writing. I find out what happens too. I’ve got Sharpe in the middle of chapter three at the moment – I genuinely don’t know what he’s going to be doing next.”