Podcasts de historia

Senaquerib como príncipe heredero

Senaquerib como príncipe heredero


Vidas paralelas, también BC posluminiscencia en AD

Damien F. Mackey

El poderoso rey, Jerjes, favorecido por varios comentaristas para representar a “Asuero”, el Gran Rey del Libro de Ester, es muy probablemente un personaje compuesto, una mezcla de reyes asirios y medopersas reales. Aquí, por ejemplo, consideramos sus semejanzas con Senaquerib.

Introducción

Los historiadores piensan que el nombre "Jerjes" concuerda muy bien lingüísticamente con "Asuero", el nombre del Gran Rey del Libro de Ester.

Hay varios reyes “Asuero” en la Biblia (católica): en Tobías en Ester en Esdras y en Daniel.

Por lo general, se considera que el de Tobit se refiere a los Cyaxares que conquistaron Nínive. Ver p. Ej. mi:

Pero antes de morir [Tobías], se enteró de la destrucción de Nínive, que fue tomada por Nabucodonosor y Asuero y antes de su muerte se regocijó por Nínive. (Tobías 14:15)

en el que hablo del nombre, "Asuero".

Cyaxares, de nuevo, es probablemente el "Asuero" mencionado como el padre de Darío el Medo en Daniel 9: 1: "Fue el primer año del reinado de Darío el Medo, el hijo de Asuero que se convirtió en rey de los babilonios ”.

El "Asuero" en Ester lo he identificado como Darío el Medo / Ciro:

y, asimismo, el "Asuero" en Esdras:

Los nombres, Xerxes, Ahasuerus, Cyaxares y Cyrus son todos bastante compatibles.

Comparaciones con Sennacherib

Emmet Sweeney ha hecho el trabajo aquí, proporcionando algunos paralelos sorprendentes entre el conocido rey histórico asirio, Senaquerib (siglo VIII a. C.), y el históricamente mucho más inestable, "Jerjes". http://www.emmetsweeney.net/article-directory/item/58-xerxes-and-sennacherib.html

& # 8230 En Ramsides, medos y persas, describí las razones detalladas para identificar a Tiglat-Pileser III con Ciro, Salmanasar V con Cambises y Sargón II con Darío I. secuencia paralela, hizo cada vez más improbable que las identificaciones pudieran estar equivocadas. Sin embargo, incluso un desajuste sorprendente podría invalidar todo el esquema. Luego llegué al siguiente "emparejamiento": Senaquerib con Xerxes. ¿Estos dos también mostrarían correspondencias claras y convincentes?

Una búsqueda aleatoria en Internet produce lo siguiente para Jerjes y Senaquerib: "Como el persa Jerjes, él [Senaquerib] era débil y vanaglorioso, cobarde al revés y cruel y jactancioso en el éxito". (Enciclopedia WebBible en www.christiananswers.net/dictionary/sennacherib.html). El autor de estas palabras no sospechaba ninguna conexión entre los dos reyes y mucho menos que fueran la misma persona. Sin embargo, las similitudes entre ellos eran tan convincentes que aparentemente uno recordaba al otro.

Los instintos del escritor, argumentaré, no lo traicionaron. Las vidas y carreras de Jerjes y Senaquerib fueron tan similares que si la tesis presentada en estas páginas no se presentara, los eruditos deben sorprenderse de los asombrosos paralelos entre los dos.

Una de las primeras acciones de Jerjes como rey fue una invasión de Egipto, que había liberado el yugo persa poco después de la derrota de Darío a manos de los griegos. Se dice que esta reconquista de Egipto tuvo lugar en el segundo año de Jerjes. Del mismo modo, una de las primeras acciones de Senaquerib fue una campaña contra Egipto y sus aliados palestinos y sirios. Esta guerra contra Egipto tuvo lugar en el tercer año de Senaquerib. Las inscripciones asirias nos informan de cómo Ezequías de Judá se rebeló y buscó la ayuda de

los reyes de Egipto (y) los arqueros, el carro (-cuerpo) y la caballería del rey de Etiopía (Meluhha), un ejército incontable, y (en realidad) habían acudido en su ayuda. En la llanura de Eltekeh (Al-ta-qu-u), sus líneas de batalla se trazaron contra mí y afilaron sus armas ... Luché con ellos y les infligí una derrota. En el tumulto de la batalla, capturé vivos a los aurigas egipcias con los (ir) príncipes y (también) a los aurigas del rey de Etiopía. (J. Pritchard, Textos del Antiguo Cercano Oriente (Princeton, 1950) págs. 287-8).

Ezequías fue sitiado, pero no capturado. Sin embargo, el resultado de esta campaña fue una completa victoria para Senaquerib. Ezequías envió tributo al Gran Rey:

El mismo Ezequías, a quien el espejismo inspirador de terror de mi señoría había abrumado y cuyas tropas irregulares y de élite que había traído a Jerusalén, su residencia real, para fortalecerla, lo habían abandonado, me envió, más tarde, a Nínive, mi ciudad señorial, junto con 30 talentos de oro, 800 talentos de plata, piedras preciosas, antimonio, grandes tallas de piedra roja… todo tipo de tesoros valiosos, sus (propias) hijas, concubinas, músicos y músicos. Para entregar el tributo y rendir homenaje como esclavo, envió a su mensajero (personal).

Ezequías no habría enviado este tributo a Senaquerib si sus aliados egipcios no hubieran sido totalmente derrotados, una circunstancia que ha hecho sospechar a muchos eruditos que realmente entró en Egipto después de la derrota de su ejército en la llanura de Elteces. (Véase, por ejemplo, A. T. Olmstead, History of Assyria (1923) págs. 308-9). Esta suposición está respaldada por el hecho de que Senaquerib se describió a sí mismo como "Rey de los Cuatro Cuartos", un término que, como se dijo anteriormente, implicaba tradicionalmente autoridad sobre Magan y Meluhha (Egipto), considerado como el "barrio" o borde más occidental. del mundo. También está respaldado por la tradición clásica y hebrea. Así, Herodoto habló de Senaquerib avanzando contra Egipto con un poderoso ejército y acampando en Pelusium, cerca de la frontera noreste (Herodoto, iii, 141), mientras que Beroso, quien escribió una historia de Caldea, dijo que Senaquerib había realizado una expedición contra “ toda Asia y Egipto ". (Josefo, Antigüedades judías X, i, 4). La tradición judía va más allá y cuenta la conquista de Egipto por el rey y su marcha hacia Etiopía. “Senaquerib se vio obligado a detener su campaña contra Ezequías por un corto tiempo, ya que tuvo que actuar apresuradamente contra Etiopía. Habiendo conquistado esta 'perla de todos los países', regresó a Judea ". (L. Ginzberg, Las leyendas de los judíos (Filadelfia, 1920) Vol. VI p. 365). Las fuentes talmúdicas también relatan que después de conquistar Egipto, Senaquerib se llevó de allí el trono de Salomón. (Ibíd. Vol. IV, pág. 160)

La segunda campaña de Senaquerib contra Egipto, no registrada en las inscripciones asirias, tuvo, como es bien sabido, un resultado mucho menos favorable para el Gran Rey.

El mayor acontecimiento del reinado de Jerjes fue, por supuesto, su trascendental derrota en Grecia. La historia de su invasión está registrada en detalle por los autores griegos, más particularmente por Herodoto, y está claro que el fracaso de Jerjes para vencer a los helenos representó el gran momento decisivo en la historia aqueménida. A partir de ese momento, el Imperio Persa entró en un período de prolongado declive.

Es extraño entonces que de todas las guerras libradas por Senaquerib, los únicos oponentes que se dice que estuvieron a punto de derrotarlo fueron los griegos jónicos. En un pasaje muy conocido, Beroso habla de una feroz batalla entre Senaquerib y los jonios de Cilicia. (H. R. Hall, The Ancient History of the Near East (Londres, 1913) p. 487). Los griegos, dice, fueron derrotados después de una reñida lucha cuerpo a cuerpo.

El evento más importante de los últimos años de Jerjes fue sin duda la derrota de otra rebelión babilónica. Aunque nuestras fuentes son algo vagas, parece que de hecho hubo dos rebeliones en Babilonia durante la época de Jerjes, la primera de las cuales ocurrió en su segundo año, y fue dirigida por Bel-shimanni, y la segunda un tiempo después condujo por Shamash-eriba.

Qué peculiar, entonces, que Senaquerib también se enfrentara a dos grandes rebeliones en Babilonia, la primera de las cuales se produjo aproximadamente tres años después de su sucesión, y fue dirigida por Bel-ibni. (C. H. W. Johns, Ancient Babylonia (Londres, 1913) pág.120). La rebelión número dos llegó algunos años después y fue dirigida por Mushezib-Marduk. Esta segunda rebelión, se podría suponer, fue una de las consecuencias de la derrota persa en Grecia, y parece haber pocas dudas de que Mushezib-Marduk de los registros y monumentos asirios es Shamash-eriba del persa.

Tanto Jerjes como Senaquerib fueron relativamente moderados en su trato a los babilonios después de la primera rebelión. Sin embargo, después de la segunda insurrección, ambos reyes sometieron la ciudad a una destrucción masiva. Pero los paralelos no terminan ahí. El terrible castigo de Jerjes a Babilonia fue en parte una venganza por el asesinato de su sátrapa por parte de los babilonios. (Brian Dicks, Los antiguos persas: cómo vivían y trabajaban (1979) p. 46).

De manera similar, la destrucción de Babilonia por parte de Senaquerib después de la segunda insurrección fue en gran parte una venganza por el secuestro y asesinato por parte de los babilonios de su hermano Ashur-nadin-shum, a quien había nombrado virrey de la ciudad. (C. H. W. Johns, op cit. Págs. 121-2). Jerjes derribó los muros de Babilonia, masacró a sus ciudadanos, destruyó sus templos y se apoderó de la sagrada estatua dorada de Bel. (Brian Dicks, op cit). De la misma manera, Senaquerib arrasó las murallas y los templos de la ciudad, masacró a la gente y se llevó la estatua sagrada de Marduk. (C. H. W. Johns, op cit. Pág. 122). Bel y Marduk eran uno y el mismo y el nombre a menudo se escribía Bel-Marduk. En memoria de la terrible destrucción causada por Senaquerib, la Crónica de Babilonia y el Canon Ptolemaico definen los ocho años que siguieron como "sin rey". Se sostiene que la ciudad no volvió a sufrir semejante catástrofe hasta la época de Jerjes, supuestamente dos siglos después.

Generalmente se cree que el despojo de Babilonia por parte de Jerjes estuvo acompañado por su supresión de los dioses babilónicos, y se supone que su famosa inscripción que registra la proscripción de los daevas, o dioses extranjeros, en favor de Ahura Mazda, era parte de la política general. respuesta al segundo levantamiento babilónico:

Y entre estos países (en rebelión) había uno donde, anteriormente, se había adorado a los daevas. Después, gracias al favor de Ahura Mazda, destruí este santuario de daevas y proclamé. "¡Que los daevas no sean adorados!" Allí, donde los daevas habían sido adorados antes, adoré a Ahura Mazda.

¿Cuán peculiar, entonces, que Senaquerib también deba ser acusado de prohibir a los dioses babilónicos, especialmente a Marduk, en favor de Ashur como parte de su respuesta a una segunda rebelión babilónica? “Se lanzó una campaña de propaganda político-teológica para explicar a la gente que lo que había ocurrido [la destrucción de Babilonia y el despojo del santuario de Bel-Marduk] estaba de acuerdo con el deseo de la mayoría de los dioses. Se escribió una historia en la que Marduk, debido a una transgresión, fue capturado y llevado ante un tribunal. Solo se conserva una parte del comentario a esta obra fallida de literatura ". (http://www.chn-net.com/timeline/assyria_study.html). Sin embargo, está claro que Sennacherib intentó "deponer" o incluso "proscribir" a Marduk. Así encontramos que, “Incluso el gran poema de la creación del mundo, el Enuma elish, fue alterado: el dios Marduk fue reemplazado por el dios Ashur”. (Ibídem.)

Entonces, para resumir, considere lo siguiente:

SENNACHERIB XERXES
Hizo la guerra a Egipto en su tercer año y poco después libró una amarga guerra contra los griegos. Hizo la guerra a Egipto en su segundo año y poco después libró una amarga guerra contra los griegos.
Reprimió dos rebeliones importantes de Babilonia. El primero, en su segundo año, fue dirigido por Bel-Shimanni. El segundo, años después, fue dirigido por Shamash-eriba. Reprimió dos rebeliones importantes de Babilonia. El primero, en su tercer año, fue dirigido por Bel-ibni. El segundo, años después, fue dirigido por Mushezib-Marduk.
Los babilonios fueron bien tratados después de la primera rebelión, pero ferozmente reprimidos después de la segunda, cuando capturaron y asesinaron al virrey de Senaquerib, su propio hermano Ashur-nadin-shum. Los babilonios fueron bien tratados después de la primera rebelión, pero ferozmente reprimidos después de la segunda, cuando capturaron y asesinaron al sátrapa de Jerjes.
Después de la segunda rebelión, Senaquerib masacró a los habitantes, arrasó las murallas y los templos de la ciudad y se llevó la estatura dorada de Marduk. A partir de entonces, los dioses babilónicos fueron suprimidos en favor de Ashur, quien se convirtió en la deidad suprema. Después de la segunda rebelión, Jerjes masacró a los habitantes, arrasó las murallas y los templos de la ciudad y se llevó la estatura dorada de Bel-Marduk. A partir de entonces, los dioses babilónicos fueron suprimidos en favor de Ahura-Mazda, quien se convirtió en la deidad suprema.

Los paralelos entre Jerjes y Senaquerib se encuentran, por tanto, entre los más cercanos entre un aqueménida y un neoasirio. Sin embargo, incluso ahora no hemos terminado. Hay una comparación más sorprendente entre los dos monarcas, una comparación tan convincente y tan idéntica en los detalles que este solo, incluso sin los otros, sería suficiente para exigir una identificación.

Jerjes murió después de un reinado de 21 años (compárese con los 22 de Senaquerib) en circunstancias dramáticas, asesinado en una conspiración palaciega que aparentemente involucraba al menos a uno de sus hijos. La tradición popular dice que el verdadero asesino de Jerjes fue Artabano, el capitán de su guardia, y que este hombre culpó a Darío, el hijo mayor del rey asesinado. Sea cual sea la verdad, está claro que Artajerjes, el príncipe heredero, señaló con el dedo a Darío, quien fue arrestado y ejecutado de inmediato. (Percy Sykes, A History of Ancient Persia Vol. 1 (Londres, 1930) págs. 213-4). Se dice que Artabano planeó asesinar a Artajerjes, pero que la conspiración fue descubierta por Megabyzus. Tan pronto como Artabanus fue removido, Hystaspes, otro hermano mayor de Artaxerxes, se rebeló. El joven rey luego llevó a sus fuerzas a Bactria y derrotó al rebelde en dos batallas. (Ibíd., P. 124)

De la información anterior, una característica es muy inusual: el hijo mayor, Darío, que no era el príncipe heredero, fue acusado del asesinato por el príncipe heredero Artajerjes, quien luego lo hizo perseguir y matar.

La muerte de Senaquerib se compara muy bien con la de Jerjes. Él también fue asesinado en una conspiración palaciega que involucraba a algunos de sus hijos. Pero al igual que con la muerte de Jerjes, siempre ha habido muchos rumores y mitos, aunque pocos hechos sólidos, en evidencia. El Libro bíblico de los Reyes nombra a Adrammelec y Sharezer, dos de los hijos de Senaquerib, como los asesinos (2 Reyes 19:37). Una inscripción de Esarhaddon, el príncipe heredero en ese momento, claramente culpa a su hermano mayor, a quien persiguió y mató. Otros dos hermanos también son nombrados en complicidad. (A. T. Olmstead, A History of Assyria (1923) p. 338).

A pesar de la clara declaración de Esarhaddon, siempre ha habido mucha confusión sobre los detalles, tanto que algunos incluso han implicado al propio Esarhaddon en el hecho. En vista de tal nivel de confusión, el debate detallado de la cuestión por el profesor Simo Parpola, en 1980, era muy necesario y muy retrasado. Empleando un razonamiento encomiable, Parpola demostró cómo un texto babilónico poco entendido revelaba la identidad del culpable, Arad-Ninlil. (R. Harper, Assyrian and Babylonian Letters, Vol. XI (Chicago, 1911) No. 1091). Una frase del documento dice: "Tu hijo Arad-Ninlil te va a matar". Este último nombre debería leerse correctamente, según Parpola, como Arda-Mulissi (idéntico a Adrammelech de 2 Reyes). La motivación del asesinato, dijo Parpola, no fue difícil de encontrar. Después de la captura y probable muerte a manos de los elamitas del hijo mayor y heredero designado de Senaquerib, Ashur-nadin-sumi, el “segundo hijo mayor, Arda-Mulissi, ahora tiene todas las razones para esperar ser el próximo príncipe heredero sin embargo, es superado en esta posición a favor de Esarhaddon, otro hijo de Senaquerib. Este es más joven que Arda-Mulissi, pero se convierte en el hijo favorito de Sennacherib gracias a su madre Naqia ... Finalmente, Esarhaddon es oficialmente proclamado príncipe heredero ". (Prof. Simo Parpola, “Muerte en Mesopotamia” XXVIeme Rencontre Assyriologique International, ed. Prof. Bendt Alster, (Akademisk Forlag, 1980)).

Difícilmente necesitamos ir más allá de eso por un motivo. No está claro si Arda-Mulissi asestó personalmente el golpe mortal, parece que uno de sus capitanes fue el responsable.

De esta muerte notamos entonces la misma característica inusual. El rey fue asesinado por o por orden de su hijo mayor, que sin embargo no era el príncipe heredero. El hijo mayor fue perseguido y ejecutado por un hijo menor, que era el príncipe heredero. Los paralelos con la muerte de Jerjes son precisos. En ambos casos también se nombra un segundo hermano en complicidad, así como varios otros conspiradores. En ambos casos, el asesinato no fue realmente llevado a cabo por el príncipe sino por un conspirador en el caso de Jerjes por Artabano, comandante de la guardia, y en el caso de Senaquerib por un hombre llamado Ashur-aha-iddin - un homónimo de Esarhaddon. Y esto llama la atención sobre un paralelo más. Tanto en el asesinato de Jerjes como en el de Senaquerib, el propio príncipe heredero ha sido mencionado repetidamente como sospechoso. Así, la Enciclopedia Británica tiene a Artajerjes I colocado en el trono por el asesino de Jerjes, Artabano, (Encyclopaedia Britannica Vol. 1 (15a ed.) P. 598) mientras que Parpola se refiere a la sospecha común de que Esarhaddon tuvo parte en la muerte de su padre.

Similitudes tan sorprendentes, cuando se colocan junto con la multitud de otros paralelos entre las vidas de los dos reyes, dejan pocas dudas de que estamos en el camino correcto. & # 8230.


El "problema babilónico" [editar | editar fuente]

El abuelo de Senaquerib, Tiglat-pileser III, se había proclamado rey de Babilonia, creando una monarquía dual en la que los babilonios conservaban una independencia nominal. Este arreglo nunca fue aceptado por poderosos líderes locales, particularmente un importante jefe tribal llamado Marduk-apla-iddina (el Merodach-baladan de la Biblia). Marduk-apla-iddina rindió tributo a Tiglat-pileser, pero cuando el sucesor de Tiglat-pileser, Salmanasar V, fue derrocado por Sargón II (el padre de Senaquerib), aprovechó la oportunidad para coronarse rey de Babilonia. Los siguientes treinta años vieron un patrón repetido de reconquista asiria y una rebelión renovada. & # 9116 & # 93

Sargón se ocupó del problema babilónico cultivando a los babilonios. Senaquerib adoptó un enfoque radicalmente diferente, y hay pocas señales de que se preocupara por la opinión popular babilónica o participara en los deberes ceremoniales que se esperaban de un rey babilónico, en particular el ritual de Año Nuevo. Sus relaciones, en cambio, fueron predominantemente militares y culminaron con su completa destrucción de Babilonia en 689 & # 160 a. C. & # 9117 & # 93 Destruyó los templos y las imágenes de los dioses, excepto el de Marduk, el dios creador y patrón divino de Babilonia, que llevó a Asiria. & # 9118 & # 93 Esto causó consternación en la misma Asiria, donde se tenía en alta estima a Babilonia y sus dioses. & # 9119 & # 93 Sennacherib intentó justificar sus acciones ante sus propios compatriotas a través de una campaña de propaganda religiosa. & # 9120 & # 93 Entre los elementos de esta campaña encargó un mito en el que Marduk fue juzgado ante Ashur, el dios de Asiria; el texto es fragmentario pero parece que Marduk es declarado culpable de una ofensa grave & # 9121 & # 93 describió su derrota de los rebeldes babilónicos en el lenguaje del mito de la creación babilónico, identificando a Babilonia con la malvada diosa-demonio Tiamat y a sí mismo con Marduk & # 9122 & # 93 Ashur reemplazó a Marduk en el Festival de Año Nuevo y en el templo del festival él colocó una pila simbólica de escombros de Babilonia. & # 9123 & # 93 En Babilonia misma, la respuesta de Sennachrib al problema babilónico provocó un odio intenso que eventualmente conduciría a una guerra por la independencia y la destrucción de Asiria. & # 9124 & # 93


Senaquerib como príncipe heredero - Historia

El rey asirio Sargón II (R) con el príncipe heredero Senaquerib. La profesora asociada de historia antigua de la Universidad de Clarkson, Sarah Melville, acaba de publicar un libro que examina las luchas militares y políticas en el antiguo Cercano Oriente.

Sarah Melville Las campañas de Sargón II, rey de Asiria, 721-705 a. C. es el primer estudio militar en profundidad de un rey asirio. El libro de Melville demuestra cómo Sargón cambió la dinámica geopolítica en el Cercano Oriente, inspiró un período de florecimiento cultural, estableció una supremacía asiria duradera y se convirtió en uno de los reyes más exitosos del mundo antiguo.

Sargón reinó en lo que hoy es el norte de Irak, el área donde ISIS destruyó recientemente las ruinas asirias en Nínive (actual Mosul) y Nimrud. Por el contrario, Sargón II tenía como objetivo mejorar el territorio que tomó.

"No solo fue un conquistador, sino un político inteligente y un excelente juez de la naturaleza humana", dice Melville, quien recibió su doctorado. en lenguas y civilización del Cercano Oriente de la Universidad de Yale. "Sargón entendió que para controlar un gran imperio, tendría que aplicar la fuerza de forma selectiva y persuadir a la gente de que era mejor que se unieran a él".

Por ejemplo, Melville señala que conquistó Babilonia sin librar batallas importantes ni destruir muchas propiedades. En cambio, utilizó el espionaje, la diplomacia y la maniobra militar para lograr sus objetivos ".

Melville pasó seis años investigando y escribiendo su libro, que se publicó a finales de julio en la serie Campaigns and Commanders de University of Oklahoma Press. Ella es la primera mujer académica en contribuir a la serie, de la cual su libro representa el volumen 55.

Profesora de Historia Antigua Sarah Melville. Como parte de su investigación, estudió una amplia gama de fuentes, incluidas tablillas cuneiformes, arte monumental y artefactos. Para ganar perspectiva y determinar la cronología de los eventos, también miró las acciones de Sargón desde el punto de vista de sus enemigos extranjeros, como se registra en sus propios escritos.

"Investigar la historia antigua es como intentar armar un gran rompecabezas, sin tener todas las piezas o sin saber cómo es la imagen", dice. "Puede ser frustrante, pero también gratificante".

Melville enseña historia antigua y estudios bélicos en Clarkson, incluidos cursos sobre guerra griega y romana, medicina antigua y literatura bélica.

"Como la mayoría de la gente", observa, "los asirios fueron a la guerra porque pensaron que tenían que hacerlo para sobrevivir y asegurar un futuro mejor. En el mundo antiguo, la vida era precaria. El medio ambiente era duro y la gente no tienen mucho control. Podemos aprender mucho de la historia antigua, si no imponemos nuestra sensibilidad moderna, sino que consideramos a los antiguos en el contexto de sus propias culturas y épocas. En lugar de condenarlos por acciones que ahora encontramos reprensible, tenemos que identificar los desafíos que enfrentaron y averiguar por qué respondieron como lo hicieron. Sus respuestas a menudo arrojan luz sobre los acontecimientos modernos de manera sorprendente ".


El hacha de Dios y la tabla de Noé

12/12/2012

[Factum 6/2011 traducido del alemán por Walter Pasedag gracias a Bill Crouse! Versión en línea 21/12/2012, pequeñas partes de la traducción ampliada por Timo Roller]

El sitio de Jerusalén por Senaquerib muestra claramente la armonía entre un relato bíblico y los eventos probados por la arqueología. Pero nuestra comprensión de los asirios se deriva de la investigación que ha ignorado la historia bíblica. Por ejemplo, ¿cómo encaja el arrepentimiento de los ninnevitas después de la predicación de Jonás con la comprensión del panteón mesopotámico derivado de la historia [secular]?

Izquierda: El ángel de Dios golpea al ejército de Senaquerib Derecha: Relieve de Senaquerib al pie del monte Cudi.

701 a. C. El rey Ezequías de Judá quedó atrapado en los muros de Jerusalén »como un pájaro en una jaula« (1): este es el relato de su oponente, el rey asirio Senaquerib, que había sitiado la capital con su ejército y falló inesperadamente. En sus anales y en los relieves de su palacio de Nínive no hay nada que leer sobre una derrota: Senaquerib menciona la captura y la obligación de tributar de Ezequías. Su victoria militar sobre la ciudad menos importante de Laquis está tallada en piedra. Sus gloriosas hazañas quedan registradas para las generaciones futuras. La Biblia describe muy claramente cómo ese "pájaro" fue liberado nuevamente:

»Aquella noche, el ángel del SEÑOR salió y mató a ciento ochenta y cinco mil hombres en el campamento asirio. Cuando la gente se levantó a la mañana siguiente, ¡estaban todos los cadáveres! Entonces Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento y se retiró. Regresó a Nínive y se quedó allí. «(2 Reyes 19: 35-36)

Los relieves de Senaquerib fueron desenterrados en 1847 en lo que hoy es Irak. Los registros muestran imágenes muy detalladas del punto de vista opuesto de los relatos bíblicos. Conocido como Prisma de Senaquerib en un cilindro de seis lados, la versión asiria de la "Tercera Campaña" está registrada en letras cuneiformes: el encarcelamiento de Ezequías, la conquista de 46 ciudades fortificadas, incluida Laquis. Pero nada sobre una derrota. Ningún gobernante asirio grabaría tales mensajes para sus descendientes.

Die Schlacht von Lachisch, dargestellt auf assyrischen Reliefbildern.

Las puntas de flecha y los esqueletos que fueron excavados en Laquis completan el cuadro de esos eventos. El descubrimiento del túnel de agua de Siloé, que ayudó a Jerusalén a resistir el asedio de Senaquerib durante mucho tiempo, muestra también la autenticidad del relato bíblico. En 1880, en el extremo sur del túnel se encontró una inscripción: "Y el día de la excavación del túnel, los seccionadores perforaron, un hombre hacia el otro, hacha sobre hacha, y el agua fluyó desde la fuente hasta el estanque" (2).

Die Siloah-Inschrift und der Hiskia-Tunnel.

El »asalto a Jerusalén« (3) es un hecho histórico »que como ningún otro en el Antiguo Testamento puede ser probado por hallazgos arqueológicos« (4).

Incluso cuando era joven, su padre Sargón II le confió a Senaquerib tareas importantes, por lo que fue el heredero indiscutible al trono cuando su padre murió. Asumió el trono, aparentemente sin las habituales intrigas de palacio y harén (5). Nació alrededor del 745 a.C. y tendría alrededor de 23 años cuando su predecesor Shalmanezer V conquistó el Reino del Norte. ¿Quizás incluso estaba participando como un joven soldado?

Podemos estar seguros de que su padre lo puso a cargo de la frontera norte del imperio asirio. Aparentemente, sus responsabilidades incluían la recopilación de inteligencia, como lo demuestran los «informes de Messenger compilados por el príncipe heredero Senaquerib y enviados al rey de Asiria» (6).

Cuando Senaquerib asumió el trono en 704 a. C. tenía alrededor de 40 años, aproximadamente la misma edad que su rival Ezequías, cuyo cumpleaños se estima en el 740 a. C. (la datación según los reinados bíblicos es difícil debido a las corregencias).

Las descripciones detalladas de ocho campañas militares, así como los magníficos relieves en las paredes del palacio, demuestran los grandes éxitos militares de Senaquerib, así como la crueldad de él y de sus compatriotas. El empalamiento y el desollamiento de sus enemigos quedan plasmados en textos y relieves, presumiblemente para infligir miedo y terror a posibles sujetos rebeldes. El profeta Nahum confirma la crueldad de los asirios: "¡Ay de la ciudad de sangre, llena de mentiras, llena de botín, nunca sin víctimas!" (Nahum 3: 1).

Senaquerib reforzó la posición de Asiria de potencia mundial indiscutida. Estableció un círculo de provincias dependientes en las fronteras del imperio, que tuvo que reforzarse periódicamente con campañas militares punitivas. La destrucción de Babilonia en 689, sin duda, fue una demostración de poder militar para reforzar la supremacía de Asiria en Mesopotamia. Es posible que también haya habido rencores personales involucrados: el hijo de Senaquerib, Assur-nadin-sumi, a quien instaló como rey de Babilonia cinco años antes, había sido asesinado.

Desde el punto de vista secular, el sitio de Jerusalén no fue más que un episodio menor del reinado de Senaquerib. Sin embargo, no es así para los lectores de la Biblia, quienes obtienen una valiosa comprensión del pensamiento y los conceptos religiosos de la época a partir de las descripciones detalladas en 2 Reyes 18-20, Isaías 36-39 y 2 Crónicas 29-32.

El profeta Isaías fue testigo ocular del ataque de los asirios. Antes del relato detallado del asedio, ofrece un vistazo entre bastidores:

»¡Ay de Asiria, la vara de mi ira, la vara en sus manos es mi furor! Contra una nación impía lo envío, y contra el pueblo de mi ira le mando, que tome despojos y tome despojos, y los pisotee como el lodo de las calles. Pero no es así, y su corazón no lo piensa así, sino que está en su corazón para destruir y cortar naciones no pocas »(Isaías 10: 5-7)

¡Dios había elegido a Asiria para ejecutar juicio sobre el apóstata Judá! Pero la codicia por el poder y la furia destructiva del rey de Asiria también trajeron el juicio de Dios sobre él.

La guerra psicológica de los asirios fue bastante impresionante. Mientras estaban fuera de los muros de Jerusalén, un alto funcionario asirio intenta irritar a la población contra su rey:

»¿Crees que he venido a atacar y destruir este lugar sin una palabra del Señor? ¡El mismo Señor me dijo que marchara contra este país y lo destruyera! »(2 Reyes 18:25)

Al principio parece que los asirios se consideran enviados por el SEÑOR, pero lo que piensan de Dios queda claro con su siguiente frase:

»Ningún dios de ninguna nación o reino ha podido librar a su pueblo de mi mano ni de la mano de mis predecesores. ¡Cuánto menos tu dios te librará de mi mano! »(2 Crón. 32:15)

Los asirios, por un lado, no dudan en usar el nombre del Dios de Judá - Yahvé - para la deidad suprema, en la que también creen, pero, por otro lado, consideran a este Dios como una deidad local que es impotente. contra ellos. Senaquerib y sus altos funcionarios son lo suficientemente seguros de sí mismos y arrogantes como para usar a Dios para su propio propósito, pero al final, su confianza es su propio poder, como dice Isaías:

»Con la fuerza de mi mano he hecho esto, y con mi sabiduría, porque tengo entendimiento. Quité los límites de las naciones, saqueé sus tesoros como un valiente sometí a sus reyes »(Isa. 37:17)

Dios mismo acusa a Senaquerib:

»¿Se eleva el hacha por encima del que la balancea, o la sierra se jacta del que la usa? ¡Como si blandiera una vara al que la levanta, o un garrote al que no es madera! »(Is. 10:15)

El libro apócrifo de Tobías ofrece una perspectiva adicional desde la época de Senaquerib: Tobías fue uno de los israelitas deportados a Nínive que mantuvo su fe en Dios:

»« Mucho tiempo después, después de la muerte de Shalmanezer, durante el reinado de su hijo [o sucesor] ​​Senaquerib, que era odiado por los israelitas, Tobías consoló a los israelitas y distribuyó su riqueza tanto como pudo: alimentó a los hambriento, vistió a los desnudos y enterró a los muertos. Pero luego Senaquerib regresó de Judea, de donde tuvo que huir, ya que Dios lo golpeó a causa de sus blasfemias. Estaba muy enojado por eso, y había matado a muchos israelitas. Fue Tobías quien los enterró. Cuando el Rey se enteró, lo condenó a muerte y confiscó todas sus posesiones. Pero Tobías huyó, con su esposa y su hijo y pudo permanecer escondido, porque era amado y apoyado por muchos. »(Tobías 1: 18-23)

Residencia de la capital de Sennacherib.

Una idea sorprendente de la naturaleza religiosa de Senaquerib proviene de un cuento judío sobre lo que sucedió en el camino de Senaquerib de regreso a Nínive. El relato bíblico solo tiene estas oraciones:

Y salió Senaquerib rey de Asiria, y fue y regresó, y habitó en Nínive.37 Y sucedió que mientras adoraba en la casa de Nisroc su dios, Adrammelec y Sarezer sus hijos lo hirieron a espada; y escaparon a la tierra de Armenia. Y reinó en su lugar su hijo Esarhadón. «(2 Reyes 19: 36-37)

Josefo añade: »El propio templo [de Senaquerib], llamado Araska« (8). La historia antes mencionada nos llega a través del rabino Louis Ginzberg (1873-1953) y, presumiblemente, se origina en el tratado de Mishna »Sanedrín«.

»A su regreso a Asiria, Senaquerib encontró una tabla de madera, que veneraba como un ídolo, porque era parte del Arca que salvó a Noé del diluvio. Prometió que sacrificaría a sus dos hijos si su próxima empresa tenía éxito. Pero sus hijos escucharon su voto. Mataron a su padre y huyeron a Kardu. «(9)

Este relato, por cierto, junto con el nombre »Kardu« en lugar del nombre bíblico »Ararat« demuestra que el monte Cudi en el sur de la Turquía actual debe ser preferido como lugar de desembarco del Arca, sobre la montaña que hoy lleva el nombre de Ararat, ya que este último está demasiado lejos de la ruta de Jerusalén a Niniveh (10).

En la literatura académica, el término "Nisroch" está relacionado con una criatura con cabeza de águila, porque las palabras suenan similares en árabe y persa, y estos seres alados juegan un papel importante en el palacio de Senaquerib en Nínive. »Nisroch« también está relacionado con la paloma de Noé. Esto puede ser un intento de armonizar las diferentes interpretaciones (11).

El hecho de que la veneración de un objeto sagrado no era una práctica inusual en esos días lo ilustra Hesekiah, quien destruyó la vara de Moisés:

Quitó los lugares altos, quebró las imágenes, cortó las imágenes de los árboles y quebró la serpiente de bronce que había hecho Moisés; porque hasta aquellos días los hijos de Israel le quemaron incienso, y lo llamó Nehustán. «(2 Reyes 18: 4)

La situación con Sennacherib, contemporáneo de Hesekiah, parece ser un caso similar. Al final, esta adoración de una reliquia se convirtió en su perdición, ya que hizo que sus hijos conspiraran contra él.

La credibilidad de esta historia recibe el apoyo de la quinta campaña militar de Sennacherib, que lo llevó al norte. En 697 a. C., el ejército asirio marchó hacia la supuesta montaña arca Cudi, donde varios relieves tallados en la roca atestiguan la presencia de Senaquerib.

Como resultado de su ubicación en el norte durante el reinado de Sargón II, Senaquerib estaba muy familiarizado con esta región. Este es su informe:

»Mi quinta campaña me llevó a los guerreros de Tumurru, Sharum, Ezama, Kibshu Halgidda, Kue y Kana, que querían deshacerse de mi yugo. Sus lugares de vida eran como nidos de águilas en la cima del monte Nippur, una montaña empinada. Puse mi campamento al pie de la montaña, y con mis guardaespaldas y guerreros implacables, les asalté como un buey salvaje. Crucé barrancos, rápidos de ríos, cascadas y acantilados escarpados en mi sedán. Cuando el camino se volvió demasiado empinado, procedí a pie. Como una joven gacela escalé los picos más altos para perseguirlos. Dondequiera que mis rodillas encontraran un lugar de descanso, me sentaba en una roca y bebía agua fría de una cantimplora. Los seguí hasta los picos de las montañas y los vencí. Tomé sus ciudades y las saqueé. Los destruí, los quemé con fuego y los arrasé. «(12)

El hecho de que el monte Nippur sea igual al monte Cudi se desprende de las inscripciones de los relieves al pie de la montaña. Leonard William King (1869-1919) documentó y tradujo las inscripciones. Incluyen el relato citado anteriormente e incluyen algunas líneas adicionales que se conservan solo en fragmentos: ordenó que se esculpiera un relieve en la cima de la montaña, para inmortalizar el poder de su dios Assur. Quien quiera destruirlo, sentirá la ira de Assur y los grandes dioses.

El número de relieves en la base del monte Cudi lleva a la conclusión de que este monte tenía un significado especial para el rey. Aunque esta campaña parece haber ocurrido algún tiempo después de su regreso de Jerusalén, la adquisición de la reliquia pudo haberlo influenciado para tomar posesión de este lugar.

La biblioteca de tablillas cuneiformes del sucesor de Senaquerib Assurbanipal (669-627 a. C.) incluía una versión de la famosa epopeya de Gilgamesh. Da el relato de un rey, posteriormente deificado, que quiso hacer una peregrinación al Noé babilónico - Utnapishtim - para descubrir el secreto de la inmortalidad.

Si partes del arca permanecieron en el monte Cudi en ese momento, y hay varios indicios que lo sugieren, entonces este lugar, a solo 130 kilómetros de Nínive, debe haber tenido un gran significado religioso.

Siempre habrá un cierto grado de especulación en la interpretación de hechos ocurridos hace miles de años. Pero los datos bíblicos, históricos y arqueológicos no parecen ser compatibles con la conclusión de que las creencias de los pueblos mesopotámicos están completamente separadas del culto israelita a Yahvé. ¿Es realmente correcto el Diccionario de la Biblia cuando afirma que »en la mayoría de los aspectos, la religión asiria muestra poca diferencia con la babilónica, de la que se deriva« (13)?

Hoy en día, muchas personas asumen que la religión es otro producto de la evolución, comenzando con el culto a los antepasados ​​primitivos, que evolucionó a través del politeísmo hacia el monoteísmo. Acerca de Asiria se informa que el dios Nabu recibió una posición especial en el siglo VIII aC: "Se podría llamar monolatría (el culto exclusivo de una deidad), pero está lejos del verdadero monoteísmo" (14). Los eruditos minimalistas, por otro lado, acusan a los israelitas de un politeísmo de larga data: »Tenemos documentos del templo del 460-407 a. C. que muestran que los judíos de la diáspora veneraban al menos otras tres deidades además de Jahu, entre ellas Anat, la diosa. del amor «(15). La creencia en un dios, según estos eruditos, se estableció firmemente solo bajo los Macabeos en el siglo II a. C.

Cuando consideramos que la Biblia es verdadera, surge una imagen completamente diferente del desarrollo de la religión. La creencia en el único Creador, que más tarde se reveló a los israelitas como Yahvé, estuvo ahí desde el principio. Otros dioses, que a veces ocupaban el lugar de Dios, comenzaron a aparecer más tarde. Después [sic] del Diluvio, la gente vivió mucho tiempo, a los ojos de su progenie más joven parecían casi inmortales (ver la epopeya de Gilgamesh). Es fácil conceptualizar que estos antepasados ​​fueron venerados como héroes, santos y, en última instancia, dioses.

Varios eruditos, por ejemplo, concluyen que Nimrod, el poderoso cazador, se convirtió en el dios babilónico Marduk y, por derivación, en Assur (16). De hecho, el panteón mesopotámico parece haber tenido un vago recuerdo de un dios creador, que tenía un estatus superior al de Marduk y muchos otros inmortales. Con el tiempo, el lugar de Dios fue desplazado por Marduk y sus cohortes. Todos deberíamos pensar en cómo y dónde se están produciendo desplazamientos similares en la actualidad.

La visión bíblica de Dios parece estar afectada por tres constantes: Dios es eterno, Dios se reveló a Sí mismo en la Biblia y en Su Hijo, y Dios eligió a Israel como Su pueblo.

Si se ignora uno de estos puntos, la comprensión resultante de Dios será torcida. Cuando un ser creado reemplaza al Creador, cuando las Escrituras son reemplazadas por mitos y cuentos, o cuando Israel es ridiculizado y atacado, podemos concluir que nos hemos descarriado.

Debemos notar que Israel y Judá, quienes escucharon el anuncio del juicio pendiente de Dios y luego lo experimentaron, no son diferentes de Asiria, quien, siguiendo el mensaje de Jonás, cambió su visión de Dios, aunque solo sea temporalmente. Y no hay diferencia para las iglesias de hoy, que deben probar continuamente su visión de Dios contra la Biblia.

¿Qué tipo de hombre era Senaquerib? ¿Un bárbaro hambriento de poder, adorador de ídolos, o quizás un buscador? ¿Alguien que se vio a sí mismo llevando a cabo la asignación de Dios, pero ancló sus creencias en cosas incorrectas y finalmente se tambaleó debido a su arrogancia?

Senaquerib no reconoció al Dios de Israel como su propio creador. Su visión de Dios ya no se correspondía con quién es Dios y con lo que Jonás había predicado unos 75 años antes, que no es el hacha la que es poderosa, sino el que golpea con ella.

No era una pieza del arca lo que debería haber adorado, sino a Aquel que mandó construir el arca para salvar a la humanidad. Y odiaba a los israelitas, y estaba ciego al hecho de que eran el pueblo elegido. Senaquerib fue un prototipo de todos esos fanáticos religiosos que no se preocupan por Dios y su voluntad, sino que depositan arrogantemente su confianza en los "Hombres Santos" y en los objetos inanimados, y aquellos que consideran que el pueblo elegido de Dios ha sido reemplazado, o peor aún, que ha sido reemplazado. "Asesinos de Cristo".

Que las palabras de Isaías de 2700 años de antigüedad contra la arrogancia del rey de Asiria sean una advertencia para nosotros. ¿Con qué frecuencia pensamos como Sennacherib?

"Con la fuerza de mi mano he hecho esto, y con mi sabiduría, porque tengo entendimiento" (Isaías 10:13).

Fuentes

(1) Sennacherib Prism, consulte http://www.kchanson.com/ANCDOCS/meso/sennprism3.html

(2) Firme en Jerusalén con traducción al inglés

(4) Paul Lawrence: »Der große Atlas zur Welt der Bibel« [El gran Atlas del mundo de la Biblia], Gießen 2007, p. 92

(5) Dietz Otto Edzard: »Geschichte Mesopotamiens«, München 2009, S. 214

(6) Ralf-Bernhard Wartke: »Urartu, das Reich am Ararat«, Mainz 1993, S. 50

(7) Dietz Otto Edzard: »Geschichte Mesopotamiens«, München 2009, S. 214

(8) Flavio Josefo: »Antigüedades de los judíos,« X, 1,5

(9) Louis Ginzberg: »Las leyendas de los judíos - Vol. IV «, Nueva York 2005, S. 269f

(11) William Smith: »Diccionario de la Biblia«, Londres 1863, S. 561f

(12) Sennacherib Prism, consulte http://www.kchanson.com/ANCDOCS/meso/sennprism3.html y http://www.kchanson.com/ANCDOCS/meso/sennprism4.html

(13): Helmut Burkhardt y otros: »Das große Bibellexikon«, Witten 2009, S. 132

(14) Dietz Otto Edzard: »Geschichte Mesopotamiens«, München 2009, S. 201

(15) »Der Spiegel«, Nr. 52/2002, S. 146

(16) David Rohl und Werner Papke, siehe auch »factum«, Nr. 7/2010, S. 11f


Archivo: Sargón II y un príncipe heredero, posiblemente Senaquerib, de Khorsabad, Irak. Museo Británico.jpg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual13:42 21 de marzo de 20204.016 × 5.191 (15,4 MB) Neuroforever (charla | contribuciones) Trabajo propio subido con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


20 escalofriantes casos de parricidio y matricidio de la historia

Amastrine, la primera mujer conocida en emitir monedas en su propio nombre, aparece en una de esas monedas. Museo Británico / Wikimedia Commons.

18. Amastrine sobrevivió a su esposo para convertirse en una de las primeras mujeres gobernantes, antes de ser ahogada por sus hijos.

Amastrine (n. Fecha desconocida) fue una princesa persa, hija de Oxyathres y hermano del rey persa Darío III. Dado en matrimonio con Crátero por Alejandro Magno, su prometido decidió casarse con otra mujer y, a su vez, dispuso que Amastrine se casara con Dionisio, el tirano de Heraclea Pontica Amastrine y Dionisio se casaron en Bitinia en 332 a. C., y como esposa le dio a luz dos hijos: Clearchus II y Oxyathres.

Después de la muerte de Dionisio en 306 a. C., Amastrine se convirtió en el único guardián de sus hijos. Volviendo a casarse en 302 a. C. con Lisímaco, el matrimonio de corta duración se rompió rápidamente y Amastrine regresó a Heraclea para gobernar la ciudad en su propio nombre. Un gobernante efectivo por los relatos históricos sobrevivientes, como gobernante de Heraclea Amastrine supervisó la creación de Amastris a través de la fusión de Sesamus, Cromna, Cytorus y Tium, una ciudad descrita más tarde por el gobernador romano Plinio el Joven en 110 EC como & ldquoa hermosa ciudad & rdquo de gran valor.

Sin embargo, a pesar de su ascenso independiente a un poder sin precedentes para una mujer de su tiempo, Amastrine fue ahogada por sus dos hijos en 284 a. C. A pesar de su matrimonio fallido, Lysimachus vengó la muerte de su ex esposa ejecutando tanto a Clearchus como a Oxyathres y asumiendo el control de Heraclea.


Archivo: Sargón II (izquierda) se enfrenta a un funcionario de alto rango, posiblemente Senaquerib, su hijo y príncipe heredero. 710-705 a. C. De Khorsabad, Irak. Museo Británico, Londres.jpg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual09:22, 5 de agosto de 20174.288 × 2.848 (8,48 MB) Neuroforever (charla | contribuciones) Página creada por el usuario con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


Vida y tierra

Reconsiderando los datos
Se ha demostrado que faltan las dos interpretaciones estándar de este período. Se establecerá una nueva reconstrucción histórica que se ajusta a los registros bíblicos y hace justicia a las historias asiria, egipcia y babilónica. [1] También se expondrán las pruebas literarias que justifiquen esta reconstrucción.

La reconstrucción propone que Ezequías reinó desde el 727 a. C. hasta el 698 a. C. y dos veces Senaquerib atacó a Judá. La primera vez, 713/12 a. C., Ezequías pagó un gran tributo a Senaquerib para obtener la liberación de Jerusalén. El segundo, 701 a. C., el SEÑOR liberó milagrosamente a Jerusalén al destruir al ejército asirio que estaba sitiando Jerusalén.

El comienzo del reinado del rey Ezequías
La Biblia da varios indicadores cronológicos específicos para el comienzo y la duración del reinado del rey Ezequías. El escritor del Segundo Libro de los Reyes afirma que Ezequías comenzó su reinado en el tercer año de Oseas, rey de Israel (18: 1). Unos versículos más tarde, el escritor declara que el sitio de Samaria comenzó en el cuarto año del reinado de Ezequías y duró hasta el sexto año cuando cayó Samaria (18: 9-10). La fecha de la caída de Samaria es bastante segura y se ubicará entre diciembre de 722 y marzo de 721 a. C. (Olmstead 1905: 179). Por lo tanto, Ezequías se convirtió en rey en el 727 a. C. Dado que su reinado duró 29 años (2 Reyes 18: 1 2 Crónicas 29: 1), debe haber muerto en el 698 a. C. Aquellos que sostienen una teoría de dos campañas, generalmente tienen una corregencia de Ezequías y Manasés durante aproximadamente once años y ubican su muerte en 686 aC (Thiele 1977: 78). No hay necesidad de esta hipótesis si se suman los años de los tres reyes sucesivos. Manasés reinó 55 años (2 Reyes 21: 1 2 Crónicas 33: 1) Amón, 2 años (2 Reyes 21:19 2 Crónicas 33:21) y Josías 31 años (2 Reyes 22: 1 2 Crónicas 34: 1). ) un total de 88 años. La caída de Carquemis ante el faraón Necao de Egipto es otra fecha bien establecida de fuentes extrabíblicas. Esto ocurrió en el 609 a. C., el mismo año de la muerte del rey Josías (2 Reyes 23: 30-33 2 Crónicas 36: 1-3 Bright 1981: 324). Cuando se agregan los 88 años para el total de reinados de estos tres reyes al año 609 a. C., se concluye una fecha de 697 a. C. La discrepancia de un año puede calcularse por cómo se calcula el comienzo del año de reinado. Por lo tanto, no hay razón para postular una corregencia que involucre a Ezequías y Manasés.

No es el propósito de esta tesis tratar los problemas cronológicos anteriores al reinado de Ezequías (Hopsapple 1972 Payne 1963: 40-52 Laato 1986: 210-221 Na’aman 1986: 71-92). Sin embargo, es posible que Ezequías tuviera una corregencia con su padre Acaz durante dos años, lo que sitúa la muerte de Acaz en el 725 a. C. (Isa. 14:28). Esto también sería cuando Ezequías sometió a los filisteos (2 Reyes 18: 8).

En el primer año de su reinado, Ezequías dirigió a la nación en un gran avivamiento religioso y restauró la adoración apropiada en la Pascua al SEÑOR en Jerusalén (2 Crón. 29-31). También quitó los ídolos del territorio de Judá. El profeta Jeremías declaró que Judá se libró del mismo destino que le sobrevendría a Samaria porque Ezequías obedeció las palabras del profeta Miqueas en lugar de continuar en los caminos de Acaz, rey de Judá (Jer. 26: 16-19 Miqueas 3:12).

Hay una inscripción fragmentaria que fue escrita alrededor del 717 a. C. y que se refirió a Sargón II como el "subyugante del país de Judá" en 720 a. C. (Pritchard 1969: 287a en adelante ANET). El pueblo se había "olvidado del Dios de su salvación" (Isa. 17:10), por lo que el juicio cayó sobre ellos (17: 12-14). Este dominio semi-asirio conduciría a los eventos del "decimocuarto año".

El "decimocuarto año"
En esta reconstrucción propuesta, el decimocuarto año del reinado de Ezequías se sitúa en el 713/12 a. C. Este fue un año lleno de acontecimientos en la vida del rey Ezequías. Cayó enfermo, y en su lecho de muerte dio la apariencia de humillarse y clamó al Señor para que extendiera su vida (2 Reyes 20: 1-11 Isaías 38: 10-20). A pesar del corazón orgulloso de Ezequías, el Señor escuchó y respondió esa oración. Dios fue fiel a su pacto con David en el que prometió a un rey davídico gobernar en el trono de Judá (2 Sam. 7: 8-16). Dado que Ezequías no tuvo un hijo, [2] hubo un propósito divino adicional al otorgarle a Ezequías una extensión de su vida por 15 años. Esta extensión de quince años, más las catorce lágrimas precedentes de su reinado, componían los 29 años que reinó Ezequías.

Merodach Baladen
Merodach Baladen, quien gobernó Babilonia desde el 721 a. C. hasta el 710 a. C. y luego brevemente en el 703 a. C. (Brinkman 1964: 6-53), envió un enviado a Ezequías con un mensaje de felicitación con respecto a la recuperación de su enfermedad (2 Reyes 20: 12-15). Isaías 39). El servicio de inteligencia asirio aparentemente interpretó esta visita como la ocasión para alentar a Ezequías a rebelarse contra sus señores asirios. Aparentemente, Merodach Baladen estaba proponiendo tener una revuelta en dos frentes contra los asirios, él en el extremo oriental del imperio y Ezequías en el extremo occidental, o estaba evaluando los activos de Ezequías y la viabilidad de una revuelta futura.

La revuelta y el tributo

Sargón, rey de Asiria, tuvo que ocuparse de este asunto. Como estaba preocupado por otros asuntos, principalmente la construcción de su nueva residencia en Dur-Sarrukin (Tadmor 1958: 79-80, 95-96), envió a su "tartán" (el comandante supremo asirio) para sofocar la revuelta en la parte occidental de su imperio. La identidad del tartán según esta reconstrucción debería ser Senaquerib, aunque no hay evidencia histórica clara de ello en la actualidad. Olmstead, por otro lado, señala que Ashur-icka-danin era el tartán, pero esto también es incierto (1908: 78) ³. Al sofocar la revuelta, Senaquerib conquistó Asdod (Isa. 20: 1) y extrajo tributos del resto de Filistea, Judá, Edom y Moab (ANET 287a).

Los anales de Sargón afirman que Judah pagó tributo. Desafortunadamente, sus anales no identifican al rey de Judá, ni la cantidad de tributo. Sin embargo, la Biblia da la cantidad que Ezequías pagó al tartán, Senaquerib. Fueron 30 talentos de oro y 300 talentos de plata (2 Reyes 18: 14-16). Estos versículos, 14-16, son una expansión o un comentario sobre el versículo 13 que establece que se pagó el tributo. Esto será importante para la discusión relacionada con el tributo del 701 a. C.


La evidencia arqueológica de dos campañas

Los registros bíblicos también declaran que durante el “año catorce”, “Senaquerib, rey de Asiria, subió contra todas las ciudades fortificadas de Judá y las tomó” (2 Reyes 18:13 Isa. 36: 1). Randall Younker, un estudiante de doctorado en arqueología en la Universidad de Arizona [en 1987], en un artículo inédito, ha sugerido que hay evidencia arqueológica de dos campañas en Judá a fines del siglo VIII a. C. o principios del siglo VII a. C. En su artículo, examina nueve sitios en Judá y ha demostrado que seis de ellos tienen dos niveles de destrucción en este momento. Estos sitios son Tel Halif, Tel 'Erani, Tel Beit Mirsim, Tel Beersheva, Tel Arad y Tel Zakariyeh (Azekah). Los otros tres sitios: Tel Miqna (Ekron), Tel Batash (Timnah) y Lachish, muestran solo un nivel de destrucción. La evidencia literaria, tanto bíblica como asiria, indica que estas ciudades fueron destruidas una vez, en el 701 a. C. Laquis se salvó durante la primera campaña en 713/12 a. C. (2 Reyes 18:14).

Younker, siguiendo la cronología estándar de dos campañas, sitúa la primera campaña en el 701 a. C. y la segunda ca. 688 a. C. Esta investigación arqueológica que determina dos fases de la invasión asiria tiene mucho que elogiarla. Sin embargo, conviene reconsiderar la datación de las dos fases.

Durante el “año catorce”, Ezequías se había “olvidado de su Hacedor” y dependía de sus propios preparativos militares para protegerse del ataque asirio (2 Crón. 32: 1-5 Isa. 22: 8-11). [4] Estos preparativos incluían la fabricación de armas, la reparación de muros que habían sido dañados previamente, probablemente durante el reinado de Acaz (Isa. 7: 6) y la construcción de “otro muro exterior” (2 Crón. 32: 5). Lo más probable es que el “otro muro” deba identificarse con el muro de la Edad del Hierro recientemente excavado y descubierto en el Barrio Judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén (Avigad 1980: 45-60). Este muro, llamado "Muro de Avigad" en honor a la excavadora, fue construido para fortificar la colina occidental habitada de Jerusalén (Barkay 1985: 166-211 resumen en inglés xi-xiv). La expansión anormal a Western Hill fue el resultado de una gran afluencia de personas a la ciudad. Esto se atribuye a tres causas. Primero, algunos de los israelitas del Reino del Norte se quedaron después del gran avivamiento del primer año del reinado del rey Ezequías (2 Crón. 30:11). Probablemente pudieron ver el poder asirio en el horizonte y sabían que los días del Reino del Norte estaban contados. En segundo lugar, más israelitas huyeron antes y después de la caída de Samaria unos años después. En tercer lugar, algunos de los judíos escaparon de sus ciudades mientras los asirios avanzaban durante la campaña de Senaquerib en el "decimocuarto año" (Broshi 1974: 23-26). [5]

Ezequías también protegió la fuente de agua de Jerusalén llevándola a la ciudad. Esto se hizo cavando un túnel en un lecho de roca sólida desde el manantial de Gihón, debajo de la Ciudad de David, hasta el valle en el lado occidental de la ciudad (2 Reyes 20:20 2 Crónicas 32:30 Isaías 22: 9, 11). Este túnel ahora se conoce como "Túnel de Ezequías".

Todos estos preparativos militares deben estar fechados en el "catorceavo año" del reinado de Ezequías. Reflejan su "corazón orgulloso" (2 Crón. 32:25) que le hizo "olvidar a su Hacedor" (Isa. 22:11).

Shebna y Eliakim

Isaías parece insinuar otro factor que influyó en la autodependencia de Ezequías: & # 8211 el "mayordomo real" (primer ministro), Sebna. Aparentemente, era un fenicio que de alguna manera se abrió camino en esta posición muy influyente (Avigad 1953: 151-152 Se le llama "mayordomo" [NASB], que es una palabra prestada por los fenicios para "gobernador"). En la reprimenda de Isaías, repitió la palabra "aquí" tres veces, indicando que es un extranjero y no pertenecía a los tribunales de Judá (22:16). No se menciona a su padre que, si fuera judío, sería el caso (cf. 2 Reyes 18:18). Como extranjero, probablemente no estaría interesado en los asuntos espirituales del reino ni en buscar la dirección del Señor en tiempos de angustia. Por lo tanto, no tuvo una influencia positiva en la toma de decisiones en los tribunales de Ezequías (Isa. 22: 15-19). [6]

Probablemente influyó en Ezequías para que capitulara ante Senaquerib y pagara el tributo impuesto por él (2 Reyes 18: 14-16). Ezequías hizo esto, asegurando así la salida de Senaquerib del área, aunque fue un alto costo para Judá. El tesoro se agotó y las ciudades quedaron en ruinas. Después de que los asirios se fueron, hubo cierta humildad entre los habitantes de Jerusalén. Sebna, al menos en apariencia, fue contada entre los "habitantes de Jerusalén" (2 Crón. 32:26). Isaías había proclamado juicio sobre Sebna, pero aparentemente debido a su humildad exterior, ese juicio se detuvo, al menos temporalmente. [7] Sin embargo, fue destituido de su cargo de mayordomo real y degradado a escriba. Eliaquim fue ascendido a mayordomo real.En el año 701 a. C., aproximadamente doce años después del “año catorce”, Sebna todavía ocupaba el puesto de escriba y Eliaquim el puesto de mayordomo real (2 Reyes 18:18, 26, 37 Isa. 36: 3, 22). El hecho de que los registros bíblicos indiquen que hubo dos mayordomos reales diferentes durante la incursión de Senaquerib parece indicar que administraron durante dos períodos de tiempo diferentes. Este hecho no puede conciliarse con ninguna de las otras teorías.

Según la tradición rabínica (Sanedrín 26a), el resto de la profecía de Isaías sobre la partida de Sebna de la tierra de Judá y su posterior muerte se cumplió en el 701 a. C. Como escriba, todavía tenía influencia en la corte de Judá. Allí trató de persuadir al pueblo de Jerusalén para que se rindiera a los asirios. Isaías amonestó a Ezequías para que confiara en el Señor para la liberación de la ciudad de manos de los asirios. La influencia de Shebna, al menos con la gente, pareció prevalecer y él convenció a la gente de que se rindiera. Mientras guiaba a los jerosolimitanos fuera de la puerta de la ciudad, el ángel Gabriel (así dice la tradición) cerró la puerta de la ciudad detrás de él. Solo y avergonzado por este giro de los acontecimientos, les dijo a los asirios que el resto de la gente lo había abandonado. Para no ser tomado por tontos, le hicieron agujeros en los pies y lo arrastraron sobre espinos y cardos, aparentemente a un país lejano y su muerte, cumpliendo así las palabras del profeta Isaías (Isaías 22: 17-18).

El año 701 a.C.
En 705 a. C., Sargón II murió y Senaquerib se convirtió en el único gobernante de Asiria. Como de costumbre, los estados vasallos se rebelaron, poniendo a prueba el poder y la determinación del nuevo rey. Senaquerib se propuso solidificar su gobierno y sofocar las diversas rebeliones. Mientras estaba involucrado en la parte oriental de su imperio, Ezequías aprovechó la oportunidad para obtener el apoyo de otros reyes en su área y se rebeló contra Asiria.

La tercera campaña
Después de realizar dos campañas en el este, la primera contra Merodach-Baladen y Babilonia (703 a. C.), y la segunda contra los casitas y yasubigalianos, al este del río Tigris (702 a. C.), Senaquerib dirigió su atención a la rebelión en el “ Hittiteland ”(Luckenbill 1924: 10-11). El objetivo final de esta tercera campaña fue el sometimiento de Judá y la destrucción de Jerusalén. [8]

El primer objetivo de la campaña fue Fenicia. Él dominó con éxito las ciudades fenicias y obligó a Luli (= Eloulaios), rey de Sidón, a huir a Kittim (Katzenstein 1973: 245-258), cumpliendo así las palabras de Isaías, "... aunque te levantes y cruces a Kittim, incluso allí no hallarás descanso ”(Isa. 23:12). Luego instaló a Ethba'al en el trono y les impuso un tributo.

La derrota de los fenicios aparentemente fue devastadora e infundió miedo en algunos de los reyes que participaron en la revuelta inicial. Mientras los asirios marchaban por la costa fenicia hacia Filistea, los reyes de Samsimuruna, Sidón, Arvad, Biblos, Asdod, Bet-Ammón, Moab y Edom llevaron tributo a Senaquerib y le rindieron homenaje.

Hubo hasta dos reyes que no se habían rendido, los reyes de Judá y Ascalón. Por tanto, el siguiente objetivo de su campaña fue Filistea. Sidqia, el rey de Ashkelon, continuó resistiendo a los asirios. Senaquerib tomó las ciudades que pertenecían al “Triángulo Joppa-Aphek-Lod” (Beth-Dagon, Joppa, Banai-Barqa, Azura así como Ashkelon) y deportó a Sidqia y su familia a Asiria. Habiendo derribado dos de las cinco ciudades filisteas (Ashdod y Ashkelon, sin embargo, Gat pertenece a Ezequías en este momento), Senaquerib dirige su atención a Ecrón. El rey de Ecrón pidió ayuda a Egipto, pero llegó demasiado tarde. Cayó la ciudad.

Los egipcios, con el objetivo de cortar primero la línea de suministro asiria, enviaron una fuerza expedicionaria para cortarla antes de enfrentarse a la principal fuerza asiria. Siguió una batalla en la llanura de Eltekeh (Aharoni 1979: 392). [9] El resultado fue una derrota devastadora para los egipcios. Senaquerib se jactó de haber capturado personalmente a los aurigas egipcias con sus príncipes, así como a los aurigas del rey de Etiopía.

Esta impresionante victoria en las llanuras de Elteces fue luego utilizada por el Rabsaces para tratar de convencer a Ezequías de que renunciara a su lucha contra Senaquerib (2 Reyes 18:21 Isaías 36: 6). Rabsaces argumentó que los egipcios, la "caña cascada", habían sido derrotados y no se podía confiar en que acudieran en su ayuda. Por otro lado, Isaías usó esta derrota para advertir a Ezequías que pusiera su confianza en el Señor, en lugar de en los egipcios (Isaías 30: 1-5 31: 1-3).

Con los egipcios temporalmente fuera del camino, Senaquerib volvió su atención a Filistea. Timna, aparentemente una ciudad filistea, y Ecrón cayeron.

El tercer y último objetivo de esta campaña fue la capitulación de Judá y la destrucción de Jerusalén. Antes de subir a Hill Country, había que asegurar las rutas que conducían a ella en la Sefelá. Si la fecha de Na'amán para su tablilla recientemente reincorporada de la "Carta a Dios" de Senaquerib es correcta, es decir, 701 a. C., entonces da algunos detalles valiosos e importantes del comienzo de su campaña contra Judá (1974: 25-39). [10] Las dos primeras ciudades de Judea en caer fueron Azeca y Gat. Dado que el texto se rompió con el nombre de la segunda ciudad, no es seguro, pero Na'aman sugiere que era Gat. Esta identificación tiene un buen sentido geográfico, asumiendo que Gath se encuentra en Tel es-Safi (Rainey 1975: 63 * -76 *), porque Senaquerib aseguró efectivamente el Valle de Elah y una ruta hacia la región montañosa de Judá. El texto dice de la segunda ciudad que era "una ciudad real de los filisteos, que Ezequías había capturado y fortalecido para sí mismo" (Na’aman 1974: 27). Una confirmación arqueológica de esto se ve en las impresiones del sello “LMLK” que se encontraron en Tel es-Safi. Estas impresiones de sellos datan claramente del reinado del rey Ezequías (Ussishkin 1977: 28-60 Na’aman 1979: 61-86).

Senaquerib se jactó en sus anales (UNA RED 288a) que tomó 46 ciudades fuertes de Judá, fortalezas amuralladas e innumerables pequeñas aldeas en las cercanías de estas ciudades. También hizo una afirmación exagerada de llevarse a 200,150 judíos al cautiverio (Stohlmann 1983: 152-155).

Laquis, la capital de la Sefelá, fue el próximo gran objetivo en Judá. Como no conquistó Jerusalén, este fue el logro culminante de su tercera campaña. Se erigió una sala de trofeos para guardar el botín en un lugar destacado del palacio de Nínive. Tenía un gran relieve en sus paredes que conmemoraba esta hazaña (Ussishkin 1982). La destrucción violenta del Nivel III en Tel Lachish es una confirmación arqueológica de la caída de la ciudad representada en el relieve y mencionada en la Biblia (2 Reyes 19: 8, ver también Ussishkin 1982 1979).

Con la caída de Laquis a la mano, Senaquerib se sintió lo suficientemente confiado como para presionar su ataque contra Jerusalén. Envió a su Tartán, Rab-saris y Rabsaces [11] con un gran ejército a Jerusalén para ofrecerles condiciones de rendición (2 Reyes 18:17). Lo más probable es que subieran por el valle de Ela, que había sido asegurado al comienzo de la campaña de Judea. [12]

El ejército asirio instaló un campamento al noroeste de la antigua ciudad de Jerusalén (Ussishkin 1979: 137-142). [13] De aquí el Rabsaces salió para hablar con Eliakim, Sebna y Joa en el "conducto del estanque superior, que está en el camino al campo del lavador" (2 Reyes 18:18). [14] El Rabsaces se involucró en una guerra psicológica al poner en duda en quién y en qué confiaba Ezequías para su liberación, es decir, Yahvé y Egipto (2 Reyes 18: 18-25). Le ofreció a Ezequías términos de paz (2 Reyes 18: 26-37). Isaías le aconsejó a Ezequías que confiara en el Señor para la salvación de la ciudad porque el Señor había dicho que sucedería (2 Reyes 19: 1-7). Ezequías siguió su consejo.

El Rabsaces, aparentemente dejando el ejército en Jerusalén (2 Reyes 19: 8), regresó a Senaquerib en Libna [15] para comunicarle a Senaquerib la negativa de Ezequías a rendirse. Mientras estaba allí, el servicio de inteligencia asirio advirtió a Senaquerib que Tirhaca, rey de Etiopía, avanzaba con un ejército egipcio (2 Reyes 19: 9).
Como se dijo anteriormente (Capítulo 2), Tirhakah tenía al menos 20 años de edad y era completamente capaz de liderar una expedición contra los asirios en el 701 a. C. Este segundo ataque estaría en consonancia con la bien atestiguada costumbre egipcia de desplegar varias divisiones distintas cuando hicieron campaña en el Levante (Kitchen 1986: 159, nota al pie 309). [16] Senaquerib salió de Libna con sus fuerzas para enfrentarse a Tirhaca. Poco después, recibió la noticia de que sus fuerzas en Jerusalén fueron derrotadas. Al escuchar esto, regresó a Asiria. Aparentemente no hubo enfrentamiento entre Senaquerib y Tirhakah al menos ni lo menciona en sus anales.

El Rabsaces dejó el ejército que estaba sitiando Jerusalén para informar a Senaquerib en Libna (2 Reyes 19: 8-9). Una gran parte de este ejército fue destruida más tarde por el ángel del SEÑOR en respuesta a la oración de Ezequías (2 Reyes 19: 35-36 2 Crónicas 32: 21-22 Isaías 31: 8-9 37:36). Sin embargo, Senaquerib afirmó haber hecho prisionero a Ezequías en Jerusalén, su residencia real, y "lo enjauló como a un pájaro" (UNA RED 288). Esta podría ser la forma de Sennacherib de "salvar las apariencias". No podía admitir que fue derrotado. [17]

En sus anales, Senaquerib afirmó haber extraído 30 talentos de oro y 800 talentos de plata en tributo de Ezequías (UNA RED 288). El relato en 2 Reyes 18:14 dice que Ezequías pagó 30 talentos de oro y 300 talentos de plata al rey asirio. ¿Hay alguna discrepancia aquí? En lo que respecta al oro, no hay discrepancia entre las dos cuentas. Sin embargo, la plata crea un problema. El relato asirio dice 800 talentos, mientras que los registros bíblicos dicen 300. Algunos eruditos han sostenido que hay un acuerdo exacto porque hay una diferencia entre el talento "ligero" y el talento "pesado" (Montgomery 1951: 485, también las referencias que él cita). ). Otros sugieren que una tradición exageró o redujo el número a propósito a lo largo del tiempo (Rowley 1962: 415). Shea dice que un "error de escribano en cualquiera de las tradiciones podría explicar fácilmente esta pequeña discrepancia" (1985: 402).

La diferencia entre las dos cuentas no debe descartarse como una "discrepancia menor", sino que debe considerarse como dos cuentas distintas. El problema se resuelve leyendo atentamente el relato asirio que afirma que Senaquerib “aumentado el tributo y los katru-regalos ”que se le deben. Este homenaje se impuso “por encima del anterior tributo" (UNA RED 288, cursiva de los autores). Lo más probable es que Senaquerib nunca haya recaudado este tributo de 30 talentos de oro y 800 talentos de plata en el 701 a. C. A la luz de su derrota, tuvo que salvar las apariencias exagerando su afirmación. Para que parezca creíble, afirmó que aumentó el tributo anterior, refiriéndose al tributo de 30 talentos de oro y 300 talentos de plata que impuso en 713/12 a. C. (2 Reyes 18:14). También es posible que estuviera describiendo el botín que capturó en la campaña en lugar del supuesto tributo de Jerusalén.

Esta sección ha tratado de reconstruir los aspectos cronológicos de la vida de Ezequías, así como de armonizar las diversas fuentes que tratan de los encuentros de Ezequías con Senaquerib en dos ocasiones diferentes, 713/12 a. C. y 701 a. C. Si es correcto, resolverá uno de los principales problemas que afectan a la erudición del Antiguo Testamento.

La justificación literaria de la reconstrucción
Si se acepta esta reconstrucción histórica, una lectura directa de las narrativas bíblicas sería inaceptable y contradictoria. El orden registrado en los registros bíblicos crea al menos tres problemas para esta reconstrucción. El primero está en Isaías 36. El versículo 1 de este capítulo dice que la campaña registrada se atribuye al "año catorce". ¿Es este el caso o hay dos campañas aquí? El segundo problema se encuentra en 2 Crónicas 32. Aquí, la enfermedad de Ezequías se registra en la última parte del capítulo (vers. 24-26), después de la campaña de Senaquerib en el 701 a. C. Sin embargo, en esta reconstrucción, la enfermedad de Ezequías se ubica en el "decimocuarto año". El tercer problema, similar al segundo, se encuentra en Isaías 38 y 39. En estos capítulos, hay un relato de la enfermedad de Ezequías y se da la visita de los enviados de Babilonia. Nuevamente, parecería que los eventos están fuera de orden.

Isaías 36 y la campaña del 701 a. C.
Una lectura sencilla de Isaías 36 sugeriría que estaba describiendo un evento. Si ese es el caso, entonces la campaña mencionada en este capítulo debe atribuirse al "decimocuarto año", es decir, 713/12 a. C. Sin embargo, esta reconstrucción ha colocado a Isaías 36: 2 a 37:37 en el año 701 a. C. ¿Cómo conciliar esto?

John Walton ha señalado que Isaías invirtió el orden cronológico de Isaías 36-39 para presentar la segunda parte del libro (1985: 130). El autor de 2 Reyes 18-20, posiblemente Isaías, [18] tomó prestado el relato del libro de Isaías y añadió los detalles del tributo (2 Reyes 18: 14-16).

La propuesta separación de Isa. 36: 1 y 36: 2 no carecen de soporte. En 2 Reyes 18, estos dos versículos están separados (18:13 y 18:17). Por tanto, 36: 2 es el comienzo de otra sección histórica. Esta sección está "entre corchetes" con la mención de Eliakim, Sebna y Joa al principio (36: 2-3) y al final (36: 21-22). La unidad se abre con los tres saliendo de Ezequías al Rabsaces, mientras que se cierra con ellos regresando a Ezequías con las palabras del Rabsaces. Entre la apertura y la clausura, hay dos discursos del Rabsaces. El primero, 36: 4-10, y el segundo, 36: 13-20. Entre estos dos discursos, los tres judíos responden al Rabsaces y él les responde (36: 11-12). Si Isaías está usando un recurso literario, entonces es posible que esta unidad histórica pueda datar a un evento diferente al registrado en el primer versículo. Por lo tanto, Isaías 36: 1 debe fecharse en el año 713/12 a. C., mientras que Isaías 36: 2-22 debe atribuirse al 701 a. C.

Isaías, junto con el autor de Reyes y Crónicas, analiza los acontecimientos históricos. Un caso claro de esto se encuentra entre Isaías 37:36 y 37:37 (// 2 Reyes 19: 35-37 y 2 Crónicas 32:21). Los versículos 36 y 37 informan de la destrucción del ejército asirio que estaba en Jerusalén y el regreso de Senaquerib a Nínive. Mientras que el versículo 38 relata la muerte de Senaquerib 20 años después en 681 aC (Luckenbill 1924: 18). Así como hay 20 años entre 37:36 y 37, también hay aproximadamente 12 años entre 36: 1 y 36: 2.

2 Crónicas 32

El relato de la enfermedad de Ezequías aparece hacia el final de este capítulo (vers. 24-26). Si, como esta reconstrucción ha sugerido, esto tuvo lugar en el "año catorce", es decir, 713/12 a. C., y el 701 a. C. de Senaquerib está registrado en los versículos anteriores (vers. 9-23), entonces el capítulo no está en orden cronológico. .

En este capítulo se presenta una estructura quiástica muy interesante de las dos campañas. El quiasma equilibrado para el "decimocuarto año" (713/12 a. C.) puede establecerse como se muestra a continuación:

Una prueba. Asiria. 32: 1
B. Objeto de confianza. Preparación militar. 32: 2-5
C. Acción exterior. Proclamado. 32: 6-8
D. La respuesta contrastante de depender del Señor para la liberación en el año 701 AC. 32: 9-23
C'. Acción exterior. Rezó. 32: 24-26
B'. Objeto de confianza. Posesión material. 32: 27-30
A'. Prueba. Babilonia. 32:31

El comienzo de los tres paneles son el versículo 1, "Después de estas obras ...", el versículo 9, "Después de este Senaquerib ...", y el versículo 24, "En estos días ..." Se propone que el primer y tercer paneles se atribuyan al "Decimocuarto año" (713/12 aC), la primera campaña asiria. El panel del medio (vss. 9-23) debe atribuirse al 701 a. C., o la segunda campaña asiria.

En los paneles de apertura y cierre, el desarrollo es idéntico pero invertido. En cada uno, la prueba, la confianza y la acción se enfocan. La clave para entender la actitud del corazón de Ezequías se ve en el versículo 25. Se dice que "Ezequías no pagó según el favor que se le mostró, porque su corazón se enalteció". Esto explica sus acciones en los versículos 6-8 y 24-26. Él amonestó a la gente a poner su confianza en el Señor, aunque secretamente confiaba en la preparación militar que acababa de completar (32: 6-8). También oró por la curación (32: 24-26), pero aparentemente no con un corazón sincero. Hizo todas las “cosas correctas”, aunque su corazón no estaba bien ante el Señor. El centro del quiasma, los versículos 9-23, es la importante lección que el Cronista está tratando de transmitir. "Confía en el Señor para tu salvación". Que los eventos estén registrados fuera de su orden histórico no es infrecuente para el Chronicler (Williamson 1981: 164-176). [19]

Ha habido un reciente resurgimiento del interés en el uso bíblico de la estructura quiástica en el mundo académico (Welch 1981). Aquí puede encontrar una solución útil al problema de la doble campaña. Si es así, entonces el orden del material en 2 Crónicas 32 puede explicarse en términos de un recurso literario, en lugar de seguir un desarrollo histórico.

La visita babilónica y el orden de Isaías

Si se acepta esta reconstrucción, los eventos de 713/12 a. C. se colocan en último lugar en el relato de Isaías. Cronológicamente, Isaías 38 y 39 deben colocarse después de 36: 1. Cuando Merodac Baladen envió a sus enviados a Jerusalén, Ezequías les mostró todas sus riquezas, estando orgulloso de ellas y confiando en ellas. Siguiendo esto históricamente, el Señor usó a los asirios para quitar las riquezas que causaron la caída de Ezequías. El rey se vio obligado a despojar los tesoros para pagar el tributo, 2 Reyes 18: 14-16. Sin embargo, Dios prometió que no serían llevados cautivos por los asirios, sino que sus descendientes serían llevados cautivos por los babilonios (Isa. 39: 6-8). Este fue el "principio del fin" para Judá, de ahí el orden en el libro de Isaías. Además, al colocar la visita babilónica después de la unidad asiria (Isaías 36-37), el Espíritu de Dios a través de Isaías ha proporcionado una introducción a la segunda sección principal de su profecía. Esta sección proporciona consuelo durante el cautiverio en Babilonia y el regreso de Israel.

El contenido de Isaías 36-39 con su manejo, primero de Asiria y luego de Babilonia, sugiere que el profeta está usando esta inversión histórica como un indicador de resumen para su libro. Los capítulos 36 y 37 concluyen el ministerio de Isaías en el contexto de la amenaza asiria. Por otro lado, los capítulos 38 y 39 presentan el exilio más distante y el regreso del exilio en Babilonia.Dado que el profeta ha proporcionado tal “bisagra” literaria, es razonable buscar una interpretación asiria y más cronológica de los capítulos 1-35 de su profecía. Si se presenta el caso, sería provechoso considerar Isaías 1-35 en orden cronológico, lo que puede arrojar más luz sobre el período asirio e incluso las dos campañas. Ver Apéndice I.

Resumen
Este capítulo bastante extenso ha presentado una nueva reconstrucción de los datos bíblicos e históricos relacionados con el reinado del rey Ezequías y su encuentro, en dos ocasiones diferentes, con Senaquerib, rey de Asiria. Estableció el comienzo del reinado de Ezequías en el 727 a. C. Se determinó que el “año catorce” sería en el año 713/12 a. C. cuando Ezequías se enfermó y en su lecho de muerte oró por su vida, por lo que el Señor le dio una extensión de quince años. El orgullo por sus posesiones materiales fue un factor destacado en su vida en ese momento. Para humillarlo, el Señor envió a Senaquerib contra Judá para destruirlo y extraer 30 talentos de oro y 300 talentos de plata en tributo. Se discutió la evidencia arqueológica de dos campañas de Senaquerib, así como el problema de Shebna y Eliakim. Sebna fue una gran (aunque pobre) influencia en la vida del rey Ezequías durante este tiempo.
Se proporcionó una reconstrucción detallada del accidentado año 701 a. C. Durante este año, Senaquerib llevó a cabo una campaña militar en la tierra hitita donde atacó a Fenicia, Filistea y Judá. Los egipcios intentaron dos ataques contra los asirios. El primero resultó en una derrota para ellos, el resultado del segundo fue desconocido. Se examinaron las jactanciosas afirmaciones de Senaquerib y se descubrió que eran exageraciones y encubrimientos de su derrota a manos del Señor en Jerusalén.
La sección final analizó tres pasajes "problemáticos" para esta reconstrucción. Se encuentra que emplean recursos literarios para transmitir ciertas verdades espirituales, en lugar de preocuparse por un estricto orden cronológico.

[1] Este capítulo es una expansión de un artículo leído por el autor en la reunión de la Sociedad Teológica Evangélica celebrada en el Seminario Teológico Talbot, el 21 de noviembre de 1985.

[2] Manasés no nació hasta el 711 o 710 a. C. Tenía doce años cuando murió su padre (2 Reyes 21: 1 2 Crónicas 33:11). Si nuestra reconstrucción es correcta, Ezequías murió en el año 698 a. C. Doce años antes de eso sería 710 o 711 a. C.

[3] D. Livingston también ha sugerido que Senaquerib era corregente, o príncipe heredero, en el 713 a. C. cuando atacó Ashdod (sin fecha: 38). Cita el artículo de J. Lewy (1942: 225-231) en el que Lewy muestra que Senaquerib tenía un poder considerable antes de llegar al trono en 705 a. C., posiblemente en forma de corregencia. Cuándo comenzó y cuánto duró, es cuestión de conjeturas. Si hubo una corregencia con Sargón II en 713/12 a. C., Senaquerib podría legítimamente ser llamado el "Rey de Asiria". Si no, y él era el tartán, el escritor bíblico usó el recurso literario de prolepsis, cuando lo llamaron "Rey de Asiria". Similar es el caso de Tirhakah, "Rey de Cus".

[4] Hay varias razones para sugerir que Isaías 22 debería estar fechado en el "año catorce", es decir, 713/12 a. C. Los versículos 1-3 describen el regocijo de los habitantes de Jerusalén por algún tipo de liberación a pesar de que algunos de sus líderes fueron llevados cautivos. Sin embargo, en los versículos 4-8a, Isaías ve a los asirios regresar a Jerusalén. Cabe señalar que algunos comentarios han tomado este pasaje como una referencia al ataque babilónico a Jerusalén en 587/6 a. C. porque en el versículo 6, los elamitas eran parte de las fuerzas que atacaron Jerusalén. En 713/12 a. C., Elam se alió con Babilonia contra Asiria. Sin embargo, es posible que hubiera cautivos forzados al servicio militar asirio y enviados a luchar en el "frente occidental", lejos de Elam o Babilonia. O eran mercenarios empleados por Asiria. Parece que el rey elamita, Sutruk-Nahhunte, haría casi cualquier cosa por dinero (Brinkman 1965: 161-166). Además, en los versículos 20-25, Eliaquim aún no es mayordomo real, lo que es en el 701 a. C. Véase también Ginsberg (1968: 47-49).

[5] Broshi sitúa la fecha de construcción de este muro en el 701 a. C. A la luz de esta nueva propuesta, debería redactarse hasta 713/12 a. C.

[6] Como se mostró antes (nota 4 al pie de página), Isaías 22 debe fecharse en el “año catorce” de Ezequías, 713/12 a. C. Este oráculo registra la partida del ejército asirio con una hueste de cautivos de Judá (22: 1-3), los preparativos militares que hizo Judá para el ataque asirio (22: 8-11, cf.2 Crón. 32: 3-5). , 30). Esta fecha se justificará más adelante en este capítulo.

[7] Se pueden citar dos ejemplos de suspensión de juicio. Primero, Jonás el profeta. Su mensaje a Nínive fue: "Cuarenta días y luego viene la destrucción" (3: 4). Nínive se arrepintió y se evitó el juicio, al menos temporalmente. Nínive finalmente volvió a su maldad y la ciudad cayó (cf. Nahum). El segundo ejemplo, citado anteriormente, es el de Judá. Ezequías llamó al pueblo de regreso al Señor en el primer año de su reinado con el estímulo del profeta Miqueas, evitando así el juicio (Miqueas 3:12, cf. Jer. 26: 16-19).

[8] Senaquerib describe esta y otras campañas en varios anales e inscripciones. Los relatos de la tercera campaña se pueden leer en Luckenbill 1926: 2: 118-121, 136-137, 142-143, 154 y UNA RED 287-288.

[9] Aharoni creía en un solo ataque egipcio contra los asirios.

[10] Opinión de Contra Bill Shea (1985: 404-407). Como se señaló en el capítulo 2, este texto posiblemente podría estar fechado en el reinado de Sargón II y la campaña de 713/12 a. C. No importa qué fecha se le asigne a este texto, desde una perspectiva militar, los asirios comenzarían su campaña contra Judá con estas dos ciudades.

[11] Estos nombres son títulos para los tres oficiales de alto rango del ejército de Senaquerib.

[12] Algunos han sugerido que Senaquerib penetró en Jerusalén desde el norte debido a una línea de ataque mencionada en Isa. 10: 28-32. Lo más probable es que este ataque deba atribuirse a Tiglath-pileser III en los años 730 (2 Crón. 28:20).

[13] Flavio Josefo, en su Guerras judías 5: 303, 504-507, mencionó que el ejército romano, bajo el mando de Tito, instaló su campamento en el mismo lugar. Ambos campamentos deben estar situados en el área entre la esquina noroeste de la Ciudad Vieja y el Complejo Ruso.

[14] El "estanque superior" probablemente se encuentra en algún lugar del área de la actual Puerta de Damasco o el estacionamiento del sherut al otro lado de la calle (comunicaciones orales con G. Barkay).

[15] La identificación de Libna ha sido un problema para los geógrafos históricos. Se han propuesto varios sitios, pero lo más probable es que se ubiquen en Tel Goded.

[16] Kitchen cita varios ejemplos de esto de las campañas de Sethos I, Ramsés II en la Batalla de Qadesh y Shishak. Además, Na’aman 1979: 64-70. Yurco (1980: 221-240) ofrece una reconstrucción histórica detallada para el año 701 a. C.

[17] Un ejemplo reciente de este tipo de interpretación para salvar las apariencias tuvo lugar cuando Israel retiró sus tropas de las montañas Shoufe en el Líbano después de la primera Guerra en el Líbano (1982). ¡El partido que estaba en el poder en Israel (Likud) llamó a esta maniobra "redistribución táctica"! El partido de oposición (Laborista) lo llamó "retirada". Reagan siguió la línea del Likud cuando retiró a los marines del Líbano después de que explotaran su cuartel general en el aeropuerto de Beirut.

[18] P. Gilchrist, "The Sources and Authorship of 1 and 2 Kings", artículo presentado en la reunión de la Southeastern Evangelical Theological Society, 27 de marzo de 1987. Gilchrist sostiene que los autores de la narrativa de los Reyes fueron una sucesión de profetas, por lo tanto Isaías pudo haber compuesto esta sección a partir de su propio trabajo.

[19] Williamson propone una estructura quiástica en 1 Crón. 11 y 12. Esta estructura haría que los eventos históricos estuvieran fuera de orden cronológico. Véase también Dillard 1984: 85-93.

[1] Opinión de Contra Bill Shea (1985: 404-407). Como se señaló en el capítulo 2, este texto posiblemente podría estar fechado en el reinado de Sargón II y la campaña de 713/12 a. C. No importa qué fecha se le asigne a este texto, desde una perspectiva militar, los asirios comenzarían su campaña contra Judá con estas dos ciudades.


Ver el vídeo: DERROTANDO AL ESPIRÍTU DE SENAQUERIB-Pastor Jhonatan González - Iglesia Tabernáculo De Avivamiento (Noviembre 2021).